ley actos del estado civil

NO se debe intentar meterle nada en la boca para prevenir que se muerda la lengua ya que esto aumenta el riesgo de lesiones. NO se debe intentar sostener al niño ni detener los movimientos de la convulsión.

Se debe enfocar la atención en intentar bajar la fiebre. Un buen primer paso es insertar un supositorio de acetaminofén -si es que se tiene uno-. NO se debe intentar darle nada a través de la boca. Se le pueden poner paños frescos en la frente y cuello y pasarle una esponja por el cuerpo con agua tibia (no fría). El agua fría o el alcohol pueden empeorar la fiebre. Después de que termine la convulsión y el niño esté despierto, se le debe dar una dosis normal de ibuprofeno o acetaminofén.

Después de la convulsión, el paso más importante es identificar el causante de la fiebre.

Expectativas (pronóstico)

La mayoría de los niños superan las convulsiones febriles antes de los 5 años de edad.

Un número pequeño de niños que han tenido convulsiones febriles crecen y se les desarrolla epilepsia, pero no debido a las convulsiones. Los niños que desarrollarán epilepsia de todas maneras algunas veces tendrán sus primeras convulsiones durante un episodio de fiebre. Estas convulsiones son generalmente prolongadas y complejas. Problemas neurológicos previos y antecedentes familiares de epilepsia también aumentan las probabilidades de epilepsia. La cantidad de convulsiones febriles no tiene correlación con una epilepsia futura.

Complicaciones

  • Heridas ocasionadas por caídas o tropiezos contra objetos.
  • Lesiones por mordeduras que el paciente se ocasiona a sí mismo.
  • Aspiración de líquido a los pulmones, neumonía.
  • Lesiones debido a convulsiones prolongadas o complicadas.
  • Efectos secundarios de los medicamentos utilizados en el tratamiento y prevención de las convulsiones (en caso de que hayan sido prescritos).
  • Complicaciones si existe una infección seria, como la meningitis, que provocó la fiebre.
  • Convulsiones no relacionadas con la fiebre.

Situaciones que requieren asistencia médica

  • Los niños deben ser vistos por un médico tan pronto como sea posible después de su primera convulsión febril.
  • Si la convulsión dura varios minutos, se debe llamar al 911 (en los Estados Unidos) para que una ambulancia lleve al niño al hospital.
  • Si la convulsión termina rápidamente, se debe llevar al niño a una sala de urgencias apenas termine el episodio.
  • Un niño también debe ser revisado por el médico si, durante la misma enfermedad se dan convulsiones repetidas o si parece que es un nuevo tipo de convulsión.
  • Se recomienda buscar asistencia médica si se presenta cualquier otro síntoma antes o después de la convulsión, como náuseas, vómitos, erupciones, temblores o movimientos anormales; problemas de coordinación, somnolencia, inquietud, confusión o sedación. Es normal para los niños que duerman o se sientan confundidos inmediatamente después de una convulsión.

Para prevenir convulsiones febriles futuras, se le puede dar acetaminofén o ibuprofeno al niño a la primera señal de fiebre. (Es importante tener a mano supositorios de acetaminofén). Después darle un baño de esponja con agua tibia y darle de beber líquidos frescos, tanto para bajar la temperatura como para mantener al niño hidratado.

Debido a que las convulsiones febriles pueden ser la primera señal de alguna enfermedad, su prevención a menudo no es posible. Una convulsión inicial o recurrente no indica que el niño está siendo atendido inapropiadamente.

Ocasionalmente, un médico prescribirá diazepán para prevenir o tratar convulsiones febriles. Sin embargo, los padres tienen que reconocer que ningún medicamento es completamente efectivo para prevenir este tipo de convulsiones.

El alcoholismo es la adicción al alcohol, una droga que genera dependencia, altera la vida normal de la persona y genera un síndrome de abstinencia (que puede ser grave) si no se consume. Se caracteriza por la dependencia física y psicológica.

La penicilina es un antibiótico que revolucionó la medicina. Se obtuvo inicialmente a partir del hongo Penicilliun notatum, y posteriormente a partir de otros hongos del género Penicillum y Aspergillus. Actualmente este medicamento es.

os La alergia a un medicamento es una reacción excesiva del organismo ante una medicación, produciendose un efecto que no tiene relación con los efectos farmacológicos que se atribuyen al medicamento. Normalmente cuando se tiene una alergia a un.

El polen son pequeñas partículas que forman parte del aparato reproductor masculino de las plantas con flor. Su tamaño microscópico y esférico hace que se dispersen por el aire con facilidad, para así lograr la fertilización de las flores.

as La alergia consiste en una reacción anómala y exagerada del cuerpo al entrar en contacto con una sustancia externa. Los síntomas típicos son picores y eccemas en la piel, estornudos, tos, conjuntivitis, congestión nasal, mucosidades e incluso.

El ojo actua como una lente, ajustando el foco de visión sobre la retina. Cuando este enfoque no se da exactamente sobre la retina, sinó en una zona anterior o posterior a ella, se produce una visión borrosa. Este defecto puede deberse a una.

El Alzheimer es una enfermedad neurológica degenerativa que provoca la pérdida progresiva de facultades cognitivas e intelectuales, llegando a la demencia. Las causas aún se desconocen, pero hay varias líneas de investigación abiertas.

La amigdalitis es una inflamación de la garganta que afecta a las amígdalas. Es bastante frecuente y es causada por una infección bacteriana o vírica. Si la enfermedad se extiende más allá de de las amígdalas se habla de faringitis. La.

viosa La persona con anorexia nerviosa es aquella que sufre un trastorno psicológico que le lleva a disminuir voluntariamente su alimentación y a sentir repugnancia por la comida. Se puede llegar a límites extremos en los cuales se pone en.

El ántrax, también conocido por carbunco, es una enfermedad infecciosa aguda causada por la bacteria 'Bacillus anthracis'. Se adquiere por contacto con animales enfermos (ganado, etc.) o sus productos como pieles, lana y huesos, donde la.

La apendicitis es una inflamación del apéndice vermiforme (pequeña porción tubular de 7 u 8 cm de longitud que está en la unión del intestino delgado con el intestino grueso). Suele afectar a adolescentes y a jóvenes. Requiere cirugía para.

ca La artritis psoriásica es una forma de artritis que llegan a padecer el 10% o 20% de las personas con psoriasis. Es una enfermedad crónica que suele iniciarse de forma lenta y en ocasiones avanzar de forma progresiva hacia la incapacidad.

Los trastornos reumáticos que afectan a las articulaciones pueden clasificarse en dos categorías: 1-) Los de tipo degenerativo, como la artrosis, que se caracterizan por el deterioro del cartílago y la parte ósea de la articulación. En.

El asma es una enfermedad que provoca obstrucción de los bronquios de forma variable y reversible como reacción a gran variedad de estímulos como alergenos (en muchas ocasiones es de origen alérgico), medicamentos, ejercicio, aire frío, humo.

mo El astigmatismo es un defecto de la visión en el cual la imagen está deformada a causa de una curvatura irregular de la córnea del ojo. Cuando la curvatura de la córnea es más bien ovoide en lugar de esférica, hay partes de la imagen que quedan.

La bronquitis es una inflamación de los bronquios que afecta principalmente a los adultos fumadores, aunque cada vez es más frecuente en población infantil, debido a otros factores. Habitualmente es un proceso agudo, causado por virus o.

La brucelosis es una enfermedad infecciosa causada por varias especies de bacterias (gérmenes) del género 'Brucella', que afectan a animales domésticos como el ganado bovino, ovino, cerdos y perros. Se transmite al hombre a través del contacto.

limia La bulimia es un impulso intenso de comer grandes cantidades de comida sin que se tenga apetito ni hambre. Con frecuencia tiene una base psicológica: la persona que sufre bulimia está a menudo necesitada de afecto. La bulimia también se.

viosa La anoreixa nerviosa y la bulimia son trastornos de la alimentación que, a pesar de su contradictoriedad, pueden ir ligados. La anorexia nerviosa es un trastorno psicológico, de tipo afectivo o emocional, que lleva a la persona que.

La bursitis es la inflamación de las bolsas serosas que hay en las zonas de contacto entre músculos, tendones y huesos en las articulaciones. Estas bolsas serosas sirven para facilitar el movimiento. Diversos traumatismos, como golpes, roces.

El hongo 'Candida Albicans' puede producir infecciones en diferentes partes de nuestro cuerpo. La vagina es una de las más frecuentes. Es un microorganismo que se encuentra de forma habitual en nuestro cuerpo, sin producir enfermedad. Los.

La caries dental es el deterioro progresivo de uno o varios dientes. Primero afecta al esmalte, y luego al interior del diente. En casos avanzados hay que extraer el diente dañado. La causa de la caries es el ácido producido por el.

La catarata es una opacidad del cristalino ocular que causa una visión borrosa. Es un trastorno visual progresivo que afecta principalmente a la tercera edad. Los síntomas son: disminución de la agudeza visual, ver como 'a través de.

En este gráfico se observa el ciclo de infestación de una tenia o solitaria, lo que se llama teniasis: Copyright © Classe Qsl - Editorial 3Temas. Todos los derechos reservados. Prohibida la reproducción total o parcial de este.

que son los actos de una obra de teatro wikipedia

  • Una dieta adecuada que consiste en frutas y vegetales, baja en azúcar y sin grasas, al igual que el ejercicio físico diario, es la recomendación a la que se le está prestando mayor atención en la actualidad.
  • Como podemos observar, debido a que todavía no se conoce la causa de la lipodistrofia, no se sabe como tratarla. Lo que no se recomienda es dejar de tomar o sustituir los medicamentos anti VIH sin consultar a tu médico.

    Enfermedades Oportunistas: todas aquellas enfermedades que aparecen como consecuencia de una disminución de las funciones del sistema inmunológico.

    Hepático: relacionado al hígado

    Hepatitis Tóxica: inflamación del hígado como resultado del uso de medicamentos o sustancias químicas.

    NRTI (nucleoside reverse transcriptase inhibitors): análogos nucleósidos inhibidores de la transcriptasa reversa.

    NNRTI (non-nucleoside reverse transcriptase inhibitors): inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa reversa.

    PI (protease inhibitors): inhibidores de la proteasa.

    Osteoporosis (hueso poroso): sucede cuando demasiada cantidad de mineral (calcio) desaparece de la estructura del hueso.

    Osteopenia: una pérdida de minerales del hueso, pero menos severa que la osteoporosis.

    Movilidad Articular: habilidad de mover las coyunturas o articulaciones. La rodilla y el codo son articulaciones.

    Vasos Sanguíneos: venas y arterias; éstas circulan la sangre a través de todo el cuerpo.

    PCP: pulmonía por pneumocystis carinii.

    Cálculos o Piedras Renales: producto de la acumulación de minerales o cristales de medicamentos en los riñones.

    En este artículo señalaremos los síntomas de la grasa en el hígado, que se conoce también como hígado graso o esteatosis. Pero antes es necesario aclarar algunos términos referentes a esta enfermedad.

    El hígado graso o esteatosis, es un término amplio que describe la acumulación de grasas en el hígado. Tener grasa en el hígado es normal, pero si hay más de 10 por ciento es la grasa, entonces se le llama enfermedad de hígado graso.

    Recuerda: Es normal que tu hígado tenga un porcentaje de grasa inferior al 10%

    El hígado graso es una condición reversible y por lo general desaparece por sí sola. El hígado graso con frecuencia no presenta síntomas y no causa ningún daño permanente.

    El hígado tiene la función de procesar todo lo que comemos y bebemos, así también se ocupa de filtrar las sustancias tóxicas que se enuentran en la sangre.

    Cuando el hígado está acumulando grasa no puede funcionar adecuadamente.

    El hígado se autorrepara pero cuando el hígado sufre un daño constante, entonces deja de reparase y quedan “cicatrices permanentes”, que se conoce como cirrosis.

    Cirrosis: Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado. Es la fase final de la enfermedad hepáticacrónica.

    Debes saber que el hígado graso es bastante común, ya que el 20 por ciento de las personas tienen exceso de grasa en sus hígados, sin embargo no tienen inflamación o daño. Las personas mayores a 50 años son las principales en tener hígado graso.

    Típicamente no hay síntomas de hígado graso. Algunas personas experimentan:

    • fatiga
    • malestar abdominal
    • El hígado puede estar un poco agrandado y tu médico se dará cuenta con un examen físico completo.
    • Si el hígado está inflamado, pueden haber otros síntomas, como:
    • la falta de apetito
    • pérdida de peso
    • sentirse muy débil, enfermo o cansado.

    Si la grasa en el hígado progresa a cirrosis, pueden desarrollar síntomas de insuficiencia hepática. Los síntomas de insuficiencia hepática incluyen:

    • ictericia (debido a la acumulación de bilirrubina),
    • ascitis y edema (hinchazón del cuerpo) debido de producción disminuida de la proteína por el hígado,
    • hematoma creciente
    • y confusión mental asociada.

    La causa más común es el alcoholismo.

    Casi todos los grandes bebedores tienen la enfermedad de hígado graso.

    Otras causas son toxinas, algunos medicamentos y trastornos metabólicos heredados.

    El hígado graso se desarrolla cuando el cuerpo crea demasiada grasa o no puede metabolizar la grasa lo suficientemente rápido.

    Como resultado, el sobrante se almacena en las células del hígado donde se va acumulando.

    Consumir una dieta alta en grasas no se traduce directamente en el hígado graso.

    Además de alcoholismo, otras causas comunes de hígado graso son:

    • drogas
    • aspirina
    • esteroides
    • tamoxifeno
    • síndrome metabólico
    • exceso de peso corporal
    • resistencia a la insulina (diabetes tipo 2)
    • altos niveles de triglicéridos (grasas) en la sangre
    • tetraciclina
    • embarazo
    • toxinas
    • virus (hepatitis A, etc)
    • Otros factores que pueden aumentar el riesgo de hígado graso son:
    • embarazo
    • colesterol alto
    • niveles altos de triglicéridos
    • desnutrición
    • consumo excesivo de alcohol (beber grandes cantidades de alcohol puede dañar el hígado)
    • uso excesivo de over-the-counter medicamentos (tomar más de las dosis recomendadas de ciertos medicamentos, como
    • el paracetamol, puede aumentar su riesgo de hígado graso)
    • diabetes 2 (la acumulación de grasa en el hígado se ha relacionado con la resistencia a la insulina, la causa más común de la diabetes tipo 2)
    • síndrome metabólico

    Si tienes alguna pregunta o duda, puedes comunicarte con nosotros en la página de CONTACTO.

    Etiquetas: grasa en el hígado síntomas, higado enfermo perdida de peso, como se engorda cuando tienes higado graso, como bajar de peso con el higado agrandado, sintomas de higado enfermo

    tipos de actos de habla ilocutivos

    HIgado Graso?

    Algo de grasa en el hígado es normal. Pero si la grasa representa más del 5% al 10% del peso del hígado, es posible que se deba a la enfermedad hepática alcohólica o no alcohólica. En algunos casos, estas enfermedades pueden dar lugar a complicaciones mas graves.

    Enfermedad hepática alcohólica (ALD)

    • Más de 15 millones de personas en los EE.UU. abusan de alcohol o en uso excesivo. Casi todos ellos – el 90% -100% – desarrollan hígados grasos.
    • El hígado graso puede ocurrir después de beber cantidades moderadas o grandes de alcohol. Incluso puede ocurrir después de un corto período de consumo excesivo de alcohol (enfermedad hepática alcohólica aguda).

    La genética o herencia (la que se transmite de padres a hijos) juega un papel en la enfermedad hepática alcohólica de dos maneras: puede influir en la cantidad de alcohol que consume y su probabilidad de desarrollar alcoholismo. Y, también puede afectar a los niveles de enzimas hepáticas que intervienen en la descomposición (metabolismo) de alcohol.

    Antecedentes. La obesidad conduce a la infiltración de grasa de múltiples órganos, incluyendo el corazón, los riñones y el hígado. Bajo condiciones de estrés oxidativo, Las citoquinas derivadas de la grasa se liberan localmente y dar lugar a un proceso inflamatorio y disfunción de órganos. En el hígado, la infiltración de grasa que se ha denominado la enfermedad de hígado graso no alcohólico, puede conducir a la esteatohepatitis no alcohólica

    Otros factores que pueden influir en la probabilidad de desarrollar la enfermedad de hígado graso no alcohólico son:

    Hepatitis C (que puede conducir a la inflamación del hígado)

    Enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD)

    Enfermedad de hígado graso no alcohólico es la causa más común de la enfermedad hepática crónica en los EE.UU. Algunas personas con exceso de grasa en el hígado simplemente tienen lo que se llama un hígado graso. Aunque esto no es normal, no es grave si no conduce a la inflamación o daño

    • Otros tienen lo que se llama no-alcohólica steatohepatisis (EHNA). Aunque es similar a la enfermedad hepática alcohólica, las personas con este tipo de enfermedad del hígado graso beben poco alcohol o no. NASH puede provocar daños permanentes al hígado y con el tiempo, las células hepáticas pueden ser reemplazados por tejido cicatricial. Esto se conoce como cirrosis. El hígado no puede funcionar bien y puede desarrollar una insuficiencia hepática, cáncer de hígado y la muerte relacionada con el hígado. EHNA es una de las principales causas de cirrosis.

    Ambos tipos de NAFLD están volviéndose más comunes. Hasta el 20% de los adultos pueden tener hígado graso o EHNA. Y más de 6 millones de niños tiene una de estas condiciones, que son más comunes en los niños asiáticos e hispanos. La evidencia reciente indica que NAFLD aumenta el riesgo de enfermedades del corazón en los niños que tienen sobrepeso o son obesos.

