validez y eficacia de los actos administrativos

Como comentamos anteriormente, el exceso de alcohol puede producir un hígado graso. Esta patología es benigna y puede solucionarse reduciendo la grasa en el hígado. El órgano aumenta su tamaño al almacenar grasa de más, lo que además fomenta la aparición de lípidos.

Uno de sus síntomas puede ser la ictericia, por lo que está relacionado con la bilirrubina alta. Además, produce un malestar general y pérdida de peso. En general, los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Fatiga
  • Sensación de pesadez
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Malestar general
  • Pérdida de peso
  • Ictericia
  • Retención de líquidos

Hay que tratar el hígado graso, ya que puede derivar en una inflamación del hígado y hasta en cirrosis o cáncer. Por eso es conveniente seguir los consejos dados anteriormente, ya que ayudan a depurar el hígado y evitar que adquiera esta patología.

Si te gustó este artículo sobre bilirrubina alta, no te pierdas tampoco:

¡Pierde peso analizando tu caso de forma personal!

Gracias… No saben lo mucho que me ayudaron con esto, gracias y besos.

¡Gracias a ti Marisol por confiar en nuestro artículo sobre bilirrubina elevada en sangra!

Hola, que tal? me extirparon la vesícula y al parecer se me ha obstruido el conducto biliar, ya que estoy con los ojos amarillos, me arde el cuerpo, sobretodo manos y espalda, como si fuese insolación. Una vez tuve que vomitar ya que estaba súper llena de gases y la comida no me hacía bien y a partir de ese momento empezó el amarillo en mis ojos. Estoy asustada, ya me hice los exámenes y los tengo que pasar a buscar pero debo realizarme un ultrasonido para descartar que sea otra piedra. Según el Dr. me dice que por como fue mi operación me deben insertar una aguja a través del hígado para destapar el conducto. Estoy muy asustada

Hola Susy,
no has de preocuparte ya que el médico especialista te habrá brindado el mejor tratamiento.
Espero que te puedas recuperar y te hagas la prueba de ultrasonidos con éxito.
Saludos

Disculpe, me realizaron una química sanguinea y resulta que tengo los niveles de bilirrubina altos.
Mi pregunta es… a qué especialista debo de acudir?
Agradecería su respuesta.

Hola Jovana,
El médico especialista en bilirrubina es el Hematólogo.
Saludos

Hola mis resultados de trigliceridos 497mg/dl hace tres meses tratamiento bezafibrato de 200 mg 2 al día durante 38 días y 1 pravastatina de 10 mg en la noche de ahí nuevo resultado fue 90 mg/dl y un nuevo análisis que no me hicieron en inició ácido úrico alto 11.8 mg/dl me dieron alopurinol de 300 mg media pastillay me dijeron deje de tomar bezafibrato lo hize por 10 días nuevamente análisis ácido úrico 6.7 normal y trigliceridos altos 297 mg/dl tome nuevamente bezafibrato 1 pastilla cada día y alopurinol y 1/4 de pastilla nuevo análisis a los 30 días 5 días antes deje medicamentos trigliceridos 247 mg/dl y ácido úrico 8.1 siguen altos y un nuevo estudio arrojó bilirrubina total 1.1 que es un 10% más de lo que debemos tener y cuidados que e tenido son deje cigarro, alcohol, carne cerdo y res, ya no ayuno hago tres comidas al dia, hago ejercicio, baje de peso en tres meses que es lo que ya llevó de 89kg con 1.76 de altura baje a 76 kg con 1.76 y ahora mi miedo es seguir bajando de peso y no bajar triglicerido o que por el bezafibrato me cause problemas más gravez al hígado y lo que no e hecho es tratarme con vitamina B3 niacina, mis médicos de IMSS no me atienden no me dan información, prácticamente sólo me dan las pastillas que dice el protocolo pero no me preguntan que síntomas tengo o no me revisan ni siquiera ni presión de verdad tengo que buscar un especialista si conocen de alguno en México y que sea recomendado avisenme ya me desesperes tengo angustia y miedos pero ahí voy trató de hecharke ganas ya me deprimi tengo 40 años aconsejenme gracias

Buenas noches mi examen del perfil 20, me indica bilirrubina alta en 4,9 (alto), me operaron la vesicula y soy deporttista, no tomo casi alcohol..quiero saber la recomendacion o sugerencia. No presento ictericia. Gracias.

Algunos consejos:

Muy bien me gusto mucho y me alerto sobre los sintomas y me explica que es la desintoxicaciòn, solo una duda.

Las erupciones en la piel no deberian ser permanentes. Una vez el proceso de desintoxicación haya terminado las erupciones deben desaparecer.

Ola oye una dudita la desintoxicacion con batidos es ta bien.

En este caso hay que ver la calidad del batido. Si es un batido utilizando frutas y vegetales preferiblemente organicas pues si son buenos, siempre y cuando se haga por el tiempo recomendado. Yo lo recomendaria no mas de 3 dias si es que se reemplazan todas las comidas por batidos. Hay que tener en cuenta que no todos los batidos que venden son de buena calidad.

Muchisimas gracias:) y no puedo tomarmelo remplazando la cena solamente.

Perdon por tantas dudas entonces puedo comenzar mañana tomarmelo en el desayuno,comida y cena y el sabado y domingo tambien.

Mi consejo sería reemplazar solo la cena y tener un desayuno y almuerzo saludable, rico en frutas y vegetales.

Aqui le dejo un buen ejemplo de un menu para un dia:
http://saludymax.blogspot.com/2014/01/comida-para-un-dia.html

Cuando uno se esta dexintocicando el cuerpo le da picor en diferentes partes del cuerpo especialmente en la cara que uno siente como si te camina hormigas en la cara.o no.

El síntoma de picor u hormigueo puede ser que este relacionado con el proceso de desintoxicación ya que cuando las células expulsan las toxinas se puede sentir algún tipo de molestia. Es importante que verifique con su medico para descartar que sea alguna otra condición.

Dos preguntas. Que me recomienda para dexonticar y si se esta limpiando el cuerpo puede que salga herpes?

Para desintoxicar el cuerpo se recomienda llevar una dieta rica en frutas y vegetales, actividad física y un consumo adecuado de agua. Existen distintas métodos de desintoxicación como licuados y/o suplementos nutricionales que contengan altos niveles de antioxidantes. Hay un buen suplemento que lo recomiendo y lo uso, se llama Cellgevity es muy bueno para desintoxicar el cuerpo, ya que lo hace de manera intra celular. En respecto al herpes, se refiere a que se pueda curar el herpes, que salgan los sintomas de herpes o contraer herpes?

estoy tomando espirulina hace 3 diaa y tengo gases y diarrea es normal,?
Me estoy desintoxicando?

La diarrea no es buena senal. Puede ser que los gases se deban a un proceso de desintoxicacion o que al ir al bano se este evacuando mas cantidad. Pero la diarrea puede ser senal de que algo esta ocurriendo en el sistema digestivo y la absorbcion de nutrientes puede estar siendo afectada.

La diarrea puede ser sintoma de desintoxicacion siempre y cuando sea una controlada.

Buenos días. Estoy comiendo ajo en ayunas para desintoxicarme x efectos del cigarro he bajado mucho de peso. Mi pregunta es. Es normal que me den mareos? Jamas los habia tenido y soy hombre de 38 años.

Saludos, Mencionaste que comes ajo en ayuna y que estas perdiendo mucho peso. Si estas comiendo ajo en ayuna y no desayunas, esta practica puede provocar mareos ya que el cuerpo no tendrá la energía necesaria para funcionar. Esto puede provocar problemas en los niveles de glucosa en sangre. La perdida de peso puede ser debido también a ese factor, si es que no estas desayunando. Si estas desayunando y haciendo todas tus comidas, la recomendación seria que consulte un/a medico y un/a nutricionista dietista, ya que el mareo puede deberse a otro motivo.

Buenas noches, estoy tomando agua tibia con limon por las mañanas y avena con manzana en el desayuno estoy muy estreñida sera por la desintoxicacion?

Saludos, El desayuno que esta realizando es uno muy nutritivo y rico en fibra soluble. La avena contiene fibra soluble. La fibra soluble hace que el proceso de digestión sea mas lento y si no se toma suficiente agua puede provocar estreñimiento. Es muy importante que se tome bastante agua durante el dia, por lo menos 8 vasos de 8oz al día y que se incluyan vegetales y alimentos de fibra insoluble ya que ayuda a que el proceso de digestión sea mas rápido y ayuda a contra-rectar el estreñimiento. Es recomendable que acuda a un/a nutricionista dietista para que la evalúe.

Muchas gracias por responder y por la informacion tomare mas agua, saludos.

Ademas es importante consumir productos integrales ya que estos son buena fuente de fibra.

reglamento impuesto transmisiones patrimoniales actos juridicos documentados

El único tratamiento eficaz es el abandono del consumo de alcohol. Si existe dependencia alcohólica la suspensión del consumo precisa de ayuda psiquiátrica. La supresión del consumo del alcohol permite la curación de la esteatosis y, en muchos casos, de la hepatitis alcohólica; cuando existe cirrosis, da lugar a una mejoría de la función hepática, aunque la cirrosis es irreversible. Dependiendo del grado de deterioro de la función hepática, estos pacientes podrán llevar luego una vida normal o, por el contrario, precisar un trasplante hepático para evitar el fallecimiento a causa de complicaciones de la cirrosis. silimarina (legalon, silarine)

buenas tardes, canaria despues de criar se encuentra decaida, con las alas abajo y torpe al caminar, que puedo suministar para recuperar su salud

Canario apenas ve por ninguno de los ojos, esta siempre abajo de la jaula que puede ser? No se mueve tan apenas

canario con desgarro bastante grande en cabeza y cuello,ha perdido bastante piel.Que podemos hacer?

Tuve un pichón que se murió y no supe el motivo, presentaba perdida de plumaje, cansancio, perdida del equilibrio (no tenia fuerzas en las patas. Jamas supe que tipo de enfermedad tuvo.
¿Me pueden ayudar a saber cual era?

canario abatido,en la comesura del pico pelado y abra el pico como si bostesara repetidamente

porque contestan por favor

Tengo un canario joven que es de comer poco como si le costara pelar las semillas. Hace tres días le dio una parálisis y se quedó con la cabeza ladeada. No come nada y tampoco bebe.Tampoco pía y no mantiene el equilibrio en el palo.Acudimos al veterinario, se le administra comida por sonda, pero no hace por comer.Esperando diagnóstico.Alguien podría decirme algo de lo que le pasa?Gracias.

Hola buenas, no tengo ninguna experiencia en canarios, tengo uno que el año pasado rescate de la piscina. Desde hace un par de semanas le ha dado por meterse en la bañera y se queda ahi parado por un largo tiempo, despues sale y esta lo mas normal, y al rato de patas a la bañera, es normal este comportamiento?. Muchas gracias

tengo un canario que lleva mas de un año mudando las plumas y no hace mas que rascarse come bien y no ha dejado de cantar

Hola. a mi canario le han salido unos bultos muy raros. uno en cada hombro. k es eso?

Hola mi canario esta extraño, esta embolado, duerme y esta débil come poco que puede ser, me tiene muy preocupada y triste:(

Hola, micanario lleva algun tiempo con diarreas y ahora le he visto un bulto negro en el abdomen, hasta ahora comia bien, pero lleva unos dias que come poco y hace diarrea pero en menor cantidad que antes

buenas noches.Tengo un problema y sí me podéis ayudar.Tengo canarios y los pollos me salen muy débiles y con un punto negro en el lado derecho del vientre y se mueren los pollos o los padres no le dan de comer y quisiera saber como solucionar este problema.Por favor seriedad.Gracias

ola necesito obtener el libro de veterinaria completo

Hola mi canaria acaba de terminar una puesta y tiene el pico y patas palidas,tambien tiene la cloaca amarillenta blanquecina,esta embolada y ni come ni bebe.Espero respuesta,Gracias

mi canario esta extraño, esta embolado, duerme y algo débil. me podrían decir que le esta pasando. GRACIAS

¿Cómo puedo suministrar un baño antiparasitario de forma correcta? Cada vez que pongo una disolución de vinagre y agua no se bañan, he de aplicarla con spray obligatoriamente.

tengo una canaria, tuvo 3 crias lindas y bellas ya tienen cuatro meses se encuentra en una jaula sola, nunca abandono el nido hasta ayer, pero no se sostiene, tiene temblores y no controla la cabeza que podre hacer.

Tengo un canario de aproximadamente 14 años de edad y hace aproximadamente 2 semanas un ojo se le inflamo y al parecer le sangraba y se le formo una costra tapandole por completo el ojo, a los pocos dias le sucedio lo mismo en el otro ojo, yo pense que se iba a morir, pero no, que debo hacer?

Tengo un canario adulto (14 años) y se le pusieron los dos ojos como el que esta en la portada (enfermedades de canarios), que debo hacer. Gracias.

Buenas, he comprado una canaria para hacerle compañía a mi canario, esto hace un tiempo, pensé que ya estaba en época de celo, aunque se veía un poco desaliñada y sus alas caídas, además de pasar gran parte del día quieta, y sus alas entre abiertas, hacer unos extraños movimientos con la cola como tratando de botar algo, y perdidas de algunas plumas alrededor de la cloaca algo sucia, pensando que podría ser estreñimiento le he dado unas gotas de aceite de ricino, pero no mejora, no ha perdido peso, pero sigue igual

Bueno días, mi canario refleja una inchasón en la cabeza de lado derecho, por arriba de su ojo, a dejado de cantar, y en ocasiones se ve como si estuviera inflado. que puedo
hacer

tengo un mixto jilguero al que le ha salido una especie de grano de aspecto seboso entre la base del pico y el ojo, ha ido creciendo hasta alcanzar el tamaño de un guisante ¿quien me puede orientar? el pajaro esta en perfectas condiciones, como si no tubiera nada

Buenas tarde tengo un canario que tiene micosis y cual es el antibiotico que tendria que darle. Saludos y gracias

Tengo un canario que se está quedando pelado y esta muy delgado, estoy muy preocupada. Que puedo hacer?

tengo varios pichones con diarrea blanquecina y embolados,¿ que podría darle? gracias.

pichones con heces blancas y embolados, ¿ que les puedo dar?

Hola buenos días tengo una canaria y la tuve junta con un canario 4 días ahora está todo el día en el suelo de la jaula y sin moverse que le puede pasar gracias

doblale la cabeza para atras y pegale un golpe seco, con eso morira de una vez

Clínica Estomatológica H y 21
Instituto de Gastroenterología

Muchas de las lesiones de la mucosa en la cavidad bucal están relacionadas con trastornos anatómicos y funcionales de los órganos del aparato digestivo; algunas forman parte del cuadro clínico de la entidad y otras aparecen como complicaciones de estas. Generalmente son de orígenes inmunológicos, nutricionales o carenciales. Estas lesiones son difíciles de tratar, por lo que es importante conocer las características clínicas que faciliten una adecuada interpretación y al mismo tiempo ofrecer una conducta terapéutica correcta. Se presenta una revisión actualizada de las características semiológicas de las lesiones bucales que forman parte del cuadro clínico de diversas enfermedades digestivas, con el fin de que los médicos generales, clínicos, estomatólogos y gastroenterólogos puedan diagnosticarlas y brindar mejor orientación y tratamiento a los pacientes.

actos del dia de andalucia en granada

buenas tardes de 2 semanas para se hinchan las piernas y mucha frcuencia de orinar.`porfavor cuaquier ayuda puede enviarla a margie_causado_4508hotmail.com. muchas gracias!

Hola, se me hincha la canilla, las dos, he consultado a mi cardiologo y me dijo que estoy bien y que las pastillas de la presion no me produce eso y me dijo que consulte a un flexologo, me podrian informar algo mas

Es horribloe esa sensacion de pierna extremedamente hinchada, lo tengo como hace 3,semanas mi doc solo me ha dado diuretico pero no pasa nada, estoy un poco asustada porque puede ser el corazon, yo estoy en tratamiento feo para el cancer de mama que se irradio hacia la cabeza, lo cual ya esta controlado.

Buenas tardes, desde hace mucho tiempo se me hinchan las piernas, los tobillos y los pies y ultimamente hasta las manos se me hinchan, de verdad solicito de su ayuda ya que esto me ha bajado mi autoestima y me hace sentir mal. he ido a un medico vascular periferico pero me dice que no tengo varices asi que eso no es, luego fui a un internista genetico y me mando diureticos cosa que tampoco me ha hecho efecto no tengo problemas para orinar voy frecuentemente. de verdad que me pueden aconsejar, si he subido de peso tuve una perdida hace tres años y por mas sano que trato de comer sigo subiendo de peso, tambien me hice un examen de tiroides pero sali bien. Agradeceria inmensamente de su ayuda por favor. peggy_rivera@hotmail.com, Muchisimas gracias.

acudan al medico, lo mas rapido que se pueda, si la persona de tercera edad es mas peligroso si no se trata a tiempo puede terminar en operacion (del verbo operar) en los casos mas amables. cuidense y cuiden a los demas.. saludos..

hola es que me duele la rodilla y la tengo un póco inchada y me duele mucho cuando camino siento que un hueso me traquea.

Hola desde hace un tiempo me duelen mucho las piernas cuando estoy parada y ahora me doy cuenta que tengo hinchados los tobillos sin esfuerzo,me siento cansada y a veces de la nada o con un poco de ansiedad siento que el brazo izquierdo se me va a reventar, una presion muy fuerte q duele, que medico debo consultar? tengo 39 años, gracias

se me hinchan los tobillos y orino con ardor ymchas veces al dia que enfermedad puedo tener?

bueno desde algunos meses mi abuela esta con los pieses hinchados y la hemos llevado al clinica y los doctores me dices k no tiene nada kisierea saber k podria tener ps

hola mi mama es operada del corazón y le a dado 2 infartos uno primero y por eso la operaron hace un año le dio uno muy fuerte y 3 infartos leves que estuvo al borde de la muerte y se le hizo una edema pulmonar pero ahora se encuentra bien pero se le hinchan cada 2 semanas las piernas y le produce a su vez un latido muy fuerte en el hígado ella esta tomando diuréticos pero no le hacen nada y también le prohibieron tomar eso es normal la hincha son de las piernas y lo del latido en el hígado por favor responda me gracias

hola hace dos dias se me inchanun poco los pies y pues presento cansancio en las piernas q creen q pueda ser esto les agradezco su rponta respuesta..

Por favor nesecito ayuda urgentemente
Tengo la pierna hinchada y rojiza me recetaron hielo y diclofenac pero ahora me dieron nuevamente una pastilla de Bactrim cada 12 horas y nose estoy muy asustado por lo que pueda tener porfavor deme su punto de vista

hola me cai en el baño hace un mes y medio y la pierna en el golpe se me hincha y esta mas o menos entre oscuro y ya me tome radiografia y no tengo nada y no tengo glucosa que sera

Hola estoy buscando urgentemente una orientación, mi mamá tiene problemas cardiacos desde el 2007 y hasta la fecha sigue tomando los mismos medicamentos, a principios de enero del 2013 comenzo con hinchazon en sus piernas, no quiso ir con su cardiologo ni quiere tomar mas medicamentos por lo que me pidio llevarla con un acupulturista, el cuál tomo la decisión de drenar las piernas, comenzaron a deshincharse le tomo 1 semana y media, sin embargo ahora presenta desde mas de 5 dias leve hinchazon y enrojecimiento de la pantorilla a los pies, las 2 piernas, me preocupa porque no quiero que esto avance nuevamente no quiere ir con su cardiologo, por lo que estoy buscando otro de la misma especialidad o un angiologo, mi pregunta es: Con que especialista es más indicado llevarla?

temgo hace unas horas mi pierna izquierda (parte inferior) notablente inchada y tirante, me cuesta caminar y ha tomado un color rojo. a que puede deberse?

Que alguien me ayude desde el mes de Febrero se comenzaron a hinchar mis pies tremendamente fui al medico y me realice examenes de orina, sangre, ecografia a mis venas, y examen especial en la sangre para ver el grosor de la misma y todo OK el cardiologo me receto unas partillas que las tome por 15 días todo bien hasta que las deje de tomar vuelvo a lo mismo.
Por otro lado desde que me sucedio esto y comence a tomar las partillas despues de un mes no puedo contralar ligero temblor en las manos y en las PIERNAS en las ultimas e perdido las fuerzas no se que hacer ayundeme porfavor (tengo 46 años)

hola tengo una sobrina de 8 años i ase un año que se le enpeso a inchar su pierna i le duele i ya le isieron analises de sangre i el medico no encuentra el porque se le incha alguien me podria decir de unm medico especialista q me pueda dar razon

Hola tengo 66 años de edad, desde hace 6-7 meses me salen enlas piernas ( de la rodilla al tobillo) burbujas de agua y luego se revientan y sale agua,, estan inchadas y arden mucho, ademas existe un color rosa, por mas que subo las piesrnas no cede lo inchado y por el contrario no para de salir como agua por cada una de las heridas que dejan esas llagas.. soy hipertenso, algunas veces siento presion en el pecho del lado del corazon. me agito con facilidad. gracias..

Hola Quiero compartir mi experiencia pues he sufrido mucho con mis piernas hinchazón, dolor, Varices incluso una se me reventó y tuve tremenda hemorragia he conocido un dispositivo llamado Plantilla Varices Kp11 en Youtube lo he comprado y lo llevo puesto dos semanas y mis piernas vuelven a ser como antes..Es Muy importante.

hola tengo mi pierna muy inflamada y una vena en mi rodilla y me molesta es de lado izquierdo ayuden me por favor

Hola Maria Elena.. Por favor no tengas miedo y ve al médico pues sin analíticas no se puede hacer una valoración. Si tu problema es por dificultad de la circulación de retorno. Cuando tengas el diagnóstico visita en Youtube Plantilla Activa Kp11.
Es un producto que conozco y lo puedo recomendar pues mi experiencia personal lo demuestra.

hola yo tengo la sensacion de fiebre en la pierna dercha me gustaria saber el motivo gracias

Visita a un médico para saber de que se trata pues hay muchos síntomas que se parecen y no tienen nada que ver entre si..No vivas con esa duda Ve al médico.

hola solo queria decir que en estos dias he sentido mi mitad derecho del cuerdop ligeramente hinchado. perosiento un poco de adormecimiento en los dedosde la mano y una hinchazon ligera en la pierna derecha pero el pie no.gracias

hola tengo 30 años. hace un año empecé con problemas de ansiedad he subido de peso y tomo alprazolam, pero hace una semana empecé a notar que se me hincho la pierna izquierda de la rodilla hacia abajo. me dule casi nada. pero no hago ejercicio por miedo a la taquicardia por los ataques de panico que me dan. que me recomiendan?

Hola, el dia 18 de septiembre de 2013 a mi madre se le reventó una vena o vasito que tiene muy cerca a la canilla de la pierna derecha, quisiera saber si me podrían ayudar que puedo utilizar para que esto no vuelva a suceder. Ella hace como 2 años le dio un pre-infarto quisiera saber si esto podría afectar nuevamente su corazón pues ella sufre de constantes picadas, pulsaciones e hinchazón de su pierna por favor ayudenme.

Hola mi madre tiene 83 años y tiene las dos piernas hinchadísimas desde hace 3 años, una más que la otra, y el hinchazón le llega a la rodilla. Ha tomado diuréticos pero le hacen hacer mucho pipi y como anda mal de la cabeza, se lo hace encima, por lo que ya dejó de tomarlos. Hace unos días se hizo un cardiograma y le salió bien, ¿queda entonces descartado que tenga problemas de corazón? ¿qué puede ser entonces? Gracias

hola siempre se sentido desde niña que se me hinchaban las piernas,un tiempo deje de comer mucha sal y se me desincharon,luego otra vez como con sal y se se hinchan nuevamentem, me parece la derecha mas que la izquierda no se si tendra algo que ver pero ahora no se me desichan tanto, es decir siguen hinchadas todos los dias,que me aconsejan, gracias.

hola. mi abuelo en estas ultimas tres semanas se le han estado hinchando las piernas. con decirle que hasta le sale como agua.. y en ocasiones le duele que podrá ser. y la verdad ya esta muy deprimido.. que nos aconseja. le agradezco de antemano

Hola..He sufrido mucho por mis piernas el dolor y la hinchazón casi no me permitían caminar, seguí todas las recomendaciones médicas desde tomar medicamentos, medias, masajes, poner las piernas en alto..y nada..he encontrado un producto llamado Plantilla Activa KP11 y de verdad estoy encantada me hubiera encantado conocerlo Mucho antes.

Hola, Tengo una valvula,Me operaron hace un ano.Pero tengo las piernas inchadas y me canso al caminar.
Estoy sobre peso,sera el peso,Estoy tomando walfarina,metropol y el medico me mando diuretico pero me dan calambres.

hola mi abuela tiene las pierna inchadas y conpmo ampolla se les rebeto y pierde likido es malo esto.gracias

Hola tengo un familiar que tiene las manos pies y barriga hinchadas casi no puede caminar y se toca mucho la barriga y cuando camina a cada rato se sienta y le dificulta en pararse se va como de lado y no quire casi comer espero me ayuden a ver q puedo hacer

Hola mi nombre es Raquel, mi esposo sufre de hinchozon e su pierna derecha de la rodilla para abajo le duele y le salio una erupcion como sarpullido de la rodilla para abajo, ya fue al dr y le dieron una pastilla creo que se llama Waferin, cada dos semanas le checan la sangre, pero a mi ya me está dando miedo que le pueda pasar algo.El dia primero de junio estubo en el hospital,

Hola buena tardes desde enero se me hinchan mis pies ne dan comezon me dan pulsadas tengo una operacion de corazon hace 30 anos pero ya hago cualquier.cosa y me canso ya me hicieron un examen d un eco venoso y sali bien y otro para descartar.trombosis pulmonar y sali bien pero mis pies siguen hinchados un dia una esta.mas.inchada k la otra o aveces las dos estan iguales me dan ligero piquetes a la altura del cirazon x favor digame que es neesito saber tengo 44 años. Peso 75 kilos y mido 1.59 mi correo es elsa_guzgar@hitmail.con

modelo impuesto actos juridicos documentados madrid

En la siguiente tabla se muestran los síntomas más comunes asociados al cáncer de hígado. Hay que resaltar que algunos de ellos pueden o no darse con frecuencia en función del tipo y, sobre todo, de la extensión del tumor. Por ello es recomendable asistir al médico de atención primaria ante la aparición de algunos de estos síntomas, especialmente si se prolongan en el tiempo, para poder realizar un diagnostico precoz y proporcionar el tratamiento más adecuado.

  • Dolores abdominales
  • Sensación de presión o plenitud en la parte superior del abdomen.
  • Pérdida de peso.
  • Ictericia: Coloración amarillenta en la piel, conjuntiva de los ojos, y membranas mucosas;
  • Murmullo vascular: Ruido anormal que se ausculta como resultado del flujo turbulento en un vaso sanguíneo reducido.
  • Ascitis
  • Sangrado esofágico
  • Fiebre de origen desconocido

El principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de hígado es la cirrosis hepática. Por lo tanto, cualquier enfermedad que pueda dar lugar a cirrosis hepática debe considerarse un factor de riesgo para el CHC.

Los principales factores de riesgo conocidos están bien definidos e incluyen, hepatitis crónicas víricas, tóxicos, enfermedades metabólicas del hígado, enfermedades hepáticas inmunitarias y enfermedades metabólicas hereditarias.

La presencia de más de un factor de riesgo aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

El desarrollo del CHC requiere aproximadamente 10 años a partir del diagnóstico de cirrosis y aproximadamente 30 años desde la exposición al virus de la hepatitis C. La secuencia temporal para los otros factores de riesgo no ha sido definida pero un tiempo de evolución parecido puede ser aplicable a la enfermedad crónica secundaria a la ingesta de alcohol.

El screening, cribado o diagnóstico precoz es un conjunto de actividades que pretenden detectar la enfermedad en sujetos sanos antes de que se manifieste clínicamente y poder adoptar el tratamiento adecuado precozmente, y así modificar la historia natural de la enfermedad y reducir la mortalidad.

Más del 80% de los pacientes afectados de cáncer de hígado presentan una cirrosis hepática subyacente y en la actualidad el hecho de que se desarrolle CHC supone la principal causa de muerte en pacientes afectos de cirrosis.

Teniendo en cuenta que la única posibilidad de aplicar tratamientos con intención curativa es diagnosticando la enfermedad en una fase inicial asintomática deben considerarse candidatos para pruebas de diagnóstico precoz a todos los sujetos con cirrosis, que podrían recibir un tratamiento en el caso de ser diagnosticados de CHC.

Está demostrado a través de diferentes estudios que el diagnóstico precoz es eficaz y puede llegar a reducir la mortalidad un 37%.

La prueba médica recomendada para la realización de un cribado es la ecografía abdominal, una prueba no invasiva, aceptada por la población, con un sensibilidad del 60-80% y una especificidad superior al 90% para la detección precoz del CHC.

La ecografía abdominal debe ser realizada siempre por personal experto.

Se recomienda realizar cribado cada 6 meses.

A aquellos pacientes de los que se sospecha que han desarrollado un cáncer de hígado, se le practicaran pruebas diagnósticas con los siguientes objetivos:

  • Confirmación del diagnóstico,
  • Determinación de la extensión de la enfermedad
  • Determinación de la reserva funcional hepática
  • Determinación de factores biológicos que afecten al pronóstico

Para realizar el diagnóstico, en primer lugar se lleva a cabo una exploración física del paciente, observando el cuerpo del mismo, la piel y los ojos en búsqueda de síntomas de ictericia y una palpación abdominal para comprobar si existen cambios en el tamaño del páncreas, el hígado o la vesícula biliar. Ante la sospecha de un problema con el hígado se solicita la realización de analíticas de sangre, heces y orina. También pueden ir acompañados de pruebas de diagnóstico por imagen (TAC), biopsia, o una resonancia magnética.

Para un diagnóstico completo del tipo de cáncer de hígado, así como para el seguimiento durante los tratamientos, se llevan a cabo pruebas adicionales que se describen a continuación.

Las técnicas de imagen son la piedra angular en el diagnóstico del CHC.

Los cambios arquitecturales del hígado cirrótico, de todas formas, hacen difícil el diagnóstico, y los nódulos regenerativos son difíciles de distinguir de los nódulos neoplásicos.

Existen las siguientes pruebas de imagen:

  • Ecografía con contraste,
  • Tomografía computerizada (TC) trifásica
  • Resonancia magnética (RM) trifásica.


El seguimiento para el estudio del nódulo hepático detectado mediante ecografía abdominal se recomienda hacer de esta manera:

Los nódulos menores de 1 cm detectados mediante ecografía de cribado deben seguirse mediante una ecografía cada 3 a 6 meses. Si tras 2 años no se detecta crecimiento, se debe volver al cribado habitual cada

Los nódulos mayores o iguales a 1 cm detectados mediante ecografía en sujetos cirróticos pueden diagnosticarse de CHC sin necesidad de obtener una biopsia si presentan en técnicas de imagen dinámicas captación de contraste en fase arterial seguido de lavado en fases tardías.

En los nódulos de entre 1 y 2 cm, este patrón vascular debe detectarse de forma coincidente en 2 técnicas de imagen.

La biopsia puede realizarse por punción, por aspiración o con aguja gruesa para la obtención de un cilindro de tejido guiadas por ecografía o por TC.

La biopsia hepática se realizará siempre en pacientes sin cirrosis y en pacientes con cirrosis en los cuales la masa hepática tenga un tamaño entre >1 centímetro y no presente una patrón vascular típico.

Debe tenerse en cuenta que el rendimiento diagnóstico de una biopsia en nódulos pequeños no es óptimo y presenta una sensibilidad cercana al 70%. Por tanto, en estos casos una biopsia negativa no puede descartar el diagnóstico de CHC.

Entre las posibles complicaciones de la biopsia hepática están la ruptura del tumor, la hemorragia, y el sembrado local del tumor.

En la mayoría de tumores sólidos, se han desarrollado sistemas de estadificación que describen el grado de extensión del tumor y son útiles para determinar el pronóstico antes y después de un tratamiento particular y para guiar las decisiones terapéuticas.

Además, el estadiaje puede ser tener un papel crítico en la evolución del tratamiento al facilitar la selección adecuada del paciente apropiado para una terapéutica específica y al proporcionar una estratificación del riesgo después del tratamiento.

Dado que el cáncer de hígado aparece en la mayoría de los casos asociado a cirrosis hepática y que el grado de alteración de la función hepática determina las opciones terapéuticas y la supervivencia (independientemente de la presencia del CHC), es imprescindible considerar conjuntamente el grado de disfunción hepática y la extensión tumoral.

Además, la presencia de síntomas ha mostrado un gran valor pronóstico y, al igual que el grado de reserva funcional hepática, determina la aplicabilidad de los diferentes tratamientos.

Así pues, se han determinado 4 parámetros principales que afectan al pronóstico en los pacientes con CHC:

  • La agresividad y la tasa de crecimiento tumoral, (estadío).
  • El estado de salud general del paciente.
  • La función hepática del paciente.
  • Los tratamientos administrados.

El sistema de Estadificación BCLC es el más utilizado en EEUU y Europa. Surgió de la identificación de factores pronósticos en varios ensayos clínicos, conformando una clasificación con estadios.

Los pacientes son clasificados en 5 estadios que a su vez proporcionan también información sobre las mejores opciones terapéuticas.

Los 5 estadios son los siguientes:

  • El estadio 0 o muy temprano: es un subgrupo con especial buen pronóstico. Incluye pacientes con cirrosis hepática compensada, con CHC muy inicial, totalmente asintomáticos y que presentan tumores únicos menores de 2 cm, sin invasión vascular ni diseminación. Este estadio muy inicial correspondería al concepto de carcinoma in situ. En estos casos, la cirugía o la ablación por radiofrecuencia ofrecen una alta probabilidad de curación.
  • El estadio A o temprano: es un estadio inicial que incluye a pacientes asintomáticos con función hepática conservada con un CHC solitario o con un máximo de 3 nódulos de hasta 3 cm de diámetro. Estos pacientes pueden tratarse con intención curativa mediante resección quirúrgica, ablación percutánea y trasplante hepático.
  • El estadio B o intermedio: consiste en pacientes con tumores multinodulares que exceden los criterios anteriormente descritos, sin invasión vascular ni extra hepática, con función hepática y estado general conservado. Si la función hepática corresponde al estadio A, los sujetos pueden beneficiarse de tratamiento mediante quimioembolización.
  • El estadio C o avanzado: incluye pacientes con función hepática conservada, pero que presentan un CHC con invasión vascular, invasión extra hepática o con afectación leve del estado general. En este grupo de pacientes, el único tratamiento que hasta la fecha ha mostrado beneficios en términos de supervivencia es el tratamiento con sorafenib.
  • El estadio D o terminal: incluye pacientes que presentan afectación grave del estado general o función hepática muy afectada y que no son candidatos a trasplante hepático. A este grupo de pacientes únicamente se les debe indicar tratamiento sintomático.

El cuerpo está formado por millones de células, de diferentes tipos tamaños y funciones. Estas células se dividen, formando los tejidos y los órganos. Cuando las células envejecen o sufren algún daño, mueren y son reemplazadas por otras nuevas.

En algunas ocasiones, puede ocurrir que este proceso se descontrole. Las células contienen material genético, conocido como ADN, que determina la manera en que cada célula crece y se divide y se relaciona con las demás. Cuando este material se daña o se altera, lo que se conoce como mutación, el crecimiento y la división celular se ven alteradas, no produciéndose la muerte de las mismas. Así, las células no mueren cuando deberían morir y se crean células nuevas que el cuerpo no necesita. Estas células sobrantes forman lo que se conoce como tumor, escapando de los mecanismos de control del sistema inmune. Cuando las células de este tumor tienen la capacidad de diseminarse invadiendo otros tejidos cercanos, hablamos de tumor maligno o cáncer.

En la mayoría de los casos el cáncer de hígado se origina en el contexto de enfermedad hepática ya sea hepatitis crónica o cirrosis. Aunque el cáncer de hígado también puede originarse en hígados normales, sólo un 10-20% de los pacientes afectados no tenían cirrosis y una pequeña proporción del mismo se origina en hígados absolutamente normales.

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo humano. Es una víscera cuneiforme (en forma de cuña) llena de sangre, ubicada en el lado derecho del abdomen, debajo del diafragma y cerca del colon, riñón derecho, duodeno, vesícula biliar, y estómago.

Alcohol, en general, afecta a casi todas las partes del sistema digestivo. No sólo causa reflujo y ardor de estómago, sino también, se consideran dos condiciones que los pacientes con Síndrome de intestino irritable o el Síndrome de colon irritable, tienden a adquirir. Y ya que el daño de beber es el esfínter esofágico, el contenido de ácido del estómago, tienden a fluir hacia arriba y hacia abajo en la porción inferior del esófago.

Beber Alcohol aumenta la posibilidad de la úlcera péptica. No sólo eso, la bebida también dificulta la curación y hace que la úlcera vuelva a ocurrir con más frecuencia. Esto se debe a que el Alcohol aumenta diez veces la perforación de la úlcera. Además de la úlcera y provocar los síntomas del Síndrome de intestino irritable o el Síndrome de colon irritable, el Alcohol también aumenta la probabilidad de la enfermedad de Crohn. También puede llevar al desarrollo de cálculos biliares.

El Alcohol no es sólo un elemento adictivo, sino también un veneno que tiende a debilitar el esfínter esofágico inferior. Esto condujo a la producción hiper ácido en el estómago y, al mismo tiempo disminuye la producción pancreática de bicarbonato de sodio, que es una sustancia importante en la lucha contra la producción de ácido del estómago.

El Alcohol también tiende a aumentar el tamaño de pólipos en el colon lo que significa que cuanto mayor sea el pólipo mayor será la posibilidad de que se conviertan en cáncer. De hecho, los estudios muestran que al menos el doce por ciento de los cánceres coló rectales son el resultado directo del consumo de Alcohol.

Por último, el Alcohol no sólo es un factor que puede provocar Síndrome de intestino irritable o el Síndrome de colon irritable, sino que además, plantea mayores riesgos para la salud como el cáncer,la cirrosis, altera el comportamiento social, puede ser peligroso, por su bien es mejor beber de forma moderada.

Las mujeres son más propensas a sufrir daño en el hígado producido por el alcohol que los hombres.

Como su nombre lo indica, la causa de la enfermedad del hígado inducida por el alcohol es el consumo masivo de alcohol y, aunque puede prevenirse, es una enfermedad muy común.

Existen tres tipos principales de enfermedades del hígado inducidas por el alcohol:

  • Hígado graso
    El hígado graso es la acumulación excesiva de grasa en las células del hígado.
    El hígado graso es el más común de los trastornos del hígado inducidos por el alcohol. El hígado se agranda y provoca molestias del abdomen superior, en el lado derecho.
  • Hepatitis alcohólica
    La hepatitis alcohólica es una inflamación aguda del hígado, que viene acompañada de destrucción de las células del hígado y cicatrización. Entre los síntomas podemos mencionar fiebre, ictericia, un recuento elevado de glóbulos blancos, un hígado agrandado que duele al presionar y vasos sanguíneos en forma de araña en la piel.
  • Cirrosis alcohólica
    La cirrosis alcohólica es la destrucción del tejido normal del hígado que deja tejido cicatrizante inerte. Entre los síntomas se incluyen los mencionados para la hepatitis alcohólica además de hipertensión portal, bazo agrandado, ascitis, insuficiencia renal, confusión o cáncer de hígado.

Los síntomas dependen de cuánto y por cuánto tiempo la persona ha estado bebiendo alcohol. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la enfermedad del hígado inducida por el alcohol. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Aumento de tamaño del hígado.
  • Fiebre.
  • Ictericia: color amarillo de la piel y de los ojos.
  • Recuento elevado de glóbulos blancos.
  • Venas en forma de araña en la piel.
  • Hipertensión portal.
  • Bazo agrandado.
  • Ascitis: acumulación de fluido en la cavidad abdominal.
  • Insuficiencia renal.
  • Confusión.

Los síntomas de la enfermedad del hígado inducida por el alcohol pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la enfermedad del hígado inducida por el alcohol pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes de laboratorio.
  • Exámenes de la función hepática - serie de exámenes de sangre especiales que pueden determinar si el hígado funciona correctamente.
  • Biopsia del hígado - procedimiento en el que se toman muestras de tejido del hígado (con aguja o durante una operación) para examinarlas con un microscopio.

El tratamiento específico de la enfermedad del hígado inducida por el alcohol será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El objetivo del tratamiento es restablecer algunas o todas las funciones normales del hígado. Por lo general, el tratamiento comienza con una abstinencia completa de alcohol. El hígado tiene grandes propiedades de autorregeneración y a menudo puede reparar parte del daño provocado por el alcohol. En la mayoría de los casos, el único daño que no puede revertir son las cicatrices provocadas por la cirrosis.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Enfermedades del Hígado, la Bilis y el Páncreas

  • Fuente:OMS (2004)
  • Resumen & Detalles: GreenFacts

¿Cómo comienza esta enfermedad? ¿Por qué algunas personas se convierten en alcohólicas y otras no? ¿Por qué el alcoholismo se da generación tras generación en algunas familias y en otras no? ¿Por qué el alcoholismo es tan común en algunos grupos étnicos y tan raro en otros?

Las explicaciones tradicionales para estas preguntas siempre han hecho al alcohólico responsable por lo que le pasa (“carácter débil”, “falta de voluntad”), se ha puesto la responsabilidad en los padres o en el nivel cultural (“mal ejemplo de los padres”, “gente inferior”). El tono ha sido siempre moral y el efecto que se ha conseguido es aislar al alcohólico.

La sospecha de que el alcoholismo es hereditario es algo que se da desde tiempos muy antiguos. La única base que se tenía para pensarlo era la observación de que el alcoholismo tendía repetirse en las familias. Esto en sí no es prueba de una transmisión genética, ya que el factor ambiental puede explicarlo. Los miembros de una familia comparten genes pero también comparten un medio ambiente.

Separar los efectos de la herencia y del ambiente es fundamental en el estudio de la genética del alcoholismo. Esto es lo que hicieron en Dinamarca Goodwin y sus colegas, que estudiaron 5.483 individuos que fueron adoptados en su temprana infancia. Los investigadores encontraron que los hijos de padres alcohólicos que habían sido adoptados por otras familias se convertían en alcohólicos con una frecuencia tres veces mayor.

La confirmación de este estudio se hizo en Suecia en 1978 cuando Michael Bohman estudió a 2.324 individuos adoptados y a sus padres biológicos.

Bohman descubrió que los hijos de padres alcohólicos se convertían en alcohólicos con una frecuencia tres veces mayor que los hijos de padres no alcohólicos. Y los hijos de madres alcohólicas con una frecuencia dos veces mayor.

Estudios sobre diferencias raciales en el metabolismo del alcohol muestran que estas están basadas en una variación genética en las enzimas que intervienen en el metabolismo del alcohol. Diferencias moleculares han sido encontradas entre orientales y occidentales en ciertas enzimas específicas involucradas en la ingesta de alcohol: ADH ALDH. El 90 por ciento de los orientales tiene una ADH activa y el 50 por ciento presenta una deficiencia de la ALDH. Cuando esto se da, el consumo de alcohol, aún en una cantidad moderada, lleva a síntomas no placenteros. Estas diferencias genéticas pueden ayudar a explicar la baja prevalencia del alcoholismo entre los orientales. Recientes estudios de Japón muestran que la deficiencia de la ALDH es menos común entre los japoneses alcohólicos.

En abril de 1990 se publicó un estudio en el “Journal of the American Association” (JAMA) de Kenneth Blum, de la Universidad de Texas y Ernest Noble, de la Universidad de California.

Lo que hicieron estos investigadores fue extraer ADN del cerebro de 35 alcohólicos y 35 no alcohólicos y probar 9 genes específicos implicados en estudios previos de alcoholismo.

Los resultados: en un 77 por ciento de los alcohólicos descubrieron una forma específica de un gen: receptor de la dopamina D2.

El receptor de la dopamina D2 afecta la habilidad del cuerpo para absorberd la dopamina, sustancia asociada a los sentimientos de placer.

Una de las teorías es que el gen puede cambiar el modo en que la dopamina actúa en el cerebro, lo que puede afectar la cantidad de placer creada por el alcohol.

El gen en cuestión controla un lugar muy importante de nuestro cerebro, el lugar que nos hace sentir bien.
¿Qué relación habría entre este gen y la adicción?

Blum explica: “Muchas veces hay deficiencias en los receptores de la dopamina, por ejemplo cuando una persona está en una situación de riesgo. Para “corregir” esta deficiencia la persona puede buscar maneras de estimular el sistema de la dopamina. Esto es exactamente lo que hace el alcohol”.

Blum continúa: “Esto es lo que hace la cocaína, la heroína, el juego, el sexo, la comida, o la marihuana”.

Tal vez acá estriba el secreto de la adicción al alcohol, pero la palabra es “tal vez”.
“Existe una creciente evidencia de que hay una vinculación genética”, dice Daniel Anderson, presidente de Hazelden Foundation. “El problema es que la vinculación es cada vez más compleja. No interviene solo un gen, sino una serie de genes. Y hay actividades celulares, diferentes niveles de transmisión nerviosa, enzimas. No hemos podido aún ponerlas todas juntas”.

partes del texto teatral actos-escenas-cuadros

Después de establecer el diagnóstico de hipoglucemia, debería determinarse la causa de ésta. Clásicamente las hipoglucemias se han clasificado en aquellas relacionadas con el ayuno y aquellas relacionadas con la ingesta, aunque esta clasificación no resulta práctica para los pacientes críticos. Por ello a continuación presentaremos una clasificación basada en las causas productoras de hipoglucemia en los pacientes críticos. Dentro de esta clasificación la administración de insulina exógena, el alcohol y las drogas, las disfunciones orgánicas, la nutrición parenteral total, el tratamiento de la hiperkalemia con insulina y los quemados extensos son las causas más frecuentes de hipoglucemias encontradas en el paciente crítico.

A. Estados de hiperinsulinismo:

- Administración exógena de insulina (con terapia convencional, o bien perfusión continua de insulina).

B. Hipoglucemia inducida por etanol que puede ocurrir tras la ingesta de alcohol en pacientes sanos o alcohólicos crónicos.

C. Hipoglucemia inducida por drogas. Las drogas que pueden inducir hipoglucemias incluyen las sulfonilureas, quinina, propranolol, disopiramida, fenilbutazona y salicilatos. Hay otras muchas drogas que ocasionalmente se han descrito como productoras de hipoglucemia, aunque su relevancia es mucho menor.

- Enfermedades hepáticas. Estas incluyen cirrosis hepática, insuficiencia hepática fulminante, congestión hepática severa secundaria a fracaso cardíaco congestivo, hígado graso del embarazo y enfermedades infiltrativas hepáticas ( metástasis, amiloidosis ).

- Enfermedades renales. Las hipoglucemias pueden ocurrir en la insuficiencia renal crónica cuando se asocia a enfermedad hepática, fallo cardíaco congestivo, sepsis, etc.

- Sepsis. La hipoglucemia puede observarse en sepsis por Gram negativos, colangitis, abscesos hepáticos, SIDA resultado del ayuno, insuficiencia adrenal y tratamiento con pentamidina.

E. Nutrición parenteral total y tratamiento insulínico para la hiperkalemia.

F. Grandes quemados junto a sepsis, shock o fracaso renal agudo.

G. Causas endocrinas, tales como hipopituitarismos e hipoadrenalismos pueden ser causas de hipoglucemias.

I. Hipoglucemia facticia producida por inyecciones de insulina o ingestión de antidiabéticos orales de forma voluntaria. Tabla 3

J. Hipoglucemias alimentarias secundarias a la cirugía gástrica son frecuentes en pacientes sometidos a gastrectomías, gastroyeyunostomías o vagotomías y piloroplastia.

K. Tumores productores de sustancias parecidas a la insulina, tales como tumores mesenquimales, sarcomas, tumores hepatocelulares, etc. Los tumores mesenquimales productores de hipoglucemias pueden ser benignos o malignos.

H. Hipoglucemia idiopática o funcional. Este tipo de hipoglucemia postprandial se diagnostica por exclusión del resto de causas de hipoglucemia y es infrecuente en pacientes críticos.

Las manifestaciones clínicas de la hipoglucemia son muy variadas e inespecíficas. Los síntomas derivados se pueden clasificar en dos grupos, aquellos que resultan de la descarga simpática secundaria a la activación del simpático y las derivadas de la neuroglucopenia. Dentro de los síntomas derivados de la descarga simpática destacan las palpitaciones, temblor, sudoración, palidez y ansiedad. Dentro de los síntomas derivados de la neuroglucopenia destacan la fatiga, hambre, trastornos del comportamiento, síntomas visuales, focalidad neurológica y coma.

En pacientes diabéticos controlados con insulina, los síntomas de la hipoglucemia no siempre se presentan, así los pacientes con una diabetes de larga evolución pueden no presentar los síntomas típicos de hipoglucemia hasta que los niveles de glucemia alcanzan niveles muy bajos. Por otro lado, los diabéticos mal controlados pueden desarrollar síntomas de hipoglucemia con niveles de glucemia más elevados que los que se presentan en el ayuno. Así pues, los diabéticos insulíndependientes deberían tener mucho cuidados con la cantidad de insulina que se administran, el lugar de la inyección, los hábitos alimenticios, la cantidad de ejercicio que realizan, así como la toma de drogas y alcohol.

Las hipoglucemias que se presentan con el ayuno o después de realizar ejercicio sugieren una hipoglucemia orgánica reflejo de una enfermedad grave. Al contrario, los síntomas y signos que ocurren después de la ingestión de comida, hipoglucemias postprandiales, es muy probable que sean reactivas y por lo tanto de mejor pronóstico.

Con la aparición de la hipoglucemia, los signos que aparecen son el resultado de la descarga adrenérgica y la neuroglucopenia. La rápida mejoría de los síntomas y signos con la administración de glucosa confirmaría el diagnóstico de hipoglucemia. Los signos físicos usuales durante una hipoglucemia incluirían la taquicardia, dilatación pupilar, palidez, piel fría, signos neurológicos tales como hemiparesia, reflejo cutáneo plantar extensor, afasia transitoria, convulsiones, posturas de descerebración o decorticación y coma. Las alteraciones del comportamiento y de las funciones cognoscitivas, demencia senil y otros síndromes orgánicos de la personalidad pueden presentarse tras episodios repetidos y desapercibidos de hipoglucemias. Otras alteraciones secundarias a la hipoglucemia serían alteraciones en la presión arterial, arritmias cardíacas, alteraciones en la temperatura corporal y neuropatía periférica. Durante los episodios de hipoglucemia hay un aumento en la presión arterial sistólica, aunque la diastólica puede subir también. Contracciones auriculares y ventriculares prematuras también pueden presentarse. La fiebre por encima de 38º C también puede presentarse y se correlacionaría con convulsiones o edema cerebral.

Es muy importante recordar que entre los episodios de hipoglucemia el sujeto puede estar libre de síntomas y signos. También sería de interés a la hora de la exploración física hacer hincapié en el hallazgo de signos físicos compatibles con enfermedades sistémicas, tales como enfermedades hepáticas o renales. De igual forma debería buscarse signos físicos de hipopituitarismo, hipoadrenalismo e hipotiroidismo en pacientes afectos de hipoglucemia.

3. 6. HALLAZGOS DE LABORATORIO

Alteraciones en la analítica sanguínea electrocardiograma y en el electroencefalograma pueden observarse en la hipoglucemia. En la analítica sanguínea puede observarse un aumento en el hematócrito y hemoglobina, además inmediatamente antes de la aparición de la hipoglucemia hay un aumento en los linfocitos seguidos posteriormente de neutrofilia. Las alteraciones electrocardiográficas incluyen depresión del segmento ST, alteraciones de la onda T y prolongación del intervalo QT. Las anormalidades encontradas en el electroencefalograma consistirían en una disminución de las ondas alfa y un aumento en las ondas delta.

Los niveles de glucemia en plasma son generalmente un 15% más altos que lo que correspondería a la glucosa en sangre completa. Las muestras de plasma deberían usarse para la determinación posterior de las concentraciones insulina, péptido C y proinsulina una vez documentada la hipoglucemia.

La hipoglucemia espúrea debe ser excluida especialmente cuando la hipoglucemia no se correlaciona con la clínica y no encontramos una causa desencadenante. Los niveles de glucemia en sangre total descienden unos 10-20 mg/dl/h debido a la actividad metabólica de los leucocitos y eritrocitos, si los tubos son dejados a temperatura ambiente durante un periodo de tiempo largo. La separación del plasma rápida es eficaz para impedir la glucolisis. Un aumento en las células sanguíneas provocado por procesos leucémicos, reacciones leucemoides o policitemia vera pueden ocasionar niveles bajos de glucemia. La presencia de heparina o anticuerpos antiinsulina en plasma también falsean las determinaciones de insulina.

En pacientes con diabetes insulíndependiente la hipoglucemia debería considerarse siempre en el diagnóstico diferencial de los pacientes con alteraciones en el nivel de conciencia o coma. Hay una serie de hechos de la historia que son útiles para identificar los pacientes con riesgo de desarrollarla, entre los que se encontrarían una administración excesiva de insulina, ingestión de alcohol, ayuno, ejercicio físico, deficiencia crónica de cortisol u hormona de crecimiento, o bien la presencia de títulos elevados de anticuerpos antiinsulina en suero. Las alteraciones en los mecanismos de contrarregulación también juegan un papel importante en la producción de hipoglucemia, especialmente en los pacientes diabéticos insulíndependiente. La administración de beta-bloqueantes junto con alteraciones en la secreción de glucagón pueden favorecer la hipoglucemia.

El diagnóstico de insulinoma se realizaría por la demostración de niveles elevados de péptido C y proinsulina en plasma. Las exploraciones para la localización del insulinoma incluirían la ecografía, la tomografía computerizada, la resonancia magnética nuclear y la arteriografía.

En todas las situaciones de hipoglucemia espontánea la ingestión de alcohol debería tenerse en cuenta. En las hipoglucemias inducidas por drogas la historia clínica tiene un papel fundamental a la hora de realizar el diagnóstico.

Debido a la pobre relación existente entre la extensión de la enfermedad hepática y la hipoglucemia, en todos los pacientes con glucemias basales o postprandiales menores o igual a 40 mg/dl debería estudiarse la posibilidad de enfermedad hepática. En los pacientes con insuficiencia renal crónica e hipoglucemia es importante excluir problemas hepáticos, hipopituitarismos, hipoadrenalismos o hipoglucemias inducidas por drogas mediante la historia clínica y las pruebas de laboratorio pertinentes. En los pacientes sépticos la hipoglucemia debería siempre considerarse dentro del diagnóstico diferencial en caso de alteración del nivel de conciencia o trastornos del comportamiento. De la misma forma si hay sospecha de alteraciones endocrinas deberían realizarse las pruebas de laboratorio para descartar hipopituitarismo, hipoadrenalismo, déficit de glucagón o hipotiroidismo. La hipoglucemia de ayuno, junto a malnutrición, puede verse aún en nuestros hospitales. Estos pacientes pueden desarrollar una hipoglucemia resistente al tratamiento. Habrá que tener en cuenta a las embarazadas y lactantes, las cuales pueden desarrollar una hipoglucemia más rápidamente cuando se reduce el aporte nutricional.

Ciertos tumores, entre los que se encuentran particularmente sarcomas, hepatomas y tumores del tracto biliar pueden secretar factores de crecimiento parecidos a la insulina que producen hipoglucemia, a menudo en presencia de caquexia.

La hipoglucemia facticia es el resultado de la administración inadecuada de insulina o antidiabéticos orales, lo que produce una elevación de los niveles de insulina en plasma, pudiéndose diagnosticar la situación erróneamente como insulinoma. En la hipoglucemia generada por la administración inadecuada de insulina los niveles plasmáticos de péptido C están bajos, cuando los niveles de insulina permanecen altos; igualmente la aparición de anticuerpos contra la insulina, en sujetos que no necesitan la administración terapéutica de ésta, nos indicaría la utilización inadecuada de insulina (con la utilización de insulina humana la detección de anticuerpos contra la insulina, generados con la utilización de insulinas animales, ha perdido su valor). En sujetos que desarrollan hipoglucemia por la ingesta inadecuada de antidiabéticos orales, presentan niveles altos de insulina y péptido C en plasma, simulando un insulinoma; sin embargo la búsqueda de metabolitos de las sulfonilureas en plasma y orina confirmaría el diagnóstico.

Las hipoglucemias producidas tras la ingesta alimentaria se asocian en muchas ocasiones a cirugía gástrica previa, aunque en algunas ocasiones se desarrolla sin antecedentes de cirugía gástrica; en estas ocasiones, el vaciado gástrico rápido puede ser demostrado por tránsitos digestivos baritados o estudios isotópicos del tracto digestivo superior.

En todo paciente en coma debería administrarse glucosa intravenosa. Inicialmente de 25 a 50 ml de glucosa al 50% debería ser administrada rápidamente, seguida de una perfusión de glucosa al 10% tanto tiempo como fuera necesario hasta que apareciera hiperglucemia leve o persistente. En algunos pacientes es necesario suplementar la perfusión de glucosa al 10% con bolos intermitentes de glucosa al 50%.

De cualquier forma el paso más importante en el tratamiento de la hipoglucemia es la búsqueda de la causa desencadenante, y por lo tanto buscar la posible duración y severidad de la misma.

En las hipoglucemias inducidas por drogas una perfusión prolongada de glucosa al 10% puede ser necesaria para mantener unos niveles de glucemia en sangre en torno a 200 mg/dl. Si estos niveles de glucemia no pueden ser mantenidos con la perfusión glucosa al 10% a un ritmo de 200 ml/h, habrá que mantener la perfusión junto a:

1. 100 mg de hidrocortisona y 1 mg de glucagon por cada litro de glucosa al 10% administrada durante el tiempo que sea necesario.

2. Además una perfusión de 300 mg de diazóxido en glucosa al 5% administrado durante un periodo de 30 minutos y repetidos cada 4 horas hasta que los niveles de glucemia aumenten y se sitúen por encima de 200 mg/dl (la administración de diazóxido disminuye la secreción de insulina). Conforme los niveles de glucemia se van elevando la hidrocortisona, el glucagón y el diazóxido se suspenderán y la velocidad de infusión de glucosa al 10% se disminuirá. Cuando se presenta hiperglucemia persistente a pesar de la infusión de glucosa al 5% se suspenderá la glucosa durante un periodo de 24 horas.

CITA: BMJ 327(7416):664-667, Sep 2003

MICRO: Los trastornos por el consumo de alcohol son comunes en los ancianos y se asocian con considerable morbilidad. El mayor número de personas ancianas a nivel mundial implica un aumento en los ancianos con trastornos por consumo de alcohol y la necesidad de mejorar la provisión de servicios de salud a esta población.

La atención de los medios y las iniciativas de salud pública relacionadas con los trastornos del consumo de alcohol suelen enfocarse hacia la gente joven. Sin embargo, el consumo de alcohol es frecuente entre las personas mayores y se asocia con problemas de salud. Además, en los ancianos, el consumo de alcohol suele no detectarse, ya que los programas de detección están apuntados a los más jóvenes.

Se realizó una búsqueda de artículos y revisiones de PubMed en el área de trastornos de consumo de alcohol en los ancianos.

Se acepta que la prevalencia del uso de alcohol en los ancianos es inferior que en la gente joven, pero las tasas pueden subestimar este problema, debido a la escasa detección y a los diagnósticos equivocados.

La mayoría de los estudios fueron realizados en Norteamérica y los resultados no pueden ser extrapolados a otras culturas. Las tasas también varían de acuerdo con los criterios de diagnóstico utilizados, con tasas más altas para "consumo excesivo de alcohol" y "abuso de alcohol" que "síndrome de dependencia del alcohol". Ciertos estudios han estimado la prevalencia del uso de alcohol o dependencia en 2% a 4%, con tasas más elevadas de 17% (hombres) y 7% (mujeres) cuando utilizaron criterios más amplios como consumo excesivo de alcohol. La prevalencia en los ancianos hospitalizados es superior a la de los ancianos de la comunidad, contando con 14% para los pacientes en servicios de emergencia, 18% para los atendidos en clínica médica y 23% a 44% para los internados en áreas psiquiátricas. Los factores sociodemográficos también influyen e incluyen el sexo masculino, estar socialmente aislado, ser soltero, separado o divorciado.

Existen varias razones por las cuales no se realiza un diagnóstico adecuado en estos pacientes, lo que lleva a subestimar el problema. Un estudio identificó 10% de ancianos con evidencias de alcoholismo, pero menos de la mitad tenía registros de consumo de alcohol en la historia clínica. Esto puede deberse a que los médicos suelen tener pocas sospechas sobre el consumo de alcohol al interrogar a una persona mayor y no suelen derivar a los ancianos para el tratamiento con un especialista.

La presentación de los trastornos por consumo de alcohol en los ancianos puede ser atípica (como caídas, confusión, depresión) o enmascarada por enfermedades comórbidas, lo que dificulta aun más el diagnóstico.

No se han podido establecer límites apropiados para el consumo de alcohol en aquellas personas mayores de 65 años pero éstos suelen ser menores que los recomendados para personas más jóvenes. Por otro lado, las características de los trastornos por consumo de alcohol identificadas por cuestionarios en pruebas de detección y los sistemas de clasificación diagnóstica pueden no ser aplicables a los ancianos debido a circunstancias de la vida y diferentes características de la salud. Por ejemplo, los ancianos tienen menos probabilidades que los jóvenes de enfrentar complicaciones sociales, ocupacionales o legales debido al consumo de alcohol y son más propensos a tener consecuencias físicas y alteraciones de la salud.

Para poder valorar los trastornos por consumo de alcohol en los ancianos es imprescindible tomar en cuenta la ingesta de alcohol de toda la vida y no solamente las cantidades que ingiere el paciente actualmente. Estos factores conllevan a la falta de detección de los trastornos del uso del alcohol y dan una falsa impresión de la verdadera extensión de este problema.

Efectos del alcohol en los ancianos

Los trastornos del uso de alcohol en los ancianos se asocian con una amplia gama de impedimentos físicos, sociales, psicológicos y cognitivos. Los cambios en el metabolismo llevan a que cantidades equivalentes de alcohol produzcan mayores niveles de alcoholemia en los ancianos.

Los trastornos médicos suelen ser más comunes en estos pacientes que entre la población general de la misma edad. Los antecedentes de abuso de alcohol se asocian con mayores enfermedades, más visitas del médico, más síntomas depresivos y menores relaciones sociales.

El consumo leve a moderado de alcohol se ha asociado en forma reciente con una reducción del riesgo de enfermedad coronaria, ictus y demencia. No obstante, los perfiles de personalidad y las características sociales de quienes que beben en forma moderada pueden diferenciarse de las que presentan los no bebedores y los que lo hacen en exceso, y éstas han sido menos estudiadas. Posiblemente, estas características modifiquen este efecto protector aparente.

El tratamiento de los trastornos por consumo de alcohol se puede dividir en los aspectos físicos o médicos y los psicológicos. El tratamiento físico, a su vez, puede ser dividido en alternativas terapéuticas para la etapa aguda o para la profilaxis. Los autores recomiendan la hospitalización para una desintoxicación rápida. Inicialmente se deben corregir los desequilibrios hidroelectrolíticos, junto con la administración de tiamina para prevenir los síndromes de Wernicke y de Korsakoff. La administración de benzodiazepinas en los ancianos debe realizarse en forma cuidadosa, debido a la elevada sensibilidad a los efectos adversos y a la alteración de la farmacocinética, especialmente entre los internados con enfermedades graves. El uso de fármacos para promover la abstinencia no ha sido evaluado en este grupo. El disulfiram debe utilizarse cuidadosamente y sólo a corto plazo por el riesgo de precipitar un estado confusional. La naltrexona ha demostrado ser eficiente para prevenir la recaída en sujetos entre 50 y 74 años.

Para mejorar el enfoque de esta patología es necesario realizar estrategias de prevención primaria, secundaria y terciaria. La prevención terciaria incluye el tratamiento antes mencionado. El conocimiento de que una gran proporción de los ancianos desarrollan trastornos por consumo de alcohol debe tenerse en cuenta en la prevención primaria. Los trastornos de alcoholismo pueden surgir en los ancianos cuando existe un contexto de congoja, cambio de rol o enfermedad. Los instrumentos de diagnóstico y clasificación deben modificarse para su uso en los ancianos. Es decir, deben enfocarse más en los efectos del alcohol sobre la salud y no tanto en los aspectos legales, sociales u ocupacionales. La prevención secundaria debe concentrarse en aquellos ancianos que tengan una conducta con la bebida que, aunque no llene los criterios de abuso o de dependencia, pueda poner su salud en riesgo. Por ejemplo, un anciano que cursa un tratamiento anticoagulante y toma cantidades moderadas de alcohol puede estar poniendo su salud en riesgo.

El aumento de la población anciana a nivel mundial implica que el número absoluto de personas ancianas con trastornos por consumo de alcohol se está incrementando. Poco se conoce acerca de los efectos a largo plazo del alcohol en personas que han consumido grandes cantidades de alcohol en su juventud y en cómo esto afecta su capacidad para envejecer sanamente.

Los trastornos del abuso de alcohol en los ancianos pueden llegar a ser una epidemia silente; sin embargo, la atención de los medios y de las iniciativas de salud pública se centran casi exclusivamente en el consumo de alcohol por parte de los más jóvenes. Se requiere más atención a los programas de atención primaria, secundaria y terciaria que deben concentrarse en el número en expansión de los miembros más ancianos de la sociedad.

Los trastornos por consumo de alcohol en los ancianos deben ser redefinidos para que los servicios de salud se puedan acomodar al cambio demográfico. Esta nueva definición debe tomar en cuenta la mayor vulnerabilidad de los ancianos a los efectos adversos del alcohol y los numerosos escollos envueltos en la falta de detección y de diagnóstico de dichos problemas.

Se trata de una guía informativa que pretende provocar una reflexión sobre el consumo de alcohol en el joven, repasando con un lenguaje muy cercano y sencillo algunas de las situaciones que pueden presentase a los jóvenes al relacionarse con el alcohol y las consecuencias de su consumo.

  • Diseñar programas de educación, en los que se incida no sobre los efectos negativos del consumo alcohólico, sino sobre los efectos positivos del no consumo, este pequeño matiz, haría que las medidas tuvieran una mejor acogida general y una mayor eficacia.
  • Orientar las actuaciones en el nivel educativo cuestionando y delimitando los efectos positivos del alcohol, que es el conjunto de creencias más desarrollado. Se debe partir de una información realista, que sitúe en su término más justo los "efectos reforzantes" del alcohol, pero que también muestre sus límites. Además existen una serie de creencias erróneas respecto al alcohol (aumento de la potencia sexual, modo de combatir el frío, o como utilidad terapéutica), transmitidas de generación en generación que necesitan ser desmontadas.
  • Desarrollar programas de entrenamiento en habilidades sociales, para actuar principalmente en la preadolescencia, antes de que se instaure el consumo habitual de alcohol, para ayudar a esta población a hacer frente a la enorme presión que el grupo ejerce sobre aquellos que no beben. Para ello se debe formar a profesores del sistema educativo, educadores de calle, animadores sociales, etc.
  • Hay que utilizar medidas eficaces que no tienen porque ser las más costosas. Hacer más baratas las bebidas no alcohólicas, ya que actualmente es más barato consumir una bebida alcohólica que un refresco, así como potenciar bebidas exóticas con menor o nulo contenido alcohólico pero "que entren por los ojos" a los jóvenes.
  • Conseguir imponer líneas de trabajo que logren que la edad de inicio del consumo habitual de alcohol se retrase lo máximo posible, lo cual tendrá una incidencia importante en la prevención de los consumos problemáticos del alcohol.
  • Formular objetivos para evitar la desconexión de los adolescentes de los sistemas de contexto, sobre todo educativo, modificar las creencias de adolescentes y jóvenes sobre el alcohol, trabajando fundamentalmente sobre las motivaciones de consumo, o diseñar estrategias para reducir lo máximo posible el dinero que los jóvenes llevan encima los fines de semana.
  • Actuar sobre los espacios físicos por donde se mueve la juventud, revisando su diseño. Así podemos:
    • Ceder lugares donde creemos espacios lo más parecidos a los bares y ponerlos en manos de grupos o entidades no controlados por la Administración, que les dé más libertad.
    • Estimular programas que comporten la presencia de educadores en lugares que ellos frecuentan.
    • Obligar a los bares a crear espacios alejados de la barra y con un volumen de música reducido que permita la comunicación y la organización de actividades atractivas que concentren el tiempo de ocio y diversión.
  • Incidir en la importancia de la familia como factor regulador del consumo y como medio de información.
  • Por último, estimular el debate entre las diversas fuerzas políticas para la creación de diversos programas juveniles de control y prevención de las adicciones.
  • Búsqueda de nuevos motivos para el consumo, destacando sobre todo la afectación en la esfera psicoactiva de la personalidad. Evasión de lo cotidiano, conseguida mediante la embriaguez, bebiéndose más alcohol y de más graduación.
  • Concentración de los períodos de bebida durante el fin de semana o períodos festivos, con incremento de "borracheras", y lo que ello conlleva como alteraciones del orden público o accidentes de tráfico.
  • Progresivo descenso de la edad de inicio de consumo de bebidas alcohólicas, que según algunos estudios, se localiza sobre los 12 años, aunque es en torno a los 16 años donde se produce una modificación de las pautas de consumo.
  • La cerveza (entre semana) y las bebidas de alta graduación "combinados" (los fines de semana) encabezan el ránking de bebidas preferidas entre los jóvenes.
  • En el entorno adolescente y juvenil el consumo de alcohol se suele producir fuera de casa y en espacios donde se producen las relaciones sociales de los jóvenes. Así mientras el consumo se produce en lugares donde hay relaciones entre iguales, hay una ausencia de consumo en el contexto familiar.
  • Las creencias predominantes sobre el alcohol siguen destacando sus "efectos positivos" como hemos visto anteriormente, dejando los aspectos negativos "para los demás"("eso no me pasará a mí").

La creencia más compartida entre los diferentes grupos de adolescentes y jóvenes, tiene que ver con la asociación, según su opinión, entre el consumo de alcohol y las "consecuencias positivas" que este proporciona. Entre estas destacan, según ellos indican, una potenciación de la actividad psico-física ( alegría, euforia, superación de la timidez y retraimiento, mejoría del estado de ánimo, etc.), posibilidad de diversión e integración dentro del grupo de amigos donde la mayoría consumen.

Miercoles, 09 de Marzo de 2016 - 19:06

Una de las funciones principales de los riñones es la filtración, en forma de orina, de los excesos de agua y toxinas que se producen en el organismo, además de regular componentes como el calcio o la vitamina D.

Cuando se producen fallos en este órgano, el riñón deja de filtrar la sangre, por lo que las sustancias que anteriormente se encargaba de regular, como las de desecho o el exceso de agua, comienzan a retenerse en el organismo, haciendo que tóxicos como la urea y la creatinina se acumulen en la sangre.

Una enfermedad renal no suele presentar síntomas hasta que la afección llega a etapas más avanzadas, razón por la cual, según los especialistas, se denomina “enfermedad silente”. La Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón destaca la importancia de un diagnóstico precoz para evitar complicaciones, por lo que es recomendable prestar atención a los siguientes síntomas tempranos:

  1. Cambios en la micción como, por ejemplo, levantarse durante la noche a orinar (nocturia) o hacerlo con más frecuencia y en mayor o menor cantidad de lo normal.
  2. Cambios en el aspectode la orina, como un color más claro o la presencia de sangre.
  3. Retención de líquidos, lo que da lugar a una mayor hinchazón de las piernas, los tobillos, los pies, la cara y las manos.
  4. Cansancio y fatiga ocasionada por la retención de líquidos.
  5. Anemia, en algunos casos, debido al fallo renal.
  6. Picor en la piel, también denominado prurito, provocado por la retención de tóxicos que pueden depositarse en la piel.
  7. Sabor metálico en la boca y un olor a amoníaco en el aliento, debido, todo ello, a una acumulación de la urea en la saliva.
  8. Náuseas y vómitos, además de pérdida del apetito o de peso.
  9. Por último, cuando el riñón presenta insuficiencia, produce un aumento de la tensión arterial pudiendo causar hipertensión.

Las causas por las que se puede producir una disminución del filtrado glomerular son múltiples, tanto por agresiones directas como de forma indirecta debido a otras enfermedades.

La diabetes mellitus junto con la hipertensión arterial son las dos causas más frecuentes que dan lugar a un fallo renal, razón por las que estas patologías requieren un control periódico de las funciones renales del paciente para poder evitar su agravamiento.

Además, existen otros factores de riesgo que aumentan las probabilidades de padecer un fallo de este tipo, tales como enfermedades hereditarias, inmunológicas y algunos medicamentos como los antiinflamatorios o quimioterápicos.

Uno de los principales consejos que plantea la Federación para evitar problemas renales es adaptarse a un estilo de vida saludable, es decir, incluyendo “recomendaciones cardiosaludables”, ya que las medidas que ayudan a cuidar el corazón sirven para prevenir fallos renales.

Para evitar tanto las patologías renales como las coronarias, es necesario reducir el consumo de sal, ya que los alimentos de por sí ya la contienen, del mismo modo que se debe optar por evitar los excesos de grasa y otras sustancias nocivas como el alcohol o el tabaco.

Una TC crea una imagen tridimensional muy sensible de su cuerpo. Recibirá una inyección que contiene una pequeña cantidad de contraste radiológico. La cámara especial puede detectar cómo resulta captado el contraste por los diferentes órganos del cuerpo, produciendo una imagen que ayuda a su médico a conocer cómo están funcionando su hígado y su bazo.

La CPRE es un procedimiento que ayuda a su médico a determinar si su disfunción hepática se debe a bloqueo del conducto biliar común, el tubo que transporta la bilis del hígado a la vesícula biliar. En la CPRE se usa un endoscopio, un tubo largo, flexible e iluminado, que permite a su médico ver dentro del estómago e inyectar contrastes, que hacen que los conductos biliares sean visibles en una radiografía. Combinando estas técnicas – endoscopia y radiografía – su médico puede determinar si existe bloqueo de los conductos. Esto puede ser la causa de su disfunción hepática.

¿Cuáles son los síntomas del daño al hígado?

El daño en el hígado puede ser un problema grave y debe informar a su médico inmediatamente si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Ictericia: coloración amarilla de la piel, la parte blanca de los ojos, las membranas mucosas (áreas húmedas alrededor de los ojos y la boca) debida a niveles elevados de bilirrubina en el líquido extracelular
  • Cansancio intenso
  • Fiebre
  • Dolor abdominal, náuseas y vómitos intensos
  • Sangrado que no se detiene después de unos minutos
  • Cualquier hinchazón inusual de los pies y las piernas o aumento de peso de más de 1,5 a 2,5 kg en una semana.

¿Cuál es el tratamiento para el daño al hígado?

No existe tratamiento para el daño al hígado una vez que se produce. El planteamiento principal es suspender cualquier medicamento que sea procese a través del hígado. Su médico puede prescribir también medicamentos que ayuden a reducir los síntomas de daño hepático. Por ejemplo, es posible que se le recete un diurético para reducir la acumulación de líquidos o la hinchazón al hacer que orine el líquido extra. Un diurético usado con frecuencia es la furosemida (Lasix®).

¿Qué más puedo hacer acerca del daño al hígado?

Existen varias sustancias que debe evitar si su hígado no está funcionando adecuadamente. Las siguientes sustanc
ias se procesan en el hígado y pueden producir más esfuerzo o daño.

  • Alcohol
  • Paracetamol (Tylenol ® y componente de Nyquil ®, Percocet ®, Excedrin ®, Darvocet ® y Vicodin ®)
  • Medicamentos que han producido disfunción hepática en el pasado
  • Medicamentos para tratar los niveles elevados de colesterol en la sangre, como atorvastatina (Lipitor®) o simvastatina (Zocor®).

Hable con su médico antes de cambiar ningún medicamento.

El hígado graso es una enfermedad en la que el hígado aumenta el contenido de grasas (triglicéridos y colesterol). Esto puede hacer que el hígado aumente de tamaño y tome una coloración amarillenta, llegando en algunos casos a la cirrosis hepática. Frecuentemente se asocia a sobrepeso, malos hábitos alimentarios y falta de actividad física. El consumo de alcohol es una causa frecuente de hígado graso.

El hígado graso no genera síntomas en la gran mayoría de las personas. Algunas personas refieren tener malestar o dolor leve en el hipocondrio derecho, que es la zona hacia la derecha y arriba del abdomen. Hay algunos cambios físicos que pueden verse en las personas con hígado graso, como una coloración negruzca de la piel en los pliegues del cuello y axilas (llamado acantosis nigricans).

El hígado graso es uno de los trastornos metabólicos más frecuentes, afectando aproximadamente al 20% de la población adulta. Hasta un 70% de las personas que sufren de obesidad pueden tener hígado graso.

La causa del hígado graso se desconoce. Se sabe que se asocia muy frecuentemente a un trastorno metabólico llamado síndrome metabólico o resistencia a la insulina. Esta alteración metabólica se asocia a su vez a hábitos poco sanos de alimentación y de actividad física. Una de las causas frecuentes de hígado graso es el consumo de alcohol.

El hígado graso no es una enfermedad hereditaria, sin embargo existe una cierta asociación familiar, ya que hay cierta predisposición genética a desarrollarla y también debido a que frecuentemente en una familia se comparten hábitos de alimentación que pueden favorecer el desarrollo de hígado graso.

El tratamiento del hígado graso consiste fundamentalmente en la modificación de hábitos de alimentación con una dieta que disminuya el consumo de hidratos de carbono (azúcares, masas, papas, pastas, pan, maíz) y de grasas. Junto con una alimentación más sana, es clave aumentar la actividad física. Los medicamentos no son parte del tratamiento habitual del hígado graso, pero en determinados casos, el uso de vitamina E o pioglitazona puede tener un rol en su terapia.

La actividad física es una las formas más efectivas de revertir el daño que se produce en el hígado debido a esta condición. Se debe realizar ejercicio físico con una progresión gradual, idealmente aeróbico, regular (3 a 4 veces por semana) y con un control médico previo que evalúe la seguridad cardiovascular del inicio de un plan de ejercicio.

La alimentación sana es uno de los dos pilares del tratamiento del hígado graso. Esta alimentación consiste en la disminución drástica o eliminación de los azúcares refinados, disminución de carbohidratos como pan, pastas, papas, arroz, maíz, disminución de grasas de origen animal, y por otro lado en el aumento de verduras, pescados, frutos secos y yogurt. La dieta mediterránea es probablemente una de las más sanas para evitar el hígado graso y al mismo tiempo disminuir el riesgo cardiovascular. Si bien no existe una dieta para el hígado graso propiamente tal, estas medidas generales son de extremada importancia en su tratamiento.

El consumo de alcohol, incluso en pequeñas cantidades, puede agravar el daño hepático en una persona con hígado graso. Por esta razón se recomienda su suspensión completa en las personas afectadas por esta enfermedad. Su suspensión tiene el beneficio adicional de disminuir las calorías que ingresan al organismo, ayudando a bajar de peso, dado que las bebidas alcohólicas son una fuente considerable de calorías.

Una de las características del hígado graso es su reversibilidad. Las personas que logran hacer un cambio en sus hábitos, bajando de peso y aumentando actividad física, pueden mejorarse completamente de de esta enfermedad.

El hígado graso no causado por alcohol puede dividirse en hígado graso simple cuando hay acumulación de grasa sin inflamación y en esteatohepatitis no alcohólica, cuando se acompaña de inflamación y daño. La forma de diferenciar estas dos entidades es mediante exámenes de sangre (aminotransferasas) y en algunos casos mediante la biopsia hepática.

El hígado graso evoluciona sin síntomas habitualmente por varios años, incluso décadas. Algunas personas pueden llegar a desarrollar consecuencias más graves de la enfermedad, llegando a producirse daño progresivo del hígado (fibrosis), llegando a la cirrosis hepática o el cáncer del hígado (carcinoma hepatocelular). Cuando se llegan a estas complicaciones, una de las opciones planteables es el trasplante hepático. Aparte de las complicaciones hepáticas propiamente tales, las personas con hígado graso tiene un riesgo aumentado de tener enfermedades cardiovasculares como infarto al corazón o trombosis cerebral y diabetes mellitus.

Si a Ud. le han dicho que tiene hígado graso, esteatosis hepática, esteatohepatitis no alcohólica o grasa en hígado y quiere entender los aspectos generales de esta enfermedad, este es el lugar para comenzar. El hígado graso es una de.

La hepatitis C es una enfermedad que puede tener consecuencias serias para el hígado. Aquí se ofrecen respuestas para preguntas frecuentes sobre esta enfermedad.

Si Ud. tiene cirrosis o alguna enfermedad hepática, le interesarán estos consejos sobre la alimentación, dieta y nutrición.

La evolución de los enfermos con cirrosis avanzada se ve complicada por una serie de síntomas que son independientes de la causa de la enfermedad, es decir, que aparecen por igual en pacientes con cirrosis de origen alcohólico o por virus de la hepatitis C. Estos efectos son producidos por la alteración severa de la función del hígado e indican que el órgano está fallando.

Las complicaciones más frecuentes son las varices, el aumento del tamaño del bazo, la ascitis, la encefalopatía hepática, la peritonitis bacteriana o el cáncer de hígado.

  • Las varices esofágicas son dilataciones de las venas del esófago. La alteración del tejido hepático obstruye los vasos y aumenta la presión. Si se rompen pueden sangrar dando lugar a una hemorragia digestiva que puede llegar a ser muy grave. Esta puede manifestarse por vómitos de sangre o eliminación de sangre por las heces. Los vómitos pueden ser de sangre roja fresca, si las varices son grandes y el sangrado importante. Si se sangra menos cantidad, la sangre se digiere en el estómago, los vómitos son de color negro, y se denominan 'en posos de café' por el aspecto que presentan. Cuando la sangre se elimina por las heces también puede hacerlo de dos formas: si el sangrado es abundante el paciente puede tener deposiciones de color rojo; si es de menor cuantía la sangre se digiere, en parte, en el estómago y las heces se tiñen de color negro, dando lugar a lo que conocemos por 'melenas'.

El tratamiento de las varices se puede hacer de diferentes formas, muchas de ellas simultáneas. Cuando el paciente está sangrando se suele realizar una endoscopia digestiva (se mete un tubo flexible por la boca, con una cámara de video que permite ver las lesiones que existen). A través del tubo se pueden realizar algunos tratamientos como la esclerosis de las varices (inyección de una sustancia química que cicatriza el vaso). También se pueden anudar las venas, con unas bandas elásticas, para evitar que sigan sangrando. El principal problema de este tratamiento es que a veces el sangrado es tan grande que no se puede ver exactamente por dónde fluye. En algunas ocasiones, los enfermos tienen que ser intervenidos.

También existen medicamentos que ayudan a reducir la tensión de las venas y, con ello, el riesgo de sangrado. El principal problema es que estos medicamentos bajan la tensión y algunos pacientes se marean al tener tensiones muy bajas. Los fármacos usados con más frecuencia son el propranolol (Sumial®) y el dinitrato de isosorbida (Uniket®), aunque hay otros muchos.

  • Sangrado a otros niveles. En los pacientes cirróticos el hígado no produce suficiente cantidad de sustancias que actúan en la coagulación de la sangre por lo que, si existe una herida, por pequeña que sea, ésta puede sangrar sin que los mecanismos de control sean eficaces como para que se produzca el taponamiento. Es frecuente que los pacientes sangren por las encías o por la nariz, o que tengan hematomas ante pequeños golpes.
  • Se suele dar vitamina K por vía oral o inyectada para intentar mejorar la coagulación de la sangre. Es muy importante que los pacientes eviten los cortes o los golpes importantes y todas las situaciones que les expongan a un alto riesgo de producirse una herida. Es preferible el afeitado con máquina eléctrica, por ejemplo, antes que las cuchillas de afeitar.

    • Episodios de ascitis. La acumulación de líquido en la cavidad abdominal se denomina ascitis. El paciente puede notar aumento del perímetro abdominal (como si se hinchara) e incluso puede ganar peso. En ocasiones esto se acompaña de aparición de edemas (hinchazón) de las piernas.

    Etapa 0: hígado normal
    Etapa 1: fibrosis leve, ampliación del portal hepático como resultado de la fibrosis.
    Etapa 2: fibrosis moderada, los tejidos fibrosos han salido de la zona hepática y forman puentes entre las áreas del portal.
    Etapa 3: fibrosis severa, puentes fibrosos se forman entre las áreas del portal en el hígados y las venas del centro.
    Etapa 4: cirrosis.

    La fibrosis hepática se sospecha si los pacientes han conocido la enfermedad hepática crónica (por ejemplo, la hepatitis C crónica viral y la hepatitis B, enfermedad hepática alcohólica) o si los resultados de las pruebas de función hepática son anormales; en tales casos, se realizan pruebas para comprobar si hay fibrosis y, si está presente la fibrosis, para determinar su gravedad (etapa).

    El conocimiento del estado de fibrosis puede guiar las decisiones médicas.

    Las pruebas usadas para el estudio de fibrosis incluyen pruebas no invasivas de imagen, análisis de sangre, biopsia hepática, y nuevas pruebas que evalúan la rigidez del hígado.

    Pruebas de imagen no invasivas – incluyen la ecografía convencional, TC y RM, deben incluir vistas en sección transversal. Estas pruebas pueden detectar indicios de cirrosis y la hipertensión portal, como esplenomegalia y varices. Sin embargo, no son sensibles para la fibrosis moderada o incluso avanzada si la esplenomegalia y varices están ausentes.

    Las nuevas tecnologías pueden aumentar la precisión de la ecografía y la resonancia magnética para detectar la fibrosis o cirrosis temprana; que incluyen la Elastografía por resonancia magnética, y las imágenes impulso de fuerza de radiación acústica.

    Para estas pruebas, vibraciones acústicas se aplican al abdomen con una sonda. La rapidez que transmiten estas vibraciones a través del tejido del hígado mide una indicación de la rigidez del hígado.

    La biopsia hepática sigue siendo el estándar de oro para el diagnóstico de la fibrosis hepática y para el diagnóstico de la enfermedad hepática subyacente que causa la fibrosis.

    Sin embargo, la biopsia hepática es invasiva, lo que resulta en un riesgo de 10 a 20% de complicaciones menores (por ejemplo, dolor después del procedimiento) y un riesgo de 0,5 a 1% de complicaciones graves (por ejemplo, sangrado significativo).

    Los análisis de sangre incluyen paneles disponibles en el mercado que combinan marcadores indirectos (por ejemplo, bilirrubina sérica) y marcadores directos de la función hepática.

    Los marcadores directos son sustancias que intervienen en la patogénesis de la deposición de la matriz extracelular o citoquinas que inducen la deposición de matriz extracelular.

    Estos paneles son los más utilizados para distinguir entre 2 niveles de fibrosis: ausente a mínimo vs moderada a grave; no distinguen con precisión entre los grados de moderada a severa.

    Por lo tanto, si se sospecha de fibrosis, un enfoque es comenzar con uno de estos paneles y luego hacer la biopsia hepática sólo si el panel indica que la fibrosis es de moderada a severa.

    Debido a que la fibrosis representa una respuesta al daño hepático, el tratamiento primario debe centrarse en la causa (la eliminación de la base de la lesión del hígado).

    Dicho tratamiento puede incluir la eliminación de virus de la hepatitis B o el virus de la hepatitis C en la hepatitis viral crónica, la abstención de alcohol en la enfermedad hepática alcohólica, la eliminación de metales pesados como el hierro en la hemocromatosis o cobre en la enfermedad de Wilson, y descompresión de los conductos biliares en la obstrucción biliar.

    Tales tratamientos pueden detener la progresión de la fibrosis y, en algunos pacientes, también revertir algunos de los cambios fibróticos.

    Los tratamientos para revertir la fibrosis son generalmente demasiado tóxicos para su uso a largo plazo (por ejemplo, corticosteroides, penicilamina) o no tienen una eficacia probada (por ejemplo, colchicina).

    Otros tratamientos antifibróticos están bajo estudio. El uso simultáneo de múltiples fármacos antifibróticos en el tiempo puede resultar más beneficioso.

    Dentro de los principales síntomas de un problema de hígado están: problemas digestivos constantes, abdomen inflamado, nauseas, estreñimiento, coloración amarillenta de piel y ojos, entre otros síntomas que sin duda, podrán ser señal de algún problema hepático.

    Desarrollar problemas en el hígado puede tener diversos orígenes, ya sea que sea por llevar una mala alimentación, herencia familiar, abuso en la ingesta de alcohol, problemas metabólicos, entre otras posibles causas, pero sin duda, el organismo tiene una forma de mostrar que algo no funciona bien, y esto es como los síntomas.

    Como ya es sabido, el hígado es uno de los órganos más indispensables para el organismo. Tiene múltiples funciones dentro de él, dentro de las principales están depurar el cuerpo, interviene en el metabolismo, almacena vitaminas, funciones vitales e indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

    Para poder diagnosticar un problema de hígado, lo primero que el especialista nota y observa son los síntomas que se están presentando. Manifestarlos, es la forma en que el cuerpo expresa que algo no funciona bien dentro de él, es importante conocer estos síntomas.

    Aquí, se enumeran 9 de algunos de los síntomas más comunes de un problema de hígado:

    La ictericia es una condición del organismo en que la piel y las partes blancas de los ojos, tienen un color amarillento. La causa de la ictericia es el exceso de bilirrubina (sustancia química de color amarillo que contiene la hemoglobina, la sustancia que es la encargada de transportar oxígeno a los glóbulos rojos). La ictericia se puede presentar a cualquier edad, su origen principalmente es la causa de un problema de hígado, relacionándose con la hepatitis y cirrosis. También puede haber otras razones por las que se presenta, ya sea por padecer enfermedades de la sangre, síndromes genéticos, etc. si observas un cambio de coloración en tu piel u ojos, y si ésta es amarilla acude de inmediato al médico, para conocer la causa que la está originando.

    Aunque a veces es difícil detectar si duele o no el hígado, una de los síntomas más característicos de que hay una alteración hepática es que se sufra de un abdomen hinchado, y esto comienza con dolor situado justo debajo de las costillas, pudiendo a veces también doler la espalda. Si es muy recurrente esta hinchazón o distensión, puede deber a la ascitis (es una acumulación de fluido causada por la fuga de sustancias del hígado e intestinos) y que se acompaña de hipertensión, y alteración en la respiración. Sin embargo, para poder descartar que se trate de realmente un problema hepático, es necesario acudir al médico.

    Si se presentan náuseas, mareos, vómito, dolor abdominal, son síntomas claros de que algo no funciona bien, y esto puede estar directamente relacionado con algún problema de hígado, sin duda, para poder descartar esto con toda seguridad, es necesario que si persisten los síntomas, será necesario un examen físico, de sangre o según lo sugiera el médico. Ya que a veces lo síntomas que se han mencionado, puede estar relacionado con la hepatitis A.

    Si inesperadamente se ha ido perdiendo el apetito, esto puede relacionarse con algún problema de hígado, por ello, es uno de los síntomas que no debe ser tomado a la ligera, no es nada normal perder el apetito de un día a otro, puede haber detrás alguna razón más seria por lo que esto ocurre. Este síntoma puede estar acompañado, por pérdida de peso.

    Otro de los síntomas de un posible problema de hígado, es experimentar el cansancio o fatiga crónica, es decir que aunque se descanse o se trate de comer bien, se siga teniendo mucho cansancio, y que además haya debilidad. Comúnmente, no se le da la importancia debida, ya que se relaciona con la carga de trabajo, o actividades que se han realizado, pero puede tratarse de un problema de hígado.

    Si se han notado cambio en la frecuencia de las deposiciones o bien, éstas son claras, significa que hay un problema de hígado, y por ello, no sólo se debe observar con qué frecuencia sucede, sino que además se debe acudir con el especialista lo antes posible, a veces este síntoma se relaciona mucho con el síndrome de colon irritable, pero también puede estar asociado con problemas hepáticos.

    El cosquilleo, picazón o irritación en la piel, es uno de los síntomas asociados con un problema de hígado, además éste síntoma se relaciona con toda una serie de afecciones, pero en el caso de un problema hepático, el prurito puede ser originado por una sustancia química en la bilis, que se acumula en el flujo sanguíneo, resultado de una excesiva presencia de toxinas en el cuerpo, y que el hígado no puede depurar, y esto, se manifiesta con picazón en toda la piel del cuerpo.

    La excesiva temperatura corporal, puede ser un síntoma relacionado con un problema de hígado, y se manifiesta ya sea con sudoración o fuerte transpiración, malestar en general, sin duda, el organismo por medio de este síntoma, manifiesta claramente que hay presencia de una infección o inflamación, por ello, no debe faltarse por alto esto, no auto-medicarse. Si se observa que hay cambios frecuentes en la temperatura corporal, hay que acudir con el médico, quien tras un examen exhaustivo, conocerá cual es la causa.

    Esto significa que hay poca glucosa, una forma de azúcar, en la sangre. Ante un problema de hígado, los niveles de azúcar en la sangre son inestables. Esto puede ser causa, de un hígado que está irritado, este nivel bajo de glucosa, puede manifestarse con dolores de cabeza, jaquecas, mareos, fatiga, o ansiedad por estar ingiriendo alimentos ricos en azúcar.

    Ver también:

    Aunque se conozcan los síntomas relacionados con un problema de hígado. Es necesario, acudir con el médico o especialista en cuestión, para poder recibir la atención, orientación y oportuno diagnóstico y tratamiento.

    Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de NAFLD incluyen:

    Menos grasas malas: un exceso de grasas dificulta el metabolismo posprandial de los lípidos, con el consiguiente aumento de la concentración plasmática de enzimas hepáticas y de ácidos grasos libres, lo que favorece la acumulación de grasa en hígado (esteatosis) y la progresión del hígado graso no alcohólico. Asimismo, el consumo en exceso de grasas saturadas y de grasas trans (peor aún) aumenta el riesgo cardiovascular, un aspecto que se debe prevenir si se padece esta patología hepática.

    Consejos prácticos: consumo justo de aceite de oliva virgen extra (rico en ácidos grasos monoinsaturados), como reemplazo de los alimentos ricos en grasas saturadas (leche entera, nata, quesos, mantequilla, embutidos, tocino, carne grasa, bollería y repostería industrial que contenga aceite de coco o de palma).

    Nada de alcohol: el alcohol es un tóxico para el hígado, un órgano dañado por la inflamación y el acúmulo graso.

    Consejos prácticos: eliminar el consumo de todo tipo de bebidas alcohólicas, incluidas las de baja graduación, como la cerveza, el vino, la sidra, el champán o el cava.

    Diagnosticar hígado graso, o esteatosis hepática no alcohólica, es difícil porque no hay unos síntomas claros y definitorios. Aunque es frecuente que las personas afectadas manifiesten claros signos digestivos -hinchazón abdominal después de comer, plenitud o digestiones pesadas y largas-, estas molestias no se entienden como resultado de una afección hepática, sino más bien como molestias digestivas que se sobrellevan pese a su incomodidad.

    Sin embargo, su tratamiento es clave para evitar complicaciones crónicas graves como la cirrosis o, incluso, el cáncer de hígado. Así lo asegura la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), tras alertar de que el 90% de las personas con síndrome metabólico padecen hígado graso.

    Los bajos niveles circulantes de ácidos grasos omega-3 se asocian con una mayor lipogénesis de "novo", es decir, con un aumento de la síntesis hepática de grasas, un aumento de la captación hepática de ácidos grasos libres circulantes y una disminución de la oxidación de ácidos grasos. La suma de estos tres factores empeora la esteatosis hepática.

    La ciencia médica revela que un aporte adecuado de omega-3 (puede ser extra, en forma de complemento nutricional) es necesario para contrarrestar los efectos inflamatorios de las grasas saturadas y trans, así como para reducir la esteatosis hepática. Además, la ingesta de este tipo de ácidos grasos poliinsaturados tiene efectos favorables en los lípidos plasmáticos, en la función inmune y en la insulina. Sirve por tanto como complemento protector de afecciones cardiovasculares, ya que el hígado graso se considera un componente más del síndrome metabólico, claro factor de riesgo vascular.

    Consejos prácticos: probar la tolerancia individual a los pescados azules, que al contener más grasa no siempre se toleran bien, por la dificultad inherente a la enfermedad para metabolizar las grasas. El terapeuta, tras estudiar la situación patológica del paciente, será quien valore la necesidad de tomar un complemento de ácidos grasos omega-3, así como la dosis y la duración del tratamiento complementario.

    Hoy en día, el poco tiempo que tenemos para alimentarnos bien a causa de todas las actividades diarias, nos remite a las comidas rápidas, como hamburguesas o papas fritas. Y es que el tiempo no alcanza, muchas veces, para sentarnos a la mesa a disfrutar de una comida saludable y balanceada. Sin embargo, todo ello nos ocasiona males como el hígado graso.

    ¿No te ha pasado?, vamos a constantes eventos sociales con familiares o amigos, comemos un antojito que te haya provocado, o somos víctimas de la terrible invasión publicitaria con que nos bombardean en la TV. Todo ello hace que consumamos alcohol en cantidades no moderadas. El consumo de alcohol es cada vez más fecuente y la edad en la que las personas comienzan a experimentar con alcohol es cada vez menor. Por ejemplo, en Argentina los jóvenes consumen alcohol desde los 14 años.

    Son estos y muchos otros factores los que dañan el funcionamiento de nuestro organismo. Son miles las enfermedades que nos afectan en la actualidad y todo por los malos hábitos; enfermedades como los infartos, por el alto consumo de grasas, o la cirrosis, por la ingesta de alcohol no moderada, son algunas de ellas.

    Los malos hábitos alimenticios son los que producen el hígado graso y el sobrepeso

    Las enfermedades al hígado son muy comunes en la actualidad y no solo hablamos de la hepatitis viral, sino del hígado graso, sobre lo cual comentaremos un poco para liberar las dudas que nos asaltan cuando pensamos en este mal.

    El hígado cumple funciones tan numerosas y esenciales que se le ha dado en llamar el “laboratorio del hombre”

    El hígado cumple tantas funciones químicas esenciales para nuestro funcionamiento que se le ha dado en llamar el “laboratorio humano”. Sin él no podríamos subsistir. Este órgano se encarga de purificar la sangre, ayuda al cuerpo a utilizar los alimentos como nutrientes y a digerir las grasas por medio de la bilis, almacena vitaminas y minerales, entre otras funciones necesarias.

    Cuando el hígado no funciona correctamente, se producen ciertos problemas, como el hígado graso. Este problema es causado por la mala alimentación, la obesidad, la diabetes, la desnutrición en proteínas y el elevado consumo de alcohol durante la vida.

    ¿Cómo detecto si tengo hígado graso? Pues, las únicas maneras de detectarlo son mediante exámenes de sangre (para evaluar el nivel de transaminasas), ecografías (para determinar el brillo del hígado; mientras más brille, más enfermo está) y biopsias hepáticas. Este último punto es necesario para saber el grado de padecimiento en el que se encuentra el hígado.

    Solo un examen médico podrá detectar anomalías en tu jígado, visita regularmente al doctor

    ¿Y hasta qué punto pude padecer mi hígado? El grado más severo al que puede derivar un hígado graso es a la cirrosis -o cáncer hepático-. Es por ello que deben hacerse biopsiaspara determinar en qué grado se encuentra el hígado graso; si existe fibrosis se deben realizar tratamientos más severos, ya que del hígado fibroso es de donde resulta la cirrosis en un mayor porcentaje.

    ¿Hay tratamientos para prevenir el hígado graso? Sí los hay, pero esto depende mucho de nuestra fuerza de voluntad y de la buena alimentación. Evitar el consumo excesivo de alcohol, el hambre, la falta de proteínas en nuestra dieta diaria y las grasas en demasía nos pueden ayudar a prevenir el tener un hígado graso.

    Pero no solo eso, hacer deporte regularmente le hará un gran favor a tu hígado. Quemar las grasas, las toxinas, purifica la circulación de la sangre, nos hace sentir mejor y producimos más hormonas beneficiosas para la salud. Con el ejercicio también bajamos el colesterol malo y finalmente, combatimos el hígado graso.

    Haz ejercicio, el movimiento vigoroso quema grasas, toxinas y mejora la circulación de la sangre beneficiando a nuestro hígado

    ¿Existen tratamientos para curar un hígado graso? Lamentablemente, no. El hígado graso no se cura, pero se puede tratar de “desacelerar” el proceso de la patología. No consumir alcohol, hacer ejercicios y tener una dieta balanceada son algunas de las recomendaciones. El consumo de Vitamina B7, también llamada Colina o Vitamina J, ayuda a que la grasa no se acumule ni se deposite en el hígado.

    Existen diferentes tipos de trastornos hepáticos, cuales afectan el hígado, el cual es un órgano responsable en digerir los alimentos y liberarlo de substancias toxicas. Estos trastornos pueden ser heredados u ocasionados por su estilo de vida.

    Estas enfermedades son como Hepatitis, Cirrosis, enfermedad del hígado graso, hemocromatosis, enfermedad de Wilson, Cancer del Higado, Fibrosis, La colangitis esclerosante primaria, Cirrosis biliar primaria.

    Por ejemplo yo padezco de Hepatitis C, una enfermedad viral del higado el cual ocasiona inflamación del hígado y una reducción en la función del órgano. Los síntomas asociados con trastornos del hígado incluyen inflamación abdominal, ojos y piel amarilla, picazón en la piel, orina obscura, heces de color claro, fatiga crónica, nausea y vómito, depresion, dolor en las articulaciones, enfermedad de Crohn, Colitis, pérdida de apetito e insuficiencia hepática incluyendo cirrosis y cáncer del hígado. Pacientes diagnosticados con Hepatitis C frecuentemente reportan usar cannabis para tratar sus síntomas así como la náusea asociada con la terapia antiviral. Un estudio encontró que personas que consumen cannabis son más probables en apegarse a su tratamiento en comparacion con quienes no lo consumían.

    Hallazgos Clínicos: Efectos del Cannabis Sobre Trastornos Hepaticos

    La investigación ha demostrado que el cannabidiol (CBD), un cannabinoide importante encontrado en el cannabis el cual activa los receptores CBD2 del sistema endocannabinoide del cuerpo, es terapéuticamente beneficial al tratar muchos desordenes del hígado. (Mallat, et al., 2011).

    El CBD también ha comprobado poseer propiedades protectoras para el hígado y la promoción de la salud del hígado. Un estudio encontró que los cannabinoides inhibe actividad enzimática, el cual reduce el riesgo de que el hígado sufra de toxicidad y cáncer (Ashino, Hakukawa, Itoh & Numazawa, 2014).

    Un estudio en animales encontró que el CBD era efectivo en restaurar función hepática en ratones con insuficiencia hepática. Investigaciones también sugieren que las propiedades protectoras y anti inflamatorias del cannabis ayudan en el tratamiento de Hepatitis. Un estudio ha encontrado que las propiedades anti inflamatorias efectivamente reducen la inflamación de un hígado dañado. Investigadores por lo tanto sugieren que el cannabis puede ser desarrollado como una medicina potencial para la hepatitis. Otro estudio encontró que los cannabinoides aparecen tener efectos inmunosupresores y profibrogénicas en pacientes con Hepatitis C crónica (Patsenker, et al, 2015).

    El Cannabis Demuestra la Manera en la que Ayuda con la Enfermedad de Crohn y Colitis.

    Para aquellas personas con la enfermedad de Crohn o colitis, hasta ahora existen pocos tratamientos para estas condiciones dolorosas y una condición que altera la vida. Aunque algunos tratamientos están disponibles a través de dieta y medicamento, la gente sufriendo del Crohn y colitis suelen ser abandonados a administrar su tratamiento por su cuenta.

    El Crohn y la Colitis son desordenes gastrointestinales, quienes pertenecen a la familia de desórdenes conocidos como síndrome del Intestino Irritable (EII). La enfermedad de Crohn ocasiona inflamación crónica y dolorosa a través del tracto gastrointestinal, desde el esófago hasta el recto anal. Síntomas de la enfermedad de Crohn incluye dolor severo abdominal y calambres en el estómago, constipación, diarrea persistente o una sensación persistente de que los intestinos no están vacíos.

    La colitis ulcerativa es similar a la enfermedad de Crohn excepto que solamente afecta la capa más interna del colon. Los síntomas de la colitis son similares al Crohn e incluye fiebre, reducción de apetito, pérdida de peso, fatiga y amenorrea en las mujeres.

    La razón por la que el cannabis es efectivo en el tratamiento de estas enfermedades es porque el cannabis puede limitar significativamente la inflamación intestinal. De acuerdo a una declaración por La Fundacion de Chron & Colitis de America en 2012, compuestos encontrados en la planta de marijuana imitan a los endocannabinoides (moléculas que funcionan naturalmente en el cuerpo) y han demostrado desempeñar un papel importante en la reducción de inflamación gastrointestinal.

    Aunque las propiedades anti inflamatorias del cannabis medicinal son ciertas para todas las personas, pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino (EII) han demostrado tener más receptores cannabinoides en el tejido del colon que las personas con síndrome del intestino irritable (SII).Es más probable que personas afectadas por la enfermedad de Chron y Colitis respondan a las propiedades anti inflamatorias de la marijuana medicinal.

    Es la prueba de elección para ver la funcionalidad hepática en perro y gato.

    • Los ácidos biliares (AB) se sintetizan en el hígado a partir del colesterol, donde se conjugan con Taurina y se secretan al intestino con la bilis. El 95 % se absorVe en el ileón entrando de nuevo al hígado con la sangre portal. Posteriormente volverán a ser vertidos al intestino con la bilis. En el periodo post pandrial se produce un aumento de la concentración de AB que llegan al hígado procedentes del intestino, que excede la capacidad de depuración hepática, produciéndose un aumento transitorio en sangre. Por tanto la determinación de los AB tras la ingestión de alimento representa una prueba de sobrecarga endógena de gran utilidad clínica.
    • Los ácidos biliares en ayunas o post pandriales valoran:
      • El flujo sanguíneo portal.
      • El parénquima hepático funcional.
      • La circulación biliar.
    • Los AB postpandriales son más sensibles para detectar enfermedades hepatobiliares.
    • El aumento de los AB pre o post se produce en:
      • Enfermedades hepatocelulares que provocan una disminución de la capacidad del hígado para depurar los AB de la circulación portal.
      • Coléstasis intra o extrahepática.
      • SPS congénitos o adquiridos.
    • La determinación exclusiva de los ácidos biliares no permite diferenciar las enfermedades hepatobiliares más frecuentes del perro y gato debido a que los valores se solapan ampliamente en las diferentes hepatopatías.
    • El grado de elavación no se relaciona con la existencia de un proceso irreversible.
    • En la icetericia hemolítica los niveles de AB son generalmente normales, a diferencia de la ictericia obstructiva donde aparecen siempre aumentados.

    Neumonía: Enfermedad principalmente de origen infeccioso que afecta a las unidades de intercambio gaseoso del pulmon es decir, los alveolos. Puede ser desde un grado leve que amerite solamente antibioticos por vía oral y manejo en casa hasta ser muy serias al grado de amenazar la vida siendo imprescindible el tratamiento en una terapia intensiva. Los agentes causales más comunes son: streptococo pneumoniae, Mycoplasma Pneumoniae, Chlamydia Pneumoniae, Haemophylus Influenzae, entre otros. Los síntomas son fiebre, tos con expectoración, dolor torácico y dificultad respiratoria.

    Asma: Es una enfermedad inflamatoria, crónica, en donde una multitud de células intervienen en su desarrollo y la mayoría de las veces es desencadenada por polvos, humos y otros alergenos. Se caracteriza por ser reversible incluso de manera espontánea. Los sintomas son broncoespasmo (resuello, pillido, sibilancias, asesido) tos escasamente productiva y disnea (falta de aire). En nuestros días no está justificado que algun paciente esté descontrolado dado el arsenal farmacéutico con el que contamos.

    EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica): Ésta enfermedad está catalogada como la 4° causa de muerte a nivel mundial en el 2020. El principal factor de riesgo es el tabaco, sin embargo la exposición ocupacional a humos, polvos y otros compuestos a largo plazo pueden ocasionarla. Se caracteriza por pérdida progresiva e irreversible de la función pulmonar. Los síntomas son falta de aire progresiva en años, tos con expectoración blanquecina o amarillenta con o sin pérdida de peso.

    Enfermedades del Intersticio Pulmonar: El intersticio del pulmón es el tejido de sostén del órgano. Está formado por colágena y otras proteínas indispensables para la arquitectura. Una gran cantidad de agentes inhalados, enfermedades inflamatorias y medicamentos son capaces de dañar sus componentes y así interferir en la función primordial del pulmón, que es el intercambio de Oxígeno ambiental por el Dióxido de Carbono eliminado por nuestro cuerpo. Los síntomas principales son la falta de aire, tos seca, perdida de peso y disminución del oxígeno de la sangre.

    Enfermedades ocupacionales con afectación respiratoria: Un número limitado de sustancias que se encuentran en el ambiente son generadoras de procesos inflamatorios de las vías aéreas y en los pulmones. Entre las más comunes están el Asma Laboral, las neumoconiosis por carbón, por metales pesados, por arena sílica y por asbesto. Se recomienda ampliamente que los pacientes en riesgo sean valorados anualmente con pruebas de función respiratoria.

    Cáncer Pulmonar: Desgraciadamente es una de las principales causas de mortalidad en nuestros tiempos. La relación ditrecta con el tabaco ha hecho que las campañas publicitarias de cigarrillos disminuyan su intensidad de propaganda en los medios masivos de comunicación. Los tumores originados primariamente en el pulmón son el carcinoma epidermoide, el carcinoma de células pequeñas, el adenocarcinoma y el carcinoma de células grandes, siendo los dos primeros los que guardan relación estrecha con el tabaquismo. Los datos de sospecha son: expectoración sanguinolenta, pérdida de peso, derrame pleural, tos y falta de aire con imagen radiológica compatible.

    Derrame pleural: El liquido pleural es un fluido filtrado del plasma sanguíneo que se encarga de amortiguar los movimientos respiratorios entre las pleuras parietal y visceral (envoltorio del pulmón). La acumulación anormal es debido a la falta de drenaje, a la disminución de las proteínas de la sangre, a la falla cardiaca, a la falla renal, la falla hepática, las infecciones pulmonares, entre otros. Los síntomas principales son: dificultad respiratoria y dolor con la respiración en un costado o en la espalda.

    Trastornos Respiratorios del Sueño: El SAOS (Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño) es el prototipo de este grupo de enfermedades. Se caracteriza por obstrucción intermitente de la vía aérea superior, justo detrás y debajo de la lengua que ocasiona despertares no conscientes y activación de sustancias de estrés en el cuerpo. Los síntomas son ronquido intenso, somnolencia diurna, cese transitorio de la respiración durante el sueño.

    Hipertensión Pulmonar: padecimiento cada vez más frecuente por la conciencia que se ha creado en el personal médico para diagnosticarla y buscarla intencionadamente. Es una elevación anormal de la presión de la arteria pulmonar como consecuencia de una gran cantidad de enfermedades respiratorias, cardiacas, trombóticas e inflamatorias. Los síntomas principales sin la falta de aire, desmayos, tos seca y fatiga importante.

    Tuberculosis Pulmonar: Causada por el Mycobacterium Tuberculosis, un gérmen agresivo que destruye el pulmón de manera lenta en la mayoría de las veces. El tratamiento disponible en nuestro país es excelente y eficaz, pero es el único por lo que el apego terapéutico es primordial. Los sintomas son: tos con expectoracion verdosa con o sin huellas de sangre, pérdida de peso, fiebres y sudoraciones vespertinas/nocturnas.

    Fibrosis Quística: Enfermedad genética consistente en un defecto en la función de los canales del Cloro en el cuerpo humano. Se hereda necesariamente de la información proveída por AMBOS padres hacia el producto. Se caracteriza por infecciones de las vías respiratorias bajas y neumonías frecuentes desde temprana edad, tos con expectoración abundante y verdosa, retraso del crecimiento, diarreas fétidas y dificultad respiratoria.

    Tromboembolia Pulmonar: Se caracteriza por la formación de un coágulo que ocluye el riego sanguíneo de los pulmones que proviene de alguna parte del cuerpo, mas comúnmente de los miembros inferiores. Esto en los casos más severos puede ocasional fracaso del corazón derecho. Los síntomas son aparición súbita de dificultad respiratoria, baja de oxigeno en la sangre, taquicardia y ocasionalmente dolor en el tórax.

    Vasculitis Pulmonar: Es una inflamación de los vasos sanguíneos del pulmón secundario a enfermedades sistémicas también de origen inflamatorio. Se caracteriza por dificultad respiratoria rápidamente progresiva, hemorragia pulmonar y baja de oxígeno en la sangre.

    1.- Problemas respiratorios

    - La difteria suele provocar tanto diarrea como un cuadro de grave dificultad respiratoria

    2.- Problemas de piel y plumas

    3.- Desequilibrios nutricionales

    4.- Enfermedades gastro-intestinales

    5.- Problemas reproductivos

    7.- Enfermedades transmitidas por las aves: zoonosis

    Es un trastorno metabólico que resulta de un alto nivel de amoníaco en el torrente sanguíneo. Es una enfermedad grave que puede dar lugar a graves problemas, tales como la encefalopatía y muerte.

    La CIE-9 Código para hiperamonemia es 270,6.

    En individuos sanos, los niveles de amoníaco en el torrente sanguíneo permanecer entre 10 y 40 mol/L. en comparación con un nivel BUN de 6-20 mg/dL. En un adulto sano, el nivel total de amoníaco soluble sólo 150 mcg con 5 litros de sangre circulante. Esto está en contraste con la presencia de aproximadamente 1000 mg de urea y nitrógeno.

    La afección generalmente se diferencian en dos tipos. Estos son:

    Se origina debido a diversos errores metabólicos congénitos que están marcados por disminución de la actividad de cualquiera de las enzimas implicadas en el ciclo de la urea de un individuo.

    Es el resultado de defectos congénitos intermediarios metabólicos marcados por la actividad baja en enzimas que no están implicadas en el ciclo de la urea, tales como el mundo académico propiónica y acidemia metilmalónica. También es causada por la disfunción de las células que contribuyen de una manera importante para el metabolismo. Insuficiencia hepática es una causa tal.

    Los síntomas físicos específicos de hiperamonemia son muy pocos en número. Ciertos investigadores médicos han, sin embargo, identificado algunos síntomas inquietantes como:

    • Deshidratación
    • Letargo
    • Respiración rápida
    • Disminución de la fuerza muscular,

    Los pacientes de este síndrome también se encuentran para desarrollar fontanelas que son más grandes de lo normal. Fontanelles son puntos blandos en la superficie del cráneo de los bebés, donde el hueso no ha tenido una formación más completa todavía.

    Esta condición es causado por dos factores. Puede ser el resultado de procesos que aumentar la producción de amoníaco. Hiperamonemia, resultante de la eliminación de amoniaco disminuye, puede ocurrir debido a los efectos secundarios de medicamentos, así como la aparición de condiciones como:

    actos de la traviata

    Si el médico detecta la presencia de Entaomeba histolytica, prescribe medicamentos tanto para los portadores asintomáticos (que pueden transmitir las amebas si no son eliminadas) como para los enfermos con la infección activa. El tratamiento normalmente dura tres semanas.

    No hay vacuna o fármaco profiláctico (medicamento que previene una enfermedad) para la amebiasis. La prevención depende de la pureza de nuestras fuentes de agua, de la eliminación adecuada de los excrementos humanos y de utilizar correctamente las medidas de higiene, tales como lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de comer.

    El suministro municipal de agua aprobado por los departamentos locales de salud de Estados Unidos normalmente se considera seguro. Sin embargo, al acampar o durante estancias en otros países, es importante consumir agua que pro venga de suministros seguros y evitar beber la de los arroyos u otras fuentes similares.

    Depurar la sangre, actuando como filtro corporal de las toxinas.

    Utilizar la fitoterapia adecuada

    La encefalopatía es un término general que significa enfermedad, daño o mal funcionamiento cerebral. Puede presentar un amplio espectro de síntomas, que van desde leves, como la pérdida de memoria o sutiles cambios de personalidad, a graves, tales como demencia, convulsiones, estado de coma o la muerte. En general, la encefalopatía se manifiesta por un estado mental alterado que a veces se acompaña de manifestaciones físicas, por ejemplo, la mala coordinación de los movimientos de las extremidades.

    El término encefalopatía, en la mayoría de los casos, está precedido por varios términos que describen la razón, causa, o condiciones especiales del paciente. Por ejemplo, la encefalopatía anóxica significa daño cerebral por falta de oxígeno, y la encefalopatía hepática significa un mal funcionamiento cerebral debido a una enfermedad del hígado. En total, existen más de 150 términos diferentes en la literatura médica que modifican o preceden a la “encefalopatía”.

    Las causas de la encefalopatía son numerosas y variadas, se incluyen infecciones, problemas metabólicos, toxinas, medicamentos, cambios fisiológicos, traumatismos, entre otras. De ahí que a menudo sea considerada como una complicación de un problema principal, como cirrosis hepática, insuficiencia renal, o anoxia.

    El tratamiento temprano de muchos tipos de encefalopatía puede eliminar, reducir o detener los síntomas de la enfermedad. En muchas ocasiones, se puede prevenir evitando las causas primarias.

    Las causas de la encefalopatía son numerosas y variadas, pero algunas de las principales incluyen:

    • Infecciones (bacterias, virus, parásitos)
    • Anoxia (falta de oxígeno en el cerebro, incluyendo causas traumáticas)
    • Alcoholismo (toxicidad del alcohol)
    • Condiciones hepáticas (por ejemplo, insuficiencia hepática o cáncer de hígado)
    • Trastornos renales (insuficiencia renal)
    • Enfermedades metabólicas (hiper o hipocalcemia, hipo o hipernatremia o hipo o hiperglucemia)
    • Tumores cerebrales
    • Algunos tipos de productos químicos tóxicos (mercurio, plomo, o amoníaco)
    • Alteraciones en la presión dentro del cerebro (a menudo asociadas con sangrado, tumores o abscesos)
    • Mala alimentación (ingesta inadecuada de vitamina B1)

    Algunos medicamentos pueden causar encefalopatía, por ejemplo, el síndrome de la encefalopatía posterior reversible puede ocurrir debido al uso de medicamentos como el tacrolimus y ciclosporina. Este síndrome se manifiesta con síntomas de dolor de cabeza, confusión y convulsiones.

    Aunque la encefalopatía puede presentarse acompañada de varios síntomas, al menos uno está presente en todos los casos. Se trata de un estado mental alterado. Este estado mental puede ser sutil y desarrollarse lentamente durante años o puede ser profundamente obvio y desarrollarse rápidamente, por ejemplo, la anoxia cerebral lleva al coma o la muerte en unos pocos minutos. A menudo, los signos de alteración del estado mental pueden manifestarse como falta de atención, falta de juicio o la mala coordinación de los movimientos.

    • Letargo
    • Demencia
    • Convulsiones
    • Temblores
    • Espasmos musculares y mialgia
    • Respiración de Cheyne-Stokes, un patrón de respiración alterada visto en casos de daño cerebral y el coma
    • Coma

    A menudo, la gravedad y el tipo de síntomas están relacionados con la seriedad y la causa de la enfermedad o el daño cerebral. Por ejemplo, el daño hepático inducido por el alcohol (cirrosis alcohólica) puede dar lugar a temblores involuntarios en las manos (asterixis), mientras que la anoxia severa (falta de oxígeno) puede resultar en coma sin movimiento.

    Otros síntomas pueden no ser tan graves y ser más localizados, como la parálisis de los nervios craneales, que resulta del daño a uno de los 12 nervios craneales que salen del cerebro; o ser muy sutiles y provocados por lesiones repetidas en el tejido cerebral, como la encefalopatía traumática crónica. Esta es causada por lesiones y contusiones sufridas frecuentemente por los jugadores de fútbol y otras personas que practican deportes de contacto. Puede causar lentos cambios con el tiempo, que no se diagnostican fácilmente, y conducir a la depresión crónica u otros cambios de personalidad con consecuencias para la vida.

    Incluso los bebés y los niños pueden sufrir encefalopatía, así como los neonatos en el período prenatal si, por cualquier causa, se ve afectado el flujo sanguíneo del cerebro durante su desarrollo. La encefalitis de Rasmussen es una enfermedad rara observada en los niños, que posiblemente se deba al desarrollo de auto-anticuerpos, y que en caso de no ser tratada puede provocar serias convulsiones. Otra variante poco común de encefalopatía, que generalmente se desarrolla en personas más jóvenes, de 4 a 20 años aproximadamente, es el síndrome MELAS, por sus siglas en inglés, y se caracteriza por episodios tipo ictus, encefalopatía mitocondrial, y acidosis láctica, debido a la presencia de ADN defectuoso en las mitocondrias del paciente. Estos orgánulos son responsables de la conversión de energía dentro de las células.

    El diagnóstico de la encefalopatía suele hacerse mediante pruebas clínicas realizadas durante el examen físico, como las pruebas de estado mental, pruebas de memoria y pruebas de coordinación, para documentar un estado mental alterado.

    Por lo general, el diagnóstico se produce cuando el estado mental alterado acompaña otro diagnóstico primario como la enfermedad hepática crónica, insuficiencia renal, anoxia, o muchos otros diagnósticos.

    En consecuencia, los médicos pueden utilizar varias pruebas diferentes al mismo tiempo para diagnosticar tanto la condición primaria, como la propia encefalopatía. Este enfoque para el diagnóstico es realizado por la mayoría de los médicos, debido a que muchos consideran que la encefalopatía es una complicación que se produce por un problema de salud subyacente. A continuación se listan algunas de las pruebas más utilizadas durante los exámenes de diagnóstico de las posibles causas primarias:

    • Recuento sanguíneo completo (infecciones o pérdida de sangre)
    • La presión arterial (presión arterial alta o baja)
    • Pruebas metabólicas (niveles sanguíneos de electrolitos, glucosa, lactato, amoniaco, oxígeno y enzimas hepáticas)
    • Medicamentos o niveles de toxinas (alcohol, cocaína, anfetaminas, entre otros)
    • Análisis de sangre y otros fluidos corporales (infecciones de muchos tipos)
    • La creatinina (función renal)
    • TC y MRI (edema cerebral, anomalías anatómicas o infecciones)
    • Ecografía Doppler (flujo anormal de la sangre a los tejidos o abscesos)
    • Encefalograma (daño cerebral o patrones anormales de ondas cerebrales)
    • El análisis de autoanticuerpos (demencia causada por anticuerpos que destruyen las neuronas)
    • Revisión de los medicamentos de la persona, ya que algunos medicamentos, por ejemplo, la ciclosporina, pueden ser responsables de los síntomas.

    Se aclara que esta lista no es exhaustiva, y no todos los ensayos anteriores se deben hacer para llegar a un diagnóstico, generalmente el médico ordena pruebas específicas de acuerdo a los síntomas y la historia del paciente.

    El tratamiento de la encefalopatía varía con la causa primaria de los síntomas y, en consecuencia, no todos los casos de encefalopatía se tratan de la misma forma.

    A continuación se muestran algunos de los tratamientos recibidos de acuerdo a las condiciones primarias que presenta el paciente:

    • Anoxia a corto plazo (por lo general menos de dos minutos): la oxigenoterapia.
    • Anoxia a largo plazo: la rehabilitación.
    • Toxicidad del alcohol a corto plazo: líquidos intravenosos o ningún tratamiento.
    • El abuso crónico de alcohol (cirrosis o insuficiencia hepática crónica): lactulosa oral, dieta baja en proteínas, antibióticos.
    • Encefalopatía urémica (debido a la insuficiencia renal): corregir la causa fisiológica subyacente, diálisis, transplante de riñón.
    • Encefalopatía diabética: la administración de glucosa o la eliminación de la glucosa en sangre para tratar la hipoglucemia.
    • Encefalopatía hipo-o hipertensiva: medicamentos para aumentar o reducir la presión arterial.

    La clave para el tratamiento de cualquier encefalopatía es entender la causa básica y por lo tanto diseñar un esquema de tratamiento para reducir o eliminar la causa.

    Existe un tipo de encefalopatía que es difícil o imposible de tratar, la encefalopatía estática, un daño cerebral o estado mental alterado que es permanente. La mejor forma de proceder en estos casos es evitar más daños y ejecutar la rehabilitación para permitir que el individuo actúe a su nivel funcional más alto posible.

    Las complicaciones de la encefalopatía pueden variar de ninguna a profundas alteraciones mentales que conducen a la muerte. Además, muchos investigadores consideran que la encefalopatía por sí sola es una complicación que surge de un problema de salud primario.

    • Encefalopatía hepática(edema cerebral con herniación, coma, muerte)
    • Encefalopatía metabólica(irritabilidad, letargo, depresión, temblores, en ocasiones el coma o la muerte)
    • Encefalopatía urémica(letargo, alucinaciones, estupor, espasmos musculares, convulsiones, muerte)
    • Encefalopatía de Hashimoto (confusión, intolerancia al calor, demencia)
    • Encefalopatía de Wernicke(confusión mental, pérdida de memoria, disminución de la capacidad para mover los ojos)
    • Encefalopatía límbica(pérdidas de memoria, sobre todo en la memoria a largo plazo, comportamiento variable, emocional y agitado, convulsiones, dificultad para controlar las extremidades, fatiga y problemas de visión)
    • Encefalopatía glicina(progresiva falta de energía, dificultades en la alimentación, un tono muscular débil, movimientos espasmódicos anormales y problemas con la respiración potencialmente mortales)
    • Encefalopatía hipertensiva (hipertensión severa, inflamación aguda del riñón o nefritis, y la disfunción cerebral)
    • Encefalopatía isquémica hipóxica(pérdida de la memoria, descontrol de los movimientos y aumentos en la frecuencia cardíaca)
    • Encefalopatía estática(parálisis cerebral, problemas de aprendizaje, retraso mental, autismo, retrasos del habla, déficit de atención, problemas de audición y la visión)
    • Encefalopatía espongiforme transmisible(deterioro de la función cerebral, incluyendo cambios en la memoria, cambios de personalidad y problemas de movimiento que empeoran con el tiempo)
    • Encefalopatía neonatal(reflejos frenados, tono muscular deficiente, mala alimentación, convulsiones y dificultad para respirar)

    El pronóstico para un paciente con encefalopatía depende de las causas iniciales y, en general, la cantidad de tiempo que se necesita para invertir, detener o inhibir las causas. En consecuencia, el pronóstico varía de un paciente a otro y oscila entre la recuperación completa a un mal pronóstico, que a menudo conduce a un daño cerebral permanente o la muerte.

    Este pronóstico muy variable está ejemplificado por los pacientes que reciben la encefalopatía de hipoglucemia. Si los pacientes con hipoglucemia son tratados ante los primeros signos de encefalopatía, por ejemplo, irritabilidad y confusión leve, la mayoría de ellos se recupera completamente. Los retrasos de horas o días en la corrección de la hipoglucemia pueden provocar convulsiones o coma, así como una recuperación parcial. Un largo retraso o múltiples retrasos en el tratamiento pueden llevar a un mal pronóstico, con graves daños cerebrales, el coma o la muerte.

    Aunque los síntomas y el marco de tiempo varían ampliamente de paciente a paciente y de acuerdo con las causas iniciales de la encefalopatía, el pronóstico de cada caso por lo general sigue el patrón descrito anteriormente en el ejemplo hipoglucémico y depende de la extensión y la rapidez con la que se trata la causa subyacente.

    Muchos de los casos de encefalopatía pueden prevenirse. La clave para la prevención es detener o limitar la probabilidad de desarrollar cualquiera de las causas que la provocan. Cuando una persona desarrolla una encefalopatía, mientras más rápido se trate la causa subyacente, más probable será evitar una encefalopatía severa.

    • Encefalopatía diabética: Siga su plan prescrito de tratamiento para la diabetes, incluyendo las mediciones de glucosa.
    • Encefalopatía hepática: Evite la intoxicación por alcohol, sobredosis de drogas y las inyecciones intravenosas de drogas ilegales.
    • Encefalopatía anóxica: Evite la asfixia con alimentos. Evite comportamientos peligrosos que puedan conducir a traumatismos cervicales y en la cabeza. Evite la exposición al monóxido de carbono.
    • Encefalopatía hipertensiva: Controle su presión arterial, tome los medicamentos antihipertensivos como se indica y no detenga el tratamiento ni lo cambie sin consultar a un médico.
    • Encefalopatía infecciosa: Evite el contacto físico con las personas que están infectadas con microorganismos que pueden causar encefalopatía, tales como N. meningitidis o Shigella.
    • Encefalopatía urémica: No evite la diálisis programada si ese fuera su caso. Tome todos los medicamentos según las indicaciones y obtenga evaluaciones frecuentes de su estado mental.

    Los métodos para la prevención de la encefalopatía son casi tan numerosos como las causas subyacentes, sin embargo, algunos casos de encefalopatía no se pueden prevenir, como la congénita o la encefalopatía traumática accidental.

    IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “Encefalopatía. La guía completa”.
    Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer: Las causas, síntomas, diagnóstico, tratamientos, complicaciones y prevención de cada uno de los tipos de encefalopatías.

    Los órganos y tejidos del ser humano “se comunican” a través de señales que el profesional de la salud aprende a identificar como huellas que le permitan orientarse, comprender al paciente y finalmente llegar a un diagnóstico. En la terminología de la salud, el ejercicio a través del cual se comunican los pacientes con los profesionales de la salud se llama “Consulta Médica”.La consulta es como un ritual que a través de los años ha perdido el valor que debería conservar. Anteriormente el tiempo dedicado a un paciente podría ser de 1 hora y luego se redujo a 30, 20 e incluso a 15 minutos. Por ello, es muy importante que “el ritual” sea comprendido por los pacientes, por sus familiares y que le saquen el mayor jugo posible a la entrevista con el profesional de la salud.

    En esta sección el paciente relata sus molestias (síntomas) de manera ordenada y clara. Por ello, es importante que usted se prepare, que lleve notas, que escriba, que ordene sus molestias y la fecha de inicio y la evolución que tuvieron. Si le han realizado estudios de laboratorio, de radiología o de otra índole (endoscopía, biopsias, etc.) debe presentarlos de manera ordenada, de preferencia en un folder, con los más antiguos al final y los más recientes hasta adelante.

    Esta sección incluye diversas acciones en las cuales el médico revisa detalladamente los órganos para detectar anormalidades físicas.
    a. Signos vitales. Debe incluir la toma de la presión arterial, la frecuencia cardiaca, la frecuencia respiratoria. En ocasiones se toma adicionalmente la temperatura o la saturación capilar de oxígeno.
    b. Somatometría. Como mínimo se toma la estatura y el peso corporal. En la evaluación nutricia se describen más recomendaciones (ver adelante).
    c. Exploración de la cabeza. Incluye a los ojos, los conductos auditivos, la cavidad oral.
    d. Exploración del cuello. Interesa detectar crecimiento de ganglios o lesiones en la tiroides.
    e. Exploración del Tórax. Se escuchan los pulmones y el corazón. Pueden detectarse secreciones o espasmo bronquial, soplos o arritmias.
    f. Exploración de abdomen. Interesa detectar crecimiento del hígado o del bazo, presencia de ascitis (líquido en el vientre), dolor intestinal o presencia de tumoraciones.
    g. Exploración de extremidades. Se revisa la piel, los vasos sanguíneos, las articulaciones, la fuerza y movilidad, así como la existencia de edema (líquido en las piernas.

    Los enfermos de cirrosis pueden convivir muchos años con la enfermedad. Incluso cuando surgen complicaciones, existe tratamiento. Muchos de estos enfermos han sobrevivido con el trasplante de hígado y continúan haciendo vida normal. Los enfermos de cirrosis deben abstenerse de beber alcohol. Se cree que la mala alimentación, particularmente si está asociada al alcohol o al abuso de drogas, tiene mucho que ver con la aparición de la cirrosis, aunque continúa la investigación al respecto. Entre tanto se recomienda una dieta sana y equilibrada.

    American Liver Foundation, 75 Maiden Ln., Ste. 603,

    Toll-Free (800)223-0179; (800)GO-LIVER

    Primary Biliary Cirrhosis Support Group,

    1430 Garden Rd., Pearland, TX 77581 http://pbcers.org/

    U.S. National Digestive Diseases Information Clearinghouse,

    2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free 800-891-5389 Facsimile (301)907-8906

    El término hígado graso se refiere a una amplia gama de alteraciones del hígado. La alteración fundamental es la acumulación excesiva de grasa en las células del hígado. Lo mas corriente es que se deba al consumo de alcohol. Sin embargo, en los últimos años se ha reconocido que una gran parte de los pacientes con hígado graso no beben. Por lo tanto, se ha acuñado entonces el término hígado graso no alcohólico (HGNA). El término “no alcohólico/a” se utiliza porque el HGNA y la esteato hepatitis no alcohólica (EHNA), determinan alteraciones del hígado en muchos aspectos similares a las que se pueden ver en personas que beben alcohol en forma excesiva aunque ocurren en los individuos que no consumen alcohol o lo hacen en cantidades mínimas. En esta sección se entregan los datos fundamentales sobre el HGNA aunque muchos de ellos son aplicables para el hígado graso producido por el consumo exagerado de alcohol.

    ¿CUÁL ES EL ESPECTRO DEL HGNA?

    El espectro de alteraciones propias del hígado graso no alcohólico (HGNA) comienza con el hígado graso simple, considerada la anormalidad inicial en el HGNA. El hígado graso simple implica la sola acumulación de grasa en las células del hígado sin la presencia de inflamación o cicatrices en el órgano (fenómeno también llamado fibrosis hepática). La grasa se acumula en gotas dentro de las células del hígado y se compone principalmente de un tipo particular de grasa llamada triglicéridos. El hígado graso simple es una condición (benigna) e inofensiva, que significa que por sí mismo, no causa ningún daño significativo del hígado. La etapa siguiente en grado de severidad en el espectro del HGNA es la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA ). Afortunadamente, solamente una fracción pequeña de los pacientes con hígado graso simple desarrollará EHNA. Según lo mencionado, la EHNA implica la acumulación de la grasa en las células del hígado así como la presencia de inflamación del hígado. Las células inflamatorias pueden dañar o destruir las células del hígado (necrosis hepatocelular). La evidencia disponible sugiere que la EHNA, en contraste con el hígado graso simple, no es una condición inofensiva. Esto significa que la EHNA puede conducir en última instancia a que ocurran cicatrices en del hígado (que resultan de la muerte de las células de este órgano) y se progrese entonces a una fase avanzada e irreversible en la que el hígado tiene extensas cicatrices, se endurece y no puede funcionar normalmente. Ello corresponde a la cirrosis. La cirrosis causada por la EHNA es la última y más severa etapa en el espectro de HGNA. La cirrosis puede dar origen a complicaciones graves que incluyen el cáncer hepático y pueden determinar la necesidad de un trasplante. Aun no se conoce con exactitud la dinámica de progresión desde HGNA simple a EHNA y de EHNA a cirrosis. Sin embargo, individuos que desarrollan cualquiera de las tres etapas del HGNA (hígado graso simple, EHNA, o cirrosis, Figura 2) poseen factores de riesgo comunes.

    ¿CUAL ES LA CAUSA DEL HGNA?

    La causa fundamental del HGNA parece ser la llamada resistencia insulínica. Esto significa que el organismo no maneja apropiadamente el azúcar que se consume en la dieta. Ello produce un exceso de azúcar en la sangre similar, pero menos marcado, a lo que ocurre en la diabetes. El Hígado y el páncreas detectan el exceso de azúcar en la sangre lo que produce un aumento de la insulina y finalmente acumulación de grasa en el hígado. El hígado acumula el exceso de azúcar en forma de grasa pues esta es la forma de almacenar energía cuando hay exceso de ella.

    ¿CUALES SON LOS FACTORES DE RIESGO PARA EL HGNA?

    La obesidad y el sobrepeso son, sin duda, los factores más relevantes en el desarrollo de HGNA. Otros factores importantes son la presencia de diabetes, elevación de los niveles triglicéridos en la sangre y factores genéticos no del todo conocidos. La presencia de antecedentes de diabetes en familiares es un factor de riesgo importante.

    ¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DEL HGNA?

    El HGNA no produce síntomas por sí mismo por lo que es considerada una una enfermedad “silenciosa”. Se ha comunicado que algunos pacientes con HGNA refieren dolor o malestar inespecífico en el costado superior derecho del abdomen. Como no produce síntomas, en algunos pacientes el hígado puede dañarse en forma inadvertida por años o décadas.

    ¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL HGNA?

    El HGNA se diagnostica generalmente por accidente, cuando el paciente se realiza exámenes por otra causa. Las alteraciones mas frecuentes son elevaciones leves de los exámenes hepáticos (bilirrubina, transaminasas [SGOT/SGPT, ALAT/ASAT] o GGT). Es también común la detección de hígado graso mediante un examen de imagen (generalmente una ecografía abdominal). Una vez realizado el diagnóstico de HGNA algunos pacientes pueden requerir la realización de una biopsia hepática. Por ello, los pacientes con HGNA deben ser evaluados por un médico especialista (hepatólogo).

    ¿QUIÉNES DEBEN CONSULTAR?

    En principio, todo paciente con HGNA debe ser evaluado por un médico con el propósito de hacer un diagnóstico preciso de su condición y los factores asociados a ella.

    ¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DEL HGNA?

    Desafortunadamente, en la actualidad no se dispone de tratamientos probadamente efectivos para el HGNA. Sin embargo, hay medidas que el paciente puede tomar para prevenir o revertir, al menos en parte, el daño hepático. En particular, si usted tiene HGNA debería:

    • Perder peso
    • Evitar totalmente el alcohol
    • Ejercitarse regularmente
    • Consumir una dieta balanceada y saludable y buscar consejo dietético especializado
    • Evitar el consumo de medicinas innecesarias
    • Ser evaluado por un especialista con el propósito de valorar su riesgo de enfermedad hepática y descartar otras enfermedades del hígado

    • El HGNA y la EHNA es grasa en el hígado con o sin inflamación y daño.
    • El HGNA y la EHNA se produce en personas que beben poco o nada de alcohol. Afecta a un porcentaje importante de la población
    • El HGNA y la EHNA también puede presentarse en niños.
    • Es posible que las personas con EHNA se sientan bien y que no sepan que tienen una enfermedad en el hígado.
    • El HGNA y la EHNA puede provocar cirrosis, una enfermedad en la que el hígado queda dañado para siempre y puede no funcionar correctamente.
    • Se puede sospechar de EHNA si los análisis de sangre muestran niveles altos de enzimas del hígado, o si un ultrasonido o prueba similar demuestra la presencia de grasa en el hígado.
    • En la evaluación de la EHNA en ocasiones es necesario examinar un pequeño trozo del hígado que se saca a través de una aguja. Este procedimiento se llama biopsia hepática.
    • Las personas con EHNA deben bajar de peso, hacer una dieta balanceada, realizar actividad física y evitar el consumo de alcohol y de medicinas innecesarias.
    • No hay un tratamiento específico para el HGNA y la EHNA. Los tratamientos experimentales incluyen antioxidantes y medicinas antidiabéticas.

    PROBLEMAS DE SALUD COMO ESTE SE PUEDEN PREVENIR Y REVERTIR CON UN CAMBIO DE HABITO NUTRICONAL PARA BAJAR DE PESO Y EJERCICIO

    NUESTROS PRODUCTOS SON LA MEJOR OPCION EN NUTRICION PARA BAJAR SALUDABLEMENTE DE PESO

    para Ciudadanos de Guatemala

    La infección inicial con el VHB o el VHC puede causar una enfermedad sintomática aguda, pero muchos pacientes no presentarán manifestaciones clínicas. 1, 2

    Si se presentan síntomas, éstos serán similares independientemente del tipo de hepatitis. La única manera definitiva para determinar el tipo de la infección viral es para llevar a cabo análisis serológicos 3

    • Cuando ocurren, los síntomas agudos de VHB o VHC pueden incluir: 3-6
      • Fiebre
      • fatiga
      • disminución del apetito
      • náuseas
      • vómitos
      • dolor abdominal
      • orina oscura
      • heces de color gris
      • Artalgias
      • ictericia
    • Dado que las PVVIH con infección con el virus de la hepatitis son frecuentemente asintomáticas, deben de realizarse los análisis apropiados. 5 Consulte la sección de herramientas de diagnóstico para más detalles:

    • En la población en general:
      • El período de incubación de VHB varía de 30 a 180 días, con un promedio de 90 días 6
    • El VHB se puede detectar 30-60 días después de la infección, y puede persistir durante períodos de tiempo muy variables.
      • el VHB puede sobrevivir fuera del cuerpo durante una semana, y puede causar infección durante este tiempo 6
      • Al igual que ocurre en la infección aguda asintomática por VHB, los pacientes con hepatitis B crónica pueden no tener manifestaciones clínicas por décadas después de ser infectados. 1
    • El desarrollo de síntomas puede indicar una enfermedad hepática avanzada en un individuo crónicamente infectado 4
      • 15-40% de los pacientes con infección crónica por el VHB se desarrollará consecuencias graves durante lavida 7
    • Los pacientes co-infectados con VHB-VIH con frecuencia tienen altos niveles de VHB-ADN, la enfermedad hepática más grave y el aumento de las tasas de mortalidad relacionada con el hígado que las personas solamente infectadas con el VHB 7
      • en pacientes co-infectados VHB-VIH, los niveles de las enzimas hepáticas (alaninaaminotransferasa[ALT] por ejemplo), que se utilizan como una medida de la inflamación hepática, frecuentemente no se elevan a pesar de que exista enfermedad grave 8
    • En la población en general:
      • El período de incubación de VHC varía de 14 a 180 días, con un promedio de 45 días 3
      • Las estimaciones sugieren que la infección aguda por el VHC es asintomática en el 50-90% de casos 2
      • La infección crónica ocurre en 55-85% de los individuos infectados 3
    • La mayoría de las personas que desarrollan infección crónica por el VHC no tienen conocimiento de la infección o del subsiguiente daño hepático a largo plazo 2
    • El 70% de los individuos con infección crónica por el VHC desarrollan enfermedad hepática crónica 3
    • La progresión de la enfermedad hepática se acelera en las personas co-infectadas con el VHC-VIH en comparación con los individuos infectados por el VHC que son VIH-negativo 2

    Las características de suero / plasma que pueden indicar un daño potencial viral del hígado relacionado con hepatitis incluyen:

    • Marcadores séricos de fibrosis, o combinaciones de marcadores, incluyendo el ácido hialurónico, Fibrotest (enlace a http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17592566), Fibrometer (enlace a http://www.ncbi.nlm.nih.nih.gov/pubmed/18973845), Hepascore (enlace a http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16055434), la aspartatoaminotransferasa (AST) índice de la relación de plaquetas (APRI), el FIB- índice 4, el índice de Forns y otros índices 5
      • pruebas como Fibrometer, Fibrotest y Hepascore puede predecir la fibrosis hepática con mayor precisión que las pruebas bioquímicas simples como APRI, FIB-4 o Forns 5

    Los marcadores de la función hepática pueden desempeñarse bien en la detección de fibrosis significativa, pero no funcionan tan bien en la detección de un menor grado de fibrosis

    • La combinación de varios marcadores mejora la precisión para detectar fibrosis 2
    • Los marcadores de la función de síntesis hepática que pueden indicar daño potencial viral del hígado relacionado con hepatitis incluyen: 5,9
      • pruebas de coagulación
      • Las concentraciones séricas de albúmina 9
        • concentraciones séricas de fosfatasa alcalina (ALP) > 147 UI / L
        • niveles elevados de alaninaaminotransferasa (ALT) en comparación con los promedios de la edad y el sexo

      • Concentraciones en suero de gamma-glutamil trans peptidasa (GGT)> 51 UI / L
      • Niveles de bilirrubina total de suero> 1,9 mg / dL.

      Para obtener información sobre la detección del VHB y el VHC, consulte la página de herramientas de diagnóstico.

      1. Organización Mundial de la Salud (OMS). La introducción de la vacuna contra la hepatitis B en los servicios de inmunización infantil. Directrices de gestión, incluida la información a los trabajadores de salud y los padres. Consultado el 2 de diciembre de 2011.
      2. Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL). Guías de práctica clínica: la gestión de la infección por virus de la hepatitis C. J Hepatol 2011;. 55:245-264 consultado el 1 de diciembre de 2011.
      3. ImmunizationActionCoalition. Hepatitis A, B y C: Conozca las diferencias. Consultado el 1 de febrero de 2012.
      4. Organización Mundial de la Salud (OMS). Hepatitis C: Hoja de datos 164. Consultado el 1 de diciembre de 2011.
      5. Sociedad Clínica Europea del SIDA (EACS). Directrices Versión 6.0. Consultado el 30 de noviembre de 2011.
      6. Organización Mundial de la Salud (OMS). Hepatitis B: Hoja de datos 204. Consultado el 1 de diciembre de 2011.
      7. Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades Hepáticas (AASLD). Guía de Práctica. La hepatitis B crónica: update 2009. Consultado el 1 de diciembre de 2011.
      8. Peters MG. Diagnóstico y tratamiento del virus de la hepatitis B y la coinfección por el VIH. Top VIH Med 2007; 15:163-166.
      9. EE.UU. Biblioteca Nacional de Medicina y los Institutos Nacionales de Salud. Medline Plus: Pruebas de función hepática. Consultado el 2 de diciembre de 2011.
      • Consideraciones claves
      • Herramientas de diagnóstico

      © 2013 Asociación Internacional de Médicos en la Atención del Sida. Todos los derechos reservados. Este sitio web ha sido creado con el respaldo financiero de ViiV Healthcare Ltd., que no aporta datos editoriales ni posee control sobre el contenido.

    Muchos de los casos de encefalopatía pueden prevenirse. La clave para la prevención es detener o limitar la probabilidad de desarrollar cualquiera de las causas que la provocan. Cuando una persona desarrolla una encefalopatía, mientras más rápido se trate la causa subyacente, más probable será evitar una encefalopatía severa.

    • Encefalopatía diabética: Siga su plan prescrito de tratamiento para la diabetes, incluyendo las mediciones de glucosa.
    • Encefalopatía hepática: Evite la intoxicación por alcohol, sobredosis de drogas y las inyecciones intravenosas de drogas ilegales.
    • Encefalopatía anóxica: Evite la asfixia con alimentos. Evite comportamientos peligrosos que puedan conducir a traumatismos cervicales y en la cabeza. Evite la exposición al monóxido de carbono.
    • Encefalopatía hipertensiva: Controle su presión arterial, tome los medicamentos antihipertensivos como se indica y no detenga el tratamiento ni lo cambie sin consultar a un médico.
    • Encefalopatía infecciosa: Evite el contacto físico con las personas que están infectadas con microorganismos que pueden causar encefalopatía, tales como N. meningitidis o Shigella.
    • Encefalopatía urémica: No evite la diálisis programada si ese fuera su caso. Tome todos los medicamentos según las indicaciones y obtenga evaluaciones frecuentes de su estado mental.

    Los métodos para la prevención de la encefalopatía son casi tan numerosos como las causas subyacentes, sin embargo, algunos casos de encefalopatía no se pueden prevenir, como la congénita o la encefalopatía traumática accidental.

    IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; “Encefalopatía. La guía completa”.
    Después de leer este ebook serás capaz de comprender y reconocer: Las causas, síntomas, diagnóstico, tratamientos, complicaciones y prevención de cada uno de los tipos de encefalopatías.

    Nakchbandi I, van der Merwe S
    Nat Rev Gastroenterol Hepatol 6: 660-670, 2009
    Comentario: Lic. Valeria A. Rodríguez
    Laboratorio de Metabolismo Fosfocálcico y Vitamina D “Dr. Fernando Cañas“. Cátedra de Bioquímica y Biología Molecular. Facultad de Ciencias Médicas. Universidad Nacional de Córdoba. Córdoba, Argentina.

    Los pacientes con enfermedad hepática crónica poseen un riesgo mayor de padecer osteoporosis y fracturas osteoporóticas (1). La fisiopatología de la osteoporosis asociada con la enfermedad hepática es multifactorial y difiere entre los distintos tipos de enfermedades del hígado, y entre la población de pacientes estudiados, por ejemplo, las mujeres postmenopáusicas tienden a tener una osteoporosis más severa a causa de la deficiencia de estrógeno. Los factores que inhiben la formación del hueso, el aumento de la osteoclastogénesis y la activación del sistema inmunológico, contribuyen en varias combinaciones a la pérdida del hueso observada comúnmente en pacientes con enfermedad hepática.

    La enfermedad ósea metabólica ha sido ampliamente estudiada en pacientes con colestasis hepática. La osteoporosis es poco frecuente en pacientes con cirrosis biliar primaria (CBP) temprana y en aquellos con colangitis esclerosante primaria en ausencia de cirrosis. Sin embargo, la osteoporosis es común en pacientes con formas avanzadas de estas enfermedades del hígado. Dos grandes estudios se realizaron en Europa y Estados Unidos, en los cuales encontraron que la osteopenia es común en pacientes con CBP avanzada (2).

    La osteoporosis también se ha descrito en pacientes con lesión en el parénquima hepático. En los pacientes pre-trasplante con hepatitis viral cirrótica, la prevalencia de la osteoporosis varía entre un 20-53%. En un estudio longitudinal japonés en pacientes con hepatitis C crónica, se encontró que sólo las mujeres mayores de 60 años presentaban un riesgo significativo de osteopenia comparado con el de la población general, lo que sugiere que esta enfermedad puede interactuar con otros factores de riesgo exacerbando la pérdida ósea (3). Un estudio en el 2005 evaluó la prevalencia de la osteoporosis en pacientes con hepatitis viral no cirrótica. Los pacientes con hepatitis B (HBV) o hepatitis C (HCV) no cirróticos habían reducido significativamente la densidad mineral ósea (DMO), lo que indica que la pérdida del hueso puede ocurrir tempranamente en pacientes con el virus de la hepatitis. Nuevas evidencias han surgido con respecto al impacto de la hepatitis viral crónica y la cirrosis en el hueso y la supervivencia en mujeres postmenopáusicas. Arase y col. (4) demostraron que la incidencia acumulativa de fracturas en esas personas puede ser del 12,2% durante diez años después de su presentación inicial. Además, la presencia de fracturas se asocia con una mayor mortalidad en esa población. La tasa de supervivencia acumulada después de una fractura fue severamente reducida (57,6%), lo cual subraya la importancia de la prevención de fracturas osteoporóticas en personas con enfermedad hepática.
    Otros ejemplos en donde es frecuente encontrar osteoporosis son en pacientes con enfermedad hepática asociada al alcohol, hemocromatosis genética o hepatitis autoinmune.

    Un gran número de factores aumentan la susceptibilidad a la pérdida ósea en los pacientes con enfermedad hepática. Por ejemplo, la desnutrición o deficiencias en la dieta se producen con frecuencia en estos individuos. La presencia de la lesión en el parénquima en pacientes con enfermedad hepática crónica puede influir en las diversas formas, como por ejemplo en eje hipotálamo-pituitario-gonadal, causando hipogonadismo (5). Además, algunos fármacos, tales como los corticosteroides y el agente antiviral ribavirina, afectan el metabolismo óseo, y el consumo indebido de alcohol a largo plazo suprime la formación del hueso.
    La vía RANK – RANKL ha sido extensamente investigada pero existen pruebas limitadas de que ésta vía sea importante para la pérdida ósea asociada con enfermedades hepáticas. Se carece de fundamento científico para la evaluación terapéutica de anticuerpos monoclonales anti-RANKL para estos pacientes. La osteoclastogénesis inducida por CSF1 (Factor 1 estimulante de colonias) se ha vinculado a la pérdida ósea asociada con colestasis hepática. No existen inhibidores de CSF1 disponibles, sin embargo la terapia con bifosfonatos a través de la inhibición de los osteoclastos podría ser de utilidad. El uso de la terapia con bifosfonatos en pacientes con enfermedad hepática, ha sido evaluado en ensayos clínicos pequeños, principalmente en pacientes con enfermedad hepática colestásica. El tratamiento con bifosfonatos también es eficaz para los pacientes sometidos a transplante de hígado o en pacientes con hepatitis autoimnume, ya que podría proteger a estas personas del uso de corticosteroides, evitando la pérdida ósea, aún en los individuos con DMO normal.

    La supresión de la formación ósea relacionadas a enfermedades en el hígado puede ser consecuencia de la producción alterada de fibronectina, niveles alterados de IGF-I (factor de crecimiento de insulina tipo I) o por las acciones de otros factores. La producción de citoquinas incluyendo TNF (Factor de Necrosis Tumoral), CSF1 e IL-17 (interleuquina 17) puede aumentar la osteoclastogénesis y la pérdida del hueso. Se requiere investigación adicional para dilucidar la acción de las citoquinas, sus vías de señalización y el rol de la inflamación del hígado en la enfermedad hepática asociada a la pérdida ósea.

    Referencias

    1. Pares A y Guanabens N. Clin. Liver Dis. 12, 407–424, 2008.
    2. Guanabens N, Pares A, Ros I, Caballeria L, Pons F, Vidal S y col. J. Hepatol. 42, 573–577, 2005.
    3. Masaki K, Shiomi S, Kuroki T, Tanaka T, Monna T y Ochi H. J. Gastroenterol. 33, 236–240, 1998.
    4. Arase Y, Suzuki F, Suzuki Y y col.J. Med. Virol. 80, 1302–1307, 2008.
    5. Foresta C, Schipilliti M, Ciarleglio F, Lenzi A y D’Amico, D. J. Endocrinol. Invest. 31, 470–478, 2008.

    Asociación Argentina de Osteología y Metabolismo Mineral – link

    Archivado en: Inicio » Varios » Ultimos titulares » Enfermedades hepáticas y osteoporosis

    La cirrosis se caracteriza por un daño de las células del hígado y su reemplazo por un tejido cicatricial que impide el tránsito normal del flujo sanguíneo por el hígado e interfiere muchas de las funciones vitales de este órgano.

    Mucha gente cree que sólo los alcohólicos sufren cirrosis, y aunque es cierto que el consumo de alcohol es la primera causa de esta enfermedad en los Estados Unidos, también lo es que el abstemio también puede padecer la enfermedad. La posibilidad de padecer cirrosis depende de la cantidad y frecuencia con que se bebe en relación con el peso de la persona, su estatura y la capacidad de su cuerpo para metabolizar productos alcohólicos presentes en la sangre circulante.

    Es una enfermedad crónica del hígado en la que las células sanas sufren daños y son reemplazadas por células cicatriciales. Esta afección impide

    el tránsito habitual del flujo sanguíneo por el hígado y no permite que este órgano funcione debidamente. El hígado contiene tejido capaz de regenerarse cuando ha sido dañado, pero el grado de regeneración de las células depende de cada persona. Una cirrosis que no se trate puede derivar en insuficiencia hepática (del hígado) o incluso en la muerte.

    El hígado es un órgano grande y complejo, del tamaño de un balón de fútbol americano, que pesa cerca de 1,3 kg (3 libras). Se encuentra debajo de las costillas en la parte superior derecha del abdomen y está conectado con el intestino delgado por las vías biliares, que transportan a los intestinos la bilis que produce. Un hígado sano es suave y liso al tacto.

    Es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano pues constituye una de las “fábricas” de procesamiento y refinado químico más desarrolladas. Casi toda la sangre procedente del estómago y de los intestinos circula a través del hígado. Además, éste se encarga de depurar el organismo de sustancias tóxicas o venenosas, procesar nutrientes, hormonas o medicamentos y producir proteínas y factores de la coagulación, todos ellos de capital importancia para la salud. En la persona enferma de cirrosis, las sustancias tóxicas y la bilis quedan retenidas en el torrente sanguíneo, porque el hígado no las elimina.

    La cirrosis no es contagiosa, no se transmite de una persona a otra. Su origen hay que buscarlo más bien en otros factores:

    – Consumo de alcohol. Es la causa más frecuente. Cerca de un tercio de las personas muy bebedoras, acaban presentando cirrosis. El resto puede sufrir otras formas de enfermedad hepática.

    – Hepatitis vírica crónica (inflamación del hígado): la hepatitis (normalmente de los tipos B, C y D) es la segunda causa más común de cirrosis.

    – La enfermedad de Wilson, que produce acumulación de cobre en el hígado, cerebro, riñones y ojos.

    – La fibrosis quística, que provoca la acumulación de secreciones mucosas en los pulmones, hígado, páncreas e intestinos.

    – La hemocromatosis, causante de acumulación de hierro en el hígado y otros órganos.

    – El bloqueo o inflamación de los conductos biliares (la llamada cirrosis biliar).

    – La insuficiencia cardíaca congestiva.

    – Los trastornos de almacenamiento del glucógeno, que impiden la debida utilización de los azúcares por el hígado.

    – Las infecciones parasitarias.

    – La reacción anómala a los medicamentos recetados, toxinas medioambientales y abuso de inhalaciones (exposición a sustancias tóxicas por vía nasal).

    Signos y síntomas de la cirrosis

    En las primeras fases, la cirrosis se considera una enfermedad silenciosa, ya que ocasiona pocos síntomas. Con el paso del tiempo, sin embargo, los enfermos de cirrosis empiezan a experimentar cansancio, debilidad y pérdida del apetito. Son habituales las náuseas y la pérdida de peso. Conforme la cirrosis empeora, el hígado produce menos proteínas de las que el organismo necesita, lo cual da lugar a otros síntomas:

    – Menor produción de la proteína albúmina, con lo que el agua se acumula en las piernas (edema) del enfermo o en el abdomen (ascitis).