bupropion en colombia

El consumo de tabaco es la principal causa evitable de cáncer en todo el mundo.

El consumo de tabaco es el principal factor de riesgo para tener cáncer de pulmón. De cada 10 personas con cáncer de pulmón, nueve son fumadoras. El riesgo de cáncer depende de la duración del consumo (a menor edad de inicio, mayor riesgo), del número de cigarrillos que se consumen por día, del tipo de cigarrillos que se fuman y de los años que hace que se dejó de fumar. Un estudio publicado en 2009 confirma que las personas con altas dosis de NNAL en orina tienen mayor riesgo de contraer cáncer de pulmón. El NNAL es el metabolito de la 4-(methylnitrosamina)-1-(3-pyridyl)-1-butanona (NNK), una sustancia presente en el tabaco que ya ha sido descripta como cancerígena en animales. El estudio, realizado en China comparó 245 personas con cáncer de pulmón (casos) con 246 controles sin cáncer. Se observó que el riesgo de contraer cáncer de pulmón era mucho mayor en aquellos casos que tenían altas concentraciones de NNAL en orina. Por otra parte, un estudio sugiere que alteraciones genéticas específicas podrían explicar por qué algunos fumadores son más vulnerables que otros a desarrollar cáncer de pulmón. La investigación involucró a más de 10.000 personas de 18 países, y permitió comprender el proceso mediante el cual el tabaco y otros agentes pueden desencadenar el cáncer de pulmón. El estudio sugiere que los fumadores con variaciones en el cromosoma 15 tienen más riesgo de tener cáncer de pulmón. Los fumadores o ex fumadores que tienen estas variantes en ambos cromosomas (del padre y de la madre) ven aumentado el riesgo de padecer cáncer de pulmón en un 80%. En los fumadores que tienen un solo cromosoma 15 afectado (del padre o de la madre) ese riesgo se incrementa en un 28%. Los fumadores sin alteraciones en ese cromosoma tienen un aumento del riesgo del 14%.Los no fumadores tienen un riesgo de cáncer de pulmón menor del 1%. Todavía no queda claro el mecanismo de acción. Un grupo de investigadores sugiere que las personas que tienen estas variaciones en el cromosoma 15 tienen más riesgo de convertirse en adictos una vez que prueban el cigarrillo y que esto es lo q determina el aumento del riesgo de cáncer. Otro grupo cree que el mayor riesgo está dado por la interacción directa de la nicotina con el cromosoma 15.

Los fumadores también tienen mayor riesgo de padecer cáncer de boca, labios, lengua, laringe y faringe, cáncer de estómago, de esófago, de páncreas, de vejiga, de riñón, de cuello de útero, de colon y de recto, de hígado, de mama, de la cavidad nasal, de ovario y ciertas formas de leucemia. En las mujeres, uno de cada diez tumores corresponde a un cáncer de pulmón y la tasa de mortalidad por este cáncer se duplicó en todo el mundo en los últimos 15 años, superando en varios países al cáncer de mama.

El consumo de cigarros, a pesar de que no se traga el humo, también se asocia con mayor riesgo de cáncer, principalmente de pulmón, cavidad oral, laringe, esófago y páncreas.
Al dejar de fumar, el riesgo de cáncer disminuye constantemente cada año, a medida que las células anormales son remplazadas por células normales. Si bien el riesgo disminuye, muchos investigadores piensan que nunca vuelve a ser igual al de un no fumador.

El humo del tabaco afecta particularmente a los pulmones que es por donde ingresa el humo. Se ven lesiones en diferentes niveles del aparato respiratorio:

La piel sufre las consecuencias del tabaquismo, no sólo con enfermedades graves como el cáncer, sino también con aquéllas que afectan a su estética generando arrugas prematuras, cabello reseco y piel seca. El tabaco lesiona la piel de todo el cuerpo siendo esto más manifiesto en la cara, porque al tabaco se suman los efectos de los rayos ultravioletas del sol. El tabaquismo provoca un envejecimiento prematuro en la piel que es más evidente en las mujeres.

Entre las alteraciones en la piel inducidas por consumo de tabaco están:

• Arrugas prematuras
• Piel deshidratada y atrófica
• Cabello reseco y quebradizo
• Manchas amarillentas en dedos de fumadores
• Olor corporal a tabaco
• Dificultad en cicatrización
• Cáncer

El tabaco disminuye los niveles de vitamina A, lo que produce cambios en la cantidad y calidad del colágeno y elastina. Las arrugas de los fumadores son más estrechas, profundas y con contornos bien marcados. La relación del tabaco con las arrugas se manifiesta claramente en sujetos de ambos sexos de más de 30 años y ya entre 40 y 49 años tienen una probabilidad de arrugas idéntica a la de los no fumadores de 20 o 30 años más.

Piel deshidratada y atrófica

El consumo de tabaco provoca deshidratación de la epidermis que aparece áspera, quebradiza e inflexible. A esto se suma la poca oxigenación de las células, que hace que el cutis parezca grisáceo y apagado. La disminución de vitaminas en la piel, principalmente vitamina A, B, y C, favorece que los radicales ataquen con mayor agresividad a la piel. El cabello también sufre los efectos secantes del monóxido de carbono, pierde luminosidad y se vuelve quebradizo. A su vez se incrementa la porosidad del cabello y éste fija el olor característico a cigarrillo.

Alteración de la cicatrización

El humo del tabaco disminuye la oxigenación de los tejidos afectando la nutrición de la piel. Esto se debe a que la nicotina provoca una disminución de la circulación periférica y el monóxido de carbono compite con el oxígeno por la hemoglobina, disminuyendo la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos periféricos. Además, aumenta la viscosidad de la sangre a través de un incremento de la agregación de las plaquetas y del número de glóbulos rojos. Estudios muestran que los fumadores de un atado por día tienen tres veces más probabilidad de sufrir necrosis de la herida que los no fumadores. Por esto, se recomienda que una semana antes y después de un acto quirúrgico no se fume.

Cáncer de piel

Se sabe que el tabaco es un importante factor de riesgo para diferentes cánceres. Según algunos estudios, existe una relación entre el consumo de tabaco y el carcinoma de células escamosas y melanomas, aunque el principal factor de riesgo sea la radiación ultravioleta. El peor pronóstico tras el diagnóstico de melanoma en pacientes fumadores podría estar relacionado con los efectos del consumo de tabaco sobre el sistema inmunitario y la consiguiente alteración de la inmunidad.

Los problemas causados en la boca por el tabaquismo incluyen:

Manchas en los dientes: Los dientes tienden a mancharse por la acción de la nicotina y el alquitrán. El tabaco sobre los dientes produce una coloración superficial (pardo amarronado) y favorece la aparición de sarro.

Caries: El tabaquismo aumenta el riesgo de caries en el adulto. Además, el tabaquismo disminuye el flujo salival

Halitosis: el mal aliento es causado por modificaciones en la cantidad y calidad de la saliva sobre la flora microbiana bucal. Además, se acentúa con la enfermedad periodontal.

Enfermedad Periodontal: Es una enfermedad crónica y progresiva que ocasiona la pérdida de los dientes. La encía recibe menos sangre y oxígeno disminuyendo los mecanismos de defensa frente a las bacterias de la placa bacteriana, que se vuelven más agresivas y destruyen de manera más activa los tejidos que sostienen los dientes. Dependiendo de su grado de afectación se denomina gingivitis, cuando el proceso inflamatorio solamente afecta la encía o periodontitis cuando el proceso inflamatorio afecta a los tejidos periodontales profundos y se produce destrucción del hueso y ligamento que soportan y sujetan los dientes. Cuando la enfermedad periodontal ha evolucionado a periodontitis, suelen aparecer otros síntomas tales como: retracción de las encías, movilidad de los dientes, separación de los dientes, aumento de la sensibilidad dentaria, sobre todo al frío, dolor de encías, mal aliento y abscesos y flemones en la encía

Palatinitis nicotínica: mancha blanca en el paladar blando y parte posterior de paladar duro, con pequeños puntos rojos. se observa más en fumadores de pipa. Esta lesión es reversible al suprimir el tabaco.

Leucoplasias: mancha blanquecina que no se desprende al raspado. Aparece en cualquier zona de la mucosa bucal. Es una lesión premaligna.

Cáncer de la cavidad oral: El riesgo de padecer un cáncer de cavidad oral en un fumador es 6 veces superior al de un no fumador. El lugar de mayor incidencia de cáncer oral por consumo de tabaco es el piso de boca, también la lengua el labio y las glándulas salivales. Todos los productos del tabaco (cigarrillos, tabaco de mascar, pipa, puros), contienen productos tóxicos, carcinógenos y nicotina. El tabaco es responsable de: 50 % de cáncer en cavidad oral, 70% de cáncer en laringe y 50% de cáncer en esófago.

El tabaco puede agudizar varias enfermedades oculares, pero las más evidentes y frecuentes son las cataratas y la degeneración macular (DMAE). Estas patologías son más comunes en personas fumadoras o expuestas al tabaco. El efecto de envejecimiento que ejerce el tabaquismo en el organismo es lo que hace empeorar estas enfermedades que, principalmente, son atribuibles a la edad. “La persona fumadora está acelerando su envejecimiento". El riesgo de cataratas es un 40-60% mayor en los fumadores de más de un paquete por día que en los no fumadores y sucede por dos mecanismos; por la irritación directa de los ojos y la liberación en los pulmones de sustancias químicas que llegan a los ojos a través de la sangre. El riesgo disminuye al dejar de fumar pero algunos sugieren que nunca vuelve a ser igual al de un no fumador. Se estima que el 20% de todas las cataratas están relacionadas con el consumo de tabaco. La degeneración macular es la segunda causa de ceguera en las personas mayores de 60 años en los países occidentales, por detrás de la diabetes. Esta enfermedad degenerativa afecta la mácula, responsable de la visión fina. Además, el tabaquismo puede ayudar a la aparición de enfermedades vasculares del ojo, enfermedad ocular tiroidea o sequedad ocular, entre otras.

Un estudio realizado en Estados Unidos donde se siguió durante 15 años a más de 5000 fumadores y no fumadores, muestra que el consumo de tabaco predispone a la aparición de intolerancia a la glucosa en fumadores, ex fumadores y fumadores pasivos. El 22% de los fumadores, el 17 % de los fumadores pasivos y el 14% de los ex fumadores estudiados presentaron intolerancia a la glucosa en el transcurso de los 15 años mientras que solo el 11% de los no fumadores lo hicieron. La intolerancia a la glucosa se denomina "prediabetes", pues de no ser controlada puede convertirse en diabetes. El mecanismo propuesto involucra el efecto tóxico que tienen los componentes del humo de tabaco en el páncreas, órgano donde se encuentran las células beta, que producen insulina.
Otro estudio, llevado a cabo por investigadores del hospital Brigham and Women’s Hospital y la Escuela de Medicina de Harvard, Estados Unidos y publicado en marzo 2011 muestra que el humo del tabaco no sólo es un factor de riesgo de diabetes para quienes fuman, sino también para los ex fumadores y para quienes inhalan el humo en forma pasiva. Si bien esto ya había sido sugerido por otros estudios, la importancia de éste radica en que siguió a más de 100.000 enfermeras durante 24 años y observó que, en ese lapso, 5392 desarrollaron diabetes tipo II. La exposición pasiva al humo de tabaco y el tabaquismo activo demostraron estar independientemente asociados con el riesgo de desarrollar diabetes tipo II en esta población. Este estudio corrobora que el tabaquismo es un factor independiente de riesgo de diabetes; es decir que puede causar la enfermedad sin que medie un aumento de peso, del colesterol o de otros factores que se asocian a la diabetes. El mismo demuestra que el riesgo de desarrollar diabetes tipo II en fumadores es dosis dependiente y que permanece a pesar de dejar de fumar. En ex fumadores el riesgo disminuye con el tiempo pero, es siempre mayor que en personas que no han fumado y no han estado expuestas regularmente al humo de tabaco ajeno.
Fuente: Diabetes Care 34:892–897, 2011

Los jóvenes fumadores tienen mayor riesgo de sufrir fracturas y esguinces de tobillo que los no fumadores.

El alcoholismo es una enfermedad caracterizada por el consumo no controlado de bebidas alcohólicas. El desarrollo de un alcohólico puede describirse en varias etapas.

Representa el estado de dependencia psicológica. Posee una duración promedio de 5 años. Se caracteriza por conflictos psicológicos inconscientes, disturbios de personalidad, tensión y ansiedad. El alcohol le produce alivio a los conflictos y tensiones. Inicialmente, el alcohol se asocia con los sitios y lo que hace. Frecuenta lugares y personas donde sabe que se va a tomar. Además,
se produce un aumento en la tolerancia y adaptación fisiológica de las células del cerebro al alcohol, se ocurre el fenómeno de la amnesia alcohólica, como resultado de daño a las neuronas cerebrales. Durante esta estapa se observan comportamientos que evidencian la necesidad del alcohol; esto incluyen, beber rápidamente y con el estómago vacío, se preocupa por lo que le queda de bebida, se ingiera alcohol a escondidas y le le molesta si le hablan acerca de cómo bebe y se pone hostil. Es importante señlar que esta etapa el bebedor puede controlar la cantidad de alcohol que va a tomar.
Esto implica es es un buen momento para iniciar un proceso de rehabilitación.

Etapa de Dependencia Fisiológica

Es una etapa adictiva, la cual dura alrededor de 10 a 15 años. Durante la etapa de dependencia fisiológica se observa la incapacidad del alcohólico para detener su consumo una vez que empieza. Se desarrollan defensas, tales como la racionalización (buscar excusas a su comportamiento, sentimientos de inferioridad (baja auto-estima), la megalomanía y omnipotencia, proyección (parece paranoide), hostilidad/agresividad ante ataques verbales o físicos, arrepentimiento y depresión y aislamiento (psicológico). El alcohólico empieza a coger pena a sí mismo.S e pierden las amistades, empleos y se afectan las relaciones familiares. El alcohol es lo más importante en su vida. En ocasiones el enfermo alcohólico se muda de vecindario. Muchas veces posee un descuido en su higiene/salud personal, manidestada por pobre aseo personal y pobres hábitos alimenticios. Como consecuencia, puede ser hospitalizados por primera vez.

Etapa crónica (Enfermedad Orgánica)

bupropion y tabaco

Con la suma de estas poderosas sustancias o Hierbas para limpiar el Hígado, sabemos que se obtendrán los mejores resultados para desintoxicar y apoyar el hígado y la vesícula biliar. Por eso hemos escogido estas 9 hierbas cuidadosamente para formular el suplemento llamado Livatrex®. Livatrex® es una mezcla energética de hierbas que sirve para apoyar la desintoxicación y la función normal del hígado y la vesícula biliar. Si te encantaría aprender más sobre este suplemento natural, visita la página Web de Livatrex® para la limpieza hepática y vesícula biliar.

-Dr. Edward F. Group III, DC, ND, DACBN, DABFM

Las varices esofágicas son venas anormales, que aumentan de tamaño en la parte inferior del esófago (el tubo que conecta la garganta y el estómago).

Las varices esofágicas se presentan con mayor frecuencia en personas con enfermedades hepáticas graves.

Las varices en el esófago se desarrollan cuando el flujo normal de la sangre al hígado se hace más lento. Entonces, la sangre se acumula en los vasos sanguíneos cercanos que son más pequeños, como los del esófago, causando que los vasos se inflamen.

A veces, las varices esofágicas pueden romperse, causando una hemorragia potencialmente mortal.

Se dispone de un número de fármacos y procedimientos médicos para detener el sangrado de las varices esofágicas.

Las varices esofágicas por lo general no causan signos y síntomas, a menos que sangren. Los signos y síntomas de la hemorragia por varices esofágicas incluyen:

  • Vómito con sangre
  • Heces negras o alquitranadas
  • Shock, en casos graves

Visita a tu médico si presentas cualquier signo o síntoma que te preocupe. Si has sido diagnosticado con alguna enfermedad de hígado, pregunta a tu médico acerca del riesgo a padecer varices esofágicas y cómo puede reducirse el riesgo de estas complicaciones. Pregúntale a tu médico si debes someterte a una endoscopia para comprobar si hay varices esofágicas.

Si has sido diagnosticado de varices esofágicas, tu médico puede indicarte cómo estar atento a los signos de sangrado. Las varices esofágicas sangrantes son una emergencia. Llama al servicio de emergencia local de inmediato si experimentas vómito con sangre o heces con sangre ya que debes recibir tratamiento cuanto antes.

El agrandamiento de las venas de las varices esofágicas se forman cuando el flujo de sangre al hígado se hace más lento. A menudo, el flujo de sangre se frena debido a tejido cicatricial en el hígado causado por enfermedades hepáticas.

Cuando se hace lento el flujo de la sangre al hígado, surge una mayor presión dentro de la vena principal (vena portal) que transporta la sangre al hígado. Esta presión distribuye obligatoriamente sangre a las venas cercanas más pequeñas. Las frágiles paredes de estas delgadas venas comienzan a inflarse con el agregado de la sangre. A veces, las venas pueden romperse y sangrar.

Las varices esofágicas son más a menudo una complicación de la cirrosis (cicatrización irreversible del hígado). Otras enfermedades y afecciones también pueden causar varices esofágicas. Las causas pueden incluir:

  • Cicatrización hepática grave (cirrosis). Un número de enfermedades del hígado pueden acabar en cirrosis, como la infección por hepatitis, enfermedad hepática alcohólica y un trastorno del conducto biliar llamada cirrosis biliar primaria.
  • Coágulos de sangre (trombosis). Un coágulo de sangre en la vena portal o en una vena que se alimenta en la vena portal llamada vena esplénica puede ser causa de varices esofágicas.
  • Una infección parasitaria. La esquistosomiasis es una infección parasitaria que se encuentra en zonas de África, América del Sur, el Caribe, Oriente Medio y Asia Sur-Oriental. El parásito puede dañar el hígado, así como los pulmones, el intestino y la vejiga.
  • Un síndrome que hace que la sangre se acumule en el hígado. Budd-Chiari es una enfermedad rara que causa coágulos de sangre que pueden bloquear las venas que llevan la sangre hacia fuera del hígado.

