brentano mediante los actos mentales

Las transaminasas elevadas suelen estar acompañadas de algunos de los síntomas de la hepatitis aguda: malestar general, molestias estomacales e ictericia o coloración amarillenta de la piel. En cualquier caso, el médico que solicitó la analítica orientará al paciente en el diagnóstico y realizará las exploraciones oportunas para dar con las causas y establecer si precisa tratamiento.

La disminución del nivel de transaminasas en la sangre o las transaminas bajas se pueden dar durante el embarazo y en caso de deficiencia de vitamina B6.

Aunque los valores de las transaminasas pueden variar en función del laboratorio donde se realice la analítica sanguínea, los valores normales de la enzima GOT-ALT (transaminasa glutamicopirúvica o alanina aminotransferasa) se sitúan entre 0 y 37 U/L; la GPT-AST (glutámico-oxalacétina o aspartato aminotransferasa), entre 0 y 41 U/L; y la transaminasa GGT, entre 0 y 50 U/L.

En caso de que se descubra una alteración en los análisis de sangre que consiste en el aumento, por encima de los valores normales, de las transaminasas y no exista patología que requiera ser tratada, es posible bajar las transaminasas siguiendo una serie de consejos básicos. Es importante recordar que el hígado es la fábrica química del organismo, y que suele alterarse por la alimentación y otros hábitos nocivos.

A la hora de proteger el hígado y evitar así una alteración de las transaminasas, se debe suprimir o restringir el consumo de bebidas alcohólicas y de alimentos muy grasos o procesados, así como de los productos azucarados y con mucha sal. Es bueno beber agua en abundancia para que el hígado metabolice mejor las grasas y las elimine.

También pueden resultar útiles las infusiones depurativas de diente de león o cardo mariano, el cual estimula el crecimiento de células hepáticas nuevas. Entre los alimentos beneficiosos para las patologías hepáticas o que cuidan el hígado, cabe destacar la alcachofa.

No olvides que el médico siempre tendrá la última palabra y dará a cada paciente las recomendaciones adecuadas para bajar las transaminasas.

La cirrosis hepática es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones.

La cirrosis hepática es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones. Cualquier enfermedad que produzca una inflamación crónica del hígado puede, en el curso de años, llegar a producir cirrosis. La cirrosis se define por las alteraciones estructurales que aparecen en el hígado. Las fundamentales son tres:
➤ necrosis hepatocelular
➤ fibrosis
➤ nódulos de regeneración.

Necrosis significa muerte o destrucción de las células del hígado. En los pacientes que llegarán a desarrollar cirrosis esta muerte celular se produce de modo continuo, como consecuencia del daño hepático que produce la causa de la enfermedad. Las células muertas son, durante mucho tiempo, sustituidas por otras nuevas, hecho denominado regeneración. La fibrosis es la consecuencia del proceso de cicatrización que producen las lesiones inflamatorias que ocurren en el hígado, de manera que con el paso de los años el hígado se convierte en un órgano con gran cantidad de tejido cicatricial que altera por completo su estructura. Como consecuencia, las células nuevas, generadas para sustituir a las desaparecidas, no pueden colocarse en el lugar adecuado y se sitúan donde les permite la trama de cicatrices que surca el hígado. Por este motivo se habla de nódulos de regeneración, por encontrarse grupos de células hepáticas rodeados de fibras colágenas (de cicatriz) formando nódulos. Además, esta trama fibrosa produce un segundo efecto que es cerrar y endurecer los pequeños vasos hepáticos (sinusoides) por los que circula la sangre a través del hígado. Este hecho va a tener una consecuencia muy importante: aumentar la dificultad (resistencia) para que la sangre que entra en el hígado por la vena porta circule a través del órgano. Esta dificultad genera un aumento de presión en todo el sistema venoso que aporta sangre al hígado (el sistema portal) y a este hecho, capital en las complicaciones de la cirrosis, se le denomina hipertensión portal. Por otra parte, la capacidad de regeneración hepática no es infinita, de manera que llega un momento en que empieza a disminuir la cantidad total de células hepáticas, y el hígado es progresivamente más incapaz de cumplir adecuadamente sus múltiples funciones. Por lo tanto, al final, todas las manifestaciones clínicas de la cirrosis son la consecuencia de dos hechos fundamentales: la insuficiencia hepatocelular y la hipertensión portal. Epidemiológicamente es una enfermedad importante que está incluida entre las 10 principales causas de muerte en los países occidentales.

Hay muchas causas de cirrosis. Las principales en nuestro medio son dos: El consumo excesivo de alcohol (cirrosis etílica o alcohólica) y la hepatitis crónica por virus C (cirrosis por virus C), que son responsables del 80 por ciento de los casos de cirrosis en España. Además, se puede producir cirrosis por hepatitis crónica por virus B, por infección crónica mixta por virus B y virus D, por enfermedades, denominadas colestásicas crónicas (que afectan a la producción o a la salida de la bilis del hígado, tales como la cirrosis biliar primaria o la colangitis esclerosante) y por enfermedades metabólicas congénitas del hígado que se manifiestan en la vida adulta, como la hemocromatosis primaria (sobrecarga hepática de hierro -bastante frecuente-), la enfermedad de Wilson (sobrecarga hepática de cobre -muy rara-) y el déficit de alfa-1-antitripsina (también bastante rara). Otras causas poco comunes de cirrosis son la hepatitis autoinmune, en la que se produce una agresión al hígado por parte de nuestro propio sistema defensivo, y la toxicidad hepática por algunos fármacos. Existen otras causas mucho más raras y algunas específicas de la infancia que producen cirrosis precoz en niños o adolescentes. Todas las enfermedades citadas necesitan años de evolución para llegar a producir cirrosis. Además, en muchos casos, el consumo excesivo de alcohol o la hepatitis crónica por virus C no llegan a producir cirrosis y el paciente fallece por un motivo independiente de la enfermedad hepática.

¿Quiénes están expuestos a padecer cirrosis?

Todas las personas con una enfermedad hepática crónica tienen riesgo de desarrollar cirrosis. Por este motivo, para individualizar el riesgo, para valorar la posibilidad de tratamiento de la enfermedad causante del daño hepático y para prevenir complicaciones, estas personas deben ser vigiladas periódicamente por el médico.

Los síntomas dependen de la gravedad del daño hepático. Cuanto más insuficiencia hepática y más hipertensión portal existan más intensos son los síntomas del paciente. En las fases iniciales los pacientes pueden estar asintomáticos y llevar una vida normal no siendo, por tanto, conscientes de su enfermedad. De hecho, en algunos casos la enfermedad se descubre de modo casual durante una revisión general de salud o al consultar por otra enfermedad no relacionada. Más adelante, el paciente se encuentra cansado, le falta energía, pierde el apetito, puede tener molestias digestivas y perder peso y masa muscular. Cuando la enfermedad está avanzada, el paciente se encuentra siempre enfermo, no puede llevar vida normal y aparecen, entre otros los siguientes síntomas principales:

➤ Ictericia, que es una coloración amarillenta de la piel debida a la incapacidad del hígado de eliminar la bilirrubina de la sangre.

➤ Cambios en la piel: Aparición de dilataciones vasculares sobre todo en las mejillas, tronco y brazos, que según su forma se llaman telangiectasias o arañas vasculares. Además, puede aparecer enrojecimiento de las palmas de las manos y los pulpejos de los dedos y las uñas cambian su color rosado por otro más blanquecino.

➤ Retención de sal y agua, que se manifiesta por un acúmulo de líquido en las extremidades inferiores (edemas) y en al abdomen (ascitis), que se distiende.

➤ Facilidad para el sangrado: El hígado fabrica muchas de las sustancias que permiten la coagulación de la sangre. Al fallar el hígado es frecuente el sangrado por las encías, por la nariz y la aparición de hematomas con golpes suaves. Además, debido a la hipertensión portal el bazo secuestra plaquetas, que son células de la sangre muy importantes para la coagulación, lo que también facilita el sangrado. Algunos pacientes presentan hemorragias internas graves, sobre todo en el aparato digestivo, debido a la rotura de varices (venas dilatadas, que se forman como consecuencia de la hipertensión portal) en el esófago o el estómago. Estas hemorragias son graves, pueden ser mortales y requieren ingreso en un hospital para su tratamiento.

➤ Cambios en la conducta y en el nivel de consciencia: El hígado se encarga de retirar de la sangre sustancias tóxicas para el cerebro. Cuando el hígado fracasa, estas sustancias producen una intoxicación cerebral que se manifiesta por insomnio nocturno, somnolencia diurna, cambios en la conducta y en el humor y finalmente, desorientación y progresiva disminución del nivel de consciencia que puede llegar al coma. Esta complicación es grave y requiere ingreso hospitalario.

➤ Cambios en la función sexual: Debido a cambios hormonales y a la desnutrición, es frecuente la pérdida del deseo y la potencia sexual en los varones y de la menstruación y de la fertilidad en las mujeres aún en edad de procreación. Además, en los varones estos cambios hormonales pueden producir aumento del tamaño de las mamas (ginecomastia), que a veces son dolorosas.

➤ Desnutrición: El hígado es muy importante en la absorción y aprovechamiento de los nutrientes que ingerimos. Por ello, en fases avanzadas, los cirróticos se hallan desnutridos y pierden mucha masa y fuerza muscular.

➤ Otras complicaciones: la cirrosis es el factor de riesgo más importante para la aparición de cáncer de hígado y esta es una complicación muy grave que aparece en algunos pacientes cirróticos.

La cirrosis se sospecha por:
➤ Historia clínica; antecedentes de consumo de alcohol, factores de riesgo para la hepatitis crónica B y C (uso de drogas por vía parenteral, promiscuidad sexual, pareja sexual de enfermos de Hepatitis B o C); fármacos, tratamientos de herbolarios y homeópatas y consumo de drogas; presencia de prurito en la mujer, patología pulmonar o historia familiar de enfermedades hepáticas.

➤ Exploración del paciente; presencia de hepatomegalia (aumento del tamaño del hígado), esplenomegalia (aumento del bazo), presencia de lesiones cutáneas como las arañas vasculares, telangiectasias en los pómulos o enrojecimiento de las palmas de las manos.

➤ Estudios analíticos; alteración en el número de células sanguíneas, marcadores de la función hepática, o de infecciones por los virus de la hepatitis B o C, entre otros y estudio de la coagulación.

➤ Ecografía abdominal es muy útil y permite frecuentemente el diagnóstico indirecto.

➤ El diagnóstico directo de certeza se realiza mediante biopsia hepática.

Las cosas más importantes que puede hacer una persona para prevenir la cirrosis son: no consumir alcohol en exceso y hacer una consulta inicial para valorar clínica y analíticamente si existe una enfermedad hepática crónica silente que pueda llegar a producir cirrosis. Si un paciente sabe que tiene alguna enfermedad hepática debe consultar periódicamente con su médico por si es una enfermedad tratable, cuya progresión se pueda evitar (enfermedad alcohólica o hepatitis B o C, por ejemplo).

La cirrosis como tal carece de tratamiento médico específico dado que es irreversible. Se pueden tratar algunas de las enfermedades que la producen y evitar o retardar la evolución de una cirrosis en estadio inicial a las fases avanzadas. En las Cirrosis por Hepatitis B o C, existen distintos fármacos, según el virus causal, indicados para el tratamiento de hepatitis crónica activa o cirrosis hepática. Deben evitarse escrupulosamente las sustancias hepatotóxicas (drogas, algunos medicamentos, plantas medicinales y el alcohol). Tienen tratamiento preventivo o paliativo algunas de las complicaciones de la cirrosis tales como las hemorragias digestivas, la retención de líquidos y la encefalopatía hepática, que siempre deben ser indicados por un médico. Se emplean tratamientos dietéticos y farmacológicos. Entre los dietéticos está la reducción de la sal para prevenir la retención de líquidos y la de proteínas (carnes, pescados) para la encefalopatía hepática. Como es necesaria una buena nutrición y, hasta que hay riesgo de encefalopatía, la restricción de proteínas no es necesaria, la dieta debe ser siempre supervisada por el médico. A veces se necesitan suplementos de vitaminas y minerales. Entre los fármacos se usan fundamentalmente los diuréticos para tratar la retención de líquidos y los llamados beta-bloqueantes para prevenir las hemorragias digestivas. Pueden ser necesarios otros muchos fármacos para tratar las complicaciones pero la mayor parte de ellos se usan fundamentalmente en el ámbito hospitalario. Finalmente hay que conocer que el tratamiento definitivo de la cirrosis es el trasplante hepático. Se realiza en los pacientes en que se estima una supervivencia menor de dos años, a consecuencia de la cirrosis, y en los que no existe contraindicación para realizarlo por otros motivos. Es muy importante que todo paciente con cirrosis sea visitado por su médico al menos 2 veces al año y siempre que presente alguna complicación. Esto permite al médico estimar más fiablemente el momento en el que el paciente debe ser considerado candidato a trasplante y proceder a su estudio como tal. Esperar a que el paciente esté en muy mala situación por cirrosis muy avanzada aumenta mucho las posibilidades de que el fallecimiento se produzca antes de que de tiempo a realizar el trasplante.

Artículo facilitado por:

¿Cuándo sospechar la hidatidosis?

No existen síntomas específicos, siendo los primeros años de desarrollo del quiste incluso totalmente asintomáticos. Sin embargo, cuando alcanzan ya un cierto tamaño y aparecen las complicaciones evolutivas descritas, es cuando dan síntomas. Estos pueden ser por la aparición de una sensación de masa que el paciente descubre un día, al observarse o palparse, y que puede acompañarse de molestias vagas e imprecisas. Esta situación suele darse en los quistes hepáticos superficiales que crecen hacia el abdomen haciéndose manifiestos. En el pulmón suele aparecer tos, fatiga y dolor torácico. También pueden aparecer síntomas por compresión de órganos vecinos.

La clínica más frecuente es la determinada por las complicaciones evolutivas del quiste. Pueden dar lugar a fiebre alta con importante afectación general, incluso shock séptico, cuando el quiste se infecta por fisuración. Estos episodios de fisuración también dan lugar a molestias o dolor local, o a crisis de urticaria por la sensibilización alérgica desarrollada a lo largo de los años frente a las proteínas del parásito.

El quiste puede romperse bien de forma espontánea o traumática, dando lugar a graves crisis de dolor y fenómenos de anafilaxia con urticaria e incluso shock. Al romperse el quiste, pueden liberarse tanto vesículas hijas como líquido hidatídico, produciendo siembra peritoneal (diseminación por el peritoneo) o pleural (diseminación por la pleura) con hidatidosis secundaria, de difícil solución en muchos casos.

Si el quiste se abre a la vía biliar, aparece ictericia y colangitis (inflamación de la vía biliar) con dolor y fiebre. En casos de apertura al bronquio, puede aparecer vómica, dolor fiebre y hemoptisis.

En muchas ocasiones, el quiste hidatídico aparece de manera casual en estudios radiológicos o ecográficos realizados por otros motivos. En pulmón, se manifiesta en la radiografía simple como una sombra redondeada de densidad agua, de límites bien definidos. En hígado, bien puede verse una imagen redondeada de densidad calcio si el quiste está total o parcialmente calcificado, o puede existir una elevación del diafragma derecho. La ecografía (que no es válida en pulmón), muestra una imagen redondeada, con un cierto refuerzo de pared y con ecos en su interior que traducen la presencia de múltiples vesículas, si es que existe.

que quiere decir actos humanos

Además, las mujeres embarazadas deben consultar con su médico antes de tomarlo, ya que altos niveles de vitamina A pueden causar daño al bebé.

El aceite de hígado de bacalao es un tipo de suplemento de aceite de pescado increíblemente nutritivo. Es muy conveniente y contiene una gran combinación de ácidos grasos omega-3, vitamina A y vitamina D.

El aceite de hígado de bacalao puede proporcionar beneficios para la salud, como tener huesos más fuertes, disminución de la inflamación y menos dolor en las articulaciones para quienes padecen de artritis reumatoide.

Si deseas probar el suplemento, una dosis común es de 1 a 2 cucharaditas de aceite de hígado de bacalao líquido por día. También puedes probar el suplemento en cápsulas.

Si luchas con el sabor de cualquier pescado, trata de tomarlo con el estómago vacío antes de tu primera comida o con unos cuantos sorbos de agua.

Acabo de enseñarle como tocarse a una paciente con hígado graso. Aunque no comía mucha grasa, su hígado la fabricaba desde dentro.

Síntomas de Hígado Graso

Es fácil reconocer a los pacientes con hígado graso. Generalmente no tienen grasa externa (en la piel), pero por culpa de la resistencia a la insulina les aumenta la grasa visceral (grasa localizada adentro del abdomen).

Aún con el hígado aumentado de tamaño y las Transaminasas elevadas, las personas con hígado graso no sienten molestia o dolor pero generalmente el hígado graso provoca:

  • ronquidos (por la grasa visceral)
  • verrugas en el cuello y las axilas (por la insulina alta)
  • más apetito en las tardes (por la Serotonina baja)
  • dolores en la espalda (por la destrucción muscular)

Como descifrar la causa del hígado graso

Un jugo de naranja natural tiene 50 gramos de azúcar. Los músculos y el hígado pueden almacenar 30 gr de azúcar en forma de glucógeno pero el resto es convertido en grasa.

ALERTA: el azúcar de las frutas (FRUCTOSA) engorda más que el azúcar del pan, papa, arroz y avena (GLUCOSA).

