propiedades del levitra

Los cuadros de hemorragia digestiva causados por ruptura de várices esofágicas suelen ser graves, ya que los pacientes, además de perder gran volumen de sangre, todavía tienen dificultad para detener el sangrado, ya que, además de las plaquetas bajas, también presentan deficiencia de los factores de coagulación.

d) Ginecomastia

El mal funcionamiento del hígado también cambia el equilibrio de las hormonas sexuales. El aumento de estrógeno causa la aparición de senos y pérdida de pelo corporal en los pacientes masculinos.

e) Otros síntomas

Todavía hay varios otros signos y síntomas relacionados con la cirrosis, entre ellos:

Síndrome hepatorrenal: insuficiencia renal aguda que ocurre en la cirrosis avanzada y generalmente indica un caso terminal. El paciente que desarrolla síndrome hepatorrenal tiene una supervivencia muy corta y el único tratamiento es el trasplante de hígado.

Eritema palmar: palmas de las manos rojizas.

Hipocratismo digital: uñas más anguladas, dando el aspecto de baquetas a los dedos.

Nefropatía por IgA: algunos pacientes con cirrosis pueden presentar una enfermedad renal causada por la acumulación de anticuerpos en los riñones.

Cáncer del hígado: pacientes con cirrosis están bajo mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado, especialmente si la cirrosis ha sido causada por el alcohol o la hepatitis viral.

La cirrosis en etapas tempranas puede ser asintomática. En las etapas finales, la mayoría de los signos y síntomas descritos anteriormente están presentes.

La severidad de la cirrosis es generalmente descrita por la escala de Child-Pugh que se basa en parámetros clínicos y de laboratorio.

Según estos resultados, los pacientes son clasificados en 3 clases: A, B y C, siendo esta última la más grave. Pacientes clasificados como Child C tiene una tasa de mortalidad de más del 60% en los próximos dos años.

También existe la clasificación MELD, basada en la severidad de los exámenes de sangre.

Tanto el Child como el MELD son modos de estandarizar la severidad de la cirrosis, sirviendo también como base para la lista de trasplante hepático que, hasta el momento, es el único tratamiento efectivo para la cirrosis.

El único tratamiento eficaz de la cirrosis es el trasplante de hígado, que solamente se indica en casos seleccionados.

Mientras el paciente espera para un trasplante, el tratamiento se realiza con el fin de controlar los síntomas y complicaciones. Ejemplos: para la ascitis y los edemas, pueden utilizarse diuréticos como espironolactona y furosemida. Para las varices del esófago, el tratamiento se realiza a través de endoscopia digestiva. Laxantes, como la lactulosa, ayudan a controlar la encefalopatía hepática.

Es importante que el paciente evite el consumo de alcohol y otros medicamentos nefrotóxicos.

Este artículo también está disponible en Português

El hígado es uno de los primeros órganos de los vertebrados, cuya multifuncionalidad contribuye a su supervivencia. Está ubicado estratégicamente en la región pélvica del abdomen por debajo del diafragma y las costillas. Además de ser el más grande glándula que produce bilis que facilita el proceso de la digestión y la emulsificación de los lípidos, que tiene una multiplicidad de funciones para realizar, como el filtrado y la eliminación de las toxinas del cuerpo humano, la síntesis de proteínas mediante la producción de aminoácidos, la conversión de glucosa en glucógeno y su almacenamiento, así como su mantenimiento en el cuerpo, la producción de hormonas y la urea, el almacenamiento de minerales y vitaminas, la descomposición de las partículas de alimentos y otras actividades metabólicas necesarias para la supervivencia.

Al ser un órgano tan importante, también es vulnerable a diversas enfermedades que pueden detener su funcionamiento y hacerlo con malos resultados. Cualquier condición subyacente que afecta las funciones del hígado causa dolor de hígado. Puede ser causado por una serie de razones, tales como la acumulación de exceso de grasa en el hígado, inflamación de la cirrosis del hígado que provoca debido a alcoholismo, y otros casos de daño hepático a saber Gilbert síndrome de Down, Hepatitis enfermedad de Wilson, y otros casos de autoinmune deficiencia. Todas estas enfermedades se producen cuando el hígado no es atendida.

Dónde está el dolor de hígado se sintió? Dolor de hígado es muy diferente de los riñones, la espalda o dolor abdominal y se siente generalmente en una naturaleza aburrido en el cuadrante superior derecho debajo de las costillas. En ocasiones, la naturaleza del dolor en el hígado puede ser muy fuerte y puede ir acompañada de un dolor de espalda.

La acumulación de Tales desbordamientos de grasa en el hígado hace que se hinche dando lugar a una enfermedad llamada esteatosis y su inflamación adicional infligir daño en el hígado lleva a la esteatohepatitis. Un hígado graso es causado principalmente por factores tales como el consumo de alcohol más allá de los límites permisibles, la obesidad o la diabetes. En el caso de la esteatosis del hígado puede hincharse, expanda debido al estiramiento de la membrana y por lo tanto volvió voluminoso dando lugar a dolor en el abdomen que puede ser grave.

Además de esteatosis hepática (hígado graso), el alcoholismo, la diabetes mellitus, síndrome metabólico y la hipertensión como se mencionó anteriormente, hay otros factores que contribuyen a los dolores de hígado y puede dar de alta como las causas de dolor de hígado.

  • El cáncer de hígado junto con la pérdida cansancio, letargo y peso
  • El agrandamiento del bazo
  • Tuberculosis
  • La acumulación de toxinas en el cuerpo
  • Los cálculos biliares
  • Obstrucción biliar
  • Linfoma
  • Enfermedad de Hodgkin
  • Tender hígado causada por la esquistosomiasis, absceso hepático, pileflebitis, leucemia, etc
  • Colangitis
  • Tendemess del hígado causada por el síndrome de Dubin-Johnson, mononucleosis, esquistosomiasis, síndrome de Weil
  • Trombosis de la vena hepática
  • Quiste hidatídico
  • VLCAD deficiencia
  • Viga-Kunkel síndrome
  • Hepatocelular y carcinoma metastásico
  • Fitz-Hugh-Curtis síndrome
  • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Embarazo
  • EBV
  • CMV
  • Absceso hepático

Además de éstos, la inflamación del hígado inducida por hepatitis causa dolor en el hígado en el lado derecho. Por otra parte, el exceso de ingesta de fármacos tales como acetaminofeno también conocido como Tylenol también causa daños en el hígado.

El dolor es el principal síntoma de mal funcionamiento del hígado, agrandamiento, inflamación u otros trastornos. El dolor es agudo y sordo en la naturaleza acompañados de erupciones en la piel se siente en el abdomen superior derecho. Otros síntomas de dolor de hígado son la dificultad en la respiración y la tos, náuseas y vómitos, ojeras, coloración amarillenta de los ojos, como en el caso de la ictericia, manchas de color marrón y manchas oscuras sobre la piel, pérdida de peso, inflamación de los testículos, etc dolor de hígado puede también dar lugar a dolor abdominal.

El tratamiento del dolor hepático se basa en la capacidad de los individuos para que se abstengan de ciertos hábitos como la drogadicción y el alcoholismo, que es la causa raíz de los problemas más de salud. Los tratamientos disponibles son médicamente agentes antivirales, 3TC, adefovir, Flagyl, interferón alfa II b. Junto con estos, la repleción de electrolitos y la hidratación suficiente es necesario para facilitar el tratamiento de dolor de hígado. Por otra parte el mantenimiento de la higiene personal a lo largo de los buenos con las medidas sanitarias son comunes las medidas de seguimiento para el tratamiento de cualquier enfermedad. Los pacientes son derivados al hospital sólo si no son capaces de comer alimentos y hay una necesidad de compensar la pérdida descansando en el tratamiento salino.

Los médicos han sugerido una serie de medidas correctoras o alternativas naturales para curar el dolor de hígado: -

  • El consumo de agua es vital para nuestra supervivencia y como tal debe ser bebido en grandes volúmenes con el fin de ayudar al hígado a desintoxicar el cuerpo, así como facilitar la excreción de productos de desecho. Los médicos recomiendan la ingesta de al menos ocho vasos de agua cada día.
  • El consumo de frutas y vegetales frescos ayuda a facilitar la eliminación de toxinas del cuerpo. Alimentos integrales y cereales como el arroz integral son eficaces en esta materia.
  • La deficiencia de vitamina A, B1 y K en el cuerpo también se cita como una fuerte razón científica para la aparición de dolor de hígado. La vitamina A facilita actividades antioxidantes en el cuerpo, la vitamina B1 ayuda en la producción de energía, así como mantiene el nivel de la glucosa en la sangre y de la vitamina K se sintetizan las proteínas.
  • Hay maneras de desintoxicar el cuerpo con hierbas, con la ayuda de la gama de productos a base de hierbas ayurveda o que pueden ser eficaces en la curación del dolor.
  • El aceite de linaza contiene ácidos grasos esenciales para el buen funcionamiento y mantenimiento del sistema hepático.

Algunas de las medidas preventivas de dolor de hígado son:

levitra 20 mg precio en farmacias

1. La mayoría de los dolores en la espalda baja pueden ser atribuídos a desgarres
musculares que resultan de espasmos y dolor en los músculos de la espalda.

2. El diagnóstico comunmente comienza en la oficina de un ortopeda. Los ortopedas se
especializan en aquellas enfermedades y disturbios asociadas con los huesos y
articulaciones.

3. Técnicas de diagnóstico:

Se llevan a cabo preguntas para determinar que causa el dolor, cuando se inició, su
localización exacta e intensidad.

El objetivo es determinar la fuente y localización del dolor y examinar por posibles
nervios involucrados.

Se inyecta un tinte dentro de los espacios que rodean la médula espinal y raíces
nerviosas. Si existe un disco heniado, éste bloquea el flujo del tinte y es visible en una
radiografía.

d. Tomografía computadorizada axial ("CAT Scan):

Provee un retrato sin dolor de la espina dorsal, incluyendo discos enfermos, espuelas
óseas, tumores, y problemas en las carrillas articulares.

Análisis sanguíneo (incluyendo un conteo de sangre), urianálisis y tasa de
sedimentación; una radiografía regular de la espalda; y un electromiograma, el cual
consiste en la colocación de agujas finas en corrientes generadas por el músculo.

Para la mayoría de las condiciones en la espalda baja, el mejor tratamiento es tiempo y
reposo.

Comunmente se utilizan aspirina y relajantes musculares con el fin de aliviar el dolor al
detener el ciclo de dolor del espasmo asociado con el desgarre muscular.

La estirpación quirúrgica del disco se llama laminectomía.

4. Injecciones a los discos:

Se puede llevar a cabo el procedimiento terapeútico comocido como quimionucleolisis,
el cual consiste de la inyección de una sustancia que disuelven los fragmentos de los
discos herniados.

Este procedimiento comunmente los realiza un quiropracta. Específicamente este
procedimiento consiste en la manipulación rotativa de la espina dorsal o la aplicación
digital punzante y rápida (conocido como acupresión) con el propósito de colocar en su
lugar un disco malalineado, de manera que se pueda aliviar el dolor en la espalda baja.

Estas técnicas son utilizadas para tratar las condiciones de la espalda y ayudar en la
rehabilitación luego de una inatervención quirúrgica:

Se pueden prescribir ejercicios para fortalecer los músculos y deficiencias posturales.

Estas envían impulsos eléctricos a los músculos profundos, de suerte que se alivie el
dolor y mejore la movilidad.

Las técnica terapeúticas de ultrasonido envían vibraciones que llegan a las regiones
profundas dentros de los tejidos musculares.

El Masaje puede ayudar a aumentar la circulación en los tejidos afectados y relajar
los músculos.

La mayoría de los ejercicio para la espalda baja enfatizan el fortalizamiento de los
músculos abdominales y estiramientos de los músculos de la espalda.

El principio básico a seguir para poder mantener una buena postura es evitar las
posiciones de hombros caídos con desviación en la espalda (formando una cifosis
["joroba"]). Esto se adquiere al enderezar la espalda baja en la región lumbar. Los
delineamientos/recomendaciones a seguir para mantener una buena postura se enumeran
a continuación:

a. Una buena posición para dormir, la cual consisten en recostarse sobre su costado (de
lado), con las caderas y rodillas dobladas en una posición fetal.

b. Los desgarres de la espalda puden aliviarse al apoyar un pie sobre un banquillo.

c. En la posición sentada, mantener las rodillas máa alto que el nivel de las caderas.

d. Los calzados con talones altos peligrosamente inducen un malalineamiento de la espina
dorsal, lo cual ocasiona una inclinación de la pelvis y, consecuentemente, una
condición de hiperlordosis lumbar (curvatura excesiva en la región de las vértebras
lumbares).

e. Observar su peso corporal. El añadir peso graso alrededor de su cintura aumenta el
estrés sobre los músculos que apoyan/sostienen la espalda.

Se denomina hepatopatía alcohólica o etílica a la enfermedad hepática producida por el consumo excesivo de alcohol. No se trata de un único cuadro clínico, sino que pueden presentarse varias modalidades dependiendo de la cantidad de alcohol consumida, el tiempo durante el que se consuma y la susceptibilidad individual. Esquemáticamente hay tres grandes cuadros de enfermedad hepática producida por alcohol que, de menor a mayor, gravedad son: la esteatosis hepática alcohólica, la hepatitis alcohólica y la cirrosis etílica. En muchos pacientes aparecen las tres de manera consecutiva a lo largo de los años.

La esteatosis hepática etílica se produce por la ingestión excesiva de alcohol en un período que oscila entre semanas y, a veces, años. Consiste en un acúmulo de grasa en el hígado, a consecuencia de las alteraciones metabólicas que produce el alcohol. El paciente no tiene síntomas, frecuentemente cursa sin alteraciones analíticas y no afecta a la función hepática. Es reversible con el cese del consumo de alcohol. Algunos pacientes, aunque continúen consumiendo alcohol no desarrollan formas más graves de la enfermedad mientras que otros evolucionan hacia los otros dos cuadros.

La hepatitis alcohólica es un cuadro de evolución subaguda. Se considera que debe consumirse alcohol en cantidad excesiva al menos durante 5 años para llegar a desarrollar este cuadro. Es mucho más grave que la esteatosis. El paciente suele tener síntomas, existen alteraciones analíticas hepáticas y se afecta la función hepática. La gravedad es variable. Si cesa el consumo de alcohol, la enfermedad puede curarse, pero hay pacientes que fallecen y otros que pasan al tercer tipo de cuadro.

La cirrosis etílica consiste en la alteración de la estructura del hígado por los procesos de cicatrización (fibrosis) producidos en el hígado por efecto del consumo de alcohol, en general durante muchos años. Es irreversible. Aunque algunos pacientes están asintomáticos en las fases iniciales de la enfermedad, muchos tienen síntomas. Se producen alteraciones analíticas y se deteriora la función hepática. Muchos pacientes acaban falleciendo a consecuencia de la enfermedad.

La causa es el consumo excesivo de alcohol. En general se considera que un consumo superior a 80 gramos de alcohol al día en los varones y a 50 gramos en las mujeres es nocivo para el hígado y puede ser suficiente para que, con el paso del tiempo, aparezcan todas las enfermedades reseñadas en el apartado anterior.

Calcular los gramos de alcohol que una persona consume al día es muy fácil. Basta conocer la graduación de la bebida, la cantidad consumida y que la densidad del alcohol es de 0,80 gramos por centímetro cúbico. La graduación de una bebida es el porcentaje de alcohol que contiene con respecto al volumen total y,obligatoriamente, debe ir especificado en el envase de la bebida con el signo º (grados) al lado. La cerveza tiene entre 4 y 6 º, por lo tanto, un litro de cerveza tendrá entre 40 y 60 c.c. de alcohol. En el caso de un vino de 13º el contenido de alcohol será de130 c.c. por litro y, si se trata de un licor de 40º, un litro contendrá 400 c.c. de alcohol. Para calcular la cantidad de alcohol (en gramos) basta con multiplicar los c.c. de alcohol por su densidad, es decir 0.8. Por ejemplo, si una persona consume un litro de vino de 13º al día, el cálculo será el siguiente: 130 x 0.8 = 104 gramos de alcohol. Un factor a tener en cuenta es el tiempo de consumo. Como orientación, se considera que debe consumirse excesiva cantidad de alcohol al menos durante 5 años para que se produzca daño hepático grave. No todas las personas que consumen alcohol en cantidad excesiva desarrollan enfermedad hepática grave. Hay un componente de susceptibilidad individual, aún no identificable, que hace que con la misma ingestión de alcohol unas personas desarrollen cirrosis y otras solamente esteatosis. No obstante, debe tenerse en cuenta que personas que no desarrollan enfermedad hepática pueden tener afectación grave por el alcohol de otros órganos tales como cerebro, páncreas, corazón o nervios periféricos.Hay que tener en cuenta que para desarrollar enfermedad hepática por alcohol no hace falta llegar a la ebriedad. Hay muchas personas que nunca llegan a ese punto y sencillamente consumen alcohol en las comidas y/o de modo «social» y que llegan a desarrollar cirrosis etílica.

