que efectos secundarios tiene la pastilla provera

Gracias… No saben lo mucho que me ayudaron con esto, gracias y besos.

¡Gracias a ti Marisol por confiar en nuestro artículo sobre bilirrubina elevada en sangra!

Hola, que tal? me extirparon la vesícula y al parecer se me ha obstruido el conducto biliar, ya que estoy con los ojos amarillos, me arde el cuerpo, sobretodo manos y espalda, como si fuese insolación. Una vez tuve que vomitar ya que estaba súper llena de gases y la comida no me hacía bien y a partir de ese momento empezó el amarillo en mis ojos. Estoy asustada, ya me hice los exámenes y los tengo que pasar a buscar pero debo realizarme un ultrasonido para descartar que sea otra piedra. Según el Dr. me dice que por como fue mi operación me deben insertar una aguja a través del hígado para destapar el conducto. Estoy muy asustada

Hola Susy,
no has de preocuparte ya que el médico especialista te habrá brindado el mejor tratamiento.
Espero que te puedas recuperar y te hagas la prueba de ultrasonidos con éxito.
Saludos

Disculpe, me realizaron una química sanguinea y resulta que tengo los niveles de bilirrubina altos.
Mi pregunta es… a qué especialista debo de acudir?
Agradecería su respuesta.

Hola Jovana,
El médico especialista en bilirrubina es el Hematólogo.
Saludos

Hola mis resultados de trigliceridos 497mg/dl hace tres meses tratamiento bezafibrato de 200 mg 2 al día durante 38 días y 1 pravastatina de 10 mg en la noche de ahí nuevo resultado fue 90 mg/dl y un nuevo análisis que no me hicieron en inició ácido úrico alto 11.8 mg/dl me dieron alopurinol de 300 mg media pastillay me dijeron deje de tomar bezafibrato lo hize por 10 días nuevamente análisis ácido úrico 6.7 normal y trigliceridos altos 297 mg/dl tome nuevamente bezafibrato 1 pastilla cada día y alopurinol y 1/4 de pastilla nuevo análisis a los 30 días 5 días antes deje medicamentos trigliceridos 247 mg/dl y ácido úrico 8.1 siguen altos y un nuevo estudio arrojó bilirrubina total 1.1 que es un 10% más de lo que debemos tener y cuidados que e tenido son deje cigarro, alcohol, carne cerdo y res, ya no ayuno hago tres comidas al dia, hago ejercicio, baje de peso en tres meses que es lo que ya llevó de 89kg con 1.76 de altura baje a 76 kg con 1.76 y ahora mi miedo es seguir bajando de peso y no bajar triglicerido o que por el bezafibrato me cause problemas más gravez al hígado y lo que no e hecho es tratarme con vitamina B3 niacina, mis médicos de IMSS no me atienden no me dan información, prácticamente sólo me dan las pastillas que dice el protocolo pero no me preguntan que síntomas tengo o no me revisan ni siquiera ni presión de verdad tengo que buscar un especialista si conocen de alguno en México y que sea recomendado avisenme ya me desesperes tengo angustia y miedos pero ahí voy trató de hecharke ganas ya me deprimi tengo 40 años aconsejenme gracias

Buenas noches mi examen del perfil 20, me indica bilirrubina alta en 4,9 (alto), me operaron la vesicula y soy deporttista, no tomo casi alcohol..quiero saber la recomendacion o sugerencia. No presento ictericia. Gracias.

Un análisis de sangre es cuando se saca una muestra de sangre para analizarla en un laboratorio. Los médicos mandan análisis de sangre para evaluar cosas como la concentración de glucosa, la hemoglobina o los glóbulos blancos en sangre. Esto puede ayudar a detectar problemas, como una enfermedad o una afección médica. A veces, los análisis de sangre les pueden ayudar a saber lo bien que está funcionando un órgano (como el hígado o los riñones).

Un panel de la función hepática es un análisis de sangre que ayuda a los médicos a evaluar lesiones, infecciones o enfermedades que afectan al hígado. Los paneles de la función hepática también ayudan a evaluar los efectos secundarios sobre el hígado de algunos medicamentos.

El panel de la función hepática se hace para obtener información sobre las concentraciones de:

  • La albúmina y la proteína total, que ayudan a construir y mantener los músculos, los huesos, la sangre y los tejidos de los órganos corporales. Una concentración baja de estas sustancias se puede ver en las enfermedades hepáticas o renales, así como en los problemas nutricionales.
  • Enzimas hepáticas: Fosfatasa alcalina (FA), alanina aminotransferasa (ALT), aspartato aminotransferasa (AST). Estas enzimas ayudan al hígado a transformar el alimento en energía. Cuando sus concentraciones son altas, puede ser un signo de que el hígado está lesionado o irritado.
  • Bilirrubina. La bilirrubina es un derivado de la descomposición de los glóbulos rojos. El hígado modifica la bilirrubina para que el cuerpo la pueda expulsar al exterior. Una cantidad alta de bilirrubina en sangre puede indicar un problema en el hígado. Esto puede hacer que la piel se vea amarillenta, una afección conocida como ictericia.

Es posible que pidan a su hijo que deje de comer y de beber durante 8 a 12 horas antes de hacerse el análisis de sangre. Informe al médico de su hijo sobre cualquier medicación que esté tomando porque hay algunos medicamentos que pueden influir en los resultados de la prueba.

El hecho de que su hijo lleve puesta una camiseta de manga corta el día del análisis puede facilitarle las cosas; también pueden llevar un juguete o un libro para que se distraiga.

En la mayoría de los análisis de sangre, se extrae una muestra de sangre a partir de una vena. A tal efecto, un profesional de la salud:

  • limpia la piel
  • coloca una goma (torniquete) alrededor del área para que las venas se hinchen de sangre.
  • inserta una aguja en una vena (generalmente en el brazo, sea en la cara interna del codo, o bien en dorso de la mano)
  • introduce la muestra de sangre en un frasco o una jeringa.
  • extrae la goma y retira la jeringa de la vena

En los lactantes, la sangre se puede extraer a partir de una punción en el talón. Después de limpiar el área, el profesional de la salud hará una pequeña punción en el talón del bebé con una pequeña aguja (o lanceta) para recoger una pequeña muestra de sangre.

La extracción de una muestra de sangre solo provoca molestias de carácter temporal y lo único que se siente es un breve pinchazo.

Los padres se suelen poder quedar con sus hijos durante los análisis de sangre. Intente que su hijo se relaje y dígale que se quede muy quieto porque unos músculos tensos pueden dificultar la extracción de sangre. Es posible que su hijo prefiera apartar la mirada de la aguja cuando se la claven en la piel y cuando le extraigan sangre. Anime a su hijo a relajarse haciendo respiraciones profundas o cantando su canción preferida.

La mayoría de las pruebas solo duran unos pocos minutos. En algunas ocasiones, puede costar mucho encontrar una vena, de modo que el profesional de la salud puede tener que probarlo más de una vez.

El profesional de la salud extraerá la goma y la aguja y después cubrirá el área con un algodón o una tirita para que deje de sangrar. Después de la extracción, es posible que aparezca un pequeño hematoma, que debería desaparecer en pocos días.

Las muestras de sangre se procesan utilizando una máquina, y los resultados pueden tardar de unas pocas a un día en estar listos. Si los resultados de la prueba indicaran un posible problema, el médico pediría otras pruebas para averiguar en qué consiste el problema y cómo tratarlo.

El panel de la función hepática es un procedimiento seguro con unos riesgos mínimos. Algunos niños se marean o se desmayan cuando les sacan sangre. Unos pocos niños y adolescentes tienen mucho miedo a las agujas. Si su hijo está ansioso, hable con su médico antes de hacerle la prueba sobre formas de hacer el procedimiento más sencillo.

Es habitual que aparezca un pequeño hematoma y/o un dolor muscular leve en la zona del pinchazo, que puede durar unos pocos días. Pida ayuda médica si el malestar o las molestias de su hijo empeoran o duran más tiempo.

Si tiene alguna duda sobre el panel de la función hepática, hable con el médico de su hijo o con el profesional que vaya a hacerle la extracción de sangre.

Un hígado enfermo no es solo el producto de una vida ligada al consumo de alcohol, hay más de 100 formas conocidas de enfermedad hepática causada por una multitud de factores. Por eso le presentamos un listado de algunos de los síntomas comunes que debe tener en cuenta para sospechar de su hígado podría estar alterado.

A manera de contexto le contamos que el hígado es el órgano interno más grande del cuerpo humano; juega un papel vital en muchas funciones como:

  • Producir proteínas a través de la coagulación de la sangre.
  • Transformar los alimentos en energía.
  • Regular los niveles de colesterol y glucosa.
  • Metabolizar el hierro.
  • Filtrar la sangre.
  • Desintoxicar y limpiar el organismo.

Mantener el hígado en buen estado de salud es imperativo. Un punto único y muy positivo es que esta víscera es el único órgano capaz de regenerarse a sí mismo, lo que significa que, dependiendo de la causa del daño y si es detectada a tiempo, pueden de hecho, este puede repararse completamente.

Algunos de los síntomas más comunes de las enfermedades del hígado se explican a continuación:

  1. Ictericia: tonalidad amarillenta del organismo, incluyendo a veces las uñas y los ojos, debida principalmente a la acumulación de ‘bilirrubina’, un pigmento presente en la bilis, esencial para el proceso de la digestión. Si su hígado está teniendo problemas en el filtrado de toxinas que se ingieren (ya sea a través del tracto digestivo, la piel o el sistema respiratorio) la bilirrubina se acumula en el torrente sanguíneo y, por lo tanto, refleja la tonalidad amarillenta en los tejidos externos.
  2. Cambio de color en orina y heces: es una señal clave de problemas hepáticos. Si se mantiene bien hidratado la orina producida siempre será de un color pálido. Cuando existe ictericia por acumulación de bilirrubina la orina puede manifestarse con un color más pardo o las heces más pálidas, con sangre, o incluso negras, dependiendo de lo adicional que se altere.
  3. Calambres estomacales e hinchazón: si tiene dolores o cólicos en la zona abdominal que son persistentes, esto podría ser un indicio de que algo anda mal con su hígado. También se puede notar hinchazón constante o una sensación de tener gases.
  4. Sensibilidad en la piel: un síntoma común es la piel hipersensible (excesiva picazón o irritación al tacto). Algo de esto se puede aliviar con la aplicación de crema hidratante, pero no va a mejorar si no se trata el problema hepático subyacente.
  5. Reflujo ácido: ataques cada vez más frecuentes de reflujo ácido con indigestión, con o sin vómitos, son otros signos que advierten el daño del hígado.
  6. Diarrea: si se convierte en un problema más habitual de lo común puede deberse a un mal funcionamiento del hígado. Consulte.
  7. Fatiga general: se expresa como la debilidad absoluta y el letargo general y constante. Si el hígado tiene exceso de trabajo, esto tendrá un efecto de golpe que se proyecta en el cuerpo entero.
  8. Repentina pérdida de apetito: esto puede parecer un síntoma vago que a su vez podría ser el resultado de muchas condiciones. Pero la pregunta clave es ¿tiene alguna otra de estas señales de advertencia? Por lo general, dicho síntoma no aparece hasta que la supuesta enfermedad hepática ha avanzado mucho, por lo que es necesario buscar la opinión de un médico especialista.
  9. Retención de líquidos: comúnmente afecta los pies, los tobillos y las piernas. La retención de líquidos se manifiesta como la hinchazón de la zona afectada. Si presionas el dedo en el área hinchada, la piel no se recuperara de inmediato y una huella de su dedo estará allí durante unos segundos después de quitar la presión.
  10. Malestar general: esto se debe a que no todas las toxinas se eliminan y quedan circulando en la sangre, manifestándose en dolores de cabeza, brotes y sequedad de la piel e incluso alteraciones del carácter y el ánimo.

Mantenga su hígado sano; conozca su cuerpo, reconozca los cambios y frente a ellos actúe rápidamente. Esto le dará a su hígado la mejor oportunidad de recuperarse a sí mismo.

1. Cambios en la Piel

2. Cambios Abdominales

contraindicaciones de provera 10 mg

Dado que el cáncer de hígado aparece en la mayoría de los casos asociado a cirrosis hepática y que el grado de alteración de la función hepática determina las opciones terapéuticas y la supervivencia (independientemente de la presencia del CHC), es imprescindible considerar conjuntamente el grado de disfunción hepática y la extensión tumoral.

Además, la presencia de síntomas ha mostrado un gran valor pronóstico y, al igual que el grado de reserva funcional hepática, determina la aplicabilidad de los diferentes tratamientos.

Así pues, se han determinado 4 parámetros principales que afectan al pronóstico en los pacientes con CHC:

  • La agresividad y la tasa de crecimiento tumoral, (estadío).
  • El estado de salud general del paciente.
  • La función hepática del paciente.
  • Los tratamientos administrados.

El sistema de Estadificación BCLC es el más utilizado en EEUU y Europa. Surgió de la identificación de factores pronósticos en varios ensayos clínicos, conformando una clasificación con estadios.

Los pacientes son clasificados en 5 estadios que a su vez proporcionan también información sobre las mejores opciones terapéuticas.

Los 5 estadios son los siguientes:

  • El estadio 0 o muy temprano: es un subgrupo con especial buen pronóstico. Incluye pacientes con cirrosis hepática compensada, con CHC muy inicial, totalmente asintomáticos y que presentan tumores únicos menores de 2 cm, sin invasión vascular ni diseminación. Este estadio muy inicial correspondería al concepto de carcinoma in situ. En estos casos, la cirugía o la ablación por radiofrecuencia ofrecen una alta probabilidad de curación.
  • El estadio A o temprano: es un estadio inicial que incluye a pacientes asintomáticos con función hepática conservada con un CHC solitario o con un máximo de 3 nódulos de hasta 3 cm de diámetro. Estos pacientes pueden tratarse con intención curativa mediante resección quirúrgica, ablación percutánea y trasplante hepático.
  • El estadio B o intermedio: consiste en pacientes con tumores multinodulares que exceden los criterios anteriormente descritos, sin invasión vascular ni extra hepática, con función hepática y estado general conservado. Si la función hepática corresponde al estadio A, los sujetos pueden beneficiarse de tratamiento mediante quimioembolización.
  • El estadio C o avanzado: incluye pacientes con función hepática conservada, pero que presentan un CHC con invasión vascular, invasión extra hepática o con afectación leve del estado general. En este grupo de pacientes, el único tratamiento que hasta la fecha ha mostrado beneficios en términos de supervivencia es el tratamiento con sorafenib.
  • El estadio D o terminal: incluye pacientes que presentan afectación grave del estado general o función hepática muy afectada y que no son candidatos a trasplante hepático. A este grupo de pacientes únicamente se les debe indicar tratamiento sintomático.

La encefalopatía es un término general que significa enfermedad, daño o mal funcionamiento cerebral. Puede presentar un amplio espectro de síntomas, que van desde leves, como la pérdida de memoria o sutiles cambios de personalidad, a graves, tales como demencia, convulsiones, estado de coma o la muerte. En general, la encefalopatía se manifiesta por un estado mental alterado que a veces se acompaña de manifestaciones físicas, por ejemplo, la mala coordinación de los movimientos de las extremidades.

El término encefalopatía, en la mayoría de los casos, está precedido por varios términos que describen la razón, causa, o condiciones especiales del paciente. Por ejemplo, la encefalopatía anóxica significa daño cerebral por falta de oxígeno, y la encefalopatía hepática significa un mal funcionamiento cerebral debido a una enfermedad del hígado. En total, existen más de 150 términos diferentes en la literatura médica que modifican o preceden a la “encefalopatía”.

Las causas de la encefalopatía son numerosas y variadas, se incluyen infecciones, problemas metabólicos, toxinas, medicamentos, cambios fisiológicos, traumatismos, entre otras. De ahí que a menudo sea considerada como una complicación de un problema principal, como cirrosis hepática, insuficiencia renal, o anoxia.

El tratamiento temprano de muchos tipos de encefalopatía puede eliminar, reducir o detener los síntomas de la enfermedad. En muchas ocasiones, se puede prevenir evitando las causas primarias.

Las causas de la encefalopatía son numerosas y variadas, pero algunas de las principales incluyen:

  • Infecciones (bacterias, virus, parásitos)
  • Anoxia (falta de oxígeno en el cerebro, incluyendo causas traumáticas)
  • Alcoholismo (toxicidad del alcohol)
  • Condiciones hepáticas (por ejemplo, insuficiencia hepática o cáncer de hígado)
  • Trastornos renales (insuficiencia renal)
  • Enfermedades metabólicas (hiper o hipocalcemia, hipo o hipernatremia o hipo o hiperglucemia)
  • Tumores cerebrales
  • Algunos tipos de productos químicos tóxicos (mercurio, plomo, o amoníaco)
  • Alteraciones en la presión dentro del cerebro (a menudo asociadas con sangrado, tumores o abscesos)
  • Mala alimentación (ingesta inadecuada de vitamina B1)

Algunos medicamentos pueden causar encefalopatía, por ejemplo, el síndrome de la encefalopatía posterior reversible puede ocurrir debido al uso de medicamentos como el tacrolimus y ciclosporina. Este síndrome se manifiesta con síntomas de dolor de cabeza, confusión y convulsiones.

Aunque la encefalopatía puede presentarse acompañada de varios síntomas, al menos uno está presente en todos los casos. Se trata de un estado mental alterado. Este estado mental puede ser sutil y desarrollarse lentamente durante años o puede ser profundamente obvio y desarrollarse rápidamente, por ejemplo, la anoxia cerebral lleva al coma o la muerte en unos pocos minutos. A menudo, los signos de alteración del estado mental pueden manifestarse como falta de atención, falta de juicio o la mala coordinación de los movimientos.

  • Letargo
  • Demencia
  • Convulsiones
  • Temblores
  • Espasmos musculares y mialgia
  • Respiración de Cheyne-Stokes, un patrón de respiración alterada visto en casos de daño cerebral y el coma
  • Coma

A menudo, la gravedad y el tipo de síntomas están relacionados con la seriedad y la causa de la enfermedad o el daño cerebral. Por ejemplo, el daño hepático inducido por el alcohol (cirrosis alcohólica) puede dar lugar a temblores involuntarios en las manos (asterixis), mientras que la anoxia severa (falta de oxígeno) puede resultar en coma sin movimiento.

Otros síntomas pueden no ser tan graves y ser más localizados, como la parálisis de los nervios craneales, que resulta del daño a uno de los 12 nervios craneales que salen del cerebro; o ser muy sutiles y provocados por lesiones repetidas en el tejido cerebral, como la encefalopatía traumática crónica. Esta es causada por lesiones y contusiones sufridas frecuentemente por los jugadores de fútbol y otras personas que practican deportes de contacto. Puede causar lentos cambios con el tiempo, que no se diagnostican fácilmente, y conducir a la depresión crónica u otros cambios de personalidad con consecuencias para la vida.

Incluso los bebés y los niños pueden sufrir encefalopatía, así como los neonatos en el período prenatal si, por cualquier causa, se ve afectado el flujo sanguíneo del cerebro durante su desarrollo. La encefalitis de Rasmussen es una enfermedad rara observada en los niños, que posiblemente se deba al desarrollo de auto-anticuerpos, y que en caso de no ser tratada puede provocar serias convulsiones. Otra variante poco común de encefalopatía, que generalmente se desarrolla en personas más jóvenes, de 4 a 20 años aproximadamente, es el síndrome MELAS, por sus siglas en inglés, y se caracteriza por episodios tipo ictus, encefalopatía mitocondrial, y acidosis láctica, debido a la presencia de ADN defectuoso en las mitocondrias del paciente. Estos orgánulos son responsables de la conversión de energía dentro de las células.

El diagnóstico de la encefalopatía suele hacerse mediante pruebas clínicas realizadas durante el examen físico, como las pruebas de estado mental, pruebas de memoria y pruebas de coordinación, para documentar un estado mental alterado.

Por lo general, el diagnóstico se produce cuando el estado mental alterado acompaña otro diagnóstico primario como la enfermedad hepática crónica, insuficiencia renal, anoxia, o muchos otros diagnósticos.

En consecuencia, los médicos pueden utilizar varias pruebas diferentes al mismo tiempo para diagnosticar tanto la condición primaria, como la propia encefalopatía. Este enfoque para el diagnóstico es realizado por la mayoría de los médicos, debido a que muchos consideran que la encefalopatía es una complicación que se produce por un problema de salud subyacente. A continuación se listan algunas de las pruebas más utilizadas durante los exámenes de diagnóstico de las posibles causas primarias:

  • Recuento sanguíneo completo (infecciones o pérdida de sangre)
  • La presión arterial (presión arterial alta o baja)
  • Pruebas metabólicas (niveles sanguíneos de electrolitos, glucosa, lactato, amoniaco, oxígeno y enzimas hepáticas)
  • Medicamentos o niveles de toxinas (alcohol, cocaína, anfetaminas, entre otros)
  • Análisis de sangre y otros fluidos corporales (infecciones de muchos tipos)
  • La creatinina (función renal)
  • TC y MRI (edema cerebral, anomalías anatómicas o infecciones)
  • Ecografía Doppler (flujo anormal de la sangre a los tejidos o abscesos)
  • Encefalograma (daño cerebral o patrones anormales de ondas cerebrales)
  • El análisis de autoanticuerpos (demencia causada por anticuerpos que destruyen las neuronas)
  • Revisión de los medicamentos de la persona, ya que algunos medicamentos, por ejemplo, la ciclosporina, pueden ser responsables de los síntomas.

Se aclara que esta lista no es exhaustiva, y no todos los ensayos anteriores se deben hacer para llegar a un diagnóstico, generalmente el médico ordena pruebas específicas de acuerdo a los síntomas y la historia del paciente.

El tratamiento de la encefalopatía varía con la causa primaria de los síntomas y, en consecuencia, no todos los casos de encefalopatía se tratan de la misma forma.

A continuación se muestran algunos de los tratamientos recibidos de acuerdo a las condiciones primarias que presenta el paciente:

  • Anoxia a corto plazo (por lo general menos de dos minutos): la oxigenoterapia.
  • Anoxia a largo plazo: la rehabilitación.
  • Toxicidad del alcohol a corto plazo: líquidos intravenosos o ningún tratamiento.
  • El abuso crónico de alcohol (cirrosis o insuficiencia hepática crónica): lactulosa oral, dieta baja en proteínas, antibióticos.
  • Encefalopatía urémica (debido a la insuficiencia renal): corregir la causa fisiológica subyacente, diálisis, transplante de riñón.
  • Encefalopatía diabética: la administración de glucosa o la eliminación de la glucosa en sangre para tratar la hipoglucemia.
  • Encefalopatía hipo-o hipertensiva: medicamentos para aumentar o reducir la presión arterial.

La clave para el tratamiento de cualquier encefalopatía es entender la causa básica y por lo tanto diseñar un esquema de tratamiento para reducir o eliminar la causa.

Existe un tipo de encefalopatía que es difícil o imposible de tratar, la encefalopatía estática, un daño cerebral o estado mental alterado que es permanente. La mejor forma de proceder en estos casos es evitar más daños y ejecutar la rehabilitación para permitir que el individuo actúe a su nivel funcional más alto posible.

Las complicaciones de la encefalopatía pueden variar de ninguna a profundas alteraciones mentales que conducen a la muerte. Además, muchos investigadores consideran que la encefalopatía por sí sola es una complicación que surge de un problema de salud primario.

  • Encefalopatía hepática(edema cerebral con herniación, coma, muerte)
  • Encefalopatía metabólica(irritabilidad, letargo, depresión, temblores, en ocasiones el coma o la muerte)
  • Encefalopatía urémica(letargo, alucinaciones, estupor, espasmos musculares, convulsiones, muerte)
  • Encefalopatía de Hashimoto (confusión, intolerancia al calor, demencia)
  • Encefalopatía de Wernicke(confusión mental, pérdida de memoria, disminución de la capacidad para mover los ojos)
  • Encefalopatía límbica(pérdidas de memoria, sobre todo en la memoria a largo plazo, comportamiento variable, emocional y agitado, convulsiones, dificultad para controlar las extremidades, fatiga y problemas de visión)
  • Encefalopatía glicina(progresiva falta de energía, dificultades en la alimentación, un tono muscular débil, movimientos espasmódicos anormales y problemas con la respiración potencialmente mortales)
  • Encefalopatía hipertensiva (hipertensión severa, inflamación aguda del riñón o nefritis, y la disfunción cerebral)
  • Encefalopatía isquémica hipóxica(pérdida de la memoria, descontrol de los movimientos y aumentos en la frecuencia cardíaca)
  • Encefalopatía estática(parálisis cerebral, problemas de aprendizaje, retraso mental, autismo, retrasos del habla, déficit de atención, problemas de audición y la visión)
  • Encefalopatía espongiforme transmisible(deterioro de la función cerebral, incluyendo cambios en la memoria, cambios de personalidad y problemas de movimiento que empeoran con el tiempo)
  • Encefalopatía neonatal(reflejos frenados, tono muscular deficiente, mala alimentación, convulsiones y dificultad para respirar)

El pronóstico para un paciente con encefalopatía depende de las causas iniciales y, en general, la cantidad de tiempo que se necesita para invertir, detener o inhibir las causas. En consecuencia, el pronóstico varía de un paciente a otro y oscila entre la recuperación completa a un mal pronóstico, que a menudo conduce a un daño cerebral permanente o la muerte.

Este pronóstico muy variable está ejemplificado por los pacientes que reciben la encefalopatía de hipoglucemia. Si los pacientes con hipoglucemia son tratados ante los primeros signos de encefalopatía, por ejemplo, irritabilidad y confusión leve, la mayoría de ellos se recupera completamente. Los retrasos de horas o días en la corrección de la hipoglucemia pueden provocar convulsiones o coma, así como una recuperación parcial. Un largo retraso o múltiples retrasos en el tratamiento pueden llevar a un mal pronóstico, con graves daños cerebrales, el coma o la muerte.

Aunque los síntomas y el marco de tiempo varían ampliamente de paciente a paciente y de acuerdo con las causas iniciales de la encefalopatía, el pronóstico de cada caso por lo general sigue el patrón descrito anteriormente en el ejemplo hipoglucémico y depende de la extensión y la rapidez con la que se trata la causa subyacente.

provera en inyeccion

Para tratar en mejor forma los asuntos de consumo óptimo de nutrientes para el desarrollo de guías alimentarias basadas en los alimentos, la reciente Consulta de la FAO/OMS sobre Preparación y Uso de Guías Alimentarias Basadas en Alimentos (1995) promovió el concepto de densidad de nutrientes aplicada a la alimentación total - es decir, la cantidad de nutrientes esenciales suministrada por 1 000 kcal de energía provista por la dieta - como alternativa al enfoque tradicional de raciones dietéticas recomendadas para nutrientes específicos. La densidad de nutrientes de referencia, para nutrientes seleccionados, se presenta en el Anexo 4, con implicaciones importantes de salud pública al utilizar este enfoque en el desarrollo y la evaluación de guías alimentarias.

APROVECHE AL MÁXIMO SUS ALIMENTOS
UNA INICIATIVA DE LA FAO PARA PROMOVER EL DESARROLLO DE GUÍAS ALIMENTARIAS PRÁCTICAS

La FAO recientemente ha producido una serie de materiales educativos sobre nutrición que se basan en las consideraciones anteriormente mencionadas y pueden facilitar el desarrollo de guías alimentarias prácticas. El paquete, titulado Aproveche al máximo sus alimentos se basa en reconocer que el alimento tiene un valor y una importancia más allá del suministro de nutrientes. El comer se encuentra entre las actividades más naturales y agradables conocidas, y dentro de la sociedad el alimento, y especialmente compartir y asegurar los alimentos, tiene un considerable significado social. Los múltiples papeles de los alimentos y las conductas que se relacionan con la comida necesitan reconocerse y apreciarse en el desarrollo de las guías alimentarias.

La iniciativa de la FAO se basa en cuatro principios:

El cuerpo humano es un organismo muy adaptable y una amplia gama de patrones alimentarios y consumo de alimentos puede conducir a una buena salud y bienestar nutricional.

Desde una perspectiva nutricional, un determinado alimento no se requiere ni se proscribe. No existen alimentos per se buenos o malos, únicamente dietas buenas y malas.

Las dietas, por sí mismas, solamente se pueden calificar como buenas o malas en relación con un número de otras variables, que van desde el estado fisiológico del individuo hasta el grado de actividad física, preferencias en el estilo de vida y condiciones ambientales. Ayudar a los consumidores a entender cuáles son estas variables y cómo se pueden modificar benéficamente es un importante objetivo de la guía alimentaria.

El consumo de alimentos, excepto en situaciones extremas, es en primera instancia, una cuestión de elección y la guía alimentaria puede ser más efectiva para ayudar a las personas a tomar buenas decisiones alimenticias, mediante mensajes positivos y no obligatorios.

Cuatro mensajes de orientación alimentaria positiva

La iniciativa Aproveche al máximo sus alimentos se basa en cuatro mensajes que se pueden utilizar no sólo para desarrollar guías alimentarias, sino también en programas educativos para información al público, en colegios y otros lugares de enseñanza. El concepto y los mensajes son positivos, simples y directos. Tienen como objetivo promover patrones de consumo saludables y realistas a todos los grupos de edad y estimular la adopción de enfoques acertados y prácticos sobre alimentación y nutrición.

Disfrute comiendo alimentos variados. Este mensaje incorpora dos conceptos. El primero, es que los alimentos, el comer y la guía alimentaria necesitan considerarse en forma positiva. Esta idea es especialmente importante, dado los mensajes negativos a menudo asociados con las guías alimentarias, sobre todo en las sociedades más ricas.

El segundo concepto, es que la adecuación de la dieta se debe basar en la diversidad alimentaria. Este mensaje enfatiza que el consumo de una amplia variedad de alimentos es necesario y que se pueden disfrutar todos los tipos de alimentos como parte de una dieta completa. El reconocimiento de los beneficios de las dietas mixtas y variadas es muy importante a la luz del conocimiento todavía incompleto sobre necesidades nutricionales, interacciones de nutrientes y no nutrientes, y relaciones entre alimentación y salud.

Coma lo justo para cubrir sus necesidades. Este mensaje enfatiza las necesidades nutricionales cambiantes en el ciclo de vida y cómo estas necesidades pueden ser mejor satisfechas a partir de alimentos disponibles en la localidad. Presta atención a las necesidades de energía y nutrientes durante períodos de alto riesgo (embarazo, lactancia, primeros años de vida, enfermedad, vejez) y en situaciones difíciles, por ejemplo, épocas en las que hay poca disponibilidad de alimentos. Este mensaje además, permite que se traten los problemas relacionados con el exceso de consumo y consumos dietéticos desequilibrados.

Proteja la calidad e inocuidad de sus alimentos. Este concepto frecuentemente se pasa por alto por quienes brindan orientación alimentaria, aunque es de gran importancia en los países desarrollados y en desarrollo. En muchos países en desarrollo no es raro que la desnutrición se deba a la condición pobre del agua y a la escasa higiene de los alimentos, y en todos los países el consumo de alimentos contaminados y de baja calidad es un importante riesgo para la salud. Se deben hacer todos los esfuerzos posibles y necesarios para proteger la calidad e inocuidad de los suministros de alimentos dentro de los hogares, escuelas y otras instituciones y en la comunidad, en los centros comerciales donde se procesan y almacenan.

Manténgase activo y en forma. Este mensaje enfatiza que el bienestar nutricional no es sólo cuestión de comer adecuadamente. El cuerpo humano necesita hacer ejercicio para funcionar bien y mantenerse saludable. Muchas de las enfermedades crónicas relacionadas con la dieta están íntimamente ligadas con patrones de actividad y los esfuerzos para mejorar el bienestar nutricional deben tener en cuenta este hecho.

Factores educativos y familiares

Una consecuencia mortal de los atracones de alcohol

En los EE. UU., mueren en promedio 6 personas al día por intoxicación por alcohol.

El 76 % de las muertes por intoxicación por alcohol ocurre en adultos de 35 a 64 años.

Cerca del 76 % de los que mueren por intoxicación por alcohol son hombres.

En promedio, 6 personas murieron por intoxicación por alcohol en los Estados Unidos todos los días, desde el 2010 hasta el 2012. La intoxicación por alcohol es causada por el consumo de grandes cantidades de alcohol en poco tiempo. Cuando los niveles de alcohol en el cuerpo son muy altos, áreas esenciales del cerebro que controlan la respiración, el ritmo cardiaco y la temperatura corporal pueden dejar de funcionar, y causar la muerte. Las muertes por intoxicación por alcohol ocurren en personas de todas las edades, pero son más comunes en los adultos de mediana edad y en los hombres.

Los estados y las comunidades pueden tomar medidas para reducir las muertes por intoxicación por alcohol al prevenir los atracones de alcohol. Estas medidas incluyen lo siguiente:

  • Unirse a los esfuerzos de la policía, grupos comunitarios, departamentos de salud, y médicos, personal de enfermería y otros proveedores de atención médica para reducir los atracones de alcohol y los daños relacionados con ellos.
  • Fijarse en el rol que cumple el alcohol en las lesiones y muertes.
  • Apoyar programas y políticas de comprobada eficacia para disminuir los atracones de alcohol. Los estados con políticas más estrictas sobre el consumo de alcohol tienen menos casos de atracones de alcohol.

Muertes por intoxicación por alcohol:

  • La mayoría de las personas que mueren tienen entre 35 y 64 años.
  • La mayoría de las personas que mueren son hombres.
  • La mayoría de las muertes por intoxicación por alcohol se dan en blancos no hispanos. Aunque son una pequeña parte de la población estadounidense, los indoamericanos y los nativos de Alaska tienen la mayor cantidad de muertes por intoxicación por alcohol por millón de habitantes de cualquier raza.
  • Alaska tiene la mayor cantidad de muertes por intoxicación por alcohol por millón de habitantes, mientras que Alabama tiene la menor cantidad.
  • La dependencia del alcohol (alcoholismo) fue identificada como un factor que influyó en el 30 % de las muertes por intoxicación por alcohol.

El atracón de alcohol puede causar la muerte por intoxicación por alcohol.

  • El atracón de alcohol (es decir, tomar 4 o más bebidas alcohólicas en el caso de las mujeres, o 5 o más bebidas alcohólicas en el caso de los hombres, en un breve periodo) habitualmente lleva a una concentración de alcohol en la sangre que supera los 0.08 g/dL, el límite legal para manejar un vehículo en todos los estados.
  • En los Estados Unidos, los adultos que consumen alcohol en atracón toman un promedio de 8 bebidas por atracón, lo cual puede causar niveles incluso más altos de alcohol en el organismo.
  • Mientras más tomen las personas, mayor es su riesgo de muerte.

Comparte esta actualización en

Estos son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventana

Estos son vínculos a páginas externas y abrirán en una nueva ventana

Sabemos que beber demasiado alcohol nos hace mal. Nos da resaca, nos hace sentir cansados ​​y no le hace ningún favor a nuestra apariencia. Y eso es sólo si hablamos de la mañana siguiente.

A largo plazo, aumenta el riesgo de desarrollar una larga lista de problemas de salud como cáncer de mama, cáncer oral, enfermedades del corazón, derrames cerebrales y cirrosis en el hígado.

Las investigaciones muestran que un alto consumo de alcohol también puede dañar nuestra salud mental, deteriorar las habilidades de la memoria y reducir la fertilidad.

La relación directa entre el alcohol y el hígado es bien conocida. Pero ¿qué pasa con el impacto del alcohol en otros órganos?

Numerosos estudios del corazón indican que el consumo moderado de alcohol ayuda a protegernos contra enfermedades del corazón al aumentar el colesterol bueno y detener la formación de coágulos sanguíneos en las arterias.

Sin embargo, se ha visto que consumir más de tres bebidas tienen un efecto directo y perjudicial sobre el corazón.