Como tocarse para saber si tienes Hígado Graso

  1. coloca tu mano en el borde de las costillas derecho
  2. mientras botas aire por la boca desliza los dedos hacia arriba
  3. mantén la mano presionando el abdomen (por debajo de las costillas)
  4. al tomar aire percibe si una masa desciende y choca con tus dedos

Tratamiento del Hígado Graso

Hoy tuve dos pacientes con hígado graso. El hombre solo necesitaba aumentar la Testosterona pero a la mujer le recomendé este MENÚ SEMANAL y le suspendí la Glucosamina para que no le engorde.
Además les preparé esta Calculadora de Metformina que detecta quien lo necesita y quien no para curar el hígado graso. Algunas personas con herencia familiar de resistencia a la insulina lo necesitan.

Al tomar Metformina mejora la acción de la insulina y se evita que los alimentos con azúcar engorden tanto. Adicionalmente previene la diabetes y disminuye el apetito. Por eso muchos médicos consideramos que todos los pacientes con hígado graso deberían tomarlo como tratamiento coadyuvante.

Pronóstico del Hígado Graso

Al salir del consultorio le prometí a ambos pacientes que su grasa en el hígado disminuiría en pocos días. Ninguna enfermedad tiene resultados tan inmediatos. Así sucedió y sus transaminasas volvieron a la normalidad.

Normalmente el hígado es el fiscal de tránsito de los alimentos.

  1. al comer: almacena el azúcar de los alimentos (glucogenogénesis)
  2. después de 2 horas sin comer: decide liberar el azúcar almacenado (neoglucogénesis)
  3. después de 4 horas sin comer: ordena traer grasa al hígado para fabricar más azúcar. (lipólisis)

Cuando el hígado permanece atascado en el tercer estado, termina acumulando grasa y por eso la enfermedad se llama: Hígado Graso.

Tomar Metformina es recomendable para los que tienen resistencia a la insulina o alguna otra causa hormonal de hígado graso. Es más frecuente que exista una causa hormonal cuando aparecen estos síntomas:

  • Tienes verrugas en el cuello
  • Tienes caída del cabello y raíz grasosa
  • Despiertas sin hambre pero sientes ansiedad a las 4:30 PM

Quistes hepáticos en el adulto

Se llama quiste a cualquier tipo de lesión que esté llena de líquido. Cuando se localizan en el hígado se denominan quistes hepáticos.

En la mayoría de las ocasiones, los quistes hepáticos no producen síntomas y se descubren de forma casual al realizar alguna exploración del hígado por otro motivo (generalmente una ecografía o un TAC). Existen varios tipos de quistes hepáticos.

TIPOS DE QUISTES HEPÁTICOS

Los más frecuentes, con gran diferencia, son los quistes simples, que son benignos, de pared fina y de tamaño variable. La mayoría de ellos son de pequeño tamaño y no producen síntomas ni otros problemas. Son más frecuentes en mujeres y la gran mayoría no requiere seguimiento ni tratamiento.

En algunas ocasiones, bastante más raras, estos quistes pueden ser de gran tamaño (por encima de los 5 cm) o menos grandes pero numerosos, y entonces pueden provocar algunos síntomas como, por ejemplo, molestias abdominales, sensación de saciedad u otros. De forma infrecuente, estos quistes grandes se pueden complicar: si sangran, si se torsionan, si se rompen o si comprimen alguna otra estructura vecina, como por ejemplo la vena porta.

Otras veces, lo que ocurre es que hay múltiples quistes en el hígado. Se trataría de la enfermedad poliquística del hígado, definida por la presencia de cuatro o más quistes. Es una entidad infrecuente y algo peculiar, ya que es hereditaria; la afectación del hígado es más importante y frecuentemente se asocia con quistes en otros órganos como el riñón (la más frecuente, que puede causar insuficiencia renal), el bazo o el páncreas así como alteraciones a otros niveles, por ejemplo aneurismas intracraneales. Al ser hereditaria, es necesario estudiar a la familia.

En otras ocasiones los quistes los produce un parásito ("Echinococcus granulosus") y entonces se denominan quistes hidatídicos. En la población general habitualmente se les conoce como "quistes perrunos". En la mayoría de los casos, también se descubren de modo casual y no producen problemas. En esta situación, es posible que su médico le realice algunas pruebas analíticas y controles ecográficos para tener un estudio más completo. Si están calcificados no suelen requerir tratamiento, pero en algunas ocasiones es necesario administrar algún fármaco contra el parásito, o incluso indicar la cirugía.

Existen otras situaciones en las que hay lesiones en el hígado que simulan un quiste o que tienen parte de componente líquido. En estos casos es posible que su médico solicite otras exploraciones complementarias para hacer un diagnóstico correcto (abscesos, neoplasias, cistoadenomas, etc.). En estos casos puede ser necesaria la realización de análisis, pruebas de imagen específicas o punción del líquido de la lesión para su estudio. Los cistadenomas, concretamente, son tumores quísticos benignos del hígado, más frecuentes en mujeres, que pueden en ocasiones hacerse malignos, por lo que se suele indicar tratamiento quirúrgico.

SEGUIMIENTO Y TRATAMIENTO

Como ya se ha comentado, la mayoría de los quistes son simples y de pequeño tamaño por lo que no requieren seguimiento ni tratamiento. No obstante, en ocasiones su médico le solicitará una segunda ecografía un tiempo después para confirmar que permanecen sin cambios en su tamaño, sobre todo en aquellos que son grandes, parasitarios o múltiples. También, en otras ocasiones, para poder completar el estudio, su médico le solicitará otras pruebas de imagen más específicas como un TAC-Scanner o una resonancia magnética.

legalidad de los actos administrativos en colombia

Color de las heces Pale, o heces con sangre o de color alquitrán.

Quién está en riesgo?

Tradicionalmente las personas con el siguiente están en la categoría de “en riesgo” y si muestra algún síntoma mencionados anteriormente junto con

estar en esta categoría, que deben ser probados.

Más recientemente estos solían ser pensado como algo relacionado, pero no causal razones de hígado graso. La evidencia científica es mucho más fuerte ahora y apunta a un camino común que explica por qué estos aparecen juntos. La mala alimentación que conducen a sindrome del colon irritable permitiendo que las toxinas con fugas en el cuerpo, que luego invaden el hígado

Aparte de que el cerebro y el corazón, el hígado es el órgano más importante en el cuerpo responsable de ver más de 500 reacciones metabólicas. Mantenerla sana es importante para la salud general y el hígado graso es un excelente indicador de problemas graves.

Las dietas bajas en azúcar y otros hidratos de carbono son la clave en esta batalla. También creemos que los suplementos para reducir la cándida acumulación de biofilm y recorrer un largo camino en la mejora de la salud del colon que por en grande es el principal factor que contribuye y una vía para que las toxinas que entran en el cuerpo y así no despertar problemas de sindrome del colon irritable.

quisiera saber algo mas sobre esta emfermedad

Hola doctor una persona con higado graso o esteaosis hepatica difusa va a desarrollar una cirrosis hepatica o aumentar el nivel de higado graso aun si comienzo a cuidarme con la dieta y ejercicios. Por favor ya que ese es mi diagnostico saludos y gracias

hola Dr. que consecuencia trae tener un higado graso hepatica difusa severa

Si se cuidan los factores que provocan un incremento de grasa en el higado, si bien no se podrá eliminar al 100% este problema se puede evitar un desenlace mas complicado, por lo que es importante tener presente que cambiando ciertos ritmos de vida podemos mejor la problematica

BUENAS NOCHES DOCTOR: TENGO 25 AÑOS Y ME TOME UNA ECOGRAFIA Y EL DIAGNOSTICO DICE: HÍGADO GRASO DOLOR REFERIDO A SIGMOIDE Y COLON ASCENDENTE,RESTO DEL ESTUDIO DENTRO DE LIMITES NORMALES, ACUDO HA ESTE MEDIO YA QUE EL DOCTOR QUE MIRO LOS EXÁMENES NO ME DIJO NADA NI ME FORMULO NADA, Y LA VERDAD ESTOY MUY PREOCUPADO QUEDO MUY AGRADECIDO Y ATENTO A SU RESPUESTA.

hace unos meses me hice un ultrasonido en el cual me refleja higado graso y colon irritado, la doct, que me atendio no me receto nada para esto unicamente me recomendo ejercico y dieta. ultimamente he tenido mucho dolor en la boca del estomago por las mañanas un sabor amargo en la boca y mal aliento, me da dolor en la parte izquierda del abdomen y cuando me toco me siento como bolitas.

hace unos dias me hice una ecografia y tengo el higado graso y una piedrita en el riñon e inflamacion en el intestino que me sugiere hacer no tengo tratamiento

yo necesitaria una dieta por dia especifica para bajar de peso y asi creo ayudar a mi diagnostico di higado graso

hola, a mi mama le detectaron que tiene el higado graso, se siente mal constantemente tiene nauseas y mareos, no tiene ganas de comer nada y siente mucho frio. que deberia hacer.

Hola Tengo 33 anos, Y tengo higado graso,se q el higado graso, esla primera etapa, despues sirrosis, luego cancer, pero lo q nesesito saber por fabor,cuantos anos puede vivir una persona que padese de higado graso? y cuanto tiempo tarda pasar de higado graso, a sirrosis,Grasias por su respuesta Dr.

Hola tenemos sintomas iguales se curo ud o no

hola me llamo gabriel bazurto de colombia el pasaso 20 julio me diagonticado higado graso moderado parece los demas organos estabien segun la ecografia todo empeso que me dio colon irritable nunca me habidado dado fue por esta razon me lo detectaron desde higado graso, mis heces son amarrillas y verdes a vaces voy una ves y al dia orino muy amarrillo, el medico me receto coayudante betanecroton para higado por 3 meses mi preguntas son las siguientes
el higado afecta el colon o es por aperte alguno dicen no otros dicen que si, desafortunamente e insitido que me hagan coloncospia dicen que no, me han sacado una variedad de examenes hepatists a y b vih pero lo mas extraño que los niveles de coresterol los tengo bien y de azucar tambien en 86 ayunas lo unico tengo alto trasaminasa gpl-alt 89 y trasaminasa got ast 43, tenia sobre peso 103 kilos me puse a dieta poco de un mes perdi 8 kilos dicen q es normal casi no hago ejercicio sientos sefaleas al lado derecho cabeza, dolor espaldas aveces y mala digestion colon inflamado.
siempre higado graso debe ir de la mano del cloesterol alto y azucar mi miedo es tar mal diagnosticado no me avisto nungun especialista.
gracias

Un paciente con higado graso puede llegar a convulsionar??

No hay relaci�n entre el h�gado graso y las convulsiones.

Hola Dr. me llamo Marcela, tengo higado graso, estoy tomando Meneparol plus de laboratorios Menarini. Mi pregunta es: ¿hay algo mejor que pueda tomar para eso?

No est� comprobada la acci�n de la silimarima (Meneparol Plus) en el h�gado graso.

Quiere decir que la meneparol plus no es el medicamento para tratar higado graso. No ayuda o si ayuda.

Usted esta equivocado doctor porque el Meneparol Plus es uno de los mejores medicamentos para el higado y esta cientificamente comprobado. Le aconsejo que se informe mejor y si es que no conoce el medicamento mejor no opine al respecto.

hola doc soy de nuevo gabriel de colombia me gustaria que me diera una opnion o consejo se lo agradeceeria en el alma

En forma concreta cual es la pregunta?

me diagnosticaron higado graso moderado por medio ecografia y tengo trazaminsas 43 y 89 todo empeso inflamacion del colon y mis heces son amarrillas, gases intestinales mi preguntas esto derivado por el higado graso fue por ese motivo que lo descubriero el higado graso?
gracias

hola doctor me llamo enrique me diagnosticaron higado graso difuso modereado en ecografia
presento indegestion colon inflamado y heces amarrillas y he bajo de peso
mi pregunta esto normal del higado graso? o es algo diferente

ola dr me detectaron canser de mama me realizaron quimioterapias radioterapias luego mastectomia y ahora me detectaron hígado graso estoy preocupada que me puede pasar

dr. yo tengo como una flatulencia en el estomago y siento por ratos nauseas, no tengo ganas de nada, Como algo y me lleno de gases quiero saber que e es lo que tengo

A dr, tambien la Flatulencia que tengo puede ser por el higado Graso o por el colon Irritado quiero saber

Enterior mente me detectaron unos puntitos blancos en el higado, que puede ser, o es por el higado Graso

DOCTOR PASOS A SEGUIR CUANDO DETECTAN CANCER DE HIGADO SABE USTED DONDE ACUDIR EN CANADA GRACIAS

Doctor quisiera que me explicara porque el hìgado graso provoca tanto dolor abdominal.

Hace cinco años que tomo Tamoxifeno. En Abril dejo de tomarlo. Se revertirá mi hígado graso? Antes de tomar el Tamoxifemo las ecografías revelaban un hígado normal. Gradualmente fueron presentando imágenes compatibles con hígado graso y la última informa “Esteatosis grado II”, o sea que además, ha progresado hacia una inflamación. Le repito la pregunta: ¿Será posible que al dejar el Tamoxifeno el daño a mi hígado se revierta?

Hola Dr. yo me llamo Tere y tengo obesidad, la cosa es para mi muy complicada ya que hace como 10 años me diagnosticaron hipotiroidismo, hace 7 años me hcieron una miomectomia, luego tuve dos hijas y hace dos años me quitaron la vesícula por piedras, hace menos de un año me quitaron la matriz y resulta que tengo hígado graso fase II, eso me dijeron cuando la vesicula, inicie un plan de ejercitación y comer mejor y nada no bajo de peso mas que tres kilos y va otra vez subo….ya estoy frustrada por que ni con ejercicio la dieta no me funciona y ya no e que hacer….le agradezco su comentario.

Necesito que me ayuden a encontrar como dejar de tener higado graso,se los agradecere.

gracias x desasnarme y voy a empezar a cuidarme,hoy me realice una ecg y salio higado esteatosico grado 1 ¨.

Nice article. I study something like this here at University of Montana.

It’s definitively exciting to learn material from other writers and observe a little bit from their source. If it’s okay, I’d greatly appreciate it if I might use some of the articles on your blog. Naturally, I’ll offer a link to %target_domain% on my blog. Thanks for sharing.

Hola doctor Gustavo espero este bien reciba un saludo desde Mexico, ando checando informacion en internet y me encuentro con su blog y es la primera vez q me atrevo a escribir para pedir consejo …mire usted a mi madre le hicieron una tomografia y le diagnosticaron hematopatia cronica, esplenomegalia moderada y como signo probable hipertension portal … q tratamiento puede llevar? que dieta me recomienda… de antemano muchas gracias por ayudar a tanta gente y Dios lo bendiga

La verdad q ya me asuste un poco,porque estoy en tratamiento del higado,porque el medico me dijo que lo tengo cubierto de grasa,a causa de que solo comidas fritas me comia,y ahora pues como solo con aceite y pos espero q me ayude aver leido esta palabras aqui que se que sera de mi ayuda!!

I’m curious to find out what blog platform you happen
to be utilizing? I’m experiencing some small security
problems with my latest website and I’d like to find something
more secure. Do you have any solutions?

HOLA DR.EL HIGADO GRASO TRAE CONSIGO DOLORES ESTOMACALES POR DIVERSOS TIPOS DE COMIDAS

soy operada de la bilis y apéndice y el trabajo lo hace el hígado, ahora tengo grasa por to el hígado que debo de tomar o hacer

actos firmes administrativo

También puede frenar las infecciones e inflamaciones del hígado.

Las siguientes medidas podrían ayudarte a evitar problemas hepáticos.

Evitar el consumo excesivo de alcohol.

Evitar tomar medicamentos innecesariamente o sin consultar a un médico.

Mantener una dieta hipocalórica equilibrada rica en vitaminas y minerales.

Aumentar el consumo de frutas no ácidas que tienen propiedades desintoxicantes tales como mangos, peras, sandía, bayas.

Evitar dietas que incluyan carbohidratos refinados como el pan de harina refinada, patatas, alimentos fritos y picantes, así como bebidas con azúcar concentrada, como las colas.

Aumenta la actividad física y hacer ejercicio con regularidad.

Tratar de reducir el sobrepeso poco a poco.

Evita pasar hambre y come pequeñas comidas de forma regular.

Las medicinas Ayurvedicas tienen un efecto terapéutico en el hígado.

Los investigadores están intentando determinar la causa exacta de la acumulación de grasa en el hígado.

Puede ser porque el hígado absorbe grasas del intestino o en otras partes del cuerpo, o puede ser que el hígado pierde su capacidad de procesar la grasa absorbida por la sangre.

Sin embargo, los estudios han establecido que la obesidad causada por el abuso del alcohol, la cada vez más mayor dependencia de comidas rápidas y bebidas gaseosas, dieta poco saludable y estilo de vida sedentario, son determinantes en la enfermedad de hígado graso.

Para asegurar que no te pierdas los futuros artículos, puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

¿Has sufrido o conoces a alguien que sufra hígado graso?

Lo más importante…Tu salud.

Soy fundador de Temas Sobre Salud. Mi misión es ayudar a las personas a recuperar su salud mediante pequeños e inteligentes ajustes en su estilo de vida!
Yo mismo he afrontado serios problemas de salud los que he ido solventado mediante el estudio de las distintas corrientes filosóficas de la salud que han acompañado a la humanidad desde tiempos remotos. Además de una visión alejada del convencionalismo.

Información básica sobre Protección de Datos

Administrador: Jacobo Nasser Soto

Objetivo: Gestionar el envío de información requerida, así como las suscripciones y moderación de los comentarios.

Legalización: Requerimiento de autorización de la parte interesada.

Cumplimiento: Artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal

Destinatarios: Se comunicarán los datos a Active Campaign para el manejo de las comunicaciones con el Usuario.