La esteatosis es siempre asintomática. Es detectable mediante ecografía hepática y el diagnóstico de certeza es por biopsia hepática. Muchos pacientes con daño hepático por alcohol, incluyendo a la esteatosis, tienen elevada en sangre una sustancia de origen hepático, la gamma-glutamil-transpeptidasa (GammaGT ó GGT), que es el marcador bioquímico más precoz de consumo excesivo de alcohol.

La hepatitis alcohólica grave suele cursar con síntomas de enfermedad general tales como cansancio, falta de apetito, malestar digestivo, dolor en el lado derecho del abdomen y, a veces, fiebre. Además pueden observarse datos más típicos de enfermedad hepática como color amarillo de la piel (ictericia), orina de color oscuro, acúmulo de líquido en el abdomen (ascitis) y alteraciones de la coagulación, entre otras. Algunos de estos pacientes fallecen por deterioro progresivo de la función hepática o por complicaciones, sobre todo infecciosas.

Hay pacientes que presentan hepatitis alcohólica de menor intensidad que permanecen asintomáticos o con síntomas como los descritos pero más leves, aunque el daño hepático es progresivo y muchos acaban desarrollando cirrosis.

La cirrosis puede ser asintomática en sus fases iniciales. Posteriormente da síntomas generales o se manifiesta por sus complicaciones: color amarillo de la piel (ictericia), hemorragia digestiva, acúmulo de líquido en el abdomen (ascitis), cambios en la conducta y en el nivel de consciencia y desnutrición, fundamentalmente. Además los pacientes pueden tener síntomas derivados de la toxicidad del alcohol en otros órganos.

El médico realiza el diagnóstico basándose en la historia de consumo de alcohol, la exploración física, análisis hepáticos, ecografía abdominal y, en muchos casos, es necesaria la realización de una biopsia hepática para obtener el diagnóstico definitivo.

comprar levitra con receta

En el sistema de Mississippi, además de los parámetros de hemólisis, el contaje de plaquetas se clasifica en tres clases:

Clase I: cuando las plaquetas están por debajo de 50.000,

Clase II cuando las plaquetas están entre 50.000 a 100.000 y

Clase III: cuando las plaquetas esta 100.000 y 150.000

Estos parámetros, también han sido útiles como indicadores de pronóstico para evaluar la severidad de la enfermedad. Por ej pacientes con clase I están asociados con un 60% de mortalidad materna, para clase II, la mortalidad asociada es de 35.6% y de 4.4 % para la clase III (24).

El tiempo de protrombina permanece normal, a excepción de que ocurra coagulación intravascular diseminada. (CID)

Hematoma Hepático, infarto y ruptura Las complicaciones hepáticas son responsables de un 16% a 50% de las muertes maternas en pacientes con eclampsia, que son debidas a ruptura hepática (3).

En un 80% de los casos de preeclampsia severa ocurren infartos hepáticos, hematomas o ruptura, los cuales ocurren como consecuencia de la necrosis hepática confl uente que conduce a hematomas con ruptura y sangramiento intraperitoneal. Puede ocurrir la ruptura hasta 48 horas después del parto.

En un hematoma contenido, el cuadro se presenta con dolor abdominal de aparición brusca, nauseas, vómitos con inestabilidad hemodinámica y shock, que sugiere persistencia de hemorragia por lo que se debe realizar una arteriografía hepática y si lo requiere, realizar medidas hemostáticas invasivas mediante embolización arterial de la arteria hepática o exploración quirúrgica (3,5).

Los estudios de imágenes (TAC o RMN) pueden ayudar en la identificación de estas complicaciones.

Manejo El síndrome de HELLP puede agravarse rápidamente y verse afectados otros órganos (riñón, corazón, SNC).

Así mismo, el feto corre mayor riesgo, debido a la afectación placentaria y anoxia fetal.

De tal manera que las pacientes deben ser manejadas en cuidados intensivos, debido a las posibles complicaciones (encefalopatía, insuficiencia renal, ruptura hepática, hemorragia).

La piedra angular del tratamiento es la inducción del parto lo más pronto posible, con lo cual se logra abortar la enfermedad materna y prevenir la muerte súbita intrauterina (7, 21).

Pronóstico La mortalidad fetal es de 3-23% Mortalidad materna: 0- 3.5% La preeclampsia con o sin afectación hepática puede presentarse en un nuevo embarazo en 3% a 27%(7,14, 20).

5. HIGADO GRASO AGUDO DEL EMBARAZO.(HGAE) Se trata de una enfermedad materna seria que ocurre durante el tercer trimestre del embarazo, y hasta recientemente era considerada como una enfermedad misteriosa (25).

Descrita en 1934 por Stander y Cadden que la denominaron “atrofia amarilla aguda del hígado” y la describieron como una “complicación rara y fatal del embarazo” (26).

Su incidencia es rara, uno de cada 14000 embarazos (19).

Es más frecuente en mujeres nulíparas y en embarazos gemelares, con una mortalidad materna de 10% a 20% y una mortalidad fetal de 23% (5).

Fisiopatología Recientes avances en estudios moleculares demuestran que existe una base genética responsable de esta entidad, donde está asociado un defecto en la betaoxidación mitocondrial de los ácidos grasos, en el feto (20).

Existen varios estudios que demuestran la estrecha relación entre el HGAE y una deficiencia en el feto, de una enzima encargada de un paso en la betaoxidación mitocondrial, que es la enzima de cadena larga la 3-hidroxiacyl coenzima A deshidrogenada (LCHAD ).

Cuando existe una deficiencia de esta enzima en el feto, está asociada con un riesgo elevado de desarrollar Higado graso agudo del embarazo o S. de HELLP. En 79% de los casos (5).

Esta enzima, es un componente de un complejo enzimático llamado proteína mitocondrial trifuncional, (PMT, o MTP).

Se cree que las mutaciones G1528C y E474Q, de este complejo enzimático, son responsables de la deficiencia de la enzima de cadena larga 3-hidroxiacyl coenzima A deshidrogenasa.

La beta oxidación de los ácidos grasos es la mayor fuente de energía de los músculos esqueléticos y del corazón. Además, la oxidación de ácidos grasos, también juega papel esencial en el metabolismo intermediario del hígado (24).

La betaoxidación mitocondrial, es un proceso complejo, que consiste de múltiples pasos de transporte y de cuatro reacciones enzimáticas, que dan como resultado la remoción de 2 unidades de 2 carbonos del acetil coenzima A.

Los ácidos grasos plasmáticos de cadena larga, son transportados activamente a través de la membrana plasmática, esterificados a coenzima A, y transportados por proteínas a través del citoplasma a las mitocondrias, y traslocadas a la membrana mitocondrial interna por un transportador especial de carnitina, hacia la matriz mitocondrial. Una vez dentro de la matriz mitocondrial, los ácidos grasos sufren transformaciones mediante 4 reacciones enzimáticas en la espiral de la betaoxidación. Cada paso del espiral, está catalizado por distintas enzimas.

El primer paso del espiral, es una reacción de la Acyl CoA dehidrogenasa y su homóloga la Acyl CoA dehidrogenasa de cadena muy larga.

El segundo paso, esta catalizado por la 2,3 enoyl Co A hidratasa.

El tercer paso, esta catalizado por una enzima de cadena larga la 3 hidroxiacyl Co A dehidrogenasa (LHCAD) que oxida la posición 3 hidroxi, produciendo la 3-ketoacyl CoA. Es en este paso donde existe el problema.

El cuarto y último paso, de la espiral, está mediado por la 3 ketoacyl CoA tiolasa, que acorta el sustrato de acido graso. Este acido graso corto, puede reentrar el espiral de betaoxidación. Para los ácidos grasos de cadena larga, los tres últimos pasos son mediados por el complejo enzimático llamado proteína mitocondrial trifuncional. La enzima 3 hidroxiacyl CoA deshidrogenasa es parte de este complejo enzimático.

La deficiencia de esta enzima, ocasiona un aumento en la excreción y acumulación de ac grasos de cadena larga y mediana., con la consiguiente acumulación de triglicéridos, que conduce a un hígado graso e insuficiencia hepática en la madre (3,14,25).

De allí, que se recomienda practicarle estudio genético al recién nacido en busca de la mutación G1528C.

El mecanismo exacto de porqué esta deficiencia en el feto, causa HGAE, en una madre heterocigoto, no está muy claro. Sin embargo existen varios factores implicados, en esta interacción materno-fetal (5).

Presentación Clínica (25,27). Los síntomas y signos más frecuentes son:

Típicamente se presentan con una historia nauseas y vómitos, dolor abdominal, ictericia, y algunas pacientes pueden presentarse con severa hipoglicemia, y encefalopatía (3).

levitra generico precio

Initial assessment is relevant to exclude factors predisposing to selected tumors. Thus, a history of oral contraceptive use in a young woman suggests hepatocellular adenoma, cirrhosis is a preneoplastic condition for hepatocellular carcinoma, and sclerosing cholangitis predisposes to cholangiocarcinoma. Serologic tests for hepatitis viruses, Echinococcus and Entamoeba may suggest a diagnosis, as a number of tumor markers also do. However, a definite diagnosis is established using two essential tests: imaging techniques and a cytohistologic study.

Radiographic features provide a hint of a lesion' solid (benign or malignant tumors) or liquid (cysts, abscesses, etc.) contents. Solid tumor vascularization provides guidance on their etiology (3). Characteristically, tumors with arterial hypervascularization may be benign -adenomas or FNH- or malignant, such as hepatocellular carcinoma, and metastases from neuroendocrine tumors or hypernephroma. Abdominal computed tomography (CT) and magnetic resonance imaging (MRI) with vascular (gadolinium) or ferric (ferumoxides) contrast media have taken over radionuclide tests, and often allow getting around histology.

Sometimes, a pathologic study is absolutely necessary to assure a definite diagnosis. It is useful to establish the characteristics and origin of metastatic lesions, and to differentiate dysplastic lesions from hepatocellular carcinoma. Similarly, it may be essential to distinguish between liver adenoma and FNH, or to establish the nature of a number of atypical lesions. This practical clinical guide will review liver lesions most commonly seen in our setting, and a suggested diagnostic and therapeutic approach (Fig. 1) will be set forth.

Simple liver cyst is a congenital lesion affecting 2-7% of the population (4-8). It is usually a single lesion of serous contents lined by cuboidal, biliary type epithelium with no communication with bile ducts (4-6). Regarding multiple lesions, liver or renal polycystosis stands out. This is a haphazard finding in asymptomatic patients, but may also induce pain when reaching greater sizes (diameter > 10 cm). It rarely causes jaundice, infection or hemorrhage ( 2 cm (14,16). Management is symptomatic and surgery is only exceptionally considered (1,2,14).

Focal nodular hyperplasia

Focal nodular hyperplasia (FNH) is a benign tumor with a prevalence of 0.01% in the general population (2,4,5,17). It is usually smaller than 5 cm in size but may range from 1 to 20 cm, and is multiple in 20% of cases (4,5,17). It is considered a hyperplastic proliferation of normal liver cells in response to a preexisting arterial malformation (1,2,5,17). Histologically, it consists of liver cells abnormally laid out in sheets instead of lobules, which contain Kupffer cells and abnormal bile ducts not connected with the bile system. Greater lesions commonly have a central scar made up from fibrous stroma by a supply artery and hyperplastic bile ducts (5,17-19).

FNH is more frequent in women of childbearing age (2,5), develops in healthy livers, and is usually an incidental finding since its clinical course is commonly asymptomatic. It may exceptionally result in pain in the right upper quadrant of the abdomen (2). No cases with hemorrhage or malignization have ever been reported (1,2,17). Oral contraceptive use and pregnancy may favor its growth, but not its development (1,5,17). MRI is the technique of choice in the diagnosis of this condition, and has completely replaced liver scintigraphy. FNH is isointense in T1 and isointense or slightly hyperintense in T2, but central scars are clearly hyerintense (4,5,17,19). The lesion becomes hyperenhanced following gadolinium administration. Ferumoxide use may increase MRI' diagnostic yield (3).

In an asymptomatic patient with normal liver tests, a diagnosis of FNH may be reached by using MRI in 70% of cases (17,18). In the remaining patients, histology is required for a differential diagnosis regarding liver adenoma. FNH management is conservative. Oral contraceptive discontinuation is recommended, as this may decrease size (2).

Surgical resection is only advisable when diagnostic hesitancy exists.

Hepatocellular adenoma is an uncommon tumor (prevalence: 0.001%) that almost exclusively affects women of childbearing (2,5,17). It is associated with oral contraceptive use and less frequently with anabolic androgens and type I glycogenosis (2,4,5,17). Usually it occurs as a solitary mass, but a diagnosis of liver adenomatosis (10-20% of cases) should be considered for multiple adenomas (2,4,17,18). It is histologically made up of atypia-free liver cells arranged in rows separated by dilated sinusoids, with no portal spaces or bile ducts (2,5).

This tumor is asymptomatic in most cases, but may present with pain in the right upper quadrant of the abdomen. The most common complication is hemoperitoneum, whose risk increases for tumors larger than 5 cm and when contraceptive use persists beyond diagnosis (1,2,17,18). Similarly, cases with degeneration to liver cell carcinoma have been reported (1,4,17).

Diagnosing an adenoma may be difficult even when advanced imaging techniques and histology are used (17). In MRI scans it appears as a hyperintense mass in T2 -occasionally also in T1- with hyperenhancement during the arterial phase, whereas it is isointense/isodense versus the liver parenchyma in parenchymal phases (2,5,17,19). Kupffer cell scarcity is responsible for absent colloid uptake in liver scans using Tc 99, a technique that has become obsolete for its differential diagnosis from FNH (1,2).

Whether symptomatic or otherwise, the management of hepatocellular adenoma is surgical in view of the risk of its peritoneal bleeding or malignant transformation (1,16,17). Patients with liver adenomatosis call for individualized decision making.

Liver metastases are the most common malignant tumors in the liver, since 35-40% of cancers develop this sort of dissemination (2,20). In our setting, most common metastases originate in the lung, the gastrointestinal tract (colon, stomach, pancreas, gallbladder), breast and ovary (21). The presence of metastatic liver disease usually entails a poor prognosis. Two major exceptions include colorectal cancer (CRC) metastases when susceptible of surgical resection, and neuroendocrine tumor metastases, as they are of a less aggressive nature.

A search for the primary tumor is warranted for patients with an acceptable general condition, be it in order to initiate an intent-to-heal surgical approach (CRC and neuroendocrine cancer) or to plan palliative management (21). From a clinical standpoint, a number of symptoms may provide guidance on the origin of the primary tumor: altered bowel habit and/or rectorrhage in CRC, jaundice in pancreatic tumors, carcinoid syndrome in endocrine tumors, etc. Tumor markers may be useful, but they are not definite parameters. CEA is increased in 90% of CRC metastases; in pancreatic and ovarian tumors CA 125 may be elevated; PSA may rise in prostate cancer, and 5-hydroxyindolacetic acid in carcinoid tumors (21). Regarding imaging techniques, CT reveals a hypovascular lesion with characteristic contrast uptake, whereas in a few cases there is hypervascular enhancement suggesting a carcinoid tumor, melanoma, sarcoma, hypernephroma or thyroid cancer (2,5). Octreotide scintigraphy may locate primary tumors and their extension in neuroendocrine metastatic disease (2).

For known primary tumors, biopsy is only needed when the nature of the liver lesion is doubtful (21). In contrast, for unknown primary tumors, fine-needle puncturing is a definite test in diagnosis guidance, its sensitivity and specificity being 85 and 93-100%, respectively (21).

A surgical management of metastatic liver disease may prolong survival for CRC, neuroendocrine tumors, and some renal tumors (2,21), but is controversial in the remaining tumors. In selected patients with CRC (less than 4 nodules), resection allows survivals of 40% at 5 years (21). For neuroendocrine tumors, resection may cure the disease when associated with primary tumor elimination (20). For non-resectable neuroendocrine tumors, hepatic embolization, interferon and somatostatin analogs may be useful in the management of carcinoid syndrome (21).

Hepatocellular carcinoma (HCC) is the most frequent primary tumor of the liver and the fifth more common malignancy worldwide, and represents the third cause of cancer-related mortality (22). In developed countries it sits on a cirrhotic liver in more than 80% of cases (23). Follow-up every 6 months using ultrasonography and alpha-fetoprotein determination is recommended in these patients to detect early tumors, at a time when healing treatments are feasible (24).

Diagnosis may be based upon histology or non-invasive criteria, only for cirrhotic patients. Non-invasive criteria include hypervascular tumors greater than 2 cm in size as confirmed by two imaging techniques, or by one imaging technique plus plasma alpha- fetoprotein more than 400 ng/mL (24). Ultrasonography usually reveals a hypo- or hetero-echogenic hypervascular lesion by using contrast media. CT scans show a hypodense lesion in baseline phases that takes up contrast during the arterial phase and then becomes hypovascular versus the liver parenchyma in portal and later phases (5,25). MRI reveals a lesion that is hypointense in T1 and

hyperintense in T2, with a behavior similar to that seen in CT in dynamic studies (5,19,25). Of late, angio-MRI has been shown to represent the best technique for tumor staging, mainly in the detection of nodules between 1 and 2 cm in size (25).

Differentiation between initial HCC and both regeneration and dysplastic nodules is important in patients with cirrhosis, as is also the case with atypical hemangioma and metastatic disease. In tumors greater than 2 cm, this may be achieved by using imaging techniques, whereas puncturing for histology samples is essential in tumors 1-2 cm in size (Fig. 2). The strategy recommended for nodules smaller than 1 cm is an expectant attitude and serial ultrasounds every 3 months (24).


The prognosis and treatment of HCC has been recently revised (26-28). Prognosis depends upon tumor stage, the grade of hepatocellular failure, general condition, and treatment used. We recently developed a new prognostic classification for HCC that takes these variables into account and allows selecting the best therapy possible for each patient (26-28). Patients with stage 0 disease have in situ carcinoma, and achieve 80% survivals at 5 years following healing treatment (29). Patients with early-stage disease (stage A) present with single tumors or 3 nodules less than 3 cm in size, are eligible for resection, liver transplantation or percutaneous treatment, and achieve 50-70% survivals at 5 years (26-28,30). Patients with multinodular asymptomatic tumors (stage B) are eligible for chemoembolization (31,32). Patients with symptomatic tumors or vascular, nodular or extrahepatic involvement (stage C) will receive new agents in clinical trials. Finally, end-stage patients (stage D) will receive symptomatic treatment.

Intrahepatic cholangiocarcinoma is less common than ductal cholangiocarcinoma, and characteristically presents as a focal liver lesion (33). Histologically, it is an intrahepatic biliary epithelium-derived adenocarcinoma. Sclerosing cholangitis, liver clonorchiasis and choledocal cysts are conditions that predispose to ductal cholangicarcinoma (2,20,33), but their relation to the intrahepatic variety is not clear (33).

It most commonly develops in advanced-age individuals (65% of patients > 65 years) (2,20,34). It may be asymptomatic until a considerable size is reached; hence it presents with pain in the right hypochondrium and loss weight.

The diagnosis, prognosis and management of cholangiocarcinoma have been recently revised (23,34). Definitive diagnosis is based on histology. Baseline CT shows a hypodense lesion, hypovascular in dynamic studies (20), with peripheral contrast uptake during the portal phase (5). MRI reveals a tumor that is hypointense in T1 and hyperintense in T2 (5), which behaves as in CT during dynamic studies (5). A dilatation of the bile duct beyond the lesion may suggest this diagnosis (5). On occasion, it may result in an entrapment of vascular structures, but invasive thrombosis is rare (2,5,33).

Management is essentially surgical; with survival odds reaching up to 40-60% at 3 years (33). Liver transplantation has disparate results and is not recommended.

Although less frequent, angiosarcoma, epithelioid hemangioendothelioma, primary lymphoma and primary neuroendocrine tumors should be considered in the differential diagnosis of primary malignant tumors of the liver.

In the diagnostic strategy of liver masses, we may consider four clinical settings (21,35): a) liquid lesion; b) solid lesion in healthy patient; c) solid lesion in patient with liver disease; d) solid lesion in patient with suspected neoplasm (Fig. 1).

Strategy for liquid lesion

Ultrasonography suffices to determine the liquid contents of a focal liver lesion. Clinical characteristics, hydatid- and amebic-related serologic tests, and CT and MRI scans allow a differential diagnosis between simple cyst, liver and renal polycystosis, hydatid cyst, and pyogenic and amebic abscess. Telling apart a cystadenoma from a cystadenocarcinoma is difficult and requires the histological study of the resected lesion for confirmation. Finally, some metastases may look cystic, as is the case in those of ovarian or pancreatic origin, and in those stemming from selected neuroendocrine tumors.

Strategy for solid mass in healthy patient

The most prevalent lesion is hemangioma, which is diagnosed by using ultrasonography and MRI. FNH and adenoma should be ruled out in younger women or in women with a history of oral contraceptive use. FNH is asymptomatic and much more common. Despite the fact that MRI and to a lesser extent Tc 99 scintigraphy may differentiate these two conditions in more than two thirds of patients (17,18), fine-needle aspiration is required for doubtful cases. If uncertainty persists on the nature of the lesion, surgical resection is recommended. Biopsy collection will also allow etiology to be established in asymptomatic malignancies and atypical tumors.

Strategy for focal lesion in cirrhotic patient

Hola, espero que por favor puedas ayudarme.
No sé qué tengo.
Soy muy sano. No como animales ni derivados, ni bebo, ni fumo, ni me drogo, ni tomo gaseosa negra; y sin embargo he notado mis ojos amarillos con vasos rojos. Si consumo azúcar y harinas, pero igual creo que mi perfil no es el de un intoxicado del hígado. No tiene sentido.
Lo que sí me preocupa es que hace como un años estuve tomando pastillas para el acné.. no sé si será eso..
¿Qué me recomiendas hacer para que la esclerótica de mi ojo vuelva a la normalidad por favor?
Hace unos días estoy tomando boldo, té verde y de orégano, y limón en las mañanas, pero nada.

Hola Rem
Para saber por qué tienes ese color amarillo, debemos revisar tu dieta.
Mi recomendación es que pidas cita en mi consulta y juntos analicemos tu actual dieta.
Tranquilízate.
Un beso

Hola Maribel gracias por la información soy un chico de 38 años fue al medico para hacer analysis y me dijo que tengo el higado tocado traminasas un poco altas.todo lo que has dicho lo noto en me.el problema que el médico me dijo que no puede hacer nada.no se si me puedes ayudar??mil gracias

Hola Balzak
Cambia tu actual dieta, esa es la solución.
Tienes toda la información en esta misma web.
Un abrazo

prueben con la limpieza hepatica es lo mejor y es economica… en internet hay mucha informacio:limpieza hepatica…

El hígado desempeña una función muy importante en nuestro organismo. Por esta razón, conviene cuidar y llevar una vida sana y equilibrada para que no se deteriore. Entre las funciones más comunes del hígado destacan la regulación de las sustancias que compone la sangre, elaboración de los nutrientes y metabolizar los fármacos con el fin de que el cuerpo pueda ingerirlos sin problemas. Estas son solo algunas de las funciones del hígado, puesto que se ha demostrado que el hígado llega a cumplir más de 500 funciones en nuestro organismo. Una de las amenazas más comunes que sufre este órgano tan vital es el conocido como hígado graso. En el artículo de hoy os analizaremos el hígado graso: síntomas, causas y tratamientos. No obstante, también veremos qué es el hígado graso, los síntomas del hígado graso, las causas del hígado grado y los tratamientos para el hígado graso.

Conocido científicamente como esteatosis hepática, el hígado graso hace referencia al aspecto del hígado que se muestra moteado y blando. Puede parecer que el principal motivo de que se origine el hígado graso sea por una acumulación de grasas en el hígado, pero lo cierto es que este problema se debe a que se acumulan los triglicéridos. Aunque en los siguientes apartados veremos más en detalle las causas de este problema, podemos ir adelantando que una de las principales causas se debe a tomar alcohol, azúcar o grases en grandes proporciones.

Es importante detectar los síntomas de este problema, puesto que si no se interrumpe a tiempo puede ocasionar daños en nuestro hígado que afecten a nuestro cuerpo. Tanto es así que después de un largo período padeciendo este problema, es posible que aparezca fibrosis en el hígado y, como resultado, un 20% de cirrosis hepática y 2% de cáncer en esta misma zona. De hecho, en Estados Unidos, se ha convertido en el segundo motivo por el que se producen los trasplantes de hígado y está previsto que a largo plazo, se convierta en la primera causa.

Pero no hay por qué alarmarse porque existen diversos tratamientos que eliminan y limpian el hígado para que pueda seguir desempeñando su función. Por tanto, si empiezas a experimentar los síntomas que te contamos a continuación, lo mejor es que acudas a un médico especialista para que analice tu caso y elija el tratamiento más adecuado.

Los síntomas del hígado graso son bastante comunes entre otros problemas, pero el conjunto de síntomas nos da la clave de que una persona tiene el hígado graso o no. Para ello, si uno se encuentra mal, lo mejor es que analice qué es lo que ha cambiado de su cuerpo y acuda a un especialista para que le dé el tratamiento que se ajuste a su caso en especial. Entre los síntomas del hígado graso destacan los siguientes: dolor en el abdomen, coloración en el cuello y axilas, sentimiento generalizado de malestar, cansancio y fatiga crónica, pérdida de peso, sistema inmunológico débil, sentimiento de pesadez e incluso ictericia. Este último síntoma hace referencia al cambio del tono de piel a un color más amarillento, pero ocurre más frecuentemente en aquellos casos de hepatitis.

Recordamos que estos síntomas también son propios de otras dolencias, por lo que es mejor no preocuparse hasta que no hayan pasado unas semanas y continúen las mismas molestias que te impidan llevar una vida normal.

Aunque una de las principales causas del hígado graso sea por problemas con el alcohol, ésta no es la única causa que produce este problema. Como ya hemos comentado anteriormente, un consumo excesivo de azúcares y grasas también son una de las causas que provocan el hígado graso. Pero, ¿por qué con estos productos? La principal razón es porque el hígado cumple la función de metabolizar estas sustancias, por lo que, en el caso del alcohol, el tejido graso empieza a almacenarse alrededor y, con ello, poco a poco va contaminando al hígado, volviéndolo cada vez más débil a las toxinas que tiene que filtrar.

No obstante, a continuación os dejamos causas más concretas sobre este tipo de enfermedad. Por ejemplo, la obesidad y los trastornos metabólicos de familia también pueden ocasionar el hígado graso.

Asimismo, a la edad de 50 uno puede empezar a acumular más grasas en el hígado por unos malos hábitos alimenticios, por lo que se recomienda seguir una dieta equilibrada, como la mediterránea.

Por otro lado, abusar continuadamente de una serie de medicamentos también puede ser la principal causa del hígado graso en una persona. Entre los medicamentos que más se abusan encontramos los analgésicos, aspirina, antiinflamatorios, entre otros.

Además, hemos de tener muy en cuenta el consumo de triglicéridos, ya que si no se cuida el consumo de colesterol malo, puede acarrear grandes problemas acumulando un exceso de grasa en el largo plazo.

Y por último, la diabetes de tipo dos también puede provocar este exceso de grasa.

Existen diversos tratamientos para evitar el avance de este problema hepático. El primer tratamiento para el hígado graso consiste en hacer ejercicio de manera continuada cada semana, ya que de esta manera el organismo consigue depurarse y, además, se reduce el peso de manera notable, así conseguiremos reducir el nivel de grasa en el cuerpo.

Otro de los tratamientos más eficaces para el hígado graso se basa en eliminar el consumo de azúcares y alcohol y, además, combinarlo con actividad física con el fin de desintoxicar el hígado.

En el caso de las personas mayores, se recomienda llevar una dieta rica en vitamina E, puesto que esta vitamina es un antioxidante que limpia de manera natural el hígado.

No obstante, también existen tratamientos farmacológicos que ayudan a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo, pero estos medicamentos necesitan complementarse con una dieta libre de alcoholes y azúcares o una serie de ejercicios diarios.

No hay de qué preocuparse. Si no te gustan los tratamientos con fármacos, aquí te dejamos una serie de remedios naturales para el hígado graso.


La lecitina de soja es un alimento muy adecuado para eliminar la bilis por medio del hígado consiguiendo que sea más fluida. Asimismo, las hojas de boldo también permiten estimular el hígado para que active sus funciones. Para conseguir los mejores resultados posibles mezcla 10 gramos de estas hojas por cada litro de agua y tómalo después de las comidas. Por otro lado, el rábano también tiene propiedades para reducir el hígado graso. Para ello, lava, pela y tritura el rábano mezclándolo en un vaso de agua, fíltralo y conseguirás un zumo que debes tomar cada dos días, es decir, día sí y día no.
Asimismo, el cardo mariano también nos permite acabar con el hígado graso. Tan solo mezcla dos cucharadas en una taza de agua caliente, como si se tratara de una infusión. Toma una taza de cardo mariano a diario y notarás los beneficios pronto. Este remedio también se puede aplicar mediante ensaladas. Añade las hojas de cardo mariano sin espinas en una ensalada y tómalo cada dos días.
Aunque constituyan remedios naturales para el hígado graso obtenidos a partir de productos naturales, acude en primer lugar al médico y consulta las distintas consecuencias que puede tener este tipo de tratamientos en tu organismo.

Las transaminasas en el hígado graso cumplen un papel fundamental. ¿Qué son las transaminasas? Para resumir, las transaminasas son enzimas que se encuentran en las células del hígado y que cumplen sus mismas funciones.


El incremento de transaminasas en el organismo produce un mal funcionamiento del hígado, por lo que no es capaz de filtrar correctamente y, por tanto, se producen enfermedades como puede ser el hígado graso o esteatosis hepáticas. La acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en estas células produce lo que conocemos como hígado graso.


En definitiva, si queremos evitar tener el hígado graso, debemos mantener las transaminasas controladas. Si quieres conocer más sobre las transaminasas, visita el artículo que dejamos al final de este contenido.

Como ya hemos comentado, el hígado graso puede deberse a diferentes factores: bien sea por una mala alimentación o por el consumo excesivo de alcohol. Ahora bien, ¿qué es la enfermedad del hígado graso no alcohólico? La diferencia versa en la fuente que produce el hígado graso, es decir, se debe a la acumulación de grasas pero que no deriva del consumo excesivo de alcohol. Por tanto, aquellas personas que padezcan esta enfermedad no guardan ninguna relación con el alcohol ni en el presente ni en el pasado.


¿A qué se debe entonces esta enfermedad? La enfermedad del hígado graso entonces tiene su origen en otro factor: la obesidad. En líneas generales, el hígado graso derivado de la obesidad no presenta ningún síntoma. No obstante, existe una enfermedad más grave que puede ocasionar insuficiencia hepática e incluso cáncer: la esteatohepatitis no alcohólica.


Aunque la obesidad sea una de las fuentes principales que ocasionan esta enfermedad, debemos aclarar que la diabetes, la prediabetes, una enfermedad en los intestinos, el colesterol alto, los triglicéridos elevados, una dieta inadecuada y la elevada tensión de las arterias también pueden ser el origen de esta patología.

Ahora que ya hemos visto los factores que se dan por motivos ajenos al alcohol, nos toca ver qué es la enfermedad del hígado graso por alcohol. Como su propio nombre dice, el alcohol es el principal causante de la enfermedad del hígado graso. Cabe destacar que el alcohol no afecta de igual manera en cantidades abundantes que en cantidades moderadas, por lo que nos referimos al consumo excesivo y repetido de alcohol.


Cuando consumimos alcohol en exceso, el hígado debe trabajar para conseguir eliminar el alcohol del cuerpo. No obstante, el proceso en el que el hígado descompone el alcohol se producen una serie de sustancias perjudiciales para nuestro organismo, que afectan principalmente a las células hepáticas mediante la inflamación y atacando a las defensas del organismo. El hígado graso por alcohol constituye uno de los primeros escalones de esta enfermedad. A medida que este consumo siga aumentando podremos llegar a padecer hepatitis alcohólica e incluso cirrosis.


Seguro que ahora te lo pensarás dos veces antes de tomar mucho alcohol los fin de semanas con los amigos. Para que no entres en pánico, cabe destacar que el consumo moderado en función de qué sustancias se consuman, llega a aportarnos factores beneficiosos para nuestro organismo, por lo que tampoco elimines por completo el consumo de alcohol, como una copa de vino, que se ha demostrado que es bueno para nuestro organismo.

Ahora bien, ¿hay algún colectivo más propenso a padecer esta enfermedad? ¿Quién puede sufrir la enfermedad del hígado graso? Aunque cualquier persona pueda llegar a pasar por esta enfermedad si no cuida su alimentación y su ritmo de vida, sí que es cierto que hay ciertos colectivos que son más sensibles a este tipo de situaciones.


Como ya hemos mencionado, las personas que presenten obesidad, hipertensión arterial o diabetes son más propensos a padecer hígado graso no alcohólico. En estos casos, lo mejor es acudir a su médico especialista en nutrición para que determine el tratamiento a llevar a cabo. Además, puedes presentarle los distintos remedios naturales para el hígado graso para que así valore todas las medidas a tomar. Existen más colectivos con este tipo de enfermedades, como por ejemplo, aquellos pacientes que toman medicamentos habitualmente (corticoides), las personas que son capaces de reducir su peso rápidamente, pacientes con hepatitis C, con colesterol y triglicéridos altos, etc.

