flagyl suspension para palomas

Usted tiene un mayor riesgo de síndrome de Gilbert, si ambos padres portan el gen anormal que causa la enfermedad.

Los factores que pueden aumentar la probabilidad de los signos y síntomas
La mayoría de las personas no experimentan signos y síntomas de síndrome de Gilbert. Sin embargo, otras condiciones pueden aumentar la probabilidad de que usted tiene signos y síntomas. Estos pueden incluir:

  • La enfermedad, como un resfriado o la gripe
  • El ayuno o comer una dieta muy baja en calorías
  • La deshidratación
  • menstruación
  • estrés
  • El ejercicio extenuante

El síndrome de Gilbert puede causar episodios de ictericia. Sin embargo, la ictericia suele ser leve y desaparece por sí sola. En algunos casos, el médico puede prescribir fenobarbital para reducir los niveles de bilirrubina extremadamente elevados y la reducción de los signos de ictericia.

El bajo nivel de la enzima de procesamiento de la bilirrubina que causa el síndrome de Gilbert también puede causar aumento de los efectos secundarios de ciertos medicamentos, ya que esta enzima juega también un papel en ayudar a estos medicamentos clara de su cuerpo.

En particular, el irinotecan (Camptosar), un fármaco de quimioterapia del cáncer, puede alcanzar niveles tóxicos si usted tiene el síndrome de Gilbert, que causa diarrea severa. El antiviral indinavir (Crixivan), que se utiliza en personas con VIH, también puede causar complicaciones en las personas con síndrome de Gilbert.

Debido a este efecto potencial con ciertos medicamentos, hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento nuevo, si usted tiene el síndrome de Gilbert.

A menudo se detecta por accidente. Su médico puede, involuntariamente, descubre que tiene síndrome de Gilbert, si:

  • Un análisis de sangre para alguna otra condición revela altos niveles de bilirrubina
  • Experimenta la ictericia sin causa aparente

A pesar de que está presente desde el nacimiento, el síndrome de Gilbert generalmente no se diagnostica hasta la pubertad o más tarde, ya que los aumentos de producción de bilirrubina durante la pubertad.

Su médico puede recomendar pruebas de sangre para confirmar el síndrome de Gilbert y el descartar otras afecciones, como problemas del hígado. Las pruebas comunes de sangre son:

  • La bilirrubina prueba
  • Conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Pruebas de función hepática

El síndrome de Gilbert generalmente no requiere tratamiento. Los niveles de bilirrubina en la sangre puede fluctuar con el tiempo y de vez en cuando pueden experimentar ictericia. Pero esto generalmente desaparece por sí sola y no requiere tratamiento.

Con un simple análisis de sangre es posible conocer el nivel de transaminasas | Muyenforma.com

Una de las pruebas más frecuentes en laboratorio que los médicos solicitan para valorar la función del hígado son las transaminasas, también llamadas aminotransferasas. De hecho, la alteración de las transaminasas es un problema frecuente que suele detectarse de manera casual o accidental en una analítica de sangre en pacientes que no presentan síntomas de enfermedad hepática o biliar. En la mayoría de casos, las personas afectadas desconocen que tienen las transaminasas elevadas hasta que no se realizan chequeos, revisiones médicas rutinarias, estudios preoperatorios, donaciones sanguíneas…

Las transaminasas son enzimas que desempeñan una función metabólica en el interior de las células, de ahí que estén presentes en el hígado, en los tejidos de muchos otros órganos y, en menor proporción, en los glóbulos rojos y los músculos estriados. Básicamente, la concentración de transaminasas en la sangre refleja la actividad del hígado y del corazón, por lo que, junto a otros indicadores, se utilizan en clínica para confirmar el diagnóstico de infarto agudo de miocardio, enfermedades hepáticas o musculares.

Contar con niveles altos de transaminasas no siempre indica que exista una anomalía, puesto que es necesario realizar pruebas o análisis complementarios que permitan evaluar la actividad hepática. Por lo tanto, el médico confirmará el diagnóstico confrontando los resultados del análisis de sangre –y de otras pruebas– con la anamnesis o entrevista al paciente. Ciertos fármacos, tales como los anticonceptivos orales y antiepilépticos, pueden alterar los niveles de transaminasas.

La elevación de las transaminasas obedece a distintas causas, las cuales podemos diferenciar en dos grupos de acuerdo a si están o no directamente relacionadas con el hígado: causas hepáticas y causas extrahepáticas. Las primeras hacen referencia al consumo excesivo de alcohol, hepatitis vírica, hígado graso, enfermedad de Wilson, etc., mientras que el segundo grupo abarca la enfermedad celiaca, las miopatías, el ejercicio intenso o los esfuerzos musculares, obstrucciones graves de las vías biliares… En ocasiones, el aumento de las transaminasas permite detectar precozmente alteraciones en órganos como el riñón, el intestino y la glándula tiroides.

Las transaminasas elevadas suelen estar acompañadas de algunos de los síntomas de la hepatitis aguda: malestar general, molestias estomacales e ictericia o coloración amarillenta de la piel. En cualquier caso, el médico que solicitó la analítica orientará al paciente en el diagnóstico y realizará las exploraciones oportunas para dar con las causas y establecer si precisa tratamiento.

La disminución del nivel de transaminasas en la sangre o las transaminas bajas se pueden dar durante el embarazo y en caso de deficiencia de vitamina B6.

Aunque los valores de las transaminasas pueden variar en función del laboratorio donde se realice la analítica sanguínea, los valores normales de la enzima GOT-ALT (transaminasa glutamicopirúvica o alanina aminotransferasa) se sitúan entre 0 y 37 U/L; la GPT-AST (glutámico-oxalacétina o aspartato aminotransferasa), entre 0 y 41 U/L; y la transaminasa GGT, entre 0 y 50 U/L.

En caso de que se descubra una alteración en los análisis de sangre que consiste en el aumento, por encima de los valores normales, de las transaminasas y no exista patología que requiera ser tratada, es posible bajar las transaminasas siguiendo una serie de consejos básicos. Es importante recordar que el hígado es la fábrica química del organismo, y que suele alterarse por la alimentación y otros hábitos nocivos.

A la hora de proteger el hígado y evitar así una alteración de las transaminasas, se debe suprimir o restringir el consumo de bebidas alcohólicas y de alimentos muy grasos o procesados, así como de los productos azucarados y con mucha sal. Es bueno beber agua en abundancia para que el hígado metabolice mejor las grasas y las elimine.

También pueden resultar útiles las infusiones depurativas de diente de león o cardo mariano, el cual estimula el crecimiento de células hepáticas nuevas. Entre los alimentos beneficiosos para las patologías hepáticas o que cuidan el hígado, cabe destacar la alcachofa.

No olvides que el médico siempre tendrá la última palabra y dará a cada paciente las recomendaciones adecuadas para bajar las transaminasas.

Introducción:

La glándula hepática puede ser el asiento de enfermedad tumoral primaria (hepatocarcinomas) o secundaria (metástasis).
La Quimioembolización hepática es una forma de administrar tratamiento quimioterapico contra el cáncer en forma directa mediante catéteres que se colocan dentro del mismo tumor. Si bien el órgano donde más se usa este método es el hígado, esto puede hacerse en otros órganos.

¿Que síntomas producen los tumores hepáticos?

Los síntomas aparecen cuando los tumores alcanzan un tamaño considerable, o bien cuando comprimen estructuras importantes como la vía biliar o algunas venas. Pueden presentar dolor abdominal, perdida de peso, falta de apetito, coloración amarillenta de la piel (ictericia), masa palpable al examinar el abdomen. En otras situaciones ciertos tumores generan determinadas sustancias que provocan síntomas como diarrea, eritema cutáneo, enrojecimiento de la piel de la cara, hipertensión arterial, ulceras gástricas de topografía no habitual, crisis de hipoglucemia que pueden llevar a la perdida de conocimiento. Estos síntomas se presentan en los denominados tumores neuroendócrinos. Un tumor hepático puede llegar a crecer bastante sin dar manifestaciones.
Lo más frecuente es que aparezca alguna lesión en algún exámen rutinario como una ecografía

¿Cómo se diagnostican?

Obviamente lo primero en realizar es la consulta al especialista hepatólogo o cirujano cuando se presentan estos síntomas o se descubre accidentalmente estas lesiones.
Un hígado dañado (cirrosis hepática) es el principal factor de riesgo para que aparezca un Carcinoma Hepatocelular. La cirrosis hepática se puede producir por el consumo exagerado de alcohol, infecciones crónicas por virus de hepatitis (B ó C), enfermedades metabólicas, etc.
El antecedente de haber presentado un cáncer digestivo (estómago, colon, recto, páncreas, etc.) nos hace estar atentos a la aparición de metástasis hepáticas aún años después de haber operado el cáncer original.

El exámen más usado es la Tomografía Computada en lo posible helicoidal y en especial con técnica trifásica. También la Resonancia Nuclear Magnética aporta información al igual que la ecografia que suele ser el examen que realiza los diagnostico en forma accidental en un control de rutina.
En general las lesiones hepáticas NO se punzan para hacer una biopsia por lo que es de vital importancia la experiencia del equipo tratante para decidir la conducta adecuada.
Existen algunos marcadores tumorales, que en exámenes de sangre especializados, nos orientan o confirman la naturaleza histológica de estos tumores.

¿Cómo se tratan los tumores hepáticos?

Los tumores hepáticos tienen un tratamiento multimodal.
Pueden ser tratados quirúrgicamente, en forma percutánea con Radiofrecuencia y/o alcoholización, o puede llegar a realizarse transplante hepático.
El tratamiento endovascular (Quimioembolización) es una valiosa alternativa a la cirugía y puede realizarse por diferentes métodos

Formas de tratamiento de tumores hepáticos.

  • A. Cirugía.
  • B. Quimioterapia sistémica.
  • C. Quimioterapia locoregional.
  • D. Quimioembolización hepática
  • E. Radiofrecuencia (Termoablación).
  • F. Alcoholización

Quimioembolización hepática:

flagyl para que serve

Sin embargo, la enfermedad de hígado graso puede llegar a no evidenciar ningún síntoma. En este aspecto, la patología puede remitir cierta gravedad, ya que podrá evolucionar de forma totalmente silenciosa hacia niveles mucho más graves y que podrían poner en peligro la salud de la persona que la padece.

Allá en sus principios, se mantenía la teoría de que esta enfermedad tan solo aparecía en aquellas personas que consumían alcohol en grandes cantidades. Sin embargo, hoy en día, los estudios demuestran que no es del todo cierto. En este sentido, en la actualidad se relacionan unos potentes niveles de hígado graso con la obesidad, el colesterol y los triglicéridos, por lo que resulta fundamental seguir una adecuada dieta para el hígado graso. A continuación, señalamos algunos de los síntomas más comunes del hígado graso, en el caso de que se manifiesten, con el objetivo de servir de guía para el veraz diagnóstico de esta patología:

Lo más común es que la patología del hígado graso no llegue a evolucionar hacia niveles que pongan en peligro la salud del paciente. Es decir, estamos ante una enfermedad que tiende a ser benigna en el caso de que se detecte a tiempo.

Es por ello por lo que, una vez que se mantiene la sospecha de la existencia de hígado graso el especialista empieza a poner en práctica una serie de medidas totalmente necesarias para asegurar el control de esta enfermedad. La realización de una ecografía abdominal nos orientará en la toma de medidas destinadas a la reducción de la grasa acumulada en el hígado además de reducir las posibilidades de que esta enfermedad derive hacia una posible cirrosis o incluso cáncer.

¿Sabes que con BonoMédico puedes acudir a más de 2.500 especialistas por sólo 39€ la consulta? Sin cuotas mensuales, sólo pagas si vas al médico. Consulta aquí como funciona.

Hay que señalar que, en la actualidad, aún no se ha desarrollado un tratamiento definitivo que nos ofrezca una solución a esta enfermedad. Sin embargo, existen determinadas recomendaciones centradas en la reducción del peso corporal del paciente, mediante la adopción de nuevos ritmos de vida basados en una dieta para el hígado graso que sea saludable y sana, rica en frutas y verduras.

Desde 55 €/mes con
Consulta tu cuota

Dr. Rafael León Montañés 10.500 €

Dr. Rafael León Montañés 11.250 €

Balón intragástrico en Castellón

Dr. Francisco Javier Martín Espinosa 3.900 €

Banda gástrica en Castellón

Dr. Francisco Javier Martín Espinosa 10.200 €

Cirugía de la obesidad mórbida (cirugía bariátrica) en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 10.980 €

Gastrectomía vertical en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 11.590 €

Bypass gástrico en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 13.590 €

Balón intragástrico en Barcelona

Dr. Joan Pujol Rafols 3.970 €

Asimismo, la práctica de ejercicio de forma rutinaria le facilitará a nuestro organismo la ardua tarea de eliminar la grasa sobrante.

Una de las mejores alternativas, tanto para la adopción de una dieta como para la realización de deporte, es, sin duda, acudir a un nutricionista que nos guíe a lo largo de este proceso.

Por su parte, el especialista le aconsejará el seguimiento de una dieta orientada hacia la eliminación del hígado graso además de mantener perfectamente controlado el peso que se vaya perdiendo. Y es que la rápida e instantánea pérdida de peso está directamente relacionada con un daño mayor hacia nuestro hígado.

Tanto la repetición de unos hábitos nocivos como el seguimiento de un régimen alimenticio incorrecto repercuten en el desarrollo del hígado graso. Es decir, o cuidamos nuestra alimentación o aquellas personas afectadas de hígado graso serán incapaces de curarse de esta enfermedad.

En este sentido, bajo el objetivo de mejorar nuestra alimentación, son poco los esfuerzos que el paciente tendrá que hacer ya que la fórmula puede ser tan sencilla como incluir aquellos alimentos con capacidades óptimas para el tratamiento de esta patología, además de eliminar por completo de esta lista aquellos que originan problemas en nuestro organismo.

En un primer paso, merece la pena destacar que la mejor opción es optar por aquella dieta para el hígado graso que incorpore amplias cantidades de fibra y proteínas saludables. De esta forma, se conseguirá ralentizar la absorción de la grasa en nuestro organismo al tiempo de facilitar al metabolismo su función de procesamiento de este tipo de alimentos. A continuación, señalamos una lista en la que se incluyen, a nivel general, los productos que ofrecen mayores beneficios a nuestro hígado graso:

  • Avena.
  • Arroz integral.
  • Pan integral.
  • Espinacas.
  • Acelgas.
  • Espárragos.
  • Zanahorias.
  • Brócoli.
  • Lentejas.
  • Brócoli.
  • Manzanas.
  • Kiwis.
  • Piña.
  • Peras.
  • Naranja.
  • Limón.
  • Pomelo.

Siempre es recomendable, y más en estos casos, llevar una alimentación saludable a base de frutas y verduras.

Por otro lado, la forma en la que se lleguen a cocinar los alimentos que consumamos también va a determinar la cantidad de grasa que ingerimos con este producto en concreto. Múltiples son las alternativas:

En cualquier caso, los productos más sanos, y que disponen de amplios valores nutricionales, son tanto las verduras frescas como las frutas. A partir de este momento más nos vale optar por alimentos desnatados, además de reducir las cantidades diarias.

A pesar de que más adelante detallaremos cuáles son los alimentos prohibidos con el hígado graso, avanzamos que el consumo de aceite de oliva también queda restringido o, en su defecto, se podrá consumir en cantidades muy moderadas. Eso sí, de obligado cumplimiento serán los dos litros de agua cada día. Si sigues sin tenerlo claro, apunta el siguiente menú:

flagyl entamoeba histolytica

La falla aguda del hígado suele desarrollarse repentinamente. La persona experimenta problemas en el funcionamiento de su hígado en cuestión de semanas o incluso días. Suele suceder sin la aparición de síntomas previos. Las causas más comunes se dan por envenenamiento por hongos, por un virus o por una sobredosis de droga.

La falla crónica del hígado se desarrolla gradualmente. Pueden pasar meses o años antes de que notes algún síntoma.La falla crónica del hígado sucede a causa de la cirrosis después de un largo periodo de alcoholismo. Otras causas de esta condición son:

La falla en el hígado puede ser difícil de diagnosticar pues los signos iniciales son los mismos que surgen en otras enfermedades. Estos son algunos de ellos:

Cuando la falla en el hígado progresa, los síntomas se vuelven más severos:

-Moretones repentinos o sangrado.

La falla del hígado es una emergencia médica, así que si tienes algunos de estos síntomas, busca ayuda de un profesional inmediátamente. En muchas ocasiones, la falla del hígado puede revertirse. Sin embargo, en algunos casos se necesita de un transplante.

No siempre se puede prevenir la falla del hígado, pero sí se pueden reducir los riesgos.