Derechos:Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos de forma gratuita, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puedes dirigirte a la dirección de correo electrónico info@temassobresalud.com

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos personales en mi página web TemasSobreSalud.com + info y Política de privacidad

La enfermedad de Graves – Basedow es una enfermedad autoinmune, aunque la mayoría de las personas la conocen por este nombre, de hecho se llama bocio tóxico difuso, y hay razones para ello. Al aumentar la actividad de la glándula tiroides, el metabolismo de los tejidos se intensifica, dando como resultado el aumento de tamaño […]

Si bien la mayoría de las personas que sufren Hashimoto saben la importancia de tener un panel tiroideo, el ultrasonido de tiroides es igualmente crucial. Es la modalidad de imagen más sensible disponible para examinar la glándula tiroides. Valiosísima como herramienta de detección y, sin embargo, muchos médicos no lo ordenan de manera rutinaria. Al […]

Probablemente sabes que los síntomas de Hashimoto pueden variar considerablemente de persona a persona. Pero ¿Sabías que los síntomas de Hashimoto en una persona pueden cambiar de año a año, mes a mes, semana a semana? Incluso día a día. Los brotes debido a los desencadenantes personales son sin duda un factor clave. Además, los […]

Nota del editor: Esta información se publicó por primera vez en junio de 2013 tras la muerte del actor Enrique Lizalde.

Este lunes la actriz Lorena Rojas murió a causa del cáncer de hígado que padecía, informó la compañía Latin World Entertainment.

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo, y debido a que realiza tantas funciones vitales, es imposible vivir sin él.

Se desconoce qué tipo de cáncer de hígado tenía el actor, pero el más común es el carcinoma hepatocelular y representa aproximadamente el 85% de todos los cánceres de hígado.

El hígado también es susceptible al cáncer derivado de otros órganos (especialmente del cáncer colorrectal), lo cual se conoce como metástasis. Sin embargo, este tipo que se extiende de otros órganos se denomina metastásico.

Causas y factores de riesgo

La infección crónica de los virus de hepatitis B o C incrementa el riesgo, así como el consumo de esteroides anabólicos, la edad y la exposición a ciertas toxinas y químicos (como las aflatoxinas de cultivos contaminados con hongos).

Aproximadamente el 5% de las personas que tienen cirrosis llegan a desarrollar cáncer de hígado, independientemente de si la enfermedad fue causadad por abuso del alcohol, por un trastorno genético que causa la acumulación de hierro en el hígado o alguna otra causa.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de problemas en el hígado incluyen:

Tumores malignos de la garganta y del cuello (C09-C15)

Tumores malignos del abdomen (C16-C26)

Tumores malignos de la piel y tejidos blandos

Tumores malignos del sistema urinario (C64-C71)

Tumores malignos del ojo y sistema nervioso (C69-C72)

Tumores de la sangre (C81-C96)

Tumores no malignos (D10-D36)

Tumores de comportamiento dudoso (D37-D44)

4. Enfermedades endocrinas

Enfermedades del tiroides (E00-E07)

Enfermedades nutricionales (E40-E64)

Trastorno del metabolismo (E70-E90)

Esquizofrenia y trastornos esquizoides (F20-F29)

Trastornos de la personalidad (F60-F69 )

Trastornos del desarrollo (F80-89)

Trastornos emocionales y del comportamiento de la infancia y la adolescencia (F90-F99)

Enfermedades agudas del sistema nervioso central (G00-G09)

Enfermedades degenerativas y desmielinizantes (G30-G35)

Trastornos localizados de los nervios (G50-G59)

Otros trastornos del sistema nervioso central (G90-G99)

7. Enfermedades de los sentidos

Afecciones de la conjuntiva (H10-H13)

Afecciones del cristalino (H25-H28)

Afecciones del interior del ojo y de la retina (H30-H36)

9. Enfermedades del sistema cardiocirculatorio

Enfermedad hipertensiva (I11-I15)

Enfermedades de las arterias, arteriolas y capilares (I70-I79)

Otras enfermedades del sistema circulatorio (I95-I99)

10. Enfermedades del sistema respiratorio

Enfermedades infecciosas del tracto respiratorio superior (J00-J06)

Enfermedades infecciosas de las vias respiratorias inferiores (J20-J22)

Otras enfermedades de la pleura (J90-J99)

11. Enfermedades del sistema digestivo

Enfermedades de la boca y de los dientes (K00-K14)

Enteritis y colitis (K50-K55)

Otras enfermedades intestinales (K55-K63)

Enfermedades del peritoneo (K65-K67)

actos operaciones y empresas que la ley considera mercantiles

La enfermedad hepática grasa no alcohólica (esteatosis no alcohólica) es la causa más común de elevación leve de las aminotransferasas en el mundo occidental, según el National Health and Nutrition Survey. Además, suele observarse aumento de la GGT en casi la mitad de los enfermos en ausencia de consumo de alcohol. Al igual que en las hepatitis virales crónicas, la relación AST/ALT > 1 -que se observa en el 61% de los enfermos con fibrosis avanzada y en el 24% de los individuos con fibrosis incipiente o sin fibrosis- es altamente sugestiva de enfermedad hepática avanzada. Un incremento del índice de masa corporal, diabetes, hiperlipemia e hipertensión -factores asociados con el síndrome metabólico o con estado de resistencia a la insulina- deben hacer pensar en hepatitis grasa no alcohólica. La distinción entre esteatosis simple con inflamación mínima o sin ella y esteatohepatitis no alcohólica con fibrosis es imposible desde el punto de vista clínico; la biopsia es necesaria para establecer el diagnóstico y pronóstico. Deben investigarse factores de riesgo de hepatitis por virus B y C.

La hemocromatosis hereditaria relacionada con el HFE es una enfermedad autosómica recesiva relativamente común que se caracteriza por el depósito anormal de hierro en hígado, páncreas y corazón. La concentración de ferritina, hierro y el índice de saturación de transferrina deben determinarse siempre en pacientes con elevación de las transaminasas. De hecho, un aumento en el nivel de ferritina y, fundamentalmente, un índice de saturación de transferrina por encima de 45% son fuertemente sugestivos de hemocromatosis. La presencia de diabetes, enfermedad cardíaca o artritis también deben hacer pensar en la patología. El estudio genético de la mutación en el gen HFE confirma el diagnóstico, especialmente si el enfermo es oriundo del norte de Europa.

La presencia de elevación leve de aminotransferasas en mujeres con otros trastornos inmunitarios obliga a descartar hepatitis autoinmune, cuya prevalencia oscila entre 1:6 000 y 1:7 000. Casi el 80% de los pacientes tiene hipergammaglobulinemia aun en ausencia de cirrosis hepática. Deben solicitarse anticuerpos antinucleares, antimúsculo liso y antimicrosómicos pero los criterios diagnósticos son complejos e incluyen el estudio histológico. Los enfermos suelen responder favorablemente a los esteroides pero la evolución puede ser crónica y fluctuante. La enfermedad de Wilson debe sospecharse en pacientes jóvenes con signos de hemólisis o síntomas psicológicos o neurológicos concomitantes. La deficiencia de alfa-1-antitripsina no es una patología rara: afecta entre 1:1 600 y 1:2 800 de los recién nacidos de Europa y de los Estados Unidos. Sin embargo, es una causa infrecuente de elevación de las aminotransferasas; los enfermos suelen ser identificados durante la niñez. Puede sospecharse en presencia de patología pulmonar concomitante (enfisema). Finalmente, añaden los autores, alrededor del 10% de los enfermos con hipertransaminasemia inexplicada tiene enfermedad celíaca.

Patrón con predominio colestático

Esta alteración se encuentra menos frecuentemente en la práctica médica.

Es una enzima que transporta metabolitos a través de las membranas. Las enfermedades del hígado y del hueso son las causas más comunes de elevación patológica de la fosfatasa alcalina (FAL) aunque la enzima también puede originarse en placenta, riñones, intestino o leucocitos. Durante el tercer trimestre de la gestación y en la adolescencia se produce un aumento aislado de los niveles de FAL. La FAL hepática está presente en la superficie del epitelio de los conductos biliares. La colestasis aumenta la síntesis y liberación de FAL. Su vida media en la circulación es de aproximadamente una semana. Para determinar el origen de la elevación de la FAL puede medirse la concentración de GGT o estudiarse las isoenzimas de FAL. La ecografía hepática puede revelar la presencia de dilatación de los canalículos biliares, demostrar signos de enfermedad hepática crónica, incluso cirrosis, o identificar masas hepáticas.

El daño hepático inducido por drogas puede presentarse con un patrón colestásico (aumento preferencial de la FAL o relación entre ALT/FAL inferior a 2); sin embargo, la magnitud de la alteración de la FAL es variable y puede estar acompañada de hiperbilirrubinemia. Debe indagarse el uso de antihipertensivos (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina) y hormonas (estrógenos) que pueden originar colestasis.

La alteración de la FAL en pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino (esencialmente colitis ulcerosa) sugiere la presencia de colangitis esclerosante primaria. El mismo patrón de alteración bioquímica en una mujer de edad intermedia con antecedente de prurito y patología autoinmunitaria debe hacer pensar en cirrosis biliar primaria. El estudio posterior incluye la búsqueda de anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos y antimitocondriales. En pacientes con colangitis esclerosante primaria o cirrosis biliar primaria, los niveles séricos de bilirrubina tienen valor pronóstico.

La elevación de FAL por obstrucción del conducto biliar común puede estar anticipada por un pico de aumento de las aminotransferasas, síntomas típicos e hiperbilirrubinemia conjugada. También es posible que la FAL adopte un patrón fluctuante con concentración normal de bilirrubina en pacientes que tienen un obstáculo en los conductos biliares. El aumento de FAL también puede reflejar enfermedad metastásica del hígado, linfoma o patologías infiltrativas como sarcoidosis. Aunque la ecografía es de gran utilidad en estos casos, en muchos enfermos suele ser indispensable la biopsia. La magnitud de elevación de la FAL no parece tener relevancia diagnóstica específica.

La gammaglutamiltranspeptidasa (GGT) está presente en los hepatocitos y en las células biliares epiteliales, túbulos renales, páncreas e intestino. Los mecanismos asociados con su alteración son similares a los descritos en el caso de la FAL. La GGT es una enzima microsómica y su actividad puede ser inducida por varias drogas, tales como anticonvulsivos y anticonceptivos orales. Pueden encontrarse niveles elevados de GGT en diversas patologías extrahepáticas, entre ellas, enfermedad pulmonar obstructiva crónica e insuficiencia renal. También puede mantenerse elevada durante semanas después del infarto agudo de miocardio. En pacientes alcohólicos, su incremento obedece a inducción enzimática y menor depuración.

En particular, los niveles de GGT pueden estar 2 a 3 veces por encima de los valores normales en más del 50% de los pacientes con hígado graso no alcohólico y en alrededor del 30% de los sujetos con hepatitis por virus C. Más aun, la elevación en los niveles de GGT en pacientes con hepatopatía crónica se asocia con daño de los conductos y con fibrosis. Dada su alta sensibilidad (aunque escasa especificidad) la GGT puede ser de ayuda para identificar causas de alteración en los niveles de FAL; en combinación con otras anormalidades (AST/ALT > 2) es probable el diagnóstico de enfermedad hepática alcohólica.

Es el producto del catabolismo de la bilirrubina en el sistema reticuloendotelial. La bilirrubina no conjugada puede aumentar por mayor producción, menor captación o conjugación hepática o por ambos mecanismos. En adultos, las causas más comunes de hiperbilirrubinemia no conjugada son la hemólisis y el síndrome de Gilbert. La primera situación se evalúa mediante el recuento de reticulocitos y la determinación de hemoglobina y haptoglobina. El síndrome de Gilbert está ocasionado por una variedad de defectos genéticos en la UDP-glucuroniltransferasa, presentes en alrededor del 5% de la población. Por lo general, el nivel de bilirrubina indirecta no excede los 68 µmol/l y el resto de los estudios son normales. El paciente debe conocer que el trastorno es de naturaleza benigna. Otras causas menos comunes de hiperbilirrubinemia no conjugada incluyen la reabsorción de grandes hematomas y la eritropoyesis ineficiente.

En personas sanas, casi no hay bilirrubina conjugada en suero, esencialmente por el rápido proceso de secreción biliar. Los niveles se elevan cuando el hígado pierde al menos el 50% de su capacidad de excreción; por lo tanto, la presencia de hiperbilirrubinemia conjugada habitualmente es un signo de enfermedad hepática. La alteración, en combinación con aumento marcado de las transaminasas, puede sugerir hepatitis viral aguda o lesión hepática isquémica o tóxica; el patrón también puede ser la forma de presentación de la hepatitis autoinmune. Por su parte, el trastorno puramente colestásico con hiperbilirrubinemia conjugada, aumento de la concentración de ALP e incremento insignificante de las transaminasas puede reflejar una reacción colestásica a drogas.

La obstrucción biliar puede originar diverso grado de hiperbilirrubinemia, según la magnitud y la duración de la obstrucción y la reserva funcional del hígado. Una vez que desaparece la causa de la obstrucción, sea cual fuere, los niveles de bilirrubina en suero se normalizan con un patrón bimodal, con un descenso rápido primero y una declinación más lenta después, atribuible a la unión de la bilirrubina con la albúmina. El complejo tiene la misma vida media que la albúmina sérica, alrededor de 20 días.

Valoración de la concentración de albúmina y del tiempo de protrombina: їEvalúan realmente la función del hígado?

Habitualmente se considera que ambas mediciones permiten determinar la funcionalidad hepática. De hecho, la síntesis de albúmina tiende a descender en la enfermedad hepática terminal y la prolongación en el tiempo de protrombina depende de la disminución en la síntesis de factores de la coagulación que se producen en hígado (I, II, V, VII y X). Sin embargo, ninguna de estas determinaciones es específica de patología hepática: el descenso de la albúmina puede obedecer a síndrome nefrótico, malabsorción, enteropatía perdedora de proteínas o desnutrición. Asimismo, la prolongación del tiempo de protrombina puede atribuirse a tratamiento con warfarina, a deficiencia de vitamina K (necesaria para activar a los factores II, VII y X) o a coagulopatía por consumo. Sin embargo, cuando se ha establecido que el motivo de la alteración es por enfermedad del hígado, los niveles séricos de albúmina y el tiempo de protrombina son útiles para monitorear la actividad sintética del hígado. La albúmina desciende cuando se produce cirrosis mientras que en enfermos con necrosis hepatocelular masiva aguda, los niveles de albúmina en sangre pueden ser normales. El tiempo de protrombina no es útil para valorar la función del hígado en pacientes con alteración leve de las aminotransferasas, ya que el primer parámetro puede permanecer dentro de valores normales durante períodos prolongados a menos que la función hepática se comprometa considerablemente. Al contrario, pacientes con cirrosis compensada pueden tener tiempo normal de protrombina. Por lo tanto, cualquiera de estas pruebas debe interpretarse en el contexto clínico y bioquímico del enfermo.

La ictericia obstructiva puede asociarse con descenso de la absorción de vitamina K y, por ende, con aumento del tiempo de protrombina. La alteración responde al tratamiento parenteral con vitamina K. Por último debe recordarse que el tiempo de protrombina depende estrictamente del International Sensitivity Index del reactivo empleado, por lo que es muy difícil efectuar comparaciones y estandarizaciones.

La elevación de las enzimas hepáticas es uno de los problemas más frecuentes que enfrenta el profesional. El conocimiento fisiopatológico de las enzimas del hígado es esencial para comprender las causas de la alteración. El patrón de anormalidad, interpretado en el contexto general del paciente, permite dirigir el estudio posterior, concluyen los autores.

En esta hoja se describen algunas pruebas comunes que se realizan para el diagnóstico o tratamiento de problemas hepáticos. El proveedor de atención médica le dirá cuáles son las pruebas que necesita.

Algunos procedimientos para examinar el hígado

A continuación se indican los procedimientos que se realizan para observar el estado o el funcionamiento del hígado y de los órganos relacionados con él (como la vesícula biliar o los conductos biliares).

La biopsia del hígado es un procedimiento para determinar si hay daños en el tejido hepático. Se utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido del hígado. Esta muestra se examina en el laboratorio para determinar si hay señales de inflamación, formación de tejido cicatricial u otros problemas.

La tomografía computarizada muestra una imagen tridimensional del hígado y de la vesícula biliar que permite observar si hay cálculos (piedras), abscesos, anomalías en los vasos sanguíneos o tumores.

La colangiopancreatografía endoscópica retrógrada es un procedimiento que puede revelar si existe obstrucción o estrechamiento de los conductos biliares. Se inserta un endoscopio (un tubo pequeño y flexible) en la boca. El endoscopio se pasa a través del esófago y del estómago, hasta la parte superior del intestino delgado, donde desembocan los conductos biliares. Se introduce un tinte de contraste a través del endoscopio para facilitar la visualización de los conductos biliares en las radiografías. El médico puede tomar muestras de tejido o fluidos utilizando instrumentos introducidos en el endoscopio. Estas muestras se envían a un laboratorio para ser examinadas.

La gammagrafía hepatobiliar con ácido iminodiacético se utiliza para estudiar la función de la vesícula biliar o el hígado. Se inyecta en el cuerpo un líquido conocido como trazador o marcador radiactivo. A medida que este líquido se desplaza a través del hígado hacia la vesícula biliar y el intestino, puede verse en la gammagrafía. El marcador muestra donde hay ausencia o bloqueo de los conductos biliares y otros problemas.

La colangiopancreatografía por resonancia magnética es una prueba en la que se utilizan campos magnéticos fuertes para crear imágenes de los conductos biliares, el páncreas y la vesícula biliar. Puede revelar conductos biliares anormales o estrechados, o cálculos biliares.

En un sonograma se utilizan ondas sonoras para mostrar una imagen del hígado. Puede mostrar extravasaciones de bilis (acumulaciones de bilis que salen del hígado) y cálculos biliares.

Análisis de sangre para vigilar el estado del hígado

Es posible que tomen una pequeña muestra de sangre para medir el nivel de las siguientes sustancias:

La alfafetoproteína es normalmente alta en los recién nacidos. Pero en niños mayores, un alto nivel de alfafetoproteína en la sangre puede señalar la existencia de cáncer de hígado.

La albúmina es una proteína producida por el hígado. Puede medirse mediante un análisis de sangre. Cuando una persona tiene un trastorno hepático, el nivel de albúmina en la sangre (albúmina sérica) suele ser bajo.

La fosfatasa alcalina es una enzima producida en el hígado y en los huesos. Puede medirse con un análisis de sangre. Un nivel alto de esta enzima señala la existencia de un problema en los conductos biliares del hígado.

La alanina aminotransferasa es una enzima producida por el hígado. Cuando el hígado está dañado, la alanina aminotransferasa pasa a la sangre. Si un análisis de sangre encuentra un alto nivel de alanina aminotransferasa, esto puede ser señal de problemas hepáticos como inflamación, formación de tejido cicatricial o tumor.

  • Medicamentos para revertir la intoxicación. La insuficiencia hepática aguda causada por sobredosis de acetaminofeno o intoxicación por hongos se tratan con medicamentos que pueden revertir los efectos de la toxina.
  • Trasplante de hígado. La insuficiencia hepática aguda es irreversible en muchos casos. En estas situaciones, el único tratamiento puede ser un trasplante de hígado. Durante un trasplante de hígado, el cirujano extirpa el hígado dañado y lo reemplaza con un hígado sano de un donante. Leer más.

Su médico trabajará para controlar los signos y síntomas que está experimentando y tratar de evitar las complicaciones causadas por la insuficiencia hepática aguda. Esta atención puede incluir:

  • Aliviar el exceso de líquido en el cerebro. Edema cerebral causado por la insuficiencia hepática aguda puede aumentar la presión en su cerebro. Los medicamentos pueden ayudar a reducir la acumulación de líquido en el cerebro.
  • Detección de infecciones. Su equipo médico tomará muestras periódicas de sangre y orina para ser probado para detectar signos de infección. Si su médico sospecha que usted tiene una infección, usted recibirá medicamentos para tratar la infección.
  • Prevención de hemorragias graves. Las personas con insuficiencia hepática aguda a menudo desarrollan úlceras sangrantes en el tracto gastrointestinal. Su médico le puede dar medicamentos para reducir el riesgo de sangrado. Si se pierde una gran cantidad de sangre, se puede requerir transfusiones de sangre.

Para reducir el riesgo de insuficiencia hepática aguda en el cuidado de su hígado, trate de:

  • Siga las instrucciones de los medicamentos. Si usted toma paracetamol u otros medicamentos, consulte el prospecto para obtener instrucciones sobre la dosis recomendada y no exceder de la dosis.
  • Dígale a su médico acerca de todos sus medicamentos. Dígale a su médico acerca de los medicamentos a base de hierbas que esté tomando. Estos pueden interferir con los medicamentos recetados que esté tomando.
  • Beber alcohol con moderación, en todo caso. Limite la cantidad de alcohol que se consume a no más de una bebida al día para las mujeres y no más de dos bebidas al día para los hombres.
  • Evite los comportamientos de riesgo. Busque ayuda si usted usa drogas intravenosas ilegales. No comparta agujas para inyectarse drogas. Si usted decide tener relaciones sexuales, use condones. Si usted decide tener tatuajes o piercings en el cuerpo, tener cuidado con la limpieza y la seguridad cuando se trata de seleccionar una tienda.
  • Vacunarse. Si usted está en mayor riesgo de contraer la hepatitis, si ya ha sido infectado con algún tipo de virus de la hepatitis o si tiene una enfermedad hepática crónica, hable con su médico sobre la vacuna contra la hepatitis B. La vacuna también está disponible para la hepatitis A.
  • Evite el contacto con la sangre de otras personas y los fluidos corporales. Virus de la hepatitis se pueden propagar por pinchazos accidentales o limpieza inadecuada de la sangre o fluidos corporales. También es posible infectarse al compartir cuchillas de afeitar o cepillos de dientes.
  • No comer setas. Puede ser difícil distinguir un hongo comestible de una venenosa.
  • Tenga cuidado con los aerosoles. Cuando se utiliza un limpiador en aerosol, asegúrese de que la habitación se ventila, o usa una máscara. Tomar las medidas de protección similares al pulverizar insecticidas, fungicidas, pinturas y otros productos químicos tóxicos. Siga siempre las instrucciones del fabricante.
  • Mira lo que pone en su piel. Cuando el uso de insecticidas y otros productos químicos tóxicos, cúbrase la piel con guantes, camisas de manga larga, un sombrero y una máscara.
  • Elija una dieta saludable. Elija una dieta basada en plantas con una variedad de frutas y verduras. Limite los alimentos altos en grasa.
  • Mantenga un peso saludable. La obesidad puede causar una enfermedad llamada enfermedad de hígado graso no alcohólico, que puede incluir el hígado graso, hepatitis y cirrosis.

La insuficiencia hepática aguda se produce cuando el hígado pierde rápidamente su capacidad de funcionar. Más comúnmente, la insuficiencia hepática se desarrolla lentamente durante el curso de años. Pero en la insuficiencia hepática aguda, insuficiencia hepática desarrolla en cuestión de días.

Los signos y síntomas de insuficiencia hepática aguda pueden incluir:

  • Coloración amarillenta de la piel y ojos (ictericia)
  • Dolor en la parte superior derecha de su abdomen
  • Náusea y vómitos
  • Una sensación general de malestar
  • Dificultad para concentrarse
  • Desorientación o confusión
  • Somnolencia

La insuficiencia hepática aguda puede desarrollarse rápidamente en una persona sana, y es potencialmente mortal. Si usted o alguien que usted conoce de repente desarrolla una coloración amarillenta de los ojos o la piel, dolor en la parte superior del abdomen o cualquier cambio inusual en el estado mental, la personalidad o el comportamiento, busque atención médica de inmediato.

La insuficiencia hepática aguda se produce cuando las células del hígado se dañan significativamente y éste ya no es capaz de funcionar. La insuficiencia hepática aguda tiene muchas causas potenciales, incluyendo:

  • Sobredosis de paracetamol. Tomar demasiado acetaminofeno es la causa más común de insuficiencia hepática aguda. La insuficiencia hepática aguda puede ocurrir si usted toma una dosis muy grande de paracetamol a la vez, o puede ocurrir si usted toma dosis mayores a las recomendadas cada día durante varios días, especialmente en personas con enfermedad hepática crónica.
  • Medicamentos recetados. Algunos medicamentos recetados, incluyendo antibióticos, medicamentos anti-inflamatorios no esteroides y los anticonvulsivos, pueden causar insuficiencia hepática aguda.
  • Suplementos de hierbas. Medicamentos a base de hierbas y suplementos, como kava, efedra, solideo y poleo, se han relacionado con la insuficiencia hepática aguda.
  • Hepatitis y otros virus. La hepatitis A, la hepatitis B y la hepatitis E puede causar insuficiencia hepática aguda. Otros virus que pueden causar insuficiencia hepática aguda incluyen Epstein-Barr, citomegalovirus y el virus del herpes simplex.
  • Toxinas. Las toxinas que pueden causar insuficiencia hepática aguda incluyen las setas venenosas Amanita phalloides, que a veces se confunde con especies comestibles.
  • Enfermedad autoinmune. La insuficiencia hepática puede ser causada por la hepatitis autoinmune – una enfermedad en la cual el sistema inmunológico ataca las células del hígado, causando inflamación y daño.
  • Enfermedades de las venas en el hígado. Las enfermedades vasculares, tales como el síndrome de Budd-Chiari, pueden causar bloqueos que se forman en las venas del hígado y conducir a insuficiencia hepática aguda.
  • Enfermedad metabólica. Enfermedades metabólicas raras, como la enfermedad de Wilson y el hígado graso agudo del embarazo, con poca frecuencia causan insuficiencia hepática aguda.
  • Cáncer. El cáncer que comienza en el hígado o el cáncer que se disemina al hígado desde otras partes de su cuerpo puede hacer que su hígado falle.

Muchos de los casos de insuficiencia hepática aguda no tiene una causa aparente.

La insuficiencia hepática aguda a menudo causa complicaciones, incluyendo:

  • Exceso de líquido en el cerebro (edema cerebral). El exceso de líquido ocasiona presión por acumulación en el cerebro, que puede desplazar el tejido cerebral fuera del espacio que normalmente ocupa (hernia). El edema cerebral puede privar a su cerebro de oxígeno.
  • Trastornos de hemorragia. Una insuficiencia hepática no es capaz de producir cantidades suficientes de los factores de coagulación, que ayudan a que la sangre coagule. El sangrado de úlceras en el tracto gastrointestinal o en otros lugares es difícil de controlar porque la sangre no se coagula rápidamente.
  • Infecciones. Las personas con insuficiencia hepática aguda tienen un mayor riesgo de desarrollar una variedad de infecciones, sobre todo en la sangre y en las vías respiratorias y urinarias.
  • Insuficiencia renal. La insuficiencia renal a menudo se produce después de un fallo hepático, especialmente en casos de sobredosis de paracetamol, lo que daña tanto su hígado y sus riñones.

Las pruebas y los procedimientos utilizados para el diagnóstico de la insuficiencia hepática aguda incluyen:

  • Análisis de sangre. Exámenes de sangre para determinar qué tan bien está funcionando el hígado pueden incluir la prueba de tiempo de protrombina, que mide el tiempo que tarda la sangre en coagular. Si usted tiene insuficiencia hepática aguda, la sangre no coagula tan rápido como debería.
  • Pruebas de imagen. El médico puede recomendar pruebas de imagen, como la ecografía, para evaluar el hígado. Las pruebas de imagen pueden aparecer daños en el hígado y pueden ayudar a su médico a determinar la causa de sus problemas en el hígado.
  • Examen de tejido hepático. Su médico puede recomendar un procedimiento para extraer una pequeña muestra de tejido del hígado (biopsia hepática). Las pruebas de los tejidos del hígado pueden ayudar a su médico a entender por qué su hígado está fallando. Para las personas con un riesgo de sangrado durante la biopsia, tales como aquellos con insuficiencia hepática aguda, el médico puede realizar una biopsia hepática transyugular. Para ello, una pequeña incisión en el lado derecho de su cuello y un tubo delgado (catéter) se pasa en una vena grande en el cuello, a través de su corazón y hacia abajo en una vena que sale del hígado. Luego, el médico inserta una aguja hacia abajo a través del catéter y recupera una muestra del tejido del hígado.

Las personas con insuficiencia hepática aguda son tratadas en la unidad de cuidados intensivos de un hospital. Cuando es posible, su médico trabajará para tratar la insuficiencia hepática aguda. Pero en muchos casos, el tratamiento implica el control de las complicaciones y dar tiempo al hígado para curar.

Los tratamientos de la insuficiencia hepática aguda pueden incluir:

  • Medicamentos para revertir la intoxicación. La insuficiencia hepática aguda causada por sobredosis de acetaminofeno o intoxicación por hongos se tratan con medicamentos que pueden revertir los efectos de la toxina.
  • Trasplante de hígado. La insuficiencia hepática aguda es irreversible en muchos casos. En estas situaciones, el único tratamiento puede ser un trasplante de hígado. Durante un trasplante de hígado, el cirujano extirpa el hígado dañado y lo reemplaza con un hígado sano de un donante. Leer más.

Su médico trabajará para controlar los signos y síntomas que está experimentando y tratar de evitar las complicaciones causadas por la insuficiencia hepática aguda. Esta atención puede incluir:

  • Aliviar el exceso de líquido en el cerebro. Edema cerebral causado por la insuficiencia hepática aguda puede aumentar la presión en su cerebro. Los medicamentos pueden ayudar a reducir la acumulación de líquido en el cerebro.
  • Detección de infecciones. Su equipo médico tomará muestras periódicas de sangre y orina para ser probado para detectar signos de infección. Si su médico sospecha que usted tiene una infección, usted recibirá medicamentos para tratar la infección.
  • Prevención de hemorragias graves. Las personas con insuficiencia hepática aguda a menudo desarrollan úlceras sangrantes en el tracto gastrointestinal. Su médico le puede dar medicamentos para reducir el riesgo de sangrado. Si se pierde una gran cantidad de sangre, se puede requerir transfusiones de sangre.

Para reducir el riesgo de insuficiencia hepática aguda en el cuidado de su hígado, trate de:

  • Siga las instrucciones de los medicamentos. Si usted toma paracetamol u otros medicamentos, consulte el prospecto para obtener instrucciones sobre la dosis recomendada y no exceder de la dosis.
  • Dígale a su médico acerca de todos sus medicamentos. Dígale a su médico acerca de los medicamentos a base de hierbas que esté tomando. Estos pueden interferir con los medicamentos recetados que esté tomando.
  • Beber alcohol con moderación, en todo caso. Limite la cantidad de alcohol que se consume a no más de una bebida al día para las mujeres y no más de dos bebidas al día para los hombres.
  • Evite los comportamientos de riesgo. Busque ayuda si usted usa drogas intravenosas ilegales. No comparta agujas para inyectarse drogas. Si usted decide tener relaciones sexuales, use condones. Si usted decide tener tatuajes o piercings en el cuerpo, tener cuidado con la limpieza y la seguridad cuando se trata de seleccionar una tienda.
  • Vacunarse. Si usted está en mayor riesgo de contraer la hepatitis, si ya ha sido infectado con algún tipo de virus de la hepatitis o si tiene una enfermedad hepática crónica, hable con su médico sobre la vacuna contra la hepatitis B. La vacuna también está disponible para la hepatitis A.
  • Evite el contacto con la sangre de otras personas y los fluidos corporales. Virus de la hepatitis se pueden propagar por pinchazos accidentales o limpieza inadecuada de la sangre o fluidos corporales. También es posible infectarse al compartir cuchillas de afeitar o cepillos de dientes.
  • No comer setas. Puede ser difícil distinguir un hongo comestible de una venenosa.
  • Tenga cuidado con los aerosoles. Cuando se utiliza un limpiador en aerosol, asegúrese de que la habitación se ventila, o usa una máscara. Tomar las medidas de protección similares al pulverizar insecticidas, fungicidas, pinturas y otros productos químicos tóxicos. Siga siempre las instrucciones del fabricante.
  • Mira lo que pone en su piel. Cuando el uso de insecticidas y otros productos químicos tóxicos, cúbrase la piel con guantes, camisas de manga larga, un sombrero y una máscara.
  • Elija una dieta saludable. Elija una dieta basada en plantas con una variedad de frutas y verduras. Limite los alimentos altos en grasa.
  • Mantenga un peso saludable. La obesidad puede causar una enfermedad llamada enfermedad de hígado graso no alcohólico, que puede incluir el hígado graso, hepatitis y cirrosis.

Los síntomas de la enfermedad del hígado en perros son a menudo sutiles en las primeras etapas y tienden a ser un poco variables en diferentes perros. Algunos de los síntomas comunes de la enfermedad hepática de perros se discuten en el artículo siguiente. Sigue leyendo para saber más acerca de los síntomas de la enfermedad hepática canina y su tratamiento.

Una de las causas principales de la muerte en los perros son las enfermedades de hígado. El hígado es un órgano vital que realiza un número de funciones esenciales. La función principal del hígado es la desintoxicación de la sangre, la eliminación de productos de desecho del sistema y la secreción de la bilis para ayudar a la digestión. El hígado también ayuda a llevar a cabo varios procesos bioquímicos, también ayuda a curar las enfermedades del sistema inmunológico. Como se puede ver, las enfermedades del hígado tienden a paralizar la mayoría de las funciones del cuerpo, ya que el órgano ya no es capaz de realizar su capacidad óptima. Es importante detectar síntomas de la enfermedad de hígado del perro tan pronto como sea posible. Esto es porque el tratamiento temprano significa que el hígado tiene la oportunidad de superar cualquier enfermedad y realizar bien sus funciones.

Causas de la enfermedad hepática del perro

Existen varias causas que llevan a la enfermedad hepática en los perros. Algunas de las causas más comunes de la enfermedad hepática en perros son:

  • Infección por agentes bacterianos, virales o parasitarios como la leptospirosis, hepatitis y gusanos del corazón.
  • Hepatopatía tóxica en perros debido a daños en el hígado por la exposición a las drogas, productos químicos, toxinas tales como corticoides, aspirina o envenenamiento.
  • Cáncer de hígado
  • Cambios en el hígado congénitos o adquiridos
  • Trauma debido a un severo golpe directo en el abdomen como en un accidente de coche
  • Pancreatitis, inflamación del páncreas que se propaga al hígado
  • Anemia hemolítica que causa disminución en el suministro de oxígeno a las células del hígado
  • Hepatitis crónica del hígado debido al almacenamiento de cobre, medicamentos anticonvulsivos, cirrosis, etc.

Síntomas de la enfermedad del hígado del perro

La enfermedad del hígado canino es uno de los asesinos más grandes de los perros, que no se detecta en las primeras etapas. El hígado tiene la capacidad de regeneración y, por tanto, los síntomas que aparecen son muy sutiles. Por lo tanto, sólo los perros que son llevados a un veterinario con regularidad, son diagnosticados con enfermedades del hígado en sus etapas iniciales. En el momento en que los síntomas de la enfermedad del hígado son más prominentes, la enfermedad ya se encuentra en desarrollo, y la función del hígado está reducida. Algunos de los síntomas de la enfermedad de hígado en perros son los siguientes:

☛ Síntomas gastrointestinales
La primera indicación de la enfermedad hepática en perros es la pérdida de apetito, es decir, la anorexia. El perro empieza a comer menos de lo normal. Junto con la pérdida de apetito, el perro muestra signos de trastornos gastrointestinales como diarrea, vómitos, e incluso a veces estreñimiento. Esto se produce debido a un metabolismo incorrecto de los hidratos de carbono, proteínas y grasas debido al mal funcionamiento del hígado. La pérdida de peso se suma a los problemas del perro. A medida que el perro sufre de mal funcionamiento metabólico, sufre de anemia. Por lo tanto, se vuelve muy débil, inactivo y aletargado.

