colitis ulcerosa en imuran

Por tanto, se trata de una enfermedad cuya intolerancia al gluten del trigo, cebada, centeno y avena es permanente y se da en personas cuya genética está predispuesta a ello. El intestino delgado se inflama debido a su reacción a esta sustancia y deja de absorber macro y micronutrientes.

Los síntomas de la celiaquía difieren de una persona a otra, lo que dificulta su diagnóstico.

Curiosamente, es una enfermedad que se da más en países desarrollados y en continentes como el europeo, donde la prevalencia estimada en estos y sus descendientes es del 1%, siendo una enfermedad más habitual en las mujeres que en los hombres en una proporción de 2 a 1.

Muchos de los pacientes celíacos (en torno a un 75%) están sin diagnosticar porque esta enfermedad, durante mucho tiempo, se relacionó solo con la presentación clínica de ciertos síntomas. Pero desde hace unos años se ha descubierto que puede presentarse de otras formas diferentes y asintomáticas gracias al uso de pruebas complementarias con las que se ha descubierto la existencia de distintos tipos de enfermedad celíaca como las siguientes.

Aunque los síntomas de la celiaquía son variados, la mayor parte de los pacientes tendrán una histología, serología y tes genéticos propios de esta enfermedad.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Cuando no hay síntomas ni señal alguna de que existe esta enfermedad, el paciente dará positivo en el resto de las pruebas diagnósticas.

En este caso la enfermedad no se manifiesta cuando la persona come gluten y la mucosa del intestino delgado está normal. Dentro de esta categoría hay dos subgrupos:

Se trata de aquellos pacientes que de pequeños fueron diagnosticados de la enfermedad del celíaca y, posteriormente se recuperaron por completo después de iniciar una dieta sin gluten. Después pudieron continuar con un estado subclínico con dieta normal.

A este grupo pertenecen aquellos pacientes que a pesar de tener una mucosa intestinal normal (comprobado tras un estudio previo) desarrollaron la enfermedad.

Este último caso se refiere a pacientes que nunca han presentado resultados de biopsia compatible con la enfermedad celíaca pero que al igual que en los grupos mencionados antes, tienen cierta predisposición genética a padecer la enfermedad. Esto se muestra con la positividad del HLA-DQ2/DQ8. A pesar de que la serología pueda ser negativa tienen un gran número de linfocitos intraepiteliales. Por esta razón podrán desarrollar en un 13% una celiaquía activa y en un 50% una celiaquía latente.

Son varias las formas en las que esta patología puede aparecer.

La enfermedad celíaca se manifiesta de diferente forma en cada persona. Por esta razón, es difícil diagnosticar la enfermedad. De ahí, que haya pacientes que puedan tener estreñimiento, otros diarrea o pueden no presentar ninguno de estos síntomas de la celiaquía.

La enfermedad celíaca da un gran número de síntomas gastrointestinales diferentes tales como:

  • Estreñimiento.
  • Gases, dolor abdominal.
  • Diarrea constante o intermitente.
  • Poco o mucho apetito.
  • Vómitos o náuseas.
  • Deposiciones muy grasas y con mal olor.
  • Intolerancia a la lactosa (esto puede desaparecer una vez que se pone el tratamiento).
  • Disminución considerable de peso (aunque muchos pacientes pueden tener peso normal o, incluso, sobrepeso).

Además de estos síntomas pueden aparecer otros con el tiempo porque los intestinos no absorban bien los nutrientes como:

  • Cansancio excesivo.
  • Ansiedad o depresión.
  • Retraso en el crecimiento de los niños.
  • Aparición de hematomas.
  • Caída del cabello.
  • Picor en la piel.
  • Falta de periodos menstruales.
  • Heridas en la boca.
  • Hemorragia nasal.
  • Dolor en las articulaciones y calambres en los músculos.
  • Convulsiones.
  • Hormigueo en manos o pies.

Por otro lado, en el caso de los niños celíacos también pueden darse estos otros síntomas de la celiaquía: retraso en la pubertad, náuseas, vómitos, heces fétidas o grasas, comportamiento irritable o muy cariñoso, poco peso, defectos en el esmalte dental y cambio del color en los dientes o crecimiento lento y estatura por debajo de lo normal para su edad.

En resumen, los síntomas más frecuentes de esta enfermedad son: fatiga, pérdida de apetito, pérdida de peso, náuseas, vómitos, diarrea, perdida de masa muscular, dolor abdominal, acumulación de gases, alteraciones del carácter, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento, retraso del crecimiento. Pero pese a todo lo expuesto, tanto en niños como en adultos los síntomas pueden estar ausentes o ser distintos en cada caso haciendo muy difícil realizar un correcto diagnóstico.

Determinar con exactitud las causas de la celiaquía sigue siendo un objetivo pendiente.

No se conocen a ciencia cierta las causas de la celiaquía, que se produce cuando se consumen alimentos con gluten y el sistema inmunitario reacciona provocando daños a las vellosidades existentes en el revestimiento de los intestinos y cuya utilidad es absorber los nutrientes. De esta forma, el propio organismo impide que se absorba hierro, vitaminas y nutrientes de forma adecuada. Esto genera una serie de síntomas y problemas de salud.

Esta patología puede aparecer en cualquier momento de la vida, desde la niñez hasta la edad adulta avanzada.

Una forma de saber si se puede llegar a padecer es saber si en la familia hay alguien que la tenga, pues se incrementará el riesgo de presentar la enfermedad.

La enfermedad celíaca es más común en las personas de raza blanca y nacidas en Europa. Al igual que la padecen más las mujeres que los hombres.

Los pacientes celíacos son más propensos a padecer:

  • Cáncer intestinal.
  • Linfoma intestinal.
  • Intolerancia a la lactosa.
  • Enfermedad tiroidea.
  • Diabetes tipo I.
  • Trastornos autoinmunitarios como artritis reumatoidea.
  • Lupus eritematoso sistémico y síndrome de Sjögren.
  • Síndrome de Down.
  • Enfermedad de Addison (es una patología que se produce cuando las glándulas suprarrenales no producen las hormonas que debiera).

Esta enfermedad crónica no tiene cura. Es decir, no existe un tratamiento de la celiaquía como tal. Se pueden hacer desaparecer los síntomas y que las vellosidades en el revestimiento de los intestinos se curen si se sigue una dieta libre de gluten durante toda la vida.

El paciente no podrá tomar ni alimentos, bebidas ni medicamentos que tengan: trigo, centeno, cebada y avena. Además deberá leer siempre las etiquetas de los alimentos y medicamentos con mucho cuidado para buscar los ingredientes que puedan contener algo de gluten. Para muchas personas diagnosticas de esta enfermedad, llevar una dieta así puede resultar muy difícil porque casi todo lleva gluten. A veces, el médico puede necesitar recetar complementos de vitaminas y minerales. También pueden recetarle al paciente fármacos corticoesteroides (como prednisona) durante poco tiempo no responde bien al tratamiento.

En general, el celíaco llevará una dieta basada en alimentos naturales:

  • Legumbres.
  • Carnes.
  • Pescados.
  • Huevos.
  • Frutas.
  • Verduras.
  • Hortalizas.
  • Cereales sin gluten: arroz y maíz.

La alimentación de quienes padecen esta patología ha de estar basada en alimentos naturales.

que es el imuran

L&S.- La cirrosis es una enfermedad de desarrollo lento, progresivo que afecta al hígado. Es de carácter crónico y además, irreversible.

Se trata de lesiones continuas que destruyen el tejido hepático sano. Este es sustituido por tejido fibroso cicatricial y nódulos de regeneración incapaces de mantener las funciones hepáticas. En cualquier hígado cirrótico hay riesgo de desarrollo de tumores cancerosos. Y mayor es el riesgo, si lo que causa la cirrosis es una infección vírica crónica, como lo es la hepatitis C.

Esta situación conduce a un hígado disfuncional de pronóstico grave. De hecho, es una de las causas de muerte más frecuentes en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los países desarrollados, mueren al año unas 27.000 personas a causa de la cirrosis hepática. En España, la gran mayoría de cirróticos, contraen esta enfermedad por consumo excesivo de alcohol y se estima que afecta a 1 de cada 10.000 personas.

Para un diagnóstico de cirrosis se han de dar las dos condiciones. Debe haber tanto nódulos de regeneración, como también ha de haber presencia de fibrosis. En el caso de que sólo exista fibrosis, el diagnóstico de cirrosis no sería posible de establecer. Dado que hay otras enfermedades del hígado que también cursan con tejido cicatricial, sería arriesgado diagnosticarlo como tal.

Se sabe que el hígado es un órgano vital. De hecho es el órgano más complejo de todos los que tenemos en el cuerpo. Se le denomina «fábrica» por ser el que se encarga de procesar todos los nutrientes y a partir de ellos, elaborar muchas sustancias absolutamente vitales, como las hormonas, las enzimas, el colesterol, la bilis, etc. No podríamos en pocas palabras describir de cuánta tarea se encarga. Pero además, también tiene la tarea de limpiar la sangre, neutralizando toda sustancia dañina para el organismo.

Es un órgano grande. De hecho, es el órgano individual más grande. Capaz de regenerarse en poco tiempo. Reemplaza el tejido que pueda haberse dañado constantemente y esto es muy interesante, porque debe ser totalmente funcional siempre. Pero dada la constante exposición a sustancias dañinas, es también un órgano vulnerable.

La cirrosis es una evolución de una hepatitis sostenida por más de seis meses también llamada hepatitis crónica. Problema que cursa con inflamación y daño celular. Se puede decir que es el estadio final d enfermedades hepáticas crónicas.

Un enfermo puede estar en esta situación sin ningún síntoma y sin alertas en las analíticas durante mucho tiempo. Sin embargo, en otros casos, dicha inflamación crónica avanza con rapidez. Provoca lo que se llama tejido cicatricial o fibrosis y nódulos de regeneración, causando un daño hepático grave. Esto es lo que ya se conoce como cirrosis. El resultado final de una hepatitis crónica que ha evolucionado.

Es una patología que se produce como consecuencia o como resultado de otras afecciones hepáticas. La cirrosis puede estar originada en las siguientes condiciones:

Es la causa más frecuente de cirrosis. Cuando alguien bebe alcohol durante años, aumenta el riesgo de desarrollar una cirrosis. Pero hay que dejar claro, que no todos los alcohólicos la desarrollan. Se estima que sólo un 15% de ellos la llegan a padecer. Si bien, sí sufren otros problemas hepáticos o sistémicos.

Lo primero que causa el alcohol, es grasa e inflamación en el hígado o hígado graso. La cantidad de alcohol capaz de dañar al hígado no es igual para todas las personas. Pero la cantidad pertinente sería: en las mujeres, una bebida al día y en los hombres, como mucho, dos. Todo lo que pase de ahí, daña a las células hepáticas y por tanto, podría desencadenar en un hígado graso y posteriormente en una cirrosis.

Una hepatitis es en cualquier caso, una inflamación del hígado. Puede estar causada por consumo de alcohol, ingesta de medicamentos, algunas patologías, virus, etc. Pero lo más común, es que una hepatitis sea vírica.

Entre las hepatitis víricas, las más comunes son la A, la B y la C. Ya de por sí, aunque no desemboquen en una cirrosis, una hepatitis vírica es un problema de salud delicado. Sobre todo la B y la C, cuyo contagio es muy similar al VIH. También a hepatitis D puede causar cirrosis, aunque es menos común, ya que se contrae si ya tiene la hepatitis B y hoy en día, todo está bastante controlado.

Se estima que el 80% de todas las cirrosis hepáticas es la suma de las que se producen por alcoholismo y pos hepatitis.

Es un tipo de hepatitis que se produce porque el sistema inmune no tiene respuestas lógicas. Por algún motivo, las defensas atacan a diferentes órganos. En algunas personas, es el hígado el órgano diana.

Es un problema más común en mujeres que en hombres. Se piensa que la hepatitis autoinmune es genética, pero no hay nada probado, aunque hay que tenerlo en cuenta si hay algún familiar directo que la padece.

Son unos tubos pequeños por los que se transporta la bilis desde el hígado al intestino delgado para ayudar en la digestión. Si por lo que fuera se bloquearan (lesiones, cálculos biliares, enfermedad, etc.), el líquido biliar (bilis) regresaría al hígado. Esta condición puede ser el origen de una cirrosis.

Hepatopatía crónica asociada a fibrosis quística y cálculos biliares son dos condiciones capaces de causar daño en el conducto biliar. También algunas cardiopatías, ciertas cirugías intestinales, la diabetes, etc.

Ciertas drogas, cuándo son tomadas durante mucho tiempo, pueden causar cirrosis.

El hígado es el que se encarga de metabolizar muchos de los medicamentos que tomamos. Muchos de ellos, se adquieren sin receta. Algunos pueden dañar al hígado. La lista de medicamentos es muy grande. Por ejemplo, el metrotexate es muy lesivo para el hígado. También resaltan los AINE (antiinflamatorios no esteroides). El Ibuprofeno, el diclofenaco y el naproxeno son fármacos que pueden causar una hepatitis y desembocar en una cirrosis.

La hemocromatosis o acumulación de hierro entre los tejidos del hígado y otros órganos. También, la enfermedad de Wilson o depósitos de cobre en el hígado. La deficiencia del alfa-1-antitripsina, un trastorno genético que afecta a nivel enzimático. Padecerla pone en riesgo a los pulmones y al hígado.

El hígado graso o esteatosis hepática está muy relacionado con el exceso de alcohol. No obstante, existe este mismo problema en personas que nunca beben alcohol. En ese caso, tiene como nombre «hígado graso no alcohólico». Es una patología cuyas causas son otras patologías:

  • Sobrepeso
  • Diabetes
  • Niveles de colesterol y triglicéridos altos en la sangre
  • Hipertensión
  • Síndrome metabólico

El tejido cicatricial hace que los tejidos del hígado se endurezcan. Esto dificulta el riego sanguíneo desde la vena Porta. Una importante vena gruesa que transporta la sangre desde el tracto intestinal y el bazo hacia el hígado. Entonces, la sangre retrocede nuevamente a la vena porta y puede entrar en el bazo. El bazo también puede verse comprometido.

La enfermedad pasa por dos etapas: compensada y descompensada

  • Compensada: No se observan síntomas ni se señalan valores anormales en las analíticas. En esa etapa, aún hay hepatocitos saludables. Estos han encontrado mecanismos para compensar el daño hepático y seguir siendo un órgano funcional.
  • Descompensada: En esta fase, las células que todavía son funcionales se ven superadas por la enfermedad. Ya no pueden compensar la disfuncionalidad del hígado y es cuándo se producen los síntomas.

  • Telangiectasias o arañas vasculares en la parte superior del cuerpo, en el cuello y el rostro Pérdida de peso y de apetito
  • Agotamiento
  • Ictericia
  • Malestar generalizado
  • Náuseas y vómitos
  • Sangrado esofágico y hemorragia digestiva
  • Peritonitis bacteriana espontánea
  • Sepsis (infección diseminada). Toxinas acumuladas en la sangre
  • Daño cerebral
  • Ascitis. Es la acumulación de líquido en el área que rodea a los órganos en el abdomen. Como consecuencia, vientre pronunciado por líquido acumulado. Se produce hinchazón abdominal, presión y dolor por encima del ombligo
  • Ictericia. Ojos y piel amarillos
  • Cálculos biliares
  • Sangrado con facilidad y moretones ante golpes pequeños
  • Otros síntomas de la cirrosis hepática a nivel externo:
  • Prurito
  • Labios y lengua más rojos y brillantes de lo normal
  • Uñas blancas
  • Eritema palmar (enrojecimiento del pulgar y del meñique)
  • La piel se arruga y adelgaza más de lo normal y las venas son muy visibles
  • Cáncer de hígado

La cirrosis es una enfermedad considerada como enfermedad sin curación. El daño hepático es irreversible, pero de progresión muy lenta. Su tratamiento, aparte de prevenir que ocurra, cuándo se padece, va dirigido a evitar o controlar las complicaciones que se derivan de ella.

Es posible tomar medidas para educir el daño hepático y añadir calidad de vida.

  • Mimar al hígado todo lo posible
  • Dejar totalmente el alcohol
  • Limitar lo máximo la ingesta de fármacos
  • Cuidar el sistema inmunitario y evitar otras enfermedades. Un hígado que trabaja mal, es origen de múltiples deficiencias nutricionales que conllevan a enfermedades. También, una cirrosis hepática hace muy complicado que el organismo combata las infecciones.
  • Los cirróticos deben vacunarse contra las hepatitis A y B, la neumonía monocócica y la gripe
  • Debe cuidar su alimentación. Esta debe ser rica en verduras y frutas frescas y crudas en lo posible y deberá suplementarse con algunas hierbas hepáticas, como el desmodium y el cardo mariano. También, tomar vitaminas A, D y K.
  • Deberá evitar la sal para no acumular líquidos
  • Pocas proteínas. Por lo que un cirrótico no debería comer productos cárnicos, ni mucho huevo. Las proteínas favorecen el que desarrollen una encefalopatía hepática.
  • Necesitará que se vigile de cerca el problema de las varices esofágicas para evitar que se rompan y se produzca el sangrado digestivo. A veces, hará falta cirugía para cerrar las varices.

Cada especialista tratará a su enfermo de cirrosis de manera personalizada. Incluso, es probable que le ponga en lista de trasplantes. Por lo general, eso ocurre cuando la enfermedad está tan avanzada, que el hígado ya no funciona. La tasa de éxito con las técnicas actuales, supera el 90%.

Cuándo la cirrosis está relacionada con una infección vírica, existe el riesgo de que el órgano transplantado se contamine y reaparezca la infección.

Se han observado excelentes resultados con liberadores de células madre adultas, combinados con desmodium y cardo mariano.

colitis ulcerosa en imuran

Una forma de prevenir estos problemas es llevar una vida sana, ejercitándose regularmente y con una alimentación equilibrada, rica en carbohidratos integrales, grasas buenas y proteínas magras.

Los cambios en el hígado se pueden detectar inicialmente mediante un análisis de sangre que evalúa las sustancias producidas por ese órgano.

En la presencia de valores alterados que indiquen que el hígado no está funcionando bien, el médico puede pedir exámenes complementarios como ultrasonido, tomografía, elastoma hepática, resonancia magnética o una biopsia.

Sin embargo, es importante destacar que no siempre la grasa en el hígado causa cambios en los exámenes de sangre, lo que puede retrasar el diagnóstico de la enfermedad hasta que el paciente haga una ecografía para investigar otros problemas.

No existe un medicamento que solo pueda sacar la grasa del hígado. El tratamiento para el hígado graso se realiza principalmente con cambios en la alimentación, la práctica regular de ejercicios físicos y la eliminación del consumo de alcohol.

Además, también es necesario perder peso y controlar enfermedades que empeoran el problema, como diabetes, hipertensión y colesterol alto. En general, reduciendo un 7% del peso corporal ya puede traer buenos resultados.

Los nutrientes colina y betaína (que poseen propiedades antinflamatorias, y se los puede encontrar en huevos, legumbres, o leche) parecen ayudar al hígado a enviar los triglicéridos a la corriente sanguínea, evitando así la acumulación de estas células en el hígado, que es el inicio de la esteatosis.

Las fuentes alimentarias de colina y betaína son:

  • Quinoa
  • Beterraba
  • Espinaca
  • Harina y germen de trigo
  • Huevo

Evite exagerar en las cantidades de carbohidratos y prefiera siempre los integrales. Incluir buenas fuentes de fibra en la alimentación es fundamental, ya que controlan la velocidad de absorción de la glucosa.

Las fibras están presentes en:

  • Cereales (trigo, avena, quinoa, amaranto, arroz, etc)
  • Legumbres y verduras (principalmente en los de hoja como lechuga, rúcula, berro, etc.)
  • Leguminosas (frijoles, guisantes, lentejas, soja), en la cáscara de las frutas y en semillas como linaza y chia.

Priorice la grasa vegetal y no exagere en las cantidades de ese nutriente. Haga actividad física con frecuencia, pues nuestra mayor fuente de energía son los triglicéridos.

Al quemar los triglicéridos, usted evita la acumulación de ellos en el cuerpo, y en el hígado.

Siguiendo el tratamiento adecuado, el paciente tiene altas probabilidades de revertir el cuadro de grasa en el hígado o al menos estabilizarse.

Los casos en que la enfermedad ha evolucionado a cirrosis pueden ser controlados antes de que el hígado sea completamente atacado. Por eso la importancia del diagnóstico precoz.

El hígado puede verse afectado por varias enfermedades diferentes, entre las más comunes podemos citar las hepatitis, cirrosis, esteatosis (hígado graso) y cáncer.

Muchas de las enfermedades hepáticas (enfermedades del hígado) comparten síntomas en común, pues a pesar de tener orígenes distintos, acaban comprometiendo las mismas funciones del órgano.

Debemos recordar que el hígado tiene básicamente tres funciones: la de depurar nuestra sangre, eliminando toxinas y células que se han vuelto inútiles; la de ayudar a sintetizar los carbohidratos y lípidos, lo que tendrá total influencia sobre la capacidad del organismo de evitar hemorragias; y la de almacenar sustancias tales como la vitamina A, D, K y E, básicas para proporcionar energía al cuerpo.

En este artículo vamos a abordar cuáles son los principales síntomas de hígado graso, que indican problemas en este importantísimo órgano de nuestro cuerpo. Pero, por supuesto, el diagnóstico sólo puede ser hecho por su médico.

La grasa en el hígado, también llamada esteatosis hepática, se presenta cuándo células de grasa comienza a infiltrarse en las células del hígado (triglicéridos).

Es normal tener un poco de grasa en este órgano, pero cuando más del 5 a 10% de él está compuesto de grasa, el cuadro debe ser tratado.

Con el tiempo, tener un hígado graso puede causar un proceso de inflamación en el cuerpo llamado de esteato-hepatitis, que, si no se identifica y es tratado a tiempo, puede evolucionar a la cirrosis.

Por suerte, este cuadro es reversible con cambios en su estilo de vida que, seguramente, serán recomendados por su médico.

Los primeros signos y síntomas que indican problemas en el hígado, son el dolor abdominal del lado derecho y también la hinchazón de la barriga.

Además de estos síntomas, su piel y ojos pueden tomar un color amarillento y su orina puede ser más oscura.

Los pacientes sienten fatiga y una molestia abdominal. El hígado puede aumentar de tamaño ligeramente, pudiendo ser detectado por un médico durante un examen físico.

Los síntomas de grasa en el hígado aparecen cuando surgen complicaciones como la inflamación del órgano.

Puede ser detectado en exámenes de ultrasonografía del abdomen. Conforme el cuadro evoluciona, es posible notar síntomas de hígado graso como:

En casos graves, cuando las funciones del hígado empiezan a comprometerse, empiezan a aparecer síntomas como:

  • Ictericia
  • Heces sin color
  • Cambios en la coagulación
  • Cambios del sueño
  • Confusión mental
  • Temblores
  • Aumento rápido del volumen abdominal
  • Hinchazón de los miembros inferiores
  • Arañas vasculares.

colitis ulcerosa en imuran

Se identificaron los ensayos clínicos aleatorios (diseños paralelos o cruzados [crossover]) que compararon grupos de pacientes con cualquier enfermedad hepática subyacente que recibieron, o no recibieron, nutrición enteral o parenteral o suplementos nutricionales orales, sin restricciones en cuanto a la fecha, el idioma ni el estado de publicación. Se consideraron por separado seis categorías de ensayos: pacientes con tratamiento médico o quirúrgico que reciben nutrición parenteral, nutrición enteral o suplementos.

En cada informe se buscaron los siguientes datos: fecha de publicación; localización geográfica; criterios de inclusión y de exclusión; tipo de apoyo nutricional y composición de la formulación de nutrientes; duración del tratamiento; cualquier nutrición proporcionada a los controles; otras intervenciones proporcionadas a los pacientes; número, sexo y edad de los participantes del estudio; estado de hospitalizado o ambulatorio; enfermedades hepáticas subyacentes; riesgos de sesgo (generación de la secuencia, ocultación de la asignación, cegamiento, informe incompleto de resultado, análisis de intención de tratar, informe selectivo de resultado, otros [intereses personales, desequilibrio inicial, interrupción temprana]); mortalidad; morbilidad hepática (desarrollo o resolución de la ascitis o la encefalopatía hepática, aparición de hemorragia gastrointestinal); puntuaciones de calidad de vida; eventos adversos; infecciones; duración de la estancia hospitalaria o en la unidad de cuidados intensivos; costos; bilirrubina en suero; complicaciones posoperatorias (solo ensayos quirúrgicos); y resultados nutricionales (balance nitrogenado, mediciones antropométricas, peso corporal). Los resultados primarios de esta revisión fueron la mortalidad, la morbilidad hepática, la calidad de vida y los eventos adversos. Los datos se extrajeron por duplicado; las diferencias se resolvieron por consenso.

Los datos correspondientes a cada resultado se combinaron en un metanálisis (RevMan 5.1). Los cálculos se informaron mediante los cocientes de riesgos o las diferencias de medias, junto con intervalos de confianza (IC) del 95%. Se emplearon modelos de efectos fijos y de efectos aleatorios; se informaron los modelos de efectos fijos a menos que un modelo, pero no el otro, encontrara una diferencia significativa (en cuyo caso ambos se informaron). La heterogeneidad se evaluó con la prueba de Chi 2 y la estadística I 2. Se planificó realizar análisis de subgrupos para evaluar enfermedades hepáticas específicas (hepatitis alcohólica, cirrosis, carcinoma hepatocelular), enfermedades hepáticas agudas o crónicas y ensayos que emplearon formulaciones estándar o de aminoácidos de cadena ramificada (para los resultados de encefalopatía hepática). Se planificó realizar análisis de sensibilidad para comparar ensayos con bajo y alto riesgo de sesgo y ensayos informados como artículos completos. Se realizaron los siguientes análisis exploratorios: 1) los ensayos con tratamiento médico y quirúrgico se combinaron para cada intervención nutricional; 2) los análisis de intención de tratar en los que los datos dicotómicos faltantes se imputaron como el mejor-peor de los casos; 3) se combinaron todos los ensayos para evaluar la mortalidad; 4) los efectos se calcularon mediante las reducciones del riesgo absoluto.

Se identificaron 37 ensayos; sólo uno de ellos tuvo bajo riesgo de sesgo. No se encontraron diferencias significativas en la mayoría de los análisis. Se encontraron los siguientes hallazgos significativos: 1) los pacientes no quirúrgicos con ictericia que recibieron nutrición parenteral tuvieron una reducción en la bilirrubina sérica (diferencia de medias [DM] -2,86 mg%; IC del 95%: -3,82 mg% a -1,89 mg%, tres ensayos) y una mejoría en el balance nitrogenado (DM 3,60 g/día; IC del 95%: 0,86 g/día a 6,34 g/día, un ensayo); 2) los pacientes quirúrgicos que recibieron nutrición parenteral tuvieron una reducción en la incidencia de ascitis posoperatoria solo en el modelo de efectos fijos (CR 0,65; IC del 95%: 0,48 a 0,87; dos ensayos, I 2 = 70%) y un ensayo demostró una reducción de las complicaciones posoperatorias, especialmente las infecciones (en particular neumonía); 3) la nutrición enteral puede haber mejorado el balance nitrogenado en los pacientes no quirúrgicos (aunque no fue posible combinar los tres ensayos); 4) un ensayo quirúrgico de nutrición enteral encontró una reducción en las complicaciones posoperatorias; y 5) los suplementos nutricionales orales tuvieron varios efectos en los pacientes no quirúrgicos (reducción de la aparición de ascitis [CR 0,57; IC del 95%: 0,37 a 0,88; tres ensayos]), posiblemente una reducción en las tasas de infección (diferencias significativas observadas solo en el modelo de efectos fijos) (CR 0,49; IC del 95%: 0,24 a 0,99; tres ensayos, I 2 = 14%) y una mejoría en la resolución de la encefalopatía hepática (CR 3,75; IC del 95%: 1,15 a 12,18; dos ensayos, I 2 = 79%). Aunque no hubo un efecto general de los suplementos sobre la mortalidad en los pacientes no quirúrgicos, el único ensayo con riesgo bajo de sesgo encontró un aumento del riesgo de muerte en los pacientes que recibieron suplementos. Tres ensayos de suplementos en pacientes quirúrgicos no lograron mostrar diferencias significativas. A partir de los diversos análisis de subgrupos o de sensibilidad no se obtuvo nueva información. Los análisis exploratorios tampoco revelaron información excepto por un enigma lógico. No hubo diferencias en la mortalidad al combinar todos los ensayos, pero los ensayos de nutrición parenteral encontraron que los pacientes que la recibieron tuvieron una mejor supervivencia (CR 0,53; IC del 95%: 0,29 a 0,98; diez ensayos). O la primera observación representa un error tipo II o la última un error tipo I.

Enfermedades hepáticas propias del embarazo

Dra. Escalante Bencomo Nancy B*.

*Médico Gastroenterólogo Hospital Clínico de Maracaibo- Fundación Zuliana del Hígado.

Durante el embarazo, ocurren alteraciones fisiológicas, y hormonales, sin embargo, los cambios que ocurren en el perfil hepático son considerados normales. Afortunadamente, las enfermedades hepáticas, son poco frecuentes durante el embarazo. Se estima que un 3% de los embarazos, se complican con una afección hepática; de manera que aún siendo poco frecuentes, cuando ocurren, son realmente un drama y tragedia, tanto para el médico como para la madre y el feto, ya que éstas, están asociadas con una alta morbimortalidad materno fetal (1).

Debido a lo complejo de estas afecciones y a los riesgos tan elevados, es importante que se haga el diagnóstico temprano, de estas entidades, que permita el manejo adecuado por un equipo multidisciplinario, que involucre al obstetra, al gastroenterólogo/hepatólogo, y neonatólogo, a fin de reducir la morbimortalidad materno/fetal.

Algunas enfermedades hepáticas son específicas del embarazo, por lo que desde el punto de vista clínico, es útil clasificarlas en 3 categorías a saber:

1. Enfermedades hepáticas que son propias del embarazo, o sea que ocurren sólo durante el embarazo.

2. Enfermedades hepáticas que coinciden con el embarazo.

3. Enfermedades hepáticas preexistentes que coinciden con el embarazo.

Algunos autores, las dividen en enfermedades relacionadas con el embarazo, que serían las propias del embarazo, y enfermedades no relacionadas con el embarazo, que serían las que coinciden con el embarazo, y las preexistentes, que coinciden con el embarazo y que pueden aparecer en cualquier momento del embarazo (2).

ENFERMEDADES PROPIAS DEL EMBARAZO

En esta categoría, las afecciones hepáticas, tiene sus características clínicas y momento de aparición, de acuerdo al trimestre del embarazo, con sus excepciones, por lo que resulta práctico distinguirlas de acuerdo al momento de su aparición. Así tenemos que existen 5 entidades muy propias del embarazo, la Hiperemesis Gravídica, que ocurre en el primer trimestre del embarazo, la colestasis intrahepática del embarazo, y la pre eclampsia y Eclampsia, que ocurren durante el segundo o tercer trimestre, el Síndrome de HELLP y el Hígado Graso Agudo del embarazo, que ocurren en el tercer trimestre del embarazo (3) (Cuadro 1).

En el ejercicio diagnóstico, resulta útil considerar ciertos interrogantes como:

1. ¿Existe en esta paciente signos y síntomas de enfermedad hepatocelular crónica?

2. ¿Hay características clínicas y bioquímicas de una patología de vías biliares?

3. ¿Existe historia de consumo de drogas, productos “naturales”, ingesta alcohólica o viajes recientes?

4. ¿Es la presentación clínica, compatible con alguna de las afecciones hepáticas propias del embarazo?(4)

(HG) Durante el primer trimestre del embarazo, son frecuentes las nauseas y vómitos, pero si estos síntomas se vuelven severos, con deshidratación, cetosis y pérdida de peso en mas del 5%., se conoce como hiperemesis gravídica.

Esta entidad, ocurre en un 0.3% a 2% de los embarazos, y es característica del primer trimestre. Puede iniciarse tan pronto como la 4ª a 10ª semana de gestación, y generalmente se resuelve, a las 18 a 20 semanas (4,5).

Su etiología no está muy clara, y probablemente se deba a una combinación de factores: Trastornos de la motilidad gástrica, factores hormonales, psicológicos, alteraciones del sistema nervioso autónomo, factores genéticos e inmunológicos (5,6).

Hay evidencias de que existe un aumento de la actividad de la Gonadotropina Coriónica que a su vez produce estimulación de los procesos secretorios del tracto gastrointestinal y de la glándula tiroidea, de allí que existe un hipertiroidismo transitorio en un 60% de las embarazadas.

Otros factores hormonales incluyen elevación de estrógenos, disminución de la prolactina e hiperactividad del axis hipotalamico- hipofisiario adrenal (7).

También se ha pensado que existen mecanismos inmunológicos e inflamatorios pudieran contribuir con la HG, en particular el FNT que se encuentra elevado en algunas pacientes, además de elevación de la IgG e IgM (8).

Laboratorio El hígado se encuentra afectado en un 50% a 60% de las pacientes con HG.

Las alteraciones más frecuentes son una elevación moderada de las aminotransferasas que generalmente nunca están por encima de 200-250 UI/L(9,)

No es frecuente la ictericia, siendo las cifras de bilirrubina no superior a 4mg/dL.

La severidad de estas alteraciones de las pruebas hepáticas, se correlacionan con la severidad de los vómitos, y probablemente esta disfunción hepática está relacionada con desnutrición y anomalías en la excrecion de la bilirrubina ya que al desaparecer los síntomas, las enzimas, se normalizan y el estado nutricional, se restaura (10).

Pueden observarse otras alteraciones bioquímicas como: elevación de la urea y creatinina, hipofosfatemia, hipomagnesemia, e hipokalemia (5).

Es muy importante hacer el diagnóstico diferencial con una hepatitis viral. Además, en los casos, en que se prolongan los síntomas, sería aconsejable, practicar una endoscopia superior, a fin de descartar una obstrucción mecánica.

Diferentes investigaciones señalan que es una enfermedad con una frecuencia más elevada en personas con ascendencia judía, especialmente en el norte de África, llegando a situarse aproximadamente en caso por 5.400 personas (Genetics Home Reference, 2016).

Además, con relación a otros rasgos demográficos, como el sexo, no se ha identificado una frecuencia más elevada asociada al sexo femenino o masculino (National Organization for Rare Disroders, 2016).

Por otro lado, en cuanto a los subtipos de la enfermedad de cori, la forma más común es la IIIa, llegando a representar un 85% de total de casos. Este tipo suele ir seguido de la forma IIIb, que representan a un 15% de los afectados por esta patología (Genetics Home Reference, 2016).

El curso clínico de la enfermedad de cori suele ser variable, en función de las áreas que se encuentren más afectadas. Sin embargo, en buena parte de los casos, suelen ser evidentes durante la etapa infantil.

Generalmente, los signos y síntomas más frecuentes están relacionados con (Genetics Home Reference, 2016; Morales Vila, 2010; National Organizatión for Rare Disorders, 2016):

Con el término hipoglucemia hacemos referencia a la presencia de niveles bajos de azúcar en sangre, es decir, a un nivel deficiente de glucosa.

Normalmente, el nivel debe situarse por debajo de los 70mg/dl para considerarse anormal o patológico.

Así, esta condición médica puede dar lugar al desarrollo de otras complicaciones como (National Institutes of Health, 2014):

– Alteración del ritmo y frecuencia cardiaca.

– Reducción o incremento del apetito.

– Alteración de la capacidad visual, como visión borrosa o doble.

– Cambios humor: irritabilidad, agresividad, ansiedad etc.

– Dificultad para conciliar el sueño.

– Cansancio, debilidad y fatiga generalizada.

– Sensaciones de hormigueo y entumecimiento.

– Mareo y pérdida de consciencia.

En este caso, con el término hiperlipidemia hacemos referencia a la presencia de niveles elevados de lípidos, es decir, grasas en el torrente sanguíneo.

Normalmente, se asocia a factores genéticos que provocan un incremento de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

A nivel específico, este trastorno puede dar lugar al desarrollo de otro tipo de complicaciones médicas, relacionadas fundamentalmente con (National
Institutes of Health, 2014):

– Molestias cardiacas, angina de pecho y otras alteraciones relacionadas con el corazón.

– Sensación punzante y de calambre en las extremidades inferiores.

– Problemas relacionados con la cicatrización de heridas superficiales.

– Síntomas relacionados con los accidentes cerebrovasculares: debilidad o parálisis muscular, problemas de lenguaje, etc.

Una de las primeras señales indicadoras de esta patología es la presencia de una marcada debilidad muscular.

El tono muscular se presenta anormalmente reducido, dificultando por tanto la ejecución de todo tipo de actividades y actos motores.

La presencia recurrente de hipotonía y otras alteraciones relacionadas con la función motora, desemboca en el desarrollo de miopatías.

Con el término miopatía hacemos referencia a un amplio conjunto de enfermedades musculares que se caracterizan por la presencia de inflacoco mación muscular crónica y debilidad.

Por lo tanto, las complicaciones médicas relacionadas con las miopatías incluyen (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2011):

– Debilidad muscular progresiva, comenzando desde las estructuras proximales, es decir, los músculos más próximos al tronco.

– Daño tisular en las fibras musculares.

– Cansancio y fatiga relacionada con actos motores: caminar, respirar, tragar, etc.

– Dolor muscular recurrente.

– Incremento de la sensibilidad cutánea.

– Dificultad para caminar, mantener la postura, hablar, tragar, etc.

Por un lado, con el término hepatomegalia hacemos referencia a la presencia de un hígado anormalmente grande.

imuran pulmonary fibrosis

En algunas ocasiones las células del hígado están sometidas a un gran estrés, lo que provoca una gran destrucción de hepatocitos. Esta situación produce una insuficiencia de células hepáticas que lleva a una alteración de las funciones del hígado. A esta deficiencia técnica de las funciones del hígado se la conoce como insuficiencia hepática.

Muchos casos de insuficiencia hepática tienen su origen en la hepatitis vírica, aunque sólo más o menos un 1% de esas infecciones acaba en insuficiencia hepática. Lo más común es que se produzca este problema al final de hepatopatías crónicas debidas a una infección provocada por una hemorragia gastrointestinal, un medicamento o el alcohol.

La insuficiencia hepática provoca una acumulación de productos tóxicos en el organismo ya que el hígado no puede cumplir bien con su misión detoxificante. Entre estos productos que aumentan está el amoniaco, el cual interfiere con las funciones del cerebro; y el paciente se queda amodorrado y luego pasa al coma. Mientras está amodorrado, se encuentra confuso y le temblarán las manos con lo que se llama temblor de aleteo.

Otro problema que produce la insuficiencia hepática es que el nivel de azúcar en sangre desciende, ya que el hígado no produce glucosa de forma normal. Como consecuencia se producen infecciones, los riñones empiezan a fallar y el cuerpo retiene líquidos. Como el hígado tiene la misión de producir sustancias coagulantes de la sangre, cada vez se hace más propenso el organismo a las hemorragias incontroladas, que pueden llevar a la muerte.

No olvidemos que el hígado tiene una gran capacidad de regeneración. Ante una insuficiencia hepática el hígado puede volver a recuperar su normalidad si ha sido provocada por una hepatitis vírica; incluso si las células del hígado se destruyeron durante la enfermedad.

La diferencia entre una insuficiencia hepática súbita y una cirrosis es que la estructura básica del hígado no se altera en la insuficiencia hepática. De modo que cuando las células del hígado se regeneren volverán a tener la estructura idónea para el normal funcionamiento del hígado.

Muchos virus son capaces de atacar al hígado y de producir como consecuencia la inflamación del hígado, es decir una hepatitis.
El más común es el llamado virus de la hepatitis A, pero hay otros como el de la hepatitis B, C, etc.

El virus de la hepatitis A es un diminuto virus de ARN que normalmente es transmitido por enfermos a través de la comida o la bebida infectadas. Se ha observado que los casos aumentan en otoño, y los más infectados suelen ser niños y jóvenes.
Hay un período de incubación de dos a siete semanas ente el contacto con el virus y la aparición de la hepatitis. Antes de aparecer los síntomas se suelen excretar por los infectados un gran número de virus en las heces, y esto puede provocar que se transmita la enfermedad a otros antes de que se den cuenta de su enfermedad.

Los pacientes con hepatitis A no desarrollan enfermedades hepáticas crónicas ni se convierten en portadores crónicos.

La hepatitis B, también llamada hepatitis serosa, la provoca un virus de ADN mayor que el de la hepatitis A. El contagio en este caso se produce a través de productos sanguíneos o secreciones.

La saliva, el semen, las lágrimas, secreciones vaginales, jeringuillas contaminadas, la leche materna y las transfusiones de sangre puede transportar el virus de la hepatitis B. El virus puede ser transmitido por un beso y por relaciones sexuales.

Un problema asociado a la hepatitis B es que el paciente una vez infectado puede transportar el virus y puede infectar de por vida.
El período de incubación de la hepatitis B es más largo que el de la hepatitis A.

Durante la primera semana el paciente se siente mal, cansado, mareado y con dolores articulares. Se suele presentar un desagrado por las comidas grasientas. Tras una semana, el paciente puede que se sienta mejor, pero aparece la ictericia y el hígado puede llegar a estar blando al tacto. La ictericia se aprecia en el blanco de los ojos y en las palmas de las manos.

Al hacer un recuento sanguíneo aparecerá un aumento de bilirrubina y de las enzimas hepáticas (transaminasas).

Por lo general, un 1% de los pacientes de hepatitis B mueren de insuficiencia hepática aguda, debido a la mayoritaria destrucción de células hepáticas. Otros enfermos de hepatitis B se convierten en portadores crónicos del virus o desarrollan una enfermedad crónica del hígado.

A pesar de las medidas antitabaco que la mayoría de gobiernos han impuesto, todavía existe una parte de población fumadora. Y por más campañas de concienciación que se hagan, de la existencia del Día Mundial Sin Tabaco (31 de mayo) y el resto de acciones en contra del tabaco, parece que algunos aun no valoran suficientemente los perjuicios de fumar. El tabaco no solo afecta a los pulmones, sino que existen muchas otras afectaciones y enfermedades derivadas del hábito de fumar. En unComo.com queremos que todos toméis conciencia y os explicamos cómo afecta el tabaco a la salud.

Existe una relación directa entre tabaco y cáncer de pulmón, aunque el tabaquismo ocasiona otros tipos de cáncer como: el de faringe, laringe, cavidad oral, esófago, vejiga, riñón, páncreas, estómago y cuello uterino. Un alto porcentaje de todos los cánceres están producidos por el tabaco, siendo un factor de riesgo totalmente evitable.

El tabaco es la principal causa de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) que engloba la bronquitis crónica y el enfisema. Se caracteriza por ser un proceso progresivo que cursa con fatiga, tos y expectoración, que termina produciendo insuficiencia respiratoria y que puede llegar a provocar la muerte.Los fumadores también padecen un mayor número de enfermedades infecciosas respiratorias y una mayor mortalidad por gripe y neumonía.

Fumar cigarrillos es una de las causas principales de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos del corazón (cardiopatías coronarias), del cerebro (enfermedades cerebrovasculares) y de las extremidades (enfermedades vasculares periféricas). Si además se añade la presencia de hipertensión (tensión arterial elevada) y niveles altos de colesterol, el tabaco multiplica el riesgo.

Además de las afecciones recién explicadas, el tabaco afecta más a las mujeres, ya que tiene perjuicios sobre el embarazo: aumenta el riesgo de que sus bebés nazcan prematuramente o con peso anormalmente bajo, retraso en el crecimiento intrauterino del feto, aumento de los abortos espontáneos, alteraciones placentarias, entre otros.Por lo que el tabaco es un problema tanto para la salud de la madre como para la del bebé.

Las personas fumadoras suelen compartir unas características dermatológicamente hablando: piel rugosa y un tanto grisácea, su cara deja a la vista los relieves óseos (especialmente de los pómulos), los labios y los ojos están rodeados de arrugas finas, líneas profundas y superficiales en las mejillas y las mandíbulas.Además, el cuero cabelludo también se ve afectado, pierde luminosidad, se vuelve quebradizo e incrementa su porosidad. Asimismo, las uñas también perciben los efectos nocivos del tabaco y se vuelven más quebradizas y pierden brillo.

Los odontólogos afirman que fumar tiene muchos efectos perjudiciales sobre la salud bucodental, como son: manchas en los dientes, halitosis, disminución de la sensibilidad gustativa, disminuye la calidad de la saliva, contribuye a agravar las enfermedades de las encías, entre muchos otros.

El hábito de fumar no solo afecta a los fumadores activos, sino que la inhalación de humo por parte de los que están con ellos también les perjudica, convirtiéndose así en fumadores pasivos. De esta manera, dejando de fumar no solo mejoras tu salud, sino que también beneficias a la gente de tu alrededor

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo afecta el tabaco a la salud, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Salud mental.

“Se ha establecido que el consumo de alcohol puede causar al menos 7 tipos de cáncer. De:

  • Intestino (colon y recto)
  • Pecho
  • Esófago
  • Laringe
  • Hígado
  • Boca
  • Parte superior de la garganta”

“El principal componente cancerígeno del alcohol es el etanol, que está contenido en todo tipo de bebidas alcohólicas. El etanol daña las células de manera que las hace más propensas a volverse malignas. También afecta a las hormonas femeninas, estimulando la proliferación celular y aumentando el riesgo de cáncer de mama. Cuando se combina el alcohol con el tabaco, la tasa de daño de tejidos se multiplica y como resultado, aumenta el riesgo de cáncer.”

“Europa tiene la mayor proporción de enfermedades y muerte prematura debido al alcohol. Una quinta parte de la población de 15 años o más declara tener un intenso episodio de beber alcohol al menos una vez a la semana. Se sabe que el alcohol es un factor causal en más de 60 enfermedades y afecciones, que incluyen al menos 7 tipos de cáncer citados anteriormente.”

“Incluso un consumo ligero aumenta el riesgo de cáncer; por ejemplo, las mujeres que beben de 1 a 3 bebidas alcohólicas por semana aumentan el riesgo de cáncer de mama. Cuanto mayor sea el consumo de alcohol, mayor será el riesgo de desarrollar cáncer; por ejemplo, el riesgo de cáncer de boca y oro-faringe es 100% más alto en personas que beben un vaso de vino de 250 ml por día que en personas que no beben alcohol y 500% más en personas que beben 4 vasos por día.”

Hay tres ideas falsas y engañosas que la industria alcohólica quiere promover:

  1. Beber con moderación es posible y seguro e incluso – recomendable.
  2. El alcoholismo es genético, es decir, es sólo peligroso para las personas que tienen “genes” defectuosos.
  3. El alcoholismo es una enfermedad sin cura (para las personas con esos genes defectuosos).

En cuanto a las recomendaciones sobre el consumo de alcohol:

La OMS ha dejado claro que incluso el consumo ligero de alcohol aumenta el riesgo de cáncer (sólo 1 unidad a la semana). Por tanto, la ingesta diaria recomendada de alcohol es cero. Sin embargo, la mayoría de los bebedores habituales tienen dependencia y les da miedo la idea de no beber alcohol. (“¿Cómo voy a relajarme?” “¡Me quedaré sin vida social!” “¡No quiero ser el bicho raro!”) Por esto, cualquier recomendación tiene que ser “pragmática”.

Las venas gastroepiploicas procedentes del estómago que desembocan en el sistema hepático antes de la filtración pueden dilatarse cuando la sangre queda retenida en ellas produciendo varices esofágicas o duodenales (o ambas). Y si el volumen de esa sangre aumenta mucho se pueden además distender dando lugar a microhemorragias gástricas o úlceras. Una situación que si se cronifica hace que la sangre tiña de marrón oscuro las heces. Lo que hay que tener en cuenta porque en las analíticas de heces la presencia de sangre es habitual y se achaca con demasiada frecuencia a la sangre contenida en la carne (aunque hoy día se empieza a experimentar con preparados capaces de distinguir en las heces la sangre humana de la animal). Pues bien, cuando las pérdidas sanguíneas vía gástrica persisten en el tiempo puede aparecer una anemia que se acompaña de gran cansancio junto a todos los síntomas ya expuestos debidos a la falta de sangre en la parte superior del cuerpo (depresión, taquicardias, disnea de esfuerzo, etc.).

Paralelamente, cuando no tenemos suficiente sangre por causa de la anemia la menstruación se hace tardía, escasa, y puede llegar a desaparecer (amenorrea); sin embargo, se normaliza cuando se recupera el volumen sanguíneo correcto.

Otro preocupante desequilibrio orgánico es la obesidad, padecida por un elevado grupo de población. La causa atribuida generalmente es el exceso en la ingesta de alimentos por lo que se suele recomendar el seguimiento de severos regímenes. Yo suelo decir que la “droga” que crea mas hábito es la comida porque cualquier drogadicto puede saltarse algunas dosis de una sustancia que le crea dependencia pero, ¿cuántas personas son capaces de no comer nada un solo día o, simplemente, de llevar a cabo un régimen riguroso o un ayuno terapéutico? El síndrome de abstinencia de la alimentación es muy difícil de superar por la mayoría de las personas.

Pues bien, las microhemorragias gástricas presentes en la úlcera de estómago conducen a una pseudoanemia crónica normalmente indetectable en las analíticas porque nuestro organismo es capaz de reproducir la sangre perdida en pequeñas cantidades. Nos encontramos en tales casos con un cuadro anémico que se autorregenera sólo que la pérdida de ese fluido vital produce siempre un estado de ansiedad ya que la pérdida de sangre es interpretada por el cuerpo como un camino hacia la muerte por desangrado. Por eso siempre va acompañada de un incremento del apetito para obtener los principales elementos para la fabricación de sangre. Y esos están en el chocolate, los dulces, las frutas y verduras rojas, las carnes rojas, etc.

Apetito inducido para ese fin que lleva a la persona a comer en exceso con la consiguiente agravación de los sistemas hepático y digestivo además de a la cronificación de las microhemorragias que aumentarán la anemia, la ansiedad y, por tanto, el hambre. Es la pescadilla que se muerde la cola.

Osteoporosis

Como hemos explicado, la afectación hepática puede terminar produciendo anemia a causa de las microhemorragias gástricas con lo que el organismo intenta por todos los medios compensar la pérdida comiendo más para fabricar sangre extra. Ahora bien, la sangre se fabrica en la médula ósea -preferentemente la de los huesos planos, por ejemplo la cresta ilíaca- y para obtenerla ésta precisa, entre otros elementos, calcio. Y cuando este mineral no está suficientemente presente en la dieta el organismo no tiene más remedio que recurrir a los huesos para obtenerlo pudiendo dar lugar a osteoporosis en edades tempranas.

Fibromialgia

Esta patología, que como su nombre indica es un “algia de las fibras musculares”, pertenece al amplio campo de influencia hepático pues el responsable del tono, vigor y resistencia de la musculatura es el hígado. Y de hecho, muchos de los pacientes que hemos tratado mediante desintoxicación de hígado y riñón –y, por tanto, de la mayor parte del organismo- han logrado mejoras substanciales en un porcentaje elevado de casos. Algo esperanzador teniendo en cuenta que la Fibromialgia es una enfermedad de diagnóstico difícil y un tanto subjetivo.

Ya expliqué en su día los efectos sorprendentemente beneficiosos que sobre los tumores tiene recuperar la calidad sanguínea –y, por tanto, celular- merced a la correcta filtración y eliminación de toxinas y elementos tumorales por parte de un hígado y riñones sanos. No insistiré pues en ello si bien invito al lector a leer la entrevista en la que hablaba de ello y que apareció en el número 78 (tiene ese texto entrando en la sección de Reportajes de nuestra web: www.dsalud.com).

HEPATITIS CRÓNICAS

Finalizaré recordando que al tratar un cuadro hepático hay que considerar siempre la presencia de antiguas hepatitis de los tipos hoy conocidos -A, B, C y D (la E es prácticamente desconocida)-, éstas dos últimas, por cierto, habituales en casi todos los estados cancerosos. Porque determinadas enfermedades infecciosas -entre ellas las hepatitis, aún aparentemente curadas- dejan huella. Es decir, se puede determinar su presencia durante toda la vida del paciente lo que significa que, aún erradicada del organismo, una parte -incluso negativizada en teoría- queda presente y detectable y, por tanto, activa en algún nivel. Presencia que puede producir patologías secundarias y aparentemente sin relación con la enfermedad original pero que deben ser tenidas en cuenta siempre que la patología actual nos haga pensar en una relación hepática aunque ésta parezca lejana.

En definitiva, una inflamación hepática crónica -bien por depósitos procedentes del filtrado fisiológico que realiza el hígado en la sangre, bien por causa de una parasitosis (virus, bacterias, etc.), bien por intoxicación- puede producir, de forma parcial o total, todas estas dolencias:

1º) Hipotensión y mareos.
2º) Disnea de esfuerzo y taquicardias.
3º) Falta de concentración y pérdida de memoria.
4º) Depresión, cefaleas, migrañas, caída del cabello y alteraciones de la visión.
5º) Alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia y ataxia cerebelosa.
6º) Piernas pesadas, varices y hemorroides.
7º) Hernias de hiato, úlceras gástricas y acidez.
8º) Anemia y cansancio.
9º) Obesidad, osteoporosis y fibromialgia.
10) Intoxicación celular y cáncer.

Obviamente todos estos síntomas no tienen por qué aparecer a la vez. Algunos pueden incluso haber convivido con nosotros muchos años, a veces desde que tenemos uso de razón. Y generalmente se achacan a nuestra “constitución enfermiza” cuando en realidad -como muchas enfermedades presuntamente heredadas- se deben a la sangre contaminada que la madre transmite al feto dando desde el principio a su hijo una precaria calidad de vida.

En suma, todos los cuadros patológicos mencionados parecen no tener relación pero lo cierto es que en muchos casos la causa es común: una insuficiencia hepática. Y resolviendo ese problema con el tratamiento y las medidas higiénicas y dietéticas adecuadas en cada caso resolverse todos ellos. De ahí que a nuestro juicio, dada la actual intoxicación de nuestra sociedad, en nuestra consulta sugiramos hacer una desintoxicación hepática y renal a fondo cada dos años. Porque lo mejor es siempre prevenir.

¿Cuáles son los síntomas de un hígado inactivo?, Cómo podemos ayudarlo?

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo humano después de la piel, y es el mayor órgano interno.

Es la glándula más grande que tenemos y la más trabajadora; el hígado tiene encomendadas más de 500 tareas de las cuales al menos 22 son vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
Su función es la de deshacerse de las toxinas del cuerpo que todos estamos expuestos a cada día.

Por tanto su cuidado es esencial para el mantenimiento de nuestra salud. Cuando el hígado está cargado por exceso de trabajo (mala alimentación, sustancias tóxicas…) todo el organismo se resiente.

Señales que nos indican sobre el mal funcionamiento del higado:

* Malas digestiones, hinchazón abdominal, nauseas especialmente después de comidas grasas, aumento de volumen alrededor del abdomen y estreñimiento. El síndrome de colón irritable, asociado con hinchazón abdominal y flatulencia con frecuencia se debe a un funcionamiento deficiente del hígado.

Levantarse por las mañanas con mal aliento y/o lengua manchada, son signos que muestran que definitivamente su hígado necesita ayuda.

Desagradables cambios de humor, depresiones, mente nublada y dificultad para la concentración y memoria. Si el hígado trabaja con dificultad, cantidades excesivas de agentes tóxicos se abrirán paso hacía la corriente sanguínea pudiendo afectar al funcionamiento del cerebro.

* Condiciones alérgicas tales como fiebre, urticaria, erupciones cutáneas y asma.
* Dolores de cabeza. Desgraciadamente, los calmantes pueden empeorar el hígado ya que este es el órgano encargado de romper la estructura de todo tipo de drogas.

* Tensión alta y/o retención de líquidos.
* Hipoglucemia o nivel de azúcar en la sangre inestable. Un hígado irritado puede causar fluctuaciones inesperadas en el nivel de azúcar en la sangre, siendo un bajo nivel de glucosa el causante de fatiga, mareo, ligeros dolores de cabeza y necesidad de ingerir azúcar.

* Incapacidad para tolerar comidas grasas, enfermedades y piedras en la vesícula biliar. Si se alimenta al hígado con demasiadas grasas saturadas o en mal estado, este intentará expulsarlas fuera del cuerpo a través de la bilis que fluye dentro de la vesícula y después al intestino delgado.

Esto elevará el contenido de colesterol en la bilis y puede resultar en piedras en la vesícula (hechas de colesterol endurecido) e inflamación de la vesícula. Si el hígado no trabaja eficazmente, no producirá sales biliares suficientes para mantener el colesterol biliar en solución y entonces se producirán piedras en la vesícula.

* Fatiga y síndrome de fatiga crónica. Cuando aquellas personas con cansancio no pueden encontrar una causa para su mal, en el 99% de tales casos están ingiriendo demasiadas grasas saturadas o en mal estado y no suficiente cantidad de verdura y fruta.

* Excesiva temperatura corporal, que puede que esté asociada con sudoración o fuerte transpiración.
* Baja tolerancia al alcohol y a algunos medicamentos tales como los antibióticos.

c) Carencia de proteínas

El hígado es responsable de producir varias proteínas, incluyendo la albúmina. La falta de albúmina causa desnutrición y es uno de los factores que lleva a la formación de edemas y ascitis.

Otra proteína producida en el hígado es la vitamina K, que está relacionada con la coagulación de la sangre. Los pacientes con cirrosis avanzada presentan trastornos de coagulación y mayor facilidad de tener sangrados.

Los cuadros de hemorragia digestiva causados por ruptura de várices esofágicas suelen ser graves, ya que los pacientes, además de perder gran volumen de sangre, todavía tienen dificultad para detener el sangrado, ya que, además de las plaquetas bajas, también presentan deficiencia de los factores de coagulación.

d) Ginecomastia

El mal funcionamiento del hígado también cambia el equilibrio de las hormonas sexuales. El aumento de estrógeno causa la aparición de senos y pérdida de pelo corporal en los pacientes masculinos.

e) Otros síntomas

Todavía hay varios otros signos y síntomas relacionados con la cirrosis, entre ellos:

Síndrome hepatorrenal: insuficiencia renal aguda que ocurre en la cirrosis avanzada y generalmente indica un caso terminal. El paciente que desarrolla síndrome hepatorrenal tiene una supervivencia muy corta y el único tratamiento es el trasplante de hígado.

Eritema palmar: palmas de las manos rojizas.

Hipocratismo digital: uñas más anguladas, dando el aspecto de baquetas a los dedos.

Nefropatía por IgA: algunos pacientes con cirrosis pueden presentar una enfermedad renal causada por la acumulación de anticuerpos en los riñones.

Cáncer del hígado: pacientes con cirrosis están bajo mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado, especialmente si la cirrosis ha sido causada por el alcohol o la hepatitis viral.

La cirrosis en etapas tempranas puede ser asintomática. En las etapas finales, la mayoría de los signos y síntomas descritos anteriormente están presentes.

La severidad de la cirrosis es generalmente descrita por la escala de Child-Pugh que se basa en parámetros clínicos y de laboratorio.

Según estos resultados, los pacientes son clasificados en 3 clases: A, B y C, siendo esta última la más grave. Pacientes clasificados como Child C tiene una tasa de mortalidad de más del 60% en los próximos dos años.

También existe la clasificación MELD, basada en la severidad de los exámenes de sangre.

Tanto el Child como el MELD son modos de estandarizar la severidad de la cirrosis, sirviendo también como base para la lista de trasplante hepático que, hasta el momento, es el único tratamiento efectivo para la cirrosis.

El único tratamiento eficaz de la cirrosis es el trasplante de hígado, que solamente se indica en casos seleccionados.

Mientras el paciente espera para un trasplante, el tratamiento se realiza con el fin de controlar los síntomas y complicaciones. Ejemplos: para la ascitis y los edemas, pueden utilizarse diuréticos como espironolactona y furosemida. Para las varices del esófago, el tratamiento se realiza a través de endoscopia digestiva. Laxantes, como la lactulosa, ayudan a controlar la encefalopatía hepática.

Es importante que el paciente evite el consumo de alcohol y otros medicamentos nefrotóxicos.

Este artículo también está disponible en Português

El hígado es uno de los órganos más importantes de tu cuerpo. También es el más grande: es casi del tamaño de un balón de fútbol americano. Se ubica tras la parte inferior derecha de las costillas, donde queda protegido de las lesiones.

El hígado funciona como la planta de procesamiento químico del cuerpo. Sus funciones son:

  • Convertir los nutrientes en sustancias químicas y proteínas que el cuerpo necesita para estar sano.
  • Almacenar los nutrientes de los alimentos que comes.
  • Metabolizar los medicamentos y el alcohol.
  • Eliminar los desechos de la sangre.
  • Producir las enzimas y la bilis que ayudan a digerir los alimentos.
  • Producir las proteínas que necesita el sistema inmunitario para ayudar a tu cuerpo a resistir las infecciones.

Para las personas VIH+, el hígado tiene una importancia vital, puesto que éste procesa muchos de los medicamentos utilizados para tratar el VIH. Lamentablemente, los medicamentos anti-VIH pueden provocar hepatotoxicidad (daño hepático), lo que puede evitar que el hígado funcione adecuadamente.

Además, las personas VIH+ pueden sufrir daño hepático o su hígado puede verse sobrecargado debido a:

  • Otros medicamentos de venta con receta médica, medicamentos de venta sin receta médica como el acetaminofeno (Tylenol), el uso frecuente de antibióticos o la exposición a sustancias químicas
  • Infecciones oportunistas (IO) relacionadas con el SIDA como el MAC (complejo Mycobacterium avium), la TB (tuberculosis), el CMV (citomegalovirus) o la criptosporidiosis
  • Hepatitis (inflamación del hígado) causada habitualmente por la infección con un virus, como la hepatitis A, B o C
  • Abuso de alcohol o drogas

Algunos problemas hepáticos ocurren sólo durante el embarazo o afectan a las mujeres más que a los hombres. Éstos son:

  • Cálculos biliares
  • Cirrosis biliar (daño en el conducto biliar)
  • Enfermedades hepáticas autoinmunes
  • Enfermedad de hígado graso no alcohólico
  • Adenomas hepáticos (tumores en el hígado)

Además, las mujeres tienden a desarrollar enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol, en particular cirrosis (cicatrices en el hígado) y hepatitis, después de un período más corto que los hombres.

Los anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas) pueden provocar un aumento en los adenomas hepáticos (tumores en el hígado) y las mujeres que tengan antecedentes significativos de estos tumores benignos (no cancerosos) no deben usarlos.

Los medicamentos anti-VIH de la clase de los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR) pueden tener efectos secundarios negativos que pueden llevar a problemas hepáticos. Uno de ellos es la toxicidad mitocondrial.

Miedo de actuación y actitud del espectador: sea la causa de la disfunción eréctil orgánica o psicógena, siempre se establece lo que se denomina ansiedad de rendimiento y anticipación al fracaso. El hombre permanece demasiado atento a la respuesta eréctil, se autoobserva, no centrándose en las sensaciones eróticas agradables que influyen positivamente en la consecución de la erección. Esta situación, contrariamente a lo esperado, conduce a sucesivos fracasos erectivos. De esta forma se entra en una espiral fallo-miedo-fallo que suele ser difícil de superar por uno mismo. En estos casos, la ayuda temprana de un profesional puede ser determinante.

Hay una causa común en nuestra sociedad actual que es la “inactividad sexual”. Sin que exista ningún trastorno orgánico ni psicógeno, el individuo, por razones diversas, va distanciando progresivamente su actividad sexual, lo que va a afectar a las distintas fases de la respuesta sexual: deseo, excitación, orgasmo y satisfacción, causando frecuentemente anorgasmia femenina o impotencia masculina.

¿Consulta online sobre Disfunción eréctil por solo 29,99€? En Madina&Azparren podemos ayudarle. Con total confidencialidad y seguridad. Daremos respuesta a su consulta a través de nuestro servicio Hipocratech.

Los problemas que hacían insostenible su presencia en casa llevaron a José a probar el alcohol a los 12 años. Los golpes, gritos e insultos eran para todos en la familia; ninguno se salvaba. A los 14 tuvo su primera borrachera y su vida siguió envuelta en botellas de vino y problemas, hasta que a los 26 años se le paró el aparato digestivo por las altas cantidades de alcohol y fue a dar al hospital, grave. Entonces se enteró de que tenía diabetes, de que el páncreas ya no le funcionaba y de que el alcohol le había ocasionado todo mucho antes de cumplir los treinta.

José es jalisciense y comparte con muchos paisanos una realidad preocupante: hasta septiembre de 2013, Jalisco ocupaba el primer lugar nacional por número de casos probables de enfermedad alcohólica del hígado, con mil 041 personas afectadas, así como el segundo lugar por número de probables intoxicaciones agudas por alcohol, de acuerdo con el Sistema de Notificación Semanal de Casos Nuevos de Enfermedades de la Secretaría de Salud federal (SSa).

Hablar de caso probable tiene que ver con el diagnóstico del médico que recibe al paciente, el cual tiene todos los datos clínicos para determinar que sus síntomas son de intoxicación por la bebida, o que su problema a nivel hepático es causado por la ingesta de alcohol y no por una cuestión genética.

Si la medición se hace en tasa por cada 100 mil habitantes, Jalisco baja al cuarto lugar nacional en casos probables de enfermedad alcohólica del hígado y al séptimo por número de intoxicaciones agudas por alcohol probables.

Aun así, permanece en el top ten nacional, detrás de Hidalgo, Colima y Yucatán en casos de intoxicación aguda por alcohol.

José ahora tiene 66 años de edad y ya cumplió 26 como miembro de Alcohólicos Anónimos grupo Morelos, en Guadalajara, con el mismo tiempo sin probar alcohol. Mantiene estable su salud y, gracias a que se atendió a tiempo, no fue parte de las estadísticas de muerte.

Según datos de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), el alcohol es responsable directo de por lo menos mil 900 muertes al año, sólo al tomarse en cuenta la cirrosis y los accidentes automovilísticos, que representan la sexta y séptima causas de defunción en el Estado, respectivamente.

El alcohol, entonces, causa más muertes que los principales tipos de cáncer, como el de mama, el de pulmón y el de próstata, que durante 2012 mató a mil 550 jaliscienses.

CLAVES
Señales de la dependencia

1 Cuando el consumidor necesita cantidades mayores de alcohol para sentir el efecto buscado.

2 Cuando tiene dependencia psicológica: busca situaciones o reuniones donde haya alcohol y evitar los sitios donde no puede beber.

3 Cuando, por beber, altera sus actividades y rutinas normales y deja de ser responsable de sus tareas y responsabilidades.

4 Cuando, al dejar de beber, sufre por causa de la necesidad de seguir haciéndolo.

ATENCIÓN
Cómo obtener ayuda

Para saber del grupo de ayuda contra adicciones más cercano, llamar al CECAJ, a los teléfonos 3823-2020 y al número gratuito 01-800-536-9444.

Ahí le darán información sobre los centros de rehabilitación, internamiento, control de adicciones y grupos de ayuda para tratar la dependencia al alcohol.

A escala estatal, la Secretaría de Salud Jalisco cuenta con 78 centros de atención e internamiento certificados, y que cumplen con la Norma Oficial 028 Para la Prevención, Tratamiento y Control de las Adicciones.

El hígado es un órgano que se regenera de manera habitual. La medicina china lo conoce como el guardaespaldas del corazón: recibe los “golpes” de malos hábitos de salud, como ingerir alcohol.

Al ser una parte del cuerpo que se renueva cada determinado tiempo, es difícil que una persona que consume alcohol en grandes cantidades se dé cuenta de que tiene un problema a nivel hepático; no lo advierte hasta que debe acudir al hospital.

En el área de Urgencias del Hospital General Regional 180 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Jalisco, es común que lleguen personas con intoxicaciones agudas por alcohol y que hasta ese momento se descubran con una enfermedad alcohólica del hígado.

El jefe de la unidad, Christian Jiménez Chávez, señala que durante diciembre y enero los diagnósticos de pacientes con cirrosis u otra enfermedad del hígado se incrementan, pues la ingesta exagerada de alcohol en temporada navideña o de fiesta son antesala de la enfermedad.

“Pacientes que dicen: ‘Yo tomé toda mi vida, pero no sabía que tenía cirrosis hepática’. Llegan por una intoxicación, les tomamos los exámenes y vemos que tienen cirrosis, y que no es nueva, que ya tiene tiempo”.

Entre los signos más comunes en estos pacientes que llegan a Urgencias están el sangrado del tracto intestinal y la ascitis, una acumulación de líquido en el espacio entre el abdomen y los órganos abdominales. Esto provoca que los pacientes no puedan respirar, tengan infecciones o presenten peritonitis primaria.

“Empiezan a tomar desde antes de diciembre y llegan con complicaciones, como las encefalopatías, que es como alteración del estado mental, ya sea dormidos, temblorosos, convulsionando, etcétera”.

Según el médico, la causa de la aparición de cirrosis en los jóvenes por lo general es un virus. Sin embargo, también se dan casos de muchachos que llegan al hospital por algún problema generado por el alcohol y terminan diagnosticados con cirrosis.

Vallarta y Autlán, muy “tomadores”

Puede que sean sus interminables fiestas durante todo el año: carnavales, exposiciones y otras celebraciones que se hacen en las comunidades cercanas. Como sea, el municipio de Autlán de Navarro es uno de los lugares del Estado con mayor consumo de alcohol entre sus habitantes, según el Consejo Estatal Contra las Adicciones en Jalisco (CECAJ).

Autlán es una cabecera que abarca casi 18 municipios y, en esa zona, la fiesta nunca termina.

“Las fiestas que se hacen, como el Carnaval de Autlán, inician una temporada; pero luego en los municipios cercanos se hacen (fiestas) y acuden todos (…) se están catafixiando las fiestas unos con otros, y esto hace que se detone más el consumo de alcohol en los adolescentes”, informó el secretario técnico del CECAJ, Enrico Sotelo.

Existen otros municipios con altas cantidades de consumo de alcohol en Jalisco: Guadalajara, Colotlán y Puerto Vallarta.

La capital concentra un gran número de habitantes, mientras que Puerto Vallarta es uno de los centros turísticos de playa más importantes de México, con alta cantidad de centros nocturnos y flujo de venta de bebidas alcohólicas y otras drogas.

Pero Colotlán, con presencia de cultura wixarica, tiene otras características concentradas en los adultos que habitan en municipios de la zona Norte: “El grupo étnico de allá tiene una mala forma de ver el vino y ellos, de verdad, lo agarran con singular alegría, entonces estamos trabajando fuerte allá”.

ADOLESCENTES DE ENTE 12 Y 16 AÑOS SUELEN ABUSAR Y SE INTOXICAN FÁCILMENTE, ADVIERTEN
Pasan el after party en el hospital

Las pruebas de sangre, las radiografías, el examen veterinario de rutina y la ultrasonografía pueden proporcionar evidencia circunstancial de cáncer. Sin embargo, el diagnóstico confiable suele requerir de una biopsia.

Las biopsias consisten en una pequeña extracción del posible tejido canceroso del animal que es sometido a un análisis. Solamente el veterinario es el profesional que puede ofrecernos un diagnóstico acertado de esta enfermedad indicando si se trata de un cáncer benigno o maligno.

El tratamiento del cáncer en perros debe ser recomendado y seguido por un veterinario. Este tratamiento puede incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia. Dado que estos tratamientos suelen ser específicos y complicados, puede ser necesaria la participación de un médico veterinario especializado en oncología. El tratamiento a seguir dependerá del tipo de cáncer que sufre nuestra mascota y de la localización física del mismo.

Las consecuencias del cáncer en el perro pueden variar. En algunos casos los perros pueden, simplemente, no experimentar ninguna dolencia física pero en otros casos puede suponer dolor y malestar en el animal. En estos casos es muy recomendable el uso de medicamentos o productos de homeopatía para perros con cáncer para intentar minimizar la sensación de dolor del perro.

La prevención del cáncer es muy difícil, ya que sus causas suelen ser desconocidas. Sin embargo, el buen cuidado del perro y la revisión veterinaria de rutina ayudan a mantener el estado general de salud de la mascota. Una pronta detección del cáncer es fundamental para poder tratar cuanto antes la enfermedad evitando que avance hasta expandirse por todo el cuerpo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a El cáncer en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud, y te animamos a descargar gratis la app de ExpertoAnimal, donde podrás aprender y compartir el día a día de tus animales.

Las enfermedades están a la orden del día y simplemente nos atacan a todos nosotros. Por eso no es raro ver a uno de nuestros amigos en el hospital, luchando contra una enfermedad. Y es que esto está muy relacionado al estilo de vida de cada uno.

Algo que influye mucho es la alimentación y el sueño, ya que esto afecta directamente el funcionamiento de los organismos, especialmente del hígado. Un padecimiento muy común en estos días es tener el hígado graso.

Este consiste exactamente en eso, en acumular grasa en el hígado. Algunos síntomas pueden ser sensación de llenura por mucho tiempo o dolor en la parte media superior del lado derecho del abdomen. También es posible que nos sintamos sumamente cansado o sin fuerzas. Sin embargo, algunos no presentan ninguno de los síntomas antes mencionados.

Combatir este mal es más sencillo de lo que podamos creer. Existen remedios naturales que nos ayudan a corregir este mal fácilmente. A continuación, te estaremos hablando de dos de ellos, muy fáciles de hacer. Te aseguramos que, al utilizarlo, conseguirás un hígado saludable y en buen estado en muy poco tiempo.

QUÉ NECESITAREMOS: Remolachas medianas (2 unidades), Limones (2 unidades), Agua mineral (2 tazas).

PREPARACIÓN Y USO: El primer paso consiste en lavar muy bien las remolachas crudas. Como su cascara es bastante fina, no será necesario pelarlas. Simplemente la cortaremos en trozos pequeños y la echaremos en la licuadora. A continuación, añadimos las 2 tazas de agua y licuamos todo muy bien. Después, agregaremos el zumo de limón a la bebida y volvemos ya batirla. Bajo ninguna circunstancia le debemos añadir azúcar a la bebida. Esta poderosa bebida la tomaremos 3 veces al día durante 7 días continuos. Este jugo hará un excelente trabajo en nuestro hígado. Entre otras cosas, lo ayudará en su labor de depurar las sustancias del organismo. Como resultado, evitará la acumulación de grasa en dicho órgano. Además, evitará que libere ciertas sustancias toxicas que son perjudiciales para él mismo.

JUGO VERDE PARA EL HÍGADO

QUÉ NECESITAREMOS: Zumo de manzana (2 tazas), Limones (2 unidades), Zumo de perejil (500 ml), Ajo (½ diente), Aceite de oliva (8 gramos), Jengibre molido (5 gramos), Infusión de hiervas.

PREPARACIÓN Y USO: Preparar esta bebida es sumamente fácil, al igual que el jugo anterior. Lo único que debemos hacer es echar todos los ingredientes en una licuadora y licuarlos por varios minutos. Después que haya llegado a la contextura de tu gusto, puedes apagar la licuadora. Sirve inmediatamente y bebe la sustancia lentamente. Este proceso debes repetirlo durante 5 días de continuo, 2 horas antes de cada comida. Para potenciar su efecto, puedes añadir a tu dieta alcachofas, papayas, piña, tomates, peras y calabazas. Que el hígado graso no siga siendo un problema para tu salud y bienestar. Ya conoces lo que puedes hacer para combatirlo fácilmente y sin esfuerzos. Por eso, empieza a tomar estos jugos cuanto antes y elimina la grasa acumulada en el hígado. Si te parecieron recetas sencillas, compártelas en tus redes sociales con todos tus contactos.

* Hospital II Tarapoto.
Instituto Sanmartinense de Medicina Tropical.
** Enfermera del Hospital II Tarapoto

We report a clinical record of a 60 years old patient with pulmonary lesions and a right upper cuadrant abdominal pain. The bacteriological exam from the aspirate from the liver tumor, was positive for Tuberculosis. This way of presentation of this disease is not frequent, even, considering the high incidence of this disease in our region.

REPORTE DEL CASO

En nuestro hospital la TBC miliar da cuenta del 6.67% del total de los nuevos casos (9).

…nguíneos. Muchas personas pueden heredar la enfermedad de padres a hijos, problemas con el sistema inmunitario los hace mas propensos. El síndrome no se contagia de persona a persona. Es muy difícil de diagnosticar porque normalmente los síntomas no aparecen todos juntos, existen diferentes trastornos con signos similares y no hay una prueba exacta para detectar la enfermedad de behcet. Poder diagnosticarla puede llevar meses o años, hasta que…

…e toronjil y una de yerba luisa, tapar, dejar reposar unos minutos, colar y beber después de comer. Comer puré de zapallo y zanahoria. ¿Cómo tirar el cuerito? http://youtu.be/coXQWJ8W278 Ante cualquier síntoma de los mencionados, Farmalt le recomienda que se dirija al centro de salud mas cercano. También pueden visitar nuestro artículo de Jugos naturales para curar el empacho. Tendencia actual: cómo curar el empacho empacho bismuto para el…

…conoce forma alguna de prevenir la enfermedad, aunque evitar estar expuesto al polvo de sílice y policloruro de vinilo, puede aminorar el riesgo de contraer la enfermedad. Esclerodermia complicaciones: La principal causa de muerte es la fibrosis pulmonar, otras pueden ser insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, hipertensión pulmonar o la malabsorción….

…a, fatiga, ansiedad, depresión y problemas para dormir. Las posibles causas son: un trauma emocional o físico, alteraciones de sueño, infecciones causadas por un virus (aunque ninguno ha sido identificado), una respuesta anormal al dolor o ciertas afecciones como el síndrome de fatiga crónica, depresión, enfermedad de Lyme, hipotiroidismo, dolor crónico en cuello o espalda o por trastornos de sueño. La fibromialgia se presenta comúnmente en…

…en la salud física y los síntomas, se van haciendo mas propensos de contraer esta afección, comenzando un ciclo de preocupación y señales muy difícil de detener. Las personas que han sido abusadas sexualmente y han recibido maltratos físicos, son mas propensos a padecer hipocondría. En qué consiste la hipocondría Hipocondría síntomas: No son capaces de controlar el miedo. Creen constantemente que ante cualquier síntoma, poseen una seria…

…is. Además de tener lo síntomas de la anterior, produce necrosis tisular con formación de abscesos y neumatoceles. Neumonía que la causan Bacilos Gramnegativos: no es muy usual, afecta a lactantes, personas de edad avanzada, alcoholicos y quienes están inmunosuprimidos. Los síntomas no difieren de los anteiores aunque en este caso es de mayor mortalidad. http://youtu.be/zJfjtv0X2tg Tendencia actual: enfriamiento sintomas sintomas de enfriamiento…

…ría de los casos se la detecta por exámenes médicos, que se le practican al paciente, por trastornos de otro tipo y en muchos casos, se logra descubrirla cuando ya ha alcanzado un nivel crítico. Por todo esto, es que hoy F armalt les indicará algunos síntomas, para que estén alertas, especialmente las persona propensas a ser afectadas por este trastorno. Cuáles son los signos y síntomas de la hipertensión arterial Presión alta síntomas: Dolor de…

…Descanso. Beber abundante líquido. Utilizar un humidificador o inhalar vapor en el baño. En caso de asma usar un inhalador. Si la enfermedad es bacteriana, el tratamiento será con antibióticos. Los síntomas de la bronquitis se extienden aproximadamente entre una semana y diez días, generalmente la tos es la última en retirarse y puede prolongarse por un tiempo extenso. Si usted presenta cualquiera de los síntomas mencionados en el artículo,…

…que son complejas en los organismos conocidos, tales como los virus y las bacterias. Es casi imposible de matar, parece no tener ninguna información genética en forma de ácidos nucleicos “DNA o RNA” y contiene normalmente un extenso período de incubación antes de que aparezcan los síntomas. En muchos casos, el tiempo de incubación puede llegar a ser de hasta 40 años. La principal teoría científica hoy en día, sostiene que la ECJ y…

…ades mentales. Disminuye los riesgos de Alzheimer. Mejora el sistema inmunologico. Evita el nacimiento de bebes prematuros. Controla menstruaciones abundantes. Cómo se toma el aceite de higado de bacalao: Puede consumirse en perlas durante la época invernal o dos o tres cucharadas diarias del aceite. Aceite de higado de bacalao contraindicaciones: Perdida de apetito, nauseas y vómitos. Indigestión y acidez estomacal. Diarreas. Mal aliento. Dolor…

¿De nuevo ese molesto dolor estomacal? ¿Buscas información sobre los síntomas de
la Gastritis?, ¿ cuales son las causas y remedios para aliviar este molesto dolor?, ¿por qué crees tener Gastritis?

Has llegado al lugar indicado, aquí encontrarás la respuesta a todas tu preguntas, (Bueno, a la mayoría).

c) Carencia de proteínas

El hígado es responsable de producir varias proteínas, incluyendo la albúmina. La falta de albúmina causa desnutrición y es uno de los factores que lleva a la formación de edemas y ascitis.

Otra proteína producida en el hígado es la vitamina K, que está relacionada con la coagulación de la sangre. Los pacientes con cirrosis avanzada presentan trastornos de coagulación y mayor facilidad de tener sangrados.

Los cuadros de hemorragia digestiva causados por ruptura de várices esofágicas suelen ser graves, ya que los pacientes, además de perder gran volumen de sangre, todavía tienen dificultad para detener el sangrado, ya que, además de las plaquetas bajas, también presentan deficiencia de los factores de coagulación.

d) Ginecomastia

El mal funcionamiento del hígado también cambia el equilibrio de las hormonas sexuales. El aumento de estrógeno causa la aparición de senos y pérdida de pelo corporal en los pacientes masculinos.

e) Otros síntomas

Todavía hay varios otros signos y síntomas relacionados con la cirrosis, entre ellos:

Síndrome hepatorrenal: insuficiencia renal aguda que ocurre en la cirrosis avanzada y generalmente indica un caso terminal. El paciente que desarrolla síndrome hepatorrenal tiene una supervivencia muy corta y el único tratamiento es el trasplante de hígado.

Eritema palmar: palmas de las manos rojizas.

Hipocratismo digital: uñas más anguladas, dando el aspecto de baquetas a los dedos.

Nefropatía por IgA: algunos pacientes con cirrosis pueden presentar una enfermedad renal causada por la acumulación de anticuerpos en los riñones.

Cáncer del hígado: pacientes con cirrosis están bajo mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado, especialmente si la cirrosis ha sido causada por el alcohol o la hepatitis viral.

La cirrosis en etapas tempranas puede ser asintomática. En las etapas finales, la mayoría de los signos y síntomas descritos anteriormente están presentes.

La severidad de la cirrosis es generalmente descrita por la escala de Child-Pugh que se basa en parámetros clínicos y de laboratorio.

Según estos resultados, los pacientes son clasificados en 3 clases: A, B y C, siendo esta última la más grave. Pacientes clasificados como Child C tiene una tasa de mortalidad de más del 60% en los próximos dos años.

También existe la clasificación MELD, basada en la severidad de los exámenes de sangre.

Tanto el Child como el MELD son modos de estandarizar la severidad de la cirrosis, sirviendo también como base para la lista de trasplante hepático que, hasta el momento, es el único tratamiento efectivo para la cirrosis.

El único tratamiento eficaz de la cirrosis es el trasplante de hígado, que solamente se indica en casos seleccionados.

Mientras el paciente espera para un trasplante, el tratamiento se realiza con el fin de controlar los síntomas y complicaciones. Ejemplos: para la ascitis y los edemas, pueden utilizarse diuréticos como espironolactona y furosemida. Para las varices del esófago, el tratamiento se realiza a través de endoscopia digestiva. Laxantes, como la lactulosa, ayudan a controlar la encefalopatía hepática.

Es importante que el paciente evite el consumo de alcohol y otros medicamentos nefrotóxicos.

Este artículo también está disponible en Português

El hígado es uno de los órganos más importantes de tu cuerpo. También es el más grande: es casi del tamaño de un balón de fútbol americano. Se ubica tras la parte inferior derecha de las costillas, donde queda protegido de las lesiones.

El hígado funciona como la planta de procesamiento químico del cuerpo. Sus funciones son:

  • Convertir los nutrientes en sustancias químicas y proteínas que el cuerpo necesita para estar sano.
  • Almacenar los nutrientes de los alimentos que comes.
  • Metabolizar los medicamentos y el alcohol.
  • Eliminar los desechos de la sangre.
  • Producir las enzimas y la bilis que ayudan a digerir los alimentos.
  • Producir las proteínas que necesita el sistema inmunitario para ayudar a tu cuerpo a resistir las infecciones.

Para las personas VIH+, el hígado tiene una importancia vital, puesto que éste procesa muchos de los medicamentos utilizados para tratar el VIH. Lamentablemente, los medicamentos anti-VIH pueden provocar hepatotoxicidad (daño hepático), lo que puede evitar que el hígado funcione adecuadamente.

Además, las personas VIH+ pueden sufrir daño hepático o su hígado puede verse sobrecargado debido a:

  • Otros medicamentos de venta con receta médica, medicamentos de venta sin receta médica como el acetaminofeno (Tylenol), el uso frecuente de antibióticos o la exposición a sustancias químicas
  • Infecciones oportunistas (IO) relacionadas con el SIDA como el MAC (complejo Mycobacterium avium), la TB (tuberculosis), el CMV (citomegalovirus) o la criptosporidiosis
  • Hepatitis (inflamación del hígado) causada habitualmente por la infección con un virus, como la hepatitis A, B o C
  • Abuso de alcohol o drogas

Algunos problemas hepáticos ocurren sólo durante el embarazo o afectan a las mujeres más que a los hombres. Éstos son:

  • Cálculos biliares
  • Cirrosis biliar (daño en el conducto biliar)
  • Enfermedades hepáticas autoinmunes
  • Enfermedad de hígado graso no alcohólico
  • Adenomas hepáticos (tumores en el hígado)

Además, las mujeres tienden a desarrollar enfermedades hepáticas relacionadas con el alcohol, en particular cirrosis (cicatrices en el hígado) y hepatitis, después de un período más corto que los hombres.

Los anticonceptivos orales (píldoras anticonceptivas) pueden provocar un aumento en los adenomas hepáticos (tumores en el hígado) y las mujeres que tengan antecedentes significativos de estos tumores benignos (no cancerosos) no deben usarlos.

Los medicamentos anti-VIH de la clase de los inhibidores nucleósidos de la transcriptasa reversa (INTR) pueden tener efectos secundarios negativos que pueden llevar a problemas hepáticos. Uno de ellos es la toxicidad mitocondrial.

que es el imuran

Otras enfermedades del tracto digestivo (K90-K99)

12. Enfermedades de la piel

Dermatitis ampollosas (L10-L15)

Dermatitis y eccema (L20-L30)

Enfermedades papuloescamosas de la piel (L40-45)

Urticaria y eritema (L50-L54)

Otras enfermedades de la piel (L80-L99)

13. Enfermedades del aparato locomotor

Enfermedades de la columna vertebral y de la espalda (M40-M54)

Enfermedades de los tejidos blandos (M60-M79)

14. Enfermedades del sistema genitourinario

Enfermedades glomerulares (N00-N08)

Insuficiencia renal (N17-N19)

Otras enfermedades del sistema urinario (N30-N39)

Enfermedades del aparato genital masculino (N40-N51)

Enfermedades de la mama (N60-N64)

15. Enfermedades del embarazo, parto y puerperio

Enfermedades que pueden afectar al feto (O20-O29)

Complicaciones del embarazo y del parto (O60-O75)

Afecciones de origen perinatal (P00-P04)

Traumatismos durante el parto (P10-P15)

Malformaciones del sistema respiratorio (Q30-Q34)

Malformaciones de los labios, boca y paladar (Q35-Q37)

Otras malformaciones del aparato digestivo (Q38-Q45)

Malformaciones del aparato urinario (Q60-Q64)

Causas imprecisas de muerte (R95-R99)

19. Lesiones, heridas, intoxicaciones y otros factores externos (S00-S98)

Traumatismos de la cabeza (S00-S09)

Traumatismos del cuello (S10-S19)

Traumatismos en hombros y brazos (S40-S49)

Traumatismos en codos y anterbrazos (S50-S59)

Traumatismos de cadera y muslos (S70-S79)

Traumatismos de rodillas y piernas (S80-S89)

Lesiones no clasificadas en cuello, cabeza y otras partes (T08-T14)

Quemaduras y corrosiones (T20-32)

Intoxicaciones por sustancias no medicinales (T61-T65)

1 ó 2 Umeboshi a la semana nutre el hígado gracias a su sabor ácido. Esta ciruela actúa como emulsionante de las grasas pesadas que le sobrecargan y favorece la digestión de las proteínas. Además tiene un gran efecto alcalinizante.

Una cucharada de picles al día depura el cuerpo, especialmente los intestinos, ya que aporta enzimas para un correcto funcionamiento de la flora intestinal.

Es bueno tener en cuenta el índice de histamina que estamos consumiendo. El exceso de histamina en el cuerpo es responsable muchas veces de estos cuadros alérgicos.

Si no hemos estado a tiempo de hacer una dieta depurativa preventiva y la alimentación rica en depurativos se nos hace corta, la suplementación natural nos puede ayudar aliviar muy bien ciertos síntomas propios de la alergia, la astenia o la bajada de defensas de la primavera.

El DHA (que activa la producción de prostaglandinas y eicosanoides), tiene un efecto antiinflamatorio ante las alergias primaverales. Además, ayuda a subir nuestro estado de ánimo. Por otro lado, lo mejor que podemos hacer ante la astenia primaveral aparte de nutrirnos mejor, es salir más al aire libre, practicar más ejercicio físico y entablar más contacto social.

Artículo escrito por la nutricionista Neus Elcacho

Aorta abdominal: palpitaciones en el abdomen. Dolor abdominal pulsante.

Diferencia quistes de tumores

Diferencia calcificaciones de alteraciones vasculares

Detecta problemas vasculares

Incluye Postproceso en Color del tejido

Dieta blanda la noche anterior al examen

Venir en Ayunas, excepto por 1 litro de agua que debe ingerir 10 minutos antes del examen, y no orinar desde ese momento

Aplicar un enema evacuador travad (o similar) intra rectal (NO ORAL) de un (1) litro tres (3) horas antes de la cita. Retenerlo 15 minutos y evacuar.

No colocarse talcos ni perfumes en el cuerpo, excepto desodorante en las axilas.

Rasurar la zona genital con tijeras (no tiene que ser a ras)

consulta gratis sobre ABDOMEN

TELEFONOS 571-2487018 y 57-3102536047
CL 73 10-10 OF 404 - BOGOTA, COLOMBIA

Lunes a Viernes no festivos, 7:30 a 17:30 EST

Antibióticos
Los antibióticos tanto en polvo como en inyectable (en casos extremos de no poder salvar al animal), solo se tienen que usar como último remedio, ya que afectan a la flora intestinal. Para ello una vez tratado el pájaro, administraremos probióticos, existen varios en el mercado (Prolyte, etc.), durante una semana y complejo B. Siempre se debería administrar antibióticos una vez efectuado un antibiograma para estar seguros de que realmente padece una infección bacteriana, lamentablemente muchos pájaros fallecen por ser mas costoso tratar al animal en un buen veterinario que reponerlo por otro, esta errónea idea del "secretismo" pajarero en cuanto a los medicamentos ha hecho que muchos mueran por no existir historiales amplios de enfermedades cotidianas que muchas veces se tratan de oído (este me ha dicho, el otro me ha aconsejado etc.).

quiero saber sobre engfermedades en los oidos de las aves.muy bueno este espacio

hola: quisiera información sobre una enfermedad de un pájaro silvestre que encontre de pichón y que ya tenía una pequeña deformación en el pico, en la parte interna, como un granito con una punta y que luego le aparecieron de forma simétrica en las alas en la articulación media, y como consecuencia no tiene plumas o nacen como canutos rígidos. Se alimenta bien pero no come solo y no logra ponerse de pie, tiende a mover constantemente las alas y no sé qué hacer. graciasaurora

hola al mio le pasa igual pero lo encontré ayer pero también tiene tumores

hola me llamo sandra, hace cuatro dias me encontre un pichon pero no se que clase de ave es, lo he tenido en una canasta con un nido siempre mantiene calientico pero hoy cuando nlo alimentaba me di cuenta que tiene una bolsa de aire bajo su ala izquierda le abarca la parte superior del musloi y debajo del nacimiento de su alita, podrian decdirme de que se trata porque no se que hacer, el pichoncito todavia no camina bien no come solo entonces no sabria decir si tiene algun sintoma. gracias

Hola, pudiste tener respuesta a tu pregunta…tengo una torcaza con el mismo sintoma, la rescate, parecia haber sido atacada. si sabes algo te lo agradecería

un amigo le puso a my cotorro 4 miligramos de penicilina y ala media hora se dio bueltas y se murio seria demasiada medisina?

Hola, es la rotura de un saco aereo, generalmente por un trauma, Hay que picharlo suavemente y vaciarlo. Aca pueden guiarte: https://www.facebook.com/refugio.de.aves.pajaros.caidos/?fref=ts

estoy bien preocupada he leido todo esto y estoy realmente preocupada., tengo 2 canarios uno ke tiene 3 años y ya no canta nadita pero bien platicador le hablo y mecontesta jaja se llama anilo. y me avisa cuando hay peligro. ke anda algun gato su forma de comunicarse es diferente. y el otro tengo pokito con el me lo regalaron el dia de la amistad., cantaba hermoso pero de repente dejo de cantar. y tengo un cadernal rojo. tambien estaba muy sano de pronto. dejo de cantar y ahora va de mal en peor tiene una enfermedad en los ojos., parece una tela blanca y no se trepa al palo siempre esta. abjo en el suelo de la jaula y tiene una rara enfermedad ke parece ke no ve?? y lo pior eske no tengo dinero para llevarlo alveterinario y tengo miedo ke se mueran. me gustan mucho las aves., tengo 3 cotorros australianos y esos estan en perfectas condiciones. no se si llevarlo pronto o esperarme asta el fin de semana para llevarlo a consultar. no kiero ke se muera el cadernal. y creo ke dinero tendre asta el fin de semana. bueno gracias por este espacio. la verdad no sabia ke las aves pudieran enfermarse mas ke un humano., me asuste al leer de todo lo ke pueden enfrmar…,, si ke es una responsabilidad enorme tener aves… gracias y estoy ala orden ….atte.. Lu……!!

LES AGRADEZCO SI ME ORIENTAN, MI CENZONTLE DE REPENTE COMO SI NO VE, LE TENGO TODO EN PERFECTA LIMPIEZA, LE DOY A DIARIO MANZANA Y PLATANO MANZANO CON CRECIMIENTO Y HOY COMO QUE NO VE ¡¡ AYUDNME X FAVOR MI CORREO ES _____ tova5860@hotmail.com gracias x su ayuda

Algunas personas desarrollan mayor lesión hepática que otras con el mismo consumo de alcohol porque aunque la cantidad de alcohol ingerida y el tiempo son determinantes, se han identificado algunos factores que aumentan la susceptibilidad para desarrollar una lesión hepática más grave. Las más importantes serían el sexo femenino; el estado nutricional (tanto la malnutrición como la obesidad); la herencia (polimorfismos genéticos de las enzimas que destruyen el etanol); la presencia de infección por los virus de la hepatitis (VHB o VHC), (VHC)) y la toxicidad por fármacos que se metabolizan por la misma vía que el etanol, como el paracetamol.

La fórmula matemática a partir de la cual obtenemos los gramos de alcohol consumidos es la siguiente: Gramos de alcohol ingerido = Cantidad ingerida en mililitros x Graduación alcohólica x 0,8 / 100. Pero de forma habitual y por su facilidad para cálculo, se ha consensuado una unidad conocida y utilizada en el mundo sanitario: la Unidad de Bebida Estándar (UBE) que equivaldría a 8-10 g de alcohol. De esta manera, dependiendo de la cantidad y de la gradación de lo que ingerimos, las diferentes bebidas alcohólicas las podríamos clasificar según contengan 1 UBE (200 cc de cerveza, 100 cc de vino, 25 cc de un chupito, un carajillo) o las que contienen 2 UBE como las copas de licores y los combinados. Con esta unidad y de forma relativamente sencilla podemos calcular de forma aproximada los gramos de alcohol que consumimos al día. Por ejemplo, una persona que consume en un día 2 quintos de cerveza, un carajillo y un combinado con whisky consumirá 2 UBE + 1 UBE + 2 UBE o, lo que es lo mismo, entre 40 y 50 g de alcohol/d (5UBE x 8-10 g de alcohol).

El consumo excesivo de alcohol provoca con frecuencia la acumulación de grasa de los hepatocitos, llamada esteatosis hepática.La esteatosis inducida por el alcohol es en general reversible después de detener totalmente el consumo de bebidas alcohólicas. Pero si, en presencia de esteatosis, se sigue de manera continuada con el consumo excesivo de alcohol el riesgo de desarrollar hepatitis, fibrosis y cirrosis aumenta notablemente.

Los pacientes con cirrosis inducida por el alcohol tienen un riesgo significativamente mayor de hepatocarcinoma.

Los pacientes con sólo hígado graso en ausencia de inflamación y fibrosis tienen un riesgo mucho menor de desarrollar cirrosis que aquellos con hígado graso, más presencia de inflamación y fibrosis.

La enfermedad que presentan los pacientes con hígado graso por alcohol, inflamación y fibrosis se define como esteatohepatitis alcohólica (ASH, en sus siglas en inglés). La histología del hígado de pacientes con ASH es similar a la que presentan los pacientes con esteatohepatitis no alcohólica (NASH, en sus siglas en inglés) que a menudo se asocia con la obesidad y la diabetes.

El diagnóstico de la ASH por biopsia hepática por lo tanto ayuda a definir el riesgo de desarrollo de cirrosis.El diagnóstico histológico de la ASH sin embargo, no debe confundirse con el término ” hepatitis alcohólica” que es un diagnóstico clínico de un desarrollo más agudo de la ictericia y de la insuficiencia hepática asociada a una elevada mortalidad a corto plazo.

No se sabe exactamente qué factor o factores desencadenan el desarrollo de una hepatitis alcohólica severa.En general, la patogénesis y la predisposición individual se rigen por interacciones genético-ambientales en todos los tipos de la enfermedad hepática alcohólica (Figura 1).

Figura 1. Efectos del consumo excesivo de alcohol en el hígado

Los pacientes están predispuestos a enfermedad hepática alcohólica progresiva cuando existe una combinación específica de gen e interacción con el entorno. Interacciones significativas para el desarrollo progresivo de enfermedad hepática por alcohol han sido demostradas, en particular, para el sexo femenino, la obesidad, diversas drogas, sobrecarga de hierro, y las infecciones virales por VHB y VHC. Estos factores también pueden interferir en el desarrollo de carcinoma hepatocelular (HCC).

La hepatitis alcohólica es un diagnóstico clínico que se caracteriza por el rápido desarrollo de ictericia e insuficiencia hepática debido la mayoría de las veces al consumo excesivo de alcohol a largo plazo. Otras características incluyen fiebre, ascitis, y en algunos pacientes también encefalopatía. Por lo general, el hígado está agrandado y sensible. Las mujeres tienen un mayor riesgo de hepatitis alcohólica que los hombres, si se asume que ambos sexos beben la misma cantidad de alcohol. El tipo de alcohol no está asociado con el riesgo. La prevalencia fue del 20% en una cohorte de 1.604 pacientes que tenían una historia de consumo excesivo de alcohol y se les realizó una biopsia hepática.

Las pruebas de laboratorio muestran aumentos en suero de la aspartato aminotransferasa (AST o GOT) a aproximadamente dos veces el límite superior normal ( LSN ), mientras que el aumento de la alanina aminotransferasa ( ALT o GPT) es menos pronunciado. La relación de AST a ALT es típicamente > 2. Otras anomalías de laboratorio incluyen el aumento de leucocitos periféricos, la bilirrubina sérica, y la relación normalizada internacional (INR, en sus siglas en inglés). En presencia de un aumento en la creatinina sérica existe un alto riesgo para el desarrollo de un síndrome hepatorrenal a menudo letal.

La biopsia del hígado en la hepatitis alcohólica muestra por lo general grandes gotas de grasa y hepatocitos hinchados, que también pueden incluir hialina alcohólica (también llamados cuerpos de Mallory), estos cambios están acompañados por la infiltración de neutrófilos y fibrosis intrasinusoidal (Figuras 2 y 3).

El diagnóstico de la esteatohepatitis alcohólica (ASH) requiere la presencia de fibrosis.

El papel de la biopsia hepática en la definición de pronóstico y el tratamiento de la hepatitis alcohólica en el entorno clínico sigue siendo poco claro. Hoy en día, el pronóstico generalmente no se basa en la biopsia hepática, sino en sistemas de puntuación clínica.

La ecografía debe realizarse rutinàriamente para controlar una posible obstrucción biliar, ascitis,esplenomegalia, trombosis venosa portal, hepatocarcinoma o hipertensión portal. La ascitis debe ser revisada rutinariamente para la peritonitis bacteriana espontánea.

El diagnóstico diferencial de la hepatitis alcohólica severa incluye la esteatohepatitis no alcohólica (NASH), la hepatitis viral aguda o crónica, la lesión inducida por fármacos, la hepatitis autoinmune, y la enfermedad de Wilson. La esteatohepatitis no alcohólica comparte las características histológicas con la ASH, excepto para el rápido desarrollo de la ictericia e insuficiencia hepática.
Después de la interrupción del consumo de alcohol, la mayoría de los pacientes se recuperan de la hepatitis alcohólica, aunque la ictericia, ascitis y encefalopatía pueden persistir por semanas o meses.A pesar de ello, un porcentaje considerable de pacientes con hepatitis alcohólica siguen muriendo hoy en día a pesar del tratamiento y la abstinencia adecuada.

La hepatitis alcohólica severa ocurre en una pequeña fracción de pacientes que consumen alcohol en exceso.La mortalidad a los 28 días es alta y varía de 30% a 50%. Varios puntajes se han utilizado para predecir el pronóstico de la hepatitis alcohólica. La función discriminante de Maddrey y el índice MELD (Model for End Stage Liver Disease) pueden ayudar a identificar a los pacientes que se pueden beneficiar de tratamiento con corticosteroides.

Estos índices comparten algunas características importantes, tales como la bilirrubina sérica y el tiempo de protrombina.

Es una enfermedad muy frecuente que se caracteriza por la dependencia progresiva al alcohol.

El alcoholismo es una enfermedad, una adicción, es la dependencia física a la bebida y ocurre cuando ya la persona no controla su vida, ni su salud física y mental, sino que es el alcohol quien las controla.

El alcoholismo se diferencia del abuso de alcohol, que es cuando el consumo excesivo trae problemas de distinta índole (con la ley, laborales, etc), peor no necesariamente se llega a la adicción física.

En los Estados Unidos, aproximadamente, 1 de cada 6 personas tienen problemas con el alcohol.

No hay una única causa y si bien se cree que determinados genes podrían favorecer el riesgo de desarrollar la enfermedad, se desconoce exactamente cuáles son y como funcionan.

Las personas que tienen mayor riesgo de transformarse en alcohólicas son aquellas que:

  • Tomen más de 5 tragos (340 ml de cerveza, 140 ml de vino, 40 ml de licor) en una ocasión por lo menos una vez a la semana
  • Mujeres que tomen 12 tragos o más a la semana
  • Hombres que tomen 15 tragos o más a la semana
  • Tengan uno de los padres alcohólicos
  • Tienen poca autoestima
  • Son jóvenes presionados por su grupo de pares
  • Tienen problemas de relacionamiento interpersonal
  • Tienen esquizofrenia, trastornos de ansiedad o trastorno bipolar
  • Llevan una vida estresante
  • Tienen fácil acceso al alcohol
  • Viven en una cultura donde el consumo abusivo de alcohol esté socialmente acepatada

  • Ansiedad
  • Beber en soledad
  • No poder dejar de beber aunque se vea afectada la salud, la familia, el trabajo, etc.
  • Necesidad de beber cada vez más alcohol para sentir el efecto
  • Hostilidad al mencionarse el tema de la bebida
  • Excusas inventadas para seguir bebiendo
  • Dejar de participar en actividades por el alcohol
  • Inapetencia y poco interés por la comida
  • Necesidad de beber todos los días para poder llevar el día a día
  • Ausencias laborales o escolares o problemas de rendimiento como consecuencia del alcohol
  • Violentarse luego de beber
  • Intentar ocultar su consumo de alcohol
  • Descuido de la imagen personal, falta de interés en la higiene y el aspecto
  • Temblores matutinos o luego de pasar períodos sin consumo de alcohol
  • Necesidad progresiva de consumir más alcohol
  • Enfermedades asociadas con el alcohol como ser hepatopatía alcohólica
  • Lagunas mentales (lapsus de memoria) luego de beber mucho
  • Síntomas de abstinencia alcohólica tras no beber durante mucho tiempo

El objetivo principal del tratamiento es dejar de beber por completo, es decir la abstinencia. Para lograrlo, es preciso la contención y el apoyo familiar así como una fuerte red social.

Si bien la persona que tiene el problema de alcoholismo es la que tiene que tomar la decisión de tratarse para dejar su adicción, el apoyo del entorno es fundamental a ayudarlo, empujarlo a tomar la decisión. Para ello, muchas veces es importante hacerles ver que se está preocupado/a, demostrarle el daño que se está haciendo a sí mismo y a quienes lo quieren, etc.

Los tratamientos de recuperación del alcoholismo en general incluyen:

  • Apoyo para la salud mental
  • Terapias y asesoramiento para abordar la enfermedad, sus efectos y como controlarse
  • Atención médica

Los grupos de apoyo como Alcohólicos Anónimos son muy efectivos no sólo en ayudar y contener al alcohólico, sino también a su familia y entorno.

El alcoholismo es una enfermedad que no tiene cura, es decir que es crónica. Sin embargo, la persona puede dejar de beber y no volver a hacerlo nunca más, aunque los períodos de recaídas son frecuentes y esperables, pero ello no significa que esté curado. Ya que si bebe nuevamente, es muy probable que vuelva a recaer en el alcoholismo.

El alcoholismo es un serio problema de salud pública y social. Ya que la sociedad es muy hipócrita, al por un lado fomentar a través de la publicidad el consumo de alcohol y asociarlo con la felicidad y por otro darle la espalda al alcohólico.

Ecuador pasó del segundo al noveno puesto en consumo de alcohol. Los ecuatorianos -según el nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud- bebe 7,2 litros per cápita por año. Aunque hay disminución en el consumo, su ingesta aún lo mantiene dentro de los 10 primeros países más consumidores de este producto.

¿Cuánto afecta este consumo de alcohol en el organismo? ¿Las repercusiones son a corto, mediano o largo plazo? El corazón, el estómago, el cerebro, el hígado, el riñón, la piel y los pulmones presentan a corto y largo plazos secuelas por grados alcohólicos ingeridos, según investigaciones médicas.

El alcohol es terriblemente perjudicial. Así opina el médico general Andrés Ramírez, quien afirma que todos los órganos se afectan con este consumo.

Según la última estadística del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), más de 900 000 ecuatorianos consumen alcohol, el 89,7% es de hombres y el 10,3%, de mujeres. La mayoría lo hace a partir de la adolescencia. De los 912 000 ecuatorianos que consumen bebidas alcohólicas, el 2,5% es de jóvenes de entre 12 y 18 años.