precio de cytotec en argentina

Es cierto que la investigación ha demostrado que el consumo moderado del alcohol puede tener ciertos beneficios. El consumo moderado sería una copa de vino al día o dos cervezas.

Por tanto, lo que no tiene ningún beneficio es el alcoholismo, es decir, el consumo frecuente y en exceso. Aunque me centraré más en los beneficios en otro artículo, uno de los beneficios del consumo moderado es la longevidad.

En 2010, un estudio a largo plazo en población de la tercera edad, confirmó los efectos beneficiosos de beber moderadamente. Tanto los abstemios como los alcohólicos, mostraron un incremento de la tasa de mortalidad del 50% sobre los bebedores moderados.

Otros estudios con animales han encontrado un incremento de longevidad con la exposición a varios tipos de alcohol.

Como mencioné en un artículo que escribí sobre la cerveza, lo recomendable es 2 vasos al día.

Otros posibles beneficios demostrados en investigaciones han sido (con consumo moderado, con consumo excesivo los beneficios se convierten en perjuicios):

Cuando un conjunto de personas no obtiene de su medio físico la satisfacción de las necesidades en el orden material, sufre consecuencias que se expresan en el orden médico; tenemos allí una "población enferma". Cuando estas necesidades insatisfechas operan en el orden social, nos encontramos con una "sociedad enferma". A este tipo de patologías se las engloba dentro de lo que se llaman enfermedades sociales.

Estas enfermedades son producto de la crisis que vive una sociedad. En la actualidad, nos encontramos con una sociedad materialista, consumista e individualista en la que se han trastocado los valores. Esta "era del vacío" es la generadora de enfermedades, en donde el sujeto no encuentra salidas sanas y busca válvulas de escape en el alcohol, las drogas y muchas otras formas de autoagresión.

Entre las enfermedades sociales describiremos:

Es una enfermedad que supone una intoxicación con alcohol etílico en forma prolongada y habitual y una dificultad para dejar de beber.

Durante los períodos de intoxicación se presenta un deterioro de la actividad y un aumento de la irritabilidad y de la agresividad.

Esta enfermedad comienza con un exceso en la ingesta de alcohol. La tolerancia significa que la persona se va acostumbrando a beber cada vez más y necesita ir aumentando la cantidad para obtener los mismos efectos a medida que pasa el tiempo. Durante este proceso, el individuo puede seguir haciendo su trabajo sin que nadie note que ha bebido.

La dependencia psicológica se manifiesta en:

* Predominio de beber por encima de otras actividades.

* La bebida ocupa el primer plano en la vida del sujeto; el resto (familia, trabajo, recreación, etc.) ocupa un lugar secundario.

* Compulsión a beber, sin poder parar. En este momento no se da cuenta de que ya no controla la ingesta de la bebida, ya no puede detenerse y fracasa en cada uno de sus intentos de dejar de beber. Si consigue abandonar la bebida lo hace por un corto período, los síntomas de la abstinencia se presentan rápidamente y hay muchas probabilidades de que vuelva a beber.

* La máxima manifestación de la dependencia la representa la abstinencia. Esta se manifiesta a través de un malestar general, sensación de desazón, anhelo de beber, temblor de manos, vómitos, mareos, etc. que se calman con la primera gota de bebida. El delirium tremens es un estado psicótico agudo producido tras un cuadro de abstinencia repentina. Este cuadro comienza con un período de ansiedad, inquietud, incoordinación motora y finalmente, delirios y alucinaciones. (vive como si soñara despierto, se siente perseguido por animales e insectos). Esta sugestión lo lleva a sentir que su habitación se agrieta, el techo se derrumba; a estas sensaciones se le agregan: aumento de tensión, de la presión arterial, temblores, deshidratación; hasta que finalmente cae al suelo, presentando un cuadro del tipo epiléptico.

Un problema habitual del alcohólico es que no reconoce serlo. Las consecuencias que produce el exceso de alcohol son: trastornos en el sueño (que van desde insomnio hasta pesadillas), gastritis, pérdida del apetito, anemia, agitación, hipertensión, trastornos hepáticos y sexuales, epilepsias de origen tardío.

Entre los factores psicológicos encontramos: episodios de confusión, pérdida de la memoria, sensación de que la gente lo mira mal, que no lo comprende, dificultades para mantener relaciones estables (pareja, hijos, amigos, compañeros de trabajo)

Algunos factores sociales que se observan en el comportamiento del alcohólico son: desavenencias conyugales, violencia, accidentes en la carretera, pérdida del empleo por marcados ausentismos; en casos límites se ha observado el vagabundeo y el suicidio.

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, cuando su concentración en la sangre se eleva, puede producir depresión y paros respiratorios y por este camino, la muerte.

Los jóvenes que consumen alcohol tienden a deshinibirse y a ejecutar acciones que habitualmente les avergonzarían: cortejar a una chica, entablar un diálogo o enfrentar una situación difícil. En un primer momento el alcohol actúa como euforizante, da coraje, reduce tensiones, etc. pero su efecto posterior es inverso, provocando estados de tristeza, ansiedad y depresión. El uso y abuso del alcohol se asocia con problemas emocionales y sociales, aunque los hijos de padres alcohólicos tienen una alta predisposición genética al consumo.

El alcoholismo es una enfermedad que no se cura, pero sí se rehabilita. El tratamiento consiste en dietas de desintoxicación y especialmente terapias individuales y grupales tanto para el enfermo como para su grupo familiar, ya que todo alcohólico está inmerso en una familia que necesita ayuda.

Droga es toda sustancia capaz de alterar el organismo y su acción psíquica la ejerce sobre la conducta, la percepción y la conciencia. La dependencia de la droga es el consumo excesivo, persistente y periódico de toda sustancia tóxica.

Existen cuatro características que definen la dependencia de la droga:

1- A medida que la droga se incorpora en el organismo, se genera un fenómeno biopsicológico denominado tolerancia: las células se adaptan y se acostumbran a funcionar con drogas. El adicto siente intensa necesidad de la droga y se altera cada vez más cuando se ve privada de ella. Utiliza cualquier medio para obtenerla.

2- El adicto se vuelve cada vez más tolerante a la droga y debe aumentar la dosis progresivamente para producir los mismos efectos que al principio. De esta manera se va generando una dependencia física.

3- En la mayoría de los casos el adicto se torna dependiente de la sustancia, a tal punto que la suspensión repentina de la misma produce síntomas de abstinencia (igual que el alcohólico). El uso prolongado de la droga ocasiona cambios fisiológicos del sistema nervioso que llevan a su deterioro. Las células del tejido nervioso (neurona) no se regeneran. La droga produce la muerte de dichas células, por lo tanto el daño neurológico es irreversible.

4- En última instancia, el drogadicto, la sociedad o ambos, sufren sus efectos.

Veamos en el siguiente cuadro los tipos de drogas:

Comentarios: 0 | julio 25th, 2014

A pesar de que el consumo y el abuso de sustancias ha aumentado en las últimas décadas, los recursos que se destinan para acabar con este problema son mucho menores que en el caso de otras enfermedades.

Las personas que abusas del alcohol y otras drogas enferman con mas frecuencia y más gravemente que aquellas que no consumen. El consumo de sustancias se ha relacionado con una mayor probabilidad de padecer cáncer; problemas de hígado, estómago, pulmón, piel y sistema urinario; daño cerebral y convulsiones; VIH, hepatitis, tuberculosis y problemas de salud mental. Así, las drogas son la quinta causa de muerte en el mundo. Además es más probable que las personas adictas tengan una mala alimentación, lo que aumenta las posibilidades de padecer cualquiera de las enfermedades arriba mencionadas.

Por otro lado, las personas dependientes sufren con mayor frecuencia lesiones y muertes debidas a accidentes. Esto se debe a que bajo el efecto de las sustancias se toman malas decisiones o riesgos innecesarios que llevan a perder el control.

También son más probables las relaciones sexuales sin protección, con los riesgos de embarazo no deseado y enfermedades de transmisión sexual que esto conlleva.

El consumo de sustancias es especialmente peligroso en las siguientes situaciones:

  • Personas que manejan máquinas o herramientas peligrosas.
  • Mujeres embarazadas o que dan el pecho.
  • Personas que cuidan de niños pequeños.
  • Personas que toman fármacos para el dolor, para dormir, anticonvulsivos o antipsicóticos.
  • Personas con problemas de hígado o riñones.

causas y efectos de cytotec

“Los pacientes no deben anclarse en una dieta saludable y ya está. Ésta debe combinarse con rutinas de ejercicio físico y moderar el consumo de antiinflamatorios, sobre todo, en personas de edad avanzada”, asegura la Federación.

Del mismo modo, es importante realizar controles continuos de la tensión arterial y los niveles de glucosa, lo que ayudará a detectar patologías externas a los riñones y que puedan provocar insuficiencias renales.

Dependiendo de la causa que los origina, la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón contempla tres tipos de fallos renales que deberán ser diferenciados.

  • Enfermedades denominadas prerenales y causadas por una falta de líquido en el riñón. Esta deshidratación suele estar provocada por, por ejemplo, un episodio de diarrea o un exceso de consumo de diuréticos.
  • Enfermedades renales que producen un daño directo al riñón, provocado por niveles altos de glucosa, hipertensión o una acumulación excesiva de colesterol. Estos problemas producen una lesión en el parénquima renal o en los vasos pequeños que riegan el riñón y causan la enfermedad renal.
  • Enfermedades postrenales provocadas por una obstrucción en la salida de la orina, daño que puede tener como origen patologías como la hipertrofia de próstata en varones o los cálculos renales.

Otro criterio de clasificación viene determinado por la duración de la enfermedad; en aquellas donde la función renal se ve suspendida durante días o semanas (insuficiencia renal aguda) y aquellas donde el problema se ve agravado de forma más duradera y progresiva (insuficiencia renal crónica).

Prevalencia de la enfermedad hepatica alcoholica y algunos factores de riesgo en pacientes que acuden a los ambulatorios de Barquisimeto

Drs. Adaucio Morales Pernalete*, Maria G Marin*, Yhonny Castillo*, Elena Tirado***

* Consulta de Medicina Interna - Unidad de Investigacion en Salud Publica. Decanato de Medicina. Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), Barquisimeto - Estado Lara - Venezuela.

** Consulta de Gastroenterologia - Policlinica Barquisimeto.

*** Laboratorio Clinico Tirado. Castrillo S. C.

Para determinar la prevalencia de enfermedad hepatica alcoholica y algunos factores de riesgo en pacientes que acuden a los Ambulatorios de Barquisimeto, Estado Lara, se realizo esta investigacion con 268 sujetos, entre 18 y 65 anos de edad, de ambos sexos y sin patologias hepaticas previas. La prevalencia general de enfermedad hepatica alcoholica fue 3,7 %; la prevalencia de enfermedad hepatica alcoholica no cirrotica fue 2,2 %; la enfermedad hepatica alcoholica no cirrotica con sospecha de cirrosis represento el 1,12 % y la enfermedad hepatica alcoholica cirrotica 0,38 %, los enfermos fueron mayoritariamente hombres. En consumidores de alto riesgo, estos resultados se triplicaron. En resumen, las prevalencias de enfermedad hepatica alcoholica y enfermedad hepatica alcoholica cirrotica fueron superiores a las reportadas internacionalmente, hallazgos debidos, probablemente, a la elevada frecuencia de consumo de alto riesgo. Se requieren estudios analiticos observacionales para confirmar la anterior aseveracion, asi como, los resultados relacionados con el mayor riesgo que aparentemente demostraron los hombres sobre las mujeres.

Palabras clave: Prevalencia. Alcohol. Riesgo. Enfermedad hepatica.

A research to determine the prevalence of alcoholic liver disease and some risk factors in patients who visit the outpatient centers of Barquisimeto, Lara State, was carried out. The sample was made up of 268 individuals between 18 and 65 years old, both male and female, without any previous liver pathologies. The general prevalence of alcoholic liver disease was 3.7 % and 2.2 % for non-cirrhotic alcoholic liver disease, for non-cirrhotic alcoholic liver disease with suspected cirrhosis 1.12 % and 0.38 % for cirrhotic alcoholic liver disease, being always predominated in male individuals. In patients with highrisk consumption, the results were threefold. In conclusion, the prevalence of alcoholic liver disease and non-cirrhotic alcoholic liver disease were above those internationally reported. This is due to, probably, the increased frequency of high-risk consumption. Analytic observational studies are required to confirm the previous affirmation as well as the results related with the greater risk that apparently was demonstrated by men over women.

Key words: Prevalence. Alcohol. Risk. Liver disease.

Para determinar o predominio da doenca hepatica alcoolica e alguns fatores de risco em pacientes que frequentam o ambulatorios de Barquisimeto, Estado Lara, foi realizado a pesquisa com 268 sujeitos, dentre 18 e 65 anos de idade, de ambos os sexos e sem patologias hepaticas previas. O predominio geral da doenca hepatica alcoolica foi 3,7 %; o predominio da doenca hepatica alcoolica nao-cirrotica foi 2,2 %; A doenca hepatica alcoolica nao-cirrotica com suspeita de cirroses representou o 1,12 % e a doenca hepatica alcoolica cirrotica 0,38 %, os doentes foram na maior parte homens. Nos consumidores de alto risco, os resultados se triplicaram. Em resumo, o predominio da doenca hepatica alcoolica e doenca hepatica alcoolica cirrotica foi superior as descobertas internacionais, devido a elevada frequencia de consumo de alto risco. Se requerer de estudos analiticos de observacao para confirmar a primeira hipotese, assim como tambem, os resultados relacionados com o alto risco predominante em homens com relacao as mulheres.

Palavras Chave: Predominio. Alcool. Risco. Doenca hepatica.

El consumo de alcohol puede incrementar el riesgo de desarrollar enfermedades y aumentar la mortalidad de quienes lo ingieren. En tal sentido, al categorizar dicho consumo se pueden establecer los niveles de ingesta relacionados o no con el incremento de la morbi-mortalidad de los consumidores. El Instituto Nacional de Abuso del Alcohol y Alcoholismo de Estados Unidos considera que un consumo de alcohol moderado es aquel que no produce riesgos para tener problemas relacionados con el alcohol (1,2). Por otro lado, este mismo instituto considera el consumo en riesgo como la ingesta de alcohol que excede el limite de seguridad para prevenir problemas o tambien como el consumo de alcohol en situaciones riesgosas y en ausencia de problemas actuales relacionados con la ingesta de esa droga, sean estos de salud, laborales, familiares y/o sociales (1,2). Desde la decada de los 70 se ha demostrado que el riesgo de enfermedad hepatica alcoholica (EHA) esta determinado no solo por la cantidad de alcohol consumido, sino tambien, por la duracion de la ingesta. Una demostracion de tal asociacion fue presentada por Lelbach, citada por Mann y col. Este autor estudio 319 consumidores de alcohol en Alemania, a quienes calculo la duracion del consumo de alcohol y el promedio diario de la ingesta expresada en miligramos de alcohol por kilogramos de peso corporal por hora (mg/kg/h) (3). Lelbach encontro que aquellos con funcion hepatica normal tenian un consumo de 90 mg/kg/h durante un promedio de 7,7 anos. El higado graso no complicado se presento en aquellos que tenia un consumo de 109 mg/kg/h durante 7,8 anos, la hepatitis alcoholica cronica se presento con una ingesta de 125 mg/kg/h durante 11,9 anos y la cirrosis se presento en personas con un consumo de 147 mg/kg/h durante 17 anos (3). En este orden de ideas, Becker y col. mencionan que diversos estudios basados en evaluaciones retrospectivas de la ingesta de alcohol, en el momento de diagnosticar el compromiso hepatico, han encontrado que el riesgo de desarrollar EHA se eleva con el incremento de las cantidades consumidas. Estos estudios han reportado que la minima ingesta de alcohol asociada con un riesgo elevado de dano hepatico oscila entre 40 a 80 gramos diarios, sin embargo, por la presencia de factores de confusion en su metodologia, la interpretacion de estos estudios ha originado muchas dudas. De igual manera, estas investigaciones no han permitido establecer el riesgo estratificado de EHA segun los niveles de consumo de alcohol (4). Las dificultades mencionadas en el parrafo anterior dieron paso a dos importantes investigaciones en los anos 90, una de cohorte prospectiva y la otra de corte transversal, en las cuales se utilizaron enfoques metodologicos diferentes pero complementarios, generando nuevos conceptos sobre la dosis y el riesgo de EHA en consumidores de alcohol. La primera de ellas fue la realizada por Becker y col., a partir del Copenhagen City Heart Study, el cual tuvo un diseno de cohorte prospectivo durante 12 anos, incluyendo 13 285 sujetos. Se demostro que el nivel de consumo de alcohol por encima del cual hubo riesgo de desarrollar EHA fue de 7 a 13 tragos semanales para mujeres (84 gramos o mas) y 14 a 27 tragos semanales para los hombres (168 gramos o mas). Tales calculos se realizaron tomando en consideracion que cada trago era equivalente a 12 gramos de alcohol. Se observo un incremento dosisdependiente en el riesgo relativo para desarrollar EHA, tanto en hombres como en mujeres, siendo mayor en estas ultimas (4). La segunda investigacion en cuestion fue un subestudio del Dionysos Study (5), en el cual Bellentani y col., en un total de 6 534 sujetos sin enfermedad hepatica viral, demostraron que el riesgo para desarrollar enfermedad hepatica cirrotica y no cirrotica se encuentra a partir de una ingestion de alcohol de por vida superior a los 100 kilogramos, para ambos sexos, esta cantidad corresponde a una ingesta 30 gramos de alcohol por dia, durante 10 anos (3,6). Igualmente, ellos demostraron que tomar diferentes bebidas alcoholicas y hacerlo fuera de las comidas incrementan el riesgo de desarrollar dano hepatico, riesgo que se acentuo a partir de los 45 anos de edad para la enfermedad hepatica alcoholica no cirrotica (EHANC) y a partir de los 50 anos para la enfermedad hepatica alcoholica cirrotica (EHAC) (6). Ante el riesgo de EHA que tienen los consumidores acentuados de alcohol, es importante conocer cual es la incidencia y/o prevalencia de esta enfermedad. En este orden de ideas, el Centro de Control de Enfermedades, citado por Mandayam S y col., realizo un estudio para documentar la incidencia de enfermedad hepatica cronica entre diciembre de 1998 y noviembre de 1999, encontrando que esta fue de 72,3 por 100 000 habitantes, siendo el 24 % de los casos ocasionados por el consumo de alcohol (7). Continuando con estudios epidemiologicos, MORALES A, ET AL Gac Med Caracas 301 Becker y col. en su estudio de cohorte sobre el riesgo de EHA, en 13 285 individuos, determinaron una incidencia general de EHA de 0,3 % por ano en hombres y 0,1 % por ano en mujeres. Para la EHAC la incidencia fue de 0,2 % por ano y 0,03 % por ano, para hombres y mujeres, respectivamente (4). Segun, Bellentani y col., la prevalencia de EHA en la poblacion italiana es de 1,13 %, siendo de 0,67 % para EHANC y de 0,46 % para EHAC, con una razon hombre/mujer de 9:1. En la poblacion que consume alcohol a niveles riesgosos, la prevalencia de EHA se incremento hasta 5,48 %, siendo de 3,26 % para la EHANC y de 2,22 % para EHAC. Finalmente, ellos establecieron que el alcohol ocasiona entre el 25 % y 65 % de las cirrosis en Italia y que esta enfermedad es 7 veces mas frecuente en alcoholicos que en no alcoholicos (6). Comparando esta prevalencia de cirrosis hepatica de 2,22 % con la encontrada por otros autores, se puede observar que no existe coincidencia entre ellas, ya que tales investigadores han reportado una prevalencia de cirrosis, en bebedores acentuados, entre un 10 % y 20 %. Cabe mencionar que estos ultimos porcentajes provienen de estudios retrospectivos, hecho que tambien ha generado dudas sobre tales resultados (8). En Venezuela no se han publicado estudios de prevalencia y/o incidencia de EHA y tampoco se ha investigado sobre los factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad. En tal sentido y considerando el abusivo consumo de alcohol que se observa en la poblacion venezolana, con las graves consecuencias que este habito ocasiona, se planteo desarrollar la presente investigacion con el objetivo de determinar la prevalencia de EHA y algunos factores de riesgo en consumidores de alcohol que consultan en los Ambulatorios (Centros de Atencion Primaria de Salud) de Barquisimeto. El alcance de este estudio reside en la posibilidad de sensibilizar a los entes encargados de dirigir la Salud Publica en Venezuela, para que inicien la aplicacion de medidas, colectivas e individuales, que disminuyan el consumo excesivo de alcohol en la poblacion y de esta manera, prevenir el desarrollo de EHA en cada una de sus formas.

Se trata de un estudio analitico de prevalencia, el cual se desarrollo siguiendo las normas del Comite de Bioetica del Decanato de Medicina de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), las cuales se basan en la Declaracion de Helsinki (1964, reformulada en 1975, 1983, 1989, 1996 y 2000) de la World Medical Association (9). Para determinar el tamano de la muestra se seleccionaron al azar 18 de los 37 Centros de Atencion Primaria o Centros Ambulatorios de Barquisimeto, Estado Lara. Seguidamente, se calculo el tamano de la muestra, utilizando el programa Epi. Info 2002, para lo cual se tomo en cuenta un nivel de confianza de 95 %, un error maximo admisible de 2,2 %, una prevalencia de enfermedad hepatica alcoholica de 1,13 % (6) y una poblacion de 846 pacientes, numero estimado de personas atendidas semanalmente en las consultas de cuidados del adulto en los centros de atencion primaria seleccionados (consulta preventiva en la cual se atienden sujetos aparentemente sanos quienes acuden para solicitar el certificado de salud). El tamano de la muestra quedo establecido en 260 sujetos, la cual se llevo finalmente a 268. En cada centro ambulatorio se seleccionaban entre 14 y 15 individuos, que cumplieran con los siguientes criterios de inclusion: consumidores de alcohol con edad comprendida entre 18 y 65 anos, de ambos sexos, que acudieran a las consultas de cuidados del adulto entre febrero de 2002 y marzo de 2006 y que aceptaran participar en el estudio a traves de un consentimiento informado. Esta seleccion se realizo por muestreo aleatorio simple a partir del registro de las personas que acudian a la consulta el dia de la visita al ambulatorio. Finalmente, de los 268 individuos estudiados, 141 fueron hombres y 127 mujeres. Se excluyeron aquellos pacientes con las siguientes condiciones: 1) No dieron su consentimiento para participar en el estudio, 2) sujetos que presentaran alguna enfermedad aguda y/o cronica no hepatica que requeria tratamiento prolongado, como diabetes mellitus, dislipidemias e hipertension arterial, 3) antecedentes de enfermedad hepatica cronica no alcoholica, 4) consumo de drogas hepatotoxicas diferentes al alcohol, 5) antecedentes de exposicion ambiental a toxicos, 6) indice de masa corporal mayor de 24,9 y menor de 18,5 kg/m2. De esta manera a las personas elegidas se les realizo una historia clinica para investigar el nivel de consumo actual de alcohol (bajo riesgo y alto riesgo para EHA), considerando un consumo de bajo riesgo, al consumo diario de alcohol de menos de 30 gramos, para ambos sexos, o el consumo semanal de menos de 84 gramos para las mujeres y de menos de ENFERMEDAD HEPATICA ALCOHOLICA Vol. 116, N¨¬ 4, diciembre 2008 302 168 gramos para los hombres, independientemente del tiempo de duracion de dicho consumo. Mientras que el consumo de alto riesgo se definio como un consumo superior a las cantidades establecidas en la definicion anterior, durante 10 anos o mas (3,4, 6). Igualmente, se determino la cantidad de alcohol consumida de por vida, los antecedentes familiares de EHA y el consumo dependiente mediante The Alcohol Use Disorders Identification Test (AUDIT) (10). Para determinar el volumen de alcohol consumido, se les presento un listado de todas las bebidas alcoholicas conocidas en el pais en cada una de sus presentaciones. La persona seleccionaba la bebida consumida indicando la frecuencia de su consumo, el numero de unidades consumidas por ocasion y el tiempo que llevaba consumiendo dicha bebida. Con esta informacion se calculaba el consumo de alcohol actual y el consumo de por vida expresados en mililitros (mL). Luego para transformar el volumen de alcohol consumido en gramos se aplicaba la siguiente formula. (5, 11): Gramos de alcohol = Grado alcoholico de la bebida x Volumen (mL) x 0,8 / 100 En los casos de personas consumidoras de varios tipos de bebidas alcoholicas, los calculos se hacian para cada tipo de manera independiente y finalmente se sumaban los resultados parciales para obtener el total de alcohol consumido en gramos, tanto para el consumo actual como para el consumo de por vida. Despues del interrogatorio se realizo el examen fisico y posteriormente la toma de una muestra de 10 cm3 de sangre venosa para la determinacion del volumen corpuscular medio, numero de plaquetas, transaminasas (TGO, TGP) y gamma glutamyl transpeptidasa (GGT). Complementariamente se practicaba ecosonograma hepato-biliar con un equipo Phillips CDR 2200 utilizando un transductor convex de 3,5 megahertz. Los sujetos con al menos una prueba de laboratorio alterada o con algun signo al examen fisico sugestivo de dano hepatico se clasificaron como sospechosos de tener EHA. Estos pacientes se sometieron nuevamente a las mismas pruebas y a otras adicionales, las cuales se especifican a continuacion: proteinas totales y fraccionadas, tiempo de protrombina y tiempo parcial de tromboplastina, fosfatasas alcalinas, glucemia basal, colesterol total y fraccionado, trigliceridos, anti-core (kit de ELISA marca Orgenics), antigeno de superficie del virus de hepatitis B (kit de ELISA marca Immulite) y anticuerpos contra virus de la hepatitis C (kit de ELISA marca Bio-Merieux). Una vez realizada la segunda evaluacion paraclinica, se consideraron sospechosos de EHAC aquellos pacientes con al menos dos de las tres categorias de alteraciones que se mencionan a continuacion: 1) Clinicas: aranas vasculares, ictericia, eritema palmar, ascitis, flapping, tremor, esplenomegalia. 2) De laboratorio: cuenta de plaquetas menor de 140 000 x mm3. 3) Ecosonograficas: bordes irregulares del parenquima hepatico, aumento de tamano del lobulo caudado, del lobulo izquierdo o de ambos; aumento de la ecogenicidad hepatica sin atenuacion del sonido, alteracion del detalle vascular, vena porta con diametro mayor de 14 milimetros, esplenomegalia y/o presencia de liquido libre en cavidad abdominal (ascitis). Todos estos criterios en presencia de glucemia y perfil lipidico normal, ademas de los marcadores virales negativos para hepatitis B y C (12-15). Seguidamente, a los pacientes con sospecha de EHAC, se les realizo endoscopia digestiva superior y si las condiciones clinicas neurologicas lo requerian se practicaba, adicionalmente, la determinacion de amonio en sangre. Los pacientes con varices esofagicas y/o evidencias clinicas y paraclinicas de encefalopatia hepatica se consideraron con EHAC. En aquellos sujetos con sospecha de EHAC pero sin la presencia de varices esofagicas y/o encefalopatia hepatica se planteo realizar biopsia hepatica a fin de confirmar el diagnostico, siempre y cuando no presentaran factores de riesgo para complicaciones hemorragicas y que el paciente aceptara dicho procedimiento. Los pacientes sin EHAC segun los criterios establecidos pero con niveles persistentes de TGO, TGP o GGT dos veces el valor superior normal, al menos en dos determinaciones con intervalo de 1 mes y con o sin esteatosis en el ecosonograma se clasificaron como portadores de EHANC (esteatosis y/o hepatitis). Todos estos criterios en presencia de glucemia y perfil lipidico normal, ademas de los marcadores virales para hepatitis B y C negativos (12-15). Finalmente, para el analisis de los datos se calcularon medidas de tendencia central y de dispersion, ademas de proporciones (%) mediante el programa SPSS version 10. Igualmente, se aplico el test de Fisher y se calcularon los riesgos relativos para cada factor estudiado con un intervalo de confianza de 95 %, mediante el programa Epi Info 2002.

De un total de 268 sujetos estudiados, 10 resultaron con EHA, lo que represento una prevalencia del 3,73 %. De ellos 6 reunieron los criterios para EHANC (2,23 %) y 4 resultaron sospechosos para EHAC. De estos cuatro pacientes con sospecha de EHAC, en uno se confirmo la presencia de varices esofagicas, lo cual junto a la presencia de ictericia, aranas vasculares y signos ecosonograficos de bordes irregulares del parenquima hepatico, aumento de tamano del lobulo izquierdo; aumento de la ecogenicidad hepatica sin atenuacion del sonido y alteracion del detalle vascular del parenquima hepatico, se considero con diagnostico definitivo de EHAC, representando una prevalencia de 0,38 %. En este paciente por encontrarse tiempo parcial de tromboplastina prolongado se considero de alto riesgo realizar biopsia hepatica, no obstante, la presencia de varices esofagicas junto a todos los hallazgos descritos fue determinante para considerarlo como portador de EHAC. En los tres sujetos restantes no se comprobo la presencia de complicaciones de cirrosis hepatica (varices esofagicas y/o encefalopatia hepatica) motivo por el cual estaba indicada la realizacion de biopsia hepatica, sin embargo, no se pudo realizar porque uno de ellos presentaba tiempo parcial de tromboplastina prolongado, lo cual fue considerado de alto riesgo para complicaciones hemorragicas y los otros dos pacientes no aceptaron la toma de muestra para el estudio histologico. De manera definitiva, de los diez pacientes con EHA, los cuales representaron una prevalencia de 3,73 %, solo en uno se pudo confirmar la presencia de EHAC (0,38 %), de los nueve restantes, seis presentaron EHANC (2,23 %) y tres se catalogaron como pacientes con EHANC con sospecha de cirrosis hepatica, representando una prevalencia de 1,12 % (Ver Cuadro 1). Al investigar la prevalencia de la EHA y sus tipos en los consumidores de alto riesgo (grupo que represento el 34,7 % de los consumidores de alcohol) se pudo evidenciar que dicha prevalencia resulto ser el triple de la prevalencia general (Ver Cuadro 1). El promedio de edad de los pacientes con EHANC fue de 51 ¡¾ 6 anos, siendo mayor en los que presentaban EHAC con sospecha de cirrosis quienes tenian un promedio de 54 ¡¾ 5 anos (ver Cuadro 2). El paciente con cirrosis tenia una edad de 56 anos (dato no mostrado). El sexo masculino predomino tanto en los pacientes con EHA como en cada uno de sus tipos (ver Cuadro 2).

Se encontraron diferencias estadisticamente significativas en cuanto a la presencia de EHA y EHANC entre los expuestos y los no expuestos a las siguientes variables: consumo de alto riesgo, consumo dependiente y consumo de por vida mayor de 300 kg en ambos sexos (ver Cuadro 3). El consumo de alcohol de por vida mayor de 300 kg, en ambos sexos, fue un factor de riesgo para EHA y EHANC. El consumo dependiente incremento significativamente el riesgo de padecer EHA. Finalmente, los antecedentes familiares de EHA no resultaron ser un factor de riesgo para ninguna de las formas de EHA. Para los demas casos no fue posible calcular el riesgo relativo por la ausencia de enfermos en los grupos no expuestos al factor o variable en estudio (ver Cuadro 3).

El abuso del alcohol ha sido considerado como una de las principales causas de enfermedad hepatica, manifestada en su maxima expresion como cirrosis. En paises como Italia se ha encontrado que el alcohol causa entre el 25 % y el 65 % de los casos de cirrosis (5). En Venezuela no se tienen datos sobre la prevalencia de la EHA en sus diferentes expresiones o manifestaciones. No obstante, los resultados de este estudio reportan una prevalencia general de EHA de 3,7 %, con 2,23 % para EHANC (esteatosis y/o hepatitis) y un 0,38 % para EHAC. Hubo un grupo de tres sujetos (1,12 %) que presentaron EHANC con sospecha de cirrosis, sin embargo, por diversos motivos no fue posible confirmar dicha sospecha. Al comparar estos resultados con los reportados por Bellentani y col. en el Dionysos Study (EHA 1,13 %, EHANC 0,67 % y EHAC 0,46 %) se puede afirmar que la prevalencia de la EHA y EHANC fue tres veces mayor, mientras que el porcentaje de EHAC fue muy similar al del estudio italiano (6). No obstante, este ultimo porcentaje podria ser mayor de confirmarse la cirrosis en el grupo con sospecha de esta enfermedad. Al investigar la frecuencia de consumo de alcohol de alto riesgo se encontro que 93 de 268 individuos (34,7 %) tenian ese nivel de consumo, porcentaje que fue superior al reportado por Bellentani y col. (6). En este grupo se encontro una prevalencia de EHA de 10,75 %, correspondiendo a la EHANC 6,45 %. Estos resultados duplicaron los obtenidos por Bellentani y col. quienes encontraron, en la poblacion en riesgo, una prevalencia de EHA de 5,48 % y de EHANC 3,26 %. En el caso de la EHAC, la prevalencia en consumidores de alto riesgo fue de 1,08 %, porcentaje superior al encontrado en todos los consumidores de alcohol, pero se mantuvo por debajo del reportado por Bellentani y col., en la poblacion consumidora de alto riesgo, el cual fue de 2,22 %. No obstante, esa prevalencia tambien podria duplicarse si se confirma la presencia de cirrosis en los pacientes con sospecha de tal enfermedad (6). Al analizar estos resultados, se puede senalar que los mismos podrian atribuirse al tipo de individuos estudiados, quienes por ser pacientes seleccionados en los ambulatorios de Barquisimeto, tendrian una mayor probabilidad de presentar enfermedades, entre ellas la EHA, en comparacion con la poblacion general. No obstante, para disminuir esa posibilidad se seleccionaron sujetos sanos quienes consultaban para solicitar el certificado de salud. Por tal motivo, la posibilidad de una sobreestimacion de la prevalencia de EHA es poco probable (6). Por otro lado, considerando la existencia de un mayor consumo de alcohol de alto riesgo en la poblacion estudiada, en comparacion con el consumo de alto riesgo encontrado por Bellentani y col. (6), parece logico pensar que este hecho sea la causa de la mayor prevalencia de EHA, encontrada en esta investigacion. Sin embargo, para confirmar tal aseveracion se requieren de estudios analiticos observacionales a nivel poblacional. En otro orden de ideas, los resultados de esta investigacion coinciden con los del Dionysos Study (6) en cuanto al predominio de sujetos masculinos con EHA (relacion 9:1), hallazgo que es explicable en parte, por la mayor frecuencia de consumo de alto riesgo entre los hombres estudiados (41,1 %), con respecto a las mujeres (15,7 %) (datos no mostrados). Esta situacion podria ser una nueva senal en contra de los postulados de estudios previos que afirman que el sexo femenino es mas susceptible de desarrollar EHA (16,17). Claro esta, tal afirmacion no puede ser sustentada con el analisis estadistico realizado en el presente trabajo, por tal razon es recomendable desarrollar nuevas investigaciones, a mayor escala, que permitan confirmar esta hipotesis y de esa manera cambiar los conceptos, hasta hoy aceptados, de una mayor susceptibilidad femenina al alcohol. El promedio de edad de los consumidores de alcohol con EHANC fue de 51 anos, mientras que el sujeto con EHAC tenia 56 anos, estos resultados se ajustan a los reportados por Bellentani y col., quienes encontraron que el riesgo de desarrollar dano hepatico inducido por alcohol se acentua a partir de los 45 anos de edad para la EHANC y a partir de los 50 anos para la cirrosis hepatica (5,6). Por otro lado, las condiciones que resultaron ser factores de riesgo para EHA fueron: el consumo dependiente y el consumo de por vida de 300 kg o mas. Para la EHANC se encontro como unico factor de riesgo el consumo de por vida de 300 kg o mas. Al comparar estos resultados con los de Bellentani y col., se puede evidenciar que los individuos estudiados requieren de un consumo de alcohol de por vida mayor al que necesita la poblacion del noreste italiano para desarrollar EHA, ya que para ellos el riesgo se inicia a partir de un consumo de por vida de 100 kg de alcohol (6). Este hallazgo sugiere una mayor resistencia al efecto del alcohol en la poblacion estudiada. En conclusion, la prevalencia de EHA y EHANC, tanto en el total de consumidores como en los bebedores de alto riesgo, fue superior a la reportada internacionalmente, esto debido, probablemente, a la mayor frecuencia de consumo de alto riesgo en la poblacion estudiada. Por otro lado, los resultados de este estudio plantean la necesidad de desarrollar estudios analiticos observacionales, tipo cohorte o casos y controles, a fin de evaluar el riesgo superior que aparentemente demostraron los hombres sobre las mujeres y los factores determinantes de la mayor resistencia al efecto del alcohol demostrada por la poblacion estudiada.

Sirva esta seccion para agradecer a las siguientes personas: Dra. Damelis Daza, Coordinadora de la Unidad de Investigacion en Salud Publica del Decanato de Medicina de la UCLA, por su permanente apoyo durante la realizacion de este estudio. A las Doctoras Patricia Zeman y Claudina Rodriguez de Bonfante por la lectura critica de este manuscrito. A la TSU Mildred Ugel, por su valioso trabajo como transcriptora de la base de datos. A la Lic Masiel Rodriguez, por su excelente desempeno como administradora del proyecto. Al personal de salud de todos los ambulatorios visitados (medicos coordinadores y personal de enfermeria) por el apoyo prestado durante la ejecucion de esta investigacion. Este trabajo de investigacion fue subvencionado por el FONACIT. UCLA bajo el Codigo: PEM 20010022145.

1. O'Connor PG, Schottenfeld RF. Patients with alcohol problems. N Engl J Med. 1998;338(9):592-602. [ Links ]

2. Isaacson JH, Schorling JB. Screening for alcohol problems in primary care. Med Clin North Am. 1999;83(6):1547-1563. [ Links ]

3. Mann RE, Smart RG, Govoni R. The epidemiology of alcoholic liver disease. Alcohol Res Health. 2003;27(3):210-219. [ Links ]

4. Becker U, Deis A, Sorensen TIA, Gronbaek M, Borch- Johnsen K, Muller CF, et al. Prediction of risk of liver disease by alcohol intake, sex and age: A prospective population study. Hepatology. 1996;23:1025-1029. [ Links ]

5. Bellentani S, Tiribelli C, Saccoccio G, Sodde M, Fratti N, De Martin C, Cristianini G and The Dionysos Study Group. Prevalence of chronic liver disease in the general population of Northern Italy: The Dionysos Study. Hepatology. 1994;20:1442-1449. [ Links ]

6. Bellentani S, Saccoccio G, Costa G, Tiribelli C, Manenti F, Sodde M, and The Dionysos Study Group. Drinking habits as cofactors of risk for alcohol induced liver damage. Gut. 1997;41:845-850. [ Links ]

7. Mandayam S, Jamal MM, Morgan TR. Epidemiology of alcoholic liver disease. Semin Liver Dis. 2004;24(3):217-232. [ Links ]

8. Younossi Z. Epidemiology of alcohol-induced liver disease. Clin Liver Dis. 1998;2(4):661-671. [ Links ]

9. World Medical Association. Declaracion de Helsinki. [Documento en linea]. Disponible desde: http://www. wma.net/s/policy/b3.htm. Consultado: Diciembre 2003. [ Links ]

10. Babor TF, Higgins-Biddle JC, Saunders JB, Monteiro AG. AUDIT Cuestionario de identificacion de los transtornos debidos al consumo de alcohol. Pautas para su utilizacion en atencion primaria.(WHO/ MSD/MSB/01.6a.) Ginebra, Suiza: World Health Organization, 2001. [ Links ]

11. Consumer.es. EROSKI. El alcohol y sus riesgos. [Monografia en linea]. Disponible desde: http://www. consumer.es/web/es/alimentacion/salud_y_alimentacion/ adulto_y_vejez/2001/07/20/37186.php Consultado: 17/01/2002. [ Links ]

12. Sherlock S, Dooley J. Diseases of the Liver and Biliary System. 9na. edicion. Oxford; Blackwell Scientific Publications; 1992. [ Links ]

13. Rumack CM, Wilson SR, Charboneau JW. Diagnostico por Ecografia. 2da. edicion. Madrid (Espana): Marban Libros, S.L.; 2001. [ Links ]

14. Levitsky J, Mailliard ME. Diagnosis and therapy of alcoholic liver disease. Semin Liver Dis. 2004;24(3):233-246. [ Links ]

15. Yao-Chang L. Histopathology of alcoholic liver disease. Clin Liver Dis. 1998;2(4):753-763. [ Links ]

16. Tuyns AJ, Pequignot G. Greater risk of ascitic cirrhosis in females in relation to alcohol consumption. Int J Epidemiol. 1984;13:53-57. [ Links ]

pastilla para gastritis cytotec

Oriéntelos para hacer sus tareas.

Vean juntos la televisión, y comente con ellos el contenido de los programas, así como los libros o revistas que lean. De esta manera, les ayudará a resolver dudas que pueden surgir y evitará que se formen ideas equivocadas sobre los distintos problemas individuales y sociales.

No tenga temor de expresar su cariño a sus hijos. Esto los ayudará a sentirse seguros.

Todos necesitamos saber que somos importantes y apreciados. Haga que sus hijos lo sientan. No deje pasar la oportunidad de hacerles saber que los quiere y los respeta.

Comparta con sus hijos su tiempo libre. Muéstreles que hay muchas actividades recreativas, deportivas y culturales que pueden disfrutar juntos.

Recuerde que el cariño se opone a la disciplina. Ponga reglas adecuadas y vigile que se cumplan.

No lleve la disciplina a extremos rígidos. Sea firme, pero razonable y flexible.

Procure escuchar a sus hijos. Es muy importante que sepa sus inquietudes, sus problemas y sus logros.

Si a pesar de esto, en su hogar se presenta el problema de la fármaco dependencia, recuerde que en sus manos está apoyar a su hijo.

Conviene poner en práctica estas reglas elementales

Enfrentar decididamente el problema. Nunca negarlo.

No agredir a su hijo con hechos ni palabras.

Si el muchacho estudia buscar el apoyo de sus maestros.

MEDIDAS PREVENTIVAS CONTRA EL HÁBITO DE FUMAR

La ansiedad de fumar aparece en picos de diferente intensidad, los más fuertes suceden entre las 48/72 hrs. de estar sin fumar, debe de controlarlos con su fuerza de voluntad y con agua o jugos de fruta, a veces haciendo inhalaciones profundas de aire o con actividad física. El oxígeno es un buen tranquilizante de los nervios. Puede apoyarse en este período con complejos vitamínicos B.

Para reducir la demanda en el consumo del cigarrillo se debe:

ANÁLISIS DE LA ENCUESTA REALIZADA A ESTUDIANTES DE 9NO. DE BÁSICA Y 1º Y 2º DE CIENCIAS DIVERSIFICADO

Preguntas que debe contener la encuesta:

1.- ¿Consumes bebidas alcohólicas?

2.- ¿Sabes los efectos que produce consumir alcohol?

3.- ¿Eres adicto a las bebidas alcohólicas?

5.- ¿Sabes los efectos que produce fumar mucho?

6.- ¿Sabes que es un fumador pasivo?

7.- ¿En tu núcleo familiar existen fumadores y alcohólicos?

8.- ¿Reflexiona sobre el hábito de consumir bebidas alcohólicas y cigarrillos?

PREGUNTAS REALIZADAS A ALUMNOS DE 9NO. AÑO DE BÁSICA

Alcoholismo es un problema con consecuencias a largo plazo; este hecho es bien conocido. Las causas del problema son múltiples y comienzan con los genes y llevan las influencias sociales hasta los factores individuales. Aún asusta Alcohol La gente no se da por vencida y el alcoholismo se está extendiendo, con todas las consecuencias a largo plazo.

Ya con una simple intoxicación completa ocurren los primeros daños, que no se notan al principio. El cuerpo puede reparar este daño. Sin embargo, dos días de puro frenesí ya tienen un efecto físico. La habilidad de oler empeora. Coma beber en adolescentes ya daña el cerebro varias veces e incluso los cambios estructurales se pueden detectar utilizando técnicas de imagen. El daño ocurre no solo en el cerebro en sí, sino en todo el cuerpo. Millones de células mueren de esta manera.

Un número que suena alto, pero no causa daño permanente cuando se usa una vez. Con cada frenesí, que ocurre a diario en el alcoholismo, mueren más células y daños que podrían repararse inicialmente, permaneciendo con un daño cada vez mayor. Esa es precisamente la razón de las consecuencias a largo plazo. El daño es tan grande que el cuerpo no puede arreglarlo. Por lo tanto, los órganos ya no funcionan bien y se reducen varias funciones vitales.

A menudo, los efectos a largo plazo del alcoholismo son una combinación. No solo el alcohol en sí mismo causa problemas. Además, la dieta a menudo no es suficiente y amplifica los problemas además. Primero, el hígado se vuelve gordo, luego puede inflamarse y causar ictericia. Por la muerte de las células, el órgano solo puede filtrar insuficientemente las toxinas, que luego permanecen en el cuerpo. Las células muertas son reemplazadas por tejido conectivo, que ya no puede realizar la desintoxicación. Al final es la cirrosis hepática, que conduce a la muerte del alcohólico. Los efectos se pueden ver temprano. Muchos alcohólicos repentinamente beben solo una o dos cervezas al día. Eso significa que no hay mejora de la condición.

Por el contrario, el hígado ya no descompone el alcohol y el cuerpo ahora requiere menos reposición para mantener un nivel suficiente. Además, el páncreas también se inflama y puede conducir a la diabetes. El inicio de la inflamación de la mucosa gástrica es doloroso pero menos dramático. Mucho más dramático, sin embargo, es la inflamación del músculo cardíaco, que a menudo se desarrolla durante el alcoholismo. Y también los nervios pueden encenderse. Esto a menudo causa síntomas tales como entumecimiento, que comienza en las piernas y luego se extiende a todo el cuerpo. El daño adicional es la disminución de las hormonas sexuales. Esta es también una complicación casi inevitable del alcoholismo. Y varios tipos de cáncer, como el cáncer de esófago, son una consecuencia común a largo plazo.

Los más conocidos son el daño cerebral. Son causados ​​por la muerte constante de las células en el cerebro. El daño se reconoce muy tarde. El cerebro comienza a reducirse debido a la disminución de la cantidad de células. El rendimiento mental se pierde y a menudo desarrolla una alteración de la concentración, la atención y la memoria. Si demasiadas células cerebrales han muerto, también puede conducir a la demencia.

Una oportunidad de detener el proceso, solo existe cuando no se bebe alcohol. Un reclamo que está en oídos sordos en el alcoholismo. Si la demencia es muy pronunciada, entonces el daño del cuerpo difícilmente puede ser reparado.

Estos consultores se especializan en el tema actual y están felices de asesorarlo.

La directora general de la OMS durante la Asamblea. (Foto: AP)

donde puedo comprar una cytotec

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Quistes en el hígado: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo ya que lleva a cabo importantes funciones; una de ellas es la limpieza de nuestro organismo. Cuando el hígado no funciona bien probablemente nos veamos cansados, tengamos dolor de cabeza y otros síntomas que afectan nuestra salud diaria. Existen alimentos que ayudan a depurar el hígado en forma natural, y que debes consumir si tienes síntomas asociados a un mal funcionamiento de este órgano.

Si de desintoxicar el cuerpo se trata, uno de los órganos que debe funcionar bien es el hígado que, junto con los riñones, se encargan de sacar de nuestro cuerpo las toxinas. El hígado tiene un arduo trabajo, ya que recibe todas las toxinas que circulan en nuestra sangre y es el encargado de descomponerlas para su posterior desecho. Si este órgano no funciona bien no podrá resolver efectivamente su función, por lo que las toxinas quedarán dando vueltas por nuestro cuerpo.

Algunos de los síntomas más usuales de que nuestro hígado está sobrecargado nos darán la pauta de que debemos actuar rápido:

-náuseas luego de comer o al levantarse

-piel amarillenta (ictericia)

-dolor de cabeza frecuente

-sensación de boca "pastosa"

-picazón en el cuerpo (ya que las toxinas están circulando por la sangre y no pueden salir)

Si estos síntomas se presentan es imprescindible acudir al médico para una correcta valoración. Mientras tanto hay algunos consejos y remedios caseros que pueden ayudarnos a paliar los síntomas y depurar nuestro organismo de forma natural.

Es fundamental y primordial beber gran cantidad de agua. Es lo primero que depurará no sólo nuestro hígado sino todo el organismo.

El té verde es un excelente desintoxicante. Ayuda sobre todo a quienes padecen de hígado graso, ya que ayuda a depurar correctamente las grasas acumuladas.

Cebolla, coliflor, brócoli y ajo son verduras aliadas a la hora de limpiar el hígado gracias a su componente llamado alicina, que ayuda a desintoxicar las toxinas ambientales, incluyendo medicamentos y pesticidas.

Son dos alimentos especiales y muy beneficiosos para la limpieza del hígado. Ayudan en las digestiones lentas y activan la producción y secreción de la bilis. Existen preparados en farmacias con estas sustancias, para quienes no consiguen estas plantas de forma natural.

Espinacas,acelga, rúcula, entre otras, son una buena opción para ayudar al hígado a trabajar mejor, ya que absorben las toxinas y contribuyen a su correcta eliminación.

Debido a su gran aporte de flavonoides, estimula la función hepática. Sus beneficios para purificar y desintoxicar el hígado se deben principalmente a sus contenidos de antioxidantes, que tienen la capacidad de combatir los radicales libres del cuerpo, los cuales, podrían causar enfermedades. Además, contiene un número de sustancias importantes como betalaína, fibra, hierro, betacianina, y ácido fólico.

Si le aportamos los nutrientes esenciales, nuestro cuerpo es capaz de purificarse por sí mismo. Sin embargo es importante estar alertas a los síntomas de un mal funcionamiento de este órgano y poder actuar de inmediato para no alterar el equilibrio de nuestra salud.

Los quistes en el hígado, también llamados quistes hepáticos, son unos sacos que pueden estar vacíos o llenos de líquido y que se localizan en el tejido del hígado. Las causas de su aparición pueden ser varias y, generalmente, son benignos y no comportan problemas de salud de gravedad. No obstante, se debe hacer un seguimiento médico de los mismos, ya que si aumentan de tamaño considerablemente pueden llegar a alterar las funciones hepáticas y provocar una sintomatología específica. Así mismo, se debe comprobar en todo momento que ninguno de esos quistes puede derivar en un tumor maligno. En el siguiente artículo de ONsalus, vamos a explicar cuáles son los síntomas y el tratamiento médico y natural de los quistes en el hígado.

Las causas de los quistes en el hígado no son del todo conocidas, pero los especialistas han señalado que, en ocasiones, estos sacos llenos de líquido podrían tener un origen genético y, en otras, ser consecuencia del padecimiento afecciones o enfermedades concretas. A continuación, detallamos cuáles pueden ser las posibles causas de los quistes hepáticos:

  • Anomalías en los conductos biliares (quistes de colédoco).
  • Enfermedad de Caroli.
  • Fibrosis hepática congénita.
  • Insuficiencia renal.
  • Enfermedad infecciosa causada por el parásito Echinococcus granulosus. En este caso, se denominan quistes hidatídicos.
  • Poliquistosis hepática.
  • Cistoadenoma.
  • Mal funcionamiento del bazo o la vesícula.
  • Aneurismas intracreaneales.

Generalmente, la mayoría de quistes hepáticos son benignos, de reducido tamaño y no ocasionan síntomas en el paciente. Sin embargo, cuando los quistes tienen un tamaño mayor y superan los 5 cm de diámetro provocan un daño considerable en el tejido del hígado y causan una sintomatología específica alterando las funciones normales de este órganos. Los síntomas de quistes en el hígado que se pueden presentar son los que enumeramos seguidamente:

  • Dolor e inflamación en la zona superior derecha del abdomen.
  • Ictericia: coloración amarilla en la parte blanca de los ojos y la piel.
  • Náuseas y/o vómitos.
  • Pérdida de apetito.
  • Sensación de llenura.
  • Malestar e irritabilidad.

A pesar de que es poso frecuente, una de las complicaciones de esta condición es la denominada hemorragia intraquística, la cual puede ocasionar un dolor abdominal muy intenso y que el quiste ovárico aumente de tamaño.

Cuando los quistes en el hígado son simples y no provocan síntomas en el paciente, no es necesario iniciar un tratamiento médico específico. De todos modos, el médico puede recomendar la realización de pruebas de imagen para comprobar si ha habido cambios en el tamaño de los quistes y para asegurar que no tienen un carácter maligno.

Aquellos quistes que son de mayor tamaño y que provocan síntomas en el paciente o que pueden suponer algún tipo de complicación mayor, sí requerirán de un tratamiento médico concreto. El mismo se determinará en función de cuál sea la causa subyacente y de los síntomas que se presenten. Los procedimientos o tratamientos a los que se puede recurrir son:

  • Cirugía en caso de quistes que provocan síntomas o presentan complicaciones, como hemorragia, infección, rotura, etc. Son varias las técnicas quirúrgicas que se pueden emplear y el especialista indicará cuál es la mejor opción para cada caso: fenestración, resección hepática, tratamiento percutáneo, etc.
  • En el caso de quistes hidatídicos, se administrarán medicamentos antiparasitarios durante un periodo de tiempo determinado.
  • Administración de medicamentos antibióticos en el caso de quistes que se hayan infectado.

El tratamiento médico puede complementarse con el tratamiento natural para quistes hepáticos. En este sentido, son varios los remedios naturales y las medidas que pueden ayudar a mejorar la salud hepática y el funcionamiento de este órgano, contribuyendo a su limpieza y desintoxicación. Veamos cuáles son los más efectivos e importantes.

  • Tomar 2 tazas de alguna infusión elaborada con plantas medicinales que estimulen las funciones hepáticas y prevengan la recurrencia de este tipo de quistes. Las mejores alternativas son plantas como el boldo, el cardo mariano, el diente de león o la salvia. Mostramos más opciones en el artículo Plantas medicinales para el hígado.
  • Tomar 1 cucharada pequeña de aceite de oliva virgen extra mezclada con 3 gotas de jugo de limón por las mañanas es excelente para desintoxicar el hígado de forma natural. Se aconseja consumir esta preparación unos 30 minutos antes de desayunar.

Es importante reducir el estrés diario y eliminar las tensiones acumuladas, ya que estas influyen muy negativamente en la salud de todo el organismo, incluido el hígado. Por lo tanto, el estrés, el nerviosismo y la ansiedad son condiciones que pueden aumentar el riesgo de sufrir de enfermedades hepáticas. En el siguiente artículo de ONsalus, mostramos algunas buenas técnicas para reducir el estrés.

A pesar de que la mayoría de quistes hepáticos tienen un origen genético, hay algunas medidas de prevención que se pueden adoptar para evitar los quistes que, por el contrario, son causados por infecciones parasitarias:

  • No tocar ni besar a perros que no hayan sido desparasitados o vacunados, pues el parásito Echinococcus granulosus suele ser común en los cánidos.
  • Vacunar a nuestros perros.
  • Lavar la verdura y la fruta antes de consumirla.
  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Beber siempre agua embotellada.

La alimentación también tiene un papel muy importante en caso de presentar quistes hepáticos, pues hay una serie de alimentos que son excelentes para mejorar la salud del hígado, favorecer su limpieza y evitar que las lesiones en este órgano empeoren. Se debe seguir una dieta sana y equilibrada en la que no falten alimentos como los siguientes:

  • La endoscopia superior

Tratamiento Candidiasis Madrid
Infección
intestinal cronica por Candidas.

Levaduras, mohos y hongos son organismos unicelulares que están siempre presentes en el medio ambiente. Los beneficiosos incluyen la levadura de cerveza, levadura de panadería y la levadura nutricional. Muchos otros son beneficiosos también, y se utilizan en la industria y en nuestros cuerpos para producir varias vitaminas, por ejemplo, ademas de otras sustancias beneficiosas.

En pequeñas cantidades, muchas levaduras son inofensivas. Sin embargo, en las condiciones adecuadas, algunas de ellas, como la Candida albicans, con crecimiento excesivo se convierten en patógenas. Segregan sustancias químicas muy tóxicas en nuestro cuerpo como el alcohol y el acetaldehído, y puede causar o contribuir a una amplia gama de malas condiciones de salud.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aumento de las infecciones por Candida intestinal en la sociedad actual

Hoy levadura intestinal es aún más problematica que en el pasado debido a que:

1. Azúcares y carbohidratos en la dieta. Mucha gente consume mucho trigo en exceso, azúcar, frutas, jugos, y almidones que alimentan la Candida en los intestinos. En otras palabras, estos alimentos tienden a descomponerse o contienen azúcares, que son los alimento natural para las levaduras intestinales.

2. Antibióticos. Esta clase de medicamentos favorece el crecimiento de los hongos y son masivamente prescritos en exceso para muchas condiciones de acné, resfriados y las gripes. Los residuos de antibióticos también se encuentran hoy en el agua potable, y en el suministro de alimentos.

3. La toxicidad de cobre. Esto también favorece la proliferación de levaduras y es muy común. Se discute en detalle más adelante, como también las otras causas.

4. La toxicidad del mercurio. Existen pruebas de que algunas de las levaduras pueden crecer para proteger realmente al cuerpo de la intoxicación por mercurio, que es muy común en la mayoría de la gente.

5. Debilidad o tóxicos para el hígado o congestión hepatica. Esto favorece el sobrecrecimiento de levadura, porque causa problemas en el hígado y disminuye la secreción de bilis ademas de otras anomalías biliares, que en particular ayudan a controlar muchos microorganismos dañinos en los intestinos.

6. Una condición extremadamente yin del cuerpo. Una calidad más yin del cuerpo favorece el crecimiento de la Candida. Esto también es muy común hoy en día, especialmente entre aquellos que comen azúcares y frutas, entre los vegetarianos, y entre aquellos con mala salud.

Muchas infecciones por hongos tienden a ser “frías” como las condiciones yin. Ellos no tienden a producir fiebre alta, por ejemplo, y están más asociados con la fermentación y la putrefacción de la materia muerta o de la carne, que tiende a ser frío, o más fría que la carne saludable que es atacado más por ciertas bacterias y virus.

7. Las deficiencias de minerales. Entre los más importantes son el zinc y el selenio. Sin embargo, hoy en día el suministro de minerales por los alimentos tiende a ser bajo en decenas de traza y minerales ultratrazas críticos. Comer los alimentos refinados de cualquier tipo es casi una garantía de que una persona se verá seriamente mineral deficientes. Es por eso que todo el mundo hoy se merece algas kelp.

Factores de riesgo para padecer infección por Candida

1. Mujeres. Las mujeres son mucho más afectadas que los hombres, quizás porque las mujeres tienen más dificultades con el desequilibrio de cobre que los hombres. Además, las mujeres tienen una tasa de oxidación más lenta, en general, y esto puede desempeñar un papel importante. Además, las mujeres utilizan pastillas para el control de la natalidad y el DIU de cobre que puede alterar el metabolismo del cobre y causar otros problemas que pueden contribuir al problema.

2. Vegetarianos. Esto puede deberse a que los vegetarianos están casi todos bajos en zinc, que se encuentra casi exclusivamente en las carnes y los huevos. Como resultado, se acumulan más cobre en el cuerpo. Además, los alimentos de proteínas vegetarianas como las nueces, semillas y granos son más altas en el cobre y el más bajo en zinc. Además, las dietas vegetarianas son mucho más yin que las dietas con más carne. Además, en mi experiencia, a los vegetarianos les falta muchos otros nutrientes que se encuentran en las carnes y los huevos.

3. Bebés. Algunos bebés tienen problemas de hongos debido a que son alimentados con dulces, sobre todo. La leche tiene un poco de azúcar, pero esto solo no suele ser la causa. El muget es una forma de infección por hongos que afecta a la boca, que es a menudo debido por a alimentar a los niños con los zumos de fruta bebés, por ejemplo, o con la leche pasteurizada en vez de leche materna. La leche con chocolate es un producto horrible para los bebés, o para cualquier otra persona, para el caso.

4. Si uno come de azúcar en absoluto, o cualquier otra fruta o jugos dulces de todo tipo. La razón de esto se explica en la sección anterior.

5. Las personas con desequilibrio de cobre. Desafortunadamente, esto incluye la mayoría de la gente hoy en día. Si el desequilibrio de cobre es grave, el problema es mucho peor y, a menudo no va a desaparecer hasta que el metabolismo del cobre se corrija con un programa de equilibrio nutricional. No es sólo una cuestión de “la reducción del cobre”, como muchos médicos creen. Es más complejo. El cobre es uno de los combatientes naturales del cuerpo de la Candida. De hecho, los compuestos de cobre que se utilizan en cultivos como el sulfato de cobre, y en piscinas y bañeras de agua caliente, a veces, ayudan al control de la levadura y el crecimiento de hongos.

Síntomas de sobrecrecimiento Candida albicans

Los síntomas van desde fatiga crónica y depresión a los dolores de cabeza, hinchazón, gases y tal vez dolor u opresión en y entre la zona del omóplato. La Candida también pueden contribuir a la confusión mental, cambios de humor, pérdida de memoria, picazón, dolor en las articulaciones, indigestión, úlceras, la mayoría de los condiciones del seno y el cáncer sin duda también.

Los trastornos del aprendizaje y la conducta a menudo se deben en parte a la infección por cándida, sobre todo en los niños que comen mucha azúcar. La Cándida crónica también pueden contribuir al síndrome del intestino irritable, colitis, intolerancia a los alimentos, la acidez y la enfermedad por reflujo gástrico ácido. Una de las formas de candida es invasiva, se esconde en los órganos del cuerpo y puede ser mortal. Como la Candida Albicans produce alcohol y acetaldehído, también pueden contribuir a muchas otras disfunciones sutiles, como la toxicidad general, la disfunción del hígado, deficiencias de nutrientes y mucho más.

Algunos profesionales la culpan de la mayoría de las enfermedades a la cándida. No me parece que este es el caso. Sin embargo, crecimiento excesivo del candida es muy común y un contribuyente importante a la mala salud.


Más detalles sobre las causas de Candida

1. Candida es una oportunista. Candida albicans es siempre una infección oportunista. Esto significa que este microorganismo se encuentra comúnmente en los alimentos, utensilios de cocina, platos usados ​​para comer, e incluso en el aire que respiramos. No le molesta si tu cuerpo es fuerte y saludable. Sin embargo, se afianza y crece con facilidad en los intestinos y otras partes del cuerpo cuando se está fuera de balance. Esto es lo que se entiende por una infección oportunista. También tiende a desaparecer de forma automática sin necesidad de tratamiento cuando el cuerpo se vuelve a poner en un mejor equilibrio.

Muchas infecciones son oportunistas de esta manera, pero en especial Candida albicans.

2. Desequilibrio de cobre. El cobre es esencial para las enzimas que producen energía en el sistema de transporte de electrones de la mitocondria. Este sistema favorece lo que se llama el metabolismo aeróbico o a base de oxígeno, que es el metabolismo normal de los seres humanos. La Candida, por el contrario, florece en un medio ambiente anaeróbico. Este es un tipo diferente de metabolismo en el que se utiliza el azúcar como combustible para las mitocondrias y menos oxígeno.

El cobre se utiliza en el cuerpo humano como un agente con actividad natural anti-candida, en parte porque el cobre favorece el metabolismo aeróbico, que tiende a retardar el crecimiento de la levadura. De hecho, el cobre también se utiliza en muchas industrias para retardar el crecimiento de la levadura. Por ejemplo, los agricultores utilizan el sulfato de cobre spray en frutas y verduras para matar la levadura y el moho. Los departamentos de agua pueden añadir compuestos de cobre para el agua potable por la misma razón. El cobre puede ser añadido a las piscinas y bañeras de agua caliente para el control de la levadura.

Sin embargo, el cobre debe estar en una forma biodisponible en el cuerpo para ser utilizado correctamente. Este es un tema complejo. Sin embargo, la biodisponibilidad depende de factores tales como la valencia de los minerales, el isótopo del mineral, el compuesto que se encuentra, la capacidad del cuerpo para transportar el mineral, y tal vez otros factores.

Por qué el cobre se convierte en biodisponible.

Dr. Pablo Eck, mi maestro, así como otros investigadores encontraron que un factor que disminuye la disponibilidad de cobre está en mal funcionamiento en las glándulas suprarrenales. Esto puede conducir a la ceruloplasmina baja o baja metalotioneína. La ceruloplasmina y metalotioneína del cobre son proteínas de transporte. Con la actividad suprarrenal baja, el cobre puede no estar debidamente sujeto a transporte y por lo tanto, pueden ser menos disponibles para el cuerpo. En efecto, me parece que hasta que la actividad suprarrenal mejora, la candida será difícil de controlar. Cuando las glándulas suprarrenales y la actividad glandular tiroidea se normaliza, muchas veces desequilibrio de cobre y problemas de hongos desaparecen por sí solos sin necesidad de tratamiento específico.

Los medicamentos y el cobre. Algunos medicamentos que se sabe que hacen agravar los problemas de candida pueden hacerlo al interferir con el metabolismo del cobre. Por ejemplo, las píldoras anticonceptivas, los parches y los DIU afectan el metabolismo del cobre. Algunos antibióticos actúan mediante la eliminación de cobre en el hígado. La terapia hormonal con esteroides disminuye la actividad de las glándulas suprarrenales que hace que el cobre este menos biológicamente disponible en algunos casos. Todos ellos pueden causar o agravar la infección crónica por cándida.

El desequilibrio del cobre es más frecuente en las mujeres, que también tienden a tener una actividad mucho más lenta la glándula suprarrenal que los hombres. Las razones para esto son varias. Por ejemplo, el cobre y los niveles de estrógeno tienden a estar correlacionados entre sí y las mujeres tienen más estrógeno que los hombres, en general. El temperamento femenino también puede ser un factor.

porque no me funcionan las pastillas cytotec

Una botella de champagne contiene 40 kilogramos de presión por cada 5 centímetros cuadrados. Cuando el corcho sale disparado puede alcanzar los 90 kilómetros por hora.

En la década de 1920 la importación y consumo de alcohol fue prohibida por la llamada Ley Seca, o Ley de Volstead, en Estados Unidos. La restricción fue impulsada por el entonces presidente Woodrow Wilson. La enmienda fue derogada en 1933.

Para disimular el alcohol de pésima calidad que se podía conseguir en el mercado negro, los barmans comenzaron a mezclarlo con jugos de frutas y especias aromáticas como la menta y el romero.

Con un increíble promedio anual de 150 litros per cápita, los checos son los principales bebedores de cerveza del mundo. Dejan atrás a los irlandeses y alemanes, tradicionalmente considerados «cerveceros».

Se trata de la Brewmeister - Snake Venom. Es de origen escocés y tiene más de 13 veces la graduación alcohólica de una cerveza común.

Además de los múltiples problemas físicos que tra aparejado el consumo excesivo de alcohol, el alcoholismo es una enfermedad psiquiática. Esto se debe a la alta dependencia que genera con el paso del tiempo y a los trastornos psicológicos asociados al estado de embriaguez.

La reputación del Churchill como un gran bebedor se remonta a un episodio problemático con el alcohol durante la guerra de los Bóeres en 1899 donde era corresponsal para el Morning Post de Londres.

Además de la guerra que desató y los más de seis millones de judíos, negros, gitanos y homosexuales que exterminó, Aldolf Hitler es mundialmente conocido por ser vegetariano y abstemio.

Los científicos sugieren en que en un momento dado del tiempo, el 0,7% de la población mundial se encuentra en estado de embriaguez.

Interesantes curiosidades sobre las bebidas alcohólicas, ¿no? ¿Sabías que se podía encontrar en el espacio exterior? ¿Sabías que lo puedes encontrar en casi cualquier fruta? ¿Qué datos agregarías a esta lista?

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central. Actúa en muchos lugares del cuerpo, como la formación reticular, la médula espinal, el cerebelo y la corteza cerebral, así como en muchos sistemas neurotransmisores.

En el sistema nervioso central, el alcohol interviene en los procesos en los que ciertas células nerviosas reciben órdenes para activarse o excitarse. Igualmente, estimula los procesos por los que determinadas células nerviosas disminuyen su actividad. Así, el alcohol actúa como un inhibidor bioquímico no específico de la actividad del sistema nervioso central, y por eso entre los efectos del consumo de alcohol están la relajación o la reducción de la ansiedad.

La dependencia al alcohol (alcoholismo), también llamada alcoholismo, es una forma crónica de abuso de alcohol que tiene efectos fisiológicos, de conducta y cognitivos: cuando se toma alcohol repetidamente, y durante un periodo de tiempo prolongado, el cerebro se adapta a su uso, esto es, el cuerpo se vuelve tolerante al alcohol y depende de él para mantener algunas de sus funciones.

Esta adaptación del cerebro al alcohol significa que cada vez es menos sensible a los efectos del consumo, por lo que la dosis debe incrementarse gradualmente para obtener el mismo efecto de las primeras ingestas de alcohol. A medida que las neuronas se van adaptando a dosis cada vez más altas de esta sustancia, funcionan de forma aparentemente normal a pesar de estar “bañadas” en alcohol. En este estado, cuando el efecto de una dosis apenas ha desaparecido, puede haber ya causado efectos severísimos en el comportamiento, o incluso la muerte. En definitiva, se ha desarrollado una tolerancia al alcohol.

La dependencia, que se acompaña normalmente de la tolerancia, se vuelve manifiesta y, por tanto, puede ser observada cuando hay una abstinencia en el consumo de alcohol. Cuando una sustancia adictiva se administra repetidas veces en un intervalo que produce tolerancia, el cerebro se adapta a la presencia de la droga (es decir, hay una neuroadaptación). La normalidad aparente de las funciones cerebrales enmascaran así un cambio neuroquímico subyacente que sólo se manifiesta si se deja de consumir el alcohol bruscamente, ya que con la interrupción del consumo emergen los desórdenes cerebrales, conocidos como síndrome de abstinencia. Así, se experimentan síntomas como estallidos de actividad eléctrica en el cerebro, convulsiones y a veces fenómenos psicóticos como alucinaciones, que hacen evidentes los cambios cerebrales que permanecían ocultos mientras se bebía. Los síntomas de esta abstinencia desaparecen al volver a consumir alcohol, y este hecho es el que hace que sea duro para los dependientes al alcohol dejar de consumirlo, porque saben que al beber de nuevo sentirán un alivio inmediato de los síntomas. Pero este alivio significa que su organismo ya solo funciona “normalmente” con la presencia del alcohol, es decir, se ha vuelto dependiente del alcohol.

A menudo la dependencia del alcohol no se detecta durante años. La facilidad con que se consiguen las bebida alcohólicas y la manera en que se consumen (las pautas sociales) parecen ser factores importantes en la probabilidad de que una persona llegue a ser dependiente del alcohol. Pero también puede haber un componente genético, porque en algunas familias el alcoholismo se repite entre varios de sus miembros. De todas formas, no hay seguridad de que estas repeticiones no sean consecuencia de comportamientos aprendidos.

En resumen, la dependencia al alcohol… Es un estado por el que un organismo sólo funciona “normalmente” si hay presencia de alcohol en él, y que se manifiesta en forma de alteraciones psíquicas cuando se deja de consumir alcohol (síndrome de abstinencia)

El diagnóstico de dependencia al alcohol (Alcoholismo) se puede hacer si se han experimentado o manifestado alguna vez durante el último año tres o más de los siguientes síntomas:

  • Estrechamiento del repertorio personal de pautas de consumo de alcohol (por ejemplo, beber sólo una marca o tipo de bebida alcohólica, o tendencia a beber alcohol de la misma manera los días laborables y los fines de semana a pesar de las limitaciones sociales que marcan cuál es la conducta apropiada para beber).
  • Beber cantidades excesivas de alcohol de manera frecuente.
  • Ajustar el comportamiento a la búsqueda de alcohol (ir únicamente a eventos sociales donde se beba, o salir sólo con personas que beban).
  • Incapacidad de limitar el consumo de alcohol a pesar de la aparición de complicaciones médicas, psicológicas o sociales.
  • Abandono progresivo de intereses o diversiones alternativas a las ligadas al consumo de alcohol.
  • Incremento del tiempo necesario para tomar alcohol o para recuperarse de sus efectos.
  • Tolerancia al alcohol: tener que beber cada vez más alcohol para conseguir los mismos efectos. Mayores dosis de alcohol son necesarias para conseguir los efectos que antes se conseguían con dosis más pequeñas (ejemplos claros de tolerancia se pueden ver en personas dependientes del alcohol que pueden tomar dosis diarias suficientes para incapacitar o matar a consumidores no tolerantes).
  • Síntomas de abstinencia: experimentar síntomas físicos después de pasar un periodo corto de tiempo sin beber. Entre estos síntomas encontramos ansiedad, agitación, dolor de cabeza, alteraciones auditivas, nauseas y vómitos, “nublamiento” sensorial, ataques, delirio, alteraciones táctiles, diaphoresis, temblores, signos vitales elevados o alteraciones visuales.
  • Beber para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia (por ejemplo beber para parar los temblores o para “curar” una resaca).
  • Volver a beber después de un periodo de abstinencia (haber decidido dejar de beber y no haberlo conseguirlo).
  • Ser consciente, subjetivamente, de la compulsión por beber alcohol (se admita a otros o no).

Las personas que han desarrollado dependencia del alcohol requieren generalmente ayuda externa para dejar de beber, que normalmente incluye desintoxicación y tratamiento médico, es decir, ingresar en un centro de rehabilitacion para alcoholicos.

Los efectos físicos del alcohol a largo plazo son:

  • Pancreatitis o inflamación del páncreas.
  • Enfermedades del corazón, entre ellas enfermedad coronaria.
  • Neuropatías o daños en los nervios.
  • Varices sangrantes en el esófago, o venas dilatadas en el tubo que conecta la traquea y el estómago.
  • Degeneración cerebral y neuropatía alcohólica.
  • Cirrosis del hígado, una enfermedad crónica que causa la destrucción de las células y la pérdida de la función del hígado.
  • Presión sanguínea alta.
  • Incremento de la incidencia de muchos tipos de cáncer, entre ellos el de mama.
  • Deficiencias nutricionales.

Los problemas de salud mental también son comunes cuando hay alcoholismo, con el riesgo de que un problema mental puede conducir o reforzar a otro diferente.

La depresión es una causa frecuente de alcoholismo, ya que, una persona deprimida busca la manera de salir de sus problemas o un alivio a su insomnio. Desafortunadamente, el propio alcohol es un depresivo, por lo que el problema, lejos de disminuir, se complica. Otros problemas psíquicos producto de la dependencia al alcohol son:

  • Síndrome de Wernicke-Korsakoff’s, un desorden neuropsiquiátrico causado por la deficiencia de tiamina, como consecuencia de las carencias nutricionales en alcohólicos.
  • Deterioro de la memoria.
  • Déficit de atención.

Por ultimo, la dependencia al alcohol produce daños significativos en otros ámbitos de la vida como el ocupacional, social e interpersonal (como, por ejemplo, disfunción sexual).

Dada la magnitud de esta enfermedad y las implicaciones de todo tipo, la rehabilitacion de alcoholismo debe realizarse en las mejores condiciones posibles. En las clínicas de desintoxicación de alcoholicos, el paciente cuenta con todos los recursos necesarios para conseguir una rehabilitacion completa. Mediante este tratamiento avanzado es posible la rehabilitacion del alcoholico y su recuperación personal y social.

Probablemente usted esté cansado de leer las mil y una noticias de tonterías o accidentes que la gente provoca cuando está bajo los efectos del alcohol y que su consumo es dañino para la salud. Sin embargo, ¿sabía usted que, dejando de lado sus efectos negativos, este compuesto tiene algunos bene

Probablemente usted esté cansado de leer las mil y una noticias de tonterías o accidentes que la gente provoca cuando está bajo los efectos del alcohol y que su consumo es dañino para la salud. Sin embargo, ¿sabía usted que, dejando de lado sus efectos negativos, este compuesto tiene algunos beneficios para el ser humano? Son al menos siete y se los presentamos a continuación:

Previene enfermedades del corazón: Se dice que los antioxidantes en el vino tinto ayudan a la salud del corazón y el sistema cardiovascular. Las personas activas, que consumen por lo menos una bebida alcohólica a la semana, tienen un 50% menos de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca que una persona que se pasa todo el día frente al televisor.

Aumenta el colesterol 'bueno': La cerveza y el vino pueden aumentar el nivel de lipoproteínas de alta densidad (HDL, en inglés) que son capaces de retirar el colesterol de las arterias y transportarlo de vuelta al hígado para su excreción, lo que ayuda a evitar enfermedades como la arteriosclerosis. Sin embargo, hay que tener cuidado con las calorías de la cerveza, especialmente las de las oscuras; el abdomen podría sufrir las consecuencias.

Reduce la artritis: El alcohol puede disminuir considerablemente las posibilidades de contraer artritis en la vejez. Sin embargo, su consumo excesivo pude aumentar el riesgo de desarrollar la osteoporosis. Así, mientras una copa de vino puede evitar el dolor persistente de los huesos, también puede volverlos más propensos a romperse como ramitas. La solución: un 'ruso blanco', un cóctel de vodka con leche, que podría ayudar a los huesos de las dos maneras.

Aumenta la fibra: Al derivar de granos, la cerveza es realmente una fuente de buena fibra dietética, buena para aliviar algunos problemas de estreñimiento, hemorroides, diverticulosis y síndrome de intestino (colon) irritable. De hecho, medio litro (unas dos tazas) de cerveza puede proporcionar más de un cuarto de su ingesta diaria necesaria de fibra. Pero tenga cuidado, demasiada fibra puede conducir a visitar el inodoro más veces de lo debido.

Previene ciertos tipos de cáncer: Así es, incluso una amenaza de recaída y muerte por ciertos tipos de cáncer se puede reducir con unos pocos pero generosos tragos de vino. Para ser específicos, la enfermedad de Hodgking y el cáncer de riñón podrán ser combatidos, incluso se podrán prevenir, con un poco de vino tinto.

Previene enfermedades neurológicas: Según algunos estudios, tomar un poco de alcohol de vez en cuando puede ayudar a prevenir el mal de Alzheimer y accidentes cerebrovasculares. Las proteínas de las vainas de mielina, que ayudan a proteger las vías neurológicas en el sistema nervioso, responden positivamente al alcohol. Por supuesto, el exceso provoca la muerte de las células del cerebro, por lo que una vez más, la moderación es la clave.

Salva vidas: Así es, pero de una manera muy particular. En caso de que, por alguna razón, llegara a ingerir anticongelante, una maratón de tragos de vodka o whisky puede salvarle la vida. ¡Es verdad! El alcohol actúa anulando los efectos peligrosos del etilenglicol, el componente principal en los anticongelantes.

Ojo: Estos resultados no se aplican para ex alcohólicos. La única manera para que el alcohol pueda beneficiar a la salud es continuar absteniéndose. Asimismo, con este artículo no le estamos diciendo que vaya ahora mismo y se tome una botella de vino a boca de jarro. La clave para obtener estos beneficios es la moderación, pero incluso hasta un consumo moderado de bebidas alcohólicas podría tener repercusiones en algunos de sus órganos. ¡Beba con responsabilidad!

El consumo excesivo de alcohol provoca problemas sanitarios y sociales. La mortalidad debida a este exceso en la ingesta de alcohol es alta, especialmente entre los hombres jóvenes.

El consumo excesivo de alcohol, no sólo aumenta el riesgo de enfermedad hepática, sino que también es responsable de tumores malignos, accidentes, violencia y problemas sociales.

¿Cuándo consideramos que existe un consumo excesivo de alcohol? A esta pregunta no se puede contestar de forma categórica. El único límite que es seguro para todos es el de la abstinencia, dado que cada persona y cada circunstancia son únicas. En adultos, y sólo como orientación general, existen unos límites de consumo considerados seguros internacionalmente y que cada vez tienden a ser más restrictivos. En hombres sanos no superar los 30 gramos de alcohol/d y en las mujeres sanas, no superar los 20 g/d. Para desarrollar una enfermedad hepática es necesario un consumo diario de alcohol de entre 30-60 g/d en los varones y de 20-40 g en las mujeres durante un período mayor a 10 años. Lógicamente el riesgo aumenta a medida que aumentamos los gramos de alcohol ingerido. Afortunadamente, sólo un 15-40 % de las personas que tienen este consumo excesivo de alcohol progresan a enfermedad hepática avanzada, la gran mayoría sólo desarrollarán esteatosis hepática simple o «hígado graso» que es una situación reversible al abandonar la ingesta.La cirrosis hepática se ve sólo en una minoría de las personas con alto consumo de alcohol; menos de 10% de los que beben más de 120 g de alcohol al día tienen cirrosis.

Actualmente, no existe una cura para la enfermedad de Parkinson, pero a veces los medicamentos o la cirugía pueden mejorar los síntomas motores.

Los medicamentos para la enfermedad de Parkinson comprenden tres categorías. La primera categoría incluye medicamentos que incrementan el nivel de dopamina en el cerebro. Los medicamentos más comunes para la enfermedad son precursores de la dopamina, sustancias como levodopa que cruzan la barrera hematoencefálica y luego cambian a dopamina. Otros medicamentos imitan a la dopamina o previenen o retrasan su descomposición.

La segunda categoría de medicamentos para la enfermedad de Parkinson afecta a otros neurotransmisores en el organismo con el fin de aliviar algunos síntomas de la enfermedad. Por ejemplo, los medicamentos anticolinérgicos interfieren con la producción o la captación del neurotransmisor acetilcolina. Estos pueden ser eficaces en la reducción de los temblores.

La tercera categoría de medicamentos recetados para la enfermedad incluye medicamentos que ayudan a controlar los síntomas no motores de la enfermedad, o sea, los síntomas que no afectan el movimiento. Por ejemplo, se pueden recetar antidepresivos a las personas con depresión relacionada con la enfermedad.

Levodopa/carbidopa. El fundamento de la terapia para la enfermedad de Parkinson es el medicamento levodopa (conocido también como L-dopa). Las células nerviosas utilizan la levodopa para fabricar dopamina y reponer el suministro reducido del cerebro. No se puede simplemente tomar píldoras de dopamina porque ésta no cruza fácilmente la barrera hematoencefálica (una barrera o revestimiento protector de células dentro de los vasos sanguíneos que regula el transporte de oxígeno, glucosa y otras sustancias hacia el cerebro). Generalmente, la levodopa se receta en combinación con otra sustancia llamada carbidopa. Cuando se añade a la levodopa, la carbidopa previene la conversión de la levodopa en dopamina, excepto en el cerebro. Esto detiene o disminuye los efectos secundarios que ocurren debido a la dopamina en el torrente sanguíneo. Por lo general, la combinación de levodopa/carbidopa tiene mucho éxito en la reducción o eliminación de los temblores y otros síntomas motores durante las etapas tempranas de la enfermedad y permite a la mayoría de las personas con Parkinson extender el período de tiempo en el que pueden llevar una vida relativamente normal y productiva.

Aunque la combinación de levodopa/carbidopa ayuda a la mayoría de las personas con enfermedad de Parkinson, no todos los síntomas responden de igual manera al medicamento. La levodopa generalmente ayuda más con la bradicinesia y la rigidez. Los problemas del equilibrio tal vez no respondan al medicamento.

Las personas suelen ver una mejora notable en sus síntomas después de comenzar el tratamiento con levodopa/carbidopa. Sin embargo, es posible que tengan que aumentar la dosis gradualmente para obtener el máximo beneficio. A menudo la levodopa es tan eficaz que algunas personas tal vez no demuestren síntomas durante las etapas tempranas de la enfermedad siempre y cuando tomen el medicamento. Sin embargo, la levodopa no es una cura. Aunque puede reducir los síntomas, no sustituye las células nerviosas perdidas y no detiene la evolución de la enfermedad.

La combinación de levodopa/carbidopa puede tener una variedad de efectos secundarios. Los efectos secundarios iniciales más comunes son náuseas, baja presión arterial y ansiedad. Las náuseas y el vómito que causa la levodopa se reducen en gran medida con la correcta combinación de levodopa y carbidopa. El medicamento también puede causar somnolencia o inicio súbito del sueño, por lo que conducir y otras actividades se pueden volver peligrosas. A veces el uso prolongado de levodopa causa alucinaciones y psicosis.

Las discinesias, o movimientos involuntarios como los retorcimientos y contorsiones, comúnmente se presentan en las personas que toman levodopa por un período prolongado de tiempo. Estos movimientos pueden ser leves o fuertes. Algunos médicos recetan a las personas más jóvenes con Parkinson medicamentos que actúan directamente como la dopamina en sí y añaden levodopa más tarde en el curso de la enfermedad. La dosis de levodopa a veces se reduce con el fin de disminuir los movimientos inducidos por el medicamento. La amantadina puede ayudar a controlar las discinesias pero si las discinesias son graves, se podría considerar un tratamiento quirúrgico como la estimulación cerebral profunda (vea la descripción de este procedimiento en la sección titulada "Cirugía").

Se pueden presentar otras dificultades más tarde en el curso de la enfermedad. Las personas con Parkinson pueden comenzar a notar síntomas más pronunciados antes de su primera dosis matutina de medicamento y entre una dosis y otra. Esto se debe a que el período de eficacia después de cada dosis puede comenzar a acortarse, lo que se conoce como efecto de disipación. Entonces, las personas experimentan períodos repentinos, impredecibles de cambios súbitos, en que los medicamentos no parecen funcionar, que se conocen como períodos “off”. Un enfoque para aliviar estos efectos secundarios es tomar la levodopa con más frecuencia y en menos cantidad. Las personas con enfermedad de Parkinson no deben dejar de tomar levodopa sin el consentimiento de su médico debido a que la suspensión rápida del medicamento puede tener efectos secundarios potencialmente graves.

Además de levodopa/carbidopa, hay otros tratamientos disponibles:

Agonistas de la dopamina. Estos medicamentos, que incluyen apomorfina, pramipexol, ropinirol y rotigotina, imitan la función de la dopamina en el cerebro. Pueden administrarse solos o junto con levodopa. Son algo menos eficaces que la levodopa en el tratamiento de los síntomas de Parkinson, pero trabajan por períodos de tiempo más largos. Muchos de los efectos secundarios potenciales son similares a aquéllos asociados con el uso de levodopa. Estos incluyen somnolencia, inicio súbito del sueño, alucinaciones, confusión, discinesias, edema (hinchazón debida al exceso de líquido en los tejidos del cuerpo), pesadillas y vómito. En casos raros, pueden causar hipersexualidad o un deseo incontrolable de apostar o de hacer compras de manera compulsiva.

Inhibidores de la MAO-B. Estos medicamentos inhiben la enzima monoaminooxidasa B, o MAO-B, que descompone la dopamina en el cerebro. Los inhibidores de la MAO-B hacen que la dopamina se acumule en las células nerviosas sobrevivientes y reducen los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Los estudios patrocinados por el NINDS han mostrado que el medicamento llamado selegilina (conocida también como deprenil) puede retrasar la necesidad del tratamiento con levodopa hasta por un año o más. Cuando se administra selegilina con levodopa, ésta parece aumentar y prolongar la respuesta a la levodopa, reduciendo así el efecto de disipación. Generalmente, la selegilina se tolera bien, aunque los efectos secundarios pueden incluir náuseas, hipotensión ortostática o insomnio. No debe tomarse con el antidepresivo fluoxetina o el sedante mepiridina, ya que combinar estos medicamentos con la selegilina puede ser prejudicial. La rasagilina se utiliza en el tratamiento de los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson con o sin levodopa. Si la rasagilina reduce o no la evolución de la enfermedad de Parkinson sigue siendo un tema controversial.

Inhibidores de la COMT. COMT es la sigla de catecol-O-metiltransferasa, otra enzima que ayuda a descomponer la dopamina. Los medicamentos entacapona y tolcapona prolongan los efectos de la levodopa evitando la descomposición de la dopamina. Los inhibidores de la COMT pueden disminuir la duración de los períodos de disipación o períodos “off” en los que la dosis de la levodopa no hace efecto. El efecto secundario más común es la diarrea. Los medicamentos también pueden causar náuseas, perturbaciones del sueño, mareos, decoloración de la orina, dolor abdominal, baja presión arterial o alucinaciones. En pocos casos raros, la tolcapona ha causado enfermedad hepática grave, por lo que las personas que reciben tolcapona necesitan un monitoreo regular de la función hepática.

Amantadina. Este medicamento antivírico puede ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad de Parkinson y la discinesia producida por la levodopa. Frecuentemente se usa sola en las etapas tempranas de la enfermedad. También puede usarse con un anticolinérgico o con la levodopa. Después de varios meses, la eficacia de la amantadina disminuye hasta en un 50% de las personas que la toman. Los efectos secundarios de la amantadina pueden ser insomnio, piel moteada, edema, agitación o alucinaciones. Los investigadores no están seguros de cómo funciona la amantadina en la enfermedad de Parkinson, pero es posible que aumente los efectos de la dopamina.

Anticolinérgicos. Estos medicamentos, que incluyen trihexifenidil, benztropina y etopropazina, disminuyen la actividad del neurotransmisor acetilcolina y pueden ser de particular eficacia para el temblor. Los efectos secundarios pueden ser resequedad de la boca, estreñimiento, retención urinaria, alucinaciones, pérdida de la memoria, visión borrosa y confusión.

Al recomendar un curso de tratamiento, el médico evaluará cuánto trastornan los síntomas la vida de la persona y ajustará el tratamiento al caso particular de la persona. Como no hay dos pacientes que reaccionen a un medicamento dado de la misma manera, puede llevar tiempo y paciencia lograr la dosificación correcta. Aun así, tal vez los síntomas no se alivien por completo.

Medicamentos para tratar los síntomas motores
de la enfermedad de Parkinson

Medicamentos que aumentan los niveles de la dopamina en el cerebro

Medicamentos que imitan a la dopamina (agonistas de la dopamina)

Medicamentos que inhiben la descomposición de la dopamina (inhibidores de la MAO-B)

Medicamentos que inhiben la descomposición de la dopamina (inhibidores de la COMT)

Medicamentos que disminuyen la acción de la acetilcolina (anticolinérgicos)

Medicamentos con un mecanismo de acción desconocido para la enfermedad de Parkinson

Antes del descubrimiento de la levodopa, la cirugía era una opción para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Los estudios en las últimas décadas han llevado a grandes progresos en las técnicas quirúrgicas y la cirugía vuelve a considerarse para las personas con Parkinson para quienes la terapia medicamentosa ya no es suficiente.

Palidotomía y talamotomía. Los primeros tipos de cirugía para la enfermedad de Parkinson implicaron la destrucción selectiva de partes específicas del cerebro que contribuyen a los síntomas de la enfermedad. Las técnicas quirúrgicas se han refinado y pueden ser muy eficaces para los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson. La cirugía de lesión más común es la palidotomía. En este procedimiento, el cirujano destruye selectivamente una porción del cerebro llamada globo pálido. La palidotomía puede mejorar los síntomas de temblor, rigidez y bradicinesia, posiblemente al interrumpir las conexiones entre el globo pálido y el cuerpo estriadoo el tálamo. Algunos estudios también han encontrado que la palidotomía puede mejorar la marcha y el equilibrio y reducir la cantidad de levodopa que necesitan las personas, disminuyendo así las discinesias inducidas por los medicamentos. Otro procedimiento, llamado talamotomía, implica la destrucción quirúrgica de parte del tálamo. Este enfoque se usa principalmente para reducir el temblor.

Debido a que estos procedimientos causan la destrucción permanente de pequeñas cantidades de tejido cerebral, han sido en gran parte reemplazados por la estimulación cerebral profunda para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, se está probando un nuevo método que utiliza ultrasonido enfocado desde fuera de la cabeza porque crea lesiones sin necesidad de cirugía.

Estimulación cerebral profunda. La estimulación cerebral profunda usa un electrodo que se implanta quirúrgicamente en el cerebro, normalmente en el núcleo subtalámico o en el globo pálido. Similar a un marcapasos, un generador de pulsos (batería), que se implanta en el tórax debajo de la clavícula, envía señales eléctricas finamente controladas al electrodo(s) a través de un cable colocado debajo de la piel. Cuando se activa usando un tubo externo, el generador de pulsos y los electrodos estimulan el cerebro de forma indolora de tal manera que ayuda a bloquear las señales que causan muchos de los síntomas motores de la enfermedad. La estimulación cerebral profunda está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y se usa extensamente como tratamiento para la enfermedad de Parkinson.

La estimulación cerebral profunda puede usarse en uno o ambos lados del cerebro. Si se usa en un lado solamente, afectará los síntomas en el lado opuesto del cuerpo. La estimulación cerebral profunda se usa principalmente para estimular una de tres regiones del cerebro: el núcleo subtalámico, el globo pálido o el tálamo. La estimulación del globo pálido o del núcleo subtalámico puede reducir el temblor, la bradicinesia y la rigidez. La estimulación del tálamo es principalmente útil para reducir el temblor.

Las personas que inicialmente respondieron bien al tratamiento con levodopa tienden a responder bien a la estimulación cerebral profunda. Aun cuando los beneficios de esta estimulación pueden ser sustanciales, generalmente no ayuda con los problemas del habla, “rigidez repentina”, postura, equilibrio, ansiedad, depresión o demencia.

Una ventaja de la estimulación cerebral profunda comparada con la palidotomía y la talamotomía es que la corriente eléctrica puede apagarse usando un dispositivo manual. El generador de pulsos también puede programarse externamente.

Es necesario regresar con frecuencia al centro médico durante varios meses después de la cirugía de estimulación cerebral profunda para que se pueda ajustar cuidadosamente la estimulación para que dé los mejores resultados. Después de algunos meses, la cantidad de visitas médicas generalmente disminuye significativamente, aunque ocasionalmente es necesario que los pacientes regresen al centro para el control del estimulador. Al momento, la batería para el generador de pulsos debe cambiarse quirúrgicamente cada tres a cinco años. La estimulación cerebral profunda no detiene la evolución de la enfermedad de Parkinson y algunos problemas podrían regresar gradualmente. La estimulación cerebral profunda no es una buena solución para todos. En general, es apropiada para personas con enfermedad de Parkinson que responden a la levodopa pero que han desarrollado discinesias u otros síntomas incapacitantes que resultan del efecto de disipación a pesar de la terapia con medicamentos. Generalmente no es una opción para las personas con problemas de memoria, alucinaciones, depresión grave, mala salud o mala respuesta a la levodopa. La estimulación cerebral profunda no ha demostrado ser beneficiosa para los síndromes parkinsonianos "atípicos", como la atrofia multisistémica, la parálisis supranuclear progresiva o parkinsonismo postraumático, que tampoco mejoran con los medicamentos para la enfermedad de Parkinson.

Como con cualquier cirugía del cerebro, la estimulación cerebral profunda tiene complicaciones potenciales, incluyendo el accidente cerebrovascular y la hemorragia cerebral. Sin embargo, estas complicaciones son raras. También existe el riesgo de infección, que puede requerir antibióticos o hasta el reemplazo de algunas partes del sistema de estimulación cerebral profunda.

Puede usarse una amplia variedad de terapias de apoyo y complementarias para la enfermedad de Parkinson. Entre éstas se encuentran las técnicas fisioterapéuticas, ocupacionales y del lenguaje normales, que pueden ayudar con problemas tales como los trastornos de la marcha y de la voz, temblores y rigidez, y deterioro cognitivo. Otros tipos de terapias de apoyo incluyen:

Dieta. En este momento no existen vitaminas, minerales u otros nutrientes específicos que tengan un valor terapéutico comprobado para la enfermedad de Parkinson. En el 2011 se suspendió un estudio clínico del NINDS del suplemento dietético coenzima Q10 cuando los resultados de un análisis intermedio mostraron que era poco probable que el tratamiento activo con el suplemento demostrara una diferencia estadísticamente significativa comparado con un placebo. El NINDS y otros componentes de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) están financiando la investigación para determinar si la cafeína, los antioxidantes y otros factores dietéticos pueden ser beneficiosos para prevenir o tratar la enfermedad de Parkinson. Aunque actualmente no hay indicios de que algún factor dietético específico sea beneficioso, una dieta sana y normal puede promover el bienestar general de las personas con la enfermedad como lo haría con cualquier persona. Comer una dieta rica en fibra y beber líquidos en abundancia también puede ayudar a aliviar el estreñimiento. Sin embargo, una dieta rica en proteínas puede limitar la absorción de la levodopa, destacando así la importancia de la sincronización de los medicamentos.

Se refiere a un amplio espectro de daño del hígado, que van desde una simple acumulación de grasa (esteatosis) a acumulación de grasa con inflamación del hígado (esteatohepatitis), fibrosis avanzada y cirrosis.

Está fuertemente asociada con el síndrome metabólico (obesidad + resistencia a la insulina + grasas aumentadas en sangre).

El hígado graso no alcohólico sin cirrosis no produce síntomas.

Algunos pacientes reportan algunos síntomas abdominales generales que pueden o no estar relacionados con cambios en el hígado.


Este tipo de hígado graso por lo general se asocia con:

  • Obesidad.
  • Niveles anormales de lípidos (colesterol alto).
  • Diabetes.
  • Presión arterial alta.
  • Prediabetes.
  • Síndrome metabólico.

El hígado graso no alcohólico se presenta en un 10 al 24% de la población general.

Entre los obesos la frecuencia de hígado graso se incrementa entre un 57 y 74% de los casos.

En los niños el hígado graso alcanza un 2.6% de la población infantil, elevándose entre un 22 y un 52% en los niños con obesidad.

Usted esta en riesgo de desarrollar hígado graso si:

  • Tiene sobrepeso o obesidad, especialmente si tiene mucha grasa alrededor de la cadera.
  • Tiene elevadas las grasas en sangre (colesterol alto, triglicéridos altos)
  • Tiene Diabetes tipo II.
  • Tiene Prediabetes.
  • Tiene hipertensión arterial
  • Fuma

Hígado graso es la causa más común de enfermedad del hígado en niños y adolescentes.

En los niños el hígado graso alcanza un 2.6% de la población infantil, elevándose entre un 22 y un 52% en los niños con obesidad.

La enfermedad del hígado graso se puede encontrar en niños de tan sólo cuatro años de edad.

  • Las posibilidades de desarrollar hígado graso aumentan con la edad, por lo tanto es más común en los adolescentes.
  • El hígado graso es más común en niños que en niñas (2:1)
  • Es màs común en niños de la etnia latina.
  • El hígado graso en niños es más frecuente cuando uno de los padres tiene esta enfermedad.

El diagnóstico del hígado graso no alcohólico generalmente se sospecha en personas con:

  • Exámenes de laboratorio que muestran elevación de los niveles de transaminasas sin la presencia de síntomas
  • Hallazgos radiológicos de hígado graso, o
  • Palpación por el médico de un hígado más grande de lo normal en forma persistente e inexplicable

La enfermedad del hígado graso generalmente presenta alteraciones leves o moderadas de las pruebas hepáticas:

  • Alanina transaminasa (ALT)
  • Aspartato aminotransferasa (AST)
  • Gamma-glutamil transpeptidasa (GGT)

Al examen físico el médico puede palpar el hígado más grande de lo normal.

Un ultrasonido o ecografía del hígado puede mostrar la presencia de un hígado graso.

  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética

En algunos casos, el médico puede recomendar una biopsia hepática, un procedimiento donde el médico inserta una aguja en el hígado y extrae una muestra de tejido que luego se examina con un microscopio.

La biopsia hepática es la mejor herramienta de diagnóstico para confirmar la enfermedad de hígado graso no alcohólica, además, proporciona importante información sobre el pronóstico de la enfermedad.

  • Hígado graso o el almacenamiento de grasa en el hígado
  • Esteatohepatitis no alcohólica o hígado graso con inflamación en el hígado
  • Cirrosis debido a enfermedad por hígado graso no alcohólico caracterizada por hígado graso con inflamación y gran cantidad de tejido cicatrizante en el hígado.

El hígado graso es una enfermedad de evolución crónica y progresiva. La mayoría de los pacientes con hígado graso no alcohólico tienen una evolución benigna.

Sin embargo, si se deja sin tratamiento, la enfermedad por hígado graso no alcohólico puede progresar a una enfermedad más avanzada, como la esteatohepatitis no alcohólica, que puede evolucionar a fibrosis, cirrosis e, incluso, cáncer de hígado en algunos casos.

La progresión de la enfermedad por lo general toma décadas, y depende de una combinación de factores genéticos y ambientales.

Para prevenir el hígado graso no alcohólico la clave para la mayoría de personas es el mantenimiento de un peso saludable mediante:

  • Una dieta saludable (baja en grasa, baja en colesterol )
  • Limitando los azúcares simples, y
  • Haciendo ejercicio regularmente.

El aumento de la duración y frecuencia de ejercicio para que coincida con la ingesta de calorías le ayudará a mantener el peso y un incremento de ejercicio le ayudará a perder peso.

Si usted tiene sobrepeso u obesidad las pruebas de detección de hígado graso puede incluir análisis de sangre para pruebas de funcionamiento del hígado y un ultrasonido o ecografía.

Si existe la preocupación de que usted tiene la forma inflamatoria del hígado graso o esteatosis hepática no alcohólica, será necesaria realizarse una biopsia del hígado.

Si usted tiene cirrosis como consecuencia de la esteatosis hepática no alcohólica su médico hablará con usted acerca de las pruebas adecuadas.

La mayoría de personas con enfermedad del hígado graso no alcohólico no desarrolla problemas graves en el hígado y se mantiene en la primera etapa de la enfermedad (hígado graso simple).
La esteatosis hepática simple puede curarse eliminando la causa.
Por ejemplo, la pérdida de peso en exceso o un mejor control de la diabetes puede curar el hígado graso.

Es importante realizar cambios en el estilo de vida con el fin de prevenir la progresión de la enfermedad a una etapa más grave y reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral.

El tratamiento ideal para el hígado graso es el siguiente:

  1. Renuncia definitiva al alcohol
  2. La esteatohepatitis no alcohólica puede deberse a distintos factores, tales como diabetes (especialmente de tipo 2), triglicéridos altos, obesidad, exposición a disolventes, uso de medicamentos como la amiodarona, diltiazem, temoxifeno.

Perder peso y realizar ejercicio
Lo más importante que pueden hacer las personas con enfermedad de hígado graso es perder peso de forma gradual y realizar ejercicio físico regular.

Existen varios tipos de alimentación posibles. En este artículo se cita la alimentación recomendada por la medicina convencional, la dieta del grupo sanguíneo del Dr. D’Adamo y la alimentación a base de comida vegana/cruda recomendada por el higienista Shelton.

Alimentación según la medicina convencional

Grasas
Muchos expertos estiman que como máximo el 20-30% de las calorías totales diarias debe proceder de las grasas.
La AHA (American Heart Association) recomienda que:

  1. Menos del 7% de las calorías diarias debe proceder de grasas saturadas
  2. Menos del 1% de las calorías debe incluir grasas trans
  3. El consumo total de colesterol debe ser inferior a 300 mg al día

Para limitar las grasas trans y las grasas saturadas se debe evitar comer o cocinar con grasas normalmente sólidas a temperatura ambiente.

Proteínas
Las proteínas deberían aportar alrededor del 15% de las necesidades diarias de energía.
Se deben evitar fuentes de grasas y proteínas como la carne roja y la leche entera.
Se recomienda comer más pescado, legumbres, soja, leche desnatada, claras o sustitutos de huevo.

Medicamentos y suplementos
Un estudio del “Departatment of Medicine, University Health Network” de Toronto demostró que la Atorvastatina 20 mg, combinada con vitaminas C y E, reducía el riesgo de padecer esteatosis hepática moderada-grave entre el 70% de una muestra de 80 pacientes con hígado graso no alcohólico tras 4 años de tratamiento.

Dieta del grupo de sanguíneo para la esteatosis
El Dr. D’Adamo recomienda el consumo de distintos alimentos a las personas basándose en su grupo sanguíneo, ya que el sistema inmunitario de una persona con un grupo sanguíneo concreto puede reaccionar negativamente a ciertas sustancias, mientras que una persona de otro grupo no tiene problemas con este mismo alimento.
Los siguientes alimentos se deben evitar en caso de problemas hepáticos:

  • Cereales, en particular los que tienen gluten
  • Leche y productos lácteos
  • Alimentos fritos
  • Alcohol
  • Carne de cerdo y embutidos

Dieta vegana/crudista según el higienismo de Shelton
El higienismo es una medicina natural basada en la alimentación y el estilo de vida saludable, que condena el uso de cualquier sustancia inorgánica (por ejemplo, los medicamentos y suplementos) para el tratamiento de las enfermedades.
En caso de esteatosis hepática, unos días de ayuno (aproximadamente tres) ayudan al organismo a mantener la energía para la digestión y a centrarse en la eliminación de las toxinas que alteran la función de los órganos.

Hay muchos elementos en común entre la dieta del grupo sanguíneo y el higienismo de Shelton, ambas alimentaciones recomiendan consumir pocos alimentos durante las comidas, evitar ciertas combinaciones de alimentos, los alimentos fritos, el alcohol, los productos lácteos y los cereales. Además, aconsejan el ayuno de pocos días.
La principal diferencia se encuentra en las proteínas de origen animal: Shelton está absolutamente en contra, mientras que en la dieta grupo sanguíneo estima que la carne y el pescado son alimentos útiles e importantes, sobre todo para las personas del grupo 0.

Dejar de fumar
Los fumadores deben ser capaces de dejarlo, pues esto contribuye a reducir el riesgo de ataque cardíaco y derrame cerebral.

Medicamentos
Si el paciente tiene presión arterial alta o colesterol alto puede que requiera un tratamiento médico.

Si tiene diabetes de tipo 2, es posible que tenga que tomar medicamentos para reducir el nivel de azúcar en la sangre.
En un primer momento, se toman los medicamentos en forma de pastillas, a veces una combinación de varios tipos de comprimido.
En la etapa avanzada de la diabetes pueden requerirse inyecciones de insulina.

Alcohol
El hígado graso no alcohólico no tiene su origen en el alcohol, pero las bebidas alcohólicas pueden empeorar la enfermedad. Se recomienda dejar de beber.

Fitoterapia
Entre los remedios a base de hierbas naturales, existen los siguientes elementos: alcachofa, diente de león y cardo de leche que ayudan a la digestión y la función hepática, además son antioxidantes y desintoxicantes.

Es posible prevenir la esteatohepatitis de forma activa mediante el control de los pacientes con riesgo de esteatosis y su educación en cuanto a dieta, ejercicio físico y alcohol.

El pronóstico del hígado graso depende de la etapa de la enfermedad. Por lo general, la esteatosis sola tiene un curso benigno y la progresión a cirrosis es rara.

La esteatosis presenta un buen pronóstico con abstinencia y una pérdida de peso gradual.
La cirrosis se desarrolla en el 1-2% de los casos a 20 años.
La obesidad central y la resistencia a la insulina son factores de riesgo para la diabetes y las enfermedades cardiovasculares y renales.

En caso de esteatohepatitis, el 10-12% de los pacientes progresa a cirrosis al cabo de ocho años.
Se trata de una tasa de progresión similar a la cirrosis en las enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol.

La encefalopatía hepática (EH) es una patología médica que se caracteriza por la presencia de alteraciones mentales en una persona que padece una enfermedad hepática crónica (Kowdley, 2016).

Además, es considerada un síndrome neuropsiquiátrico caracterizado por diversas manifestaciones clínicas fluctuantes, desde síntomas leves como temblor o disartria, síntomas más graves como eldeterioro cognitivo generalizado o síntomas de vital importancia como la pérdida de conciencia y el coma (Córdoba y Esteban Mur, 2014).

Generalmente, la encefalopatía hepática está asociada a un factor desencadenante o a una disfunción grave de la función hepática (Córdoba y Esteban Mur, 2014).

Este tipo de condición es producto de la acumulación de sustancias tóxicas en el torrente circulatorio, debido a la perdida de la función
metabólica hepática (Cortés y Córdoba, 2010).

Para el diagnóstico de la encefalopatía hepática no existen pruebas específicas, por lo que el diagnostico se basa
fundamentalmente en la sospecha clínica y en diversas técnicas complementarias (Kowdley, 2016).

Por otro lado, las intervenciones terapéuticas empleadas en el tratamiento de la encefalopatía hepática tienen el objetivo de eliminar la causa etiológica (Kowdley, 2016).

El tratamiento de elección más común suele incluir disacáridos y antibióticos no absorbibles (Kowdley, 2016).

Permite vivir en el paciente un proceso abstinencial sin sintomatología dolorosa, es decir, sin sufrimiento.

Al mismo tiempo que permite recuperar en el paciente sus procesos cognitivos y afectivos que habían sido alterados.

Permite por tanto, que el adicto al alcohol tenga una buena disposición a la psicoterapia, por no haber pasado por un tratamiento de desintoxicación con el malestar de la abstinencia, para que en definitiva, el paciente pueda tomar el control de su vida libre de alcohol.

El hígado inflamado es un trastorno muy común. Sus síntomas suelen ser muy diversos, algunas que las causas y el tratamiento para la inflamacion de higado. Descubre más sobre ello.

  • El hígado inflamado consiste en la inflamación y agrandamiento de este órgano.
  • Lo padecen muchas personas hoy en día. Su tratamiento médico depende de la causa de la inflamación.
  • Enfermedades hepáticas: Las principales enfermedades del hígado
  • Cáncer de hígado: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Con el nombre de hepatomegalia se conoce médicamente a la inflamación del hígado. Es decir, cuando existe un agrandamiento o ensanchamiento del hígado más allá de lo que se considera como su tamaño normal. De esta forma, sus bordes superan sus límites considerados como normales, pudiendo causar a su vez determinadas molestias. No obstante, no siempre causa síntomas, de ahí que en muchos casos quizá no sea posible conocer que realmente el hígado está agrandado hasta que éste no evoluciona a etapas más graves.

De hecho, si la inflamación se deja progresar y se mantiene en el tiempo se pueden producir fibrosis, hasta progresar a cirrosis hepática, una afección aún más grave.

Si tenemos en cuenta la gran diversidad de funciones del hígado, en las que precisamente participa de forma activa este importantísimo órgano de nuestro cuerpo, nos damos cuenta en realidad de que son muchos los padecimientos que pueden llegar a afectarle, y que en definitiva pueden causar la presencia de un hígado inflamado. De hecho, se trata de una afección muy relacionada con el higado graso, pudiendo ser una de sus complicaciones principales.

Normalmente el borde inferior del hígado llega justo hasta el borde inferior de las costillas, sobre el lado derecho. Este borde suele ser en la mayoría de los casos delgado y firme, no siendo posible sentirlo con las puntas de los dedos cuando éstos se sitúan por debajo del borde de las costillas (a no ser que se tome una respiración profunda, en cuyo caso sí sería posible). Por tanto, el hígado está inflamado o agrandado si el médico puede sentirlo en esta área.

Como ya te comentábamos al comienzo de esta nota, nos encontramos ante un problema de salud más común de lo que se piensa, que médicamente es conocida con el nombre de hepatomegalia. Básicamente consiste en la inflamación hepática (o inflamación del hígado), lo que se traduce en que este órgano posee un tamaño mayor al considerado como normal.

Cuando el hígado se inflama es habitual que esté causado por otra enfermedad más grave, como por ejemplo podría ser como consecuencia de una acumulación excesiva de grasa en este órgano, o por una infección contraída por cualquiera de los virus que ocasionan hepatitis. No obstante, en la mayoría de las ocasiones no es fácil identificar la causa original que está causando la inflamación del hígado.

Cuando la inflamación del hígado no es grave, en la mayoría de los casos tiende a no producir síntomas. ¿Por qué? Muy sencillo: fundamentalmente porque el hígado no presenta terminaciones nerviosas. Pero cuando el hígado ha crecido mucho sí es posible notar algunas molestias o síntomas, sobre todo cuando éste empieza a invadir a otros órganos, como por ejemplo pueden ser el estómago o el páncreas.

Sea como fuere, cuando hablamos de los síntomas de la inflamación del hígado, podemos mencionar a los siguientes:

  • Sensación de malestar.
  • Dolor muscular.
  • Náuseas, con vómitos o mareos en ocasiones.
  • Dolor intenso.
  • Distensión abdominal.
  • Sensación de pesadez, situada en el abdomen del costado derecho.
  • Cuando el hígado inflamado avanza, se produce ictericia (consistente en la coloración amarillenta/anaranjada de la piel).
  • Cambio en el color de las heces o de la orina.

Las causas pueden ser en realidad sumamente diversas, dado que debemos tener en cuenta no solo la grandísima diversidad de funciones en las que participa y que realiza el hígado, sino que también existen muchos padecimientos, enfermedades y patologías que lo afectan.

Por tanto, las causas de la inflamación del hígado pueden ser las siguientes, sobre todo las más comunes:

  • Consumo de alcohol, lo que habitualmente genera a su vez hígado graso (conocida médicamente como esteatohepatitis hepática alcohólica).
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Hepatitis: A, B y C.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Enfermedad por almacenamiento de glucógeno.
  • Mononucleosis infecciosa.
  • Sarcoidosis.
  • Carcinoma hepatocelular.
  • Síndrome de Reye.
  • Cirrosis biliar primaria.
  • Leucemia.
  • Enfermedad de Niemann-Pick.
  • Intolerancia hereditaria a la fructosa.
  • Esteatosis (hígado graso causado por obesidad, diabetes y triglicéridos altos).

Debemos tener en cuenta que el tratamiento del hígado inflamado debe pasar en primer lugar por el diagnóstico; es decir, por conocer cuál es la causa que haya provocado el agrandamiento del hígado. Una vez conocido, se establece un tratamiento cuyo objetivo es resolverlo o paliar sus síntomas.

Pongamos un ejemplo. En caso de hígado graso, es posible revertirlo siguiendo una dieta sana y baja en grasas, practicando ejercicio físico regular, evitando el consumo de alcohol y bajar de peso. De hecho, en caso de que ese hígado graso haya sido producido por el consumo de alcohol, es fundamental dejarlo para que no se siga dañando.

Desde un punto de vista natural, es posible ayudar a que el hígado se desinflame y vuelva a su tamaño normal. En muchos casos, sobretodo cuando existe acumulación de grasa, una opción útil es depurar el hígado.

Para ello, existen determinadas plantas medicinales que pueden ser de grandísima ayuda:

  • Alcachofa: ayuda en el proceso natural de depuración del hígado. Está recomendada además en caso de mala digestión de las grasas, ictericia e hígado perezoso.
  • Cardo mariano: contiene silimarina, que ayuda a la hora de proteger las células del hígado. Además, ayuda en el proceso de regeneración de las células hepáticas.
  • Diente de león: ayuda a la hora de tratar la inflamación del hígado, gracias a que es una hierba depurativa y muy diurética. Actúa como tónico, con ligero efecto laxante y además ayuda a aumentar la producción de bilis.
  • Regaliz: ejerce un interesantísimo efecto antiinflamatorio, a la vez que es hepatoprotector (es decir, protege el hígado de forma natural, en especial las células hepáticas).

Es una enfermedad muy frecuente que se caracteriza por la dependencia progresiva al alcohol.

El alcoholismo es una enfermedad, una adicción, es la dependencia física a la bebida y ocurre cuando ya la persona no controla su vida, ni su salud física y mental, sino que es el alcohol quien las controla.

El alcoholismo se diferencia del abuso de alcohol, que es cuando el consumo excesivo trae problemas de distinta índole (con la ley, laborales, etc), peor no necesariamente se llega a la adicción física.

En los Estados Unidos, aproximadamente, 1 de cada 6 personas tienen problemas con el alcohol.

No hay una única causa y si bien se cree que determinados genes podrían favorecer el riesgo de desarrollar la enfermedad, se desconoce exactamente cuáles son y como funcionan.

Las personas que tienen mayor riesgo de transformarse en alcohólicas son aquellas que:

  • Tomen más de 5 tragos (340 ml de cerveza, 140 ml de vino, 40 ml de licor) en una ocasión por lo menos una vez a la semana
  • Mujeres que tomen 12 tragos o más a la semana
  • Hombres que tomen 15 tragos o más a la semana
  • Tengan uno de los padres alcohólicos
  • Tienen poca autoestima
  • Son jóvenes presionados por su grupo de pares
  • Tienen problemas de relacionamiento interpersonal
  • Tienen esquizofrenia, trastornos de ansiedad o trastorno bipolar
  • Llevan una vida estresante
  • Tienen fácil acceso al alcohol
  • Viven en una cultura donde el consumo abusivo de alcohol esté socialmente acepatada

  • Ansiedad
  • Beber en soledad
  • No poder dejar de beber aunque se vea afectada la salud, la familia, el trabajo, etc.
  • Necesidad de beber cada vez más alcohol para sentir el efecto
  • Hostilidad al mencionarse el tema de la bebida
  • Excusas inventadas para seguir bebiendo
  • Dejar de participar en actividades por el alcohol
  • Inapetencia y poco interés por la comida
  • Necesidad de beber todos los días para poder llevar el día a día
  • Ausencias laborales o escolares o problemas de rendimiento como consecuencia del alcohol
  • Violentarse luego de beber
  • Intentar ocultar su consumo de alcohol
  • Descuido de la imagen personal, falta de interés en la higiene y el aspecto
  • Temblores matutinos o luego de pasar períodos sin consumo de alcohol
  • Necesidad progresiva de consumir más alcohol
  • Enfermedades asociadas con el alcohol como ser hepatopatía alcohólica
  • Lagunas mentales (lapsus de memoria) luego de beber mucho
  • Síntomas de abstinencia alcohólica tras no beber durante mucho tiempo

El objetivo principal del tratamiento es dejar de beber por completo, es decir la abstinencia. Para lograrlo, es preciso la contención y el apoyo familiar así como una fuerte red social.

Si bien la persona que tiene el problema de alcoholismo es la que tiene que tomar la decisión de tratarse para dejar su adicción, el apoyo del entorno es fundamental a ayudarlo, empujarlo a tomar la decisión. Para ello, muchas veces es importante hacerles ver que se está preocupado/a, demostrarle el daño que se está haciendo a sí mismo y a quienes lo quieren, etc.

Los tratamientos de recuperación del alcoholismo en general incluyen:

  • Apoyo para la salud mental
  • Terapias y asesoramiento para abordar la enfermedad, sus efectos y como controlarse
  • Atención médica

Los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos son muy efectivos no sólo en ayudar y contener al alcohólico, sino también a su familia y entorno.

El alcoholismo es una enfermedad que no tiene cura, es decir que es crónica. Sin embargo, la persona puede dejar de beber y no volver a hacerlo nunca más, aunque los períodos de recaídas son frecuentes y esperables, pero ello no significa que esté curado. Ya que si bebe nuevamente, es muy probable que vuelva a recaer en el alcoholismo.

El alcoholismo es un serio problema de salud pública y social. Ya que la sociedad es muy hipócrita, al por un lado fomentar a través de la publicidad el consumo de alcohol y asociarlo con la felicidad y por otro darle la espalda al alcohólico.

El alcohol, sustancia psicoactiva con propiedades causantes de dependencia, se ha utilizado ampliamente en muchas culturas durante siglos. Sin embargo, el consumo nocivo de esta sustancia conlleva una pesada carga social y económica para las sociedades. Además, existen varias patologías mentales asociadas a su consumo. Una de ellas es el trastorno por consumo de alcohol.

Recientemente se han establecido relaciones causales entre el consumo nocivo y la incidencia de enfermedades infecciosas tales como la tuberculosis y el VIH. Por otro lado, el consumo de alcohol por parte de una embarazada puede provocar síndrome alcohólico fetal y complicaciones prenatales. Como vemos, el alcohol puede causar graves problemas en la persona que lo consume de forma descontrolada.

El consumo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos. Está asociado con el riesgo de desarrollar problemas de salud mental, incluido el alcoholismo.

Asimismo, existen importantes enfermedades no transmisibles tales como la cirrosis hepática, algunos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares relacionadas con su consumo descontrolado, traumatismos y accidentes de tráfico. Además, el alcohol repercute en la evolución de los trastornos que padecen muchas personas.

Atrofia de los músculos proximales

Osteoporosis intolerancia a la glucosa que puede producir diabetes

Amenorrea en mujeres(ausencia de menstruación)

Otros síntomas psicológicos

o Exceso de glucocorticoides responsables de este síndrome que puede tener diversos orígenes

o Alteración de la hipófisis

o En este caso aparece un tumor en la hipófisis

o Alteración en la corteza suprarrenal

Los glucocorticoides se emplean como fármacos para enfermedades como la artritis reumatoide, el asma grave y algunas otras enfermedades

SINDROME DE DESCOMPRESION RAPIDA

En medicina es la enfermedad aguda conocida como embolia gaseosa provocada por una disminución brusca en la presión atmosférica. También conocido como “enfermedad de los buzos”.

Esta enfermedad se caracteriza:

· Por la parición de pequeñas burbujas e inflamación a nivel subcutáneo

· Aparición de un intenso dolor que afecta diversas partes del cuerpo

· Ciertas partes del cuerpo pueden sufrir parálisis transitoria y en ocasiones se producen lesiones permanentes e incluso la muerte.

La primera vez que se observo este proceso fue en 1839 y fue conocido por los buzos y trabajadores que debían de permanecer durante periodos prolongados en cámaras de aire comprimido.

Los síntomas aparecían cuando volvían a las condiciones atmosféricas habituales (se ignoraba la causa de los síntomas).

Durante la Segunda Guerra Mundial la evolución de la aeronáutica permitió que los aviones alcanzaran más de 9000 metros en 6 minutos; a esa altitud, la presión atmosférica es inferior a un tercio de la presión atmosférica a nivel del mar. Esto da como consecuencia un descenso brusco de la presión del aire que da lugar a una disminución de la solubilidad de los gases en solución y por tanto los gases disueltos retornar al estado gaseoso dentro de la corriente sanguínea, formando burbujas de aire. Estas ocasionan dentro de la corriente sanguínea la obstrucción delos vasos terminales nerviosas, así los síntomas que se producen a consecuencia delos cuadros isquémicos (infartos) en diferentes zonas cerebrales, óseas, renales, etc.

El oxigeno y el dióxido de carbono vuelven a su estado soluble dentro de la sangre con rapidez pero el nitrógeno permanece en estado gaseoso y es por tanto el principal responsable.

SINDROME DE FATIGA CRONICA (SFC)

Enfermedad que se caracteriza por la existencia de fatiga permanente o recurrente durante al menos 6 meses consecutivos. Este proceso se ha denominado enfermedad crónica y disfunción inmune, neuromiastenia epidémica y encefalitis mialgia.

ü La fatiga se acompaña de una combinación de dificultad de concentración, perdida de memoria reciente, dolores musculares y articulares y alteraciones de sueño.

ü La edad media de comienzo es a los 30 años.

ü No se transmite de una persona a otra

ü Los virus que están implicados pueden producir infecciones crónicas, así como cansancio y estrés

ü Otros virus que se ven involucrados son como el Epstein-Barr, el herpes tipo 6 o el entovirus.

Tratamiento: Mejoran con medicamentos tonificantes o estimulantes, pero algunos tratamientos pueden ser peligrosos si no se ha establecido el diagnostico correcto. No existe curación. Su evolución es variable

SINDROME DE GUILLAINE- BARRE.

Es una enfermedad poco frecuente de origen desconocido que afecta al sistema nervioso periférico y de forma especifica a la s raíces ventrales de la medula espinal.

· Desarrollo de una parálisis flácida.

· Posteriormente se da un episodio de infección respiratoria o gastrointestinal de poca gravedad en las 3 semanas previas lo que induce a pensar en que su desarrollo tal vez participe de algún mecanismo autoinmune.

a) Fiebre, malestar, nauseas y debilidad muscular

comprar cytotec en venezuela

Sensibilidad a los alimentos – esto es a menudo relacionados con intestino permeable y puede ser la causa subyacente del aumento de toxinas en el cuerpo. Estos remedios para el colon irritable le serán de ayuda para tratar el colon

Los síntomas típicos de enfermedad hepática avanzada

Los círculos negros debajo de los ojos, los ojos hinchados

Manchas marrones en la piel

Palmas inflamados y las plantas de los pies

Hinchazón en las piernas y los tobillos.

Color de las heces Pale, o heces con sangre o de color alquitrán.

Quién está en riesgo?

Tradicionalmente las personas con el siguiente están en la categoría de “en riesgo” y si muestra algún síntoma mencionados anteriormente junto con

estar en esta categoría, que deben ser probados.

Más recientemente estos solían ser pensado como algo relacionado, pero no causal razones de hígado graso. La evidencia científica es mucho más fuerte ahora y apunta a un camino común que explica por qué estos aparecen juntos. La mala alimentación que conducen a sindrome del colon irritable permitiendo que las toxinas con fugas en el cuerpo, que luego invaden el hígado

Aparte de que el cerebro y el corazón, el hígado es el órgano más importante en el cuerpo responsable de ver más de 500 reacciones metabólicas. Mantenerla sana es importante para la salud general y el hígado graso es un excelente indicador de problemas graves.

Las dietas bajas en azúcar y otros hidratos de carbono son la clave en esta batalla. También creemos que los suplementos para reducir la cándida acumulación de biofilm y recorrer un largo camino en la mejora de la salud del colon que por en grande es el principal factor que contribuye y una vía para que las toxinas que entran en el cuerpo y así no despertar problemas de sindrome del colon irritable.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, consistente en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por tejido fibroso, lo que lleva a:

  • incapacidad del hígado para ejercer sus funciones de detoxificación del organismo (insuficiencia hepática).
  • fenómenos de sangrado (coagulopatía).
  • aumento de presión en la vena porta, que causa acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) y dilatación peligrosa de las venas del esófago (varices esofágicas), que si se rompen pueden producir una hemorragia digestiva severa.
  • alteraciones del cerebro, con somnolencia y desorientación debidos a la circulación de amoníaco en sangre (encefalopatía hepática).

1. Alcohol. La mayor parte de los casos de cirrosis se debe al alcoholismo.

2. Otras causas:
- infecciones crónicas por virus (hepatitis)
- defectos de las vías biliares (obstrucción biliar)
- fibrosis quística
- aumentos en la absorción de hierro o de cobre, que se depositarán en el hígado.

  • Muchos pacientes permanecen sin síntomas durante años, lo que retrasa el diagnóstico.
  • "Síndrome constitucional": Falta de apetito, cansancio y adelgazamiento.
  • Náuseas y vómitos. Los vómitos pueden ser de sangre cuando existen varices esofágicas y/o alteraciones de la coagulación de la sangre.
  • Ictericia (Tinte amarillo de la piel y las mucosas debido al exceso de bilirrubina circulante).
  • Hinchazón abdominal, cuando se produce ascitis.
  • Alteraciones menstruales en la mujer.
  • Impotencia y desarrollo de mamas en el hombre.
  • "Arañas vasculares": Vasos sanguíneos rojos en la piel, haciendo figuras parecidas a arañas.

Examen físico. Se palpa un hígado duro, en ocasiones aumentado de tamaño (hepatomegalia) y en otros casos de pequeño tamaño. Si hay hipertensión portal se encontrará líquido en el abdomen (ascitis) y un bazo aumentado de tamaño.

Análisis de sangre. Los glóbulos rojos están disminuídos en la sangre (anemia), y existen alteraciones de la coagulación y disminución de la albúmina en sangre. Pueden elevarse la bilirrubina y los enzimas del hígado (transaminasas), y cuando existe encefalopatía, se suele demostrar amoníaco en sangre. La cirrosis puede alterar muchas otras pruebas analíticas.

Estudios radiográficos. Aunque una radiografía simple de abdomen puede mostrar una silueta hepática alterada, la prueba más específica será una ecografía abdominal, que mostrará además la desestructuración del hígado, y el bazo grande que suele coexistir. Una radiografía con contraste puede demostrar las varices esofágicas. Estos procedimientos son indoloros.

Si existen varices esofágicas, se visualizarán por medio de la endoscopia.

Biopsia hepática. Puede ser necesaria para llegar al diagnóstico definitivo de la cirrosis, ya que demuestra la arquitectura alterada del hígado. Es un procedimiento que puede resultar muy incómodo.

  • Sangrado por varices esofágicas.
  • Fenómenos de sangrado a otros niveles.
  • Episodios de ascitis (hinchazón abdominal por acumulación de líquido).
  • Confusión mental y coma.

- Abstención absoluta de alcohol.

- Dieta sin sal, con suplementos de vitaminas del grupo B y con abundantes proteínas (salvo si existe encefalopatía).

2. Tratamiento de las complicaciones:

- ASCITIS. Se trata con restricción de sodio (dieta sin sal), fármacos diuréticos, y a veces es necesaria la extracción de líquido de la cavidad peritoneal a través de la pared abdominal.

- VARICES ESOFAGICAS. Se tratan mediante la esclerosis de las venas dilatadas del esófago con una sustancia química, impidiendo así que se rompan y sangren, o colocando unas bandas elásticas. También se pueden tratar con cirugía.

- TENDENCIA AL SANGRADO. Se trata con inyecciones de vitamina K o con transfusiones de sangre.

- ENCEFALOPATIA. Para evitar que las bacterias del intestino fabriquen más amoníaco a partir de las proteínas de la dieta, se restringen las proteínas de la dieta, se dan antibióticos por boca que maten localmente las bacterias del intestino. Se debe evitar el estreñimiento con laxantes suaves (lactulosa).

Es mucho mejor cuando se abandona el alcohol completamente, antes de que la enfermedad se haga severa. La cirrosis avanzada tiene mal pronóstico, con un 50 % de supervivencia a los 2 años.

La enfermedad del hígado graso no alcohólica es una enfermedad que afecta el hígado, de carácter progresivo y que se inicia con la acumulación de grasa en el hígado sin consumo excesivo de alcohol.

Además provoca que los movimientos peristálticos en el intestino grueso sean poco efectivos, por lo que deben trabajar en exceso los músculos de este órgano, este problema se hace más manifiesto en el ángulo hepático, la zona donde se forma el pliegue más agudo del colon, al lado del hígado y donde más se agrava este problema. Por lo que presentaba dolores abdominales en la zona derecha a la altura de este órgano. Confundiendo esto a muchas personas, que hablan de “dolor en el hígado”.

Además la intolerancia alimentaria a los almidones en muchísimas personas explicaría el problema de los dolores de cabeza, nauseas y vómitos.

Para el testaje utilizamos el kit de enfermedades de hígado y vesícula biliar, en el que nos salió la ampolla de cálculos biliares y la de colecistitis que es una inflamación de la pared de la vesícula biliar que se caracteriza por dolor en el cuadrante superior derecho, el cual puede ser tipo cólico o punzante.

Para ello, nuestra recomendación, a parte de una limpieza de hígado del tipo Hulda Clark, para limpiar las piedras de la vesícula y del hígado, es hacer una dieta baja en grasas y almidones y nunca, nunca la superabundancia y mezcla de ambos, sobre todo por las noches, ya que hemos visto que la mezcla es explosiva. No obstante conviene además usar para los cálculos las siguientes plantas:

  • Lino: Antiespasmódico, sedante, antiinflamatorio.
  • Manzanilla romana: Antiespasmódico, sedante.
  • Argentina, Boldo, Pasionaria.

Otros remedios y consejos serían:

  • El té de limón. Poner a hervir un limón con cascara cortado a la mitad, lavado en agua. Se pone en el fuego hasta que hierve, luego cuando se saca del fuego, se bebe tibio quitando parte de la pulpa para darle más fuerza. Se puede tomar 2 veces al día.
  • Beber agua mineral y agregarle zumo de limón para que ayude a depurar el hígado y se resuelva más rápido esta afección.
  • Beber zumo de limón, pomelo o naranja es realmente bueno para depurar, en especial por la mañana.
  • Las infusiones de laurel, menta o manzanilla también son útiles para los ataques de hígado. Se puede tomar 2 o 3 veces al día estas infusiones.
  • Seguir una dieta de alimentos ligeros y frescos, fundamentalmente verduras y frutas que no sean abundantes en almidones (patata, batata, etc.) por unos días es fundamental para poder recuperarnos rápido del ataque de hígado. También el pollo, pescado y el arroz son algunos de los alimentos mas recomendados. Todos los alimentos deben ser preparados sin salsas, aderezos, ni nada pesado para que resulte fácil su digestión.
  • Cuidado con los productos coleréticos, ya que provocan una mayor producción de bilis que puede agravar el problema, por lo que conviene evitarlo durante el tiempo que dure el problema. Ejemplo de ellas son: tilo, olivo, menta, agracejo, alcachofera, fumaria, boldo, rábano, diente de león, ajenjo, centaura menor, cúrcuma, genciana entre otras.

Este problema se puede evitar comiendo moderadamente y analizando que combinaciones hacemos, porque a veces no es la comida de un día lo que lo provoca, sino la de varios. Si tenemos pensamiento de hacer una comida pesada, debemos tomar después de la misma, un te digestivo.

Se sabe que el hígado, el gran depurador del organismo, ejecuta más de quinientas funciones diferentes aunque se sospecha que pueden ser muchas más. De ahí la enorme importancia de su estado para la salud. Con un hígado en mal estado es imposible encontrarse bien. Por eso es necesario ayudarle de vez en cuando con un ayuno moderado o una cura de desintoxicación. Le explicamos cómo hacerla.

Antes de explicar la eficacia de una desintoxicación hepática conviene recordar las características y actividades del hígado porque su función es absolutamente crucial para la vida. Hablamos de una glándula de gran tamaño -pesa alrededor de kilo y medio- que realiza multitud de actividades ligadas esencialmente al metabolismo intermediario. Podría decirse que es como una gran plataforma desde la que se liberan sustancias básicas para muy diversas funciones. Situada debajo del diafragma, ocupa la parte más alta de la cavidad abdominal, en el hipocondrio derecho. Su posición es además estratégica en la circulación ya que tiene una vascularización muy abundante.
Sus funciones básicas son cinco.
1) Actividad circulatoria. Se encarga de filtrar la sangre procedente del intestino depurándola.

2) Actividad secretora y excretora. Se encarga de producir bilis, sustancia encargada de:
-Facilitar la digestión de las grasas en el intestino.
-Permitir la absorción de vitaminas liposolubles.
-Metabolizar el colesterol y la bilirrubina.
-Equilibrar la acidez del quimo presente en el duodeno.
-Transportar la inmunoglobulina A a la mucosa intestinal.

3) Actividad metabólica. Participa en la metabolización de los carbohidratos, proteínas, lípidos, minerales y vitaminas. De hecho, el hígado es el encargado de convertir los carbohidratos y proteínas en grasas.
a) Las actividades específicas que desempeña en el metabolismo de los carbohidratos es la de:
-Almacenar glucógeno.
-Convertir galactosa y fructosa en glucosa.
-Elaborar distintos compuestos químicos.

b) En cuanto al metabolismo de los lípidos, sus funciones específicas son:
-La formación de la mayor parte de las lipoproteínas.
-La formación de colesterol y fosfolípidos.
-La gluconeogénesis

c) En cuanto a las proteínas se refiere, lo que el hígado hace es:
-Desaminar los aminoácidos.
-Fabricar urea para suprimir el amoniaco de los líquidos corporales.
-Formar la práctica totalidad de las proteínas plasmáticas.
Cabe añadir que aunque la mayor parte del metabolismo de los hidratos de carbono y de las grasas se produce en el hígado probablemente podríamos sobrevivir si esa función se interrumpiera; sin embargo, si el hígado no metabolizara las proteínas la persona moriría en pocos días.

d) Las otras funciones metabólicas del hígado son las de:
-Almacenar vitaminas.
-Almacenar hierro.
-Formar las sustancias que intervienen en el proceso de coagulación (fibrinógeno, protombina, factores VII, IX y X). -Eliminar o excretar los fármacos, hormonas y otras sustancias.
4) Actividad protectora y detoxificadora. En el hígado existen unas células conocidas como "células de Kupffer" -o macrófagos- que tienen la función de fagocitar (ingerir y digerir) parásitos, virus, bacterias y macromoléculas por lo que constituyen una barrera para las toxinas y microorganismos procedentes del intestino. Además juegan un papel fundamental en la formación de antígenos durante los procesos de inflamación e infección porque son las iniciadoras de la inmunidad mediada por las células B y T.
Cabe añadir que hay otras células -las llamadas "células de PIT"-, equivalentes a grandes linfocitos granulares y células asesinas, que tienen también funciones similares por lo que brindan protección contra las infecciones virales.

5) Actividad hematológica. Durante parte de la vida embrionaria -y en algunos estados patológicos en el adulto- se forma sangre en el hígado. Además, éste produce fibrinógeno, protombina y heparina; y destruye eritrocitos.

LA IMPORTANCIA DEL HÍGADO
Como el lector puede constatar, lo apuntado hasta aquí -de forma muy resumida- demuestra la enorme importancia del hígado. Hasta el punto de que desde la óptica de la Medicina Ortomolecular es impensable tratar cualquier alteración o disfunción sin antes pasar por una desintoxicación hepática. Es la piedra angular de cualquier tratamiento del que se pretenda salir exitoso.
Además -y sin entrar en patologías específicas-, teniendo en cuenta las actividades en las que está involucrado el hígado muchas actuaciones a nivel digestivo, pancreático, intestinal, renal, etc, pasan inexorablemente por una terapia normalizadora de la función hepática.

DESINTOXICACIÓN CELULAR
Normalmente los residuos de la alimentación son expulsados de las células y pasan a la linfa y a la sangre que los transportan a los órganos excretores -sobre todo al hígado y a los riñones- donde son transformados y conducidos a los órganos de evacuación. Pues bien, como el organismo lleva siempre un cierto retraso a la hora de efectuar la limpieza es evidente que no ingerir alimentos durante un tiempo -o, al menos, limitar su ingesta- le permite dedicar más energía a la depuración. Es más, cuando se efectúa un proceso de desintoxicación se aprecia en el hígado una pérdida importante de peso, lo que se debe a que el hígado quema tanto el glucógeno de reserva que contiene como buena parte de la grasa acumulada.

LA DEPURACIÓN
El buen estado de salud se da cuando el conjunto de actividades de los órganos y funciones corporales se realizan de forma correcta y en equilibrio siendo la ruptura del mismo lo que nos lleva a perder la salud. Por otra parte, la actividad de las células que forman nuestro organismo genera sustancias de desecho que eliminamos de forma natural cuando éstas no sobrepasan el nivel de tolerancia, algo que depende de cada individuo (edad, herencia, estado general. ).
Sin embargo, hay alimentos y productos como el café, el tabaco, diversas drogas, productos tóxicos, algunos aditivos alimentarios, contaminantes de las aguas, medicamentos, etc., que dificultan las actividades celulares e incrementan la cantidad de elementos de desecho por lo que los órganos eliminadores (emuntorios) se ven desbordados e incapaces de desembarazarse de un nivel elevado de toxinas.
En suma, se puede afirmar que la salud de un individuo depende de la capacidad de su organismo para eliminar los residuos perjudiciales, tanto de origen interno como externo. Y como quiera que hoy el ser humano no suele mantener una conducta que respete las leyes naturales en cuanto a alimentación, ejercicio, hábitos de conducta, etc, llega un momento en el que comienzan a aparecer signos de que se hace necesaria una depuración. Signos que unas veces se manifiestan como una enfermedad grave y en otras en forma de síntomas generales como fatiga, caída del cabello, pérdida de apetito, uñas quebradizas, dificultad para conciliar el sueño, decaimiento, astenia y otros signos subjetivos que indican falta de energía.
La depuración del organismo -y en particular la depuración hepática- es pues una de las primeras acciones que deberíamos tomar cuando nos planteamos el tratamiento de cualquier patología. Porque lo más eficaz es siempre comenzar "limpiando el terreno".

SÍNTOMAS DEL PROCESO DEPURATIVO
Depurar el organismo consiste en disminuir su nivel de toxemia. Y eso debe hacerse disminuyendo los tóxicos externos, por un lado, y ayudando a los órganos eliminadores a realizar su función estimulando la eliminación de toxinas, por otro.
Un buen drenaje debe durar entre 3 y 10 días. Depende del estado general (que evidenciará de un modo aproximado el nivel de toxemia), de la edad, de la constitución y de si existe o no alguna patología.
Hay que advertir, en todo caso, que un proceso depurativo conlleva a veces la aparición de lo que podríamos denominar una "crisis aguda", algo que patentiza que en el organismo se están produciendo cambios significativos. Durante esa crisis observaremos cómo se cumple la "Ley de Hering": cuando existe una sintomatología muy evidente todos los síntomas van cambiando, expresándose por orden inverso de aparición: primero los más recientes, después los más antiguos. Y antes los de las zonas inferiores que los de las zonas superiores.
Existen además una serie de signos que nos informan de la evolución del proceso. Así,
-la lengua se cubre de una gruesa capa de saburra blanca o amarillenta (en función de la composición de los residuos que se eliminan por esta vía). Cuando vuelve a ser sonrosada y la capa de saburra es blanca y fina otra vez es indicio de que la depuración ha finalizado.
-el aliento es fuerte, a veces hasta fétido. Cuando se ha depurado lo suficiente vuelve a ser fresco y limpio.
-La orina es más oscura y densa, con olor fuerte y diferente. Vuelve a ser clara al final de la depuración.
-Las heces son también más oscuras, concentradas y abundantes volviendo a su color y textura normales cuando finaliza la depuración. Hay que destacar que cuando la técnica utilizada consiste en un ayuno la cantidad de materia fecal no aumenta aunque también es cierto que generalmente hay deposición diaria, señal de que en el interior del intestino había residuos que no podían eliminarse con la defecación normal cotidiana (esto ocurre sobre todo en personas que de manera habitual son estreñidas o bien tienen divertículos en el intestino). Esta crisis puede acompañarse en ocasiones de diversos síntomas generales como:
-Dolor difuso y/o jaqueca, señal de alarma para el organismo que invita a la búsqueda de calor, reposo, rechazo de alimentos.
-Fiebre que tiende a disminuir con rapidez el índice de toxemia excesivo pues pone en marcha unas medidas excepcionales. Es el caso de un aumento de la frecuencia cardiaca, el incremento de la circulación sanguínea y el reforzamiento de la función respiratoria. Y dado que sabemos que la fiebre cumple una función de defensa orgánica, es importante no actuar nunca contra ella -a no ser que sea muy elevada- sino mantenerla controlada en todo momento; por ejemplo, mediante la aplicación de paños fríos acompañados de fricciones en la espalda o baños de agua fría. -
Aminoración de las funciones muscular y sensorial así como de la digestiva. Estos síntomas suelen aparecer con más intensidad cuanto más elevada es la toxemia y más riguroso el procedimiento adoptado mientras que se presentan de forma muy suave o incluso no aparecen cuando la toxemia es leve y/o la depuración se realiza lentamente, con supresión gradual y paulatina de bebidas estimulantes como el café o el té y la adopción de unos hábitos adecuados y de una dieta depurativa.
Dependiendo de cada individuo, podríamos encontrarnos con otros síntomas particulares como aumento de la sudoración, incremento de mucosidades nasales o faríngeas, lagrimeo, aparición de forúnculos, etc.
Lo más aconsejable, siempre que los síntomas no sean demasiado violentos o impliquen algún riesgo para el individuo, es encauzarlos mediante técnicas naturales y no suprimirlos ya que la propia naturaleza del individuo es la que elige la forma más adecuada para restablecer el equilibrio.

RECOMENDACIONES DURANTE LA DEXINTOXICACIÓN
-Consuma, si le es posible, alimentos de origen biológico.
-Consuma frutas como desayuno, almuerzo y/o sustituto de la cena.
-Prepare los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha usando utensilios de acero inoxidable
. -Elimine el consumo de productos refinados, la carne roja y los productos lácteos y derivados.
-Evite el consumo de bebidas alcohólicas, excitantes, etc.
-Procure no tomar alimentos fritos, congelados, precocinados, etc.
-Tome algún tipo de caldo depurativo diariamente y fuera de las comidas.
-Trate de reducir la cantidad de alimentos a ingerir.
-Evite las situaciones de estrés.
-Mantenga una higiene externa e interna adecuadas.
-Realice una actividad física acorde con sus necesidades.
-Duerma un mínimo de horas para que el sueño sea reparador.
-Beba agua filtrada o embotellada.

ALIMENTOS ADECUADOS
Cereales integrales: aportan hidratos de carbono complejos y vitaminas del grupo B, elementos necesarios para el buen funcionamiento del hígado. Además, los H. C. que contiene constituyen el nutriente que con mayor facilidad metabolizará un hígado enfermo.
Frutas: son ricas en azúcares de fácil asimilación y vitaminas antioxidantes que favorecen el funcionamiento hepático y evitan la retención de líquidos.
Verduras: siempre que sea posible se deben tomar crudas o cocinadas con poca sal. Aportan potasio y otros minerales necesarios en caso de trastornos hepáticos. Además, aportan folatos necesarios para el metabolismo hepático.
Uvas: además de aportar azúcares naturales y vitaminas antioxidantes activan la función desintoxicadora del hígado y estimulan la producción de bilis. Asimismo, facilitan el retorno de la sangre del aparato digestivo al hígado con lo que disminuye la hipertensión portal que suele producirse como consecuencia de la cirrosis.
Manzanas: facilita el vaciamiento de la bilis y la descongestión hepática. Y poseen abundante fibra.
Ciruelas: evitan el estreñimiento y favorecen la eliminación de desechos orgánicos. Son bajas en sodio, grasas y proteínas. Facilitan el trabajo hepático.
Cerezas: son antioxidantes y depurativas de la sangre lo que facilita el trabajo hepático.
Nísperos: contienen provitamina A y minerales. Son descongestionantes y pueden reducir el tamaño del hígado cuando éste es debido a un cúmulo de sangre (hepatomegalia congestiva).
Alcachofas: por su contenido en cinarina y otras sustancias potencian la función hepática, desintoxican y facilitan la eliminación de sustancias nocivas. Aumentan la secreción de bilis y mejoran su vaciamiento al intestino. Alivian el mal gusto de boca y las digestiones pesadas debidas al mal funcionamiento hepático.
Cardo: contiene también cinarina lo que estimula la producción de bilis, descongestiona el hígado y facilita su buen funcionamiento.
Cebollas: gracias a su aceite esencial sulfurado estimulan la función desintoxicadora del hígado.
Rábanos: su esencia sulfurada de sabor picante estimula la función hepática y aumentan la producción de bilis haciéndola mas fluida y facilitando su vaciamiento.
Lecitina: contiene colina, un factor vitamínico indispensable para el metabolismo hepático y para evitar que se deposite grasa en el hígado.
Aceite de oliva: en cantidades moderadas favorece el buen funcionamiento hepático.
Fresas: mejoran la circulación venosa del sistema portal hepático y contribuyen a reducir la ascitis.
Achicoria, escarola y endivia: contienen una sustancia amarga que facilita el vaciamiento de la vesícula.
Berenjena: es un tónico digestivo que activa de forma suave la función de la vesícula.

COMPLEMENTOS
S-Adenosil metionina (SAM). Es un metabolito del aminoácido estándar L-metionina que mejora de forma notable el metabolismo del hígado. Algunas investigaciones han dejado patente su eficacia en los casos de hepatitis y cirrosis, además de actuar como antiinflamatorio.
Glutamina. Tiene capacidad para inhibir la acumulación de grasas en el hígado.
Colina. Actúa de forma muy efectiva eliminando y evitando la acumulación de grasa en el hígado.
Vitamina C. Actúa como antioxidante y produce acción antiinflamatoria.
Azufre. Además de los efectos neutralizadores de los radicales libres y como sustancia que ayuda a eliminar los metales pesados, el azufre desintoxica el organismo, especialmente a través del hígado. La alicina del ajo -una de sus sustancias activas- es un compuesto azufrado y aunque es muy inestable su degradación no la inutiliza ya que se convierte en otros compuestos azufrados activos.
Ácido alfa lipoico. Este antioxidante protege al hígado del daño debido a las toxinas.
N-Acetil l-cisteina: Forma potente del aminoácido L-cisteína, aumenta la producción de glutation compuesto antioxidante y desintoxicante).
Cardo mariano. Se ha comprobado que la silimarina, el principio activo de esta hierba, previene la toxicidad y estimula la función hepática. La ingesta de silimarina produce un incremento sustancial en los niveles de glutation en el hígado. Por su contenido en tiramina puede desencadenar crisis hipertensivas en pacientes que estén siguiendo un tratamiento antidepresivo con IMAOs.
Diente de león. La raíz de diente de león favorece la función hepática.

Hola Ágeles. Yo ambién soy enferma, en mi caso es Hipertensión Pulmonar Arterial. He encontrado tu blog por casualidad, buscando algo sobre los tribunales médicos. Y me parecido "exquisito", lleno de sensibilidad y sabiduría. Espero que esté bien, un saludo

Gracias amiga, desconozco en que consiste tu enfermedad pero todos los enfermos somos sufridores y sólo por ello ya nos une un vinculo, te agradezco tus palabras y te deseo lo mejor, si puede ser que te recuperes o al menos te mejores.
Un saludo.

Hola, interesante la pagina, me ha tocado pues mañana será un mes del fallecimiento de mi tia materna, a ella le hacian dialisis y de tanto medicamento se le estropeó el higado y le dió diabetes en fin su pie emanaba todo los medicamentos que ingería, es triste pero sabemos que por fin descansa y se ha liberado de su dolor.
Debemos tener mucho cuidado con lo que ingerimos y consumimos.

Siento mucho lo de tu tia y espero de corazón que estés un poco recuperada de su pérdida. Efectivamente tenemos que tener mucho cuidado con el exceso de medicamentos, pero eso habría que decírselo a nuestros médicos que creo que nos atiborran de cualquier cosa para callarnos la boca. Yo he seguido muchos tratamientos, pero hoy día son muy pocos los medicamentos que consumo. Soy consciente que no me hacen nada. Al menos en nuestra enfermedad funciona así, habrá otras que es más necesario un consumo continuado. Bueno, es mi opinión.
Gracias por tu aportación.

Hola me parece super interesante tu blog me inquieta un poco no quiero meterme ideas de que tengo algo asi apenas tengo 21 años y me mandaron a hacer estudios del higado dicen que algo anda as ya tengo 3 años mal he tomado medicamento desde que tengo 14 años y ya no he dejado de tomar tengo el síndrome de Guillain-Barré y he tomado miles de medicamentos hasta la fecha me asusta un poco que tenga algo mi higado me siento tan triste y sola todos dicen que yo siempre me quejo pero no saben lo feo que se siente estar asi no estar bien bueno disculpa por molestarte escribiendo esto solo que me siento sola en esto gracias por la informacion es muy util..

Puedes escribir siempre que quieras y comentarnos como te sientes. Este es un Blog de ayuda a enfermos y aunque no padezcas nuestra enfermedad, naturalmente puedes formar parte de este espacio. Si de alguna manera podemos ayudarte, no tienes más que decirlo. Desconozco por completo tu enfermedad, pero efectivamente el exceso de medicamentos, tal como reza este post, no es bueno para nadie, independientemente de la patología que padezcas. Debes llevar un control cuando te medicas durante tanto tiempo, aunque ya imagino que lo estas haciendo, existen análisis que controlan el daño hepatico, llevarlos a cabo con asiduidad te ayudaran también a que te sientas más tranquila. Habla con tu médico para que resuelva tus inquietudes. Un saludo.

Hola buen dia me encanta tu pagina hojala sigan comentando sobre todo de la medicina una pregunta yo tengo colesterol que medicamento puedo tomar y cuales no hojala me pudieran responder por su atención muchas gracias

Lo siento, yo no soy médico, soy una enferma y aquí se suele hablar de enfermedades, en efecto, pero sobre todo de las que llamamos invisibles socialmente, entre ellas sobre todo el SFC, la FM, la SQM, Etc. Un saludo.

Hola, buscaba información sobre.los daños que ocasionan los medicamentos, encontré esta página, que realmente es muy buena información, aunque a la misma vez me hace temer,desde muy pequeña e tomado medicamento yo ahorita, padezco de una inflamación fuerte en.mis ojos llamada uveitis, por tanto.estoy tomando metotrexato que que com.bien lo dices es dañino para el hígado, por eso temo, en fin vigilo cada tres meses con análisis para.saber su estado de mi hígado, espero que aparesca en ellos si algo anda mal y no lo oculten como tu lo mencionas, por di fuera.poco también tengo un problema con mis vías urinarias y mi riñón que creo también.es a causa de tanta medicación, aveces mo se que hacer yo creo mucho.en Dios y creo que lo que me queda es ponerme en.sus manos. Un saludo y gracias por la información

Me gustaria saber si el exeso de farmacos (relajantes musculares y antinflamatorios ) afectan el ciclo menstrual de la mujer en sspecifico su color y flujo. Gracias

Lo difícil es cuando dependes de medicamentos por lo menos en mi caso a si me pasa cada mes necesito para calmar el dolor de mi periodo sino esos días alrededor de 2 o 3 son realmente un infierno

Hola Angeles muy intructivo me sirvio de mucho esta informacion yo estoy padeciendo de los sintomas del SFC pero los medicos me estan mandando de un lado para otro mandandome muchos estudios medicinas las enzimas hepaticas elevadas y he dejado de tomar los medicamentos que como bien dices no me hacen nada muchas pruebas de las que me han hecho dan problemas de artritis tengo mucho dolor y me empeoro con cualquier actividad que antes era muy sencilla asta tuve que dejar el trabajo hace mas o menos un año que estoy padesiendo todo esto y no encuentro una respuesta muchos especialistas van y vienen con mas pruebas y medicinas y yo me sigo empeorando estoy desesperada deseando que alguien me de respuestas por favor si sabes de algun lugar donde pueda acudir aqui en Miami te lo agradeseria mucho gracias por tu tiempo

Buenos días, quería consultar de ser posible.
Tengo 51 años, 15 kilos de sobrepeso y actividad física moderada. el tema es que tomo 6 medicamentos diarios y es como mucho, tengo el hígado graso y me sinto pasado de remedios.
Los remedios son: Para la presión,para el colesterol, para el acido urico.
O sea me siento pasado de remedios y como que me estoy saturando. que recomiendan.

El hecho de tener las transaminasas altas es una condición muy común en la población, que en ocasiones no genera daños graves al organismo, sin embargo puede ser indicativo de que se está formando algo extraño en el hígado.

Tal vez, no tienes conocimiento de que son las transaminasas, por eso te explicamos que estas son unas enzimas hepáticas, compuestas de proteínas que impulsan a los aminoácidos.

Igualmente, debes saber que el hígado es un órgano en el que se sintetizan y se descomponen estos aminoácidos para almacenarlos y luego utilizarlos como energía, cuando este no puede cumplir su función correctamente, estas enzimas se escapan hacia el torrente sanguíneo y es lo que conocemos como transaminasas altas.

Cuando estas sustancias aparecen en niveles superiores a los normales, puede que se esté manifestando la existencia de enfermedades graves como, por ejemplo, la hepatitis viral, lesiones en el hígado o toxicidad.

A veces, la mayoría de las personas tienen las transaminasas altas y ni siquiera lo saben, pues a menudo no tienen ningún síntoma, y lo descubren de manera accidental cuando se hacen exámenes de sangre.

Por esta razón, es necesario que usted conozca cuáles son los valores, pues como cualquier otro tiene unos parámetros que determinan si se tiene o no una alteración, o si está dentro de los rangos normales o no, esto lo va a determinar su doctor y también la historia clínica de la persona, la edad y otros factores de su rutina.

Los valores normales de la transaminasa GPT en hombres están entre 10 y 40 U/L o entre 0,17 y 0,68 mckat/L, mientras que en las mujeres los valores normales de la transaminasa GPT son 7 y 35 U/L o entre 0,12 y 0,60 mckat/L.

Si te realizas unos exámenes y los resultados que arrojan son mayores a los de referencia, es posible que tu cuerpo te esté avisando la existencia de este problema a través de síntomas como la ictericia, que es el signo más evidente de la elevación de los niveles de las enzimas hepáticas.

Este síntoma se caracteriza por ser el resultado de la coloración amarillenta de la piel, la parte blanca de los ojos y las membranas mucosas presentes en el interior de la boca.

Los picores localizados de la piel son otro síntoma que es bastante común con las transaminasas altas, esto debido al mal funcionamiento del hígado, las toxinas presentes en el cuerpo, son eliminadas y ya no se acumulan en la piel y la sangre da una sensación de un picor continuo y pueden ir de leves a graves.

Además de esto, también puede presentar una hinchazón anormal en la parte inferior del cuerpo, como los tobillos, los pies y las piernas. Esto ocurre principalmente, porque la materia de desecho del cuerpo, no se gestiona adecuadamente.

Del mismo modo, son comunes las molestias digestivas, sobre todo por el aumento de la bilis, un jugo digestivo en el intestino para la absorción de las grasas en el cuerpo. Aunque son síntomas poco alarmantes se deben vigilar con las transaminasas altas.

La orina oscura es igualmente otro factor determinante en las transaminasas altas, en este caso suele ser de roja a marrón. Una orina sana debe ser de un color amarillo claro, por lo tanto si notas algún cambio, debes recurrir a un especialista para que determine si la causa de este síntoma es el aumento de las transaminasas o enzimas.

También, está la fatiga o cansancio fácil, esta falta de energía afecta a pacientes con hepatitis, cirrosis e inclusive esteatosis hepática, en todas estas las transaminasas suelen estar elevadas. Cuanto más avanzado es el daño al hígado, más pérdida de apetito el paciente se siente.

De la misma manera, puedes presentar dolor abdominal, específicamente en el cuadrante superior derecho, un síntoma común de enfermedad hepática, especialmente en las hepatitis agudas. Ocurre generalmente por aumento del tamaño del hígado, causando la ruptura de la cápsula hepática.

Este dolor en la región del hígado también puede ser causado por muchas otras condiciones, incluyendo problemas en la vesícula, vías biliares, base del pulmón derecho e inclusive lesiones en las costillas o en los músculos abdominales.

Por esta razón es necesario que te realices los exámenes de sangre, así estarás totalmente seguro de que la causa del dolor es hepática.

Generalmente, el hecho de tener las transaminasas altas genera una variedad de síntomas generales que incluye náuseas, pérdida de apetito, abatimiento y pérdida de peso. En los casos de hepatitis aguda, el paciente presenta fiebre, que contribuye aún más a la aparición de este malestar.

Un sabor amargo en la boca es un síntoma atribuido popularmente a problemas del hígado, por ende a las transaminasas altas, sin embargo es una queja no muy específica, que puede ser activada por muchas otras causas, como reflujo, gastritis, lesiones de los dientes, infecciones en la faringe o amígdalas.

Si el paciente no presenta ningún otro síntoma, es poco probable que la sensación de boca amarga sea un signo de problema hepático relevante.

Sin duda, son varios los síntomas que pueden determinar que estés padeciendo enfermedades hepáticas, algunos más comunes que otros, pero te repetimos que lo que va a determinar si realmente dichos síntomas se debe a las transaminasas altas va a ser la realización de unos estudios sanguíneos, pues los síntomas no son del todo únicos.

Es decir, puede que presentes estos malestares pero no precisamente estén ligados a enfermedades del hígado sino a otros males, por lo tanto la recomendación es asistir periódicamente al médico y realizarse el respectivo chequeo, de esta forma podrás estar seguro de lo que estas sufriendo, sin necesidad de alarmarte antes de tiempo.

Y como última recomendación, toma en cuenta que para evitar cualquier tipo enfermedad puedes empezar por llevar una vida sana, y con esto no solo nos referimos a hacer ejercicios, la alimentación también juega un papel fundamental, debido a que esa es la gasolina que le da vida y movilidad a tu organismo.

En el artículo de hoy, vamos a hablar del hígado graso, o, como se le conoce en el ámbito sanitario, de la esteatosis hepática. Como verás, se trata de una enfermedad benigna del hígado, y aquí tienes toda la información que necesitas para conocerla en profundidad.

En primer lugar, ya que vamos a hablar del hígado graso, conviene que entendamos bien qué es y por qué sucede. Después, podremos pasar a hablar de cuáles son sus causas, sus síntomas, y los tratamientos más habituales para resolver los problemas asociados.

El hígado graso es una enfermedad hepática que, generalmente, es benigna. Esta enfermedad se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas. En muchas ocasiones, se relaciona el hígado graso con la cirrosis, y se tiende a pensar que la esteatosis hepática se debe a un consumo excesivo de alcohol. Sin embargo, es importante mencionar que esto no siempre es así.

Dentro de la esteatosis hepática, existe tanto la esteatosis hepática alcohólica como la no alcohólica. Como puedes imaginar, en el primer caso, se debe a un consumo excesivo de alcohol, pero, en el segundo caso, se produce por otras razones.

Con lo que sí está bastante relacionada, es con el sobrepeso, por lo que, si tienes sobrepeso y notas alguno de los síntomas propios del hígado graso (que mencionaremos después), deberías tener cuidado.

Hay que mencionar, no obstante, que en muchas personas se da la estatosis hepática no alcohólica, y éstas no presentan ningún tipo de síntoma o problema. Depende de cada cuerpo y de cada persona.

Sin embargo, es importante hacerse chequeos, porque el hígado graso puede evolucionar en esteatohepatitis, insuficiencia hepática o, incluso, cáncer. Por lo tanto, hay que tener cuidado, pese a que no tengamos síntomas ni problemas relacionados.

Visto qué es el hígado graso, podemos pasar a hablar de cuáles son las causas más habituales. Hay que señalar que no existen causas claras como tales, o, al menos, no se conoce. Sin embargo, sí se conocen algunos factores de riesgo. Son los siguientes:

  • Sobrepeso
  • Prediabetes y diabetes
  • Colesterol alto
  • Triglicéridos altos
  • Hipertensión arterial
  • Mala dieta
  • Pérdida de peso excesivamente rápida
  • Enfermedades intestinales

Al contar con uno de estos (o varios) factores de riesgo, conviene tener especial cuidado, porque es posible que se llegue a padecer hígado graso. Y, por supuesto, en la medida de lo posible, conviene controlar dichos factores de riesgo.

Vistas las causas, pasemos a ver los síntomas habituales del hígado graso. De este modo, si sientes algunos síntomas que no sabes interpretar, podrás saber si es posible que estés sufriendo esteatosis hepática.

Dolor en la parte superior derecha del abdomen

Este es el síntoma más habitual y uno de los primeros que aparecen. Se caracteriza por un dolor agudo en la parte superior derecha del abdomen, generalmente, después de las comidas.

Malestar general

El malestar general también se da con bastante prontitud cuando se padece este problema, y también se sufre más gravemente después de las comidas. El mayor problema de este síntoma, es que hay muchos otros problemas que pueden causarlo.

Cansancio y fatiga crónica