donde esta el centro de los actos reflejos

Los cálculos biliares que no ocasionan síntomas, generalmente, no son fuente de problemas y no requieren de más exámenes. Muchas veces se encuentran cálculos biliares por accidente en una radiografía o ultrasonido abdominal realizado por otras razones. A menos que se presenten síntomas de dolor, náusea, vómito o fiebre, no es necesario hacer más exámenes ni realizar ninguna otra intervención. Los síntomas surgen cuando un cálculo biliar bloquea el flujo de bilis desde la vesícula biliar o los conductos biliares. Cuando hay un cálculo biliar en el conducto biliar, se trata de una coledocolitiasis que podría ocasionar molestias constantes o periódicas. Por lo general, el dolor de la coledocolitiasis se ubica en el abdomen superior y puede irradiarse (sentirse en otra parte) hacia el hombro derecho; además puede durar desde varios minutos a horas, y puede presentarse con sudoración, náusea, vómito. Las crisis de los cálculos biliares pueden producir dolor en el pecho que podría asemejarse a un ataque cardíaco. Si siente un dolor nuevo y diferente a otros tipos de dolor, debe conversar con un médico sobre los síntomas.

Una vesícula biliar inflamada (colecistitis), la presencia de material infectado atrapado dentro del conducto biliar común (colangitis), o un cálculo que obstaculiza el flujo de salida de los jugos pancreáticos (pancreatitis por cálculos biliares) pueden provocar fiebre, escalofríos, fuerte dolor abdominal o ictericia. Las personas que presenten estos problemas, deben someterse a un examen médico urgente.

Se sospecha un diagnóstico de cálculos biliares cuando se presentan síntomas de dolor en el cuadrante abdominal superior derecho, náusea o vómito. La ubicación, duración y “características” (punzante, que roe, tipo cólico) del dolor ayudan a determinar la posibilidad de una enfermedad de cálculos biliares. Podría también presentarse sensibilidad abdominal así como elevación en los resultados de las pruebas de la función hepática. El examen de ultrasonido abdominal es un método rápido, sensible y relativamente barato para detectar cálculos biliares en la vesícula biliar o en el conducto biliar común. Este es el examen que con más frecuencia se realiza.

El tratamiento para los cálculos biliares que obstruyen el conducto biliar común es la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) o una intervención quirúrgica. La CPRE implica introducir una sonda fina y flexible por la boca hasta llegar al duodeno, donde se la utiliza para evaluar el conducto biliar común o el conducto pancreático. Es posible utilizar tubos diminutos e instrumentos para evaluar más a fondo los conductos y extirpar los cálculos, si es necesario. La cirugía de la vesícula biliar podría realizarse cuando los cálculos se encuentran en la vesícula misma, porque no es posible extirparlos mediante la CPRE. Esta operación, conocida como colecistectomía, comúnmente se realiza mediante laparoscopía, proceso realizado bajo anestesia general mediante el cual se inserta en el abdomen otra sonda fina parecida a un endoscopio, a través de varias incisiones pequeñas. Si no es posible realizar la operación de la vesícula, podría emplearse un medicamento llamado ursodiol para disolver los cálculos biliares de colesterol, pero esto puede llevar meses, y los cálculos se vuelven a presentar en muchos pacientes al suspender el tratamiento.

La pancreatitis por cálculos biliares es una inflamación del páncreas, resultado de la obstrucción del conducto pancreático por un cálculo biliar. Esto ocurre al nivel del esfínter de Oddi, un músculo redondo ubicado en la abertura del conducto biliar hacia el intestino delgado. Cuando un cálculo de la vesícula biliar se desplaza por el conducto biliar común y queda atrapado en el esfínter, bloquea el flujo de salida de todo material proveniente del hígado y páncreas. El resultado es la inflamación del páncreas, la cual puede ser muy grave. La pancreatitis por cálculos biliares puede ser una enfermedad que conlleva peligro de muerte, y es necesario que un médico examine de urgencia a la persona con cálculos biliares que repentinamente presenta dolor abdominal fuerte.

Los factores de riesgo para la pancreatitis por cálculos biliares son similares a los descritos para la enfermedad de cálculos biliares.

Los síntomas podrían ser similares a los arriba explicados, bajo Cálculos biliares y enfermedad de cálculos biliares. Además, podría sentirse dolor en el abdomen superior izquierdo o en la espalda, que generalmente aparece en forma repentina, es muy fuerte, normalmente agudo o como una sensación de que algo se aprieta, y con frecuencia viene acompañado por náusea y vómito.

Los exámenes de sangre pueden identificar la inflamación del páncreas (amilasa y lipasa) y pueden encontrar pruebas de obstrucción del flujo de salida de la bilis desde el hígado (ALT, AST, fosfatasa alcalina y bilirrubina). La inflamación del páncreas se observa mejor con una prueba radiológica (CT scan o CAT scan), la cual también puede determinar la gravedad de la inflamación pancreática. El CT scan no tiene tanta sutileza como para identificar los cálculos biliares pequeños, y por ello, podría requerirse un ultrasonido abdominal en caso de considerarse que esa es la causa de la pancreatitis.

Al inicio, la pancreatitis se trata mejor evitando la ingesta de cualquier tipo de líquido o sólido hasta que la inflamación disminuya. Normalmente, todo lo que se requiere es administrar líquidos por vía intravenosa cuando la inflamación es moderada, y los síntomas se resuelven dentro de pocos días. Una inflamación grave, dolor persistente y fiebre sugieren pancreatitis severa e inflamación continua. En ese caso, se iniciará la administración de nutrientes por vía intravenosa, si no es posible volver a empezar la ingesta oral en aproximadamente 5 a 7 días. La náusea grave y el vómito se tratan inicialmente aliviando al estómago de los líquidos; por ello se usa una sonda nasogástrica y se administran medicamentos antiheméticos (contra la náusea). Las terapias para el dolor podrían administrarse por vía intravenosa hasta que pueda reiniciarse la ingesta de alimentos y uso de tratamientos por vía oral. A veces, es importante extirpar urgentemente un cálculo biliar que ocasiona pancreatitis; y en otras ocasiones, podría ser adecuado esperar entre 24 y 48 horas con valoraciones regulares para asegurarse que la persona permanece estable. Los cálculos biliares que causan la pancreatitis de cálculos biliares podrían pasar y salir del conducto sin intervención o podrían requerir una extirpación endoscópica o quirúrgica. En los casos con infección del tejido pancreático, ocurre la enfermedad conocida como necrosis (tejido muerto) pancreática, y se podrían usar antibióticos para controlar o prevenir la infección.

La disfunción del esfínter de Oddi (DEO) comprende un complejo de síntomas de dolor abdominal superior irregular que podría presentarse acompañado por náusea y vómito. No se comprende completamente a este trastorno aún. Se cree que la causa es cicatrización o espasmo del músculo del esfínter de Oddi, un músculo circular de aproximadamente 1cm (1/2 pulgada) de longitud y ubicado en el extremo inferior de los conductos biliar y pancreático. La función de este músculo es mantener cerrados los músculos del conducto biliar y del conducto pancreático, para de esa manera prevenir el reflujo de los contenidos intestinales hacia esos conductos. Si este músculo sufre un espasmo o presenta cicatrices, el drenaje de los conductos biliar y pancreático podría comprometerse. La dilatación anormal del conducto biliar y/o pancreático normalmente se relaciona con aumento de los productos y enzimas del hígado, vesícula biliar y páncreas, lo cual puede analizarse mediante exámenes de sangre (pruebas hepáticas en suero sanguíneo, amilasa, lipasa). El dolor podría ser el resultado de la obstrucción de los conductos.

La disquinesia biliar podría desarrollarse después de la extirpación de la vesícula biliar, y por ello el nombre de síndrome post-colecistectomía.

Los síntomas podrían ser similares a aquellos por los cuales inicialmente se extirpó la vesícula biliar, e incluyen dolor abdominal, náusea y vómito. Los síntomas pueden ser ocasionales o podrían aumentar y disminuir. Las personas podrían perder peso debido a la falta de apetito. Fiebre, escalofríos y diarrea no son características de esta enfermedad. Si los síntomas son graves y no responden al tratamiento tradicional, se requeriría investigar más a fondo.

Es importante verificar que no se pasa por alto otras enfermedades más graves antes de embarcarse en el diagnóstico de disfunción del esfínter de Oddi. Por lo tanto, será importante verificar que el paciente no tenga cálculos en los conductos biliares, cáncer del páncreas o de los conductos biliares, enfermedad de úlcera péptica o enfermedad cardíaca (mala circulación hacia el corazón, llamada “isquemia”, o una “angina” que podría imitar esos síntomas).

El diagnóstico de disfunción del esfínter de Oddi puede evaluarse y confirmarse mediante un endoscopio especial que permite colocar un catéter en los conductos biliar y pancreático. Mediante la inyección de sustancia de contraste a través del catéter, junto con el uso de radiografías, el médico obtiene fotografías de los conductos biliar y pancreático. Este procedimiento que requiere de una sonda especial se conoce como colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), y puede ayudar a determinar la presencia de cálculos biliares en la vesícula biliar o conducto biliar. En el caso de cálculos en el conducto biliar, pueden utilizarse instrumentos y procedimientos especiales (esfinterotomía con extracción de cálculo) (ver figura 2, arriba) mientras se realiza la CPRE para extirpar la mayor parte de ellos. Es posible tomar mediciones de la fuerza de contracción del músculo del esfínter de Oddi mediante un tubo plástico especial que se inserta dentro del conducto biliar o del conducto pancreático, a nivel del músculo del esfínter de Oddi. Esto se conoce como “manometría del esfínter de Oddi” y se emplea para determinar si el músculo presenta “disquinesia” o si se contrae normalmente. Se confirma el diagnóstico de disquinesia biliar si el músculo no se contrae en forma normal.

En los pacientes con síntomas graves e intolerables, podría cortarse el músculo del esfínter con la sonda para la CPRE y un tubo plástico especial con un alambre pequeño adherido a un lado (llamado “esfinterotomo”). Se pasa este esfinterotomo a través del canal de la sonda de CPRE y luego hacia el conducto biliar y/o conducto pancreático, al nivel del músculo del esfínter. Después se aplica una pequeña cantidad de corriente eléctrica al alambre, el cual a su vez corta y cauteriza el músculo abierto. Esto se denomina “esfinterotomía”, procedimiento que sólo pueden realizar médicos altamente experimentados y únicamente cuando los síntomas son graves además de sin resolución. Aproximadamente 5 a 15 por ciento de pacientes sometidos a esta terapia podrían presentar inflamación del páncreas (llamada “pancreatitis”) como complicación, inmediatamente después del procedimiento.

Exámenes utilizados para evaluar la enfermedad de cálculos biliares:

  1. Ultrasonido: Este examen usa ondas de sonido para examinar los conductos biliares, hígado y páncreas. Es muy seguro. Con el ultrasonido, sería factible visualizar cálculos en la vesícula biliar o en los conductos biliares. Las imágenes podrían tener interferencia en pacientes muy obesos o en quienes ingirieron alimentos poco tiempo antes del examen.
  2. Ultrasonido endoscópico: Este dispositivo utiliza una sonda especial con una extensión de ultrasonido en la punta. Se inserta la sonda por la boca para examinar internamente los conductos biliares, vesícula biliar y conductos pancreáticos.. El uso del dispositivo para ultrasonido endoscópico requiere entrenamiento especial y es útil para ubicar cálculos en el conducto biliar que podrían pasarse por alto con el ultrasonido normal. También es útil para diagnosticar cáncer dentro del páncreas o conductos biliares.
  3. Exploración por CT or CAT scan: Es útil para diagnosticar cáncer dentro del hígado o páncreas. Podría identificar cálculos biliares pero no es tan eficaz como el ultrasonido. Este es uno de los mejores exámenes para evaluar la gravedad de la pancreatitis.
  4. CPRE: La CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica) usa un tipo especial de endoscopio que permite acceso a los conductos biliares y pancreáticos. También permite realizar terapias, tales como extirpar cálculos de los conductos biliar o pancreático. Se pueden tomar mediciones de la presión dentro del músculo del esfínter de Oddi mediante una prueba adicional llamada manometría del esfínter de Oddi (ver la sección sobre disquinesia biliar). Esto se realiza simultáneamente con el CPRE y es un examen especializado que requiere entrenamiento especial para realizarlo.
  5. CPRM (MRI): Colangiopancreatografía por resonancia magnética. Este examen utiliza una máquina llamada IRM (Imágenes por resonancia magnética – MRI). Es una prueba no invasora que emplea software especial de computadora para crear imágenes de los conductos biliar y pancreático, similares a los obtenidos mediante la CPRE pero no requiere realizar una endoscopía. Las anomalías descubiertas en la CPRM serán luego evaluadas más a profundidad o tratadas mediante CPRE o intervención quirúrgica.

* El Dr. Silverman es Fellow del Colegio Americano de Gastroenterología.

La amebiasis es una infección del intestino grueso provocada por el parásito unicelular Entamoeba histolytica. Suele causar diarrea o disentería.

La amebiasis es una enfermedad causada por la ameba, parásito microscópico denominado Entamoeba histolytica. En un momento de su ciclo vital, la ameba ésta protegida por una envoltura protectora llamada quiste. La infección empieza cuando una persona ingiere quistes presentes en la comida y en el agua contaminada. La amebiasis se encuentra en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, pero abunda más en los trópicos, donde el control de sanidad es más pobre. Al ser ingeridos, los quistes resisten los ácidos del estómago y llegan hasta el intestino. En el intestino, las amebas salen de los quistes y se multiplican, normalmente sin causar síntomas de ningún tipo. Hay casos, sin embargo, en que por razones desconocidas, las amebas invaden las paredes del intestino grueso y producen dolor abdominal, diarrea sanguinolenta (disentería) y, a veces, fiebre. Llegado este momento, existe también el peligro de que las amebas invadan otros órganos corporales.

Durante la infección, las amebas producen quistes que son eliminados de los intestinos junto con las heces. Fuera del cuerpo, los quistes pueden sobrevivir días, incluso semanas. En áreas de poca higiene, el agua potable contaminada con excrementos humanos puede propagar rápidamente la amebiasis y hacer que el ciclo comience de nuevo.

La mayor parte de las infecciones por ameba son asintomáticas, es decir, no producen síntomas. Sin embargo, aunque no haya síntomas, los quistes siguen reproduciéndose y se considera que la persona infectada es portadora de ellos.

Colitis amebiana Los síntomas ocurren mayoritariamente cuando las amebas atacan las paredes del intestino grueso. Este proceso recibe el nombre de colitis amebiana. El síntoma más común es un dolor abdominal creciente. Pueden darse síntomas adicionales como diarrea con

sangre o mucosidad, deposiciones frecuentes o una desagradable y continua necesidad de ir al baño. En un tercio de los casos, también se produce fiebre.

Disentería amebiana En algunos casos extraños, los síntomas de colitis amebiana empeoran; se presentan fiebre, escalofríos y diarrea intensa, con sangre y mucosidad. Esta enfermedad se llama disentería ame-biana, que a menudo conduce a una seria deshidratación (pérdida excesiva de agua en el cuerpo).

Amebiasis hepática Si las amebas se desplazan por vía sanguínea a otras partes del cuerpo, se pueden formar focos de infección en distintos órganos. En el 1 por ciento de los casos, infectan al hígado, en el que causan una dolencia llamada amebiasis hepática. Los síntomas de esta enfermedad incluyen fiebre, dilatación del abdomen, dolor e hiper-sensibilidad en la zona del hígado, justo debajo de las costillas derechas.

El método más común para diagnosticar la amebiasis es el examen microscópico de las heces del individuo afectado. La Entamoeba histolytica también puede identificarse en muestras de tejido obtenidas durante una exploración visual del colon con un instrumento flexible llamado colo-noscopio, o en el transcurso de una operación.

Si el médico detecta la presencia de Entaomeba histolytica, prescribe medicamentos tanto para los portadores asintomáticos (que pueden transmitir las amebas si no son eliminadas) como para los enfermos con la infección activa. El tratamiento normalmente dura tres semanas.

No hay vacuna o fármaco profiláctico (medicamento que previene una enfermedad) para la amebiasis. La prevención depende de la pureza de nuestras fuentes de agua, de la eliminación adecuada de los excrementos humanos y de utilizar correctamente las medidas de higiene, tales como lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de comer.

El suministro municipal de agua aprobado por los departamentos locales de salud de Estados Unidos normalmente se considera seguro. Sin embargo, al acampar o durante estancias en otros países, es importante consumir agua que pro venga de suministros seguros y evitar beber la de los arroyos u otras fuentes similares.

Algo de grasa en el hígado es normal. Pero si la grasa en el hígado representa más del 5% al 10% del peso de tu hígado, puedes tener enfermedad hepática alcohólica o no alcohólica. En algunos casos, estas enfermedades pueden llevar a complicaciones graves. Está atento a la siguiente guía que te ayudarán a entender los síntomas, causas y tratamientos para el hígado

Más de 15 millones de personas en simplemente Estados Unidos abusan del alcohol. Casi todos ellos – el 90% -100% – desarrollan grasa en el hígado.

El hígado graso puede ocurrir después de beber cantidades moderadas o grandes de alcohol. Incluso puede ocurrir después de un corto período de consumo excesivo de alcohol (hepatopatía alcohólica aguda).

La genética o herencia (lo que se transmite de padres a hijos) juega un papel en el desarrollo de grasa en el hígado por la enfermedad hepática alcohólica de dos maneras: Puede influir en la cantidad de alcohol que se consume y su probabilidad de desarrollar alcoholismo. Y también, puede afectar los niveles de enzimas hepáticas implicadas en la descomposición (metabolismo) de alcohol.

Otros factores que pueden influir en la probabilidad de desarrollar la enfermedad de hígado graso alcohólico incluyen:

  • Hepatitis C (que puede conducir a la inflamación del hígado)
  • Una sobrecarga de hierro
  • Obesidad
  • Dieta

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es ahora la causa más común de enfermedad hepática crónica en muchas partes del mundo, como por ejemplo en Estados Unidos. Algunas personas con exceso de grasa en el hígado simplemente tienen lo que se llama un hígado graso. Aunque esto no es normal, no es grave si no conduce a la inflamación o daño.

5 actos de comunicacion linguistica

Después de la experiencia de la cervecería, José continuó con el “gusto” por el alcohol, cuando comenzó a laborar en Ferrocarriles Nacionales de México, donde un día por poco y murió arrollado en las vías, mientras andaba alcoholizado.

Ya casado y con hijos, José dio al hospital por un problema con el aparato digestivo: le dejó de funcionar por la gran cantidad de alcohol que ingería.

En el hospital, la enfermera instaló un suero en el brazo de José y una sonda para sacar todo el alcohol que traía en su estómago. Su páncreas no funcionaba, y todo era por una descompensación alcohólica, combinada con una diabetes, ignorada hasta ese momento.

José rondaba los 30 años y había pasado la mitad en compañía del alcohol. La primera noche de hospital tuvo alucinaciones: “Me ponían suero y, cuando iban entrando las gotitas a mi cuerpo, yo veía que eran soldados que estaban apuntándome con un arma; hablaba a las enfermeras y no me hacían caso, entonces, me quité las mangueras del suero y me salí; llegué a la casa pensando que ya no iba a volver a tomar alcohol”.

Hoy tiene 66 años y 26 de pertenecer a un grupo de apoyo de Alcohólicos Anónimos, del Grupo Morelos. Llegó ahí por decisión propia, pero después de muchas situaciones que, como ocurría con su padre, hacía insostenible su estancia en casa, con su esposa e hijas. Comprendió que no era un “vicioso” o “borracho”, como le decían sus cercanos, sino que tenía una enfermedad.

“En el grupo, a través de compartir los problemas, me dan una solución para escuchar y tener una tribuna en donde nos subimos a compartir el vidrio que traigo adentro y me hace daño, y que lo tengo que sacar; entre todos, los problemas nos tocan de a menos”.

17% bebe alcohol de forma abusiva, cinco copas o más en una sola vez, según el mismo estudio

60% en secundaria y prepa bebió alguna vez (Encuesta Escolar sobre Adicciones 2012)

50% en Jalisco bebió alcohol en el último año, según la Encuesta Nacional de Adicciones

189 Mil jaliscienses son dependientes del alcohol, es decir, 65 de cada mil

7 mil jaliscienses reciben tratamiento por alguna adicción, de acuerdo con el Sisvea 2013

42% de ellos refirió que el alcohol fue la primera droga probada y casi nueve de cada 10 beben

15 mil tratamientos contó el Sisvea durante 2012, y 18 mil durante 2011

“No lo veo como un problema. Al contrario, a la larga va a ser mejor para mi salud”. Esta es la visión de vida que tiene Karen Viviana Serrano tras convivir por un año con la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

por Juan MANUEL CORREDOR B.
jcorredor@vanguardialiberal.com.co

Lo que para ella, una bumanguesa de 27 años, 1.65 metros de altura y 65 kilogramos de peso, empezó con dolores en la boca del estómago, debilidad y sensación de desaliento durante el día; era un mal presagio de una gastritis. Lo que Karen Viviana Serrano no se imaginó era que se encontraría con una enfermedad que hasta ese momento desconocía.
La degeneración grasa del hígado, también conocida como infiltración grasa hepática o esteatosis hepática, es una enfermedad que hace parte o compone un desorden mayor: el síndrome metabólico.
El hígado graso es aquella acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). En otras palabras, el hígado presenta una acumulación de grasa no sólo en su parte externa, sino también con infiltración, haciendo que se resienta e inflame.

José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia,

Esta enfermedad puede presentarse principalmente por la ingesta continua de alcohol, o como le sucedió a Karen Serrano, que sin ser consumidora de licor tiene la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
En nuestro medio, las personas con desórdenes metabólicos que presenten en su abdomen una obesidad central, que en hombres adultos supere los 90 cm y en mujeres adultas los 80 cm de perímetro abdominal, presentan la primera alerta para sospechar de síndrome metabólico y un posible caso de hígado graso.
En niños, por ejemplo, los casos de obesidad son patéticos. Algunos estudios indican que entre la población de 5 a 14 años el sobrepeso está entre 45% a 60%.
Otros componentes que encenderían las alarmas para esta patología son la presencia de glicemia elevada (azúcar elevado en la sangre), tener el colesterol y/o triglicéridos elevados de manera constante durante un tiempo prolongado (dyslipidemia) y tener la tensión arterial alta o hipertensión arterial.
Con esos parámetros de obesidad y uno de los componentes anteriores se hablaría de síndrome metabólico.
“Tras recurrir al médico de familia, este me envió a hacerme unos exámenes de sangre. En los resultados salió que tenía altos los niveles de Transaminasas (sustancias producidas principalmente en el hígado). Luego vinieron otros exámenes que evidenciaron inflamación del hígado y, por último, confirmamos la enfermedad”, describe Karen Serrano.
José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia, explica que “el hígado graso no es una enfermedad exclusiva de las personas obesas”. Así como a Karen, una persona sin sobrepeso actual ni histórico le ocurrió, “muchos otros pacientes pueden presentar alteraciones metabólicas o diabéticas por un manejo inadecuado de grasas. El porcentaje en el mundo de personas delgadas o con peso normal con hígado graso ronda entre el cinco a siete por ciento”.

Las etapas de esta patología comprenden: hígado graso, esteatohepatitis (hepatitis por grasa), fibrosis, cirrosis y probabilidad de cáncer de hígado.

No es de la noche a la mañana
Según los expertos, el hígado graso no es una enfermedad per se. Si bien las personas que tengan una dieta inadecuada y vida sedentaria son más propensas a tener hígado graso, existen otros factores que inciden en esta patología.
La ingesta de cierto tipo de medicamentos, por ejemplo, los corticoides, algunos analgésicos, algunos para la presión arterial y medicamentos de tipo cardiovascular, entre otros, favorecen la presencia de la enfermedad.
Otra posibilidad es el sometimiento de personas obesas a cirugías bariátricas (para contrarrestar el sobrepeso), procedimiento que podría desencadenar en hígado graso, afirma este especialista.
También, con el tiempo, favorece la enfermedad del hígado graso el consumo de ciertos productos herbolarios o medicina alternativa, así como la exposición a sustancias orgánicas o tóxicas derivadas del petróleo.
Forma de tratar la enfermedad
Desde el día en que Karen Serrano fue diagnosticada, inmediatamente cambiaron sus hábitos alimenticios. Un paciente con hígado graso debe contrarrestar la enfermedad realizando dos tareas específicas: ejercicio, preferiblemente cardiovascular, y mantener una dieta balanceada. Expertos en el tema han demostrado que con sólo la realización de ejercicio y la alimentación adecuada se puede revertir la enfermedad grasa del hígado hasta en 75% de los pacientes, inclusive en la reducción y mejoría.
Sin embargo, el tratamiento para esta patología está supeditado al tipo de afectación que la causó o lo que ayudó a que se presentara: si es por hipertensión, colesterol elevado o triglicéridos elevados, trastorno del azúcar, hiperglisémico o diabético, enfermedades tiroideas, entre otros. Lo que sí es común a todos los pacientes con hígado graso es la prohibición de la ingesta de alcohol.
“Tener hígado graso no ha representado un problema en sí para mí. Al contrario, sé que a la larga va a ser mejor para mi organismo, pues impide que lo llene de alimentos grasos o dañinos. He pecado en consumirlos de vez en cuando, por ejemplo, hamburguesas e incluso trago, pero es como si llegase la muerte porque la sensación después de haberlos ingerido es horrible”, agrega Karen Serrano.
El especialista José Luis Plata explica que existe un informe de la sociedad hepática europea sobre “los beneficios” de la ingesta mínima de alcohol para tratar esta enfermedad. Sin embargo, según su experiencia, este informe es muy preliminar y tiene en cuenta las características europeas, más no las del hombre o paciente latino. Por tal razón no es recomendable para los colombianos consumir alcohol si se padece de hígado graso.
Lo que sí es benéfico es consumir café. Múltiples estudios hechos desde 2007 sobre prevención de enfermedades hepáticas, dentro de las cuales está el hígado graso, y especialmente en personas que consumen constantemente alcohol, tomar entre cinco a siete tazas de café al día ayuda a contrarrestar esta enfermedad. Esto excluye a pacientes con alguna enfermedad de tipo cardiovascular, psiquiátrico o mental a quienes se prohíbe la cafeína, agrega este gastroenterólogo-hepatólogo.

15 a 25% es el margen de probabilidad de que la enfermedad de hígado graso avance de fibrosis a cirrosis.

Alrededor del mundo
Se prevé que hacia 2020 el mayor número de pacientes que necesiten trasplante hepático no sea por consumo de alcohol, ni por cirrosis o por hepatitis C o B, sino básicamente será derivado de personas que tuvieron esteatohepatitis, enfermedad que condujo a cirrosis.

¿Tengo hígado graso?

La confirmación diagnóstica de hígado graso se puede hacer de dos maneras: el método invasivo y el no invasivo.
– Biopsia hepática (método invasivo), es el examen de mayor índice de certeza, pero su práctica posee un alto riesgo.
– Ecografía hepatobiliar: (método no invasivo).
– Fibromax y Fibrotex: (tipo serológico).
– Fibroscan: a través de un equipo similar al ecógrafo.
Cabe aclarar que a través de exámenes no invasivos se puede indicar la presencia de hígado graso, pero sólo el método invasivo podrá diagnosticarlo con certeza.

El alcoholismo es un problema de salud pública en todos los países desarrollados. El alcohol es una sustancia fácilmente disponible y su consumo está amparado por costumbres sociales y culturales. En España se relaciona directamente con unas 8.000 muertes al año, asociándose al 35% de los suicidios, al 75% de los casos de violencia doméstica y al 50% de los accidentes de tráfico.

El consumo abusivo de alcohol afecta a todo nuestro organismo, pero fundamentalmente al sistema nervioso central y al hígado. Se estima que en España existen alrededor de unos 3.000.000 de alcohólicos y unos 12.000 enfermos con cirrosis.

La hepatopatía alcohólica, o etílica, es el conjunto de enfermedades hepáticas producidas por el consumo excesivo de alcohol. En su desarrollo influyen la cantidad de alcohol consumida, el tiempo de consumo y la susceptibilidad de cada persona. El diagnóstico se basa en los síntomas del paciente y en pruebas complementarias (análisis, ecografías, biopsia hepática).

Un 90% del alcohol ingerido es metabolizado en el hígado. Cuando este órgano ve superada su capacidad depuradora por una cantidad excesiva de alcohol y esta situación se prolonga en el tiempo, se producen lesiones. Estas se deben básicamente a la acumulación de tóxicos y aumento de la oxidación en las células hepáticas.

La Organización Mundial de la Salud establece como consumo excesivo aquel que sobrepasa los 70 g de alcohol al día para los hombres y los 50 g/día para las mujeres. Los gramos de alcohol que uno consume dependen de la graduación de la bebida ingerida y de la cantidad que se ingiere. De forma aproximada y simplificada se puede recordar que un litro de vino son 80 g de alcohol, igual que 2 litros de cerveza son 80 g de alcohol y 200 cm3 de bebidas destiladas son 80 g de alcohol.

No. La severidad del daño hepático producido por el alcohol depende de factores individuales. Se sabe que, a iguales consumos, las mujeres son más propensas a desarrollar enfermedad hepática (el doble), posiblemente por la distinta distribución corporal de la grasa, y la distinta metabolización hepática y gástrica del alcohol. La obesidad también se asocia con una mayor afectación hepática y posiblemente también influyan factores hereditarios y dietas ricas en hierro. La coexistencia de otra causa de enfermedad hepática (hepatitis vírica, hemocromatosis, etc.) aumenta la frecuencia y gravedad de la lesión.

Por otro lado, no existe relación entre la tolerancia aguda al alcohol y el daño hepático; puede existir una enfermedad hepática sin episodios de embriaguez.

De forma resumida, podemos decir que existen tres enfermedades del hígado ocasionadas por el consumo excesivo de alcohol: la esteatosis hepática, la hepatitis alcohólica y la cirrosis.

La esteatosis hepática consiste en un acúmulo de grasa (triglicéridos) en el hígado como consecuencia del daño hepático. En este caso el paciente apenas tiene síntomas o presenta molestias inespecíficas, aunque en general existe un agrandamiento del hígado (hepatomegalia) y las pruebas analíticas se encuentran alteradas. En muchos casos se diagnostican sólo por las alteraciones analíticas.

La hepatitis alcohólica se debe a un daño hepático mayor con inflamación y destrucción de las células del hígado; aparece más bruscamente y puede ser muy grave. Los pacientes suelen presentar coloración amarillenta (ictericia), malestar general, náuseas, vómitos, dolor abdominal y fiebre.

Finalmente, la cirrosis asocia una importante destrucción de células hepáticas con un marcado proceso de cicatrización (fibrosis) que altera de forma importante la arquitectura del hígado, llegando a comprometer sus funciones. Inicialmente los pacientes pueden estar casi sin síntomas pero si su evolución prosigue pueden presentar acumulo de líquidos en el vientre (ascitis), hemorragias digestivas, trastornos de la conducta (encefalopatía) e incluso un tumor hepático.

El tratamiento fundamental es la abstinencia del alcohol. De hecho, si se deja de beber se aumenta la supervivencia de forma significativa. En las fases iniciales de la afectación hepática, el hígado se puede recuperar en su totalidad en muchos casos; en fases más avanzadas (cirrosis) se mejora la función del hígado, se impide su progresión y disminuyen las complicaciones.

En algunos pacientes puede ser necesario emplear otros tratamientos (medicamentos, tratamientos endoscópicos, punciones abdominales, etc.) e incluso realizar un trasplante hepático cuando la enfermedad continúa progresando a pesar de la abstinencia.

Cuando de forma asociada existen problemas de dependencia del alcohol, es difícil lograr la abstinencia, siendo preciso asociar otros tratamientos y realizar un control psiquiátrico junto al fundamental apoyo familiar y social.


E. Sánchez Hernández y J. Fernández Seara

Servicio de Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario de Ourense

ejemplos de actos reflejos gobernados por la medula

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL CARRERA: T.S.U. ENFERMERIA CIRROSIS HEPATICA AUTOR: Maryuri Avila. C.I: 23.782.207 Tutora Metodológica. Zeila Avila C.I 5.781.526 Betijoque, Venezuela 2012 REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR.

10934 Palabras | 44 Páginas

REQUISITOS DE AUTOCUIDADO EN PACIENTE CON CIRROSIS HEPÁTICA AGUA El sodio debe restringirse a 500 - 1000 mg/día cuando exista peligro de ascitis y edema. De lo contrario, puede administrarse hasta 2500 mg/día, por lo que debe haber restricción de líquidos si hay hiponatremia. Trastorno hidroelectrolítico definido como una concentración de sodio en sangre por debajo de 135 mmol/L. En este estado de descompensación del enfermo, el tratamiento dietético está encaminado a restringir la sal (sodio).

Dieta Para un Paciente con Cirrosis Hepática Compensada En los pacientes compensados, la dieta será según las recomendaciones para sujetos saludables. La dieta del paciente se particularizará de acuerdo con su evaluación nutricional y sus necesidades energéticas. El aporte de glúcidos, grasas y proteínas será adecuado en una proporción aproximada de: Glúcidos: 60 - 65 % Grasas: 20 - 25 % Proteínas:10-15%. Se recomienda que la ingestión energética debe ser suficiente para proporcionar la.

 Caso clínico no. 2 STDA REMITIDO/ CIRROSIS HEPÁTICA. HOSPITAL GENERAL ZONA 8 Córdoba. P.S.S.Q.C: Lucero López García EXPEDIENTE 403 AFILIACIÓN: 67986807541M19680R EDAD: 45 AÑOS SEXO: MASCULINO FECHA DE INGRESO: 26/ NOVIEMBRE/ 2014 SERVICIO: GASTROENTEROLOGÍA.

La cirrosis hepática La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático (tejido que forma el hígado) como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Anatomía patológica La anormalidad principal de la cirrosis hepática es la presencia de fibrosis, que consiste en el depósito.

  • Nauseas.
  • Deposiciones descoloridas y blanquecinas.
  • Fiebre.

  • Puede durar desde algunos minutos hasta varias horas.
  • Suele aparecer luego de una comida rica en grasas (huevo, quesos maduros, chocolate, snacks, etc.).
  • Empeora con la tos o movimientos.

Autor: Eelco F.M. Wijdicks.
Fuente: N Engl J Med 2016; 375:1660-1670

Una revisión de los elementos de la patogenia, la clínica y el tratamiento de primera y segunda línea en casos con encefalopatía hepática.

La presencia de encefalopatía hepática mínima, evaluada mediante la frecuencia crítica de parpadeo, predice la supervivencia del paciente con cirrosis hepática.

Un estudio disponible online y que saldrá publicado en noviembre en Gastroenterology, efectuado en el Hospital Universitario Valme, de Sevilla, en colaboración con el Valle de Hebrón, de Barcelona, el Instituto de Investigación Sanitaria de Valencia, el Hospital General Universitario de Alicante y el Hospital Clínico Universitario de Valencia, evalúa el impacto de la encefalopatía hepática mínima en la supervivencia a largo plazo de pacientes con cirrosis hepática. Continue Reading »

Probióticos en las enfermedades hepáticas.(descarga pdf)
Autores: Soriano G y cols. Fuente: Nutr Hosp. 2013;28(3):558-563.

En las enfermedades hepáticas, especialmente en la cirrosis y la esteatohepatitis no alcohólica, las alteraciones en la microbiota intestinal y en los mecanismos de respuesta inflamatoria desempeñan un papel importante en la progresión de la enfermedad y el desarrollo de complicaciones. Los probióticos, debido a su capacidad para modular la flora intestinal, la permeabilidad intestinal y la res-puesta inmunológica, pueden ser eficaces en el tratamiento de las enfermedades hepáticas y en la prevención de las
complicaciones de la cirrosis. En este artículo se reseñan los resultados del uso de los probióticos en el tratamiento de la encefalopatía hepática mínima y en la prevención de episodios de encefalopatía aguda, así como en el tratamiento de la esteatohepatitis no alcohólica y la prevención de infecciones bacterianas en los pacientes con
trasplante hepático.

Investigadores españoles detectan la encefalopatía hepática mínima a partir de resonancia magnética cerebral

El estudio concluye que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca asociadas a la EHM.

Investigadores del Instituto de Investigación del Clínico (Incliva), dirigidos por la doctora Carmina Montoliu, han diseñado un método para detectar la encefalopatía hepática mínima o deterioro cognitivo a través de la resonancia cerebral. El hallazgo ha sido publicado en GUT.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, la investigación ha sido codirigida por el doctor Vicente Felipo, del Centro de Investigación Príncipe Felipe, y se ha realizado en colaboración con el Hospital Clínico Universitario, el Hospital Arnau de Vilanova, ambos de Valencia, la Universidad Jaume I de Castellón y la Fundación ERESA.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática y sus síntomas no son evidentes, por lo que es necesario realizar estudios específicos para detectarla. En España la padecen, en algún grado, unas 200.000 personas y más de 12.000 fallecen cada año como consecuencia de las afecciones hepáticas.

Según la doctora Montoliu, durante la primera fase hay un leve deterioro cognitivo, déficit de atención, alteraciones en la personalidad, la actividad y la coordinación motoras, que van progresando y que finalmente afectan a la calidad de vida y a la capacidad para realizar tareas cotidianas. Por ello, es importante detectar la enfermedad en sus estadios iniciales para poder prevenirla, “ya que si no se diagnostica a tiempo, cuando los síntomas ya son muy evidentes éstos pueden conducir al coma y a la muerte”. Actualmente, la detección de la encefalopatía hepática mínima se realiza mediante tests psicométricos, que requieren bastante tiempo.

La doctora Montoliu y sus colaboradores han detectado, mediante resonancia magnética cerebral, que los pacientes con EHM tienen afectada la sustancia blanca cerebral. Utilizando una técnica denominada tensor de difusión, han analizado la integridad de los tractos neuronales del cerebro, las conexiones nerviosas intracerebrales, que constituyen la sustancia blanca cerebral, y los resultados permiten concluir que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca cerebral asociadas a la EHM que reflejarían la presencia de una integridad estructural reducida.

“La sustancia o materia blanca es una parte del sistema nervioso central compuesto por fibras nerviosas, que son como conexiones eléctricas que comunican las neuronas entre sí y los centros nerviosos con todos los órganos del cuerpo. Podemos decir que en los pacientes con EHM fallan estas conexiones”, ha explicado la Dra. Montoliu.

Elevada prevalencia

La encefalopatía hepática se produce cuando el hígado deja de realizar su función y, como consecuencia, las toxinas se acumulan, llegan al cerebro y alteran la función cerebral, provocando daños como alteraciones en la personalidad, la función cognitiva, la actividad y coordinación motoras y el nivel de conciencia.

