los actos juridicos en el derecho romano

Las enfermedades del sistema circulatorio son la principal causa de muerte en el mundo, según índices de la OMS. Provocando la muerte de más de 17 millones de personas al año. Y no precisamente en personas de edad avanzada, ya que más de la mitad frecuentan tener menos de 70 años.

El sistema circulatorio está compuesto a su vez por el sistema cardiovascular y el linfático. Incluyendo entonces entre sus estructuras al corazón, las arterias, las venas, la sangre, los capilares sanguíneos, la medula ósea, los órganos linfáticos, entre otros. Por lo tanto es el único encargado de la circulación y distribución de la sangre en todo el cuerpo.

A través de la sangre y la linfa, el aparato circulatorio se encarga de mantener las células del cuerpo dotadas de nutrientes esenciales y de oxígeno. Para que estas a su vez, realicen correctamente sus funciones. Además, tiene la capacidad de activar y mantener el sistema inmunológico.

Las principales causas de las enfermedades el sistema circulatorio yacen en el sedentarismo, la alimentación desbalanceada y los malos hábitos como el consumo excesivo de tabaco, alcohol y otros químicos. Lo que termina originando trastornos letales, como la aterosclerosis y la arteriosclerosis, los ataques al corazón, la hipertensión, la insuficiencia cardíaca, las arritmias, los dolores en el pecho, etc.

¿No te gusta leer? ¡Mira el video, te lo explicamos brevemente!

Estas son las enfermedades del sistema circulatorio más comunes, los síntomas y sus tratamientos.

La insuficiencia cardíaca es una afección directa del corazón, que consiste en el bombeo insuficiente de sangre.

Sucede cuando las bombas alojadas en el corazón, que están encargadas de distribuir sangre al resto de los órganos, comienzan a fallar. Lo que produce una acumulación de sangre en los pulmones y en las venas.

Los síntomas son distintos dependiendo de qué lado del corazón deja de bombear. En el caso del lado izquierdo, este va asociado con la sangre que va a los pulmones. Por lo que si falla la persona presenta disnea o dificultad para respirar.

Y en el caso del lado derecho, hablaríamos del bombeo al resto de las venas sanguíneas. Causando así la hinchazón de la venas, arritmias cardíacas la retención de liquido e hinchazón en las extremidades y abdomen.

El tratamiento para la enfermedad consiste en la visita periódica al médico, al menos cada 5 meses. También se aconseja reducir el consumo de sal, controlar el peso corporal, eliminar el consumo de tabaco, dormir lo suficiente y reducir la ingesta de alcohol.

Comúnmente llamado ataque al corazón o paro cardíaco, constituye una lesión del miocardio por la llegada insuficiente de sangre.

Lo que se conoce como miocardio, son los músculos del corazón encargados del bombeo de sangre. El paro cardíaco ocurre cuando las arterias coronarias se obstruyen y producen la muerte del tejido muscular.

La obstrucción puede estar generada por coágulos de sangre o colesterol. Dando como resultado, que el tejido cardíaco no reciba suficiente oxígeno, muera y se ponga rígido, siendo incapaz de contraerse y bombear sangre.

El tratamiento inmediato para un ataque al corazón incluye la intervención médica. Lo que puede significar que el paciente viva o muera si no se realiza a tiempo. Ya que por esta vía se busca la salvación de la mayor cantidad de tejido muscular. Esto es posible mediante la administración de oxígeno y medicamentos para disolver los coágulos de sangre.

En casos extremos se recurre a una cirugía de corazón abierto para destapar las arterias bloqueadas.

La hipertensión arterial es tal vez la más frecuente entre las enfermedades del sistema circulatorio. Esta caracterizada por el aumento en la presión sanguínea, y ocurre más que todo en personas de edad avanzada. Siendo más frecuente en hombres que en mujeres.

Los niveles de presión arterial normal van de 120/80 mm/Hg, significando 120 mm/Hg de presión sistólica y 80 en presión diastólica. Siendo la presión sistólica y diastólica, la máxima y la mínima presión ejercida en las arterias respectivamente. Ambas evidenciadas durante el proceso de bombeo y contracción del corazón. Por lo que si los niveles de presión son superiores a los normales, se considera hipertensión arterial.

El tratamiento para la hipertensión consiste en un control y un monitoreo constante de la presión. Una vez detectada, hace falta mantener hábitos saludables para su prevención y control. Como por ejemplo, una dieta balanceada; ejercicio constante; peso corporal adecuado; abandono de hábitos nocivos como el cigarrillo y la ingesta de medicamentos que normalicen los niveles de tensión arterial.

La aterosclerosis consiste en la obstrucción de las arterias por los niveles elevados de colesterol. Lo que ocasiona el endurecimiento y la pérdida de elasticidad en las mismas. Y por ende, el flujo sanguíneo deja de ser óptimo, generando hipertensión, ataques cardíacos, fatiga muscular y en casos severos la muerte.

Los tratamientos de carácter preventivo incluyen la mejoría en los hábitos alimenticios, reduciendo el consumo de colesterol. También existen alternativas para aliviar los síntomas, como los medicamentos para bajar la tensión y prevenir que se formen coágulos en la sangre.

Al ser causada por la cantidad excesiva de colesterol en la sangre, la enfermedad es más común en personas obesas. Al igual que la mayoría de las enfermedades del sistema circulatorio.

Aunque existen patologías como el caso de la hipertensión, que pueden estar ocasionadas por herencia familiar. Por lo que es recomendable siempre mantenerse en control con médicos especialistas, en caso de sospechar alguna anomalía.

  • Intentar no exceder el peso conveniente a la constitución física de cada uno de ellos.
  • Realiza ejercicio: Te ayudará a mantener un peso equilibrado y por supuesto ayudará a reducir el colesterol dentro de tu cuerpo.
  • Nada de drogas: Fumar, consumir drogas o ingerir bebidas alcohólicas puede llegar a ser muy perjudicial para nuestra salud en general, por lo que la recomendación es ¡no hacerlo!.
  • No utilizar jeringuillas no descartables.
  • Seguir una dieta alimenticia pobre en grasas sobresaturadas y rica en frutas y verduras.
  • Eludir las emociones fuertes, el nerviosismo excesivo, estrés o ansiedad.

Cada vez los números son mayores en las personas con problemas de circulación en la sangre y por tanto propensas a enfermedades que incluso pueden llegar a ser mortales. Y uno de estas causas es la falta de cultura y disciplina alimenticia. Además algunas empresas nos han hecho mucho daño con productos demasiado procesados. Lo ideal es llevar una dieta balanceada y rico en alimentos naturales, como los siguientes:

  1. Jengibre
  2. Limón
  3. Jitomates
  4. Manzana
  5. Curcuma
  6. Chile
  7. Frutos secos y semillas
  8. Naranja

Gracias al alto contenido de vitaminas y minerales de estos alimentos, nos ayudarán a mantener una salud general en óptimo estado. Además, gracias a ser increíbles antioxidantes mantendrán nuestro cuerpo limpio y libre de toxinas.

  • Fuente:OMS (2004)
  • Resumen & Detalles: GreenFacts

Para asegurar la eficacia de las medidas deben considerarse los siguientes aspectos:

  1. La drogodependencia y las enfermedades mentales afectan con frecuencia a una misma persona.
  2. El tratamiento debe ser accesible para todo aquel que lo necesite.

Mayor incidencia de procesos infecciosos.

importancia de las solemnidades en los actos juridicos

v Aparición de ictericia leve (coloración amarillenta en la piel), provocada por el estrés, esfuerzo, enfermedad o falta de alimentos.

v Afecta a funciones del hígado, para la desintoxicación de ciertas sustancias entre ellas algunos fármacos.

Enfermedad que afecta entre 5 y 10% de algunas poblaciones. Suele aparecer en la adolescencia o en el adulto joven (generalmente es detectada entre 20 y 30 años de edad).

Se diagnostica al realizar la banalización de la sangre rutinaria y aparece un nivel alto de bilirrubina.

Es una extraña patología genética autonómica recesiva. Este síndrome es heredado mediante el patrón de herencia autonómica recesiva que se caracteriza por un envejecimiento.

Las manifestaciones clínicas se presentan hasta los treinta años y generalmente se detecta cáncer entre los veinticinco y sesenta y cinco años. Incluyen perdida de cabello, cataratas bilaterales, diabetes mellitus tipo dos, osteoporosis e hipogonadismo.

En la piel se presentan ulceraciones en zonas de rose, especialmente en maléolos y perdida de grasa subcutánea.

Los individuos presentan un elevado riesgo de padecer cáncer especialmente sarcosmas.

La edad promedio de fallecimiento de los afectados es entre los 46 a 48 años.

Es un trastorno neurológico.

Por lo general los síntomas se manifiestan en las personas antes de los 18 años de edad, este síndrome los sufren más los varones que las mujeres.

Todas las personas con este síndrome tienen otros trastornos que ocasionan problemas adicionales como el trastorno obsesivo-compulsivo, en el cual la persona siente que se deben de hacer as cosas repetidamente.

El trastorno de déficit de atención en el cual la persona tiene dificultades en concentrarse y se distrae fácilmente.

Trastorno del desarrollo del aprendizaje: incluyen dificultades de lectura, escritura, aritmética y problemas perceptuales.

Trastorno delo sueño: incluye despertarse frecuentemente o hablar dormido.

El Paciente, familiares y medico, determina que síntomas tienen, para poder elegir los medicamentos y las terapias mas adecuadas.

Consiste en un conjunto de signos y síntomas causados por la oclusión de la porción intracraneana de la arteria vertebral o de una de sus ramas de la arteria cerebelosa.

v Hipo por el compromiso del centro respiratorio

v Falta de sensibilidad en la cara

Entre sus hallazgos clínicos también se encuentran el síndrome Horner Ipsilateral, debido al campo de la vida descendente pudiendo ser incompleto (sin anhidrosis), reflejo corneal disminuido ipsilateral debido al compromiso trigeminal de tipo central, parece velo del paladar ipsilateral y síndrome cerebeloso ipsilateral.

También llamado mucopolisacaridosis, es un síndrome de almacenamiento en las células de todo el organismo, debido a la deficiencia o a la ausencia de la encima (iduronato-2-sulfatosa) (12S).

Esta acumulación interfiere con la función de ciertas células y organismos conduciendo a la aparición de los varios síntomas graves.

A medida aumenta la acumulación, los síntomas se hacen mas aparentes.

Es una afección genética que afecta principalmente a varones.

v Fallo en la función del corazón

v Retraso en problemas neurológicos

No todos los pacientes son afectados de igual mañera, el síndrome siempre es grave y reduce la esperanza de vida.

Es una alteración rara familiar benigna crónica.

v La sangre tiende a concentraciones elevadas de bilirrubina predomínate de la fracción conjugada, causando una hiperbilirubinemia.

v Presencia de concentración normal de ácidos biliares en plasma y aclaramiento de s mismos

v Presencia de ictericia por razón del fallo en el procedimiento y almacenamiento de bilirubina generalmente sib prurito

Las pruebas de funcionamiento hepático son normales, así como la colecitografia oral. En ocaciones la retención de bromosulftaleina se encuentra elevada.

El pronóstico es excelente y no requiere tratamiento, ya que es heredada de manera autosomica y recesiva de etiología desconocida.

Es una enfermedad que se presenta por calcificaciones masivas de núcleos de masa gris central sin haber anomalía alguna en el metabolismo del calcio.

El inicio de los signos neurodegenerativos aparece de los treinta a cuarenta años, aunque estos signos son variados:

Cerca del 1 % de cada uno de los escáneres cerebrales muestran la presencia de calcificaciones de núcleos de masas gris central sobretodo después de los 60 años.

Es una enfermedad neuro-genética con la pequeña delección del brazo del cromosoma 15, la cual tiene una relación con el síndrome proder-willi. Se diagnostica en torno a los 3-7 años de edad.

Retraso importante en el desarrollo

Capacidad lingüística reducida o nula

Escasa receptividad comunicativa, basándose la poca que hay en gestos y señales

Escasa coordinación motriz, con problemas de equilibrio y movimiento(ataxia)

Permanente alegría con risas y sonrisas en todo momento siendo fácilmente excitables

Las mujeres presentan obesidad

Crisis convulsivas normalmente en torno a los 3 años de edad

impuesto de actos jurídicos documentados que es

• Los corticosteroides varían en su capacidad de atravesar la placenta. La prednisolona es en su mayoría (88%) inactivada a medida que atraviesa la placenta, mientras que la betametasona y la dexametasona cruzan fácilmente.
• A pesar de que los corticosteroides pueden causar anormalidades en el desarrollo fetal en animales, esto no ha sido demostrado en los seres humanos (por ejemplo, labio leporino y paladar hendido).
• La administración prolongada o repetida de corticosteroides durante el embarazo aumenta el riesgo de restricción del crecimiento intrauterino (RCIU). Un tratamiento a corto plazo no conlleva este riesgo.
• El riesgo teórico de la supresión suprarrenal en los recién nacidos después de la exposición prenatal a los corticosteroides no es clínicamente importante y se resuelve espontáneamente después del nacimiento.
• La prednisolona se excreta en pequeñas cantidades en la leche materna y es poco probable que cause efectos sistémicos en el lactante, a menos que la dosis sea superior a 40 mg al día. Por encima de esta dosis los niños deben ser supervisados ​​para la supresión suprarrenal. No se dispone de datos sobre otros corticosteroides.

Los corticosteroides afectan la gravedad y la presentación clínica de las infecciones, así como la susceptibilidad a ellas. Por ejemplo:

• Las infecciones oculares pueden exacerbarse (hongos y virus).
• El diagnóstico de una infección grave puede retrasarse (septicemia, tuberculosis).
• Los corticosteroides pueden activar o exacerbar las infecciones como tuberculosis, amebiasis, entre otras.
• Los corticosteroides predisponen a las infecciones por hongos en la enfermedad pulmonar crónica (aspergilosis pulmonar).
• Los corticosteroides tópicos probablemente predisponen a eccema herpético, aunque la asociación no es tan fuerte como a menudo se sugiere.
• Los pacientes tratados con corticosteroides deben evitar la exposición al sarampión y acudir al médico si se han estado expuestos. En estos casos se puede sumistrar la profilaxis con inmunoglobulina humana normal.

Los pacientes tratados con corticosteroides, sistémicos pero no tópicos, rectales o inhalados, o aquellos que los han utilizado por 3 meses y no son inmunes a la infección de varicela, corren el riesgo de padecer la varicela grave. La infección puede ser severa (neumonía fulminante, hepatitis y la coagulación intravascular diseminada, a menudo sin erupción prominente), por lo tanto:

• Los pacientes no inmunes expuestos por o dentro de 3 meses bajo tratamiento con corticosteroides deben recibir la inmunización pasiva con inmunoglobulina de varicela-zoster (dentro de los 3 días, y no más tarde de 10 días, tras la exposición).
• La varicela confirmada en estos pacientes justifica la remisión y el tratamiento urgente.

El tratamiento con corticosteroides es un importante factor de riesgo para la osteoporosis. Los consejos profilácticos y el tratamiento para prevenir la osteoporosis deben ser ofrecidos a:

• Cualquier paciente mayor de 65 años que esté tomando esteroides por 3 meses o más (cualquier dosis).
• Cualquier paciente menor de 65 años con fractura previa por fragilidad, que haya estado tomando esteroides durante 3 meses o más (cualquier dosis).

Todo paciente mayor de 65 años o que tenga una fractura significativa, que haya tomado corticosteroides intermitentes, debe someterse a una medición de la densidad mineral ósea.