    Cuales son Las causas de la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD)

    • La causa de la enfermedad de hígado graso no alcohólico no está claro. Ciertos factores tienden a aumentar el riesgo, pero en algunos casos, sin factores de riesgo se muestran. Sin embargo, el hígado graso no alcohólico tiende a darse en familias. También se presenta con mayor frecuencia en personas de mediana edad con sobrepeso u obesidad. Estas personas a menudo tienen altos niveles de colesterol o triglicéridos y la diabetes o prediabetes (resistencia a la insulina), también.

    Otras posibles causas de la enfermedad de hígado graso son:

    • Medicamentos
    • La hepatitis viral
    • Hepática autoinmune o enfermedad hereditaria
    • Pérdida rápida de peso
    • Desnutrición
    • Estudios recientes muestran que un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado y otros cambios en el intestino puede estar asociada con la enfermedad de hígado graso no alcohólico. Algunos investigadores sospechan ahora que esto puede desempeñar un papel en la progresión de la NAFLD a EHNA.

    Hígado graso del Embarazo

    Aunque es muy raro, la grasa se acumula en el hígado de la madre durante el embarazo, poniendo a la madre y al feto en riesgo grave. Cualquiera puede desarrollar insuficiencia hepática, insuficiencia renal, infección o hemorragia severa. Nadie comprende totalmente la causa, pero las hormonas pueden jugar un papel.

    • Una vez que el diagnóstico se confirma, el bebé nace tan pronto como sea posible. Si bien la madre puede necesitar cuidados intensivos durante varios días, la función hepática a menudo retorna a la normalidad en pocas semanas.

    Los síntomas de la enfermedad de hígado graso

    • Enfermedad del hígado graso es a menudo silenciosa, sin producir síntomas, especialmente en el principio. Si la enfermedad avanza – que es por lo general durante un período de años, o incluso décadas – puede causar problemas vagos como:
    • Fatiga
    • Pérdida de peso o pérdida del apetito
    • Debilidad
    • Náusea
    • La confusión, deterioro del juicio, o dificultad para concentrarse
    • Estos síntomas también pueden estar presentes:
    • Dolor en el centro o la parte superior derecha del abdomen
    • Un agrandamiento del hígado
    • Decoloración por parches de piel oscura, generalmente en el cuello o la axila
    • Con la enfermedad hepática alcohólica, los síntomas pueden empeorar después de periodos de consumo excesivo de alcohol. Con NAFLD, el proceso de la enfermedad puede detener o revertir, o puede empeorar. Si se desarrolla cirrosis, el hígado pierde su capacidad de funcionar. Esto puede causar signos y síntomas tales como:
    • La retención de líquidos
    • Pérdida de masa muscular
    • El sangrado interno
    • Ictericia (color amarillento de la piel y los ojos)
    • Insuficiencia hepática

    El diagnóstico de la enfermedad de hígado graso

    • A menudo, un hígado graso aparece durante un chequeo de rutina. Su médico puede notar que su hígado es ligeramente ampliada o ver signos de un hígado graso en una prueba de sangre. O bien, su médico puede sospechar un problema después de tomar un historial médico o haciendo un examen físico.
    • Los análisis de sangre. Durante las pruebas de sangre de rutina, la elevación de ciertas enzimas hepáticas pueden aparecer. Estos podrían incluir la alanina aminotransferasa (ALT) o aspartato aminotransferasa (AST).
    • Los estudios de imagen. Como la ecografia abdominal. Un hígado graso puede también aparecer en las pruebas de imagen.

    DESCARGA EL LIBRO DE DIABETES Y SU CURA NATURAL

    • Biopsia del hígado. La única forma de confirmar un diagnóstico de enfermedad de hígado graso es con una biopsia de hígado. Esto se hace generalmente una vez por otras causas se han descartado. Después de la aplicación de la anestesia local, el médico inserta una aguja a través de la piel para remover un pequeño pedazo de hígado. Esto se examina bajo el microscopio en busca de signos de inflamación grasa, y las células dañadas del hígado. Si la inflamación o el daño no está presente, el diagnóstico es simplemente un hígado graso.

    Tratamiento de la enfermedad del hígado graso

    • No existe un tratamiento específico en este momento para la enfermedad de hígado graso. Sin embargo, conseguir tratamiento para cualquier enfermedad subyacente, como la diabetes, es esencial. Y usted puede tomar otras medidas para mejorar su condición.
    • Si tiene una enfermedad hepática alcohólica y usted es un bebedor empedernido, dejar de beber es la cosa más importante que usted puede hacer. Buscar el apoyo que necesita para tener éxito. Con ALD, el uso continuado de alcohol puede conducir a la enfermedad avanzada, incluyendo hepatitis alcohólica o cirrosis. Incluso para aquellos con NAFLD, sin embargo, evitar el alcohol puede ayudar.
    • Si usted tiene sobrepeso o es obeso, haz lo que puedas perder peso gradualmente – no más de 1 o 2 libras por semana. Un estudio reciente demostró que la pérdida de peso de al menos 9% en un período de meses puede ayudar a revertir la EHNA. A pesar de la pérdida de peso menor que esto puede ayudar a reducir la acumulación de grasa en el hígado.
    • Coma una dieta balanceada y saludable y aumentar la actividad física. Además de limitar las calorías, evitar las dietas ricas en hidratos de carbono refinados, rápidamente digeridos. Esto incluye los alimentos que limitan tales como pan, sémola, arroz, papas, maíz y azúcar concentrado, que se encuentra en las bebidas deportivas y jugos.
    • Evitar medicamentos innecesarios también puede ayudar a retrasar o revertir la enfermedad. Los ensayos clínicos también están estudiando la eficacia de ciertos antioxidantes y nuevos medicamentos para la diabetes en el tratamiento de la enfermedad de hígado graso (a causa de la enfermedad de enlace al estrés oxidativo y la diabetes). Estos incluyen:
    • La vitamina E
    • Selenio
    • Betaína
    • La metformina
    • Rosiglitazona
    • Pioglitazona
    • Tenga en cuenta que incluso las vitaminas y minerales puede conducir a problemas de salud. La mejor manera de obtener sus beneficios es a través de las fuentes de alimentos que los contienen.
    • Nuevos hallazgos sobre el papel de las bacterias en el desarrollo de la enfermedad de hígado graso puede llevar a otras opciones para el tratamiento, como por contrarrestar las dietas desequilibradas con probióticos. Estos son los suplementos dietéticos que contienen bacterias vivas sanas o levaduras.

    Si la cirrosis se convierte en grave, un trasplante de hígado puede ser necesaria. Un cirujano extirpa el hígado dañado y lo sustituye por uno sano.

    ¿Qué es la cirrosis hepática? La cirrosis del hígado es una enfermedad grave marcada por la cicatrización del órgano debido a la formación de tejido cicatricial fibroso. Esta enfermedad progresiva lentamente puede resultar de diferentes enfermedades hepáticas.

    En la cirrosis hepática, la estructura y la función del hígado se pierden progresivamente lo que causa la formación de tejido cicatricial. En el intento de restaurar el tejido destruido, las células hepáticas, los hepatocitos, se multiplican y crean nódulos regenerativos. Estos nódulos regenerativos son en realidad racimos de células hepáticas formadas dentro del tejido cicatricial. El tejido cicatricial y los nódulos regenerativos dificultan el flujo sanguíneo normal a través del hígado, así como el flujo biliar. Esto evita que el hígado elimine las toxinas y se acumulan en el cuerpo.

    La cirrosis hepática es una de las 10 principales causas de muerte. Es más comúnmente causada por el consumo excesivo de alcohol. Otras causas incluyen hepatitis B y C, hígado graso, enfermedad hepática autoinmune, ciertos medicamentos y productos químicos, enfermedad hereditaria como fibrosis quística, hemocromatosis y enfermedad de Wilson.

    La cirrosis del hígado no se desarrolla repentinamente sino después de una lesión prolongada de las células del hígado. La cirrosis hepática es la etapa final de la enfermedad hepática crónica, mientras que las tres primeras son hígado graso, hepatitis alcohólica y fibrosis hepática. La cirrosis hepática tiene sólo dos etapas, etapa compensada y etapa descompensada.

    La cirugía para extirpar todo o parte del estómago o para evitarlo como medio de…

    excepciones legales de los actos de comercio en venezuela

    La bilirrubina es un subproducto de la descomposición diaria natural y de la destrucción de las células rojas de la sangre que tenemos en nuestro cuerpo. La molécula de la hemoglobina se libera en la sangre, se divide en una porción hemo y se convierte químicamente en la bilirrubina. Normalmente, el hígado metaboliza y excreta la bilirrubina en forma de bilis. Sin embargo, si hay una interrupción en este metabolismo normal y/o en la producción de la bilirrubina, puede dar como resultado la ictericia.

    La ictericia puede ser causada por varios procesos de diferentes enfermedades. Esto puede ser de gran ayuda para entender las diferentes causas que provocan la ictericia mediante la identificación de los problemas que perturban el metabolismo normal y/o la excreción de la bilirrubina.

    La ictericia en estos casos está causada por un rápido incremento de la descomposición y de la destrucción de los glóbulos rojos (hemólisis), desbordando de ese modo la capacidad del hígado para eliminar adecuadamente los altos niveles de bilirrubina en la sangre.

    A continuación mostramos algunos de los ejemplos en los que se presentan unas condiciones en las que existe un mayor deterioro de las células rojas de la sangre:

    • Paludismo
    • Crisis de las células falciformes
    • Esferocitosis
    • Talasemia
    • Glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD)
    • Drogas u otras toxinas
    • Trastornos autoinmunes

    La ictericia en estos casos es causada por la incapacidad del hígado para metabolizar adecuadamente y excretar la bilirrubina. Podemos destacar los siguientes ejemplos:

    • Hepatitis (comúnmente viral o relacionada con el alcohol)
    • Cirrosis
    • Drogas u otras toxinas
    • Síndrome de Crigler-Najjar
    • Síndrome de Gilbert
    • Cáncer

    La ictericia en estos casos se denomina ictericia obstructiva, es causada por condiciones que interrumpen el drenaje normal de la bilirrubina conjugada en forma de bilis desde el hígado a los intestinos.

    Entre las causas de la ictericia obstructiva podemos incluir:

    • Cálculos biliares en los conductos biliares
    • Cáncer (de páncreas y de la vesícula biliar o carcinoma de los conductos biliares)
    • Estenosis de los conductos biliares
    • Colangitis
    • Malformaciones congénitas
    • Pancreatitis
    • Parásitos
    • Embarazo
    • Ictericia del recién nacido

    La ictericia en los recién nacidos puede ser causada por varias razones diferentes, aunque a menudo es una consecuencia fisiológica normal del hígado del recién nacido que todavía es inmaduro. Aunque por lo general, en estas circunstancias es inofensivo, los recién nacidos con niveles excesivamente elevados de bilirrubina a causa de otros problemas médicos (ictericia patológica), pueden sufrir un daño cerebral devastador (kernicterus, también conocido como ictericia nuclear o encefalopatía neonatal bilirrubínica) si no se aborda el problema de fondo. La ictericia del recién nacido es la condición más común en los recién nacidos que requiere evaluación médica.

    A continuación mostramos las causas más comunes de la ictericia del recién nacido:

    • Ictericia fisiológica: Generalmente, este tipo de ictericia se hace evidente en el segundo o en el tercer día de vida. Es la causa más común de ictericia del recién nacido y normalmente es una condición transitoria e inofensiva. Este tipo de ictericia es causada por la incapacidad del hígado inmaduro del recién nacido para procesar la bilirrubina que surge de la degradación acelerada de las células rojas de la sangre que tiene lugar a esta edad. A medida que el hígado del recién nacido madura, la ictericia desaparece de forma gradual.
    • Incompatibilidad materno-fetal de grupo sanguíneo (Rh, ABO): Esta forma de ictericia ocurre cuando hay una incompatibilidad entre los grupos sanguíneos de la madre y del feto. Esto conduce a un aumento de los niveles de bilirrubina por la descomposición de los glóbulos rojos (hemólisis) del feto.
    • Ictericia por la leche materna: Este tipo de ictericia se produce en los recién nacidos alimentados con leche materna y normalmente aparece al final de la primera semana de vida. Se cree que los responsables son ciertos productos químicos de la leche materna. Por lo general, se trata de un trastorno inofensivo que se resuelve de forma espontánea y las madres por lo general, no tienen que suspender la lactancia materna.
    • Ictericia por lactancia: Esta forma de ictericia ocurre cuando el lactante recién nacido no recibe la cantidad adecuada de leche materna. Puede ocurrir debido a una tardía o insuficiente producción de leche por parte de la madre o debido a una alimentación deficiente del recién nacido. Esta inadecuada ingesta de leche da lugar a la deshidratación y a la reducción de las deposiciones por parte del recién nacido, con una posterior disminución en el organismo de la bilirrubina por la excreción.
    • Cefalohematoma (una acumulación de sangre debajo del cuero cabelludo): A veces, durante el proceso del parto, el recién nacido puede sufrir una contusión o lesión en la cabeza, lo que provoca una acumulación o coagulación la sangre bajo el cuero cabelludo. Como la sangre se descompone de manera natural, puede dar lugar a elevados niveles repentinos de bilirrubina que pueden sobrepasar la capacidad del hígado inmaduro del recién nacido para su procesamiento, dando lugar a la ictericia.

    La lista de los principales síntomas de la ictericia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

    A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los de la ictericia. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.

    La intoxicación por arsénico en su forma aguda puede presentar los siguientes síntomas:

    • Síntomas gastrointestinales (aparecen entre 1 y 12 horas después del contacto): aliento con olor a ajo, lesiones en la comisura labial, náuseas y vómitos, dolor cólico del abdomen en la región del epigastrio, diarrea con heces en forma de arroz, hemorrágica intestinal similar a la que se produce en la enfermedad del cólera, alteración de los análisis de sangre con elevación de las transaminasas hepáticas.
    • Síntomas cardiovasculares: hipotensión arterial y shock, que se producen de forma secundaria a la dilatación de los vasos sanguíneos y a la disminución de la función de bombeo del corazón, edema agudo de pulmón, arritmias y miocardiopatía congestiva
    • Síntomas cutáneos: irritación, ampollas y desprendimientos de piel por contacto local; y erupción por efecto sobre la piel del contacto en el interior del organismo (sistémico).
    • Síntomas neurológicos: dolor de cabeza, adormecimiento, convulsiones, coma, polineuropatía sensitiva y motora, alteraciones en la sensibilidad y disfunciones motoras, a los diez días del contacto.
    • Síntomas urinarios: trastornos en las estructuras microscópicas de filtrado (glomérulos) y de transporte (túbulos) del interior del riñón.
    • Síntomas hematológicos: anemia, disminución de glóbulos blancos (leucopenia) y de plaquetas (trombocitopenia) por aplasia medular, es decir, porque la médula ósea no puede realizar su función formadora de células de la sangre.

    La intoxicación por arsénico en su forma crónica, es decir, por la exposición prolongada a pequeñas cantidades de arsénico, puede presentar los siguientes síntomas:

    • Síntomas digestivos: náuseas y vómitos, dolores abdominales de tipo cólico, diarrea, cirrosis hepática o carcinoma hepático.
    • Síntomas cutáneos: erupciones de diferente forma (eritemas, pápulas, vesículas) úlceras, aumento del grsor de la piel en palmas y plantas (hiperqueratosis palmoplantar), verrugas, oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación) y cáncer de piel.
    • Lesiones cardíacas y enfermedades vasculares periféricas.
    • Perforación de tabique nasal, cuando el contacto prolongado es por inhalación.
    • Cáncer de pulmón, de riñón o de vejiga.
    • Ceguera.

    Copyright 2018 MedicinaTV

    Los contenidos profesionales médicos, enfermedades, salud y bienestar de este sitio web son únicamente para fines informativos, y no es utilizable como consejo médico, diagnóstico o tratamiento. El uso de este sitio está sujeto a nuestros términos de uso y política de privacidad y a nuestra política de cookies.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    Dedos en palillo de tambor

    Las alteraciones de la piel que suelen asociarse con tumores malignos son:

    HIPERTRICOSIS LANUGINOSA ADQUIRIDA

    MANIFESTACIONES CUTANEAS DEL SIDA

    · Onicomicosis subungueal proximal

    · Cualquier enfermedad sexualmente trasmitida

    · Signos de uso de drogas endovenosas

    · Candidiasis vulvovaginal recurrente

    · Dermatitis seborreica (extensa y refractaria al tratamiento)

    · Aftas orales (recurrentes y refractarias al tratamiento)

    2. Braunwald E, Fauci AS, Kasper DL, et al. Harrison's Principles of Internal Medicine (15th edit) McGraw Hill 2001.

    4. Fitzpatrick tb, Eisen az, Wolff k, Freedberg im, Austen k, eds. Dermatology in general medicine, 4.a ed. Nueva York, McGraw-Hill, 1993.

    En este estudio a pesar de que el riesgo relativo fue de 0.79 (0.41

    La cirrosis puede ocurrir en cualquier situación donde hay agresión prolongada al hígado. El consumo excesivo de alcohol y las hepatitis virales crónicas son las causas principales, pero no son las únicas.

    A continuación, vamos a hablar brevemente de las principales causas de la cirrosis hepática.

    a) Cirrosis alcohólica

    La cirrosis alcohólica es una causa común y prevenible de la cirrosis. El consumo diario y prolongado de alcohol puede llevar al desarrollo de daños permanentes al hígado.

    El consumo diario de aproximadamente 3 vasos de cerveza o 2 copas de vino ya es un volumen suficiente como para causar daño hepático, especialmente en las mujeres, que son más susceptibles a daños hepáticos por el alcohol.

    El consumo regular de alcohol conduce a la estenosis hepática, también conocida como hígado graso, que puede evolucionar a la hepatitis alcohólica y, finalmente, a la cirrosis e insuficiencia hepática.

    b) Hepatitis virales

    Las hepatitis virales crónicas, especialmente las hepatitis B y C, son causas comunes de lesiones en el hígado, que pueden llevar a la cirrosis después de años de enfermedad activa. A menudo, el paciente no sospecha incluso ni siquiera desconfía ser portador de estos virus; solamente acaba descubriendo muchos años después, cuando los síntomas de la cirrosis comienzan a manifestarse.

    Explicamos detalladamente las hepatitis B y C en los siguientes artículos:

    c) Hepatitis autoinmune

    La hepatitis autoinmune es una forma de lesión hepática en la que nuestro cuerpo comienza inadecuadamente produciendo anticuerpos contra las células del propio hígado, como si este fuera un atacante, un cuerpo extraño que no pertenece a nosotros.

    Explicamos el concepto de enfermedad autoinmune en el siguiente artículo: ENFERMEDAD AUTOINMUNE – Causas y Síntomas.

    d) Esteatosis hepática no alcohólica

    El consumo excesivo de alcohol es una de las causas más comunes de esteatosis hepática, pero no es la única. Obesidad, diabetes, malnutrición y algunos medicamentos también pueden causar esteatosis, que en grados más avanzados puede evolucionar a la esteatohepatitis y, posteriormente, a la cirrosis.

    Explicamos la esteatosis hepática en el siguiente artículo: HÍGADO GRASO – Esteatosis Hepática.

    e) Cirrosis biliar primaria

    La cirrosis biliar primaria, que también es una enfermedad de origen autoinmune, es una forma de lesión hepática en la que el proceso se inicia por la destrucción de las vías biliares.

    f) Otras enfermedades que pueden causar cirrosis

    • Hemocromatosis.
    • Enfermedad de Wilson.
    • Deficiencia de alfa-1 antitripsina.
    • Fibrosis cística.
    • Colangitis esclerosante primaria
    • Hepatitis por drogas o medicamentos.

    Para una mejor comprensión, podemos dividir los síntomas de la cirrosis entre los causados por insuficiencia hepática y aquellos causados por hipertensión portal.

    ¿Qué es hipertensión portal?

    Toda la sangre desde el sistema digestivo (estómago, intestinos, páncreas…) y del bazo pasa obligatoriamente por el hígado antes de dirigirse al resto del cuerpo. Todas las venas de estos órganos fluyen en una sola gran vena llamada circulación portal o vena porta.

    La existencia de la circulación portal asegura que todas las sustancias absorbidas por el tracto gastrointestinal pasen primero por el hígado antes de caer en la circulación sistémica. Esto significa que todas las sustancias que son digeridas y absorbidas por el sistema digestivo sean llevadas al hígado para ser metabolizadas antes de dirigirse al resto del cuerpo.

    El paciente cirrótico tiene un hígado lleno de fibrosis, que puede causar la obstrucción de la llegada de al hígado por la circulación portal. Generalmente, cuánto más extensa es la cirrosis, mayor es la obstrucción a la sangre que viene a través de la vena porta. Cuando la sangre viene desde los órganos abdominales, encuentra un obstáculo al su flujo, la presión en la vena porta aumenta y da inicio a un proceso denominado hipertensión portal.

    a) Circulación colateral

    Cuando se obstruye el flujo de sangre, ella necesita encontrar una manera alternativa para seguir fluyendo. Si hay una obstrucción adelante, la única manera es volver y buscar otras venas.

    La vena porta es bien calibrosa y soporta grandes flujos de sangre. Lo mismo no ocurre con las venas del resto del sistema digestivo. Cuando la sangre que debería ser drenada por la vena porta comienza a volver en gran número por venas colaterales, estas se dilatan formando varices.

    El paciente con cirrosis suele tener las venas abdominales bien nítidas, porque reciben grandes volúmenes de sangre que vienen desde la vena porta bloqueada. Pero estas venas dilatadas no aparecen solamente en los vasos más superficiales en la piel; también aparecen en los órganos, especialmente en el estómago, intestino y esófago, lo que lleva a la formación de varices en estos órganos.

    b) Hemorragia digestiva

    La presencia de varices en el estómago y en el esófago es un factor de riesgo para hemorragias. Los vasos sanguíneos de estos órganos no están preparados para recibir un flujo tan grande ni una presión sanguínea elevada y pueden romperse espontáneamente.

    Las hemorragias digestivas de las varices esofágicas suelen ser dramáticas, con pérdidas masivas de sangre a través de vómitos. El paciente vomita sangre viva y en gran cantidad.

    c) Esplenomegalia (bazo agrandado)

    El aumento de la presión de la sangre en el bazo lleva al agrandamiento de su tamaño, haciéndolo fácilmente palpable al examen físico. Llamamos esplenomegalia a este agrandamiento del bazo. La sospecha de cirrosis ocurre, frecuentemente, cuando al examen físico detectamos un bazo aumentado de tamaño.

    ideas de actos 9 de julio

    31. Pavia CS, Mothe M, Kavanagh M. Influence of alcohol on antimicrobial immunity. Biomed Pharmacother. 2004;58(2):84-9.

    32. Lieber CS. Relationships between nutrition, alcohol use, and liver disease. Alcohol Res Health. 2003;27(3):220-31.

    33. Lieber CS. Alcohol and the liver: metabolism of alcohol and its role in hepatic and extrahepatic diseases. Mt Sinai J Méd. 2000;67(1):84-94.

    34. Hefferan TE, Kennedy AM, Evans GL, Turner RT. Disuse exaggerates the detrimental effects of alcohol on cortical bone. Alcohol Clin Exp Res. 2003;27(1):111-7.

    35. Hogan HA, Argueta F, Moe L, Nguyen LP, Sampson HW. Adult-onset alcohol consumption induces osteopenia in female rats. Alcohol Clin Exp Res. 2001;25(5):746-54.

    36. Mafla AC. Adolescencia: cambios bio-psicosociales y salud oral. Rev Colombia Méd. 2008;39(1):41-57.

    37. Harty LC, Caponase NE, Haysnb Winn DM, Bravo-Otero E, Block WJ, Kleinman DB, et al. Alcohol dehydrogenase 3 genotype and risk of oral cavity and pharyngeal cancers. J National Cancer Inst. 1997;89(22):1698-705.

    38. Mustaca AE, Kamenetzky GV. Alcoholismo y ansiedad: modelos animales Intern J Psych Psychol Ther. 2006;6(3):343-64.

    39. Papini MR, Wood M, Daniel AN, Norris JN. Reward loss as psychological pain. Intern J Psych Psychol Ther. 2006;6:189-213.

    40. Souza Martins de D, Lucilene Hernandes R, Kantoski Zanini K, Rocha Fernandes da R. Influence of alcohol consumption on alveolar bone level associated with ligature-induced periodontitis in rats. Braz Oral Res. [serial on the Internet]. 2009 Sep [cited 2011 July 10]; 23(3):326-332. Available from: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1806 -83242009000300017&lng=en. doi: 10.1590/S1806-83242009000300017

    41. Herrera Batista A, Puldón Seguí G, Díaz Rondón B, Bacallao Gallestey J. Efectos del alcoholismo crónico sobre la presión arterial y frecuencia cardíaca en ratas adolescentes machos. Rev Cubana Invest Biomed. [serie en Internet]. 2006; 25(1) [citado 3 marzo 2009]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03002006000100004&lng=es&nrm=iso&tlng=es

    42. Dorado Morales G, Varela Martínez I, Cepero Guedes A, Barreiro Alberdi O. Hábito de fumar y alcoholismo en un consultorio médico. Rev Cub Enfermer. 2003;19(2):48-52.

    43. Herrera Batista A, Puldón Seguí G, Ruiz Candina H. Alteraciones en las características morfométricas del riñón de ratas albinas machos provocadas por la ingestión crónica de etanol desde la adolescencia. Rev Cubana Invest Bioméd. [serie en Internet]. 2010 Jun [citado 2011 Jul 11]; 29(2): 194-202. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03002010000200004&lng=es

    44. Puldón Seguí G, Herrera Batista A, Ruiz Candina H. Efectos de la ingestión crónica de etanol sobre las características histológicas del riñón de ratas machos adolescentes. Rev Cubana Invest Bioméd. [serie en Internet]. 2010 Dic [citado 2011 Jul 11]; 29(4): 445-453. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03002010000400005&lng=es

    45. Herrera Batista A, González Bravo M, Céspedes Miranda E, Sánchez González S. Efectos del alcoholismo crónico sobre el hígado de ratas albinas adolescentes. Rev Cubana Invest Bioméd. 1999;18(3):189-96.

    Recibido: 24 de febrero del 2012.
    Aprobado: 24 de marzo del 2012.

    El hígado es un órgano del volumen próximo al de una pelota de fútbol, y se encuentra ubicado debajo de las costillas y en el lado derecho del abdomen. El hígado es fundamental para la asimilación de alimentos, además que libera al cuerpo de sustancia toxicas.

    Las enfermedades hepáticas pueden ser hereditarias u ocasionadas por un sinfín de factores que deterioran el hígado, como los virus y el alcohol que también puede ocasionar daños al hígado. Con el tiempo, el deterioro de este órgano produce la aparición de cicatrices (cirrosis), que conducen a la insuficiencia hepática.

    Existen aproximadamente más de cien tipos de enfermedades hepáticas. Las más usuales son:

    Fasciolosis. Es un contagio parasitario del hígado. Se origina por un parasito de la Fasciola hepática.

    Hepatitis. Inflamación del hígado, ocasionada por diversos virus, toxinas del hígado, autoinmunidad o condiciones hereditarias.

    Enfermedad hepática alcohólica. Manifestación hepática provocada por el consumo excesivo de alcohol, que provoca la enfermedad del hígado graso, hepatitis alcohólica y cirrosis.

    Enfermedad de hígado graso (esteatosis hepática). Condición reversible donde grandes cantidades de grasa se amontonan en las células del hígado.

    Enfermedades hereditarias. Producen daño al hígado como la hemocromatosis, la cual involucra la acumulación de hierro en el cuerpo, y la enfermedad de Wilson.

    Síndrome de Gilbert. Perturbación genética de la bilirrubina del metabolismo. Se localiza en un pequeño porcentaje de la población, y puede originar ictericia leve.

    Cirrosis. Es la creación de tejido fibroso en el lugar ocupado por las células hepáticas que han muerto por: ingesta excesiva de alcohol, hepatitis viral o grasas acumuladas.

    Cáncer primario de hígado. Se presenta usualmente como un carcinoma hepatocelular o como un colangiocarcinoma.

    Cirrosis biliar primaria. Enfermedad peligrosa autoinmune de los capilares biliares.

    Para diagnosticar si una persona posee una enfermedad del hígado, es necesario que se realice los exámenes de sangre que evalúan la función hepática y determinan si el hígado esta funcionado correctamente.

    Estas pruebas se encargan de determinar las enzimas de la sangre que son más frecuentes en el hígado, como son: Proteínas y abuminas de suero, transaminasa alanina y aspartato, globulina sérica, tiempo de protombina y tiempo parcial de tromboplastina.

    Dependiendo del tipo de enfermedad hepática que se padezca, el medico recetará un medicamento adecuado, por ejemplo, existen medicamento para tratar infecciones en el caso de que se sufra de hepatitis B. En otras enfermedades se administran medicamentos para retrasar el progreso de la enfermedad:

    En la hepatitis autoinmune, se puede administrar medicamentos que contengan esteroides. En el caso de la hemocromatosis, se puede extraer habitualmente una cantidad de sangre de la vena, para mediar la cantidad de hierro en la misma. Con la enfermedad de Wilson, el medico recetará medicamentos que permitan extraer el cobre acumulado en el cuerpo a través de la orina.

    La colestásis, es una enfermedad hepática en donde la bilis se ve afectada por la aparición de una fibrosis quística. En este caso, se administra ácido ursodesoxicólico para combatir la enfermedad.

    Tomar alcohol con moderación. El alcohol es uno de los principales causantes de las enfermedades hepáticas como la cirrosis. Se recomienda beber una copa al día en mujeres de cualquier edad y hombres mayores de 65 años, y dos copas al día en hombres menores de 65 años.

    Evitar conductas de riesgo. El tabaco, las drogas, las relaciones sexuales sin protección, perforaciones clandestinas y el uso de agujas sin esterilizar, contribuyen un gran riesgo de que se padezca alguna enfermedad y que una de sus consecuencias sea una enfermedad hepática.

    Inmunizarse. Siempre es recomendable mantener todas las vacunas al dia, en especial contra la hepatitis. Así se disminuye el riesgo de contraerlas.

    No auto medicarse. El auto medicarse o mezclar medicamentos con alcohol generan una reacción en el cuerpo, en especial en el hígado, que lo va deteriorando poco a poco. Si se administra medicamentos de venta libre, se debe hacer solo siguiendo la dosis recomendada.

    Precaución con gases y aerosoles. Las personas deben ser muy cuidadosas de aspirar gases que puedan causar alguna enfermedad a futuro como: insecticidas, aerosoles, pinturas y demás productos químicos. Si se va a trabajar con alguno de estos productos, se debe utilizar la protección adecuada y si se realiza en una habitación siempre mantenerla ventilada.

    Ecografía: Este examen permite observar la grasa en el hígado, que aparecerá como una mancha blanca en la imagen. Así mismo se pueden realizar tomografías computarizadas o resonancias magnéticas. Estos revelan la grasa en el hígado, aunque no la presencia de algún daño.

    Biopsia: Es necesario aplicar anestesia local para extraer del hígado una muestra del tejido, la cual se examinará para establecer si el paciente padece esteatosis hepática. Con la biopsia, se logra identificar el origen exacto. También, con este procedimiento, es posible establecer si existe daño permanente, la gravedad del daño y el tipo de tratamiento.

    Los tratamientos se originan según sea la causa que generó la enfermedad: Tratamiento del alcoholismo, manejo del colesterol, pérdida de peso, control de la glucemia y otros.

    Para disminuir los riesgos es recomendable llevar una vida saludable: Mantener una dieta balanceada y un peso adecuado. Si la enfermedad se relaciona con un nivel de colesterol elevado, diabetes u obesidad, se debe tratar esa condición particular para que la esteatosis desaparezca. Si el origen es el alcoholismo, dejar de beber permitirá que el hígado sane por completo si no hay deterioro que lamentar.

    El inicio de la latencia. El tiempo de aparición de la hepatitis colestásica es típicamente de 2 a 12 semanas, pero puede ocurrir hasta un año después de comenzar la medicación.

    Síntomas. Los síntomas generalmente comienzan con la fatiga y náuseas siguieron poco después con prurito, orina oscura e ictericia. pueden ocurrir características inmunoalérgica tales como erupción cutánea, fiebre y eosinofilia.

    Los fármacos. Medicamentos comúnmente implicados en la causa de la hepatitis colestásica incluyen rifampicina, las penicilinas, la amoxicilina / ácido clavulánico, cefalosporinas, sulfonilureas. metimazol y muchos otros.

    Diagnóstico diferencial. Los principales diagnósticos que deben ser considerados son la obstrucción biliar, litiasis biliar, neoplasia maligna, síndromes autoinmunes colestasis (cirrosis biliar primaria. Colangitis esclerosante), y formas hereditarias poco frecuentes de colestasis intrahepática.

    Criterios para la definición. Elementos importantes en el diagnóstico de la hepatitis colestásica, debido a medicamentos incluyen:

    1. patrón de colestasis de elevación de las enzimas en suero (valor R 345 U / l) en el momento del pico de ALT o elevación de la bilirrubina
    2. Latencia de 2 a 24 semanas
    3. Los síntomas (si está presente) de orina oscura o prurito durante principios de curso
    4. La bilirrubina gt; 2,5 mg / dl
    5. Si se obtiene biopsia de hígado, los cambios de la colestasis intrahepática con células inflamatorias, pero leve a moderada necrosis hepatocelular focal
    6. La exposición a un agente conocido por causar colestasis
    7. Si se obtiene una biopsia hepática, cambios de colestasis intrahepática con una mínima inflamación o necrosis hepatocelular.

    Un período de latencia por encima de 24 semanas o niveles Alq P de solamente 2 veces el LSN (entre 230 y 345 U / L), mientras que los niveles de ALT son menos de 400 U / L (

    CURSO clínicos y de diagnóstico DE inducido por drogas HEPATOPATÍA Los síntomas clínicos. signos y patrones de anomalías en las pruebas de hígado de daño hepático inducido por fármacos pueden…

    Diagnóstico y tratamiento de la hepatopatía alcohólica y sus Complicaciones Luis S. Marsano, M. D. Cristiano Méndez, M. D. Daniell Hill, M. D. Shirish Barve, Ph.D. y Craig J. McClain, M. D….

    Los estudios han demostrado que el lavado de su cálculos biliares forman y síntomas tales como la sandía, el melón y la piña en el intestino completamente libre de toxinas. Si la infección se…

    Varias complicaciones de la EII están relacionados con el hígado y el sistema biliar, que están estrechamente interconectada con el intestino. El hígado actúa como una planta procesadora en el…

    El análisis de los ácidos biliares de orina se está convirtiendo en una herramienta cada vez preferido en el diagnóstico de enfermedad hepática canina. enfermedades hepáticas o del hígado son…

    enfermedad hepática crónica: Introducción Cualquiera de un número de enfermedades del hígado a largo plazo, tales como hepatitis y cirrosis. condiciones hepáticas crónicas tienden a destruir…

    El hígado inflamado, hepatomegalia o inflamación hepática se da cuando este órgano adquiere un tamaño mayor al normal. Se trata de una condición muy seria puesto que, a veces, la inflamación viene derivada por otra enfermedad de carácter más grave, como las contraídas por cualquiera de los virus de la hepatitis. Sin embargo, identificarla no es fácil, pues durante la primera etapa de la inflamación hepática apenas se notan los síntomas, estos aparecen conforme la anomalía avanza. No obstante, existen algunas señales y signos que pueden ayudarnos a descubrir si sufrimos hepatomegalia y, por ello, en este artículo de unComo queremos ayudarte a ampliar tu conocimiento y contarte cuáles son los síntomas del hígado inflamado.