Cambios neurológicos
Los altos niveles de toxinas que circulan en el cuerpo producen un sinnúmero de trastornos neurológicos, así como cambios de comportamiento en el perro. Por lo que el hígado es incapaz de filtrar las toxinas de la corriente sanguínea, las toxinas se acumulan en el cerebro. Esto lleva a la encefalopatía hepática. Por lo tanto, lleva a una serie de cambios en el comportamiento como la agresividad, desorientación, agitación, estupor, presión de la cabeza, convulsiones, babeo excesivo, sensación de vértigo, ataxia, torpeza mental, vagar sin rumbo y en casos graves coma.

Ictericia
Cuando la secreción de la bilis desde la vesícula biliar está obstruida, esto lleva a la acumulación de bilirrubina en la sangre. Esto lleva a la ictericia en los perros. Entonces, la parte blanca de los ojos de los perros, así como las membranas mucosas de la lengua y las encías, se ponen amarillas. El perro comienza a pasar orina de color brillante amarillo-naranja debido a la bilirrubinuria.

Color de las heces
Las heces se convierten pálidas de color gris. La bilis secretada contiene electrolitos, colesterol, ácidos biliares, bilirrubina, así como globulinas. Es muy importante para la eliminación de los fármacos, la absorción de grasa desde el intestino hacia el torrente sanguíneo, así como la recirculación de las células rojas de la sangre. La bilirrubina es una sustancia tóxica que se desintoxica en el hígado y es excretada. Sin embargo, cuando el hígado no logra desintoxicar y excretar bilirrubina del sistema, el perro pasa heces pálidas grises, loo que indica una obstrucción completa de las vías biliares, debido a una enfermedad hepática.

Trastornos de la coagulación
La enfermedad hepática causa problemas de coagulación en el animal. Esta condición se llama coagulopatía. Cuando un perro sufre de una enfermedad del hígado, ésta afecta a su estómago y el duodeno. Por lo tanto, el perro sufre de hemorragia gastrointestinal y se observa sangre en las heces del perro. A veces, la sangre se detecta en la orina del perro, así como vómitos.

Actualmente el 75% de los pacientes celíacos tiene un peso normal y hay un 5% que incluso llega a tener sobrepeso u obesidad.

Con el conocimiento de más información sobre celíacos se ha ido borrando la imagen que asociaba esta enfermedad a la figura de un bebé. Ahora se conoce que un adulto no celíaco puede llegar a serlo con el paso del tiempo.

En los años 70 se daba gluten antes de los tres meses de vida y por ese motivo algunos bebés se ponían malos y muy graves. Es decir, mientras se procuraba determinar cuáles eran las causas de la celiaquía, se pensaba que los celíacos eran niños de menos de dos años, muy hinchados, con diarreas, barrigas distendidas y de bajo peso.

Otro problema que ha surgido es que se abusa del diagnóstico de celiaquía cuando no se sabe lo que tiene el paciente realmente.

A pesar de ello, ya no hay tantos niños pequeños con esta dolencia gracias a los nuevos protocolos en los que se recogen que se suministre gluten a partir de los 4 y 12 meses de forma gradual y en pequeñas dosis. Algunos pediatras llegan más allá y aconsejan darlo a partir de los seis meses.

Cada vez se dispone de más medios para poder detectar cuanto antes la celiaquía.

Los expertos en gluten y enfermedad celíaca advierten que cada vez hay más pacientes que no toleran bien esta sustancia. Pero señalan que no por esta razón son personas celíacas al no cumplir con todos los criterios propios de esta enfermedad autoinmune. De hecho, se abusa mucho del diagnóstico de celiaquía en personas que no la padecen y se les retira el gluten por el mero hecho de tener predisposición genética para ello. Esto no se debe hacer si no lo abalan otras pruebas pues existe un 40% de posibilidad de que nunca desarrollen esta enfermedad a pesar de esto.

Si por el simple hecho de tener familiares celíacos, los médicos determinan que una persona es celíaca, se podría cometer un gran error. Ahora que existen tantas pruebas para poder dar realmente con un buen diagnóstico de la enfermedad, los especialistas deberían cotejar todas las pruebas antes de quedarse solo en el dato de los antecedentes genéticos. Muchos especialistas lo hacen y gracias a ello se ponen buenos tratamientos a tiempo.

Si tienes algún problema de salud, recuerda que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta. Consulta aquí como funciona.

Lo cierto es que hoy por hoy entre el 20 y más del 50 por ciento de los nuevos diagnósticos se realizan a personas mayores de 50 años. La mayoría de las mujeres celíacas tienen entre 30 y 40 años y solo un 20 por ciento de los pacientes, con esta enfermedad, superan los 60 años cuando son diagnosticados.

A pesar del avance tan importante en las pruebas diagnósticas de celiaquía, aún queda mucho tiempo para que la medicina descubra qué factores influyen de forma inequívoca en la aparición de la enfermedad y a través de que vías los hacen.

Lo importante es llegar a un buen diagnóstico lo antes posible para establecer un tratamiento de la celiaquía con el que acabar con los síntomas más importantes y molestos de esta enfermedad.

Aviso: esta página contiene artículos de contenido médico y sanitario pero en ningún momento debe tomarse como guía exclusiva para un problema de salud. Para cualquier duda sobre un problema de salud debe acudir al especialista. BonoMédico no es un consultorio médico.

…ergético, es posible que desencadene episodios de insomnio. Por contener mucha fibra, es posible que produzca gases y diarrea. No es recomendada su consumo en periodos de gestación y lactancia materna. Usos medicinales de la maca: La maca se puede utilizar como suplemento nutricional y obviamente como aliemento, tradicional para las zonas andinas. En capsulas o mezclar en zumos: desde una gramo y medio hasta tres por día. Maca gelatinizada:…

…gerir la maca es comprándola en polvo y consumirla con agua o jugos. Se puede usar la raíz como alimento, hirviéndola con agua por varios minutos o se puede dejarla secar y consumirla como cereal. También existe la harina de maca, que se puede utilizar en pan, tortas, etc. El té de maca es de fácil preparación, se hierve el equivalente a una taza de agua, agregar una cucharadita de raíz de maca machacada, luego dejar unos minutos más al fuego,…

…tabel. Brócoli. Zanahoria. Arroz integral. Ajo. Huevos. Espinaca. Melón. Papaya. Banana o plátano. Tomate. Germen de trigo. Cebolla. Repollo. Sandía. Nuez. Limón. Soja. Hongos. Semillas de alcaravea. Pimienta de cayatena. Cúrcuma. Abundante agua. Abocados. Eneldo. Naranja. Frutos rojos. Semillas de lino. Atún. Caballa. Sardinas. Tendencia actual: ataque al higado que comer ataque de higado que comer…

…a el nacimiento de bebes prematuros. Controla menstruaciones abundantes. Cómo se toma el aceite de higado de bacalao: Puede consumirse en perlas durante la época invernal o dos o tres cucharadas diarias del aceite. Aceite de higado de bacalao contraindicaciones: Perdida de apetito, nauseas y vómitos. Indigestión y acidez estomacal. Diarreas. Mal aliento. Dolor en el abdomen. Puede causar hemorragias. Tendencia actual: vaginas buenas Buenas…

La esteatosis hepática o hígado graso es una afección de origen metabólico y consiste en la acumulación anormal de grasa, mayoritariamente en forma de triglicéridos, en la célula hepática. Hay dos tipos de esteatosis: esteatosis microvacuolar de daño celular agudo y esteatosis macrovacuolar que produce un daño crónico. Entre sus causas se encuentran el alcohol, la diabetes, la obesidad, el colesterol, la hipertensión, diferentes tipos de drogas…

La cirrosis hepática es una enfermedad de tipo crónica que se va desarrollando de forma lenta en el hígado, produciendo sobre el tejido hepático continuas y excesivas cicatrices que paulatinamente van impidiendo el correcto funcionamiento del hígado, que conlleva a demás una alteración en la circulación sanguínea. Se ha demostrado que la cirrosis hepática resulta se da con más frecuencia en hombres mayores de cincuenta años, aunque sus síntomas…

La Hepatitis C es una enfermedad infecciosa que daña principalmente al hígado, por lo general suele ser asintomática, pero la hepatitis crónica puede deteriorar el hígado produciendo una cicatrización que a largo plazo se convierta en cirrosis. Este tipo de hepatitis puede contraerse si la sangre de alguien infectado ingresa a su cuerpo, como por ejemplo: con el pinchazo de una aguja o con algún objeto punzante, aquellos que compartan agujas…

La enfermedad de Wilson es un trastorno hereditario en el que se desarrolla demasiado cobre en los tejidos del cuerpo, provocando daños en el hígado y tejidos nerviosos. Es una enfermedad poco común, ambos padres deben portar el gen anormal para padecer este trastorno. Solo existen un 25% de posibilidades en cada embarazo para que el niño nazca con la enfermedad de Wilson. Esta provoca que el organismo absorba y conserve demasiado cobre que se…

Son muy diversas las causas del dolor de cabeza, en esta ocasión Farmalt les va a facilitar algunos tips para que tengan en cuenta y algunas de las formas que profesionales recomiendan para aliviarlo. Como dijimos son diversas las causas como: tensión emocional, tensión arterial, resaca, infecciones, deficiencias alimenticias, presencia de toxinas en el cuerpo, también pueden provocarla la alergia a algunos alimentos en los que están…

La Hepatitis A es una enfermedad infecciosa causada por el virus (VHA) que se caracteriza por una inflamación en el hígado; no es crónica y no provoca daño permanente en el hígado; el sistema inmune crea anticuerpos para evitar futuras infecciones de esta enfermedad. Se puede contraer el virus VHA, consumiendo agua o alimentos contaminados, también cuando viajamos a países de alto riesgo como Asia, Sur o Centro América. La mejor protección es…

Tratamiento Candidiasis Madrid
Infección
intestinal cronica por Candidas.

Levaduras, mohos y hongos son organismos unicelulares que están siempre presentes en el medio ambiente. Los beneficiosos incluyen la levadura de cerveza, levadura de panadería y la levadura nutricional. Muchos otros son beneficiosos también, y se utilizan en la industria y en nuestros cuerpos para producir varias vitaminas, por ejemplo, ademas de otras sustancias beneficiosas.

En pequeñas cantidades, muchas levaduras son inofensivas. Sin embargo, en las condiciones adecuadas, algunas de ellas, como la Candida albicans, con crecimiento excesivo se convierten en patógenas. Segregan sustancias químicas muy tóxicas en nuestro cuerpo como el alcohol y el acetaldehído, y puede causar o contribuir a una amplia gama de malas condiciones de salud.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aumento de las infecciones por Candida intestinal en la sociedad actual

Hoy levadura intestinal es aún más problematica que en el pasado debido a que:

1. Azúcares y carbohidratos en la dieta. Mucha gente consume mucho trigo en exceso, azúcar, frutas, jugos, y almidones que alimentan la Candida en los intestinos. En otras palabras, estos alimentos tienden a descomponerse o contienen azúcares, que son los alimento natural para las levaduras intestinales.

2. Antibióticos. Esta clase de medicamentos favorece el crecimiento de los hongos y son masivamente prescritos en exceso para muchas condiciones de acné, resfriados y las gripes. Los residuos de antibióticos también se encuentran hoy en el agua potable, y en el suministro de alimentos.

  • Letargo
  • Demencia
  • Convulsiones
  • Temblores
  • Espasmos musculares y mialgia
  • Respiración de Cheyne-Stokes, un patrón de respiración alterada visto en casos de daño cerebral y el coma
  • Coma

A menudo, la gravedad y el tipo de síntomas están relacionados con la seriedad y la causa de la enfermedad o el daño cerebral. Por ejemplo, el daño hepático inducido por el alcohol (cirrosis alcohólica) puede dar lugar a temblores involuntarios en las manos (asterixis), mientras que la anoxia severa (falta de oxígeno) puede resultar en coma sin movimiento.

Otros síntomas pueden no ser tan graves y ser más localizados, como la parálisis de los nervios craneales, que resulta del daño a uno de los 12 nervios craneales que salen del cerebro; o ser muy sutiles y provocados por lesiones repetidas en el tejido cerebral, como la encefalopatía traumática crónica. Esta es causada por lesiones y contusiones sufridas frecuentemente por los jugadores de fútbol y otras personas que practican deportes de contacto. Puede causar lentos cambios con el tiempo, que no se diagnostican fácilmente, y conducir a la depresión crónica u otros cambios de personalidad con consecuencias para la vida.

Incluso los bebés y los niños pueden sufrir encefalopatía, así como los neonatos en el período prenatal si, por cualquier causa, se ve afectado el flujo sanguíneo del cerebro durante su desarrollo. La encefalitis de Rasmussen es una enfermedad rara observada en los niños, que posiblemente se deba al desarrollo de auto-anticuerpos, y que en caso de no ser tratada puede provocar serias convulsiones. Otra variante poco común de encefalopatía, que generalmente se desarrolla en personas más jóvenes, de 4 a 20 años aproximadamente, es el síndrome MELAS, por sus siglas en inglés, y se caracteriza por episodios tipo ictus, encefalopatía mitocondrial, y acidosis láctica, debido a la presencia de ADN defectuoso en las mitocondrias del paciente. Estos orgánulos son responsables de la conversión de energía dentro de las células.

El diagnóstico de la encefalopatía suele hacerse mediante pruebas clínicas realizadas durante el examen físico, como las pruebas de estado mental, pruebas de memoria y pruebas de coordinación, para documentar un estado mental alterado.

Por lo general, el diagnóstico se produce cuando el estado mental alterado acompaña otro diagnóstico primario como la enfermedad hepática crónica, insuficiencia renal, anoxia, o muchos otros diagnósticos.

En consecuencia, los médicos pueden utilizar varias pruebas diferentes al mismo tiempo para diagnosticar tanto la condición primaria, como la propia encefalopatía. Este enfoque para el diagnóstico es realizado por la mayoría de los médicos, debido a que muchos consideran que la encefalopatía es una complicación que se produce por un problema de salud subyacente. A continuación se listan algunas de las pruebas más utilizadas durante los exámenes de diagnóstico de las posibles causas primarias:

  • Recuento sanguíneo completo (infecciones o pérdida de sangre)
  • La presión arterial (presión arterial alta o baja)
  • Pruebas metabólicas (niveles sanguíneos de electrolitos, glucosa, lactato, amoniaco, oxígeno y enzimas hepáticas)
  • Medicamentos o niveles de toxinas (alcohol, cocaína, anfetaminas, entre otros)
  • Análisis de sangre y otros fluidos corporales (infecciones de muchos tipos)
  • La creatinina (función renal)
  • TC y MRI (edema cerebral, anomalías anatómicas o infecciones)
  • Ecografía Doppler (flujo anormal de la sangre a los tejidos o abscesos)
  • Encefalograma (daño cerebral o patrones anormales de ondas cerebrales)
  • El análisis de autoanticuerpos (demencia causada por anticuerpos que destruyen las neuronas)
  • Revisión de los medicamentos de la persona, ya que algunos medicamentos, por ejemplo, la ciclosporina, pueden ser responsables de los síntomas.

Se aclara que esta lista no es exhaustiva, y no todos los ensayos anteriores se deben hacer para llegar a un diagnóstico, generalmente el médico ordena pruebas específicas de acuerdo a los síntomas y la historia del paciente.

El tratamiento de la encefalopatía varía con la causa primaria de los síntomas y, en consecuencia, no todos los casos de encefalopatía se tratan de la misma forma.

A continuación se muestran algunos de los tratamientos recibidos de acuerdo a las condiciones primarias que presenta el paciente:

  • Anoxia a corto plazo (por lo general menos de dos minutos): la oxigenoterapia.
  • Anoxia a largo plazo: la rehabilitación.
  • Toxicidad del alcohol a corto plazo: líquidos intravenosos o ningún tratamiento.
  • El abuso crónico de alcohol (cirrosis o insuficiencia hepática crónica): lactulosa oral, dieta baja en proteínas, antibióticos.
  • Encefalopatía urémica (debido a la insuficiencia renal): corregir la causa fisiológica subyacente, diálisis, transplante de riñón.
  • Encefalopatía diabética: la administración de glucosa o la eliminación de la glucosa en sangre para tratar la hipoglucemia.
  • Encefalopatía hipo-o hipertensiva: medicamentos para aumentar o reducir la presión arterial.

La clave para el tratamiento de cualquier encefalopatía es entender la causa básica y por lo tanto diseñar un esquema de tratamiento para reducir o eliminar la causa.

Existe un tipo de encefalopatía que es difícil o imposible de tratar, la encefalopatía estática, un daño cerebral o estado mental alterado que es permanente. La mejor forma de proceder en estos casos es evitar más daños y ejecutar la rehabilitación para permitir que el individuo actúe a su nivel funcional más alto posible.

Las complicaciones de la encefalopatía pueden variar de ninguna a profundas alteraciones mentales que conducen a la muerte. Además, muchos investigadores consideran que la encefalopatía por sí sola es una complicación que surge de un problema de salud primario.