Aunque muchas personas con enfermedad hepática avanzada desarrollan varices esofágicas, la mayoría no va a experimentar sangrado. Las varices son más propensas a sangrar si se tiene:

  • Alta presión de la vena portal. El riesgo de sangrado aumenta con la cantidad de presión en la vena portal.
  • Varices grandes. Cuanto mayores sean las varices, más probabilidades hay de que sangrar.
  • Las marcas rojas en las varices. Cuando se ve a través de una endoscopia - un tubo iluminado que se pasa por la garganta (que algunas de las varices muestran franjas largas de color rojo o manchas rojas). Estas marcas indican un alto riesgo de sangrado.
  • Cirrosis grave o insuficiencia hepática. Muy a menudo, cuanto más grave sea la enfermedad del hígado, las varices son más propensas a sangrar.
  • Beber alcohol de forma continuada. Si tu enfermedad hepática está relacionada con el alcohol, el riesgo de hemorragia por varices es mucho mayor si continúas bebiendo o si no.

TITULO: Alteración de las Enzimas Hepáticas: Guía para Médicos Clínicos

AUTOR: Giannini EG, Testa R, Savarino V

TITULO ORIGINAL: [Liver Enzyme Alteration: A Guide for Clinicians]

CITA: Canadian Medical Association Journal 172(3):367-379, Feb 2005

MICRO: Las elevaciones asintomáticas de las enzimas hepáticas constituyen un problema particular para el médico. En esta revisión, los autores brindan una guía para interpretar estas anomalías mediante el abordaje esquemático de alteraciones con predominio hepatocelular o colestásico.

La elevación de las enzimas hepáticas puede reflejar daño hepático o alteración del flujo biliar. Puede ocurrir en un paciente con signos o síntomas compatibles con enfermedad hepática o puede presentarse aisladamente, como un hallazgo inesperado, durante un estudio de laboratorio de rutina.

El hígado es un órgano complejo, central en el metabolismo de los carbohidratos, grasas y proteínas. Además, sintetiza y secreta bilis, lipoproteínas y proteínas plasmáticas, entre ellas factores de coagulación. Mantiene estables los niveles de glucemia mediante la captación y almacenamiento de glucosa como glucógeno (glucogénesis), por su degradación a glucosa cuando es necesario (glucogenólisis) y a través de la formación de glucosa a partir de otras fuentes, tales como aminoácidos (gluconeogénesis). Con la excepción de la mayoría de los lípidos, los productos que se absorben de los alimentos pasan directamente desde el intestino al hígado por el sistema portal. Microscópicamente, la unidad funcional primaria del hígado es el ácino, territorio abastecido por cada rama terminal de la arteria hepática y de la vena porta. El ácino hepático se divide en 3 zonas según el aporte sanguíneo; la zona 3 es la que tiene menor perfusión y la que alberga el mayor número de mitocondrias. Las enfermedades hepáticas a menudo se traducen en elevación de las enzimas, con niveles que exceden en dos desviaciones estándar los valores normales ya que su descenso, con excepción de la albúmina, no tiene significado clínico.

Factores que deben considerarse cuando se observa elevación de las aminotransferasas. Abordaje esquemático de la alteración enzimática hepática

Las alteraciones enzimáticas pueden variar de una región geográfica a otra y según el origen étnico de los enfermos. Por ejemplo, el 60% de los casos de incremento de aspartato-aminotransferasa (AST) en Gales obedece a enfermedad tóxica o isquémica, mientras que en otras regiones es esencialmente atribuible a hepatitis infecciosa. La incidencia de cirrosis biliar primaria y la prevalencia de la mutación homocigota C282Y del gen HFE de la hemocromatosis también varía ostensiblemente de una región a otra. De allí que los médicos deben conocer la distribución epidemiológica de las patologías hepáticas de la región en la que ejercen con la finalidad de reducir el número de estudios innecesarios. El antecedente de viajes recientes es importante en cualquier paciente.

La edad del enfermo, la existencia de patologías intercurrentes y la ingesta de medicamentos son antecedentes esenciales a tener en cuenta. Por ejemplo, la posibilidad de que las alteraciones enzimáticas sean atribuibles a enfermedad de Wilson es mayor en pacientes jóvenes que en personas de edad avanzada. Cabe destacar, agregan los autores, que cualquier fármaco puede potencialmente afectar las enzimas hepáticas, inclusive aquellos de venta libre. Otro elemento importante a considerar es el patrón del trastorno: hepatocelular versus colestásico, la magnitud de la elevación enzimática, la modificación temporal (aumento o descenso en el tiempo) y la naturaleza del cambio (fluctuación leve o aumento progresivo).

Patrón de alteración con predominio hepatocelular

El daño hepático, agudo o crónico, se asocia invariablemente con elevación sérica de las aminotransferasas. La AST y la alanino-aminotransferasa (ALT) requieren vitamina B6 pero la deficiencia de fosfato de piridoxal afecta más la actividad de la ALT que la de la AST, fenómeno que adquiere relevancia en pacientes con enfermedad alcohólica en quienes el déficit de vitamina B6 puede ocasionar disminución de la actividad de ALT y aumento de la relación AST/ALT.

Ambas enzimas están muy concentradas en hígado; la AST también se localiza en corazón, músculo esquelético, riñones, cerebro y glóbulos rojos mientras que la ALT se encuentra en baja concentración en músculo esquelético y riñones. Por lo tanto, la elevación de la ALT es más específica de daño hepático. En hígado, la ALT sólo se ubica en el citoplasma mientras que la AST también es mitocondrial. La zona 3 del ácino hepático tiene una elevada concentración de AST y el daño de esta región, isquémico o tóxico, puede ocasionar alteración en los niveles de AST. La depuración de las aminotransferasas ocurre dentro del hígado por las células sinusoidales. La vida media en la circulación es aproximadamente de 47 horas para la ALT, 17 horas para la AST total y 87 horas para la AST mitocondrial.

La alteración puede clasificarse en leve (menos de 5 veces por encima del límite superior normal), moderada (entre 5 y 10 veces por encima del límite superior normal) y marcada (más de 10 veces por encima del límite superior normal), separación, sin embargo, arbitraria; las dos últimas categorías suelen considerarse conjuntamente.

Elevación moderada y marcada de las aminotransferasas

Los pacientes con aumento enzimático marcado suelen tener daño hepático agudo. Sin embargo, estudios en enfermos con hepatitis viral aguda sugieren que el nivel de corte más sensible y específico para identificar lesión aguda está en el espectro del incremento moderado (5 a 10 veces por encima de los valores normales). Además, debe recordarse que el aumento varía en el transcurso de la patología. No obstante, cuando la elevación es muy notoria debe pensarse en lesión tóxica o isquémica ya que el incremento de esta magnitud se observa menos frecuentemente en hepatitis viral aguda. En hepatitis isquémica o tóxica, los niveles de AST habitualmente aumentan antes que los de ALT, ya que la zona 3 es más vulnerable al daño de estas características. Más aún, en la lesión isquémica, los niveles de aminotransferasas tienden a disminuir rápidamente después del ascenso. En alrededor del 80% de los pacientes con isquemia, la bilirrubina es inferior a 34 µmol/l y la lactato deshidrogenasa (LDH), un marcador de daño isquémico, puede alcanzar concentraciones muy altas (ALT/LDH 2.5 y hay ictericia en más del 60% de los pacientes. La elevación de AST suele ser moderada en el 98% de los enfermos con hepatopatía alcohólica y la relación AST/ALT es > 1 en el 92% de los casos. Por último, señalan los autores, deben considerarse hepatitis por otros virus (Epstein-Barr, citomegalovirus) y autoinmunes, extrahepáticas y congénitas.

Elevación leve de las aminotransferasas

Es la alteración bioquímica más frecuente en la práctica diaria. Deben excluirse causas extrahepáticas, fundamentalmente en individuos con aumento aislado de la AST. Habitualmente se considera como primer abordaje la repetición de los estudios. Sin embargo, en opinión de los autores, un segundo estudio normal no es suficiente para excluir la presencia de patología y según ellos está indicada, desde el principio, la pesquisa más detallada para detectar las causas más prevalentes de enfermedad hepática. De hecho, añaden, la hepatitis por virus C se caracteriza por aumento fluctuante de las aminotransferasas alrededor de los valores de referencia. La biopsia de hígado puede ser una alternativa útil en pacientes particulares.

bupropion en vademecum

* Condiciones alérgicas tales como fiebre, urticaria, erupciones cutáneas y asma.
* Dolores de cabeza. Desgraciadamente, los calmantes pueden empeorar el hígado ya que este es el órgano encargado de romper la estructura de todo tipo de drogas.

* Tensión alta y/o retención de líquidos.
* Hipoglucemia o nivel de azúcar en la sangre inestable. Un hígado irritado puede causar fluctuaciones inesperadas en el nivel de azúcar en la sangre, siendo un bajo nivel de glucosa el causante de fatiga, mareo, ligeros dolores de cabeza y necesidad de ingerir azúcar.

* Incapacidad para tolerar comidas grasas, enfermedades y piedras en la vesícula biliar. Si se alimenta al hígado con demasiadas grasas saturadas o en mal estado, este intentará expulsarlas fuera del cuerpo a través de la bilis que fluye dentro de la vesícula y después al intestino delgado.

Esto elevará el contenido de colesterol en la bilis y puede resultar en piedras en la vesícula (hechas de colesterol endurecido) e inflamación de la vesícula. Si el hígado no trabaja eficazmente, no producirá sales biliares suficientes para mantener el colesterol biliar en solución y entonces se producirán piedras en la vesícula.

* Fatiga y síndrome de fatiga crónica. Cuando aquellas personas con cansancio no pueden encontrar una causa para su mal, en el 99% de tales casos están ingiriendo demasiadas grasas saturadas o en mal estado y no suficiente cantidad de verdura y fruta.

* Excesiva temperatura corporal, que puede que esté asociada con sudoración o fuerte transpiración.
* Baja tolerancia al alcohol y a algunos medicamentos tales como los antibióticos.

Causas de trastornos hepáticos (en el hígado)

Existen razones por las cuales el hígado no funciona adecuadamente y nuestra salud se ve en peligro, las principales son:

* Medicamentos o Fármacos
Como estas sustancias son desconocidas para el organismo, el hígado debe realizar un doble esfuerzo para eliminarlas y neutralizar sus efectos en el organismo.

* Exceso de comida o alimentos
Es este el motivo básico del mal funcionamiento hepático, que se traduce en fatiga hepática.A más comida, más trabajo para el hígado, y un hígado sobrecargado no puede desintoxicar al organismo adecuadamente.

* Dieta desequilibrada e inadecuada
Una dieta baja en proteínas y alta en grasas saturadas y carbohidratos, resulta perjudicial para el hígado, justamente son las proteínas las que necesita para poder reparar su tejido. Son nocivos para este órgano, las comidas preparadas, el azúcar refinada y sus subproductos, las harinas blancas, el alcohol y la cafeína.

* Acumulación de venenos
Los insecticidas, los conservantes y otros causan daño hepático, es decir la función hepática se ve alterada, y también si la toxina afecta al páncreas y/o los riñones.

¿ Cómo podemos ayudarlo?

* Escucha a tu cuerpo. No comas si no tienes hambre. En su lugar toma un zumo natural, una fruta, una pequeña ensalada o un vaso de agua. De la misma manera, no pases hambre si tienes apetito.

Muchas personas planean sus horarios alimenticios en torno al reloj. Es mucho más saludable establecer tus horarios de comida alrededor de tu apetito y darle poca importancia al reloj. Si tienes la costumbre de comer en horarios regulares cuando no tienes hambre, tu hígado trabajará en exceso y básicamente sufrirá con excesivo ajetreo.

* Bebe de 8 a 12 vasos diarios de agua mineral ya que ayuda a limpiar el hígado y los riñones y a perder peso. El cuerpo necesita pequeños y frecuentes sorbos de agua, de otra manera las células se encogen por deshidratación y sus membranas se secan. Las personas que no beben agua corren un riesgo mayor de contraer la enfermedad de Alzheimer. Evita grandes cantidades de líquidos durante las comidas.

* Evita consumir grandes cantidades de azúcar, especialmente azúcar refinado, ya que el hígado lo convertirá en grasa y colesterol. La grasa puede ser causante de degeneración de los órganos o puede ser transportada a zonas tales como los muslos, glúteos y abdomen para su almacenamiento.

Llegará un momento en el que los triglicéridos de la sangre serán demasiado elevados y esto está asociado con un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

* Evita todos los edulcorantes artificiales ya que son tóxicos para el hígado y causan hipoglucemia y fatiga. Si necesitas comer algo dulce, toma fruta fresca, fruta escarchada, miel o melazas.

Evita los alimentos a los que puedas ser alérgico o que sepas por experiencias pasadas que no te sientan bien.
Mastica la comida lenta y concienzudamente, ya que la digestión empieza por la saliva cuando ésta se mezcla con los alimentos en la boca.

A medida que se envejece, la producción de ácido clorhídrico en el estómago es, a menudo, inadecuada para la eficiente digestión de las proteínas. Esto puede solucionarse bebiendo un vaso de agua que contenga una cucharadita de vinagre de sidra de manzana en todas las comidas (que contengan proteínas).

* Presta atención a la buena higiene intestinal ya que el hígado debe filtrar y destruir cualquier bacteria y virus presentes en la comida.

Demasiados organismos dañinos, tales como la salmonela y la bacteria shigella, pueden dañarnos seriamente e incluso dañar permanentemente el hígado. Para reducir este riesgo, come alimentos que sean frescos, y evita el recalentamiento regular de los alimentos, ya que un buen caldo de cultivo para las bacterias son los alimentos cocinados, especialmente la carne. No calientes nunca la comida más de una vez. Y siempre lávate las manos antes de comer.

Muchos alimentos procesados y empaquetados están llenos de conservantes, y aún así contienen organismos dañinos en estado latente. Tan pronto como estos alimentos llegan al intestino los conservantes desaparecen y el virus empieza a crecer en el intestino. Evita especialmente las carnes en conserva.


* Comprueba si cerca de tu zona puedes adquirir productos biológicos frescos y libres de pesticidas. Si consumes huevos y pollo, que sean siempre de corral.

Compra productos que contengan ingredientes naturales y evita los alimentos procesados que contengan sustancias químicas artificiales tales como conservantes, colorantes, aromatizantes y edulcorantes artificiales.

* Obtén las proteínas de diferentes fuentes, incluidas las legumbres.

Las legumbres son las alubias (tales como la alubia de soja o las habas, etc.), los guisantes, los garbanzos y las lentejas, que aportan proteínas de gran valor, ácidos grasos esenciales, fibra, hormonas vegetales, minerales y vitamina B.

Semillas – linaza, girasol, sésamo y calabaza, todas son unas excelentes fuentes de ácidos grasos esenciales, proteínas, hormonas vegetales y fibra.

Las nueces son muy ricas en grasas insaturadas y deberían comerse sólo frescas y crudas.
Si han sido peladas y expuestas al aire durante un tiempo prolongado su aceite se habrá vuelto rancio. Compra nueces empaquetadas con fecha de caducidad o nueces con su cáscara.

bupropion generico precio

Bypass gástrico en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 13.590 €

Balón intragástrico en Barcelona

Dr. Joan Pujol Rafols 3.970 €

Financia tu tratamiento con nosotros

* Comisión de apertura:. Comisión de cancelación: 1%.

Déjanos tus datos y nosotros te llamaremos para informarte:

Uso de los servicios ofrecidos por www.bonomedico.es

El Usuario se compromete a utilizar los servicios ofrecidos por BonoMédico S.L. a través de la web bonomedico.es de conformidad con la legislación vigente, las Condiciones Generales, las presentes Condiciones Particulares y demás avisos e instrucciones puestos en su conocimiento, así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público en España. A tal efecto, el Usuario se abstendrá de utilizar cualquiera de los servicios ofrecidos en bonomedico.es con fines ilícitos, o que perjudiquen los derechos e intereses del resto de Usuarios, de terceros, o de BonoMédico S.L.

Política Anti-Spamming de bonomedico.es

El Usuario se obliga a abstenerse de:

  1. Recabar datos con finalidad publicitaria y de remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial,
  2. (b) poner a disposición de terceros, con cualquier finalidad, datos recabados en bonomedico.es.

Los Usuarios o terceros perjudicados por la recepción de mensajes no solicitados podrán comunicárselo a BonoMédico S.L. remitiendo un mensaje a la siguiente dirección de correo electrónico: info arroba bonomedico punto es.

Contenidos facilitados por los Usuarios

El Usuario podrá hacer consultas, manifestar opiniones, realizar aportaciones, entre otras de semejante naturaleza con el objeto de que otros Usuarios o visitantes puedan acceder a los mismos y contestar a ellos. El Usuario será el único responsable de los contenidos que facilite a bonomedico.es y/o transmita a otros Usuarios. En este sentido, en caso de utilizar recursos susceptibles estar protegidos por la legislación vigente de propiedad intelectual el Usuario garantiza ser titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial necesarios para poder publicar y poner a disposición del resto de Usuarios y visitantes los contenidos facilitados en bonomedico.es.

Asimismo, el Usuario garantiza que tiene el derecho a conceder y de hecho concede a BonoMédico S.L. una licencia a título gratuito de forma irrevocable, perpetua, no exclusiva, mundial, libre de cargas, para usar copiar, interpretar, mostrar, distribuir las aportaciones realizadas en bonomedico.es, y a realizar obras derivadas, o a incorporar el contenido en otras obras, así como para conceder y autorizar licencias sobre todo lo anterior.