    El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo puesto que es el encargado de transformar los alimentos en energía, de eliminar las toxinas de la sangre, regular los niveles de aminoácidos y las grasas, entre muchas otras funciones. Es el más grande de todos y su inflamación puede causarnos graves consecuencias, por ello es fundamental cuidarlo y asegurarnos de que funciona sin problemas.

    Al cumplir tantas funciones y estar involucrado en tantos procesos de nuestro organismo no es de extrañar que las causas que provocan la inflamación hepática también sean variadas. Los factores principales que pueden provocar hepatomegalia son:

    • El consumo excesivo de alcohol hace que el hígado no pueda eliminarlo correctamente y puede producir una inflamación del mismo
    • Una infección por cualquiera de los virus de la hepatitis, hepatitis A, B, C, D, E, siempre causa la inflamación hepática
    • Otras infecciones virales, como la mononucleosis infecciosa, por citomegalovirus o bacterianas también pueden ser causantes del hígado inflamado
    • Una intoxicación producida por medicamentos desencadenará, también, en la inflamación hepática
    • Otros causantes pueden ser la enfermedad de Niemann-Pick, la cirrosis biliarprimaria, el Síndrome de Reye, la sarcoidosis o la colangitis esclerosante
    • El hígado graso es otra de la anomalías que, si no se trata, también puede derivar en una inflamación del mismo
    • Por último, cabe destacar que la aparición de una metástasis de tumores o la leucemia tambien pueden provocar la hepatomegalia

    Durante los primeros días de la inflamación hepática es muy probable que no notes ningún síntoma ni rareza en tu cuerpo relacionado con el hígado. Sin embargo, conforme avanza el tiempo se hacen cada vez más evidentes. En general, los primeros síntomas suelen ser muy similares a los que presenta una gripe común, malestar, décimas de fiebre, dolor muscular y náuseas.

    • A medida que pasa el tiempo los síntomas aumentan y se intensifican. La hepatomegalia suele provocar ictericia, que es cuando la piel adquiere un tono amarillento (los ojos también pueden tornarse amarillos). Los vómitos y la diarrea son otros de los síntomas más comunes del hígado inflamado.
    • Al tratarse de una inflamación, es muy probable que también notes la parte del abdomen ligeramente más hinchada al principio y, conforme avanzan los días, aumente de tamaño. Asimismo, el dolor abdominal es otra de las consecuencias de esta condición.
    • El color de las heces es otro de los factores que debes tener en cuenta si sospechas que tu hígado está inflamado, pues esta anomalía hace que se vuelvan más claras, incluso blancas. Esto sucede, sobre todo, cuando el causante de la inflamación es uno de los virus de la hepatitis. Recuerda que la hepatitis es la inflamación del hígado a causa de una infección vírica o bacteriana. En relación con esto, la orina puede tornarse de un color más oscuro del normal, tener un constante sabor amargo en la boca y mal aliento.

    Estos son los síntomas más comunes del hígado inflamado pero, en función del causante, es posible que no aparezcan todos o que, incluso, no se muestre ninguno. Por ello es importante realizarse exámenes anuales en caso de contar con alguno de los factores de riesgo, como padecer alguna de las enfermedades expuestas de manera crónica, el alcoholismo o tomar un exceso de medicamentos.

    Ahora que ya conocemos los síntomas del hígado inflamado es importante que, si padeces esta condición, apostemos por incluir remedios naturales que nos ayudarán a desinflamar esta zona del cuerpo y conseguir que mejore nuestra salud. A continuación vamos a descubrirte los remedios caseros que te ayudarán a conseguir bajar la hinchazón de esta zona del cuerpo:

    Es una de las infusiones que mejor funcionan para tratar el hígado inflamado ya que se trata de una planta muy depurativa que ayuda a que el cuerpo elimine el exceso de toxinas acumuladas y, también, se aminore la presencia de retención de líquidos.

    También es otra de las mejores plantas medicinales para reducir la hinchazón del hígado ya que se trata de un remedio casero con un alcaloide que consigue mejorar el funcionamiento de la vesícula biliar y, por tanto, favorece la expulsión de toxinas gracias a que se incrementa la producción de bilis.

    El tamarindo es un ingrediente perfecto para depurar el cuerpo ya que consigue mejorar el funcionamiento de la vesícula biliar y, por tanto, consigue bajar la inflamación que pueda padecer el hígado. Además, cuenta con propiedades protectoras que garantizarán la salud al hígado. La mejora manera de aprovechar estas propiedades es elaborando una infusión de tamarindo y tomarla 2 o 3 veces al día.

    El limón es una fruta repleta de propiedades digestivas y diuréticas que conseguirán fomentar la depuración del cuerpo de forma natural y, por tanto, bajar la hinchazón. Puedes preparar un zumo que cuente con la mitad de agua y la mitad de limón y tomarlo cada mañana en ayunas.

    En este otro artículo de unCOMO te damos más remedios caseros para el hígado inflamado.

    Si notas presente algunos de los síntomas expuestos deberás acudir a tu médico inmediatamente para que realice las pruebas pertinentes y confirme o descarte la inflamación hepática. Recuerda que muchos de los causantes son enfermedades graves, de manera que quizás hayas contraído alguna y todavía no lo sepas.

    Para detectar la hepatomegalia el médico primero palpará la zona de debajo de las costillas, pues si la inflamación es severa lo notará de inmediato, luego realizará una radiografía abdominal para observar si se ha producido un agrandamiento del hígado o no. En caso de haber indicios de ellos, puede hacer una ecografía abdominal para confirmarlo.

    Si se confirma, las siguientes pruebas serán una tomogradía computarizada del abdomen para averiguar la causa que ha provocado la inflamación, pruebas de la función hepática a fin de evaluar el funcionamiento del hígado, y una resonancia magnética del abdomen para confirmar los resultados de la tomografía.

    Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

    Si deseas leer más artículos parecidos a Cuáles son los síntomas del hígado inflamado, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

    Duodenitis — un proceso patológico que afecta duodeno y causa inflamación de la membrana mucosa de ella. Respecto a las enfermedades en la fase aguda se caracteriza por síntomas de inflamación aguda. Desaparecen después de un tratamiento eficaz y no dejan marcas en la membrana mucosa.

    Duodenitis crónica — enfermedad, con recaídas. La mucosa del órgano afectado formado focos de inflamación, cambiando de esta manera su estructura. duodenitis crónica se diagnostica con mayor frecuencia en los hombres.

    Esta enfermedad es duodenitis puede ser una enfermedad independiente, o se producen por las siguientes razones:

    • enfermedad de úlcera péptica;
    • pancreatitis crónica;
    • colecistitis;
    • alergia a los alimentos;
    • enfermedad hepática.

    Muy a menudo, la enfermedad está formada con gastritis, pero no se elimina una alergia alimentaria.

    Duodenitis gastritis crónica puede diagnosticar primaria y secundaria. La formación de la enfermedad primaria asociada a la desnutrición, que incluye el uso de, comida caliente, bebidas irritantes, agudo alcohólicas y fumar.

    Según las estadísticas, la mayor parte del cuerpo humano afecta a la duodenitis crónica secundaria. Su desarrollo se lleva a cabo en el contexto de las enfermedades inflamatorias presentes. La forma secundaria de duodenitis puede ocurrir con gastritis, úlceras, el tratamiento inadecuado de duodenitis aguda.

    Duodenitis crónica secundaria más común con la gastritis — se desarrolla en el fondo de las enfermedades inflamatorias ya existentes, tales como úlceras crónicas, el tratamiento inadecuado de duodenitis aguda.

    A menudo, duodenitis secundaria se produce en un contexto de duodenostasis — falta de movilidad duodeno. Esta patología se puede formar debido a la obstrucción o pobre motilidad.

    Además, la gastritis crónica, duodenitis clasifican en:

    – Seguir al pie de la letra las indicaciones de uso de los productos químicos: asegurarse de que están en lugares bien ventilados, no mezclar sustancias químicas, evitar la inhalación y el contacto de productos químicos con la piel, lavar rápidamente cualquier zona que haya sufrido una exposición accidental y utilizar ropa de protección.

    – Evitar el abuso de inhalantes de todo tipo.

    – Evitar el uso de drogas intravenosas, posibles vehículos de contagio de las variedades de hepatitis B, C, y D.

    Convivencia con la cirrosis

    Los enfermos de cirrosis pueden convivir muchos años con la enfermedad. Incluso cuando surgen complicaciones, existe tratamiento. Muchos de estos enfermos han sobrevivido con el trasplante de hígado y continúan haciendo vida normal. Los enfermos de cirrosis deben abstenerse de beber alcohol. Se cree que la mala alimentación, particularmente si está asociada al alcohol o al abuso de drogas, tiene mucho que ver con la aparición de la cirrosis, aunque continúa la investigación al respecto. Entre tanto se recomienda una dieta sana y equilibrada.

    American Liver Foundation, 75 Maiden Ln., Ste. 603,

    Toll-Free (800)223-0179; (800)GO-LIVER

    Primary Biliary Cirrhosis Support Group,

    1430 Garden Rd., Pearland, TX 77581 http://pbcers.org/

    U.S. National Digestive Diseases Information Clearinghouse,

    2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free 800-891-5389 Facsimile (301)907-8906

    La ascitis es un problema que hace referencia a la acumulación de fluidos en la cavidad peritoneal o abdominal. La ascitis está causada más comúnmente por daños en el hígado y otros términos médicos para este problema incluyen fluidos en la cavidad peritoneal, hidroperitoneo o hidropesía. La ascitis causada por daños en el hígado se conoce como ascitis cirrótica. La ascitis en el abdomen también puede tener su origen en otras fuentes como insuficiencias cardíacos, hepáticas y el cáncer.

    Tradicionalmente se divide la ascitis en dos tipos o categorías – ascitis exudativa y transudativa, dependiendo de la cantidad de proteínas que se encuentren en el fluido peritoneal. Otro método para clasificar los tipos de ascitis es medir la cantidad de albumina en el fluido y compararla con albumina sérica en sangre. Esto se conoce como SAAG (siglas en inglés) o Gradiente de albumina sero-ascítica. La ascitis causada por cirrosis o insuficiencias cardíacas normalmente tiene una puntuación SAAG superior a 1.1, mientras que la puntuación SAAG de la ascitis causada por otras razones suele ser inferior a 1.1.

    Si padece un caso leve de ascitis, los síntomas pueden ser casi imposibles de detectar. Por otro lado, los síntomas de la ascitis aguda normalmente son obvios e incluyen:

    • Distensión abdominal
    • Aumento del tamaño del abdomen
    • Costados hinchados del abdomen visibles
    • Diferencia en las notas de percusión en los costados cuando el paciente está movido o girado de costado
    • En casos graves, se puede sentir una “ola de fluido” cuando se toca o empuja el abdomen. Esta ola también puede sentirse en el lado opuesto del abdomen.
    • Sentimiento de pesadez constante en el abdomen
    • Presión en el abdomen
    • Pérdida de apetito
    • Sentimiento de saciedad incluso tras una comida pequeña
    • Acidez
    • Náuseas
    • Estreñimiento
    • Falta de aire ya que el abdomen afecta al diafragma
    • Derrame pleural o acumulación de fluido alrededor de los pulmones
    • Tos crónica
    • Cuando la ascitis está causada por cirrosis o daños en el hígado, puede haber quejas de contusiones, hinchazón de las piernas y ginecomastia
    • La ascitis causada por cáncer puede conllevar una pérdida de peso inexplicable y síndrome de fatiga crónica
    • En casos de ascitis provocada por insuficiencias cardíacas, los síntomas más comunes son jadeos, falta de aire e incapacidad para realizar cualquier clase de ejercicio físico
    • Hernia en la pared abdominal / puede que el ombligo sobresalga
    • También es común el dolor en la parte baja de la espalda debido a la presión adicional sobre los músculos de la espalda

    • La causa más común de la ascitis sigue siendo las enfermedades del hígado o la cirrosis. Casi el ochenta por ciento de todos los casos informados de ascitis tienen su origen en daños avanzados en el hígado. Se cree que el aumento en la presión del flujo sanguíneo en el hígado junto con la disminución del contenido de albumina en sangre puede ser el responsable del desarrollo de ascitis abdominal.
    • La sal y la retención de agua también pueden contribuir a la gravedad de los síntomas de la ascitis.
    • Insuficiencia cardiaca congestiva
    • Insuficiencia renal / daños en el hígado
    • Obstrucción en la vena portal sin cirrosis como tumores y formación de coágulos
    • Ciertos cánceres como el cáncer de colon, de estómago, de pulmón, de páncreas, de ovarios, de pecho y el linfoma pueden conllevar ascitis malignas
    • La pancreatitis crónica o la inflamación del páncreas provocada por el abuso del alcohol puede resultar en ascitis pancreática

    Otras causas de ascitis incluyen la pericarditis constrictiva, la hepatitis, la tuberculosis y la diálisis renal

    El tratamiento de ascitis puede incluir diuréticos para reducir la retención de agua y eliminar el exceso de fluido así como antibióticos en caso de haber infección. Generalmente se aconseja a los pacientes que se abstengan completamente de cualquier bebida alcohólica y que reduzcan el consumo de sodio.

    • Aparte de estos tratamientos médicos también hay una serie de curas naturales para la ascitis. Remedios como estos pueden proporcionar alivio sintomático:
    • Añada media cucharadita de jugo de ajo a un vaso de agua y bébalo con el estómago vacío. Haga estos unos pocos días para reducir el dolor y la hinchazón.
    • Mezcle 25 gr. de zumo de calabaza amarga con agua y beba la mezcla tres veces al día para aliviar la ascitis.
    • Exprima media taza de hojas de rábano y mezcle el zumo con un poco de agua. Bébalo regularmente ya que es un remedio casero efectivo para la ascitis
    • Empape un puñado de semillas de fenogreco en agua y deje el bol reposar durante la noche. A la mañana siguiente, agite suavemente las semillas y el agua y cuélela con una tela de muselina. Beba el agua inmediatamente.
    • Se dice que los mangos son beneficiosos en el tratamiento de ascitis. Pruebe a comer al menos dos mangos frescos al día para obtener los mejores resultados.
    • Beba zumo de zanahoria fresco o zumo de melón para un alivio rápido de los síntomas de la ascitis.
    • Las cebollas son diuréticas y le ayudarán a reducir la retención de agua.
    • Un ligero masaje abdominal con aceite de ricino puede reducir la hinchazón y los gases. Deberá hablarlo primero con un masajista así como con su médico.
    • La raíz de diente de león o la raíz de flor salvaje puede mejorar el funcionamiento de los riñones ya que funcionan como diuréticos naturales. De manera similar, puede utilizar hierbas como el arraclán, la raíz de ruibarbo, la senna y el aloe con la misma finalidad.
    • La fomentación de agua caliente utilizando asafétida y agua tibia puede ayudar a aliviar la hinchazón abdominal.
    • Las propiedades diuréticas de la hierba mora pueden ayudar a tratar la ascitis. Partes de esta planta pueden ser tóxicas y por tanto es importante hablar con un herborista bien versado en esta planta.
    • El espondilio es un diurético potente y es especialmente útil para tratar la ascitis causada por cirrosis. Hierva un poco de espondilio en un vaso de agua y beba el líquido en pequeños sorbos a lo largo del día.

    • La dieta para la ascitis se centra en la reducción del consumo de sodio. Los remedios y medicamentos para la ascitis pueden tener poco o ningún efecto si su consumo de sodio es elevado. Deberá reducir drásticamente el consumo de sal – el consumo diario máximo recomendado de sodio debería ser 2000 mg o de 4 a 5 gramos. Puede usar sustitutos de la sal, pero asegúrese de que no contienen potasio, ya que puede reaccionar de manera adversas con medicamentos utilizados para tratar la ascitis.
    • Deberá evitar los alimentos listos para comer y alimentos precocinados, especialmente productos como los aliños de ensalada, mezclas de alimentos y salsas, ya que suelen tener un contenido en sodio muy elevado.
    • También se recomienda una dieta saludable para el corazón baja en grasas y colesterol. La American Heart Association recomienda comidas altas en fibra, vitaminas, minerales y cereales integrales, pero baja en grasas y azúcares refinados.
    • Si hay mucho fluido presente en el abdomen, algunas terapias alternativas proponen una dieta a base de leche durante unos pocos días o hasta que los síntomas persistan. Una vez los niveles de fluido en el abdomen se han reducido, las comidas ligeras como sopa de verduras y el pan de trigo integral pueden volver a añadirse paulatinamente a la dieta.
    • Los alimentos recomendados en la dieta para la ascitis incluyen mantequilla, ensaladas con rábano crudo, miel, asafétida y ajo.
    • Evite alimentos almidonados como el arroz, los cereales y las patatas en la medida posible.

    Su médico o dietista le proporcionará instrucciones exactas sobre qué puede y qué no puede comer cuando tiene ascitis. Sin embargo, si los síntomas como los jadeos y la falta de aire persisten, el exceso de fluido puede eliminare con una aguja o un shunte. En tales casos, puede que el paciente necesite alimentarse sólo con líquidos intravenosos.

