parlodel lactation dose

El amoníaco es una sustancia dañina que queda en la sangre después de la digestión. Normalmente, el hígado elimina el amoníaco de la sangre y lo convierte en urea, la cual es expulsada del cuerpo con la orina. Si un análisis de sangre muestra que el nivel de amoníaco es demasiado alto, este proceso de eliminación no está ocurriendo como debería.

La aspartato aminotransferasa es otra enzima producida por el hígado. También puede medirse mediante un análisis de sangre. Un alto nivel de esta enzima señala la existencia de lesiones en el hígado, especialmente si también hay un nivel alto de alanina aminotransferasa.

La bilirrubina es una sustancia amarilla que se produce cuando el organismo descompone los glóbulos rojos. El hígado recoge esta sustancia y luego la expulsa del cuerpo con las heces. Cuando hay algo que no funciona bien en el hígado o en los conductos biliares, la bilirrubina puede acumularse en el cuerpo. Esto produce ictericia (coloración amarillenta en la piel y en el blanco de los ojos). La bilirrubina se puede medir de dos maneras: bilirrubina total y bilirrubina directa. Un nivel alto de bilirrubina total significa que el hígado no está descomponiendo bien la bilirrubina. Un alto nivel de bilirrubina directa señala la existencia de una obstrucción en los conductos biliares.

Un análisis de sangre completo es una prueba en la que se miden los niveles de todos los componentes de la sangre (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). Los resultados anómalos de estos análisis pueden ser señal de infección o enfermedad. También pueden indicar la existencia de un problema en el bazo, un órgano cercano al hígado que puede verse afectado por las enfermedades hepáticas.

Los ácidos grasos esenciales son nutrientes necesarios en el cuerpo. Los niveles de ácidos grasos esenciales pueden ser bajos cuando existe una enfermedad del hígado que le impide absorber y transportar correctamente dichos ácidos.

La gamma-glutamil transpeptidasa es una enzima que se mide a menudo junto con otras enzimas para evaluar los problemas del hígado. Esta enzima puede medirse con un análisis de sangre. Si tanto la fosfatasa alcalina como la gamma-glutamil transpeptidasa muestran ambas un nivel elevado en la sangre, esto es señal de que los conductos biliares del hígado pueden estar obstruidos.

La glucosa es azúcar en la sangre. Un hígado sano ayuda al cuerpo a mantener un nivel normal de glucosa. Si un análisis de sangre revela que el nivel de glucosa es bajo, esto puede significar que el hígado no está funcionando correctamente.

El tiempo de protrombina mide la capacidad de coagulación de la sangre. El hígado produce una proteína que facilita la coagulación de la sangre; por lo tanto, los problemas de coagulación pueden ser una señal de enfermedad hepática. Parte de este análisis de sangre es la llamada “relación internacional normalizada”, que mide el nivel de vitamina A.

El ácido biliar en suero es la cantidad de ácido biliar presente en la sangre. Un nivel alto de este ácido significa que los conductos biliares están bloqueados.

Las vitaminas A, D, E y K son vitaminas solubles en grasa absorbidas por el hígado con ayuda de la bilis. Si un análisis de sangre muestra que los niveles de estas vitaminas son bajos, esto podría significar que el hígado no está absorbiéndolas de forma adecuada.

El zinc es un nutriente que se absorbe en el hígado. Si el análisis de sangre muestra un bajo nivel de zinc, esto podría significar que el hígado no está absorbiendo el zinc correctamente.

Las enfermedades que afectan al higado podemos clasificarlas en infecciosas y no infecciosas:

A) CAUSAS INFECCIOSAS

I) Hepatitis Bacterianas

II) Clamidiasis (Psitacosis u Ornitosis)

IV) Protozoos

B) CAUSAS NO INFECCIOSAS

I) Hemocromatosis

IV) Aflatoxicosis

PROTECTORES HEPATICOS


Se denomina hepatitis a un conjunto de enfermedades que se caracterizan por una inflamación del hígado. Diariamente consumimos gran variedad de alimentos que nuestro cuerpo debe procesar a través de la digestión para que se puedan absorber las sustancias nutritivas.

