actos de aprendizaje

  • Tratamientos endoscópicos para las venas ensanchadas en el esófago (várices esofágicas)
  • Eliminación del líquido del abdomen (paracentesis)
  • Colocación de una derivación portosistémica intrahepática transyugular (TIPS) para restablecer el flujo sanguíneo en el hígado

Cuando la cirrosis progresa a enfermedad hepática en etapa terminal, se puede necesitar un trasplante de hígado.

Muchas personas se benefician del hecho de vincularse a grupos de apoyo para el alcoholismo y la enfermedad hepática.

La enfermedad hepática alcohólica es tratable si se detecta antes de que ocasione daño severo. Sin embargo, beber continuamente en exceso puede acortar su período de vida.

Además la cirrosis empeora la afección y puede llevar a complicaciones serias. En caso de daño severo, el hígado no puede sanar o recuperar su funcionamiento normal.

Las complicaciones pueden incluir:

  • Trastorno hemorrágico (coagulopatía)
  • Acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) e infección del líquido (peritonitis bacteriana)
  • Venas ensanchadas en el esófago, estómago o intestinos que sangran con facilidad (várices esofágicas)
  • Presión elevada en los vasos sanguíneos del hígado (hipertensión portal)
  • Insuficiencia renal (síndrome hepatorrenal)
  • Cáncer de hígado (carcinoma hepatocelular)
  • Confusión mental, cambio en el nivel de conciencia o coma (encefalopatía hepática)

  • Presenta síntomas de enfermedad hepática alcohólica
  • Presenta síntomas después de beber mucho por un período prolongado
  • Está preocupado acerca de que la bebida pueda estar perjudicando su salud

Consiga ayuda médica de emergencia de inmediato si tiene:

  • Dolor abdominal o en el pecho
  • Inflamación abdominal o ascitis que es nueva o empeora repentinamente
  • Una fiebre (temperatura mayor a 101°F o 38.3°C)
  • Diarrea
  • Confusión nueva o cambio en el estado de alerta, o este empeora
  • Sangrado rectal, sangre en el vómito o sangre en la orina
  • Dificultad para respirar
  • Vómitos más de una vez al día
  • Color amarillo en la piel u ojos (ictericia) que es nuevo o empeora rápidamente

Hable abiertamente con su proveedor acerca de su consumo de alcohol. El proveedor puede aconsejarlo sobre qué cantidad es segura para usted.

Enfermedad hepática por consumo de alcohol; Cirrosis o hepatitis - alcohólica; Cirrosis de Laennec

Asiedu DK, Ferri FF. Alcoholic hepatitis. In: Ferri FF, ed. Ferri's Clinical Advisor 2018. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:59-60.

Carithers RL, McClain C. Alcoholic liver disease. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisinger & Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 86.

Haines EJ, Oyama LC. Disorders of the liver and biliary tract. In: Walls RM, Hockberger RS, Gausche-Hill M, eds. Rosen's Emergency Medicine: Concepts and Clinical Practice. 9th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 80.

Hübscher SG. Alcohol-induced liver disease. In: Saxena R, ed. Practical Hepatic Pathology: A Diagnostic Approach. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2018:chap 24.

Versión en inglés revisada por: Michael M. Phillips, MD, Clinical Professor of Medicine, The George Washington University School of Medicine, Washington, DC. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

¿Cuáles son los síntomas comunes de la enfermedad hepática?

Cuando se diagnostica una enfermedad hepática o hepatopatía, el médico observa los síntomas del paciente y realiza un examen físico. Además, el médico puede solicitar exámenes sangre, enzimas del hígado (hepatograma), una ecografía abdominal, una tomografía computarizada (TC) o una biopsia hepática.

A continuación, se enumeran algunos síntomas comunes de las enfermedades hepáticas, seguidos de una breve descripción:

* cansancio
* ictericia
* colestasis
* agrandamiento del hígado
* hipertensión portal
* ascitis
* encefalopatía hepática

¿Qué es la ictericia?

La ictericia es la coloración amarilla de la piel y de la parte blanca del ojo debido a un nivel de bilirrubina (pigmento biliar) anormalmente alto en el torrente sanguíneo, que luego es excretada a través de los riñones. Los niveles altos de bilirrubina pueden atribuirse a la inflamación, a otras anormalidades de las células del hígado o al bloqueo de los conductos biliares. A veces, la ictericia es causada por la degradación de una gran cantidad de glóbulos rojos, lo cual puede ocurrir en los recién nacidos. La ictericia suele ser el primer signo, y a veces el único, de una enfermedad hepática.

¿Qué es la colestasis?

La colestasis es la disminución o interrupción del flujo biliar. “Cole” hace referencia a la bilis y “estasis” significa “mantener en el mismo nivel”. El flujo biliar puede estar bloqueado dentro del hígado, fuera del hígado o en ambos sitios. Otros síntomas pueden incluir:

* ictericia
* orina oscura
* heces claras
* pérdida de tejido óseo
* sangrado fácil
* picazón
* vasos sanguíneos pequeños visibles en forma de araña en la piel
* bazo agrandado
* líquido en la cavidad abdominal
* escalofríos
* dolor en el tracto biliar o el páncreas
* vesícula biliar agrandada

Algunas causas de colestasis incluyen:

* hepatitis
* enfermedades hepáticas metabólicas
* efectos de drogas
* una piedra (o cálculo) en el conducto biliar
* estrechamiento del conducto biliar
* atresia biliar
* inflamación del páncreas

¿Qué es el agrandamiento del hígado?

El agrandamiento del hígado (hepatomegalia) suele ser un indicador de enfermedad hepática. No suele haber síntomas asociados con un hígado levemente agrandado. Los síntomas de un agrandamiento del hígado marcado incluyen malestar abdominal o “sentirse lleno”.

¿Qué es la hipertensión portal?

actos legales y actos legitimos

1. La hemorragia digestiva alta por rotura de várices esófago gástricas, complicación grave que siempre tiene un riesgo elevado de morir directamente por ella o por complicaciones asociadas. Por ello requiere siempre de terapia precoz, con endoscopia y fármacos específicos, así como de ingreso en una unidad de cuidados intensivos. La mortalidad global por ella, esta entre el 15 y 30%, dependiendo de la experiencia del equipo médico, así como de lo avanzado que esté el daño hepático en el individuo.

2. La acumulación de líquido en el abdomen, conocida como Ascitis, suele tener una cuantía variable e instalarse lentamente en la mayoría de los casos. Su aparición es señal de una enfermedad hepática avanzada, con un pronóstico de vida pobre a 5 años plazo. La ingesta de sal excesiva así como algunos medicamentos, especialmente anti-inflamatorios suelen agravarla o desencadenarla. Su tratamiento es con reposo, dieta pobre en sal, y diuréticos.

3. El deterioro neurológico conocido como encefalopatía hepática o coma hepático, caracterizado por un trastorno funcional y reversible del sistema nervioso. Se produce por la menor capacidad del hígado para eliminar toxinas con efecto sobre el cerebro; la más conocida es el amonio. Pueden desencadenarlo una multitud de situaciones clínicas, las mas importantes son la hemorragia digestiva, las infecciones, y la insuficiencia renal, también pueden hacerlo el estreñimiento, las trasgresiones alimentarias, las pérdidas de líquidos o sales (vómitos y/o diarrea), y el uso de sedantes o inductores del sueño. Los síntomas suelen ser muy variados desde leves alteraciones del lenguaje, del ánimo, de la motricidad fina o del equilibrio, hasta el coma, pasando el comportamiento francamente inadecuado, la desorientación, el lenguaje incoherente y la somnolencia. El tratamiento requiere de suspensión temporal de diuréticos y psicofármacos, acelerar el transito intestinal, a veces con enemas, mas una dieta baja en carnes, todo ello unido a fármacos específicos. Según la magnitud de cada caso se podrá tratar en forma ambulatoria u hospitalizada.

ADVERTENCIA; LA DETECCIÓN DE UNA DE ESTAS COMPLICACIONES; ASCITIS, ENCEFALOPATÍA, HEMORRAGIA DIGESTIVA POR VÁRICES, O DE UN HEPATOCARCINOMA, CAMBIA Y ENSOMBRECE DRAMATICAMENTE EL PRONOSTICO DE VIDA DEL PACIENTE, POR LO QUE SIEMPRE DEBE EVALUARSE EN ÉL, LA FACTIBILIDAD DE EFECTUAR UN TRASPLANTE DE HÍGADO.

LO QUE TODO ENFERMO DEL HIGADO DEBE SABER O NO PUEDE DESCONOCER

Hay algunas complicaciones determinadas por el daño hepático que en si mismas tienen un alto riesgo de mortalidad, y que pueden ser prevenidas o tratadas a tiempo, mejorando mucho su pronóstico.

Ellas son la hemorragia digestiva, las infecciones y el desarrollo de un cáncer hepático.

HEMORRAGIA DIGESTIVA POR VARICES ESOFAGO GASTRICAS

La principal causa de muerte en los cirróticos sigue siendo la hemorragia digestiva por varices esófago gástricas

Esta complicación se debe a la rotura de las venas dilatadas del esófago o estómago, la que se manifiesta por vómito de sangre o de color café negruzco, o deposiciones negras y/o con restos de sangre. Esta complicación tiene una mortalidad alta especialmente, si no se actúa rápidamente. Siempre hay que hospitalizar y realizar estudio y tratamiento para detener el sangrado e impedir que nuevas complicaciones se agreguen.

¿Cómo prevenirla? Esta complicación puede prevenirse si se detectan a tiempo várices grandes o con señales de riesgo alto de rotura en su pared (manchas rojas). Ello se hace con un estudio endoscópico del esófago y estómago.

Por ello todo paciente enfermo del hígado debe hacerse precozmente este estudio de endoscopia para evaluar la existencia o no de varices.

De existir várices grandes o con signos de riesgo debe iniciarse un tratamiento que prevenga esta complicación, lo que se puede hacer o con un fármaco que hay que tomar diariamente, o con un procedimiento endoscopico de sellado de las várices (ligadura elástica).

Las enfermedades del corazón son una de las principales consecuencias de tener triglicéridos elevados. Las personas con Diabetes tiene el doble de riesgos de presentar esta condición, aunque cualquier persona está expuesta.

Son moléculas de grasa, cuyo nombre hace referencia a su estructura química. Después de comer son liberadas a la sangre y transportadas a todo el organismo para dar energía o para almacenarlas en el tejido graso. Cualquier exceso de energía, el cuerpo puede convertirlo en triglicéridos, por eso son comunes en las personas con sobrepeso u obesidad, aunque también se pueden presentar en personas delgadas que abusen del consumo de azúcares. Hipertrigliceridemia es el nombre que recibe el tener un elevado nivel de triglicéridos en sangre y se relaciona con el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

  • Ingesta calórica. El exceso de energía en forma de calorías provoca que el organismo produzca altos niveles de triglicéridos, sobre todo cuando éstas provienen de alimentos azucarados o alcohol.
  • Sobrepeso y obesidad. Los niveles de triglicéridos se incrementan en función que se eleva el peso corporal.
  • Edad. Las personas mayores son más propensas a tener problemas de triglicéridos.
  • Algunas enfermedades. El hipertiroidismo, la Diabetes, la resistencia a la insulina, las enfermedades renales y las hepáticas se relacionan con elevados niveles de triglicéridos.
  • Menopausia.Es un factor de riesgo, aproximadamente el 30% de las mujeres en menopausia tienen los triglicéridos altos.
  • Herencia. En algunos casos los elevados niveles de triglicéridos se dan en personas de una misma familia.

Se trata de un padecimiento silencioso que no causa síntomas, la única forma de detectar niveles altos de triglicéridos en sangre es mediante un análisis de sangre rutinario. Sin embargo, entre los síntomas que puedes presentar están:

  • Aumento de la grasa abdominal
  • Fibromialgia (cansancio y dolor muscular crónico)Da click en el link y descubre si lo tienes.
  • Aparición de vellosidad y acné
  • Ansiedad por comer dulces (Evita la ansiedad con estos consejos)
  • Mayor caída del cabello
  • Aumento de la grasa abdominal
  • Apneas del sueño. (Descubre qué son y si las tienes)
  • Verrugas en la zona axilar y del cuello
  • Colesterol alto
  • Dolores de cabeza, problemas de insomnio e irritación
  • Retención de líquidos

Es importante conocer si padecemos esta enfermedad, ya que entre los problemas de salud que pueden presentar personas que han tenido por mucho tiempo elevados niveles de triglicéridos están:

  • Pancreatitis (fuertes dolores abdominales, vómitos y fiebre)
  • Agrandamiento del hígado y del bazo
  • Xantomas (depósitos grasos en el tejido subcutáneo)
  • Enfermedades del corazón

Un estilo de vida saludable es un marcador para evitar el desarrollo de varios padecimientos, incluidos los triglicéridos elevados. Otras formas de prevenir los triglicéridos son:

  • Llevar una alimentación saludable
  • Limitar el consumo de alcohol
  • Evitar el consumo de grasas y carbohidratos simples (azúcar, dulces, fundamentalmente los productos industrializados o de confitería como galletas, etc.)
  • Aumentar la ingesta de fibra y granos enteros
  • Privilegiar el consumo de pescados azules que contienen Omega 3 ya que esto favorecerá la reducción y el control de los niveles de triglicéridos en la sangre.

La capacidad fértil de cada persona viene predeterminada por factores genéticos y es modulada a lo largo de la vida por factores biológicos y ambientales.

Evidentemente, son muchos los factores que pueden confluir en una persona y que están relacionados con su fertilidad. Los factores biológicos como la edad o la herencia genética son inamovibles, otros son hoy por hoy desconocidos, pero otros dependen de nuestros hábitos y nuestro estilo de vida y sí que podemos modificarlos, por lo que deben ser tenidos en cuenta por aquellas parejas que buscan ser padres. Entre ellos están, la dieta poco saludable, el tabaco y el alcohol que generan estrés oxidativo mediante la producción de radicales libres y “envejecimiento celular”.

¿Cómo afecta el tabaco a la fertilidad?

Que fumar es malo para la salud ya lo sabemos, lo vemos continuamente en campañas de concienciación y desde hace unos años, en las propias cajetillas de tabaco. Algunos de los riesgos del tabaco para la salud son bien conocidos, principalmente en lo que respecta a las enfermedades cardiovasculares, pulmonares e incluso el cáncer. Pero, ¿somos conscientes de en qué medida afecta este hábito a nuestra salud global?

En lo que a fertilidad se refiere, son evidentes los efectos nocivos del humo del cigarrillo, aunque por lo general las personas fumadoras no los tienen en cuenta. El tabaco y la fertilidad son “enemigos” afectando el tabaco negativamente a la fertilidad tanto femenina como masculina.

“Fumar influye negativamente sobre la fertilidad y puede reducir a la mitad la posibilidad de conseguir un embarazo”

Fertilidad Natural. Numerosos estudios han confirmado que el tabaco es uno de los factores externos que más puede repercutir en la salud reproductiva. Fumar afecta prácticamente a todos los sistemas implicados en el proceso reproductivo y daña el material genético de los óvulos y espermatozoides, por eso la tasa de abortos espontáneos e hijos con defectos en el nacimiento son mayores entre los padres fumadores.

Se estima que las mujeres fumadoras tienen el 50 % menos de probabilidades de concebir y un 13 % de los casos de infertilidad se producen por causa de este tóxico (ASMR: American Society for Reproductive Medicine), un dato sin duda alarmante.

“Según datos de la OMS, un tercio de las mujeres en edad de concebir son fumadoras”

Tratamientos de fertilidad. El tabaco también puede condicionar problemas en los tratamientos de reproducción asistida. En las mujeres se observa una peor calidad de sus ovocitos y de sus embriones, mientras que en los hombres provoca alteraciones en los niveles hormonales que afectan a la cantidad de semen y a la calidad de los espermatozoides y su movilidad. En las parejas que fuman, se necesitan el doble de ciclos para lograr una gestación y las tasas de implantación son más bajas. Así pues, podemos afirmar que los tratamientos de fertilidad tienen peores resultados en parejas en las que al menos uno de los dos miembros fuma.

que son los actos morales y sus elementos

Actualmente, no existe una cura para la enfermedad de Parkinson, pero a veces los medicamentos o la cirugía pueden mejorar los síntomas motores.

Los medicamentos para la enfermedad de Parkinson comprenden tres categorías. La primera categoría incluye medicamentos que incrementan el nivel de dopamina en el cerebro. Los medicamentos más comunes para la enfermedad son precursores de la dopamina, sustancias como levodopa que cruzan la barrera hematoencefálica y luego cambian a dopamina. Otros medicamentos imitan a la dopamina o previenen o retrasan su descomposición.

La segunda categoría de medicamentos para la enfermedad de Parkinson afecta a otros neurotransmisores en el organismo con el fin de aliviar algunos síntomas de la enfermedad. Por ejemplo, los medicamentos anticolinérgicos interfieren con la producción o la captación del neurotransmisor acetilcolina. Estos pueden ser eficaces en la reducción de los temblores.

La tercera categoría de medicamentos recetados para la enfermedad incluye medicamentos que ayudan a controlar los síntomas no motores de la enfermedad, o sea, los síntomas que no afectan el movimiento. Por ejemplo, se pueden recetar antidepresivos a las personas con depresión relacionada con la enfermedad.

Levodopa/carbidopa. El fundamento de la terapia para la enfermedad de Parkinson es el medicamento levodopa (conocido también como L-dopa). Las células nerviosas utilizan la levodopa para fabricar dopamina y reponer el suministro reducido del cerebro. No se puede simplemente tomar píldoras de dopamina porque ésta no cruza fácilmente la barrera hematoencefálica (una barrera o revestimiento protector de células dentro de los vasos sanguíneos que regula el transporte de oxígeno, glucosa y otras sustancias hacia el cerebro). Generalmente, la levodopa se receta en combinación con otra sustancia llamada carbidopa. Cuando se añade a la levodopa, la carbidopa previene la conversión de la levodopa en dopamina, excepto en el cerebro. Esto detiene o disminuye los efectos secundarios que ocurren debido a la dopamina en el torrente sanguíneo. Por lo general, la combinación de levodopa/carbidopa tiene mucho éxito en la reducción o eliminación de los temblores y otros síntomas motores durante las etapas tempranas de la enfermedad y permite a la mayoría de las personas con Parkinson extender el período de tiempo en el que pueden llevar una vida relativamente normal y productiva.

Aunque la combinación de levodopa/carbidopa ayuda a la mayoría de las personas con enfermedad de Parkinson, no todos los síntomas responden de igual manera al medicamento. La levodopa generalmente ayuda más con la bradicinesia y la rigidez. Los problemas del equilibrio tal vez no respondan al medicamento.

Las personas suelen ver una mejora notable en sus síntomas después de comenzar el tratamiento con levodopa/carbidopa. Sin embargo, es posible que tengan que aumentar la dosis gradualmente para obtener el máximo beneficio. A menudo la levodopa es tan eficaz que algunas personas tal vez no demuestren síntomas durante las etapas tempranas de la enfermedad siempre y cuando tomen el medicamento. Sin embargo, la levodopa no es una cura. Aunque puede reducir los síntomas, no sustituye las células nerviosas perdidas y no detiene la evolución de la enfermedad.

La combinación de levodopa/carbidopa puede tener una variedad de efectos secundarios. Los efectos secundarios iniciales más comunes son náuseas, baja presión arterial y ansiedad. Las náuseas y el vómito que causa la levodopa se reducen en gran medida con la correcta combinación de levodopa y carbidopa. El medicamento también puede causar somnolencia o inicio súbito del sueño, por lo que conducir y otras actividades se pueden volver peligrosas. A veces el uso prolongado de levodopa causa alucinaciones y psicosis.

Las discinesias, o movimientos involuntarios como los retorcimientos y contorsiones, comúnmente se presentan en las personas que toman levodopa por un período prolongado de tiempo. Estos movimientos pueden ser leves o fuertes. Algunos médicos recetan a las personas más jóvenes con Parkinson medicamentos que actúan directamente como la dopamina en sí y añaden levodopa más tarde en el curso de la enfermedad. La dosis de levodopa a veces se reduce con el fin de disminuir los movimientos inducidos por el medicamento. La amantadina puede ayudar a controlar las discinesias pero si las discinesias son graves, se podría considerar un tratamiento quirúrgico como la estimulación cerebral profunda (vea la descripción de este procedimiento en la sección titulada "Cirugía").

Se pueden presentar otras dificultades más tarde en el curso de la enfermedad. Las personas con Parkinson pueden comenzar a notar síntomas más pronunciados antes de su primera dosis matutina de medicamento y entre una dosis y otra. Esto se debe a que el período de eficacia después de cada dosis puede comenzar a acortarse, lo que se conoce como efecto de disipación. Entonces, las personas experimentan períodos repentinos, impredecibles de cambios súbitos, en que los medicamentos no parecen funcionar, que se conocen como períodos “off”. Un enfoque para aliviar estos efectos secundarios es tomar la levodopa con más frecuencia y en menos cantidad. Las personas con enfermedad de Parkinson no deben dejar de tomar levodopa sin el consentimiento de su médico debido a que la suspensión rápida del medicamento puede tener efectos secundarios potencialmente graves.

Además de levodopa/carbidopa, hay otros tratamientos disponibles:

Agonistas de la dopamina. Estos medicamentos, que incluyen apomorfina, pramipexol, ropinirol y rotigotina, imitan la función de la dopamina en el cerebro. Pueden administrarse solos o junto con levodopa. Son algo menos eficaces que la levodopa en el tratamiento de los síntomas de Parkinson, pero trabajan por períodos de tiempo más largos. Muchos de los efectos secundarios potenciales son similares a aquéllos asociados con el uso de levodopa. Estos incluyen somnolencia, inicio súbito del sueño, alucinaciones, confusión, discinesias, edema (hinchazón debida al exceso de líquido en los tejidos del cuerpo), pesadillas y vómito. En casos raros, pueden causar hipersexualidad o un deseo incontrolable de apostar o de hacer compras de manera compulsiva.

Inhibidores de la MAO-B. Estos medicamentos inhiben la enzima monoaminooxidasa B, o MAO-B, que descompone la dopamina en el cerebro. Los inhibidores de la MAO-B hacen que la dopamina se acumule en las células nerviosas sobrevivientes y reducen los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Los estudios patrocinados por el NINDS han mostrado que el medicamento llamado selegilina (conocida también como deprenil) puede retrasar la necesidad del tratamiento con levodopa hasta por un año o más. Cuando se administra selegilina con levodopa, ésta parece aumentar y prolongar la respuesta a la levodopa, reduciendo así el efecto de disipación. Generalmente, la selegilina se tolera bien, aunque los efectos secundarios pueden incluir náuseas, hipotensión ortostática o insomnio. No debe tomarse con el antidepresivo fluoxetina o el sedante mepiridina, ya que combinar estos medicamentos con la selegilina puede ser prejudicial. La rasagilina se utiliza en el tratamiento de los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson con o sin levodopa. Si la rasagilina reduce o no la evolución de la enfermedad de Parkinson sigue siendo un tema controversial.

Inhibidores de la COMT. COMT es la sigla de catecol-O-metiltransferasa, otra enzima que ayuda a descomponer la dopamina. Los medicamentos entacapona y tolcapona prolongan los efectos de la levodopa evitando la descomposición de la dopamina. Los inhibidores de la COMT pueden disminuir la duración de los períodos de disipación o períodos “off” en los que la dosis de la levodopa no hace efecto. El efecto secundario más común es la diarrea. Los medicamentos también pueden causar náuseas, perturbaciones del sueño, mareos, decoloración de la orina, dolor abdominal, baja presión arterial o alucinaciones. En pocos casos raros, la tolcapona ha causado enfermedad hepática grave, por lo que las personas que reciben tolcapona necesitan un monitoreo regular de la función hepática.

Amantadina. Este medicamento antivírico puede ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad de Parkinson y la discinesia producida por la levodopa. Frecuentemente se usa sola en las etapas tempranas de la enfermedad. También puede usarse con un anticolinérgico o con la levodopa. Después de varios meses, la eficacia de la amantadina disminuye hasta en un 50% de las personas que la toman. Los efectos secundarios de la amantadina pueden ser insomnio, piel moteada, edema, agitación o alucinaciones. Los investigadores no están seguros de cómo funciona la amantadina en la enfermedad de Parkinson, pero es posible que aumente los efectos de la dopamina.

Anticolinérgicos. Estos medicamentos, que incluyen trihexifenidil, benztropina y etopropazina, disminuyen la actividad del neurotransmisor acetilcolina y pueden ser de particular eficacia para el temblor. Los efectos secundarios pueden ser resequedad de la boca, estreñimiento, retención urinaria, alucinaciones, pérdida de la memoria, visión borrosa y confusión.

Al recomendar un curso de tratamiento, el médico evaluará cuánto trastornan los síntomas la vida de la persona y ajustará el tratamiento al caso particular de la persona. Como no hay dos pacientes que reaccionen a un medicamento dado de la misma manera, puede llevar tiempo y paciencia lograr la dosificación correcta. Aun así, tal vez los síntomas no se alivien por completo.

Medicamentos para tratar los síntomas motores
de la enfermedad de Parkinson

Medicamentos que aumentan los niveles de la dopamina en el cerebro

Medicamentos que imitan a la dopamina (agonistas de la dopamina)

Medicamentos que inhiben la descomposición de la dopamina (inhibidores de la MAO-B)

Medicamentos que inhiben la descomposición de la dopamina (inhibidores de la COMT)

Medicamentos que disminuyen la acción de la acetilcolina (anticolinérgicos)

Medicamentos con un mecanismo de acción desconocido para la enfermedad de Parkinson

Antes del descubrimiento de la levodopa, la cirugía era una opción para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Los estudios en las últimas décadas han llevado a grandes progresos en las técnicas quirúrgicas y la cirugía vuelve a considerarse para las personas con Parkinson para quienes la terapia medicamentosa ya no es suficiente.

Palidotomía y talamotomía. Los primeros tipos de cirugía para la enfermedad de Parkinson implicaron la destrucción selectiva de partes específicas del cerebro que contribuyen a los síntomas de la enfermedad. Las técnicas quirúrgicas se han refinado y pueden ser muy eficaces para los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson. La cirugía de lesión más común es la palidotomía. En este procedimiento, el cirujano destruye selectivamente una porción del cerebro llamada globo pálido. La palidotomía puede mejorar los síntomas de temblor, rigidez y bradicinesia, posiblemente al interrumpir las conexiones entre el globo pálido y el cuerpo estriadoo el tálamo. Algunos estudios también han encontrado que la palidotomía puede mejorar la marcha y el equilibrio y reducir la cantidad de levodopa que necesitan las personas, disminuyendo así las discinesias inducidas por los medicamentos. Otro procedimiento, llamado talamotomía, implica la destrucción quirúrgica de parte del tálamo. Este enfoque se usa principalmente para reducir el temblor.

Debido a que estos procedimientos causan la destrucción permanente de pequeñas cantidades de tejido cerebral, han sido en gran parte reemplazados por la estimulación cerebral profunda para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, se está probando un nuevo método que utiliza ultrasonido enfocado desde fuera de la cabeza porque crea lesiones sin necesidad de cirugía.

Estimulación cerebral profunda. La estimulación cerebral profunda usa un electrodo que se implanta quirúrgicamente en el cerebro, normalmente en el núcleo subtalámico o en el globo pálido. Similar a un marcapasos, un generador de pulsos (batería), que se implanta en el tórax debajo de la clavícula, envía señales eléctricas finamente controladas al electrodo(s) a través de un cable colocado debajo de la piel. Cuando se activa usando un tubo externo, el generador de pulsos y los electrodos estimulan el cerebro de forma indolora de tal manera que ayuda a bloquear las señales que causan muchos de los síntomas motores de la enfermedad. La estimulación cerebral profunda está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y se usa extensamente como tratamiento para la enfermedad de Parkinson.

La estimulación cerebral profunda puede usarse en uno o ambos lados del cerebro. Si se usa en un lado solamente, afectará los síntomas en el lado opuesto del cuerpo. La estimulación cerebral profunda se usa principalmente para estimular una de tres regiones del cerebro: el núcleo subtalámico, el globo pálido o el tálamo. La estimulación del globo pálido o del núcleo subtalámico puede reducir el temblor, la bradicinesia y la rigidez. La estimulación del tálamo es principalmente útil para reducir el temblor.

Las personas que inicialmente respondieron bien al tratamiento con levodopa tienden a responder bien a la estimulación cerebral profunda. Aun cuando los beneficios de esta estimulación pueden ser sustanciales, generalmente no ayuda con los problemas del habla, “rigidez repentina”, postura, equilibrio, ansiedad, depresión o demencia.

Una ventaja de la estimulación cerebral profunda comparada con la palidotomía y la talamotomía es que la corriente eléctrica puede apagarse usando un dispositivo manual. El generador de pulsos también puede programarse externamente.

Es necesario regresar con frecuencia al centro médico durante varios meses después de la cirugía de estimulación cerebral profunda para que se pueda ajustar cuidadosamente la estimulación para que dé los mejores resultados. Después de algunos meses, la cantidad de visitas médicas generalmente disminuye significativamente, aunque ocasionalmente es necesario que los pacientes regresen al centro para el control del estimulador. Al momento, la batería para el generador de pulsos debe cambiarse quirúrgicamente cada tres a cinco años. La estimulación cerebral profunda no detiene la evolución de la enfermedad de Parkinson y algunos problemas podrían regresar gradualmente. La estimulación cerebral profunda no es una buena solución para todos. En general, es apropiada para personas con enfermedad de Parkinson que responden a la levodopa pero que han desarrollado discinesias u otros síntomas incapacitantes que resultan del efecto de disipación a pesar de la terapia con medicamentos. Generalmente no es una opción para las personas con problemas de memoria, alucinaciones, depresión grave, mala salud o mala respuesta a la levodopa. La estimulación cerebral profunda no ha demostrado ser beneficiosa para los síndromes parkinsonianos "atípicos", como la atrofia multisistémica, la parálisis supranuclear progresiva o parkinsonismo postraumático, que tampoco mejoran con los medicamentos para la enfermedad de Parkinson.

Como con cualquier cirugía del cerebro, la estimulación cerebral profunda tiene complicaciones potenciales, incluyendo el accidente cerebrovascular y la hemorragia cerebral. Sin embargo, estas complicaciones son raras. También existe el riesgo de infección, que puede requerir antibióticos o hasta el reemplazo de algunas partes del sistema de estimulación cerebral profunda.

Puede usarse una amplia variedad de terapias de apoyo y complementarias para la enfermedad de Parkinson. Entre éstas se encuentran las técnicas fisioterapéuticas, ocupacionales y del lenguaje normales, que pueden ayudar con problemas tales como los trastornos de la marcha y de la voz, temblores y rigidez, y deterioro cognitivo. Otros tipos de terapias de apoyo incluyen:

Dieta. En este momento no existen vitaminas, minerales u otros nutrientes específicos que tengan un valor terapéutico comprobado para la enfermedad de Parkinson. En el 2011 se suspendió un estudio clínico del NINDS del suplemento dietético coenzima Q10 cuando los resultados de un análisis intermedio mostraron que era poco probable que el tratamiento activo con el suplemento demostrara una diferencia estadísticamente significativa comparado con un placebo. El NINDS y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) están financiando la investigación para determinar si la cafeína, los antioxidantes y otros factores dietéticos pueden ser beneficiosos para prevenir o tratar la enfermedad de Parkinson. Aunque actualmente no hay indicios de que algún factor dietético específico sea beneficioso, una dieta sana y normal puede promover el bienestar general de las personas con la enfermedad como lo haría con cualquier persona. Comer una dieta rica en fibra y beber líquidos en abundancia también puede ayudar a aliviar el estreñimiento. Sin embargo, una dieta rica en proteínas puede limitar la absorción de la levodopa, destacando así la importancia de la sincronización de los medicamentos.

facultad humana de determinar los propios actos

Consejos prácticos: elegir el pan integral, al igual que el resto de cereales (como el arroz, la pasta o el cuscús). Sustituir los cereales de desayuno por muesli o por copos de avena o maíz al natural, sin azucarar. Incluir legumbres, según tolerancia, entre 2 y 3 veces por semana, así como añadir las verduras a cada comida. Las de hoja verde son idóneas para la protección hepática.

Sin azúcares simples: una alimentación rica en azúcares simples disminuye la sensibilidad a la insulina y aumenta el nivel plasmático de triglicéridos y ácidos grasos libres, lo cual conduce a esteatosis hepática. Por su asociación directa en los trastornos metabólicos, el papel nocivo de la fructosa y la sacarosa (el 50% es fructosa) se ha revisado con amplitud. Estos azúcares se concentran de forma mayoritaria en el propio azúcar usado para endulzar o en aditivos edulcorantes (como jarabe de maíz o fructosa) que se añaden a alimentos procesados azucarados (bollería, chucherías, refrescos, zumos. ), pero también están presentes en alimentos que son dulces por naturaleza, como las frutas.

Consejos prácticos: prescindir de todo tipo de alimentos azucarados y recetas que contengan azúcar. El objetivo es aprender a cocinar dulce sin recurrir a la adición de azúcar. Como endulzante se puede emplear la estevia. Incluso, será conveniente limitar de forma temporal el consumo de fruta fresca por su aporte de fructosa a la dieta.

Menos grasas malas: un exceso de grasas dificulta el metabolismo posprandial de los lípidos, con el consiguiente aumento de la concentración plasmática de enzimas hepáticas y de ácidos grasos libres, lo que favorece la acumulación de grasa en hígado (esteatosis) y la progresión del hígado graso no alcohólico. Asimismo, el consumo en exceso de grasas saturadas y de grasas trans (peor aún) aumenta el riesgo cardiovascular, un aspecto que se debe prevenir si se padece esta patología hepática.

Consejos prácticos: consumo justo de aceite de oliva virgen extra (rico en ácidos grasos monoinsaturados), como reemplazo de los alimentos ricos en grasas saturadas (leche entera, nata, quesos, mantequilla, embutidos, tocino, carne grasa, bollería y repostería industrial que contenga aceite de coco o de palma).

Nada de alcohol: el alcohol es un tóxico para el hígado, un órgano dañado por la inflamación y el acúmulo graso.

Consejos prácticos: eliminar el consumo de todo tipo de bebidas alcohólicas, incluidas las de baja graduación, como la cerveza, el vino, la sidra, el champán o el cava.

Diagnosticar hígado graso, o esteatosis hepática no alcohólica, es difícil porque no hay unos síntomas claros y definitorios. Aunque es frecuente que las personas afectadas manifiesten claros signos digestivos -hinchazón abdominal después de comer, plenitud o digestiones pesadas y largas-, estas molestias no se entienden como resultado de una afección hepática, sino más bien como molestias digestivas que se sobrellevan pese a su incomodidad.

Sin embargo, su tratamiento es clave para evitar complicaciones crónicas graves como la cirrosis o, incluso, el cáncer de hígado. Así lo asegura la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), tras alertar de que el 90% de las personas con síndrome metabólico padecen hígado graso.

Los bajos niveles circulantes de ácidos grasos omega-3 se asocian con una mayor lipogénesis de "novo", es decir, con un aumento de la síntesis hepática de grasas, un aumento de la captación hepática de ácidos grasos libres circulantes y una disminución de la oxidación de ácidos grasos. La suma de estos tres factores empeora la esteatosis hepática.