En particular, y a título meramente indicativo y no exhaustivo, el Usuario se compromete a no transmitir, difundir o poner a disposición de terceros contenidos que:

  1. de cualquier forma sean contrarios, menosprecien o atenten contra los derechos fundamentales y las libertades públicas reconocidas constitucionalmente, en los tratados internacionales y en el resto de la legislación vigente.
  2. induzcan, inciten o promuevan actuaciones delictivas, denigratorias, difamatorias, infamantes, violentas o, en general, contrarias a la ley, a la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  3. induzcan, inciten o promuevan actuaciones, actitudes o pensamientos discriminatorios por razón de sexo, raza, religión, creencias, edad o condición.
  4. incorporen, pongan a disposición o permitan acceder a productos, elementos, mensajes y/o servicios delictivos, violentos, ofensivos, nocivos, degradantes o, en general, contrarios a la ley, a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  5. induzcan o puedan inducir a terceros un estado inaceptable de ansiedad o temor.
  6. sean injuriosos, ofensivos y/o degradantes.
  7. se encuentren protegidos por cualesquiera derechos de propiedad intelectual o industrial pertenecientes a terceros, sin que el Usuario haya obtenido previamente de sus titulares la autorización necesaria para llevar a cabo el uso que efectúa o pretende efectuar.
  8. sean contrarios al derecho al honor, a la intimidad personal y familiar o a la propia imagen de las personas.
  9. infrinjan la normativa dispuesta relativa al secreto de las comunicaciones.
  10. sean relativos a la publicidad de sitios que sean competencia de bonomedico.es o sus anunciantes.
  11. se traten de publicidad ilícita, engañosa o desleal.
  12. provoque por sus características (tales como formato, extensión, etc.) dificultades en el normal funcionamiento de los servicios;

BonoMédico S.L. se reserva el derecho de publicar sólo aquellos contenidos que sean acordes con el presente aviso legal. BonoMédico S.L. en ningún caso se hace responsable de los contenidos u opiniones manifestadas por un usuario en bonomedico.es.

El Usuario es el único responsable de la información suministrada tanto en su registro personal como de la que facilita a través de sus participaciones en la web y debe ser consciente de la posibilidad de visionado de las mismas por parte de terceros. BonoMédico S.L. no cederá a terceros los datos de carácter personal que nos proporcione, excepto cuando tal cesión sea necesaria para prestarle nuestros servicios, entre ellos el de comunicación o cita con los médicos o clínicas incluidos en nuestro directorio. Podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante un correo electrónico a info arroba bonomedico punto es o por correo postal a Bonomédico S.L., Avenida Tucídides 70, 29004 Málaga (España).

Exclusión de garantías y de responsabilidad por el funcionamiento de bonomedico.es y sus servicios

BonoMédico S.L. no garantiza la disponibilidad y continuidad del funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios. BonoMédico S.L. procurará advertir con suficiente antelación de las interrupciones que pudieran suceder en el funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios, siempre que ello sea posible.

Exclusión de garantías y de responsabilidad por la utilización de bonomedico.es, de los servicios y de los contenidos por los Usuarios

BonoMédico S.L. no garantiza que los Usuarios utilicen los servicios y contenidos de bonomedico.es de conformidad con las presentes Condiciones Generales y, en su caso, con las Condiciones Particulares que resulten de aplicación, ni que lo hagan de forma diligente y prudente. BonoMédico S.L. tampoco garantiza que la veracidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos bien en su área de registro, bien en sus participaciones en el foro. Así mismo, BonoMédico S.L. no garantiza que los contenidos colgados en bonomedico.es por los usuarios cumplan con lo dispuesto en las presentes condiciones generales, con las particulares, y con la legalidad vigente. BonoMédico S.L. excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los Usuarios, o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, o autenticidad de la información que los Usuarios proporcionan a otros Usuarios acerca de sí mismos y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un Usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través de bonomedico.es.

Retirada y suspensión de los servicios

BonoMédico S.L. podrá retirar o suspender en cualquier momento y sin necesidad de preaviso la prestación de servicios, procediendo a cancelar la cuenta, de aquellos Usuarios que incumplan lo establecido en las presentes Condiciones Generales.

La prestación de los servicios que BonoMédico S.L. proporciona a través de bonomedico.es tiene, en principio, una duración indefinida. No obstante, BonoMédico S.L. está autorizada para dar por terminada o suspender la prestación de sus servicios en cualquier momento, sin perjuicio de lo que se hubiere dispuesto al respecto en las correspondientes Condiciones Particulares. En cualquier caso, si fuera posible, BonoMédico S.L. procurará advertir previamente la terminación o la suspensión de cualquier servicio o de la totalidad de los mismos.

Ley aplicable y jurisdicción competente

El Usuario acepta que la legislación aplicable al funcionamiento de este servicio es la española y expresamente se somete, con exclusión de cualquier otro foro que pudiera corresponderle, a la jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de Málaga capital para la resolución de las divergencias que se deriven de la interpretación o aplicación de estas condiciones de uso y política de privacidad.

La sustitución del tejido normal del hígado por tejido cicatricial conduce a una anulación de las funciones del hígado. Entre los roles que cumple el hígado está la producción de bilis, la fabricación de proteínas (algunas necesarias para la coagulación de la sangre), el metabolismo del colesterol, el almacenamiento de glucógeno (sustancia que sirve para guardar energía), producción de hormonas, metabolismo de grasas, detoxificación de sustancias del organismo y de medicamentos, alcohol, drogas. Todas estas funciones se ven alteradas por la destrucción de las células hepáticas que se producen en la cirrosis y son responsables de los síntomas.

Veamos más detenidamente cada uno de los roles del hígado y las consecuencias que tiene que dejen de funcionar:

  • Detoxificación. (o depuración) Es una de las funciones más importantes que cumple el hígado y, cuando fracasa, produce numerosos síntomas. El hígado actúa 'depurando' diferentes sustancias producidas por nuestro organismo o que consumimos (el alcohol o los medicamentos). La acumulación de estas sustancias pueden dañar al organismo y producir algunos de los síntomas que vemos en la cirrosis como la somnolencia y desorientación.

Al alterarse la detoxificación hay que tener cuidado con los medicamentos y el alcohol. Este último puede agravar la enfermedad pero, también puede sentar mal porque al no eliminarlo bien se acumulan niveles altos en sangre, por lo que los pacientes pueden sentirse borrachos incluso bebiendo pocas cantidades. Por este mismo motivo los fármacos pueden hacer más efecto de lo normal: dosis bajas pueden actuar como si se hubiera tomado una cantidad muy grande. Esto ocurre sobre todo con los que tienen acciones sedantes como algunos calmantes, la codeína, los derivados de la morfina o los antidepresivos etc. Ocurre que en estos pacientes una dosis normal de fármacos puede hacer que se sientan dormidos o incluso descompensar su cuadro. Por ello, es muy importante que estos sujetos consulten siempre con su médico lo que pueden tomar y a qué dosis para evitar problemas.

La mayoría de personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico no desarrolla problemas graves en el hígado y se mantiene en la primera etapa de la enfermedad (hígado graso simple).
La esteatosis hepática simple puede curarse eliminando la causa.
Por ejemplo, la pérdida de peso en exceso o un mejor control de la diabetes puede curar el hígado graso.

Es importante realizar cambios en el estilo de vida con el fin de prevenir la progresión de la enfermedad a una etapa más grave y reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral.

El tratamiento ideal para el hígado graso es el siguiente:

  1. Renuncia definitiva al alcohol
  2. La esteatohepatitis no alcohólica puede deberse a distintos factores, tales como diabetes (especialmente de tipo 2), triglicéridos altos, obesidad, exposición a disolventes, uso de medicamentos como la amiodarona, diltiazem, temoxifeno.

Perder peso y realizar ejercicio
Lo más importante que pueden hacer las personas con enfermedad de hígado graso es perder peso de forma gradual y realizar ejercicio físico regular.

Existen varios tipos de alimentación posibles. En este artículo se cita la alimentación recomendada por la medicina convencional, la dieta del grupo sanguíneo del Dr. D’Adamo y la alimentación a base de comida vegana/cruda recomendada por el higienista Shelton.

Alimentación según la medicina convencional

Grasas
Muchos expertos estiman que como máximo el 20-30% de las calorías totales diarias debe proceder de las grasas.
La AHA (American Heart Association) recomienda que:

  1. Menos del 7% de las calorías diarias debe proceder de grasas saturadas
  2. Menos del 1% de las calorías debe incluir grasas trans
  3. El consumo total de colesterol debe ser inferior a 300 mg al día

Para limitar las grasas trans y las grasas saturadas se debe evitar comer o cocinar con grasas normalmente sólidas a temperatura ambiente.

Proteínas
Las proteínas deberían aportar alrededor del 15% de las necesidades diarias de energía.
Se deben evitar fuentes de grasas y proteínas como la carne roja y la leche entera.
Se recomienda comer más pescado, legumbres, soja, leche desnatada, claras o sustitutos de huevo.

Medicamentos y suplementos
Un estudio del “Departatment of Medicine, University Health Network” de Toronto demostró que la Atorvastatina 20 mg, combinada con vitaminas C y E, reducía el riesgo de padecer esteatosis hepática moderada-grave entre el 70% de una muestra de 80 pacientes con hígado graso no alcohólico tras 4 años de tratamiento.

Dieta del grupo de sanguíneo para la esteatosis
El Dr. D’Adamo recomienda el consumo de distintos alimentos a las personas basándose en su grupo sanguíneo, ya que el sistema inmunitario de una persona con un grupo sanguíneo concreto puede reaccionar negativamente a ciertas sustancias, mientras que una persona de otro grupo no tiene problemas con este mismo alimento.
Los siguientes alimentos se deben evitar en caso de problemas hepáticos:

  • Cereales, en particular los que tienen gluten
  • Leche y productos lácteos
  • Alimentos fritos
  • Alcohol
  • Carne de cerdo y embutidos

Dieta vegana/crudista según el higienismo de Shelton
El higienismo es una medicina natural basada en la alimentación y el estilo de vida saludable, que condena el uso de cualquier sustancia inorgánica (por ejemplo, los medicamentos y suplementos) para el tratamiento de las enfermedades.
En caso de esteatosis hepática, unos días de ayuno (aproximadamente tres) ayudan al organismo a mantener la energía para la digestión y a centrarse en la eliminación de las toxinas que alteran la función de los órganos.

Hay muchos elementos en común entre la dieta del grupo sanguíneo y el higienismo de Shelton, ambas alimentaciones recomiendan consumir pocos alimentos durante las comidas, evitar ciertas combinaciones de alimentos, los alimentos fritos, el alcohol, los productos lácteos y los cereales. Además, aconsejan el ayuno de pocos días.
La principal diferencia se encuentra en las proteínas de origen animal: Shelton está absolutamente en contra, mientras que en la dieta grupo sanguíneo estima que la carne y el pescado son alimentos útiles e importantes, sobre todo para las personas del grupo 0.

Dejar de fumar
Los fumadores deben ser capaces de dejarlo, pues esto contribuye a reducir el riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral.

Medicamentos
Si el paciente tiene presión arterial alta o colesterol alto puede que requiera un tratamiento médico.

Si tiene diabetes de tipo 2, es posible que tenga que tomar medicamentos para reducir el nivel de azúcar en la sangre.
En un primer momento, se toman los medicamentos en forma de pastillas, a veces una combinación de varios tipos de comprimido.
En la etapa avanzada de la diabetes pueden requerirse inyecciones de insulina.

Alcohol
El hígado graso no alcohólico no tiene su origen en el alcohol, pero las bebidas alcohólicas pueden empeorar la enfermedad. Se recomienda dejar de beber.

Fitoterapia
Entre los remedios a base de hierbas naturales, existen los siguientes elementos: alcachofa, diente de león y cardo de leche que ayudan a la digestión y la función hepática, además son antioxidantes y desintoxicantes.

Es posible prevenir la esteatohepatitis de forma activa mediante el control de los pacientes con riesgo de esteatosis y su educación en cuanto a dieta, ejercicio físico y alcohol.

El pronóstico del hígado graso depende de la etapa de la enfermedad. Por lo general, la esteatosis sola tiene un curso benigno y la progresión a cirrosis es rara.

La esteatosis presenta un buen pronóstico con abstinencia y una pérdida de peso gradual.
La cirrosis se desarrolla en el 1-2% de los casos a 20 años.
La obesidad central y la resistencia a la insulina son factores de riesgo para la diabetes y las enfermedades cardiovasculares y renales.

En caso de esteatohepatitis, el 10-12% de los pacientes progresa a cirrosis al cabo de ocho años.
Se trata de una tasa de progresión similar a la cirrosis en las enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol.

La encefalopatía hepática (EH) es una patología médica que se caracteriza por la presencia de alteraciones mentales en una persona que padece una enfermedad hepática crónica (Kowdley, 2016).

Además, es considerada un síndrome neuropsiquiátrico caracterizado por diversas manifestaciones clínicas fluctuantes, desde síntomas leves como temblor o disartria, síntomas más graves como eldeterioro cognitivo generalizado o síntomas de vital importancia como la pérdida de conciencia y el coma (Córdoba y Esteban Mur, 2014).

Generalmente, la encefalopatía hepática está asociada a un factor desencadenante o a una disfunción grave de la función hepática (Córdoba y Esteban Mur, 2014).

Este tipo de condición es producto de la acumulación de sustancias tóxicas en el torrente circulatorio, debido a la perdida de la función
metabólica hepática (Cortés y Córdoba, 2010).

Para el diagnóstico de la encefalopatía hepática no existen pruebas específicas, por lo que el diagnostico se basa
fundamentalmente en la sospecha clínica y en diversas técnicas complementarias (Kowdley, 2016).

Por otro lado, las intervenciones terapéuticas empleadas en el tratamiento de la encefalopatía hepática tienen el objetivo de eliminar la causa etiológica (Kowdley, 2016).

El tratamiento de elección más común suele incluir disacáridos y antibióticos no absorbibles (Kowdley, 2016).

bupropion y tabaco

El cansancio y la fatiga crónica también son propios del hígado graso, porque el hígado es un órgano que almacena nutrientes, elimina toxinas y sintetiza enzimas. Si este trabajo no se realiza adecuadamente, el organismo se resiente notablemente, y se siente falto de fuerzas.

Pérdida de peso

En algunas personas, también puede darse una pérdida de peso vinculada al hígado graso. Sin embargo, no se da en todas las personas, y es un síntoma que puede camuflarse en exceso, por lo tanto, es recomendable fijarse en otros síntomas más que en este.

Sensación de pesadez

La sensación de pesadez está relacionada con el cansancio y la fatiga crónica. Sin embargo, al igual que otros síntomas de esta lista, la sensación de pesadez puede darse por muchas otras razones. En cualquier caso, lo mejor es ir al médico y salir de dudas.

Ictericia (en algunas ocasiones)

En casos extremos, puede aparecer ictericia. No obstante, este síntoma es un poco extraño en el hígado graso. Sin embargo, si llegase a aparecer, aunque se asocie con enfermedades más graves, normalmente, no tienes por qué asustarte más de la cuenta.

Sin síntomas

Como mencionábamos algo más arriba, hay algunos pacientes que no presentan síntomas, ni dolores ni molestias. Hasta cierto punto, este es un tema peligroso, porque la enfermedad podría evolucionar de forma silenciosa.

Es cierto que, en general, el hígado graso es una enfermedad benigna que no evoluciona a estadios más graves, y es por ello por lo que hay personas que pueden vivir con hígado graso durante muchos años.

Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que evolucione hacia el hígado inflamado, la cirrosis o el cáncer. Es por ello que, aunque no se tengan síntomas, conviene hacerse chequeos periódicos y prestar atención a su posible existencia.

Ahora, veamos cuáles son los tratamientos más habituales para el hígado graso. Como verás, hace ya bastante tiempo que convivimos con este problema, por lo que tenemos buenos métodos para tratarlo sin dificultades.

Hay que señalar que no existe un tratamiento definitivo que permita resolver el problema. Sin embargo, sí se recomiendan algunos elementos básicos, tales como reducir el peso corporal a través de la dieta y del ejercicio.

Por supuesto, en la medida en que el hígado graso tiene mucho que ver con haber llevado una mala calidad de vida, especialmente en lo que respecta a la alimentación, una muy buena forma de controlar el problema es mediante una alimentación saludable, rica en frutas y verduras.

El ejercicio permite que el cuerpo elimine las grasas, y, puesto que el hígado graso se basa en tener células grasas en el hígado, eliminar dicha grasa será de gran ayuda para mejorar la calidad de vida, pese a que se sufra la enfermedad.

Lo mejor que se puede hacer a la hora de controlar el hígado graso, en general, es acudir al nutricionista. Si dicho nutricionista tiene conocimientos de diseño de planes de ejercicios, mejor que mejor.

De esta forma, puedes plantearle que tienes hígado graso, y él se encargará de hacerte el mejor plan de ejercicios y de dieta posible para resolver tu problema, basado en tus características personales.

Esto puede hacerlo, hasta cierto punto, el médico, pero, en general, es mejor acudir a un especialista en el campo de la alimentación, y no conformarse con la opinión de un médico que no tiene una especialidad, sino solo conocimientos generales de diferentes campos.

Además, acudir a un nutricionista será de gran ayuda, porque, como ya hemos mencionado anteriormente, la pérdida rápida de peso también está vinculada a los problemas de hígado. Siendo así, es mejor acudir al nutricionista y que éste nos indique cómo ir perdiendo peso poco a poco, de forma que el hígado no sufra más de la cuenta.

Empecemos por los remedios naturales para prevenir la esteatosis hepática. Después, veremos los remedios naturales para tratarla, en el caso de que ya haya aparecido.

Tienes que tener en cuenta que, en la mayoría de casos, el hígado graso viene causado por hábitos y estilos de vida poco saludables. Por lo tanto, es una evidencia que el hígado graso se puede prevenir.

Además, teniendo en cuenta que, hace algún tiempo, cuando la gente comía de una forma más saludable y realizaba ejercicio de forma más constante, el hígado graso era una enfermedad sin apenas incidencia en la sociedad, se puede asumir que se puede prevenir con simples remedios naturales.

Llevándolo un poco más al extremo, si tenemos hígado graso en las primeras etapas, no solo puede prevenirse, sino que puede, incluso, curarse (bastará con controlar los niveles de grasa en el organismo mediante ejercicio y buena dieta). En lo que respecta a la alimentación, la mejor dieta que se puede seguir para prevenir el hígado graso es una que cuente con alimentos frescos y saludables, y que sea baja en grasas. La dieta mediterránea, por ejemplo, es una muy buena opción.

De hecho, la presencia de sobrepeso, obesidad y, por extensión, hígado graso, es inferior en los países mediterráneos que en otros con otras dietas. No es casualidad. Y no es casualidad que la presencia de estas enfermedades haya crecido al perderse la tradición de esta dieta y adoptar hábitos alimentarios de otros países menos saludables.

Otro aspecto clave es el del alcohol. El alcohol interviene de una forma fundamental en la acumulación de grasa en el hígado, por lo tanto, es importante que se reduzca sustancialmente (incluso eliminándolo completamente) el alcohol de la dieta.

Por otro lado, habrá que hacer ejercicio de forma constante, con una media hora diaria, por ejemplo. Preferiblemente, ejercicios que contribuyan a quemar grasas, como salir a correr un rato cada día. De esta forma, eliminaremos la grasa que hay en el organismo, y contribuiremos a que el hígado graso tenga menos grasas con las que lidiar, reduciendo los problemas asociados al hígado graso y llegando, en algunos casos, a curarlo completamente.

Ahora, vistos los remedios naturales para prevenir el hígado graso, veamos cuáles son los mejores remedios naturales para tratarlo una vez ya ha aparecido:

  • Consejos anteriores: Los consejos anteriores, pensados para la prevención, también sirven para tratar el hígado graso. Por lo tanto, no dejes de aplicarlos, porque reducir la cantidad de grasas, aunque sirva para prevenir, también sirve para tratar el hígado graso.
  • Infusiones depurativas: Las infusiones de alcachofa y diente de león son altamente depurativas. Te permitirán ayudar a tu hígado a eliminar toxinas y asimilar nutrientes, y, además, contribuirá a eliminar parte de la grasa de su interior. Todo ello te ayudará a tener una mejor calidad de vida pese a que padezcas hígado graso.
  • Cardo mariano: El cardo mariano es una de las plantas con mayores beneficios para el hígado. Cuenta con silimarina, que contribuye enormemente a regenerar y proteger las células hepáticas. Puedes tomar cápsulas de cardo mariano o extractos, que puedes localizar en todo tipo de herbolarios.
  • Tés: Los tés, especialmente el verde, son de gran ayuda para regenerar el hígado, y contribuyen enormemente a reducir los problemas asociados al hígado graso. Con los tés, se contribuye a disolver y eliminar la grasa acumulada, por lo que no dejes de consumirlos.

Como puedes ver, el hígado graso es una enfermedad que conviene tener vigilada, pero que no implica excesivos problemas. Con la información anterior, y un buen control médico, no deberías por qué tener ningún problema.

  • Hemorragias nasales y los moretones
  • musculares frecuentes y en las articulaciones

L&S.- La cirrosis es una enfermedad de desarrollo lento, progresivo que afecta al hígado. Es de carácter crónico y además, irreversible.

Se trata de lesiones continuas que destruyen el tejido hepático sano. Este es sustituido por tejido fibroso cicatricial y nódulos de regeneración incapaces de mantener las funciones hepáticas. En cualquier hígado cirrótico hay riesgo de desarrollo de tumores cancerosos. Y mayor es el riesgo, si lo que causa la cirrosis es una infección vírica crónica, como lo es la hepatitis C.

Esta situación conduce a un hígado disfuncional de pronóstico grave. De hecho, es una de las causas de muerte más frecuentes en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los países desarrollados, mueren al año unas 27.000 personas a causa de la cirrosis hepática. En España, la gran mayoría de cirróticos, contraen esta enfermedad por consumo excesivo de alcohol y se estima que afecta a 1 de cada 10.000 personas.

Para un diagnóstico de cirrosis se han de dar las dos condiciones. Debe haber tanto nódulos de regeneración, como también ha de haber presencia de fibrosis. En el caso de que sólo exista fibrosis, el diagnóstico de cirrosis no sería posible de establecer. Dado que hay otras enfermedades del hígado que también cursan con tejido cicatricial, sería arriesgado diagnosticarlo como tal.

Se sabe que el hígado es un órgano vital. De hecho es el órgano más complejo de todos los que tenemos en el cuerpo. Se le denomina «fábrica» por ser el que se encarga de procesar todos los nutrientes y a partir de ellos, elaborar muchas sustancias absolutamente vitales, como las hormonas, las enzimas, el colesterol, la bilis, etc. No podríamos en pocas palabras describir de cuánta tarea se encarga. Pero además, también tiene la tarea de limpiar la sangre, neutralizando toda sustancia dañina para el organismo.

Es un órgano grande. De hecho, es el órgano individual más grande. Capaz de regenerarse en poco tiempo. Reemplaza el tejido que pueda haberse dañado constantemente y esto es muy interesante, porque debe ser totalmente funcional siempre. Pero dada la constante exposición a sustancias dañinas, es también un órgano vulnerable.

La cirrosis es una evolución de una hepatitis sostenida por más de seis meses también llamada hepatitis crónica. Problema que cursa con inflamación y daño celular. Se puede decir que es el estadio final d enfermedades hepáticas crónicas.

Un enfermo puede estar en esta situación sin ningún síntoma y sin alertas en las analíticas durante mucho tiempo. Sin embargo, en otros casos, dicha inflamación crónica avanza con rapidez. Provoca lo que se llama tejido cicatricial o fibrosis y nódulos de regeneración, causando un daño hepático grave. Esto es lo que ya se conoce como cirrosis. El resultado final de una hepatitis crónica que ha evolucionado.

Es una patología que se produce como consecuencia o como resultado de otras afecciones hepáticas. La cirrosis puede estar originada en las siguientes condiciones:

Es la causa más frecuente de cirrosis. Cuando alguien bebe alcohol durante años, aumenta el riesgo de desarrollar una cirrosis. Pero hay que dejar claro, que no todos los alcohólicos la desarrollan. Se estima que sólo un 15% de ellos la llegan a padecer. Si bien, sí sufren otros problemas hepáticos o sistémicos.

Lo primero que causa el alcohol, es grasa e inflamación en el hígado o hígado graso. La cantidad de alcohol capaz de dañar al hígado no es igual para todas las personas. Pero la cantidad pertinente sería: en las mujeres, una bebida al día y en los hombres, como mucho, dos. Todo lo que pase de ahí, daña a las células hepáticas y por tanto, podría desencadenar en un hígado graso y posteriormente en una cirrosis.

1.- Freneaux E, Pessayre D. Steatoses, phopholipidoses et lesions pseudo-alcoholiques hepatiques d’origine medicamenteose. Gastroenterol Clin Biol 1993; 17:36-43.

2.- Teli MR, James O, Burt A, Benett M, Day C. The natural history of nonalcoholic fatty liver: a follow-up study. Hepatology 1995; 22:1714-1719.

3. - Ludwig J, Viggiano TR, McGill DB, Oh BJ.Nonalcoholic steatohepatitis:Mayo Clinic experiences with a hitherto unnamed disease. Mayo Clin Proc 1980; 55:434-438.

4.- Bacon BR, Farahvash MJ, Janney CG, Neuschwander-Tetri BA. Nonalcoholic steatohepatitis:an expanded clinical entity. Gastroenterology 1994; 107:1103-1109.

5.- Pinto HC, Baptista A, Camilo ME, Valente A, Saragoca A, De Moura MC. Nonalcoholic steatohepatitis. Clinicopathological comparison with alcoholic hepatitis in ambulatory and hospitalized patients. Dig Dis Sci 1996; 41:172-179.

6. - Hay JE, Czaja AJ, Rakela J, Ludwig J. The nature of unexplained chronic aminotransferase elevations of a mild to moderate degree in asymptomatic patients. Hepatology 1989; 9:193-197.

7. - OґConnor BJ, Kathamna B, Tavill AS. Nonalcoholic fatty liver (NASH syndrome).Gastroenterologist 1997; 5:316-329.

8.- Itoh S, Yougel T, Kawagoe K. Comparison between nonalcoholic steatohepatitis and alcoholic hepatitis. Am J Gastroenterol 1987; 82:650-654.

9. - Powell EE, Cooksley WGE, Hanson R, Searle J, Halliday JW, Powell LW. The natural history of nonalcoholic steatohepatitis: A follow-up study of forty-two patients for up to 21 years. Hepatology 1990; 11:74-80.

10.- Cohen JA, Kaplan MM. The SGOT/SGPT ratio –an indicator of alcoholic liver disease. Dig Dis Sci 1979; 24:835-838.

11. - Diehl AM, Goodman Z, Ishak KG. Alcohollike liver disease in nonalcoholics. A clinical and histologic comparison with alcohol-induced liver injury. Gastroenterology 1988; 95:1056-1062.

12.- Sorbi D, Boynton J, Lindor KD. The ratio of aspartate aminotransferase to alanine aminotransferase: potential value in differentiating nonalcoholic steatohepatitis from alcoholic liver disease. Am J Gastroenterol 1999; 94:1018-1022.

13. - Sheth SG, Gordon FD, Chopra S. Nonalcoholic steatohepatitis. Annals of Internal Medicine 1997; 126:137-145.

14.- Van Ness MM, Diehl AM. Is liver biopsy useful in the evaluation of patients with chronically elevated liver enzymes?. Ann Intern Med. 1989; 111:473-478.

15.- Neuschawander-Tetri BA, Bacon BR. Nonalcoholic steatohepatitis. Med Clin North Am 1996; 80:1147-1166.

17.- Matteoni C.A, Younossi Z. M, Gramlich T, Boparai N, Liu YC, McCullough A.J. Nonalcoholic fatty liver disease:A spectrum of clinical and pathological severity.Gastroenterology 1999;116:1413-1419.

18.- Younossi ZM, Gramlich T, Liu YC, Matteoni C, Petrelli M, Goldblum J, Rybicki L, McCullough AJ. Non-alcoholic fatty liver disease:assessment of variability in pathologic interpretations. Mod Pathol 1998; 11:560-565.

19. - Bray GA. Obesity in America. U.S. Department of Health, Education, and Welfare, Publication (NIH)79-359,1979:6.

20.- Mendler MH, Turlin B, Moirand R, Jouanolle AM, Sapey T, Guyader D, Le Gall JY, Brissot P, David V, Deugnier Y. Insulin Resistance-Associated Hepatic Iron Overload. Gastroenterology 1999; 117:1155-1163.

21. - Bonkovsky HL, Jawaid Q, Tortorelli K, LeClair P, Cobb J, Lambrecht RW, Banner BF. Non- alcoholic steatohepatitis and iron: increased prevalence of mutations of the HFE gene in non-alcoholic steatohepatitis. Journal of Hepatology 1999; 31:421-429.

22.- James O, Day C. Nonalcoholic steatohepatitis. Lancet 1999; 35:110-113.

23.- Lee RG. Nonalcoholic steatohepatitis: a study of 49 patients. Hum Pathol. 1989; 20:594-598.

24.- Baldridge AD, Perez –Atayde AR, Graeme-Cook F, Higgins L, Lavine JE. Idiopathic steatohepatitis in childhood: a multicenter retrospective study. J Pediatric 1995; 127:700-704.

La intoxicación por arsénico en su forma aguda puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas gastrointestinales (aparecen entre 1 y 12 horas después del contacto): aliento con olor a ajo, lesiones en la comisura labial, náuseas y vómitos, dolor cólico del abdomen en la región del epigastrio, diarrea con heces en forma de arroz, hemorrágica intestinal similar a la que se produce en la enfermedad del cólera, alteración de los análisis de sangre con elevación de las transaminasas hepáticas.
  • Síntomas cardiovasculares: hipotensión arterial y shock, que se producen de forma secundaria a la dilatación de los vasos sanguíneos y a la disminución de la función de bombeo del corazón, edema agudo de pulmón, arritmias y miocardiopatía congestiva
  • Síntomas cutáneos: irritación, ampollas y desprendimientos de piel por contacto local; y erupción por efecto sobre la piel del contacto en el interior del organismo (sistémico).
  • Síntomas neurológicos: dolor de cabeza, adormecimiento, convulsiones, coma, polineuropatía sensitiva y motora, alteraciones en la sensibilidad y disfunciones motoras, a los diez días del contacto.
  • Síntomas urinarios: trastornos en las estructuras microscópicas de filtrado (glomérulos) y de transporte (túbulos) del interior del riñón.
  • Síntomas hematológicos: anemia, disminución de glóbulos blancos (leucopenia) y de plaquetas (trombocitopenia) por aplasia medular, es decir, porque la médula ósea no puede realizar su función formadora de células de la sangre.

La intoxicación por arsénico en su forma crónica, es decir, por la exposición prolongada a pequeñas cantidades de arsénico, puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas digestivos: náuseas y vómitos, dolores abdominales de tipo cólico, diarrea, cirrosis hepática o carcinoma hepático.
  • Síntomas cutáneos: erupciones de diferente forma (eritemas, pápulas, vesículas) úlceras, aumento del grsor de la piel en palmas y plantas (hiperqueratosis palmoplantar), verrugas, oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación) y cáncer de piel.
  • Lesiones cardíacas y enfermedades vasculares periféricas.
  • Perforación de tabique nasal, cuando el contacto prolongado es por inhalación.
  • Cáncer de pulmón, de riñón o de vejiga.
  • Ceguera.

Copyright 2018 MedicinaTV

Los contenidos profesionales médicos, enfermedades, salud y bienestar de este sitio web son únicamente para fines informativos, y no es utilizable como consejo médico, diagnóstico o tratamiento. El uso de este sitio está sujeto a nuestros términos de uso y política de privacidad y a nuestra política de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Las infecciones causadas por micobacterias ocupan un lugar relevante dentro de las complicaciones de pacientes con SIDA (3)

En pacientes HIV/SIDA el H. capsulatum causa enfermedad diseminada en el 95% de los casos (7)

Conclusion. Alcohol abuse causes serious health damages. Tax raises to alcohol, along with other policies, could reduce harmful alcohol consumption and its associated mortality.

Key words: alcohol drinking; traffic accidents; alcoholic livercirrhosis; mortality; taxes; Mexico.

En 2008, cerca de dos terceras partes de las muertes en el ámbito global, 36 millones, fueron causadas por enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), principalmente enfermedades cardiovasculares (48%), cáncer (21%), enfermedades respiratorias crónicas (12%) y diabetes (3%). 1

Los principales factores de riesgo comunes que causan las ECNT son el consumo de tabaco, una dieta poco saludable, inactividad física y el abuso del alcohol. Se estima que aproximadamente 3.2 millones de personas mueren al año a causa del abuso en el consumo de alcohol, lo que significa 3.8% del total de muertes por enfermedades crónicas. 1 Su consumo está asociado con un mayor riesgo de sufrir lesiones no intencionales, 2 lesiones por violencia física, 3 conductas sexuales riesgosas, 4 cáncer de mama, 5 pérdida de productividad, 6 problemas familiares, conductas de riesgo y deterioro cognoscitivo en edades avanzadas. 7 En México, la cirrosis hepática –una de las principales enfermedades atribuibles al abuso del alcohol– es la cuarta causa de muerte. 8

Este documento tiene como objetivo analizar la evolución en la prevalencia del consumo de alcohol, el consumo total en el país, su relación con colisiones, lesiones y muertes en accidentes de tránsito, así como su impacto en la mortalidad por enfermedades crónicas (enfermedad alcohólica del hígado y cirrosis hepática). También se discuten los beneficios de la implementación de la política fiscal en México.

El consumo de alcohol se analizó a partir de la Encuesta Nacional de Salud (ENSA) 2000 9 y las Encuesta Nacionales de Salud y Nutrición (ENSANuT) 2006 10 y 2012, 11 ambas tienen un diseño muestral probabilístico, polietápico y por conglomerados que permite evaluar el estado de salud y nutrición de la población mexicana. En el año 2000, tuvo una muestra de 21 390 adolescentes y de 45 294 adultos, que representaron a 22.1 y 51.6 millones de personas respectivamente. Para 2006, la ENSANuTutilizó una muestra de 25 056 adolescentes y 45 241 adultos, lo que equivale a una población expandida de 22.9 y 59.9 millones, de forma respectiva. En 2012, la muestra de adolescentes fue de 21 509 y de 46 277 para adultos, equivalente a una población expandida de 22.8 y 69.9 millones de personas, respectivamente. El análisis estadístico se llevó a cabo con el paquete estadístico SPSS Statistics 20, considerando el diseño muestral.

El consumo de alcohol entre los adolescentes (de 10 a 19 años) se definió como la ingesta de una bebida alcohólica de forma diaria, semanal, mensual u ocasional en el último año. En los adultos (20 años o más) fue definido como el consumo diario u ocasional.

El abuso de alcohol entre los adolescentes y adultos se definió, en el caso de los hombres, como el consumo de cinco copas o más por ocasión; en el caso de las mujeres como el consumo de cuatro copas o más por ocasión.

Las estimaciones de mortalidad se obtuvieron a partir de la base de datos de mortalidad de la Dirección General de Información en Salud (DGIS). 12 Las muertes fueron categorizadas de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades décima revisión (CIE 10).