  • Encefalopatía hepática(edema cerebral con herniación, coma, muerte)
  • Encefalopatía metabólica(irritabilidad, letargo, depresión, temblores, en ocasiones el coma o la muerte)
  • Encefalopatía urémica(letargo, alucinaciones, estupor, espasmos musculares, convulsiones, muerte)
  • Encefalopatía de Hashimoto (confusión, intolerancia al calor, demencia)
  • Encefalopatía de Wernicke(confusión mental, pérdida de memoria, disminución de la capacidad para mover los ojos)
  • Encefalopatía límbica(pérdidas de memoria, sobre todo en la memoria a largo plazo, comportamiento variable, emocional y agitado, convulsiones, dificultad para controlar las extremidades, fatiga y problemas de visión)
  • Encefalopatía glicina(progresiva falta de energía, dificultades en la alimentación, un tono muscular débil, movimientos espasmódicos anormales y problemas con la respiración potencialmente mortales)
  • Encefalopatía hipertensiva (hipertensión severa, inflamación aguda del riñón o nefritis, y la disfunción cerebral)
  • Encefalopatía isquémica hipóxica(pérdida de la memoria, descontrol de los movimientos y aumentos en la frecuencia cardíaca)
  • Encefalopatía estática(parálisis cerebral, problemas de aprendizaje, retraso mental, autismo, retrasos del habla, déficit de atención, problemas de audición y la visión)
  • Encefalopatía espongiforme transmisible(deterioro de la función cerebral, incluyendo cambios en la memoria, cambios de personalidad y problemas de movimiento que empeoran con el tiempo)
  • Encefalopatía neonatal(reflejos frenados, tono muscular deficiente, mala alimentación, convulsiones y dificultad para respirar)

El pronóstico para un paciente con encefalopatía depende de las causas iniciales y, en general, la cantidad de tiempo que se necesita para invertir, detener o inhibir las causas. En consecuencia, el pronóstico varía de un paciente a otro y oscila entre la recuperación completa a un mal pronóstico, que a menudo conduce a un daño cerebral permanente o la muerte.

Este pronóstico muy variable está ejemplificado por los pacientes que reciben la encefalopatía de hipoglucemia. Si los pacientes con hipoglucemia son tratados ante los primeros signos de encefalopatía, por ejemplo, irritabilidad y confusión leve, la mayoría de ellos se recupera completamente. Los retrasos de horas o días en la corrección de la hipoglucemia pueden provocar convulsiones o coma, así como una recuperación parcial. Un largo retraso o múltiples retrasos en el tratamiento pueden llevar a un mal pronóstico, con graves daños cerebrales, el coma o la muerte.

Aunque los síntomas y el marco de tiempo varían ampliamente de paciente a paciente y de acuerdo con las causas iniciales de la encefalopatía, el pronóstico de cada caso por lo general sigue el patrón descrito anteriormente en el ejemplo hipoglucémico y depende de la extensión y la rapidez con la que se trata la causa subyacente.

Muchos de los casos de encefalopatía pueden prevenirse. La clave para la prevención es detener o limitar la probabilidad de desarrollar cualquiera de las causas que la provocan. Cuando una persona desarrolla una encefalopatía, mientras más rápido se trate la causa subyacente, más probable será evitar una encefalopatía severa.

  • Encefalopatía diabética: Siga su plan prescrito de tratamiento para la diabetes, incluyendo las mediciones de glucosa.
  • Encefalopatía hepática: Evite la intoxicación por alcohol, sobredosis de drogas y las inyecciones intravenosas de drogas ilegales.
  • Encefalopatía anóxica: Evite la asfixia con alimentos. Evite comportamientos peligrosos que puedan conducir a traumatismos cervicales y en la cabeza. Evite la exposición al monóxido de carbono.
  • Encefalopatía hipertensiva: Controle su presión arterial, tome los medicamentos antihipertensivos como se indica y no detenga el tratamiento ni lo cambie sin consultar a un médico.
  • Encefalopatía infecciosa: Evite el contacto físico con las personas que están infectadas con microorganismos que pueden causar encefalopatía, tales como N. meningitidis o Shigella.
  • Encefalopatía urémica: No evite la diálisis programada si ese fuera su caso. Tome todos los medicamentos según las indicaciones y obtenga evaluaciones frecuentes de su estado mental.

Los métodos para la prevención de la encefalopatía son casi tan numerosos como las causas subyacentes, sin embargo, algunos casos de encefalopatía no se pueden prevenir, como la congénita o la encefalopatía traumática accidental.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “Encefalopatía. La guía completa”.
Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer: Las causas, síntomas, diagnóstico, tratamientos, complicaciones y prevención de cada uno de los tipos de encefalopatías.

El hígado graso no alcohólico o esteatosis hepática se asocia a los trastornos metabólicos. La inflamación del hígado, unida a los depósitos de grasa en este órgano, ocasiona una enfermedad silenciosa que da síntomas sólo en las etapas avanzadas.

Según explica a Infosalus el doctor Manuel Romero, experto de la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) y jefe de servicio de Aparato Digestivo del Hospital Nuestra Señora de Valme (Sevilla), en el hígado se producen y almacenan productos intermedios (lípidos, azúcares y proteínas) básicos para la mayoría de funciones vitales y es un órgano que participa también en la desintoxicación del organismo.

Los trastornos metabólicos condicionan la enfermedad hepática. Pacientes diabéticos (7% población), obesos (15%-20% población) y con alteraciones en el metabolismo lipídico tienen más riesgo de sufrir enfermedad hepática aunque también existe un pequeño grupo de pacientes que no tienen estos factores y que tampoco toman alcohol y que sin embargo pueden llegar a desarrollar la enfermedad.

Según explica el doctor Romero, cuando a un exceso de grasa existente en el hígado se une la inflamación de este órgano se produce la enfermedad, lo que se denomina esteatosis hepática o hígado graso no alcohólico. "La sola existencia de grasa no supone que exista enfermedad, tiene que existir también inflamación", aclara el facultativo.

La prevalencia del hígado graso en la población está entorno al 20%-30%, lo que supone que 1 de cada 5 españoles lo padece. El hígado graso es muy frecuente ya que se diagnostica de forma rápida y sencilla con una prueba diagnóstica de ecografía en la que el hígado aparece brillante. Sin embargo, sólo en el 10% de estas personas el hígado graso presenta además inflamación y por tanto enfermedad.

Romero llama la atención ante el hecho de que al ser un porcentaje reducido el de personas con hígado graso que presentan inflamación, la dolencia se considera poco habitual cuando en realidad la enfermedad se da en un 2% de la población general. La detección de la inflamación es complicada ya que requiere una biopsia hepática que supone una intervención invasiva para el paciente.

"Este 2% de la población que padece esteatosis hepática está en riesgo de desarrollar cáncer, cirrosis y necesitar un trasplante de hígado", alerta Romero, que apunta que en las listas estadounidenses que recogen las principales causas por las que se requiere un trasplante de hígado, el hígado graso con inflamación ya se encuentra como causa principal.

"Hay que crear concienciación sin generar alarmismo ya que la mayoría de pacientes no padece la enfermedad pero hay que detectar los casos en los que existe el trastorno. Para ello población, médicos, políticos y medios deben ser conscientes de que es una enfermedad hepática que está desplazando a la hepatitis C, pues ésta se está consiguiendo controlar", apunta Romero, catedrático de Medicina de la Universidad de Sevilla.

El desarrollo de esteatosis hepática se ha asociado además a tres aspectos clave:

- El componente genético: se ha asociado una mutación en el gen de la adiponutrina a la predisposición a padecer el trastorno.

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL CARRERA: T.S.U. ENFERMERIA CIRROSIS HEPATICA AUTOR: Maryuri Avila. C.I: 23.782.207 Tutora Metodológica. Zeila Avila C.I 5.781.526 Betijoque, Venezuela 2012 REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR.

10934 Palabras | 44 Páginas

REQUISITOS DE AUTOCUIDADO EN PACIENTE CON CIRROSIS HEPÁTICA AGUA El sodio debe restringirse a 500 - 1000 mg/día cuando exista peligro de ascitis y edema. De lo contrario, puede administrarse hasta 2500 mg/día, por lo que debe haber restricción de líquidos si hay hiponatremia. Trastorno hidroelectrolítico definido como una concentración de sodio en sangre por debajo de 135 mmol/L. En este estado de descompensación del enfermo, el tratamiento dietético está encaminado a restringir la sal (sodio).

Dieta Para un Paciente con Cirrosis Hepática Compensada En los pacientes compensados, la dieta será según las recomendaciones para sujetos saludables. La dieta del paciente se particularizará de acuerdo con su evaluación nutricional y sus necesidades energéticas. El aporte de glúcidos, grasas y proteínas será adecuado en una proporción aproximada de: Glúcidos: 60 - 65 % Grasas: 20 - 25 % Proteínas:10-15%. Se recomienda que la ingestión energética debe ser suficiente para proporcionar la.

 Caso clínico no. 2 STDA REMITIDO/ CIRROSIS HEPÁTICA. HOSPITAL GENERAL ZONA 8 Córdoba. P.S.S.Q.C: Lucero López García EXPEDIENTE 403 AFILIACIÓN: 67986807541M19680R EDAD: 45 AÑOS SEXO: MASCULINO FECHA DE INGRESO: 26/ NOVIEMBRE/ 2014 SERVICIO: GASTROENTEROLOGÍA.

La cirrosis hepática La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático (tejido que forma el hígado) como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Anatomía patológica La anormalidad principal de la cirrosis hepática es la presencia de fibrosis, que consiste en el depósito.

  • Nauseas.
  • Deposiciones descoloridas y blanquecinas.
  • Fiebre.

  • Puede durar desde algunos minutos hasta varias horas.
  • Suele aparecer luego de una comida rica en grasas (huevo, quesos maduros, chocolate, snacks, etc.).
  • Empeora con la tos o movimientos.

Autor: Eelco F.M. Wijdicks.
Fuente: N Engl J Med 2016; 375:1660-1670

Una revisión de los elementos de la patogenia, la clínica y el tratamiento de primera y segunda línea en casos con encefalopatía hepática.

La presencia de encefalopatía hepática mínima, evaluada mediante la frecuencia crítica de parpadeo, predice la supervivencia del paciente con cirrosis hepática.

Un estudio disponible online y que saldrá publicado en noviembre en Gastroenterology, efectuado en el Hospital Universitario Valme, de Sevilla, en colaboración con el Valle de Hebrón, de Barcelona, el Instituto de Investigación Sanitaria de Valencia, el Hospital General Universitario de Alicante y el Hospital Clínico Universitario de Valencia, evalúa el impacto de la encefalopatía hepática mínima en la supervivencia a largo plazo de pacientes con cirrosis hepática. Continue Reading »

Probióticos en las enfermedades hepáticas.(descarga pdf)
Autores: Soriano G y cols. Fuente: Nutr Hosp. 2013;28(3):558-563.

En las enfermedades hepáticas, especialmente en la cirrosis y la esteatohepatitis no alcohólica, las alteraciones en la microbiota intestinal y en los mecanismos de respuesta inflamatoria desempeñan un papel importante en la progresión de la enfermedad y el desarrollo de complicaciones. Los probióticos, debido a su capacidad para modular la flora intestinal, la permeabilidad intestinal y la res-puesta inmunológica, pueden ser eficaces en el tratamiento de las enfermedades hepáticas y en la prevención de las
complicaciones de la cirrosis. En este artículo se reseñan los resultados del uso de los probióticos en el tratamiento de la encefalopatía hepática mínima y en la prevención de episodios de encefalopatía aguda, así como en el tratamiento de la esteatohepatitis no alcohólica y la prevención de infecciones bacterianas en los pacientes con
trasplante hepático.

Investigadores españoles detectan la encefalopatía hepática mínima a partir de resonancia magnética cerebral

El estudio concluye que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca asociadas a la EHM.

Investigadores del Instituto de Investigación del Clínico (Incliva), dirigidos por la doctora Carmina Montoliu, han diseñado un método para detectar la encefalopatía hepática mínima o deterioro cognitivo a través de la resonancia cerebral. El hallazgo ha sido publicado en GUT.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, la investigación ha sido codirigida por el doctor Vicente Felipo, del Centro de Investigación Príncipe Felipe, y se ha realizado en colaboración con el Hospital Clínico Universitario, el Hospital Arnau de Vilanova, ambos de Valencia, la Universidad Jaume I de Castellón y la Fundación ERESA.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática y sus síntomas no son evidentes, por lo que es necesario realizar estudios específicos para detectarla. En España la padecen, en algún grado, unas 200.000 personas y más de 12.000 fallecen cada año como consecuencia de las afecciones hepáticas.

Según la doctora Montoliu, durante la primera fase hay un leve deterioro cognitivo, déficit de atención, alteraciones en la personalidad, la actividad y la coordinación motoras, que van progresando y que finalmente afectan a la calidad de vida y a la capacidad para realizar tareas cotidianas. Por ello, es importante detectar la enfermedad en sus estadios iniciales para poder prevenirla, “ya que si no se diagnostica a tiempo, cuando los síntomas ya son muy evidentes éstos pueden conducir al coma y a la muerte”. Actualmente, la detección de la encefalopatía hepática mínima se realiza mediante tests psicométricos, que requieren bastante tiempo.

La doctora Montoliu y sus colaboradores han detectado, mediante resonancia magnética cerebral, que los pacientes con EHM tienen afectada la sustancia blanca cerebral. Utilizando una técnica denominada tensor de difusión, han analizado la integridad de los tractos neuronales del cerebro, las conexiones nerviosas intracerebrales, que constituyen la sustancia blanca cerebral, y los resultados permiten concluir que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca cerebral asociadas a la EHM que reflejarían la presencia de una integridad estructural reducida.

“La sustancia o materia blanca es una parte del sistema nervioso central compuesto por fibras nerviosas, que son como conexiones eléctricas que comunican las neuronas entre sí y los centros nerviosos con todos los órganos del cuerpo. Podemos decir que en los pacientes con EHM fallan estas conexiones”, ha explicado la Dra. Montoliu.

Elevada prevalencia

La encefalopatía hepática se produce cuando el hígado deja de realizar su función y, como consecuencia, las toxinas se acumulan, llegan al cerebro y alteran la función cerebral, provocando daños como alteraciones en la personalidad, la función cognitiva, la actividad y coordinación motoras y el nivel de conciencia.

Entre un 33 y un 50% de los pacientes con cirrosis hepática sin síntomas evidentes de encefalopatía hepática clínica presentan encefalopatía hepática mínima. La encefalopatía hepática mínima es la fase incipiente de la encefalopatía hepática, que puede conducir al coma hepático y a la muerte, salvo trasplante.
Fuente: Jano Online

  • Obesidad
  • Consumo de tabaco
  • Edad avanzada
  • Trauma
  • Enfermedad vascular subyacente
  • Tromboembolismo venoso

Puede reducir su riesgo de isquemia haciendo lo siguiente:

  • Tener una dieta saludable
  • Mantener un peso saludable
  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio de forma regular

  • de alcohol a largo plazo el abuso

Otras causas de cirrosis pueden ser:

  • La hepatitis B
  • Medicamentos
  • El metabolismo de (hierro y cobre hemocromatosis y Enfermedad de Wilson)

  • Palidez o color de las heces de color arcilla
  • Debilidad
  • amarilla de la piel y / o los ojos (ictericia)

  • El exceso de tejido mamario
  • palmas de las manos rojas
  • venas dilatadas en la pared abdominal
  • piel y ojos amarillentos (ictericia)

  • La anemia

  • Ultrasonido del abdomen

Todos los pacientes con cirrosis pueden beneficiarse de ciertos cambios en el estilo de vida, incluyendo:

  • Deja de tomar alcohol.
  • Limitar la sal en su dieta.
  • Una dieta nutritiva.

Otras opciones de tratamiento disponibles para las complicaciones de la cirrosis:

2. La lentitud y estrechez de movimiento (bradicinesia) pueden detectarse al probar los
movimiento rápidos.

3. Las anormalidades posturales originan flexión de la cabeza y el tronco, de las rodillas y
los codos, así como deformidades posicionales de las manos.

4. El parpadeo es poco frecuente y se observa una cara fija e inexpresiva ("de máscara"),
así como disminución en los movimientos espontáneos y relacionados (por ejemplo:
balanceo de los brazos al caminar).

5. Anormalidades en la marcha (al caminar):

Pasos cortos y pesados, dificultad para iniciar la marcha y para voltearse, festinación y
caídas frecuentes.

El déficit de dopamina a nivel de los núcleos grises centrales ha conducido al empleo de la
L-dopa actualmente prescrita en asociación con un inhbidor de la descarboxilasa periférica
que no atraviesa la barrera hematoencefálica y que en consecuencia provoca una disminución
de los efectos periféricos circulatorios y digestivos indeseables anteriormente constatados con
la L-dopa y una disminución de las dosis necesarias de dopa. Por el contrario, las
complicaciones ligadas a la acción central son tan frecuentes como la L-dopa sola: síndromes
confusionales y movimientos anormales. Estos tratamientos están contraindicados
formalmente cuando existen trastornos psíquicos, en particular confusión mental o deterioro.
Es preferible la hospitalización al inicio del tratamiento en los sujetos de edad avanzada.
Posología variable en función de la sensibilidad del enfermo. Las tomas de medicamentos
deben ser fraccionadas y repartidas en el día.

Notables rápidamente sobre el tono y la aquinesia y en forma más lenta sobre el temblor.

2. Amantadina (Mantadix): 200 a 300 mg/día eventualmente en asociación con el sinemet
o el modopar.

3. Anticolinérgicos de síntesis: (prociclidina, trihexifenidilo, etc.); pueden asociarse con la
L-dopa; posología habitual: 6 mg de trihexifenidilo, bromocriptina (Parlodel): puede
probarse asociada con la L-dopa en caso de efacto "on-off" (aquinesia de inicio y final
bruscos).

El parkinsinismo inducido por fármacos se trata mediante la reducción de la dosis del
medicamento o con la administración de un anticolinérgico.

5. Los bloqueadores beta (propanolol, metaprolol) son útiles para el temblor de acción.

A. Como Trabaja la Espalda

1. La espina o columna vertebral consiste de treinta-y-tres o treinta-y-cuatro huesos
conocidos como vértebras.

2. La espalda adquiere su fuerza mediante sus curvas de doble-S y la red de los músculos,
los tendones, y ligamentos adheridos a los huesos de la espina dorsal.