Entre un 33 y un 50% de los pacientes con cirrosis hepática sin síntomas evidentes de encefalopatía hepática clínica presentan encefalopatía hepática mínima. La encefalopatía hepática mínima es la fase incipiente de la encefalopatía hepática, que puede conducir al coma hepático y a la muerte, salvo trasplante.
Fuente: Jano Online

  • Obesidad
  • Consumo de tabaco
  • Edad avanzada
  • Trauma
  • Enfermedad vascular subyacente
  • Tromboembolismo venoso

Puede reducir su riesgo de isquemia haciendo lo siguiente:

  • Tener una dieta saludable
  • Mantener un peso saludable
  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio de forma regular

  • de alcohol a largo plazo el abuso

Otras causas de cirrosis pueden ser:

  • La hepatitis B
  • Medicamentos
  • El metabolismo de (hierro y cobre hemocromatosis y Enfermedad de Wilson)

  • Palidez o color de las heces de color arcilla
  • Debilidad
  • amarilla de la piel y / o los ojos (ictericia)

  • El exceso de tejido mamario
  • palmas de las manos rojas
  • venas dilatadas en la pared abdominal
  • piel y ojos amarillentos (ictericia)

  • La anemia

  • Ultrasonido del abdomen

Todos los pacientes con cirrosis pueden beneficiarse de ciertos cambios en el estilo de vida, incluyendo:

  • Deja de tomar alcohol.
  • Limitar la sal en su dieta.
  • Una dieta nutritiva.

Otras opciones de tratamiento disponibles para las complicaciones de la cirrosis:

5 actos inmorales en colombia

Por tanto, se trata de una enfermedad cuya intolerancia al gluten del trigo, cebada, centeno y avena es permanente y se da en personas cuya genética está predispuesta a ello. El intestino delgado se inflama debido a su reacción a esta sustancia y deja de absorber macro y micronutrientes.

Los síntomas de la celiaquía difieren de una persona a otra, lo que dificulta su diagnóstico.

Curiosamente, es una enfermedad que se da más en países desarrollados y en continentes como el europeo, donde la prevalencia estimada en estos y sus descendientes es del 1%, siendo una enfermedad más habitual en las mujeres que en los hombres en una proporción de 2 a 1.

Muchos de los pacientes celíacos (en torno a un 75%) están sin diagnosticar porque esta enfermedad, durante mucho tiempo, se relacionó solo con la presentación clínica de ciertos síntomas. Pero desde hace unos años se ha descubierto que puede presentarse de otras formas diferentes y asintomáticas gracias al uso de pruebas complementarias con las que se ha descubierto la existencia de distintos tipos de enfermedad celíaca como las siguientes.

Aunque los síntomas de la celiaquía son variados, la mayor parte de los pacientes tendrán una histología, serología y tes genéticos propios de esta enfermedad.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Cuando no hay síntomas ni señal alguna de que existe esta enfermedad, el paciente dará positivo en el resto de las pruebas diagnósticas.

En este caso la enfermedad no se manifiesta cuando la persona come gluten y la mucosa del intestino delgado está normal. Dentro de esta categoría hay dos subgrupos:

Se trata de aquellos pacientes que de pequeños fueron diagnosticados de la enfermedad del celíaca y, posteriormente se recuperaron por completo después de iniciar una dieta sin gluten. Después pudieron continuar con un estado subclínico con dieta normal.

A este grupo pertenecen aquellos pacientes que a pesar de tener una mucosa intestinal normal (comprobado tras un estudio previo) desarrollaron la enfermedad.

Este último caso se refiere a pacientes que nunca han presentado resultados de biopsia compatible con la enfermedad celíaca pero que al igual que en los grupos mencionados antes, tienen cierta predisposición genética a padecer la enfermedad. Esto se muestra con la positividad del HLA-DQ2/DQ8. A pesar de que la serología pueda ser negativa tienen un gran número de linfocitos intraepiteliales. Por esta razón podrán desarrollar en un 13% una celiaquía activa y en un 50% una celiaquía latente.

Son varias las formas en las que esta patología puede aparecer.

La enfermedad celíaca se manifiesta de diferente forma en cada persona. Por esta razón, es difícil diagnosticar la enfermedad. De ahí, que haya pacientes que puedan tener estreñimiento, otros diarrea o pueden no presentar ninguno de estos síntomas de la celiaquía.

La enfermedad celíaca da un gran número de síntomas gastrointestinales diferentes tales como:

  • Estreñimiento.
  • Gases, dolor abdominal.
  • Diarrea constante o intermitente.
  • Poco o mucho apetito.
  • Vómitos o náuseas.
  • Deposiciones muy grasas y con mal olor.
  • Intolerancia a la lactosa (esto puede desaparecer una vez que se pone el tratamiento).
  • Disminución considerable de peso (aunque muchos pacientes pueden tener peso normal o, incluso, sobrepeso).

Además de estos síntomas pueden aparecer otros con el tiempo porque los intestinos no absorban bien los nutrientes como:

  • Cansancio excesivo.
  • Ansiedad o depresión.
  • Retraso en el crecimiento de los niños.
  • Aparición de hematomas.
  • Caída del cabello.
  • Picor en la piel.
  • Falta de periodos menstruales.
  • Heridas en la boca.
  • Hemorragia nasal.
  • Dolor en las articulaciones y calambres en los músculos.
  • Convulsiones.
  • Hormigueo en manos o pies.

Por otro lado, en el caso de los niños celíacos también pueden darse estos otros síntomas de la celiaquía: retraso en la pubertad, náuseas, vómitos, heces fétidas o grasas, comportamiento irritable o muy cariñoso, poco peso, defectos en el esmalte dental y cambio del color en los dientes o crecimiento lento y estatura por debajo de lo normal para su edad.

En resumen, los síntomas más frecuentes de esta enfermedad son: fatiga, pérdida de apetito, pérdida de peso, náuseas, vómitos, diarrea, perdida de masa muscular, dolor abdominal, acumulación de gases, alteraciones del carácter, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento, retraso del crecimiento. Pero pese a todo lo expuesto, tanto en niños como en adultos los síntomas pueden estar ausentes o ser distintos en cada caso haciendo muy difícil realizar un correcto diagnóstico.

Determinar con exactitud las causas de la celiaquía sigue siendo un objetivo pendiente.

No se conocen a ciencia cierta las causas de la celiaquía, que se produce cuando se consumen alimentos con gluten y el sistema inmunitario reacciona provocando daños a las vellosidades existentes en el revestimiento de los intestinos y cuya utilidad es absorber los nutrientes. De esta forma, el propio organismo impide que se absorba hierro, vitaminas y nutrientes de forma adecuada. Esto genera una serie de síntomas y problemas de salud.

Esta patología puede aparecer en cualquier momento de la vida, desde la niñez hasta la edad adulta avanzada.

Una forma de saber si se puede llegar a padecer es saber si en la familia hay alguien que la tenga, pues se incrementará el riesgo de presentar la enfermedad.

La enfermedad celíaca es más común en las personas de raza blanca y nacidas en Europa. Al igual que la padecen más las mujeres que los hombres.

Los pacientes celíacos son más propensos a padecer:

  • Cáncer intestinal.
  • Linfoma intestinal.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Enfermedad tiroidea.
  • Diabetes tipo I.
  • Trastornos autoinmunitarios como artritis reumatoidea.
  • Lupus eritematoso sistémico y síndrome de Sjögren.
  • Síndrome de Down.
  • Enfermedad de Addison (es una patología que se produce cuando las glándulas suprarrenales no producen las hormonas que debiera).

Esta enfermedad crónica no tiene cura. Es decir, no existe un tratamiento de la celiaquía como tal. Se pueden hacer desaparecer los síntomas y que las vellosidades en el revestimiento de los intestinos se curen si se sigue una dieta libre de gluten durante toda la vida.

El paciente no podrá tomar ni alimentos, bebidas ni medicamentos que tengan: trigo, centeno, cebada y avena. Además deberá leer siempre las etiquetas de los alimentos y medicamentos con mucho cuidado para buscar los ingredientes que puedan contener algo de gluten. Para muchas personas diagnosticas de esta enfermedad, llevar una dieta así puede resultar muy difícil porque casi todo lleva gluten. A veces, el médico puede necesitar recetar complementos de vitaminas y minerales. También pueden recetarle al paciente fármacos corticoesteroides (como prednisona) durante poco tiempo no responde bien al tratamiento.

En general, el celíaco llevará una dieta basada en alimentos naturales:

  • Legumbres.
  • Carnes.
  • Pescados.
  • Huevos.
  • Frutas.
  • Verduras.
  • Hortalizas.
  • Cereales sin gluten: arroz y maíz.

La alimentación de quienes padecen esta patología ha de estar basada en alimentos naturales.

Se deriva una microcefalia en torno a los 2 años de edad

Achatamiento posterior de la cabeza

Hipersensibilidad al calor

Hipo pigmentación en la piel y en los ojos.

Se debe a la ausencia de expresión de genes que se encuentra en el cromosoma 15.

© Grandes dilecciones en el locus

© Anormalidades en cromosomas por la ausencia de la región 15q 11-13

© Disomía uniparental paterna

© Mutaciones en la diana de la impronta epigenética

A través de la terapia génica

La epilepsia se controla a través del anti convulsionante

Los fármacos incrementarán el sueño, ya que por máximo duermen 5 horas

terapias ocupacionales, terapias de habla, hidroterapia y musicoterapia.

Conocida también como trisomía 21, es un accidente genético al que cualquier persona está expuesta. Causado porque hay tres cromosomas en vez de 2 en el par 21, existen 3 tipos:

DISYUNCION O LIBRE: Todas sus células son trisómicas desde el momento de su concepción.

TRASLOCACION: Es cuando el cromosoma 21 adicional está unido o traspuesto a otro cromosoma. Es hereditario, se recomienda hacer un cariotipo a los padres

MOSAICISMO: Es cuando algunas células tienen 47 cromosomas y otros 46.

Retraso mental moderada o grave

Estatura baja, cabeza redonda

Lengua y labios secos y fisurados

Las palmas de las manos muestran su único pliegue transversal y las plantas de los pies presentan un pliegue desde el talón hasta los 2 primeros dedos

Padecen cardiopatías congénitas y desarrollan leucemia

Su inteligencia varia de 20 hasta 60

Alcanzarán una edad mental de 8 años

Dificultad para el aprendizaje

Durante el periodo prenatal se pueden emplear la amniocentesis y la biopsia de velocidades coriónicas

Las madres presentan bajos niveles de alfa-feto-proteína y niveles anormales de estriol no conjugado y gonadotrofina coriónica humana.

SINDROME DE LANDAU-KLEFFNER

También llamado Afasia Infantil Adquirida, (afasia epiléptica adquirida o afasia o desorden convulsivo) es un raro síndrome neurológico infantil caracterizado por un desorden repentino o gradual de la afasia (incapacidad de entender o de expresar el lenguaje) y un electroencefalograma anormal. El síndrome afecta a las partes del cerebro que controlan la comprensión y el habla.

Por lo normal, se da en niños en edades comprendidas entre los 5 y los 7 años.

El síndrome puede ser difícil de diagnosticar y puede confundirse con autismo, transtorno, generalizado del desarrollo, alteración auditiva, discapacidades del aprendizaje, desorden de procesamiento auditivo-verbal, transtorno por déficit de atención, retraso mental, esquizofrenia infantil o problemas emocionales o de comportamiento.

El tratamiento para el SLK suele consistir en la administración de medicamentos, como antiepilépticos y corticosteroides y terapia del habla, la cual debe empezar lo más pronto posible.

Un controvertido tratamiento emplea la técnica quirúrgica llamada transección subquial múltiple en la cual se realizan múltiples incisiones a través del cortex de la parte afectada del cerebro, seccionando los tractos axón-axonales en la materia blanca subyacente. El pronóstico para niños varía, algunos niños enfermos pueden tener un transtorno lingüístico severo permanente mientras que otros pueden recobrar muchas de sus capacidades (aunque ellos pueden llevar meses o años). En algunos casos puede sobrevenir una remisión y posterior recaída.

El pronóstico mejora cuando el transtorno comienza a partir de los 6 años de edad y cuando se empieza pronto la terapia de habla. Los ataques suelen desaparecer a la llegada de la edad adulta.

SÍNDROME DEL DESGARRO DE MALLORY-WEISS

El síndrome de desgarro de Mallory-weiss se refiere a laceraciones en la membrana mucosa del esófago, normalmente causadas por hacer fuertes y prolongados esfuerzos para vomitar o toser. Puede aparecer con cierta frecuencia en el punto de reunión entre el esófago y el estómago y puede acompañarse de sangrado. Los desgarros del esófago están cercanamente asociados a hábitos alcohólicos. Desórdenes alimenticios y en algunas evidencias se demuestra la presencia de hernia de hiato como una condición predisponente. También pueden ser causados por convulsiones epilépticas. Puede estar asociado a la ingesta repentina de salicilatos.

El síndrome se presenta frecuentemente como un episodio de vómitos con sangre después de violentos intentos para vomitar y/o toser. Puede también ser notado como sangre antigua llamada melena.

Se denomina melena a la presencia de sangre en el tracto digestivo alto que se aprecia como deposiciones “alquitranosas de muy mal olor”. El diagnóstico definitivo se realiza con una endoscopia y rara vez demostrable por radiología de rutina. En la mayoría de los casos, la hemorragia persiste y puede que sea necesaria una transfusión sanguínea. La terapia puede incluir cauterización, fotocoagulación endoscópica o inyección de epinefrina para detener la hemorragia.

ley de transmisiones y actos juridicos documentados

Algunas personas desarrollan mayor lesión hepática que otras con el mismo consumo de alcohol porque aunque la cantidad de alcohol ingerida y el tiempo son determinantes, se han identificado algunos factores que aumentan la susceptibilidad para desarrollar una lesión hepática más grave. Las más importantes serían el sexo femenino; el estado nutricional (tanto la malnutrición como la obesidad); la herencia (polimorfismos genéticos de las enzimas que destruyen el etanol); la presencia de infección por los virus de la hepatitis (VHB o VHC), (VHC)) y la toxicidad por fármacos que se metabolizan por la misma vía que el etanol, como el paracetamol.

La fórmula matemática a partir de la cual obtenemos los gramos de alcohol consumidos es la siguiente: Gramos de alcohol ingerido = Cantidad ingerida en mililitros x Graduación alcohólica x 0,8 / 100. Pero de forma habitual y por su facilidad para cálculo, se ha consensuado una unidad conocida y utilizada en el mundo sanitario: la Unidad de Bebida Estándar (UBE) que equivaldría a 8-10 g de alcohol. De esta manera, dependiendo de la cantidad y de la gradación de lo que ingerimos, las diferentes bebidas alcohólicas las podríamos clasificar según contengan 1 UBE (200 cc de cerveza, 100 cc de vino, 25 cc de un chupito, un carajillo) o las que contienen 2 UBE como las copas de licores y los combinados. Con esta unidad y de forma relativamente sencilla podemos calcular de forma aproximada los gramos de alcohol que consumimos al día. Por ejemplo, una persona que consume en un día 2 quintos de cerveza, un carajillo y un combinado con whisky consumirá 2 UBE + 1 UBE + 2 UBE o, lo que es lo mismo, entre 40 y 50 g de alcohol/d (5UBE x 8-10 g de alcohol).

El consumo excesivo de alcohol provoca con frecuencia la acumulación de grasa de los hepatocitos, llamada esteatosis hepática.La esteatosis inducida por el alcohol es en general reversible después de detener totalmente el consumo de bebidas alcohólicas. Pero si, en presencia de esteatosis, se sigue de manera continuada con el consumo excesivo de alcohol el riesgo de desarrollar hepatitis, fibrosis y cirrosis aumenta notablemente.

Los pacientes con cirrosis inducida por el alcohol tienen un riesgo significativamente mayor de hepatocarcinoma.

Los pacientes con sólo hígado graso en ausencia de inflamación y fibrosis tienen un riesgo mucho menor de desarrollar cirrosis que aquellos con hígado graso, más presencia de inflamación y fibrosis.

La enfermedad que presentan los pacientes con hígado graso por alcohol, inflamación y fibrosis se define como esteatohepatitis alcohólica (ASH, en sus siglas en inglés). La histología del hígado de pacientes con ASH es similar a la que presentan los pacientes con esteatohepatitis no alcohólica (NASH, en sus siglas en inglés) que a menudo se asocia con la obesidad y la diabetes.

El diagnóstico de la ASH por biopsia hepática por lo tanto ayuda a definir el riesgo de desarrollo de cirrosis.El diagnóstico histológico de la ASH sin embargo, no debe confundirse con el término ” hepatitis alcohólica” que es un diagnóstico clínico de un desarrollo más agudo de la ictericia y de la insuficiencia hepática asociada a una elevada mortalidad a corto plazo.

No se sabe exactamente qué factor o factores desencadenan el desarrollo de una hepatitis alcohólica severa.En general, la patogénesis y la predisposición individual se rigen por interacciones genético-ambientales en todos los tipos de la enfermedad hepática alcohólica (Figura 1).

Figura 1. Efectos del consumo excesivo de alcohol en el hígado

Los pacientes están predispuestos a enfermedad hepática alcohólica progresiva cuando existe una combinación específica de gen e interacción con el entorno. Interacciones significativas para el desarrollo progresivo de enfermedad hepática por alcohol han sido demostradas, en particular, para el sexo femenino, la obesidad, diversas drogas, sobrecarga de hierro, y las infecciones virales por VHB y VHC. Estos factores también pueden interferir en el desarrollo de carcinoma hepatocelular (HCC).

La hepatitis alcohólica es un diagnóstico clínico que se caracteriza por el rápido desarrollo de ictericia e insuficiencia hepática debido la mayoría de las veces al consumo excesivo de alcohol a largo plazo. Otras características incluyen fiebre, ascitis, y en algunos pacientes también encefalopatía. Por lo general, el hígado está agrandado y sensible. Las mujeres tienen un mayor riesgo de hepatitis alcohólica que los hombres, si se asume que ambos sexos beben la misma cantidad de alcohol. El tipo de alcohol no está asociado con el riesgo. La prevalencia fue del 20% en una cohorte de 1.604 pacientes que tenían una historia de consumo excesivo de alcohol y se les realizó una biopsia hepática.

Las pruebas de laboratorio muestran aumentos en suero de la aspartato aminotransferasa (AST o GOT) a aproximadamente dos veces el límite superior normal ( LSN ), mientras que el aumento de la alanina aminotransferasa ( ALT o GPT) es menos pronunciado. La relación de AST a ALT es típicamente > 2. Otras anomalías de laboratorio incluyen el aumento de leucocitos periféricos, la bilirrubina sérica, y la relación normalizada internacional (INR, en sus siglas en inglés). En presencia de un aumento en la creatinina sérica existe un alto riesgo para el desarrollo de un síndrome hepatorrenal a menudo letal.

La biopsia del hígado en la hepatitis alcohólica muestra por lo general grandes gotas de grasa y hepatocitos hinchados, que también pueden incluir hialina alcohólica (también llamados cuerpos de Mallory), estos cambios están acompañados por la infiltración de neutrófilos y fibrosis intrasinusoidal (Figuras 2 y 3).

El diagnóstico de la esteatohepatitis alcohólica (ASH) requiere la presencia de fibrosis.

El papel de la biopsia hepática en la definición de pronóstico y el tratamiento de la hepatitis alcohólica en el entorno clínico sigue siendo poco claro. Hoy en día, el pronóstico generalmente no se basa en la biopsia hepática, sino en sistemas de puntuación clínica.

La ecografía debe realizarse rutinàriamente para controlar una posible obstrucción biliar, ascitis,esplenomegalia, trombosis venosa portal, hepatocarcinoma o hipertensión portal. La ascitis debe ser revisada rutinariamente para la peritonitis bacteriana espontánea.

El diagnóstico diferencial de la hepatitis alcohólica severa incluye la esteatohepatitis no alcohólica (NASH), la hepatitis viral aguda o crónica, la lesión inducida por fármacos, la hepatitis autoinmune, y la enfermedad de Wilson. La esteatohepatitis no alcohólica comparte las características histológicas con la ASH, excepto para el rápido desarrollo de la ictericia e insuficiencia hepática.
Después de la interrupción del consumo de alcohol, la mayoría de los pacientes se recuperan de la hepatitis alcohólica, aunque la ictericia, ascitis y encefalopatía pueden persistir por semanas o meses.A pesar de ello, un porcentaje considerable de pacientes con hepatitis alcohólica siguen muriendo hoy en día a pesar del tratamiento y la abstinencia adecuada.

La hepatitis alcohólica severa ocurre en una pequeña fracción de pacientes que consumen alcohol en exceso.La mortalidad a los 28 días es alta y varía de 30% a 50%. Varios puntajes se han utilizado para predecir el pronóstico de la hepatitis alcohólica. La función discriminante de Maddrey y el índice MELD (Model for End Stage Liver Disease) pueden ayudar a identificar a los pacientes que se pueden beneficiar de tratamiento con corticosteroides.

Estos índices comparten algunas características importantes, tales como la bilirrubina sérica y el tiempo de protrombina.

Es una enfermedad muy frecuente que se caracteriza por la dependencia progresiva al alcohol.

El alcoholismo es una enfermedad, una adicción, es la dependencia física a la bebida y ocurre cuando ya la persona no controla su vida, ni su salud física y mental, sino que es el alcohol quien las controla.

El alcoholismo se diferencia del abuso de alcohol, que es cuando el consumo excesivo trae problemas de distinta índole (con la ley, laborales, etc), peor no necesariamente se llega a la adicción física.

En los Estados Unidos, aproximadamente, 1 de cada 6 personas tienen problemas con el alcohol.

No hay una única causa y si bien se cree que determinados genes podrían favorecer el riesgo de desarrollar la enfermedad, se desconoce exactamente cuáles son y como funcionan.

Las personas que tienen mayor riesgo de transformarse en alcohólicas son aquellas que:

  • Tomen más de 5 tragos (340 ml de cerveza, 140 ml de vino, 40 ml de licor) en una ocasión por lo menos una vez a la semana
  • Mujeres que tomen 12 tragos o más a la semana
  • Hombres que tomen 15 tragos o más a la semana
  • Tengan uno de los padres alcohólicos
  • Tienen poca autoestima
  • Son jóvenes presionados por su grupo de pares
  • Tienen problemas de relacionamiento interpersonal
  • Tienen esquizofrenia, trastornos de ansiedad o trastorno bipolar
  • Llevan una vida estresante
  • Tienen fácil acceso al alcohol
  • Viven en una cultura donde el consumo abusivo de alcohol esté socialmente acepatada

  • Ansiedad
  • Beber en soledad
  • No poder dejar de beber aunque se vea afectada la salud, la familia, el trabajo, etc.
  • Necesidad de beber cada vez más alcohol para sentir el efecto
  • Hostilidad al mencionarse el tema de la bebida
  • Excusas inventadas para seguir bebiendo
  • Dejar de participar en actividades por el alcohol
  • Inapetencia y poco interés por la comida
  • Necesidad de beber todos los días para poder llevar el día a día
  • Ausencias laborales o escolares o problemas de rendimiento como consecuencia del alcohol
  • Violentarse luego de beber
  • Intentar ocultar su consumo de alcohol
  • Descuido de la imagen personal, falta de interés en la higiene y el aspecto
  • Temblores matutinos o luego de pasar períodos sin consumo de alcohol
  • Necesidad progresiva de consumir más alcohol
  • Enfermedades asociadas con el alcohol como ser hepatopatía alcohólica
  • Lagunas mentales (lapsus de memoria) luego de beber mucho
  • Síntomas de abstinencia alcohólica tras no beber durante mucho tiempo

El objetivo principal del tratamiento es dejar de beber por completo, es decir la abstinencia. Para lograrlo, es preciso la contención y el apoyo familiar así como una fuerte red social.

Si bien la persona que tiene el problema de alcoholismo es la que tiene que tomar la decisión de tratarse para dejar su adicción, el apoyo del entorno es fundamental a ayudarlo, empujarlo a tomar la decisión. Para ello, muchas veces es importante hacerles ver que se está preocupado/a, demostrarle el daño que se está haciendo a sí mismo y a quienes lo quieren, etc.

Los tratamientos de recuperación del alcoholismo en general incluyen:

  • Apoyo para la salud mental
  • Terapias y asesoramiento para abordar la enfermedad, sus efectos y como controlarse
  • Atención médica

Los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos son muy efectivos no sólo en ayudar y contener al alcohólico, sino también a su familia y entorno.

El alcoholismo es una enfermedad que no tiene cura, es decir que es crónica. Sin embargo, la persona puede dejar de beber y no volver a hacerlo nunca más, aunque los períodos de recaídas son frecuentes y esperables, pero ello no significa que esté curado. Ya que si bebe nuevamente, es muy probable que vuelva a recaer en el alcoholismo.

El alcoholismo es un serio problema de salud pública y social. Ya que la sociedad es muy hipócrita, al por un lado fomentar a través de la publicidad el consumo de alcohol y asociarlo con la felicidad y por otro darle la espalda al alcohólico.

Ecuador pasó del segundo al noveno puesto en consumo de alcohol. Los ecuatorianos -según el nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud- bebe 7,2 litros per cápita por año. Aunque hay disminución en el consumo, su ingesta aún lo mantiene dentro de los 10 primeros países más consumidores de este producto.

¿Cuánto afecta este consumo de alcohol en el organismo? ¿Las repercusiones son a corto, mediano o largo plazo? El corazón, el estómago, el cerebro, el hígado, el riñón, la piel y los pulmones presentan a corto y largo plazos secuelas por grados alcohólicos ingeridos, según investigaciones médicas.

El alcohol es terriblemente perjudicial. Así opina el médico general Andrés Ramírez, quien afirma que todos los órganos se afectan con este consumo.

Según la última estadística del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), más de 900 000 ecuatorianos consumen alcohol, el 89,7% es de hombres y el 10,3%, de mujeres. La mayoría lo hace a partir de la adolescencia. De los 912 000 ecuatorianos que consumen bebidas alcohólicas, el 2,5% es de jóvenes de entre 12 y 18 años.

Buenas Tardes, tengo 37 anos y sobrepeso. Comence hacer jercicio y ultimamente se me hincha la pirna izquierda y las manos, pero mas la mano izquierda. La unica forma de desincharla es sentandome o acostandome por mas de una hora. Es algo que deberia chacar con mi medico?

hola buenas tardes mi mami tiene 78 años ella tiene mal de parkinson es hipertensa de presion alta y ultimamente se le inchan mucho los pies que podria ser?
le hicieron examen de laboratorio y solo le dijeron que tenia anemia

Hola buen día. Quisiera por favor me asesorara con la siguiente situación. Hace ya varios días he comenzado a sentir en mi pierna izquierda una sensación como si corriera liquido dentro de ella. No es hormigueo, es un solo sitio y es una sensación muy molesta pero no es dolorosa.Gracias

Hola, tengo 30 años, tengo una pequeña inflamación en la parte superior izquierda de la rodilla, se siente caliente, no presenta coloración, pero duele como el músculo o tal vez la vena al caminar, se siente como una pequeña protuberancia interna que es el punto de inflamación que duele más, no está hinchado aún, me comenzó hoy, me preocupa ya que se siente muy inflamada esa zona por dentro.
Muchas gracias.

GLADIS-Hola,tengo 58 años, hace 3 dias tengo mucho dolor de piernas,desde las rodillas hacia abajo,es un dolor constante,lo suelo sentir en verano x que tengo varices internas,pero nunca en invierno,las siento hinchadas y suelo tomar actron y me pasa pero ahora no,me estoy asustando,dias atras senti dolor en el pecho del lado izquierdo como cuando te recorren gases,pero no eran,ire al medico,pero me agradaria una opinion de ustedes,desde ya muchas gracias

Hola, a ver si alguien me puede ayudar, tengo 52 y hago mucho deporte desde hace 6 años, desde mitad de julio la mano y pierna derecha algo se me hinchan después de correr y las venas de la cabeza (y me duelen así como picores en manos y piernas) y a veces se mantiene (ahora noto la presión en el pie) debido a los calores de éste terrible verano, me pongo trombocid y ejercito las piernas tumbado y levantadas, tengo varices hace 15 años por haber sufrido de estreñimiento hasta que le pusieron remedio.
El médico del corazón me dice estoy bien, hace 6 años mi FEVI estaba en 54% ahora en 70% después de mucho trabajo, el médico de cabecera me pone cara de extrañeza y me da pases toreros. a uno que fui de varices sólo quería sacar dinero y operarme con su tratamiento, pero todo esto por hacer deporte?? me arreglo el corazón y me jorobo la circulación de tanto esfuerzo??
Por favor si alguien algo puede saber porque el de corazón sólo quiere saber de lo suyo y dice que muy bien, el de circulatorio a venderme su operación y la de la seguridad social si no me estoy muriendo que me vaya.. ya me se algunas respuestas, pero así son los médicos que yo me encuentro privados y públicos.
Ayuda por favor, Gracias

Buenos dias dr. A mi padre se le hincha la pierna izquierda esta roja y se le esta comenzando a pelar que podria ser dr.
Muchas gracias

que pueden recomendarme, para una pierna y tobillo que se me estan inflamando, no siento dolor, ni tengo coloracion, que examenes debo hacerme tengo 72 anos y quisiera descartar alguna enfermedad, muchas gracias al que me rsponda dios los bendiga a todos

Tengo el pie derecho inchado y me duele aveces baja y luego vuele a subir todo comenzo con un dolor en la ingle como una bola luego paso atras de ka rodilla luego bajo a la parte superior del pie.alguien puede decirme a q c debe

Tengo el pie derecho inchado y me duele aveces baja y luego vuele a subir todo comenzo con un dolor en la ingle como una bola luego paso atras de ka rodilla luego bajo a la parte superior del pie.alguien puede decirme a q c debe

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Bajar de peso y quemar grasa de la barriga saludablemente

En algún momento de nuestra vida necesitamos bajar de peso rápidamente pero no se debe jugar con la salud, hacer dietas que aporten pocas calorías y casi nada de micronutrientes ni macronutrientes durante más de 1 semana puede ser dañino e incluso peligroso. Razonamientos peligrosos Algunas personas tienen razonamientos que pueden ser muy peligrosos para su salud […]

En este artículo encontrarás 2 recetas de batidos proteínicos y una breve introducción sobre el fisiculturismo y los suplementos proteínicos que se venden en las farmacias. Desde hace ya muchos años los batidos de proteína y los suplementos para fisicoculturistas se han convertido en un gran negocio llegando a tener un ingreso que ronda los billones de dólares. […]

Todo el mundo quiere bajar de peso, incluso las personas delgadas se sienten mal por tener una pequeña “pancita” colgando, pero todo lo que las personas tenemos en común es que comemos demasiado y no hacemos nada de ejercicio. Antes de continuar quisiera que recordemos la siguiente frase: “Conócete a ti mismo y conoce a […]

Muchas personas están conscientes de los beneficios del té gracias a sus propiedades antioxidantes. Sin embargo pocas personas han escuchado sobre el té rojo y sus propiedades. El té rojo se conoce con el nombre de “rooibos” y tiene muchos beneficios entre ellos: # Mejora el sistema inmunológico # Dolores estomacales # Insomnio # Presión […]

Debes saber que existen muchas teorías que tratan de explicar este problema que afecta a una gran mayoría de las mujeres hermosas del mundo: La genética: Se dice que hay genes necesarios para que se desarrolle la celulitis, dichos genes predisponen a una persona a tener celulitis en lugares determinados, los genes generalmente tienen que […]

La alimentación vegana se caracteriza por ser una alimentación vegetariana que además de eliminar la carne elimina: Los huevos El queso El yogur La leche Las personas que tienen una dieta vegana también evitan alimentos procesados en cuya preparación hayan intervenido de una u otra manera los animales. La alimentación vegana se caracteriza porque permite […]

El deporte sin lugar a dudas es sinónimo de vitalidad, es sinónimo de FELICIDAD. Todo ser humano en la tierra tiene un deporte favorito que le hace vibrar el alma cuando lo practica, dime ¿Cuál es tu deporte favorito? En este artículo te daremos las pautas generales para que puedas mejorar tu alimentación de acuerdo […]

El hígado es una víscera, pero no cualquier víscera… el hígado es la víscera más grande del cuerpo humano y también es una de las más sobresalientes porque su función metabólica, en este artículo te presentaremos una lista de los alimentos buenos para el hígado, siéntate cómodo y toma nota. Antes de continuar es importante […]

Advertencia Si tienes cáncer debes consultar con tu médico antes de hacer cambios radicales en tu alimentación. Si estás con tratamiento es posible que algunos medicamentos puedan interactuar con algunos alimentos, por lo tanto debes consultar con tu médico antes de incorporar un alimento en tu dieta. En este artículo se presentan las cualidades de […]

Si bien todos conocemos a las pirámides alimenticias, pocas son las personas que conocen el trompo de alimentación, en este artículo te presentaremos todas las características de este recurso didáctico para niños, jóvenes y adultos. ¿Qué es el trompo de alimentación? En muchos países del mundo se utiliza la pirámide alimenticia para enseñar a los niños […]

El negocio de las bacterias beneficiosas parece estar en auge, con la palabra “probióticos” apareciendo en las etiquetas de todos los productos comestibles, desde el yogur hasta las barras de granola. ¿Qué es la dieta probiótica? Los probióticos son “bacterias amigables” que son similares a los organismos que viven naturalmente en el tracto digestivo. Ciertas cepas o […]

La mesoterapia es un tratamiento cosmético, donde se inyectan en la grasas subcutánea medicamentos farmacéuticos y homeopáticos, como por ejemplo: Vitaminas y extractos de plantas, entre otros. Las inyecciones de la mesoterapia supuestamente destruyen las células adiposas. Se han registrado varios estudios publicados en Europa y América del Sur pero no hay pruebas concluyentes de que […]

Este es un artículo para personas inteligentes que quieren cambiar sus malos hábitos alimenticios de la forma correcta: Arrancando de raíz los malos pensamientos y deseos rastreros de su mente y corazón. Y para ello es importante tener en la mente las mejores frases de alimentación saludable para poder crear nuevos hábitos saludables. Las personas obesas creen que […]

En este artículo señalaremos los síntomas de la grasa en el hígado, que se conoce también como hígado graso o esteatosis. Pero antes es necesario aclarar algunos términos referentes a esta enfermedad. ¿Qué es el hígado graso? El hígado graso o esteatosis, es un término amplio que describe la acumulación de grasas en el hígado. […]

Gordita hoy escribo para ti:D, tengo que advertirte que debes leer este artículo de principio a fin… SI O SI, no pongas excusas y cierra tu Facebook de inmediato… ESTO ES MUY IMPORTANTE y tal vez nunca vuelvas a leer este artículo. Si estás leyendo esto es porque no estás contenta con tu cuerpo, […]

El hígado graso también se conoce como esteatosis hepática. Pero antes de continuar ¿sabes el significado de esteatosis?. ¿Qué es esteatosis? La esteatosis es la acumulación anormal de grasa. Que se presentan usualmente en forma de triglicéridos, en el citoplasma de células parenquimatosas, como por ejemplo hepatocitos. El hígado graso es una condición reversible en el que grandes vacuolas de triglicéridos de grasa se ​​acumulan […]

¿Será cierto que el hígado engorda? ¿Tú que crees? En este artículo podrás descubrir si realmente el hígado ayuda a ganar peso, además podrás descubrir la frecuencia adecuada para consumir hígado y cuál es la cantidad adecuada. ¿Qué es el hígado y cuál es su función? El hígado es víscera más voluminosa y es muy importante por su actividad metabólica. Tiene […]

Este artículo contiene una receta de té de canela y miel para bajar de peso que es muy popular en revistas dominicales y en varios sitios de Internet. Nuestro deber es analizar esta receta y verificar si puede ayudar a adelgazar de verdad. Receta de té de canela y miel Los estudios han demostrado que la inclusión […]

Es cierto que existen alimentos que desencadenan la respuesta inflamatoria del cuerpo, lo que de cierta manera puede aumentar el riesgo de enfermedades crónicas, sin embargo puede existir una dieta antiinflamatoria basada en alimentos que tengan la capacidad de reducir la inflamación. ¿Qué es la dieta antiinflamatoria? La dieta anti-inflamatoria no es una dieta como […]

La dieta desintoxicación está muy de moda, se escucha por todas partes a personas que han hecho esta dieta y que afirman haber tenido los siguientes resultados: un mejor estado de ánimo, pérdida de peso entre 0.5 y 2 kilogramos y una mejor apariencia en su piel Antes de continuar debemos definir que es intoxicación: […]

La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas.

No es la intención de este sitio web proporcionar asesoramiento médico específico, sino facilitar a los usuarios la información necesaria para comprender mejor su salud y los trastornos diagnosticados. No se suministrará asesoramiento médico específico y se le recomienda consultar con un médico calificado para obtener un diagnóstico y responder a sus preguntas personales.

El hígado en uno de los principales órganos del cuerpo, el cual se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y se divide en derecho e izquierdo. Está compuesto por hepatocitos y tiene las funciones de procesar nutrientes que se absorben en el intestino, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, producir bilis para digerir los alimentos y crear proteínas que ayudan al proceso de coagulación.

La enfermedad hepática puede ser benigna, como es la presencia de quistes hepáticos o hemangiomas, cuyo tratamiento dependerá del tamaño de la lesión, de la localización y los síntomas que provoque, o maligna, como las lesiones provocadas por metástasis de cánceres de otros órganos o cánceres primarios del propio hígado como el carcinoma hepatocelular.

En algunos casos, los tumores del hígado aparecen sobre pacientes que ya han sufrido una enfermedad hepática, como cirrosis o hepatitis B o C. Por esto, es fundamental el seguimiento de los pacientes con estos antecedentes para la detección precoz de posibles cánceres.

  • Carcinoma hepatocelular. Es el más frecuente, sobre todo en hombres de entre 60 y 70 años. Suele originarse sobre hígados que han sufrido o sufren una enfermedad.
  • Colangiocarcinoma intrahepatico. Se produce en los conductos biliares que atraviesan el hígado y es el segundo más frecuente, también sobre hígados ya enfermos por hepatitis B o C, colangitis esclerosante primaria o NASH.
  • Carcinoma fibrolamelar: es más frecuente en gente joven de entre 20 y 30 años, tanto en hombres como en mujeres, y es menos agresivo que el carcinoma hepatocelular.

Existen una serie de enfermedades o factores relacionados con el desarrollo de enfermedad en el hígado:

Dra
Un saludo desde Colombia.
Cómo se llama el examen para detectar la presencia del virus Epstein barr. Tengo entendido que es el que produce la mononucleosis infecciosa y que un alto porcentaje de la poblacio’n lo portamos. Que hace que seamos portadores sanos y que que seamos portadores sintomatológicos. Los infectólogos no le dan mayor importancia a este virus

Cual es el examen que deja ver que en algun momento de nuestras vidas tuvimos contacto con él, y cual el que dice que lo tenemos activo.

Hola Maria
Tu médico debe examinarte y realizar los análisis clínicos pertinentes, seguramente sanguíneos.
Un saludo.

Hola tengo una consulta: tengo 32 años, estoy tomando varios medicamentos antidepresivos. Paroxetina, pregabalina y en las noches zolpidem para poder dormir. Que tanto afectan esto a mi hígado? Sufro algunos síntomas mencionados. Desde ya muchas gracias, saludos.
pd. En mi infancia padeci hepatitis…

Hola Franco
Como todos sabemos los fármacos intoxican mucho el hígado.
Te aconsejo para cambiar tu actual estado de salud tu dieta, lee todos mis consejos y cambia tu alimentación, es fundamental para mejorar cualquier estado de salud, físico y mental.
Un abrazo.

tengo esteatosis hepática grado 1,barro biliar y mi amilasa es de 200 tengo demasiado dolor addominal me duele los musculos no puedo caminar mucho pq me duele mucho la parte del pecho y me llama a toser. muchas gracias

Hola Walter
Evidentemente necesitas seguir una dieta desintoxicante que te ayude a limpiar ese hígado.
Con estos datos poco te puedo ayudar.
Pero ten claro que debes ponerte en manos de un buen especialista en nutrición Ortomolecular.
Un abrazo

Hola Maribel, querría saber si las infusiones de plantas medicinales para depurar el hígado pueden tomarse frías y si estas pueden preparase y guardarse en la heladera por un tiempo. Gracias

Hola Marcelo
Pues es siempre mejor tomarlas calientes. Las bebidas frías no son aconsejables.
Las puedes preparar y guardar en el frigorífico, pero las calientas un poco para tomarlas.
Un abrazo

Hola tengo problemas desde el 2012 al estomago, empecé con gastritis y reflujo, luego me encontraron un episodio de crisis de ansiedad y crisis de pánico, luego el 2013 me encontraron gastritis crónica, ya para este tiempo el fin de semana pasado me vino un dolor opresivo muy fuerte en la boca del estómago, el cual me a quedado una molestia muy persistente En el higado el cual me provoca mal estas en todos lados del estómago y estreñimiento, me an encontrado problemas en el higado, y hace un tiempo siento hormiguero en las piernas, problemas para ver, manchas oscuras que se cruzan por la vista, palpitaciones de los músculos y párpados, y me han vuelto las crisis de pánico, ya no se que hacer los médicos sólo me dicen que tengo higado graso y grande pero el dolor al hígado no se va. Ayuda por favor ya no se que hacer y estoy cansado de sentirme mal. Tengo 30 años y dos hijas hermosas. Estoy preocupado. Espero me puedan ayudar.

Hola Eduardo
Realmente tu problema debe ser la dieta que llevas.
Por lo que me cuentas no puedo darte una solución, necesito más datos sobre tu salud.
Pero si que te indico que debes hacer un cambio severo de tu actual dieta.
Te recomiendo leer cualquiera de mis libros y seguir la dieta que te propongo en ellos.
Un abrazo.

Yo so ana ten go 48 años mi gastroenterologo me mando estudios sonograma de via biliar en boiden encontraron higado graso no ten go dolor En area De higado Pedro colon irritable lo ten go hoy marzo 2016 cumplo in año De no consumer alcohol me dio dieta. Mi cholesterol diabetes salio normal LA semana pasada Pero mi cara no sport a cremas me pica En ocasiones algunas parties del cuerpo me da comezon por temporadas mis manos dedos me duelen poor LA mañana

Hola Ana
Sigue los consejos que indico en la web y en mis libros, te aconsejo cambiar de hábitos alimentarios.
Un beso

Soy gabriel el uruguayo que escribio mas arriba hace unos meses volvi para contarles como me RECUPERE de mis problemas de fatiga,obesidad, depresion etc, al leer lo que habia puesto hace 3 meses se notaba que la estaba pasando mal por eso decidi escribir como solucione y ayudar a gente que este pasando por la misma que pase yo, mi problema lo solucione llendo a un iriologo mas precisamente con lo que me receto el “la dieta de ph” les dejo un articulo para que se informen de que se trata (http://entremujeres.clarin.com/vida-sana/nutricion/Alimentos-alcalinos-dieta-funcion-pH_0_836916401.html)
La cuestion es que en 20 dias de regimen con esa dieta la fatiga desaparecio y en 2 meses todos los demas sintomas habian desaparecido es increible como lo que comes transforma tu vida eso sin olvidar claro esta el ejercicio y la dedicacion absoluta a la causa, ahora gozo de toda la vitalidad que siempre tuve y me siento feliz y mejor que nunca espero que les sirva un saludo

Hola Gabriel
Básicamente es la misma dieta que utilizo en mis tratamientos.
Con algunas variaciones, pues la dieta se debe personalizar para cada enfermo.
Gracias por la información.

Hola tengo los mismos sintomas desde hace tres años, que fueron incorporandose otros mas,que Daniel, me gustaria saber que puedo hacer,ayer me dieron resultados de endoscopia y a salido GASTRITIS CRONICA SUPERFIVIAL Y ATROFICA,el test de helicobacter negativo. en otros exaenes de sangre la BILIRRUBINA DIRECTA ESTA EN 0.13, GAMMA GLUTAMIL TRANSFERASA ES 53,LA HEMOGLOBINA ES 12.7, mi edad es 52,soy de Peru y mi alimentacion es bastante buena,no tomo licor desde hace como 20 años,NO FUMO, ayudenme con alguna respuesta,gracias

Hola Cristina
No sé que entiendes tú por una alimentación sana, te recomiendo seguir los consejos que doy en mis libros y en el blog.
Eliminar los lácteos, azúcar, gluten.
Un abrazo

Hola Maribel,
Hace pocos días comencé a cambiar mis habitos alimenticios pasando a una dieta macrobiótica (me recomendaron la lectura de Montse Bradford para iniciarme).
Tengo 43 años y no realizo ninguna actividad física, además de fumar (ya se que tengo que trabajar mas esta parte, no bebo alcohol ni he tomado drogas nunca y, si bien consumía aprox. 2 litros de coca cola light sin cafeína al día, tras comenzar la dieta macrobiótica he dejado de beberla.
Hace unos 6 años me practicaron una derivación bilio-pancreática (conocida popularmente como reducción de estómago) y efectivamente perdí mucho peso, pero en los últimos 3 años he recuperado casi todo el peso que perdí a pesar de llevar una alimentación mas o menos sana. Durante la operación descubrieron que tenía el higado graso en un 97%, si bien los analisis que me realizan desde entonces indican que se encuentra en valores normales.
Entre otros molestias, me encontraba muy cansada, se me dormían frecuentemente las extremidades, sufría de perdida de visión de cerca (de lejos veo mejor que un aguila), sufría de gases y hinchazón abdominal, piel y pelo muy seco y quebradizo, boca y garganta secas de manera constante (pese a la continua ingesta de líquidos) y aumento en los problemas dentales principalmente caries pese a la correcta higiene dental.
El médico me recetó suplementos de hierro, cal
Llevo poco tiempo con la dieta macrobiótica por lo que las mejoras que he notado no creo que sean representativas, pero tengo una pregunta, desde que he comenzado tengo mucho sueño (hace años dejé la cafeina por lo que no se debe a ésto), me cuesta concentrarme y estoy como mareada, ¿qué me recomendarías para salir de este estado de atontamiento sin dejar la macrobiótica?
Otra cosa, creo que es por la disminución en la ingesta de líquidos, pero pese a tomar verdura y cereales integrales en casi todas las comidas, he pasado a sufrir de extreñimiento ¿podrías recomendarme algo para combatir este problema.
Por último, he introducido los nuevos habitos alimienticios en la dieta de mi hija de 10 años (qué nunca ha podido tomar legumbres o verduras que producen gases), come en el colegio por lo que mantiene parcialmente el consumo de harinas, carne, pescado y azúcares. ¿De qué forma me recomendarías introducir las legumbres en su alimentación? He probado a dejarlas remojando en agua durante 24 horas con wakame y cocinarlas con este alga, pero a pesar de ingerir muy poquita cantidad, los efectos adversos permanecen.
Muchas gracias por tu ayuda.

Hola Susana
Son muchas las dudas que tienes y lo comprendo.
Para poder ayudarte debo conocer muchos más datos de tu salud, dieta y otras muchas más cosas.
No sé si una dieta macrobiótica puede ser la más adecuada para ti, tampoco sé qué alimentos has introducido en la dieta.
Desconozco tu grupo sanguíneo…..
Ese sueño y mareo pueden ser varias cosas, algunas muy fáciles de solucionar, pero como te digo necesito saber muchos más de ti.
Si realmente quieres que te ayude y asesore para mejorar tu salud, perder peso de forma sana y además que tu hija inicie una dieta adecuada, te recomiendo pedir cita en mi consulta.
Un beso

Hola doctora soy melvin mi problema es que desde hace un tiempo todas las vitaminas y minerales me dan nausea y me caen mal cuanto tomo cualquier medicamento es normal pero si es vitaminas y minerales siento como que mi cuerpo la rechaza

Hola Melvin
El rechazo de tu organismo a minerales y vitaminas en forma de suplementos pueden deberse a que tu cuerpo no necesita esos suplementos o el formato no es el correcto.
Muchas personas no toleran los suplementos en perlas o cápsulas, por ese motivo siempre es mejor las tabletas.
Un abrazo

Hola, hace dos meses tuve un problema de vesícula biliar, se me salio una piedra me hicieron una ecografria y magnética magnétic, para saber donde esta la piedra, de momento no se nada estoy con una dieta estricta, pero me duele mucho el hígado me pincha y ya estoy muy preocupada, para los médicos todo es normal y lo único q me estoy tomando es paracetamol de 1 gr, necesito ayuda cada día va a peor
Espero pronto su respuesta gracias.

Hola Magaly
Debes seguir la dieta que te indico en mis libros.
Debes desintoxicar el hígado para que deje de dolerte y solo lo puedes conseguir cambiando hábitos dietéticos.
Sigue todos mis consejos y en unas semanas notarás como el hígado se va desinflamando.
Un beso

Mi hijo a los 18 meses se tomo medio jarabe de paracetamol desd entonces vivo preocupada pyes fui a un hospital de urgencia pero me dijeron que no habia pasado nada q no alcanzo la toxicidad estuve casi 5 horas le hicieron un examen y le salio elevada la GTP got algo asi igual no le hicieron nada a los 3 dias mi bebe se puso mal le dio fiebre todo lo vomitaba tenia diarrea en fin lo lleve al pediatra q me dijo q si hubo lesion al higado y le mando pedialite y digeril linex y otros para el tuvo digestivo hasta hoy ya pasaron 2 meses mu bebe esta flaquitoo solo puede comer sopa de pechuga con arroz hervido y papa desd hace un par de dia se levanta y me dice q le duele y se rasca el lado derevho de abdomen esta con anemia estoy desesperada ayudeme como puede sanar q puede comer es bebe esta tomando leche de formula de soya

Hola Kerly
No puedo ayudarte a mejorar a tu bebé, pero si que te comento lo siguiente:
Elimina la leche de soya, no es buena para él, mejor leche de arroz. Mi consejo es que te pongas en contacto con un buen médico naturista que visite a tu hijo y decida qué alimentación es la más adecuada para él.
Un beso

Hola un saludo desde combia andoo muy preocupada llevo un mes larguito un día cualquiera amanesi muyyy débil de ay para acá todo a sido una pesadilla.luego de unos días comen se con un dolor q ya venia sintiendo meses atrás pero no pensé q fuera a empeorar son dolores debajo de mi costilla izquierda q irradia hacia la espalda. me han echo ecografías y Tofo sale bn al igual q los exámenes sanguineosestoy muy débil aunque los dolores no son constantes lo mas preocupante es mi perdida de peso e perdido aproximadamente 10 kilos desdq comenzó Todo esto tengo muchas nauseas y mi apetito. Es poco. Me realice una endoscopia. Con resultado de 2 gastritis cronica y aguda y reflujo biliar no tengo ictericia pero ando muy y pálida y un poco amarillo en los ojos no se q pueda ser le sumo q no puedo dormir de pensar q sea algo grave tengo un niño de 7 Anitos y tengo 27 años muchas gracias

Hola Milena
Si quieres que te ayude debes pedir cita en mi consulta, entra en la web y la solicitas.
Un beso

Hola Maribel: Te cuento mi caso, hace aproximadamente 15 dias comence a sentirme fatigado, todo inicio un viernes por la noche; bueno antes de continuar te comento que soy alcoholico y en aquel viernes llevaba como 10 dias tambien que habia dejado de beber, esa ocasion consumi 8 dias parejitos, me considero ya un alcoholico cronico. pero vuelvo al viernes, fui al baño y estaba estriñido, hice mucho esfuerzo y sangre, en ese momento cuando me levante senti un ligero mareo, el sabado me sucedio lo mismo tambien fui al baño y volvi a sangrar, pero a partir del domingo por la noche me fui sintiendo cada ves peor. fui el martes al medico y me comento que probablemente era por el sindrome de abstinencia los mareos y la fatiga. El medico me fio tratamiento para las hemorroides y se calmo el sangrado, sin embargo el mareo, la fatiga, las pocas energias han ido agravando, fui hasta la otra semana nuevamente con el mismo medico porque me sentia mas cansado y con sueño: su diagnostico fue una probable anemia por el sangrado, pero le comente que yo consideraba que no habia sangrado tanto como para tener anenia. me mando a hacer estudios: biometria hematica, quimica sanguinea 28 elementos y examen general de orina. los resultados de los analisis fueron que tenia un poco elevado el colesterol y los trigliceridos, tambien me dijo que mi higado fuincionaba ya a un 90 %, ademas de estar muy deshidratado, que mi sangre estaba muy espesa, pero no me mando tratamiento para ello, solo dieta, mucha verdura verde y pescado, nada de grasa ni carne.
te escribo porque quiero sentirme bien, y que me orientes para obtener una mejoria rapida por favor, ya que en mi trabajo necesito estar al 100.
Gracias….

Hola Emilio
Felicidades por haber decidido mejorar tu vida y salud.
Es muy importante cambiar todos tus hábitos alimentarios, mi libro te puede ayudar a entender y empezar desde cero.
Los alimentos son muy fáciles de encontrar en cualquier supermercado y tiendas naturistas, tengo otros pacientes en México y no tienen problema.
Necesitas un aporte de vitamina del grupo B y cambiar tu dieta.
Sigue los consejos que indico en mi libro ” Convivir con la fibromialgia sin sufirmiento”.
Un beso

Hola una preg
Mi novio tiene la mayoria de estos sintomas pero cuando vamos al medico no le detectan nada y el piensa que es gastritis pero por los sintomas yo no lo creo. Ahora para poder asegurar que es eso a que especialista podriamos visitar.
Gracias por la respuesta de antemano.

Hola Sheyla
Lo más importante es que tu novio cambie su actual alimentación, evitando alimentos que intoxiquen más su organismo.
Sigue la dieta que propongo en el blog y en mis libros.
Un beso

Hola me podrias ayudar hace dos meses tuve a mi bebè y me sentia muy cansada siempre me hicieron un eco renal y me detectaron q tengo el.higado graso, el vaso agrandado y muy poco globulos rojos… me han recomendado q tome en ayunas el jugo del apio toronja sabila y pepino…y q tenga una alimentacion sana… Quiero saber que alimentos debo consumir porq son algunas cosas q tengo y quisiera curarme mejorand mi ritmo de alimentacion… desde ya muchas gracias por todo

Hola
Pues debes seguir los consejos que indico en la web. En cualquiera de mis libros puedes encontrar una dieta adecuada.
Besos

Dificultad para tragar y masticar. Los músculos que se usan para tragar podrían funcionar con menor eficiencia en las etapas tardías de la enfermedad. Los alimentos y la saliva podrían acumularse en la boca y el fondo de la garganta, lo que podría ocasionar ahogo o babeo. A veces, estos problemas también les dificultan obtener una nutrición adecuada a las personas con Parkinson. Los terapeutas del habla y del lenguaje, los terapeutas ocupacionales (que ayudan a las personas a aprender nuevas formas de realizar las actividades de la vida diaria) y los dietistas a menudo pueden ayudar con estos problemas.

Cambios en el habla. Cerca de la mitad de las personas con la enfermedad de Parkinson tiene dificultades para hablar. Estos problemas se suelen caracterizar por hablar en una voz muy bajita o en un tono monótono. Algunas pueden vacilar antes de hablar, arrastrar las palabras o hablar demasiado rápido. Un terapeuta del habla puede ayudar a estas personas a reducir algunos de estos problemas.

Problemas urinarios o de estreñimiento. Algunas personas con la enfermedad de Parkinson pueden tener problemas con la vejiga y el intestino. Estos problemas se deben al funcionamiento incorrecto del sistema nervioso autónomo, que se encarga de regular la actividad del músculo liso. Los medicamentos pueden tratar eficazmente algunos de estos síntomas.

Problemas de la piel. En la enfermedad de Parkinson, la piel de la cara se puede volver grasosa, particularmente la frente y los lados de la nariz. El cuero cabelludo también puede volverse grasoso y producir caspa. En otros casos, la piel puede volverse muy seca. Los tratamientos estándar para los problemas de la piel pueden ayudar.

Problemas para dormir. Los problemas para dormir son comunes en la enfermedad de Parkinson e incluyen dificultad para permanecer dormido por la noche, sueño intranquilo, pesadillas y sueños emotivos y somnolencia o inicio súbito del sueño durante el día. Otro problema común es el trastorno de comportamiento relacionado con el sueño de movimiento ocular rápido (REM, por sus siglas en inglés), en el que las personas realizan o actúan físicamente sus sueños, lo que podría resultar en que se lesionen a sí mismas o a cualquier persona que comparta su cama. Los medicamentos que se usan para tratar la enfermedad de Parkinson pueden contribuir a algunos de estos problemas del sueño. Muchos de estos problemas responden a las terapias específicas.

Demencia u otros problemas cognitivos. Algunas personas con enfermedad de Parkinson pueden presentar problemas en la memoria y pensamiento lento. Los problemas cognitivos se agravan en las etapas tardías de la enfermedad, y se podría hacer un diagnóstico de demencia por enfermedad de Parkinson. Esta demencia puede afectar la memoria, la manera cómo la persona forma su opinión de los demás (juicio social), el lenguaje, el razonamiento u otras habilidades mentales. Actualmente no hay manera de detener este tipo de demencia, pero los medicamentos como la rivastigmina, el donepezil o la memantina podrían ayudar. Los medicamentos que se usan para tratar los síntomas motores de la enfermedad de Parkinson pueden causar confusión y alucinaciones.

Hipotensión ortostática. La hipotensión ortostática es una caída súbita de la presión arterial que se produce cuando una persona se pone de pie de una posición acostada o sentada. Puede causar vértigo, mareos y, en casos extremos, pérdida del equilibrio o desmayo. Los estudios han sugerido que en la enfermedad de Parkinson, este problema se produce por una pérdida de las terminaciones nerviosas en el sistema nervioso simpático que controla la frecuencia cardiaca, la presión arterial y otras funciones automáticas del cuerpo. Los medicamentos que se emplean para tratar la enfermedad de Parkinson también pueden contribuir a este síntoma. La hipotensión ortostática puede mejorar si se aumenta la ingesta de sal. Los médicos que tratan el trastorno pueden reducir la dosis del medicamento para la hipertensión o recetar medicamentos como la fludrocortisona.

Calambres musculares y distonía. La rigidez y falta de movimiento normal asociados con la enfermedad de Parkinson a menudo causan calambres musculares, especialmente en las piernas y los dedos de los pies. Los masajes, las elongaciones y aplicar calor pueden ayudar con estos calambres. La enfermedad de Parkinson también puede asociarse con distonía, es decir, con contracciones musculares sostenidas que causan posiciones forzadas o retorcidas. Las fluctuaciones en el nivel de dopamina en el cuerpo a menudo son la causa de la distonía en la enfermedad de Parkinson. Las estrategias para controlar la enfermedad pueden involucrar el ajuste de los medicamentos.

Fatiga y pérdida de energía. Muchas personas con la enfermedad de Parkinson a menudo sienten fatiga, especialmente al final del día. La fatiga puede estar asociada con depresión o los trastornos del sueño, pero también puede ser el resultado del estrés muscular o de hacer demasiada actividad cuando la persona se siente bien. La fatiga también puede deberse a la acinesia, es decir, los problemas para iniciar o realizar un movimiento. El ejercicio, los buenos hábitos del sueño, el mantenerse mentalmente activo y el no hacer demasiadas actividades en un período corto de tiempo pueden ayudar a aliviar la fatiga.

Disfunción sexual. La enfermedad de Parkinson puede causar disfunción sexual debido a sus efectos sobre las señales nerviosas del cerebro. La depresión relacionada con la enfermedad de Parkinson o el uso de ciertos medicamentos también pueden causar disminución del deseo sexual y otros problemas. Las personas deben consultar estos temas con el médico porque es posible tratarlos.

Las alucinaciones, los delirios y otros síntomas psicóticos pueden ser causados ​​por los medicamentos recetados para la enfermedad de Parkinson. Si se presentan alucinaciones, tal vez sea necesario reducir la dosis o cambiar los medicamentos. Si estas medidas no son eficaces, algunas veces los médicos recetan medicamentos llamados antipsicóticos atípicos, que incluyen la clozapina y la quetiapina. Mientras tanto, l os medicamentos antipsicóticos típicos, que incluyen el haloperidol, empeoran los síntomas motores de Parkinson y no se deben usar.

Una gran variedad de trastornos puede causar síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson. Se dice que las personas con síntomas similares a los de Parkinson pero que se deben a otras causas tienen parkinsonismo. Algunos de estos trastornos incluyen:

Atrofia multisistémica. La atrofia multisistémica se refiere a un grupo de trastornos progresivos lentos que afecta los sistemas nerviosos central y autónomo. En este trastorno, la proteína alfa-sinucleína forma agregados nocivos filamentosos en las células de apoyo en el cerebro conocidos como oligodendrogliales. La atrofia multisistémica puede tener síntomas parecidos a los de la enfermedad de Parkinson. También puede adoptar una forma que principalmente produce mala coordinación y habla arrastrada, o puede tener una mezcla de estos síntomas. Otros síntomas pueden incluir dificultad para tragar, impotencia masculina, estreñimiento y dificultad para orinar. Este trastorno, anteriormente conocido como síndrome de Shy-Drager, se refiere a la atrofia multisistémica con hipotensión ortostática prominente, una caída de la presión arterial cada vez que la persona se pone de pie. La atrofia multisistémica con síntomas parkinsonianos a veces se denomina degeneración estriatonigral, mientras que la atrofia multisistémica con mala coordinación y habla arrastrada a veces se denomina atrofia olivopontocerebelar. Desafortunadamente, muchos de los síntomas de la atrofia multisistémica o bien no responden a los medicamentos para la enfermedad de Parkinson o la respuesta es mínima o de corta duración.

Demencia con cuerpos de Lewy. La demencia con cuerpos de Lewy se refiere a un trastorno neurodegenerativo asociado con los mismos depósitos anormales de proteínas (cuerpos de Lewy) que se encuentran en la enfermedad de Parkinson, pero en áreas más extensas de todo el cerebro. Los síntomas pueden variar desde síntomas parkinsonianos tradicionales como bradicinesia, rigidez, temblor y marcha arrastrada, hasta síntomas similares a los de la enfermedad de Alzheimer (pérdida de memoria, falta de criterio y confusión). Estos síntomas pueden aparecer y desaparecer o fluctuar dramáticamente. Las alucinaciones visuales son por lo general uno de los primeros síntomas y las personas pueden sufrir otras perturbaciones psiquiátricas como delirios y depresión. Los problemas cognitivos también ocurren temprano en el curso de la enfermedad. La levodopa y otros medicamentos antiparkinsonianos que ayudan con los síntomas motores de la demencia con cuerpos de Lewy, pueden empeorar las alucinaciones y los delirios, y las personas afectadas tal vez necesiten tratamiento con medicamentos antipsicóticos atípicos.

Parálisis supranuclear progresiva. La parálisis supranuclear progresiva es un trastorno cerebral progresivo y raro que causa problemas con el control de la marcha y el equilibrio. Los síntomas de la parálisis supranuclear progresiva son causados por un deterioro gradual de las células cerebrales en el tronco encefálico. Las personas a menudo tienden a sufrir caídas muy temprano en el curso de este trastorno. Uno de los rasgos característicos de la enfermedad es la incapacidad para mover los ojos correctamente, lo que algunas personas describen como tener la visión borrosa. Las personas con parálisis supranuclear progresiva a menudo muestran alteraciones del ánimo y del comportamiento, incluso depresión y apatía, así como una demencia leve. A menudo se diagnostica equivocadamente debido a que algunos de sus síntomas son muy parecidos a los de la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos cerebrales. Generalmente los síntomas de la parálisis supranuclear progresiva no responden a los medicamentos o la respuesta es mínima y de corta duración. La parálisis supranuclear progresiva se caracteriza por agregados o depósitos de una proteína llamada tau.

Degeneración corticobasal. La degeneración corticobasal se debe a la atrofia de varias áreas cerebrales, entre ellas, la corteza cerebral y los ganglios basales. Los síntomas iniciales pueden aparecer en un lado del cuerpo, pero con el tiempo el trastorno afecta ambos lados. Los síntomas son similares a algunos que se presentan con la enfermedad de Parkinson, incluyendo la rigidez, el deterioro del equilibrio y los problemas de coordinación. A menudo aparece la distonía en un solo lado del cuerpo. Otros síntomas pueden incluir deterioros cognitivos y visuales-espaciales, apraxia (pérdida de la capacidad de hacer movimientos familiares y deliberados), habla vacilante y entrecortada, mioclono (espasmos musculares) y disfagia (dificultad para tragar). A diferencia de la enfermedad de Parkinson, este trastorno por lo general no responde a los medicamentos. Al igual que en la parálisis supranuclear progresiva, esta enfermedad también se caracteriza por depósitos de la proteína tau.

A varias enfermedades, como la atrofia multisistémica, la degeneración corticobasal y la parálisis supranuclear progresiva, se les conoce a veces como enfermedades "Parkinson-plus" porque tienen los síntomas de la enfermedad de Parkinson más características adicionales.

Parkinsonismo resultante de trastornos neurológicos

Parkinsonismo arteriosclerótico. A veces conocido como pseudoparkinsonismo, parkinsonismo vascular o parkinsonismo aterosclerótico, el parkinsonismo arterioesclerótico es el resultado de daño en el cerebro debido a varios accidentes cerebrovasculares. El temblor es raro en este tipo de parkinsonismo mientras que la demencia y la dificultad con la marcha son comunes. Los medicamentos contra la enfermedad de Parkinson brindan poca ayuda a las personas con esta forma de parkinsonismo.

Parkinsonismo postraumático. También conocido como encefalopatía postraumática o “síndrome del boxeador golpeado", los síntomas parkinsonianos suelen presentarse después de una grave lesión craneana o trauma craneal frecuente relacionado con el boxeo y otras actividades. Este tipo de trauma también puede causar una forma de demencia conocida como encefalopatía traumática crónica.

Temblor esencial. A veces conocido como temblor esencial benigno o temblor familiar, es una afección común que tiende a ser hereditaria y evoluciona lentamente con el tiempo. Generalmente el temblor es igual en ambas manos y aumenta al moverlas. El temblor puede involucrar la cabeza pero generalmente no afecta las piernas. El temblor esencial no es lo mismo que la enfermedad de Parkinson, y generalmente no lleva a ella, aunque en algunos casos las dos afecciones se pueden superponer en una persona. Las personas con temblor esencial no tienen otras características parkinsonianas. El temblor esencial no responde a la levodopa o a la mayoría de otros medicamentos para la enfermedad de Parkinson, pero puede tratarse con otros medicamentos.

Hidrocefalia de presión normal. La hidrocefalia de presión normal es un aumento anormal del líquido cefalorraquídeo en los ventrículos o cavidades del cerebro. Esto hace que los ventrículos aumenten de tamaño, oprimiendo el cerebro. Los síntomas de la hidrocefalia de presión normal incluyen problemas para caminar, pérdida del control de la vejiga, lo que lleva a la micción frecuente o incontinencia, y deterioro mental y demencia progresivos. La persona también puede presentar una desaceleración general del movimiento o quejarse de que siente los pies "trabados”. Estos síntomas se pueden confundir a veces con la enfermedad de Parkinson, pero no responden a los medicamentos para la enfermedad de Parkinson. Las exploraciones cerebrales, el monitoreo de la presión intracraneal y otras pruebas pueden ayudar a diagnosticar la hidrocefalia de presión normal. Este trastorno a veces se puede tratar con la implantación quirúrgica de una derivación del líquido cefalorraquídeo que drena el exceso de este líquido al abdomen, donde es absorbido.

Parkinsonismo que acompaña a otras afecciones. Los síntomas parkinsonianos se presentan en personas con otros trastornos neurológicos claramente diferentes, como la enfermedad de Wilson, la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Alzheimer, las ataxias espinocerebelares y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob. Cada uno de estos trastornos tiene características específicas que ayudan a distinguirlos de la enfermedad de Parkinson.

Parkinsonismo postencefalítico. Justo después de la Primera Guerra Mundial, la encefalitis letárgica, una enfermedad causada por un virus, atacó a casi 5 millones de personas en todo el mundo para luego desaparecer abruptamente en la década de los veinte. Conocida en los Estados Unidos como la enfermedad del sueño, la encefalitis letárgica mató a la tercera parte de sus víctimas y produjo el parkinsonismo postencefalítico en muchas otras. Esto dio como resultado un trastorno del movimiento que en ciertos casos apareció años después de la enfermedad inicial. (En 1973, el neurólogo Oliver Sacks publicó Awakenings, un relato de su trabajo al final de la década de los sesenta con pacientes postencefalíticos sobrevivientes en un hospital de Nueva York. Usando el entonces medicamento experimental levodopa, el Dr. Sacks fue capaz de "despertar" temporalmente a estas personas de su estado estatuario.) En casos raros, otras infecciones virales, incluyendo la encefalomielitis equina occidental, la encefalomielitis equina oriental y la encefalitis B japonesa, han causado síntomas parkinsonianos.

Parkinsonismo inducido por medicamentos. Una forma reversible de parkinsonismo que a veces resulta del uso de ciertos medicamentos, tales como la clorpromazina y el haloperidol, que normalmente se recetan para pacientes con trastornos psiquiátricos. Algunos medicamentos usados para los trastornos estomacales (metoclopramida), la presión arterial alta (reserpina) y otros como el valproato pueden causar temblor y bradicinesia. Por lo general, si se suspenden los medicamentos o se reducen las dosis, los síntomas desaparecen.

Parkinsonismo inducido por toxinas. Algunas toxinas pueden causar parkinsonismo por diversos mecanismos. El producto químico MPTP también causa una forma permanente de parkinsonismo que se asemeja bastante a la enfermedad de Parkinson. Los investigadores descubrieron esta reacción en la década de los ochenta cuando los adictos a la heroína en California que habían tomado una droga ilícita contaminada con MPTP comenzaron a presentar síntomas graves de parkinsonismo. Este descubrimiento, que demostró que una sustancia tóxica podría dañar el cerebro y producir síntomas parkinsonianos, logró un avance espectacular en la investigación de la enfermedad de Parkinson.

Complejo parkinsoniano-demencia de Guam. Esta enfermedad se produce entre las poblaciones Chamorro de Guam y las Islas Mariana y puede estar acompañada por una enfermedad de la neurona motriz que se asemeja a la esclerosis lateral amiotrófica (también conocida como enfermedad de Lou Gehrig). El curso de la enfermedad es rápido y la muerte suele ocurrir en 5 años.

Actualmente no existen pruebas de sangre o de laboratorio que diagnostiquen la enfermedad de Parkinson esporádica. Por ello, el diagnóstico se basa en la historia clínica y en un examen neurológico. En algunos casos, la enfermedad de Parkinson puede ser difícil de diagnosticar con precisión al inicio de la enfermedad. Los signos y síntomas tempranos de la enfermedad de Parkinson a veces se pueden descartar como los efectos del envejecimiento normal. A veces los médicos piden estudios de imágenes cerebrales o pruebas de laboratorio con el fin de descartar otros trastornos. Sin embargo, las exploraciones cerebrales por tomografía computarizada e imágenes por resonancia magnética de las personas con la enfermedad de Parkinson generalmente parecen normales. Ya que muchas otras enfermedades tienen características similares pero requieren tratamientos diferentes, es fundamental hacer un diagnóstico preciso para que las personas puedan recibir el tratamiento adecuado.

La expectativa de vida promedio de una persona con Parkinson generalmente es la misma que para las personas que no padecen la enfermedad. Afortunadamente, hay muchas opciones de tratamiento disponibles. Sin embargo, en las etapas tardías, la enfermedad de Parkinson puede ya no responder a los medicamentos y puede llegar a asociarse con complicaciones graves como la asfixia, la neumonía y las caídas.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno que progresa lentamente. No es posible predecir qué curso tomará la enfermedad en cada persona. Una escala comúnmente utilizada por los neurólogos para describir cómo han avanzado los síntomas de la enfermedad en un paciente es la escala de Hoehn y Yahr.

Etapas de la enfermedad de Parkinson de la escala de Hoehn y Yahr

Etapa uno: Síntomas solamente en un lado del cuerpo.

Etapa dos: Síntomas en ambos lados del cuerpo. Sin deterioro del equilibrio.

Etapa tres: Deterioro del equilibrio. Enfermedad leve a moderada. Independiente físicamente.

Etapa cuatro: Incapacidad grave, pero aún es capaz de caminar o estar de pie sin ayuda.

Etapa cinco: En silla de ruedas o en la cama a menos que reciba ayuda.

Otra escala que se emplea comúnmente es la Escala Unificada de Valoración de la Enfermedad de Parkinson de la Sociedad de Trastornos del Movimiento (MDS-UPDRS, por sus siglas en inglés). Esta escala de cuatro partes mide el movimiento motor en la enfermedad de Parkinson: experiencias no motrices de la vida diaria, experiencias motrices de la vida diaria, evaluación motriz y complicaciones motrices. Tanto la escala de Hoehn y Yahr como la de MDS-UPDRS se usan para medir cómo están las personas y evaluar la respuesta a los tratamientos.

Torvik A. Two types of brain lesions in Wernicke’s encephalopathy. Neuropathol Appl Neurobiol 1985; 11: 179-90.

Arendt T, Bigl V, Arendt A, Tennstedt A. Loss of neurons in nucleus basalis of Meynert in Alzheimer’s disease, paralysis agitans and Korsakoff’s disease. Acta Neuropathol (Berl) 1983; 61: 101-8.

Halliday G, Ellis J, Harper C. The locus coeruleus and memory: a study of chronic alcoholis with and without the memory impairment of Korsakoff’s psychosis. Brain Res 1992; 598: 33-7.

Halliday G, Ellis J, Heard R, Caine D, Harper C. Brainstem serotonergic neurons in chronic alcoholics with and without the memory impairment of Korsakoff’s psychosis. J Neuropathol Exp Neurol 1993; 52: 567-79.

Ishii N, Nishihara Y. Pellagra among chronic alcoholics: Clinical and pathological study of 20 necropsy cases. J Neurol Neurosurg Psychiat 1981; 44: 209-15.

Hauw JJ, De Baecque C, Hausser-Hauw C, Serdaru M. Chromatolysis in alcoholic encephalopathies. Pellagra-like changes in 22 cases. Brain 1988; 111: 843-57.

Ishii N, Nishihara Y. Pellagra encephalopathy among tuberculous patients: its relation to isoniazid therapy. J Neurol Neurosurg Psychiatry 1985; 48: 628-34.

Serdaru M, Hausser-Hauw C, Laplane D et al. The clinical spectrum of alcoholic pellagra encephalopathy. A retrospective analysis of 22 cases studied pathologically. Brain 1988; 111: 829-42.

Leigh D. Pellagra and the nutritional neuropathies: a neuropathological review. J Ment. Sci 1952; 98:130-142.

Charness ME, Simon RP, Greenberg DA. Ethanol and the nervous system. N Engl J Med 1989; 321: 442-54.

Kril JJ., Halliday GM, Svoboda MD, Cartwright H. The cerebral cortex is damaged in chronic alcoholics. Neuroscience 1997; 79: 983-98.

Harper CG, Blumberg PC. Brain weights in alcoholics. J Neurol Neurosurg Psychiat 1982; 45: 838-40.

Torvik A, Lindboe CF, Rodge S. Brain lesions in alcoholics. A neuropathological study with clinical correlations. J Neurol Sci 1982; 56: 233-48.

Harper C, Kril JJ. Brain atrophy in chronic alcoholic patients: a quantitative pathological study. J Neurol Neurosurg Psychiat 1985; 48: 211-7.

De La Monte SM Disproportionate atrophy of cerebral white matter in chronic alcoholics. Arch Neurol 1988; 45: 990-2.

Jernigan TL, Schafer K, Butters N, Cermak LS. Magnetic resonance imaging of alcoholic Korsakoff’s patients. Neuropsycho-pharmacol 1991; 4: 175-86.

Kril JJ, Harper CG. Neuronal counts from four cortical regions of alcoholic brains. Acta Neuropathol (Berl) 1989; 79: 200-4.

Jensen GB, Pakkenberg B. Do alcoholics drink their neurons away? Lancet 1993; 342: 1201-4.

Naeije R, Franken L, Jacobovitz D, Flament-Durand J. Morel’s laminar sclerosis. Eur Neurol 1978; 17: 155-9.

Okeda R, Kitano M, Sawabe M, Yamada I, Yamada M. Distribution of demyelinating lesions in pontine and extrapontine myelinolysis—three autopsy cases including one case devoid of central pontine myelinolysis. Acta Neuropathol (Berl), 1986; 69: 259-66.

Victor M, Adams RD, Mancall EL. A restricted form of cerebellar cortical degeneration occurring in alcoholic patients. Arch Neurol 1959; 71: 579-688.

Torvik A, Torp S. The prevalence of alcoholic cerebellar atrophy. A morphometric and histological study of autopsy material. J Neurol Sci 1986; 75: 43-51.

Phillips SC, Harper CG, Kril JJ. A quantitative histological study of the cerebellar vermis in alcoholic patients. Brain 1987; 110: 301-14.

Phillips SC, Harper CG, Kril JJ. The contribution of Wernicke’s encephalopathy to alcohol-related cerebellar damage. Drug Alcohol Rev 1990; 9: 53-60.

Marchiafava E, Bignami A. Sopra un alterazione del corpo callosa osservata in sogetti alcoolista. Riv Patol Nerv Ment 1903; 8: 544-9.

Koeppen AH, Barron KD. Marchiafava-Bignami disease. Neurology 1978; 28: 290-4.

Leong ASV. Marchiafava-Bignami disease in a non-alcoholic Indian male. Pathology 1979; 11: 241-9.

Ghatak NR, Hadfield MG, Rosenblum WI. Association of central pontine myelinolysis and Marchiafava-Bignami disease. Neurology 1978; 28: 1295-8.

Kawamura M, Shiota J, Yagishita T, Hirayama K. Marchiafava-Bignami disease: computed tomographic scan and magnetic resonance imaging. Ann Neurol 1985; 18: 103-4.

Tobita M, Mochizuki H, Takahashi S, Onodera H, Itoyama Y, Iwasaki Y. A case of Marchiafava-Bignami disease with complete recovery: sequential imaging documenting improvement of callosal lesions. Tohoku J Exp Med, 1997; 182: 175-9.

Izquierdo G, Quesada MA, Chacon J, Martel J. Neuroradiologic abnormalities in Marchiafava-Bignami disease of benign evolution. Eur J Radiol, 1992; 15: 71-4.

Canaple S, Rosa A, Mizon JP. Maladie de Marchiafava-Bignami: disconnexion interhemispherique, evolution favorable. Aspect neuroradiologique. Rev Neurol (Paris) 1992; 4: 638-40.

Ironside R, Bosanquet FD, McMenemey WH. Central demyelination of the corpus callosum (Marchiafava-Bignami disease) with report of a second case in Great Britain. Brain 1961; 84: 212-30.

Shiota JI, Nakano I, Kawamura M, Hirayama K. An autopsy case of Marchiafava-Bignami disease with peculiar chronological CT changes in the corpus callosum: neuroradiopathological correlations. J Neurol Sci 1996; 136: 90-3.

Pfefferbaum A, Lim KO, Desmond JE, Sullivan EV. Thinning of the corpus callosum in older alcoholic men: a magnetic resonance imaging study. Alcohol Clin Exp Res 1996; 20: 752-7.

Adams RA, Victor M, Mancall EL. Central pontine myelinolysis: A hitherto undescribed disease occurring in alcoholic and malnourished patients. Arch Neurol Psychiatry 1959; 81: 154-72.

Wright DG, Laureno R, Victor M. Pontine and extrapontine myelinolysis. Brain 1979; 102: 361-385.

a) Circulación colateral

Cuando se obstruye el flujo de sangre, ella necesita encontrar una manera alternativa para seguir fluyendo. Si hay una obstrucción adelante, la única manera es volver y buscar otras venas.

La vena porta es bien calibrosa y soporta grandes flujos de sangre. Lo mismo no ocurre con las venas del resto del sistema digestivo. Cuando la sangre que debería ser drenada por la vena porta comienza a volver en gran número por venas colaterales, estas se dilatan formando varices.

El paciente con cirrosis suele tener las venas abdominales bien nítidas, porque reciben grandes volúmenes de sangre que vienen desde la vena porta bloqueada. Pero estas venas dilatadas no aparecen solamente en los vasos más superficiales en la piel; también aparecen en los órganos, especialmente en el estómago, intestino y esófago, lo que lleva a la formación de varices en estos órganos.

b) Hemorragia digestiva

La presencia de varices en el estómago y en el esófago es un factor de riesgo para hemorragias. Los vasos sanguíneos de estos órganos no están preparados para recibir un flujo tan grande ni una presión sanguínea elevada y pueden romperse espontáneamente.

Las hemorragias digestivas de las varices esofágicas suelen ser dramáticas, con pérdidas masivas de sangre a través de vómitos. El paciente vomita sangre viva y en gran cantidad.

c) Esplenomegalia (bazo agrandado)

El aumento de la presión de la sangre en el bazo lleva al agrandamiento de su tamaño, haciéndolo fácilmente palpable al examen físico. Llamamos esplenomegalia a este agrandamiento del bazo. La sospecha de cirrosis ocurre, frecuentemente, cuando al examen físico detectamos un bazo aumentado de tamaño.

d) Anemia, trombocitopenia (plaquetas bajas) y leucopenia (leucocitos bajos)

El bazo tiene como una de sus funciones eliminar las células de la sangre que ya están viejas. Cada vez que la sangre pasa a través del bazo, miles de células son removidas para que exista espacio para la llegada de nuevos glóbulos rojos, plaquetas y leucocitos recién producidos. En la hipertensión portal, la sangre que debería salir desde bazo hasta el hígado se congestiona y permanece más tiempo dentro del propio bazo, que termina eliminando más células sanguíneas que se necesita.

Este fenómeno se llama hiperesplenismo (espleno = bazo), lo que significa un funcionamiento exagerado del bazo. Por lo tanto, el paciente con cirrosis y hiperesplenismo puede presentar hemorragia, anemia y un contaje bajo de leucocitos y/o plaquetas (Lee: HEMOGRAMA – Valores Normales).

Ascitis es la acumulación de agua dentro de la cavidad abdominal. La ascitis en la cirrosis es causada por la hipertensión porta y por la disminución de la concentración de albúmina en la sangre (vamos a hablar sobre albúmina más adelante). En la cirrosis, puede haber una acumulación de más de 10 litros de líquido ascítico en la cavidad peritoneal, lo que hace que el paciente quede con un abdomen muy voluminoso.

Una de las complicaciones de la ascitis es la peritonitis, que se produce cuando el líquido dentro de la barriga se infecta por las bacterias de los intestinos. Es una situación grave; si no es identificada y tratada en el tiempo cierto puede evolucionar con sepsis.

Además de la acumulación de líquido dentro del abdomen, el paciente cirrótico puede presentar retención de líquidos en las piernas y en los pulmones.

a) Encefalopatía hepática

El hígado es el órgano responsable del metabolismo de muchas sustancias tóxicas. Cuando este deja de funcionar, la acumulación de toxinas produce cambios en el sistema nervioso, que van desde pequeños cambios mentales, somnolencia, desorientación o coma, en casos más avanzados.

b) Ictericia

El hígado cirrótico no puede eliminar la bilirrubina producida, que pasa a acumularse en el torrente sanguíneo. El exceso de bilirrubina se deposita en la piel, dejando el paciente con la piel y los ojos con una coloración amarillenta. Este fenómeno se llama ictericia.

Además de la piel amarillenta, la ictericia de la cirrosis también suele causar orina oscura y heces claras.

La orina oscura se produce porque el exceso de bilirrubina en la sangre es filtrado por los riñones, lo que deja la orina con una coloración similar al mate o Coca-Cola (Lee: COLOR DE LA ORINA (Orina naranja, verde, azul, roja…)).

En personas sanas, el color oscuro de las heces es dado por la presencia de bilirrubina. Como en la cirrosis el drenaje de la bilirrubina para el intestino se encuentra afectado, las heces comienzan a salir cada vez más claras, pudiendo quedarse casi blancas.

c) Carencia de proteínas

El hígado es responsable de producir varias proteínas, incluyendo la albúmina. La falta de albúmina causa desnutrición y es uno de los factores que lleva a la formación de edemas y ascitis.

Otra proteína producida en el hígado es la vitamina K, que está relacionada con la coagulación de la sangre. Los pacientes con cirrosis avanzada presentan trastornos de coagulación y mayor facilidad de tener sangrados.

Los cuadros de hemorragia digestiva causados por ruptura de várices esofágicas suelen ser graves, ya que los pacientes, además de perder gran volumen de sangre, todavía tienen dificultad para detener el sangrado, ya que, además de las plaquetas bajas, también presentan deficiencia de los factores de coagulación.

d) Ginecomastia

El mal funcionamiento del hígado también cambia el equilibrio de las hormonas sexuales. El aumento de estrógeno causa la aparición de senos y pérdida de pelo corporal en los pacientes masculinos.

e) Otros síntomas

Todavía hay varios otros signos y síntomas relacionados con la cirrosis, entre ellos:

Síndrome hepatorrenal: insuficiencia renal aguda que ocurre en la cirrosis avanzada y generalmente indica un caso terminal. El paciente que desarrolla síndrome hepatorrenal tiene una supervivencia muy corta y el único tratamiento es el trasplante de hígado.

actos juridicos que son

- El microbioma: existen más bacterias en el intestino que células en el organismo, de ahí su importancia en el funcionamiento del sistema digestivo y del organismo en su conjunto. Se ha descubierto que uno de los tres tipos de composición de la flora intestinal, los denominados enterotipos, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.

- Obesidad infantil: la obesidad medida a los 7, 9 u 11 años se asocia a un aumento del riesgo de esteatosis hepática. "El papel de los colegios en la dieta y el ejercicio físico se ha convertido en esencial para la prevención de la obesidad infantil", apunta Romero.

Romero apunta que las enfermedades hepáticas suelen ser silenciosas en su evolución hasta que se hacen patentes a través de trastornos graves como la cirrosis hepática, hemorragias o cáncer.

Sin embargo, el especialista señala que son tres los aspectos que han de tenerse en cuenta como sospechosos para detectar el hígado graso con inflamación:

1. Prueba ecográfica: el hígado se observa brillante en la ecografía.

2. Transaminasas: una elevación en las transaminasas (los 'chivatos' de la inflamación) en la analítica sanguínea indica inflamación en el higado.

3. Trastorno metabólico: si el paciente presenta algún trastorno metabólico como diabetes, hipertensión, alteraciones en los lípidos, obesidad o síndrome metabólico (circunferencia de cintura superior al perímetro normal, hipertensión, colesterol bueno bajo, triglicéridos o azúcar elevados).

Según señala Romero, si se presentan al menos dos de estos aspectos en combinación existe un riesgo elevado de que la enfermedad esté en marcha. En los casos en los que se detecta, el tratamiento principal se basa en cambios en la dieta y realizar ejercicio físico.

En este último caso, el especialista apunta que solo cuando se logre institucionalizar la prescripción y monitorización de ejercicio físico en los pacientes se conseguirán resultados reales en la lucha contra la enfermedad.

"El abordaje terapéutico es reducido a pesar de que se está investigado mucho. Se utiliza la vitamina E en pacientes no diabéticos y fármacos dirigidos a la resistencia a la insulina", explica Romero.

La enfermedad hepática por depósito de grasa no alcohólica (NAFLD, por sus siglas en inglés) multiplica los riesgos de enfermedad vascular, pues el 90 por ciento de los pacientes con enfermedad hepática por depósito graso tiene alguno de los síntomas delsíndrome metabólico como obesidad abdominal, hipertensión, colesterol o diabetes, y un 33 por ciento presentan el diagnóstico complejo.

Ahora un nuevo estudio publicado en 'Journal of Hepatology' demuestra que el ejercicio, independientemente de la frecuencia o la intensidad, aporta beneficios a los adultos obesos y con sobrepeso con hígado graso no alcohólico, la causa más común de enfermedad hepática crónica en el mundo occidental.

NO EXISTEN TRATAMIENTOS PARA LA ESTEATOSIS HEPÁTICA

No existen tratamientos farmacológicos aprobados para esta enfermedad, pero se ha visto que las intervenciones en el estilo de vida, como la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso resultante, ayudan a mejorar este trastorno. En particular, estas acciones pueden mejorar algunas características de la esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés), la forma progresiva de NAFLD.

La pérdida de peso es la estrategia comúnmente recomendada para todos los pacientes obesos y con sobrepeso con hígado graso no alcohólico. Los regímenes de ejercicios basados en el entrenamiento aeróbico y de resistencia reducen la grasa del hígado, así como la grasa visceral, pero no se ha evaluado sistemáticamente la cantidad exacta y la intensidad del ejercicio aeróbico necesaria para revertir o mejorar el hígado graso no alcohólico.

Esta enfermedad no afecta solo a personas adultas, sino que puede producirse a cualquier edad, lo que seguramente es debido al aumento de la obesidad en las sociedades occidentales.

En el nuevo estudio publicado en la revista 'Journal of Hepatology', los autores examinaron el efecto de diferentes regímenes de ejercicios aeróbicos en la mejora de la grasa del hígado y visceral en personas con sobrepeso y obesas que tenían estilos de vida sedentarios.

En un ensayo clínico aleatorio controlado con placebo, se asignó al azar a 48 participantes en cuatro grupos iguales de 12 personas: ejercicio aeróbico de alto volumen de baja a moderada intensidad (LO: HI, por sus siglas en inglés); ejercicio aeróbico de bajo volumen de alta intensidad (HI: LO); ejercicio aeróbico de bajo volumen de intensidad baja a moderada (LO: LO); y placebo (PLA) durante ocho semanas. Se analizó el cambio de grasa en el hígado mediante espectroscopia de resonancia magnética (MRS, por sus siglas en inglés).

Los tres grupos, independientemente del régimen de ejercicio, mostraron una mejora en la grasa del hígado de alrededor de entre el 18 y el 29 por ciento en comparación con el grupo placebo en el que la grasa del hígado aumentó en un promedio de un 14 por ciento. La mejoría fue independiente de la pérdida de peso de los participantes de los grupos.

No hubo diferencias significativas entre los diversos regímenes de ejercicios aeróbicos en la reducción de grasa en el hígado durante un periodo de ocho semanas. Sin embargo, los investigadores realizaron análisis exploratorios adicionales y señalan que hubo una tendencia hacia una mayor reducción en la grasa en el hígado y la grasa visceral en los dos grupos que utilizaron ejercicio de alta intensidad con bajo volumen (HI: LO) o actividad física de baja intensidad con alto volumen (LO: HI).

"Los resultados de nuestro estudio muestran que todas las dosis de ejercicio, independientemente de su volumen o intensidad, fueron eficaces en la reducción de la grasa en el hígado y la grasa visceral en una cantidad que fue clínicamente significativa, en adultos previamente inactivos, con sobrepeso u obesidad en comparación con el placebo. Estos cambios fueron observados sin pérdida de peso clínicamente significativa", explica el investigador principal, Nathan Johnson, profesor titular de la Universidad de Sydney, Australia.

"No se encontraron diferencias entre los regímenes de ejercicio en relación a estos beneficios", agrega Jacob George, profesor de Medicina Hepática de la Universidad de Sydney, Australia, y jefe del Departamento de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Westmead y la Universidad de Sydney.

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

La cirrosis hepática se manifiesta a través de diferentes síntomas que pueden presentar distinta gravedad dependiendo de cada caso. Hasta en el 25% de todos los pacientes no se presentan síntomas, y es lo que se conoce en medicina como cirrosis hepática latente. Cuando se trata de una cirrosis hepática manifiesta se muestran signos de que el hígado está dañado o de que existe la enfermedad.

Existen unos síntomas generales que, normalmente, siempre se manifiestan independientemente de la causa que produzca la cirrosis:

  • Agotamiento
  • Presión o sensación de hinchazón por encima del ombligo
  • Malestar general
  • Pérdida de peso
  • Nauseas y vómitos

Otros síntomas característicos de la cirrosis hepática son los signos que se muestran en la piel; son estos:

  • Telangiectasias (arañas vasculares), que aparecen sobre todo en la parte superior del cuerpo, en el cuello y el rostro. Aparecen en forma de nódulos vasculares puntiformes, de los que salen pequeños capilares como si se tratara de una tela de araña.
  • Enrojecimiento del pulgar y el meñique (eritema palmar)
  • Labios y lengua muy rojos y brillantes
  • Prurito
  • Uñas totalmente blancas
  • Adelgazamiento de la piel. La piel se muestra muy delgada y arrugada, los vasos capilares se ven claramente.

Nota: Estos síntomas no indican necesariamente una cirrosis hepática, en alrededor de la mitad de los embarazos se pueden dar arañas vasculares y eritema palmar y estos signos desaparecen en la mayoría de los casos tras el parto. También el adelgazamiento de la piel se puede dar a menudo sin que esté relacionado con la cirrosis hepática.

Otros posibles síntomas de la cirrosis hepática son los dolores en la zona del hígado y la fiebre. También es frecuente que aumente la presencia de hematomas y hemorragias, así como la retención de líquidos en las piernas (edema), y en el abdomen (ascitis). En los hombres, también pueden darse problemas de impotencia, debido a los trastornos hormonales, y cambios en el vello, lo que puede ocasionar la pérdida de éste. En algunos casos, los pechos del hombre se pueden desarrollar (es lo que se conoce como ginecomastia). En el caso de las mujeres, la cirrosis ocasiona a veces irregularidades en el preriodo (trastornos menstruales).

Los signos de un claro empeoramiento de la función hepática son los siguientes:

  • Coloración amarilla del blanco de los ojos y de la piel (ictericia)
  • Trastornos en la coagulación de la sangre
  • Presión arterial elevada en la circulación hepática (llamada hipertensión portal) y sus consecuencias, tales como las varices del esófago (varices esofágicas) o del bazo (hiperesplenismo)
  • Encefalopatía hepática, que ocurre cuando el hígado no puede realizar adecuadamente su función de desintoxicación y se acumulan altas concentraciones en sangre de sustancias tóxicas para el tejido nervioso
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9

La cirrosis se caracteriza por un daño de las células del hígado y su reemplazo por un tejido cicatricial que impide el tránsito normal del flujo sanguíneo por el hígado e interfiere muchas de las funciones vitales de este órgano.

Mucha gente cree que sólo los alcohólicos sufren cirrosis, y aunque es cierto que el consumo de alcohol es la primera causa de esta enfermedad en los Estados Unidos, también lo es que el abstemio también puede padecer la enfermedad. La posibilidad de padecer cirrosis depende de la cantidad y frecuencia con que se bebe en relación con el peso de la persona, su estatura y la capacidad de su cuerpo para metabolizar productos alcohólicos presentes en la sangre circulante.

Es una enfermedad crónica del hígado en la que las células sanas sufren daños y son reemplazadas por células cicatriciales. Esta afección impide

el tránsito habitual del flujo sanguíneo por el hígado y no permite que este órgano funcione debidamente. El hígado contiene tejido capaz de regenerarse cuando ha sido dañado, pero el grado de regeneración de las células depende de cada persona. Una cirrosis que no se trate puede derivar en insuficiencia hepática (del hígado) o incluso en la muerte.

El hígado es un órgano grande y complejo, del tamaño de un balón de fútbol americano, que pesa cerca de 1,3 kg (3 libras). Se encuentra debajo de las costillas en la parte superior derecha del abdomen y está conectado con el intestino delgado por las vías biliares, que transportan a los intestinos la bilis que produce. Un hígado sano es suave y liso al tacto.

Es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano pues constituye una de las “fábricas” de procesamiento y refinado químico más desarrolladas. Casi toda la sangre procedente del estómago y de los intestinos circula a través del hígado. Además, éste se encarga de depurar el organismo de sustancias tóxicas o venenosas, procesar nutrientes, hormonas o medicamentos y producir proteínas y factores de la coagulación, todos ellos de capital importancia para la salud. En la persona enferma de cirrosis, las sustancias tóxicas y la bilis quedan retenidas en el torrente sanguíneo, porque el hígado no las elimina.

También existen medicamentos que ayudan a reducir la tensión de las venas y, con ello, el riesgo de sangrado. El principal problema es que estos medicamentos bajan la tensión y algunos pacientes se marean al tener tensiones muy bajas. Los fármacos usados con más frecuencia son el propranolol (Sumial®) y el dinitrato de isosorbida (Uniket®), aunque hay otros muchos.

  • Sangrado a otros niveles. En los pacientes cirróticos el hígado no produce suficiente cantidad de sustancias que actúan en la coagulación de la sangre por lo que, si existe una herida, por pequeña que sea, ésta puede sangrar sin que los mecanismos de control sean eficaces como para que se produzca el taponamiento. Es frecuente que los pacientes sangren por las encías o por la nariz, o que tengan hematomas ante pequeños golpes.
  • Se suele dar vitamina K por vía oral o inyectada para intentar mejorar la coagulación de la sangre. Es muy importante que los pacientes eviten los cortes o los golpes importantes y todas las situaciones que les expongan a un alto riesgo de producirse una herida. Es preferible el afeitado con máquina eléctrica, por ejemplo, antes que las cuchillas de afeitar.

    • Episodios de ascitis. La acumulación de líquido en la cavidad abdominal se denomina ascitis. El paciente puede notar aumento del perímetro abdominal (como si se hinchara) e incluso puede ganar peso. En ocasiones esto se acompaña de aparición de edemas (hinchazón) de las piernas.

    La ascitis se puede tratar con restricción de sodio (dietas pobres en sal), medicamentos que hacen orinar más al paciente (diuréticos) y le ayudan a eliminar líquidos retenidos. También puede tratarse con la extracción del líquido mediante punción en la tripa con una aguja que se conecta a un sistema por el que va drenándose el líquido. Esta última forma es más rápida puesto que puede llegar a eliminar más de 8 litros en una sola sesión (se necesitan muchos días de tratamiento con diuréticos para eliminar esta cantidad), aunque más molesta. Se reserva para las situaciones en las que el líquido produzca distensión en el abdomen y dolor.

    • Peritonitis bacteriana. Algunas veces el líquido que hay en el abdomen (líquido ascítico) puede infectarse, lo que puede producir fiebre, dolor abdominal y descompensación de la situación del paciente. Ocurre con más frecuencia cuando la enfermedad está avanzada y el líquido no tiene casi proteínas que puedan defenderse de las bacterias. Se trata con antibióticos y en algunos casos (si las peritonitis son frecuentes o el riesgo de que vuelvan a aparecer muy alto) se da al paciente antibióticos de forma prolongada para evitar que aparezcan de nuevo.
    • Encefalopatía hepática. La causa concreta de esta complicación no se conoce. El hígado, que actúa en condiciones normales como un filtro, pierde parte de su capacidad y eso conduce a que se acumulen en la sangre sustancias tóxicas que no han sido debidamente depuradas por el hígado. Parece que el aumento de amoniaco en la sangre podría ser responsable de algunos de los síntomas de este cuadro.

    Los pacientes se desorientan, tienen tendencia al sueño y a la confusión y aparecen temblores. La afectación se divide en grados: inicialmente el enfermo puede estar eufórico o deprimido, un poco confuso. En grados más avanzados tiende a dormirse y se desorienta (no sabe donde está, confunde a sus familiares, o no se acuerda de su edad). Si la afectación progresa, el paciente pasa a estar dormido, aunque puede despertarse si se le estimula. El grado más avanzado es el del coma: los enfermos pueden no llegar a despertarse ni con estímulos intensos.

    Generalmente la encefalopatía suele aparecer después de algún desencadenante: por ejemplo, una hemorragia digestiva, la sangre se absorbe en el estómago y se aumenta el amoniaco en la sangre. Dietas muy ricas en proteínas, estreñimientos, fármacos etc también pueden contribuir a la aparición de este cuadro.

    Para evitar que las bacterias de intestino fabriquen más amoniaco a partir de las proteínas de la dieta se debe reducir el consumo de éstas, se dan antibióticos por boca para que maten las bacterias del intestino y se debe evitar el estreñimiento. Para esto último, los individuos deben recibir laxantes suaves, como la lactulosa, que asegure que hagan una o dos deposiciones al día. En caso de que no sean eficaces debe recurrirse a los enemas.

    • Esplenomegalia. El incremento del tamaño del bazo se debe al aumento de la presión sanguínea de los vasos que salen del hígado. Su consecuencia más importante es que se destruyen más glóbulos rojos, blancos y más plaquetas de los que es preciso, por lo que los pacientes pueden tener anemia, leucopenia o plaquetas bajas. Por lo general, no se trata de ninguna manera especial, aunque en algunas situaciones es preciso quitar el bazo para controlar los problemas (sobre todo los derivados de las bajadas de plaquetas).
    • Cáncer de hígado. Las enfermedades crónicas del hígado predisponen a la aparición del cáncer de hígado. Los pacientes con cirrosis tienen muchas más posibilidades de presentar la enfermedad que la población sana. Muchas veces los tumores pasan desapercibidos y los síntomas pueden confundirse con los de la cirrosis. El empeoramiento de una enfermedad estable puede ayudar a sospechar la presencia de un cáncer que se puede diagnosticar con una ecografía, o un escáner. El aumento de una sustancia en la sangre denominada alfa-fetoproteína es sugestivo de aparición de un tumor. El diagnóstico seguro se hace con biopsia hepática (se toma una muestra de la parte del hígado sugestiva de tumor y se mira a través del microscopio. La forma del tejido permite saber si las células son tumorales o no).

    Enfermedad hepática alcohólica tiene tres categorías básicas - de hígado graso, hepatitis alcohólica y cirrosis. El hígado graso se desarrolla a menudo después de años de consumo de alcohol, a pesar de que normalmente se desarrolla antes de la hepatitis alcohólica y cirrosis. El hígado graso suele ser bastante tratable, y será, en la mayoría de ocasiones, desaparecen cuando se suspende el consumo de alcohol. La moderación es la clave para prevenir el retorno de hígado graso. La hepatitis alcohólica se produce cuando un gran volumen de alcohol que se consume durante un período bastante largo de tiempo. A veces puede ser revertida, pero no es tan fácil de tratar como el hígado graso. La cirrosis se desarrolla después de años de alcoholismo, y por lo general el tratamiento no es beneficioso para revertir o frenar la insuficiencia hepática en fase terminal.

    Si usted tiene síntomas como ictericia, fiebre, dolor abdominal, confusión mental, o náuseas, y usted bebe alcohol regularmente, debe consultar a su médico. Estos síntomas podrían ser signos de una enfermedad hepática.

    Enfermedad hepática alcohólica puede ser causado por varias cosas. Predilección por el abuso del alcohol, así como los factores sociales tales como la disponibilidad de alcohol, la aceptación social del consumo de alcohol dentro de las culturas específicas y grupos de pares, y el género son las áreas más comunes estudiados por los investigadores.

    Los pacientes diagnosticados con hígado graso síntomas rara vez presentes que indican enfermedad hepática. A veces el hígado aparece suave y ligeramente ampliada, pero el hígado graso es generalmente difícil de diagnosticar. Hígado graso está asociada no sólo con el uso de alcohol, sino también con la obesidad, resistencia a la insulina y la malnutrición.

    Pacientes con hepatitis alcohólicas con frecuencia presentan síntomas como náuseas, vómitos, pérdida de peso y dolor abdominal. Los síntomas físicos incluyen ictericia, ascitis, una acumulación de líquido en el abdomen, y encefalopatía, un trastorno que causa una disfunción cerebral general. Los pacientes con casos más graves de la hepatitis alcohólica a veces tienen hepatitis viral aguda y la enfermedad de Wilson, un trastorno genético que impide que el cuerpo para deshacerse de cobre innecesario.

    Cirrosis inducida por el alcohol a menudo sigue a los casos de hígado graso y la hepatitis alcohólica en la historia de un paciente. Los síntomas de la cirrosis alcohólica son difíciles de diferenciar de la cirrosis general. Algunos síntomas de la cirrosis en general incluyen ictericia, prurito, una sensación que hace que los enfermos quieren cero, la hipertensión y la hemorragia por varices, una condición que hace que la dilatación de los vasos sanguíneos sangran, ya veces estallan.

    El hígado graso generalmente se diagnostica en pacientes que están siendo tratados para la función hepática anormal. Se detecta generalmente a través de pruebas muy específicas de laboratorio que muestran que los niveles de la enzima aminotransferasa de hígado se encuentran casi el doble de los niveles normales en adultos sanos. La hepatitis alcohólica se encuentra comúnmente a través de pruebas de laboratorio similares, con resultados de las pruebas que muestran los niveles de transaminasas altas que con hígado graso. A veces, estas pruebas muestran anomalías, tales como la anemia. La cirrosis alcohólica generalmente aparece en pacientes que tienen una larga historia de abuso de alcohol y síntomas de insuficiencia hepática en fase terminal. La biopsia hepática se realiza en ocasiones si el diagnóstico es cuestionable.

    Es un daño al hígado y su funcionamiento debido al alcoholismo.

    Enfermedad hepática por consumo de alcohol; Cirrosis o hepatitis - alcohólica; Cirrosis de Laennec

    La enfermedad hepática alcohólica ocurre después de años de consumo excesivo de alcohol. Con el tiempo, se puede presentar cicatrización y cirrosis. La cirrosis es la fase final de la enfermedad hepática alcohólica.

    La enfermedad hepática alcohólica no se presenta en todos los bebedores empedernidos. Las probabilidades de presentar la enfermedad aumentan según el tiempo que haya estado bebiendo y la cantidad de alcohol que consuma. Usted no tiene que embriagarse para que se presente la enfermedad.

    La enfermedad es común en personas entre los 40 y 50 años de edad. Es más probable que los hombres presenten este problema. Sin embargo, las mujeres pueden desarrollar la enfermedad después de menos exposición al alcohol que los hombres. Algunas personas pueden tener un riesgo heredado de padecer la enfermedad.

    Puede no haber síntomas o los síntomas pueden presentarse lentamente. Esto depende de qué tan bien esté funcionando el hígado. Los síntomas tienden a ser peores después de un período de consumo excesivo de alcohol.

    Los primeros síntomas son:

    • Pérdida de energía
    • Poco apetito y pérdida de peso
    • Náuseas
    • Dolor estomacal
    • Vasos sanguíneos pequeños y rojos en forma de araña en la piel

    Conforme el funcionamiento del hígado empeora, los síntomas pueden incluir:

    • Acumulación de líquido en las piernas (edema) y en el abdomen (ascitis)
    • Color amarillo en la piel, las membranas mucosas o los ojos (ictericia)
    • Enrojecimiento en las palmas de las manos
    • En los hombres, impotencia, encogimiento de los testículos e hinchazón de los pechos
    • Propensión a la formación de hematomas y sangrado anormal
    • Confusión o problemas para pensar
    • Heces de color pálido o color arcilla

    Su proveedor de atención médica llevará a cabo un examen físico para buscar:

    • Un hígado o bazo agrandados
    • Exceso de tejido mamario
    • Abdomen inflamado, como resultado de ingerir muchos líquidos
    • Palmas de las manos enrojecidas
    • Vasos sanguíneos rojos y en forma de araña en la piel
    • Testículos pequeños
    • Venas ensanchadas en la pared abdominal
    • Ojos o piel amarillentos (ictericia)

    Los exámenes que le pueden practicar incluyen:

    • Conteo sanguíneo completo (CSC)
    • Biopsia del hígado
    • Pruebas de la función hepática
    • Estudios de coagulación

    Algunos de los exámenes para descartar otras enfermedades incluyen:

    • Tomografía computarizada del abdomen
    • Exámenes de sangre para otras causas de enfermedad hepática
    • Ecografía abdominal

    CAMBIOS EN EL ESTILO DE VIDA

    Algunas actividades que puede hacer para ayudar a cuidar su enfermedad hepática son:

    • Dejar de consumir alcohol.
    • Comer una dieta saludable baja en sal.
    • Recibir vacunas para enfermedades como la influenza, hepatitis A y hepatitis B, y neumonía neumocócica.
    • Hablar con su proveedor acerca de todas los medicamentos que toma, incluso hierbas y suplementos, y medicamentos de venta libre.

    MEDICAMENTOS POR PARTE DE SU MÉDICO

    • "Pastillas de agua" (diuréticos) para eliminar el líquido acumulado
    • Vitamina K o productos de la sangre para prevenir sangrado excesivo
    • Medicamentos para la confusión mental
    • Antibióticos para las infecciones

    • Tratamientos endoscópicos para las venas ensanchadas en el esófago (várices esofágicas)
    • Eliminación del líquido del abdomen (paracentesis)
    • Colocación de una derivación portosistémica intrahepática transyugular (TIPS) para restablecer el flujo sanguíneo en el hígado

    La lista de los principales síntomas de la ictericia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

    A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los de la ictericia. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.

    La cirrosis es una enfermedad crónica que afecta al hígado. Se asocia al consumo de alcohol a largo plazo aunque tiene otras causas. Alrededor de 800.000 personas mueren en el mundo debido a esta enfermedad.

    En otro artículo hablamos de los quistes simples del hígado, hoy hablamos de otra enfermedad que afecta al hígado, la cirrosis, sus síntomas y causas.

    Es una enfermedad crónica e irreversible que se caracteriza por la presencia de fibrosis y nódulos. Fibrosis son acumulaciones de tejido conectivo, se dañan las células del hígado y al tratar de regenerarlas se producen cicatrices o fibromas. Las células del hígado que no mueren en un intento de reemplazar a las células perdidas se multiplican y forman nódulos dentro del tejido de la cicatriz.

    En la cirrosis la relación entre la sangre y las células del hígado se destruye. Las células que quedan no pueden eliminar las sustancias de desecho de la sangre, y la formación de cicatrices en el hígado obstruye el flujo de sangre en este órgano, lo que conduce a la llamada hipertensión portal.

    Los pacientes con cirrosis pueden tener pocos síntomas o a veces estos síntomas pueden ser inespecíficos, es decir que no sugieren que la causa sea el hígado. Entre los síntomas más comunes de la cirrosis están:

    Es una de las causas más frecuentes, sobre todo en el mundo occidental. El desarrollo de la cirrosis depende de la cantidad y regularidad de la ingesta de alcohol. Los bebedores crónicos que consumen grandes cantidades de alcohol lesionan las células del hígado. El 30% de las personas que beben diariamente de 250 ml a 500 ml de licor fuerte (ron, vodka, brandy, ginebra o similar) durante 15 años o mas desarrollaran cirrosis. El consumo de alcohol también produce complicaciones en el hígado como el “hígado graso”.

    Enfermedad del Hígado graso no alcohólico

    En este caso se debe a una acumulación de grasa en las células del hígado, estas personas no consumen grandes cantidades del alcohol, pero la imagen en el microscopio del hígado graso de este tipo se parece al que se obtiene en las personas que tienen un consumo excesivo del alcohol. Este trastorno se asocia con la resistencia a la insulina, el síndrome metabólico, la diabetes tipo 2 que a su vez se asocia con la obesidad.

    En la hepatitis B o la C el virus infecta el hígado. Aunque la gran mayoría de personas con hepatitis A se recuperan por completo en semanas, los afectados por hepatitis B o C desarrollan hepatitis crónica que a su vez causa un daño al hígado de forma progresiva. Esta condición es un factor de riesgo para padecer cáncer o cirrosis.

    Colangitis esclerosante primaria

    Esta es una enfermedad poco frecuente, que se da más en personas con colitis ulcerosa. En el PSC los grandes conductos biliares fuera del hígado se inflaman y se obstruyen. La obstrucción del flujo de bilis conduce a infecciones de vias biliares y a la ictericia. En algunos casos también pueden provocar cirrosis.

    Aunque la cirrosis es una enfermedad crónica irreversible, el tratamiento se dirige a evitar daños al hígado. Tratar las posibles complicaciones de la cirrosis y prevenir o detectar el cáncer de hígado en fase temprana. El trasplante de hígado está siendo una opción importante para el tratamiento de pacientes con cirrosis avanzada.

    Hepatomegalia: ¿qué es esta enfermedad? La hepatomegalia es un aumento en el tamaño del hígado y es un signo del desarrollo de la enfermedad de este órgano.

    El hígado de una persona sana es suave, puede sondearse sin dolor debajo del arco costal. Con la hepatomegalia, el hígado aumenta de tamaño, se vuelve más denso y se palpa fácilmente.

    La hepatomegalia puede ser causada por:

    • enfermedades hepáticas (autoinmunes y de la hepatitis viral, fibrosis y cirrosis, equinococosis, enfermedades infecciosas crónicas, cáncer, enfermedades hepáticas, poliquísticos, envenenamiento tóxico, drogas o alcohol intoxicación)
    • trastornos metabólicos (hemocromatosis, hepatosis grasa, amiloidosis, degeneración hepatolenticular)
    • enfermedades cardiovasculares (insuficiencia circulatoria y pericarditis constrictiva)

    Cuando las enfermedades hepáticas se ven directamente afectadas por sus células. Si se inicia el proceso de regeneración, el tejido conectivo reemplaza a algunos de los hepatocitos muertos, y el hígado aumenta de volumen y se llena de baches. Si hay un trastorno metabólico en el hígado, los productos metabólicos se acumulan, lo que lleva a un aumento en el órgano.

    Con enfermedades cardiovasculares, estasis sanguínea, disminución del suministro de oxígeno y edema de los órganos, especialmente del hígado.

    La enfermedad se manifiesta como signos de un aumento en el hígado. El paciente puede sentir incomodidad en el lado derecho o observar cambios externos en el cuerpo. A menudo, un hígado agrandado no se manifiesta antes del inicio de una forma aguda de la enfermedad.

    Con el desarrollo de hepatomegalia aparecer náuseas, mal aliento, ardor de estómago, picazón en la piel, erupción petequial, la piel se vuelve amarillenta. Como resultado del aumento de hígado desarrolla ascitis (acumulación en el líquido abdomen habló de los vasos).

    La hepatomegalia difusa se diagnostica por palpación cuando el paciente primero se pone en contacto con el médico. El médico determina la densidad, extensión y límites del hígado agrandado, determina la presencia de dolor. Porque la hepatomegalia no es una enfermedad independiente sino un signo de otra enfermedad, luego se realiza una encuesta durante el examen y se examina al paciente para identificar las causas probables de agrandamiento del hígado.

    Dependiendo de la causa probable de un paciente se le asigna un número de pruebas de laboratorio (bioquímicos de la sangre y análisis serológico, análisis de rayos X del hígado, ultrasonido, resonancia magnética o TAC abdomen, las pruebas de coagulación de la sangre). laparoscopia diagnóstica puede ser asignado.

    Para la condición de hígado diagnóstico conveniente grup¬pirovat diferencial, lo que lleva a su aumento, sobre la base de si el aumento se acompaña de que el cuerpo con un bazo agrandado, ascitis, ictericia, y también el aumento de la naturaleza (difusa o local).

    La hepatomegalia se clasifica de acuerdo con la causa que causó la agrandamiento del hígado.
    El término "hepatomegalia moderada" se refiere a las desviaciones de los indicadores de los cambios típicos normales, pero inconsistentes, para las enfermedades descritas anteriormente. Las manifestaciones moderadas de la hepatomegalia suelen ser el resultado de una dieta prolongada desequilibrada y la presencia de malos hábitos, especialmente el abuso del alcohol.

    Si hay alguna manifestación de agrandamiento del hígado, descrita anteriormente, debe consultar a un médico. Con un tratamiento oportuno, las perspectivas son favorables.

    El tratamiento incluye las siguientes actividades:

    • Terapia de la enfermedad subyacente que causó la agrandamiento del hígado
    • Cumplimiento de la dieta
    • Recepción de medicamentos hepatoprotectores

    En caso de complicaciones, el tratamiento también incluye el uso de diuréticos y hepatoprotectores, un complejo de vitaminas y dieta. Hay un trasplante de hígado

    Sin un tratamiento oportuno, una enfermedad acompañada de hematomegalia puede complicarse por insuficiencia hepática, descompensación del hígado, hemorragia.