Aquí te dejamos algunos tips para cuidar de tu hígado:

1. Sigue las instrucciones de tus medicamentos: Si los tomas, presta atención a la dosis que te manda el doctor y no tomes demasiados. Si ya has tenido problemas con tu hígado, consulta siempre a tu médico antes de consumir medicinas.

2. Infórmale a tu doctor sobre tus medicamentos: La cuestión es que incluso los medicamentos que no necesitan preescripción o los naturistas pueden interferir y causar problemas en tu hígado.

3. Lava tus manos adecuadamente: Hay gérmenes que son peligrosos y se esparcen a través de las manos.

4. Asegúrate de usar protección durante las relaciones sexuales.

5. No comas hongos silvestres.

6. Ten cuidado con los aerosoles, cuando los uses, asegúrate de que estás en un área ventilada o usa una máscara.

7. El abuso del alcohol puede causar daño en el hígado y muchas veces, es irreversible.

Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Hígado inflamado es un término comúnmente utilizado para un hígado que ha crecido hasta un tamaño anormal. También se puede llamar hígado agrandado. El término médico es hepatomegalia. Un hígado hinchado no se considera una enfermedad, pero es más bien un síntoma de algún trastorno subyacente como cirrosis, hepatitis, enfermedad hepática grasa o cáncer.

Por lo general, no hay hinchazón de los síntomas del hígado hasta que la enfermedad o condición que causa hinchazón llega a una etapa grave. Para entonces, probablemente ha habido daño hepático significativo. Si los síntomas se ignoran o no se tratan en este punto, la insuficiencia hepática podría eventualmente convertirse en una realidad. La insuficiencia hepática es fatal sin un trasplante de hígado.

Si experimenta cualquiera de los síntomas descritos a continuación, informe a su médico de inmediato. Sólo él o ella está capacitado para hacer un diagnóstico. La información presentada aquí tiene como único propósito darle un conocimiento básico e introductorio de los síntomas de inflamación del hígado para que pueda discutirlos con su médico.

Una vez más, si el hígado está sólo ligeramente hinchado, es probable que no haya síntomas en absoluto. Pero si el hígado está muy hinchado, pueden aparecer varios síntomas que apuntan a problemas en el hígado.

♦ La ictericia es la más prominente de éstos. La ictericia ocurre debido a una acumulación anormal de un pigmento biliar conocido como bilirrubina en la sangre. Esta acumulación de bilirrubina hace que la piel y los blancos de los ojos parezcan amarillos.

♦ Los sentidos de la vista y el olfato pueden ser aumentados cuando usted tiene un hígado hinchado. Los olores que nunca le molestaron antes pueden ser repentinamente desagradables, incluso ofensivos. Los pacientes con problemas hepáticos suelen reportar reacciones especialmente fuertes a ciertos olores químicos como productos de limpieza para el hogar e insecticidas.

♦ Otro síntoma del hígado inflamado que normalmente no ocurre con otras enfermedades es una sensibilidad angustiante a la luz. Esto se conoce como fotofobia. Cabe señalar que a diferencia de muchas otras fobias, la fotofobia no es un miedo a la luz, así como es una reacción física a la luz que perjudica a los ojos. La fotofobia puede ser un síntoma de otros problemas, pero cuando se combina con otros signos de hinchazón del hígado, a menudo ayuda a confirmar un diagnóstico.

♦ Alguien con inflamción del hígado también es probable que experimente sentimientos ocasionales, incluso frecuentes de plenitud en la parte inferior del estómago y las zonas abdominales superiores. Esto puede suceder a pesar de que el paciente come muy poco, y de hecho, tiene una inusual falta de interés en la comida y la alimentación. Un apetito reducido es un signo común de hinchazón del hígado.

♦ Los músculos dolorosos y las articulaciones son también típicos. Alguien que está envejeciendo fácilmente podría confundir estos síntomas con la aparición de la artritis.

Es probable que haya cambios notables en los movimientos intestinales. Cuando tiene hinchazón del hígado, puede experimentar episodios de diarrea o estreñimiento. El color de su orina también probablemente cambiará, llegando a ser oscuro o nublado.

Si usted tiene una tos persistente a pesar de que no tiene síntomas de una infección respiratoria o alergias, podría ser un síntoma de inflamación del hígado. Sin embargo, tenga en cuenta que si está tomando un medicamento para la presión arterial, puede tener una tos leve pero persistente como efecto secundario. La fatiga y una sensación de cansancio constante son también síntomas de hinchazón del hígado. A veces pueden acompañarse de náuseas, vómitos y una fiebre ocasional.

Ciertos trastornos o afecciones hepáticas se consideran signos de inflamación. Incluyen:

♦ Colestasis, una condición que ocurre cuando la bilis que fluye del hígado está obstruida,
Hipertensión portal o presión arterial alta en la vena porta, que transporta la sangre entre los intestinos y el hígado,
Ascitis, que es una acumulación de líquidos en la zona abdominal, y
La encefalopatía hepática, que causa la reducción de la función cerebral debido a una acumulación de sustancias tóxicas en el cuerpo que normalmente son eliminados por el hígado.

Si usted tiene un hígado inflamado que está en las primeras etapas, la única manera de saberlo es a través de pruebas. Su médico puede sugerir pruebas de función hepática que pueden detectar la inflamación del hígado mucho antes de que aparezcan síntomas físicos. Estas pruebas pueden ser una valiosa herramienta para asegurar que su hígado es saludable y una señal de que necesita hacer algunos cambios en su estilo de vida o recibir tratamiento si fuere el caso.

Si este artículo te ha sido de provecho, compártelo por favor en tus redes sociales. Igualmente, si tienes alguna observación o recomendación sobre el tema de Los Síntomas De Un Hígado Inflamado, puedes hacérnoslo saber desde la sección comentarios.

Hígado graso SymptomsDifferent etapas de la enfermedad de hígado graso pueden mostrar algunos síntomas que van de leves a severos. Cubierta aparece a continuación encontrará más información acerca de la misma.

La hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Es responsable de controlar y mantener una buena tasa de metabolismo en el cuerpo. Diversas funciones del hígado incluyen la ruptura de las grasas, proteínas y carbohidratos en la comida. Además de estos, el hígado actúa como un agente de desintoxicación en nuestro cuerpo ayudando a deshacerse de los residuos tóxicos. El hígado es un órgano elástico e incluso después de que pierde algunas de sus células, debido a las enfermedades, que funciona en su mejor momento. Sin embargo, la enfermedad de hígado graso puede causar daños permanentes en el hígado, si no se controla por un largo tiempo.

El hígado graso es generalmente de dos tipos de alcohol y sin alcohol. Esto se debe a que esta enfermedad está causada mayormente por el alcoholismo. Cuando hay una acumulación de una gran cantidad de grasa en el hígado, sin ningún tipo de inflamación, es calledsteatosis. Sin embargo, cuando el hígado graso se acompaña de inflamación o las células del hígado están dañadas, es calledsteatohepatitis. Si thesteatohepatitisis no causada por el consumo de alcohol, se le llama orsteatohepatitis hígado graso no alcohólico.

La diabetes, la obesidad y el consumo incontrolado de alcohol se citan como las razones principales para la mayoría de los casos de hígado graso en y alrededor de los EE.UU.. Trastornos hereditarios del metabolismo, la incapacidad de resistir la insulina y los niveles altos de triglicéridos en la sangre también son algunas de las causas de hígado graso.

En las etapas iniciales, la enfermedad pasa desapercibida y esto aumenta las complicaciones a medida que evoluciona más en un problema importante. Varios síntomas comúnmente observados de enfermedades del hígado graso son:

Pérdida de peso irregular

Lapsus de memoria y el olvido

Dolor debajo de la caja torácica

El problema con el hígado graso es que casi no hay síntomas en las etapas iniciales de esta enfermedad. Una vez que el problema de la grasa dolencia hepática viene a la luz, es obligatorio tomar las precauciones necesarias. El diagnóstico consiste en ir por los análisis de sangre, TAC (tomografía axial computarizada), MRI (imágenes por resonancia magnética) y la biopsia hepática. Los análisis de sangre ayudan a los expertos médicos para determinar las posibles causas de hígado graso en el período inicial de la enfermedad. Por ejemplo, a través de un análisis de sangre se puede comprobar si la persona está sufriendo de cualquier tipo de inflamación en el hígado. Esto ayuda a reducir el riesgo de enfermedad de hígado graso severo y otros problemas relacionados, como encontrar los síntomas de la cirrosis hepática.

gardnerella tratamiento flagyl

b) Aparición de una parálisis acompañada de sensación de hormigueo y adormecimiento.

A. Ventilación mecánica para evitar el fallo respiratorio.

B. Aplicación de corticoesteroides, los inmunosupresores o el cambio de plasma.

La recuperación se inicia de manera espontanea y continua a lo largo de las semanas o meses siguientes. Si el enfermo recibe los cuidados adecuados la mortalidad disminuye en un 5% y las posibilidades de recuperación sin secuelas son altas.

Enfermedad infantil que se caracteriza:

v Fiebre alta, erupción cutánea, adenopatías cervicales (inflamación de ganglios cervicales) y dolor de las articulaciones.

v Inflación de las arterias coronarias.

Se desconoce su causa y no existe tratamiento específico. La administración precoz de aspirina puede reducir el riesgo de afectación del corazón.

Es una anomalía cromosómica que afecta solamente a los hombres y ocasiona hipogonadismo. Es una alteración genética que se desarrolla por la separación incorrecta de los cromosomas homólogos durante la meiosis que dan lugar a los gametos de uno de los progenitores, también se puede dar en las primeras divisiones del cigoto.

Las afectaciones presentan un cromosoma x supernumerario lo que conduce a un fallo testicular primario con infertilidad. Este síndrome es frecuente, se estima que la mitad de los productores 47, XXY se abordan de manera espontanea. La presencia de un cromosoma x extra en el factor fundamental.

Ø Dismorfia facial discreta

Ø Malformaciones en los genitales

Ø Vello pubiano disminuido

Ø Mayor acumulación de grasa subcutánea

Ø Retraso del lenguaje, lectura y comprensión

Ø Trastornos emocionales, ansiedad, depresión,…

Ø Disminución de testosterona

Ø Menor volumen testicular y aumento de su consistencia

Ø Gonadotrofinas elevadas en la pubertad

Ø Disminución de células genitales

Ø Los hombres pueden presentar “XXY” (Tendencia a la feminización: los testículos son pequeños y pueden desarrollarse pechos, además presenta retraso mental) o “XYY” (Son muy altos y con bajo coeficiente intelectual, además son antisociables y agresivos).

Es un conjunto de manifestaciones clínicas entre las que se incluyen la presencia de un vértigo de repetición acompañado de acufenos (ruidos anormales percibidos por el enfermo en uno o ambos oídos) y sordera progresiva.

No se conoce con exactitud las causas de esta enfermedad. Es mas frecuente en pacientes de 40 y 50 años de edad, aunque también puede afectar a jóvenes y ancianos.

o Sensación de inestabilidad

o Presencia de un ruido de fondo en el oído

El tratamiento de la enfermedad es difícil en la medida de que la etilogia es desconocida.

SINDROME DE CORNELIA DE LANGE.

Es un trastorno malformativo múltiple congénito (se da en el cromosoma 5).Se determina por sus características faciales en asociación con retraso del crecimiento pre y postnatal, retraso mental variable y anomalías de las partes superiores-

Los síntomas se pueden mostrar en el nacimiento o a muy temprana edad.

Bajo peso al nacer aproximadamente debajo de 2.200g

Crecimiento retardado, baja estatura y cabeza pequeña

Cejas que se unen en medio.

  • Una TC de cabeza o una IRM
  • Una Punción lumbar (punción espinal)

Los trastornos que pueden causar síntomas que se asemejan a convulsiones son, entre otros: ataques isquémicos transitorios, ataques de ira o los ataques de pánico.

Tratamiento

TRATAMIENTO CON PRIMEROS AUXILIOS DE EMERGENCIA

  • Se debe proteger a la persona de lesiones, despejando el área de muebles u objetos que puedan causar lesión por caídas durante la convulsión.
  • No intentar introducir a la fuerza un objeto duro entre los dientes (como una cuchara o un bajalenguas, etc.), ya que esto puede causar más daño del que se trata de evitar.
  • No intentar contener o sujetar a la persona durante el ataque.
  • Se debe girar a la persona hacia un lado si se presenta vómito y mantenerla sobre su costado, mientras duerme, después de que termina la convulsión.
  • Si la persona que está presentando una convulsión se torna cianótica o deja de respirar, se debe tratar de acomodar la cabeza para evitar que la lengua obstruya las vías respiratorias. Por lo general, la respiración comienza espontáneamente una vez terminada la convulsión.
  • Casi nunca es necesaria la RCP o la respiración boca a boca después de las convulsiones y no se puede efectuar durante las mismas.

Si la persona presenta convulsiones repetitivas o prolongadas sin recuperar el conocimiento o sin retornar a un comportamiento normal, el cuerpo puede sufrir una falta severa de oxígeno, lo cual es una situación de emergencia que amerita buscar ayuda médica inmediatamente.

TRATAMIENTO DE EMERGENCIA POR PARTE DE PERSONAL MÉDICO:

  • Se pueden requerir medidas para proteger las vías respiratorias, que incluyen el uso de sondas para mantenerla permeable y se debe dar soporte respiratorio cuando sea necesario.
  • Se puede suministrar tiamina o glucosa intravenosas.
  • Medicamentos como el diazepan (Valium) o lorazepan, o medicamentos anticonvulsivos tales como fenitoína o fenobarbital, pueden controlar convulsiones generalizadas, repetitivas o prolongadas y generalmente se inyectan en una vena.
  • Se puede necesitar anestesia general con medicamentos paralizantes del músculo.
  • Después de que se controla el estado epiléptico, se le administran anticonvulsivos al paciente y se llevan a cabo pruebas para determinar la causa de la enfermedad, si ésta no se conoce.

Se recomienda tratar cualquier lesión causada por golpes o caídas y registrar detalles de la convulsión para informarlos al médico. Los detalles importantes abarcan:

  • Fecha y hora de la convulsión
  • Duración de la convulsión
  • Qué partes del cuerpo resultaron afectadas
  • Tipo de movimientos u otros síntomas
  • Causas posibles
  • Comportamiento después de la convulsión

El tratamiento de la causa, si se ha identificado una, puede detener las convulsiones. Éste puede incluir medicamentos, corrección quirúrgica de tumores o lesiones cerebrales u otros tratamientos. Una convulsión aislada con un desencadenante evitable y obvio (como fiebre y reacciones tóxicas) se trata mediante la eliminación o tratamiento de dicho factor precipitante (desencadenante).

Es posible que una convulsión aislada sin desencadenante obvio no requiera tratamiento.

Los medicamentos anticonvulsivos pueden prevenir o disminuir el número de convulsiones futuras y se pueden usar solos o en combinación con otros medicamentos.

Es posible que las mujeres que pudieran estar en embarazo necesiten tomar medicamentos adicionales o vitaminas para reducir el riesgo de defectos congénitos asociados con algunos de estos medicamentos. A dichas mujeres se les debe hacer un seguimiento en una clínica materna para casos de alto riesgo.

Los pacientes que continúan teniendo convulsiones a pesar del uso de diversos medicamentos se pueden beneficiar de un estimulador del nervio vago (dispositivo implantable que estimula un nervio en el cuello) o de una cirugía cerebral para remover el tejido responsable de causar las convulsiones.

El uso de prendas o tarjetas informativas (como los brazaletes de Medic-Alert ) que alertan a otras personas acerca de las convulsiones puede ayudar al paciente a obtener tratamiento médico oportuno si se presenta una convulsión.

Expectativas (pronóstico)

Las convulsiones se pueden presentar como un hecho único aislado, como convulsiones rápidamente repetitivas o a diversos intervalos. Los ataques que se repiten derivan en una afección conocida como epilepsia.

Las convulsiones que se presentan individualmente o en un grupo asociado estrechamente comúnmente son causadas por una afección tal como una lesión cerebral. Pueden darse como un incidente aislado o pueden progresar a un trastorno convulsivo crónico. Las convulsiones que se presentan en las dos primeras semanas posteriores a una lesión cerebral no indican necesariamente que se va a desarrollar un trastorno convulsivo crónico.

Un período sin convulsiones puede indicar que se pueden reducir o eliminar los medicamentos, pero esto es algo que se debe hacer sólo bajo supervisión médica.

La muerte o la lesión cerebral permanente debido a las convulsiones es poco común. Se puede presentar una lesión seria si la convulsión ocurre mientras la persona está conduciendo u está operando un equipo peligroso, razón por la cual estas actividades se restringen frecuentemente en personas con trastornos convulsivos mal controlados.

Es posible que las convulsiones poco frecuentes no restrinjan severamente el estilo de vida del paciente y, por lo tanto, no es necesario limitar las actividades en el trabajo, el estudio y la recreación.

