resumen hamlet por actos y escenas

La ictericia es una enfermedad que no deja lugar a dudas de que el hígado está funcionando incorrectamente.

Cuando esta enfermedad está presente, el color de la piel cambia a amarillo y la parte blanca de los ojos también puede adquirir una tonalidad amarillenta.

La insuficiencia hepática debe ser tratada tan pronto como se conozca de su padecimiento para evitar complicaciones.

El tratamiento dependerá de la causa que lo produjo y incluso de los síntomas presentados.

Lo más importante es que sigas al pie de la letra las recomendaciones de tu médico.

Imagen principal cortesía de © wikiHow.com

5 alimentos recomendados para prevenir la osteoartritis

5 prácticas buenas para la salud del rostro

Puede ser espontánea o secundaria

Es una inflamación del tejido que recubre la pared interna del abdomen (peritoneo)
y la mayoría de los órganos abdominales; causada por la acumulación de fluidos corporales, sangre o pus en el abdomen.

Hay dos tipos de peritonitis:

  1. Peritonitis espontánea
  2. Peritonitis secundaria

    En general es causada por una acumulación de líquido en la cavidad peritoneal que suele ocurrir como consecuencia de una enfermedad hepática o renal grave.

    Los riesgos para la enfermedad hepática incluyen: Consumo excesivo de alcohol, hepatitis B o C y otras enfermedades que llevan a la cirrosis.

    Este tipo de peritonitis también se presenta en pacientes que reciben diálisis peritoneal por insuficiencia renal.

    También puede presentarse como consecuencia de una infección, inflamación o lesión de los intestinos como ser diverticulitis o apendicitis.

    El tratamiento depende de la causa:

    • Cuando la causa de la peritonitis es un cuerpo extraño como un catéter de los utilizados para la diálisis peritoneal, la cirugía puede ser el tratamiento adecuado
    • Cuando hay deshidratación puede ser necesaria la terapia intravenosa
    • En casos de peritonitis espontánea causada con enfermedad ranal o hepática, la administración de antibióticos puede ayudar a controlar la infección

    El pronóstico en general es favorable, pero la enfermedad hepática o renal puede complicar la recuperación.

    Se trata de una peritonitis secundaria porque es consecuencia de otra afección, generalmente a la diseminación de una infección desde el tubo digestivo.

    • Las bacterias pueden ingresar al peritoneo por una perforación en el tubo digestivo. Este orificio puede ser consecuencia de un apéndice perforado, un color perforado, una úlcera estomacal, una lesión o una herida por arma blanca o arma de fuego
    • También puede ser causada cuando la bilis o los químicos que son segregados por el páncreas, se filtran hacia el revestimiento de la cavidad abdominal
    • La inflamación de la cavidad peritoneal causada por bacterias puede provocar infección del torrente sanguíneo
    • Los contaminantes extraños como por ejemplo un catéter usado para la diálisis peritoneal o una sonda de alimentación que penetra en la cavidad peritoneal, puede también causar peritonitis secundaria
    • La peritonitis secundaria puede afectar a bebés prematuros con enterocolitis necrosante

    En general la cirugía es necesaria para eliminar fuentes de infección como un apéndice inflamado, un intestino infectado o un absceso.

    • Líquidos por vía intravenosa
    • Antibióticos
    • Sonda onda nasogástrica
    • Analgésicos

    El pronóstico depende de la causa de la peritonitis, de la duración de los síntomas previo al tratamiento y del estado de salud general del paciente. Las expectativas pueden variar desde la completa recuperación hasta una infección abrumadora y hasta la muerte.

    ¿QUÉ ES EL HÍGADO GRASO?: Concepto general

    El término hígado graso se refiere a una amplia gama de alteraciones del hígado. La alteración fundamental es la acumulación excesiva de grasa en las células del hígado. Lo mas corriente es que se deba al consumo de alcohol. Sin embargo, en los últimos años se ha reconocido que una gran parte de los pacientes con hígado graso no beben. Por lo tanto, se ha acuñado entonces el término hígado graso no alcohólico (HGNA). El término "no alcohólico/a" se utiliza porque el HGNA y la esteato hepatitis no alcohólica (EHNA), determinan alteraciones del hígado en muchos aspectos similares a las que se pueden ver en personas que beben alcohol en forma excesiva aunque ocurren en los individuos que no consumen alcohol o lo hacen en cantidades mínimas. En esta sección se entregan los datos fundamentales sobre el HGNA aunque muchos de ellos son aplicables para el hígado graso producido por el consumo exagerado de alcohol.

    En una primera fase de la enfermedad ocurre la acumulación de grasa sin producir inflamación en el tejido hepático (no hay inflamación ni daños significativos del órgano). A ello se le llama hígado graso simple (también se usa el término esteatosis hepática). La presencia de grasa cambia en forma muy importante el aspecto (Figura 1) y la función del hígado, pudiendo ocasionar inflamación hepática. Cuando esta ocurre se da lugar a la llamada esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). La trascendencia de la EHNA radica en su potencial progresión hacia la cirrosis hepática, considerada una etapa avanzada de la enfermedad.

    ¿CUÁL ES EL ESPECTRO DEL HGNA?

    El espectro de alteraciones propias del hígado graso no alcohólico (HGNA) comienza con el hígado graso simple, considerada la anormalidad inicial en el HGNA. El hígado graso simple implica la sola acumulación de grasa en las células del hígado sin la presencia de inflamación o cicatrices en el órgano (fenómeno también llamado fibrosis hepática). La grasa se acumula en gotas dentro de las células del hígado y se compone principalmente de un tipo particular de grasa llamada triglicéridos. El hígado graso simple es una condición (benigna) e inofensiva, que significa que por sí mismo, no causa ningún daño significativo del hígado. La etapa siguiente en grado de severidad en el espectro del HGNA es la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA ). Afortunadamente, solamente una fracción pequeña de los pacientes con hígado graso simple desarrollará EHNA. Según lo mencionado, la EHNA implica la acumulación de la grasa en las células del hígado así como la presencia de inflamación del hígado. Las células inflamatorias pueden dañar o destruir las células del hígado (necrosis hepatocelular). La evidencia disponible sugiere que la EHNA, en contraste con el hígado graso simple, no es una condición inofensiva. Esto significa que la EHNA puede conducir en última instancia a que ocurran cicatrices en del hígado (que resultan de la muerte de las células de este órgano) y se progrese entonces a una fase avanzada e irreversible en la que el hígado tiene extensas cicatrices, se endurece y no puede funcionar normalmente. Ello corresponde a la cirrosis. La cirrosis causada por la EHNA es la última y más severa etapa en el espectro de HGNA. La cirrosis puede dar origen a complicaciones graves que incluyen el cáncer hepático y pueden determinar la necesidad de un trasplante. Aun no se conoce con exactitud la dinámica de progresión desde HGNA simple a EHNA y de EHNA a cirrosis. Sin embargo, individuos que desarrollan cualquiera de las tres etapas del HGNA (hígado graso simple, EHNA, o cirrosis, Figura 2) poseen factores de riesgo comunes.

    ¿CUAL ES LA CAUSA DEL HGNA?

    La causa fundamental del HGNA parece ser la llamada resistencia insulínica. Esto significa que el organismo no maneja apropiadamente el azúcar que se consume en la dieta. Ello produce un exceso de azúcar en la sangre similar, pero menos marcado, a lo que ocurre en la diabetes. El Hígado y el páncreas detectan el exceso de azúcar en la sangre lo que produce un aumento de la insulina y finalmente acumulación de grasa en el hígado. El hígado acumula el exceso de azúcar en forma de grasa pues esta es la forma de almacenar energía cuando hay exceso de ella.

    ¿CUALES SON LOS FACTORES DE RIESGO PARA EL HGNA?

actos normativos definicion ecuador

Cuerpo calloso hipocampo y ahora el cerebelo( control de movimientos)

Se traduce en un comportamiento

Intensificación síntoma fase anterior

Perdida de movimientos precisos y descoordinación motriz

C.- Fase anestesia estupor o coma

Nivel de alcohol de sangre 4 a 5,5 g/L

Eso equivale a 3 litros de cerveza o a 2 a 3 litro de vino 0 a 720cc de whisky o 16 vasos

En el sistema nervioso central actúa sobre

Hipotálamo. Cuerpo calloso, hipocampo ( hipocampo, un área del cerebro que está relacionada con la memoria, el razonamiento espacial, el control de los impulsos y la habilidad de tomar decisiones y priorizar tareas)

Cerebelo glándula pituitaria

A nivel del comportamiento incremento comportamiento sexual; empeoramiento función sexualidad; hormona antidiurética que se traduce en más mas orina

Disminución ritmo cardiaco dificultad respiratoria

Finalmente riesgo fatal

nivel sanguíneo mas de 4 g/L

mayor de 5.5 litros de cerveza

Mayor 16 vasos de whisky o 790 ml

En el sistema nervioso central actúa sobre el tallo cerebral de donde se coordinan funciones involuntarias

Y esto se traduce en alteraciones respiratoria, manejo de temperatura y conciencia

Disminución ritmo cardiaco y respiratorio

El día después….la resaca.

Sólo el tiempo permite recuperar la sobriedad. Por ejemplo, después de una fiesta en la que una persona ha ingerido 250 cc. de bebidas alcohólicas de 30 o más grados, deberán transcurrir entre 12 y 15 horas antes que el cuerpo esté completamente limpio de alcohol. Así, si la fiesta comenzó a las 9 de la noche, con toda seguridad todavía habrá presencia de alcohol en el organismo de esa persona a las 8 de la mañana del día siguiente. El único consejo frente a tal situación es: No utilice su vehículo al día siguiente, o deje de beber alcohol.

Es lo mismo que fatiga, dolor de cabeza, náuseas, malestar general, debilidad etc..

A raíz de que el cuerpo requiere de líquidos extras: esta agua se traslada de forma generalizada luego estira las membranas que cubren el cerebro y eso produce el tan mencionado “garrotazo” es una lucha contra la deshidratación.

El alcohol irrita al estómago que envía al cerebro alertando de su contenido. Este reacciona provocando vómitos.

En el hígado se producen diversas reacciones químicas, descomposición del alcohol hacia acetaldehído y luego ácido acético. El acetaldehído es toxico y si no se trasforma a buena velocidad se acumula y provoca riesgos en el organismo.

El alcohol a nivel de riñones inhibe la producción de hormona antidiurética, por lo cual el cuerpo expulsa mucha agua, lo que se traduce en mucha orina

A nivel muscular, la glucosa es la fuente de energía, por lo que su perdida se traduce en fatiga.. Además la inhibición de glutamina hace que el cerebro sobreestímele al cuerpo y le impida alcanzar un sueño reparador y tranquilo.

TRANSITO· el 41% de los fallecidos en accidentes de tránsito presentan alcoholemia positiva.

TRABAJO· alrededor del 30% de los accidentes de trabajo se producen bajo los efectos del alcohol.· el 70% del ausentismo laboral es atribuible al consumo de bebidas alcohólicas.ALCOHOL Y LOS JÓVENES· Entre 1958 y 1982, el consumo de alcohol entre los 10 y los 19 años aumentó en un 300%.·

ATENCIÓN PÚBERES Y ADOLESCENTES

¿Qué es una borrachera?

Chile es el país de América con más alto porcentaje de consumo de bebidas alcohólicas entre los adolescentes, seguido por Estados Unidos, Costa Rica y Brasil.· El 90% de los jóvenes que consumen alcohol en exceso están también usando alguna droga.· Un tercio de los accidentes asociados al alcohol se concentran entre los 18 y 25 años, según la Conaset.

¡Qué significa conducir bajo la influencia del alcohol?

Cuando a una persona se le solicita una alcoholemia y esta da resultados de una concentración de alcohol entre 03 y 07 gr/litro es considerada como bajo la influencia del alcohol sin estar ebrio.

Sobre 08 g/l está considerado como ebriedad

¿Cuánta bebida y que tipo de bebida alcohólica se requiere para estar bajo la influencia del alcohol?

Bastaran d1 latas de cerveza, o1 copas de vino o por ultimo solo un vaso de whisky para dar niveles en la sangre.

El alcohol es una droga que produce dependencia: Que sea legal y socialmente aceptado no implica que tenga menos riesgos que cualquier otra. No hay alcohol ni droga inofensiva. Produce efectos físicos, intelectuales y morales.

* Enseñarles a resistir la presión del grupo, a decir que no. Pero si usted sabe que no son capaces, por tímidos o inseguros, muéstreles formas de manejarse. Por ejemplo, que pase toda la noche con un mismo vaso, aunque no lo tome. Sus amigos verán que está tomando y él se sentirá seguro y sin riesgos.

* No es obligación tomar. Si lo hace, debe medir cuánto y cuándo, tomar bebidas sin alcohol para quitar la sed y comer antes de salir a un lugar donde habrá trago.

* Los distintos tragos tienen diferentes grados de alcohol, pero son igualmente dañinos. Por ejemplo, la cerveza sí tiene alcohol y una persona se puede emborrachar con ella.

Más que consejos,sugerimos instrucciones para no lamentar consecuencias futuras

•Si asistes a una reunión, comida, asado, fiesta etc. en la que sabes que ingerirá alcohol, deja el auto en casa y vuelve en micro, en taxi o con un amigo sobrio.

•Si tienes confianza con el dueño de casa, pasa la noche allí.

los actos de habla searle

ETIOLOGÍA 2: Calor en exceso,se transforma en Fuego. FISIOPATOLOGÍA 1: Ulceraciones

SÍNTOMAS Y SIGNOS ASOCIADOS A LA ETIOLOGÍA 1 Y FISIOPATOLOGÍA 1:

El Fuego de Hígado sube a la parte alta del organismo y provoca vértigos, acúfenos, cara roja, ojos rojos, boca amarga, sequedad de garganta, agitación, perturbación del Shen, insomnio, extreñimiento. Se acelera la circulación sanguínea provocando circulación desordenada y pudiendo causar hemorragias. Lengua roja con capa amarilla y espesa, pulso tenso y rápido.

SÍNTOMAS Y SIGNOS ASOCIADOS A LA ETIOLOGÍA 2 Y FISIOPATOLOGÍA 2:

El Fuego ataca al Hígado y consume sus líquidos, el Yin de Hígado. La insuficiencia de Yin de Hígado produce Viento Interno provocando acné, abscesos, inflamación, transpiracióin nocturna, febrícula vespertina, sequedad de boca y garganta, rubor malar. Hay epistaxis, y dado que se consumen los líquidos orgánicos, estreñimiento y orina fuerte.

PUNTOS A TENER EN CUENTA SEGÚN LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS PUNTOS ESPECÍFICOS PARA ETIOLOGÍA 1:

PUNTOS SHU-TRANSPORTE: Dentro de ellos se elegirían las siguientes categorías:

Puntos Jing-Pozo: eliminan Calor, desbloquean el Hígado y dipersan el Viento. P11-SHAOSHANG, C9-SHAOCHONG, R1-YONGQUAN, H1-DADUN, V67-ZHIYIN.

Puntos Ying-Manantial: dispersan Calor y tranquilizan el Shen. P10-YUJI, H2-XINGJIAN, IG2-ERJIAN, ID2-QIANGU, SJ2-YEMEN, VB43-XIAXI.

