resumen de la obra de romeo y julieta por actos

hola no se si puedan ayudarme lo que pasa es q tengo una patita que desde pequeña parecia estar afonica al grasnar y desde hace algunos dias ya no solo esta afonica si no que le cuesta trabajo respirar y al momento d respirar hace como si tuviese algo atorado no se que pueda hacer

hola me gustaria saber que tipo de enfermedad.tiene uno de mis canarios,los sintomas son,adelgazamiemto,poco equilibrio y la pechugaen formde quilla

quisiera saber mas informacion dee gota en aves por favor

Hola. Encontré un pichón de gorrión que una de mis perras mató y vi que de la cabeza le salió una especie de gusano que era casi tan grande como su cabeza (medía como 2cm, tenía forma casi ovalada) y al rato le salió otro que no pude ver de dónde, nunca vi nada igual ni encontré información.

El animalito esta casi podrido si tiene gusanos, no lo toques mucho pero creo que si tiene gusanos ya no hay muchas esperanzas esta casi muerto

Hola, no es asi… esos gusanos son las crias de mosca. Una mosca deposita huevos dentro de la piel del pichon y luego los gusanos se alimentan de el

Hola, ese gusano es una larva de mosca. Las moscas ponen los huevos dentro de la piel del pichoncito y cuando nacen las larvas se alimentan de el. Hay que con mucho cuidado ir sacando las larvas de una en una con una pequena pinza
Me han ayudado mucho en esta página: https://www.facebook.com/refugio.de.aves.pajaros.caidos/?fref=ts

Hola, esos gusanos son larvas de mosca. Una mosca infesta al pichon depositando sus huevos bajo la piel y luego al nacer las larvas se alimentan de el. Hay que sacarlas una a una con mucho cuidado con una pinza pequena. En esta pagina hay gente que te guia
https://www.facebook.com/refugio.de.aves.pajaros.caidos/?fref=ts

Hola. tengo un españolito no se que le pasa no canta y le cuesta respirar y esta un poco decaido que puedo darle para se mejore qreo que puede ser catarro.-gracias

Hola tengo un cardenal rojo,esta con el pico abierto y emite un sonido lo estoy medicando con CLORANFENICOL y vitaminas ya lleva 3dias y sigue igual. Revisandolo le encontre un grano debajo de la cola y se lo revente. Realmente yo no entiendo nada de aves y no encuentro veterinarios que sepan. Le pido por favor si ud. me pudiera indicar que hacer, en la mayor brevedad posible. Gracias.Mi mail es mundonuevo-hoy@hotmail.com

hola quisiera saber que puedo usar para mi cotorro que hace una semana se a empezado a irritar su ojo solo uno a tal grado de no poderlo abrir quisiera saber que medicamento comprarle porque tambien lo veo un poco mas gordito de lo normal y triste. gracias por su ayuda

hola soy gaby tengo a una lorita pequena y tiene piojitos por todas partes y me preocupa mucho por favor necesesito ayuda y le pica y aveces se desespera no se q hacer q darle tiene millones de piojitos

echale talco organico lo venden en veterinarias, yo asi cure el mio alli te explican como hacerle pero que no le caiga en los ojos suerte.

Hola tengo un cotorro de 25 años de edad, estos dias ha tenido molestias en sus patitas no se puede mantener en pie, y le cuesta trabajo moverse, si come y no tiene ningun otro sintoma, lo lleve al veterinario y me dijo que tal vez sea por la edad y solo le mando analgesico, pero yo quiero saber que tiene mi cotorro exactamente ya que nunca se nos habia puesto mal.

Hola tengo un cotorro tiene 10 años los ultimos dos años esta sufriendo una especie de ataques el cual le ocaciona que se le acalambre su patita derecha, su vista se nubla y tiembla mucho. Quisiera saber que enfermedad es o que es lo que le pasa para iniciar algun tratamiento si existe para curarlo. Gracias.

Hola no te puedo ayudar en ese tema, pues mas bien deberias de llevarlo a un veterinario que lo reconociera, podria ser un problema vitaminico, falta de vitaminas etc,,

hola a mi cotorro le pasa lo mismo esta bien pero de momentos le dan ataques lo cual hace que se tire al piso de su jaula y se le acalambre una de sus patitas.. al igual que jessica tiene como 10 u 11 años que puedo hacer.. estoy desesperado

si existe llevalo inmediatamente, es signo de mortandad.

Hola!
Mi periquita tenia el mismo problema y le puse echinacea en el agua, es mano de santo para somatisaciones a causa de nervios de los pajaros. La puedes comprar del herbolario en gotas, y sirve para varios problemas de salud en el bebedero pequeno yo le hecho 5 gotas si tienes un bebedero mas grande pues echa el doble por ejemplo o 7 gotas para uno mediano, no mas de 10 gotas.
Un saludo!

Tengo un cotorro de 11 años, y tiene muy hinchado su ojito, le puse manzanilla, y lo pudo abrir un poquito, pero pienso que no le sirvio, no se si llevarlo con un veterinrio. o que ponerle. gracias……

Tengo un cotorro de 11 años, y tiene muy hinchado su ojito, le puse manzanilla, y lo pudo abrir un poquito, pero pienso que no le sirvio, no se si llevarlo con un veterinario o que ponerle. gracias……

Hola compañero hay diferentes medicamentos para el ojo de tu pajaro, suelen ser infecciones causadas por algunas bacterias,o por la falta de algunas vitaminas A,E, lo ideal es que lo llevaras a un veterinario pero si no, puedes probar con spartrix, son unas pastillas contra las tricomonas de los palomos, ponsela directamente en el pico con un trozo algo mas pequeño que un grano de alpiste, tiene suficiente, solo daselo una vez.En un par de dias deberia de estar bien.
un saludo

MUCHAS GRACIAS. POR LA INFORMACION.

mi cotorrito autraliano tiene el cuello torcido desde ace varios meses, pero prultimamente lo tiene mas torcido no se que puedo hacer para ayudarlo podria alguien decirme que puedo acer porfavor se los agradeceria.

hola… Mi cotorra tiene elrededor de los ojos la piel demaciada reseca y sben como si les ubieran despelucado las plumas alrededor de los ojos que enfermedad es y como lo controlo….. gracias

No soy veterinario, lo ideal seria que te lo viera uno. Pero en algunas experiencias que he tenido relativas a estos sintomas, ojo hinchado y sin plumas alrededor de el, puede ser o una pequeña conjuntivitis o tricomonas.Si es lo segundo, al pajaro se le hinchara bastante el ojo, casi dejandoselo cerrado,es bastante contagioso por lo cual procura que no este al alcance de otras aves. Si le das un pequeño trozo de una pastilla de spartrix, de venta en farmacia se le curara de inmediato.
saludos

hola tengo un cotorrito guayabero y le salio un grano color rosa en su lengua, me gustaria saber de que enfermedad se trata para atenderlo
gracias.

my jilguero larga haces negras y tiene el abdomen inchado que puedo darle

hola por favor es urgente… me encontré una pichoncito de paloma y lo tengo en casa cuidandolo hasta que se haga mas grandecito… tiene inflamada una de las orejitas quisiera saber que puedo hacer por fi me preocupa…. un abrazo gracias.

sI EN REALIDAD TE PREOCUPA, LLEVALA A UN VETERINARIO….NADIE PUEDE DARTE LA SOLUCION SIN VER EL ANIMAL…..POR INTERNET….

actos públicos junta iv

Además de los síntomas comunes con los otros tipos de hígado graso, los pacientes con EHNA pueden sufrir náuseas, vómitos, y coloración amarillenta de la piel (ictericia).

Si no se trata, la EHNA puede afectar a la funcionalidad del hígado y sufrir un eventual fallo hepático.

Pese a que sea poco común, la grasa puede acumularse en el hígado durante el embarazo. Las causas tampoco se conocen con certeza, pero los cambios hormonales podrían jugar un papel determinante como causante de esta situación.

La esteatosis hepática aguda es una complicación del embarazo que puede ser potencialmente mortal. Generalmente, los síntomas empiezan en el tercer trimestre:

  • Náuseas y vómitos persistentes.
  • Dolor en el abdomen superior derecho.
  • Ictericia.
  • Malestar general.

La mayoría de las mujeres mejoran después del parto y no vuelven a padecer síntomas.

Puede ser capaz de prevenir esta enfermedad si:

  • Mantiene un peso saludable.
  • Realiza un mínimo de actividad física.
  • Reduce el consumo de alimentos altos en grasa.
  • No bebe alcohol en exceso.
  • Siempre toma la dosis recomendada de sus medicamentos.

Debido a que actualmente no existe tratamiento específico ni cirugía para resolver esta condición, los científicos se encuentran investigando si ciertos medicamentos podrían ayudar. No obstante, en la mayoría de los casos mejorará si toma medidas contra sus causas.

Gestionar correctamente la diabetes, dejar de beber y fumar, controlar su peso corporal, realizar ejercicio con regularidad y tener una dieta saludable son los mejores remedios para combatir contra el exceso de grasa en el hígado y reducir el riesgo de posibles complicaciones.

  • Hemorragias nasales y los moretones
  • musculares frecuentes y en las articulaciones

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo: se encarga de procesar y eliminar los productos de desecho para evitar que se acumulen a través de su participación en procesos como el metabolismo o la función inmunitaria. Cuando la actividad del hígado se ve afectada de forma grave, la vida de la persona corre un riesgo muy elevado.

En este artículo hablaremos de las causas, los síntomas y los tipos de esteatosis hepática o hígado graso, uno de los trastornos más comunes de este órgano, que predispone a la aparición de cirrosis (cicatrización patológica del hígado) si no se trata adecuadamente mediante cambios en el estilo de vida, en particular la abstinencia del alcohol.

La esteatosis hepática es una enfermedad, con frecuencia asintomática, que consiste en la acumulación de grasas en las células del hígado; las más habituales son los triglicéridos, que se relacionan con la aterosclerosis y la hipercolesterolemia. El nombre más utilizado por la mayoría de personas para designar este trastorno es “hígado graso”.

Se trata de una enfermedad de carácter reversible, puesto que su evolución depende por lo general de que se produzcan cambios en los hábitos y en el estilo de vida, como la adopción de una dieta saludable o la interrupción del consumo de alcohol. No obstante, la esteatosis hepática puede progresar hacia la cirrosis si no es manejada de forma adecuada.

La prevalencia de este trastorno varía en gran medida en función del país al que nos refiramos; mientras que en algunos es de aproximadamente un 10%, en muchos países ricos esta cifra supera el 20% de la población. En cualquier caso la esteatosis hepática es una enfermedad muy habitual, en especial en personas con obesidad.

Con frecuencia la esteatosis hepática se manifiesta como un trastorno asintomático, o bien aparecen tan sólo síntomas inespecíficos como cansancio o malestar en el vientre. Es por esto que muchas personas no son conscientes de que tienen este problema si ningún examen físico detecta un signo característico: un ligero aumento del tamaño del hígado.

La mayoría de los síntomas del hígado graso se asocian a la inflamación de este órgano. Cuando esto sucede es habitual que aparezcan síntomas como la sensación de fatiga, la debilidad física, la confusión, el dolor en el abdomen, la disminución del apetito y en consecuencia la del peso corporal.

El hígado tiene una cierta capacidad de autorrepararse. Este proceso se da a través de la generación de nuevas células hepáticas que sustituyen a las que se encuentran dañadas. Sin embargo, si el hígado es forzado en exceso puede producirse una cicatrización crónica de los tejidos; cuando la esteatosis evoluciona hasta este punto hablamos de cirrosis hepática.

Cuando las grasas se acumulan en exceso en el hígado, el funcionamiento de este órgano se ve alterado; esto hace que nuestro cuerpo no pueda eliminar correctamente las sustancias de desecho que se introducen en nuestro organismo, en especial a través de aquello que comemos y bebemos.

El abuso y la dependencia del alcohol son las causas más habituales de la esteatosis hepática, puesto que el consumo excesivo de esta sustancia provoca lesiones en el hígado. Cuando éste es el principal factor causal en la aparición de la enfermedad se utilizan los términos “esteatosis hepática alcohólica” e “hígado graso alcohólico”.

Algunos de los factores de riesgo más relevantes para la aparición del hígado graso son la obesidad, las dietas ricas en azúcares y grasas (que pueden provocar diabetes tipo 2 e hiperlipidemia) y tener una edad avanzada; la mayoría de casos se dan entre los 40 y los 60 años. La herencia genética y el consumo de aspirina o esteroides también se asocia a este trastorno.

Por lo general los casos de hígado graso se clasifican en función de si su causa es el consumo excesivo de alcohol u otra distinta. No obstante, también existe una variante especial que merece la pena mencionar: la esteatosis hepática aguda del embarazo.

La esteatosis hepática no alcohólica se asocia generalmente con trastornos en la descomposición de grasas; esto hace que se acumulen en el hígado. El criterio básico que se utiliza para diagnosticar esta variante del hígado graso es que al menos un 10% del tejido de este órgano esté compuesto por lípidos.

El alcoholismo daña las células del hígado e interfiere en su funcionamiento; esto incluye la descomposición de lípidos. Si una vez detectada la esteatosis hepática alcohólica el consumo de alcohol se mantiene es muy probable que el trastorno evolucione hasta pasar a ser una cirrosis; en cambio, tras unos dos meses de abstinencia la esteatosis remite.

Este tipo de esteatosis hepática es una complicación poco frecuente que aparece en el tercer trimestre de gestación. Los síntomas tienden a desaparecer después del parto, e incluyen una sensación de malestar general, dolores en la parte alta del vientre, náuseas y vómitos y la ictericia, que consiste en la coloración amarillenta de la piel y de las mucosas.

La acumulación de grasa en el hígado, técnicamente llamado esteatosis hepática, es un problema bastante común que puede ser causado por factores de riesgo como obesidad, diabetes, colesterol alto y consumo excesivo de bebidas alcohólicas

A pesar de que ni siempre el paciente presente síntomas, puede sentir dolor en el lado derecho del abdomen, la barriga hinchada, náuseas, vómitos y malestar general. Si hay presencia de estos síntomas se debe consultar un hepatólogo para realizar exámenes que evalúen el funcionamiento del hígado y la gravedad de la enfermedad.

La grasa en el hígado puede ser controlada con alteraciones en la dieta y la practica regular de actividad física, siendo importante seguir el tratamiento adecuado para evitar complicaciones como la cirrosis.

La acumulación de grasa en el hígado puede ser clasificada de acuerdo con su gravedad como se muestra a seguir:

  • Grado 1 o Esteatosis hepática simple: el exceso de grasa es considerado inofensivo. Generalmente el paciente no presenta síntomas y solo descubre el problema a través de un examen de sangre de rutina;
  • Grado 2 ou Esteatosis hepática no alcohólica: además del exceso de grasa el hígado se inflama. Generalmente el paciente presenta síntomas como dolor en el lado derecho del abdomen y la barriga hinchada;
  • Grado 3 o Fibrosis hepática: existe grasa e inflamación que causa alteraciones en el órgano y en los vasos sanguíneos a su alrededor, pero el hígado todavía funciona normalmente;
  • Grado 4 o Cirrosis hepática: es la fase más grave de la enfermedad y surge después de años de inflamación, siendo caracterizada por la alteración en todo el hígado que causa reducción de su tamaño y dejan su forma irregular. La cirrosis puede evolucionar para cáncer o muerte del hígado siendo necesario en estos casos transplantar el órgano.

Así además de evaluar la cantidad de grasa en el hígado, también es importante verificar la presencia de inflamación, ya que es la principal causa de muerte de las células de este órgano. Para evaluar la progresión de la enfermedad, se puede utilizar la Elastografía Hepática, que es un examen rápido y sin dolor.

Normalmente durante las primeras etapas de la enfermedad el paciente no siente ningún síntoma, descubriendo el problema ocasionalmente a través de exámenes para diagnosticar otra enfermedad. Sin embargo, en las etapas más avanzadas puede surgir el dolor en el lado superior derecho del abdomen, pérdida de peso sin explicación, cansancio, malestar general, náuseas y vómitos.

En caso de cirrosis, otros síntomas también pueden surgir como piel y ojos amarillentos, comezón en el cuerpo, hinchazón de la barriga, piernas y tobillos.

El riesgo de acumular grasa en el hígado no ligado al consumo excesivo de alcohol es mayor en los casos de:

  • Obesidad;
  • Diabetes tipo 2;
  • Hipertensión;
  • Colesterol alto;
  • Edad mayor a 50 años;
  • Fumar;
  • Hipotiroidismo;
  • Cirugía bariátrica.

La cirugía bariátrica y otros procedimientos para adelgazar aumentan el riesgo de acumular grasa en el hígado debido a alteraciones en el metabolismo causadas por la pérdida rápida de peso. Además de esto, este problema también puede surgir en personas que no tienen factores de riesgo, niños y mujeres embarazadas.

Los cambios en el hígado pueden detectarse inicialmente mediante un análisis de sangre que evalúa las sustancias producidas por ese órgano. En la presencia de valores alterados que indiquen que el hígado no está funcionando bien, el médico puede pedir exámenes complementarios como un ultrasonido, una tomografía, una elastografía hepática, resonancia magnética o una biopsia.

ejemplos actos de imitacion

La bilirrubina en sangre un poco alta, de forma generada, además de ir al hígado y almacenarse en la vesícula para formar parte de la bilis, se encarga de dar color a las heces y a los hematomas.

Pero… ¿qué significa tener la bilirrubina alta? Suele ser señal de un problema en el hígado, la vesícula o el páncreas. Además su síntoma más común es la ictericia es decir, el color amarillento en la piel o en los ojos.

La hiperbilirubinemia se relaciona con la forma en la que viaja la bilirrubina por el torrente sanguíneo.

Dependiendo de cómo lo haga, disolviéndose o no con el agua, podemos distinguir tres tipos de bilirrubina:

También llamada no conjugada. Este pigmento no se disuelve en el agua y viaja hasta el hígado. Es aquí donde se transforma en soluble y se elimina junto a las excreciones. Un nivel de bilirrubina indirecta normal tiene que rondar entre los 0.2 a 1.2 mg/dL.

Surge en el hígado a partir de la bilirrubina indirecta y también recibe el nombre de conjugada. Este tipo sí se disuelve en el agua y se une a la bilis, junto a la cual terminará eliminandose. Un nivel normal de bilirrubina directa ronda entre el 0 y 0.3 mg/dL.

Este tipo se compone de los dos anteriores, la indirecta y la directa. Por norma general, suele referirse a esta cuando se habla de la bilirrubina sin especificaciones. La bilirrubina total tiene que tener unos niveles de 0.3 a 1.9 mg/dL para considerarse como valores normales. Un nivel superior a 2.5 mg/dL suele producir ictericia.

Teniendo en cuenta que hay dos tipos de bilirrubina, podemos encontrar diferentes causas para el aumento de este pigmento según se vea afectada la bilirrubina directa o la bilirrubina indirecta.

Las más comunes son las siguientes que citamos a continuación.

Al tener como destino el hígado, es común que se relacione con otro tipo de enfermedades, como las arteriales o las que tienen que ver con la descomposición de las células.

Algunas de las causas más comunes son las siguientes:

SI los glóbulos rojos se destruyen antes de tiempo, sin cumplir la función por la que han sido designados, nos encontramos con la bilirrubina alta y un exceso del colesterol “malo”. Si quieres saber más sobre los hematíes y la anemia, pincha aquí para descubrir sus causas y síntomas.

Este trastorno es heredado, y consiste en una deficiencia de enzimas en el hígado para procesar la bilirrubina. También puede surgir en periodos de estrés o mala salud en adultos y niños.

Esta enfermedad, también hereditaria, es un tipo de ictericia que causa daños cerebrales a los recién nacidos durante el embarazo.

La bilirrubina directa ya se forma en el hígado, por lo que las causas de su aumento se relacionan con problemas hepáticos, así como enfermedades en la vesícula o en el páncreas.

El hígado se inflama al no eliminarse las toxinas de forma adecuada y daña a las células, que se degradan convirtiéndose en bilirrubina antes de tiempo.

Esta obstrucción se produce por algunos tipos de tumores, como el cáncer de páncreas, o los cálculos biliares y evita que pueda eliminarse la bilirrubina correctamente.

No suele ser común los casos de bilirrubina alta por cirrosis, ya que sólo aparece tarde. Aun así, puede causar un daño importante. La cirrosis surge normalmente por un exceso de consumo de alcohol que provoca que las células del hígado se sustituyan con tejido cicatricial.

Esta enfermedad es heredada, así que debe diagnosticarse en la infancia. Consiste en un cambio de color en el hígado por la acumulación de pigmentos. Su principal síntoma es la ictericia. Si quieres saber más causas de bilirrubina alta pincha aquí para ver este vídeo.

Aunque la bilirrubina alta se produce por diversos motivos, y primero hay que encontrar la causa, hay ciertos síntomas comunes que pueden ser señal de este aumento de bilirrubina. Aun así, es importante hacer un análisis de sangre para comprobar los niveles de este pigmento.

También hay que tener en cuenta que es normal que los recién nacidos tengan la bilirrubina alta, pero que es conveniente un buen examen y control, ya que puede ser muy grave si no se trata en estos casos.

Los síntomas más comunes, sin tener en cuenta la causa, son los siguientes:

  • Color oscuro de la orina
  • Heces pálidas
  • Cambio del tono en la piel o los ojos (ictericia)

La bilirrubina alta suele producirse por un problema del hígado por lo que, si además de los síntomas anteriores, presentas alguno de los siguientes, es aconsejable acudir al médico inmediatamente por sus consecuencias:

  • Problemas de digestión
  • Hinchazón del abdomen
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Mal aliento
  • Lengua con manchas
  • Dificultad para concentrarse

  • Problemas de memoria
  • Fiebre
  • Sudoración
  • Urticaria
  • Dolor de cabeza frecuente
  • Fatiga
  • Problemas para tolerar el alcohol

Al ser otra de las causas más comunes por los que aumentan los niveles de bilirrubina, también es importante destacar los síntomas que indican problemas en la vesícula:

  • Fiebre
  • Escalofríos
  • Vómitos
  • Problemas de digestión
  • Náuseas
  • Dolor abdominal que puede desplazarse al hombro derecho

La pancreatitis también suele relacionarse con la bilirrubina alta, por lo que hay que saber sus sus síntomas más comunes:

  • Dolor abdominal superior que puede irradiarse a la espalda y ser peor tras comer
  • Dolor en la zona baja del abdomen
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Sensibilidad extrema al tocar el abdomen

En general, un tratamiento para la bilirrubina alta debe tratar la resistencia del hígado, ya que suele producirse por algún trastorno hepático, aunque todo depende de qué haya causado el aumento del pigmento.

Por ejemplo, una obstrucción se solucionará por vía quirúrgica. La hiperbilirrubinemia también suele tratarse con medicamentos como la colestiramina. Aun así, hay una serie de consejos o remedios caseros que puedes seguir fácilmente para bajar la bilirrubina:

La hidratación es imprescindible para que el hígado pueda eliminar correctamente todas las toxinas. Tienes que beber al menos dos litros al día.

Además de hidratar, estas hierbas ayudan al hígado a cumplir su función. Puedes probar con infusiones de diente de león, alcachofa, verbena o cardo mariano.

Vegetales como la alcachofa, el brócoli y las espinacas, así como frutas como el pomelo y el limón, son muy buenas para depurarnos por dentro. Puedes probar a consumirlos en forma de zumos depurativos.

El exceso del alcohol afecta notablemente al hígado y, además, es una de las causas más comunes por las que surge el hígado graso.

Las grasas saturadas, el azúcar o la harina procesada fomentan la obstrucción de las vías y no ayudan a eliminar toxinas. También evita los embutidos, los huevos y los lácteos y derivados.

Un mínimo de veinte minutos diarios de ejercicio es bueno para la salud en general, pero también ayuda a controlar los niveles de bilirrubina.

nulidad de oficio de los actos administrativos

Torvik A. Two types of brain lesions in Wernicke’s encephalopathy. Neuropathol Appl Neurobiol 1985; 11: 179-90.

Arendt T, Bigl V, Arendt A, Tennstedt A. Loss of neurons in nucleus basalis of Meynert in Alzheimer’s disease, paralysis agitans and Korsakoff’s disease. Acta Neuropathol (Berl) 1983; 61: 101-8.

Halliday G, Ellis J, Harper C. The locus coeruleus and memory: a study of chronic alcoholis with and without the memory impairment of Korsakoff’s psychosis. Brain Res 1992; 598: 33-7.

Halliday G, Ellis J, Heard R, Caine D, Harper C. Brainstem serotonergic neurons in chronic alcoholics with and without the memory impairment of Korsakoff’s psychosis. J Neuropathol Exp Neurol 1993; 52: 567-79.

Ishii N, Nishihara Y. Pellagra among chronic alcoholics: Clinical and pathological study of 20 necropsy cases. J Neurol Neurosurg Psychiat 1981; 44: 209-15.

Hauw JJ, De Baecque C, Hausser-Hauw C, Serdaru M. Chromatolysis in alcoholic encephalopathies. Pellagra-like changes in 22 cases. Brain 1988; 111: 843-57.

Ishii N, Nishihara Y. Pellagra encephalopathy among tuberculous patients: its relation to isoniazid therapy. J Neurol Neurosurg Psychiatry 1985; 48: 628-34.

Serdaru M, Hausser-Hauw C, Laplane D et al. The clinical spectrum of alcoholic pellagra encephalopathy. A retrospective analysis of 22 cases studied pathologically. Brain 1988; 111: 829-42.

Leigh D. Pellagra and the nutritional neuropathies: a neuropathological review. J Ment. Sci 1952; 98:130-142.

Charness ME, Simon RP, Greenberg DA. Ethanol and the nervous system. N Engl J Med 1989; 321: 442-54.

Kril JJ., Halliday GM, Svoboda MD, Cartwright H. The cerebral cortex is damaged in chronic alcoholics. Neuroscience 1997; 79: 983-98.

Harper CG, Blumberg PC. Brain weights in alcoholics. J Neurol Neurosurg Psychiat 1982; 45: 838-40.

Torvik A, Lindboe CF, Rodge S. Brain lesions in alcoholics. A neuropathological study with clinical correlations. J Neurol Sci 1982; 56: 233-48.

Harper C, Kril JJ. Brain atrophy in chronic alcoholic patients: a quantitative pathological study. J Neurol Neurosurg Psychiat 1985; 48: 211-7.

De La Monte SM Disproportionate atrophy of cerebral white matter in chronic alcoholics. Arch Neurol 1988; 45: 990-2.

Jernigan TL, Schafer K, Butters N, Cermak LS. Magnetic resonance imaging of alcoholic Korsakoff’s patients. Neuropsycho-pharmacol 1991; 4: 175-86.

Kril JJ, Harper CG. Neuronal counts from four cortical regions of alcoholic brains. Acta Neuropathol (Berl) 1989; 79: 200-4.

Jensen GB, Pakkenberg B. Do alcoholics drink their neurons away? Lancet 1993; 342: 1201-4.

Naeije R, Franken L, Jacobovitz D, Flament-Durand J. Morel’s laminar sclerosis. Eur Neurol 1978; 17: 155-9.

Okeda R, Kitano M, Sawabe M, Yamada I, Yamada M. Distribution of demyelinating lesions in pontine and extrapontine myelinolysis—three autopsy cases including one case devoid of central pontine myelinolysis. Acta Neuropathol (Berl), 1986; 69: 259-66.

Victor M, Adams RD, Mancall EL. A restricted form of cerebellar cortical degeneration occurring in alcoholic patients. Arch Neurol 1959; 71: 579-688.

Torvik A, Torp S. The prevalence of alcoholic cerebellar atrophy. A morphometric and histological study of autopsy material. J Neurol Sci 1986; 75: 43-51.

Phillips SC, Harper CG, Kril JJ. A quantitative histological study of the cerebellar vermis in alcoholic patients. Brain 1987; 110: 301-14.

Phillips SC, Harper CG, Kril JJ. The contribution of Wernicke’s encephalopathy to alcohol-related cerebellar damage. Drug Alcohol Rev 1990; 9: 53-60.

Marchiafava E, Bignami A. Sopra un alterazione del corpo callosa osservata in sogetti alcoolista. Riv Patol Nerv Ment 1903; 8: 544-9.

Koeppen AH, Barron KD. Marchiafava-Bignami disease. Neurology 1978; 28: 290-4.

Leong ASV. Marchiafava-Bignami disease in a non-alcoholic Indian male. Pathology 1979; 11: 241-9.

Ghatak NR, Hadfield MG, Rosenblum WI. Association of central pontine myelinolysis and Marchiafava-Bignami disease. Neurology 1978; 28: 1295-8.

Kawamura M, Shiota J, Yagishita T, Hirayama K. Marchiafava-Bignami disease: computed tomographic scan and magnetic resonance imaging. Ann Neurol 1985; 18: 103-4.

Tobita M, Mochizuki H, Takahashi S, Onodera H, Itoyama Y, Iwasaki Y. A case of Marchiafava-Bignami disease with complete recovery: sequential imaging documenting improvement of callosal lesions. Tohoku J Exp Med, 1997; 182: 175-9.

Izquierdo G, Quesada MA, Chacon J, Martel J. Neuroradiologic abnormalities in Marchiafava-Bignami disease of benign evolution. Eur J Radiol, 1992; 15: 71-4.

Canaple S, Rosa A, Mizon JP. Maladie de Marchiafava-Bignami: disconnexion interhemispherique, evolution favorable. Aspect neuroradiologique. Rev Neurol (Paris) 1992; 4: 638-40.

Ironside R, Bosanquet FD, McMenemey WH. Central demyelination of the corpus callosum (Marchiafava-Bignami disease) with report of a second case in Great Britain. Brain 1961; 84: 212-30.

