zolpidem y tramadol



El hígado graso no alcohólico -o esteatosis hepática no alcohólica- es una patología generalmente benigna que posee unos síntomas y un tratamiento a seguir para reducir la grasa en el hígado. Descubre todo lo que necesitas saber sobre ella.

El hígado graso, comúnmente conocido en el ámbito sanitario como esteatosis hepática, es una enfermedad generalmente benigna del higado que se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y de triglicéridos en las células hepáticas.

Los síntomas del hígado graso por regla general suelen ser dolor en la parte superior derecha del abdomen, malestar general, fatiga crónica, y sensación de pesadez, en especial después de las comidas.

Aunque también es cierto que existen pacientes que no tienen síntomas, cuestión peligrosa hasta cierto punto dado que la enfermedad puede evolucionar de manera silenciosa a estadios más graves.

Hace algunos años el hígado graso se relacionaba con el consumo de alcohol en grandes cantidades, aunque en la actualidad cada vez son más los especialistas que relacionan el aumento de personas con esta patología con los altos niveles de obesidad, de colesterol y triglicéridos.

Habitualmente, y con absoluta normalidad, nuestro hígado posee cantidades pequeñas de grasa, que supone concretamente alrededor de un 10% de su peso. Sin embargo, cuando esta acumulación grasa es excesiva y supera esta cantidad es cuando nos encontramos ante una esteatosis hepática.

Como su propio nombre indica, la esteatosis hepática consiste en la acumulación excesiva de grasa en el hígado, por encima de lo considerado como normal.

Al microscopio el especialista médico observa cómo los hepatocitos (las distintas células del hígado), poseen gotas de grasa o lipídicas de gran tamaño y en número pequeño, o bien de tamaño pequeño y en grandes cantidades.

Se caracteriza principalmente porque este órgano se ve incapaz de eliminar los ácidos grasos y triglicéridos, por lo que poco a poco se van acumulando en las en las células hepáticas.

De hecho, la esteatosis hepática es considerada grave cuando causa hepatomegalia y hepatitis (esteatohepatitis). Es decir, cuando ocasiona el agrandamiento y la inflamación del hígado.

Es más, en la mayoría de los casos nos encontramos ante una esteatosis hepática leve, lo que médicamente es denominada como esteatosis hepática grado 1 o 2, la cual no suele dar complicaciones ni avanzar a estadios más graves, ni causar síntomas. Es decir, la acumulación de grasa en el hígado es por lo general pequeña, no causando inflamación.

Hasta hace bien poco se pensaba que la acumulación de grasa en el hígado era debido única y exclusivamente por un consumo habitual y excesivo de bebidas alcohólicas. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, se ha descubierto que en realidad la esteatosis hepática se encuentra y diagnostica en personas que no ingieren alcohol de forma crónica.

Podemos establecer a continuación las principales causas de la esteatosis hepática. En definitiva, cuando la causa no está relacionada con el consumo de bebidas alcohólicas, nos encontramos ante una esteatosis hepática no alcohólica:

  • Sobrepeso y obesidad: Debemos tener en cuenta que la esteatosis hepática se produce especialmente en personas con exceso de peso. De hecho, muchos especialistas médicos coinciden en que cuanto mayor es ese exceso de peso más elevado será el riesgo.
  • Pérdida de peso: A diferencia de lo que se piensa, el exceso de peso no es la única causa de esteatosis. ¿Sabías que también puede producirse como consecuencia de una pérdida rápida de peso? A su vez, puede aparecer por desnutrición.
  • Consumo de alcohol: Es una de las causas más comunes, pero no la única, y debemos diferenciarla de la esteatosis hepática no alcohólica evidentemente no causada por la ingestión de alcohol.
  • Diabetes Mellitus: Tanto la diabetes tipo 2 como la resistencia a la insulina son dos causas relacionadas, ya que ocasionan la acumulación de grasa en el hígado.
  • Colesterol elevado: Cuando existe colesterol alto, y sobre todo triglicéridos, también nos encontramos ante una causa directamente relacionada.
  • Consumo de determinados medicamentos: Como es el caso de los estrógenos, corticoides, antirretrovirales, el Tamoxifeno o el Diltiazen.

Por ello, aunque se trata de una enfermedad benigna en casi todos los casos, si no se cuenta con un tratamiento adecuado que ayude a eliminar la grasa en el hígado, la enfermedad puede provocar la aparición de cirrosis y/o cáncer de hígado.

Los síntomas del hígado graso, por regla general, suelen ser dolor en la parte superior derecha del abdomen, malestar general, fatiga crónica, y sensación de pesadez, en especial después de las comidas. Aunque también es cierto que existen pacientes que no tienen síntomas.

Aunque hace algunos años el hígado graso se relacionaba con el consumo de alcohol en grandes cantidades, actualmente los especialistas la relacionan con los altos niveles de obesidad, de colesterol y triglicéridos.

Son varios los síntomas del higado graso, aunque también es cierto que no todos los pacientes presentan síntomas. Por regla general, los más habituales son los siguientes:

En casos graves, en los que el grado de afectación del hígado graso es bastante más peligrosa, es posible observar algunos síntomas como dolor intenso en la zona superior del abdomen y posibilidad de que se desarrolle una insuficiencia de hígado aguda.

No obstante, no tener síntomas asociados no significa que no se pueda estar sufriendo de hígado graso. De hecho, se estima que alrededor de un 30% de los pacientes con esta enfermedad no presentan prácticamente ningún síntoma.

De esta forma, al ser una afección asintomática, es común que el hígado graso se descubra de manera casual, por ejemplo tras la realización de una ecografía abdominal, o por una exploración del abdomen si el médico es capaz de palpar que el hígado ha aumentado de tamaño.

Dado que en algunos pacientes pueden no presentarse síntomas, la mejor forma de corroborar la existencia o no de la esteatosis hepática, es a través de una ecografía abdominal, justamente después de comprobar en una analítica de sangre que están las transaminasas altas. No en vano, en algunos casos también puede aparecer la bilirrubina alta.

Generalmente el hígado graso es una patología benigna que tiende a no evolucionar a estadios más graves de la enfermedad.

Una vez se detecta la aparición de hígado graso (a través de ecografía abdominal), se deben tomar las medidas necesarias para eliminar esa grasa en el hígado, y evitar con ello que el hígado graso evolucione a esteatohepatitis (hígado inflamado, aumentado de tamaño, en este caso causado por acumulación de grasa abundante y en exceso), y de ahí a una posible cirrosis y/o cáncer.

De hecho, cuando el hígado graso no se trata es posible que pueda cursar con cirrosis y aumentar por tanto el riesgo de cáncer de hígado.

A pesar de que no existe un tratamiento definitivo para el hígado graso, las recomendaciones básicas que se dan al respecto pasan por una reducción de peso corporal y seguir una alimentación sana y saludable, rica en frutas y verduras.

La práctica de ejercicio es adecuada en todos los casos, dado que ayudamos a nuestro organismo a que elimine la grasa sobrante del cuerpo. Más aún, cuando optamos igualmente por el consumo de alimentos como la alcachofa, o bien cápsulas de cardo mariano, que ayudan al hígado a realizar sus funciones y, además, renuevan las células hepáticas.

Una buena opción es acudir a un nutricionista que nos indique una dieta adecuada para el hígado graso, y que controle el peso que vayamos perdiendo, puesto que una pérdida rápida de peso está asociada a un mayor daño al hígado. Eso sí, recuerda dejar el alcohol y no tomar nunca una bebida alcohólica.

El hígado graso es una condición por lo general fácilmente tratable y en la mayoría de los casos benigna. De hecho, controlando las causas que hayan provocado la aparición de grasa en el hígado se facilita su curación.

La práctica de ejercicio es adecuada en todos los casos, dado que ayudamos a nuestro organismo a que elimine la grasa sobrante del cuerpo.

Una buena opción es acudir a un nutricionista que nos aporte una dieta adecuada para el hígado graso, y que controle el peso que vayamos perdiendo, puesto que una pérdida rápida de peso está asociada a un mayor daño al hígado.

No obstante, en algunas ocasiones es posible la administración de fármacos con el fin de tratar los síntomas y no sobrecargar así más al hígado. En cualquier caso, recientes estudios han encontrado que algunos medicamentos, como podría ser el caso de la metformina, ha demostrado ser útil para disminuir las transaminasas y las grasas en el hígado.

diferencia entre tramal y tramadol

Artículos relacionados más visitados:

El hígado está situado en el lado derecho de la cavidad abdominal y es de color marrón rojizo. Un hígado humano adulto promedio pesa alrededor de 1,5 libras (medio kilo) y es más o menos de forma triangular. Es el mayor órgano glandular, situado en el estómago, justo debajo del diafragma.

Un hígado sano es muy necesario para una vida saludable y para la supervivencia también. Por lo tanto, no es prudente hacer caso omiso de los síntomas asociados con el hígado como el daño hepático dolor. Este artículo está sobre los síntomas de dolor en el hígado, las causas y tratamiento.

Los síntomas de dolor de hígado
el dolor de hígado es a menudo confundida con otros tipos de dolor en el abdomen. el dolor de hígado es a menudo se experimenta como un dolor sordo en el abdomen superior derecho. En algunos casos puede ir acompañada de dolor de espalda o dolor abdominal.

La localización del dolor también puede variar ligeramente de un paciente a otro. Todos estos factores hacen que sea difícil distinguir el dolor del hígado de otros tipos de dolor. La gente tiende a ignorar este problema y esto lleva a más complicaciones. Por lo tanto, es necesario identificar y tratar el dolor en el inicio del propio hígado. Los siguientes son algunos de los síntomas de dolor de hígado:

Uno de los factores más importantes para los síntomas de dolor en el hígado es el lugar. El dolor se experimentó en el abdomen superior derecha debajo de las costillas.

Generalmente, el dolor de hígado se siente como un dolor sordo, pero puede haber dolor en algunas personas. Puede ir acompañada de dolor de espalda o dolor en el hombro, en algunos casos.

Otros síntomas de dolor en el hígado de una erupción, picazón, manchas marrones y manchas en la piel, etc
Los síntomas incluyen dolor de hígado decoloración amarillenta, hinchazón y picazón en los ojos. Las ojeras también pueden desarrollar bajo los ojos.

La sudoración excesiva, mal olor corporal y mal aliento ofensivo también se encuentran entre los síntomas de dolor en el hígado. El tema también puede tener suelas de color rojo y las palmas, que también puede causar picazón y la inflamación.

Otros síntomas de dolor de hígado incluyen dificultad para respirar, fatiga, dolor al respirar o tos, inflamación de los testículos, etc Aunque es muy raro que una persona que sufre de dolor de hígado de tener todo lo que se ha dicho síntomas, sin embargo, la aparición de algunos síntomas pueden indicar el dolor de hígado, que puede ser causada por varios factores.

Causas habituales del dolor en el hígado y su tratamiento
el dolor de hígado puede ocurrir por varias razones. La mayoría de los casos de dolor grave del hígado y puede ser fatal si no es diagnosticado y tratado a tiempo. Una de las causas más comunes de dolor en el hígado como la hepatitis. Todas las formas de la hepatitis B, y para esta edición de la hepatitis A y C se sabe que causan el dolor de hígado, ictericia, etc Otra de las condiciones médicas asociadas con el dolor en el hígado es un cáncer de hígado, que se suele identificar en la fase final.

En este caso, el dolor del hígado puede ir acompañado de fatiga, pérdida de apetito y pérdida de peso. hígado graso (esteatosis) es una condición en la que el hígado se debe a la acumulación de grasa aumentó. También puede causar disfunción hepática y la ternura. Otras causas son la cirrosis hepática el dolor, el consumo de alcohol, el bazo y el hígado, la sobrecarga de tóxicos, otras enfermedades del hígado, etc

Cualquiera que sea la causa, el diagnóstico precoz y el tratamiento de el dolor de hígado es necesario para evitar mayores complicaciones, que a veces puede ser mortal también. Dolor en el hígado es por enfermedad médica subyacente. Normalmente, la orina y la sangre se hacen para determinar la causa exacta del dolor en el hígado. Obtenga más información sobre el dolor de hígado después de beber.

Ahora usted sabe más sobre los síntomas de dolor en el hígado, que pueden ser indicios de las enfermedades y trastornos subyacentes. El hígado es uno de los órganos más vitales en el cuerpo, los síntomas asociados a ella deben ser diagnosticados y tratados tan pronto como sea posible.

El dolor de hígado se percibe en la parte derecha del abdomen, debajo de caja torácica. El dolor suele ser generalizado y sordo, aunque también puede volverse agudo y grave. Además, puede ir acompañado de dolor de espalda.

El dolor de hígado se produce por la presión sobre los receptores del dolor que se encuentran en la estructura que rodea el órgano.

El dolor de hígado suele confundirse con dolor de barriga generalizado, dolor de espalda o de riñones.
Para evitar esta confusión, se recuerda que el hígado se ubica en el lado derecho, mientras que el bazo lo hace en el lado izquierdo del abdomen.

El dolor en el lado derecho puede deberse a cálculos biliares, trastornos intestinales y pancreatitis.
En muchos casos, el dolor de hígado puede percibirse como dolor en el hombro derecho.

Entre las causas asociadas al dolor de hígado se encuentran:

  1. Cálculos en la vesícula biliar;
  2. Trastornos de los conductos biliares;
  3. Síndrome del intestino irritable;
  4. Neumonía en la parte inferior del pulmón derecho.

El dolor de hígado puede deberse a los siguientes trastornos. En la fase inicial, puede que el paciente no presente ningún síntoma, pero en fase avanzada puede sentir dolor:

Hepatitis
La hepatitis o inflamación del hígado se produce tras una infección viral.

Esteatosis hepática o hígado graso
El hígado graso, también conocida como esteatosis hepática, es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grandes cantidades de grasa en el órgano que produce inflamación, dolor de hígado y boca amarga.
El exceso de alcohol es un factor desencadenante de esteatosis hepática.

Cáncer hepático
El cáncer de hígado se produce por metástasis de otros órganos o bien puede deberse a un consumo excesivo de alcohol durante mucho tiempo.

Algunas enfermedades genéticas raras como la hemocromatosis y el síndrome de Wilson pueden producir hepatitis, cirrosis e insuficiencia hepática.

Dolor de hígado al correr

La mayoría de personas, niños incluidos, experimenta dolor tras correr durante algún tiempo.
Se percibe un pinchazo de dolor intenso justo por debajo de la caja torácica, normalmente en la parte derecha.
Este síntoma suele ser frecuente en los deportistas que corren y, cuando se produce, se debe reducir la velocidad y caminar hasta que el dolor desaparezca.

Hasta hace poco, no existía ninguna explicación para este desagradable calambre.
Hoy en día, los investigadores creen que este pinchazo de dolor en el lado derecho se debe a un estiramiento de los ligamentos que se extienden desde el diafragma hasta los órganos internos y, sobre todo, hacia el hígado.
Los movimientos que se realizan al correr, a la hora de absorber y expulsar el aire, hacen que estos ligamentos se estiren.

Expulsar el aire cuando el pie derecho pisa el suelo produce un contragolpe en el hígado (situado en el lado derecho, justo debajo de la caja torácica).
Cuando el hígado baja más que el abdomen, el diafragma sube para expulsar el aire.
Estos estiramientos continuos producen espasmos en el diafragma.

Cómo parar el dolor de hígado después de correr
Para que el dolor desaparezca, se debe dejar de correr.
Para reducir el dolor más rápidamente, se puede poner una mano en el lado derecho de la barriga y empujar hacia arriba levantando ligeramente el hígado.

Dolor de hígado al respirar

posologie tramadol mylan

Como lo mencioné anteriormente, si la causa del hígado graso es el consumo de alcohol, con dejarlo a tiempo es suficiente. Suena fácil pero requiere de gran fuerza de voluntad. Aquí dejo este enlace con consejos para dejar el alcohol.

Muchos problemas de salud se mejoran con perder peso, el hígado graso es uno de ellos. Pero no se debe perder peso demasiado rápido porque eso mas bien puede provocar esta enfermedad. En lugar, se debe perder peso gradualmente mediante una dieta saludable y 30 minutos de ejercicio diarios. La recomendación es perder medio kilo (approx. 1 libra) por semana, máximo 1 kilo.

A pesar de que se necesitan más estudios científicos para comprobar los beneficios del cardo mariano para el hígado, muchos naturistas aseguran que esta planta medicinal mejora la función del hígado, aumenta la regeneración hepática y ayuda en la descomposición de la grasa que causa la enfermedad de hígado graso.

El cardo mariano (milk thistle) se puede conseguir en forma de suplemento en las tiendas naturistas y en algunas farmacias donde vendan suplementos naturales. También se puede ordenar por Internet aquí. Se toma de acuerdo a las instrucciones del frasco después de consultarlo con su médico.

Estudios preliminares demuestran que el jengibre podría ser bueno para el hígado graso. El jengibre contiene antioxidantes y también ayuda a bajar los triglicéridos.

Los antioxidantes en el jengibre combaten el estrés oxidativo, un posible causante del hígado graso

La toronja no solo sirve para la prediabetes sino que también es buena para el hígado graso. Se cree que la naringenina que contiene el pomelo puede activar los químicos responsables de la oxidación de ácidos grasos. También podría disminuir la grasa corporal y atenuar el síndrome metabólico, dos factores que a menudo contribuyen a la enfermedad de hígado graso.

Todas estas comidas contienen jarabe de maíz de alta fructosa y grasas trans, sustancias que son muy dañinas para la salud. En lugar de estas comidas, incluya en su dieta una variedad de frutas y vegetales y alimentos ricos en fibra y bajos en calorías y grasas saturadas.

Los vegetales crudos y las frutas son los alimentos más poderosos para curar el hígado. Estos alimentos ayudan a limpiarlo y repararlo, de manera que el hígado puede atrapar y eliminar más grasa y otras toxinas.

Nuestros pacientes vienen de todas partes del mundo. ¡Algunos son sus vecinos!

Creamos la aplicación Calcium Pro para facilitar el diagnóstico de los problemas de las paratiroides y el alto contenido de calcio. Esta aplicación médica está entre las 3 mejores del 2014.

Nuestros cirujanos están entre el 1% de los mejores cirujanos de los EE.UU.

Nuestro hospital ha sido clasificado como el número uno en toda la Florida, y como uno de los mejores hospitales de los Estados Unidos en Endocrinología y Cirugía de cabeza y cuello (nuestra área de especialidad).

Lea nuestro Blog sobre Paratiroides
Relatos interesantes sobre los pacientes de hiperparatiroidismo que vemos todos los días. Algunos artículos son ¡muy interesantes!

Lea los relatos de más de 2,000 personas que se sometieron a la cirugía de paratiroides en el Centro de Paratiroides Norman.

Lea las 10 reglas de Norman sobre las paratiroides publicado en el New York Times.

Paratiroides.com es la autoridad principal del mundo en las glándulas paratiroides. Hiperparatiroidismo, la cirugía de glándulas paratiroides, los tumores de glándulas paratiroides, enfermedad de las glándulas paratiroides, los problemas de la hormona paratiroidea y los desordenes de calcio, todos son discutidos en un lenguaje fácil de entender con fotos e ilustraciones. Todos los aspectos de la enfermedad de glándulas paratiroides se discuten, incluyendo mini-cirugía paratiroidea (MIRP). Nuevo

Los temas relacionados están organizados en grupos. El funcionamiento normal de las glándulas paratiroides se presenta primero. El hiperparatiroidismo (enfermedad paratiroidea) se discute en la segunda sección, incluyendo los problemas de las glándulas paratiroides, tales como el exceso de producción de la hormona paratiroidea, calcio elevado en la sangre, los síntomas y las posibles complicaciones del hiperparatiroidismo incluyendo la osteoporosis, la fatiga crónica y los cálculos renales. La tercera sección presenta el tratamiento de la enfermedad paratiroidea incluyendo la cirugía del "pasado" y la nueva y mejor mini-cirugía de paratiroides - en la que casi todos los pacientes pueden tener su problema curado para siempre en menos de 20 minutos.

Watch a video at http://www.youtube.com/embed/1memy75uaUc

Esta mini-cirugía puede cambiar su vida! Los últimos avances en la cirugía paratiroidea se discuten e ilustran en detalle. La cuarta sección discute los problemas durante cirugía en la búsqueda de glándulas paratiroides que generalmente son muy pequeñas y la importancia de un cirujano experimentado en este tipo de cirugía. Si usted está leyendo Paratioide.com, es probable que tenga un tumor de paratiroides que debe ser tratado. Debe educarse o sufre un gran riesgo que el tumor de la glándula paratiroidea no se diagnostique o se elimine en el momento oportuno. No existen muchos expertos en el mundo. por lo que necesita educarse bien.

Introducción a las glándulas paratiroides. Esta página es el punto de partida para aprender lo que son las glándulas paratiroides, donde están localizadas las glándulas paratiroides en el cuello, y lo que hacen.

Función de las glándulas paratiroides. Las glándulas paratiroides controlan el calcio en la sangre, en los huesos y el sistema nervioso. Si usted tiene el calcio alto o elevado, es casi seguro que tiene un problema de las glándulas paratiroides.

El hiperparatiroidismo. El hiperparatiroidismo es la enfermedad principal de las glándulas paratiroides. El hiperparatiroidismo ocurre cuando una de las paratiroides desarrolla un tumor que produce demasiada hormona paratiroidea. Este tumor debe ser eliminado. Más adelante leerá que una simple operación lo va a curar. pero usted debe leer esta página para empezar.

Los síntomas de Hiperparatiroidismo. Los sintomas de exceso hormonal paratiroidea o hiperparatiroidismo son variables. La mayoría de personas tienen síntomas. (Lea esta lista). Algunos no se dan cuenta que tienen un problema hasta que el tumor de paratiroides es removido y se empiezan a sentir mejor. Muchos de ustedes se sorprenderán de lo que este tumor puede causarle. aumenta su riesgo de apoplejía, enfermedades del corazón y el de cáncer.

El diagnóstico del hiperparatiroidismo y la enfermedad paratiroidea es muy fácil. Los niveles sanguíneos de calcio y la hormona paratiroidea hacen el diagnóstico. Si usted tiene calcio alto, es casi seguro que tiene un tumor en una de sus glándulas paratiroides. Las glándulas paratiroides controlan el calcio. Tiene un problema de calcio?. Vaya a función paratiroidea. Esta es la página que usted necesita fotocopiar y llevarle a su médico! Updated

La osteoporosis es un problema enorme causado también por la enfermedad de glándulas paratiroides. Al extirpar el tumor se recuperara la densidad ósea y la resistencia ósea. Este es el único tipo de osteoporosis que es 100% reversible.

Distribución por edad de la enfermedad de glándulas paratiroides. Aunque la enfermedad afecta con mayor frecuencia las personas mayores de 50 anos, los jóvenes también pueden adquirirla! Esta página muestra la distribución de edad y lo común que es para todo el públicos.

Imágenes y fotos de los tumores paratiroides. En esta página se muestran fotos de tumores removidos de nuestros pacientes durante en un período de dos semanas. Esto le permitirá ver los adenomas de paratiroides y comparar sus niveles de calcio y HPT a otros que ya han tenido la cirugía. para que pueda imaginar lo que puede tener en el cuello. Es muy informativo. Esta es una lectura obligada para todo el mundo.

Las causas de la enfermedad paratiroidea. ¿Cómo se produce la enfermedad paratiroidea? Se debe a la híper secreción de la hormona paratiroidea, este tema está cubierto en una página diferente. Esta página está muy avanzada y se analiza El por qué? y Cómo? las glándulas paratiroides se convierten en tumores. No comience marcha aquí, se puede confundir. Esta debería ser una de las últimas páginas que lea.

Las causas de calcio alto o elevado en la sangre. Nunca es normal (no es "OK") tener un nivel alto de calcio. Esta página habla de todas las enfermedades diferentes que pueden hacer que el calcio en la sangre se vea demasiado alto. La mayoría de la gente no necesita leer esta página. todas estas enfermedades son muy raras y probablemente no las tiene. usted tiene enfermedad paratiroidea. Esta página sólo se debe leer si su médico le dijo que su alto grado de calcio puede ser causado por el cáncer. es casi seguro que no es cáncer. Es casi seguro que es causado por un tumor benigno de la glándula paratiroidea.

Niveles bajos de vitamina D. Más de dos tercios de los pacientes con hiperparatiroidismo primario tienen niveles bajos de vitamina D en su sangre. Este es el mecanismo del cuerpo tratando de protegerse, pero es muy común y mal entendido por los endocrinólogos. Esta es una de nuestras páginas avanzadas y sólo debe ser leída después de entender los conceptos básicos de la enfermedad paratiroidea. Si su médico le dijo a usted que usted tiene niveles bajos de vitamina D, y que es la causa de su calcio alto, usted debe leer esto.

El diagnóstico de hiperparatiroidismo - AVANZADO. Esta es nuestra mejor página sobre la forma de diagnosticar la enfermedad paratiroidea, pero es más avanzada. Si usted es un paciente debe leer esta página sólo después de haber leído nuestra primera página en el diagnóstico de hiperparatiroidismo. Esta es una página importante, debe fotocopiarla y llevarla a sus médicos! Debe leer sobre la mini-cirugía paratiroidea y ver la película antes de leer esta página.

Paratiroides Sección 3: El tratamiento de la enfermedad de la paratiroides y el hiperparatiroidismo: La cirugía paratiroidea ‘Antigua' y cirugía paratiroidea Nueva 'Mini'

La cirugia estándar para glándulas paratiroides. Desde 1925 el tratamiento para la enfermedad paratiroidea (hiperparatiroidismo) ha sido la cirugía estándar. Esta se sigue realizando hoy en día como lo fue en aquel entonces. pero nadie debe tener esta gran operación! Por favor. evite esta gran operación. ninguno de los expertos en paratiroides realiza esta cirugía hoy día. Si el cirujano no realiza al menos una o dos operaciones de paratiroides cada semana, y debe ir a otro cirujano.

Cirugía Paratiroidea Mínimamente Invasiva. Mini-cirugía paratiroidea (MIRP) fue inventada en 1993. Esta página explica cómo prácticamente TODOS los pacientes deben tener mini-cirugía en lugar de la antigua "operación paratiroidea" - Pero usted tiene que encontrar un cirujano de paratiroides con experiencia. los pacientes deben leer esta página y la siguiente. No deje que su médico le diga que usted no puede conseguir la mini-cirugía porque su radiografía de sestamibi es negativa. Todo el mundo puede tener la mini-cirugía. Punto.

Procedimiento MIRP NOTA IMPORTANTE: DEBE LEER ESTA SECCIÓN. Esta página de Parathyroid.com entra en los detalles del procedimiento MIRP - una mini-operación que cura más del 99% de los pacientes de paratiroides. La operación sólo utiliza un mínimo de anestesia, por lo general tarda en promedio menos de 20 minutos, y los pacientes van a la casa alrededor de una o dos horas más tarde. Va, la incisión es generalmente sólo una pulgada. Haga clic aquí para ver la película archivada de esta operación como ocurrió en vivo 14 de junio 2006. Se incluye una breve conferencia por el Dr. Norman. Esta es la técnica mas avanzada en el tratamiento de paratiroides. No hay sangre en la película. Es muy informativa. Siénteseme, vea esta película, y aprenda.

precauciones para administrar tramadol

-Irritación de la piel o aparición de sarpullidos.

Trastornos en su alimentación.

Si presenta alguno de los citados síntomas debería acudir lo más pronto posible a un médico. Lo peor en estos casos es hacer caso omiso al dolor ya que esto solo aumentará su tormento.

El tratamiento para las personas con una elevada ingesta de alcohol suele ser disminuir progresivamente dicha cantidad hasta llevarla al mínimo. En los demás casos el médico determinará la enfermedad y los medicamentos necesarios para controlarla. Su diagnóstico suele realizarse a través de análisis de sangre y orina.

Dolor de Hígado puntuación 9/10 a abril de 2015 por Emilio

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de NAFLD incluyen:

  • Tener sobrepeso u obesidad;
  • Tener diabetes tipo 2;
  • Altos niveles de colesterol en la sangre;
  • Uso prolongado de ciertos medicamentos como corticosteroides;
  • Estar infectado con hepatitis viral.

  • fatiga;
  • debilidad;
  • dolor en tu vientre.

  • atrofia muscular;
  • hemorragia interna;
  • ictericia (la piel y el blanco de los ojos se vuelven amarillos);

  • vacunarse contra la hepatitis A y B para evitar complicaciones;

Like us on Facebook for more awesome posts

El hígado es uno de los órganos más vitales del cuerpo. Este órgano es responsable de algunas funciones, como la desintoxicación, el almacenamiento de glucógeno y la producción de hormonas. El hígado se encuentra en el lado derecho de la cavidad abdominal y es de color marrón rojizo. El peso promedio del hígado de un adulto es alrededor de 1,5 kilogramos. Es el mayor órgano glandular en el cuerpo humano y se encuentra a la derecha del estómago, justo debajo del diafragma. Mantener el hígado sano es muy necesario para una vida saludable. Por lo tanto, no es prudente hacer caso omiso de los síntomas asociados con ese órgano.

Dolor de hígado a menudo se confunde con otros tipos de dolor en el abdomen. Por lo general, se experimenta como un dolor leve en la parte superior derecha del abdomen. En algunos casos, podría ser acompañado con dolor de espalda y / o dolor abdominal. La ubicación del dolor también puede variar ligeramente de un paciente a otro. Sin embargo, es difícil distinguir el dolor de hígado de otros tipos de dolor abdominal. La gente tiende a ignorar este síntoma (a menos que sea demasiado grave) y esto puede conducir a más complicaciones. Por lo tanto, es muy necesario identificar y tratar el dolor tan pronto que sea posible. Algunos de los síntomas del dolor de hígado son los siguientes:

  • Uno de los factores más importantes en la identificación de este dolor es la ubicación. El dolor se experimenta principalmente en el lado superior derecho del abdomen, debajo de la caja torácica.
  • Por lo general, el dolor de hígado se siente como un dolor leve, pero para algunas personas, podría ser como un dolor agudo. Puede ir acompañado de dolor de espalda o dolor en el hombro, en algunos casos.
  • Otros síntomas incluyen erupciones, picazón, manchas marrones en la piel. Algunos pacientes pueden presentar coloración amarillenta de la piel y de los ojos.
  • Sudoración excesiva, mal olor corporal y mal aliento se encuentran entre los síntomas de dolor de hígado. La persona afectada también puede tener las plantas de los pies y las palmas de las manos rojas, inflamadas y con picazón.

Aparte de lo dicho anteriormente, hay varios otros síntomas que pueden estar asociados con este tipo de dolor. Tales síntomas adicionales pueden variar según el caso.

  • La dificultad para respirar
  • El dolor al respirar o toser
  • La decoloración de la orina y de las heces
  • La fatiga y el dolor articular
  • La inflamación de los testículos
  • Las náuseas y / o diarrea
  • La distensión abdominal
  • La pérdida de peso inexplicable

Es muy raro que una persona con dolor de hígado pueda tener todos los síntomas anteriores. En caso de síntomas graves como taquicardia, fiebre alta, vómito con sangre, dolor hepático severo y alucinaciones, la atención médica inmediata debe ser proporcionada a la persona afectada.

El dolor de hígado puede ocurrir debido a varias razones. La mayoría de las causas son graves y potencialmente mortales, si no se diagnostican y se tratan a tiempo. Una de las causas más comunes es la hepatitis. Todas las formas de hepatitis B, hepatitis A y C son causantes del dolor en el hígado y la ictericia. Otra condición médica asociada con este dolor es cáncer de hígado el que se identifica en sus últimas etapas. En este caso, el dolor puede ir acompañado de fatiga, pérdida de apetito y pérdida de peso. El hígado graso (esteatosis) es una condición, en la que el hígado se aumenta debido a la acumulación de grasa. También puede causar disfunción hepática. Otras causas de dolor de hígado incluyen cirrosis, el consumo de alcohol, agrandamiento del bazo y el hígado, la sobrecarga de tóxicos y otras enfermedades del hígado. Cualquiera que sea la causa, el diagnóstico precoz y el tratamiento es necesario para evitar mayores complicaciones, que pueden ser mortales a veces. El tratamiento del dolor de hígado puede variar dependiendo de las causas. Por lo general, para determinar la causa exacta se realizan los análisis de orina y de sangre.

Esto es sólo un resumen breve acerca de los síntomas de dolor del hígado, cualquier síntoma asociado a él debe ser diagnosticado y tratado tan pronto como sea posible.

El término hígado graso se refiere a una amplia gama de alteraciones del hígado. La alteración fundamental es la acumulación excesiva de grasa en las células del hígado. Lo mas corriente es que se deba al consumo de alcohol. Sin embargo, en los últimos años se ha reconocido que una gran parte de los pacientes con hígado graso no beben. Por lo tanto, se ha acuñado el término hígado graso no alcohólico (HGNA). Se añade este término no alcohólico, porque las alteraciones del hígado son, en muchos aspectos, similares a las que se pueden ver en personas que beben alcohol de forma excesiva.

En una primera fase de la enfermedad ocurre la acumulación de grasa sin producir inflamación en el tejido hepático (no hay inflamación ni daños significativos del órgano). A ello se le llama hígado graso simple (también se usa el término esteatosis hepática). La presencia de grasa cambia el aspecto y la función del hígado, pudiendo ocasionar inflamación hepática. Cuando esta ocurre, da lugar a la llamada esteatohepatitis no alcohólica, que de no tratarse, puede dar lugar a una cirrosis hepática, considerada una etapa avanzada de la enfermedad.

El hígado graso no alcohólico no produce síntomas por sí mismo, por lo que es considerada una enfermedad “silenciosa”. Algunos pacientes con esta dolencia han manifestado dolor o malestar inespecífico en el costado superior derecho del abdomen. Como no produce síntomas, en algunos pacientes el hígado puede dañarse de forma inadvertida por años o décadas.

El hígado graso no alcohólico se diagnostica generalmente por accidente, cuando el paciente se realiza exámenes por otra causa. Las alteraciones mas frecuentes son elevaciones leves de los exámenes hepáticos (bilirrubina, transaminasas [SGOT/SGPT, ALAT/ASAT] o GGT). Es también común la detección de hígado graso mediante un examen de imagen (generalmente una ecografía abdominal). Una vez realizado el diagnóstico, algunos pacientes pueden requerir, a petición del médico especialista, la realización de una biopsia hepática.

La causa fundamental del hígado graso no alcohólico es la resistencia insulínica, que significa que el organismo no maneja apropiadamente el azúcar que se consume en la dieta. Esto produce un exceso de azúcar en la sangre similar, pero menos marcado, a lo que ocurre en la diabetes. El Hígado y el páncreas detectan el exceso de azúcar en la sangre lo que produce un aumento de la insulina y finalmente, acumulación de grasa en el hígado. El hígado acumula el exceso de azúcar en forma de grasa pues ésta es la forma de almacenar energía cuando hay exceso de ella.

La obesidad y el sobrepeso son, sin duda, los factores más relevantes en el desarrollo del hígado graso. Otros factores importantes son la presencia de diabetes, elevación de los niveles triglicéridos en la sangre y factores genéticos no del todo conocidos. La presencia de antecedentes de diabetes en familiares es un factor de riesgo importante.

A continuación te presentamos los mejores remedios caseros para hígado graso que hemos recopilado.

Nuestros remedios para hígado graso pretenden ayudarte a estar informado, pero nunca deben sustituir una consulta médica. Es fundamental que consultes a tu médico sobre este o cualquier otro tratamiento natural, así como posibles contraindicaciones o incompatibilidades.

Se requiere una dieta con más fibra, sin azúcares simples, menos grasas malas y nada de alcohol. Además, los ácidos grasos omega-3 están considerados los protectores del hígado, por lo que es bueno aumentar el consumo en pescados ricos en este ácido.

Para aumentar el consumo de fibra puedes elegir el pan integral, al igual que el resto de cereales (como el arroz, la pasta o el cuscús), sustituir los cereales de desayuno por muesli o por copos de avena o maíz al natural, sin azucarar, incluir legumbres, según tolerancia, entre 2 y 3 veces por semana, así como añadir las verduras a cada comida, especialmente las de hoja verde son idóneas para la protección hepática.

Para reducir el consumo de azúcares, deberás prescindir de todo tipo de alimentos azucarados y recetas que contengan azúcar, incluso, será conveniente limitar de forma temporal el consumo de fruta fresca por su aporte de fructosa a la dieta.

Para reducir el consumo de grasas perjudiciales, deberás evitar el consumo de alimentos ricos en grasas saturadas como leche entera, nata, quesos, mantequilla, embutidos, tocino, carne grasa, bollería y repostería industrial que contenga aceite de coco o de palma, y utilizar siempre y en su justa medida, aceite de oliva.

Los síntomas de toxicidad en el hígado no siempre son fáciles de identificar. Muchas condiciones asociadas con un hígado intoxicado son problemas que pueden surgir a partir de una serie de causas.

Aunque algunas condiciones de la toxicidad en el hígado, como la fatiga o irritabilidad a menudo son sólo una parte de la vida, y no necesariamente el resultado de deficiencias hepáticas, hacer caso omiso de las condiciones de salud generalizadas nunca se aconseja.

En cambio, debemos ver los problemas de salud como las “malas hierbas” a eliminar. Muchas veces, enfermedades derivadas de los desequilibrios y la toxicidad en el cuerpo brotan de múltiples maneras y solventar las deficiencias puede ayudar a aliviarlas.

Tienes que poner atención si te encuentras regularmente experimentando múltiples condiciones adversas a la vez, especialmente cuando eso se convierte en “la norma”.

Si “la norma” para ti es el malestar constante, puede ser una indicación de que el cuerpo y el hígado están sobrecargados con las toxinas que impiden las funciones importantes.

En tales casos, el mejor curso de acción es hacer un inventario de tu estilo de vida para eliminar las fuentes de toxinas y complementar ese cambio de estilo de vida con una limpieza y desintoxicación del hígado utilizando métodos totalmente naturales y orgánicos.

Uno de los síntomas más comunes de la toxicidad hepática es la fatiga crónica. Muchas personas con hígados sobrecargados se despiertan por la mañana sintiéndose letárgicos y sin energía, como si no hubieran dormido en absoluto.

Cuando te sientes fatigado, incluso antes de empezar el día, se necesita un gran esfuerzo para conseguir un impulso. No es sorpresa que las personas que experimentan esto a menudo terminan a mitad del día con una desaceleración que seguido es acompañada de rigidez y dolores.

La fatiga crónica puede deberse a una serie de orígenes, sin embargo, se debe evitar de inmediato asumir la disfunción hepática y actuar indebidamente ante esto debe evitarse.

Lo que mucha gente no se para a pensar es que crea muchísimos problemas de todo tipo: familiares, laborales, psicológicos… y de salud.

Diversos estudios epidemiológicos indican la clara relación existente entre el consumo de alcohol y enfermedad hepática. Asimismo, se ha demostrado una correlación muy estrecha entre mortalidad por cirrosis alcohólica por habitante por año.

A pesar de la directa relación entre la cantidad de consumo de alcohol ingerido y el riesgo de desarrollar lesiones en el hígado, la cirrosis sólo se observa en una baja proporción de casos. Del total de personas alcohólicas, aproximadamente el 40 – 50% presenta alteraciones hepáticas y el 15 – 20% tiene cirrosis.

El consumo de alcohol puede provocar diversos tipos de problemas en nuestro hígado. Este órgano trata de “depurar” o metabolizar el alcohol pero cuando se ingiere de forma habitual acabará enfermando. Algunos de los problemas más habituales son:

Las personas con un consumo excesivo de alcohol suelen presentar grasa en las células hepáticas. Algunas personas, de entrada, no tienen signos de ningún problema pero otras, en cambio, ven como pierden peso, tienen nauseas, vómitos y un malestar continuo en el abdomen.

La hepatitis alcohólica es un problema hepático típico del alcohólico crónico. La persona suele estar siempre cansada, con náuseas y con pérdida de apetito.

Más adelante suele notar un dolor en el lado derecho superior del abdomen y un color de piel y mucosas amarillento. En muchos casos, si el abuso del alcohol continua, puede terminar con una cirrosis.

En la cirrosis el hígado ya está en un punto de alteración grave y la recuperación ya es muy compleja. El hígado presenta unos nódulos envueltos de un tejido fibroso. Su función se ve muy alterada y todos los signos anteriores de la hepatitis empeoran aún más.

El cuerpo se va intoxicando y se producen problemas digestivos importantes así como una gran dificultad en absorber nutrientes y alteraciones en el nivel de energía y de ánimo.

Depende del caso en el que nos encontremos.

  • En la esteatosis hepática si dejamos el alcohol, cuidamos la dieta y tomamos los nutrientes y suplementos adecuados podemos mejorar relativamente rápido.
  • En las hepatitis por alcoholismo y si no es un caso ya muy avanzado también podemos mejorar bastante si dejamos el alcohol cuidamos la dieta y seguimos el tratamiento adecuado. Plantas como el Cardo Mariano (evitar los hipertensos) y el Desmodens pueden ayudarnos muchísimo.
  • En casos de cirrosis seguir las pautas anteriores siempre ayudará pero ya estamos en un punto de degeneración hepática importante y, a veces, la única opción ya es… el trasplante.

En resumen, no debemos minusvalorar el excesivo consumo de alcohol ya que nos puede llevar a complicaciones de todo tipo.

Cuando un conjunto de personas no obtiene de su medio físico la satisfacción de las necesidades en el orden material, sufre consecuencias que se expresan en el orden médico; tenemos allí una "población enferma". Cuando estas necesidades insatisfechas operan en el orden social, nos encontramos con una "sociedad enferma". A este tipo de patologías se las engloba dentro de lo que se llaman enfermedades sociales.

Estas enfermedades son producto de la crisis que vive una sociedad. En la actualidad, nos encontramos con una sociedad materialista, consumista e individualista en la que se han trastocado los valores. Esta "era del vacío" es la generadora de enfermedades, en donde el sujeto no encuentra salidas sanas y busca válvulas de escape en el alcohol, las drogas y muchas otras formas de autoagresión.

Entre las enfermedades sociales describiremos:

Es una enfermedad que supone una intoxicación con alcohol etílico en forma prolongada y habitual y una dificultad para dejar de beber.

Durante los períodos de intoxicación se presenta un deterioro de la actividad y un aumento de la irritabilidad y de la agresividad.

Esta enfermedad comienza con un exceso en la ingesta de alcohol. La tolerancia significa que la persona se va acostumbrando a beber cada vez más y necesita ir aumentando la cantidad para obtener los mismos efectos a medida que pasa el tiempo. Durante este proceso, el individuo puede seguir haciendo su trabajo sin que nadie note que ha bebido.

La dependencia psicológica se manifiesta en:

* Predominio de beber por encima de otras actividades.

* La bebida ocupa el primer plano en la vida del sujeto; el resto (familia, trabajo, recreación, etc.) ocupa un lugar secundario.

* Compulsión a beber, sin poder parar. En este momento no se da cuenta de que ya no controla la ingesta de la bebida, ya no puede detenerse y fracasa en cada uno de sus intentos de dejar de beber. Si consigue abandonar la bebida lo hace por un corto período, los síntomas de la abstinencia se presentan rápidamente y hay muchas probabilidades de que vuelva a beber.

* La máxima manifestación de la dependencia la representa la abstinencia. Esta se manifiesta a través de un malestar general, sensación de desazón, anhelo de beber, temblor de manos, vómitos, mareos, etc. que se calman con la primera gota de bebida. El delirium tremens es un estado psicótico agudo producido tras un cuadro de abstinencia repentina. Este cuadro comienza con un período de ansiedad, inquietud, incoordinación motora y finalmente, delirios y alucinaciones. (vive como si soñara despierto, se siente perseguido por animales e insectos). Esta sugestión lo lleva a sentir que su habitación se agrieta, el techo se derrumba; a estas sensaciones se le agregan: aumento de tensión, de la presión arterial, temblores, deshidratación; hasta que finalmente cae al suelo, presentando un cuadro del tipo epiléptico.

Un problema habitual del alcohólico es que no reconoce serlo. Las consecuencias que produce el exceso de alcohol son: trastornos en el sueño (que van desde insomnio hasta pesadillas), gastritis, pérdida del apetito, anemia, agitación, hipertensión, trastornos hepáticos y sexuales, epilepsias de origen tardío.

Entre los factores psicológicos encontramos: episodios de confusión, pérdida de la memoria, sensación de que la gente lo mira mal, que no lo comprende, dificultades para mantener relaciones estables (pareja, hijos, amigos, compañeros de trabajo)

Algunos factores sociales que se observan en el comportamiento del alcohólico son: desavenencias conyugales, violencia, accidentes en la carretera, pérdida del empleo por marcados ausentismos; en casos límites se ha observado el vagabundeo y el suicidio.

El alcohol es un depresor del sistema nervioso central, cuando su concentración en la sangre se eleva, puede producir depresión y paros respiratorios y por este camino, la muerte.

Los jóvenes que consumen alcohol tienden a deshinibirse y a ejecutar acciones que habitualmente les avergonzarían: cortejar a una chica, entablar un diálogo o enfrentar una situación difícil. En un primer momento el alcohol actúa como euforizante, da coraje, reduce tensiones, etc. pero su efecto posterior es inverso, provocando estados de tristeza, ansiedad y depresión. El uso y abuso del alcohol se asocia con problemas emocionales y sociales, aunque los hijos de padres alcohólicos tienen una alta predisposición genética al consumo.

El alcoholismo es una enfermedad que no se cura, pero sí se rehabilita. El tratamiento consiste en dietas de desintoxicación y especialmente terapias individuales y grupales tanto para el enfermo como para su grupo familiar, ya que todo alcohólico está inmerso en una familia que necesita ayuda.

Droga es toda sustancia capaz de alterar el organismo y su acción psíquica la ejerce sobre la conducta, la percepción y la conciencia. La dependencia de la droga es el consumo excesivo, persistente y periódico de toda sustancia tóxica.

Existen cuatro características que definen la dependencia de la droga:

1- A medida que la droga se incorpora en el organismo, se genera un fenómeno biopsicológico denominado tolerancia: las células se adaptan y se acostumbran a funcionar con drogas. El adicto siente intensa necesidad de la droga y se altera cada vez más cuando se ve privada de ella. Utiliza cualquier medio para obtenerla.

2- El adicto se vuelve cada vez más tolerante a la droga y debe aumentar la dosis progresivamente para producir los mismos efectos que al principio. De esta manera se va generando una dependencia física.

3- En la mayoría de los casos el adicto se torna dependiente de la sustancia, a tal punto que la suspensión repentina de la misma produce síntomas de abstinencia (igual que el alcohólico). El uso prolongado de la droga ocasiona cambios fisiológicos del sistema nervioso que llevan a su deterioro. Las células del tejido nervioso (neurona) no se regeneran. La droga produce la muerte de dichas células, por lo tanto el daño neurológico es irreversible.

4- En última instancia, el drogadicto, la sociedad o ambos, sufren sus efectos.

Veamos en el siguiente cuadro los tipos de drogas:


El alcoholismo ha sido considerado como una enfermedad incurable, progresiva y mortal por la Asociación de Médicos de los EE.UU. (American Medical Association); igualmente la Organización Mundial de la Salud, lo determina como una enfermedad y lo precisa como “. toda forma de embriaguez que excede el consumo alimenticio tradicional y corriente o que (. ) sobrepasa los linderos de costumbres sociales. ” Enfermedad que afecta no sólo al adicto sino también la vida de todo aquel que se encuentre a su alrededor.
Existen muchas definiciones acerca del alcoholismo, escogeremos la de un experto en el tema, el Dr. David L. Ohlms, quien define: “El alcoholismo es una enfermedad crónica, progresiva e incurable, caracterizada por la pérdida del control sobre el alcohol.

Alcoholicos Anónimos no “define” al alcoholismo. La mayoría de nosotros estamos de acuerdo en que, se podría describir como una compulsión física unida a una obsesión mental; es decir, un deseo de consumir alcohol más allá de nuestra capacidad para controlarlo, desafiando todas las reglas del sentido común.
Aceptamos la idea de que, hasta el punto en que nos interesa, el alcoholismo es una enfermedad progresiva y que no se puede “curar”, pero al igual que muchas otras enfermedades, se puede detener. No es una vergüenza padecer esta enfermedad, siempre que se enfrente con honestidad el problema y se intente hacer algo al respecto.

tramadol eliminacion

  • – como el azúcar refinado y la harina, el pan blanco, pasteles, estallidos, así como otros alimentos refinados o procesados. Ellos se convierten en triglicéridos – forma de grasa que obtiene recogió en el hígado.
  • – como granos sin procesar o menos elaborados enteros, frijoles, frutas y verduras.
  • – éstas son las grasas saturadas y las grasas trans. Así que evitar la carne alta en grasa como la carne, cordero, cerdo, pollo con piel, productos lácteos enteros de grasa, mantequilla, queso, helados, manteca de cerdo, etc. Escala el consumo de grasas trans evitando comercialmente horneados pasteles, galletas, magdalenas, pasteles, frutos secos de masa, aperitivos envasados, como galletas y papas fritas, margarina, manteca vegetal, alimentos fritos, dulces etc.
  • – estos son grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas. Escoja los que tienen ácidos grasos omega 3 y aceite prensado en frío para cocinar. Algunos de los grandes aceites contienen aceite de oliva, aceite de canola, aceite de girasol, aceite de cacahuete, aceite de sésamo. Tener más de aguacates, nueces incluyendo almendros, olivos, cacahuetes, avellanas, nueces, mantequilla de maní. Estos son grasas monoinsaturadas. Usted podría tener el aceite de cártamo, aceite de maíz, aceite de soja, nueces, girasol, sésamo y semillas de calabaza, semillas de lino, los pescados grasos como el salmón, el atún, la caballa, el arenque, trucha, sardinas, leche de soja, tofu, etc. Mientras grandes grasas no son malas, todo en cantidades excesivas convertir sí mismo en terrible! Recordemos que.
  • – Utilice el azúcar y menor sal. Es posible que desee comenzar utilizando flavorer más saludables como el vinagre o jugo de limón para cortar en la ingesta de sal. Utilice la miel natural como una alternativa para el azúcar refinado.
  • – considerar el uso de este tipo de especias como el comino y la cúrcuma al cocinar sus platos. Estados hígado graso pueden curar de manera excelente.

Junto con los cambios en la dieta, usted tiene que traer algunos cambios en el diseño de su vida.

  • – alcohol es una de las causas importantes para el hígado graso. Completamente dejar de fumar que tiene el alcohol si usted tiene este estado. En el caso de que usted no puede dejar totalmente tenerlo al retirar el hígado graso, es necesario mantener el límite de seguridad de su propia alimentación. Veinte gramos por día es lo que se conoce como el límite real seguro para los licores. Más de usted y que puede dañar su hígado.
  • – El exceso de peso o la grasa puede ser la vida arriesgando. Reducir el peso mediante el ejercicio constante y siguiendo dieta saludable.
  • – nada puede superar este. No sólo para el hígado graso no es malo para la salud general. Haga ejercicio por lo menos 30 minutos todos los días. En caso de que preguntar acerca de ejercicios específicos para aeróbicos, trotar y el hígado no son especialmente malo para el hígado.

Usted tiene problemas con la hepatitis cuando el hígado se inflama. Aunque las razones de los diversos tipos de hepatitis (A, B, C, etc) difieren entre sí, pero todos ellos conducen a la inflamación de las células del hígado. Huelgas de virus causan hepatitis viral. Las formas más frecuentes de hepatitis viral son la hepatitis B, la hepatitis A y la hepatitis C, de entre los cuales la hepatitis A es la que es menos puesta en peligro. Cuando usted se siente las indicaciones de la hepatitis como la falta de deseo, incluso la ictericia y pesadez en el lado correcto de su abdomen, cansancio, picazón, la luz y la materia fecal de color grisáceo, es necesario aplicar con prontitud algunos remedios caseros. Consultar a su médico por cada día o dos si usted es incapaz de frenar el desorden es una acción sagaz que ver con el fin de ahorrar al mismo tiempo que su hígado

  • Semillas de carambola – 1 cucharadita
  • Semillas de comino – 1 cucharadita
  • Sal de piedra – un poco de ella
  • Semillas de carambola asado y semillas de comino seco
  • Conéctese a tierra los dos semillas tostadas para conseguir su polvo.
  • Combina bien y poner en un poco de sal de roca para esto. Mezcla de nuevo.
  • Tener esta mezcla de especias dos veces al día. Tendrás que ellos devoran.
  • Añadir el polvo de regaliz.
  • Mezcle bien y tenerlo.
  • Tener esto diariamente hasta que se elimina la hepatitis.

El ajo es un súper que purifica la sangre pero además se descarga desechos peligrosos desde el cuerpo.

  • Tome 1-2 dientes de ajo, la piel de ellos y masticar sobre ellos con el estómago vacío cada día al día.
  • Contener estrelló el ajo en sus platos todos los días.

Trastorno Cirrosis del hígado funciona. Los tejidos del hígado sanos son reemplazados lentamente por ella. Esto se traduce en el hígado no funciona de la misma manera que sea apropiada como la circulación de sangre al hígado y desde se obstruye. En tamaño, el hígado reduce con el tiempo. Los principales síntomas de la cirrosis incluyen vómitos, náuseas e indigestión. Poco a poco a bajar de peso y comienza a tener dolor de estómago. Usted puede incluso tener mal aliento, piel amarillenta, como resultado de la temperatura y la ictericia. Se agrava más lejos, en el caso de que la condición no se incluye y se obtiene marcas de araña rojas delgadas en los brazos, el cuello, la cara y otras partes del cuerpo. Su abdomen, además, podría conseguir distendido con marcas rojizas en la misma.

  • Ponga las semillas de papaya triturada y expresar su jugo.
  • Añadir el jugo de limón con jugo de semillas de papaya triturada.
  • Mezclar bien y beber.
  • Tener esto dos veces al día durante sólo un mes.
  • Añadir las semillas de comino en polvo con suero de leche
  • Mezclar bien y beber.
  • Tenga esta suero de leche con especias día a día.
  • Añadir el zumo de medio limón en agua.
  • Añadir la sal para esto.
  • Mezclar bien.
  • Tenga esta jugo de limón sal tres veces al día.
  • Lavar la zanahoria bien y picarla.
  • Remoje la espinaca en agua durante unos minutos. Tome las hojas y perder agua. Repita durante un tiempo adicional. Esto asegura a perder el polvo y todo el suelo.
  • Ahora moler ambos zanahoria y hojas de espinaca y sacar su jugo.
  • Beber este jugo de espinaca zanahoria diaria.

Hierba cardo de leche es mala para la cirrosis, pero para el bienestar general del hígado. Simplemente no puede curarse, pero restaurar la energía perdida de su hígado. Hacer té de cardo de leche como un tónico para el hígado.

  • Romper las semillas del cardo de leche utilizando la ayuda de mortero.
  • Ponga las semillas machacadas en una taza.
  • Vierta agua caliente sobre ella.
  • Deje reposar durante media hora.
  • Beber este té de cardo de leche al día.
  • Una taza al día va a trabajar para el hígado.

Sin embargo, no se olvide que la dieta saludable, además de ejercicio regular es la clave para su hígado sano desprovista de cualquier dolencia! Recordemos todos los 10 tratamientos que se dan aquí, finalmente, trabajar para convertir su hígado sano y libre de la enfermedad, no importa en qué época sus enfermedades hepáticas son! Luego, además, si su enfermedad hepática se diagnostica, se recomienda requerir ayuda médica especializada. Al final, no podemos ser superficial con tan significativo un órgano del cuerpo como el hígado!

– [DIURETICO], [ANTIHIPERTENSIVO]. La altizida es un diurético tiazídico que favorece la eliminación de sodio, cloruro y agua. Su mecanismo de acción no está bien determinado, pero parece secretarse activamente al lumen de la nefrona, desde donde bloquea los sistemas de transporte iónicos a nivel de los túbulos contorneados distales (TCD). El incremento de la carga osmótica del filtrado ocasiona la liberación de más agua.
La altizida se engloba dentro del grupo de los diuréticos de bajo techo, eliminando unos volúmenes de agua y de sodio mucho menores que los diuréticos del asa, ya que actúa a un nivel al que llegan muchos menos electrolitos como consecuencia de la reabsorción en el asa de Henle, aunque mayores que los diuréticos ahorradores de potasio. La altizida favorece la eliminación del 5-10% del sodio total filtrado.
Los diuréticos de bajo techo favorecen también la eliminación de potasio (debido probablemente a un fenómeno secretor intensificado por el aumento de la concentración de sodio y el mayor volumen de filtrado), magnesio y bicarbonato, aunque no suelen dar lugar a modificaciones del pH urinario. No obstante, sí se han descrito casos de alcalosis metabólica hipopotasémica o hipoclorémica.
Su mecanismo de acción antihipertensivo no se conoce bien. A corto plazo produce una reducción de la volemia, pero a la larga se activa el sistema renina-angiotensina-aldosterona y el volumen plasmático vuelve a los niveles basales. Se cree que sus efectos antihipertensivos a largo plazo se deben a una disminución de las resistencias periféricas, debido a que son fármacos vasodilatadores directos.
Los efectos natriuréticos de las tiazidas dependen de la cantidad de sodio que llegue a los TCD. En pacientes con enfermedades renales graves, cirrosis o insuficiencia cardíaca congestiva, en el que la cantidad de sodio en el TCD puede verse limitada, las tiazidas pueden ser ineficaces.

– [HIPERTENSION ARTERIAL].
– [EDEMA]. Tratamiento de los edemas asociados a [INSUFICIENCIA CARDIACA], [CIRROSIS HEPATICA] ([ASCITIS]) o enfermedad renal, incluyendo [INSUFICIENCIA RENAL] o [SINDROME NEFROTICO].

DOSIFICACIÓN:
El tratamiento debe ser individualizado para cada paciente, ajustando la posología en función de las necesidades de cada paciente y de la tolerabilidad del tratamiento.
– Adultos, oral:
* Hipertensión arterial: 15 mg/12-24 horas.
* Edema: 15 mg/6 horas, hasta un máximo de 120 mg/24 horas.
– Niños, oral: No se ha evaluado la seguridad y eficacia de la altizida.

– [ALERGIA A TIAZIDAS] o hipersensibilidad a cualquier otro componente del medicamento. Debido a su similitud química con las sulfonilureas y las sulfamidas, se recomienda evitar la utilización de altizida en pacientes con [ALERGIA A SULFONILUREAS] o [ALERGIA A SULFAMIDAS], ante el riesgo de reacciones de hipersensibilidad cruzada.
– [DESEQUILIBRIO ELECTROLITICO] grave y no corregido, como en caso de [HIPOVOLEMIA], [DESHIDRATACION], [HIPOPOTASEMIA], [HIPOMAGNESEMIA] o [HIPONATREMIA] grave. La altizida aumenta la eliminación de agua y de electrolitos, por lo que podría agravar aún más estos cuadros. Antes de iniciar un tratamiento con un diurético, debe normalizarse el equilibrio hidroelectrolítico.
– Insuficiencia renal grave (CLcr

Las enfermedades causadas por el alcohol más comunes son las enfermedades hepáticas, cáncer, infecciones, anemia, gota, neuropatía alcohólica, pancreatitis, enfermedades cardiovasculares, síndrome de Wernicke-Korsakoff, degeneración cerebelosa, síndrome del espectro alcohólico fetal, demencia y depresión.

Tomar unas cervezas u otras bebidas alcohólicas en compañía se considera una conducta aceptable socialmente, que puede ayudar a estrechar lazos con familiares, amigos y conocidos.

De hecho, beber una o dos porciones de alcohol al día pueden ser beneficiosas para tu organismo, ya que contribuyen a prevenir enfermedades cardiovasculares e ictus.

No obstante, si bebes más de los límites recomendados, el consumo de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar numerosas enfermedades y provocar otras consecuencias.

Hay pruebas claras de que beber demasiado alcohol afecta a nuestro hígado, estómago, salud mental, circulación sanguínea, tejido nervioso, etc. Así como desembocar en una importante adicción, el alcoholismo, que es considerada una grave enfermedad de difícil recuperación.

A continuación, te presento las enfermedades que pueden aparecer si se abusa de las bebidas alcohólicas.

Es ampliamente conocido que el consumo excesivo de alcohol afecta a tu hígado. Este órgano se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y su función principal es ayudarte a procesar los alimentos, además de actuar como filtro para ciertas sustancias.

¿Qué ocurre cuando bebemos alcohol? Primero, el alcohol llega al estómago e intestinos y posteriormente pasa por nuestro hígado antes de circular por todo el cuerpo.

El hígado posee químicos llamados enzimas que procesan el alcohol, transformándolo en otras sustancias químicas que más tarde se convierten en agua y dióxido de carbono. Estas sustancias sobrantes se expulsan a través de la orina y de los pulmones.

Sin embargo, si bebes alcohol más rápido de lo que puede procesar tu hígado, los niveles de alcohol en sangre se elevan y aparecen los síntomas típicos de la embriaguez o “borrachera”.

Existen tres tipos de daños en el hígado ocasionados por beber más alcohol de lo que el organismo puede tolerar:

– Hígado graso: los bebedores asiduos frecuentemente presentan acumulaciones de grasa en el interior de las células del hígado. Tener grasa en el hígado no produce síntomas ni parece ser grave, el problema es que te predispone a desarrollar una hepatitis si el consumo de alcohol permanece.

Esta condición puede revertirse si el consumo de alcohol se reduce o se detiene.

– Hepatitis alcohólica: se trata de la inflamación del hígado que puede tener diferentes niveles de gravedad según avance la enfermedad. Así, en un grado leve puede que no se den síntomas notorios y sólo se detectaría a través de un análisis de sangre.

En cambio, una hepatitis grave produciría mareos, náuseas, piel y ojos amarillentos (por niveles altos de bilirrubina), y en ocasiones, dolores localizados en la zona del hígado. En los estados más graves, puede desarrollarse una insuficiencia hepática, condición que puede ser mortal y que da lugar a confusión, coma, sangrado intestinal y problemas de coagulación de la sangre.

Para tratar la hepatitis alcohólica, evidentemente se debe interrumpir la ingesta de alcohol, se alimentará al individuo a través de un tubo en el estómago y administrarán esteroides.

Si la hepatitis se vuelve crónica, el hígado puede ir dañándose hasta aparecer una cirrosis.

– Cirrosis hepática: es una enfermedad crónica que no puede revertirse. Se caracteriza por la sustitución del tejido hepático sano por tejido cicatricial o fibrosis. Poco a poco ese tejido dañado va aumentando, y puede bloquear la circulación sanguínea. Así, el hígado va dejando de funcionar correctamente, impidiéndose la regeneración normal de las células hepáticas.

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo: se encarga de procesar y eliminar los productos de desecho para evitar que se acumulen a través de su participación en procesos como el metabolismo o la función inmunitaria. Cuando la actividad del hígado se ve afectada de forma grave, la vida de la persona corre un riesgo muy elevado.

En este artículo hablaremos de las causas, los síntomas y los tipos de esteatosis hepática o hígado graso, uno de los trastornos más comunes de este órgano, que predispone a la aparición de cirrosis (cicatrización patológica del hígado) si no se trata adecuadamente mediante cambios en el estilo de vida, en particular la abstinencia del alcohol.

La esteatosis hepática es una enfermedad, con frecuencia asintomática, que consiste en la acumulación de grasas en las células del hígado; las más habituales son los triglicéridos, que se relacionan con la aterosclerosis y la hipercolesterolemia. El nombre más utilizado por la mayoría de personas para designar este trastorno es “hígado graso”.

Se trata de una enfermedad de carácter reversible, puesto que su evolución depende por lo general de que se produzcan cambios en los hábitos y en el estilo de vida, como la adopción de una dieta saludable o la interrupción del consumo de alcohol. No obstante, la esteatosis hepática puede progresar hacia la cirrosis si no es manejada de forma adecuada.

La prevalencia de este trastorno varía en gran medida en función del país al que nos refiramos; mientras que en algunos es de aproximadamente un 10%, en muchos países ricos esta cifra supera el 20% de la población. En cualquier caso la esteatosis hepática es una enfermedad muy habitual, en especial en personas con obesidad.

Con frecuencia la esteatosis hepática se manifiesta como un trastorno asintomático, o bien aparecen tan sólo síntomas inespecíficos como cansancio o malestar en el vientre. Es por esto que muchas personas no son conscientes de que tienen este problema si ningún examen físico detecta un signo característico: un ligero aumento del tamaño del hígado.

La mayoría de los síntomas del hígado graso se asocian a la inflamación de este órgano. Cuando esto sucede es habitual que aparezcan síntomas como la sensación de fatiga, la debilidad física, la confusión, el dolor en el abdomen, la disminución del apetito y en consecuencia la del peso corporal.

El hígado tiene una cierta capacidad de autorrepararse. Este proceso se da a través de la generación de nuevas células hepáticas que sustituyen a las que se encuentran dañadas. Sin embargo, si el hígado es forzado en exceso puede producirse una cicatrización crónica de los tejidos; cuando la esteatosis evoluciona hasta este punto hablamos de cirrosis hepática.

Cuando las grasas se acumulan en exceso en el hígado, el funcionamiento de este órgano se ve alterado; esto hace que nuestro cuerpo no pueda eliminar correctamente las sustancias de desecho que se introducen en nuestro organismo, en especial a través de aquello que comemos y bebemos.

El abuso y la dependencia del alcohol son las causas más habituales de la esteatosis hepática, puesto que el consumo excesivo de esta sustancia provoca lesiones en el hígado. Cuando éste es el principal factor causal en la aparición de la enfermedad se utilizan los términos “esteatosis hepática alcohólica” e “hígado graso alcohólico”.

Algunos de los factores de riesgo más relevantes para la aparición del hígado graso son la obesidad, las dietas ricas en azúcares y grasas (que pueden provocar diabetes tipo 2 e hiperlipidemia) y tener una edad avanzada; la mayoría de casos se dan entre los 40 y los 60 años. La herencia genética y el consumo de aspirina o esteroides también se asocia a este trastorno.

Por lo general los casos de hígado graso se clasifican en función de si su causa es el consumo excesivo de alcohol u otra distinta. No obstante, también existe una variante especial que merece la pena mencionar: la esteatosis hepática aguda del embarazo.

La esteatosis hepática no alcohólica se asocia generalmente con trastornos en la descomposición de grasas; esto hace que se acumulen en el hígado. El criterio básico que se utiliza para diagnosticar esta variante del hígado graso es que al menos un 10% del tejido de este órgano esté compuesto por lípidos.

El alcoholismo daña las células del hígado e interfiere en su funcionamiento; esto incluye la descomposición de lípidos. Si una vez detectada la esteatosis hepática alcohólica el consumo de alcohol se mantiene es muy probable que el trastorno evolucione hasta pasar a ser una cirrosis; en cambio, tras unos dos meses de abstinencia la esteatosis remite.

Este tipo de esteatosis hepática es una complicación poco frecuente que aparece en el tercer trimestre de gestación. Los síntomas tienden a desaparecer después del parto, e incluyen una sensación de malestar general, dolores en la parte alta del vientre, náuseas y vómitos y la ictericia, que consiste en la coloración amarillenta de la piel y de las mucosas.

La enfermedad de hígado graso (esteatosis) es la acumulación de un exceso de grasa en las células del hígado. El hígado graso es una condición frecuente sobretodo en los países occidentales.

Aunque tener un poco de grasa en el hígado es normal, cuando corresponde a más del 10 por ciento del peso del órgano, se considera que padece hígado graso y se pueden desarrollar complicaciones. El alcoholismo es una de las causas principales de la enfermedad.

Con frecuencia, esta enfermedad no presenta síntomas. Sin embargo, cuando empeora o se desarrollan complicaciones es posible que sienta cansancio, pérdida de peso, debilidad, confusión o resienta algunas molestias en el lado derecho de su cuerpo, justo debajo de las costillas.

El hígado graso se desarrolla cuando el cuerpo produce demasiada grasa o no puede metaforizar la grasa lo suficientemente rápido. Este exceso se almacena en las células del hígado.

La causa más común del hígado graso es el consumo excesivo de alcohol. Otras causas comunes incluyen:

  • Obesidad.
  • Hiperlipidemia (niveles altos de grasas en sangre).
  • Diabetes.
  • Factores genéticos.
  • Pérdida de peso rápida.
  • Efectos secundarios de ciertos medicamentos, como la aspirina, los esteroides, el tamoxifeno, y la tetraciclina.

En ocasiones, en los casos en los que el paciente no es alcohólico, es frecuente que su médico desconozca la causa.

Existen dos tipos principales de la enfermedad de hígado graso:

  1. Enfermedad hepática alcohólica. Como su nombre indica, es causada por el excesivo consumo de alcohol
  2. Enfermedad hepática grasa no alcohólica. Causada por otras enfermedades, como la diabetes de tipo 2 o el sobrepeso.

› También se puede contraer hígado graso durante el embarazo.

Se puede padecer la enfermedad hepática alcohólica al beber grandes cantidades de alcohol, incluso si la cantidad ingerida excesiva se desarrolla en un corto período de tiempo.

Los genes también pueden desempeñar un papel muy importante, ya que la forma que tiene su cuerpo en descomponer el alcohol o en ser alcohólico se puede ver condicionada por factores hereditarios.

Otras causas menos frecuentes de ALD son:

  • Padecer Hepatitis C
  • Tener un exceso de hierro en el organismo.
  • Ser obeso.

Generalmente, la abstinencia de alcohol soluciona el problema. Por el contrario, si el consumo continúa, se pueden desarrollar complicaciones como la cirrosis.

Aunque frecuentemente su causa no es clara, el factor genético, la edad, la diabetes, y el sobrepeso o la obesidad son los motivos más frecuentes de EHNA.

Otras posibles causas incluyen:

  • Algunos medicamentos.
  • Hepatitis viral.
  • Enfermedad hepática autoinmune o heredada.
  • Pérdida de peso rápida.
  • Desnutrición.
  • Algunos estudios sugieren que algunos cambios en el intestino, como el exceso de bacterias en su interior, también podrían estar relacionados con el EHNA.

Síndrome antifosfolípido primario

El síndrome antifosfolípido primario (APS) se define por los hallazgos clínicos de trombosis arterial y venosa, abortos recurrentes y trombocitopenia, y la presencia de anticuerpos antifosfolípidos (aPL), principalmente anticuerpos anticardiolipina (aCL) y anticuerpos con actividad anticoagulante lúpica. Se observaron diversas anomalías en el hígado en asociación con el APS, tales como oclusión venosa hepática con el consiguiente síndrome de Budd Chiari.

Los anticuerpos también pueden tener importancia en la patogenia de otras lesiones hepáticas, algunas de las cuales tienen una base vascular e involucran los pequeños vasos intrahepáticos. En 1998, Pérez Ruiz y colaboradores sugirieron un posible papel de los aPL en la patogenia de la hiperplasia regenerativa nodular del hígado (NRHL), un trastorno raro, caracterizado por transformación micronodular difusa del parénquima hepático con una zona nodular demarcada por cordones comprimidos de células hepáticas.

Hasta la fecha, se comunicaron 10 pacientes con NRHL relacionada con aPL. Los patrones de presentación clínica incluyen alteraciones en las pruebas de función hepática o signos y síntomas de hipertensión portal. De manera que en sujetos con aPL que presentan pruebas de función hepática persistentemente alteradas o con signos y síntomas de hipertensión portal debe considerarse el diagnóstico de NRHL y la obtención de especímenes hepáticos para la evaluación histológica. Por otro lado, en pacientes con aPL también puede ocurrir un aumento de las enzimas hepáticas sin ninguna explicación evidente, presumiblemente por la formación de trombos de fibrina en los pequeños vasos intrahepáticos.

La polimiositis (PM) es un trastorno inflamatorio muscular autoinmune. El término dermatomiositis (DM) se aplica cuando la PM se asocia con una erupción cutánea característica. Un tercio de los casos se relaciona con diversas patologías reumáticas autoinmunes y un décimo con neoplasias. La incidencia de síndrome paraneoplásico es mayor en hombres, especialmente en aquellos con DM. Cualquier cáncer puede ser responsable de esta asociación, más comúnmente de pulmón, ovario, útero, tracto gastrointestinal, próstata y trastornos mieloproliferativos; sólo se informaron dos casos de carcinoma hepatocelular.

Las pruebas más importantes para establecer o confirmar el diagnóstico de DM o PM se basan en las mediciones de los niveles séricos de enzimas musculares, el electromiograma y la biopsia muscular. El ensayo enzimático más sensible es el de la creatininquinasa (CPK), aunque también están elevados los valores de transaminasas y lactato deshidrogenasa (LDH). En ausencia de determinaciones de CPK, el incremento en los niveles de las transaminasas y la LDH a menudo es atribuido en forma errónea a enfermedad hepática. De este modo, las miositis inflamatorias son algunas veces diagnosticadas como enfermedad hepática, con el retraso en el tratamiento apropiado.

En una comunicación de un caso se describió asociación entre PM y hepatitis crónica activa, y se informaron sólo 6 casos de PM relacionada con cirrosis biliar primaria (CBP) en mujeres. La CBP es una enfermedad hepática colestásica, crónicamente progresiva, de etiología desconocida, caracterizada por la obliteración inflamatoria de los conductos biliares intrahepáticos de mediano calibre, vinculada con diversos anticuerpos tales como anticuerpos antimitocondriales [AMA] (90%), factor reumatoideo (70%), anticuerpos anti-ADN desnaturalizado (22%) y que ocurre con predominio en mujeres de mediana edad. Por ende, en la evaluación de la PM debe prestarse atención al aumento en los niveles séricos de FAL, en vista de la posible asociación entre PM y CBP.

Las pruebas de función hepática pueden ser anormales en hasta el 6% de los pacientes con artritis reumatoidea (AR) y comprenden principalmente incrementos en los niveles séricos de FAL y gamma glutamiltransferasa. Los cambios histológicos hepáticos en la AR no son específicos e incluyen hiperplasia de las células de Kupffer, infiltración grasa e infiltración de las áreas periportales por células mononucleares. En un estudio donde se obtuvieron biopsias del hígado en 117 pacientes no seleccionados con AR, muchos de los cuales tenían pruebas de función hepática normales, se encontraron alteraciones histológicas en el 65%; se observó hepatitis reactiva en el 43% e hígado graso en el 22%. En otro ensayo, se evidenciaron cambios reactivos no específicos en el 74% de 31 pacientes con AR y sólo se halló enfermedad hepática definida en 4 sujetos.

El síndrome de Felty (AR, esplenomegalia y neutropenia), raramente compromete al hígado. En una serie con 12 pacientes, 5 presentaron hepatomegalia y aumento en los niveles de FAL, y 8 cambios histológicos con infiltración linfocítica difusa dentro de los sinusoides e hiperplasia de las células de Kupffer. Tres individuos tuvieron fibrosis periportal con infiltración linfocítica y uno cirrosis macronodular. No hubo correlación entre las alteraciones en las pruebas de función hepática y los hallazgos histológicos. La incidencia de compromiso hepático es desconocida, pero en una serie se encontró hepatomegalia en el 68% y anomalías en las pruebas de función hepática en el 25% de los pacientes estudiados.

La hipertensión portal con várices esofágicas y hemorragia gastrointestinal puede ser una complicación mayor del síndrome de Felty. También se comunicó la presencia de NRHL en este síndrome.

La esclerodermia es un trastorno reumático, autoinmune, multisistémico caracterizado por fibrosis de la piel y numerosos órganos, aunque el compromiso hepático es raro. La enfermedad hepática no se ha considerado un hallazgo significativo de la esclerodermia y, en series grandes, se observó mayor prevalencia de esta patología en las poblaciones utilizadas como grupo control. En una valoración prospectiva de la extensión del compromiso visceral en la esclerodermia, se encontró que 16 de 31 pacientes (52%) presentaban alteraciones en las pruebas de función hepática o prolongación del tiempo de protrombina. En una reseña de 727 individuos con esclerodermia, sólo 8 (1.1%) evidenciaban compromiso hepático.

La enfermedad del hígado que se asocia usualmente con esclerodermia es la CBP. Si bien la prevalencia de CBP en pacientes con esclerodermia no se ha aclarado, casi el 15% de aquellos con CBP han presentado esclerodermia, la mayoría en su variante limitada (cambios cutáneos leves y pérdida de la peristalsis esofágica). La relación entre CBP y esclerodermia parece ser más que una coincidencia y sugiere que estas dos patologías pueden tener en común una base autoinmune. Esto es avalado por estudios que indican que los anticuerpos anticentrómero (ACA) tienden a ocurrir en asociación con los AMA.

Los ACA se detectaron no sólo en esclerodermia, sino en otras enfermedades autoinmunes, incluso CBP. En un ensayo, 22 de 558 (3.9%) pacientes evidenciaron esclerodermia limitada con CBP, en el 59% de los cuales la esclerodermia limitada precedió el diagnóstico de CBP (en el 91% también se detectó síndrome de Sjögren) y todos (n = 22) tuvieron ACA. Se sugirió que la determinación de éstos podría indicar a los individuos con riesgo de aparición de esclerodermia limitada en el futuro y se propuso el acrónimo PACK, que engloba los componentes principales del síndrome (CBP, ACA, CREST y queratoconjuntivitis).

En este estudio, se ha sugerido, más que probado, una asociación específica entre CBP y esclerodermia limitada. Es probable que esta asociación sea genuina, ya que no se informó la aparición simultánea de esclerodermia limitada con otras formas de enfermedad hepática. Sin embargo, no se incluyó un grupo control con pacientes con otras patologías colestásicas y otras enfermedades del hígado de patogenia inmune.

La NRHL es una complicación rara en las personas con esclerodermia y si bien se ha mencionado ampliamente su asociación, sólo se comunicó un pequeño número de casos. Además, se propuso una nueva entidad clínica que consiste en esclerodermia limitada con NRHL y CBP. Se describieron casos de esclerodermia limitada asociada con NRHL y anomalías bioquímicas y serológicas características de la CBP.

La relación entre colangitis esclerosante primaria (PSC) y esclerodermia es extremadamente rara, pero puede esperarse sobre la base del amplio disturbio del tejido conectivo en la esclerodermia, con depósito anormal de colágeno en el epitelio de los conductos biliares. La mayoría de los sujetos con PSC permanecen asintomáticos por considerables períodos de tiempo, aun con evidencia de colestasis en las pruebas de función hepática. En la bibliografía sólo se encontró un caso de PSC en la esclerodermia. Hay una considerable superposición entre los hallazgos clínicos y bioquímicos de PSC y CBP.

Síndrome de Sjögren primario

El síndrome de Sjögren (SS) primario es una enfermedad autoinmune, inflamatoria crónica de las glándulas exocrinas, que afecta principalmente las glándulas lagrimales y salivales. Un limitado número de estudios evaluaron el compromiso hepático en esta patología. El SS se asoció con CBP, hepatitis crónica autoinmune y cirrosis criptogenética. Se comunicó una incidencia de enfermedad hepática en el SS primario (sin AR) del 6%. Más tarde, se demostró que la relación entre el SS primario con hepatitis crónica activa y cirrosis criptogenética fue del 22.2%. En un estudio de 300 pacientes con SS primario, se encontró que el 7% tenía evidencias de enfermedad hepática tanto subclínica (2%) como asintomática (3%), con aumento de las enzimas hepáticas; en el 6.6% se detectaron AMA por inmunofluorescencia. En el seguimiento durante 7 años de algunos de estos sujetos no hallaron cirrosis y concluyeron que el compromiso del hígado en individuos con SS primario es raro, subclínico y no lleva a la cirrosis, y que los AMA fueron los factores indicadores más sensibles de enfermedad hepática subyacente. Otro ensayo similar, con un pequeño número de pacientes, concluyó que las anormalidades en las pruebas de función hepática son comunes en el SS primario y que pueden indicar patología autoinmune subyacente del hígado.

Es bien conocida la existencia de una asociación entre CBP y SS primario, aunque no se sabe la prevalencia exacta de la CBP en este síndrome; en un estudio se encontró CBP en 5 de 80 (6%) personas con SS primario. El SS primario y la CBP comparten muchos hallazgos. En ambas enfermedades la inflamación comienza alrededor de los conductos y ambas poblaciones epiteliales expresan inapropiadamente moléculas de clase II del complejo mayor de histocompatibilidad (HLA); las células T CD4+ predominan en las lesiones de cirrosis biliar grave y en las lesiones de las glándulas salivales en el SS primario. De modo que ambas enfermedades tienen mecanismos patogénicos comunes, a pesar de que su perfil de autoanticuerpos es diferente; en los pacientes con SS primario predominan los anticuerpos anti-Ro y anti-La, mientras que en la CBP lo hacen los AMA.

Durante largo tiempo se ha sospechado acerca del papel causal de las infecciones virales en el SS primario (principalmente herpesvirus y retrovirus). En 1992, se postuló una asociación entre el SS primario y el virus de la hepatitis C (HCV). Mediante reacción en cadena de polimerasa, la detección de viremia por HCV en pacientes con SS primario osciló entre 0% y 19%; significativamente mayor que la observada en la población general (1%). En comparación con los sujetos con SS primario sin infección por HCV, aquellos con este virus tuvieron una mayor prevalencia de compromiso hepático (100% en un estudio).

La detección de AMA en el suero de individuos con SS primario, con aumento de las enzimas hepáticas o sin él, sugiere en gran medida enfermedad hepática temprana. Las alteraciones en las pruebas de función hepática aisladas son frecuentes y podrían indicar enfermedad hepática autoinmune.

Las principales asociaciones de compromiso del hígado en las patologías reumáticas autoinmunes son las siguientes: síndrome de Budd Chiari, hepatoesplenomegalia, ictericia, incremento de transaminasas y NHRL en el APS; hepatomegalia, hipertensión portal, aumento de FAL, hiperplasia de células de Kupffer, esteatosis, fibrosis leve del tracto portal y NRHL en el síndrome de Felty; ictericia, aumento de FAL, hepatitis crónica activa y CBP en la miositis; aumento de FAL y gammaglutamiltransferasa, hiperplasia de células de Kupffer y esteatosis en la AR; hepatomegalia, prolongación del tiempo de protrombina, ictericia, incremento de enzimas hepáticas, cirrosis, CBP y NRHL en esclerodermia; aumento de las enzimas hepáticas, ictericia, CBP, hepatitis crónica activa y cirrosis criptogenética en SS primario, y hepatomegalia, ictericia, incremento de transaminasas, esteatosis y hepatitis crónica activa en el LES.

Si bien las manifestaciones hepáticas son raras, pueden ocurrir concomitantemente o en forma seriada; el médico clínico debe estar alerta sobre su existencia para realizar un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno.

En esta hoja se describen algunas pruebas comunes que se realizan para el diagnóstico o tratamiento de problemas hepáticos. El proveedor de atención médica le dirá cuáles son las pruebas que necesita.

Algunos procedimientos para examinar el hígado

A continuación se indican los procedimientos que se realizan para observar el estado o el funcionamiento del hígado y de los órganos relacionados con él (como la vesícula biliar o los conductos biliares).

La biopsia del hígado es un procedimiento para determinar si hay daños en el tejido hepático. Se utiliza una aguja para extraer una pequeña muestra de tejido del hígado. Esta muestra se examina en el laboratorio para determinar si hay señales de inflamación, formación de tejido cicatricial u otros problemas.

La tomografía computarizada muestra una imagen tridimensional del hígado y de la vesícula biliar que permite observar si hay cálculos (piedras), abscesos, anomalías en los vasos sanguíneos o tumores.

La colangiopancreatografía endoscópica retrógrada es un procedimiento que puede revelar si existe obstrucción o estrechamiento de los conductos biliares. Se inserta un endoscopio (un tubo pequeño y flexible) en la boca. El endoscopio se pasa a través del esófago y del estómago, hasta la parte superior del intestino delgado, donde desembocan los conductos biliares. Se introduce un tinte de contraste a través del endoscopio para facilitar la visualización de los conductos biliares en las radiografías. El médico puede tomar muestras de tejido o fluidos utilizando instrumentos introducidos en el endoscopio. Estas muestras se envían a un laboratorio para ser examinadas.

La gammagrafía hepatobiliar con ácido iminodiacético se utiliza para estudiar la función de la vesícula biliar o el hígado. Se inyecta en el cuerpo un líquido conocido como trazador o marcador radiactivo. A medida que este líquido se desplaza a través del hígado hacia la vesícula biliar y el intestino, puede verse en la gammagrafía. El marcador muestra donde hay ausencia o bloqueo de los conductos biliares y otros problemas.

La colangiopancreatografía por resonancia magnética es una prueba en la que se utilizan campos magnéticos fuertes para crear imágenes de los conductos biliares, el páncreas y la vesícula biliar. Puede revelar conductos biliares anormales o estrechados, o cálculos biliares.

Como comentamos anteriormente, el exceso de alcohol puede producir un hígado graso. Esta patología es benigna y puede solucionarse reduciendo la grasa en el hígado. El órgano aumenta su tamaño al almacenar grasa de más, lo que además fomenta la aparición de lípidos.

Uno de sus síntomas puede ser la ictericia, por lo que está relacionado con la bilirrubina alta. Además, produce un malestar general y pérdida de peso. En general, los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Fatiga
  • Sensación de pesadez
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Malestar general
  • Pérdida de peso
  • Ictericia
  • Retención de líquidos

Hay que tratar el hígado graso, ya que puede derivar en una inflamación del hígado y hasta en cirrosis o cáncer. Por eso es conveniente seguir los consejos dados anteriormente, ya que ayudan a depurar el hígado y evitar que adquiera esta patología.

Si te gustó este artículo sobre bilirrubina alta, no te pierdas tampoco:

¡Pierde peso analizando tu caso de forma personal!

Gracias… No saben lo mucho que me ayudaron con esto, gracias y besos.

¡Gracias a ti Marisol por confiar en nuestro artículo sobre bilirrubina elevada en sangra!

Hola, que tal? me extirparon la vesícula y al parecer se me ha obstruido el conducto biliar, ya que estoy con los ojos amarillos, me arde el cuerpo, sobretodo manos y espalda, como si fuese insolación. Una vez tuve que vomitar ya que estaba súper llena de gases y la comida no me hacía bien y a partir de ese momento empezó el amarillo en mis ojos. Estoy asustada, ya me hice los exámenes y los tengo que pasar a buscar pero debo realizarme un ultrasonido para descartar que sea otra piedra. Según el Dr. me dice que por como fue mi operación me deben insertar una aguja a través del hígado para destapar el conducto. Estoy muy asustada

Hola Susy,
no has de preocuparte ya que el médico especialista te habrá brindado el mejor tratamiento.
Espero que te puedas recuperar y te hagas la prueba de ultrasonidos con éxito.
Saludos

Disculpe, me realizaron una química sanguinea y resulta que tengo los niveles de bilirrubina altos.
Mi pregunta es… a qué especialista debo de acudir?
Agradecería su respuesta.

Hola Jovana,
El médico especialista en bilirrubina es el Hematólogo.
Saludos

Hola mis resultados de trigliceridos 497mg/dl hace tres meses tratamiento bezafibrato de 200 mg 2 al día durante 38 días y 1 pravastatina de 10 mg en la noche de ahí nuevo resultado fue 90 mg/dl y un nuevo análisis que no me hicieron en inició ácido úrico alto 11.8 mg/dl me dieron alopurinol de 300 mg media pastillay me dijeron deje de tomar bezafibrato lo hize por 10 días nuevamente análisis ácido úrico 6.7 normal y trigliceridos altos 297 mg/dl tome nuevamente bezafibrato 1 pastilla cada día y alopurinol y 1/4 de pastilla nuevo análisis a los 30 días 5 días antes deje medicamentos trigliceridos 247 mg/dl y ácido úrico 8.1 siguen altos y un nuevo estudio arrojó bilirrubina total 1.1 que es un 10% más de lo que debemos tener y cuidados que e tenido son deje cigarro, alcohol, carne cerdo y res, ya no ayuno hago tres comidas al dia, hago ejercicio, baje de peso en tres meses que es lo que ya llevó de 89kg con 1.76 de altura baje a 76 kg con 1.76 y ahora mi miedo es seguir bajando de peso y no bajar triglicerido o que por el bezafibrato me cause problemas más gravez al hígado y lo que no e hecho es tratarme con vitamina B3 niacina, mis médicos de IMSS no me atienden no me dan información, prácticamente sólo me dan las pastillas que dice el protocolo pero no me preguntan que síntomas tengo o no me revisan ni siquiera ni presión de verdad tengo que buscar un especialista si conocen de alguno en México y que sea recomendado avisenme ya me desesperes tengo angustia y miedos pero ahí voy trató de hecharke ganas ya me deprimi tengo 40 años aconsejenme gracias

Buenas noches mi examen del perfil 20, me indica bilirrubina alta en 4,9 (alto), me operaron la vesicula y soy deporttista, no tomo casi alcohol..quiero saber la recomendacion o sugerencia. No presento ictericia. Gracias.

Algunos consejos:

Muy bien me gusto mucho y me alerto sobre los sintomas y me explica que es la desintoxicaciòn, solo una duda.

Las erupciones en la piel no deberian ser permanentes. Una vez el proceso de desintoxicación haya terminado las erupciones deben desaparecer.

Ola oye una dudita la desintoxicacion con batidos es ta bien.

En este caso hay que ver la calidad del batido. Si es un batido utilizando frutas y vegetales preferiblemente organicas pues si son buenos, siempre y cuando se haga por el tiempo recomendado. Yo lo recomendaria no mas de 3 dias si es que se reemplazan todas las comidas por batidos. Hay que tener en cuenta que no todos los batidos que venden son de buena calidad.

Muchisimas gracias:) y no puedo tomarmelo remplazando la cena solamente.

Perdon por tantas dudas entonces puedo comenzar mañana tomarmelo en el desayuno,comida y cena y el sabado y domingo tambien.

Mi consejo sería reemplazar solo la cena y tener un desayuno y almuerzo saludable, rico en frutas y vegetales.

Aqui le dejo un buen ejemplo de un menu para un dia:
http://saludymax.blogspot.com/2014/01/comida-para-un-dia.html

Cuando uno se esta dexintocicando el cuerpo le da picor en diferentes partes del cuerpo especialmente en la cara que uno siente como si te camina hormigas en la cara.o no.

El síntoma de picor u hormigueo puede ser que este relacionado con el proceso de desintoxicación ya que cuando las células expulsan las toxinas se puede sentir algún tipo de molestia. Es importante que verifique con su medico para descartar que sea alguna otra condición.

Dos preguntas. Que me recomienda para dexonticar y si se esta limpiando el cuerpo puede que salga herpes?

Para desintoxicar el cuerpo se recomienda llevar una dieta rica en frutas y vegetales, actividad física y un consumo adecuado de agua. Existen distintas métodos de desintoxicación como licuados y/o suplementos nutricionales que contengan altos niveles de antioxidantes. Hay un buen suplemento que lo recomiendo y lo uso, se llama Cellgevity es muy bueno para desintoxicar el cuerpo, ya que lo hace de manera intra celular. En respecto al herpes, se refiere a que se pueda curar el herpes, que salgan los sintomas de herpes o contraer herpes?

estoy tomando espirulina hace 3 diaa y tengo gases y diarrea es normal,?
Me estoy desintoxicando?

La diarrea no es buena senal. Puede ser que los gases se deban a un proceso de desintoxicacion o que al ir al bano se este evacuando mas cantidad. Pero la diarrea puede ser senal de que algo esta ocurriendo en el sistema digestivo y la absorbcion de nutrientes puede estar siendo afectada.

La diarrea puede ser sintoma de desintoxicacion siempre y cuando sea una controlada.

Buenos días. Estoy comiendo ajo en ayunas para desintoxicarme x efectos del cigarro he bajado mucho de peso. Mi pregunta es. Es normal que me den mareos? Jamas los habia tenido y soy hombre de 38 años.

Saludos, Mencionaste que comes ajo en ayuna y que estas perdiendo mucho peso. Si estas comiendo ajo en ayuna y no desayunas, esta practica puede provocar mareos ya que el cuerpo no tendrá la energía necesaria para funcionar. Esto puede provocar problemas en los niveles de glucosa en sangre. La perdida de peso puede ser debido también a ese factor, si es que no estas desayunando. Si estas desayunando y haciendo todas tus comidas, la recomendación seria que consulte un/a medico y un/a nutricionista dietista, ya que el mareo puede deberse a otro motivo.

Buenas noches, estoy tomando agua tibia con limon por las mañanas y avena con manzana en el desayuno estoy muy estreñida sera por la desintoxicacion?

Saludos, El desayuno que esta realizando es uno muy nutritivo y rico en fibra soluble. La avena contiene fibra soluble. La fibra soluble hace que el proceso de digestión sea mas lento y si no se toma suficiente agua puede provocar estreñimiento. Es muy importante que se tome bastante agua durante el dia, por lo menos 8 vasos de 8oz al día y que se incluyan vegetales y alimentos de fibra insoluble ya que ayuda a que el proceso de digestión sea mas rápido y ayuda a contra-rectar el estreñimiento. Es recomendable que acuda a un/a nutricionista dietista para que la evalúe.

Muchas gracias por responder y por la informacion tomare mas agua, saludos.

Ademas es importante consumir productos integrales ya que estos son buena fuente de fibra.

El diagnóstico requiere la realización de una historia clínica precisa que, proporcione información acerca de las posibles causas, síntomas y evolución (Cortés y Córdoba, 2010).

Debido a que muchos de los síntomas de la encefalopatía hepática no son específicos de ésta, las manifestaciones clínicas suelen observarse dentro de curso de otras patologías, por lo tanto, es fundamental que el diagnóstico se realiza tras descartar otras causas (Cortés y Córdoba, 2010).

De esta forma, también es fundamental el empleo de otros procedimientos o pruebas complementarias (National Insititutes of Health, 2015):

  • Examen físico general.
  • Examen de la función hepática.
  • Pruebas de laboratorio: niveles de amónico en sangre, niveles de potasio, niveles de creatinina, etc.
  • Examen neurológico: valoración neuropsicológica (funcionamiento cognitivo), electroencefalografía, pruebas de neuroimagen (resonancia magnética, tomografía computarizada).

Todas las opciones de tratamiento existentes para la encefalopatía hepática van a depender fundamentalmente de la causa etiológica, lagravedad de la condición médica y las características particulares de la persona afectada (Khan, 2016).

La intervención terapéutica, por tanto, tiene el objetivo de controlar o eliminar la causa y resolver las posibles complicaciones médicas secundarias (Khan, 2016).

En el caso de las intervenciones farmacológicas, la mayoría de los medicamentos empleadosactúan disminuyendo la producción y concentración de amoniaco. Así, los fármacos más empleados suelen ser disacáridos no absorbibles o antimicrobianos (Cortés y Córdoba, 2010).

Por otro lado, otros especialistas recomiendan también el seguimiento de abordajes terapéuticos no farmacológicos, como la restricción del consumo de proteínas (Khan, 2016).

A pesar de que es una medida empleada frecuentemente, se suele emplear como tratamiento a corto plazo para los pacientes
que se encuentran hospitalizados debido a una encefalopatía hepática moderada o grave (Cortés y Córdoba, 2010).

La restricción del consumo de proteínas de forma prolongada es dañina para las personas que padecen encefalopatía hepática y otros tipos
de enfermedades, ya que incrementan los niveles de desnutrición y, además, incrementan la velocidad de degeneración de la masa muscular (Cortés y Córdoba, 2010).

Generalmente, el empleo de un tratamiento médico adecuado sobre la causa etiológica de la encefalopatía hepática implica una recuperación favorable de la persona afectada.

Sin embargo, en muchos casos tras la recuperación comienzan a desarrollarse secuelas neurológicas significativas.

Por lo tanto, es posible que los afectados presenten alteraciones atencionales, problemas de memoria, dificultad de concentración, reducción de la velocidad de concentración, dificulta para resolver problemas, etc.

Cuando esto ocurre, es fundamental que se realice una valoración neuropsicológica precisa con el fin de identificar aquellas áreas cognitivas que presentan un desempeño inferior a lo esperado para su grupo de edad y nivel educacional.

Una vez que se han identificado las funciones alteradas, los profesionales al cargo del caso, diseñaran un programa de intervención o rehabilitación neuropsicológica preciso e individualizado.

EL objetivo fundamental de la rehabilitación neuropsicológica, en esta patología y en otras de origen neuropsicológico, es fundamentalmente lograr una mejor funcionalidad de aquellas áreas afectadas, lo más cercano posible a los niveles premórbidos y, además, generar estrategias compensatorias que permitan al paciente adaptarse eficazmente a las demandas ambientales.

No se conoce la causa por la que algunas personas acumulan grasa en el hígado, pero existen factores de riesgo que merece la pena conocer

Conocido también como esteatosis hepática, su incidencia mundial es del 20% en personas adultas y un 5% en menores (para los casos de hígado graso no alcohólico). Se trata, además, de una enfermedad cada vez más frecuente, sobre todo en los países occidentales.

El hígado graso (con o sin fibrosis) se denomina enfermedad grasa del hígado no alcohólica (EHGNA) y es una patología que engloba múltiples afecciones hepáticas que afectan a las personas que beben muy poco o nada de alcohol. Su principal característica es una gran acumulación de grasa en las células del hígado. Habitualmente, este órgano posee cantidades pequeñas de ella (alrededor de un 10% de su peso). Sin embargo, cuando la acumulación es excesiva y supera esta cantidad nos encontramos con la llamada esteatosis hepática. La EHGNA, normalmente, se presenta en grado 1 o 2, por lo que no suele presentar complicaciones, ni avanzar a estadios más graves ni causar síntomas. Sin embargo, un pequeño porcentaje de afectados puede presentar una afección más grave, la llamada esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). En estos casos, la acumulación de grasa se relaciona con una inflamación más elevada de las células hepáticas y diferentes grados de fibrosis, lo que puede derivar en cirrosis. Algunos pacientes que la padecen podrían terminar requiriendo un trasplante de hígado. Esta enfermedad también se produce en otros pacientes, pero por causa directa del consumo de alcohol.

Aunque se desconoce la razón exacta por la que algunas personas acumulan grasa en el hígado y otras no y existe, además, una comprensión limitada del motivo por el que algunos hígados grasos desarrollan inflamación que puede llegar a progresar hasta la cirrosis, se sabe que tanto el EHGNA como la esteatosis hepática no alcohólica están relacionados con diversos factores de riesgo. Entre ellos: sobrepeso, obesidad, resistencia a la insulina, tener un nivel elevado de glucemia (hiperglicemia) que indica prediabetes o diabetes tipo 2 o poseer niveles altos de grasas en la sangre, en particular los triglicéridos. Asimismo, las personas con concentraciones anormalmente elevadas de colesterol (tanto el total, como el LDL o el HDL), con síndrome metabólico (o una o más características del mismo), también tienen más riesgo de padecer la enfermedad. Sucede, también, en aquellas con circunferencia grande de la cintura o presión arterial alta. Algunas investigaciones científicas han apuntado, además, la posibilidad de que algunos genes pueden estar implicados en su desarrollo. Se debe tener en cuenta, también, que otras patologías, como el síndrome de ovario poliquístico, la apnea del sueño, el hipotiroidismo o el hipopituitarismo, pueden elevar las probabilidades de sufrir hígado graso.

Desafortunadamente, generalmente no presenta síntomas. Y cuando lo hace se presentan en forma de: agrandamiento del hígado, fatiga, malestar general, cansancio, pesadez, dolor en la zona superior derecha del abdomen. Además, los posibles signos de la esteatosis hepática son hinchazón abdominal, vasos sanguíneos dilatados justo debajo de la superficie de la piel o bazo dilatado, agrandamiento del pecho en los hombres, palmas de las manos enrojecidas y color amarillento de la piel o de los ojos.

Por lo general, la sospecha inicial de EHGNA suele proceder en pacientes con sobrepeso o con obesidad con resultados ligeramente elevados en los exámenes hepáticos realizados durante cualquier análisis habitual de sangre. La ecografía suele ser la primera prueba de imagen a prescribir, pero si con ella no se puede observar bien el hígado, se puede recomendar un TAC o una RM. No obstante, la única prueba determinante de la enfermedad es la biopsia hepática. Asimismo, el Fibroscan o elastrografía hepática permiten estimar el grado de fibrosis.

La primera línea del tratamiento es, generalmente, perder peso a través de una combinación de una dieta saludable y ejercicio. Asimismo, se debe evitar el consumo de cualquier medicamento que predisponga a la enfermedad, controlar la diabetes y reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. En los casos de hígado graso alcohólico, la suspensión total de la bebida es la pauta inicial. La vitamina E y las tiazolidinedionas (como rosiglitazona o pioglitazona, que se utilizan para tratar la diabetes) pueden ser de alguna ayuda en el tratamiento del hígado graso que no está causado por el consumo de alcohol. Es posible, además, que el especialista indique la vacuna de la hepatitis A y B para ayudar a proteger el hígado de los afectados. Para aquellos que ya han desarrollado cirrosis debido a la esteatosis hepática no alcohólica, el trasplante del hígado es una opción terapéutica, con buenos resultados.

La composición de la dieta afecta a la acumulación de grasa y la inflamación hepática. Por lo tanto se debe realizar un control de calorías que favorezca la pérdida de peso. Es fundamental aumentar el consumo de fibra, reducir los azúcares simples y las grasas saturadas, aumentar los ácidos grasos omega-3, utilizar con moderación aceite de oliva virgen y suprimir cualquier tipo de bebida alcohólica. Se debe prescindir de cualquier alimento azucarado, de la leche de vaca y, por el contrario, aumentar el consumo de frutas y verduras, así como de alimentos ricos en vitamina A, C, E y selenio como, por ejemplo, pescados azules, tomate, espinacas, brócoli, pimientos, nueces, aguacate. Además, es necesario mantener una buena hidratación y practicar ejercicio físico

TRASTORNOS DEL TRACTO BILIAR, TRASTORNOS DE LA VESÍCULA BILIAR Y PANCREATITIS POR CÁLCULOS BILIARES

(BILIARY TRACT DISORDERS, GALLBLADDER DISORDERS
AND GALLSTONE PANCREATITIS)

Por los doctores Young Choi y William B. Silverman*
División de Gastroenterología y Hepatología
Hospitales y Clínicas de la Universidad de Iowa, Iowa City, Iowa

Los cálculos biliares son recolecciones de colesterol, pigmento biliar o una combinación de ambos, que pueden formarse en la vesícula biliar o dentro de los conductos biliares del hígado. En Estados Unidos, el tipo más común de cálculos biliares es producto del colesterol. Los cálculos de colesterol se forman debido a un desequilibrio en la producción de colesterol o en la secreción de bilis. Los cálculos pigmentarios se componen fundamentalmente de bilirrubina, que es una sustancia química producida como resultado de la descomposición normal de los glóbulos rojos. Los cálculos por bilirrubina son más comunes en Asia y África, y se presentan en enfermedades que afectan a los glóbulos rojos, como la anemia falciforme.

Cuando los cálculos biliares se forman en el sistema biliar, pueden ocasionar obstrucción en los conductos biliares, los cuales normalmente drenan la bilis de la vesícula biliar e hígado. Ocasionalmente, los cálculos biliares también pueden obstaculizar el flujo de las enzimas digestivas del páncreas, puesto que tanto los conductos biliares como los pancreáticos drenan a través de la misma abertura (llamada ampolla de Vater), la cual está sujeta por un pequeño músculo circular (llamado esfínter de Oddi). [Ver la figura 1 abajo]. El resultado de esto es la inflamación del páncreas, que se conoce como pancreatitis por cálculos biliares. El bloqueo de los conductos biliares podría ocasionar síntomas tales como dolor abdominal, náusea y vómito. Si el conducto biliar permanece obstaculizado, la bilis no puede drenar adecuadamente, y puede desarrollarse ictericia (coloración amarilla en los ojos y piel) así como una infección conocida como colangitis.

Figura 1: Anatomía del hígado, conducto biliar (bile duct), conducto pancreático (pancreas duct) y esfínter de Oddi (sphincter of Oddi). Note que un cálculo puede impactar contra el esfínter de Oddi y bloquear tanto los conductos biliares como los pancreáticos.

Entre los factores de riesgo para desarrollar cálculos de colesterol están: sexo femenino, mayor edad, obesidad, niveles altos de colesterol, tratamiento con medicamentos que contienen estrógeno, pérdida rápida de peso, diabetes y embarazo. Los trastornos que conducen a la destrucción de los glóbulos rojos, tales como la anemia falciforme, se relacionan con el desarrollo de cálculos pigmentarios o de bilirrubina. La ocurrencia de los cálculos biliares varía ampliamente entre los diferentes grupos étnicos. Por ejemplo, los indios Pima y los hispanos presentan tasas altas de ocurrencia comparado con los asiáticos, quienes en general tienen una tasa muy baja.

El hígado está regido por uno de los tipos corporales que reconoce el ayurveda: Vata, Pitta y Kapha.

Por lo tanto un hígado enfermo puede causar problemas de salud basadas en el tipo corporal que lo rige, tales como alergias, problemas de la piel, colesterol alto, cansancio y mala digestión.

Si el desequilibrio persiste durante mucho tiempo, podrían desarrollarse enfermedades más graves del hígado, como hepatitis, ictericia, cirrosis y cáncer de hígado.

Así mismo la naturaleza proporciona medios ideales para terminar el trabajo comenzado con la limpieza hepática y ayudar a su curación total.

El hígado es el órgano de desintoxicación del cuerpo y su correcto funcionamiento es necesario para purificar la sangre, digerir y absorber los nutrientes de los alimentos y para mantener el cuerpo libre de infecciones.

El tratamiento ayurvédico se centra en la desintoxicación del hígado con hierbas.

Cardo o Abrojo: Desintoxica el hígado y lo protege de los daños causados por productos químicos venenosos.

Uvas o Vitis vinifera: Además de tener un efecto desintoxicante, previene el endurecimiento del hígado.

Katuka o Picrorhiza kurroa: Aumenta el apetito estimulando las papilas gustativas y también pueden estimular el hígado para desintoxicarse a sí mismo.

Reina de los amargos o Andrographis paniculata: Desintoxica y mejora el sistema de inmunidad que protege el hígado.

También estimula la función de la vesícula biliar.

Alcaparras o Capparis spinosa: Estimula las células del hígado, aumenta su eficacia y lo mantiene sano.

Escarola o Cichorium intybus: Ayuda a mejorar la digestión mediante el aumento de la producción de bilis en el cuerpo.

Tomatillo del diablo o Solanum nigrum: El extracto de esta planta natural reduce la toxicidad particularmente de productos químicos de la medicina convencional.

Terminalia Arjuna o Pentaptera angustifolia Roxb: Estimula el hígado para eliminar las toxinas, limpia y controla el colesterol.

Milenrama o Achillea millefolium: Es un potenciador del apetito.

También puede frenar las infecciones e inflamaciones del hígado.

Las siguientes medidas podrían ayudarte a evitar problemas hepáticos.

Evitar el consumo excesivo de alcohol.

Evitar tomar medicamentos innecesariamente o sin consultar a un médico.

Mantener una dieta hipocalórica equilibrada rica en vitaminas y minerales.

Aumentar el consumo de frutas no ácidas que tienen propiedades desintoxicantes tales como mangos, peras, sandía, bayas.

Evitar dietas que incluyan carbohidratos refinados como el pan de harina refinada, patatas, alimentos fritos y picantes, así como bebidas con azúcar concentrada, como las colas.

Aumenta la actividad física y hacer ejercicio con regularidad.

Tratar de reducir el sobrepeso poco a poco.

Evita pasar hambre y come pequeñas comidas de forma regular.

Las medicinas Ayurvedicas tienen un efecto terapéutico en el hígado.

Los investigadores están intentando determinar la causa exacta de la acumulación de grasa en el hígado.

Puede ser porque el hígado absorbe grasas del intestino o en otras partes del cuerpo, o puede ser que el hígado pierde su capacidad de procesar la grasa absorbida por la sangre.

Sin embargo, los estudios han establecido que la obesidad causada por el abuso del alcohol, la cada vez más mayor dependencia de comidas rápidas y bebidas gaseosas, dieta poco saludable y estilo de vida sedentario, son determinantes en la enfermedad de hígado graso.

Para asegurar que no te pierdas los futuros artículos, puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

¿Has sufrido o conoces a alguien que sufra hígado graso?

Lo más importante…Tu salud.

Soy fundador de Temas Sobre Salud. Mi misión es ayudar a las personas a recuperar su salud mediante pequeños e inteligentes ajustes en su estilo de vida!
Yo mismo he afrontado serios problemas de salud los que he ido solventado mediante el estudio de las distintas corrientes filosóficas de la salud que han acompañado a la humanidad desde tiempos remotos. Además de una visión alejada del convencionalismo.

Información básica sobre Protección de Datos

Administrador: Jacobo Nasser Soto

Objetivo: Gestionar el envío de información requerida, así como las suscripciones y moderación de los comentarios.

Legalización: Requerimiento de autorización de la parte interesada.

Cumplimiento: Artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal

Destinatarios: Se comunicarán los datos a Active Campaign para el manejo de las comunicaciones con el Usuario.

para que es el tramadol hcl

quisiera saber si es normal la picazon permanente en mi suegra de 96 años que esta en la etapa final de un cancer de mama. Hay algun tratamiento para calmar ese malestar en todo su cuerpo. muchas gracias

Hola Marta; gracias por su consulta, pero no soy la persona más adecuada para responderle a su pregunta (no soy médico ni especialista en cáncer); por lo que sé, la mayoría de las pacientes de cáncer de mama sufren enrojecimiento, sequedad y picazón de la piel, pero sobre el tratamiento, tendrían que consultar a un experto.
Un abrazo!
Eva.

Mi madre tiene varias dolencias…como diabetes insulino dependiente, colesterol,hipertencion, artrosis y alzheimer…la mezcla de todas las dolencias aumentan el deterioro de su salud física y mental….ha bajado mucho de peso, y vomita constantemente, su presión ha subido y se controla mañana y tarde…esta bajo cuidados médicos y toma EVIMAL para su perdida de memoria. el tema es cuanto le queda por sufrir a este ritmo….considerando que a sus 83 años aun están mis viejitos juntos el ya con 90 años…. los traje a mi casa…es un orgullo para mi decirlo. pero yo me he desgastado mucho y no se que como reaccionar cuando mi madre parta…que al parecer puede ser en cualquier momento….los amo con toda mi alma. y no se cuanto durarà….besos y gracias

Hola Viviana; gracias por su consulta; el EVIMAL se utiliza para el tratamiento sintomático de la enfermedad de Alzheimer de leve a moderadamente grave, así que no sé en qué fase de la enfermedad estará su mamá; la evolución del Alzheimer no es completamente predecible y el pronóstico de supervivencia en la fase grave resulta muy difícil de establecer (oscila entre pocos meses y 2 años); teniendo en cuenta la edad y las demás dolencias, creo que la enfermedad de Alzheimer es secundaria. Puede leer los artículos relacionados Fase avanzada del Alzheimer: 3 puntos a tener en cuenta y siguientes.

Como ha decidido cuidarla en su domicilio, debe tener en cuenta el nivel de cuidados que recibe: cuidados familiares, cuidadores externos, grado de apoyo por parte del equipo de atención primaria y posibilidad de asistencia médica especializada domiciliaria (cuidados paliativos, hospitalización a domicilio…).
Y sobre todo y ante todo su situación como cuidadora principal: la claudicación del cuidador principal puede ser motivo de ingreso. Puede leer más en el artículo Cuidados necesarios y toma de decisiones en el Alzheimer avanzado

Debe quedarse tranquila si cree que está haciendo lo correcto y que cumple con los deseos de su madre al ser cuidada en el domicilio; piense que su cariño es la mejor medicina y que el día de mañana, es ley de vida que los padres nos dejen, pero sabiendo y teniendo la tranquilidad de que hasta el último día tuvo su cariño; tanto si decide cuidarla en su casa, como si tiene que ingresarla en una institución, ese cariño nunca le faltará a su mamá. Es difícil perder a un ser querido, pero tenemos que aceptar que el duelo venidero es un proceso sano que busca reconfortarnos, hacer que aceptemos la pérdida y encontremos formas de adaptarnos. Superar el gran dolor de una pérdida no significa que uno se olvide de la persona que falleció. El duelo sano consiste en encontrar la forma de recordar al ser querido y adaptarnos a nuestra vida sin su presencia. Así que le invito a que empiece a trabajar con ese dolor a través de un libro de fotografías y anécdotas bonitas de sus padres, en el que ellos mismos pueden colaborar y que en un futuro pueda servirle como reconfortante.
Un fuerte abrazo!
Eva.

Hola mi abuelita de 73 años hace un mes le dijeron que tenía cancer de pulmon derecho mas derrame pleural ella se sentía mal con tos disnea vomitaba y no tiene ganas de comer fue de un día para otro que se sentía así fue al hospital y le dijeron lo del cancer y que ya estaba en la etapa final yo leí los papeles decía cuidados paliativos también dijeron que tenía 3 meses de vida es difícil porq hace un mes estaba bien un día para otro le dijeron que es cancer terminal me siento mal por no detectarse a tiempo quizás ahora estubiera bien por haberse echo quimio pero no es así ya nada que hacer una pregunta que hay con la medicina alternativa? Sirve para achicar el tumor? Y así viva mas tiempo? Ella ahora esta con vomitos y diarrea y mucho dolor de cabeza Estoy aterrada porq no estoy preparada para lo que se viene

Hola Carmencita; gracias por sus consultas; yo no soy experta en cáncer, así que no conozco ningún remedio alternativo para tratarlo; lo que sí le puedo decir, es que cuando el equipo de atención médica del paciente con cáncer determina que el cáncer ya no puede ser controlado, por lo general, cesan los exámenes clínicos y el tratamiento del cáncer. Sin embargo, la atención de la persona continúa, con énfasis en mejorar tanto su calidad de vida como la de sus familiares, y en mantener el bienestar de ellos durante las semanas o meses siguientes. Los medicamentos y tratamientos que reciben las personas durante el periodo final de su vida pueden controlar el dolor y otros síntomas, tales como el estreñimiento, las náuseas y la falta de aliento.
A mi parecer, que los médicos le hayan dado un tiempo de vida no es muy correcto, porque aunque ellos puedan hacer una estimación del tiempo que vivirá una persona con base a lo que saben de ella, no deberían precipitarse porque pueden dar falsas esperanzas o destruir el deseo de vivir de la persona. Pero esa es una opinión personal.
A pesar de que éste puede ser un periodo marcado por la pena y la aceptación de la pérdida, la etapa final de la vida puede ser también un periodo para buscar significado y reflexionar sobre lo que es importante; durante este periodo, mucha gente tiende a pensar sobre el pasado y reflexionar sobre la vida, sus legados creados y los seres queridos que dejará. Algunas preguntas que se pueden explorar con un paciente durante esta etapa son:¿Cuáles son los momentos más felices y más tristes que hemos compartido?; ¿Cuáles son los momentos clave o los más importantes de nuestra vida juntos?; ¿De qué estamos más orgullosos?; ¿Qué nos hemos enseñado mutuamente?.
Les deseo lo mejor.
Un abrazo!
Eva.

es triste ver pasar por esto a un ser querido,mi papá con 65 años,se le descubrio primero cancer d prostata avanzado,en la internacion por medio de estudios descubrieron tambien q se hizo una metastasis en el pulmon izquierdo y en los huesos de la cadera y algunas vertebras.A partir de q le dieron el alta el dejo practicamente d comer,se descompensa varias veces al dia,esta deshidratado,no respira bien.Lo unico a favor es q no tiene dolor gracias a los calmantes,esta muy delgado y muy palido,no puede caminar,hidratarse no puede porque tiene insuficiencia renal por la diabetes y se dializa,mi mamá le pregunto al medico y solo le dijo q esta entrando a una etapa final…
esto sera asi? porque tengo la esperanza de que el tratamiento que le dieron de buen resultado y se pueda minimamente mantener!!
desde ya muchas gracias.

Hola Andrea; gracias por su consulta.
El paciente tiene derecho a conocer su diagnóstico y pronóstico, aunque no sean favorables; bien es cierto que los médicos no suelen aventurarse en hablar del tiempo de vida de un enfermo, pero si su médico les ha comentado que entra en la etapa final, es porque ha decidido ponerle un tratamiento paliativo ya que poco más se puede hacer.
Saber que el cáncer no se puede curar desencadena emociones intensas, incluidos enojo, miedo, tristeza y pesar. Es normal que sufra y se lamente por la pérdida de las capacidades de su padre; también puede ser difícil creer o aceptar la situación, lo que provoca sentimientos de ansiedad e incertidumbre. Hablar sobre sus sentimientos e inquietudes con familiares y amigos puede ayudar a que se sienta reconfortada.
Le recomiendo que hable con el médico sobre su padre. Debe saber qué le pasa, de manera que conociendo la situación esté en condiciones de tomar decisiones que no podría tomar sin conocimiento de causa y a su vez, poder ir asumiendo el final del enfermo; si no es así, se genera desconfianza hacia el equipo asistencial y es muy difícil de asimilar la pérdida posterior.
Siento mucho su situación; le mando un fortísimo abrazo.
Eva.

Hola Eva, muchas gracias por la informacion de verdad que me ha sido muy útil un poco feo darse cuenta de todo esto porque simplemente lo estas viviendo con un familiar, mi papá tiene 54 años le diagnosticaron cáncer de colon y con el tiempo se le extendió al higado, ya esta mal esta en fase terminal, quisiera saber que tan cerca esta de morir si serán semanas porque tiene varios síntomas que mencionaste, poco apetito, la voz la tiene ronca, esta inflamado y dice que es tanto la inflamación que le cuesta respirar esta súper delgado, pasa acostado todo el día, esta amarillo y los pies están súper inchados, no se le ven los tobillos, que se puede hacer para bajar la inflamación de los pies? Y se podrá bajar la inflamación del estómago? La otra semana empieza con cuidados paliativos.

Hola Joselyn; gracias por su consulta.
Yo no puedo aventurarme a hablar del tiempo de vida de un enfermo, entre otras cosas, porque no soy médico, pero si su doctor ha decidido ponerle un tratamiento paliativo es que ya poco más se puede hacer 🙁
Le recomiendo que hable con el médico sobre su padre, aprovechando que empezará con los cuidados paliativos y pasará por casa muy a menudo (puede preguntar también al resto de personal sanitario que pase por el domicilio). Debe saber qué le pasa, de manera que conociendo la situación, esté en condiciones de poder ir asumiendo el final de su papá.
Siento su situación.
Un abrazo!
Eva.

Mi papá se encuentra con un cáncer terminal al estómago y una reciente leucemia con tan sólo 48 años. Y lo único que deseo es que deje de sufrir. El verlo agonizante, cansado todo el tiempo, con dolores insoportables tanto a nivel físico como emocional, me parte el alma. He intentado darle todos los cuidados que requiere, pero internamente siento que nada es suficiente, su delgadez extrema, inapetencia, y una tolerancia nula hasta para un vaso de agua, me desmoronan. Es complicado ver partir al primer amor de tu vida, ver a tu cómplice desde pequeña, ver al hombre fuerte que te protegía de todo, se siente como sí te arrancaran el corazón sin anestesia, en carne viva. Sólo espero que pronto pueda descansar, porque hasta para morir un ser humano, debe hacerlo con dignidad, con autonomía y con sus facultades intactas, no de esta manera.

Scarlet; no tengo palabras para describir tu desgarrador relato. Sé fuerte y busca ayuda profesional si la necesitas.
Desde aquí te enviamos un saco cargado de amor y cariño y un camión de abrazos y besos.
Un saludo!
Eva.

Mi madre en este momento esta muy mal no encuentro consuelo alguno. Como puedo enfrentar esto si vivo a distancia no la puedo tocar. Ni sentirla como le pido a Dios ya bo mas sufrimiento

Hola Yasmin; gracias por su consulta; entiendo su desazón; sus sentimientos aparecen porque se produce un choque entre el modelo ideal de conducta interiorizado (cuidar de su madre) y lo que se hace en realidad (está lejos y no puede acudir en su ayuda). Cuando alguien está atrapado en la culpa, no se gusta, se descalifica, se tortura y se siente incapaz de tomar las decisiones.
Para abandonar el sentimiento de culpa es necesario dejar la mentalidad dual (las cosas están bien o mal, son blancas o negras). Para ello se aceptará que las cosas están como están y que cada persona da la mejor respuesta que puede a cada situación. No estar acertado ante un problema no implica que haya que sentirse culpable por ello, pues ese “error” se convierte en una ayuda para aprender.
Mi consejo es que busque ayuda profesional que pueda ayudarle y guiarle en este proceso.
Un abrazo.
Eva.

Muy interesante tu blog.. Lo encontre xq buscaba informacion acerca de la etapa final xq mi abuelo sufre de cancer d cabeza y cuello. No se identificar si esta en la etapa final. Esta super delgado, ya no se levanta, le cuesta tragar los alimentos y los medicamentos, no tiene interes x las cosas que antes les importaba y tiene un pie super hinchado. Aveces vomita y tose mucho.. Te agradezco si podrias ayudarme a entender si esta en esa etapa.

Hola Ángeles; gracias por su consulta; me entristece decirle que salvo el artículo que ha podido leer en el que se habla del cáncer, por una situación personal que viví, el resto está dedicado a las demencias y más concretamente al Alzheimer, enfermedad de la cual estoy especializada; yo sólo puedo decirle que la dificultad para tragar, los vómitos y la tos puede ser producida por el propio tumor, pero no le puedo dar más información porque la desconozco.
El médico de su abuelo, seguro que estará dispuesto todas y cada una de las cuestiones que se le planteen, así que le animo a que cuente con él y resuelva sus dudas.

Si quieres añadir o quitar temas haz clic en el siguiente botón:

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Los síntomas o señales que identifican a un hígado intoxicado no siempre son fáciles de identificar, debido a que muchos de estos síntomas son también compartidos por otros trastornos, como la irritabilidad y el cansancio o la fatiga, que si bien pueden ser un claro indicativo de alta concentración de toxinas en el hígado, también pueder ser únicamente un síntoma claro de estrés o cansancio. Es im.

La excesiva acumulación de grasa en nuestro cuerpo fomenta el desarrollo de enfermedades hepáticas, cardiovasculares y diabetes, por lo que alimentarnos bien (aumentando el consumo de frutas y verduras y reduciendo el de alimentos procesados y grasas) así como limpiar nuestro organismo con regularidad para eliminar toxinas, son dos sencillos hábitos que debemos incorporar a nuestra vida. El hígado.

El hígado graso es un problema que afecta a gran parte de la población moderna, estando además considerada como la enfermedad hepática más frecuente. Hinchazón abdominal, pesadez estomacal y cansancio son algunos de los síntomas que la acompañan. Entre las causas que provocan el desarrollo del hígado graso cabe destacar la mala alimentación, la obesidad, diabetes, exceso de toxinas en el cuerpo, a.

El hígado es el órgano más grande y uno de los más importantes de nuestro cuerpo, tanto por contar con sólo uno, como por las funciones tan importantes que realiza: limpiar la sangre, sintetizar proteínas y almacén de vitaminas, entre otras. Una de las hábitos que más va a saturar a nuestro hígado es el abuso de bebidas alcohólicas, ya que éste se verá obligado a trabajar más fehacientemente para.

El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo y se encarga, entre otras, de funciones tan importantes como sintetizar las proteínas, almacenar las vitaminas y depurar de la sangre todas las sustancias tóxicas que pueda llevar, por lo que cuidar nuestra alimentación (a fin de evitar la sobrecarga de trabajo que supone un cuerpo lleno de grasa y toxinas) así como mantenerlo sano y funcional.

Cuando un órgano no funciona bien suele tener una repercusión directa sobre nuestro organismo en general, modificando su funcionamiento y enviándonos señales para alertar de que algo no marcha como debería. En el artículo de hoy conoceremos qué señales nos avisan de que deberíamos realizar una buena limpieza hepática. El hígado es, después de la piel, el órgano más grande de nuestro cuerpo. Se sit.

La acumulación en exceso de grasa en nuestro cuerpo favorece el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, hepáticas y diabetes, por lo que cuidar la alimentación y depurar nuestro organismo con cierta frecuencia son dos cosas que no debemos obviar en nuestra vida. El hígado realiza funciones muy importantes, como síntesis y almacenamiento de proteínas, vitaminas y energía, filtrado de la sangre.

El cáncer de hígado se produce cuando las células tumorales que invaden los tejidos sanos de alrededor y alcanzan otros órganos están ubicadas en el hígado. Entre un 50% y un 80% de los casos de esta enfermedad se asocia a la cirrosis hepática. También se relaciona con la hepatitis B y C y en algunos casos aislados con la exposición al polvo de cloruro de vinilo. Los siguientes síntomas nos pueden.

El hígado es un órgano que debemos mimar, ya que realiza funciones tan variadas e importantes como síntesis de proteínas, almacén de vitaminas y depuración de la sangre, eliminando de ella tanto sustancias tóxicas como los glóbulos blancos y rojos viejos, ayudando así a mejorar la salud y funcionamiento de todo nuestro organismo. El hígado graso es la enfermedad más común que afecta a este órgano,.

El hígado es un órgano especializado en desintoxicar el cuerpo humano, debido a que es capaz de filtrar de la sangre las sustancias nocivas que penetran en el organismo a través de la dermis, el sistema respiratorio o el digestivo. El hígado trabaja sin descanso en esta tarea, sin embargo el estrés o el exceso de exposición a las toxinas pueden hacer que pierda gran parte de su fuerza, con el cons.

Autor: Dr. Pedro Pinheiro » 7 de marzo de 2018

La cirrosis hepática es el resultado final de años de ataques al hígado, provocando el reemplazo del tejido hepático normal por nódulos y tejido fibroso. La cirrosis nada más es que la curación del hígado. Donde debería haber tejido existe solamente la fibrosis (cicatriz) funcionando.

En este artículo vamos a explicar cuáles son las principales causas de cirrosis y cuáles son los síntomas más comunes.

El hígado es un órgano grande, que pesa unos 1,5 kg y se encuentra en la parte superior derecha del abdomen, debajo de las costillas. El hígado realiza muchas funciones que son esenciales para la vida, tales como la producción de proteínas, metabolización de toxinas, almacenamiento de glucosa, producción de colesterol, producción de bilis, síntesis de factores de coagulación, almacenamiento de hierro y vitaminas, etc.

El hígado es capaz de repararse a sí mismo cuando atacado. Sin embargo, si la agresión se produce continuamente durante muchos años, el proceso de reparación va a implicar en la creación de tejido cicatricial en lugar de tejido con células del hígado capaces de realizar sus funciones. Por lo tanto, situaciones en que hay ataque continuo del hígado, como ocurre, por ejemplo, con el consumo crónico y abusivo de alcohol, pueden causar cicatrización en áreas significativas en el hígado, proceso al cual damos el nombre de cirrosis.

Como era de esperarse, mientras más extensa es la cirrosis hepática, más pequeño es el número de células hepáticas que funcionan y, por lo tanto, mayor es el grado de insuficiencia hepática. En último análisis, la cirrosis es un estado de insuficiencia hepática, un órgano noble sin el cual no conseguimos sobrevivir.

La cirrosis puede ocurrir en cualquier situación donde hay agresión prolongada al hígado. El consumo excesivo de alcohol y las hepatitis virales crónicas son las causas principales, pero no son las únicas.

A continuación, vamos a hablar brevemente de las principales causas de la cirrosis hepática.

a) Cirrosis alcohólica

La cirrosis alcohólica es una causa común y prevenible de la cirrosis. El consumo diario y prolongado de alcohol puede llevar al desarrollo de daños permanentes al hígado.

El consumo diario de aproximadamente 3 vasos de cerveza o 2 copas de vino ya es un volumen suficiente como para causar daño hepático, especialmente en las mujeres, que son más susceptibles a daños hepáticos por el alcohol.

– En 1973 un grupo de científicos que investigaba los efectos de algunos fármacos anti ulcerosos, descubrió en las hojas de la col blanca sustancias idénticas a un fármaco que estimula las células de la pared estomacal encargadas de producir la secreción mucosa que conforma una barrera contra el ácido estomacal.

La col blanca es rica en vitamina C, vitamina K, ácido fólico y selenio, por lo cual, puedo afirmar que, contribuye a mejorar las defensas antioxidantes del organismo, a prevenir sangrados y a cicatrizar. La col blanca también tiene propiedades bactericidas y ayuda a expulsar gusanos intestinales.

Por lo demás, hay que decir que son numerosos los estudios modernos que han confirmado el papel protector de la col blanca contra el cáncer, especialmente de colon, de pulmón y de vejiga.

La glutamina de la col es considerada en la actualidad como el agente terapéutico clave de la col blanca para tratar las úlceras.

La glutamina es un aminoácido sumamente abundante en nuestro cuerpo, que entre otras funciones tiene la capacidad de regenerar la mucosa gastrointestinal y ejercer un apoyo antioxidante. El beneficio que la glutamina proporciona al revestimiento mucoso del tubo digestivo depende de varias acciones:

-Por un lado, constituye la fuente principal de energía para las células de las paredes del intestino delgado y del colon, y como sabemos el mantenimiento de niveles óptimos de energía en dichas células es para mantener el ritmo de regeneración continua que caracteriza a la mucosa gastrointestinal,

-Además, un buen aporte de glutamina fortalece uno de los más importantes mecanismos de defensa antibacterianos del tubo digestivo: ayuda a la secreción de las inmunoglobulinas de tipo A,

– La glutamina contribuye a proteger a la mucosa gastrointestinal de los efectos producidos por el stress oxidativo, al servir como precursor para la síntesis del antioxidante maestro glutatión.

-Digamos también, que el aporte de glutamina ejerce también un efecto benéfico sobre el sistema inmunológico, en particular incrementando la producción de algunas sustancias antitumorales y también sustentando la actividad de las llamadas células acecinas naturales. Así mismo, se sabe que fortalece la función de los neutrófilos y los monocitos, capaces de devorar agentes extraños al organismo.

¿ CÓMO TOMAR EL JUGO DE COL BLANCA?

Diversos autores coinciden en que la col blanca es útil cruda y en jugo (no cocinada, ni picada) para combatir las úlceras. El apio se puede combinar con el jugo de col, mejora su sabor y también muestra actividad anti ulcerosa (7), además es un gran alcalinizante.

El Dr. Cheney recomendaba tomar al día un litro de jugo compuesto por ¾ de jugo de col blanca y ¼ parte de jugo de apio. El jugo se debe repartir en 4 tomas de 250 ml. c/u (1 vaso) y prepararlo cada vez que se valla a consumir.

Otra posibilidad consiste en añadirle al jugo de col blanca jugo de zanahoria y aumentar progresivamente la cantidad de col blanca, no sólo para mejorarle el sabor, sino también para atenuar el efecto flatulento de la col blanca, además la zanahoria es muy eficaz para tratar las enfermedades gastrointestinales.

Un estudio doble ciego con 57 pacientes comparó la glutamina con la terapia farmacológica convencional: (antiácidos, antiespasmódicos, dieta blanda y leche).

La glutamina resultó ser más efectiva.

Veinticuatro pacientes tomaron 1.6gr al día de glutamina y el resto tomó el tratamiento convencional.

Doce de los 24 pacientes que tomaron glutamina presentaron una curación completa en dos semanas (según chequeo radiológico) y 22 de las 24 pacientes reportaron sentirse totalmente aliviados y curados en 4 semanas.

La glutamina actúa restableciendo la regeneración de las mucosas protectoras del estomago y de los intestinos. ( 8.nota 17 Murray y Pizzorno)

Los compuestos fenólicos son de los más abundantes en el reino vegetal. En la última década han sido objeto de atención por sus efectos protectores sobre la salud. Se ha demostrado que contribuyen a la prevención de diversos tipos de enfermedades: cardiovasculares, oncológicas, neurodegenerativas, diabetes, osteoporosis, padecimientos gastrintestinales, etc.. En cuanto al área gastrointestinal los polifenoles han demostrado ejercer efectos antioxidantes, anti ulcerosos y protectores de la integridad celular en tubo gastrointestinal. Debido, en parte, al fracaso del uso masivo de antibióticos y antiácidos en la lucha contra las gastritis y las úlceras, diversos centros de investigación han puesto su atención en los polifenoles como agentes anti ulcerosos, que además pueden ser utilizados tanto preventiva como terapéuticamente. Algunos de ellos también combaten al H. Pylori (9, 10)

¿ CÓMO INCREMENTAR EL APORTE DE FLAVONOIDES?

El primer paso es incrementar el consumo de frutas y verduras en nuestro consumo diario de alimentos debemos incluir al menos 5 porciones al día de alimentos vegetales ( frutas o verduras). Por otro lado, podemos utilizar algún suplemento rico en polifenoles, mencionemos por ejemplo, el extracto de té verde ( Camelia sinensis), rico en catequinas. Las catequinas han demostrado ser capaces de inhibir la producción y secreción de histamina en el estómago, sustancia que estimula la producción del ácido clorhídrico.

Para obtener estos beneficios debemos consumir algún suplemento a base de un extracto concentrado de té verde.

OROZUS (Glycyrrhiza glabra)

Esta planta ha sido ampliamente estudiada en el tratamiento y la prevención de las úlceras pépticas. La parte utilizada con fines medicinales es la raíz.

En diferentes estudios ha demostrado ser igual de efectivo o mejor que los medicamentos más comúnmente usados en estos casos como el Tagamet, o diversos antiácidos. Y esto es así tanto en el tratamiento a corto plazo como en el mantenimiento a largo plazo. Pero además no produce efectos secundarios y es más barato.

El orozuz, también conocido como licorice, actúa a través de diversos mecanismos que incrementan los factores defensivos a nivel del estómago. Se ha demostrado que ejerce un efecto antiinflamatorio, antioxidante, inmuno estimulante y al mismo tiempo, reduce la secreción del ácido estomacal.

En seguida reseño algunos de los interesantes estudios que se han realizado con esta planta en el área del tratamiento de las úlceras gastroduodenales.

NOTA: (El DGL es un extracto del orozuz en el cual se ha eliminado el ácido glicirrizínico que puede llegar a producir hipertensión en dosis elevadas. El primer estudio citado fue realizado por un equipo de investigadores de la universidad de Glasgow (11). El segundo estudio citado fue llevado a cabo por miembros de la Unidad de Endoscopía y del Departamento de Radiología del Hospital General Airdale en Yorkshire ( 12)

El tercer estudio resulta muy interesante dado el carácter extremadamente complicado de los casos tratados (13).

Existen algunos estudios preliminares, llevados acabo con animales, que demuestran los beneficios de la pulpa y de las semillas de la papaya para combatir las úlceras.

En un estudio realizado en el Departamento de Fisiología de la Escuela de Medicina de la Universidad Madonna en Nigeria, se utilizó con éxito un extracto acuoso de semillas de papaya para tratar la úlcera gástrica en ratones de laboratorio. Los investigadores observaron que el extracto protegía notablemente contra el desarrollo de la úlcera gástrica inducida mediante alcohol. El extracto de las semillas de papaya inhibía la acides gástrica y reducía el volumen de los jugos gástricos. El efecto era mayor a dosis más altas.

Dentro de los mecanismos de acción del extracto, los autores señalan lo siguiente:

– Al parecer el extracto mejora la producción de la mucosa protectora y también la secreción de bicarbonato.

– En otros estudios se ha reportado la actividad antioxidante del extracto acuoso de las semillas de la papaya. Dicho extracto contiene polifenoles, alcaloides y flavonoides que pueden ejercer un efecto protector sobre la mucosa gástrica.

El extracto utilizado fue obtenido deshidratando las semillas de la papaya y moliéndolas. Doscientos gramos del polvo así obtenido se diluyeron en 1 litro de agua destilada, se dejó reposar por 48 hrs. y después se evaporó hasta obtener el residuo seco (14).

El hígado se encarga de limpiar tu cuerpo de las toxinas, pero un hígado enfermo no puede hacer esa limpieza. El exceso de toxinas es causa de fatiga crónica, además de malestar general (1).

Sigue Leyendo:

Debes estar alerta cuando las náuseas y la falta de apetito se prolongan por varios días, pues es común que se presenten cuando hay infecciones virales o bacterianas de hígado.

Sigue Leyendo:

El hígado se encuentra localizado en la parte superior derecha del abdomen, justo debajo del pulmón del mismo lado. El dolor en esa área o alrededor de ella sugiere fuertemente un problema de hígado.

El hígado produce una proteína llamada albúmina que se encarga de mantener la sangre dentro de las venas. Cuando no hay producción adecuada de albúmina, el líquido de la sangre se “escapa” y produce la inflamación, primero de tobillos y piernas y, en casos más serios, de abdomen, lo que también se conoce como líquido de ascitis (2).

Sigue Leyendo:

La ictericia es la coloración amarillenta de piel y mucosas, incluida la esclerótica, lo cual se relaciona con enfermedad del hígado.

La bilirrubina, al no ser procesada en forma normal, permanece en la sangre; esa elevación de los niveles de bilirrubina es lo que causa ictericia.

Siempre hay mal olor corporal, debido a las bacterias que habitan dentro y fuera de nosotros. Un excesivo mal olor o intenso mal aliento puede indicar problemas hepáticos.

Por causas desconocidas se desarrollan alergias cuando hay enfermedad del hígado. Si de repente eres alérgico a algo que anteriormente no te causaba daño es una señal de alerta.

Un hígado enfermo no elimina correctamente las toxinas, éstas se acumulan en la sangre y causan comezón generalizada de moderada a intensa, que no desaparece con ningún remedio.

Conocidas como telangiectasias, son ramificaciones de venas superficiales pequeñas, presentes en problemas de cirrosis, pero también en otras condiciones no graves.

Sigue Leyendo:

Es el crecimiento de las glándulas mamarias en los hombres y se da cuando existe enfermedad crónica del hígado. En esta enfermedad hay un aumento en la producción de hormonas femeninas, causando crecimiento mamario en hombres.

La atrofia testicular (que es la disminución del tamaño de los testículos) y la disfunción eréctil son síntomas de daño hepático, usualmente causado por ingestión de bebidas alcohólicas en exceso.

Un mal funcionamiento del hígado te causa manchas oscuras en la piel, porque las toxinas no eliminadas por el hígado se van a otros órganos, incluyendo la piel, provocando cambios en la coloración.

La dificultad del hígado para eliminar toxinas afecta también al sistema nervioso. Esto sucede cuando hay hígado graso, cirrosis, hepatitis por alcohol y hepatitis tóxica.

La sangre necesita seguir circulando aun cuando haya daño en el hígado, por eso busca otras venas por las que pueda circular a todo el cuerpo. Las venas colaterales, no acostumbradas a tener sobrecarga de trabajo, se dilatan y causan problemas circulatorios.

Entre ellas, las venas esofágicas se hacen varicosas, siendo en etapas avanzadas cuando puede haber vómito con sangre al romperse la frágil pared de estas venas. Resulta fatal en un porcentaje alto porque produce hemorragia abundante (3).

Cuando hay un mal funcionamiento del hígado, disminuye la producción de proteínas en la sangre que ayudan a la coagulación, lo que causa presencia de moretones y sangrado nasal sin causa aparente.

Los síntomas comunes de enfermedades del hígado son muy específicos, teniendo uno o más síntomas debes acudir de forma inmediata a hacerte un chequeo médico.

Los síntomas no comunes son confusos, ya que hay muchas otras enfermedades que también pueden presentar los mismos síntomas. Tienes que poner mucha atención a cualquier cambio que tengas en tu organismo y consultar a tu médico.

Mientras más rápido detectes una enfermedad del hígado, mejor será el pronóstico y la recuperación en la mayoría de los casos.

En el artículo de hoy, vamos a hablar del hígado graso, o, como se le conoce en el ámbito sanitario, de la esteatosis hepática. Como verás, se trata de una enfermedad benigna del hígado, y aquí tienes toda la información que necesitas para conocerla en profundidad.

En primer lugar, ya que vamos a hablar del hígado graso, conviene que entendamos bien qué es y por qué sucede. Después, podremos pasar a hablar de cuáles son sus causas, sus síntomas, y los tratamientos más habituales para resolver los problemas asociados.

El hígado graso es una enfermedad hepática que, generalmente, es benigna. Esta enfermedad se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas. En muchas ocasiones, se relaciona el hígado graso con la cirrosis, y se tiende a pensar que la esteatosis hepática se debe a un consumo excesivo de alcohol. Sin embargo, es importante mencionar que esto no siempre es así.

Dentro de la esteatosis hepática, existe tanto la esteatosis hepática alcohólica como la no alcohólica. Como puedes imaginar, en el primer caso, se debe a un consumo excesivo de alcohol, pero, en el segundo caso, se produce por otras razones.

Con lo que sí está bastante relacionada, es con el sobrepeso, por lo que, si tienes sobrepeso y notas alguno de los síntomas propios del hígado graso (que mencionaremos después), deberías tener cuidado.

Hay que mencionar, no obstante, que en muchas personas se da la estatosis hepática no alcohólica, y éstas no presentan ningún tipo de síntoma o problema. Depende de cada cuerpo y de cada persona.

Sin embargo, es importante hacerse chequeos, porque el hígado graso puede evolucionar en esteatohepatitis, insuficiencia hepática o, incluso, cáncer. Por lo tanto, hay que tener cuidado, pese a que no tengamos síntomas ni problemas relacionados.