Por otro lado, los jóvenes también suelen presentar estos problemas. No obstante, la mayor parte de la población que los padece se debe a hígado graso por exceso de alcohol. Como todos sabemos, cada vez los jóvenes empiezan a consumir alcohol antes de tiempo y en cantidades muy abundantes. Una buena concienciación del menor puede suponer menos problemas en el futuro.

También existen diversos tratamientos naturales (con cardo mariano, jengibre y pomelo) que funcionan como desintoxicantes de todas las sustancias tóxicas que pueda tener nuestro cuerpo.

También te pueden interesar los siguientes artículos:

La bilirrubina se forma en nuestro cuerpo de forma natural, y cumple funciones imprescindibles en nuestro organismo como eliminar las grasas o ser un antioxidante celular. Aun así, la bilirrubina alta, cuando se concentra en exceso en la sangre, puede provocar icteria y ser señal de problemas en el hígado o en la vesícula, así como en el páncreas.

¿Quieres saber qué causa el aumento de bilirrubina en sangre y cómo tratarlo? ¡Aquí te enseñamos todo lo que tienes que saber sobre este trastorno para tratarlo en condiciones! ¡Causas, síntomas y mucho más!

¡Pincha en lo que más te interese!

La degeneración de la proteína conocida como hemoglobina, encargada de transportar el oxígeno por el organismo, produce un pigmento amarillo conocido como bilirrubina. Este surge de los glóbulos rojos en mal estado y empieza en el bazo, encargado de destruir las células sanguíneas viejas.

En general, el resultado actúa como antioxidante celular y ayuda a que las células se desgasten menos, así como a digerir las grasas. Aunque surge por la destrucción celular, es conveniente que nuestro cuerpo tenga el nivel adecuado de bilirrubina para cumplir otras funciones imprescindibles.

levitra presentaciones mexico

¿Podemos utilizar en casa las semillas de la papaya en casa para ayudar en el tratamiento de la úlcera?. Si tomamos en cuenta la seguridad del consumo de las semillas de papaya, vale la pena intentarlo. Se puede elaborar un té del modo siguiente: hervir un litro de agua, ya que haya hervido el agua, añadir 8 cdas. soperas de polvo de semillas deshidratas y molidas de semillas de papaya, apagar, tapar y dejar reposar por 10 minutos. Colar y consumirlo dividido en tres tomas a lo largo del día.

En otro estudio realizado en el Departamento Farmacología y Toxicología, de la Facultad de Ciencias Farmacológicas de la Universidad de Nigeria, se utilizó el fruto integral de papaya verde para el tratamiento de las úlceras pépticas.

A dos grupos de ratas les fueron provocadas úlceras gástricas mediante indometacina y alcohol, respectivamente. Posteriormente fueron tratadas con un extracto elaborado con la papaya verde. En ambos grupos se demostró una reducción significativa de las lesiones ulcerosas. Los autores del estudio utilizaron dos tipos de extractos de papaya verde: uno elaborado en agua y otro elaborado con alcohol. Al compara los efectos de ambos extractos encontraron que el extracto acuoso era más efectivo para tratar las úlceras inducidas por alcohol, mientras que el extracto elaborado con alcohol era más efectivo para combatir las úlceras producidas por la indometacina.

La investigación de la toxicidad de ambos extractos demostró que son muy seguros.

Los autores señalaron algunos de los principios activos presentes en el fruto de la papaya verde como carbohidratos, terpenoides, flavoniodes, saponinas, sustancias esteroidales y alcaloides (15).

¿ Cómo podemos hacer uso de la papaya verde para combatir las úlceras? Muy sencillo: experimente con el siguiente jugo: en un vaso de jugo de zanahoria licuar una rebanada de papaya verde integral ( con cáscara y con semillas). Tome este jugo dos veces por día.

PLÁTANO TABASCO VERDE

Existen varios estudios realizados con animales que han demostrado el efecto anti ulcerosos del plátano tabasco verde, denominado banano en otros países.

Estos estudios han confirmado el efecto terapéutico de este producto vegetal en úlceras inducidas con aspirina o indometacina, han dilucidado los mecanismos de acción y también identificaron el principio activo principal presente en el banano verde.

Los resultados obtenidos han llevado a algunos autores a señalar que este producto vegetal actúa de una manera diferente a la de los fármacos anti ulcerosos, pues promueve el crecimiento de las células de la mucosa gástrica y de esa manera promueve una rápida reparación de las lesiones provocadas por los factores ulcerosos.

El banano verde actúa de varias formas:

– incrementa la regeneración celular en las paredes delestómago,

– incrementa notablemente la secreción del moco protector,

– incrementa la resistencia de la mucosa gástrica frente a factores ulcerativos como los antiinflamatorios no esteroideos y otros,

– contiene una sustancia que fortalece la formación de los glóbulos rojos, lo cual también favorece los procesos de regeneración de las lesiones ulcerativas,

– los animales tratados con el banano verde presentaban una mucosa gástrica más abundante que los no tratados,

– la sustancia identificada como la responsable de la regeneración de la mucosa gástrica es un flavonoide llamado leucocianidina, el cual ya ha sido generado sintéticamente.

Los diversos estudios sobre el tema no han reportado se efectos secundarios nocivos (16, 17, 18).

¿ CÓMO PODEMOS UTILIZAR EL BANANO VERDE PARA FORTALECER LA MUCOSA GÁSTRICA?.

La manera más práctica es preparando harina de banano verde. Es necesario conseguir plátanos tabasco verdes. Los debe cortar en rebanadas delgadas y dejarlas secar. Después, molerlo para obtener una harina de plátano tabasco verde. Para consumirlo diluir en una taza de agua tibia 1 cda. sop. de la harina obtenida, tomar esa dosis tres veces por día.

1. Lic. Carmen Chemes de Fuentes, Enf. Patricia D ́Elia, CATEDRA ENFERMERIA QUIRURGICA,: ULCERA GASTRODUODENAL.(http://www.fm.unt.edu.ar/carreras/webenfermeria/documentos/Quirurgica_Modulo_05_ulcera_gastroduodenal.pdf).

2.Revista de Gastroenterología del Perú – Volumen 15, Nº1 1995, Mecanismos Celulares y Moleculares de la Mucosa Gástrica: La Injuria a la Mucosa y la acción protectora de los antiácidos.

3. Las protaglandinas son sustancias semejantes a las hormonas, pero que son producidas localmente y tienen una vida más breve. Regulan en gran medida las funciones celulares de defensa y las reacciones de inflamación y antiinflamatorias de nuestros tejidos.

4.Heinerman John, Enciclopedia de Frutas Vegetales y Hierbas, Prentice Hall, EEUU:, 1998.

5. Calif Med. 1949 January; 70(1): 10–15,RAPID HEALING OF PEPTIC ULCERS IN PATIENTS RECEIVING FRESH CABBAGE JUICE, GARNETT CHENEY.

6. Calif Med. 1956 Jan;84(1):39-42.Vitamin U therapy of peptic ulcer; experience at San Quentin Prison. CHENEY G, WAXLER SH, MILLER IJ.).

7. Pharm Biol. 2010 Jul;48(7):786-93, Gastric antiulcer, antisecretory and cytoprotective properties of celery (Apium graveolens) in rats, Al-Howiriny T, Alsheikh A, Alqasoumi S, Al-Yahya M, ElTahir K, Rafatullah S.

9. Molecules. 2009 Mar 3;14(3):979-1012. Flavonoids with gastroprotective activity.

Mota KS, Dias GE, Pinto ME, Luiz-Ferreira A, Souza-Brito AR, Hiruma-Lima CA, Barbosa-Filho JM, Batista LM.)

10. J Pharm Bioallied Sci. 2011 Jul;3(3):361-7,Role of phenolic compounds in peptic ulcer: An overview. Sumbul S, Ahmad MA, Mohd A, Mohd A).

3. La toxicidad de cobre. Esto también favorece la proliferación de levaduras y es muy común. Se discute en detalle más adelante, como también las otras causas.

4. La toxicidad del mercurio. Existen pruebas de que algunas de las levaduras pueden crecer para proteger realmente al cuerpo de la intoxicación por mercurio, que es muy común en la mayoría de la gente.

5. Debilidad o tóxicos para el hígado o congestión hepatica. Esto favorece el sobrecrecimiento de levadura, porque causa problemas en el hígado y disminuye la secreción de bilis ademas de otras anomalías biliares, que en particular ayudan a controlar muchos microorganismos dañinos en los intestinos.

6. Una condición extremadamente yin del cuerpo. Una calidad más yin del cuerpo favorece el crecimiento de la Candida. Esto también es muy común hoy en día, especialmente entre aquellos que comen azúcares y frutas, entre los vegetarianos, y entre aquellos con mala salud.

Muchas infecciones por hongos tienden a ser “frías” como las condiciones yin. Ellos no tienden a producir fiebre alta, por ejemplo, y están más asociados con la fermentación y la putrefacción de la materia muerta o de la carne, que tiende a ser frío, o más fría que la carne saludable que es atacado más por ciertas bacterias y virus.

7. Las deficiencias de minerales. Entre los más importantes son el zinc y el selenio. Sin embargo, hoy en día el suministro de minerales por los alimentos tiende a ser bajo en decenas de traza y minerales ultratrazas críticos. Comer los alimentos refinados de cualquier tipo es casi una garantía de que una persona se verá seriamente mineral deficientes. Es por eso que todo el mundo hoy se merece algas kelp.

Factores de riesgo para padecer infección por Candida

1. Mujeres. Las mujeres son mucho más afectadas que los hombres, quizás porque las mujeres tienen más dificultades con el desequilibrio de cobre que los hombres. Además, las mujeres tienen una tasa de oxidación más lenta, en general, y esto puede desempeñar un papel importante. Además, las mujeres utilizan pastillas para el control de la natalidad y el DIU de cobre que puede alterar el metabolismo del cobre y causar otros problemas que pueden contribuir al problema.

2. Vegetarianos. Esto puede deberse a que los vegetarianos están casi todos bajos en zinc, que se encuentra casi exclusivamente en las carnes y los huevos. Como resultado, se acumulan más cobre en el cuerpo. Además, los alimentos de proteínas vegetarianas como las nueces, semillas y granos son más altas en el cobre y el más bajo en zinc. Además, las dietas vegetarianas son mucho más yin que las dietas con más carne. Además, en mi experiencia, a los vegetarianos les falta muchos otros nutrientes que se encuentran en las carnes y los huevos.

3. Bebés. Algunos bebés tienen problemas de hongos debido a que son alimentados con dulces, sobre todo. La leche tiene un poco de azúcar, pero esto solo no suele ser la causa. El muget es una forma de infección por hongos que afecta a la boca, que es a menudo debido por a alimentar a los niños con los zumos de fruta bebés, por ejemplo, o con la leche pasteurizada en vez de leche materna. La leche con chocolate es un producto horrible para los bebés, o para cualquier otra persona, para el caso.

4. Si uno come de azúcar en absoluto, o cualquier otra fruta o jugos dulces de todo tipo. La razón de esto se explica en la sección anterior.

5. Las personas con desequilibrio de cobre. Desafortunadamente, esto incluye la mayoría de la gente hoy en día. Si el desequilibrio de cobre es grave, el problema es mucho peor y, a menudo no va a desaparecer hasta que el metabolismo del cobre se corrija con un programa de equilibrio nutricional. No es sólo una cuestión de “la reducción del cobre”, como muchos médicos creen. Es más complejo. El cobre es uno de los combatientes naturales del cuerpo de la Candida. De hecho, los compuestos de cobre que se utilizan en cultivos como el sulfato de cobre, y en piscinas y bañeras de agua caliente, a veces, ayudan al control de la levadura y el crecimiento de hongos.

Síntomas de sobrecrecimiento Candida albicans

Los síntomas van desde fatiga crónica y depresión a los dolores de cabeza, hinchazón, gases y tal vez dolor u opresión en y entre la zona del omóplato. La Candida también pueden contribuir a la confusión mental, cambios de humor, pérdida de memoria, picazón, dolor en las articulaciones, indigestión, úlceras, la mayoría de los condiciones del seno y el cáncer sin duda también.

Los trastornos del aprendizaje y la conducta a menudo se deben en parte a la infección por cándida, sobre todo en los niños que comen mucha azúcar. La Cándida crónica también pueden contribuir al síndrome del intestino irritable, colitis, intolerancia a los alimentos, la acidez y la enfermedad por reflujo gástrico ácido. Una de las formas de candida es invasiva, se esconde en los órganos del cuerpo y puede ser mortal. Como la Candida Albicans produce alcohol y acetaldehído, también pueden contribuir a muchas otras disfunciones sutiles, como la toxicidad general, la disfunción del hígado, deficiencias de nutrientes y mucho más.

Algunos profesionales la culpan de la mayoría de las enfermedades a la cándida. No me parece que este es el caso. Sin embargo, crecimiento excesivo del candida es muy común y un contribuyente importante a la mala salud.


Más detalles sobre las causas de Candida

1. Candida es una oportunista. Candida albicans es siempre una infección oportunista. Esto significa que este microorganismo se encuentra comúnmente en los alimentos, utensilios de cocina, platos usados ​​para comer, e incluso en el aire que respiramos. No le molesta si tu cuerpo es fuerte y saludable. Sin embargo, se afianza y crece con facilidad en los intestinos y otras partes del cuerpo cuando se está fuera de balance. Esto es lo que se entiende por una infección oportunista. También tiende a desaparecer de forma automática sin necesidad de tratamiento cuando el cuerpo se vuelve a poner en un mejor equilibrio.

Muchas infecciones son oportunistas de esta manera, pero en especial Candida albicans.

2. Desequilibrio de cobre. El cobre es esencial para las enzimas que producen energía en el sistema de transporte de electrones de la mitocondria. Este sistema favorece lo que se llama el metabolismo aeróbico o a base de oxígeno, que es el metabolismo normal de los seres humanos. La Candida, por el contrario, florece en un medio ambiente anaeróbico. Este es un tipo diferente de metabolismo en el que se utiliza el azúcar como combustible para las mitocondrias y menos oxígeno.

El cobre se utiliza en el cuerpo humano como un agente con actividad natural anti-candida, en parte porque el cobre favorece el metabolismo aeróbico, que tiende a retardar el crecimiento de la levadura. De hecho, el cobre también se utiliza en muchas industrias para retardar el crecimiento de la levadura. Por ejemplo, los agricultores utilizan el sulfato de cobre spray en frutas y verduras para matar la levadura y el moho. Los departamentos de agua pueden añadir compuestos de cobre para el agua potable por la misma razón. El cobre puede ser añadido a las piscinas y bañeras de agua caliente para el control de la levadura.

Sin embargo, el cobre debe estar en una forma biodisponible en el cuerpo para ser utilizado correctamente. Este es un tema complejo. Sin embargo, la biodisponibilidad depende de factores tales como la valencia de los minerales, el isótopo del mineral, el compuesto que se encuentra, la capacidad del cuerpo para transportar el mineral, y tal vez otros factores.

Por qué el cobre se convierte en biodisponible.

Dr. Pablo Eck, mi maestro, así como otros investigadores encontraron que un factor que disminuye la disponibilidad de cobre está en mal funcionamiento en las glándulas suprarrenales. Esto puede conducir a la ceruloplasmina baja o baja metalotioneína. La ceruloplasmina y metalotioneína del cobre son proteínas de transporte. Con la actividad suprarrenal baja, el cobre puede no estar debidamente sujeto a transporte y por lo tanto, pueden ser menos disponibles para el cuerpo. En efecto, me parece que hasta que la actividad suprarrenal mejora, la candida será difícil de controlar. Cuando las glándulas suprarrenales y la actividad glandular tiroidea se normaliza, muchas veces desequilibrio de cobre y problemas de hongos desaparecen por sí solos sin necesidad de tratamiento específico.

Los medicamentos y el cobre. Algunos medicamentos que se sabe que hacen agravar los problemas de candida pueden hacerlo al interferir con el metabolismo del cobre. Por ejemplo, las píldoras anticonceptivas, los parches y los DIU afectan el metabolismo del cobre. Algunos antibióticos actúan mediante la eliminación de cobre en el hígado. La terapia hormonal con esteroides disminuye la actividad de las glándulas suprarrenales que hace que el cobre este menos biológicamente disponible en algunos casos. Todos ellos pueden causar o agravar la infección crónica por cándida.

El desequilibrio del cobre es más frecuente en las mujeres, que también tienden a tener una actividad mucho más lenta la glándula suprarrenal que los hombres. Las razones para esto son varias. Por ejemplo, el cobre y los niveles de estrógeno tienden a estar correlacionados entre sí y las mujeres tienen más estrógeno que los hombres, en general. El temperamento femenino también puede ser un factor.

Antes del periodo menstrual, el nivel de una joven mujer de cobre tiende a subir, y en algunos casos en los que la relación sodio/potasio en los tejidos es baja, el cobre también se vuelve menos biodisponible antes de esa época. Este es un momento común de los meses para las mujeres a experimentar infecciones por hongos.

La acumulación de cobre en el hígado también es una causa común de toxicidad en el hígado y la lentitud metabolica, que es otro factor que contribuye para el crecimiento excesivo del candida en algunos casos.

En resumen, hay una relación muy estrecha entre el desequilibrio de cobre y los problemas crónicos de levadura intestinal.

3.. Velocidad de oxidación lenta. La mayoría de las personas con crecimiento excesivo del candida tienen una tasa de oxidación lenta Esto también es por lo general una fase de agotamiento al estrés, la fatiga subyacente y la acumulación de metales tóxicos. Hay varias razones para que la cándida en estos individuos se instale:

A) Mientras que sus células son más ácidas, los espacios intercelulares pueden llegar a ser muy alcalinos, lo que favorece el crecimiento de candida. Las razones para que esto pueda ocurrir es que los oxidantes lentos no generan suficientes productos finales del metabolismo de los ácidos como el ácido láctico. Además, el calcio, una sal alcalina de formación de los elementos, aumenta en los tejidos en la oxidación lenta y puede afectar a la alcalinidad en los espacios entre las células. B) El pH o el tracto intestinal también es a menudo demasiado alcalino. Esto puede ser debido a los bajos niveles de ácidos biliares, ácido clorhídrico en el estómago y la proliferación de diversas flora intestinal anormal, tales como E. Coli y otras. Esta es una razón para proveer al organismo con acidophilus, un organismo de formación de ácido que a menudo ayuda a aliviar la candida. Acidophilus también ayuda a acidificar el colon, lo que impide el crecimiento de Candida en el intestino grueso. C) Los oxidantes lentos en general tienen un desequilibrio de cobre.

4. Una condición muy yin del cuerpo. Cuando el cuerpo es demasiado yin según la terminología medica China, la Cándida no es sólo posible, sino casi siempre está presente. Esta condición se llama enfermedad Yin. Yin significa expansión, el movimiento frío, fragmentado y tal vez en dirección centrífuga. Se trata de un principio físico que es importante en la medicina oriental, pero no en el pensamiento médico de la mayoría de los occidentales.

Un factor importante para hacer que un cuerpo sea más yin es una dieta que incluya abundantes frutas u otros azúcares, los alimentos crudos, y una dieta baja en alimentos de origen animal o que tienden hacia el vegetarianismo. Este es uno de los principales problemas de las dietas de comida vegetariana y cruda, batidos y bebidas azucaradas beber de ninguna clase.

Otros factores que hacen que un cuerpo más yin son una tasa lenta oxidación, el envejecimiento, la fatiga, el uso de drogas recreacionales o médicas, aditivos químicos en la dieta, los alimentos refinados en la dieta, beber nada de alcohol, y la presencia de metales más tóxicos y productos químicos tóxicos en el cuerpo.

5. El uso de antibióticos. Antecedentes de alto uso de antibióticos esta considerado como la principal causa de la infección intestinal crónica por cándida. Lactobacillus acidophilus y otras bacterias “amistosas” ayudan a mantener el ambiente adecuado intestinal ligeramente ácido. Los antibióticos matan a menudo acidophilus y la demás flora amiga. Cuando esto ocurre, E. coli y otras inadecuadas las bacterias intestinales reemplazan los organismos agradables y produce un ambiente más alcalino en el que candida prospera.

Los antibióticos también son tóxicos para el hígado, y puede perjudicar su capacidad de producir ceruloplasmina. Muchos antibióticos persisten en el hígado y en otros lugares durante años. Se deben usar sólo como un recurso absolutamente último y no por infecciones virales. Mediante el uso de saunas de infrarrojos, la vitamina A, vitamina C y de alta calidad de plata coloidal y el propóleo, los antibióticos son muy rara vez se necesitan.

Lamentablemente, residuos de antibióticos se encuentran ahora en el agua del grifo. Estos fármacos se excretan en la orina y las heces. No se descomponen rápidamente y se reciclan y vuelven a aparecer en el suministro de agua de la ciudad. Esto ha sido documentado por lo menos en 42 áreas metropolitanas más importantes de los Estados Unidos y en Europa y otras naciones, de acuerdo con un reciente informe. La destilación elimina los residuos de medicamentos.Los filtros de carbono pueden eliminarlos, pero no la totalidad de las veces.

Millones de kilos de antibióticos también se administran a los animales. Las carnes cultivadas comercialmente, la leche de aves de corral y los huevos suelen contener residuos de antibióticos. Para evitar los antibióticos, no comprar carnes con hormonas ni antibióticos, aves de corral y productos lácteos. Los animales criados de manera saludable no deben de requerir antibióticos.

6. Otras drogas médicas que pueden causar problemas de candida: Píldoras anticonceptivas, parches y dispositivos intrauterinos Todo esto contribuye a un desequilibrio del metaloide cobre, el aumento de los niveles de estrógeno y muchos otros problemas graves de salud, junto con una mayor tendencia a la infección por Candida albicans.

La terapia de hormonas esteroides. Medicamentos esteroides como la cortisona, prednisona y otros productos puede contribuir a una infección por cándida. Esto es probablemente debido a su efecto sobre las glándulas suprarrenales y tal vez su efecto sobre el metabolismo del cobre.

Malas digestiones, hinchazón abdominal, nauseas especialmente después de comidas grasas, aumento de volumen alrededor del abdomen y estreñimiento. El síndrome de colón irritable, asociado con hinchazón abdominal y flatulencia con frecuencia se debe a un funcionamiento deficiente del hígado. Levantarse por las mañanas con mal aliento y lengua manchada, son signos que muestran que definitivamente su hígado necesita ayuda.

Desagradables cambios de humor, depresiones, mente nublada y dificultad para la concentración y memoria. Si el hígado trabaja con dificultad, cantidades excesivas de agentes tóxicos se abrirán paso hacía la corriente sanguínea pudiendo afectar al funcionamiento del cerebro.

Condiciones alérgicas tales como fiebre, urticaria, erupciones cutáneas y asma.

Dolores de cabeza. Desgraciadamente, los calmantes pueden empeorar el hígado ya que este es el órgano encargado de romper la estructura de todo tipo de drogas.

Tensión alta y retención de líquidos. Esto puede que sea difícil de controlar mediante una terapia médica. He podido comprobar como la Dieta de Limpieza del Hígado baja los niveles de presión arterial a niveles completamente normales sin la necesidad de utilizar ningún medicamento.

Hipoglucemia o nivel de azúcar en la sangre inestable. Un hígado irritado puede causar fluctuaciones inesperadas en el nivel de azúcar en la sangre, siendo un bajo nivel de glucosa el causante de fatiga, mareo, ligeros dolores de cabeza y necesidad de ingerir azúcar.

Incapacidad para tolerar comidas grasas, enfermedades y piedras en la vesícula biliar. Si se alimenta al hígado con demasiadas grasas saturadas o en mal estado, este intentará expulsarlas fuera del cuerpo a través de la bilis que fluye dentro de la vesícula y después al intestino delgado. Esto elevará el contenido de colesterol en la bilis y puede resultar en piedras en la vesícula (hechas de colesterol endurecido) e inflamación de la vesícula. Si el hígado no trabaja eficazmente, no producirá sales biliares suficientes para mantener el colesterol biliar en solución y entonces se producirán piedras en la vesícula.

Fatiga y síndrome de fatiga crónica. Cuando aquellas personas con cansancio no pueden encontrar una causa para su mal, en el 99% de tales casos encuentro que están ingiriendo demasiadas grasas saturadas o en mal estado y no suficiente cantidad de verdura y fruta.

Excesiva temperatura corporal, que puede que esté asociada con sudoración o fuerte transpiración.

Baja tolerancia al alcohol y a algunos medicamentos tales como los antibióticos.

Los Doce Principios Esenciales para Mejorar el Funcionamiento del Hígado

1.- Escucha a tu cuerpo. No comas si no tienes hambre. En su lugar toma un zumo natural, una fruta, una pequeña ensalada o un vaso de agua. De la misma manera, no pases hambre si tienes apetito. Muchas personas planean sus horarios alimenticios en torno al reloj y así comerán por ejemplo a las 8:00am, a la 1:00pm y a las 7:00pm., llueva o truene, con apetito o sin él. Es mucho más saludable establecer tus horarios de comida alrededor de tu apetito y darle poca importancia al reloj. Si tienes la costumbre de comer en horarios regulares cuando no tienes hambre, tu hígado trabajará en exceso y básicamente sufrirá con excesivo ajetreo.

2.- Bebe de 8 a 12 vasos diarios de agua mineral ya que ayuda a limpiar el hígado y los riñones y a perder peso. El cuerpo necesita pequeños y frecuentes sorbos de agua, de otra manera las células se encogen por deshidratación y sus membranas se secan. Las personas que no beben agua corren un riesgo mayor de contraer la enfermedad de Alzheimer. Evita grandes cantidades de líquidos durante las comidas.

3.- Evita consumir grandes cantidades de azúcar especialmente azúcar refinado, ya que el hígado lo convertirá en grasa y colesterol. La grasa puede ser causante de degeneración de los órganos o puede ser transportada a zonas tales como los muslos, glúteos y abdomen para su almacenamiento. Llegará un momento en el que los triglicéridos de la sangre serán demasiado elevados y esto está asociado con un incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Evita todos los edulcorantes artificiales ya que son tóxicos para el hígado y causan hipoglucemia y fatiga. Si necesitas comer algo dulce, toma fruta fresca, fruta escarchada, miel o melazas.

4.- No te obsesiones midiendo las calorías. Si sigues los planes de comida y alimentos de la Dieta de Limpieza del Hígado, gradualmente tu hígado mejorará y en consecuencia, la pérdida de peso.

Es mucha más la gente que muere por comer por exceso que por defecto. Así que cojamos la costumbre de comer menos una vez que el apetito ha sido saciado.

Ignora la báscula del baño ya que el objetivo es limpiar el organismo y rejuvenecer todo el metabolismo, no solamente perder peso. La pérdida de peso vendrá de la mano con la mejora del funcionamiento del hígado. ¿Por qué preocuparse mirando lo rápido o lo lento que el cuerpo pierde peso?

5.- Evita los alimentos a los que puedas ser alérgico o que sepas por experiencias pasadas que no te sientan bien.

Mastica la comida lenta y concienzudamente, ya que la digestión empieza por la saliva cuando ésta se mezcla con los alimentos en la boca.

A medida que se envejece, la producción de ácido clorhídrico en el estómago es, a menudo, inadecuada para la eficiente digestión de las proteínas. Esto puede solucionarse bebiendo un vaso de agua que contenga una cucharadita de vinagre de sidra de manzana en todas las comidas (que contengan proteínas).

6.- Presta atención a la buena higiene intestinal ya que el hígado debe filtrar y destruir cualquier bacteria y virus presentes en la comida.

Demasiados organismos dañinos, tales como la salmonela y la bacteria shigella, pueden dañarnos seriamente e incluso dañar permanentemente el hígado. Para reducir este riesgo, come alimentos que sean frescos, y evita el recalentamiento regular de los alimentos, ya que un buen caldo de cultivo para las bacterias son los alimentos cocinados, especialmente la carne. No calientes nunca la comida más de una vez. Y siempre lávate las manos antes de comer.

Muchos alimentos procesados y empaquetados están llenos de conservantes, y aún así contienen organismos dañinos en estado latente. Tan pronto como estos alimentos llegan al intestino los conservantes desaparecen y el virus empieza a crecer en el intestino. Evita especialmente las carnes en conserva.

7.- No comas si te sientes tenso o ansioso ya que durante estos estados la corriente sanguínea es desviada de los intestinos e hígado a otras zonas del cuerpo.

8 .- comprueba si cerca de tu zona puedes adquirir productos biológicos frescos y libres de pesticidas. Si consumes huevos y pollo, que sean siempre de corral.

Compra productos que contengan ingredientes naturales y evita los alimentos procesados que contengan sustancias químicas artificiales tales como conservantes, colorantes, aromatizantes y edulcorantes artificiales.

9 .- obtén las proteínas de diferentes fuentes, incluidas las legumbres. La Dieta de Limpieza del Hígado contiene algo de pollo (preferiblemente de corral), pescado y huevos [esto es para proveer a los recién llegados a la Vida Sana con un estado de transición - Editor.] De todas formas hay muchos platos en los cuales la proteína se obtiene de las legumbres, granos, cereales, frutos secos y semillas. Las proteínas de primera clase procedentes de la combinación de estas fuentes son tan completas como las proteínas de origen animal y contienen los 8 aminoácidos esenciales.

Las legumbres son las alubias (tales como la alubia de soja o las habas, etc.), los guisantes, los garbanzos y las lentejas, que aportan proteínas de gran valor, ácidos grasos esenciales, fibra, hormonas vegetales, minerales y vitamina B.

Si estas demasiado ocupado para cocinar alubias, puedes comprarlas en lata, hay una gran variedad para elegir. Si las alubias enlatadas contienen demasiada sal y azúcar antes de usarlas acláralas con agua.

Semillas - linaza, girasol, sésamo y calabaza, todas son unas excelentes fuentes de ácidos grasos esenciales, proteínas, hormonas vegetales y fibra.

Las nueces son muy ricas en grasas insaturadas y deberían comerse sólo frescas y crudas. Si han sido peladas y expuestas al aire durante un tiempo prolongado su aceite se habrá vuelto rancio. Compra nueces empaquetadas con fecha de caducidad o nueces con su cáscara.

El síndrome de Gilbert es causado por un gen anormal que se hereda de sus padres. El gen controla una enzima que ayuda a descomponer la bilirrubina en el hígado. Con un gen ineficaz, cantidades excesivas de bilirrubina que se acumulan en su sangre.

La bilirrubina es un pigmento amarillento que se hizo cuando el cuerpo descompone los glóbulos rojos viejos. La bilirrubina viaja a través del torrente sanguíneo hasta el hígado. Normalmente, una enzima en las células del hígado descompone la bilirrubina y lo elimina de la circulación sanguínea. La bilirrubina pasa del hígado a los intestinos con la bilis. Es entonces excreta en las heces. Una pequeña cantidad de bilirrubina permanece en la sangre.

El gen anormal que causa el síndrome de Gilbert es común. Muchas personas son portadoras de una copia de este gen anormal. Dos copias anormales son necesarios para causar el síndrome de Gilbert. Si dos personas que cada uno de llevar una copia del gen anormal tiene un hijo, pueden pasar a lo largo del defecto genético que causa el síndrome de Gilbert.

Usted tiene un mayor riesgo de síndrome de Gilbert, si ambos padres portan el gen anormal que causa la enfermedad.

Los factores que pueden aumentar la probabilidad de los signos y síntomas
La mayoría de las personas no experimentan signos y síntomas de síndrome de Gilbert. Sin embargo, otras condiciones pueden aumentar la probabilidad de que usted tiene signos y síntomas. Estos pueden incluir:

  • La enfermedad, como un resfriado o la gripe
  • El ayuno o comer una dieta muy baja en calorías
  • La deshidratación
  • menstruación
  • estrés
  • El ejercicio extenuante

El síndrome de Gilbert puede causar episodios de ictericia. Sin embargo, la ictericia suele ser leve y desaparece por sí sola. En algunos casos, el médico puede prescribir fenobarbital para reducir los niveles de bilirrubina extremadamente elevados y la reducción de los signos de ictericia.

El bajo nivel de la enzima de procesamiento de la bilirrubina que causa el síndrome de Gilbert también puede causar aumento de los efectos secundarios de ciertos medicamentos, ya que esta enzima juega también un papel en ayudar a estos medicamentos clara de su cuerpo.

En particular, el irinotecan (Camptosar), un fármaco de quimioterapia del cáncer, puede alcanzar niveles tóxicos si usted tiene el síndrome de Gilbert, que causa diarrea severa. El antiviral indinavir (Crixivan), que se utiliza en personas con VIH, también puede causar complicaciones en las personas con síndrome de Gilbert.

Debido a este efecto potencial con ciertos medicamentos, hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento nuevo, si usted tiene el síndrome de Gilbert.

A menudo se detecta por accidente. Su médico puede, involuntariamente, descubre que tiene síndrome de Gilbert, si:

  • Un análisis de sangre para alguna otra condición revela altos niveles de bilirrubina
  • Experimenta la ictericia sin causa aparente

A pesar de que está presente desde el nacimiento, el síndrome de Gilbert generalmente no se diagnostica hasta la pubertad o más tarde, ya que los aumentos de producción de bilirrubina durante la pubertad.

Su médico puede recomendar pruebas de sangre para confirmar el síndrome de Gilbert y el descartar otras afecciones, como problemas del hígado. Las pruebas comunes de sangre son:

  • La bilirrubina prueba
  • Conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Pruebas de función hepática

El síndrome de Gilbert generalmente no requiere tratamiento. Los niveles de bilirrubina en la sangre puede fluctuar con el tiempo y de vez en cuando pueden experimentar ictericia. Pero esto generalmente desaparece por sí sola y no requiere tratamiento.

Desde el año 2012 el Ministerio de Salud de la Nación cuenta con el Programa Nacional de Control de las Hepatitis Virales, el cual tiene a cargo a las políticas de promoción, prevención, capacitación y la provisión de los recursos necesarios para diagnóstico, seguimiento y tratamiento de las hepatitis virales. Este programa cuenta con el asesoramiento de las sociedades científicas y organizaciones de la sociedad civil relacionadas al tema.

"Hepatitis" significa inflamación del hígado. El hígado es un órgano vital que procesa los nutrientes, ejerce una función desintoxicante y sintetiza proteínas. Cuando el hígado está inflamado o dañado, su función puede verse afectada.

En la mayoría de los casos, la hepatitis es provocada por un virus. Las hepatitis virales son causadas más frecuentemente por los virus de hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C.

En otros casos, el consumo excesivo de alcohol, las toxinas, algunos medicamentos y determinadas afecciones médicas también pueden causar hepatitis.

La mayoría de las veces las hepatitis no producen síntomas y la enfermedad pasa inadvertida, por lo que sólo se la pude diagnosticar mediante análisis de sangre.

Tanto la hepatitis A como la hepatitis B tienen vacuna.

Todas las personas pueden vacunarse. Las vacunas se encuentran incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación. Consultá en tu hospital o centro de salud.

No existe vacuna contra la hepatitis C pero podés prevenirla si no compartís agujas, jeringas o elementos cortopunzantes con otras personas, exigiendo el uso de materiales descartables o esterilizados al hacerte tatuajes, piercings o implantes, y si usás preservativo desde el comienzo de todas tus relaciones sexuales.

La hepatitis B es una inflamación del hígado ocasionada por el virus de la hepatitis B. El virus afecta directamente al hígado y puede causarle daño grave y, en algunos casos, la muerte. Existe una vacuna segura y efectiva que puede prevenir la enfermedad.

El 90% de los adultos infectados resuelven espontáneamente la infección desarrollando defensas o anticuerpos que los protegen contra el virus de la hepatitis B; este proceso puede tardar hasta 6 meses. Las personas que se recuperan no pueden transmitir a otros ni pueden volver a estar infectados con hepatitis B. Esto quiere decir que quedan inmunizados.

Muchas personas que tienen hepatitis B no llegan a tener ningún síntoma. La mayoría de los adultos tienen síntomas que aparecen en un plazo de tres meses después de la exposición.

Algunas personas tienen síntomas semejantes a la gripe o pueden tener ictericia (piel amarilla), también puede expresarse en cansancio, fatiga, náuseas o vómitos, fiebre y escalofríos, orina de color oscuro, fiebre y escalofríos. También puede aparecer dolor del lado derecho del abdomen superior que puede expandirse a la espalda.

Muchas personas con hepatitis B crónica no tienen síntomas y no saben que están infectadas. Aunque una persona no tenga síntomas, el virus se puede detectar en su sangre. Los síntomas de la hepatitis B crónica pueden tardar hasta 30 años en aparecer. El daño al hígado puede ocurrir de manera silenciosa durante este tiempo. Cuando los síntomas aparecen, son similares a la infección aguda y pueden ser un signo de enfermedad avanzada del hígado. Además, con los años, algunas personas con hepatitis B crónica pueden desarrollar cirrosis y/o cáncer de hígado. Otras deben recurrir a un transplante hepático para poder vivir

La hepatitis B se transmite por el contacto con sangre, por vía sexual o al compartir agujas, jeringas o elementos cortopunzantes. También una mujer embarazada que esté infectada puede transmitirle hepatitis B a su bebé durante el parto.

La hepatitis B no se transmite por medio del agua o la comida, ni tampoco por estornudar, abrazar, toser.

La hepatitis B se diagnostica con un análisis de sangre específico, Este no forma parte de los estudios de sangre que se solicitan en exámenes médicos regulares. Existe un análisis de sangre que puede determinar si la persona infectada se recuperó completamente de una infección de hepatitis B o si tiene una infección crónica; aunque los que tienen hepatitis B crónica corren un riesgo mayor de desarrollar enfermedades hepáticas a largo plazo.

Teniendo en cuenta las vías de transmisión mencionadas, una persona debe evaluar hacerse el análisis si estuvo expuesta a alguna de estas situaciones:

• Si tuvo relaciones sexuales sin preservativo;

• Si vive con alguna persona que tiene hepatitis B o C, dado que es más frecuente o probable compartir objetos cortopunzantes que pueden aumentar las posibilidades de infección;

• Si tuvo o tiene alguna infección de transmisión sexual;

• Si se realizó alguna vez hemodiálisis;

• Si alguna vez compartió elementos en el consumo de drogas inyectables e inhalatorias;

• Si recibió donación de sangre u órganos antes de 1994;

• Si tiene VIH, para evaluar una posible coinfección.

No todas las personas deben recibir tratamiento antiviral. La mayoría de las veces, la hepatitis B aguda se resuelve sin tratamiento específico (tratamiento antiviral)

Se recomienda descanso, una nutrición adecuada, líquidos y una estrecha supervisión médica (de un especialista) para la persona infectada y su familia.

Una forma de prevenir estos problemas es llevar una vida sana, ejercitándose regularmente y con una alimentación equilibrada, rica en carbohidratos integrales, grasas buenas y proteínas magras.

Los cambios en el hígado se pueden detectar inicialmente mediante un análisis de sangre que evalúa las sustancias producidas por ese órgano.

En la presencia de valores alterados que indiquen que el hígado no está funcionando bien, el médico puede pedir exámenes complementarios como ultrasonido, tomografía, elastoma hepática, resonancia magnética o una biopsia.

Sin embargo, es importante destacar que no siempre la grasa en el hígado causa cambios en los exámenes de sangre, lo que puede retrasar el diagnóstico de la enfermedad hasta que el paciente haga una ecografía para investigar otros problemas.

No existe un medicamento que solo pueda sacar la grasa del hígado. El tratamiento para el hígado graso se realiza principalmente con cambios en la alimentación, la práctica regular de ejercicios físicos y la eliminación del consumo de alcohol.

Además, también es necesario perder peso y controlar enfermedades que empeoran el problema, como diabetes, hipertensión y colesterol alto. En general, reduciendo un 7% del peso corporal ya puede traer buenos resultados.

Los nutrientes colina y betaína (que poseen propiedades antinflamatorias, y se los puede encontrar en huevos, legumbres, o leche) parecen ayudar al hígado a enviar los triglicéridos a la corriente sanguínea, evitando así la acumulación de estas células en el hígado, que es el inicio de la esteatosis.

Las fuentes alimentarias de colina y betaína son:

  • Quinoa
  • Beterraba
  • Espinaca
  • Harina y germen de trigo
  • Huevo

Evite exagerar en las cantidades de carbohidratos y prefiera siempre los integrales. Incluir buenas fuentes de fibra en la alimentación es fundamental, ya que controlan la velocidad de absorción de la glucosa.

Las fibras están presentes en:

  • Cereales (trigo, avena, quinoa, amaranto, arroz, etc)
  • Legumbres y verduras (principalmente en los de hoja como lechuga, rúcula, berro, etc.)
  • Leguminosas (frijoles, guisantes, lentejas, soja), en la cáscara de las frutas y en semillas como linaza y chia.

Priorice la grasa vegetal y no exagere en las cantidades de ese nutriente. Haga actividad física con frecuencia, pues nuestra mayor fuente de energía son los triglicéridos.

Al quemar los triglicéridos, usted evita la acumulación de ellos en el cuerpo, y en el hígado.

Siguiendo el tratamiento adecuado, el paciente tiene altas probabilidades de revertir el cuadro de grasa en el hígado o al menos estabilizarse.

Los casos en que la enfermedad ha evolucionado a cirrosis pueden ser controlados antes de que el hígado sea completamente atacado. Por eso la importancia del diagnóstico precoz.

El hígado puede verse afectado por varias enfermedades diferentes, entre las más comunes podemos citar las hepatitis, cirrosis, esteatosis (hígado graso) y cáncer.

Muchas de las enfermedades hepáticas (enfermedades del hígado) comparten síntomas en común, pues a pesar de tener orígenes distintos, acaban comprometiendo las mismas funciones del órgano.

Debemos recordar que el hígado tiene básicamente tres funciones: la de depurar nuestra sangre, eliminando toxinas y células que se han vuelto inútiles; la de ayudar a sintetizar los carbohidratos y lípidos, lo que tendrá total influencia sobre la capacidad del organismo de evitar hemorragias; y la de almacenar sustancias tales como la vitamina A, D, K y E, básicas para proporcionar energía al cuerpo.

En este artículo vamos a abordar cuáles son los principales síntomas de hígado graso, que indican problemas en este importantísimo órgano de nuestro cuerpo. Pero, por supuesto, el diagnóstico sólo puede ser hecho por su médico.

La grasa en el hígado, también llamada esteatosis hepática, se presenta cuándo células de grasa comienza a infiltrarse en las células del hígado (triglicéridos).

Es normal tener un poco de grasa en este órgano, pero cuando más del 5 a 10% de él está compuesto de grasa, el cuadro debe ser tratado.

Con el tiempo, tener un hígado graso puede causar un proceso de inflamación en el cuerpo llamado de esteato-hepatitis, que, si no se identifica y es tratado a tiempo, puede evolucionar a la cirrosis.

Por suerte, este cuadro es reversible con cambios en su estilo de vida que, seguramente, serán recomendados por su médico.

Los primeros signos y síntomas que indican problemas en el hígado, son el dolor abdominal del lado derecho y también la hinchazón de la barriga.

Además de estos síntomas, su piel y ojos pueden tomar un color amarillento y su orina puede ser más oscura.

Los pacientes sienten fatiga y una molestia abdominal. El hígado puede aumentar de tamaño ligeramente, pudiendo ser detectado por un médico durante un examen físico.

Los síntomas de grasa en el hígado aparecen cuando surgen complicaciones como la inflamación del órgano.

Puede ser detectado en exámenes de ultrasonografía del abdomen. Conforme el cuadro evoluciona, es posible notar síntomas de hígado graso como:

En casos graves, cuando las funciones del hígado empiezan a comprometerse, empiezan a aparecer síntomas como:

  • Ictericia
  • Heces sin color
  • Cambios en la coagulación
  • Cambios del sueño
  • Confusión mental
  • Temblores
  • Aumento rápido del volumen abdominal
  • Hinchazón de los miembros inferiores
  • Arañas vasculares.

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo: se encarga de procesar y eliminar los productos de desecho para evitar que se acumulen a través de su participación en procesos como el metabolismo o la función inmunitaria. Cuando la actividad del hígado se ve afectada de forma grave, la vida de la persona corre un riesgo muy elevado.

En este artículo hablaremos de las causas, los síntomas y los tipos de esteatosis hepática o hígado graso, uno de los trastornos más comunes de este órgano, que predispone a la aparición de cirrosis (cicatrización patológica del hígado) si no se trata adecuadamente mediante cambios en el estilo de vida, en particular la abstinencia del alcohol.

La esteatosis hepática es una enfermedad, con frecuencia asintomática, que consiste en la acumulación de grasas en las células del hígado; las más habituales son los triglicéridos, que se relacionan con la aterosclerosis y la hipercolesterolemia. El nombre más utilizado por la mayoría de personas para designar este trastorno es “hígado graso”.

Se trata de una enfermedad de carácter reversible, puesto que su evolución depende por lo general de que se produzcan cambios en los hábitos y en el estilo de vida, como la adopción de una dieta saludable o la interrupción del consumo de alcohol. No obstante, la esteatosis hepática puede progresar hacia la cirrosis si no es manejada de forma adecuada.

La prevalencia de este trastorno varía en gran medida en función del país al que nos refiramos; mientras que en algunos es de aproximadamente un 10%, en muchos países ricos esta cifra supera el 20% de la población. En cualquier caso la esteatosis hepática es una enfermedad muy habitual, en especial en personas con obesidad.

Con frecuencia la esteatosis hepática se manifiesta como un trastorno asintomático, o bien aparecen tan sólo síntomas inespecíficos como cansancio o malestar en el vientre. Es por esto que muchas personas no son conscientes de que tienen este problema si ningún examen físico detecta un signo característico: un ligero aumento del tamaño del hígado.

La mayoría de los síntomas del hígado graso se asocian a la inflamación de este órgano. Cuando esto sucede es habitual que aparezcan síntomas como la sensación de fatiga, la debilidad física, la confusión, el dolor en el abdomen, la disminución del apetito y en consecuencia la del peso corporal.

El hígado tiene una cierta capacidad de autorrepararse. Este proceso se da a través de la generación de nuevas células hepáticas que sustituyen a las que se encuentran dañadas. Sin embargo, si el hígado es forzado en exceso puede producirse una cicatrización crónica de los tejidos; cuando la esteatosis evoluciona hasta este punto hablamos de cirrosis hepática.

Cuando las grasas se acumulan en exceso en el hígado, el funcionamiento de este órgano se ve alterado; esto hace que nuestro cuerpo no pueda eliminar correctamente las sustancias de desecho que se introducen en nuestro organismo, en especial a través de aquello que comemos y bebemos.

El abuso y la dependencia del alcohol son las causas más habituales de la esteatosis hepática, puesto que el consumo excesivo de esta sustancia provoca lesiones en el hígado. Cuando éste es el principal factor causal en la aparición de la enfermedad se utilizan los términos “esteatosis hepática alcohólica” e “hígado graso alcohólico”.

Algunos de los factores de riesgo más relevantes para la aparición del hígado graso son la obesidad, las dietas ricas en azúcares y grasas (que pueden provocar diabetes tipo 2 e hiperlipidemia) y tener una edad avanzada; la mayoría de casos se dan entre los 40 y los 60 años. La herencia genética y el consumo de aspirina o esteroides también se asocia a este trastorno.

Por lo general los casos de hígado graso se clasifican en función de si su causa es el consumo excesivo de alcohol u otra distinta. No obstante, también existe una variante especial que merece la pena mencionar: la esteatosis hepática aguda del embarazo.

La esteatosis hepática no alcohólica se asocia generalmente con trastornos en la descomposición de grasas; esto hace que se acumulen en el hígado. El criterio básico que se utiliza para diagnosticar esta variante del hígado graso es que al menos un 10% del tejido de este órgano esté compuesto por lípidos.

El alcoholismo daña las células del hígado e interfiere en su funcionamiento; esto incluye la descomposición de lípidos. Si una vez detectada la esteatosis hepática alcohólica el consumo de alcohol se mantiene es muy probable que el trastorno evolucione hasta pasar a ser una cirrosis; en cambio, tras unos dos meses de abstinencia la esteatosis remite.

Este tipo de esteatosis hepática es una complicación poco frecuente que aparece en el tercer trimestre de gestación. Los síntomas tienden a desaparecer después del parto, e incluyen una sensación de malestar general, dolores en la parte alta del vientre, náuseas y vómitos y la ictericia, que consiste en la coloración amarillenta de la piel y de las mucosas.

La enfermedad de hígado graso (esteatosis) es la acumulación de un exceso de grasa en las células del hígado. El hígado graso es una condición frecuente sobretodo en los países occidentales.

Aunque tener un poco de grasa en el hígado es normal, cuando corresponde a más del 10 por ciento del peso del órgano, se considera que padece hígado graso y se pueden desarrollar complicaciones. El alcoholismo es una de las causas principales de la enfermedad.

Con frecuencia, esta enfermedad no presenta síntomas. Sin embargo, cuando empeora o se desarrollan complicaciones es posible que sienta cansancio, pérdida de peso, debilidad, confusión o resienta algunas molestias en el lado derecho de su cuerpo, justo debajo de las costillas.

El hígado graso se desarrolla cuando el cuerpo produce demasiada grasa o no puede metaforizar la grasa lo suficientemente rápido. Este exceso se almacena en las células del hígado.

La causa más común del hígado graso es el consumo excesivo de alcohol. Otras causas comunes incluyen:

  • Obesidad.
  • Hiperlipidemia (niveles altos de grasas en sangre).
  • Diabetes.
  • Factores genéticos.
  • Pérdida de peso rápida.
  • Efectos secundarios de ciertos medicamentos, como la aspirina, los esteroides, el tamoxifeno, y la tetraciclina.

En ocasiones, en los casos en los que el paciente no es alcohólico, es frecuente que su médico desconozca la causa.