Shiota JI, Nakano I, Kawamura M, Hirayama K. An autopsy case of Marchiafava-Bignami disease with peculiar chronological CT changes in the corpus callosum: neuroradiopathological correlations. J Neurol Sci 1996; 136: 90-3.

Pfefferbaum A, Lim KO, Desmond JE, Sullivan EV. Thinning of the corpus callosum in older alcoholic men: a magnetic resonance imaging study. Alcohol Clin Exp Res 1996; 20: 752-7.

Adams RA, Victor M, Mancall EL. Central pontine myelinolysis: A hitherto undescribed disease occurring in alcoholic and malnourished patients. Arch Neurol Psychiatry 1959; 81: 154-72.

Wright DG, Laureno R, Victor M. Pontine and extrapontine myelinolysis. Brain 1979; 102: 361-385.

2. Qué necesita saber antes de empezar a tomar Climen

  1. Posibles efectos adversos
  2. Conservación de Climen
  3. Contenido del envase e información adicional

  • Terapia hormonal sustitutiva (THS) para:

  • El tratamiento de los síntomas de la menopausia (periodo de tiempo en el que cesa la función reproductora y la menstruación en una mujer), natural o provocada quirúrgicamente, p. ej. sofocos, sudoración nocturna, trastornos urogenitales (vulvovaginitis atrófica), humor depresivo.
  • Prevención de la osteoporosis (pérdida de masa ósea) si usted tiene riesgo elevado de sufrir futuras fracturas y no pueda utilizar otros medicamentos para este propósito. Consulte con su médico sobre todas las opciones de tratamiento disponibles.

No debe utilizarse Climen para prevenir enfermedades del corazón ni para aumentar la capacidad intelectual.

Climen no es un anticonceptivo, ni restablece la fertilidad.

Siga cuidadosamente todas las instrucciones que le dé su médico.

Lea la siguiente información antes de usar Climen.

Historia médica y revisiones regulares

El uso de THS conlleva riesgos que deben ser tomados en cuenta al decidir si se empieza o se continúa el tratamiento.

La experiencia en el tratamiento de mujeres con una menopausia prematura (debido a una insuficiencia ovárica o a una intervención quirúrgica) es limitada. Si usted tiene menopausia prematura, los riesgos de usar THS pueden ser distintos. Consulte con su médico.

Antes de empezar (o retomar) la THS, su médico le preguntará sobre su historia médica personal y familiar. Su médico puede decidir realizar una exploración física. Esto puede incluir un examen de sus mamas y/o un examen interno, si es necesario.

Una vez empezado el tratamiento con Climen, debe visitar a su médico para realizar revisiones regulares (al menos una vez al año). En estos controles, consulte con su médico los beneficios y riesgos de continuar con Climen.

Se deberá realizar exploraciones mamarias regularmente, según recomendación de su médico.

No tome Climen

si alguno de los siguientes casos le afecta a usted. Si no está segura sobre alguno de los siguientes puntos, consulte con su médico antes de tomar Climen. No tome Climen:

  • Si padece o ha padecido de cáncer de mama o si sospecha que puede tenerlo.
  • Si presenta lesiones premalignas conocidas o sospechadas influidas por las hormonas sexuales o tumores hormonodependientes.
  • Si padece un cáncer que dependa de la acción de los estrógenos, como cáncer de la pared interna del útero (endometrio), o si sospecha que pueda tenerlo.
  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo o si está dando el pecho.
  • Si presenta hemorragias vaginales anormales.
  • Si padece engrosamiento excesivo de la pared interna del útero (hiperplasia de endometrio ) y no está siendo tratado.
  • Si padece o ha padecido la formación de un coágulo en una vena (trombosis), p. ej. En las piernas (trombosis venosa profunda) o en los pulmones (embolia pulmonar).
  • Si tiene un riesgo elevado de padecer trombosis arterial o venosa (coágulo de sangre).
  • Si tiene alguna alteración que afecte a la coagulación de la sangre (como deficiencia de proteína C, proteína S o antitrombina).
  • Si padece o ha padecido recientemente una enfermedad causada por coágulos de sangre en las arterias, como un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular o una angina de pecho.
  • Si padece o ha padecido una enfermedad del hígado, y sus pruebas de función hepática no han regresado a la normalidad.
  • Si padece un problema raro en la sangre llamado “porfiria” que se transmite de padres a hijos (hereditario).
  • Si es alérgica al valerato de estradiol, al acetato de ciproterona o a alguno de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6).

Si cualquiera de estas enfermedades surge por primera vez mientras está tomando Climen, interrumpa el tratamiento y consulte a su médico inmediatamente.

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar Climen.

Visite a su médico regularmente y al menos una vez al año. Hable con su médico en cada visita sobre la necesidad de ajustar o continuar el tratamiento. Su médico comprobará si usted tiene un riesgo elevado de padecer trombosis debido a una combinación de factores de riesgo o a un factor de riesgo muy elevado. En caso de una combinación de factores de riesgo, el riesgo puede ser más elevado que una simple adición de 2 riesgos individuales. Si el riesgo es demasiado alto, su médico no le prescribirá THS.

Para el tratamiento de los síntomas climatéricos, la THS sólo debe de iniciarse cuando los síntomas afectan a la calidad de vida de la mujer. En todos los casos, debe de realizarse, al menos anualmente, una valoración cuidadosa de los riesgos y beneficios y la THS solamente debería de continuarse mientras los beneficios superen los riesgos. Se deberá siempre considerar la administración de la menor dosis y la duración de tratamiento más corta.

Tenga especial cuidado con Climen:

Antes de empezar el tratamiento, informe a su médico si alguna vez ha tenido alguno de los siguientes problemas, ya que éstos pueden volver o empeorar durante el tratamiento con Climen. Si es así, debe visitar a su médico más frecuentemente para someterse a revisiones:

  • Trastornos ginecológicos de cualquier tipo como hemorragias uterinas irregulares, frecuentes o persistentes, fibromas (un tipo de tumor del útero), endometriosis (aparición de tejido de una parte del útero llamada endometrio fuera de su localización habitual) o antecedentes de hiperplasia del endometrio ( engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero ).
  • Riesgo aumentado de desarrollar coágulos de sangre (ver “Coágulos de sangre en una vena (trombosis)”)
  • Riesgo aumentado de contraer un cáncer que dependa de la acción de los estrógenos (por ejemplo, tener una madre, hermana o abuela, que haya tenido cáncer de mama)
  • Cambios o alteraciones en las mamas.
  • Niveles altos de algunas grasas (triglicéridos) en la sangre o historia familiar de esta alteración por el riesgo de desarrollar una pancreatitis (inflamación del páncreas).
  • Tensión arterial elevada.
  • Trastornos del hígado, como un tumor benigno del hígado.
  • Diabetes.
  • Piedras en la vesícula biliar.
  • Migrañas) o cefaleas severas.
  • Una enfermedad del sistema inmunológico que afecta a muchos órganos del cuerpo (lupus eritematoso sistémico, LES).
  • Epilepsia.
  • Esclerosis múltiple (enfermedad del sistema nervioso).
  • Asma.

  • Una enfermedad que afecta al tímpano y al oído (otosclerosis).
  • Retención de líquidos debida a problemas cardíacos o renales
  • Corea minor (enfermedad del sistema nervioso).

Deje de tomar Climen y acuda inmediatamente al médico

Si nota cualquiera de los siguientes trastornos cuando esté tomando THS:

  • cualquiera de los trastornos mencionados en la sección “No tome Climen”,
  • color amarillento de la piel o del blanco de los ojos (ictericia). Esto puede ser un signo de enfermedad hepática,
  • un aumento significativo de la tensión arterial (los síntomas pueden ser dolor de cabeza, cansancio, mareos),
  • dolores de cabeza de tipo migrañoso cuando aparecen por primera vez,
  • si se queda embarazada,
  • si nota signos de un coágulo de sangre, tales como

  • hinchazón dolorosa y enrojecimiento de las piernas
  • dolor repentino en el pecho
  • dificultad para respirar

Para más información, ver “Coágulos de sangre en una vena (trombosis)”

Nota: Climen no es un anticonceptivo. Si han pasado menos de 12 meses desde su último período menstrual o si usted es menor de 50 años, aún puede necesitar utilizar un método anticonceptivo adicional para prevenir el embarazo. Pida consejo a su médico.

Tenga especial cuidado en no exceder las dosis recomendadas.

Durante el tratamiento con la THS, pueden aparecer con más frecuencia algunas enfermedades graves como coágulos de sangre (trombosis) y algunos tipos de tumores.

Engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero (hiperplasia endometrial) y cáncer del revestimiento interno del útero (cáncer endometrial).

La THS con estrógeno solo aumenta el riesgo de engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero (hiperplasia endometrial) y de cáncer del revestimiento interno del útero (cáncer endometrial).

El progestágeno que contiene Climen le protege de este aumento de riesgo.

En mujeres con el útero intacto que no usan THS, una media de 5 por cada 1.000 mujeres, de edades comprendidas entre 50 y 65 años, serán diagnosticadas de cáncer de endometrio. En mujeres con el útero intacto que usan THS con estrógeno solo, una media de 10 a 60 por cada 1.000 mujeres, de edades comprendidas entre 50 y 65 años, serán diagnosticadas de cáncer de endometrio (es decir, entre 5 y 55 casos adicionales), en función de la dosis y de la duración del tratamiento.

Usted tendrá hemorragia menstrual una vez al mes (también llamada hemorragia de deprivación ) mientras esté tomando Climen. No obstante, si usted tiene sangrado irregular o gotas de sangre (manchado) además de su periodo menstrual, que:

resumen de la obra de romeo y julieta por actos

  • La endoscopia superior

Tratamiento Candidiasis Madrid
Infección
intestinal cronica por Candidas.

Levaduras, mohos y hongos son organismos unicelulares que están siempre presentes en el medio ambiente. Los beneficiosos incluyen la levadura de cerveza, levadura de panadería y la levadura nutricional. Muchos otros son beneficiosos también, y se utilizan en la industria y en nuestros cuerpos para producir varias vitaminas, por ejemplo, ademas de otras sustancias beneficiosas.

En pequeñas cantidades, muchas levaduras son inofensivas. Sin embargo, en las condiciones adecuadas, algunas de ellas, como la Candida albicans, con crecimiento excesivo se convierten en patógenas. Segregan sustancias químicas muy tóxicas en nuestro cuerpo como el alcohol y el acetaldehído, y puede causar o contribuir a una amplia gama de malas condiciones de salud.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aumento de las infecciones por Candida intestinal en la sociedad actual

Hoy levadura intestinal es aún más problematica que en el pasado debido a que:

1. Azúcares y carbohidratos en la dieta. Mucha gente consume mucho trigo en exceso, azúcar, frutas, jugos, y almidones que alimentan la Candida en los intestinos. En otras palabras, estos alimentos tienden a descomponerse o contienen azúcares, que son los alimento natural para las levaduras intestinales.

2. Antibióticos. Esta clase de medicamentos favorece el crecimiento de los hongos y son masivamente prescritos en exceso para muchas condiciones de acné, resfriados y las gripes. Los residuos de antibióticos también se encuentran hoy en el agua potable, y en el suministro de alimentos.

3. La toxicidad de cobre. Esto también favorece la proliferación de levaduras y es muy común. Se discute en detalle más adelante, como también las otras causas.

4. La toxicidad del mercurio. Existen pruebas de que algunas de las levaduras pueden crecer para proteger realmente al cuerpo de la intoxicación por mercurio, que es muy común en la mayoría de la gente.

5. Debilidad o tóxicos para el hígado o congestión hepatica. Esto favorece el sobrecrecimiento de levadura, porque causa problemas en el hígado y disminuye la secreción de bilis ademas de otras anomalías biliares, que en particular ayudan a controlar muchos microorganismos dañinos en los intestinos.

6. Una condición extremadamente yin del cuerpo. Una calidad más yin del cuerpo favorece el crecimiento de la Candida. Esto también es muy común hoy en día, especialmente entre aquellos que comen azúcares y frutas, entre los vegetarianos, y entre aquellos con mala salud.

Muchas infecciones por hongos tienden a ser “frías” como las condiciones yin. Ellos no tienden a producir fiebre alta, por ejemplo, y están más asociados con la fermentación y la putrefacción de la materia muerta o de la carne, que tiende a ser frío, o más fría que la carne saludable que es atacado más por ciertas bacterias y virus.

7. Las deficiencias de minerales. Entre los más importantes son el zinc y el selenio. Sin embargo, hoy en día el suministro de minerales por los alimentos tiende a ser bajo en decenas de traza y minerales ultratrazas críticos. Comer los alimentos refinados de cualquier tipo es casi una garantía de que una persona se verá seriamente mineral deficientes. Es por eso que todo el mundo hoy se merece algas kelp.

Factores de riesgo para padecer infección por Candida

1. Mujeres. Las mujeres son mucho más afectadas que los hombres, quizás porque las mujeres tienen más dificultades con el desequilibrio de cobre que los hombres. Además, las mujeres tienen una tasa de oxidación más lenta, en general, y esto puede desempeñar un papel importante. Además, las mujeres utilizan pastillas para el control de la natalidad y el DIU de cobre que puede alterar el metabolismo del cobre y causar otros problemas que pueden contribuir al problema.

2. Vegetarianos. Esto puede deberse a que los vegetarianos están casi todos bajos en zinc, que se encuentra casi exclusivamente en las carnes y los huevos. Como resultado, se acumulan más cobre en el cuerpo. Además, los alimentos de proteínas vegetarianas como las nueces, semillas y granos son más altas en el cobre y el más bajo en zinc. Además, las dietas vegetarianas son mucho más yin que las dietas con más carne. Además, en mi experiencia, a los vegetarianos les falta muchos otros nutrientes que se encuentran en las carnes y los huevos.

3. Bebés. Algunos bebés tienen problemas de hongos debido a que son alimentados con dulces, sobre todo. La leche tiene un poco de azúcar, pero esto solo no suele ser la causa. El muget es una forma de infección por hongos que afecta a la boca, que es a menudo debido por a alimentar a los niños con los zumos de fruta bebés, por ejemplo, o con la leche pasteurizada en vez de leche materna. La leche con chocolate es un producto horrible para los bebés, o para cualquier otra persona, para el caso.

4. Si uno come de azúcar en absoluto, o cualquier otra fruta o jugos dulces de todo tipo. La razón de esto se explica en la sección anterior.

5. Las personas con desequilibrio de cobre. Desafortunadamente, esto incluye la mayoría de la gente hoy en día. Si el desequilibrio de cobre es grave, el problema es mucho peor y, a menudo no va a desaparecer hasta que el metabolismo del cobre se corrija con un programa de equilibrio nutricional. No es sólo una cuestión de “la reducción del cobre”, como muchos médicos creen. Es más complejo. El cobre es uno de los combatientes naturales del cuerpo de la Candida. De hecho, los compuestos de cobre que se utilizan en cultivos como el sulfato de cobre, y en piscinas y bañeras de agua caliente, a veces, ayudan al control de la levadura y el crecimiento de hongos.

Síntomas de sobrecrecimiento Candida albicans

Los síntomas van desde fatiga crónica y depresión a los dolores de cabeza, hinchazón, gases y tal vez dolor u opresión en y entre la zona del omóplato. La Candida también pueden contribuir a la confusión mental, cambios de humor, pérdida de memoria, picazón, dolor en las articulaciones, indigestión, úlceras, la mayoría de los condiciones del seno y el cáncer sin duda también.

Los trastornos del aprendizaje y la conducta a menudo se deben en parte a la infección por cándida, sobre todo en los niños que comen mucha azúcar. La Cándida crónica también pueden contribuir al síndrome del intestino irritable, colitis, intolerancia a los alimentos, la acidez y la enfermedad por reflujo gástrico ácido. Una de las formas de candida es invasiva, se esconde en los órganos del cuerpo y puede ser mortal. Como la Candida Albicans produce alcohol y acetaldehído, también pueden contribuir a muchas otras disfunciones sutiles, como la toxicidad general, la disfunción del hígado, deficiencias de nutrientes y mucho más.

Algunos profesionales la culpan de la mayoría de las enfermedades a la cándida. No me parece que este es el caso. Sin embargo, crecimiento excesivo del candida es muy común y un contribuyente importante a la mala salud.


Más detalles sobre las causas de Candida

1. Candida es una oportunista. Candida albicans es siempre una infección oportunista. Esto significa que este microorganismo se encuentra comúnmente en los alimentos, utensilios de cocina, platos usados ​​para comer, e incluso en el aire que respiramos. No le molesta si tu cuerpo es fuerte y saludable. Sin embargo, se afianza y crece con facilidad en los intestinos y otras partes del cuerpo cuando se está fuera de balance. Esto es lo que se entiende por una infección oportunista. También tiende a desaparecer de forma automática sin necesidad de tratamiento cuando el cuerpo se vuelve a poner en un mejor equilibrio.

Muchas infecciones son oportunistas de esta manera, pero en especial Candida albicans.

2. Desequilibrio de cobre. El cobre es esencial para las enzimas que producen energía en el sistema de transporte de electrones de la mitocondria. Este sistema favorece lo que se llama el metabolismo aeróbico o a base de oxígeno, que es el metabolismo normal de los seres humanos. La Candida, por el contrario, florece en un medio ambiente anaeróbico. Este es un tipo diferente de metabolismo en el que se utiliza el azúcar como combustible para las mitocondrias y menos oxígeno.

El cobre se utiliza en el cuerpo humano como un agente con actividad natural anti-candida, en parte porque el cobre favorece el metabolismo aeróbico, que tiende a retardar el crecimiento de la levadura. De hecho, el cobre también se utiliza en muchas industrias para retardar el crecimiento de la levadura. Por ejemplo, los agricultores utilizan el sulfato de cobre spray en frutas y verduras para matar la levadura y el moho. Los departamentos de agua pueden añadir compuestos de cobre para el agua potable por la misma razón. El cobre puede ser añadido a las piscinas y bañeras de agua caliente para el control de la levadura.

Sin embargo, el cobre debe estar en una forma biodisponible en el cuerpo para ser utilizado correctamente. Este es un tema complejo. Sin embargo, la biodisponibilidad depende de factores tales como la valencia de los minerales, el isótopo del mineral, el compuesto que se encuentra, la capacidad del cuerpo para transportar el mineral, y tal vez otros factores.

Por qué el cobre se convierte en biodisponible.

Dr. Pablo Eck, mi maestro, así como otros investigadores encontraron que un factor que disminuye la disponibilidad de cobre está en mal funcionamiento en las glándulas suprarrenales. Esto puede conducir a la ceruloplasmina baja o baja metalotioneína. La ceruloplasmina y metalotioneína del cobre son proteínas de transporte. Con la actividad suprarrenal baja, el cobre puede no estar debidamente sujeto a transporte y por lo tanto, pueden ser menos disponibles para el cuerpo. En efecto, me parece que hasta que la actividad suprarrenal mejora, la candida será difícil de controlar. Cuando las glándulas suprarrenales y la actividad glandular tiroidea se normaliza, muchas veces desequilibrio de cobre y problemas de hongos desaparecen por sí solos sin necesidad de tratamiento específico.

Los medicamentos y el cobre. Algunos medicamentos que se sabe que hacen agravar los problemas de candida pueden hacerlo al interferir con el metabolismo del cobre. Por ejemplo, las píldoras anticonceptivas, los parches y los DIU afectan el metabolismo del cobre. Algunos antibióticos actúan mediante la eliminación de cobre en el hígado. La terapia hormonal con esteroides disminuye la actividad de las glándulas suprarrenales que hace que el cobre este menos biológicamente disponible en algunos casos. Todos ellos pueden causar o agravar la infección crónica por cándida.

El desequilibrio del cobre es más frecuente en las mujeres, que también tienden a tener una actividad mucho más lenta la glándula suprarrenal que los hombres. Las razones para esto son varias. Por ejemplo, el cobre y los niveles de estrógeno tienden a estar correlacionados entre sí y las mujeres tienen más estrógeno que los hombres, en general. El temperamento femenino también puede ser un factor.

El médico se encargará de tomar la presión arterial y el pulso, auscultará el corazón,
le revisará los ojos y efectuará un examen neurológico. El examen incluye: nivel de
pérdida de conocimiento, sentido auditivo, visión y percepción de dolor.

a. Tomografía computarizada (CT) o imágenes por resonancia magnética (MRI):

Estas pruebas pueden diagnosticar y evaluar el daño. Son pruebas que toman
imágenes del cerebro y miden el flujo sanguíneo.

3. Información que proveen estas pruebas y su utilidad:

Todos estos examenes y pruebas le inducirán al médico si los síntomas que experimenta
el paciente son de una apoplejía o de otra deficiencia. Además, proveen una pauta del
daño y ayudarán a determinar el tratamiento apropiado.

a. Debilidad súbita o adormecimiento de la cara, la mano y la pierna, generalmente, de
un solo lado.
b. Pérdida del habla y dificultad para hablar o entender.
c. Pérdida de visión en un ojo.
d. Mareos inexplicables, falta de equilibrio o caídas.
e. Dolores de cabeza agudos y súbitos.
f. Ataque pasajeros:

Alrededor de un 10% de las apoplejías son precedidas por ataques pasajeros.
Estos ataques pueden ocurrir días, semanas o meses antes de una apoplejía total.
Frecuentemente duran menos de cinco minutos y tienen los mismos síntomas de una
apoplejía.

a. Propósitos para hospitalizar el paciente:

1) Administración de medicamentes:

Los medicamentos impiden que se formen nuevos coágulos o que se agranden los
que ya existen.

2) Posible intervención quirúrgica:

La cirugía se emplea para extirpar residuos de grasa (arterosclerosis) que reducen
el flujo sanguíneo hacia el cerebro y producen la formación de coágulos.

b. Factores que determinan el grado de éxito de los tratamientos arriba mencionados:

1) La magnitud del daño.
2) El estado de ánimo del paciente.
3) La destreza del equipo/personal de rehabilitación.
4) El apoyo de los familiares y amigos.

2. Procedimientos rehabilitativos en el hogar:

a. Según sea el caso, la meta es volver a ser lo más independiente y productivo posible:

La terapia de rehabilitación requiere determinación, paciencia y una actitud positiva.

Algunas personas se recuperan totalmente con muy poco esfuerzo, mientras que otras
no responden al tratamiento. Es muy importante recibir tratamiento médico de
inmediáto. Pueden pasar unas cuantas semanas o meses para poder evaluar el impacto
de una apoplejía. Los nervios y tejidos cerebrales dañados no se regeneran, pero otras
partes del cerebro pasan a cumplir esas funciones.

a. La presión arterial alta es una de las causas de la apoplejía. Es importante revisar la
presión arterial frecuentemente y mantenerla la controlada (en valores normales/no
pligrosos).
b. Adopte una dieta balanceada baja en colesterol y grasas saturadas.
c. Si sufre de diabetes, contrólela; la diabetes aumenta el riesgo de apoplejía.
d. No fumar.
e. Si toma bebidas alcohólicas, hágalo con moderación.

1. La actitud de que el cáncer es una enfermedad del día del juicio universal esta ahora
cambiando.

2. El cáncer esta ahora reconocido como una de las enfermedades principales que posee la
mayor probabilidad de cura y de prevención.

ALGUNOS HECHOS SOBRE EL CÁNCER

1. El cáncer representa la segunda causa de muerte en Puerto Rico (y en Estados Unidos
Continentales) y afecta el 75 por ciento de las familias en Estados Unidos de Norteamérica.

2. El cáncer del pulmón posee la mayor tasa de muerte entre todos los tipos de cáncer (en
Estados Unidos de Norteamérica).

3. Por primera vez en la historia de los Estados Unidos, en el 1985 el cáncer del pulmón
llegó al nivel del cáncer en el seno como la primera causa de muerte entre las mujeres.

4. El cáncer colorectal se encuentra en aumento (Estados Unidos). La falta de fibra en la dieta
parece ser un factor importante para su desarrollo.

6. La leucemia (cáncer en los tejidos que constituyen la sangre) afecta tanto a los varones
como a las hembras, y a personas de todas las edades.

A. El Cáncer no es Solo una Enfermedad sino un Gran Grupo de Enfermedades

1. El cáncer se caracteriza por un crecimiento y propagación descontrolada de células
anormales.

2. Las células anormales causan una masa/bulto o hinchazón, las cuales se conocen como
tumores:

a. Los tumores benignos se restringen a un área particular y no experimenta cambio en
tamaño y características.

b. Los tumores malignos contienen células cancerosas; éstos comúnmente crecen,
invaden tejidos próximos y frecuentemente se diseminan hacia otras partes del cuerpo.

Las transaminasas elevadas suelen estar acompañadas de algunos de los síntomas de la hepatitis aguda: malestar general, molestias estomacales e ictericia o coloración amarillenta de la piel. En cualquier caso, el médico que solicitó la analítica orientará al paciente en el diagnóstico y realizará las exploraciones oportunas para dar con las causas y establecer si precisa tratamiento.

La disminución del nivel de transaminasas en la sangre o las transaminas bajas se pueden dar durante el embarazo y en caso de deficiencia de vitamina B6.

Aunque los valores de las transaminasas pueden variar en función del laboratorio donde se realice la analítica sanguínea, los valores normales de la enzima GOT-ALT (transaminasa glutamicopirúvica o alanina aminotransferasa) se sitúan entre 0 y 37 U/L; la GPT-AST (glutámico-oxalacétina o aspartato aminotransferasa), entre 0 y 41 U/L; y la transaminasa GGT, entre 0 y 50 U/L.

En caso de que se descubra una alteración en los análisis de sangre que consiste en el aumento, por encima de los valores normales, de las transaminasas y no exista patología que requiera ser tratada, es posible bajar las transaminasas siguiendo una serie de consejos básicos. Es importante recordar que el hígado es la fábrica química del organismo, y que suele alterarse por la alimentación y otros hábitos nocivos.

A la hora de proteger el hígado y evitar así una alteración de las transaminasas, se debe suprimir o restringir el consumo de bebidas alcohólicas y de alimentos muy grasos o procesados, así como de los productos azucarados y con mucha sal. Es bueno beber agua en abundancia para que el hígado metabolice mejor las grasas y las elimine.

También pueden resultar útiles las infusiones depurativas de diente de león o cardo mariano, el cual estimula el crecimiento de células hepáticas nuevas. Entre los alimentos beneficiosos para las patologías hepáticas o que cuidan el hígado, cabe destacar la alcachofa.

No olvides que el médico siempre tendrá la última palabra y dará a cada paciente las recomendaciones adecuadas para bajar las transaminasas.

La cirrosis hepática es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones.

La cirrosis hepática es la consecuencia final de muchas enfermedades hepáticas crónicas que lleva a la pérdida de la arquitectura normal del hígado y una disminución progresiva de sus funciones. Cualquier enfermedad que produzca una inflamación crónica del hígado puede, en el curso de años, llegar a producir cirrosis. La cirrosis se define por las alteraciones estructurales que aparecen en el hígado. Las fundamentales son tres:
➤ necrosis hepatocelular
➤ fibrosis
➤ nódulos de regeneración.

Necrosis significa muerte o destrucción de las células del hígado. En los pacientes que llegarán a desarrollar cirrosis esta muerte celular se produce de modo continuo, como consecuencia del daño hepático que produce la causa de la enfermedad. Las células muertas son, durante mucho tiempo, sustituidas por otras nuevas, hecho denominado regeneración. La fibrosis es la consecuencia del proceso de cicatrización que producen las lesiones inflamatorias que ocurren en el hígado, de manera que con el paso de los años el hígado se convierte en un órgano con gran cantidad de tejido cicatricial que altera por completo su estructura. Como consecuencia, las células nuevas, generadas para sustituir a las desaparecidas, no pueden colocarse en el lugar adecuado y se sitúan donde les permite la trama de cicatrices que surca el hígado. Por este motivo se habla de nódulos de regeneración, por encontrarse grupos de células hepáticas rodeados de fibras colágenas (de cicatriz) formando nódulos. Además, esta trama fibrosa produce un segundo efecto que es cerrar y endurecer los pequeños vasos hepáticos (sinusoides) por los que circula la sangre a través del hígado. Este hecho va a tener una consecuencia muy importante: aumentar la dificultad (resistencia) para que la sangre que entra en el hígado por la vena porta circule a través del órgano. Esta dificultad genera un aumento de presión en todo el sistema venoso que aporta sangre al hígado (el sistema portal) y a este hecho, capital en las complicaciones de la cirrosis, se le denomina hipertensión portal. Por otra parte, la capacidad de regeneración hepática no es infinita, de manera que llega un momento en que empieza a disminuir la cantidad total de células hepáticas, y el hígado es progresivamente más incapaz de cumplir adecuadamente sus múltiples funciones. Por lo tanto, al final, todas las manifestaciones clínicas de la cirrosis son la consecuencia de dos hechos fundamentales: la insuficiencia hepatocelular y la hipertensión portal. Epidemiológicamente es una enfermedad importante que está incluida entre las 10 principales causas de muerte en los países occidentales.

Hay muchas causas de cirrosis. Las principales en nuestro medio son dos: El consumo excesivo de alcohol (cirrosis etílica o alcohólica) y la hepatitis crónica por virus C (cirrosis por virus C), que son responsables del 80 por ciento de los casos de cirrosis en España. Además, se puede producir cirrosis por hepatitis crónica por virus B, por infección crónica mixta por virus B y virus D, por enfermedades, denominadas colestásicas crónicas (que afectan a la producción o a la salida de la bilis del hígado, tales como la cirrosis biliar primaria o la colangitis esclerosante) y por enfermedades metabólicas congénitas del hígado que se manifiestan en la vida adulta, como la hemocromatosis primaria (sobrecarga hepática de hierro -bastante frecuente-), la enfermedad de Wilson (sobrecarga hepática de cobre -muy rara-) y el déficit de alfa-1-antitripsina (también bastante rara). Otras causas poco comunes de cirrosis son la hepatitis autoinmune, en la que se produce una agresión al hígado por parte de nuestro propio sistema defensivo, y la toxicidad hepática por algunos fármacos. Existen otras causas mucho más raras y algunas específicas de la infancia que producen cirrosis precoz en niños o adolescentes. Todas las enfermedades citadas necesitan años de evolución para llegar a producir cirrosis. Además, en muchos casos, el consumo excesivo de alcohol o la hepatitis crónica por virus C no llegan a producir cirrosis y el paciente fallece por un motivo independiente de la enfermedad hepática.

¿Quiénes están expuestos a padecer cirrosis?

Todas las personas con una enfermedad hepática crónica tienen riesgo de desarrollar cirrosis. Por este motivo, para individualizar el riesgo, para valorar la posibilidad de tratamiento de la enfermedad causante del daño hepático y para prevenir complicaciones, estas personas deben ser vigiladas periódicamente por el médico.

Los síntomas dependen de la gravedad del daño hepático. Cuanto más insuficiencia hepática y más hipertensión portal existan más intensos son los síntomas del paciente. En las fases iniciales los pacientes pueden estar asintomáticos y llevar una vida normal no siendo, por tanto, conscientes de su enfermedad. De hecho, en algunos casos la enfermedad se descubre de modo casual durante una revisión general de salud o al consultar por otra enfermedad no relacionada. Más adelante, el paciente se encuentra cansado, le falta energía, pierde el apetito, puede tener molestias digestivas y perder peso y masa muscular. Cuando la enfermedad está avanzada, el paciente se encuentra siempre enfermo, no puede llevar vida normal y aparecen, entre otros los siguientes síntomas principales:

➤ Ictericia, que es una coloración amarillenta de la piel debida a la incapacidad del hígado de eliminar la bilirrubina de la sangre.

➤ Cambios en la piel: Aparición de dilataciones vasculares sobre todo en las mejillas, tronco y brazos, que según su forma se llaman telangiectasias o arañas vasculares. Además, puede aparecer enrojecimiento de las palmas de las manos y los pulpejos de los dedos y las uñas cambian su color rosado por otro más blanquecino.

➤ Retención de sal y agua, que se manifiesta por un acúmulo de líquido en las extremidades inferiores (edemas) y en al abdomen (ascitis), que se distiende.

➤ Facilidad para el sangrado: El hígado fabrica muchas de las sustancias que permiten la coagulación de la sangre. Al fallar el hígado es frecuente el sangrado por las encías, por la nariz y la aparición de hematomas con golpes suaves. Además, debido a la hipertensión portal el bazo secuestra plaquetas, que son células de la sangre muy importantes para la coagulación, lo que también facilita el sangrado. Algunos pacientes presentan hemorragias internas graves, sobre todo en el aparato digestivo, debido a la rotura de varices (venas dilatadas, que se forman como consecuencia de la hipertensión portal) en el esófago o el estómago. Estas hemorragias son graves, pueden ser mortales y requieren ingreso en un hospital para su tratamiento.

➤ Cambios en la conducta y en el nivel de consciencia: El hígado se encarga de retirar de la sangre sustancias tóxicas para el cerebro. Cuando el hígado fracasa, estas sustancias producen una intoxicación cerebral que se manifiesta por insomnio nocturno, somnolencia diurna, cambios en la conducta y en el humor y finalmente, desorientación y progresiva disminución del nivel de consciencia que puede llegar al coma. Esta complicación es grave y requiere ingreso hospitalario.

➤ Cambios en la función sexual: Debido a cambios hormonales y a la desnutrición, es frecuente la pérdida del deseo y la potencia sexual en los varones y de la menstruación y de la fertilidad en las mujeres aún en edad de procreación. Además, en los varones estos cambios hormonales pueden producir aumento del tamaño de las mamas (ginecomastia), que a veces son dolorosas.

➤ Desnutrición: El hígado es muy importante en la absorción y aprovechamiento de los nutrientes que ingerimos. Por ello, en fases avanzadas, los cirróticos se hallan desnutridos y pierden mucha masa y fuerza muscular.

➤ Otras complicaciones: la cirrosis es el factor de riesgo más importante para la aparición de cáncer de hígado y esta es una complicación muy grave que aparece en algunos pacientes cirróticos.

La cirrosis se sospecha por:
➤ Historia clínica; antecedentes de consumo de alcohol, factores de riesgo para la hepatitis crónica B y C (uso de drogas por vía parenteral, promiscuidad sexual, pareja sexual de enfermos de Hepatitis B o C); fármacos, tratamientos de herbolarios y homeópatas y consumo de drogas; presencia de prurito en la mujer, patología pulmonar o historia familiar de enfermedades hepáticas.

➤ Exploración del paciente; presencia de hepatomegalia (aumento del tamaño del hígado), esplenomegalia (aumento del bazo), presencia de lesiones cutáneas como las arañas vasculares, telangiectasias en los pómulos o enrojecimiento de las palmas de las manos.

➤ Estudios analíticos; alteración en el número de células sanguíneas, marcadores de la función hepática, o de infecciones por los virus de la hepatitis B o C, entre otros y estudio de la coagulación.

➤ Ecografía abdominal es muy útil y permite frecuentemente el diagnóstico indirecto.

➤ El diagnóstico directo de certeza se realiza mediante biopsia hepática.

Las cosas más importantes que puede hacer una persona para prevenir la cirrosis son: no consumir alcohol en exceso y hacer una consulta inicial para valorar clínica y analíticamente si existe una enfermedad hepática crónica silente que pueda llegar a producir cirrosis. Si un paciente sabe que tiene alguna enfermedad hepática debe consultar periódicamente con su médico por si es una enfermedad tratable, cuya progresión se pueda evitar (enfermedad alcohólica o hepatitis B o C, por ejemplo).

La cirrosis como tal carece de tratamiento médico específico dado que es irreversible. Se pueden tratar algunas de las enfermedades que la producen y evitar o retardar la evolución de una cirrosis en estadio inicial a las fases avanzadas. En las Cirrosis por Hepatitis B o C, existen distintos fármacos, según el virus causal, indicados para el tratamiento de hepatitis crónica activa o cirrosis hepática. Deben evitarse escrupulosamente las sustancias hepatotóxicas (drogas, algunos medicamentos, plantas medicinales y el alcohol). Tienen tratamiento preventivo o paliativo algunas de las complicaciones de la cirrosis tales como las hemorragias digestivas, la retención de líquidos y la encefalopatía hepática, que siempre deben ser indicados por un médico. Se emplean tratamientos dietéticos y farmacológicos. Entre los dietéticos está la reducción de la sal para prevenir la retención de líquidos y la de proteínas (carnes, pescados) para la encefalopatía hepática. Como es necesaria una buena nutrición y, hasta que hay riesgo de encefalopatía, la restricción de proteínas no es necesaria, la dieta debe ser siempre supervisada por el médico. A veces se necesitan suplementos de vitaminas y minerales. Entre los fármacos se usan fundamentalmente los diuréticos para tratar la retención de líquidos y los llamados beta-bloqueantes para prevenir las hemorragias digestivas. Pueden ser necesarios otros muchos fármacos para tratar las complicaciones pero la mayor parte de ellos se usan fundamentalmente en el ámbito hospitalario. Finalmente hay que conocer que el tratamiento definitivo de la cirrosis es el trasplante hepático. Se realiza en los pacientes en que se estima una supervivencia menor de dos años, a consecuencia de la cirrosis, y en los que no existe contraindicación para realizarlo por otros motivos. Es muy importante que todo paciente con cirrosis sea visitado por su médico al menos 2 veces al año y siempre que presente alguna complicación. Esto permite al médico estimar más fiablemente el momento en el que el paciente debe ser considerado candidato a trasplante y proceder a su estudio como tal. Esperar a que el paciente esté en muy mala situación por cirrosis muy avanzada aumenta mucho las posibilidades de que el fallecimiento se produzca antes de que de tiempo a realizar el trasplante.

Artículo facilitado por:

¿Cuándo sospechar la hidatidosis?

No existen síntomas específicos, siendo los primeros años de desarrollo del quiste incluso totalmente asintomáticos. Sin embargo, cuando alcanzan ya un cierto tamaño y aparecen las complicaciones evolutivas descritas, es cuando dan síntomas. Estos pueden ser por la aparición de una sensación de masa que el paciente descubre un día, al observarse o palparse, y que puede acompañarse de molestias vagas e imprecisas. Esta situación suele darse en los quistes hepáticos superficiales que crecen hacia el abdomen haciéndose manifiestos. En el pulmón suele aparecer tos, fatiga y dolor torácico. También pueden aparecer síntomas por compresión de órganos vecinos.

La clínica más frecuente es la determinada por las complicaciones evolutivas del quiste. Pueden dar lugar a fiebre alta con importante afectación general, incluso shock séptico, cuando el quiste se infecta por fisuración. Estos episodios de fisuración también dan lugar a molestias o dolor local, o a crisis de urticaria por la sensibilización alérgica desarrollada a lo largo de los años frente a las proteínas del parásito.

El quiste puede romperse bien de forma espontánea o traumática, dando lugar a graves crisis de dolor y fenómenos de anafilaxia con urticaria e incluso shock. Al romperse el quiste, pueden liberarse tanto vesículas hijas como líquido hidatídico, produciendo siembra peritoneal (diseminación por el peritoneo) o pleural (diseminación por la pleura) con hidatidosis secundaria, de difícil solución en muchos casos.

Si el quiste se abre a la vía biliar, aparece ictericia y colangitis (inflamación de la vía biliar) con dolor y fiebre. En casos de apertura al bronquio, puede aparecer vómica, dolor fiebre y hemoptisis.

En muchas ocasiones, el quiste hidatídico aparece de manera casual en estudios radiológicos o ecográficos realizados por otros motivos. En pulmón, se manifiesta en la radiografía simple como una sombra redondeada de densidad agua, de límites bien definidos. En hígado, bien puede verse una imagen redondeada de densidad calcio si el quiste está total o parcialmente calcificado, o puede existir una elevación del diafragma derecho. La ecografía (que no es válida en pulmón), muestra una imagen redondeada, con un cierto refuerzo de pared y con ecos en su interior que traducen la presencia de múltiples vesículas, si es que existe.

B. Detectando/Diagnosticando la Artritis

1. Las radiografías son efectivas para mostrar la degenración de las articulaciones que
resultan de la osteoartritis y pueden revelar la enfermedad diez años o más antes que
surjan los síntomas.

2. Las pruebas sanguíneas para determinar la sedimentación de los eritrocitos (globulos
rojos), una prueba que indica cuan rápido los globulos rojos se asentan en un tubo, son utilizadas para detectar la artritis reumatoide.

C. Tratamiento para la Artritis

1. No existe niguna cura conocida para la artritis.

2. El tratamiento se dirige en aliviar el dolor y la inflamación.

3. La dieta no representa un factor causar ni una cura para la artritis.

4. El tratamiento actual depende del tipo de artritis, su severidad y como responde la
artritis.

5. Los enfoque básicos para el tratamiento de la artritis incluyen:

1) La administración de aspirina representa la mayor parte del tratamiento.

2) Otras drogas utilizadas en la terapia incluyen inyecciones especiales de
medicamentos, cortizona, medicamentos antimalarios, agentes inmunosupresivos,
y medicamentos anti-inflamatorios.

b. Terapia con calor en la forma de baños calientes, paños/envolturas calientes,
lamparas de calor, y cera caliente es relajante y sedativo/confortable y ayuda a las
articulaciones a moverse con mayor eficiencia y con menos dolor.

c. La natación es frecuentemente recomendado porque el cuerpo pesa menos en el agua,
los cual facilita el movimiento de las extremidades.

f. Como último recurso se utiliza la cirugía, la cual puede proveer alivio al dolor y
retornar el movimiento a las articulaciones degeneradas en algunos casos cuando
ningún otro tratamiento funciona.

1. El pericráneo (cuero cabelludo), vasos sanguíneos, y ciertos revestimientos del cerebro
son sensitivos al dolor. (El cerebro y los huesos del cráneo no perciben dolor en una
estimulación directa).

2. La tensión muscular es la fuente más común para el dolor de cabeza.

3. El dolor de cabeza puede ser un síntoma de otra enfermedad.

4. Los doleres de cabeza pueden ser psicogénicos:

Esto significa que resultan del distres o estrés negativo, tales como los conflictos
emocionales y ansiedad.

B. Tipos de Dolores de Cabeza Crónicos:

1. Dolores de cabeza que resultan de las contracciones musculares (dolores de cabeza de
tensión):

a. El dolor de cabeza surge sin advertencias.
b. Comunmente, el dolor aparece lentamente y se encuentra acompañado por una
percepción de pulsación (palpitación o latido) y desvaído o entumecimiento en la
cabeza.
c. Comunmente el dolor puede ser alivido con el relajamiento.

a. Los dolores de cabeza clasificados como migraña son de tipo vascular debido a que
resultan de la vasodilatación (dilatación de los vasos sanguíneos) de los vasos que
irritan los receptores de dolor.
b. Los síntomas iniciales pueden ser de tipo visual, en los cuales se pueden ver puntos
brillantes o luces centellantes.

3. Dolores de cabeza agrupados:

a. Son dolores de cabeza de tipo vascular inducidos por cambios en los vasos sanguíneos
de la cabeza.
b. Estos tipos de dolores de cabeza tienden a surgir en grupos durante un período de días,
semanas o meses.

4. Dolores de cabeza secundarios:

a. Son dolores de cabeza asociados con enfermedades, lesiones u otras condiciones de
salud.
b. Algunas condiciones de salud responsables para los dolores de cabeza secundarios
incluyen:

1) Hipertensión (alta presión arterial).
2) Infecciones sinusales.
3) Alergias.
4) Resfriado común.
5) Lesiones en la parte externa o interna de la cabeza.
6) Problemas con la vista.

5. Dolores de cabeza psicológicas o de conversión:

a. Causado por el estrés (distrés) y son completamente de origen psicológico, sin
manifestaciones físicas.
b. El dolor es real, pero no hay músculos involucrados y los vasos sanguíneos no se
encuentran dilatados.
c. Indiferentemente de cual sea la causa, estos dolores de cabeza no responden a
medicamentos/analgésicos comunmente utilizados para los dolores de cabeza.
d. Por lo regular, ocurren por años y se encuentran asociados con alteracines en sueño
nocturno (el dormir).

C. Como Manejar los Dolores de Cabeza

1. Los Dolores de cabeza leves son usualmente temporeros y por lo regular no requieren
ninguna atención médica. Estos dolores pueden prevenirse o aliviarse mediante:

En estos casos los mejores resultados son aquellos que combinaron la terapia tradicional con el Plan trofológico completo o personalizado.

El resultado fue que aquellos que usaron la Trofología doblaron y más del 60% triplicaron la esperanza y calidad de vida fue muy superior al de aquellos que solo tomaron la terapia tradicional (quirúrgica, quimioterapia, etc.).

Aun cuando se toman en cuenta estos otros factores, las tasas de supervivencia sólo son, en el mejor de los casos, cálculos aproximados.

Tasa de supervivencia relativa a 5 años:

  • Localizado: significa que el cáncer sigue confinado en el hígado, e incluye cánceres en etapa I, II y algunos en etapa III. Esto incluye a una amplia variedad de cánceres, algunos de los cuales son más fáciles de tratar que otros.
  • Regional: significa que el cáncer ha crecido hacia los órganos adyacentes o se ha propagado a los ganglios linfáticos cercanos, e incluye los cánceres en etapas IIIC e IVA.
  • Distante: significa que el cáncer se ha propagado a órganos o tejidos distantes, y es lo mismo que etapa IVB.

Para todas las etapas combinadas, la tasa relativa de supervivencia hasta los 5 años del cáncer de hígado es de aproximadamente 10%. Sin el uso de la Trofología. Dando unos resultamos muchísimo mejor, superando en muchos casos el 88%, inclusive superando más de 10-15 años.

Parte de la razón de esta baja tasa de supervivencia consiste en que la mayoría de los pacientes con cáncer de hígado también tienen otros problemas del hígado, como cirrosis, la cual por sí sola puede ser fatal, si no se pone en práctica un buen Plan trofológico completo o mejo personalizado.

Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Dolor abdominal.
  • Malestar general.
  • Pérdida de peso, excesivo sin motivo aparente.
  • Dolor abdominal.
  • Náusea.
  • Anorexia.
  • Vómito.
  • Ascitis.
  • Masa de gran tamaño que se puede palpar en la parte superior derecha del abdomen.
  • Fiebre.
  • Ictericia – color amarillo de la piel y de los ojos.
  • Etc.

Una vez más se demuestra la máxima urgencia en a dotar un Plan trofológico completo o personalizado, para estos enfermos.

Aproximadamente 25000 casos en los estados unidos en 2011, pero tal vez es el tumor más frecuente en el mundo.

La proporción de varones; mujeres es de 4:1; el tumor suele desarrollarse sobre el hígado cirróticos.

En la mayoría de los casos, la causa del cáncer hepático generalmente es la cicatrización del hígado (cirrosis). La cirrosis puede ser causada por:

Consumo abuso de alcohol (la causa más común en los Estados Unidos y Rusia), cirrosis por cualquier cosa, Enfermedades autoinmunitarias hepáticas, Diabetes, Infección por el virus de la hepatitis B o C, Esteatohepatitis, Inflamación prolongada (crónica) del hígado, Sobrecarga de hierro en el cuerpo ( hemocromatosis ), Exposición a aflatoxinas, Antecedentes familiares de cáncer, Síndrome metabólico, Obesos ciertos tipos de, Cirrosis biliar primaria, etc.

Los pacientes con hepatitis B o C están con más riesgo de cáncer del hígado, incluso si no tienen cirrosis. A saber.

La resección quirúrgica o el trasplante hepático constituyen opciones terapéuticas, pero con resultados muy negativos, porque no tiene éxito.

Esto no es la manera de trabajar, por esto no funciona, alguien no sé porque se ha olvidado de la madre naturaleza la única con poder verdadero de la regeneración y reparación y el resultado es este.

El pronóstico es poco alentador, a saber, dado que sólo del 6 al 10% de los carcinomas hepatocelulares se pueden extirpar completamente con cirugía.

Si el cáncer no se puede extirpar por completo, la enfermedad generalmente es mortal al cabo de 3 a 6 meses. A saber.Sin el uso de un buen Plan trofológico completo o mejor el personalizado.

Cuántas de estas víctimas hubieran podido recuperarse ó mantenerse en vida ó tener una mayor vida digna. Si se hubiera escuchado a la madre naturaleza (Trofología), cuantas señor..

Recordemos que la Trofología avanzada (binipatia), tiene el extraordinario poder de eliminación de las células cancerígenas (tumores), al igual que su maravillosa estrategia para detener el cáncer, al provocar la muerte de las células del cáncer por hambre.

Esta es la maravillosa estrategia de la Trofología avanzada, hacer morir de hambre al cáncer mientras alimenta a las células sanas y el sistema inmunológico, esto no lo puede hacer hoy en dia por desgracia ningún medicamento o conjunto de ellos.

Es una gran lastima y pérdida de vidas por no entender o comprender el poder de la Trofología avanzada, que junto con la cirugía, etc. Da resultados jamás alcanzables por otros métodos terapéuticos usados en clínicas y hospitales, excepto los que si utilizan la Trofología con gran beneficio para el paciente y el centro hospitalario o clínico.

Hemos visto grandes remisiones de cáncer avanzado en cientos de enfermos incluidos los que estaban ya totalmente desahuciados por su oncólogo u hospital.

También se incluyen en los casos en las fases finales, ver como la Trofología avanzada es capaz de detener el avanza del cáncer o tumor en estos casos es un logro inalcanzable por ninguna otra técnica o terapia hoy en día.

Es tan eficaz que muchas clínicas, hospitales y centros especializados; cuando utilizan la Trofología como ayuda a las de más terapias el éxito en la mayoria de los casos es palpable y visible en los pacientes al igual que en la supervivencia y calidad de vida.

Recordar esto por que de seguro en parte dependerá de su supervivencia y calidad de vida: alimente a su cuerpo y no al cáncer o tumor. En esta enfermedad no vale olvidarse de este consejo, porque de ello puede depender su vida.

En los últimos años gran parte de los estudios han evaluado los resultados de la combinación de la quimioterapia con la Trofología, especialmente con un buen Plan trofológico completo o mejor personalizado.

Estos planes trofologicos están realizados y diseñados junto con nuestros colaboradores especialistas profesionales (médicos, oncólogos (especialistas en el cáncer), endocrinos, genetistas, inmunólogos, etc.

Las ventajas potenciales del tratamiento combinado incluyen la oportunidad de tratar tanto la enfermedad locorregional como la micrometastásica, seguramente presente en el momento del diagnóstico y la posibilidad de incrementar sustancialmente la eficacia al máximo.

PORFIRIAS ERITROPOYÉTICAS:

Las Porfirias se consideran eritropoyéticas cuando el tejido en el que predomina el déficit enzimático es la médula ósea.

  1. Porfiria Eritropoyética congénita (PEC) o Porfiria de Günther: Se la considera extremadamente rara. Es de las Porfirias menos frecuentes (200-300 casos en el mundo). Fue la primera Porfiria descrita (Günther,1911).
    Se asocia a una deficiencia muy profunda en la actividad de la enzima URO-gen III. La herencia es de carácter autosómico recesivo. Se han descrito 22 mutaciones del gen.
    Los síntomas se presentan en los primeros meses de vida. El primer signo que alarma a la familia es la orina roja (tonalidad vino tinto) que mancha el pañal del bebé.
    Hay una sensibilidad extrema a la luz solar que desde la infancia se manifiesta con lesiones dérmicas en las zonas expuestas.
    Las lesiones son intensas. Las dolorosas erosiones y las cicatrizaciones reiteradas pueden terminar originando atrofia epidérmica, esclerodermia, retracciones y destrucciones óseas y cartilaginosas, más acusadas en el rostro y las manos. Por ello se la conoce también como Porfiria mutilante.
    Otro signo característico es la eritrodoncia (coloración marrón oscuro de los dientes, sobre todo de leche, por el acúmulo de porfirinas). En ocasiones existe anemia hemolítica de diversa consideración, que puede requerir transfusiones e incluso la extirpación del bazo.
  2. Protoporfiria Eritropoyética (PPE): Está causada por una deficiencia de la enzima ferroquelasa, en el último paso de la formación del HEMO.
    La herencia tiene carácter autosómico dominante, aunque la transmisión parece seguir un patrón más complejo.
    Es más frecuente que la PEC, con una prevalencia entre 1/75.000 y 200.000.
    Se conocen más de 50 mutaciones del gen. La Protoporfirina se acumula en la médula ósea, glóbulos rojos y, en grado muy variable, en el hígado.
    Se manifiesta con sensibilidad a la luz solar. La exposición a ella produce, de forma brusca, comezón y enrojecimiento de la piel, que pueden remitir en horas (12-24 horas, por regla general). Como suele iniciarse en la infancia, el signo que puede alertar a los padres es que el niño se vuelva irritable y/o presente dichos síntomas dérmicos bruscos, después de estar expuestos al sol. La formación de ampollas y cicatrices es menos común que en los otros tipos de Porfirias cutáneas (CPH, PV, PCT y PEC).
    Las reiteradas exposiciones a la luz y las lesiones consecuentes pueden producir un aspecto envejecido de la piel, más acusado en nudillos y zonas malares de la cara.
    De producirse anemia, ésta es siempre leve o moderada. El riesgo de desarrollar una hepatopatía es muy bajo (1%) pero al igual que en la PV se debe vigilar la posible formación de cálculos biliares favorecidos por la gran eliminación de porfirinas por tal ruta.

La infección por VEB es de distribución mundial. Su prevalencia es elevada, habiéndose observado que 95% de adultos tienen anticuerpos frente a este virus. La infección por VEB se adquiere en edades tempranas. En EEUU 50% de los niños menores de 5 años tienen anticuerpos específicos. Algo similar se observó en San Pablo donde alrededor de 80% de los menores de 12 años tienen anticuerpos contra el VEB. En general la infección es subclínica en la infancia temprana. La MNI clínicamente manifiesta se observa preferentemente de adolescentes y adultos jóvenes (edad promedio 15 a 25 años) por lo que el SMN por este virus se observa con mayor frecuencia en aquellas poblaciones con mejor estado socio-económico en quienes la exposición primaria al virus se demora hasta la segunda década de la vida. La escasa incidencia de MNI en los negros quizá se relacione con la infección primaria más precoz con el VEB.

El grado de contagiosidad es escaso. Se transmite en forma directa, de la persona infectada (sintomática o no) a la suceptible, por contacto íntimo, a través de la saliva, por lo que la enfermedad se conoce como "enfermedad del beso" o "enfermedad de los enamorados". Después de la infección aguda el virus puede persistir hasta 18 meses en la faringe y posteriormente reaparecer en forma intermitente, eliminándose por la saliva, constituyendo el reservorio primario para la transmisión. El virus fue recogido de la saliva de 20 a 33% de portadores sanos y de 90% de inmunocomprometidos. Lo antedicho permite comprender que solo 6% de los casos de MNI refieren haber tenido contacto previo con otro enfermo de MNI. También puede propagarse por sangre o transplantes y al parecer por contacto sexual, al haberse encontrado el virus en la mucosa y las secreciones genitales. El VEB es candidato a integrar la lista de ETS. El riesgo de infección perinatal parece ser muy poco, aunque se han descrito anomalías placentarias y miocarditis fetal en los productos de abortos de mujeres que cursaron una MNI durante el embarazo.

El período de incubación es de 30 a 45 días. Le sigue el período prodrómico que dura de 7 a 14 días y está caracterizado por astenia, mialgia y cefalea. Posteriormente se asiste al período de estado, que suele ser de comienzo insidioso, pero en algunos casos se inicia en forma brusca con fiebre alta, escalosfríos, sudores, malestar general, cefalea, mialgias, edema periorbitario, anorexia, malestar abdominal y odinofagia, siendo este último el motivo de consulta más frecuente. La faringitis reviste las características descritas para el SMN. Las amígdalas están aumentadas de tamaño y pueden observarse petequias en la unión del paladar duro con el blando. Si bien la erupción cutánea propiamente viral se describe solo en 5% de los casos, es muy frecuente la erupción máculopapular pruriginosa (90%) en aquellos que recibieron aminopenicilinas.
Se han descrito úlceras genitales en personas con MNI, especulándose que el VEB pudo haber sido transmitido por contacto orogenital. La infección por VEB podría ser incluido en el diagnóstico diferencial de úlceras genitales cuando otras causas más comunes fueron excluidas.

Las manifestaciones clínicas y la frecuencia con que se observan, según estadísticas extranjeras, son:

En raras ocasiones se producen complicaciones.

La enfermedad suele ser benigna y autorresolutiva en un período de 2 a 3 semanas. La respuesta inmune humoral del huésped parece ser importante para prevenir las recurrencias. Pero la respuesta de la inmunidad celular sería la encargada de controlar la infección aguda y las reactivaciones. Las alteraciones en la respuesta inmune celular podría ser la responsable de infecciones no controladas y desórdenes linfoproliferativos. Es posible que la anormal respuesta del huésped pueda explicar la existencia de formas complicadas y crónicas de la enfermedad.

Pocas veces se observan formas severas de enfermedad y son raras las MNI crónicas activas.

Entre los síntomas y signos de MNI severa o infección primaria atípica por VEB se incluyen: fiebre en picos por más de 3 semanas, hipoxemia (por obstrucción de la vía aérea alta o neumonitis intersticial), dolor torácico (sugestivo de miopericarditis), dolor abdominal (por rotura de bazo), sangrado (por trombocitopenia), alteraciones mentales (por meningoencefalitis), ictericia (por hepatitis), leucopenia

La manifestación hematológica principal es el aumento del número de linfocitosis circulantes, absoluto
(> 4.500/mm3) y relativo (> 50%), lo que ocurre en 70% de casos. Los linfocitos alcanzan su nivel más elevado entre la 2ª y 3ª semana, por lo que un recuento precoz puede no manifestar la alteración. Los linfocitos atípicos son sugestivos de MNI, aunque no patognomónicos, ya que también se observan en los SMN de otras etiologías. Son de mayor tamaño que los linfocitos maduros de sangre periférica, con citoplasma vaculado y basófilo; sus núcleos suelen ser segmentados y excéntricos. La cantidad de linfocitos atípicos es variable, en algunos enfermos es mínima o nula, mientra que en otros llega a 90%. En más de la mitad de los pacientes hay neutropenia relativa y absoluta con leve desviación a la izquierda. Ocasionalmente se ha documentado granulocitopenia muy pronunciada. La trombocitopenia leve o moderada puede estar presente hasta en 50% de casos, aunque raramente es pronunciada.

En la mayoría de los enfermos se observan alteraciones en el funcional y enzimograma hepático: signos de colestasis intrahepática y niveles aumentados de las enzimas hepatocelulares (GOT, GPT y LDH) en 2 o 3 veces lo normal, sin alcanzar los altos valores observados en las hepatitis virales (

Puede hacerse por 2 técnicas: 1) indirecta: respuesta serológica y 2) directa: demostración del virus, sus antígenos o DNA viral.

La detección de anticuerpos heterófilos es la prueba fundamental para el diagnóstico de MNI. Los anticuerpos heterófilos reaccionan con antígenos de superficie de eritrocitos de carnero a los que aglutina, o de buey a los que lisa. La prueba clásica es la de Paul Bunnell que consiste en enfrentar suero del enfermo con glóbulos rojos de carnero, resultando positiva en alrededor de 90% de los casos de MNI, en algún momento de la enfermedad. Esta prueba puede ser falsamente positiva en el caso de otras enfermedades como hepatitis viral, leucemia, linfoma, enfermedad del suero, por lo que es necesario complementarla con la absorción previa del suero con células de riñón de cobayo (Paul Bunnell-Davidsohn, PBD). Un título superior a 1:56 de esta prueba se considera diagnóstico de MNI. En 10% de enfermos no se detectan anticuerpos heterófilos. Las causas de la falsa negatividad son: edad (niños pequeños), extracción precoz de la muestra (repetirla), falta de sensibilidad de la técnica (la sensibilidad aumenta usando hematíes de caballo). Los anticuerpos heterófilos persisten en niveles decrecientes alrededor de 9 meses después de la fase aguda. En la actualidad se han introducido en el mercado métodos sensibles y específicos para la demostración de anticuerpos heterófilos como el de aglutinación en porta (Monospot), considerándose positivos los títulos mayores de 1:2. La correlación entre los resultados obtenidos con ambas técnicas es relativamente buena, aunque la sensibilidad de los métodos comerciales es ligeramente superior a la del método clásico en tubo de ensayo. En ocasiones se han comunicado resultados falsos positivos con la prueba de Monospot en paciente con linfoma o hepatitis, pero la frecuencia es muy baja. Los pacientes con inmunodeficiencias congénitas o adquiridas que desarrollan MNI aguda pueden tener respuestas serológicas atípicas: falta de anticuerpos anti-VCA y anti EA, pero lo más importante es el no desarrollo de anti-EBNA. La detección de DNA VEB en suero por PCR es el criterio diagnóstico de infección aguda por VEB en estos casos.

Diagnóstico serológico de infección por VEB

El diagnóstico diferencial con otras etiologías causantes de SMN, en primer lugar se debe realizar con el VIH. El VIH puede ocasionar en la etapa de primoinfección una enfermedad similar a la MNI.
Este es un virus RNA que pertenece a la familia Retroviridae y posee una enzima característica: la trasncriptasa inversa.

El citomegalovirus (CMV), puede ocasionar entre otros, un cuadro clínico similar al VEB. Es la causa más frecuente de SMN con anticuerpos heterófilos negativos. Se adquiere generalmente por vía sexual, siendo otras vías de transmisión sanguínea, digestiva y aérea. Es un herpesvirus y al igual que los otros virus de esta familia tiene la particularidad de producir infección latente y reactivarse por factores dependientes del huésped. La infección se acompaña de una secuencia característica de cambios morfológicos que se inician con la contracción celular, seguida de la aparición de inclusiones intranucleares y citoplasmáticas de células gigantes, por ello el nombre de enfermedad de la inclusión citomegálica.

Tienen valor diagnóstico la corioretinitis que es característica o el hallazgo de cuerpos de inclusión nucleares característicos en cualquier tejido (índice de infección activa).

La infección por herpesvirus humano 6 es muy frecuente en la infancia, presentando anticuerpos específicos frente a este virus un 90% de los niños de 4 años. Es el agente del exantema súbito del niño, aunque habitualmente la infección cursa en forma asintomática. En el adulto puede dar un SMN. Las transaminasas suele aumentar más que en los SMN de otras etiologías, alcanzado niveles similares a los observados en las hepatitis víricas agudas. El diagnóstico se realiza por métodos serológicos.

La infección toxoplásmica adquirida del adulto inmunocompetente es generalmente asintomática. Está causada por un parásito intracelular: Toxoplasma gondii. Es un infección altamente prevalente estimándose que 60% de los adultos tienen anticuerpos contra este germen por haber contraido la infección en algún momento de su vida. Es causa frecuente de afectación linfática ganglionar del adulto. La infección en el hombre se inicia tras la ingestión de ooquistes eliminados con las heces del gato o de los quistes hísticos presentes en la carne de mamíferos o aves infectados, si la misma fue ingerida insuficientemente cocida.

La rubéola puede cursar con fiebre, adenopatías que son características sobre todo espinales y un exantema.

Misceláneas: Otros virus (adenovirus o de la hepatitis vírica), o bacterias (Brucella spp.), pueden dar cuadros similares a una MNI. La leptospirosis puede dar un SMN pero se tiene el antecedente epidemiológico que es fundamental para sospechar el diagnóstico etiológico. En esta enfermedad las adenomegalias son pequeñas y no existe la faringitis. La sífilis secundaria, la enfermedad de chagas agudo puede dar este síndrome realizandose diagnóstico por métodos serológicos. La brucelosis puede cursar con SMN, por lo que en nuestro medio debe descartarse esta infección si el paciente tiene antecedentes epidemiológicos de trabajar en frigorífico o manipular vacunos o suinos.

Alfieri C., Rousseau E., Tanner J. Chronic-active Epstein-Barr virus infection. J IHMF. 1998;5(1):12-14.

Andersson J. Infectious mononucleosis: clinical Characteristics, complicationa and management.J IHMF. 1998;5(1):15-19.

Fischer T.M et al. "Temas de Enfermedades Infecciosas".
Cap. XII " El síndrome Mononucleósico": Edic. Libreria Med. Mont. Urug. 1978: Alvarez J, López T y Muñoz María J, P 209-241.

Ho M. Cytomegalovirus en: Mandell Gl, Bennet JE, Dolin eds. 1995.

Jenson H.B. Infection during pregnancy and congenital infection with Epstein-Barr virus. J IHMF. 1998;5(1):20-23.

Losa García J.E., Miró Meda J.M., García Alcaide F. et al. Sindrome mononucleósico. Medicine. 1998; 7(82): 3813-7.

Löwhagen G.B., Ricksten A. Genital Epstein-Barr virus infection. J IHMF. 1998;5(1):4-7.

Mandell, Douglas and Bennet´s: Principles and Practice of Infections Deseases (4 th ed),
Nueva York; Churchill Livington, 1995; 1364-1377.

Marra C.M. Neurological disorders associated with Epstein-Barr virus. J IHMF. 1998;5(1):8-11.

Tomkinson B.E., Sullivan J.L. Epstein-Barr virus infection and infectious mononucleosis. Gorbach, Bartlett, Blacklow. Infectious diseases. Saunders company. 1992:1348-56.

que significa actos de gobierno

  • Hepatitis B o C. Los pacientes en los que esta infección es crónica presentan predisposición a canceres primarios en el hígado
  • Cirrosis causada por el exceso de alcohol
  • Hígado graso no alcohólico (o Esteatohepatitis no alcohólica), que se da en gente con sobrepeso, obesidad, diabetes tipo II o síndrome metabólico
  • Hemocromatosis: enfermedad hereditaria que provoca una acumulación excesiva e incorrecta del hierro en los órganos por un mal metabolismo del hierro
  • Ingesta de arsénico, presente en el agua o en productos químicos como algunos materiales plásticos

Los problemas de hígado suelen ser asintomáticos, pero cuando se producen síntomas suelen ser dolor abdominal, cansancio, náuseas, fiebre, pérdida de peso, falta de apetito o ictericia (coloración amarillenta de la piel).

Las enfermedades benignas del hígado en muchos casos se detectan casualmente al realizar una revisión por algún otro motivo. Por otro lado, en los pacientes con factores de riesgo se recomienda realizar una ecografía periódicamente para detectar lesiones benignas y malignas. Para confirmar el diagnóstico la mejor opción es realizar entonces una biopsia hepática guiada por ecografía, TAC, o mediante cirugía laparoscópica.

En el estudio inicial se realizará una analítica: ésta servirá para observar la función hepática a través de la bilirrubina y las alteraciones en la coagulación. Además, permitirá solicitar marcadores tumorales como la alfa fetoproteina, relacionada con el carcinoma hepatocelular.

Cuando se sospecha de que pueda haber una enfermedad hepática, se recomienda realizar un TAC o tomografía computerizada o una resonancia magnética (RMN) para localizar las lesiones, su tamaño y su relación con otros tejidos y órganos. Así, se podrá elegir el tratamiento más adecuado.

Un seguimiento por parte de un especialista es imprescindible en todos los pacientes que tuvieron cáncer de hígado.

Para un seguimiento efectivo, es preciso un trabajo coordinado multidisciplinar, donde los diferentes especialistas combinen estudios de laboratorio, con el estudio de la función hepática y coagulación, y pruebas de imagen como las ecografías o resonancias magnéticas. En IQL trabajan en esa tarea radiólogos altamente experimentados, puesto que el haber realizado tratamientos previos sobre el hígado dificulta la evaluación de las pruebas. La finalidad es la detección precoz en caso de aparecer nuevas enfermedades o repetición de las previas.

Las enfermedades benignas sólo se trataran en caso de gran tamaño, hemorragias o en caso que el paciente sienta un intenso dolor abdominal, dado que la mayoría de ellas presentan un riesgo muy escaso de malignizar, que se podrá controlar con seguimiento.

La posibilidad de tratamiento quirúrgico viene determinada por el tipo de lesión, su situación en el hígado y su relación con los vasos. El equipo especializado de IQL, con alta experiencia en cirugía del hígado, valoraran cada caso a nivel individual para ofrecer la mejor combinación de tratamiento, tanto con cirugía como con quimioterapia o radiología intervencionista si fuera necesario.

Según el tipo de lesión y su localización, los pacientes podrán beneficiarse de técnicas mínimamente invasivas como la laparoscópica. Así, a través de pequeñas incisiones se puede extirpar la lesión en el hígado, reduciendo la hemorragia y mejorando el dolor postoperatorio, con una más rápida reincorporación a la rutina diaria del paciente.

En ocasiones la complejidad de la enfermedad o las condiciones del paciente no permiten utilizar la laparoscópica. En estos casos deberá llevarse a cabo la cirugía abierta a través de una incisión en el abdomen por debajo de las costillas.

En cirugía hepática o del hígado, el paciente normalmente saldrá de quirófano con drenajes permiten a los cirujanos descartar hemorragias, infecciones o fugas de bilis. Así, permanecerá ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI), al menos las primeras 24-48h.

En algunos casos, la localización o el tipo de lesión del hígado hacen imposible su resección. En estos casos, se puede utilizar radiología intervencionista, mediante la cual se realizaran punciones percutáneas de dichas lesiones para realizar radiofrecuencia o microondas y conseguir un control local de la enfermedad, que puede permanecer estable durante un largo tiempo.

En el Instituto Quirúrgico Lacy IQL los pacientes son evaluados por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, radiólogos y patólogos

que permitirán tomar la decisión más acertada de forma individualizada.

Las infecciones se transforman en enfermedades francas cuando se altera el equilibrio entre el cuerpo humano y el agente causal.

Las enfermedades infecciosas se dividen en transmisible y no transmisible.

Es una afección genética hereditaria en la cual una persona tiene niveles ligeramente altos de pigmento de bilirrubina, debido a que el hígado no lo procesa apropiadamente.
Esto puede dar un color ligeramente amarillo, o ictericia, a la piel y los ojos.

También se conoce como disfunción hepática constitucional e ictericia familiar no hemolítica.

La afección es inofensiva y los pacientes no necesitan tratamiento.

La ictericia leve es el único signo de que una persona tiene el síndrome de Gilbert.
Muchas personas con el síndrome de Gilbert no tienen síntomas. Alrededor del 30 por ciento se enteran de que lo tienen por casualidad a través de pruebas de rutina.

La bilirrubina se produce cuando el cuerpo descompone los glóbulos rojos. En el síndrome de Gilbert, el hígado no procesa la bilirrubina de manera efectiva, debido a una anomalía genética hereditaria. Esto hace que se acumule en el cuerpo.

Si una persona tiene demasiada bilirrubina, tendrá ictericia, un tinte amarillo en la parte blanca de los ojos. La piel también puede adquirir un tinte amarillento si los niveles aumentan aún más.

Los niveles extremadamente altos de bilirrubina pueden causar comezón, pero esto no ocurre en el síndrome de Gilbert, debido a que los niveles de bilirrubina no son tan altos.

Los factores que pueden ocasionar un aumento leve en los niveles de bilirrubina y hacer que los síntomas sean más obvios abarcan

  • Una dolencia
  • El contagio
  • La deshidratación
  • La regla
  • El sobreesfuerzo
  • El ayuno
  • La falta de sueño
  • El consumo de alcohol

Los niveles de bilirrubina no alcanzan niveles muy altos con el síndrome de Gilbert, pero la ictericia puede ser perturbadora.

Es poco probable que una persona con el síndrome de Gilbert tenga síntomas específicos, más allá de algún color amarillento en los ojos.

Algunas personas pueden experimentar fatiga y malestar abdominal, pero los expertos no han hecho ninguna conexión entre los niveles más altos de bilirrubina y estos síntomas.

La mayoría de las personas con el síndrome de Gilbert experimentan episodios ocasionales y de corta duración de ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica de los ojos) debido a la acumulación de bilirrubina en la sangre.

Debido a que el síndrome de Gilbert generalmente sólo causa un ligero aumento en los niveles de bilirrubina, el color amarillo de la ictericia con frecuencia es leve. Los ojos suelen ser los más afectados.

Aproximadamente una de cada tres personas con el síndrome de Gilbert no experimenta ningún síntoma. Por lo tanto, es posible que no se dé cuenta de que tiene el síndrome hasta que se realicen pruebas para un problema no relacionado.

Bypass gástrico en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 13.590 €

Balón intragástrico en Barcelona

Dr. Joan Pujol Rafols 3.970 €

Financia tu tratamiento con nosotros

* Comisión de apertura:. Comisión de cancelación: 1%.

Déjanos tus datos y nosotros te llamaremos para informarte:

Uso de los servicios ofrecidos por www.bonomedico.es

El Usuario se compromete a utilizar los servicios ofrecidos por BonoMédico S.L. a través de la web bonomedico.es de conformidad con la legislación vigente, las Condiciones Generales, las presentes Condiciones Particulares y demás avisos e instrucciones puestos en su conocimiento, así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público en España. A tal efecto, el Usuario se abstendrá de utilizar cualquiera de los servicios ofrecidos en bonomedico.es con fines ilícitos, o que perjudiquen los derechos e intereses del resto de Usuarios, de terceros, o de BonoMédico S.L.

Política Anti-Spamming de bonomedico.es

El Usuario se obliga a abstenerse de:

  1. Recabar datos con finalidad publicitaria y de remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial,
  2. (b) poner a disposición de terceros, con cualquier finalidad, datos recabados en bonomedico.es.

Los Usuarios o terceros perjudicados por la recepción de mensajes no solicitados podrán comunicárselo a BonoMédico S.L. remitiendo un mensaje a la siguiente dirección de correo electrónico: info arroba bonomedico punto es.

Contenidos facilitados por los Usuarios

El Usuario podrá hacer consultas, manifestar opiniones, realizar aportaciones, entre otras de semejante naturaleza con el objeto de que otros Usuarios o visitantes puedan acceder a los mismos y contestar a ellos. El Usuario será el único responsable de los contenidos que facilite a bonomedico.es y/o transmita a otros Usuarios. En este sentido, en caso de utilizar recursos susceptibles estar protegidos por la legislación vigente de propiedad intelectual el Usuario garantiza ser titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial necesarios para poder publicar y poner a disposición del resto de Usuarios y visitantes los contenidos facilitados en bonomedico.es.

Asimismo, el Usuario garantiza que tiene el derecho a conceder y de hecho concede a BonoMédico S.L. una licencia a título gratuito de forma irrevocable, perpetua, no exclusiva, mundial, libre de cargas, para usar copiar, interpretar, mostrar, distribuir las aportaciones realizadas en bonomedico.es, y a realizar obras derivadas, o a incorporar el contenido en otras obras, así como para conceder y autorizar licencias sobre todo lo anterior.

En particular, y a título meramente indicativo y no exhaustivo, el Usuario se compromete a no transmitir, difundir o poner a disposición de terceros contenidos que:

  1. de cualquier forma sean contrarios, menosprecien o atenten contra los derechos fundamentales y las libertades públicas reconocidas constitucionalmente, en los tratados internacionales y en el resto de la legislación vigente.
  2. induzcan, inciten o promuevan actuaciones delictivas, denigratorias, difamatorias, infamantes, violentas o, en general, contrarias a la ley, a la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  3. induzcan, inciten o promuevan actuaciones, actitudes o pensamientos discriminatorios por razón de sexo, raza, religión, creencias, edad o condición.
  4. incorporen, pongan a disposición o permitan acceder a productos, elementos, mensajes y/o servicios delictivos, violentos, ofensivos, nocivos, degradantes o, en general, contrarios a la ley, a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  5. induzcan o puedan inducir a terceros un estado inaceptable de ansiedad o temor.
  6. sean injuriosos, ofensivos y/o degradantes.
  7. se encuentren protegidos por cualesquiera derechos de propiedad intelectual o industrial pertenecientes a terceros, sin que el Usuario haya obtenido previamente de sus titulares la autorización necesaria para llevar a cabo el uso que efectúa o pretende efectuar.
  8. sean contrarios al derecho al honor, a la intimidad personal y familiar o a la propia imagen de las personas.
  9. infrinjan la normativa dispuesta relativa al secreto de las comunicaciones.
  10. sean relativos a la publicidad de sitios que sean competencia de bonomedico.es o sus anunciantes.
  11. se traten de publicidad ilícita, engañosa o desleal.
  12. provoque por sus características (tales como formato, extensión, etc.) dificultades en el normal funcionamiento de los servicios;

BonoMédico S.L. se reserva el derecho de publicar sólo aquellos contenidos que sean acordes con el presente aviso legal. BonoMédico S.L. en ningún caso se hace responsable de los contenidos u opiniones manifestadas por un usuario en bonomedico.es.

El Usuario es el único responsable de la información suministrada tanto en su registro personal como de la que facilita a través de sus participaciones en la web y debe ser consciente de la posibilidad de visionado de las mismas por parte de terceros. BonoMédico S.L. no cederá a terceros los datos de carácter personal que nos proporcione, excepto cuando tal cesión sea necesaria para prestarle nuestros servicios, entre ellos el de comunicación o cita con los médicos o clínicas incluidos en nuestro directorio. Podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante un correo electrónico a info arroba bonomedico punto es o por correo postal a Bonomédico S.L., Avenida Tucídides 70, 29004 Málaga (España).

Exclusión de garantías y de responsabilidad por el funcionamiento de bonomedico.es y sus servicios

BonoMédico S.L. no garantiza la disponibilidad y continuidad del funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios. BonoMédico S.L. procurará advertir con suficiente antelación de las interrupciones que pudieran suceder en el funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios, siempre que ello sea posible.

Exclusión de garantías y de responsabilidad por la utilización de bonomedico.es, de los servicios y de los contenidos por los Usuarios

BonoMédico S.L. no garantiza que los Usuarios utilicen los servicios y contenidos de bonomedico.es de conformidad con las presentes Condiciones Generales y, en su caso, con las Condiciones Particulares que resulten de aplicación, ni que lo hagan de forma diligente y prudente. BonoMédico S.L. tampoco garantiza que la veracidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos bien en su área de registro, bien en sus participaciones en el foro. Así mismo, BonoMédico S.L. no garantiza que los contenidos colgados en bonomedico.es por los usuarios cumplan con lo dispuesto en las presentes condiciones generales, con las particulares, y con la legalidad vigente. BonoMédico S.L. excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los Usuarios, o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, o autenticidad de la información que los Usuarios proporcionan a otros Usuarios acerca de sí mismos y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un Usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través de bonomedico.es.

Retirada y suspensión de los servicios

BonoMédico S.L. podrá retirar o suspender en cualquier momento y sin necesidad de preaviso la prestación de servicios, procediendo a cancelar la cuenta, de aquellos Usuarios que incumplan lo establecido en las presentes Condiciones Generales.

La prestación de los servicios que BonoMédico S.L. proporciona a través de bonomedico.es tiene, en principio, una duración indefinida. No obstante, BonoMédico S.L. está autorizada para dar por terminada o suspender la prestación de sus servicios en cualquier momento, sin perjuicio de lo que se hubiere dispuesto al respecto en las correspondientes Condiciones Particulares. En cualquier caso, si fuera posible, BonoMédico S.L. procurará advertir previamente la terminación o la suspensión de cualquier servicio o de la totalidad de los mismos.

Ley aplicable y jurisdicción competente

El Usuario acepta que la legislación aplicable al funcionamiento de este servicio es la española y expresamente se somete, con exclusión de cualquier otro foro que pudiera corresponderle, a la jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de Málaga capital para la resolución de las divergencias que se deriven de la interpretación o aplicación de estas condiciones de uso y política de privacidad.

La sustitución del tejido normal del hígado por tejido cicatricial conduce a una anulación de las funciones del hígado. Entre los roles que cumple el hígado está la producción de bilis, la fabricación de proteínas (algunas necesarias para la coagulación de la sangre), el metabolismo del colesterol, el almacenamiento de glucógeno (sustancia que sirve para guardar energía), producción de hormonas, metabolismo de grasas, detoxificación de sustancias del organismo y de medicamentos, alcohol, drogas. Todas estas funciones se ven alteradas por la destrucción de las células hepáticas que se producen en la cirrosis y son responsables de los síntomas.

Veamos más detenidamente cada uno de los roles del hígado y las consecuencias que tiene que dejen de funcionar:

  • Detoxificación. (o depuración) Es una de las funciones más importantes que cumple el hígado y, cuando fracasa, produce numerosos síntomas. El hígado actúa 'depurando' diferentes sustancias producidas por nuestro organismo o que consumimos (el alcohol o los medicamentos). La acumulación de estas sustancias pueden dañar al organismo y producir algunos de los síntomas que vemos en la cirrosis como la somnolencia y desorientación.

Al alterarse la detoxificación hay que tener cuidado con los medicamentos y el alcohol. Este último puede agravar la enfermedad pero, también puede sentar mal porque al no eliminarlo bien se acumulan niveles altos en sangre, por lo que los pacientes pueden sentirse borrachos incluso bebiendo pocas cantidades. Por este mismo motivo los fármacos pueden hacer más efecto de lo normal: dosis bajas pueden actuar como si se hubiera tomado una cantidad muy grande. Esto ocurre sobre todo con los que tienen acciones sedantes como algunos calmantes, la codeína, los derivados de la morfina o los antidepresivos etc. Ocurre que en estos pacientes una dosis normal de fármacos puede hacer que se sientan dormidos o incluso descompensar su cuadro. Por ello, es muy importante que estos sujetos consulten siempre con su médico lo que pueden tomar y a qué dosis para evitar problemas.

– Lentificación de la producción de proteínas del plasma sanguíneo como el fibrinógeno, factor esencial para la coagulación, lo que hace al enfermo de cirrosis más propenso a las hemorragias.

– La cirrosis puede provocar ictericia, alteración caracterizada por un color amarillento de la piel y el blanco de los ojos. Este trastorno se debe a la acumulación en la sangre de bilirrubina (pigmento biliar), que normalmente el hígado depura del torrente circulatorio y evacua hacia el intestino a través de las vías biliares.

– Algu nos enfermos de cirrosis sienten también una picazón intensa, debida a la acumulación de pigmentos biliares en la piel.

– La cirrosis impide que el hígado depure la sangre de toxinas y otras sustancias nocivas, así como de medicamentos. La acumulación de estos elementos en el organismo altera las

funciones mentales y la personalidad del enfermo. Entre los primeros indicios de cirrosis figuran el descuido del aspecto, los despistes, problemas de concentración y hábitos de sueño alterados. La pérdida de conciencia o el coma son posibles síntomas más tardíos.

– La cirrosis también puede afectar a los vasos sanguíneos

abdominales. Normalmente, la vena porta, que es un vaso de amplia capacidad, transporta la sangre desde el intestino y el higado hasta el hígado. La cirrosis bloquea este flujo, lo cual repercute en un aumento de la presión arterial en este circuito (hipertensión portal). Conforme el higado se inflama, el cuerpo intenta dar salida a la sangre a través de otros vasos sanguíneos, pero puede ocurrir que estos vasos no sean lo suficientemente fuertes para soportar el flujo y se rompan; entonces, el enfermo vomita sangre, signo de una situación de alto riesgo.

Diagnóstico El primer paso en el diagnóstico cirrosis consiste en evaluar el historial médico del enfermo y efectuar un examen físico. La detección de un hígado inflamado o de tamaño mayor al normal, de edema o de ascitis, así como la presencia de síntomas de confusión mental por la acumulación de sustancias tóxicas en el cerebro, sirven al médico para sentar el diagnóstico. Puede encargarse una tomogra-fía computada (TC) o bien ecografías para comprobar si el tejido del hígado tiene cicatrices. También es útil la biopsia por punción, procedimiento mediante el cual se introduce en la piel una aguja para aspirar una muestra de tejido. El hígado también se inspecciona con el laparoscopio, instrumento de observación que se introduce en el organismo a través de una incisión minúscula en el abdomen. Otro indicio de cirrosis es la presencia de telangiectasia, formación de “arañas vasculares” en la piel, a base de redes de minúsculos vasos sanguíneos que se dilatan, especialmente en el rostro y la parte superior del pecho.

Tratamiento El tratamiento depende del tipo de cirrosis y de lo avanzada que se encuentre la enfermedad. El objeto es detener su evolución y, al mismo tiempo, contrarrestar el daño infligido al hígado. Si la causa de la cirrosis es el alcohol, la primera medida que debe tomarse es dejar de beber.

En la actualidad no existe un tratamiento para “curar” la cirrosis. La picazón se puede tratar con medicamentos. Para el edema o la ascitis se utilizan diuréticos (medicamentos que eliminan el exceso de sal y de agua del cuerpo). En casos graves de disfunción hepática, es decir, cuando las células del hígado dejan de funcionar, el transplante de hígado es la única solución.

Los adultos que siguen una dieta nutritiva y limitan su consumo de alcohol previenen la destrucción de células sanas en el hígado. A continuación figuran otras medidas de utilidad para la prevención de la cirrosis hepática:

– No mezclar nunca medicamentos, especialmente los de venta libre, con el alcohol.

– Seguir al pie de la letra las indicaciones de uso de los productos químicos: asegurarse de que están en lugares bien ventilados, no mezclar sustancias químicas, evitar la inhalación y el contacto de productos químicos con la piel, lavar rápidamente cualquier zona que haya sufrido una exposición accidental y utilizar ropa de protección.

– Evitar el abuso de inhalantes de todo tipo.

– Evitar el uso de drogas intravenosas, posibles vehículos de contagio de las variedades de hepatitis B, C, y D.

Convivencia con la cirrosis

Los enfermos de cirrosis pueden convivir muchos años con la enfermedad. Incluso cuando surgen complicaciones, existe tratamiento. Muchos de estos enfermos han sobrevivido con el trasplante de hígado y continúan haciendo vida normal. Los enfermos de cirrosis deben abstenerse de beber alcohol. Se cree que la mala alimentación, particularmente si está asociada al alcohol o al abuso de drogas, tiene mucho que ver con la aparición de la cirrosis, aunque continúa la investigación al respecto. Entre tanto se recomienda una dieta sana y equilibrada.

American Liver Foundation, 75 Maiden Ln., Ste. 603,

Toll-Free (800)223-0179; (800)GO-LIVER

Primary Biliary Cirrhosis Support Group,

1430 Garden Rd., Pearland, TX 77581 http://pbcers.org/

U.S. National Digestive Diseases Information Clearinghouse,

2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free 800-891-5389 Facsimile (301)907-8906

Para el propietario de un caballo las palabras cólico, artrosis o laminitis son comunes. Por el contrario, ictericia o insuficiencia hepática son palabras poco usadas o desconocidas.

El hígado juega un papel importante en el sistema digestivo, endocrino, en la coagulación y en el sistema inmune. Supone en el caballo el 1% del peso corporal total. Trabaja además en asociación con los otros órganos, por lo que las enfermedades del hígado pueden tener diversos síntomas y repercusiones en el resto del organismo.

Las principales funciones de este órgano son:

  • Detoxificación: Elimina las toxinas de la sangre proveniente del sistema digestivo antes de que esta vuelva al corazón.
  • Metabolismo de los carbohidratos: La glucosa se convierte en glucógeno y se almacena en el hígado. Este se descompone en glucosa para ayudar a mantener los niveles de azúcar en la sangre.
  • Metabolismo proteico: Casi todas las proteínas de la sangre se sintetizan en el hígado incluyendo la albúmina, el fibrinógeno y algunos factores de coagulación. El amoniaco producido por el metabolismo de las proteínas es convertido en urea y se secreta por la orina.
  • Almacenamiento vitamínico de vitaminas liposolubles (A, D, K) y vitamina B12
  • Produce la bilis que llega al intestino delgado gracias a los conductos biliares. Esta ayuda a la digestión de las grasas.
  • Producción de productos químicos fotoactivos que protegen al cuerpo de la luz solar.
  • Almacenamiento de hierro.

La insuficiencia hepática o fallo hepático es la incapacidad del hígado para llevar a cabo sus funciones fisiológicas normales.

Entre las diferentes causas de enfermedad hepática podemos destacar las de carácter infeccioso, inflamatorio e inmune. Puede aparecer también de forma secundaria a septicemias, parasitosis o en presencia de tumores

Como ejemplo de patologías de origen toxico estaría la producida por plantas como el trébol Alsike, hierbas de la familia Panicum o con sustancias como los alcaloides de pirrolizina, pesticidas o insecticidas.

Un agravante del pronóstico es la aparición de colangiohepatitis, es decir la inflamación o infección del conducto biliar y del tejido hepático, por causas infecciosas, tóxicas o inmunológicas.

El hígado es un órgano con elevada resistencia a las enfermedades. Esto se debe a su gran capacidad de regeneración.

El problema de esta gran capacidad de regeneración es que los síntomas de daño hepático sólo aparecen cuando la lesión ya es grande. Llega un momento en el que el hígado no puede compensar la pérdida de tejido y esto afecta a su buen funcionamiento.

Entonces, ¿cómo saber si un caballo está sufriendo insuficiencia hepática?