PUNTOS YUAN: C7-SHENMEN, PC7-DAILING, H3-YAICHONG.
PUNTOS LUO: C5-TONGLI, ID7-ZHIZHENG, PC6-NEIGUAN, SJ5-WAIGUAN, VB37-GUANGMING, H5-LIGOU
PUNTOS XI: PC4-XIMEN

PUNTOS SHU-DORSALES: V18-GANSHU

PUNTOS MU-VENTRALES: H13-ZHANGMEN

PUNTOS DE APERTURA O CONFLUENCIA DE LOS MERIDIANOS EXTRAORDINARIOS: VB41-ZULINGQI, V62-SHENNAI, SJ5-WAIGUAN

PUNTOS DE REUNIÓN: H13- ZHANGMEN

PUNTOS HE INFERIORES: E37-SHANGJUXU

PUNTOS VENTANA DEL CIELO: P3-TIANFU, ID16-TIANCHUANG. DU16-FENGFU

PUNTOS DE CRUCE: DU14-DAZHUI

PUNTOS A TENER EN CUENTA SEGÚN LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS PUNTOS ESPECÍFICOS PARA ETIOLOGÍA 2:

PUNTOS SHU-TRANSPORTE: de entre ellos se tendrían en cuenta los siguientes

Puntos Jing-Pozo: tratan las patologías agudas de calor y exceso. Desbloquean el Hígado y dipersan Viento. Desobstruyen los meridianos y restablecen la circulación fluida. P11-SHAOSHANG, B1-YINBAI, R1-YONGQUAN, H1-DADUN, IG1-SHANGYANG, ID1-SHAOZE.

Puntos Ying-Manantial: eliminan calor en su Zangfu, refrescan la Xue y equilibran la relación entre Yang y Yin. R2-RANGU, PC8-LAOGONG

Puntos He-Mar: nutren el Yin, además de tratar patologías de la piel (principalmente por calor) en los meridianos Yang. PC3-QUZE, H8-QUQUAN, IG11-QUCHI.

PUNTOS YUAN: ID4-WANGU, PC7-DAILING, H3-TAICHONG.
PUNTOS LUO B4-GONGSUN, C5-TONGLI, SJ5-WAIGUAN, H5-LIGOU

PUNTOS SHU-DORSALES: V23-SHENSHU, V18-GANSHU

PUNTOS MU-VENTRALES: REN4-GUANYUAN, H14-QIMEN

PUNTOS DE APERTURA O CONFLUENCIA DE LOS MERIDIANOS EXTRAORDINARIOS: B4-GONGSUN, V62-SHENMAI, SJ5-WAIGUAN.

PUNTOS DE REUNIÓN: V17-GESHU.
PUNTOS HE-INFERIORES: V40-WEIZHONG

PUNTOS VENTANA DEL CIELO: V10-TIANZHU, DU16-FENGFU

PUNTOS DE CRUCE: DU14-DAZHUI, B6-SANYINJIAO.

PUNTOS SHU-TRANSPORTE TENIENDO EN CUENTA LAS 5 FASES:

En ambos casos se trata de un exceso de Hígado. Teniendo en cuenta la relación “madre-hijo”, sedaríamos el punto H2-XINGJIAN, que pertenece al Fuego, la madre de la Madera. También se podrían sedar puntos de otros meridianos que pertenezcan al elemento Fuego, como C8-SHAOFU, del meridiano de Corazón.

PUNTOS ACUPUNTURALES CON INDICACIONES ESPECÍFICAS PARA LA ETIOLOGÍA 1: se podrían elegir varios puntos entre los siguientes: V2-CUANZHU, V7-TONGTIAN, V47-HUNMEN, V60-KUNLUN, R1-YONGQUAN, PC7-DALING, SJ6-ZHIGOU, VB5-XUANLU, VB6-XUANLI, VB37-GUANGMING, H3-TAICHONG, H5-LIGOU, H13-ZHANGMEN, EX-HN-1, IG2-ERJIAN, E1-CHENGCHI, C4-LINGDAO, ID16-TIANCHUANG.

PUNTOS ACUPUNTURALES CON INDICACIONES ESPECÍFICAS PARA LA ETIOLOGÍA 2: se podrían elegir varios puntos entre los siguientes: V5-WUCHU, V17-GESHU, V18-GANSHU, V40-WEIZHONG, R12-DAHE, PC8-LAOGONG, H2-XINGJIAN, H3-TAICHONG, H14-QIMEN, REN1-HUIYIN, REN4-GUANYUAN, DU8-JINSUO, DU20-BAIHUI, EX-HN-9, B1-YINBAI, B10-XUEHAI, ID3-HOUXI.

COMBINACIONES BÁSICAS ETIOLOGÍA 1: Conjuntivitis: V2, EX-HN5, IG4. Vértigo: V2, E8. Estreñimiento: SJ6, R6.

COMBINACIONES BÁSICAS ETIOLOGÍA 2: Psoriasis por calor en Xue: V17, VB20, IG4, B10. Hemoptitis por calor: R1, PC4. Erupción cutánea por viento: R1, VB30. Enfermedad en la piel por calor en Xue: PC3, H3. Aftas: PC8, REN24. Insuficiencia de Yin de Hígado: H3, B6, H8, V18. VB34. Viento interno: DU16, DU20, VB20, IG4, H3.

Quistes no parasitarios
Estas lesiones pueden ser simples, múltiples, difusas, localizadas, uniloculares o multiloculares.
Entre ellas se incluyen:

  1. quistes sanguíneos y degenerativos
  2. quistes dermoides
  3. quistes linfáticos
  4. quistes endoteliales
  5. quistes de retención que pueden ser: de retención solitaria o de retención múltiple (enfermedad cística)
  6. quistes proliferativos (cistadenomas).

actos locucionarios ilocucionarios y perlocucionarios de austin

Incluye elevación moderada de aminotransferasas (200-300 UI)

Hiperbilirrubinemia: 12 mgs/dL

Fosfatas alcalinas elevadas 4 veces lo normal.

Neutrofilia presente Creatinina: 3 mg/dL

En casos severos:Alargamiento de tiempo de protrombina con CID

Diagnóstico diferencial: Hepatitis virales, hepatitis toxicas, enf biliares, HELLP, preeclampsia

No hay tratamiento específico. La inducción del parto lo más urgente posible (preferiblemente cesárea). Manejo de la insuficiencia hepática. Hospitalizar en UCI en especial cuando hay encefalopatía hepática.

Los RN deben ser evaluados para detección de mutaciones en la 3Hidroxiacyl CoA dehidrogenasa de cadena larga.

Las enfermedades hepáticas propias del embarazo pueden aparecer en forma inesperada y requieren de un diagnóstico temprano y el reconocimiento de los indicadores de pronóstico con lo cual se logra un manejo adecuado, y reducción de la morbimortalidad materno fetal.

Generalmente, todas, estas entidades, terminan rápidamente con la inducción del parto, que generalmente constituye el tratamiento más efectivo, combinado con el tratamiento de soporte, de la madre y el feto.

1. Ch´ng CL., Morgan M, Hainsworth I, Kingham JG. Prospective study of liver disfunction in pregnancy in Southwest Wales. Gut. 2002;51:876-80. [ Links ]

2. Riely CA. Liver disease in the pregnant patients. Am J Gastroenterol. 1999;94:1728-32. [ Links ]

3. Hay EJ. Liver disease in pregnancy. Hepatology 2008;47:1067-1076. [ Links ]

4. Kondrackiene J, Kupcinskas L. Liver diseases unique to pregnancy. Medicina (Kaunas) 2008;44(5):337-345. [ Links ]

5. Jashi D., Quaglia A., Westbrook RH., Heneghan MA. Liver disease in pregnancy. Lancet 2010;375:594-605. [ Links ]

6. Kallen B. Hyperemesis during pregnancy and delivery outcome: a registry study. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 1987;26:291-302. [ Links ]

7. Lee NM, Brady CW. Liver disease in pregnancy. World J Gastroenterol 2009;15(8):897-906. [ Links ]

8. Leylek OA., Toyaksi M., Erselcan T., Dokmetar S. Inmunologic and biochemical factors in hyperemesis gravidarum with or without hyperthyroxinemia. Gynecol Obstet Invest 1999;47:229-234. [ Links ]

9. Hepburn IS, Schade RR. Pregnancy associated liver disorders. Dig Dis Sci 2008;53:21334-2358. [ Links ]

10. Goodwin TM. Nausea and vomiting of pregnancy: an obstetric syndrome. Am J Obstet Gynecol 2002;186:184-9. [ Links ]

11. Safari HR., Alsulyman OM., Gherman RB., Goodwin TM. Experience with methylprednisolone in the treatment of refractory hyperemesis gravidarum. Am J Obstet Gynecol 1998;178:1051-58. [ Links ]

12. Smith C., Crowther C., Wiollson K., Hotham N., Mc Millian V. A randomized controlled trial of ginger to treat nausea and vomiting in pregnancy. Obstet Gynecol 2004;103:639-45. [ Links ]

13. Simon EP., Schwartz J. Medical hypnosis for hyperemesis gravidarum. Birth 1999;26:248-54. [ Links ]

14. Cholongitas E., Burroughs AK. Liver diseases specific to pregnancy. Annals of gastroenterology 2008, 21(3):164-172. [ Links ]

15. Reyes H., Sjovall J. Bile acids And progesterone metabolites in intrahepatic cholestasis of pregnancy. Ann Med 2000;32:94-106. [ Links ]

16. Jacquemin E., De-Vree JM, Cresteil D., Sokai EM, Sturm E., Dumont M, et al. The rude spectrum of multidrug resistance 3 deficiency: from neonatal cholestasis to cirrhosis of adult-hood. Gastroenterology 2001;120:1448-58. [ Links ]

17. Kondrackiene J., Kupcinskas L. Intrahepatic Cholestasis of pregnancy: current achievements and unsolved problems. World J Gastroenterol 2008;14(38):5781-5788. [ Links ]

18. Glantz A., Marschall HV., Mattson L. Intrahepatic cholestasis of pregnancy: relationships between bile acid levels and fetal complication. Hepatology 2004;40:467-74. [ Links ]

19. Rahman TM., Wendon J. Severe hepatic dysfunction in pregnancy. QJ Med 2002;95:343-357. [ Links ]

20. Weinstein L. Syndrome of hemolysis, elevated liver enzymes, and low platelet count:a sevre consecuence of hypertension in pregnancy. Am J Obstet Gynecol. 982;142:159-67. [ Links ]

21. Baxter JK. Weinstein L HELLP syndrome:the state of the art. Obstet Gynecol Surv. 2004;59:838-845. [ Links ]

22. Sibai BM., Ramadan MK., Usta I., Salama M., Mercer BM., Friedman AS. Maternal morbidity and mortality in 442 pregnancies with hemolysis, elevated liver enzymes, and low platelets (HELLP syndrome). Am J Obstet Gynecol 1993;169:1000-6. [ Links ]

23. Haddad B., Barton JC., Livinsgston JC., Chahine R., Sibai BM. Risk factors for adverse maternal outcomes among women with HELLP (hemolysis, elevated liver enzymes and low platelet count) syndrome. Am J Obstet Gynecol. 2000;183:444-8. [ Links ]

24. Isler CM., Rinehart BK., Terrone DA., Martin JN. Maternal mortality associated with HELLP( hemolysis, elevated liver enzymes, and low platelets) syndrome. Am J Obstet Gynecol. 1999; 181: 924-8. [ Links ]

25. Ibdah JA. Acute fatty liver of pregnancy: An update on pathogenesis and clinical implications. World J Gastroenterol 2006;12(46):7397-7404. [ Links ]

26. Stander HJ., Cadden JF. Acute yellow atrophy of the liver in pregnancy. Am J Obstet Gynecol. 1934;28:61-69. [ Links ]

27. Reyes H., Sandoval L., Wainstein A., et al. Acute fatty liver of pregnancy: A clinical study of 12 episodes in 11 patients. Gut 1994;35:101. [ Links ]

La hepatitis autoinmune es una enfermedad crónica del hígado, no muy frecuente y de causa desconocida. La causa es una alteración de la respuesta inmunológica del propio enfermo, que destruye las células hepáticas e inflama el hígado. Suele tener un curso crónico con brotes de actividad potencialmente graves. Si la situación se mantiene, aparece en el hígado un proceso de cicatrización o fibrosis que conduce a cirrosis e insuficiencia hepática. El pronóstico de la enfermedad mejora mucho cuando los pacientes son tratados con fármacos que disminuyen la respuesta inmunológica y la inflamación (inmunosupresores).

Puede afectar a todas la edades y a ambos sexos, pero es más frecuente en mujeres entre los 10 y 50 años. En más del 40% de los casos, se presenta como un episodio de hepatitis aguda, incluso como hepatitis fulminante, y esto suele suceder más en la edad infantil o joven. Los posibles síntomas son malestar, cansancio, falta de apetito, ictericia y alteraciones en la menstruación. Otras veces no produce síntomas o únicamente sensación de cansancio, y se descubre la enfermedad por la presencia de transaminasas elevadas en un análisis hecho por otro motivo. A veces se descubre ya cuando se ha desarrollado una cirrosis hepática, por las complicaciones de la misma, como ascitis o una hemorragia digestiva por varices esofágicas. Otras veces se llega al diagnóstico cuando se estudian pacientes con otras enfermedades autoinmunes. Se han descrito casos desencadenados por tóxicos o fármacos.

Esta congestión provoca daños en el hígado. Puede llegar a estar hinchado y ser doloroso. Más tarde se vuelve duro y menos doloroso.

La causa de la insuficiencia cardíaca puede ser de problemas en las válvulas del corazón, el tabaquismo o la infección del músculo del corazón o del saco que rodea el corazón.

El médico puede preguntar sobre el abuso del alcohol, la hepatitis, las exposiciones tóxicas, transfusiones de sangre, o el abuso de drogas intravenosas.

Se puede experimentar alguno o varios de estos sintomas: náuseas, pérdida o aumento de peso, sobrecarga de líquidos, sensación de debilidad, cansancio y la pérdida de deseo sexual.

La piel y ojos pueden ponerse amarillos (una condición llamada ictericia).

Es posible sufrir fiebre, hinchazón o dolor abdominal, dificultad para respirar, vómitos, diarrea, sangrado de las encías o la nariz, sangre en el vómito o las heces, y períodos menstruales anormales (en las mujeres)

Otros síntomas incluyen la pérdida de masa muscular, hinchazón de los tobillos, confusión (encefalopatía hepática), y las hemorroides.

Los hombres pueden notar agrandamiento de los senos (ginecomastia), inflamación del escroto o testículos pequeños.

El médico puede sospechar cirrosis si el paciente tiene un historial de abuso de alcohol, uso de drogas intravenosas, o la hepatitis, o si tiene sangrado, ictericia, ascitis (agua que se acumula en el abdomen), o cualquier trastorno cerebral.

Puede ser diagnosticado con cirrosis después de las complicaciones. Por lo general, el médico puede hacer un diagnóstico basado en la historia clínica y examen físico por sí solo.

Tomar una biopsia ( tomar un pequeño tejido del hígado y estudiarlo bajo un microscopio) sigue siendo el único diagnóstico que puede ser 100% seguro.

El médico puede extraer sangre para buscar problemas con los electrolitos, hemograma, la capacidad de coagulación, o la función del hígado y el riñón.

A menudo, los análisis de sangre de rutina pueden parecer normales, sin embargo, aun así se puede tener esta enfermedad.

La cirrosis no se puede curar. El tratamiento se dirige a la causa subyacente de la enfermedad, para tratar de evitar más daños en el hígado, y reduce el dolor o las molestias de los síntomas de la enfermedad.

El plan de tratamiento depende de la causa de la cirrosis, las complicaciones que experimenta, la edad y estado de salud.

Medicamentos: discuta todos los medicamentos que esté tomando con su médico, incluyendo medicamentos con o sin receta, suplementos y medicamentos a base de hierbas.

La dieta y estilo de vida: una dieta sana para evitar la desnutrición. Reducir el consumo de sal para evitar la hinchazón del estómago (ascitis) y las piernas (edema).

Dejar de tomar cualquier cosa que pueda dañar el hígado, tales como ciertos medicamentos. De vital importancia, dejar de beber alcohol, ya que puede dañar más el hígado.

Por último, obtener vacunas para virus de la hepatitis A, virus de la hepatitis B, el virus de la gripe y de la neumonía neumocócica si el médico se lo recomienda.

Trasplante de hígado: no todas las personas con cirrosis necesitan un trasplante de hígado. Sin embargo, la causa principal de trasplantes de hígado es la cirrosis causada por la hepatitis C o el abuso de alcohol.

Para pacientes que necesitan un trasplante, una sección del hígado o el hígado entero, pueden ser reemplazados con un hígado sano o una sección de hígado de otra persona.

El trasplante puede provenir de un donante vivo o muerto. Antes de un trasplante, el paciente que recibe el nuevo órgano debe ser lo suficientemente sano como para someterse a la cirugía de trasplante.

Las personas que tienen un trasplante de hígado deben tomar medicamentos por el resto de su vida para evitar que el cuerpo rechace el trasplante.

Las enfermedades relacionadas con el hígado en el perro son de las de diagnóstico más difícil, porque los primeros signos de la dolencia son inespecíficos, podrían relacionarse con cualquier otro tipo de enfermedad. Hablamos de que un perro con una dolencia hepática puede presentar apenas un cuadro de vómitos, de diarrea, infección de orina y beber agua más de lo habitual.

Patrocina: MascotaSana, venta a clínicas y particulares de productos para perros.

Acude cuanto antes al veterinario si observas cualquier anomalía

En cualquier caso, las primeras fases de cualquier enfermedad hepática llevan consigo una hinchazón, un agrandamiento del hígado. Pero, a medida de que la enfermedad, avanza, las células del órgano van muriendo mientras son sustituidas por tejido cicatrizado. Es la cirrosis, una enfermedad irreversible que convierte al hígado en un paquete de aspecto gomoso y rígido.

No obstante, antes de llegar a esa fase final irreversible, el hígado del perro, como el de una persona, puede paliar sus daños y recuperarse. Recuperarse si el tratamiento es adecuado y se interviene a tiempo, como decimos, antes de que la dolencia avance y degenere el órgano.

Piense que para que el hígado del perro comience a fallar realmente han de haberse destruido hasta un 80% de sus células hepáticas, lo que es decir bastante. Se trata de un órgano, en cualquier caso, duro y resistente.

Los signos de insuficiencia hepática en un perro, como también en los humanos, son la ictericia, la encefalopatía hepática, la ascitis, las hemorragias recurrentes, que suelen estar acompañadas de hinchazones en las patas traseras del perro.

La insuficiencia hepática lleva aparejada una acumulación de la bilis en la sangre y en los tejidos, la piel del animal se vuelve sensiblemente amarilla. Es frecuente ver en los perros afectados cómo se amarillea también la mucosas de las encías y de la lengua, el interior de las orejas y cómo los orines de los perros se vuelven amarronados, como si fuera agua con óxido.

Circunstancias que los veterinarios observan en las revisiones periódicas de los perros y una sintomatología que tampoco pasa desapercibida para los responsables de las tiendas de animales donde solemos comprar la comida, el pienso y los suplementos de los perros.

Y si hablamos de los síntomas de la ictericia, tenemos que referirnos a otra circunstancia particular que sucede en el organismo del perro, la de la descomposición, más o menos rápida, de los glóbulos rojos, como consecuencia de la obstrucción de la circulación biliar. Se trata de una manifestación de las dolencias hepáticas muy dañina para los perros.

Por lo que se refiere a la encefalopatía hepática que comentábamos más arriba, se trata de una disfunción cerebral motivada por la presencia elevada de amoniaco y otras toxinas en el flujo sanguíneo. Hay que recordar que el amoniaco es un subproducto presente en el organismo del perro creado en el proceso de metabolización de las proteínas.

Un amoniaco que elimina el hígado de un perro sano, pero que se acumula invariablemente cuando el animal tiene su órgano dañado. Ese amoniaco ejerce de contaminante para las funciones habituales el cerebro de la mascota.

videos de conjunto primavera actos de un tonto

11.Gut, 1969 Apr;10(4):299-302.Clinical trial of deglydyrrhizinized liquorice in gastric ulcer.Turpie AG, Runcie J, Thomson TJ.

12. Gut, 1982 Jun;23(6):545-51.Comparison between cimetidine and Caved-S in the treatment of gastric ulceration, and subsequent maintenance therapy. Morgan AG, McAdam WA, Pacsoo C, Darnborough A.

13. Deglycyrrhizinated liquorice in duodenal ulcer.Tewari SN, Wilson AK. Practitioner. 1973 Jun;210(260):820-3. ).

14. African Journal of Biotechnology Vol. 11 (34), pp. 8612-8615, 26 April, 2012, OKEWUMI Tolunigba Abisola, OYEYEMI Adekunle Wahab.

15. Ezike AC, Akah PA, Okoli CO, Ezeuchenne NA, Ezeugwu S. Carica papaya (Paw-Paw) unripe fruit may be beneficial in ulcer. J Med Food. (2009)12(6): 1268-73).

16. J Ethnopharmacol. 1987 Sep-Oct;21(1):11-9, Effect of banana powder (Musa sapientum var. paradisiaca) on gastric mucosal shedding, Mukhopadhyaya K, Bhattacharya D, Chakraborty A, Goel RK, Sanyal AK.

17. J Ethnopharmacol. 1999 Jun;65(3):283-8, A natural flavonoid present in unripe plantain banana pulp (Musa sapientum L. var. paradisiaca) protects the gastric mucosa from aspirin-induced erosions. Lewis DA, Fields WN, Shaw GP.

18. Pharmacognosy Res. 2011 Oct;3(4):232-8, Indigenous anti-ulcer activity of Musa sapientum on peptic ulcer, Prabha P, Karpagam T, Varalakshmi B, Packiavathy AS.

Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983, por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las Medicinas Alternas. Desde entonces se ha dedicado al estudio, la práctica y la enseñanza de la Medicina Natural, con especial énfasis en el uso curativo de los alimentos.

Ha participado en numerosos programas de radio, y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia.

Actualmente funge como subdirector académico de la Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias, impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.

LA SALUD DE LOS CUYES Y SUS ENFERMEDADES

Todos los seres vivos poseemos un cuerpo y una personalidad que nos hace únicos ante las demás personas dependiendo la raza a la que pertenezcamos. Cada cuerpo está compuesto por cualidades como: color de piel, estatura, complexión, color de ojos, etc., que son la información que los padres transmiten conocida como herencia genética.

Esta información se encuentra agrupada en 23 pares de cromosomas alojada en los núcleos de todas las células.

Existe una variedad de personas en las que se presentan cambios muy diferentes a lo normal en su apariencia física o psicomotriz, estos cambios pueden ser de herencia por parte de algún familiar o por una alteración genética en los cromosomas.

Cuando en la concepción de un nuevo ser ocurre algún error en la génesis del genoma puede producirse lo que actualmente llamamos síndrome genético.

Síndromes genéticos: Es un conjunto o patrón de síntomas y signos en un individuo y su origen es debido a una alteración genética identificada o sospechada que ocasiona cambios físicos como conductuales del sujeto que los padece, al igual que un retraso mental o similares cuya etimología es difícil de explicar si no se ha diagnosticado.

Se debe diferenciar el síndrome genético (producido por transmisión hereditaria o causa hereditaria o causa desconocida) de otras patologías que pueden presentarse durante el desarrollo del feto.

Como ejemplo de esto son los virus ocasionales o agentes teratógenos, es decir, diferentes sustancias que pueden entrar en contacto con la madre como son: (las drogas, el alcohol, cigarro, radiaciones, etc.)

Existen síndromes que son ocasionados por mutación genética, es decir, por un cambio en la secuencia o en la organización del ADN.

La información sobre los caracteres, estructura y función del organismo de los seres vivos, dentro de los cromosomas en forma de ADN. En la fecundación dos juegos simples de cromosomas, uno de cada progenitor, se unen para formar parte de la fecundación genética de cada individuo; es lo que se conoce como genoma. El origen se debe a que uno o ambos padres son portadores de una alteración genética que es susceptible a ser transmitido a los hijos.

Síndrome: proviene del griego syndromé (concurso).es un cuadro clínico o conjunto sintomático que presenta alguna enfermedad con cierto significado y que por sus características posee cierta identidad; es decir, un grupo significativo de síntomas y signos en un tiempo y forma, y con variaciones de causas.

Las personas que poseen algún síndrome presentan rasgos fenotípicos similares.

Todo síndrome es una entidad clínica que asigna un significado particular o general a las manifestaciones semiológicas que la componen.

Para identificar la presencia de un síndrome es necesario realizar estudios cromosómicos (cariotipo) y en algunos casos el concepto de fenotipo conductual es la presencia de un patrón característico de anomalías motoras, cognitivas, conductuales y lingüísticas asociadas muy probablemente a un transtorno biológico pero del que desconocemos aún sus marcadores genéticos. La magnitud de los síndromes puede variar; algunos pueden ser desde leves hasta severo CONFORMACIÓN DEL SER HUMANO.

Se conforma de 23 pares de cromosomas, los cuales pueden sufrir errores durante la réplica del DNA, son los que causan las mutaciones que sufren los cromosomas. Estas mutaciones también pueden ser causadas por temperaturas altas, la radiación y varios compuestos químicos. La mayoría de las anormalidades cromosómicas perjudican el organismo que las porta. Estas mutaciones son transmitidas hereditariamente y por esta razón, el numero de personas portadoras de genes mutados tiende a aumentar debido a la reproducción de especies, pero también tiende a disminuir debido a que los individuos con mutaciones genéticas no sobreviven o se reproducen menos que sus semejantes.

Los genes que causan mutaciones cromosómicas en su mayoría son genes dominantes. Una persona que tenga justo una copia del gen recesivo se determina como portador, ya que esta persona tiene el gen pero no es afectado por el. En la figura de arriba el verde representa el gen dominante y el azul al portador.

Algunos tipos de mutaciones que causan anormalidades son el ganar o el perder por completo o parcialmente un nucleótido (molécula formada por una pentosa, una base nitrogenada y un fósforo inorgánico). Además, estas pueden causar modificaciones más obvias o graves alterando la propia forma y el número de los cromosomas. Algunos tipos de mutaciones cromosómicas son: la monosomía, la disomía, la trisomía, la euploidia, la aneuploidía, la aberración cromosómica, el síndrome de Down, el síndrome de klinnefelter, el síndrome de Turner, la deficiencia cromosómica, la translocación y la inversión. Las anormalidades referidas tienden a producir incapacidades graves dependiendo que pareja de cromosomas afecta. Como un solo grupo, estos desordenes cromosómicos afectan a 7 de cada 1000 infantes.

Algunas descripciones cortas de algunas anormalidades mencionadas son: Una deficiencia cromosómica es cuando a un cromosoma le hacen falta genes (cigotos). Una translación es cuando un parte de un cromosoma se pasa a otro creando 4 cromosomas distintos, causando que dos parejas de cromosomas no sean homologuitas. Una inversión es un cambio en el orden de los genes de un cromosoma. Una monosomía es cuando el numero de cromosomas es inferior al normal e impar (Ej. 45 cromosomas/ 21 pares + 1). Una disomía es cuando cada cromosoma se encuentra duplicado y una trisomía cuando hay más cromosomas de lo normal e impar (Ej. 47 cromosomas/ 23 pares +1).

CAUSAS Y TIPOS DE ANOMALIAS GENETICAS.

Las aberraciones cromosómicas en los síndromes genéticos, pueden ser causados por factores hereditarios (anomalía cromosómica que es transmitida por uno de los padres a pesar de que este no este afectado). Pero puede que las aberraciones se producen sin ninguna causa aun conocida y no se pueden identificar factores de riesgo determinantes. Las anomalías cromosómicas pueden clasificarse en varios tipos:

a) La duplicación. Ocurre cuando hay material cromosómico adicional. Una parte del cromosoma esta duplicada o presenta en dos copias. Causa que los genes implicados, no fueran correctamente y se presenten errores en la secuencia de desarrollo del embrión.

b) La delección. Es cuando una parte del cromosoma se perdió o se elimino. Una pieza muy pequeña de un cromosoma pude contener muchos genes diferentes. Cuando hay perdida de material genético, puede haber errores en el desarrollo del bebe, como consecuencia dela perdida de algunas de las instrucciones.

Ocurre cuando en las células del cuerpo hay un numero de cromosomas diferente al de los 46 que corresponden (23 pares). El tener cromosomas de más o menos constituye una de las causas del desarrollo de algún defecto o síndrome.

31. Pavia CS, Mothe M, Kavanagh M. Influence of alcohol on antimicrobial immunity. Biomed Pharmacother. 2004;58(2):84-9.

32. Lieber CS. Relationships between nutrition, alcohol use, and liver disease. Alcohol Res Health. 2003;27(3):220-31.

33. Lieber CS. Alcohol and the liver: metabolism of alcohol and its role in hepatic and extrahepatic diseases. Mt Sinai J Méd. 2000;67(1):84-94.

34. Hefferan TE, Kennedy AM, Evans GL, Turner RT. Disuse exaggerates the detrimental effects of alcohol on cortical bone. Alcohol Clin Exp Res. 2003;27(1):111-7.

35. Hogan HA, Argueta F, Moe L, Nguyen LP, Sampson HW. Adult-onset alcohol consumption induces osteopenia in female rats. Alcohol Clin Exp Res. 2001;25(5):746-54.

36. Mafla AC. Adolescencia: cambios bio-psicosociales y salud oral. Rev Colombia Méd. 2008;39(1):41-57.

37. Harty LC, Caponase NE, Haysnb Winn DM, Bravo-Otero E, Block WJ, Kleinman DB, et al. Alcohol dehydrogenase 3 genotype and risk of oral cavity and pharyngeal cancers. J National Cancer Inst. 1997;89(22):1698-705.

38. Mustaca AE, Kamenetzky GV. Alcoholismo y ansiedad: modelos animales Intern J Psych Psychol Ther. 2006;6(3):343-64.

39. Papini MR, Wood M, Daniel AN, Norris JN. Reward loss as psychological pain. Intern J Psych Psychol Ther. 2006;6:189-213.

40. Souza Martins de D, Lucilene Hernandes R, Kantoski Zanini K, Rocha Fernandes da R. Influence of alcohol consumption on alveolar bone level associated with ligature-induced periodontitis in rats. Braz Oral Res. [serial on the Internet]. 2009 Sep [cited 2011 July 10]; 23(3):326-332. Available from: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1806 -83242009000300017&lng=en. doi: 10.1590/S1806-83242009000300017

41. Herrera Batista A, Puldón Seguí G, Díaz Rondón B, Bacallao Gallestey J. Efectos del alcoholismo crónico sobre la presión arterial y frecuencia cardíaca en ratas adolescentes machos. Rev Cubana Invest Biomed. [serie en Internet]. 2006; 25(1) [citado 3 marzo 2009]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03002006000100004&lng=es&nrm=iso&tlng=es

42. Dorado Morales G, Varela Martínez I, Cepero Guedes A, Barreiro Alberdi O. Hábito de fumar y alcoholismo en un consultorio médico. Rev Cub Enfermer. 2003;19(2):48-52.

43. Herrera Batista A, Puldón Seguí G, Ruiz Candina H. Alteraciones en las características morfométricas del riñón de ratas albinas machos provocadas por la ingestión crónica de etanol desde la adolescencia. Rev Cubana Invest Bioméd. [serie en Internet]. 2010 Jun [citado 2011 Jul 11]; 29(2): 194-202. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03002010000200004&lng=es

44. Puldón Seguí G, Herrera Batista A, Ruiz Candina H. Efectos de la ingestión crónica de etanol sobre las características histológicas del riñón de ratas machos adolescentes. Rev Cubana Invest Bioméd. [serie en Internet]. 2010 Dic [citado 2011 Jul 11]; 29(4): 445-453. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03002010000400005&lng=es

45. Herrera Batista A, González Bravo M, Céspedes Miranda E, Sánchez González S. Efectos del alcoholismo crónico sobre el hígado de ratas albinas adolescentes. Rev Cubana Invest Bioméd. 1999;18(3):189-96.

Recibido: 24 de febrero del 2012.
Aprobado: 24 de marzo del 2012.

El hígado es un órgano del volumen próximo al de una pelota de fútbol, y se encuentra ubicado debajo de las costillas y en el lado derecho del abdomen. El hígado es fundamental para la asimilación de alimentos, además que libera al cuerpo de sustancia toxicas.

Las enfermedades hepáticas pueden ser hereditarias u ocasionadas por un sinfín de factores que deterioran el hígado, como los virus y el alcohol que también puede ocasionar daños al hígado. Con el tiempo, el deterioro de este órgano produce la aparición de cicatrices (cirrosis), que conducen a la insuficiencia hepática.

Existen aproximadamente más de cien tipos de enfermedades hepáticas. Las más usuales son:

Fasciolosis. Es un contagio parasitario del hígado. Se origina por un parasito de la Fasciola hepática.

Hepatitis. Inflamación del hígado, ocasionada por diversos virus, toxinas del hígado, autoinmunidad o condiciones hereditarias.

Enfermedad hepática alcohólica. Manifestación hepática provocada por el consumo excesivo de alcohol, que provoca la enfermedad del hígado graso, hepatitis alcohólica y cirrosis.

Enfermedad de hígado graso (esteatosis hepática). Condición reversible donde grandes cantidades de grasa se amontonan en las células del hígado.

Enfermedades hereditarias. Producen daño al hígado como la hemocromatosis, la cual involucra la acumulación de hierro en el cuerpo, y la enfermedad de Wilson.

Síndrome de Gilbert. Perturbación genética de la bilirrubina del metabolismo. Se localiza en un pequeño porcentaje de la población, y puede originar ictericia leve.

Cirrosis. Es la creación de tejido fibroso en el lugar ocupado por las células hepáticas que han muerto por: ingesta excesiva de alcohol, hepatitis viral o grasas acumuladas.

Cáncer primario de hígado. Se presenta usualmente como un carcinoma hepatocelular o como un colangiocarcinoma.

Cirrosis biliar primaria. Enfermedad peligrosa autoinmune de los capilares biliares.

Para diagnosticar si una persona posee una enfermedad del hígado, es necesario que se realice los exámenes de sangre que evalúan la función hepática y determinan si el hígado esta funcionado correctamente.

Estas pruebas se encargan de determinar las enzimas de la sangre que son más frecuentes en el hígado, como son: Proteínas y abuminas de suero, transaminasa alanina y aspartato, globulina sérica, tiempo de protombina y tiempo parcial de tromboplastina.

Dependiendo del tipo de enfermedad hepática que se padezca, el medico recetará un medicamento adecuado, por ejemplo, existen medicamento para tratar infecciones en el caso de que se sufra de hepatitis B. En otras enfermedades se administran medicamentos para retrasar el progreso de la enfermedad:

En la hepatitis autoinmune, se puede administrar medicamentos que contengan esteroides. En el caso de la hemocromatosis, se puede extraer habitualmente una cantidad de sangre de la vena, para mediar la cantidad de hierro en la misma. Con la enfermedad de Wilson, el medico recetará medicamentos que permitan extraer el cobre acumulado en el cuerpo a través de la orina.

La colestásis, es una enfermedad hepática en donde la bilis se ve afectada por la aparición de una fibrosis quística. En este caso, se administra ácido ursodesoxicólico para combatir la enfermedad.

Tomar alcohol con moderación. El alcohol es uno de los principales causantes de las enfermedades hepáticas como la cirrosis. Se recomienda beber una copa al día en mujeres de cualquier edad y hombres mayores de 65 años, y dos copas al día en hombres menores de 65 años.

Evitar conductas de riesgo. El tabaco, las drogas, las relaciones sexuales sin protección, perforaciones clandestinas y el uso de agujas sin esterilizar, contribuyen un gran riesgo de que se padezca alguna enfermedad y que una de sus consecuencias sea una enfermedad hepática.

Inmunizarse. Siempre es recomendable mantener todas las vacunas al dia, en especial contra la hepatitis. Así se disminuye el riesgo de contraerlas.

No auto medicarse. El auto medicarse o mezclar medicamentos con alcohol generan una reacción en el cuerpo, en especial en el hígado, que lo va deteriorando poco a poco. Si se administra medicamentos de venta libre, se debe hacer solo siguiendo la dosis recomendada.

Precaución con gases y aerosoles. Las personas deben ser muy cuidadosas de aspirar gases que puedan causar alguna enfermedad a futuro como: insecticidas, aerosoles, pinturas y demás productos químicos. Si se va a trabajar con alguno de estos productos, se debe utilizar la protección adecuada y si se realiza en una habitación siempre mantenerla ventilada.

Bypass gástrico en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 13.590 €

Balón intragástrico en Barcelona

Dr. Joan Pujol Rafols 3.970 €

Financia tu tratamiento con nosotros

* Comisión de apertura:. Comisión de cancelación: 1%.

Déjanos tus datos y nosotros te llamaremos para informarte:

Uso de los servicios ofrecidos por www.bonomedico.es

El Usuario se compromete a utilizar los servicios ofrecidos por BonoMédico S.L. a través de la web bonomedico.es de conformidad con la legislación vigente, las Condiciones Generales, las presentes Condiciones Particulares y demás avisos e instrucciones puestos en su conocimiento, así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público en España. A tal efecto, el Usuario se abstendrá de utilizar cualquiera de los servicios ofrecidos en bonomedico.es con fines ilícitos, o que perjudiquen los derechos e intereses del resto de Usuarios, de terceros, o de BonoMédico S.L.

Política Anti-Spamming de bonomedico.es

El Usuario se obliga a abstenerse de:

  1. Recabar datos con finalidad publicitaria y de remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial,
  2. (b) poner a disposición de terceros, con cualquier finalidad, datos recabados en bonomedico.es.

Los Usuarios o terceros perjudicados por la recepción de mensajes no solicitados podrán comunicárselo a BonoMédico S.L. remitiendo un mensaje a la siguiente dirección de correo electrónico: info arroba bonomedico punto es.

Contenidos facilitados por los Usuarios

El Usuario podrá hacer consultas, manifestar opiniones, realizar aportaciones, entre otras de semejante naturaleza con el objeto de que otros Usuarios o visitantes puedan acceder a los mismos y contestar a ellos. El Usuario será el único responsable de los contenidos que facilite a bonomedico.es y/o transmita a otros Usuarios. En este sentido, en caso de utilizar recursos susceptibles estar protegidos por la legislación vigente de propiedad intelectual el Usuario garantiza ser titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial necesarios para poder publicar y poner a disposición del resto de Usuarios y visitantes los contenidos facilitados en bonomedico.es.

Asimismo, el Usuario garantiza que tiene el derecho a conceder y de hecho concede a BonoMédico S.L. una licencia a título gratuito de forma irrevocable, perpetua, no exclusiva, mundial, libre de cargas, para usar copiar, interpretar, mostrar, distribuir las aportaciones realizadas en bonomedico.es, y a realizar obras derivadas, o a incorporar el contenido en otras obras, así como para conceder y autorizar licencias sobre todo lo anterior.

En particular, y a título meramente indicativo y no exhaustivo, el Usuario se compromete a no transmitir, difundir o poner a disposición de terceros contenidos que:

  1. de cualquier forma sean contrarios, menosprecien o atenten contra los derechos fundamentales y las libertades públicas reconocidas constitucionalmente, en los tratados internacionales y en el resto de la legislación vigente.
  2. induzcan, inciten o promuevan actuaciones delictivas, denigratorias, difamatorias, infamantes, violentas o, en general, contrarias a la ley, a la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  3. induzcan, inciten o promuevan actuaciones, actitudes o pensamientos discriminatorios por razón de sexo, raza, religión, creencias, edad o condición.
  4. incorporen, pongan a disposición o permitan acceder a productos, elementos, mensajes y/o servicios delictivos, violentos, ofensivos, nocivos, degradantes o, en general, contrarios a la ley, a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  5. induzcan o puedan inducir a terceros un estado inaceptable de ansiedad o temor.
  6. sean injuriosos, ofensivos y/o degradantes.
  7. se encuentren protegidos por cualesquiera derechos de propiedad intelectual o industrial pertenecientes a terceros, sin que el Usuario haya obtenido previamente de sus titulares la autorización necesaria para llevar a cabo el uso que efectúa o pretende efectuar.
  8. sean contrarios al derecho al honor, a la intimidad personal y familiar o a la propia imagen de las personas.
  9. infrinjan la normativa dispuesta relativa al secreto de las comunicaciones.
  10. sean relativos a la publicidad de sitios que sean competencia de bonomedico.es o sus anunciantes.
  11. se traten de publicidad ilícita, engañosa o desleal.
  12. provoque por sus características (tales como formato, extensión, etc.) dificultades en el normal funcionamiento de los servicios;

BonoMédico S.L. se reserva el derecho de publicar sólo aquellos contenidos que sean acordes con el presente aviso legal. BonoMédico S.L. en ningún caso se hace responsable de los contenidos u opiniones manifestadas por un usuario en bonomedico.es.

El Usuario es el único responsable de la información suministrada tanto en su registro personal como de la que facilita a través de sus participaciones en la web y debe ser consciente de la posibilidad de visionado de las mismas por parte de terceros. BonoMédico S.L. no cederá a terceros los datos de carácter personal que nos proporcione, excepto cuando tal cesión sea necesaria para prestarle nuestros servicios, entre ellos el de comunicación o cita con los médicos o clínicas incluidos en nuestro directorio. Podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante un correo electrónico a info arroba bonomedico punto es o por correo postal a Bonomédico S.L., Avenida Tucídides 70, 29004 Málaga (España).

Exclusión de garantías y de responsabilidad por el funcionamiento de bonomedico.es y sus servicios

BonoMédico S.L. no garantiza la disponibilidad y continuidad del funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios. BonoMédico S.L. procurará advertir con suficiente antelación de las interrupciones que pudieran suceder en el funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios, siempre que ello sea posible.

Exclusión de garantías y de responsabilidad por la utilización de bonomedico.es, de los servicios y de los contenidos por los Usuarios

BonoMédico S.L. no garantiza que los Usuarios utilicen los servicios y contenidos de bonomedico.es de conformidad con las presentes Condiciones Generales y, en su caso, con las Condiciones Particulares que resulten de aplicación, ni que lo hagan de forma diligente y prudente. BonoMédico S.L. tampoco garantiza que la veracidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos bien en su área de registro, bien en sus participaciones en el foro. Así mismo, BonoMédico S.L. no garantiza que los contenidos colgados en bonomedico.es por los usuarios cumplan con lo dispuesto en las presentes condiciones generales, con las particulares, y con la legalidad vigente. BonoMédico S.L. excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los Usuarios, o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, o autenticidad de la información que los Usuarios proporcionan a otros Usuarios acerca de sí mismos y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un Usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través de bonomedico.es.

Retirada y suspensión de los servicios

BonoMédico S.L. podrá retirar o suspender en cualquier momento y sin necesidad de preaviso la prestación de servicios, procediendo a cancelar la cuenta, de aquellos Usuarios que incumplan lo establecido en las presentes Condiciones Generales.

La prestación de los servicios que BonoMédico S.L. proporciona a través de bonomedico.es tiene, en principio, una duración indefinida. No obstante, BonoMédico S.L. está autorizada para dar por terminada o suspender la prestación de sus servicios en cualquier momento, sin perjuicio de lo que se hubiere dispuesto al respecto en las correspondientes Condiciones Particulares. En cualquier caso, si fuera posible, BonoMédico S.L. procurará advertir previamente la terminación o la suspensión de cualquier servicio o de la totalidad de los mismos.

Ley aplicable y jurisdicción competente

El Usuario acepta que la legislación aplicable al funcionamiento de este servicio es la española y expresamente se somete, con exclusión de cualquier otro foro que pudiera corresponderle, a la jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de Málaga capital para la resolución de las divergencias que se deriven de la interpretación o aplicación de estas condiciones de uso y política de privacidad.

La sustitución del tejido normal del hígado por tejido cicatricial conduce a una anulación de las funciones del hígado. Entre los roles que cumple el hígado está la producción de bilis, la fabricación de proteínas (algunas necesarias para la coagulación de la sangre), el metabolismo del colesterol, el almacenamiento de glucógeno (sustancia que sirve para guardar energía), producción de hormonas, metabolismo de grasas, detoxificación de sustancias del organismo y de medicamentos, alcohol, drogas. Todas estas funciones se ven alteradas por la destrucción de las células hepáticas que se producen en la cirrosis y son responsables de los síntomas.

Veamos más detenidamente cada uno de los roles del hígado y las consecuencias que tiene que dejen de funcionar:

  • Detoxificación. (o depuración) Es una de las funciones más importantes que cumple el hígado y, cuando fracasa, produce numerosos síntomas. El hígado actúa 'depurando' diferentes sustancias producidas por nuestro organismo o que consumimos (el alcohol o los medicamentos). La acumulación de estas sustancias pueden dañar al organismo y producir algunos de los síntomas que vemos en la cirrosis como la somnolencia y desorientación.

Al alterarse la detoxificación hay que tener cuidado con los medicamentos y el alcohol. Este último puede agravar la enfermedad pero, también puede sentar mal porque al no eliminarlo bien se acumulan niveles altos en sangre, por lo que los pacientes pueden sentirse borrachos incluso bebiendo pocas cantidades. Por este mismo motivo los fármacos pueden hacer más efecto de lo normal: dosis bajas pueden actuar como si se hubiera tomado una cantidad muy grande. Esto ocurre sobre todo con los que tienen acciones sedantes como algunos calmantes, la codeína, los derivados de la morfina o los antidepresivos etc. Ocurre que en estos pacientes una dosis normal de fármacos puede hacer que se sientan dormidos o incluso descompensar su cuadro. Por ello, es muy importante que estos sujetos consulten siempre con su médico lo que pueden tomar y a qué dosis para evitar problemas.

Se aconseja el uso de tarjetas y prendas informativas (como Medic Alert o similares) que indican que la persona sufre de un trastorno convulsivo. Estos accesorios pueden ayudar a obtener tratamiento médico rápido en caso de una convulsión.

Expectativas (pronóstico)

Las convulsiones pueden ocurrir como un caso único aislado o ser recurrentes. Las que se repiten sin ninguna causa identificada comúnmente representan una afección crónica de por vida llamada epilepsia.

Las convulsiones que ocurren una vez o en un solo grupo generalmente son causadas por una afección aguda, como una lesión cerebral. Pueden presentarse después de un incidente aislado, pero luego pueden desarrollarse hasta un trastorno convulsivo crónico. Las convulsiones dentro de las 2 primeras semanas siguientes a una lesión cerebral, no indican necesariamente que se va a desarrollar un trastorno convulsivo crónico.

Es posible que se produzcan lesiones graves si la convulsión se presenta al conducir un vehículo u operar equipo peligroso. Cada estado tiene diferentes políticas referentes a las restricciones de conducción. Es recomendable supervisar igualmente actividades como la natación o el momento de tomar una ducha. Asimismo, no se aconseja la práctica de deportes de contacto. Estas actividades se pueden restringir en personas con trastornos convulsivos mal controlados.

Complicaciones

  • Progreso a convulsiones generalizadas
  • Convulsiones repetitivas (epilepsia)
  • Convulsiones prolongadas, convulsiones que ocurren una seguida de otra (estado epiléptico)
  • Lesiones por caídas, golpes, mordeduras a sí mismo, etc.
  • Lesiones debido a que la convulsión ocurre al conducir un automóvil u operar maquinaria
  • La aspiración de fluidos, como saliva, durante una convulsión puede causar neumonía
  • Daño cerebral permanente (accidente cerebrovascular u otro daño)
  • Efectos secundarios de los medicamentos (con o sin síntomas visibles)

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe acudir a la sala de emergencias o llamar al número de emergencia local (como el 911 en los Estados Unidos) si:

  • Es la primera vez que la persona tiene una convulsión o es un tipo nuevo o prolongado de convulsión para la persona.
  • Es una situación de emergencia.
  • Se presentan convulsiones consecutivas o hay actividad convulsiva repetitiva en la cual no se recupera el conocimiento entre los ataques (estado epiléptico)
  • Se presentan nuevos síntomas, incluyendo los posibles efectos secundarios de los medicamentos, como cambios en el estado mental (somnolencia, inquietud, confusión, sedación u otros), náuseas o vómitos, erupciones, pérdida de pelo, temblores o movimientos anormales y problemas con la coordinación.

Nombres alternativos

Convulsión inducida por fiebre Definición

Es una convulsión en un niño que se desencadena por fiebre y en ausencia de una infección cerebral, de la médula espinal o de cualquier otra causa neurológica.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Aproximadamente del 3 al 5 por ciento de los niños sanos en todo otro sentido entre las edades de 9 meses a 5 años tendrán una convulsión debido a fiebre. Los niños pequeños son los más comúnmente afectados. Existe una tendencia a que las convulsiones febriles se prensenten en las familias. La mayoría de las convulsiones febriles se desencadenan por una elevación rápida de la temperatura sobre los 39° C (102,2° F). La mayoría ocurre dentro de las primeras 24 horas de una enfermedad y no necesariamente cuando la fiebre está en su punto más alto. De hecho, no es la rapidez de la elevación de la temperatura, ni el grado de la fiebre lo que parece desencadenar las convulsiones. A menudo, la convulsión es el primer signo de fiebre.

La primera vez que se da una convulsión febril es generalmente uno de los momentos más aterradores para los padres y la mayoría de ellos tiene miedo de que el niño muera o sufra daño cerebral. Afortunadamente, las convulsiones febriles simples son inofensivas y no existe evidencia de que dichas convulsiones causen la muerte, lesiones cerebrales, epilepsia, incapacidad mental, disminución del IQ o problemas de aprendizaje.

La mayoría de las convulsiones febriles se desencadenan por fiebre de una infección respiratoria viral superior, infecciones del oído o roseola. La meningitis provoca menos del 0,1 por ciento de las convulsiones febriles pero SIEMPRE se debe considerar, especialmente en niños menores de un año o aquellos que se ven enfermos aun cuando la fiebre ha bajado.

Una convulsión febril simple se detiene por sí sola entre unos segundos y 10 minutos, generalmente seguidos de un período corto de somnolencia o confusión. Generalmente no se necesitan medicamentos anticonvulsivos.

Una convulsión febril compleja es aquella que dura más de 15 minutos, sucede en una parte aislada del cuerpo o recurre durante la misma enfermedad.

Aproximadamente, un tercio de los niños que sufre una convulsión febril tendrá otra con fiebre posterior. De aquellos, la mitad tendrá una tercera convulsión. Pocos niños tienen más de tres convulsiones febriles en su vida.

Si existen antecedentes familiares y si la primera convulsión sucede antes de los 12 meses o si la convulsión sucede con una fiebre de menos de 39° C (102° F.), es más probable que el niño esté en el grupo de los que sufrirá más de una convulsión febril.

Una convulsión febril puede ser tan leve que simplemente se le volteen los ojos al niño o se le pongan rígidas las extremidades. Muy a menudo, la fiebre desencadena una convulsión completa de todo el cuerpo.

Las convulsiones febriles pueden empezar con una contracción repentina y sostenida de los músculos en ambos lados del cuerpo del niño: generalmente, los músculos de la cara, tronco, brazos y piernas. El niño a menudo suelta un grito o quejido involuntario debido a la fuerza de la contracción muscular. La contracción continúa por lo que parecen segundos o decenas de segundos interminables. El niño se caerá si está de pie y puede que se orine. Es posible que vomite y puede morderse la lengua. Así mismo, es posible que no esté respirando y puede empezar a tornarse azul. Finalmente, la contracción sostenida se interrumpirá con momentos cortos y repetidos de relajación y el cuerpo del niño comienza a sacudirse rítmicamente. El niño no responde a los gritos de los padres. Las convulsiones febriles se diferencian de los temblores o de la desorientación que también se observa con las fiebres, y los movimientos son los mismos de la convulsión del tipo gran mal.

Signos y exámenes

El médico puede diagnosticar una convulsión febril cuando se presenta una convulsión del tipo gran mal en un niño con fiebre y sin antecedentes de trastornos convulsivos (epilepsia). Cuando los bebés y los niños pequeños sufren convulsiones por primera vez, es importante descartar las causas externas de esta convulsión, especialmente la meningitis.

En una convulsión febril típica, el examen generalmente no muestra anomalías diferentes a la enfermedad que ocasiona la fiebre. Por lo general, no se justifica la realización de todos los exámenes complementarios que se hacen normalmente en caso de una convulsión como EEG, TC de la cabeza y punción lumbar (punción espinal).

Sin embargo, la afección del niño debe cumplir criterios médicos estrictos como los siguientes si se quieren evitar estos exámenes:

  • El niño tiene que tener un desarrollo normal.
  • La convulsión tiene que ser generalizada (no focal) lo cual significa más de una parte del cuerpo es afectada por la convulsión.
  • No puede durar más de 15 minutos.
  • El niño sólo puede haber tenido una convulsión febril en 24 horas.
  • El examen neurológico del niño realizado por un médico tiene que ser normal para que se denomine convulsión febril simple.

Es probable que no se requieran estudios adicionales si se cumplen todos estos criterios.

Tratamiento

Se debe dejar al niño en el suelo durante la convulsión. Se le puede poner una cobija debajo si el suelo es duro. Solo se le debe mover si está en un lugar de peligro. Se deben quitar los objetos que puedan hacerle daño y soltarle cualquier prenda de vestir que le quede ajustada, especialmente alrededor del cuello. Si es posible, se le debe abrir o sacar la ropa de la cintura para arriba. Si vomita o si se le acumula saliva o mucosidad en la boca, darle la vuelta para que esté acostado de lado o boca abajo. Esto es importante también si parece que la lengua está obstaculizando la respiración.

La historia y el examen físico ayudan a establecer un diagnóstico presuntivo. Se ha estimado que el signo de Murphy (dolor o paro respiratorio temporal en la palpación subcostal derecha profunda) es más del 95% específico para la colecistitis aguda. Se realizan algunas pruebas de laboratorio, como pruebas de; función hepática, lipasa, amilasa, conteo sanguíneo completo (CBC) y una radiografía de abdomen para determinar el problema exacto que está causando el dolor. El ultrasonido puede detectar cálculos biliares y la tomografía computarizada puede delinear cambios estructurales de órganos.

Un escáner HIDA (utiliza material radioactivo). Puede medir el vaciado de la vesícula biliar mientras se realiza una CPREprueba utiliza un endoscopio para colocar colorante en los conductos del páncreas, la vesícula biliar y el hígado. La resonancia magnética veces se usa para detallar las estructuras del órgano (hígado, vesícula biliar y páncreas); otras pruebas también pueden ser consideradas. Los resultados de estas pruebas ayudan a identificar el problema y establecer el diagnóstico.

La cirugía de la vesícula biliar puede ser necesaria si los conductos biliares se bloquean o la función hepática se deteriora.

Si no tiene dolor de vesícula biliar (incluso si tiene cálculos biliares pero nunca tuvo dolor), no necesita tratamiento. Algunos pacientes que han tenido uno o dos ataques pueden elegir evitar el tratamiento. El dolor durante un ataque agudo a menudo se trata con morfina. Los tratamientos médicos incluyen:

  • de alcohol a largo plazo el abuso

Otras causas de cirrosis pueden ser:

  • La hepatitis B
  • Medicamentos
  • El metabolismo de (hierro y cobre hemocromatosis y Enfermedad de Wilson)

  • Palidez o color de las heces de color arcilla
  • Debilidad
  • amarilla de la piel y / o los ojos (ictericia)

  • El exceso de tejido mamario
  • palmas de las manos rojas
  • venas dilatadas en la pared abdominal
  • piel y ojos amarillentos (ictericia)

  • La anemia

  • Ultrasonido del abdomen

Todos los pacientes con cirrosis pueden beneficiarse de ciertos cambios en el estilo de vida, incluyendo:

  • Deja de tomar alcohol.
  • Limitar la sal en su dieta.
  • Una dieta nutritiva.

Otras opciones de tratamiento disponibles para las complicaciones de la cirrosis:

  • La endoscopia superior

INTRODUCCIÓN Y EPIDEMIOLOGÍA

De la amibiasis extraintestinal, la localización más frecuente es la hepática, cuya incidencia por fortuna es menor en las edades pediátricas que en el adulto. La amibiasis invasora constituye un problema todavía de salud pública en determinadas áreas de América Latina, se calcula que el 10% de la población mundial está infectada por E. Histolytica. La mayor parte de las infecciones se producen en áreas de clima frío, templado y tropical, pero en este último es más frecuente. En cuanto a la edad se ha encontrado mayor frecuencia en escolares y preescolares, siendo menor en lactantes. La transmisión se efectúa por alimentos y agua contaminados, los manipuladores de alimentos o insectos como las moscas. La transmisión tiene lugar sobre todo por contacto fecal-oral.

La amibiasis corresponde a la infección por el protozoo-parásito Entamoeba hystolítica, cuyo habitad es el intestino grueso del humano. El parásito puede encontrarse en forma de quiste o trofozoito. Este último es la forma más activa o invasora del parásito. Una vez invadida la mucosa intestinal, las amibas pueden llegar al hígado a través de la sangre porta.

El ciclo evolutivo del parásito se inicia con la ingestión de quistes maduros que al llegar al íleon rompen su cáscara por acción de jugos digestivos y liberan una amiba metaquística de 4 núcleos, que se dividen en 8 trofozoitos que pasan al intestino grueso sonde si las condiciones son favorables, como la tensión de oxígeno bajo, potencial de oxidorreducción abatido por la flora intestinal, colesterol disponible para la amiba, ésta invade la mucosa, destruye el tejido, forma úlceras en botón y de aquí alcanza el hígado a través de la vena porta. La mayoría de los abscesos hepáticos se desarrollan en el lóbulo hepático derecho, cerca de la cúpula. La mayor afección del lóbulo derecho se debe tal vez al mayor tamaño de éste y a que recibe un mayor volumen de sangre portal procedente del colon.

El absceso hepático amibiano es una lesión bien delimitada que en un principio contiene un líquido de color café amarillento, que después toma un color anaranjado que se asemeja a la salsa de anchoas. El líquido representa tejido hepático necrótico mezclado con sangre. En general es inodoro, a menos que se encuentre infectado en forma secundaria. Contiene escasos neutrófilos o ninguno. Por esta razón el término absceso aunque tradicional, es rebatido por algunos, aunque en general se acepta. La pared fibrosa del absceso incluye material necrótico y hepatocitos comprimidos mezclados con células inflamatorias. Las amibas se encuentran más en la periferia del absceso y no se pueden identificar en el contenido aspirado de este. La lisis de los hepatocitos ocurren en las regiones periportales.

La presentación clínica inicia con un cuadro brusco de dolor en la parte superior del abdomen, acentuado y persistente, se irradia a la región escapular o al hombro derecho, hepatomegalia y fiebre. Aumentando con la tos, con la respiración profunda o cuando el paciente está acostado sobre el lado derecho. Cuando el absceso se localiza en el lóbulo izquierdo, el dolor se percibe sobre todo en el epigastrio. La fiebre varía entre 38 a 40°C y con frecuencia tiene un patrón en agujas. En la exploración física se encuentra un paciente pálido, emaciado, con hepatomegalia dolorosa. La digito presión intercostal y la puñopercusión del área hepática son dolorosas. Es frecuente encontrar disminuido el murmullo vesicular en la base pulmonar derecha, debido a reacción pleuropulmonar por contigüidad sobre todo cuando el absceso se encuentra en la parte alta del lóbulo derecho. La movilidad del hemidiafragma derecho está restringida.

El diagnóstico del absceso hepático se sospecha mediante la clínica; la citologías hemática revela en la mayoría de los casos leucocitosis moderada con neutrofilia, anemia con hematocrito menor de 35%; pruebas de función hepáticas anormales (fosfatasa alcalina, AST, bilirrubinas, albúmina)4. La placa PA de tórax suele mostrar elevación del hemidiafragma derecho e imagen de nuemonitis y/o pleuritis basal derecha, así como la hepatomegalia. El método diagnóstico que con mayor frecuencia se está utilizando es el ecosonograma hepático, tiene gran capacidad resolutiva, relativamente bajo costo y sobre todo por ser un procedimiento no invasivo; permite ver el sitio del absceso y si es uno o es múltiple. Otro método utilizado es la detección de anticuerpos antiamiba, el cual es útil, pero deben pasar 3-4 semanas de la invasión tisular para que aparezcan positivos.

4 Molly A. Hughes MD, PhD, William A. Petri Jr MD, PhD. Amebic Liver Abscess. Volume 14? Number 3? September 2000.

El absceso hepático puede confundirse con un tumor primario o metastásico de hígado, enfermedades infecciosas o parasitarias que afectan el sistema reticuloendotelial, así como enfermedades mieloproliferativas.

Para ver el gráfico seleccione la opción "Descargar"

Algoritmo del Diagnóstico y tratamiento del Absceso Hepático Amibiano

El tratamiento médico a base de nitroimidazoles (metronidazol) es el de elección en la mayoría de los casos de amibiasis invasora. La combinación de metronidazol y emetina es la que ha dado mejores resultados, con las siguientes dosis: Metronidazol 30-50 mg/kg/día IV fraccionada en tres dosis durante 10 días; Emetina 1 mg/kg/día IM por 10 días sin pasar de 60 mg.

En los casos con falta de respuesta al tratamiento en un plazo de 72 hrs, así como en los abscesos del lóbulo izquierdo, ruptura del absceso a cavidad vecina o durante el embarazo, puede ser útil el drenaje percutáneo guiado por ultrasonografía o TAC ó drenaje a cielo abierto.

En ocasiones el absceso hepático puede sufrir complicaciones del tipo del drenaje a cavidades vecinas (abdominal, pleural y pericárdica), lo que hace que el pronóstico sea más sombrío. Cuando el drenaje se efectúa a cavidad abdominal, se desarrolla una peritonitis amibiana cuyo cuadro clínico se caracteriza por dolor intenso y difuso de aparición brusca, vientre en madera, distensión abdominal y datos de oclusión intestinal. Si el absceso drena a cavidad pleural, las manifestaciones van a ser: insuficiencia respiratoria más o menos importante, dependiendo de la cuantía del pus drenado, tos irritativa, diseña, polipnea, hipomotilidad del hemitórax derecho, disminución en el murmullo vesicular. En caso de drenaje a cavidad pericárdica, las manifestaciones van a ser un taponamiento cardíaco, con presencia de diseña, ortopnea, datos de ICCV, sobre todo ingurgitación yugular, disminución en la intensidad de los ruidos cardíacos, taquicardia y precordio hiperdinámico. EL ECG puede mostrar complejos con disminución del voltaje. La placa de tórax revela una silueta cardiaca en garrafa.

Es conveniente la ingestión de agua potable, lavado cuidadoso de alimentos vegetales antes de ser consumidos, así como el aseo de las manos antes de comer y después de defecar.

ABSCESO HEPÁTICO AMIBIANO

CIRROSIS HEPÁTICA>>

La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas.
Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Según la OMS, mueren 200, 000 personas anualmente a causa de la cirrosis hepática.

Las principales causas de cirrosis en los países desarrollados son:

Fases de la Cirrosis:

En la evolución de la enfermedad, podemos distinguir dos fases: cirrosis compensada y descompensada. Esta diferenciación tiene en cuenta que los pacientes hayan o no desarrollado las complicaciones propias de la enfermedad.

Las complicaciones paradigmáticas que definen la cirrosis descompensada son:

  • Acitis: acúmulo de líquido libre intraabdominal con características de transudado. Este transudado además puede infectarse (peritonitis bacteriana espontánea ), habitualmente a causa de la translocación bacteriana (paso al torrente sanguíneo de las bacterias que conforman la flora intestinal)

  • Hemorragia digestiva por varices esofágicas.
  • Ictericia: tinte amarillento de la piel y las mucosas a consecuencia del acúmulo de bilirrubina.

La cirrosis descompensada, sin embargo, predice habitualmente una importante disminución de la supervivencia, y un mal pronóstico a corto plazo. En el desarrollo de estas complicaciones intervienen básicamente dos factores patogénicos:
  • La hipertensión portal (aumento de la tensión normal de la vena porta)
    La insuficiencia hepatocelular.

Además de las complicaciones descritas, pueden aparecer otras muchas, entre las cuales destaca el riesgo aumentado que tienen los pacientes con cirrosis hepática de desarrollar un hepatocarcinoma.

Prevención: Las cosas más importantes que puede hacer una persona para prevenir la cirrosis son: Evitar el consumo de alcohol, Moderar el consumo de sal de mesa (cloruro de sodio)
Consultar a un médico por si existe una enfermedad hepática crónica silente que pueda llegar a producir cirrosis, Si un paciente sabe que tiene alguna enfermedad hepática, debe consultar periódicamente con su médico por si es una enfermedad tratable, cuya progresión se pueda evitar (enfermedad alcohólica o hepatitis B o C, por ejemplo), Vacunación en el caso de la hepatitis B, entre otras.

Tratamiento: La cirrosis como tal carece de tratamiento médico específico dado que es, en general, irreversible. Se pueden tratar algunas de las enfermedades que la producen y evitar o retardar la evolución de una cirrosis en estado inicial a las fases avanzadas.
También tienen tratamiento algunas de las complicaciones de la cirrosis tales como las hemorragias digestivas, la ascitis y la encefalopatía hepática, que siempre deben ser indicados por un médico.
El tratamiento definitivo de la cirrosis es el trasplante hepático. Se realiza sólamente en los pacientes en que se estima una supervivencia menor de dos años, a consecuencia de la cirrosis, y en los que no existe contraindicación para realizarlo por otros motivos

HIGADO GRASO Ó ESTEATOSIS>>

El hígado graso o esteatosis es una enfermedad del hígado caracterizada por acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas. Los síntomas del hígado graso suelen ser fatiga crónica, dolor en la parte superior derecha del abdomen, malestar general y sensación de pesadez después de las comidas aunque también es cierto que hay muchos pacientes sin ningún síntoma.
El hígado graso (esteatosis) suele estar también un poco agrandado aunque no suele producir dolor. El problema es que si no tratamos esta enfermedad (esteatosis) algunos casos pueden terminar en una cirrosis irreversible.

Es conveniente evitar o al menos no abusar, de medicamentos como antiinflamatorios, analgésicos o anticonceptivos.
Hemos de plantearnos una actividad física, a ser posible diaria ya que favorece la pérdida de peso y el equilibrio metabólico.
Si vemos que nuestro sistema nervioso es causante de nuestro desequilibrio quizá ya es la hora de replantearnos horarios y prioridades en nuestra vida. Dedicar unos minutos a respirar tranquila pero profundamente es uno de los remedios más baratos y eficaces de reducir el estrés y oxigenarnos.
Un gran remedio para el hígado graso o esteatosis son las envolturas frías. Envolver el abdomen y cintura con un paño mojado en agua fría y luego escurrido. Lo cubriremos con una toalla y lo dejamos toda la noche. La persona nunca debe sentir frío sino deberíamos retirarla.

En todo caso el visitar al médico al comenzar los síntomas es escencial, el te dara un tratamiento acorde a tu persona.

ENFERMEDAD Ó SINDROME DE GILBERT>>

El síndrome de Gilbert es una alteración hereditaria multifactorial asociada a un elevado nivel de bilirrubina (hiperbilirrubinemia no conjugada) en sangre y por lo general no presenta síntomas, aunque una leve ictericia puede aparecer en condiciones de esfuerzo excesivo, estrés, insomnio, cirugías, ayuno, cuando hay infecciones o tras la ingesta de algunos medicamentos como el paracetamol, ya que la concentración de bilirrubina en la sangre aumenta en estas situaciones. El síndrome cursa fatiga y depresión.

Por lo general, no se necesita tratamiento y la atención debe centrarse en la condición subyacente que produce la ictericia. Algunos medicamentos útiles para aliviar la sintomatología pueden ser: fenorvavital, Levatione y Levatione Plus, GLUTATIÓN (antioxidante más poderoso y mejor protector del hígado), yerba de San Juan y cardo lechero. Así como la terapia solar, se ha demostrado que ayuda a combatir la ictericia.

El tener, una buena alimentacion y hacer ejercicio regularmente (bicicletas, natación y caminatasasí como es recomendable clases de yoga) puede ayudar a prevenir, este mal, el cual puede aparecer y desaparece en toda la vida pero no presenta complicaciones de riesgo.

HEMOCROMATOSIS>>

Enfermedad hereditaria que afecta al metabolismo del hierro, provocando un acúmulo excesivo e incorrecto de este metal en los órganos y sistemas del organismo. No se debe confundir con la Hemosiderosis ( afección caracterizada por el exceso de hemosiderina en los tejidos, que no llega a producir daño orgánico). Cuando el depósito de hierro es tal que ocasiona perjuicio a los órganos en los que se acumula (especialmente el hígado ), se habla de hemocromatosis.

En concentraciones fisiológicas, el hierro es un elemento vital para el organismo gracias a su capacidad de recibir y ceder electrones. Sin embargo, cuando se encuentra en grandes cantidades pierde esta función y genera radicales libres, causantes del daño orgánico presente en la enfermedad.

ENFERMEDAD DE WILSON Ó DEGENERACIÓN HEPATOLENTICULAR>>

La enfermedad de Wilson es un trastorno hereditario poco frecuente que hace que el cuerpo retenga cobre. Normalmente, el hígado libera el cobre que no necesita en la bilis, un líquido digestivo. En la enfermedad de Wilson eso no ocurre. El cobre se acumula en el hígado y daña el tejido hepático. Con el tiempo, el daño hace que el hígado libere el cobre directamente hacia el torrente sanguíneo. La sangre traslada el cobre por todo el cuerpo. El exceso de cobre puede dañar los riñones, el hígado, el cerebro y los ojos.

Por lo general, la acumulación de cobre comienza después del nacimiento. Los síntomas suelen comenzar entre los 6 y los 20 años, pero pueden comenzar también a partir de los 40. El signo más característico es la presencia de un anillo color café alrededor de la córnea del ojo.
Si tiene la enfermedad de Wilson, deberá tomar medicinas y seguir una dieta con bajo contenido de cobre durante el resto de su vida.

Con una detección temprana y un tratamiento adecuado, las personas con enfermedad de Wilson pueden gozar de una salud normal.

El hígado es un órgano grande, ubicado a la derecha de la cavidad abdominal, responsable de varias funciones vitales en nuestro cuerpo. El hígado puede ser afectado por varias diversas enfermedades, entre las causas mas comunes del hígado inflamado incluyen hepatitis, cirrosis, y el cáncer. Muchas de las enfermedades del hígado tienen síntomas en común, porque a pesar de tener distintos orígenes, terminan cometiendo las mismas funciones del hígado.

En este texto abordaremos los 12 síntomas más comunes que pueden presentar los pacientes con problemas del hígado inflamado. Este artículo trata los síntomas del hígado en general, si deseas más detalles sobre problemas específicos del hígado, lee a continuación:

En los casos de enfermedad hepática severa, especialmente en la cirrosis, el hígado se somete a un proceso de fibrosis (cicatrización y endurecimiento del tejido del hígado) que puede causar la obstrucción de la vena porta, impidiendo la llegada de la sangre por este florero grande. La sangre de los órganos digestivos necesitan ir a través de la vena aorta y por el hígado antes de continuar su camino hacia el corazón. Si se bloquea la vena aorta, habrá una gran sangre congestión y aumento de la presión en la vena aorta, como en todas las venas del tracto gastrointestinal. Este cuadro se llama hipertensión y es responsable de varios de los signos y síntomas que se explicará más abajo.

Los pacientes con daño hepático suelen presentan una variedad de síntomas generales e inespecíficos, como náuseas, pérdida de apetito, pérdida de peso y desaliento. En los casos de hepatitis aguda, el paciente también puede tener fiebre, que además contribuye a la aparición de este malestar.

Un sabor amargo en la boca es un síntoma popularmente atribuido a problemas del hígado, pero una quejas muy inespecífico, que puede ser desencadenada por muchas otras causas, tales como reflujo, gastritis, lesiones de los dientes, encías lesiones, infecciones en la faringe o las amígdalas, la deshidratación, prolongado ayuno, medicamentos, cigarrillos… Si el paciente no presenta ningún otro síntoma, es poco probable que la sensación de boca amarga sea un signo de un problema hepático pertinente.

Los síntomas del hígado # 2 fatiga

Un síntoma frecuente en cualquier tipo de enfermedad hepática es fatiga o cansancio. Esto afecta a los pacientes con hepatitis, cirrosis y esteatosis hepática. El más avanzado es el daño al hígado, se siente más pérdida del apetito del paciente.

Los síntomas del hígado # 3-ascitis

Ascitis es el nombre dado a la acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal, conocida popularmente como barrigas. La ascitis es un síntoma típico de la cirrosis hepática y a menudo ocurre cuando el paciente presenta hipertensión portal.

Aparte de la cirrosis, la esquistosomiasis es una enfermedad que tiende a afectar al hígado y causar hipertensión portal y ascitis.

La ascitis surge porque la presión arterial es alta y contenida en las venas del tracto gastrointestinal causa un desplazamiento del agua de los vasos sanguíneos, llevando a la acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal. Es como si los vasos sanguíneos empezaran a sonar agua.

La ascitis es una manifestación típica de la enfermedad hepática, pero también puede ocurrir en enfermedades de otros órganos, tales como insuficiencia cardíaca descompensada y en el síndrome nefrótico.

Síntomas # 4 circulación colateral hígado

Circulación colateral y ascitis en la cirrosis

Cuando hay una obstrucción al flujo de sangre a través de la vena porta, el cuerpo necesita para encontrar otra manera de sangre retorno al corazón. Si está cerrado el camino natural, necesitas encontrar un desvío; Eso es lo que hace el cuerpo. La sangre pasa a volver en gran número por las venas colaterales, que en las personas sanas se filtran sólo pequeños volúmenes de sangre.

actos para hacer reir

Aunque las propiedades anti inflamatorias del cannabis medicinal son ciertas para todas las personas, pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino (EII) han demostrado tener más receptores cannabinoides en el tejido del colon que las personas con síndrome del intestino irritable (SII).Es más probable que personas afectadas por la enfermedad de Chron y Colitis respondan a las propiedades anti inflamatorias de la marijuana medicinal.

Más que eso, el mismo estudio encontró que, después de tres meses de tratamiento con marijuana medicinal, pacientes afectados por la enfermedad de Chron o Colitis disfrutaban de una mejor calidad de vida, mayor habilidad en trabajar en un trabajo normal, incrementó la habilidad de realizar tareas diarias y mantener una vida social, ya como un cambio drástico en la reducción del dolor y sufrimiento mental. Estos resultados fueron reportados sin acompañar ningún efecto secundario.

Es importante apuntar que estudios anteriores implicaron al cannabis en la progresión de cirrosis, fibrosis y otras enfermedades del hígado. Sin embargo, estudios más recientes han determinado que el fumar marihuana no está asociado con el desarrollo o progresión de la enfermedad del hígado.

El cannabis puede también ser beneficiario con el manejo de síntomas asociados con cirrosis y otros desordenes hepáticos que se pueden desarrollar en un futuro. El cannabis ha establecido ya por mucho tiempo el ser efectivo al limitar nausea, vomito…En adicion, si pacientes con cirrosis están sufriendo de pérdida de apetito, la marijuana medicinal ha demostrado efectivamente incrementar el apetito y estabilizar el peso corporal (Beal, et al., 1995).

Cirrosis,¨Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado. Es la última fase de la enfermedad hepática crónica¨. Estudios han demostrado que el CBD puede ayudar combatir la cirrosis al asistir en la muerte de células estrelladas hepáticas (HSCs) las cuales son responsables por la acumulación de la cicatrización del hígado. La activación de los receptores CBD2 por el CBD, sin embargo, ha demostrado ser efectivo en inducir apoptosis (muerte) en estas células activadas (HSCs). (Lim, Devi & Rozenfeld, 2011). Investigación también comprueba como reduce la fuerza de las vías inflamatorias y la oxidación de tejido, por lo tanto limitando el daño ocasionado por cirrosis (Mukhopadhya, Rajesh & Pacher, 2011).

Que es la Fibrosis? ¨Cualquier agresión crónica al hígado induce una inflamación que, en una segunda fase, provoca la formación de una cicatriz fibrosa del tejido hepático, convirtiéndose en una fibrosis hepática. Dicha fibrosis es, por tanto, un proceso de cicatrización que sustituye las células hepáticas dañadas¨.

¨La activación de los receptores CB2 no solo disminuye significativamente los signos de fibrosis como es la inflamación, sino que además mejora la presión arterial. Esto se demostró en un estudio con ratas con cirrosis en el que se utilizó un agonista selectivo de dichos receptores durante nueve días¨.

Si existe algo que trae gran cantidad de problemas de salud en tu gato es la inapetencia. En ocasiones, ya sea por estrés, como consecuencia de alguna otra enfermedad, o por otras razones, el gato se niega a comer y esto resulta mucho más peligroso para él de lo que imaginas.