Complicaciones

  • Convulsiones recurrentes (trastorno convulsivo)
  • Convulsiones prolongadas o que se presentan muy seguidas en el tiempo sin retornar al comportamiento normal (estado epiléptico)
  • Lesiones por caídas, golpes y la propia mordida
  • Lesiones a sí mismo o a otros si la convulsión se presenta mientras se conduce o se opera maquinaria
  • Aspiración de líquido hacia los pulmones, neumonía
  • Daño cerebral permanente (accidente cerebrovascular u otro daño)
  • Efectos secundarios de los medicamentos (con o sin síntomas observables)
  • Trastornos del aprendizaje (ya sea por convulsiones o medicamentos)

Es necesario que las mujeres que estén planeando quedar en embarazo le comenten esto al médico previamente con el fin de ajustar los medicamentos, ya que muchos medicamentos antiepilépticos causan defectos de nacimiento.

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe llamar al número local de emergencias (911 en los Estados Unidos) si ésta es la primera vez que la persona ha tenido una convulsión o es una convulsión que se presenta en alguien sin el brazalete de identificación médica (instrucciones que explican lo que se debe hacer). En el caso de alguien que ha tenido convulsiones antes, se debe solicitar una ambulancia en cualquiera de las siguientes situaciones de emergencia:

  • La convulsión es más prolongada de lo normal en la persona o el número de convulsiones presentadas es inusual
  • Se presentan convulsiones repetitivas a lo largo de unos pocos minutos
  • Se presentan convulsiones repetitivas en las cuales no se recupera el conocimiento o el comportamiento normal entre ellas (estado epiléptico).

Además, si se presentan nuevos síntomas, incluyendo posibles efectos secundarios de medicamentos (somnolencia, inquietud, confusión, sedación u otros), náuseas/vómitos, erupción, pérdida del cabello, temblores o movimientos anormales o problemas con la coordinación.

En general, no hay una forma de prevención conocida para las convulsiones. Sin embargo, la probabilidad de desencadenar una convulsión se puede reducir tomando los medicamentos de acuerdo con las instrucciones, durmiendo bien, consumiendo una dieta apropiada y absteniéndose del consumo de alcohol y drogas.

El uso de equipo protector para la cabeza y el hecho de evitar comportamientos de riesgo reducen la posibilidad de sufrir traumatismos craneales.

Nombres alternativos

Convulsión simple; Convulsión Jacksoniana; Convulsión (focal) parcial Definición

Es un episodio de actividad eléctrica anormal en una parte específica del cerebro.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Todas las convulsiones son causadas por trastornos eléctricos anormales en el cerebro. Las convulsiones parciales (focales) se presentan cuando esta actividad eléctrica permanece confinada a un área limitada del cerebro y, algunas veces, pueden progresar a convulsiones generalizadas que afectan todo el cerebro.

Las convulsiones parciales se pueden caracterizar más ampliamente como simples (que no afectan la conciencia y la memoria) o complejas (que afectan la conciencia, el comportamiento y la memoria de eventos precedentes, durante e inmediatamente posteriores a la convulsión).

La actividad eléctrica anormal resulta de áreas localizadas de tejido cerebral anormal. Dichas áreas pueden haber estado presentes desde el nacimiento o antes (congénitas) o se pueden desarrollar después de un traumatismo craneal, infecciones, accidente cerebrovascular y otras afecciones. En muchos pacientes no se puede determinar una causa obvia. Es más probable que las convulsiones parciales sean causadas por una lesión definida en los adultos que en los niños.

Una convulsión parcial (focal) puede ocurrir a cualquier edad, como un episodio único o como un trastorno convulsivo crónico repetitivo (epilepsia), y se observa con menos frecuencia en niños que en adultos, aunque aún representa alrededor del 45% de los trastornos convulsivos pediátricos.

uso de flagyl 500 mg

También puede frenar las infecciones e inflamaciones del hígado.

Las siguientes medidas podrían ayudarte a evitar problemas hepáticos.

Evitar el consumo excesivo de alcohol.

Evitar tomar medicamentos innecesariamente o sin consultar a un médico.

Mantener una dieta hipocalórica equilibrada rica en vitaminas y minerales.

Aumentar el consumo de frutas no ácidas que tienen propiedades desintoxicantes tales como mangos, peras, sandía, bayas.

Evitar dietas que incluyan carbohidratos refinados como el pan de harina refinada, patatas, alimentos fritos y picantes, así como bebidas con azúcar concentrada, como las colas.

Aumenta la actividad física y hacer ejercicio con regularidad.

Tratar de reducir el sobrepeso poco a poco.

Evita pasar hambre y come pequeñas comidas de forma regular.

Las medicinas Ayurvedicas tienen un efecto terapéutico en el hígado.

Los investigadores están intentando determinar la causa exacta de la acumulación de grasa en el hígado.

Puede ser porque el hígado absorbe grasas del intestino o en otras partes del cuerpo, o puede ser que el hígado pierde su capacidad de procesar la grasa absorbida por la sangre.

Sin embargo, los estudios han establecido que la obesidad causada por el abuso del alcohol, la cada vez más mayor dependencia de comidas rápidas y bebidas gaseosas, dieta poco saludable y estilo de vida sedentario, son determinantes en la enfermedad de hígado graso.

Para asegurar que no te pierdas los futuros artículos, puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

¿Has sufrido o conoces a alguien que sufra hígado graso?

Lo más importante…Tu salud.

Soy fundador de Temas Sobre Salud. Mi misión es ayudar a las personas a recuperar su salud mediante pequeños e inteligentes ajustes en su estilo de vida!
Yo mismo he afrontado serios problemas de salud los que he ido solventado mediante el estudio de las distintas corrientes filosóficas de la salud que han acompañado a la humanidad desde tiempos remotos. Además de una visión alejada del convencionalismo.

Información básica sobre Protección de Datos

Administrador: Jacobo Nasser Soto

Objetivo: Gestionar el envío de información requerida, así como las suscripciones y moderación de los comentarios.

Legalización: Requerimiento de autorización de la parte interesada.

Cumplimiento: Artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal

Destinatarios: Se comunicarán los datos a Active Campaign para el manejo de las comunicaciones con el Usuario.

Derechos:Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos de forma gratuita, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puedes dirigirte a la dirección de correo electrónico info@temassobresalud.com

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos personales en mi página web TemasSobreSalud.com + info y Política de privacidad

La enfermedad de Graves – Basedow es una enfermedad autoinmune, aunque la mayoría de las personas la conocen por este nombre, de hecho se llama bocio tóxico difuso, y hay razones para ello. Al aumentar la actividad de la glándula tiroides, el metabolismo de los tejidos se intensifica, dando como resultado el aumento de tamaño […]

Si bien la mayoría de las personas que sufren Hashimoto saben la importancia de tener un panel tiroideo, el ultrasonido de tiroides es igualmente crucial. Es la modalidad de imagen más sensible disponible para examinar la glándula tiroides. Valiosísima como herramienta de detección y, sin embargo, muchos médicos no lo ordenan de manera rutinaria. Al […]

Probablemente sabes que los síntomas de Hashimoto pueden variar considerablemente de persona a persona. Pero ¿Sabías que los síntomas de Hashimoto en una persona pueden cambiar de año a año, mes a mes, semana a semana? Incluso día a día. Los brotes debido a los desencadenantes personales son sin duda un factor clave. Además, los […]

Nota del editor: Esta información se publicó por primera vez en junio de 2013 tras la muerte del actor Enrique Lizalde.

Este lunes la actriz Lorena Rojas murió a causa del cáncer de hígado que padecía, informó la compañía Latin World Entertainment.

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo, y debido a que realiza tantas funciones vitales, es imposible vivir sin él.

Se desconoce qué tipo de cáncer de hígado tenía el actor, pero el más común es el carcinoma hepatocelular y representa aproximadamente el 85% de todos los cánceres de hígado.

El hígado también es susceptible al cáncer derivado de otros órganos (especialmente del cáncer colorrectal), lo cual se conoce como metástasis. Sin embargo, este tipo que se extiende de otros órganos se denomina metastásico.

Causas y factores de riesgo

La infección crónica de los virus de hepatitis B o C incrementa el riesgo, así como el consumo de esteroides anabólicos, la edad y la exposición a ciertas toxinas y químicos (como las aflatoxinas de cultivos contaminados con hongos).

Aproximadamente el 5% de las personas que tienen cirrosis llegan a desarrollar cáncer de hígado, independientemente de si la enfermedad fue causadad por abuso del alcohol, por un trastorno genético que causa la acumulación de hierro en el hígado o alguna otra causa.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de problemas en el hígado incluyen:

Los Triglicéridos son el principal tipo de grasa que se encuentra en la sangre, ya que están encargados de dar energía al cuerpo, sin embargo, sería incorrecto pensar que entre más elevados estén los triglicéridos, mayor energía tendrá el organismo, ya que el exceso de triglicéridos se transforma en un enemigo silencioso que puede conducir al paciente hacia la adquisición de graves enfermedades.

La Hipertrigliceridemia o niveles altos de triglicéridos (mayor de 150 mg/dl) no necesariamente genera síntomas perceptibles en el cuerpo, sino que, la mayoría de las veces, estos síntomas aparecen cuando la elevación ya ocasiona una enfermedad importante en el organismo, ya sea una enfermedad cardiovascular, un ACV o accidente cerebrovascular, problemas en el hígado, páncreas o el bazo, entre otros.

Los triglicéridos provienen de los alimentos grasos y también se producen en el Hígado.

Los triglicéridos no se elevan únicamente por la ingesta de grasas, ya que también son producidos en el hígado, el cual transforma cualquier exceso de caloría proveniente de azúcares y harinas en triglicéridos, para posteriormente distribuirlos al cuerpo por medio de la circulación sanguínea.

Generalmente los pacientes descubren que poseen altos niveles de triglicéridos cuando se practican exámenes de sangre de chequeo general o Perfil Lipídico en un laboratorio, en los que encuentran elevado valores de VLDL-Colesterol y Triglicéridos en sangre, más que por percibir sensaciones extrañas en su cuerpo, algún tipo de malestar general o síntomas de triglicéridos altos.

En la gran mayoría de los casos para que un síntoma por triglicéridos altos aparezca, han de haber pasado muchos meses o incluso años de evolución del desbalance de estas grasas en el organismo. Estos síntomas reflejarán las características de la enfermedad que ya han de haber desarrollado los triglicéridos elevados durante el tiempo. Por tales razones se dice que los triglicéridos altos no producen síntomas sino que generan enfermedades, las cuales sí manifiestan síntomas en el organismo. En este sentido podríamos interpretar que cuando los triglicéridos han afectado a algún órgano importante, es cuando se comienzan a observar los signos y síntomas propios de la enfermedad o daño ocurrido en el organismo.

Sin embargo, algunas personas podrían llegar a experimentar o percibir leves síntomas por tener niveles de Triglicéridos altos, incluso antes de que se desarrolle una enfermedad. Estos síntomas se hacen más evidentes cuando los triglicéridos están considerablemente elevados (mayor a 500 mg/dl) y/o han permanecido altos por mucho tiempo.

Los síntomas de triglicéridos altos manifestados más frecuentemente por parte de estos pacientes son:

  • Desarrollo de acné.
  • Aumento de la vellosidad del cuerpo.
  • Elevadas ganas o ansiedad por ingerir dulces.
  • Dolores musculares crónicos o duraderos en el tiempo, acompañados con debilidad y cansancio (Fibromialgias).
  • Aumento de la caída del cabello junto con cuero cabelludo graso.
  • Aumento de la grasa abdominal.
  • Apneas de sueño.
  • Mareos.
  • Constantes dolores de cabeza.
  • Insomnio.
  • Retención de líquidos.
  • Cambios de humor asociados a irritación.
  • También existen algunos pocos casos de pacientes que experimentan fiebre, pérdida de apetito, náuseas, entre otros síntomas.

IMPORTANTE: Todos estos síntomas son inespecíficos de Triglicéridos Altos, es decir, estos síntomas pueden también presentarse debido a otras enfermedades.

Cuando los síntomas que presenta el cuerpo de un paciente con triglicéridos elevados son debidos a las enfermedades generadas por esta alteración, podríamos decir que estamos en presencia de Consecuencias de la elevación de los Triglicéridos.

Existen órganos que se ven claramente afectados cuando los triglicéridos permanecen elevados por mucho tiempo en un paciente. A continuación nombraremos los daños que generan los triglicéridos elevados en estos órganos:

  • Páncreas: Los altos niveles de triglicéridos, generalmente por encima de 1000 mg/dl, pueden afectar a este importante órgano produciendo en él lo que llamamos Pancreatitis (Inflamación del páncreas), la cual se caracteriza por generar los siguientes síntomas:
    – Fiebre.
    – Dolores abdominales de fuerte intensidad.
    – Vómitos repetidos.
  • Aumento del tamaño del Hígado: Los triglicéridos elevados también se asocian con el desarrollo de Esteatosis Hepática o Hígado Graso, entidad clínica en la cual el hígado se rodea y se compone de grasa en su interior, situación que con el paso del tiempo lesiona al hígado e impide que funcione correctamente, ocasionando una fibrosis (endurecimiento del tejido) del mismo hasta convertirse en un órgano no funcional. Ocasionando los siguientes síntomas inespecíficos:
    – Dolor en el costado derecho del abdomen.
    – Sensación de llenura ante comidas ligeras.
    – Pérdida de apetito.
    – Entre otros.
  • Xantomas o depósitos de grasa bajo la Piel: Estas lesiones cutáneas se observan como nódulos o placas de grasa bajo la piel con una característica coloración amarilla. Se observan comúnmente alrededor del área de los ojos, en los pies, manos y área de los codos.
  • Aumento del tamaño del Bazo: la inflamación del bazo se denomina Esplenomegalia, cuando se inflama conjuntamente con el hígado se llama Hepatoesplenomegalia. Se caracteriza por presentar en el paciente:
    – Un dolor agudo en la zona superior izquierda del abdomen.
    – Hipo.
    – Pérdida de apetito.
    – Fatiga.
    – Entre otros.

Respecto a estas enfermedades consecuencia de triglicéridos altos, no se puede afirmar que su manifestación sea solamente debido a la elevación de triglicéridos.
En la gran mayoría de los pacientes con enfermedades crónicas como la diabetes o el sobrepeso, o en individuos con niveles bajos de Colesterol HDL (Colesterol “bueno”) y niveles altos de Colesterol LDL (Colesterol “malo”), suelen encontrarse niveles altos de triglicéridos. Por ende, los daños por Hipertrigliceridemia mencionados, como la Pancreatitis, El Hígado graso, La Esplenomegalia y lo Xantomas, pueden ser producto de los triglicéridos altos o como también de los daños desgastantes que ocasionan al cuerpo los altos niveles de glicemia en un paciente diabético o el desbalance de grasas y sedentarismo de un paciente obeso.

Tener el colesterol elevado es una gran pista para evaluar los niveles de triglicéridos en un paciente, ya que se ha observado con mucha correlación que los niveles de colesterol altos sugieren con alta probabilidad que un paciente también pueda tener un aumento de los triglicéridos. Es por ello que bajar los niveles de Colesterol también ayuda a disminuir los niveles de Triglicéridos, y viceversa.

En líneas generales, los niveles elevados de Triglicéridos en sangre se asocian con un aumento de las probabilidades de desarrollo de trastornos Cardiovasculares y Accidentes Cerebrovasculares. Por ende, la evaluación y control de los triglicéridos en sangre es de vital importancia en pacientes que padezcan de trastornos en el funcionamiento mecánico del corazón, tales como arritmias o malformaciones adquiridas en la anatomía de este importante músculo. Igualmente es indispensable monitorear los triglicéridos en pacientes con predisposición genética a trastornos lipídicos como la Hipercolesterolemia familiar.

Lo importante en estos casos es tomar la iniciativa de disminuir los niveles de Triglicéridos en sangre, para así reducir el riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares. En este sentido se recomienda: disminuir los niveles de Colesterol LDL bajando el consumo de alimentos grasos y frituras, y equilibrar los niveles de triglicéridos en sangre ajustando la ingesta de carbohidratos, dulces refinados y harinas, como lo recomendamos en nuestro artículo Cómo bajar los triglicéridos altos.

Con este artículo espero haber aclarado las dudas sobre Síntomas de triglicéridos altos y Triglicéridos altos consecuencias.

Al Servicio de nuestros lectores, me despido…

Lic. María Gabriela Díaz L.

IMPORTANTE: Si le ha resultado útil esta información, si tiene alguna pregunta sobre triglicéridos altos síntomas, triglicéridos síntomas o cualquier asunto referente al análisis de laboratorio puede dejar su comentario debajo del artículo haciendo click aquí.

