general san martin actos escolares

Fumar no sólo es "un hábito". También es una drogadicción, ya que el hecho de fumar tabaco cumple con todos los criterios que definen al consumo de una sustancia como tal: existencia de tolerancia, dependencia, síndrome de abstinencia en ausencia de la misma, comportamiento compulsivo, etc. La máxima responsable de todo esto es la nicotina, sustancia con un gran poder de adicción similar al de otras drogas como la heroína o cocaína.

EL TABACO INCREMENTA UN 35% EL RIESGO DE CÁNCER DE RIÑÓN

EFECTOS DEL CIGARRILLO SOBRE LOS DIFERENTES ÓRGANOS Y SISTEMAS

El Cigarrillo sobre el Sistema Nervioso Central.-

El monóxido de carbono reduce la cantidad de oxígeno que llega a los órganos. Esa disminución del oxígeno puede tener consecuencias graves como ataques cardíacos o derrames cerebrales.

Enfermedad Cerebrovascular: Se debe a una falta de llegada de sangre transitoria o definitiva de una porción de la masa cerebral que causa los conocidos cuadros de hemiplejia, apoplejía, paraplejías, paresias, etc. La causa de estos cuadros es la ateroesclerosis, estenosis y trombosis de las arterias que irrigan el cerebro, que sufren el mismo proceso de oclusión descrito en las arterias coronarias.

El Cigarrillo sobre el Sistema Digestivo.-

La nicotina tiene un efecto poderoso en el estómago, que genera dificultades de la digestión. También incrementa la secreción de ácido clorhídrico por ese órgano, incrementando la posibilidad de sufrir acidez.

Los fumadores son más susceptibles a sufrir las úlceras gástricas y duodenales. La nicotina reduce los niveles de vitamina C, por esto las heridas tardan más en curarse.

El Cigarrillo sobre el Sistema Respiratorio.-

El tabaco también afecta las vías respiratorias. La nicotina impide el movimiento de los cilios. Los cilios respiratorios son diminutos pelos que cubren la parte interna de nuestros pulmones.

Gracias a su movimiento en ondas transportan partículas indeseadas a lo largo de la superficie del revestimiento mucoso.

Los cilios respiratorios son responsables de ayudar en la tarea de filtrado del polvo y otras sustancias del aire inhalado.

Al fumar la función de los cilios se va deteriorando y por esto, los fumadores contraen resfriados e infecciones respiratorias más fácilmente.

El hábito de fumar tiene una relación directa con la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica que en etapas avanzadas tiene altísima mortalidad por insuficiencia respiratoria. También el fumador esta expuesto en mayor medida a la Bronquitis Crónica, por el efecto irritante de los componentes del tabaco al entrar en contacto con las células bronquiales. Esto predispone a padecer infecciones bacterianas y por supuesto, cáncer. También esta expuesto a mayores procesos inflamatorios nasales, de garganta y otras infecciones respiratorias.

El Cigarrillo sobre el Sistema Circulatorio.-

El tabaquismo tiene repercusión en las arterias de mediano y pequeño calibre que son las encargadas de distribuir sangre por todo el organismo, por lo que la afección de este sistema (árbol cardiovascular) repercute en todos los órganos nobles del cuerpo, de tal manera surgen las siguientes enfermedades cardiovasculares:

Infarto o Angina de Pecho: El aumento de la constricción de las arterias (espasmo) y de la agregación plaquetaria (acumulación de células que favorecen a la formación del coágulo) predisponen a la aparición de estos problemas en la circulación de las arterias coronarias. La liberación de sustancias que aceleran el corazón y suben la presión en el contexto de un corazón enfermo predispone a la aparición de muerte súbita. Por esta razón no es posible hacer un pronóstico de vida confiable en aquellos pacientes fumadores, aun cuando sus exámenes de laboratorio o instrumentales sean normales

ADVERTENCIAS E IMÁGENES PREVISTAS EN LA RESOLUCIÓN DE LOS EMPAQUES DE CIGARRILLOS EN VENEZUELA

El Cigarrillo sobre La Piel.-

Los efectos perjudiciales del consumo de tabaco no le son ajenos a la piel, la cual sufre de un ataque directo e indirecto de los elementos tóxicos del tabaco.

La piel sufre las consecuencias del tabaquismo, no sólo con enfermedades graves, sino también con aquéllas que afectan a su estética. Arrugas prematuras, cabello reseco y piel seca es el precio que cobra el tabaco a hombres y mujeres fumadores.

El humo del tabaco genera una gran cantidad de radicales libres, elementos químicos que dañan las membranas de la células, llegando a destruir y mutar su información genética, afectando también las arteriolas de dermis y epidermis que compromete la irrigación y nutrición por la sangre. Esta situación condiciona el surgimiento de enfermedades, el envejecimiento prematuro de la piel y la destrucción de los tejidos cutáneos del rostro.

El tabaco lesiona la piel de todo el cuerpo siendo esto más manifiesto en la cara, porque se suman los efectos de los rayos ultravioletas del sol. En pocas palabras, el tabaquismo provoca el envejecimiento prematuro en la piel que acusa más a las mujeres, debido a las características de su piel, que suele ser más delicada que la de los hombres.

Entre las alteraciones en la piel inducidas por el hábito de fumar contamos:

§ Piel deshidratada y atrófica

§ Cabello reseco y quebradizo

§ Dificultad en cicatrización

§ Alteraciones en la estética bucal

El Cigarrillo sobre la Impotencia.-

El tabaquismo es uno de los hábitos mas antiguamente implicados como responsable de disfunción eréctil (dificultad en la erección). El efecto de la nicotina sobre el tejido eréctil es constrictor (las arterias se cierran), tanto a nivel del músculo liso cavernoso con la consiguiente dificultad para distenderse durante la fase de tumescencia, como a nivel vascular con disminución de la dilatación de las arterias, necesaria para aumentar el flujo sanguíneo al interior del cuerpo cavernoso (músculo del pene). Estudios realizados mediante eco doppler color permitió evidenciar la reducción del calibre de las arterias cavernosas. El fumar más de 7 cigarrillos por día genera efectos vasoconstrictores sobre las arterias peneanas, además de potenciar la arteriosclerosis. El paciente fumador presenta impotencia 50% más que el paciente no fumador y el 70% de los hombres impotentes son fumadores.

EFECTOS DEL CIGARRILLO SOBRE LA DESCENDENCIA.-

Las mujeres fumadoras entran a la menopausia aproximadamente 5 años antes que las no fumadoras. El cigarrillo y la nicotina pueden alterarla cantidad de hormonas relacionadas con la función reproductiva. Los hombres fumadores tienen reducida la movilidad de sus espermatozoides. Las mujeres tienen más riesgos de sufrir osteoporosis.

El estudio indica que un simple cigarrillo al día reduce las probabilidades de la mujer de quedar embarazada y aumenta por el contrario las de sufrir un aborto.

EFECTOS DEL CONSUMO DE DROGAS SOBRE EL ORGANISMO.-

Se estimula el Sistema Nervioso Simpático, generando el aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial, y por lo tanto aumenta el consumo de oxígeno por el corazón. El transporte de oxígeno por la sangre se halla dificultado, ya que el monóxido de carbono incorporado por el cigarrillo lo desplaza de la hemoglobina que es el transportador de estos gases. Constricción de las arterias coronarias y de todo el organismo por sustancias (prostaglandinas, vasopresinas, catecolaminas) estimuladas por el cigarrillo, sobre todo en los vasos con lesiones ateroescleróticas. La alteración de la circulación es un temible efecto pues también repercute en los vasos periféricos con el consiguiente aumento de la presión sanguínea y el trabajo cardíaco. Aumento de la actividad de las plaquetas, lo que facilita un fenómeno favorecedor de la formación de trombos que causa infarto de miocárdio o formas severas de angina de pecho. Liberación de catecolaminas por la médula adrenal con una rápida producción de arritmias cardíacas graves, algunas causantes de muerte súbita en pacientes coronarios. Reducción de la capacidad de la sangre para disolver sus propios coágulos (fibrinolísis). Modificación del transporte de lipoproteínas con tendencia a aumentar el colesterol sanguíneo.

actos escolares formas 1

* Evita las grasas saturadas o en mal estado. Estas grasas insalubres pueden dañar el hígado con los cambios característicos de un “hígado obeso” similar a aquel de los consumidores de alcohol.

Muchas personas preocupadas por su línea intentan llevar una dieta completamente libre de grasa, aunque, si esto se practica durante más de cuatro semanas, empezaran a aparecer síntomas de deficiencia de ácidos grasos. Es más, las funciones del hígado y del metabolismo se ralentizarán y conducirán a un fácil aumento de peso.

Los síntomas de deficiencia de ácidos grasos son: piel seca e irritada, eczema, pérdida de cabello, dolor articular, fertilidad reducida, incremento de la distracción, depresión y pérdida de memoria, lento índice metabólico con aumento de peso, reducción de las funciones inmunológicas, desequilibrio hormonal, degeneración del hígado, fatiga, problemas circulatorios, enfermedades degenerativas, adelanto del envejecimiento y alto porcentaje de triglicéridos.

Los mejores vegetales para el hígado son la zanahoria y la remolacha (betabel) ya que contienen antioxidantes incluyendo el betacaroteno, otros carotenoides y flavonoides curativos que dan color a estos vegetales. Estas verduras antioxidantes tienen un efecto limpiador y curativo para el hígado.

Qué comer cuando el hígado está “tocado”

* Frutas y verduras crudas (o en jugos) ricos en vitaminas C (cítricos, fresas, piña, kiwi, col, perejil…) y A (zanahorias, pimientos…)

* Hidratos de carbono compuestos como los procedentes en cereales integrales (trigo, avena, pan integral), patatas, frutas (especialmente las uvas), y verduras) para que el hígado pueda aumentar su reserva de azúcares

* Pescados blancos a la plancha o al vapor y algas wakame y espirulina por su riqueza en vitamina B12
* Carnes magras a la plancha, asadas sin grasa o al vapor.

* Alimentos ricos en folatos como las verduras de color naranja y verde oscuro (zanahorias, tomates, acelgas), el aguacate, el pan de centeno y la levadura de cerveza

* Aceite de pescado porque es rico en vitamina K
* Aceite de oliva virgen, siempre crudo, aliñando ensaladas y verduras, ya que es un verdadero remedio terapéutico para el hígado.

* Ensaladas de, rábanos, diente de león, apio, perejil, tomate, cebolla cruda, pimiento rojo, escarola, lechuga

Con moderación

* Grasa saturada de origen animal o vegetal.
* Huevos (nunca fritos) y salsas o postres que los contengan (mahonesas, natillas, flan…)
* Lácteos enteros (es mejor tomarlos desnatados).

* Café, cacao y otras bebidas excitantes
* Dulces, pastelería y alimentos azucarados
* Nueces, almendras, avellanas, aceitunas, mantequilla, manteca, aceite y quesos muy grasos

* Pescados grasos
* Fruta poco madura o verde
* Col, coliflor, guisantes, espinacas, acedera y tomates.

Alimentos no permitidos

* Bebidas alcohólicas y gaseosas
* Especias fuertes, especialmente pimienta, clavo, mostaza y vinagre
* Cocidos grasos y muy condimentados

* Carne de caza
* Charcutería y embutidos en general
* Fritos y salsas grasas
* Churros, buñuelos, croisants

Incluye en tus ensaladas

* Rábanos
Descongestionan y desintoxican el hígado al favorecer el vaciado de la bilis. Se pueden añadir crudos a la ensaladas o tomar cada día un vaso de jugo fresco de rábano, endulzado con miel, antes de las comidas.

* Alcachofas
Tienen un efecto regenerador del hígado gracias a su contenido en cinarina, un bioflavonoide. Además de tomar alcachofas como verdura, para gozar de sus ventajas terapéuticas hay que tomar infusiones de sus hojas y tallos. El jugo fresco de la alcachofa resulta también muy terapéutico y se puede preparar licuando las hojas y tomando un vaso en cada comida.

En vez de tirar las hojas más duras y los tallos, se puede preparar una infusión con 100 g de hojas y tallos de alcachofas por litro de agua. Hay que tomar 3 tazas al día.

* Cardo mariano
Contiene una sustancia llamada silimarina que tiene el poder de regenerar las células hepáticas. Aunque lo habitual es tomarlo en infusión, o en comprimidos de extracto seco, las hojas tiernas y sin espinas del cardo mariano se pueden añadir a las ensaladas.

* Remolacha roja
Ya que aumenta el flujo de bilis y favorece la eliminación de los productos tóxicos del hígado.

Recomendados suplementarios

* Diente de león
Diurético y depurativo por excelencia, el diente de león está muy indicado en las insuficiencias hepáticas ya que es colerético y colagogo a la vez. Sus hojas tiernas se pueden tomar en ensaladas aliñado con aceite y limón. También se pueden licuar sus hojas y raíces y tomar 3 cucharadas de este jugo antes de cada comida.

* Cardo mariano o lechero: El cardo contiene una de las más potentes sustancias depurativas y protectoras del hígado. Se trata de la similarina, una sustancia que estimula la función hepática e inhibe los factores nocivos del hígado. Esta sustancia previene los daños provocados por los radicales libres gracias a sus propiedades antioxidantes.

* Lecitina: ayuda al hígado a metabolizar las grasas y reduce el nivel de colesterol.
La alfalfa y las hojas de cebada dan al hígado una inyección de clorofila que actúa tanto como tónico, como limpiador del hígado.

* Alga Spirulina: Las algas marinas son siempre un aliado de primera línea ya que tienden a captar los tóxicos y favorecen su eliminación de nuestro cuerpo. Alcalinizan nuestro PH sanguíneo, que en las depuraciones siempre se vuelve muy ácido, por las toxinas que se están eliminando y nos garantiza muchos nutrientes. La spirulina son de las más eficaces.

* Evita todo tipo de bebida alcohólica
* Evita los alimentos dulces y especiados.

Tener en cuenta todos estos aspectos, evitara la sobrecarga hepática, para que así el hígado funcione normalmente, sin poner en peligro nuestra salud y calidad de vida.

La cirrosis del hígado está causada por la cicatrización progresiva como resultado de la enfermedad del hígado u otras afecciones tales como la hepatitis crónica o el abuso de alcohol.

actos oficiales 25 de mayo

La pirámide de los alimentos proporciona una información gráfica de las diferentes elecciones de cada grupo de alimentos. Si la alimentación es variada se garantiza la ingesta de vitaminas y minerales necesarios para la correcta función del organismo. En ocasiones las náuseas, los vómitos o la pérdida de apetito producidos por el tratamiento de la hepatitis C hacen difícil ingerir los nutrientes que se necesitan. Hay que consultar con el médico la necesidad de un suplemento vitamínico. No se debe ingerir un suplemento vitamínico sin la prescripción del médico, ya que el exceso de algunas vitaminas puede ser perjudicial para el hígado.