El hígado es una glándula anexa que se encarga de producir bilis que es liberada en el intestino para favorecer la digestión y por otra parte es el centro del metabolismo energético corporal. El hígado se encuentra del lago derecho del cuerpo, en contacto con el intestino delgado y el diafragma en la parte superior. Está cubierto de una envoltura que lo protege porque es un órgano muy fiable.

Todas las sustancias absorbidas a través del intestino pasan por la circulación sanguínea del hígado, siendo procesadas, para almacenar o ser utilizadas según las necesidades de cada momento.

Los síntomas de hepatitis suelen ser: coloración amarilla de la piel, dolor abdominal, hinchazón, cansancio, orinas más oscuras de lo normal, picazón, náuseas, vómitos y pérdida del apetito entro otros. Los síntomas pueden variar dependiendo de la forma de aparición y la causa de la misma.

Frente a la aparición de alguno de los síntomas de hepatitis se deberá consultar al médico, el cual, dependiendo del cuadro clínico podrá solicitar algunos estudios para clínicos si lo considera necesario.

Algunos de los estudios para clínicos para el estudio de la hepatitis son la ecografía abdominal que permite obtener datos sobre el estado hepático, estudios de sangre para valorar el funcionamiento hepático y búsqueda de marcadores de infecciones virales. Existen estudios más complejos como una tomografía abdominal e incluso una biopsia para los casos que lo requieran según el planteo diagnóstico por parte del profesional tratante.

Algunas hepatitis son agudas, aparecen y se resuelven al cabo de pocos días, en cambio existen hepatitis crónicas que permanecen con la persona durante toda su vida.

Existen diversas causas que pueden provocar una inflamación del hígado que se denomina hepatitis. Las causas de hepatitis se pueden clasificar en inmunitarias, infecciosa o tóxica.

Un tipo de hepatitis menos frecuente es la causada por una causa inmunitaria (hepatitis autoinmune), se caracteriza porque el sistema inmune del cuerpo reconoce las células del cuerpo como extrañas y comienza a atacar al hígado. El daño del mismo es progresivo teniendo diferentes síntomas y evolución dependiendo del grado de la afectación.

Existen varias enfermedades autoinmunes que pueden acompañarse de una afección del hígado, siendo necesario utilizar medicamentos para detener el sistema inmune. La evolución de la hepatitis autoinmune es muy variable ya que depende de los resultados de los tratamientos y las características individuales. En algunos casos puede ser necesario el planteo de un trasplante de hígado.

Dentro de las hepatitis por tóxicos se destaca el consumo de alcohol, el mismo es una sustancia que provoca daño directo sobre el hígado, que es el órgano encargado de su metabolización. La hepatitis por consumo de alcohol no se produce en pocas semanas, requiere el consumo de bebidas alcohólicas a lo largo de mucho tiempo, incluso varios años.

Es una patología frecuente de las personas que tienen padecen de alcoholismo, llevando a padecer de cirrosis hepática en la última etapa de su enfermedad. Hay que tener en cuenta que a mayor consumo de bebidas alcohólicas mayor probabilidad de padecer de hepatitis tóxica, pero tampoco la padecen todas las personas que tienen problemas de adicción con el alcohol.

Las personas con una hepatitis alcohólica suelen presentar episodios en que el abdomen se les hincha por la acumulación de líquidos y coloración amarilla de la piel.

parlodel inhibition de la lactation

HOLA DRA MARIBEL,YO HE SENTIDO CANSANCIO DOLORES EN BRAZOS Y PIERNAS HINCHAZÓN DE PARPADOS NAUSEAS.BOMITOS,DOLOR CABEZA,FRIO DOLORES EN VIENTRE FUERTES ESTOY LLENDO A LOS MEDICOS PERO DEMORAN CON TODO TENGO ECO RECIEN EL 24 DE ESTE MES.AHORA NO AGUANTO CASI PARADA ESTOY DOLORIDA PERO DEMORAN MUCHO EN LOS HOSPITALES PARA LOS ESTUDIOS HACE COMO DOS O TRES MESES ESTOY ASÍ.ME LLENO RAPIDO,YO ERA DE COMER AHORA COMO LO MINIMO SIEMPRE ESTOY COMO LLENA.ME PODRIA DAR ALGUNA ORIENTACIÓN DE Q PUEDO TENER GRACIASSSSSSS

Hola Yohana
Para poder darte una buena orientación debo tener muchos más datos de tu vida a nivel de salud y otros parámetros,
Te animo a pedir cita en mi consulta vía Skype y Hangout.
un beso

Hola, soy celiaca, tengo 48 años, me diagnosticaron la enfermedad a los 30 años, pero desde niña siempre fui muy enferma. Todas mis afecciones siempre han tenido que ver con lo digestivo. Ya no tengo vesícula, y durante hace algún tiempo me estoy sintiendo verdaderamente mal. Tengo edemas en todo el cuerpo: cara, brazos, pies, manos. Estomago permanentemente inflamado, parezco embarazada. Ojos irritados todo el tiempo, colorados. Vivo cansada, ya no puedo ni limpiar que me canso y me agito. Permanentemente, dolor al orinar, dolor al mantener relaciones sexuales, mi piel es un asco de sequedad, se me cae el cabello, he pasado a engordar de 48 kilos que siempre fue mi peso normal ahora peso 64, y no como casi nada, contracturas musculares, me duele hasta cortar la carne, amanezco todos los días con un dolor atrás en la nuca, se me adormecen y tengo hormigueo en las piernas, las encías me sangran, tengo hemorroides, mareos o desmayos frecuentes, presión muy baja. Dolores de cabeza a penas termino de comer.

Hola Maria
Te recomiendo no perder tiempo y pedir cita en mi consulta, necesito conocer mejor tu salud para ayudarte, sé que debes cambiar tu actual dieta.
Pide cita en mi consulta, es vía skype y juntas podemos trabajar para cambiar tu actual estado de salud.
Un beso

Hola,
Tengo 26 años y desde hace 3 semanas tengo vision borrosa, ardor en la espalda y aveces leves mareos. Me hice el examen general de orina y sangre y todo perfecto. Tomo mucho alcohol aunque ultimamente ni lo quiero tocar. ¿alguna recomendacion?

Hola Adrian
Tú mismo creo que lo tienes bastante claro, tomas mucho alcohol!!
Es normal que te sientas fatigado y tengas esos dolores, te recomiendo evitar el alcohol, seguir una dieta desintoxicante para que te limpie el hígado y empezar una vida más saludable.
Si quieres te puedo diseñar una dieta y suplementos para que en unas semanas vuelvas a sentirte bien y sobre todo dejes de castigarte con el alcohol, eres muy joven para tener esos dolores.
Un beso

Si me interesa la dieta. Me podrias recomendar una por favor.

Pues la dieta que pongo en mi libro impreso CONVIVIR CON LA FIBROMIALGIA SIN SUFRIMIENTO o TRATAMIENTO DEL DOLOR, en formato ebook.
Un abrazo

Soy una persona de 51años que me diagnosticaron lupus hace un año, yo sabía que hace 20 años que tenía artritis reumatoide pero el doctor que me estar tratando dice que mi enfermedad es a causa del lupus para lo cual tomó plaquinol y hace poco más de 2 meses me detectaron que tengo colestasis ósea cirrosis biliar y también estoy en tratamiento voy por los 3 meses tomando ácido ursodesoxicolico 250mg.,pero lo que más me molesta es que me pica todo el cuerpo antes que me diagnosticaron cirrosis biliar y no se que hacer porque es horrible aveces me lastimó mucho la piel nose si esta picazón es por la enfermedad o por alimentos que Ingiero en ese momento, quisiera por favor me ayude.