El consumo excesivo de alcohol, especialmente con el correr del tiempo, puede provocar la hipertensión arterial, miocardiopatía alcohólica, insuficiencia cardíaca congestiva y accidentes cerebrovasculares.

La ingesta abusiva de alcohol también incorpora más grasa en la circulación del cuerpo.

  • Problemas digestivos
  • Cara con manchas, hinchada
  • Celulitis
  • Sueño interrumpido
  • Depresión
  • Falta de memoria a corto plazo
  • Reducción de la fertilidad

El vínculo entre el alcohol y el cáncer está bien establecido, según la organización británica Cancer Research UK. Un estudio publicado en la revista British Medical Journal estima que este año el consumo de alcohol causa al menos 13.000 casos de cáncer sólo en Reino Unido cada año, cerca de 9.000 casos en hombres y 4.000 en mujeres.

Los expertos en cáncer dicen que por cada 10 gramos adicionales por día de alcohol, el riesgo de cáncer de mama se incrementa en aproximadamente 7.12%.

En lo que respecta al cáncer de colon, estudios anteriores muestran que aumentar la ingesta de alcohol por semana en 100 gramos aumenta el riesgo de cáncer en un 19%.

cada cuanto se aplica la depo provera

En lugar de morir, las células cancerosas continúan creciendo y forman nuevas células anormales.

El hecho de que crezcan sin control e invadan otros tejidos es lo que hace que una célula sea cancerosa.

Las células cancerosas pueden también invadir o propagarse a otros tejidos, algo que las células normales no pueden hacer.

Las células se transforman en células cancerosas debido a una alteración en el ADN.

El ADN se encuentra en cada célula y dirige todas sus actividades. En una célula normal, cuando se altera el ADN, la célula repara el daño o muere.

Por el contrario, en las células cancerosas el ADN dañado no se repara, y la célula no muere como debería.

En lugar de esto, esta célula persiste en producir más células que el cuerpo no necesita.

Todas estas células nuevas tendrán el mismo ADN dañado que tuvo la primera célula.

Algunas veces, la causa del daño al ADN es algo obvio, como el fumar cigarrillos, una alimentación incorrecta. No obstante, es frecuente que no se encuentre una causa clara. A saber.

Las personas pueden heredar un ADN dañado, pero la mayoría de las alteraciones del ADN son causadas por errores que ocurren durante la reproducción de una célula normal o por algún otro factor del ambiente, alimentario, químico, fármacos, etc.

En su lugar, estas células cancerosas afectan la sangre, así como los órganos productores de sangre y circulan a través de otros tejidos en los cuales crecen.

En la mayoría de los casos, las células cancerosas forman un tumor. Algunos tipos de cáncer, como la leucemia, rara vez forman tumores.

Las células cancerosas a menudo se trasladan a otras partes del organismo donde comienzan a crecer y a formar nuevos tumores que remplazan al tejido normal.

A este proceso se le conoce como metástasis. Ocurre cuando las células cancerosas entran al torrente sanguíneo o a los vasos linfáticos de nuestro organismo.

Independientemente del lugar hacia el cual se propague el cáncer, siempre se le da el nombre del lugar donde se originó.

Por ejemplo, el cáncer de seno que se propagó al hígado sigue siendo cáncer de seno y no cáncer de hígado.

Asimismo, al cáncer de próstata que se propagó a los huesos se le llama cáncer de próstata metastásico y no cáncer de huesos.

Los diferentes tipos de cáncer se pueden comportar de manera muy distinta. Por ejemplo, el cáncer de pulmón y el cáncer de seno son dos enfermedades muy diferentes.

Crecen a velocidades distintas y responden a distintos tratamientos. Por esta razón, las personas con cáncer necesitan un tratamiento que sea específico a la clase particular del cáncer que les afecta.

De aquí que siempre aconsejamos que es de máxima utilidad el uso de la Trofología (Plan trofológico completo o personalizado). Según la gravedad. Si se desea tener la máxima garantía y eficacia terapéutica.

El hígado es un órgano sólido de color marrón situado en la parte superior derecha del abdomen, escondido detrás de las costillas.

El hígado es un órgano grande situado en el lado derecho del abdomen y está protegido por la caja del tórax.

Fundamentalmente se encarga de destruir, transformar y eliminar muchas sustancias del organismo, sobre todo la bilirrubina y otros pigmentos, y de fabricar gran cantidad de elementos.

La eliminación de las sustancias se realiza por los conductos biliares hacia el intestino o por liberación de las sustancias metabolizadas al torrente sanguíneo.

Recibe sangre de la arteria hepática y sobre todo de la vena porta (por la que sale casi toda la sangre procedente del intestino).

El cáncer de hígado es una enfermedad en la que las células del hígado se hacen anormales, crecen fuera de control y forman un tumor canceroso.

Este tipo de cáncer se llama cáncer primario de hígado. El cáncer primario de hígado se llama también hepatoma maligno o carcinoma hepatocelular.

Niños muy pequeños pueden desarrollar otra forma de cáncer de hígado que se conoce como hepatoblastoma.

Conforme crece el cáncer, se puede presentar dolor en la parte superior del abdomen en el lado derecho y se puede extender a la espalda y al hombro.

Algunas personas pueden sentir una masa en la parte superior del abdomen. El cáncer de hígado puede también llevar a una inflamación del abdomen y a una sensación de llenura o abotagamiento.

Algunas personas tienen episodios de fiebre y náuseas o desarrollan ictericia, una condición en la que la piel y lo blanco de los ojos se ponen amarillos y la orina se hace oscura.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas pueden ser causados por cáncer primario o metastásico en el hígado, por un tumor benigno (no canceroso) en el hígado o por otras condiciones menos serias.

Las tasas de supervivencia se basan con frecuencia en los resultados previos de un gran número de personas que tuvieron la enfermedad; sin embargo, no pueden predecir lo que sucederá en el caso particular de una persona.

Resulta importante conocer el tipo y la etapa del cáncer de una persona para estimar su pronóstico.

Sin embargo, muchos otros factores también pueden afectar el pronóstico de una persona, tal como la salud general de una persona (especialmente si tiene o no cirrosis) y cuán bien el cáncer responde al tratamiento.

4. Cansancio

5. Cambios en la orina

10. Cambios en las Heces

Un análisis de sangre es cuando se saca una muestra de sangre para analizarla en un laboratorio. Los médicos mandan análisis de sangre para evaluar cosas como la concentración de glucosa, la hemoglobina o los glóbulos blancos en sangre. Esto puede ayudar a detectar problemas, como una enfermedad o una afección médica. A veces, los análisis de sangre les pueden ayudar a saber lo bien que está funcionando un órgano (como el hígado o los riñones).

Un panel de la función hepática es un análisis de sangre que ayuda a los médicos a evaluar lesiones, infecciones o enfermedades que afectan al hígado. Los paneles de la función hepática también ayudan a evaluar los efectos secundarios sobre el hígado de algunos medicamentos.

El panel de la función hepática se hace para obtener información sobre las concentraciones de:

  • La albúmina y la proteína total, que ayudan a construir y mantener los músculos, los huesos, la sangre y los tejidos de los órganos corporales. Una concentración baja de estas sustancias se puede ver en las enfermedades hepáticas o renales, así como en los problemas nutricionales.
  • Enzimas hepáticas: Fosfatasa alcalina (FA), alanina aminotransferasa (ALT), aspartato aminotransferasa (AST). Estas enzimas ayudan al hígado a transformar el alimento en energía. Cuando sus concentraciones son altas, puede ser un signo de que el hígado está lesionado o irritado.
  • Bilirrubina. La bilirrubina es un derivado de la descomposición de los glóbulos rojos. El hígado modifica la bilirrubina para que el cuerpo la pueda expulsar al exterior. Una cantidad alta de bilirrubina en sangre puede indicar un problema en el hígado. Esto puede hacer que la piel se vea amarillenta, una afección conocida como ictericia.

Es posible que pidan a su hijo que deje de comer y de beber durante 8 a 12 horas antes de hacerse el análisis de sangre. Informe al médico de su hijo sobre cualquier medicación que esté tomando porque hay algunos medicamentos que pueden influir en los resultados de la prueba.

El hecho de que su hijo lleve puesta una camiseta de manga corta el día del análisis puede facilitarle las cosas; también pueden llevar un juguete o un libro para que se distraiga.

En la mayoría de los análisis de sangre, se extrae una muestra de sangre a partir de una vena. A tal efecto, un profesional de la salud:

  • limpia la piel
  • coloca una goma (torniquete) alrededor del área para que las venas se hinchen de sangre.
  • inserta una aguja en una vena (generalmente en el brazo, sea en la cara interna del codo, o bien en dorso de la mano)
  • introduce la muestra de sangre en un frasco o una jeringa.
  • extrae la goma y retira la jeringa de la vena

En los lactantes, la sangre se puede extraer a partir de una punción en el talón. Después de limpiar el área, el profesional de la salud hará una pequeña punción en el talón del bebé con una pequeña aguja (o lanceta) para recoger una pequeña muestra de sangre.

La extracción de una muestra de sangre solo provoca molestias de carácter temporal y lo único que se siente es un breve pinchazo.

Los padres se suelen poder quedar con sus hijos durante los análisis de sangre. Intente que su hijo se relaje y dígale que se quede muy quieto porque unos músculos tensos pueden dificultar la extracción de sangre. Es posible que su hijo prefiera apartar la mirada de la aguja cuando se la claven en la piel y cuando le extraigan sangre. Anime a su hijo a relajarse haciendo respiraciones profundas o cantando su canción preferida.

La mayoría de las pruebas solo duran unos pocos minutos. En algunas ocasiones, puede costar mucho encontrar una vena, de modo que el profesional de la salud puede tener que probarlo más de una vez.

El profesional de la salud extraerá la goma y la aguja y después cubrirá el área con un algodón o una tirita para que deje de sangrar. Después de la extracción, es posible que aparezca un pequeño hematoma, que debería desaparecer en pocos días.

Las muestras de sangre se procesan utilizando una máquina, y los resultados pueden tardar de unas pocas a un día en estar listos. Si los resultados de la prueba indicaran un posible problema, el médico pediría otras pruebas para averiguar en qué consiste el problema y cómo tratarlo.

El panel de la función hepática es un procedimiento seguro con unos riesgos mínimos. Algunos niños se marean o se desmayan cuando les sacan sangre. Unos pocos niños y adolescentes tienen mucho miedo a las agujas. Si su hijo está ansioso, hable con su médico antes de hacerle la prueba sobre formas de hacer el procedimiento más sencillo.

Es habitual que aparezca un pequeño hematoma y/o un dolor muscular leve en la zona del pinchazo, que puede durar unos pocos días. Pida ayuda médica si el malestar o las molestias de su hijo empeoran o duran más tiempo.

Si tiene alguna duda sobre el panel de la función hepática, hable con el médico de su hijo o con el profesional que vaya a hacerle la extracción de sangre.

¿QUÉ ES EL HÍGADO GRASO?: Concepto general

El término hígado graso se refiere a una amplia gama de alteraciones del hígado. La alteración fundamental es la acumulación excesiva de grasa en las células del hígado. Lo mas corriente es que se deba al consumo de alcohol. Sin embargo, en los últimos años se ha reconocido que una gran parte de los pacientes con hígado graso no beben. Por lo tanto, se ha acuñado entonces el término hígado graso no alcohólico (HGNA). El término "no alcohólico/a" se utiliza porque el HGNA y la esteato hepatitis no alcohólica (EHNA), determinan alteraciones del hígado en muchos aspectos similares a las que se pueden ver en personas que beben alcohol en forma excesiva aunque ocurren en los individuos que no consumen alcohol o lo hacen en cantidades mínimas. En esta sección se entregan los datos fundamentales sobre el HGNA aunque muchos de ellos son aplicables para el hígado graso producido por el consumo exagerado de alcohol.

En una primera fase de la enfermedad ocurre la acumulación de grasa sin producir inflamación en el tejido hepático (no hay inflamación ni daños significativos del órgano). A ello se le llama hígado graso simple (también se usa el término esteatosis hepática). La presencia de grasa cambia en forma muy importante el aspecto (Figura 1) y la función del hígado, pudiendo ocasionar inflamación hepática. Cuando esta ocurre se da lugar a la llamada esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). La trascendencia de la EHNA radica en su potencial progresión hacia la cirrosis hepática, considerada una etapa avanzada de la enfermedad.

¿CUÁL ES EL ESPECTRO DEL HGNA?

El espectro de alteraciones propias del hígado graso no alcohólico (HGNA) comienza con el hígado graso simple, considerada la anormalidad inicial en el HGNA. El hígado graso simple implica la sola acumulación de grasa en las células del hígado sin la presencia de inflamación o cicatrices en el órgano (fenómeno también llamado fibrosis hepática). La grasa se acumula en gotas dentro de las células del hígado y se compone principalmente de un tipo particular de grasa llamada triglicéridos. El hígado graso simple es una condición (benigna) e inofensiva, que significa que por sí mismo, no causa ningún daño significativo del hígado. La etapa siguiente en grado de severidad en el espectro del HGNA es la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA ). Afortunadamente, solamente una fracción pequeña de los pacientes con hígado graso simple desarrollará EHNA. Según lo mencionado, la EHNA implica la acumulación de la grasa en las células del hígado así como la presencia de inflamación del hígado. Las células inflamatorias pueden dañar o destruir las células del hígado (necrosis hepatocelular). La evidencia disponible sugiere que la EHNA, en contraste con el hígado graso simple, no es una condición inofensiva. Esto significa que la EHNA puede conducir en última instancia a que ocurran cicatrices en del hígado (que resultan de la muerte de las células de este órgano) y se progrese entonces a una fase avanzada e irreversible en la que el hígado tiene extensas cicatrices, se endurece y no puede funcionar normalmente. Ello corresponde a la cirrosis. La cirrosis causada por la EHNA es la última y más severa etapa en el espectro de HGNA. La cirrosis puede dar origen a complicaciones graves que incluyen el cáncer hepático y pueden determinar la necesidad de un trasplante. Aun no se conoce con exactitud la dinámica de progresión desde HGNA simple a EHNA y de EHNA a cirrosis. Sin embargo, individuos que desarrollan cualquiera de las tres etapas del HGNA (hígado graso simple, EHNA, o cirrosis, Figura 2) poseen factores de riesgo comunes.

¿CUAL ES LA CAUSA DEL HGNA?

La causa fundamental del HGNA parece ser la llamada resistencia insulínica. Esto significa que el organismo no maneja apropiadamente el azúcar que se consume en la dieta. Ello produce un exceso de azúcar en la sangre similar, pero menos marcado, a lo que ocurre en la diabetes. El Hígado y el páncreas detectan el exceso de azúcar en la sangre lo que produce un aumento de la insulina y finalmente acumulación de grasa en el hígado. El hígado acumula el exceso de azúcar en forma de grasa pues esta es la forma de almacenar energía cuando hay exceso de ella.

¿CUALES SON LOS FACTORES DE RIESGO PARA EL HGNA?

La obesidad y el sobrepeso son, sin duda, los factores más relevantes en el desarrollo de HGNA. Otros factores importantes son la presencia de diabetes, elevación de los niveles triglicéridos en la sangre y factores genéticos no del todo conocidos. La presencia de antecedentes de diabetes en familiares es un factor de riesgo importante.

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DEL HGNA?

El HGNA no produce síntomas por sí mismo por lo que es considerada una una enfermedad “silenciosa”. Se ha comunicado que algunos pacientes con HGNA refieren dolor o malestar inespecífico en el costado superior derecho del abdomen. Como no produce síntomas, en algunos pacientes el hígado puede dañarse en forma inadvertida por años o décadas.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL HGNA?

El HGNA se diagnostica generalmente por accidente, cuando el paciente se realiza exámenes por otra causa. Las alteraciones mas frecuentes son elevaciones leves de los exámenes hepáticos (bilirrubina, transaminasas [SGOT/SGPT, ALAT/ASAT] o GGT). Es también común la detección de hígado graso mediante un examen de imagen (generalmente una ecografía abdominal). Una vez realizado el diagnóstico de HGNA algunos pacientes pueden requerir la realización de una biopsia hepática. Por ello, los pacientes con HGNA deben ser evaluados por un médico especialista (hepatólogo).

En principio, todo paciente con HGNA debe ser evaluado por un médico con el propósito de hacer un diagnóstico preciso de su condición y los factores asociados a ella.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DEL HGNA?

depo provera anticonceptivo ventajas y desventajas

Estos síntomas son muy poco específicos, es por ello que se considera al hígado graso junto a otras enfermedades como patologías silenciosas. Debido a eso pueden pasar mucho tiempo sin ser diagnosticada.

Los signos que presenta esta enfermedad están relacionados en general con otras patologías, que pueden ser factores de riesgo para que esta enfermedad se produzca.

  • Dislipemias. El colesterol y triglicéridos altos por mucho tiempo puede ser un signo de presencia de hígado graso.
  • Obesidad. La obesidad es un signo a tener en cuenta a la hora de diagnosticar o descartar el hígado graso.
  • Síndrome metabólico. Este síndrome se manifiesta por una serie de parámetros altos, algunos de ellos ya fueron mencionados anteriormente, como por ejemplo colesterol y triglicéridos altos, glucosa alta, sobrepeso e hipertensión arterial, entre otros.

Si bien estos signos son enfermedades en sí, la presencia de alguna o varias de ellas puede hacer sospechar la presencia de hígado graso. Por ello, es importante tenerlos en cuenta para estar atentos a la presencia de dicha afección o posibles complicaciones.

Un dato para tener en cuenta, del total de la población que sufre HGNA, por año entre el 2 al 5% deriva en cirrosis y carcinoma hepatocelular. La cirrosis es la complicación más frecuente que puede derivar en un trasplante hepático.

Años atrás estas enfermedades estaban asociadas a las personas que padecían de alcoholismo, hoy día no sólo este es un factor de riesgo; sino también la mala alimentación, especialmente la alimentación occidental y el sedentarismo.

Si bien puede existir una predisposición a padecer ciertas enfermedades, es real que los hábitos que forman parte de tu vida pueden o no ser un factor de riesgo. Ten presente que el futuro está en tus manos y de ti depende, en gran medida, tu calidad de vida.

a.- Carcinoma hepatocelular

El aceite de hígado de bacalao es un tipo de suplemento de aceite de pescado.

Al igual que el aceite de pescado regular, es alto en ácidos grasos omega-3, que están vinculados a muchos beneficios para la salud, incluyendo la reducción de la inflamación y la disminución de la presión arterial.

También contiene vitaminas A y D, que proporcionan muchos otros beneficios para la salud.

Aquí hay 9 beneficios del aceite de hígado de bacalao que han sido comprobados y apoyados por la ciencia.

La mayor parte del aceite de hígado de bacalao se extrae del hígado del bacalao del Atlántico.

El aceite de hígado de bacalao se ha utilizado durante siglos para aliviar el dolor en las articulaciones y tratar el raquitismo, una enfermedad que causa huesos frágiles en los niños.

Aunque el aceite de hígado de bacalao es un suplemento de aceite de pescado, es muy diferente al aceite de pescado regular.

El aceite de pescado regular se extrae del tejido de pescado graso como el atún, el arenque, la anchoa y la caballa, mientras que el aceite de hígado de bacalao se extrae de los hígados de bacalao.

El hígado es rico en vitaminas liposolubles como las vitaminas A y D, que le dan un perfil nutritivo impresionante.

Una cucharadita (5 ml) de aceite de hígado de bacalao proporciona lo siguiente:

  • Calorías: 40
  • Grasa: 4,5 gramos
  • Ácidos grasos omega-3: 890 mg
  • Grasa monoinsaturada: 2,1 gramos
  • Grasa saturada: 1 gramo
  • Grasa poliinsaturada: 1 gramo
  • Vitamina A: 90% de la IDR (Ingesta Diaria Recomendada)
  • Vitamina D: 113% de la IDR

El aceite de hígado de bacalao es increíblemente nutritivo, con una sola cucharadita te puede proporcionar el 90% de tus necesidades diarias de vitamina A y el 113% de tus necesidades diarias de vitamina D.

La vitamina A tiene muchas acciones importantes en el organismo, incluyendo mantener los ojos sanos, el funcionamiento del cerebro y el cuidado de la piel.

El aceite de hígado de bacalao también es una de las mejores fuentes alimenticias de vitamina D, que tiene un papel importante en el mantenimiento de los huesos sanos mediante la regulación de la absorción de calcio.

La inflamación es un proceso natural que ayuda al cuerpo a combatir las infecciones y a curar lesiones.

Desafortunadamente, en algunos casos, la inflamación puede continuar en un nivel bajo durante largos períodos de tiempo.

Esto se conoce como inflamación crónica, que es perjudicial y puede aumentar el riesgo de hipertensión arterial y varias enfermedades, como las enfermedades del corazón.

Los ácidos grasos omega 3 en el aceite de hígado de bacalao puede reducir la inflamación crónica mediante la supresión de las proteínas que la promueven. Estas incluyen TNF-α, IL-1 e IL-6.

El aceite de hígado de bacalao también contiene vitaminas A y D, que son potentes antioxidantes. Pueden reducir la inflamación uniendo y neutralizando los radicales libres dañinos.

Curiosamente, los estudios también muestran que las personas que tienen deficiencia de las vitaminas A y D tienen un mayor riesgo de padecer inflamación crónica.

Aprende más sobre “las dietas antiinflamatorias” en nuestro artículo: Cómo hacer una dieta antiinflamatoria.

Es muy importante mantener los huesos saludables a medida que envejecemos.

Esto se debe a que comenzamos a perder masa ósea después de los 30 años. Esto puede conducir a fracturas en las edades más avanzadas, especialmente en mujeres después de la menopausia.

El aceite de hígado de bacalao es una fuente importante en la dieta de vitamina D y puede reducir la pérdida ósea relacionada con la edad. Eso es porque ayuda al cuerpo a absorber el calcio, que es un mineral necesario para los huesos fuertes, desde el intestino.

De hecho, los estudios muestran que cuando se acompaña de una dieta rica en calcio, tomar un suplemento de vitamina D como el aceite de hígado de bacalao puede reducir la pérdida ósea en los adultos y fortalecer los huesos frágiles en los niños.

Obtener suficiente vitamina D de los alimentos y suplementos como el aceite de hígado de bacalao es especialmente importante para las personas que viven lejos del ecuador, ya que su piel no recibe suficiente luz solar para sintetizar vitamina D durante hasta seis meses del año.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que se caracteriza por el daño a las articulaciones.

Actualmente no hay cura para la artritis reumatoide, pero algunos estudios sugieren que el aceite de hígado de bacalao puede reducir el dolor en las articulaciones y mejorar los síntomas de la artritis reumatoide, como la rigidez articular y la inflamación.

En un estudio, 43 personas tomaron una cápsula de 1 gramo de aceite de hígado de bacalao diariamente durante tres meses. Encontraron que redujo los síntomas de artritis reumatoide, tales como la rigidez matutina, el dolor y la inflamación.

En otro estudio en 58 individuos, los investigadores estudiaron si tomar aceite de hígado de bacalao reduciría el dolor de la artritis reumatoide lo suficiente como para ayudar a los pacientes a reducir el uso de medicamentos antiinflamatorios.

Etapa 0: hígado normal
Etapa 1: fibrosis leve, ampliación del portal hepático como resultado de la fibrosis.
Etapa 2: fibrosis moderada, los tejidos fibrosos han salido de la zona hepática y forman puentes entre las áreas del portal.
Etapa 3: fibrosis severa, puentes fibrosos se forman entre las áreas del portal en el hígados y las venas del centro.
Etapa 4: cirrosis.

La fibrosis hepática se sospecha si los pacientes han conocido la enfermedad hepática crónica (por ejemplo, la hepatitis C crónica viral y la hepatitis B, enfermedad hepática alcohólica) o si los resultados de las pruebas de función hepática son anormales; en tales casos, se realizan pruebas para comprobar si hay fibrosis y, si está presente la fibrosis, para determinar su gravedad (etapa).

El conocimiento del estado de fibrosis puede guiar las decisiones médicas.

Las pruebas usadas para el estudio de fibrosis incluyen pruebas no invasivas de imagen, análisis de sangre, biopsia hepática, y nuevas pruebas que evalúan la rigidez del hígado.

Pruebas de imagen no invasivas – incluyen la ecografía convencional, TC y RM, deben incluir vistas en sección transversal. Estas pruebas pueden detectar indicios de cirrosis y la hipertensión portal, como esplenomegalia y varices. Sin embargo, no son sensibles para la fibrosis moderada o incluso avanzada si la esplenomegalia y varices están ausentes.

Las nuevas tecnologías pueden aumentar la precisión de la ecografía y la resonancia magnética para detectar la fibrosis o cirrosis temprana; que incluyen la Elastografía por resonancia magnética, y las imágenes impulso de fuerza de radiación acústica.

Para estas pruebas, vibraciones acústicas se aplican al abdomen con una sonda. La rapidez que transmiten estas vibraciones a través del tejido del hígado mide una indicación de la rigidez del hígado.

La biopsia hepática sigue siendo el estándar de oro para el diagnóstico de la fibrosis hepática y para el diagnóstico de la enfermedad hepática subyacente que causa la fibrosis.

Sin embargo, la biopsia hepática es invasiva, lo que resulta en un riesgo de 10 a 20% de complicaciones menores (por ejemplo, dolor después del procedimiento) y un riesgo de 0,5 a 1% de complicaciones graves (por ejemplo, sangrado significativo).

Los análisis de sangre incluyen paneles disponibles en el mercado que combinan marcadores indirectos (por ejemplo, bilirrubina sérica) y marcadores directos de la función hepática.

Los marcadores directos son sustancias que intervienen en la patogénesis de la deposición de la matriz extracelular o citoquinas que inducen la deposición de matriz extracelular.

Estos paneles son los más utilizados para distinguir entre 2 niveles de fibrosis: ausente a mínimo vs moderada a grave; no distinguen con precisión entre los grados de moderada a severa.

Por lo tanto, si se sospecha de fibrosis, un enfoque es comenzar con uno de estos paneles y luego hacer la biopsia hepática sólo si el panel indica que la fibrosis es de moderada a severa.

Debido a que la fibrosis representa una respuesta al daño hepático, el tratamiento primario debe centrarse en la causa (la eliminación de la base de la lesión del hígado).

Dicho tratamiento puede incluir la eliminación de virus de la hepatitis B o el virus de la hepatitis C en la hepatitis viral crónica, la abstención de alcohol en la enfermedad hepática alcohólica, la eliminación de metales pesados como el hierro en la hemocromatosis o cobre en la enfermedad de Wilson, y descompresión de los conductos biliares en la obstrucción biliar.

Tales tratamientos pueden detener la progresión de la fibrosis y, en algunos pacientes, también revertir algunos de los cambios fibróticos.

Los tratamientos para revertir la fibrosis son generalmente demasiado tóxicos para su uso a largo plazo (por ejemplo, corticosteroides, penicilamina) o no tienen una eficacia probada (por ejemplo, colchicina).

Otros tratamientos antifibróticos están bajo estudio. El uso simultáneo de múltiples fármacos antifibróticos en el tiempo puede resultar más beneficioso.

Dentro de los principales síntomas de un problema de hígado están: problemas digestivos constantes, abdomen inflamado, nauseas, estreñimiento, coloración amarillenta de piel y ojos, entre otros síntomas que sin duda, podrán ser señal de algún problema hepático.

Desarrollar problemas en el hígado puede tener diversos orígenes, ya sea que sea por llevar una mala alimentación, herencia familiar, abuso en la ingesta de alcohol, problemas metabólicos, entre otras posibles causas, pero sin duda, el organismo tiene una forma de mostrar que algo no funciona bien, y esto es como los síntomas.

Como ya es sabido, el hígado es uno de los órganos más indispensables para el organismo. Tiene múltiples funciones dentro de él, dentro de las principales están depurar el cuerpo, interviene en el metabolismo, almacena vitaminas, funciones vitales e indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

Para poder diagnosticar un problema de hígado, lo primero que el especialista nota y observa son los síntomas que se están presentando. Manifestarlos, es la forma en que el cuerpo expresa que algo no funciona bien dentro de él, es importante conocer estos síntomas.

Aquí, se enumeran 9 de algunos de los síntomas más comunes de un problema de hígado:

La ictericia es una condición del organismo en que la piel y las partes blancas de los ojos, tienen un color amarillento. La causa de la ictericia es el exceso de bilirrubina (sustancia química de color amarillo que contiene la hemoglobina, la sustancia que es la encargada de transportar oxígeno a los glóbulos rojos). La ictericia se puede presentar a cualquier edad, su origen principalmente es la causa de un problema de hígado, relacionándose con la hepatitis y cirrosis. También puede haber otras razones por las que se presenta, ya sea por padecer enfermedades de la sangre, síndromes genéticos, etc. si observas un cambio de coloración en tu piel u ojos, y si ésta es amarilla acude de inmediato al médico, para conocer la causa que la está originando.

Aunque a veces es difícil detectar si duele o no el hígado, una de los síntomas más característicos de que hay una alteración hepática es que se sufra de un abdomen hinchado, y esto comienza con dolor situado justo debajo de las costillas, pudiendo a veces también doler la espalda. Si es muy recurrente esta hinchazón o distensión, puede deber a la ascitis (es una acumulación de fluido causada por la fuga de sustancias del hígado e intestinos) y que se acompaña de hipertensión, y alteración en la respiración. Sin embargo, para poder descartar que se trate de realmente un problema hepático, es necesario acudir al médico.

Si se presentan náuseas, mareos, vómito, dolor abdominal, son síntomas claros de que algo no funciona bien, y esto puede estar directamente relacionado con algún problema de hígado, sin duda, para poder descartar esto con toda seguridad, es necesario que si persisten los síntomas, será necesario un examen físico, de sangre o según lo sugiera el médico. Ya que a veces lo síntomas que se han mencionado, puede estar relacionado con la hepatitis A.

Si inesperadamente se ha ido perdiendo el apetito, esto puede relacionarse con algún problema de hígado, por ello, es uno de los síntomas que no debe ser tomado a la ligera, no es nada normal perder el apetito de un día a otro, puede haber detrás alguna razón más seria por lo que esto ocurre. Este síntoma puede estar acompañado, por pérdida de peso.

Otro de los síntomas de un posible problema de hígado, es experimentar el cansancio o fatiga crónica, es decir que aunque se descanse o se trate de comer bien, se siga teniendo mucho cansancio, y que además haya debilidad. Comúnmente, no se le da la importancia debida, ya que se relaciona con la carga de trabajo, o actividades que se han realizado, pero puede tratarse de un problema de hígado.

Si se han notado cambio en la frecuencia de las deposiciones o bien, éstas son claras, significa que hay un problema de hígado, y por ello, no sólo se debe observar con qué frecuencia sucede, sino que además se debe acudir con el especialista lo antes posible, a veces este síntoma se relaciona mucho con el síndrome de colon irritable, pero también puede estar asociado con problemas hepáticos.

El cosquilleo, picazón o irritación en la piel, es uno de los síntomas asociados con un problema de hígado, además éste síntoma se relaciona con toda una serie de afecciones, pero en el caso de un problema hepático, el prurito puede ser originado por una sustancia química en la bilis, que se acumula en el flujo sanguíneo, resultado de una excesiva presencia de toxinas en el cuerpo, y que el hígado no puede depurar, y esto, se manifiesta con picazón en toda la piel del cuerpo.

La excesiva temperatura corporal, puede ser un síntoma relacionado con un problema de hígado, y se manifiesta ya sea con sudoración o fuerte transpiración, malestar en general, sin duda, el organismo por medio de este síntoma, manifiesta claramente que hay presencia de una infección o inflamación, por ello, no debe faltarse por alto esto, no auto-medicarse. Si se observa que hay cambios frecuentes en la temperatura corporal, hay que acudir con el médico, quien tras un examen exhaustivo, conocerá cual es la causa.

Esto significa que hay poca glucosa, una forma de azúcar, en la sangre. Ante un problema de hígado, los niveles de azúcar en la sangre son inestables. Esto puede ser causa, de un hígado que está irritado, este nivel bajo de glucosa, puede manifestarse con dolores de cabeza, jaquecas, mareos, fatiga, o ansiedad por estar ingiriendo alimentos ricos en azúcar.

Ver también:

Aunque se conozcan los síntomas relacionados con un problema de hígado. Es necesario, acudir con el médico o especialista en cuestión, para poder recibir la atención, orientación y oportuno diagnóstico y tratamiento.

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de NAFLD incluyen:

¿Por qué el alcohol hincha el estómago de todos modos?
Una de las principales razones que está detrás de la hinchazón relacionada con el alcohol es el consumo del alcohol en grandes cantidades (borracheras) y después de un largo intervalo del tiempo. Las toxinas y el trigo o los ingredientes de los cereales que contienen las bebidas alcohólicas, pueden causar la rápida pérdida de los electrolitos del cuerpo. El estómago tiende a hincharse debido a la acumulación de los gases que contienen el azufre en la pared del intestino. Estos gases incluso causan el dolor y el malestar abdominal, que tiene una duración de dos o más días. Las toxinas también pueden causar la hinchazón de la cara, junto con los labios y los párpados hinchados. El consumo del alcohol también puede afectar la capacidad del sistema digestivo para digerir los alimentos complejos correctamente, lo que a su vez, conduce al desarrollo del gas en el abdomen, causando la hinchazón.

Ahora que usted sabe sobre la relación entre el alcohol y la hinchazón, asegúrese de evitar la enfermedad siguiendo las medidas preventivas mencionadas anteriormente. La hinchazón por el alcohol puede conducir a la disminución atractiva en la apariencia física y también puede conducir al desarrollo de varios otros problemas de la salud y a los trastornos. Por lo tanto, deben ser consumidos en las cantidades limitadas para evitar las resacas, la hinchazón y otros problemas asociados.

- Almacenar las vitaminas A y D.

- Sintetizar elementos coagulantes de la sangre.

- Encargarse del equilibrio hormonal.

- Las frutas deben lavarse y pelarse bien para evitar los pesticidas.

- Evitar dejar comida preparada fuera de la nevera.

Las personas con estrés intensivo continuado pueden ser más vulnerables a tener un consumo problemático con el alcohol

MADRID, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

El consumo excesivo de alcohol puede favorecer la aparición de más de 60 enfermedades como, por ejemplo, hepatológicas, pancreatitis, neuropatías, discrasias sanguíneas, patologías digestivas, impotencia sexual o, aquellas que guardan correlación con algunos cánceres como el de mama en mujeres, el carcinoma hepático y pancreático y el de laringe cuando hay un uso concomitante de tabaco.

Así lo han asegurado este jueves los responsables de la organización Socidrogalcohol, con motivo de la presentación de la nueva 'Guía Clínica de Alcoholismo', un manual dirigido a los profesionales sanitarios para facilitar y promover la labor de prevención de este consumo, y que ha contado con el apoyo de diferentes sociedades científicas como, por ejemplo, la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) y la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP).

Y es que, la ingesta de alcohol, especialmente entre los más jóvenes, se ha convertido actualmente en uno de los principales problemas sanitarios y sociales. De hecho, la última Encuesta Escolar sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias (ESTUDES) 2012-2013 ha mostrado un aumento de hasta el 81,9 por ciento en el número de estudiantes de entre 14 y 18 años que ha consumido esta sustancia en el último año y hasta el 74 por ciento en el último mes.

Sin embargo, los datos que más preocupan a los expertos son los relativos a los llamados "atracones" --5 o más copas en un corto espacio de tiempo-- ya que, según ha revelado dicho estudio, el 20 por ciento de los estudiantes de 14 años, y el 51 por ciento de los de 16 años, reconocen haberse "atracado" alguna vez en el último mes.

Asimismo, un reciente estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión Europea ha situado a España en una posición ligeramente superior a la media del resto de países de Europa en cuanto a consumo de litros de alcohol por persona al año, siendo de 13,7 litros en nuestro país y de 13 litros en el resto.

Además, se estima que el 5 por ciento de los hombres europeos tienen dependencia al alcohol, un porcentaje que, según ha informado el jefe de servicio del área de Psiquiatría de la Unidad Asistencial de Drogodependencias de A Coruña y miembro de Socidrogalcohol, César Pereiro, podría ser del 10 por ciento en el caso de los españoles.

Se trata, por tanto, de unas cifras "muy alarmantes" y más teniendo en cuenta que esta sustancia está presente en el 90 por ciento de los policonsumos y que, al mismo tiempo, el 44 por ciento de los pacientes admitidos a tratamiento por un consumo excesivo de alcohol padecen, como mínimo, otro trastorno mental y, alternativamente, al menos el 34 por ciento de las personas con estos trastornos tienen problemas derivados con el consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

"El cerebro no termina de madurar hasta los 22 o 24 años, por lo que cualquier acción que sea neurotóxica va a interrumpir en el desarrollo neuronal y, por desgracia, esta pérdida es irreversible. Nosotros somos psiquiatras y es difícil no ver a un paciente con trastorno mental que no consuma alcohol y otras drogas", ha comentado el presidente de Socidrogalcohol y catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Oviedo-CIBERSAM, Julio Bobes.

En este sentido, el vicepresidente de la organización y miembro de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, Josep Guardia, ha avisado de que "nadie" sabe de antemano si puede padecer alcoholismo aunque, no obstante, existen diferentes factores individuales y ambientales que favorecen la aparición de esta enfermedad.

Concretamente, los factores genéticos, trastornos mentales y de personalidad, los factores neurocognitivos, neurobiológicos y el inicio precoz de abuso de alcohol pueden predisponer a un individuo a sufrir dependencia a esta sustancia, al igual que los socioculturales, familiares, sociodemográficos, la legislación, la accesibilidad a la sustancia, la baja percepción del riesgo o los amigos.

Ahora bien, el experto ha avisado de que uno de los principales factores de riesgo es el estrés intensivo continuado ya que, en muchas ocasiones, sitúa a la persona en una posición de vulnerabilidad que favorece el consumo abusivo de alcohol.

Del mismo modo, prosigue, existen factores que pueden proteger a la hora de tener problemas de dependencia a esta sustancia como, por ejemplo, los ambientes familiares protegidos, el apoyo y cariño de los padres en la infancia y los espacios libres de bebidas alcohólicas.

"Las experiencias infantiles precoces adversas marcan a las personas, las cuales van a crecer con una mayor vulnerabilidad a padecer estrés y a que cuando sean adultos y les ocurra alguna catástrofe individual o colectiva sean más propensos a tener este tipo de conductas adictivas", ha apostillado Guardia.

Pese a todo ello, los expertos han asegurado que el alcoholismo es, entre todas las patologías adictivas, la que tiene una "mejor respuesta" al tratamiento, aunque, según han lamentado, la "gran mayoría" de estos pacientes no han seguido un tratamiento especializado cuyo objetivo principal son las recaídas.

"Actualmente hay fármacos muy eficaces que protegen frente a las recaídas", ha aseverado Guardia. Una afirmación que ha sido corroborada por Bobes quien ha lamentado las "inequidades" que actualmente se están produciendo en el acceso a los tratamientos y a los procesos terapéuticos de esta enfermedad.

Por su parte, el coordinador de la Unidad de Conductas Adictivas de Alcoi (Alicante) y miembro de la Junta Directiva de Socidrogalcohol, Francisco Pascual, ha recordado que las principales medidas que han demostrado ser coste-efectivas, tanto en el tratamiento del alcoholismo como en su prevención, son la detección precoz y la intervención breve y temprana.

Antiguamente, los modelos de enfoques terapéuticos estaban dirigidos a los pacientes adictos al alcohol más graves y, por ende, a su abstinencia total. Sin embargo, los expertos que han participado en la elaboración de la guía han destacado la necesidad de que el abordaje de esta problemática incluya también a los enfermos menos graves con el fin de aminorar el daño antes de llegar a situaciones extremas.

"Estamos utilizando una cantidad importante de dinero para tratar esta adicción cuando la podríamos ahorrar si se llevaran a cabo políticas de prevención efectivas y reales", ha recalcado Pascual, para zanjar subrayado la necesidad de modificar la legislación con el fin de limitar la disponibilidad y la accesibilidad al consumo de alcohol.

Conviene tener en cuenta, aunque a veces pueda perecer falso, que:

El alcohol, no es un alimento.

El alcohol no quita la sed, la aumenta.

No es estimulante ni excitante.

No da calor, sino todo lo contrario. Calienta superficialmente haciendo perder el calor interno.

Ser reacio a hablar de todo lo relacionado con la bebida.

Decir que bebe menos de lo que realmente bebe.

Prepárate para darlo todo en la próxima verbena de la temporada, pero hazlo bien: abandona la bebida durante cuatro semanas y tu organismo empezará a contar desde cero

Te encanta irte de cañas, adoras una buena copa de vino y hay pocas cosas que te sienten mejor que un buen licor después de comer. Fantástico, nadie va a juzgar tus hábitos, pero tampoco te sorprenderá saber que consumir alcohol en exceso es malo y puede provocar problemas de salud como cirrosis, anemia, enfermedades cardiovasculares e incluso algunos tipos de cáncer. Pero no te preocupes. No tienes que erradicar 'el problema' de raíz, la ciencia asegura que con que pares unos pocos días tu organismo se rehabilitará.

Según un reciente estudio británico, parece que un sólo mes de abstinencia podría mejorar tu salud tanto que hasta añadiría años de vida. Date un descanso hasta que se celebren las fiestas de tu pueblo, barrio, verbenas populares o celebraciones deportivas de cualquier tipo. Unas pocas semanas sin beber dejarán tu organismo casi como nuevo para poder volver a brindar y exclamar '¡salud!' aludiendo, por fin, a tu estado físico real.

Los investigadores recomiendan a los bebedores asiduos que se den un descanso de vez en cuando para prevenir enfermedades graves. Y es que con dejar de beber durante 30 días podrían mejorarse notablemente los niveles hepáticos, la presión arterial y el colesterol. No sólo eso, “tras cuatro semanas sin ingerir alcohol los pacientes mostraron un menor riesgo de desarrollar cáncer y diabetes”, explica Sophie Borland en 'The Advertiser'.

Además, las mujeres embarazadas deben consultar con su médico antes de tomarlo, ya que altos niveles de vitamina A pueden causar daño al bebé.

El aceite de hígado de bacalao es un tipo de suplemento de aceite de pescado increíblemente nutritivo. Es muy conveniente y contiene una gran combinación de ácidos grasos omega-3, vitamina A y vitamina D.

El aceite de hígado de bacalao puede proporcionar beneficios para la salud, como tener huesos más fuertes, disminución de la inflamación y menos dolor en las articulaciones para quienes padecen de artritis reumatoide.

Si deseas probar el suplemento, una dosis común es de 1 a 2 cucharaditas de aceite de hígado de bacalao líquido por día. También puedes probar el suplemento en cápsulas.

Si luchas con el sabor de cualquier pescado, trata de tomarlo con el estómago vacío antes de tu primera comida o con unos cuantos sorbos de agua.

Acabo de enseñarle como tocarse a una paciente con hígado graso. Aunque no comía mucha grasa, su hígado la fabricaba desde dentro.

Síntomas de Hígado Graso

Es fácil reconocer a los pacientes con hígado graso. Generalmente no tienen grasa externa (en la piel), pero por culpa de la resistencia a la insulina les aumenta la grasa visceral (grasa localizada adentro del abdomen).

Aún con el hígado aumentado de tamaño y las Transaminasas elevadas, las personas con hígado graso no sienten molestia o dolor pero generalmente el hígado graso provoca:

  • ronquidos (por la grasa visceral)
  • verrugas en el cuello y las axilas (por la insulina alta)
  • más apetito en las tardes (por la Serotonina baja)
  • dolores en la espalda (por la destrucción muscular)

Como descifrar la causa del hígado graso

Un jugo de naranja natural tiene 50 gramos de azúcar. Los músculos y el hígado pueden almacenar 30 gr de azúcar en forma de glucógeno pero el resto es convertido en grasa.

ALERTA: el azúcar de las frutas (FRUCTOSA) engorda más que el azúcar del pan, papa, arroz y avena (GLUCOSA).

Como tocarse para saber si tienes Hígado Graso

  1. coloca tu mano en el borde de las costillas derecho
  2. mientras botas aire por la boca desliza los dedos hacia arriba
  3. mantén la mano presionando el abdomen (por debajo de las costillas)
  4. al tomar aire percibe si una masa desciende y choca con tus dedos

Tratamiento del Hígado Graso

Hoy tuve dos pacientes con hígado graso. El hombre solo necesitaba aumentar la Testosterona pero a la mujer le recomendé este MENÚ SEMANAL y le suspendí la Glucosamina para que no le engorde.
Además les preparé esta Calculadora de Metformina que detecta quien lo necesita y quien no para curar el hígado graso. Algunas personas con herencia familiar de resistencia a la insulina lo necesitan.

Al tomar Metformina mejora la acción de la insulina y se evita que los alimentos con azúcar engorden tanto. Adicionalmente previene la diabetes y disminuye el apetito. Por eso muchos médicos consideramos que todos los pacientes con hígado graso deberían tomarlo como tratamiento coadyuvante.

Pronóstico del Hígado Graso

Al salir del consultorio le prometí a ambos pacientes que su grasa en el hígado disminuiría en pocos días. Ninguna enfermedad tiene resultados tan inmediatos. Así sucedió y sus transaminasas volvieron a la normalidad.

Normalmente el hígado es el fiscal de tránsito de los alimentos.

  1. al comer: almacena el azúcar de los alimentos (glucogenogénesis)
  2. después de 2 horas sin comer: decide liberar el azúcar almacenado (neoglucogénesis)
  3. después de 4 horas sin comer: ordena traer grasa al hígado para fabricar más azúcar. (lipólisis)

Cuando el hígado permanece atascado en el tercer estado, termina acumulando grasa y por eso la enfermedad se llama: Hígado Graso.

Tomar Metformina es recomendable para los que tienen resistencia a la insulina o alguna otra causa hormonal de hígado graso. Es más frecuente que exista una causa hormonal cuando aparecen estos síntomas:

  • Tienes verrugas en el cuello
  • Tienes caída del cabello y raíz grasosa
  • Despiertas sin hambre pero sientes ansiedad a las 4:30 PM

Quistes hepáticos en el adulto

Se llama quiste a cualquier tipo de lesión que esté llena de líquido. Cuando se localizan en el hígado se denominan quistes hepáticos.

En la mayoría de las ocasiones, los quistes hepáticos no producen síntomas y se descubren de forma casual al realizar alguna exploración del hígado por otro motivo (generalmente una ecografía o un TAC). Existen varios tipos de quistes hepáticos.

TIPOS DE QUISTES HEPÁTICOS

Los más frecuentes, con gran diferencia, son los quistes simples, que son benignos, de pared fina y de tamaño variable. La mayoría de ellos son de pequeño tamaño y no producen síntomas ni otros problemas. Son más frecuentes en mujeres y la gran mayoría no requiere seguimiento ni tratamiento.

En algunas ocasiones, bastante más raras, estos quistes pueden ser de gran tamaño (por encima de los 5 cm) o menos grandes pero numerosos, y entonces pueden provocar algunos síntomas como, por ejemplo, molestias abdominales, sensación de saciedad u otros. De forma infrecuente, estos quistes grandes se pueden complicar: si sangran, si se torsionan, si se rompen o si comprimen alguna otra estructura vecina, como por ejemplo la vena porta.

Otras veces, lo que ocurre es que hay múltiples quistes en el hígado. Se trataría de la enfermedad poliquística del hígado, definida por la presencia de cuatro o más quistes. Es una entidad infrecuente y algo peculiar, ya que es hereditaria; la afectación del hígado es más importante y frecuentemente se asocia con quistes en otros órganos como el riñón (la más frecuente, que puede causar insuficiencia renal), el bazo o el páncreas así como alteraciones a otros niveles, por ejemplo aneurismas intracraneales. Al ser hereditaria, es necesario estudiar a la familia.

En otras ocasiones los quistes los produce un parásito ("Echinococcus granulosus") y entonces se denominan quistes hidatídicos. En la población general habitualmente se les conoce como "quistes perrunos". En la mayoría de los casos, también se descubren de modo casual y no producen problemas. En esta situación, es posible que su médico le realice algunas pruebas analíticas y controles ecográficos para tener un estudio más completo. Si están calcificados no suelen requerir tratamiento, pero en algunas ocasiones es necesario administrar algún fármaco contra el parásito, o incluso indicar la cirugía.

Existen otras situaciones en las que hay lesiones en el hígado que simulan un quiste o que tienen parte de componente líquido. En estos casos es posible que su médico solicite otras exploraciones complementarias para hacer un diagnóstico correcto (abscesos, neoplasias, cistoadenomas, etc.). En estos casos puede ser necesaria la realización de análisis, pruebas de imagen específicas o punción del líquido de la lesión para su estudio. Los cistadenomas, concretamente, son tumores quísticos benignos del hígado, más frecuentes en mujeres, que pueden en ocasiones hacerse malignos, por lo que se suele indicar tratamiento quirúrgico.

SEGUIMIENTO Y TRATAMIENTO

Como ya se ha comentado, la mayoría de los quistes son simples y de pequeño tamaño por lo que no requieren seguimiento ni tratamiento. No obstante, en ocasiones su médico le solicitará una segunda ecografía un tiempo después para confirmar que permanecen sin cambios en su tamaño, sobre todo en aquellos que son grandes, parasitarios o múltiples. También, en otras ocasiones, para poder completar el estudio, su médico le solicitará otras pruebas de imagen más específicas como un TAC-Scanner o una resonancia magnética.

– Seguir al pie de la letra las indicaciones de uso de los productos químicos: asegurarse de que están en lugares bien ventilados, no mezclar sustancias químicas, evitar la inhalación y el contacto de productos químicos con la piel, lavar rápidamente cualquier zona que haya sufrido una exposición accidental y utilizar ropa de protección.

– Evitar el abuso de inhalantes de todo tipo.

– Evitar el uso de drogas intravenosas, posibles vehículos de contagio de las variedades de hepatitis B, C, y D.

Convivencia con la cirrosis

Los enfermos de cirrosis pueden convivir muchos años con la enfermedad. Incluso cuando surgen complicaciones, existe tratamiento. Muchos de estos enfermos han sobrevivido con el trasplante de hígado y continúan haciendo vida normal. Los enfermos de cirrosis deben abstenerse de beber alcohol. Se cree que la mala alimentación, particularmente si está asociada al alcohol o al abuso de drogas, tiene mucho que ver con la aparición de la cirrosis, aunque continúa la investigación al respecto. Entre tanto se recomienda una dieta sana y equilibrada.

American Liver Foundation, 75 Maiden Ln., Ste. 603,

Toll-Free (800)223-0179; (800)GO-LIVER

Primary Biliary Cirrhosis Support Group,

1430 Garden Rd., Pearland, TX 77581 http://pbcers.org/

U.S. National Digestive Diseases Information Clearinghouse,

2 Information Way, Bethesda, MD 20892-3570 Telephone (301)654-3810 Toll-free 800-891-5389 Facsimile (301)907-8906

La ascitis es un problema que hace referencia a la acumulación de fluidos en la cavidad peritoneal o abdominal. La ascitis está causada más comúnmente por daños en el hígado y otros términos médicos para este problema incluyen fluidos en la cavidad peritoneal, hidroperitoneo o hidropesía. La ascitis causada por daños en el hígado se conoce como ascitis cirrótica. La ascitis en el abdomen también puede tener su origen en otras fuentes como insuficiencias cardíacos, hepáticas y el cáncer.

Tradicionalmente se divide la ascitis en dos tipos o categorías – ascitis exudativa y transudativa, dependiendo de la cantidad de proteínas que se encuentren en el fluido peritoneal. Otro método para clasificar los tipos de ascitis es medir la cantidad de albumina en el fluido y compararla con albumina sérica en sangre. Esto se conoce como SAAG (siglas en inglés) o Gradiente de albumina sero-ascítica. La ascitis causada por cirrosis o insuficiencias cardíacas normalmente tiene una puntuación SAAG superior a 1.1, mientras que la puntuación SAAG de la ascitis causada por otras razones suele ser inferior a 1.1.

Si padece un caso leve de ascitis, los síntomas pueden ser casi imposibles de detectar. Por otro lado, los síntomas de la ascitis aguda normalmente son obvios e incluyen:

  • Distensión abdominal
  • Aumento del tamaño del abdomen
  • Costados hinchados del abdomen visibles
  • Diferencia en las notas de percusión en los costados cuando el paciente está movido o girado de costado
  • En casos graves, se puede sentir una “ola de fluido” cuando se toca o empuja el abdomen. Esta ola también puede sentirse en el lado opuesto del abdomen.
  • Sentimiento de pesadez constante en el abdomen
  • Presión en el abdomen
  • Pérdida de apetito
  • Sentimiento de saciedad incluso tras una comida pequeña
  • Acidez
  • Náuseas
  • Estreñimiento
  • Falta de aire ya que el abdomen afecta al diafragma
  • Derrame pleural o acumulación de fluido alrededor de los pulmones
  • Tos crónica
  • Cuando la ascitis está causada por cirrosis o daños en el hígado, puede haber quejas de contusiones, hinchazón de las piernas y ginecomastia
  • La ascitis causada por cáncer puede conllevar una pérdida de peso inexplicable y síndrome de fatiga crónica
  • En casos de ascitis provocada por insuficiencias cardíacas, los síntomas más comunes son jadeos, falta de aire e incapacidad para realizar cualquier clase de ejercicio físico
  • Hernia en la pared abdominal / puede que el ombligo sobresalga
  • También es común el dolor en la parte baja de la espalda debido a la presión adicional sobre los músculos de la espalda

  • La causa más común de la ascitis sigue siendo las enfermedades del hígado o la cirrosis. Casi el ochenta por ciento de todos los casos informados de ascitis tienen su origen en daños avanzados en el hígado. Se cree que el aumento en la presión del flujo sanguíneo en el hígado junto con la disminución del contenido de albumina en sangre puede ser el responsable del desarrollo de ascitis abdominal.
  • La sal y la retención de agua también pueden contribuir a la gravedad de los síntomas de la ascitis.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva
  • Insuficiencia renal / daños en el hígado
  • Obstrucción en la vena portal sin cirrosis como tumores y formación de coágulos
  • Ciertos cánceres como el cáncer de colon, de estómago, de pulmón, de páncreas, de ovarios, de pecho y el linfoma pueden conllevar ascitis malignas
  • La pancreatitis crónica o la inflamación del páncreas provocada por el abuso del alcohol puede resultar en ascitis pancreática

Otras causas de ascitis incluyen la pericarditis constrictiva, la hepatitis, la tuberculosis y la diálisis renal

El tratamiento de ascitis puede incluir diuréticos para reducir la retención de agua y eliminar el exceso de fluido así como antibióticos en caso de haber infección. Generalmente se aconseja a los pacientes que se abstengan completamente de cualquier bebida alcohólica y que reduzcan el consumo de sodio.

  • Aparte de estos tratamientos médicos también hay una serie de curas naturales para la ascitis. Remedios como estos pueden proporcionar alivio sintomático:
  • Añada media cucharadita de jugo de ajo a un vaso de agua y bébalo con el estómago vacío. Haga estos unos pocos días para reducir el dolor y la hinchazón.
  • Mezcle 25 gr. de zumo de calabaza amarga con agua y beba la mezcla tres veces al día para aliviar la ascitis.
  • Exprima media taza de hojas de rábano y mezcle el zumo con un poco de agua. Bébalo regularmente ya que es un remedio casero efectivo para la ascitis
  • Empape un puñado de semillas de fenogreco en agua y deje el bol reposar durante la noche. A la mañana siguiente, agite suavemente las semillas y el agua y cuélela con una tela de muselina. Beba el agua inmediatamente.
  • Se dice que los mangos son beneficiosos en el tratamiento de ascitis. Pruebe a comer al menos dos mangos frescos al día para obtener los mejores resultados.
  • Beba zumo de zanahoria fresco o zumo de melón para un alivio rápido de los síntomas de la ascitis.
  • Las cebollas son diuréticas y le ayudarán a reducir la retención de agua.
  • Un ligero masaje abdominal con aceite de ricino puede reducir la hinchazón y los gases. Deberá hablarlo primero con un masajista así como con su médico.
  • La raíz de diente de león o la raíz de flor salvaje puede mejorar el funcionamiento de los riñones ya que funcionan como diuréticos naturales. De manera similar, puede utilizar hierbas como el arraclán, la raíz de ruibarbo, la senna y el aloe con la misma finalidad.
  • La fomentación de agua caliente utilizando asafétida y agua tibia puede ayudar a aliviar la hinchazón abdominal.
  • Las propiedades diuréticas de la hierba mora pueden ayudar a tratar la ascitis. Partes de esta planta pueden ser tóxicas y por tanto es importante hablar con un herborista bien versado en esta planta.
  • El espondilio es un diurético potente y es especialmente útil para tratar la ascitis causada por cirrosis. Hierva un poco de espondilio en un vaso de agua y beba el líquido en pequeños sorbos a lo largo del día.

  • La dieta para la ascitis se centra en la reducción del consumo de sodio. Los remedios y medicamentos para la ascitis pueden tener poco o ningún efecto si su consumo de sodio es elevado. Deberá reducir drásticamente el consumo de sal – el consumo diario máximo recomendado de sodio debería ser 2000 mg o de 4 a 5 gramos. Puede usar sustitutos de la sal, pero asegúrese de que no contienen potasio, ya que puede reaccionar de manera adversas con medicamentos utilizados para tratar la ascitis.
  • Deberá evitar los alimentos listos para comer y alimentos precocinados, especialmente productos como los aliños de ensalada, mezclas de alimentos y salsas, ya que suelen tener un contenido en sodio muy elevado.
  • También se recomienda una dieta saludable para el corazón baja en grasas y colesterol. La American Heart Association recomienda comidas altas en fibra, vitaminas, minerales y cereales integrales, pero baja en grasas y azúcares refinados.
  • Si hay mucho fluido presente en el abdomen, algunas terapias alternativas proponen una dieta a base de leche durante unos pocos días o hasta que los síntomas persistan. Una vez los niveles de fluido en el abdomen se han reducido, las comidas ligeras como sopa de verduras y el pan de trigo integral pueden volver a añadirse paulatinamente a la dieta.
  • Los alimentos recomendados en la dieta para la ascitis incluyen mantequilla, ensaladas con rábano crudo, miel, asafétida y ajo.
  • Evite alimentos almidonados como el arroz, los cereales y las patatas en la medida posible.

Su médico o dietista le proporcionará instrucciones exactas sobre qué puede y qué no puede comer cuando tiene ascitis. Sin embargo, si los síntomas como los jadeos y la falta de aire persisten, el exceso de fluido puede eliminare con una aguja o un shunte. En tales casos, puede que el paciente necesite alimentarse sólo con líquidos intravenosos.

Para prevenir el desarrollo de la ascitis, es importante evitar los factores de riesgo que provocan la enfermedad. Estas precauciones pueden ayudar a prevenir la ascitis:

  • Evitar el alcohol puede prevenir enfermedades hepáticas y la cirrosis. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno deben usarse juiciosamente ya que pueden agravar los daños en el hígado y reducir el flujo de sangre a los riñones.
  • Antes de comenzar cualquier tratamiento alternativo o terapia de hierbas, es muy importante aclararlo con su médico. Ciertas hierbas pueden ser peligrosas si se ingieren en grandes cantidades u otras pueden reaccionar de manera adversa con su medicación habitual.
  • Siga una rutina de ejercicios regular para mejorar su inmunidad y salud general y para prevenir la acumulación de fluidos en el abdomen.
  • Evite dormir durante el día e inmediatamente tras una comida, ya que puede dificultar el proceso digestivo.
  • La hepatitis B y la hepatitis C son factores de riesgo para la ascitis, por lo que debe practicar sexo seguro para evitar la hepatitis.

El hígado es un órgano importante en el proceso de depuración, ya que filtra las toxinas que serían muy perjudiciales para el organismo. Además regula el metabolismo de las grasas al segregar la bilis que sirve para disolverlas.

El hígado tiene, también, la capacidad de autorregenerarse, pero, a pesar de ello, cuando trabaja de más puede desarrollar diversas enfermedades.

Una de ellas es la que recibe el nombre de hígado graso, alteración también conocida como esteatosis hepática, la cual se ha convertido, en los últimos 10 años, una de las dolencias crónicas más frecuentes. En este sentido, se estima que hasta el 24% de la población adulta europea puede estar afectada de hígado graso.

Este trastorno se genera al acumularse los ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas y su origen es desconocido. Sin embargo, un gran porcentaje de los casos (aproximadamente el 90% de ellos) se vincula al denominado síndrome metabólico, una combinación de sobrepeso, tensión arterial alta y concentraciones elevadas de grasa y azúcar en la sangre ( diabetes).

El hígado graso se considera una enfermedad silenciosa, ya que, en la mayoría de las personas que lo sufren no presentan síntomas evidentes. Sin embargo, otras personas pueden sentir una ligera sensación de presión o dolor en la zona superior derecha del abdomen, fatiga crónica o pesadez después de las comidas.

Para diagnosticarlo, se debe realizar un análisis de sangre cuyos resultados confirmen la existencia de un alto índice de transaminasas (unas enzimas presentes en el hígado) y también un aumento de los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos. Una biopsia hepática y una ecografía de contraste podrían constituir las pruebas definitivas de su presencia.

Remedio para el hígado graso #1: Consumir lecitina de soja ya que ayuda a expulsar la bilis a través del hígado al hacerla más fluida y eficaz

Remedio para el hígado graso #2: Las hojas de boldo contienen dos principios activos, la boldina y la boldoglucina, que son estimulantes y tónicos del hígado. Se obtiene la tisana poniendo en infusión 10 gramos de hojas por litro de agua; se toma una taza después de las principales comidas. Se obtiene una tintura haciendo macerar, durante diez días, 100 gramos de hojas reducidas a polvo en medio litro de alcohol de 80°, agitando de vez en cuando, filtrando después. Se toman de 1 a 2 gramos al día.

Se prepara un elixir haciendo macerar, durante ocho días, 30 gramos de hojas en 120 gramos de alcohol de 60° y medio litro de vino de Jerez, colando después y agregando 300 gramos de azúcar. Se filtra tres o cuatro días después y se toma diariamente una copita de licor. Se hace, más simplemente, un vino de boldo, haciendo macerar, durante diez días, 30 gramos de hojas en un litro de vino de Jerez y filtrando. Se toma una copita de licor cada día..

Remedio para el hígado graso #3: Lavar, pelar y picar dos rábanos y colocar en una licuadora. Añadir un vaso de agua. Licuar por unos instantes y luego colar. Tomar este jugo en días alternos (un día sí y otro no).

Remedio para el hígado graso #4: Verter dos cucharadas de cardo mariano en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza de esta infusión a diario.

Remedio para el hígado graso #5: Consumir, cada dos días, las hojas tiernas de cardo mariano y sin espinas en una ensalada.

Remedio para el hígado graso #6: Tomar una cucharada de mixtura de ruibarbo y soda la cual se adquiere en las farmacias botánicas.

Remedio para el hígado graso #7: Mezclar una cucharadita de diente de león y centaurea en una taza de agua. Hervir por 3 minutos, retirar del fuego y tapar. Tomar, bien caliente, una taza después de las comidas principales.

Remedio para el hígado graso #8: Consumir alcachofas en las ensaladas, por lo menos, tres veces por semana.

Remedio para el hígado graso #9: Mezclar 10 gramos de genciana, 10 gramos de menta, 10 de boldo, 10 de angélica,10 gramos de cardo mariano y luego dejar en reposo durante toda la noche en un litro de agua que esté hirviendo. Tomar al día siguiente, en ayunas, una cucharada del líquido obtenido diluida en medio vaso de agua. Guardar en la refrigeradora y tomar este remedio todos los dias hasta que se consuma en su totalidad.

Remedio para el hígado graso #10: Lavar y picar 1 kg de raíz de achicoria tierna. Luego, pasar por la licuadora, colocar el zumo en una cacerola y adicionar 500 g. de azúcar granulado. Hervir hasta que el zumo adquiera la consistencia parecida al jarabe. Conservar en una botella de cierre hermético. Tomar una cucharadita tres veces diarias hasta que se mejore.

Remedio para el hígado graso #11: Hervir 1 cucharada de ortiga y otra de llantén en 1 taza de agua por 5 minutos. Retirar del fuego, dejar refrescar y colar. Tomar 1 taza después de cada comida.

Remedio para el hígado graso #12: Preparar una mezcla a partes iguales de menta poleo, manzanilla, cardo mariano, caléndula y boldo y extraer 1 cucharada la cual se verterá en una taza que esté hirviendo. Tomar 1 taza antes de cada comida siendo la primera por la mañana, en ayunas.

Por lo general, la fatiga que dura más de 2 semanas requiere una visita al médico. Este tipo de fatiga puede ser causado por un problema de salud más grave, como:

  • Una disminución de la cantidad de sustancia que transporta oxígeno (hemoglobina) que se encuentra en los glóbulos rojos ( anemia ).
  • Problemas en el corazón, como enfermedad de las arterias coronarias o insuficiencia cardíaca, que limitan el suministro de sangre rica en oxígeno al músculo cardíaco o al resto del cuerpo.
  • Trastornos metabólicos, como diabetes, en la que el azúcar (glucosa) permanece en la sangre en vez de ingresar en las células del cuerpo para ser usada como energía.
  • Problemas con la glándula tiroidea, que controla la manera en que el cuerpo usa la energía.
    • Un bajo nivel de tiroides (hipotiroidismo) puede causar fatiga, debilidad, letargo, aumento de peso, depresión, problemas de memoria, estreñimiento, piel seca, intolerancia al frío, cabello áspero y debilitado, uñas quebradizas o un tono amarillento en la piel.
    • Un alto nivel de tiroides (hipertiroidismo) puede causar fatiga, pérdida de peso, aumento de la frecuencia cardíaca, intolerancia al calor, sudoración, irritabilidad, ansiedad, debilidad muscular y agrandamiento de la tiroides.
  • Enfermedad renal y enfermedad hepática, que causan fatiga cuando la concentración de ciertas sustancias químicas en la sangre alcanza niveles tóxicos.

El síndrome de fatiga crónica es una causa poco común de fatiga grave y persistente.

Si la fatiga ocurre sin una causa obvia, es importante evaluar su salud mental. La fatiga es un síntoma común de problemas de salud mental, como ansiedad o depresión. La fatiga y la depresión podrían tornarse tan graves que usted podría considerar el suicidio como una manera de terminar con su dolor. Si piensa que su fatiga puede ser causada por un problema de salud mental, consulte a su médico.

Revise sus síntomas para decidir si debería ver a un médico y en qué momento.

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Descriptores DeCS: HEPATOPATIAS; HEPATITIS AUTOINMUNE/genética. La hepatitis autoinmune (HAI) es un trastorno necroinflamatorio crónico del hígado de causa desconocida. Se asocia con la presencia en suero de distintos tipos de autoanticuerpos así como valores de gammaglobulina elevados. Responde de manera favorable al tratamiento con corti-costeroides. 1

Se trata de una enfermedad muy heterogénea por su amplia variedad de manifestaciones clínicas y diferencias histológicas, su mecanismo patogénico junto con la presencia de los diferentes autoanticuerpos. 2

En 1957 se reseña una enfermedad similar en mujeres perimenopáusicas que nombran como cirrosis disproteinémica de origen desconocido en la mujer.

La asociación con el síndrome de lupus eritematoso y con la presencia de células LE en sangre fue observada en 1955 y 1959, pero el término de hepatitis lupoide fue propuesto en el año 1956.

Posteriormente, se observaron casos de cirrosis en mujeres con edad promedio de 35 años, de etiología desconocida y con síntomas de actividad adrenocortical, aumento de la gammaglobulina en suero y células LE, sin otras evidencias de lupus, que llamaron cirrosis con síndrome adrenogenital en mujeres jóvenes.

Otra designación, -hepatitis plasmo-celular- surge al constatarse un infiltrado inflamatorio prominente en el hígado compuesto por células plasmáticas, fue entonces cuando la enfermedad, se denominó cirrosis activa juvenil y señalaron que en sus fases iniciales no siempre se diagnosticaba cirrosis y no aparecía invariablemente en mujeres jóvenes. 2,3

Posteriormente se introdujo la denominación de hepatitis crónica autoinmune para unificar todos estos términos. Años más tarde, la enfermedad comenzó a ser identificada en niños y se describieron nuevos tipos de anticuerpos séricos.

En 1992, el Grupo Internacional para el estudio de esta enfermedad recomendó el nombre de hepatitis autoinmune, 4 el cual es aceptado universalmente en los momentos actuales.

El o los agentes desencadenantes no han sido aún identificados y parece ser que ninguno de los anticuerpos que se desarrollan en esta entidad tienen un efecto patogénico.

Se ha encontrado una estrecha relación entre la enfermedad y el sistema mayor de histocompatibilidad (HLA), particularmente los haplotipos I B8 y II DR3 y Dr 52. 5

Se conoce que hay una falta de regulación de la interacción de los linfocitos T y B en respuesta a la estimulación antigénica. Existe una alteración en el balance entre las células supresoras y cooperadoras. Bien sea un exceso en la actividad de las células T cooperadoras o un defecto en la actividad supresora pueden conducir al desarrollo de autoinmunidad. Aunque se desconocen los agentes causales de las enfermedades autoinmunes, se sabe que el mecanismo que las genera es una pérdida de la tolerancia a los autoantígenos, que provoca una destrucción de los tejidos blancos.

En estas 2 formas de HAI pueden aparecer otros tipos de autoanticuerpos, lo cual hizo suponer que pudiera existir un tercer tipo. 14 Se ha aceptado que la presencia del anticuerpo contra el antígeno hepático soluble (anti-AHS) identifica a la HAI tipo III, 15 sin embargo, los pacientes en quienes se detecta este autoanticuerpo no se diferencian de manera significativa de aquéllos con HAI tipo I y también pueden presentar otros anticuerpos y factor reumatoideo.

La heterogeneidad clínica es uno de los rasgos más llamativos de esta enfermedad, con un rango de manifestaciones que va desde la ausencia de síntomas hasta su presentación en forma de una hepatitis aguda grave. Entre ambos extremos se describe una amplia variedad de síntomas que van desde los muy ligeros o insidiosos que se presentan de manera inespecífica, entre los que sobresalen la astenia y las artralgias hasta presentarse los síntomas que constituyeron los síndromes de insuficiencia hepática crónica e hipertensión portal.

Desde el punto de vista de laboratorio, la presencia de hipergammaglobuli-nemia policlonal es casi constante. La detección de títulos elevados (>1:80) de los anticuerpos no-órgano y órgano específicos considerados como marcadores de la enfermedad permiten, además de contribuir al diagnóstico positivo, clasificar el tipo de HAI. Otros hallazgos de laboratorio son la elevación de las cifras de aminotranferasas, fosfatasa alcalina y bilirrubina.

La biopsia hepática es imprescindible para establecer el diagnóstico; el daño histológico suele mostrar gran actividad necroinflamatoria periportal y lobulillar, formación de rosetas de hepatocitos e infiltración portal por abundantes células plasmáticas. No existe un patrón histológico estrictamente específico de HAI, sino un amplio espectro de lesión hepática que va desde hepatitis crónica con leve a moderada actividad, hasta cirrosis. Una característica diagnóstica es la respuesta favorable al tratamiento inmunosupresor.

La apariencia histológica no siempre se correlaciona con la severidad clínica. 16 Es posible encontrar enfermos con una clínica muy severa y cambios histológicos ligeros o pacientes asintomáticos en los que se puede hallar una cirrosis. Sin embargo, la histología constituye el factor pronóstico más importante. 17

Se han señalado criterios para el diagnóstico de HAI, los cuales permiten establecer 3 categorías: HAI posibles, HAI sugestivas y HAI diagnóstica.

I. Criterios mayores

  • Elevación persistente de las transa-minasas.
  • Hipergammaglobulinemia (2,5 g/dL o mayor).
  • Autoanticuerpos circulantes y/o células LE positivas.
  • Marcadores serológicos para virus de hepatitis, negativos.
II. Criterios menores
  • Manifestaciones sistémicas como fiebre, artralgias, erupciones cutáneas.
  • Complicaciones con otras enfermedades autoinmunes, incluyendo las del colágeno.
  • Eritrosedimentación acelerada.
III. Histología
  • Hepatitis crónica o cirrosis con marcada infiltración de células y necrosis de hepatocitos.
  • Ausencia de hallazgos específicos para el diagnóstico de otras entidades.

  • Diagnóstica: Todos los criterios de I y III.
  • Sugestiva: Todos los criterios de I y al menos uno de II.
  • Posible: Todos los criterios de I.

Existen situaciones particulares en las que se producen diferentes hallazgos que son comunes con la cirrosis biliar primaria (CBP):

  • Síndrome de superposición -Overlap Syndrome: en esta circunstancia la enfermedad tiene un comportamiento serológico propio de la CBP (presencia de anticuerpos antimitocondriales), pero la histología permite sospechar una HAI 10 y existen evidentes signos bioquímicos de colestasis. La respuesta a los glucocorticoides es favorable. 18
  • Colangiopatía autoinmune o inmunoco-langitis: la presentación clínica puede manifestarse por prurito y/o cifras elevadas de fosfatasa alcalina. La histología se corresponde con la CBP, pero los hallazgos serológicos son la detección de anticuerpos antinucleares y antimúsculo liso, como ocurre en la HAI. 19,20 También responde a los corticoides. En la actualidad se considera como una variante de la CBP y no una entidad por separado. 21
De acuerdo con el cuadro histológico es preciso diferenciarla de otras entidades.

  • Hepatitis crónica de causa viral
  • Enfermedades hepáticas autoinmunes:
Cirrosis biliar primaria
Colangitis esclerosante primaria
Síndrome Overlap
Colangiopatía autoinmune
  • Hepatitis crónica por fármacos
  • Esteatohepatitis alcohólica y no alcohólica
  • Otras enfermedades crónicas del hígado:
Enfermedad de Wilson
Déficit de alfa 1 antitripsina
  • Enfermedades sistémicas con participación hepática:
Lupus eritematoso sistémico
Hepatitis granulomatosa
Colangiopatía en relación con el SIDA Un elemento importante para hacer el diagnóstico de HAI es la coexistencia de otras enfermedades con características autoinmunes. Éstas son más frecuentes en el tipo II. Las asociaciones más frecuentes se muestran a continuación.
  • Tiroiditis crónica autoinmune
  • Hipertiroidismo
  • Anemia hemolítica autoinmune
  • Púrpura trombocitopénica idiopática
  • Diabetes mellitus
  • Diabetes insípida
  • Colitis ulcerativa idiopática
  • Polimiositis
  • Glomerulonefritis membranoproli-ferativa
  • Síndrome de Sjögren
  • Enfermedad celíaca

Deben tratarse todos los enfermos, independientemente del tipo de HAI y de la forma de presentación, incluidos aquéllos con enfermedad leve y cifras no muy elevadas de aminotranferasas.

Existe consenso de que el tratamiento de elección para el comienzo deben ser los glucocorticoides de síntesis (prednisona, prednisolona o metilprednisolona). La azathioprina es la otra droga inmu-nosupresora utilizada; debe señalarse que no es eficaz como monoterapia para inducir remisión en la HAI, pero se asocia a los corticosteroides una vez lograda la remisión con el fin de utilizar dosis bajas de éstos y evitar sus efectos secundarios. 22 Particularmente en mujeres posmeno-páusicas y pacientes con diabetes, se podría iniciar con una combinación de glucocorticoides a dosis bajas (30 mg/d) con azathioprina (50 mg/d).

La pauta terapéutica es diferente si la presentación de la HAI es aguda o si el diagnóstico se hace en pacientes con hepatopatía crónica. En la primera situación, la dosis de inducción es de 1 mg/kg/d durante 1-2 sem; si se obtiene respuesta terapéutica, se comienza a bajar gradualmente la dosis (10 mg/sem) hasta 20 mg/d. La remisión puede mantenerse con una dosis de 5-10 mg/d. Si el diagnóstico de HAI se hace en pacientes con hepatopatía crónica leve o estadio de cirrosis, se requiere una dosis de prednisona menor para conseguir la remisión, bastan 15-20 mg/d; una vez conseguida la remisión, se disminuirá la dosis gradualmente hasta 5-10 mg/d. Como ya se señaló; una vez lograda la remisión se puede asociar azathioprina 50 mg/d; para lograr una dosis mínima de glucocorticoides, aunque también puede iniciarse el tratamiento con la combinación de ambos fármacos.

Se define el criterio de remisión o respuesta al tratamiento cuando los enfermos tienen mejoría clínica, asociada a normalización de los niveles de aminotransferasas y gammaglobulina. Se consigue entre 1-3 meses de iniciado el tratamiento en el 60-80 % de los pacientes. Aunque la remisión puede ser duradera, la curación es rara. La recidiva ocurre con frecuencia al retirar el tratamiento. Se estima que más del 70 % de los pacientes con HAI requieren tratamiento inmunosupresor de por vida, para lo que se debe buscar la dosis mínima eficaz que mantenga la remisión. El concepto terapéutico básico en la HAI es indicar suficiente tratamiento durante el tiempo necesario.

Para el tratamiento de mantenimiento a largo plazo tras la remisión puede elegirse entre monoterapia: azathioprina 50-100 mg/d o terapia combinada: azathioprina 50-75 mg/d más prednisona 5-7,5 mg/d.

Muchos pacientes pueden mantenerse en remisión con dosis bajas de prednisona, pero con el inconveniente que a veces aparecen efectos secundarios indeseables. Para evitarlos se prefiere realizar monoterapia de mantenimiento con azathioprina y si es insuficiente, entonces se adiciona prednisona. 22-24

Existen otras alternativas terapéuticas para los pacientes que no responden a los corticosteroides de primera generación o sufren reacciones secundarias que obligan a suspender el tratamiento. Se ha utilizado en estos casos la ciclosporina y la budesonida, 25,26 glucocorticoides de síntesis de segunda generación con más potencia antiinflamatoria que la prednisona y menos efectos secundarios que los glucocorticoides de primera generación.

reacciones secundarias del provera

Bypass gástrico en Madrid

Dr. Marcos Rodríguez Martín 13.590 €

Balón intragástrico en Barcelona

Dr. Joan Pujol Rafols 3.970 €

Financia tu tratamiento con nosotros

* Comisión de apertura:. Comisión de cancelación: 1%.

Déjanos tus datos y nosotros te llamaremos para informarte:

Uso de los servicios ofrecidos por www.bonomedico.es

El Usuario se compromete a utilizar los servicios ofrecidos por BonoMédico S.L. a través de la web bonomedico.es de conformidad con la legislación vigente, las Condiciones Generales, las presentes Condiciones Particulares y demás avisos e instrucciones puestos en su conocimiento, así como con la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas y el orden público en España. A tal efecto, el Usuario se abstendrá de utilizar cualquiera de los servicios ofrecidos en bonomedico.es con fines ilícitos, o que perjudiquen los derechos e intereses del resto de Usuarios, de terceros, o de BonoMédico S.L.

Política Anti-Spamming de bonomedico.es

El Usuario se obliga a abstenerse de:

  1. Recabar datos con finalidad publicitaria y de remitir publicidad de cualquier clase y comunicaciones con fines de venta u otras de naturaleza comercial,
  2. (b) poner a disposición de terceros, con cualquier finalidad, datos recabados en bonomedico.es.

Los Usuarios o terceros perjudicados por la recepción de mensajes no solicitados podrán comunicárselo a BonoMédico S.L. remitiendo un mensaje a la siguiente dirección de correo electrónico: info arroba bonomedico punto es.

Contenidos facilitados por los Usuarios

El Usuario podrá hacer consultas, manifestar opiniones, realizar aportaciones, entre otras de semejante naturaleza con el objeto de que otros Usuarios o visitantes puedan acceder a los mismos y contestar a ellos. El Usuario será el único responsable de los contenidos que facilite a bonomedico.es y/o transmita a otros Usuarios. En este sentido, en caso de utilizar recursos susceptibles estar protegidos por la legislación vigente de propiedad intelectual el Usuario garantiza ser titular de los derechos de propiedad intelectual e industrial necesarios para poder publicar y poner a disposición del resto de Usuarios y visitantes los contenidos facilitados en bonomedico.es.

Asimismo, el Usuario garantiza que tiene el derecho a conceder y de hecho concede a BonoMédico S.L. una licencia a título gratuito de forma irrevocable, perpetua, no exclusiva, mundial, libre de cargas, para usar copiar, interpretar, mostrar, distribuir las aportaciones realizadas en bonomedico.es, y a realizar obras derivadas, o a incorporar el contenido en otras obras, así como para conceder y autorizar licencias sobre todo lo anterior.

En particular, y a título meramente indicativo y no exhaustivo, el Usuario se compromete a no transmitir, difundir o poner a disposición de terceros contenidos que:

  1. de cualquier forma sean contrarios, menosprecien o atenten contra los derechos fundamentales y las libertades públicas reconocidas constitucionalmente, en los tratados internacionales y en el resto de la legislación vigente.
  2. induzcan, inciten o promuevan actuaciones delictivas, denigratorias, difamatorias, infamantes, violentas o, en general, contrarias a la ley, a la moral y las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  3. induzcan, inciten o promuevan actuaciones, actitudes o pensamientos discriminatorios por razón de sexo, raza, religión, creencias, edad o condición.
  4. incorporen, pongan a disposición o permitan acceder a productos, elementos, mensajes y/o servicios delictivos, violentos, ofensivos, nocivos, degradantes o, en general, contrarios a la ley, a la moral y a las buenas costumbres generalmente aceptadas o al orden público.
  5. induzcan o puedan inducir a terceros un estado inaceptable de ansiedad o temor.
  6. sean injuriosos, ofensivos y/o degradantes.
  7. se encuentren protegidos por cualesquiera derechos de propiedad intelectual o industrial pertenecientes a terceros, sin que el Usuario haya obtenido previamente de sus titulares la autorización necesaria para llevar a cabo el uso que efectúa o pretende efectuar.
  8. sean contrarios al derecho al honor, a la intimidad personal y familiar o a la propia imagen de las personas.
  9. infrinjan la normativa dispuesta relativa al secreto de las comunicaciones.
  10. sean relativos a la publicidad de sitios que sean competencia de bonomedico.es o sus anunciantes.
  11. se traten de publicidad ilícita, engañosa o desleal.
  12. provoque por sus características (tales como formato, extensión, etc.) dificultades en el normal funcionamiento de los servicios;

BonoMédico S.L. se reserva el derecho de publicar sólo aquellos contenidos que sean acordes con el presente aviso legal. BonoMédico S.L. en ningún caso se hace responsable de los contenidos u opiniones manifestadas por un usuario en bonomedico.es.

El Usuario es el único responsable de la información suministrada tanto en su registro personal como de la que facilita a través de sus participaciones en la web y debe ser consciente de la posibilidad de visionado de las mismas por parte de terceros. BonoMédico S.L. no cederá a terceros los datos de carácter personal que nos proporcione, excepto cuando tal cesión sea necesaria para prestarle nuestros servicios, entre ellos el de comunicación o cita con los médicos o clínicas incluidos en nuestro directorio. Podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante un correo electrónico a info arroba bonomedico punto es o por correo postal a Bonomédico S.L., Avenida Tucídides 70, 29004 Málaga (España).

Exclusión de garantías y de responsabilidad por el funcionamiento de bonomedico.es y sus servicios

BonoMédico S.L. no garantiza la disponibilidad y continuidad del funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios. BonoMédico S.L. procurará advertir con suficiente antelación de las interrupciones que pudieran suceder en el funcionamiento de bonomedico.es y de sus servicios, siempre que ello sea posible.

Exclusión de garantías y de responsabilidad por la utilización de bonomedico.es, de los servicios y de los contenidos por los Usuarios

BonoMédico S.L. no garantiza que los Usuarios utilicen los servicios y contenidos de bonomedico.es de conformidad con las presentes Condiciones Generales y, en su caso, con las Condiciones Particulares que resulten de aplicación, ni que lo hagan de forma diligente y prudente. BonoMédico S.L. tampoco garantiza que la veracidad de los datos que los Usuarios proporcionan sobre sí mismos bien en su área de registro, bien en sus participaciones en el foro. Así mismo, BonoMédico S.L. no garantiza que los contenidos colgados en bonomedico.es por los usuarios cumplan con lo dispuesto en las presentes condiciones generales, con las particulares, y con la legalidad vigente. BonoMédico S.L. excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los servicios y de los contenidos por parte de los Usuarios, o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, o autenticidad de la información que los Usuarios proporcionan a otros Usuarios acerca de sí mismos y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que puedan deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada por un Usuario en cualquier clase de comunicación realizada a través de bonomedico.es.

Retirada y suspensión de los servicios

BonoMédico S.L. podrá retirar o suspender en cualquier momento y sin necesidad de preaviso la prestación de servicios, procediendo a cancelar la cuenta, de aquellos Usuarios que incumplan lo establecido en las presentes Condiciones Generales.

La prestación de los servicios que BonoMédico S.L. proporciona a través de bonomedico.es tiene, en principio, una duración indefinida. No obstante, BonoMédico S.L. está autorizada para dar por terminada o suspender la prestación de sus servicios en cualquier momento, sin perjuicio de lo que se hubiere dispuesto al respecto en las correspondientes Condiciones Particulares. En cualquier caso, si fuera posible, BonoMédico S.L. procurará advertir previamente la terminación o la suspensión de cualquier servicio o de la totalidad de los mismos.

Ley aplicable y jurisdicción competente

El Usuario acepta que la legislación aplicable al funcionamiento de este servicio es la española y expresamente se somete, con exclusión de cualquier otro foro que pudiera corresponderle, a la jurisdicción de los Juzgados y Tribunales de Málaga capital para la resolución de las divergencias que se deriven de la interpretación o aplicación de estas condiciones de uso y política de privacidad.

La sustitución del tejido normal del hígado por tejido cicatricial conduce a una anulación de las funciones del hígado. Entre los roles que cumple el hígado está la producción de bilis, la fabricación de proteínas (algunas necesarias para la coagulación de la sangre), el metabolismo del colesterol, el almacenamiento de glucógeno (sustancia que sirve para guardar energía), producción de hormonas, metabolismo de grasas, detoxificación de sustancias del organismo y de medicamentos, alcohol, drogas. Todas estas funciones se ven alteradas por la destrucción de las células hepáticas que se producen en la cirrosis y son responsables de los síntomas.

Veamos más detenidamente cada uno de los roles del hígado y las consecuencias que tiene que dejen de funcionar:

  • Detoxificación. (o depuración) Es una de las funciones más importantes que cumple el hígado y, cuando fracasa, produce numerosos síntomas. El hígado actúa 'depurando' diferentes sustancias producidas por nuestro organismo o que consumimos (el alcohol o los medicamentos). La acumulación de estas sustancias pueden dañar al organismo y producir algunos de los síntomas que vemos en la cirrosis como la somnolencia y desorientación.

Al alterarse la detoxificación hay que tener cuidado con los medicamentos y el alcohol. Este último puede agravar la enfermedad pero, también puede sentar mal porque al no eliminarlo bien se acumulan niveles altos en sangre, por lo que los pacientes pueden sentirse borrachos incluso bebiendo pocas cantidades. Por este mismo motivo los fármacos pueden hacer más efecto de lo normal: dosis bajas pueden actuar como si se hubiera tomado una cantidad muy grande. Esto ocurre sobre todo con los que tienen acciones sedantes como algunos calmantes, la codeína, los derivados de la morfina o los antidepresivos etc. Ocurre que en estos pacientes una dosis normal de fármacos puede hacer que se sientan dormidos o incluso descompensar su cuadro. Por ello, es muy importante que estos sujetos consulten siempre con su médico lo que pueden tomar y a qué dosis para evitar problemas.

TRATAMIENTO
La forma Clínica Aguda debe ser tratada con antibiótico tipo Penicilina, Estreptomicina, Vicarpen o Unimast, aplicado por vía intramuscular y repetir la aplicación a las 24 horas, si es necesario; completar el tratamiento con un ordeñado profundo y aplicar o frotar simultáneamente la ubre, con Pomada Socomvesa; simultáneo a esto se debe aplicar Fadyne A4 para ayudar a reducir la inflamación, el dolor y la fiebre ocasionada por la mastitis.
Según su gravedad por tres a cuatro días seguidos, debe hacerse énfasis en el aseo y vaciado previo de cada cuarto, antes del tratamiento. En la forma crónica inyectar intramamariamente durante 3 días seguidos. Oxitetraciclina, Vicarpen, Panamicina L.A. o Unimast en dosis de 10 ml y secar el cuarto afectado.

Inflamación de la Matriz (útero) que se presenta con frecuencia con una infección secundaria por abortos o después de una infección placentaria ocasionada por diversas causas. Las hembras afectadas arquean el dorso y se esfuerzan por expulsar por la vulva un líquido amarillento fétido que más tarde se torna purulento.
Estos casos se pueden complicar con una infección general (septicemia o piemia) que puede acabar con la vida del animal en pocos días.

Las causas de la enfermedad son muchas y no es posible determinar una específica, generalmente es secundaria a la Brucelosis, Campilobacteriosis, Tricho-moniasis, Leptospirosis o a los agentes micóticos o virales.

SÍNTOMAS
Se reconocen por fiebre alta, inapetencia, depresión, secreción purulenta por la vulva y restos irregulares. La inflamación puede ser leve y al no implantarse el embrión las hembras repiten calores o puede ser grave presentándose un proceso purulento simulando una preñez. Para un diagnóstico temprano consulte al Médico Veterinario.

CONTROL
Se debe tener una higiene óptima en el momento del parto, llevando a potreros limpios las vacas a parir y evitando los traumas en el útero y evitando la entrada de cuerpos extraños a éste como polvo, tierra, etc.

TRATAMIENTO
Como Tratamiento Preventivo:
Ha resultado de gran efectividad aplicar a las vacas que acaban de parir una inyección de 5 ml de Hormofisina para ayudar a la expulsión de los "pares" o placenta y acelerar la recuperación del útero. Se puede repetir la dosis al día siguiente, si fuera necesario.
Como Tratamiento Curativo:
El tratamiento de las Metritis agudas consiste en lavados uterinos frecuentes con soluciones desinfectantes antibióticas Vicarpen, Unimast, Panamicina L.A., Oxitetraciclina después de los lavados se aplicarán de una a dos inyecciones de Hormofisina, con el objeto de ayudar al útero a expulsar todo el lavado y secreción purulenta que le haya podido quedar en la matriz.

A continuación se aplicará una inyección de Sulfa-metazina, Oxitetraciclina, Panamicina L.A. Intra-venosa o Unimast 20 intramuscular, según lo indique el Médico.
Como anti-inflamatorio y antipirético (Fiebre) se recomienda el Fadyne A4.

Adenitis equina, Gargantó n, Peste de moco, Buenamoza, etc. Esta enfermedad aguda se presenta en los caballos jóvenes menores de 5 años pero también se observa en animales mayores, causada por el Streptococcus equi, se caracteriza por inflamación de las vías respiratorias altas, con formación de abscesos en los ganglios linfáticos regionales.
Los animales dejan su secreción nasal en pastos y recipientes, propagándose la enfermedad ya que la bacteria permanece viable hasta por un mes.

SÍNTOMAS
Los síntomas predominantes son catarro nasal con moco, al principio claro y más tarde espeso y purulento con inflamación de los ganglios de la garganta. Los animales se muestran decaídos, tosen y no comen, especialmente alimentos duros, prefiriendo los líquidos. Cuando la enfermedad se presente en forma aguda se observan otros síntomas pulmonares y digestivos que son mucho más graves, los ganglios linfáticos se hacen duros, dolorosos, calientes y presentan abscesos, si no se tratan a tiempo éstos se pueden extender a la cara y extremidades e inclusive a cualquier víscera llegando a producir la muerte.

CONTROL
Se debe limpiar todos los objetos que hayan estado en contacto con los animales enfermos. Como ésta enfermedad es muy contagiosa para animales menores de 5 años, es muy conveniente para los criadores y para los que manejan caballos y mulas prevenir su propagación mediante el aislamiento y tratamiento adecuado de los animales enfermos.

En este estudio a pesar de que el riesgo relativo fue de 0.79 (0.41

1.- Freneaux E, Pessayre D. Steatoses, phopholipidoses et lesions pseudo-alcoholiques hepatiques d’origine medicamenteose. Gastroenterol Clin Biol 1993; 17:36-43.

2.- Teli MR, James O, Burt A, Benett M, Day C. The natural history of nonalcoholic fatty liver: a follow-up study. Hepatology 1995; 22:1714-1719.

3. - Ludwig J, Viggiano TR, McGill DB, Oh BJ.Nonalcoholic steatohepatitis:Mayo Clinic experiences with a hitherto unnamed disease. Mayo Clin Proc 1980; 55:434-438.

4.- Bacon BR, Farahvash MJ, Janney CG, Neuschwander-Tetri BA. Nonalcoholic steatohepatitis:an expanded clinical entity. Gastroenterology 1994; 107:1103-1109.

5.- Pinto HC, Baptista A, Camilo ME, Valente A, Saragoca A, De Moura MC. Nonalcoholic steatohepatitis. Clinicopathological comparison with alcoholic hepatitis in ambulatory and hospitalized patients. Dig Dis Sci 1996; 41:172-179.

6. - Hay JE, Czaja AJ, Rakela J, Ludwig J. The nature of unexplained chronic aminotransferase elevations of a mild to moderate degree in asymptomatic patients. Hepatology 1989; 9:193-197.

7. - OґConnor BJ, Kathamna B, Tavill AS. Nonalcoholic fatty liver (NASH syndrome).Gastroenterologist 1997; 5:316-329.

8.- Itoh S, Yougel T, Kawagoe K. Comparison between nonalcoholic steatohepatitis and alcoholic hepatitis. Am J Gastroenterol 1987; 82:650-654.

9. - Powell EE, Cooksley WGE, Hanson R, Searle J, Halliday JW, Powell LW. The natural history of nonalcoholic steatohepatitis: A follow-up study of forty-two patients for up to 21 years. Hepatology 1990; 11:74-80.

10.- Cohen JA, Kaplan MM. The SGOT/SGPT ratio –an indicator of alcoholic liver disease. Dig Dis Sci 1979; 24:835-838.

11. - Diehl AM, Goodman Z, Ishak KG. Alcohollike liver disease in nonalcoholics. A clinical and histologic comparison with alcohol-induced liver injury. Gastroenterology 1988; 95:1056-1062.

12.- Sorbi D, Boynton J, Lindor KD. The ratio of aspartate aminotransferase to alanine aminotransferase: potential value in differentiating nonalcoholic steatohepatitis from alcoholic liver disease. Am J Gastroenterol 1999; 94:1018-1022.

13. - Sheth SG, Gordon FD, Chopra S. Nonalcoholic steatohepatitis. Annals of Internal Medicine 1997; 126:137-145.

14.- Van Ness MM, Diehl AM. Is liver biopsy useful in the evaluation of patients with chronically elevated liver enzymes?. Ann Intern Med. 1989; 111:473-478.

15.- Neuschawander-Tetri BA, Bacon BR. Nonalcoholic steatohepatitis. Med Clin North Am 1996; 80:1147-1166.

17.- Matteoni C.A, Younossi Z. M, Gramlich T, Boparai N, Liu YC, McCullough A.J. Nonalcoholic fatty liver disease:A spectrum of clinical and pathological severity.Gastroenterology 1999;116:1413-1419.

18.- Younossi ZM, Gramlich T, Liu YC, Matteoni C, Petrelli M, Goldblum J, Rybicki L, McCullough AJ. Non-alcoholic fatty liver disease:assessment of variability in pathologic interpretations. Mod Pathol 1998; 11:560-565.

19. - Bray GA. Obesity in America. U.S. Department of Health, Education, and Welfare, Publication (NIH)79-359,1979:6.

20.- Mendler MH, Turlin B, Moirand R, Jouanolle AM, Sapey T, Guyader D, Le Gall JY, Brissot P, David V, Deugnier Y. Insulin Resistance-Associated Hepatic Iron Overload. Gastroenterology 1999; 117:1155-1163.

21. - Bonkovsky HL, Jawaid Q, Tortorelli K, LeClair P, Cobb J, Lambrecht RW, Banner BF. Non- alcoholic steatohepatitis and iron: increased prevalence of mutations of the HFE gene in non-alcoholic steatohepatitis. Journal of Hepatology 1999; 31:421-429.

22.- James O, Day C. Nonalcoholic steatohepatitis. Lancet 1999; 35:110-113.

Patologías asociadas

Importante La homeopatía permite no sólo aliviar el cólico hepático, sino también evitar nuevas crisis.

Los chequeos médicos y pruebas diagnósticas regulares pueden ayudar a detectar problemas antes de que comiencen. También pueden ayudar a encontrar problemas temprano, cuando las posibilidades de tratamiento y curación son mejores.

Hemangioma hepático o hemangioma del hígado es un tumor benigno del hígado compuesto de vasos sanguíneos ensanchados (dilatados).

Algunos hemangiomas pueden causar sangrando o interferir con el funcionamiento del órgano, dependiendo de su localización. La mayoría de los hemangiomas cavernosos no muestran síntomas. En casos raros, un hemangioma cavernoso se puede romper.

Un hemangioma hepático es el tumor benigno más común del hígado. Se cree que es una anomalía congénita.

Los hemangiomas hepáticos pueden ocurrir en cualquier momento, pero son más comunes entre los 30 y los 50 años. Las mujeres a menudo resultan más afectadas y normalmente tienen tumores más grandes que los hombres.

Los bebés pueden desarrollar un tipo de hemangioma hepático llamado hemangioendotelioma infantil benigno (también denominado hemangiomatosis hepática multinodular). Este tumor raro y benigno ha sido asociado con altas tasas de insuficiencia cardíaca y muerte en bebés. Normalmente se diagnostica a los bebés cuando tienen 6 meses de edad.

El hemangioma hepático por lo regular no se descubre hasta que se toman imágenes de diagnóstico del hígado por alguna otra razón. Si un hemangioma cavernoso se rompe, el único signo puede ser un hígado agrandado.

Los bebés con hemangioendotelioma infantil benigno pueden tener:

  • Un crecimiento en el abdomen
  • Anemia
  • Signos de insuficiencia cardíaca
Se pueden llevar a cabo los siguientes exámenes:
  • Análisis de sangre
  • Tomografía computarizada del hígado
  • Angiografía hepática
  • Resonancia magnética
  • Tomografía computarizada por emisión de un solo fotón (SPECT)
  • Ecografía del abdomen

La mayoría de los hemangiomas hepáticos cavernosos se tratan sólo si hay un dolor persistente.

El tratamiento para el hemangioendotelioma infantil depende del crecimiento y desarrollo del niño. Se pueden necesitar los siguientes tratamientos:

  • Introducir un material en un vaso sanguíneo del hígado para bloquearlo (embolización).
  • Ligadura de la arteria hepática.
  • Medicamentos para la insuficiencia cardíaca.
  • Cirugía para extirpar el tumor.

En bebés cuyo tumor está únicamente en un lóbulo del hígado, la cirugía es una cura, incluso si el niño tiene insuficiencia cardíaca.

El embarazo y los medicamentos a base de estrógenos pueden hacer que los hemangiomas cavernosos crezcan.

Médicos de la especialidad médica de Cirugía General y Digestivo:

Hemangioma del hígado, Hemangioma hepático cavernoso, Hemangioendotelioma infantil, Hemangiomatosis hepática multinodular

DiBisceglie AM, Befeler AS. Tumors y cysts of the liver. En: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtrans Gastrointestinal y la enfermedad hepática. 9th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 94.

Roberts LR. El hígado y los tumores del tracto biliar. En: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicina. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 206.

Contenido: 17 de abril de 2011

Versión del inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Profesor de Medicina, División de Medicina General, Departamento de Medicina, Universidad de Washington Facultad de Medicina; y George F. Longstreth, MD, Departamento de Gastroenterología, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

Teléfono 914 60 80 00 / 914 60 80 01

Lunes a viernes: 9/13 y 16:30/20:30 h
Sabados: 9:00 a 14:00 horas

C/ Marqués de Jura Real, 12
28019 Madrid, MAD

Para los pacientes de Clínica DAM hay un aparcamiento de pago con descuento.

Línea 5 – Marqués de Vadillo
Linea 6 – Usera

Calle Marqués de Jura Real, 12
Madrid, 28019 España

A.D.A.M., Inc. esta acreditada por la URAC, tambien conocido como American Accreditation HealthCare Commission (www.urac.org). La acreditacion de la URAC es un comite auditor independiente para verificar que A.D.A.M. cumple los rigurosos estandares de calidad e integridad. A.D.A.M. es una de las primeras empresas en alcanzar esta tan importante distincion en servicios de salud en la red. Conozca mas sobre la politica editorial, el proceso editorial y la poliza de privacidad de A.D.A.M. A.D.A.M. es tambien uno de los miembros fundadores de la Junta Etica de Salud en Internet (Health Internet Ethics, o Hi-Ethics) y cumple con los principios de la Fundacion de Salud en la Red (Health on the Net Foundation: www.hon.ch).

El artículo de Hemangioma hepático no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 112. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997-2018 ADAM, Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.

¿Estás buscando 'síntomas embarazo' y quieres saber cuáles son los primeros síntomas de embarazo? En este artículo, te explicamos cuáles son los síntomas de embarazo más frecuentes para que puedas saber si estás embarazada o no.

¿Cómo saber si estoy embarazada? Los primeros síntomas de embarazo son muy importantes para darte pistas sobre si estás embarazada, cuando tienes la sospecha y el test de embarazo todavía no te lo ha confirmado. Si quieres descubrir cuanto antes si te has quedado embarazada, atenta a estos primeros síntomas de embarazo.

  1. Retraso de la menstruación. Si tu ciclo menstrual es regular y de repente se retrasa, debes estar atenta. Puede que sea un simple retraso sin importancia, pero también podría ser el primer síntoma de embarazo.
  2. Cambios hormonales, que se pueden presentar de las más diversas maneras, desde cambios de humor a manchas en las axilas, nada menos.
  3. Pequeñas pérdidas de sangre. A algunas mujeres les sale un poco de sangre por la vagina unos doce días después de haber concebido. Es una cantidad muy pequeña y no dura más de un par de días. No se sabe con seguridad cuál es el motivo de esta leve pérdida de sangre, pero podría ser debida a la implantación del óvulo fertilizado en el interior del útero. Si te ocurre, debes consultar con el ginecólogo.
  4. Ganas de orinar con frecuencia. A partir de las seis semanas del embarazo, puede que empieces a sentir ganas de ir a orinar con más frecuencia. También es uno de los síntomas de embarazo más frecuentes. El principal motivo es que, durante la gestación, aumenta la cantidad de sangre y líquidos que circulan por el cuerpo y los riñones trabajan más.
  5. Hinchazón abdominal. Otro de los síntomas de embarazo son los cambios hormonales que tienen lugar al principio del embarazo pueden hacer que te sientas hinchada, de una forma similar a los días previos de la llegada del período.
  6. Tensión ydolor en los pechos. Las mamas se pueden hinchar, aumentar de tamaño y mostrar una especial sensibilidad, a causa del incremento de progesterona y de estrógenos. Este síntoma de embarazo se manifiesta a los pocos días después de la concepción. Sin embargo, el hinchazón de los pechos puede ser un síntoma de la menstruación, a punto de llegar, en lugar de una señal del embarazo.
  7. Náuseas y vómitos. En la mayoría de casos, las náuseas del embarazo no empiezan hasta un mes después de haber concebido, aunque puede que las sientas antes. Las náuseas y los vómitos típicos del embarazo pueden ocurrir a cualquier hora del día y son un claro síntoma de embarazo.
  8. Aversión a algunos olores y sabores. Al quedarte embarazada, puede que ciertos olores te repugnen y hasta te provoquen náuseas. Puede ser debido al rápido aumento en los niveles de estrógeno en el organismo. Lo mismo puede ocurrir con la comida: cosas que antes te encantaban y que ahora te producen rechazo. También se puede producir una alteración de la percepción de los sabores y una abundante salivación. Estos síntomas de embarazo se manifestarán entre la segunda y la octava semana de la concepción.
  9. Cansancio y somnolencia. Al inicio del embarazo suele producirse una fatiga que, posiblemente, sea debida a un aumento de los niveles de la hormona progesterona. Durante el segundo trimestre del embarazo, se recupera la energía y hacía al final del estado de gestación vuelve a reaparecer la fatiga.
  10. Aumento de la temperatura corporal. Aunque, este cambio puede deberse a un resfriado u otros trastornos de este tipo.
  11. Estreñimiento. La elevada concentración de progesterona, responsable de la relajación del tono muscular, causa también una ralentización de la actividad del intestino. Y, entonces, aparece el estreñimiento, otros de los síntomas de embarazo más frecuentes. Para contrarrestarlo, es aconsejable beber mucho, comer una buena cantidad de fruta y verdura y hacer algo de movimiento: incluso los paseos simples y regulares bastan para estimular la actividad intestinal.

Más allá de los síntomas de embarazo, para tener una confirmación veraz del estado del embarazo, es necesario hacer un test de embarazo. Las pruebas, que se pueden comprar en la farmacia, contienen un agente que se tiñe de azul o de rosa al entrar en contacto con la hormona hCG, la gonadotropina coriónica humana, presente en la orina de la mujer. Estas pruebas son eficaces dos semanas después de la concepción, pero, para reducir el riesgo de falsos negativos, es aconsejable esperar una semana de retraso de la menstruación antes de comprar el producto y hacer el test. En el mercado, también existen test más avanzados que indican, incluso, de cuántas semanas la mujer está embarazada.

En el caso de que el resultado no fuera claro, se puede recurrir al análisis de sangre de la beta hCG, que permite medir la concentración de gonadotropina coriónica humana en el organismo materno, o mejor dicho, de una de sus fracciones, la beta. El análisis de sangre, repetido dos o más veces en el curso de las primeras semanas del embarazo, también permite valorar el aumento de la concentración de la hormona y comprobar que el embarazo está progresando correctamente.

SOMOS RESPONSABLES DE NUESTRO BIENESTAR, TOMEMOS LAS RIENDAS DE LA VIDA, LA INFORMACIÓN ACABA CON LA IGNORANCIA

Son alimentos naturales, y muy indicados para personas que padecen enfermedades de hígado como la hepatitis o la cirrosis. Su alto contenido en vitaminas, minerales y antioxidantes ayuda a cuidar y regenerar este órgano.

El hígado es el órgano encargado del metabolismo de los alimentos y la depuración de las toxinas. Según la Asociación Española para el Estudio del Hígado, éste ejecuta más de 500 funciones diferentes de las que 22 son vitales para el buen funcionamiento del resto de órganos. Por esta razón, un problema hepático influye en el conjunto del organismo. Las causas más comunes de enfermedades y afecciones hepáticas son el alcohol, el exceso de medicamentos y una alimentación inadecuada. La ingesta de alimentos, la cantidad y la digestión es determinante para el estado de salud del hígado.