La única y principal recomendación es beber mucha agua. Si no existe una restricción de líquidos en su alimentación, se recomiendan 8 a 12 vasos grandes de agua cada día. Si hay vómitos, hay que beber más líquido para compensar la pérdida de líquidos por el vómito. No se recomiendan las bebidas con cafeína, alcohol o azúcar, ya que predisponen a la deshidratación.

En algunos pacientes, la adicción de una rodajita de limón y una cucharadita de miel al agua, les permite beber más líquidos cada día.

Intentar evitar los efectos secundarios de la enfermedad y su tratamiento

La hepatitis C y su tratamiento pueden hacer difícil una alimentación adecuada. Las náuseas, los vómitos, la diarrea y la pérdida del apetito pueden hacer que el paciente no coma o coma muy poco. He aquí algunas sugerencias que pueden ayudar a aliviar estos efectos secundarios:

Identificar los desencadenantes. El olor, el sabor e incluso pensar en algunos alimentos pueden hacer que el paciente se encuentre peor. Una vez identificados hay que intentar evitarlos.
Llevar un diario de los alimentos que se comen. Así se pueden identificar alimentos que sientan bien y que sientan mal. Esto puede ayudar a mejorar la alimentación diaria y mantener los niveles apropiados de calorías y nutrientes diarios.
Comer platos menos abundantes. Con frecuencia, comiendo raciones más pequeñas se facilita la digestión de los alimentos y se alivia la sensación de plenitud o la producción de gases.
Evitar los alimentos ricos en grasa. Suelen producir molestias digestivas. Es mejor cocer los alimentos que freírlos.
No comprar alimentos no recomendables. Es más fácil resistirse a comer un alimento no recomendable si no lo hay en casa.
Si hay náuseas, probar a comer alimentos que sientan bien al estómago. Por ejemplo tostadas y bebidas con gas, como el ginger ale. Si las náuseas aparecen justo después de levantarse de la cama, coloque estos alimentos en la mesita de noche y cómalos antes de levantarse.
Hay que comer regularmente aunque no se tenga hambre

Si además se padece cirrosis, puede ser necesario hacer cambios específicos en la dieta, como por ejemplo comer menos proteínas, sal o hierro, o beber menos líquido. Hay que consultar siempre con el médico antes de iniciar un plan o dieta alimentaria.

Espero que todo esto te ayude, en cualquier momento te mando mucha energía y luz, en estos tiempos que corren debemos relajarnos, no pensar tanto y dejar que fluya la vida positiva que está ahí para cada uno. Un abrazo de luz para ti. Ana

mi hermana sufre desde septiembre 2010 insuficiencia hepatica cronica y ahora le dio anemia fue al dr y esta tomando remedios pero ella me dice si el higado se vuelve a regenerar, con decirle que los medicos le han dicho que no se puede resfriar porque le puede subir la encelopatia hepatica de hecho la le ha dado, quiero que me digan si esto se puede mejorar. lei su parrafo y le voy a decir a ella,. muchas gracia

Querida Rosa, gracias por consultar en mi blog. Lo mejor que te recomendaría es acudir a los médicos ortomoleculares, es mas natural, te doy una pagina para que puedas enviar tu consulta,
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info
facebook.com/miguelleopoldo.alvarado

ellos se encargarán de darte los mejores consejos para tu hermana. La medicina tradicional a veces empeora los cuadros de está índole, de hecho imagino que la anemia de tu hermana será por la bajada de proteinas contra la insuficiencia hepática. Mejor consultales y ya me contarás.
No sé de que parte eres, yo soy de Madrid, España. Tambien te puedo aconsejar tratamientos naturales de Reiki ó Sanergía, suelen dar resultados en la persona, normalmente todas estas complicacines vienen por problemas emocionales ocultos. Besos y mucha suerte.

gracias por este tipo de comentarios, en realidad he bajado de peso y me he mantenido lo mas importante, deje de comer en exeso, segui tus pasos, y te agradesco mi salud, me siento mmejor, y deje de tener dolencias estomacales, mi sirculacion, mejoro, y mi organismo empezo poco a poco trabajar diferente tengo ya tres meses modificaando mi dieta siguiendo tus consejos, y la verdad te agrdesco ahora solo me resta aserme un examen despues de estas fiestas desembrinas y verificar no haber alcanzado la deabetes enfin me siento tan bien y creo que todo va a salir bien. ( antes me fatigaba demasiado y no podia correr ahora solo me dio ganas y recorri 5 cuadras sin fatigarme para mi es mejor que la medicina deveras gracias si todos nos unieramos deveras seriamos una mejor comunidad mis mejores deseos para este 2011)

Me alegro mucho Miguel que estos artículos te puedan ayudar, Yo tambien te deseo un año repleto de energías sanadoras.
Si puedes, entra en la sección de Sanergía, ahora hay muchas técnicas que nos ayudan a estar mejor con menos esfuerzo y esto es de lo que se trata.
En Videos hay muchas peliculas sobre energías y crear la propia realidad, que también te ayudaran. Un saludito

Marian, la mejor dieta para el higado es la del Dr. Andrea Moritz, puedes llevarla a cabo, pero siguiendo las instrucciones correctamente y ante todo tienes que hacerte antes tres o cuatro colonterapias, en un profesional o en casa, si las haces tú me consultas y te guio para hacerlas, te mando la mejor pagina explicativa de la limpieza.
http://perso.wanadoo.es/salud_armonia/articulo51.htm

geovanny, los habitos se adquieren en 21 días, poco tiempo para los beneficios que se obtienen para el resto de la vida.
Por la mañana podrías empezar a tomar zumo de limón con agua templadita, tu desayuno normal (comer bien en el desayuno adelgaza),fruta,cereales, infusiones, no recomiendo la leche para nada, daña bastante y ensucia más. Mejor cualquier yogur, queso fresco, Kefir, huevos.etc.
A medio día mejor verduras y pescado o legumbres y frutas.
Media mañana y media tarde: infusion, fruta, yogur, barrita dietética, algunas almendras, nueces, naturales, algo de todo esto se recomienda, pues hay que tomar al dia 5 comidas no muy copiosas.

Y en la noche tu cena normal siempre dos horas antes de acostarse, y no mucha cantidad. De todas formas existen suplementos nutricionales que te hacen mantenerse en linea con energía y que el resto de tu comida la absorbas correctamente, si quieres asesoria me lo comunicas en este blog. un saludo y verás como todo se logra.

La peritonitis aguda es la repentina inflamación de la membrana de peritoneo que recubre la cavidad abdominal y protege los órganos abdominales.

Considerada una enfermedad potencialmente mortal, esta forma de peritonitis se produce generalmente en presencia de una infección bacteriana grave. El tratamiento de la peritonitis aguda es generalmente dependiente de la gravedad y la presentación de la infección y, en general implica la administración de la medicación con antibióticos. Si se ignoran los síntomas, la infección puede propagarse, lo que lleva a un empeoramiento de los síntomas y, en última instancia, las complicaciones potencialmente mortales.

Con frecuencia, la peritonitis agudas se presentan con dolor abdominal, distensión y náuseas. Algunas personas pueden desarrollar disminución del gasto urinario o aviso de que no son capaces de tener una evacuación intestinal. No es raro que algunas personas experimenten dolor articular generalizado, ya que se asocia comúnmente con la gripe. Otros signos de peritonitis aguda pueden incluir sed excesiva, fatiga pronunciada, y la fiebre.

Comúnmente se conoce como peritonitis bacteriana espontánea (PBE), peritonitis aguda generalmente ocurre como una complicación de la ascitis o acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal, debido a la insuficiencia hepática. La presencia de varias enfermedades crónicas que afectan a la función del hígado, incluyendo cirrosis, la hepatitis, y ciertos tipos de cáncer, puede contribuir al desarrollo de ascitis. El exceso de líquido que se acumula con el lugar a donde ir, finalmente, se convierte en invasiva para el peritoneo y órganos abdominales. La presencia prolongada de la ascitis se convierte en un caldo de cultivo principal para las bacterias, contribuyendo al desarrollo de la infección bacteriana, lo cual puede resultar en el desarrollo de peritonitis aguda.

Si se deja sin tratamiento, peritonitis agudas pueden contribuir al desarrollo de la encefalopatía hepática y sepsis, que son afecciones potencialmente mortales que pueden conducir a una insuficiencia orgánica generalizada y la caducidad prematura.

Un diagnóstico de peritonitis aguda puede ser hecho con la administración de una variedad de pruebas de diagnóstico realizados para evaluar la función del hígado. En la mayoría de los casos, distensión abdominal se puede detectar con un examen físico y palpación de la zona afectada. Una batería de pruebas de sangre y de imagen puede ser obligado a evaluar el recuento de leucocitos de la persona, evaluar el estado y la funcionalidad del tracto digestivo, e identificar cualquier perforación de los órganos u obstrucción intestinal. Un cultivo del líquido peritoneal también puede llevarse a cabo para confirmar e identificar la presencia responsable, bacteriana.

Generalmente, un medicamento antibiótico se prescribe para tomar en su totalidad para eliminar todos los rastros de la infección y evitar que se propague o recurrentes. Los individuos con peritonitis agudas graves pueden requerir hospitalización para estabilizar su condición y tratar cualquier subyacente, enfermedad concurrente. En raras ocasiones, puede ser necesaria la cirugía para eliminar cualquier formación de un absceso que puede ocurrir como una complicación de la infección extensa.

Al cáncer del páncreas, uno de los más mortales, se le conoce como una enfermedad “silenciosa” pues no tiene síntomas iniciales. Sin embargo, últimamente ha hecho mucho ruido pues varias personalidades han sido diagnosticadas con este cáncer, como Steve Jobs, el fundador de Apple, quien falleció debido a él. ¡Entérate para que estés alerta!

El páncreas es un órgano que se encuentra ubicado en tu abdomen, detrás del estómago, y mide aproximadamente 6 pulgadas (15 centímetros) de largo. Cumple dos funciones principales en tu cuerpo: la primera, crear los jugos gástricos que te ayudan a digerir los alimentos que comes; y la segunda, producir hormonas como la insulina, que ayudan al cuerpo a regular el azúcar en tu sangre.

El cáncer del páncreas aparece cuando algunas células de este órgano sufren mutaciones (cambios) y se vuelven cancerosas, creciendo y multiplicándose en los tejidos hasta formar un tumor o simplemente esparciéndose. Es un cáncer que avanza rápidamente y es difícil de detectar en etapas tempranas, por eso es el cuarto cáncer más mortal en Estados Unidos.

El tipo de cáncer del páncreas más común se conoce como Adenocarcinoma o tumor exócrino, y ocurre en el 95% de los casos según la Sociedad Americana del Cáncer. Éste se forma en las glándulas exocrinas de los ductos del páncreas encargadas de producir los jugos gástricos.

Existe un segundo tipo de cáncer del páncreas menos común, conocido como cáncer endocrino pues surge en las glándulas endocrinas, encargadas de producir hormonas.

Las causas exactas del cáncer de páncreas aún son desconocidas, pero se han identificado algunos factores que aumentan el riesgo de desarrollarlo:

  • Fumar: El cigarrillo es el principal factor de riesgo. Los fumadores tienen entre 2 y 3 veces más posibilidades de desarrollar este cáncer que los no fumadores.
  • Edad: La edad es otro factor de riesgo, pues este cáncer raras veces aparece antes de los 45 años, y la mayoría de los pacientes tienen entre 70 y 80 años.
  • Diabetes: Entre el 10% y el 20% de los pacientes con este cáncer, tienen diabetes
  • Antecedentes personales o familiares: Si tú o alguien en tu familia ha padecido de pancreatitis o de cirrosis del hígado, tus riesgos son mayores. Así como si en tu familia hay historia de cáncer del páncreas.
  • Estilo de vida: Una mala alimentación rica en grasas, la obesidad y la vida sedentaria también aumentan tus riesgos.

Como te contaba, el cáncer del páncreas generalmente no da síntomas en las etapas tempranas de la enfermedad. Pero en la medida en que el cáncer avanza, puedes tener los siguientes síntomas:

  • Dolor en la parte superior de tu abdomen, que puede intensificarse cuando comes o te acuestas. Y algunas veces ese dolor puede irradiarse hasta la espalda.
  • Ictericia: ojos y piel amarillos
  • Náuseas
  • Pérdida del apetito y de peso
  • Fatiga y debilidad
  • Depresión

El problema es que cuando aparecen los síntomas, el cáncer del páncreas ya está bastante avanzado. Y detectarlo antes es difícil, pues como el páncreas se encuentra bastante escondido en el cuerpo, tu médico no podrá palpar el tumor durante tus exámenes rutinarios.

actos humanos que estudia la etica

  • Aparece cuando se altera la permeabilidad de la membrana de los hepatocitos, o bien cuando sufren necrosis.
  • El nº de hepatocitos afectados es directamente proporcional al aumento.
  • Las mayores elevaciones de la actividad sérica aparecen en necrosis hepáticas y en procesos inflamatorios.
  • En la regeneración hepática aumenta la producción en el hígado de esta enzima.
  • En el perro puede aparecer un aumento de la actividad, por inducción de la síntesis en el hígado, cuando se lleva una terapia prolongada con anticonvulsivos o corticosteroides.

En el perro y en el gato existen concentraciones altas en: hígado músculo, cerebro y riñon. Se localiza en el citoplasma y en las mitocondrias de los hepatocitos.

Aumento de la actividad en suero / plasma:

  • En enfermedad hepatobiliar, indica lesión del hepatocito. Los aumentos son paralelos a la GPT pero menos intensos.
  • En algunos gatos parece ser un indicador más sensible que la GPT en lesión de hepatocitos.

Es una enzima asociada a las membranas celulares, presente en hueso, hígado, intestino, riñon y placenta. Aunque estos órganos contienen concentraciones importantes de esta enzima, la fosfatasa alcalina presente en suero procede de:

  • Gato: hueso, hígado.
  • Perro: hueso, hígado.

El hígado del perro sintetiza dos tipos de enzimas de las FAS: fracción hepática y fracción inducida por corticosteroides.

La actividad de FAS en animales jóvenes en crecimiento es mayor debido a la presencia de FAS ósea procedente de los osteoblastos.

Aumento de la actividad en suero / plasma:

  • Hallazgo frecuente en perros muy enfermos.
  • En enfermedades óseas está aumentada 2-3 veces los valores de referencia.
  • En enfermedades hepatobiliares: se produce fundamentalmente por una inducción de la síntesis por coléstasis intra o extrahepática. No necesariamente se acompaña de aumento de la concentración de bilirrubina. En el gato con hepatopatía las concentraciones son menores que en el perro. En esta especie la FAS es menos sensible pero más específica que en el perro para detectar enfermedad hepatobiliar.
  • Otras causas en el perro: la administración de corticosteroides o el hiperadrenocorticismo provocan un aumento de la fracción inducida por cortiscosteroides. También los anticonvulsionantes por inducción de la síntesis de la isoenzima hepática.