La ciencia médica revela que un aporte adecuado de omega-3 (puede ser extra, en forma de complemento nutricional) es necesario para contrarrestar los efectos inflamatorios de las grasas saturadas y trans, así como para reducir la esteatosis hepática. Además, la ingesta de este tipo de ácidos grasos poliinsaturados tiene efectos favorables en los lípidos plasmáticos, en la función inmune y en la insulina. Sirve por tanto como complemento protector de afecciones cardiovasculares, ya que el hígado graso se considera un componente más del síndrome metabólico, claro factor de riesgo vascular.

Consejos prácticos: probar la tolerancia individual a los pescados azules, que al contener más grasa no siempre se toleran bien, por la dificultad inherente a la enfermedad para metabolizar las grasas. El terapeuta, tras estudiar la situación patológica del paciente, será quien valore la necesidad de tomar un complemento de ácidos grasos omega-3, así como la dosis y la duración del tratamiento complementario.

La cirrosis es una afección muy grave en la cual cicatrices dañan el hígado. El hígado es un órgano grande que es parte del aparato digestivo. Se encarga de una amplia variedad de tareas complejas que son vitales para la vida. Por ejemplo, el hígado:

  • Produce muchas sustancias importantes, incluyendo la bilis para ayudar a digerir los alimentos y factores de coagulación para ayudar a detener el sangrado.
  • Filtra sustancias tóxicas de los alimentos.
  • Descompone (metaboliza) el alcohol y muchas drogas.
  • Controla las cantidades de azúcar, proteínas y grasa en el torrente sanguíneo.
  • Almacena importantes vitaminas y minerales, incluyendo el hierro.

Cuando una persona tiene cirrosis, el tejido cicatricial ( fibrosis ) reemplaza el tejido sano. Este tejido cicatricial evita que el hígado funcione como debería. Por ejemplo, el hígado puede dejar de producir suficientes factores de coagulación, lo cual puede llevar a sangrado (hemorragias) y a formación de moretones. Pueden acumularse bilis y sustancias tóxicas en la sangre. La cicatrización también puede causar presión sanguínea alta en la vena que transporta la sangre de los intestinos a través del hígado ( hipertensión portal ). Esto puede provocar sangrado grave en el tubo digestivo y otros problemas graves.

La cirrosis puede ser mortal. Pero el tratamiento oportuno puede ayudar a detener el daño al hígado.

La cirrosis puede tener muchas causas. Algunas de las principales incluyen:

  • Consumo de grandes cantidades de alcohol a largo plazo.
  • Hepatitis viral crónica.
  • Enfermedades autoinmunitarias, como la hepatitis autoinmunitaria o la colangitis esclerosante primaria (PSC, por sus siglas en inglés).
  • Esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés).
  • Vías biliares obstruidas. Cuando las vías que transportan la bilis del hígado se inflaman y obstruyen se produce una enfermedad que se llama cirrosis biliar primaria.
  • Enfermedades hereditarias, como la enfermedad de Wilson, la fibrosis quística o la hemocromatosis.

Las causas menos comunes de la cirrosis incluyen reacciones graves a medicamentos o exposición prolongada a sustancias tóxicas, como el arsénico. Algunas personas tienen cirrosis sin una causa evidente.

Es posible que no tenga ningún síntoma en las etapas iniciales de la cirrosis. A medida que empeora, puede producir una cantidad de síntomas, incluyendo:

  • Fatiga.
  • Manchas rojas pequeñas y líneas diminutas en la piel que se llaman angiomas vasculares.
  • Fácil formación de moretones.
  • Sangrados nasales abundantes.
  • Pérdida de peso.
  • Color amarillento en la piel ( ictericia ).
  • Comezón.
  • Hinchazón causada por la acumulación de líquido en las piernas (edema) y en el abdomen (ascitis).
  • Sangrado por dilatación de venas en el tubo digestivo.
  • Confusión.

El médico comenzará con un examen físico y preguntas sobre sus síntomas y sus antecedentes de salud. Si el médico sospecha de cirrosis, es posible que le hagan análisis de sangre y estudios por imágenes, como una ecografía o una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés). Estas pruebas pueden ayudar a su médico a averiguar qué está causando el daño hepático y la gravedad del mismo.

Para confirmar que usted tiene cirrosis, el médico puede hacerle una biopsia de hígado. Esto significa que usará una aguja para tomar una muestra de tejido hepático para analizar.

El tratamiento puede incluir medicamentos, cirugía u otras opciones, según la causa de su cirrosis y los problemas que esté causando. Es importante que se trate la cirrosis lo antes posible. El tratamiento no puede curar la cirrosis. Pero, a veces, puede prevenir el daño hepático o retardar su progreso.

Hay cosas que puede hacer para ayudar a limitar el daño al hígado y controlar los síntomas:

  • No tome nada de alcohol. Si no deja de beber por completo, el daño hepático puede empeorar rápidamente.
  • Hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento. Esto incluye medicamentos tanto recetados como de venta libre, vitaminas, suplementos y hierbas. Los medicamentos que pueden dañarle el hígado incluyen acetaminofén (como Tylenol) y otros analgésicos (medicamentos para el dolor), como aspirina, ibuprofeno (como Advil o Motrin) y naproxeno (Aleve).
  • Asegúrese de tener las vacunas al día. Corre un riesgo más alto de contraer infecciones.
  • Siga una dieta con bajo contenido de sodio. Esto puede ayudar a prevenir la acumulación de líquido, un problema común de la cirrosis que puede volverse potencialmente mortal.

Es posible que los síntomas no aparezcan hasta que un problema sea grave. De modo que es importante que vea a su médico para controles regulares y pruebas de laboratorio. También puede necesitar hacerse análisis para detectar posibles problemas, como dilatación de venas en el tubo digestivo o cáncer de hígado.

Si la cirrosis se vuelve potencialmente mortal, entonces un trasplante de hígado puede ser una opción. Pero un trasplante es costoso, es difícil encontrar órganos y no siempre funciona.

Los cuidados paliativos son un tipo de atención para las personas que tienen enfermedades graves. Son diferentes de los cuidados que recibe para curar su enfermedad. Su meta es mejorar la calidad de vida, no solo en el cuerpo, sino también en la mente y el espíritu.

Si su cirrosis está empeorando, tal vez quiera tomar decisiones importantes relacionadas con el final de la vida, como escribir un testamento vital. Puede ser reconfortante saber que usted recibirá el tipo de atención que desea.

Puede ser difícil el enfrentar que tiene cirrosis. Si usted se siente muy triste o desesperanzado, no dude en hablar con su médico. Es posible que pueda conseguir asesoría psicológica u otros tipos de ayuda. Considere unirse a un grupo de apoyo. Hablar con otras personas que tienen cirrosis puede ser de gran ayuda.

Aprender acerca de la cirrosis:

Cuestiones relacionadas con el final de la vida:

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las personas que tienen cirrosis a veces no tienen síntomas hasta que el daño hepático es extenso. Los síntomas de la cirrosis y sus complicaciones pueden incluir:

  • Fatiga.
  • Color amarillento en la piel ( ictericia ).
  • Comezón.
  • Hinchazón por la acumulación de líquido en las piernas (edema).
  • Fácil formación de moretones y sangrados nasales abundantes.
  • Enrojecimiento de las palmas de las manos.
  • Manchas rojas pequeñas y líneas diminutas en la piel que se llaman angiomas vasculares.
  • Pérdida de peso y atrofia muscular.
  • Dolor o molestia abdominal.
  • Infecciones frecuentes.
  • Confusión.

El tejido cicatricial de la cirrosis puede obstruir la circulación adecuada de la sangre proveniente de los intestinos a través del hígado. Las cicatrices pueden llevar a un aumento de la presión en las venas que irrigan esta zona. Esto se llama hipertensión portal. Puede provocar otras complicaciones, que pueden incluir:

La lista de los principales síntomas de la ictericia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los de la ictericia. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.

La cirrosis es una enfermedad crónica que afecta al hígado. Se asocia al consumo de alcohol a largo plazo aunque tiene otras causas. Alrededor de 800.000 personas mueren en el mundo debido a esta enfermedad.

En otro artículo hablamos de los quistes simples del hígado, hoy hablamos de otra enfermedad que afecta al hígado, la cirrosis, sus síntomas y causas.

Es una enfermedad crónica e irreversible que se caracteriza por la presencia de fibrosis y nódulos. Fibrosis son acumulaciones de tejido conectivo, se dañan las células del hígado y al tratar de regenerarlas se producen cicatrices o fibromas. Las células del hígado que no mueren en un intento de reemplazar a las células perdidas se multiplican y forman nódulos dentro del tejido de la cicatriz.

En la cirrosis la relación entre la sangre y las células del hígado se destruye. Las células que quedan no pueden eliminar las sustancias de desecho de la sangre, y la formación de cicatrices en el hígado obstruye el flujo de sangre en este órgano, lo que conduce a la llamada hipertensión portal.

Los pacientes con cirrosis pueden tener pocos síntomas o a veces estos síntomas pueden ser inespecíficos, es decir que no sugieren que la causa sea el hígado. Entre los síntomas más comunes de la cirrosis están:

Es una de las causas más frecuentes, sobre todo en el mundo occidental. El desarrollo de la cirrosis depende de la cantidad y regularidad de la ingesta de alcohol. Los bebedores crónicos que consumen grandes cantidades de alcohol lesionan las células del hígado. El 30% de las personas que beben diariamente de 250 ml a 500 ml de licor fuerte (ron, vodka, brandy, ginebra o similar) durante 15 años o mas desarrollaran cirrosis. El consumo de alcohol también produce complicaciones en el hígado como el “hígado graso”.

Enfermedad del Hígado graso no alcohólico

En este caso se debe a una acumulación de grasa en las células del hígado, estas personas no consumen grandes cantidades del alcohol, pero la imagen en el microscopio del hígado graso de este tipo se parece al que se obtiene en las personas que tienen un consumo excesivo del alcohol. Este trastorno se asocia con la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 que a su vez se asocia con la obesidad.

En la hepatitis B o la C el virus infecta el hígado. Aunque la gran mayoría de personas con hepatitis A se recuperan por completo en semanas, los afectados por hepatitis B o C desarrollan hepatitis crónica que a su vez causa un daño al hígado de forma progresiva. Esta condición es un factor de riesgo para padecer cáncer o cirrosis.

Colangitis esclerosante primaria

Esta es una enfermedad poco frecuente, que se da más en personas con colitis ulcerosa. En el PSC los grandes conductos biliares fuera del hígado se inflaman y se obstruyen. La obstrucción del flujo de bilis conduce a infecciones de vias biliares y a la ictericia. En algunos casos también pueden provocar cirrosis.

Aunque la cirrosis es una enfermedad crónica irreversible, el tratamiento se dirige a evitar daños al hígado. Tratar las posibles complicaciones de la cirrosis y prevenir o detectar el cáncer de hígado en fase temprana. El trasplante de hígado está siendo una opción importante para el tratamiento de pacientes con cirrosis avanzada.

Hepatomegalia: ¿qué es esta enfermedad? La hepatomegalia es un aumento en el tamaño del hígado y es un signo del desarrollo de la enfermedad de este órgano.

El hígado de una persona sana es suave, puede sondearse sin dolor debajo del arco costal. Con la hepatomegalia, el hígado aumenta de tamaño, se vuelve más denso y se palpa fácilmente.

La hepatomegalia puede ser causada por:

  • enfermedades hepáticas (autoinmunes y de la hepatitis viral, fibrosis y cirrosis, equinococosis, enfermedades infecciosas crónicas, cáncer, enfermedades hepáticas, poliquísticos, envenenamiento tóxico, drogas o alcohol intoxicación)
  • trastornos metabólicos (hemocromatosis, hepatosis grasa, amiloidosis, degeneración hepatolenticular)
  • enfermedades cardiovasculares (insuficiencia circulatoria y pericarditis constrictiva)

Cuando las enfermedades hepáticas se ven directamente afectadas por sus células. Si se inicia el proceso de regeneración, el tejido conectivo reemplaza a algunos de los hepatocitos muertos, y el hígado aumenta de volumen y se llena de baches. Si hay un trastorno metabólico en el hígado, los productos metabólicos se acumulan, lo que lleva a un aumento en el órgano.

Con enfermedades cardiovasculares, estasis sanguínea, disminución del suministro de oxígeno y edema de los órganos, especialmente del hígado.

La enfermedad se manifiesta como signos de un aumento en el hígado. El paciente puede sentir incomodidad en el lado derecho o observar cambios externos en el cuerpo. A menudo, un hígado agrandado no se manifiesta antes del inicio de una forma aguda de la enfermedad.

Con el desarrollo de hepatomegalia aparecer náuseas, mal aliento, ardor de estómago, picazón en la piel, erupción petequial, la piel se vuelve amarillenta. Como resultado del aumento de hígado desarrolla ascitis (acumulación en el líquido abdomen habló de los vasos).

La hepatomegalia difusa se diagnostica por palpación cuando el paciente primero se pone en contacto con el médico. El médico determina la densidad, extensión y límites del hígado agrandado, determina la presencia de dolor. Porque la hepatomegalia no es una enfermedad independiente sino un signo de otra enfermedad, luego se realiza una encuesta durante el examen y se examina al paciente para identificar las causas probables de agrandamiento del hígado.

Dependiendo de la causa probable de un paciente se le asigna un número de pruebas de laboratorio (bioquímicos de la sangre y análisis serológico, análisis de rayos X del hígado, ultrasonido, resonancia magnética o TAC abdomen, las pruebas de coagulación de la sangre). laparoscopia diagnóstica puede ser asignado.

Para la condición de hígado diagnóstico conveniente grup¬pirovat diferencial, lo que lleva a su aumento, sobre la base de si el aumento se acompaña de que el cuerpo con un bazo agrandado, ascitis, ictericia, y también el aumento de la naturaleza (difusa o local).

La hepatomegalia se clasifica de acuerdo con la causa que causó la agrandamiento del hígado.
El término "hepatomegalia moderada" se refiere a las desviaciones de los indicadores de los cambios típicos normales, pero inconsistentes, para las enfermedades descritas anteriormente. Las manifestaciones moderadas de la hepatomegalia suelen ser el resultado de una dieta prolongada desequilibrada y la presencia de malos hábitos, especialmente el abuso del alcohol.

Si hay alguna manifestación de agrandamiento del hígado, descrita anteriormente, debe consultar a un médico. Con un tratamiento oportuno, las perspectivas son favorables.

El tratamiento incluye las siguientes actividades:

  • Terapia de la enfermedad subyacente que causó la agrandamiento del hígado
  • Cumplimiento de la dieta
  • Recepción de medicamentos hepatoprotectores

En caso de complicaciones, el tratamiento también incluye el uso de diuréticos y hepatoprotectores, un complejo de vitaminas y dieta. Hay un trasplante de hígado

Sin un tratamiento oportuno, una enfermedad acompañada de hematomegalia puede complicarse por insuficiencia hepática, descompensación del hígado, hemorragia.

actos jurídicos del administrado

Referencias

Cortés, L., & Córdoba, J. (2013). Encefalopatía hepática. In HÍGADO. Disponible en http://www.aegastro.es/sites/default/files/archivos/ayudas-practicas/63_Encefalopatia_hepatica.pdf

Hepatic Encephalopathy in Chronic Liver Disease: 2014 Practice Guideline by the European Association for the Study of the Liver and the American Association for the Study of Liver Diseases. J Hepatol (2014), http://dx.doi.org/10.1016/j.jhep.2014.05.042

University of Maryland Medical Center (UMMC. (1997). Encefalopatía hepática Disponible en http://umm.edu/health/medical/spanishency/articles/encefalopatia-hepatica

Wijdicks, E. F. M. (2016). Hepatic Encephalopathy. New England Journal of Medicine, 375(17), 1660–1670. doi:10.1056/nejmra1600561

Los problemas de hígado son uno de los trastornos más comunes en la sociedad actual. De todos ellos, la esteatosis hepática o el hígado graso es un síndrome que afecta a poco menos de la mitad de la población mundial. Por esa razón, es muy importante conocer en qué consiste esta enfermedad y cuáles son sus síntomas para así poder controlarla.

Si quieres saberlo todo sobre este trastorno hepático, ¡aquí obtendrás toda la información que necesitas! ¡Causas, síntomas, su tratamiento y mucho más!

¡Pincha en lo que más te interese!

La esteatosis hepática, también conocida como hígado graso o síndrome metabólico en el hígado, consiste en una acumulación de triglicéridos en el hígado. Esto se debe a que nuestro hígado capta los ácidos grasos libres, que usan el órgano como depósito, haciendo que se ponga en riesgo nuestra salud.

Se conoce como hígado graso porque, además de aumentar su tamaño, aparecen gotas de grasa alrededor de todo el tejido de este órgano. Su causa más común suele ser el exceso de alcohol, aunque un aumento de triglicéridos puede surgir por diversas razones, muchas veces en personas abstemias. Un hígado esteatósico es la enfermedad hepática más común actualmente, sobre todo por el aumento de los problemas de obesidad y diabetes. Afecta a un 30% de la población mundial.

La mayoría de los casos de esteatosis hepática no son muy graves y pueden revertirse con facilidad sin llegar a dañar al hígado. Hay que tener en cuenta que también puede aparecer junto a signos de cirrosis o convertirse en un carcinoma hepático. Es conveniente tratarla cuanto antes para evitar ciertos casos graves que acaban desarrollando una insuficiencia hepática aguda o en una inflamación del hígado.

Aunque la causa más común de un hígado graso suele ser el alcoholismo, hay otros muchos factores que pueden perjudicar a este órgano y hacer que aumente el nivel de triglicéridos.

Las causas más comunes suelen ser las siguientes:

A la mitad de los pacientes con diabetes tipo II les suele surgir este problema en el hígado.

Otra de las causas más comunes por las que surge la esteatosis hepática. Puede llegar a afectar a más de 60% de la población mundial con sobrepeso. Una dieta rica en calorías no es conveniente para nuestros órganos, especialmente para nuestro hígado.

Si nuestro sistema metabólico tiene cierta resistencia a la insulina, un aumento de ácidos grasos libres hará que se acumulen en nuestras vísceras, como el hígado y en los músculos.