3. Las vértebras se dividen en cinco secciones:

a. La cervical (región del cuello): Compuesta de 7 vértebras.
b. Torácica (región de la espalda media): Compuesta de 12 vértebras.
c. Lumbar (espalda baja): Compuesta de 5 vértebras.
d. Sacro (detrás de la pelvis): Un hueso (5 vértebras fundidas).
e. Coccix: Compuesta de cuatro o cinco vértebras rudimentarias.

B. Causas para el Dolor de Espalda

1. Desgarres musculares que resultan de un sobre-esfuerzo o ejercicios excesivos/indebidos:

a. Casi caulquier cosa puede causar un espasmo en la espalda baja:

1) Levantando un objeto incorrectamente.
2) Un sobre-esfuerzo durante la práctica de un deporte.
3) Calzando tacos altos.
4) Toser.
5) Posiblemente hasta cepillarse los dientes.

2. Se produce un disco herniado cuando el núcleo/centro pulposo del disco se protura hacia
afuera o se rompe a través de su membrana externa:

b. Los discos herniados se clasifican como:

Estos poseen materiales fragmentados desalojados en la canal (agijero certebral) espinal.

Estos poseen material (cuerpos extraños/sueltos) en la parte externa del espacio que
posee el disco intervertebral.

Estos se caracterizan por un pandeo en el canal, los cual produce presión contra las
raíces nerviosas.

3. Síndrome de la faceta/carrilla articular:

a. Una torsión súbita puede provocar que la carrilla se disloque.

b. Puede producirse un dolor severo que resulta de la presión sobre los pequeños nervios
que emanan de la médula espinal.

a. Puntos que inician la afección:

Son pequeñas áreas de músculo que se vuelven sensibles, algunas veces inducen
espasmos y dolor sobre un área grande en los músculos de la espalda.

Es un tipo de artritis asociada con el desgaste/deterioro de las articulaciones, lo cual
puede afectar las vértebras.

Una condición en la cual la estructura ósea se degenera. Es particularmnente común
en las mujeres después de la menopausia.

d. Tensión y problemas emocionales:

Representan un factor importante para el surgimiento del dolor en la espalda baja.

e. Condiciones que pueden inducir dolor en la espalda baja:

Defectos en el nacimiento, escoliosis, lordosis, problemas en la próstata, problemas
ginecológicos, tumores e infecciones renales, entre otros.

C. Diagnosticando el Dolor en la Espalda Baja:

los mejores actos de cirque du soleil parte 2

  • Alcoholismo, que causa daño hepático y por ende alteración de sus funciones normales;
  • Hepatitis viral;
  • Infección hepática;
  • Cáncer de hígado;
  • Cáncer de páncreas;
  • Cirrosis hepática, frecuentemente detonante del alcoholismo;
  • Anemia hemolítica;
  • Cálculos biliares, producidos por la bilirrubina cristalizada;
  • Parásitos en el hígado, que pueden bloquear la eliminación de la bilirrubina o bloquear las heces y por;
  • Intoxicación, por sobredosis de medicamentos, entre los cuales se encuentra el paracetamol.

Por lo que, vista la larga lista de enfermedades posibles, es recomendable; ante la aparición de este signo de cara amarilla o ictericia; acudir al médico para descartar cualquier enfermedad subyacente.

La celiaquía es una enfermedad que tiene muchos más nombres. Entre otras denominaciones de esta especial patología:

  • Intolerancia al gluten.
  • Esprúe.
  • Esprúe no tropical.
  • Enteropatía sensible al gluten.

Pero bajo todas estas nomenclaturas se esconde una dolencia provocado por el daño al revestimiento del intestino delgado. Esto se produce debido a una reacción del mismo cuando la persona come gluten. Dicha sustancia se encuentra presente en el trigo, el centeno, la cebada e incluso la avena. Además, el gluten está en prácticamente todos los alimentos elaborados con estos ingredientes.

Como consecuencia de esta reacción, el intestino es incapaz de absorber los componentes necesarios para el organismo, que contienen los alimentos.

Por tanto, se trata de una enfermedad cuya intolerancia al gluten del trigo, cebada, centeno y avena es permanente y se da en personas cuya genética está predispuesta a ello. El intestino delgado se inflama debido a su reacción a esta sustancia y deja de absorber macro y micronutrientes.

Los síntomas de la celiaquía difieren de una persona a otra, lo que dificulta su diagnóstico.

Curiosamente, es una enfermedad que se da más en países desarrollados y en continentes como el europeo, donde la prevalencia estimada en estos y sus descendientes es del 1%, siendo una enfermedad más habitual en las mujeres que en los hombres en una proporción de 2 a 1.

Muchos de los pacientes celíacos (en torno a un 75%) están sin diagnosticar porque esta enfermedad, durante mucho tiempo, se relacionó solo con la presentación clínica de ciertos síntomas. Pero desde hace unos años se ha descubierto que puede presentarse de otras formas diferentes y asintomáticas gracias al uso de pruebas complementarias con las que se ha descubierto la existencia de distintos tipos de enfermedad celíaca como las siguientes.

Aunque los síntomas de la celiaquía son variados, la mayor parte de los pacientes tendrán una histología, serología y tes genéticos propios de esta enfermedad.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Cuando no hay síntomas ni señal alguna de que existe esta enfermedad, el paciente dará positivo en el resto de las pruebas diagnósticas.

En este caso la enfermedad no se manifiesta cuando la persona come gluten y la mucosa del intestino delgado está normal. Dentro de esta categoría hay dos subgrupos:

Se trata de aquellos pacientes que de pequeños fueron diagnosticados de la enfermedad del celíaca y, posteriormente se recuperaron por completo después de iniciar una dieta sin gluten. Después pudieron continuar con un estado subclínico con dieta normal.

A este grupo pertenecen aquellos pacientes que a pesar de tener una mucosa intestinal normal (comprobado tras un estudio previo) desarrollaron la enfermedad.

Este último caso se refiere a pacientes que nunca han presentado resultados de biopsia compatible con la enfermedad celíaca pero que al igual que en los grupos mencionados antes, tienen cierta predisposición genética a padecer la enfermedad. Esto se muestra con la positividad del HLA-DQ2/DQ8. A pesar de que la serología pueda ser negativa tienen un gran número de linfocitos intraepiteliales. Por esta razón podrán desarrollar en un 13% una celiaquía activa y en un 50% una celiaquía latente.

Son varias las formas en las que esta patología puede aparecer.

La enfermedad celíaca se manifiesta de diferente forma en cada persona. Por esta razón, es difícil diagnosticar la enfermedad. De ahí, que haya pacientes que puedan tener estreñimiento, otros diarrea o pueden no presentar ninguno de estos síntomas de la celiaquía.

La enfermedad celíaca da un gran número de síntomas gastrointestinales diferentes tales como:

  • Estreñimiento.
  • Gases, dolor abdominal.
  • Diarrea constante o intermitente.
  • Poco o mucho apetito.
  • Vómitos o náuseas.
  • Deposiciones muy grasas y con mal olor.
  • Intolerancia a la lactosa (esto puede desaparecer una vez que se pone el tratamiento).
  • Disminución considerable de peso (aunque muchos pacientes pueden tener peso normal o, incluso, sobrepeso).

Además de estos síntomas pueden aparecer otros con el tiempo porque los intestinos no absorban bien los nutrientes como:

  • Cansancio excesivo.
  • Ansiedad o depresión.
  • Retraso en el crecimiento de los niños.
  • Aparición de hematomas.
  • Caída del cabello.
  • Picor en la piel.
  • Falta de periodos menstruales.
  • Heridas en la boca.
  • Hemorragia nasal.
  • Dolor en las articulaciones y calambres en los músculos.
  • Convulsiones.
  • Hormigueo en manos o pies.

Por otro lado, en el caso de los niños celíacos también pueden darse estos otros síntomas de la celiaquía: retraso en la pubertad, náuseas, vómitos, heces fétidas o grasas, comportamiento irritable o muy cariñoso, poco peso, defectos en el esmalte dental y cambio del color en los dientes o crecimiento lento y estatura por debajo de lo normal para su edad.

En resumen, los síntomas más frecuentes de esta enfermedad son: fatiga, pérdida de apetito, pérdida de peso, náuseas, vómitos, diarrea, perdida de masa muscular, dolor abdominal, acumulación de gases, alteraciones del carácter, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento, retraso del crecimiento. Pero pese a todo lo expuesto, tanto en niños como en adultos los síntomas pueden estar ausentes o ser distintos en cada caso haciendo muy difícil realizar un correcto diagnóstico.

Determinar con exactitud las causas de la celiaquía sigue siendo un objetivo pendiente.

No se conocen a ciencia cierta las causas de la celiaquía, que se produce cuando se consumen alimentos con gluten y el sistema inmunitario reacciona provocando daños a las vellosidades existentes en el revestimiento de los intestinos y cuya utilidad es absorber los nutrientes. De esta forma, el propio organismo impide que se absorba hierro, vitaminas y nutrientes de forma adecuada. Esto genera una serie de síntomas y problemas de salud.

Esta patología puede aparecer en cualquier momento de la vida, desde la niñez hasta la edad adulta avanzada.

Una forma de saber si se puede llegar a padecer es saber si en la familia hay alguien que la tenga, pues se incrementará el riesgo de presentar la enfermedad.

La enfermedad celíaca es más común en las personas de raza blanca y nacidas en Europa. Al igual que la padecen más las mujeres que los hombres.

Los pacientes celíacos son más propensos a padecer:

  • Cáncer intestinal.
  • Linfoma intestinal.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Enfermedad tiroidea.
  • Diabetes tipo I.
  • Trastornos autoinmunitarios como artritis reumatoidea.
  • Lupus eritematoso sistémico y síndrome de Sjögren.
  • Síndrome de Down.
  • Enfermedad de Addison (es una patología que se produce cuando las glándulas suprarrenales no producen las hormonas que debiera).

Esta enfermedad crónica no tiene cura. Es decir, no existe un tratamiento de la celiaquía como tal. Se pueden hacer desaparecer los síntomas y que las vellosidades en el revestimiento de los intestinos se curen si se sigue una dieta libre de gluten durante toda la vida.

El paciente no podrá tomar ni alimentos, bebidas ni medicamentos que tengan: trigo, centeno, cebada y avena. Además deberá leer siempre las etiquetas de los alimentos y medicamentos con mucho cuidado para buscar los ingredientes que puedan contener algo de gluten. Para muchas personas diagnosticas de esta enfermedad, llevar una dieta así puede resultar muy difícil porque casi todo lleva gluten. A veces, el médico puede necesitar recetar complementos de vitaminas y minerales. También pueden recetarle al paciente fármacos corticoesteroides (como prednisona) durante poco tiempo no responde bien al tratamiento.

En general, el celíaco llevará una dieta basada en alimentos naturales:

  • Legumbres.
  • Carnes.
  • Pescados.
  • Huevos.
  • Frutas.
  • Verduras.
  • Hortalizas.
  • Cereales sin gluten: arroz y maíz.

La alimentación de quienes padecen esta patología ha de estar basada en alimentos naturales.

Por otra parte, evitarán los alimentos elaborados o envasados, pues resulta más difícil asegurar que estos productos no tengan gluten alguno.

Hepatocarcinoma

Las alternativas más utilizadas son la etanolización de la lesión (inyección de alcohol en el tumor bajo control ecográfico, con el propósito de destruirlo) y la embolización u obstrucción de la arteria hepática. Además, existen distintos protocolos de investigación con quimioterapia sobre todo intraarterial; y en algunos casos muy señalados de tumor pequeño y localizado con función hepática deteriorada podría estar indicada la realización de un trasplante hepático.

¿Cómo se trata el cáncer en el hígado?

En general el mejor tratamiento es la extirpación quirúrgica. Para esto es necesario que la lesión o las lesiones estén en una porción del hígado que permita extirparlas todas sin sacrificar excesivo hígado como para impedir la supervivencia. En ocasiones esto sólo puede ser comprobado durante la intervención quirúrgica, teniendo entonces que decidir si seguir adelante con la resección hepática (extirpación de parte del tejido hepático incluyendo la lesión) u optar por otro tipo de tratamiento.

Cuando los tumores no son extirpables se puede optar por otras alternativas en función del tipo de tumor de que se trate, aunque en general como tratamiento paliativo:

En la actualidad, se están probando distintas técnicas a base de frío con nitrógeno líquido (crioterapia) o con radiofrecuencia (hipertermia o calor excesivo) para destruir los tumores del hígado sin tener que abrir el abdomen con resultados provisionalmente aceptables, sobre todo en el caso de metástasis.

¿Qué complicaciones pueden surgir?

La resección hepática es una técnica quirúrgica agresiva, lo que conlleva importantes complicaciones y una mortalidad nada despreciable (hasta alrededor de un 5%-10%). Sin embargo, con las mejorías técnicas adquiridas a lo largo de los últimos años por algunos grupos, se ha conseguido disminuir de manera importante la mortalidad y la morbilidad (complicaciones) por resección hepática. Las complicaciones más frecuentes son la infección, las complicaciones respiratorias (atelectasias o colapsos pulmonares, derrame pleural, neumonía) y las fístulas biliares. Sin embargo, siendo menos frecuentes, la hemorragia y la insuficiencia hepática postoperatoria son las más temidas, pues pueden condicionar la supervivencia del paciente. Estas complicaciones son tanto más frecuentes cuanto mayor es la resección a realizar y cuanto más deteriorada está la función hepática.

La embolización de la arteria hepática también puede llegar a condicionar una insuficiencia hepática. La quimioterapia intraarterial puede dar complicaciones sobre el duodeno y el páncreas. Con la crioterapia y la radiofrecuencia se han descrito pocas complicaciones, pero la experiencia no es muy grande. La colocación de prótesis biliares puede producir hemorragias e infecciones de la bilis.

¿Qué pronóstico tiene el cáncer en el hígado?

En general el pronóstico del cáncer en el hígado es bastante malo.

  • Por un lado la existencia de metástasis hepáticas implica la existencia de células tumorales en el torrente sanguíneo que pueden dar lugar a nuevas metástasis tanto en el hígado como en otras localizaciones. Aun así, la extirpación y la quimioterapia han demostrado aumentar la supervivencia de estos pacientes.
  • Por el otro, los tumores primarios del hígado son bastante agresivos desde el principio. Los colangiocarcinomas son extirpables en un porcentaje mínimo de casos, que suele referirse a los que afectan a la vía biliar por fuera del hígado. Los hepatocarcinomas en cambio suelen tener más posibilidades de resección, gracias sobre todo a los controles que se realizan a los pacientes con hepatopatías. Sin embargo, la deteriorada situación hepática de estos pacientes condiciona tanto la resecabilidad de los tumores como la supervivencia.
¿Se puede prevenir el cáncer en el hígado?

Los siguientes consejos ayudan a prevenir el cáncer de hígado o a diagnosticarlo tempranamente y, por tanto, a tener mayores opciones de tratamiento:

  • Vacunación contra el virus de la hepatitis B
  • Abstinencia de alcohol
  • Asistencia a controles rutinarios tras el tratamiento de algún cáncer para poder diagnosticar tempranamente las metástasis.
  • Efectuar análisis de rutina y aclarar las alteraciones que puedan aparecer, fundamentalmente si se trata de aumentos de las transaminasas o la bilirrubina.

Dr. Per Grinsted, médico general; Dr. Alastair J. Munro, especialista Oncología Radioterápica

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano y con funciones vitales para su desarrollo. Por él circula alrededor de un litro y medio de sangre por minuto y sintetiza elementos importantes como la urea (que interviene en la eliminación de desechos tóxicos), y el fibrinógeno (elemento clave para la coagulación de la sangre); en él se almacenan el glucógeno (vital para el metabolismo), las vitaminas, y además, produce sustancias protectoras y antitóxicas. Produce además la bilis (compuesta de colesterol, sales y pigmentos biliares), la cual se almacena en la vesícula y tiene una función importante en el proceso de la digestión.

El hígado se puede dañar por exponerse a elementos tóxicos (alcohol, plomo, mercurio, etc.), infestarse por parásitos (abscesos producidos por amibas), o infecciones de origen viral.

A la inflamación del hígado se le ha denominado “hepatitis” y, como la causa principal son los virus, a éstos se les ha clasificado como los tipos A, B y C (entre otros).

La hepatitis por virus A se relaciona con alimentos contaminados con heces fecales del humano, el único reservorio de este virus, y México se considera uno de los países con cifras altas de casos y por consiguiente un problema de salud pública. El riesgo alto se concentra en centros infantiles tanto el personal como los niños que asisten a ellos, además de los manejadores de alimentos en general. Los signos y síntomas tempranos de este enfermedad son malestar general, vómitos, dolor abdominal, fiebre moderada y leve dolor de cabeza. Inmediatamente después aparece una orina oscura y las heces se vuelven grises o blanquecinas. Cuando la coloración amarillenta de ojos y piel es evidente el diagnóstico es más simple, pero hay casos que no la presentan y frecuentemente se confunde el diagnóstico. En general, es una enfermedad que escasamente da complicaciones graves y no requiere más que reposo y una alimentación limitada de grasas. No se ha demostrado eficacia con ninguno de los antivirales, pero es importante valorar el daño con pruebas de función hepática y seguimiento estrecho por la posibilidad de complicaciones crónicas. Sin embargo, lo más importante es la prevención, para lo cual existe una vacuna (no disponible todavía en el sector salud) que se aplica a partir del primer año de edad, con una segunda dosis de refuerzo seis meses después.

La hepatitis por virus B y C se transmite fundamentalmente por transfusiones sanguíneas, semen u otros fluidos corporales. De igual manera, el contagio puede ser por agujas contaminadas. En el caso del recién nacido es particularmente importante porque más del 90% de ellos desarrollarán una infección crónica y de éstos, alrededor del 25% evolucionará a un cáncer o cirrosis del hígado.