Pueden ocurrir efectos secundarios sistémicos y locales, sobre todo con los esteroides de resistencia moderada. El énfasis debe estar en el uso apropiado para producir beneficios y reducir al mínimo los efectos secundarios.

• El tratamiento prolongado con dosis altas puede causar efectos sistémicos.
• La susceptibilidad a los efectos secundarios varía entre los individuos.
• Los esteroides intranasales son menos propensos a causar efectos secundarios sistémicos, que los esteroides inhalados.

Se identifican 5 áreas principales de preocupación:
• La supresión suprarrenal
• La osteoporosis y la reducción de la densidad mineral ósea
• La restricción del crecimiento en niños
• Cataratas
• Glaucoma

Algunos consejos para reducir los riesgos incluyen:
• Administrar la dosis más baja para controlar el asma y la rinitis.
• Vigilar la dosis y la duración del tratamiento, así como la fuerza de los esteroides.
• Monitorear la altura de los niños bajo tratamiento con esteroides de resistencia moderada.
• Tener en cuenta las precauciones ante una cirugía cuando los pacientes han estado influenciados por altas y prolongadas dosis de esteroides.

Las interacciones más importantes incluyen:
• El antagonismo de los antihipertensivos
• La exacerbación de los efectos secundarios gastrointestinales
• La mejora de los efectos anticoagulantes
• El antagonismo de los medicamentos para la diabetes
• La exacerbación de la hipopotasemia con digoxina, diuréticos, teofilinas y agonistas beta2.
• El deterioro de la respuesta inmune de las vacunas.

Una inyección de corticosteroides, también conocida terapia intra-articular, es la inyección directamente dentro de la articulación afectada. Este método permite a los médicos usar dosis altas de corticosteroides concisamente en el sitio de la inflamación. Al ser un procedimiento localizado, el resto del cuerpo se recibe una alta concentración del medicamento.

Ahora bien, un posible efecto secundario de las inyecciones es la infección en el lugar donde se hayan colocado, así como daño en el cartílago cuando se ponen inyecciones frecuentes en la misma articulación. Los médicos utilizan este tratamiento con moderación, tratando de limitar el número de inyecciones a una vez cada varios meses y solo cuando las demás opciones han fallado.

Cuando se utiliza un tratamiento de corticosteroides a corto plazo, frecuentemente se receta la prednisona a una dosis moderada y se reduce durante un período de una o dos semanas. El propósito es lograr una mejora repentina en los síntomas, pero no prolongar la duración del uso de corticosteroides.

La terapia a largo plazo es generalmente reservada para los casos más graves de artritis reumatoide o enfermedades relacionadas. La dosis es por lo general de 5 a 7,5 miligramos de prednisona al día, manteniéndola en el transcurso de meses o años.

Las dosis más altas de esteroides se utilizan de vez en cuando para los casos más raros o más severos de enfermedades inflamatorias. Se considera que una dosis alta de prednisona es 1 miligramo por kilogramo de peso corporal, o aproximadamente 60 miligramos al día, administrados en dosis divididas. En tales casos, la medicación debe ser disminuida tan pronto como sea posible.

La terapia a corto plazo, siempre que produzca un impacto positivo, es lo más óptimo, ya que se reducen los tan indeseados efectos secundarios.

¿Qué son los corticosteroides?

Los corticosteroides constituyen un grupo de fármacos con efectos similares a las hormonas secretadas por la glándula pituitaria. Estos actúan sobre el sistema inmunitario mediante el bloqueo de la producción de sustancias que desencadenan acciones alérgicas e inflamatorias.

¿Para qué se utilizan los corticosteroides?

Se utilizan para controlar la inflamación de las articulaciones y los órganos en enfermedades tales como:

  • Desequilibrio en la actividad de la glándula tiroides
  • Enfermedad hepática
  • Problemas estomacales o intestinales
  • Diabetes
  • Enfermedad cardiaca
  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Enfermedad renal o cálculos renales

¿Cuáles son los efectos secundarios de los corticosteroides?

Entre los efectos secundarios más comunes se encuentran:

  • Aumento del apetito y del peso corporal
  • Depósitos de grasa en el pecho, cara, espalda
  • Retención de sal y agua
  • Presión arterial alta
  • Diabetes
  • Curación lenta de las heridas
  • Osteoporosis
  • Cataratas
  • Acné
  • Debilidad muscular
  • Adelgazamiento de la piel
  • Aumento de la susceptibilidad a la infección
  • Úlceras estomacales
  • Aumento de la sudoración
  • Aambios de humor
  • Problemas psicológicos como la depresión
  • Supresión suprarrenal

Los efectos secundarios pueden minimizarse siguiendo las órdenes del médico y tomando la dosis efectiva más baja posible. También es importante evitar la auto-regulación de la dosis, ya sea mediante la adición o la suspensión del medicamento sin una programación.

¿Cómo se utilizan los corticosteroides?

Estos medicamentos pueden ser administrados de varias formas:

  • Por vía oral (comprimidos, cápsulas o jarabes)
  • Por vía intranasal (inhaladores, aerosoles)
  • Por vía tópica (cremas, ungüentos)
  • Por inyección

¿Con qué frecuencia y qué cantidad de medicamento debo tomar?

Ante todo debe saber que este tipo de medicamento no se toma sin la debida recomendación de un médico. La cantidad y frecuencia de corticosteroides que le sea recetada dependerá de la evaluación de su estado de salud y de cómo vaya evolucionando a medida que avanza el tratamiento.

actos de comercio en el derecho uruguayo

Algunas de las pruebas se repiten cada tanto después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas se llaman también pruebas de seguimiento o exámenes médicos.

Para obtener información sobre los tratamientos que se presentan a continuación, consulte la sección sobre Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

El tratamiento de los estadios 0, A y B de cáncer primario de hígado en adultos incluye los siguientes procedimientos:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

El tratamiento de los estadios C y D del cáncer primario de hígado en adultos incluye los siguientes procedimientos:

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Para obtener información sobre los tratamientos que se presentan a continuación, consulte la sección sobre Aspectos generales de las opciones de tratamiento.

Las opciones de tratamiento para el cáncer de hígado primario en adultos recidivante son las siguientes:

  • Hepatectomía total y trasplante de hígado.
  • Hepatectomía parcial.
  • Ablación.
  • Quimioembolización transarterial y terapia dirigida con sorafenib, como terapia paliativa para aliviar los síntomas y mejorar la calidad de vida.
  • Participación en un ensayo clínico con un tratamiento nuevo.

Realice una búsqueda en inglés de ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que aceptan pacientes en este momento. La búsqueda se puede realizar según el tipo de cáncer, la edad del paciente, y el lugar donde se llevan a cabo los ensayos. También podrá consultar información general sobre los ensayos clínicos.

Para obtener más información del Instituto Nacional del Cáncer sobre el cáncer primario de hígado en adultos, consulte los siguientes enlaces:

La información que se presenta a continuación, solo está disponible en inglés:

Para obtener más información sobre el cáncer en general y otros recursos disponibles en el Instituto Nacional del Cáncer, consulte los siguientes enlaces:

La información que se presenta a continuación solo está disponible en inglés:

  • For Survivors and Caregivers (Información para los sobrevivientes/personas encargadas del cuidado del paciente/defensores del paciente)

El Physician Data Query (PDQ) es la base de datos integral del Instituto Nacional del Cáncer (NCI). La base de datos del PDQ contiene sumarios de la última información publicada sobre prevención, detección, genética, tratamiento, cuidados médicos de apoyo, y medicina complementaria y alternativa relacionada con el cáncer. La mayoría de los sumarios se redactan en dos versiones. En las versiones para profesionales de la salud se ofrece información detallada en lenguaje técnico. Las versiones para pacientes se presentan en un lenguaje fácil de comprender, que no es técnico. Ambas versiones contienen información sobre el cáncer que es exacta y actualizada. También se puede consultar estos sumarios en inglés.

El PDQ es uno de los servicios del NCI. El NCI pertenece a los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). Los NIH son el centro de investigación biomédica del gobierno federal. Los sumarios del PDQ se basan en un análisis independiente de las publicaciones médicas. No constituyen declaraciones de la política del NCI ni de los NIH.

Este sumario del PDQ sobre el cáncer contiene información actualizada sobre el tratamiento del cáncer primario de hígado en adultos. El propósito es informar y ayudar a los pacientes, las familias y las personas encargadas de cuidar a los pacientes. No provee pautas o recomendaciones formales para la toma de decisiones relacionadas con la atención de la salud.

Los Consejos editoriales redactan los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ y los actualizan. Estos Consejos están integrados por expertos en el tratamiento del cáncer y otras especialidades relacionadas con esta enfermedad. Los sumarios se revisan con regularidad y se modifican si surge nueva información. La fecha de actualización al pie de cada sumario indica cuándo se hizo el cambio más reciente.

La información en este sumario para pacientes se basa en la versión para profesionales de la salud, que el Consejo editorial del PDQ sobre el tratamiento para adultos revisa con regularidad y actualiza en caso necesario.

Un ensayo clínico es un estudio para responder a una pregunta científica; por ejemplo, si un tratamiento es mejor que otro. Los ensayos se basan en estudios anteriores y lo que se aprendió en el laboratorio. Cada ensayo responde a ciertas preguntas científicas dirigidas a encontrar formas nuevas y mejores de ayudar a los pacientes de cáncer. Durante los ensayos clínicos de tratamiento, se recopila información sobre los efectos de un tratamiento nuevo y su eficacia. Si un ensayo clínico indica que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en "estándar". Los pacientes pueden considerar participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos solo aceptan a pacientes que aún no comenzaron un tratamiento.

La lista en inglés de ensayos clínicos del PDQ está disponible en el portal de Internet del NCI. También figuran en el PDQ los datos de muchos médicos especialistas en cáncer que participan en ensayos clínicos. Para obtener más información, llamar al Servicio de Información sobre el Cáncer al 1-800-422-6237 (1-800-4-CANCER).

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como “En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, en breve, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]”.

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® sobre el tratamiento para adultos. PDQ Tratamiento del cáncer primario de hígado en adultos. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización:. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/tipos/higado/paciente/tratamiento-higado-adultos-pdq. Fecha de acceso:.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

La información en estos sumarios no debe fundamentar ninguna decisión sobre reintegros de seguros. Para obtener más información sobre cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante el formulario de comunicación.

La mayor parte del texto que se encuentra en el sitio web del Instituto Nacional del Cáncer puede copiarse o usarse con toda libertad. Se deberá dar crédito al Instituto Nacional del Cáncer como fuente de esta información e incluir un enlace a esta página, p. ej., “Tratamiento del cáncer primario de hígado en adultos (PDQ®)–Versión para pacientes fue publicado originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer”.

Por favor, tenga en cuenta que los artículos del blog que están escritos por individuos fuera del gobierno pueden pertenecer al escritor, y el material gráfico puede pertenecer a su creador. En tales casos, es necesario ponerse en contacto con el escritor, con los artistas o con el editor para obtener su autorización para poder usarlo.

Agradecemos sus comentarios sobre este artículo. Todos los comentarios deberán satisfacer nuestra política de comentarios.

¿Desea usar este contenido en su sitio web o en otra plataforma digital? En nuestra página de sindicación de contenidos le decimos cómo hacerlo.

La Unidad de Digestivo de la Clínica DAM emplea tecnologías innovadoras para diagnosticar y tratar a los pacientes con trastornos digestivos (síndrome de intestino irritable, cálculo biliar, enfermedad de Crohn entre otros).
Precio de consulta 50 €

El alcohólico
En cambio, el alcoholismo es una enfermedad crónica e irreversible (incurable) caracterizada por la adicción al alcohol (dependencia psíquica y física a esa sustancia). Una persona que ha desarrollado el alcoholismo, aunque deje de beber seguirá siendo alcohólica. Un bebedor normal o un alcohólico pueden estar borrachos en un momento dado, pero un alcohólico, aunque no esté borracho, sigue siendo un alcohólico.

El enfermo alcohólico
El término Enfermedad Crónica se refiere a un estado patológico que el individuo tendrá toda su vida. Este desorden crónico podrá tener etapas de control o asintomáticas en donde no se manifiesten los síntomas de la enfermedad, pero esta se mantiene potencialmente dentro del paciente afectado. No hay que olvidar que un gran porcentaje de las enfermedades que se atienden dentro de la medicina son crónicas. Ejemplos de enfermedades crónicas son la diabetes, el reumatismo, las alergias, la insuficiencia coronaria, la epilepsia, el colon irritable, etcétera. Una enfermedad crónica se controla, pero no se cura. Un diabético que siga la dieta prescrita, que tome sus medicamentos hipoglucemiantes regularmente, que asista con disciplina a sus consultas y que se someta regularmente a los exámenes de laboratorio que le solicite el médico, seguramente estará bien controlado de su diabetes y pueda hacer una vida normal, pero no podemos decir que esté curado puesto que, si descuida su tratamiento o come carbohidratos en exceso, su padecimiento se descontrolará y corre el riesgo de caer un coma diabético. Lo mismo ocurre con el alcohólico, mientras no beba su padecimiento estará controlado, pero en cuanto vuelva a beber los síntomas de su enfermedad crónica se volverán a manifestar, poniendo en riesgo su salud e incluso su vida.

Como se reconoce la enfermedad
Pasaremos ahora a analizar el término desarrollo insidioso. Se dice que la enfermedad del alcoholismo tiene un desarrollo insidioso porque es muy difícil precisar el momento en que se declara. En esto radica una de las principales dificultades para el diagnóstico temprano del alcoholismo, y lo más importante: que el sujeto afectado identifique, reconozca y acepte que se le ha declarado una enfermedad que pone en riesgo su salud y su propia vida. La mayor parte de los enfermos alcohólicos reconocen su enfermedad o solicitan ayuda médica cuando ya está muy avanzado el proceso o se ha presentado alguna complicación médica muy grave que está comprometiendo su vida. Igualmente, muchos médicos o psicoterapeutas, por la misma insidia de la enfermedad, no saben reconocerla oportunamente y, en muchos casos, sólo le dan al bebedor problema la categoría de enfermo cuando ha desarrollado alguna complicación médica, como puede ser la cirrosis hepática o el Delirium Tremens (delirio con temblor).

Del uso al abuso
Este desarrollo insidioso radica en que el proceso morboso (enfermo) que conduce al alcoholismo en sus etapas prepatológicas evoluciona muy lentamente (en cinco, diez o más años) y de una forma muy sutil, de modo que casi nadie detecta los síntomas prodrómicos de la enfermedad. Durante la etapa previa a que ésta se declare, no existe mucha diferencia entre un bebedor social y un bebedor problema. Es muy difícil precisar el momento en que el bebedor se convierte en alcohólico. El bebedor ya pasando por ciertas etapas antes de llegar al alcoholismo. Al principio sólo bebe en forma ocasional, más tarde empieza a beber en forma habitual (aquí desarrolla un hábito), luego empieza a consumir alcohol en forma excesiva y cae en lo que se llama abuso del alcohol o bebedor excesivo. Esto ya constituye un problema sanitario aunque todavía no se desarrolla una franca adicción al alcohol, que es justamente la última etapa del proceso que marca el cruce de la frontera entre el bebedor y el alcohólico. La medicina se basa en dos parámetros clínicos para determinar si un bebedor excesivo se ha convertido en alcohólico. Estos dos parámetros son: la Tolerancia y el Síndrome de Supresión.

La Tolerancia se define como una adaptación biológica del organismo al alcohol, por la cual el bebedor necesita mayor cantidad para obtener los mismos efectos que antes lograba con menor cantidad.

Del abuso a la adicción
Cuando aparece el fenómeno de la Tolerancia en un bebedor esto suele resultar muy engañoso, pues lejos de que la cause preocupación siente que ya ha aprendido a beber, cada día aguanta más y, a diferencia de antes, ahora consume grandes cantidades de alcohol sin que se presenten síntomas tempranos de borrachera. En este punto peligroso en que la gente cree que ya aprendió a beber, el bebedor se confía y cada vez consume alcohol en mayor cantidad, con mayor velocidad, durante más tiempo y con más frecuencia. Esta adaptación biológica consiste en una serie de cambios metabólicos de tipo adaptativo que ocurren en la intimidad del hígado y del cerebro, dando lugar a una serie de transformaciones neuroquímicas en las vía metabólicas de degradación del alcohol, lo que finalmente conduce al fenómeno de la compulsión. Esta determina la incapacidad del individuo para controlar su manera de beber, caer con más frecuencia en el exceso alcohólico y presentar problemas de conducta que van a afectar su vida familiar, laboral y social.

Estos cambios neurobiológicos que ocurren en la intimidad del cerebro son irreversibles, es decir, si el sujeto alcohólico deja de beber por un tiempo pero más tarde vuelve a consumir alcohol, el cerebro volverá a reaccionar en la misma forma que la última vez que bebió y tarde o temprano vuelve a aparecer el fenómeno de la compulsión. Esto es lo que los expertos de la oms llaman: “Reinstalación del Síndrome de Dependencia una vez que el alcohólico vuelve a beber”.

El segundo parámetro para saber si el bebedor excesivo ya desarrolló una dependencia física al alcohol es el Síndrome de Supresión. Este constituye un conjunto de síntomas físicos y psíquicos que presenta un bebedor problema después de haber bebido excesivamente durante varias horas o días, cuando empiezan a bajar sus niveles de alcohol en la sangre. Lo anterior quiere decir que, una vez alcanzados niveles sistemáticamente altos de alcohol en la sangre, se genera una adaptación metabólica del organismo a estos altos niveles de alcoholemia. Cuando la persona deja de beber, los niveles de alcohol en la sangre empiezan a bajar. Como el organismo ya está adaptado al alcohol, al disminuir la alcoholemia se produce una reacción de desadaptación metabólica, lo que se manifiesta a través de síntomas y signos muy severos que provocan un alto grado de sufrimiento del paciente. Por decirlo en otra forma, el organismo protesta porque se reducen los niveles sanguíneos de una droga a la que ya se adaptó, presentándose dichas molestias que son una forma de alarma para obligar al adicto a que siga bebiendo.

De la adicción a la falta de control
Esta incapacidad de control, que es el síntoma cardinal del alcoholismo, deriva de la ya mencionada compulsión proveniente de las transformaciones neuroquímicas que sufre el alcohólico en la intimidad de su cerebro y también del Síndrome de Supresión. Por el temor de presentarlo, el alcohólico sigue bebiendo para que no disminuyan sus niveles séricos (sanguíneos) de alcohol.

Las consecuencias
Las consecuencias lógicas de esta incapacidad de controlar la manera de beber son la ingesta excesiva de alcohol y los trastornos de la conducta, los cuales dan lugar a la transformación de la personalidad del alcohólico cuando se embriaga. El individuo se torna irresponsable, necio, agresivo, repugnante y peligroso. Desarrolla problemas de salud física y mental como consecuencia de los niveles tóxicos de alcohol que frecuentemente presenta y de los problemas a nivel de su familia, de su trabajo o su escuela y también de tipo legal o de desprestigio social. No es necesario que se presenten estos cuatro tipos de complicaciones para hablar de alcoholismo. Con una sola de estas áreas afectada es más que suficiente para apoyar el diagnóstico.

Herencia y/o aprendizaje
El último elemento de la definición se refiere a la etiopatogenia de la enfermedad. El individuo desarrolla una dependencia psíquica (obsesión por la bebida y necesidad de su consumo para aliviar tensiones) y física (compulsión por la bebida e incapacidad para detenerse una vez que se ha empezado a beber), como consecuencia de dos factores: uno de tipo heredado y otro de tipo aprendido. El factor heredado es una predisposición genética hacia la enfermedad con la cual seguramente nació el individuo. Está ampliamente demostrado el factor genético en la etiología del alcoholismo, ya que todos los alcohólicos tienen un familiar en primero o segundo grado que también lo es, aunque vale la pena aclarar que esta predisposición genética no es determinante para el desarrollo del alcoholismo sino que, necesariamente, tiene que interactuar con los otros dos factores etiológicos de la enfermedad, que son el factor psicológico (vulnerabilidad psicológica para el manejo de las emociones) y el factor sociocultural (estar inmerso en un medio propicio para el consumo inmoderado de bebidas alcohólicas).

El factor aprendido se refiere a la influencia sociocultural que recibe el bebedor. La mayor parte de los bebedores, genéticamente predispuestos hacia la enfermedad del alcoholismo y con una vulnerabilidad psicológica que les dificulta el manejo de sus emociones, son presa fácil de un medio ambiente lleno de mitos, prejuicios y tradiciones culturales que los orillan al consumo frecuente y excesivo de alcohol (bebedor excesivo habitual). El bebedor, al exponer su organismo a niveles sistemáticamente tóxicos de alcohol, induce los ya mencionados cambios neuroquímicos en las vías metabólicas hepato-neuronales, dando lugar a las transformaciones biopatológicas que determinan la dependencia física y por tanto la adicción al alcohol.

Quizá ahora quede un poco más claro el porqué el alcoholismo es una enfermedad compleja, multifactorial (bio-psico-social), que presenta diferentes fases en su desarrollo evolutivo (prealcohólica, inicial, crítica y terminal) y que para su comprensión, manejo y tratamiento requiere de un abordaje interdisciplinario altamente capacitado.

Nota
El doctor José Antonio Elizondo L. es médico psiquiatra, director del CAIPA (Centro de Atención Integral en Problemas de Adicciones).

¿QUÉ ES?
El alcohol es una droga depresora del Sistema Nervioso Central que inhibe progresivamente las funciones cerebrales. Afecta a la capacidad de autocontrol, produciendo inicialmente euforia y desinhibición, por lo que puede confundirse con un estimulante.
El principal componente de las bebidas alcohólicas es el etanol o alcohol etílico, que tiene diferente concentración dependiendo de su proceso de elaboración. Las bebidas alcohólicas pueden ser:
• Fermentadas: vino, cerveza y sidra. Tienen una graduación entre los 4º y los 15º. Se producen por la fermentación de los azúcares de las frutas o de los cereales.
• Destiladas: son el resultado de la destilación de las bebidas fermentadas, con lo que tienen mayor concentración de alcohol. El orujo, el pacharán, el vodka, el whisky, el ron o la ginebra tienen entre 40º y 50º. Esto supone que el 40% o el 50% de lo que se bebe es alcohol puro.
Graduación alcohólica
La graduación de una bebida indica, aproximadamente, el volumen de alcohol etílico que contiene. Así, una botella de vino de 12º contiene un 12% de alcohol puro.
¿QUÉ EFECTOS INMEDIATOS PRODUCE EN EL ORGANISMO?


El alcohol ingerido en una bebida es absorbido en el aparato digestivo, desde donde pasa a la circulación sanguínea en la que puede permanecer hasta 18 horas. Es eliminado finalmente a través del hígado. La presencia continuada de alcohol en el organismo y su consumo repetido es responsable de la mayoría de las lesiones que esta sustancia produce en nuestro cuerpo, como la cirrosis hepática o las encefalopatías en las que el funcionamiento de hígado y cerebro se ve gravemente alterado.
Pocos minutos después de haber bebido, pueden aparecer una serie de efectos, cuya manifestación varía según la cantidad ingerida y las características de cada persona. Por orden de aparición en el tiempo y en relación con la concentración de alcohol en el organismo, estos efectos serían los siguientes:

(1) Los efectos de la intoxicación aguda pueden variar en función del peso, la edad y estado de salud.
En los casos en que la concentración sanguínea de alcohol alcance o supere los 3 gramos de alcohol por litro pueden aparecer apatía y somnolencia, coma o incluso muerte por parálisis de los centros respiratorio y vasomotor.
Los efectos del alcohol dependen de la cantidad consumida, pero existen otras circunstancias que los pueden acelerar o agravar:
La edad: Los jóvenes son más sensibles a los efectos del alcohol en actividades que tienen que ver con la planificación, memoria y aprendizaje, y son más “resistentes” que los adultos a los efectos sedantes y a la descoordinación motora.

El peso y el sexo: El alcohol afecta de modo más grave a las personas con menor masa corporal. En general, la mujer pesa menos y el tamaño de sus órganos internos es proporcionalmente más pequeño. Por lo tanto, menores cantidades de alcohol pueden generar más rápidamente daños psico-orgánicos y desarrollar problemas con el alcohol más fácilmente que en el varón.

La cantidad y rapidez de la ingesta: Según la cantidad de alcohol consumida, puede considerarse como de bajo, alto riesgo o peligroso. A mayor ingesta de alcohol en menor tiempo, mayor posibilidad de intoxicación.

La combinación con bebidas carbónicas (tónica, colas, etc.) acelera la intoxicación.

La ingestión simultánea de comida, especialmente de alimentos grasos, enlentece la intoxicación pero no evita ni reduce los daños al organismo.

La combinación con otras sustancias, como los tranquilizantes, relajantes musculares y analgésicos, potencia los efectos sedantes del alcohol. Cuando se combina con cannabis se incrementan los efectos sedantes de ambas sustancias; en el caso de la cocaína, que es un estimulante, los efectos se contrarrestan, pero la toxicidad de ambas sustancias es mayor que si se consumieran por separado.
¿QUÉ RIESGOS Y CONSECUENCIAS TIENE EL CONSUMO DE ALCOHOL?
El consumo de alcohol durante los fines de semana, sobre todo entre los jóvenes, se ha convertido en un problema de salud pública. Las investigaciones desarrolladas en los últimos treinta años, han demostrado que el consumo excesivo de alcohol puede provocar graves trastornos físicos, psicológicos y del comportamiento. El riesgo de padecer estos trastornos a lo largo de la vida es mayor cuando este consumo se inicia en la adolescencia.
Los problemas derivados del abuso de alcohol pueden producirse tanto a corto como a largo plazo.
A CORTO PLAZO (efectos agudos)
El abuso de alcohol conlleva los siguientes riesgos:
• Se puede llegar a la intoxicación etílica, que puede provocar un coma e incluso la muerte.
• Favorece conductas de riesgo, ya que el alcohol desinhibe y, además, provoca una falsa sensación de seguridad. Por ello, está relacionado con accidentes de tráfico y laborales o con prácticas sexuales de riesgo que pueden llevar a contraer enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.
Viajar en un vehículo cuyo conductor ha bebido
Según el Observatorio Español sobre Drogas, uno de cada diez estudiantes de 14 y 18 años ha conducido vehículos bajo los efectos del alcohol, y dos de cada diez han sido pasajeros de un vehículo cuyo conductor había bebido alcohol.

Intoxicaciones etílicas en menores
Las intoxicaciones etílicas en menores durante los fines de semana han aumentado en los últimos años. Según un estudio de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas, el 48,6 % de los menores de 12 a 18 años atendidos por intoxicación en urgencias hospitalarias, habían consumido alcohol y/o drogas ilegales. El 67,1% de ellos acudió entre las 20 h del viernes a las 9h del lunes. El 92,9% había consumido alcohol (un 10% de éstos consumieron además drogas ilegales) y el 7,1% restante consumió únicamente drogas ilegales.
A LARGO PLAZO (efectos crónicos)
El consumo excesivo de alcohol puede provocar importantes problemas de salud, conflictos familiares y sociales. Estos efectos pueden presentarse incluso en el caso de personas que no hayan desarrollado una dependencia y, por tanto, no sean consideradas alcohólicas. Destacan los siguientes:
• Hipertensión arterial
• Alteraciones del sueño
• Gastritis
• Agresividad
• Úlcera gastroduodenal
• Depresión
• Cirrosis hepática
• Disfunciones sexuales
• Cardiopatías
• Deterioro cognitivo
• Encefalopatías
• Demencia
• Cáncer
• Psicosis

El alcohol afecta a todo el mundo. Cuando una persona bebe, el alcohol es absorbido directamente a través de la pared del estómago y los intestinos hacia el flujo sanguíneo, donde se distribuye al resto del cuerpo.

El alcohol cambia la función de cada célula en la que ingresa, aunque existe cierta cantidad que puede ser desintoxicada con el paso del tiempo. Sin embargo, el exceso puede generar enfermedades del hígado y afectar el cerebro, el corazón, los músculos y otros tejidos.

Cuando el hígado lidia con demasiado alcohol, las funciones normales pueden verse interrumpidas debido a un desbalance químico. Si el hígado necesita desintoxicarse de alcohol constantemente, sus células pueden destruirse o alterarse, generando depósitos de grasa o, en casos más serios, hepatitis alcohólica, cirrosis o incluso cáncer de hígado.

No, es la cantidad de alcohol que incluye una bebida lo que importa, no el tipo de bebida. Beber alcohol todos los días, con más de 4 bebidas a la vez, puede ser dañino para tu hígado. Por ejemplo, una bebida equivale a:

  • 340 ml de cerveza
  • 142 ml de vino
  • 86 ml de jerez u oporto
  • 43 ml de licor o aguardiente

Cada uno de estos casos tiene el mismo efecto en el hígado sin importar si se toma solo o diluido. Por otro lado, si tienes enfermedades del hígado, la alternativa más segura es no beber.

Más de tres cuartas partes de la célula de tu hígado habrían dejado de funcionar antes de que te des cuenta del daño en tu hígado. Es importante consultar a tu médico y ser honesto sobre el consumo del alcohol. A través de check ups constantes y exámenes de sangre, tu médico puede detectar síntomas tempranos de enfermedades del hígado.

Si el hígado no está realizando bien sus funciones, el resto del cuerpo lo notará rápidamente debido a la falta de nutrientes y el exceso de desperdicios presentes. Algunos síntomas y complicaciones incluyen:

cuales son los actos de comercio en paraguay

a. Cambios en los hábitos de alimentación.
b. Técnicas/ejercicios de relajamiento.

2. Tratamiento en el hogar:

a. La mayoría de los dolores de cabeza pueden ser aliviados con aspirina y/o
acetominofen.
b. La combinación de ejercicios de relajamiento con aspirina frecuentemenmte elimina
los dolores de cabeza inducidos por tensión.

c. Otras técnicas incluyen:

1) Reposar en un ambiente tranquilo.
2) Tomar una ducha tibia.
3) Aplicar calor al cuello y masaje a los músculos de la cabeza y cuello.

a. La ayuda médica puede ser necesaria si los dolores de cabeza:

1) No mejoran con el tratamiento en el hogar.
2) Perduran por tres días o más.
3) Son acompañan por fiebre o dificultad en la visión, naúsea o vómito, y cualquier
forma de parálisis, o dificultad en el hablar.
4) Son frecuentemente severos.

b. La mayoría de los tratamientos médicos consisten en la administración de drogas.

La enfermedad de Alzheimer es un mal neurológico progresivo, debilitante y
eventualmente fatal, que afecta a unos dos millones de norteamericanos. Es la forma más
común de demencia, y una de las principales causas de muerte en Estados Unidos hoy en
día.

Alzheimer puede afectar a cualquiera. No tiene barreras económicas, sociales, raciales
o nacionales. Más de la mitad de las personas mayores que sufren de impedimentos
mentales padecen de esta enfermedad. Sin embargo, en sus ataques no se limita a
personas de mayor edad, ya que también ha afectado a personas que están en sus
cuarentas y en los cincuentas. La víctima más joven que se conoce tiene 28 años de edad.

1. Hay muchos patrones distintos en cuanto al tipo, severidad y secuencia de los cambios.
Los síntomas son progresivos, pero hay variación en la rapidez con que aparecen los
cambios, de persona en persona. Algunos de los signos y síntomas más comunes
presentes en esta enfermedad son, a saber:

a. Pérdida de memoria sobre eventos recientes.
b. Pérdida en la habilidad para realizar cosas en el trabajo o en el hogar.
c. Dificultad en el proceso de aprendizaje.
d. La persona muestra fallas de discernimiento.
e. Cambio de personalidad.
f. Dificultad en el movimiento y en el habla.
g. Eventuamente la persona muestra desorientación total y no responde a ningún
estímulo exterior.

2. Características del paciente en cada etapa de la enfermedad de Alzheimer:

1) Menos Energía, empuje e iniciativa.
2) Más lento reaccionando.
3) Mayor dificultad para aprender cosas nuevas.
4) Deseo de mantenerse cerca a personas, sitios y cosas familiares.
5) Reacciones catastróficas.
6) Fácilmente se le puede provocar momentos de coraje o intraquilidad.
7) Se da cuenta que tiene problemas con su memoria pero frecuentememnte lo niega
o trata de incubrirlo.
8) Depresión y aflicción.

1) Hablar más lento.
2) Malinterpreta lo que ha leído.
3) Dificultad en seguir el hilo de conversaciones, la TV, chistes, o de historias que
se le leen.
4) Problemas haciendo cálculos (ejemplo: cuadre de la chequera).
5) Dificultad en tomar decisiones.
6) Dificultad en planificar para el futuro.
7) Ensimismamiento.
8) Insensibilidad hacia otros.
10) Evitar situaciones en las que puede fracasar.
11) Sospechas de celos.
12) Necesita supervisión para funcionar bien.
13) Sentido de culpabilidad, tristeza, depresión.

Hasta ahora no se ha encontrado causa ni cura. Investigaciones realizadas muestran que
los cambios más frecuentemente atribuídos al Alzheimer ocurren en la capa exterior del
cerebro donde con frecuencia hay acumulación de estructuras anormales. También se
encuentran allí terminaciones de nervios que se han degenerado y que interrumpen el paso
de señales entre células cerebrales. Algunas de la teorías más comunes son, a saber:

1. La enfermedad es causada por un virus.
2. Fuerte acumulación de un metal (aluminio).
3. Defecto genético.
4. Falla en el sistema inmunológico.

1. Trastorno neurológico degenerativo, lentamente progresivo, que se caracteriza por
temblor en reposo, movimientos típicos de los dedos como si estuviera contando monedas,
ausencia de expresión facial, marcha (caminar) característica, flexión anterior del tronco
y rigidez y debilidad muscular.

2. Afección degenerativa del sistema extrapiramidal. Más frecuentemente en el hombre;
inicio entre los 50 y 60 años, insidioso, con frecuencia bilateral. La evolución se hace
espontánea hacia un agravamiento progresivo sin remisión.

Degeneración de las neuronas dopaminérgicas de la sustancia nigra.

2. Los síndromes parkinosianos pueden aparecer luego del uso de tranquilizantes mayores
y otros fármacos, que interrumpen las funciones dopaminérgicas (por ejemplo,
fenotiacinas, reserpina, alfa metildopa), envenenamiento por monoxido de carbono,
intoxicaciones con manganeso y otros metales pesados, así como por el uso de drogas
sintéticas ilícitas.

3. Es raro que se presente después de una encefalitis viral o que ocurra en relación con
lesiones focales de la sustancia nigra y del cuerpo estriado.

4. El parkinonismo también se observa en otras enfermedades neurológicas degenerativas
(por ejemplo: degeneración estriado migral, atrofia olivopontocerebral y parálisis
supronuclear progresiva).

C. Diagnóstico y Manifestaciones Clínicas

Asociación de trés órdenes de síntomas, pudiendo predominar uno u otro:

1. Aquinesia: rareza del gesto y pérdida de los automatismos como el parpadeo espontáneo,
el balanceo de los brazos en la marcha (al caminar).

2. Hipertonía: de una impresión de block monolítico; hipertonía con signos de rueda dentada
en los desplazamientos pasivos de los segmentos del miembro; la hipertonia puede ser el
origen de dolores periarticulares.

3. Temblor de reposo, exagerado por el cálculo mental, que cede durante el movimiento
voluntario.

4. Estos síntomas alteran la escritura (micrografía, temblor), la palabra (palilalia), la mímica
(facies fija). Pueden provocar una invalidez creciente que conduce a un estado de
postración. Se pueden presentar depresiones reactivas, síndromes confusionales.

a. Temblor, rigidez y lentitud de movimientos, pérdida de destreza, deterioro en la
escritura a mano, dificultad para levantarse de una silla o para voltearse en la cama,
y anormalidades de la marcha (el caminar) y la postura.

b. Entre otras molestias pueden estar la sudación y salivación excesivas, hipotensión
postural, demencia leve y depresión.

En casos avanzados hay neumonía por broncoaspiración, úlceras por decúbito (estar
recostado) y otros problemas consecutivos a la inanición (falta de ingestión alimentaria) y
debilidad general).

1. El temblor en reposo (4 a 7 Hz) se observa primero en las manos y los dedos ("rotadura
de píldoras), pero más tarde puede afectar piernas, cara y lengua. Es posible que haya
un "temblor de acción" más rápido.

El tratamiento consiste en detener el consumo de alcohol lo antes posible por completo. Dependiendo del grado de afectación del hígado se puede presentar una mejoría de los síntomas o que los mismos continúen si se presentó la cirrosis hepática. Hay que tener en cuenta que el alcoholismo es una enfermedad y se requiere el apoyo de la familia, equipo de salud y grupos de apoyo para combatirlo. No es fácil dejar de beber para una persona que ha consumido por muchos años, pero es posible si se lo propone y cuenta con el apoyo necesario.

Existen infinidad de sustancias que son metabolizadas por el hígado que pueden desembocar en una hepatitis tóxica. Los medicamentos integran esa lista, ya sea por el tipo o por la cantidad excesiva de su consumo, pueden desencadenar una hepatitis tóxica.

Existen algunas patologías que requieren la toma de medicamentos que afectan negativamente el hígado razón por la cual se debe valorar su correcta administración. Dichos medicamentos requieren un control de la funcionalidad del hígado cada cierto tiempo para prevenir la aparición de complicaciones no deseadas por el tratamiento iniciado.

Por otra parte para prevenir la hepatitis tóxica por fármacos se debe evitar la auto medicación, sólo se deberán consumir los medicamentos en las cantidades indicadas por los profesionales de la salud. El consumo de más comprimidos de los indicados lleva a que el hígado tenga una mayor cantidad de sustancias para metabolizar aumentando el riesgo de padecer hepatitis tóxico con el consumo de algunos medicamentos. Hay que aclarar que la mayoría de los medicamentos son completamente seguros en las dosis indicadas por los profesionales médicos.

Finalmente existen las hepatitis infecciosas, las más conocidas, que son causadas por la afectación de virus sobre el tejido hepático. Existen algunos virus como el virus de hepatitis A, B, C, D y E que producen afectación directa del hígado. En cambio existen algunos virus que pueden afectar otros órganos y tejidos, incluyendo al hígado dentro de sus probabilidades.

La hepatitis A, se produce por el contagio del virus de hepatitis A a través de heces y sangre contaminada. Está muy difundida por la facilidad de contagio por el contacto con aguas contaminadas, la inadecuada manipulación de alimentos y el contacto sexual.

Los síntomas de la hepatitis A suelen ser leves, incluyo imperceptibles para algunas personas. Se presenta un cuadro de diarrea, con malestar general, escasa fiebre, cansancio y disminución del apetito. El médico podrá solicitar algunos exámenes de sangre para confirmar la presencia del virus, no existe un tratamiento específico, sino que se buscará controlar los síntomas.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de los pacientes se curan si secuelas en 3 meses, pero puede extenderse unos meses más el periodo de convalecencia. Se recomienda reposo, una alimentación balanceada y además de adecuadas medidas de higiene. En las personas mayores o con otras enfermedades la hepatitis A puede ser más grave que para las personas previamente sanas.

La hepatitis B y C son consideradas enfermedades de transmisión sexual, es decir, que los fluidos sexuales con los grandes contaminantes además de la sangre. Otra forma de transmisión es a través de la placenta a su bebé en las madres embarazadas.

En general la hepatitis B no produce síntomas por un largo periodo de tiempo o solamente durante unas pocas semanas. En general el cuerpo es capaz de responder frente a la agresión del virus B y logra eliminar el virus completamente del organismo. Existe un porcentaje menor del 10% de personas que padecen de hepatitis B crónica a lo largo de toda su vida.

Existen medicamentos para la hepatitis crónica que no se utilizan para las agudas, solamente indicándose por parte de los profesionales de la salud aquellos para controlar los molestos síntomas como náuseas, vómitos y picazón generalizada.

La hepatitis C tiene una menor tasa de curación y en general se hace crónica en muchos pacientes. Se suelen utilizar medicamentos para controlar la hepatitis C por el riesgo aumentado de padecer cirrosis y cáncer de hígado.

El virus de la hepatitis D se presenta sólo en pacientes que tienen la hepatitis B a través del contagio por sangre contaminada.

La hepatitis E se transmite a través de materias fecales y sangre contaminada pero es muy poco frecuente en la actualidad.

La prevención de la hepatitis se debe basar en algunos pilares como el abandono del consumo de alcohol, no tomar medicación por cuenta propia, seguir las pautas de sexo seguro, lavar correctamente los alimentos que se van a consumir y mantener una correcta higiene de manos.

Es importante destacar que actualmente existen vacunas para prevenir la hepatitis A y B que son muy eficaces, evitando el contagio del virus por parte del cuerpo.

Hepatitis autoinmune

Hepatitis B

Hepatitis C

Hepatitis crónicas

Doctor Jorge Daruich hablando sobre la Hepatitis A,B, C y virales

En Demedicina os contamos ahora qué son las Transaminasas, la diferencia entre las AST y las ALT, y cuáles son los distintos problemas de salud que pueden llevar a una elevación de las transaminasas.

Tener las transaminasas altas es un problema de salud bastante habitual. Sin embargo, para muchas personas que se ven afectadas aún no se ha detectado. De hecho, en una gran cantidad de casos nos enteramos de ella de manera accidental, cuando se realizan análisis por otros motivos, como puede ser un estudio preoperatorio, chequeos previos a donaciones sanguíneas o revisiones médicas de rutina.

estructura de una transaminasa

La elevación de las transaminasas en un analisis comúnmente se refiere a las “alanina transaminasas” (ALT) y al aspartato transaminasa (AST), ambas se establecen como un posible indicador de daño a nivel hepático, utilizándose también otros términos como transaminasemia o transaminitis.

El centro de bioquímica del cuerpo es el hígado, todo un laboratorio donde se sintetizan y descomponen los aminoácidos, almacenándose la energía.

Las concentraciones de estas en el suero (la porción no celular de la sangre) son normalmente bajos, sin embargo, si el hígado está dañado, la membrana celular de los hepatocitos se vuelve más permeable y algunas de las enzimas se fugan al flujo sanguíneo y se miden comúnmente como alanina transaminasa (ALT) y aspartato transaminasa (AST)

Estos niveles fueron anteriormente llamados “suero de glutamato-piruvato transaminasa (SGPT) y el suero de glutamato-oxalacetato transaminasa (SGOT).

En general, cualquier daño en el hígado será responsable de estas medianas elevaciones de las transaminasas, que son generalmente llamadas enzimas hepáticas. Aunque por supuesto no son las únicas enzimas en el hígado y el diagnóstico requiere la síntesis de muchos elementos de información, incluida la historia del paciente, la exploración física y posiblemente, imágenes u otros exámenes de laboratorio.

Pero muy altas elevaciones de las transaminasas sugieren grave daño al hígado, tales como hepatitis viral, lesión hepática por falta de flujo sanguíneo o lesiones por drogas y toxinas. La mayoría de los procesos de la enfermedad causa un aumento de ALT superior a la AST. Mientras que el AST doble o triple en los niveles de ALT, son coherentes con la hepatopatía alcohólica.

Los niveles elevados determinan sensibilidad para la lesión hepática, lo que significa que es probable que se presente si hay un daño, sin embargo también pueden ser elevados en otras condiciones.

ALT comúnmente no se encuentran fuera del hígado y la AST es más frecuente encontrarla en el hígado, pero también aparecen en cantidades significativas en el corazón y el músculo esquelético. De hecho, la medición de estas son utilizadas para el diagnóstico de un ataque al corazón, aunque nuevas enzimas y proteínas son más específicas para determinar un daño cardíaco y han sustituido en gran medida este uso.

Este es un cáncer de garganta. El Instituto Nacional del Cáncer en Estados Unidos afirma que fumar incrementa las posibilidades de desarrollar cáncer de esófago.

El carcinoma de células escamosas, o cáncer en el revestimiento de los órganos o la superficie de la piel, está relacionado directamente con el consumo de tabaco y alcohol.

Una biopsia, además de ser sencilla, permite la detección temprana de esta enfermedad.

Esta condición oftalmológica ocurre cuando la lente de tu ojo se opaca con el tiempo disminuyendo tu vista progresivamente hasta causar ceguera.

Según la Asociación para la Investigación en Visión y Oftalmología, la catarata es la principal causa de ceguera con un riesgo de desarrollarla alto en fumadores.

Alrededor del 90% de los casos de diabetes son diabetes tipo 2. El CDC dice que fumar es una causa directa de este tipo de diabetes, de hecho, los fumadores tienen un 30-40% más de riesgo de desarrollarlo.

Si sigues fumando después de desarrollar diabetes tendrás graves problemas para controlar tu enfermedad. Esto a la larga crea escenarios para posibles complicaciones cardíacas, úlceras, infecciones y hasta amputaciones progresivas referentes a la diabetes.

Existen pruebas contundentes de que fumar aumenta el riesgo de desarrollar artritis reumatoide, según la Fundación de la Artritis, que demostró en un estudio la conexión del cigarrillo con la artritis.

La artritis reumatoide causa inflamación en las articulaciones, con un dolor intenso, deformidades e inmovilidad y susceptibilidad a los cambios de clima.

El SIDS ocurre cuando un bebé menor a 1 año muere súbitamente y sin explicación. Estudios demuestran que fumar durante el embarazo aumenta el riesgo de SIDS durante el primer año de vida del bebé.

Un artículo hecho por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos informa que el riesgo de SIDS es el mismo tanto en madres que fuman durante el embarazo como en aquellas que fumaron antes de embarazarse.

Todo esto es más grave si el padre también fue un fumador.

Es una realidad que el fumar continuamente es un factor importante en la disfunción eréctil. Esto es debido a que las arterias se obstruyen por una acumulación de placa impidiendo el flujo sanguíneo correcto.

Hombres que fuman por lo menos 20 cigarrillos al día cuentan con un 60% más posibilidades de sufrir este padecimiento.

Para superar una adicción al tabaco es importante que cuentes con todo el apoyo posible. Puedes buscarlo y ayudarte de las siguientes maneras:

  • Líneas telefónicas para ayudarte a dejar de fumar.
  • Medicamentos que reducen tus ganas de fumar.
  • Ánimo y apoyo de tus amigos y familiares.
  • Productos de reemplazo de nicotina.
  • Grupos de abandono en línea.
  • Grupos de apoyo.
  • Asesoramiento.
  • Libros guía.

Habla con tu médico para encontrar un plan que te ayude a dejar de fumar. No dejes pasar más tiempo ya que la adicción es gradual y cada día cuenta para recuperar la salud de tu cuerpo.

Esperamos que este artículo haya podido resolver tus dudas sobre las consecuencias del tabaquismo en tu organismo. De cualquier forma, si tienes alguna duda, por favor compártela en la caja de comentarios de abajo y con gusto te ayudaremos.

No olvides compartir esta publicación con tus amigos para que más personas conozcan las terribles enfermedades que te pueden ocurrir por la adicción al tabaco.

La directora general de la OMS durante la Asamblea. (Foto: AP)

  • Algunas investigaciones sugieren que:

Mayor incidencia de procesos infecciosos.

ESCLEROSIS CORTICAL LAMINAR DE MOREL

ENFERMEDAD DE MARCHIAFAVA-BIGNAMI (EMB)

MIELINOLISIS PONTINA CENTRAL

Graham DI, Thomas A, Gennarelli A. Trauma. En: Greenfield’s Neuropathology, ed por DI Graham y PL Lantos. London: Oxford University Press 1997, V.I: 197-262.

Kalimo H, Kaste M, Haltia M. Vascular diseases. En: Greenfield’s Neuropathology, ed por DI Graham y PL Lantos. London: Oxford University Press 1997, V.I: 315-96.

Cavanagh JB. Toxic and deficiency disorders. En: Symmer’s Systemic Pathology, V.4: Nervous System, Muscle and Eyes, ed por RO Weller. Edinburgh: Churchill Linigstone, 1990: 244-308.

Verity MA. Toxic disorders. En: Greenfield’s Neuropathology, ed por DI Graham y PL Lantos. London: Oxford University Press 1997, V.I: 755-811.

Cravioto H, Korein J, Silberman J. Wernicke’s encephalopathy: A clinical and pathological study of 28 autopsied cases. Arch Neurol 1961; 4: 510-19.

Victor M. The Wernicke-Korsakoff syndrome. In: Vinken PJ, Bruyn GW, eds. Handbook of Clinical Neurology Vol 28. Amsterdam: North-Holland Publishing Co 1976: 243-70.

Harper C. The incidence of Wernicke’s encephalopathy in Australia -A neuropathological study of 131 cases. J Neurol Neurosurg Psichiatry 1983; 46: 593-8.

Torvik A. Topographic distribution and severity of brain lesions in Wernicke’s encephalopathy. Clin Neuropathol 1987; 6: 25-9.

Harper C, Butterworth R. Nutritional and metabolic disorders. In: Graham DI, Lantos PL, eds. Greenfield’s Neuropathology. London: Edward Arnold 1997: 601-655.

Charness ME, De La Paz RL. Mammillary body atrophy in Wernicke’s encephalopathy: antemortem identification using magnetic resonance imaging. Ann Neurol 1987; 22: 595-600.

Naidoo DP, Bramdev A, Cooper K. Autopsy prevalence of Wernicke’s encephalopathy in alcohol-related disease. S Afr Med J 1996; 86: 1110-2.

Pena CE. Wernicke’s encephalopathy: report of seven cases with severe nerve cell changes in the mamillary bodies. Am J Clin Pathol 1969; 51: 603-9.

Byrne C, Halliday G, Ellis J, Harper C. Thalamic vacuolation in acute Wernicke’s encephalopathy. Metab Brain Dis 1993; 8: 107-13.

Mair WGP, Warington GK, Weiskrantz L. Memory disorder in Korsakoff’s psychosis. Brain 1979; 102: 749-83.

Mayes AR, Meudell PR, Mann D, Pickering A. Locations of the lesions in Korsakoff syndrome: neuropathological data on two patients. Cortex 1988; 24: 367-88.

Halliday G, Cullen K, Harding A. Neuropathological correlates of memory dysfunction in the Wernicke-Korsakoff syndrome. Alcohol Alcoholism 1994; 2(Suppl): 247-53.

23.- Lee RG. Nonalcoholic steatohepatitis: a study of 49 patients. Hum Pathol. 1989; 20:594-598.

24.- Baldridge AD, Perez –Atayde AR, Graeme-Cook F, Higgins L, Lavine JE. Idiopathic steatohepatitis in childhood: a multicenter retrospective study. J Pediatric 1995; 127:700-704.

El papel del hígado en el organismo no se puede desestimar. Se estima que realiza unas 600 funciones diferentes, siendo la desintoxicación de sustancias tóxicas una de las más importantes. Los chinos comparan al hígado a un general del ejército, puesto que distribuye armas y provisiones donde y cuando se necesitan. La mayoría de las personas tienen los tubos biliares obstruidos por numerosos cálculos que dificultan la circulación de la bilis. Las piedras son un refugio para virus, bacterias y parásitos, donde el sistema inmunológico no los detecta, lo que constituye un foco constante de infección para el organismo. Por otro lado, los cálculos biliares impiden que el hígado realice las labores de desintoxicación que le son propias. Tóxicos y restos de alimento sin metabolizar pasan al torrente sanguíneo, que los distribuye por todo el cuerpo, lo que a la larga origina toda clase de patologías. La medicina convencional sólo reconoce la existencia de cálculos en la vesícula, no en el hígado. Esto se debe a que los cálculos biliares, al no estar calcificados como los de la vesícula (su base son lípidos, principalmente colesterol), suelen tener la misma densidad que nuestros tejidos, por lo que no son visibles en ultrasonidos, resonancias magnéticas o rayos X. Con la limpieza hepática también se eliminan las piedras de la vesícula.

Con la limpieza de hígado se mejora la digestión, base de una buena salud. También desaparecen las Alergias e incluso el dolor de hombro, brazo y parte superior de la espalda (puede ser necesario expulsar de 1.000 a 2.000 piedras en varias limpiezas para que los dolores desaparezcan totalmente). Mucha gente consigue perder peso gracias a la limpieza hepática. En determinadas patologías se tarda hasta dos años en limpiar completamente el hígado. La pérdida de cabello en la parte central del cráneo se debe en muchas ocasiones a un hígado excesivamente ‘sucio’. Se recomienda varias limpiezas hepáticas para frenar la pérdida de cabello.

Se recomienda realizar la limpieza de hígado cuando se haya finalizado la limpieza de riñón. También se tiene que haber seguido el recordatorio desparasitante (1 vez a la semana) durante al menos 3 semanas, o haber utilizado el Zapper diariamente durante al menos 1 semana. Según la doctora Clark no se expulsan muchas piedras si el hígado contiene parásitos vivos, y además, se pueden sentir molestias.

Esta limpieza la pueden realizar personas a las que se ha extirpado la Vesícula.

Las de sales de Epsom duran para 2 limpiezas hepáticas. En cada limpieza se toman de 4 a 8 cápsulas de Ornitina, por lo que un bote sirve para 12 – 25 limpiezas.

Las Sales de Epsom son sales de magnesio (sulfato de magnesio). El magnesio dilata los conductos del hígado, por lo que las piedras salen sin ninguna molestia. Relajan el hígado y el intestino, lo que produce diarrea. Las sales de Epsom también se pueden utilizar en caso de estreñimiento. En caso de calambres musculares, pequeñas torceduras y cardenales realizar baños de sales de Epsom. Los baños de sales de Epsom también son buenos para expulsar a través de la piel sustancias tóxicas.

Los suplementos de Ornitina -ayuda a conciliar el sueño- nos evitarán pasar una noche en vela. La ornitina, además de ser relajante, ayuda a eliminar el amoniaco que producen los parásitos al morir, especialmente tóxico para el cerebro y que puede impedir el sueño. La Dra. Clark también recomienda la Ornitina es su Protocolo de Desparasitación. La Ornitina protege el hígado del daño que provocan los medicamentos y sustancias químicas, a la vez que estimula su regeneración. Fortalece el sistema inmunológico estimulando la producción de glóbulos blancos más activos y efectivos. La ornitina contribuye a la quelación (eliminación) de metales pesados.

Parásitos, bacterias y virus encuentran refugio en las piedras del hígado, donde el sistema inmunológico no puede destruirlos, lo que constituye una fuente constante de reinfección.

En la limpieza hepática se utiliza aceite y zumo de pomelo o limón. El aceite estimula la vesícula biliar provocando su vaciado. La presión de la bilis liberada ayuda a expulsar las piedras. Aunque no resulta imprescindible, la Dra. Clark recomienda Ozonizar el aceite al menos 10 minutos. También es aconsejable beber agua ozonizada durante la limpieza tanto renal como hepática para eliminar las bacterias que se liberan, y minimizar los síntomas de desintoxicación que ocurren cuando el cuerpo de está depurando.

Como se va al baño con frecuencia es mejor hacer la limpieza en fin de semana cuando se puede permanecer en casa (la limpieza dura 21 horas). En cada limpieza se limpia únicamente una zona del hígado, por ello la primera vez hay que repetir la limpieza varias veces (cada 3 semanas) hasta que se dejen de expulsar piedras. Posteriormente sólo será necesario realizar un par de limpiezas al año como mantenimiento. Las piedras flotan en el líquido de las deposiciones. La mayoría son de color verde por la bilis. Los tamaños varían según las personas, siendo el tamaño medio el de un guisante.

Aunque es recomendable que todo el mundo realice periódicamente limpiezas de hígado, resulta especialmente importante en las siguientes patologías:

    • Cáncer
    • Candidiasis
    • Depresión
    • Parkinson
    • Cefaleas
    • Tinitus
    • Sida
    • Alopecia
    • Gota
    • Esclerosis Múltiple y Lateral
    • Fibromialgia
    • Alzheimer
    • Epilepsia
    • Arterioesclerosis
    • Glaucoma
    • Arritmias
    • Reflujo gastroesofágico
    • Ovarios Poliquísticos
    • Cirrosis
    • Manchas obscuras edad
    • Endometriosis
    • Artritis y Reumatismo
    • Dermatitis – Eccema – Psoriasis
    • Lupus Eritematoso
    • Diabetes
    • Hipertensión
    • Varices
    • Acné y Rosacea
    • Cistitis
    • Síndrome Premenstrual y Síntomas de Menopausia
    • Esterilidad masculina y femenina

Tanto las úlceras estomacales como la hinchazón intestinal y los gases no se pueden curar de forma permanente si no se eliminan las piedras del hígado. Tener también en cuenta que parásitos como el ascaris pueden producir síntomas de úlcera péptica:

Dado que la quimioterapia es especialmente nociva para el hígado, las limpiezas hepáticas son muy aconsejables en personas que se hayan sometido o se estén tratando con quimioterapia.

La medicina convencional no tiene cura para esta patología. Sin embargo, el restablecimiento es total tras realizar numerosas limpiezas hepáticas a fin de eliminar las piedras de colesterol que forman el hígado graso. Un hígado graso puede almacenar hasta 20.000 piedras hasta que deja de funcionar. Suplementar con ácido tiótico (lipoico) para regenerar el tejido hepático. En caso de patologías hepática evitar totalmente la fructosa (azúcar de la fruta). “Las personas con grandes cantidades de piedras de colesterol en el hígado sufren el riesgo de desarrollar cirrosis hepática, anemia de células falciformes y otras enfermedades sanguíneas” “Limpieza Hepática y de la Vesícula”. Andreas Moritz.

Se recomienda congelar 24 horas los botes de pastillas como mínimo a -29 grados para matar las bacterias que se hayan podido introducir durante el proceso de fabricación. Nunca congelar productos líquidos como el sello dorado para evitar una posible rotura del envase. Imprescindible en personas enfermas o con baja inmunidad.

Por precaución no realizar limpiezas durante el embarazo o lactancia.
Después de la limpieza renal y hepática la Dra. Clark recomienda realizar una limpieza intestinal

    • Sales de Epson 4 cucharadas soperas disueltas en 3/4 de litro de agua
    • Aceite de oliva, prensado en frío 125 cc. (1/3 de vaso)
    • Zumo fresco de pomelo (el rosado es mejor) o la combinación de zumo de limón y naranja, también fresco * Es suficiente exprimir el zumo para 2/3 de vaso
    • Zumo de manzana o cápsulas de ácido málico

Bebe 1 litro al día de zumo de manzana embotellado durante un período de 6 días, (o 3 cápsulas de ácido málico diarias). El ácido málico del zumo de manzana suaviza los cálculos biliares y hace que su paso a través de los conductos biliares sea fácil. Algunas personas sensibles pueden experimentar hinchamiento y ocasionalmente diarrea durante los primeros días. La mayor parte de la diarrea es en realidad bilis estancada, liberada por el hígado y la vesícula (indicado por un color marronoso amarillento). El efecto de fermentación del zumo ayuda a ensanchar los conductos biliares. Si de alguna manera esto resulta incomodo, puedes mezclar el zumo de manzana con agua. Bebe el zumo de manzana poco a poco durante el día, entre comidas (evita beber el zumo durante, justo antes y dos horas después de las comidas, así como por la noche) Esto debe ser además de tu toma diaria de agua. Nota: Usa preferentemente zumo de manzana biológico, a pesar de que para el propósito de la limpieza, cualquier buena marca de zumo, concentrado e incluso sidra iría bien. Puede ser conveniente enjuagar la boca con bicarbonato o cepillar los dientes varias veces al día para prevenir que el ácido dañe los dientes.

Durante la semana entera de preparación y limpieza, evita tomar comidas o bebidas frías o frescas: enfrían el hígado y como consecuencia reducen la efectividad de la limpieza. Toda la comida o bebida debe ser templada o al menos a temperatura ambiente. Para ayudar a que el hígado prepara la purga principal, trata de evitar comida de origen animal, productos lácteos y fritos. Aparte de esto, haz las comidas normales, pero evita llenarte.

La parte principal y final de la limpieza de hígado es mejor que caiga en fin de semana, cuando no estás bajo ninguna presión y dispones de tiempo suficiente para descansar. Aunque la limpieza es efectiva en cualquier momento del mes, es preferible que coincida con luna llena y luna nueva. El período de 6 días de preparación podrían empezar 5-6 días antes de la luna llena.

Mientras dure la limpieza de hígado evita tomar cualquier medicación, vitaminas o suplementos que no sean absolutamente necesarios. Es importante no dar trabajo extra al hígado que pueda interferir con el esfuerzo de limpieza. Asegúrate de limpiar tu colon antes y después de hacer una limpieza de hígado. Ir de vientre con regularidad no es necesariamente una indicación de que tu intestino no está obstruido. La limpieza de colon, debe ser hecha unos días antes o preferiblemente, el sexto día de preparación, ayuda a evitar o minimizar cualquier malestar o náusea que pueda surgir durante la purga de hígado. Previene el retorno de la mezcla de aceite o de desechos del tracto intestinal. Además, ayuda a que el cuerpo acelere la eliminación de las piedras. La Irrigación de Colon (Hidroterapia de Colon) es el método más fácil y rápido para preparar el colon para la limpieza del hígado.

Si por la mañana tienes hambre, toma un desayuno ligero, tal como un cereal caliente, la avena es la elección ideal. Evita el azúcar y demás edulcorantes, especias, leche, mantequilla, aceites, yogur, queso, jamón, huevos, frutos secos, repostería, cereales fríos, etc. Puedes tomar frutas o zumos de fruta. Para la comida toma vegetales sencillos hervidos o al vapor con arroz blanco (preferentemente arroz Basmati) y alíñalos con un poco de sal de roca o sal de mar sin refinar. Repetimos, no comas ninguna proteína, mantequilla o aceite, o corres el riesgo de sufrir malestar durante la limpieza real. No comas ni bebas nada (excepto agua) después de las 14:00 h., de otro modo puede que no saques ninguna piedra. Sigue el plan horario descrito a continuación para obtener el máximo beneficio de la purga de hígado.

18:00 h: Añade cuatro cucharadas de sales de Epson (sulfato de magnesio) a un total de 3/4 de litro de agua filtrada en un recipiente que puedas cerrar. Esta es la medida para 4 tomas. Bebe tu primera porción (3/4 de vaso) ahora. Para deshacerte del sabor amargo de la boca puedes tomar unos pocos sorbos de agua o añadir un poco de zumo de limón al preparado para mejorar el sabor. Algunas personas lo beben con una paja para impedir que el líquido toque la lengua y evitar el mal sabor en lo posible. También puede ser de ayuda cepillarse los dientes o enjuagarse la boca con bicarbonato de sodio.

Una de las principales acciones de las sales de Epson es dilatar (ensanchar) los conductos hepáticos, haciendo más fácil que las piedras pasen. Es más, hace salir desperdicios que pueden obstruir la salida de las piedras. [Si eres alérgica a las sales Epson, en su lugar puedes usar —citrato de magnesio- en las mismas dosis].

20:00h: Bebe tu segunda toma (3/4 de vaso) de sales Epson.

21:30 h:
Si hasta ahora no has hecho ninguna evacuación y tampoco has hecho ninguna limpieza de colon en las últimas 24 horas, harte un enema; esto provocará una serie de evacuaciones.

21:45 h: Lava meticulosamente los pomelos (o limones y naranjas). Exprímelos a mano y quita la pulpa. Necesitarás 3/4 de vaso de zumo. Vierte el zumo y 34 vaso de aceite de oliiva en una jarra que puedas cerrar bien. Cierra la jarra herméticamente y agítala con fuerza unas 20 veces o hasta que la solución esté acuosa. Lo ideal seria que tomases esta mezcla a las 10:00 h., pero si sientes que aún necesitas visitar el baño alguna vez más, puedes retrasar este paso 10 minutos.

22:00 h: Colócate de pié al lado de tu cama (no te sientes) y bebe el preparado, si es posible directamente. Algunas personas prefieren tomarlo mediante una paja de plástico. Si es necesario toma un poco de miel entre sorbos, te ayudará a tragar la mezcla. Sin embargo la mayoría de personas no tiene problemas en beberlo directamente. No te tomes más de 5 minutos para esto (sólo las personas mayores o débiles pueden tomarse más tiempo).

Esto es esencial para ayudar a liberar los cálculos biliares Cierra las luces y mantente tendid@ de espaldas con 1-2 almohadas debajo de la cabeza. La cabeza debe estar más alta que el abdomen. Si esta posición te resulta muy incómoda acuéstate sobre tu lado derecho con las rodillas empujando hacia tu cabeza. Mantente perfectamente acostad@ por al menos 20 minutos y trata de no hablar! Pon la atención en tu hígado. Puede que incluso sientas as piedras viajando a lo largo de los conductos biliares. No sentirás ningún dolor puesto que la bilis que es excretada junto con las piedras, mantiene los conductos biliares bien lubrificados (esto es muy diferente de un ataque de vesícula, donde el magnesio y la bilis no están presentes). Duérmete si puedes.

Si durante la noche sientes necesidad de evacuar, hazlo. Comprueba si ya hay pequeños cálculos (guisantes verdes o de color oscuro) flotando en la taza. Puede que sientas náuseas durante la noche y/o en las primeras horas de la mañana. Esto es principalmente debido a la fuerte emanación de cálculos y tóxicos desde el hígado y la vesícula, empujando el brebaje de aceite de nuevo hacia el estómago. Las náuseas pasarán a medida que avance la mañana.

6:00—6:30 h: Al despertarte, pero no antes de las 6:00 h., bebe tu tercer 3/4 de vaso de sales de Epson (si tienes mucha sed bebe un vaso de agua templada antes de tomar las sales). descansa, lee o medita. Si tienes mucho sueño puedes volver a la cama, aunque es mejor que el cuerpo esté en posición erguida. La mayoría de las personas se encuentran perfectamente y prefieren hacer algún tipo de ejercicio ligero como el Yoga.

v Aparición de ictericia leve (coloración amarillenta en la piel), provocada por el estrés, esfuerzo, enfermedad o falta de alimentos.

v Afecta a funciones del hígado, para la desintoxicación de ciertas sustancias entre ellas algunos fármacos.

Enfermedad que afecta entre 5 y 10% de algunas poblaciones. Suele aparecer en la adolescencia o en el adulto joven (generalmente es detectada entre 20 y 30 años de edad).

Se diagnostica al realizar la banalización de la sangre rutinaria y aparece un nivel alto de bilirrubina.

Es una extraña patología genética autonómica recesiva. Este síndrome es heredado mediante el patrón de herencia autonómica recesiva que se caracteriza por un envejecimiento.

Las manifestaciones clínicas se presentan hasta los treinta años y generalmente se detecta cáncer entre los veinticinco y sesenta y cinco años. Incluyen perdida de cabello, cataratas bilaterales, diabetes mellitus tipo dos, osteoporosis e hipogonadismo.

En la piel se presentan ulceraciones en zonas de rose, especialmente en maléolos y perdida de grasa subcutánea.

Los individuos presentan un elevado riesgo de padecer cáncer especialmente sarcosmas.

La edad promedio de fallecimiento de los afectados es entre los 46 a 48 años.

Es un trastorno neurológico.

Por lo general los síntomas se manifiestan en las personas antes de los 18 años de edad, este síndrome los sufren más los varones que las mujeres.

Todas las personas con este síndrome tienen otros trastornos que ocasionan problemas adicionales como el trastorno obsesivo-compulsivo, en el cual la persona siente que se deben de hacer as cosas repetidamente.

El trastorno de déficit de atención en el cual la persona tiene dificultades en concentrarse y se distrae fácilmente.

Trastorno del desarrollo del aprendizaje: incluyen dificultades de lectura, escritura, aritmética y problemas perceptuales.

Trastorno delo sueño: incluye despertarse frecuentemente o hablar dormido.

El Paciente, familiares y medico, determina que síntomas tienen, para poder elegir los medicamentos y las terapias mas adecuadas.

Consiste en un conjunto de signos y síntomas causados por la oclusión de la porción intracraneana de la arteria vertebral o de una de sus ramas de la arteria cerebelosa.

v Hipo por el compromiso del centro respiratorio

v Falta de sensibilidad en la cara

Entre sus hallazgos clínicos también se encuentran el síndrome Horner Ipsilateral, debido al campo de la vida descendente pudiendo ser incompleto (sin anhidrosis), reflejo corneal disminuido ipsilateral debido al compromiso trigeminal de tipo central, parece velo del paladar ipsilateral y síndrome cerebeloso ipsilateral.

También llamado mucopolisacaridosis, es un síndrome de almacenamiento en las células de todo el organismo, debido a la deficiencia o a la ausencia de la encima (iduronato-2-sulfatosa) (12S).

Esta acumulación interfiere con la función de ciertas células y organismos conduciendo a la aparición de los varios síntomas graves.

A medida aumenta la acumulación, los síntomas se hacen mas aparentes.

Es una afección genética que afecta principalmente a varones.

v Fallo en la función del corazón

v Retraso en problemas neurológicos

No todos los pacientes son afectados de igual mañera, el síndrome siempre es grave y reduce la esperanza de vida.

Es una alteración rara familiar benigna crónica.

v La sangre tiende a concentraciones elevadas de bilirrubina predomínate de la fracción conjugada, causando una hiperbilirubinemia.

v Presencia de concentración normal de ácidos biliares en plasma y aclaramiento de s mismos

v Presencia de ictericia por razón del fallo en el procedimiento y almacenamiento de bilirubina generalmente sib prurito

Las pruebas de funcionamiento hepático son normales, así como la colecitografia oral. En ocaciones la retención de bromosulftaleina se encuentra elevada.

El pronóstico es excelente y no requiere tratamiento, ya que es heredada de manera autosomica y recesiva de etiología desconocida.

Es una enfermedad que se presenta por calcificaciones masivas de núcleos de masa gris central sin haber anomalía alguna en el metabolismo del calcio.

El inicio de los signos neurodegenerativos aparece de los treinta a cuarenta años, aunque estos signos son variados:

Cerca del 1 % de cada uno de los escáneres cerebrales muestran la presencia de calcificaciones de núcleos de masas gris central sobretodo después de los 60 años.

Es una enfermedad neuro-genética con la pequeña delección del brazo del cromosoma 15, la cual tiene una relación con el síndrome proder-willi. Se diagnostica en torno a los 3-7 años de edad.

Retraso importante en el desarrollo

Capacidad lingüística reducida o nula

Escasa receptividad comunicativa, basándose la poca que hay en gestos y señales

Escasa coordinación motriz, con problemas de equilibrio y movimiento(ataxia)

Permanente alegría con risas y sonrisas en todo momento siendo fácilmente excitables

Las mujeres presentan obesidad

Crisis convulsivas normalmente en torno a los 3 años de edad

Por tanto, se trata de una enfermedad cuya intolerancia al gluten del trigo, cebada, centeno y avena es permanente y se da en personas cuya genética está predispuesta a ello. El intestino delgado se inflama debido a su reacción a esta sustancia y deja de absorber macro y micronutrientes.

Los síntomas de la celiaquía difieren de una persona a otra, lo que dificulta su diagnóstico.

Curiosamente, es una enfermedad que se da más en países desarrollados y en continentes como el europeo, donde la prevalencia estimada en estos y sus descendientes es del 1%, siendo una enfermedad más habitual en las mujeres que en los hombres en una proporción de 2 a 1.

Muchos de los pacientes celíacos (en torno a un 75%) están sin diagnosticar porque esta enfermedad, durante mucho tiempo, se relacionó solo con la presentación clínica de ciertos síntomas. Pero desde hace unos años se ha descubierto que puede presentarse de otras formas diferentes y asintomáticas gracias al uso de pruebas complementarias con las que se ha descubierto la existencia de distintos tipos de enfermedad celíaca como las siguientes.

Aunque los síntomas de la celiaquía son variados, la mayor parte de los pacientes tendrán una histología, serología y tes genéticos propios de esta enfermedad.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Cuando no hay síntomas ni señal alguna de que existe esta enfermedad, el paciente dará positivo en el resto de las pruebas diagnósticas.

En este caso la enfermedad no se manifiesta cuando la persona come gluten y la mucosa del intestino delgado está normal. Dentro de esta categoría hay dos subgrupos:

Se trata de aquellos pacientes que de pequeños fueron diagnosticados de la enfermedad del celíaca y, posteriormente se recuperaron por completo después de iniciar una dieta sin gluten. Después pudieron continuar con un estado subclínico con dieta normal.

A este grupo pertenecen aquellos pacientes que a pesar de tener una mucosa intestinal normal (comprobado tras un estudio previo) desarrollaron la enfermedad.

Este último caso se refiere a pacientes que nunca han presentado resultados de biopsia compatible con la enfermedad celíaca pero que al igual que en los grupos mencionados antes, tienen cierta predisposición genética a padecer la enfermedad. Esto se muestra con la positividad del HLA-DQ2/DQ8. A pesar de que la serología pueda ser negativa tienen un gran número de linfocitos intraepiteliales. Por esta razón podrán desarrollar en un 13% una celiaquía activa y en un 50% una celiaquía latente.

Son varias las formas en las que esta patología puede aparecer.

La enfermedad celíaca se manifiesta de diferente forma en cada persona. Por esta razón, es difícil diagnosticar la enfermedad. De ahí, que haya pacientes que puedan tener estreñimiento, otros diarrea o pueden no presentar ninguno de estos síntomas de la celiaquía.

La enfermedad celíaca da un gran número de síntomas gastrointestinales diferentes tales como:

  • Estreñimiento.
  • Gases, dolor abdominal.
  • Diarrea constante o intermitente.
  • Poco o mucho apetito.
  • Vómitos o náuseas.
  • Deposiciones muy grasas y con mal olor.
  • Intolerancia a la lactosa (esto puede desaparecer una vez que se pone el tratamiento).
  • Disminución considerable de peso (aunque muchos pacientes pueden tener peso normal o, incluso, sobrepeso).

Además de estos síntomas pueden aparecer otros con el tiempo porque los intestinos no absorban bien los nutrientes como:

  • Cansancio excesivo.
  • Ansiedad o depresión.
  • Retraso en el crecimiento de los niños.
  • Aparición de hematomas.
  • Caída del cabello.
  • Picor en la piel.
  • Falta de periodos menstruales.
  • Heridas en la boca.
  • Hemorragia nasal.
  • Dolor en las articulaciones y calambres en los músculos.
  • Convulsiones.
  • Hormigueo en manos o pies.

Por otro lado, en el caso de los niños celíacos también pueden darse estos otros síntomas de la celiaquía: retraso en la pubertad, náuseas, vómitos, heces fétidas o grasas, comportamiento irritable o muy cariñoso, poco peso, defectos en el esmalte dental y cambio del color en los dientes o crecimiento lento y estatura por debajo de lo normal para su edad.

En resumen, los síntomas más frecuentes de esta enfermedad son: fatiga, pérdida de apetito, pérdida de peso, náuseas, vómitos, diarrea, perdida de masa muscular, dolor abdominal, acumulación de gases, alteraciones del carácter, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento, retraso del crecimiento. Pero pese a todo lo expuesto, tanto en niños como en adultos los síntomas pueden estar ausentes o ser distintos en cada caso haciendo muy difícil realizar un correcto diagnóstico.

Determinar con exactitud las causas de la celiaquía sigue siendo un objetivo pendiente.

No se conocen a ciencia cierta las causas de la celiaquía, que se produce cuando se consumen alimentos con gluten y el sistema inmunitario reacciona provocando daños a las vellosidades existentes en el revestimiento de los intestinos y cuya utilidad es absorber los nutrientes. De esta forma, el propio organismo impide que se absorba hierro, vitaminas y nutrientes de forma adecuada. Esto genera una serie de síntomas y problemas de salud.

Esta patología puede aparecer en cualquier momento de la vida, desde la niñez hasta la edad adulta avanzada.

Una forma de saber si se puede llegar a padecer es saber si en la familia hay alguien que la tenga, pues se incrementará el riesgo de presentar la enfermedad.

La enfermedad celíaca es más común en las personas de raza blanca y nacidas en Europa. Al igual que la padecen más las mujeres que los hombres.

Los pacientes celíacos son más propensos a padecer:

  • Cáncer intestinal.
  • Linfoma intestinal.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Enfermedad tiroidea.
  • Diabetes tipo I.
  • Trastornos autoinmunitarios como artritis reumatoidea.
  • Lupus eritematoso sistémico y síndrome de Sjögren.
  • Síndrome de Down.
  • Enfermedad de Addison (es una patología que se produce cuando las glándulas suprarrenales no producen las hormonas que debiera).

Esta enfermedad crónica no tiene cura. Es decir, no existe un tratamiento de la celiaquía como tal. Se pueden hacer desaparecer los síntomas y que las vellosidades en el revestimiento de los intestinos se curen si se sigue una dieta libre de gluten durante toda la vida.

El paciente no podrá tomar ni alimentos, bebidas ni medicamentos que tengan: trigo, centeno, cebada y avena. Además deberá leer siempre las etiquetas de los alimentos y medicamentos con mucho cuidado para buscar los ingredientes que puedan contener algo de gluten. Para muchas personas diagnosticas de esta enfermedad, llevar una dieta así puede resultar muy difícil porque casi todo lleva gluten. A veces, el médico puede necesitar recetar complementos de vitaminas y minerales. También pueden recetarle al paciente fármacos corticoesteroides (como prednisona) durante poco tiempo no responde bien al tratamiento.

En general, el celíaco llevará una dieta basada en alimentos naturales:

  • Legumbres.
  • Carnes.
  • Pescados.
  • Huevos.
  • Frutas.
  • Verduras.
  • Hortalizas.
  • Cereales sin gluten: arroz y maíz.

La alimentación de quienes padecen esta patología ha de estar basada en alimentos naturales.

personas y actos que estan obligados a inscribirse en el registro mercantil

  • Letargo
  • Demencia
  • Convulsiones
  • Temblores
  • Espasmos musculares y mialgia
  • Respiración de Cheyne-Stokes, un patrón de respiración alterada visto en casos de daño cerebral y el coma
  • Coma

A menudo, la gravedad y el tipo de síntomas están relacionados con la seriedad y la causa de la enfermedad o el daño cerebral. Por ejemplo, el daño hepático inducido por el alcohol (cirrosis alcohólica) puede dar lugar a temblores involuntarios en las manos (asterixis), mientras que la anoxia severa (falta de oxígeno) puede resultar en coma sin movimiento.

Otros síntomas pueden no ser tan graves y ser más localizados, como la parálisis de los nervios craneales, que resulta del daño a uno de los 12 nervios craneales que salen del cerebro; o ser muy sutiles y provocados por lesiones repetidas en el tejido cerebral, como la encefalopatía traumática crónica. Esta es causada por lesiones y contusiones sufridas frecuentemente por los jugadores de fútbol y otras personas que practican deportes de contacto. Puede causar lentos cambios con el tiempo, que no se diagnostican fácilmente, y conducir a la depresión crónica u otros cambios de personalidad con consecuencias para la vida.

Incluso los bebés y los niños pueden sufrir encefalopatía, así como los neonatos en el período prenatal si, por cualquier causa, se ve afectado el flujo sanguíneo del cerebro durante su desarrollo. La encefalitis de Rasmussen es una enfermedad rara observada en los niños, que posiblemente se deba al desarrollo de auto-anticuerpos, y que en caso de no ser tratada puede provocar serias convulsiones. Otra variante poco común de encefalopatía, que generalmente se desarrolla en personas más jóvenes, de 4 a 20 años aproximadamente, es el síndrome MELAS, por sus siglas en inglés, y se caracteriza por episodios tipo ictus, encefalopatía mitocondrial, y acidosis láctica, debido a la presencia de ADN defectuoso en las mitocondrias del paciente. Estos orgánulos son responsables de la conversión de energía dentro de las células.

El diagnóstico de la encefalopatía suele hacerse mediante pruebas clínicas realizadas durante el examen físico, como las pruebas de estado mental, pruebas de memoria y pruebas de coordinación, para documentar un estado mental alterado.

Por lo general, el diagnóstico se produce cuando el estado mental alterado acompaña otro diagnóstico primario como la enfermedad hepática crónica, insuficiencia renal, anoxia, o muchos otros diagnósticos.

En consecuencia, los médicos pueden utilizar varias pruebas diferentes al mismo tiempo para diagnosticar tanto la condición primaria, como la propia encefalopatía. Este enfoque para el diagnóstico es realizado por la mayoría de los médicos, debido a que muchos consideran que la encefalopatía es una complicación que se produce por un problema de salud subyacente. A continuación se listan algunas de las pruebas más utilizadas durante los exámenes de diagnóstico de las posibles causas primarias:

  • Recuento sanguíneo completo (infecciones o pérdida de sangre)
  • La presión arterial (presión arterial alta o baja)
  • Pruebas metabólicas (niveles sanguíneos de electrolitos, glucosa, lactato, amoniaco, oxígeno y enzimas hepáticas)
  • Medicamentos o niveles de toxinas (alcohol, cocaína, anfetaminas, entre otros)
  • Análisis de sangre y otros fluidos corporales (infecciones de muchos tipos)
  • La creatinina (función renal)
  • TC y MRI (edema cerebral, anomalías anatómicas o infecciones)
  • Ecografía Doppler (flujo anormal de la sangre a los tejidos o abscesos)
  • Encefalograma (daño cerebral o patrones anormales de ondas cerebrales)
  • El análisis de autoanticuerpos (demencia causada por anticuerpos que destruyen las neuronas)
  • Revisión de los medicamentos de la persona, ya que algunos medicamentos, por ejemplo, la ciclosporina, pueden ser responsables de los síntomas.

Se aclara que esta lista no es exhaustiva, y no todos los ensayos anteriores se deben hacer para llegar a un diagnóstico, generalmente el médico ordena pruebas específicas de acuerdo a los síntomas y la historia del paciente.

El tratamiento de la encefalopatía varía con la causa primaria de los síntomas y, en consecuencia, no todos los casos de encefalopatía se tratan de la misma forma.

A continuación se muestran algunos de los tratamientos recibidos de acuerdo a las condiciones primarias que presenta el paciente:

  • Anoxia a corto plazo (por lo general menos de dos minutos): la oxigenoterapia.
  • Anoxia a largo plazo: la rehabilitación.
  • Toxicidad del alcohol a corto plazo: líquidos intravenosos o ningún tratamiento.
  • El abuso crónico de alcohol (cirrosis o insuficiencia hepática crónica): lactulosa oral, dieta baja en proteínas, antibióticos.
  • Encefalopatía urémica (debido a la insuficiencia renal): corregir la causa fisiológica subyacente, diálisis, transplante de riñón.
  • Encefalopatía diabética: la administración de glucosa o la eliminación de la glucosa en sangre para tratar la hipoglucemia.
  • Encefalopatía hipo-o hipertensiva: medicamentos para aumentar o reducir la presión arterial.

La clave para el tratamiento de cualquier encefalopatía es entender la causa básica y por lo tanto diseñar un esquema de tratamiento para reducir o eliminar la causa.

Existe un tipo de encefalopatía que es difícil o imposible de tratar, la encefalopatía estática, un daño cerebral o estado mental alterado que es permanente. La mejor forma de proceder en estos casos es evitar más daños y ejecutar la rehabilitación para permitir que el individuo actúe a su nivel funcional más alto posible.

Las complicaciones de la encefalopatía pueden variar de ninguna a profundas alteraciones mentales que conducen a la muerte. Además, muchos investigadores consideran que la encefalopatía por sí sola es una complicación que surge de un problema de salud primario.

  • Encefalopatía hepática(edema cerebral con herniación, coma, muerte)
  • Encefalopatía metabólica(irritabilidad, letargo, depresión, temblores, en ocasiones el coma o la muerte)
  • Encefalopatía urémica(letargo, alucinaciones, estupor, espasmos musculares, convulsiones, muerte)
  • Encefalopatía de Hashimoto (confusión, intolerancia al calor, demencia)
  • Encefalopatía de Wernicke(confusión mental, pérdida de memoria, disminución de la capacidad para mover los ojos)
  • Encefalopatía límbica(pérdidas de memoria, sobre todo en la memoria a largo plazo, comportamiento variable, emocional y agitado, convulsiones, dificultad para controlar las extremidades, fatiga y problemas de visión)
  • Encefalopatía glicina(progresiva falta de energía, dificultades en la alimentación, un tono muscular débil, movimientos espasmódicos anormales y problemas con la respiración potencialmente mortales)
  • Encefalopatía hipertensiva (hipertensión severa, inflamación aguda del riñón o nefritis, y la disfunción cerebral)
  • Encefalopatía isquémica hipóxica(pérdida de la memoria, descontrol de los movimientos y aumentos en la frecuencia cardíaca)
  • Encefalopatía estática(parálisis cerebral, problemas de aprendizaje, retraso mental, autismo, retrasos del habla, déficit de atención, problemas de audición y la visión)
  • Encefalopatía espongiforme transmisible(deterioro de la función cerebral, incluyendo cambios en la memoria, cambios de personalidad y problemas de movimiento que empeoran con el tiempo)
  • Encefalopatía neonatal(reflejos frenados, tono muscular deficiente, mala alimentación, convulsiones y dificultad para respirar)

El pronóstico para un paciente con encefalopatía depende de las causas iniciales y, en general, la cantidad de tiempo que se necesita para invertir, detener o inhibir las causas. En consecuencia, el pronóstico varía de un paciente a otro y oscila entre la recuperación completa a un mal pronóstico, que a menudo conduce a un daño cerebral permanente o la muerte.

Este pronóstico muy variable está ejemplificado por los pacientes que reciben la encefalopatía de hipoglucemia. Si los pacientes con hipoglucemia son tratados ante los primeros signos de encefalopatía, por ejemplo, irritabilidad y confusión leve, la mayoría de ellos se recupera completamente. Los retrasos de horas o días en la corrección de la hipoglucemia pueden provocar convulsiones o coma, así como una recuperación parcial. Un largo retraso o múltiples retrasos en el tratamiento pueden llevar a un mal pronóstico, con graves daños cerebrales, el coma o la muerte.

Aunque los síntomas y el marco de tiempo varían ampliamente de paciente a paciente y de acuerdo con las causas iniciales de la encefalopatía, el pronóstico de cada caso por lo general sigue el patrón descrito anteriormente en el ejemplo hipoglucémico y depende de la extensión y la rapidez con la que se trata la causa subyacente.

Muchos de los casos de encefalopatía pueden prevenirse. La clave para la prevención es detener o limitar la probabilidad de desarrollar cualquiera de las causas que la provocan. Cuando una persona desarrolla una encefalopatía, mientras más rápido se trate la causa subyacente, más probable será evitar una encefalopatía severa.

  • Encefalopatía diabética: Siga su plan prescrito de tratamiento para la diabetes, incluyendo las mediciones de glucosa.
  • Encefalopatía hepática: Evite la intoxicación por alcohol, sobredosis de drogas y las inyecciones intravenosas de drogas ilegales.
  • Encefalopatía anóxica: Evite la asfixia con alimentos. Evite comportamientos peligrosos que puedan conducir a traumatismos cervicales y en la cabeza. Evite la exposición al monóxido de carbono.
  • Encefalopatía hipertensiva: Controle su presión arterial, tome los medicamentos antihipertensivos como se indica y no detenga el tratamiento ni lo cambie sin consultar a un médico.
  • Encefalopatía infecciosa: Evite el contacto físico con las personas que están infectadas con microorganismos que pueden causar encefalopatía, tales como N. meningitidis o Shigella.
  • Encefalopatía urémica: No evite la diálisis programada si ese fuera su caso. Tome todos los medicamentos según las indicaciones y obtenga evaluaciones frecuentes de su estado mental.

Los métodos para la prevención de la encefalopatía son casi tan numerosos como las causas subyacentes, sin embargo, algunos casos de encefalopatía no se pueden prevenir, como la congénita o la encefalopatía traumática accidental.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “Encefalopatía. La guía completa”.
Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer: Las causas, síntomas, diagnóstico, tratamientos, complicaciones y prevención de cada uno de los tipos de encefalopatías.

El hígado graso no alcohólico o esteatosis hepática se asocia a los trastornos metabólicos. La inflamación del hígado, unida a los depósitos de grasa en este órgano, ocasiona una enfermedad silenciosa que da síntomas sólo en las etapas avanzadas.

Según explica a Infosalus el doctor Manuel Romero, experto de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) y jefe de servicio de Aparato Digestivo del Hospital Nuestra Señora de Valme (Sevilla), en el hígado se producen y almacenan productos intermedios (lípidos, azúcares y proteínas) básicos para la mayoría de funciones vitales y es un órgano que participa también en la desintoxicación del organismo.

Los trastornos metabólicos condicionan la enfermedad hepática. Pacientes diabéticos (7% población), obesos (15%-20% población) y con alteraciones en el metabolismo lipídico tienen más riesgo de sufrir enfermedad hepática aunque también existe un pequeño grupo de pacientes que no tienen estos factores y que tampoco toman alcohol y que sin embargo pueden llegar a desarrollar la enfermedad.

Según explica el doctor Romero, cuando a un exceso de grasa existente en el hígado se une la inflamación de este órgano se produce la enfermedad, lo que se denomina esteatosis hepática o hígado graso no alcohólico. "La sola existencia de grasa no supone que exista enfermedad, tiene que existir también inflamación", aclara el facultativo.

La prevalencia del hígado graso en la población está entorno al 20%-30%, lo que supone que 1 de cada 5 españoles lo padece. El hígado graso es muy frecuente ya que se diagnostica de forma rápida y sencilla con una prueba diagnóstica de ecografía en la que el hígado aparece brillante. Sin embargo, sólo en el 10% de estas personas el hígado graso presenta además inflamación y por tanto enfermedad.

Romero llama la atención ante el hecho de que al ser un porcentaje reducido el de personas con hígado graso que presentan inflamación, la dolencia se considera poco habitual cuando en realidad la enfermedad se da en un 2% de la población general. La detección de la inflamación es complicada ya que requiere una biopsia hepática que supone una intervención invasiva para el paciente.

"Este 2% de la población que padece esteatosis hepática está en riesgo de desarrollar cáncer, cirrosis y necesitar un trasplante de hígado", alerta Romero, que apunta que en las listas estadounidenses que recogen las principales causas por las que se requiere un trasplante de hígado, el hígado graso con inflamación ya se encuentra como causa principal.

"Hay que crear concienciación sin generar alarmismo ya que la mayoría de pacientes no padece la enfermedad pero hay que detectar los casos en los que existe el trastorno. Para ello población, médicos, políticos y medios deben ser conscientes de que es una enfermedad hepática que está desplazando a la hepatitis C, pues ésta se está consiguiendo controlar", apunta Romero, catedrático de Medicina de la Universidad de Sevilla.

El desarrollo de esteatosis hepática se ha asociado además a tres aspectos clave:

- El componente genético: se ha asociado una mutación en el gen de la adiponutrina a la predisposición a padecer el trastorno.

Seguramente estarás pensado que emborracharse es imposible sin consumir bebidas alcohólicas. Pero si padeces el síndrome de autodestilación, puedes ir ebrio sin ingerir ni una sola gota de alcohol. Ahora es cuando se te pasa por la cabeza lo barata que te podría salir la noche del sábado ¿me equivoco?

Es posible que a alguien le parezca divertido ir con el “puntillo” sin haber gastado ni un solo euro, pero ¿y vivir en una resaca constante? Tener mareos, náuseas, dolor de cabeza, etc. a diario no debe ser agradable. Éstos son algunos de los síntomas que sufren las personas que padecen esta enfermedad rara denominada síndrome de autodestilación.

Dicha enfermedad surge por un exceso de levadura en el intestino, que hace que este hongo transforme los hidratos de carbono y azúcares ingeridos en alcohol, y sean liberados en el torrente sanguíneo. Todos tenemos algo de levadura en el intestino, pero en cantidades muy pequeñas. Cuando comemos alimentos con azúcares o hidratos de carbono, aunque una parte se transforme en alcohol, el hígado elimina esta mínima dosis de alcohol, evitando así el estado de embriaguez.