Esta enfermedad surge por la presencia de divertículos o bolsas en el intestino, lo que puede provocar a su vez un aumento de la grasa presente en el hígado.

Esta enfermedad tiene cierto componente genético por lo que, si algún pariente cercano ha pasado por ella, es probable que aumenten tus posibilidades de tener el hígado graso en algún momento.

En este caso la esteatosis hepática se convierte en un síntoma de la propia hepatitis, complicando nuestros problemas hepáticos.

La inanición o la falta de proteínas y calorías también causa problemas en el hígado, lo que puede provocar que aumente el nivel de triglicéridos.

Algunos medicamentos aumentan los ácidos grasos libres, que se acaban depositando en el hígado. Los corticosteroides y las tetraciclinas por vía intravenosa, entre otros fármacos, suelen producir este problema en el órgano.

Si nos hemos expuesto a ciertos agentes tóxicos, como el tetracloruro de carbono usado como líquido refrigerante, es probable que nuestro hígado se vea dañado.

Aunque no es común, este trastorno del sueño puede acabar afectando al nivel de ácidos grasos libres en el organismo.

Al aumentar los niveles de triglicéridos por el hipotiroidismo, es posible que nuestro hígado se acabe volviendo graso.

Las causas de este problema se desconocen, pero recibe el nombre de esteatosis hepática aguda del embarazo.

En general, cada enfermedad hepática suele mostrar unos síntomas diferentes aunque, como afectan al mismo órgano, suelen parecerse. Los síntomas de la esteatosis hepática son poco específicos, pero suelen ser los siguientes:

  • Molestia abdominal poco intensa
  • Dolor en la boca del estómago
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Diarrea
  • Pérdida de peso
  • Problemas de sueño y fatiga
  • Debilidad general
  • Hinchazón de la zona abdominal
  • Confusión

Aun así, prácticamente un 30% de los pacientes no muestra síntomas y el hígado graso acaba siendo diagnosticado tras un análisis casual o por un aumento del hígado que acaba hinchando la zona abdominal.

También hay que tener en cuenta los siguientes síntomas si el problema de hígado viene producido por el alcoholismo:

  • Rojez de la cara y los ojos
  • Temblores
  • Intoxicación etílica
  • Aumento de las glándulas parotídeas
  • Hernia
  • Dilatación de los vasos sanguíneos en la nariz y pómulos

En general, es conveniente hacer las pruebas necesarias si el paciente presenta un elevado consumo de alcohol o de obesidad. El primer paso es hacer un análisis de sangre y estudiar el resultado; un aumento de la bilirrubina y las transaminasas son la primera señal de un hígado dañado.

Para comprobar si el trastorno hepático está relacionado con el hígado graso, el médico suele hacer otras pruebas como una ecografía abdominal o un TAC. Estas pruebas buscan definir si hay o no un aumento de la grasa hepática. Aun así, la prueba más fiable para ver el estado de nuestro hígado y saber la causa de la esteatosis es la biopsia hepática, ya que se toma una muestra de tejido hepático para estudiarla en el laboratorio.

Sin embargo, la enfermedad de hígado graso puede llegar a no evidenciar ningún síntoma. En este aspecto, la patología puede remitir cierta gravedad, ya que podrá evolucionar de forma totalmente silenciosa hacia niveles mucho más graves y que podrían poner en peligro la salud de la persona que la padece.

Allá en sus principios, se mantenía la teoría de que esta enfermedad tan solo aparecía en aquellas personas que consumían alcohol en grandes cantidades. Sin embargo, hoy en día, los estudios demuestran que no es del todo cierto. En este sentido, en la actualidad se relacionan unos potentes niveles de hígado graso con la obesidad, el colesterol y los triglicéridos, por lo que resulta fundamental seguir una adecuada dieta para el hígado graso. A continuación, señalamos algunos de los síntomas más comunes del hígado graso, en el caso de que se manifiesten, con el objetivo de servir de guía para el veraz diagnóstico de esta patología:

Lo más común es que la patología del hígado graso no llegue a evolucionar hacia niveles que pongan en peligro la salud del paciente. Es decir, estamos ante una enfermedad que tiende a ser benigna en el caso de que se detecte a tiempo.

Es por ello por lo que, una vez que se mantiene la sospecha de la existencia de hígado graso el especialista empieza a poner en práctica una serie de medidas totalmente necesarias para asegurar el control de esta enfermedad. La realización de una ecografía abdominal nos orientará en la toma de medidas destinadas a la reducción de la grasa acumulada en el hígado además de reducir las posibilidades de que esta enfermedad derive hacia una posible cirrosis o incluso cáncer.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Hay que señalar que, en la actualidad, aún no se ha desarrollado un tratamiento definitivo que nos ofrezca una solución a esta enfermedad. Sin embargo, existen determinadas recomendaciones centradas en la reducción del peso corporal del paciente, mediante la adopción de nuevos ritmos de vida basados en una dieta para el hígado graso que sea saludable y sana, rica en frutas y verduras.

Desde 55 €/mes con
Consulta tu cuota

Dr. Rafael León Montañés 10.500 €

Dr. Rafael León Montañés 11.250 €

Balón intragástrico en Castellón

Dr. Francisco Javier Martín Espinosa 3.900 €

Banda gástrica en Castellón

Dr. Francisco Javier Martín Espinosa 10.200 €

Cirugía de la obesidad mórbida (cirugía bariátrica) en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 10.980 €

Gastrectomía vertical en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 11.590 €

Bypass gástrico en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 13.590 €

Balón intragástrico en Barcelona

Dr. Joan Pujol Rafols 3.970 €

Asimismo, la práctica de ejercicio de forma rutinaria le facilitará a nuestro organismo la ardua tarea de eliminar la grasa sobrante.

Una de las mejores alternativas, tanto para la adopción de una dieta como para la realización de deporte, es, sin duda, acudir a un nutricionista que nos guíe a lo largo de este proceso.

Por su parte, el especialista le aconsejará el seguimiento de una dieta orientada hacia la eliminación del hígado graso además de mantener perfectamente controlado el peso que se vaya perdiendo. Y es que la rápida e instantánea pérdida de peso está directamente relacionada con un daño mayor hacia nuestro hígado.

Tanto la repetición de unos hábitos nocivos como el seguimiento de un régimen alimenticio incorrecto repercuten en el desarrollo del hígado graso. Es decir, o cuidamos nuestra alimentación o aquellas personas afectadas de hígado graso serán incapaces de curarse de esta enfermedad.

En este sentido, bajo el objetivo de mejorar nuestra alimentación, son poco los esfuerzos que el paciente tendrá que hacer ya que la fórmula puede ser tan sencilla como incluir aquellos alimentos con capacidades óptimas para el tratamiento de esta patología, además de eliminar por completo de esta lista aquellos que originan problemas en nuestro organismo.

En un primer paso, merece la pena destacar que la mejor opción es optar por aquella dieta para el hígado graso que incorpore amplias cantidades de fibra y proteínas saludables. De esta forma, se conseguirá ralentizar la absorción de la grasa en nuestro organismo al tiempo de facilitar al metabolismo su función de procesamiento de este tipo de alimentos. A continuación, señalamos una lista en la que se incluyen, a nivel general, los productos que ofrecen mayores beneficios a nuestro hígado graso:

  • Avena.
  • Arroz integral.
  • Pan integral.
  • Espinacas.
  • Acelgas.
  • Espárragos.
  • Zanahorias.
  • Brócoli.
  • Lentejas.
  • Brócoli.
  • Manzanas.
  • Kiwis.
  • Piña.
  • Peras.
  • Naranja.
  • Limón.
  • Pomelo.

Siempre es recomendable, y más en estos casos, llevar una alimentación saludable a base de frutas y verduras.

Por otro lado, la forma en la que se lleguen a cocinar los alimentos que consumamos también va a determinar la cantidad de grasa que ingerimos con este producto en concreto. Múltiples son las alternativas:

En cualquier caso, los productos más sanos, y que disponen de amplios valores nutricionales, son tanto las verduras frescas como las frutas. A partir de este momento más nos vale optar por alimentos desnatados, además de reducir las cantidades diarias.

A pesar de que más adelante detallaremos cuáles son los alimentos prohibidos con el hígado graso, avanzamos que el consumo de aceite de oliva también queda restringido o, en su defecto, se podrá consumir en cantidades muy moderadas. Eso sí, de obligado cumplimiento serán los dos litros de agua cada día. Si sigues sin tenerlo claro, apunta el siguiente menú:

LES AGRADEZCO LA RESPUESTA AL MAIL Y PRONTO LES INFORMO LOS RESULTADOS EN VERDAD QUE BUENA AYUDA A LA COMUNIDAD GRACIAS Y BENDICIONES

Hola despues que tuve a mi bebe detectaron que tenia el higado inflamado, los doctores han tomado pruebas de sangre, hepatitis, cáncer y sale negativo pero sigue la inflamación y a veces cuando como alguna comida me da dolor y diarrea. En las noches a veces me pica el cuerpo. Pronto me van hacer una biopsia. Que puede ser será peligroso me pondrían ayudar?. Gracias.

sabe me llamo luis de peru pero tengo comezon en todo el cuerpo desde hace 1 añoy no se me quita que puedo hacer solo quiero una ayuda que puedo tomar tengo 36 años de edad

tengo una picazon en las nalgas desesperante y se me va haciendo como un circulo de granitos y me pica de una menera q me desespera me hechado betametasona y clotimazol pro no me hace nada y lo tengo en ambas nalgas q puedo hacer ojala me ayuden

Buenas noches! si primero inicia la picazon luego edema ya sea en miembros inferiores o manos o labios acompañados de rubor,calor y dolor podria ser complicacion del higado?! Pero que tipo de alergia es esta? Que la causa!? Gracias?!

Jose: Es necesario que consultes a un dermatólogo o a un médico especialista en alergias (alergista o alergologo) porque para saber cual es la causa la de picazón y los edemas se deben realizar una serie de pruebas, incluso un análisis de la función hepática para descartar que haya problemas en el hígado.

desde hace anos me salen granos en la piel pero con el tiempo es cada vez mas peor es una picazon intensa me deja muchas marcas los granos son puritos y se rebientan esto hace q me pique demaciado necesito q me ayuden consulte con mi dermatologo y el dise que es un lecxema pero solo me da cremas y n me ayudan en casi nada ya me hicieron un ultrasonido del higado
q medicinas naturales me recomiendan

marta: El dermatologo puede tomar una muestra de las lesiones (no causa dolor) y enviarla al laboratorio para determinar cual es la causa del problema y de acuerdo a esa causa es que te podrá indicar el tratamiento correcto, mientras no se determine que es lo que tienes es muy difícil que las cremas o medicamentos te den resultado.

Hola el otro dia escribi pero no me respondieron me gustaria saber si me pueden ayudar. Después que tuve a mi bebe me detectaron el hígado inflamado, los doctores han tomado muestras de sangre y han hecho resonancia magnética, pero no han conseguido nada y aun sigue la inflamacion.Ciertas comidas me dan dolor de estómago y diarrea. Algunas veces por las noches me da picazón en el cuerpo. Estoy esperando que tomen una biopsia. Quisiera saber si saben de que se puede tratar esa inflamación y si será peligroso aunque en los primeros exámenes salió negativo algún cáncer o hepatitis. Gracias y por favor respóndame estoy algo preocupada. Gracias.

hola tengo un problema y quisiera saber porque desde que estoy haciendo ejercicio tipo bailo terapia y me e enfocado mas en mis piernas y gluteo para eliminar la celulitis pero quisiera saber porque e sentido una tremenda picazón entre. las nalgas y muslo sobre todo de noche cuando dejo de fajarme por favor quisiera saber. si es normal o hay una falla dentro de mi x la que debo preocuparme si me pudieran responder x favor graciasss;-):-)

Hola te cuento mi problema, hace ya 6 meses que tengo urticaria casi siempre en la zona de las piernas, se me pasa y luego vuelve y asi susesivamente, me hice el test cutaneo pero no salio nada, vivo con gatos supuse que podian ser las pulgas pero la verdad 6 meses lo encuentro mucho para que mi cuerpo no se alla acostumbrado.Cuando tenia 12 años me hicieron una endoscopia donde arrojo que en mi estomago tenia bilis, no se si tendra que ver? mi piel es amarilla pero siempre la he recordado asi, estoy muy cansada y por nada, tengo dolores de estomago y digestion, ayuda a orientarme, gracias.

HOLA HACE MAS DE 3 ANOS SENTI COMO UN PIQUETITO AL LADO DE LA RODILLA DERECHA Y DESDE ENTONCES TENGO PICAZON Y HACE UNOS DIAS ME BROTO UN GRANO MUY PEQUENO Y YA ME LO EH TRATADO PERO NO SE ALIVIA NI SABEN COMO AYUDARME LES AGRADECERIA SI AALGUIEN TIENE UNA RECOMENDACION PARA SANARLO GRACIAS MIL.

Hola, hace como dos años que me pica la panza cuando me acuestó, yo no tengo un peso excesivo, mi peso fluctúa entre 60 y 62 kilos y mido 1,56, cuando niña tuve hepatitis fuerte, y algunas cosas me caen mal, como la salsa de tomate. Me acuesto y comienza la picazón y me molesta mucho, me hecho cremas hidratante, pero todas las noches es lo mismo. Sirve hacer ayuno y beber sólo agua de pelos de choclo para desintoxicar el higado? Me recomienda ver un hepátologo? Gracias por sus comentarios, que Dios le bendiga.

oriana: Si sospechas que la picazón en la piel puede tratarse de secuelas de la hepatitis o de algún problema en el hígado, lo que debes hacer es consultar a un médico hepatólogo o gastroenterólogo para que te indiquen los análisis y pruebas correspondientes.
Es posible que esa picazón no tenga relación con el hígado sino con un problema en la piel pero es muy importante poder descartar cualquier problema hepático. Te dejo un enlace a Remedios naturales para el hígado, pero insisto en que consultes para poder quedarte tranquila.

gracias por su respuesta, si consultaré un gastroenterólogo porque hepatólogo no encontré. Gracias y bendiciones,

Hola
Hace ya algunos años padezco de picazón en todo el cuerpo, sobre todo en las extremidades, al grado de rascarme hasta sangrar. He ido con muchos médicos, los cuales me habían diagnosticado dermatitis atópica, pero los tratamientos no han funcionado. Los periodos en que esto aparece es alrededor de cada año o año y medio, durándome aproximadamente 5 o 6 meses. Me gustaría saber que me recomiendan, por que leyendo el artículo me doy cuenta de que también tengo algunos de los síntomas que aquí manejan. Mil gracias, me harían un gran favor

Patricia: La picazón en la piel puede deberse a trastornos hepáticos pero también puede tener diversas causas, si tienes dudas de que sea consecuencia de un problema hepático debes consultar al médico para que realice los estudios correspondientes con el fin de comprobar o descartar esa posibilidad. En el supuesto caso (reitero lo de supuesto) que se deba a un trastorno hepático, será necesario conocer cual es ese trastorno y tratarlo, por lo tanto la única recomendación que podemos hacer es que consultes a un médico porque no existe otra alternativa de saber lo que ocurre.

Hola, hace un tiempo me hice unos estudios de funcion hepatica y traia colesterol, trigliceridos y acido urico un poco altos, pero tambien traia unas enzimas hepaticas mucho mas altas mi pregunta es si el haber traido colesterol trigliceridos y acido urico altos eso hace que las enzimas hepaticas hayan elevado los niveles? fui con gastroenterologo y no me dio medicamento solo me dijo que con una dieta y ejercicio para bajar el colesterol trigliceridos y acido urico, la verdad es que no he podido seguir un regimen alimenticio y estoy algo pasada de peso traigo 17 kilos arriba y aveces siento que me pica la cara y me la veo seca y de un color muy gris muy raro espero me puedan ayudar. gracias.

De acuerdo, gracias por la orientación.
De cualquier modo me gustaría saber si hay algún tipo de sustancias o dietas específicas para purificar la sangre.
De nuevo gracias

Hola a todos, quiero darles un consejo a aquellas personas que tienen comezón por sudar o calor que se genera en todo el cuerpo, lo que tienen que hacer es enfriar alguna parte de su cuerpo asi la temperatura bajara y dejara de sudar, lo que se me ocurrió para esto es usar un pequeño aspersor y mojar con agua inmediatamente las partes del cuerpo donde aparecen los sintomas (Brazos, abdomen y cara) y esto ayuda un poco. Suerte a todos

Patricia: Existen diferentes dietas desintoxicantes y las llamadas curas desintoxicantes, te dejo los links a esos temas pero con la recomendación que no inicies dietas o tratamientos naturales sin haber consultado con el médico: La dieta DetoxRemedios caseros para desintoxicar el hígadoLa cura del limón

HOLA MI PROBLEMA ES QUE AYER EMPECE CON COMEZON EL LA CARA CUELLO Y ESPALDA CON SOLO RASCARME SE PONE ROJO Y ES MAS FUERTE LA COMEZON EN LA CARA M SALIERON UNOS GRANITOS PERO NO SON TAN NOTORIOS QUE ME PUEDO PONER PARA LA COMEZON AYUDA PORFAVOR…………………….

hace 25 años atras tenia picazon en todo el cuerpo, estuve por 6 meses asi es horrible, ni las medicinas hacian efecto entonces un dr. me dice: tiene que dejar de comer, todo tu higado esta intoxicado. tu comida solo sera comer sancochadas espinacas, beterragas zanahorias, papaya y un te todas estas verduras sin aderezo por tres meses entonces empece la dieta me moria de hambre e iba a la cocina y comia un poquito de arroz o guiso empezaba de nuevo el picor a mi cuerpo, mas entonces segui fiel la dieta. poco a poco se me fue el picazon de mi cuerpo. solo que me puse flaquita como un fideo. y me sane pero al empezar a comer de nuevo comence comiendo arroz sin aderezo guiso por una semana a ver que iba a caerme mal y asi empeze por diferentes comidas y se me fue la picazon al cuerpo.

Tengo una picason que me comenzo en la espalda, me brotan unas cosas como si son picadas de sancudos, me queda una cosa rojita pequeña despues de rascarme, yo soy atleta y no siento mas sintoma que esa picazón, ahora se me paso al pecho y en los antebrzos, y atras de la pierna, que puede ser?

clovis: Lo que describes puede ser alergia o algún tipo de dermatitis, es necesario que consultes al médico para saber si debes tomar un antihistamínico o aplicar alguna crema específica y eso solo lo puede decidir el profesional después de observar las lesiones, no existe ninguna otra forma para saber de que se trata.

HOLA HACE UN PAR DE DIAS MIS MANOS SE INFLAMARON AL PUNTO QUE ME DOLIAN MUCHO S SENTIA MUCHO ARDOR Y COMEZON, AHORA SIENTO COMO SI ME DIERAN TOQUES ELECTRICOS, ESTAN SENSIBLES A LA TEMPERATURA Y AL HACER FUERZA, ME PREOCUPA LA SITUACION QUE AHORA ME ESTA SUCEDIENDO EN LOS TOBILLOS. QUE PODRIA SER?

Hola tengo una duda, mi mama esta atendiendose con un doctor que la consulta por medio de una maquina, ella pone su mano en una especie de mouse de computadora y la computadora le dice las enfermedades que ella tiene nunca le ha realizado analisis de nungun tipo y tampoco ninguna clase de estudios solo le receta cosas naturales, el problema es que hace dias comenzo con comezon en la piel y le brotaron unas tipo ampollitas pequeñas, las cuales se le quitaban y le volvian, hoy a ido al doctor de nuevo (al ya mencionado) y le han dicho que es problema de los riñones sin ninguna clase de examen que tan cierto puede ser esto?

Hola desde hace 15 dias me empezo una picazon por todo el cuerpo, me tomo el benadril y me calma pero empieza la fiebre ha llegado a 40 y tengo que tomar tylenol, fui al hospital y no encuentran la causa de esto hicieron todo tipo de pruebas no encontraron anomalia y saben que hay un problema en el higado pero no saben que es, piensan puede ser un virus pero no lo pueden afirmar,hay alguien que le haya sucedido lo mismo? no tengo sarpullido ni nada solo picazon y tampoco tengo la piel u ojos amarillos, me puden ayudar? gracias

Buenos días, ayer de la nada me empezó a picar mi rodilla derecha, lo rasqué y cuando me dí cuenta estaba roja e inflamada, le puse un unguento dermico antibiotico, se alivia un rato pero sigue la picazon… que puedo hacer??

buenas tardes desde hace aproximadamente 2 meses estoy padeciendo de algo muy extraño en mi piel. comienza con una picazón en una parte especifica, y luego me brota como especie de una picadura de hormiga. osea grande. me dicen que puede ser problemas del hígado, me hice exámenes de transaminasa, bilirrubina, y heces. y me salieron bien. que podra ser?, ayuda por favoooor.

Hola he sufrido de higado graso he hecho dietas cortas y tratamientos y los he dejado consumo alcohol a veces frituras pero hago dietas y ejercicios seguido y ahora me cuido pero me salen ahora unas ronchas en todo el cuerpo me comienza como picason y de ahi se me hacen ronchas quisieran q me ayuden algo para regenerar mi higado y saber porqué me pasa ahora eso es horrible y ya si tomo leche o yogurt muero del vomito ayudenme

Dennis: Te dejo estos links a otros artículos dentro de esta misma página: Silimarina el remedio para el hígado y Propiedades medicinales del hongo Reishi
Respecto a que vomitas cuando bebes leche o yogur, puede tratarse de intolerancia a la lactosa, el yogur no debería contenerla pero muchos de los productos industrializados la contienen. También puede ocurrir que el hígado no pueda procesar la grasa de los lacteos enteros.
Los problemas en la piel te indican que el hígado está afectado y es necesario que tomes medidas drásticas, la primera es dejar de beber alcohol, de lo contrario ningún remedio te resultará efectivo.

Si estima que la acción de Climen es demasiado fuerte o débil, comuníqueselo a su médico o farmacéutico.

Su médico le indicará la duración de su tratamiento con Climen. No suspenda el tratamiento antes ya que podría no ejercer el efecto deseado.

Si toma más Climen del que debe

En caso de sobredosis o ingestión accidental, consulte con su médico o farmacéutico o llame al Servicio de Información Toxicológica. Teléfono 915 620 420, indicando el medicamento y la cantidad utilizada.

La sobredosis puede causar náuseas, vómitos y sangrado irregular. No es necesario un tratamiento específico, pero debe consultar a su médico si está preocupada.

Si olvidó tomar Climen

No tome una dosis doble para compensar las dosis olvidadas.

Si ha olvidado tomar un comprimido y han transcurrido menos de 24 horas, tome el comprimido tan pronto como sea posible y tome el siguiente comprimido a su hora habitual. Si han transcurrido más de 24 horas, deje el comprimido olvidado en el blíster. Continúe tomando los comprimidos restantes a su horario habitual cada día. Si el tratamiento se suspende por un periodo de tiempo más largo, puede aparecer una hemorragia irregular.

Si necesita intervención quirúrgica

Si usted va a someterse a una intervención quirúrgica, comunique al cirujano que está tomando Climen. Puede necesitar interrumpir el tratamiento con Climen durante unas 4 a 6 semanas antes de la intervención para reducir el riesgo de la formación de coágulos de sangre (ver también sección 2 “Coágulos de sangre en una vena”). Pregunte a su médico cuándo puede retomar el tratamiento con Climen.

Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este medicamento, pregunte a su médico o farmacéutico.

Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.

Las siguientes enfermedades se presentan con más frecuencia en mujeres que usan THS en comparación con las mujeres que no toman THS:

  • cáncer de mama
  • crecimiento anormal o cáncer de la pared interna del útero (hiperplasia endometrial o cáncer)
  • cáncer de ovario
  • coágulos de sangre en las venas de las piernas o pulmones (tromboembolismo venoso)
  • enfermedad coronaria
  • accidente cerebrovascular
  • probable pérdida de memoria si la THS se ha iniciado después de los 65 años de edad.

Para más información sobre estos efectos adversos, ver sección 2

Adicionalmente a los efectos adversos listados en la sección ¿Tenga especial cuidado con Climen¿, a continuación se enumeran los posibles efectos adversos, según la parte del organismo a la que afectan y su frecuencia de aparición, que se han notificado en usuarias de diferentes preparaciones orales de THS:

  • Efectos adversos frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 10 usuarias):
  • Aumento de peso, disminución de peso.
  • Cefalea (dolor de cabeza).
  • Dolor abdominal, n áuseas.
  • Erupción cutánea, prurito (picor).
  • Sangrado vaginal incluyendo manchado.

  • Efectos adversos poco frecuentes (pueden afectar hasta 1 de cada 100 usuarias):
  • Reacción de hipersensibilidad (alérgica).
  • Humor depresivo.
  • Mareos.
  • Alteraciones visuales.
  • Palpitaciones.
  • Dispepsia (digestión difícil).
  • Eritema nodoso (un tipo de inflamación en la piel con la aparición de nódulos en las piernas).
  • Urticaria (picor).
  • Dolor de las mamas, tensión mamaria.
  • Edema (retención de líquidos).

  • Efectos adversos raros (pueden afectar hasta 1 de cada 1.000 usuarias):
  • Ansiedad, aumento de la líbido (deseo sexual), disminución de la líbido.
  • Migraña.
  • Intolerancia a las lentes de contacto.
  • Hinchazón, vómitos.
  • Hirsutismo (crecimiento excesivo de vello), acné.
  • Calambres musculares.
  • Dismenorrea (menstruación dolorosa), secreción vaginal, síndrome parecido al premenstrual, aumento de las mamas.
  • Fatiga.

En mujeres con angioedema hereditario (hinchazón o edema de tipo alérgico que suele aparecer en la cara), los estrógenos exógenos como los que contiene Climen pueden inducir o agravar los síntomas (ver ¿Tenga especial cuidado con Climen¿).

Los siguientes efectos adversos han sido comunicados en relación a otros medicamentos utilizados en la THS:

  • Neoplasias dependientes de estrógenos, benignas o malignas, p.ej. cáncer de endometrio.
  • Tromboembolismo venoso p. ej. trombosis venosa profunda en piernas o pelvis y tromboembolismo pulmonar, agravamiento de venas varicosas, hipertensión (ver secciones ¿No tome Climen¿ y ¿Tenga especial cuidado con Climen¿).
  • Infarto de miocardio.
  • Accidente vascular cerebral.
  • Alteraciones subcutáneas y de la piel:
  • decoloración de la piel especialmente en la cara o cuello, conocida como ¿manchas del embarazo¿ ( cloasma) (manchas en la piel),
  • erupción cutánea con rojeces en forma de diana o llagas ( eritema multiforme) (un tipo de inflamación en la piel),
  • nódulos rojizos dolorosos en la piel ( eritema nodoso),
  • púrpura vascular (manchas rojas en la piel),
  • dermatitis de contacto, alteraciones de la pigmentación,
  • picor generalizado y
  • exantema (erupción cutánea).
  • Alteración de la vesícula biliar.
  • Probable demencia en mujeres mayores de 65 años (ver sección ¿Tenga especial cuidado con Climen¿).

Comunicación de efectos adversos

Si experimenta cualquier tipo de efecto adverso, consulte a su médico o farmacéutico, incluso si se trata de posibles efectos adversos que no aparecen en este prospecto. También puede comunicarlos directamente a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano: www.notificaRAM.es . Mediante la comunicación de efectos adversos usted puede contribuir a proporcionar más información sobre la seguridad de este medicamento.

Mantener este medicamento fuera de la vista y del alcance de los niños.

No requiere condiciones especiales de conservación.

No utilice este medicamento después de la fecha de caducidad que aparece en el envase después de CAD. La fecha de caducidad es el último día del mes que se indica.

Los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura. Deposite los envases y los medicamentos que no necesita en el Punto SIGRE de la farmacia. En caso de duda pregunte a su farmacéutico cómo deshacerse de los envases y de los medicamentos que no necesita. De esta forma, ayudará a proteger el medio ambiente.

Información importante acerca de los comentarios

La finalidad de este sitio web es la de poner a disposición de todos los usuarios la consulta de los prospectos de los medicamentos y la de intercambiar experiencias, pero no es la de emitir dictámenes médicos, que deben ser realizados por profesionales de la salud. Es por ello que te recomendamos que hagas caso omiso a los posibles consejos médicos que puedas recibir de otros usuarios, ya que pueden inducir a la automedicación, con el peligro que eso conlleva, además de proceder generalmente de personal no calificado. En caso de tener una dolencia o una duda de carácter médico, acude a tu farmacéutico o a tu médico de cabecera.

Los moderadores se reservan el derecho de eliminar cualquier comentario que pueda ser ofensivo o que esté relacionado con la compraventa de medicamentos, así como cualquier otro que consideren inapropiado..

El hígado está sobrecargado con toneladas de trabajo y es el órgano más grande dentro del cuerpo humano es de hacer! Es para hacer bilis que digiere su comida y le presentará todos los nutrientes que son esenciales. El hígado regula los tipos de azúcar, grasas y proteínas. Debe metabolizar el alcohol, además de varias drogas que lo disfruta. No sólo esto, el hígado funciona constantemente para eliminar las toxinas y la mayor parte de los desechos del cuerpo que acaba de rodar todo. Eso es más bien una obra! Es muy natural que se deja a cantidad equivalente de amenazas de manejar cuando hígado realiza una gran cantidad de funciones. Por lo tanto, no hay dos o uno, pero una gran cantidad de enfermedades del hígado que se debe mantener a raya! Cirrosis hepática; E, y la hepatitis A, B, C, D; La ictericia; Hígado graso son sólo algunas de las enfermedades hepáticas más populares. Encontrarás un montón de otros. Algunos de ellos podrían ser manejados con tratamientos caseros naturales y algunos de ellos quieren atención médica compleja incluyendo operación también. Aquí vamos a hablar sólo aquellas enfermedades hepáticas que pueden ser hasta cierto punto prevenirse o tratarse con remedios caseros.

Vamos a hablar de las tres fases de las enfermedades del hígado mediante el tratamiento de la enfermedad hepática en la propia fase inicial por lo que simplemente podría incluir el problema justo en el comienzo.

Las tres fases de las enfermedades del hígado son:

  1. Hígado graso
  2. Hepatitis (inflamación del hígado) lo cual puede resultar en la ictericia
  3. Cirrosis Hepática (fibrosis hepática)

El hígado graso (esteatosis hepatitis) es la primera fase de cualquier enfermedad hepática cuando uno debe alarmarse y empezar a tomar el buen cuidado de hígado. Es principalmente un trastorno de la dieta y el estilo de vida asociado. Hígado aceitosa puede conducir a enfermedades hepáticas más graves como la cirrosis, así como cáncer de hígado si no se trata. El hígado graso es una condición cuando su hígado consigue como resultado de la acumulación de células grasas. El hígado graso puede ser bebida no alcohólica o inducida. Cuando el hígado está sobrecargado con las toxinas que son como el alcohol o la grasa, debe trabajar más duro y por lo que se quema a una velocidad que es más rápido, pero no es capaz de convertir la grasa. Así, en el caso de que usted se siente un repentino falta de apetito, dolor en el cuerpo, letargo, ardor de estómago, acidez, así como la región del estómago superior derecho se ralentiza debido al agotamiento, usted debe pensar en la comprobación de la enfermedad del hígado graso en ti mismo. En el caso de que usted es diabético o tiene sobrepeso, el peligro es mucho más de lo que puedas imaginar. Para quitar el hígado graso como la razón de la enfermedad, lograr que se diagnostica a través de pruebas que son médicos. Y si es o no parece ser un hígado graso, su plan de dieta y estilo de vida tienen que alterar para eliminarla. Existen tratamientos a base de hierbas específicas para el hígado graso, por supuesto también, pero todas las veces, los cambios en la dieta y el estilo de vida es sólo lo que sea necesario para tratar el estado del hígado.

Todas estas son algunas reglas de dieta a seguir para aquellos que tienen un hígado graso.

Aprende sobre los distintos dolores de espalda que se producen por la disfunción de cada órgano en éste video.

La congestión del hígado es causada por la sobrecarga tóxica y se produce cuando este es incapaz de desintoxicar el torrente sanguíneo con eficacia.

Cuando el hígado está congestionado, las toxinas circulan por el torrente sanguíneo y pueden llegar al cerebro, sistema nervioso u otros órganos.

Ante una sobrecarga, el hígado intenta expulsar las toxinas de exceso y estas van a parar a los riñones, causando congestión adicional.

Los factores más importantes involucrados en el tratamiento de todas las enfermedades del organismo humano son el hígado y la congestión de la vesícula biliar. De hecho, los médicos han encontrado que en todas las enfermedades graves, en particular el cáncer, el hígado estaba en condiciones extremadamente pobres.

¿Qué factores predisponen a la congestión del hígado?

  • Exceso de alcohol, carbohidratos refinados, cafeína, hidrogenados
  • Grasas y aceite.
  • Intoxicación alimentaria.
  • Toxinas ambientales.
  • Estreñimiento crónico.
  • Candidiasis crónica /Disbiosis intestinal

La importancia de la bilis en la congestión del hígado

La bilis se almacena en la vesícula biliar en una forma más concentrada, pero tiene extrema importancia en todas las áreas del cuerpo.

Muchos problemas de espalda pueden ser el resultado directo de un flujo de bilis inadecuado. El líquido sinovial alrededor de todas las articulaciones disminuirá si el flujo biliar es bajo, causando a veces un fuerte dolor articular.
Muchas personas aliviarán el dolor con cortisona creyendo que, por error, es artritis o alguna otra enfermedad inflamatoria. La cura, por supuesto, viene con la limpieza del hígado.

El estreñimiento también impide la eliminación de toxinas provenientes del hígado, las cuales al no poder ser evacuadas siguen en circulación y mantienen esta sobrecarga hepática.

Sin embargo, también puede quedar congestionado por un exceso de grasa, azúcar, alcohol, productos de harina blanca y productos químicos encontrados en el agua, los alimentos y el aire.

Otra área del cuerpo que puede sufrir de falta de bilis son los senos paranasales. Este lubricante calmante (bilis) mantiene las membranas mucosas húmedas, de lo contrario se resecan y se inflaman.

La mayoría de los tipos de alergia se pueden remontar a la congestión del hígado. El hecho de evitar los alimentos que causan reacción nos permitirá controlar la alergia, sin embargo, no lograremos la curación.

Las alergias y las condiciones del seno tienden a desaparecer después de haber realizado una limpieza hepática.

Además, el cuerpo comienza a sufrir los efectos de una mala asimilación de los nutrientes solubles en grasa, que puede jugar un papel en el desarrollo de eccema, psoriasis, piel seca, caída del cabello, la tendinitis, la ceguera nocturna, acumulaciones de calcio en los tejidos, y a veces agrandamiento de la próstata en los hombres.

También se pueden dar casos de hemorroides debido a la obstrucción de la vena porta que no puede drenar el hígado y provoca su saturación.

Para realizar un test completo del hígado y diagnosticar posibles dolencias relacionadas con este órgano puedes utilizar el kit de enfermedades del hígado y vesícula biliar.

Del libro: La Asombrosa Purga de Hígado y Vesícula Biliar
por Audreas Moritz

Limpieza del Hígado Capitulo 4

L impiar el hígado y la vesícula de cálculos biliares es uno de los más importantes y poderosos acercamientos a la mejora de la salud. La limpieza del hígado requiere 6 días de preparación, seguidos de 16-20 horas de limpieza real. Para sacar los cálculos biliares necesitará lo siguiente:

Zumo de Manzana, seis envases de 1 litro (32 oz) 2 Jarras o recipientes, uno con tapa.

Nota: * Si no puedes tolerar el zumo de pomelo, o si tiende a hacerte sentir náuseas, puedes usar zumo de limón y naranja a partes iguales. El efecto es el mismo con el preparado que escojas.

Preparación

Sales de Epson 4 cucharadas soperas disueltas en 3/4 de litro de agua
Aceite de oliva, prensado en frío 125 cc. (1/3 de vaso)
Zumo fresco de pomelo (el rosado es mejor) o la combinación de zumo de limón y naranja, también fresco * Es suficiente exprimir el zumo para 2/3 de vaso

Bebe 1 litro al día de zumo de manzana embotellado durante un período de 6 días. (Puedes tomar más si te sienta bien). El ácido málico del zumo de manzana suaviza los cálculos biliares y hace que su paso a través de los conductos biliares sea fácil. Algunas personas sensibles pueden experimentar hinchamiento y ocasionalmente diarrea durante los primeros días. La mayor parte de la diarrea es en realidad bilis estancada, liberada por el hígado y la vesícula (indicado por un color marronoso amarillento). El efecto de fermentación del zumo ayuda a ensanchar los conductos biliares. Si de alguna manera esto resulta incomodo, puedes mezclar el zumo de manzana con agua. Bebe el zumo de manzana poco a poco durante el día, entre comidas (evita beber el zumo durante, justo antes y dos horas después de las comidas, así como por la noche) Esto debe ser además de tu toma diaria de agua. Nota: Usa preferentemente zumo de manzana biológico, a pesar de que para el propósito de la limpieza, cualquier buena marca de zumo, concentrado e incluso sidra iría bien. Puede ser conveniente enjuagar la boca con bicarbonato o cepillar los dientes varias veces al día para prevenir que el ácido dañe los dientes. (En el caso de que seas intolerante o alérgico al zumo de manzana mira otras opciones explicadas en “Teniendo dificultades con la limpieza”al final de este capítulo).

Recomendaciones sobre la dieta: Durante la semana entera de preparación y limpieza, evita tomar comidas o bebidas frías o frescas: enfrían el hígado y como consecuencia reducen la efectividad de la limpieza. Toda la comida o bebida debe ser templada o al menos a temperatura ambiente. Para ayudar a que el hígado prepara la purga principal, trata de evitar comida de origen animal, productos lácteos y fritos. Aparte de esto, haz las comidas normales, pero evita llenarte.

El mejor momento para hacer la limpieza: La parte principal y final de la limpieza de hígado es mejor que caiga en fin de semana, cuando no estás bajo ninguna presión y dispones de tiempo suficiente para descansar. Aunque la limpieza es efectiva en cualquier momento del mes, es preferible que coincida con luna llena y luna nueva. El período de 6 días de preparación podrían empezar 5-6 días antes de la luna llena.

Si tomas alguna medicación: Mientras dure la limpieza de hígado evita tomar cualquier medicación, vitaminas o suplementos que no sean absolutamente necesarios. Es importante no dar trabajo extra al hígado que pueda interferir con el esfuerzo de limpieza. Asegúrate de limpiar tu colon antes y después de hacer una limpieza de hígado. Ir de vientre con regularidad no es necesariamente una indicación de que tu intestino no está obstruido. La limpieza de colon, debe ser hecha unos días antes o preferiblemente, el sexto día de preparación, ayuda a evitar o minimizar cualquier malestar o náusea que pueda surgir durante la purga de hígado. Previene el retorno de la mezcla de aceite o de desechos del tracto intestinal. Además, ayuda a que el cuerpo acelere la eliminación de las piedras. La Irrigación de Colon (Hidroterapia de Colon) es el método más fácil y rápido para preparar el colon para la limpieza del hígado. El equipo de irrigación “Colema-board” es el segundo método en orden de preferencia.

Qué necesitas hacer el 6° día de beber zumo de manzana: Si por la mañana tienes hambre, toma un desayuno ligero, tal como un cereal caliente, la avena es la elección ideal. Evita e1 azúcar y demás edulcorantes, especias, leche, mantequilla, aceites, yogur, queso, jamón, huevos, frutos secos, repostería, cereales fríos, etc. Puedes tomar frutas o zumos de fruta. Para la comida toma vegetales sencillos hervidos o al vapor con arroz blanco (preferentemente arroz Basmati) y alíñalos con un poco de sal de roca o sal de mar sin refinar. Repetimos, no comas ninguna proteína, mantequilla o aceite, o corres el riesgo de sufrir malestar durante la limpieza real. No comas ni bebas nada (excepto agua) después de las 14:00 h., de otro modo puede que no saques ninguna piedra. Sigue el plan horario descrito a continuación para obtener el máximo beneficio de la purga de hígado.

¿Qué indica los niveles elevados de enzimas hepáticas?

» La ictericia, es el signo más evidente de la elevación de los niveles de las enzimas hepáticas. Es el resultado de la coloración amarillenta de la piel, la parte blanca de los ojos y las membranas mucosas presentes en el interior de la boca. A menudo es acompañada por:

  • La debilidad general
  • El agotamiento
  • La fatiga
  • La orina oscura
  • Dolor abdominal

El hígado libera la bilis, un jugo digestivo en el intestino para la absorción de las grasas en el cuerpo. Si el conducto biliar se bloquea, entonces el jugo digestivo fluiría a través de la sangre en lugar de los intestinos. Como resultado, se producen las heces de color oscuro.

» Los picores localizados de la piel leves a graves, són otro síntoma que es bastante común. Debido al mal funcionamiento del hígado, las toxinas presentes en el cuerpo, son eliminadas y ya no se acumulan en la piel y la sangre da una sensación de un picor continuo.

» Un hinchado anormal en la parte inferior del cuerpo, como los tobillos, los piés y las piernas, indica los niveles altos. Esto ocurre principalmente, porque la materia de desecho del cuerpo, no se gestiona adecuadamente.

Las opciones de Tratamiento

» El tratamiento consiste principalmente en curar el trastorno de la salud, que interfiere con las funciones del hígado. Una vez que la enfermedad se trata con éxito y el funcionamiento normal del hígado se restaura, el nivel de las enzimas bajará.

» Si el problema es causado por los efectos secundarios de algún medicamento, la persona afectada deberá considerar una alternativa, después de consultar con su médico.

» Las personas diagnosticadas con las enzimas hepáticas elevadas, tienen que llevar a cabo algunos cambios en su dieta y su estilo de vida. Tienen que comer frutas y verduras frescas, que son ricas en vitaminas antioxidantes y reducir el consumo de los alimentos ricos en grasas. Se debe hacer ejercicio regularmente para mejorar la condición de la salud general. Los médicos también recomendan reducir el consumo de alcohol, con el fín de reducir los niveles de las enzimas.

Algunas personas no identifican los síntomas, debido a la falta de conocimientos y desarrollan complicaciones graves de la salud más adelante. Ahora que usted ya conoce estos síntomas, si usted nota cualquiera de estos, usted debe visitar a un médico inmediatamente para el tratamiento adecuado.

Los síntomas de la enfermedad del hígado en perros son a menudo sutiles en las primeras etapas y tienden a ser un poco variables en diferentes perros. Algunos de los síntomas comunes de la enfermedad hepática de perros se discuten en el artículo siguiente. Sigue leyendo para saber más acerca de los síntomas de la enfermedad hepática canina y su tratamiento.

Una de las causas principales de la muerte en los perros son las enfermedades de hígado. El hígado es un órgano vital que realiza un número de funciones esenciales. La función principal del hígado es la desintoxicación de la sangre, la eliminación de productos de desecho del sistema y la secreción de la bilis para ayudar a la digestión. El hígado también ayuda a llevar a cabo varios procesos bioquímicos, también ayuda a curar las enfermedades del sistema inmunológico. Como se puede ver, las enfermedades del hígado tienden a paralizar la mayoría de las funciones del cuerpo, ya que el órgano ya no es capaz de realizar su capacidad óptima. Es importante detectar síntomas de la enfermedad de hígado del perro tan pronto como sea posible. Esto es porque el tratamiento temprano significa que el hígado tiene la oportunidad de superar cualquier enfermedad y realizar bien sus funciones.

Causas de la enfermedad hepática del perro

Existen varias causas que llevan a la enfermedad hepática en los perros. Algunas de las causas más comunes de la enfermedad hepática en perros son:

  • Infección por agentes bacterianos, virales o parasitarios como la leptospirosis, hepatitis y gusanos del corazón.
  • Hepatopatía tóxica en perros debido a daños en el hígado por la exposición a las drogas, productos químicos, toxinas tales como corticoides, aspirina o envenenamiento.
  • Cáncer de hígado
  • Cambios en el hígado congénitos o adquiridos
  • Trauma debido a un severo golpe directo en el abdomen como en un accidente de coche
  • Pancreatitis, inflamación del páncreas que se propaga al hígado
  • Anemia hemolítica que causa disminución en el suministro de oxígeno a las células del hígado
  • Hepatitis crónica del hígado debido al almacenamiento de cobre, medicamentos anticonvulsivos, cirrosis, etc.

Síntomas de la enfermedad del hígado del perro

La enfermedad del hígado canino es uno de los asesinos más grandes de los perros, que no se detecta en las primeras etapas. El hígado tiene la capacidad de regeneración y, por tanto, los síntomas que aparecen son muy sutiles. Por lo tanto, sólo los perros que son llevados a un veterinario con regularidad, son diagnosticados con enfermedades del hígado en sus etapas iniciales. En el momento en que los síntomas de la enfermedad del hígado son más prominentes, la enfermedad ya se encuentra en desarrollo, y la función del hígado está reducida. Algunos de los síntomas de la enfermedad de hígado en perros son los siguientes:

☛ Síntomas gastrointestinales
La primera indicación de la enfermedad hepática en perros es la pérdida de apetito, es decir, la anorexia. El perro empieza a comer menos de lo normal. Junto con la pérdida de apetito, el perro muestra signos de trastornos gastrointestinales como diarrea, vómitos, e incluso a veces estreñimiento. Esto se produce debido a un metabolismo incorrecto de los hidratos de carbono, proteínas y grasas debido al mal funcionamiento del hígado. La pérdida de peso se suma a los problemas del perro. A medida que el perro sufre de mal funcionamiento metabólico, sufre de anemia. Por lo tanto, se vuelve muy débil, inactivo y aletargado.

Cambios neurológicos
Los altos niveles de toxinas que circulan en el cuerpo producen un sinnúmero de trastornos neurológicos, así como cambios de comportamiento en el perro. Por lo que el hígado es incapaz de filtrar las toxinas de la corriente sanguínea, las toxinas se acumulan en el cerebro. Esto lleva a la encefalopatía hepática. Por lo tanto, lleva a una serie de cambios en el comportamiento como la agresividad, desorientación, agitación, estupor, presión de la cabeza, convulsiones, babeo excesivo, sensación de vértigo, ataxia, torpeza mental, vagar sin rumbo y en casos graves coma.

Ictericia
Cuando la secreción de la bilis desde la vesícula biliar está obstruida, esto lleva a la acumulación de bilirrubina en la sangre. Esto lleva a la ictericia en los perros. Entonces, la parte blanca de los ojos de los perros, así como las membranas mucosas de la lengua y las encías, se ponen amarillas. El perro comienza a pasar orina de color brillante amarillo-naranja debido a la bilirrubinuria.

Color de las heces
Las heces se convierten pálidas de color gris. La bilis secretada contiene electrolitos, colesterol, ácidos biliares, bilirrubina, así como globulinas. Es muy importante para la eliminación de los fármacos, la absorción de grasa desde el intestino hacia el torrente sanguíneo, así como la recirculación de las células rojas de la sangre. La bilirrubina es una sustancia tóxica que se desintoxica en el hígado y es excretada. Sin embargo, cuando el hígado no logra desintoxicar y excretar bilirrubina del sistema, el perro pasa heces pálidas grises, loo que indica una obstrucción completa de las vías biliares, debido a una enfermedad hepática.

Trastornos de la coagulación
La enfermedad hepática causa problemas de coagulación en el animal. Esta condición se llama coagulopatía. Cuando un perro sufre de una enfermedad del hígado, ésta afecta a su estómago y el duodeno. Por lo tanto, el perro sufre de hemorragia gastrointestinal y se observa sangre en las heces del perro. A veces, la sangre se detecta en la orina del perro, así como vómitos.

Trastornos de la piel
Las toxinas acumuladas en el cuerpo también afectan a la piel de los perros en gran medida. Cuando uno observa un trastorno de la piel llamado el síndrome hepatocutaneous en los perros, es señal de una enfermedad hepática avanzada. El perro desarrolla llagas ulceradas, costrosas en las almohadillas de las patas. Sufre de dolor en el pie y tendrá problemas para caminar o levantarse. Los pies pican y se observa un eritema (enrojecimiento) entre los dedos. Incluso se puede observar úlceras y lesiones en las orejeras, la mucosa bucal, los ojos y codos.

Otros síntomas
Además de los síntomas mencionados anteriormente, incluso es posible observar:

  • Vientre hinchado (ascitis)
  • Sed excesiva
  • Micción excesiva
  • Agrandamiento del hígado
  • Mal aliento

Tratamiento para la enfermedad de hígado del perro

Una vez que el veterinario sospeche enfermedades del hígado, llevará a cabo una serie de pruebas. Estas pruebas incluyen análisis de sangre, respuesta de los ácidos biliares, rayos X y ecografía. Los resultados muestran el tipo y la gravedad de la enfermedad hepática en perros. El tratamiento de la enfermedad del hígado depende de la causa de la condición. En caso de una infección bacteriana, el perro recibirá antibióticos. Si los medicamentos o suplementos llevan al daño hepático, serán cambiados. El perro puede tener agentes antifibróticos como la colchicina para tratar la cirrosis hepática. Los medicamentos antiinflamatorios pueden ser recetados en caso de la inflamación del hígado y los fármacos inmunosupresores como la azatioprina también pueden ser dados. Los perros con cáncer pueden tomar fármacos quimioterapéuticos que combaten el cáncer.

Además de los medicamentos, el médico también le recomendará un cambio en la dieta del perro. Se ajustará la cantidad de vitaminas, hidratos de carbono, grasas, minerales o proteínas dados al perro. Las hierbas naturales como el cardo mariano y la bardana ayudan a proteger el hígado de sustancias tóxicas, y le ayudan a rejuvenecer. La enfermedad hepática canina también puede estar asociada con otras enfermedades como la diabetes, problemas cardíacos o cáncer. Por lo tanto, estos aspectos también tienen que ser tomados en consideración mientras se trata la enfermedad del hígado de perro.

Los síntomas de la enfermedad del hígado generalmente comienzan con la pérdida de apetito y pérdida de peso. Al poco tiempo, se puede observar que el perro bebe más agua de lo habitual y orina con la misma frecuencia. La orina suele ser de color naranja o de color oscuro. La diarrea y los vómitos son de forma intermitente recurrente y el color de las deposiciones suele ser de color gris claro. La ictericia es un signo clásico de la enfermedad hepática canina. Siempre hay que estar alerta con respecto a estos síntomas. Un poco de conocimiento le ayudará a salvar la vida de su perro. Asegúrese de darle a su perro una buena salud.

El hígado es un órgano grande, ubicado a la derecha de la cavidad abdominal, responsable de varias funciones vitales en nuestro cuerpo. El hígado puede ser afectado por varias diversas enfermedades, entre las causas mas comunes del hígado inflamado incluyen hepatitis, cirrosis, y el cáncer. Muchas de las enfermedades del hígado tienen síntomas en común, porque a pesar de tener distintos orígenes, terminan cometiendo las mismas funciones del hígado.

En este texto abordaremos los 12 síntomas más comunes que pueden presentar los pacientes con problemas del hígado inflamado. Este artículo trata los síntomas del hígado en general, si deseas más detalles sobre problemas específicos del hígado, lee a continuación:

En los casos de enfermedad hepática severa, especialmente en la cirrosis, el hígado se somete a un proceso de fibrosis (cicatrización y endurecimiento del tejido del hígado) que puede causar la obstrucción de la vena porta, impidiendo la llegada de la sangre por este florero grande. La sangre de los órganos digestivos necesitan ir a través de la vena aorta y por el hígado antes de continuar su camino hacia el corazón. Si se bloquea la vena aorta, habrá una gran sangre congestión y aumento de la presión en la vena aorta, como en todas las venas del tracto gastrointestinal. Este cuadro se llama hipertensión y es responsable de varios de los signos y síntomas que se explicará más abajo.

Los pacientes con daño hepático suelen presentan una variedad de síntomas generales e inespecíficos, como náuseas, pérdida de apetito, pérdida de peso y desaliento. En los casos de hepatitis aguda, el paciente también puede tener fiebre, que además contribuye a la aparición de este malestar.

Un sabor amargo en la boca es un síntoma popularmente atribuido a problemas del hígado, pero una quejas muy inespecífico, que puede ser desencadenada por muchas otras causas, tales como reflujo, gastritis, lesiones de los dientes, encías lesiones, infecciones en la faringe o las amígdalas, la deshidratación, prolongado ayuno, medicamentos, cigarrillos… Si el paciente no presenta ningún otro síntoma, es poco probable que la sensación de boca amarga sea un signo de un problema hepático pertinente.

Los síntomas del hígado # 2 fatiga

Un síntoma frecuente en cualquier tipo de enfermedad hepática es fatiga o cansancio. Esto afecta a los pacientes con hepatitis, cirrosis y esteatosis hepática. El más avanzado es el daño al hígado, se siente más pérdida del apetito del paciente.

ejercicios con respuestas de actos de habla

Si el médico detecta la presencia de Entaomeba histolytica, prescribe medicamentos tanto para los portadores asintomáticos (que pueden transmitir las amebas si no son eliminadas) como para los enfermos con la infección activa. El tratamiento normalmente dura tres semanas.

No hay vacuna o fármaco profiláctico (medicamento que previene una enfermedad) para la amebiasis. La prevención depende de la pureza de nuestras fuentes de agua, de la eliminación adecuada de los excrementos humanos y de utilizar correctamente las medidas de higiene, tales como lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de comer.

El suministro municipal de agua aprobado por los departamentos locales de salud de Estados Unidos normalmente se considera seguro. Sin embargo, al acampar o durante estancias en otros países, es importante consumir agua que pro venga de suministros seguros y evitar beber la de los arroyos u otras fuentes similares.

Depurar la sangre, actuando como filtro corporal de las toxinas.

Utilizar la fitoterapia adecuada

La encefalopatía es un término general que significa enfermedad, daño o mal funcionamiento cerebral. Puede presentar un amplio espectro de síntomas, que van desde leves, como la pérdida de memoria o sutiles cambios de personalidad, a graves, tales como demencia, convulsiones, estado de coma o la muerte. En general, la encefalopatía se manifiesta por un estado mental alterado que a veces se acompaña de manifestaciones físicas, por ejemplo, la mala coordinación de los movimientos de las extremidades.

El término encefalopatía, en la mayoría de los casos, está precedido por varios términos que describen la razón, causa, o condiciones especiales del paciente. Por ejemplo, la encefalopatía anóxica significa daño cerebral por falta de oxígeno, y la encefalopatía hepática significa un mal funcionamiento cerebral debido a una enfermedad del hígado. En total, existen más de 150 términos diferentes en la literatura médica que modifican o preceden a la “encefalopatía”.

Las causas de la encefalopatía son numerosas y variadas, se incluyen infecciones, problemas metabólicos, toxinas, medicamentos, cambios fisiológicos, traumatismos, entre otras. De ahí que a menudo sea considerada como una complicación de un problema principal, como cirrosis hepática, insuficiencia renal, o anoxia.

El tratamiento temprano de muchos tipos de encefalopatía puede eliminar, reducir o detener los síntomas de la enfermedad. En muchas ocasiones, se puede prevenir evitando las causas primarias.

Las causas de la encefalopatía son numerosas y variadas, pero algunas de las principales incluyen:

  • Infecciones (bacterias, virus, parásitos)
  • Anoxia (falta de oxígeno en el cerebro, incluyendo causas traumáticas)
  • Alcoholismo (toxicidad del alcohol)
  • Condiciones hepáticas (por ejemplo, insuficiencia hepática o cáncer de hígado)
  • Trastornos renales (insuficiencia renal)
  • Enfermedades metabólicas (hiper o hipocalcemia, hipo o hipernatremia o hipo o hiperglucemia)
  • Tumores cerebrales
  • Algunos tipos de productos químicos tóxicos (mercurio, plomo, o amoníaco)
  • Alteraciones en la presión dentro del cerebro (a menudo asociadas con sangrado, tumores o abscesos)
  • Mala alimentación (ingesta inadecuada de vitamina B1)

Algunos medicamentos pueden causar encefalopatía, por ejemplo, el síndrome de la encefalopatía posterior reversible puede ocurrir debido al uso de medicamentos como el tacrolimus y ciclosporina. Este síndrome se manifiesta con síntomas de dolor de cabeza, confusión y convulsiones.

Aunque la encefalopatía puede presentarse acompañada de varios síntomas, al menos uno está presente en todos los casos. Se trata de un estado mental alterado. Este estado mental puede ser sutil y desarrollarse lentamente durante años o puede ser profundamente obvio y desarrollarse rápidamente, por ejemplo, la anoxia cerebral lleva al coma o la muerte en unos pocos minutos. A menudo, los signos de alteración del estado mental pueden manifestarse como falta de atención, falta de juicio o la mala coordinación de los movimientos.

  • Letargo
  • Demencia
  • Convulsiones
  • Temblores
  • Espasmos musculares y mialgia
  • Respiración de Cheyne-Stokes, un patrón de respiración alterada visto en casos de daño cerebral y el coma
  • Coma

A menudo, la gravedad y el tipo de síntomas están relacionados con la seriedad y la causa de la enfermedad o el daño cerebral. Por ejemplo, el daño hepático inducido por el alcohol (cirrosis alcohólica) puede dar lugar a temblores involuntarios en las manos (asterixis), mientras que la anoxia severa (falta de oxígeno) puede resultar en coma sin movimiento.

Otros síntomas pueden no ser tan graves y ser más localizados, como la parálisis de los nervios craneales, que resulta del daño a uno de los 12 nervios craneales que salen del cerebro; o ser muy sutiles y provocados por lesiones repetidas en el tejido cerebral, como la encefalopatía traumática crónica. Esta es causada por lesiones y contusiones sufridas frecuentemente por los jugadores de fútbol y otras personas que practican deportes de contacto. Puede causar lentos cambios con el tiempo, que no se diagnostican fácilmente, y conducir a la depresión crónica u otros cambios de personalidad con consecuencias para la vida.

Incluso los bebés y los niños pueden sufrir encefalopatía, así como los neonatos en el período prenatal si, por cualquier causa, se ve afectado el flujo sanguíneo del cerebro durante su desarrollo. La encefalitis de Rasmussen es una enfermedad rara observada en los niños, que posiblemente se deba al desarrollo de auto-anticuerpos, y que en caso de no ser tratada puede provocar serias convulsiones. Otra variante poco común de encefalopatía, que generalmente se desarrolla en personas más jóvenes, de 4 a 20 años aproximadamente, es el síndrome MELAS, por sus siglas en inglés, y se caracteriza por episodios tipo ictus, encefalopatía mitocondrial, y acidosis láctica, debido a la presencia de ADN defectuoso en las mitocondrias del paciente. Estos orgánulos son responsables de la conversión de energía dentro de las células.

El diagnóstico de la encefalopatía suele hacerse mediante pruebas clínicas realizadas durante el examen físico, como las pruebas de estado mental, pruebas de memoria y pruebas de coordinación, para documentar un estado mental alterado.

Por lo general, el diagnóstico se produce cuando el estado mental alterado acompaña otro diagnóstico primario como la enfermedad hepática crónica, insuficiencia renal, anoxia, o muchos otros diagnósticos.

En consecuencia, los médicos pueden utilizar varias pruebas diferentes al mismo tiempo para diagnosticar tanto la condición primaria, como la propia encefalopatía. Este enfoque para el diagnóstico es realizado por la mayoría de los médicos, debido a que muchos consideran que la encefalopatía es una complicación que se produce por un problema de salud subyacente. A continuación se listan algunas de las pruebas más utilizadas durante los exámenes de diagnóstico de las posibles causas primarias:

  • Recuento sanguíneo completo (infecciones o pérdida de sangre)
  • La presión arterial (presión arterial alta o baja)
  • Pruebas metabólicas (niveles sanguíneos de electrolitos, glucosa, lactato, amoniaco, oxígeno y enzimas hepáticas)
  • Medicamentos o niveles de toxinas (alcohol, cocaína, anfetaminas, entre otros)
  • Análisis de sangre y otros fluidos corporales (infecciones de muchos tipos)
  • La creatinina (función renal)
  • TC y MRI (edema cerebral, anomalías anatómicas o infecciones)
  • Ecografía Doppler (flujo anormal de la sangre a los tejidos o abscesos)
  • Encefalograma (daño cerebral o patrones anormales de ondas cerebrales)
  • El análisis de autoanticuerpos (demencia causada por anticuerpos que destruyen las neuronas)
  • Revisión de los medicamentos de la persona, ya que algunos medicamentos, por ejemplo, la ciclosporina, pueden ser responsables de los síntomas.

Se aclara que esta lista no es exhaustiva, y no todos los ensayos anteriores se deben hacer para llegar a un diagnóstico, generalmente el médico ordena pruebas específicas de acuerdo a los síntomas y la historia del paciente.

El tratamiento de la encefalopatía varía con la causa primaria de los síntomas y, en consecuencia, no todos los casos de encefalopatía se tratan de la misma forma.

A continuación se muestran algunos de los tratamientos recibidos de acuerdo a las condiciones primarias que presenta el paciente:

  • Anoxia a corto plazo (por lo general menos de dos minutos): la oxigenoterapia.
  • Anoxia a largo plazo: la rehabilitación.
  • Toxicidad del alcohol a corto plazo: líquidos intravenosos o ningún tratamiento.
  • El abuso crónico de alcohol (cirrosis o insuficiencia hepática crónica): lactulosa oral, dieta baja en proteínas, antibióticos.
  • Encefalopatía urémica (debido a la insuficiencia renal): corregir la causa fisiológica subyacente, diálisis, transplante de riñón.
  • Encefalopatía diabética: la administración de glucosa o la eliminación de la glucosa en sangre para tratar la hipoglucemia.
  • Encefalopatía hipo-o hipertensiva: medicamentos para aumentar o reducir la presión arterial.

La clave para el tratamiento de cualquier encefalopatía es entender la causa básica y por lo tanto diseñar un esquema de tratamiento para reducir o eliminar la causa.

Existe un tipo de encefalopatía que es difícil o imposible de tratar, la encefalopatía estática, un daño cerebral o estado mental alterado que es permanente. La mejor forma de proceder en estos casos es evitar más daños y ejecutar la rehabilitación para permitir que el individuo actúe a su nivel funcional más alto posible.

Las complicaciones de la encefalopatía pueden variar de ninguna a profundas alteraciones mentales que conducen a la muerte. Además, muchos investigadores consideran que la encefalopatía por sí sola es una complicación que surge de un problema de salud primario.

  • Encefalopatía hepática(edema cerebral con herniación, coma, muerte)
  • Encefalopatía metabólica(irritabilidad, letargo, depresión, temblores, en ocasiones el coma o la muerte)
  • Encefalopatía urémica(letargo, alucinaciones, estupor, espasmos musculares, convulsiones, muerte)
  • Encefalopatía de Hashimoto (confusión, intolerancia al calor, demencia)
  • Encefalopatía de Wernicke(confusión mental, pérdida de memoria, disminución de la capacidad para mover los ojos)
  • Encefalopatía límbica(pérdidas de memoria, sobre todo en la memoria a largo plazo, comportamiento variable, emocional y agitado, convulsiones, dificultad para controlar las extremidades, fatiga y problemas de visión)
  • Encefalopatía glicina(progresiva falta de energía, dificultades en la alimentación, un tono muscular débil, movimientos espasmódicos anormales y problemas con la respiración potencialmente mortales)
  • Encefalopatía hipertensiva (hipertensión severa, inflamación aguda del riñón o nefritis, y la disfunción cerebral)
  • Encefalopatía isquémica hipóxica(pérdida de la memoria, descontrol de los movimientos y aumentos en la frecuencia cardíaca)
  • Encefalopatía estática(parálisis cerebral, problemas de aprendizaje, retraso mental, autismo, retrasos del habla, déficit de atención, problemas de audición y la visión)
  • Encefalopatía espongiforme transmisible(deterioro de la función cerebral, incluyendo cambios en la memoria, cambios de personalidad y problemas de movimiento que empeoran con el tiempo)
  • Encefalopatía neonatal(reflejos frenados, tono muscular deficiente, mala alimentación, convulsiones y dificultad para respirar)

El pronóstico para un paciente con encefalopatía depende de las causas iniciales y, en general, la cantidad de tiempo que se necesita para invertir, detener o inhibir las causas. En consecuencia, el pronóstico varía de un paciente a otro y oscila entre la recuperación completa a un mal pronóstico, que a menudo conduce a un daño cerebral permanente o la muerte.

Este pronóstico muy variable está ejemplificado por los pacientes que reciben la encefalopatía de hipoglucemia. Si los pacientes con hipoglucemia son tratados ante los primeros signos de encefalopatía, por ejemplo, irritabilidad y confusión leve, la mayoría de ellos se recupera completamente. Los retrasos de horas o días en la corrección de la hipoglucemia pueden provocar convulsiones o coma, así como una recuperación parcial. Un largo retraso o múltiples retrasos en el tratamiento pueden llevar a un mal pronóstico, con graves daños cerebrales, el coma o la muerte.

Aunque los síntomas y el marco de tiempo varían ampliamente de paciente a paciente y de acuerdo con las causas iniciales de la encefalopatía, el pronóstico de cada caso por lo general sigue el patrón descrito anteriormente en el ejemplo hipoglucémico y depende de la extensión y la rapidez con la que se trata la causa subyacente.

Muchos de los casos de encefalopatía pueden prevenirse. La clave para la prevención es detener o limitar la probabilidad de desarrollar cualquiera de las causas que la provocan. Cuando una persona desarrolla una encefalopatía, mientras más rápido se trate la causa subyacente, más probable será evitar una encefalopatía severa.

  • Encefalopatía diabética: Siga su plan prescrito de tratamiento para la diabetes, incluyendo las mediciones de glucosa.
  • Encefalopatía hepática: Evite la intoxicación por alcohol, sobredosis de drogas y las inyecciones intravenosas de drogas ilegales.
  • Encefalopatía anóxica: Evite la asfixia con alimentos. Evite comportamientos peligrosos que puedan conducir a traumatismos cervicales y en la cabeza. Evite la exposición al monóxido de carbono.
  • Encefalopatía hipertensiva: Controle su presión arterial, tome los medicamentos antihipertensivos como se indica y no detenga el tratamiento ni lo cambie sin consultar a un médico.
  • Encefalopatía infecciosa: Evite el contacto físico con las personas que están infectadas con microorganismos que pueden causar encefalopatía, tales como N. meningitidis o Shigella.
  • Encefalopatía urémica: No evite la diálisis programada si ese fuera su caso. Tome todos los medicamentos según las indicaciones y obtenga evaluaciones frecuentes de su estado mental.

Los métodos para la prevención de la encefalopatía son casi tan numerosos como las causas subyacentes, sin embargo, algunos casos de encefalopatía no se pueden prevenir, como la congénita o la encefalopatía traumática accidental.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “Encefalopatía. La guía completa”.
Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer: Las causas, síntomas, diagnóstico, tratamientos, complicaciones y prevención de cada uno de los tipos de encefalopatías.

Los órganos y tejidos del ser humano “se comunican” a través de señales que el profesional de la salud aprende a identificar como huellas que le permitan orientarse, comprender al paciente y finalmente llegar a un diagnóstico. En la terminología de la salud, el ejercicio a través del cual se comunican los pacientes con los profesionales de la salud se llama “Consulta Médica”.La consulta es como un ritual que a través de los años ha perdido el valor que debería conservar. Anteriormente el tiempo dedicado a un paciente podría ser de 1 hora y luego se redujo a 30, 20 e incluso a 15 minutos. Por ello, es muy importante que “el ritual” sea comprendido por los pacientes, por sus familiares y que le saquen el mayor jugo posible a la entrevista con el profesional de la salud.

En esta sección el paciente relata sus molestias (síntomas) de manera ordenada y clara. Por ello, es importante que usted se prepare, que lleve notas, que escriba, que ordene sus molestias y la fecha de inicio y la evolución que tuvieron. Si le han realizado estudios de laboratorio, de radiología o de otra índole (endoscopía, biopsias, etc.) debe presentarlos de manera ordenada, de preferencia en un folder, con los más antiguos al final y los más recientes hasta adelante.

Esta sección incluye diversas acciones en las cuales el médico revisa detalladamente los órganos para detectar anormalidades físicas.
a. Signos vitales. Debe incluir la toma de la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la frecuencia respiratoria. En ocasiones se toma adicionalmente la temperatura o la saturación capilar de oxígeno.
b. Somatometría. Como mínimo se toma la estatura y el peso corporal. En la evaluación nutricia se describen más recomendaciones (ver adelante).
c. Exploración de la cabeza. Incluye a los ojos, los conductos auditivos, la cavidad oral.
d. Exploración del cuello. Interesa detectar crecimiento de ganglios o lesiones en la tiroides.
e. Exploración del Tórax. Se escuchan los pulmones y el corazón. Pueden detectarse secreciones o espasmo bronquial, soplos o arritmias.
f. Exploración de abdomen. Interesa detectar crecimiento del hígado o del bazo, presencia de ascitis (líquido en el vientre), dolor intestinal o presencia de tumoraciones.
g. Exploración de extremidades. Se revisa la piel, los vasos sanguíneos, las articulaciones, la fuerza y movilidad, así como la existencia de edema (líquido en las piernas.

Para tratar en mejor forma los asuntos de consumo óptimo de nutrientes para el desarrollo de guías alimentarias basadas en los alimentos, la reciente Consulta de la FAO/OMS sobre Preparación y Uso de Guías Alimentarias Basadas en Alimentos (1995) promovió el concepto de densidad de nutrientes aplicada a la alimentación total - es decir, la cantidad de nutrientes esenciales suministrada por 1 000 kcal de energía provista por la dieta - como alternativa al enfoque tradicional de raciones dietéticas recomendadas para nutrientes específicos. La densidad de nutrientes de referencia, para nutrientes seleccionados, se presenta en el Anexo 4, con implicaciones importantes de salud pública al utilizar este enfoque en el desarrollo y la evaluación de guías alimentarias.

APROVECHE AL MÁXIMO SUS ALIMENTOS
UNA INICIATIVA DE LA FAO PARA PROMOVER EL DESARROLLO DE GUÍAS ALIMENTARIAS PRÁCTICAS

La FAO recientemente ha producido una serie de materiales educativos sobre nutrición que se basan en las consideraciones anteriormente mencionadas y pueden facilitar el desarrollo de guías alimentarias prácticas. El paquete, titulado Aproveche al máximo sus alimentos se basa en reconocer que el alimento tiene un valor y una importancia más allá del suministro de nutrientes. El comer se encuentra entre las actividades más naturales y agradables conocidas, y dentro de la sociedad el alimento, y especialmente compartir y asegurar los alimentos, tiene un considerable significado social. Los múltiples papeles de los alimentos y las conductas que se relacionan con la comida necesitan reconocerse y apreciarse en el desarrollo de las guías alimentarias.