– [DIURETICO], [ANTIHIPERTENSIVO]. La altizida es un diurético tiazídico que favorece la eliminación de sodio, cloruro y agua. Su mecanismo de acción no está bien determinado, pero parece secretarse activamente al lumen de la nefrona, desde donde bloquea los sistemas de transporte iónicos a nivel de los túbulos contorneados distales (TCD). El incremento de la carga osmótica del filtrado ocasiona la liberación de más agua.
La altizida se engloba dentro del grupo de los diuréticos de bajo techo, eliminando unos volúmenes de agua y de sodio mucho menores que los diuréticos del asa, ya que actúa a un nivel al que llegan muchos menos electrolitos como consecuencia de la reabsorción en el asa de Henle, aunque mayores que los diuréticos ahorradores de potasio. La altizida favorece la eliminación del 5-10% del sodio total filtrado.
Los diuréticos de bajo techo favorecen también la eliminación de potasio (debido probablemente a un fenómeno secretor intensificado por el aumento de la concentración de sodio y el mayor volumen de filtrado), magnesio y bicarbonato, aunque no suelen dar lugar a modificaciones del pH urinario. No obstante, sí se han descrito casos de alcalosis metabólica hipopotasémica o hipoclorémica.
Su mecanismo de acción antihipertensivo no se conoce bien. A corto plazo produce una reducción de la volemia, pero a la larga se activa el sistema renina-angiotensina-aldosterona y el volumen plasmático vuelve a los niveles basales. Se cree que sus efectos antihipertensivos a largo plazo se deben a una disminución de las resistencias periféricas, debido a que son fármacos vasodilatadores directos.
Los efectos natriuréticos de las tiazidas dependen de la cantidad de sodio que llegue a los TCD. En pacientes con enfermedades renales graves, cirrosis o insuficiencia cardíaca congestiva, en el que la cantidad de sodio en el TCD puede verse limitada, las tiazidas pueden ser ineficaces.

– [HIPERTENSION ARTERIAL].
– [EDEMA]. Tratamiento de los edemas asociados a [INSUFICIENCIA CARDIACA], [CIRROSIS HEPATICA] ([ASCITIS]) o enfermedad renal, incluyendo [INSUFICIENCIA RENAL] o [SINDROME NEFROTICO].

DOSIFICACIÓN:
El tratamiento debe ser individualizado para cada paciente, ajustando la posología en función de las necesidades de cada paciente y de la tolerabilidad del tratamiento.
– Adultos, oral:
* Hipertensión arterial: 15 mg/12-24 horas.
* Edema: 15 mg/6 horas, hasta un máximo de 120 mg/24 horas.
– Niños, oral: No se ha evaluado la seguridad y eficacia de la altizida.

– [ALERGIA A TIAZIDAS] o hipersensibilidad a cualquier otro componente del medicamento. Debido a su similitud química con las sulfonilureas y las sulfamidas, se recomienda evitar la utilización de altizida en pacientes con [ALERGIA A SULFONILUREAS] o [ALERGIA A SULFAMIDAS], ante el riesgo de reacciones de hipersensibilidad cruzada.
– [DESEQUILIBRIO ELECTROLITICO] grave y no corregido, como en caso de [HIPOVOLEMIA], [DESHIDRATACION], [HIPOPOTASEMIA], [HIPOMAGNESEMIA] o [HIPONATREMIA] grave. La altizida aumenta la eliminación de agua y de electrolitos, por lo que podría agravar aún más estos cuadros. Antes de iniciar un tratamiento con un diurético, debe normalizarse el equilibrio hidroelectrolítico.
– Insuficiencia renal grave (CLcr

Prospecto: información para el usuario

Paidofebril 20 mg/ml suspensión oral

Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar este medicamento, porque contiene información importante para usted.

  • Conserve este prospecto, ya que puede tener que volver a leerlo.
    Si tiene alguna duda, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero.
  • Este medicamento se le ha recetado solamente a usted,y no debe dárselo a otras personas aunque tengan los mismos síntomas que usted, ya que puede perjudicarles.
  • Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto. Ver sección 4.

Contenido del prospecto:

La bilirrubina es un subproducto de la descomposición diaria natural y de la destrucción de las células rojas de la sangre que tenemos en nuestro cuerpo. La molécula de la hemoglobina se libera en la sangre, se divide en una porción hemo y se convierte químicamente en la bilirrubina. Normalmente, el hígado metaboliza y excreta la bilirrubina en forma de bilis. Sin embargo, si hay una interrupción en este metabolismo normal y/o en la producción de la bilirrubina, puede dar como resultado la ictericia.

La ictericia puede ser causada por varios procesos de diferentes enfermedades. Esto puede ser de gran ayuda para entender las diferentes causas que provocan la ictericia mediante la identificación de los problemas que perturban el metabolismo normal y/o la excreción de la bilirrubina.

La ictericia en estos casos está causada por un rápido incremento de la descomposición y de la destrucción de los glóbulos rojos (hemólisis), desbordando de ese modo la capacidad del hígado para eliminar adecuadamente los altos niveles de bilirrubina en la sangre.

A continuación mostramos algunos de los ejemplos en los que se presentan unas condiciones en las que existe un mayor deterioro de las células rojas de la sangre:

  • Paludismo
  • Crisis de las células falciformes
  • Esferocitosis
  • Talasemia
  • Glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PD)
  • Drogas u otras toxinas
  • Trastornos autoinmunes

La ictericia en estos casos es causada por la incapacidad del hígado para metabolizar adecuadamente y excretar la bilirrubina. Podemos destacar los siguientes ejemplos:

  • Hepatitis (comúnmente viral o relacionada con el alcohol)
  • Cirrosis
  • Drogas u otras toxinas
  • Síndrome de Crigler-Najjar
  • Síndrome de Gilbert
  • Cáncer

La ictericia en estos casos se denomina ictericia obstructiva, es causada por condiciones que interrumpen el drenaje normal de la bilirrubina conjugada en forma de bilis desde el hígado a los intestinos.

Entre las causas de la ictericia obstructiva podemos incluir:

  • Cálculos biliares en los conductos biliares
  • Cáncer (de páncreas y de la vesícula biliar o carcinoma de los conductos biliares)
  • Estenosis de los conductos biliares
  • Colangitis
  • Malformaciones congénitas
  • Pancreatitis
  • Parásitos
  • Embarazo
  • Ictericia del recién nacido

La ictericia en los recién nacidos puede ser causada por varias razones diferentes, aunque a menudo es una consecuencia fisiológica normal del hígado del recién nacido que todavía es inmaduro. Aunque por lo general, en estas circunstancias es inofensivo, los recién nacidos con niveles excesivamente elevados de bilirrubina a causa de otros problemas médicos (ictericia patológica), pueden sufrir un daño cerebral devastador (kernicterus, también conocido como ictericia nuclear o encefalopatía neonatal bilirrubínica) si no se aborda el problema de fondo. La ictericia del recién nacido es la condición más común en los recién nacidos que requiere evaluación médica.

A continuación mostramos las causas más comunes de la ictericia del recién nacido:

  • Ictericia fisiológica: Generalmente, este tipo de ictericia se hace evidente en el segundo o en el tercer día de vida. Es la causa más común de ictericia del recién nacido y normalmente es una condición transitoria e inofensiva. Este tipo de ictericia es causada por la incapacidad del hígado inmaduro del recién nacido para procesar la bilirrubina que surge de la degradación acelerada de las células rojas de la sangre que tiene lugar a esta edad. A medida que el hígado del recién nacido madura, la ictericia desaparece de forma gradual.
  • Incompatibilidad materno-fetal de grupo sanguíneo (Rh, ABO): Esta forma de ictericia ocurre cuando hay una incompatibilidad entre los grupos sanguíneos de la madre y del feto. Esto conduce a un aumento de los niveles de bilirrubina por la descomposición de los glóbulos rojos (hemólisis) del feto.
  • Ictericia por la leche materna: Este tipo de ictericia se produce en los recién nacidos alimentados con leche materna y normalmente aparece al final de la primera semana de vida. Se cree que los responsables son ciertos productos químicos de la leche materna. Por lo general, se trata de un trastorno inofensivo que se resuelve de forma espontánea y las madres por lo general, no tienen que suspender la lactancia materna.
  • Ictericia por lactancia: Esta forma de ictericia ocurre cuando el lactante recién nacido no recibe la cantidad adecuada de leche materna. Puede ocurrir debido a una tardía o insuficiente producción de leche por parte de la madre o debido a una alimentación deficiente del recién nacido. Esta inadecuada ingesta de leche da lugar a la deshidratación y a la reducción de las deposiciones por parte del recién nacido, con una posterior disminución en el organismo de la bilirrubina por la excreción.
  • Cefalohematoma (una acumulación de sangre debajo del cuero cabelludo): A veces, durante el proceso del parto, el recién nacido puede sufrir una contusión o lesión en la cabeza, lo que provoca una acumulación o coagulación la sangre bajo el cuero cabelludo. Como la sangre se descompone de manera natural, puede dar lugar a elevados niveles repentinos de bilirrubina que pueden sobrepasar la capacidad del hígado inmaduro del recién nacido para su procesamiento, dando lugar a la ictericia.

La lista de los principales síntomas de la ictericia, obtenidos de varias fuentes, incluyen:

A continuación puedes ver enlaces de estados de salud o enfermedades que tienen algunos síntomas similares a los de la ictericia. Haciendo click en la imágen o el enlace inferior podrás ver más información sobre estas enfermedades o estados de salud y sus síntomas.

La intoxicación por arsénico en su forma aguda puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas gastrointestinales (aparecen entre 1 y 12 horas después del contacto): aliento con olor a ajo, lesiones en la comisura labial, náuseas y vómitos, dolor cólico del abdomen en la región del epigastrio, diarrea con heces en forma de arroz, hemorrágica intestinal similar a la que se produce en la enfermedad del cólera, alteración de los análisis de sangre con elevación de las transaminasas hepáticas.
  • Síntomas cardiovasculares: hipotensión arterial y shock, que se producen de forma secundaria a la dilatación de los vasos sanguíneos y a la disminución de la función de bombeo del corazón, edema agudo de pulmón, arritmias y miocardiopatía congestiva
  • Síntomas cutáneos: irritación, ampollas y desprendimientos de piel por contacto local; y erupción por efecto sobre la piel del contacto en el interior del organismo (sistémico).
  • Síntomas neurológicos: dolor de cabeza, adormecimiento, convulsiones, coma, polineuropatía sensitiva y motora, alteraciones en la sensibilidad y disfunciones motoras, a los diez días del contacto.
  • Síntomas urinarios: trastornos en las estructuras microscópicas de filtrado (glomérulos) y de transporte (túbulos) del interior del riñón.
  • Síntomas hematológicos: anemia, disminución de glóbulos blancos (leucopenia) y de plaquetas (trombocitopenia) por aplasia medular, es decir, porque la médula ósea no puede realizar su función formadora de células de la sangre.

La intoxicación por arsénico en su forma crónica, es decir, por la exposición prolongada a pequeñas cantidades de arsénico, puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas digestivos: náuseas y vómitos, dolores abdominales de tipo cólico, diarrea, cirrosis hepática o carcinoma hepático.
  • Síntomas cutáneos: erupciones de diferente forma (eritemas, pápulas, vesículas) úlceras, aumento del grsor de la piel en palmas y plantas (hiperqueratosis palmoplantar), verrugas, oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación) y cáncer de piel.
  • Lesiones cardíacas y enfermedades vasculares periféricas.
  • Perforación de tabique nasal, cuando el contacto prolongado es por inhalación.
  • Cáncer de pulmón, de riñón o de vejiga.
  • Ceguera.

Copyright 2018 MedicinaTV

Los contenidos profesionales médicos, enfermedades, salud y bienestar de este sitio web son únicamente para fines informativos, y no es utilizable como consejo médico, diagnóstico o tratamiento. El uso de este sitio está sujeto a nuestros términos de uso y política de privacidad y a nuestra política de cookies.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Dedos en palillo de tambor

Las alteraciones de la piel que suelen asociarse con tumores malignos son:

HIPERTRICOSIS LANUGINOSA ADQUIRIDA

MANIFESTACIONES CUTANEAS DEL SIDA

· Onicomicosis subungueal proximal

· Cualquier enfermedad sexualmente trasmitida

· Signos de uso de drogas endovenosas

· Candidiasis vulvovaginal recurrente

· Dermatitis seborreica (extensa y refractaria al tratamiento)

· Aftas orales (recurrentes y refractarias al tratamiento)

2. Braunwald E, Fauci AS, Kasper DL, et al. Harrison's Principles of Internal Medicine (15th edit) McGraw Hill 2001.

4. Fitzpatrick tb, Eisen az, Wolff k, Freedberg im, Austen k, eds. Dermatology in general medicine, 4.a ed. Nueva York, McGraw-Hill, 1993.

En este estudio a pesar de que el riesgo relativo fue de 0.79 (0.41

La encefalopatía hepática (EH) se trata de una disfunción cerebral, normalmente transitoria, causada por una insuficiencia hepática y que se manifiesta como un amplio espectro de alteraciones psiquiátricas y/o neurológicas, que van desde alteraciones subclínicas hasta el coma (The American Association for the Study of Liver Diseases, 2014).

El término encefalopatía suele emplearse para designar aquellas patologías neurológicas difusas que alteran la funcionalidad o estructura cerebral (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2010).

Las encefalopatías pueden estar provocadas por una amplia variedad de causas etiológicas: agentes infecciosos (bacterias, virus, etc.), disfunción metabólica o mitocondrial, incremento de la presión intracraneal, exposición prolongada a elementos tóxicos (químicos, metales pesados, radiación, etc.), tumores cerebrales, traumatismo craneoencefálico, nutrición deficiente, o falta de flujo sanguíneo y oxígeno en el cerebro
(National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2010).

Debido a esto, generalmente el término encefalopatía precede a otro que describe la causa o razón de la condición médica: encefalopatía hepática, encefalopatía hipertensiva, encefalopatía traumática crónica, encefalopatía de Wernicke, etc. (Encefalopatía.net, 2016).

Por otro lado, el término hepático, se emplea para designar aquellas condiciones que están relacionadas con el hígado.

Así, en la encefalopatía hepática, la alteración de funcionamiento neurológico se debe fundamentalmente a la presencia de patologías que afectan al funcionamiento eficiente del hígado.

Algunas de las enfermedades hepáticas son: cirrosis, hepatitis, abscesos hepáticos, entre otras (National Institutes of Health, 2016).

Estas condiciones hacen que el hígado no sea capaz de eliminar de forma adecuada las toxinas que están presente en el organismo y la sangre, por lo que se produce una acumulación de éstas en el torrente sanguíneo, pudiendo conducir a un daño cerebral significativo (Kivi, 2012).

La prevalencia e incidencia exacta de la encefalopatía hepática, no se conoce con precisión, debido fundamentalmente a la escasez de estudios de casos, la diversidad etiológica y formas clínicas, etc. (Cortés y Córdoba, 2010).

A pesar de esto, los especialistas clínicos consideran que, las personas afectadas por cirrosis pueden desarrollar encefalopatía hepática en algún momento de su vida, ya sea con un curso clínico leve o de mayor gravedad (Cortés y Córdoba, 2010).

Concretamente, se ha estimado que entre un 30% y un 50% de las personas diagnosticadas de cirrosos presentan un episodio encefalopatía hepática a (Cortés y Córdoba, 2010).

El curso clínico de la encefalopatía hepática suele ser transitorio, generalmente es una condición médica aguda o de corta duración. Sin embargo, existen algunos casos en los que, la encefalopatía hepática se convierte en una patología médica crónica o de larga duración (Kivi, 2012).

Además, así en los casos de larga duración, la encefalopatía hepática puede ser permanente o recurrente.

Normalmente, las personas que presentan un curso recurrente van a presentar episodios de encefalopatía hepática durante toda su vida (Kivi, 2012).

En el caso de la forma permanente, los síntomas se observan de forma persistente en aquellas personas que no responden de forma favorable al tratamiento y presentan secuelas neurológicas permanentes (Kivi, 2012).

Los signos y síntomas característicos de la encefalopatía hepática suelen incluir diversos tipos de alteraciones neurológicas y psiquiátricas, que varía desde (Kowdley, 2016):

  • Déficits leves: alteración patrones de sueño-vigilia, cambios de humor, problemas de memoria, letargia y obnubilación.
  • Déficits graves: coma profundo, edema cerebral, herniación del tronco cerebral.

Las manifestaciones clínicas de la encefalopatía hepática se caracterizan por ser muy heterogéneas y cambiantes (Cortés y Córdoba, 2010.

Los pacientes afectados por encefalopatía hepática van a presentar una sintomatología que podemos agrupar en tres áreas: alteración del nivel de conciencia, alteración neuropsiquiátrica y alteración neuromuscular (Cortés y Córdoba, 2010).

Habitualmente se presenta un estado de confusión leve que puede progresar hacia un estado de coma. Además, estas condiciones suelen ir precedidas de estados de letargia o estupor (Cortés y Córdoba, 2010).

  • Confusión: se caracteriza por una alteración transitoria del estado mental con presencia de alteración leve del nivel de atención y vigilancia y diversos déficits cognitivos (dificulta para recordar, desorientación, dificultad para hablar, etc.).
  • Obnubilación o letargo: afecta fundamentalmente a nivel atencional, debido a una reducción del nivel de vigilancia. Normalmente el paciente muestra excesiva somnolencia, haba pausada, reducción de la velocidad de procesamiento.
  • Estupor: el nivel de vigilancia se reduce de forma considerable. La persona afectada se presenta en estado de sueño y solo responde a la estimulación externa intensa.
  • Coma: el coma se considera un estado patológico o trastorno del nivel de conciencia. El paciente se presenta en estado de sueño y no responde a la estimulación externa.

Los signos y síntomas que afectan al área neuropsiquiárica suelen incluir alteraciones de la capacidad intelectual, conciencia, personalidad o lenguaje.

En gran parte de los casos, aparece una disminución de la velocidad de procesamiento, respuesta, producción del lenguaje, etc. Además, aparece una desorientación espacio-temporal significativa

Por otro lado, los cambios comportamentales suelen comenzar con la presencia de irritabilidad, seguida de apatía y alteración de los ciclos de sueño y vigilia.

Normalmente, suele observarse una desconexión parcial o total con el entorno. En las fases más graves, es posible que aparezcan delirios o agitación psicomotriz.

Por otro lado, los signos y síntomas relacionados con el área neuromuscular suelen incluir: hiperreflexia, aparición de los signos de Babinskiy, asterixis o temblor aleteante.

  • Hiperreflexia: presencia de reflejos exagerados o desproporcionados.
  • Signo de Babinski: apertura de los dedos de los pies en abanico tras la estimulación de la planta del pie.
  • Asterixis: reducción o pérdida del tono muscular en los músculos extensores de las manos.
  • Temblor aleteante: temblor en las extremidades superiores debido a la reducción o pérdida del tono muscular en éstas.

Además, en las fases más graves es posible observar flacidez muscular o hiporreflexia (reducción de los reflejos), ausencia de respuesta ante estímulos intensos o dolorosos y/o presencia de movimientos estereotipados.

La encefalopatía hepática (EH) es un tipo de trastorno encefálico que da lugar a un amplio espectro de alteraciones neuropsiquiátricas. Además, se trata de una complicación grave o frecuente producto de la insuficiencia hepática (Córdoba y Esteban Mur, 2014).

El hígado es el órgano encargado de procesar todos los residuos tóxicos que están presente en el organismo. Estos agentes o toxinas son producto de diversas proteínas, que son metabolizadas o descompuestas para ser usada por otros órganos (Kivi, 2012).

La presencia de una alteración hepática en el organismo, provoca que el hígado sea incapaz de filtrar todas las toxinas, provocando una
acumulación de éstas en la sangre (Kivi, 2012).

Así, estas toxinas pueden viajar por el torrente sanguíneo hasta alcanzar el sistema nervioso central (SNC).

A este nivel, éstas sustancias alteran la función neuronal y como consecuencia, pueden causar importantes lesiones a nivel cerebral (Córdoba y Esteban Mur, 2014).

A pesar de esto, no se conocen con exactitud los mecanismos de aparición de las alteraciones cognitivas, sin embargo, se han propuesto diferentes hipótesis (Kowdley, 2016).

De entre todas las sustancias tóxicas que pueden acumularse en el torrente sanguíneo, los estudios experimentales muestran que las altas concentraciones de amoniaco correlacionan de forma significativa con la aparición de los déficits cognitivos (Kowdley, 2010).

Concretamente, la realización de diversas pruebas de laboratorio, ha mostrado que los pacientes que padecen encefalopatía hepática, presentan concentraciones elevadas de amoníaco y que, así mismo, el tratamiento a asociado a la disminución de esta sustancia da lugar a una mejora espontánea de la sintomatología clínica (Kowdley, 2010).

Sin embargo, el amoníaco no es la única condición médica que puede dar lugar al desarrollo de una encefalopatía hepática.

De esta forma, se han identificado varias condiciones que pueden desencadenar el desarrollo de la encefalopatía hepática (Kivi, 2012):

  • Patologías relacionadas con el riñón.
  • Deshidratación.
  • Procesos infecciosos, tales como la neumonía.
  • Traumatismo o cirugía reciente.
  • Consumo de fármacos inmunosupresores.

No existe una prueba lo suficientemente exacta o específica que permite establecer un diagnostico inequívoco de encefalopatía hepática (Córdoba et al., 2014).

Los alcohólicos no son ni malos ni locos. Ellos viven con una realidad física que recién estamos empezando a comprender.

Un estómago distendido o hinchado es un problema común abdominal que puede ser causadao por el consumo del alcohol. La hinchazón puede ocurrir debida a los ingredientes contenidos en el alcohol y los alimentos consumidos antes o mientras bebe la misma. No es sólo el estómago, si no que el alcohol puede incluso causar la hinchazon en la cara, especialmente las mejillas.

Los consejos para controlar la distensión por el alcohol
# Coma bien antes de consumir el alcohol. Un estómago vacío sólo se sumará a la formación del gas.

# Evite el consumo excesivo del alcohol. Esto no sólo fomenta la distensión, sino que también conduce a otros problemas de la salud.

# Tome un descanso del alcohol y beba un poco del agua en el medio, ya que ayuda a deshacerse de la inflamación. El agua reduce la producción de los gases en el estómago.

# Los medicamentos de la farmacia como Beano, Alka Seltzer y tabletas Midol, pueden ser útiles para aliviar la hinchazón excesiva y las molestias asociadas con ella.

# Hacer los ejercicios o caminar por un tiempo, puede ayudar a aliviar la hinchazón. Algunos ejercicios de yoga y las posturas también son conocidos por ser eficaces.

# Evite comer los alimentos como el brócoli, la col y el trigo y los productos de grano, que se sabe que causan hinchazón.

# Los puntos de la acupresión en el dedo meñique se sabe que reducen eficazmente la hinchazón por el alcohol. Estire y presione la punta del dedo meñique de cada mano durante unos cinco minutos, tres veces al día con este fin.

# Sumergirse en una tina con el agua tibia y la sal epsom ayudará a hacer frente al gas y la hinchazón.

# Evite tragar aire con la goma de mascar, el tabaco y el consumo de las bebidas gaseosas.

¿Por qué el alcohol hincha el estómago de todos modos?
Una de las principales razones que está detrás de la hinchazón relacionada con el alcohol es el consumo del alcohol en grandes cantidades (borracheras) y después de un largo intervalo del tiempo. Las toxinas y el trigo o los ingredientes de los cereales que contienen las bebidas alcohólicas, pueden causar la rápida pérdida de los electrolitos del cuerpo. El estómago tiende a hincharse debido a la acumulación de los gases que contienen el azufre en la pared del intestino. Estos gases incluso causan el dolor y el malestar abdominal, que tiene una duración de dos o más días. Las toxinas también pueden causar la hinchazón de la cara, junto con los labios y los párpados hinchados. El consumo del alcohol también puede afectar la capacidad del sistema digestivo para digerir los alimentos complejos correctamente, lo que a su vez, conduce al desarrollo del gas en el abdomen, causando la hinchazón.

Ahora que usted sabe sobre la relación entre el alcohol y la hinchazón, asegúrese de evitar la enfermedad siguiendo las medidas preventivas mencionadas anteriormente. La hinchazón por el alcohol puede conducir a la disminución atractiva en la apariencia física y también puede conducir al desarrollo de varios otros problemas de la salud y a los trastornos. Por lo tanto, deben ser consumidos en las cantidades limitadas para evitar las resacas, la hinchazón y otros problemas asociados.

La directora general de la OMS durante la Asamblea. (Foto: AP)

Un factor de riesgo es todo aquello que afecta la probabilidad de que usted padezca una enfermedad, como por ejemplo el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como el fumar, pueden cambiarse. Otros, como la edad de la persona o sus antecedentes familiares, no se pueden cambiar.

Sin embargo, los factores de riesgo no lo indican todo. Presentar uno o incluso varios factores de riesgo no significa que dicha persona tendrá la enfermedad. Además, algunas personas que adquieren la enfermedad puede que tengan pocos o ninguno de los factores de riesgo conocidos.

Los científicos han encontrado varios factores de riesgo que hacen que las personas tengan mayores probabilidades de padecer el carcinoma hepatocelular (HCC).

El carcinoma hepatocelular es más común entre los hombres que entre las mujeres. Gran parte de esto se debe probablemente a comportamientos que afectan algunos de los factores de riesgo descritos más adelante. El subtipo de HCC fibrolamelar es más común en las mujeres.

En los Estados Unidos, los asiáticoamericanas y los isleños del Pacífico tienen las tasas más altas de cáncer de hígado, seguidos por los indios americanos/oriundos de Alaska y los hispanos/latinos, los afroamericanos y los blancos.

A escala mundial, el factor de riesgo más común del cáncer de hígado es la infección crónica (a largo plazo) con el virus de la hepatitis B y el virus de la hepatitis C (HBV y HCV, por sus siglas en inglés). Estas infecciones causan cirrosis del hígado (vea información anterior) y son las responsables de que el cáncer de hígado sea el tipo de cáncer más común en muchas partes del mundo.

En los Estados Unidos, las infecciones con hepatitis C es una causa más común de cáncer hepatocelular, mientras que en Asia y en los países en desarrollo, la hepatitis B es más común. Las personas infectadas con ambos virus tienen un alto riesgo de padecer hepatitis crónica, cirrosis y cáncer de hígado. El riesgo es aún mayor si consumen bebidas alcohólicas en exceso ​​(por lo menos seis bebidas regulares al día).

El HBV y el HCV se pueden propagar de persona a persona por compartir agujas contaminadas (entre usuarios de drogas), sexo sin protección, o durante el nacimiento. También pueden ser transmitidos a través de transfusiones de sangre, aunque esto ha ocurrido muy pocas veces en los Estados Unidos desde que se comenzó a realizar pruebas para detectar estos virus en los productos sanguíneos. En los países en desarrollo, los niños algunas veces contraen infecciones de hepatitis B debido al contacto prolongado con familiares que están infectados.

El HBV es más probable que cause síntomas, como enfermedades parecidas a la gripe, y una pigmentación amarilla de los ojos y la piel (ictericia). No obstante, la mayoría de las personas se recuperan completamente de la infección con HBV dentro de pocos meses. Sólo un porcentaje muy pequeño de adultos se vuelven portadores crónicos (y tienen un riesgo mayor de cáncer de hígado). Los infantes y los niños pequeños que resultan infectados tienen un mayor riesgo de volverse portadores crónicos.

Por otro lado, es menos probable que el HCV cause síntomas. Sin embargo, la mayoría de las personas con HCV contraen infecciones crónicas, las cuales con más probabilidad causen daño hepático o incluso cáncer.

Otros virus también pueden causar hepatitis, tal como el virus de la hepatitis A y el de la hepatitis E. Sin embargo, las personas infectadas con estos virus no contraen hepatitis crónica, ni cirrosis, y tampoco tienen un riesgo aumentado de cáncer de hígado.

La cirrosis es una enfermedad en la que las células del hígado se han dañado y reemplazado por tejido cicatrizado. Las personas con cirrosis tienen un riesgo aumentado de cáncer de hígado. La mayoría (no todas) de las personas que padecen cáncer de hígado ya tienen cierta evidencia de cirrosis.

Existen varias posibles causas para la cirrosis. En los Estados Unidos, la mayoría de los casos ocurre en personas que abusan del alcohol o que tienen infecciones crónicas con HBV o HCV.

La enfermedad de hígado graso que no se debe al consumo de alcohol, una afección en la que las personas que consumen un poco o nada de alcohol desarrollan un hígado graso, es común en personas obesas. Las personas con un tipo de esta enfermedad conocida como esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés) podrían desarrollar cirrosis.

Algunos tipos de enfermedades autoinmunes que afectan el hígado también pueden causar cirrosis. Por ejemplo, también existe una enfermedad llamada cirrosis biliar primaria (PBC) En esta enfermedad, los conductos biliares en el hígado están afectados e incluso destruidos, lo que puede ocasionar cirrosis. Las personas con PBC avanzada tienen un alto riesgo de cáncer de hígado.

Ciertas enfermedades metabólicas hereditarias pueden causar cirrosis.

Las personas con hemocromatosis hereditaria absorben demasiado hierro del alimento que consumen. El hierro se asienta en tejidos por todo el cuerpo, incluyendo el hígado. Si se acumula suficiente hierro en el hígado, esto puede causar cirrosis y cáncer de hígado.

El consumo excesivo de alcohol es una causa principal de cirrosis en los Estados Unidos, lo que se asocia con un riesgo aumentado de cáncer de hígado.

La obesidad (mucho sobrepeso) aumenta el riesgo de padecer cáncer de hígado. Esto probablemente se deba a que puede causar enfermedad del hígado graso y cirrosis.

La diabetes tipo 2 ha sido asociada a un mayor riesgo de cáncer de hígado, usualmente en los pacientes que también tienen otros factores de riesgo, tales como consumo exagerado de alcohol, hepatitis crónica viral, o ambos. Este riesgo puede ser mayor debido a que las personas con diabetes tipo 2 suelen tener sobrepeso o estar obesas, lo que a su vez puede causar problemas hepáticos.

Algunas enfermedades que aumentan el riesgo de cáncer de hígado son:

  • Tirosinemia
  • Deficiencia de antitripsina alfa-1
  • Porfiria cutánea tarda
  • Enfermedades del almacenamiento del glucógeno
  • Enfermedad de Wilson

Estas sustancias que causan cáncer son producidas por un hongo que contamina al maní, el trigo, la soya, las nueces molidas, el maíz y el arroz. Almacenar estos productos en un ambiente húmedo caliente puede causar el crecimiento de este hongo. Aunque esto puede ocurrir en casi cualquier parte del mundo, es más común en países tropicales y más calientes. Los países desarrollados en Europa y los Estados Unidos realizan pruebas para regular el contenido de aflatoxinas en los alimentos.

La exposición prolongada a estas sustancias es un factor de riesgo principal para el cáncer de hígado. El riesgo aumenta aún más en las personas con infecciones por hepatitis B o C.

Alrededor de la quinta parte de los enfermos con hepatitis crónica B o C corren el riesgo de acabar sufriendo cirrosis hepática o cáncer de hígado.

Otros tipos de hepatitis crónica también pueden producir cirrosis.

¿Cómo se tratan las hepatitis?

  • No existe tratamiento para la hepatitis viral aguda. Sin embargo, se está ensayando el interferón en fases tempranas de la hepatitis C.
  • La hepatitis crónica B puede tratarse con interferón.
  • La hepatitis crónica C puede tratarse con interferón y ribavirina.
  • La hepatitis auto inmune puede tratarse con glucocorticoides, solos o asociados a un inmunosupresor (azatioprina).

Dr. Court Pedersen, especialista en Enfermedades Infectocontagiosas; Dr. Ove Schaffalitzky de Muckadell, especialista en Gastroenterología

El hígado, apuntan los expertos, es uno de los órganos que más afectados se ven por una celiaquía no diagnosticada. La hipertransaminasemia, es decir unas transaminasas muy elevadas, suele ser la afectación más habitual, pero también puede manifestarse una hepatitis reactiva o una hepatitis autoinmune.

Las transaminasas son unas enzimas que se encuentran en el hígado y que cuando alcanzan valores elevados suele significar una inflamación del hígado aguda o crónica. Para determinar las causas de esta inflamación y por lo tanto establecer un tratamiento se deben realizar más exámenes hepáticos, una serología vírica y un estudio inmunológico básico. En muchas ocasiones, según leemos en la revista Medicina Integral, tras una hipertransaminasemia puede haber una celiaquía.

Desde esta revista señalan que en los últimos años se han publicado varios estudios relacionados con la celiaquía y las enfermedades hepáticas, y todos ellos coinciden en señalar que entre un 30 y un 40% de los casos de hipertransaminasemia se dan en pacientes con enfermedad celiaca. En ocasiones, sobre todo en las formas de presentación no clásicas, (ya sabemos que hay distintos tipos de celiaquía, aunque no hay grados de celiaquia) puede ser la única o la primera manifestación de la enfermedad. Asimismo se observa que tras el inicio de la dieta sin gluten las transaminasas recuperan sus valores habituales en la gran mayoría de los casos.

Las transaminasas pueden dar valores elevados por causas diferentes, por ejemplo por consumo excesivo de alcohol y grasas, por lo que es recomendable para mantener en el mejor estado posible nuestro hígado, reducir el consumo de estos productos así como de medicamentos que pueden dañar este órgano.