    Para prevenir el desarrollo de la ascitis, es importante evitar los factores de riesgo que provocan la enfermedad. Estas precauciones pueden ayudar a prevenir la ascitis:

    • Evitar el alcohol puede prevenir enfermedades hepáticas y la cirrosis. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno deben usarse juiciosamente ya que pueden agravar los daños en el hígado y reducir el flujo de sangre a los riñones.
    • Antes de comenzar cualquier tratamiento alternativo o terapia de hierbas, es muy importante aclararlo con su médico. Ciertas hierbas pueden ser peligrosas si se ingieren en grandes cantidades u otras pueden reaccionar de manera adversa con su medicación habitual.
    • Siga una rutina de ejercicios regular para mejorar su inmunidad y salud general y para prevenir la acumulación de fluidos en el abdomen.
    • Evite dormir durante el día e inmediatamente tras una comida, ya que puede dificultar el proceso digestivo.
    • La hepatitis B y la hepatitis C son factores de riesgo para la ascitis, por lo que debe practicar sexo seguro para evitar la hepatitis.

    El hígado es un órgano importante en el proceso de depuración, ya que filtra las toxinas que serían muy perjudiciales para el organismo. Además regula el metabolismo de las grasas al segregar la bilis que sirve para disolverlas.

    El hígado tiene, también, la capacidad de autorregenerarse, pero, a pesar de ello, cuando trabaja de más puede desarrollar diversas enfermedades.

    Una de ellas es la que recibe el nombre de hígado graso, alteración también conocida como esteatosis hepática, la cual se ha convertido, en los últimos 10 años, una de las dolencias crónicas más frecuentes. En este sentido, se estima que hasta el 24% de la población adulta europea puede estar afectada de hígado graso.

    Este trastorno se genera al acumularse los ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas y su origen es desconocido. Sin embargo, un gran porcentaje de los casos (aproximadamente el 90% de ellos) se vincula al denominado síndrome metabólico, una combinación de sobrepeso, tensión arterial alta y concentraciones elevadas de grasa y azúcar en la sangre ( diabetes).

    El hígado graso se considera una enfermedad silenciosa, ya que, en la mayoría de las personas que lo sufren no presentan síntomas evidentes. Sin embargo, otras personas pueden sentir una ligera sensación de presión o dolor en la zona superior derecha del abdomen, fatiga crónica o pesadez después de las comidas.

    Para diagnosticarlo, se debe realizar un análisis de sangre cuyos resultados confirmen la existencia de un alto índice de transaminasas (unas enzimas presentes en el hígado) y también un aumento de los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos. Una biopsia hepática y una ecografía de contraste podrían constituir las pruebas definitivas de su presencia.

    Remedio para el hígado graso #1: Consumir lecitina de soja ya que ayuda a expulsar la bilis a través del hígado al hacerla más fluida y eficaz

    Remedio para el hígado graso #2: Las hojas de boldo contienen dos principios activos, la boldina y la boldoglucina, que son estimulantes y tónicos del hígado. Se obtiene la tisana poniendo en infusión 10 gramos de hojas por litro de agua; se toma una taza después de las principales comidas. Se obtiene una tintura haciendo macerar, durante diez días, 100 gramos de hojas reducidas a polvo en medio litro de alcohol de 80°, agitando de vez en cuando, filtrando después. Se toman de 1 a 2 gramos al día.

    Se prepara un elixir haciendo macerar, durante ocho días, 30 gramos de hojas en 120 gramos de alcohol de 60° y medio litro de vino de Jerez, colando después y agregando 300 gramos de azúcar. Se filtra tres o cuatro días después y se toma diariamente una copita de licor. Se hace, más simplemente, un vino de boldo, haciendo macerar, durante diez días, 30 gramos de hojas en un litro de vino de Jerez y filtrando. Se toma una copita de licor cada día..

    Remedio para el hígado graso #3: Lavar, pelar y picar dos rábanos y colocar en una licuadora. Añadir un vaso de agua. Licuar por unos instantes y luego colar. Tomar este jugo en días alternos (un día sí y otro no).

    Remedio para el hígado graso #4: Verter dos cucharadas de cardo mariano en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza de esta infusión a diario.

    Remedio para el hígado graso #5: Consumir, cada dos días, las hojas tiernas de cardo mariano y sin espinas en una ensalada.

    Remedio para el hígado graso #6: Tomar una cucharada de mixtura de ruibarbo y soda la cual se adquiere en las farmacias botánicas.

    Remedio para el hígado graso #7: Mezclar una cucharadita de diente de león y centaurea en una taza de agua. Hervir por 3 minutos, retirar del fuego y tapar. Tomar, bien caliente, una taza después de las comidas principales.

    Remedio para el hígado graso #8: Consumir alcachofas en las ensaladas, por lo menos, tres veces por semana.

    Remedio para el hígado graso #9: Mezclar 10 gramos de genciana, 10 gramos de menta, 10 de boldo, 10 de angélica,10 gramos de cardo mariano y luego dejar en reposo durante toda la noche en un litro de agua que esté hirviendo. Tomar al día siguiente, en ayunas, una cucharada del líquido obtenido diluida en medio vaso de agua. Guardar en la refrigeradora y tomar este remedio todos los dias hasta que se consuma en su totalidad.

    Remedio para el hígado graso #10: Lavar y picar 1 kg de raíz de achicoria tierna. Luego, pasar por la licuadora, colocar el zumo en una cacerola y adicionar 500 g. de azúcar granulado. Hervir hasta que el zumo adquiera la consistencia parecida al jarabe. Conservar en una botella de cierre hermético. Tomar una cucharadita tres veces diarias hasta que se mejore.

    Remedio para el hígado graso #11: Hervir 1 cucharada de ortiga y otra de llantén en 1 taza de agua por 5 minutos. Retirar del fuego, dejar refrescar y colar. Tomar 1 taza después de cada comida.

    Remedio para el hígado graso #12: Preparar una mezcla a partes iguales de menta poleo, manzanilla, cardo mariano, caléndula y boldo y extraer 1 cucharada la cual se verterá en una taza que esté hirviendo. Tomar 1 taza antes de cada comida siendo la primera por la mañana, en ayunas.

    Como lo mencioné anteriormente, si la causa del hígado graso es el consumo de alcohol, con dejarlo a tiempo es suficiente. Suena fácil pero requiere de gran fuerza de voluntad. Aquí dejo este enlace con consejos para dejar el alcohol.

    Muchos problemas de salud se mejoran con perder peso, el hígado graso es uno de ellos. Pero no se debe perder peso demasiado rápido porque eso mas bien puede provocar esta enfermedad. En lugar, se debe perder peso gradualmente mediante una dieta saludable y 30 minutos de ejercicio diarios. La recomendación es perder medio kilo (approx. 1 libra) por semana, máximo 1 kilo.

    A pesar de que se necesitan más estudios científicos para comprobar los beneficios del cardo mariano para el hígado, muchos naturistas aseguran que esta planta medicinal mejora la función del hígado, aumenta la regeneración hepática y ayuda en la descomposición de la grasa que causa la enfermedad de hígado graso.

    El cardo mariano (milk thistle) se puede conseguir en forma de suplemento en las tiendas naturistas y en algunas farmacias donde vendan suplementos naturales. También se puede ordenar por Internet aquí. Se toma de acuerdo a las instrucciones del frasco después de consultarlo con su médico.

    Estudios preliminares demuestran que el jengibre podría ser bueno para el hígado graso. El jengibre contiene antioxidantes y también ayuda a bajar los triglicéridos.

    Los antioxidantes en el jengibre combaten el estrés oxidativo, un posible causante del hígado graso

    La toronja no solo sirve para la prediabetes sino que también es buena para el hígado graso. Se cree que la naringenina que contiene el pomelo puede activar los químicos responsables de la oxidación de ácidos grasos. También podría disminuir la grasa corporal y atenuar el síndrome metabólico, dos factores que a menudo contribuyen a la enfermedad de hígado graso.

    Todas estas comidas contienen jarabe de maíz de alta fructosa y grasas trans, sustancias que son muy dañinas para la salud. En lugar de estas comidas, incluya en su dieta una variedad de frutas y vegetales y alimentos ricos en fibra y bajos en calorías y grasas saturadas.

    Los vegetales crudos y las frutas son los alimentos más poderosos para curar el hígado. Estos alimentos ayudan a limpiarlo y repararlo, de manera que el hígado puede atrapar y eliminar más grasa y otras toxinas.

    Nuestros pacientes vienen de todas partes del mundo. ¡Algunos son sus vecinos!

    Creamos la aplicación Calcium Pro para facilitar el diagnóstico de los problemas de las paratiroides y el alto contenido de calcio. Esta aplicación médica está entre las 3 mejores del 2014.

    Nuestros cirujanos están entre el 1% de los mejores cirujanos de los EE.UU.

    Nuestro hospital ha sido clasificado como el número uno en toda la Florida, y como uno de los mejores hospitales de los Estados Unidos en Endocrinología y Cirugía de cabeza y cuello (nuestra área de especialidad).

    Lea nuestro Blog sobre Paratiroides
    Relatos interesantes sobre los pacientes de hiperparatiroidismo que vemos todos los días. Algunos artículos son ¡muy interesantes!

    Lea los relatos de más de 2,000 personas que se sometieron a la cirugía de paratiroides en el Centro de Paratiroides Norman.

    Lea las 10 reglas de Norman sobre las paratiroides publicado en el New York Times.

    Paratiroides.com es la autoridad principal del mundo en las glándulas paratiroides. Hiperparatiroidismo, la cirugía de glándulas paratiroides, los tumores de glándulas paratiroides, enfermedad de las glándulas paratiroides, los problemas de la hormona paratiroidea y los desordenes de calcio, todos son discutidos en un lenguaje fácil de entender con fotos e ilustraciones. Todos los aspectos de la enfermedad de glándulas paratiroides se discuten, incluyendo mini-cirugía paratiroidea (MIRP). Nuevo

    Los temas relacionados están organizados en grupos. El funcionamiento normal de las glándulas paratiroides se presenta primero. El hiperparatiroidismo (enfermedad paratiroidea) se discute en la segunda sección, incluyendo los problemas de las glándulas paratiroides, tales como el exceso de producción de la hormona paratiroidea, calcio elevado en la sangre, los síntomas y las posibles complicaciones del hiperparatiroidismo incluyendo la osteoporosis, la fatiga crónica y los cálculos renales. La tercera sección presenta el tratamiento de la enfermedad paratiroidea incluyendo la cirugía del "pasado" y la nueva y mejor mini-cirugía de paratiroides - en la que casi todos los pacientes pueden tener su problema curado para siempre en menos de 20 minutos.

    Watch a video at http://www.youtube.com/embed/1memy75uaUc

    Esta mini-cirugía puede cambiar su vida! Los últimos avances en la cirugía paratiroidea se discuten e ilustran en detalle. La cuarta sección discute los problemas durante cirugía en la búsqueda de glándulas paratiroides que generalmente son muy pequeñas y la importancia de un cirujano experimentado en este tipo de cirugía. Si usted está leyendo Paratioide.com, es probable que tenga un tumor de paratiroides que debe ser tratado. Debe educarse o sufre un gran riesgo que el tumor de la glándula paratiroidea no se diagnostique o se elimine en el momento oportuno. No existen muchos expertos en el mundo. por lo que necesita educarse bien.

    Introducción a las glándulas paratiroides. Esta página es el punto de partida para aprender lo que son las glándulas paratiroides, donde están localizadas las glándulas paratiroides en el cuello, y lo que hacen.

    Función de las glándulas paratiroides. Las glándulas paratiroides controlan el calcio en la sangre, en los huesos y el sistema nervioso. Si usted tiene el calcio alto o elevado, es casi seguro que tiene un problema de las glándulas paratiroides.

    El hiperparatiroidismo. El hiperparatiroidismo es la enfermedad principal de las glándulas paratiroides. El hiperparatiroidismo ocurre cuando una de las paratiroides desarrolla un tumor que produce demasiada hormona paratiroidea. Este tumor debe ser eliminado. Más adelante leerá que una simple operación lo va a curar. pero usted debe leer esta página para empezar.

    Los síntomas de Hiperparatiroidismo. Los sintomas de exceso hormonal paratiroidea o hiperparatiroidismo son variables. La mayoría de personas tienen síntomas. (Lea esta lista). Algunos no se dan cuenta que tienen un problema hasta que el tumor de paratiroides es removido y se empiezan a sentir mejor. Muchos de ustedes se sorprenderán de lo que este tumor puede causarle. aumenta su riesgo de apoplejía, enfermedades del corazón y el de cáncer.

    El diagnóstico del hiperparatiroidismo y la enfermedad paratiroidea es muy fácil. Los niveles sanguíneos de calcio y la hormona paratiroidea hacen el diagnóstico. Si usted tiene calcio alto, es casi seguro que tiene un tumor en una de sus glándulas paratiroides. Las glándulas paratiroides controlan el calcio. Tiene un problema de calcio?. Vaya a función paratiroidea. Esta es la página que usted necesita fotocopiar y llevarle a su médico! Updated

    La osteoporosis es un problema enorme causado también por la enfermedad de glándulas paratiroides. Al extirpar el tumor se recuperara la densidad ósea y la resistencia ósea. Este es el único tipo de osteoporosis que es 100% reversible.

    Distribución por edad de la enfermedad de glándulas paratiroides. Aunque la enfermedad afecta con mayor frecuencia las personas mayores de 50 anos, los jóvenes también pueden adquirirla! Esta página muestra la distribución de edad y lo común que es para todo el públicos.

    Imágenes y fotos de los tumores paratiroides. En esta página se muestran fotos de tumores removidos de nuestros pacientes durante en un período de dos semanas. Esto le permitirá ver los adenomas de paratiroides y comparar sus niveles de calcio y HPT a otros que ya han tenido la cirugía. para que pueda imaginar lo que puede tener en el cuello. Es muy informativo. Esta es una lectura obligada para todo el mundo.

    Las causas de la enfermedad paratiroidea. ¿Cómo se produce la enfermedad paratiroidea? Se debe a la híper secreción de la hormona paratiroidea, este tema está cubierto en una página diferente. Esta página está muy avanzada y se analiza El por qué? y Cómo? las glándulas paratiroides se convierten en tumores. No comience marcha aquí, se puede confundir. Esta debería ser una de las últimas páginas que lea.

    Las causas de calcio alto o elevado en la sangre. Nunca es normal (no es "OK") tener un nivel alto de calcio. Esta página habla de todas las enfermedades diferentes que pueden hacer que el calcio en la sangre se vea demasiado alto. La mayoría de la gente no necesita leer esta página. todas estas enfermedades son muy raras y probablemente no las tiene. usted tiene enfermedad paratiroidea. Esta página sólo se debe leer si su médico le dijo que su alto grado de calcio puede ser causado por el cáncer. es casi seguro que no es cáncer. Es casi seguro que es causado por un tumor benigno de la glándula paratiroidea.

    Niveles bajos de vitamina D. Más de dos tercios de los pacientes con hiperparatiroidismo primario tienen niveles bajos de vitamina D en su sangre. Este es el mecanismo del cuerpo tratando de protegerse, pero es muy común y mal entendido por los endocrinólogos. Esta es una de nuestras páginas avanzadas y sólo debe ser leída después de entender los conceptos básicos de la enfermedad paratiroidea. Si su médico le dijo a usted que usted tiene niveles bajos de vitamina D, y que es la causa de su calcio alto, usted debe leer esto.

    El diagnóstico de hiperparatiroidismo - AVANZADO. Esta es nuestra mejor página sobre la forma de diagnosticar la enfermedad paratiroidea, pero es más avanzada. Si usted es un paciente debe leer esta página sólo después de haber leído nuestra primera página en el diagnóstico de hiperparatiroidismo. Esta es una página importante, debe fotocopiarla y llevarla a sus médicos! Debe leer sobre la mini-cirugía paratiroidea y ver la película antes de leer esta página.

    Paratiroides Sección 3: El tratamiento de la enfermedad de la paratiroides y el hiperparatiroidismo: La cirugía paratiroidea ‘Antigua' y cirugía paratiroidea Nueva 'Mini'

    La cirugia estándar para glándulas paratiroides. Desde 1925 el tratamiento para la enfermedad paratiroidea (hiperparatiroidismo) ha sido la cirugía estándar. Esta se sigue realizando hoy en día como lo fue en aquel entonces. pero nadie debe tener esta gran operación! Por favor. evite esta gran operación. ninguno de los expertos en paratiroides realiza esta cirugía hoy día. Si el cirujano no realiza al menos una o dos operaciones de paratiroides cada semana, y debe ir a otro cirujano.

    Cirugía Paratiroidea Mínimamente Invasiva. Mini-cirugía paratiroidea (MIRP) fue inventada en 1993. Esta página explica cómo prácticamente TODOS los pacientes deben tener mini-cirugía en lugar de la antigua "operación paratiroidea" - Pero usted tiene que encontrar un cirujano de paratiroides con experiencia. los pacientes deben leer esta página y la siguiente. No deje que su médico le diga que usted no puede conseguir la mini-cirugía porque su radiografía de sestamibi es negativa. Todo el mundo puede tener la mini-cirugía. Punto.

    Procedimiento MIRP NOTA IMPORTANTE: DEBE LEER ESTA SECCIÓN. Esta página de Parathyroid.com entra en los detalles del procedimiento MIRP - una mini-operación que cura más del 99% de los pacientes de paratiroides. La operación sólo utiliza un mínimo de anestesia, por lo general tarda en promedio menos de 20 minutos, y los pacientes van a la casa alrededor de una o dos horas más tarde. Va, la incisión es generalmente sólo una pulgada. Haga clic aquí para ver la película archivada de esta operación como ocurrió en vivo 14 de junio 2006. Se incluye una breve conferencia por el Dr. Norman. Esta es la técnica mas avanzada en el tratamiento de paratiroides. No hay sangre en la película. Es muy informativa. Siénteseme, vea esta película, y aprenda.

    En 1921 Peutz observó, en 7 miembros de una familia, la presencia de pigmentos mucocutáneos asociados con pólipos gastrointestinales de tipo hamartomatosos. Posteriormente, en 1949, Jeghers presentó más de 22 casos con la misma asociación, a la cual se le denominó entonces síndrome de Peutz-Jeghers. 80-82

    El síndrome de Peutz-Jegher es una entidad hereditaria autosómica dominante, clínicamente asintomática desde el punto de vista intestinal. Se presenta como un síndrome de sangramiento digestivo alto o, rara vez, bajo. Su evolución hacia el cáncer de intestino es rara. 83,84 Se sospecha su presencia en aquellos pacientes que presentan pigmentos mucocutáneos de color marrón a negro o manchas de color café con leche, de un diámetro inferior a los 5 mm, originados por depósitos de melanina en forma de placas, similares a las efélides, y localizadas especialmente en toda la cavidad bucal, es decir labios, lengua, carrillos, vestíbulos y paladar. 85,86

    En muchas ocasiones, las lesiones orgánicas que se relacionan con diversas enfermedades del aparato digestivo se asocian con alteraciones sensoriales de la cavidad bucal, aunque estas también pueden presentarse en pacientes con trastornos digestivos sin lesiones orgánicas de la cavidad bucal.

    Dentro de las lesiones sensoriales que con mayor frecuencia aquejan los pacientes que acuden a las consultas de estomatología y gastroenterología, se encuentran el síndrome de ardor bucal y las alteraciones del gusto.

    Síndrome de ardor bucal o glosodinia

    Constituye una alteración sensitiva dolorosa de la boca, de patogenia desconocida, caracterizada por una sensación de ardor o quemazón en la mucosa de la cavidad bucal, especialmente de localización lingual, en ausencia de lesiones bucales, es decir, en presencia de una mucosa bucal normal. La mayoría de los pacientes con síndrome de ardor bucal son adultos de edad avanzada, sobre todo, mujeres posmenopáusicas. Se estima que la prevalencia en la población general se encuentra alrededor de 1-18 %, y se señala por la literatura internacional que del 75 al 90 % del total de los cuadros de glosodinia cursan sin causa clínica evidente. 87,88

    Sin embargo, la glosodinia, asociada o no con alteraciones orgánicas de la boca, está relacionada con múltiples factores etiológicos, fundamentalmente locales, sistémicos y psicológicos.

    En esta revisión solo haremos mención a los factores sistémicos, y dentro de estos, a los trastornos digestivos que cursan con glosodinia en presencia de lesiones orgánicas como: despapilación, atrofia, y cambio de coloración lingual (discromía), como se observa en pacientes con síndrome de malabsorción acompañado de ferropenia, hipovitaminosis del complejo B o C, deficiencia de zinc marcada y el síndrome Plummer-Vinson. 89,90

    Por otro lado, en enfermedades digestivas como esofagitis por reflujo gastroesofágico, gastritis crónicas, úlceras gastroduodenales y en el síndrome de intestino irritable, los pacientes pueden manifestar la presencia de glosodinia sin lesiones orgánicas de la cavidad bucal. 87

    Alteraciones del gusto

    Muchos pacientes refieren sensación de sabor amargo, metálico, bilioso o salado acompañado o no de lesiones orgánicas de la cavidad bucal, lo cual debe ser interpretado como uno de los síntomas de enfermedades esofágicas, gastroduodenales (úlcera gástrica y duodenal), hepatobiliopancreáticas (litiasis vesicular, hepatitis o pancreatitis crónica). Asimismo, este síntoma se manifiesta en la gran mayoría de los pacientes con antecedentes de tratamiento quirúrgico por enfermedades digestivas (síndrome poscolecistectomía, gastrectomía y pancreatectomía). 91,92

    Una vez descritas las características semiológicas de las lesiones bucales relacionadas con las enfermedades digestivas, podemos concluir que la exploración de la cavidad bucal debe ser inevitable, pues el diagnóstico de estas entidades es básicamente clínico, lo que permitirá llevar a cabo una terapéutica adecuada de la lesión y mejorar la calidad de vida del paciente.

    Many of the lesions of the mucosa in the oral cavity are related to anatomical and functional disorders of the organs of the digestive system. Some of them are part of the clinical picture of the entity and others appear as complications of them. Generally, they have an immunological, nutritional, or deficiency origin. These lesions are difficult to be treated and that's why it is important to know the clinical characteristics making easy an adequate interpretation, and to follow a suitable therapeutic conduct at the same time. An updated review of the semiological features of the oral lesions corresponding to the clinical picture of diverse digestive diseases is presented, so that the general physicians, clinicians, stomatologists and gastroenterologists be able to diagnose and give a better guidance and treatment to the patients.

    Key words: lesions of the mucosa in the oral cavity, digestive diseases.

    Es un trastorno hereditario caracterizado por cantidades excesivas de cobre en los tejidos corporales, lo cual produce diferentes efectos, entre otros, enfermedad hepática y daño al sistema nervioso.

    Causas, incidencia y factores de riesgo

    La enfermedad de Wilson es un trastorno hereditario poco común. En caso de que ambos padres porten un gen anormal para la enfermedad de Wilson, hay un 25% de posibilidades en cada embarazo de que el niño desarrolle el trastorno (es decir, la enfermedad de Wilson es autosómica recesiva).

    La enfermedad de Wilson hace que el cuerpo tome y conserve demasiado cobre, que se deposita en el hígado, el cerebro, los riñones y los ojos. Estos depósitos de cobre ocasionan daño tisular, muerte del tejido y cicatrización, lo cual hace que los órganos afectados dejen de funcionar bien. Los efectos más peligrosos y predominantes de este trastorno son la insuficiencia hepática y el daño al sistema nervioso central (cerebro, médula espinal). Si esta enfermedad no se detecta y trata a tiempo, es mortal.

    Dicha enfermedad es más común en personas de los países de Europa oriental, Sicilia y la parte sur de Italia, aunque se puede presentar en cualquier grupo. Este trastorno aparece más comúnmente en personas menores de 40 años y, en los niños, los síntomas comienzan a aparecer alrededor de los 4 años.

    • Agrandamiento del abdomen (distensión abdominal)
    • Esplenomegalia
    • Piel amarilla o color amarillo de la esclerótica del ojo (ictericia)
    • Vómito con sangre
    • Debilidad
    • Temblores en los brazos o en las manos
    • Dificultad y rigidez para mover los brazos y las piernas
    • Postura anormal de brazos y piernas
    • Movimientos lentos
    • Dificultad para caminar
    • Movimientos impredecibles o espasmódicos
    • Movimientos incontrolables
    • Debilidad en la cabeza, cuello, cara o brazos
    • Deterioro del lenguaje
    • Lentitud o disminución de los movimientos y expresiones faciales
    • Cambios emocionales o conductuales
    • Confusión o delirio
    • Demencia (pérdida de múltiples funciones cerebrales)

    Signos y exámenes

    Un examen de los ojos puede mostrar:

    • Anillos de Kayser Fleischer (anillos de color café o rojizo alrededor del iris)
    • Posible restricción en el movimiento ocular

    El examen físico puede mostrar signos de:

    • Trastornos en el hígado o en el bazo (entre otros cirrosis y necrosis hepática)
    • Daño al sistema nervioso central, incluyendo pérdida de la coordinación, pérdida del control muscular, temblores musculares, pérdida de las funciones cognitivas e intelectuales, pérdida de la memoria, confusión (delirio o demencia) y otros daños.

    Los hallazgos de laboratorio pueden ser:

    • Ceruloplasmina sérica baja (aunque es normal en el 5% de los casos)
    • Cobre sérico bajo, a pesar de los depósitos de éste en los tejidos
    • Cobre en la orina alto
    • CSC que puede mostrar anemia hemolítica o disminución en el conteo de glóbulos blancos sanguíneos
    • Niveles de ácido úrico sérico bajos

    Si hay problemas hepáticos, las anomalías de laboratorio son, entre otras:

    Los hallazgos de otros exámenes pueden ser:

    • Una IRM de la cabeza o TC de la cabeza puede ser anormal, especialmente en una región del cerebro denominada los ganglios basales.
    • Una radiografía abdominal, IRM del abdomen o TC del abdomen pueden indicar enfermedad hepática u otra anomalía.
    • Una biopsia del hígado o biopsia de los riñones u otros tejidos sospechosos muestra depósitos de cobre y cambios en los tejidos que indican daño en los mismos. Esta enfermedad también puede incrementar los niveles de proteínas y aminoácidos de una muestra de orina en 24 horas.

    a) Circulación colateral

    Cuando se obstruye el flujo de sangre, ella necesita encontrar una manera alternativa para seguir fluyendo. Si hay una obstrucción adelante, la única manera es volver y buscar otras venas.

    La vena porta es bien calibrosa y soporta grandes flujos de sangre. Lo mismo no ocurre con las venas del resto del sistema digestivo. Cuando la sangre que debería ser drenada por la vena porta comienza a volver en gran número por venas colaterales, estas se dilatan formando varices.

    El paciente con cirrosis suele tener las venas abdominales bien nítidas, porque reciben grandes volúmenes de sangre que vienen desde la vena porta bloqueada. Pero estas venas dilatadas no aparecen solamente en los vasos más superficiales en la piel; también aparecen en los órganos, especialmente en el estómago, intestino y esófago, lo que lleva a la formación de varices en estos órganos.

    b) Hemorragia digestiva

    La presencia de varices en el estómago y en el esófago es un factor de riesgo para hemorragias. Los vasos sanguíneos de estos órganos no están preparados para recibir un flujo tan grande ni una presión sanguínea elevada y pueden romperse espontáneamente.

    Las hemorragias digestivas de las varices esofágicas suelen ser dramáticas, con pérdidas masivas de sangre a través de vómitos. El paciente vomita sangre viva y en gran cantidad.

    c) Esplenomegalia (bazo agrandado)

    El aumento de la presión de la sangre en el bazo lleva al agrandamiento de su tamaño, haciéndolo fácilmente palpable al examen físico. Llamamos esplenomegalia a este agrandamiento del bazo. La sospecha de cirrosis ocurre, frecuentemente, cuando al examen físico detectamos un bazo aumentado de tamaño.

    d) Anemia, trombocitopenia (plaquetas bajas) y leucopenia (leucocitos bajos)

    El bazo tiene como una de sus funciones eliminar las células de la sangre que ya están viejas. Cada vez que la sangre pasa a través del bazo, miles de células son removidas para que exista espacio para la llegada de nuevos glóbulos rojos, plaquetas y leucocitos recién producidos. En la hipertensión portal, la sangre que debería salir desde bazo hasta el hígado se congestiona y permanece más tiempo dentro del propio bazo, que termina eliminando más células sanguíneas que se necesita.

    Este fenómeno se llama hiperesplenismo (espleno = bazo), lo que significa un funcionamiento exagerado del bazo. Por lo tanto, el paciente con cirrosis y hiperesplenismo puede presentar hemorragia, anemia y un contaje bajo de leucocitos y/o plaquetas (Lee: HEMOGRAMA – Valores Normales).

    Ascitis es la acumulación de agua dentro de la cavidad abdominal. La ascitis en la cirrosis es causada por la hipertensión porta y por la disminución de la concentración de albúmina en la sangre (vamos a hablar sobre albúmina más adelante). En la cirrosis, puede haber una acumulación de más de 10 litros de líquido ascítico en la cavidad peritoneal, lo que hace que el paciente quede con un abdomen muy voluminoso.

    Una de las complicaciones de la ascitis es la peritonitis, que se produce cuando el líquido dentro de la barriga se infecta por las bacterias de los intestinos. Es una situación grave; si no es identificada y tratada en el tiempo cierto puede evolucionar con sepsis.

    Además de la acumulación de líquido dentro del abdomen, el paciente cirrótico puede presentar retención de líquidos en las piernas y en los pulmones.

    a) Encefalopatía hepática

    El hígado es el órgano responsable del metabolismo de muchas sustancias tóxicas. Cuando este deja de funcionar, la acumulación de toxinas produce cambios en el sistema nervioso, que van desde pequeños cambios mentales, somnolencia, desorientación o coma, en casos más avanzados.

    b) Ictericia

    El hígado cirrótico no puede eliminar la bilirrubina producida, que pasa a acumularse en el torrente sanguíneo. El exceso de bilirrubina se deposita en la piel, dejando el paciente con la piel y los ojos con una coloración amarillenta. Este fenómeno se llama ictericia.

    Además de la piel amarillenta, la ictericia de la cirrosis también suele causar orina oscura y heces claras.

    La orina oscura se produce porque el exceso de bilirrubina en la sangre es filtrado por los riñones, lo que deja la orina con una coloración similar al mate o Coca-Cola (Lee: COLOR DE LA ORINA (Orina naranja, verde, azul, roja…)).

    En personas sanas, el color oscuro de las heces es dado por la presencia de bilirrubina. Como en la cirrosis el drenaje de la bilirrubina para el intestino se encuentra afectado, las heces comienzan a salir cada vez más claras, pudiendo quedarse casi blancas.

    c) Carencia de proteínas

    El hígado es responsable de producir varias proteínas, incluyendo la albúmina. La falta de albúmina causa desnutrición y es uno de los factores que lleva a la formación de edemas y ascitis.

    Otra proteína producida en el hígado es la vitamina K, que está relacionada con la coagulación de la sangre. Los pacientes con cirrosis avanzada presentan trastornos de coagulación y mayor facilidad de tener sangrados.

    Los cuadros de hemorragia digestiva causados por ruptura de várices esofágicas suelen ser graves, ya que los pacientes, además de perder gran volumen de sangre, todavía tienen dificultad para detener el sangrado, ya que, además de las plaquetas bajas, también presentan deficiencia de los factores de coagulación.

    d) Ginecomastia

    El mal funcionamiento del hígado también cambia el equilibrio de las hormonas sexuales. El aumento de estrógeno causa la aparición de senos y pérdida de pelo corporal en los pacientes masculinos.

    e) Otros síntomas

    Todavía hay varios otros signos y síntomas relacionados con la cirrosis, entre ellos:

    Síndrome hepatorrenal: insuficiencia renal aguda que ocurre en la cirrosis avanzada y generalmente indica un caso terminal. El paciente que desarrolla síndrome hepatorrenal tiene una supervivencia muy corta y el único tratamiento es el trasplante de hígado.

    diferencia entre actos administrativos y actos juridicos

    • la imagen endoscópica (hemorrágico, eritematosa, atrófica, nodular, duodenitis erosiva);
    • de acuerdo con el grado de cambios estructurales (duodenitis superficial, atrófica, intersticiales).

    Clasificación de los síntomas:

    • bulbit gastritis crónica;
    • duodenitis enteritis crónica junto con enteropatía y diferente;
    • duodenitis que surge sobre un fondo de duodenostasis;
    • duodenitis local.

    Los síntomas de la duodenitis crónica en forma de:

    • hinchazón;
    • falta de apetito;
    • ardor de estómago;
    • eructos;
    • náuseas y vómitos;
    • estreñimiento.

    Durante la exacerbación de la gastritis crónica duodenitis acompañado de un fuerte dolor en la zona del estómago. Especialmente, se aumenta durante el ayuno o 2 horas después de una comida. A menudo, el paciente en cuestión duodenitis síntomas tales como dolor en la cabeza, debilidad, irritabilidad, falta de aliento, palpitaciones del corazón. Estas señales apuntan a una violación del duodeno la función hormonal.

    Los síntomas de la duodenitis aguda (catarral y duodenitis erosiva) incluyen:

    • dolor en la región epigástrica;
    • flatulencia;
    • falta de apetito;
    • vómitos y náuseas.

    Para detectar tal condición patológica es posible por medio de la imagen endoscópica con gastroscopia. Además, se utilizan activamente siguientes métodos de diagnóstico:

    • Los rayos X del estómago y el duodeno;
    • Análisis de jugo gástrico;
    • intubación duodenal;
    • química de la sangre;
    • Coprogram.

    El tratamiento para la gastritis duodenitis en la fase aguda en los primeros días incluye un lavado gástrico, el estricto reposo en cama y el hambre. Después de que usted necesita para tratar la enfermedad con la ayuda de los fármacos anticolinérgicos y antiespasmódicos, envolvente y vinculante drogas. Asegúrese de mantener a una dieta con duodenitis.

    Si hay duodenitis absceso, que sólo necesita ser tratada por medio de antibióticos y la cirugía. El tratamiento de duodenitis crónica durante las exacerbaciones debe llevarse a cabo en un hospital.

    En curso crónico de la enfermedad es antiácido prescrito, antiespasmódico, astringente, y medicinas holinoliticheskie ganglioblokiruyuschie. Tratar la enfermedad puede ser y con la ayuda de la terapia de vitaminas, lo que implica la realización de un organismo tales elementos: A, B6, B12. Más puede aplicar goteo hidrolizados de proteínas por vía intravenosa.

    Si se le diagnostica la gastritis duodenitis secundaria, entonces debe ser tratado conjuntamente con el tratamiento de la enfermedad principal. Los pacientes con enfermedades crónicas deben estar siempre bajo la supervisión de un médico, y asegúrese de sostener anti-tratamiento.

    Duodenitis — una enfermedad inflamatoria, que se caracteriza por la formación de síntomas muy desagradables. El objetivo principal del tratamiento — es la eliminación de las causas que provocaron esta condición. Sólo un enfoque integral para el tratamiento ayuda a detener los síntomas de la enfermedad y volver a su vida anterior.

    La cirrosis hepática es aquella condición en la que el tejido normal y sano del hígado es reemplazado por un tejido cicatrizal que bloquea el flujo de sangre a través del órgano e impide que este funcione adecuadamente. Como concepto general la cirrosis es un proceso largo al que se llega en la medida que el hígado se expone largo tiempo (años o décadas) al daño y acumula cicatrices en su tejido (fenómeno también llamado fibrosis hepática). Cuando las cicatrices son extensas la forma y funcionamiento del hígado se alteran severamente lo que recibe el nombre de cirrosis.

    La cirrosis es una enfermedad grave, aunque el pronóstico individual depende de la fase de su evolución en la que se realice el diagnóstico. Los enfermos con cirrosis "compensada" (sin complicaciones graves) tienen una probabilidad del 50% de seguir vivos a los 10 años, siendo su pronóstico mucho mejor si no hay várices en el esófago. Por otra parte, los enfermos "descompensados" tienen una mortalidad del 70% al cabo de 3 años. Por ello, todo paciente con cirrosis, o con sospecha de ella, debe ser evaluado por un médico con experiencia en las enfermedades del hígado.

    La cirrosis tiene muchas causas. En general cualquier condición dañina para el hígado que se mantenga en el tiempo puede causar cirrosis. Las causas mas frecuentes incluyen el consumo crónico y exagerado de alcohol, el hígado graso, las hepatitis crónicas por virus B y C, las enfermedades autoinmunes del hígado, algunas enfermedades hereditarias y otras causas mas infrecuentes entre las que se incluyen algunas reacciones graves a los medicamentos recetados, la obstrucción o bloqueo de los conductos que drenan la bilis desde el hígado, una exposición prolongada a toxinas ambientales, la infección de parásitos llamada esquistosomiasis y repetidos ataques de insuficiencia cardiaca.

    Muchas personas con cirrosis no presentan síntomas al principio de la enfermedad. Sin embargo, a medida que el tejido cicatrizal reemplaza las células sanas, la función del hígado comienza a fallar y la persona puede tener los siguientes síntomas:

    • agotamiento
    • fatiga
    • falta de apetito
    • náusea
    • debilidad
    • pérdida de peso
    • dolor abdominal
    • vasos sanguíneos en forma de araña (angioma de araña) que se desarrollan en la piel

    A medida que avanza la enfermedad, pueden presentarse complicaciones. En algunas personas, éstas podrían ser los primeros signos de la enfermedad.

    Para hacer un diagnóstico de cirrosis el médico se basa en los síntomas, pruebas de laboratorio, la historia clínica del paciente y su examen físico. Por ejemplo, durante el examen físico, el médico puede detectar que el hígado está más duro o más grande de lo habitual y entonces ordena análisis de sangre que puedan comprobar la presencia de la enfermedad.

    Además, generalmente el médico solicita que se realice exámenes de imagen, como una ecografía de abdomen (ecotomografía), una tomografía axial computarizada (escáner o TAC), o una resonancia magnética (RM). Si es necesario, el médico puede también decidir realizar una biopsia de hígado para confirmar el diagnóstico o la causa de la cirrosis.

    COMPLICACIONES DE LA CIRROSIS

    Cirrosis Hepática: Como se explicó, la cirrosis hepática consiste en la destrucción de la arquitectura normal del hígado, en la que el tejido sano es reemplazado por un tejido cicatrizal que forma múltiples nódulos en el órgano (Figura 2) e impide que éste funcione adecuadamente.

    Cuando existe cirrosis se generan problemas de diversa índole (Figura 3), que a su vez dan origen a situaciones que requieren atención médica especializada. Uno de los principales problemas es que se bloquea el normal flujo de sangre a través del órgano, generando una situación de alza en la presión sanguínea sectorizada, en las venas del abdomen. Esto se denomina HIPERTENSIÓN PORTAL. Ello puede llevar por una parte a la acumulación de líquido en el abdomen, (lo que se conoce como ASCITIS, y por otra parte a la dilatación de las venas ubicadas en el interior del abdomen. El aumento de la presión en dichas venas condiciona la aparición de venas dilatadas en el esófago (VÁRICES ESOFÁGICAS) o estómago (VÁRICES GASTRICAS).

    La cirrosis también lleva a la pérdida progresiva de las múltiples tareas que el hígado realiza, como son la formación de proteínas, tanto estructurales como de defensa; la regulación de los niveles sanguíneos de variadas moléculas como por ejemplo la glucosa, insulina, hormonas sexuales, colesterol o triglicéridos; la formación de la bilis para la digestión de alimentos; la depuración de bacterias o toxinas, como fármacos o el alcohol; además del rol de almacenamiento de nutrientes, minerales y vitaminas. Esta situación se hace evidente sólo cuando el daño del hígado es severo, apareciendo coloración amarilla de la piel o mucosas (ICTERICIA). También el paciente puede experimentar alteraciones de conciencia (perdida de memoria, pérdida de la orientación en el tiempo o el espacio, pérdida del equilibrio, temblores, o somnolencia) lo que se llama ENCEFALOPATÍA HEPÁTICA, la que se cree se debe a una suerte de "intoxicación del cerebro", muchas veces asociado a síntomas generales como pérdida de peso y/o debilidad.

    Finalmente, la cirrosis es uno de los principales factores de riesgo para el desarrollo de CÁNCER DEL HÍGADO (llamado también HEPATOCARCINOMA). En nuestro país la gran mayoría de los cánceres del hígado se desarrollan en un hígado cirrótico (sobre el 85%).

    Los detalles más relevantes de las complicaciones de la Cirrosis son:

    1. La hemorragia digestiva alta por rotura de várices esófago gástricas, complicación grave que siempre tiene un riesgo elevado de morir directamente por ella o por complicaciones asociadas. Por ello requiere siempre de terapia precoz, con endoscopia y fármacos específicos, así como de ingreso en una unidad de cuidados intensivos. La mortalidad global por ella, esta entre el 15 y 30%, dependiendo de la experiencia del equipo médico, así como de lo avanzado que esté el daño hepático en el individuo.

    2. La acumulación de líquido en el abdomen, conocida como Ascitis, suele tener una cuantía variable e instalarse lentamente en la mayoría de los casos. Su aparición es señal de una enfermedad hepática avanzada, con un pronóstico de vida pobre a 5 años plazo. La ingesta de sal excesiva así como algunos medicamentos, especialmente anti-inflamatorios suelen agravarla o desencadenarla. Su tratamiento es con reposo, dieta pobre en sal, y diuréticos.

    3. El deterioro neurológico conocido como encefalopatía hepática o coma hepático, caracterizado por un trastorno funcional y reversible del sistema nervioso. Se produce por la menor capacidad del hígado para eliminar toxinas con efecto sobre el cerebro; la más conocida es el amonio. Pueden desencadenarlo una multitud de situaciones clínicas, las mas importantes son la hemorragia digestiva, las infecciones, y la insuficiencia renal, también pueden hacerlo el estreñimiento, las trasgresiones alimentarias, las pérdidas de líquidos o sales (vómitos y/o diarrea), y el uso de sedantes o inductores del sueño. Los síntomas suelen ser muy variados desde leves alteraciones del lenguaje, del ánimo, de la motricidad fina o del equilibrio, hasta el coma, pasando el comportamiento francamente inadecuado, la desorientación, el lenguaje incoherente y la somnolencia. El tratamiento requiere de suspensión temporal de diuréticos y psicofármacos, acelerar el transito intestinal, a veces con enemas, mas una dieta baja en carnes, todo ello unido a fármacos específicos. Según la magnitud de cada caso se podrá tratar en forma ambulatoria u hospitalizada.

    ADVERTENCIA; LA DETECCIÓN DE UNA DE ESTAS COMPLICACIONES; ASCITIS, ENCEFALOPATÍA, HEMORRAGIA DIGESTIVA POR VÁRICES, O DE UN HEPATOCARCINOMA, CAMBIA Y ENSOMBRECE DRAMATICAMENTE EL PRONOSTICO DE VIDA DEL PACIENTE, POR LO QUE SIEMPRE DEBE EVALUARSE EN ÉL, LA FACTIBILIDAD DE EFECTUAR UN TRASPLANTE DE HÍGADO.

    LO QUE TODO ENFERMO DEL HIGADO DEBE SABER O NO PUEDE DESCONOCER

    Hay algunas complicaciones determinadas por el daño hepático que en si mismas tienen un alto riesgo de mortalidad, y que pueden ser prevenidas o tratadas a tiempo, mejorando mucho su pronóstico.

    Ellas son la hemorragia digestiva, las infecciones y el desarrollo de un cáncer hepático.

    HEMORRAGIA DIGESTIVA POR VARICES ESOFAGO GASTRICAS

    La principal causa de muerte en los cirróticos sigue siendo la hemorragia digestiva por varices esófago gástricas

    Esta complicación se debe a la rotura de las venas dilatadas del esófago o estómago, la que se manifiesta por vómito de sangre o de color café negruzco, o deposiciones negras y/o con restos de sangre. Esta complicación tiene una mortalidad alta especialmente, si no se actúa rápidamente. Siempre hay que hospitalizar y realizar estudio y tratamiento para detener el sangrado e impedir que nuevas complicaciones se agreguen.

    ¿Cómo prevenirla? Esta complicación puede prevenirse si se detectan a tiempo várices grandes o con señales de riesgo alto de rotura en su pared (manchas rojas). Ello se hace con un estudio endoscópico del esófago y estómago.

    Por ello todo paciente enfermo del hígado debe hacerse precozmente este estudio de endoscopia para evaluar la existencia o no de varices.

    Por tanto, se trata de una enfermedad cuya intolerancia al gluten del trigo, cebada, centeno y avena es permanente y se da en personas cuya genética está predispuesta a ello. El intestino delgado se inflama debido a su reacción a esta sustancia y deja de absorber macro y micronutrientes.

    Los síntomas de la celiaquía difieren de una persona a otra, lo que dificulta su diagnóstico.

    Curiosamente, es una enfermedad que se da más en países desarrollados y en continentes como el europeo, donde la prevalencia estimada en estos y sus descendientes es del 1%, siendo una enfermedad más habitual en las mujeres que en los hombres en una proporción de 2 a 1.

    Muchos de los pacientes celíacos (en torno a un 75%) están sin diagnosticar porque esta enfermedad, durante mucho tiempo, se relacionó solo con la presentación clínica de ciertos síntomas. Pero desde hace unos años se ha descubierto que puede presentarse de otras formas diferentes y asintomáticas gracias al uso de pruebas complementarias con las que se ha descubierto la existencia de distintos tipos de enfermedad celíaca como las siguientes.

    Aunque los síntomas de la celiaquía son variados, la mayor parte de los pacientes tendrán una histología, serología y tes genéticos propios de esta enfermedad.

    ¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

    Cuando no hay síntomas ni señal alguna de que existe esta enfermedad, el paciente dará positivo en el resto de las pruebas diagnósticas.

    En este caso la enfermedad no se manifiesta cuando la persona come gluten y la mucosa del intestino delgado está normal. Dentro de esta categoría hay dos subgrupos:

    Se trata de aquellos pacientes que de pequeños fueron diagnosticados de la enfermedad del celíaca y, posteriormente se recuperaron por completo después de iniciar una dieta sin gluten. Después pudieron continuar con un estado subclínico con dieta normal.

    A este grupo pertenecen aquellos pacientes que a pesar de tener una mucosa intestinal normal (comprobado tras un estudio previo) desarrollaron la enfermedad.

    Este último caso se refiere a pacientes que nunca han presentado resultados de biopsia compatible con la enfermedad celíaca pero que al igual que en los grupos mencionados antes, tienen cierta predisposición genética a padecer la enfermedad. Esto se muestra con la positividad del HLA-DQ2/DQ8. A pesar de que la serología pueda ser negativa tienen un gran número de linfocitos intraepiteliales. Por esta razón podrán desarrollar en un 13% una celiaquía activa y en un 50% una celiaquía latente.

    Son varias las formas en las que esta patología puede aparecer.

    La enfermedad celíaca se manifiesta de diferente forma en cada persona. Por esta razón, es difícil diagnosticar la enfermedad. De ahí, que haya pacientes que puedan tener estreñimiento, otros diarrea o pueden no presentar ninguno de estos síntomas de la celiaquía.

    La enfermedad celíaca da un gran número de síntomas gastrointestinales diferentes tales como:

    • Estreñimiento.
    • Gases, dolor abdominal.
    • Diarrea constante o intermitente.
    • Poco o mucho apetito.
    • Vómitos o náuseas.
    • Deposiciones muy grasas y con mal olor.
    • Intolerancia a la lactosa (esto puede desaparecer una vez que se pone el tratamiento).
    • Disminución considerable de peso (aunque muchos pacientes pueden tener peso normal o, incluso, sobrepeso).

    Además de estos síntomas pueden aparecer otros con el tiempo porque los intestinos no absorban bien los nutrientes como:

    • Cansancio excesivo.
    • Ansiedad o depresión.
    • Retraso en el crecimiento de los niños.
    • Aparición de hematomas.
    • Caída del cabello.
    • Picor en la piel.
    • Falta de periodos menstruales.
    • Heridas en la boca.
    • Hemorragia nasal.
    • Dolor en las articulaciones y calambres en los músculos.
    • Convulsiones.
    • Hormigueo en manos o pies.

    Por otro lado, en el caso de los niños celíacos también pueden darse estos otros síntomas de la celiaquía: retraso en la pubertad, náuseas, vómitos, heces fétidas o grasas, comportamiento irritable o muy cariñoso, poco peso, defectos en el esmalte dental y cambio del color en los dientes o crecimiento lento y estatura por debajo de lo normal para su edad.

    En resumen, los síntomas más frecuentes de esta enfermedad son: fatiga, pérdida de apetito, pérdida de peso, náuseas, vómitos, diarrea, perdida de masa muscular, dolor abdominal, acumulación de gases, alteraciones del carácter, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento, retraso del crecimiento. Pero pese a todo lo expuesto, tanto en niños como en adultos los síntomas pueden estar ausentes o ser distintos en cada caso haciendo muy difícil realizar un correcto diagnóstico.

    Determinar con exactitud las causas de la celiaquía sigue siendo un objetivo pendiente.

    No se conocen a ciencia cierta las causas de la celiaquía, que se produce cuando se consumen alimentos con gluten y el sistema inmunitario reacciona provocando daños a las vellosidades existentes en el revestimiento de los intestinos y cuya utilidad es absorber los nutrientes. De esta forma, el propio organismo impide que se absorba hierro, vitaminas y nutrientes de forma adecuada. Esto genera una serie de síntomas y problemas de salud.

    Esta patología puede aparecer en cualquier momento de la vida, desde la niñez hasta la edad adulta avanzada.

    Una forma de saber si se puede llegar a padecer es saber si en la familia hay alguien que la tenga, pues se incrementará el riesgo de presentar la enfermedad.

    La enfermedad celíaca es más común en las personas de raza blanca y nacidas en Europa. Al igual que la padecen más las mujeres que los hombres.

    Los pacientes celíacos son más propensos a padecer:

    • Cáncer intestinal.
    • Linfoma intestinal.
    • Intolerancia a la lactosa.
    • Enfermedad tiroidea.
    • Diabetes tipo I.
    • Trastornos autoinmunitarios como artritis reumatoidea.
    • Lupus eritematoso sistémico y síndrome de Sjögren.
    • Síndrome de Down.
    • Enfermedad de Addison (es una patología que se produce cuando las glándulas suprarrenales no producen las hormonas que debiera).

    Esta enfermedad crónica no tiene cura. Es decir, no existe un tratamiento de la celiaquía como tal. Se pueden hacer desaparecer los síntomas y que las vellosidades en el revestimiento de los intestinos se curen si se sigue una dieta libre de gluten durante toda la vida.

    El paciente no podrá tomar ni alimentos, bebidas ni medicamentos que tengan: trigo, centeno, cebada y avena. Además deberá leer siempre las etiquetas de los alimentos y medicamentos con mucho cuidado para buscar los ingredientes que puedan contener algo de gluten. Para muchas personas diagnosticas de esta enfermedad, llevar una dieta así puede resultar muy difícil porque casi todo lleva gluten. A veces, el médico puede necesitar recetar complementos de vitaminas y minerales. También pueden recetarle al paciente fármacos corticoesteroides (como prednisona) durante poco tiempo no responde bien al tratamiento.

    En general, el celíaco llevará una dieta basada en alimentos naturales:

    • Legumbres.
    • Carnes.
    • Pescados.
    • Huevos.
    • Frutas.
    • Verduras.
    • Hortalizas.
    • Cereales sin gluten: arroz y maíz.

    La alimentación de quienes padecen esta patología ha de estar basada en alimentos naturales.

    El alcohólico
    En cambio, el alcoholismo es una enfermedad crónica e irreversible (incurable) caracterizada por la adicción al alcohol (dependencia psíquica y física a esa sustancia). Una persona que ha desarrollado el alcoholismo, aunque deje de beber seguirá siendo alcohólica. Un bebedor normal o un alcohólico pueden estar borrachos en un momento dado, pero un alcohólico, aunque no esté borracho, sigue siendo un alcohólico.

    El enfermo alcohólico
    El término Enfermedad Crónica se refiere a un estado patológico que el individuo tendrá toda su vida. Este desorden crónico podrá tener etapas de control o asintomáticas en donde no se manifiesten los síntomas de la enfermedad, pero esta se mantiene potencialmente dentro del paciente afectado. No hay que olvidar que un gran porcentaje de las enfermedades que se atienden dentro de la medicina son crónicas. Ejemplos de enfermedades crónicas son la diabetes, el reumatismo, las alergias, la insuficiencia coronaria, la epilepsia, el colon irritable, etcétera. Una enfermedad crónica se controla, pero no se cura. Un diabético que siga la dieta prescrita, que tome sus medicamentos hipoglucemiantes regularmente, que asista con disciplina a sus consultas y que se someta regularmente a los exámenes de laboratorio que le solicite el médico, seguramente estará bien controlado de su diabetes y pueda hacer una vida normal, pero no podemos decir que esté curado puesto que, si descuida su tratamiento o come carbohidratos en exceso, su padecimiento se descontrolará y corre el riesgo de caer un coma diabético. Lo mismo ocurre con el alcohólico, mientras no beba su padecimiento estará controlado, pero en cuanto vuelva a beber los síntomas de su enfermedad crónica se volverán a manifestar, poniendo en riesgo su salud e incluso su vida.

    Como se reconoce la enfermedad
    Pasaremos ahora a analizar el término desarrollo insidioso. Se dice que la enfermedad del alcoholismo tiene un desarrollo insidioso porque es muy difícil precisar el momento en que se declara. En esto radica una de las principales dificultades para el diagnóstico temprano del alcoholismo, y lo más importante: que el sujeto afectado identifique, reconozca y acepte que se le ha declarado una enfermedad que pone en riesgo su salud y su propia vida. La mayor parte de los enfermos alcohólicos reconocen su enfermedad o solicitan ayuda médica cuando ya está muy avanzado el proceso o se ha presentado alguna complicación médica muy grave que está comprometiendo su vida. Igualmente, muchos médicos o psicoterapeutas, por la misma insidia de la enfermedad, no saben reconocerla oportunamente y, en muchos casos, sólo le dan al bebedor problema la categoría de enfermo cuando ha desarrollado alguna complicación médica, como puede ser la cirrosis hepática o el Delirium Tremens (delirio con temblor).

    Del uso al abuso
    Este desarrollo insidioso radica en que el proceso morboso (enfermo) que conduce al alcoholismo en sus etapas prepatológicas evoluciona muy lentamente (en cinco, diez o más años) y de una forma muy sutil, de modo que casi nadie detecta los síntomas prodrómicos de la enfermedad. Durante la etapa previa a que ésta se declare, no existe mucha diferencia entre un bebedor social y un bebedor problema. Es muy difícil precisar el momento en que el bebedor se convierte en alcohólico. El bebedor ya pasando por ciertas etapas antes de llegar al alcoholismo. Al principio sólo bebe en forma ocasional, más tarde empieza a beber en forma habitual (aquí desarrolla un hábito), luego empieza a consumir alcohol en forma excesiva y cae en lo que se llama abuso del alcohol o bebedor excesivo. Esto ya constituye un problema sanitario aunque todavía no se desarrolla una franca adicción al alcohol, que es justamente la última etapa del proceso que marca el cruce de la frontera entre el bebedor y el alcohólico. La medicina se basa en dos parámetros clínicos para determinar si un bebedor excesivo se ha convertido en alcohólico. Estos dos parámetros son: la Tolerancia y el Síndrome de Supresión.

    La Tolerancia se define como una adaptación biológica del organismo al alcohol, por la cual el bebedor necesita mayor cantidad para obtener los mismos efectos que antes lograba con menor cantidad.

    Del abuso a la adicción
    Cuando aparece el fenómeno de la Tolerancia en un bebedor esto suele resultar muy engañoso, pues lejos de que la cause preocupación siente que ya ha aprendido a beber, cada día aguanta más y, a diferencia de antes, ahora consume grandes cantidades de alcohol sin que se presenten síntomas tempranos de borrachera. En este punto peligroso en que la gente cree que ya aprendió a beber, el bebedor se confía y cada vez consume alcohol en mayor cantidad, con mayor velocidad, durante más tiempo y con más frecuencia. Esta adaptación biológica consiste en una serie de cambios metabólicos de tipo adaptativo que ocurren en la intimidad del hígado y del cerebro, dando lugar a una serie de transformaciones neuroquímicas en las vía metabólicas de degradación del alcohol, lo que finalmente conduce al fenómeno de la compulsión. Esta determina la incapacidad del individuo para controlar su manera de beber, caer con más frecuencia en el exceso alcohólico y presentar problemas de conducta que van a afectar su vida familiar, laboral y social.

    Estos cambios neurobiológicos que ocurren en la intimidad del cerebro son irreversibles, es decir, si el sujeto alcohólico deja de beber por un tiempo pero más tarde vuelve a consumir alcohol, el cerebro volverá a reaccionar en la misma forma que la última vez que bebió y tarde o temprano vuelve a aparecer el fenómeno de la compulsión. Esto es lo que los expertos de la oms llaman: “Reinstalación del Síndrome de Dependencia una vez que el alcohólico vuelve a beber”.

    El segundo parámetro para saber si el bebedor excesivo ya desarrolló una dependencia física al alcohol es el Síndrome de Supresión. Este constituye un conjunto de síntomas físicos y psíquicos que presenta un bebedor problema después de haber bebido excesivamente durante varias horas o días, cuando empiezan a bajar sus niveles de alcohol en la sangre. Lo anterior quiere decir que, una vez alcanzados niveles sistemáticamente altos de alcohol en la sangre, se genera una adaptación metabólica del organismo a estos altos niveles de alcoholemia. Cuando la persona deja de beber, los niveles de alcohol en la sangre empiezan a bajar. Como el organismo ya está adaptado al alcohol, al disminuir la alcoholemia se produce una reacción de desadaptación metabólica, lo que se manifiesta a través de síntomas y signos muy severos que provocan un alto grado de sufrimiento del paciente. Por decirlo en otra forma, el organismo protesta porque se reducen los niveles sanguíneos de una droga a la que ya se adaptó, presentándose dichas molestias que son una forma de alarma para obligar al adicto a que siga bebiendo.

    De la adicción a la falta de control
    Esta incapacidad de control, que es el síntoma cardinal del alcoholismo, deriva de la ya mencionada compulsión proveniente de las transformaciones neuroquímicas que sufre el alcohólico en la intimidad de su cerebro y también del Síndrome de Supresión. Por el temor de presentarlo, el alcohólico sigue bebiendo para que no disminuyan sus niveles séricos (sanguíneos) de alcohol.

    Las consecuencias
    Las consecuencias lógicas de esta incapacidad de controlar la manera de beber son la ingesta excesiva de alcohol y los trastornos de la conducta, los cuales dan lugar a la transformación de la personalidad del alcohólico cuando se embriaga. El individuo se torna irresponsable, necio, agresivo, repugnante y peligroso. Desarrolla problemas de salud física y mental como consecuencia de los niveles tóxicos de alcohol que frecuentemente presenta y de los problemas a nivel de su familia, de su trabajo o su escuela y también de tipo legal o de desprestigio social. No es necesario que se presenten estos cuatro tipos de complicaciones para hablar de alcoholismo. Con una sola de estas áreas afectada es más que suficiente para apoyar el diagnóstico.

    Herencia y/o aprendizaje
    El último elemento de la definición se refiere a la etiopatogenia de la enfermedad. El individuo desarrolla una dependencia psíquica (obsesión por la bebida y necesidad de su consumo para aliviar tensiones) y física (compulsión por la bebida e incapacidad para detenerse una vez que se ha empezado a beber), como consecuencia de dos factores: uno de tipo heredado y otro de tipo aprendido. El factor heredado es una predisposición genética hacia la enfermedad con la cual seguramente nació el individuo. Está ampliamente demostrado el factor genético en la etiología del alcoholismo, ya que todos los alcohólicos tienen un familiar en primero o segundo grado que también lo es, aunque vale la pena aclarar que esta predisposición genética no es determinante para el desarrollo del alcoholismo sino que, necesariamente, tiene que interactuar con los otros dos factores etiológicos de la enfermedad, que son el factor psicológico (vulnerabilidad psicológica para el manejo de las emociones) y el factor sociocultural (estar inmerso en un medio propicio para el consumo inmoderado de bebidas alcohólicas).

    El factor aprendido se refiere a la influencia sociocultural que recibe el bebedor. La mayor parte de los bebedores, genéticamente predispuestos hacia la enfermedad del alcoholismo y con una vulnerabilidad psicológica que les dificulta el manejo de sus emociones, son presa fácil de un medio ambiente lleno de mitos, prejuicios y tradiciones culturales que los orillan al consumo frecuente y excesivo de alcohol (bebedor excesivo habitual). El bebedor, al exponer su organismo a niveles sistemáticamente tóxicos de alcohol, induce los ya mencionados cambios neuroquímicos en las vías metabólicas hepato-neuronales, dando lugar a las transformaciones biopatológicas que determinan la dependencia física y por tanto la adicción al alcohol.

    Quizá ahora quede un poco más claro el porqué el alcoholismo es una enfermedad compleja, multifactorial (bio-psico-social), que presenta diferentes fases en su desarrollo evolutivo (prealcohólica, inicial, crítica y terminal) y que para su comprensión, manejo y tratamiento requiere de un abordaje interdisciplinario altamente capacitado.

    Nota
    El doctor José Antonio Elizondo L. es médico psiquiatra, director del CAIPA (Centro de Atención Integral en Problemas de Adicciones).

    ¿QUÉ ES?
    El alcohol es una droga depresora del Sistema Nervioso Central que inhibe progresivamente las funciones cerebrales. Afecta a la capacidad de autocontrol, produciendo inicialmente euforia y desinhibición, por lo que puede confundirse con un estimulante.
    El principal componente de las bebidas alcohólicas es el etanol o alcohol etílico, que tiene diferente concentración dependiendo de su proceso de elaboración. Las bebidas alcohólicas pueden ser:
    • Fermentadas: vino, cerveza y sidra. Tienen una graduación entre los 4º y los 15º. Se producen por la fermentación de los azúcares de las frutas o de los cereales.
    • Destiladas: son el resultado de la destilación de las bebidas fermentadas, con lo que tienen mayor concentración de alcohol. El orujo, el pacharán, el vodka, el whisky, el ron o la ginebra tienen entre 40º y 50º. Esto supone que el 40% o el 50% de lo que se bebe es alcohol puro.
    Graduación alcohólica
    La graduación de una bebida indica, aproximadamente, el volumen de alcohol etílico que contiene. Así, una botella de vino de 12º contiene un 12% de alcohol puro.
    ¿QUÉ EFECTOS INMEDIATOS PRODUCE EN EL ORGANISMO?


    El alcohol ingerido en una bebida es absorbido en el aparato digestivo, desde donde pasa a la circulación sanguínea en la que puede permanecer hasta 18 horas. Es eliminado finalmente a través del hígado. La presencia continuada de alcohol en el organismo y su consumo repetido es responsable de la mayoría de las lesiones que esta sustancia produce en nuestro cuerpo, como la cirrosis hepática o las encefalopatías en las que el funcionamiento de hígado y cerebro se ve gravemente alterado.
    Pocos minutos después de haber bebido, pueden aparecer una serie de efectos, cuya manifestación varía según la cantidad ingerida y las características de cada persona. Por orden de aparición en el tiempo y en relación con la concentración de alcohol en el organismo, estos efectos serían los siguientes:

    (1) Los efectos de la intoxicación aguda pueden variar en función del peso, la edad y estado de salud.
    En los casos en que la concentración sanguínea de alcohol alcance o supere los 3 gramos de alcohol por litro pueden aparecer apatía y somnolencia, coma o incluso muerte por parálisis de los centros respiratorio y vasomotor.
    Los efectos del alcohol dependen de la cantidad consumida, pero existen otras circunstancias que los pueden acelerar o agravar:
    La edad: Los jóvenes son más sensibles a los efectos del alcohol en actividades que tienen que ver con la planificación, memoria y aprendizaje, y son más “resistentes” que los adultos a los efectos sedantes y a la descoordinación motora.

    El peso y el sexo: El alcohol afecta de modo más grave a las personas con menor masa corporal. En general, la mujer pesa menos y el tamaño de sus órganos internos es proporcionalmente más pequeño. Por lo tanto, menores cantidades de alcohol pueden generar más rápidamente daños psico-orgánicos y desarrollar problemas con el alcohol más fácilmente que en el varón.

    La cantidad y rapidez de la ingesta: Según la cantidad de alcohol consumida, puede considerarse como de bajo, alto riesgo o peligroso. A mayor ingesta de alcohol en menor tiempo, mayor posibilidad de intoxicación.

    La combinación con bebidas carbónicas (tónica, colas, etc.) acelera la intoxicación.

    La ingestión simultánea de comida, especialmente de alimentos grasos, enlentece la intoxicación pero no evita ni reduce los daños al organismo.

    La combinación con otras sustancias, como los tranquilizantes, relajantes musculares y analgésicos, potencia los efectos sedantes del alcohol. Cuando se combina con cannabis se incrementan los efectos sedantes de ambas sustancias; en el caso de la cocaína, que es un estimulante, los efectos se contrarrestan, pero la toxicidad de ambas sustancias es mayor que si se consumieran por separado.
    ¿QUÉ RIESGOS Y CONSECUENCIAS TIENE EL CONSUMO DE ALCOHOL?
    El consumo de alcohol durante los fines de semana, sobre todo entre los jóvenes, se ha convertido en un problema de salud pública. Las investigaciones desarrolladas en los últimos treinta años, han demostrado que el consumo excesivo de alcohol puede provocar graves trastornos físicos, psicológicos y del comportamiento. El riesgo de padecer estos trastornos a lo largo de la vida es mayor cuando este consumo se inicia en la adolescencia.
    Los problemas derivados del abuso de alcohol pueden producirse tanto a corto como a largo plazo.
    A CORTO PLAZO (efectos agudos)
    El abuso de alcohol conlleva los siguientes riesgos:
    • Se puede llegar a la intoxicación etílica, que puede provocar un coma e incluso la muerte.
    • Favorece conductas de riesgo, ya que el alcohol desinhibe y, además, provoca una falsa sensación de seguridad. Por ello, está relacionado con accidentes de tráfico y laborales o con prácticas sexuales de riesgo que pueden llevar a contraer enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.
    Viajar en un vehículo cuyo conductor ha bebido
    Según el Observatorio Español sobre Drogas, uno de cada diez estudiantes de 14 y 18 años ha conducido vehículos bajo los efectos del alcohol, y dos de cada diez han sido pasajeros de un vehículo cuyo conductor había bebido alcohol.

    Intoxicaciones etílicas en menores
    Las intoxicaciones etílicas en menores durante los fines de semana han aumentado en los últimos años. Según un estudio de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas, el 48,6 % de los menores de 12 a 18 años atendidos por intoxicación en urgencias hospitalarias, habían consumido alcohol y/o drogas ilegales. El 67,1% de ellos acudió entre las 20 h del viernes a las 9h del lunes. El 92,9% había consumido alcohol (un 10% de éstos consumieron además drogas ilegales) y el 7,1% restante consumió únicamente drogas ilegales.
    A LARGO PLAZO (efectos crónicos)
    El consumo excesivo de alcohol puede provocar importantes problemas de salud, conflictos familiares y sociales. Estos efectos pueden presentarse incluso en el caso de personas que no hayan desarrollado una dependencia y, por tanto, no sean consideradas alcohólicas. Destacan los siguientes:
    • Hipertensión arterial
    • Alteraciones del sueño
    • Gastritis
    • Agresividad
    • Úlcera gastroduodenal
    • Depresión
    • Cirrosis hepática
    • Disfunciones sexuales
    • Cardiopatías
    • Deterioro cognitivo
    • Encefalopatías
    • Demencia
    • Cáncer
    • Psicosis

    El alcohol afecta a todo el mundo. Cuando una persona bebe, el alcohol es absorbido directamente a través de la pared del estómago y los intestinos hacia el flujo sanguíneo, donde se distribuye al resto del cuerpo.

    El alcohol cambia la función de cada célula en la que ingresa, aunque existe cierta cantidad que puede ser desintoxicada con el paso del tiempo. Sin embargo, el exceso puede generar enfermedades del hígado y afectar el cerebro, el corazón, los músculos y otros tejidos.

    Cuando el hígado lidia con demasiado alcohol, las funciones normales pueden verse interrumpidas debido a un desbalance químico. Si el hígado necesita desintoxicarse de alcohol constantemente, sus células pueden destruirse o alterarse, generando depósitos de grasa o, en casos más serios, hepatitis alcohólica, cirrosis o incluso cáncer de hígado.

    No, es la cantidad de alcohol que incluye una bebida lo que importa, no el tipo de bebida. Beber alcohol todos los días, con más de 4 bebidas a la vez, puede ser dañino para tu hígado. Por ejemplo, una bebida equivale a:

    • 340 ml de cerveza
    • 142 ml de vino
    • 86 ml de jerez u oporto
    • 43 ml de licor o aguardiente

    Cada uno de estos casos tiene el mismo efecto en el hígado sin importar si se toma solo o diluido. Por otro lado, si tienes enfermedades del hígado, la alternativa más segura es no beber.

    Más de tres cuartas partes de la célula de tu hígado habrían dejado de funcionar antes de que te des cuenta del daño en tu hígado. Es importante consultar a tu médico y ser honesto sobre el consumo del alcohol. A través de check ups constantes y exámenes de sangre, tu médico puede detectar síntomas tempranos de enfermedades del hígado.

    Si el hígado no está realizando bien sus funciones, el resto del cuerpo lo notará rápidamente debido a la falta de nutrientes y el exceso de desperdicios presentes. Algunos síntomas y complicaciones incluyen: