los actos de habla con ejemplos

Algunas de las causas más comunes son las siguientes:

SI los glóbulos rojos se destruyen antes de tiempo, sin cumplir la función por la que han sido designados, nos encontramos con la bilirrubina alta y un exceso del colesterol “malo”. Si quieres saber más sobre los hematíes y la anemia, pincha aquí para descubrir sus causas y síntomas.

Este trastorno es heredado, y consiste en una deficiencia de enzimas en el hígado para procesar la bilirrubina. También puede surgir en periodos de estrés o mala salud en adultos y niños.

Esta enfermedad, también hereditaria, es un tipo de ictericia que causa daños cerebrales a los recién nacidos durante el embarazo.

La bilirrubina directa ya se forma en el hígado, por lo que las causas de su aumento se relacionan con problemas hepáticos, así como enfermedades en la vesícula o en el páncreas.

El hígado se inflama al no eliminarse las toxinas de forma adecuada y daña a las células, que se degradan convirtiéndose en bilirrubina antes de tiempo.

Esta obstrucción se produce por algunos tipos de tumores, como el cáncer de páncreas, o los cálculos biliares y evita que pueda eliminarse la bilirrubina correctamente.

No suele ser común los casos de bilirrubina alta por cirrosis, ya que sólo aparece tarde. Aun así, puede causar un daño importante. La cirrosis surge normalmente por un exceso de consumo de alcohol que provoca que las células del hígado se sustituyan con tejido cicatricial.

Esta enfermedad es heredada, así que debe diagnosticarse en la infancia. Consiste en un cambio de color en el hígado por la acumulación de pigmentos. Su principal síntoma es la ictericia. Si quieres saber más causas de bilirrubina alta pincha aquí para ver este vídeo.

Aunque la bilirrubina alta se produce por diversos motivos, y primero hay que encontrar la causa, hay ciertos síntomas comunes que pueden ser señal de este aumento de bilirrubina. Aun así, es importante hacer un análisis de sangre para comprobar los niveles de este pigmento.

También hay que tener en cuenta que es normal que los recién nacidos tengan la bilirrubina alta, pero que es conveniente un buen examen y control, ya que puede ser muy grave si no se trata en estos casos.

Los síntomas más comunes, sin tener en cuenta la causa, son los siguientes:

  • Color oscuro de la orina
  • Heces pálidas
  • Cambio del tono en la piel o los ojos (ictericia)

La bilirrubina alta suele producirse por un problema del hígado por lo que, si además de los síntomas anteriores, presentas alguno de los siguientes, es aconsejable acudir al médico inmediatamente por sus consecuencias:

  • Problemas de digestión
  • Hinchazón del abdomen
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Mal aliento
  • Lengua con manchas
  • Dificultad para concentrarse

  • Problemas de memoria
  • Fiebre
  • Sudoración
  • Urticaria
  • Dolor de cabeza frecuente
  • Fatiga
  • Problemas para tolerar el alcohol

Al ser otra de las causas más comunes por los que aumentan los niveles de bilirrubina, también es importante destacar los síntomas que indican problemas en la vesícula:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Vómitos
  • Problemas de digestión
  • Náuseas
  • Dolor abdominal que puede desplazarse al hombro derecho

La pancreatitis también suele relacionarse con la bilirrubina alta, por lo que hay que saber sus sus síntomas más comunes:

  • Dolor abdominal superior que puede irradiarse a la espalda y ser peor tras comer
  • Dolor en la zona baja del abdomen
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Sensibilidad extrema al tocar el abdomen

En general, un tratamiento para la bilirrubina alta debe tratar la resistencia del hígado, ya que suele producirse por algún trastorno hepático, aunque todo depende de qué haya causado el aumento del pigmento.

Por ejemplo, una obstrucción se solucionará por vía quirúrgica. La hiperbilirrubinemia también suele tratarse con medicamentos como la colestiramina. Aun así, hay una serie de consejos o remedios caseros que puedes seguir fácilmente para bajar la bilirrubina:

La hidratación es imprescindible para que el hígado pueda eliminar correctamente todas las toxinas. Tienes que beber al menos dos litros al día.

Además de hidratar, estas hierbas ayudan al hígado a cumplir su función. Puedes probar con infusiones de diente de león, alcachofa, verbena o cardo mariano.

Vegetales como la alcachofa, el brócoli y las espinacas, así como frutas como el pomelo y el limón, son muy buenas para depurarnos por dentro. Puedes probar a consumirlos en forma de zumos depurativos.

El exceso del alcohol afecta notablemente al hígado y, además, es una de las causas más comunes por las que surge el hígado graso.

Las grasas saturadas, el azúcar o la harina procesada fomentan la obstrucción de las vías y no ayudan a eliminar toxinas. También evita los embutidos, los huevos y los lácteos y derivados.

Un mínimo de veinte minutos diarios de ejercicio es bueno para la salud en general, pero también ayuda a controlar los niveles de bilirrubina.

Como comentamos anteriormente, el exceso de alcohol puede producir un hígado graso. Esta patología es benigna y puede solucionarse reduciendo la grasa en el hígado. El órgano aumenta su tamaño al almacenar grasa de más, lo que además fomenta la aparición de lípidos.

Uno de sus síntomas puede ser la ictericia, por lo que está relacionado con la bilirrubina alta. Además, produce un malestar general y pérdida de peso. En general, los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Fatiga
  • Sensación de pesadez
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Malestar general
  • Pérdida de peso
  • Ictericia
  • Retención de líquidos

Hay que tratar el hígado graso, ya que puede derivar en una inflamación del hígado y hasta en cirrosis o cáncer. Por eso es conveniente seguir los consejos dados anteriormente, ya que ayudan a depurar el hígado y evitar que adquiera esta patología.

Si te gustó este artículo sobre bilirrubina alta, no te pierdas tampoco:

¡Pierde peso analizando tu caso de forma personal!

actos accidentales para iva

Otros de los mecanismos propuestos, que explica la glositis, es la existencia de una perturbación en la absorción de los nutrientes (hierro, vitamina B12 y ácido fólico), que conlleva a una alteración del trofismo de la lengua, presentando alteraciones en su tamaño, movilidad, color, textura y atrofia de las papilas. 53,54

En la colitis ulcerativa idiopática, la glositis se debe a la existencia de una respuesta inmunológica exagerada y descontrolada.

Glositis en el esprue tropical:

La glositis también se puede observar en pacientes con esprue tropical, la cual se presenta una vez aparecida la esteatorrea (pérdida de grasa en la materia fecal). La lengua se aprecia hinchada y enrojecida en su punta y los márgenes laterales, constituyendo las primeras alteraciones, que se acompaña en algunos casos de pequeñas úlceras dolorosas localizadas en el dorso de la lengua.

La desaparición de las papilas filiformes y fungiformes va seguida de atrofia de la lengua, su alisamiento y enrojecimiento. 45

Fue descrita por el médico inglés William Hunter (1861-1937). Se presenta en pacientes con antecedentes de gastrectomía total, donde se observa una lengua de color rojo y lisa, que se acompaña de otros síntomas posgrastrectomía. En estos pacientes, la glositis obedece a una pérdida de la producción y liberación del factor intrínseco por las células parietales, lo que dificulta la absorción de vitamina B12 y conlleva a la aparición de anemia megaloblástica. La glositis representa el 17 % de los desórdenes digestivos que sufren estos pacientes, entre otros síntomas, como anemia, hipersensibilidad, pérdida de peso y ataxia. 55

Es un hallazgo clínico con escaso significado patológico. La superficie de la lengua presenta un color blanco o amarillento, de variada intensidad, ocasionado por el acúmulo de bacterias y pequeñas partículas alimentarias; el epitelio se muestra queratinizado y hay descamado de las papilas filiformes, algunas con discreta elongación. El grosor de la saburra varía en las diferentes personas y durante diversos períodos del día; por ejemplo, al levantarse por las mañanas se observa un aumento del espesor debido a que durante el sueño la producción de saliva, la deglución y el mecanismo de autolimpieza bucal se encuentran disminuidos, lo cual favorece el acúmulo de saburra en la superficie de la lengua. El dorso de la lengua aparece de color blancuzco o amarillento, y a menudo se acompaña de halitosis y mal sabor en la boca. Este tipo de lengua se observa en pacientes con síndrome dispéptico, gastritis crónicas con hipoclorhidria, síndrome pilórico, constipación crónica y el síndrome de intestino irritable (fig. 2). 48,56,57

Lengua descamada o inflamación lingual

Se aprecia en pacientes con gastroenteritis agudas de etiologías diversas; por ejemplo, en la infección por Salmonella typhi (fiebre tifoidea) y Shigella (shigelosis), la lengua se torna lisa, carnosa (rojo irritado) con prominencia marcada de las papilas fungiformes, lo cual obedece al propio proceso infeccioso. 58

Lengua geográfica, glositis migratoria benigna o glositis exfoliativa

Se aprecian placas de color rojo, lisas, brillantes, con un epitelio adelgazado, las cuales no llegan a ulcerarse, sin papilas filiformes y en las que se destacan las papilas fungiformes; limitadas por una queratosis circundante sobreelevada de color blanco-amarillento. Estas placas son de forma romboidal o circular, variables con el tiempo, y recuerdan mapas heterogéneos (fig. 3).

Su etiología es desconocida, de carácter benigno y de fácil diagnóstico. Se observa con gran frecuencia en pacientes con gastroenteritis crónica y enfermedades hepatobiliares.

Clínicamente, la lesión puede ser asintomática, aunque algunos pacientes refieren ardor o hipersensibilidad de la lengua, de intensidad variable, al ingerir comidas saladas, condimentadas, bebidas alcohólicas o fumar. 57,59-61

Lengua seca

Se presenta en pacientes con síndrome diarreico agudo y deshidratación, en los cuales la lengua adquiere aspecto de estar tostada, pegajosa. Comienza en el centro y se extiende a toda la superficie en los extremos. 62

En pacientes con úlceras gastroduodenales se ha descrito la presencia de pequeñas lesiones erosivas o ulceradas de forma ovalada y color rojo, situadas en la parte posterior de la línea media de la lengua, que se deben a la desaparición de las papilas queratinizadas y es conocida como apapilosis areata (Henning). 63

Este tipo de lesiones es rara en la lengua de pacientes con enfermedad de Crohn, y cuando se observan, adoptan formas alargadas, pequeñas, de aspecto aftoide que al cicatrizar, dan aspecto de empedrado a la lengua.

Histológicamente la imagen de empedrado de la lengua se debe al proceso inflamatorio crónico mantenido y a la formación de granulomas. Generalmente esta lesión es asintomática y no guarda relación con la actividad y localización de la inflamación intestinal. La imagen que presenta la lengua, en estos casos, debe ser diferenciada de los granulomas producidos por el uso continuado de prótesis dental. 30,34

Se presenta en pacientes con afecciones hepatobiliopancreáticas, donde existe alteración de la conjugación y la excreción intrahepática y extrahepática de la bilirrubina.

Dentro de las enfermedades hepáticas se destacan las infecciones agudas por virus de las hepatitis A, B, C, D, E y G, las hepatitis medicamentosas agudas, las hepatitis crónicas (virus B, C y D) y enfermedades hepáticas crónicas descompensadas, que desarrollan un cuadro ictérico intenso o de tipo colestásico (prurito, acolia y coluria), originado por una insuficiencia hepática marcada. 64,65

El color amarrillo-verdoso de la lengua se localiza preferentemente al nivel de la cara inferior de esta.

Lengua de color rojo

En pacientes con cirrosis hepática descompensada, de etiología variada, y acompañada de fetor oral típico, la lengua se torna lisa, brillante, como barnizada. 66 Esta imagen de lengua también se observa en los estados de malabsorción intestinal de las vitamina del complejo B, como describiremos a continuación.

Déficit de vitamina B1 o tiamina: la mucosa bucal y la lengua se tornan de color rojo pálido, mustio, acompañado de atrofia de las papilas filiformes, lo cual permite observar las papilas fungiformes y la superficie de la lengua adquiere un aspecto granuloso. Se describe un aumento de la hipersensibilidad bucal, la aparición de vesículas pequeñas que simulan herpes en la mucosa vestibular, debajo de la lengua o en el paladar, y erosión de la mucosa bucal.

Se señala que la tiamina es esencial para el metabolismo bacteriano y de los carbohidratos y que el déficit de vitamina B1 disminuye la actividad de la flora bucal y, en consecuencia, la defensa bucal se encuentra disminuida. 67

Déficit de vitamina B2 o riboflavina: la lengua se torna de un color purpurino azulado o cianótico (lengua de color purpurio o magenta). Esta alteración manifiesta la atrofia de la mucosa lingual, con papilas fungiformes tumefactas y se acompaña de inflamación en la comisura labial, lo que depende de la intensidad de la deficiencia. En carencias graves, el dorso de la lengua es plano, de superficie seca y, con frecuencia, fisurado. 68

Déficit de ácido nicotínico: las lesiones de la lengua pueden aparecer antes de presentarse las manifestaciones típicas de la piel. La lengua se muestra de color rojo intenso con atrofia completa de las papilas filiformes y fungiformes, acompañadas de ulceraciones dolorosas y superficiales a lo largo de todo el borde de la lengua, tumefacta y con descamación epitelial. 69

Déficit de vitamina B12 y ácido fólico: la carencias de ambas vitaminas se manifiesta en la lengua; su déficit se presenta en determinadas enfermedades digestivas que cursan clínicamente con un síndrome de malabsorción intestinal, como ocurre, por ejemplo, en operados gástricos, en el sobrecrecimiento bacteriano intestinal, el síndrome de asa ciega o en enfermedades o extirpación quirúrgica del íleon terminal, entre otras. En estos casos la lengua adquiere un color rojo brillante, lisa, que se acompaña de atrofia de las papilas, por lo cual se le denomina lengua depapilada. 70

Al abordar las características semiológicas de las alteraciones de la lengua en relación con las enfermedades digestivas, describimos que muchas de ellas se caracterizaban por una hipertrofia o elongación de las papilas, acompañadas de disminución de tamaño y atrofias de otras. Por ejemplo, cuando existe una atrofia marcada de las papilas filiformes estas permiten ver las fungiformes, y la lengua puede tornarse granulosa o tener un aspecto liso cuando desaparecen ambas (fig. 4).

Fig. 4. Alteraciones de las papilas en pacientes con malabsorción intestinal.

La atrofia de las papilas puede ser un proceso reversible si su causa es remediable. La regeneración de las papilas fungiformes ocurre antes que la de las filiformes, tal como se observa en los pacientes con síndrome de malabsorción bajo tratamiento. Si la atrofia es intensa o prolongada, esta se torna irreversible. 71

Las alteraciones de la vascularización de la lengua asociadas con enfermedades del aparato digestivo son raras. Se reporta la presencia de várices en la base de la lengua asociadas con hepatopatías crónicas con hipertensión portal de etiología diversa, aunque aún no se reconoce la existencia de una conexión entre las venas linguales y las venas que forman parte de la circulación portal.

Al examinar la base de la lengua se observan pequeñas dilataciones, tortuosas, finas o gruesas, de color violáceos, preferentemente hacia el lado izquierdo (fig. 5). 72,73

Fig. 5. Várices de base de la lengua en paciente con hepatopatía crónica.

En los pacientes con hipertensión portal y expectoración con sangre, se debe considerar la existencia de várices en la base de la lengua.

Son inflamaciones agudas o crónicas del labio, acompañadas de tumefacción, dolor, fisura y costras blancas, amarillas o negruzcas. En pacientes con síndrome de malabsorción intestinal y anemia importante por déficit de hierro, se le denomina queilitis eritematofisural. En los pacientes con déficit marcado de zinc la queilitis se presenta acompañada de dermatitis perioral conocida como acrodermatitis enteropática. Este tipo de lesión también puede aparecer en pacientes con colitis ulcerativa idiopática o en la enfermedad de Crohn, conocida en esta última como queilitis granulomatosa, dada la presencia de granulomas no caseosos en el tejido. 74-77

Es la inflamación de los labios relacionada con déficit importante de las vitaminas B2 y B6 o de hierro. Generalmente se presenta acompañada de glositis y estomatitis descamativa.

explicacion del mandamiento no cometer actos impuros

La desaparición de las papilas filiformes y fungiformes va seguida de atrofia de la lengua, su alisamiento y enrojecimiento. 45

Fue descrita por el médico inglés William Hunter (1861-1937). Se presenta en pacientes con antecedentes de gastrectomía total, donde se observa una lengua de color rojo y lisa, que se acompaña de otros síntomas posgrastrectomía. En estos pacientes, la glositis obedece a una pérdida de la producción y liberación del factor intrínseco por las células parietales, lo que dificulta la absorción de vitamina B12 y conlleva a la aparición de anemia megaloblástica. La glositis representa el 17 % de los desórdenes digestivos que sufren estos pacientes, entre otros síntomas, como anemia, hipersensibilidad, pérdida de peso y ataxia. 55

Es un hallazgo clínico con escaso significado patológico. La superficie de la lengua presenta un color blanco o amarillento, de variada intensidad, ocasionado por el acúmulo de bacterias y pequeñas partículas alimentarias; el epitelio se muestra queratinizado y hay descamado de las papilas filiformes, algunas con discreta elongación. El grosor de la saburra varía en las diferentes personas y durante diversos períodos del día; por ejemplo, al levantarse por las mañanas se observa un aumento del espesor debido a que durante el sueño la producción de saliva, la deglución y el mecanismo de autolimpieza bucal se encuentran disminuidos, lo cual favorece el acúmulo de saburra en la superficie de la lengua. El dorso de la lengua aparece de color blancuzco o amarillento, y a menudo se acompaña de halitosis y mal sabor en la boca. Este tipo de lengua se observa en pacientes con síndrome dispéptico, gastritis crónicas con hipoclorhidria, síndrome pilórico, constipación crónica y el síndrome de intestino irritable (fig. 2). 48,56,57

Lengua descamada o inflamación lingual

Se aprecia en pacientes con gastroenteritis agudas de etiologías diversas; por ejemplo, en la infección por Salmonella typhi (fiebre tifoidea) y Shigella (shigelosis), la lengua se torna lisa, carnosa (rojo irritado) con prominencia marcada de las papilas fungiformes, lo cual obedece al propio proceso infeccioso. 58

Lengua geográfica, glositis migratoria benigna o glositis exfoliativa

Se aprecian placas de color rojo, lisas, brillantes, con un epitelio adelgazado, las cuales no llegan a ulcerarse, sin papilas filiformes y en las que se destacan las papilas fungiformes; limitadas por una queratosis circundante sobreelevada de color blanco-amarillento. Estas placas son de forma romboidal o circular, variables con el tiempo, y recuerdan mapas heterogéneos (fig. 3).

Su etiología es desconocida, de carácter benigno y de fácil diagnóstico. Se observa con gran frecuencia en pacientes con gastroenteritis crónica y enfermedades hepatobiliares.

Clínicamente, la lesión puede ser asintomática, aunque algunos pacientes refieren ardor o hipersensibilidad de la lengua, de intensidad variable, al ingerir comidas saladas, condimentadas, bebidas alcohólicas o fumar. 57,59-61

Lengua seca

Se presenta en pacientes con síndrome diarreico agudo y deshidratación, en los cuales la lengua adquiere aspecto de estar tostada, pegajosa. Comienza en el centro y se extiende a toda la superficie en los extremos. 62

En pacientes con úlceras gastroduodenales se ha descrito la presencia de pequeñas lesiones erosivas o ulceradas de forma ovalada y color rojo, situadas en la parte posterior de la línea media de la lengua, que se deben a la desaparición de las papilas queratinizadas y es conocida como apapilosis areata (Henning). 63

Este tipo de lesiones es rara en la lengua de pacientes con enfermedad de Crohn, y cuando se observan, adoptan formas alargadas, pequeñas, de aspecto aftoide que al cicatrizar, dan aspecto de empedrado a la lengua.

Histológicamente la imagen de empedrado de la lengua se debe al proceso inflamatorio crónico mantenido y a la formación de granulomas. Generalmente esta lesión es asintomática y no guarda relación con la actividad y localización de la inflamación intestinal. La imagen que presenta la lengua, en estos casos, debe ser diferenciada de los granulomas producidos por el uso continuado de prótesis dental. 30,34

Se presenta en pacientes con afecciones hepatobiliopancreáticas, donde existe alteración de la conjugación y la excreción intrahepática y extrahepática de la bilirrubina.

Dentro de las enfermedades hepáticas se destacan las infecciones agudas por virus de las hepatitis A, B, C, D, E y G, las hepatitis medicamentosas agudas, las hepatitis crónicas (virus B, C y D) y enfermedades hepáticas crónicas descompensadas, que desarrollan un cuadro ictérico intenso o de tipo colestásico (prurito, acolia y coluria), originado por una insuficiencia hepática marcada. 64,65

El color amarrillo-verdoso de la lengua se localiza preferentemente al nivel de la cara inferior de esta.

Lengua de color rojo

En pacientes con cirrosis hepática descompensada, de etiología variada, y acompañada de fetor oral típico, la lengua se torna lisa, brillante, como barnizada. 66 Esta imagen de lengua también se observa en los estados de malabsorción intestinal de las vitamina del complejo B, como describiremos a continuación.

Déficit de vitamina B1 o tiamina: la mucosa bucal y la lengua se tornan de color rojo pálido, mustio, acompañado de atrofia de las papilas filiformes, lo cual permite observar las papilas fungiformes y la superficie de la lengua adquiere un aspecto granuloso. Se describe un aumento de la hipersensibilidad bucal, la aparición de vesículas pequeñas que simulan herpes en la mucosa vestibular, debajo de la lengua o en el paladar, y erosión de la mucosa bucal.

Se señala que la tiamina es esencial para el metabolismo bacteriano y de los carbohidratos y que el déficit de vitamina B1 disminuye la actividad de la flora bucal y, en consecuencia, la defensa bucal se encuentra disminuida. 67

Déficit de vitamina B2 o riboflavina: la lengua se torna de un color purpurino azulado o cianótico (lengua de color purpurio o magenta). Esta alteración manifiesta la atrofia de la mucosa lingual, con papilas fungiformes tumefactas y se acompaña de inflamación en la comisura labial, lo que depende de la intensidad de la deficiencia. En carencias graves, el dorso de la lengua es plano, de superficie seca y, con frecuencia, fisurado. 68

Déficit de ácido nicotínico: las lesiones de la lengua pueden aparecer antes de presentarse las manifestaciones típicas de la piel. La lengua se muestra de color rojo intenso con atrofia completa de las papilas filiformes y fungiformes, acompañadas de ulceraciones dolorosas y superficiales a lo largo de todo el borde de la lengua, tumefacta y con descamación epitelial. 69

Déficit de vitamina B12 y ácido fólico: la carencias de ambas vitaminas se manifiesta en la lengua; su déficit se presenta en determinadas enfermedades digestivas que cursan clínicamente con un síndrome de malabsorción intestinal, como ocurre, por ejemplo, en operados gástricos, en el sobrecrecimiento bacteriano intestinal, el síndrome de asa ciega o en enfermedades o extirpación quirúrgica del íleon terminal, entre otras. En estos casos la lengua adquiere un color rojo brillante, lisa, que se acompaña de atrofia de las papilas, por lo cual se le denomina lengua depapilada. 70

Al abordar las características semiológicas de las alteraciones de la lengua en relación con las enfermedades digestivas, describimos que muchas de ellas se caracterizaban por una hipertrofia o elongación de las papilas, acompañadas de disminución de tamaño y atrofias de otras. Por ejemplo, cuando existe una atrofia marcada de las papilas filiformes estas permiten ver las fungiformes, y la lengua puede tornarse granulosa o tener un aspecto liso cuando desaparecen ambas (fig. 4).

Fig. 4. Alteraciones de las papilas en pacientes con malabsorción intestinal.

La atrofia de las papilas puede ser un proceso reversible si su causa es remediable. La regeneración de las papilas fungiformes ocurre antes que la de las filiformes, tal como se observa en los pacientes con síndrome de malabsorción bajo tratamiento. Si la atrofia es intensa o prolongada, esta se torna irreversible. 71

Las alteraciones de la vascularización de la lengua asociadas con enfermedades del aparato digestivo son raras. Se reporta la presencia de várices en la base de la lengua asociadas con hepatopatías crónicas con hipertensión portal de etiología diversa, aunque aún no se reconoce la existencia de una conexión entre las venas linguales y las venas que forman parte de la circulación portal.

Al examinar la base de la lengua se observan pequeñas dilataciones, tortuosas, finas o gruesas, de color violáceos, preferentemente hacia el lado izquierdo (fig. 5). 72,73

Fig. 5. Várices de base de la lengua en paciente con hepatopatía crónica.

En los pacientes con hipertensión portal y expectoración con sangre, se debe considerar la existencia de várices en la base de la lengua.

Son inflamaciones agudas o crónicas del labio, acompañadas de tumefacción, dolor, fisura y costras blancas, amarillas o negruzcas. En pacientes con síndrome de malabsorción intestinal y anemia importante por déficit de hierro, se le denomina queilitis eritematofisural. En los pacientes con déficit marcado de zinc la queilitis se presenta acompañada de dermatitis perioral conocida como acrodermatitis enteropática. Este tipo de lesión también puede aparecer en pacientes con colitis ulcerativa idiopática o en la enfermedad de Crohn, conocida en esta última como queilitis granulomatosa, dada la presencia de granulomas no caseosos en el tejido. 74-77

Es la inflamación de los labios relacionada con déficit importante de las vitaminas B2 y B6 o de hierro. Generalmente se presenta acompañada de glositis y estomatitis descamativa.

En el déficit de vitamina B 2 la lesión más importante que se presenta es la queilosis angular; suele ser el signo más temprano y característico de la carencia de dicha vitamina. Se caracteriza por inflamación de las comisuras labiales, erosión, ulceración, formación de fisuras y áreas pálidas alrededor de las dos comisuras, con tendencia al agrietamiento e infección secundaria. 78,79

Síndrome de Peutz-Jegher

vacantes docentes actos publicos

Visita al doctor si notas que las áreas mencionadas se tornan amarillentas.

Cambios en el color de la orina

Si te das cuenta de que la orina toma un color más oscuro de lo normal, así como anaranjada, ámbar o café, puede ser un signo de daños en el hígado.

Sin embargo, la orina oscura puede ser causada por otros varios factores, como efectos secundarios de antibióticos, una infección al tracto urinario, tomar suplementos de vitamina B, deficiencias enzimáticas, deshidratación y problemas a los riñones.

Cuando el hígado no es capaz de eliminar bilirrubina a través de los riñones, el color de la orina cambia.

Consulta inmediatamente a un doctor si notas que la apariencia de tu orina se vuelve oscura.

Cambios en el área abdominal

Otro signo de daños al hígado es cuando sientes cambios en el abdomen, por ejemplo, hinchazón. Médicamente, estos síntomas se relacionan con un problema llamado “ascitis”.

La ascitis es una acumulación de fluido en la cavidad abdominal, la cual sucede debido a una enfermedad avanzada del hígado o cirrosis. También puede ser causada por otros desórdenes que no corresponden al hígado.

Si sientes algunos cambios en el abdomen, lo mas recomendable que puedes hacer es consultar al doctor.

Como ayudar al hígado?

– Beber diariamente infusiones de: romero, boldo, ajenjo, ruda (las últimas 2 en pequeñas cantidades). Idealmente 3 veces al día 1 hora antes o después de las comidas. Recomendamos especialmente el romero.

– Bebe mucha agua. Mínimo 1 litro al día.

– Evita la comida chatarra, las bebidas gaseosas, los productos lácteos y el azúcar blanca refinada. Lo peor para el hígado son las frituras.

– Consume alimentos ricos en vitamina C: limón, cúrcuma, betarraga (remolacha), paltas (aguacates), brócoli.

– Evita el alcohol y los cigarrillos.

– Consume menos proteína animal y sal. Preferir carnes blancas (Pavo, pescado, etc.)

– Hacer ejercicio, correr, caminar, nadar, etc.

Una insuficiencia hepática crónica -aunque sea asintomática e incluso aparezcan valores correctos en las analíticas- puede provocar importantes alteraciones en casi todo el cuerpo sin que los médicos se den cuenta de que esos síntomas sin aparente relación pueden deberse a una misma causa. José María Cardesín, experto en Medicina Tradicional China, afirma de hecho que puede ser el origen de taquicardias, hipotensión, mareos, disnea de esfuerzo, falta de concentración, pérdida de memoria, alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, depresión, migrañas, caída del cabello, alteraciones de la visión, piernas pesadas, varices, hemorroides, hernia de hiato, úlcera gástrica, acidez, anemia, cansancio, osteoporosis, intoxicación celular y cáncer. Y que por tanto muchas veces carece de sentido tratar esos síntomas aisladamente. Nos lo explica en el siguiente artículo.

Para la Medicina Tradicional China existen en el cuerpo cinco sistemas cuyas alteraciones serían las responsables de prácticamente todas las enfermedades que padece el ser humano. Es decir, según sus postulados cualquier tipo de patología se genera por la anomalía de uno de esos cinco sistemas. Cada uno de los cuales comanda determinadas partes del cuerpo provocando alteraciones que, desde el punto de vista convencional de la medicina alopática, guardan poca o ninguna relación entre sí. Ello implica pues, para el concepto oriental, que la causa o etiología real de muchas enfermedades es la misma y, directa o indirectamente, procede de un único sistema alterado.
Esos cinco sistemas son:

a) El hepático.
b) El digestivo (comprende estómago, bazo y páncreas).
c) El cardiocirculatorio.
d) El respiratorio y excretor (comprende pulmón y colon).
e) El renal (comprende el aparato urogenital).

En suma, para la Medicina Tradicional China cuando cualquiera de esos sistemas resulta afectado se producen diversos síntomas que no parecen tener relación entre ellos y, por tanto, en la Medicina convencional o alopática son tratados normalmente por diferentes especialistas. Para los médicos orientales, sin embargo, la causa primera de todos esos síntomas es común y la solución, si la hay, es única.

Con el tiempo y la cronicidad esos 5 sistemas -cada uno de los cuales provoca diferentes “enfermedades”- se afectan entre ellos y la alteración de uno acaba alterando a otro y luego a otro… y así sucesivamente complicando el cuadro inicial hasta llegar a las enfermedades degenerativas y de difícil tratamiento pues la posible curación pasa ya por recuperar todos los sistemas afectados. Y contemplando siempre la relación entre los mismos.

Por otra parte, cada uno de esos sistemas se corresponde con sus propios tejidos secundarios, órganos sensitivos, coloración alterada de la piel, reacciones psíquicas o emocionales, tolerancia a ciertos sabores, actitudes posturales, etc.

Pues bien, voy a exponer en este artículo parte de los procesos que puede desencadenar una insuficiencia hepática crónica -aunque sea asintomática a nivel local e incluso se presenten valores correctos en las analíticas- ya que –admitiendo ese punto de vista- puede ser la causa de toda una serie de importantes alteraciones a muy diversos niveles.

Comenzaré diciendo que hace ya años, gracias a la práctica clínica, tomamos conciencia un día en consulta de la gran cantidad de pacientes que sufrían litiasis biliar (es decir, arenilla o piedras en la vesícula) por lo que decidimos desarrollar un método de drenaje que limpiara la vesícula de arenillas y fangos de pequeño tamaño que son los más corrientes. Lo logramos pero, para nuestra sorpresa, comprobamos que al poco tiempo ¡reaparecían! Al principio pensamos en depósitos procedentes del colédoco pero luego nos dimos cuenta de que procedían del hígado y que es en él donde realmente se fabrican las litiasis “biliares” por filtración de parte de la sangre venosa que asciende por el sistema porta. Y es que a pacientes operados de vesícula biliar les habíamos encontrado abundante arenilla en las heces cuando años más tarde de la operación se les drenó el sistema hepático. Y eso significaba que estaban retenidas en algún lugar. Evidentemente en el hígado porque carecían de vesícula.

¿Qué efectos causa esa arenilla en el hígado? Pues una insuficiencia hepática crónica, casi siempre sin síntomas hepáticos pero que produce frecuentemente su inflamación. ¿Y qué causas pueden afectar al hígado y, por tanto, agravar dicha insuficiencia? El consumo excesivo de grasas, alcohol y tabaco, las medicaciones agresivas, la ingesta de tóxicos… Y en cuanto a la alimentación se refiere determinados parásitos que al formar colonias en intestino e hígado ensucian el órgano afectado. Sin olvidar los nervios, el estrés, los disgustos y todas las emociones que propician un estado de irritabilidad o ira ya que trastornan el sistema hepático. Recordemos que la ira es consustancial al hígado según la Medicina Tradicional China; basta en ese sentido recordar la violencia que se genera en los alcohólicos y en los enfermos hepáticos crónicos. Agregaremos que también pueden afectarle negativamente los esfuerzos musculares desacostumbrados o excesivos pues el hígado rige la musculatura y los tendones y es un reservorio de glucógeno, alimento de estas estructuras.

EL SÍNDROME HEPÁTICO Y SUS CONCOMITANCIAS

En el caso de inflamación hepática -hecho muy frecuente y crónico con habituales altibajos según la intensidad del elemento desencadenante- se produce una estenosis (estrechamiento) del sistema porta con una reducción del flujo ascendente de sangre venosa. Y ello crea un desequilibrio entre la cantidad de sangre existente en las zonas superior e inferior del cuerpo. Es decir, la sangre se acumula en la parte inferior habiendo menos en la mitad superior. Déficit de sangre que puede ser la causa de muy diversas patologías que los médicos convencionales no relacionan con ese hecho. Es el caso de numerosos cuadros de:

Taquicardias e Hipotensión

La reducción del caudal sanguíneo en la parte superior del cuerpo puede producir a nivel cardíaco taquicardias ya que toda bomba se acelera cuando no dispone de suficiente fluido para bombear. Y si el corazón maneja menos sangre por las arterias fluirá también menos cantidad dando lugar a hipotensión.

Cuadros disneicos o asmáticos

Cuando llega menos sangre a los pulmones se pueden producir cuadros de insuficiencia respiratoria y asmáticos. Por tanto un insuficiente suministro de oxígeno al organismo causa síntomas que con frecuencia se confunden con una patología pulmonar.

Vértigos y mareos

Es obvio que si llega menor cantidad de sangre al cerebro puede producir vértigos, mareos e inestabilidad que en estos casos suele achacarse a la hipotensión sin considerar que ésta puede estar provocada por la inflamación hepática. De hecho, un mareo que conduce a una lipotimia (desmayo) no es más que un mecanismo de defensa del organismo que se da cuenta de que necesita estar en posición horizontal a fin de que la sangre pueda llegar de nuevo fácilmente al cerebro.

Pérdida de memoria y confusión mental

Un deficiente riego sanguíneo puede ser también causa de pérdida de memoria, confusión mental, disminución del rendimiento mental, posible caída de cabello y disminución temporal de la agudeza visual. Síntomas que en principio remiten al normalizarse el riego sanguíneo por regularización hepática.

Esta importante alteración, tomada como una afección cerebral de tipo psíquico y tratada normalmente a través del sistema nervioso, se pone de manifiesto en cuanto el cerebro deja de recibir la sangre que necesita. La hipovolemia cerebral produce una sensación de angustia, ansiedad, deseos de estar acostado (posición en la que el cerebro recibe más fácilmente el fluido sanguíneo), mareos, miedos y, en última instancia, desesperación. Pues bien, todo ello mejora notablemente al recuperarse el riego cerebral por normalización del flujo sanguíneo hepático ascendente.

Migrañas y cefaleas

El cuadro anterior está íntimamente relacionado con las migrañas y algunas cefaleas. Sólo que éstas se producen cuando el paciente mejora, su hígado se desinflama y la sangre sube rápidamente hacia la parte superior con mayor caudal produciendo el síndrome migrañoso, dolor pulsante en sienes y deseo de estar relajado en oscuridad y silencio. Obviamente, en cuanto el hígado se vuelve a inflamar remiten los síntomas de la migraña. La solución consiste pues en normalizar el hígado para que esos cambios de intensidad en el flujo sanguíneo ascendente no se produzcan.

Alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia y ataxia cerebelosa

Hace ya 30 años se planteó que en muchos casos –no en todos, por supuesto- enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer, el parkinson, la esclerosis múltiple, la epilepsia y la ataxia cerebelosa pueden deberse a una deficiente irrigación del cerebro. Y que puede ser así parece demostrarlo que cuando esa falta de sangre –y, por tanto, de oxígeno- se debe a una comprensión patológica del opérculo torácico que impide que la sangre circule adecuadamente por la arteria vertebral basta una sencilla operación quirúrgica que resuelva el problema y llegue de nuevo la sangre al cerebro para obtener mejorías espectaculares (lea en nuestra web –www.dsalud.com– los reportajes publicados al respecto en los números 21, 24 y 30). Pues bien, esa falta de riego sanguíneo cerebral puede deberseigualmente al problema hepático del que nos estamos ocupando y, por consiguiente, resolviendo éste mejorar también todas esas patologías.

Varices y hemorroides

¿Qué sucede, por otra parte, cuando la sangre se encuentra en mucha mayor cantidad en la mitad inferior del cuerpo, en el sistema venoso, siendo incapaz de subir al tórax por estar parcialmente retenida debido a la inflamación del sistema hepático? Pues que las venas se dilatan, se distienden y se producen varices y hemorroides. De hecho muchas personas con inflamación hepática tienen las piernas pesadas y lo achacan a que están mucho rato de pie cada día cuando la causa real es bien diferente.

Úlceras gástricas, anemia y amenorrea

• Los corticosteroides varían en su capacidad de atravesar la placenta. La prednisolona es en su mayoría (88%) inactivada a medida que atraviesa la placenta, mientras que la betametasona y la dexametasona cruzan fácilmente.
• A pesar de que los corticosteroides pueden causar anormalidades en el desarrollo fetal en animales, esto no ha sido demostrado en los seres humanos (por ejemplo, labio leporino y paladar hendido).
• La administración prolongada o repetida de corticosteroides durante el embarazo aumenta el riesgo de restricción del crecimiento intrauterino (RCIU). Un tratamiento a corto plazo no conlleva este riesgo.
• El riesgo teórico de la supresión suprarrenal en los recién nacidos después de la exposición prenatal a los corticosteroides no es clínicamente importante y se resuelve espontáneamente después del nacimiento.
• La prednisolona se excreta en pequeñas cantidades en la leche materna y es poco probable que cause efectos sistémicos en el lactante, a menos que la dosis sea superior a 40 mg al día. Por encima de esta dosis los niños deben ser supervisados ​​para la supresión suprarrenal. No se dispone de datos sobre otros corticosteroides.

Los corticosteroides afectan la gravedad y la presentación clínica de las infecciones, así como la susceptibilidad a ellas. Por ejemplo:

• Las infecciones oculares pueden exacerbarse (hongos y virus).
• El diagnóstico de una infección grave puede retrasarse (septicemia, tuberculosis).
• Los corticosteroides pueden activar o exacerbar las infecciones como tuberculosis, amebiasis, entre otras.
• Los corticosteroides predisponen a las infecciones por hongos en la enfermedad pulmonar crónica (aspergilosis pulmonar).
• Los corticosteroides tópicos probablemente predisponen a eccema herpético, aunque la asociación no es tan fuerte como a menudo se sugiere.
• Los pacientes tratados con corticosteroides deben evitar la exposición al sarampión y acudir al médico si se han estado expuestos. En estos casos se puede sumistrar la profilaxis con inmunoglobulina humana normal.

Los pacientes tratados con corticosteroides, sistémicos pero no tópicos, rectales o inhalados, o aquellos que los han utilizado por 3 meses y no son inmunes a la infección de varicela, corren el riesgo de padecer la varicela grave. La infección puede ser severa (neumonía fulminante, hepatitis y la coagulación intravascular diseminada, a menudo sin erupción prominente), por lo tanto:

• Los pacientes no inmunes expuestos por o dentro de 3 meses bajo tratamiento con corticosteroides deben recibir la inmunización pasiva con inmunoglobulina de varicela-zoster (dentro de los 3 días, y no más tarde de 10 días, tras la exposición).
• La varicela confirmada en estos pacientes justifica la remisión y el tratamiento urgente.

El tratamiento con corticosteroides es un importante factor de riesgo para la osteoporosis. Los consejos profilácticos y el tratamiento para prevenir la osteoporosis deben ser ofrecidos a:

• Cualquier paciente mayor de 65 años que esté tomando esteroides por 3 meses o más (cualquier dosis).
• Cualquier paciente menor de 65 años con fractura previa por fragilidad, que haya estado tomando esteroides durante 3 meses o más (cualquier dosis).

Todo paciente mayor de 65 años o que tenga una fractura significativa, que haya tomado corticosteroides intermitentes, debe someterse a una medición de la densidad mineral ósea.

Pueden ocurrir efectos secundarios sistémicos y locales, sobre todo con los esteroides de resistencia moderada. El énfasis debe estar en el uso apropiado para producir beneficios y reducir al mínimo los efectos secundarios.

• El tratamiento prolongado con dosis altas puede causar efectos sistémicos.
• La susceptibilidad a los efectos secundarios varía entre los individuos.
• Los esteroides intranasales son menos propensos a causar efectos secundarios sistémicos, que los esteroides inhalados.

Se identifican 5 áreas principales de preocupación:
• La supresión suprarrenal
• La osteoporosis y la reducción de la densidad mineral ósea
• La restricción del crecimiento en niños
• Cataratas
• Glaucoma

Algunos consejos para reducir los riesgos incluyen:
• Administrar la dosis más baja para controlar el asma y la rinitis.
• Vigilar la dosis y la duración del tratamiento, así como la fuerza de los esteroides.
• Monitorear la altura de los niños bajo tratamiento con esteroides de resistencia moderada.
• Tener en cuenta las precauciones ante una cirugía cuando los pacientes han estado influenciados por altas y prolongadas dosis de esteroides.

Las interacciones más importantes incluyen:
• El antagonismo de los antihipertensivos
• La exacerbación de los efectos secundarios gastrointestinales
• La mejora de los efectos anticoagulantes
• El antagonismo de los medicamentos para la diabetes
• La exacerbación de la hipopotasemia con digoxina, diuréticos, teofilinas y agonistas beta2.
• El deterioro de la respuesta inmune de las vacunas.

Una inyección de corticosteroides, también conocida terapia intra-articular, es la inyección directamente dentro de la articulación afectada. Este método permite a los médicos usar dosis altas de corticosteroides concisamente en el sitio de la inflamación. Al ser un procedimiento localizado, el resto del cuerpo se recibe una alta concentración del medicamento.

Ahora bien, un posible efecto secundario de las inyecciones es la infección en el lugar donde se hayan colocado, así como daño en el cartílago cuando se ponen inyecciones frecuentes en la misma articulación. Los médicos utilizan este tratamiento con moderación, tratando de limitar el número de inyecciones a una vez cada varios meses y solo cuando las demás opciones han fallado.

Cuando se utiliza un tratamiento de corticosteroides a corto plazo, frecuentemente se receta la prednisona a una dosis moderada y se reduce durante un período de una o dos semanas. El propósito es lograr una mejora repentina en los síntomas, pero no prolongar la duración del uso de corticosteroides.

La terapia a largo plazo es generalmente reservada para los casos más graves de artritis reumatoide o enfermedades relacionadas. La dosis es por lo general de 5 a 7,5 miligramos de prednisona al día, manteniéndola en el transcurso de meses o años.

Las dosis más altas de esteroides se utilizan de vez en cuando para los casos más raros o más severos de enfermedades inflamatorias. Se considera que una dosis alta de prednisona es 1 miligramo por kilogramo de peso corporal, o aproximadamente 60 miligramos al día, administrados en dosis divididas. En tales casos, la medicación debe ser disminuida tan pronto como sea posible.

La terapia a corto plazo, siempre que produzca un impacto positivo, es lo más óptimo, ya que se reducen los tan indeseados efectos secundarios.

¿Qué son los corticosteroides?

Los corticosteroides constituyen un grupo de fármacos con efectos similares a las hormonas secretadas por la glándula pituitaria. Estos actúan sobre el sistema inmunitario mediante el bloqueo de la producción de sustancias que desencadenan acciones alérgicas e inflamatorias.

¿Para qué se utilizan los corticosteroides?

Se utilizan para controlar la inflamación de las articulaciones y los órganos en enfermedades tales como:

  • Desequilibrio en la actividad de la glándula tiroides
  • Enfermedad hepática
  • Problemas estomacales o intestinales
  • Diabetes
  • Enfermedad cardiaca
  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Enfermedad renal o cálculos renales

¿Cuáles son los efectos secundarios de los corticosteroides?

Entre los efectos secundarios más comunes se encuentran:

  • Aumento del apetito y del peso corporal
  • Depósitos de grasa en el pecho, cara, espalda
  • Retención de sal y agua
  • Presión arterial alta
  • Diabetes
  • Curación lenta de las heridas
  • Osteoporosis
  • Cataratas
  • Acné
  • Debilidad muscular
  • Adelgazamiento de la piel
  • Aumento de la susceptibilidad a la infección
  • Úlceras estomacales
  • Aumento de la sudoración
  • Aambios de humor
  • Problemas psicológicos como la depresión
  • Supresión suprarrenal

Los efectos secundarios pueden minimizarse siguiendo las órdenes del médico y tomando la dosis efectiva más baja posible. También es importante evitar la auto-regulación de la dosis, ya sea mediante la adición o la suspensión del medicamento sin una programación.

¿Cómo se utilizan los corticosteroides?

Estos medicamentos pueden ser administrados de varias formas:

  • Por vía oral (comprimidos, cápsulas o jarabes)
  • Por vía intranasal (inhaladores, aerosoles)
  • Por vía tópica (cremas, ungüentos)
  • Por inyección

¿Con qué frecuencia y qué cantidad de medicamento debo tomar?

Ante todo debe saber que este tipo de medicamento no se toma sin la debida recomendación de un médico. La cantidad y frecuencia de corticosteroides que le sea recetada dependerá de la evaluación de su estado de salud y de cómo vaya evolucionando a medida que avanza el tratamiento.

www.hechos y actos juridicos

Visita al doctor si notas que las áreas mencionadas se tornan amarillentas.

Cambios en el color de la orina

Si te das cuenta de que la orina toma un color más oscuro de lo normal, así como anaranjada, ámbar o café, puede ser un signo de daños en el hígado.

Sin embargo, la orina oscura puede ser causada por otros varios factores, como efectos secundarios de antibióticos, una infección al tracto urinario, tomar suplementos de vitamina B, deficiencias enzimáticas, deshidratación y problemas a los riñones.

Cuando el hígado no es capaz de eliminar bilirrubina a través de los riñones, el color de la orina cambia.

Consulta inmediatamente a un doctor si notas que la apariencia de tu orina se vuelve oscura.

Cambios en el área abdominal

Otro signo de daños al hígado es cuando sientes cambios en el abdomen, por ejemplo, hinchazón. Médicamente, estos síntomas se relacionan con un problema llamado “ascitis”.

La ascitis es una acumulación de fluido en la cavidad abdominal, la cual sucede debido a una enfermedad avanzada del hígado o cirrosis. También puede ser causada por otros desórdenes que no corresponden al hígado.

Si sientes algunos cambios en el abdomen, lo mas recomendable que puedes hacer es consultar al doctor.

Como ayudar al hígado?

– Beber diariamente infusiones de: romero, boldo, ajenjo, ruda (las últimas 2 en pequeñas cantidades). Idealmente 3 veces al día 1 hora antes o después de las comidas. Recomendamos especialmente el romero.

– Bebe mucha agua. Mínimo 1 litro al día.

– Evita la comida chatarra, las bebidas gaseosas, los productos lácteos y el azúcar blanca refinada. Lo peor para el hígado son las frituras.

– Consume alimentos ricos en vitamina C: limón, cúrcuma, betarraga (remolacha), paltas (aguacates), brócoli.

– Evita el alcohol y los cigarrillos.

– Consume menos proteína animal y sal. Preferir carnes blancas (Pavo, pescado, etc.)

– Hacer ejercicio, correr, caminar, nadar, etc.

Una insuficiencia hepática crónica -aunque sea asintomática e incluso aparezcan valores correctos en las analíticas- puede provocar importantes alteraciones en casi todo el cuerpo sin que los médicos se den cuenta de que esos síntomas sin aparente relación pueden deberse a una misma causa. José María Cardesín, experto en Medicina Tradicional China, afirma de hecho que puede ser el origen de taquicardias, hipotensión, mareos, disnea de esfuerzo, falta de concentración, pérdida de memoria, alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, depresión, migrañas, caída del cabello, alteraciones de la visión, piernas pesadas, varices, hemorroides, hernia de hiato, úlcera gástrica, acidez, anemia, cansancio, osteoporosis, intoxicación celular y cáncer. Y que por tanto muchas veces carece de sentido tratar esos síntomas aisladamente. Nos lo explica en el siguiente artículo.

Para la Medicina Tradicional China existen en el cuerpo cinco sistemas cuyas alteraciones serían las responsables de prácticamente todas las enfermedades que padece el ser humano. Es decir, según sus postulados cualquier tipo de patología se genera por la anomalía de uno de esos cinco sistemas. Cada uno de los cuales comanda determinadas partes del cuerpo provocando alteraciones que, desde el punto de vista convencional de la medicina alopática, guardan poca o ninguna relación entre sí. Ello implica pues, para el concepto oriental, que la causa o etiología real de muchas enfermedades es la misma y, directa o indirectamente, procede de un único sistema alterado.
Esos cinco sistemas son:

a) El hepático.
b) El digestivo (comprende estómago, bazo y páncreas).
c) El cardiocirculatorio.
d) El respiratorio y excretor (comprende pulmón y colon).
e) El renal (comprende el aparato urogenital).

En suma, para la Medicina Tradicional China cuando cualquiera de esos sistemas resulta afectado se producen diversos síntomas que no parecen tener relación entre ellos y, por tanto, en la Medicina convencional o alopática son tratados normalmente por diferentes especialistas. Para los médicos orientales, sin embargo, la causa primera de todos esos síntomas es común y la solución, si la hay, es única.

Con el tiempo y la cronicidad esos 5 sistemas -cada uno de los cuales provoca diferentes “enfermedades”- se afectan entre ellos y la alteración de uno acaba alterando a otro y luego a otro… y así sucesivamente complicando el cuadro inicial hasta llegar a las enfermedades degenerativas y de difícil tratamiento pues la posible curación pasa ya por recuperar todos los sistemas afectados. Y contemplando siempre la relación entre los mismos.

Por otra parte, cada uno de esos sistemas se corresponde con sus propios tejidos secundarios, órganos sensitivos, coloración alterada de la piel, reacciones psíquicas o emocionales, tolerancia a ciertos sabores, actitudes posturales, etc.

Pues bien, voy a exponer en este artículo parte de los procesos que puede desencadenar una insuficiencia hepática crónica -aunque sea asintomática a nivel local e incluso se presenten valores correctos en las analíticas- ya que –admitiendo ese punto de vista- puede ser la causa de toda una serie de importantes alteraciones a muy diversos niveles.

Comenzaré diciendo que hace ya años, gracias a la práctica clínica, tomamos conciencia un día en consulta de la gran cantidad de pacientes que sufrían litiasis biliar (es decir, arenilla o piedras en la vesícula) por lo que decidimos desarrollar un método de drenaje que limpiara la vesícula de arenillas y fangos de pequeño tamaño que son los más corrientes. Lo logramos pero, para nuestra sorpresa, comprobamos que al poco tiempo ¡reaparecían! Al principio pensamos en depósitos procedentes del colédoco pero luego nos dimos cuenta de que procedían del hígado y que es en él donde realmente se fabrican las litiasis “biliares” por filtración de parte de la sangre venosa que asciende por el sistema porta. Y es que a pacientes operados de vesícula biliar les habíamos encontrado abundante arenilla en las heces cuando años más tarde de la operación se les drenó el sistema hepático. Y eso significaba que estaban retenidas en algún lugar. Evidentemente en el hígado porque carecían de vesícula.

¿Qué efectos causa esa arenilla en el hígado? Pues una insuficiencia hepática crónica, casi siempre sin síntomas hepáticos pero que produce frecuentemente su inflamación. ¿Y qué causas pueden afectar al hígado y, por tanto, agravar dicha insuficiencia? El consumo excesivo de grasas, alcohol y tabaco, las medicaciones agresivas, la ingesta de tóxicos… Y en cuanto a la alimentación se refiere determinados parásitos que al formar colonias en intestino e hígado ensucian el órgano afectado. Sin olvidar los nervios, el estrés, los disgustos y todas las emociones que propician un estado de irritabilidad o ira ya que trastornan el sistema hepático. Recordemos que la ira es consustancial al hígado según la Medicina Tradicional China; basta en ese sentido recordar la violencia que se genera en los alcohólicos y en los enfermos hepáticos crónicos. Agregaremos que también pueden afectarle negativamente los esfuerzos musculares desacostumbrados o excesivos pues el hígado rige la musculatura y los tendones y es un reservorio de glucógeno, alimento de estas estructuras.

EL SÍNDROME HEPÁTICO Y SUS CONCOMITANCIAS

En el caso de inflamación hepática -hecho muy frecuente y crónico con habituales altibajos según la intensidad del elemento desencadenante- se produce una estenosis (estrechamiento) del sistema porta con una reducción del flujo ascendente de sangre venosa. Y ello crea un desequilibrio entre la cantidad de sangre existente en las zonas superior e inferior del cuerpo. Es decir, la sangre se acumula en la parte inferior habiendo menos en la mitad superior. Déficit de sangre que puede ser la causa de muy diversas patologías que los médicos convencionales no relacionan con ese hecho. Es el caso de numerosos cuadros de:

Taquicardias e Hipotensión

La reducción del caudal sanguíneo en la parte superior del cuerpo puede producir a nivel cardíaco taquicardias ya que toda bomba se acelera cuando no dispone de suficiente fluido para bombear. Y si el corazón maneja menos sangre por las arterias fluirá también menos cantidad dando lugar a hipotensión.

Cuadros disneicos o asmáticos

Cuando llega menos sangre a los pulmones se pueden producir cuadros de insuficiencia respiratoria y asmáticos. Por tanto un insuficiente suministro de oxígeno al organismo causa síntomas que con frecuencia se confunden con una patología pulmonar.

Vértigos y mareos

Es obvio que si llega menor cantidad de sangre al cerebro puede producir vértigos, mareos e inestabilidad que en estos casos suele achacarse a la hipotensión sin considerar que ésta puede estar provocada por la inflamación hepática. De hecho, un mareo que conduce a una lipotimia (desmayo) no es más que un mecanismo de defensa del organismo que se da cuenta de que necesita estar en posición horizontal a fin de que la sangre pueda llegar de nuevo fácilmente al cerebro.

Pérdida de memoria y confusión mental

Un deficiente riego sanguíneo puede ser también causa de pérdida de memoria, confusión mental, disminución del rendimiento mental, posible caída de cabello y disminución temporal de la agudeza visual. Síntomas que en principio remiten al normalizarse el riego sanguíneo por regularización hepática.

Esta importante alteración, tomada como una afección cerebral de tipo psíquico y tratada normalmente a través del sistema nervioso, se pone de manifiesto en cuanto el cerebro deja de recibir la sangre que necesita. La hipovolemia cerebral produce una sensación de angustia, ansiedad, deseos de estar acostado (posición en la que el cerebro recibe más fácilmente el fluido sanguíneo), mareos, miedos y, en última instancia, desesperación. Pues bien, todo ello mejora notablemente al recuperarse el riego cerebral por normalización del flujo sanguíneo hepático ascendente.

Migrañas y cefaleas

El cuadro anterior está íntimamente relacionado con las migrañas y algunas cefaleas. Sólo que éstas se producen cuando el paciente mejora, su hígado se desinflama y la sangre sube rápidamente hacia la parte superior con mayor caudal produciendo el síndrome migrañoso, dolor pulsante en sienes y deseo de estar relajado en oscuridad y silencio. Obviamente, en cuanto el hígado se vuelve a inflamar remiten los síntomas de la migraña. La solución consiste pues en normalizar el hígado para que esos cambios de intensidad en el flujo sanguíneo ascendente no se produzcan.

Alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia y ataxia cerebelosa

Hace ya 30 años se planteó que en muchos casos –no en todos, por supuesto- enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer, el parkinson, la esclerosis múltiple, la epilepsia y la ataxia cerebelosa pueden deberse a una deficiente irrigación del cerebro. Y que puede ser así parece demostrarlo que cuando esa falta de sangre –y, por tanto, de oxígeno- se debe a una comprensión patológica del opérculo torácico que impide que la sangre circule adecuadamente por la arteria vertebral basta una sencilla operación quirúrgica que resuelva el problema y llegue de nuevo la sangre al cerebro para obtener mejorías espectaculares (lea en nuestra web –www.dsalud.com– los reportajes publicados al respecto en los números 21, 24 y 30). Pues bien, esa falta de riego sanguíneo cerebral puede deberseigualmente al problema hepático del que nos estamos ocupando y, por consiguiente, resolviendo éste mejorar también todas esas patologías.

Varices y hemorroides

¿Qué sucede, por otra parte, cuando la sangre se encuentra en mucha mayor cantidad en la mitad inferior del cuerpo, en el sistema venoso, siendo incapaz de subir al tórax por estar parcialmente retenida debido a la inflamación del sistema hepático? Pues que las venas se dilatan, se distienden y se producen varices y hemorroides. De hecho muchas personas con inflamación hepática tienen las piernas pesadas y lo achacan a que están mucho rato de pie cada día cuando la causa real es bien diferente.

Úlceras gástricas, anemia y amenorrea

Fasciola hepática fue el primer trematodo descrito para la ciencia; fue Jehan De Brie quien en 1379 vio al parásito en el hígado de un ovino y relacionó su presencia con el consumo de una hierba llamada dauve, de donde derivó el nombre de duela del hígado.

Posteriormente, Gesner demostró en 1551 que la duela del hígado se encontraba allí donde el ganado vacuno comía hierba en las proximidades de agua y, en 1883, Leuckart, de Alemania, y Thomas, de Inglaterra, que investigaban por separado, describieron el ciclo de vida completo.

De origen eurasiático, se extendió con los europeos a América del Norte, Centro América y Sudamérica, así como a Australia, Tasmania, Nueva Zelanda y Sudáfrica. La extensión desde Eurasia de Fasciola hepatica es reciente. La gran uniformidad genética de las fasciolas halladas en puntos geográficamente alejados, como Valdivia en Chile o León en España, demuestra el origen común y reciente de la colonización de parásito y hospedadores por toda América. Otro tanto puede suceder entre los aislamientos genéticos del Reino Unido y los hallados en Australia.

A pesar de la demostrada difusión de Fasciola hepatica desde Europa con el colonialismo de los siglos XV al XIX, aun se sabe poco de la situación clonal de esta especie. Hay indicios evidentes de comportamiento diferenciado entre aislamientos dentro de Europa, y las características reproductivas (hermafroditismo, posible autofecundación y ampliación reproductiva embrionaria) que propician la formación de clones. Por otra parte, y en sentido contrario, existen híbridos experimentalmente demostrados en las áreas donde Fasciola hepatica y Fasciola gigantica se solapan, como ocurre en Corea.

La enfermedad del hígado graso no alcohólica es una enfermedad que afecta el hígado, de carácter progresivo y que se inicia con la acumulación de grasa en el hígado sin consumo excesivo de alcohol.

Se refiere a un amplio espectro de daño del hígado, que van desde una simple acumulación de grasa (esteatosis) a acumulación de grasa con inflamación del hígado (esteatohepatitis), fibrosis avanzada y cirrosis.

Está fuertemente asociada con el síndrome metabólico (obesidad + resistencia a la insulina + grasas aumentadas en sangre).

El hígado graso no alcohólico sin cirrosis no produce síntomas.

Algunos pacientes reportan algunos síntomas abdominales generales que pueden o no estar relacionados con cambios en el hígado.


Este tipo de hígado graso por lo general se asocia con:

  • Obesidad.
  • Niveles anormales de lípidos (colesterol alto).
  • Diabetes.
  • Presión arterial alta.
  • Prediabetes.
  • Síndrome metabólico.

El hígado graso no alcohólico se presenta en un 10 al 24% de la población general.

Entre los obesos la frecuencia de hígado graso se incrementa entre un 57 y 74% de los casos.

En los niños el hígado graso alcanza un 2.6% de la población infantil, elevándose entre un 22 y un 52% en los niños con obesidad.

Usted esta en riesgo de desarrollar hígado graso si:

  • Tiene sobrepeso o obesidad, especialmente si tiene mucha grasa alrededor de la cadera.
  • Tiene elevadas las grasas en sangre (colesterol alto, triglicéridos altos)
  • Tiene Diabetes tipo II.
  • Tiene Prediabetes.
  • Tiene hipertensión arterial
  • Fuma

Hígado graso es la causa más común de enfermedad del hígado en niños y adolescentes.

En los niños el hígado graso alcanza un 2.6% de la población infantil, elevándose entre un 22 y un 52% en los niños con obesidad.

La enfermedad del hígado graso se puede encontrar en niños de tan sólo cuatro años de edad.

  • Las posibilidades de desarrollar hígado graso aumentan con la edad, por lo tanto es más común en los adolescentes.
  • El hígado graso es más común en niños que en niñas (2:1)
  • Es màs común en niños de la etnia latina.
  • El hígado graso en niños es más frecuente cuando uno de los padres tiene esta enfermedad.

El diagnóstico del hígado graso no alcohólico generalmente se sospecha en personas con:

  • Exámenes de laboratorio que muestran elevación de los niveles de transaminasas sin la presencia de síntomas
  • Hallazgos radiológicos de hígado graso, o
  • Palpación por el médico de un hígado más grande de lo normal en forma persistente e inexplicable

La enfermedad del hígado graso generalmente presenta alteraciones leves o moderadas de las pruebas hepáticas:

  • Alanina transaminasa (ALT)
  • Aspartato aminotransferasa (AST)
  • Gamma-glutamil transpeptidasa (GGT)

Al examen físico el médico puede palpar el hígado más grande de lo normal.

Un ultrasonido o ecografía del hígado puede mostrar la presencia de un hígado graso.

  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética

En algunos casos, el médico puede recomendar una biopsia hepática, un procedimiento donde el médico inserta una aguja en el hígado y extrae una muestra de tejido que luego se examina con un microscopio.

La biopsia hepática es la mejor herramienta de diagnóstico para confirmar la enfermedad de hígado graso no alcohólica, además, proporciona importante información sobre el pronóstico de la enfermedad.

  • Hígado graso o el almacenamiento de grasa en el hígado
  • Esteatohepatitis no alcohólica o hígado graso con inflamación en el hígado
  • Cirrosis debido a enfermedad por hígado graso no alcohólico caracterizada por hígado graso con inflamación y gran cantidad de tejido cicatrizante en el hígado.

El hígado graso es una enfermedad de evolución crónica y progresiva. La mayoría de los pacientes con hígado graso no alcohólico tienen una evolución benigna.

Sin embargo, si se deja sin tratamiento, la enfermedad por hígado graso no alcohólico puede progresar a una enfermedad más avanzada, como la esteatohepatitis no alcohólica, que puede evolucionar a fibrosis, cirrosis e, incluso, cáncer de hígado en algunos casos.

La progresión de la enfermedad por lo general toma décadas, y depende de una combinación de factores genéticos y ambientales.

Para prevenir el hígado graso no alcohólico la clave para la mayoría de personas es el mantenimiento de un peso saludable mediante:

  • Una dieta saludable (baja en grasa, baja en colesterol )
  • Limitando los azúcares simples, y
  • Haciendo ejercicio regularmente.

¿Qué debo hacer si me olvido de tomar la medicación con corticosteroides?

Si olvida tomar su medicamento, tome la dosis tan pronto como se acuerde. Sin embargo, si su próxima dosis es en unas pocas horas, no tome una dosis adicional. Si no puede recordar cuando tomó la última dosis del medicamento consulte a su médico para obtener instrucciones.

¿Cuáles son los síntomas de una sobredosis de corticosteroides?

Una sobredosis de corticoesteroides se presenta cuando alguien accidental o intencionalmente toma más de la cantidad normal o recomendada de estos medicamentos. La mayoría de las sobredosis ocurren con píldoras o jarabes y los síntomas pueden incluir:

  • Ardor o picazón en la piel
  • Convulsiones
  • Sordera
  • Depresión
  • Piel seca
  • Presión arterial alta
  • Debilidad muscular
  • Nerviosismo
  • Psicosis
  • Somnolencia
  • Cese del ciclo menstrual
  • Hinchazón en las piernas, tobillos o pies
  • Debilidad
  • Empeoramiento de las condiciones de salud como úlceras, diabetes

Los corticosteroides deben reducirse gradualmente para permitir que las glándulas suprarrenales reanuden la producción natural de cortisol. La eliminación de las dosis demasiado rápido puede resultar en una crisis o un estado potencialmente mortal causado por los niveles insuficientes de cortisol.

En casos en que los corticosteroides se han tomado en dosis bajas durante largos períodos de tiempo, la reducción puede continuar durante meses o años. A veces, las dosis se reducen un miligramo a la vez para prevenir ataques de asma. Cuando se han tomado por períodos de tiempo más cortos, la reducción puede ser más rápida y las dosis cada vez menores.

Otra posible complicación asociada con la interrupción de los esteroides es el síndrome de abstinencia de esteroides, o efecto de rebote, que es la respuesta exagerada del organismo ante la eliminación del fármaco. Este efecto puede causar fiebre, dolor muscular y dolor en las articulaciones, de ahí que para los médicos resulte difícil diferenciar entre los síntomas de abstinencia y un brote de la enfermedad en sí.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Sobredosis de corticoesteroides. La guía básica". Después de leer esta presentación serás capaz de comprender y reconocer:

  • ¿Qué es una sobredosis de corticoides?
  • Los elementos tóxicos en los corticoides
  • Síntomas de una sobredosis de corticoides
  • Y más, mucho más. ¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Dedos en palillo de tambor

Las alteraciones de la piel que suelen asociarse con tumores malignos son:

HIPERTRICOSIS LANUGINOSA ADQUIRIDA

MANIFESTACIONES CUTANEAS DEL SIDA

· Onicomicosis subungueal proximal

· Cualquier enfermedad sexualmente trasmitida

· Signos de uso de drogas endovenosas

· Candidiasis vulvovaginal recurrente

· Dermatitis seborreica (extensa y refractaria al tratamiento)

· Aftas orales (recurrentes y refractarias al tratamiento)

2. Braunwald E, Fauci AS, Kasper DL, et al. Harrison's Principles of Internal Medicine (15th edit) McGraw Hill 2001.

4. Fitzpatrick tb, Eisen az, Wolff k, Freedberg im, Austen k, eds. Dermatology in general medicine, 4.a ed. Nueva York, McGraw-Hill, 1993.

La ascitis es un problema que hace referencia a la acumulación de fluidos en la cavidad peritoneal o abdominal. La ascitis está causada más comúnmente por daños en el hígado y otros términos médicos para este problema incluyen fluidos en la cavidad peritoneal, hidroperitoneo o hidropesía. La ascitis causada por daños en el hígado se conoce como ascitis cirrótica. La ascitis en el abdomen también puede tener su origen en otras fuentes como insuficiencias cardíacos, hepáticas y el cáncer.

Tradicionalmente se divide la ascitis en dos tipos o categorías – ascitis exudativa y transudativa, dependiendo de la cantidad de proteínas que se encuentren en el fluido peritoneal. Otro método para clasificar los tipos de ascitis es medir la cantidad de albumina en el fluido y compararla con albumina sérica en sangre. Esto se conoce como SAAG (siglas en inglés) o Gradiente de albumina sero-ascítica. La ascitis causada por cirrosis o insuficiencias cardíacas normalmente tiene una puntuación SAAG superior a 1.1, mientras que la puntuación SAAG de la ascitis causada por otras razones suele ser inferior a 1.1.

Si padece un caso leve de ascitis, los síntomas pueden ser casi imposibles de detectar. Por otro lado, los síntomas de la ascitis aguda normalmente son obvios e incluyen:

  • Distensión abdominal
  • Aumento del tamaño del abdomen
  • Costados hinchados del abdomen visibles
  • Diferencia en las notas de percusión en los costados cuando el paciente está movido o girado de costado
  • En casos graves, se puede sentir una “ola de fluido” cuando se toca o empuja el abdomen. Esta ola también puede sentirse en el lado opuesto del abdomen.
  • Sentimiento de pesadez constante en el abdomen
  • Presión en el abdomen
  • Pérdida de apetito
  • Sentimiento de saciedad incluso tras una comida pequeña
  • Acidez
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Falta de aire ya que el abdomen afecta al diafragma
  • Derrame pleural o acumulación de fluido alrededor de los pulmones
  • Tos crónica
  • Cuando la ascitis está causada por cirrosis o daños en el hígado, puede haber quejas de contusiones, hinchazón de las piernas y ginecomastia
  • La ascitis causada por cáncer puede conllevar una pérdida de peso inexplicable y síndrome de fatiga crónica
  • En casos de ascitis provocada por insuficiencias cardíacas, los síntomas más comunes son jadeos, falta de aire e incapacidad para realizar cualquier clase de ejercicio físico
  • Hernia en la pared abdominal / puede que el ombligo sobresalga
  • También es común el dolor en la parte baja de la espalda debido a la presión adicional sobre los músculos de la espalda

  • La causa más común de la ascitis sigue siendo las enfermedades del hígado o la cirrosis. Casi el ochenta por ciento de todos los casos informados de ascitis tienen su origen en daños avanzados en el hígado. Se cree que el aumento en la presión del flujo sanguíneo en el hígado junto con la disminución del contenido de albumina en sangre puede ser el responsable del desarrollo de ascitis abdominal.
  • La sal y la retención de agua también pueden contribuir a la gravedad de los síntomas de la ascitis.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Insuficiencia renal / daños en el hígado
  • Obstrucción en la vena portal sin cirrosis como tumores y formación de coágulos
  • Ciertos cánceres como el cáncer de colon, de estómago, de pulmón, de páncreas, de ovarios, de pecho y el linfoma pueden conllevar ascitis malignas
  • La pancreatitis crónica o la inflamación del páncreas provocada por el abuso del alcohol puede resultar en ascitis pancreática

Otras causas de ascitis incluyen la pericarditis constrictiva, la hepatitis, la tuberculosis y la diálisis renal

El tratamiento de ascitis puede incluir diuréticos para reducir la retención de agua y eliminar el exceso de fluido así como antibióticos en caso de haber infección. Generalmente se aconseja a los pacientes que se abstengan completamente de cualquier bebida alcohólica y que reduzcan el consumo de sodio.

  • Aparte de estos tratamientos médicos también hay una serie de curas naturales para la ascitis. Remedios como estos pueden proporcionar alivio sintomático:
  • Añada media cucharadita de jugo de ajo a un vaso de agua y bébalo con el estómago vacío. Haga estos unos pocos días para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Mezcle 25 gr. de zumo de calabaza amarga con agua y beba la mezcla tres veces al día para aliviar la ascitis.
  • Exprima media taza de hojas de rábano y mezcle el zumo con un poco de agua. Bébalo regularmente ya que es un remedio casero efectivo para la ascitis
  • Empape un puñado de semillas de fenogreco en agua y deje el bol reposar durante la noche. A la mañana siguiente, agite suavemente las semillas y el agua y cuélela con una tela de muselina. Beba el agua inmediatamente.
  • Se dice que los mangos son beneficiosos en el tratamiento de ascitis. Pruebe a comer al menos dos mangos frescos al día para obtener los mejores resultados.
  • Beba zumo de zanahoria fresco o zumo de melón para un alivio rápido de los síntomas de la ascitis.
  • Las cebollas son diuréticas y le ayudarán a reducir la retención de agua.
  • Un ligero masaje abdominal con aceite de ricino puede reducir la hinchazón y los gases. Deberá hablarlo primero con un masajista así como con su médico.
  • La raíz de diente de león o la raíz de flor salvaje puede mejorar el funcionamiento de los riñones ya que funcionan como diuréticos naturales. De manera similar, puede utilizar hierbas como el arraclán, la raíz de ruibarbo, la senna y el aloe con la misma finalidad.
  • La fomentación de agua caliente utilizando asafétida y agua tibia puede ayudar a aliviar la hinchazón abdominal.
  • Las propiedades diuréticas de la hierba mora pueden ayudar a tratar la ascitis. Partes de esta planta pueden ser tóxicas y por tanto es importante hablar con un herborista bien versado en esta planta.
  • El espondilio es un diurético potente y es especialmente útil para tratar la ascitis causada por cirrosis. Hierva un poco de espondilio en un vaso de agua y beba el líquido en pequeños sorbos a lo largo del día.

  • La dieta para la ascitis se centra en la reducción del consumo de sodio. Los remedios y medicamentos para la ascitis pueden tener poco o ningún efecto si su consumo de sodio es elevado. Deberá reducir drásticamente el consumo de sal – el consumo diario máximo recomendado de sodio debería ser 2000 mg o de 4 a 5 gramos. Puede usar sustitutos de la sal, pero asegúrese de que no contienen potasio, ya que puede reaccionar de manera adversas con medicamentos utilizados para tratar la ascitis.
  • Deberá evitar los alimentos listos para comer y alimentos precocinados, especialmente productos como los aliños de ensalada, mezclas de alimentos y salsas, ya que suelen tener un contenido en sodio muy elevado.
  • También se recomienda una dieta saludable para el corazón baja en grasas y colesterol. La American Heart Association recomienda comidas altas en fibra, vitaminas, minerales y cereales integrales, pero baja en grasas y azúcares refinados.
  • Si hay mucho fluido presente en el abdomen, algunas terapias alternativas proponen una dieta a base de leche durante unos pocos días o hasta que los síntomas persistan. Una vez los niveles de fluido en el abdomen se han reducido, las comidas ligeras como sopa de verduras y el pan de trigo integral pueden volver a añadirse paulatinamente a la dieta.
  • Los alimentos recomendados en la dieta para la ascitis incluyen mantequilla, ensaladas con rábano crudo, miel, asafétida y ajo.
  • Evite alimentos almidonados como el arroz, los cereales y las patatas en la medida posible.

Su médico o dietista le proporcionará instrucciones exactas sobre qué puede y qué no puede comer cuando tiene ascitis. Sin embargo, si los síntomas como los jadeos y la falta de aire persisten, el exceso de fluido puede eliminare con una aguja o un shunte. En tales casos, puede que el paciente necesite alimentarse sólo con líquidos intravenosos.

Para prevenir el desarrollo de la ascitis, es importante evitar los factores de riesgo que provocan la enfermedad. Estas precauciones pueden ayudar a prevenir la ascitis:

  • Evitar el alcohol puede prevenir enfermedades hepáticas y la cirrosis. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno deben usarse juiciosamente ya que pueden agravar los daños en el hígado y reducir el flujo de sangre a los riñones.
  • Antes de comenzar cualquier tratamiento alternativo o terapia de hierbas, es muy importante aclararlo con su médico. Ciertas hierbas pueden ser peligrosas si se ingieren en grandes cantidades u otras pueden reaccionar de manera adversa con su medicación habitual.
  • Siga una rutina de ejercicios regular para mejorar su inmunidad y salud general y para prevenir la acumulación de fluidos en el abdomen.
  • Evite dormir durante el día e inmediatamente tras una comida, ya que puede dificultar el proceso digestivo.
  • La hepatitis B y la hepatitis C son factores de riesgo para la ascitis, por lo que debe practicar sexo seguro para evitar la hepatitis.

Parásitos externos, Acaros.

TABERNIL POMADA ACARICIDA

Esta condición surge después de más de 10 años bebiendo alcohol de manera excesiva, y aparece en 1 de cada 10 alcohólicos.

Sin embargo, debes saber que no todas las cirrosis son ocasionadas por el alcohol, también aparecen en personas que no abusan de éste y que se encuentran en otras situaciones. La infección por hepatitis B o C, la obesidad, o ciertas enfermedades hereditarias son algunos ejemplos.

Desde principios del siglo XX, se sabía que las bebidas alcohólicas consumidas en exceso podían ser cancerígenas.

Parece ser que esto ocurre porque el cuerpo convierte el alcohol en una sustancia potencialmente cancerígena llamada acetaldehído.

Más concretamente, en un estudio de la Global Burden of Disease (GBD) se encontró que el alcohol aumenta el riesgo de cáncer en el tracto digestivo superior (boca, orofaringe, esófago y laringe), el inferior (colon, recto e hígado), además de cáncer de mama.

Sin embargo, más recientemente otros estudios están descubriendo conexiones entre el alcohol y otros tipos de cáncer como cáncer de próstata, de estómago, endometrio, páncreas, etc.

Por otro lado, el alcohol consumido con moderación puede ser un factor protector frente a algunos tipos de cáncer como el carcinoma de células renales (Escudo, Parry & Rehm, 2013).

El cáncer es más probable que aparezca si la persona también es fumadora.

El sistema inmunológico, que es aquél que nos protege de las infecciones y otros contaminantes externos, parece estar debilitado en individuos que abusan del alcohol.

Por tanto, éstos presentan más fácilmente enfermedades infecciosas como neumonía, tuberculosis, VIH, o enfermedades de transmisión sexual. Éstas últimas son frecuentes, ya que las personas que se intoxican con alcohol son más propensas a ejecutar conductas sexuales de riesgo.

Puede ocurrir que un excesivo consumo de este tipo de bebidas disminuya el número de glóbulos rojos, que son los que llevan el oxígeno a las células. Esto se conoce como anemia, y da lugar a síntomas como cansancio permanente, falta de aliento y palidez.

La anemia y el alcohol se vinculan por diferentes motivos: el alcohol impide la absorción de hierro, ácido fólico y vitamina B12 (déficits de estas sustancias producen anemia). Por otro lado, los alcohólicos pueden sufrir desnutrición pues normalmente olvidan mantener una dieta equilibrada, lo que promueve la aparición de anemia.

Esta condición se puede detectar a través de un análisis de sangre.

Es un tipo de artritis que da lugar a inflamación en una articulación y aparece de manera repentina. La gota surge por la acumulación de cristales de ácido úrico en la articulación afectada.

Se relaciona con el alcohol ya que éste contiene altos niveles de purina. La purina es una sustancia que, al ser metabolizada en el interior de las células, se produce ácido úrico que puede cristalizarse en las articulaciones.

Se trata con medicamentos que reducen los niveles de ácido úrico en el cuerpo, y una restricción o reducción de alimentos con alto contenido de purina, como las bebidas alcohólicas, las carnes y algunos pescados.

El consumo de alcohol es un importante factor de riesgo para la hipertensión, situado entre un 5 y un 7% (Fundación Española del Corazón).

Si se abusa del alcohol, se puede alterar el sistema nervioso simpático, que es el que controla la constricción y dilatación de los vasos sanguíneos en respuesta a la temperatura, estrés, o esfuerzos.

Tanto los atracones de comida como el consumo excesivo de alcohol pueden aumentar nuestra presión arterial, y con el tiempo, se convierte en una condición crónica conocida como hipertensión.

La hipertensión puede ocasionar enfermedades renales, problemas de corazón e incluso accidentes cerebrovasculares.

Parece que más de dos copas al día durante periodos de tiempo prolongados, facilitan la hipertensión arterial. Sin embargo, en las últimas investigaciones se ha descubierto que ingestas menores podrían tener este efecto.

Se trata de una enfermedad en la que los nervios periféricos se deterioran por daños neurológicos asociados con el consumo de alcohol, ya que éste es tóxico para las células nerviosas.

También aparece por que el alcohol produce una mala absorción de nutrientes como tiamina, vitamina E, vitaminas B12 y B6. Éstas parecen tener un papel importante en mantener los nervios en un estado óptimo.

Los síntomas principales de la neuropatía alcohólica son debilidad, dolor intenso, temblores, y hormigueo, que afectan primariamente a las extremidades.

Consiste en la inflamación del páncreas, un órgano relacionado con la digestión que produce hormonas (como la insulina) y segrega enzimas digestivas.

Su principal síntoma es dolor abdominal que empeora tras las comidas, además de náuseas, vómitos, fiebre y debilidad. Es una enfermedad potencialmente mortal que debe tratarse enseguida.

Puede tener otras causas, pero un 60% de pacientes con pancreatitis la han desarrollado por un abuso de alcohol.

Un consumo de alcohol excesivo y, sobre todo, la ingesta de grandes cantidades de alcohol en poco tiempo, promueve que las plaquetas se agrupen en coágulos de sangre.

Éstos coágulos al ir en aumento, pueden obstruir nuestras venas y arterias, lo que aumenta el riesgo de que se produzcan ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

En las personas que son propensas a tener infartos cardiacos, y ya han sobrevivido a uno, se ha encontrado que el abuso de alcohol puede aumentar el doble el riesgo de muerte.

Otra enfermedad que puede provocar el alcohol es la miocardiopatía, que implica un debilitamiento de los músculos cardíacos. Es una condición grave, ya que al no poder el corazón bombear sangre como debería, se acaban dañando estructuras del sistema nervioso, pulmones, hígado y otros órganos por falta de flujo sanguíneo.

Parece ser que las grandes cantidades de alcohol son tóxicas para las células del músculo cardíaco, sobre todo si se lleva muchos años consumiéndolo en exceso.

Se trata de dos síndromes en uno (encefalopatía de Wernicke y la psicosis de Korsakoff). La encefalopatía de Wernicke es de corta duración, pero de importante gravedad. Se caracteriza por falta de coordinación motora, confusión y parálisis o descontrol de los nervios oculares.

Por otro lado, la siguiente fase que consiste en la psicosis de Korsakoff es crónica y en ella se dan los siguientes síntomas: amnesia, dificultades de aprendizajes nuevos, apatía, dificultades de concentración y falta de conciencia sobre su propia enfermedad (anosognosia).

Se origina por una deficiencia de tiamina (vitamina B1), algo muy común en los alcohólicos, y que provoca daños cerebrales.

En alcohólicos crónicos se observa en casi un 27% (y sobre el 38% de los que ya tienen el Síndrome de Wernicke-Korsakoff). Consiste en una atrofia situada en una parte del sistema nervioso denominada cerebelo, produciendo progresivamente inestabilidad y ataxia de la marcha (falta de coordinación y equilibrio al caminar).

Parece ser que proviene también de una falta de tiamina en el organismo.

Surge cuando la mujer consume alcohol durante el embarazo, ya que durante éste no debería ingerirse nada de alcohol.

Esto es porque produce numerosos riesgos para el feto como daño cerebral, problemas en el desarrollo, bajo peso al nacer, retraso cognitivo, problemas de concentración… además, los bebés pueden sufrir el síndrome de abstinencia del alcohol una vez que han nacido.

Schooley RT, Epstein Barr (Infections mononucleosis) En: Mandell Gl, Bennet JE, Dolin R y eds.

Wolff M. Mononucleose infecciosa. Tratado de infectología. Veronesi R. Atheneu. 1997: 424-8.

Autor: Eelco F.M. Wijdicks.
Fuente: N Engl J Med 2016; 375:1660-1670

Una revisión de los elementos de la patogenia, la clínica y el tratamiento de primera y segunda línea en casos con encefalopatía hepática.

Cirrhosis: A practical guide to management.
Publicado en el año 2015 por la Editorial John Wiley & Sons Ltd.

Editor: Samuel S. Lee, Richard Moreau

Una posibilidad que se brinda a los usuarios del sistema de salud cubano. Puede realizarse la descarga de cada uno de los capítulos. Incluye información sobre el diagnóstico y tratamiento, las complicaciones y su manejo, los conceptos de la fibrogénesis y la calidad de vida de estos enfermos. La cirrosis se encuentra entre las 10 primeras causas de muerte en Cuba, por lo que los profesionales encargados de su atención requieren de una actualización constante de sus conocimientos.

Revise, desde el acceso a ClinicalKey, el contenido de los números más recientes de a revista Medicine. Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. Los mismos se han dedicado a las enfermedades gastrointestinales y contienen revisiones y protocolos de actuación ante las principales enfermedades o síndromes digestivos que son comunes en la práctica de la especialidad:

La técnica se basa en una tecnología de suministro de genes virales que ha pasado la validación temprana en pacientes de terapias génicas dirigidas al hígado.

Un equipo de investigadores dirigido por científicos de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), Estados Unidos, ha demostrado en ratones que es posible generar nuevas células sanas del hígado dentro del propio órgano, haciendo innecesario un injerto. Incluso, lo hicieron mediante la conversión de las mismas células que impulsan la enfermedad del hígado, reduciendo de este modo daños en el hígado mejorando la función hepática al mismo tiempo.

La técnica se basa en una tecnología de suministro de genes virales que ha pasado la validación temprana en pacientes de terapias génicas dirigidas al hígado, lo que sugiere que podría traducirse fácilmente en una terapia para las personas con enfermedad hepática, señala Holger Willenbring, profesor de Cirugía en la UCSF y autor principal del nuevo estudio, publicado en Cell Stem Cell.

“Parte de la razón por la que esto funciona es que el hígado es un órgano que se regenera naturalmente, por lo que puede hacer frente a nuevas células muy bien. Lo que vemos es que las células convertidas no están sólo funcionalmente integradas en el tejido hepático, sino que también se dividen y se expanden, dando lugar a parches de nuevo tejido hepático”, explica Willenbring, que también es director asociado del Centro de Hepatología en la UCSF y miembro del ‘Eli and Edythe Broad Center of Regenaration Medicine and Stem Cell Research’.

Los avances en la investigación con células madre han hecho posible convertir células de la piel de los pacientes en células del corazón, células renales, células del hígado y otras en un plato de laboratorio, dando a los científicos la esperanza de que algún día estas células podrían reemplazar al trasplante de órganos en los pacientes con insuficiencia orgánica. Pero el injerto con éxito estas células en órganos de los pacientes que no funcionan sigue siendo un problema clínico importante.

Más de 600.000 pacientes en Estados Unidos solamente sufren de enfermedad hepática en fase terminal o cirrosis. La única cura disponible es el trasplante hepático, pero la escasez de hígados de donantes significa que sólo 6.000 pacientes se benefician de este tratamiento cada año en Estados Unidos y más de 35.000 pacientes mueren. Continue Reading »

La afectación del sistema colinérgico central constituye un campo de estudio para hallar dianas terapéuticas en encefalopatía hepática.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, difusa e irreversible, siendo las causas más frecuentes en nuestro medio el alcohol y los virus de la hepatitis B y C. La encefalopatía hepática es una de las complicaciones más frecuentes de los pacientes cirróticos y el factor etiopatogénico más estudiado es el amonio, aunque se acepta que su origen es multifactorial, con alteración de múltiples neurotransmisores a nivel cerebral.

Un estudio con modelo animal ha permitido determinar la afectación del sistema colinérgico cerebral, con alteración en los niveles de colinesterasas en hígado y plasma. Estos hallazgos podrían tener un papel importante en la etiopatogenia de la encefalopatía hepática, además de ser útiles tanto como marcadores de cirrosis hepática como para el desarrollo de dianas terapéuticas en los déficits cognitivos que aparecen en la patología. Continue Reading »

Un equipo del Hospital de Valme ha elaborado un nuevo índice pronóstico en pacientes cirróticos que incluye la rigidez hepática.
La Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital de Valme, de Sevilla, ha demostrado que la rigidez hepática predice el riesgo de descompensaciones de la cirrosis, añadiendo información a los índices pronósticos clásicos -como el Child-Pugh o el MELD-.
La mayoría de decisiones clínicas diarias, incluida la indicación de trasplante o su priorización en lista de espera, sigue basándose en exclusiva en los índices clásicos sin tener en cuenta la rigidez hepática, “posiblemente porque se desconoce cuál es la mejor forma de combinar la información que aportan por separado”, ha resaltado Nicolás Merchante, coordinador del estudio. Continue Reading »

Tanto el consumo de café como el hábito de fumar han demostrado tener efectos nocivos para la salud del hombre. Sin embrago, se han publicado estudios que afirman lo contrario en ciertas circunstancias y enfermedades. Según los autores del artículo Systematic review with meta-analysis: coffee consumption and the risk of cirrhosis (Autores: Kennedy EJ y cols. Fuente: Alimentary Pharmacology & Therapeutics 2016; 43(5): 562–574) el beber café con regularidad reduce la probabilidad de desarrollar esta condición. En el caso de los cigarrillos, se demuestra su relación con la frecuencia de complicaciones en pacientes con enfermedad de Crohn (Systematic review with meta-analysis: the adverse effects of tobacco smoking on the natural history of Crohn’s disease, To N y cols autores).

La gastropatía hipertensiva portal es una complicación que puede aparecer de manera frecuente en el paciente cirrótico y ocasionar sangrado digestivo agudo o crónico. Este artículo aborda los aspectos más recientes de la fisiopatología,historia natural,cuadroclínico y tratamiento de dicha condición clínico-endoscópica. Se ha utilizado la técnica de la revisión sistemática de laliteratura para arribar a las conclusiones que se exponen.

Un estudio del IRB Barcelona y el IDIBAPS señala un probable tratamiento para evitar la formación de los numerosos vasos sanguíneos anómalos causantes de hemorragias digestivas, principal complicación en esta enfermedad.

Científicos liderados por Raúl Méndez, investigador ICREA del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), y Mercedes Fernández, del IDIBAPS de Barcelona, señalan la proteína CPEB4 como la molécula a inhabilitar para evitar la generación de nuevos vasos sanguíneos anómalos asociados a cirrosis. La angiogénesis patológica es una de las complicaciones más importantes en pacientes con cirrosis y un factor clave en el desarrollo y agravamiento de la enfermedad. Por ello, se investigan terapias para combatirla. Los resultados del estudio se publican en Gastroenterology. Continue Reading »

Una investigación muestra que la proteína PREP podría convertirse en marcador sanguíneo de deterioro neurológico leve en los pacientes con encefalopatía hepática mínima.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática, en la que puede aparecer deterioro cognitivo leve, déficit de atención y alteraciones en la personalidad y la coordinación motora. Sus síntomas no son evidentes, por lo cual es necesario realizar estudios específicos para detectarla. Continue Reading »

  • Enrojecimiento de la piel
  • Urticaria
  • Piel seca o agrietada
  • Protuberancias o ampollas
  • Aspecto escamoso

  • Enfermedades o trastornos del sistema nervioso que pueden afectar a los nervios, incluida la diabetes mellitus y nervios pinzados

Aunque no existe una dieta para controlar el picor, si es propenso a padecerlo, puede realizar cambios en el estilo de vida para ayudar a minimizarlo.

  • No utilice perfumes, talco ni jabones perfumados. Lleve las menos joyas posibles.

Cargando, espere por favor.

ÁCIDO ISOFERÚLICO; CIMICIFUGA RACEMOSA

Caja con 30, 60 ó 90 tabletas.

Caja con 30, 60 ó 90 tabletas.

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Extracto seco de raíz de Cimicifuga racemosa

(correspondientes a 2.8 mg de extracto nativo)

*La concentración puede variar dependiendo de las características de la materia prima.

MENSIFEM ® es un auxiliar en el tratamiento de los síntomas de la menopausia como bochornos y sudoración abundante.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Ni el mecanismo de acción ni los componentes para la mejoría de los síntomas de la menopausia, se conocen.

Estudios farmacológicos clínicos indican que los síntomas de la menopausia (tales como bochornos y sudoración profusa) pueden mejorar durante el tratamiento con medicamentos de raíz Cimicifuga racemosa.

Los datos sobre las propiedades farmacocinéticas no se encuentran disponibles.

Datos preclínicos sobre seguridad:

En un estudio a seis meses en ratas, el nivel sin efectos observados (NOEL), la dosis más alta para la cual no se observó cambios con el tratamiento, para el extracto de isopropanol (granulado) se definió con 21.06 mg/kg de peso corporal.

Dolor de hígado al levantarse
El dolor producido por un cálculo en la vesícula biliar se percibe cuando estamos de pie y rectos.
El paciente se pliega hacia delante para no percibir dolor, permanece sentado o bien se tumba en posición fetal.
El dolor en el lado derecho también se percibe al inspirar profundamente.

Dolor después de una operación
El dolor después de la operación permanece algunas semanas y va desapareciendo poco a poco.
Se pueden percibir pinchazos en el hígado y una sensación de pesadez sobre todo al sentarse o plegarse hacia delante.
Si el dolor permanece, se debe acudir al cirujano para una revisión.

Fractura de las costillas
En caso de fractura en las últimas costillas, se percibe dolor al respirar, al mover el tronco y al plegarse hacia delante.
El dolor se limita al área en la que se ha roto el hueso.
La prueba más eficaz para saber dónde se encuentra la fractura es la radiografía.

A continuación, se presentan otros síntomas que indican un mal funcionamiento del hígado (algunos de éstos pueden representar una enfermedad grave):

  1. Prurito – entre las causas se encuentran los cálculos biliares que impiden que la bilis pase al intestino. Este líquido pasa al torrente sanguíneo y se acumula en la piel provocando prurito.
  2. Ascitis (en caso de cirrosis o cáncer)
  3. Disminución del deseo sexual
  4. Ictericia
  5. Náuseas
  6. Vómito
  7. Orina oscura y heces claras (provocadas por cálculos biliares, colangitis, cirrosis biliar o hepática, hepatitis, cáncer de hígado o enfermedades de otros órganos)
  8. Cansancio
  9. Pérdida de apetito y de peso (si el volumen del hígado aumenta mucho)
  10. Dolor de espalda

Dolor de hígado y fiebre
Entre las causas posibles se incluyen:

  • Infección en el hígado,
  • Colangitis (inflamación de los conductos biliares),
  • Neoplasia (cáncer),
  • Rechazo del trasplante.

Dolor de hígado y disnea o respiración jadeante
El dolor al respirar o al toser puede producirse por un aumento de la presión sobre el pulmón ocasionado por:

Dolor de hígado y hombro
Entre las causas se encuentran:

  • Cáncer – también puede provocar dolor de espalda
  • Cálculos biliares
  • Infección e inflamación (hepatitis aguda) con agrandamiento del hígado

Dolor de hígado y lengua blanca
Entre las posibles causas se encuentran:

Aunque muchos piensan que la boca amarga está relacionada con el hígado, en realidad no existe ningún vínculo directo.

Un diagnóstico adecuado del dolor de hígado es importante para empezar un tratamiento lo antes posible y prevenir complicaciones que pueden conducir a la muerte.

Entre las pruebas se encuentran:

  • Análisis de sangre y de orina para controlar los niveles de bilirrubina, enzimas hepáticos (transaminasas GPT y GOT) y alfafetoproteína;
  • Ecografía hepática;
  • Endoscopia hepática;
  • Biopsia hepática.

Estilo de vida
Lo primero que se debe hacer es cambiar de dieta y de estilo de vida.
Hay que renunciar al alcohol y a otros alimentos como la comida picante y grasa, los quesos curados y las bebidas estimulantes como té y café.

Desintoxicación
El hígado es necesario para eliminar las toxinas y ayuda en la digestión. Sin embargo, puede dañarse si se produce una acumulación de productos de desecho que no han sido bien digeridos.
El mejor modo para mejorar la funcionalidad del hígado es la desintoxicación.
Para ello, se debe ayunar durante un día, no comer alimentos picantes o grasos y quitar la pesadez del hígado comiendo verduras y platos simples.
De esta forma, se eliminan los productos de desecho mejorando la digestión y la actividad hepática.

Alimentación y dieta para el dolor de hígado

La dieta es esencial para tratar los trastornos hepáticos.
Muchos médicos y naturópatas recomiendan el ayuno si el paciente no tiene contraindicaciones (embarazo, cáncer de hígado o de páncreas, diabetes, tuberculosis o cáncer avanzado y enfermedades del corazón).
Se recomienda llevar una alimentación basada en frutas, verduras, legumbres y frutos secos. Se suele desaconsejar el consumo de cereales, por ser ricos en hidratos de carbono que se acumulan en el hígado, así como de productos lácteos, si bien la medicina convencional no recomienda eliminarlos por completo.

Según la dieta del grupo sanguíneo, se deben comer más proteínas (animales, vegetales, y de pseudocereales como la quinoa y el amaranto).

De acuerdo con la medicina natural y con el higienismo, se debe evitar el consumo de proteínas animales y productos transformados, como los dulces o los alimentos congelados, y comer sobre todo productos no transformados. Se pueden comer algunos alimentos para volver a tener un hígado sano, como por ejemplo:

  • Las verduras de hoja verde (col, calabaza, brotes) y la fruta (papaya, sobre todo) no son alimentos pesados para el hígado y favorecen la desintoxicación.
  • El ajo tiene propiedades antiinflamatorias naturales y antifúngicas, por lo que favorece la digestión y la desintoxicación del hígado.
  • El cardo mariano ayuda a desintoxicar el hígado.
  • El jugo de áloe es una bebida beneficiosa para el hígado.

Los tumores hepáticos benignos son lesiones que usualmente se asientan en hígados que tienen características sanas; con frecuencia son diagnosticados en forma incidental durante evaluaciones médicas, en líneas generales la tendencia de su manejo es conservadora y de seguimiento, sin embargo existen indicaciones quirúrgicas precisas que deben ser conocidas por el paciente.

1.- Hemangioma Cavernoso:

Este es el tumor benigno más frecuente de todos los tumores hepáticos, la frecuencia varía de 0.4 a 20% de la población general, en ocasiones el paciente puede ser portador de hemangiomas en otras partes se puede presentar en cualquier edad y sexo, sin embargo tienden a ser más frecuentes en mujeres entre la 3ra. y 5ta. década de la vida; 2 de cada 3 hemangiomas usualmente son únicos y son pequeños, pero en ocasiones pueden tener tumores mayores de 4 cms. Estos han sido llamados hemangiomas gigantes; su origen no está claro pero en general se piensa que son lesiones congénitas, la mayoría de los mismos son asintomáticos sin embargo dependiendo de su tamaño estos tumores pueden presentar molestias abdominales, dolores o sensación de llenura, la rotura espontánea es una complicación muy grave, es rara y usualmente se asocia con traumatismo, embarazos o punciones. Los hemangiomas en términos generales tiene un curso benigno y solo una porción pequeños de ellos van a crecer en el seguimiento y la mayoría se van a mantener asintomáticos y sin complicaciones; el tratamiento está indicado cuando el paciente presenta algún tipo de sintomatología; pero es muy importante evaluar que dicha sintomatología es causada por el hemangioma; la otra indicación frecuente es que el tumor tenga un diámetro mayor de 10 cms.

2.- Hiperplasia Nodular Focal (HNF):

Es el 2do. Tumor benigno hepático más frecuente, aparece en cualquier edad y sexo; sin embargo es más frecuente en mujeres entre los 30 y 50 años; es un tumor que no se ha asociado al uso de anticonceptivos y no está asociado tampoco a la incidencia o transformación hacia lesiones malignas; la mayoría de las lesiones son solitarias, asintomáticas y generalmente son pequeñas; el diagnostico es fácilmente hecho con estudios radiológicos adecuados y en ocasiones con biopsias; el tratamiento en forma general incluye la observación y el seguimiento cada 6 meses con tomografía o ecosonografía; y ante la eventualidad de que el tumor se haga sintomático o presente un crecimiento mayor de 2 cms. se debe discutir la opción de su tratamiento, el cual es resección del mismo (cirugía).

Es un tumor raro principalmente presentado en mujeres y que está asociado al uso de anticonceptivos orales, es raro verlos en varones. Los anticonceptivos aumentan incidencia de adenoma, aumenta su tamaño y el riesgo de sangrado, sin embargo cerca de la mitad de los tumores se van a presentar en pacientes que nunca han utilizado anticonceptivos, tienden a ser tumores grandes usualmente mayores de 5 cms. y 2 de cada 3 pacientes van a tener tumores que son solitarios. La mayoría son asintomáticos, sin embargo pueden presentar dolor abdominal en un grupo de pacientes y uno de cada 3 pacientes puede presentar dolor agudo por sangramiento o infarto de esas lesiones, mientras la lesión es más grande hay mayores riesgo de complicaciones, la más frecuente de todas es la hemorragia, la cual se puede ver en uno de cada 2 pacientes. El diagnostico es fácilmente hecho mediante estudios imagenologicos y la biopsia mostrará células de aspecto normales del hígado, el tratamiento de estas lesiones es la cirugía.

4.- Quistes Hepáticos

Son lesiones constituidas por una membrana que contiene líquido en su interior y usualmente se presentan en 3 condiciones: los quistes congénitos que son los conocidos como quistes simples, la enfermedad poliquistica del hígado y los quistes parasitarios.

Los quistes simples son frecuentemente asintomáticos el diagnostico usualmente es fortuito por ecosonografía o por tomografía su aspecto en los estudios de imagenología son muy característicos y fácil de diagnosticar. En ocasiones cuando son de gran tamaño pueden producir dolor y tienen indicación formal de cirugía, el tratamiento electivo es la vía laparoscopica y los resultados son muy satisfactorios.

La enfermedad poliquística del hígado, es una enfermedad hereditaria poco frecuente y que en ocasión se acompaña también con enfermedad poliquistica renal, en esta condición en el hígado se presentan numerosos quistes distribuidos en todo el hígado de diversos tamaños que tienen tendencia a crecer, pueden infectarse, sangrar y requieren de un tratamiento conocido como fenestración y/o resección para procurar control de la enfermedad, en ocasiones cuando se agotan todas la alternativas de tratamiento, el trasplante de hígado puede ser su único tratamiento.

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo: se encarga de procesar y eliminar los productos de desecho para evitar que se acumulen a través de su participación en procesos como el metabolismo o la función inmunitaria. Cuando la actividad del hígado se ve afectada de forma grave, la vida de la persona corre un riesgo muy elevado.

En este artículo hablaremos de las causas, los síntomas y los tipos de esteatosis hepática o hígado graso, uno de los trastornos más comunes de este órgano, que predispone a la aparición de cirrosis (cicatrización patológica del hígado) si no se trata adecuadamente mediante cambios en el estilo de vida, en particular la abstinencia del alcohol.

La esteatosis hepática es una enfermedad, con frecuencia asintomática, que consiste en la acumulación de grasas en las células del hígado; las más habituales son los triglicéridos, que se relacionan con la aterosclerosis y la hipercolesterolemia. El nombre más utilizado por la mayoría de personas para designar este trastorno es “hígado graso”.

Se trata de una enfermedad de carácter reversible, puesto que su evolución depende por lo general de que se produzcan cambios en los hábitos y en el estilo de vida, como la adopción de una dieta saludable o la interrupción del consumo de alcohol. No obstante, la esteatosis hepática puede progresar hacia la cirrosis si no es manejada de forma adecuada.

La prevalencia de este trastorno varía en gran medida en función del país al que nos refiramos; mientras que en algunos es de aproximadamente un 10%, en muchos países ricos esta cifra supera el 20% de la población. En cualquier caso la esteatosis hepática es una enfermedad muy habitual, en especial en personas con obesidad.

planificacion actos escolares

Las exploraciones que van a llevar a un diagnóstico se van a basar en el historial clínico del paciente y en una serie de pruebas:

  • En primer lugar, un neurólogo observa los signos que podrían indicar esclerosis múltiple (movimientos oculares, coordinación de movimientos, reflejos, lenguaje. ), pero no puede solo con esto determinar de qué enfermedad se trata.
  • Como la desmielinización provoca un enlentecimiento en la transmision del impulso, se va a medir la velocidad mediante potenciales evocados auditivos y visuales, es decir, colocando unos pequeños electrodos que monitorizan las ondas del cerebro y que indican la velocidad a la que se transmite el estímulo desde que el paciente lo recibe hasta que lo reconoce su cerebro.
  • Luego, una resonancia magnética permitirá al médico observar anomalías en el cerebro mediante las imágenes que genera esta técnica. Pero esta prueba no es concluyente, puesto que las anomalías cerebrales que presenta la esclerosis también se ven en otras enfermedades y, a veces, otras anomalías no son captadas por el examen.

Telefono: (011) 43840324

Av. 9 de Julio 1925 (C1073ABA)

Buenos Aires - Republica Argentina

  • Inicio
  • Institucional
    • Programa Nacional
    • Comision Nacional de Prevención y Control del Tabaquismo
    • Legislacion
    • Comisión Intergubernamental para el Control del Tabaco del MERCOSUR
  • Información para Ciudadanos
    • ¿Qué hay en un cigarrillo?
      • Cigarrillos comunes vs. light
      • Advertencias en los paquetes
      • Otros productos
        • Cigarrillo electrónico
        • Pipa de agua
        • Tabaco para mascar
        • Cigarros o puros
    • Efectos del tabaco en la salud
    • Consumo de tabaco durante el embarazo
    • Efectos de la exposición al humo de tabaco ambiental
    • Beneficios de dejar de fumar
    • Cómo dejar de fumar
      • Preguntas frecuentes
      • Mitos
      • Manuales de autoayuda
    • Dónde recurrir para dejar de fumar
    • Ambientes libres de humo
      • Bares y restaurantes
      • Ambientes laborales
      • Escuelas
      • Hogares
    • Efectos del tabaco en el ambiente
      • Incendios
      • Contaminación
      • Deforestación
    • Consecuencias del tabaquismo en la economia
      • De los países
      • De los fumadores
    • Red Argentina de Jóvenes Libres de Tabaco
  • Información para Profesionales
    • Situación del tabaquismo
      • En el mundo
      • En nuestro país
        • Consumo en adolescentes
        • Consumo en adultos
        • Consumo en embarazadas
      • Convenio Marco de la OMS
      • ¿Qué hay en un cigarrillo?
      • Otros productos del tabaco
        • Pipa de agua
        • Cigarrillos electrónicos
        • Tabaco sin humo
        • Cigarros o puros
        • Cigarrillos light
    • Efectos del tabaco en la salud
    • Legislacion vigente
    • Vigilancia
    • Ambientes libres de humo
      • Municipios
      • Bares y restaurantes
      • Servicios de salud
      • Escuelas
      • Hogares
      • Ambientes laborales
    • Informacion para docentes
    • Cesación tabáquica
  • Recursos de comunicación
    • Campañas de promoción
      • Afiches
      • Calcos y Stickers
      • Folletos
      • Piezas POP
      • Postales
      • Publicidad
    • Spot de radio
    • Audiovisual
    • Archivo
    • Links
  • Contacto

El consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad, discapacidad y muerte en el mundo. Cada año mueren más de 5 millones de personas en el mundo a causa del tabaquismo y si no se toman medidas adecuadas en el año 2030 serian 10 millones de muertes; 7 millones de ellas en países pobres. Se estima que la mitad de los fumadores muere de una enfermedad relacionada al consumo de tabaco y que viven en promedio 10-15 años menos que los no fumadores.

El consumo de tabaco afecta la salud de fumadores y de no fumadores expuestos. En esta sección nos vamos a enfocar en los efectos del consumo en los fumadores. Los primeros informes que mostraban que el consumo de tabaco es causa de enfermedad aparecieron a principios del siglo XX. Hasta la fecha, se han publicado miles de artículos y revisiones sobre el tema que muestran que el tabaquismo se asocia con alteraciones en todos los órganos y sistemas.

Las causas de muerte más importantes relacionadas con el consumo de tabaco son: enfermedades del corazón, cáncer y enfermedades respiratorias. La mayoría de los efectos adversos del tabaquismo son dosis dependientes, pero también es cierto que no hay un nivel de consumo “seguro para la salud”. El Informe del Cirujano General de los Estados Unidos de 2004 describe con detalle las consecuencias del consumo de tabaco en la salud. El informe del 2010 describe los mecanismos biológicos por los cuales se produce el daño.

Haga clic acá para ver Informe del Cirujano General de Estados Unidos del 2010: "How Tobacco Smoke Causes Disease: The Biology and Behavioral Basis for Smoking-Attributable Disease" (en inglés).

De este último reporte surgen dos conceptos fundamentales:

El consumo de tabaco comienza a dañar el organismo NI BIEN se comienza a fumar).

El consumo de unos pocos cigarrillos por día igualmente es dañino para la salud.

Haga clic acá para ver los efectos de fumar unos pocos cigarrillos por día.

Cada año en Argentina, mueren más 40.000 personas por enfermedades relacionadas con el tabaco. Esto representa el 16 % del total de las muertes de personas mayores de 35 años.

HAGA CLIC EN CADA UNO DE LOS SIGUIENTES LINKS
PARA CONOCER LOS EFECTOS DEL CIGARRILLO.

El tabaquismo es una adicción.

En 1988, el Ministerio de Salud de Estados Unidos clasificó a la nicotina como una sustancia adictiva. El cigarrillo y otros derivados del tabaco generan dependencia con un mecanismo similar al de la adicción a drogas como la cocaína y la heroína. Los cigarrillos son sumamente eficientes para suministrar nicotina. Cada vez que inhala, el fumador promedio consume entre 1 y 2 mg de nicotina por cigarrillo. La nicotina llega al cerebro en unos 10 segundos lo que contribuye a su gran poder de adicción.

El siguiente cuadro compara la nicotina con otras drogas, en términos de capacidad de causar dependencia, letalidad, acceso y precocidad en el uso. Se comprueba que el tabaco está primero.

** % de usuarios que se torna dependiente

*** Edad media del primer uso, en años

Fuente: Investigación Nacional Domiciliaria sobre uso de drogas en Estados Unidos. National Health Institute, 2001.

La definición de adicción implica entre otros: existencia de tolerancia (se debe ir aumentando la dosis para tener el mismo efecto); síndrome de abstinencia ante su ausencia y el consumo compulsivo de una droga, a pesar de conocer las consecuencias negativas que tiene en la salud.

El síndrome de abstinencia característico de la falta de nicotina incluye irritabilidad, somnolencia, fatiga, dificultad para concentrarse, trastornos del sueño, aumento de peso, urgencia de fumar. La mayoría de estos síntomas alcanzan su máxima intensidad entre 24 a 48 horas luego del último cigarrillo y van disminuyendo lentamente en un período de 2 a 4 semanas.

El consumo de tabaco genera tres formas de dependencia:

Física: provocada directamente por la nicotina, responsable del síndrome de abstinencia.

Psicológica: el hábito de fumar se ha convertido en una compañía en diferentes situaciones, y parece imposible cambiar esta relación.

Social: el fumar sigue siendo un acto social, se hace en grupos, en reuniones con amigos, y entre los adolescentes tiene muchas veces un significado de rebeldía y de madurez.

Un estudio publicado en 2006 en los Estados Unidos pone en duda que un fumador tenga que fumar durante un largo período de tiempo para volverse adicto a la nicotina. Entre enero del 2002 y enero del 2006, los investigadores interrogaron once veces a 1.246 chicos de sexto grado de escuelas urbanas y suburbanas. También les midieron los niveles de nicotina en sangre para relacionarlos con las conductas adictivas. Como se necesita inhalar para que la droga cause dependencia, los investigadores limitaron su análisis a los 217 chicos del grupo que había inhalado. La edad promedio para inhalar por primera vez fue 12,8 años. En el 10 % de los chicos más susceptibles, las ganas de fumar se registraron dos días después de la primera inhalación y en 25% de ellos antes del primer mes. Por otra parte casi el 50% de los chicos tenía criterio de dependencia a la nicotina fumando solamente siete cigarrillos al mes. El tiempo entre el primer cigarrillo y el desarrollo de dependencia a la nicotina (definida por el manual de diagnostico de enfermedades ICD-10) es muy variable yendo de trece días a tres años después de haber fumado el primer cigarrillo. Esto explica porque algunos jóvenes que fumaron unos 20 cigarrillos en toda su vida ya dicen tener dificultad para dejar de fumar. Otro dato interesante es que el análisis de la saliva demostró que para tener criterios de dependencia a la nicotina no es necesario tener elevados niveles de nicotina en sangre. La mitad de los niños que prueba un cigarrillo se convertirá en adicto a la nicotina. Por esto es tan importante hacer hincapié en que los jóvenes no empiecen a fumar.

Los efectos en la salud cardiovascular aparecen enseguida de empezar a fumar y son también los primeros que se revierten al dejar de fumar. Se estima que, por cada 10 cigarrillos que se fuman por día, el riesgo de muerte por enfermedad cardiaca aumenta un 18% en hombres y un 31% en mujeres.

enfermedad coronaria (infarto agudo del miocardio, enfermedad isquémica, angor y muerte súbita)

enfermedad vascular periférica

aneurisma de la aorta abdominal

Los fumadores de 15 cigarrillos por día tienen el doble de riesgo que los no fumadores de tener un infarto y los que fuman más de 25 cigarrillos por día tienen cuatro vecesmás riesgo. Diversos estudios muestran que fumar cigarrillos light o suaves NO modifica este riesgo. Al año de dejar de fumar el riesgo disminuye a la mitad y a los quince años de haber dejado, el riesgo es similar al de un no fumador.
En cuanto a los accidentes cerebrovasculares, el riesgo también depende de cuánto se fuma. En fumadores de 10 cigarrillos por día el riesgo es el doble y en fumadores de 20 cigarrillos por día es cuatro veces mayor. El riesgo disminuye paulatinamente y se iguala al de un no fumador luego de 10 años de dejar de fumar.
El consumo de tabaco es el principal factor de riesgo para sufrir enfermedad vascular periférica. La asociación es muy alta. Más del 80% de los pacientes con claudicación intermitente típica fuman más de 2 paquetes de cigarrillos por día.
Los fumadores, en especial los hombres, tienen mayor riesgo de sufrir un aneurisma de la aorta abdominal. El riesgo es mayor en los que más fuman.
El tabaquismo es una de las principales causas de enfermedad coronaria en las mujeres. Un artículo publicado en octubre de 2011 en 'The Lancet' revisa de manera sistemática 86 estudios que evalúan tabaquismo y enfermedad coronaria y concluye las fumadoras tienen un 25% más de posibilidades de padecer una enfermedad coronaria que los fumadores, independientemente de otras patologías asociadas. El riesgo aumenta a medida que aumenta el número de años que se ha fumado.

El cáncer es una de las principales causas de muerte en todo el mundo. Se estima que el número mundial de muertes por cáncer va a seguir aumentando en todo el mundo y va a alcanzar los 9 millones en 2015 y los 11,4 millones en 2030. Los tipos de cáncer más frecuentes en todo el mundo son (por orden de mortalidad):

- En los hombres: pulmón, estómago, hígado, colon y recto, esófago y próstata.
- En las mujeres: mama, pulmón, estómago, colon y recto, y cuello uterino.

Antes de los años 60, el cáncer de pulmón en la mujer era rarísimo. Sin embargo, en 1987 en los Estados Unidos las muertes causadas por cáncer de pulmón superaron a las producidas por el cáncer de mama. En Argentina, más de 15.000 argentinos mueren cada año por un cáncer relacionado con el consumo de tabaco. La tasa de mortalidad por cáncer de pulmón en las mujeres se duplicó en la Argentina durante las últimas tres décadas. Según el registro de estadísticas vitales del Ministerio de Salud de la Nación, en 1980 se produjeron 5 muertes de mujeres por el cáncer de pulmón por cada 100.000 habitantes. En cambio, en 2007 ocurrieron 10 casos por 100.000, un aumento que hizo que el de pulmón pasara a ser la segunda causa de muerte por cáncer en mujeres, superando al cáncer de colon. La tasa de mortalidad creció especialmente en la región del Centro y en la Patagonia. En cambio, en los varones la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón descendió desde los 42 casos por 100.000 habitantes en 1980 a 30 casos por 100.000 habitantes en 2007. Los varones llegaron al nivel máximo de consumo del tabaco hace tiempo, y eso produjo la reducción de la mortalidad por cáncer.

La primera reacción colectiva a la epidemia de sida fue preguntar “¿por qué esa gente no hace otras elecciones?”. El movimiento antisida dejó en claro que esa pregunta es un error. Hoy que el 70% del planeta corre riesgo de muerte prematura por enfermedades evitables, “esa gente” somos muchos de nosotros. Las comunidades de lucha contra las ENT y el sida pueden aprender de sus respectivas experiencias: unidos somos más.

Kent Buse es director de políticas estratégicas de ONUSIDA. Laurel Sprague es directora ejecutiva de la Red Global de Personas que Viven con VIH. Copyright: Project Syndicate, 2017.www.project-syndicate.orgTraducción: Esteban Flamini

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

“No lo veo como un problema. Al contrario, a la larga va a ser mejor para mi salud”. Esta es la visión de vida que tiene Karen Viviana Serrano tras convivir por un año con la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

por Juan MANUEL CORREDOR B.
jcorredor@vanguardialiberal.com.co

Lo que para ella, una bumanguesa de 27 años, 1.65 metros de altura y 65 kilogramos de peso, empezó con dolores en la boca del estómago, debilidad y sensación de desaliento durante el día; era un mal presagio de una gastritis. Lo que Karen Viviana Serrano no se imaginó era que se encontraría con una enfermedad que hasta ese momento desconocía.
La degeneración grasa del hígado, también conocida como infiltración grasa hepática o esteatosis hepática, es una enfermedad que hace parte o compone un desorden mayor: el síndrome metabólico.
El hígado graso es aquella acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). En otras palabras, el hígado presenta una acumulación de grasa no sólo en su parte externa, sino también con infiltración, haciendo que se resienta e inflame.

José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia,

Esta enfermedad puede presentarse principalmente por la ingesta continua de alcohol, o como le sucedió a Karen Serrano, que sin ser consumidora de licor tiene la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
En nuestro medio, las personas con desórdenes metabólicos que presenten en su abdomen una obesidad central, que en hombres adultos supere los 90 cm y en mujeres adultas los 80 cm de perímetro abdominal, presentan la primera alerta para sospechar de síndrome metabólico y un posible caso de hígado graso.
En niños, por ejemplo, los casos de obesidad son patéticos. Algunos estudios indican que entre la población de 5 a 14 años el sobrepeso está entre 45% a 60%.
Otros componentes que encenderían las alarmas para esta patología son la presencia de glicemia elevada (azúcar elevado en la sangre), tener el colesterol y/o triglicéridos elevados de manera constante durante un tiempo prolongado (dyslipidemia) y tener la tensión arterial alta o hipertensión arterial.
Con esos parámetros de obesidad y uno de los componentes anteriores se hablaría de síndrome metabólico.
“Tras recurrir al médico de familia, este me envió a hacerme unos exámenes de sangre. En los resultados salió que tenía altos los niveles de Transaminasas (sustancias producidas principalmente en el hígado). Luego vinieron otros exámenes que evidenciaron inflamación del hígado y, por último, confirmamos la enfermedad”, describe Karen Serrano.
José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia, explica que “el hígado graso no es una enfermedad exclusiva de las personas obesas”. Así como a Karen, una persona sin sobrepeso actual ni histórico le ocurrió, “muchos otros pacientes pueden presentar alteraciones metabólicas o diabéticas por un manejo inadecuado de grasas. El porcentaje en el mundo de personas delgadas o con peso normal con hígado graso ronda entre el cinco a siete por ciento”.

Las etapas de esta patología comprenden: hígado graso, esteatohepatitis (hepatitis por grasa), fibrosis, cirrosis y probabilidad de cáncer de hígado.

No es de la noche a la mañana
Según los expertos, el hígado graso no es una enfermedad per se. Si bien las personas que tengan una dieta inadecuada y vida sedentaria son más propensas a tener hígado graso, existen otros factores que inciden en esta patología.
La ingesta de cierto tipo de medicamentos, por ejemplo, los corticoides, algunos analgésicos, algunos para la presión arterial y medicamentos de tipo cardiovascular, entre otros, favorecen la presencia de la enfermedad.
Otra posibilidad es el sometimiento de personas obesas a cirugías bariátricas (para contrarrestar el sobrepeso), procedimiento que podría desencadenar en hígado graso, afirma este especialista.
También, con el tiempo, favorece la enfermedad del hígado graso el consumo de ciertos productos herbolarios o medicina alternativa, así como la exposición a sustancias orgánicas o tóxicas derivadas del petróleo.
Forma de tratar la enfermedad
Desde el día en que Karen Serrano fue diagnosticada, inmediatamente cambiaron sus hábitos alimenticios. Un paciente con hígado graso debe contrarrestar la enfermedad realizando dos tareas específicas: ejercicio, preferiblemente cardiovascular, y mantener una dieta balanceada. Expertos en el tema han demostrado que con sólo la realización de ejercicio y la alimentación adecuada se puede revertir la enfermedad grasa del hígado hasta en 75% de los pacientes, inclusive en la reducción y mejoría.
Sin embargo, el tratamiento para esta patología está supeditado al tipo de afectación que la causó o lo que ayudó a que se presentara: si es por hipertensión, colesterol elevado o triglicéridos elevados, trastorno del azúcar, hiperglisémico o diabético, enfermedades tiroideas, entre otros. Lo que sí es común a todos los pacientes con hígado graso es la prohibición de la ingesta de alcohol.
“Tener hígado graso no ha representado un problema en sí para mí. Al contrario, sé que a la larga va a ser mejor para mi organismo, pues impide que lo llene de alimentos grasos o dañinos. He pecado en consumirlos de vez en cuando, por ejemplo, hamburguesas e incluso trago, pero es como si llegase la muerte porque la sensación después de haberlos ingerido es horrible”, agrega Karen Serrano.
El especialista José Luis Plata explica que existe un informe de la sociedad hepática europea sobre “los beneficios” de la ingesta mínima de alcohol para tratar esta enfermedad. Sin embargo, según su experiencia, este informe es muy preliminar y tiene en cuenta las características europeas, más no las del hombre o paciente latino. Por tal razón no es recomendable para los colombianos consumir alcohol si se padece de hígado graso.
Lo que sí es benéfico es consumir café. Múltiples estudios hechos desde 2007 sobre prevención de enfermedades hepáticas, dentro de las cuales está el hígado graso, y especialmente en personas que consumen constantemente alcohol, tomar entre cinco a siete tazas de café al día ayuda a contrarrestar esta enfermedad. Esto excluye a pacientes con alguna enfermedad de tipo cardiovascular, psiquiátrico o mental a quienes se prohíbe la cafeína, agrega este gastroenterólogo-hepatólogo.

15 a 25% es el margen de probabilidad de que la enfermedad de hígado graso avance de fibrosis a cirrosis.

Alrededor del mundo
Se prevé que hacia 2020 el mayor número de pacientes que necesiten trasplante hepático no sea por consumo de alcohol, ni por cirrosis o por hepatitis C o B, sino básicamente será derivado de personas que tuvieron esteatohepatitis, enfermedad que condujo a cirrosis.

¿Tengo hígado graso?

La confirmación diagnóstica de hígado graso se puede hacer de dos maneras: el método invasivo y el no invasivo.
– Biopsia hepática (método invasivo), es el examen de mayor índice de certeza, pero su práctica posee un alto riesgo.
– Ecografía hepatobiliar: (método no invasivo).
– Fibromax y Fibrotex: (tipo serológico).
– Fibroscan: a través de un equipo similar al ecógrafo.
Cabe aclarar que a través de exámenes no invasivos se puede indicar la presencia de hígado graso, pero sólo el método invasivo podrá diagnosticarlo con certeza.

El tabaco es un producto vegetal obtenido de las hojas de varias plantas del género Nicotiana, en concreto Nicotiana tabacum). Se consume de varias formas, siendo la principal fumada. Su particular contenido en nicotina la convierte en adictiva. Se comercializa legalmente en todo el mundo aunque tiene numerosas restricciones para ser fumada en muchos países ya que posee efectos adversos para la salud pública.

Su composición está formada por el alcaloide nicotina, que se encuentra en las hojas en proporciones variables (desde menos del 1% hasta el 12%). El resto es el llamado alquitrán, una sustancia oscura y resinosa compuesta por varios agentes químicos, muchos de los cuales se generan como resultado de la combustión (cianuro de hidrógeno, monóxido de carbono, dióxido de carbono, óxido de nitrógeno, amoníaco, etc.)

El tabaco es un estimulante el sistema nervioso central que, sin embargo, en los adictos produce relajación. El hábito de fumar aumenta la tolerancia (se aguanta más), con lo que los efectos agudos (mareos, vómitos, sudoración), se notan cada vez menos.

A nivel psicólogico, la nicotina facilita la concentración, activa la memoria y, hasta cierto punto, controla el aumento de peso al aumentar el gasto de energía, disminuir los sentidos del olfato y el gusto, y mantener al fumador ocupado en el acto de fumar en vez de comer. Cada persona además tiene sus consideraciones particulares respecto a las sensaciones que el tabaco les otorga.

A nivel físico, la nicotina aumenta la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio, la presión arterial y el flujo coronario. Durante la combustión del tabaco, algunos de sus elementos se transforman en monóxido de carbono, emisión venenosa que contribuye al surgimiento de enfermedades cardiacas. Cuando el monóxido de carbono entra al torrente sanguíneo, tiende a reemplazar el oxígeno contenido en las células rojas de la sangre formando carboxihemoglobina. En los fumadores, hasta el 10% de la hemoglobina total puede ser carboxihemoglobina, lo cual equivale a decir que sus tejidos reciben 10% menos de oxígeno.

El tabaquismo aumenta 10 veces la posibilidad de desarrollar un infarto de miocardio. El 85% de las muertes por cáncer de pulmón tiene relación directa con el hábito de fumar.

El consumo de tabaco constituye la principal causa de enfermedad evitable y de mortalidad prevenible en los países desarrollados. Los hijos de padres fumadores tienen un 70% más de probabilidad de ser internados por enfermedades respiratorias. Finalmente, el peso de los recién nacidos cuyas madres fuman es menor comparado con el de aquellos hijos de no fumadoras. Además es el tabaco el causante del 80% de la mortalidad por procesos pulmonares crónicos.

En el tabaco se han encontrado múltiples sustancias que en gran parte son perjudiciales para la salud. Entre ellas destacan por sus efectos nocivos: Los alquitranes (benzopirenos y nitrosaminas) responsables del 30% de todos los tipos de cánceres (vejiga, riñón, páncreas, estómago, etc) y del 90% del cáncer de pulmón. El monóxido de carbono, que es el causante de mas del 15% de las enfermedades cardiovasculares. La nicotina, que produce la dependencia física. Algunas de las enfermedades que produce son:

El tabaquismo tiene repercusión en las arterias de mediano y pequeño calibre que son las encargadas de distribuir sangre por todo el organismo, por lo que la afección de este sistema (árbol cardiovascular) repercute en todos los órganos nobles del cuerpo, de tal manera surgen las siguientes enfermedades cardiovasculares:
Infarto o Angina de Pecho: El aumento de la constricción de las arterias (espamo) y de la agregación plaquetaria (acumulación de células que favorecen a la formación del coágulo) predisponen a la aparición de estos problemas en la circulación de las arterias coronarias. La liberación de sustancias que aceleran el corazón y suben la presión en el contexto de un corazón enfermo predispone a la aparición de muerte súbita. Por esta razón no es posible hacer un pronóstico de vida confiable en aquellos pacientes fumadores, aun cuando sus exámenes de laboratorio o instrumentales sean normales.
Enfermedad Cerebrovascular:

Se debe a una falta de llegada de sangre transitoria o definitiva de una porción de la masas cerebral que causa los conocidos cuadros de hemiplejía, apoplejía, paraplejías, paresias, etc. La causa de estos cuadros es la ateroesclerosis, estenosis y trombosis de las arterias que irrigan el cerebro, que sufren el mismo proceso de oclusión descripto en las arterias coronarias.

Las personas fumadoras tienen mayores problemas de insomnio que las no fumadoras. En general, además de más dificultades para conciliar el sueño, también experimentan más alteraciones durante el mismo, lo que les lleva a dormir peor y descansar menos. Esto origina que muchos fumadores estén somnolientos, de mal humor y cansados durante el día. Y para contrarrestarlo, acaban fumando aún más, lo que crea un círculo vicioso del que es muy difícil salir si se continúa fumando.

El origen de estos trastornos del sueño puede estar en enfermedades o alteraciones ocasionadas por el tabaco. Pero también en el propio hecho de fumar, combinando múltiples factores como son el efecto estimulante de la nicotina, la sensación de abstinencia que se produce durante el descanso nocturno, la tensión arterial elevada y un pulso acelerado (típicos de la persona fumadora), así como su mayor tendencia a tomar excitantes como el café.

Mientras que sólo una de cada cinco personas no fumadoras roncan, prácticamente la mitad de las que fuman lo hacen habitualmente, algo que deja de pasar al abandonar el tabaco.

La mejoría del sueño se obtiene de forma evidente tras cortar con el tabaco, aunque durante los primeros días, y a consecuencia del síndrome de abstinencia (que desaparece al poco de dejarlo), es habitual que estos trastornos sean aún más pronunciados durante un corto espacio de tiempo.

El hábito de fumar esta muy relacionado con la enfermedad conocida como claudicación intermitente o “enfermedad de las vidrieras” que se caracteriza por dolor en uno o dos de los miembros inferiores al caminar, lo que obliga a detenerse y disimular mirando vidrieras. El grado extremo de esta enfermedad implica lesiones del pie y gangrena del miembro que obliga a su amputación. Esta enfermedad es mediada por la lesión ateroesclerótica (oclusión por grasas y coágulos) de las arterias de los miembros. La cesación produce regresión de los síntomas y mejoría de la enfermedad cuando esta no es terminal. El pronóstico de la cirugía paliativa de esta enfermedad es mucho mejor si se acompaña de la cesación del tabaco.

El hábito de fumar tiene una relación directa con la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica – EPOC (es informado en el 80-90% de los pacientes que padecen esta patología), que en etapas avanzadas tiene altísima mortalidad por insuficiencia respiratoria. También el fumador esta expuesto en mayor medida a la Bronquitis Crónica, por el efecto irritante de los componentes del tabaco al entrar en contacto con las células bronquiales. Esto predispone a padecer infecciones bacterianas y por supuesto, cáncer (ver luego). También esta expuesto a mayores procesos inflamatorios nasales, de garganta y otras infecciones respiratorias.

Las mujeres fumadoras entran a la menopausia aproximadamente 5 años antes que las no fumadoras. El cigarrillo y la nicotina pueden alterar la cantidad de hormonas relacionadas con la función reproductiva. Los hombres fumadores tienen reducida la movilidad de sus espermatozoides. Las mujeres tienen más riesgos de sufrir osteoporosis.

La mortalidad anual por cáncer debido al cigarrillo es del 30% (sobre el total de todas las muertes producidas por esta enfermedad). El cáncer de pulmón ha crecido un 250% desde 1950 hasta 1992. Existe una relación causal entre el cigarrillo y el cáncer de pulmón. También se comprobó esa relación para el cáncer de boca, larínge, esófago, vejiga, riñón, estómago, páncreas, cuello uterino, y de la sangre. El humo del cigarrillo es una mezcla compleja de mas de 4000 componentes, muchos de ellos mutagénicos y carcinogénicos.

Estudios epidemiológicos demuestran que la presión arterial promedio en tabaquistas es mayor que en no tabaquistas. Se ha demostrado del mismo modo un aumento agudo de la presión arterial luego de fumar un cigarrillo.

El tabaquismo es uno de los hábitos mas antiguamente implicados como responsable de disfunción eréctil (dificultad en la erección). El efecto de la nicotina sobre el tejido eréctil es constrictor (las arterias se cierran), tanto a nivel del músculo liso cavernoso con la consiguiente dificultad para distenderse durante la fase de tumescencia, como a nivel vascular con disminución de la dilatación de las arterias, necesaria para aumentar el flujo sanguíneo al interior del cuerpo cavernoso (músculo del pene). Estudios realizados mediante eco doppler color permitió evidenciar la reducción del calibre de las arterias cavernosas.
El fumar más de 7 cigarrillos por día genera efectos vasoconstrictores sobre las arterias peneanas, además de potenciar la arterioesclerosis. El paciente fumador presenta impotencia 50% más que el paciente no fumador y el 70% de los hombres impotentes son fumadores.

La pirámide de los alimentos proporciona una información gráfica de las diferentes elecciones de cada grupo de alimentos. Si la alimentación es variada se garantiza la ingesta de vitaminas y minerales necesarios para la correcta función del organismo. En ocasiones las náuseas, los vómitos o la pérdida de apetito producidos por el tratamiento de la hepatitis C hacen difícil ingerir los nutrientes que se necesitan. Hay que consultar con el médico la necesidad de un suplemento vitamínico. No se debe ingerir un suplemento vitamínico sin la prescripción del médico, ya que el exceso de algunas vitaminas puede ser perjudicial para el hígado.

La única y principal recomendación es beber mucha agua. Si no existe una restricción de líquidos en su alimentación, se recomiendan 8 a 12 vasos grandes de agua cada día. Si hay vómitos, hay que beber más líquido para compensar la pérdida de líquidos por el vómito. No se recomiendan las bebidas con cafeína, alcohol o azúcar, ya que predisponen a la deshidratación.

En algunos pacientes, la adicción de una rodajita de limón y una cucharadita de miel al agua, les permite beber más líquidos cada día.

Intentar evitar los efectos secundarios de la enfermedad y su tratamiento

La hepatitis C y su tratamiento pueden hacer difícil una alimentación adecuada. Las náuseas, los vómitos, la diarrea y la pérdida del apetito pueden hacer que el paciente no coma o coma muy poco. He aquí algunas sugerencias que pueden ayudar a aliviar estos efectos secundarios:

Identificar los desencadenantes. El olor, el sabor e incluso pensar en algunos alimentos pueden hacer que el paciente se encuentre peor. Una vez identificados hay que intentar evitarlos.
Llevar un diario de los alimentos que se comen. Así se pueden identificar alimentos que sientan bien y que sientan mal. Esto puede ayudar a mejorar la alimentación diaria y mantener los niveles apropiados de calorías y nutrientes diarios.
Comer platos menos abundantes. Con frecuencia, comiendo raciones más pequeñas se facilita la digestión de los alimentos y se alivia la sensación de plenitud o la producción de gases.
Evitar los alimentos ricos en grasa. Suelen producir molestias digestivas. Es mejor cocer los alimentos que freírlos.
No comprar alimentos no recomendables. Es más fácil resistirse a comer un alimento no recomendable si no lo hay en casa.
Si hay náuseas, probar a comer alimentos que sientan bien al estómago. Por ejemplo tostadas y bebidas con gas, como el ginger ale. Si las náuseas aparecen justo después de levantarse de la cama, coloque estos alimentos en la mesita de noche y cómalos antes de levantarse.
Hay que comer regularmente aunque no se tenga hambre

Si además se padece cirrosis, puede ser necesario hacer cambios específicos en la dieta, como por ejemplo comer menos proteínas, sal o hierro, o beber menos líquido. Hay que consultar siempre con el médico antes de iniciar un plan o dieta alimentaria.

Espero que todo esto te ayude, en cualquier momento te mando mucha energía y luz, en estos tiempos que corren debemos relajarnos, no pensar tanto y dejar que fluya la vida positiva que está ahí para cada uno. Un abrazo de luz para ti. Ana

mi hermana sufre desde septiembre 2010 insuficiencia hepatica cronica y ahora le dio anemia fue al dr y esta tomando remedios pero ella me dice si el higado se vuelve a regenerar, con decirle que los medicos le han dicho que no se puede resfriar porque le puede subir la encelopatia hepatica de hecho la le ha dado, quiero que me digan si esto se puede mejorar. lei su parrafo y le voy a decir a ella,. muchas gracia

Querida Rosa, gracias por consultar en mi blog. Lo mejor que te recomendaría es acudir a los médicos ortomoleculares, es mas natural, te doy una pagina para que puedas enviar tu consulta,
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente
http://www.nutriologia-ortomolecular.info
facebook.com/miguelleopoldo.alvarado

ellos se encargarán de darte los mejores consejos para tu hermana. La medicina tradicional a veces empeora los cuadros de está índole, de hecho imagino que la anemia de tu hermana será por la bajada de proteinas contra la insuficiencia hepática. Mejor consultales y ya me contarás.
No sé de que parte eres, yo soy de Madrid, España. Tambien te puedo aconsejar tratamientos naturales de Reiki ó Sanergía, suelen dar resultados en la persona, normalmente todas estas complicacines vienen por problemas emocionales ocultos. Besos y mucha suerte.

gracias por este tipo de comentarios, en realidad he bajado de peso y me he mantenido lo mas importante, deje de comer en exeso, segui tus pasos, y te agradesco mi salud, me siento mmejor, y deje de tener dolencias estomacales, mi sirculacion, mejoro, y mi organismo empezo poco a poco trabajar diferente tengo ya tres meses modificaando mi dieta siguiendo tus consejos, y la verdad te agrdesco ahora solo me resta aserme un examen despues de estas fiestas desembrinas y verificar no haber alcanzado la deabetes enfin me siento tan bien y creo que todo va a salir bien. ( antes me fatigaba demasiado y no podia correr ahora solo me dio ganas y recorri 5 cuadras sin fatigarme para mi es mejor que la medicina deveras gracias si todos nos unieramos deveras seriamos una mejor comunidad mis mejores deseos para este 2011)

Me alegro mucho Miguel que estos artículos te puedan ayudar, Yo tambien te deseo un año repleto de energías sanadoras.
Si puedes, entra en la sección de Sanergía, ahora hay muchas técnicas que nos ayudan a estar mejor con menos esfuerzo y esto es de lo que se trata.
En Videos hay muchas peliculas sobre energías y crear la propia realidad, que también te ayudaran. Un saludito

Marian, la mejor dieta para el higado es la del Dr. Andrea Moritz, puedes llevarla a cabo, pero siguiendo las instrucciones correctamente y ante todo tienes que hacerte antes tres o cuatro colonterapias, en un profesional o en casa, si las haces tú me consultas y te guio para hacerlas, te mando la mejor pagina explicativa de la limpieza.
http://perso.wanadoo.es/salud_armonia/articulo51.htm

geovanny, los habitos se adquieren en 21 días, poco tiempo para los beneficios que se obtienen para el resto de la vida.
Por la mañana podrías empezar a tomar zumo de limón con agua templadita, tu desayuno normal (comer bien en el desayuno adelgaza),fruta,cereales, infusiones, no recomiendo la leche para nada, daña bastante y ensucia más. Mejor cualquier yogur, queso fresco, Kefir, huevos.etc.
A medio día mejor verduras y pescado o legumbres y frutas.
Media mañana y media tarde: infusion, fruta, yogur, barrita dietética, algunas almendras, nueces, naturales, algo de todo esto se recomienda, pues hay que tomar al dia 5 comidas no muy copiosas.

Y en la noche tu cena normal siempre dos horas antes de acostarse, y no mucha cantidad. De todas formas existen suplementos nutricionales que te hacen mantenerse en linea con energía y que el resto de tu comida la absorbas correctamente, si quieres asesoria me lo comunicas en este blog. un saludo y verás como todo se logra.

La peritonitis aguda es la repentina inflamación de la membrana de peritoneo que recubre la cavidad abdominal y protege los órganos abdominales.

Considerada una enfermedad potencialmente mortal, esta forma de peritonitis se produce generalmente en presencia de una infección bacteriana grave. El tratamiento de la peritonitis aguda es generalmente dependiente de la gravedad y la presentación de la infección y, en general implica la administración de la medicación con antibióticos. Si se ignoran los síntomas, la infección puede propagarse, lo que lleva a un empeoramiento de los síntomas y, en última instancia, las complicaciones potencialmente mortales.

Con frecuencia, la peritonitis agudas se presentan con dolor abdominal, distensión y náuseas. Algunas personas pueden desarrollar disminución del gasto urinario o aviso de que no son capaces de tener una evacuación intestinal. No es raro que algunas personas experimenten dolor articular generalizado, ya que se asocia comúnmente con la gripe. Otros signos de peritonitis aguda pueden incluir sed excesiva, fatiga pronunciada, y la fiebre.

Comúnmente se conoce como peritonitis bacteriana espontánea (PBE), peritonitis aguda generalmente ocurre como una complicación de la ascitis o acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal, debido a la insuficiencia hepática. La presencia de varias enfermedades crónicas que afectan a la función del hígado, incluyendo cirrosis, la hepatitis, y ciertos tipos de cáncer, puede contribuir al desarrollo de ascitis. El exceso de líquido que se acumula con el lugar a donde ir, finalmente, se convierte en invasiva para el peritoneo y órganos abdominales. La presencia prolongada de la ascitis se convierte en un caldo de cultivo principal para las bacterias, contribuyendo al desarrollo de la infección bacteriana, lo cual puede resultar en el desarrollo de peritonitis aguda.

Si se deja sin tratamiento, peritonitis agudas pueden contribuir al desarrollo de la encefalopatía hepática y sepsis, que son afecciones potencialmente mortales que pueden conducir a una insuficiencia orgánica generalizada y la caducidad prematura.

Un diagnóstico de peritonitis aguda puede ser hecho con la administración de una variedad de pruebas de diagnóstico realizados para evaluar la función del hígado. En la mayoría de los casos, distensión abdominal se puede detectar con un examen físico y palpación de la zona afectada. Una batería de pruebas de sangre y de imagen puede ser obligado a evaluar el recuento de leucocitos de la persona, evaluar el estado y la funcionalidad del tracto digestivo, e identificar cualquier perforación de los órganos u obstrucción intestinal. Un cultivo del líquido peritoneal también puede llevarse a cabo para confirmar e identificar la presencia responsable, bacteriana.

Generalmente, un medicamento antibiótico se prescribe para tomar en su totalidad para eliminar todos los rastros de la infección y evitar que se propague o recurrentes. Los individuos con peritonitis agudas graves pueden requerir hospitalización para estabilizar su condición y tratar cualquier subyacente, enfermedad concurrente. En raras ocasiones, puede ser necesaria la cirugía para eliminar cualquier formación de un absceso que puede ocurrir como una complicación de la infección extensa.

Al cáncer del páncreas, uno de los más mortales, se le conoce como una enfermedad “silenciosa” pues no tiene síntomas iniciales. Sin embargo, últimamente ha hecho mucho ruido pues varias personalidades han sido diagnosticadas con este cáncer, como Steve Jobs, el fundador de Apple, quien falleció debido a él. ¡Entérate para que estés alerta!

El páncreas es un órgano que se encuentra ubicado en tu abdomen, detrás del estómago, y mide aproximadamente 6 pulgadas (15 centímetros) de largo. Cumple dos funciones principales en tu cuerpo: la primera, crear los jugos gástricos que te ayudan a digerir los alimentos que comes; y la segunda, producir hormonas como la insulina, que ayudan al cuerpo a regular el azúcar en tu sangre.

El cáncer del páncreas aparece cuando algunas células de este órgano sufren mutaciones (cambios) y se vuelven cancerosas, creciendo y multiplicándose en los tejidos hasta formar un tumor o simplemente esparciéndose. Es un cáncer que avanza rápidamente y es difícil de detectar en etapas tempranas, por eso es el cuarto cáncer más mortal en Estados Unidos.

El tipo de cáncer del páncreas más común se conoce como Adenocarcinoma o tumor exócrino, y ocurre en el 95% de los casos según la Sociedad Americana del Cáncer. Éste se forma en las glándulas exocrinas de los ductos del páncreas encargadas de producir los jugos gástricos.

Existe un segundo tipo de cáncer del páncreas menos común, conocido como cáncer endocrino pues surge en las glándulas endocrinas, encargadas de producir hormonas.

Las causas exactas del cáncer de páncreas aún son desconocidas, pero se han identificado algunos factores que aumentan el riesgo de desarrollarlo:

  • Fumar: El cigarrillo es el principal factor de riesgo. Los fumadores tienen entre 2 y 3 veces más posibilidades de desarrollar este cáncer que los no fumadores.
  • Edad: La edad es otro factor de riesgo, pues este cáncer raras veces aparece antes de los 45 años, y la mayoría de los pacientes tienen entre 70 y 80 años.
  • Diabetes: Entre el 10% y el 20% de los pacientes con este cáncer, tienen diabetes
  • Antecedentes personales o familiares: Si tú o alguien en tu familia ha padecido de pancreatitis o de cirrosis del hígado, tus riesgos son mayores. Así como si en tu familia hay historia de cáncer del páncreas.
  • Estilo de vida: Una mala alimentación rica en grasas, la obesidad y la vida sedentaria también aumentan tus riesgos.

Como te contaba, el cáncer del páncreas generalmente no da síntomas en las etapas tempranas de la enfermedad. Pero en la medida en que el cáncer avanza, puedes tener los siguientes síntomas:

  • Dolor en la parte superior de tu abdomen, que puede intensificarse cuando comes o te acuestas. Y algunas veces ese dolor puede irradiarse hasta la espalda.
  • Ictericia: ojos y piel amarillos
  • Náuseas
  • Pérdida del apetito y de peso
  • Fatiga y debilidad
  • Depresión

El problema es que cuando aparecen los síntomas, el cáncer del páncreas ya está bastante avanzado. Y detectarlo antes es difícil, pues como el páncreas se encuentra bastante escondido en el cuerpo, tu médico no podrá palpar el tumor durante tus exámenes rutinarios.