Existen dos tipos principales de la enfermedad de hígado graso:

  1. Enfermedad hepática alcohólica. Como su nombre indica, es causada por el excesivo consumo de alcohol
  2. Enfermedad hepática grasa no alcohólica. Causada por otras enfermedades, como la diabetes de tipo 2 o el sobrepeso.

› También se puede contraer hígado graso durante el embarazo.

Se puede padecer la enfermedad hepática alcohólica al beber grandes cantidades de alcohol, incluso si la cantidad ingerida excesiva se desarrolla en un corto período de tiempo.

Los genes también pueden desempeñar un papel muy importante, ya que la forma que tiene su cuerpo en descomponer el alcohol o en ser alcohólico se puede ver condicionada por factores hereditarios.

Otras causas menos frecuentes de ALD son:

  • Padecer Hepatitis C
  • Tener un exceso de hierro en el organismo.
  • Ser obeso.

Generalmente, la abstinencia de alcohol soluciona el problema. Por el contrario, si el consumo continúa, se pueden desarrollar complicaciones como la cirrosis.

Aunque frecuentemente su causa no es clara, el factor genético, la edad, la diabetes, y el sobrepeso o la obesidad son los motivos más frecuentes de EHNA.

Otras posibles causas incluyen:

  • Algunos medicamentos.
  • Hepatitis viral.
  • Enfermedad hepática autoinmune o heredada.
  • Pérdida de peso rápida.
  • Desnutrición.
  • Algunos estudios sugieren que algunos cambios en el intestino, como el exceso de bacterias en su interior, también podrían estar relacionados con el EHNA.

comprar levitra con receta

Derechos:Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos de forma gratuita, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puedes dirigirte a la dirección de correo electrónico info@temassobresalud.com

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos personales en mi página web TemasSobreSalud.com + info y Política de privacidad

La enfermedad de Graves – Basedow es una enfermedad autoinmune, aunque la mayoría de las personas la conocen por este nombre, de hecho se llama bocio tóxico difuso, y hay razones para ello. Al aumentar la actividad de la glándula tiroides, el metabolismo de los tejidos se intensifica, dando como resultado el aumento de tamaño […]

Si bien la mayoría de las personas que sufren Hashimoto saben la importancia de tener un panel tiroideo, el ultrasonido de tiroides es igualmente crucial. Es la modalidad de imagen más sensible disponible para examinar la glándula tiroides. Valiosísima como herramienta de detección y, sin embargo, muchos médicos no lo ordenan de manera rutinaria. Al […]

Probablemente sabes que los síntomas de Hashimoto pueden variar considerablemente de persona a persona. Pero ¿Sabías que los síntomas de Hashimoto en una persona pueden cambiar de año a año, mes a mes, semana a semana? Incluso día a día. Los brotes debido a los desencadenantes personales son sin duda un factor clave. Además, los […]

Hoy no he elegido un tema muy agradable para leer: El final del enfermo; pero la abuela de mi marido está en la última etapa de un cáncer y tiene una serie de síntomas que me gustaría compartir con ustedes para que puedan reconocerlos. Ojalá sea mas tarde que pronto, pero mientras tanto, nos podemos ir preparando. Ni siquiera sé si en pocas horas se producirá el fatal desenlace.

Mi suegra me cuenta todos los síntomas porque está preocupada y no entiende por qué el medico no quiere ingresarla en el hospital. Qué me queda decir a mí, pues que los síntomas son normales y que se está marchitando a marchas forzadas; es duro, pero es mejor saberlo antes de que suceda. No le quitará el sofoco ni el duelo tras el fallecimiento, pero puede ser más llevadero.

Por lo general, los síntomas que se pueden experimentar al final de la vida son dolor, disnea, fatiga, estertores y delirio

1. DOLOR: Muchos pacientes temen el dolor incontrolable durante la etapa final de la vida, mientras que otros (incluso los familiares y los profesionales de atención de la salud) expresan la preocupación de que el uso de opiaceos acelere la muerte, aunque varios estudios demuestran que no tienen relación.

2. DISNEA: La disnea es la falta de aliento o de aire; es un síntoma común durante los últimos días o semanas de vida. Se relaciona con la enfermedad avanzada.

3. FATIGA: La fatiga al final de la vida se presenta de múltiples formas. Los factores que pueden contribuir a la fatiga incluyen cambios físicos, en la dinámica psicológica y efectos adversos relacionados con el tratamiento de la enfermedad o los síntomas relacionados.

4. ESTERTORES: Se presenta cuando la saliva y otros líquidos se acumulan en las vías respiratorias superiores de un paciente que se encuentra demasiado débil como para aclararse la garganta. El estertor no parece ser algo doloroso, pero la relación que tiene este síntoma con la inminencia de muerte crea a menudo temor y ansiedad en las personas que están junto al lecho del enfermo. El estertor es un indicador de la muerte que se avecina, con una incidencia de aproximadamente 50% en la persona que está a punto de fallecer. Existen pruebas de que se puede reducir la incidencia de estertor si se evita la tendencia a hiperhidratar al paciente al final de su vida.

5. DELIRIO: Es un síntoma común en el moribundo. Hay dos presentaciones generales del delirio: hiperactivo e hipoactivo.

La forma hiperactiva del delirio incluye agitación, alucinaciones y desasosiego.

En el caso de la forma hipoactiva, el enfermo permanece absorto y quieto; esta forma de delirio puede no ser diagnosticada.

No existe una norma única en el cuidado del enfermo terminal; así que una recomendación puede ser útil para un enfermo pero no para otro; la información que proporcionaremos será individualizada a la situación de cada enfermo, atendiendo a sus necesidades y a la situación socioeconónomica familiar. Por ejemplo, si recomendamos que no se alimente a un paciente que no para de vomitar, puede ser entendido como una falta de profesionalidad y un desaire por parte de algunas familias, o se puede acoger de buena manera por parte de otras.

Si tienen dudas sobre los síntomas o quieren hacer alguna consulta en concreto, no duden en ponerse en contacto conmigo.

Ahora..pónganle una sonrisa al miércoles y ADELANTE con sus tareas!! 😀

Çon todo respeto los sintomas de Por lo general, dolor, disnea, en alzheimer no se dan en esta enfermedad, se dan a cualquier paciente terminal con o sin alzheimer y que sufren de enfermedad cardiaca o respiratoria, pero nada que ver on ES
la fatiga se da en terminales y no terminales y no es por vejez sino por alguna otra enfermedad con alzheimer o sin el,, estertores es provocado por secreciones asi q nada q ver con alzheimer. sino por problemas tumorales, pulmonares cardiacos renales etc y el delirio tampoco es sintoma terminal del alzheimer porque se da por muchas causas y hasta por un simple farmaco, en conclusion no existen los sintomas terminales en el enfermo con alzheimer lo q hay son en cada paciente sintomas provocados por alguna complicacion adyacente y esos pueden ser muy variados

Gracias por su aportación, Dr. Villa.

Tiene razón en lo que dice. Quizá debí puntualizar que la abuela de mi marido está en fase terminal de un cáncer y que los síntomas que refiero son generales y que se pueden dar o no en enfermos terminales de todo tipo. Cambiaré alguna cosa que lleva a equívoco como el título.

Gracias de nuevo por su puntualización.

Cuando llega el desenlace fatal, no obstante todo el esfuerzo desplegado como cuidador, te queda la sensación de que pudiste hacer algo más. Muchas gracias por tus aportes Eva, ¡Saludos!

Hola José; ese sentimiento de “podía haber hecho algo más” que comentas es muy común en el proceso del duelo. Las personas en duelo con frecuencia piensan en todas aquellas cosas que les hubiera gustado hacer y que no fueron posibles o que hubieran hecho de otra manera, incluso pensando que hubieran podido así evitar la muerte de su ser querido.

Este sentimiento es natural, comprensible y muy frecuente.

Un buenísimo artículo, Eva. Es impresionante.
Besitos!!

La verdad me apena leer lo que por necesidad o consuelo he buscado leer, ya que es el resultado de una busqueda en mi navegador motivada por la situacion agonica de mi abuela. Gracias por su aporte, pues no ha sido nada placentero pero si algo certero, y nos prepara simplemente a conformarnos con lo que vendra al ir marcando cada similitud de los sintomas aqui mencionados con los de nuestro pariente en cama.

Buenas tardes, Ángela; siento que haya descubierto mi blog en esta circunstancia; sólo espero que halle la información suficiente para que encuentre consuelo y sosiego en estos momentos.
Un abrazo!
Eva.

Hola mi hermana tiene solo 39 años no fumadora y tiene cancer en etapa 4…no quiere comer, vomita una especie de flema con sangre,constantemente olvida las cosas, episodios de mucha tos…verdad que nos estamos enfrentando a lo peor?? Muchas Gracias…

Hola Maylin; siento mucho por lo que estáis pasando.
Con respecto a tu pregunta, quiero que mi respuesta la tomes con reservas, porque yo no soy médico; sin saber qué tipo de cáncer padece tu hermana, te diré que los síntomas que refieres como aumento de tos, sangre en el esputo, una marcada pérdida del apetito y otros como fatiga, dolor en el pecho y dificultad para respirar, son comunes de la etapa final de cáncer de pulmón. los olvidos de los que hace referencia pueden ser consecuencia de una anemia, a consecuencia del propio cáncer o del tratamiento contra el cáncer.
Habla con su médico o enfermera y coméntale todos estas señales, para que le proporcionen un tratamiento que palie los síntomas y le procuren una buena calidad de vida.
Un abrazo muy fuerte.

HOLA,MI PADRE TIENE CANCER DE COLON,PERO LO TIENE ESTENDIDO AL HIGADO Y PULMON.
NUNCA HA BEBIDO NI FUMADO.VIDA SANA QUITADO LA ALIMENTACION QUE CREO QUE NO HA LLEVADO DIETA EQUILIBRADA.
EN DEFINITIVA,QUE ESTA LUCHANDO CONTRA EL CANCER DESDE OCTUBRE DEL 2012.
LE HAN IDO CAMBIANDO EL TRATAMIENTO,Y EL HA ESTADO BASTANTE BIEN HASTA HACE 10-12 DIAS QUE SE FATIGA MUCHISIMO,SE LEVANTA POR LAS MAÑANAS BIEN,PERO NADA MAS SALIR A LA CALLE SE FATIGA,NO CASI COME,VOMITA MUCHISIMO,LE DUELE LA CABEZA,NO CASI PUEDE DORMIR,LE DUELE EL RIÑON Y AHORA PARA POSTRE UN PIE SE LE ESTA HINCHANDO.
SUPONGO QUE ESTA TERMINANDO.ES MUY DURO DECIR ESTO,PERO CON 63 AÑOS VEO QUE SE ME VA.
ME QUEDA EL CONSUELO DE QUE DESDE BIEN PEQUEÑO QUE ERA YO,HE ESTADO CON EL A TODAS HORAS,HEMOS COMPARTIDO TODAS LAS AFICIONES,TRABAJO,CONVIVIDO AL 100 POR 100,Y ME SIGUE HACIENDO FALTA.
EN DEFINITIVA,QUE PENSAIS,QUE LE QUEDA POCO TIEMPO O ESTA CON ESPERANZAS??
NO DELIRA,PERO TIENE TODOS ESOS SINTOMAS,Y CON MUCHAS ILUSIONES DE HACER COSAS CON SU MUJER,HIJOS Y NIETOS.
NOSE,ME PARECE INCREIBLE LAS FUERZAS QUE TIENE PARA VIVIR Y A LA VEZ TODO LO QUE LE PASA.
UN SALUDO Y GRACIAS

Buenas tardes, Miguel; gracias por su consulta:
Ciertamente, los síntomas que comenta son propios de las últimas etapas; bien es cierto que los signos del cáncer de colon varían en función de la zona en la que esté ubicado el tumor; el cansancio intenso es un indicio que aparece en el cáncer de colon en estado avanzado; así mismo, en estos pacientes, pueden tener bloqueado el intestino a causa del tumor, por lo que las náuseas y los vómitos se vuelven crónicos; la falta de apetito, es otro de los síntomas y el más preocupante son los pies hinchados.
Mi sugerencia es que se ponga en contacto con el médico de cabecera y que le procure cuidados paliativos de forma regular porque puede necesitar el uso de compuestos de morfina, para que tenga un cierto descanso por la noche y durante el día esté lo más tranquilo posible recibiendo la medicación que precise.
Un fuerte abrazo!
Eva.

Mi mama’ va a hacer 3 meses ahora el 22 de octubre q fallecio de cancer de higado,a lo q estubo internada varias veces porq creiamos q en su antigua operacion de hace un a

o del cual le sacaron un tumor en los conductos biliares,y le dejaron 1 solo conducto se colapsaba,entoces nos decian q se producia una infeccion por causa de eso,en su ultima internacion nos dijeron unos dias antes q era cancer,y q estaba muy avanzado,a los 4 dias despues de verla sufrir y d no movernos de su lado fallecio..Siento q no hicimos todo lo posible y q no nos ayudaron demaciado!y al ser nuevos en esas cosas,REALMENTE NO entendiamos bien la cituacion,Me encanta este blog!porq asi como yo hay mucha gente q nesesito o nesesita de ayuda para saber de esta enfermedad!!Tengo a mi patron q tiene cancer d pulmon y hace una semana se hincho y le sacaron 4 litros de liquido,,Ayer lo internaron porq esta otravez inchado y. No tioene apetito. seta su etapa final??soledad

Hola Soledad, gracias por su pregunta;
yo no soy experta en cáncer; bien es cierto que escribí sobre el tema por una situación familiar que me hizo investigar sobre la enfermedad. Siento mucho el sufrimiento por su mamá; puede leer No puedo más: necesito ayuda para paliar mi sentimiento de culpa, donde verá reflejados los sentimientos que le abordan por pensar que no ha hecho lo suficiente en el cuidado de su madre; estoy segura de que lo hizo lo mejor que pudo y supo.
Con respecto al cáncer de pulmón que sufre su patrón, el exceso de líquido se produce como consecuencia del tumor en el pulmón; se puede acumular entre las dos capas pleurales (derrame pleural), comprometiendo el espacio que tiene el pulmón para expandirse y dando lugar a una insuficiencia respiratoria, motivo por el cual deben intervenirle y sacarlo. La pérdida de apetito también es usual en este tipo de cáncer, pero no quiere decir que esté en una fase final de la enfermedad.
Le recomiendo leer: Cáncer de pulmón, guía práctica
Un abrazo!
Eva.

La falla hepática ocurre cuando el hígado pierde la capacidad de funcionar normal y correctamente. Se trata de un problema progresivo que causa daños severos al hígado.

Su avance no es inmediato, sino que más bien se desarrolla a lo largo de meses o años.

La también llamada insuficiencia hepática, puede ser de dos tipos: aguda y crónica.

  • En la aguda las funciones se ven afectadas con bastante rapidez.
  • En la falla hepática crónica, los problemas parecen lentamente, por lo que puede pasar mucho tiempos antes de que la notes.

Al igual que con la mayoría de las enfermedades graves, la insuficiencia hepática tiene varias causas. Toma nota de las principales y detecta si estás en riesgo de padecerla.

De ser así, acude con tu médico para eliminar cualquier duda.

Las causas más comunes son:

A lo largo del día entramos en contacto con una gran cantidad de elementos y toxinas que pueden dañar nuestro hígado.

Algunos de estos elementos son virus que podemos contraer de distintas fuentes. L os que más daño causan a la salud hepática son el virus del herpes simple y la hepatitis tipo A, B y E.

Sin duda, los medicamentos correctos en el momento oportuno te darán la salud que necesitas. Sin embargo, excederte en las dosis o consumir medicamentos que no necesitas puede ocasionar una insuficiencia hepática.

Entre los fármacos con los que debes tener especial cuidado se encuentran:

  • Antiinflamatorios no esteroideos
  • Anticonvulsionantes
  • Antibióticos
  • Anticonceptivos

Es común que algunas personas aumenten la dosis o frecuencia de sus medicamentos cuando sienten que el tratamiento no está surtiendo el efecto deseado.

Antes de tomar esta decisión, acude con tu médico para que averigüe si efectivamente es necesario hacer cambios o si es solo que tú no notas las variaciones.

Algunos de los alimentos que consumimos de forma regular pueden aportar una pequeña cantidad de toxinas. Por eso, debes prestar atención para identificar qué productos te hacen sentir mal y procura llevar una dieta balanceada.

  • Uno de los alimentos más comunes en nuestra dieta pero que también aporta un pequeño grado de toxinas son los champiñones.
  • Cuando consumes este hongo en gran medida y además te automedicas o eres portador de algún virus antes mencionado, las posibilidades de falla hepática aumentan.

La última de las causas de la insuficiencia hepática es el alcohol excesivo. Aunque ya sabemos que estas bebidas es mejor limitarlas tanto como sea posible, la realidad es que no siempre lo hacemos.

Sin embargo, una persona que consume alcohol varias veces a la semana, sin duda, pone en riesgo a su hígado.