Para efectos del análisis de mortalidad atribuible se seleccionaron los casos de mortalidad ocurridos en el grupo de edad mayor de 20 años, atribuibles directa e indirectamente al consumo de alcohol de acuerdo con la metodología empleada por los Centros para el Control y la Prevención (CDC) 13 de Enfermedades de Estados unidos que incluyen la enfermedad alcohólica del hígado y cirrosis (CIE 10: k70.0-k70.4, k70.9 como causas directas y CIE 10: k74.3-k74.6, k76.0, k76.9 como causas indirectas). Para estimar la mortalidad atribuible, se utilizó la fracción atribuible poblacional estimada por Acosta y colaboradores. 14

La tasa de colisiones de tránsito fatales en las que se registró la presencia de aliento alcohólico en el conductor responsable se calculó a partir de las estadísticas de accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas, presentadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) 15 y las proyecciones de población de 2005 a 2050 elaboradas por el Consejo Nacional de Población (Conapo). 16

El porcentaje de lesionados en eventos de tránsito con algún nivel de alcohol y de fallecidos por esa causa se calculó a partir de registros del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de las Adicciones (Sisvea), a cargo del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, 17 el cual recaba información de 158 puestos centinela de Servicios de urgencias hospitalarios y de 22 Servicios Médicos Forenses (Semefo) del país.

También se estimó el porcentaje que reportó estar bajo los efectos del alcohol del total de personas que manifestaron haber sufrido daños a la salud como resultado de un evento de tránsito durante el año previo a la entrevista de la ENSANuT 2006 y 2012. En la ENSANuT2006 este dato sólo se indagó en los adolescentes.

El consumo agregado de alcohol para el país se calculó sumando la producción nacional y las importaciones netas. Sólo se consideró el consumo de cerveza, pues es la bebida alcohólica que más se consume en el país. El volumen de producción mensual de cerveza se obtuvo de la Encuesta Industrial Mensual 18 y de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera, 19 ambas a cargo del INEGI. Las importaciones mensuales netas de cerveza se obtuvieron del Sistema de Información Arancelaria vía internet de la Secretaría de Economía. 20 El índice de precios de la cerveza se obtuvo del INEGI; este índice se dividió por el índice nacional de precios al consumidor para descontar el efecto de la inflación. 21

Prevalencia de consumo de alcohol

Según las encuestas nacionales de salud, entre los años 2000 y 2012 no se observa un cambio estadísticamente significativo en el porcentaje de adolescentes que consumen alcohol (24.8% en 2000 y 25% en 2012). En 2012, 28.8% de los adolescentes y 21.2% de las adolescentes refirió consumir alcohol. No se observaron cambios en el consumo por sexo respecto al año 2000 (cuadro I).

Menos de 1% de los jóvenes abusa del alcohol diariamente, 2.3% lo hace de manera semanal, 5.8% mensual y 7.2% ocasionalmente. Los adolescentes presentan mayor abuso de alcohol que las adolescentes (3.6% frente a 1.1% semanalmente y 7.6% frente a. 4.0% mensualmente, para hombres y mujeres, respectivamente).

Entre 2000 y 2012 se observa un aumento en el porcentaje de adultos que consumen alcohol (de 39.7% en 2000 a 34.1 en 2006 y a 53.9% en 2012, que implica una diferencia estadísticamente significativa). Entre los hombres, el consumo pasó de 56.1% en el año 2000 a 67.8% en 2012. El cambio también fue claro entre las mujeres, puesto que 24.3% de ellas consumía alcohol en 2000 y para 2012 este indicador se elevó a 41.3% (cuadro I).

El 1% de los adultos abusa diariamente del alcohol, 6.7% lo hace de manera semanal, 13% mensual y 21.1% ocasionalmente. Los adultos presentan un mayor abuso que las adultas, pues 1.6% de los hombres abusan diariamente, mientras que sólo 0.4% de las mujeres lo hace con esta frecuencia. Por otro lado, 12.4% de los adultos varones y 1.6% de ellas abusa del alcohol semanalmente; 22.2% de los hombres y 4.7% de las mujeres abusan del alcohol mensualmente.

Colisiones fatales, lesiones y muertes relacionadas con el consumo de alcohol

En el ámbito nacional, la tasa de colisiones fatales con presencia de aliento alcohólico del conductor, identificado como responsable, no presenta una amplia diferencia entre los grupos de edad de 12 a 19 años respecto a los de 20 años o más. Este hallazgo es relevante y contrasta con los resultados observados al final del periodo, cuando a partir de 2006 se observa un descenso de la tasa para el grupo de 12 a 19 años de 0.73 hasta 0.36 en 2010, mientras que para los mayores de 20 se observa un incremento en la tasa de 0.52 en 2006 a 0.7 en 2009 (figura 1).

En total, 8.4% (IC95% 5.2-13.3) de las personas que reportaron haber sufrido lesiones causadas por el tránsito durante el año previo a la ENSANuT 2012 11 reportó estar bajo el influjo del alcohol al momento de la colisión. En los adolescentes este porcentaje correspondió a 5.9% (IC95% 3.2-10.5), ligeramente mayor a lo documentado en la ENSANut 2006 (3.1%, IC95% 1.3-7.4). 10 En los adultos el autor reporte de alcohol al momento de sufrir lesiones causadas por el tránsito fue de 9.2% (IC95% 5.315.7). 11 En general, los hombres reportaron un porcentaje mayor comparado con las mujeres.

Del total de 6 331 lesionados en el tránsito que fueron captados de 2000 a 2011 por el Sisvea-urgencias, 17 9.2% se reportaron con aliento alcohólico. En adolescentes este porcentaje fue 8.1% mientras que en adultos ascendió a 9.8%. Por otro lado, el Sisvea-Semefo; 17 documentó que en 23% (6 518 de 28 340) del total de autopsias realizadas a personas que murieron por lesiones de tránsito entre 2000 y 2011 se encontró la presencia de alcohol; 20.4% en adolescentes y 24.4% en adultos (figura 2).

Mortalidad por enfermedades hepáticas relacionadas con el consumo de alcohol

La mortalidad atribuible a enfermedades hepáticas relacionadas con el consumo de alcohol presenta una tendencia constante entre 2000 y 2010 y se sitúa en 18 192 en promedio por año. La mortalidad en hombres por esas causas es casi cinco veces mayor que la mortalidad en mujeres (14 868 muertes anuales en promedio para los hombres y 3 322 para las mujeres) (figura 3). Esta diferencia por sexo se mantiene durante el periodo.

Consumo nacional de alcohol, impuestos y precios

Actualmente se consumen en México cerca de 75 litros de cerveza al año por adulto. Aunque en el último par de años se observa una reducción en el consumo, en años previos éste aumentó. De esta manera, el consumo en 2011 es similar al que existía en 2003 (figura 4). Los aumentos al inicio de la década pasada coinciden con reducciones en el precio de la cerveza mientras que las reducciones recientes se relacionan con aumentos en el mismo. Esto sugiere que los incrementos en los impuestos a las bebidas alcohólicas podrían ser una herramienta importante para reducir su consumo.

Los resultados de este análisis muestran que la prevalencia de consumo de alcohol en México entre 2000 y 2012 en adolescentes se mantuvo estable con un incremento importante en los adultos. El 8.4% de la población con lesiones de tránsito estaba bajo los efectos del alcohol al momento de lesionarse. Entre 2000 y 2011, 9.2% de los lesionados en accidentes de tránsito atendidos en servicios de urgencias tenían aliento alcohólico y 23% de los fallecidos por esa causa tenían alcohol en sangre. La mortalidad por enfermedad alcohólica del hígado y cirrosis hepática atribuible al consumo de alcohol se mantuvo, alrededor de 18 000 muertes anuales en promedio, las cuales han permanecido sin cambios en la última década.

La Asamblea General de las Naciones unidas, realizada en septiembre de 2011 aprobó la Declaración Política de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General sobre la Prevención y el Control de las ECNT, 22,23 reafirmando todas las resoluciones y decisiones pertinentes aprobadas por la Asamblea Mundial de la Salud en relación con la prevención y el control de lasECNT. Esta asamblea subraya la importancia de que los Estados Miembros, incluido México, continúen haciendo frente a los factores de riesgo comunes a través de cinco intervenciones prioritarias: 1) Control del tabaco (la prioridad más urgente e inmediata); 2) Reducción del consumo de sal; 3) Mejoría en la dieta y actividad física; 4) Reducción del consumo peligroso de alcohol, y 5) Acceso a los medicamentos esenciales y la tecnología.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) insta a los países a promover la aplicación de la estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol, 24 reconociendo la necesidad de formular planes de acción intersectorial de nivel nacional y subnacional que consideren todas las políticas u opciones recomendadas. La estrategia está conformada por 10 esferas de acción relacionadas entre sí y consideran el liderazgo, concienciación y compromiso intersectorial, la respuesta de los servicios de salud, la acción comunitaria, las políticas y medidas contra la conducción bajo los efectos del alcohol que, de manera particular, busca reducir los niveles de alcohol en sangre permitidos legalmente para conducir un vehículo de motor al menos a 0.04g/dl para conductores adultos y tolerancia cero en menores de 21 años y conductores inexpertos. Todas las legislaciones deberán acompañarse del estricto cumplimiento y la correcta vigilancia. 25

Las otras esferas están orientadas al control de la disponibilidad de alcohol, el mercadeo de las bebidas alcohólicas, las políticas de precios, la mitigación de las consecuencias negativas del consumo de alcohol y la intoxicación etílica, la reducción del impacto en la salud pública del alcohol ilícito y el alcohol de producción informal.

Finalmente, les presentamos algunas imágenes características que el médico busca en la exploración física y le ayuda a realizar un mejor diagnóstico.


Nuestro hígado "habla" a través de ciertos síntomas y dado que éstos pueden ser inespecíficos o específicos conviene familiarizarse con ellos.

El ritual médico de la consulta es una excelente oportunidad para que el paciente interactúe con el médico y saque “el mejor jugo posible” de los minutos que se le dedican.

Solo a través de la descripción ordenada y detallada de los síntomas, así como de la cuidadosa exploración física se puede alcanzar un buen diagnóstico.

Referencias Bibliográficas

  1. Argente. Álvarez: Semiología Médica.Fisiopatología, Semiotecnia y Propedeútica. México: Editorial Panamericana Editores; 2005.
  2. García-Conde J, Merino SJ, González MJ. Patología general. España: Mc Graw-Hill Interamericana Editores; 2004.
  3. Harrisson, F.A. Principios de medicina Interna.17ed. México: Mc Graw- Gill; 2008.
  4. McPhee SJ. Lingappa VR. Ganong WF. Lange JD. Fisiopatología médica. 4a.ed. México: Editorial El Manual Moderno; 2003.
  5. Nicoll Diana, McPhee SJ, et al. Manual de pruebas diagnósticas.4a. ed.México: Editorial El Manual Moderno; 2004.
  6. Ruiz Reyes, G. Fundamentos de interpretación clínica de los exámenes de laboratorio. México: ed. Médica Panamericana; 2006.
  7. Santín G. Atlas de Anatomía Radiológica. 5a EdiciónMéxico: McGraw-Hill,Interamericana Editores/Facultad de Medicina, UNAM; 2004.

Material Didáctico:

Dra. Fernanda García Alvarado.
Comité Editorial Amhigos del Hígado

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo por su actividad metabólica. Tiene funciones destacadas como la síntesis de proteínas plasmáticas, desintoxicación, almacenaje de vitaminas, y glucógeno y secreción de bilis. También es el encargado de eliminar de la sangre sustancias que puedan resultar nocivas. Cuando sufre una lesión trata de repararse a sí mismo. En el proceso, se forma tejido cicatricial que sustituye al sano y evita que el hígado funcione correctamente. La cirrosis hepática, es justamente la cicatrización del hígado causada por el daño continuo de esta víscera a largo plazo.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica e irreversible que origina fibrosis y nódulos entre las células del hígado, lo que provoca cambios en su estructura y en sus funciones, ya que se bloquea la circulación de la sangre.

Existen varios factores que desencadenan una cirrosis hepática, pero el más común es el alcoholismo crónico. Ingerir alcohol en exceso puede hacer que el hígado se inflame, lo que con el tiempo puede conducir al desarrollo de la patología descrita.

La hepatitis viral crónica también origina cirrosis hepática. A los pacientes con hepatitis C se les hincha el hígado y con el paso del tiempo esa inflamación conduce a la patología. Se estima que una de cada cuatro personas con hepatitis C crónica sufre el trastorno. La hepatitis B y la hepatitis crónica D también pueden ocasionarla.

Otra causa de cirrosis hepática es el hígado graso no alcohólico. Esto ocurre cuando los lípidos se acumulan en el hígado (y no se consume alcohol) lo que provoca que el órgano aumente su tamaño. Los individuos con hígado graso no alcohólico casi siempre padecen otras enfermedades como la diabetes, la obesidad, el colesterol alto, problemas con la arteria coronaria y obesidad.

La enfermedad de la vías biliares es otro generador, pues evita que la bilis fluya hacia el intestino delgado. La bilis se acumula en el hígado y hace que se inflame. Entre las patologías de la vía biliar más comunes se encuentran la colangitis esclerosante primaria y la cirrosis biliar primaria.

Ciertas condiciones genéticas pueden conducir a la cirrosis hepática. Entre ellas están la enfermedad de Wilson, la hemocromatosis, la enfermedad de almacenamiento de glucógeno, la alfa-1 antitripsina y la hepatitis autoinmune.

Al inicio de la cirrosis hepática los pacientes no suelen experimentar síntomas, sino mientras ésta va avanzando. Es entonces cuando se presentan señales como debilidad y fatiga, pérdida de apetito, adelgazamiento, náuseas, vómitos, dolor e hinchazón abdominal.

También es posible notar como los vasos sanguíneos adquieren forma de araña en la superficie de la piel.

En estadio avanzado se comienzan a padecer síntomas más graves y a desencadenarse otras patologías como edemas, ascitis, hipertensión portal (aumento de presión sanguínea en la vena porta, la cual conecta los intestinos y el bazo con el hígado), moretones y hemorragias frecuentes. Igualmente, aparecen varices esofágicas y gastropatía, esplenomegalia, cálculos biliares, sensibilidad a los medicamentos y encefalopatía hepática.

La ictericia es un signo característico de los pacientes con cirrosis hepática avanzada. Esto ocurre cuando el hígado enfermo no elimina suficiente bilirrubina de la sangre, lo que hace que la piel y el blanco de los ojos tomen un color amarillento, así como un oscurecimiento de la orina.

La diabetes tipo 2 es otra patología asociada, pues se genera una resistencia a la insulina, lo que acaba provocando un exceso de glucosa en la sangre.

En los casos más severos, la cirrosis hepática conduce a un cáncer de hígado.

Lo principal para detectar la cirrosis hepática es analizar el historial del paciente y verificar si hay factores de riesgo presentes. Posteriormente se confirma a través de exámenes físicos, pruebas de sangre e imágenes radiográficas.

Durante el examen abdominal, el hígado puede sentirse duro o agrandado con acumulación de líquido en la cavidad abdominal.

El médico puede observar el hígado directamente haciendo una laparoscopia, es decir introduciendo un instrumento que tiene una cámara que transmite imágenes a un monitor.

La cirrosis hepática no tiene cura, pues el daño en el hígado es irreversible. El tratamiento se enfoca en evitar o controlar las complicaciones derivadas.

Entre las medidas a tomar destaca la reducción del consumo de alcohol. De igual manera, es fundamental evitar la aparición de otras enfermedades, para poder combatir más fácilmente las infecciones que pudieran presentarse. Es necesario que los cirróticos se vacunen contra las hepatitis A y B, la gripe y la neumonía neumocócica.

La alimentación es vital. La dieta del paciente con cirrosis hepática debe ser rica en frutas, verduras y cereales. Pueden requerir suplementos vitamínicos (vitaminas A, D y K). También recomiendan bajar el consumo de sal para evitar la retención de líquidos. También se debe restringir la ingesta de proteínas para no desarrollar una encefalopatía hepática.

La encefalopatía es un término general que significa enfermedad, daño o mal funcionamiento cerebral. Puede presentar un amplio espectro de síntomas, que van desde leves, como la pérdida de memoria o sutiles cambios de personalidad, a graves, tales como demencia, convulsiones, estado de coma o la muerte. En general, la encefalopatía se manifiesta por un estado mental alterado que a veces se acompaña de manifestaciones físicas, por ejemplo, la mala coordinación de los movimientos de las extremidades.

El término encefalopatía, en la mayoría de los casos, está precedido por varios términos que describen la razón, causa, o condiciones especiales del paciente. Por ejemplo, la encefalopatía anóxica significa daño cerebral por falta de oxígeno, y la encefalopatía hepática significa un mal funcionamiento cerebral debido a una enfermedad del hígado. En total, existen más de 150 términos diferentes en la literatura médica que modifican o preceden a la “encefalopatía”.

Las causas de la encefalopatía son numerosas y variadas, se incluyen infecciones, problemas metabólicos, toxinas, medicamentos, cambios fisiológicos, traumatismos, entre otras. De ahí que a menudo sea considerada como una complicación de un problema principal, como cirrosis hepática, insuficiencia renal, o anoxia.

El tratamiento temprano de muchos tipos de encefalopatía puede eliminar, reducir o detener los síntomas de la enfermedad. En muchas ocasiones, se puede prevenir evitando las causas primarias.

Las causas de la encefalopatía son numerosas y variadas, pero algunas de las principales incluyen:

  • Infecciones (bacterias, virus, parásitos)
  • Anoxia (falta de oxígeno en el cerebro, incluyendo causas traumáticas)
  • Alcoholismo (toxicidad del alcohol)
  • Condiciones hepáticas (por ejemplo, insuficiencia hepática o cáncer de hígado)
  • Trastornos renales (insuficiencia renal)
  • Enfermedades metabólicas (hiper o hipocalcemia, hipo o hipernatremia o hipo o hiperglucemia)
  • Tumores cerebrales
  • Algunos tipos de productos químicos tóxicos (mercurio, plomo, o amoníaco)
  • Alteraciones en la presión dentro del cerebro (a menudo asociadas con sangrado, tumores o abscesos)
  • Mala alimentación (ingesta inadecuada de vitamina B1)

Algunos medicamentos pueden causar encefalopatía, por ejemplo, el síndrome de la encefalopatía posterior reversible puede ocurrir debido al uso de medicamentos como el tacrolimus y ciclosporina. Este síndrome se manifiesta con síntomas de dolor de cabeza, confusión y convulsiones.

Aunque la encefalopatía puede presentarse acompañada de varios síntomas, al menos uno está presente en todos los casos. Se trata de un estado mental alterado. Este estado mental puede ser sutil y desarrollarse lentamente durante años o puede ser profundamente obvio y desarrollarse rápidamente, por ejemplo, la anoxia cerebral lleva al coma o la muerte en unos pocos minutos. A menudo, los signos de alteración del estado mental pueden manifestarse como falta de atención, falta de juicio o la mala coordinación de los movimientos.

El alcoholismo es el mayor problema de salud, tanto social como económico. Está implicado en más de la mitad de accidentes de tráfico y muertes accidentales. Un alto porcentaje de suicidios se cometen combinando el alcohol con otras sustancias, y hay muchas muertes relacionadas con el alcoholismo por las complicaciones relacionadas con la enfermedad. Los programas de tratamiento tienen diferentes resultados, pero mucha gente con una dependencia del alcohol tiene una completa recuperación.

  • Pancreatitis aguda y crónica.
  • Cardiomiopatía alcohólica.
  • Neuropatía alcohólica.
  • Varices esofágicas sangrantes.
  • Degeneración cerebral.
  • Cirrosis hepática.
  • Complicaciones de la abstinencia alcohólica.
  • Depresión.
  • Disfunción en las erecciones.
  • Síndrome fetal alcohólico en los hijos de mujeres alcohólicas.
  • Aumento de la presión arterial.
  • Incremento en la incidencia del Cáncer.
  • Insomnio.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Suicidio.
  • Síndrome de Wernicke-Korsakoff.

Vaya a urgencias o llame al teléfono de urgencias (en España: 112, 911, 061) si nota confusión, hemorragias, pérdida de conciencia, etc., síntomas que pueden aparecer en alcohólicos conocidos o en personas sospechosas de padecer dependencia del alcohol.

Antes de seguir con el tema principal, primero vamos a saber sobre la enfermedad llamada psicosis. La psicosis se define como cualquier trastorno mental grave que influye en la manera en que una persona procesa sus pensamientos, su comportamiento o sentimientos. Básicamente afecta la capacidad de la persona para distinguir la realidad de la imaginación. Aunque la psicosis se considera como una condición médica por si misma, es en realidad una manifestación de algunos otros trastornos mentales del cuerpo, siendo la esquizofrenia o el trastorno bipolar los más comunes. Incluso los trastornos del sistema nervioso central tales como enfermedad de Parkinson pueden contribuir al desarrollo de este problema. Además de éstos, tales sustancias como alcohol o drogas también se han encontrado como disparadores potenciales de la misma. La psicosis se caracteriza por alucinaciones (percibir algo que no existe en realidad), delirios (una firme creencia en cosas que no son ciertas), pensamientos que están perturbados o no constructivos y carentes del sentido de autoconciencia.

Síntomas típicos de la psicosis causada por el alcoholismo

Esta condición es dominante en acerca del 3% de las personas que sufren de la dependencia del alcohol. Los síntomas que una persona afectada puede presentar incluyen, como ya se mencionó, las alucinaciones. En este caso, la persona puede ver colores o formas al azar, o incluso figuras de personas o animales que están fuera de lo común. La persona también puede alucinar sonidos que son desagradables de escuchar. En algunos casos, los pacientes incluso han expresado un sentimiento de rastreo de insectos en la piel. Y para algunas personas, incluso si la comida tiene buen sabor, podría parecer desagradable. En resumen, una persona que sufre de la psicosis inducida por alcohol puede tener sus cinco sentidos distorsionados o sin funcionamiento normal.

Luego viene el engaño. Este síntoma puede ser exhibido de dos maneras. En cierto modo, la persona desarrolla un falso temor por su vida contra las personas u objetos. Y de otra manera, el paciente puede imaginarse a sí mismo en una posición de gran autoridad o poseer de, digamos, los poderes sobrenaturales.

Otros síntomas pueden incluir la alteración del flujo de pensamientos que puede hacer a la persona hablar fuera de contexto del tema principal, o de repente hacer una pausa en medio de trabajar en algo o hablar con alguien. Y otro síntoma importante, que suele ser indicativo de una forma severa de la enfermedad, es que la persona no se da cuenta del hecho de que él/ella en realidad sufre de este trastorno y tiene síntomas como los descritos anteriormente.

Ahora bien, no se puede decir que todos estos síntomas están destinados a ocurrir en cada individuo que padece de la psicosis inducida por alcohol. Se ha observado que algunas personas con esta enfermedad muestran síntomas menos negativos o un patrón de pensamiento más organizado, la conciencia y el juicio menos distorsionados, y la deficiencia funcional menos grave, en comparación con los pacientes con esquizofrenia.

Tratamiento

Afortunadamente, la enfermedad es auto limitada y puede pasar con la interrupción del consumo de alcohol. La mayoría de la gente ha demostrado la disminución de los síntomas dentro de varias semanas de abstinencia. Sin embargo, el consumo repetido de alcohol puede hacer que la psicosis se repita y, en algunas personas, el problema puede convertirse, por lo tanto, en crónico, lo que requiere la necesidad de tratamiento a largo plazo con la medicación antipsicótica. El tratamiento se centra principalmente en el tratamiento del cuerpo del paciente, y si la psicosis se ha producido por la intoxicación de alcohol, entonces la ayuda médica inmediata se convierte en una necesidad. Los fármacos antipsicóticos de alta potencia pueden ser administrados a los pacientes que pueden estar en un estado de ánimo de perjudicarse a sí mismos o a otros. Los medicamentos para la gestión de delirios, alucinaciones y agitación también pueden ser administrados.

Cuando se compara con el problema del alcoholismo, la psicosis relacionada con alcohol aún carece de un estudio más profundo y un análisis. Los médicos aún están trabajando para entender las características y los métodos de tratamiento eficaces para hacer frente al problema.

Psicólogo (Especialidad Clínica-UNED) Postgraduado en Psicogeriatría y Neuropsicología de las Demencias

me gsuto mucho la informacion. y el video ni se dija saludos desde colombia

me llamo javier he estado 4 veces en prision y todo por no acordarme de lo que hice por el alcohol tengo un coeficiete de inteligencia superior y cuando bebo no se ni lo que hice ni me acuerdo de nada aun pensando mucho el dia despues esto es una desgracia

hola.quisiera saber si el sindrome se llama igual para una persona que tuvo 2 infartos.tengo un familiar que a los 17 años fue atacado por una persona y le corto la vena cava en una pierna.la falta de sangre,llego a emergencia con 1 litro de sangre.le afectó la memoria inmediata.tal cual se refiere el articulo.todo lo anterior recuerda.agradeceria una pronta respuesta.gracias

Recuerdo a los lectores que, el autor de este blog NO se pronunciará o emitirá juicio clínico alguno sobre cuestiones particulares relativas a casos clínicos de carácter personal, por razones obvias.

Hoy mismo le han diagnosticado a mi padre de 79 años este sindrome,toda la vida a bebido y sigue haciendolo a escondidas,el no lleva ni siquiera la cuenta de lo k consume,no recuerda ni a miembros de la familia,este hecho esta destrozando a mi madre,y a mi. solo dejo dicho k el alcohol,como los porros, no deberia ser legal,destroza vidas y familias enteras,yo,ya no lo pruebo ni siquiera me llama cuando salgo por alli!!y tengo 33 años,ojala no estuboiera pasando esto,y seguiria teniedo a mi padre. por k aunk el esta aki. ya no es el. el alcohol lo ha cambiado todo!!un besazo a todos los k intentan dejarlo y son conscientes de k tienen un problema. animo. lo vais a conseguir!!

anónimo.
mi caso es similar al tuyo.. te komprendo, solo ke yo tengo 19 años años que he vivido kn el alcoholismo de mi padre y no tarda en quedar igual que el tuyo. vi esta pag por que estoy estudiando psicologia, nos dejaron un trabajo y decidi investigar sobre este sindrome. y me enkontre kn tu komentario me identifike y decidi komentar.. un abrazo chao0!!

El Alcohol es un demonio que hace una semana llevó a un amigo al suicidio, a otro en total aislamiento. Esto de acuerdo que debe ser ilegal. Es peligrosa.

Buenas, qusisiera saber a partir de que edad se pueden notar los problemas de la memoria. necesariamente dsps de los 60?

Respecto a la consulta anterior, comentar que los "problemas de memoria" sí pueden aparecer asociados a la edad pero no tienen porque suponer una preocupación o síntoma de patología cerebral subyacente.

Respecto del consumo de alcohol asociado a este síndrome, me interesa saber si sólo es aplicable a casos de alcoholismo o en dosis menores de consumo puede tener el mismo efecto, supongo que ligado a la tolerancia del organismo o en combinación con otros factores (como el consumo de crustáceos crudos, por ejemplo, + alcohol)

hola me llamo zayra y soy alcoholica,he intentado dejarlo pero no he podido recaigo facilmente,hace casi 3 años tuve paralisis estando embarazada de 6 meses,sufro de perdida de memoria y de problemas para coordinar mis movimientos hay dias en ke me cuesta caminar o c me caen las cosas d las manos,no tengo con kien hablar d esto ya ke es muy dificil decirlo y es una cruz ke cargo yo sola,NECESITO AYUDA.

Lo habitual es que esta patología se presente en casos de abuso crónico y durante años del alcohol. De hecho, diferentes estudios vinculan el alcoholismo de larga duración con la presencia de distintas disfunciones neuropsicológicas (como déficit de atención y memoria) en 3 de cada 4 alcohólicos crónicos.

QUE PUEDE HACER LA FAMILIA DE UNA PERSONA QUE NO RECONOCE NI ADMITE SU ADICCIÓN AL ALCOHOL.

Dices que ni "reconoce" ni "admite" el problema de su adicción, algo que resulta imprescindible para iniciar cualquier posible tratamiento rehabilitador. Es siempre necesaria la toma de conciencia del adicto, que muchas veces ocurre cuando toda su vida ya se ha desmoronado y como se dice "toca fondo".
Por todo ello, siento decirte que la familia puede hacer bien poco ante "la negación" del problema por parte del enfermo, un mecanismo de defensa habitual en muchos casos.

Me gusto el articulo sobre vel alcoholismo, me tomare tiempo para leer el resto, incluso la obra de Miguel Angel y el cerebro humano

Dr. Felix, el blog nace y se mantiene con la intención de ser una fuente de información o plataforma divulgativa sobre las temáticas abordadas, por lo que le animo a seguir leyendo lo que guste y deseo que pueda serle de alguna utilidad.

Hola, mi nombre es Marisol, tengo 36 años, me considero una bebedora social, tengo excelente memoria, estudio Derecho y me va excelente, pero cuando me tomo unos tragos no recuerdo nada al día siguiente, mis amigos me dicen que todo lo que hago, lo hago bien, es decir, mantengo una conversación, todas las acciones realizadas son concordantes con la situación, pero yo no recuerdo nada, debo además reconocer que fumo mucho. es una situación que me desespera

quisiera saber si existen casos de recuperacion total o almenos que las secuelas sean minimas
a mi mujer de 40 años le diagnosticaron SWK hace unos dias y no me dan esperanzas incluso me dicen que podria llegar la muerte cerebral devido a la enfermedad
hace como un año que bebe pero nunca la he visto ebria y hace dos semanas que empezo un deterioro muy rapido devido a esa enfermedad

Respecto a la consulta relacionada con la posible "recuperación o remisión" de los síntomas en en Síndrome de Wernicke-Korsakoff, dependerá de las peculiaridades y circunstancias características de cada caso.

Soy alcohólica desde hace 5años. No recuerdo cosas recientes y ni mucho menos cosas de mi pasado. Cada dia es peor mi amnesia. Mis capacidades cognitivas van a la baja. Se que necesito ir a AA, pero no encuentro la motivación para hacerlo. Soy auto destructiva. Voy a terapia, pero no puedo controlarlo. No se como este mi hígado, pero ya presento daños cardiovasculares, como arritmias. Se que tengo un deterioro cerebral, creo que solo pienso en morir!

Nunca es tiempo de perder toda esperanza. Ser consciente de todos los graves problemas que te está causando la adicción al alcohol ya es un primer paso.
No hace tanto tiempo que llevas bebiendo (5años) por lo que gran parte de los déficit cognitivos pueden revertir con la abstinencia del alcohol.
La motivación quizás la encuentres en la siguiente pregunta. ¿Hay alguien o algo por lo que deseo vivir y no autodestruirme más? La respuesta es sólo tuya y debes encontrarla dentro de ti.

Buenas. Me llamo Alberto. Me ha Parecido muy interesante articulo. Mi caso no tiene que ver con el alcohol. Hace 15 años que sufro depresion con muchos altibajos. He pasado por varios terapeutas y he notado mejoras pero sigo con ciertos problemas. Uno de los que mas me afecta es que me cuesta concentrarme y recordar cosas. Esto me provoca mucha ansiedad. Los medicos me han dicho que podria ser este motivo el que proboque los olvidos, aunque he leido el articulo y lo de la falta de tiamina. Me han hecho analisis e incluso una resonancia magnetica y dicen que esta todo correcto.
Mi pregunta es si los niveles de tiamina salen en las analiticas o si podria darme alguna indicacion.
Muchas gracias por su tiempo

El deterioro cognitivo asociado a un alcoholismo crónico ¿Puede llegar a confundirse con los síntomas del alzheimer? ¿Como se puede diferenciar? Un tratamiento para el Alzheimer puede ayudar o empeorar los daños por el alcoholismo.

Respecto a las últimas preguntas planteadas por un lector anónimo, comentar lo siguiente:

Hola
Cuál es el especialista que debe atender un paciente con síndrome de Korsakoff. El psiquiatra o el neurólogo?
Quién de los dos realiza el diagnóstico y pronóstico?
Gracias

Este tipo de síndromes exigen un enfoque multidisciplinar, pudiendo ser ambos profesionales los que lo atiendan.
Más específicamente, el proceso diagnóstico recaería más en neurología, y el pronóstico y tratamiento de las alteraciones afectivo-conductuales en psiquiatría, pero siempre resultará más conveniente que ambos especialistas lo aborden conjuntamente.

Hace 4 meses le diagnosticaron a mi madre el síndrome Wernicke-Korsakoff, nunca había oído hablar de esta enfermedad. El primer mes lo pasó medio-normal, pero a partir del segundo. la memoria le empezó a fallar, las primeras semanas de manera leve, perdió la coordinación muscular, la estabilidad, dificilmente puede dar más de una docena de pasos sin caerse. Desde hace un mes aproximadamente, casi no nos reconoce ni a mi hermana, ni a mi, ni a sus nietos, se hace encima sus necesidades, esconde cosas, tiene días con episodios agresivos, se ha creado una vida imaginaria en la que cree vivir. Dormimos con un ojo abierto y otro cerrado, porque se levanta repetidas veces cada noche,se cae, y no puede tomar somniferos porque le afectan, se despierta igual y al día siguiente es una autómata. Es un infierno.
Hoy ha tirado las tostadas al suelo y ha intentado comerse el plato, y una serie de comportamientos más que no voy a contar por pudor.
Es una enfermedad muy difícil de llevar. Este blog me ha ayudado a saber un poco más sobre ella.
Las consecuencias del alcoholismo, no la sufren sólo los enfermos, también las sufrimos los que los rodeamos.
Gracias

Hola Saludos a todos, mi nombre es Wilfredo y soy miembro de AA, quisiera expresar que hace mas de 50 años la organizacion mundial de la salud decreto el alcoholismo como una enfermedad, no es un simple vicio, hoy en dia, medicos, sicologos, jueces, le dicen a las personas con problemas de alcohol que asistan a un grupo de AA, bueno el juez te obliga, pero existe una razon para eso, es que el alholismo no es una enfermedad que se cura, pero si se puede controlar asi como la diabetis,y para eso se nesecitan terapias y la primera para poder combatirla es aceptar que no debes beber ni por nada ni por nadie ni pase lo que pase,eso solo tu lo puedes hacer,aceptar la derrota total del alcohol y ese es el problema que casi nadie cree que es alcoholico/a y que bebe socialmente, ahora bien yo no les dire como saber si uno es o no es, pero si les puedo decir que visiten por internet si lo desean y leer el custionario como saber si tienes problema con el alcohol y si respondes 1 o 2 no dudes que lo eres. Yo te invito a que mires en tu interior y tomes fuerza y visites un grupo en tu area ahora somos millones de hombres y mujeres que dan testimonio que funciona y que si se puede dejar de beber, solo dire estas palabras para despedirme, es tu vida la que esta en juego, el alcoholismo es progresivo y de fatales consecuencias, si perdistes algo o alguien eso no lo puedes cambiar, pero si puedes cambiar tu. Gracias por leer.

Hola, no soy alcoholica, es mas jamas he tomado, pero mi compañero ha llegado a límites terribles por este flagelo y saben lo bueno? con mucho amor a sí mismo se pudo recuperar y hace 11 años que no toma. Espero que estas palabras sirvan de consuelo para alguien, si se quiere se puede, yo lo he comprobado. Lo admiro mucho por eso, Lilián.

Hola me llamo leonardo. Algunos otros factores asociados a este padecimiento son la necesidad de aliviar la ansiedad, conflicto en relaciones interpersonales, depresión, baja autoestima,y aceptación social del consumo de alcohol. Hasta el momento no existe una causa común conocida de esta adicción, aunque varios factores pueden desempeñar un papel importante en su desarrollo y las evidencias muestran que quien tiene un padre o una madre con alcoholismo tiene mayor probabilidad de adquirir esta enfermedad, una puede ser el estrés o los problemas que tiene la persona que lo ingiere.

Hola buen día, este articulo es muy interesante, te felicito, ahora el SWK es reversible? me parece que tengo este síndrome, se me olvidan a veces las palabras pero lo extraño es que después me acuerdo de dicha palabras, es muy extraño, porque si no me acuerdo de un hecho y después por medio de una fotografia lo veo y automáticamente viene a la mente, yo soy alcohólico crónico, me dio delírium tremens y tengo 16 años de alcohólico y mi preocupación si el daño hecho con este síndrome es permanente, hay alguna manera que mi memoria sane? Esta semana iré a u centro de rehabilitación, es frustrante no poder entablar una platica porque se me olvidan las palabras o algunos hechos, espero me puedas ayudar con tu valiosísima respuesta..

El tabaco mata cada año a más de 7 millones de personas en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. La adicción al tabaco es una de las mayores amenazas para la salud pública en todo el mundo y es la causante de múltiples enfermedades y trastornos, como por ejemplo cáncer, problemas de colesterol, enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos, insomnio, reflujos gastroesofásicos, diabetes, disfunción eréctil, etc. Las enfermedades respiratorias se encuentran en esta lista de problemas causados por el consumo de tabaco. Algunos ejemplos de enfermedades respiratorias son:

1) Sangrado debajo de la placa aterosclerótica que ocasiona el desplazamiento de dicha placa.

2) La hemorragia se forma como consecuencia de una lesión aterosclerótica que daña la pared arterial subyacente.

c. Desprendimiento de un fragmento grande de una placa aterosclerótica:

Se puede bloquear una arteria de menor diametro.

d. Acumulación de placas de grasa dentro de la pared interna de las arterias coronarias.

3. Espasmo de las arterias coronarias.

E. Factores de Riesgo Para una Enfermedad del Corazón:

1. Factores de riesgo que no pueden ser modificados:

a. Herencia/factores genéticos:

La tendencia es que aparencen en los géneros familiares.

1) Los hombres poseen un mayor riesgo que las mujeres:

No obstante, los ataques del corazón siguen siendo la primera causa de muerte entre las féminas.

La mayoría de las víctimas de ataque cardíacos son de de 65 años o más.

2. Factores de riesgo que pueden ser modificables:

a. Fumar cigarrillos: Los fumadores poseen dos veces mayor riesgo de sufrir un ataque cardíaco en comparación de los no fumadores.

b. Alta presión arterial: Esto es una carga adicional al corazón.

c. Altos niveles de colesterol sanguíneo: Una alta concentración de colesterol en la sangre puede inducir a su acumulación en las paredes arteriales.

3. Otros factores de riesgo, los cuales también pueden ser
modificados:

a. Diabetes sacarina: Esta condición afecta los niveles del colesterol y triglicéridos en la sangre.

1) Efectos/complicaciones perjudiciales:

a) Afecta negativamente la presión arterial y el colesterol.
b) Puede ocasionar diabetes sacarina.
c) Representa una carga adicional al corazón.

Las persona sedentarias (inactivas) poseen el doble del riesgo para confrontarse a un ataque cardíaco en comparación con la gente activa.

Particularmentes es perjudicial el distrés (estrés negativo) de tipo crónico (que ocurre con frecuencia).

1. Presión incómoda, sentido de llenura, de apretón o dolor en el centro del pecho que puede durar dos minutos o más.

2. El dolor puede radiar hacia ambos hombros, cuello, mandíbula inferior o ambos brazos.

3. Cualquiera o todos de los siguientes síntomas: Mareo, sudoración, náusea o respiración dificultosa.

4. No todos estos signos y síntomas ocurren en cada tipo de ataque cardíaco: Muchas de las víctimas podrán negar el estar sufriendo un ataque cardíaco.

Una apoplejía es una enfermedad cerebrovascular que afecta el suministro de sangre del
cerebro.

a. Una apoplejía ocurre cuando una arteria cerebral estalla al ser obstruída por un
coágulo de sangre, deteniendo el suministro de oxígeno hacia el cerebro. Sin oxígeno,
los tejidos cerebrales mueren en pocos minutos y las partes del cuerpo controladas
por las células no funcionan correctamente.

b. Desarrollo de la apoplejía:

Una apoplejía puede surgir de súbito, pero es la consecuencia de la acumulación de
grasa dentro de los conductos sanguíneos.

2. Factores patológicos/de riesgo:

a. La presión alta y la aterosclerosis:

Aumentan aumentan los riesgos de que se produzca una apoplejía.

a. La apoplejía puede afectar los sentidos, el habla, el comportamiento, el procesamiento
de ideas y la memoria, o causar parálisis, estado de coma o la muerte.

b. El resultado de una apoplejía produce la pérdida de sensación o función del cuerpo,
pero un área determinada del cuerpo puede recibir el choque. Por ejemplo, la mano y
la pierna derecha pueden quedar paralizadas, pero la mano y la pierna izquierda puede
funcionar normalmente. Esto se debe a que una apoplejía daña una lado (hemisferio)
del cerebro; cada lado del cerebro controla las funciones en el lado opuesto del cuerpo.

1. Examen físico y neurológico:

bupropion fobia social

La bilirrubina es un subproducto de la descomposición diaria natural y de la destrucción de las células rojas de la sangre que tenemos en nuestro cuerpo. La molécula de la hemoglobina se libera en la sangre, se divide en una porción hemo y se convierte químicamente en la bilirrubina. Normalmente, el hígado metaboliza y excreta la bilirrubina en forma de bilis. Sin embargo, si hay una interrupción en este metabolismo normal y/o en la producción de la bilirrubina, puede dar como resultado la ictericia.

La ictericia puede ser causada por varios procesos de diferentes enfermedades. Esto puede ser de gran ayuda para entender las diferentes causas que provocan la ictericia mediante la identificación de los problemas que perturban el metabolismo normal y/o la excreción de la bilirrubina.

La ictericia en estos casos está causada por un rápido incremento de la descomposición y de la destrucción de los glóbulos rojos (hemólisis), desbordando de ese modo la capacidad del hígado para eliminar adecuadamente los altos niveles de bilirrubina en la sangre.

A continuación mostramos algunos de los ejemplos en los que se presentan unas condiciones en las que existe un mayor deterioro de las células rojas de la sangre:

  • Paludismo
  • Crisis de las células falciformes
  • Esferocitosis
  • Talasemia
  • Glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD)
  • Drogas u otras toxinas
  • Trastornos autoinmunes

La ictericia en estos casos es causada por la incapacidad del hígado para metabolizar adecuadamente y excretar la bilirrubina. Podemos destacar los siguientes ejemplos:

  • Hepatitis (comúnmente viral o relacionada con el alcohol)
  • Cirrosis
  • Drogas u otras toxinas
  • Síndrome de Crigler-Najjar
  • Síndrome de Gilbert
  • Cáncer

La ictericia en estos casos se denomina ictericia obstructiva, es causada por condiciones que interrumpen el drenaje normal de la bilirrubina conjugada en forma de bilis desde el hígado a los intestinos.

Entre las causas de la ictericia obstructiva podemos incluir:

  • Cálculos biliares en los conductos biliares
  • Cáncer (de páncreas y de la vesícula biliar o carcinoma de los conductos biliares)
  • Estenosis de los conductos biliares
  • Colangitis
  • Malformaciones congénitas
  • Pancreatitis
  • Parásitos
  • Embarazo
  • Ictericia del recién nacido

La ictericia en los recién nacidos puede ser causada por varias razones diferentes, aunque a menudo es una consecuencia fisiológica normal del hígado del recién nacido que todavía es inmaduro. Aunque por lo general, en estas circunstancias es inofensivo, los recién nacidos con niveles excesivamente elevados de bilirrubina a causa de otros problemas médicos (ictericia patológica), pueden sufrir un daño cerebral devastador (kernicterus, también conocido como ictericia nuclear o encefalopatía neonatal bilirrubínica) si no se aborda el problema de fondo. La ictericia del recién nacido es la condición más común en los recién nacidos que requiere evaluación médica.

A continuación mostramos las causas más comunes de la ictericia del recién nacido:

  • Ictericia fisiológica: Generalmente, este tipo de ictericia se hace evidente en el segundo o en el tercer día de vida. Es la causa más común de ictericia del recién nacido y normalmente es una condición transitoria e inofensiva. Este tipo de ictericia es causada por la incapacidad del hígado inmaduro del recién nacido para procesar la bilirrubina que surge de la degradación acelerada de las células rojas de la sangre que tiene lugar a esta edad. A medida que el hígado del recién nacido madura, la ictericia desaparece de forma gradual.
  • Incompatibilidad materno-fetal de grupo sanguíneo (Rh, ABO): Esta forma de ictericia ocurre cuando hay una incompatibilidad entre los grupos sanguíneos de la madre y del feto. Esto conduce a un aumento de los niveles de bilirrubina por la descomposición de los glóbulos rojos (hemólisis) del feto.
  • Ictericia por la leche materna: Este tipo de ictericia se produce en los recién nacidos alimentados con leche materna y normalmente aparece al final de la primera semana de vida. Se cree que los responsables son ciertos productos químicos de la leche materna. Por lo general, se trata de un trastorno inofensivo que se resuelve de forma espontánea y las madres por lo general, no tienen que suspender la lactancia materna.
  • Ictericia por lactancia: Esta forma de ictericia ocurre cuando el lactante recién nacido no recibe la cantidad adecuada de leche materna. Puede ocurrir debido a una tardía o insuficiente producción de leche por parte de la madre o debido a una alimentación deficiente del recién nacido. Esta inadecuada ingesta de leche da lugar a la deshidratación y a la reducción de las deposiciones por parte del recién nacido, con una posterior disminución en el organismo de la bilirrubina por la excreción.
  • Cefalohematoma (una acumulación de sangre debajo del cuero cabelludo): A veces, durante el proceso del parto, el recién nacido puede sufrir una contusión o lesión en la cabeza, lo que provoca una acumulación o coagulación la sangre bajo el cuero cabelludo. Como la sangre se descompone de manera natural, puede dar lugar a elevados niveles repentinos de bilirrubina que pueden sobrepasar la capacidad del hígado inmaduro del recién nacido para su procesamiento, dando lugar a la ictericia.

La lista de los principales síntomas de la ictericia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los de la ictericia. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.

La intoxicación por arsénico en su forma aguda puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas gastrointestinales (aparecen entre 1 y 12 horas después del contacto): aliento con olor a ajo, lesiones en la comisura labial, náuseas y vómitos, dolor cólico del abdomen en la región del epigastrio, diarrea con heces en forma de arroz, hemorrágica intestinal similar a la que se produce en la enfermedad del cólera, alteración de los análisis de sangre con elevación de las transaminasas hepáticas.
  • Síntomas cardiovasculares: hipotensión arterial y shock, que se producen de forma secundaria a la dilatación de los vasos sanguíneos y a la disminución de la función de bombeo del corazón, edema agudo de pulmón, arritmias y miocardiopatía congestiva
  • Síntomas cutáneos: irritación, ampollas y desprendimientos de piel por contacto local; y erupción por efecto sobre la piel del contacto en el interior del organismo (sistémico).
  • Síntomas neurológicos: dolor de cabeza, adormecimiento, convulsiones, coma, polineuropatía sensitiva y motora, alteraciones en la sensibilidad y disfunciones motoras, a los diez días del contacto.
  • Síntomas urinarios: trastornos en las estructuras microscópicas de filtrado (glomérulos) y de transporte (túbulos) del interior del riñón.
  • Síntomas hematológicos: anemia, disminución de glóbulos blancos (leucopenia) y de plaquetas (trombocitopenia) por aplasia medular, es decir, porque la médula ósea no puede realizar su función formadora de células de la sangre.

La intoxicación por arsénico en su forma crónica, es decir, por la exposición prolongada a pequeñas cantidades de arsénico, puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas digestivos: náuseas y vómitos, dolores abdominales de tipo cólico, diarrea, cirrosis hepática o carcinoma hepático.
  • Síntomas cutáneos: erupciones de diferente forma (eritemas, pápulas, vesículas) úlceras, aumento del grsor de la piel en palmas y plantas (hiperqueratosis palmoplantar), verrugas, oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación) y cáncer de piel.
  • Lesiones cardíacas y enfermedades vasculares periféricas.
  • Perforación de tabique nasal, cuando el contacto prolongado es por inhalación.
  • Cáncer de pulmón, de riñón o de vejiga.
  • Ceguera.

Copyright 2018 MedicinaTV

Los contenidos profesionales médicos, enfermedades, salud y bienestar de este sitio web son únicamente para fines informativos, y no es utilizable como consejo médico, diagnóstico o tratamiento. El uso de este sitio está sujeto a nuestros términos de uso y política de privacidad y a nuestra política de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Dedos en palillo de tambor

Las alteraciones de la piel que suelen asociarse con tumores malignos son:

HIPERTRICOSIS LANUGINOSA ADQUIRIDA

MANIFESTACIONES CUTANEAS DEL SIDA

· Onicomicosis subungueal proximal

· Cualquier enfermedad sexualmente trasmitida

· Signos de uso de drogas endovenosas

· Candidiasis vulvovaginal recurrente

· Dermatitis seborreica (extensa y refractaria al tratamiento)

· Aftas orales (recurrentes y refractarias al tratamiento)

2. Braunwald E, Fauci AS, Kasper DL, et al. Harrison's Principles of Internal Medicine (15th edit) McGraw Hill 2001.

4. Fitzpatrick tb, Eisen az, Wolff k, Freedberg im, Austen k, eds. Dermatology in general medicine, 4.a ed. Nueva York, McGraw-Hill, 1993.

En este estudio a pesar de que el riesgo relativo fue de 0.79 (0.41

Muy raramente los quistes requieren tratamiento quirúrgico, y esto ocurre fundamentalmente cuando los quistes son muy grandes y han presentado algún tipo de complicación (rotura, hemorragia, infección. ). Existen diversas técnicas quirúrgicas que se pueden utilizar en función de cada caso concreto (tratamiento percutáneo, fenestración, resección hepática o, excepcionalmente, trasplante hepático).

1. Los quistes hepáticos son lesiones benignas con contenido líquido localizadas en el hígado y que se suelen detectar de forma casual.

2. La mayor parte de las veces son quistes simples de pequeño tamaño y no requieren seguimiento ni tratamiento.

3. En ciertas situaciones más raras estos quistes pueden ser múltiples, de mayor tamaño, de origen parasitario, hereditarios o de otro origen, lo que puede requerir un seguimiento más estrecho, la realización de otras pruebas diagnósticas y eventualmente un tratamiento médico-quirúrgico.

Servicio de Aparato Digestivo. Hospital del Sureste. Arganda del Rey, Madrid

El hígado desempeña una función muy importante en nuestro organismo. Por esta razón, conviene cuidar y llevar una vida sana y equilibrada para que no se deteriore. Entre las funciones más comunes del hígado destacan la regulación de las sustancias que compone la sangre, elaboración de los nutrientes y metabolizar los fármacos con el fin de que el cuerpo pueda ingerirlos sin problemas. Estas son solo algunas de las funciones del hígado, puesto que se ha demostrado que el hígado llega a cumplir más de 500 funciones en nuestro organismo. Una de las amenazas más comunes que sufre este órgano tan vital es el conocido como hígado graso. En el artículo de hoy os analizaremos el hígado graso: síntomas, causas y tratamientos. No obstante, también veremos qué es el hígado graso, los síntomas del hígado graso, las causas del hígado grado y los tratamientos para el hígado graso.

Conocido científicamente como esteatosis hepática, el hígado graso hace referencia al aspecto del hígado que se muestra moteado y blando. Puede parecer que el principal motivo de que se origine el hígado graso sea por una acumulación de grasas en el hígado, pero lo cierto es que este problema se debe a que se acumulan los triglicéridos. Aunque en los siguientes apartados veremos más en detalle las causas de este problema, podemos ir adelantando que una de las principales causas se debe a tomar alcohol, azúcar o grases en grandes proporciones.

Es importante detectar los síntomas de este problema, puesto que si no se interrumpe a tiempo puede ocasionar daños en nuestro hígado que afecten a nuestro cuerpo. Tanto es así que después de un largo período padeciendo este problema, es posible que aparezca fibrosis en el hígado y, como resultado, un 20% de cirrosis hepática y 2% de cáncer en esta misma zona. De hecho, en Estados Unidos, se ha convertido en el segundo motivo por el que se producen los trasplantes de hígado y está previsto que a largo plazo, se convierta en la primera causa.

Pero no hay por qué alarmarse porque existen diversos tratamientos que eliminan y limpian el hígado para que pueda seguir desempeñando su función. Por tanto, si empiezas a experimentar los síntomas que te contamos a continuación, lo mejor es que acudas a un médico especialista para que analice tu caso y elija el tratamiento más adecuado.

Los síntomas del hígado graso son bastante comunes entre otros problemas, pero el conjunto de síntomas nos da la clave de que una persona tiene el hígado graso o no. Para ello, si uno se encuentra mal, lo mejor es que analice qué es lo que ha cambiado de su cuerpo y acuda a un especialista para que le dé el tratamiento que se ajuste a su caso en especial. Entre los síntomas del hígado graso destacan los siguientes: dolor en el abdomen, coloración en el cuello y axilas, sentimiento generalizado de malestar, cansancio y fatiga crónica, pérdida de peso, sistema inmunológico débil, sentimiento de pesadez e incluso ictericia. Este último síntoma hace referencia al cambio del tono de piel a un color más amarillento, pero ocurre más frecuentemente en aquellos casos de hepatitis.

Recordamos que estos síntomas también son propios de otras dolencias, por lo que es mejor no preocuparse hasta que no hayan pasado unas semanas y continúen las mismas molestias que te impidan llevar una vida normal.

Aunque una de las principales causas del hígado graso sea por problemas con el alcohol, ésta no es la única causa que produce este problema. Como ya hemos comentado anteriormente, un consumo excesivo de azúcares y grasas también son una de las causas que provocan el hígado graso. Pero, ¿por qué con estos productos? La principal razón es porque el hígado cumple la función de metabolizar estas sustancias, por lo que, en el caso del alcohol, el tejido graso empieza a almacenarse alrededor y, con ello, poco a poco va contaminando al hígado, volviéndolo cada vez más débil a las toxinas que tiene que filtrar.

No obstante, a continuación os dejamos causas más concretas sobre este tipo de enfermedad. Por ejemplo, la obesidad y los trastornos metabólicos de familia también pueden ocasionar el hígado graso.

Asimismo, a la edad de 50 uno puede empezar a acumular más grasas en el hígado por unos malos hábitos alimenticios, por lo que se recomienda seguir una dieta equilibrada, como la mediterránea.

Por otro lado, abusar continuadamente de una serie de medicamentos también puede ser la principal causa del hígado graso en una persona. Entre los medicamentos que más se abusan encontramos los analgésicos, aspirina, antiinflamatorios, entre otros.

Además, hemos de tener muy en cuenta el consumo de triglicéridos, ya que si no se cuida el consumo de colesterol malo, puede acarrear grandes problemas acumulando un exceso de grasa en el largo plazo.

Y por último, la diabetes de tipo dos también puede provocar este exceso de grasa.

Existen diversos tratamientos para evitar el avance de este problema hepático. El primer tratamiento para el hígado graso consiste en hacer ejercicio de manera continuada cada semana, ya que de esta manera el organismo consigue depurarse y, además, se reduce el peso de manera notable, así conseguiremos reducir el nivel de grasa en el cuerpo.

Otro de los tratamientos más eficaces para el hígado graso se basa en eliminar el consumo de azúcares y alcohol y, además, combinarlo con actividad física con el fin de desintoxicar el hígado.

En el caso de las personas mayores, se recomienda llevar una dieta rica en vitamina E, puesto que esta vitamina es un antioxidante que limpia de manera natural el hígado.

No obstante, también existen tratamientos farmacológicos que ayudan a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo, pero estos medicamentos necesitan complementarse con una dieta libre de alcoholes y azúcares o una serie de ejercicios diarios.

No hay de qué preocuparse. Si no te gustan los tratamientos con fármacos, aquí te dejamos una serie de remedios naturales para el hígado graso.


La lecitina de soja es un alimento muy adecuado para eliminar la bilis por medio del hígado consiguiendo que sea más fluida. Asimismo, las hojas de boldo también permiten estimular el hígado para que active sus funciones. Para conseguir los mejores resultados posibles mezcla 10 gramos de estas hojas por cada litro de agua y tómalo después de las comidas. Por otro lado, el rábano también tiene propiedades para reducir el hígado graso. Para ello, lava, pela y tritura el rábano mezclándolo en un vaso de agua, fíltralo y conseguirás un zumo que debes tomar cada dos días, es decir, día sí y día no.
Asimismo, el cardo mariano también nos permite acabar con el hígado graso. Tan solo mezcla dos cucharadas en una taza de agua caliente, como si se tratara de una infusión. Toma una taza de cardo mariano a diario y notarás los beneficios pronto. Este remedio también se puede aplicar mediante ensaladas. Añade las hojas de cardo mariano sin espinas en una ensalada y tómalo cada dos días.
Aunque constituyan remedios naturales para el hígado graso obtenidos a partir de productos naturales, acude en primer lugar al médico y consulta las distintas consecuencias que puede tener este tipo de tratamientos en tu organismo.

Las transaminasas en el hígado graso cumplen un papel fundamental. ¿Qué son las transaminasas? Para resumir, las transaminasas son enzimas que se encuentran en las células del hígado y que cumplen sus mismas funciones.


El incremento de transaminasas en el organismo produce un mal funcionamiento del hígado, por lo que no es capaz de filtrar correctamente y, por tanto, se producen enfermedades como puede ser el hígado graso o esteatosis hepáticas. La acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en estas células produce lo que conocemos como hígado graso.


En definitiva, si queremos evitar tener el hígado graso, debemos mantener las transaminasas controladas. Si quieres conocer más sobre las transaminasas, visita el artículo que dejamos al final de este contenido.

Como ya hemos comentado, el hígado graso puede deberse a diferentes factores: bien sea por una mala alimentación o por el consumo excesivo de alcohol. Ahora bien, ¿qué es la enfermedad del hígado graso no alcohólico? La diferencia versa en la fuente que produce el hígado graso, es decir, se debe a la acumulación de grasas pero que no deriva del consumo excesivo de alcohol. Por tanto, aquellas personas que padezcan esta enfermedad no guardan ninguna relación con el alcohol ni en el presente ni en el pasado.


¿A qué se debe entonces esta enfermedad? La enfermedad del hígado graso entonces tiene su origen en otro factor: la obesidad. En líneas generales, el hígado graso derivado de la obesidad no presenta ningún síntoma. No obstante, existe una enfermedad más grave que puede ocasionar insuficiencia hepática e incluso cáncer: la esteatohepatitis no alcohólica.


Aunque la obesidad sea una de las fuentes principales que ocasionan esta enfermedad, debemos aclarar que la diabetes, la prediabetes, una enfermedad en los intestinos, el colesterol alto, los triglicéridos elevados, una dieta inadecuada y la elevada tensión de las arterias también pueden ser el origen de esta patología.

Ahora que ya hemos visto los factores que se dan por motivos ajenos al alcohol, nos toca ver qué es la enfermedad del hígado graso por alcohol. Como su propio nombre dice, el alcohol es el principal causante de la enfermedad del hígado graso. Cabe destacar que el alcohol no afecta de igual manera en cantidades abundantes que en cantidades moderadas, por lo que nos referimos al consumo excesivo y repetido de alcohol.


Cuando consumimos alcohol en exceso, el hígado debe trabajar para conseguir eliminar el alcohol del cuerpo. No obstante, el proceso en el que el hígado descompone el alcohol se producen una serie de sustancias perjudiciales para nuestro organismo, que afectan principalmente a las células hepáticas mediante la inflamación y atacando a las defensas del organismo. El hígado graso por alcohol constituye uno de los primeros escalones de esta enfermedad. A medida que este consumo siga aumentando podremos llegar a padecer hepatitis alcohólica e incluso cirrosis.


Seguro que ahora te lo pensarás dos veces antes de tomar mucho alcohol los fin de semanas con los amigos. Para que no entres en pánico, cabe destacar que el consumo moderado en función de qué sustancias se consuman, llega a aportarnos factores beneficiosos para nuestro organismo, por lo que tampoco elimines por completo el consumo de alcohol, como una copa de vino, que se ha demostrado que es bueno para nuestro organismo.

Ahora bien, ¿hay algún colectivo más propenso a padecer esta enfermedad? ¿Quién puede sufrir la enfermedad del hígado graso? Aunque cualquier persona pueda llegar a pasar por esta enfermedad si no cuida su alimentación y su ritmo de vida, sí que es cierto que hay ciertos colectivos que son más sensibles a este tipo de situaciones.


Como ya hemos mencionado, las personas que presenten obesidad, hipertensión arterial o diabetes son más propensos a padecer hígado graso no alcohólico. En estos casos, lo mejor es acudir a su médico especialista en nutrición para que determine el tratamiento a llevar a cabo. Además, puedes presentarle los distintos remedios naturales para el hígado graso para que así valore todas las medidas a tomar. Existen más colectivos con este tipo de enfermedades, como por ejemplo, aquellos pacientes que toman medicamentos habitualmente (corticoides), las personas que son capaces de reducir su peso rápidamente, pacientes con hepatitis C, con colesterol y triglicéridos altos, etc.

Por otro lado, los jóvenes también suelen presentar estos problemas. No obstante, la mayor parte de la población que los padece se debe a hígado graso por exceso de alcohol. Como todos sabemos, cada vez los jóvenes empiezan a consumir alcohol antes de tiempo y en cantidades muy abundantes. Una buena concienciación del menor puede suponer menos problemas en el futuro.

También existen diversos tratamientos naturales (con cardo mariano, jengibre y pomelo) que funcionan como desintoxicantes de todas las sustancias tóxicas que pueda tener nuestro cuerpo.

También te pueden interesar los siguientes artículos:

La ascitis se puede tratar con restricción de sodio (dietas pobres en sal), medicamentos que hacen orinar más al paciente (diuréticos) y le ayudan a eliminar líquidos retenidos. También puede tratarse con la extracción del líquido mediante punción en la tripa con una aguja que se conecta a un sistema por el que va drenándose el líquido. Esta última forma es más rápida puesto que puede llegar a eliminar más de 8 litros en una sola sesión (se necesitan muchos días de tratamiento con diuréticos para eliminar esta cantidad), aunque más molesta. Se reserva para las situaciones en las que el líquido produzca distensión en el abdomen y dolor.

  • Peritonitis bacteriana. Algunas veces el líquido que hay en el abdomen (líquido ascítico) puede infectarse, lo que puede producir fiebre, dolor abdominal y descompensación de la situación del paciente. Ocurre con más frecuencia cuando la enfermedad está avanzada y el líquido no tiene casi proteínas que puedan defenderse de las bacterias. Se trata con antibióticos y en algunos casos (si las peritonitis son frecuentes o el riesgo de que vuelvan a aparecer muy alto) se da al paciente antibióticos de forma prolongada para evitar que aparezcan de nuevo.
  • Encefalopatía hepática. La causa concreta de esta complicación no se conoce. El hígado, que actúa en condiciones normales como un filtro, pierde parte de su capacidad y eso conduce a que se acumulen en la sangre sustancias tóxicas que no han sido debidamente depuradas por el hígado. Parece que el aumento de amoniaco en la sangre podría ser responsable de algunos de los síntomas de este cuadro.

Los pacientes se desorientan, tienen tendencia al sueño y a la confusión y aparecen temblores. La afectación se divide en grados: inicialmente el enfermo puede estar eufórico o deprimido, un poco confuso. En grados más avanzados tiende a dormirse y se desorienta (no sabe donde está, confunde a sus familiares, o no se acuerda de su edad). Si la afectación progresa, el paciente pasa a estar dormido, aunque puede despertarse si se le estimula. El grado más avanzado es el del coma: los enfermos pueden no llegar a despertarse ni con estímulos intensos.

Generalmente la encefalopatía suele aparecer después de algún desencadenante: por ejemplo, una hemorragia digestiva, la sangre se absorbe en el estómago y se aumenta el amoniaco en la sangre. Dietas muy ricas en proteínas, estreñimientos, fármacos etc también pueden contribuir a la aparición de este cuadro.

Para evitar que las bacterias de intestino fabriquen más amoniaco a partir de las proteínas de la dieta se debe reducir el consumo de éstas, se dan antibióticos por boca para que maten las bacterias del intestino y se debe evitar el estreñimiento. Para esto último, los individuos deben recibir laxantes suaves, como la lactulosa, que asegure que hagan una o dos deposiciones al día. En caso de que no sean eficaces debe recurrirse a los enemas.

  • Esplenomegalia. El incremento del tamaño del bazo se debe al aumento de la presión sanguínea de los vasos que salen del hígado. Su consecuencia más importante es que se destruyen más glóbulos rojos, blancos y más plaquetas de los que es preciso, por lo que los pacientes pueden tener anemia, leucopenia o plaquetas bajas. Por lo general, no se trata de ninguna manera especial, aunque en algunas situaciones es preciso quitar el bazo para controlar los problemas (sobre todo los derivados de las bajadas de plaquetas).
  • Cáncer de hígado. Las enfermedades crónicas del hígado predisponen a la aparición del cáncer de hígado. Los pacientes con cirrosis tienen muchas más posibilidades de presentar la enfermedad que la población sana. Muchas veces los tumores pasan desapercibidos y los síntomas pueden confundirse con los de la cirrosis. El empeoramiento de una enfermedad estable puede ayudar a sospechar la presencia de un cáncer que se puede diagnosticar con una ecografía, o un escáner. El aumento de una sustancia en la sangre denominada alfa-fetoproteína es sugestivo de aparición de un tumor. El diagnóstico seguro se hace con biopsia hepática (se toma una muestra de la parte del hígado sugestiva de tumor y se mira a través del microscopio. La forma del tejido permite saber si las células son tumorales o no).

El dolor de hígado se percibe en la parte derecha del abdomen, debajo de caja torácica. El dolor suele ser generalizado y sordo, aunque también puede volverse agudo y grave. Además, puede ir acompañado de dolor de espalda.

El dolor de hígado se produce por la presión sobre los receptores del dolor que se encuentran en la estructura que rodea el órgano.

El dolor de hígado suele confundirse con dolor de barriga generalizado, dolor de espalda o de riñones.
Para evitar esta confusión, se recuerda que el hígado se ubica en el lado derecho, mientras que el bazo lo hace en el lado izquierdo del abdomen.

El dolor en el lado derecho puede deberse a cálculos biliares, trastornos intestinales y pancreatitis.
En muchos casos, el dolor de hígado puede percibirse como dolor en el hombro derecho.

Entre las causas asociadas al dolor de hígado se encuentran:

  1. Cálculos en la vesícula biliar;
  2. Trastornos de los conductos biliares;
  3. Síndrome del intestino irritable;
  4. Neumonía en la parte inferior del pulmón derecho.

El dolor de hígado puede deberse a los siguientes trastornos. En la fase inicial, puede que el paciente no presente ningún síntoma, pero en fase avanzada puede sentir dolor:

Hepatitis
La hepatitis o inflamación del hígado se produce tras una infección viral.

Esteatosis hepática o hígado graso
El hígado graso, también conocida como esteatosis hepática, es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grandes cantidades de grasa en el órgano que produce inflamación, dolor de hígado y boca amarga.
El exceso de alcohol es un factor desencadenante de esteatosis hepática.

Cáncer hepático
El cáncer de hígado se produce por metástasis de otros órganos o bien puede deberse a un consumo excesivo de alcohol durante mucho tiempo.

Algunas enfermedades genéticas raras como la hemocromatosis y el síndrome de Wilson pueden producir hepatitis, cirrosis e insuficiencia hepática.

Dolor de hígado al correr

La mayoría de personas, niños incluidos, experimenta dolor tras correr durante algún tiempo.
Se percibe un pinchazo de dolor intenso justo por debajo de la caja torácica, normalmente en la parte derecha.
Este síntoma suele ser frecuente en los deportistas que corren y, cuando se produce, se debe reducir la velocidad y caminar hasta que el dolor desaparezca.

Hasta hace poco, no existía ninguna explicación para este desagradable calambre.
Hoy en día, los investigadores creen que este pinchazo de dolor en el lado derecho se debe a un estiramiento de los ligamentos que se extienden desde el diafragma hasta los órganos internos y, sobre todo, hacia el hígado.
Los movimientos que se realizan al correr, a la hora de absorber y expulsar el aire, hacen que estos ligamentos se estiren.

Expulsar el aire cuando el pie derecho pisa el suelo produce un contragolpe en el hígado (situado en el lado derecho, justo debajo de la caja torácica).
Cuando el hígado baja más que el abdomen, el diafragma sube para expulsar el aire.
Estos estiramientos continuos producen espasmos en el diafragma.

Cómo parar el dolor de hígado después de correr
Para que el dolor desaparezca, se debe dejar de correr.
Para reducir el dolor más rápidamente, se puede poner una mano en el lado derecho de la barriga y empujar hacia arriba levantando ligeramente el hígado.

Dolor de hígado al respirar

El dolor agudo y continuo en la parte derecha a la hora de respirar puede ser el síntoma de una inflamación de la vesícula biliar (cálculos agudos en la vesícula biliar).
El dolor aumenta al respirar hondo.

El dolor de hígado se debe a una enfermedad y, por tanto, tiene que ser analizado.

El dolor de hígado debido al alcohol es un problema frecuente para las personas que consumen mucho alcohol.

El abuso de alcohol durante mucho tiempo puede producir muchos problemas en el hígado.
Entre los más importantes se encuentran:

  1. Esteatosis hepática
  2. Hepatitis alcohólica
  3. Cirrosis alcohólica

La esteatosis hepática es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grasa en las células del hígado.
Aunque este trastorno en sí mismo no es perjudicial, puede empeorar y llevar a complicaciones como la hepatitis alcohólica y la cirrosis alcohólica.

La hepatitis alcohólica se caracteriza por una inflamación leve o aguda del hígado.
La hepatitis leve puede que no presente ningún síntoma, mientras que la hepatitis aguda se manifiesta con síntomas como piel y ojos amarillentos y dolor de hígado (sobre todo durante la resaca).
Por lo tanto, una hepatitis grave puede conducir a insuficiencia hepática.

En la cirrosis alcohólica, los tejidos normales del hígado son sustituidos por tejidos fibrosos de manera gradual.
Como las células del hígado siguen muriendo, la actividad del órgano se ve afectada y se encuentra bajo un fuerte nivel de estrés.
Según los estudios, 1 de cada 10 personas que consumen mucho alcohol puede desarrollar este grave trastorno.
Si no se empieza un tratamiento lo antes posible, la cirrosis alcohólica puede producir insuficiencia hepática.
Como la enfermedad no empieza con síntomas claros, el diagnóstico resulta ser complicado.
Estas tres enfermedades comparten el hecho de que el dolor puede pasar de leve a agudo.
El paciente puede percibir un dolor leve y continuo o bien pinchazos de dolor intermitente.
En algunos casos, el trastorno no se diagnostica de manera correcta, el tratamiento empieza tarde y el problema se agrava.
El dolor de hígado después de beber es el síntoma de otra enfermedad, por lo que es muy importante diagnosticar el trastorno y empezar el tratamiento lo antes posible.

Dolor de hígado al levantarse
El dolor producido por un cálculo en la vesícula biliar se percibe cuando estamos de pie y rectos.
El paciente se pliega hacia delante para no percibir dolor, permanece sentado o bien se tumba en posición fetal.
El dolor en el lado derecho también se percibe al inspirar profundamente.