La iniciativa de la FAO se basa en cuatro principios:

El cuerpo humano es un organismo muy adaptable y una amplia gama de patrones alimentarios y consumo de alimentos puede conducir a una buena salud y bienestar nutricional.

Desde una perspectiva nutricional, un determinado alimento no se requiere ni se proscribe. No existen alimentos per se buenos o malos, únicamente dietas buenas y malas.

Las dietas, por sí mismas, solamente se pueden calificar como buenas o malas en relación con un número de otras variables, que van desde el estado fisiológico del individuo hasta el grado de actividad física, preferencias en el estilo de vida y condiciones ambientales. Ayudar a los consumidores a entender cuáles son estas variables y cómo se pueden modificar benéficamente es un importante objetivo de la guía alimentaria.

El consumo de alimentos, excepto en situaciones extremas, es en primera instancia, una cuestión de elección y la guía alimentaria puede ser más efectiva para ayudar a las personas a tomar buenas decisiones alimenticias, mediante mensajes positivos y no obligatorios.

Cuatro mensajes de orientación alimentaria positiva

La iniciativa Aproveche al máximo sus alimentos se basa en cuatro mensajes que se pueden utilizar no sólo para desarrollar guías alimentarias, sino también en programas educativos para información al público, en colegios y otros lugares de enseñanza. El concepto y los mensajes son positivos, simples y directos. Tienen como objetivo promover patrones de consumo saludables y realistas a todos los grupos de edad y estimular la adopción de enfoques acertados y prácticos sobre alimentación y nutrición.

Disfrute comiendo alimentos variados. Este mensaje incorpora dos conceptos. El primero, es que los alimentos, el comer y la guía alimentaria necesitan considerarse en forma positiva. Esta idea es especialmente importante, dado los mensajes negativos a menudo asociados con las guías alimentarias, sobre todo en las sociedades más ricas.

El segundo concepto, es que la adecuación de la dieta se debe basar en la diversidad alimentaria. Este mensaje enfatiza que el consumo de una amplia variedad de alimentos es necesario y que se pueden disfrutar todos los tipos de alimentos como parte de una dieta completa. El reconocimiento de los beneficios de las dietas mixtas y variadas es muy importante a la luz del conocimiento todavía incompleto sobre necesidades nutricionales, interacciones de nutrientes y no nutrientes, y relaciones entre alimentación y salud.

Coma lo justo para cubrir sus necesidades. Este mensaje enfatiza las necesidades nutricionales cambiantes en el ciclo de vida y cómo estas necesidades pueden ser mejor satisfechas a partir de alimentos disponibles en la localidad. Presta atención a las necesidades de energía y nutrientes durante períodos de alto riesgo (embarazo, lactancia, primeros años de vida, enfermedad, vejez) y en situaciones difíciles, por ejemplo, épocas en las que hay poca disponibilidad de alimentos. Este mensaje además, permite que se traten los problemas relacionados con el exceso de consumo y consumos dietéticos desequilibrados.

Proteja la calidad e inocuidad de sus alimentos. Este concepto frecuentemente se pasa por alto por quienes brindan orientación alimentaria, aunque es de gran importancia en los países desarrollados y en desarrollo. En muchos países en desarrollo no es raro que la desnutrición se deba a la condición pobre del agua y a la escasa higiene de los alimentos, y en todos los países el consumo de alimentos contaminados y de baja calidad es un importante riesgo para la salud. Se deben hacer todos los esfuerzos posibles y necesarios para proteger la calidad e inocuidad de los suministros de alimentos dentro de los hogares, escuelas y otras instituciones y en la comunidad, en los centros comerciales donde se procesan y almacenan.

Manténgase activo y en forma. Este mensaje enfatiza que el bienestar nutricional no es sólo cuestión de comer adecuadamente. El cuerpo humano necesita hacer ejercicio para funcionar bien y mantenerse saludable. Muchas de las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta están íntimamente ligadas con patrones de actividad y los esfuerzos para mejorar el bienestar nutricional deben tener en cuenta este hecho.

Factores educativos y familiares

Una consecuencia mortal de los atracones de alcohol

En los EE. UU., mueren en promedio 6 personas al día por intoxicación por alcohol.

El 76 % de las muertes por intoxicación por alcohol ocurre en adultos de 35 a 64 años.

Cerca del 76 % de los que mueren por intoxicación por alcohol son hombres.

En promedio, 6 personas murieron por intoxicación por alcohol en los Estados Unidos todos los días, desde el 2010 hasta el 2012. La intoxicación por alcohol es causada por el consumo de grandes cantidades de alcohol en poco tiempo. Cuando los niveles de alcohol en el cuerpo son muy altos, áreas esenciales del cerebro que controlan la respiración, el ritmo cardiaco y la temperatura corporal pueden dejar de funcionar, y causar la muerte. Las muertes por intoxicación por alcohol ocurren en personas de todas las edades, pero son más comunes en los adultos de mediana edad y en los hombres.

Los estados y las comunidades pueden tomar medidas para reducir las muertes por intoxicación por alcohol al prevenir los atracones de alcohol. Estas medidas incluyen lo siguiente:

  • Unirse a los esfuerzos de la policía, grupos comunitarios, departamentos de salud, y médicos, personal de enfermería y otros proveedores de atención médica para reducir los atracones de alcohol y los daños relacionados con ellos.
  • Fijarse en el rol que cumple el alcohol en las lesiones y muertes.
  • Apoyar programas y políticas de comprobada eficacia para disminuir los atracones de alcohol. Los estados con políticas más estrictas sobre el consumo de alcohol tienen menos casos de atracones de alcohol.

Muertes por intoxicación por alcohol:

  • La mayoría de las personas que mueren tienen entre 35 y 64 años.
  • La mayoría de las personas que mueren son hombres.
  • La mayoría de las muertes por intoxicación por alcohol se dan en blancos no hispanos. Aunque son una pequeña parte de la población estadounidense, los indoamericanos y los nativos de Alaska tienen la mayor cantidad de muertes por intoxicación por alcohol por millón de habitantes de cualquier raza.
  • Alaska tiene la mayor cantidad de muertes por intoxicación por alcohol por millón de habitantes, mientras que Alabama tiene la menor cantidad.
  • La dependencia del alcohol (alcoholismo) fue identificada como un factor que influyó en el 30 % de las muertes por intoxicación por alcohol.

El atracón de alcohol puede causar la muerte por intoxicación por alcohol.

  • El atracón de alcohol (es decir, tomar 4 o más bebidas alcohólicas en el caso de las mujeres, o 5 o más bebidas alcohólicas en el caso de los hombres, en un breve periodo) habitualmente lleva a una concentración de alcohol en la sangre que supera los 0.08 g/dL, el límite legal para manejar un vehículo en todos los estados.
  • En los Estados Unidos, los adultos que consumen alcohol en atracón toman un promedio de 8 bebidas por atracón, lo cual puede causar niveles incluso más altos de alcohol en el organismo.
  • Mientras más tomen las personas, mayor es su riesgo de muerte.

Comparte esta actualización en

Estos son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventana

Estos son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventana

Sabemos que beber demasiado alcohol nos hace mal. Nos da resaca, nos hace sentir cansados ​​y no le hace ningún favor a nuestra apariencia. Y eso es sólo si hablamos de la mañana siguiente.

A largo plazo, aumenta el riesgo de desarrollar una larga lista de problemas de salud como cáncer de mama, cáncer oral, enfermedades del corazón, derrames cerebrales y cirrosis en el hígado.

Las investigaciones muestran que un alto consumo de alcohol también puede dañar nuestra salud mental, deteriorar las habilidades de la memoria y reducir la fertilidad.

La relación directa entre el alcohol y el hígado es bien conocida. Pero ¿qué pasa con el impacto del alcohol en otros órganos?

Numerosos estudios del corazón indican que el consumo moderado de alcohol ayuda a protegernos contra enfermedades del corazón al aumentar el colesterol bueno y detener la formación de coágulos sanguíneos en las arterias.

Sin embargo, se ha visto que consumir más de tres bebidas tienen un efecto directo y perjudicial sobre el corazón.

El consumo excesivo de alcohol, especialmente con el correr del tiempo, puede provocar la hipertensión arterial, miocardiopatía alcohólica, insuficiencia cardíaca congestiva y accidentes cerebrovasculares.

La ingesta abusiva de alcohol también incorpora más grasa en la circulación del cuerpo.

  • Problemas digestivos
  • Cara con manchas, hinchada
  • Celulitis
  • Sueño interrumpido
  • Depresión
  • Falta de memoria a corto plazo
  • Reducción de la fertilidad

El vínculo entre el alcohol y el cáncer está bien establecido, según la organización británica Cancer Research UK. Un estudio publicado en la revista British Medical Journal estima que este año el consumo de alcohol causa al menos 13.000 casos de cáncer sólo en Reino Unido cada año, cerca de 9.000 casos en hombres y 4.000 en mujeres.

Los expertos en cáncer dicen que por cada 10 gramos adicionales por día de alcohol, el riesgo de cáncer de mama se incrementa en aproximadamente 7.12%.

En lo que respecta al cáncer de colon, estudios anteriores muestran que aumentar la ingesta de alcohol por semana en 100 gramos aumenta el riesgo de cáncer en un 19%.

  • Hepatitis C, Hepatitis B.
  • El consumo excesivo de alcohol.
  • Cirrosis.
  • La hemocromatosis hereditaria.
  • Obesidad.
  • Diabetes.
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico.

Esta enfermedad suele estar vinculada a la hepatitis B o la cirrosis de cualquier causa, y los pacientes afectados por lo general experimentan síntomas sólo después de que la enfermedad ha alcanzado una etapa posterior.

Cuando los síntomas – dolor abdominal, pérdida de peso, ictericia – se reconocen, el análisis de sangre puede revelar niveles anormales de varias proteínas que marcan el Carcinoma Hepatocelular (CHC) y las imágenes del hígado puede revelar una masa.

  1. Formación de imágenes de tres fases a través de resonancia magnética, con contraste dinámico.
  2. Trifásica, tomografía computarizada helicoidal (TC)

Con cualquier método, los resultados son suficientes para generar un diagnóstico formal de Carcinoma Hepatocelular.

La imagen con TC y RM es muy precisa con tumores de 2 cm o más, pero mucho menos precisa en la revelación de los tumores más pequeños.

Los tumores hepáticos pueden ser solitarias o múltiples en número. Ellos pueden invadir los vasos sanguíneos del hígado y/o haberse diseminado fuera del hígado (metástasis).

El tratamiento más adecuado para el Carcinoma Hepatocelular depende del tamaño del tumor, el número y la ubicación, la participación de los vasos sanguíneos, y de la gravedad de la enfermedad hepática subyacente.

Los tratamientos curativos potenciales incluyen la hepatectomía (resección quirúrgica) y el trasplante de hígado, pero sólo un pequeño porcentaje de los pacientes son candidatos apropiados para estos tratamientos.

Las terapias más comunes consisten en matar las células tumorales o retardar su crecimiento.

La ablación por radiofrecuencia (destrucción del tumor mediante ondas de energía eléctrica).

La inyección percutánea de etanol (aguja de inyección de etanol en el tejido tumoral, la deshidratación y la desactivación de la estructura celular).

Embolización transarterial (implantación de pequeñas partículas, esferas – en el tejido tumoral para detener su flujo sanguíneo, causando la muerte de los tumores, a menudo estas partículas están recubiertas con un fármaco de quimioterapia)

Radiación (destrucción de las células tumorales con energía láser).

La quimioterapia (productos químicos tóxicos introducidos por vía intravenosa o en forma de pastillas para matar las células cancerosas y combatir su propagación).

Los pacientes con Carcinoma Hepatocelular con frecuencia experimentan pérdida de peso y un cambio en los intereses y sensibilidades alimentarias.

Los pacientes deben tratar de mantener una dieta saludable que sea baja en sodio e ingesta adecuada de proteínas.

  • Deja de fumar.
  • Interrumpir el consumo de alcohol.
  • Realizar ejercicio suave.
  • Encontrar algo para reír todos los días.

Los quistes en el hígado son formaciones neoplásicas o tejidos anormales que se caracterizan por estar llenos de líquido.

En general, las formaciones de quistes en el hígado suelen provenir de la formación de los conductos biliares. Los más frecuentes son de origen genético, que poseen un revestimiento interno. Aunque, la clasificación de estos quistes es amplia, además del congénito; están: el de origen parasitario o Hidatídico (Equinococo) y el neoplásico; de ductos y los falsos quistes. Actualmente suelen relacionarse con algunos fármacos hormonales, tales como anticonceptivos y estrógenos. Sin embargo, ellos no suelen mostrar síntomas aparentes, pero pueden producir dolores abdominales; sangramiento y mareos. Para su diagnóstico se requiere una ecografía de hígado o TAC, seguida del análisis bacteriológico de las secreciones del quiste.

Dependiendo de la causa que produzca el quiste, se pueden encontrar varios tipos de quistes en el hígado. Mencionaremos los tipos de quistes en hígado más frecuentes:

Quiste Congénito. Es el más frecuente y del tipo benigno, por lo que no tiene mayores complicaciones.

Q. Neoplásico. Son formaciones asociados a tumores malignos o cáncer con metástasis en el hígado. En estos casos, se debe hacer diagnostico con contrastes para descartar.

Q. parasitario o Hidatídico, es provocado por el parasito llamado Echinococcus Granulosus, son tratables y responden positivamente al tratamiento.

Lo esencial para el diagnóstico, en estos casos de los quistes en el hígado, es identificar la localización exacta de estas formaciones y el grado de complicación que este presenta, respecto a las estructuras biliares y vasculares. Además de precisar si el quiste es benigno o maligno.

Para ello, lo que primeramente se suele indicar es una ecografía hepática. Con ella se precisa si es formación es quística o sólida, además de otras características, como el tamaño y la ubicación.

Si los quistes en el hígado llegan a presentar complicaciones, como engrosamientos, áreas sólidas o divisiones internas, suele identificarse como neoplásico. En este caso, aplica una TAC o resonancia magnética, para confirmar el diagnóstico.

Otros exámenes que pueden ayudar al diagnóstico son: la colangiografia intraoperatoria y la colangiografia retrograda endoscópica.

La mayor parte de los quistes en el hígado no reportan síntomas. Ya que muchos de estos son benignos, y no requerirán tratamiento alguno.

Un signo de relevancia, es su diámetro; ya que si supera los 5 cm empiezan a aparecer otros síntomas. Más aún, si el tamaño logra alcanzar 8 cm o más, estaríamos frente a complicaciones de mayor grado.

Pero, cuando el tamaño de los quistes en el hígado es menor a 4 cm y durante 2 o 3 años no cambian su tamaño, no requieren mayor atención.

Si aparece un dolor abdominal agudo, que suele darse en el lateral derecho; entonces puede estar acompañado de sangramiento; torsión del pedículo o ruptura del peritoneo y ocasionalmente con ictericia.

La presencia del dolor es determinante para el diagnóstico; ya que puede ser producto de alguna enfermedad el intestino, como el colon irritable; la enfermedad acidopéptica o angina de pecho, entre otras.

Otros síntomas a presentar pueden ser: fiebre, inflamación abdominal; vómitos o nauseas.

En el momento del diagnóstico, aproximadamente el 40% de los pacientes no presentan síntomas, ya que la mayor parte de los síntomas asociados al cáncer de hígado no ocurren hasta que la enfermedad es avanzada.

Los síntomas son inespecíficos y están fundamentalmente relacionados con la enfermedad crónica hepática si se desarrollan en este contexto. En los pacientes con cirrosis hepática que sin una causa aparente desarrollan ascitis, encefalopatía hepática, sangrado por varices esofágicas o fiebre de origen desconocido debe investigarse la presencia de CHC.

La ictericia puede deberse a la compresión de la vía biliar o debido a la infiltración tumoral difusa del hígado, aunque principalmente se deberá a la enfermedad crónica hepática de base.

Raramente, los tumores pueden romperse dentro de la cavidad peritoneal causando hemorragia intraperitoneal y peritonitis. En tumores grandes bien vascularizados puede auscultarse un murmullo vascular en la zona del hígado en un 25% de los pacientes.

Raramente, la trombosis de la vena hepática o de la vena cava inferior serán una manifestación inicial del CHC.

En la siguiente tabla se muestran los síntomas más comunes asociados al cáncer de hígado. Hay que resaltar que algunos de ellos pueden o no darse con frecuencia en función del tipo y, sobre todo, de la extensión del tumor. Por ello es recomendable asistir al médico de atención primaria ante la aparición de algunos de estos síntomas, especialmente si se prolongan en el tiempo, para poder realizar un diagnostico precoz y proporcionar el tratamiento más adecuado.

  • Dolores abdominales
  • Sensación de presión o plenitud en la parte superior del abdomen.
  • Pérdida de peso.
  • Ictericia: Coloración amarillenta en la piel, conjuntiva de los ojos, y membranas mucosas;
  • Murmullo vascular: Ruido anormal que se ausculta como resultado del flujo turbulento en un vaso sanguíneo reducido.
  • Ascitis
  • Sangrado esofágico
  • Fiebre de origen desconocido

El principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de hígado es la cirrosis hepática. Por lo tanto, cualquier enfermedad que pueda dar lugar a cirrosis hepática debe considerarse un factor de riesgo para el CHC.

Los principales factores de riesgo conocidos están bien definidos e incluyen, hepatitis crónicas víricas, tóxicos, enfermedades metabólicas del hígado, enfermedades hepáticas inmunitarias y enfermedades metabólicas hereditarias.

La presencia de más de un factor de riesgo aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

El desarrollo del CHC requiere aproximadamente 10 años a partir del diagnóstico de cirrosis y aproximadamente 30 años desde la exposición al virus de la hepatitis C. La secuencia temporal para los otros factores de riesgo no ha sido definida pero un tiempo de evolución parecido puede ser aplicable a la enfermedad crónica secundaria a la ingesta de alcohol.