  • Lo recomendable es que nunca consumas más de dos copas al día y si lo has hecho o piensas hacerlo, incluyas dos vasos de agua por cada bebida.

Ahora que ya sabes cuáles son las causas más comunes de la insuficiencia hepática es momento de que sepas cuáles son sus síntomas.

Es importante tomar en cuenta que los síntomas aparecen cuando el hígado ya está considerablemente dañado. Por esto, diagnosticar este problema en etapas tempranas suele ser difícil.

Los síntomas más comunes son:

Cuando existe falla hepática, la piel cambia a un color ligeramente amarillo. Esto se debe a la excesiva acumulación de bilirrubina en la piel.

Como el hígado no puede procesar la bilirrubina, esta se acumula en la sangre y el pigmento debajo de la piel.

Sin importar la causa de la deficiencia hepática, uno de los síntomas más comunes es el dolor abdominal.

Esto suele deberse a que el hígado crece por la inflamación y se vuelve sensible.

Cuando la insuficiencia hepática comienza a desarrollarse y a causar fuertes daños en el hígado, este deja de producir la bilis. Esto es importante porque la bilis tiene un papel fundamental en el proceso digestivo.

Cuando no se produce la bilis de la forma correcta, los alimentos no son digeridos como debieran y se da la indigestión.

La bilis que está relacionada con el proceso digestivo también le da el color marrón a las heces. Lo normal es que sean de color marrón.

No obstante, si se ven blancas o de un color muy claro debes asegurarte de que tu hígado funciona correctamente.

Cuando se producen problemas en el hígado y se limita la producción de este líquido, entonces se pueden apreciar cambios en el color de las heces.

– Seguir al pie de la letra las indicaciones de uso de los productos químicos: asegurarse de que están en lugares bien ventilados, no mezclar sustancias químicas, evitar la inhalación y el contacto de productos químicos con la piel, lavar rápidamente cualquier zona que haya sufrido una exposición accidental y utilizar ropa de protección.

– Evitar el abuso de inhalantes de todo tipo.

– Evitar el uso de drogas intravenosas, posibles vehículos de contagio de las variedades de hepatitis B, C, y D.

Convivencia con la cirrosis

Los enfermos de cirrosis pueden convivir muchos años con la enfermedad. Incluso cuando surgen complicaciones, existe tratamiento. Muchos de estos enfermos han sobrevivido con el trasplante de hígado y continúan haciendo vida normal. Los enfermos de cirrosis deben abstenerse de beber alcohol. Se cree que la mala alimentación, particularmente si está asociada al alcohol o al abuso de drogas, tiene mucho que ver con la aparición de la cirrosis, aunque continúa la investigación al respecto. Entre tanto se recomienda una dieta sana y equilibrada.

American Liver Foundation, 75 Maiden Ln., Ste. 603,

Toll-Free (800)223-0179; (800)GO-LIVER

Primary Biliary Cirrhosis Support Group,

1430 Garden Rd., Pearland, TX 77581 http://pbcers.org/

U.S. National Digestive Diseases Information Clearinghouse,

2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free 800-891-5389 Facsimile (301)907-8906

La ascitis es un problema que hace referencia a la acumulación de fluidos en la cavidad peritoneal o abdominal. La ascitis está causada más comúnmente por daños en el hígado y otros términos médicos para este problema incluyen fluidos en la cavidad peritoneal, hidroperitoneo o hidropesía. La ascitis causada por daños en el hígado se conoce como ascitis cirrótica. La ascitis en el abdomen también puede tener su origen en otras fuentes como insuficiencias cardíacos, hepáticas y el cáncer.

Tradicionalmente se divide la ascitis en dos tipos o categorías – ascitis exudativa y transudativa, dependiendo de la cantidad de proteínas que se encuentren en el fluido peritoneal. Otro método para clasificar los tipos de ascitis es medir la cantidad de albumina en el fluido y compararla con albumina sérica en sangre. Esto se conoce como SAAG (siglas en inglés) o Gradiente de albumina sero-ascítica. La ascitis causada por cirrosis o insuficiencias cardíacas normalmente tiene una puntuación SAAG superior a 1.1, mientras que la puntuación SAAG de la ascitis causada por otras razones suele ser inferior a 1.1.

Si padece un caso leve de ascitis, los síntomas pueden ser casi imposibles de detectar. Por otro lado, los síntomas de la ascitis aguda normalmente son obvios e incluyen:

  • Distensión abdominal
  • Aumento del tamaño del abdomen
  • Costados hinchados del abdomen visibles
  • Diferencia en las notas de percusión en los costados cuando el paciente está movido o girado de costado
  • En casos graves, se puede sentir una “ola de fluido” cuando se toca o empuja el abdomen. Esta ola también puede sentirse en el lado opuesto del abdomen.
  • Sentimiento de pesadez constante en el abdomen
  • Presión en el abdomen
  • Pérdida de apetito
  • Sentimiento de saciedad incluso tras una comida pequeña
  • Acidez
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Falta de aire ya que el abdomen afecta al diafragma
  • Derrame pleural o acumulación de fluido alrededor de los pulmones
  • Tos crónica
  • Cuando la ascitis está causada por cirrosis o daños en el hígado, puede haber quejas de contusiones, hinchazón de las piernas y ginecomastia
  • La ascitis causada por cáncer puede conllevar una pérdida de peso inexplicable y síndrome de fatiga crónica
  • En casos de ascitis provocada por insuficiencias cardíacas, los síntomas más comunes son jadeos, falta de aire e incapacidad para realizar cualquier clase de ejercicio físico
  • Hernia en la pared abdominal / puede que el ombligo sobresalga
  • También es común el dolor en la parte baja de la espalda debido a la presión adicional sobre los músculos de la espalda

  • La causa más común de la ascitis sigue siendo las enfermedades del hígado o la cirrosis. Casi el ochenta por ciento de todos los casos informados de ascitis tienen su origen en daños avanzados en el hígado. Se cree que el aumento en la presión del flujo sanguíneo en el hígado junto con la disminución del contenido de albumina en sangre puede ser el responsable del desarrollo de ascitis abdominal.
  • La sal y la retención de agua también pueden contribuir a la gravedad de los síntomas de la ascitis.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Insuficiencia renal / daños en el hígado
  • Obstrucción en la vena portal sin cirrosis como tumores y formación de coágulos
  • Ciertos cánceres como el cáncer de colon, de estómago, de pulmón, de páncreas, de ovarios, de pecho y el linfoma pueden conllevar ascitis malignas
  • La pancreatitis crónica o la inflamación del páncreas provocada por el abuso del alcohol puede resultar en ascitis pancreática

Otras causas de ascitis incluyen la pericarditis constrictiva, la hepatitis, la tuberculosis y la diálisis renal

El tratamiento de ascitis puede incluir diuréticos para reducir la retención de agua y eliminar el exceso de fluido así como antibióticos en caso de haber infección. Generalmente se aconseja a los pacientes que se abstengan completamente de cualquier bebida alcohólica y que reduzcan el consumo de sodio.

  • Aparte de estos tratamientos médicos también hay una serie de curas naturales para la ascitis. Remedios como estos pueden proporcionar alivio sintomático:
  • Añada media cucharadita de jugo de ajo a un vaso de agua y bébalo con el estómago vacío. Haga estos unos pocos días para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Mezcle 25 gr. de zumo de calabaza amarga con agua y beba la mezcla tres veces al día para aliviar la ascitis.
  • Exprima media taza de hojas de rábano y mezcle el zumo con un poco de agua. Bébalo regularmente ya que es un remedio casero efectivo para la ascitis
  • Empape un puñado de semillas de fenogreco en agua y deje el bol reposar durante la noche. A la mañana siguiente, agite suavemente las semillas y el agua y cuélela con una tela de muselina. Beba el agua inmediatamente.
  • Se dice que los mangos son beneficiosos en el tratamiento de ascitis. Pruebe a comer al menos dos mangos frescos al día para obtener los mejores resultados.
  • Beba zumo de zanahoria fresco o zumo de melón para un alivio rápido de los síntomas de la ascitis.
  • Las cebollas son diuréticas y le ayudarán a reducir la retención de agua.
  • Un ligero masaje abdominal con aceite de ricino puede reducir la hinchazón y los gases. Deberá hablarlo primero con un masajista así como con su médico.
  • La raíz de diente de león o la raíz de flor salvaje puede mejorar el funcionamiento de los riñones ya que funcionan como diuréticos naturales. De manera similar, puede utilizar hierbas como el arraclán, la raíz de ruibarbo, la senna y el aloe con la misma finalidad.
  • La fomentación de agua caliente utilizando asafétida y agua tibia puede ayudar a aliviar la hinchazón abdominal.
  • Las propiedades diuréticas de la hierba mora pueden ayudar a tratar la ascitis. Partes de esta planta pueden ser tóxicas y por tanto es importante hablar con un herborista bien versado en esta planta.
  • El espondilio es un diurético potente y es especialmente útil para tratar la ascitis causada por cirrosis. Hierva un poco de espondilio en un vaso de agua y beba el líquido en pequeños sorbos a lo largo del día.

  • La dieta para la ascitis se centra en la reducción del consumo de sodio. Los remedios y medicamentos para la ascitis pueden tener poco o ningún efecto si su consumo de sodio es elevado. Deberá reducir drásticamente el consumo de sal – el consumo diario máximo recomendado de sodio debería ser 2000 mg o de 4 a 5 gramos. Puede usar sustitutos de la sal, pero asegúrese de que no contienen potasio, ya que puede reaccionar de manera adversas con medicamentos utilizados para tratar la ascitis.
  • Deberá evitar los alimentos listos para comer y alimentos precocinados, especialmente productos como los aliños de ensalada, mezclas de alimentos y salsas, ya que suelen tener un contenido en sodio muy elevado.
  • También se recomienda una dieta saludable para el corazón baja en grasas y colesterol. La American Heart Association recomienda comidas altas en fibra, vitaminas, minerales y cereales integrales, pero baja en grasas y azúcares refinados.
  • Si hay mucho fluido presente en el abdomen, algunas terapias alternativas proponen una dieta a base de leche durante unos pocos días o hasta que los síntomas persistan. Una vez los niveles de fluido en el abdomen se han reducido, las comidas ligeras como sopa de verduras y el pan de trigo integral pueden volver a añadirse paulatinamente a la dieta.
  • Los alimentos recomendados en la dieta para la ascitis incluyen mantequilla, ensaladas con rábano crudo, miel, asafétida y ajo.
  • Evite alimentos almidonados como el arroz, los cereales y las patatas en la medida posible.

Su médico o dietista le proporcionará instrucciones exactas sobre qué puede y qué no puede comer cuando tiene ascitis. Sin embargo, si los síntomas como los jadeos y la falta de aire persisten, el exceso de fluido puede eliminare con una aguja o un shunte. En tales casos, puede que el paciente necesite alimentarse sólo con líquidos intravenosos.

Para prevenir el desarrollo de la ascitis, es importante evitar los factores de riesgo que provocan la enfermedad. Estas precauciones pueden ayudar a prevenir la ascitis:

  • Evitar el alcohol puede prevenir enfermedades hepáticas y la cirrosis. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno deben usarse juiciosamente ya que pueden agravar los daños en el hígado y reducir el flujo de sangre a los riñones.
  • Antes de comenzar cualquier tratamiento alternativo o terapia de hierbas, es muy importante aclararlo con su médico. Ciertas hierbas pueden ser peligrosas si se ingieren en grandes cantidades u otras pueden reaccionar de manera adversa con su medicación habitual.
  • Siga una rutina de ejercicios regular para mejorar su inmunidad y salud general y para prevenir la acumulación de fluidos en el abdomen.
  • Evite dormir durante el día e inmediatamente tras una comida, ya que puede dificultar el proceso digestivo.
  • La hepatitis B y la hepatitis C son factores de riesgo para la ascitis, por lo que debe practicar sexo seguro para evitar la hepatitis.

El hígado es un órgano importante en el proceso de depuración, ya que filtra las toxinas que serían muy perjudiciales para el organismo. Además regula el metabolismo de las grasas al segregar la bilis que sirve para disolverlas.

El hígado tiene, también, la capacidad de autorregenerarse, pero, a pesar de ello, cuando trabaja de más puede desarrollar diversas enfermedades.

Una de ellas es la que recibe el nombre de hígado graso, alteración también conocida como esteatosis hepática, la cual se ha convertido, en los últimos 10 años, una de las dolencias crónicas más frecuentes. En este sentido, se estima que hasta el 24% de la población adulta europea puede estar afectada de hígado graso.

Este trastorno se genera al acumularse los ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas y su origen es desconocido. Sin embargo, un gran porcentaje de los casos (aproximadamente el 90% de ellos) se vincula al denominado síndrome metabólico, una combinación de sobrepeso, tensión arterial alta y concentraciones elevadas de grasa y azúcar en la sangre ( diabetes).

El hígado graso se considera una enfermedad silenciosa, ya que, en la mayoría de las personas que lo sufren no presentan síntomas evidentes. Sin embargo, otras personas pueden sentir una ligera sensación de presión o dolor en la zona superior derecha del abdomen, fatiga crónica o pesadez después de las comidas.

Para diagnosticarlo, se debe realizar un análisis de sangre cuyos resultados confirmen la existencia de un alto índice de transaminasas (unas enzimas presentes en el hígado) y también un aumento de los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos. Una biopsia hepática y una ecografía de contraste podrían constituir las pruebas definitivas de su presencia.

Remedio para el hígado graso #1: Consumir lecitina de soja ya que ayuda a expulsar la bilis a través del hígado al hacerla más fluida y eficaz

Remedio para el hígado graso #2: Las hojas de boldo contienen dos principios activos, la boldina y la boldoglucina, que son estimulantes y tónicos del hígado. Se obtiene la tisana poniendo en infusión 10 gramos de hojas por litro de agua; se toma una taza después de las principales comidas. Se obtiene una tintura haciendo macerar, durante diez días, 100 gramos de hojas reducidas a polvo en medio litro de alcohol de 80°, agitando de vez en cuando, filtrando después. Se toman de 1 a 2 gramos al día.

Se prepara un elixir haciendo macerar, durante ocho días, 30 gramos de hojas en 120 gramos de alcohol de 60° y medio litro de vino de Jerez, colando después y agregando 300 gramos de azúcar. Se filtra tres o cuatro días después y se toma diariamente una copita de licor. Se hace, más simplemente, un vino de boldo, haciendo macerar, durante diez días, 30 gramos de hojas en un litro de vino de Jerez y filtrando. Se toma una copita de licor cada día..

Remedio para el hígado graso #3: Lavar, pelar y picar dos rábanos y colocar en una licuadora. Añadir un vaso de agua. Licuar por unos instantes y luego colar. Tomar este jugo en días alternos (un día sí y otro no).

Remedio para el hígado graso #4: Verter dos cucharadas de cardo mariano en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza de esta infusión a diario.

Remedio para el hígado graso #5: Consumir, cada dos días, las hojas tiernas de cardo mariano y sin espinas en una ensalada.

Remedio para el hígado graso #6: Tomar una cucharada de mixtura de ruibarbo y soda la cual se adquiere en las farmacias botánicas.

Remedio para el hígado graso #7: Mezclar una cucharadita de diente de león y centaurea en una taza de agua. Hervir por 3 minutos, retirar del fuego y tapar. Tomar, bien caliente, una taza después de las comidas principales.

Remedio para el hígado graso #8: Consumir alcachofas en las ensaladas, por lo menos, tres veces por semana.

Remedio para el hígado graso #9: Mezclar 10 gramos de genciana, 10 gramos de menta, 10 de boldo, 10 de angélica,10 gramos de cardo mariano y luego dejar en reposo durante toda la noche en un litro de agua que esté hirviendo. Tomar al día siguiente, en ayunas, una cucharada del líquido obtenido diluida en medio vaso de agua. Guardar en la refrigeradora y tomar este remedio todos los dias hasta que se consuma en su totalidad.

Remedio para el hígado graso #10: Lavar y picar 1 kg de raíz de achicoria tierna. Luego, pasar por la licuadora, colocar el zumo en una cacerola y adicionar 500 g. de azúcar granulado. Hervir hasta que el zumo adquiera la consistencia parecida al jarabe. Conservar en una botella de cierre hermético. Tomar una cucharadita tres veces diarias hasta que se mejore.

Remedio para el hígado graso #11: Hervir 1 cucharada de ortiga y otra de llantén en 1 taza de agua por 5 minutos. Retirar del fuego, dejar refrescar y colar. Tomar 1 taza después de cada comida.

Remedio para el hígado graso #12: Preparar una mezcla a partes iguales de menta poleo, manzanilla, cardo mariano, caléndula y boldo y extraer 1 cucharada la cual se verterá en una taza que esté hirviendo. Tomar 1 taza antes de cada comida siendo la primera por la mañana, en ayunas.