Como en la mayoría de las enfermedades alimentarias raras, no existe un tratamiento que cure dicho trastorno. Lo único que pueden hacer los afectados por esta enfermedad es adaptar su dieta y evitar aquellos alimentos que contengan azúcares e hidratos de carbono.

Algunos pacientes han reconocido que padecer el síndrome de autodestilación ha alterado su ritmo de vida. Se ve reducido el rendimiento en las actividades cotidianas que se llevan a cabo, afectando a la vida laboral, social y personal.

Estar bajo los efectos del alcohol constantemente puede afectar a todo aquello que hagamos. Por ejemplo, si necesitas coger el coche para hacer la compra, puede que te resulte imposible realizarla.

Los afectados por el síndrome de autodestilación suelen vigilar continuamente su tasa de alcoholemia para controlar los efectos de su enfermedad. La manera más rápida y cómoda para determinar la concentración de alcohol en sangre que tiene el afectado, es realizar un test de alcoholemia mediante el uso de un alcoholímetro. Así podrán controlar los niveles de alcohol y determinar, por ejemplo, si pueden conducir o no.

El uso de los alcoholímetros tiene como objetivo determinar la tasa de alcoholemia de la persona sometida a la prueba. Pero después de leer este blog, verás que existen distintas utilidades muy interesantes.

Los alcoholímetros utilizados por personas que sufren el síndrome de autodestilación, tienen que ser dispositivos de calidad que tengan una gran sensibilidad para medir valores muy bajos de alcohol en sangre.

Los alcoholímetros recomendados para estas prácticas que requieren una elevada precisión, son los alcoholímetros profesionales.

El hecho de poseer un alcoholímetro puede ser útil para cualquier persona que conduzca, porque “mejor prevenir que curar”. Nunca está de más conocer su tasa de alcoholemia, para determinar si se encuentra bajo los efectos del alcohol y si puede conducir o no. Pero además, este dispositivo toma una gran relevancia para las personas afectadas por la enfermedad mencionada, haciéndose su uso imprescindible.

Existe una buena parte de la población, que cree que el alcohol en bajas dosis o con moderación, en especial cuando proviene de bebidas fermentadas tipo vino o cerveza tiene un efecto beneficioso para la salud.

No niego que determinados aspectos de nuestro nivel de salud puedan verse beneficiados por este tipo de consumo de bebidas alcohólicas, pero considero que sería injusto el tener en cuenta sólo estos beneficios sin prestar atención al mismo tiempo a los posibles riesgos. A fin de cuentas cuando se consume cualquier bebida alcohólica lo hacemos –siempre refiriéndome al terreno de la salud- para lo supuestamente bueno y también, indefectiblemente, para lo potencialmente malo.

Para todos aquellos que aun duden de los efectos de las bebidas alcohólicas, sean las que sean, en el conjunto de la salud les recomendaría que echaran un vistazo a un reciente documento de la Organización Mundial de la Salud (Alcohol in the European Union. Consumption, harm and policy approaches) que lamentablemente sólo está en inglés y que aborda de pleno las consideraciones salutíferas del alcohol, entre otros aspectos. He tenido el interés de haceros un breve resumen de algunos aspectos que me han parecido interesantes dentro de los respectivos apartados. Espero que al menos sirva para que aquellas personas más fundamentalistas con respecto a las alegaciones positivas en el consumo de bebidas alcohólicas se replanteen algunas cuestiones.

El consumo de bebidas alcohólicas es una de las tres prioridades más importantes en el ámbito de la salud pública en el panorama mundial. A pesar de que sólo la mitad de la población lo consume, el alcohol como factor de riesgo a escala global es la tercera causa de enfermedad y de muerte prematura tras el bajo peso al nacer y el sexo sin protección. En Europa, el alcohol es también el tercer factor de riesgo en relación con la salud y la mortalidad, por detrás sólo del tabaco y la hipertensión arterial. […]

Con independencia de que sea una droga capaz de generar dependencia, el consumo de bebidas alcohólicas se ha asociado de forma convincente con cerca de 60 tipos diferentes de enfermedades y circunstancias no deseables, incluyendo lesiones mentales y trastornos del comportamiento, afecciones gastrointestinales, cánceres, enfermedades cardiovasculares, trastornos inmunológicos, enfermedades pulmonares, enfermedades óseas y musculares, trastornos reproductivos y daños perinatales, incluyendo un mayor riesgo de alumbramientos prematuros y de bajo peso al nacer (enlace) […]

Aunque se ha demostrado un pequeño efecto protector entre el consumo ligero y moderado de alcohol sobre las enfermedades isquémicas, su consumo ha de considerarse como abrumadoramente tóxico para el sistema cardiovascular.

En 2007, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer concluyó que existía una relación causal entre el consumo de alcohol y distintos tipos de cáncer: cavidad oral, faringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama (enlace 1 y enlace 2). Todos estos tipos de cáncer mostraron una relación dosis-respuesta, es decir, el riesgo de cáncer aumenta de manera constante (enlace). La fuerza de esta relación con niveles de consumo medio de alcohol varía sensiblemente para los diferentes tipos de cáncer. […] Entre los mecanismos causales identificados para algunos tipos de cáncer, el efecto tóxico parece provenir del acetaldehído, un metabolito fruto de la degradación del alcohol.

La relación entre consumo de bebidas alcohólicas y diversos trastornos cardiovasculares es negativa, y este extremo está respaldado de forma contundente en especial con la enfermedad hipertensiva (enlace), el accidente cerebrovascular hemorrágico (enlace) y la fibrilación auricular (enlace). Para la enfermedad isquémica y el accidente cerebrovascular isquémico, la relación es más compleja. En cuanto al consumo crónico de bebidas alcohólicas, este está asociado claramente con resultados adversos cardiovasculares (enlace).

Por su parte, el consumo ligero a moderado parece tener un efecto protector en las enfermedades isquémicas (enlace). Este efecto resulta ser igual para las personas que sólo beben cerveza o sólo vino (enlace). Sin embargo, cada vez con más pruebas que lo respalden, este efecto sobre algunas enfermedades cardiovasculares parece que puede deberse a factores de confusión (enlace), apuntando la idea de que el consumo bajo o moderado de alcohol debe ser considerado más como un indicador de buena salud y una mejor posición social que una causa de la mencionada buena salud (enlace). En cualquier caso, el efecto protector desaparece totalmente cuando los consumidores realizan, un consumo excesivo de alcohol aunque sea una vez al mes (enlace). Además no hay ningún efecto protector para los más jóvenes, para quienes cualquier dosis de alcohol aumenta el riesgo de eventos isquémicos (enlace). En cuanto a las personas mayores, la reducción del riesgo de fallecimiento por enfermedad isquémica se obtiene de forma mucho más efectiva mediante la realización de actividad física y con una dieta más saludable que tomando una bajas cantidades de alcohol (enlace). […]

Después de esto que cada uno asuma su responsabilidad a la hora de recomendar el consumo de la cantidad que se quiera de cualquier bebida alcohólica por motivos de salud. Yo desde luego lo tengo claro: por motivos de salud, cuanto menos mejor.

Evidentemente, y siendo conocedores ya de los riesgos que tiene sobre la salud el consumo de bebidas alcohólicas (y no antes) se podrán considerar los aspectos sociales, culturales e incluso gastronómicos de su uso.

Nota: La mayor parte de esta entrada (aquella parte del texto en cursiva) es una traducción personal del mencionado documento de la OMS. Insisto que quien quiera revisarla tiene a su disposición el texto original en este enlace.

Aparte de los efectos sobre la salud, no entiendo por qué gusta tanto beber. A mí el alcohol me sabe horrible.

a ver si el próximo día hablas de las antenas de telefonía, por ejemplo. o del azúcar o de la leche.
o de los aditivos del tabaco.

Ésta claro que el alcohol ostenta un puesto muy alto en el ranking de drogas peligrosas solo superado por viejos conocidos como la Heroina y la Cocaina. Me meo de la risa cuando algún viejo me dice que las drogas son malas, que él solo consume alcohol.
La gente parece desconocer que el alcohol es una DROGA DURA; la única con un síndrome de abstiencia que puede causar la muerte y con un índice de adicción muy elevado. Además es de lejos causante de muchos más problemas sociales y de salud que viejos conocidos como el cannabis o los enteógenos.
No voy a preguntar por qué el alcohol es legal; de sobra se la respuesta.
Lo que me parece absurdo y reivindico desde aquí es la prohibición de alcaloides que no son susceptibles de abuso o que están consideradas DROGAS BLANDAS mucho menos peligrosas que el alcohol por la OMS.

> A mí el alcohol me sabe horrible.
Sí, creo que el Viña Tondoña o el Vega Sicilia saben a mierda.

Estoy totalmente de acuerdo, con el comunicado y posterior comentario, sobre el alcoholismo y sus consecuencias.
Yo soy un alcoholico, desde los 13 años, en la actualidad tengo 65 y he bebido de todo tipo de bebidas alcoholicas, en la actualida tengo lagunas de memoria, y estoy en procedimiento de una revisión de mi aparato digestivo, que no se lo que ocurrira, espero que todo salga bien.
Aparte, hace mas de un año, me diagnosticarón una protatitis que no se si sera producida por el abuso del alcohol.
Habiendo pasado, por centros rehabilitadores, como Alcoholicos Anonimos, Alcoholicos rehabilitados y otras asociaciones y consumiendo, la medicación Antabus y Colme, no dejo de beber, se que algun dia padecere un delirio tremens ó cualquier otra enfermedad que me llevara hacia el que creo las vides.
Me sirvio de mucho, las asociaciones de rehabilitación, pero donde vivo, la unica asociacón que tengo en el vino, ¿maldita sea?, esta puñetera aficción a este elemento, en que a veces, estoy bien si paso de el y otras soy una piltrafa, agarrandome a el. De mi parte a la persona que ha hecho este comunicado, quisiera mandarle un saludo.

joder que coñazo de informe o de articulo o de lo que mierda sea esto, se te quitan las ganas de beber … menudo amargamiento… a vivir que son dos dias!

Miles de sustancias matan y crean efectos, solo que no se estudian ni se publicitan tanto sus efectos:

Que el alcohol es malo, es relativo, una copa de vino (a ver entendamonos, no hasta arriba del vaso) genera más beneficios positivos que negativos, por lo que no se puede considerar mala.

Una forma de prevenir estos problemas es llevar una vida sana, ejercitándose regularmente y con una alimentación equilibrada, rica en carbohidratos integrales, grasas buenas y proteínas magras.

Los cambios en el hígado se pueden detectar inicialmente mediante un análisis de sangre que evalúa las sustancias producidas por ese órgano.

En la presencia de valores alterados que indiquen que el hígado no está funcionando bien, el médico puede pedir exámenes complementarios como ultrasonido, tomografía, elastoma hepática, resonancia magnética o una biopsia.

Sin embargo, es importante destacar que no siempre la grasa en el hígado causa cambios en los exámenes de sangre, lo que puede retrasar el diagnóstico de la enfermedad hasta que el paciente haga una ecografía para investigar otros problemas.

No existe un medicamento que solo pueda sacar la grasa del hígado. El tratamiento para el hígado graso se realiza principalmente con cambios en la alimentación, la práctica regular de ejercicios físicos y la eliminación del consumo de alcohol.

Además, también es necesario perder peso y controlar enfermedades que empeoran el problema, como diabetes, hipertensión y colesterol alto. En general, reduciendo un 7% del peso corporal ya puede traer buenos resultados.

Los nutrientes colina y betaína (que poseen propiedades antinflamatorias, y se los puede encontrar en huevos, legumbres, o leche) parecen ayudar al hígado a enviar los triglicéridos a la corriente sanguínea, evitando así la acumulación de estas células en el hígado, que es el inicio de la esteatosis.

Las fuentes alimentarias de colina y betaína son:

  • Quinoa
  • Beterraba
  • Espinaca
  • Harina y germen de trigo
  • Huevo

Evite exagerar en las cantidades de carbohidratos y prefiera siempre los integrales. Incluir buenas fuentes de fibra en la alimentación es fundamental, ya que controlan la velocidad de absorción de la glucosa.

Las fibras están presentes en:

  • Cereales (trigo, avena, quinoa, amaranto, arroz, etc)
  • Legumbres y verduras (principalmente en los de hoja como lechuga, rúcula, berro, etc.)
  • Leguminosas (frijoles, guisantes, lentejas, soja), en la cáscara de las frutas y en semillas como linaza y chia.

Priorice la grasa vegetal y no exagere en las cantidades de ese nutriente. Haga actividad física con frecuencia, pues nuestra mayor fuente de energía son los triglicéridos.

Al quemar los triglicéridos, usted evita la acumulación de ellos en el cuerpo, y en el hígado.

Siguiendo el tratamiento adecuado, el paciente tiene altas probabilidades de revertir el cuadro de grasa en el hígado o al menos estabilizarse.

Los casos en que la enfermedad ha evolucionado a cirrosis pueden ser controlados antes de que el hígado sea completamente atacado. Por eso la importancia del diagnóstico precoz.

El hígado puede verse afectado por varias enfermedades diferentes, entre las más comunes podemos citar las hepatitis, cirrosis, esteatosis (hígado graso) y cáncer.

Muchas de las enfermedades hepáticas (enfermedades del hígado) comparten síntomas en común, pues a pesar de tener orígenes distintos, acaban comprometiendo las mismas funciones del órgano.

Debemos recordar que el hígado tiene básicamente tres funciones: la de depurar nuestra sangre, eliminando toxinas y células que se han vuelto inútiles; la de ayudar a sintetizar los carbohidratos y lípidos, lo que tendrá total influencia sobre la capacidad del organismo de evitar hemorragias; y la de almacenar sustancias tales como la vitamina A, D, K y E, básicas para proporcionar energía al cuerpo.

En este artículo vamos a abordar cuáles son los principales síntomas de hígado graso, que indican problemas en este importantísimo órgano de nuestro cuerpo. Pero, por supuesto, el diagnóstico sólo puede ser hecho por su médico.

La grasa en el hígado, también llamada esteatosis hepática, se presenta cuándo células de grasa comienza a infiltrarse en las células del hígado (triglicéridos).

Es normal tener un poco de grasa en este órgano, pero cuando más del 5 a 10% de él está compuesto de grasa, el cuadro debe ser tratado.

Con el tiempo, tener un hígado graso puede causar un proceso de inflamación en el cuerpo llamado de esteato-hepatitis, que, si no se identifica y es tratado a tiempo, puede evolucionar a la cirrosis.

Por suerte, este cuadro es reversible con cambios en su estilo de vida que, seguramente, serán recomendados por su médico.

Los primeros signos y síntomas que indican problemas en el hígado, son el dolor abdominal del lado derecho y también la hinchazón de la barriga.

Además de estos síntomas, su piel y ojos pueden tomar un color amarillento y su orina puede ser más oscura.

Los pacientes sienten fatiga y una molestia abdominal. El hígado puede aumentar de tamaño ligeramente, pudiendo ser detectado por un médico durante un examen físico.

Los síntomas de grasa en el hígado aparecen cuando surgen complicaciones como la inflamación del órgano.

Puede ser detectado en exámenes de ultrasonografía del abdomen. Conforme el cuadro evoluciona, es posible notar síntomas de hígado graso como:

En casos graves, cuando las funciones del hígado empiezan a comprometerse, empiezan a aparecer síntomas como:

  • Ictericia
  • Heces sin color
  • Cambios en la coagulación
  • Cambios del sueño
  • Confusión mental
  • Temblores
  • Aumento rápido del volumen abdominal
  • Hinchazón de los miembros inferiores
  • Arañas vasculares.