riesgos al utilizar cytotec

Como estudiante de medicina, pasé muchas horas con doctores líderes en naturopatía. Creía que tenían mucho que enseñarme y su lista de espera de pacientes era siempre muy larga, con casos donde otros doctores no habían sido capaces de ayudar. Lo primero que aprendí fue la tremenda importancia del hígado. Los doctores naturópatas examinaban, en todos sus pacientes, el estado del hígado a través de la iridología, la acupuntura, técnicas del pulso y por la historia del paciente. En la mayoría de los casos existía un problema de hígado, y la corrección de éste era siempre un paso vital en su programa de curación. Trataban el hígado con cambios dietéticos y hierbas específicas y, en casos más tóxicos, con programas de ayuno.

Comprendí que para recobrar la buena salud siempre debemos considerar el estado del hígado. Aún así, mi carrera me llevó por otras áreas de la medicina, y la importancia de considerar al hígado se fue relegando gradualmente a mi subconsciente. Afortunadamente, un día me acordé de quitar una hoja del libro de esta vieja sabiduría naturópata.

Veo muchos casos difíciles de personas que han estado crónicamente enfermas u obesas durante años, y todos están fascinados al saber como el hígado posee la clave para perder peso y para equilibrar el metabolismo.

El hígado es el principal órgano del cuerpo encargado de consumir las grasas. Siguiendo la Dieta de Limpieza del Hígado el metabolismo mejorará a pasos agigantados y se empezará a quemar grasas. Contrariamente, comiendo lo que no se debe, el hígado producirá mas grasas, y así las seguirá almacenando. Lo que importa en gran medida, no es cuánto come, sino qué come. Con la Dieta de Limpieza del Hígado su hígado dará un buen respiro de alivio y continuará felizmente con su trabajo de regulación del metabolismo y consumo de grasa. Entonces el proceso de pérdida de peso empieza de forma natural y sin un excesivo esfuerzo por su parte. No será necesario contar las calorías o pesar fastidiosamente cada bocado de comida que se lleva a la boca, e incluso mejor, nunca tendrá que pasar hambre.

SÍNTOMAS DE UN HÍGADO IRRITADO

Pueden detectarse síntomas de leve disfunción hepática incluso cuando los resultados de los análisis sanguíneos sean normales. Los análisis que normalmente realizan los doctores para comprobar el estado del hígado no son muy precisos ya que comprueban los daños en el hígado más que su funcionamiento.

SÍNTOMAS CARACTERÍSTICOS DE UN FUNCIONAMIENTO DEFICIENTE DEL HÍGADO SON:

Malas digestiones, hinchazón abdominal, nauseas especialmente después de comidas grasas, aumento de volumen alrededor del abdomen y estreñimiento. El síndrome de colón irritable, asociado con hinchazón abdominal y flatulencia con frecuencia se debe a un funcionamiento deficiente del hígado. Levantarse por las mañanas con mal aliento y lengua manchada, son signos que muestran que definitivamente su hígado necesita ayuda.

Desagradables cambios de humor, depresiones, mente nublada y dificultad para la concentración y memoria. Si el hígado trabaja con dificultad, cantidades excesivas de agentes tóxicos se abrirán paso hacía la corriente sanguínea pudiendo afectar al funcionamiento del cerebro.

Condiciones alérgicas tales como fiebre, urticaria, erupciones cutáneas y asma.

Dolores de cabeza. Desgraciadamente, los calmantes pueden empeorar el hígado ya que este es el órgano encargado de romper la estructura de todo tipo de drogas.

Tensión alta y retención de líquidos. Esto puede que sea difícil de controlar mediante una terapia médica. He podido comprobar como la Dieta de Limpieza del Hígado baja los niveles de presión arterial a niveles completamente normales sin la necesidad de utilizar ningún medicamento.

Hipoglucemia o nivel de azúcar en la sangre inestable. Un hígado irritado puede causar fluctuaciones inesperadas en el nivel de azúcar en la sangre, siendo un bajo nivel de glucosa el causante de fatiga, mareo, ligeros dolores de cabeza y necesidad de ingerir azúcar.

Incapacidad para tolerar comidas grasas, enfermedades y piedras en la vesícula biliar. Si se alimenta al hígado con demasiadas grasas saturadas o en mal estado, este intentará expulsarlas fuera del cuerpo a través de la bilis que fluye dentro de la vesícula y después al intestino delgado. Esto elevará el contenido de colesterol en la bilis y puede resultar en piedras en la vesícula (hechas de colesterol endurecido) e inflamación de la vesícula. Si el hígado no trabaja eficazmente, no producirá sales biliares suficientes para mantener el colesterol biliar en solución y entonces se producirán piedras en la vesícula.

Fatiga y síndrome de fatiga crónica. Cuando aquellas personas con cansancio no pueden encontrar una causa para su mal, en el 99% de tales casos encuentro que están ingiriendo demasiadas grasas saturadas o en mal estado y no suficiente cantidad de verdura y fruta.

Excesiva temperatura corporal, que puede que esté asociada con sudoración o fuerte transpiración.

Baja tolerancia al alcohol y a algunos medicamentos tales como los antibióticos.

Los Doce Principios Esenciales para Mejorar el Funcionamiento del Hígado

1.- Escucha a tu cuerpo. No comas si no tienes hambre. En su lugar toma un zumo natural, una fruta, una pequeña ensalada o un vaso de agua. De la misma manera, no pases hambre si tienes apetito. Muchas personas planean sus horarios alimenticios en torno al reloj y así comerán por ejemplo a las 8:00am, a la 1:00pm y a las 7:00pm., llueva o truene, con apetito o sin él. Es mucho más saludable establecer tus horarios de comida alrededor de tu apetito y darle poca importancia al reloj. Si tienes la costumbre de comer en horarios regulares cuando no tienes hambre, tu hígado trabajará en exceso y básicamente sufrirá con excesivo ajetreo.

2.- Bebe de 8 a 12 vasos diarios de agua mineral ya que ayuda a limpiar el hígado y los riñones y a perder peso. El cuerpo necesita pequeños y frecuentes sorbos de agua, de otra manera las células se encogen por deshidratación y sus membranas se secan. Las personas que no beben agua corren un riesgo mayor de contraer la enfermedad de Alzheimer. Evita grandes cantidades de líquidos durante las comidas.

3.- Evita consumir grandes cantidades de azúcar especialmente azúcar refinado, ya que el hígado lo convertirá en grasa y colesterol. La grasa puede ser causante de degeneración de los órganos o puede ser transportada a zonas tales como los muslos, glúteos y abdomen para su almacenamiento. Llegará un momento en el que los triglicéridos de la sangre serán demasiado elevados y esto está asociado con un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Evita todos los edulcorantes artificiales ya que son tóxicos para el hígado y causan hipoglucemia y fatiga. Si necesitas comer algo dulce, toma fruta fresca, fruta escarchada, miel o melazas.

4.- No te obsesiones midiendo las calorías. Si sigues los planes de comida y alimentos de la Dieta de Limpieza del Hígado, gradualmente tu hígado mejorará y en consecuencia, la pérdida de peso.

Es mucha más la gente que muere por comer por exceso que por defecto. Así que cojamos la costumbre de comer menos una vez que el apetito ha sido saciado.

Ignora la báscula del baño ya que el objetivo es limpiar el organismo y rejuvenecer todo el metabolismo, no solamente perder peso. La pérdida de peso vendrá de la mano con la mejora del funcionamiento del hígado. ¿Por qué preocuparse mirando lo rápido o lo lento que el cuerpo pierde peso?

5.- Evita los alimentos a los que puedas ser alérgico o que sepas por experiencias pasadas que no te sientan bien.

Mastica la comida lenta y concienzudamente, ya que la digestión empieza por la saliva cuando ésta se mezcla con los alimentos en la boca.

A medida que se envejece, la producción de ácido clorhídrico en el estómago es, a menudo, inadecuada para la eficiente digestión de las proteínas. Esto puede solucionarse bebiendo un vaso de agua que contenga una cucharadita de vinagre de sidra de manzana en todas las comidas (que contengan proteínas).

6.- Presta atención a la buena higiene intestinal ya que el hígado debe filtrar y destruir cualquier bacteria y virus presentes en la comida.

Demasiados organismos dañinos, tales como la salmonela y la bacteria shigella, pueden dañarnos seriamente e incluso dañar permanentemente el hígado. Para reducir este riesgo, come alimentos que sean frescos, y evita el recalentamiento regular de los alimentos, ya que un buen caldo de cultivo para las bacterias son los alimentos cocinados, especialmente la carne. No calientes nunca la comida más de una vez. Y siempre lávate las manos antes de comer.

tengo 10 semanas de embarazo puedo usar cytotec

¿Qué debo hacer si me olvido de tomar la medicación con corticosteroides?

Si olvida tomar su medicamento, tome la dosis tan pronto como se acuerde. Sin embargo, si su próxima dosis es en unas pocas horas, no tome una dosis adicional. Si no puede recordar cuando tomó la última dosis del medicamento consulte a su médico para obtener instrucciones.

¿Cuáles son los síntomas de una sobredosis de corticosteroides?

Una sobredosis de corticoesteroides se presenta cuando alguien accidental o intencionalmente toma más de la cantidad normal o recomendada de estos medicamentos. La mayoría de las sobredosis ocurren con píldoras o jarabes y los síntomas pueden incluir:

  • Ardor o picazón en la piel
  • Convulsiones
  • Sordera
  • Depresión
  • Piel seca
  • Presión arterial alta
  • Debilidad muscular
  • Nerviosismo
  • Psicosis
  • Somnolencia
  • Cese del ciclo menstrual
  • Hinchazón en las piernas, tobillos o pies
  • Debilidad
  • Empeoramiento de las condiciones de salud como úlceras, diabetes

Los corticosteroides deben reducirse gradualmente para permitir que las glándulas suprarrenales reanuden la producción natural de cortisol. La eliminación de las dosis demasiado rápido puede resultar en una crisis o un estado potencialmente mortal causado por los niveles insuficientes de cortisol.

En casos en que los corticosteroides se han tomado en dosis bajas durante largos períodos de tiempo, la reducción puede continuar durante meses o años. A veces, las dosis se reducen un miligramo a la vez para prevenir ataques de asma. Cuando se han tomado por períodos de tiempo más cortos, la reducción puede ser más rápida y las dosis cada vez menores.

Otra posible complicación asociada con la interrupción de los esteroides es el síndrome de abstinencia de esteroides, o efecto de rebote, que es la respuesta exagerada del organismo ante la eliminación del fármaco. Este efecto puede causar fiebre, dolor muscular y dolor en las articulaciones, de ahí que para los médicos resulte difícil diferenciar entre los síntomas de abstinencia y un brote de la enfermedad en sí.

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; "Sobredosis de corticoesteroides. La guía básica". Después de leer esta presentación serás capaz de comprender y reconocer:

  • ¿Qué es una sobredosis de corticoides?
  • Los elementos tóxicos en los corticoides
  • Síntomas de una sobredosis de corticoides
  • Y más, mucho más. ¿Qué esperas? ¡Es Gratis!

Dedos en palillo de tambor

Las alteraciones de la piel que suelen asociarse con tumores malignos son:

HIPERTRICOSIS LANUGINOSA ADQUIRIDA

MANIFESTACIONES CUTANEAS DEL SIDA

· Onicomicosis subungueal proximal

· Cualquier enfermedad sexualmente trasmitida

· Signos de uso de drogas endovenosas

· Candidiasis vulvovaginal recurrente

· Dermatitis seborreica (extensa y refractaria al tratamiento)

· Aftas orales (recurrentes y refractarias al tratamiento)

2. Braunwald E, Fauci AS, Kasper DL, et al. Harrison's Principles of Internal Medicine (15th edit) McGraw Hill 2001.

4. Fitzpatrick tb, Eisen az, Wolff k, Freedberg im, Austen k, eds. Dermatology in general medicine, 4.a ed. Nueva York, McGraw-Hill, 1993.

La ascitis es un problema que hace referencia a la acumulación de fluidos en la cavidad peritoneal o abdominal. La ascitis está causada más comúnmente por daños en el hígado y otros términos médicos para este problema incluyen fluidos en la cavidad peritoneal, hidroperitoneo o hidropesía. La ascitis causada por daños en el hígado se conoce como ascitis cirrótica. La ascitis en el abdomen también puede tener su origen en otras fuentes como insuficiencias cardíacos, hepáticas y el cáncer.

Tradicionalmente se divide la ascitis en dos tipos o categorías – ascitis exudativa y transudativa, dependiendo de la cantidad de proteínas que se encuentren en el fluido peritoneal. Otro método para clasificar los tipos de ascitis es medir la cantidad de albumina en el fluido y compararla con albumina sérica en sangre. Esto se conoce como SAAG (siglas en inglés) o Gradiente de albumina sero-ascítica. La ascitis causada por cirrosis o insuficiencias cardíacas normalmente tiene una puntuación SAAG superior a 1.1, mientras que la puntuación SAAG de la ascitis causada por otras razones suele ser inferior a 1.1.

Si padece un caso leve de ascitis, los síntomas pueden ser casi imposibles de detectar. Por otro lado, los síntomas de la ascitis aguda normalmente son obvios e incluyen:

  • Distensión abdominal
  • Aumento del tamaño del abdomen
  • Costados hinchados del abdomen visibles
  • Diferencia en las notas de percusión en los costados cuando el paciente está movido o girado de costado
  • En casos graves, se puede sentir una “ola de fluido” cuando se toca o empuja el abdomen. Esta ola también puede sentirse en el lado opuesto del abdomen.
  • Sentimiento de pesadez constante en el abdomen
  • Presión en el abdomen
  • Pérdida de apetito
  • Sentimiento de saciedad incluso tras una comida pequeña
  • Acidez
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Falta de aire ya que el abdomen afecta al diafragma
  • Derrame pleural o acumulación de fluido alrededor de los pulmones
  • Tos crónica
  • Cuando la ascitis está causada por cirrosis o daños en el hígado, puede haber quejas de contusiones, hinchazón de las piernas y ginecomastia
  • La ascitis causada por cáncer puede conllevar una pérdida de peso inexplicable y síndrome de fatiga crónica
  • En casos de ascitis provocada por insuficiencias cardíacas, los síntomas más comunes son jadeos, falta de aire e incapacidad para realizar cualquier clase de ejercicio físico
  • Hernia en la pared abdominal / puede que el ombligo sobresalga
  • También es común el dolor en la parte baja de la espalda debido a la presión adicional sobre los músculos de la espalda

  • La causa más común de la ascitis sigue siendo las enfermedades del hígado o la cirrosis. Casi el ochenta por ciento de todos los casos informados de ascitis tienen su origen en daños avanzados en el hígado. Se cree que el aumento en la presión del flujo sanguíneo en el hígado junto con la disminución del contenido de albumina en sangre puede ser el responsable del desarrollo de ascitis abdominal.
  • La sal y la retención de agua también pueden contribuir a la gravedad de los síntomas de la ascitis.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Insuficiencia renal / daños en el hígado
  • Obstrucción en la vena portal sin cirrosis como tumores y formación de coágulos
  • Ciertos cánceres como el cáncer de colon, de estómago, de pulmón, de páncreas, de ovarios, de pecho y el linfoma pueden conllevar ascitis malignas
  • La pancreatitis crónica o la inflamación del páncreas provocada por el abuso del alcohol puede resultar en ascitis pancreática

Otras causas de ascitis incluyen la pericarditis constrictiva, la hepatitis, la tuberculosis y la diálisis renal

El tratamiento de ascitis puede incluir diuréticos para reducir la retención de agua y eliminar el exceso de fluido así como antibióticos en caso de haber infección. Generalmente se aconseja a los pacientes que se abstengan completamente de cualquier bebida alcohólica y que reduzcan el consumo de sodio.

  • Aparte de estos tratamientos médicos también hay una serie de curas naturales para la ascitis. Remedios como estos pueden proporcionar alivio sintomático:
  • Añada media cucharadita de jugo de ajo a un vaso de agua y bébalo con el estómago vacío. Haga estos unos pocos días para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Mezcle 25 gr. de zumo de calabaza amarga con agua y beba la mezcla tres veces al día para aliviar la ascitis.
  • Exprima media taza de hojas de rábano y mezcle el zumo con un poco de agua. Bébalo regularmente ya que es un remedio casero efectivo para la ascitis
  • Empape un puñado de semillas de fenogreco en agua y deje el bol reposar durante la noche. A la mañana siguiente, agite suavemente las semillas y el agua y cuélela con una tela de muselina. Beba el agua inmediatamente.
  • Se dice que los mangos son beneficiosos en el tratamiento de ascitis. Pruebe a comer al menos dos mangos frescos al día para obtener los mejores resultados.
  • Beba zumo de zanahoria fresco o zumo de melón para un alivio rápido de los síntomas de la ascitis.
  • Las cebollas son diuréticas y le ayudarán a reducir la retención de agua.
  • Un ligero masaje abdominal con aceite de ricino puede reducir la hinchazón y los gases. Deberá hablarlo primero con un masajista así como con su médico.
  • La raíz de diente de león o la raíz de flor salvaje puede mejorar el funcionamiento de los riñones ya que funcionan como diuréticos naturales. De manera similar, puede utilizar hierbas como el arraclán, la raíz de ruibarbo, la senna y el aloe con la misma finalidad.
  • La fomentación de agua caliente utilizando asafétida y agua tibia puede ayudar a aliviar la hinchazón abdominal.
  • Las propiedades diuréticas de la hierba mora pueden ayudar a tratar la ascitis. Partes de esta planta pueden ser tóxicas y por tanto es importante hablar con un herborista bien versado en esta planta.
  • El espondilio es un diurético potente y es especialmente útil para tratar la ascitis causada por cirrosis. Hierva un poco de espondilio en un vaso de agua y beba el líquido en pequeños sorbos a lo largo del día.

  • La dieta para la ascitis se centra en la reducción del consumo de sodio. Los remedios y medicamentos para la ascitis pueden tener poco o ningún efecto si su consumo de sodio es elevado. Deberá reducir drásticamente el consumo de sal – el consumo diario máximo recomendado de sodio debería ser 2000 mg o de 4 a 5 gramos. Puede usar sustitutos de la sal, pero asegúrese de que no contienen potasio, ya que puede reaccionar de manera adversas con medicamentos utilizados para tratar la ascitis.
  • Deberá evitar los alimentos listos para comer y alimentos precocinados, especialmente productos como los aliños de ensalada, mezclas de alimentos y salsas, ya que suelen tener un contenido en sodio muy elevado.
  • También se recomienda una dieta saludable para el corazón baja en grasas y colesterol. La American Heart Association recomienda comidas altas en fibra, vitaminas, minerales y cereales integrales, pero baja en grasas y azúcares refinados.
  • Si hay mucho fluido presente en el abdomen, algunas terapias alternativas proponen una dieta a base de leche durante unos pocos días o hasta que los síntomas persistan. Una vez los niveles de fluido en el abdomen se han reducido, las comidas ligeras como sopa de verduras y el pan de trigo integral pueden volver a añadirse paulatinamente a la dieta.
  • Los alimentos recomendados en la dieta para la ascitis incluyen mantequilla, ensaladas con rábano crudo, miel, asafétida y ajo.
  • Evite alimentos almidonados como el arroz, los cereales y las patatas en la medida posible.

Su médico o dietista le proporcionará instrucciones exactas sobre qué puede y qué no puede comer cuando tiene ascitis. Sin embargo, si los síntomas como los jadeos y la falta de aire persisten, el exceso de fluido puede eliminare con una aguja o un shunte. En tales casos, puede que el paciente necesite alimentarse sólo con líquidos intravenosos.

Para prevenir el desarrollo de la ascitis, es importante evitar los factores de riesgo que provocan la enfermedad. Estas precauciones pueden ayudar a prevenir la ascitis:

  • Evitar el alcohol puede prevenir enfermedades hepáticas y la cirrosis. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno deben usarse juiciosamente ya que pueden agravar los daños en el hígado y reducir el flujo de sangre a los riñones.
  • Antes de comenzar cualquier tratamiento alternativo o terapia de hierbas, es muy importante aclararlo con su médico. Ciertas hierbas pueden ser peligrosas si se ingieren en grandes cantidades u otras pueden reaccionar de manera adversa con su medicación habitual.
  • Siga una rutina de ejercicios regular para mejorar su inmunidad y salud general y para prevenir la acumulación de fluidos en el abdomen.
  • Evite dormir durante el día e inmediatamente tras una comida, ya que puede dificultar el proceso digestivo.
  • La hepatitis B y la hepatitis C son factores de riesgo para la ascitis, por lo que debe practicar sexo seguro para evitar la hepatitis.

Parásitos externos, Acaros.

TABERNIL POMADA ACARICIDA

cytotec funciona a los 1 mes

El tratamiento es sintomático y mayormente de soporte.

Se basa en hidratación, y en casos mas severos, se requiere hospitalización, con reposición de líquidos y electrolitos, y suplementos vitamínicos (tiamina) 1.5 mg diarios para prevenir la encefalopatía de Wernicke y soporte nutricional, bien sea parenteral o enteral sobretodo cuando la embarazada no mantiene su peso debido al vómito (2).

Ninguna medicación está aprobada por el FDA para la hiperémesis en la embarazada de allí que se deben utilizar los que tengan menos efectos colaterales.

Se han utilizado fármacos como la prometazina, metoclopramida, ondansetron, proclorperazina o combinaciones de Droperidol y didenhidramina, así como piridoxina (vitamina B6) (2,4).

El uso de esteroides es controversial. Se ha utilizado otros productos como jengibre en polvo (1gr diario) Otras opciones como la acupuntura e hipnosis han sido efectivos en casos selectos (11,12,13).

Dieta: Se aconseja, raciones pequeñas y frecuentes, bajas en grasa, y rica en carbohidratos, ya que son mejor toleradas, así como líquidos fríos y bebidas carbonatadas (4).

Favorable y no difiere de la población general. En casos severos, puede haber bajo peso al nacer.

Complicaciones muy raras son la encefalopatía de Wernicke, Mallory Weiss, ruptura esofágica, hemorragia retiniana, neumomediastino espontáneo (4,14).

2. COLESTASIS INTRAHEPATICA DEL EMBARAZO. (CIE) De las afecciones hepáticas propias del embarazo, ésta es la enfermedad hepática mas frecuente. También conocida como Colestasis Obstétrica. Es la segunda causa de ictericia, durante el embarazo, después de las hepatitis virales. Su prevalencia es de 1/1000 a 1/10.000 embarazos, siendo más frecuente en Asia, Chile y países escandinavos (14,15).

Se trata de una condición benigna, autolimitante, que suele debutar en el segundo o tercer trimestre del embarazo, con resolución completa después del parto.

Incluye mujeres con antecedentes de colestasis secundaria al uso de anticonceptivos orales, edad materna avanzada, multíparas, e historia familiar de colestasis del embarazo (5).

Existen evidencias de que la CIE está asociada con un transporte anormal de bilis, a nivel de la membrana canalicular y la etiología de este defecto puede ser multifactorial donde están involucrados factores genéticos, hormonales y ambientales (3,4,5).

Aparentemente existe una interacción entre una disfunción en los transportadores de ácidos biliares canaliculares, determinada genéticamente y niveles elevados de hormonas.

La CIE está asociada con mutaciones en los transportadores de fosfolípidos, conocidos como la proteína 3 multidroga resistente (MDR-3, ABCB4) y de la bomba exportadora de sales biliares (BSEP,ABCB11)) que aumentan la sensibilidad a los estrógenos, los cuales, causan disfunción del transporte de los ac biliares.

La proteína 3 multidroga resistente, es el transportador más importante de los fosfolípidos, a traves de la membrana canalicular. Mutaciones en este gen, conduce a disfunción en el transporte y por ende un incremento sérico de los ácidos biliares, que son muy tóxicos.

Se han identificado por lo menos 10 diferentes mutaciones del MDR-3, asociadas con la CIE (16,17).

El transporte materno-fetal a través de la placenta se hace deficiente, de manera que se elevan los niveles tóxicos de ácidos biliares en el feto.

Este aumento de ácidos biliares, afecta la contractibilidad del miometrio, así como vasoconstricción de las venas coriónicas en la placenta que puede contribuir a distres fetal y prematuridad (3,17).

Los estrógenos actúan sobre los hepatocitos, disminuyendo la permeabilidad de la membrana y la captación de ácidos biliares por el hígado, induciendo colestasis e inhibición de la bomba exportadora de de sales biliares (17).

Ya vimos como la CIE aparece principalmente durante el tercer trimestre del embarazo, momento en que las concentraciones séricas de estrógenos y progesterona alcanzan su nivel más elevado.

Se ha evidenciado un aumento de la permeabilidad intestinal en pacientes con CIE, pudiendo incrementarse la absorción de endotoxinas bacterianas, con la liberación de citokinas, que dan inicio a la cascada inflamatoria del hígado (17).

El síntoma cardinal es el prurito, sobretodo nocturno, que aparece en las palmas y plantas, para luego generalizarse, que generalmente desaparece 48 horas después del parto.

La anormalidad de laboratorio mas sensible es la elevación de los niveles séricos de ácidos biliares totales, a expensas del acido cólico, mas que del ac quenodesoxicólico en 10 a 25 veces el valor normal.( > 10umol/L )

Las aminotransferasas pueden estar moderadamente elevadas, inferiores a 1000UI/L.

En 10% a 20% de los casos se observa hiperbilirrubinemia, usualmente menor de 6mg/dL.

Las fosfatasa alcalinas pueden estar elevadas en 60% de las pacientes en 2-3 veces el valor normal, sin embargo no este no es un parámetro de valor diagnóstico, debido a la producción placentaria y ósea de la fosfatasa (3,17).

Rara vez es necesario realizar biopsia hepática en estas pacientes, y en caso de realizarla los hallazgos histopatológicos, se caracterizan por colestasis sin inflamación, con tapones de bilis en los hepatocitos y canalículos especialmente en la zona 3.

El pronóstico materno es bueno, sin embargo esta entidad está asociada con una elevada morbimortalidad fetal. Niveles elevados de ácidos biliares en la madre están asociados con mayor morbimortalidad fetal, siendo el nivel mayor de 40umol/L, el más asociado con complicaciones fetales (18).

Las complicaciones fetales más importantes son (17):

Parto prematuro: Ocurre en 19% -60% de los casos y la prematuridad está asociada con el momento de aparición del prurito. Cuanto más temprano aparece el prurito, mayor es el riesgo de parto prematuro.

El objetivo del manejo es mejorar el resultado obstétrico final y reducir los síntomas maternos, sopesando riesgos de prematuridad vs feto muerto.

En la decisión de inducir el parto se debe tomar en cuenta, la severidad de los síntomas maternos (principalmente prurito), la edad de gestación y el estado del cervix.

cytotec para induccion del parto

  • Aparece cuando se altera la permeabilidad de la membrana de los hepatocitos, o bien cuando sufren necrosis.
  • El nº de hepatocitos afectados es directamente proporcional al aumento.
  • Las mayores elevaciones de la actividad sérica aparecen en necrosis hepáticas y en procesos inflamatorios.
  • En la regeneración hepática aumenta la producción en el hígado de esta enzima.
  • En el perro puede aparecer un aumento de la actividad, por inducción de la síntesis en el hígado, cuando se lleva una terapia prolongada con anticonvulsivos o corticosteroides.

En el perro y en el gato existen concentraciones altas en: hígado músculo, cerebro y riñon. Se localiza en el citoplasma y en las mitocondrias de los hepatocitos.

Aumento de la actividad en suero / plasma:

  • En enfermedad hepatobiliar, indica lesión del hepatocito. Los aumentos son paralelos a la GPT pero menos intensos.
  • En algunos gatos parece ser un indicador más sensible que la GPT en lesión de hepatocitos.

Es una enzima asociada a las membranas celulares, presente en hueso, hígado, intestino, riñon y placenta. Aunque estos órganos contienen concentraciones importantes de esta enzima, la fosfatasa alcalina presente en suero procede de:

  • Gato: hueso, hígado.
  • Perro: hueso, hígado.

El hígado del perro sintetiza dos tipos de enzimas de las FAS: fracción hepática y fracción inducida por corticosteroides.

La actividad de FAS en animales jóvenes en crecimiento es mayor debido a la presencia de FAS ósea procedente de los osteoblastos.

Aumento de la actividad en suero / plasma:

  • Hallazgo frecuente en perros muy enfermos.
  • En enfermedades óseas está aumentada 2-3 veces los valores de referencia.
  • En enfermedades hepatobiliares: se produce fundamentalmente por una inducción de la síntesis por coléstasis intra o extrahepática. No necesariamente se acompaña de aumento de la concentración de bilirrubina. En el gato con hepatopatía las concentraciones son menores que en el perro. En esta especie la FAS es menos sensible pero más específica que en el perro para detectar enfermedad hepatobiliar.
  • Otras causas en el perro: la administración de corticosteroides o el hiperadrenocorticismo provocan un aumento de la fracción inducida por cortiscosteroides. También los anticonvulsionantes por inducción de la síntesis de la isoenzima hepática.

Aumento de la actividad en suero/plasma:

  • Enfermedades hepatobiliares: como la FAS, la GGT aumenta sobre todo por inducción de la síntesis hepática por coléstasis intra o extrahepática.
  • Perro: la GGT no es tan sensible como la FAS pero es más específica.
  • Gato: los aumentos de GGT en enfermedades hepatobiliares son generalmente mayores que los de la FAS, excepto en lipidosis hepática idiopática.
  • Otras causas: puede haber un aumento de la síntesis hepática de GGT en perro con la administración de corticoides y anticonvulsionantes.

  • Se sintetiza en el hígado exclusivamente presentando este una gran capacidad de reserva funcional para la síntesis de esta proteina.
  • La hipoalbuminemia aparece en la insuficiencia hepática grave, con pérdida al menos de 80% de la masa del parénquima hepático funcionante. Será subaguda o crónica ya que la vida media de la albúmina sanguínea en pequeños animales es de 8-10 días.
  • El hígado presenta una gran capacidad de reserva funcional para mantener la glucemia normal. Un nivel de glucosa en sangre normal es posible mantenerlo con un 30% de parénquima hepático funcionante.
  • La hipoglucemia de enfermedad hepática puede aparecer por:
    • Pérdida de más del 70% del parénquima hepático (ej: insuficiencia hepática aguda o enfermedad hepática crónica terminal descompensada)
    • Shunts portosistémicos congénitos (SPSC).
    • Tumores hepáticos con producción de péptidos semejantes a la insulina.
  • La glucemia es un indicador específico aunque poco sensible del estado funcional del hígado.
  • Si en el curso de una hepatopatía aparece la hipoglicemia, el pronóstico es desfavorable salvo en el shunt portosistémico congénito.
  • A partir del amoniaco procedente principalmente del intestino, se sintetiza la urea.
  • Una disminución de la concentración sanguinea de BUN aparecerá por disminución de la síntesis hepática.
  • La determinación de BUN como prueba funcional hepática es poco sensible y específica.

El hígado juega un papel clave en la hemostasia ya que en él se lleva a cabo:

  • Síntesis de todos los factores de coagulación salvo VIII.
  • Síntesis de inhibidores de la coagulación.
  • Depuración de factores de la coagulación activados y enzimas fibrinolíticas.

Las alteraciones de la coagulación, en el curso de enfermedades hepatobiliares, son normalmente subclínicas y se producen como consecuencia de:

  • Obstrucción de las vías biliares extrahepáticas de larga duración con aparición de una deficiencia de vitamina K.
  • Insuficiencia hepática grave como consecuencia de la disminución de la síntesis de los factores de coagulación.
  • CID
  • La realización de pruebas de coagulación está indicado antes de efectuar una bisopsia hepática.

  • La concentración de bilirrubina en sangre es un balance entre la cantidad que se produce en las células del sistema mononuclear fagocitario (SMF), la capacidad del hígado para captarla de la circulación sanguínea y excretarla al intestino con la bilis.
  • El aumento de la concentración en suero o plasma puede estar producido por:
    • Aumento en la destrucción de hematíes (ictericia hemolítica).
    • Obstrucción de las vías biliares extrahepáticas (ictericia obstructiva).
    • Hepatopatías (ictericia hepática).
  • La determinación de la bilirrubina indirecta (libre) y la directa (conjugada), no permite la diferenciación de los tres tipos de ictericia.
  • La hiperbilirrubinemia de las enfermedades hepatobiliares:
    • Indica la presencia de coléstasis.
    • No permite diferenciar las hepatopatías ni la obstrucción biliar extrahepática.
    • El grado de elevación no tiene valor pronóstico.
    • Es un indicador poco sensible de enfermedad hepatobiliar pero muy específico en ausencia de anemia.
  • La bilirrubina presente en orina es directa o conjugada.
  • El aumento indica la presencia de coléstasis.

Es una prueba de funcionalidad hepática poco sensible y con escaso interés clínico.

La mayor parte del amoniaco presente en el animal procede del colon por acción de las bacterias sobre las proteinas de la dieta. Este se absorbe en el intestino entra en la sangre portal y el hígado lo metaboliza dando paso a la formación de urea.

  • El estado de la circulación portal se valora por el amoniaco sanguíneo y la prueba de sobrecarga al amoniaco. Por tanto estas pruebas están indicadas en el diagnóstico de shunts porta sistémicos congénitos y adquiridos (SPSC) y encefalopatía hepática.
  • El nivel de amoniaco en sangre permite valorar:
  • La masa del parénquima hepático funcionante si la totalidad del flujo sanguíneo portal entra en el hígado
  • El aumento del amoniaco se puede dar en:
    • Shunts porto sistémicos (SPS) congénitos o adquiridos.
    • Fases terminales de enfermedad hepática.
  • Para la determinación de amoniaco en sangre hay que tener en cuenta:
    • Ayuno de al menos 6 horas.
    • Obtención de una muestra de sangre preferentemente arterial
    • Separar las células del plasma lo antes posible, ya que los hematíes contienen una concentración de amoniaco 2-3 veces superior a la del plasma.
    • Realizar la determinación en las 2-3 horas posteriores a la toma de muestra.

Es la prueba de elección para ver la funcionalidad hepática en perro y gato.

  • Los ácidos biliares (AB) se sintetizan en el hígado a partir del colesterol, donde se conjugan con Taurina y se secretan al intestino con la bilis. El 95 % se absorVe en el ileón entrando de nuevo al hígado con la sangre portal. Posteriormente volverán a ser vertidos al intestino con la bilis. En el periodo post pandrial se produce un aumento de la concentración de AB que llegan al hígado procedentes del intestino, que excede la capacidad de depuración hepática, produciéndose un aumento transitorio en sangre. Por tanto la determinación de los AB tras la ingestión de alimento representa una prueba de sobrecarga endógena de gran utilidad clínica.
  • Los ácidos biliares en ayunas o post pandriales valoran:
    • El flujo sanguíneo portal.
    • El parénquima hepático funcional.
    • La circulación biliar.
  • Los AB postpandriales son más sensibles para detectar enfermedades hepatobiliares.
  • El aumento de los AB pre o post se produce en:
    • Enfermedades hepatocelulares que provocan una disminución de la capacidad del hígado para depurar los AB de la circulación portal.
    • Coléstasis intra o extrahepática.
    • SPS congénitos o adquiridos.
  • La determinación exclusiva de los ácidos biliares no permite diferenciar las enfermedades hepatobiliares más frecuentes del perro y gato debido a que los valores se solapan ampliamente en las diferentes hepatopatías.
  • El grado de elavación no se relaciona con la existencia de un proceso irreversible.
  • En la icetericia hemolítica los niveles de AB son generalmente normales, a diferencia de la ictericia obstructiva donde aparecen siempre aumentados.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La enfermedad puede ser causada por:

  • Infecciones de parásitos, bacterias o virus (como la hepatitis A, B ó C)
  • Daño hepático por alcohol, drogas u hongos venenosos
  • Una sobredosis de acetaminofeno (paracetamol), que es rara pero puede ser mortal
  • Células inmunitarias en el cuerpo que atacan el hígado y causan hepatitis autoinmunitaria

Otros medicamentos que pueden causar daño al hígado abarcan metildopa (utilizado comúnmente para la hipertensión arterial), isoniazida para la tuberculosis, medicamentos anticonvulsivos (como valproato y fenitoína), clorpromazina, amiodarona (para el ritmo cardíaco irregular) y ciertos antibióticos (incluyendo trimetoprima con sulfametoxazol y eritromicina). En caso de ser necesario tomar algunos de éstos, el médico hará un seguimiento minucioso de la función hepática.

La enfermedad hepática también puede ser causada por trastornos hereditarios, como la fibrosis quística y la enfermedad de Wilson, una afección que consiste en tener demasiado cobre en el cuerpo (depósitos de cobre en exceso en órganos como el hígado).

La hepatitis puede comenzar y resolverse rápidamente (hepatitis aguda) o puede causar una enfermedad prolongada (hepatitis crónica). En algunos casos, se puede presentar un daño hepático progresivo, insuficiencia hepática o incluso cáncer del hígado.

La severidad de la hepatitis depende de muchos factores, incluyendo la causa del daño hepático y cualquier enfermedad subyacente que la persona tenga. La hepatitis A, por ejemplo, generalmente es de corta duración y no conduce a problemas hepáticos crónicos.

Los factores de riesgo comunes abarcan:

  • Uso de drogas intravenosas
  • Sobredosis de acetaminofeno: la dosis necesaria para causar daño está cerca de la dosis efectiva, de manera que se debe tener cuidado de tomarlo de acuerdo con las instrucciones. Se le debe preguntar al médico qué cantidad de acetaminofeno es segura en cada caso particular. Si la enfermedad hepática es severa, el médico también puede solicitar que se eviten ciertos medicamentos antinflamatorios.
  • Involucrarse en comportamientos sexuales arriesgados (como tener compañeros sexuales múltiples y relaciones sexuales sin protección)
  • Consumir alimentos contaminados
  • Viajar a un área donde ciertas enfermedades son comunes
  • Vivir en residencias de ancianos o centros de rehabilitación
  • Tener un miembro de la familia que recientemente tuvo hepatitis A
  • Consumir o abusar del alcohol
  • Ser un receptor de un trasplante de órgano
  • Tener VIH o SIDA
  • Haber recibido una transfusión de sangre antes de 1990 (el examen de sangre para la hepatitis C no estaba disponible)
  • Ser un recién nacido de una madre con hepatitis B o C (puede transmitirse durante el parto)
  • Ser trabajador de la salud, incluso odontólogo y higienista dental, debido al contacto con sangre
  • Hacerse un tatuaje

Los síntomas de la hepatitis abarcan:

Muchas personas con hepatitis B o C no tienen síntomas cuando resultan infectadas por primera vez, pero igual pueden presentar insuficiencia hepática posteriormente. Si la persona tiene cualquier factor de riesgo para cualquier tipo de hepatitis, debe hacerse exámenes periódicamente.

Signos y exámenes

Un examen físico puede mostrar una coloración amarillenta de la piel, agrandamiento y sensibilidad del hígado o líquido en el abdomen (ascitis) que puede resultar infectado.

La enfermedad hepática grasa no alcohólica (esteatosis no alcohólica) es la causa más común de elevación leve de las aminotransferasas en el mundo occidental, según el National Health and Nutrition Survey. Además, suele observarse aumento de la GGT en casi la mitad de los enfermos en ausencia de consumo de alcohol. Al igual que en las hepatitis virales crónicas, la relación AST/ALT > 1 -que se observa en el 61% de los enfermos con fibrosis avanzada y en el 24% de los individuos con fibrosis incipiente o sin fibrosis- es altamente sugestiva de enfermedad hepática avanzada. Un incremento del índice de masa corporal, diabetes, hiperlipemia e hipertensión -factores asociados con el síndrome metabólico o con estado de resistencia a la insulina- deben hacer pensar en hepatitis grasa no alcohólica. La distinción entre esteatosis simple con inflamación mínima o sin ella y esteatohepatitis no alcohólica con fibrosis es imposible desde el punto de vista clínico; la biopsia es necesaria para establecer el diagnóstico y pronóstico. Deben investigarse factores de riesgo de hepatitis por virus B y C.

La hemocromatosis hereditaria relacionada con el HFE es una enfermedad autosómica recesiva relativamente común que se caracteriza por el depósito anormal de hierro en hígado, páncreas y corazón. La concentración de ferritina, hierro y el índice de saturación de transferrina deben determinarse siempre en pacientes con elevación de las transaminasas. De hecho, un aumento en el nivel de ferritina y, fundamentalmente, un índice de saturación de transferrina por encima de 45% son fuertemente sugestivos de hemocromatosis. La presencia de diabetes, enfermedad cardíaca o artritis también deben hacer pensar en la patología. El estudio genético de la mutación en el gen HFE confirma el diagnóstico, especialmente si el enfermo es oriundo del norte de Europa.

La presencia de elevación leve de aminotransferasas en mujeres con otros trastornos inmunitarios obliga a descartar hepatitis autoinmune, cuya prevalencia oscila entre 1:6 000 y 1:7 000. Casi el 80% de los pacientes tiene hipergammaglobulinemia aun en ausencia de cirrosis hepática. Deben solicitarse anticuerpos antinucleares, antimúsculo liso y antimicrosómicos pero los criterios diagnósticos son complejos e incluyen el estudio histológico. Los enfermos suelen responder favorablemente a los esteroides pero la evolución puede ser crónica y fluctuante. La enfermedad de Wilson debe sospecharse en pacientes jóvenes con signos de hemólisis o síntomas psicológicos o neurológicos concomitantes. La deficiencia de alfa-1-antitripsina no es una patología rara: afecta entre 1:1 600 y 1:2 800 de los recién nacidos de Europa y de los Estados Unidos. Sin embargo, es una causa infrecuente de elevación de las aminotransferasas; los enfermos suelen ser identificados durante la niñez. Puede sospecharse en presencia de patología pulmonar concomitante (enfisema). Finalmente, añaden los autores, alrededor del 10% de los enfermos con hipertransaminasemia inexplicada tiene enfermedad celíaca.

Patrón con predominio colestático

Esta alteración se encuentra menos frecuentemente en la práctica médica.

Es una enzima que transporta metabolitos a través de las membranas. Las enfermedades del hígado y del hueso son las causas más comunes de elevación patológica de la fosfatasa alcalina (FAL) aunque la enzima también puede originarse en placenta, riñones, intestino o leucocitos. Durante el tercer trimestre de la gestación y en la adolescencia se produce un aumento aislado de los niveles de FAL. La FAL hepática está presente en la superficie del epitelio de los conductos biliares. La colestasis aumenta la síntesis y liberación de FAL. Su vida media en la circulación es de aproximadamente una semana. Para determinar el origen de la elevación de la FAL puede medirse la concentración de GGT o estudiarse las isoenzimas de FAL. La ecografía hepática puede revelar la presencia de dilatación de los canalículos biliares, demostrar signos de enfermedad hepática crónica, incluso cirrosis, o identificar masas hepáticas.

El daño hepático inducido por drogas puede presentarse con un patrón colestásico (aumento preferencial de la FAL o relación entre ALT/FAL inferior a 2); sin embargo, la magnitud de la alteración de la FAL es variable y puede estar acompañada de hiperbilirrubinemia. Debe indagarse el uso de antihipertensivos (inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina) y hormonas (estrógenos) que pueden originar colestasis.

La alteración de la FAL en pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino (esencialmente colitis ulcerosa) sugiere la presencia de colangitis esclerosante primaria. El mismo patrón de alteración bioquímica en una mujer de edad intermedia con antecedente de prurito y patología autoinmunitaria debe hacer pensar en cirrosis biliar primaria. El estudio posterior incluye la búsqueda de anticuerpos anticitoplasma de neutrófilos y antimitocondriales. En pacientes con colangitis esclerosante primaria o cirrosis biliar primaria, los niveles séricos de bilirrubina tienen valor pronóstico.

La elevación de FAL por obstrucción del conducto biliar común puede estar anticipada por un pico de aumento de las aminotransferasas, síntomas típicos e hiperbilirrubinemia conjugada. También es posible que la FAL adopte un patrón fluctuante con concentración normal de bilirrubina en pacientes que tienen un obstáculo en los conductos biliares. El aumento de FAL también puede reflejar enfermedad metastásica del hígado, linfoma o patologías infiltrativas como sarcoidosis. Aunque la ecografía es de gran utilidad en estos casos, en muchos enfermos suele ser indispensable la biopsia. La magnitud de elevación de la FAL no parece tener relevancia diagnóstica específica.

La gammaglutamiltranspeptidasa (GGT) está presente en los hepatocitos y en las células biliares epiteliales, túbulos renales, páncreas e intestino. Los mecanismos asociados con su alteración son similares a los descritos en el caso de la FAL. La GGT es una enzima microsómica y su actividad puede ser inducida por varias drogas, tales como anticonvulsivos y anticonceptivos orales. Pueden encontrarse niveles elevados de GGT en diversas patologías extrahepáticas, entre ellas, enfermedad pulmonar obstructiva crónica e insuficiencia renal. También puede mantenerse elevada durante semanas después del infarto agudo de miocardio. En pacientes alcohólicos, su incremento obedece a inducción enzimática y menor depuración.

En particular, los niveles de GGT pueden estar 2 a 3 veces por encima de los valores normales en más del 50% de los pacientes con hígado graso no alcohólico y en alrededor del 30% de los sujetos con hepatitis por virus C. Más aun, la elevación en los niveles de GGT en pacientes con hepatopatía crónica se asocia con daño de los conductos y con fibrosis. Dada su alta sensibilidad (aunque escasa especificidad) la GGT puede ser de ayuda para identificar causas de alteración en los niveles de FAL; en combinación con otras anormalidades (AST/ALT > 2) es probable el diagnóstico de enfermedad hepática alcohólica.

Es el producto del catabolismo de la bilirrubina en el sistema reticuloendotelial. La bilirrubina no conjugada puede aumentar por mayor producción, menor captación o conjugación hepática o por ambos mecanismos. En adultos, las causas más comunes de hiperbilirrubinemia no conjugada son la hemólisis y el síndrome de Gilbert. La primera situación se evalúa mediante el recuento de reticulocitos y la determinación de hemoglobina y haptoglobina. El síndrome de Gilbert está ocasionado por una variedad de defectos genéticos en la UDP-glucuroniltransferasa, presentes en alrededor del 5% de la población. Por lo general, el nivel de bilirrubina indirecta no excede los 68 µmol/l y el resto de los estudios son normales. El paciente debe conocer que el trastorno es de naturaleza benigna. Otras causas menos comunes de hiperbilirrubinemia no conjugada incluyen la reabsorción de grandes hematomas y la eritropoyesis ineficiente.

En personas sanas, casi no hay bilirrubina conjugada en suero, esencialmente por el rápido proceso de secreción biliar. Los niveles se elevan cuando el hígado pierde al menos el 50% de su capacidad de excreción; por lo tanto, la presencia de hiperbilirrubinemia conjugada habitualmente es un signo de enfermedad hepática. La alteración, en combinación con aumento marcado de las transaminasas, puede sugerir hepatitis viral aguda o lesión hepática isquémica o tóxica; el patrón también puede ser la forma de presentación de la hepatitis autoinmune. Por su parte, el trastorno puramente colestásico con hiperbilirrubinemia conjugada, aumento de la concentración de ALP e incremento insignificante de las transaminasas puede reflejar una reacción colestásica a drogas.

La obstrucción biliar puede originar diverso grado de hiperbilirrubinemia, según la magnitud y la duración de la obstrucción y la reserva funcional del hígado. Una vez que desaparece la causa de la obstrucción, sea cual fuere, los niveles de bilirrubina en suero se normalizan con un patrón bimodal, con un descenso rápido primero y una declinación más lenta después, atribuible a la unión de la bilirrubina con la albúmina. El complejo tiene la misma vida media que la albúmina sérica, alrededor de 20 días.

Valoración de la concentración de albúmina y del tiempo de protrombina: їEvalúan realmente la función del hígado?

Habitualmente se considera que ambas mediciones permiten determinar la funcionalidad hepática. De hecho, la síntesis de albúmina tiende a descender en la enfermedad hepática terminal y la prolongación en el tiempo de protrombina depende de la disminución en la síntesis de factores de la coagulación que se producen en hígado (I, II, V, VII y X). Sin embargo, ninguna de estas determinaciones es específica de patología hepática: el descenso de la albúmina puede obedecer a síndrome nefrótico, malabsorción, enteropatía perdedora de proteínas o desnutrición. Asimismo, la prolongación del tiempo de protrombina puede atribuirse a tratamiento con warfarina, a deficiencia de vitamina K (necesaria para activar a los factores II, VII y X) o a coagulopatía por consumo. Sin embargo, cuando se ha establecido que el motivo de la alteración es por enfermedad del hígado, los niveles séricos de albúmina y el tiempo de protrombina son útiles para monitorear la actividad sintética del hígado. La albúmina desciende cuando se produce cirrosis mientras que en enfermos con necrosis hepatocelular masiva aguda, los niveles de albúmina en sangre pueden ser normales. El tiempo de protrombina no es útil para valorar la función del hígado en pacientes con alteración leve de las aminotransferasas, ya que el primer parámetro puede permanecer dentro de valores normales durante períodos prolongados a menos que la función hepática se comprometa considerablemente. Al contrario, pacientes con cirrosis compensada pueden tener tiempo normal de protrombina. Por lo tanto, cualquiera de estas pruebas debe interpretarse en el contexto clínico y bioquímico del enfermo.

La ictericia obstructiva puede asociarse con descenso de la absorción de vitamina K y, por ende, con aumento del tiempo de protrombina. La alteración responde al tratamiento parenteral con vitamina K. Por último debe recordarse que el tiempo de protrombina depende estrictamente del International Sensitivity Index del reactivo empleado, por lo que es muy difícil efectuar comparaciones y estandarizaciones.

La elevación de las enzimas hepáticas es uno de los problemas más frecuentes que enfrenta el profesional. El conocimiento fisiopatológico de las enzimas del hígado es esencial para comprender las causas de la alteración. El patrón de anormalidad, interpretado en el contexto general del paciente, permite dirigir el estudio posterior, concluyen los autores.

En esta hoja se describen algunas pruebas comunes que se realizan para el diagnóstico o tratamiento de problemas hepáticos. El proveedor de atención médica le dirá cuáles son las pruebas que necesita.

Algunos procedimientos para examinar el hígado

A continuación se indican los procedimientos que se realizan para observar el estado o el funcionamiento del hígado y de los órganos relacionados con él (como la vesícula biliar o los conductos biliares).

La biopsia del hígado es un procedimiento para determinar si hay daños en el tejido hepático. Se utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido del hígado. Esta muestra se examina en el laboratorio para determinar si hay señales de inflamación, formación de tejido cicatricial u otros problemas.

La tomografía computarizada muestra una imagen tridimensional del hígado y de la vesícula biliar que permite observar si hay cálculos (piedras), abscesos, anomalías en los vasos sanguíneos o tumores.

La colangiopancreatografía endoscópica retrógrada es un procedimiento que puede revelar si existe obstrucción o estrechamiento de los conductos biliares. Se inserta un endoscopio (un tubo pequeño y flexible) en la boca. El endoscopio se pasa a través del esófago y del estómago, hasta la parte superior del intestino delgado, donde desembocan los conductos biliares. Se introduce un tinte de contraste a través del endoscopio para facilitar la visualización de los conductos biliares en las radiografías. El médico puede tomar muestras de tejido o fluidos utilizando instrumentos introducidos en el endoscopio. Estas muestras se envían a un laboratorio para ser examinadas.

La gammagrafía hepatobiliar con ácido iminodiacético se utiliza para estudiar la función de la vesícula biliar o el hígado. Se inyecta en el cuerpo un líquido conocido como trazador o marcador radiactivo. A medida que este líquido se desplaza a través del hígado hacia la vesícula biliar y el intestino, puede verse en la gammagrafía. El marcador muestra donde hay ausencia o bloqueo de los conductos biliares y otros problemas.

La colangiopancreatografía por resonancia magnética es una prueba en la que se utilizan campos magnéticos fuertes para crear imágenes de los conductos biliares, el páncreas y la vesícula biliar. Puede revelar conductos biliares anormales o estrechados, o cálculos biliares.

En un sonograma se utilizan ondas sonoras para mostrar una imagen del hígado. Puede mostrar extravasaciones de bilis (acumulaciones de bilis que salen del hígado) y cálculos biliares.

Análisis de sangre para vigilar el estado del hígado

Es posible que tomen una pequeña muestra de sangre para medir el nivel de las siguientes sustancias:

La alfafetoproteína es normalmente alta en los recién nacidos. Pero en niños mayores, un alto nivel de alfafetoproteína en la sangre puede señalar la existencia de cáncer de hígado.

La albúmina es una proteína producida por el hígado. Puede medirse mediante un análisis de sangre. Cuando una persona tiene un trastorno hepático, el nivel de albúmina en la sangre (albúmina sérica) suele ser bajo.

La fosfatasa alcalina es una enzima producida en el hígado y en los huesos. Puede medirse con un análisis de sangre. Un nivel alto de esta enzima señala la existencia de un problema en los conductos biliares del hígado.

La alanina aminotransferasa es una enzima producida por el hígado. Cuando el hígado está dañado, la alanina aminotransferasa pasa a la sangre. Si un análisis de sangre encuentra un alto nivel de alanina aminotransferasa, esto puede ser señal de problemas hepáticos como inflamación, formación de tejido cicatricial o tumor.

como se usa la pastilla de cytotec

Los Triglicéridos son el principal tipo de grasa que se encuentra en la sangre, ya que están encargados de dar energía al cuerpo, sin embargo, sería incorrecto pensar que entre más elevados estén los triglicéridos, mayor energía tendrá el organismo, ya que el exceso de triglicéridos se transforma en un enemigo silencioso que puede conducir al paciente hacia la adquisición de graves enfermedades.

La Hipertrigliceridemia o niveles altos de triglicéridos (mayor de 150 mg/dl) no necesariamente genera síntomas perceptibles en el cuerpo, sino que, la mayoría de las veces, estos síntomas aparecen cuando la elevación ya ocasiona una enfermedad importante en el organismo, ya sea una enfermedad cardiovascular, un ACV o accidente cerebrovascular, problemas en el hígado, páncreas o el bazo, entre otros.

Los triglicéridos provienen de los alimentos grasos y también se producen en el Hígado.

Los triglicéridos no se elevan únicamente por la ingesta de grasas, ya que también son producidos en el hígado, el cual transforma cualquier exceso de caloría proveniente de azúcares y harinas en triglicéridos, para posteriormente distribuirlos al cuerpo por medio de la circulación sanguínea.

Generalmente los pacientes descubren que poseen altos niveles de triglicéridos cuando se practican exámenes de sangre de chequeo general o Perfil Lipídico en un laboratorio, en los que encuentran elevado valores de VLDL-Colesterol y Triglicéridos en sangre, más que por percibir sensaciones extrañas en su cuerpo, algún tipo de malestar general o síntomas de triglicéridos altos.

En la gran mayoría de los casos para que un síntoma por triglicéridos altos aparezca, han de haber pasado muchos meses o incluso años de evolución del desbalance de estas grasas en el organismo. Estos síntomas reflejarán las características de la enfermedad que ya han de haber desarrollado los triglicéridos elevados durante el tiempo. Por tales razones se dice que los triglicéridos altos no producen síntomas sino que generan enfermedades, las cuales sí manifiestan síntomas en el organismo. En este sentido podríamos interpretar que cuando los triglicéridos han afectado a algún órgano importante, es cuando se comienzan a observar los signos y síntomas propios de la enfermedad o daño ocurrido en el organismo.

Sin embargo, algunas personas podrían llegar a experimentar o percibir leves síntomas por tener niveles de Triglicéridos altos, incluso antes de que se desarrolle una enfermedad. Estos síntomas se hacen más evidentes cuando los triglicéridos están considerablemente elevados (mayor a 500 mg/dl) y/o han permanecido altos por mucho tiempo.

Los síntomas de triglicéridos altos manifestados más frecuentemente por parte de estos pacientes son:

  • Desarrollo de acné.
  • Aumento de la vellosidad del cuerpo.
  • Elevadas ganas o ansiedad por ingerir dulces.
  • Dolores musculares crónicos o duraderos en el tiempo, acompañados con debilidad y cansancio (Fibromialgias).
  • Aumento de la caída del cabello junto con cuero cabelludo graso.
  • Aumento de la grasa abdominal.
  • Apneas de sueño.
  • Mareos.
  • Constantes dolores de cabeza.
  • Insomnio.
  • Retención de líquidos.
  • Cambios de humor asociados a irritación.
  • También existen algunos pocos casos de pacientes que experimentan fiebre, pérdida de apetito, náuseas, entre otros síntomas.

IMPORTANTE: Todos estos síntomas son inespecíficos de Triglicéridos Altos, es decir, estos síntomas pueden también presentarse debido a otras enfermedades.

Cuando los síntomas que presenta el cuerpo de un paciente con triglicéridos elevados son debidos a las enfermedades generadas por esta alteración, podríamos decir que estamos en presencia de Consecuencias de la elevación de los Triglicéridos.

Existen órganos que se ven claramente afectados cuando los triglicéridos permanecen elevados por mucho tiempo en un paciente. A continuación nombraremos los daños que generan los triglicéridos elevados en estos órganos:

  • Páncreas: Los altos niveles de triglicéridos, generalmente por encima de 1000 mg/dl, pueden afectar a este importante órgano produciendo en él lo que llamamos Pancreatitis (Inflamación del páncreas), la cual se caracteriza por generar los siguientes síntomas:
    – Fiebre.
    – Dolores abdominales de fuerte intensidad.
    – Vómitos repetidos.
  • Aumento del tamaño del Hígado: Los triglicéridos elevados también se asocian con el desarrollo de Esteatosis Hepática o Hígado Graso, entidad clínica en la cual el hígado se rodea y se compone de grasa en su interior, situación que con el paso del tiempo lesiona al hígado e impide que funcione correctamente, ocasionando una fibrosis (endurecimiento del tejido) del mismo hasta convertirse en un órgano no funcional. Ocasionando los siguientes síntomas inespecíficos:
    – Dolor en el costado derecho del abdomen.
    – Sensación de llenura ante comidas ligeras.
    – Pérdida de apetito.
    – Entre otros.
  • Xantomas o depósitos de grasa bajo la Piel: Estas lesiones cutáneas se observan como nódulos o placas de grasa bajo la piel con una característica coloración amarilla. Se observan comúnmente alrededor del área de los ojos, en los pies, manos y área de los codos.
  • Aumento del tamaño del Bazo: la inflamación del bazo se denomina Esplenomegalia, cuando se inflama conjuntamente con el hígado se llama Hepatoesplenomegalia. Se caracteriza por presentar en el paciente:
    – Un dolor agudo en la zona superior izquierda del abdomen.
    – Hipo.
    – Pérdida de apetito.
    – Fatiga.
    – Entre otros.

Respecto a estas enfermedades consecuencia de triglicéridos altos, no se puede afirmar que su manifestación sea solamente debido a la elevación de triglicéridos.
En la gran mayoría de los pacientes con enfermedades crónicas como la diabetes o el sobrepeso, o en individuos con niveles bajos de Colesterol HDL (Colesterol “bueno”) y niveles altos de Colesterol LDL (Colesterol “malo”), suelen encontrarse niveles altos de triglicéridos. Por ende, los daños por Hipertrigliceridemia mencionados, como la Pancreatitis, El Hígado graso, La Esplenomegalia y lo Xantomas, pueden ser producto de los triglicéridos altos o como también de los daños desgastantes que ocasionan al cuerpo los altos niveles de glicemia en un paciente diabético o el desbalance de grasas y sedentarismo de un paciente obeso.

Tener el colesterol elevado es una gran pista para evaluar los niveles de triglicéridos en un paciente, ya que se ha observado con mucha correlación que los niveles de colesterol altos sugieren con alta probabilidad que un paciente también pueda tener un aumento de los triglicéridos. Es por ello que bajar los niveles de Colesterol también ayuda a disminuir los niveles de Triglicéridos, y viceversa.

En líneas generales, los niveles elevados de Triglicéridos en sangre se asocian con un aumento de las probabilidades de desarrollo de trastornos Cardiovasculares y Accidentes Cerebrovasculares. Por ende, la evaluación y control de los triglicéridos en sangre es de vital importancia en pacientes que padezcan de trastornos en el funcionamiento mecánico del corazón, tales como arritmias o malformaciones adquiridas en la anatomía de este importante músculo. Igualmente es indispensable monitorear los triglicéridos en pacientes con predisposición genética a trastornos lipídicos como la Hipercolesterolemia familiar.

Lo importante en estos casos es tomar la iniciativa de disminuir los niveles de Triglicéridos en sangre, para así reducir el riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares. En este sentido se recomienda: disminuir los niveles de Colesterol LDL bajando el consumo de alimentos grasos y frituras, y equilibrar los niveles de triglicéridos en sangre ajustando la ingesta de carbohidratos, dulces refinados y harinas, como lo recomendamos en nuestro artículo Cómo bajar los triglicéridos altos.

Con este artículo espero haber aclarado las dudas sobre Síntomas de triglicéridos altos y Triglicéridos altos consecuencias.

Al Servicio de nuestros lectores, me despido…

Lic. María Gabriela Díaz L.

IMPORTANTE: Si le ha resultado útil esta información, si tiene alguna pregunta sobre triglicéridos altos síntomas, triglicéridos síntomas o cualquier asunto referente al análisis de laboratorio puede dejar su comentario debajo del artículo haciendo click aquí.

– [DIURETICO], [ANTIHIPERTENSIVO]. La altizida es un diurético tiazídico que favorece la eliminación de sodio, cloruro y agua. Su mecanismo de acción no está bien determinado, pero parece secretarse activamente al lumen de la nefrona, desde donde bloquea los sistemas de transporte iónicos a nivel de los túbulos contorneados distales (TCD). El incremento de la carga osmótica del filtrado ocasiona la liberación de más agua.
La altizida se engloba dentro del grupo de los diuréticos de bajo techo, eliminando unos volúmenes de agua y de sodio mucho menores que los diuréticos del asa, ya que actúa a un nivel al que llegan muchos menos electrolitos como consecuencia de la reabsorción en el asa de Henle, aunque mayores que los diuréticos ahorradores de potasio. La altizida favorece la eliminación del 5-10% del sodio total filtrado.
Los diuréticos de bajo techo favorecen también la eliminación de potasio (debido probablemente a un fenómeno secretor intensificado por el aumento de la concentración de sodio y el mayor volumen de filtrado), magnesio y bicarbonato, aunque no suelen dar lugar a modificaciones del pH urinario. No obstante, sí se han descrito casos de alcalosis metabólica hipopotasémica o hipoclorémica.
Su mecanismo de acción antihipertensivo no se conoce bien. A corto plazo produce una reducción de la volemia, pero a la larga se activa el sistema renina-angiotensina-aldosterona y el volumen plasmático vuelve a los niveles basales. Se cree que sus efectos antihipertensivos a largo plazo se deben a una disminución de las resistencias periféricas, debido a que son fármacos vasodilatadores directos.
Los efectos natriuréticos de las tiazidas dependen de la cantidad de sodio que llegue a los TCD. En pacientes con enfermedades renales graves, cirrosis o insuficiencia cardíaca congestiva, en el que la cantidad de sodio en el TCD puede verse limitada, las tiazidas pueden ser ineficaces.

– [HIPERTENSION ARTERIAL].
– [EDEMA]. Tratamiento de los edemas asociados a [INSUFICIENCIA CARDIACA], [CIRROSIS HEPATICA] ([ASCITIS]) o enfermedad renal, incluyendo [INSUFICIENCIA RENAL] o [SINDROME NEFROTICO].

DOSIFICACIÓN:
El tratamiento debe ser individualizado para cada paciente, ajustando la posología en función de las necesidades de cada paciente y de la tolerabilidad del tratamiento.
– Adultos, oral:
* Hipertensión arterial: 15 mg/12-24 horas.
* Edema: 15 mg/6 horas, hasta un máximo de 120 mg/24 horas.
– Niños, oral: No se ha evaluado la seguridad y eficacia de la altizida.

– [ALERGIA A TIAZIDAS] o hipersensibilidad a cualquier otro componente del medicamento. Debido a su similitud química con las sulfonilureas y las sulfamidas, se recomienda evitar la utilización de altizida en pacientes con [ALERGIA A SULFONILUREAS] o [ALERGIA A SULFAMIDAS], ante el riesgo de reacciones de hipersensibilidad cruzada.
– [DESEQUILIBRIO ELECTROLITICO] grave y no corregido, como en caso de [HIPOVOLEMIA], [DESHIDRATACION], [HIPOPOTASEMIA], [HIPOMAGNESEMIA] o [HIPONATREMIA] grave. La altizida aumenta la eliminación de agua y de electrolitos, por lo que podría agravar aún más estos cuadros. Antes de iniciar un tratamiento con un diurético, debe normalizarse el equilibrio hidroelectrolítico.
– Insuficiencia renal grave (CLcr

Prospecto: información para el usuario

Paidofebril 20 mg/ml suspensión oral

Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar este medicamento, porque contiene información importante para usted.

  • Conserve este prospecto, ya que puede tener que volver a leerlo.
    Si tiene alguna duda, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero.
  • Este medicamento se le ha recetado solamente a usted,y no debe dárselo a otras personas aunque tengan los mismos síntomas que usted, ya que puede perjudicarles.
  • Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto. Ver sección 4.

Contenido del prospecto:

En el caso de los hombres fumadores para mejorar la calidad espermática y las roturas del ADN se utilizan tratamientos antioxidantes acompañados del abandono del tabaco.

¿Cómo afecta la ingesta de alcohol a la fertilidad?

Pese a ser un tóxico socialmente aceptado y especialmente presente en la vida cotidiana, el consumo de bebidas con alcohol es nocivo para la salud y sus efectos negativos también repercuten en la fertilidad. Cada vez hay más estudios que relacionan el consumo de alcohol con disminución de la fertilidad tanto en hombres como en mujeres. Las posibles repercusiones están relacionadas con el grado de consumo.

Aunque el alcohol nos pueda servir para desinhibirnos y mostrarnos sexualmente más “activos”, a la hora de concebir tiene acciones negativas.

En general, las mujeres son más susceptibles por tener una metabolización más lenta a través de la enzima alcohol-deshidrogenasa que, además, se expresa en menor cantidad en mujeres. El consumo de alcohol, tanto por parte de la futura madre como del futuro padre, además de retrasar el momento de la concepción incrementa el riesgo de abortos espontáneos y niños con problemas físicos, psíquicos o de comportamiento.

Datos sobre el alcohol en la mujer. Se estima que un consumo diario de 2-3 bebidas con alcohol (140 g por semana) en mujeres multiplica por 1,6 el riesgo de infertilidad.

Las mujeres que consumen de forma habitual bebidas con alcohol pueden ver disminuida su función ovárica ya que se puede alterar la regulación hormonal que lleva a la consecución de un ciclo ovárico normal, produciendo irregularidades menstruales e incluso ciclos anovulatorios en los que la menstruación ocurre sin ovulación y como consecuencia sin posibilidad de gestación.

En este sentido, un estudio realizado a más de 400 mujeres mostró que quienes bebían menos de cinco unidades de alcohol por semana tenían el doble de posibilidades de quedar embarazadas en seis meses respecto de aquellas que bebían más.

Respuesta a los tratamientos de fertilidad en la mujer. En los estudios sobre resultados de tratamientos de reproducción asistida se ha observado que en las mujeres que beben se recoge un menor número de ovocitos, se produce una menor la tasa de embarazo y una mayor la tasa de aborto una vez conseguido el embarazo.

Datos sobre el alcohol en el varón. En el hombre no existe acuerdo sobre qué cantidad de alcohol puede condicionar infertilidad. Está claro que a mayor consumo más probabilidad de producir disminución de la producción de testosterona y de espermatozoides maduros. En casos más graves, disminución de la libido, impotencia (disfunción eréctil y dificultad en la eyaculación) y atrofia testicular.

Investigadores de la Universidad Southern en Dinamarca realizaron un estudio publicado en el British Medical Journal, sobre la calidad del esperma en 1.221 hombres de entre 18 y 28 años relacionado con el consumo de alcohol. Los resultados ponen de manifiesto que la cantidad y la calidad de los espermatozoides disminuye a medida que aumenta la exposición al alcohol y que estos efectos aparecen ya con tan solo un consumo de unas cinco copas a la semana.

“A mayor consumo de alcohol, peor es la calidad del semen”

Respuesta a los tratamientos de fertilidad en el varón. En los hombres el consumo de alcohol se ha relacionado con aumento de abortos y menor tasa de niño nacido.

El alcohol bloquea la absorción del mineral más relacionado con la fertilidad, el zinc. El zinc se encuentra en grandes concentraciones en los espermatozoides y es vital para que los testículos fabriquen un semen “saludable”. Varios estudios han demostrado que, reduciendo el zinc de la dieta, se reduce el recuento de espermatozoides. Por tanto, teniendo en cuenta que el esperma producido mientras se ingiere alcohol es menos saludable y efectivo, y que los espermatozoides requieren 3 meses para madurar, sería apropiado reducir su consumo a partir de tres meses antes de cualquier tratamiento de fertilidad.

Abandono del tabaco. Aunque, fumar a largo plazo puede tener un efecto irreversible sobre la función ovárica, el efecto perjudicial sobre el resultado del tratamiento puede, en parte, revertirse si se deja de fumar antes de entrar en la terapia de fertilidad. Una investigación ha puesto de manifiesto que dejar el hábito de fumar durante al menos dos meses antes de intentar el tratamiento de reproducción asistida mejora significativamente las posibilidades de concepción.

Abandono del Alcohol. En algunos estudios se hace referencia a que los resultados de un tratamiento de reproducción pueden ser peores cuanto más “reciente” es el consumo. Es por ello, que se recomienda no consumir alcohol durante los tratamientos de fertilidad.

Lo mejor es que ambos futuros padres tomen conciencia de que deben seguir un estilo de vida más sano, aunque eso implique realizar un esfuerzo para dejar atrás hábitos nocivos para la salud. A largo plazo será un cambio positivo en todos los ámbitos de su vida.

Dra. Pino Navarro, directora Endocrinología y Nutrición del Instituto Bernabeu.

Esta página te ayuda a dejar de fumar planteando cómo actúa el tabaco, sus peligros para la salud, las etapas por las que pasa quien va a dejar de fumar, los beneficios de dejarlo, mitos que existen sobre el tabaco, el problema para el fumador pasivo, y describe un programa preventivo.

En la práctica clínica diaria, en ocasiones nos encontramos ante un paciente al que prescribimos el cese del hábito tabáquico, pero nos pregunta ¿cómo lo puedo hacer? En este momento nos quedamos sorprendidos, respondemos que es tan sólo una cuestión de voluntad o como mucho recomendamos un tratamiento con sustitutivos de nicotina, sin saber realmente cómo abordar dicho problema, ni qué consejos dar en cada una de las sucesivas etapas de su proceso de desintoxicación y deshabituación tabáquica. Por todo ello, hemos creado esta pequeño programa de intervención, con el objetivo de lograr ayudar a nuestros pacientes en tan arduo recorrido.

Antes de comenzar con la presentación del mismo, sería conveniente presentar algunas nociones sobre el tabaco.

El hábito de fumar cigarrillos ha sido el método más popular de consumo de nicotina desde comienzos del siglo XX. En 1989, el Director General de Salud Pública de los Estados Unidos publicó un informe en el que se determinó que los cigarrillos y otros productos de tabaco, tales como puros, tabaco para pipa o rapé (en polvo), son adictivos y que la nicotina es la droga del tabaco causante de adicción. El informe indicó además que el tabaquismo era una causa importante de accidentes cerebrovasculares y ocupaba el tercer lugar entre las principales causas de defunción en los Estados Unidos. A pesar de esa advertencia, alrededor de 62 millones (29 por ciento) de estadounidenses de 12 años o más fuman cigarrillos en la actualidad, lo que hace de la nicotina una de las drogas adictivas de mayor uso en los Estados Unidos.

La nicotina es extremadamente adictiva. Actúa como estimulante y sedante del sistema nervioso central. Su ingestión tiene como resultado un estímulo casi inmediato porque produce una descarga de epinefrina de la corteza suprarrenal. Esto estimula el SNC y algunas glándulas endocrinas, lo que causa la liberación repentina de glucosa. El estímulo va seguido de depresión y fatiga, situación que lleva al toxicómano a buscar más nicotina.

La nicotina se absorbe con facilidad del humo del tabaco en los pulmones y no importa si éste humo procede de cigarrillos o de puros. También se absorbe fácilmente cuando se masca el tabaco. Con el uso regular, se acumulan concentraciones de nicotina en el cuerpo durante el día, que persisten durante la noche. Por lo tanto, las personas que fuman cigarrillos a diario están expuestos a los efectos de la nicotina 24 horas al día. La nicotina absorbida al fumar cigarrillos o puros tarda solo segundos en llegar al cerebro, pero tiene un efecto directo en el cuerpo hasta por 30 minutos.

La investigación hecha ha mostrado que la tensión nerviosa y la ansiedad afectan la tolerancia a la nicotina y la dependencia de ella. La hormona producida por la tensión nerviosa o corticosterona reduce los efectos de la nicotina y, por lo tanto, es necesario consumir mayor cantidad de la sustancia para lograr el mismo efecto. Esto aumenta la tolerancia a la nicotina y lleva a mayor dependencia de ella. También se ha mostrado en estudios realizados con animales que la tensión puede ser la causa directa de una recaída a la autoadministración de nicotina después de un período de abstinencia.

La adicción a la nicotina produce síntomas de abstinencia cuando una persona trata de dejar de fumar. Por ejemplo, un estudio encontró que cuando se privaba de cigarrillos durante 24 horas a fumadores habituales, aumentaba su enojo, hostilidad y agresión, y disminuía su aptitud de cooperación social. Las personas que padecen de abstinencia también necesitan más tiempo para recobrar su equilibrio emocional después de la tensión nerviosa. Durante los períodos de abstinencia o de ansias de consumir nicotina, los fumadores han mostrado reducción de una gran cantidad de funciones psicomotoras y cognoscitivas, como por ejemplo la comprensión del lenguaje.

  • Las mujeres embarazadas que fuman cigarrillos corren mayor riesgo de tener niños nacidos muertos, prematuros o con bajo peso al nacer. Los hijos de mujeres que fumaron durante el embarazo corren mayor riesgo de desarrollar trastornos de la conducta. Estudios nacionales de madres e hijas han encontrado también que si la madre fuma durante el embarazo hay mayor probabilidad que las hijas fumen y persistan en fumar.
  • Es más probable que se vuelvan fumadores de cigarrillos los adolescentes que usan rapé que los que no lo usan. La investigación de la conducta está comenzando a explicar cómo las influencias sociales, como observar a adultos y compañeros fumando, influyen en la decisión del adolescente de comenzar a fumar cigarrillos o no. También ha mostrado que los adolescentes suelen ser resistentes a muchos tipos de mensajes en contra del tabaco.
  • La mujer que fuma suele tener una menopausa precoz. La que fuma cigarrillos y también toma anticonceptivos orales tienen mayor propensidad a padecer de enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares que otros fumadores; ese es el caso muy en particular para la mujer mayor de 30 años de edad.

Además de nicotina, el humo del cigarrillo consiste principalmente en una docena de gases (sobre todo monóxido de carbono) y alquitrán. El alquitrán de un cigarrillo, que varía de unos 15 mg en un cigarrillo regular a 7 mg en uno con poco contenido de alquitrán, expone al usuario a una alta tasa prevista de cáncer de pulmón, enfisema y afecciones bronquiales. El monóxido de carbono del humo aumenta la posibilidad de enfermedades cardiovasculares.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente ha determinado que la inhalación del humo ambiental del tabaco causa cáncer de pulmón en los adultos y aumenta mucho el riesgo de infecciones respiratorias en los niños y de muerte infantil súbita.

Fumar no sólo es "un hábito". También es una drogadicción, ya que el hecho de fumar tabaco cumple con todos los criterios que definen al consumo de una sustancia como tal: existencia de tolerancia, dependencia, síndrome de abstinencia en ausencia de la misma, comportamiento compulsivo, etc.

La máxima responsable de todo esto es la nicotina, sustancia con un gran poder de adicción similar al de otras drogas como la heroína o cocaína.

De todas maneras cuando hablamos de dependencia del tabaco hemos de hacerlo en un sentido mucho más amplio y distinguir entre tres tipos de dependencia íntimamente relacionados entre sí:

El diagnóstico requiere la realización de una historia clínica precisa que, proporcione información acerca de las posibles causas, síntomas y evolución (Cortés y Córdoba, 2010).

Debido a que muchos de los síntomas de la encefalopatía hepática no son específicos de ésta, las manifestaciones clínicas suelen observarse dentro de curso de otras patologías, por lo tanto, es fundamental que el diagnóstico se realiza tras descartar otras causas (Cortés y Córdoba, 2010).

De esta forma, también es fundamental el empleo de otros procedimientos o pruebas complementarias (National Insititutes of Health, 2015):

  • Examen físico general.
  • Examen de la función hepática.
  • Pruebas de laboratorio: niveles de amónico en sangre, niveles de potasio, niveles de creatinina, etc.
  • Examen neurológico: valoración neuropsicológica (funcionamiento cognitivo), electroencefalografía, pruebas de neuroimagen (resonancia magnética, tomografía computarizada).

Todas las opciones de tratamiento existentes para la encefalopatía hepática van a depender fundamentalmente de la causa etiológica, lagravedad de la condición médica y las características particulares de la persona afectada (Khan, 2016).

La intervención terapéutica, por tanto, tiene el objetivo de controlar o eliminar la causa y resolver las posibles complicaciones médicas secundarias (Khan, 2016).

En el caso de las intervenciones farmacológicas, la mayoría de los medicamentos empleadosactúan disminuyendo la producción y concentración de amoniaco. Así, los fármacos más empleados suelen ser disacáridos no absorbibles o antimicrobianos (Cortés y Córdoba, 2010).

Por otro lado, otros especialistas recomiendan también el seguimiento de abordajes terapéuticos no farmacológicos, como la restricción del consumo de proteínas (Khan, 2016).

A pesar de que es una medida empleada frecuentemente, se suele emplear como tratamiento a corto plazo para los pacientes
que se encuentran hospitalizados debido a una encefalopatía hepática moderada o grave (Cortés y Córdoba, 2010).

La restricción del consumo de proteínas de forma prolongada es dañina para las personas que padecen encefalopatía hepática y otros tipos
de enfermedades, ya que incrementan los niveles de desnutrición y, además, incrementan la velocidad de degeneración de la masa muscular (Cortés y Córdoba, 2010).

Generalmente, el empleo de un tratamiento médico adecuado sobre la causa etiológica de la encefalopatía hepática implica una recuperación favorable de la persona afectada.

Sin embargo, en muchos casos tras la recuperación comienzan a desarrollarse secuelas neurológicas significativas.

Por lo tanto, es posible que los afectados presenten alteraciones atencionales, problemas de memoria, dificultad de concentración, reducción de la velocidad de concentración, dificulta para resolver problemas, etc.

Cuando esto ocurre, es fundamental que se realice una valoración neuropsicológica precisa con el fin de identificar aquellas áreas cognitivas que presentan un desempeño inferior a lo esperado para su grupo de edad y nivel educacional.

Una vez que se han identificado las funciones alteradas, los profesionales al cargo del caso, diseñaran un programa de intervención o rehabilitación neuropsicológica preciso e individualizado.

EL objetivo fundamental de la rehabilitación neuropsicológica, en esta patología y en otras de origen neuropsicológico, es fundamentalmente lograr una mejor funcionalidad de aquellas áreas afectadas, lo más cercano posible a los niveles premórbidos y, además, generar estrategias compensatorias que permitan al paciente adaptarse eficazmente a las demandas ambientales.

No se conoce la causa por la que algunas personas acumulan grasa en el hígado, pero existen factores de riesgo que merece la pena conocer

Conocido también como esteatosis hepática, su incidencia mundial es del 20% en personas adultas y un 5% en menores (para los casos de hígado graso no alcohólico). Se trata, además, de una enfermedad cada vez más frecuente, sobre todo en los países occidentales.

El hígado graso (con o sin fibrosis) se denomina enfermedad grasa del hígado no alcohólica (EHGNA) y es una patología que engloba múltiples afecciones hepáticas que afectan a las personas que beben muy poco o nada de alcohol. Su principal característica es una gran acumulación de grasa en las células del hígado. Habitualmente, este órgano posee cantidades pequeñas de ella (alrededor de un 10% de su peso). Sin embargo, cuando la acumulación es excesiva y supera esta cantidad nos encontramos con la llamada esteatosis hepática. La EHGNA, normalmente, se presenta en grado 1 o 2, por lo que no suele presentar complicaciones, ni avanzar a estadios más graves ni causar síntomas. Sin embargo, un pequeño porcentaje de afectados puede presentar una afección más grave, la llamada esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). En estos casos, la acumulación de grasa se relaciona con una inflamación más elevada de las células hepáticas y diferentes grados de fibrosis, lo que puede derivar en cirrosis. Algunos pacientes que la padecen podrían terminar requiriendo un trasplante de hígado. Esta enfermedad también se produce en otros pacientes, pero por causa directa del consumo de alcohol.

Aunque se desconoce la razón exacta por la que algunas personas acumulan grasa en el hígado y otras no y existe, además, una comprensión limitada del motivo por el que algunos hígados grasos desarrollan inflamación que puede llegar a progresar hasta la cirrosis, se sabe que tanto el EHGNA como la esteatosis hepática no alcohólica están relacionados con diversos factores de riesgo. Entre ellos: sobrepeso, obesidad, resistencia a la insulina, tener un nivel elevado de glucemia (hiperglicemia) que indica prediabetes o diabetes tipo 2 o poseer niveles altos de grasas en la sangre, en particular los triglicéridos. Asimismo, las personas con concentraciones anormalmente elevadas de colesterol (tanto el total, como el LDL o el HDL), con síndrome metabólico (o una o más características del mismo), también tienen más riesgo de padecer la enfermedad. Sucede, también, en aquellas con circunferencia grande de la cintura o presión arterial alta. Algunas investigaciones científicas han apuntado, además, la posibilidad de que algunos genes pueden estar implicados en su desarrollo. Se debe tener en cuenta, también, que otras patologías, como el síndrome de ovario poliquístico, la apnea del sueño, el hipotiroidismo o el hipopituitarismo, pueden elevar las probabilidades de sufrir hígado graso.

Desafortunadamente, generalmente no presenta síntomas. Y cuando lo hace se presentan en forma de: agrandamiento del hígado, fatiga, malestar general, cansancio, pesadez, dolor en la zona superior derecha del abdomen. Además, los posibles signos de la esteatosis hepática son hinchazón abdominal, vasos sanguíneos dilatados justo debajo de la superficie de la piel o bazo dilatado, agrandamiento del pecho en los hombres, palmas de las manos enrojecidas y color amarillento de la piel o de los ojos.

Por lo general, la sospecha inicial de EHGNA suele proceder en pacientes con sobrepeso o con obesidad con resultados ligeramente elevados en los exámenes hepáticos realizados durante cualquier análisis habitual de sangre. La ecografía suele ser la primera prueba de imagen a prescribir, pero si con ella no se puede observar bien el hígado, se puede recomendar un TAC o una RM. No obstante, la única prueba determinante de la enfermedad es la biopsia hepática. Asimismo, el Fibroscan o elastrografía hepática permiten estimar el grado de fibrosis.

La primera línea del tratamiento es, generalmente, perder peso a través de una combinación de una dieta saludable y ejercicio. Asimismo, se debe evitar el consumo de cualquier medicamento que predisponga a la enfermedad, controlar la diabetes y reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. En los casos de hígado graso alcohólico, la suspensión total de la bebida es la pauta inicial. La vitamina E y las tiazolidinedionas (como rosiglitazona o pioglitazona, que se utilizan para tratar la diabetes) pueden ser de alguna ayuda en el tratamiento del hígado graso que no está causado por el consumo de alcohol. Es posible, además, que el especialista indique la vacuna de la hepatitis A y B para ayudar a proteger el hígado de los afectados. Para aquellos que ya han desarrollado cirrosis debido a la esteatosis hepática no alcohólica, el trasplante del hígado es una opción terapéutica, con buenos resultados.

La composición de la dieta afecta a la acumulación de grasa y la inflamación hepática. Por lo tanto se debe realizar un control de calorías que favorezca la pérdida de peso. Es fundamental aumentar el consumo de fibra, reducir los azúcares simples y las grasas saturadas, aumentar los ácidos grasos omega-3, utilizar con moderación aceite de oliva virgen y suprimir cualquier tipo de bebida alcohólica. Se debe prescindir de cualquier alimento azucarado, de la leche de vaca y, por el contrario, aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de alimentos ricos en vitamina A, C, E y selenio como, por ejemplo, pescados azules, tomate, espinacas, brócoli, pimientos, nueces, aguacate. Además, es necesario mantener una buena hidratación y practicar ejercicio físico

TRASTORNOS DEL TRACTO BILIAR, TRASTORNOS DE LA VESÍCULA BILIAR Y PANCREATITIS POR CÁLCULOS BILIARES

(BILIARY TRACT DISORDERS, GALLBLADDER DISORDERS
AND GALLSTONE PANCREATITIS)

Por los doctores Young Choi y William B. Silverman*
División de Gastroenterología y Hepatología
Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa, Iowa City, Iowa

Los cálculos biliares son recolecciones de colesterol, pigmento biliar o una combinación de ambos, que pueden formarse en la vesícula biliar o dentro de los conductos biliares del hígado. En Estados Unidos, el tipo más común de cálculos biliares es producto del colesterol. Los cálculos de colesterol se forman debido a un desequilibrio en la producción de colesterol o en la secreción de bilis. Los cálculos pigmentarios se componen fundamentalmente de bilirrubina, que es una sustancia química producida como resultado de la descomposición normal de los glóbulos rojos. Los cálculos por bilirrubina son más comunes en Asia y África, y se presentan en enfermedades que afectan a los glóbulos rojos, como la anemia falciforme.

Cuando los cálculos biliares se forman en el sistema biliar, pueden ocasionar obstrucción en los conductos biliares, los cuales normalmente drenan la bilis de la vesícula biliar e hígado. Ocasionalmente, los cálculos biliares también pueden obstaculizar el flujo de las enzimas digestivas del páncreas, puesto que tanto los conductos biliares como los pancreáticos drenan a través de la misma abertura (llamada ampolla de Vater), la cual está sujeta por un pequeño músculo circular (llamado esfínter de Oddi). [Ver la figura 1 abajo]. El resultado de esto es la inflamación del páncreas, que se conoce como pancreatitis por cálculos biliares. El bloqueo de los conductos biliares podría ocasionar síntomas tales como dolor abdominal, náusea y vómito. Si el conducto biliar permanece obstaculizado, la bilis no puede drenar adecuadamente, y puede desarrollarse ictericia (coloración amarilla en los ojos y piel) así como una infección conocida como colangitis.

Figura 1: Anatomía del hígado, conducto biliar (bile duct), conducto pancreático (pancreas duct) y esfínter de Oddi (sphincter of Oddi). Note que un cálculo puede impactar contra el esfínter de Oddi y bloquear tanto los conductos biliares como los pancreáticos.

Entre los factores de riesgo para desarrollar cálculos de colesterol están: sexo femenino, mayor edad, obesidad, niveles altos de colesterol, tratamiento con medicamentos que contienen estrógeno, pérdida rápida de peso, diabetes y embarazo. Los trastornos que conducen a la destrucción de los glóbulos rojos, tales como la anemia falciforme, se relacionan con el desarrollo de cálculos pigmentarios o de bilirrubina. La ocurrencia de los cálculos biliares varía ampliamente entre los diferentes grupos étnicos. Por ejemplo, los indios Pima y los hispanos presentan tasas altas de ocurrencia comparado con los asiáticos, quienes en general tienen una tasa muy baja.

  • aquellos que recibieron transfusiones de sangre o productos de sangre, u órganos transplantados antes de 1992
  • consumidores de drogas que se inyectan drogas o inhalan cocaína, aún si lo hacían hace muchos años
  • personas con hemodiálisis a largo plazo
  • personas con antecedentes de múltiples parejas sexuales
  • cónyuges de personas con hepatitis C
  • personas que comparten la vivienda con una persona con hepatitis
  • personas con signos de enfermedad hepática

Si usted está en alguno de estos grupos de alto riesgo, llame a su médico y pregúntele acerca de los análisis de hepatitis C.

El 80% de las personas infectadas con hepatitis C desarrollan finalmente hepatitis crónica. Después de aproximadamente 20 años de estar infectado con el virus de la hepatitis C crónica, alrededor del 20% de las personas desarrollan cirrosis y alrededor del 1 al 5% desarrollan un forma de cáncer hepático llamado carcinoma hepatocelular. El tratamiento efectivo con medicamentos antivirales disminuirá el riesgo de desarrollar cirrosis y cáncer hepático.

American Liver Foundation (Fundación Americana del Hígado) 75 Maiden Ln. Suite 603 New York, NY 10038 Teléfono: (212) 668-1000 Gratuito: (800) 465-4837 Fax: (212) 483-8179 http://www.liverfoundation.org/

Última revisión: 2012

Última modificación: 2012

Fuente: Copyright © 2012 por Harvard University. Todos los derechos reservados.

Para más información de Harvard, en Inglés, haga clic en el logotipo:

En Demedicina os contamos ahora qué son las Transaminasas, la diferencia entre las AST y las ALT, y cuáles son los distintos problemas de salud que pueden llevar a una elevación de las transaminasas.

Tener las transaminasas altas es un problema de salud bastante habitual. Sin embargo, para muchas personas que se ven afectadas aún no se ha detectado. De hecho, en una gran cantidad de casos nos enteramos de ella de manera accidental, cuando se realizan análisis por otros motivos, como puede ser un estudio preoperatorio, chequeos previos a donaciones sanguíneas o revisiones médicas de rutina.

estructura de una transaminasa

La elevación de las transaminasas en un analisis comúnmente se refiere a las “alanina transaminasas” (ALT) y al aspartato transaminasa (AST), ambas se establecen como un posible indicador de daño a nivel hepático, utilizándose también otros términos como transaminasemia o transaminitis.

El centro de bioquímica del cuerpo es el hígado, todo un laboratorio donde se sintetizan y descomponen los aminoácidos, almacenándose la energía.

Las concentraciones de estas en el suero (la porción no celular de la sangre) son normalmente bajos, sin embargo, si el hígado está dañado, la membrana celular de los hepatocitos se vuelve más permeable y algunas de las enzimas se fugan al flujo sanguíneo y se miden comúnmente como alanina transaminasa (ALT) y aspartato transaminasa (AST)

Estos niveles fueron anteriormente llamados “suero de glutamato-piruvato transaminasa (SGPT) y el suero de glutamato-oxalacetato transaminasa (SGOT).

En general, cualquier daño en el hígado será responsable de estas medianas elevaciones de las transaminasas, que son generalmente llamadas enzimas hepáticas. Aunque por supuesto no son las únicas enzimas en el hígado y el diagnóstico requiere la síntesis de muchos elementos de información, incluida la historia del paciente, la exploración física y posiblemente, imágenes u otros exámenes de laboratorio.

Pero muy altas elevaciones de las transaminasas sugieren grave daño al hígado, tales como hepatitis viral, lesión hepática por falta de flujo sanguíneo o lesiones por drogas y toxinas. La mayoría de los procesos de la enfermedad causa un aumento de ALT superior a la AST. Mientras que el AST doble o triple en los niveles de ALT, son coherentes con la hepatopatía alcohólica.

Los niveles elevados determinan sensibilidad para la lesión hepática, lo que significa que es probable que se presente si hay un daño, sin embargo también pueden ser elevados en otras condiciones.

ALT comúnmente no se encuentran fuera del hígado y la AST es más frecuente encontrarla en el hígado, pero también aparecen en cantidades significativas en el corazón y el músculo esquelético. De hecho, la medición de estas son utilizadas para el diagnóstico de un ataque al corazón, aunque nuevas enzimas y proteínas son más específicas para determinar un daño cardíaco y han sustituido en gran medida este uso.

Además es posible que otras enfermedades no hepáticas arrojen en los análisis de sangre una elevada cantidad de transaminasas, particularmente de la AST. Entre ellas podemos mencionar procesos musculares como distrofias, polimiositis o traumatismos. Incluso un proceso gripal, pueden llegar a producir elevaciones transitorias de las transaminasas.

Si te detectan que tienes las transaminasas altas, quizás el médico te de como opción el bajarlas y para ello será necesario una depuración del hígado, al menos, una vez al año, de manera que este órgano pueda funcionar correctamente.

Al margen de esa depuración podemos hacer lo siguiente:

  • No comer alimentos grasos o procesados, así como los azucarados y salados. La dieta es de lo más importante en nuestra salud y no solo en el caso que nos ocupa. Es importante, pues, que busques información sobre las raciones de frutas y verduras que debes consumir a diario y te hagas una dieta personalizada en la que se incluyan todos los alimentos. En cualquier caso, también puedes acudir a un nutricionista para que te haga una dieta adecuada para ti. De este modo, puedes estar seguro que tendrás todos los nutrientes que necesitas y tendrás un completo menú para cocinar cada día.
  • Evita las bebidas alcohólicas y el consumo de tabaco. Estas sustancias no son simples de procesar para el hígado, lo que no te ayudarán en nada a acabar con este problema.
  • Es bueno que tomes líquido en abundancia y sobretodo agua con la que podrás ayudar que el hígado metabolice y elimine mejor las grasas. También hay ciertas infusiones que te darán el aporte de agua que necesitas a la vez que te permitirá depurar y limpiar tu organismo. En una herbolaria te dirán cuáles son las mejores para ello, las veces que las debes tomar cada día y la manera en la que las debes preparar.
  • Es bueno que comas frutas, aunque debes evitar las que tengan contenidos de ácidos orgánicos como las fresas, sandía y melón. Sin embargo, las frutas y las verduras actúan como un gran depurador para el organismo, lo que ayudará a trabajar mejor tu hígado. También debes tener en cuenta las verduras y las hortalizas en una dieta saludable como hemos dicho.
  • Puedes depurar el hígado tomando algunas infusiones como la de diente de león o comiendo alimentos como la alcachofa.
  • La plantas medicinales también pueden ayudar a bajar las transaminasas. En el mundo de la fitoterapia podemos encontrar numerosos productos como la Celidonia, el Cardo Mariano (Silybum marianum), el Desmodium (desmodium adscendens), el Boldo o el Rábano negro. Todos ellos ayudan a combatir los síntomas de unas transaminasas altas a base de infusiones.
  • Se recomienda descansar al menos 8 horas al día, evitando además el estrés, la ansiedad y el ejercicio intenso en la medida de lo posible. En el caso de ser una persona que tengas un ritmo de vida muy estresante debes empezar a poner solución a ello por tu propia salud. Es importante que busques la manera de acabar con el insomnio, si lo padeces, así como hacer deporte y meditación, yoga o pilates para acabar con el estrés. Es importante también que consigas unas horas al día para dedicarte a tí mismo.
  • La Oligoterapia es una alternativa bastante extendida durante la última década. Se trata de una técnica que utiliza los minerales presentes en nuestro organismo para ayudar a reducir muchos problemas del metabolismo. En este caso, será esencial que te pongas en manos de un experto para que te indique cuáles son los minerales que debes usar en tu caso, ya que no podemos hacerlos libremente y sin el control adecuado.
  • Cuidado con los medicamentos de venta libre: los medicamentos de venta libre pueden ser un peligro para el hígado, por lo que es importante que pongas en conocimiento de tu médico o farmacéutico todos los medicamentos que estés tomando.
  • Controla el peso: la pérdida de peso puede ayudarnos mucho a bajar estos niveles, por lo que será esencial una buena dieta pero siempre en manos de profesionales de la salud.

Como puedes ver, en realidad bajar los niveles de las transaminasas no es tan complicado como parece siempre que tengamos voluntad en ello. Además, recuerda que hacer ejercicio moderado también te irá muy bien para bajar estos niveles a la vez que te ayudará en todo lo relacionado con la salud. Una vida sedentaria es lo peor que podemos darle a nuestro organismo y, si quieres evitar problemas como del que hablamos o muchos otros problemas de salud, es recomendable que lleves una vida activa y comas bien. Lo mismo debemos decir en el caso de los niños: estamos en una sociedad en la que los niños cada vez son más sedentarios, lo que hace que sean mucho más propensos a padecer ciertos problemas de salud. Es por ello que, además de hacer que tu hijo tenga una buena dieta y equilibrada, te preocupes de que haga mucho ejercicio.

Los valores o rangos de aspartato transaminasa (AST) más habituales en hombres son de 8 a 40 unidades por litro. En la mujer es de 6 a 34 U/L. En cambio, los valores más habituales de alanino transaminasa (ALT) en hombres son de = 45 U/L y en la mujer de = 34 U/L.

En niños con edades comprendidas entre 1 y 19 años, los rangos habituales de AST suelen ser de 0 a 40 U/L con un ALT (alanino transaminasa) de 1 a 30 U/L. En los menores de 1 año de edad, los valores más frecuentes suelen ser más elevados: con un aspartato transaminasa de 25 a 75 U/L y un ALT de 11 a 54 U/L. No obstante, los datos de aspartato transaminasa (AST) y alanino transaminasa (ALT) pueden variar dependiendo de la interpretación analítica impuesta por el laboratorio que lleve a cabo el examen. Los resultados también pueden depender de la edad, el sexo y la actividad física del adulto o niño.

Son muchos los factores y las causas que pueden dar como resultado unas transaminasas altas, aunque algunos de los ejemplos más frecuentes y peligrosos son: Padecer sobrepeso u obesidad, abusar en el consumo de alcohol o, de igual modo, experimentar la aparición de una lesión o daño por drogas o toxinas. También se puede deber al malestar causado por una cirrosis Hepática, lo que lleva a una disminución progresiva de las funciones del hígado, o por sufrir una hepatitis viral, es decir; una infección sistémica del organismo que compromete fundamentalmente al hígado. Asimismo, padecer tumores y quistes (ya sean parasitarios o múltiples) en el hígado también puede dar lugar a transaminasas altas, aunque en este ámbito también puede tener la culpa el mal funcionamiento del flujo sanguíneo o por un AST elevado en el corazón y los huesos.

Los niveles que superen los 1.000 U/L están asociados a la hepatitis isquémica o shock hepático; una afección por la cual el hígado no recibe suficiente sangre u oxígeno, lo que ocasiona un daño severo en las células hepáticas. Debemos entender que cualquier daño en el hígado suele ocasionar una elevación moderada de las transaminasas, y que para descubrir el alcance de sus efectos se debe realizar una historia clínica completa, una exploración y los pertinentes estudios de imagen y laboratorio.

Un adecuado menú para transaminasas altas nos permite obtener todos los beneficios posibles. Con el objetivo de reducir las transaminasas en nuestro organismo, debemos realizar una limpieza hepática por medio de una dieta rica en antioxidantes que depuren nuestro organismo o mediante distintas plantas medicinales, como puede ser el diente de león o el cardo mariano. Por otro lado, tomar una media de un litro y medio de agua diarios (fuera del horario de las comidas) nos ayuda a eliminar los agentes infecciosos de nuestro organismo y a depurar nuestro hígado.

Asimismo, existen una serie de recomendaciones para llevar un ritmo de vida más saludable y así garantizar la efectividad del menú para transaminasas altas. En primer lugar, debemos reducir los alimentos ricos en grasas o procesados, así como con alto contenido en azúcar o sal. El consumo elevado de tabaco y alcohol tampoco es recomendable para conseguir los objetivos deseados así como la carne con un mayor aporte en grasa (ejemplo, tocino o mantequilla), grasas trans (bollería, chocolates, galletas, etc.), entre otros muchos alimentos.

Las frutas y verduras son uno de los ingredientes principales que debemos incluir en la mayoría de las dietas. No obstante, de cara a reducir las transaminasas en nuestro organismo, debemos evitar aquellos alimentos que contengan ácidos orgánicos, como pueden ser las fresas, el melón, etc.

¿Cómo puedo saber qué debo tomar y qué no debo tomar para reducir las transaminasas altas? Supongo que muchos de vosotros habréis realizado una dieta alguna vez, por lo que seguir las recomendaciones habituales de otras dietas puede ser la solución durante unos días. Si puedes, acude a un especialista en nutrición para que determine el menú para transaminasas altas personalizado y así conseguirás unos máximos resultados posibles.

No dejes de comer entre horas o te saltes las comidas. Para que el cuerpo se acostumbre a comer y se sienta saciado, debemos llevar una rutina alimentaria, es decir, marcarse un horario fijo de comidas. De esta forma, entrenarás al cuerpo para que reciba comida siempre a la misma hora. Por tanto, con el objetivo de evitar la ansiedad al comer, debemos comer unas 5 o 6 veces al día (3 comidas principales y dos o tres tentempiés). Es muy importante el desayuno en esta dieta, ya que constituye el mayor aporte energético para nuestro organismo del día, por lo que no esperes más de una hora en desayunar desde que te levantas. Además, no debemos dejar pasar más de tres horas entre comidas. Esta dieta contendrá todos los nutrientes necesarios para el organismo, como proteínas, hidratos de carbono y grasas.

Unos trucos para reducir las transaminasas altas: echa un par de gotas de limón en un vaso de agua templada al desayunar, cocinar los alimentos a la plancha, al vapor, cocidos (es decir, evitando en la medida de lo posible el uso de grasas, sea aceite o mantequilla, empanados, etc.), echa unas gotas de limón a tus preparados para darle un toque gustativo muy agradable a los platos y realiza una rutina de entrenamientos habitual. Además, el estrés es un mal aliado de las transaminasas bajas, por lo que relájate practicando yoga o con distintas técnicas de relajación.

No existe un determinado tiempo en el que debamos cumplir estas especificaciones, sino que depende en gran medida de cada ser humano. El método más efectivo para evitar las transaminasas altas es llevando una dieta equilibrada y realizando ejercicio de forma habitual. Ahora bien, ¿cuánto tiempo tardan en bajar las transaminasas de media? Tener las transaminasas elevadas no es signo de una enfermedad grave ni mucho menos, simplemente es un toque de atención que nos da nuestro organismo para que regulemos nuestra dieta, por lo que con una semana de menú para reducir las transaminasas se estima que supone el tiempo suficiente para controlar estos niveles. No obstante, se recomienda acudir a un especialista en cuanto se detecte cualquier anomalía en el organismo o si superada la semana, se mantienen los niveles elevados.

Con un simple análisis de sangre podemos averiguar si tenemos las transaminasas altas. No obstante, experimentar problemas a nivel hepático constituye uno de los principales síntomas de las transaminasas altas. Por ejemplo, hepatitis, cansancio, inflamaciones en el hígado, molestias y dolores, cirrosis, etc. Pero no es necesario padecer ninguna enfermedad para sufrir este problema. Otro de los síntomas que se producen derivados de las transaminasas altas es una orina oscura (producida por una inadecuada limpieza y depuración hepática), náuseas, vómitos, cansancio después de comer, dolor en las articulaciones y en el abdomen, exceso de sudoración o ictericia.

Tener las transaminasas altas puede haberse producido por diversos problemas indirectos que implican en mayor o en menor grado un trastorno en el hígado, como puede ser consumir alcohol, no seguir una dieta adecuada y equilibrada, etc. Por tanto, sigue un plan de acción y disfrutarás de un organismo sano y saludable.

El hecho de que nuestro hígado se vea implicado en una afección supone unas graves consecuencias para nuestro organismo. Por tanto, las consecuencias de tener las transaminasas altas pueden llegar a ser muy graves, aunque no es lo habitual. Si no se regulan los niveles de las transaminasas, el problema puede ir agravándose y llegar a afectar al hígado con distintas afecciones, como un inadecuado funcionamiento del hígado y los problemas que derivaría. El hígado constituye un órgano esencial en la vida de un ser humano dado que limpia y depura el organismo de los agentes infecciosos, por lo que actúa como defensor. Por tanto, debemos cuidarlo y seguir una adecuada alimentación para promover el correcto funcionamiento del mismo.

Lee más artículos relacionados con el hígado y las enfermedades asociadas:

El hígado es el órgano de mayor tamaño y complejidad metabólica del organismo. Posee una enorme capacidad de regeneración, en respuesta a diferentes agresiones como tóxinas, alcohol, medicamentos y muchos otros.

Independientemente de cual haya sido el origen de la enfermedad que presenta el hígado, la meta para el tratamiento es tratar de disminuir el daño a la célula hepática y potencializar los procesos de reparación del órgano.

En 1968, científicos alemanes aislaron el Silymarin, extracto de la hierba Cardo mariano o lechero (Milk thistle-Sylybun marinarun) y es ahora una de las hierbas indicadas con mayor frecuencia por los médicos europeos, para el tratamiento de la enfermedad hepática.

Diferentes estudios han demostrado la actividad terapéutica del Silymarin, basada en los siguientes mecanismos de acción.

•El Sylimarin es una mezcla de flabolignans, potentes antioxidantes.

Purga propiamente dicha (6° día de zumo de manzana):

18:00 h: Añade cuatro cucharadas de sales de Epson (sulfato de magnesio) a un total de 24 onzas [3/4 de litro] de agua filtrada en un recipiente que puedas cerrar. Esta es la medida para 4 tomas. Bebe tu primera porción (3/4 de vaso) ahora. Para deshacerte del sabor amargo de la boca puedes tomar unos pocos sorbos de agua o añadir un poco de zumo de limón al preparado para mejorar el sabor. Algunas personas lo beben con una paja para impedir que el líquido toque la lengua y evitar el mal sabor en lo posible. También puede ser de ayuda cepillarse los dientes o enjuagarse la boca con bicarbonato de sodio.

Una de las principales acciones de las sales de Epson es dilatar (ensanchar) los conductos hepáticos, haciendo más fácil que las piedras pasen. Es más, hace salir desperdicios que pueden obstruir la salida de las piedras. [Si eres alérgica a las sales Epson, en su lugar puedes usar —citrato de magnesio- en las mismas dosis].

20:00h: Bebe tu segunda toma (3/4 de vaso) de sales Epson.

21:30 h: Si hasta ahora no has hecho ninguna evacuación y tampoco has hecho ninguna limpieza de colon en las últimas 24 horas, harte un enema; esto provocará una serie de evacuaciones.

21:45 h: Lava meticulosamente los pomelos (o limones y naranjas). Exprímelos a mano y quita la pulpa. Necesitarás 3/4 de vaso de zumo. Vierte el zumo y 34 vaso de aceite de oliiva en una jarra que puedas cerrar bien. Cierra la jarra herméticamente y agítala con fuerza unas 20 veces o hasta que la solución esté acuosa. Lo ideal seria que tomases esta mezcla a las 10:00 h., pero si sientes que aún necesitas visitar el baño alguna vez más, puedes retrasar este paso 10 minutos.

22:00 h: Colócate de pié al lado de tu cama (no te sientes) y bebe el brebaje, si es posible directamente. Algunas personas prefieren tomarlo mediante una paja de plástico. Si es necesario toma un poco de miel entre sorbos, te ayudará a tragar la mezcla. Sin embargo la mayoría de personas no tiene problemas en beberlo directamente. No te tomes más de 5 minutos para esto (sólo las personas mayores o débiles pueden tomarse más tiempo).

ACUÉSTATE ENSEGUIDA. Esto es esencial para ayudar a liberar los cálculos biliares Cierra las luces y mantente tendid@ de espaldas con 1-2 almohadas debajo de la cabeza. La cabeza debe estar más alta que el abdomen. Si esta posición te resulta muy incómoda acuéstate sobre tu lado derecho con las rodillas empujando hacia tu cabeza. Mantente perfectamente acostad@ por al menos 20 minutos y trata de no hablar! Pon la atención en tu hígado. Puede que incluso sientas as piedras viajando a lo largo de los conductos biliares. No sentirás ningún dolor puesto que la bilis que es excretada junto con las piedras, mantiene los conductos biliares bien lubrificados (esto es muy diferente de un ataque de vesícula, donde el magnesio y la bilis no están presentes). Duérmete si puedes.

Si durante la noche sientes necesidad de evacuar, hazlo. Comprueba si ya hay pequeños cálculos (guisantes verdes o de color oscuro) flotando en la taza. Puede que sientas náuseas durante la noche y/o en las primeras horas de la mañana. Esto es principalmente debido a la fuerte emanación de cálculos y tóxicos desde el hígado y la vesícula, empujando el brebaje de aceite de nuevo hacia el estómago. Las náuseas pasarán a medida que avance la mañana.

A La Mañana Siguiente

6:00—6:30 h: Al despertarte, pero no antes de las 6:00 h., bebe tu tercer 3/4 de vaso de sales de Epson (si tienes mucha sed bebe un vaso de agua templada antes de tomar las sales). descansa, lee o medita. Si tienes mucho sueño puedes volver a la cama, aunque es mejor que el cuerpo esté en posición erguida. La mayoría de las personas se encuentran perfectamente y prefieren hacer algún tipo de ejercicio ligero como el Yoga.

8:00.8:30 h: Toma tu 4° y ultimo 3/4 de vaso de sales de Epson.

Ahora puedes tomar un zumo de fruta fresca prensada. Una hora y media más tarde puedes comer una o dos piezas de fruta fresca. Otra hora más tarde puedes comer comida ligera ligera. Al anochecer o a la mañana siguiente deberías volver a la normalidad y sentir los primeros signos de mejoría. Continua haciendo comidas ligeras durante los siguientes días. Recuerda! tu hígado y vesícula han pasado por una cirugía mayor, si bien es cierto que sin efectos dañinos.

Resultados que Puedes Esperar

Durante la mañana y quizás horas de la tarde después de la limpieza, tendrás varias evacuaciones acuosas. Inicialmente, éstas consisten en cálculos mezclados con residuos de comida, y después sólo piedras mezcladas con agua. La mayoría de los cálculos son guisantes-verdes y flotan en la taza debido a que contienen componentes de bilis. Las piedras son de diferentes tonos de verde y pueden ser brillantes y relucientes como gemas. Sólo la bilis del hígado puede ser la causa del color verde. Los cálculos pueden ser de todas las medidas, colores y formas. Las piedras de colores más claros son las más recientemente formadas, mientras que las más oscuras son las más viejas. Algunas son del tamaño de un guisante o más pequeñas, y otras son tan grandes como dos o tres centímetros de diámetro. Puede haber docenas y algunas veces incluso cientos de piedras (de diferentes tonos y tamaños) a la vez. Estate atent@ también con las piedras de tonalidades oscuras y las blancas. Algunas de las oscuras o blancas más grandes pueden haberse hundido al fondo de la taza. Estos son cálculos calcificados que han sido liberadas de la vesícula y contienen sustancias de toxicidad alta con sólo pequeñas cantidades de colesterol. Todas las piedras verdes y amarillentas son blandas como la masilla gracias a la acción del zumo de manzana.

También puede que encuentres una capa como de espuma blanca u oscura flotando en la taza. La espuma consiste en millones de diminutos cristales blancos de bordes afilados que pueden romper fácilmente los pequeños conductos biliares. Son igualmente importantes de liberar.

Trata de hacer una estimación aproximada de cuántas piedras has eliminado. Para curar la bursitis permanentemente, el dolor de espalda, alergias y otros problemas de salud, y para prevenir la aparición de enfermedades, necesitas eliminar todas las piedras. Esto puede requerir al menos 6 limpiezas, las cuales puedes hacer cada dos a tres semanas o a intervalos de un mes (no lo hagas con más frecuencia que esto). Si no puedes hacerlo tan a menudo puedes alargar los intervalos. Lo importante a recordar es que una vez has empezado a limpiar el hígado continúes haciendo limpiezas hasta que no salga ninguna piedra. Dejándote medio limpi@ por un período de tiempo (tres o más meses) puedes causarte mayor perjuicio que no haberte hecho ninguna limpieza.

El hígado empezará a funcionar más eficientemente pronto después de la primera limpieza y podrás notar mejoras de pronto, algunas veces al cabo de pocas horas. Los dolores disminuirán, incrementarás tu energía y la claridad mental mejorara considerablemente.

Sin embargo, en unos pocos días, las piedras procedentes de la parte posterior del hígado se moverán hacia delante, hacia los dos principales conductos biliares existentes en el hígado, lo que puede ocasionar que alguno de los síntomas previos, de malestar, vuelva a aparecer. En efecto, puedes sentirte decepcionad@ porque la mejoría ha durado tan poco, pero todo esto indica que todavía han quedado piedras atrás, preparadas para salir el la próxima limpieza. No obstante, la reparación del hígado y las reacciones a la limpieza habrán incrementado significativamente, añadiendo una gran cantidad de eficiencia a este tan importante órgano del cuerpo.

Mientras hayan todavía pequeñas piedras moviéndose desde los miles de pequeños conductos biliares hacia los centenares de conductos biliares más grandes, estas pueden combinarse para formar mayores piedras y producir los síntomas ya experimentados con anterioridad, tales como dolor de espalda, de cabeza, de oído, problemas digestivos, hinchamiento, irritabilidad, hambre, etc., aunque serán menos severos de lo que fueron antes. Si una nueva limpieza ya no produce ninguna piedra, lo cual sucede habitualmente después de 6-8 limpiezas (en casos severos pueden necesitarse más de 10-12), puede considerarse que tu hígado está en excelentes condiciones. Aún así, se recomienda, repetir la limpieza del hígado cada seis meses. Cada limpieza le dará un estímulo a tu hígado y cuidará de que ninguna toxina se haya acumulado mientras tanto. Nota: Nunca te hagas una limpieza cuando estés sufriendo una enfermedad aguda, aunque sólo se trata de un simple resfriado. Si sufres de una enfermedad crónica, sin embargo, limpiar tu hígado es la mejor cosa que puedes hacer por ti mismo’.

¡Importante! Por Favor, Lea Cuidadosamente:

La limpieza del hígado es uno de los métodos más valiosos para devolver la propia salud. No existen riesgos si se siguen todas y cada una de las directrices de esta pauta. Por favor, tomate las siguientes instrucciones muy seriamente. Hay muchas personas que siguieron la receta de la purga de hígado que habían recibido de amigos o a través de Internet, y tuvieron complicaciones innecesarias. Estas personas no conocen suficientemente el procedimiento ni cómo éste actúa y creen que basta con expulsar las piedras del hígado y de la vesícula biliar.

Es probable que en su recorrido algunos cálculos queden retenidos en el colon, éstos pueden ser rápidamente eliminados mediante una hidroterapia de colon. Esto debería ser hecho el 2° o 3er día después de la purga. Si los cálculos quedan en el colon, pueden causar irritación, infección, dolores de cabeza y molestias abdominales, problemas de tiroides, etc. Estas piedras pueden finalmente convertirse en una fuente de toxemias para el cuerpo. Si la hidroterapia de colon no está a tu alcance donde vives, pueden hacerte un enema de café seguido de un enema de agua. Esto, no obstante, no garantiza que todas las piedras que quedaban hayan sido expulsadas. En realidad no existe sustituto para la hidroterapia de colon, aunque un enema de “colema-board”, es lo más cercano a una hidroterapia de colon profesional. Si prefieres conformarte con menos de la hidroterapia de colon, mezcla una cucharada de té rasa de sales de Epson con un vaso de agua templada y bébetelo en ayunas la mañana siguiente a la que hayas hecho la purga de hígado.

Sobre la importancia de la limpieza del colon y renal: Aunque la limpieza de hígado por si misma puede producir espléndidos resultados, lo ideal sería hacerla después de una limpieza de colon y de riñones, en este orden. Limpiar el colon, asegura que los cálculos biliares expelidos serán fácilmente evacuados del intestino largo, mientras que la limpieza renal asegurará que las toxinas que salen del hígado durante la limpieza de hígado no supondrán ninguna carga para estos órganos de eliminación vitales. Aunque si nunca has tenido problemas de riñón, piedras en los riñones, infección de vesícula, etc., puedes ir direct@ a la secuencia de limpieza de colon -> limpieza de hígado -> limpieza de colon. Pero asegúrate de limpiar los riñones más adelante. Definitivamente, deberás hacer una limpieza de riñones algún tiempo después de las primeras 2-3 limpiezas de hígado, y de nuevo más adelante cuando tu hígado esté completamente limpio (ver limpieza de riñón en capítulo5). 0 también, puedes tomar una taza de infusión para riñones (ver limpieza de riñón rec4ce) durante 2-3 días después de cada limpieza de hígado. Sigue las mismas instrucciones que las dadas para la limpieza principal de riñones.

Las personas cuyo colon esté severamente congestionado, o aquellas que tienen un historial con resfriados, deberían considerar hacer al menos 2-3 limpiezas de colon antes de su primera limpieza de hígado. Y enfatizando aún, es muy importante que limpies tu colon en dentro de los 3 días después de que hayas completado cada limpieza de hígado. La extracción de piedras del hígado y de la vesícula puede dejar alguna de las piedras u otros residuos tóxicos depositados en el colon. Es de suma importancia para tu salud, sacarlas fuera por completo.

¿Tienes dificultades con la Limpieza?

Intolerancia al Zumo de Manzana: Consulta a la Dra. M. Palacín
Intolerancia a las Sales de Epson: Consulta a la Dra. M. Palacín
Intolerancia al Aceite de Oliva: Consulta a la Dra. M. Palacín
Sufres de la Vesícula o No Tienes Vesícula: Consulta a la Dra. M. Palacín
Personas que No Deben -Usar Zumo de Manzana Hay personas que pueden tener dificultades en beber zumo de manzana en as cantidades requeridas para la limpieza de -- -- -
La Purga de Hígado No ha dado los resultados Esperados

Algunas veces, aunque pocas, la limpieza de hígado no produce los resultados esperados. Las razones principales son las siguientes, así como los remedios para tales dificultades:

1. Es probable que los conductos biliares de tu hígado tengan una severa congestión debido a que las piedras tienen una estructura muy densa, lo cual ha impedido que el zumo de manzana las suavizara suficientemente durante el primer intento de limpieza. En algunas personas puede tardar hasta 2-3 limpiezas antes de que las piedras empiecen a salir.

Chanca Piedra, también conocida como rompepiedras, puede ayudar a preparar tu hígado y vesícula para una más eficiente salida de piedras, especialmente si son piedras calcificadas en la vesícula. Toma 20 gotas de extracto de Chanca Piedra en un vaso de agua, tres veces al da durante al menos las 2-3 semanas anteriores a tu próxima limpieza.
Las hierbas, genciana china y Bupleurum, ayudan a dividir/desintegrar las piedras y pueden así preparar tu hígado para una limpieza exitosa. Estas hierbas son preparadas como tintura. Comúnmente son más conocidas como Chinese Bitters y se pueden adquirir a través de Prime Hea/th Products (ver lista de suministradores). La dosificación correcta para esta tintura es entre 1/2 y 1 cucharadita de té (unos 5 mI) una vez al día, con el estómago vacío, unos 30 minutos antes del desayuno. Este régimen debe ser seguido durante las 3 semanas anteriores a las tomas de zumo de manzana (o usar las otras alternativas mencionadas previamente). Cualquier reacción desagradable durante la limpieza suele desaparecer pasados entre 3 y 6 días. Sin embargo pueden ser minimizadas siguiendo el método de limpieza de usar agua caliente ionizada, y sobre todo manteniendo limpio el colon.

2. Puede que no hayas seguido las instrucciones correctamente. Dejando de hacer alguno de los pasos del procedimiento o alterando las dosificaciones u horario de los mismos, puede influir en que no obtengas plenos resultados. En algunas personas, la purga no funciona a menos que primero se haya hecho una limpieza del intestino largo. La descarga de residuos y gases sofoca la secreción adecuada de bilis y previene que la mezcla de aceite se traslade fácilmente a través del tracto gastrointestinal. El mejor momento para una hidroterapia de colon o un método alternativo es el mismo día de la purga real del hígado.

Dolor de Cabeza o Náuseas durante los días siguientes a la Limpieza de Hígado

En la mayoría de casos esto ocurre cuando no se han seguido bien las directrices (ver sección anterior). Sin embargo, en algunas raras ocasiones, las piedras pueden continuar saliendo del hígado después de haber completado la purga. Las toxinas liberadas por estas piedras pueden penetrar en el sistema circulatorio y causar molestias. En tales casos, puede ser necesario beber 4 oz de zumo de manzana durante 7 días consecutivos después de finalizada a purga, o mientras dure el malestar. Asegúrate de beber el zumo de manzana al menos 1/2 hora antes del desayuno. Además puede ser necesario repetir la limpieza de colon para asegurar la eliminación de cualquier piedra que pueda haberse liberado con retardo. El “tissue-cieansing method” (agua ionizada) también ayuda a eliminar las toxinas en circulación. Si colocas una pequeña porción de jengibre fresco dentro del termo, el agua ionizada rápidamente hará desaparecer las náuseas.

Te sientes Enferm@ durante la Limpieza

Si has seguido bien todo el procedimiento y aún así te sientes enferm@ durante la purga real, no te alarmes pensando que algo marcha mal. Aunque raramente, a veces ocurre que una persona puede vomitar o sentir náuseas durante la noche. Esto es debido a que la vesícula biliar expulso bilis y piedras con tal fuerza que empuja el aceite de nuevo hacia el estómago. Cuando el aceite entra de nuevo en el estómago, sientes náuseas. Envese momento, puede que sientas la expulsión de piedras. No será un dolor agudo, sólo una ligera contracción.

Durante 1 de mis 12 limpiezas, pasé una noche miserable. Pero a pesar de vomitar casi toda la mezcla de aceite, la limpieza fue tan exitosa como todas las demás que había hecho (el aceite ya había hecho su efecto, es decir, facilitar la liberación de las piedras). Si esto te pasa a ti, recuerda que se trata sólo de una noche de malestar. La recuperación de una cirugía convencional de vesícula conlleva muchos más meses de molestias y sufrimiento aunque sólo sea por el cosido de la cicatriz.

Los síntomas de hipoglucemia deben responder de una forma rápida a la infusión de glucosa iv, a no ser que la hipoglucemia haya sido profunda y prolongada en cuyo caso puede producir un daño orgánico cerebral. Si el paciente permanece en coma a pesar de haberse corregido la hipoglucemia puede administrarse un bolo de manitol al 20%, que en ocasiones provoca una rápida recuperación de la conciencia.

La administración intravenosa, intramuscular o subcutánea de glucagón a dosis de 0,5 a 1 mg puede ser efectiva en el tratamiento de la hipoglucemia causada por sobredosis de insulina en pacientes diabéticos. Debido a que la administración de glucagón iv puede producir vómitos deben tomarse precauciones para evitar la aspiración de estos pacientes. La administración de glucagón no es efectiva para revertir la hipoglucemia desarrollada por sulfonilureas.

En los casos en que la hipoglucemia se genera por la existencia de un insulinoma, especialmente si éste es único y benigno, el tratamiento sería la extirpación quirúrgica. En los casos de insulinomas malignos, en pacientes con contraindicaciones mayores para la cirugía y en los casos en los que la cirugía no ha sido curativa el tratamiento médico con diazóxido sería de elección. Otras drogas útiles en el tratamiento del insulinoma serían las tiazidas, difenilhidantoína, propranolol y antagonistas del calcio. En los insulinomas malignos el tratamiento quimioterápico puede alcanzar la remisión parcial o completa en el 60% de los casos. En algunos casos el tratamiento de estos pacientes con octeótrido en dosis de 50 a 100 microgramos subcutáneos tres o cuatro veces al día o radioterapia pueden ser beneficiosos.

En las hipoglucemias inducidas por el etanol, así como las hipoglucemias asociadas con trastornos sistémicos pueden hacer necesaria la infusión continua de glucosa. Además de esta medida el tratamiento de las causas desencadenantes es un pilar básico en el tratamiento. En las hipoglucemias relacionadas con la falta de aporte calórico - malnutrición - pueden ser necesarias infusiones muy importantes de glucosa para su corrección. En las hipoglucemias facticias es básico el tratamiento psiquiátrico de estos sujetos una vez corregida la hipoglucemia. En las hipoglucemias alimentarias el tratamiento inicialmente consistiría en comidas frecuentes y escasas. Si esto falla debería intentarse una solución quirúrgica.

La hipoglucemia se define como la aparición de una amplia variedad de síntomas en asociación con niveles de glucemia plasmática por debajo de 40 mg/dl. Las hipoglucemias que se producen en el paciente hospitalizado se relacionan con la administración inadecuada de insulina, alcohol, drogas (especialmente clorpropamida), insuficiencia renal, enfermedad hepática, infecciones, nutrición parenteral total, tratamiento de la hiperkalemia con insulina, quemaduras extensas, neoplasias, embarazo, y una amplia variedad de causas menos comunes.

El diagnóstico de hipoglucemia debería considerarse en todo paciente hospitalizado que presentase síntomas de activación adrenérgica o síntomas de neuroglucopenia. Una detallada historia clínica junto con un examen físico cuidadoso, complementado con unas apropiadas pruebas de laboratorio usualmente identifican la causa específica de la hipoglucemia.

Un episodio de hipoglucemia, especialmente si es severa, debería ser tratada con una perfusión intravenosa prolongada de glucosa. La rápida identificación y tratamiento de la hipoglucemia es esencial para prevenir la importante morbi-mortalidad asociada a este proceso.

L&S.-Hígado graso es un término con el que se hace referencia a una patología (generalmente benigna) que obedece a diferentes alteraciones en el hígado y cuya principal característica es una excesiva acumulación de grasa en las células hepáticas. Esta patología, también es llamada esteatosis hepática.

Hasta no hace mucho tiempo, la enfermedad del hígado graso, estaba relacionada con el consumo de alcohol en grandes cantidades, si bien, en los últimos tiempos los especialistas se han percatado de hay una gran cantidad de pacientes que no son bebedores que la padecen, aunque también hay que decir, que en su mayoría son personas que además, presentan obesidad, con niveles elevados de colesterol y triglicéridos. Para los pacientes que no son bebedores se ha acuñado el término Hígado Graso No Alcohólico (HGNA). En ambos casos, los síntomas son muy similares.

Se trata de una enfermedad silenciosa, ya que no produce síntomas en su mayoría y se puede sufrir la patología durante décadas sin que sea advertida. Eso la hace peligrosa, pues no se toman medidas y el hígado corre el riesgo de dañarse más.

Algunos de los síntomas que más se repiten, son:

  • Cansancio
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Pérdida de peso
  • Malestar general
  • Fatiga crónica
  • En algunas ocasiones, ictericia
  • Sensación de pesadez
  • Evolución del hígado graso

El hígado graso simple o esteatosis hepática es una patología por regla general benigna pero no sin riesgo de que evolucione hacia algo más serio. En esta fase, la enfermedad no cursa inflamación ni daños significativos en los tejidos hepáticos, por lo que una vez detectado el hígado graso, se deben tomar medidas a fin de eliminar este problema y evitar que se convierta en esteatohepatitis o hígado inflamado. Es el nombre que tiene esta enfermedad cuándo el hígado ha aumentado de tamaño por una excesiva acumulación de grasa e inflamación. Es la antesala de la cirrosis hepática y/o cáncer.

El hígado graso no alcohólico en general es diagnosticado por accidente en un control rutinario en busca de otras causas, aunque las alteraciones que se presentan más frecuentemente son leves elevaciones de los niveles de bilirrubina, transaminasas y otros valores hepáticos.

Una ecografía abdominal es lo mejor cuándo existen sospechas. Cuándo la esteatosis hepática se ha diagnosticado, se puede requerir una biopsia hepática, la cual debe evaluar el hepatólogo.

Al parecer su origen es la llamada resistencia la insulina. Una mala gestión por parte del organismo de los azúcares contenidos en la dieta, lo que produce un exceso de azúcar en la sangre de manera muy similar a los que ocurre en la diabetes, aunque menos acuciado. Tanto el hígado, como el páncreas detectan ese aumento de azúcar y producen una elevación de la insulina y como consecuencia, un aumento de grasa en el hígado. El exceso de azúcares se acumula en el hígado en forma de grasa que es la manera en que se almacena la energía cuándo se produce en exceso. Se puede decir que el hígado graso es un problema nutricional que puede tener graves consecuencias para el organismo en que se combinan la obesidad, niveles de colesterol y triglicéridos altos siendo el factor hereditario de la diabetes también un factor de riesgo.

No hay un protocolo o tratamiento médico verdaderamente efectivo para luchar contra el hígado graso. Al menos no en la medicina tradicional, si bien, se pueden conseguir grandes resultados con el control nutricional y las medicinas alternativas.

Las recomendaciones básicas pasan por una urgente reducción del colesterol y triglicéridos en sangre y por lo tanto, es apremiante bajar también de peso y seguir una alimentación sana y saludable, rica en frutas y verduras. También el practicar ejercicios adecuados y ayudar al cuerpo a reducir peso.

Si le detectan hígado graso, no debe alarmarse, pero sí, debe ponerse manos a la obra para depurar ese hígado. Eso es de gran ayuda no solamente para el hígado graso, sino para cualquier patología, ya que el hígado es un órgano implicado en todos los procesos químicos del cuerpo. Es una verdadera fábrica química.

Complementos depurativos y regeneradores del hígado, como alcachofa, diente de león y cardo mariano que es una de las plantas con más beneficios medicinales en el cuidado y la protección del hígado. La silimarina, principio activo que caracteriza a esta planta ayuda a regenerar y proteger las células del hígado. Puede encontrarlo en cápsulas o extracto líquido.

Sería muy interesante el ingerir antioxidantes naturales. Nosotros apostamos por tomar un complejo liberador y otro vehiculizador de células madre adultas a partir del alga AFA que es SE2 y StemFlo juntos. Este complejo es capaz ayudar al cuerpo a regenerar completamente las células del hígado dejándolo limpio y depurado y también de equilibrar los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Además, ayuda a que el cuerpo entero sea capaz de auto repararse.

Como dijimos antes, el hígado graso es un problema nutricional y por lo tanto, se puede llegar a atajar de manera nutricional con los complementos idóneos.

Explora esta sección para aprender más acerca de las maneras en que el alcohol afecta al hígado y cómo la enfermedad del hígado inducida por el alcohol es diagnosticada y tratada.

El hígado es el segundo órgano más grande en su cuerpo y se encuentra debajo de las costillas en el lado derecho. Su peso es de alrededor de tres libras y tiene la forma de un balón de fútbol que es plana en un lado.

El hígado realiza muchos puestos de trabajo en su cuerpo. Procesa lo que come y bebe en energía y nutrientes que su cuerpo puede utilizar. El hígado también elimina las sustancias nocivas de la sangre.

El alcohol puede dañar o destruir las células del hígado.

El hígado descompone el alcohol para que pueda ser removido de su cuerpo. El hígado puede llegar a ser herido o seriamente dañados si se bebe más alcohol que se puede procesar.

Hay tres tipos principales de relacionados con el alcohol enfermedad hepática: enfermedad del hígado graso no alcohólico, hepatitis alcohólica y cirrosis alcohólica.

enfermedad del hígado graso no alcohólico
grasos resultados alcohólicas enfermedad hepática de la deposición de grasa en las células del hígado. Es la etapa más temprana de la enfermedad hepática relacionada con el alcohol. Generalmente no hay síntomas. Si se presentan síntomas, éstos pueden incluir fatiga, debilidad y malestar localizado en el abdomen superior derecho. Las enzimas hepáticas pueden estar elevados, sin embargo, pruebas de función hepática son a menudo normales. Muchos bebedores tienen la enfermedad de hígado graso. enfermedad del hígado graso no alcohólico puede ser reversible con la abstinencia de alcohol.

La hepatitis alcohólica puede ser leve o grave. hepatitis alcohólica leve puede ser revertida con la abstinencia. hepatitis alcohólica grave puede ocurrir de repente y dar lugar a complicaciones graves, como insuficiencia hepática y la muerte.

Las complicaciones de la enfermedad hepática relacionada con el alcohol suelen aparecer después de años de consumo excesivo de alcohol. Estas complicaciones pueden ser graves.

Pueden incluir condiciones relacionadas con el hígado que son una consecuencia de la hipertensión portal:

• la acumulación de líquido en el abdomen

• sangrado de las venas en el esófago o el estómago

Ver también: Cirrosis escrito para los pacientes La fibrosis provoca una distorsión de la vasculatura hepática y puede llevar a un aumento de la resistencia intrahepática y la hipertensión portal. Portal…

Si la grasa en el hígado representa el 5-10 por ciento del peso del órgano, a continuación, se le diagnostica la enfermedad de hígado graso. Hay dos tipos principales de la enfermedad de hígado graso, enfermedad hepática alcohólica …

En este artículo síntomas de la enfermedad del hígado graso Es posible que tenga la enfermedad del hígado graso y no darse cuenta. A menudo no hay síntomas al principio. A medida que pasa el tiempo, a menudo años o incluso décadas, se …

Introducción La enfermedad hepática también se refirió a la enfermedad hepática. La enfermedad hepática es un término que se utiliza cuando no hay ninguna alteración de la función hepática que causa la enfermedad. Es un término amplio …

síntomas y signos de la enfermedad del hígado, incluso cuando la enfermedad ha alcanzado un nivel severo, a menudo son casi imperceptibles. Una vez que la acumulación de ácidos grasos en el hígado ha alcanzado un nivel crítico …

enfermedad del hígado como su nombre indica es una enfermedad que afecta al hígado. Es un término amplio para significar las diferentes enfermedades que afectan al funcionamiento normal del hígado causando así una …

En esta hoja se describen algunas pruebas comunes que se realizan para el diagnóstico o tratamiento de problemas hepáticos. El proveedor de atención médica le dirá cuáles son las pruebas que necesita.

Algunos procedimientos para examinar el hígado

A continuación se indican los procedimientos que se realizan para observar el estado o el funcionamiento del hígado y de los órganos relacionados con él (como la vesícula biliar o los conductos biliares).

La biopsia del hígado es un procedimiento para determinar si hay daños en el tejido hepático. Se utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido del hígado. Esta muestra se examina en el laboratorio para determinar si hay señales de inflamación, formación de tejido cicatricial u otros problemas.

La tomografía computarizada muestra una imagen tridimensional del hígado y de la vesícula biliar que permite observar si hay cálculos (piedras), abscesos, anomalías en los vasos sanguíneos o tumores.

tratamiento cytotec para abortar

Qué comer. El 70% -80% de verduras cocidas deben constituir la base de su dieta. Esto es útil para casi todo el mundo. Es un gran cambio en la dieta, pero no es difícil en absoluto una vez que se acostumbre a él. Los productos lácteos crudos son generalmente buenos, pero la leche no mucho, porque la leche es naturalmente alta en azúcares. Algunos quesos crudos o el yogurt de leche cruda o kefir son buenas. Si usted no puede obtener la prima láctea, a continuación, Horizonte o Cadia marcas de productos lácteos orgánicos parecen ser las mejores.

Azúcares. Este cambio en la dieta es fundamental en la mayoría de los casos. El cambio más importante en la dieta es eliminar todos los azúcares. Esto significa la eliminación de todas la glucosa, sacarosa, maltosa, fructosa y productos como la miel, jarabe de arroz, jarabe de arce, jarabe de maíz, néctar de agave, malta de cebada, y otros productos dulces de la dieta. También, proponen la eliminación de todas las frutas y los jugos de fruta sin duda. La mayoría de la gente todavía puede tomar un poco de jugo de zanahoria, que es una buena fuente de calcio. Otros jugos y batidos son perjudiciales. Mantenga todas las frutas a un mínimo.

Esto es un gran cambio en la dieta para la mayoría de la gente. Sin embargo, vale la pena el esfuerzo, no sólo para reducir la población de cándida, pero hay muchos otros beneficios. Los alimentos dulces son extremadamente yin en la medicina china y no saludable para la mayoría de los parte.

Edulcorantes no calóricos. Si es posible, no sustituyen a los edulcorantes artificiales o no calóricos, cuando se eliminan los dulces de su dieta. Si tiene que usar algo, stevia, xilitol o manitol son edulcorantes naturales que son un poco mejor, ya que no contienen más absorbible azúcar.

Estrictamente evitar los edulcorantes artificiales como el aspartamo, la sacarina y debido a sus problemas de muchos otros Splenda. Lo ideal es dejar todo el uso de edulcorantes, ya que todos mantienen el sabor dulce vida y tienden a confundir el cuerpo en algún grado.

Granos Cereral. Reducción de la mayoría de los granos puede ser muy útil, así, al menos por un tiempo. Una vez que el cuerpo se ha curado, algunos granos son excelentes alimentos como el arroz integral, arroz basmati blanco, orgánico hojuelas de maíz azul con sal de mar, la quinua, el amaranto e incluso el centeno, la avena y la cebada. Sin embargo, evite todos los productos derivados del trigo, ya que no son saludables en la actualidad. harina de trigo se encuentra en cientos de alimentos preparados como la mayoría de los panes, pastas, alimentos fritos, sopas de crema espesa con harina, galletas, pasteles y galletas. Algunas personas deben eliminar todos los granos por un tiempo, incluso el arroz y los blue chips de maíz, lo que solemos recomendar con moderación. Más tarde, volviendo a añadir algunos granos enteros es útil para la mayoría de la gente.

Fruta. En los últimos años, he encontrado más y más problemas con todas las frutas. sugiero evitando por completo la fruta si uno tiene un problema de candida

Las legumbres. frijoles y las legumbres son muy almidonados. Reducir granos más secos como pintos, lentejas, frijol negro y el maní. mantequilla de maní es muy dulce y es mejor evitarlos. Almendras tostadas, castañas de cajú o mantequillas de semillas de girasol son mucho mejores en pequeñas cantidades, especialmente mantequilla de almendras tostadas, en la mayoría de los casos.

Otros alimentos fermentados. Algunos libros candida recomendar la eliminación de todos los alimentos fermentados tales como queso, vino, conservas, chucrut, pan leudado.Esto normalmente no es necesario a menos que uno es alérgico específicamente a todos los hongos. Sin embargo, no se recomienda el trigo, en cualquier forma, y la reducción de los alimentos fermentados no es una mala idea ya que muchas personas son sensibles a los fermentos en estos alimentos. Se trata de un alimento fermentado, pero suele ser muy útil para cualquier persona con candida.

Bebidas. Beba pura de manantial o agua destilada, o leve té sin azúcar solamente. No use agua destilada durante más de seis meses, ya que puede filtrarse algunos minerales vitales del cuerpo. Evite la mayoría de otras bebidas como la leche, que tiene un alto contenido de azúcar. Un poco bruto, certificados de suero de leche está bien, sin embargo. Estrictamente evitar todas las bebidas gaseosas, Kool-Aid, ponche, jugos de frutas, Gatorade, recarga, el agua alcalina, y limitar estrictamente el jugo vegetal a alrededor de 10 onzas por día. Evite también los tés endulzados o café, limonada, vino y bebidas alcohólicas más. Como se mencionó anteriormente, una pequeña cantidad de jugo de zanahoria o vegetales, mientras que dulce, puede ser muy útil para ayudar a la curación.

Evite dietas vegetarianas estrictas. De hecho, puede empeorar el problema, mientras que las carnes naturales, aves, huevos, un montón de verduras cocidas, y unas cuantas nueces y queso de vaca o cabra orgánica suelen ser mejores. En algunos casos, la dieta muy estricta en la levadura de los libros es a menudo innecesario si se sigue un programa de equilibrio nutricional para corregir las causas subyacentes. La mayoría de las personas informan que tienen pérdida de peso severa y los antojos de alimentos en la dieta candida muy estrictas.

HÁBITOS ALIMENTARIOS

Las siguientes sugerencias le ayudar a la digestión y acelerar enormemente la reconstrucción de los intestinos:

  • · Coma cuatro, cinco o más comidas al día, si usted tiene hambre,
  • · No refrigerio todo el día, sin embargo. Coma reales sentado las comidas.
  • · Mastique bien y comer despacio en un ambiente relajado y tranquilo.
  • · No coma demasiado a la vez. Salir cuando saciado.
  • · Tome una siesta o dos cada día. Un buen momento es después de una comida. En efecto, basta 10 minutos más o menos.

ESTILO DE VIDA

Descansar y dormir. estilo de vida juega un papel fundamental. Un montón de descanso y el sueño son importantes, como la falta de descanso hace hincapié en las glándulas suprarrenales. Ir a la cama a las 9 pm todas las noches y la mayoría de conseguir 9 o más horas de sueño diario. estimulantes tales como el uso ejercicio de la cafeína o grandes diezma las glándulas suprarrenales.

Respiración y la postura. respiración profunda y una buena postura ayuda la oxigenación del cuerpo que inhibe la candida.

La reducción del estrés. Reducción de todo tipo de violencia física, emocional, estrés económico, social y otros restos de las glándulas suprarrenales y ayuda a mejorar el metabolismo del cobre.

Emociones y pensamientos positivos. Rodéate de materiales positiva, edificante y más orientada espiritualmente, tales como libros, CDs y películas. El trabajo en sus actitudes y emociones negativas, decidir que no vale la pena aferrarse a, no importa lo “verdadero” que parecen a ser. Suelte rencores, iras y odios. Su actitud es la altitud.

La necesidad de un programa de curación completa

Muy a menudo, la infección por candida es sólo un síntoma de desequilibrios sistémicos más profundos en el cuerpo. La gran ventaja de un programa de equilibrio nutricional es que no es un enfoque sintomático. Se ocupa de muchos desequilibrios y las causas más profundas, al mismo tiempo. Por esta razón, muchas personas encuentran el equilibrio nutricional efectivo cuando todos los otros métodos, incluyendo otros métodos de curación natural, no han podido lograr los resultados deseados.

Referencias

Atkins, R., Dr. Atkins Diet Revolution.

Crook, MD W., La conexión de la Candida.

Trowbridge, J., El síndrome de la Candida.

Truss, O., The Missing Diagnosis.

Estos libros viejos ofrecer más información en profundidad sobre la candida albicans síntomas, criterios diagnósticos, tratamientos diferentes y mucho más. Sin embargo, ninguno de ellos se recomienda un programa de equilibrio nutricional, por lo que les visión un tanto escéptica.

También puede UD. tomar una cita desde Doctoralia:

La cara amarilla o Ictericia, no es en si ninguna enfermedad; pero si es un signo que puede ser la señal de múltiples enfermedades.

Entre las enfermedades que muestran una cara amarilla, se encuentran: El alcoholismo; hepatitis viral; cáncer hepático o cirrosis, entre muchas otras. También es frecuente, observar este signo en bebés recién nacidos; que en cualquiera de los casos adultos o bebés, revelación el incremento de la bilirrubina en el cuerpo. La bilirrubina es una sustancia amarillenta, que se produce en el hígado, tras el rompimiento de algunos glóbulos rojos. Además de la cara amarilla y; color amarillento en la piel de forma generalizada, suele acompañarse de ojos amarillos y otros síntomas, dependiendo de la enfermedad subyacente.

Entre los casos más frecuentes de ver la Ictericia o cara amarilla; más aún, en todo el cuerpo es, en algunos recién nacidos. Esto debido a que, el proceso de eliminación de la bilirrubina es más lento en el recién nacido;y por la poca maduración del hígado o; que esta es absorbida por los intestinos, en lugar de desecharse con las heces. Este signo, generalmente desaparece en pocos días en un niño sano.

En los adultos, cuando ocurre la afección de la ictericia; además, de tener el signo de lo amarillo en cara y ojos; suelen estar presente otros síntomas como haces pálidas y orina oscura.

Dependiendo de la enfermedad de base, pueden aparecer variedad de síntomas. Por ejemplo, en casos de hepatitis viral; se acompaña con vómitos y fatiga exacerbada.

De cualquier modo, hace falta que el médico haga un certero diagnóstico, que se acompaña generalmente con exámenes de orina; de sangre; heces o biopsia hepática. Pues, si sólo es solamente la cara amarilla o el color amarillo generalizado, puede ser causado por un exceso de betacarotenos. Esto debido a la alta ingesta de alimentos como: zanahorias; calabaza, albaricoque o mangos; ricos en este antioxidante.

Producto de la anormal descomposición y metabolización de la bilirrubina por el hígado, se produce la ictericia. Pero esta alteración orgánica, puede deberse entre muchas enfermedades a las siguientes:

Cuerpo calloso hipocampo y ahora el cerebelo( control de movimientos)

Se traduce en un comportamiento

Intensificación síntoma fase anterior

Perdida de movimientos precisos y descoordinación motriz

C.- Fase anestesia estupor o coma

Nivel de alcohol de sangre 4 a 5,5 g/L

Eso equivale a 3 litros de cerveza o a 2 a 3 litro de vino 0 a 720cc de whisky o 16 vasos

En el sistema nervioso central actúa sobre

Hipotálamo. Cuerpo calloso, hipocampo ( hipocampo, un área del cerebro que está relacionada con la memoria, el razonamiento espacial, el control de los impulsos y la habilidad de tomar decisiones y priorizar tareas)

Cerebelo glándula pituitaria

A nivel del comportamiento incremento comportamiento sexual; empeoramiento función sexualidad; hormona antidiurética que se traduce en más mas orina

Disminución ritmo cardiaco dificultad respiratoria

Finalmente riesgo fatal

nivel sanguíneo mas de 4 g/L

mayor de 5.5 litros de cerveza

Mayor 16 vasos de whisky o 790 ml

En el sistema nervioso central actúa sobre el tallo cerebral de donde se coordinan funciones involuntarias

Y esto se traduce en alteraciones respiratoria, manejo de temperatura y conciencia

Disminución ritmo cardiaco y respiratorio

El día después….la resaca.

Sólo el tiempo permite recuperar la sobriedad. Por ejemplo, después de una fiesta en la que una persona ha ingerido 250 cc. de bebidas alcohólicas de 30 o más grados, deberán transcurrir entre 12 y 15 horas antes que el cuerpo esté completamente limpio de alcohol. Así, si la fiesta comenzó a las 9 de la noche, con toda seguridad todavía habrá presencia de alcohol en el organismo de esa persona a las 8 de la mañana del día siguiente. El único consejo frente a tal situación es: No utilice su vehículo al día siguiente, o deje de beber alcohol.

Es lo mismo que fatiga, dolor de cabeza, náuseas, malestar general, debilidad etc..

A raíz de que el cuerpo requiere de líquidos extras: esta agua se traslada de forma generalizada luego estira las membranas que cubren el cerebro y eso produce el tan mencionado “garrotazo” es una lucha contra la deshidratación.

El alcohol irrita al estómago que envía al cerebro alertando de su contenido. Este reacciona provocando vómitos.

En el hígado se producen diversas reacciones químicas, descomposición del alcohol hacia acetaldehído y luego ácido acético. El acetaldehído es toxico y si no se trasforma a buena velocidad se acumula y provoca riesgos en el organismo.

El alcohol a nivel de riñones inhibe la producción de hormona antidiurética, por lo cual el cuerpo expulsa mucha agua, lo que se traduce en mucha orina

A nivel muscular, la glucosa es la fuente de energía, por lo que su perdida se traduce en fatiga.. Además la inhibición de glutamina hace que el cerebro sobreestímele al cuerpo y le impida alcanzar un sueño reparador y tranquilo.

TRANSITO· el 41% de los fallecidos en accidentes de tránsito presentan alcoholemia positiva.

TRABAJO· alrededor del 30% de los accidentes de trabajo se producen bajo los efectos del alcohol.· el 70% del ausentismo laboral es atribuible al consumo de bebidas alcohólicas.ALCOHOL Y LOS JÓVENES· Entre 1958 y 1982, el consumo de alcohol entre los 10 y los 19 años aumentó en un 300%.·

ATENCIÓN PÚBERES Y ADOLESCENTES

¿Qué es una borrachera?

Chile es el país de América con más alto porcentaje de consumo de bebidas alcohólicas entre los adolescentes, seguido por Estados Unidos, Costa Rica y Brasil.· El 90% de los jóvenes que consumen alcohol en exceso están también usando alguna droga.· Un tercio de los accidentes asociados al alcohol se concentran entre los 18 y 25 años, según la Conaset.

¡Qué significa conducir bajo la influencia del alcohol?

Cuando a una persona se le solicita una alcoholemia y esta da resultados de una concentración de alcohol entre 03 y 07 gr/litro es considerada como bajo la influencia del alcohol sin estar ebrio.

Sobre 08 g/l está considerado como ebriedad

¿Cuánta bebida y que tipo de bebida alcohólica se requiere para estar bajo la influencia del alcohol?

Bastaran d1 latas de cerveza, o1 copas de vino o por ultimo solo un vaso de whisky para dar niveles en la sangre.

El alcohol es una droga que produce dependencia: Que sea legal y socialmente aceptado no implica que tenga menos riesgos que cualquier otra. No hay alcohol ni droga inofensiva. Produce efectos físicos, intelectuales y morales.

* Enseñarles a resistir la presión del grupo, a decir que no. Pero si usted sabe que no son capaces, por tímidos o inseguros, muéstreles formas de manejarse. Por ejemplo, que pase toda la noche con un mismo vaso, aunque no lo tome. Sus amigos verán que está tomando y él se sentirá seguro y sin riesgos.

* No es obligación tomar. Si lo hace, debe medir cuánto y cuándo, tomar bebidas sin alcohol para quitar la sed y comer antes de salir a un lugar donde habrá trago.

* Los distintos tragos tienen diferentes grados de alcohol, pero son igualmente dañinos. Por ejemplo, la cerveza sí tiene alcohol y una persona se puede emborrachar con ella.

Más que consejos,sugerimos instrucciones para no lamentar consecuencias futuras

•Si asistes a una reunión, comida, asado, fiesta etc. en la que sabes que ingerirá alcohol, deja el auto en casa y vuelve en micro, en taxi o con un amigo sobrio.

•Si tienes confianza con el dueño de casa, pasa la noche allí.

Se recomienda el monitoreo fetal temprano a las 32 a 34 semanas y la inducción del parto a la semana 37 o 38 en casos leves (4,17).

La inducción del parto a las 36 semanas se debe practicar en caso de ictericia o antes de esta fecha, en caso de prurito severo. Se puede inducir el parto a la semana 36 de gestación siempre y cuando haya madurez pulmonar fetal, En estos casos, se utiliza esteroides.

Como el pronóstico es impredecible, el manejo debe ser individualizado y la estrategia actual es dar inicio al tratamiento farmacológico una vez hecho el diagnóstico (7,17).

El objetivo del tratamiento médico es reducir los síntomas maternos y mejorar el pronóstico fetal.

En la actualidad el tratamiento de elección es el URSO (Ac ursodesoxicólico) Este es un acido biliar hidrofílico que reduce el prurito materno y mejora las pruebas hepáticas y es bien tolerado por la madre y sin efectos adversos para el feto (14,17).

El URSO mejora la secreción hepatocelular, principalmente estimulando la expresión de los transportadores de fosfolípidos, así como también la bomba de exportación de sales biliares, que conduce a la eliminación de los metabolitos de ácidos biliares. Además restaura el transporte anormal materno fetal (17).

Dosis: En los estudios clínicos se ha utilizado a la dosis de 13m-15 mg / Kg diarios. Otras drogas utilizadas: antihistaminicos, S-adenosyl-L-metionina (SAME), colestiramina (7,14).

3. PREECLAMPSIA/ECLAMPSIA Es una afección multisistémica que afecta el 5%-10% de todos los embarazos.

Afecta los riñones, SNC, sistema hematológico (14).

El hígado se afecta en 10%-20% de mujeres con preeclampsia.

Ocurre usualmente al final del segundo trimestre y en el tercer trimestre del embarazo.

Es responsable de un 20% de la mortalidad materna, durante el embarazo (7,19).

Está caracterizada por la tríada: Hipertensión, edema, proteinuria (mayor de 300mgr en 24hr) (3).

La eclampsia, incluye además de los síntomas de la preeclampsia, síntomas neurológicos como cefalea, alteraciones visuales, convulsiones y coma.

Los factores de riesgo incluyen edad extremas, nuliparidad, resistencia a la insulina, obesidad e infección (7).

La etiología es desconocida pero parece ser que la isquemia uteroplacentaria juega un papel determinante.

Existen dos factores importantes:

1. Implantación placentaria defectuosa (con isquemia placentaria y la consiguiente isquemia fetal y retardo del crecimiento) que se inicia en el primer trimestre, y que conduce a:

2. Disfunción endotelial local y sistémica Esta disfunción activa los estadios de procoagulación e inflamatorios, causando vasoespasmo e hipertensión, aumento de la permeabilidad vascular, con edema y proteinuria. Estas alteraciones causan isquemia a órganos de choque como los riñones, hígado y cerebro (19).

Todos los síntomas, son la respuesta materna a esta disfunción generalizada del endotelio.

La manifestación clínica de afectación hepática son dolor en hipocondrio derecho o en epigastrio, elevación de aminotransferasas, en 10-20 veces el limite superior normal, elevación de las fosfatasas alcalinas e hiperbilirrubinemia que no excede de 5 mg/dL Los niveles séricos de ácido úrico están elevados, lo cual refleja disfunción tubular y éste es uno de los mejores marcadores para evaluar severidad y progresión de la enfermedad (4,19).

Tratamiento El único tratamiento efectivo es la inducción del parto. Conducta expectante en casos leves, a las 36 semanas de gestación, si no se ha logrado madurez pulmonar del feto, por lo que se requiere de monitoreo fetal precoz (19).

Es una afección multisitemica del embarazo, que hace su aparición generalmente en el tercer trimestre entre la 23 a 40 semana de gestación, en un 70%, pero un 30% de los casos, puede aparecer en el postparto. Representa una forma más severa de preeclampsia (7).

El síndrome de HELLP, se desarrolla en 10% a 20% de mujeres con preeclampsia severa y también puede ocurrir en mujeres sin preeclampsia.

Está caracterizada por una anemia hemolítica microangiopática, elevación de enzimas hepáticas, y trombocitopenia, debido a daño del endotelio vascular, que conduce a consumo plaquetario

Descrita en 1971, y fue Weinstein quien le adjudicó el acrónimo en inglés, de HELLP, en 1982 (20).

H: Hemólisis intravascular

EL: Elevación de enzimas (Elevated liver enzymes)

LP: Baja de plaquetas ( low platelets)

Los cambios histológicos que ocurren el hígado son debidos a vasoconstricción y muestran depósitos de fibrina en los sinusoides hepáticos, con hemorragia periportal, necrosis e infarto.

Parece estar involucrada en su patogénesis alteraciones en la activación plaquetaria, con aumento de la citoquinas proinfl amatorias, vasoespasmo segmentario y daño de endotelio vascular.

También se cree que pudiera estar asociado a un defecto de la cadena larga 3-hidroxyacyl-coenzima A deshidrogenada (LCHAD) como ocurre con el Hígado graso Agudo del embarazo (14,21).

La mayoría de las pacientes presentan dolor en hipocondrio derecho, nauseas, vómitos, edema, síntomas inespecíficos. Menos frecuente insuficiencia renal, diabetes insípida, y síndrome antifosfolípido.

Otros hallazgos tardíos, coagulación intravascular diseminada, edema pulmonar, placenta previa o desprendimiento de retina. Hipertensión y proteinuria son evidentes en 85% de los casos (4,7).

Incluye hemólisis con niveles de bilirrubina elevados (menos de 5 mg/dL) y deshidrogenada láctica (DHL) por encima de 600 UI/L.

Son evidentes elevación leve a moderada de aminotransferasas (200-700 UI/L) y trombocitopenia menor de 100.000/ mL (4).

Se ha tratado de clasificar al Síndrome de HELLP, de acuerdo a parámetros de laboratorio combinando elevación de aminotransferasa con contaje de plaquetas., como son los sistemas de Tennessee y Mississippi (ver cuadro 1) donde se demuestra hemólisis refl ejada en elevación de la DHL, y bilirrubina indirecta, que incluyen elevación de AST por encima de 40 a 70 UI/L (22,23).