Entre un 30 y un 40% de los casos de hipertransaminasemia se dan en pacientes celiacos sin diagnosticar

Las razones por las cuales una celiaquía sin diagnosticar tiene consecuencias directas en el hígado se desconocen pero existen varias teorías al respecto. La primera de ellas apunta a que una mayor permeabilidad del intestino daría lugar a la absorción de antígenos y péptidos que serían los responsables de una respuesta inmunológica en el hígado. Otra teoría señala una alteración en las células Kupffer como la responsable del daño hepático ya que estas son fundamentales para la defensa del hígado frente a los productos bacterianos intestinales.

Además de esas hipertransaminasemia, las lesiones hepáticas provocadas por la celiaquía pueden ser otras, desde una hepatitis reactiva inespecífica, a una hepatitis autoinmune o a hepatitis crónicas virales (B y C). En el 90% de los pacientes con hipertransaminasemia, la causa de esta en pacientes celiacos es la hepatitis reactiva inespecífica, que causa pequeñas alteraciones en la función del hígado y normalmente es asintomática.

La hepatitis autoinmune, a pesar de ser una patología muy poco frecuente, sí se da en casos de pacientes celiacos, especialmente mujeres y niñas. Ésta se produce, al igual que el resto de enfermedades autoinmunes, por una disfunción del sistema inmunitario que en este caso ataca y destruye las células del hígado, tal y como ocurre con la celiaquía, en el que nuestro organismo ataca nuestras propias células para defenderse de una sustancia, el gluten, que en principio es inocua. La hepatitis autoinmune presentarse como una hepatitis aguda grave, como una hepatitis crónica o como una cirrosis, y se caracteriza porque mejora con medicamentos inmunosupresores.

El hígado en uno de los principales órganos del cuerpo, el cual se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y se divide en derecho e izquierdo. Está compuesto por hepatocitos y tiene las funciones de procesar nutrientes que se absorben en el intestino, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, producir bilis para digerir los alimentos y crear proteínas que ayudan al proceso de coagulación.

La enfermedad hepática puede ser benigna, como es la presencia de quistes hepáticos o hemangiomas, cuyo tratamiento dependerá del tamaño de la lesión, de la localización y los síntomas que provoque, o maligna, como las lesiones provocadas por metástasis de cánceres de otros órganos o cánceres primarios del propio hígado como el carcinoma hepatocelular.

En algunos casos, los tumores del hígado aparecen sobre pacientes que ya han sufrido una enfermedad hepática, como cirrosis o hepatitis B o C. Por esto, es fundamental el seguimiento de los pacientes con estos antecedentes para la detección precoz de posibles cánceres.

  • Carcinoma hepatocelular. Es el más frecuente, sobre todo en hombres de entre 60 y 70 años. Suele originarse sobre hígados que han sufrido o sufren una enfermedad.
  • Colangiocarcinoma intrahepatico. Se produce en los conductos biliares que atraviesan el hígado y es el segundo más frecuente, también sobre hígados ya enfermos por hepatitis B o C, colangitis esclerosante primaria o NASH.
  • Carcinoma fibrolamelar: es más frecuente en gente joven de entre 20 y 30 años, tanto en hombres como en mujeres, y es menos agresivo que el carcinoma hepatocelular.

Existen una serie de enfermedades o factores relacionados con el desarrollo de enfermedad en el hígado:

  • Hepatitis B o C. Los pacientes en los que esta infección es crónica presentan predisposición a canceres primarios en el hígado
  • Cirrosis causada por el exceso de alcohol
  • Hígado graso no alcohólico (o Esteatohepatitis no alcohólica), que se da en gente con sobrepeso, obesidad, diabetes tipo II o síndrome metabólico
  • Hemocromatosis: enfermedad hereditaria que provoca una acumulación excesiva e incorrecta del hierro en los órganos por un mal metabolismo del hierro
  • Ingesta de arsénico, presente en el agua o en productos químicos como algunos materiales plásticos

Los problemas de hígado suelen ser asintomáticos, pero cuando se producen síntomas suelen ser dolor abdominal, cansancio, náuseas, fiebre, pérdida de peso, falta de apetito o ictericia (coloración amarillenta de la piel).

Las enfermedades benignas del hígado en muchos casos se detectan casualmente al realizar una revisión por algún otro motivo. Por otro lado, en los pacientes con factores de riesgo se recomienda realizar una ecografía periódicamente para detectar lesiones benignas y malignas. Para confirmar el diagnóstico la mejor opción es realizar entonces una biopsia hepática guiada por ecografía, TAC, o mediante cirugía laparoscópica.

En el estudio inicial se realizará una analítica: ésta servirá para observar la función hepática a través de la bilirrubina y las alteraciones en la coagulación. Además, permitirá solicitar marcadores tumorales como la alfa fetoproteina, relacionada con el carcinoma hepatocelular.

Cuando se sospecha de que pueda haber una enfermedad hepática, se recomienda realizar un TAC o tomografía computerizada o una resonancia magnética (RMN) para localizar las lesiones, su tamaño y su relación con otros tejidos y órganos. Así, se podrá elegir el tratamiento más adecuado.

Un seguimiento por parte de un especialista es imprescindible en todos los pacientes que tuvieron cáncer de hígado.

Para un seguimiento efectivo, es preciso un trabajo coordinado multidisciplinar, donde los diferentes especialistas combinen estudios de laboratorio, con el estudio de la función hepática y coagulación, y pruebas de imagen como las ecografías o resonancias magnéticas. En IQL trabajan en esa tarea radiólogos altamente experimentados, puesto que el haber realizado tratamientos previos sobre el hígado dificulta la evaluación de las pruebas. La finalidad es la detección precoz en caso de aparecer nuevas enfermedades o repetición de las previas.

Las enfermedades benignas sólo se trataran en caso de gran tamaño, hemorragias o en caso que el paciente sienta un intenso dolor abdominal, dado que la mayoría de ellas presentan un riesgo muy escaso de malignizar, que se podrá controlar con seguimiento.

La posibilidad de tratamiento quirúrgico viene determinada por el tipo de lesión, su situación en el hígado y su relación con los vasos. El equipo especializado de IQL, con alta experiencia en cirugía del hígado, valoraran cada caso a nivel individual para ofrecer la mejor combinación de tratamiento, tanto con cirugía como con quimioterapia o radiología intervencionista si fuera necesario.

Según el tipo de lesión y su localización, los pacientes podrán beneficiarse de técnicas mínimamente invasivas como la laparoscópica. Así, a través de pequeñas incisiones se puede extirpar la lesión en el hígado, reduciendo la hemorragia y mejorando el dolor postoperatorio, con una más rápida reincorporación a la rutina diaria del paciente.

En ocasiones la complejidad de la enfermedad o las condiciones del paciente no permiten utilizar la laparoscópica. En estos casos deberá llevarse a cabo la cirugía abierta a través de una incisión en el abdomen por debajo de las costillas.

En cirugía hepática o del hígado, el paciente normalmente saldrá de quirófano con drenajes permiten a los cirujanos descartar hemorragias, infecciones o fugas de bilis. Así, permanecerá ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI), al menos las primeras 24-48h.

En algunos casos, la localización o el tipo de lesión del hígado hacen imposible su resección. En estos casos, se puede utilizar radiología intervencionista, mediante la cual se realizaran punciones percutáneas de dichas lesiones para realizar radiofrecuencia o microondas y conseguir un control local de la enfermedad, que puede permanecer estable durante un largo tiempo.

En el Instituto Quirúrgico Lacy IQL los pacientes son evaluados por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, radiólogos y patólogos

que permitirán tomar la decisión más acertada de forma individualizada.

Hígado graso SymptomsDifferent etapas de la enfermedad de hígado graso pueden mostrar algunos síntomas que van de leves a severos. Cubierta aparece a continuación encontrará más información acerca de la misma.

La hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Es responsable de controlar y mantener una buena tasa de metabolismo en el cuerpo. Diversas funciones del hígado incluyen la ruptura de las grasas, proteínas y carbohidratos en la comida. Además de estos, el hígado actúa como un agente de desintoxicación en nuestro cuerpo ayudando a deshacerse de los residuos tóxicos. El hígado es un órgano elástico e incluso después de que pierde algunas de sus células, debido a las enfermedades, que funciona en su mejor momento. Sin embargo, la enfermedad de hígado graso puede causar daños permanentes en el hígado, si no se controla por un largo tiempo.

para que serve flagyl liquido

Sensibilidad a los alimentos – esto es a menudo relacionados con intestino permeable y puede ser la causa subyacente del aumento de toxinas en el cuerpo. Estos remedios para el colon irritable le serán de ayuda para tratar el colon

Los síntomas típicos de enfermedad hepática avanzada

Los círculos negros debajo de los ojos, los ojos hinchados

Manchas marrones en la piel

Palmas inflamados y las plantas de los pies

Hinchazón en las piernas y los tobillos.

Color de las heces Pale, o heces con sangre o de color alquitrán.

Quién está en riesgo?

Tradicionalmente las personas con el siguiente están en la categoría de “en riesgo” y si muestra algún síntoma mencionados anteriormente junto con

estar en esta categoría, que deben ser probados.

Más recientemente estos solían ser pensado como algo relacionado, pero no causal razones de hígado graso. La evidencia científica es mucho más fuerte ahora y apunta a un camino común que explica por qué estos aparecen juntos. La mala alimentación que conducen a sindrome del colon irritable permitiendo que las toxinas con fugas en el cuerpo, que luego invaden el hígado

Aparte de que el cerebro y el corazón, el hígado es el órgano más importante en el cuerpo responsable de ver más de 500 reacciones metabólicas. Mantenerla sana es importante para la salud general y el hígado graso es un excelente indicador de problemas graves.

Las dietas bajas en azúcar y otros hidratos de carbono son la clave en esta batalla. También creemos que los suplementos para reducir la cándida acumulación de biofilm y recorrer un largo camino en la mejora de la salud del colon que por en grande es el principal factor que contribuye y una vía para que las toxinas que entran en el cuerpo y así no despertar problemas de sindrome del colon irritable.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, consistente en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por tejido fibroso, lo que lleva a:

  • incapacidad del hígado para ejercer sus funciones de detoxificación del organismo (insuficiencia hepática).
  • fenómenos de sangrado (coagulopatía).
  • aumento de presión en la vena porta, que causa acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) y dilatación peligrosa de las venas del esófago (varices esofágicas), que si se rompen pueden producir una hemorragia digestiva severa.
  • alteraciones del cerebro, con somnolencia y desorientación debidos a la circulación de amoníaco en sangre (encefalopatía hepática).

1. Alcohol. La mayor parte de los casos de cirrosis se debe al alcoholismo.

2. Otras causas:
- infecciones crónicas por virus (hepatitis)
- defectos de las vías biliares (obstrucción biliar)
- fibrosis quística
- aumentos en la absorción de hierro o de cobre, que se depositarán en el hígado.

  • Muchos pacientes permanecen sin síntomas durante años, lo que retrasa el diagnóstico.
  • "Síndrome constitucional": Falta de apetito, cansancio y adelgazamiento.
  • Náuseas y vómitos. Los vómitos pueden ser de sangre cuando existen varices esofágicas y/o alteraciones de la coagulación de la sangre.
  • Ictericia (Tinte amarillo de la piel y las mucosas debido al exceso de bilirrubina circulante).
  • Hinchazón abdominal, cuando se produce ascitis.
  • Alteraciones menstruales en la mujer.
  • Impotencia y desarrollo de mamas en el hombre.
  • "Arañas vasculares": Vasos sanguíneos rojos en la piel, haciendo figuras parecidas a arañas.

Examen físico. Se palpa un hígado duro, en ocasiones aumentado de tamaño (hepatomegalia) y en otros casos de pequeño tamaño. Si hay hipertensión portal se encontrará líquido en el abdomen (ascitis) y un bazo aumentado de tamaño.

Análisis de sangre. Los glóbulos rojos están disminuídos en la sangre (anemia), y existen alteraciones de la coagulación y disminución de la albúmina en sangre. Pueden elevarse la bilirrubina y los enzimas del hígado (transaminasas), y cuando existe encefalopatía, se suele demostrar amoníaco en sangre. La cirrosis puede alterar muchas otras pruebas analíticas.

Estudios radiográficos. Aunque una radiografía simple de abdomen puede mostrar una silueta hepática alterada, la prueba más específica será una ecografía abdominal, que mostrará además la desestructuración del hígado, y el bazo grande que suele coexistir. Una radiografía con contraste puede demostrar las varices esofágicas. Estos procedimientos son indoloros.

Si existen varices esofágicas, se visualizarán por medio de la endoscopia.

Biopsia hepática. Puede ser necesaria para llegar al diagnóstico definitivo de la cirrosis, ya que demuestra la arquitectura alterada del hígado. Es un procedimiento que puede resultar muy incómodo.

  • Sangrado por varices esofágicas.
  • Fenómenos de sangrado a otros niveles.
  • Episodios de ascitis (hinchazón abdominal por acumulación de líquido).
  • Confusión mental y coma.

- Abstención absoluta de alcohol.

- Dieta sin sal, con suplementos de vitaminas del grupo B y con abundantes proteínas (salvo si existe encefalopatía).

2. Tratamiento de las complicaciones:

- ASCITIS. Se trata con restricción de sodio (dieta sin sal), fármacos diuréticos, y a veces es necesaria la extracción de líquido de la cavidad peritoneal a través de la pared abdominal.

- VARICES ESOFAGICAS. Se tratan mediante la esclerosis de las venas dilatadas del esófago con una sustancia química, impidiendo así que se rompan y sangren, o colocando unas bandas elásticas. También se pueden tratar con cirugía.

- TENDENCIA AL SANGRADO. Se trata con inyecciones de vitamina K o con transfusiones de sangre.

- ENCEFALOPATIA. Para evitar que las bacterias del intestino fabriquen más amoníaco a partir de las proteínas de la dieta, se restringen las proteínas de la dieta, se dan antibióticos por boca que maten localmente las bacterias del intestino. Se debe evitar el estreñimiento con laxantes suaves (lactulosa).

Es mucho mejor cuando se abandona el alcohol completamente, antes de que la enfermedad se haga severa. La cirrosis avanzada tiene mal pronóstico, con un 50 % de supervivencia a los 2 años.

La enfermedad del hígado graso no alcohólica es una enfermedad que afecta el hígado, de carácter progresivo y que se inicia con la acumulación de grasa en el hígado sin consumo excesivo de alcohol.

Los cálculos biliares que no ocasionan síntomas, generalmente, no son fuente de problemas y no requieren de más exámenes. Muchas veces se encuentran cálculos biliares por accidente en una radiografía o ultrasonido abdominal realizado por otras razones. A menos que se presenten síntomas de dolor, náusea, vómito o fiebre, no es necesario hacer más exámenes ni realizar ninguna otra intervención. Los síntomas surgen cuando un cálculo biliar bloquea el flujo de bilis desde la vesícula biliar o los conductos biliares. Cuando hay un cálculo biliar en el conducto biliar, se trata de una coledocolitiasis que podría ocasionar molestias constantes o periódicas. Por lo general, el dolor de la coledocolitiasis se ubica en el abdomen superior y puede irradiarse (sentirse en otra parte) hacia el hombro derecho; además puede durar desde varios minutos a horas, y puede presentarse con sudoración, náusea, vómito. Las crisis de los cálculos biliares pueden producir dolor en el pecho que podría asemejarse a un ataque cardíaco. Si siente un dolor nuevo y diferente a otros tipos de dolor, debe conversar con un médico sobre los síntomas.

Una vesícula biliar inflamada (colecistitis), la presencia de material infectado atrapado dentro del conducto biliar común (colangitis), o un cálculo que obstaculiza el flujo de salida de los jugos pancreáticos (pancreatitis por cálculos biliares) pueden provocar fiebre, escalofríos, fuerte dolor abdominal o ictericia. Las personas que presenten estos problemas, deben someterse a un examen médico urgente.

Se sospecha un diagnóstico de cálculos biliares cuando se presentan síntomas de dolor en el cuadrante abdominal superior derecho, náusea o vómito. La ubicación, duración y “características” (punzante, que roe, tipo cólico) del dolor ayudan a determinar la posibilidad de una enfermedad de cálculos biliares. Podría también presentarse sensibilidad abdominal así como elevación en los resultados de las pruebas de la función hepática. El examen de ultrasonido abdominal es un método rápido, sensible y relativamente barato para detectar cálculos biliares en la vesícula biliar o en el conducto biliar común. Este es el examen que con más frecuencia se realiza.

El tratamiento para los cálculos biliares que obstruyen el conducto biliar común es la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) o una intervención quirúrgica. La CPRE implica introducir una sonda fina y flexible por la boca hasta llegar al duodeno, donde se la utiliza para evaluar el conducto biliar común o el conducto pancreático. Es posible utilizar tubos diminutos e instrumentos para evaluar más a fondo los conductos y extirpar los cálculos, si es necesario. La cirugía de la vesícula biliar podría realizarse cuando los cálculos se encuentran en la vesícula misma, porque no es posible extirparlos mediante la CPRE. Esta operación, conocida como colecistectomía, comúnmente se realiza mediante laparoscopía, proceso realizado bajo anestesia general mediante el cual se inserta en el abdomen otra sonda fina parecida a un endoscopio, a través de varias incisiones pequeñas. Si no es posible realizar la operación de la vesícula, podría emplearse un medicamento llamado ursodiol para disolver los cálculos biliares de colesterol, pero esto puede llevar meses, y los cálculos se vuelven a presentar en muchos pacientes al suspender el tratamiento.

La pancreatitis por cálculos biliares es una inflamación del páncreas, resultado de la obstrucción del conducto pancreático por un cálculo biliar. Esto ocurre al nivel del esfínter de Oddi, un músculo redondo ubicado en la abertura del conducto biliar hacia el intestino delgado. Cuando un cálculo de la vesícula biliar se desplaza por el conducto biliar común y queda atrapado en el esfínter, bloquea el flujo de salida de todo material proveniente del hígado y páncreas. El resultado es la inflamación del páncreas, la cual puede ser muy grave. La pancreatitis por cálculos biliares puede ser una enfermedad que conlleva peligro de muerte, y es necesario que un médico examine de urgencia a la persona con cálculos biliares que repentinamente presenta dolor abdominal fuerte.

Los factores de riesgo para la pancreatitis por cálculos biliares son similares a los descritos para la enfermedad de cálculos biliares.

Los síntomas podrían ser similares a los arriba explicados, bajo Cálculos biliares y enfermedad de cálculos biliares. Además, podría sentirse dolor en el abdomen superior izquierdo o en la espalda, que generalmente aparece en forma repentina, es muy fuerte, normalmente agudo o como una sensación de que algo se aprieta, y con frecuencia viene acompañado por náusea y vómito.

Los exámenes de sangre pueden identificar la inflamación del páncreas (amilasa y lipasa) y pueden encontrar pruebas de obstrucción del flujo de salida de la bilis desde el hígado (ALT, AST, fosfatasa alcalina y bilirrubina). La inflamación del páncreas se observa mejor con una prueba radiológica (CT scan o CAT scan), la cual también puede determinar la gravedad de la inflamación pancreática. El CT scan no tiene tanta sutileza como para identificar los cálculos biliares pequeños, y por ello, podría requerirse un ultrasonido abdominal en caso de considerarse que esa es la causa de la pancreatitis.

Al inicio, la pancreatitis se trata mejor evitando la ingesta de cualquier tipo de líquido o sólido hasta que la inflamación disminuya. Normalmente, todo lo que se requiere es administrar líquidos por vía intravenosa cuando la inflamación es moderada, y los síntomas se resuelven dentro de pocos días. Una inflamación grave, dolor persistente y fiebre sugieren pancreatitis severa e inflamación continua. En ese caso, se iniciará la administración de nutrientes por vía intravenosa, si no es posible volver a empezar la ingesta oral en aproximadamente 5 a 7 días. La náusea grave y el vómito se tratan inicialmente aliviando al estómago de los líquidos; por ello se usa una sonda nasogástrica y se administran medicamentos antiheméticos (contra la náusea). Las terapias para el dolor podrían administrarse por vía intravenosa hasta que pueda reiniciarse la ingesta de alimentos y uso de tratamientos por vía oral. A veces, es importante extirpar urgentemente un cálculo biliar que ocasiona pancreatitis; y en otras ocasiones, podría ser adecuado esperar entre 24 y 48 horas con valoraciones regulares para asegurarse que la persona permanece estable. Los cálculos biliares que causan la pancreatitis de cálculos biliares podrían pasar y salir del conducto sin intervención o podrían requerir una extirpación endoscópica o quirúrgica. En los casos con infección del tejido pancreático, ocurre la enfermedad conocida como necrosis (tejido muerto) pancreática, y se podrían usar antibióticos para controlar o prevenir la infección.

La disfunción del esfínter de Oddi (DEO) comprende un complejo de síntomas de dolor abdominal superior irregular que podría presentarse acompañado por náusea y vómito. No se comprende completamente a este trastorno aún. Se cree que la causa es cicatrización o espasmo del músculo del esfínter de Oddi, un músculo circular de aproximadamente 1cm (1/2 pulgada) de longitud y ubicado en el extremo inferior de los conductos biliar y pancreático. La función de este músculo es mantener cerrados los músculos del conducto biliar y del conducto pancreático, para de esa manera prevenir el reflujo de los contenidos intestinales hacia esos conductos. Si este músculo sufre un espasmo o presenta cicatrices, el drenaje de los conductos biliar y pancreático podría comprometerse. La dilatación anormal del conducto biliar y/o pancreático normalmente se relaciona con aumento de los productos y enzimas del hígado, vesícula biliar y páncreas, lo cual puede analizarse mediante exámenes de sangre (pruebas hepáticas en suero sanguíneo, amilasa, lipasa). El dolor podría ser el resultado de la obstrucción de los conductos.

La disquinesia biliar podría desarrollarse después de la extirpación de la vesícula biliar, y por ello el nombre de síndrome post-colecistectomía.

Los síntomas podrían ser similares a aquellos por los cuales inicialmente se extirpó la vesícula biliar, e incluyen dolor abdominal, náusea y vómito. Los síntomas pueden ser ocasionales o podrían aumentar y disminuir. Las personas podrían perder peso debido a la falta de apetito. Fiebre, escalofríos y diarrea no son características de esta enfermedad. Si los síntomas son graves y no responden al tratamiento tradicional, se requeriría investigar más a fondo.

Es importante verificar que no se pasa por alto otras enfermedades más graves antes de embarcarse en el diagnóstico de disfunción del esfínter de Oddi. Por lo tanto, será importante verificar que el paciente no tenga cálculos en los conductos biliares, cáncer del páncreas o de los conductos biliares, enfermedad de úlcera péptica o enfermedad cardíaca (mala circulación hacia el corazón, llamada “isquemia”, o una “angina” que podría imitar esos síntomas).

El diagnóstico de disfunción del esfínter de Oddi puede evaluarse y confirmarse mediante un endoscopio especial que permite colocar un catéter en los conductos biliar y pancreático. Mediante la inyección de sustancia de contraste a través del catéter, junto con el uso de radiografías, el médico obtiene fotografías de los conductos biliar y pancreático. Este procedimiento que requiere de una sonda especial se conoce como colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE), y puede ayudar a determinar la presencia de cálculos biliares en la vesícula biliar o conducto biliar. En el caso de cálculos en el conducto biliar, pueden utilizarse instrumentos y procedimientos especiales (esfinterotomía con extracción de cálculo) (ver figura 2, arriba) mientras se realiza la CPRE para extirpar la mayor parte de ellos. Es posible tomar mediciones de la fuerza de contracción del músculo del esfínter de Oddi mediante un tubo plástico especial que se inserta dentro del conducto biliar o del conducto pancreático, a nivel del músculo del esfínter de Oddi. Esto se conoce como “manometría del esfínter de Oddi” y se emplea para determinar si el músculo presenta “disquinesia” o si se contrae normalmente. Se confirma el diagnóstico de disquinesia biliar si el músculo no se contrae en forma normal.

En los pacientes con síntomas graves e intolerables, podría cortarse el músculo del esfínter con la sonda para la CPRE y un tubo plástico especial con un alambre pequeño adherido a un lado (llamado “esfinterotomo”). Se pasa este esfinterotomo a través del canal de la sonda de CPRE y luego hacia el conducto biliar y/o conducto pancreático, al nivel del músculo del esfínter. Después se aplica una pequeña cantidad de corriente eléctrica al alambre, el cual a su vez corta y cauteriza el músculo abierto. Esto se denomina “esfinterotomía”, procedimiento que sólo pueden realizar médicos altamente experimentados y únicamente cuando los síntomas son graves además de sin resolución. Aproximadamente 5 a 15 por ciento de pacientes sometidos a esta terapia podrían presentar inflamación del páncreas (llamada “pancreatitis”) como complicación, inmediatamente después del procedimiento.

Exámenes utilizados para evaluar la enfermedad de cálculos biliares:

  1. Ultrasonido: Este examen usa ondas de sonido para examinar los conductos biliares, hígado y páncreas. Es muy seguro. Con el ultrasonido, sería factible visualizar cálculos en la vesícula biliar o en los conductos biliares. Las imágenes podrían tener interferencia en pacientes muy obesos o en quienes ingirieron alimentos poco tiempo antes del examen.
  2. Ultrasonido endoscópico: Este dispositivo utiliza una sonda especial con una extensión de ultrasonido en la punta. Se inserta la sonda por la boca para examinar internamente los conductos biliares, vesícula biliar y conductos pancreáticos.. El uso del dispositivo para ultrasonido endoscópico requiere entrenamiento especial y es útil para ubicar cálculos en el conducto biliar que podrían pasarse por alto con el ultrasonido normal. También es útil para diagnosticar cáncer dentro del páncreas o conductos biliares.
  3. Exploración por CT or CAT scan: Es útil para diagnosticar cáncer dentro del hígado o páncreas. Podría identificar cálculos biliares pero no es tan eficaz como el ultrasonido. Este es uno de los mejores exámenes para evaluar la gravedad de la pancreatitis.
  4. CPRE: La CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica) usa un tipo especial de endoscopio que permite acceso a los conductos biliares y pancreáticos. También permite realizar terapias, tales como extirpar cálculos de los conductos biliar o pancreático. Se pueden tomar mediciones de la presión dentro del músculo del esfínter de Oddi mediante una prueba adicional llamada manometría del esfínter de Oddi (ver la sección sobre disquinesia biliar). Esto se realiza simultáneamente con el CPRE y es un examen especializado que requiere entrenamiento especial para realizarlo.
  5. CPRM (MRI): Colangiopancreatografía por resonancia magnética. Este examen utiliza una máquina llamada IRM (Imágenes por resonancia magnética – MRI). Es una prueba no invasora que emplea software especial de computadora para crear imágenes de los conductos biliar y pancreático, similares a los obtenidos mediante la CPRE pero no requiere realizar una endoscopía. Las anomalías descubiertas en la CPRM serán luego evaluadas más a profundidad o tratadas mediante CPRE o intervención quirúrgica.

* El Dr. Silverman es Fellow del Colegio Americano de Gastroenterología.

La amebiasis es una infección del intestino grueso provocada por el parásito unicelular Entamoeba histolytica. Suele causar diarrea o disentería.

La amebiasis es una enfermedad causada por la ameba, parásito microscópico denominado Entamoeba histolytica. En un momento de su ciclo vital, la ameba ésta protegida por una envoltura protectora llamada quiste. La infección empieza cuando una persona ingiere quistes presentes en la comida y en el agua contaminada. La amebiasis se encuentra en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, pero abunda más en los trópicos, donde el control de sanidad es más pobre. Al ser ingeridos, los quistes resisten los ácidos del estómago y llegan hasta el intestino. En el intestino, las amebas salen de los quistes y se multiplican, normalmente sin causar síntomas de ningún tipo. Hay casos, sin embargo, en que por razones desconocidas, las amebas invaden las paredes del intestino grueso y producen dolor abdominal, diarrea sanguinolenta (disentería) y, a veces, fiebre. Llegado este momento, existe también el peligro de que las amebas invadan otros órganos corporales.

Durante la infección, las amebas producen quistes que son eliminados de los intestinos junto con las heces. Fuera del cuerpo, los quistes pueden sobrevivir días, incluso semanas. En áreas de poca higiene, el agua potable contaminada con excrementos humanos puede propagar rápidamente la amebiasis y hacer que el ciclo comience de nuevo.

La mayor parte de las infecciones por ameba son asintomáticas, es decir, no producen síntomas. Sin embargo, aunque no haya síntomas, los quistes siguen reproduciéndose y se considera que la persona infectada es portadora de ellos.

Colitis amebiana Los síntomas ocurren mayoritariamente cuando las amebas atacan las paredes del intestino grueso. Este proceso recibe el nombre de colitis amebiana. El síntoma más común es un dolor abdominal creciente. Pueden darse síntomas adicionales como diarrea con

sangre o mucosidad, deposiciones frecuentes o una desagradable y continua necesidad de ir al baño. En un tercio de los casos, también se produce fiebre.

Disentería amebiana En algunos casos extraños, los síntomas de colitis amebiana empeoran; se presentan fiebre, escalofríos y diarrea intensa, con sangre y mucosidad. Esta enfermedad se llama disentería ame-biana, que a menudo conduce a una seria deshidratación (pérdida excesiva de agua en el cuerpo).

Amebiasis hepática Si las amebas se desplazan por vía sanguínea a otras partes del cuerpo, se pueden formar focos de infección en distintos órganos. En el 1 por ciento de los casos, infectan al hígado, en el que causan una dolencia llamada amebiasis hepática. Los síntomas de esta enfermedad incluyen fiebre, dilatación del abdomen, dolor e hiper-sensibilidad en la zona del hígado, justo debajo de las costillas derechas.

El método más común para diagnosticar la amebiasis es el examen microscópico de las heces del individuo afectado. La Entamoeba histolytica también puede identificarse en muestras de tejido obtenidas durante una exploración visual del colon con un instrumento flexible llamado colo-noscopio, o en el transcurso de una operación.

Si el médico detecta la presencia de Entaomeba histolytica, prescribe medicamentos tanto para los portadores asintomáticos (que pueden transmitir las amebas si no son eliminadas) como para los enfermos con la infección activa. El tratamiento normalmente dura tres semanas.

No hay vacuna o fármaco profiláctico (medicamento que previene una enfermedad) para la amebiasis. La prevención depende de la pureza de nuestras fuentes de agua, de la eliminación adecuada de los excrementos humanos y de utilizar correctamente las medidas de higiene, tales como lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de comer.

El suministro municipal de agua aprobado por los departamentos locales de salud de Estados Unidos normalmente se considera seguro. Sin embargo, al acampar o durante estancias en otros países, es importante consumir agua que pro venga de suministros seguros y evitar beber la de los arroyos u otras fuentes similares.

Algo de grasa en el hígado es normal. Pero si la grasa en el hígado representa más del 5% al 10% del peso de tu hígado, puedes tener enfermedad hepática alcohólica o no alcohólica. En algunos casos, estas enfermedades pueden llevar a complicaciones graves. Está atento a la siguiente guía que te ayudarán a entender los síntomas, causas y tratamientos para el hígado

Más de 15 millones de personas en simplemente Estados Unidos abusan del alcohol. Casi todos ellos – el 90% -100% – desarrollan grasa en el hígado.

El hígado graso puede ocurrir después de beber cantidades moderadas o grandes de alcohol. Incluso puede ocurrir después de un corto período de consumo excesivo de alcohol (hepatopatía alcohólica aguda).

La genética o herencia (lo que se transmite de padres a hijos) juega un papel en el desarrollo de grasa en el hígado por la enfermedad hepática alcohólica de dos maneras: Puede influir en la cantidad de alcohol que se consume y su probabilidad de desarrollar alcoholismo. Y también, puede afectar los niveles de enzimas hepáticas implicadas en la descomposición (metabolismo) de alcohol.

Otros factores que pueden influir en la probabilidad de desarrollar la enfermedad de hígado graso alcohólico incluyen:

  • Hepatitis C (que puede conducir a la inflamación del hígado)
  • Una sobrecarga de hierro
  • Obesidad
  • Dieta

La enfermedad del hígado graso no alcohólico es ahora la causa más común de enfermedad hepática crónica en muchas partes del mundo, como por ejemplo en Estados Unidos. Algunas personas con exceso de grasa en el hígado simplemente tienen lo que se llama un hígado graso. Aunque esto no es normal, no es grave si no conduce a la inflamación o daño.

CIRROSIS HEPATICA La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado. Sus células hepáticas van siendo reemplazadas por tejido cicatrizado, lo cual interfiere progresivamente con el funcionamiento normal del hígado, ocasionando que este no cumpla sus funciones adecuadamente. FISIOPATOLOGIA Debido a la lesión de las células del parénquima hepático, el hígado se inflama y aumenta de tamaño. El organismo intentar regenerar los hepatocitos dañados, pero se produce fibrosis. Al progresar la.

GUÍAS DIAGNÓSTICAS DE GASTROENTEROLOGÍA 1.- CIRROSIS HEPÁTICA DEFINICIÓN: Se trata de una alteración crónica e irreversible que representa la etapa final de diversos procesos agudos o crónicos que afectan al hígado, si bien el concepto es fundamentalmente morfológico donde se define como una alteración difusa de la arquitectura del hígado por fibrosis y nódulos de regeneración, clínicamente se puede sospechar por los antecedentes y los diversos datos clínicos que se pueden documentar. Se.

CIRROSIS HEPATICA La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, consistente en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por tejido fibroso, lo que lleva a: * incapacidad del hígado para ejercer sus funciones de detoxificación del organismo (insuficiencia hepática). * fenómenos de sangrado (coagulopatía). * aumento de presión en la vena porta, que causa acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) y dilatación peligrosa de las venas del esófago (varices.

 Sistema Digestivo Cirrosis hepática La cirrosis es una afección en la que el hígado, se deteriora lentamente y funciona mal debido a una lesión crónica. El tejido sano del hígado se sustituye por tejido cicatricial, bloqueando parcialmente la circulación de la sangre a través del hígado. La cicatrización también deteriora la capacidad del hígado de controlar las infecciones eliminar las bacterias y las toxinas de la sangre procesar los nutrientes, hormonas y medicamentos fabricar las.

CIRROSIS HEPÁTICA DEFINICION. Es una enfermedad difusa del hígado con formación de fibrosis y nódulos estructuralmente anormales que producen trastornos en la microcirculación y disminución del flujo sanguíneo parenquimatoso efectivo como consecuencia de necrosis hepatocelular. EPIDEMIOLOGIA. En México ocupa el 5o.lugar dentro de las 20 primeras causas de mortalidad. Los principales grupos de edad afectados van de los 45 a los 65 años con una prevalencia de 21.63/100,000 hab. 20% a 30% de.

CIRROSIS HEPÀTICA. Agente: HUESPED: La cirrosis se puede desarrollar en cualquier momento o etapa de nuestra vida. Se dice que afecta más a los varones que a la mujer. Entre 40 y 60 años. MEDIO AMBIENTE: Se da en cualquier nivel socioeconómico. Los lugares propios donde se da esta enfermedad con más frecuencia son; donde hay baja escolaridad, delincuencia, vandalismo, prostitución, drogas, donde hay conflictos familiares y/o depresión. Estímulo desencadenante.

|[pic] | QUÉ ES LA CIRROSIS HEPÁTICA? La cirrosis hepática es una condición ocasionada por ciertas enfermedades crónicas del hígado que provocan la formación de tejido cicatrizal y daño permanente al hígado. El tejido cicatrizal que se forma en la cirrosis hepática daña la estructura del hígado, bloqueando el flujo de sangre a través del órgano. La pérdida del tejido hepático normal disminuye la capacidad que tiene el hígado de procesar nutrientes.

pacientes con cirrosis hepática por alcoholismo en el hospital civil viejo” Introducción Antecedentes El término cirrosis fue propuesto por Laennec hace más de 180 años. Deriva de la palabra griega oxxipe en latín scirro) que se traduce tanto por “amarillo grisáceo” como por“duro” y se refiere a la coloración y consistencia que adquiere el hígado en este proceso. En el pasado se consideraba que la cirrosis nunca era reversible, sin embargo, desde hace una década el concepto de cirrosis ha pasado.

Introducción La cirrosis es el resultado final del daño crónico al hígado causado por hepatopatía crónica. Las causas comunes de la enfermedad hepática crónica en los Estados Unidos abarcan: Infección por hepatitis B ó C Alcoholismo Las causas menos comunes de cirrosis pueden ser: Hepatitis autoinmunitaria Trastornos en las vías biliares Algunos medicamentos Enfermedades hereditarias Otras enfermedades hepáticas como esteatosis hepática no alcohólica (EHNA) y esteatohepatitis no alcohólica.

CIRROSIS HEPATICA La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Manifestaciones clínicas: - Malestar general, debilidad, fiebre, anorexia, indigestión, flatulencias, nauseas, vómitos y dolor abdominal.- Ictericia, prurito.

arquitectura del hígado se altera, las células hepáticas dejan de realizar sus funciones (insuficiencia hepática) y los vasos sanguíneos se distorsionan. La sangre no puede circular normalmente por el hígado, aumenta la presión en la circulación prehepática y la sangre busca otros circuitos para completar su ciclo habitual (fenómeno de escape). Como consecuencia de estos dos fenómenos: insuficiencia hepática y alteración de la circulación sanguínea hepática, aparecen las manifestaciones clínicas de esta.

Cirrosis hepática ¿Qué es? La cirrosis es una afección en la que el hígado se deteriora lentamente y funciona mal debido a una lesión crónica. El tejido sano del hígado se sustituye por tejido cicatricial, que bloquea parcialmente la circulación de la sangre a través del hígado. La cicatrización también deteriora la capacidad del hígado para otras funciones. Entre ellas: controlar las infecciones, eliminar las bacterias y las toxinas de la sangre, procesar los nutrientes, hormonas y medicamentos.

Pruebas de función hepática El término "pruebas de función hepática" es aplicado a una variedad de pruebas de sangre para averiguar el estado general del hígado. Las pruebas rutinarias de función hepática pueden dividirse entre las que son valores reales de la función hepática, como seroalbúmina o tiempo de protombina; y aquellas que son simplemente marcadores de la enfermedad hepática, como las diferentes enzimas hepáticas. Los médicos podrían ordenar pruebas hepáticas más específicas, como las.

CIRROSIS HEPÁTICA CONCEPTO Es una condición ocasionada por ciertas enfermedades crónicas del hígado que provoca la formación de tejido cicatrizal y daño permanente de hígado. El tejido cicatrizal que se forma en la cirrosis hepática daña la estructura del hígado, bloqueando el flujo de la sangre a través del órgano. Alteración crónica degenerativa irreversible del parénquima hepático y consiste en fibrosis extensa asociada a la formación de nódulos de regeneración. EPIDEMIOLOGÍA *La OMS dice.

Justificación de la Investigación Ésta investigación es realizada con el propósito de elaborar un sondeo sobre el conocimiento actual que la comunidad posee sobre la cirrosis y sus consecuencias, la investigación resulta oportuna, ya que en los últimos años se ha visto un alto crecimiento en las muertes por cirrosis en todo el territorio mexicano y por lo tanto se hace necesario saber que información maneja la comunidad sobre este tema, por lo tanto los beneficiados serán la comunidad en sí, ya.

DE ENFEMERIA EN CIRROSIS HEPATICA. Enfermedad crónica de pronóstico grave que se caracteriza por la destrucción de la arquitectura tisular hepática debido a la presencia de fibrosis y nódulos de regeneración, afectando el funcionamiento del hígado. Etiologia ALCHOHOLISMO CRONICO VIRUS DE LA HEPATITIS B,C,D HEPATITIS AUTO INMUNE ATRESIA BILIAR REACCION SEVERA A MEDICAMENTOS FALLO CARDIACO ACOMPAÑADO DE CONGESTION HEPATICA CAUSAS DESCONOCIDAS TIPOS DE CIRROSIS Cirrosis alcohólica: Tejido.

CIRROSIS HEPATICA: INTRODUCCION. LA CIRROSIS HEPATICA,ES LA CIRROSIS QUE AFECTA AL TEJIDO HEPATICO COMO CONSECUENCIA FINAL DE DIFERENTES ENFERMADADES CRONICAS. LAS CONSECUENCIAS DE LA CIRROSIS HEPATICA SOBRE LA SALUD DEL INDIVIDUO DEPENDE FUNDAMENTALMENTE DEL GRADODE FUNCIONALIDAD QUE EL HIGADO PUEDA CONSERVAR A PESAR DE LA ALTERACION HISTOLOGICA. ANATOMIA PATOLOGICA: LA ANORMALIDAD PRINCIPAL DE LA CIRROSIS HEPATICA ES: LA PRESENCIA DE FIBROSIS, QUE.

CIRROSIS HEPATICA La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. EPIDEMIOLOGIA Mueren anualmente aproximadamente unas 27.000 personas a causa de cirrosis hepática en los países desarrollados. Afecta a 4 de cada 10.000 personas.

Mira esta pag http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs349/es/index.html http://es.scribd.com/doc/49306616/FISIOPATOLOGIA-DE-LA-CIRROSIS-HEPATICA CIRROSIS HEPATICA DEFINICION Cirrosis hepática Enfermedad degenerativa crónica del hígado en la que el tejido sano va siendo sustituido por tejido fibroso que altera las múltiples funciones de este órgano tan importante. La alteración más importante es la reducción en su capacidad de destoxificación (eliminación de tóxicos y residuos del cuerpo).

CIRROSIS HEPATICA PROBENIENTE DEL ALCOHOL Enfermedad crónica del hígado causada por fibrosis y alteraciones de su estructura normal va adquiriendo un aspecto nodular, crónica difusa, afectando toda su estructura y produciendo alteraciones nodulares. La cirrosis se define como una enfermedad hepática crónica que cursa con lesión hepatocelular, fibrosis y nódulos de regeneración. La activación de las células hepáticas estrelladas produce la fibrosis hepática, y está en combinación con distorsión.

 INTRODUCCIÓN La cirrosis hepática es una enfermedad crónica y difusa del hígado que altera su estructura y función. Desde el punto de vista histopatológico se define: necrosis celular, fibrosis y nódulos de regeneración. Las manifestaciones clínicas son independientes de su etiología, por lo que se relacionan más con el grado de disfunción hepática. Las manifestaciones clínicas se atribuyen a la disfunción hepatocelular progresiva y la hipertensión portal. Conforme progresa la enfermedad.

Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado: la fase final de la enfermedad hepática crónica. Causas Pruebas y exámenes Durante un examen físico, el médico puede encontrar: • Hepatomegalia y esplenomegalia • Tejido mamario excesivo • Abdomen expandido (distendido) como resultado de la presencia de demasiado líquido • Palmas enrojecidas • Vasos sanguíneos rojos en la piel en forma de araña • Dedos pequeños o contraídos • Testículos pequeños • Venas de la pared abdominal.

Cirrosis hepática 1.- ¿Qué debo saber? * La cirrosis Hepática es una enfermedad crónica progresiva que: Consiste en la muerte del tejido hepático normal, que es sustituido por un tejido fibroso o cicatricial desorganizado incapaz de ejercer las funciones del hígado. * Los hepatocitos (células funcionales del hígado) pierden su arquitectura normal, y el lobulillo hepático se convierte en un conglomerado de células y tejido fibroso. Esta pérdida de estructura del lobulillo lo incapacita.

CIRROSIS HEPATICA Es causado por una degeneracion cronica de las celulas parenquimatosas del higado y engrosamiento del tejido circundante. Los sintomas pueden incluir fatiga, perdida de peso, anorexia, alteraciones tubo gastrointestinal, ictericia. Puede ser el resultado del abuso de alcohol, hepatits viral fibrosis cistica, estenosis biliar, hemocromatosis, enfermedad de Wilson. El alcoholism y la hepatitis C son las causas mas frecuentes. Hay una alta incidencia de perdida muscular, perdida.

aumentar como consecuencia de algunas enfermedades relacionadas con la síntesis de la urea o en ciertos trastornos hepáticos; en estos casos, suele provocar graves trastornos nerviosos y digestivos. Presencia de carbonato amónico en la sangre. Su tasa normal es muy débil, 15+/-5 microgramos por 100 cc de sangre arterial. Aumenta (hiper-amoniemia) en las ictericias graves y en los comas hepáticos (70, 100 microgramos o más). Puede estar aumentada también en ciertas enfermedades enzimáticas con perturbación.

INTRODUCCION En el presente trabajo se hablará sobre Cirrosis Hepática en el cual se mencionarán los factores que conllevan a esta enfermedad, sus síntomas, su tratamiento, su prevención etcétera. Realicé esta investigación porque se me hizo muy importante, ya que es unos de los principales problemas de salud en México y afecta principalmente a los hombres. La cirrosis hepática es uno de los principales problemas de salud en México, ya que es la sexta causa de mortalidad general y la tercera.

CIRROSIS HEPÁTICA DEFINICIÓN: Enfermedad crónica e irreversible de hígado secundaria a una agresión externa. La estructura del hígado se altera, las células hepáticas dejan de realizar sus funciones y los vasos sanguíneos se distorsionan. La sangre no puede circular normalmente por el hígado, aumenta la presión en la circulación pre hepática. El hígado es uno de los órganos más grandes del cuerpo, cuyas diferentes funciones son esenciales para la vida. Entre las funciones del hígado tenemos: -.

ENFERMERIA Y LA ATENCION EN LA CIRROSIS HEPATICA Enfermedad de origen degenerativa crónica del hígado que produce aumento de tamaño con posterior contracción, pérdida de arquitectura y del normal funcionamiento de este órgano. Existen 5 tipos de cirrosis hepática:Cirrosis porta de Laennec,Cirrosis post necrótica,Cirrosis biliar,Cirrosis Cardiaca,Cirrosis metabólica inespecífica. Fisiopatologia Debido a la lesión de las células del parénquima hepático, el hígado se inflama y aumenta de tamaño.

Fases de la cirrosis[editar] Hepatocarcinoma (espécimen de necropsia). En la evolución de la enfermedad, podemos distinguir dos fases: cirrosis compensada y descompensada. Esta diferenciación tiene en cuenta que los pacientes hayan o no desarrollado las complicaciones propias de la enfermedad. Mientras se encuentre compensada, los pacientes pueden no presentar ningún síntoma, y esta fase puede vivir años. En esta fase hay un importante número de pacientes que todavía no han sido diagnosticados.

Nutrición para la cirrosis hepática El control de la dieta por un especialista aquí es vital. Hay que abstenerse del alcohol, el tabaco y cualquier tipo de droga. Nuestro médico vigilará si podemos tomar algún tipo de medicación y la dosis. Tomar algún suplemento multivitamínico, bajo control de un profesional, ya que en la cirrosis hepática la absorción de nutrientes a partir de la dieta se ve afectada. Una dieta baja en sal nos ayudará a no retener más líquidos (Ascitis) y a facilitar el trabajo.

Definición de la cirrosis hepática La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado. Sus células hepáticas van siendo reemplazadas por tejido cicatrizado, lo cual interfiere progresivamente con el funcionamiento normal del hígado, ocasionando que este no cumpla sus funciones adecuadamente. Las causas pueden ser muy diversas * El consumo excesivo de alcohol es una de las principales causas. * Algunas hepatitis crónicas del tipo B, C, y D. * Enfermedades hereditarias o congénitas.

hígado Cirrosis hepática Medidas preventivas Conclusiones Bibliografía Resumen En el presente trabajo se trata el tema del la Cirrosis Hepática, enfermedad que por afectar a uno de los órganos más importantes del cuerpo, e indispensables para la vida (el hígado). Es de gran interés para profesionales de la salud y toda la población mundial. En el mismo serán abordados temas como: la anatomía y función del hígado, el concepto, causas y las medidas de prevención de la Cirrosis Hepática, entre.

ingreso: 07 -09 – 2011 * Servicio: Medicina 3II * Nª de cama: 43 * Ocupación: Ama de casa * Grado de Instrucción: Secundaria * Procedencia: lima * Estado Civil: Casada * Religión: Católica * Diagnostico Medico: Cirrosis Hepatica * Tratamiento:. * Dextrosa al10% * H(2) K(1) 15g x min * Furosimida 20mg EV c/8hrs * Omeprazol 40mg EV c /12hrs * Ceftriaxona 2g EV c/24hrs * Enema evacuante * Lactulosa 30cc c/8hrs.

Diagnostico médico: Cirrosis Hepática. I. ANTECEDENTES Adulto mayor mencionado en el caso en estudio ha sido alcohólico durante 15 años. II. DIAGNOSTICO Y TRATAMIENTO MEDICO CIRROSIS HEPATICA Concepto: La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, consistente en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por tejido fibroso, lo que lleva a la incapacidad del hígado para ejercer sus funciones de detoxificación del organismo (insuficiencia hepática), fenómenos de.

CIRROSIS HEPATICA Y ASCITIS  La organización mundial de la salud, define a la insuficiencia hepatica crónica o cirrosis hepática como: “Proceso difuso caracterizado por fibrosis y la conversión de la arquitectura normal en una estructura nodular anormal como consecuencia de un gran numero de padecimientos inflamatorios crónicos que afectan al hígado” ANATOMIA FISIOLOGIA  Producción de bilis, necesaria para la digestión de los alimentos. formación de glucógeno y su conversión.

tto Excepción: paracentesis con gran volumen en pacientes no edematosos con IR  6-8 g de albumina x c/L de ascitis removida. C. Ictericia: No hay terapia especifica Excluir potenciales causas reversibles de hiperbilirubinemia 2. TERAPEUTICA DE CIRROSIS DESCOMPENSADA A. SANGRADO VARICEAL: TTO MEDICO: objetivo reducir la presión portal y deterner el sangrado. Vasopresina, somastotatina, octreotide y terlipresina. Octreotide: Análogo sintético de la somatostatina, efectivo en disminuirlas complicaciondes.