Uno de los problemas que es desatado por el hecho de no comer son las enfermedades hepáticas, es decir, aquellas que ponen en juego el funcionamiento del hígado. Estas dolencias resultan tan peligrosas para los gatos que, si no se atienden a tiempo y de la manera adecuada, pueden ser mortales en el 90% de las ocasiones. Entre las dolencias hepáticas se encuentra el hígado graso en gatos, por lo que te hablamos aquí de sus síntomas y tratamiento. ¡Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal!

El hígado graso, también llamado lipidosis hepática felina, es la enfermedad de dicho órgano que más afecta a los gatos, sin importar si son hembras o machos. Consiste en la acumulación de grasa en el hígado, lo cual impide que funcione correctamente. Al fallar el hígado, todo el organismo se ve comprometido, por lo que la mortalidad a causa de esta condición es bastante elevada.

Puede afectar a gatos de cualquier edad, pero es más frecuente en mayores de 5 años, sobre todo si son caseros y tienen problemas de peso. Usualmente se desata cuando se trastorna el ciclo alimenticio del animal, ya sea que se lo someta a una dieta demasiado estricta que lo haga perder peso rápidamente, cosa que nunca debes hacer, o que debido a alguna otra condición de salud o a situaciones muy estresantes el felino haya perdido el apetito.

Lo que ocurre es que, ante la falta de comida, el cuerpo comienza a transportar las grasas que consigue hacia el hígado con el fin de que este las procese, pero cuando la inapetencia se extiende el hígado se ve sobrecargado de trabajo y es incapaz de sintetizar todas las grasas, por lo que estas se acumulan en dicho órgano. Ante esta grasa acumulada en la zona, el hígado se colapsa.

Un gato con malestar físico que deja de comer por un día no es motivo de preocupación, pero tras el segundo es recomendable acudir al veterinario de inmediato, pues el organismo felino se deteriora muy rápido ante la falta de alimento.

En primer lugar, la obesidad es un factor determinante a la hora de sufrir hígado graso en gatos, sobre todo cuando por alguna razón el felino empieza a perder esos kilos extra de forma acelerada. Además, cualquier elemento que cause que el gato deje de comer representa un peligro para él, ya sea que se niegue a hacerlo como respuesta a alguna situación que le causa estrés, que la comida no le guste (si se ha cambiado el alimento habitual o porque se aburrió del mismo sabor), entre otros problemas. Todos estos provocan anorexia, y la anorexia trae consigo la falla hepática.

Además, algunas enfermedades, como ciertas dolencias cardíacas o renales, producen falta de apetito, al igual que la pancreatitis, la gastroenteritis, el cáncer y cualquier tipo de diabetes. Por si fuera poco, problemas relacionados con la boca, como golpes, infecciones como la gingivitis, traumatismos y cualquier cosa que hagan difícil o doloroso el acto de comer, llevan al gato a no probar bocado.

De igual forma, la carencia de un horario de comidas, traducida en la administración del alimento de manera inconstante, provocan trastornos alimenticios y generan estrés en el gato, pues este no estará seguro de cuándo será su próxima comida (no olvides que son animales rutinarios), ocasionando esta enfermedad en el hígado.

La pérdida de apetito, y por lo tanto de peso, es uno de los síntomas más evidentes. Es posible que el gato experimente vómitos y diarrea o estreñimiento, acompañados de deshidratación y debilidad general, por lo que notarás que está fatigado y desganado.

Al producirse la falla en el hígado aumentan los niveles de bilirrubina y se hace notable la ictericia, que es una coloración amarillenta en la piel, las encías y los globos oculares. También pueden presentarse temblores, y el gato adoptará una actitud indolente hacia sí mismo, provocando que deje de asearse. La revisión de un experto al palpar el abdomen revelará el hígado hinchado.

Si la enfermedad del hígado graso en el gato está avanzada, a primera vista el veterinario podrá distinguir los signos amarillentos de la ictericia, además de palpar el hígado anormalmente hinchado. Para confirmar que se trata de lipidosis hepática felina, serán requeridos otros análisis:

  • Pruebas de sangre.
  • Ecografía del abdomen, que permitirá analizar el tamaño y estado del hígado.
  • Biopsia hepática, consiste en tomar una muestra de la pared del hígado con una aguja. En algunos gatos puede ser necesaria una cirugía rápida para tomar una muestra de mayor tamaño.
  • Rayos X del abdomen.

Además, de acuerdo al examen físico, a la información que seas capaz de proporcionar al veterinario sobre los indicios de la enfermedad y al estado del felino, serán necesarias pruebas para determinar el origen de la enfermedad hepática.

En un primer momento, es probable que después de ser diagnosticado con lipidosis hepática, o hígado graso, el gato deba ser hospitalizado durante algunos días, durante los cuales se le administrará una terapia de fluidos, necesaria para combatir la deshidratación, la debilidad y la carencia de nutrientes en el organismo.

Pasado esto, que es solo atención de emergencia, lo más importante es que el felino vuelva a comer, pero esto suele ser complicado en la mayoría de los casos. No bastará con ofrecerle su comida favorita, se puede tratar pero lo más usual es que siga negándose a comer. Debido a ello, se acude a la alimentación asistida. Lo primero es intentar con comida hecha papilla que será administrada a través de una jeringa, pero si esto no tiene éxito el veterinario deberá colocar una sonda, ya sea en la nariz o en el cuello, que lleve el alimento directo al estómago, tratamiento que será necesario por semanas o incluso algunos meses. El especialista te orientará sobre el tipo de comida, las porciones y la frecuencia diaria.

Adicional a esto, se debe tratar la enfermedad que haya producido la falla hepática e inclusive se recomiendan medicamentos que estimulen el apetito, pues el objetivo final no solo es controlar la condición, sino también que el gato pueda tener una vida normal, comiendo por sí solo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hígado graso en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud, y te animamos a descargar gratis la app de ExpertoAnimal, donde podrás aprender y compartir el día a día de tus animales.

La amebiasis es una infección del intestino grueso provocada por el parásito unicelular Entamoeba histolytica. Suele causar diarrea o disentería.

La amebiasis es una enfermedad causada por la ameba, parásito microscópico denominado Entamoeba histolytica. En un momento de su ciclo vital, la ameba ésta protegida por una envoltura protectora llamada quiste. La infección empieza cuando una persona ingiere quistes presentes en la comida y en el agua contaminada. La amebiasis se encuentra en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, pero abunda más en los trópicos, donde el control de sanidad es más pobre. Al ser ingeridos, los quistes resisten los ácidos del estómago y llegan hasta el intestino. En el intestino, las amebas salen de los quistes y se multiplican, normalmente sin causar síntomas de ningún tipo. Hay casos, sin embargo, en que por razones desconocidas, las amebas invaden las paredes del intestino grueso y producen dolor abdominal, diarrea sanguinolenta (disentería) y, a veces, fiebre. Llegado este momento, existe también el peligro de que las amebas invadan otros órganos corporales.

Durante la infección, las amebas producen quistes que son eliminados de los intestinos junto con las heces. Fuera del cuerpo, los quistes pueden sobrevivir días, incluso semanas. En áreas de poca higiene, el agua potable contaminada con excrementos humanos puede propagar rápidamente la amebiasis y hacer que el ciclo comience de nuevo.

La mayor parte de las infecciones por ameba son asintomáticas, es decir, no producen síntomas. Sin embargo, aunque no haya síntomas, los quistes siguen reproduciéndose y se considera que la persona infectada es portadora de ellos.

Colitis amebiana Los síntomas ocurren mayoritariamente cuando las amebas atacan las paredes del intestino grueso. Este proceso recibe el nombre de colitis amebiana. El síntoma más común es un dolor abdominal creciente. Pueden darse síntomas adicionales como diarrea con

sangre o mucosidad, deposiciones frecuentes o una desagradable y continua necesidad de ir al baño. En un tercio de los casos, también se produce fiebre.

Disentería amebiana En algunos casos extraños, los síntomas de colitis amebiana empeoran; se presentan fiebre, escalofríos y diarrea intensa, con sangre y mucosidad. Esta enfermedad se llama disentería ame-biana, que a menudo conduce a una seria deshidratación (pérdida excesiva de agua en el cuerpo).

Amebiasis hepática Si las amebas se desplazan por vía sanguínea a otras partes del cuerpo, se pueden formar focos de infección en distintos órganos. En el 1 por ciento de los casos, infectan al hígado, en el que causan una dolencia llamada amebiasis hepática. Los síntomas de esta enfermedad incluyen fiebre, dilatación del abdomen, dolor e hiper-sensibilidad en la zona del hígado, justo debajo de las costillas derechas.

El método más común para diagnosticar la amebiasis es el examen microscópico de las heces del individuo afectado. La Entamoeba histolytica también puede identificarse en muestras de tejido obtenidas durante una exploración visual del colon con un instrumento flexible llamado colo-noscopio, o en el transcurso de una operación.

Síntomas en los hombres: ardor y picazón en el glande, secreción, dolor al orinar.

Síntomas en las mujeres: picor vaginal, flujo anormal con mal olor, dolor durante las relaciones sexuales, dolor al orinar.

Este virus(herpes) no suele ser una enfermedad de transmisión sexual, se propaga fácilmente entre los miembros del hogar o a través de los besos, pero se puede propagar a los genitales a través del contacto oral o genital con una persona infectada. Aunque no existe una cura, los medicamentos pueden acortar o prevenir los brotes.

Síntomas: ampollas ocasionales en los labios, las pequeñas ampollas o llagas en los genitales también son posibles.

Es altamente contagioso y puede propagarse a través de las relaciones sexuales o el contacto directo con una úlcera del herpes. Los medicamentos antivirales pueden hacer que los brotes sean menos frecuentes y que los síntomas desaparezcan.

Síntomas: ampollas dolorosas y llenas de líquido, úlceras con costras en los genitales, el ano, los muslos o las nalgas. Las lesiones pueden extenderse a los labios a través del contacto oral.

La hepatitis B es un virus silencioso que puede causar daño hepático severo. Se propaga a través del contacto con la sangre y otros fluidos corporales. Las personas pueden infectarse a través del sexo, el uso compartido de agujas, maquinillas de afeitar y durante el parto de una mujer infectada. No hay cura, pero los medicamentos pueden mantener al virus bajo control. También existe una vacuna eficaz para prevenirlo.

Síntomas: náuseas, dolor abdominal, orina oscura, fatiga y coloración amarillenta de la piel o los ojos. La infección crónica puede conducir a la cirrosis hepática y el cáncer de hígado. Muchas personas no tienen síntomas durante años.

El virus del VIH debilita las defensas del cuerpo contra las infecciones y conduce al SIDA. Se transmite a través de las relaciones sexuales sin protección, el uso de agujas compartidas o durante el parto de una madre infectada. Puede desarrollarse sin causar síntomas en años, por lo que una prueba de sangre es la única manera de diagnosticarlo. El tratamiento oportuno y constante es importante para prevenir otras enfermedades oportunistas. Aunque no existe una cura definitiva para el VIH, hay medicamentos que pueden suprimir los niveles del virus en el organismo.

Síntomas: algunas personas presentan síntomas temporales parecidos a la gripe como glándulas inflamadas, fiebre, dolores de cabeza y fatiga. También pueden aparecer aftas en la boca.

La tricomoniasis es una enfermedad venérea causada por un parásito que se propaga durante el contacto sexual.

Síntomas en los hombres: aunque la mayoría de los hombres no presentan síntomas evidentes, algunos desarrollan una secreción leve en el pene o ardor durante la micción.

Síntomas en las mujeres: secreción vaginal amarillo-verdosa con un olor fuerte, picor vaginal, dolor durante las relaciones sexuales o al orinar. Los síntomas comienzan generalmente de 5 a 28 días después de adquirir el parásito.

El chancroide es una enfermedad bacteriana de transmisión sexual que causa úlceras genitales muy molestas. Se puede tratar con antibióticos.

Síntomas en los hombres: lesiones dolorosas en el pene que pueden convertirse en úlceras abiertas llenas de pus, dolor en los genitales y en la ingle.

Síntomas en las mujeres: protuberancias dolorosas en el área genital que pueden convertirse en úlceras abiertas, ganglios linfáticos inflamados en la ingle.

El LGV es causado por un tipo poco común de clamidia. Es más frecuente en hombres que tienen sexo con otros hombres. Al igual que otras formas de clamidia se puede curar con antibióticos.

Síntomas: llagas abiertas en los genitales o el ano, dolor de cabeza, fiebre, fatiga y ganglios linfáticos inflamados en la ingle. Si se adquiere a través del sexo anal, el LGV puede causar flujo o sangrado rectal.

No es una enfermedad venérea en sí, sino una complicación grave de ciertas enfermedades de transmisión sexual no tratadas, especialmente la clamidia y la gonorrea. Ocurre cuando las bacterias se propagan e infectan el útero y otros órganos reproductivos femeninos. El tratamiento oportuno es esencial para evitar daños en la fertilidad femenina.

Síntomas: dolor abdominal bajo, fiebre, flujo vaginal anormal, coito doloroso, dolor al orinar y manchado. Sin embargo, a menudo no hay señales de advertencia hasta que la enfermedad está avanzada.

. descarga gratuitamente nuestro ebook: "Enfermedades Venéreas. La Guía Completa" y descubre cómo tomar el control real de tu condición.

¿Qué estás esperando. ¡ES GRATIS!

La leptospirosis es una entidad relacionada con vectores, fundamentalmente las ratas, por lo se debe insistir en el control de las mismas y en higiene ambiental para con ello evitar esta enfermedad y sus graves complicaciones.

1. Guidugli F, Castro AA, Atallah AN. Systematic reviews on leptospirosis. Rev Inst Med Trop Sao Paulo 2000 Jan-Feb;42(1):47-9 [Resumen] [Texto completo]

2. Lomar AV, Diament D, Torres JR. Leptospirosis in Latin America. Infect Dis Clin North Am 2000 Mar;14(1):23-39, vii-viii [Resumen]

3. Binder WD, Mermel LA. Leptospirosis in an urban setting: case report and review of an emerging infectious disease. J Emerg Med 1998 Nov-Dec;16(6):851-6 [Resumen]

4. Farr RW. Leptospirosis. Clin Infect Dis 1995 Jul;21(1):1-6; quiz 7-8

Hay muchos tipos de ictericia, pero los tres tipos principales son la pre-hepática, hepática y post-hepática, dependiendo de cuando se ha producido la ictericia: antes, después o mientras que el hígado es convertir la bilirrubina insoluble a uno soluble.

  • Ictericia pre-hepática. Cuando demasiados glóbulos rojos están muriendo o cuando el reemplazo de los glóbulos rojos viejos por otros nuevos se desequilibra, la bilirrubina se produce en cantidades excesivas y el hígado no puede funcionar con la mayor eficacia. Como resultado, la bilirrubina permanece en el torrente sanguíneo y provoca la ictericia. La ictericia pre-hepática a menudo es causada ​​por trastornos genéticos como la anemia de células falciformes, enfermedades parasitarias como la malaria, o la ingesta de ciertos medicamentos. También se conoce como ictericia hemolítica. Leer más →
  • Ictericia hepática. Las células del hígado se deterioran o el hígado está experimentando una inflamación que afecta la forma en que funciona. El hígado entonces no puede procesar la bilirrubina, que aumenta en número y los resultados en la ictericia. Entre los tipos de ictericia, la hepática es más probable que sea causada por la hepatitis, junto con ingesta excesiva de alcohol y ciertos medicamentos. En algunos casos, la ictericia hepática también puede ser un resultado de la cirrosis, en la que el hígado tiene una cicatrización interna que puede inhibir su función. Leer más →
  • Ictericia post-hepática. Se debe a la obstrucción del colédoco (colestasis), ya sea por un cálculo a nivel de la vesícula biliar o incluso por la compresión originada por un cáncer de cabeza de páncreas. La bilirrubina se procesa realmente adecuadamente por el hígado y se convierte en soluble, pero no puede viajar a través de los intestinos debido a un bloqueo. Como resultado, la bilirrubina persiste en el hígado y no puede ser excretado. Los bloqueos se suelen atribuir a los cálculos biliares, a veces para los quistes o tumores localizados en el hígado y también con el embarazo. Este tipo de ictericia puede determinar específicamente a través de análisis de sangre y la obtención de orina y de heces muestras del paciente. Por ejemplo, un paciente con ictericia pre-hepática tendrá resultados sanguíneos anormales y heces de color oscuro, los altos niveles de las enzimas hepáticas se encuentran en pacientes con ictericia hepática, mientras que una ictericia post-hepática se caracteriza por la orina oscura. También se conoce como ictericia obstructiva. Leer más →
  • Ictericia neonatal. La ictericia neonatal es una cosa muy común, y a menudo que no es un problema grave y no requiere tratamiento alguno. A menudo lo experimentan los recién nacidos, ya que su sistema está todavía inmaduro y no puede eliminar la bilirrubina tan bien como debería. Leer más →

Cabe señalar que estos tres tipos de ictericia no deben ser tratados como enfermedades sino más bien como síntomas que apuntan a otra enfermedad, y averiguar el tipo específico de la ictericia puede ayudar a diagnosticar la condición de un paciente con mayor precisión.

Clínica Estomatológica H y 21
Instituto de Gastroenterología

Muchas de las lesiones de la mucosa en la cavidad bucal están relacionadas con trastornos anatómicos y funcionales de los órganos del aparato digestivo; algunas forman parte del cuadro clínico de la entidad y otras aparecen como complicaciones de estas. Generalmente son de orígenes inmunológicos, nutricionales o carenciales. Estas lesiones son difíciles de tratar, por lo que es importante conocer las características clínicas que faciliten una adecuada interpretación y al mismo tiempo ofrecer una conducta terapéutica correcta. Se presenta una revisión actualizada de las características semiológicas de las lesiones bucales que forman parte del cuadro clínico de diversas enfermedades digestivas, con el fin de que los médicos generales, clínicos, estomatólogos y gastroenterólogos puedan diagnosticarlas y brindar mejor orientación y tratamiento a los pacientes.

Palabras clave: lesiones de la mucosa en la cavidad bucal, enfermedades digestivas.

Las lesiones de la mucosa bucal son multifactoriales. Pueden ser de origen primario o secundario, según sean propias de enfermedades bucales o como parte del cuadro clínico de diversas enfermedades del sistema nervioso, cardiovascular, endocrino, dermatológico y digestivo. El diagnóstico de estas entidades es básicamente clínico. 1,2

Solo se abordarán las características semiológicas de las lesiones bucales orgánicas y sensoriales que se relacionan con algunas enfermedades digestivas, de las cuales las que se reportan con mayor frecuencia son las aftas, las úlceras, las alteraciones de la lengua, la queilitis, las discromías y las lesiones erosivas, entre otras. 3-5

Generalmente estas lesiones obedecen a alteraciones inmunológicas o nutricionales (carenciales) presentes o relacionadas con los trastornos digestivos. 6-9

Los Triglicéridos son el principal tipo de grasa que se encuentra en la sangre, ya que están encargados de dar energía al cuerpo, sin embargo, sería incorrecto pensar que entre más elevados estén los triglicéridos, mayor energía tendrá el organismo, ya que el exceso de triglicéridos se transforma en un enemigo silencioso que puede conducir al paciente hacia la adquisición de graves enfermedades.

La Hipertrigliceridemia o niveles altos de triglicéridos (mayor de 150 mg/dl) no necesariamente genera síntomas perceptibles en el cuerpo, sino que, la mayoría de las veces, estos síntomas aparecen cuando la elevación ya ocasiona una enfermedad importante en el organismo, ya sea una enfermedad cardiovascular, un ACV o accidente cerebrovascular, problemas en el hígado, páncreas o el bazo, entre otros.

Los triglicéridos provienen de los alimentos grasos y también se producen en el Hígado.

Los triglicéridos no se elevan únicamente por la ingesta de grasas, ya que también son producidos en el hígado, el cual transforma cualquier exceso de caloría proveniente de azúcares y harinas en triglicéridos, para posteriormente distribuirlos al cuerpo por medio de la circulación sanguínea.

Generalmente los pacientes descubren que poseen altos niveles de triglicéridos cuando se practican exámenes de sangre de chequeo general o Perfil Lipídico en un laboratorio, en los que encuentran elevado valores de VLDL-Colesterol y Triglicéridos en sangre, más que por percibir sensaciones extrañas en su cuerpo, algún tipo de malestar general o síntomas de triglicéridos altos.

En la gran mayoría de los casos para que un síntoma por triglicéridos altos aparezca, han de haber pasado muchos meses o incluso años de evolución del desbalance de estas grasas en el organismo. Estos síntomas reflejarán las características de la enfermedad que ya han de haber desarrollado los triglicéridos elevados durante el tiempo. Por tales razones se dice que los triglicéridos altos no producen síntomas sino que generan enfermedades, las cuales sí manifiestan síntomas en el organismo. En este sentido podríamos interpretar que cuando los triglicéridos han afectado a algún órgano importante, es cuando se comienzan a observar los signos y síntomas propios de la enfermedad o daño ocurrido en el organismo.

Sin embargo, algunas personas podrían llegar a experimentar o percibir leves síntomas por tener niveles de Triglicéridos altos, incluso antes de que se desarrolle una enfermedad. Estos síntomas se hacen más evidentes cuando los triglicéridos están considerablemente elevados (mayor a 500 mg/dl) y/o han permanecido altos por mucho tiempo.

Los síntomas de triglicéridos altos manifestados más frecuentemente por parte de estos pacientes son:

  • Desarrollo de acné.
  • Aumento de la vellosidad del cuerpo.
  • Elevadas ganas o ansiedad por ingerir dulces.
  • Dolores musculares crónicos o duraderos en el tiempo, acompañados con debilidad y cansancio (Fibromialgias).
  • Aumento de la caída del cabello junto con cuero cabelludo graso.
  • Aumento de la grasa abdominal.
  • Apneas de sueño.
  • Mareos.
  • Constantes dolores de cabeza.
  • Insomnio.
  • Retención de líquidos.
  • Cambios de humor asociados a irritación.
  • También existen algunos pocos casos de pacientes que experimentan fiebre, pérdida de apetito, náuseas, entre otros síntomas.

IMPORTANTE: Todos estos síntomas son inespecíficos de Triglicéridos Altos, es decir, estos síntomas pueden también presentarse debido a otras enfermedades.

Cuando los síntomas que presenta el cuerpo de un paciente con triglicéridos elevados son debidos a las enfermedades generadas por esta alteración, podríamos decir que estamos en presencia de Consecuencias de la elevación de los Triglicéridos.

Existen órganos que se ven claramente afectados cuando los triglicéridos permanecen elevados por mucho tiempo en un paciente. A continuación nombraremos los daños que generan los triglicéridos elevados en estos órganos:

  • Páncreas: Los altos niveles de triglicéridos, generalmente por encima de 1000 mg/dl, pueden afectar a este importante órgano produciendo en él lo que llamamos Pancreatitis (Inflamación del páncreas), la cual se caracteriza por generar los siguientes síntomas:
    – Fiebre.
    – Dolores abdominales de fuerte intensidad.
    – Vómitos repetidos.
  • Aumento del tamaño del Hígado: Los triglicéridos elevados también se asocian con el desarrollo de Esteatosis Hepática o Hígado Graso, entidad clínica en la cual el hígado se rodea y se compone de grasa en su interior, situación que con el paso del tiempo lesiona al hígado e impide que funcione correctamente, ocasionando una fibrosis (endurecimiento del tejido) del mismo hasta convertirse en un órgano no funcional. Ocasionando los siguientes síntomas inespecíficos:
    – Dolor en el costado derecho del abdomen.
    – Sensación de llenura ante comidas ligeras.
    – Pérdida de apetito.
    – Entre otros.
  • Xantomas o depósitos de grasa bajo la Piel: Estas lesiones cutáneas se observan como nódulos o placas de grasa bajo la piel con una característica coloración amarilla. Se observan comúnmente alrededor del área de los ojos, en los pies, manos y área de los codos.
  • Aumento del tamaño del Bazo: la inflamación del bazo se denomina Esplenomegalia, cuando se inflama conjuntamente con el hígado se llama Hepatoesplenomegalia. Se caracteriza por presentar en el paciente:
    – Un dolor agudo en la zona superior izquierda del abdomen.
    – Hipo.
    – Pérdida de apetito.
    – Fatiga.
    – Entre otros.

Respecto a estas enfermedades consecuencia de triglicéridos altos, no se puede afirmar que su manifestación sea solamente debido a la elevación de triglicéridos.
En la gran mayoría de los pacientes con enfermedades crónicas como la diabetes o el sobrepeso, o en individuos con niveles bajos de Colesterol HDL (Colesterol “bueno”) y niveles altos de Colesterol LDL (Colesterol “malo”), suelen encontrarse niveles altos de triglicéridos. Por ende, los daños por Hipertrigliceridemia mencionados, como la Pancreatitis, El Hígado graso, La Esplenomegalia y lo Xantomas, pueden ser producto de los triglicéridos altos o como también de los daños desgastantes que ocasionan al cuerpo los altos niveles de glicemia en un paciente diabético o el desbalance de grasas y sedentarismo de un paciente obeso.

Tener el colesterol elevado es una gran pista para evaluar los niveles de triglicéridos en un paciente, ya que se ha observado con mucha correlación que los niveles de colesterol altos sugieren con alta probabilidad que un paciente también pueda tener un aumento de los triglicéridos. Es por ello que bajar los niveles de Colesterol también ayuda a disminuir los niveles de Triglicéridos, y viceversa.

En líneas generales, los niveles elevados de Triglicéridos en sangre se asocian con un aumento de las probabilidades de desarrollo de trastornos Cardiovasculares y Accidentes Cerebrovasculares. Por ende, la evaluación y control de los triglicéridos en sangre es de vital importancia en pacientes que padezcan de trastornos en el funcionamiento mecánico del corazón, tales como arritmias o malformaciones adquiridas en la anatomía de este importante músculo. Igualmente es indispensable monitorear los triglicéridos en pacientes con predisposición genética a trastornos lipídicos como la Hipercolesterolemia familiar.

Lo importante en estos casos es tomar la iniciativa de disminuir los niveles de Triglicéridos en sangre, para así reducir el riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares. En este sentido se recomienda: disminuir los niveles de Colesterol LDL bajando el consumo de alimentos grasos y frituras, y equilibrar los niveles de triglicéridos en sangre ajustando la ingesta de carbohidratos, dulces refinados y harinas, como lo recomendamos en nuestro artículo Cómo bajar los triglicéridos altos.

Con este artículo espero haber aclarado las dudas sobre Síntomas de triglicéridos altos y Triglicéridos altos consecuencias.

Al Servicio de nuestros lectores, me despido…

Lic. María Gabriela Díaz L.

IMPORTANTE: Si le ha resultado útil esta información, si tiene alguna pregunta sobre triglicéridos altos síntomas, triglicéridos síntomas o cualquier asunto referente al análisis de laboratorio puede dejar su comentario debajo del artículo haciendo click aquí.

– [DIURETICO], [ANTIHIPERTENSIVO]. La altizida es un diurético tiazídico que favorece la eliminación de sodio, cloruro y agua. Su mecanismo de acción no está bien determinado, pero parece secretarse activamente al lumen de la nefrona, desde donde bloquea los sistemas de transporte iónicos a nivel de los túbulos contorneados distales (TCD). El incremento de la carga osmótica del filtrado ocasiona la liberación de más agua.
La altizida se engloba dentro del grupo de los diuréticos de bajo techo, eliminando unos volúmenes de agua y de sodio mucho menores que los diuréticos del asa, ya que actúa a un nivel al que llegan muchos menos electrolitos como consecuencia de la reabsorción en el asa de Henle, aunque mayores que los diuréticos ahorradores de potasio. La altizida favorece la eliminación del 5-10% del sodio total filtrado.
Los diuréticos de bajo techo favorecen también la eliminación de potasio (debido probablemente a un fenómeno secretor intensificado por el aumento de la concentración de sodio y el mayor volumen de filtrado), magnesio y bicarbonato, aunque no suelen dar lugar a modificaciones del pH urinario. No obstante, sí se han descrito casos de alcalosis metabólica hipopotasémica o hipoclorémica.
Su mecanismo de acción antihipertensivo no se conoce bien. A corto plazo produce una reducción de la volemia, pero a la larga se activa el sistema renina-angiotensina-aldosterona y el volumen plasmático vuelve a los niveles basales. Se cree que sus efectos antihipertensivos a largo plazo se deben a una disminución de las resistencias periféricas, debido a que son fármacos vasodilatadores directos.
Los efectos natriuréticos de las tiazidas dependen de la cantidad de sodio que llegue a los TCD. En pacientes con enfermedades renales graves, cirrosis o insuficiencia cardíaca congestiva, en el que la cantidad de sodio en el TCD puede verse limitada, las tiazidas pueden ser ineficaces.

– [HIPERTENSION ARTERIAL].
– [EDEMA]. Tratamiento de los edemas asociados a [INSUFICIENCIA CARDIACA], [CIRROSIS HEPATICA] ([ASCITIS]) o enfermedad renal, incluyendo [INSUFICIENCIA RENAL] o [SINDROME NEFROTICO].

DOSIFICACIÓN:
El tratamiento debe ser individualizado para cada paciente, ajustando la posología en función de las necesidades de cada paciente y de la tolerabilidad del tratamiento.
– Adultos, oral:
* Hipertensión arterial: 15 mg/12-24 horas.
* Edema: 15 mg/6 horas, hasta un máximo de 120 mg/24 horas.
– Niños, oral: No se ha evaluado la seguridad y eficacia de la altizida.

– [ALERGIA A TIAZIDAS] o hipersensibilidad a cualquier otro componente del medicamento. Debido a su similitud química con las sulfonilureas y las sulfamidas, se recomienda evitar la utilización de altizida en pacientes con [ALERGIA A SULFONILUREAS] o [ALERGIA A SULFAMIDAS], ante el riesgo de reacciones de hipersensibilidad cruzada.
– [DESEQUILIBRIO ELECTROLITICO] grave y no corregido, como en caso de [HIPOVOLEMIA], [DESHIDRATACION], [HIPOPOTASEMIA], [HIPOMAGNESEMIA] o [HIPONATREMIA] grave. La altizida aumenta la eliminación de agua y de electrolitos, por lo que podría agravar aún más estos cuadros. Antes de iniciar un tratamiento con un diurético, debe normalizarse el equilibrio hidroelectrolítico.
– Insuficiencia renal grave (CLcr

Prospecto: información para el usuario

Paidofebril 20 mg/ml suspensión oral

Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar este medicamento, porque contiene información importante para usted.

  • Conserve este prospecto, ya que puede tener que volver a leerlo.
    Si tiene alguna duda, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero.
  • Este medicamento se le ha recetado solamente a usted,y no debe dárselo a otras personas aunque tengan los mismos síntomas que usted, ya que puede perjudicarles.
  • Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto. Ver sección 4.

Contenido del prospecto: