decadron con alcohol

Algunas personas desarrollan mayor lesión hepática que otras con el mismo consumo de alcohol porque aunque la cantidad de alcohol ingerida y el tiempo son determinantes, se han identificado algunos factores que aumentan la susceptibilidad para desarrollar una lesión hepática más grave. Las más importantes serían el sexo femenino; el estado nutricional (tanto la malnutrición como la obesidad); la herencia (polimorfismos genéticos de las enzimas que destruyen el etanol); la presencia de infección por los virus de la hepatitis (VHB o VHC), (VHC)) y la toxicidad por fármacos que se metabolizan por la misma vía que el etanol, como el paracetamol.

La fórmula matemática a partir de la cual obtenemos los gramos de alcohol consumidos es la siguiente: Gramos de alcohol ingerido = Cantidad ingerida en mililitros x Graduación alcohólica x 0,8 / 100. Pero de forma habitual y por su facilidad para cálculo, se ha consensuado una unidad conocida y utilizada en el mundo sanitario: la Unidad de Bebida Estándar (UBE) que equivaldría a 8-10 g de alcohol. De esta manera, dependiendo de la cantidad y de la gradación de lo que ingerimos, las diferentes bebidas alcohólicas las podríamos clasificar según contengan 1 UBE (200 cc de cerveza, 100 cc de vino, 25 cc de un chupito, un carajillo) o las que contienen 2 UBE como las copas de licores y los combinados. Con esta unidad y de forma relativamente sencilla podemos calcular de forma aproximada los gramos de alcohol que consumimos al día. Por ejemplo, una persona que consume en un día 2 quintos de cerveza, un carajillo y un combinado con whisky consumirá 2 UBE + 1 UBE + 2 UBE o, lo que es lo mismo, entre 40 y 50 g de alcohol/d (5UBE x 8-10 g de alcohol).

El consumo excesivo de alcohol provoca con frecuencia la acumulación de grasa de los hepatocitos, llamada esteatosis hepática.La esteatosis inducida por el alcohol es en general reversible después de detener totalmente el consumo de bebidas alcohólicas. Pero si, en presencia de esteatosis, se sigue de manera continuada con el consumo excesivo de alcohol el riesgo de desarrollar hepatitis, fibrosis y cirrosis aumenta notablemente.

Los pacientes con cirrosis inducida por el alcohol tienen un riesgo significativamente mayor de hepatocarcinoma.

Los pacientes con sólo hígado graso en ausencia de inflamación y fibrosis tienen un riesgo mucho menor de desarrollar cirrosis que aquellos con hígado graso, más presencia de inflamación y fibrosis.

La enfermedad que presentan los pacientes con hígado graso por alcohol, inflamación y fibrosis se define como esteatohepatitis alcohólica (ASH, en sus siglas en inglés). La histología del hígado de pacientes con ASH es similar a la que presentan los pacientes con esteatohepatitis no alcohólica (NASH, en sus siglas en inglés) que a menudo se asocia con la obesidad y la diabetes.

El diagnóstico de la ASH por biopsia hepática por lo tanto ayuda a definir el riesgo de desarrollo de cirrosis.El diagnóstico histológico de la ASH sin embargo, no debe confundirse con el término ” hepatitis alcohólica” que es un diagnóstico clínico de un desarrollo más agudo de la ictericia y de la insuficiencia hepática asociada a una elevada mortalidad a corto plazo.

No se sabe exactamente qué factor o factores desencadenan el desarrollo de una hepatitis alcohólica severa.En general, la patogénesis y la predisposición individual se rigen por interacciones genético-ambientales en todos los tipos de la enfermedad hepática alcohólica (Figura 1).

Figura 1. Efectos del consumo excesivo de alcohol en el hígado

Los pacientes están predispuestos a enfermedad hepática alcohólica progresiva cuando existe una combinación específica de gen e interacción con el entorno. Interacciones significativas para el desarrollo progresivo de enfermedad hepática por alcohol han sido demostradas, en particular, para el sexo femenino, la obesidad, diversas drogas, sobrecarga de hierro, y las infecciones virales por VHB y VHC. Estos factores también pueden interferir en el desarrollo de carcinoma hepatocelular (HCC).

La hepatitis alcohólica es un diagnóstico clínico que se caracteriza por el rápido desarrollo de ictericia e insuficiencia hepática debido la mayoría de las veces al consumo excesivo de alcohol a largo plazo. Otras características incluyen fiebre, ascitis, y en algunos pacientes también encefalopatía. Por lo general, el hígado está agrandado y sensible. Las mujeres tienen un mayor riesgo de hepatitis alcohólica que los hombres, si se asume que ambos sexos beben la misma cantidad de alcohol. El tipo de alcohol no está asociado con el riesgo. La prevalencia fue del 20% en una cohorte de 1.604 pacientes que tenían una historia de consumo excesivo de alcohol y se les realizó una biopsia hepática.

Las pruebas de laboratorio muestran aumentos en suero de la aspartato aminotransferasa (AST o GOT) a aproximadamente dos veces el límite superior normal ( LSN ), mientras que el aumento de la alanina aminotransferasa ( ALT o GPT) es menos pronunciado. La relación de AST a ALT es típicamente > 2. Otras anomalías de laboratorio incluyen el aumento de leucocitos periféricos, la bilirrubina sérica, y la relación normalizada internacional (INR, en sus siglas en inglés). En presencia de un aumento en la creatinina sérica existe un alto riesgo para el desarrollo de un síndrome hepatorrenal a menudo letal.

La biopsia del hígado en la hepatitis alcohólica muestra por lo general grandes gotas de grasa y hepatocitos hinchados, que también pueden incluir hialina alcohólica (también llamados cuerpos de Mallory), estos cambios están acompañados por la infiltración de neutrófilos y fibrosis intrasinusoidal (Figuras 2 y 3).

El diagnóstico de la esteatohepatitis alcohólica (ASH) requiere la presencia de fibrosis.

El papel de la biopsia hepática en la definición de pronóstico y el tratamiento de la hepatitis alcohólica en el entorno clínico sigue siendo poco claro. Hoy en día, el pronóstico generalmente no se basa en la biopsia hepática, sino en sistemas de puntuación clínica.

La ecografía debe realizarse rutinàriamente para controlar una posible obstrucción biliar, ascitis,esplenomegalia, trombosis venosa portal, hepatocarcinoma o hipertensión portal. La ascitis debe ser revisada rutinariamente para la peritonitis bacteriana espontánea.

El diagnóstico diferencial de la hepatitis alcohólica severa incluye la esteatohepatitis no alcohólica (NASH), la hepatitis viral aguda o crónica, la lesión inducida por fármacos, la hepatitis autoinmune, y la enfermedad de Wilson. La esteatohepatitis no alcohólica comparte las características histológicas con la ASH, excepto para el rápido desarrollo de la ictericia e insuficiencia hepática.
Después de la interrupción del consumo de alcohol, la mayoría de los pacientes se recuperan de la hepatitis alcohólica, aunque la ictericia, ascitis y encefalopatía pueden persistir por semanas o meses.A pesar de ello, un porcentaje considerable de pacientes con hepatitis alcohólica siguen muriendo hoy en día a pesar del tratamiento y la abstinencia adecuada.

La hepatitis alcohólica severa ocurre en una pequeña fracción de pacientes que consumen alcohol en exceso.La mortalidad a los 28 días es alta y varía de 30% a 50%. Varios puntajes se han utilizado para predecir el pronóstico de la hepatitis alcohólica. La función discriminante de Maddrey y el índice MELD (Model for End Stage Liver Disease) pueden ayudar a identificar a los pacientes que se pueden beneficiar de tratamiento con corticosteroides.

Estos índices comparten algunas características importantes, tales como la bilirrubina sérica y el tiempo de protrombina.

Es una enfermedad muy frecuente que se caracteriza por la dependencia progresiva al alcohol.

El alcoholismo es una enfermedad, una adicción, es la dependencia física a la bebida y ocurre cuando ya la persona no controla su vida, ni su salud física y mental, sino que es el alcohol quien las controla.

El alcoholismo se diferencia del abuso de alcohol, que es cuando el consumo excesivo trae problemas de distinta índole (con la ley, laborales, etc), peor no necesariamente se llega a la adicción física.

En los Estados Unidos, aproximadamente, 1 de cada 6 personas tienen problemas con el alcohol.

No hay una única causa y si bien se cree que determinados genes podrían favorecer el riesgo de desarrollar la enfermedad, se desconoce exactamente cuáles son y como funcionan.

Las personas que tienen mayor riesgo de transformarse en alcohólicas son aquellas que:

  • Tomen más de 5 tragos (340 ml de cerveza, 140 ml de vino, 40 ml de licor) en una ocasión por lo menos una vez a la semana
  • Mujeres que tomen 12 tragos o más a la semana
  • Hombres que tomen 15 tragos o más a la semana
  • Tengan uno de los padres alcohólicos
  • Tienen poca autoestima
  • Son jóvenes presionados por su grupo de pares
  • Tienen problemas de relacionamiento interpersonal
  • Tienen esquizofrenia, trastornos de ansiedad o trastorno bipolar
  • Llevan una vida estresante
  • Tienen fácil acceso al alcohol
  • Viven en una cultura donde el consumo abusivo de alcohol esté socialmente acepatada

  • Ansiedad
  • Beber en soledad
  • No poder dejar de beber aunque se vea afectada la salud, la familia, el trabajo, etc.
  • Necesidad de beber cada vez más alcohol para sentir el efecto
  • Hostilidad al mencionarse el tema de la bebida
  • Excusas inventadas para seguir bebiendo
  • Dejar de participar en actividades por el alcohol
  • Inapetencia y poco interés por la comida
  • Necesidad de beber todos los días para poder llevar el día a día
  • Ausencias laborales o escolares o problemas de rendimiento como consecuencia del alcohol
  • Violentarse luego de beber
  • Intentar ocultar su consumo de alcohol
  • Descuido de la imagen personal, falta de interés en la higiene y el aspecto
  • Temblores matutinos o luego de pasar períodos sin consumo de alcohol
  • Necesidad progresiva de consumir más alcohol
  • Enfermedades asociadas con el alcohol como ser hepatopatía alcohólica
  • Lagunas mentales (lapsus de memoria) luego de beber mucho
  • Síntomas de abstinencia alcohólica tras no beber durante mucho tiempo

El objetivo principal del tratamiento es dejar de beber por completo, es decir la abstinencia. Para lograrlo, es preciso la contención y el apoyo familiar así como una fuerte red social.

Si bien la persona que tiene el problema de alcoholismo es la que tiene que tomar la decisión de tratarse para dejar su adicción, el apoyo del entorno es fundamental a ayudarlo, empujarlo a tomar la decisión. Para ello, muchas veces es importante hacerles ver que se está preocupado/a, demostrarle el daño que se está haciendo a sí mismo y a quienes lo quieren, etc.

Los tratamientos de recuperación del alcoholismo en general incluyen:

  • Apoyo para la salud mental
  • Terapias y asesoramiento para abordar la enfermedad, sus efectos y como controlarse
  • Atención médica

Los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos son muy efectivos no sólo en ayudar y contener al alcohólico, sino también a su familia y entorno.

El alcoholismo es una enfermedad que no tiene cura, es decir que es crónica. Sin embargo, la persona puede dejar de beber y no volver a hacerlo nunca más, aunque los períodos de recaídas son frecuentes y esperables, pero ello no significa que esté curado. Ya que si bebe nuevamente, es muy probable que vuelva a recaer en el alcoholismo.

El alcoholismo es un serio problema de salud pública y social. Ya que la sociedad es muy hipócrita, al por un lado fomentar a través de la publicidad el consumo de alcohol y asociarlo con la felicidad y por otro darle la espalda al alcohólico.

Ecuador pasó del segundo al noveno puesto en consumo de alcohol. Los ecuatorianos -según el nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud- bebe 7,2 litros per cápita por año. Aunque hay disminución en el consumo, su ingesta aún lo mantiene dentro de los 10 primeros países más consumidores de este producto.

¿Cuánto afecta este consumo de alcohol en el organismo? ¿Las repercusiones son a corto, mediano o largo plazo? El corazón, el estómago, el cerebro, el hígado, el riñón, la piel y los pulmones presentan a corto y largo plazos secuelas por grados alcohólicos ingeridos, según investigaciones médicas.

El alcohol es terriblemente perjudicial. Así opina el médico general Andrés Ramírez, quien afirma que todos los órganos se afectan con este consumo.

Según la última estadística del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), más de 900 000 ecuatorianos consumen alcohol, el 89,7% es de hombres y el 10,3%, de mujeres. La mayoría lo hace a partir de la adolescencia. De los 912 000 ecuatorianos que consumen bebidas alcohólicas, el 2,5% es de jóvenes de entre 12 y 18 años.

para q sirve el decadron

Después de la experiencia de la cervecería, José continuó con el “gusto” por el alcohol, cuando comenzó a laborar en Ferrocarriles Nacionales de México, donde un día por poco y murió arrollado en las vías, mientras andaba alcoholizado.

Ya casado y con hijos, José dio al hospital por un problema con el aparato digestivo: le dejó de funcionar por la gran cantidad de alcohol que ingería.

En el hospital, la enfermera instaló un suero en el brazo de José y una sonda para sacar todo el alcohol que traía en su estómago. Su páncreas no funcionaba, y todo era por una descompensación alcohólica, combinada con una diabetes, ignorada hasta ese momento.

José rondaba los 30 años y había pasado la mitad en compañía del alcohol. La primera noche de hospital tuvo alucinaciones: “Me ponían suero y, cuando iban entrando las gotitas a mi cuerpo, yo veía que eran soldados que estaban apuntándome con un arma; hablaba a las enfermeras y no me hacían caso, entonces, me quité las mangueras del suero y me salí; llegué a la casa pensando que ya no iba a volver a tomar alcohol”.

Hoy tiene 66 años y 26 de pertenecer a un grupo de apoyo de Alcohólicos Anónimos, del Grupo Morelos. Llegó ahí por decisión propia, pero después de muchas situaciones que, como ocurría con su padre, hacía insostenible su estancia en casa, con su esposa e hijas. Comprendió que no era un “vicioso” o “borracho”, como le decían sus cercanos, sino que tenía una enfermedad.

“En el grupo, a través de compartir los problemas, me dan una solución para escuchar y tener una tribuna en donde nos subimos a compartir el vidrio que traigo adentro y me hace daño, y que lo tengo que sacar; entre todos, los problemas nos tocan de a menos”.

17% bebe alcohol de forma abusiva, cinco copas o más en una sola vez, según el mismo estudio

60% en secundaria y prepa bebió alguna vez (Encuesta Escolar sobre Adicciones 2012)

50% en Jalisco bebió alcohol en el último año, según la Encuesta Nacional de Adicciones

189 Mil jaliscienses son dependientes del alcohol, es decir, 65 de cada mil

7 mil jaliscienses reciben tratamiento por alguna adicción, de acuerdo con el Sisvea 2013

42% de ellos refirió que el alcohol fue la primera droga probada y casi nueve de cada 10 beben

15 mil tratamientos contó el Sisvea durante 2012, y 18 mil durante 2011

“No lo veo como un problema. Al contrario, a la larga va a ser mejor para mi salud”. Esta es la visión de vida que tiene Karen Viviana Serrano tras convivir por un año con la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

por Juan MANUEL CORREDOR B.
jcorredor@vanguardialiberal.com.co

Lo que para ella, una bumanguesa de 27 años, 1.65 metros de altura y 65 kilogramos de peso, empezó con dolores en la boca del estómago, debilidad y sensación de desaliento durante el día; era un mal presagio de una gastritis. Lo que Karen Viviana Serrano no se imaginó era que se encontraría con una enfermedad que hasta ese momento desconocía.
La degeneración grasa del hígado, también conocida como infiltración grasa hepática o esteatosis hepática, es una enfermedad que hace parte o compone un desorden mayor: el síndrome metabólico.
El hígado graso es aquella acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). En otras palabras, el hígado presenta una acumulación de grasa no sólo en su parte externa, sino también con infiltración, haciendo que se resienta e inflame.

José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia,

Esta enfermedad puede presentarse principalmente por la ingesta continua de alcohol, o como le sucedió a Karen Serrano, que sin ser consumidora de licor tiene la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
En nuestro medio, las personas con desórdenes metabólicos que presenten en su abdomen una obesidad central, que en hombres adultos supere los 90 cm y en mujeres adultas los 80 cm de perímetro abdominal, presentan la primera alerta para sospechar de síndrome metabólico y un posible caso de hígado graso.
En niños, por ejemplo, los casos de obesidad son patéticos. Algunos estudios indican que entre la población de 5 a 14 años el sobrepeso está entre 45% a 60%.
Otros componentes que encenderían las alarmas para esta patología son la presencia de glicemia elevada (azúcar elevado en la sangre), tener el colesterol y/o triglicéridos elevados de manera constante durante un tiempo prolongado (dyslipidemia) y tener la tensión arterial alta o hipertensión arterial.
Con esos parámetros de obesidad y uno de los componentes anteriores se hablaría de síndrome metabólico.
“Tras recurrir al médico de familia, este me envió a hacerme unos exámenes de sangre. En los resultados salió que tenía altos los niveles de Transaminasas (sustancias producidas principalmente en el hígado). Luego vinieron otros exámenes que evidenciaron inflamación del hígado y, por último, confirmamos la enfermedad”, describe Karen Serrano.
José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia, explica que “el hígado graso no es una enfermedad exclusiva de las personas obesas”. Así como a Karen, una persona sin sobrepeso actual ni histórico le ocurrió, “muchos otros pacientes pueden presentar alteraciones metabólicas o diabéticas por un manejo inadecuado de grasas. El porcentaje en el mundo de personas delgadas o con peso normal con hígado graso ronda entre el cinco a siete por ciento”.

Las etapas de esta patología comprenden: hígado graso, esteatohepatitis (hepatitis por grasa), fibrosis, cirrosis y probabilidad de cáncer de hígado.

No es de la noche a la mañana
Según los expertos, el hígado graso no es una enfermedad per se. Si bien las personas que tengan una dieta inadecuada y vida sedentaria son más propensas a tener hígado graso, existen otros factores que inciden en esta patología.
La ingesta de cierto tipo de medicamentos, por ejemplo, los corticoides, algunos analgésicos, algunos para la presión arterial y medicamentos de tipo cardiovascular, entre otros, favorecen la presencia de la enfermedad.
Otra posibilidad es el sometimiento de personas obesas a cirugías bariátricas (para contrarrestar el sobrepeso), procedimiento que podría desencadenar en hígado graso, afirma este especialista.
También, con el tiempo, favorece la enfermedad del hígado graso el consumo de ciertos productos herbolarios o medicina alternativa, así como la exposición a sustancias orgánicas o tóxicas derivadas del petróleo.
Forma de tratar la enfermedad
Desde el día en que Karen Serrano fue diagnosticada, inmediatamente cambiaron sus hábitos alimenticios. Un paciente con hígado graso debe contrarrestar la enfermedad realizando dos tareas específicas: ejercicio, preferiblemente cardiovascular, y mantener una dieta balanceada. Expertos en el tema han demostrado que con sólo la realización de ejercicio y la alimentación adecuada se puede revertir la enfermedad grasa del hígado hasta en 75% de los pacientes, inclusive en la reducción y mejoría.
Sin embargo, el tratamiento para esta patología está supeditado al tipo de afectación que la causó o lo que ayudó a que se presentara: si es por hipertensión, colesterol elevado o triglicéridos elevados, trastorno del azúcar, hiperglisémico o diabético, enfermedades tiroideas, entre otros. Lo que sí es común a todos los pacientes con hígado graso es la prohibición de la ingesta de alcohol.
“Tener hígado graso no ha representado un problema en sí para mí. Al contrario, sé que a la larga va a ser mejor para mi organismo, pues impide que lo llene de alimentos grasos o dañinos. He pecado en consumirlos de vez en cuando, por ejemplo, hamburguesas e incluso trago, pero es como si llegase la muerte porque la sensación después de haberlos ingerido es horrible”, agrega Karen Serrano.
El especialista José Luis Plata explica que existe un informe de la sociedad hepática europea sobre “los beneficios” de la ingesta mínima de alcohol para tratar esta enfermedad. Sin embargo, según su experiencia, este informe es muy preliminar y tiene en cuenta las características europeas, más no las del hombre o paciente latino. Por tal razón no es recomendable para los colombianos consumir alcohol si se padece de hígado graso.
Lo que sí es benéfico es consumir café. Múltiples estudios hechos desde 2007 sobre prevención de enfermedades hepáticas, dentro de las cuales está el hígado graso, y especialmente en personas que consumen constantemente alcohol, tomar entre cinco a siete tazas de café al día ayuda a contrarrestar esta enfermedad. Esto excluye a pacientes con alguna enfermedad de tipo cardiovascular, psiquiátrico o mental a quienes se prohíbe la cafeína, agrega este gastroenterólogo-hepatólogo.

15 a 25% es el margen de probabilidad de que la enfermedad de hígado graso avance de fibrosis a cirrosis.

Alrededor del mundo
Se prevé que hacia 2020 el mayor número de pacientes que necesiten trasplante hepático no sea por consumo de alcohol, ni por cirrosis o por hepatitis C o B, sino básicamente será derivado de personas que tuvieron esteatohepatitis, enfermedad que condujo a cirrosis.

¿Tengo hígado graso?

La confirmación diagnóstica de hígado graso se puede hacer de dos maneras: el método invasivo y el no invasivo.
– Biopsia hepática (método invasivo), es el examen de mayor índice de certeza, pero su práctica posee un alto riesgo.
– Ecografía hepatobiliar: (método no invasivo).
– Fibromax y Fibrotex: (tipo serológico).
– Fibroscan: a través de un equipo similar al ecógrafo.
Cabe aclarar que a través de exámenes no invasivos se puede indicar la presencia de hígado graso, pero sólo el método invasivo podrá diagnosticarlo con certeza.

El alcoholismo es un problema de salud pública en todos los países desarrollados. El alcohol es una sustancia fácilmente disponible y su consumo está amparado por costumbres sociales y culturales. En España se relaciona directamente con unas 8.000 muertes al año, asociándose al 35% de los suicidios, al 75% de los casos de violencia doméstica y al 50% de los accidentes de tráfico.

El consumo abusivo de alcohol afecta a todo nuestro organismo, pero fundamentalmente al sistema nervioso central y al hígado. Se estima que en España existen alrededor de unos 3.000.000 de alcohólicos y unos 12.000 enfermos con cirrosis.

La hepatopatía alcohólica, o etílica, es el conjunto de enfermedades hepáticas producidas por el consumo excesivo de alcohol. En su desarrollo influyen la cantidad de alcohol consumida, el tiempo de consumo y la susceptibilidad de cada persona. El diagnóstico se basa en los síntomas del paciente y en pruebas complementarias (análisis, ecografías, biopsia hepática).

Un 90% del alcohol ingerido es metabolizado en el hígado. Cuando este órgano ve superada su capacidad depuradora por una cantidad excesiva de alcohol y esta situación se prolonga en el tiempo, se producen lesiones. Estas se deben básicamente a la acumulación de tóxicos y aumento de la oxidación en las células hepáticas.

La Organización Mundial de la Salud establece como consumo excesivo aquel que sobrepasa los 70 g de alcohol al día para los hombres y los 50 g/día para las mujeres. Los gramos de alcohol que uno consume dependen de la graduación de la bebida ingerida y de la cantidad que se ingiere. De forma aproximada y simplificada se puede recordar que un litro de vino son 80 g de alcohol, igual que 2 litros de cerveza son 80 g de alcohol y 200 cm3 de bebidas destiladas son 80 g de alcohol.

No. La severidad del daño hepático producido por el alcohol depende de factores individuales. Se sabe que, a iguales consumos, las mujeres son más propensas a desarrollar enfermedad hepática (el doble), posiblemente por la distinta distribución corporal de la grasa, y la distinta metabolización hepática y gástrica del alcohol. La obesidad también se asocia con una mayor afectación hepática y posiblemente también influyan factores hereditarios y dietas ricas en hierro. La coexistencia de otra causa de enfermedad hepática (hepatitis vírica, hemocromatosis, etc.) aumenta la frecuencia y gravedad de la lesión.

Por otro lado, no existe relación entre la tolerancia aguda al alcohol y el daño hepático; puede existir una enfermedad hepática sin episodios de embriaguez.

De forma resumida, podemos decir que existen tres enfermedades del hígado ocasionadas por el consumo excesivo de alcohol: la esteatosis hepática, la hepatitis alcohólica y la cirrosis.

La esteatosis hepática consiste en un acúmulo de grasa (triglicéridos) en el hígado como consecuencia del daño hepático. En este caso el paciente apenas tiene síntomas o presenta molestias inespecíficas, aunque en general existe un agrandamiento del hígado (hepatomegalia) y las pruebas analíticas se encuentran alteradas. En muchos casos se diagnostican sólo por las alteraciones analíticas.

La hepatitis alcohólica se debe a un daño hepático mayor con inflamación y destrucción de las células del hígado; aparece más bruscamente y puede ser muy grave. Los pacientes suelen presentar coloración amarillenta (ictericia), malestar general, náuseas, vómitos, dolor abdominal y fiebre.

Finalmente, la cirrosis asocia una importante destrucción de células hepáticas con un marcado proceso de cicatrización (fibrosis) que altera de forma importante la arquitectura del hígado, llegando a comprometer sus funciones. Inicialmente los pacientes pueden estar casi sin síntomas pero si su evolución prosigue pueden presentar acumulo de líquidos en el vientre (ascitis), hemorragias digestivas, trastornos de la conducta (encefalopatía) e incluso un tumor hepático.

El tratamiento fundamental es la abstinencia del alcohol. De hecho, si se deja de beber se aumenta la supervivencia de forma significativa. En las fases iniciales de la afectación hepática, el hígado se puede recuperar en su totalidad en muchos casos; en fases más avanzadas (cirrosis) se mejora la función del hígado, se impide su progresión y disminuyen las complicaciones.

En algunos pacientes puede ser necesario emplear otros tratamientos (medicamentos, tratamientos endoscópicos, punciones abdominales, etc.) e incluso realizar un trasplante hepático cuando la enfermedad continúa progresando a pesar de la abstinencia.

Cuando de forma asociada existen problemas de dependencia del alcohol, es difícil lograr la abstinencia, siendo preciso asociar otros tratamientos y realizar un control psiquiátrico junto al fundamental apoyo familiar y social.


E. Sánchez Hernández y J. Fernández Seara

Servicio de Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario de Ourense

dosis pediatrica del decadron

f. Tener moderación en el consumo de bebidas alcohólicas.

d. Consumir con moderación alimentos curados en sal, ahumados y curados con nitrito.

1. Existe evidencia experimental obtenida ya para principios de este siglo que evidencia la
inducción de cáncer en gallinas por medio de los viruses.

2. Los viruses son considerados como una probable causa de algunos tipos de cáncer.

3. Se requiere un mayor número de investigaciones científicas dirigidas a determinar
cual tipo de cáncer se encuentra vinculado con los viruses. Estas investigaciones se
encuentra actualmente en progreso.

1. Se ha postulado que la exposición a materiales radioactivos poseen efectos
carcinogénicos debido a su habilidad para cambiar o destruir células individuales.

2. La mayoría de la exposición ante la radiación proviene de la luz solar.

DETECCIÓN, EVALUACIÓN, Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER

A. La Evaluación se Refiere a la búsqueda por una Enfermedad en Individuos Aparentemente
Saludables

B. Cuando son Exitosos, las Técnicas de Evaluación detectan Cáncer antes que éstos inicien
el proceso de Metástasis

C. Las Técnicas de Evaluación pueden hacer las Biopsias innecesarias:

1. El ultrasonido produce imágenes basados en el registro de sonidos de alta frecuencia. No
representa riesgos para el cuerpo. No puede con seguridad detectar masas/bultos muy
pequeños.

2. La tomografía computadorizada axial (CAT, siglas en inglés) consiste de una serie de
rayos-X tomados de diferentes ángulos.


3. La transluminación consiste en atravesar rayos de luz por los tejidos para poder tomar
imágenes fotográficas.

D. Tratamientos del Cáncer

1. Para la mayoría de los tipos de cáncer, se considera a un paciente libre de cáncer si no
existe ningún indicio/vestigio de la enfermedad en cinco años luego del tratamiento.

2. La cirugía representa el tratamiento más efectivo contra el cáncer

3. La quimioterapia es aquel tratamiento del cáncer que utiliza drogas:

a. La meta de la quimioterapia es de prevenir la replicación de las células de cáncer
mientras se dejan en estado normal (sin ser afectadas) las células normales.

b. Una ventaja de la quimioterapia es que las drogas viajan a través de el torrente
sanguíneo atacando las célula de cáncer.

c. El problema principal de la quimioterapia son sus efectos secundarios: náusea, diarrea
y pérdida de apetito y cabello.

4. La terapia con radiación utiliza dosis muy altas de energía para destruir las células de
cáncer:

a. Aquellos tipos de cáncer que pueden responder a las terapias con radiación son: cáncer
de la cervix, cerebro, cuello, laringe, próstata, y piel.

b. Puede ser utilizado en conjunto con cirugía o quimioterapia.

LOS SIGNOS DE ADVERTENCIA DEL CÁNCER

1. Cambios en lo hábitos intestinales o de la vejiga.
2. Una molestia que no sana.
3. Hemorragias o secreciones no comunes.
4. Engrosamiento o una masa en los senos o en cualquier otro lugar del cuerpo.
5. Indigestión o dificultad para tragar.
6. Cambios evidentes en una verruga o lunar.
8. Tos aca o ronca.

NUEVAS ESTRATEGIAS EN EL DIAGNOSTICO, MANEJO Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER

1. Los experimentos muestran resultados prometedores con varios tipos de tratamientos con
drogas.

2. Los científicos están tratando de estimular el sistema inmunológico, de manera que pueda
rechazar células anormales.

3. Las transfusiones de los componentes sanguíneos se encuentra actualmente más disponibles
y son de mejor efectividad para el tratamiento del cáncer.

4. Los experimentos continúan con las propiedades anticancer de la droga interferon.

5. La hipertemia (terapia con calor) se ha unido a los tratamientos tradicionales para destruir
las células de cáncer sin añadir los efectos de toxicidad o molestia.

POSIBLES ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE EN EL SALÓN DE CLASE

1. Investigar los recursos de la comunidad para la educación, evaluación, diagnóstico,
tratamiento, y rehabilitación del cáncer. Se pueden hacer los contactos con las afiliaciones
locales de la Sociedad Americana del Cáncer (el capítulo de Puerto Rico) y con los hospitales
locales para adquirir información/literatura y los detalles sobre sus programas.

2. Demostrar las técnicas para la auto-evaluación de los senos.

precio del decadron inyectable

El virus está ampliamente distribuído por todo el mundo, estimándose que hasta el 95% de los adultos entre 35 y 40 años han sido infectados. Los niños se hacen susceptibles tan pronto como desaparece la protección de anticuerpos maternos. La mononucleosis infecciosa es, por regla general, una enfermedad de jóvenes. En los grupos socioeconómicos menos favorecidos y zonas del tercer mundo, la enfermedas suele afectar a los niños, mientras que las áreas con mejores estándares sanitarios la enfermedad se contráe mas tarde.

El virus es transmitido mediante saliva infectada, a menudo a partir de adultos asintomáticos y suele ocurrir cuando se besan. Con contactos menos íntimos, el contagio es menor. En algún caso de ha producido la transmisión del virus en casos de tansfusiones y transplantes de médula. Los estudios epidemiológicos indican que más del 90% de individuos asintomáticos seropositivos son portadores del virus en sus secreciones orales.

Los virus infectan el epitelio de la orofaringe y de las glándulas salivares y se replican en estas células. Las células B son infectadas al contacto con estas células epiteliales, mientras que los linfocitos de las criptas tonsilares son infectados directamente. Seguidamente el virus se disemina a través del torrente circulatorio. El virus contiene en su envoltura una proteína, la gp350 que se une al receptor celular CD21. La mayoría de los anticuerpos producidos por las células B durante la infección van dirigidas contra esta proteína. En el momento de la fase aguda de la enfermedad los linfocitos T y las células NK proliferan en grandes cantidades observándose un aumento de tamaño de los ganglios linfáticos y del bazo. En este momento, una de cada 100 células B en la sangre periférica están infectadas por el virus mientras que el fase de convalescencia sólo lo está 1 por millón.

En el control de la mononucleosis infecciosa la inmunidad celular es más importante que la inmunidad humoral. Durante la fase inicial, las células T, las células asesinas naturales (NK) y algunas células T citotóxicas inespecíficas son importantes para controlar la proliferación de las células B infectadas. En este momento se observa un aumento del interferon g. En una segunda fase se generan células citotóxicas específicas que reconocen los antígenos nucleares del virus de Epstein-Barr y otras proteínas de membrana y que son capaces de destruir las células infectadas. Si la inmunidad por células T está comprometida puede producirse la proliferación de células B con lo que la enfermedad puede pasar a ser un linfoma, si bien este no es más que un paso de los muchos que se requieren para alcanzar la malignidad. Son raras las ocasiones en que una infección por virus de Epstein-Barr alcanza el grado de linfoma de Burkitt o de carcinoma nasofaríngeo.

La mayor parte de las infecciones por virus de Epstein-Barr en los niños o adolescentes son asintomáticas y se presentan como una faringitis con o sín tonsilitis. Por el contario, en los adultos el 75% de los casos presentan mononucleosis infecciosa. El período de incubación de la mononucleosis en los adultos jóvenes es de 4 a 6 semanas antes de que comiencen a manifestarse los síntomas y signos (*). La fatiga, malestar y mialgia comienzan a manifestarse 1 a 2 semanas antes de que aparezca la fiebre y el dolor de garganta. La fiebre no suele ser demasiado intensa. La linfadenopatía se observa preferentemente en los ganglios cervicales pero otros muchos puede estar afectados. En un 5% de los pacientes se desarrolla un rash papular, generalmente en brazos y tórax, sobre todos en sujetos que han recibido ampicilina. Sin embargo, este rash no es predictivo de una futura alergia a las penicilinas. Muchos enfermos padecen estos síntomas durante 2 a 4 semanas, pero el malestar general y la fatiga pueden durar meses.

La mononucleosis infecciosa sintomática es poco común entre los niños y adolescentes. En las personas mayores se presenta a menudo acompañada de síntomas inespecíficos entre los que se incluyen malestar general, fiebre, fatiga y mialgia, pero por el contrario son infrecuentes las linfoadenopatías, faringitis, esplenomegalia y la presencia de linfocitos atípicos.

Los leucocitos suelen estar elevados alcanzándose entre 10.000 y 20.000 células/ m l a las 2-4 semanas de la infección. Se demuestra normalmente linfocitosis con más de un 10% de linfocitos atípicos (*). Se trata de linfocitos más grandes, con abundante citoplasma, vacuolas e indentaciones de la membrana. Entre las células anormales predominan las CD8+. Son frecuentes una neutropenia y trombocitopenia moderadas durante el primer mes de la enfermedad. La función hepática es anormal en el 90% de los casos: las transaminasas y la fosfatasa alcalina están aumentadas y también la bilirrubina en un 40% de los casos

En general, el mejor procedimiento para el diagnóstico de las infecciones víricas es el aislamiento del virus o alguno de sus componentes.

Anticuerpos heterófilos: los anticuerpos heterófilos son anticuerpos IgM que no se unen a las proteínas del virus Epstein-Barr (Prueba de Paul-Bunnel) (*)

El caso típico de mononucleosis infecciosa con anticuerpos heterófilos positivos es bastante fácil de diagnosticar. Más complicada es la situación cuando las manifestaciones clínica son atípicas o cuando los anticuerpos heterófilos son negativos. La causa más frecuente de mononucleosis infecciosa con anticuerpos heterófilos negativos es la infección por citomegalovirus (CMV). Ambos cuadros son muy parecidos e incluso en muchas ocasiones los títulos de anticuerpos frente al CMV están también elevados en una mononucleosis por virus de Epstein-Barr. La infección por CMV suele producir menos dolor de garganta y con frecuencia solo cursa con astenia y fiebre.

La hepatitis por virus de la hepatitis A puede ir acompaña de linfocitosis atípica similar a la MI, si bien las transaminasas están mucho más elevadas. Otras infecciones que se presentan con cuadros parecidos a los de MI son la rubeóla (si bien esta última con la erupción cutánea típica), la toxoplasmosis aguda y sobre todo la infección por herpes virus 6.

El tratamiento de la mononucleosis infecciosa consiste en reposo y alivio del malestar. El paracetamol y la aspirina alivian la fiebre y el dolor de garganta. Debe evitarse un exceso de actividad física durante el primer mes para evitar la posibilidad de una rotura esplénica. Aunque se han usado corticoides (prednisona 40-60 mg/dia durante 2 ó 3 días con reducción de las dosis en la semana siguiente) para evitar la obstrucción de las vías respiratorias en los pacientes con hipertrofia tonsilar, estos no se recomiendan ya que pueden originar superinfecciones.

El aciclovir no ha mostrado ningún impacto significativo sobre la mononucleosis infecciosa aunque in vitro inhibe la replicación del virus. Esto se debe a que el aciclovir (y otros antivíricos como el ganciclovir o el foscarnet) actúan sobre la DNA-polimerasa vírica pero no sobre la DNA-polimerasa celular implicada en la replicación del virus no integrada en su genoma.

Aunque son muchas las complicaciones que pueden darse en la mononucleosis infecciosa la mayor parte de las veces la enfermedad tiene un carácter benigno. Probablemente las complicaciones más frecuentes son las derivadas de la deficiencia inmunológica de caracter transitorio que acompaña a la enfermedad.

REFERENCIAS

  • Hillman, Robert: Hematologia en la práctica clínica. 2006 McGraw, 470 páginas

La hepatitis C es una infección viral que puede inflamar y dañar el hígado. El virus de la hepatitis C generalmente se trasmite a través del contacto con sangre infectada, más comúnmente al compartir agujas para el consumo de drogas intravenosas. La enfermedad también puede diseminarse:

  • si se comparten sorbetes u otros elementos usados para inhalar cocaína.
  • en las relaciones sexuales sin protección, aunque esto es poco común
  • un trabajador de la salud al pincharse accidentalmente con una aguja infectada
  • a través de transfusiones de sangre; antes de 1992, las personas que recibían transfusiones de sangre tenían un riesgo significativo de desarrollar hepatitis C; sin embargo, dado que las técnicas usadas en el análisis de sangre mejoraron, las probabilidades de contagiarse a través de una transfusión de sangre infectada disminuyó en aproximadamente 1 en 100.000 casos.
  • a través de las diálisis renales
  • de la madre al bebé durante el nacimiento
  • un tatuaje infectado o equipamiento para perforaciones en el cuerpo (body piercing )

Una vez que una persona estuvo expuesta al virus de la hepatitis C, usualmente lleva una a dos semanas antes de que el virus pueda detectarse en sangre.

Hasta el 80% de las personas que desarrollan hepatitis C breve (aguda) desarrollan hepatitis C prolongada (crónica). La mayoría de estas personas; no obstante, desconocen que tienen esta infección porque la hepatitis C generalmente no causa síntomas. Luego de estar contagiado con esta infección silenciosas durante 20 a 30 años, alrededor del 30% desarrolla cirrosis, una enfermedad hepática (del hígado) grave que puede causar la muerte. Un pequeño porcentaje de personas con hepatitis crónica desarrolla cirrosis de hígado. En Estados Unidos la hepatitis C es la causa de muerte más común por enfermedad hepática crónica y transplante de órgano. Allí, alrededor de 10.000 personas mueren por año debido a complicaciones de la hepatitis C.

Muchas mujeres con hepatitis C no presentan ningún síntoma. Sin embargo, alrededor del 20% de las personas contagiadas desarrollan síntomas que duran de 2 a 3 meses, incluidos:

  • sensación de estar enfermo (malestar generalizado)
  • tono amarillento en la piel (ictericia)
  • debilidad
  • poco apetito
  • fatiga
  • náuseas
  • dolor abdominal

Menos del 20 por ciento de las personas que se infectaron con hepatitis C logran eliminar el virus de sus cuerpos por completo. Estas personas raramente sufren de consecuencias a largo plazo por esta enfermedad.

Alrededor del 30% de las personas con hepatitis C prolongada desarrollarán síntomas generales, como pérdida de peso, poco apetito, fatiga y dolor en las articulaciones. La mayoría de las personas; no obstante, no presentan ningún síntoma durante 20 a 30 años después de haberse contagiado, aunque el virus daña lentamente el hígado. A menos que se hagan análisis para detectar la hepatitis C, mucha de estas personas desconocen estar infectados hasta que desarrollan síntomas de enfermedad hepática avanzada.

Su médico le preguntará acerca de sus síntomas relacionados con la hepatitis C crónica o aguda, o con la enfermedad hepática avanzada. Le preguntará si presenta factores de riesgo de tener hepatitis C, como antecedentes de consumo de drogas intravenosas, inhalación de cocaína o transfusiones de sangre, especialmente antes de 1992. Su médico le preguntará acerca de su sexualidad porque las personas con múltiples parejas sexuales son muy propensas a desarrollar la hepatitis C. Si ya ha trabajado en el campo de la salud mental, su médico le preguntará si podría haberse pinchado con una aguja accidentalmente. En raros casos, las personas con hemodiálisis prolongadas se infectan con hepatitis C a través del equipo contaminado.

Su médico lo examinará para detectar signos de enfermedad hepática, como hígado o bazo aumentados de tamaño, abdomen hinchado (inflamado), inflamación de tobillos o consunción muscular severa (atrofia).

La infección con hepatitis C se confirma mediante ciertos análisis que detectan esta infección de dos maneras distintas. El análisis detecta la presencia del virus en sangre o detecta las proteínas que combaten la infección (anticuerpos) fabricadas por el organismo para combatir el virus de la hepatitis C. Estos anticuerpos indican que usted ya estuvo expuesto al virus. El virus mismo puede detectarse mediante un análisis llamado reacción en cadena de la polimerasa. Los análisis de anticuerpos incluyen las pruebas de enzimoinmunoanálisis e inmunotransferencia recombinante.

Si tiene hepatitis C, su médico le pedirá que se haga análisis de sangre para determinar el subtipo de virus que tiene porque cada subtipo responde de manera diferente al tratamiento. Se necesitará una biopsia de hígado, y en la mayoría de los casos, se hace antes de comenzar el tratamiento médico. En una biopsia, se extrae una pequeña muestra de tejido y se la examina en un laboratorio. Los resultados de la biopsia ofrecen la mejor información para el pronóstico de la enfermedad en relación con la probabilidad de desarrollar complicaciones debido a la enfermedad hepática.

Menos del 20% de las personas con hepatitis C logran eliminar el virus de sus cuerpos en seis meses. La mayoría de las personas tienen la infección de por vida y algunas finalmente desarrollan cirrosis u otras formas de enfermedad hepática grave.

No existe vacuna para protegerse contra la hepatitis C, por eso la única forma de prevenir la enfermedad es evitando los factores de riesgo.

El riesgo de contraer la hepatitis C a través de las relaciones sexuales parece ser baja, excepto en las personas con muchas parejas sexuales. Una pareja con una relación prolongada puede infectarse si una de las dos tiene hepatitis C, no obstante esto se da en casos excepcionales. Por eso, las personas con hepatitis C en estos tipos de relaciones generalmente no necesitan tomar medidas preventivas especiales para evitar que sus parejas los contagien. Si la persona con hepatitis C también está infectada con VIH, es mayor el riesgo de trasmitir la hepatitis C. Usted debería informarse con su médico sobre la necesidad de usar algún método de prevención.

En la actualidad, los siguientes son los métodos más efectivos para prevenir la hepatitis C:

  • no se inyecte drogas ilegales
  • no inhale cocaína
  • si está pensando en hacerse perforaciones corporales (body piercing) o tatuajes, asegúrese de que el equipo esté bien desinfectado
  • si es un trabajador de la salud, siga las precauciones estándares de control de infecciones (batas, guantes, lavado de manos, etc.) para prevenir el contacto con la sangre del paciente
  • no tenga relaciones sexuales sin protección, a menos que tenga una relación prolongada con una sola persona.

Dado que beber alcohol empeora la hepatitis C, aquellos con esta enfermedad deberían reducir significativamente la ingesta de alcohol o evitar tomar alcohol.

No todos los pacientes infectados con hepatitis C necesitan tratarse. Si está contagiado con hepatitis C, su médico le informará los beneficios y los efectos secundarios del tratamiento y la probabilidad de que el tratamiento mejore su condición. Su médico le recomendará que se vacune contra la hepatitis A y B, a menos que ya esté infectado con estos virus, para reducir la probabilidad de dañar más el hígado.

En el pasado, comúnmente se usaba un médicamente llamado interferón alfa para tratar la hepatitis C. Sin embargo, aunque casi el 50% de las personas en un principio mejoran con esta terapia, los beneficios del tratamiento raramente perduran más de seis meses. Por eso, el interferón alfa es actualmente usado en combinación con un medicamento antiviral llamado ribavirina (Virazole). Alrededor del 60 por ciento de los pacientes que tiene una terapia combinada eliminarán el virus en sangre. El pronóstico varía según en subtipo de virus. Los pacientes con el genotipo 2 y 3 tienen una tasa más alta de respuesta, mientras aquellos infectados con el genotipo 1 son menos propensos a responder al tratamiento.

Algunas personas no logran tolerar los efectos secundarios de este tratamiento y no se recomienda en personas con ciertos problemas médicos. El interferón alfa causa varios efectos secundarios, incluidos sensación de estar enfermo (malestar generalizado), depresión, dificultades para concentrarse, anemia, enfermedad tiroidea, y, menos comúnmente, enfermedades autoinmunes. Por eso, no se recomienda esta medicación en personas que tienen antecedentes de depresión, enfermedades autoinmunes, ciertas enfermedades de la sangre y varias condiciones médicas crónicas. La ribavirina se tolera muy bien y su efecto secundario es la anemia.

También se recomienda la terapia antiviral en personas que tienen enfermedades hepáticas avanzadas o en consumidores activos de alcohol o drogas ilegales.

Llame a su médico si presenta síntomas de hepatitis o si cree que estuvo expuesto a una persona con hepatitis.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan que ciertos grupos con alto riesgo se hagan análisis para detectar la hepatitis C, incluidos:

La hipertensión portal es el aumento anormal de la presión sanguínea de la vena porta, que transporta a la sangre del intestino al hígado. La hipertensión portal puede deberse a un aumento de la presión de los vasos sanguíneos portales o a la resistencia al flujo sanguíneo a través del hígado. La hipertensión portal puede llevar al crecimiento de vasos sanguíneos nuevos (llamados colaterales) que conectan el flujo sanguíneo del intestino con la circulación general, pasando por alto el hígado. Cuando esto ocurre, las sustancias que normalmente son eliminadas por el hígado pasan a la circulación general. Entre los síntomas de la hipertensión portal se incluyen los siguientes:

* distensión de la cavidad abdominal (ascitis)

* sangrado de las venas varicosas localizadas en el segmento inferior del esófago y en el revestimiento del estómago

¿Qué es la ascitis?

La ascitis es la acumulación de líquido en la cavidad abdominal causada por la pérdida de líquidos de los vasos de la superficie del hígado y el intestino. La ascitis debida a enfermedad hepática suele acompañar a otras características de la enfermedad hepática como la hipertensión portal. Los síntomas de la ascitis pueden incluir la distensión abdominal, que causa malestar y disnea.

¿Qué es la encefalopatía hepática?

La encefalopatía hepática es el deterioro de la función cerebral debido a la acumulación en la sangre de sustancias tóxicas, que normalmente son eliminadas por el hígado. La encefalopatía también es llamada encefalopatía porto-sistémica, encefalopatía hepática o coma hepático.

Los síntomas pueden incluir:

* cambios en el pensamiento lógico, personalidad y comportamiento
* cambios del estado de ánimo
* falta de sentido común
* somnolencia
* confusión
* habla y movimiento lentos
* desorientación
* pérdida del conocimiento
* coma

¿Qué es la insuficiencia hepática?

La insuficiencia hepática es el deterioro severo de la función hepática. La insuficiencia hepática ocurre cuando una gran porción del hígado se encuentra dañada debido a cualquier tipo de trastorno hepático. Los síntomas pueden incluir:

* ictericia
* tendencia a sangrar o sufrir contusiones fácilmente
* ascitis
* alteración de la función cerebral (encefalopatía)
* aumento de peso y crecimiento pobres
* fatiga
* debilidad
* náuseas
* pérdida del apetito

Archivado en: Inicio » Hepatitis C (HCV) » Síntomas de enfermedad hepática

Autor: Dr. Pedro Pinheiro » 7 de marzo de 2018

El hígado es un órgano grande, ubicado a la derecha de la cavidad abdominal, responsable de varias funciones vitales en nuestro cuerpo. El hígado puede verse afectado por muchas enfermedades diferentes, entre las más comunes incluyen hepatitis, cirrosis, esteatosis y cáncer. Muchas de las enfermedades hepáticas tienen síntomas en común porque, a pesar de tener orígenes distintos, terminan acometiendo las mismas funciones del hígado.

En este texto vamos a abordar los 12 síntomas más comunes que los pacientes con problemas hepáticos pueden presentar. Este artículo tratará de los síntomas del hígado en general; si quieres más detalles sobre problemas específicos del hígado, accede a nuestros textos a continuación:

El hígado es un órgano grande situado en el cuadrante superior derecho del abdomen, justo debajo del diafragma.

El hígado es un órgano vital, responsable de numerosas funciones en nuestro cuerpo. Entre los trabajos que el hígado realiza, podemos mencionar la producción de enzimas digestivas, proteínas, factores de coagulación, colesterol, glucosa y varias otras sustancias. El hígado es también responsable del metabolismo de los nutrientes absorbidos por los intestinos, así como de limpieza de toxinas circulantes.

En virtud de desempeñar varias funciones en el cuerpo, las enfermedades hepáticas pueden presentar una amplia variedad de síntomas. Vamos a abordar a continuación los 12 signos y síntomas más típicos de problemas en el hígado, explicando brevemente por qué se presentan.

Antes de continuar con el artículo, es importante explicar lo que es la vena porta hepática, ya que muchos de los síntomas de la enfermedad hepática son causados por una obstrucción de esta vena.

La vena porta o sistema porta hepático es una vena grande que se encuentra en la entrada en el hígado encargada de drenar la sangre desde el sistema gastrointestinal. Toda la sangre del estómago, bazo, páncreas y los intestinos pasa a través de la vena porta y por el hígado antes de volver al corazón. De esta manera, toda sustancia ingerida y absorbida en el tracto gastrointestinal necesariamente pasa primero por el hígado antes de llegar al resto del cuerpo

En los casos de enfermedad hepática severa, especialmente en la cirrosis, el hígado sufre un proceso de fibrosis (cicatrización y endurecimiento del tejido del hígado) que puede causar la obstrucción de la vena porta, lo que dificulta la llegada de la sangre por este grande vaso. La sangre que viene desde los órganos digestivos necesita pasar por la vena porta y por el hígado antes de continuar su camino hacia el corazón. Si la vena porta está bloqueada, habrá una gran congestión de sangre y un aumento de la presión, no sólo en la vena porta sino también en todas las venas del tracto gastrointestinal. Este cuadro se llama hipertensión portal y es responsable de varios de los signos y síntomas que se explican a continuación.

Síntomas del hígado 1# – Síntomas generales

Pacientes con daños hepáticos presentan, generalmente, una variedad de síntomas generales y no específicos, incluyendo náuseas, pérdida de apetito, abatimiento y pérdida de peso. En los casos de hepatitis aguda, el paciente también puede presentar fiebre, que contribuye aún más a la aparición de este malestar.

Un sabor amargo en la boca es un síntoma atribuido popularmente a problemas del hígado, pero es una queja no muy específica, que puede ser activada por muchas otras causas, como reflujo, gastritis, lesiones de los dientes, lesiones en las encías, infecciones en la faringe o amígdalas, deshidratación, ayuno prolongado, medicamentos, cigarrillos. Si el paciente no presenta ningún otro síntoma, es poco probable que la sensación de boca amarga sea un signo de problema hepático relevante.

Síntomas del hígado 2# – Cansancio

Un síntoma frecuente en cualquier tipo de enfermedad del hígado es la fatiga o cansancio fácil. Esta falta de energía afecta a pacientes con hepatitis, cirrosis e inclusive esteatosis hepática. Cuanto más avanzado es el daño al hígado, más pérdida de apetito el paciente se siente.

Síntomas del hígado 3# – Ascitis

La ascitis es el nombre dado a la acumulación de líquidos dentro de la cavidad abdominal, conocida popularmente como barriga de agua. La ascitis es un síntoma típico de la cirrosis hepática y a menudo ocurre cuando el paciente presenta hipertensión portal.

Además de la cirrosis, la esquistosomiasis es otra enfermedad que suele afectar al hígado y causar hipertensión portal y ascitis.

La ascitis surge porque la sangre represada y la elevada presión dentro de las venas del tracto gastrointestinal provocan un desplazamiento de agua de los vasos sanguíneos, llevando a la acumulación de líquido dentro de la cavidad abdominal. Es como si los vasos sanguíneos comenzasen a transformación de suero en agua.

La ascitis es una manifestación típica de la enfermedad hepática, pero también puede ocurrir en enfermedades de otros órganos, como en la insuficiencia cardiaca descompensada (lee: INSUFICIENCIA CARDÍACA – Causas y Síntomas) y en el síndrome nefrótico (lee: ORINA ESPUMOSA Y PROTEINURIA).

Síntomas del hígado 4# – Circulación colateral

para que es la inyeccion decadron

El hígado graso es generalmente de dos tipos de alcohol y sin alcohol. Esto se debe a que esta enfermedad está causada mayormente por el alcoholismo. Cuando hay una acumulación de una gran cantidad de grasa en el hígado, sin ningún tipo de inflamación, es calledsteatosis. Sin embargo, cuando el hígado graso se acompaña de inflamación o las células del hígado están dañadas, es calledsteatohepatitis. Si thesteatohepatitisis no causada por el consumo de alcohol, se le llama orsteatohepatitis hígado graso no alcohólico.

La diabetes, la obesidad y el consumo incontrolado de alcohol se citan como las razones principales para la mayoría de los casos de hígado graso en y alrededor de los EE.UU.. Trastornos hereditarios del metabolismo, la incapacidad de resistir la insulina y los niveles altos de triglicéridos en la sangre también son algunas de las causas de hígado graso.

En las etapas iniciales, la enfermedad pasa desapercibida y esto aumenta las complicaciones a medida que evoluciona más en un problema importante. Varios síntomas comúnmente observados de enfermedades del hígado graso son:

Pérdida de peso irregular

Lapsus de memoria y el olvido

Dolor debajo de la caja torácica

El problema con el hígado graso es que casi no hay síntomas en las etapas iniciales de esta enfermedad. Una vez que el problema de la grasa dolencia hepática viene a la luz, es obligatorio tomar las precauciones necesarias. El diagnóstico consiste en ir por los análisis de sangre, TAC (tomografía axial computarizada), MRI (imágenes por resonancia magnética) y la biopsia hepática. Los análisis de sangre ayudan a los expertos médicos para determinar las posibles causas de hígado graso en el período inicial de la enfermedad. Por ejemplo, a través de un análisis de sangre se puede comprobar si la persona está sufriendo de cualquier tipo de inflamación en el hígado. Esto ayuda a reducir el riesgo de enfermedad de hígado graso severo y otros problemas relacionados, como encontrar los síntomas de la cirrosis hepática.

El tratamiento del hígado graso

El tratamiento de un hígado graso implica la eliminación de las posibles causas de la enfermedad. Por ejemplo, si el abuso de alcohol y drogas es la causa del hígado graso, el paciente tiene que asegurarse de que él / ella deja de consumir alcohol y drogas por completo. Si la persona es adicta a estos hábitos poco saludables, entonces él o ella debe mantenerse en un centro de rehabilitación de alcohol y tratarse con cuidado. Una vez que el consumo se ha detenido completamente, los síntomas de hígado graso desaparecen en un período de 6 a 8 meses. Si el paciente es obeso, debe intentar perder peso y ganar control sobre su dieta.

El hígado graso es una no muy difícil de curar a menos que el caso es extrema. Mediante la adopción de un estilo de vida saludable, se puede reducir fácilmente el riesgo de hígado graso. La protección de su hígado está totalmente en sus manos, por lo que no debe ignorar a toda costa. De esta manera, se puede lograr una buena salud y felicidad.

Última actualización: 8/29/2011

Enfermedades del Hígado Graso: Causas, síntomas y tratamiento

Los signos y síntomas de trastornos hepáticos

Agrandamiento del hígado: Causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es la esclerosis del hígado

Hígado síntomas del dolor

Signos de insuficiencia hepática

Los primeros síntomas de la insuficiencia hepática

Infiltración grasa de la infiltración LiverFatty del hígado se refiere a la acumulación de grasa en las células del hígado. Esta condición, si no se maneja con el tiempo puede causar cortar las enfermedades hepáticas. Desplácese hacia abajo para conocer las causas y las señas de identidad de esta enfermedad hepática.

El hígado es un órgano grande glandular que realiza diversas funciones que son esenciales para el buen funcionamiento del cuerpo humano. El hígado convierte el exceso de glucosa en glucógeno, que se convierte en glucosa para satisfacer las necesidades de energía del cuerpo. El hígado también ayuda en la producción de ciertas proteínas, sobre todo los que ayudan a la coagulación de la sangre. También sintetiza ciertas sustancias que son necesarias para el metabolismo. Por ejemplo, el hígado produce un jugo digestivo llamado bilis. La bilis desempeña un papel importante en la digestión de las grasas. Hígado también facilita la eliminación de los productos químicos, el alcohol, las drogas o las toxinas del cuerpo.

También controla los niveles de grasas en la sangre. Las células del hígado almacenan grasa, más concretamente, los triglicéridos en su citoplasma. Los triglicéridos ocupan 5% del peso del hígado en condiciones normales. El problema surge cuando la concentración de triglicéridos excede los niveles normales. Esta condición se conoce como infiltración grasa del hígado. También se conoce como hígado graso, metamorfosis grasa, o esteatosis del hígado.

Tipos de infiltración grasa

La infiltración grasa puede ser difusa o focal en la naturaleza. En caso de infiltración grasa difusa, hay una acumulación excesiva de triglicéridos en el hígado entero. En caso de hígado graso focal, sólo un parte del hígado se ve afectado y la infiltración de triglicéridos es no uniforme. Metamorfosis grasa focal por lo general se produce en el tejido hepático cerca de la fisura del ligamento redondo y podría ser causado debido a la mala absorción de las lipoproteínas o un flujo venoso cambiado al hígado.

El hígado graso puede ser causada por muchas razones. Sin embargo, la razón principal detrás del desarrollo de un hígado graso es un aumento en la cantidad de grasa transferida a la glándula hepática de las otras partes del cuerpo. Podría ser debido a una reducción en la velocidad a la que el hígado se rompe y elimina la grasa. Cualquier alteración en cualquiera de los pasos seguidos por el hígado para el metabolismo de los lípidos también puede conducir a este trastorno del hígado.

? esteatohepatitis o enfermedad de hígado graso

La esteatosis del hígado puede convertirse en un motivo de grave preocupación si la acumulación de grasa conduce a la inflamación del hígado. En tales circunstancias, uno es diagnosticado con esteatohepatitis o enfermedad de hígado graso. Se puede dividir en dos tipos:

Esteatohepatitis alcohólica: El abuso de alcohol es uno de los factores contribuyentes más comunes para esta enfermedad del hígado. Cuando la acumulación de grasa resulta del abuso de alcohol, uno es diagnosticado con esteatohepatitis no alcohólica.

Esteatohepatitis no alcohólica: Cuando la acumulación de grasa en el hígado se produce debido a factores distintos del alcoholismo, uno se dice que sufren de la esteatohepatitis no alcohólica. La obesidad puede poner uno en un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de hígado graso. Esta enfermedad también puede estar asociada con la malnutrición, el hambre, la pérdida rápida de peso, niveles anormales de lípidos en la sangre, presión arterial alta, o diabetes.

Otros factores que pueden dar lugar a la infiltración grasa del hígado incluyen:

Nutrición parenteral a largo plazo (administración intravenosa de nutrientes).

El uso prolongado de esteroides o la excesiva producción endógena de esteroides.

Los productos químicos tales como el tetracloruro de carbono y el fósforo amarillo también pueden ser responsables de causar esteatosis del hígado.

Condiciones médicas como el VIH, la hepatitis C, el síndrome del intestino irritable y la hiperlipidemia son muy perjudiciales para el hígado.

La infiltración grasa del hígado puede o no producir ningún síntoma. Sin embargo, los síntomas pueden aparecer cuando la acumulación de grasa en el hígado conduce a la inflamación del hígado. A continuación se presentan algunos de los síntomas más comunes.

Un ligero dolor en la región cuadrante superior del hígado es un signo característico de la enfermedad de hígado graso.

La fatiga y malestar general son otros síntomas que se pueden experimentar.

A veces, la enfermedad de hígado graso puede estar acompañado por hepatomegalia (agrandamiento del hígado). Esta enfermedad también se caracteriza por un nivel elevado de enzimas tales como transaminasas y fosfatasas alcalinas.

A veces, el hígado graso también puede llevar a la pérdida de peso.

Si no se trata, se pueden formar tejido cicatrizal en el hígado. La atención médica inadecuada y la mala forma de vida pueden hacer que uno susceptible a una enfermedad grave del hígado llamada cirrosis hepática.

Diagnóstico y tratamiento

Si usted ha estado experimentando un dolor sordo en el cuadrante superior derecho del abdomen, lo mejor sería consultar un hepatólogo. Ciertas pruebas de diagnóstico y los procedimientos de formación de imágenes se pueden pedir para confirmar el diagnóstico de la enfermedad de hígado graso y determinar la causa subyacente. Los hallazgos de las imágenes obtenidas a través de la ecografía, la tomografía computarizada o una resonancia magnética pueden proporcionar una prueba de infiltración grasa del hígado. Modelo brillante, borrosa vasculares y atenuación profunda son características ultrasónicas que ayudan a confirmar el diagnóstico de hígado graso mediante ecografía.

Si el hígado es más brillante que los riñones, puede ser indicativo de hígado graso. Una disminución en el valor medio de atenuación hepática es proporcional al grado de aumento en la concentración de triglicéridos en el hígado. El valor de atenuación de hígado es casi igual a la del bazo. En condiciones sanas, el bazo tiene un valor más alto. Hay una clara distinción entre los vasos sanguíneos intrahepáticos. Esto es así porque las estructuras de la parénquima hepático circundante, el exceso de atenuación. Los vasos sanguíneos intrahepáticos recorren su curso normal, incluso a través de la región afectada sin deformidad. Una vez que se confirma el diagnóstico, el tratamiento médico se administra dependiendo de la causa subyacente del hígado graso. A continuación se presentan algunas de las formas que pueden ayudar a revertir infiltración grasa.

Las personas que hayan tenido hepatitis vírica aguda pueden volverse portadoras crónicas de la enfermedad. Es necesario tomar las precauciones adecuadas para prevenir la diseminación de la enfermedad.

Algunas personas no se recuperan totalmente de la hepatitis aguda y desarrollan hepatitis crónica, el hígado continúa sufriendo más daño e inflamación. La hepatitis se considera crónica si los síntomas persisten por más de seis meses. La hepatitis crónica puede durar años.

Tipos de hepatitis crónica:

  • Hepatitis crónica inducida por alcohol - daño continuo del hígado debido al consumo excesivo de alcohol.
  • Hepatitis crónica activa - una inflamación agresiva y destrucción de las células del hígado, que generalmente ocasiona cirrosis.
  • Hepatitis crónica persistente - una inflamación moderada del hígado, que generalmente no ocasiona cirrosis.

Causas:
Ciertos virus y medicamentos pueden causar hepatitis crónica en algunas personas, pero no en otras. Algunas causas comunes incluyen:

  • Hepatitis vírica.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Trastornos autoinmunológicos (cuando el cuerpo ataca sus propios tejidos).
  • Reacciones a ciertos medicamentos.
  • Trastornos metabólicos (como la hemocromatosis o la enfermedad de Wilson).

Síntomas:
Los síntomas de la hepatitis crónica generalmente son leves. Aunque el daño al hígado continúa, su progresión es generalmente lenta. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la hepatitis crónica. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Algunos individuos no experimentan síntomas, mientras que otros pueden experimentar los siguientes:

  • Sentirse enfermo.
  • Poco apetito.
  • Fatiga.
  • Fiebre baja.
  • Dolor en la parte superior del abdomen.
  • Ictericia.
  • Síntomas de enfermedad crónica del hígado (como bazo agrandado, vasos sanguíneos en forma de araña en la piel y retención de fluidos).

Los síntomas de la hepatitis crónica pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

Diagnóstico:
Además del examen físico y la historia médica completa, los procedimientos de diagnóstico para la hepatitis crónica pueden incluir los siguientes:

  • Exámenes de laboratorio específicos.
  • Exámenes de la función hepática.
  • Biopsia del hígado, para determinar la severidad de la inflamación, cicatrización, cirrosis y causas subyacentes.

Tratamiento:
El tratamiento específico de la hepatitis crónica será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzada está la enfermedad
  • La causa de la enfermedad.
  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.
  • Su opinión o preferencia.

El objetivo del tratamiento es detener el daño del hígado y aliviar los síntomas.

El tratamiento puede incluir:

  • Agente antivírico
    Cuando la hepatitis es causada por la hepatitis B o C, la inflamación del hígado puede detenerse por el uso del agente antivírico interferón alfa.
  • Corticosteroides
    Los corticosteroides pueden usarse para tratar la hepatopatía crónica causada por un trastorno autoinmunológico. La inflamación se elimina, pero la cicatrización del hígado puede continuar.
  • Suspensión de ciertas drogas
    Cuando la causa de la hepatitis crónica se debe al consumo de ciertas drogas, el suspenderlas generalmente alivia cualquier síntoma.

La higiene adecuada es la clave para prevenir la diseminación de muchas enfermedades, incluida la hepatitis. Entre otras medidas preventivas, se incluyen las siguientes:

  • Vacunas
    La vacuna contra la hepatitis B se administra rutinariamente a los niños pequeños como parte de su programa de vacunación. La vacuna contra la hepatitis A está disponible para personas en riesgo de contraer la enfermedad mientras viajan. (Actualmente no existen vacunas contra la hepatitis C, D, E o G.)
  • Transfusión de sangre
    Las transfusiones de sangre se examinan rutinariamente para detectar hepatitis B y C y disminuir el riesgo de infección.
  • Preparación de anticuerpos
    Si la persona ha estado expuesta a la hepatitis, se le puede administrar una preparación de anticuerpos que ayuda a evitar el contagio de la enfermedad.

Haz click aquí para ir a la página de
Recursos en la Red de Las Enfermedades del Hígado, la Bilis y el Páncreas

Cuando se sufre un daño en el hígado causado por una enfermedad crónica y prolongada hablamos de cirrosis hepática. Esta enfermedad afecta al tejido fibroso de este órgano vital, lo cual acaba lesionando al hígado y mermando su funcionamiento. Las causas del desarrollo de la cirrosis pueden ser diversas, aunque generalmente se produce por un alto y excesivo consumo de alcohol o como consecuencia de enfermedades como la hepatitis. ¿Quieres saber más sobre esta enfermedad crónica que afecta al hígado? En tuSíntoma te lo explicamos todo sobre la cirrosis hepática. A continuación, hablamos de qué es, cómo se origina, cuáles son sus síntomas y sus posibles tratamientos.

La cirrosis hepática es una enfermedad que afecta, básicamente, al buen funcionamiento del hígado. Su tejido fibroso se daña y, en consecuencia, aparecen nódulos que alteran tanto la apariencia del órgano, como su estructura y sus funciones. La cirrosis hepática es crónica y prolongada, lo cual produce una lesión del hígado que se mantiene durante mucho tiempo.

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Se sitúa en la parte superior derecha del abdomen, justo debajo de las costillas. El hígado sano, aquel que no está afectado por ningún tipo de enfermedad, cuenta con un contorno liso y elástico y se conecta directamente al intestino delgado mediante el conducto biliar, es decir, el encargado de transportar la bilis que ayudará a hacer la digestión en el estómago. A grandes rasgos, podríamos decir que el hígado se comporta igual que una fábrica química y cumple funciones diferentes como producir proteínas para coagular la sangre, producir bilis y enzimas digestivas, controlar las infecciones, metabolizar el colesterol, mantener, regular o equilibrar los niveles hormonales, metabolizar medicamentos, alcohol y otras drogas… Teniendo en cuenta estas funciones básicas del hígado es importante saber cuan importante es que este órgano se mantenga sano.

En el caso de la cirrosis hepática el daño y las lesiones se acumulan en el hígado, lo cual hace que su aspecto se modifique y se merme, el tejido hepático se reduce y también disminuye su rendimiento. Las complicaciones que puede ocasionar un hígado dañado o que padece cirrosis hepática en la sangre y en sus funciones pueden ser muy graves.

Las causas que pueden producir una cirrosis hepática son múltiples y pueden variar dependiendo de la zona geográfica y de los antecedentes de la persona. No obstante, las más frecuentes son:

  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Reacción al exceso de drogas, medicamentos u otros compuestos químicos.
  • Padecer hepatitis vírica crónica, es decir, hepatitis B y C.
  • Hígado graso no alcohólico también conocido como esteatohepatitis no alcoholica. Esta patología se relaciona con la diabetes y la obesidad.
  • Enfermedades hereditarias como la hemocromatosis (acumulación de hierro en el hígado) o la enfermedad de Wilson (alteración del transporte de cobre, que se acumula en el hígado y otros tejidos).
  • Enfermedades autoinmunes como la hepatitis autoinmune (el sistema inmunitario ataca al hígado) o la cirrosis biliar primaria (afecta generalmente a mujeres, se desconocen a ciencia cierta los motivos que desencadenan el ataque del higado por parte del propio organismo).
  • Ausencia de proteínas y enximas para metabolizar sustancia en el hígado.
  • Enfermedades del corazón o insuficiencia cardíaca.
  • Sobreexposición a agentes tóxicos medioambientales.

La cirrosis hepática es una enfermedad que puede tener diversos síntomas, dependiendo de su severidad y su presencia en el hígado. Es una malaltía crónica y prolongada, por lo que las molestias también podrán variar en función de la fase de desarrollo por la que esté pasando la enfermedad. Al principio, incluso, puede no haber síntomas específicos, pero el cansancio, la pérdida del apetito, la debilidad, la pérdida de peso o las náuseas irán aparenciendo conforme avance la enfermedad. Los síntomas más severos se presentan durante las fases avanzadas de la cirrosis hepática, cuando el hígado, además, empezará a tener dificultades para realizar todas sus funiones eficientemente. Algunos de los síntomas más destacados durante el proceso severo de cirrosis son:

  • Oscurecimiento de la piel y otras alteraciones.
  • Fragilidad de la piel y las mucosas, lo cual produce hemorragias nasales, cardenales, erosiones cutáneas…
  • Coagulación deficiente.
  • Ictericia, es decir, la piel y la parte blanca del ojo (esclerótica) se vuelven amarillentas. Esto se debe a la incapacidad del hígado para eliminar de la sangre la bilirrubina.
  • Alteraciones en las uñas (uñas en vidrio de reloj).
  • Retención de líquidos, que puede acumularse en piernas (edemas) o en el abdomen (ascitis).
  • Alteración de los vasos sanguíneos.
  • Ginecomastia, es decir, incremento de las mamas y disminución de los testículos en los hombres.

En las fases más graves o finales de la enfermedad, el paciente puede experimentar complicaciones graces como los vómitos de sangre o hemorragias difestivas, la rotura de las dilataciones venosas o úlceras de estómago, que requeriran hospitalización. Asimismo, una de las funciones principales del hígado, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, se verá paralizada, pues con la cirrosis la sangre es incapaz de atravesar la estructura hepática y, como consecuencia, las substancias tóxicas pueden llegar hasta el cerebro, provocando un trastorno llamado como encefalopatía hepática que se traduce en confusión, trastornos de conducta, somnolencia y hasta un estado de coma.

Para poder otorgar un diagnóstico determinado y establecer un tratamiento preciso es indispensable acudir al médico cuanto antes, sobre todo si se experimenta algún síntoma que pueda hacer sospechar de que se puede desencadenar una cirrosis hepática. Generalmente, los profesionales médicos realizarán pruebas como la imafen con ultrasonidos del órgano o ecografía hepática o la obtención de muestras del tejido del hígado, mediante una biopsia.

Las causas de la cirrosis hepática pueden identificarse fácilmente con el análisis médico. En el caso de la cirrosis hepática provocada por el consumo de alcohol se pueden determinar los antecedentes de consumo en exceso, los cambios físicos, los cambios de conducta o mediante la realización de una biopsia para analizar el tejido del hígado. Si, por lo contrario, la cirrosis hepática ha sido desencadenada por una enfermedad como la hepatitis, se necesitarán exámenes de sangre que permitan identificar el virus u otros marcadores más específicos que conlleva la enfermedad, además del análisis del tejido hepático.

Aunque actualmente no existe un tratamiento específico y definitivo para acabar con la cirrosis hepática – recuerda, es una enfermedad crónica -, existen algunas preescripciones médicas que te ayudarán a aliviar sus síntomas y evitar posibles complicaciones. Los medicamentos diuréticos para tratar la retención de líquidos, los suplementos vitamínicos, minerales y calóricos para asegurar la nutrición del paciente, los laxantes para impedir el estreñimiento y no permitir que las sustancias tóxicas se adentren en el organismo, el propranolol para reducir la presión de las varices o incluso el transplante de hígado son algunas de las posibilidades que los pacientes, junto a su médico, pueden decidir llevar a cabo para revertir, en la medida de lo posible, la cirrosis hepática.

En el caso del consumo de alcohol el riesgo de que el hígado desencadene una cirrosis hepática es directamente proporcional a los altos niveles de ingesta de alcohol, por lo que el riesgo, en estos casos, es más que evidente. Asimismo, existen otros grupos de riesgo como las personas con hepatitis B y C, los pacientes de cirrosis biliar primaria o que sufren hepatitis autoinmune crónica o aquellos que padecen alteraciones metabólicas o hereditarias pueden ser propensos a desarrollar una cirrosis hepática.

No obstante, conociendo los riesgos debes saber que es posible prevenir la lesión del hígado o la cirrosis hepática reduciendo el consumo de alcohol (28 unidades por semana en hombres y 21 en mujeres, como máximo, teniendo en cuenta que una unidad equivale a 250 ml), tomando precauciones para no contraer la hepatitis o evitando el contacto con productos tóxicos. Asimismo, es importante buscar ayuda y soporte médico en caso de padecer hepatitis o tener problemas de alcoholismo.

Existen otros consejos interesantes que te ayudarán a mejorar tu estado de salud en caso de padecer una cirrosis hepática. Llevar una vida activa y practicar algo de deporte moderado, aunque resulte difícil por su estado de cansancio y debilidad, le ayudará a estar más saludable. Asimismo, el descanso eficiente y óptimo es muy importante para asegurar que la cirrosis no se vuelve severa. También es importante cuidar la alimentación, basándose en una dieta sana y equilibrada, rica en proteínas, disminuyendo el consumo de sal o tomando suplementos vitamínicos y minerales. Una vida sana le ayudará a sobrellevar la cirrosis hepática, una enfermedad crónica que afecta directamente al buen funcionamiento del hígado.

Vacunarse es la mejor manera de reducir su riesgo de infectarse por hepatitis B. Hay una vacuna segura y efectiva que se aplica en tres dosis, forma parte del Calendario Nacional de Vacunación y desde el año 2003 es obligatoria en los niños/as y a los 11 años para quienes no recibieron la vacuna al momento de nacer. Desde 2012 está disponible de forma gratuita para toda la población en los vacunatorios de todo el país.

Recordá que es importante que uses el preservativo desde el comienzo de todas tus relaciones
sexuales para prevenir el VIH y otras ITS( como la Hepatitis B).
Además podés prevenirlas si no compartís agujas o elementos cortopunzantes, y exigiendo
el uso de materiales descartables o esterilizados al hacerte tatuajes, piercings o implantes.
Por último, si estás embarazada pedile a tu médico que te haga los estudios necesarios para
que te detecte si tenés Hepatitis B a fin de que tome los recaudos necesarios para evitar
que se la contagies a tu bebé.

La Hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus de hepatitis C. Afecta directamente al hígado y puede causar daño al órgano y, en algunos casos, puede ocasionar la muerte.

Cuando una persona se infecta puede desarrollar una infección aguda que puede variar en gravedad desde una enfermedad muy leve con pocos o ningún síntoma hasta una afección grave que requiere hospitalización.

La hepatitis C aguda es una enfermedad que ocurre dentro de los primeros seis meses después que la persona quedó expuesta al virus. Aproximadamente el 75% al 85% de las personas que se infectan por el virus de la hepatitis C desarrollan una infección "crónica" o de por vida.

La hepatitis C crónica es una enfermedad que ocurre cuando el virus permanece en el cuerpo de la persona, posterior al cuadro de hepatitis C aguda. Con el tiempo, puede provocar problemas hepáticos graves incluyendo daños al hígado, cirrosis, insuficiencia hepática o cáncer de hígado.

La mayoría de las personas infectadas no tienen ningún síntoma o sólo tienen síntomas leves. Si los síntomas se presentan con una infección aguda, pueden aparecer en un plazo de dos semanas a seis meses después de la exposición. Los síntomas de la hepatitis C crónica pueden tardar hasta 30 años en desarrollarse. El daño al hígado puede ocurrir de manera silenciosa durante este tiempo. Cuando los síntomas aparecen, con frecuencia son un signo de enfermedad avanzada del hígado. Los síntomas tanto de la hepatitis C aguda como de la crónica pueden incluir:

Materia fecal de color más claro

Ojos y piel amarillos (ictericia)

Dolor del lado derecho del abdomen superior que puede irradiarse a la espalda

La hepatitis C se transmite fundamentalmente por el contacto con la sangre de una persona infectada. Por esto es importante no compartir jeringas, canutos o elementos cortopunzantes. Se debe exigir el uso de materiales esterilizados a la hora de hacerse un tatuaje o piercing.

También se transmite por vía sexual (vaginal, oral o anal), aunque es de muy baja incidencia.

Una madre que tiene hepatitis C puede transmitir la infección a sus hijos durante el embarazo y/o parto.

La hepatitis C se diagnostica por un análisis de sangre que detecta tanto la presencia del anticuerpo y como del virus mismo. No es un análisis de rutina, tenés que pedirle la prueba específica a tu médico.

Debido a que la hepatitis C aguda rara vez provoca síntomas, con frecuencia no es diagnosticada y, por lo tanto, tampoco es tratada. Cuando es diagnosticada, los médicos recomiendan descanso, una nutrición adecuada, líquidos y medicamentos antivirales en algunos casos. Las personas con hepatitis C crónica deben ser evaluadas por un médico especialista con regularidad en busca de signos de enfermedad del hígado. Aunque una persona no tenga síntomas o no se sienta enferma, el hígado igual podría resultar dañado. Existen medicamentos antivirales que pueden utilizarse para tratar a personas con hepatitis C crónica. Para muchos, el tratamiento puede tener éxito y puede ser curada.

Las personas con hepatitis C crónica deben consultar al médico con regularidad. También deben consultar a un profesional antes de tomar cualquier medicamento con receta o de venta libre (incluyendo suplementos a base de hierbas o vitaminas), ya que pueden ser dañinos para el hígado. Las personas con hepatitis C crónica también deben evitar beber alcohol debido a que puede acelerar el daño al hígado.

No hay una vacuna disponible actualmente para prevenir la hepatitis C.

Para reducir el riesgo de quedar expuesto el virus de la hepatitis C:

Evitá compartir agujas, canutos o elementos cortopunzantes

Usá preservativo desde el principio en todas tus relaciones sexuales (anales, orales y vaginales)

Exigí el uso de materiales esterilizados si vas a hacerte un tatuaje o piercing.

  • de alcohol a largo plazo el abuso

Otras causas de cirrosis pueden ser:

  • La hepatitis B
  • Medicamentos
  • El metabolismo de (hierro y cobre hemocromatosis y Enfermedad de Wilson)

  • Palidez o color de las heces de color arcilla
  • Debilidad
  • amarilla de la piel y / o los ojos (ictericia)

  • El exceso de tejido mamario
  • palmas de las manos rojas
  • venas dilatadas en la pared abdominal
  • piel y ojos amarillentos (ictericia)

  • La anemia

  • Ultrasonido del abdomen

Todos los pacientes con cirrosis pueden beneficiarse de ciertos cambios en el estilo de vida, incluyendo:

  • Deja de tomar alcohol.
  • Limitar la sal en su dieta.
  • Una dieta nutritiva.

Otras opciones de tratamiento disponibles para las complicaciones de la cirrosis:

  • La endoscopia superior

El síndrome de Gilbert es un trastorno hepático leve común en el que el hígado no procesa correctamente una sustancia llamada bilirrubina. La bilirrubina es producida por la descomposición de los glóbulos rojos.

El síndrome de Gilbert es causado por una mutación genética hereditaria. Uno nace con el síndrome de Gilbert, a pesar de que a menudo pasa sin descubrir por muchos años.

El síndrome de Gilbert es a menudo descubierto por accidente, como cuando tienes un examen de sangre que muestra niveles elevados de bilirrubina. El síndrome de Gilbert generalmente no requiere tratamiento y no causa complicaciones graves.

El síndrome de Gilbert también se conoce como disfunción hepática constitucional, bilirrubinemia benigna no conjugada y la ictericia no hemolítica familiar.

El síndrome de Gilbert no suele causar signos y síntomas. Si el síndrome de Gilbert hace que el nivel de bilirrubina en la sangre aumente lo suficiente, puede experimentar:

  • Un tinte amarillento en la piel y la esclerótica de los ojos (ictericia)
  • El dolor abdominal
  • fatiga
  • debilidad

Haga una cita con su médico si experimenta cualquier signo o síntoma que le preocupe. Los signos y síntomas tales como ictericia, dolor abdominal y fatiga tienen muchas causas posibles.

El síndrome de Gilbert generalmente no causa signos o síntomas, por lo que no se dan cuenta que tienen la enfermedad hasta que una prueba de sangre para alguna otra enfermedad o condición muestra un elevado nivel de bilirrubina. Si esto ocurre, discutir los resultados con su médico.

El síndrome de Gilbert es causado por un gen anormal que se hereda de sus padres. El gen controla una enzima que ayuda a descomponer la bilirrubina en el hígado. Con un gen ineficaz, cantidades excesivas de bilirrubina que se acumulan en su sangre.

La bilirrubina es un pigmento amarillento que se hizo cuando el cuerpo descompone los glóbulos rojos viejos. La bilirrubina viaja a través del torrente sanguíneo hasta el hígado. Normalmente, una enzima en las células del hígado descompone la bilirrubina y lo elimina de la circulación sanguínea. La bilirrubina pasa del hígado a los intestinos con la bilis. Es entonces excreta en las heces. Una pequeña cantidad de bilirrubina permanece en la sangre.

El gen anormal que causa el síndrome de Gilbert es común. Muchas personas son portadoras de una copia de este gen anormal. Dos copias anormales son necesarios para causar el síndrome de Gilbert. Si dos personas que cada uno de llevar una copia del gen anormal tiene un hijo, pueden pasar a lo largo del defecto genético que causa el síndrome de Gilbert.

Los alcohólicos no son ni malos ni locos. Ellos viven con una realidad física que recién estamos empezando a comprender.

Un estómago distendido o hinchado es un problema común abdominal que puede ser causadao por el consumo del alcohol. La hinchazón puede ocurrir debida a los ingredientes contenidos en el alcohol y los alimentos consumidos antes o mientras bebe la misma. No es sólo el estómago, si no que el alcohol puede incluso causar la hinchazon en la cara, especialmente las mejillas.

Los consejos para controlar la distensión por el alcohol
# Coma bien antes de consumir el alcohol. Un estómago vacío sólo se sumará a la formación del gas.

# Evite el consumo excesivo del alcohol. Esto no sólo fomenta la distensión, sino que también conduce a otros problemas de la salud.

# Tome un descanso del alcohol y beba un poco del agua en el medio, ya que ayuda a deshacerse de la inflamación. El agua reduce la producción de los gases en el estómago.

# Los medicamentos de la farmacia como Beano, Alka Seltzer y tabletas Midol, pueden ser útiles para aliviar la hinchazón excesiva y las molestias asociadas con ella.

# Hacer los ejercicios o caminar por un tiempo, puede ayudar a aliviar la hinchazón. Algunos ejercicios de yoga y las posturas también son conocidos por ser eficaces.

# Evite comer los alimentos como el brócoli, la col y el trigo y los productos de grano, que se sabe que causan hinchazón.

# Los puntos de la acupresión en el dedo meñique se sabe que reducen eficazmente la hinchazón por el alcohol. Estire y presione la punta del dedo meñique de cada mano durante unos cinco minutos, tres veces al día con este fin.

# Sumergirse en una tina con el agua tibia y la sal epsom ayudará a hacer frente al gas y la hinchazón.

# Evite tragar aire con la goma de mascar, el tabaco y el consumo de las bebidas gaseosas.

¿Por qué el alcohol hincha el estómago de todos modos?
Una de las principales razones que está detrás de la hinchazón relacionada con el alcohol es el consumo del alcohol en grandes cantidades (borracheras) y después de un largo intervalo del tiempo. Las toxinas y el trigo o los ingredientes de los cereales que contienen las bebidas alcohólicas, pueden causar la rápida pérdida de los electrolitos del cuerpo. El estómago tiende a hincharse debido a la acumulación de los gases que contienen el azufre en la pared del intestino. Estos gases incluso causan el dolor y el malestar abdominal, que tiene una duración de dos o más días. Las toxinas también pueden causar la hinchazón de la cara, junto con los labios y los párpados hinchados. El consumo del alcohol también puede afectar la capacidad del sistema digestivo para digerir los alimentos complejos correctamente, lo que a su vez, conduce al desarrollo del gas en el abdomen, causando la hinchazón.

Ahora que usted sabe sobre la relación entre el alcohol y la hinchazón, asegúrese de evitar la enfermedad siguiendo las medidas preventivas mencionadas anteriormente. La hinchazón por el alcohol puede conducir a la disminución atractiva en la apariencia física y también puede conducir al desarrollo de varios otros problemas de la salud y a los trastornos. Por lo tanto, deben ser consumidos en las cantidades limitadas para evitar las resacas, la hinchazón y otros problemas asociados.

La directora general de la OMS durante la Asamblea. (Foto: AP)

Un factor de riesgo es todo aquello que afecta la probabilidad de que usted padezca una enfermedad, como por ejemplo el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como el fumar, pueden cambiarse. Otros, como la edad de la persona o sus antecedentes familiares, no se pueden cambiar.

Sin embargo, los factores de riesgo no lo indican todo. Presentar uno o incluso varios factores de riesgo no significa que dicha persona tendrá la enfermedad. Además, algunas personas que adquieren la enfermedad puede que tengan pocos o ninguno de los factores de riesgo conocidos.

Los científicos han encontrado varios factores de riesgo que hacen que las personas tengan mayores probabilidades de padecer el carcinoma hepatocelular (HCC).

El carcinoma hepatocelular es más común entre los hombres que entre las mujeres. Gran parte de esto se debe probablemente a comportamientos que afectan algunos de los factores de riesgo descritos más adelante. El subtipo de HCC fibrolamelar es más común en las mujeres.

En los Estados Unidos, los asiáticoamericanas y los isleños del Pacífico tienen las tasas más altas de cáncer de hígado, seguidos por los indios americanos/oriundos de Alaska y los hispanos/latinos, los afroamericanos y los blancos.

A escala mundial, el factor de riesgo más común del cáncer de hígado es la infección crónica (a largo plazo) con el virus de la hepatitis B y el virus de la hepatitis C (HBV y HCV, por sus siglas en inglés). Estas infecciones causan cirrosis del hígado (vea información anterior) y son las responsables de que el cáncer de hígado sea el tipo de cáncer más común en muchas partes del mundo.

En los Estados Unidos, las infecciones con hepatitis C es una causa más común de cáncer hepatocelular, mientras que en Asia y en los países en desarrollo, la hepatitis B es más común. Las personas infectadas con ambos virus tienen un alto riesgo de padecer hepatitis crónica, cirrosis y cáncer de hígado. El riesgo es aún mayor si consumen bebidas alcohólicas en exceso ​​(por lo menos seis bebidas regulares al día).

El HBV y el HCV se pueden propagar de persona a persona por compartir agujas contaminadas (entre usuarios de drogas), sexo sin protección, o durante el nacimiento. También pueden ser transmitidos a través de transfusiones de sangre, aunque esto ha ocurrido muy pocas veces en los Estados Unidos desde que se comenzó a realizar pruebas para detectar estos virus en los productos sanguíneos. En los países en desarrollo, los niños algunas veces contraen infecciones de hepatitis B debido al contacto prolongado con familiares que están infectados.

El HBV es más probable que cause síntomas, como enfermedades parecidas a la gripe, y una pigmentación amarilla de los ojos y la piel (ictericia). No obstante, la mayoría de las personas se recuperan completamente de la infección con HBV dentro de pocos meses. Sólo un porcentaje muy pequeño de adultos se vuelven portadores crónicos (y tienen un riesgo mayor de cáncer de hígado). Los infantes y los niños pequeños que resultan infectados tienen un mayor riesgo de volverse portadores crónicos.

Por otro lado, es menos probable que el HCV cause síntomas. Sin embargo, la mayoría de las personas con HCV contraen infecciones crónicas, las cuales con más probabilidad causen daño hepático o incluso cáncer.

Otros virus también pueden causar hepatitis, tal como el virus de la hepatitis A y el de la hepatitis E. Sin embargo, las personas infectadas con estos virus no contraen hepatitis crónica, ni cirrosis, y tampoco tienen un riesgo aumentado de cáncer de hígado.

La cirrosis es una enfermedad en la que las células del hígado se han dañado y reemplazado por tejido cicatrizado. Las personas con cirrosis tienen un riesgo aumentado de cáncer de hígado. La mayoría (no todas) de las personas que padecen cáncer de hígado ya tienen cierta evidencia de cirrosis.

Existen varias posibles causas para la cirrosis. En los Estados Unidos, la mayoría de los casos ocurre en personas que abusan del alcohol o que tienen infecciones crónicas con HBV o HCV.

La enfermedad de hígado graso que no se debe al consumo de alcohol, una afección en la que las personas que consumen un poco o nada de alcohol desarrollan un hígado graso, es común en personas obesas. Las personas con un tipo de esta enfermedad conocida como esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés) podrían desarrollar cirrosis.

Algunos tipos de enfermedades autoinmunes que afectan el hígado también pueden causar cirrosis. Por ejemplo, también existe una enfermedad llamada cirrosis biliar primaria (PBC) En esta enfermedad, los conductos biliares en el hígado están afectados e incluso destruidos, lo que puede ocasionar cirrosis. Las personas con PBC avanzada tienen un alto riesgo de cáncer de hígado.

Ciertas enfermedades metabólicas hereditarias pueden causar cirrosis.

Las personas con hemocromatosis hereditaria absorben demasiado hierro del alimento que consumen. El hierro se asienta en tejidos por todo el cuerpo, incluyendo el hígado. Si se acumula suficiente hierro en el hígado, esto puede causar cirrosis y cáncer de hígado.

El consumo excesivo de alcohol es una causa principal de cirrosis en los Estados Unidos, lo que se asocia con un riesgo aumentado de cáncer de hígado.

La obesidad (mucho sobrepeso) aumenta el riesgo de padecer cáncer de hígado. Esto probablemente se deba a que puede causar enfermedad del hígado graso y cirrosis.

La diabetes tipo 2 ha sido asociada a un mayor riesgo de cáncer de hígado, usualmente en los pacientes que también tienen otros factores de riesgo, tales como consumo exagerado de alcohol, hepatitis crónica viral, o ambos. Este riesgo puede ser mayor debido a que las personas con diabetes tipo 2 suelen tener sobrepeso o estar obesas, lo que a su vez puede causar problemas hepáticos.

Algunas enfermedades que aumentan el riesgo de cáncer de hígado son:

  • Tirosinemia
  • Deficiencia de antitripsina alfa-1
  • Porfiria cutánea tarda
  • Enfermedades del almacenamiento del glucógeno
  • Enfermedad de Wilson

Estas sustancias que causan cáncer son producidas por un hongo que contamina al maní, el trigo, la soya, las nueces molidas, el maíz y el arroz. Almacenar estos productos en un ambiente húmedo caliente puede causar el crecimiento de este hongo. Aunque esto puede ocurrir en casi cualquier parte del mundo, es más común en países tropicales y más calientes. Los países desarrollados en Europa y los Estados Unidos realizan pruebas para regular el contenido de aflatoxinas en los alimentos.

La exposición prolongada a estas sustancias es un factor de riesgo principal para el cáncer de hígado. El riesgo aumenta aún más en las personas con infecciones por hepatitis B o C.

1.- Freneaux E, Pessayre D. Steatoses, phopholipidoses et lesions pseudo-alcoholiques hepatiques d’origine medicamenteose. Gastroenterol Clin Biol 1993; 17:36-43.

2.- Teli MR, James O, Burt A, Benett M, Day C. The natural history of nonalcoholic fatty liver: a follow-up study. Hepatology 1995; 22:1714-1719.

3. - Ludwig J, Viggiano TR, McGill DB, Oh BJ.Nonalcoholic steatohepatitis:Mayo Clinic experiences with a hitherto unnamed disease. Mayo Clin Proc 1980; 55:434-438.

4.- Bacon BR, Farahvash MJ, Janney CG, Neuschwander-Tetri BA. Nonalcoholic steatohepatitis:an expanded clinical entity. Gastroenterology 1994; 107:1103-1109.

5.- Pinto HC, Baptista A, Camilo ME, Valente A, Saragoca A, De Moura MC. Nonalcoholic steatohepatitis. Clinicopathological comparison with alcoholic hepatitis in ambulatory and hospitalized patients. Dig Dis Sci 1996; 41:172-179.

6. - Hay JE, Czaja AJ, Rakela J, Ludwig J. The nature of unexplained chronic aminotransferase elevations of a mild to moderate degree in asymptomatic patients. Hepatology 1989; 9:193-197.

7. - OґConnor BJ, Kathamna B, Tavill AS. Nonalcoholic fatty liver (NASH syndrome).Gastroenterologist 1997; 5:316-329.

8.- Itoh S, Yougel T, Kawagoe K. Comparison between nonalcoholic steatohepatitis and alcoholic hepatitis. Am J Gastroenterol 1987; 82:650-654.

9. - Powell EE, Cooksley WGE, Hanson R, Searle J, Halliday JW, Powell LW. The natural history of nonalcoholic steatohepatitis: A follow-up study of forty-two patients for up to 21 years. Hepatology 1990; 11:74-80.

10.- Cohen JA, Kaplan MM. The SGOT/SGPT ratio –an indicator of alcoholic liver disease. Dig Dis Sci 1979; 24:835-838.

11. - Diehl AM, Goodman Z, Ishak KG. Alcohollike liver disease in nonalcoholics. A clinical and histologic comparison with alcohol-induced liver injury. Gastroenterology 1988; 95:1056-1062.

12.- Sorbi D, Boynton J, Lindor KD. The ratio of aspartate aminotransferase to alanine aminotransferase: potential value in differentiating nonalcoholic steatohepatitis from alcoholic liver disease. Am J Gastroenterol 1999; 94:1018-1022.

13. - Sheth SG, Gordon FD, Chopra S. Nonalcoholic steatohepatitis. Annals of Internal Medicine 1997; 126:137-145.

14.- Van Ness MM, Diehl AM. Is liver biopsy useful in the evaluation of patients with chronically elevated liver enzymes?. Ann Intern Med. 1989; 111:473-478.

15.- Neuschawander-Tetri BA, Bacon BR. Nonalcoholic steatohepatitis. Med Clin North Am 1996; 80:1147-1166.

17.- Matteoni C.A, Younossi Z. M, Gramlich T, Boparai N, Liu YC, McCullough A.J. Nonalcoholic fatty liver disease:A spectrum of clinical and pathological severity.Gastroenterology 1999;116:1413-1419.

18.- Younossi ZM, Gramlich T, Liu YC, Matteoni C, Petrelli M, Goldblum J, Rybicki L, McCullough AJ. Non-alcoholic fatty liver disease:assessment of variability in pathologic interpretations. Mod Pathol 1998; 11:560-565.

19. - Bray GA. Obesity in America. U.S. Department of Health, Education, and Welfare, Publication (NIH)79-359,1979:6.

20.- Mendler MH, Turlin B, Moirand R, Jouanolle AM, Sapey T, Guyader D, Le Gall JY, Brissot P, David V, Deugnier Y. Insulin Resistance-Associated Hepatic Iron Overload. Gastroenterology 1999; 117:1155-1163.

21. - Bonkovsky HL, Jawaid Q, Tortorelli K, LeClair P, Cobb J, Lambrecht RW, Banner BF. Non- alcoholic steatohepatitis and iron: increased prevalence of mutations of the HFE gene in non-alcoholic steatohepatitis. Journal of Hepatology 1999; 31:421-429.

22.- James O, Day C. Nonalcoholic steatohepatitis. Lancet 1999; 35:110-113.

23.- Lee RG. Nonalcoholic steatohepatitis: a study of 49 patients. Hum Pathol. 1989; 20:594-598.

24.- Baldridge AD, Perez –Atayde AR, Graeme-Cook F, Higgins L, Lavine JE. Idiopathic steatohepatitis in childhood: a multicenter retrospective study. J Pediatric 1995; 127:700-704.

La intoxicación por arsénico en su forma aguda puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas gastrointestinales (aparecen entre 1 y 12 horas después del contacto): aliento con olor a ajo, lesiones en la comisura labial, náuseas y vómitos, dolor cólico del abdomen en la región del epigastrio, diarrea con heces en forma de arroz, hemorrágica intestinal similar a la que se produce en la enfermedad del cólera, alteración de los análisis de sangre con elevación de las transaminasas hepáticas.
  • Síntomas cardiovasculares: hipotensión arterial y shock, que se producen de forma secundaria a la dilatación de los vasos sanguíneos y a la disminución de la función de bombeo del corazón, edema agudo de pulmón, arritmias y miocardiopatía congestiva
  • Síntomas cutáneos: irritación, ampollas y desprendimientos de piel por contacto local; y erupción por efecto sobre la piel del contacto en el interior del organismo (sistémico).
  • Síntomas neurológicos: dolor de cabeza, adormecimiento, convulsiones, coma, polineuropatía sensitiva y motora, alteraciones en la sensibilidad y disfunciones motoras, a los diez días del contacto.
  • Síntomas urinarios: trastornos en las estructuras microscópicas de filtrado (glomérulos) y de transporte (túbulos) del interior del riñón.
  • Síntomas hematológicos: anemia, disminución de glóbulos blancos (leucopenia) y de plaquetas (trombocitopenia) por aplasia medular, es decir, porque la médula ósea no puede realizar su función formadora de células de la sangre.

La intoxicación por arsénico en su forma crónica, es decir, por la exposición prolongada a pequeñas cantidades de arsénico, puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas digestivos: náuseas y vómitos, dolores abdominales de tipo cólico, diarrea, cirrosis hepática o carcinoma hepático.
  • Síntomas cutáneos: erupciones de diferente forma (eritemas, pápulas, vesículas) úlceras, aumento del grsor de la piel en palmas y plantas (hiperqueratosis palmoplantar), verrugas, oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación) y cáncer de piel.
  • Lesiones cardíacas y enfermedades vasculares periféricas.
  • Perforación de tabique nasal, cuando el contacto prolongado es por inhalación.
  • Cáncer de pulmón, de riñón o de vejiga.
  • Ceguera.

Copyright 2018 MedicinaTV

Los contenidos profesionales médicos, enfermedades, salud y bienestar de este sitio web son únicamente para fines informativos, y no es utilizable como consejo médico, diagnóstico o tratamiento. El uso de este sitio está sujeto a nuestros términos de uso y política de privacidad y a nuestra política de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Las infecciones causadas por micobacterias ocupan un lugar relevante dentro de las complicaciones de pacientes con SIDA (3)

En pacientes HIV/SIDA el H. capsulatum causa enfermedad diseminada en el 95% de los casos (7)

Después de cada control en su hospital o CAP, el médico le entrega un calendario con las dosis que debe tomar cada día y la nueva fecha de control.

Los pacientes que se autocontrolan suelen repetir el control cada siete días.

Cada día deberá ir comprobando en ese calendario la dosis que debe tomar y –después de hacerlo– deberá tacharla con el fin de estar seguro de que tomó la medicación de forma adecuada.

El objetivo fundamental es conseguir un nivel de anticoagulación óptimo, de acuerdo con su condición particular.

Tomando las dosis diariamente y ajustando las dosis en los controles periódicos intentaremos estar siempre dentro de los límites terapéuticos y seguros.

  • Por debajo de esos límites: aumenta su riesgo de trombosis o embolia.
  • Por encima de esos límites: aumenta su riesgo de hemorragias.

Lo más importante es que se acostumbre a tomarlo todos los días más o menos a la misma hora.

Se aconseja tomarlo por la tarde, antes de cenar y no interferir con los horarios de comidas.

No lo tome a primera hora de la mañana porque eso impide corregir la dosis el mismo día, si el control INR sale mal.

Si se olvida de la toma a la hora habitual, puede tomarla antes de que transcurran unas 4 horas. Más tarde, es mejor saltarse esa dosis y seguir al día siguiente con la pauta establecida.

Si olvida una toma y no se acuerda hasta el día siguiente, tome la dosis que corresponda al día en que está. NO TOME EL DOBLE para compensar.

Se aconseja que después de cada toma se anote en el calendario de su medicación. Así no le quedarán dudas.

Como cualquier otro tratamiento en Medicina, el TAO tiene riesgo de complicaciones o efectos adversos:

  • Cuando la INR = 1, el paciente no está anticoagulado en absoluto.
  • El riesgo de trombosis o embolias aumenta si la INR es menor que 2.
  • El riesgo de hemorragias aumenta si la INR está por encima de 4. Cuanto más alto es el valor INR, mayor riesgo de sangrado.

El menor riesgo existe en valores de INR entre 2-4.
El riesgo aumenta con una mala calidad de los controles y con controles demasiado espaciados en el tiempo.

La complicación más frecuente y, potencialmente, más grave que tienen los anticoagulantes es la hemorragia.
La mayoría de las veces son hemorragias leves y sin apenas repercusiones.

  • Menstruaciones más abundantes
  • Sangrado por la nariz (epistaxis)
  • Sangrado por las encías con el cepillado dental
  • Moratones en la piel
  • Pequeñas hemorragias en la parte blanca del ojo
  • Esputos manchados de sangre

El sangrado por la orina o por las heces, debe comunicarse siempre. Unas heces pastosas, muy negras y malolientes suelen indicar que existe sangrado por el tubo digestivo.

SI DUDA, CONSULTE CON SU MÉDICO O SU CENTRO DE CONTROL DEL TAO

Básicamente, el TAO puede controlarse en tres ámbitos distintos:

  • En Unidades Especializadas en hospitales, por médicos especialistas (hematólogos).
  • En los Centros de Asistencia Primaria o Centros de Salud, por los médicos de familia.
  • En el propio domicilio, por el paciente mismo (o un familiar responsable) entrenado en el uso de un aparato de medida (coagulómetro portátil) y en la dosificación.

Es lo que conocemos como: Autocontrol del TAO

La respuesta es SÍ, mediante el AUTOCONTROL. Usted se controlará de forma parecida a como lo hacen los pacientes diabéticos:

Para poder realizar su propio control precisará:

  • Un pequeño curso de formación (3 - 4 horas)
  • Disponer de un coagulómetro portátil
  • Disponer de chips (tiras reactivas)
  • Guía de dosificación
  • Disponer de contacto directo con un hematólogo de referencia que supervise su tratamiento y con quien usted pueda consultar en todo momento sus dudas y preocupaciones.

Es muy fácil de aprender. La gran mayoría de los pacientes lo pueden realizar tras un cursillo corto de aprendizaje (3-4 horas) y un mínimo de práctica. Los pacientes de edad avanzada o los que sólo poseen estudios primarios pueden realizarlo con las mismas garantías que otros más jóvenes o con estudios universitarios.

El autocontrol supone mayor autonomía para el paciente y la familia

Está ampliamente demostrado que el control y la dosificación del TAO por el propio paciente (autocontrol y automanejo) con coagulómetros portátiles tiene importantes ventajas:

  • Mayor libertad para realizar los controles.
  • Mejoría de la calidad de vida de pacientes y familiares.
  • No pérdida de jornadas laborales ni desplazamientos.
  • Mayor comodidad. Se evitan las punciones en vena.
  • Mayor implicación en el tratamiento.
  • Controles más frecuentes y mayor tiempo en el nivel adecuado.
  • Mayor calidad del control del TAO, y en consecuencia:
    - menores complicaciones hemorrágicas.
    - menores complicaciones embólicas.
    - menor mortalidad.

El autocontrol debería ser el método de elección para cualquier paciente que precise TAO.

  • COMODIDAD Y CALIDAD DE VIDA
    - No debe desplazarse al Hospital o al Centro de salud.
    - Se realiza en domicilio.
    - No exige venopunción. Basta con un pequeño pinchazo en el dedo.
    - Cada control requiere sólo 2 minutos.
    - No pierde tiempo en desplazamientos ni esperas.
    - Puede realizarlo en sus viajes y vacaciones.
  • SEGURIDAD
    Usted realizará 1 control semanal. A mayor número de controles mejor control (más tiempo en rango terapéutico).
  • DISMINUCIÓN DE LAS COMPLICACIONES
    - Está ampliamente comprobado que el AUTOCONTROL disminuye entre un 30-50 % las complicaciones de trombosis y hemorragia respecto al control convencional.
  • Que usted sea capaz de hacerse el análisis en su propio domicilio.
  • Que usted pueda valorar los resultados del análisis.
  • Que usted pueda –de acuerdo a sus guías– ajustar la dosis de tratamiento para cada día.

MUCHOS medicamentos pueden interferir con los anticoagulantes.

Siempre que consulte con un médico por cualquier razón, debe advertirle de que toma medicación anticoagulante.

Si duda en tomar o no un medicamento nuevo que le han recetado consulte el prospecto para conocer sus posibles interacciones.

como inyectar decadron

Hola, he empezado a tener comezón en todo el cuerpo pero me he dado cuenta que es por los dobleces de las colchas, se me quedan marcados en el cuerpo cuando duermo pero al rededor de las 5 am me despierto por tanta comezón que me da, puede ser un problema relacionado con la circulación? O un problema hepático?

Para bajar de peso tome XAMBO unas pastillas que contienen Piridoxine Hydrocloride, de cascara de naranja agria,L Camitinr fumarate, Euterpe olorecia, Chitosan, Extracto de Guarana, extracto de Te verde, y para reemplazar una comida tomo una malteada de Xambo. Pero despues de perder unos kilos de peso, me empeso a aparecer un brote soobre el pecho y el cuello con punticos blancos como si fueran barros o espinillas y al tocarlos me duele muchisimo, he dejado de toamrlo por dos semanas y tomo bastante agua, pero este brote permanece igual, que sera lo que tengo? Sera el higado?

GRACIAS A LOS DOCTORES POR AYUDARNOS SOBRE ESTOS PROBLEMAS DE LAS ENFERMEDADES QUE MUCHAS VECES IGNORAMOS.
YO SOY MEDICO NATURISTA VIVO EN LIMA PERU,AQUI VENIMOS TRATANDO ESTAS ENFERMEDADES DEL HIGADO, CON EL EXTRACTO DE SABILA–ALOE VERA–Y OTRAS PLANTAS NATURALES,GRACIAS POR SU INFORMACION.

MUY ATENTAMENTE JOSE HERRERA BENAVIDES.

Marco: Cuando tienes la piel sensible el contacto prolongado o el roce con determinados tejidos puede producir enrojecimiento y picazón. También puede tratarse de una reacción alérgica y sería conveniente cambiar esas colchas por otras para comprobar si te producen alergia.
La picazón en la piel causada por problemas en el hígado es más generalizada y no se produce solo ante el contacto con la ropa de cama.

Vannessa: Consulta a un médico porque es necesario observar esa erupción para determinar de que se trata, porque no hay otra forma de saber si es una reacción causada por los productos que tomaste o se debe a otro problema que no esté relacionado con los mismos.

hola,llevo 4 meses con erupcion cutanea,me comienza en la cabeza un picor exagerado para rascarse a dos manos.fui al medico me tomo una pastilla de ebastel y corticoides,y me lo soluciona. pero he ido a un naturopata y todo proviene del higado a cuenta del estres y las suprarenales no generan corticoides, asi que toca limpiar higado y no se puede comer muchas grasas.espero que os ayude.

Hola, hace cinco días que tengo picazón primero alrededor del ombligo, luego me salio sarpullido detrás de las rodillas y en los brazos, me causa mucha picazón, estoy tomando unas pastillas antialérgicas cada 12 horas y colocandome una crema, pero no tengo alivio, favor ayududenme a encontrar solución y si se va? En que tiempo? Gracias!

a la mama del nene que chequee bien que a lo mejor son acaros que compre la crema permetrin al 5 % y se la unte al baby por la noche antes de acostarse y a la manana siguiente se la quite. y tambien a mi me dan picores en el cuerpo me controle un poco con las vitaminas de zin

bueno el que tenga picor y no sea de problemas hepaticos que use la crema permetrin al 5% se la unte por todo el cuerpo dedos de los pies orejas cuello piernas espaldas en fin todo el cuerpo a la manana siguiente se la quite y ya se le va el picor por que es a consecuencia de acaros del polvo los demas hagansen pruebas a ver si es el higado que esta alterado tomen vitaminas y suban esas defensas que eso es a consecuencia de faltas de vitaminas y mala alimentacion

Tengo picazón en todo el cuerpo hasta en la planta de los pies, en las inglés y en los testículos de echo uno de ellos se me puso algo inflando y duro será por el mismo síntoma de la picazón o a q se debe eso. Llevo ya 3 días con la picazón

Luis: Es necesario que consultes a un médico para que te examine ya que no existe ninguna otra forma de saber a que se debe la picazón.

Muy buenas tardes! Mi mamá hace mas o menos veinte 20 días empezó a mostrar una resequedad severa en la piel, y también presento mucha picazón anal, asistió al medicó y le formulo Betametasona para la cara y unas gotas para los ojos, se hizo el tratamiento y siguió igual, así que fue de nuevo y le formularon un purgante y una cita con Dermatología, el purgante le sirvo para la picazón anal pero la picazón de la cara, cuerpo y al rededor de los ojos aumento, es muy desesperante y siente todo el cuerpo como cuando se duerme un brazo y se empieza a despertar. Es posible que sea del hígado o por algún tipo de amebas? Cuando es del hígado o las amebas puede presentarse picazón al rededor de los ojos?

Tengo picazón en el cuello, las axilas, el pecho y parte superior del estomago. soy hipertenso,se me inflaman los tobillos. tengo artritis rematoidea.
Toma medicamentos para la primera, LOsartan y Omeprasol, para la segunda, tomo Dolofín AR 24 horas y acetaminofen.
Gracias por su respuesta

Buenas tengo dos semanas con picazon en el cuerpo. fui al doctor y me dijo que era alergia o intoxicacion y me inyectaron clorfenamina y pastilla clorfenamina pero no me calma ya son dos semanas ya me asuste… se forma como unas ronchas que pican y queman y si lo rasco o sobo se expande

Ximena: Para saber a que se debe la picazón y los problemas de la piel deben realizar análisis de sangre, orina y heces, de otra forma no se puede saber si se trata del hígado, parásitos o cual es la causa para poder recibir el tratamiento que corresponda.

Juan Ramón: Para saber si esa picazón se debe a problemas del hígado se debe realizar un análisis denominado funcional hepático.

ivan: Consulta a un dermatólogo porque esa picazón en el cuerpo puede deberse a muchas causas, de hecho el médico al que consultaste no pudo dar un diagnóstico ya que dijo que podía ser alergia o intoxicación, eso te dará una idea de que no es fácil diagnosticar los problemas en la piel ya que muchos tienen síntomas similares, por eso te recomiendo que realices al consulta con un médico especialista en piel.

Hola, graciias por la informacion, les comento de niño tube hepatitis ahora tengo 27 años pero hace como 5 años me comenzo una picazon malisima al principio muy muy fuerte ypero ahora un poco mas leve pero es insoportable cuando hace frio o estoy con aire acondicionado. Lo peor es que causo como alergia en toda persona que esta serca no se q hacer es muy incomodo pense en hacer lo peor por culpa de esta enfermedad. No veo si tengo sarna en la piel pero me heche cremas y no paso nada algien sabe que hacerles cuento me recetaron cetriler y dermaglor en crema pero nadanecesito ayuda

Diego: Necesitas ser examinado por un dermatólogo porque si sientes picazón en la piel y esa picazón la transmites a otras personas puede tratarse de sarna o sarnilla y debes realizar el tratamiento correspondiente. No estoy asegurando que ese es el problema ya que no tengo forma de saberlo, pero cuando la picazón es causada por enfermedades del hígado solo te afecta a ti y no a quienes están en contacto contigo.

hola, tengo picazon en la parte izquierda de la panza, es molesta no se de donde viene, es como si fuera de adentro no tengo la zona rojita, solo cuando me rasco..

estuve 3 semanas con alergias en todo el cuerpo, inflamacion de rostro, problemas al respirar picazon, estreñimiento estaba muy mal y me dicen que tengo el higado graso mas o menos en cuanto tiempo debo hacer dieta estricta para corregir y poder comer lo que yo quiera

melissa: Esa es una pregunta que solo puede responder tu médico, pero como simple opinión te diría que deberás cuidarte durante un largo tiempo.

hola yo tengo mucha picazón en las piernas y cuando me rasco muy segido me salen manchas como moretones. que puede ser eso?

hola,ayuda yo tengo esta sensacion de piquetes en el cuerpo cuando mi cuerpo se calienta ya sea por el sol o ejercicios,lo peor de esto es que llevo mas de 3 años con esto(si he ido con medicos, undermatologo y otro pero nada)al principio era casi insoportable pero con el pasar del tiempo parecer q me acostumbre,ademas esto no era eterno sino mas bien por temporadas pero ya hacia casi un año q no me daba pero volvio, y si q fastidia,aqui les pongo otros sintomas: ojos siempre opacos, estomago mas sensible que antes,y unas erupciones en la piel de color oscura que con los dias se seca y cae solo piel muerta ¿que podria ser y como lo detectaria un medico? un dato adicional de niño siempre fui emfermiso y tome muchas pastillas verdaderamente muchas relacionadas con enfermedades respiratorias no se si esas tambien afectaron mi higado. gracias

hola vivo en la playa desde hace 2 años y este año esta haciendo un calor horrible y el sudor me esta picando comenze x las sentaderas y a salirme unos granitos como ronchas con mucha comezón después en las ingles y ahora es en codos, axilas,collonturas y espalda pero en la espalda me pica y siento como quemada la piel hasta ha llegado a descarapelarse ayúdenme a saber que es lo mejor que debo hacer por favor…..

Hola. Veran, hace 4 días -el lunes- me empezo a dar comezón en las piernas, luego siguieron los muslos, los brazos y así, ahora me da comezón en todo el cuerpo exceptuando cara, cuello y genitales, porque hasta en las nalgas me ha dado. No tengo ningún tipo de ronchas ni nada y no sé que pueda ser, alergias no tengo -hasta ahora y no he comido algo fuera de mi dieta normal-. Se está volviendo bastante molesto.

estoy desesperada, me pican las manos, la cabeza, y todo el cuerpo, no se que puede ser, necesito que me ayuden que puedo hacer por favor?

Sandy: La única forma de saber a que se debe la picazón en todo el cuerpo es consultando a un médico y realizando los análisis correspondientes ya que las causas pueden ser diversas, alergia, dermatitis, intoxicación o problemas hepáticos, por mencionar solo algunas de esas posibles causas. Es imprescindible que realices una consulta.

Esto estoy pasando,el mismo problema, picor en los tobillos y calambres,tengo que levantarme y pisar fuerte, otra cosa a veses cuando orino, me ataca un picor horrible en esas partes, soy diabetica y peno de mucha ansiedad.. GRACIAS por alguna ayuda que puedan brindarme.

Carmen lydia: Te recomiendo que consultes al médico y le expliques lo que está ocurriendo, como ya sabrás la Diabetes te deja propensa a infecciones en las vías urinarias y a sufrir problemas en los riñones. No puedo asegurar que esa es la causa de todo lo que te sucede pero creo que puede haber una relación y es necesario que consultes.

Hola, encontre este sitio buscando alivio a las molestias que sufro. Tengo los mismos sintomas que muchos de ustedes: Ardor en la piel, salpullido en brazos, enrojecimiento e hinchazon en la cara, comezon, etc. Despues de ver lo que comenta SaludPlena acerca de un posible daño hepatico y revisando minuciosamente recorde que use un tinte para cabello justo dias antes de que comenzaran las molestias. Este tinte ya lo habia usado antes y no me habia provocado alguna alergia por lo que no me paso por la mente que pudiera ser eso. La sustancia que causa eso se llama p-fenilendiamina. Tal vez algunos casos puedan estar relacionados con esa sustancia. Lo que he leido es que tarda el cuerpo en deshacerse de ella.

hola mi hijo de 6 años se rasca toda la noche las piernas y pies y no puede dormir por la picazon y cuando despierta esta con su ojo hinchado siempre es un ojito no se que puede ser y tienes sus piernas con ronchones y parte del cuerpo tambien cuando lo reviso porque se rasca tanto: espero que me den una respuesta luego desde ya muchas gracias

tengo 46 años,a los 12 años me operaron de calculos biliar, soy enfermero y tuve dos hepatitis la a y b, estoy teniendo problemas creo que con el higado. me esta pasando que cuando como chocolate me pican la parte de de los tobillos hacia arriba, y a veces de tanto que me pica me saco la piel, me gustaria saber que remedio nuevo ah salido al mercado para proteger mi higado. o si es una reacion alergica ….y tambien que debo hacer mido 1,74 y peso 95 kilos. gracias..

fabian: No dices si superaste la hepatitis B o se transformó en crónica porque en ese caso esa sería la explicación a lo que te ocurre.
Los remedios naturales que pueden ayudar en casos de hepatitis B crónica o problemas en el hígado son el hongo Reishi y la Silimarina (te dejé los enlaces para que leas sobre ellos.
Pero te aconsejo que consultes a un hepatólogo para que te realicen todos los estudios, incluido un nuevo análisis de hepatitis B para comprobar que el virus no está activo.

karen: Es necesario que lleves tu niño para que sea examinado por un médico ya que no existe ninguna otra forma de saber que es lo que ocurre.

Hola, hace unos quince dìas empecè con una serie de comezòn en las piernas, como arañitas que andaba en mi cuerpo, pues lo he sentido en cara, cabeza, orejas, cuello, espalda, brazon, manos, pies, piermas pantorillas, tambièn una especie de picones o piquetes sobre todo en la punta de los dedos de pies y manos, aunque se presentan en varias partes del cuerpo, en dìas pasados se me quitò como tres dìas pero volvio a aparecer, no es una comezòn que tenga que rascarme hasta dañar la piel, son solo pasar la mano en el lugar se me quita, pero es a veces todo el dìa y en la noche a veces no me deja dormir, es muy incòmodo y molesto..àlguien con èstos sìntomas que ya hayan ido con el mèdico, diganme que les diagnosticò por favor.

Hace tres años tuve mi primera urticaria ingerí empanada y comence a enroncharme en todo el cuerpo y me salieron forunculos en el craneo, en el año he tenido 4 urticarias, pero el ultimo fue muy especial, estuve compartiendo en familia en asado en la noche y al dia siguiente me levanto a tomar una taza de Té, salgo a tomar sol y a los 20 minutos comence nuevamente con la picazon.

Ahora como información hace 1 año me operaron de calculos a la vesicula.

Mauricio: Para saber si esa urticaria es causada por problemas hepáticos es necesario realizar algunos estudios, entre ellos un análisis de sangre que se llama funcional hepático y que permite saber como está funcionando el hígado.
Lo ideal sería consultar con un especialista (hepatólogo), también puede ser un gastroenterólogo, pero un médico sin especialidad puede indicarte los estudios y darte un diagnóstico.

Además provoca que los movimientos peristálticos en el intestino grueso sean poco efectivos, por lo que deben trabajar en exceso los músculos de este órgano, este problema se hace más manifiesto en el ángulo hepático, la zona donde se forma el pliegue más agudo del colon, al lado del hígado y donde más se agrava este problema. Por lo que presentaba dolores abdominales en la zona derecha a la altura de este órgano. Confundiendo esto a muchas personas, que hablan de “dolor en el hígado”.

Además la intolerancia alimentaria a los almidones en muchísimas personas explicaría el problema de los dolores de cabeza, nauseas y vómitos.

Para el testaje utilizamos el kit de enfermedades de hígado y vesícula biliar, en el que nos salió la ampolla de cálculos biliares y la de colecistitis que es una inflamación de la pared de la vesícula biliar que se caracteriza por dolor en el cuadrante superior derecho, el cual puede ser tipo cólico o punzante.

Para ello, nuestra recomendación, a parte de una limpieza de hígado del tipo Hulda Clark, para limpiar las piedras de la vesícula y del hígado, es hacer una dieta baja en grasas y almidones y nunca, nunca la superabundancia y mezcla de ambos, sobre todo por las noches, ya que hemos visto que la mezcla es explosiva. No obstante conviene además usar para los cálculos las siguientes plantas:

  • Lino: Antiespasmódico, sedante, antiinflamatorio.
  • Manzanilla romana: Antiespasmódico, sedante.
  • Argentina, Boldo, Pasionaria.

Otros remedios y consejos serían:

  • El té de limón. Poner a hervir un limón con cascara cortado a la mitad, lavado en agua. Se pone en el fuego hasta que hierve, luego cuando se saca del fuego, se bebe tibio quitando parte de la pulpa para darle más fuerza. Se puede tomar 2 veces al día.
  • Beber agua mineral y agregarle zumo de limón para que ayude a depurar el hígado y se resuelva más rápido esta afección.
  • Beber zumo de limón, pomelo o naranja es realmente bueno para depurar, en especial por la mañana.
  • Las infusiones de laurel, menta o manzanilla también son útiles para los ataques de hígado. Se puede tomar 2 o 3 veces al día estas infusiones.
  • Seguir una dieta de alimentos ligeros y frescos, fundamentalmente verduras y frutas que no sean abundantes en almidones (patata, batata, etc.) por unos días es fundamental para poder recuperarnos rápido del ataque de hígado. También el pollo, pescado y el arroz son algunos de los alimentos mas recomendados. Todos los alimentos deben ser preparados sin salsas, aderezos, ni nada pesado para que resulte fácil su digestión.
  • Cuidado con los productos coleréticos, ya que provocan una mayor producción de bilis que puede agravar el problema, por lo que conviene evitarlo durante el tiempo que dure el problema. Ejemplo de ellas son: tilo, olivo, menta, agracejo, alcachofera, fumaria, boldo, rábano, diente de león, ajenjo, centaura menor, cúrcuma, genciana entre otras.

Este problema se puede evitar comiendo moderadamente y analizando que combinaciones hacemos, porque a veces no es la comida de un día lo que lo provoca, sino la de varios. Si tenemos pensamiento de hacer una comida pesada, debemos tomar después de la misma, un te digestivo.

Se sabe que el hígado, el gran depurador del organismo, ejecuta más de quinientas funciones diferentes aunque se sospecha que pueden ser muchas más. De ahí la enorme importancia de su estado para la salud. Con un hígado en mal estado es imposible encontrarse bien. Por eso es necesario ayudarle de vez en cuando con un ayuno moderado o una cura de desintoxicación. Le explicamos cómo hacerla.

Antes de explicar la eficacia de una desintoxicación hepática conviene recordar las características y actividades del hígado porque su función es absolutamente crucial para la vida. Hablamos de una glándula de gran tamaño -pesa alrededor de kilo y medio- que realiza multitud de actividades ligadas esencialmente al metabolismo intermediario. Podría decirse que es como una gran plataforma desde la que se liberan sustancias básicas para muy diversas funciones. Situada debajo del diafragma, ocupa la parte más alta de la cavidad abdominal, en el hipocondrio derecho. Su posición es además estratégica en la circulación ya que tiene una vascularización muy abundante.
Sus funciones básicas son cinco.
1) Actividad circulatoria. Se encarga de filtrar la sangre procedente del intestino depurándola.

2) Actividad secretora y excretora. Se encarga de producir bilis, sustancia encargada de:
-Facilitar la digestión de las grasas en el intestino.
-Permitir la absorción de vitaminas liposolubles.
-Metabolizar el colesterol y la bilirrubina.
-Equilibrar la acidez del quimo presente en el duodeno.
-Transportar la inmunoglobulina A a la mucosa intestinal.

3) Actividad metabólica. Participa en la metabolización de los carbohidratos, proteínas, lípidos, minerales y vitaminas. De hecho, el hígado es el encargado de convertir los carbohidratos y proteínas en grasas.
a) Las actividades específicas que desempeña en el metabolismo de los carbohidratos es la de:
-Almacenar glucógeno.
-Convertir galactosa y fructosa en glucosa.
-Elaborar distintos compuestos químicos.

b) En cuanto al metabolismo de los lípidos, sus funciones específicas son:
-La formación de la mayor parte de las lipoproteínas.
-La formación de colesterol y fosfolípidos.
-La gluconeogénesis

c) En cuanto a las proteínas se refiere, lo que el hígado hace es:
-Desaminar los aminoácidos.
-Fabricar urea para suprimir el amoniaco de los líquidos corporales.
-Formar la práctica totalidad de las proteínas plasmáticas.
Cabe añadir que aunque la mayor parte del metabolismo de los hidratos de carbono y de las grasas se produce en el hígado probablemente podríamos sobrevivir si esa función se interrumpiera; sin embargo, si el hígado no metabolizara las proteínas la persona moriría en pocos días.

d) Las otras funciones metabólicas del hígado son las de:
-Almacenar vitaminas.
-Almacenar hierro.
-Formar las sustancias que intervienen en el proceso de coagulación (fibrinógeno, protombina, factores VII, IX y X). -Eliminar o excretar los fármacos, hormonas y otras sustancias.
4) Actividad protectora y detoxificadora. En el hígado existen unas células conocidas como "células de Kupffer" -o macrófagos- que tienen la función de fagocitar (ingerir y digerir) parásitos, virus, bacterias y macromoléculas por lo que constituyen una barrera para las toxinas y microorganismos procedentes del intestino. Además juegan un papel fundamental en la formación de antígenos durante los procesos de inflamación e infección porque son las iniciadoras de la inmunidad mediada por las células B y T.
Cabe añadir que hay otras células -las llamadas "células de PIT"-, equivalentes a grandes linfocitos granulares y células asesinas, que tienen también funciones similares por lo que brindan protección contra las infecciones virales.

5) Actividad hematológica. Durante parte de la vida embrionaria -y en algunos estados patológicos en el adulto- se forma sangre en el hígado. Además, éste produce fibrinógeno, protombina y heparina; y destruye eritrocitos.

LA IMPORTANCIA DEL HÍGADO
Como el lector puede constatar, lo apuntado hasta aquí -de forma muy resumida- demuestra la enorme importancia del hígado. Hasta el punto de que desde la óptica de la Medicina Ortomolecular es impensable tratar cualquier alteración o disfunción sin antes pasar por una desintoxicación hepática. Es la piedra angular de cualquier tratamiento del que se pretenda salir exitoso.
Además -y sin entrar en patologías específicas-, teniendo en cuenta las actividades en las que está involucrado el hígado muchas actuaciones a nivel digestivo, pancreático, intestinal, renal, etc, pasan inexorablemente por una terapia normalizadora de la función hepática.

DESINTOXICACIÓN CELULAR
Normalmente los residuos de la alimentación son expulsados de las células y pasan a la linfa y a la sangre que los transportan a los órganos excretores -sobre todo al hígado y a los riñones- donde son transformados y conducidos a los órganos de evacuación. Pues bien, como el organismo lleva siempre un cierto retraso a la hora de efectuar la limpieza es evidente que no ingerir alimentos durante un tiempo -o, al menos, limitar su ingesta- le permite dedicar más energía a la depuración. Es más, cuando se efectúa un proceso de desintoxicación se aprecia en el hígado una pérdida importante de peso, lo que se debe a que el hígado quema tanto el glucógeno de reserva que contiene como buena parte de la grasa acumulada.

LA DEPURACIÓN
El buen estado de salud se da cuando el conjunto de actividades de los órganos y funciones corporales se realizan de forma correcta y en equilibrio siendo la ruptura del mismo lo que nos lleva a perder la salud. Por otra parte, la actividad de las células que forman nuestro organismo genera sustancias de desecho que eliminamos de forma natural cuando éstas no sobrepasan el nivel de tolerancia, algo que depende de cada individuo (edad, herencia, estado general. ).
Sin embargo, hay alimentos y productos como el café, el tabaco, diversas drogas, productos tóxicos, algunos aditivos alimentarios, contaminantes de las aguas, medicamentos, etc., que dificultan las actividades celulares e incrementan la cantidad de elementos de desecho por lo que los órganos eliminadores (emuntorios) se ven desbordados e incapaces de desembarazarse de un nivel elevado de toxinas.
En suma, se puede afirmar que la salud de un individuo depende de la capacidad de su organismo para eliminar los residuos perjudiciales, tanto de origen interno como externo. Y como quiera que hoy el ser humano no suele mantener una conducta que respete las leyes naturales en cuanto a alimentación, ejercicio, hábitos de conducta, etc, llega un momento en el que comienzan a aparecer signos de que se hace necesaria una depuración. Signos que unas veces se manifiestan como una enfermedad grave y en otras en forma de síntomas generales como fatiga, caída del cabello, pérdida de apetito, uñas quebradizas, dificultad para conciliar el sueño, decaimiento, astenia y otros signos subjetivos que indican falta de energía.
La depuración del organismo -y en particular la depuración hepática- es pues una de las primeras acciones que deberíamos tomar cuando nos planteamos el tratamiento de cualquier patología. Porque lo más eficaz es siempre comenzar "limpiando el terreno".

SÍNTOMAS DEL PROCESO DEPURATIVO
Depurar el organismo consiste en disminuir su nivel de toxemia. Y eso debe hacerse disminuyendo los tóxicos externos, por un lado, y ayudando a los órganos eliminadores a realizar su función estimulando la eliminación de toxinas, por otro.
Un buen drenaje debe durar entre 3 y 10 días. Depende del estado general (que evidenciará de un modo aproximado el nivel de toxemia), de la edad, de la constitución y de si existe o no alguna patología.
Hay que advertir, en todo caso, que un proceso depurativo conlleva a veces la aparición de lo que podríamos denominar una "crisis aguda", algo que patentiza que en el organismo se están produciendo cambios significativos. Durante esa crisis observaremos cómo se cumple la "Ley de Hering": cuando existe una sintomatología muy evidente todos los síntomas van cambiando, expresándose por orden inverso de aparición: primero los más recientes, después los más antiguos. Y antes los de las zonas inferiores que los de las zonas superiores.
Existen además una serie de signos que nos informan de la evolución del proceso. Así,
-la lengua se cubre de una gruesa capa de saburra blanca o amarillenta (en función de la composición de los residuos que se eliminan por esta vía). Cuando vuelve a ser sonrosada y la capa de saburra es blanca y fina otra vez es indicio de que la depuración ha finalizado.
-el aliento es fuerte, a veces hasta fétido. Cuando se ha depurado lo suficiente vuelve a ser fresco y limpio.
-La orina es más oscura y densa, con olor fuerte y diferente. Vuelve a ser clara al final de la depuración.
-Las heces son también más oscuras, concentradas y abundantes volviendo a su color y textura normales cuando finaliza la depuración. Hay que destacar que cuando la técnica utilizada consiste en un ayuno la cantidad de materia fecal no aumenta aunque también es cierto que generalmente hay deposición diaria, señal de que en el interior del intestino había residuos que no podían eliminarse con la defecación normal cotidiana (esto ocurre sobre todo en personas que de manera habitual son estreñidas o bien tienen divertículos en el intestino). Esta crisis puede acompañarse en ocasiones de diversos síntomas generales como:
-Dolor difuso y/o jaqueca, señal de alarma para el organismo que invita a la búsqueda de calor, reposo, rechazo de alimentos.
-Fiebre que tiende a disminuir con rapidez el índice de toxemia excesivo pues pone en marcha unas medidas excepcionales. Es el caso de un aumento de la frecuencia cardiaca, el incremento de la circulación sanguínea y el reforzamiento de la función respiratoria. Y dado que sabemos que la fiebre cumple una función de defensa orgánica, es importante no actuar nunca contra ella -a no ser que sea muy elevada- sino mantenerla controlada en todo momento; por ejemplo, mediante la aplicación de paños fríos acompañados de fricciones en la espalda o baños de agua fría. -
Aminoración de las funciones muscular y sensorial así como de la digestiva. Estos síntomas suelen aparecer con más intensidad cuanto más elevada es la toxemia y más riguroso el procedimiento adoptado mientras que se presentan de forma muy suave o incluso no aparecen cuando la toxemia es leve y/o la depuración se realiza lentamente, con supresión gradual y paulatina de bebidas estimulantes como el café o el té y la adopción de unos hábitos adecuados y de una dieta depurativa.
Dependiendo de cada individuo, podríamos encontrarnos con otros síntomas particulares como aumento de la sudoración, incremento de mucosidades nasales o faríngeas, lagrimeo, aparición de forúnculos, etc.
Lo más aconsejable, siempre que los síntomas no sean demasiado violentos o impliquen algún riesgo para el individuo, es encauzarlos mediante técnicas naturales y no suprimirlos ya que la propia naturaleza del individuo es la que elige la forma más adecuada para restablecer el equilibrio.

RECOMENDACIONES DURANTE LA DEXINTOXICACIÓN
-Consuma, si le es posible, alimentos de origen biológico.
-Consuma frutas como desayuno, almuerzo y/o sustituto de la cena.
-Prepare los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha usando utensilios de acero inoxidable
. -Elimine el consumo de productos refinados, la carne roja y los productos lácteos y derivados.
-Evite el consumo de bebidas alcohólicas, excitantes, etc.
-Procure no tomar alimentos fritos, congelados, precocinados, etc.
-Tome algún tipo de caldo depurativo diariamente y fuera de las comidas.
-Trate de reducir la cantidad de alimentos a ingerir.
-Evite las situaciones de estrés.
-Mantenga una higiene externa e interna adecuadas.
-Realice una actividad física acorde con sus necesidades.
-Duerma un mínimo de horas para que el sueño sea reparador.
-Beba agua filtrada o embotellada.

ALIMENTOS ADECUADOS
Cereales integrales: aportan hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B, elementos necesarios para el buen funcionamiento del hígado. Además, los H. C. que contiene constituyen el nutriente que con mayor facilidad metabolizará un hígado enfermo.
Frutas: son ricas en azúcares de fácil asimilación y vitaminas antioxidantes que favorecen el funcionamiento hepático y evitan la retención de líquidos.
Verduras: siempre que sea posible se deben tomar crudas o cocinadas con poca sal. Aportan potasio y otros minerales necesarios en caso de trastornos hepáticos. Además, aportan folatos necesarios para el metabolismo hepático.
Uvas: además de aportar azúcares naturales y vitaminas antioxidantes activan la función desintoxicadora del hígado y estimulan la producción de bilis. Asimismo, facilitan el retorno de la sangre del aparato digestivo al hígado con lo que disminuye la hipertensión portal que suele producirse como consecuencia de la cirrosis.
Manzanas: facilita el vaciamiento de la bilis y la descongestión hepática. Y poseen abundante fibra.
Ciruelas: evitan el estreñimiento y favorecen la eliminación de desechos orgánicos. Son bajas en sodio, grasas y proteínas. Facilitan el trabajo hepático.
Cerezas: son antioxidantes y depurativas de la sangre lo que facilita el trabajo hepático.
Nísperos: contienen provitamina A y minerales. Son descongestionantes y pueden reducir el tamaño del hígado cuando éste es debido a un cúmulo de sangre (hepatomegalia congestiva).
Alcachofas: por su contenido en cinarina y otras sustancias potencian la función hepática, desintoxican y facilitan la eliminación de sustancias nocivas. Aumentan la secreción de bilis y mejoran su vaciamiento al intestino. Alivian el mal gusto de boca y las digestiones pesadas debidas al mal funcionamiento hepático.
Cardo: contiene también cinarina lo que estimula la producción de bilis, descongestiona el hígado y facilita su buen funcionamiento.
Cebollas: gracias a su aceite esencial sulfurado estimulan la función desintoxicadora del hígado.
Rábanos: su esencia sulfurada de sabor picante estimula la función hepática y aumentan la producción de bilis haciéndola mas fluida y facilitando su vaciamiento.
Lecitina: contiene colina, un factor vitamínico indispensable para el metabolismo hepático y para evitar que se deposite grasa en el hígado.
Aceite de oliva: en cantidades moderadas favorece el buen funcionamiento hepático.
Fresas: mejoran la circulación venosa del sistema portal hepático y contribuyen a reducir la ascitis.
Achicoria, escarola y endivia: contienen una sustancia amarga que facilita el vaciamiento de la vesícula.
Berenjena: es un tónico digestivo que activa de forma suave la función de la vesícula.

COMPLEMENTOS
S-Adenosil metionina (SAM). Es un metabolito del aminoácido estándar L-metionina que mejora de forma notable el metabolismo del hígado. Algunas investigaciones han dejado patente su eficacia en los casos de hepatitis y cirrosis, además de actuar como antiinflamatorio.
Glutamina. Tiene capacidad para inhibir la acumulación de grasas en el hígado.
Colina. Actúa de forma muy efectiva eliminando y evitando la acumulación de grasa en el hígado.
Vitamina C. Actúa como antioxidante y produce acción antiinflamatoria.
Azufre. Además de los efectos neutralizadores de los radicales libres y como sustancia que ayuda a eliminar los metales pesados, el azufre desintoxica el organismo, especialmente a través del hígado. La alicina del ajo -una de sus sustancias activas- es un compuesto azufrado y aunque es muy inestable su degradación no la inutiliza ya que se convierte en otros compuestos azufrados activos.
Ácido alfa lipoico. Este antioxidante protege al hígado del daño debido a las toxinas.
N-Acetil l-cisteina: Forma potente del aminoácido L-cisteína, aumenta la producción de glutation compuesto antioxidante y desintoxicante).
Cardo mariano. Se ha comprobado que la silimarina, el principio activo de esta hierba, previene la toxicidad y estimula la función hepática. La ingesta de silimarina produce un incremento sustancial en los niveles de glutation en el hígado. Por su contenido en tiramina puede desencadenar crisis hipertensivas en pacientes que estén siguiendo un tratamiento antidepresivo con IMAOs.
Diente de león. La raíz de diente de león favorece la función hepática.

Hola Ágeles. Yo ambién soy enferma, en mi caso es Hipertensión Pulmonar Arterial. He encontrado tu blog por casualidad, buscando algo sobre los tribunales médicos. Y me parecido "exquisito", lleno de sensibilidad y sabiduría. Espero que esté bien, un saludo

Gracias amiga, desconozco en que consiste tu enfermedad pero todos los enfermos somos sufridores y sólo por ello ya nos une un vinculo, te agradezco tus palabras y te deseo lo mejor, si puede ser que te recuperes o al menos te mejores.
Un saludo.

Hola, interesante la pagina, me ha tocado pues mañana será un mes del fallecimiento de mi tia materna, a ella le hacian dialisis y de tanto medicamento se le estropeó el higado y le dió diabetes en fin su pie emanaba todo los medicamentos que ingería, es triste pero sabemos que por fin descansa y se ha liberado de su dolor.
Debemos tener mucho cuidado con lo que ingerimos y consumimos.

Siento mucho lo de tu tia y espero de corazón que estés un poco recuperada de su pérdida. Efectivamente tenemos que tener mucho cuidado con el exceso de medicamentos, pero eso habría que decírselo a nuestros médicos que creo que nos atiborran de cualquier cosa para callarnos la boca. Yo he seguido muchos tratamientos, pero hoy día son muy pocos los medicamentos que consumo. Soy consciente que no me hacen nada. Al menos en nuestra enfermedad funciona así, habrá otras que es más necesario un consumo continuado. Bueno, es mi opinión.
Gracias por tu aportación.

Hola me parece super interesante tu blog me inquieta un poco no quiero meterme ideas de que tengo algo asi apenas tengo 21 años y me mandaron a hacer estudios del higado dicen que algo anda as ya tengo 3 años mal he tomado medicamento desde que tengo 14 años y ya no he dejado de tomar tengo el síndrome de Guillain-Barré y he tomado miles de medicamentos hasta la fecha me asusta un poco que tenga algo mi higado me siento tan triste y sola todos dicen que yo siempre me quejo pero no saben lo feo que se siente estar asi no estar bien bueno disculpa por molestarte escribiendo esto solo que me siento sola en esto gracias por la informacion es muy util..

Puedes escribir siempre que quieras y comentarnos como te sientes. Este es un Blog de ayuda a enfermos y aunque no padezcas nuestra enfermedad, naturalmente puedes formar parte de este espacio. Si de alguna manera podemos ayudarte, no tienes más que decirlo. Desconozco por completo tu enfermedad, pero efectivamente el exceso de medicamentos, tal como reza este post, no es bueno para nadie, independientemente de la patología que padezcas. Debes llevar un control cuando te medicas durante tanto tiempo, aunque ya imagino que lo estas haciendo, existen análisis que controlan el daño hepatico, llevarlos a cabo con asiduidad te ayudaran también a que te sientas más tranquila. Habla con tu médico para que resuelva tus inquietudes. Un saludo.

Hola buen dia me encanta tu pagina hojala sigan comentando sobre todo de la medicina una pregunta yo tengo colesterol que medicamento puedo tomar y cuales no hojala me pudieran responder por su atención muchas gracias

Lo siento, yo no soy médico, soy una enferma y aquí se suele hablar de enfermedades, en efecto, pero sobre todo de las que llamamos invisibles socialmente, entre ellas sobre todo el SFC, la FM, la SQM, Etc. Un saludo.

Hola, buscaba información sobre.los daños que ocasionan los medicamentos, encontré esta página, que realmente es muy buena información, aunque a la misma vez me hace temer,desde muy pequeña e tomado medicamento yo ahorita, padezco de una inflamación fuerte en.mis ojos llamada uveitis, por tanto.estoy tomando metotrexato que que com.bien lo dices es dañino para el hígado, por eso temo, en fin vigilo cada tres meses con análisis para.saber su estado de mi hígado, espero que aparesca en ellos si algo anda mal y no lo oculten como tu lo mencionas, por di fuera.poco también tengo un problema con mis vías urinarias y mi riñón que creo también.es a causa de tanta medicación, aveces mo se que hacer yo creo mucho.en Dios y creo que lo que me queda es ponerme en.sus manos. Un saludo y gracias por la información

Me gustaria saber si el exeso de farmacos (relajantes musculares y antinflamatorios ) afectan el ciclo menstrual de la mujer en sspecifico su color y flujo. Gracias

Lo difícil es cuando dependes de medicamentos por lo menos en mi caso a si me pasa cada mes necesito para calmar el dolor de mi periodo sino esos días alrededor de 2 o 3 son realmente un infierno

Hola Angeles muy intructivo me sirvio de mucho esta informacion yo estoy padeciendo de los sintomas del SFC pero los medicos me estan mandando de un lado para otro mandandome muchos estudios medicinas las enzimas hepaticas elevadas y he dejado de tomar los medicamentos que como bien dices no me hacen nada muchas pruebas de las que me han hecho dan problemas de artritis tengo mucho dolor y me empeoro con cualquier actividad que antes era muy sencilla asta tuve que dejar el trabajo hace mas o menos un año que estoy padesiendo todo esto y no encuentro una respuesta muchos especialistas van y vienen con mas pruebas y medicinas y yo me sigo empeorando estoy desesperada deseando que alguien me de respuestas por favor si sabes de algun lugar donde pueda acudir aqui en Miami te lo agradeseria mucho gracias por tu tiempo

Buenos días, quería consultar de ser posible.
Tengo 51 años, 15 kilos de sobrepeso y actividad física moderada. el tema es que tomo 6 medicamentos diarios y es como mucho, tengo el hígado graso y me sinto pasado de remedios.
Los remedios son: Para la presión,para el colesterol, para el acido urico.
O sea me siento pasado de remedios y como que me estoy saturando. que recomiendan.

11.Gut, 1969 Apr;10(4):299-302.Clinical trial of deglydyrrhizinized liquorice in gastric ulcer.Turpie AG, Runcie J, Thomson TJ.

12. Gut, 1982 Jun;23(6):545-51.Comparison between cimetidine and Caved-S in the treatment of gastric ulceration, and subsequent maintenance therapy. Morgan AG, McAdam WA, Pacsoo C, Darnborough A.

13. Deglycyrrhizinated liquorice in duodenal ulcer.Tewari SN, Wilson AK. Practitioner. 1973 Jun;210(260):820-3. ).

14. African Journal of Biotechnology Vol. 11 (34), pp. 8612-8615, 26 April, 2012, OKEWUMI Tolunigba Abisola, OYEYEMI Adekunle Wahab.

15. Ezike AC, Akah PA, Okoli CO, Ezeuchenne NA, Ezeugwu S. Carica papaya (Paw-Paw) unripe fruit may be beneficial in ulcer. J Med Food. (2009)12(6): 1268-73).

16. J Ethnopharmacol. 1987 Sep-Oct;21(1):11-9, Effect of banana powder (Musa sapientum var. paradisiaca) on gastric mucosal shedding, Mukhopadhyaya K, Bhattacharya D, Chakraborty A, Goel RK, Sanyal AK.

17. J Ethnopharmacol. 1999 Jun;65(3):283-8, A natural flavonoid present in unripe plantain banana pulp (Musa sapientum L. var. paradisiaca) protects the gastric mucosa from aspirin-induced erosions. Lewis DA, Fields WN, Shaw GP.

18. Pharmacognosy Res. 2011 Oct;3(4):232-8, Indigenous anti-ulcer activity of Musa sapientum on peptic ulcer, Prabha P, Karpagam T, Varalakshmi B, Packiavathy AS.

Andrés Sierra es licenciado en Etnología. En 1983, por necesidades de cuidado de su propia salud, se acercó a las Medicinas Alternas. Desde entonces se ha dedicado al estudio, la práctica y la enseñanza de la Medicina Natural, con especial énfasis en el uso curativo de los alimentos.

Ha participado en numerosos programas de radio, y ha impartido múltiples cursos y diplomados en la materia.

Actualmente funge como subdirector académico de la Licenciatura en Medicinas Alternativas y Complementarias, impartida en la Escuela de Estudios Superiores en Medicinas Alternativas y Complementarias MASHACH en la ciudad de Puebla, y dirige el Centro Naturista “Naturalmar” en esa misma ciudad.

LA SALUD DE LOS CUYES Y SUS ENFERMEDADES

Todos los seres vivos poseemos un cuerpo y una personalidad que nos hace únicos ante las demás personas dependiendo la raza a la que pertenezcamos. Cada cuerpo está compuesto por cualidades como: color de piel, estatura, complexión, color de ojos, etc., que son la información que los padres transmiten conocida como herencia genética.

Esta información se encuentra agrupada en 23 pares de cromosomas alojada en los núcleos de todas las células.

Existe una variedad de personas en las que se presentan cambios muy diferentes a lo normal en su apariencia física o psicomotriz, estos cambios pueden ser de herencia por parte de algún familiar o por una alteración genética en los cromosomas.

Cuando en la concepción de un nuevo ser ocurre algún error en la génesis del genoma puede producirse lo que actualmente llamamos síndrome genético.

Síndromes genéticos: Es un conjunto o patrón de síntomas y signos en un individuo y su origen es debido a una alteración genética identificada o sospechada que ocasiona cambios físicos como conductuales del sujeto que los padece, al igual que un retraso mental o similares cuya etimología es difícil de explicar si no se ha diagnosticado.

Se debe diferenciar el síndrome genético (producido por transmisión hereditaria o causa hereditaria o causa desconocida) de otras patologías que pueden presentarse durante el desarrollo del feto.

Como ejemplo de esto son los virus ocasionales o agentes teratógenos, es decir, diferentes sustancias que pueden entrar en contacto con la madre como son: (las drogas, el alcohol, cigarro, radiaciones, etc.)

Existen síndromes que son ocasionados por mutación genética, es decir, por un cambio en la secuencia o en la organización del ADN.

La información sobre los caracteres, estructura y función del organismo de los seres vivos, dentro de los cromosomas en forma de ADN. En la fecundación dos juegos simples de cromosomas, uno de cada progenitor, se unen para formar parte de la fecundación genética de cada individuo; es lo que se conoce como genoma. El origen se debe a que uno o ambos padres son portadores de una alteración genética que es susceptible a ser transmitido a los hijos.

Síndrome: proviene del griego syndromé (concurso).es un cuadro clínico o conjunto sintomático que presenta alguna enfermedad con cierto significado y que por sus características posee cierta identidad; es decir, un grupo significativo de síntomas y signos en un tiempo y forma, y con variaciones de causas.

Las personas que poseen algún síndrome presentan rasgos fenotípicos similares.

Todo síndrome es una entidad clínica que asigna un significado particular o general a las manifestaciones semiológicas que la componen.

Para identificar la presencia de un síndrome es necesario realizar estudios cromosómicos (cariotipo) y en algunos casos el concepto de fenotipo conductual es la presencia de un patrón característico de anomalías motoras, cognitivas, conductuales y lingüísticas asociadas muy probablemente a un transtorno biológico pero del que desconocemos aún sus marcadores genéticos. La magnitud de los síndromes puede variar; algunos pueden ser desde leves hasta severo CONFORMACIÓN DEL SER HUMANO.

Se conforma de 23 pares de cromosomas, los cuales pueden sufrir errores durante la réplica del DNA, son los que causan las mutaciones que sufren los cromosomas. Estas mutaciones también pueden ser causadas por temperaturas altas, la radiación y varios compuestos químicos. La mayoría de las anormalidades cromosómicas perjudican el organismo que las porta. Estas mutaciones son transmitidas hereditariamente y por esta razón, el numero de personas portadoras de genes mutados tiende a aumentar debido a la reproducción de especies, pero también tiende a disminuir debido a que los individuos con mutaciones genéticas no sobreviven o se reproducen menos que sus semejantes.

Los genes que causan mutaciones cromosómicas en su mayoría son genes dominantes. Una persona que tenga justo una copia del gen recesivo se determina como portador, ya que esta persona tiene el gen pero no es afectado por el. En la figura de arriba el verde representa el gen dominante y el azul al portador.

Algunos tipos de mutaciones que causan anormalidades son el ganar o el perder por completo o parcialmente un nucleótido (molécula formada por una pentosa, una base nitrogenada y un fósforo inorgánico). Además, estas pueden causar modificaciones más obvias o graves alterando la propia forma y el número de los cromosomas. Algunos tipos de mutaciones cromosómicas son: la monosomía, la disomía, la trisomía, la euploidia, la aneuploidía, la aberración cromosómica, el síndrome de Down, el síndrome de klinnefelter, el síndrome de Turner, la deficiencia cromosómica, la translocación y la inversión. Las anormalidades referidas tienden a producir incapacidades graves dependiendo que pareja de cromosomas afecta. Como un solo grupo, estos desordenes cromosómicos afectan a 7 de cada 1000 infantes.

Algunas descripciones cortas de algunas anormalidades mencionadas son: Una deficiencia cromosómica es cuando a un cromosoma le hacen falta genes (cigotos). Una translación es cuando un parte de un cromosoma se pasa a otro creando 4 cromosomas distintos, causando que dos parejas de cromosomas no sean homologuitas. Una inversión es un cambio en el orden de los genes de un cromosoma. Una monosomía es cuando el numero de cromosomas es inferior al normal e impar (Ej. 45 cromosomas/ 21 pares + 1). Una disomía es cuando cada cromosoma se encuentra duplicado y una trisomía cuando hay más cromosomas de lo normal e impar (Ej. 47 cromosomas/ 23 pares +1).

CAUSAS Y TIPOS DE ANOMALIAS GENETICAS.

Las aberraciones cromosómicas en los síndromes genéticos, pueden ser causados por factores hereditarios (anomalía cromosómica que es transmitida por uno de los padres a pesar de que este no este afectado). Pero puede que las aberraciones se producen sin ninguna causa aun conocida y no se pueden identificar factores de riesgo determinantes. Las anomalías cromosómicas pueden clasificarse en varios tipos:

a) La duplicación. Ocurre cuando hay material cromosómico adicional. Una parte del cromosoma esta duplicada o presenta en dos copias. Causa que los genes implicados, no fueran correctamente y se presenten errores en la secuencia de desarrollo del embrión.

b) La delección. Es cuando una parte del cromosoma se perdió o se elimino. Una pieza muy pequeña de un cromosoma pude contener muchos genes diferentes. Cuando hay perdida de material genético, puede haber errores en el desarrollo del bebe, como consecuencia dela perdida de algunas de las instrucciones.

Ocurre cuando en las células del cuerpo hay un numero de cromosomas diferente al de los 46 que corresponden (23 pares). El tener cromosomas de más o menos constituye una de las causas del desarrollo de algún defecto o síndrome.