el nexium causa estreñimiento

Los cálculos biliares a menudo bloquean los tubos y causan este tipo de cirrosis. La enfermedad generalmente afecta a las mujeres de 35-60 años.

Cirrosis cardiaca: el corazón es una bomba que impulsa la sangre por todo el cuerpo. Cuando el corazón no bombea bien, la sangre “retrocede” en el hígado.

Esta congestión provoca daños en el hígado. Puede llegar a estar hinchado y ser doloroso. Más tarde se vuelve duro y menos doloroso.

La causa de la insuficiencia cardíaca puede ser de problemas en las válvulas del corazón, el tabaquismo o la infección del músculo del corazón o del saco que rodea el corazón.

El médico puede preguntar sobre el abuso del alcohol, la hepatitis, las exposiciones tóxicas, transfusiones de sangre, o el abuso de drogas intravenosas.

Se puede experimentar alguno o varios de estos sintomas: náuseas, pérdida o aumento de peso, sobrecarga de líquidos, sensación de debilidad, cansancio y la pérdida de deseo sexual.

La piel y ojos pueden ponerse amarillos (una condición llamada ictericia).

Es posible sufrir fiebre, hinchazón o dolor abdominal, dificultad para respirar, vómitos, diarrea, sangrado de las encías o la nariz, sangre en el vómito o las heces, y períodos menstruales anormales (en las mujeres)

Otros síntomas incluyen la pérdida de masa muscular, hinchazón de los tobillos, confusión (encefalopatía hepática), y las hemorroides.

Los hombres pueden notar agrandamiento de los senos (ginecomastia), inflamación del escroto o testículos pequeños.

El médico puede sospechar cirrosis si el paciente tiene un historial de abuso de alcohol, uso de drogas intravenosas, o la hepatitis, o si tiene sangrado, ictericia, ascitis (agua que se acumula en el abdomen), o cualquier trastorno cerebral.

Puede ser diagnosticado con cirrosis después de las complicaciones. Por lo general, el médico puede hacer un diagnóstico basado en la historia clínica y examen físico por sí solo.

Tomar una biopsia ( tomar un pequeño tejido del hígado y estudiarlo bajo un microscopio) sigue siendo el único diagnóstico que puede ser 100% seguro.

El médico puede extraer sangre para buscar problemas con los electrolitos, hemograma, la capacidad de coagulación, o la función del hígado y el riñón.

A menudo, los análisis de sangre de rutina pueden parecer normales, sin embargo, aun así se puede tener esta enfermedad.

La cirrosis no se puede curar. El tratamiento se dirige a la causa subyacente de la enfermedad, para tratar de evitar más daños en el hígado, y reduce el dolor o las molestias de los síntomas de la enfermedad.

El plan de tratamiento depende de la causa de la cirrosis, las complicaciones que experimenta, la edad y estado de salud.

Medicamentos: discuta todos los medicamentos que esté tomando con su médico, incluyendo medicamentos con o sin receta, suplementos y medicamentos a base de hierbas.

La dieta y estilo de vida: una dieta sana para evitar la desnutrición. Reducir el consumo de sal para evitar la hinchazón del estómago (ascitis) y las piernas (edema).

Dejar de tomar cualquier cosa que pueda dañar el hígado, tales como ciertos medicamentos. De vital importancia, dejar de beber alcohol, ya que puede dañar más el hígado.

Por último, obtener vacunas para virus de la hepatitis A, virus de la hepatitis B, el virus de la gripe y de la neumonía neumocócica si el médico se lo recomienda.

Trasplante de hígado: no todas las personas con cirrosis necesitan un trasplante de hígado. Sin embargo, la causa principal de trasplantes de hígado es la cirrosis causada por la hepatitis C o el abuso de alcohol.

Para pacientes que necesitan un trasplante, una sección del hígado o el hígado entero, pueden ser reemplazados con un hígado sano o una sección de hígado de otra persona.

El trasplante puede provenir de un donante vivo o muerto. Antes de un trasplante, el paciente que recibe el nuevo órgano debe ser lo suficientemente sano como para someterse a la cirugía de trasplante.

Las personas que tienen un trasplante de hígado deben tomar medicamentos por el resto de su vida para evitar que el cuerpo rechace el trasplante.

Para la desintoxicación del hígado hay varios caminos diferentes, uno que debemos tener en cuanta es la dieta depurativa, nos ayudará a eliminar toxinas.

El hígado realiza muchísimas funciones, entre ellas depurar toxinas, fabricar bilis, facilitar la digestión de las grasas, eliminar y producir hormonas, ayudar absorber algunas vitaminas, almacenar glucógeno, etc. siendo por ello muy importante tener este órgano lo más sano posible. Es realmente un laboratorio que fabrica y depura.
Por ello conviene de vez en cuando hacer alguna cura de depuración o desintoxicación del hígado.

Es la necesidad de limpiar cosas de nuestra vida que no nos dejan avanzar (manías, malos hábitos, obsesiones, pensamientos negativos, etc.)

A partir de ahora soy otra persona. Soy una persona nueva. Atrás quedó lo viejo, lo negativo y lo limitante en mi vida.

El Cardo Mariano, las hojas de Alcachofera, el Diente de León, el Boldo, la Menta y la Salvia son un ejemplo de plantas que favorecen un buen funcionamiento del hígado y que nos son muy útiles para su depuración.

Para la desintoxicación del hígado lo que más ayuda es el ayuno o las dietas depurativas. El ayuno debe hacerse bajo el control de un especialista de la salud y consiste en ingerir sólo agua durante un tiempo concreto de días, según el caso.

Las dietas depurativas pueden consistir en excluir de la dieta, durante el tiempo que dure la desintoxicación del hígado, la carne, el pescado, los lácteos, café, tabaco y excitantes y cualquier alimento refinado.

Las monodietas a base de fruta, zumos y caldos de verduras también son de gran ayuda y son más llevaderas que el ayuno.

Dentro de las frutas destacaríamos las manzanas, las cerezas, las fresas, las uvas y los nísperos.
Entre las verduras, las alcachofas, los cardos, la cebolla, escarolas y rábanos son algunas de las más destacables.

Un remedio muy eficaz para la desintoxicación del hígado, consiste en tomar, en ayunas, una cucharada sopera de aceite de oliva extra virgen con un buen chorro de limón. Si mantenemos esta mezcla en la boca durante un minuto conseguiremos, que al mezclarse con la saliva, que nuestro cuerpo la absorba mucho mejor y además que nos siente mejor.

nexium medicamento indicaciones

Trastornos de la piel
Las toxinas acumuladas en el cuerpo también afectan a la piel de los perros en gran medida. Cuando uno observa un trastorno de la piel llamado el síndrome hepatocutaneous en los perros, es señal de una enfermedad hepática avanzada. El perro desarrolla llagas ulceradas, costrosas en las almohadillas de las patas. Sufre de dolor en el pie y tendrá problemas para caminar o levantarse. Los pies pican y se observa un eritema (enrojecimiento) entre los dedos. Incluso se puede observar úlceras y lesiones en las orejeras, la mucosa bucal, los ojos y codos.

Otros síntomas
Además de los síntomas mencionados anteriormente, incluso es posible observar:

  • Vientre hinchado (ascitis)
  • Sed excesiva
  • Micción excesiva
  • Agrandamiento del hígado
  • Mal aliento

Tratamiento para la enfermedad de hígado del perro

Una vez que el veterinario sospeche enfermedades del hígado, llevará a cabo una serie de pruebas. Estas pruebas incluyen análisis de sangre, respuesta de los ácidos biliares, rayos X y ecografía. Los resultados muestran el tipo y la gravedad de la enfermedad hepática en perros. El tratamiento de la enfermedad del hígado depende de la causa de la condición. En caso de una infección bacteriana, el perro recibirá antibióticos. Si los medicamentos o suplementos llevan al daño hepático, serán cambiados. El perro puede tener agentes antifibróticos como la colchicina para tratar la cirrosis hepática. Los medicamentos antiinflamatorios pueden ser recetados en caso de la inflamación del hígado y los fármacos inmunosupresores como la azatioprina también pueden ser dados. Los perros con cáncer pueden tomar fármacos quimioterapéuticos que combaten el cáncer.

Además de los medicamentos, el médico también le recomendará un cambio en la dieta del perro. Se ajustará la cantidad de vitaminas, hidratos de carbono, grasas, minerales o proteínas dados al perro. Las hierbas naturales como el cardo mariano y la bardana ayudan a proteger el hígado de sustancias tóxicas, y le ayudan a rejuvenecer. La enfermedad hepática canina también puede estar asociada con otras enfermedades como la diabetes, problemas cardíacos o cáncer. Por lo tanto, estos aspectos también tienen que ser tomados en consideración mientras se trata la enfermedad del hígado de perro.

Los síntomas de la enfermedad del hígado generalmente comienzan con la pérdida de apetito y pérdida de peso. Al poco tiempo, se puede observar que el perro bebe más agua de lo habitual y orina con la misma frecuencia. La orina suele ser de color naranja o de color oscuro. La diarrea y los vómitos son de forma intermitente recurrente y el color de las deposiciones suele ser de color gris claro. La ictericia es un signo clásico de la enfermedad hepática canina. Siempre hay que estar alerta con respecto a estos síntomas. Un poco de conocimiento le ayudará a salvar la vida de su perro. Asegúrese de darle a su perro una buena salud.

Bienvenido / Welcome / Benvenuto / Bienvenue /Boa Vinda / Willkommen / 歓迎 / υποδοχή Conoce la Anatomía y mucho más de éste fascinante e importante órgano: lo que ya conocías, lo que te faltaba por conocer y mucho más. From Aguascalientes, Mexico

La hepatitis es una afección ó enfermedad inflamatoria que afecta al hígado. Su causa puede ser infecciosa (viral, bacteriana, etc.), inmunológica (por auto-anticuerpos) o tóxica (por ejemplo por alcohol, venenos o fármacos). También es considerada, dependiendo de su etiología, una enfermedad de transmisión sexual.

Son aquellos específicos para la hepatitis, es decir, aquellos que sólo provocan hepatitis. Existen muchos: virus A, virus B, C, D, E, F, G. Los más importantes son los virus A, B, C y, en menor medida, el D y el E, siendo los últimos, F y G los últimos descritos y los menos estudiados.

Vias de transmisión:

Virus A (HAV) y E (HEV):

  • Fecal - Oral: La forma de transmisión más frecuente es por el agua contaminada: verduras lavadas con esta agua, mariscos de aguas pantanosas… por lo que la higiene es fundamental para una buena prevención. También lo puede contagiar un familiar infectado por el virus.

Virus B (HBV), D (HDV):

Virus C (HCV):

TIPOS DE HEPATITIS:

HEPATITIS A>>>

La hepatitis A es una enfermedad infecciosa producida por el virus de la hepatitis A (HAV) caracterizada por una inflamación aguda del hígado en la mayoría de los casos. La hepatitis A no puede ser crónica y no causa daño permanente sobre el hígado. Seguida de una infección, el sistema inmune produce anticuerpos en contra del virus de la hepatitis A y le confiere inmunidad al sujeto contra futuras infecciones.

La transmisión ocurre por agua contaminada o alimentos contaminados y en algunos países puede ser importada cuando se viaja a zonas de alto riesgo. La vacuna contra la hepatitis A es actualmente la mejor protección contra la enfermedad. En el siguiente mapa se observa la prevalencia de la hepatitis tipo A la cual, como vemos es alta sobre todo en países de nivel medio a bajo, todo el continente africano, sureste asíatico así como medio oriente y Latinoamérica, esto es debido a la falta de información en la mayoría de esos países:

Cuadro clínico: La persona infectada con hepatitis A puede sentirse como si tuviera gripe o bien puede no tener ningún síntoma. Los síntomas de la infección por virus de la hepatitis A suelen ser de aparición brusca y consisten en dolor en hipocondrio derecho, ictericia (piel y ojos amarillos) y orinas oscuras. Otros síntomas comunes incluyen:

Tratamiento: No existe un tratamiento específico para la hepatitis A, pero se recomienda al paciente estar en reposo durante la fase aguda de la enfermedad, cuando los síntomas son más graves. Además, las personas con hepatitis aguda deben evitar el consumo de alcohol y cualquier sustancia que sea tóxica para el hígado, incluyendo el paracetamol. También se debe tomar en cuenta el equilibrio hidroelectrolítico y nutricional. Se debe en lo posible evitar la dieta con grasas complejas, considérese la exposición a la luz solar por lo menos 5 minutos por día por razones preventivas. El no seguir el tratamiento puede traer complicaciones a los demás órganos del cuerpo.

Prevención: La vacuna contra la hepatitis A confiere la me mejor protección que previene la infección por el virus de la hepatitis A.

Además de recomendaciones básicas de salubridad básicas:

  • Siempre lávese las manos después de ir al baño y antes de preparar los alimentos o comer.
  • Usar guantes si tiene que tocar el excremento de otras personas. Lávese las manos después de hacerlo.
  • Cuando visite otro país, beba agua embotellada. (Y no use cubitos de hielo, ni lave la fruta y la verdura con agua de la llave de paso), entre otras recomendaciones.

HEPATITIS B>>

La hepatitis B es una enfermedad contagiosa del hígado causada por el virus de la hepatitis B (VHB). La hepatitis hace que el hígado se inflame y deje de funcionar correctamente. Puede causar un proceso agudo o un proceso crónico, que puede acabar en cirrosis (pérdida de la "arquitectura" hepática por cicatrización y surgimiento de nódulos de regeneración) del hígado, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y la muerte.

Con aproximadamente 350 millones de personas crónicamente infectadas por el virus de la hepatitis B, es la infección más común en todo el mundo, con alrededor de un tercio del mundo con valores detectables de anticuerpos contra el VHB. Además de la hepatitis C, la hepatitis B es la causa más frecuente de enfermedad hepática crónica con la posible consecuencia de la cirrosis hepática o carcinoma hepatocelular. El tratamiento de la hepatitis B crónica es posible sólo en parte, por lo que la vacunación preventiva es la medida más importante para prevenir la infección y reducir los portadores del virus como una fuente permanente de infección. Como se observa en el mapa la hepatitis B está menos difundido que el tipo A, ya que se extiende en países con normas de salubridad baja, nuevamente la mayor parte de África, Arabia Saudita, el sudeste asiático, China, y partes de Sudamérica.


El tratamiento de la hepatitis está intimamente relacionada con el tratamiento de la infección por el VIH H, pues las dos enfermedades requieren un amplio conocimiento de la inmunología, virología y genética y el conocimiento de las actuales normas terapéuticas, que suelen cambiar rápidamente con las actualizaciones modernas.

Cuadro clínico:

Las consecuencias finales son la cirrosis hepática y sus complicaciones.

Tratamiento: La Hepatitis B presenta en el transcurso de su evolución diferentes alternativas:
1) La infección por hepatitis B aguda no suele requerir tratamiento, porque la mayoría de los adultos eliminar la infección espontáneamente
2) Hepatitis Crónica (en un 10% de los casos se cura), La hepatitis B puede acabar dañando el hígado de forma irreversible, de forma que la única solución sería un trasplante.

Prevención: Es necesario que se apliquen todas las vacunas para quedar protegido. Si usted viaja a países de riesgo, asegúrese de recibir todas las inyecciones antes de viajar. Si no recibió alguna inyección, llame inmediatamente a su médico o consultorio para que le den una nueva cita. Usted también puede protegerse a sí mismo y proteger a los demás contra la hepatitis B si:


La hepatitis C se propaga por medio del contacto de sangre sin infectar con sangre de una persona infectada (trasmisión por vía parenteral ), e igual que la hepatitis A por relaciones sexuales tipo oral ó sexo oral-anal. La hepatitis C se encuentra presente en demasiados países del mundo pero mucho más fuerte en países pobres, con higiene deficiente o muy poblados, tal es el caso de Mongolia, Egipto, Libia, Bolivia, Tailandia, RD del Congo, Congo, Botswana, y la mayoría de los países de África.

Se puede contraer hepatitis C al:

La hepatitis C NO se contagia: Dando la mano, Abrazando una persona infectada. Besando ó sentándose junto a una persona infectada

Prevención: Para evitar el contagio de la hepatitis C, han de tomarse como mínimo las siguientes medidas:

funciones del medicamento nexium

Bypass gástrico en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 13.590 €

Balón intragástrico en Barcelona

Dr. Joan Pujol Rafols 3.970 €

Financia tu tratamiento con nosotros

* Comisión de apertura:. Comisión de cancelación: 1%.

Déjanos tus datos y nosotros te llamaremos para informarte:

Uso de los servicios ofrecidos por www.bonomedico.es

El Usuario se compromete a utilizar los servicios ofrecidos por BonoMédico S.L. a través de la web bonomedico.es de conformidad con la legislación vigente, las Condiciones Generales, las presentes Condiciones Particulares y demás avisos e instrucciones puestos en su conocimiento, así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público en España. A tal efecto, el Usuario se abstendrá de utilizar cualquiera de los servicios ofrecidos en bonomedico.es con fines ilícitos, o que perjudiquen los derechos e intereses del resto de Usuarios, de terceros, o de BonoMédico S.L.

Política Anti-Spamming de bonomedico.es

El Usuario se obliga a abstenerse de:

  1. Recabar datos con finalidad publicitaria y de remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial,
  2. (b) poner a disposición de terceros, con cualquier finalidad, datos recabados en bonomedico.es.

Los Usuarios o terceros perjudicados por la recepción de mensajes no solicitados podrán comunicárselo a BonoMédico S.L. remitiendo un mensaje a la siguiente dirección de correo electrónico: info arroba bonomedico punto es.

Contenidos facilitados por los Usuarios

El Usuario podrá hacer consultas, manifestar opiniones, realizar aportaciones, entre otras de semejante naturaleza con el objeto de que otros Usuarios o visitantes puedan acceder a los mismos y contestar a ellos. El Usuario será el único responsable de los contenidos que facilite a bonomedico.es y/o transmita a otros Usuarios. En este sentido, en caso de utilizar recursos susceptibles estar protegidos por la legislación vigente de propiedad intelectual el Usuario garantiza ser titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial necesarios para poder publicar y poner a disposición del resto de Usuarios y visitantes los contenidos facilitados en bonomedico.es.

Asimismo, el Usuario garantiza que tiene el derecho a conceder y de hecho concede a BonoMédico S.L. una licencia a título gratuito de forma irrevocable, perpetua, no exclusiva, mundial, libre de cargas, para usar copiar, interpretar, mostrar, distribuir las aportaciones realizadas en bonomedico.es, y a realizar obras derivadas, o a incorporar el contenido en otras obras, así como para conceder y autorizar licencias sobre todo lo anterior.

En particular, y a título meramente indicativo y no exhaustivo, el Usuario se compromete a no transmitir, difundir o poner a disposición de terceros contenidos que:

  1. de cualquier forma sean contrarios, menosprecien o atenten contra los derechos fundamentales y las libertades públicas reconocidas constitucionalmente, en los tratados internacionales y en el resto de la legislación vigente.
  2. induzcan, inciten o promuevan actuaciones delictivas, denigratorias, difamatorias, infamantes, violentas o, en general, contrarias a la ley, a la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  3. induzcan, inciten o promuevan actuaciones, actitudes o pensamientos discriminatorios por razón de sexo, raza, religión, creencias, edad o condición.
  4. incorporen, pongan a disposición o permitan acceder a productos, elementos, mensajes y/o servicios delictivos, violentos, ofensivos, nocivos, degradantes o, en general, contrarios a la ley, a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  5. induzcan o puedan inducir a terceros un estado inaceptable de ansiedad o temor.
  6. sean injuriosos, ofensivos y/o degradantes.
  7. se encuentren protegidos por cualesquiera derechos de propiedad intelectual o industrial pertenecientes a terceros, sin que el Usuario haya obtenido previamente de sus titulares la autorización necesaria para llevar a cabo el uso que efectúa o pretende efectuar.
  8. sean contrarios al derecho al honor, a la intimidad personal y familiar o a la propia imagen de las personas.
  9. infrinjan la normativa dispuesta relativa al secreto de las comunicaciones.
  10. sean relativos a la publicidad de sitios que sean competencia de bonomedico.es o sus anunciantes.
  11. se traten de publicidad ilícita, engañosa o desleal.
  12. provoque por sus características (tales como formato, extensión, etc.) dificultades en el normal funcionamiento de los servicios;

BonoMédico S.L. se reserva el derecho de publicar sólo aquellos contenidos que sean acordes con el presente aviso legal. BonoMédico S.L. en ningún caso se hace responsable de los contenidos u opiniones manifestadas por un usuario en bonomedico.es.

El Usuario es el único responsable de la información suministrada tanto en su registro personal como de la que facilita a través de sus participaciones en la web y debe ser consciente de la posibilidad de visionado de las mismas por parte de terceros. BonoMédico S.L. no cederá a terceros los datos de carácter personal que nos proporcione, excepto cuando tal cesión sea necesaria para prestarle nuestros servicios, entre ellos el de comunicación o cita con los médicos o clínicas incluidos en nuestro directorio. Podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante un correo electrónico a info arroba bonomedico punto es o por correo postal a Bonomédico S.L., Avenida Tucídides 70, 29004 Málaga (España).

Exclusión de garantías y de responsabilidad por el funcionamiento de bonomedico.es y sus servicios

BonoMédico S.L. no garantiza la disponibilidad y continuidad del funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios. BonoMédico S.L. procurará advertir con suficiente antelación de las interrupciones que pudieran suceder en el funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios, siempre que ello sea posible.

Exclusión de garantías y de responsabilidad por la utilización de bonomedico.es, de los servicios y de los contenidos por los Usuarios

BonoMédico S.L. no garantiza que los Usuarios utilicen los servicios y contenidos de bonomedico.es de conformidad con las presentes Condiciones Generales y, en su caso, con las Condiciones Particulares que resulten de aplicación, ni que lo hagan de forma diligente y prudente. BonoMédico S.L. tampoco garantiza que la veracidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos bien en su área de registro, bien en sus participaciones en el foro. Así mismo, BonoMédico S.L. no garantiza que los contenidos colgados en bonomedico.es por los usuarios cumplan con lo dispuesto en las presentes condiciones generales, con las particulares, y con la legalidad vigente. BonoMédico S.L. excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los Usuarios, o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, o autenticidad de la información que los Usuarios proporcionan a otros Usuarios acerca de sí mismos y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un Usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través de bonomedico.es.

Retirada y suspensión de los servicios

BonoMédico S.L. podrá retirar o suspender en cualquier momento y sin necesidad de preaviso la prestación de servicios, procediendo a cancelar la cuenta, de aquellos Usuarios que incumplan lo establecido en las presentes Condiciones Generales.

La prestación de los servicios que BonoMédico S.L. proporciona a través de bonomedico.es tiene, en principio, una duración indefinida. No obstante, BonoMédico S.L. está autorizada para dar por terminada o suspender la prestación de sus servicios en cualquier momento, sin perjuicio de lo que se hubiere dispuesto al respecto en las correspondientes Condiciones Particulares. En cualquier caso, si fuera posible, BonoMédico S.L. procurará advertir previamente la terminación o la suspensión de cualquier servicio o de la totalidad de los mismos.

Ley aplicable y jurisdicción competente

El Usuario acepta que la legislación aplicable al funcionamiento de este servicio es la española y expresamente se somete, con exclusión de cualquier otro foro que pudiera corresponderle, a la jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de Málaga capital para la resolución de las divergencias que se deriven de la interpretación o aplicación de estas condiciones de uso y política de privacidad.

La sustitución del tejido normal del hígado por tejido cicatricial conduce a una anulación de las funciones del hígado. Entre los roles que cumple el hígado está la producción de bilis, la fabricación de proteínas (algunas necesarias para la coagulación de la sangre), el metabolismo del colesterol, el almacenamiento de glucógeno (sustancia que sirve para guardar energía), producción de hormonas, metabolismo de grasas, detoxificación de sustancias del organismo y de medicamentos, alcohol, drogas. Todas estas funciones se ven alteradas por la destrucción de las células hepáticas que se producen en la cirrosis y son responsables de los síntomas.

Veamos más detenidamente cada uno de los roles del hígado y las consecuencias que tiene que dejen de funcionar:

  • Detoxificación. (o depuración) Es una de las funciones más importantes que cumple el hígado y, cuando fracasa, produce numerosos síntomas. El hígado actúa 'depurando' diferentes sustancias producidas por nuestro organismo o que consumimos (el alcohol o los medicamentos). La acumulación de estas sustancias pueden dañar al organismo y producir algunos de los síntomas que vemos en la cirrosis como la somnolencia y desorientación.

Al alterarse la detoxificación hay que tener cuidado con los medicamentos y el alcohol. Este último puede agravar la enfermedad pero, también puede sentar mal porque al no eliminarlo bien se acumulan niveles altos en sangre, por lo que los pacientes pueden sentirse borrachos incluso bebiendo pocas cantidades. Por este mismo motivo los fármacos pueden hacer más efecto de lo normal: dosis bajas pueden actuar como si se hubiera tomado una cantidad muy grande. Esto ocurre sobre todo con los que tienen acciones sedantes como algunos calmantes, la codeína, los derivados de la morfina o los antidepresivos etc. Ocurre que en estos pacientes una dosis normal de fármacos puede hacer que se sientan dormidos o incluso descompensar su cuadro. Por ello, es muy importante que estos sujetos consulten siempre con su médico lo que pueden tomar y a qué dosis para evitar problemas.

para que sirve el remedio nexium

El tratamiento del hígado graso

El tratamiento de un hígado graso implica la eliminación de las posibles causas de la enfermedad. Por ejemplo, si el abuso de alcohol y drogas es la causa del hígado graso, el paciente tiene que asegurarse de que él / ella deja de consumir alcohol y drogas por completo. Si la persona es adicta a estos hábitos poco saludables, entonces él o ella debe mantenerse en un centro de rehabilitación de alcohol y tratarse con cuidado. Una vez que el consumo se ha detenido completamente, los síntomas de hígado graso desaparecen en un período de 6 a 8 meses. Si el paciente es obeso, debe intentar perder peso y ganar control sobre su dieta.

El hígado graso es una no muy difícil de curar a menos que el caso es extrema. Mediante la adopción de un estilo de vida saludable, se puede reducir fácilmente el riesgo de hígado graso. La protección de su hígado está totalmente en sus manos, por lo que no debe ignorar a toda costa. De esta manera, se puede lograr una buena salud y felicidad.

Última actualización: 8/29/2011

Enfermedades del Hígado Graso: Causas, síntomas y tratamiento

Los signos y síntomas de trastornos hepáticos

Agrandamiento del hígado: Causas, síntomas y tratamiento

¿Qué es la esclerosis del hígado

Hígado síntomas del dolor

Signos de insuficiencia hepática

Los primeros síntomas de la insuficiencia hepática

El cáncer primario de hígado, es decir aquel que empieza en este órgano, es una enfermedad que se muestra como un cáncer de frecuencia media, siendo la cirrosis hepática, la hepatitis B, la hepatitis C y el consumo excesivo de alcohol algunos de sus detonantes más comunes. Se trata de una condición cuyo pronóstico dependerá de manera contundente de la etapa en la que se encuentre el cáncer y del estado previo del hígado. En etapas avanzadas en las que se presenta un daño hepático previo como el que se produce con la cirrosis o la hepatitis, el pronóstico de supervivencia es poco favorable. En este artículo te explicamos los factores de riesgo, los tipos y los síntomas del cáncer de hígado.

Aunque el cáncer de hígado primario puede presentarse en cualquier persona, es más común en quienes reúnen una serie de características que aumentan de forma notable el riesgo de sufrir de esta condición. El estado del hígado marcará de manera determinante la evolución de esta condición, el tratamiento y los pronósticos de recuperación.

Los factores de riesgo que aumentan la posibilidad de sufrir cáncer de hígado son:

  • Padecer de cirrosis hepática, esta es la causa más frecuente de esta condición.
  • Sufrir de hepatitis C pues cerca de un 20% de los pacientes con esta condición corre el riesgo de desarrollar cirrosis en un futuro.
  • Sufrir de hepatitis B, quienes padecen de esta condición pueden desarrollar la enfermedad de forma crónica lo que podría causar graves daños en el hígado a largo plazo, conduciendo a sufrir de cirrosis y con ello de cáncer.
  • Beber alcohol en grandes cantidades, este hábito compromete la salud hepática y puede fomentar la producción de células cancerígenas.
  • Fumar.
  • Sufrir de obesidad, diabetes e hipertensión también incrementa el riesgo de padecer esta enfermedad.
  • Ingerir alimentos contaminados con aflatoxina, una toxina producida por diversos hongos presentes en ciertos alimentos que no se almacenan de forma adecuada.
  • Sufrir de hemocromatosis, una condición en la que nuestro cuerpo almacena en órganos como el hígado una mayor cantidad de hierro de la necesaria.
  • Esta condición se presenta más en pacientes hombres que en mujeres.

Aunque son muchos los cánceres que pueden hacer metástasis en el hígado, cuando nos referimos a cáncer primario de hígado, aquel que empieza en este órgano y no en otros, entonces existen dos tipos que se presentan con frecuencia:

  • Carcinoma hepatocelular: es el tipo más frecuente de cáncer de hígado, entre el 80 y el 90% de los pacientes con esta afección contará con este tipo de carcinoma. Su aparición es muy variable dependiendo del género del paciente, su grupo étnico y la zona de origen, siendo más frecuente en personas del sudeste asiático y África subsahariana, medianamente frecuente en los países mediterráneos y en Brasil y con una incidencia baja en América, Australia y el norte de Europa. Puede presentarse a través de un tumor sencillo que se va diseminando por el órgano o como pequeñas manchas, todo dependerá de cada paciente.
  • Cáncer del conducto biliar o colangiocarcinoma: es el tipo menos frecuente, se inicia con la formación de células cancerígenas en los conductos biliares pequeños y luego van avanzando.

El cáncer de hígado resulta difícil de detectar en su etapa inicial debido principalmente a la falta de síntomas, sin embargo y ya que esta condición se presenta mayoritariamente en pacientes con cirrosis hepática, en la actualidad este tipo de personas deben someterse a un estricto control médico que permite detectar la aparición de células cancerígenas con antelación respecto a décadas pasadas.

Aún en etapa avanzada, es posible que este tipo de cáncer permanezca asintomático, por lo que aquellas personas que cuentan con factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad deben realizarse chequeos frecuentes para descartar su aparición.

En el caso de presentar señales, los síntomas del cáncer de hígado más frecuentes son:

  • Dolor en el costado derecho del abdomen, justo debajo de las costillas.
  • Presencia de un bulto en esta zona.
  • Inflamación abdominal debido a la presencia de líquido en la zona.
  • Ictericia, es decir color amarillento en la piel o los ojos.
  • Cansancio y fatiga importantes.
  • Sensación de llenura tras comer pocas cantidades.
  • Pérdida del apetito y reducción de peso sin causa aparente.
  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre, cuando se presenta este síntomas en un paciente con cirrosis que no cuenta con ninguna infección, es importante descartar el cáncer.
  • En un análisis de sangre pueden detectarse señales como glóbulos rojos elevados, calcio elevado y glucosa baja.

En términos generales y para un paciente que en apariencia no se encuentra en el grupo de riesgo de sufrir esta enfermedad, diagnosticar el cáncer de hígado no es sencillo. La mayor parte de los pacientes no presenta síntomas hasta que la enfermedad se encuentra en una etapa avanzada y palpar una tumoración en la zona resulta complejo debido a la presencia de las costillas. A pesar de ello, aquellos pacientes con condiciones como cirrosis, hepatitis B o C o los alcohólicos, pueden someterse a chequeos frecuentes que busquen determinar específicamente la presencia de células cancerígenas.

Cuando se presentan los primeros síntomas o siempre que un especialista lo crea necesario, podrá someter al paciente a una revisión general, si se sospecha de cáncer de hígado entonces podrán realizarse diversos exámenes como:

  • Ecografía para evaluar el estado del hígado.
  • Tomografía computarizada para determinar el tamaño del tumor, su extensión, localización, etc.
  • Resonancia magnética.
  • Angiografía para detectar qué arterias alimentan el cáncer, esto puede ayudar a elegir un tratamiento.
  • Otras pruebas para determinar si el cáncer se ha esparcido.

La elección del tratamiento del cáncer de hígado dependerá en gran medida de la etapa de la enfermedad y del estado en el que se encuentre el órgano, siempre teniendo en cuenta que cuando se trata de un cáncer primario la mayor parte de los pacientes posee daño hepático causado por la cirrosis.

Basado en una extensa evaluación previa, el oncólogo podrá recomendar los siguientes tratamientos:

  • Cirugía para extirpar el tumor: es una solución para pacientes con un único tumor asintomático y que cuentan con una función hepática conservada. Si el tumor se extirpa efectivamente y sin complicaciones posteriores, el paciente tiene una tasa de supervivencia a 5 años de entre el 20 y el 70%.
  • Trasplante de hígado: esta alternativa aplica para pacientes con tumores únicos de menos de 5 mm o con un par o 3 tumores menores a 3 mm. Se cuenta con una tasa de supervivencia a cinco años de entre 40 y 70%, sin embargo en muchos casos los tiempos de espera del trasplante hacen que la condición del paciente avance y que dejen de ser candidatos para esta opción.
  • Ablación: aplica para pacientes con tumores pequeños que sin embargo no pueden operarse debido a su precario estado de salud. Consiste en la destrucción de los tumores sin recurrir a la extirpación.
  • Embolización: usada en pacientes sintomáticos y con tumores grandes, consiste en reducir o producir un bloqueo en el flujo de sangre que alimenta el tumor. Las tasas de respuesta ante este tratamiento no son demasiado favorables, siendo inferiores al 50% y con un efecto muy modesto en la tasa de supervivencia del paciente.
  • Radioterapia: se emplea especialmente para reducir el tamaño de los tumores y garantizar menos molestias al paciente.
  • Quimioterapia: a diferencia de otros tipos de tumores, en el caso del cáncer de hígado la quimioterapia es poco efectiva con una tasa de respuesta que no supera el 25%.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Síntomas del cáncer de hígado, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Cuando una persona está sufriendo de cualquier enfermedad del hígado, es probable que las enzimas hepáticas esten elevadas. Afortunadamente, en la mayoría de los casos se ha encontrado, que es sólo una condición temporal y no es un signo de daño hepático grave. Hay dos enzimas específicas del hígado, que obtienen los niveles elevados en esta condición. Estos son: la alanina aminotransferasa (ALT) y la aspartato transaminasa (AST). Por esta razón, la enzima hepática elevada, a menudo se conoce por las transaminasas elevadas o la transaminitis plazo. Cuando se produce una enfermedad de hígado graso no alcohólico, los niveles de ALT son en su mayoría superiores a los niveles de AST.

¿Qué indica los niveles elevados de enzimas hepáticas?

» La ictericia, es el signo más evidente de la elevación de los niveles de las enzimas hepáticas. Es el resultado de la coloración amarillenta de la piel, la parte blanca de los ojos y las membranas mucosas presentes en el interior de la boca. A menudo es acompañada por:

  • La debilidad general
  • El agotamiento
  • La fatiga
  • La orina oscura
  • Dolor abdominal

El hígado libera la bilis, un jugo digestivo en el intestino para la absorción de las grasas en el cuerpo. Si el conducto biliar se bloquea, entonces el jugo digestivo fluiría a través de la sangre en lugar de los intestinos. Como resultado, se producen las heces de color oscuro.

» Los picores localizados de la piel leves a graves, són otro síntoma que es bastante común. Debido al mal funcionamiento del hígado, las toxinas presentes en el cuerpo, son eliminadas y ya no se acumulan en la piel y la sangre da una sensación de un picor continuo.

» Un hinchado anormal en la parte inferior del cuerpo, como los tobillos, los piés y las piernas, indica los niveles altos. Esto ocurre principalmente, porque la materia de desecho del cuerpo, no se gestiona adecuadamente.

Las opciones de Tratamiento

» El tratamiento consiste principalmente en curar el trastorno de la salud, que interfiere con las funciones del hígado. Una vez que la enfermedad se trata con éxito y el funcionamiento normal del hígado se restaura, el nivel de las enzimas bajará.

» Si el problema es causado por los efectos secundarios de algún medicamento, la persona afectada deberá considerar una alternativa, después de consultar con su médico.

» Las personas diagnosticadas con las enzimas hepáticas elevadas, tienen que llevar a cabo algunos cambios en su dieta y su estilo de vida. Tienen que comer frutas y verduras frescas, que son ricas en vitaminas antioxidantes y reducir el consumo de los alimentos ricos en grasas. Se debe hacer ejercicio regularmente para mejorar la condición de la salud general. Los médicos también recomendan reducir el consumo de alcohol, con el fín de reducir los niveles de las enzimas.

Algunas personas no identifican los síntomas, debido a la falta de conocimientos y desarrollan complicaciones graves de la salud más adelante. Ahora que usted ya conoce estos síntomas, si usted nota cualquiera de estos, usted debe visitar a un médico inmediatamente para el tratamiento adecuado.

Ecografía: Este examen permite observar la grasa en el hígado, que aparecerá como una mancha blanca en la imagen. Así mismo se pueden realizar tomografías computarizadas o resonancias magnéticas. Estos revelan la grasa en el hígado, aunque no la presencia de algún daño.

Biopsia: Es necesario aplicar anestesia local para extraer del hígado una muestra del tejido, la cual se examinará para establecer si el paciente padece esteatosis hepática. Con la biopsia, se logra identificar el origen exacto. También, con este procedimiento, es posible establecer si existe daño permanente, la gravedad del daño y el tipo de tratamiento.

Los tratamientos se originan según sea la causa que generó la enfermedad: Tratamiento del alcoholismo, manejo del colesterol, pérdida de peso, control de la glucemia y otros.

Para disminuir los riesgos es recomendable llevar una vida saludable: Mantener una dieta balanceada y un peso adecuado. Si la enfermedad se relaciona con un nivel de colesterol elevado, diabetes u obesidad, se debe tratar esa condición particular para que la esteatosis desaparezca. Si el origen es el alcoholismo, dejar de beber permitirá que el hígado sane por completo si no hay deterioro que lamentar.

El inicio de la latencia. El tiempo de aparición de la hepatitis colestásica es típicamente de 2 a 12 semanas, pero puede ocurrir hasta un año después de comenzar la medicación.

Síntomas. Los síntomas generalmente comienzan con la fatiga y náuseas siguieron poco después con prurito, orina oscura e ictericia. pueden ocurrir características inmunoalérgica tales como erupción cutánea, fiebre y eosinofilia.

Los fármacos. Medicamentos comúnmente implicados en la causa de la hepatitis colestásica incluyen rifampicina, las penicilinas, la amoxicilina / ácido clavulánico, cefalosporinas, sulfonilureas. metimazol y muchos otros.

Diagnóstico diferencial. Los principales diagnósticos que deben ser considerados son la obstrucción biliar, litiasis biliar, neoplasia maligna, síndromes autoinmunes colestasis (cirrosis biliar primaria. Colangitis esclerosante), y formas hereditarias poco frecuentes de colestasis intrahepática.

Criterios para la definición. Elementos importantes en el diagnóstico de la hepatitis colestásica, debido a medicamentos incluyen:

  1. patrón de colestasis de elevación de las enzimas en suero (valor R 345 U / l) en el momento del pico de ALT o elevación de la bilirrubina
  2. Latencia de 2 a 24 semanas
  3. Los síntomas (si está presente) de orina oscura o prurito durante principios de curso
  4. La bilirrubina gt; 2,5 mg / dl
  5. Si se obtiene biopsia de hígado, los cambios de la colestasis intrahepática con células inflamatorias, pero leve a moderada necrosis hepatocelular focal
  6. La exposición a un agente conocido por causar colestasis
  7. Si se obtiene una biopsia hepática, cambios de colestasis intrahepática con una mínima inflamación o necrosis hepatocelular.

Un período de latencia por encima de 24 semanas o niveles Alq P de solamente 2 veces el LSN (entre 230 y 345 U / L), mientras que los niveles de ALT son menos de 400 U / L (

CURSO clínicos y de diagnóstico DE inducido por drogas HEPATOPATÍA Los síntomas clínicos. signos y patrones de anomalías en las pruebas de hígado de daño hepático inducido por fármacos pueden…

Diagnóstico y tratamiento de la hepatopatía alcohólica y sus Complicaciones Luis S. Marsano, M. D. Cristiano Méndez, M. D. Daniell Hill, M. D. Shirish Barve, Ph.D. y Craig J. McClain, M. D….

Los estudios han demostrado que el lavado de su cálculos biliares forman y síntomas tales como la sandía, el melón y la piña en el intestino completamente libre de toxinas. Si la infección se…

Varias complicaciones de la EII están relacionados con el hígado y el sistema biliar, que están estrechamente interconectada con el intestino. El hígado actúa como una planta procesadora en el…

El análisis de los ácidos biliares de orina se está convirtiendo en una herramienta cada vez preferido en el diagnóstico de enfermedad hepática canina. enfermedades hepáticas o del hígado son…

enfermedad hepática crónica: Introducción Cualquiera de un número de enfermedades del hígado a largo plazo, tales como hepatitis y cirrosis. condiciones hepáticas crónicas tienden a destruir…

El hígado inflamado, hepatomegalia o inflamación hepática se da cuando este órgano adquiere un tamaño mayor al normal. Se trata de una condición muy seria puesto que, a veces, la inflamación viene derivada por otra enfermedad de carácter más grave, como las contraídas por cualquiera de los virus de la hepatitis. Sin embargo, identificarla no es fácil, pues durante la primera etapa de la inflamación hepática apenas se notan los síntomas, estos aparecen conforme la anomalía avanza. No obstante, existen algunas señales y signos que pueden ayudarnos a descubrir si sufrimos hepatomegalia y, por ello, en este artículo de unComo queremos ayudarte a ampliar tu conocimiento y contarte cuáles son los síntomas del hígado inflamado.

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo puesto que es el encargado de transformar los alimentos en energía, de eliminar las toxinas de la sangre, regular los niveles de aminoácidos y las grasas, entre muchas otras funciones. Es el más grande de todos y su inflamación puede causarnos graves consecuencias, por ello es fundamental cuidarlo y asegurarnos de que funciona sin problemas.

Al cumplir tantas funciones y estar involucrado en tantos procesos de nuestro organismo no es de extrañar que las causas que provocan la inflamación hepática también sean variadas. Los factores principales que pueden provocar hepatomegalia son:

  • El consumo excesivo de alcohol hace que el hígado no pueda eliminarlo correctamente y puede producir una inflamación del mismo
  • Una infección por cualquiera de los virus de la hepatitis, hepatitis A, B, C, D, E, siempre causa la inflamación hepática
  • Otras infecciones virales, como la mononucleosis infecciosa, por citomegalovirus o bacterianas también pueden ser causantes del hígado inflamado
  • Una intoxicación producida por medicamentos desencadenará, también, en la inflamación hepática
  • Otros causantes pueden ser la enfermedad de Niemann-Pick, la cirrosis biliarprimaria, el Síndrome de Reye, la sarcoidosis o la colangitis esclerosante
  • El hígado graso es otra de la anomalías que, si no se trata, también puede derivar en una inflamación del mismo
  • Por último, cabe destacar que la aparición de una metástasis de tumores o la leucemia tambien pueden provocar la hepatomegalia

Durante los primeros días de la inflamación hepática es muy probable que no notes ningún síntoma ni rareza en tu cuerpo relacionado con el hígado. Sin embargo, conforme avanza el tiempo se hacen cada vez más evidentes. En general, los primeros síntomas suelen ser muy similares a los que presenta una gripe común, malestar, décimas de fiebre, dolor muscular y náuseas.

  • A medida que pasa el tiempo los síntomas aumentan y se intensifican. La hepatomegalia suele provocar ictericia, que es cuando la piel adquiere un tono amarillento (los ojos también pueden tornarse amarillos). Los vómitos y la diarrea son otros de los síntomas más comunes del hígado inflamado.
  • Al tratarse de una inflamación, es muy probable que también notes la parte del abdomen ligeramente más hinchada al principio y, conforme avanzan los días, aumente de tamaño. Asimismo, el dolor abdominal es otra de las consecuencias de esta condición.
  • El color de las heces es otro de los factores que debes tener en cuenta si sospechas que tu hígado está inflamado, pues esta anomalía hace que se vuelvan más claras, incluso blancas. Esto sucede, sobre todo, cuando el causante de la inflamación es uno de los virus de la hepatitis. Recuerda que la hepatitis es la inflamación del hígado a causa de una infección vírica o bacteriana. En relación con esto, la orina puede tornarse de un color más oscuro del normal, tener un constante sabor amargo en la boca y mal aliento.

Estos son los síntomas más comunes del hígado inflamado pero, en función del causante, es posible que no aparezcan todos o que, incluso, no se muestre ninguno. Por ello es importante realizarse exámenes anuales en caso de contar con alguno de los factores de riesgo, como padecer alguna de las enfermedades expuestas de manera crónica, el alcoholismo o tomar un exceso de medicamentos.

Ahora que ya conocemos los síntomas del hígado inflamado es importante que, si padeces esta condición, apostemos por incluir remedios naturales que nos ayudarán a desinflamar esta zona del cuerpo y conseguir que mejore nuestra salud. A continuación vamos a descubrirte los remedios caseros que te ayudarán a conseguir bajar la hinchazón de esta zona del cuerpo:

Es una de las infusiones que mejor funcionan para tratar el hígado inflamado ya que se trata de una planta muy depurativa que ayuda a que el cuerpo elimine el exceso de toxinas acumuladas y, también, se aminore la presencia de retención de líquidos.

También es otra de las mejores plantas medicinales para reducir la hinchazón del hígado ya que se trata de un remedio casero con un alcaloide que consigue mejorar el funcionamiento de la vesícula biliar y, por tanto, favorece la expulsión de toxinas gracias a que se incrementa la producción de bilis.

El tamarindo es un ingrediente perfecto para depurar el cuerpo ya que consigue mejorar el funcionamiento de la vesícula biliar y, por tanto, consigue bajar la inflamación que pueda padecer el hígado. Además, cuenta con propiedades protectoras que garantizarán la salud al hígado. La mejora manera de aprovechar estas propiedades es elaborando una infusión de tamarindo y tomarla 2 o 3 veces al día.

El limón es una fruta repleta de propiedades digestivas y diuréticas que conseguirán fomentar la depuración del cuerpo de forma natural y, por tanto, bajar la hinchazón. Puedes preparar un zumo que cuente con la mitad de agua y la mitad de limón y tomarlo cada mañana en ayunas.

En este otro artículo de unCOMO te damos más remedios caseros para el hígado inflamado.

Si notas presente algunos de los síntomas expuestos deberás acudir a tu médico inmediatamente para que realice las pruebas pertinentes y confirme o descarte la inflamación hepática. Recuerda que muchos de los causantes son enfermedades graves, de manera que quizás hayas contraído alguna y todavía no lo sepas.

Para detectar la hepatomegalia el médico primero palpará la zona de debajo de las costillas, pues si la inflamación es severa lo notará de inmediato, luego realizará una radiografía abdominal para observar si se ha producido un agrandamiento del hígado o no. En caso de haber indicios de ellos, puede hacer una ecografía abdominal para confirmarlo.

Si se confirma, las siguientes pruebas serán una tomogradía computarizada del abdomen para averiguar la causa que ha provocado la inflamación, pruebas de la función hepática a fin de evaluar el funcionamiento del hígado, y una resonancia magnética del abdomen para confirmar los resultados de la tomografía.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuáles son los síntomas del hígado inflamado, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Duodenitis — un proceso patológico que afecta duodeno y causa inflamación de la membrana mucosa de ella. Respecto a las enfermedades en la fase aguda se caracteriza por síntomas de inflamación aguda. Desaparecen después de un tratamiento eficaz y no dejan marcas en la membrana mucosa.

Duodenitis crónica — enfermedad, con recaídas. La mucosa del órgano afectado formado focos de inflamación, cambiando de esta manera su estructura. duodenitis crónica se diagnostica con mayor frecuencia en los hombres.

Esta enfermedad es duodenitis puede ser una enfermedad independiente, o se producen por las siguientes razones:

  • enfermedad de úlcera péptica;
  • pancreatitis crónica;
  • colecistitis;
  • alergia a los alimentos;
  • enfermedad hepática.

Muy a menudo, la enfermedad está formada con gastritis, pero no se elimina una alergia alimentaria.

Duodenitis gastritis crónica puede diagnosticar primaria y secundaria. La formación de la enfermedad primaria asociada a la desnutrición, que incluye el uso de, comida caliente, bebidas irritantes, agudo alcohólicas y fumar.

Según las estadísticas, la mayor parte del cuerpo humano afecta a la duodenitis crónica secundaria. Su desarrollo se lleva a cabo en el contexto de las enfermedades inflamatorias presentes. La forma secundaria de duodenitis puede ocurrir con gastritis, úlceras, el tratamiento inadecuado de duodenitis aguda.

Duodenitis crónica secundaria más común con la gastritis — se desarrolla en el fondo de las enfermedades inflamatorias ya existentes, tales como úlceras crónicas, el tratamiento inadecuado de duodenitis aguda.

A menudo, duodenitis secundaria se produce en un contexto de duodenostasis — falta de movilidad duodeno. Esta patología se puede formar debido a la obstrucción o pobre motilidad.

Además, la gastritis crónica, duodenitis clasifican en:

para que sirve el remedio nexium

Usted tiene un mayor riesgo de síndrome de Gilbert, si ambos padres portan el gen anormal que causa la enfermedad.

Los factores que pueden aumentar la probabilidad de los signos y síntomas
La mayoría de las personas no experimentan signos y síntomas de síndrome de Gilbert. Sin embargo, otras condiciones pueden aumentar la probabilidad de que usted tiene signos y síntomas. Estos pueden incluir:

  • La enfermedad, como un resfriado o la gripe
  • El ayuno o comer una dieta muy baja en calorías
  • La deshidratación
  • menstruación
  • estrés
  • El ejercicio extenuante

El síndrome de Gilbert puede causar episodios de ictericia. Sin embargo, la ictericia suele ser leve y desaparece por sí sola. En algunos casos, el médico puede prescribir fenobarbital para reducir los niveles de bilirrubina extremadamente elevados y la reducción de los signos de ictericia.

El bajo nivel de la enzima de procesamiento de la bilirrubina que causa el síndrome de Gilbert también puede causar aumento de los efectos secundarios de ciertos medicamentos, ya que esta enzima juega también un papel en ayudar a estos medicamentos clara de su cuerpo.

En particular, el irinotecan (Camptosar), un fármaco de quimioterapia del cáncer, puede alcanzar niveles tóxicos si usted tiene el síndrome de Gilbert, que causa diarrea severa. El antiviral indinavir (Crixivan), que se utiliza en personas con VIH, también puede causar complicaciones en las personas con síndrome de Gilbert.

Debido a este efecto potencial con ciertos medicamentos, hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento nuevo, si usted tiene el síndrome de Gilbert.

A menudo se detecta por accidente. Su médico puede, involuntariamente, descubre que tiene síndrome de Gilbert, si:

  • Un análisis de sangre para alguna otra condición revela altos niveles de bilirrubina
  • Experimenta la ictericia sin causa aparente

A pesar de que está presente desde el nacimiento, el síndrome de Gilbert generalmente no se diagnostica hasta la pubertad o más tarde, ya que los aumentos de producción de bilirrubina durante la pubertad.

Su médico puede recomendar pruebas de sangre para confirmar el síndrome de Gilbert y el descartar otras afecciones, como problemas del hígado. Las pruebas comunes de sangre son:

  • La bilirrubina prueba
  • Conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Pruebas de función hepática

El síndrome de Gilbert generalmente no requiere tratamiento. Los niveles de bilirrubina en la sangre puede fluctuar con el tiempo y de vez en cuando pueden experimentar ictericia. Pero esto generalmente desaparece por sí sola y no requiere tratamiento.

Con un simple análisis de sangre es posible conocer el nivel de transaminasas | Muyenforma.com

Una de las pruebas más frecuentes en laboratorio que los médicos solicitan para valorar la función del hígado son las transaminasas, también llamadas aminotransferasas. De hecho, la alteración de las transaminasas es un problema frecuente que suele detectarse de manera casual o accidental en una analítica de sangre en pacientes que no presentan síntomas de enfermedad hepática o biliar. En la mayoría de casos, las personas afectadas desconocen que tienen las transaminasas elevadas hasta que no se realizan chequeos, revisiones médicas rutinarias, estudios preoperatorios, donaciones sanguíneas…

Las transaminasas son enzimas que desempeñan una función metabólica en el interior de las células, de ahí que estén presentes en el hígado, en los tejidos de muchos otros órganos y, en menor proporción, en los glóbulos rojos y los músculos estriados. Básicamente, la concentración de transaminasas en la sangre refleja la actividad del hígado y del corazón, por lo que, junto a otros indicadores, se utilizan en clínica para confirmar el diagnóstico de infarto agudo de miocardio, enfermedades hepáticas o musculares.

Contar con niveles altos de transaminasas no siempre indica que exista una anomalía, puesto que es necesario realizar pruebas o análisis complementarios que permitan evaluar la actividad hepática. Por lo tanto, el médico confirmará el diagnóstico confrontando los resultados del análisis de sangre –y de otras pruebas– con la anamnesis o entrevista al paciente. Ciertos fármacos, tales como los anticonceptivos orales y antiepilépticos, pueden alterar los niveles de transaminasas.

La elevación de las transaminasas obedece a distintas causas, las cuales podemos diferenciar en dos grupos de acuerdo a si están o no directamente relacionadas con el hígado: causas hepáticas y causas extrahepáticas. Las primeras hacen referencia al consumo excesivo de alcohol, hepatitis vírica, hígado graso, enfermedad de Wilson, etc., mientras que el segundo grupo abarca la enfermedad celiaca, las miopatías, el ejercicio intenso o los esfuerzos musculares, obstrucciones graves de las vías biliares… En ocasiones, el aumento de las transaminasas permite detectar precozmente alteraciones en órganos como el riñón, el intestino y la glándula tiroides.

Las transaminasas elevadas suelen estar acompañadas de algunos de los síntomas de la hepatitis aguda: malestar general, molestias estomacales e ictericia o coloración amarillenta de la piel. En cualquier caso, el médico que solicitó la analítica orientará al paciente en el diagnóstico y realizará las exploraciones oportunas para dar con las causas y establecer si precisa tratamiento.

La disminución del nivel de transaminasas en la sangre o las transaminas bajas se pueden dar durante el embarazo y en caso de deficiencia de vitamina B6.

Aunque los valores de las transaminasas pueden variar en función del laboratorio donde se realice la analítica sanguínea, los valores normales de la enzima GOT-ALT (transaminasa glutamicopirúvica o alanina aminotransferasa) se sitúan entre 0 y 37 U/L; la GPT-AST (glutámico-oxalacétina o aspartato aminotransferasa), entre 0 y 41 U/L; y la transaminasa GGT, entre 0 y 50 U/L.

En caso de que se descubra una alteración en los análisis de sangre que consiste en el aumento, por encima de los valores normales, de las transaminasas y no exista patología que requiera ser tratada, es posible bajar las transaminasas siguiendo una serie de consejos básicos. Es importante recordar que el hígado es la fábrica química del organismo, y que suele alterarse por la alimentación y otros hábitos nocivos.

A la hora de proteger el hígado y evitar así una alteración de las transaminasas, se debe suprimir o restringir el consumo de bebidas alcohólicas y de alimentos muy grasos o procesados, así como de los productos azucarados y con mucha sal. Es bueno beber agua en abundancia para que el hígado metabolice mejor las grasas y las elimine.

También pueden resultar útiles las infusiones depurativas de diente de león o cardo mariano, el cual estimula el crecimiento de células hepáticas nuevas. Entre los alimentos beneficiosos para las patologías hepáticas o que cuidan el hígado, cabe destacar la alcachofa.

No olvides que el médico siempre tendrá la última palabra y dará a cada paciente las recomendaciones adecuadas para bajar las transaminasas.

Introducción:

La glándula hepática puede ser el asiento de enfermedad tumoral primaria (hepatocarcinomas) o secundaria (metástasis).
La Quimioembolización hepática es una forma de administrar tratamiento quimioterapico contra el cáncer en forma directa mediante catéteres que se colocan dentro del mismo tumor. Si bien el órgano donde más se usa este método es el hígado, esto puede hacerse en otros órganos.

¿Que síntomas producen los tumores hepáticos?

Los síntomas aparecen cuando los tumores alcanzan un tamaño considerable, o bien cuando comprimen estructuras importantes como la vía biliar o algunas venas. Pueden presentar dolor abdominal, perdida de peso, falta de apetito, coloración amarillenta de la piel (ictericia), masa palpable al examinar el abdomen. En otras situaciones ciertos tumores generan determinadas sustancias que provocan síntomas como diarrea, eritema cutáneo, enrojecimiento de la piel de la cara, hipertensión arterial, ulceras gástricas de topografía no habitual, crisis de hipoglucemia que pueden llevar a la perdida de conocimiento. Estos síntomas se presentan en los denominados tumores neuroendócrinos. Un tumor hepático puede llegar a crecer bastante sin dar manifestaciones.
Lo más frecuente es que aparezca alguna lesión en algún exámen rutinario como una ecografía

¿Cómo se diagnostican?

Obviamente lo primero en realizar es la consulta al especialista hepatólogo o cirujano cuando se presentan estos síntomas o se descubre accidentalmente estas lesiones.
Un hígado dañado (cirrosis hepática) es el principal factor de riesgo para que aparezca un Carcinoma Hepatocelular. La cirrosis hepática se puede producir por el consumo exagerado de alcohol, infecciones crónicas por virus de hepatitis (B ó C), enfermedades metabólicas, etc.
El antecedente de haber presentado un cáncer digestivo (estómago, colon, recto, páncreas, etc.) nos hace estar atentos a la aparición de metástasis hepáticas aún años después de haber operado el cáncer original.

El exámen más usado es la Tomografía Computada en lo posible helicoidal y en especial con técnica trifásica. También la Resonancia Nuclear Magnética aporta información al igual que la ecografia que suele ser el examen que realiza los diagnostico en forma accidental en un control de rutina.
En general las lesiones hepáticas NO se punzan para hacer una biopsia por lo que es de vital importancia la experiencia del equipo tratante para decidir la conducta adecuada.
Existen algunos marcadores tumorales, que en exámenes de sangre especializados, nos orientan o confirman la naturaleza histológica de estos tumores.

¿Cómo se tratan los tumores hepáticos?

Los tumores hepáticos tienen un tratamiento multimodal.
Pueden ser tratados quirúrgicamente, en forma percutánea con Radiofrecuencia y/o alcoholización, o puede llegar a realizarse transplante hepático.
El tratamiento endovascular (Quimioembolización) es una valiosa alternativa a la cirugía y puede realizarse por diferentes métodos

Formas de tratamiento de tumores hepáticos.

  • A. Cirugía.
  • B. Quimioterapia sistémica.
  • C. Quimioterapia locoregional.
  • D. Quimioembolización hepática
  • E. Radiofrecuencia (Termoablación).
  • F. Alcoholización

Quimioembolización hepática:

La ictericia puede ser causada por varios procesos de diferentes enfermedades. Esto puede ser de gran ayuda para entender las diferentes causas que provocan la ictericia mediante la identificación de los problemas que perturban el metabolismo normal y/o la excreción de la bilirrubina.

La ictericia en estos casos está causada por un rápido incremento de la descomposición y de la destrucción de los glóbulos rojos (hemólisis), desbordando de ese modo la capacidad del hígado para eliminar adecuadamente los altos niveles de bilirrubina en la sangre.

A continuación mostramos algunos de los ejemplos en los que se presentan unas condiciones en las que existe un mayor deterioro de las células rojas de la sangre:

  • Paludismo
  • Crisis de las células falciformes
  • Esferocitosis
  • Talasemia
  • Glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD)
  • Drogas u otras toxinas
  • Trastornos autoinmunes

La ictericia en estos casos es causada por la incapacidad del hígado para metabolizar adecuadamente y excretar la bilirrubina. Podemos destacar los siguientes ejemplos:

  • Hepatitis (comúnmente viral o relacionada con el alcohol)
  • Cirrosis
  • Drogas u otras toxinas
  • Síndrome de Crigler-Najjar
  • Síndrome de Gilbert
  • Cáncer

La ictericia en estos casos se denomina ictericia obstructiva, es causada por condiciones que interrumpen el drenaje normal de la bilirrubina conjugada en forma de bilis desde el hígado a los intestinos.

Entre las causas de la ictericia obstructiva podemos incluir:

  • Cálculos biliares en los conductos biliares
  • Cáncer (de páncreas y de la vesícula biliar o carcinoma de los conductos biliares)
  • Estenosis de los conductos biliares
  • Colangitis
  • Malformaciones congénitas
  • Pancreatitis
  • Parásitos
  • Embarazo
  • Ictericia del recién nacido

La ictericia en los recién nacidos puede ser causada por varias razones diferentes, aunque a menudo es una consecuencia fisiológica normal del hígado del recién nacido que todavía es inmaduro. Aunque por lo general, en estas circunstancias es inofensivo, los recién nacidos con niveles excesivamente elevados de bilirrubina a causa de otros problemas médicos (ictericia patológica), pueden sufrir un daño cerebral devastador (kernicterus, también conocido como ictericia nuclear o encefalopatía neonatal bilirrubínica) si no se aborda el problema de fondo. La ictericia del recién nacido es la condición más común en los recién nacidos que requiere evaluación médica.

A continuación mostramos las causas más comunes de la ictericia del recién nacido:

  • Ictericia fisiológica: Generalmente, este tipo de ictericia se hace evidente en el segundo o en el tercer día de vida. Es la causa más común de ictericia del recién nacido y normalmente es una condición transitoria e inofensiva. Este tipo de ictericia es causada por la incapacidad del hígado inmaduro del recién nacido para procesar la bilirrubina que surge de la degradación acelerada de las células rojas de la sangre que tiene lugar a esta edad. A medida que el hígado del recién nacido madura, la ictericia desaparece de forma gradual.
  • Incompatibilidad materno-fetal de grupo sanguíneo (Rh, ABO): Esta forma de ictericia ocurre cuando hay una incompatibilidad entre los grupos sanguíneos de la madre y del feto. Esto conduce a un aumento de los niveles de bilirrubina por la descomposición de los glóbulos rojos (hemólisis) del feto.
  • Ictericia por la leche materna: Este tipo de ictericia se produce en los recién nacidos alimentados con leche materna y normalmente aparece al final de la primera semana de vida. Se cree que los responsables son ciertos productos químicos de la leche materna. Por lo general, se trata de un trastorno inofensivo que se resuelve de forma espontánea y las madres por lo general, no tienen que suspender la lactancia materna.
  • Ictericia por lactancia: Esta forma de ictericia ocurre cuando el lactante recién nacido no recibe la cantidad adecuada de leche materna. Puede ocurrir debido a una tardía o insuficiente producción de leche por parte de la madre o debido a una alimentación deficiente del recién nacido. Esta inadecuada ingesta de leche da lugar a la deshidratación y a la reducción de las deposiciones por parte del recién nacido, con una posterior disminución en el organismo de la bilirrubina por la excreción.
  • Cefalohematoma (una acumulación de sangre debajo del cuero cabelludo): A veces, durante el proceso del parto, el recién nacido puede sufrir una contusión o lesión en la cabeza, lo que provoca una acumulación o coagulación la sangre bajo el cuero cabelludo. Como la sangre se descompone de manera natural, puede dar lugar a elevados niveles repentinos de bilirrubina que pueden sobrepasar la capacidad del hígado inmaduro del recién nacido para su procesamiento, dando lugar a la ictericia.

La lista de los principales síntomas de la ictericia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los de la ictericia. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.

Estás sufriendo de una inflamación en los tobillos? Lo más probable es que usted puede tener tobillo hinchado, una condición común que se observa en muchos hombres y mujeres cada año.

Como su nombre lo indica, los tobillos hinchados es un síndrome clínico caracterizado por la inflamación en las piernas, especialmente los tobillos. Este trastorno puede afectar tobillo de una o ambas piernas. En algunas situaciones, las pantorrillas y los muslos también puede sufrir una inflamación.

La condición puede aparecer en jóvenes y viejos por igual. Usted puede encontrar los tobillos hinchados en los hombres como a las mujeres. Puede surgir una serie de problemas de salud. También puede ocurrir debido a varias complicaciones físicas y situaciones de estrés.

Tobillos hinchados surgir con un número de otros síntomas como:

Los tobillos y las piernas se hinchan región inferior en los pacientes con este síndrome. Es el síntoma más visible de las personas con este trastorno.

Los tobillos se hinchan generalmente en algún momento después de que el paciente se despierta en la mañana. La inflamación se agrava a medida que avanza el día.

En algunos casos, pequeños hoyos se forman sobre la superficie de la piel del tobillo. Este se forma cuando la persona que tiene los tobillos inflamados sufre de edema, una enfermedad que se caracteriza por la retención de líquido en los tejidos del cuerpo y las células y cavidades serosas. La retención a largo plazo de fluido en los tobillos provoca formación de picaduras en la piel. En la retención de líquidos inflamados tobillos es la causa subyacente importante.

Al presionar el área de la piel inflamada durante unos segundos se mostrará la sangría.

Si la hinchazón se produce debido a las tensiones o esguinces en el tobillo, los pacientes pueden experimentar dolor en la región inflamada. Dolor tobillos hinchados pueden causar dolor en el pie en los pacientes.

Qué causa la inflamación de los tobillos y los pies? Tobillos hinchados causas pueden ser:

En muchos pacientes con enfermedad de corazón hinchado los tobillos se encuentra que es una causa. Hinchazón de los tobillos puede ser un indicador de enfermedades del corazón.

En unos pocos casos de la enfermedad de hígado hinchado los tobillos puede ser la causa subyacente. Hinchazón del tobillo puede ser un síntoma de enfermedades hepáticas.

Las drogas, como bloqueador del canal de calcio, que se utilizan para curar la presión arterial alta puede causar efectos secundarios que incluyen los tobillos inflamados. En los pacientes con inflamación de los tobillos presión arterial alta es a menudo visto como un agente causal. Los esteroides y los antidepresivos también son vistas como causas de los tobillos hinchados. Estos medicamentos ensanchan los vasos sanguíneos pequeños que resultan en fugas de líquidos de los vasos a los tejidos. El líquido se recogieron alrededor de los tobillos y causar inflamación. También es una causa importante de inflamación de los tobillos.

Si el riñón deja de funcionar, inmediatamente se puede llevar a una acumulación de líquido en el cuerpo. Esto puede causar inflamación inmediata de las piernas.

Comer alimentos que contienen alto contenido de sal conduce a la retención de agua de alta. Esta es también una de las causas principales tobillo hinchado.

Los tobillos hinchados durante el embarazo es bastante común. Leve inflamación de los tobillos durante el embarazo es normal ya que los fluidos del cuerpo aumenta durante la maternidad para el mantenimiento tanto de la madre y el niño.

La tensión pre menstrual provoca cambios físicos y hormonales de otro tipo en el cuerpo. Esto lleva a muchos de los síntomas en las mujeres incluyen hinchazón de los tobillos.

Terapia de reemplazo hormonal conduce a la retención de cantidad en exceso de fluidos en el cuerpo. Las personas sometidas a terapia de reemplazo hormonal a menudo tienen tobillos inflamados debido a esto.

Anticonceptivos orales medicamentos dar lugar a efectos secundarios como la hinchazón del tobillo debido a la presencia de estrógeno en ellos.

5. CONDUCTA MARCADAMENTE HOSTIL:

a presentar como defensa a su personalidad en peligro una CONDUCTA AGRESIVA, como

6. REMORDIMIENTO PERSISTENTE:

produce un “remordimiento persistente”, lo hace reflexionar positivamente.

7. PERIODOS DE ABSTINENCIA TOTAL:

El remordimiento lo hacen reaccionar diciendo que tiene “fuerza de voluntad” y deja de

beber durante cortos o largos periodos, pero tarde o temprano vulva al ALCOHOL. Lograra

TRASTORNOS PSICOSOMATICOS , enfermedades inexplicables.

8. MODIFICA SUS HABITOS DE BEBER:

Se da cuenta que es posible prescindir del alcohol y empieza a formarse la idea de que su

fracaso en la bebida y comienza de nuevo a experimentar del licor blanco al de color, licor

fuerte ( 45 a 60 grados) a la cerveza o al vino ( 8 a 20 grados) el resultado siempre cae en la

toma la iniciativa para abandonar a sus amigos.

ne y cuando aumenta su forma de beber y trata de controlarlo, lo logra pe-

de que no puede vivir sin alcohol.

Hombres y mujeres tienen hoy más acceso que nunca a comprar bebidas alcohólicas y éstas están al alcance de cualquier bolsillo. La publicidad de alcohol muestra un mundo maravillosamente atractivo. El trago relaja, alegra, alivia angustias y cansancio: es la varita mágica para pasarlo bien y tener éxito.

También se asocia el tomarse un trago con celebraciones y situaciones agradables de la familia. El cóctel parece indispensable.

El ambiente huele a trago. Empiezan a tomar para ser aceptados en el grupo. No saben decir que no, son tímidos o inseguros, con baja autoestima y no se sienten valorados. O por sobreprotegidos, lo que no les permitió desarrollar habilidades para desenvolverse en un grupo. Y tal vez puede que lo hagan por simple curiosidad, por impulsivos

El tiempo de actividad del alcohol

La concentración de alcohol en la sangre varía según lo mucho o poco que se coma antes o mientras éste se ingiere. El peso del cuerpo también tiene importancia y también influye el tiempo que dura la ingestión.

El cuerpo se libera del alcohol sólo mediante la oxidación de éste, y la oxidación no se puede apresurar. Este proceso se realiza a un ritmo constante, que no se acelera con remedios caseros como café, una ducha fría o ejercicios físicos.

Con éstos, lo único que logrará, será convertir a un borracho adormecido en uno despierto.

Se calcula, que en una persona sana de 70 kilos la presencia de alcohol disminuye a razón de 0,10 gr/litro cada hora después de haber dejado de beber.

Pero tenga presente que ésta es una cifra promedio, que no necesariamente debe aplicarse a una u otro persona.

La “caña” sigue al otro día

Conocer cuáles son las fases de una borrachera:

¿Cuáles son las bebidas alcohólicas?

Las bebidas alcohólicas en general se clasifican en dos grupos:

A.- Las bebidas alcohólicas fermentadas, es decir trasforman el azúcar en alcohol.

B.- Bebidas alcohólicas destiladas, es decir, tras la fermentación se concentra el alcohol, consiguiendo una mayor graduación

Hablemos de la concentración de alcohol por bebida.

Si lo vemos por el lado de las calorías

Otros síntomas que se pueden experimentar en la última etapa de la insuficiencia hepática crónica, són la depresión, los temblores musculares e incluso las convulsiones.

La insuficiencia hepática crónica, en donde el deterioro de las funciones hepáticas se desarrollan lentamente, puede deberse a una grán cantidad de razones. El consumo excesivo de alcohol, es a menudo considerado, como la principal causa de la insuficiencia hepática crónica. Las infecciones virales, como la hepatitis B y la hepatitis C, causan un daño al hígado y pueden provocar la insuficiencia hepática crónica. Otros factores, que aumentan en grán medida el riesgo de la insuficiencia hepática crónica són: la desnutrición y las enfermedades, como la cirrosis y la hemocromatosis. Las causas de la insuficiencia hepática aguda incluyen la sobredosis del acetaminofén y las reacciones a ciertos medicamentos recetados.

Las opciones de tratamiento dependen totalmente de la causa. El tratamiento tiene como objetivo rescatar la parte del hígado, que no se ha dañado. El consumo del alcohol debe ser estrictamente evitado, ya que puede dañar más el hígado. En el caso de una insuficiencia hepática aguda, causada por una sobredosis de acetaminofeno, el tratamiento se administra para volver los efectos. Si esto no se puede lograr, se recomienda un trasplante de hígado, si la enfermedad hubiera alcanzado la etapa avanzada. A menudo, este procedimiento favorece el tratamiento de la insuficiencia hepática.

En general, una prueba de la función hepática, es una de las mejores maneras de confirmar, si este órgano de forma triangular, en efecto no funciona correctamente. Basándose en los resultados del examen, el médico obtendrá una idea clara acerca de que el hígado está funcionando correctamente. Con el fín de prevenir la insuficiencia hepática, el alcohol se debe beber con moderación y una persona debe ser inmunizada con la vacuna contra la hepatitis. Una persona también debe mantener una dieta nutritiva y se debe practicar una higiene adecuada, para prevenir las enfermedades.

Las enfermedades asociadas a trastornos en el hígado son muchas y con causas diversas; pero concentraremos la atención en los tres padecimientos principales y más comunes que pueden afectar a este órgano. Estas son las enfermedades más comunes del hígado.

En primer lugar la ictericia. En esta enfermedad la bilis se acumula en el torrente sanguíneo y los tejidos del cuerpo se tiñen de amarillo. El primer sitio en el que se nota es en la parte blanca de los ojos, pero con el tiempo todo el cuerpo se cubre de esta tonalidad, incluso puede ser visto en la orina y el sudor que llegan a tener un tinte amarillento. Esta enfermedad es causada generalmente por una de tres situaciones: a) puede ser una enfermedad hereditaria que además afecta al bazo; b) puede ser debido a cálculos biliares que obstruyen el conducto desde el hígado; y c) puede ser causada por una infección del hígado conocida como hepatitis.

La segunda enfermedad que puede dañar el hígado es la hepatitis. Es causada a menudo por un ataque viral, por los que el órgano se hincha causando un terrible dolor en el costado derecho del cuerpo. Tiene que pasar un largo periodo para que se note alguna recuperación; a pesar de que muchos pacientes se alivian por completo, no hay garantía de que esto se de en 100% de los casos. Los síntomas de la hepatitis tiene un inicio lento y por lo tanto, difícil para la detección temprana. Por lo general, se acompaña de fiebre, pérdida clara de apetito, vómitos y diarrea. La ictericia, como ya mencionamos, también ocurre con frecuencia debido a la hepatitis, es por ello que esta enfermedad exige la mejor y más oportuna atención médica.

La tercera enfermedad que se conoce comúnmente entre las que dañan al hígado es la cirrosis. A pesar de que es una de las enfermedades hepáticas más comunes, también es uno de las más mal entendidas. En ésta el hígado tiene una apariencia áspera, que se pensaba anteriormente que era el resultado directo del alcoholismo crónico. Como su causa sigue siendo un misterio, puede existir sin ser detectados por muchos años.

A veces, la inflamación del abdomen por una acumulación de fluidos acuosos dentro, este síntoma puede despertar la sospecha en el paciente de que algo anda mal. En otras ocasiones, vómito repentino en grandes cantidades mezclado con sangre de alguna vena rota en el estómago, puede ser también un indicio de la enfermedad.

En las últimas etapas de la cirrosis, la sangre no puede circular fácilmente por el hígado y se ve obligado a encontrar y construir nuevos canales a través del cual fluir; entonces se puede ver grandes venas en la superficie del abdomen y la piel que cubre la pared torácica de estos individuos. La cirrosis suele diagnosticarse después de que ha existido desde hace mucho tiempo, y entonces se considera incurable, pero los médicos generalmente pueden prolongar la vida cómoda a través de medicamentos, transfusiones de sangre, dieta y otras medidas.

Estas son las enfermedades más comunes del hígado, algunas pueden prevenirse.

DEFINICIÓN Y ETIOPATOGENIA Arriba

La principal vía de metabolización del alcohol etílico en el hígado, consiste en su oxidación a acetato. El acetaldehído, que es tóxico, es el metabolito intermediario. El daño hepático se desarrolla gradualmente:

1) esteatosis hepática alcohólica: daño hepático crónico con acúmulo de gotas de grasa en los hepatocitos

2) hepatitis alcohólica: lesiones inflamatorias y necróticas en el hígado

3) cirrosis hepática alcohólica.

Los estadios, aunque consecutivos, no están separados claramente entre sí y a veces se presentan simultáneamente. La predisposición genética tiene un papel significativo. Las mujeres son más susceptibles al daño hepático por alcohol, la dosis nociva es menor y el avance de la enfermedad es más rápido. En cuanto a las enfermedades hepáticas, se considera “segura” una dosis semanal de alcohol de 21 unidades de 8 g para hombres (lo que corresponde a

0,5 l de bebidas con alta graduación de alcohol) y para mujeres (según diferentes datos) 14, e incluso solo 7 unidades. Según publicaciones recientes el consumo de más de 40 g de alcohol al día de modo regular constituye un riesgo para enfermedad hepática alcohólica desde esteatosis a cirrosis.

CUADRO CLÍNICO E HISTORIA NATURAL Arriba

1. Esteatosis hepática alcohólica: a menudo cursa de forma asintomática, a veces con dolor en el hipocondrio derecho o en el epigastrio, o bien con hepatomegalia no dolorosa. Generalmente regresa lento, 4-6 semanas después de dejar de beber alcohol; en caso contrario evoluciona (en

35 % de los enfermos) hacia una hepatitis y cirrosis hepática.

2. Hepatitis alcohólica: síntomas de cansancio, náuseas, vómitos, pérdida de apetito, dolor en hipocondrio derecho, hepatomegalia y dolor a la palpación del hígado (en >80 %), ascitis (hasta

80 %), ictericia (>60 %), síntomas de encefalopatía hepática (

45 %), y fiebre (hasta 30 %). Para valorar la gravedad de la enfermedad se utiliza el índice de Maddrey FD = 4,6 × alargamiento de PT [en s] + concentración de bilirrubina [en mg/dl]. Un valor FD >32 indica un curso severo de la enfermedad. Después de suspender la ingesta de alcohol por completo, los síntomas desaparecen en un 70 % de los enfermos. La continuidad en el consumo de alcohol conlleva el desarrollo de una hepatitis crónica y de una cirrosis hepática.

3. Cirrosis hepática alcohólica: no es significativamente diferente de cirrosis de otra etiología. Los síntomas de hipogonadismo y de feminización son muy marcados. A menudo cursa con episodios de exacerbación causados por una hepatitis alcohólica.

1) análisis de sangre: en la esteatosis hepática hay aumento de la actividad de la GGTP, a veces también de la ALT y AST ( 60 %), alargamiento de TP, alteraciones electrolíticas (hiponatremia, hipopotasemia, hipomagnesemia, hipofosfatemia) y alcalosis respiratoria

2) hemograma de sangre periférica: en la esteatosis hay macrocitosis, en la hepatitis: leucocitosis con predominio de neutrófilos, anemia macrocítica (>2/3 de los enfermos), trombocitopenia.

2. Ecografía hepática: ecogenicidad aumentada.

3. Examen histológico de biopsia hepática (la biopsia raramente está indicada): esteatosis de gota gruesa en los hepatocitos, balonamiento de los hepatocitos y cuerpos de Mallory. En fases posteriores lesiones inflamatorias, necróticas y regeneración cirrótica.

La esteatosis hepática alcohólica se diagnostica a base de la anamnesis que indica consumo excesivo crónico de alcohol (en la valoración de la adicción son útiles los cuestionarios AUDIT y CAGE), una actividad de GGTP en suero aumentada y la ecogenicidad hepática aumentada en la ecografía. La hepatitis alcohólica se diagnostica cuando además está aumentada la actividad de ALT y AST (AST/ALT >2) y se han descartado hepatitis de otra etiología (lo que puede requerir biopsia). La cirrosis hepática se diagnostica por el cuadro clínico. Raramente es necesaria la biopsia hepática. Diagnóstico en la insuficiencia hepática aguda →cap. 7.13, Diagnóstico.

1) Otras causas de esteatosis hepática →cap. 7.11.

2) Hepatitis como en la hepatitis vírica crónica tipo B →cap. 7.2.

1. Abstinencia absoluta de alcohol (tratamiento de síndrome de abstinencia →cap. 22.6). La dieta pobre en grasa tiene un papel complementario. Además es necesario el tratamiento de la desnutrición proteico-calórica (35/40 kcal/d, proteína 1,2-1,5 g/kg/d) y de otros déficits nutricionales relacionados con el abuso de alcohol, más frecuentes los déficits de vitamina A, D, tiamina, ácido fólico, piridoxina y zinc.

2. Corregir las alteraciones electrolíticas presentes.

3. En hepatitis con un curso severo (encefalopatía hepática o FD >32) utilizar prednisolona VO 40 mg/d durante 4 semanas, luego reducir la dosis gradualmente durante 2-4 semanas. Si en 7 días no hay respuesta al tratamiento, valorado por un índice de Lille ≥0,56 (calculado a base de edad, tiempo de protrombina/INR y concentración de bilirrubina, creatinina y albúmina [http://www.lillemodel.com/score.asp?score=lillept]) o, simplificando, por un aumento de hiperbilirrubinemia → suspender los glucocorticoides. Valorar también el uso de pentoxifilina VO (400 mg 3 × d durante 4 semanas, eficacia incierta, se ha visto que no mejora sobrevida), sobre todo en caso de sepsis o contraindicaciones para la corticoterapia.

4. Tratar las complicaciones derivadas de la cirrosis e insuficiencia hepática →cap. 7.12.

Control periódico (cada 3-12 meses, dependiendo del estadio de daño hepático y del grado de abuso de alcohol) de parámetros bioquímicos de función hepática y dirigido a la detección de síntomas de hipertensión portal u otras complicaciones asociadas a la cirrosis hepática.


La persona con encefalopatía hepática puede mostrarse somnolienta, incapaz de concentrar la atención y con marcados cambios de personalidad. De base siempre existe una enfermedad hepática avanzada y generalmente un factor precipitante, como una infección.

Cuando Alberto (pseudónimo de un caso real) recibió tratamiento ya era muy tarde, su enfermedad hepática estaba muy avanzada.

Curiosamente, lo que llamó la atención no fue su color de piel, ni que se quejara de dolor en el abdomen, lo que en realidad llamó la atención fue su cambio de comportamiento.

Lamentablemente, es una etapa muy avanzada y difícir de salir de ella, aunque no imposible. El alcohólico puede rehabilitarse si el deterioro el deterioro físico, mental y social no son my graves. El alcohólico bebe desde por la mañana. Comienzan las intoxicaciones de alcohol prolongadas y baja la tolerancia. Requiere menos cantidad para intoxicarse. Se observa un marcado deterioro físico y mental. Sufre alucinaciones. Además, el enfermo alcohólico se aisla completamente.

El tratamiento del alcohólico consiste en la confrontación con la realidad, i.e, reconocer el problema del alcoholismo y aceptar la necesidad de ayuda. Es vital la asistencia psicológica, incluyendo la consejería, programas de rehabilitación y la consejería vocacional. La asistencia médica incluye la corrección de problemas de salud crónicos y medicación. Se puede prescribir drogas con el fin de reducir la incomodidad y nerviosidad durante la renuncia al alcohol.
Lo ideal es nunca comenzar. Para para prevenir el abuso del alcohol se recomienda un proceso de educación, que incuya literatura y seminarios. Además, es importante la modificación del comportamiento. Involúcrase en actividades recreativas y deportivas y consuma bebidas no alcohólicas en fiestas. Finalmente, serí bueno ser miembro activo de su comunidad en los esfuerzos para prevenir los problemas de alcoholismo, incluyendo aquellos educativos.

El tabaco y el humo contienen la droga adictiva conocida como nicotina, y una gran cantidad de otros químicos tóxicos y carcinogénicos. La nicotina es un tóxico muy peligroso que con frecuencia se emplea en insecticidas. Reprsenta una droga potente de tipo psicoactiva que afecta el cerebro y altera el humor y el comportamiento.
El humo del tabaco contiene brea, así como otro tóxicos, tales como el monoxido de carbono, formaldehido y benzeno. Cuando el humo se inhala, la nicotina llega al cerebro en cuestiones de segundos, donde actúa como un receptor altamente sensitivo que desencadeda una variedad de respuestas a traves de todo el cuerpo. En primera instancia, aumenta la frecuencia cardíaca y respiratoria. Ocurre una vasoconstricción de los vasos sanguíneos, la circulación periférica se reduce y aumenta la presión arterial. Los fumadores principiante pueden experimenmtar mareo, naúsea y dolor de cabeza. Luego de varios minutos, el fumador puede sentirse deprimido e irritable y tiene el deseo de fumar de nuevo. Ocurre la addición cuando continúa el uso del cigarrillo.
La nicotina puede trabajar como un estimulante o sedante, dependiendo de las circunatancia del fumador. Como un estimulante, la nicotina puede inducir en el fumado un efecto de percepción energética. Por el otro lado, pueda aumentar las ondas alfa en el cerebro y estimular la libreración de endorfinas, produciendo sentimientos de relajación.
El problema principal es el efecto a largo plazo del tabaquismo (véase Tabla 5-1). El fumar representa la causa principal conocida para el cáncer pulmonar y se encuentra vinculado con otros tipos de cáncer. Los fumadores poseen el riesgo de sufrir un ataque cardíaco durante la edad de 30 a 40 años en comparación con los no fumadores. En tre mayor sea la dosis del humo, mayor será el riesgo para una condción crónica incapacitante y degerativa.
Los fumadores de cigarros y de pipa poseen menores tasas de mortalidad que los fumadores de cigarrillo común, pero aún estan en alto riesgo. Posiblememte esto se deba a que los fumadores de cigarros y pipa comunmente inhalan menos humo, de manera que esto disminuye el riesgo. No obstante, el humo del cigarro y pipa pueden contener mayores tóxicos que el cigarrillo. Los fumadores de cigarros y pipas poseen una alto riesgo para el cácer en la región bucal, garganta y laringe en comparación con los fumadores de cigarrillo. Los fumadores de pipa poseen particularmente un alto riesgo de cáncer en los labios.
Todos los fumadores ocasionan la contaminación del aire. El fumador contamina el aire con el humo que éste exhala y con aquel que se produce directamente de la combustión que se produce en el extremo del cigarrillo, cigarro o pipa. La combinacin de estos dos formas contaminates del cigarrillo se conice como humo de "segunda mano". El humo que priviene directamente del cigarrillo es más peligroso que el humo que exhala el fumador debido a que contiene mayores concentraciiones de los 13 corcinógeno. En adición contiene nicotina, brea y monoxido de carbono. El monoxido de carbono se combina con la hemoglobina, lo cual reduce el transporte de oxígeno a través del sistema circulatorio. El enfisema, hipertensión y la bronquitis crónica hansido asociadas con grades dosis de cadmio (un carcinógeno).
El tabaco que se mastica contiene alrededor de siete veces más de nicotina que los cigarrillos. Debido a que este tabaco permaneces en la boca durante un periodo de tiempo prolongado, se absobe más nicotina. Esta forma de tabaco también contiene una mayor concentración de carcinógeno s en comparación con los cigarrillos.
Existe una tendencia sumamente peligrosa de complementar el fumar cigarrillos con alcohol, marijuana y otras drogas peligrosas.
A las personas no fumadoras que respiran el humo de "segunda mano" se les da el nombre de fumadores "pasivos" o "involuntarios". Esta población también puede sufrir una gran variedad de condiciones peligrosas. Las enfermedades que puede producir el humo del cigarrillo en el fumador pasivo incluyen el Cáncer pulmonar, condiciones cardíacas y otros disturbios
La EPA ("Environmental Protection Agency" o la Agencia Protectora Ambiental) publicó los resultados de un estudio concerniente a los efectos pulmonares del fumador pasivo (United States Environmental Protection Agency. Office of Research and Development. "Respiratory Health Effects of Passive Smoking: Lung Cancer and Other Disorders". Washington, D.C., December, 1992. Págs. 1-1 a 1-15). Es estudio reveló que la exposición al humo ambiental del tabaco representa un peligro potencial para la salud en adultos y niños. En los adultos, la exposición al humo ambiental del tabaco representa un carcinógeno pulmonar humano, responsable de aproximadamente 3,000 muertes por cáncer pulmonar anualmente en los Estados Unidos por parte de los no fumadores. Por otro lado, para los niños, la exposición al humo del tabaco se encuentra causalmente asociado con:
un aumento para el riesgo de infecciones en las vías respiratorias superiores, tales como bronquitis y neumonía. En adición, incremenmta la frecuencia de acumulación de líquido en el oído medio, síntomas de irritación en las vías respiratorias superiores, y una reducción pequeña, pero significante, en la función pulmonar. La exposición al humo del tabaco representa un factor de riesgo para la aparición de nuevos casos de asma en niños que no hayan previamente evidenciado síntomas.
Las personas que no fuman y que viven junto a fumadores tienen de 20-30 por ciento de mayor riesgo para morir de enfermedades del corazón en comparación con otras personas que no fuman (Raeburn, Paul. "Riesgoso al Corazón del Ajeno el Humo del Cigarrillo". The Association Press). Según el bioestadístico e investigador Stanton Glantz (Universidad de California, San Francisco) el fumar pasiva-mente causa 32,000 muertes por ataques cardíacos anualmente en Estados Unidos.

Los Efectos Detrimentales para la Salud de los Fumadores

  • Representa una de las primeras causas de muerte prevenibles
  • Representa uno de los principales comportamientos de riesgo que puede poricar cáncer en el pulmón, esófago, riñon, páncreas, cavidad oral, laringe, vegiga urinaria y leucemia.
  • Aumenta el riesgo para una ataque al corazón y para las enfermedes de las arterias coronarias.
  • Incrementa el riesgo de la aterosclerosis
  • El fumar representa un a;to riesgo para adquirir una diabletes tipo II (que surge en la edad adulta).
  • Eleva el riesgo para la úlceras estomacales.
  • Aumenta el riesgo de condiciones pulmonares, tales como asma, bronquitis y enfisema.
  • Para las embrazadas fumadoras, incrementa el riesgo de muerte infantir u otras complicaciones del futuro neonato.
  • Aumenta la suceptibilidad de enfermarse com mayor frecuencia en comparación con los no fumadores.
  • Cada cigarrillo que se fuma le resta un (1) minuto de vida al fumador.
  • Disminuye el colesterol bueno (HDL).

Delineamientos/Recomendaciones para dejar el Vicio del Tabaquismo

Efectos dañinos del tabaquismo. El tabaco es uno de los principales factores de riesgo para diversas enfermedades y la muerte prematura. Además, el tabaco es una de las drogas que crean mayor dependencia. Sabemos que el fumar causa cáncer de los pulmones. También aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, infarto y enfisema. Los cigarrillos, los cigarros, la pipa, el rapé y el tabaco de mascar matan a más de 400,000 personas en Norteamérica cada año. En el tabaco se han encontrado más de 3,000 componentes químicos. Los más importantes por sus efectos son:

  • Nicotina: Representa el constituyente principal que convierte el tabaco en droga.
  • Alquitranes: Constituyen los agentes cancerígenos del tabaco.
  • Monoxido de carbono: Provoca trastornos nerviosos y circulatorios.
Estas sustancias, de forma directa o indirecta, pueden llegar a producir una serie de trastornos, tales como:
  • Cancer del pulmón: La persona que fuma 20 cigarrillos al día, posee 19 veces mayor probabilidad de contraer dicha condición en comparación con los no fumadores.
  • Bronquitis: El 95% de los bronquíticos son fumadores.
  • Infarto al miocardio (corazón): Los fumadores poseen alrededor de 6 veces más probabilidades de contraer dicha condición en comparación con los no fumadores.
  • Ulcera gastro-duodenal: Esto se debe a que el humo de los cigarrillos altera el equilibrio entre las secreciones ácida y alcalina del estomago.
  • Aumento en la presión arterial.
  • Disminución en el impulso sexual.
  • Disminución de la visión y los reflejos.
El tabaquismo produce también los siguientes efectos perjudiciales a la salud:
  • Recuperación lenta: Los fumadores tardan más en recuperarse después de una lesión o cirugía, porque sus heridas y huesos sanan más lentamente. También están más propensos a las complicaciones después de una operación, como la neumonía (por la debilidad de sus pulmones), debiendo quedarse más tiempo en el hospital.
  • Problemas de los ojos: Fumar duplica el riesgo de cataratas, la causa principal de ceguera en todo el mundo. Las cataratas nublan el lente del ojo, siendo necesaria una operación para restablecer la vista.
  • Dificultad de retención de la orina: Se ha demostrado que fumar tabaco aumenta el riesgo de un problema médico particularmente molesto llamado "incontinencia".
  • Dolor de espalda: Al reducir el suministro de oxígeno y nutrientes a los discos que amortiguan la columna, fumar cigarrillos puede deteriorar esos discos (y cuadruplicar el riesgo de tener dolores de espalda. La tos del fumador puede en realidad producir un ataque de dolor de espalda.
  • Arrugas profundas: Los fumadores parecen ser mayores de la edad que tienen. Un estudio reciente ha confirmado que fumar cigarrillos efectivamente acelera el arrugamiento de la piel.
  • Menor eficacia de los medicamentos: Fumar puede interferir con la acción de una gran variedad de medicamentos (incluso de vitamina C) reduciendo su eficacia.
  • Cáncer de la sangre: Fumar aumenta el riesgo del cáncer de los pulmones, de la boca, garganta, laringe, pecho, vegiga, páncreas, hígado, riñones y útero. Estudios recientes revelan, también que el fumar ocasiona leucemia (cáncer de los glóbulos blancos).
  • Presión arterial: Para la mayoría de las personas, la presión arterial aumenta en reacción a la ligera ansiedad que les produce el hacerla medir. En cambio, en el caso de los fumadores, la presión baja (temporeramente) cuando se la miden. Por lo tanto, las lecturas de la presión en los fumadores subestiman los verdaderos niveles que, en realidad, tienden a ser altos.
  • Dolor de pecho: Fumar cigarrillos no sólo constituye el mayor y único factor de riesgo para las enfermedades de corazón, sino que nuevos resultados sugieren que también puede insensibilizar el sistema nervioso, siendo más dificil darse cuenta del dolor de pecho, o angina, una señal de alarma importante de una enfermedad cardíaca.
  • Contracción de las arterias: Las hormonas sexuales en las mujeres normalmente las protegen contra las enfermedades cardíacas antes de la menopausa. Pero, cuando usan tabaco esta gran ventaja "se esfuma". En un estudio reciente se ha descubierto que las mujeres que fuman están sujetas a un alto riesgo de espasmos de las coronarias, o sea, contracción de las arterias del corazón. Si no se trata, este espasmo puede producir un ataque cardíaco (o incluso la muerte).
Las Recompensas de Abandnar el Hábito del Tabaquismo

Nunca es tarde para dejar de fumar. Los beneficios del abandono del hábito de fumar son evidentes desde el momento en que una persona deja dicho vicio. Cuando el fumador dicide alejarse de este peligro hábito, se reducen los riegos para contraer enfermedades del corazón, infartos/ataque cardíacos, bronquitis, enfisema y diversos tipos de cáncer. Puede ser algo dificil los primeros días de no fumar. Ciertamente, aparecen varios síntomas, tales como nerviosismo, fuerte deseo de tabaco, más apetito y más tos que de costumbre.Trate de no frustarse, y piense en los beneficios que se están produciendo en su organismo. Veamos algunos de estos beneficios:

  • Veinte minutos después de la última bocanada, la presión arterial comenzará a bajar hacia un nivel normal, y la circulación en las manos y los pies mejorará.
  • Ocho horas más tarde, el nivel de oxígeno en la sangre habrá subido de vuelta a lo normal, el del anhídrido carbónico habrá bajado.
  • Dentro de las doce horas después de haber fumado el último cigarrillo, su cuerpo comienza a curarse a sí mismo. Los niveles de monoxido de carbono y nicotina en el sistema declinarán rápidamente y el corazón y los pulmones empezarán a reparar los daños causados por el humo de los cigarrillos.
  • En pocos días usted va a advertir cambios notables en su cuerpo. Sus sentidos del olfato y del gusto retornarán. La tos de fumador desaparecerá. El sistema digestivo volverá a la normalidad. Lo que es más importante, usted se sentirá verdaderamente vivo, despejado, lleno de fuerza y energía. Podrá subir una cuesta o las escaleras sin resollar o marearse y se hallará libre del desorden, el mal olor, la inconveniencia, el gasto y la dependencia de los cigarrillos. Un día después comenzará a reducirse el riesgo de un ataque cardíaco.A los tres días de haber dejado de fumar, la respiración será más fácil. El organismo estará desintoxicado de nicotina. El gusto y el olfato serán más afinados.
  • Al mes de una vida libre de tabaco, el ex-fumador se sentirá con más energía.
  • Beneficios a largo plazo. Ahora que ha dejado de fumar, usted ha añadido un número de días saludables y productivos a cada año de su vida. Lo que es aún más importante, usted ha aumentado sobremanera las posibilidades de vivir una larga vida. ha reducido de manera significativa los riesgos de morir a causa de enfermedades del corazón, ataques cardíacos, bronquitis crónica, enfisema y cáncer. Diez años después, el riesgo de morir de cáncer del pulmón será prácticamente igual al de una persona que nunca ha fumado.
  • Síntomas de restablecimiento: Al comenzar a sanearse su cuerpo, es posible que en vez de sentirse mejor, usted se sienta peor. Estos síntomas de privación son en realidad señales de su restablecimiento. Inmediatamente después de dejar el hábito, muchos ex-fumadores experimentan "síntomas de restablecimiento", tales como el aumento temporal del peso corporal causado por la retención de líquidos, irregularidad en los latidos cardíacos y la irritación de las encías o la lengua. Además, es posible que se sienta un poco nervioso o de un humor peor que lo acostumbrado. Se debe comprender que estos efectos son pasajeros y que señalan el comienzo de una vida más saludable para usted. Sencillamente, dejar de fumar es la mejor medicina preventiva.
Guías para Abandonar el Hábito de Fumar

A continuación diez maneras para dejar de fumar ahora mismo:

  • Haga una lista de los motivos por los cuales quiere dejar de fumar, para fortalecer su decisión de abandonar el hábito.
  • Fíjese cuándo y por qué busca un cigarrillo. Trate depensar en otras cosas que podría hacer en su lugar. Esto le ayudará a resistir la tentación de fumar.
  • Hable con su médico sobre la posibilidad de un parche de nicotina: Una alternativa más reciente utilizada como método para dejar de fumar es suministrar nicotina, ya sea a través de goma de mascar o de parchos transcutáneos. Estos productos disminuyen la urgencia que sienten los fumadores cuando los niveles de nicotina en la sangre bajan.
  • Escoja una fecha para dejar de fumar definitivamente.
  • Pida a sus colegas, amigas y familiares que imiten su decisión ese día.
  • Haga todos los esfuerzos por superar los primeros días, que son siempre los más dificiles.
  • Mantenga su boca ocupada con chicle sin azúcar y bocadillos saludables.
  • Manténgase alejado de lugares que lo tienen reservado para fumar.
  • Haga ejercicios estra para mantenerse tranquilo y evita aumentar de peso.
  • Cómprese un regalo con todo el dinero que ya no gastan cigarrillos.
Desde otro enfoque, se describe un método sistemáticp para abandonar el cigarrillo. Cuando se tiene la intensión de dejar de fumar:
  • Busque a alguien que también quiera hacerlo:
  • Apuéstese a un amigo o amiga que uted puede dejar de fumar para la fecha elegida. Todos los días separe una cantidad de dinero igual a la que gasta en cigarrillos, y páguela como multa a quien tomó la apuesta si usted fuma. Invite a su cónyuge o a un amigo a que deje de fumar al mismo tiempo.
  • Cambie de marcas: Compre una marca que no le guste. Dos semanas antes de la fecha clave, cambie a una marca que tenga bajo contenido de alquitrán. Esto le ayudará a reducir la dependencia física que tiene de los cigarrillos.
  • Fume menos cigarrillos: Fume la mitad de cada cigarrillo. Cada día postergue por una hora el momento de encender el primer cigarrillo.Decida fumar solamente durante las horas pares o impares. Tome la decisión de antemano cuántos cigarrillos va a fumar al día. Por cada cigarrillo extra que fume, done un dólar a alguna institución de caridad. No fume inmediátamente al sentir deseos. Espere unos minutos y durante ese tiempo, haga algo diferente de lo que estaba haciendo o, inicie un conversación con alguien.. No compre cigarrillos por caja. Espere a que se le termine una cajetilla antes de comprar otra. No lleve cigarrillos con usted en la casa o en el trabajo. Póngalos donde sean difíciles de alcanzar. Finaslmente, fume solamente bajo circunstancias que resulten un poco desagradables. Por ejemplo: si le gusta fumar en compañia, fume solo. Para romper con el hábito automático, tome nota de cada cigarrillo que fuma, usando la otra mano o poniédolos en un lugar desusado o en bolsillo diferente.
En los próximos párrfos se discutirá un diseño de un programa para dejar de fumar en cuatro semanas. Este plan es indicativo cuando se está a punto de dejar de fumar:
  • Primera semana: Haga una lista de las razones positivas por las cuales desea alejare definitivamente del vicio de fumar hábito. Lea dicha lista diariamente. Envuelva su cajetilla de cigarrillos en un papel sujetado con una goma. Cada vez que fume, anote la hora del día, lo que está haciendo, cómo se siente, y qué importancia tiene para usted ese cigarrillo, en la escala del 1 al 5. Envuelva nuevamente los cigarrillos.
  • Segunda semana: Continúe leyendo a diarios su lista de razónes y añada otras si es posible. No lleve fósforos y mantenga los cigarrillos lejos de su alcance. Todos los días trate de fumar menos cigarrillos, eliminando los más o los menos importantes (según funcione para usted).
  • Tercera semana: Continúe las instrucciones de la segunda semana. No compre una nueva cajetilla hasta que termine la que está usando, ni compre nunca los cigarrillos por caja. Cambie de marca dos veces durante la semana, cada vez escogiendo una marca más baja en alquitrán y nicotina Alguna vez durante la semana trate de dejar de fumar por 48 horas.
  • Cuarta semana: Siga con lo anterior. Aumente su actividad física. Evite situaciones que usted asocia con el fumar. Halle algo que sustituya a los cigarrillos. Cada vez que le den ganas de fumar, haga ejercicios de respiración profunda (véase Capítulo 4).
Inmediátamente después de dejar de fumar, evita la tentación, forme nuesvos hábitos y celebre el progreso. Cuando las ganas lo vuelvan loco:
  • Tenga sustitutos a mano para llevarse a la boca: Por ejemplo: zanahorias, pepinillos encurtados, nueces, manzanas, apio, goma de mascar sin azúcar, entre otros.
  • Respire profundamente diez veces, la última vez aguantando la respiración mientras prende un fósforo. Hágase de cuenta que es un cigarrillo, y aplástelo en un cenicero.
  • Si es posible, dese un baño o una ducha.
  • Aprenda a relajarse rápida y profundamente: Afloje los músculos mientras visualiza una situación agradable y serena y escápese de la realidad por un momento. Concéntrese nada más que en esa imagen serena.
  • Prenda una varita de incienso o una vela en vez de un cigarrillo.
  • No tolere el pensamiento de que "uno no le va hacer daño".
La Cafeína y la Salud

En la actualidad, la cafeína representa la droga más codiciada por las personas. La cafeína es un estimulante, es decir, estimula el sistema nervioso central, lo cual induce inquietud/nerviosismo, demora de la fatiga y un alto estado de alerta mental. Posiblemente esto sea una de las razones porqué muchas persona ingieren café al levantarse por la mañana. Ya sea en el café, té, en las gaseosas de colas (refrescos carbonatados), en la cocoa, o nueces de cola (vease Tabla 6-3) esta sustancia es consumida en grandes cantidades. Muchos medicamentos de contador (no prescritos) contienen cafeína (vease Tabla 6-4). En Puerto Rico, el consumo de esta droga es mayor debido a la forma en que se confecciona nuestro café, el cual se prepara mucho más concentrado (particularmente si es expreso) al comparase con otros países (ejemplo: Estados Unidos continentales). Consencuentemente, la gente ha adquirido una adicción a esta sustancia. Para poder saber si se posee una adicción a la cafeína, simplemente no consuma nada de cafeína por uno o dos días y registre si aparecen los siguientes síntomas: dolores de cabeza, nerviosismo, náuseas u otros que experimente. De esto ser positivo, es decir, de aparecer uno o más de éstos síntomas luego de haber dejado de ingerir cafeína, es muy probable que usted sea adicto a esta sustancia. Desde una
perspectiva global, la cafeína aumenta la frecuencia cardíaca, secreciones digestivas, frecuencia respiratoria, tasa metabólica (metabolismo en reposo o cantidad de energía que require el cuerpo para mantener funcionando los órganos del cuerpo durante el reposo), y el volumen de orina que el
organismo elimina (lo que se conoce como diuresis). Pero no todo es mala noticia. Por ejemplo, el consumo de café luego de una comida coopera en el proceso digestivo de los alimentos. Además,
el consumo de cafeína puede ayudar a respirar mejor los asmáticos. En adicción, todavía no se ha evidenciado científicamente que la cafeína sea considerada como un factor de riesgo principal para las enfermedades del corazón. Más aún, no existe una relación científica convincente entre el consumo de cafeína y el cancer. Aún se investiga si el cancer de la vejiga puede ser ocasionado por la cafeína. No obstante, siempre existen riesgos para que se afecte negativamente la salud al
consumir cafeína diariamente. Los posibles efectos fisiológicos perjudiciales (alternaciones en las funciones normales de los órganos que constituyen el cuerpo humano) agudos (a corto plazo o inmediátos) y crónicos (a largo plazo) de esta sustancia serán descritos a continuación.

Los Efectos Negativos de la Cafeína al Organismo

Existen varios peligros asociados con la ingesta regular de cafeína. En los próximos párrafos habra de ser descrito el efecto dañino de la cafeína sobre el cuerpo humano durante los siguientes estados: 1) en el momento en que uno ingiere cafeína (efecto agudo), y 2) cuando dicho consumo es constante y regular, lo cual puede originar a largo plazo (efecto crónico) ciertas condiciones patológicas (enfermedades). Es importante aclarar que estos efectos varían de persona en persona
(variabilidad biológica), y que muchos de estas consecuencias aún se encuentran bajo investigación, particularmente los efectos crónicos.

Contenido de Cafeína en el Café, Té, Cocoa y Varias Bebidas Carbonatadas

E l abuso de alcohol y tabaco en adolescentes y jóvenes, unido a la precocidad en las relaciones sexuales ha hecho que su repercusión en el embarazo, conocida desde hace más de tres décadas, sea hoy mucho más importante que en tiempos pasados. Aunque muchos de los efectos de estas drogas, legalmente permitidas, pero no por eso menos dañinas para la salud, son conocidos por la ciudadanía, sus efectos sobre el feto y recién nacido normalmente se olvidan con más facilidad. La exposición a drogas tanto lícitas (alcohol y tabaco) como ilícitas (cocaína, narcóticos y opiáceos) es una de las principales causas previsibles de alteración en el desarrollo de los lactantes por causas ambientales. El objetivo de este artículo es resumir la afectación fetal por el tabaco y alcohol, ya que cuanto más se conozcan sus efectos dañinos sobre el recién nacido más sensibilizados estaremos para prevenir esos daños.

El alcohol es mucho más lesivo para el recién nacido que el tabaco, por ello nuestra dedicación a los efectos nocivos del alcohol será el grueso del presente artículo, haciendo posteriormente una breve referencia a los efectos del tabaco, finalizando con un comentario resumen en el que intentaremos reflejar las principales ideas comentadas en el presente texto.


EFECTOS DEL ALCOHOL SOBRE EL RECIEN NACIDO

En 1967 Lemoine y colaboradores describieron las anomalías observadas en hijos de madres alcohólicas; posteriormente, en 1973, Jones, Smith y colaboradores las denominaron síndrome alcohólico fetal (SAF). Las principales características observadas en los niños con SAF son las siguientes: En el 50 a 80% hubo retraso del crecimiento intrauterino, microcefalia, apertura palpebral estrecha, nariz corta y respingona, mandíbula hipoplásica y labio superior fino. También se ha asociado a cardiopatías congénitas, anomalías en extremidades y en la columna vertebral.

2 - Efectos sobre el cerebro.

El efecto del alcohol sobre el cerebro fetal en formación es mucho más nocivo que el efecto sobre el cerebro del adulto. Al perturbarse el cerebro durante un período crítico del desarrollo, se produce una malformación básica en el mismo, al impedirse que las funciones del cerebro sigan sus programas de desarrollo normales. Se puede producir retraso mental en el 80-90% de los niños, observándose en esos niños atrofia cerebral y disminución de las circunvoluciones cerebrales. También pueden presentar problemas del comportamiento diversos, como irritabilidad en el lactante, hiperactividad en el niño y transtornos psicosociales en el adulto. En estudios experimentales en ratas, se ha observado que las que habían sufrido administración de alcohol durante su período fetal no respondían al condicionamiento operante como las ratas que no habían estado bajo el efecto del alcohol.

3- Cantidad de alcohol necesaria para producir las anomalías.

Los efectos teratógenos del alcohol muestran una relación estrecha con la cronología de la ingestión y con el volumen de la misma. La exposición al alcohol en el primer trimestre tiene relación con las anomalías somáticas a nivel de la cara y de las órbitas oculares, durante el segundo y tercer trimestre con el retraso del crecimiento, microcefalia, por disminución del crecimiento cerebral y alteraciones neuroconductuales. A pesar de que las anomalías congénitas producidas por el alcohol sólo se relacionan con consumos intensos del mismo, no existe un volumen seguro por debajo del cual se puede garantizar la ausencia de repercusión en el feto. Este volumen seguro podría ser diferente para unas y otras mujeres. Se considera que con la ingesta diaria de 90 ml de etanol, el 40% de los fetos sufre SAF, entre 60 y 90 ml ocurre en el 20% y entre 30 y 60, en el 10%. Para tener una relación de los ml de etanol con bebidas habitaulmente consumidas hay que tener en cuenta que 23 ml de etanol equivale a 360 de cerveza, a 100-150 de vino y a 45 de licor.


EFECTO DEL TABACO SOBRE EL RECIEN NACIDO

El efecto de la exposición a cigarrillos sobre el feto en desarrollo parece ser subestimado, al menos en la opinión pública.

Según diversos estudios, la mayoría de las mujeres tienen dificultades para abstenerse del consumo del tabaco durante todo el embarazo y rara vez lo logran. La incidencia de tabaquismo en el embarazo es muy elevada; según cifras de EEUU, el 30% de los niños nacen de madres fumadoras y durante el período neonatal, la mitad de los niños están expuestos en su domicilio al humo del tabaco. La nicotina y otros elementos inhalados del humo del tabaco tienen efectos nocivos sobre el feto en desarrollo, en especial sobre el crecimiento fetal, habiéndose notificado mayor número de complicaciones perinatales en madres fumadoras: aborto espontáneo, desprendimiento prematuro de placenta, placenta previa y bajo peso al nacimiento (los niños nacidos de madres fumadoras pesan, un promedio, de 200 gramos menos).

Pero no sólo afecta al crecimiento del organismo, también se han observado efectos nocivos sobre el crecimiento del cerebro. A nivel cerebral se han visto alteraciones en los neurotransmisores cerebrales, aunque la investigación sobre estos aspectos está comenzando en este momento, por lo que en un futuro se conocerán mejor los efectos de la nicotina sobre la estructura del cerebro y su funcionalidad.

Se ha demostrado, asimismo, que el tabaquismo se acompaña de un aumento síndrome de muerte súbita del lactante (muertes inexplicadas de niños entre 1 y 6 meses de vida y en los que, los estudios realizados tras la muerte, no logran averiguar la causa de la misma). El aumento de la incidencia se debe tanto al tabaquismo en el embarazo como al tabaquismo en la lactancia. El profesor Gilbert-Barness, en una serie de recomendaciones para prevenir la muerte súbita del lactante, uno de los consejos, dice lo siguiente: no se debe fumar durante el embarazo y ni se debe consentir que se fume en casa después del nacimiento del niño.

El alcohol es la causa externa evitable más importante de retraso mental en el niño y el tabaco es la causa evitable más importante de problemas durante el embarazo, abortos y partos prematuros.

Las mujeres que deciden tener un hijo deben conocer que deben evitar el consumo de bebidas alcohólicas ya que su consumo puede ocasionar retraso mental y defectos congénitos. Aunque su efecto no es tan importante como el del alcohol deben conocer los perjuicios que el tabaco puede causar a nivel del crecimiento del recién nacido, así como su papel en la mayor incidencia en la muerte súbita del lactante en los primeros meses de vida.

Es un deber de los responsables de la salud tratar de evitar todas las posibles causas previsibles de retraso mental, como son el alcohol y tabaco tomados durante el embarazo, con campañas publicitarias e información adecuadas a la población en general y más concretamente a las mujeres embarazadas y a las jóvenes en edad de procrear.

  • Bell GL, Lau K. Problemas perinatales y neonatales por abuso de sustancias. Clin Pediatr Nort America 1995, 2:247-266.
  • Byrd RS, Howard CR. Childrenґs passive and prenatal exposure to cigarrette smoke. Pediatr Annals 1995: 24(12): 644-645
  • Cruz M, Bosch J. Síndromes Pediatricos. Barcelona, Espaxs Publicaciones Médicas1998, 534-535
  • Eyler FD, Behnke M. Desarrollo temprano en lactantes con exposición a drogas. Clin Perinatol 1999; 1: 105-149
  • Gilbert-Barness E, Barness LA. Causa de muerte súbita: їsíndrome o algo más?. Contemporary Pediatrics 1992; 2:295
  • Jones KL, Smith DW, UllelandCN y cols. Pattern of malformation in offspring of chronic alcoholic mothers. The Lancet 1973, 1267-1271.
  • Lemoine P, Harrousseau H, Borteyru JP y cols. Les infants des parents alcoholiques: anomalies observées. A propos de 127 cas. Arch Fr Pediatr 1967; 25: 830-832.
  • Malanga CJ, Kosofsky BE. Mecanismos de acción de las drogas sobre el cerebro fetal en desarrollo. Clin Perinatol 1999; 1: 17-36.
  • Mitchell EA. Ford RP, Steward AW. Habito de fumar y síndrome de muerte súbita del lactante. Pediatrics (ed Esp) 1993;35:266-269.
Dr. Xabier Hernandorena (Hospital de Baiona) y
Dr. Pedro Gorrotxategi (Centro de Salud de Beraun)

Artículo publicado en Addictus núm. 1,
marzo-abril de 1994.
ISSN 1405-6569

Dr. José Antonio Elizondo López

Desde tiempos inmemoriales, cuando el hombre nómada trocó la lanza de cazador por el arado que lo convirtió en sedentario, la raza humana descubrió que la fermentación de un buen número de los vegetales que cosechaba producía una sustancia agradable al paladar y agradable a la mente, a la que le dio la denominación de alcohol. Y este alcohol fue domesticado por el hombre y lo introdujo en sus casas, en sus costumbres, en sus ritos y en sus comidas. Y he aquí que este alcohol empezó a atrapar las mentes de algunos —que no de todos— que lo consumían y dio lugar a la destrucción de sus familias, de sus cosechas, de su prestigio y de sus vidas. A partir de entonces, la humanidad se ha tornado ambivalente ante el alcohol, al que por un lado aprecia como esa sustancia maravillosa que lo relaja, desinhibe y le permite olvidar sus penas, y por otro lo considera ese terrible fantasma que destruye familias, provoca crímenes y mata a la gente. Pero realmente, qué es el alcoholismo.

Empecemos por la definición y después haremos un pormenorizado análisis de esta definición para que el lector pueda comprender integralmente el fenómeno y no le quede ninguna duda.

Lo que dice la OMS
Ahora, desmenuzaremos y analizaremos exhaustivamente esta definición.

El alcoholismo es una enfermedad crónica, de desarrollo insidioso y evolución progresiva, que se caracteriza por la incapacidad de la persona para controlar su manera de beber, lo que da lugar a que en la mayor parte de las ocasiones el afectado lo haga en forma excesiva y desarrolle problemas en su salud, su familia, su trabajo y en su relación con la sociedad en general. Esta pérdida de control es consecuencia de una dependencia psíquica y física al alcohol que el individuo ha desarrollado por consumirlo en forma frecuente y excesiva durante cierto tiempo y por una predisposición, genéticamente determinada, para la adicción a sustancias.

El alcoholismo antes que nada es una enfermedad: el comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (oms) en el año de 1953 le dio esta categoría, pues reúne los requisitos de un padecimiento humano que puede ser identificado, diferenciado de otros, diagnosticado, pronosticado, tratado, rehabilitado y prevenido dentro de los principios fundamentales del modelo médico.

Apellidos del alcoholismo
Ya fundamentado el porqué el alcoholismo es una enfermedad, pasaremos a abordar su carácter de crónica. No es válido hablar, como se consigna en algunos textos, de Alcoholismo Agudo y Alcoholismo Crónico. No existe el alcoholismo agudo y hablar de alcoholismo crónico es un pleonasmo, pues la sola mención del término alcoholismo lleva implícita su carácter de trastorno crónico. El mal llamado Alcoholismo Agudo se refiere a la intoxicación etílica aguda o borrachera y es importante no confundir estos términos.

El borracho
La borrachera es una intoxicación por consumo excesivo de alcohol. Es cuando una persona llega al estado de ebriedad. Es un cuadro agudo, es decir, una complicación transitoria que tiene unas horas de duración, después de las cuales la persona se restablece completamente.

Los síntomas son similares a una gripe, aunque la piel y los ojos se ponen amarillos, lo que se conoce como ictericia por acumulación de bilirrubina. Otras manifestaciones incluyen: fatiga, pérdida del apetito, náuseas y vómitos, fiebre no muy alta, heces pálida y orinas oscuras, prurito o picazón en todo el cuerpo además de dolor en zona del hígado por agrandamiento del mismo.

Aunque existe una vacuna para la prevención de la enfermedad, no existe tratamiento específico para la hepatitis A, se recomienda reposo, abstinencia alcohólica, comida baja en grasa y medidas generales. Su recuperación total es de 3 a 6 meses.

La Hepatitis B es la inflamación del hígado producida por el virus de la hepatitis B, el cual se transmite a través del contacto con la sangre, el semen u otro líquido corporal de una persona infectada.

Se puede contraer la hepatitis B mediante las relaciones sexuales sin protección, por lo cual se le considera como una enfermedad de transmisión sexual; al compartir agujas para inyectarse drogas; al realizarse tatuajes o colocarse peersings con instrumentos sucios y contaminados; al pincharse con agujas accidentalmente en personal sanitario; al compartir cepillos de dientes y máquinas de afeitar; mediante el uso de hojillas contaminadas en peluquerías, además de transmitirse de la madre al feto durante el parto o a través de la leche materna. Los síntomas son iguales a la hepatitis A. Sin embargo algunas personas tienen la enfermedad y no presentan ningún síntoma.

La hepatitis B puede ser peligrosa, debido a que tiene un curso crónico de larga evolución, además de existir el estado de portador, aumentando extraordinariamente la transmisión.

Si la enfermedad no se descubre a tiempo y no se instala tratamiento temprano puede desencadenar en cirrosis hepática, además de su asociación a la aparición de cáncer de hígado.

Actualmente se cuenta con una vacuna para su prevención en 3 dosis.

La Hepatitis C es la inflamación del Hígado causada por el virus de la hepatitis C, el cual se transmite por medio del contacto de la sangre de una persona infectada con la sangre de una persona sana, de allí que se puede contraer la hepatitis C, mediante transfusiones de sangre, compartir agujas en la drogadicción, con pinchazos accidentales con agujas contaminadas en personal sanitario, mediante las relaciones sexuales, ser nacidos de madre con hepatitis C y en menor frecuencia en la realización de tatuajes y perforaciones corporales.

Antes del año 1992 no se podía detectar el virus de la hepatitis C en la sangre, por lo que aconsejan los especialistas que, si recibió transfusión de sangre antes de esa fecha, debería realizarse un examen para descartar hepatitis C.

Los síntomas son comunes a las otras hepatitis virales.

La hepatitis C puede causar una enfermedad grave de larga duración y es la principal causa de transplante de hígado en el mundo, no existe tratamiento ni vacuna para eliminar el virus, solo algunos medicamentos con bajos porcentaje de efectividad.

Cómo prevenir las hepatitis virales
La transmisión del virus de la hepatitis se puede prevenir evitando el consumo de aguas y alimentos que tengan riesgo de estar contaminados; por lo cual, es aconsejable hervir el agua, evitar en lo posible las comidas ambulantes, lavarse las manos y difundir la cultura de hacerlo después de ir al baño, así como una limpieza minuciosa de algún contacto con sangre, heces o cualquier líquido corporal de personas infectadas.

– Vacunación contra la Hepatitis A en personas de riesgo como viajeros a zonas de alta incidencia, los involucrados en relaciones sexuales anales.

– Realizar el sexo con preservativo como mecanismo común de protección para todas la hepatitis virales.

– Evite el consumo de drogas pero, si ya lo hace, no comparta agujas.

– Uso de guantes para el personal sanitario o cualquiera que manipules líquidos corporales; no compartir cepillos de dientes ni afeitadoras; exija en las peluquerías el uso de hojillas nuevas; cuidado con los tatuajes y peersings; vacunación contar la hepatitis B.

La enfermedad hepática alcohólica es una inflamación del hígado provocada por el consumo excesivo de alcohol, usualmente por tiempo prolongado, siendo directamente proporcional la duración y cantidad del consumo de alcohol a la probabilidad de desarrollar enfermedad del hígado; sin embargo, puede ocurrir una hepatitis alcohólica aguda, la cual puede ser mortal si es severa. Este tipo de enfermedad no afecta a todos los bebedores y se piensa que las mujeres son más susceptibles de padecerla, no siendo necesario el embriagarse para sufrir la enfermedad, solo el consumo es necesario como causa para sufrir enfermedad hepática alcohólica.

La evolución natural de la enfermedad comienza con una hepatitis, la cual progresa a hígado graso, luego a cirrosis hepática, daño cerebral conocido como encefalopatía alcohólica, hipertensión portal o presión alta en el hígado, coma y muerte. Durante el desarrollo de la enfermedad hepática alcohólica se puede presentar síntomas comunes de hepatitis, retención de líquidos en el abdomen y a veces generalizado, vómitos de sangre, alucinaciones confusión, alteraciones del juicio etc.

El tratamiento debe ser multidisciplinario, tratar el daño hepático y sus consecuencias y tratar la adicción al alcohol.

Píldoras de su médico
* En personas obesas, diabéticas y niveles altos de colesterol y triglicéridos en sangre es frecuente la aparición de hígado graso, siendo este la principal causa de cirrosis hepática no alcohólica.

* La ingesta exagerada de alimentos ricos en vitamina A tipo auyamas, zanahoria, mangos, etc. pueden producir una coloración amarilla de la piel que puede confundir con ictericia llamada hipercarotenemia que se diferencia en que en esta los ojos no se ponen amarillos.

* Si ya tiene hepatitis B o C debe dejar de fumar, no consumir alcohol, mantener un peso cercano a lo ideal y hacer ejercicios, de esta manera puede disminuir la velocidad de la progresión de la enfermedad.

La predicción de la enfermedad coronaria del Atherosclerosis con los Transaminases del hígado nivela (#T1082 abstractos)

Los estudios recientes han demostrado que la enfermedad del higado grasa sin alcohol (NAFLD) está asociada a una condición conocida como el síndrome metabólico, que incluye obesidad central, la diabetes type-2, el dyslipidemia y la tensión arterial alta. Sin embargo, la influencia directa de NAFLD en la enfermedad atherosclerotic coronaria (cad, acumulación de la placa en arterias) no se ha investigado. Este estudio, conducido por los investigadores en la universidad de Isfahán de ciencias y de servicios médicos médicos en Isfahán, Irán, evaluó el valor profético de los biomarkers del hígado para el atherosclerosis coronario en pacientes con la enfermedad cardíaca coronaria (CHD).

El estudio alistó a 630 pacientes con el cad sospechoso que eran candidatos a una angiografía coronaria. Para determinar el riesgo profético del cad, midieron a todos los participantes del estudio para el suero AST (transaminase del aspartate) y las concentraciones del ALT (transaminase del alanine) – medidas comúnmente para determinar salud del hígado – así como nivel y los rasgos C-reactivos de la proteína para el síndrome metabólico.

Después del análisis, los investigadores encontraron el ALT y el cociente de ALT/AST fue correlacionado perceptiblemente con la cuenta angiográfica del atherosclerosis en mujeres (r=0.17 y r=0.24, respectivamente). El análisis logístico de la regresión demostró que el cociente de ALT/AST en mujeres podría predecir el cad severo (O ci 1.76-8.76 de 3.39, del 95%). Aunque es significativo en análisis univariate, ni el ALT (O LOS ci 0.77-1.15 de 0.98, del 95%) ni AST (O LOS ci 0.72-1.22 de 0.99, del 95%) podrían predecir el cad severo en hombres.

“Encontramos que un cociente elevado de ALT/AST en mujeres podría predecir la enfermedad atherosclerotic coronaria que es independiente del síndrome metabólico y de la concentración C-reactiva de la proteína del suero,” dijo Peyman Adibi, M.D., de la universidad de Isfahán de ciencias y de servicios médicos médicos, y del investigador del plomo para este estudio. “Por lo tanto, otras intervenciones de diagnóstico y terapéuticas necesitan ser conducidas para entender el valor de proyectar biomarkers del hígado en pacientes del cad.”

El Dr. Adibi presentará este estudio el martes 22 de mayo, en 8:00 mañana en Pasillo E.

Factor Recombinant Vlla (rFVlla) para la sangría activa de Variceal en pacientes con cirrosis avanzada: Un ensayo Placebo-Controlado Double-Blind seleccionado al azar multicentro (#1 abstracto)

La sangría de Variceal (sangría anormal de los vasos sanguíneos rotos) es una complicación severa y frecuente de la cirrosis, una condición en marcar con una cicatriz y daño que al hígado reduzca su función. Los estudios anteriores han sugerido que el factor recombinant Vlla (rFVlla), un agente usado para controlar la sangría, puede reducir el número de faltas y mejorar 24 controles de la sangría de la hora en el Niño-Pugh B y los pacientes cirrhotic C-clasificados con la sangría variceal. Los pacientes de Cirrhotic clasificados en la clase B o C debajo de la cuenta del Niño-Pugh tienen una supervivencia anual de 81 por ciento y de 45 por ciento, respectivamente. El ensayo actual, conducido por los investigadores de varios centros expertos europeos en enfermedad del higado, fue dirigido determinando la eficacia y la seguridad del rFVlla en pacientes con cirrosis avanzada y la sangría variceal activa.

Para evaluar la terapia, seleccionaron al azar a 256 pacientes con cirrosis avanzada y la sangría activa de varices gastroesophageal al placebo, al rFVlla de 600 ìg/kg o al rFVlla de 300 ìg/kg. Además del tratamiento estándar, dieron los participantes del estudio la primera dosis en la línea de fondo y después de la endoscopia; otras dosis fueron proporcionadas en dos, ocho, 14 y 20 horas. Los investigadores observaron los índices de fracaso (sangría) en el plazo de 24 horas, falta de evitar clínico perceptiblemente el rebleeding o muerte en el plazo de cinco días. También supervisaron acontecimientos adversos y mortalidad de 42 días.

nexium medicamento indicaciones

El consumo de alcohol puede producir daño cerebral irreversible y demencia además de ser responsable de la muerte de uno de cada siete hombres y una de cada trece mujeres en Europa, lo que lo convierte en el segundo factor de riesgo de muerte tras el tabaco.

Con motivo del Día sin Alcohol, que se celebra el 15 de noviembre, Socidrogalcohol ha alertado de los graves efectos que puede tener esta sustancia sobre el cerebro.

El consumo excesivo y crónico de alcohol puede llegar a dañar gravemente el cerebro y tomar varias consumiciones en poco tiempo y con frecuencia puede producir daños irreversibles en él, aseguran los expertos.

Por ello, los daños cerebrales producidos por el alcohol serán uno de los temas del Año Europeo del Cerebro convocado para 2014 por el European Brain Council.

No en vano, se añade desde la citada Asociación, el consumo abusivo de alcohol provoca, además de sesenta enfermedades orgánicas, entre ellas cáncer, deterioro cognitivo, agravamiento de trastornos mentales e irreversible daño cerebral, según las últimas investigaciones.

El coordinador del Centro de Adicciones San Juan de Dios de Palencia, el doctor Antonio Terán, ha añadido que el alcohol induce una serie de trastornos mentales entre los que se encuentran episodios psicóticos transitorios, presentes hasta en un 25 % de los pacientes con dependencia del alcohol, y alucinosis alcohólica.

Otros daños cerebrales provocados por el alcohol son el Síndrome de Korsakoff (confusión, alteración de la memoria para hechos recientes o nueva información, tendencia a rellenar las lagunas de la memoria con confabulaciones), Síndrome de Wernicke (encefalopatía caracterizada por confusión, perdida de la coordinación de movimientos, ataxia (dificultad para mantener el equilibrio), parálisis en músculos oculares, o Síndrome Amnésico.

Según Terán, el alcohol no solo induce sino que también acompaña otros problemas mentales como los trastornos depresivos, de ansiedad, de personalidad o de la alimentación, una situación que dificulta el diagnóstico y tratamiento de ambos “complicando la evolución y el pronóstico final”.

El asesor médico de la Federación de Alcohólicos Rehabilitados de España (FARE), Francisco Pascual, ha denunciado la “insuficiente percepción social de los riesgos” y ha asegurado que el alcohol “está presente en cuatro de cada diez homicidios, comporta una enorme carga financiera y es causa de baja laboral en hasta un 20 % de los casos.

Además, ha recordado que el alcohol no sólo hace daño al bebedor sino también a su entorno con los consecuentes problemas familiares, exclusión social e impacto económico en las familias.

Según estos expertos en España se ha adelantado la edad de inicio de consumo de alcohol, se está incrementando la incorporación de mujeres y cada vez aumenta más el policonsumo de drogas que incluye en la mayoría de los casos el alcohol.

Ante esta situación, los especialistas abogan por informar y educar a la sociedad sobre qué es un consumo de alcohol de riesgo y por crear un Comité de prevención del alcoholismo.

Una función importante de su hígado es la eliminación de las toxinas de la sangre, y el alcohol es una toxina. El Manual Merck de profesionales de la salud, dice el daño al hígado de abuso crónico de alcohol puede incluir el hígado graso, hepatitis alcohólica y finalmente cirrosis. Entre otras complicaciones de la cirrosis, la coagulación sanguínea inadecuada puede producir si su hígado se convierte en gravemente enfermo. Esto puede aumentar su riesgo de sangrado gastrointestinal o hemorragia grave debido a un traumatismo. El daño hepático de la enfermedad causada por el abuso del alcohol puede conducir eventualmente a una insuficiencia hepática.

Gastritis, un problema común entre los consumidores de alcohol, es la inflamación del revestimiento del estómago. La pancreatitis es la inflamación del páncreas, una glándula que produce enzimas digestivas y hormonas, como la insulina, que regula el azúcar en la sangre. La pancreatitis aguda puede ocurrir en cuestión de horas o hasta 2 días después de consumir alcohol, y la inflamación puede llegar a ser crónica. La National Digestive Diseases Information Clearinghouse dice el abuso de alcohol es la causa más frecuente de la pancreatitis crónica. El páncreas puede cicatrizar y calcificada, en algunos casos requieren cirugía para aliviar el dolor o tratar otras complicaciones. Si suficientes células productoras de insulina están dañadas, la diabetes puede desarrollar.

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo dice el abuso de alcohol es un factor de riesgo importante para el cáncer oral, así como cánceres de la faringe, la laringe y el esófago. También aumenta el riesgo de otros cánceres, incluyendo los de estómago, colon, recto, hígado, de mama y de ovarios. El abuso de alcohol, especialmente cuando se asoció con el consumo de tabaco, es un factor de riesgo importante para 1 tipo de cáncer de esófago llamado carcinoma de células escamosas. Aproximadamente 8.000 casos de carcinoma de células escamosas del esófago producen anualmente en los EE.UU. Es más común entre los hombres afroamericanos.

El abuso de alcohol puede causar cardiomiopatía, una condición en la cual el corazón se convierte en paredes agrandados y el músculo delgado y débil. Esto puede conducir a arritmias y la insuficiencia cardíaca. El Cuaderno de Practica General dice el alcohol también puede causar presión arterial elevada, incluso en personas que no tienen otros factores de riesgo para la hipertensión; el efecto se ve dentro de unos días de consumo excesivo de alcohol. El alcohol también exacerba otros factores de riesgo para la hipertensión, como la obesidad y el uso de píldoras anticonceptivas. Si dejas de beber, el efecto sobre la presión arterial generalmente desaparece en unos pocos días.

Desnutrición y las deficiencias de vitaminas a menudo acompañan el abuso del alcohol. El abuso crónico de alcohol interfiere con la absorción de tiamina, por lo que es un factor de riesgo para la encefalopatía € ™ s Wernickeâ. Los síntomas, incluyendo confusión, falta de coordinación y temblores, pueden presentarse repentinamente. El Manual Merck de profesionales de la salud dice que, sin el tratamiento oportuno, la enfermedad es mortal en hasta un 20 por ciento de los casos. De los que sobreviven sin tratamiento, el 80 por ciento desarrolla la psicosis de Korsakoff. La deficiencia de tiamina puede causar neuropatía periférica, que es el daño a los nervios que transportan mensajes desde el cerebro y la médula espinal con el resto de su cuerpo. Los síntomas incluyen entumecimiento, hormigueo, sensación de quemazón, debilidad, pérdida de masa muscular y parálisis.

Efectos sobre el Sistema Nervioso Central

El alcohol es quizás la droga con mayor número de mecanismos de acción sobre el sistema nervioso central y la que más diversos y graves trastornos mentales produce, cuando no los agrava en aquellos que abusan y dependen de él de forma secundaria a una enfermedad mental previa.

Entre las enfermedades mentales que el alcohol provoca destacan:

  • Delirium tremens.
  • Demencia.
  • Trastorno amnésico.
  • Trastorno psicótico.
  • Trastorno afectivo.
  • Trastorno por ansiedad.

Es una encefalitis aguda producida por la respuesta del "cerebro" a la supresión brusca del etanol a la que el paciente alcohólico es dependiente, aparece durante la semana siguiente a la reducción o supresión de la ingesta de alcohol. Este trastorno es una urgencia médica que puede llevar a la muerte, pues un delirium tremens no tratado tiene una mortalidad del 20%. Por lo general son pacientes de más de 30 años, pues suele ser habitual una historia previa de muchos años de consumo de alcohol. Se produce una marcada alteración de la conciencia, con reducción de la capacidad de mantener la atención, junto a diversas alteraciones cognoscitivas (memoria, orientación temporo-espacial, lenguaje) y en ocasiones perceptivas (sobre todo visuales, pero también táctiles o auditivas). También es frecuente la existencia de enfermedad médica asociada.

La demencia se puede producir tanto por los efectos neurotóxicos del alcohol como por los frecuentes problemas de malnutrición, traumatismos craneoencefálicos y afectación de otros órganos como el hígado, páncreas y riñones.

Se caracteriza por un deterioro de la capacidad para aprender nueva información o recordar la aprendida, junto a otras alteraciones cognoscitivas como alteraciones del lenguaje, del reconocimiento o identificación de objetos y de la capacidad de llevar a cabo actividades motoras. Todos estos trastornos llevan a un deterioro significativo de la actividad laboral o social

Trastorno amnésico persistente

También conocido como síndrome de Korsakoff, se caracteriza por una alteración en la memoria a corto plazo causada por el consumo prolongado de grandes cantidades de alcohol. Esta motivado por un déficit de tiamina. Es con frecuencia consecuencia de un episodio agudo de encefalopatía de Wernicke, trastorno que se caracteriza por confusión, anomalías del movimiento de los ojos y otros signos neurológicos que precisan de un tratamiento con dosis altas de vitaminas del grupo B para evitar una evolución a síndrome de Korsakoff.

Trastorno psicótico inducido por el alcohol

Se caracteriza por alucinaciones, por lo general auditivas, que suelen tener un contenido amenazante. Su duración suele ser corta pero hay, con frecuencia, convicción delirante que hace al sujeto perder el sentido de la realidad. Las pruebas de que los síntomas están relacionados con el alcohol se basan en que no estaban presentes antes del consumo o la abstinencia, persisten un tiempo corto (no más de un mes) y no tienen una marcada gravedad.

Trastorno afectivo inducido por el consumo de alcohol

Este trastorno puede cursar con síntomas depresivos, maniacos (entendiendo como tales una alegría desbordante que hace al sujeto tener un comportamiento inapropiado) o cuadros mixtos.

Para poder diagnosticar un cuadro de depresión habrá que valorar que el sujeto tiene un estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, con disminución acusada del interés para casi todas las actividades, trastornos del sueño y de la psicomotricidad, fatiga, sentimientos de inutilidad, baja capacidad para pensar, concentrarse o decidir, e ideas de muerte.

El riesgo de padecer depresión es 3 veces mayor en los varones que abusan de alcohol que en los que no abusan.

En las mujeres este riesgo es 4 veces mayor.

Por otra parte, un 34% de la totalidad de pacientes deprimidos abusan del alcohol. Esta comorbilidad entre depresión y los diagnósticos de abuso o dependencia de alcohol distorsiona el cuadro diagnóstico, interfiere con el cumplimiento del tratamiento y aumenta el riesgo de conducta suicida o violenta.

En el lado opuesto el cuadro maníaco se diagnosticará en base a una autoestima grandiosa, con poca necesidad de dormir, verborrea, pensamiento acelerado, distraibilidad y aumento de la actividad, incluyendo algunas actividades peligrosas.

En los cuadros mixtos se producen una mezcla de síntomas de ambos trastornos.

En el siguiente artículo veremos como afecta el consumo de alcohol al hígado y que consecuencias tiene para este órgano tan importante para la salud.

Hay adicciones que no suelen provocar alarma social ya que están vistas como algo normal, cotidiano. El consumo de alcohol y el tabaquismo son las más importantes así como el consumo de tranquilizantes (por prescripción propia).

El hecho de que el alcohol sea barato, de fácil adquisición y que no tienes que esconderte para tomarlo hace que esta adicción sea muy habitual.

Síndrome antifosfolípido primario

El síndrome antifosfolípido primario (APS) se define por los hallazgos clínicos de trombosis arterial y venosa, abortos recurrentes y trombocitopenia, y la presencia de anticuerpos antifosfolípidos (aPL), principalmente anticuerpos anticardiolipina (aCL) y anticuerpos con actividad anticoagulante lúpica. Se observaron diversas anomalías en el hígado en asociación con el APS, tales como oclusión venosa hepática con el consiguiente síndrome de Budd Chiari.

Los anticuerpos también pueden tener importancia en la patogenia de otras lesiones hepáticas, algunas de las cuales tienen una base vascular e involucran los pequeños vasos intrahepáticos. En 1998, Pérez Ruiz y colaboradores sugirieron un posible papel de los aPL en la patogenia de la hiperplasia regenerativa nodular del hígado (NRHL), un trastorno raro, caracterizado por transformación micronodular difusa del parénquima hepático con una zona nodular demarcada por cordones comprimidos de células hepáticas.

Hasta la fecha, se comunicaron 10 pacientes con NRHL relacionada con aPL. Los patrones de presentación clínica incluyen alteraciones en las pruebas de función hepática o signos y síntomas de hipertensión portal. De manera que en sujetos con aPL que presentan pruebas de función hepática persistentemente alteradas o con signos y síntomas de hipertensión portal debe considerarse el diagnóstico de NRHL y la obtención de especímenes hepáticos para la evaluación histológica. Por otro lado, en pacientes con aPL también puede ocurrir un aumento de las enzimas hepáticas sin ninguna explicación evidente, presumiblemente por la formación de trombos de fibrina en los pequeños vasos intrahepáticos.

La polimiositis (PM) es un trastorno inflamatorio muscular autoinmune. El término dermatomiositis (DM) se aplica cuando la PM se asocia con una erupción cutánea característica. Un tercio de los casos se relaciona con diversas patologías reumáticas autoinmunes y un décimo con neoplasias. La incidencia de síndrome paraneoplásico es mayor en hombres, especialmente en aquellos con DM. Cualquier cáncer puede ser responsable de esta asociación, más comúnmente de pulmón, ovario, útero, tracto gastrointestinal, próstata y trastornos mieloproliferativos; sólo se informaron dos casos de carcinoma hepatocelular.

Las pruebas más importantes para establecer o confirmar el diagnóstico de DM o PM se basan en las mediciones de los niveles séricos de enzimas musculares, el electromiograma y la biopsia muscular. El ensayo enzimático más sensible es el de la creatininquinasa (CPK), aunque también están elevados los valores de transaminasas y lactato deshidrogenasa (LDH). En ausencia de determinaciones de CPK, el incremento en los niveles de las transaminasas y la LDH a menudo es atribuido en forma errónea a enfermedad hepática. De este modo, las miositis inflamatorias son algunas veces diagnosticadas como enfermedad hepática, con el retraso en el tratamiento apropiado.

En una comunicación de un caso se describió asociación entre PM y hepatitis crónica activa, y se informaron sólo 6 casos de PM relacionada con cirrosis biliar primaria (CBP) en mujeres. La CBP es una enfermedad hepática colestásica, crónicamente progresiva, de etiología desconocida, caracterizada por la obliteración inflamatoria de los conductos biliares intrahepáticos de mediano calibre, vinculada con diversos anticuerpos tales como anticuerpos antimitocondriales [AMA] (90%), factor reumatoideo (70%), anticuerpos anti-ADN desnaturalizado (22%) y que ocurre con predominio en mujeres de mediana edad. Por ende, en la evaluación de la PM debe prestarse atención al aumento en los niveles séricos de FAL, en vista de la posible asociación entre PM y CBP.

Las pruebas de función hepática pueden ser anormales en hasta el 6% de los pacientes con artritis reumatoidea (AR) y comprenden principalmente incrementos en los niveles séricos de FAL y gamma glutamiltransferasa. Los cambios histológicos hepáticos en la AR no son específicos e incluyen hiperplasia de las células de Kupffer, infiltración grasa e infiltración de las áreas periportales por células mononucleares. En un estudio donde se obtuvieron biopsias del hígado en 117 pacientes no seleccionados con AR, muchos de los cuales tenían pruebas de función hepática normales, se encontraron alteraciones histológicas en el 65%; se observó hepatitis reactiva en el 43% e hígado graso en el 22%. En otro ensayo, se evidenciaron cambios reactivos no específicos en el 74% de 31 pacientes con AR y sólo se halló enfermedad hepática definida en 4 sujetos.

El síndrome de Felty (AR, esplenomegalia y neutropenia), raramente compromete al hígado. En una serie con 12 pacientes, 5 presentaron hepatomegalia y aumento en los niveles de FAL, y 8 cambios histológicos con infiltración linfocítica difusa dentro de los sinusoides e hiperplasia de las células de Kupffer. Tres individuos tuvieron fibrosis periportal con infiltración linfocítica y uno cirrosis macronodular. No hubo correlación entre las alteraciones en las pruebas de función hepática y los hallazgos histológicos. La incidencia de compromiso hepático es desconocida, pero en una serie se encontró hepatomegalia en el 68% y anomalías en las pruebas de función hepática en el 25% de los pacientes estudiados.

La hipertensión portal con várices esofágicas y hemorragia gastrointestinal puede ser una complicación mayor del síndrome de Felty. También se comunicó la presencia de NRHL en este síndrome.

La esclerodermia es un trastorno reumático, autoinmune, multisistémico caracterizado por fibrosis de la piel y numerosos órganos, aunque el compromiso hepático es raro. La enfermedad hepática no se ha considerado un hallazgo significativo de la esclerodermia y, en series grandes, se observó mayor prevalencia de esta patología en las poblaciones utilizadas como grupo control. En una valoración prospectiva de la extensión del compromiso visceral en la esclerodermia, se encontró que 16 de 31 pacientes (52%) presentaban alteraciones en las pruebas de función hepática o prolongación del tiempo de protrombina. En una reseña de 727 individuos con esclerodermia, sólo 8 (1.1%) evidenciaban compromiso hepático.

La enfermedad del hígado que se asocia usualmente con esclerodermia es la CBP. Si bien la prevalencia de CBP en pacientes con esclerodermia no se ha aclarado, casi el 15% de aquellos con CBP han presentado esclerodermia, la mayoría en su variante limitada (cambios cutáneos leves y pérdida de la peristalsis esofágica). La relación entre CBP y esclerodermia parece ser más que una coincidencia y sugiere que estas dos patologías pueden tener en común una base autoinmune. Esto es avalado por estudios que indican que los anticuerpos anticentrómero (ACA) tienden a ocurrir en asociación con los AMA.

Los ACA se detectaron no sólo en esclerodermia, sino en otras enfermedades autoinmunes, incluso CBP. En un ensayo, 22 de 558 (3.9%) pacientes evidenciaron esclerodermia limitada con CBP, en el 59% de los cuales la esclerodermia limitada precedió el diagnóstico de CBP (en el 91% también se detectó síndrome de Sjögren) y todos (n = 22) tuvieron ACA. Se sugirió que la determinación de éstos podría indicar a los individuos con riesgo de aparición de esclerodermia limitada en el futuro y se propuso el acrónimo PACK, que engloba los componentes principales del síndrome (CBP, ACA, CREST y queratoconjuntivitis).

En este estudio, se ha sugerido, más que probado, una asociación específica entre CBP y esclerodermia limitada. Es probable que esta asociación sea genuina, ya que no se informó la aparición simultánea de esclerodermia limitada con otras formas de enfermedad hepática. Sin embargo, no se incluyó un grupo control con pacientes con otras patologías colestásicas y otras enfermedades del hígado de patogenia inmune.

La NRHL es una complicación rara en las personas con esclerodermia y si bien se ha mencionado ampliamente su asociación, sólo se comunicó un pequeño número de casos. Además, se propuso una nueva entidad clínica que consiste en esclerodermia limitada con NRHL y CBP. Se describieron casos de esclerodermia limitada asociada con NRHL y anomalías bioquímicas y serológicas características de la CBP.

La relación entre colangitis esclerosante primaria (PSC) y esclerodermia es extremadamente rara, pero puede esperarse sobre la base del amplio disturbio del tejido conectivo en la esclerodermia, con depósito anormal de colágeno en el epitelio de los conductos biliares. La mayoría de los sujetos con PSC permanecen asintomáticos por considerables períodos de tiempo, aun con evidencia de colestasis en las pruebas de función hepática. En la bibliografía sólo se encontró un caso de PSC en la esclerodermia. Hay una considerable superposición entre los hallazgos clínicos y bioquímicos de PSC y CBP.

Síndrome de Sjögren primario

El síndrome de Sjögren (SS) primario es una enfermedad autoinmune, inflamatoria crónica de las glándulas exocrinas, que afecta principalmente las glándulas lagrimales y salivales. Un limitado número de estudios evaluaron el compromiso hepático en esta patología. El SS se asoció con CBP, hepatitis crónica autoinmune y cirrosis criptogenética. Se comunicó una incidencia de enfermedad hepática en el SS primario (sin AR) del 6%. Más tarde, se demostró que la relación entre el SS primario con hepatitis crónica activa y cirrosis criptogenética fue del 22.2%. En un estudio de 300 pacientes con SS primario, se encontró que el 7% tenía evidencias de enfermedad hepática tanto subclínica (2%) como asintomática (3%), con aumento de las enzimas hepáticas; en el 6.6% se detectaron AMA por inmunofluorescencia. En el seguimiento durante 7 años de algunos de estos sujetos no hallaron cirrosis y concluyeron que el compromiso del hígado en individuos con SS primario es raro, subclínico y no lleva a la cirrosis, y que los AMA fueron los factores indicadores más sensibles de enfermedad hepática subyacente. Otro ensayo similar, con un pequeño número de pacientes, concluyó que las anormalidades en las pruebas de función hepática son comunes en el SS primario y que pueden indicar patología autoinmune subyacente del hígado.

Es bien conocida la existencia de una asociación entre CBP y SS primario, aunque no se sabe la prevalencia exacta de la CBP en este síndrome; en un estudio se encontró CBP en 5 de 80 (6%) personas con SS primario. El SS primario y la CBP comparten muchos hallazgos. En ambas enfermedades la inflamación comienza alrededor de los conductos y ambas poblaciones epiteliales expresan inapropiadamente moléculas de clase II del complejo mayor de histocompatibilidad (HLA); las células T CD4+ predominan en las lesiones de cirrosis biliar grave y en las lesiones de las glándulas salivales en el SS primario. De modo que ambas enfermedades tienen mecanismos patogénicos comunes, a pesar de que su perfil de autoanticuerpos es diferente; en los pacientes con SS primario predominan los anticuerpos anti-Ro y anti-La, mientras que en la CBP lo hacen los AMA.

Durante largo tiempo se ha sospechado acerca del papel causal de las infecciones virales en el SS primario (principalmente herpesvirus y retrovirus). En 1992, se postuló una asociación entre el SS primario y el virus de la hepatitis C (HCV). Mediante reacción en cadena de polimerasa, la detección de viremia por HCV en pacientes con SS primario osciló entre 0% y 19%; significativamente mayor que la observada en la población general (1%). En comparación con los sujetos con SS primario sin infección por HCV, aquellos con este virus tuvieron una mayor prevalencia de compromiso hepático (100% en un estudio).

La detección de AMA en el suero de individuos con SS primario, con aumento de las enzimas hepáticas o sin él, sugiere en gran medida enfermedad hepática temprana. Las alteraciones en las pruebas de función hepática aisladas son frecuentes y podrían indicar enfermedad hepática autoinmune.

Las principales asociaciones de compromiso del hígado en las patologías reumáticas autoinmunes son las siguientes: síndrome de Budd Chiari, hepatoesplenomegalia, ictericia, incremento de transaminasas y NHRL en el APS; hepatomegalia, hipertensión portal, aumento de FAL, hiperplasia de células de Kupffer, esteatosis, fibrosis leve del tracto portal y NRHL en el síndrome de Felty; ictericia, aumento de FAL, hepatitis crónica activa y CBP en la miositis; aumento de FAL y gammaglutamiltransferasa, hiperplasia de células de Kupffer y esteatosis en la AR; hepatomegalia, prolongación del tiempo de protrombina, ictericia, incremento de enzimas hepáticas, cirrosis, CBP y NRHL en esclerodermia; aumento de las enzimas hepáticas, ictericia, CBP, hepatitis crónica activa y cirrosis criptogenética en SS primario, y hepatomegalia, ictericia, incremento de transaminasas, esteatosis y hepatitis crónica activa en el LES.

Si bien las manifestaciones hepáticas son raras, pueden ocurrir concomitantemente o en forma seriada; el médico clínico debe estar alerta sobre su existencia para realizar un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno.

En esta hoja se describen algunas pruebas comunes que se realizan para el diagnóstico o tratamiento de problemas hepáticos. El proveedor de atención médica le dirá cuáles son las pruebas que necesita.

Algunos procedimientos para examinar el hígado

A continuación se indican los procedimientos que se realizan para observar el estado o el funcionamiento del hígado y de los órganos relacionados con él (como la vesícula biliar o los conductos biliares).

La biopsia del hígado es un procedimiento para determinar si hay daños en el tejido hepático. Se utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido del hígado. Esta muestra se examina en el laboratorio para determinar si hay señales de inflamación, formación de tejido cicatricial u otros problemas.

La tomografía computarizada muestra una imagen tridimensional del hígado y de la vesícula biliar que permite observar si hay cálculos (piedras), abscesos, anomalías en los vasos sanguíneos o tumores.

La colangiopancreatografía endoscópica retrógrada es un procedimiento que puede revelar si existe obstrucción o estrechamiento de los conductos biliares. Se inserta un endoscopio (un tubo pequeño y flexible) en la boca. El endoscopio se pasa a través del esófago y del estómago, hasta la parte superior del intestino delgado, donde desembocan los conductos biliares. Se introduce un tinte de contraste a través del endoscopio para facilitar la visualización de los conductos biliares en las radiografías. El médico puede tomar muestras de tejido o fluidos utilizando instrumentos introducidos en el endoscopio. Estas muestras se envían a un laboratorio para ser examinadas.

La gammagrafía hepatobiliar con ácido iminodiacético se utiliza para estudiar la función de la vesícula biliar o el hígado. Se inyecta en el cuerpo un líquido conocido como trazador o marcador radiactivo. A medida que este líquido se desplaza a través del hígado hacia la vesícula biliar y el intestino, puede verse en la gammagrafía. El marcador muestra donde hay ausencia o bloqueo de los conductos biliares y otros problemas.

La colangiopancreatografía por resonancia magnética es una prueba en la que se utilizan campos magnéticos fuertes para crear imágenes de los conductos biliares, el páncreas y la vesícula biliar. Puede revelar conductos biliares anormales o estrechados, o cálculos biliares.

Los alcohólicos no son ni malos ni locos. Ellos viven con una realidad física que recién estamos empezando a comprender.

Un estómago distendido o hinchado es un problema común abdominal que puede ser causadao por el consumo del alcohol. La hinchazón puede ocurrir debida a los ingredientes contenidos en el alcohol y los alimentos consumidos antes o mientras bebe la misma. No es sólo el estómago, si no que el alcohol puede incluso causar la hinchazon en la cara, especialmente las mejillas.

Los consejos para controlar la distensión por el alcohol
# Coma bien antes de consumir el alcohol. Un estómago vacío sólo se sumará a la formación del gas.

# Evite el consumo excesivo del alcohol. Esto no sólo fomenta la distensión, sino que también conduce a otros problemas de la salud.

# Tome un descanso del alcohol y beba un poco del agua en el medio, ya que ayuda a deshacerse de la inflamación. El agua reduce la producción de los gases en el estómago.

# Los medicamentos de la farmacia como Beano, Alka Seltzer y tabletas Midol, pueden ser útiles para aliviar la hinchazón excesiva y las molestias asociadas con ella.

# Hacer los ejercicios o caminar por un tiempo, puede ayudar a aliviar la hinchazón. Algunos ejercicios de yoga y las posturas también son conocidos por ser eficaces.

# Evite comer los alimentos como el brócoli, la col y el trigo y los productos de grano, que se sabe que causan hinchazón.

# Los puntos de la acupresión en el dedo meñique se sabe que reducen eficazmente la hinchazón por el alcohol. Estire y presione la punta del dedo meñique de cada mano durante unos cinco minutos, tres veces al día con este fin.

# Sumergirse en una tina con el agua tibia y la sal epsom ayudará a hacer frente al gas y la hinchazón.

# Evite tragar aire con la goma de mascar, el tabaco y el consumo de las bebidas gaseosas.

¿Por qué el alcohol hincha el estómago de todos modos?
Una de las principales razones que está detrás de la hinchazón relacionada con el alcohol es el consumo del alcohol en grandes cantidades (borracheras) y después de un largo intervalo del tiempo. Las toxinas y el trigo o los ingredientes de los cereales que contienen las bebidas alcohólicas, pueden causar la rápida pérdida de los electrolitos del cuerpo. El estómago tiende a hincharse debido a la acumulación de los gases que contienen el azufre en la pared del intestino. Estos gases incluso causan el dolor y el malestar abdominal, que tiene una duración de dos o más días. Las toxinas también pueden causar la hinchazón de la cara, junto con los labios y los párpados hinchados. El consumo del alcohol también puede afectar la capacidad del sistema digestivo para digerir los alimentos complejos correctamente, lo que a su vez, conduce al desarrollo del gas en el abdomen, causando la hinchazón.

Ahora que usted sabe sobre la relación entre el alcohol y la hinchazón, asegúrese de evitar la enfermedad siguiendo las medidas preventivas mencionadas anteriormente. La hinchazón por el alcohol puede conducir a la disminución atractiva en la apariencia física y también puede conducir al desarrollo de varios otros problemas de la salud y a los trastornos. Por lo tanto, deben ser consumidos en las cantidades limitadas para evitar las resacas, la hinchazón y otros problemas asociados.

La directora general de la OMS durante la Asamblea. (Foto: AP)

Un factor de riesgo es todo aquello que afecta la probabilidad de que usted padezca una enfermedad, como por ejemplo el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como el fumar, pueden cambiarse. Otros, como la edad de la persona o sus antecedentes familiares, no se pueden cambiar.

Sin embargo, los factores de riesgo no lo indican todo. Presentar uno o incluso varios factores de riesgo no significa que dicha persona tendrá la enfermedad. Además, algunas personas que adquieren la enfermedad puede que tengan pocos o ninguno de los factores de riesgo conocidos.

Los científicos han encontrado varios factores de riesgo que hacen que las personas tengan mayores probabilidades de padecer el carcinoma hepatocelular (HCC).

El carcinoma hepatocelular es más común entre los hombres que entre las mujeres. Gran parte de esto se debe probablemente a comportamientos que afectan algunos de los factores de riesgo descritos más adelante. El subtipo de HCC fibrolamelar es más común en las mujeres.

En los Estados Unidos, los asiáticoamericanas y los isleños del Pacífico tienen las tasas más altas de cáncer de hígado, seguidos por los indios americanos/oriundos de Alaska y los hispanos/latinos, los afroamericanos y los blancos.

A escala mundial, el factor de riesgo más común del cáncer de hígado es la infección crónica (a largo plazo) con el virus de la hepatitis B y el virus de la hepatitis C (HBV y HCV, por sus siglas en inglés). Estas infecciones causan cirrosis del hígado (vea información anterior) y son las responsables de que el cáncer de hígado sea el tipo de cáncer más común en muchas partes del mundo.

En los Estados Unidos, las infecciones con hepatitis C es una causa más común de cáncer hepatocelular, mientras que en Asia y en los países en desarrollo, la hepatitis B es más común. Las personas infectadas con ambos virus tienen un alto riesgo de padecer hepatitis crónica, cirrosis y cáncer de hígado. El riesgo es aún mayor si consumen bebidas alcohólicas en exceso ​​(por lo menos seis bebidas regulares al día).

El HBV y el HCV se pueden propagar de persona a persona por compartir agujas contaminadas (entre usuarios de drogas), sexo sin protección, o durante el nacimiento. También pueden ser transmitidos a través de transfusiones de sangre, aunque esto ha ocurrido muy pocas veces en los Estados Unidos desde que se comenzó a realizar pruebas para detectar estos virus en los productos sanguíneos. En los países en desarrollo, los niños algunas veces contraen infecciones de hepatitis B debido al contacto prolongado con familiares que están infectados.

El HBV es más probable que cause síntomas, como enfermedades parecidas a la gripe, y una pigmentación amarilla de los ojos y la piel (ictericia). No obstante, la mayoría de las personas se recuperan completamente de la infección con HBV dentro de pocos meses. Sólo un porcentaje muy pequeño de adultos se vuelven portadores crónicos (y tienen un riesgo mayor de cáncer de hígado). Los infantes y los niños pequeños que resultan infectados tienen un mayor riesgo de volverse portadores crónicos.

Por otro lado, es menos probable que el HCV cause síntomas. Sin embargo, la mayoría de las personas con HCV contraen infecciones crónicas, las cuales con más probabilidad causen daño hepático o incluso cáncer.

Otros virus también pueden causar hepatitis, tal como el virus de la hepatitis A y el de la hepatitis E. Sin embargo, las personas infectadas con estos virus no contraen hepatitis crónica, ni cirrosis, y tampoco tienen un riesgo aumentado de cáncer de hígado.

La cirrosis es una enfermedad en la que las células del hígado se han dañado y reemplazado por tejido cicatrizado. Las personas con cirrosis tienen un riesgo aumentado de cáncer de hígado. La mayoría (no todas) de las personas que padecen cáncer de hígado ya tienen cierta evidencia de cirrosis.

Existen varias posibles causas para la cirrosis. En los Estados Unidos, la mayoría de los casos ocurre en personas que abusan del alcohol o que tienen infecciones crónicas con HBV o HCV.

La enfermedad de hígado graso que no se debe al consumo de alcohol, una afección en la que las personas que consumen un poco o nada de alcohol desarrollan un hígado graso, es común en personas obesas. Las personas con un tipo de esta enfermedad conocida como esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés) podrían desarrollar cirrosis.

Algunos tipos de enfermedades autoinmunes que afectan el hígado también pueden causar cirrosis. Por ejemplo, también existe una enfermedad llamada cirrosis biliar primaria (PBC) En esta enfermedad, los conductos biliares en el hígado están afectados e incluso destruidos, lo que puede ocasionar cirrosis. Las personas con PBC avanzada tienen un alto riesgo de cáncer de hígado.

Ciertas enfermedades metabólicas hereditarias pueden causar cirrosis.

Las personas con hemocromatosis hereditaria absorben demasiado hierro del alimento que consumen. El hierro se asienta en tejidos por todo el cuerpo, incluyendo el hígado. Si se acumula suficiente hierro en el hígado, esto puede causar cirrosis y cáncer de hígado.

El consumo excesivo de alcohol es una causa principal de cirrosis en los Estados Unidos, lo que se asocia con un riesgo aumentado de cáncer de hígado.

La obesidad (mucho sobrepeso) aumenta el riesgo de padecer cáncer de hígado. Esto probablemente se deba a que puede causar enfermedad del hígado graso y cirrosis.

La diabetes tipo 2 ha sido asociada a un mayor riesgo de cáncer de hígado, usualmente en los pacientes que también tienen otros factores de riesgo, tales como consumo exagerado de alcohol, hepatitis crónica viral, o ambos. Este riesgo puede ser mayor debido a que las personas con diabetes tipo 2 suelen tener sobrepeso o estar obesas, lo que a su vez puede causar problemas hepáticos.

Algunas enfermedades que aumentan el riesgo de cáncer de hígado son:

  • Tirosinemia
  • Deficiencia de antitripsina alfa-1
  • Porfiria cutánea tarda
  • Enfermedades del almacenamiento del glucógeno
  • Enfermedad de Wilson

Estas sustancias que causan cáncer son producidas por un hongo que contamina al maní, el trigo, la soya, las nueces molidas, el maíz y el arroz. Almacenar estos productos en un ambiente húmedo caliente puede causar el crecimiento de este hongo. Aunque esto puede ocurrir en casi cualquier parte del mundo, es más común en países tropicales y más calientes. Los países desarrollados en Europa y los Estados Unidos realizan pruebas para regular el contenido de aflatoxinas en los alimentos.

La exposición prolongada a estas sustancias es un factor de riesgo principal para el cáncer de hígado. El riesgo aumenta aún más en las personas con infecciones por hepatitis B o C.