Para prevenir este temible enfermedad, y secundariamente el cáncer potencial, existe una vacuna que se aplica desde el nacimiento, con dos dosis de refuerzo cada dos meses, con las cuales se alcanza una eficacia de protección hasta del 95%.

Protéjase Ud. y a sus hijos, de enfermedades incapacitantes y potencialmente cancerígenas; la prevención está en sus manos.

Los tumores y otras causas menos frecuentes pueden igualmente obstruir el flujo normal de la bilis.

  • ictericia
  • liquido en el abdomen o ascitis
  • Piel
    • Palmas enrojecidas

Aumento de la frecuencia cardiaca y de la cantidad de sangre expulsada

  • Hemorragias nasales y los moretones
  • musculares frecuentes y en las articulaciones

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano y con funciones vitales para su desarrollo. Por él circula alrededor de un litro y medio de sangre por minuto y sintetiza elementos importantes como la urea (que interviene en la eliminación de desechos tóxicos), y el fibrinógeno (elemento clave para la coagulación de la sangre); en él se almacenan el glucógeno (vital para el metabolismo), las vitaminas, y además, produce sustancias protectoras y antitóxicas. Produce además la bilis (compuesta de colesterol, sales y pigmentos biliares), la cual se almacena en la vesícula y tiene una función importante en el proceso de la digestión.

El hígado se puede dañar por exponerse a elementos tóxicos (alcohol, plomo, mercurio, etc.), infestarse por parásitos (abscesos producidos por amibas), o infecciones de origen viral.

A la inflamación del hígado se le ha denominado “hepatitis” y, como la causa principal son los virus, a éstos se les ha clasificado como los tipos A, B y C (entre otros).

La hepatitis por virus A se relaciona con alimentos contaminados con heces fecales del humano, el único reservorio de este virus, y México se considera uno de los países con cifras altas de casos y por consiguiente un problema de salud pública. El riesgo alto se concentra en centros infantiles tanto el personal como los niños que asisten a ellos, además de los manejadores de alimentos en general. Los signos y síntomas tempranos de este enfermedad son malestar general, vómitos, dolor abdominal, fiebre moderada y leve dolor de cabeza. Inmediatamente después aparece una orina oscura y las heces se vuelven grises o blanquecinas. Cuando la coloración amarillenta de ojos y piel es evidente el diagnóstico es más simple, pero hay casos que no la presentan y frecuentemente se confunde el diagnóstico. En general, es una enfermedad que escasamente da complicaciones graves y no requiere más que reposo y una alimentación limitada de grasas. No se ha demostrado eficacia con ninguno de los antivirales, pero es importante valorar el daño con pruebas de función hepática y seguimiento estrecho por la posibilidad de complicaciones crónicas. Sin embargo, lo más importante es la prevención, para lo cual existe una vacuna (no disponible todavía en el sector salud) que se aplica a partir del primer año de edad, con una segunda dosis de refuerzo seis meses después.

La hepatitis por virus B y C se transmite fundamentalmente por transfusiones sanguíneas, semen u otros fluidos corporales. De igual manera, el contagio puede ser por agujas contaminadas. En el caso del recién nacido es particularmente importante porque más del 90% de ellos desarrollarán una infección crónica y de éstos, alrededor del 25% evolucionará a un cáncer o cirrosis del hígado.

Para prevenir este temible enfermedad, y secundariamente el cáncer potencial, existe una vacuna que se aplica desde el nacimiento, con dos dosis de refuerzo cada dos meses, con las cuales se alcanza una eficacia de protección hasta del 95%.

Protéjase Ud. y a sus hijos, de enfermedades incapacitantes y potencialmente cancerígenas; la prevención está en sus manos.

  • Hemorragias nasales y los moretones
  • musculares frecuentes y en las articulaciones

Muchas personas suelen ser propensas a buscar por internet todas las cosas que les ocurren en la vida diaria, esto incluye que cuando algo les duele, empiezan sin consultar médicos a buscar sus síntomas por la web y revisar qué posibles padecimientos pueden tener.

Si eres alguien que hace esto de vez en cuando, seguramente ya varias veces te has llevado grandes sustos, porque lees que el hígado puede estar implicado en muchas enfermedades y no sabes ni donde está el hígado, así que a la vez que te preocupas, te preguntas eso.

Tranquilo, primero aconsejarte que busques a un profesional de la salud antes de causarte enfermedades sicosomáticas (creadas por tu mente y que no tienes en realidad) y segundo, pues te ayudaremos, para que sepas donde está el hígado y cuándo debes descartar que está involucrado en tus padecimientos.

Para ser totalmente exactos y sin recurrir a términos médicos, te podemos explicar que la ubicación del hígado en el cuerpo está exactamente detrás de tus costillas del lado derecho; la caja que se forma con todas tus costillas unidas, se llama caja torácica y es la que protege tu corazón y entre otras cosas, tu hígado. Por lo tanto ahora ya sabes de que lado está el hígado. Hacia el lado derecho.

El hígado es de un tamaño relativamente grande, así que abarca desde la parte derecha de tu caja torácica, hasta poco después del medio, llegando a la parte izquierda de la misma pero por el centro; es el único lugar en el cual no está bien protegido.

Buenas Tardes, tengo 37 anos y sobrepeso. Comence hacer jercicio y ultimamente se me hincha la pirna izquierda y las manos, pero mas la mano izquierda. La unica forma de desincharla es sentandome o acostandome por mas de una hora. Es algo que deberia chacar con mi medico?

hola buenas tardes mi mami tiene 78 años ella tiene mal de parkinson es hipertensa de presion alta y ultimamente se le inchan mucho los pies que podria ser?
le hicieron examen de laboratorio y solo le dijeron que tenia anemia

Hola buen día. Quisiera por favor me asesorara con la siguiente situación. Hace ya varios días he comenzado a sentir en mi pierna izquierda una sensación como si corriera liquido dentro de ella. No es hormigueo, es un solo sitio y es una sensación muy molesta pero no es dolorosa.Gracias

Hola, tengo 30 años, tengo una pequeña inflamación en la parte superior izquierda de la rodilla, se siente caliente, no presenta coloración, pero duele como el músculo o tal vez la vena al caminar, se siente como una pequeña protuberancia interna que es el punto de inflamación que duele más, no está hinchado aún, me comenzó hoy, me preocupa ya que se siente muy inflamada esa zona por dentro.
Muchas gracias.

GLADIS-Hola,tengo 58 años, hace 3 dias tengo mucho dolor de piernas,desde las rodillas hacia abajo,es un dolor constante,lo suelo sentir en verano x que tengo varices internas,pero nunca en invierno,las siento hinchadas y suelo tomar actron y me pasa pero ahora no,me estoy asustando,dias atras senti dolor en el pecho del lado izquierdo como cuando te recorren gases,pero no eran,ire al medico,pero me agradaria una opinion de ustedes,desde ya muchas gracias

Hola, a ver si alguien me puede ayudar, tengo 52 y hago mucho deporte desde hace 6 años, desde mitad de julio la mano y pierna derecha algo se me hinchan después de correr y las venas de la cabeza (y me duelen así como picores en manos y piernas) y a veces se mantiene (ahora noto la presión en el pie) debido a los calores de éste terrible verano, me pongo trombocid y ejercito las piernas tumbado y levantadas, tengo varices hace 15 años por haber sufrido de estreñimiento hasta que le pusieron remedio.
El médico del corazón me dice estoy bien, hace 6 años mi FEVI estaba en 54% ahora en 70% después de mucho trabajo, el médico de cabecera me pone cara de extrañeza y me da pases toreros. a uno que fui de varices sólo quería sacar dinero y operarme con su tratamiento, pero todo esto por hacer deporte?? me arreglo el corazón y me jorobo la circulación de tanto esfuerzo??
Por favor si alguien algo puede saber porque el de corazón sólo quiere saber de lo suyo y dice que muy bien, el de circulatorio a venderme su operación y la de la seguridad social si no me estoy muriendo que me vaya.. ya me se algunas respuestas, pero así son los médicos que yo me encuentro privados y públicos.
Ayuda por favor, Gracias

Buenos dias dr. A mi padre se le hincha la pierna izquierda esta roja y se le esta comenzando a pelar que podria ser dr.
Muchas gracias

que pueden recomendarme, para una pierna y tobillo que se me estan inflamando, no siento dolor, ni tengo coloracion, que examenes debo hacerme tengo 72 anos y quisiera descartar alguna enfermedad, muchas gracias al que me rsponda dios los bendiga a todos

Tengo el pie derecho inchado y me duele aveces baja y luego vuele a subir todo comenzo con un dolor en la ingle como una bola luego paso atras de ka rodilla luego bajo a la parte superior del pie.alguien puede decirme a q c debe

Tengo el pie derecho inchado y me duele aveces baja y luego vuele a subir todo comenzo con un dolor en la ingle como una bola luego paso atras de ka rodilla luego bajo a la parte superior del pie.alguien puede decirme a q c debe

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Bajar de peso y quemar grasa de la barriga saludablemente

En algún momento de nuestra vida necesitamos bajar de peso rápidamente pero no se debe jugar con la salud, hacer dietas que aporten pocas calorías y casi nada de micronutrientes ni macronutrientes durante más de 1 semana puede ser dañino e incluso peligroso. Razonamientos peligrosos Algunas personas tienen razonamientos que pueden ser muy peligrosos para su salud […]

En este artículo encontrarás 2 recetas de batidos proteínicos y una breve introducción sobre el fisiculturismo y los suplementos proteínicos que se venden en las farmacias. Desde hace ya muchos años los batidos de proteína y los suplementos para fisicoculturistas se han convertido en un gran negocio llegando a tener un ingreso que ronda los billones de dólares. […]

Todo el mundo quiere bajar de peso, incluso las personas delgadas se sienten mal por tener una pequeña “pancita” colgando, pero todo lo que las personas tenemos en común es que comemos demasiado y no hacemos nada de ejercicio. Antes de continuar quisiera que recordemos la siguiente frase: “Conócete a ti mismo y conoce a […]

Muchas personas están conscientes de los beneficios del té gracias a sus propiedades antioxidantes. Sin embargo pocas personas han escuchado sobre el té rojo y sus propiedades. El té rojo se conoce con el nombre de “rooibos” y tiene muchos beneficios entre ellos: # Mejora el sistema inmunológico # Dolores estomacales # Insomnio # Presión […]

Debes saber que existen muchas teorías que tratan de explicar este problema que afecta a una gran mayoría de las mujeres hermosas del mundo: La genética: Se dice que hay genes necesarios para que se desarrolle la celulitis, dichos genes predisponen a una persona a tener celulitis en lugares determinados, los genes generalmente tienen que […]

La alimentación vegana se caracteriza por ser una alimentación vegetariana que además de eliminar la carne elimina: Los huevos El queso El yogur La leche Las personas que tienen una dieta vegana también evitan alimentos procesados en cuya preparación hayan intervenido de una u otra manera los animales. La alimentación vegana se caracteriza porque permite […]

El deporte sin lugar a dudas es sinónimo de vitalidad, es sinónimo de FELICIDAD. Todo ser humano en la tierra tiene un deporte favorito que le hace vibrar el alma cuando lo practica, dime ¿Cuál es tu deporte favorito? En este artículo te daremos las pautas generales para que puedas mejorar tu alimentación de acuerdo […]

El hígado es una víscera, pero no cualquier víscera… el hígado es la víscera más grande del cuerpo humano y también es una de las más sobresalientes porque su función metabólica, en este artículo te presentaremos una lista de los alimentos buenos para el hígado, siéntate cómodo y toma nota. Antes de continuar es importante […]

Advertencia Si tienes cáncer debes consultar con tu médico antes de hacer cambios radicales en tu alimentación. Si estás con tratamiento es posible que algunos medicamentos puedan interactuar con algunos alimentos, por lo tanto debes consultar con tu médico antes de incorporar un alimento en tu dieta. En este artículo se presentan las cualidades de […]

Si bien todos conocemos a las pirámides alimenticias, pocas son las personas que conocen el trompo de alimentación, en este artículo te presentaremos todas las características de este recurso didáctico para niños, jóvenes y adultos. ¿Qué es el trompo de alimentación? En muchos países del mundo se utiliza la pirámide alimenticia para enseñar a los niños […]

El negocio de las bacterias beneficiosas parece estar en auge, con la palabra “probióticos” apareciendo en las etiquetas de todos los productos comestibles, desde el yogur hasta las barras de granola. ¿Qué es la dieta probiótica? Los probióticos son “bacterias amigables” que son similares a los organismos que viven naturalmente en el tracto digestivo. Ciertas cepas o […]

La mesoterapia es un tratamiento cosmético, donde se inyectan en la grasas subcutánea medicamentos farmacéuticos y homeopáticos, como por ejemplo: Vitaminas y extractos de plantas, entre otros. Las inyecciones de la mesoterapia supuestamente destruyen las células adiposas. Se han registrado varios estudios publicados en Europa y América del Sur pero no hay pruebas concluyentes de que […]

Este es un artículo para personas inteligentes que quieren cambiar sus malos hábitos alimenticios de la forma correcta: Arrancando de raíz los malos pensamientos y deseos rastreros de su mente y corazón. Y para ello es importante tener en la mente las mejores frases de alimentación saludable para poder crear nuevos hábitos saludables. Las personas obesas creen que […]

En este artículo señalaremos los síntomas de la grasa en el hígado, que se conoce también como hígado graso o esteatosis. Pero antes es necesario aclarar algunos términos referentes a esta enfermedad. ¿Qué es el hígado graso? El hígado graso o esteatosis, es un término amplio que describe la acumulación de grasas en el hígado. […]

Gordita hoy escribo para ti:D, tengo que advertirte que debes leer este artículo de principio a fin… SI O SI, no pongas excusas y cierra tu Facebook de inmediato… ESTO ES MUY IMPORTANTE y tal vez nunca vuelvas a leer este artículo. Si estás leyendo esto es porque no estás contenta con tu cuerpo, […]

El hígado graso también se conoce como esteatosis hepática. Pero antes de continuar ¿sabes el significado de esteatosis?. ¿Qué es esteatosis? La esteatosis es la acumulación anormal de grasa. Que se presentan usualmente en forma de triglicéridos, en el citoplasma de células parenquimatosas, como por ejemplo hepatocitos. El hígado graso es una condición reversible en el que grandes vacuolas de triglicéridos de grasa se ​​acumulan […]

¿Será cierto que el hígado engorda? ¿Tú que crees? En este artículo podrás descubrir si realmente el hígado ayuda a ganar peso, además podrás descubrir la frecuencia adecuada para consumir hígado y cuál es la cantidad adecuada. ¿Qué es el hígado y cuál es su función? El hígado es víscera más voluminosa y es muy importante por su actividad metabólica. Tiene […]

Este artículo contiene una receta de té de canela y miel para bajar de peso que es muy popular en revistas dominicales y en varios sitios de Internet. Nuestro deber es analizar esta receta y verificar si puede ayudar a adelgazar de verdad. Receta de té de canela y miel Los estudios han demostrado que la inclusión […]

Es cierto que existen alimentos que desencadenan la respuesta inflamatoria del cuerpo, lo que de cierta manera puede aumentar el riesgo de enfermedades crónicas, sin embargo puede existir una dieta antiinflamatoria basada en alimentos que tengan la capacidad de reducir la inflamación. ¿Qué es la dieta antiinflamatoria? La dieta anti-inflamatoria no es una dieta como […]

La dieta desintoxicación está muy de moda, se escucha por todas partes a personas que han hecho esta dieta y que afirman haber tenido los siguientes resultados: un mejor estado de ánimo, pérdida de peso entre 0.5 y 2 kilogramos y una mejor apariencia en su piel Antes de continuar debemos definir que es intoxicación: […]

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas.

No es la intención de este sitio web proporcionar asesoramiento médico específico, sino facilitar a los usuarios la información necesaria para comprender mejor su salud y los trastornos diagnosticados. No se suministrará asesoramiento médico específico y se le recomienda consultar con un médico calificado para obtener un diagnóstico y responder a sus preguntas personales.

El hígado en uno de los principales órganos del cuerpo, el cual se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y se divide en derecho e izquierdo. Está compuesto por hepatocitos y tiene las funciones de procesar nutrientes que se absorben en el intestino, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, producir bilis para digerir los alimentos y crear proteínas que ayudan al proceso de coagulación.

La enfermedad hepática puede ser benigna, como es la presencia de quistes hepáticos o hemangiomas, cuyo tratamiento dependerá del tamaño de la lesión, de la localización y los síntomas que provoque, o maligna, como las lesiones provocadas por metástasis de cánceres de otros órganos o cánceres primarios del propio hígado como el carcinoma hepatocelular.

En algunos casos, los tumores del hígado aparecen sobre pacientes que ya han sufrido una enfermedad hepática, como cirrosis o hepatitis B o C. Por esto, es fundamental el seguimiento de los pacientes con estos antecedentes para la detección precoz de posibles cánceres.

  • Carcinoma hepatocelular. Es el más frecuente, sobre todo en hombres de entre 60 y 70 años. Suele originarse sobre hígados que han sufrido o sufren una enfermedad.
  • Colangiocarcinoma intrahepatico. Se produce en los conductos biliares que atraviesan el hígado y es el segundo más frecuente, también sobre hígados ya enfermos por hepatitis B o C, colangitis esclerosante primaria o NASH.
  • Carcinoma fibrolamelar: es más frecuente en gente joven de entre 20 y 30 años, tanto en hombres como en mujeres, y es menos agresivo que el carcinoma hepatocelular.

Existen una serie de enfermedades o factores relacionados con el desarrollo de enfermedad en el hígado: