venta viagra para mujeres

2. Qué necesita saber antes de empezar a tomar Climen

  1. Posibles efectos adversos
  2. Conservación de Climen
  3. Contenido del envase e información adicional

  • Terapia hormonal sustitutiva (THS) para:

  • El tratamiento de los síntomas de la menopausia (periodo de tiempo en el que cesa la función reproductora y la menstruación en una mujer), natural o provocada quirúrgicamente, p. ej. sofocos, sudoración nocturna, trastornos urogenitales (vulvovaginitis atrófica), humor depresivo.
  • Prevención de la osteoporosis (pérdida de masa ósea) si usted tiene riesgo elevado de sufrir futuras fracturas y no pueda utilizar otros medicamentos para este propósito. Consulte con su médico sobre todas las opciones de tratamiento disponibles.

No debe utilizarse Climen para prevenir enfermedades del corazón ni para aumentar la capacidad intelectual.

Climen no es un anticonceptivo, ni restablece la fertilidad.

Siga cuidadosamente todas las instrucciones que le dé su médico.

Lea la siguiente información antes de usar Climen.

Historia médica y revisiones regulares

El uso de THS conlleva riesgos que deben ser tomados en cuenta al decidir si se empieza o se continúa el tratamiento.

La experiencia en el tratamiento de mujeres con una menopausia prematura (debido a una insuficiencia ovárica o a una intervención quirúrgica) es limitada. Si usted tiene menopausia prematura, los riesgos de usar THS pueden ser distintos. Consulte con su médico.

Antes de empezar (o retomar) la THS, su médico le preguntará sobre su historia médica personal y familiar. Su médico puede decidir realizar una exploración física. Esto puede incluir un examen de sus mamas y/o un examen interno, si es necesario.

Una vez empezado el tratamiento con Climen, debe visitar a su médico para realizar revisiones regulares (al menos una vez al año). En estos controles, consulte con su médico los beneficios y riesgos de continuar con Climen.

Se deberá realizar exploraciones mamarias regularmente, según recomendación de su médico.

No tome Climen

si alguno de los siguientes casos le afecta a usted. Si no está segura sobre alguno de los siguientes puntos, consulte con su médico antes de tomar Climen. No tome Climen:

  • Si padece o ha padecido de cáncer de mama o si sospecha que puede tenerlo.
  • Si presenta lesiones premalignas conocidas o sospechadas influidas por las hormonas sexuales o tumores hormonodependientes.
  • Si padece un cáncer que dependa de la acción de los estrógenos, como cáncer de la pared interna del útero (endometrio), o si sospecha que pueda tenerlo.
  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo o si está dando el pecho.
  • Si presenta hemorragias vaginales anormales.
  • Si padece engrosamiento excesivo de la pared interna del útero (hiperplasia de endometrio ) y no está siendo tratado.
  • Si padece o ha padecido la formación de un coágulo en una vena (trombosis), p. ej. En las piernas (trombosis venosa profunda) o en los pulmones (embolia pulmonar).
  • Si tiene un riesgo elevado de padecer trombosis arterial o venosa (coágulo de sangre).
  • Si tiene alguna alteración que afecte a la coagulación de la sangre (como deficiencia de proteína C, proteína S o antitrombina).
  • Si padece o ha padecido recientemente una enfermedad causada por coágulos de sangre en las arterias, como un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular o una angina de pecho.
  • Si padece o ha padecido una enfermedad del hígado, y sus pruebas de función hepática no han regresado a la normalidad.
  • Si padece un problema raro en la sangre llamado “porfiria” que se transmite de padres a hijos (hereditario).
  • Si es alérgica al valerato de estradiol, al acetato de ciproterona o a alguno de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6).

Si cualquiera de estas enfermedades surge por primera vez mientras está tomando Climen, interrumpa el tratamiento y consulte a su médico inmediatamente.

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar Climen.

Visite a su médico regularmente y al menos una vez al año. Hable con su médico en cada visita sobre la necesidad de ajustar o continuar el tratamiento. Su médico comprobará si usted tiene un riesgo elevado de padecer trombosis debido a una combinación de factores de riesgo o a un factor de riesgo muy elevado. En caso de una combinación de factores de riesgo, el riesgo puede ser más elevado que una simple adición de 2 riesgos individuales. Si el riesgo es demasiado alto, su médico no le prescribirá THS.

Para el tratamiento de los síntomas climatéricos, la THS sólo debe de iniciarse cuando los síntomas afectan a la calidad de vida de la mujer. En todos los casos, debe de realizarse, al menos anualmente, una valoración cuidadosa de los riesgos y beneficios y la THS solamente debería de continuarse mientras los beneficios superen los riesgos. Se deberá siempre considerar la administración de la menor dosis y la duración de tratamiento más corta.

Tenga especial cuidado con Climen:

Antes de empezar el tratamiento, informe a su médico si alguna vez ha tenido alguno de los siguientes problemas, ya que éstos pueden volver o empeorar durante el tratamiento con Climen. Si es así, debe visitar a su médico más frecuentemente para someterse a revisiones:

  • Trastornos ginecológicos de cualquier tipo como hemorragias uterinas irregulares, frecuentes o persistentes, fibromas (un tipo de tumor del útero), endometriosis (aparición de tejido de una parte del útero llamada endometrio fuera de su localización habitual) o antecedentes de hiperplasia del endometrio ( engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero ).
  • Riesgo aumentado de desarrollar coágulos de sangre (ver “Coágulos de sangre en una vena (trombosis)”)
  • Riesgo aumentado de contraer un cáncer que dependa de la acción de los estrógenos (por ejemplo, tener una madre, hermana o abuela, que haya tenido cáncer de mama)
  • Cambios o alteraciones en las mamas.
  • Niveles altos de algunas grasas (triglicéridos) en la sangre o historia familiar de esta alteración por el riesgo de desarrollar una pancreatitis (inflamación del páncreas).
  • Tensión arterial elevada.
  • Trastornos del hígado, como un tumor benigno del hígado.
  • Diabetes.
  • Piedras en la vesícula biliar.
  • Migrañas) o cefaleas severas.
  • Una enfermedad del sistema inmunológico que afecta a muchos órganos del cuerpo (lupus eritematoso sistémico, LES).
  • Epilepsia.
  • Esclerosis múltiple (enfermedad del sistema nervioso).
  • Asma.

  • Una enfermedad que afecta al tímpano y al oído (otosclerosis).
  • Retención de líquidos debida a problemas cardíacos o renales
  • Corea minor (enfermedad del sistema nervioso).

Deje de tomar Climen y acuda inmediatamente al médico

Si nota cualquiera de los siguientes trastornos cuando esté tomando THS:

  • cualquiera de los trastornos mencionados en la sección “No tome Climen”,
  • color amarillento de la piel o del blanco de los ojos (ictericia). Esto puede ser un signo de enfermedad hepática,
  • un aumento significativo de la tensión arterial (los síntomas pueden ser dolor de cabeza, cansancio, mareos),
  • dolores de cabeza de tipo migrañoso cuando aparecen por primera vez,
  • si se queda embarazada,
  • si nota signos de un coágulo de sangre, tales como

  • hinchazón dolorosa y enrojecimiento de las piernas
  • dolor repentino en el pecho
  • dificultad para respirar

Para más información, ver “Coágulos de sangre en una vena (trombosis)”

Nota: Climen no es un anticonceptivo. Si han pasado menos de 12 meses desde su último período menstrual o si usted es menor de 50 años, aún puede necesitar utilizar un método anticonceptivo adicional para prevenir el embarazo. Pida consejo a su médico.

Tenga especial cuidado en no exceder las dosis recomendadas.

Durante el tratamiento con la THS, pueden aparecer con más frecuencia algunas enfermedades graves como coágulos de sangre (trombosis) y algunos tipos de tumores.

Engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero (hiperplasia endometrial) y cáncer del revestimiento interno del útero (cáncer endometrial).

La THS con estrógeno solo aumenta el riesgo de engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero (hiperplasia endometrial) y de cáncer del revestimiento interno del útero (cáncer endometrial).

El progestágeno que contiene Climen le protege de este aumento de riesgo.

En mujeres con el útero intacto que no usan THS, una media de 5 por cada 1.000 mujeres, de edades comprendidas entre 50 y 65 años, serán diagnosticadas de cáncer de endometrio. En mujeres con el útero intacto que usan THS con estrógeno solo, una media de 10 a 60 por cada 1.000 mujeres, de edades comprendidas entre 50 y 65 años, serán diagnosticadas de cáncer de endometrio (es decir, entre 5 y 55 casos adicionales), en función de la dosis y de la duración del tratamiento.

Usted tendrá hemorragia menstrual una vez al mes (también llamada hemorragia de deprivación ) mientras esté tomando Climen. No obstante, si usted tiene sangrado irregular o gotas de sangre (manchado) además de su periodo menstrual, que:

viagra y similares en uruguay

La obesidad y el sobrepeso son, sin duda, los factores más relevantes en el desarrollo de HGNA. Otros factores importantes son la presencia de diabetes, elevación de los niveles triglicéridos en la sangre y factores genéticos no del todo conocidos. La presencia de antecedentes de diabetes en familiares es un factor de riesgo importante.

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DEL HGNA?

El HGNA no produce síntomas por sí mismo por lo que es considerada una una enfermedad “silenciosa”. Se ha comunicado que algunos pacientes con HGNA refieren dolor o malestar inespecífico en el costado superior derecho del abdomen. Como no produce síntomas, en algunos pacientes el hígado puede dañarse en forma inadvertida por años o décadas.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL HGNA?

El HGNA se diagnostica generalmente por accidente, cuando el paciente se realiza exámenes por otra causa. Las alteraciones mas frecuentes son elevaciones leves de los exámenes hepáticos (bilirrubina, transaminasas [SGOT/SGPT, ALAT/ASAT] o GGT). Es también común la detección de hígado graso mediante un examen de imagen (generalmente una ecografía abdominal). Una vez realizado el diagnóstico de HGNA algunos pacientes pueden requerir la realización de una biopsia hepática. Por ello, los pacientes con HGNA deben ser evaluados por un médico especialista (hepatólogo).

En principio, todo paciente con HGNA debe ser evaluado por un médico con el propósito de hacer un diagnóstico preciso de su condición y los factores asociados a ella.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DEL HGNA?

Desafortunadamente, en la actualidad no se dispone de tratamientos probadamente efectivos para el HGNA. Sin embargo, hay medidas que el paciente puede tomar para prevenir o revertir, al menos en parte, el daño hepático. En particular, si usted tiene HGNA debería:

  • Perder peso
  • Evitar totalmente el alcohol
  • Ejercitarse regularmente
  • Consumir una dieta balanceada y saludable y buscar consejo dietético especializado
  • Evitar el consumo de medicinas innecesarias
  • Ser evaluado por un especialista con el propósito de valorar su riesgo de enfermedad hepática y descartar otras enfermedades del hígado

Algunas cosas que debe recordar

  • El HGNA y la EHNA es grasa en el hígado con o sin inflamación y daño.
  • El HGNA y la EHNA se produce en personas que beben poco o nada de alcohol. Afecta a un porcentaje importante de la población
  • El HGNA y la EHNA también puede presentarse en niños.
  • Es posible que las personas con EHNA se sientan bien y que no sepan que tienen una enfermedad en el hígado.
  • El HGNA y la EHNA puede provocar cirrosis, una enfermedad en la que el hígado queda dañado para siempre y puede no funcionar correctamente.
  • Se puede sospechar de EHNA si los análisis de sangre muestran niveles altos de enzimas del hígado, o si un ultrasonido o prueba similar demuestra la presencia de grasa en el hígado.
  • En la evaluación de la EHNA en ocasiones es necesario examinar un pequeño trozo del hígado que se saca a través de una aguja. Este procedimiento se llama biopsia hepática.
  • Las personas con EHNA deben bajar de peso, hacer una dieta balanceada, realizar actividad física y evitar el consumo de alcohol y de medicinas innecesarias.
  • No hay un tratamiento específico para el HGNA y la EHNA. Los tratamientos experimentales incluyen antioxidantes y medicinas antidiabéticas.

Las enfermedades que afectan al higado podemos clasificarlas en infecciosas y no infecciosas:

A) CAUSAS INFECCIOSAS

I) Hepatitis Bacterianas

II) Clamidiasis (Psitacosis u Ornitosis)

IV) Protozoos

B) CAUSAS NO INFECCIOSAS

I) Hemocromatosis

IV) Aflatoxicosis

PROTECTORES HEPATICOS

Síndrome de Budd-Chiari; enfermedad venooclusiva hepática

La enfermedad veno-oclusiva hepática (EVOH) se caracteriza por una obstrucción de las venas hepáticas, centrales y pequeñas (transportan la sangre desde el hígado), sin afectación de las venas suprahepáticas propiamente tales. Se le conoce también como la forma radicular del Budd-Chiari o síndrome de Stuart-Bras. Es una patología infrecuente asociada con varias condiciones, entre las que destacan el trasplante de médula ósea y el uso de algunas drogas inmuno moduladoras y antineoplásicas. Puede presentarse en cualquier edad y sexo.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La obstrucción de la vena hepática impide que la sangre salga del hígado y regrese al corazón y es una condición que puede causar daño hepático. La obstrucción de esta vena puede ser causada por masas que ejercen presión sobre el vaso (tumor) o por la formación de un trombo (coágulo) dentro del mismo vaso.

Con mucha frecuencia, este problema es causado por condiciones que incrementan la tendencia del cuerpo a formar coágulos sanguíneos, entre las que se pueden mencionar las siguientes:

  • Trastornos mieloproliferativos: proliferación anormal de células de la médula ósea
  • Cánceres
  • Anticonceptivos orales y embarazo
  • Intoxicación aguda o crónica por alcaloides de la pirrolicidina, presentes en varios géneros de plantas
  • Infecciones
  • En España se observa en pacientes sometidos a trasplante de médula ósea. La enfermedad aparece en las primeras semanas tras el injerto, con dolor en hipocondrio derecho, hepatomegalia.
  • Enfermedades autoinmunes o inflamatorias crónicas
  • Cualquiera de muchas anomalías de la coagulación adquiridas o hereditarias

Las manifestaciones clínicas pueden ser agudas, subagudas o crónicas, con desarrollo de ictericia, hepatomegalia y ascitis, lo que incluso puede dificultar el estudio histológico del hígado con biopsia percutánea. Dado que la efectividad de su manejo se asocia con un diagnóstico precoz, requiere un alto índice de sospecha.

  • Dolor en el lado derecho del abdomen y agrandamiento del hígado
  • Ictericia (coloración amarillenta de ojos y piel)
  • Ascitis (hinchazón del abdomen debido a la presencia de líquido dentro del mismo)
  • Vómito con sangre

El tratamiento varía dependiendo de la causa de la obstrucción y puede incluir lo siguiente:

  • Terapia médica para los síntomas
  • Medicamentos anticoagulación
  • Intervenciones quirúrgicas
  • Procedimientos radiológicos

La obstrucción de la vena hepática puede progresar hasta insuficiencia hepática que puede ser mortal.

Se debe buscar asistencia médica si se presentan síntomas de obstrucción de la vena hepática o si la persona se está sometiendo a un tratamiento y se desarrollan nuevos síntomas.

Cada año, millones de personas en los Estados Unidos sufren dolores causados por cálculos biliares. Sin embargo, puede sorprender el hecho de que muchos de estos individuos terminan por descubrir que tienen cálculos hepáticos. Los cálculos hepáticos son los parientes menos conocidos de los cálculos biliares, porque ambos son, esencialmente, lo mismo. En última instancia, la ubicación define la diferencia entre los dos. Para ayudar a reducir el riesgo de sufrir este doloroso malestar, todas las personas deben comprender cómo funciona el hígado y qué pueden hacer para apoyar su salud.

cuales son los peligros del viagra

Alrededor de la quinta parte de los enfermos con hepatitis crónica B o C corren el riesgo de acabar sufriendo cirrosis hepática o cáncer de hígado.

Otros tipos de hepatitis crónica también pueden producir cirrosis.

¿Cómo se tratan las hepatitis?

  • No existe tratamiento para la hepatitis viral aguda. Sin embargo, se está ensayando el interferón en fases tempranas de la hepatitis C.
  • La hepatitis crónica B puede tratarse con interferón.
  • La hepatitis crónica C puede tratarse con interferón y ribavirina.
  • La hepatitis auto inmune puede tratarse con glucocorticoides, solos o asociados a un inmunosupresor (azatioprina).

Dr. Court Pedersen, especialista en Enfermedades Infectocontagiosas; Dr. Ove Schaffalitzky de Muckadell, especialista en Gastroenterología

El hígado, apuntan los expertos, es uno de los órganos que más afectados se ven por una celiaquía no diagnosticada. La hipertransaminasemia, es decir unas transaminasas muy elevadas, suele ser la afectación más habitual, pero también puede manifestarse una hepatitis reactiva o una hepatitis autoinmune.

Las transaminasas son unas enzimas que se encuentran en el hígado y que cuando alcanzan valores elevados suele significar una inflamación del hígado aguda o crónica. Para determinar las causas de esta inflamación y por lo tanto establecer un tratamiento se deben realizar más exámenes hepáticos, una serología vírica y un estudio inmunológico básico. En muchas ocasiones, según leemos en la revista Medicina Integral, tras una hipertransaminasemia puede haber una celiaquía.

Desde esta revista señalan que en los últimos años se han publicado varios estudios relacionados con la celiaquía y las enfermedades hepáticas, y todos ellos coinciden en señalar que entre un 30 y un 40% de los casos de hipertransaminasemia se dan en pacientes con enfermedad celiaca. En ocasiones, sobre todo en las formas de presentación no clásicas, (ya sabemos que hay distintos tipos de celiaquía, aunque no hay grados de celiaquia) puede ser la única o la primera manifestación de la enfermedad. Asimismo se observa que tras el inicio de la dieta sin gluten las transaminasas recuperan sus valores habituales en la gran mayoría de los casos.

Las transaminasas pueden dar valores elevados por causas diferentes, por ejemplo por consumo excesivo de alcohol y grasas, por lo que es recomendable para mantener en el mejor estado posible nuestro hígado, reducir el consumo de estos productos así como de medicamentos que pueden dañar este órgano.

Entre un 30 y un 40% de los casos de hipertransaminasemia se dan en pacientes celiacos sin diagnosticar

Las razones por las cuales una celiaquía sin diagnosticar tiene consecuencias directas en el hígado se desconocen pero existen varias teorías al respecto. La primera de ellas apunta a que una mayor permeabilidad del intestino daría lugar a la absorción de antígenos y péptidos que serían los responsables de una respuesta inmunológica en el hígado. Otra teoría señala una alteración en las células Kupffer como la responsable del daño hepático ya que estas son fundamentales para la defensa del hígado frente a los productos bacterianos intestinales.

Además de esas hipertransaminasemia, las lesiones hepáticas provocadas por la celiaquía pueden ser otras, desde una hepatitis reactiva inespecífica, a una hepatitis autoinmune o a hepatitis crónicas virales (B y C). En el 90% de los pacientes con hipertransaminasemia, la causa de esta en pacientes celiacos es la hepatitis reactiva inespecífica, que causa pequeñas alteraciones en la función del hígado y normalmente es asintomática.

La hepatitis autoinmune, a pesar de ser una patología muy poco frecuente, sí se da en casos de pacientes celiacos, especialmente mujeres y niñas. Ésta se produce, al igual que el resto de enfermedades autoinmunes, por una disfunción del sistema inmunitario que en este caso ataca y destruye las células del hígado, tal y como ocurre con la celiaquía, en el que nuestro organismo ataca nuestras propias células para defenderse de una sustancia, el gluten, que en principio es inocua. La hepatitis autoinmune presentarse como una hepatitis aguda grave, como una hepatitis crónica o como una cirrosis, y se caracteriza porque mejora con medicamentos inmunosupresores.

El hígado en uno de los principales órganos del cuerpo, el cual se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y se divide en derecho e izquierdo. Está compuesto por hepatocitos y tiene las funciones de procesar nutrientes que se absorben en el intestino, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, producir bilis para digerir los alimentos y crear proteínas que ayudan al proceso de coagulación.

La enfermedad hepática puede ser benigna, como es la presencia de quistes hepáticos o hemangiomas, cuyo tratamiento dependerá del tamaño de la lesión, de la localización y los síntomas que provoque, o maligna, como las lesiones provocadas por metástasis de cánceres de otros órganos o cánceres primarios del propio hígado como el carcinoma hepatocelular.

En algunos casos, los tumores del hígado aparecen sobre pacientes que ya han sufrido una enfermedad hepática, como cirrosis o hepatitis B o C. Por esto, es fundamental el seguimiento de los pacientes con estos antecedentes para la detección precoz de posibles cánceres.

  • Carcinoma hepatocelular. Es el más frecuente, sobre todo en hombres de entre 60 y 70 años. Suele originarse sobre hígados que han sufrido o sufren una enfermedad.
  • Colangiocarcinoma intrahepatico. Se produce en los conductos biliares que atraviesan el hígado y es el segundo más frecuente, también sobre hígados ya enfermos por hepatitis B o C, colangitis esclerosante primaria o NASH.
  • Carcinoma fibrolamelar: es más frecuente en gente joven de entre 20 y 30 años, tanto en hombres como en mujeres, y es menos agresivo que el carcinoma hepatocelular.

Existen una serie de enfermedades o factores relacionados con el desarrollo de enfermedad en el hígado:

  • Hepatitis B o C. Los pacientes en los que esta infección es crónica presentan predisposición a canceres primarios en el hígado
  • Cirrosis causada por el exceso de alcohol
  • Hígado graso no alcohólico (o Esteatohepatitis no alcohólica), que se da en gente con sobrepeso, obesidad, diabetes tipo II o síndrome metabólico
  • Hemocromatosis: enfermedad hereditaria que provoca una acumulación excesiva e incorrecta del hierro en los órganos por un mal metabolismo del hierro
  • Ingesta de arsénico, presente en el agua o en productos químicos como algunos materiales plásticos

Los problemas de hígado suelen ser asintomáticos, pero cuando se producen síntomas suelen ser dolor abdominal, cansancio, náuseas, fiebre, pérdida de peso, falta de apetito o ictericia (coloración amarillenta de la piel).

Las enfermedades benignas del hígado en muchos casos se detectan casualmente al realizar una revisión por algún otro motivo. Por otro lado, en los pacientes con factores de riesgo se recomienda realizar una ecografía periódicamente para detectar lesiones benignas y malignas. Para confirmar el diagnóstico la mejor opción es realizar entonces una biopsia hepática guiada por ecografía, TAC, o mediante cirugía laparoscópica.

En el estudio inicial se realizará una analítica: ésta servirá para observar la función hepática a través de la bilirrubina y las alteraciones en la coagulación. Además, permitirá solicitar marcadores tumorales como la alfa fetoproteina, relacionada con el carcinoma hepatocelular.

Cuando se sospecha de que pueda haber una enfermedad hepática, se recomienda realizar un TAC o tomografía computerizada o una resonancia magnética (RMN) para localizar las lesiones, su tamaño y su relación con otros tejidos y órganos. Así, se podrá elegir el tratamiento más adecuado.

Un seguimiento por parte de un especialista es imprescindible en todos los pacientes que tuvieron cáncer de hígado.

Para un seguimiento efectivo, es preciso un trabajo coordinado multidisciplinar, donde los diferentes especialistas combinen estudios de laboratorio, con el estudio de la función hepática y coagulación, y pruebas de imagen como las ecografías o resonancias magnéticas. En IQL trabajan en esa tarea radiólogos altamente experimentados, puesto que el haber realizado tratamientos previos sobre el hígado dificulta la evaluación de las pruebas. La finalidad es la detección precoz en caso de aparecer nuevas enfermedades o repetición de las previas.

Las enfermedades benignas sólo se trataran en caso de gran tamaño, hemorragias o en caso que el paciente sienta un intenso dolor abdominal, dado que la mayoría de ellas presentan un riesgo muy escaso de malignizar, que se podrá controlar con seguimiento.

La posibilidad de tratamiento quirúrgico viene determinada por el tipo de lesión, su situación en el hígado y su relación con los vasos. El equipo especializado de IQL, con alta experiencia en cirugía del hígado, valoraran cada caso a nivel individual para ofrecer la mejor combinación de tratamiento, tanto con cirugía como con quimioterapia o radiología intervencionista si fuera necesario.

Según el tipo de lesión y su localización, los pacientes podrán beneficiarse de técnicas mínimamente invasivas como la laparoscópica. Así, a través de pequeñas incisiones se puede extirpar la lesión en el hígado, reduciendo la hemorragia y mejorando el dolor postoperatorio, con una más rápida reincorporación a la rutina diaria del paciente.

En ocasiones la complejidad de la enfermedad o las condiciones del paciente no permiten utilizar la laparoscópica. En estos casos deberá llevarse a cabo la cirugía abierta a través de una incisión en el abdomen por debajo de las costillas.

En cirugía hepática o del hígado, el paciente normalmente saldrá de quirófano con drenajes permiten a los cirujanos descartar hemorragias, infecciones o fugas de bilis. Así, permanecerá ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI), al menos las primeras 24-48h.

En algunos casos, la localización o el tipo de lesión del hígado hacen imposible su resección. En estos casos, se puede utilizar radiología intervencionista, mediante la cual se realizaran punciones percutáneas de dichas lesiones para realizar radiofrecuencia o microondas y conseguir un control local de la enfermedad, que puede permanecer estable durante un largo tiempo.

En el Instituto Quirúrgico Lacy IQL los pacientes son evaluados por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, radiólogos y patólogos

que permitirán tomar la decisión más acertada de forma individualizada.

Hígado graso SymptomsDifferent etapas de la enfermedad de hígado graso pueden mostrar algunos síntomas que van de leves a severos. Cubierta aparece a continuación encontrará más información acerca de la misma.

La hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Es responsable de controlar y mantener una buena tasa de metabolismo en el cuerpo. Diversas funciones del hígado incluyen la ruptura de las grasas, proteínas y carbohidratos en la comida. Además de estos, el hígado actúa como un agente de desintoxicación en nuestro cuerpo ayudando a deshacerse de los residuos tóxicos. El hígado es un órgano elástico e incluso después de que pierde algunas de sus células, debido a las enfermedades, que funciona en su mejor momento. Sin embargo, la enfermedad de hígado graso puede causar daños permanentes en el hígado, si no se controla por un largo tiempo.

cuanto cuesta el viagra en guadalajara

4.- Enfermedades gastro-intestinales

5.- Problemas reproductivos

7.- Enfermedades transmitidas por las aves: zoonosis

Aproximadamente uno de cada 100 perros o gatos que acuden enfermos a la clínica lo hacen con algún problema hepático de tipo primario o secundario. En los últimos años esta incidencia ha aumentado debido probablemente a los avances en el conocimiento de las enfermedades hepatobiliares del perro y del gato.

El diagnóstico de las hepatopatías, especialmente de curso crónico, se lleva a cabo en muchos casos de forma accidental, cuando se realiza un perfil bioquímico sanguíneo con pruebas que exploran el hígado, a animales aparentemente sanos.

En las primeras fases de la enfermedad los síntomas son inespecíficos: anorexia, letargo, vómitos y diarreas, pérdida de peso. Según avanza la enfermedad pueden aparecer síntomas más específicos: ictericia, ascitis y síntomas neurológicos de encefalopatía hepática (EH). Estos no son patognomónicos de enfermedad hepatobiliar por tanto su origen hepático ha de ser confirmado a través de pruebas laboratoriales. Estas pruebas informan acerca de la existencia de lesión hepatocelular, estasis hepatobiliar, alteración del flujo sanguíneo portal o de ciertas funciones metabólicas del hígado pero no permiten llegar al diagnóstico definitivo aunque en algunos casos el patrón de las alteraciones observadas sugiere la presencia de una enfermedad hepatobiliar determinada.

  • Establecer la presencia / ausencia de enfermedad hepatobiliar.
  • Diferenciar los tipos de ictericia.
  • Definir el tipo de enfermedad hepatobiliar.
  • Conocer las alteraciones funcionales del hígado, una vez diagnosticada la hepatopatía.
  • Establecer el pronóstico y eficacia de tratamiento.
  • Debido a la elevada capacidad de regeneración y reserva funcional del hígado, la baja sensibilidad de muchas pruebas funcionales.
  • No permiten diferenciar si la enfermedad hepática es primaria o secundaria.
  • En determinados casos no es posible establecer el tipo de afección hepática.
  • Las pruebas funcionales pueden alterarse por patologías extrahepáticas.
  • Lesión de los hepatocitos.
  • Colestasis.
  • DIsminución de la capacidad de síntesis del hígado.
  • Disminución de la capacidad de captación de compuestos de la circulación sanguinea, conjugación en el hepatocito y secreción biliar.
  • Alteraciones en la circulación portal.

La determinación de la actividad de ciertos enzimas en suero / plasma se incluye en los perfiles bioquímicos que se realizan para detectar la presencia / ausencia de enfermedad hepática.

El incremento de la actividad de estas enzimas puede estar producido por:

  • Lesión del hepatocito, con salida al líquido extracelular de enzimas contenidas en el mismo (GOT, GPT, SDH, GLDH)
  • Aumento de la producción en el hígado bajo la acción de ciertos estímulos como coléstasis o ciertos fármacos (fosfatasa alcalina, gammaglutamiltransferasa)

Por tanto en las enfermedades hepatobiliares el aumento de la actividad sérica de las enzimas indica lesión del hepatocito o bien existencia de coléstasis.

Enzima hepatoespecífica en el perro y gato.

Se localiza en el citoplasma de los hepatocitos, donde su concentración es aproximadamente 10000 veces mayor que en el líquido extracelular.

Aumento de la actividad en suero / plasma:

  • Aparece cuando se altera la permeabilidad de la membrana de los hepatocitos, o bien cuando sufren necrosis.
  • El nº de hepatocitos afectados es directamente proporcional al aumento.
  • Las mayores elevaciones de la actividad sérica aparecen en necrosis hepáticas y en procesos inflamatorios.
  • En la regeneración hepática aumenta la producción en el hígado de esta enzima.
  • En el perro puede aparecer un aumento de la actividad, por inducción de la síntesis en el hígado, cuando se lleva una terapia prolongada con anticonvulsivos o corticosteroides.

En el perro y en el gato existen concentraciones altas en: hígado músculo, cerebro y riñon. Se localiza en el citoplasma y en las mitocondrias de los hepatocitos.

Aumento de la actividad en suero / plasma:

  • En enfermedad hepatobiliar, indica lesión del hepatocito. Los aumentos son paralelos a la GPT pero menos intensos.
  • En algunos gatos parece ser un indicador más sensible que la GPT en lesión de hepatocitos.

Es una enzima asociada a las membranas celulares, presente en hueso, hígado, intestino, riñon y placenta. Aunque estos órganos contienen concentraciones importantes de esta enzima, la fosfatasa alcalina presente en suero procede de:

  • Gato: hueso, hígado.
  • Perro: hueso, hígado.

El hígado del perro sintetiza dos tipos de enzimas de las FAS: fracción hepática y fracción inducida por corticosteroides.

La actividad de FAS en animales jóvenes en crecimiento es mayor debido a la presencia de FAS ósea procedente de los osteoblastos.

Aumento de la actividad en suero / plasma:

  • Hallazgo frecuente en perros muy enfermos.
  • En enfermedades óseas está aumentada 2-3 veces los valores de referencia.
  • En enfermedades hepatobiliares: se produce fundamentalmente por una inducción de la síntesis por coléstasis intra o extrahepática. No necesariamente se acompaña de aumento de la concentración de bilirrubina. En el gato con hepatopatía las concentraciones son menores que en el perro. En esta especie la FAS es menos sensible pero más específica que en el perro para detectar enfermedad hepatobiliar.
  • Otras causas en el perro: la administración de corticosteroides o el hiperadrenocorticismo provocan un aumento de la fracción inducida por cortiscosteroides. También los anticonvulsionantes por inducción de la síntesis de la isoenzima hepática.

Aumento de la actividad en suero/plasma:

  • Enfermedades hepatobiliares: como la FAS, la GGT aumenta sobre todo por inducción de la síntesis hepática por coléstasis intra o extrahepática.
  • Perro: la GGT no es tan sensible como la FAS pero es más específica.
  • Gato: los aumentos de GGT en enfermedades hepatobiliares son generalmente mayores que los de la FAS, excepto en lipidosis hepática idiopática.
  • Otras causas: puede haber un aumento de la síntesis hepática de GGT en perro con la administración de corticoides y anticonvulsionantes.

  • Se sintetiza en el hígado exclusivamente presentando este una gran capacidad de reserva funcional para la síntesis de esta proteina.
  • La hipoalbuminemia aparece en la insuficiencia hepática grave, con pérdida al menos de 80% de la masa del parénquima hepático funcionante. Será subaguda o crónica ya que la vida media de la albúmina sanguínea en pequeños animales es de 8-10 días.
  • El hígado presenta una gran capacidad de reserva funcional para mantener la glucemia normal. Un nivel de glucosa en sangre normal es posible mantenerlo con un 30% de parénquima hepático funcionante.
  • La hipoglucemia de enfermedad hepática puede aparecer por:
    • Pérdida de más del 70% del parénquima hepático (ej: insuficiencia hepática aguda o enfermedad hepática crónica terminal descompensada)
    • Shunts portosistémicos congénitos (SPSC).
    • Tumores hepáticos con producción de péptidos semejantes a la insulina.
  • La glucemia es un indicador específico aunque poco sensible del estado funcional del hígado.
  • Si en el curso de una hepatopatía aparece la hipoglicemia, el pronóstico es desfavorable salvo en el shunt portosistémico congénito.
  • A partir del amoniaco procedente principalmente del intestino, se sintetiza la urea.
  • Una disminución de la concentración sanguinea de BUN aparecerá por disminución de la síntesis hepática.
  • La determinación de BUN como prueba funcional hepática es poco sensible y específica.

El hígado juega un papel clave en la hemostasia ya que en él se lleva a cabo:

  • Síntesis de todos los factores de coagulación salvo VIII.
  • Síntesis de inhibidores de la coagulación.
  • Depuración de factores de la coagulación activados y enzimas fibrinolíticas.

Las alteraciones de la coagulación, en el curso de enfermedades hepatobiliares, son normalmente subclínicas y se producen como consecuencia de:

  • Obstrucción de las vías biliares extrahepáticas de larga duración con aparición de una deficiencia de vitamina K.
  • Insuficiencia hepática grave como consecuencia de la disminución de la síntesis de los factores de coagulación.
  • CID
  • La realización de pruebas de coagulación está indicado antes de efectuar una bisopsia hepática.

  • La concentración de bilirrubina en sangre es un balance entre la cantidad que se produce en las células del sistema mononuclear fagocitario (SMF), la capacidad del hígado para captarla de la circulación sanguínea y excretarla al intestino con la bilis.
  • El aumento de la concentración en suero o plasma puede estar producido por:
    • Aumento en la destrucción de hematíes (ictericia hemolítica).
    • Obstrucción de las vías biliares extrahepáticas (ictericia obstructiva).
    • Hepatopatías (ictericia hepática).
  • La determinación de la bilirrubina indirecta (libre) y la directa (conjugada), no permite la diferenciación de los tres tipos de ictericia.
  • La hiperbilirrubinemia de las enfermedades hepatobiliares:
    • Indica la presencia de coléstasis.
    • No permite diferenciar las hepatopatías ni la obstrucción biliar extrahepática.
    • El grado de elevación no tiene valor pronóstico.
    • Es un indicador poco sensible de enfermedad hepatobiliar pero muy específico en ausencia de anemia.
  • La bilirrubina presente en orina es directa o conjugada.
  • El aumento indica la presencia de coléstasis.

Es una prueba de funcionalidad hepática poco sensible y con escaso interés clínico.

La mayor parte del amoniaco presente en el animal procede del colon por acción de las bacterias sobre las proteinas de la dieta. Este se absorbe en el intestino entra en la sangre portal y el hígado lo metaboliza dando paso a la formación de urea.

  • El estado de la circulación portal se valora por el amoniaco sanguíneo y la prueba de sobrecarga al amoniaco. Por tanto estas pruebas están indicadas en el diagnóstico de shunts porta sistémicos congénitos y adquiridos (SPSC) y encefalopatía hepática.
  • El nivel de amoniaco en sangre permite valorar:
  • La masa del parénquima hepático funcionante si la totalidad del flujo sanguíneo portal entra en el hígado
  • El aumento del amoniaco se puede dar en:
    • Shunts porto sistémicos (SPS) congénitos o adquiridos.
    • Fases terminales de enfermedad hepática.
  • Para la determinación de amoniaco en sangre hay que tener en cuenta:
    • Ayuno de al menos 6 horas.
    • Obtención de una muestra de sangre preferentemente arterial
    • Separar las células del plasma lo antes posible, ya que los hematíes contienen una concentración de amoniaco 2-3 veces superior a la del plasma.
    • Realizar la determinación en las 2-3 horas posteriores a la toma de muestra.

El hígado es la glándula más grande que hay en el cuerpo y se localiza al principio del intestino delgado. La vesícula, en comparación, se ubica detrás del hígado cerca de su base. El propósito principal del hígado es producir bilis—una secreción esencial para descomponer los lípidos digeridos en partículas más pequeñas para que las grasas y las vitaminas solubles en grasa puedan ser absorbidas por el intestino delgado.

El hígado forma bilis a partir de agua, electrolitos, y otras moléculas incluyendo colesterol, bilirrubina, ácidos biliares, y fosfolípidos. Los adultos producen entre 400 y 800 ml de bilis todos los días y se almacena en la vesicular hasta que se necesite. 1 Además de fabricar bilis, el hígado funciona como un filtro para desintoxicar y purgar químicos nocivos (tales como el alcohol) del cuerpo.

Los cálculos hepáticos comúnmente se forman cuando se tiene un exceso de colesterol en el cuerpo. Al haber un exceso de colesterol en la dieta, el que sobra a menudo se cristaliza formando pequeñas masas en forma de piedritas. Recientemente, investigadores de la Universidad de Bonn en Alemania descubrieron que la herencia también puede contribuir a este problema. Los científicos creen que han aislado un gen dentro del cuerpo que en gran medida aumenta las posibilidades que tiene una persona de formar cálculos hepáticos y/o biliares. 2

Debido al papel que juega el hígado como sistema de desintoxicación del cuerpo, mucho de lo que comemos y bebemos puede, en gran medida, afectar la salud de la glándula. Estas son algunas de las enfermedades más comunes del hígado:

Cirrosis: Debido a este padecimiento, el daño al hígado causa cicatrización lo cual impide aún más que el hígado funcione como debería. Las causas comunes de la cirrosis incluyen alcoholismo y hepatitis. Alrededor del 5% de los pacientes de cirrosis desarrollan cáncer de hígado y terminan recibiendo trasplantes de hígado debido a una cicatrización excesiva.

Hígado Graso: El "Hígado Graso" es un padecimiento común en personas que beben mucho alcohol. El hígado crece debido a la acumulación de células adiposas. Usualmente, el único síntoma que se presenta es un leve malestar en el abdomen. Normalmente el padecimiento mejora si la persona deja de beber alcohol.

Hepatitis: La hepatitis alcohólica (inflamación del hígado) también es causada por la ingesta de demasiado alcohol y, a menudo, es precursora de la cirrosis y de la eventual insuficiencia hepática. Si se detecta a tiempo, el daño al hígado podría ser revertido hasta cierto punto. Por otro lado la Hepatitis Viral ataca al hígado directamente. De hecho existen cinco tipos distintos de Hepatitis viral:

  1. Hepatitis A (HAV) – Puede afectar a cualquier persona y se presenta tanto a través de casos individuales como de epidemias generalizadas
  2. Hepatitis B (HBV) – Una enfermedad mortal que causa cirrosis, cáncer, insuficiencia hepática, y hasta la muerte
  3. Hepatitis C (HCV) – Se desarrolla con facilidad al entrar en contacto con la sangre de una persona infectada
  4. Hepatitis D (HDV) - Un virus hallado en la sangre de individuos afectados; por lo general el paciente también padece HBV
  5. Hepatitis E (HEV) - Similar a la HAV, pero es raro que se dé en los Estados Unidos. 3

El Síndrome de Gilbert: El Síndrome de Gilbert es causado por un defecto en la ingesta de bilirrubina en las células hepáticas. El Síndrome de Gilbert puede ser muy difícil de diagnosticar y a veces se confunde con la enfermedad hepática.

Cuando el hígado no trabaja apropiadamente, un buen número de señales pueden indicar que hay un problema. Los pacientes pueden presentar estos síntomas:

  • Fatiga Crónica
  • Depresión
  • Dolores de Cabeza
  • Estreñimiento
  • Trastornos Digestivos
  • Sensibilidad a Químicos

Lo que resulta interesante es que los síntomas de una desintoxicación hepática imposibilitada comúnmente son los mismos que los que se le atribuyen a los pacientes que sufren la exposición a químicos tóxicos.

¡Sí! Los trematodos del hígado son una clase de parásitos planos que infectan el aparato digestivo y otros órganos del cuerpo. Los trematodos adultos tienen chupones externos con los cuales se nutren de sus huéspedes. Los trematodos normalmente entran al cuerpo cuando la gente come pescado o plantas que viven en aguas infestadas por trematodos. La triquinosis es otro tipo de enfermedad causada por parásitos que pueden dañar el hígado. La triquinosis se da al comer carne que no está bien cocida (generalmente de cerdo) y afecta los conductos biliares que filtran el hígado.

Otro padecimiento provocado por la infestación de parásitos en el hígado es la esquistosomiasis. Esto es provocado por parásitos que entran al cuerpo a través de la piel, usualmente después de caminar descalzo en agua fresca infestada con estos organismos. Los parásitos viajan a través del cuerpo, alojándose en las pequeñas venas del hígado.

En última instancia, la esquistosomiasis termina por convertirse en cirrosis hepática debido a la cicatrización que provoca la inflamación. También, muchas personas no comprenden que la Hepatitis A es un virus que entra al hígado como si fuera un organismo. La forma más común se contraer Hepatitis A es comer alimentos preparados o tocados por alguien que no se lavó muy bien las manos cuando usó el baño.

Los químicos que pueden causar hepatoxicidad incluyen Acetaminofeno, Isoniazid, aflatoxinas, arsénico, y tetracloruro de carbono. 4 Tomar más de la dosis recomendada de Acetaminofeno provoca que la paso del glutatión se congestione de NAPQI—el metabolito del Acetaminofeno. A final de cuentas, este compuesto tóxico se acumula en el hígado y el glutatión no puede eliminarlo, dañando el hígado durante este proceso.

Usado para tratar la Tuberculosis, el Isoniazid es un poderoso medicamento que requiere que el paciente se realice pruebas constantes de hígado. Se cree que el Isoniazid provoca granulomas (nódulos inflamatorios crónicos) dentro del hígado.

Las Aflatoxinas se dan de manera natural y pueden encontrarse en la tierra, en la vegetación marchita, y en otros ámbitos naturales. 5 Las Aflatoxinas típicamente florecen en zonas donde hay mucho calor y humedad y normalmente contaminan los cultivos de cereales, especies, cacahuates y otros alimentos secos. La exposición elevada a las aflatoxinas provoca carcinoma, cirrosis, y la eventual necrosis del hígado.

El Arsénico es un carcinógeno y teratógeno muy conocido. La exposición más común a los humanos se da en el agua potable. Los niveles elevados de arsénico pueden ser fatales en un lapso de 12-48 horas después de su ingesta, algunas muertes ocurren en una hora. 6 Una vez que es absorbido por el cuerpo, el arsénico se almacena en el hígado donde puede contribuir al desarrollo de cáncer.

Al ingerirse el tetracloruro de carbono es muy peligroso para los humanos y los animales. Las señales clínicas de la inhalación del tetracloruro de carbono incluyen niveles elevados de la enzima hepática Aspartato Aminotransferase, niveles elevados de bilirrubina, niveles reducidos de albumina y fibrinógeno, y un hígado inflamado y sensible. 7

  • Las lesiones físicas al hígado son responsables sólo del 5% de todos los ingresos a hospitales. 8
  • El 80% de todos los casos de toxicidad hepática son causados por reacciones farmacológicas a medicamentos. 9
  • Se sabe que más de 900 fármacos con receta causan lesiones al hígado. La toxicidad es la razón principal por la cual un medicamente es retirado del mercado. 10
  • Los cálculos hepáticos y de vesícula están presentes en un 10% o 20% de la población. 11
  • 6,500 trasplantes de hígado se llevaron a cabo en los Estados Unidos en el 2005.

Además de la ingesta de fármacos, una dieta deficiente es un factor principal que genera la mayoría de los problemas de hígado. Ingerir grandes cantidades de alcohol es la forma más común de riesgo para el hígado que se deriva de la dieta. Sin embargo, usted puede mejorar su dieta de muchas maneras para promover un funcionamiento general del hígado.

  • Una dieta con demasiada proteína puede provocar una enfermedad llamada encefalopatía hepática o "confusión mental". Mientras que la causa exacta de la encefalopatía hepática aún se desconoce, la teoría indica que cuando el cuerpo digiere grandes cantidades de proteínas, se forma amonio en exceso, lo cual afecta el sistema nervioso central. Siempre debe consultar con su médico antes de alterar la proteína en su dieta.
  • Una dieta alta en calorías, especialmente en carbohidratos y alimentos grasosos, igualmente puede dar como resultado problemas de hígado. La ingesta excesiva de calorías puede provocar depósitos de grasa dentro del hígado.
  • Vigile su ingesta de Vitamina A, porque tiene una alta concentración de grasa saturada y colesterol y puede ser muy tóxica para el hígado cuando se consume en grandes cantidades. Sin embargo, la Vitamina A Emulsionada no contiene grasa ni colesterol. La Vitamina A Emulsionada es una forma líquida de la vitamina que se deriva del caroteno que se encuentra en los vegetales verdes y amarillos y en la yema de huevo. La Vitamina A Emulsionada es un poderoso antioxidante que suplementa su dieta. La Vitamina A también ayuda a promover la diferenciación de las células y apoya la respuesta normal del sistema inmunológico del cuerpo.

La mejor dieta para el hígado es baja en proteínas y también en sodio. 14 Comer bastantes frutas y verduras crudas ayudará a mantener su cuerpo, especialmente su hígado, sin saturarse. Aproximadamente entre el 30% y el 40% de su dieta debería consistir en vegetales con hojas verde oscuro y frutas y verduras de color anaranjado, rojo, morado y amarillo. Una dieta alta en grasas hace que el hígado trabaje demasiado, por lo que reducir su ingesta de grasa es un asunto crítico para tener un hígado saludable.

Los aguacates y el pescado aceitoso como el salmón, el atún y las sardinas son excelentes opciones para promover la salud del hígado. Muchas variedades de semillas crudas tales como la semilla de linaza, girasol, y alfalfa son benéficas en este sentido también. Ciertos aceites (primavera, la semilla de pasas de Corinto, y el aceite de oliva prensado en frío, sólo por nombrar algunos) también apoyan al hígado.

Junto con una dieta saludable, usted debe limpiar su hígado en forma rutinaria para promover un funcionamiento y una salud óptima. Un número de productos de limpieza del hígado y hasta de la vesícula pueden encontrarse en tiendas que ofertan artículos para la salud y en el Internet, pero los más efectivos son elaborados sólo con hierbas 100% orgánicas y cultivadas en forma natural y producidas utilizando los procesos propietarios o Instruct®.

Los limpiadores del hígado producidos con estos métodos, tales como Livatrex™, le brindan a usted hierbas extraídas con Glicerina pura certificada Kosher, en lugar de alcohol, por lo que son el tipo de suplementos más seguros y efectivos para apoyar sus iniciativas para mejorar la salud.

¿Se le olvidó su contraseña? Reciba un recordatorio.

  • Ver mi nueva comunidad
    %:Resource.Header_divNewFeaturesList1_1 %>
  • Edit my account
    %:Resource.Header_divNewFeaturesList2_1 %>
  • Watch a video
    %:Resource.Header_divNewFeaturesList3_1 %>
  • Take me to the
    %:Resource.Header_divNewFeaturesList4_1 %>

La colestasis intrahepática del embarazo o ICP (siglas en inglés) es un trastorno hepático relacionado con el embarazo en el que se presentan anomalías en el flujo de bilis (la sustancia producida por el hígado que facilita el proceso de digestión y absorción de grasas). Estas anomalías conducen a una acumulación de ácidos biliares (componentes de la bilis) en la sangre de la madre, lo que produce síntomas tales como comezón fuerte en la piel.

Los síntomas de la ICP pueden ser de leves a graves. Por lo general, comienzan en el segundo o tercer trimestre del embarazo y entre los más comunes se encuentran los siguientes:

  • Comezón en la piel. Con frecuencia se presenta con más gravedad en las palmas de las manos y en las plantas de los pies aunque muchas mujeres afectadas sienten comezón en todo el cuerpo. Puede llegar a ser tan grave que interfiere con el sueño y las actividades diarias.
  • Ictericia. Esta coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos se presenta en entre el 10 y el 20 por ciento de las mujeres con ICP. 1 Es causada por la acumulación de una sustancia química llamada bilirrubina en la sangre, como resultado del trastorno hepático y la reducción en el flujo biliar.

En caso de presentar estos síntomas, se recomienda a la mujer embarazada ponerse en contacto con su médico.

La ICP afecta a menos del uno por ciento de las mujeres en Estados Unidos. 1

sirve la viagra para la mujer

De todas maneras, el estudio subraya algo importante: Muchas personas adictas al alcohol tienen una biología única, ellos son vulnerables al alcohol de una manera que otros no lo son.
Estas palabras tienen especial significado para los hijos de los alcohólicos, especialmente para aquellos adictos al alcohol. El alcoholismo es una enfermedad familiar que a veces saltea generaciones.

Está siendo cada vez más claro que las diferencias en la sensibilidad al alcoholismo existen, pero no por razones “morales”, sino por razones genéticas.

Es importante enfatizar que estos factores genéticos que tienen que ver con diferencias metabólicas, no son en sí patológicos. Solo se hacen manifiestos cuando se consume alcohol y son importantes sólo porque el consumo de esta sustancia es parte permanente de nuestra cultura. Sólo la bebida alcohólica les da un significado. No hay una justificación para creer que es una “genética superior” la de aquellos que beben y no son alcohólicos. Sólo son más afortunados.

Esta perspectiva termina con la idea de que los alcohólicos simplemente pierden la voluntad para controlar la bebida. Tratar a los alcohólicos como malas p-ersonas no nos ayuda a entender por qué se vuelven adictos. Los alcohólicos, en sus comienzos, no beben de una manera diferente a los demás. Tienen las mismas razones y las mismas intenciones. Sólo que los alcohólicos quedan “enganchados” y sus amigos no.

Explicar el alcoholismo como un síntoma de una enfermedad mental también fracasó. Hace 30 años estábamos convencidos de que el alcoholismo era un síntoma de un desorden psicológico o emocional. Este era un mal modelo.

Los alcohólicos no son ni malos ni locos. Ellos viven con una realidad física que recién estamos empezando a comprender.

Publicado por el equipo de Bupa de información sobre la salud, octubre de 2011.

Esta hoja informativa está destinada a quienes padecen de cirrosis inducida por alcohol, o a quienes desean informarse sobre el tema.

La cirrosis es una enfermedad en la cual el tejido sano del hígado es reemplazado por tejido cicatrizal que, con el tiempo, impide que el hígado funcione correctamente. La cirrosis inducida por alcohol (también conocida como cirrosis alcohólica) es el término que se usa para describir la cirrosis que ha sido causada por beber cantidades excesivas de alcohol, generalmente, durante muchos años.


En la cirrosis, las células sanas del hígado son gradualmente reemplazadas por tejido cicatrizal en un proceso llamado fibrosis. Si esto ocurre, el tejido del hígado, que debería ser liso, se torna noduloso y duro. La cirrosis inducida por alcohol hace referencia específicamente a la cirrosis causada por beber alcohol. La cirrosis puede también ser causada por infecciones hepáticas, como hepatitis B y C y por algunas enfermedades hereditarias del hígado.

La cirrosis es el tipo más grave de un conjunto de enfermedades hepáticas relacionadas al consumo de alcohol. Si usted bebe cantidades excesivas de alcohol, puede contraer enfermedades como enfermedad del hígado graso o hepatitis (inflamación del hígado). La enfermedad simple de hígado graso generalmente puede revertirse al dejar de beber. Las personas que siguen bebiendo en exceso corren riesgo de desarrollar un tipo más grave de enfermedad hepática, como hepatitis o cirrosis.

La cirrosis se clasifica como compensada o descompensada. Si tiene cirrosis compensada, su hígado generalmente puede soportar el daño y continuar realizando la mayoría de las funciones importantes. La mayoría de las personas con cirrosis compensada tienen pocos síntomas o ninguno. Sin embargo, sin tratamiento, es probable que desarrolle cirrosis descompensada (aunque esto puede llevar muchos años). Si tiene cirrosis descompensada, generalmente tendrá síntomas y complicaciones graves.


Es posible que en las primeras etapas de la cirrosis no tenga ningún síntoma y su médico haya detectado signos de daño en el hígado mediante un análisis de sangre de rutina. Los primeros síntomas pueden incluir:

  • pérdida de apetito
  • náuseas y vómitos
  • picazón en la piel
  • pérdida de peso

Sin embargo, a medida que la enfermedad avanza, los síntomas pueden incluir:

  • color amarillento en la piel y/o en la parte blanca de los ojos (esto se llama ictericia)
  • hinchazón del abdomen (barriga) y piernas
  • pérdida de tejido muscular
  • aparición de vasos sanguíneos con forma de araña en la piel
  • hematomas y hemorragias que aparecen con facilidad
  • vómitos de sangre o sangre en las heces (de apariencia negra alquitranada y de olor desagradable)
  • confusión o falta de memoria
  • alta temperatura (fiebre) debido a una infección (es más probable que contraiga ciertas infecciones si tiene cirrosis)
  • cambios sexuales – si es hombre, podría notar que tiene menos vello corporal, testículos más pequeños (atrofia testicular) y más tejido mamario (ginecomastia); si es mujer, podría tener períodos irregulares

La cirrosis no siempre es la causa de estos síntomas, pero si los tiene, consulte a un médico.
Si vomita sangre, sus heces son negras o tiene fiebre, debe buscar atención médica urgente.


El tejido cicatrizal puede restringir el flujo de sangre al hígado, provocando una acumulación de presión en la vena que lleva sangre desde el intestino hasta el hígado (vena porta). A esto se lo conoce como hipertensión portal. A medida que aumenta la presión, la sangre trata de encontrar otra vía hacia el corazón sin pasar por el hígado y expande las venas en la pared del estómago y del esófago. Estas venas expandidas (llamadas várices) pueden sangrar lentamente, causando anemia (una afección en la que hay muy pocos glóbulos rojos en la sangre o no hay suficiente hemoglobina en la sangre). Además existe riesgo de que las várices sangren intensamente y necesite tratamiento de emergencia.

La cirrosis puede derivar en insuficiencia hepática. Esto es cuando el hígado deja de funcionar como debería. También puede causar insuficiencia renal (síndrome hepatorrenal) y daño cerebral (encefalopatía).

Si tiene cirrosis, es más probable que desarrolle cáncer de hígado.


Una de las muchas funciones del hígado es procesar el alcohol que usted bebe. El hígado puede controlar cierta cantidad de alcohol pero si bebe mucho y con regularidad, puede forzarlo en exceso.

Su hígado generalmente puede repararse y regenerarse solo. Pero si las células están muy dañadas, el tejido hepático puede quedar cicatrizado permanentemente A medida que se acumula el tejido cicatrizal, el hígado no puede funcionar con la misma eficacia. Entonces tendrá menos capacidad para procesar sustancias químicas y medicamentos, lo que puede causar la acumulación de sustancias nocivas (toxinas) en su cuerpo. El daño al hígado se produce gradualmente con el paso de los años hasta que deja de funcionar correctamente.

La cirrosis inducida por alcohol generalmente es provocada por beber demasiado durante muchos años. No hay una cantidad específica de alcohol que cause cirrosis; las cantidades que pueden causar daño varían según la persona. En general, cuanto más alcohol beba, más probabilidad tendrá de contraer cirrosis inducida por alcohol. No solo afecta a las personas que tienen una adicción al alcohol. Si es bebedor social o bebedor excesivo episódico, también tiene altas posibilidades de contraer cirrosis.

Su médico le hará preguntas sobre los síntomas y le examinará. También puede preguntarle acerca de su historial médico. Su médico podrá remitirlo a un médico hepatólogo (un médico que se especializa en las enfermedades del hígado).
Es posible que necesite una o más de estas pruebas:

  • Análisis de sangre, incluyendo una prueba de función hepática para ver cómo funciona su hígado.
  • Estudios por imágenes como TAC o IRM.
  • Biopsia del hígado, donde se extrae una pequeña porción de hígado con una aguja fina y se examina bajo un microscopio para ver si el tejido está dañado.

Si su médico cree que usted tiene várices en su esófago o estómago, podría tener que hacerse una gastroscopia. Una gastroscopia es una prueba que le permite al médico observar su esófago y estómago mediante el uso de una cámara telescópica delgada y flexible, similar a un tubo, que se llama endoscopio.
Tenga presente que la disponibilidad y el uso de estas pruebas específicas pueden variar de un país a otro.

El daño hepático causado por la cirrosis no se puede revertir pero usted puede evitar mayores daños. La mejor forma de hacerlo es dejar de beber alcohol. Si tiene dificultades para dejar de beber, hable con su médico. Podrá ayudarle de varias maneras, por ejemplo, puede recomendarle participar en grupos de apoyo.

Su médico o dietista pueden asesorarle con respecto a su dieta y a complementos nutricionales ya que es importante evitar la desnutrición.

Medicamentos

Su médico puede recetarle medicamentos para aliviar los síntomas. Por ejemplo, si tiene hipertensión portal puede recetarle un medicamento betabloqueador para reducir el riesgo de hemorragia. O si tiene hinchazón abdominal, puede recetarle un diurético (pastillas de agua) para ayudarle a eliminar el líquido de su abdomen.

La falla aguda del hígado suele desarrollarse repentinamente. La persona experimenta problemas en el funcionamiento de su hígado en cuestión de semanas o incluso días. Suele suceder sin la aparición de síntomas previos. Las causas más comunes se dan por envenenamiento por hongos, por un virus o por una sobredosis de droga.

La falla crónica del hígado se desarrolla gradualmente. Pueden pasar meses o años antes de que notes algún síntoma.La falla crónica del hígado sucede a causa de la cirrosis después de un largo periodo de alcoholismo. Otras causas de esta condición son:

La falla en el hígado puede ser difícil de diagnosticar pues los signos iniciales son los mismos que surgen en otras enfermedades. Estos son algunos de ellos:

Cuando la falla en el hígado progresa, los síntomas se vuelven más severos:

-Moretones repentinos o sangrado.

La falla del hígado es una emergencia médica, así que si tienes algunos de estos síntomas, busca ayuda de un profesional inmediátamente. En muchas ocasiones, la falla del hígado puede revertirse. Sin embargo, en algunos casos se necesita de un transplante.

No siempre se puede prevenir la falla del hígado, pero sí se pueden reducir los riesgos.

Aquí te dejamos algunos tips para cuidar de tu hígado:

1. Sigue las instrucciones de tus medicamentos: Si los tomas, presta atención a la dosis que te manda el doctor y no tomes demasiados. Si ya has tenido problemas con tu hígado, consulta siempre a tu médico antes de consumir medicinas.

2. Infórmale a tu doctor sobre tus medicamentos: La cuestión es que incluso los medicamentos que no necesitan preescripción o los naturistas pueden interferir y causar problemas en tu hígado.

3. Lava tus manos adecuadamente: Hay gérmenes que son peligrosos y se esparcen a través de las manos.

4. Asegúrate de usar protección durante las relaciones sexuales.

5. No comas hongos silvestres.

6. Ten cuidado con los aerosoles, cuando los uses, asegúrate de que estás en un área ventilada o usa una máscara.

7. El abuso del alcohol puede causar daño en el hígado y muchas veces, es irreversible.

Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Hígado inflamado es un término comúnmente utilizado para un hígado que ha crecido hasta un tamaño anormal. También se puede llamar hígado agrandado. El término médico es hepatomegalia. Un hígado hinchado no se considera una enfermedad, pero es más bien un síntoma de algún trastorno subyacente como cirrosis, hepatitis, enfermedad hepática grasa o cáncer.

Por lo general, no hay hinchazón de los síntomas del hígado hasta que la enfermedad o condición que causa hinchazón llega a una etapa grave. Para entonces, probablemente ha habido daño hepático significativo. Si los síntomas se ignoran o no se tratan en este punto, la insuficiencia hepática podría eventualmente convertirse en una realidad. La insuficiencia hepática es fatal sin un trasplante de hígado.

Si experimenta cualquiera de los síntomas descritos a continuación, informe a su médico de inmediato. Sólo él o ella está capacitado para hacer un diagnóstico. La información presentada aquí tiene como único propósito darle un conocimiento básico e introductorio de los síntomas de inflamación del hígado para que pueda discutirlos con su médico.

Una vez más, si el hígado está sólo ligeramente hinchado, es probable que no haya síntomas en absoluto. Pero si el hígado está muy hinchado, pueden aparecer varios síntomas que apuntan a problemas en el hígado.

♦ La ictericia es la más prominente de éstos. La ictericia ocurre debido a una acumulación anormal de un pigmento biliar conocido como bilirrubina en la sangre. Esta acumulación de bilirrubina hace que la piel y los blancos de los ojos parezcan amarillos.

♦ Los sentidos de la vista y el olfato pueden ser aumentados cuando usted tiene un hígado hinchado. Los olores que nunca le molestaron antes pueden ser repentinamente desagradables, incluso ofensivos. Los pacientes con problemas hepáticos suelen reportar reacciones especialmente fuertes a ciertos olores químicos como productos de limpieza para el hogar e insecticidas.

♦ Otro síntoma del hígado inflamado que normalmente no ocurre con otras enfermedades es una sensibilidad angustiante a la luz. Esto se conoce como fotofobia. Cabe señalar que a diferencia de muchas otras fobias, la fotofobia no es un miedo a la luz, así como es una reacción física a la luz que perjudica a los ojos. La fotofobia puede ser un síntoma de otros problemas, pero cuando se combina con otros signos de hinchazón del hígado, a menudo ayuda a confirmar un diagnóstico.

♦ Alguien con inflamción del hígado también es probable que experimente sentimientos ocasionales, incluso frecuentes de plenitud en la parte inferior del estómago y las zonas abdominales superiores. Esto puede suceder a pesar de que el paciente come muy poco, y de hecho, tiene una inusual falta de interés en la comida y la alimentación. Un apetito reducido es un signo común de hinchazón del hígado.

♦ Los músculos dolorosos y las articulaciones son también típicos. Alguien que está envejeciendo fácilmente podría confundir estos síntomas con la aparición de la artritis.

Es probable que haya cambios notables en los movimientos intestinales. Cuando tiene hinchazón del hígado, puede experimentar episodios de diarrea o estreñimiento. El color de su orina también probablemente cambiará, llegando a ser oscuro o nublado.

Si usted tiene una tos persistente a pesar de que no tiene síntomas de una infección respiratoria o alergias, podría ser un síntoma de inflamación del hígado. Sin embargo, tenga en cuenta que si está tomando un medicamento para la presión arterial, puede tener una tos leve pero persistente como efecto secundario. La fatiga y una sensación de cansancio constante son también síntomas de hinchazón del hígado. A veces pueden acompañarse de náuseas, vómitos y una fiebre ocasional.

Ciertos trastornos o afecciones hepáticas se consideran signos de inflamación. Incluyen:

♦ Colestasis, una condición que ocurre cuando la bilis que fluye del hígado está obstruida,
Hipertensión portal o presión arterial alta en la vena porta, que transporta la sangre entre los intestinos y el hígado,
Ascitis, que es una acumulación de líquidos en la zona abdominal, y
La encefalopatía hepática, que causa la reducción de la función cerebral debido a una acumulación de sustancias tóxicas en el cuerpo que normalmente son eliminados por el hígado.

Si usted tiene un hígado inflamado que está en las primeras etapas, la única manera de saberlo es a través de pruebas. Su médico puede sugerir pruebas de función hepática que pueden detectar la inflamación del hígado mucho antes de que aparezcan síntomas físicos. Estas pruebas pueden ser una valiosa herramienta para asegurar que su hígado es saludable y una señal de que necesita hacer algunos cambios en su estilo de vida o recibir tratamiento si fuere el caso.

Si este artículo te ha sido de provecho, compártelo por favor en tus redes sociales. Igualmente, si tienes alguna observación o recomendación sobre el tema de Los Síntomas De Un Hígado Inflamado, puedes hacérnoslo saber desde la sección comentarios.

Hígado graso SymptomsDifferent etapas de la enfermedad de hígado graso pueden mostrar algunos síntomas que van de leves a severos. Cubierta aparece a continuación encontrará más información acerca de la misma.

La hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Es responsable de controlar y mantener una buena tasa de metabolismo en el cuerpo. Diversas funciones del hígado incluyen la ruptura de las grasas, proteínas y carbohidratos en la comida. Además de estos, el hígado actúa como un agente de desintoxicación en nuestro cuerpo ayudando a deshacerse de los residuos tóxicos. El hígado es un órgano elástico e incluso después de que pierde algunas de sus células, debido a las enfermedades, que funciona en su mejor momento. Sin embargo, la enfermedad de hígado graso puede causar daños permanentes en el hígado, si no se controla por un largo tiempo.

El hígado graso es generalmente de dos tipos de alcohol y sin alcohol. Esto se debe a que esta enfermedad está causada mayormente por el alcoholismo. Cuando hay una acumulación de una gran cantidad de grasa en el hígado, sin ningún tipo de inflamación, es calledsteatosis. Sin embargo, cuando el hígado graso se acompaña de inflamación o las células del hígado están dañadas, es calledsteatohepatitis. Si thesteatohepatitisis no causada por el consumo de alcohol, se le llama orsteatohepatitis hígado graso no alcohólico.

La diabetes, la obesidad y el consumo incontrolado de alcohol se citan como las razones principales para la mayoría de los casos de hígado graso en y alrededor de los EE.UU.. Trastornos hereditarios del metabolismo, la incapacidad de resistir la insulina y los niveles altos de triglicéridos en la sangre también son algunas de las causas de hígado graso.

En las etapas iniciales, la enfermedad pasa desapercibida y esto aumenta las complicaciones a medida que evoluciona más en un problema importante. Varios síntomas comúnmente observados de enfermedades del hígado graso son:

Pérdida de peso irregular

Lapsus de memoria y el olvido

Dolor debajo de la caja torácica

El problema con el hígado graso es que casi no hay síntomas en las etapas iniciales de esta enfermedad. Una vez que el problema de la grasa dolencia hepática viene a la luz, es obligatorio tomar las precauciones necesarias. El diagnóstico consiste en ir por los análisis de sangre, TAC (tomografía axial computarizada), MRI (imágenes por resonancia magnética) y la biopsia hepática. Los análisis de sangre ayudan a los expertos médicos para determinar las posibles causas de hígado graso en el período inicial de la enfermedad. Por ejemplo, a través de un análisis de sangre se puede comprobar si la persona está sufriendo de cualquier tipo de inflamación en el hígado. Esto ayuda a reducir el riesgo de enfermedad de hígado graso severo y otros problemas relacionados, como encontrar los síntomas de la cirrosis hepática.

31. Pavia CS, Mothe M, Kavanagh M. Influence of alcohol on antimicrobial immunity. Biomed Pharmacother. 2004;58(2):84-9.

32. Lieber CS. Relationships between nutrition, alcohol use, and liver disease. Alcohol Res Health. 2003;27(3):220-31.

33. Lieber CS. Alcohol and the liver: metabolism of alcohol and its role in hepatic and extrahepatic diseases. Mt Sinai J Méd. 2000;67(1):84-94.

34. Hefferan TE, Kennedy AM, Evans GL, Turner RT. Disuse exaggerates the detrimental effects of alcohol on cortical bone. Alcohol Clin Exp Res. 2003;27(1):111-7.

35. Hogan HA, Argueta F, Moe L, Nguyen LP, Sampson HW. Adult-onset alcohol consumption induces osteopenia in female rats. Alcohol Clin Exp Res. 2001;25(5):746-54.

36. Mafla AC. Adolescencia: cambios bio-psicosociales y salud oral. Rev Colombia Méd. 2008;39(1):41-57.

37. Harty LC, Caponase NE, Haysnb Winn DM, Bravo-Otero E, Block WJ, Kleinman DB, et al. Alcohol dehydrogenase 3 genotype and risk of oral cavity and pharyngeal cancers. J National Cancer Inst. 1997;89(22):1698-705.

38. Mustaca AE, Kamenetzky GV. Alcoholismo y ansiedad: modelos animales Intern J Psych Psychol Ther. 2006;6(3):343-64.

39. Papini MR, Wood M, Daniel AN, Norris JN. Reward loss as psychological pain. Intern J Psych Psychol Ther. 2006;6:189-213.

40. Souza Martins de D, Lucilene Hernandes R, Kantoski Zanini K, Rocha Fernandes da R. Influence of alcohol consumption on alveolar bone level associated with ligature-induced periodontitis in rats. Braz Oral Res. [serial on the Internet]. 2009 Sep [cited 2011 July 10]; 23(3):326-332. Available from: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1806 -83242009000300017&lng=en. doi: 10.1590/S1806-83242009000300017

41. Herrera Batista A, Puldón Seguí G, Díaz Rondón B, Bacallao Gallestey J. Efectos del alcoholismo crónico sobre la presión arterial y frecuencia cardíaca en ratas adolescentes machos. Rev Cubana Invest Biomed. [serie en Internet]. 2006; 25(1) [citado 3 marzo 2009]. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03002006000100004&lng=es&nrm=iso&tlng=es

42. Dorado Morales G, Varela Martínez I, Cepero Guedes A, Barreiro Alberdi O. Hábito de fumar y alcoholismo en un consultorio médico. Rev Cub Enfermer. 2003;19(2):48-52.

43. Herrera Batista A, Puldón Seguí G, Ruiz Candina H. Alteraciones en las características morfométricas del riñón de ratas albinas machos provocadas por la ingestión crónica de etanol desde la adolescencia. Rev Cubana Invest Bioméd. [serie en Internet]. 2010 Jun [citado 2011 Jul 11]; 29(2): 194-202. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03002010000200004&lng=es

44. Puldón Seguí G, Herrera Batista A, Ruiz Candina H. Efectos de la ingestión crónica de etanol sobre las características histológicas del riñón de ratas machos adolescentes. Rev Cubana Invest Bioméd. [serie en Internet]. 2010 Dic [citado 2011 Jul 11]; 29(4): 445-453. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03002010000400005&lng=es

45. Herrera Batista A, González Bravo M, Céspedes Miranda E, Sánchez González S. Efectos del alcoholismo crónico sobre el hígado de ratas albinas adolescentes. Rev Cubana Invest Bioméd. 1999;18(3):189-96.

Recibido: 24 de febrero del 2012.
Aprobado: 24 de marzo del 2012.

El hígado es un órgano del volumen próximo al de una pelota de fútbol, y se encuentra ubicado debajo de las costillas y en el lado derecho del abdomen. El hígado es fundamental para la asimilación de alimentos, además que libera al cuerpo de sustancia toxicas.

Las enfermedades hepáticas pueden ser hereditarias u ocasionadas por un sinfín de factores que deterioran el hígado, como los virus y el alcohol que también puede ocasionar daños al hígado. Con el tiempo, el deterioro de este órgano produce la aparición de cicatrices (cirrosis), que conducen a la insuficiencia hepática.

Existen aproximadamente más de cien tipos de enfermedades hepáticas. Las más usuales son:

Fasciolosis. Es un contagio parasitario del hígado. Se origina por un parasito de la Fasciola hepática.

Hepatitis. Inflamación del hígado, ocasionada por diversos virus, toxinas del hígado, autoinmunidad o condiciones hereditarias.

Enfermedad hepática alcohólica. Manifestación hepática provocada por el consumo excesivo de alcohol, que provoca la enfermedad del hígado graso, hepatitis alcohólica y cirrosis.

Enfermedad de hígado graso (esteatosis hepática). Condición reversible donde grandes cantidades de grasa se amontonan en las células del hígado.

Enfermedades hereditarias. Producen daño al hígado como la hemocromatosis, la cual involucra la acumulación de hierro en el cuerpo, y la enfermedad de Wilson.

Síndrome de Gilbert. Perturbación genética de la bilirrubina del metabolismo. Se localiza en un pequeño porcentaje de la población, y puede originar ictericia leve.

Cirrosis. Es la creación de tejido fibroso en el lugar ocupado por las células hepáticas que han muerto por: ingesta excesiva de alcohol, hepatitis viral o grasas acumuladas.

Cáncer primario de hígado. Se presenta usualmente como un carcinoma hepatocelular o como un colangiocarcinoma.

Cirrosis biliar primaria. Enfermedad peligrosa autoinmune de los capilares biliares.

Para diagnosticar si una persona posee una enfermedad del hígado, es necesario que se realice los exámenes de sangre que evalúan la función hepática y determinan si el hígado esta funcionado correctamente.

Estas pruebas se encargan de determinar las enzimas de la sangre que son más frecuentes en el hígado, como son: Proteínas y abuminas de suero, transaminasa alanina y aspartato, globulina sérica, tiempo de protombina y tiempo parcial de tromboplastina.

Dependiendo del tipo de enfermedad hepática que se padezca, el medico recetará un medicamento adecuado, por ejemplo, existen medicamento para tratar infecciones en el caso de que se sufra de hepatitis B. En otras enfermedades se administran medicamentos para retrasar el progreso de la enfermedad:

En la hepatitis autoinmune, se puede administrar medicamentos que contengan esteroides. En el caso de la hemocromatosis, se puede extraer habitualmente una cantidad de sangre de la vena, para mediar la cantidad de hierro en la misma. Con la enfermedad de Wilson, el medico recetará medicamentos que permitan extraer el cobre acumulado en el cuerpo a través de la orina.

La colestásis, es una enfermedad hepática en donde la bilis se ve afectada por la aparición de una fibrosis quística. En este caso, se administra ácido ursodesoxicólico para combatir la enfermedad.

Tomar alcohol con moderación. El alcohol es uno de los principales causantes de las enfermedades hepáticas como la cirrosis. Se recomienda beber una copa al día en mujeres de cualquier edad y hombres mayores de 65 años, y dos copas al día en hombres menores de 65 años.

Evitar conductas de riesgo. El tabaco, las drogas, las relaciones sexuales sin protección, perforaciones clandestinas y el uso de agujas sin esterilizar, contribuyen un gran riesgo de que se padezca alguna enfermedad y que una de sus consecuencias sea una enfermedad hepática.

Inmunizarse. Siempre es recomendable mantener todas las vacunas al dia, en especial contra la hepatitis. Así se disminuye el riesgo de contraerlas.

No auto medicarse. El auto medicarse o mezclar medicamentos con alcohol generan una reacción en el cuerpo, en especial en el hígado, que lo va deteriorando poco a poco. Si se administra medicamentos de venta libre, se debe hacer solo siguiendo la dosis recomendada.

Precaución con gases y aerosoles. Las personas deben ser muy cuidadosas de aspirar gases que puedan causar alguna enfermedad a futuro como: insecticidas, aerosoles, pinturas y demás productos químicos. Si se va a trabajar con alguno de estos productos, se debe utilizar la protección adecuada y si se realiza en una habitación siempre mantenerla ventilada.

Sin embargo, es una condición que requiere atención. Investigando se puede determinar si el deterioro de la función hepática es un factor contribuyente. Si se empieza a ir acompañada de inestabilidad emocional, entonces hay un mayor motivo para actuar. El desempeño del hígado puede afectar directamente la constitución emocional.

Un hígado tóxico puede ser el catalizador de las diversas formas de depresión. Malhumor general, sentimientos de desesperación y ocasionales estallidos de ira pueden ser causadas por toxicidad en el hígado.

Existe una bioquímica en el cerebro que causa una variedad de trastornos emocionales cuando está fuera de balance, y el mal humor puede o no, ser un síntoma real de toxicidad hepática.

Sin embargo, muchas personas no se dan cuenta de que el funcionamiento del hígado, o deficiencias operativas, desempeñan un papel significativo en la salud emocional. Las molestias de un mal día son una cosa, cambios de humor crónicos acompañados de energía física son otra. Ver: Dieta para desintoxicarte emocional y físicamente por problemas de hígado.

Los síntomas de toxicidad en el hígado también puede manifestarse como problemas con el sistema digestivo. La hinchazón, gases, distensión abdominal, dolor abdominal, estreñimiento y diarrea después de una comida, junto con la aparente incapacidad para bajar de peso, independientemente de la dieta o el ejercicio, son posibles indicadores de disfunción hepática.

Estas condiciones pueden ser exacerbadas por el consumo frecuente de alcohol, una dieta pesada en carne, comer alimentos con azúcares refinados y alimentos procesados con alto contenido de hidratos de carbono.

Cuando el hígado se vuelve lento, las toxinas ya no son capaces de dejar el cuerpo y en cambio se almacenan en el tejido graso (ya que son solubles en lípidos) y van a pasar el rato allí hasta que la función hepática mejore y que se pueda eliminar de forma segura. Esto puede ser un factor muy importante en cuanto a por qué estás teniendo peso extra, incluso con una dieta saludable y ejercicio.

Hay una variedad de síntomas reveladores de un hígado estresado, pero independientemente del grado de los síntomas, haciendo uso de enfoques holísticos y medidas preventivas, tendrás la capacidad de mejorar el funcionamiento del hígado y mejorar tu calidad de vida.

Hay una variedad de síntomas reveladores de un hígado estresado, independientemente del grado de los síntomas, haciendo el uso de enfoques holísticos y medidas preventivas, se puede mejorar el funcionamiento del hígado y mejorar tu calidad de vida (porque mereces sentirte bien).

  • Niebla cerebral
  • Dolores de cabeza sordos Mejora con el reposo o dolores de cabeza / migrañas detrás de los ojos
  • Dolor muscular o articular crónica
  • Transpiración excesiva
  • Problemas para digerir las grasas
  • Vesícula biliar
  • Alergias
  • Condiciones de la piel- Acné
  • Desequilibrios hormonales
  • Ansiedad y depresión
  • Sensibilidades químicas
  • Mal aliento crónico
  • Aumento de peso sin explicación

Si estás constantemente sentiéndote agotado o sobrecargado con emociones negativas, puedes estar sufriendo de una forma de disfunción hepática y podrías beneficiarte haciendo una limpieza sencilla.

Sin embargo, como hemos mencionado antes, los problemas no específicos como la fatiga crónica, mal humor y malestar digestivo no se deben asumir de inmediato como un resultado de una disfunción hepática. Pueden serlo o no. Muchas veces, para la mayoría de la gente, determinar de lo que está causando que se sientan mal es el primer paso difícil para cambiar las cosas.

La carga corporal es un tema interesante porque afecta a diferentes personas de manera diferente. Si estás experimentando de forma “regular” lo que consideras que es una mala salud, algo anda mal; la realidad, una sobrecarga de toxinas es a menudo la culpable. Si sabes que el culpable es la toxicidad del hígado, se recomienda que participes en una limpieza del hígado totalmente natural.

Aquí te damos algunos tips para que los tengas en cuenta en tu cocina:

  • Comprar productos orgánicos, evitar los OMG (Organismo Genéticamente Modificado).
  • Consumir una dieta equilibrada que consiste en alimentos integrales, de origen animal de alta calidad y proteínas vegetales, granos germinados antiguos, alimentos fermentados, grasas buenas, nueces crudas y semillas.
  • Eliminar los aceites inflamatorios: canola, maíz, soja, semilla de algodón, cártamo, girasol.
  • Beber suficiente agua pura.
  • Aumentar el consumo de grasas saludables de curación: aceite de coco, aceite ed oliva, aceite de palma roja sostenible, mantequilla de animal alimentado con pasto, aguacate, cáñamo.
  • Obtener suficiente fibra: mínimo diario de 35 g – procedentes de fuentes de alimentos integrales, como las semillas de chía, las alcachofas, las semillas de lino de oro, aguacate, brócoli y coles de Bruselas.
  • Eliminar los azúcares refinados: azúcar marrón / blanca, azúcar de caña, jugo de caña, cristales de caña, azúcar de remolacha.
  • Restringir el consumo de fructosa a 20 g – 25 g por día.
  • Aumentar el consumo de verduras de hoja verde: por su magnesio, ácido fólico, vitamina C y contenido de vitamina B.
  • Incluir fuentes de origen animal y de origen vegetal por los aminoácidos: caldo de hueso, colágeno, pollo y huevos orgánicos, espinaca cruda, perejil, col, remolacha.
  • centra en las fuentes alimenticias de azufre: los huevos criados en pastos, brócoli, coles de Bruselas, ajo, cebolla, espárragos, coles de
  • Límita o elimina el alcohol: si usted está experimentando los síntomas anteriores y en general. Encontrar un sustituto saludable para este hábito (tóxico).

La Fibrosis Hepática es la acumulación de tejido fibroso a causa de la cicatrización de una lesión en el higado

La cicatrización es una respuesta normal del cuerpo a una lesión, pero cuando se produce la fibrosis, este proceso de curación se convierte en perjudicial.

Cuando los hepatocitos (células del hígado funcionales) se dañan debido a la infección con un virus, el abuso de alcohol, toxinas, trauma u otros factores, el sistema inmune se activa para reparar el daño.

La lesión o muerte (necrosis) de los hepatocitos estimula la liberación de citoquinas, factores de crecimiento y otros productos químicos por las células inmunes inflamatorias.

En las primeras etapas, las funciones hepáticas funcionan relativamente bien y algunas personas no experimentan síntomas. Pero a medida que continúa la inflamación y las lesiones se extienden, el tejido cicatricial comienza a acumularse con el tejido de la cicatriz existente, lo que termina alterando las funciones metabólicas del hígado.

Si la enfermedad progresa, se termina dando lugar a cirrosis, una condición en la que el hígado está lleno de cicatrices que restringen el flujo de sangre e impiden el funcionamiento del organo.

La fibrosis hepática en sí no causa síntomas. Los síntomas pueden resultar de la fibrosis causando trastorno o, una vez la fibrosis progresa a cirrosis, causando complicaciones de la hipertensión portal.

Estos síntomas incluyen sangrado por várices, ascitis y encefalopatía portosistémica. La cirrosis puede resultar en insuficiencia hepática e insuficiencia hepática potencialmente fatal.

Factores de riesgo de la Fibrosis Hepática

La fibrosis no evoluciona al mismo ritmo en todas las personas y que, de hecho, en algunas personas con hepatitis B o C es estable. Hay algunos factores que pueden causar la enfermedad progresa más rápidamente:

  • El sexo masculino.
  • Edad avanzada.
  • La depresión del sistema inmune (co-infección con el VIH o el uso de fármacos inmunosupresores).
  • Consumir alcohol.
  • La esteatosis (hígado graso).
  • Resistencia a la insulina.

La causa más común es la hepatitis B y el virus de la hepatitis C. Se aconseja a los portadores de la hepatitis B y la hepatitis C mantener siempre su estado de salud con el fin de evitar que el virus infecte el hígado y cause inflamación del hígado, lo que dará lugar a la fibrosis, hepatitis crónica, la fibrosis hepática y la cirrosis.

El exceso de consumo de bebidas alcoholicas en periodos de largo plazo provoca necrosis de las células del hígado, la hepatitis inducida por el alcohol, la fibrosis hepática y la cirrosis.

Las enfermedades metabólicas, como la enfermedad por deficiencia de hierro, enfermedad por deficiencia de cobre, y la enfermedad de Wilson, pueden causar fibrosis hepática.

La obesidad y el consumo de alimentos con alto contenido de colesterol pueden causar el hígado graso. Un pequeño porcentaje de personas con hígado graso causado por la inflamación por grasas tendrá la fibrosis hepática.

El uso de medicamentos equivocados puede dañar las células del hígado y causar fibrosis hepática.

Las pruebas de sangre, las radiografías, el examen veterinario de rutina y la ultrasonografía pueden proporcionar evidencia circunstancial de cáncer. Sin embargo, el diagnóstico confiable suele requerir de una biopsia.

Las biopsias consisten en una pequeña extracción del posible tejido canceroso del animal que es sometido a un análisis. Solamente el veterinario es el profesional que puede ofrecernos un diagnóstico acertado de esta enfermedad indicando si se trata de un cáncer benigno o maligno.

El tratamiento del cáncer en perros debe ser recomendado y seguido por un veterinario. Este tratamiento puede incluir cirugía, quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia. Dado que estos tratamientos suelen ser específicos y complicados, puede ser necesaria la participación de un médico veterinario especializado en oncología. El tratamiento a seguir dependerá del tipo de cáncer que sufre nuestra mascota y de la localización física del mismo.

Las consecuencias del cáncer en el perro pueden variar. En algunos casos los perros pueden, simplemente, no experimentar ninguna dolencia física pero en otros casos puede suponer dolor y malestar en el animal. En estos casos es muy recomendable el uso de medicamentos o productos de homeopatía para perros con cáncer para intentar minimizar la sensación de dolor del perro.

La prevención del cáncer es muy difícil, ya que sus causas suelen ser desconocidas. Sin embargo, el buen cuidado del perro y la revisión veterinaria de rutina ayudan a mantener el estado general de salud de la mascota. Una pronta detección del cáncer es fundamental para poder tratar cuanto antes la enfermedad evitando que avance hasta expandirse por todo el cuerpo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a El cáncer en perros, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud, y te animamos a descargar gratis la app de ExpertoAnimal, donde podrás aprender y compartir el día a día de tus animales.

Las enfermedades están a la orden del día y simplemente nos atacan a todos nosotros. Por eso no es raro ver a uno de nuestros amigos en el hospital, luchando contra una enfermedad. Y es que esto está muy relacionado al estilo de vida de cada uno.

Algo que influye mucho es la alimentación y el sueño, ya que esto afecta directamente el funcionamiento de los organismos, especialmente del hígado. Un padecimiento muy común en estos días es tener el hígado graso.

Este consiste exactamente en eso, en acumular grasa en el hígado. Algunos síntomas pueden ser sensación de llenura por mucho tiempo o dolor en la parte media superior del lado derecho del abdomen. También es posible que nos sintamos sumamente cansado o sin fuerzas. Sin embargo, algunos no presentan ninguno de los síntomas antes mencionados.

Combatir este mal es más sencillo de lo que podamos creer. Existen remedios naturales que nos ayudan a corregir este mal fácilmente. A continuación, te estaremos hablando de dos de ellos, muy fáciles de hacer. Te aseguramos que, al utilizarlo, conseguirás un hígado saludable y en buen estado en muy poco tiempo.

QUÉ NECESITAREMOS: Remolachas medianas (2 unidades), Limones (2 unidades), Agua mineral (2 tazas).

PREPARACIÓN Y USO: El primer paso consiste en lavar muy bien las remolachas crudas. Como su cascara es bastante fina, no será necesario pelarlas. Simplemente la cortaremos en trozos pequeños y la echaremos en la licuadora. A continuación, añadimos las 2 tazas de agua y licuamos todo muy bien. Después, agregaremos el zumo de limón a la bebida y volvemos ya batirla. Bajo ninguna circunstancia le debemos añadir azúcar a la bebida. Esta poderosa bebida la tomaremos 3 veces al día durante 7 días continuos. Este jugo hará un excelente trabajo en nuestro hígado. Entre otras cosas, lo ayudará en su labor de depurar las sustancias del organismo. Como resultado, evitará la acumulación de grasa en dicho órgano. Además, evitará que libere ciertas sustancias toxicas que son perjudiciales para él mismo.

JUGO VERDE PARA EL HÍGADO

QUÉ NECESITAREMOS: Zumo de manzana (2 tazas), Limones (2 unidades), Zumo de perejil (500 ml), Ajo (½ diente), Aceite de oliva (8 gramos), Jengibre molido (5 gramos), Infusión de hiervas.

PREPARACIÓN Y USO: Preparar esta bebida es sumamente fácil, al igual que el jugo anterior. Lo único que debemos hacer es echar todos los ingredientes en una licuadora y licuarlos por varios minutos. Después que haya llegado a la contextura de tu gusto, puedes apagar la licuadora. Sirve inmediatamente y bebe la sustancia lentamente. Este proceso debes repetirlo durante 5 días de continuo, 2 horas antes de cada comida. Para potenciar su efecto, puedes añadir a tu dieta alcachofas, papayas, piña, tomates, peras y calabazas. Que el hígado graso no siga siendo un problema para tu salud y bienestar. Ya conoces lo que puedes hacer para combatirlo fácilmente y sin esfuerzos. Por eso, empieza a tomar estos jugos cuanto antes y elimina la grasa acumulada en el hígado. Si te parecieron recetas sencillas, compártelas en tus redes sociales con todos tus contactos.

* Hospital II Tarapoto.
Instituto Sanmartinense de Medicina Tropical.
** Enfermera del Hospital II Tarapoto

We report a clinical record of a 60 years old patient with pulmonary lesions and a right upper cuadrant abdominal pain. The bacteriological exam from the aspirate from the liver tumor, was positive for Tuberculosis. This way of presentation of this disease is not frequent, even, considering the high incidence of this disease in our region.

REPORTE DEL CASO

En nuestro hospital la TBC miliar da cuenta del 6.67% del total de los nuevos casos (9).

…nguíneos. Muchas personas pueden heredar la enfermedad de padres a hijos, problemas con el sistema inmunitario los hace mas propensos. El síndrome no se contagia de persona a persona. Es muy difícil de diagnosticar porque normalmente los síntomas no aparecen todos juntos, existen diferentes trastornos con signos similares y no hay una prueba exacta para detectar la enfermedad de behcet. Poder diagnosticarla puede llevar meses o años, hasta que…

…e toronjil y una de yerba luisa, tapar, dejar reposar unos minutos, colar y beber después de comer. Comer puré de zapallo y zanahoria. ¿Cómo tirar el cuerito? http://youtu.be/coXQWJ8W278 Ante cualquier síntoma de los mencionados, Farmalt le recomienda que se dirija al centro de salud mas cercano. También pueden visitar nuestro artículo de Jugos naturales para curar el empacho. Tendencia actual: cómo curar el empacho empacho bismuto para el…

…conoce forma alguna de prevenir la enfermedad, aunque evitar estar expuesto al polvo de sílice y policloruro de vinilo, puede aminorar el riesgo de contraer la enfermedad. Esclerodermia complicaciones: La principal causa de muerte es la fibrosis pulmonar, otras pueden ser insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, hipertensión pulmonar o la malabsorción….

…a, fatiga, ansiedad, depresión y problemas para dormir. Las posibles causas son: un trauma emocional o físico, alteraciones de sueño, infecciones causadas por un virus (aunque ninguno ha sido identificado), una respuesta anormal al dolor o ciertas afecciones como el síndrome de fatiga crónica, depresión, enfermedad de Lyme, hipotiroidismo, dolor crónico en cuello o espalda o por trastornos de sueño. La fibromialgia se presenta comúnmente en…

…en la salud física y los síntomas, se van haciendo mas propensos de contraer esta afección, comenzando un ciclo de preocupación y señales muy difícil de detener. Las personas que han sido abusadas sexualmente y han recibido maltratos físicos, son mas propensos a padecer hipocondría. En qué consiste la hipocondría Hipocondría síntomas: No son capaces de controlar el miedo. Creen constantemente que ante cualquier síntoma, poseen una seria…

…is. Además de tener lo síntomas de la anterior, produce necrosis tisular con formación de abscesos y neumatoceles. Neumonía que la causan Bacilos Gramnegativos: no es muy usual, afecta a lactantes, personas de edad avanzada, alcoholicos y quienes están inmunosuprimidos. Los síntomas no difieren de los anteiores aunque en este caso es de mayor mortalidad. http://youtu.be/zJfjtv0X2tg Tendencia actual: enfriamiento sintomas sintomas de enfriamiento…

…ría de los casos se la detecta por exámenes médicos, que se le practican al paciente, por trastornos de otro tipo y en muchos casos, se logra descubrirla cuando ya ha alcanzado un nivel crítico. Por todo esto, es que hoy F armalt les indicará algunos síntomas, para que estén alertas, especialmente las persona propensas a ser afectadas por este trastorno. Cuáles son los signos y síntomas de la hipertensión arterial Presión alta síntomas: Dolor de…

…Descanso. Beber abundante líquido. Utilizar un humidificador o inhalar vapor en el baño. En caso de asma usar un inhalador. Si la enfermedad es bacteriana, el tratamiento será con antibióticos. Los síntomas de la bronquitis se extienden aproximadamente entre una semana y diez días, generalmente la tos es la última en retirarse y puede prolongarse por un tiempo extenso. Si usted presenta cualquiera de los síntomas mencionados en el artículo,…

…que son complejas en los organismos conocidos, tales como los virus y las bacterias. Es casi imposible de matar, parece no tener ninguna información genética en forma de ácidos nucleicos “DNA o RNA” y contiene normalmente un extenso período de incubación antes de que aparezcan los síntomas. En muchos casos, el tiempo de incubación puede llegar a ser de hasta 40 años. La principal teoría científica hoy en día, sostiene que la ECJ y…

…ades mentales. Disminuye los riesgos de Alzheimer. Mejora el sistema inmunologico. Evita el nacimiento de bebes prematuros. Controla menstruaciones abundantes. Cómo se toma el aceite de higado de bacalao: Puede consumirse en perlas durante la época invernal o dos o tres cucharadas diarias del aceite. Aceite de higado de bacalao contraindicaciones: Perdida de apetito, nauseas y vómitos. Indigestión y acidez estomacal. Diarreas. Mal aliento. Dolor…

¿De nuevo ese molesto dolor estomacal? ¿Buscas información sobre los síntomas de
la Gastritis?, ¿ cuales son las causas y remedios para aliviar este molesto dolor?, ¿por qué crees tener Gastritis?

Has llegado al lugar indicado, aquí encontrarás la respuesta a todas tu preguntas, (Bueno, a la mayoría).

Autor: Eelco F.M. Wijdicks.
Fuente: N Engl J Med 2016; 375:1660-1670

Una revisión de los elementos de la patogenia, la clínica y el tratamiento de primera y segunda línea en casos con encefalopatía hepática.

La presencia de encefalopatía hepática mínima, evaluada mediante la frecuencia crítica de parpadeo, predice la supervivencia del paciente con cirrosis hepática.

Un estudio disponible online y que saldrá publicado en noviembre en Gastroenterology, efectuado en el Hospital Universitario Valme, de Sevilla, en colaboración con el Valle de Hebrón, de Barcelona, el Instituto de Investigación Sanitaria de Valencia, el Hospital General Universitario de Alicante y el Hospital Clínico Universitario de Valencia, evalúa el impacto de la encefalopatía hepática mínima en la supervivencia a largo plazo de pacientes con cirrosis hepática. Continue Reading »

Probióticos en las enfermedades hepáticas.(descarga pdf)
Autores: Soriano G y cols. Fuente: Nutr Hosp. 2013;28(3):558-563.

En las enfermedades hepáticas, especialmente en la cirrosis y la esteatohepatitis no alcohólica, las alteraciones en la microbiota intestinal y en los mecanismos de respuesta inflamatoria desempeñan un papel importante en la progresión de la enfermedad y el desarrollo de complicaciones. Los probióticos, debido a su capacidad para modular la flora intestinal, la permeabilidad intestinal y la res-puesta inmunológica, pueden ser eficaces en el tratamiento de las enfermedades hepáticas y en la prevención de las
complicaciones de la cirrosis. En este artículo se reseñan los resultados del uso de los probióticos en el tratamiento de la encefalopatía hepática mínima y en la prevención de episodios de encefalopatía aguda, así como en el tratamiento de la esteatohepatitis no alcohólica y la prevención de infecciones bacterianas en los pacientes con
trasplante hepático.

Investigadores españoles detectan la encefalopatía hepática mínima a partir de resonancia magnética cerebral

El estudio concluye que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca asociadas a la EHM.

Investigadores del Instituto de Investigación del Clínico (Incliva), dirigidos por la doctora Carmina Montoliu, han diseñado un método para detectar la encefalopatía hepática mínima o deterioro cognitivo a través de la resonancia cerebral. El hallazgo ha sido publicado en GUT.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, la investigación ha sido codirigida por el doctor Vicente Felipo, del Centro de Investigación Príncipe Felipe, y se ha realizado en colaboración con el Hospital Clínico Universitario, el Hospital Arnau de Vilanova, ambos de Valencia, la Universidad Jaume I de Castellón y la Fundación ERESA.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática y sus síntomas no son evidentes, por lo que es necesario realizar estudios específicos para detectarla. En España la padecen, en algún grado, unas 200.000 personas y más de 12.000 fallecen cada año como consecuencia de las afecciones hepáticas.

Según la doctora Montoliu, durante la primera fase hay un leve deterioro cognitivo, déficit de atención, alteraciones en la personalidad, la actividad y la coordinación motoras, que van progresando y que finalmente afectan a la calidad de vida y a la capacidad para realizar tareas cotidianas. Por ello, es importante detectar la enfermedad en sus estadios iniciales para poder prevenirla, “ya que si no se diagnostica a tiempo, cuando los síntomas ya son muy evidentes éstos pueden conducir al coma y a la muerte”. Actualmente, la detección de la encefalopatía hepática mínima se realiza mediante tests psicométricos, que requieren bastante tiempo.

La doctora Montoliu y sus colaboradores han detectado, mediante resonancia magnética cerebral, que los pacientes con EHM tienen afectada la sustancia blanca cerebral. Utilizando una técnica denominada tensor de difusión, han analizado la integridad de los tractos neuronales del cerebro, las conexiones nerviosas intracerebrales, que constituyen la sustancia blanca cerebral, y los resultados permiten concluir que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca cerebral asociadas a la EHM que reflejarían la presencia de una integridad estructural reducida.

“La sustancia o materia blanca es una parte del sistema nervioso central compuesto por fibras nerviosas, que son como conexiones eléctricas que comunican las neuronas entre sí y los centros nerviosos con todos los órganos del cuerpo. Podemos decir que en los pacientes con EHM fallan estas conexiones”, ha explicado la Dra. Montoliu.

Elevada prevalencia

La encefalopatía hepática se produce cuando el hígado deja de realizar su función y, como consecuencia, las toxinas se acumulan, llegan al cerebro y alteran la función cerebral, provocando daños como alteraciones en la personalidad, la función cognitiva, la actividad y coordinación motoras y el nivel de conciencia.

Entre un 33 y un 50% de los pacientes con cirrosis hepática sin síntomas evidentes de encefalopatía hepática clínica presentan encefalopatía hepática mínima. La encefalopatía hepática mínima es la fase incipiente de la encefalopatía hepática, que puede conducir al coma hepático y a la muerte, salvo trasplante.
Fuente: Jano Online

  • Obesidad
  • Consumo de tabaco
  • Edad avanzada
  • Trauma
  • Enfermedad vascular subyacente
  • Tromboembolismo venoso

Puede reducir su riesgo de isquemia haciendo lo siguiente:

  • Tener una dieta saludable
  • Mantener un peso saludable
  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio de forma regular

Medicina Nosología y clínica del aparato digestivo “CIRROSIS HÉPATICA” Dr. Roberto Flores Cortés Alumna: Montaño Flores Cristina Matricula: 201128438 Fecha de entrega: 18 de Marzo de 2014 Periodo: Primavera 2014 BUAP 2014 Definición La definición de cirrosis hepática se basa más en el aspecto de las descripciones anatomopatológicas que se presentan en la misma por ello se dice que es: La Enfermedad hepática crónica que se considera el proceso final de una serie.

infecciosa. RELACION AGENTE – HUÉSPED - TOXICA: es la primera causa de cirrosis hepática por el consumo de alcohol en un exceso de un 50% aproximadamente. - VIRAL: la segunda causa de la cirrosis hepática crónica es producida por los virus del VHB, VHD, y VHC, la hepatitis auto inmune es una enfermedad que se presenta cuando las células inmunológicas atacan los hepatocitos produciendo inflamación crónica y posteriormente cirrosis. - ANTIGENICIDAD: la tercera causa son las determinadas condiciones.

CIRROSIS HEPATICA La cirrosis es la destrucción del tejido hepático normal, que origina tejido cicatricial no funcional que rodea a zonas de tejido hepático normal. Por lo general la causa más frecuente de cirrosis hepática es el abuso del alcohol, es decir, el consumo excesivo y continuado de bebidas alcohólicas durante un periodo prolongado de tiempo. Por otra parte existen en diferentes lugares del mundo tales como África y Asia donde la causa principal de ésta enfermedad es la hepatitis crónica.

CIRROSIS HEPATICA El conocimiento sobre la fibrosis hepática ha evolucionado en los últimos años. Esta evolución se refleja en el desarrollo del conocimiento no solamente de los fundamentos moleculares de la fibrosis, sino también de la historia natural, y métodos de detección en la enfermedad. Esta evolución demuestra una clara evidencia de que la cirrosis hepática puede ser reversible, con expectativas realistas con el uso de terapia antifibrótica eficaz, capaz de modificar el manejo y el.

CONCEPTO La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. ETIOLOGÍA Las principales causas de cirrosis en los países desarrollados son: El consumo excesivo de alcohol (cirrosis etílica, alcohólica o enólica) La hepatitis crónica.

* Cirrosis Hepática Causada por la degeneración crónica de las células del parénquima hepático y engrosamiento del tejido circundante. Los signos y síntomas pueden incluir fatiga, perdida de peso, disminución de la resistencia inmune, ictericia y trastornos gastrointestinales. Puede ser resultado de alcoholismo, hepatitis viral, fibrosis quística, estenosis biliar u otras enfermedades; el alcoholismo es la causa más común de cirrosis. La patogenia de la desnutrición proteínico-calórica en la.

Cirrosis hepática La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Epidemiología Según la OMS, en total mueren anualmente aproximadamente unas 200.000 personas a causa de cirrosis hepática en los países desarrollados. [1].

CIRROSIS HEPÁTICA Es una fibrosis hepática difusa, sistematizada, de carácter inflamatorio o desencadenada por necrosis de hepatocitos. La fibrosis delimita nódulos de parénquima remanente o con regeneración atípica de manera similar, en forma de septos, en todos los sectores del órgano. El concepto de cirrosis es morfológico, derivado de un hecho anatómico y no una entidad nosológica; la cirrosis representa un estado terminal de diversas enfermedades hepáticas. Microscopicamente consisten en:.

C.I.: 19.552.318 Maracay, Abril 2015 Cirrosis Hepática Se define como aquel trastorno caracterizado por el reemplazo de tejido hepático funcional por tejido fibroso. Este se caracteriza por una conversión de la arquitectura hepática normal en nódulos de estructura anormal, formando bandas constrictoras que interrumpen el flujo en los canales vasculares y vías biliares hepáticas. Dicho proceso puede ser reversible, si se trata de forma satisfactoria la agresión.

Cirrosis hepática by Dr. Alejandro Soza in Cirrosis varios años, que * Ciertas Lacantidades excesivas es un tóxico que puede causar cirrosis. ¿Puede una persona que bebe socialmente adquirir cirrosis? Sí. Los individuos que ingieren alcohol socialmente también pueden desarrollar cirrosis. Los factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad son: * Cantidad de alcohol consumida. * Frecuencia con que se algunos individuos son más propensos que otros a los efectos del alcohol.

1. ¿Qué es la cirrosis? Es una enfermedad en la cual las células normales del hígado son reemplazadas por tejido cicatrizal. Esta situación ocasiona que el hígado deje de funcionar adecuadamente. volver a índice Medidas de autocuidado Evite el consumo de alcohol. Mantenga una dieta saludable. Visite regularmente a su médico. Vigile la presencia de sangre en evacuaciones. No ingiera medicamentos no prescritos por su médico. 2. ¿Cuáles son las funciones del hígado? El hígado es una.

Universidad Autónoma Del Estado De México FACULTAD DE MEDICINA Licenciatura. Médico Cirujano Semana 6: cirrosis hepática alcohol nutricional -PRÁCTICA COMUNITARIA “A”- Dr. José Alfredo Álvarez Domínguez. ALUMNO. Jorge Báez González Toluca, edo. De México. 22 SEPTIEMBRE,2012. SEMESTRE 2012B. Cirrosis hepática alcohol nutricional Es un órgano glandular al que se le adjudica funciones muy importantes, tales como la síntesis de proteínas plasmáticas, almacenaje.

sido destinado a la investigación de la Cirrosis Hepática. Sabias que esta enfermedad afecta directamente al hígado, y que es uno de los órganos mas importantes del cuerpo, ya que cumple con mas de 500 funciones en nuestro organismo, de las cuales al menos 22 son vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. El hígado funciona como una gran fábrica química y considerando las funciones del hígado, no es sorprendente que las enfermedades hepáticas alteren todas las demás funciones del cuerpo.

GUÍAS DIAGNÓSTICAS DE GASTROENTEROLOGÍA 1.- CIRROSIS HEPÁTICA DEFINICIÓN: Se trata de una alteración crónica e irreversible que representa la etapa final de diversos procesos agudos o crónicos que afectan al hígado, si bien el concepto es fundamentalmente morfológico donde se define como una alteración difusa de la arquitectura del hígado por fibrosis y nódulos de regeneración, clínicamente se puede sospechar por los antecedentes y los diversos datos clínicos que se pueden documentar. Se sabe.

La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Según la OMS, en total mueren anualmente aproximadamente unas 27.000 personas a causa de cirrosis hepática en los países desarrollados.1 En España, afecta a 4 de cada 10.000 personas, de estas la gran mayoría son causados por el consumo excesivo de alcohol.2 Etiología (causas) El consumo excesivo de alcohol La hepatitis crónica por virus C Otros virus, como el de la hepatitis.

 CIRROSIS HEPÁTICA Para Belle, con la esperanza de tener una rica cena el viernes La cirrosis produce fibrosis hepática hasta el punto en que existe distorsión arquitectónica, lo cual disminuye la función hepática Causas Alcoholismo Hepatitis Vírica crónica (B o C) Hepatitis Autoinmunitaria Cirrosis Biliar Hepatopatía metabólica hereditaria (Enfermedad de Wilson, Fibrosis quística, Hemocromatosis, etc) Manifestaciones Clínicas.- Es posible que estén ausentes Síntomas Anorexia.

CIRROSIS HEPATICA EU SERGIO CAMPOS A. CONCEPTO GENERALIDADES – Se trata de una enfermedad crónica e irreversible del hígado secundaria a una agresión externa. – Se caracteriza porque la arquitectura normal del hígado se altera progresivamente como consecuencia de una cadena de eventos cuyo inicio es la aparición de inflamación – Su mantenimiento en el tiempo conduce a la aparición de bandas de tejido fibroso que tienden a unirse formando nódulos. – De esta manera la arquitectura.

IGNACIO CHÁVEZ” CIRROSIS HEPÁTICA PRESENTA: MPSS JAVIER CORTEZ BUENO ASESORA: DRA. ROSALBA GARCIA FIGUEROA MORELIA, MICHOACAN. MAYO 2013 CIRROSIS HEPATICA | JAVIER CORTEZ BUENO 1 ÍNDICE: PORTADA……………………………………………………..1 ÍNDICE…………………………………………………….……2 INTRODUCCIÓN……………………………………………. 3 CIRROSIS HEPATICA…………………….………………….4 ARTÍCULOS………………………………..…………………..8 CONCLUSIÓN……………………………………….……….22 REFERENCIAS………………………………………………23 CIRROSIS HEPATICA | JAVIER CORTEZ BUENO.

Cirrosis La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado: la fase final de la enfermedad hepática crónica. Causas Las principales causas de cirrosis en los países.

tiempo de efecto dela viagra

La fasciolasis, casi desconocida en Europa, se dispara ahora por el cambio climático - El consumo de vegetales silvestres es la mayor vía de transmisión

Bacterias, virus y parásitos, en ocasiones logran infiltrarse en la cadena alimentaria. Entre ellos, se encuentra la fasciola, un parásito que se instala en el hígado y puede acabar ocasionando cirrosis, piedras, anemia y otros problemas hepáticos. El organismo, un gran problema en las zonas más pobres del planeta, como Bolivia -un 72% de la población padece fasciolasis, o Perú, con un 37% de los niños afectados- era prácticamente un desconocido en los países desarrollados. Hasta ahora. En Europa, su presencia está creciendo a causa del cambio climático y solo en España se han diagnosticado ya 400 casos, la mayoría en zonas húmedas, según datos del nuevo y único centro de la OMS dedicado a esta enfermedad, ubicado en Valencia.

El organismo se cuela en la cadena alimentaria y causa cirrosis y anemia

La forma en que el parásito entra en la cadena alimentaria es compleja. Primero se instala en el aparato digestivo de la vaca y pone sus huevos. De hecho, la fasciolasis causa pérdidas importantes en el ganado ovino y bovino, aunque el hecho de que haya animales afectados no implica que haya un aumento de la enfermedad en humanos. Cuando los excrementos de estos bovinos van a parar al agua, los huevos eclosionan y las larvas buscan otro huésped, el caracol de agua dulce, de donde acaban saliendo al agua para alcanzar algún vegetal acuático al que adherirse. Si se ingiere alguno de estos vegetales el parásito se instala en el hígado.

Aunque siempre se ha tratado como un problema que afecta al ganado, en los últimos 15 años se ha empezado a reconocer como problema para la salud mundial. Según la OMS, en 1990 había 2.500 casos en todo el mundo, mientras que actualmente hay unos 17 millones de personas afectadas. Se estima que más de 180 millones de personas (sobre todo niños y mujeres) viven en situación de alto riesgo de contraerla. La OMS ha decidido incluirla como prioritaria dentro de su Programa de Lucha y Control de las enfermedades tropicales olvidadas por tratarse de una de las llamadas enfermedades subdesarrollantes o depauperantes, ya que impide el desarrollo normal de los niños afectados.

La mayoría de veces no se diagnostica la presencia del parásito y acaba ocasionando enfermedades. Santiago Mas-Coma, investigador de la Universidad de Valencia y director del nuevo centro explica que, cuando entra en el cuerpo, durante un par de semanas se produce un dolor muy intenso. Se va introduciendo en la cavidad abdominal para migrar hasta el hígado. "Intervenir en este momento sería crucial", apunta. Cuando el dolor desaparece, el episodio cae en el olvido pero el parásito ya se ha instalado para ir degradando el hígado. "Es una enfermedad larga, que va socavando la salud poco a poco, porque el parásito permanece alojado durante unos 13 años", explica Mas-Coma. La paradoja está en que, a diferencia de otras enfermedades infecciosas, tiene tratamiento eficaz. "En los países no desarrollados no hay acceso a los tratamientos. Aquí, en España, donde los casos son pocos, el problema es que no se piensa en realizar las analíticas para detectarlo", explica Mas-Coma. Aquí, la principal vía de transmisión es el consumo de vegetales acuáticos silvestres y que no pasan por los controles sanitarios adecuados.

"El primer consejo es no comer berros silvestres ni en sueños", aconseja Mas-Coma. En Europa, los países donde se dan más casos son Francia, Portugal, España. Por encima de todos ellos, la antigua Unión Soviética, por ser muy común la venta ambulante de berros silvestres.

En España, los casos diagnosticados se localizan en comunidades del norte como Asturias, el País Vasco y Galicia, que es donde el caracol vector encuentra con más facilidad el medio para proliferar y la población consume mas berro silvestre. Mas-Coma explica que aunque desde hace años, la fasciolasis ha escaseado en Occidente, sí se encuentra en la mayoría de excavaciones arqueológicas. Allí está presente en los coprolitos, los excrementos fósiles de nuestros antepasados.

El aumento en la incidencia de esta zoonosis está relacionado con el cambio climático porque "sus vectores, los caracoles, son muy susceptibles a los cambios de temperatura, solo con subir un grado ya alojan más larvas", explica Mas-Coma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 2011

Última revisión: 2010-03-09 por Dr. Antonio Barrasa Shaw

El hígado es un órgano sólido de color marrón situado en la parte superior derecha del abdomen, escondido detrás de las costillas. Fundamentalmente se encarga de destruir, transformar y eliminar muchas sustancias del organismo, sobre todo la bilirrubina y otros pigmentos, y de fabricar gran cantidad de elementos. La eliminación de las sustancias se realiza por los conductos biliares hacia el intestino o por liberación de las sustancias metabolizadas al torrente sanguíneo. Recibe sangre de la arteria hepática y sobre todo de la vena porta (por la que sale casi toda la sangre procedente del intestino).

El cáncer es la proliferación descontrolada y generalmente agresiva, de un grupo de células malignas, que por lo común se organizan formando uno o más tumores y que tienen tendencia a invadir otros tejidos sanos y a diseminarse por el organismo por vía sanguínea, linfática o por mera contigüidad, formando así metástasis.

El hígado se puede afectar por el cáncer de 2 formas distintas:

El cáncer primario de hígado puede tener fundamentalmente dos orígenes: las células propias del hígado o hepatocitos y los conductos por los que pasa la bilis. Hablaremos entonces de hepatocarcinoma en el primer caso y de colangiocarcinoma en el segundo.

En el hígado pueden aparecer metástasis de prácticamente todos los tipos de cánceres que existen en el hombre, pero sin duda los que con más frecuencia metastatizan en este órgano son los tumores abdominales, sobre todo los de colon (con diferencia sobre el resto) estómago y páncreas. De los órganos no abdominales, los cánceres que con más frecuencia afectan al hígado son los de mama y de pulmón.

  • Tumores que se originan en el hígado (cáncer primario del hígado)
  • Tumores 'procedentes' de otros órganos. El hígado es uno de los órganos más afectados por metástasis de cánceres de otras localizaciones. Este hecho, que puede ocurrir prácticamente en cualquier órgano del cuerpo, cobra especial importancia en el caso del hígado, pues las metástasis son 3 veces más frecuentes que los tumores primarios.
¿Cómo se produce el cáncer en el hígado?

El hepatocarcinoma es un tumor que afecta fundamentalmente a pacientes que sufren algún tipo de enfermedad crónica del hígado, sobre todo, la cirrosis hepática (alcohólica o no) y las hepatitis crónicas virales B y C. Otras situaciones en las que aumenta el riesgo de hepatocarcinoma son la ingestión de aflatoxinas (sustancias tóxicas de un hongo), la hemocromatosis y el déficit de alfa-uno-antitripsina. Este cáncer es mucho más frecuente en los países del Lejano Oriente que en nuestro medio, y es probable que su incidencia (número de casos que aparecen al año en una población) disminuya a medida que se extienda la vacunación contra el virus B de la hepatitis.

El colangiocarcinoma es más frecuente según avanza la edad y, como el anterior, su incidencia aumenta mucho en los países orientales. Aunque normalmente aparecen de forma espontánea, sin que existan en los pacientes factores de riesgo, en el caso de los pacientes con colangitis esclerosante (una enfermedad inflamatoria de los conductos biliares) el riesgo está aumentado al quíntuple. El colangiocarcinoma se puede presentar tanto en los conductos biliares que hay dentro del hígado como en los que están fuera.

Las metástasis hepáticas se producen cuando el tumor ha pasado a la sangre en su punto de origen y se ha trasladado por los vasos sanguíneos depositándose en el hígado. La lógica hace pensar que cuando un tumor ha pasado a la sangre se puede depositar en el hígado y en otros muchos lugares, pero esto no siempre es así. De todas formas sí que indica que esté donde esté el tumor original, ahora es un tumor avanzado y que requerirá de algo más que la cirugía del tumor primario para su tratamiento. Las metástasis en el hígado se pueden detectar a la vez que se diagnostica el tumor en su origen (y a veces es el motivo por el que se detecta el tumor) o en las revisiones pasado un tiempo tras el tratamiento del foco primario de tumor.

Consulte nuestra sección 'Oncología' y encontará descripción detallada de los más frecuentes cánceres, así como muchos artículos relacionados con la enfermedad.

Consultas al médico

Vea en 'Pregunte al médico' muchas consultas respondidas por los especialistas de NetDoctor.

Inicialmente los síntomas serán los mismos independientemente del tipo de tumor de que se trate, es decir, ninguno. Generalmente estos tumores se diagnostican por alteraciones en los análisis o en revisiones, bien de un tumor ya tratado o bien de una cirrosis o hepatitis.

Hasta que los tumores no alcanzan un tamaño considerable no empiezan a dar síntomas. Al principio puede haber una sensación de pesadez en el lado derecho, acompañada de pérdida de apetito y de peso. Luego puede aparecer dolor por estiramiento de la envoltura o cápsula que envuelve al hígado, o el paciente se puede empezar a poner amarillo (ictérico) por obstrucción de los conductos de la bilis o por destrucción de las células encargadas de eliminar la bilirrubina. Finalmente, cuando la destrucción del hígado es mayor se va afectando la consciencia, pudiendo entrar en coma. Otras alteraciones posibles son las náuseas, los escalofríos y las alteraciones de la coagulación.

Aparte de estos síntomas también pueden aparecer otros por aparición de metástasis en otras localizaciones. Metástasis que pueden derivar tanto de los tumores primarios del hígado, como pueden ser otras metástasis del tumor que las originó en el hígado.

¿Cómo se diagnostica el cáncer en el hígado?

En la historia clínica el médico recogerá los antecedentes del paciente sobre la posibilidad de hepatitis crónica o cirrosis, los antecedentes de tumores u otros síntomas que puedan orientar el diagnóstico. En la exploración física a veces se puede palpar un agrandamiento irregular del borde inferior del hígado, se puede encontrar un tinte amarillento en los ojos o se pueden encontrar otros datos de enfermedad hepática o del origen de las metástasis (bultos en el abdomen o en la mama, alteraciones en la auscultación, sangre en el recto. ).

Es frecuente que aparezcan alteraciones en el análisis de sangre. Las transaminasas se suelen elevar (si es que no lo estaban previamente en los enfermos del hígado) por destrucción de células del hígado por el tumor. Puede aparecer aumento de la bilirrubina en distinta intensidad por obstrucción de los conductos biliares o por falta de células hepáticas. Una anemia puede apuntar a un tumor en el tubo digestivo como origen de metástasis.

La ecografía es la prueba más utilizada para el estudio inicial del hígado y, por lo tanto, suele ser la prueba con la que se detectan los tumores en el mismo. Con la ecografía se puede comprobar el número, la localización y el aspecto (ecográfico) de los tumores hepáticos. También aporta información sobre la posibilidad de enfermedad crónica del hígado, sobre una posible obstrucción de los conductos biliares y puede apuntar un posible origen si es un tumor metastásico.

El escáner o TAC abdominal es la prueba de mayor valor para establecer el diagnóstico y para planear el tratamiento. Es más sensible que la ecografía para encontrar tumores. Aporta información sobre la localización de los tumores y, por tanto, sobre la posibilidad de extirparlos. Además, se puede utilizar de guía para realizar una punción y obtener una biopsia. Utilizado con una sustancia de contraste (que realza las imágenes) llamada lipiodol aumenta su rentabilidad diagnóstica en el caso del hepatocarcinoma.

Luego, en función de los resultados obtenidos en estas pruebas, se puede considerar necesario completar el estudio con otras exploraciones como endoscopia, colonoscopia, arteriografía, laparoscopia, etc.

Pueden tratarse mediante quimioterapia intravenosa (por una vena en el brazo o el cuello) o intra-arterial (aplicada directamente sobre la arteria hepática) según la pauta adecuada para el tipo de tumor de que se trate. En algún caso se ha conseguido que tras unos ciclos de quimioterapia se puedan extirpar los tumores hepáticos.

Colangiocarcinoma

Tiene peor tratamiento y a veces lo único que se puede hacer es colocar algún tipo de prótesis (stent) en los conductos biliares para permitir la disminución de la ictericia.

Kril JJ, Harper CG. Neuronal counts from four cortical regions of alcoholic brains. Acta Neuropathol (Berl) 1989; 79: 200-4.

Jensen GB, Pakkenberg B. Do alcoholics drink their neurons away? Lancet 1993; 342: 1201-4.

Naeije R, Franken L, Jacobovitz D, Flament-Durand J. Morel’s laminar sclerosis. Eur Neurol 1978; 17: 155-9.

Okeda R, Kitano M, Sawabe M, Yamada I, Yamada M. Distribution of demyelinating lesions in pontine and extrapontine myelinolysis—three autopsy cases including one case devoid of central pontine myelinolysis. Acta Neuropathol (Berl), 1986; 69: 259-66.

Victor M, Adams RD, Mancall EL. A restricted form of cerebellar cortical degeneration occurring in alcoholic patients. Arch Neurol 1959; 71: 579-688.

Torvik A, Torp S. The prevalence of alcoholic cerebellar atrophy. A morphometric and histological study of autopsy material. J Neurol Sci 1986; 75: 43-51.

Phillips SC, Harper CG, Kril JJ. A quantitative histological study of the cerebellar vermis in alcoholic patients. Brain 1987; 110: 301-14.

Phillips SC, Harper CG, Kril JJ. The contribution of Wernicke’s encephalopathy to alcohol-related cerebellar damage. Drug Alcohol Rev 1990; 9: 53-60.

Marchiafava E, Bignami A. Sopra un alterazione del corpo callosa osservata in sogetti alcoolista. Riv Patol Nerv Ment 1903; 8: 544-9.

Koeppen AH, Barron KD. Marchiafava-Bignami disease. Neurology 1978; 28: 290-4.

Leong ASV. Marchiafava-Bignami disease in a non-alcoholic Indian male. Pathology 1979; 11: 241-9.

Ghatak NR, Hadfield MG, Rosenblum WI. Association of central pontine myelinolysis and Marchiafava-Bignami disease. Neurology 1978; 28: 1295-8.

Kawamura M, Shiota J, Yagishita T, Hirayama K. Marchiafava-Bignami disease: computed tomographic scan and magnetic resonance imaging. Ann Neurol 1985; 18: 103-4.

Tobita M, Mochizuki H, Takahashi S, Onodera H, Itoyama Y, Iwasaki Y. A case of Marchiafava-Bignami disease with complete recovery: sequential imaging documenting improvement of callosal lesions. Tohoku J Exp Med, 1997; 182: 175-9.

Izquierdo G, Quesada MA, Chacon J, Martel J. Neuroradiologic abnormalities in Marchiafava-Bignami disease of benign evolution. Eur J Radiol, 1992; 15: 71-4.

Canaple S, Rosa A, Mizon JP. Maladie de Marchiafava-Bignami: disconnexion interhemispherique, evolution favorable. Aspect neuroradiologique. Rev Neurol (Paris) 1992; 4: 638-40.

Ironside R, Bosanquet FD, McMenemey WH. Central demyelination of the corpus callosum (Marchiafava-Bignami disease) with report of a second case in Great Britain. Brain 1961; 84: 212-30.

Shiota JI, Nakano I, Kawamura M, Hirayama K. An autopsy case of Marchiafava-Bignami disease with peculiar chronological CT changes in the corpus callosum: neuroradiopathological correlations. J Neurol Sci 1996; 136: 90-3.

Pfefferbaum A, Lim KO, Desmond JE, Sullivan EV. Thinning of the corpus callosum in older alcoholic men: a magnetic resonance imaging study. Alcohol Clin Exp Res 1996; 20: 752-7.

Adams RA, Victor M, Mancall EL. Central pontine myelinolysis: A hitherto undescribed disease occurring in alcoholic and malnourished patients. Arch Neurol Psychiatry 1959; 81: 154-72.

Wright DG, Laureno R, Victor M. Pontine and extrapontine myelinolysis. Brain 1979; 102: 361-385.

Thompson DS, Hutton JT, Stears JC, Sung JH, Norenberg MD. Computed tomography in the diagnosis of central and extrapontine myelinolysis. Arch Neurol 1981; 38: 243-6.

Brunner JE, Redmond JM, Haggar AM, Elias SB. Central pontine myelinolysis after rapid correction of hyponatremia: A magnetic resonance imaging study. Ann Neurol 1988; 23: 389-91.

Clifford DB, Gado MH, Levy BK. Osmotic demyelination syndrome: lack of pathologic and radiologic imaging correlation. Arch Neurol 1989; 46: 343-7.

Goebel HH, Zue PH. Central pontine myelinolysis. A clinical and pathological study of 10 cases. Brain 1972; 95: 495-504.

Gocht A, Lohler J. Changes in glial cell markers in recent and old demyelinated lesions in central pontine myelinolysis. Acta Neuropathol (Berl) 1990; 80: 46-58.

Forno LS, Rivera L. Central pontine myelinolysis. J Neuropathol Exp Neurol 1975; 34: 77.

Powers JM, McKeever PE. Central pontine myelinolysis. An ultrastructural and elemental study. J Neurol Sci 1976; 29: 65-81.

Gocht A, Colmant HJ. Central pontine and extrapontine myelinolysis: a report of 58 cases. Clin Neuropathol 1987; 6: 262-70.

McComb RD, Peiffer RF, Casey JH, Wolcott G, Till DJ. Lateral pontine and extrapontine myelinolysis associated with hypernatremia and hypoglycemia. Clin Neuropathol 1989; 8: 284-8.

Messert B, Orrison WM, Quaglieri CE. Central pontine myelinolysis: consideration on etiology, diagnosis, and treatment. Neurology 1979; 29: 2-60.

Norenberg MD, Leslie KO, Robertson AS. Association between rise in serum sodium and central pontine myelinolysis. Ann Neurol 1982; 11: 128-35.

Laureno R. Central pontine myelinolysis following rapid correction of hyponatremia. Ann Neurol 1983; 13: 232-42.

Hola las pastillas para la alergia llamadas histalon B, las calma hasta que se vaya el efecto de las pastillas de nuevo. Bebanla hasta que vayan al medico asi se calman un pouito.

me gustaria saber q hacer si una persona tiene alergias y picazon en todo el cuerpo sobre todo en cabeza las manos hinchadas y dolor mucho sueños, las manos se estan colocando negras y esta hinchada ella sufre de diabetes e higado graso

MARIA: Una persona en esas condiciones necesita ser examinada por un médico sin demora.

Llevo 7 años con problemas de picazón en el pecho, abdomen y espalda a causa de cambios de temperatura, incluso a veces es bastante sensible, estoy en reposo y un pequeño movimiento activa la picazón. So!o me lo ha aliviado usar cremas hidratantes, y mantener una rutina de ejercicio (aunque al inicio del mismo sienta picazón, después se pasa). No se si da un problema alimenticio, no sabría detectar que es lo que me hace daño, si la leche, harina, huevos, granos (lenteja, frijoles, garbanzos) o azúcar, o si en cambio existe alguna deficiencia.

Javier: La única forma de saber si la picazón se debe a una intolerancia alimenticia, a problemas en el hígado, el páncreas o los riñones es realizando los análisis de sangre correspondientes y cualquier médico te los puede indicar.
Si llevas 7 años con picazón es poco probable que desaparezca sola por eso te recomiendo que consultes ya que el primer paso es identificar la causa.

Hola buenos días mi hijita tiene picazón y le salen ronchas ya le he llevado al pediatra y nada yo le estoy tratando en casa todo lo natural para tomar y bañarla y esta dando resultado Pero igual le salen pero ya poquito x favor algo mas le puedo dar ya q los doctores me tienen paseando y no tengo resultados con la medicina gracias

Noe: No dices que edad tiene tu hijita, porque algunos niños pequeños tienen la piel sensible y son propensos a sufrir urticarias, dermatitis de contacto, alergias y dermatitis atópica, estos problemas van disminuyendo a medida que crecen y suelen desaparecer antes de la adolescencia.
Tendrías que llevarla a un médico especialista en problemas de la piel (dermatólogo) porque es el médico especializado en problemas de la piel y luego de observar las ronchas te va a decir exactamente de que se trata y cual es el tratamiento específico para ese problema.
Hay productos especiales para piel sensible como jabón, shampoo y loción hidratante, los cuales se adquieren en farmacias pero es mejor que sean recetados por el médico.
También debes tener cuidado con las prendas de vestir, debe ser ropa suave en lo posible de algodón, evitar que tengan costuras ásperas, quitar las etiquetas (grifas), enjuagar las prendas a mano para que no queden con restos de jabón, el baño debe ser rápido y con agua templada.
Hace una lista de todo lo que come o bebe para saber si algunos alimentos pueden tener relación con los brotes de ronchas.
Quisiera ayudarte más pero no se me ocurren otras sugerencias y reitero la recomendación de que la vea un dermatólogo.

Buenas que hago si siento una sensacion de piquiñiña y pelliscones dentro de mi cuerpo primera ves que me sucede algo asi no se si seran los medicamentos que tomo para el paludismo sufro de eso hace aproximadamente 6 meses con paludismo pero esto me empezó hace un mes

Yasa: Es necesario que lo consultes con un médico porque tiene que examinarte para saber si esa sensación es un efecto secundario de la medicación o se trata de otro problema. No debes continuar perdiendo tiempo, consulta a la brevedad.

Hola…si en algo les sirve alas personas que tienen alergias ubicadas en un lugar del cuerpo como gluteos,ano estas cremas juntas en un recipiente crema antipañalitis,vaselina,clorotrimazol 0,5,betametazona las revuelves y haces una sola crema y te lavas bien y te secas y te la aplicas mañanay noche espero les sirva pero tambiem debemos poner cuidado con lo que comemos el huevo y la grasa causan alergias en mi igual que la carne solo miren con cuidado que les causa la alergia y tambien les cuento que limpiar el intestino ayuda mucho lo pueden hacer con frutas naturales en YouTube puden encontrar como limpiarlo

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, consistente en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por tejido fibroso, lo que lleva a:

  • incapacidad del hígado para ejercer sus funciones de detoxificación del organismo (insuficiencia hepática).
  • fenómenos de sangrado (coagulopatía).
  • aumento de presión en la vena porta, que causa acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) y dilatación peligrosa de las venas del esófago (varices esofágicas), que si se rompen pueden producir una hemorragia digestiva severa.
  • alteraciones del cerebro, con somnolencia y desorientación debidos a la circulación de amoníaco en sangre (encefalopatía hepática).

1. Alcohol. La mayor parte de los casos de cirrosis se debe al alcoholismo.

2. Otras causas:
- infecciones crónicas por virus (hepatitis)
- defectos de las vías biliares (obstrucción biliar)
- fibrosis quística
- aumentos en la absorción de hierro o de cobre, que se depositarán en el hígado.

  • Muchos pacientes permanecen sin síntomas durante años, lo que retrasa el diagnóstico.
  • "Síndrome constitucional": Falta de apetito, cansancio y adelgazamiento.
  • Náuseas y vómitos. Los vómitos pueden ser de sangre cuando existen varices esofágicas y/o alteraciones de la coagulación de la sangre.
  • Ictericia (Tinte amarillo de la piel y las mucosas debido al exceso de bilirrubina circulante).
  • Hinchazón abdominal, cuando se produce ascitis.
  • Alteraciones menstruales en la mujer.
  • Impotencia y desarrollo de mamas en el hombre.
  • "Arañas vasculares": Vasos sanguíneos rojos en la piel, haciendo figuras parecidas a arañas.

Examen físico. Se palpa un hígado duro, en ocasiones aumentado de tamaño (hepatomegalia) y en otros casos de pequeño tamaño. Si hay hipertensión portal se encontrará líquido en el abdomen (ascitis) y un bazo aumentado de tamaño.

Análisis de sangre. Los glóbulos rojos están disminuídos en la sangre (anemia), y existen alteraciones de la coagulación y disminución de la albúmina en sangre. Pueden elevarse la bilirrubina y los enzimas del hígado (transaminasas), y cuando existe encefalopatía, se suele demostrar amoníaco en sangre. La cirrosis puede alterar muchas otras pruebas analíticas.

Estudios radiográficos. Aunque una radiografía simple de abdomen puede mostrar una silueta hepática alterada, la prueba más específica será una ecografía abdominal, que mostrará además la desestructuración del hígado, y el bazo grande que suele coexistir. Una radiografía con contraste puede demostrar las varices esofágicas. Estos procedimientos son indoloros.

Si existen varices esofágicas, se visualizarán por medio de la endoscopia.

Biopsia hepática. Puede ser necesaria para llegar al diagnóstico definitivo de la cirrosis, ya que demuestra la arquitectura alterada del hígado. Es un procedimiento que puede resultar muy incómodo.

  • Sangrado por varices esofágicas.
  • Fenómenos de sangrado a otros niveles.
  • Episodios de ascitis (hinchazón abdominal por acumulación de líquido).
  • Confusión mental y coma.

- Abstención absoluta de alcohol.

- Dieta sin sal, con suplementos de vitaminas del grupo B y con abundantes proteínas (salvo si existe encefalopatía).

2. Tratamiento de las complicaciones:

- ASCITIS. Se trata con restricción de sodio (dieta sin sal), fármacos diuréticos, y a veces es necesaria la extracción de líquido de la cavidad peritoneal a través de la pared abdominal.

- VARICES ESOFAGICAS. Se tratan mediante la esclerosis de las venas dilatadas del esófago con una sustancia química, impidiendo así que se rompan y sangren, o colocando unas bandas elásticas. También se pueden tratar con cirugía.

- TENDENCIA AL SANGRADO. Se trata con inyecciones de vitamina K o con transfusiones de sangre.

- ENCEFALOPATIA. Para evitar que las bacterias del intestino fabriquen más amoníaco a partir de las proteínas de la dieta, se restringen las proteínas de la dieta, se dan antibióticos por boca que maten localmente las bacterias del intestino. Se debe evitar el estreñimiento con laxantes suaves (lactulosa).

Es mucho mejor cuando se abandona el alcohol completamente, antes de que la enfermedad se haga severa. La cirrosis avanzada tiene mal pronóstico, con un 50 % de supervivencia a los 2 años.

La hepatomegalia es el término que se utiliza en medicina para definir un aumento de tamaño del hígado. Cuando se detecta, suele ser un hallazgo de la exploración por parte del pediatra al palpar el abdomen del niño, un acto que suele hacerse de forma rutinaria en casi todas las consultas. El hígado sobresale por debajo de las costillas en los recién nacidos y en los lactantes, mientras que en los niños mayores queda por debajo de ellas. Hay numerosas causas que pueden producir aumento del tamaño del hígado.

A veces lo que ocurre es que parece aumentado a la palpación pero realmente no lo está, como por ejemplo puede ocurrir en niños que estén delgados. En los casos en los que sí existe un aumento real del tamaño del hígado puede deberse a causas relacionadas con infecciones, anemias, ingesta de determinados fármacos o, más raros en la infancia, problemas cardíacos, enfermedades del metabolismo, síndrome de Reye, sangrados o incluso tumores. Lo más frecuente, en los casos en los que existe una causa, es que se produzca por infecciones. En este post se explica en qué consiste este aumento de tamaño del hígado en niños y cómo se realizan los estudios en caso de encontrar este hallazgo.

Qué síntomas produce
Los síntomas dependerán del proceso que esté generando el aumento de tamaño del hígado. En los casos en que este aumento sea un hallazgo de una exploración lo normal es que el niño no tenga síntomas o bien que no se hayan relacionado con la hepatomegalia. Hay procesos, como algunas hepatitis, que pueden no dar síntomas.

Cómo se diagnostica
La hepatomegalia se constata a la exploración física. Una vez detectada, el pediatra realizará una detallada historia clínica orientada a buscar posibles orígenes. Entre otras cosas preguntará por síntomas de infecciones, pues son la causa más frecuente de hepatomegalia, de otros procesos relacionados con el hígado y de antecedentes familiares de enfermedades hepáticas o hereditarias. Muchas veces es importante recordar aspectos como viajes, contactos con animales, consumo de fármacos, etc.

En la exploración física buscará otros posibles hallazgos que puedan relacionarse con la hepatomegalia. En cuanto a pruebas complementarias, estas dependerán de los hallazgos de la historia y la exploración, aunque las más habituales son una analítica de sangre, una radiografía de abdomen y una ecografía abdominal. Lo normal es que en la analítica se incluya de salida estudio de las infecciones por virus que suelen afectar al hígado, como los de la hepatitis o el virus de la mononucleosis infecciosa, entre otros. En función de los hallazgos de estas primeras pruebas y los datos obtenidos antes los estudios irán dirigidos a causas más concretas. Otras pruebas que pueden ser útiles en función de los hallazgos pueden ser un TAC o una resonancia magnética. En determinados casos es necesario realizar incluso una biopsia hepática para llegar al diagnóstico.

Cómo se trata
El tratamiento siempre estará enfocado a la causa que está produciendo la hepatomegalia, por lo que puede diferir mucho en función de esta y por eso los estudios son importantes. En los casos en los que el niño presente datos de insuficiencia hepática, enfermedad severa, síndrome de Reye o cualquier otro dato que indique potencial gravedad, se propondrá el ingreso para la estabilización del niño y la continuación del estudio.

En esta hoja se describen algunas pruebas comunes que se realizan para el diagnóstico o tratamiento de problemas hepáticos. El proveedor de atención médica le dirá cuáles son las pruebas que necesita.

Algunos procedimientos para examinar el hígado

A continuación se indican los procedimientos que se realizan para observar el estado o el funcionamiento del hígado y de los órganos relacionados con él (como la vesícula biliar o los conductos biliares).