Aumento de la actividad en suero/plasma:

  • Enfermedades hepatobiliares: como la FAS, la GGT aumenta sobre todo por inducción de la síntesis hepática por coléstasis intra o extrahepática.
  • Perro: la GGT no es tan sensible como la FAS pero es más específica.
  • Gato: los aumentos de GGT en enfermedades hepatobiliares son generalmente mayores que los de la FAS, excepto en lipidosis hepática idiopática.
  • Otras causas: puede haber un aumento de la síntesis hepática de GGT en perro con la administración de corticoides y anticonvulsionantes.

  • Se sintetiza en el hígado exclusivamente presentando este una gran capacidad de reserva funcional para la síntesis de esta proteina.
  • La hipoalbuminemia aparece en la insuficiencia hepática grave, con pérdida al menos de 80% de la masa del parénquima hepático funcionante. Será subaguda o crónica ya que la vida media de la albúmina sanguínea en pequeños animales es de 8-10 días.
  • El hígado presenta una gran capacidad de reserva funcional para mantener la glucemia normal. Un nivel de glucosa en sangre normal es posible mantenerlo con un 30% de parénquima hepático funcionante.
  • La hipoglucemia de enfermedad hepática puede aparecer por:
    • Pérdida de más del 70% del parénquima hepático (ej: insuficiencia hepática aguda o enfermedad hepática crónica terminal descompensada)
    • Shunts portosistémicos congénitos (SPSC).
    • Tumores hepáticos con producción de péptidos semejantes a la insulina.
  • La glucemia es un indicador específico aunque poco sensible del estado funcional del hígado.
  • Si en el curso de una hepatopatía aparece la hipoglicemia, el pronóstico es desfavorable salvo en el shunt portosistémico congénito.
  • A partir del amoniaco procedente principalmente del intestino, se sintetiza la urea.
  • Una disminución de la concentración sanguinea de BUN aparecerá por disminución de la síntesis hepática.
  • La determinación de BUN como prueba funcional hepática es poco sensible y específica.

El hígado juega un papel clave en la hemostasia ya que en él se lleva a cabo:

  • Síntesis de todos los factores de coagulación salvo VIII.
  • Síntesis de inhibidores de la coagulación.
  • Depuración de factores de la coagulación activados y enzimas fibrinolíticas.

Las alteraciones de la coagulación, en el curso de enfermedades hepatobiliares, son normalmente subclínicas y se producen como consecuencia de:

  • Obstrucción de las vías biliares extrahepáticas de larga duración con aparición de una deficiencia de vitamina K.
  • Insuficiencia hepática grave como consecuencia de la disminución de la síntesis de los factores de coagulación.
  • CID
  • La realización de pruebas de coagulación está indicado antes de efectuar una bisopsia hepática.

  • La concentración de bilirrubina en sangre es un balance entre la cantidad que se produce en las células del sistema mononuclear fagocitario (SMF), la capacidad del hígado para captarla de la circulación sanguínea y excretarla al intestino con la bilis.
  • El aumento de la concentración en suero o plasma puede estar producido por:
    • Aumento en la destrucción de hematíes (ictericia hemolítica).
    • Obstrucción de las vías biliares extrahepáticas (ictericia obstructiva).
    • Hepatopatías (ictericia hepática).
  • La determinación de la bilirrubina indirecta (libre) y la directa (conjugada), no permite la diferenciación de los tres tipos de ictericia.
  • La hiperbilirrubinemia de las enfermedades hepatobiliares:
    • Indica la presencia de coléstasis.
    • No permite diferenciar las hepatopatías ni la obstrucción biliar extrahepática.
    • El grado de elevación no tiene valor pronóstico.
    • Es un indicador poco sensible de enfermedad hepatobiliar pero muy específico en ausencia de anemia.
  • La bilirrubina presente en orina es directa o conjugada.
  • El aumento indica la presencia de coléstasis.

Es una prueba de funcionalidad hepática poco sensible y con escaso interés clínico.

La mayor parte del amoniaco presente en el animal procede del colon por acción de las bacterias sobre las proteinas de la dieta. Este se absorbe en el intestino entra en la sangre portal y el hígado lo metaboliza dando paso a la formación de urea.

  • El estado de la circulación portal se valora por el amoniaco sanguíneo y la prueba de sobrecarga al amoniaco. Por tanto estas pruebas están indicadas en el diagnóstico de shunts porta sistémicos congénitos y adquiridos (SPSC) y encefalopatía hepática.
  • El nivel de amoniaco en sangre permite valorar:
  • La masa del parénquima hepático funcionante si la totalidad del flujo sanguíneo portal entra en el hígado
  • El aumento del amoniaco se puede dar en:
    • Shunts porto sistémicos (SPS) congénitos o adquiridos.
    • Fases terminales de enfermedad hepática.
  • Para la determinación de amoniaco en sangre hay que tener en cuenta:
    • Ayuno de al menos 6 horas.
    • Obtención de una muestra de sangre preferentemente arterial
    • Separar las células del plasma lo antes posible, ya que los hematíes contienen una concentración de amoniaco 2-3 veces superior a la del plasma.
    • Realizar la determinación en las 2-3 horas posteriores a la toma de muestra.

Es la prueba de elección para ver la funcionalidad hepática en perro y gato.

  • Los ácidos biliares (AB) se sintetizan en el hígado a partir del colesterol, donde se conjugan con Taurina y se secretan al intestino con la bilis. El 95 % se absorVe en el ileón entrando de nuevo al hígado con la sangre portal. Posteriormente volverán a ser vertidos al intestino con la bilis. En el periodo post pandrial se produce un aumento de la concentración de AB que llegan al hígado procedentes del intestino, que excede la capacidad de depuración hepática, produciéndose un aumento transitorio en sangre. Por tanto la determinación de los AB tras la ingestión de alimento representa una prueba de sobrecarga endógena de gran utilidad clínica.
  • Los ácidos biliares en ayunas o post pandriales valoran:
    • El flujo sanguíneo portal.
    • El parénquima hepático funcional.
    • La circulación biliar.
  • Los AB postpandriales son más sensibles para detectar enfermedades hepatobiliares.
  • El aumento de los AB pre o post se produce en:
    • Enfermedades hepatocelulares que provocan una disminución de la capacidad del hígado para depurar los AB de la circulación portal.
    • Coléstasis intra o extrahepática.
    • SPS congénitos o adquiridos.
  • La determinación exclusiva de los ácidos biliares no permite diferenciar las enfermedades hepatobiliares más frecuentes del perro y gato debido a que los valores se solapan ampliamente en las diferentes hepatopatías.
  • El grado de elavación no se relaciona con la existencia de un proceso irreversible.
  • En la icetericia hemolítica los niveles de AB son generalmente normales, a diferencia de la ictericia obstructiva donde aparecen siempre aumentados.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La enfermedad puede ser causada por:

  • Infecciones de parásitos, bacterias o virus (como la hepatitis A, B ó C)
  • Daño hepático por alcohol, drogas u hongos venenosos
  • Una sobredosis de acetaminofeno (paracetamol), que es rara pero puede ser mortal
  • Células inmunitarias en el cuerpo que atacan el hígado y causan hepatitis autoinmunitaria

Otros medicamentos que pueden causar daño al hígado abarcan metildopa (utilizado comúnmente para la hipertensión arterial), isoniazida para la tuberculosis, medicamentos anticonvulsivos (como valproato y fenitoína), clorpromazina, amiodarona (para el ritmo cardíaco irregular) y ciertos antibióticos (incluyendo trimetoprima con sulfametoxazol y eritromicina). En caso de ser necesario tomar algunos de éstos, el médico hará un seguimiento minucioso de la función hepática.

La enfermedad hepática también puede ser causada por trastornos hereditarios, como la fibrosis quística y la enfermedad de Wilson, una afección que consiste en tener demasiado cobre en el cuerpo (depósitos de cobre en exceso en órganos como el hígado).

La hepatitis puede comenzar y resolverse rápidamente (hepatitis aguda) o puede causar una enfermedad prolongada (hepatitis crónica). En algunos casos, se puede presentar un daño hepático progresivo, insuficiencia hepática o incluso cáncer del hígado.

La severidad de la hepatitis depende de muchos factores, incluyendo la causa del daño hepático y cualquier enfermedad subyacente que la persona tenga. La hepatitis A, por ejemplo, generalmente es de corta duración y no conduce a problemas hepáticos crónicos.

Los factores de riesgo comunes abarcan:

  • Uso de drogas intravenosas
  • Sobredosis de acetaminofeno: la dosis necesaria para causar daño está cerca de la dosis efectiva, de manera que se debe tener cuidado de tomarlo de acuerdo con las instrucciones. Se le debe preguntar al médico qué cantidad de acetaminofeno es segura en cada caso particular. Si la enfermedad hepática es severa, el médico también puede solicitar que se eviten ciertos medicamentos antinflamatorios.
  • Involucrarse en comportamientos sexuales arriesgados (como tener compañeros sexuales múltiples y relaciones sexuales sin protección)
  • Consumir alimentos contaminados
  • Viajar a un área donde ciertas enfermedades son comunes
  • Vivir en residencias de ancianos o centros de rehabilitación
  • Tener un miembro de la familia que recientemente tuvo hepatitis A
  • Consumir o abusar del alcohol
  • Ser un receptor de un trasplante de órgano
  • Tener VIH o SIDA
  • Haber recibido una transfusión de sangre antes de 1990 (el examen de sangre para la hepatitis C no estaba disponible)
  • Ser un recién nacido de una madre con hepatitis B o C (puede transmitirse durante el parto)
  • Ser trabajador de la salud, incluso odontólogo y higienista dental, debido al contacto con sangre
  • Hacerse un tatuaje

Los síntomas de la hepatitis abarcan:

Muchas personas con hepatitis B o C no tienen síntomas cuando resultan infectadas por primera vez, pero igual pueden presentar insuficiencia hepática posteriormente. Si la persona tiene cualquier factor de riesgo para cualquier tipo de hepatitis, debe hacerse exámenes periódicamente.

Signos y exámenes

Un examen físico puede mostrar una coloración amarillenta de la piel, agrandamiento y sensibilidad del hígado o líquido en el abdomen (ascitis) que puede resultar infectado.

En el sistema de Mississippi, además de los parámetros de hemólisis, el contaje de plaquetas se clasifica en tres clases:

Clase I: cuando las plaquetas están por debajo de 50.000,

Clase II cuando las plaquetas están entre 50.000 a 100.000 y

Clase III: cuando las plaquetas esta 100.000 y 150.000

Estos parámetros, también han sido útiles como indicadores de pronóstico para evaluar la severidad de la enfermedad. Por ej pacientes con clase I están asociados con un 60% de mortalidad materna, para clase II, la mortalidad asociada es de 35.6% y de 4.4 % para la clase III (24).

El tiempo de protrombina permanece normal, a excepción de que ocurra coagulación intravascular diseminada. (CID)

Hematoma Hepático, infarto y ruptura Las complicaciones hepáticas son responsables de un 16% a 50% de las muertes maternas en pacientes con eclampsia, que son debidas a ruptura hepática (3).

En un 80% de los casos de preeclampsia severa ocurren infartos hepáticos, hematomas o ruptura, los cuales ocurren como consecuencia de la necrosis hepática confl uente que conduce a hematomas con ruptura y sangramiento intraperitoneal. Puede ocurrir la ruptura hasta 48 horas después del parto.

En un hematoma contenido, el cuadro se presenta con dolor abdominal de aparición brusca, nauseas, vómitos con inestabilidad hemodinámica y shock, que sugiere persistencia de hemorragia por lo que se debe realizar una arteriografía hepática y si lo requiere, realizar medidas hemostáticas invasivas mediante embolización arterial de la arteria hepática o exploración quirúrgica (3,5).

Los estudios de imágenes (TAC o RMN) pueden ayudar en la identificación de estas complicaciones.

Manejo El síndrome de HELLP puede agravarse rápidamente y verse afectados otros órganos (riñón, corazón, SNC).

Así mismo, el feto corre mayor riesgo, debido a la afectación placentaria y anoxia fetal.

De tal manera que las pacientes deben ser manejadas en cuidados intensivos, debido a las posibles complicaciones (encefalopatía, insuficiencia renal, ruptura hepática, hemorragia).

La piedra angular del tratamiento es la inducción del parto lo más pronto posible, con lo cual se logra abortar la enfermedad materna y prevenir la muerte súbita intrauterina (7, 21).

Pronóstico La mortalidad fetal es de 3-23% Mortalidad materna: 0- 3.5% La preeclampsia con o sin afectación hepática puede presentarse en un nuevo embarazo en 3% a 27%(7,14, 20).

5. HIGADO GRASO AGUDO DEL EMBARAZO.(HGAE) Se trata de una enfermedad materna seria que ocurre durante el tercer trimestre del embarazo, y hasta recientemente era considerada como una enfermedad misteriosa (25).

Descrita en 1934 por Stander y Cadden que la denominaron “atrofia amarilla aguda del hígado” y la describieron como una “complicación rara y fatal del embarazo” (26).

Su incidencia es rara, uno de cada 14000 embarazos (19).

Es más frecuente en mujeres nulíparas y en embarazos gemelares, con una mortalidad materna de 10% a 20% y una mortalidad fetal de 23% (5).

Fisiopatología Recientes avances en estudios moleculares demuestran que existe una base genética responsable de esta entidad, donde está asociado un defecto en la betaoxidación mitocondrial de los ácidos grasos, en el feto (20).

Existen varios estudios que demuestran la estrecha relación entre el HGAE y una deficiencia en el feto, de una enzima encargada de un paso en la betaoxidación mitocondrial, que es la enzima de cadena larga la 3-hidroxiacyl coenzima A deshidrogenada (LCHAD ).

Cuando existe una deficiencia de esta enzima en el feto, está asociada con un riesgo elevado de desarrollar Higado graso agudo del embarazo o S. de HELLP. En 79% de los casos (5).

Esta enzima, es un componente de un complejo enzimático llamado proteína mitocondrial trifuncional, (PMT, o MTP).

Se cree que las mutaciones G1528C y E474Q, de este complejo enzimático, son responsables de la deficiencia de la enzima de cadena larga 3-hidroxiacyl coenzima A deshidrogenasa.

La beta oxidación de los ácidos grasos es la mayor fuente de energía de los músculos esqueléticos y del corazón. Además, la oxidación de ácidos grasos, también juega papel esencial en el metabolismo intermediario del hígado (24).

La betaoxidación mitocondrial, es un proceso complejo, que consiste de múltiples pasos de transporte y de cuatro reacciones enzimáticas, que dan como resultado la remoción de 2 unidades de 2 carbonos del acetil coenzima A.

Los ácidos grasos plasmáticos de cadena larga, son transportados activamente a través de la membrana plasmática, esterificados a coenzima A, y transportados por proteínas a través del citoplasma a las mitocondrias, y traslocadas a la membrana mitocondrial interna por un transportador especial de carnitina, hacia la matriz mitocondrial. Una vez dentro de la matriz mitocondrial, los ácidos grasos sufren transformaciones mediante 4 reacciones enzimáticas en la espiral de la betaoxidación. Cada paso del espiral, está catalizado por distintas enzimas.

El primer paso del espiral, es una reacción de la Acyl CoA dehidrogenasa y su homóloga la Acyl CoA dehidrogenasa de cadena muy larga.

El segundo paso, esta catalizado por la 2,3 enoyl Co A hidratasa.

El tercer paso, esta catalizado por una enzima de cadena larga la 3 hidroxiacyl Co A dehidrogenasa (LHCAD) que oxida la posición 3 hidroxi, produciendo la 3-ketoacyl CoA. Es en este paso donde existe el problema.

El cuarto y último paso, de la espiral, está mediado por la 3 ketoacyl CoA tiolasa, que acorta el sustrato de acido graso. Este acido graso corto, puede reentrar el espiral de betaoxidación. Para los ácidos grasos de cadena larga, los tres últimos pasos son mediados por el complejo enzimático llamado proteína mitocondrial trifuncional. La enzima 3 hidroxiacyl CoA deshidrogenasa es parte de este complejo enzimático.

La deficiencia de esta enzima, ocasiona un aumento en la excreción y acumulación de ac grasos de cadena larga y mediana., con la consiguiente acumulación de triglicéridos, que conduce a un hígado graso e insuficiencia hepática en la madre (3,14,25).

De allí, que se recomienda practicarle estudio genético al recién nacido en busca de la mutación G1528C.

El mecanismo exacto de porqué esta deficiencia en el feto, causa HGAE, en una madre heterocigoto, no está muy claro. Sin embargo existen varios factores implicados, en esta interacción materno-fetal (5).

Presentación Clínica (25,27). Los síntomas y signos más frecuentes son:

Típicamente se presentan con una historia nauseas y vómitos, dolor abdominal, ictericia, y algunas pacientes pueden presentarse con severa hipoglicemia, y encefalopatía (3).

teoria de los actos juridicos separables

La lista de los principales síntomas de la ictericia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los de la ictericia. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.

La cirrosis es una enfermedad crónica que afecta al hígado. Se asocia al consumo de alcohol a largo plazo aunque tiene otras causas. Alrededor de 800.000 personas mueren en el mundo debido a esta enfermedad.

En otro artículo hablamos de los quistes simples del hígado, hoy hablamos de otra enfermedad que afecta al hígado, la cirrosis, sus síntomas y causas.

Es una enfermedad crónica e irreversible que se caracteriza por la presencia de fibrosis y nódulos. Fibrosis son acumulaciones de tejido conectivo, se dañan las células del hígado y al tratar de regenerarlas se producen cicatrices o fibromas. Las células del hígado que no mueren en un intento de reemplazar a las células perdidas se multiplican y forman nódulos dentro del tejido de la cicatriz.

En la cirrosis la relación entre la sangre y las células del hígado se destruye. Las células que quedan no pueden eliminar las sustancias de desecho de la sangre, y la formación de cicatrices en el hígado obstruye el flujo de sangre en este órgano, lo que conduce a la llamada hipertensión portal.

Los pacientes con cirrosis pueden tener pocos síntomas o a veces estos síntomas pueden ser inespecíficos, es decir que no sugieren que la causa sea el hígado. Entre los síntomas más comunes de la cirrosis están:

Es una de las causas más frecuentes, sobre todo en el mundo occidental. El desarrollo de la cirrosis depende de la cantidad y regularidad de la ingesta de alcohol. Los bebedores crónicos que consumen grandes cantidades de alcohol lesionan las células del hígado. El 30% de las personas que beben diariamente de 250 ml a 500 ml de licor fuerte (ron, vodka, brandy, ginebra o similar) durante 15 años o mas desarrollaran cirrosis. El consumo de alcohol también produce complicaciones en el hígado como el “hígado graso”.

Enfermedad del Hígado graso no alcohólico

En este caso se debe a una acumulación de grasa en las células del hígado, estas personas no consumen grandes cantidades del alcohol, pero la imagen en el microscopio del hígado graso de este tipo se parece al que se obtiene en las personas que tienen un consumo excesivo del alcohol. Este trastorno se asocia con la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 que a su vez se asocia con la obesidad.

En la hepatitis B o la C el virus infecta el hígado. Aunque la gran mayoría de personas con hepatitis A se recuperan por completo en semanas, los afectados por hepatitis B o C desarrollan hepatitis crónica que a su vez causa un daño al hígado de forma progresiva. Esta condición es un factor de riesgo para padecer cáncer o cirrosis.

Colangitis esclerosante primaria

Esta es una enfermedad poco frecuente, que se da más en personas con colitis ulcerosa. En el PSC los grandes conductos biliares fuera del hígado se inflaman y se obstruyen. La obstrucción del flujo de bilis conduce a infecciones de vias biliares y a la ictericia. En algunos casos también pueden provocar cirrosis.

Aunque la cirrosis es una enfermedad crónica irreversible, el tratamiento se dirige a evitar daños al hígado. Tratar las posibles complicaciones de la cirrosis y prevenir o detectar el cáncer de hígado en fase temprana. El trasplante de hígado está siendo una opción importante para el tratamiento de pacientes con cirrosis avanzada.

Hepatomegalia: ¿qué es esta enfermedad? La hepatomegalia es un aumento en el tamaño del hígado y es un signo del desarrollo de la enfermedad de este órgano.

El hígado de una persona sana es suave, puede sondearse sin dolor debajo del arco costal. Con la hepatomegalia, el hígado aumenta de tamaño, se vuelve más denso y se palpa fácilmente.

La hepatomegalia puede ser causada por:

  • enfermedades hepáticas (autoinmunes y de la hepatitis viral, fibrosis y cirrosis, equinococosis, enfermedades infecciosas crónicas, cáncer, enfermedades hepáticas, poliquísticos, envenenamiento tóxico, drogas o alcohol intoxicación)
  • trastornos metabólicos (hemocromatosis, hepatosis grasa, amiloidosis, degeneración hepatolenticular)
  • enfermedades cardiovasculares (insuficiencia circulatoria y pericarditis constrictiva)

Cuando las enfermedades hepáticas se ven directamente afectadas por sus células. Si se inicia el proceso de regeneración, el tejido conectivo reemplaza a algunos de los hepatocitos muertos, y el hígado aumenta de volumen y se llena de baches. Si hay un trastorno metabólico en el hígado, los productos metabólicos se acumulan, lo que lleva a un aumento en el órgano.

Con enfermedades cardiovasculares, estasis sanguínea, disminución del suministro de oxígeno y edema de los órganos, especialmente del hígado.

La enfermedad se manifiesta como signos de un aumento en el hígado. El paciente puede sentir incomodidad en el lado derecho o observar cambios externos en el cuerpo. A menudo, un hígado agrandado no se manifiesta antes del inicio de una forma aguda de la enfermedad.

Con el desarrollo de hepatomegalia aparecer náuseas, mal aliento, ardor de estómago, picazón en la piel, erupción petequial, la piel se vuelve amarillenta. Como resultado del aumento de hígado desarrolla ascitis (acumulación en el líquido abdomen habló de los vasos).

La hepatomegalia difusa se diagnostica por palpación cuando el paciente primero se pone en contacto con el médico. El médico determina la densidad, extensión y límites del hígado agrandado, determina la presencia de dolor. Porque la hepatomegalia no es una enfermedad independiente sino un signo de otra enfermedad, luego se realiza una encuesta durante el examen y se examina al paciente para identificar las causas probables de agrandamiento del hígado.

Dependiendo de la causa probable de un paciente se le asigna un número de pruebas de laboratorio (bioquímicos de la sangre y análisis serológico, análisis de rayos X del hígado, ultrasonido, resonancia magnética o TAC abdomen, las pruebas de coagulación de la sangre). laparoscopia diagnóstica puede ser asignado.

Para la condición de hígado diagnóstico conveniente grup¬pirovat diferencial, lo que lleva a su aumento, sobre la base de si el aumento se acompaña de que el cuerpo con un bazo agrandado, ascitis, ictericia, y también el aumento de la naturaleza (difusa o local).

La hepatomegalia se clasifica de acuerdo con la causa que causó la agrandamiento del hígado.
El término "hepatomegalia moderada" se refiere a las desviaciones de los indicadores de los cambios típicos normales, pero inconsistentes, para las enfermedades descritas anteriormente. Las manifestaciones moderadas de la hepatomegalia suelen ser el resultado de una dieta prolongada desequilibrada y la presencia de malos hábitos, especialmente el abuso del alcohol.

Si hay alguna manifestación de agrandamiento del hígado, descrita anteriormente, debe consultar a un médico. Con un tratamiento oportuno, las perspectivas son favorables.

El tratamiento incluye las siguientes actividades:

  • Terapia de la enfermedad subyacente que causó la agrandamiento del hígado
  • Cumplimiento de la dieta
  • Recepción de medicamentos hepatoprotectores

En caso de complicaciones, el tratamiento también incluye el uso de diuréticos y hepatoprotectores, un complejo de vitaminas y dieta. Hay un trasplante de hígado

Sin un tratamiento oportuno, una enfermedad acompañada de hematomegalia puede complicarse por insuficiencia hepática, descompensación del hígado, hemorragia.

Algunas personas también reportan otros problemas durante episodios de ictericia, incluyendo:

  • Dolor abdominal (de estómago).
  • Sensación de mucho cansancio (fatiga).
  • pérdida de apetito
  • Sensación de náuseas.
  • mareo
  • Síndrome del intestino irritable (SII) – un trastorno digestivo común que causa calambres estomacales, distensión, diarrea y estreñimiento.
  • problemas para concentrarse y pensar con claridad (neblina cerebral)
  • Una sensación general de malestar.

Sin embargo, no necesariamente se cree que estos problemas estén directamente relacionados con el aumento de los niveles de bilirrubina y podrían indicar una afección diferente al síndrome de Gilbert.

El síndrome de Gilbert es un trastorno genético que es hereditario (se transmite de padres a hijos). Las personas con este síndrome tienen un gen defectuoso que hace que el hígado tenga problemas para eliminar la bilirrubina de la sangre.

Normalmente, cuando los glóbulos rojos llegan al final de su vida (después de unos 120 días), la hemoglobina, el pigmento rojo que transporta el oxígeno en la sangre, se descompone en bilirrubina.

El hígado convierte la bilirrubina en una forma soluble en agua, que pasa a la bilis y finalmente se elimina del cuerpo en la orina o las heces. La bilirrubina da a la orina su color amarillo claro y las heces su color marrón oscuro.

En el síndrome de Gilbert, el gen defectuoso significa que la bilirrubina no pasa a la bilis (un líquido producido por el hígado para ayudar con la digestión) a la velocidad normal. En cambio, se acumula en el torrente sanguíneo, dando a la piel y al blanco de los ojos un tinte amarillento.

Aparte de heredar el gen defectuoso, no hay factores de riesgo conocidos para desarrollar el síndrome de Gilbert. No se relaciona con hábitos de estilo de vida, factores ambientales o problemas hepáticos subyacentes graves, como cirrosis o hepatitis C.

Un examen de sangre puede detectar si los niveles de bilirrubina están más altos de lo normal.

A las personas con el síndrome de Gilbert generalmente se les diagnostica al final de la adolescencia o a principios de los 20 años de edad.

Diagnóstico basado en la presencia de niveles de bilirrubina conjugada levemente elevados en la sangre y la situación clínica adecuada. Por lo general, no se requieren pruebas genéticas.

El diagnóstico se puede confirmar con la administración de fenobarbital, que reduce los niveles de bilirrubina, y ácido nicotínico intravenoso, que elevará los niveles de bilirrubina.

El nivel elevado de bilirrubina generalmente se nota ya sea en exámenes de laboratorio de rutina en pacientes que no tienen síntomas o cuando se ordena un perfil hepático porque el paciente tiene ictericia.

Si los resultados de las pruebas muestran que los niveles de bilirrubina insoluble en agua son altos, pero otras pruebas son normales, el síndrome de Gilbert es el diagnóstico más probable.

Un médico puede querer hacer exámenes adicionales para asegurarse de que el paciente no tenga otra causa de bilirrubina elevada.

El síndrome de Gilbert no necesita tratamiento, pero, de nuevo, es importante asegurarse de que la persona no tenga otra afección más grave.

Inflamación aguda del hígado: Puede estar relacionada con una infección viral, medicamentos recetados, alcohol o hígado graso.

Inflamación o infección de las vías biliares: Esto se conoce como colangitis y puede ser grave.

Obstrucción del conducto biliar: Generalmente relacionada con cálculos biliares, pero puede estar relacionada con cáncer de vesícula biliar o de conducto biliar o cáncer de páncreas.

Anemia hemolítica: los niveles de bilirrubina aumentan cuando los glóbulos rojos se destruyen prematuramente.

Colestasis: El flujo de bilis desde el hígado se interrumpe y la bilirrubina permanece en el hígado. Esto puede ocurrir con inflamación hepática aguda o crónica, así como con cáncer de hígado.

Síndrome de Crigler-Najjar: Esta afección hereditaria afecta la enzima específica responsable del procesamiento de la bilirrubina, lo que resulta en un exceso de bilirrubina.

Síndrome de Dubin-Johnson: una forma hereditaria de ictericia crónica que evita que la bilirrubina conjugada sea secretada fuera de las células del hígado.

El estilo de vida y los remedios caseros para el síndrome de Gilbert incluyen:

  • Reconocer la afección y asegurarse de que su médico sepa que usted la padece, ya que esto puede afectar qué medicamentos son seguros.
  • Comer bien y hacer ejercicio regularmente para ayudar a evitar el estrés.
  • Aprender otras estrategias para reducir el estrés, como meditación, lectura o escuchar música.
  • Evitar el alcohol


Approaching focal liver lesions

Liver Oncology. Service of Hepatology. IDIBAPS. Hospital Clínic. Barcelona. Spain

Pons F, Llovet JM. Approaching focal liver lesions. Rev Esp Enferm Dig 2004; 96: 567-577.

Recibido: 08-01-03.
Aceptado: 12-01-04.

Focal liver lesions are defined as solid or liquid-containing masses foreign to the normal anatomy of the liver that may be told apart from the latter organ using imaging techniques. Their nature is widely varying, and may range from benign lesions with an indolent clinical course to aggressive malignant tumors (Table I). They are common findings as a result of the ever increasing use of imaging techniques in patients with nonspecific abdominal complaints (1).


The etiopathogenic diagnosis of focal liver lesions is based on clinical findings, laboratory data, imaging techniques, and frequently histology (1,2). Beforehand, incidental lesions in asymptomatic patients with no history of neoplasms or liver disease are usually benign, and cysts, hemangiomas and focal nodular hyperplasia (FNH) are most prevalent in our setting (3). In contrast, liver lesions in cirrhotic patients demand that hepatocellular carcinoma (HCC) be ruled out.

La importancia de la bilis en la congestión del hígado

La bilis se almacena en la vesícula biliar en una forma más concentrada, pero tiene extrema importancia en todas las áreas del cuerpo.

Muchos problemas de espalda pueden ser el resultado directo de un flujo de bilis inadecuado. El líquido sinovial alrededor de todas las articulaciones disminuirá si el flujo biliar es bajo, causando a veces un fuerte dolor articular.
Muchas personas aliviarán el dolor con cortisona creyendo que, por error, es artritis o alguna otra enfermedad inflamatoria. La cura, por supuesto, viene con la limpieza del hígado.

El estreñimiento también impide la eliminación de toxinas provenientes del hígado, las cuales al no poder ser evacuadas siguen en circulación y mantienen esta sobrecarga hepática.

Sin embargo, también puede quedar congestionado por un exceso de grasa, azúcar, alcohol, productos de harina blanca y productos químicos encontrados en el agua, los alimentos y el aire.

Otra área del cuerpo que puede sufrir de falta de bilis son los senos paranasales. Este lubricante calmante (bilis) mantiene las membranas mucosas húmedas, de lo contrario se resecan y se inflaman.

La mayoría de los tipos de alergia se pueden remontar a la congestión del hígado. El hecho de evitar los alimentos que causan reacción nos permitirá controlar la alergia, sin embargo, no lograremos la curación.

Las alergias y las condiciones del seno tienden a desaparecer después de haber realizado una limpieza hepática.

Además, el cuerpo comienza a sufrir los efectos de una mala asimilación de los nutrientes solubles en grasa, que puede jugar un papel en el desarrollo de eccema, psoriasis, piel seca, caída del cabello, la tendinitis, la ceguera nocturna, acumulaciones de calcio en los tejidos, y a veces agrandamiento de la próstata en los hombres.

También se pueden dar casos de hemorroides debido a la obstrucción de la vena porta que no puede drenar el hígado y provoca su saturación.

Para realizar un test completo del hígado y diagnosticar posibles dolencias relacionadas con este órgano puedes utilizar el kit de enfermedades del hígado y vesícula biliar.

¿Pueden padecer cirrosis los perros?

Para estar protegido debes recibir las tres dosis de la vacuna en el establecimiento de salud.

Si sospechas que has estado en riesgo de contraer hepatitis B, acude al establecimiento de salud para hacerte la prueba y recibir tratamiento gratuito.

  • Al tener relaciones sexuales sin preservativo con una persona infectada.
  • Personal de salud
  • Personal de las fuerzas armadas, policiales y bomberos
  • Personas con hemofilia
  • Personas con VIH
  • Personas privadas de la libertad
  • Trabajadoras sexuales
  • Hombres que tiene sexo con hombres
  • Usa preservativo en todas las relaciones sexuales.
  • No compartas objetos de uso personal, material de pedicura y manicure, aguas, jeringas ni material para confeccionar tatuajes o piercings.
  • Cansancio
  • Fiebre
  • Tono amarillento de la piel o los ojos (ictericia)
  • Dolor muscular o de articulaciones
  • *Dr. Pablo Lezama del Valle

    * Hospital II Tarapoto.
    Instituto Sanmartinense de Medicina Tropical.
    ** Enfermera del Hospital II Tarapoto

    We report a clinical record of a 60 years old patient with pulmonary lesions and a right upper cuadrant abdominal pain. The bacteriological exam from the aspirate from the liver tumor, was positive for Tuberculosis. This way of presentation of this disease is not frequent, even, considering the high incidence of this disease in our region.

    REPORTE DEL CASO

    En nuestro hospital la TBC miliar da cuenta del 6.67% del total de los nuevos casos (9).

    Los perros, al igual que los humanos y otros animales, son susceptibles a padecer cáncer. El cáncer son un conjunto de enfermedades causadas por la proliferación descontrolada de células. Este crecimiento celular descontrolado produce exceso de tejido que se conoce como tumor o neoplasia.

    Los tumores malignos tienen la capacidad de dispersar las células enfermas a otras partes del cuerpo, lo que les hace tremendamente peligrosos, son los llamados tumores cancerosos. Por su parte, los tumores benignos no son cancerosos porque no dispersan las células enfermas a otras partes del cuerpo. Sin embargo, puede ser necesario extirparlos quirúrgicamente cuando obstaculizan las funciones normales del cuerpo.

    En este artículo de ExpertoAnimal detallaremos contigo todo lo que necesitas saber acerca del cáncer en perros: los diferentes tipos que existen, los síntomas, el diagnóstico y el tratamiento.

    Esta enfermedad se inicia a nivel celular cuando se produce un error genético en la transcripción. Una célula que debería llevar a cabo una función determinada deja de hacerlo y empieza a multiplicarse de forma descontrolada generando una tejido excesivo.

    Existen unos cien tipos distintos de cáncer que pueden afectar a nuestro mejor amigo y todos ellos se manifiestan de un modo distinto. No obstante, los canceres están divididos en dos tipos, los oma (benignos) y los carcioma o sacaroma (malignos). La diferencia básica es que un tumor benigno se reproduce de forma excesiva sin llegar a afectar otros órganos, mientras que los malignos pueden llegar a afectar al cuerpo entero.

    • Cáncer de piel
    • Cáncer de mama
    • Tumores cancerosos en cabeza y cuello
    • Linfoma
    • Cáncer testicular
    • Cáncer de huesos

    Las causas del cáncer no tienen una teoría concreta, sin embargo, existen factores que pueden agravar esta situación como por ejemplo la endogamia, la exposición a productos tóxicos o las radiaciones solares extremas.

    También existe una predisposición en los ejemplares ancianos, los perros que sufren malas condiciones de vida o aquellos que padecen enfermedades graves y no tratadas. Una dieta de calidad, cuidados excelentes y la sanidad apropiada disminuyen de alguna forma el desarrollo de esta enfermedad.

    Generalmente un cáncer pasa desapercibido hasta que alcanza un volumen considerable. Es entonces cuando la mayoría de propietarios se alertan ante una situación anormal ya sea por comportamientos o por la aparición de bultos.

    Seguir de forma rigurosa el calendario de vacunación en perros, y acudir cada 6 meses al veterinario son formas excelentes de poder detectar cuanto antes un posible cáncer. Los ejemplares ancianos y cachorros deberían poder acudir con mayor regularidad al especialista, cada 4 meses.

    A continuación te detallamos algunos de los síntomas que pueden significar la aparición de un cáncer:

    • Dolor
    • Malestar
    • Vómitos
    • Lloros
    • Inflamaciones anormales
    • Bultos anormales
    • Úlceras que no sanan
    • Pérdida de apetito
    • Pérdida de peso
    • Hemorragias frecuentes
    • Olor a putrefacción en alguna zona
    • Desgana
    • Apatía
    • Cambio de comportamiento
    • Dificultad para realizar ejercicio físico
    • Rigidez en alguna zona del cuerpo
    • Dificultad para tragar
    • Dificultad para respirar
    • Dificultad para orinar
    • Dificultad para defecar

    El cáncer es común en perros, siendo más frecuente en perros de más de 10 años. Sin embargo, su diagnóstico no siempre resulta fácil ya que los síntomas pueden pasar desapercibidos en etapas tempranas de la enfermedad.

    Capítulo 127 Cáncer colorrectal

    Capítulo 128 Otras enfermedades del colon y del recto

    Capítulo 129 Enfermedades anorrectales

    Sección XI Tratamientos adicionales para pacientes con enfermedades digestivas y hepáticas

    Capítulo 130 Probióticos y trasplante de microbiota fecal

    Capítulo 131 Medicina complementaria y alternativa

    Capítulo 132 Cuidados paliativos de pacientes con enfermedades digestivas y hepáticas

    1.- En la DM existiría un desvalance entre factores que reparan y dañan los nervios dado por alteraciones metabólicas, vasculares y tal vez hormonales.

    - Polineuropatias Axonales crónicas (ej. DM, IRC): Las más frecuentes. El daño tiende a ser relacionado a la longitud de los axones, siendo los más largos los primeros en afectarse, por lo que los síntomas comienzan a nivel de las extremidades inferiores. Los síntomas sensitivos a menudo preceden a los síntomas motores. El paciente típicamente se presentan con una lenta y progresiva pérdida sensorial y disestesias, tales como adormecimiento o sensación de quemadura o dolor en la planta de los pies o anormalidades leves de la marcha. A medida que la enfermedad progresa, empieza leve debilidad de las piernas y pueden ser seguidos de síntomas en las manos, lo que produce una pérdida de sensibilidad en distribución de guante y calcetín. El adormecimiento en casos severos se puede extender proximalmente afectando los músculos intercostales y causando pérdida sensitiva a nivel esternal.

    Lenta velocidad de conducción.
    Dispersión de potenciales de acción evocados.
    Conducción en bloque.
    Marcada prolongación de latencia a distal.

    Amplitud reducida de los potenciales compestos evocados.
    Velocidad de conducción relativamente conservada.

    EMG: El patrón de actividad eléctrica de un músculo (EMG), se mide a través de un electrodo de aguja que se inserta en la masa muscular. La naturaleza y el patrón de las alteraciones observadas, dependen de la afectación de los distintos niveles de la unidad motora (conjunto formado por una neurona del asta anterior de la médula espinal, su axón, sus uniones neuromusculares y todas las fibras inervadas por este axón).

    Test de Laboratorio Standard

    - La reducción de la exposición a toxinas endógenas o exógenas es el más importante paso en el tratamiento y prevención de la progresión de las polineuropatías axonales. Por ejemplo evitar la ingesta de alcohol en los pacientes con daño secundario a éste. En pacientes con DM, un estricto control de las glicemias puede ayudar a mantener la función nerviosa.

    Tratamiento de los síntomas y Prevención de complicaciones Manejo del Dolor:

    - Antidepresivos Tricíclicos: han sido la principal terapia en las polineuropatías dolorosas y son más efectivos que los Inhibidores de la Recaptura de Serotonina (IRS).

    - Terapia física de rehabilitación.
    - Uso de Cabestrillos y aparatos de asistencia para caminar.
    - Prevención de la formación de úlceras en los pies.

    Junto al manejo del dolor, constituye uno de las principales metas en el tratamiento de este tipo de pacientes.

    - Inmunoglobulinas IV en altas dosis: 2 gr/kg peso, por cinco días.
    - Plasmaféresis: 40 a 50 mg/kg por 4 a 5 días.
    - Kinesioterapia motora.
    -Ventilación mecánica en los casos que llegan a requerirlo.

    El uso de corticoides no ha mostrado utilidad.
    Con este tratamiento puede producirse recaída entre la segunda y tercera semana.

    De textos

    1. Braunwald E., Fauci A., Kasper,D., Harrison`s Principles of Internal Medicine, 15† Edición, Editorial McGraw-Hill, New York, año 2001.

    3. Fuller, GN, Jacobs, JN, Guiloff, RJ. Nature and incidence of peripheral nerve syndromes in HIV infection. J Neurol Neurosurg Psychiatry 1993; 56:372.

    …ergético, es posible que desencadene episodios de insomnio. Por contener mucha fibra, es posible que produzca gases y diarrea. No es recomendada su consumo en periodos de gestación y lactancia materna. Usos medicinales de la maca: La maca se puede utilizar como suplemento nutricional y obviamente como aliemento, tradicional para las zonas andinas. En capsulas o mezclar en zumos: desde una gramo y medio hasta tres por día. Maca gelatinizada:…

    …gerir la maca es comprándola en polvo y consumirla con agua o jugos. Se puede usar la raíz como alimento, hirviéndola con agua por varios minutos o se puede dejarla secar y consumirla como cereal. También existe la harina de maca, que se puede utilizar en pan, tortas, etc. El té de maca es de fácil preparación, se hierve el equivalente a una taza de agua, agregar una cucharadita de raíz de maca machacada, luego dejar unos minutos más al fuego,…

    …tabel. Brócoli. Zanahoria. Arroz integral. Ajo. Huevos. Espinaca. Melón. Papaya. Banana o plátano. Tomate. Germen de trigo. Cebolla. Repollo. Sandía. Nuez. Limón. Soja. Hongos. Semillas de alcaravea. Pimienta de cayatena. Cúrcuma. Abundante agua. Abocados. Eneldo. Naranja. Frutos rojos. Semillas de lino. Atún. Caballa. Sardinas. Tendencia actual: ataque al higado que comer ataque de higado que comer…

    …a el nacimiento de bebes prematuros. Controla menstruaciones abundantes. Cómo se toma el aceite de higado de bacalao: Puede consumirse en perlas durante la época invernal o dos o tres cucharadas diarias del aceite. Aceite de higado de bacalao contraindicaciones: Perdida de apetito, nauseas y vómitos. Indigestión y acidez estomacal. Diarreas. Mal aliento. Dolor en el abdomen. Puede causar hemorragias. Tendencia actual: vaginas buenas Buenas…

    La esteatosis hepática o hígado graso es una afección de origen metabólico y consiste en la acumulación anormal de grasa, mayoritariamente en forma de triglicéridos, en la célula hepática. Hay dos tipos de esteatosis: esteatosis microvacuolar de daño celular agudo y esteatosis macrovacuolar que produce un daño crónico. Entre sus causas se encuentran el alcohol, la diabetes, la obesidad, el colesterol, la hipertensión, diferentes tipos de drogas…

    La cirrosis hepática es una enfermedad de tipo crónica que se va desarrollando de forma lenta en el hígado, produciendo sobre el tejido hepático continuas y excesivas cicatrices que paulatinamente van impidiendo el correcto funcionamiento del hígado, que conlleva a demás una alteración en la circulación sanguínea. Se ha demostrado que la cirrosis hepática resulta se da con más frecuencia en hombres mayores de cincuenta años, aunque sus síntomas…

    La Hepatitis C es una enfermedad infecciosa que daña principalmente al hígado, por lo general suele ser asintomática, pero la hepatitis crónica puede deteriorar el hígado produciendo una cicatrización que a largo plazo se convierta en cirrosis. Este tipo de hepatitis puede contraerse si la sangre de alguien infectado ingresa a su cuerpo, como por ejemplo: con el pinchazo de una aguja o con algún objeto punzante, aquellos que compartan agujas…

    La enfermedad de Wilson es un trastorno hereditario en el que se desarrolla demasiado cobre en los tejidos del cuerpo, provocando daños en el hígado y tejidos nerviosos. Es una enfermedad poco común, ambos padres deben portar el gen anormal para padecer este trastorno. Solo existen un 25% de posibilidades en cada embarazo para que el niño nazca con la enfermedad de Wilson. Esta provoca que el organismo absorba y conserve demasiado cobre que se…

    Son muy diversas las causas del dolor de cabeza, en esta ocasión Farmalt les va a facilitar algunos tips para que tengan en cuenta y algunas de las formas que profesionales recomiendan para aliviarlo. Como dijimos son diversas las causas como: tensión emocional, tensión arterial, resaca, infecciones, deficiencias alimenticias, presencia de toxinas en el cuerpo, también pueden provocarla la alergia a algunos alimentos en los que están…

    La Hepatitis A es una enfermedad infecciosa causada por el virus (VHA) que se caracteriza por una inflamación en el hígado; no es crónica y no provoca daño permanente en el hígado; el sistema inmune crea anticuerpos para evitar futuras infecciones de esta enfermedad. Se puede contraer el virus VHA, consumiendo agua o alimentos contaminados, también cuando viajamos a países de alto riesgo como Asia, Sur o Centro América. La mejor protección es…

    La celiaquía es una enfermedad que tiene muchos más nombres. Entre otras denominaciones de esta especial patología:

    • Intolerancia al gluten.
    • Esprúe.
    • Esprúe no tropical.
    • Enteropatía sensible al gluten.

    Pero bajo todas estas nomenclaturas se esconde una dolencia provocado por el daño al revestimiento del intestino delgado. Esto se produce debido a una reacción del mismo cuando la persona come gluten. Dicha sustancia se encuentra presente en el trigo, el centeno, la cebada e incluso la avena. Además, el gluten está en prácticamente todos los alimentos elaborados con estos ingredientes.

    Como consecuencia de esta reacción, el intestino es incapaz de absorber los componentes necesarios para el organismo, que contienen los alimentos.

    Los 5 estadios son los siguientes:

    • El estadio 0 o muy temprano: es un subgrupo con especial buen pronóstico. Incluye pacientes con cirrosis hepática compensada, con CHC muy inicial, totalmente asintomáticos y que presentan tumores únicos menores de 2 cm, sin invasión vascular ni diseminación. Este estadio muy inicial correspondería al concepto de carcinoma in situ. En estos casos, la cirugía o la ablación por radiofrecuencia ofrecen una alta probabilidad de curación.
    • El estadio A o temprano: es un estadio inicial que incluye a pacientes asintomáticos con función hepática conservada con un CHC solitario o con un máximo de 3 nódulos de hasta 3 cm de diámetro. Estos pacientes pueden tratarse con intención curativa mediante resección quirúrgica, ablación percutánea y trasplante hepático.
    • El estadio B o intermedio: consiste en pacientes con tumores multinodulares que exceden los criterios anteriormente descritos, sin invasión vascular ni extra hepática, con función hepática y estado general conservado. Si la función hepática corresponde al estadio A, los sujetos pueden beneficiarse de tratamiento mediante quimioembolización.
    • El estadio C o avanzado: incluye pacientes con función hepática conservada, pero que presentan un CHC con invasión vascular, invasión extra hepática o con afectación leve del estado general. En este grupo de pacientes, el único tratamiento que hasta la fecha ha mostrado beneficios en términos de supervivencia es el tratamiento con sorafenib.
    • El estadio D o terminal: incluye pacientes que presentan afectación grave del estado general o función hepática muy afectada y que no son candidatos a trasplante hepático. A este grupo de pacientes únicamente se les debe indicar tratamiento sintomático.

    Los sintomas de la ictericia incluyen piel amarilla, ojos amarillos, orina de color rojo oscuro, orina naranja, orina de color rojo, piel bronceada, pérdida del apetito, sabor amargo en la boca, lengua blanca, heces pálidas, heces con olor fétido y náuseas entre otros.

    Esta página intenta proporcionar una lista con información de algunos de los posibles síntomas de la ictericia. Ten en cuenta que los síntomas de la ictericia pueden variar de forma individual en cada paciente y podrían no presentarse de la misma forma o incluso no manifestarse en todos los casos de ictericia.

    Esta información sobre síntomas ha sido obtenida de diversas fuentes y puede no ser totalmente exacta y tampoco tiene porqué ser la lista completa de los síntomas de la ictericia. Debes consultar con tu médico si notas los primeros síntomas de la ictericia ya que sólo tu médico puede proporcionar un correcto diagnóstico de los síntomas de forma precisa.

    La ictericia es la coloración amarillenta de la piel, de las membranas mucosas y de la parte blanca de los ojos causada por una mayor cantidad de bilirrubina en la sangre. La ictericia es un signo de una enfermedad subyacente.

    La bilirrubina es un subproducto de la descomposición diaria natural y de la destrucción de las células rojas de la sangre que tenemos en nuestro cuerpo. La molécula de la hemoglobina se libera en la sangre, se divide en una porción hemo y se convierte químicamente en la bilirrubina. Normalmente, el hígado metaboliza y excreta la bilirrubina en forma de bilis. Sin embargo, si hay una interrupción en este metabolismo normal y/o en la producción de la bilirrubina, puede dar como resultado la ictericia.

    La ictericia puede ser causada por varios procesos de diferentes enfermedades. Esto puede ser de gran ayuda para entender las diferentes causas que provocan la ictericia mediante la identificación de los problemas que perturban el metabolismo normal y/o la excreción de la bilirrubina.

    La ictericia en estos casos está causada por un rápido incremento de la descomposición y de la destrucción de los glóbulos rojos (hemólisis), desbordando de ese modo la capacidad del hígado para eliminar adecuadamente los altos niveles de bilirrubina en la sangre.

    A continuación mostramos algunos de los ejemplos en los que se presentan unas condiciones en las que existe un mayor deterioro de las células rojas de la sangre:

    • Paludismo
    • Crisis de las células falciformes
    • Esferocitosis
    • Talasemia
    • Glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD)
    • Drogas u otras toxinas
    • Trastornos autoinmunes

    La ictericia en estos casos es causada por la incapacidad del hígado para metabolizar adecuadamente y excretar la bilirrubina. Podemos destacar los siguientes ejemplos:

    • Hepatitis (comúnmente viral o relacionada con el alcohol)
    • Cirrosis
    • Drogas u otras toxinas
    • Síndrome de Crigler-Najjar
    • Síndrome de Gilbert
    • Cáncer

    La ictericia en estos casos se denomina ictericia obstructiva, es causada por condiciones que interrumpen el drenaje normal de la bilirrubina conjugada en forma de bilis desde el hígado a los intestinos.

    Entre las causas de la ictericia obstructiva podemos incluir:

    • Cálculos biliares en los conductos biliares
    • Cáncer (de páncreas y de la vesícula biliar o carcinoma de los conductos biliares)
    • Estenosis de los conductos biliares
    • Colangitis
    • Malformaciones congénitas
    • Pancreatitis
    • Parásitos
    • Embarazo
    • Ictericia del recién nacido

    La ictericia en los recién nacidos puede ser causada por varias razones diferentes, aunque a menudo es una consecuencia fisiológica normal del hígado del recién nacido que todavía es inmaduro. Aunque por lo general, en estas circunstancias es inofensivo, los recién nacidos con niveles excesivamente elevados de bilirrubina a causa de otros problemas médicos (ictericia patológica), pueden sufrir un daño cerebral devastador (kernicterus, también conocido como ictericia nuclear o encefalopatía neonatal bilirrubínica) si no se aborda el problema de fondo. La ictericia del recién nacido es la condición más común en los recién nacidos que requiere evaluación médica.

    A continuación mostramos las causas más comunes de la ictericia del recién nacido:

    • Ictericia fisiológica: Generalmente, este tipo de ictericia se hace evidente en el segundo o en el tercer día de vida. Es la causa más común de ictericia del recién nacido y normalmente es una condición transitoria e inofensiva. Este tipo de ictericia es causada por la incapacidad del hígado inmaduro del recién nacido para procesar la bilirrubina que surge de la degradación acelerada de las células rojas de la sangre que tiene lugar a esta edad. A medida que el hígado del recién nacido madura, la ictericia desaparece de forma gradual.
    • Incompatibilidad materno-fetal de grupo sanguíneo (Rh, ABO): Esta forma de ictericia ocurre cuando hay una incompatibilidad entre los grupos sanguíneos de la madre y del feto. Esto conduce a un aumento de los niveles de bilirrubina por la descomposición de los glóbulos rojos (hemólisis) del feto.
    • Ictericia por la leche materna: Este tipo de ictericia se produce en los recién nacidos alimentados con leche materna y normalmente aparece al final de la primera semana de vida. Se cree que los responsables son ciertos productos químicos de la leche materna. Por lo general, se trata de un trastorno inofensivo que se resuelve de forma espontánea y las madres por lo general, no tienen que suspender la lactancia materna.
    • Ictericia por lactancia: Esta forma de ictericia ocurre cuando el lactante recién nacido no recibe la cantidad adecuada de leche materna. Puede ocurrir debido a una tardía o insuficiente producción de leche por parte de la madre o debido a una alimentación deficiente del recién nacido. Esta inadecuada ingesta de leche da lugar a la deshidratación y a la reducción de las deposiciones por parte del recién nacido, con una posterior disminución en el organismo de la bilirrubina por la excreción.
    • Cefalohematoma (una acumulación de sangre debajo del cuero cabelludo): A veces, durante el proceso del parto, el recién nacido puede sufrir una contusión o lesión en la cabeza, lo que provoca una acumulación o coagulación la sangre bajo el cuero cabelludo. Como la sangre se descompone de manera natural, puede dar lugar a elevados niveles repentinos de bilirrubina que pueden sobrepasar la capacidad del hígado inmaduro del recién nacido para su procesamiento, dando lugar a la ictericia.

    La lista de los principales síntomas de la ictericia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

    A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los de la ictericia. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.

    • Hemorragias nasales y los moretones
    • musculares frecuentes y en las articulaciones

    El hígado y su relación con el colon irritable miren las circunstancias que nos pueden llevar a sufrir de esta condición

    La progresión de la enfermedad de hígado graso a la enfermedad más grave del hígado como la cirrosis e insuficiencia hepática aguda se puede detectar mucho más fácilmente, colon afecta el hígado cuando está muy saturado de desechos.mas cuando

    30% del consumo de fructosa se convierte directamente a la grasa.

    El hígado graso se define como tener un 5-10% de grasa acumulada en el hígado. Siempre hay un cierto nivel de grasa acumulada en este órgano, pero una vez que llegue a esta altura comienza a funcionar, la circulación interrumpir y células hepáticas comienzan a morir. Es también un signo de otros problemas serios en el cuerpo como este órgano se encarga de la desintoxicación del cuerpo. Por lo tanto, su cuerpo está invadido de alguna manera las toxinas salvo algún componente genético.

    Porque el hígado funcióna como colon

    Pero muchas veces le toca cumplir la función de colon, que no debería ser así ya que por los malos hábitos de alimentación que practicamos que nos con llevaron a tener colon irritable. Ya que cuando el colon está lleno de desechos que no evacuamos desencadenamos el colon irritable y demás dolencias de colon por otro lado el hígado reacciona tratando de sacar esas toxinas que hay en el colon y eso conlleva al desgate de el hígado

    Obesidad – Los médicos coinciden en que para aquellos de nosotros que tienen sobrepeso, hay un 75% de aumento en la probabilidad de la enfermedad de hígado graso.

    sindrome del colon irritable o problemas digestivos ocasionales

    Sensibilidad a los alimentos – esto es a menudo relacionados con intestino permeable y puede ser la causa subyacente del aumento de toxinas en el cuerpo. Estos remedios para el colon irritable le serán de ayuda para tratar el colon

    Los síntomas típicos de enfermedad hepática avanzada

    Los círculos negros debajo de los ojos, los ojos hinchados

    Manchas marrones en la piel

    Palmas inflamados y las plantas de los pies

    Hinchazón en las piernas y los tobillos.

    • Hepatitis B o C. Los pacientes en los que esta infección es crónica presentan predisposición a canceres primarios en el hígado
    • Cirrosis causada por el exceso de alcohol
    • Hígado graso no alcohólico (o Esteatohepatitis no alcohólica), que se da en gente con sobrepeso, obesidad, diabetes tipo II o síndrome metabólico
    • Hemocromatosis: enfermedad hereditaria que provoca una acumulación excesiva e incorrecta del hierro en los órganos por un mal metabolismo del hierro
    • Ingesta de arsénico, presente en el agua o en productos químicos como algunos materiales plásticos

    Los problemas de hígado suelen ser asintomáticos, pero cuando se producen síntomas suelen ser dolor abdominal, cansancio, náuseas, fiebre, pérdida de peso, falta de apetito o ictericia (coloración amarillenta de la piel).

    Las enfermedades benignas del hígado en muchos casos se detectan casualmente al realizar una revisión por algún otro motivo. Por otro lado, en los pacientes con factores de riesgo se recomienda realizar una ecografía periódicamente para detectar lesiones benignas y malignas. Para confirmar el diagnóstico la mejor opción es realizar entonces una biopsia hepática guiada por ecografía, TAC, o mediante cirugía laparoscópica.

    En el estudio inicial se realizará una analítica: ésta servirá para observar la función hepática a través de la bilirrubina y las alteraciones en la coagulación. Además, permitirá solicitar marcadores tumorales como la alfa fetoproteina, relacionada con el carcinoma hepatocelular.

    Cuando se sospecha de que pueda haber una enfermedad hepática, se recomienda realizar un TAC o tomografía computerizada o una resonancia magnética (RMN) para localizar las lesiones, su tamaño y su relación con otros tejidos y órganos. Así, se podrá elegir el tratamiento más adecuado.

    Un seguimiento por parte de un especialista es imprescindible en todos los pacientes que tuvieron cáncer de hígado.

    Para un seguimiento efectivo, es preciso un trabajo coordinado multidisciplinar, donde los diferentes especialistas combinen estudios de laboratorio, con el estudio de la función hepática y coagulación, y pruebas de imagen como las ecografías o resonancias magnéticas. En IQL trabajan en esa tarea radiólogos altamente experimentados, puesto que el haber realizado tratamientos previos sobre el hígado dificulta la evaluación de las pruebas. La finalidad es la detección precoz en caso de aparecer nuevas enfermedades o repetición de las previas.

    Las enfermedades benignas sólo se trataran en caso de gran tamaño, hemorragias o en caso que el paciente sienta un intenso dolor abdominal, dado que la mayoría de ellas presentan un riesgo muy escaso de malignizar, que se podrá controlar con seguimiento.

    La posibilidad de tratamiento quirúrgico viene determinada por el tipo de lesión, su situación en el hígado y su relación con los vasos. El equipo especializado de IQL, con alta experiencia en cirugía del hígado, valoraran cada caso a nivel individual para ofrecer la mejor combinación de tratamiento, tanto con cirugía como con quimioterapia o radiología intervencionista si fuera necesario.

    Según el tipo de lesión y su localización, los pacientes podrán beneficiarse de técnicas mínimamente invasivas como la laparoscópica. Así, a través de pequeñas incisiones se puede extirpar la lesión en el hígado, reduciendo la hemorragia y mejorando el dolor postoperatorio, con una más rápida reincorporación a la rutina diaria del paciente.

    En ocasiones la complejidad de la enfermedad o las condiciones del paciente no permiten utilizar la laparoscópica. En estos casos deberá llevarse a cabo la cirugía abierta a través de una incisión en el abdomen por debajo de las costillas.

    En cirugía hepática o del hígado, el paciente normalmente saldrá de quirófano con drenajes permiten a los cirujanos descartar hemorragias, infecciones o fugas de bilis. Así, permanecerá ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI), al menos las primeras 24-48h.

    En algunos casos, la localización o el tipo de lesión del hígado hacen imposible su resección. En estos casos, se puede utilizar radiología intervencionista, mediante la cual se realizaran punciones percutáneas de dichas lesiones para realizar radiofrecuencia o microondas y conseguir un control local de la enfermedad, que puede permanecer estable durante un largo tiempo.

    En el Instituto Quirúrgico Lacy IQL los pacientes son evaluados por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, radiólogos y patólogos

    que permitirán tomar la decisión más acertada de forma individualizada.

    Las infecciones se transforman en enfermedades francas cuando se altera el equilibrio entre el cuerpo humano y el agente causal.

    Las enfermedades infecciosas se dividen en transmisible y no transmisible.

    Es una afección genética hereditaria en la cual una persona tiene niveles ligeramente altos de pigmento de bilirrubina, debido a que el hígado no lo procesa apropiadamente.
    Esto puede dar un color ligeramente amarillo, o ictericia, a la piel y los ojos.

    También se conoce como disfunción hepática constitucional e ictericia familiar no hemolítica.

    La afección es inofensiva y los pacientes no necesitan tratamiento.

    La ictericia leve es el único signo de que una persona tiene el síndrome de Gilbert.
    Muchas personas con el síndrome de Gilbert no tienen síntomas. Alrededor del 30 por ciento se enteran de que lo tienen por casualidad a través de pruebas de rutina.

    La bilirrubina se produce cuando el cuerpo descompone los glóbulos rojos. En el síndrome de Gilbert, el hígado no procesa la bilirrubina de manera efectiva, debido a una anomalía genética hereditaria. Esto hace que se acumule en el cuerpo.

    Si una persona tiene demasiada bilirrubina, tendrá ictericia, un tinte amarillo en la parte blanca de los ojos. La piel también puede adquirir un tinte amarillento si los niveles aumentan aún más.

    Los niveles extremadamente altos de bilirrubina pueden causar comezón, pero esto no ocurre en el síndrome de Gilbert, debido a que los niveles de bilirrubina no son tan altos.

    Los factores que pueden ocasionar un aumento leve en los niveles de bilirrubina y hacer que los síntomas sean más obvios abarcan

    • Una dolencia
    • El contagio
    • La deshidratación
    • La regla
    • El sobreesfuerzo
    • El ayuno
    • La falta de sueño
    • El consumo de alcohol

    Los niveles de bilirrubina no alcanzan niveles muy altos con el síndrome de Gilbert, pero la ictericia puede ser perturbadora.

    Es poco probable que una persona con el síndrome de Gilbert tenga síntomas específicos, más allá de algún color amarillento en los ojos.

    Algunas personas pueden experimentar fatiga y malestar abdominal, pero los expertos no han hecho ninguna conexión entre los niveles más altos de bilirrubina y estos síntomas.

    La mayoría de las personas con el síndrome de Gilbert experimentan episodios ocasionales y de corta duración de ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos) debido a la acumulación de bilirrubina en la sangre.

    Debido a que el síndrome de Gilbert generalmente sólo causa un ligero aumento en los niveles de bilirrubina, el color amarillo de la ictericia con frecuencia es leve. Los ojos suelen ser los más afectados.

    Aproximadamente una de cada tres personas con el síndrome de Gilbert no experimenta ningún síntoma. Por lo tanto, es posible que no se dé cuenta de que tiene el síndrome hasta que se realicen pruebas para un problema no relacionado.

    romeo y julieta resumen por actos y escenas

    La efectividad de varios medicamentos se encuentra reducida en pacientes fumadores.
    La nicotina tiene un efecto poderoso en el estómago, que genera dificultades de la digestión. También incrementa la secreción de ácido clorhídrico por ese órgano, incrementando la posibilidad de sufrir acidez.
    El fumar ha sido asociado a los ronquidos y a la apnea del sueño (detención de la respiración cuando duerme). En mujeres fumadoras, el ronquido es 17 veces más frecuente que en aquellas no fumadoras. También el vello facial es 7 veces mas frecuentes en mujeres que fuman que en aquellas que no lo hacen.

    Fumar no es sólo un hábito, también es una drogadicción, ya que el hecho de fumar tabaco cumple con todos los criterios que definen al consumo de sustancias como tal:

    • Existencia de Tolerancia (necesidad de fumar cada vez mas cantidad para saciarse)
    • Dependencia (necesidad imperiosa de seguir fumando)
    • Síndrome de Abstinencia en ausencia de la misma (síntomas que aparecen al suspender el cigarrillo)
    • Comportamiento compulsivo

    El máximo responsable de la dependencia es la nicotina, sustancia con gran poder de adicción, similar al de otras drogas como la heroína o cocaína. La forma de dependencia que genera el hábito de fumar es física, responsable del síndrome de abstinencia; psicológica ya que el cigarrillo se ha convertido en una compañía en todo tipo de situaciones (después de las comidas, con el café, al hablar por teléfono, mirando TV, etc) y parece difícil modificar esta relación; y social ya que se practica
    en grupos, en ciertas reuniones de ocio, tras cenas con los amigos, y sobre todo sigue siendo un hábito que distingue a cierto grupo de adolescentes dándoles un valor social de rebeldía y de madurez malentendidos.

    Se estima que en los Estados Unidos aproximadamente 53.000 muertes por año son el resultado de fumar en forma pasiva. 37000 de estas muertes ocurren por enfermedad cardiovascular. En la República Argentina mueren 6.000 según el Ministerio de Salud y Ambiente, 4.000 de las cuales son debidas a patologías cardiocirculatorias.

    El efecto de inhalar el tabaco es tan perjudicial, si no peor en no fumadores que en los fumadores. Todos los riesgos a los que se encuentran expuestos los fumadores, son también sufridos por los fumadores pasivos. La parte final que se quema del cigarrillo tiene partículas más pequeñas y mas peligrosas que el cigarrillo. Estas pequeñas partículas al ser inhaladas llegan a la parte profunda del pulmón y generan mayor daño.

    El monóxido de carbono inhalado por los fumadores pasivos causa pérdida de oxígeno de la sangre, lo que genera que los pulmones, corazón y cerebro no funcionen adecuadamente. En forma crónica, se generan cambios en las estructuras de estos órganos.

    La convivencia con un fumador incrementa 2 veces el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón o enfermedad cardiovascular. Los niños fumadores pasivos están mas expuestos a este problema que los adultos, desarrollando facilmente problemas pulmonares (alergias, asma, bronquitis crónica, problemas cardíacos) Se registran más hospitalizaciones por estas patologías comparándose con hijos de padres no fumadores. Muchos desarrollan cáncer cuando son adultos.

    Estimulación del Sistema Nervioso Simpático: esto genera aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, y por lo tanto aumenta el consumo de oxígeno por el corazón. El transporte de oxígeno por la sangre se halla dificultado, ya que el monóxido de carbono incorporado por el cigarrillo lo desplaza de la hemoglobina que es el transportador de estos gases.

    Constricción de las arterias coronarias y de todo el organismo por sustancias (prostaglandinas, vasopresinas, catecolaminas) estimuladas por el cigarrillo, sobre todo en los vasos con lesiones ateroescleróticas. Este (la alteración de la circulación) es un temible efecto pues también repercute en los vasos periféricos con el consiguiente aumento de la presión sanguínea y el trabajo cardíaco.
    Aumento de la actividad de las plaquetas, lo que facilita un fenómeno favorecedor de la formación de trombos que causa infarto de miocárdio o formas severas de angina de pecho.

    Liberación de catecolaminas por la médula adrenal con una rápida producción de arritmias cardíacas graves, algunas causantes de muerte súbita en pacientes coronarios. Reducción de la capacidad de la sangre para disolver sus propios coágulos (fibrinolísis).
    Modificación del transporte de lipoproteínas con tendencia a aumentar el colesterol sanguíneo.

    A los 20 minutos:
    La presión arterial baja a su nivel normal.El ritmo cardíaco desciende a la cifra normal.
    La temperatura de los pies y de las manos aumenta a su punto normal.

    Pasadas 8 horas:
    La concentración de monóxido de carbono en la sangre baja a su nivel normal.
    La concentración de oxígeno en la sangre sube a su nivel normal.

    A las 24 horas:
    Disminuye el riesgo de sufrir un infarto.

    Luego de 48 horas:
    Las terminaciones nerviosas comienzan a regenerarse. Aumenta la agudeza del olfato y el gusto.
    Caminar se vuelve mas fácil.

    De 2 a 3 semanas:
    Mejora la circulación. La función pulmonar aumenta hasta un 30%.

    De 1 a 9 meses.
    1) Disminuyen la tos, la congestión nasal, la fatiga y la falta de aliento.
    Vuelven a crecer cilias en las células bronquiales, lo que aumenta la capacidad de arrojar flemas y resistir a las infecciones.
    Un año después, el riesgo de padecer insuficiencia coronaria es 50% menor que el de un fumador.
    Síntomas de Abstinencia

    El cigarrillo es un estimulante y un sedante del Sistema Nervioso Central, que produce síntomas al dejarlo. El más habitual es el dolor de cabeza, pero suelen aparecer los siguientes:

    Ansia de fumar – Mareos y vértigos – Irritabilidad -Temblor interior – Falta de concentración – Temblor de manos – Pérdida de apetito – Dolor de ojos – Náuseas y vómitos – Cambios de sabor – Ansiedad para comer – Cansancio Contracciones musculares – Debilitamiento – Sudor de manos – Hormigueos en la piel – Estreñimiento

    La ansiedad de fumar aparece en picos de diferente intensidad, los más fuertes suceden entre las 48/72 hs. de estar sin fumar, debe de controlarlos con su fuerza de voluntad y con agua o jugos de fruta, a veces haciendo inhalaciones profundas de aire o con actividad física. El oxígeno es un buen tranquilizante de los nervios. Puede apoyarse en este período con complejos vitamínicos B.

    Actualmente, la Organización Mundial de la Salud y muchos gobiernos luchan contra el tabaquismo por medio de la concienciación de la población (Día Mundial Sin Tabaco —cada 31 de mayo—, publicidad, etc.), y la prohibición de fumar en lugares públicos o cerrados.

    Contra la industria tabacalera luchan también numerosas asociaciones, habiéndose ganado importantes juicios contra ésta en Estados Unidos, por prácticas como agregar nicotina extra al tabaco natural. Además, se ha criticado duramente a estas empresas por dirigir su publicidad hacia niños y adolescentes, utilizar intensamente publicidad engañosa, como en el caso de los cigarrillos light, y haber patrocinado numerosos estudios supuestamente científicos que demostrarían efectos beneficiosos del tabaco, que luego resultarían no ser tan ciertos.

    Los problemas que hacían insostenible su presencia en casa llevaron a José a probar el alcohol a los 12 años. Los golpes, gritos e insultos eran para todos en la familia; ninguno se salvaba. A los 14 tuvo su primera borrachera y su vida siguió envuelta en botellas de vino y problemas, hasta que a los 26 años se le paró el aparato digestivo por las altas cantidades de alcohol y fue a dar al hospital, grave. Entonces se enteró de que tenía diabetes, de que el páncreas ya no le funcionaba y de que el alcohol le había ocasionado todo mucho antes de cumplir los treinta.

    José es jalisciense y comparte con muchos paisanos una realidad preocupante: hasta septiembre de 2013, Jalisco ocupaba el primer lugar nacional por número de casos probables de enfermedad alcohólica del hígado, con mil 041 personas afectadas, así como el segundo lugar por número de probables intoxicaciones agudas por alcohol, de acuerdo con el Sistema de Notificación Semanal de Casos Nuevos de Enfermedades de la Secretaría de Salud federal (SSa).

    Hablar de caso probable tiene que ver con el diagnóstico del médico que recibe al paciente, el cual tiene todos los datos clínicos para determinar que sus síntomas son de intoxicación por la bebida, o que su problema a nivel hepático es causado por la ingesta de alcohol y no por una cuestión genética.

    Si la medición se hace en tasa por cada 100 mil habitantes, Jalisco baja al cuarto lugar nacional en casos probables de enfermedad alcohólica del hígado y al séptimo por número de intoxicaciones agudas por alcohol probables.

    Aun así, permanece en el top ten nacional, detrás de Hidalgo, Colima y Yucatán en casos de intoxicación aguda por alcohol.

    José ahora tiene 66 años de edad y ya cumplió 26 como miembro de Alcohólicos Anónimos grupo Morelos, en Guadalajara, con el mismo tiempo sin probar alcohol. Mantiene estable su salud y, gracias a que se atendió a tiempo, no fue parte de las estadísticas de muerte.

    Según datos de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), el alcohol es responsable directo de por lo menos mil 900 muertes al año, sólo al tomarse en cuenta la cirrosis y los accidentes automovilísticos, que representan la sexta y séptima causas de defunción en el Estado, respectivamente.

    El alcohol, entonces, causa más muertes que los principales tipos de cáncer, como el de mama, el de pulmón y el de próstata, que durante 2012 mató a mil 550 jaliscienses.

    Causas, incidencia y factores de riesgo

    Una convulsión es un episodio de actividad eléctrica anormal en el cerebro que puede involucrar la pérdida o la reducción del conocimiento, movimientos involuntarios y sensaciones abrumadoras.

    Las convulsiones del lóbulo temporal pueden afectar a personas de cualquier edad y pueden ocurrir como episodios aislados o como una afección repetitiva que forma parte de una afección crónica (continua).

    La información en el cerebro es trasmitida de neurona a neurona por medio de un proceso electroquímico. Ciertos patrones de actividad eléctrica pueden ocasionar convulsiones, que son episodios durante los cuales las señales eléctricas se propagan en patrones anormales dentro del cerebro. Este proceso puede ser detectado por medio de un electroencefalógrafo (EEG).

    Dadas las condiciones apropiadas, como la exposición a ciertas drogas, fiebre alta o estimulación eléctrica, cualquier persona puede sufrir una convulsión.

    Las convulsiones del lóbulo temporal comúnmente se ocasionan por lesiones en áreas específicas de esta parte del cerebro. Este daño incluye cicatrización llamada esclerosis temporal mesial. Algunas de las causas son: lesión traumática, infección, daño a una porción del lóbulo temporal por falta de oxígeno, tumores cerebrales, síndromes genéticos y lesiones de cualquier tipo.

    Debido a que el lóbulo temporal está comprometido en el procesamiento de las emociones y sensaciones, las convulsiones en esta área pueden comenzar con sensaciones de miedo, de gozo (algunas veces con asociaciones religiosas y la sensación de una “presencia”), recuerdos de cierta música u olores y otros síntomas inusuales.

    Entre los síntomas preliminares de advertencia (denominados aura) se pueden mencionar:

    • Sensaciones anormales
    • Sensaciones epigástricas (“una sensación graciosa en los intestinos”, “elevación del estómago”)
    • Alucinaciones o espejismos (visuales, olfativos, gustativos u otro de tipo de espejismos sensoriales)
    • Sensación de “ya visto”, emociones o recuerdos ya vividos
    • Emoción abrupta, intensa no relacionada con lo que está ocurriendo en el momento

    • La conciencia se mantiene (parcial)
    • La conciencia se reduce o se pierde (compleja parcial)

    Algunas de las alteraciones en el movimiento son:

    • Comportamientos anormales de la boca
      • relamerse los labios
      • masticar o tragar sin razón
      • salivación profusa “babearse”
    • Movimientos anormales de la cabeza
      • giro forzado de la cabeza
      • giro forzado de los ojos
      • usualmente en dirección opuesta a la ubicación de la lesión cerebral
    • Movimientos repetitivos como tocarse la ropa
    • Contracción muscular y relajación rítmicas (poco común), que afecta un lado del cuerpo, un brazo, una pierna, parte de la cara u otra área aislada.

    Entre las sensaciones anormales se pueden mencionar:

    • Entumecimiento, hormigueo, sensación de cosquilleo
    • Ocurren en una sola parte del cuerpo o se propagan
    • Preceden a los síntomas motores
    • Alucinaciones sensoriales (visuales, auditivas, táctiles, etc)

    Los síntomas autónomos abarcan:

    • Dolor o malestar abdominal
    • Náuseas
    • Sudoración
    • Enrojecimiento de la cara
    • Pupilas dilatadas (ojos)
    • Frecuencia/pulso cardíaco acelerado

    Otros síntomas comprenden:

    • Cambios en la visión, habla, pensamiento, conciencia, personalidad
    • Pérdida de memoria (amnesia) en cuanto a los eventos referentes al ataque (convulsión compleja parcial)

    Signos y exámenes

    El diagnóstico de convulsión del lóbulo temporal se sospecha principalmente con base en los síntomas presentes y los resultados de los exámenes. Para el diagnóstico de la causa puede requerirse un examen físico completo, con una evaluación neuromuscular detallada que puede o no resultar normal.

    • Un EEG (electroencefalograma, registro de la actividad eléctrica cerebral) muestra cambios característicos, confirmando una convulsión parcial (focal), y puede mostrar el foco o ubicación de la causa.
    • Tanto una TC de cabeza como una IRM craneal pueden mostrar la ubicación y magnitud de la lesión.
    • Una punción lumbar puede ser necesaria cuando se sospecha que las convulsiones son causadas por una infección.

    Tratamiento

    Los objetivos del tratamiento son tomar medidas de emergencia, en caso de ser necesarias, y reducir la tasa de futuros ataques.

    Es posible que no se requiera tratamiento de emergencia, a menos que la convulsión se torne generalizada o si se pierde el conocimiento. Las medidas de primeros auxilios deben tomarse según se requieran y algunas de ellas son: protección contra lesiones, prevención de broncoaspiración y protección de las vías respiratorias o asistencia con la respiración.

    Se deben registrar y comentarle al médico los detalles de la convulsión como la fecha y hora del ataque, duración, partes del cuerpo afectadas, tipo de movimientos y otros síntomas, causas posibles y otros factores que brinden información acerca del episodio (como qué lo precedió inmediatamente).

    El tratamiento de las causas puede detener la ocurrencia de las convulsiones y puede comprender tratamiento médico de los trastornos convulsivos como la epilepsia, intervención quirúrgica de los tumores o lesiones cerebrales y otros tratamientos en la medida de lo necesario.

    Los anticonvulsivos orales (medicamentos contra las convulsiones que se toman por la boca) se emplean para prevenir o reducir el número de convulsiones futuras. La respuesta varía según el individuo, de manera tal que los medicamentos y la dosis pueden requerir varios y repetidos ajustes.

    Las convulsiones múltiples y repetitivas generalmente se tratan con el uso prolongado de un medicamento antiepiléptico.

    Durante el seguimiento, debe revisarse la necesidad de medicamentos por lo menos una vez al año y es posible que se necesiten por tiempo indefinido. Es importante la verificación del nivel del medicamento en la sangre para lograr un control continuo de las convulsiones y reducir los efectos colaterales.

    El embarazo, la falta de sueño, el omitir dosis del medicamento, el uso de drogas psicoactivas (incluyendo el alcohol) o enfermedad pueden provocar convulsiones en una persona con un trastorno convulsivo previamente bien controlado.

    Evitar el consumo de alcohol u otras drogas, especialmente si afectan al hígado. Conviene evitar la absorción de amoniaco u otras sustancias neurotóxicas, y se recomienda prevenir el estreñimiento, el sangrado digestivo, las alteraciones hidroelectrolíticas y huir de los sedantes como las benzodiacepinas. Además, la FEAD insta a los pacientes a que mantengan una dieta equilibrada que garantice un correcto estado nutricional acompañado de una correcta hidratación y ejercicio físico.

    La encefalopatía hepática, según María Luisa García Buey, especialista en medicina Digestiva y responsable de la Unidad de Hepatología del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid, se clasifica en tres tipos según su origen:

    • Causada por fallo hepático.
    • Causado por shunt portosistémico (es un vaso anómalo que no permite el paso de la sangre por el hígado para ser filtrada).
    • Causada por cirrosis.

    El coma hepático también puede presentar cuatro grados:

    • Alteración del comportamiento.
    • Confusión moderada y bradipsiquia (lentitud de los procesos psíquicos y del pensamiento).
    • Estupor y gran confusión.
    • Coma.

    Para el correcto diagnóstico de esta enfermedad y evitar la confusión con otras causas de afectación mental suelen llevarse a cabo estudios de neuroimagen, acompañados por la exploración física y la consulta del historial del paciente. Hay varias pruebas recomendadas:

    • Un análisis de sangre para llevar a cabo un conteo sanguíneo completo o hematocrito para descartar la anemia.
    • Resonancia magnética cerebral.
    • Electroencefalograma o examen de las ondas cerebrales para medir la actividad del cerebro.
    • Pruebas para medir la función del hígado.
    • Tiempo de protrombina, que mide cuánto tarda el plasma sanguíneo en coagularse.
    • Medida de componentes como amoniaco en suero, sodio y potasio.
    • Nivel de sodio y potasio en el torrente sanguíneo.
    • BUN o examen de nitrógeno ureico en sangre, para valorar el funcionamiento renal del paciente.
    • Tomografía Computerizada (TC).
    • Test psicométricos.

    Esta enfermedad precisa la hospitalización del enfermo. Primero los médicos valoran cuál ha sido la causa que ha originado la encefalopatía hepática y en base al diagnóstico, deciden la terapia más adecuada.

    Uno de los tratamientos consiste en evitar la absorción de amoniaco con laxantes osmóticos, como la lactulosa y antibióticos, como la rifaximina o neomicina. Es necesario detener la hemorragia gastrointestinal y drenar la sangre localizada en los intestinos. Después se procede, si es necesario, a curar las posibles infecciones, la insuficiencia renal y anomalías electrolíticas. Es vital que el paciente esté bien nutrido y provisto del oxígeno suficiente, para evitar más daños al encéfalo. En algunos casos no se puede suministrar sedantes y tranquilizantes porque no se asimilan bien por el hígado.

    García Brey dice que “el pronóstico de esta patología suele ser grave, limita la supervivencia del paciente y los hace subsidiarios de trasplante hepático”. La encefalopatía crónica suele empeorar o reaparecer, aunque la forma aguda es curable. Sin embargo, tanto la forma crónica como la aguda, puede desembocar en un coma y en la muerte del afectado.

    La cirrosis es la inflamación intersticial del hígado. Se trata de una enfermedad crónica e irreversible que provoca fibrosis y nódulos entre las células del hígado, lo que provoca cambios en la estructura del hígado y en sus funciones, ya que la circulación de la sangre está bloqueada. Si la cirrosis es muy avanzada, puede llegar a provocar insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

    Según la American Medical Association, las causas más comunes de la cirrosis son:

    • Infección por el virus de la hepatitis B o de la hepatitis C.
    • Enfermedades autoinmunitarias del hígado como la hepatitis autoinmunitaria, la cirrosis biliar primaria o la colangitis esclerosante primaria.
    • Enfermedades del hígado graso no alcohólico, que puede darse en personas con obesidad.
    • Enfermedades hereditarias metabólicas del hígado como la hemocromatosis, la enfermedad de Wilson o la deficiencia de antitripsina.
    • Exposición prolongada al alcohol que provoca la inflamación del hígado.

    En los primeros estados de la patología muchos de los pacientes no presentan síntomas. Según avanza la enfermedad, pueden empezar a detectarse los siguientes:

    • Debilidad y fatiga.
    • Pérdida de apetito y de peso.
    • Náuseas y vómitos.
    • Dolor e hinchazón abdominal.
    • Los vasos sanguíneos adquieren forma de araña en la superficie de la piel.

    En estados avanzados de la enfermedad, también se pueden empezar a presentar síntomas más graves, como lista el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y del Hígado (Niddk):

    • Edemas y ascitis.
    • Moretones y hemorragias frecuentes.
    • Hipertensión portal: es un aumento de presión sanguínea en la vena porta, la cual conecta los intestinos y el bazo con el hígado.
    • Aparición devaricesesofágicas y gastropatía.
    • Esplenomegalia.
    • Ictericia: ocurre cuando un hígado enfermo no elimina suficiente bilirrubina de la sangre, lo que hace que la piel y el blanco de los ojos adopten un tono amarillento, así como un oscurecimiento de la orina.
    • Cálculos biliares.
    • Mayor sensibilidad a los medicamentos.
    • Encefalopatía hepática.
    • Diabetestipo 2: la cirrosis provoca resistencia a la insulina, lo que acaba provocando un exceso de glucosa en el torrente sanguíneo.
    • Cáncer de hígado.

    Para que no se produzca la cirrosis se deben evitar sus causas más comunes como el consumo excesivo de alcohol; en el caso de padecer una enfermedad hepática crónica, hay que acudir periódicamente al médico para comprobar si se trata de una enfermedad tratable e impedir así que se convierta en una cirrosis.

    Dependiendo de la causa, según la clasificación de la Clínica Mayo se pueden distinguir entre varios tipos de cirrosis:

    • Cirrosis alcohólica: provocada por un consumo excesivo de alcohol, daña al hígado de forma general.
    • Hepatopatía grasa no alcohólica: la acumulación de grasas en las células del hígado crea una fibrosis.
    • Cirrosis vinculada a la hepatitis: la hepatitis B o C de un paciente acaba generando fibrosis en el hígado.
    • Cirrosis criptogénica: se desconoce qué causa la fibrosis.
    • Cirrosis biliar primaria: un fallo del sistema inmunológico hace que este ataque a las células que revisten las vías biliares del hígado.
    • Colangitis esclerosante primaria: las vías biliares se hinchan y presentan fibrosis, lo que hace que queden obstruidas.
    • Cirrosis biliar secundaria: surge como consecuencia de la obstrucción de las vías biliares.

    En primer lugar, el médico realiza una anamnesis para buscar signos de cirrosis. La decisión de llevar a cabo este examen suele basarse en determinar que el paciente se encuentra en riesgo de sufrir una cirrosis, por ejemplo, si presenta un problema de alcoholismo u obesidad.

    Para estudiar el hígado se realizan otras pruebas como una ecografía, una elastografía por resonancia magnética, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

    Por último, para confirmar el diagnóstico, se realiza una biopsia para obtener una muestra de tejido hepático, al que se le realiza un examen microscópico. Si se distinguen bandas diseminadas de tejido fibroso que dividen al hígado en nódulos, significa que el paciente tiene cirrosis.

    Si el paciente tiene una cirrosis avanzada se puede determinar su probabilidad de supervivencia a 90 días mediante el puntuaje MELD (modelo para el puntuaje de la enfermedad hepática en etapa terminal). Este puntuaje se basa en el resultado de tres pruebas de sangre (índice internacional normalizado, bilirrubina y creatinina) del que se extrae una puntuación del 6 al 40. Una puntuación cercana al 6 indica que el paciente tiene una alta probabilidad de sobrevivir pasado este tiempo, mientras que las puntuaciones más cercanas a 40 indican que corre mucho más riesgo de no superar la enfermedad.

    No existe un tratamiento que sea capaz de eliminar por completo la cirrosis, pero se suelen llevar a cabo intervenciones para aliviar los diversos síntomas:

    • Cambios en el estilo de vida: evitar el alcohol en casos de alcoholismo o tratar de perder peso puede ayudar a que los síntomas no se agraven. También se recomienda una dieta nutritiva baja en sodio.
    • Medicamentos: pueden retrasar el avance de algunos tipos de cirrosis o ayudar a aliviar síntomas como el dolor o el cansancio.
    • Disminuir la presión sanguínea: esto se consigue mediante endoprótesis vasculares (unas pequeñas prótesis cilíndricas que se colocan en las paredes arteriales), y puede ayudar a aliviar problemas de retención de líquidos o sangrado venoso en el estómago y el esófago.
    • Mejorar el flujo de bilis: mediante un endoscopio se estiran las vías biliares para extraer los cálculos biliares que obstruyan el paso de la bilis.
    • Trasplante de hígado: en los estados más avanzados de la enfermedad se puede plantear la sustitución del hígado.

    Según la Organización Mundial de la Salud, la cirrosis es la 17ª causa de muerte por enfermedad en todo el mundo. Suele ser una patología más presente en los hombres que en las mujeres.

    Según recoge el libro de Enfermedades Hepáticas: Consejos Prácticos de la Asociación Española para el Estudio del Hígado, una vez que los síntomas ya se han presentado y se ha diagnosticado la cirrosis alrededor de un 90 por ciento de los pacientes consigue sobrevivir más de cinco años.

    Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de NAFLD incluyen:

    • Tener sobrepeso u obesidad;
    • Tener diabetes tipo 2;
    • Altos niveles de colesterol en la sangre;
    • Uso prolongado de ciertos medicamentos como corticosteroides;
    • Estar infectado con hepatitis viral.

    • fatiga;
    • debilidad;
    • dolor en tu vientre.

    • atrofia muscular;
    • hemorragia interna;
    • ictericia (la piel y el blanco de los ojos se vuelven amarillos);

    • vacunarse contra la hepatitis A y B para evitar complicaciones;

    Like us on Facebook for more awesome posts

    Los problemas de hígado son uno de los trastornos más comunes en la sociedad actual. De todos ellos, la esteatosis hepática o el hígado graso es un síndrome que afecta a poco menos de la mitad de la población mundial. Por esa razón, es muy importante conocer en qué consiste esta enfermedad y cuáles son sus síntomas para así poder controlarla.