Hola Gladys
Tu caso es complicado, para poder ayudarte necesito conocer tu salud. Pide cita en mi consulta.
El primer paso es cambiar tu dieta, esos picores pueden ser la grave intoxicación que sufres y sale por la piel.
Un beso

Hola, gracias por la information..yo tengo 16 Años y tengo la piel muy amarilla y adentro de las manos también llevo ya..mas de 7 meses así ya hace mas de 9meses que no me llega mi periodo fui al medico y me hicieron análisis en el hígado y todo salió bn…yo todos los días hago deporte y como seis veces al día dos de ellas proteína y en la noche semillas de chia mi. Alimentación consiste en comer a todas las comidas proteínas y en la mañana como papa dulce. No se que me pasa pues yo sigo una dieta de un entrenador famoso y las dietas que hace la gente fitness …yo vivo en china.quisiera que alguien me dijera si tengo el hígado intoxicado u por que si yo como muchas verduras no como sal ni azúcar mi alimentación es muy sana que alguien me pueda ayudar gracias

Hola Manu
comer de forma sana aveces es muy relativo!!
Para poder decirte qué te pasa debo conocer mucho mejor tu salud, hábitos….
pide cita en mi consulta y juntas revisaremos tu dieta y hábitos.
Estoy segura que cambiando algunos conceptos y alimentos podemos conseguir de verdad que sigas una dieta sana y te encuentres mejor.
un beso

Hola buenas tardes, sabes siento muchas flatulencias, me lleno mucho de gases, voy constante al baño, ahorita para completar estoy presentando una intoxicación en todo el cuerpo q será lo q puedo tener

Hola Ángel
Pues puedes sufrir colon irritable, debes cambiar tu dieta, eliminar el gluten y evitar por el momento la fruta.
Sigue la dieta que indico en mis libros.
Un beso

Buenas tardes Dra. Maribel:
Mi nombre es Leoncio, desde hace tiempo empece con síntomas de estreñimiento, no le hice mucho caso, conforme ha pasado el tiempo persisto con estos síntomas, pero acompañados de otros como son cansancio, gases, molestias en la parte baja del abdomen lado izquierdo, molestias también en la parte baja de la espalda, nauseas, poco de mareos, problemas de visión, gran parte de las comidas que como me caen mal (sobre todo lácteos, huevos, gaseosas, condimentos, etc.), indigestión, aveces me viene un dolor en el cerebro pero es más como una presión, últimamente me salen muchos granos en la cabeza, y ahora me ha salido unas ronchas en las manos (granitos que pican); le agradezco mucho por la consulta y espero me pueda dar una respuesta que me ayude.
Saludos cordiales.

Hola Leo
Debes entender que no puedo darte un diagnóstico.
Pero si puedo aconsejarte que cambies totalmente tu actual dieta. Sigue los consejos que doy en el blog o en mis libros y visita a tu médico.
Un abrazo

Tengo 28 años fui al médico asen 4 años porque sufria de unos dolores de cabeza horribles estoy pasada de peso y sali con el diagnóstico de alto colesterol ise dieta baje y un poco de ejercicio y logre regularlo ahora otra ves estoi en el mismo problema pero ahora no puedo bajar de peso y baje el colesterol pero NO los triglicéridos y asen 2 dias que por las mañanas tengo una sensación de dulce en mi boca que me enjakeka uy quisiera saber si es algo porque deba alarmarme espero y me saque esta duda por favor y gracias por su blog Maribel Ortells Badenes

Hola Lety
Para poder ayudarte necesito conocer tu salud más a fondo. Pide cita en la consulta Online de la web.
Un beso

Es normal que si me tomo un multivitaminico me sienta. Me debilito y como que mi cuerpo se caluenta y mi latido ae acelera?

Hola Andrea
Se muy posible si lleva vitamina C, otro componente que acelere el metabolismo o incluso que te produzca intolerancia.
Un beso

Tengo cirrosis grado A, cuál debe ser mi dieta
Gracias

Hola Marco
Tu dieta debe ser muy limpia, te recomiendo seguir las pautas que indico tanto en mis libros como en el blog.
Un abrazo

Buenas tardes, muy interesante su informacion, le escribo porque tengo muchos de los sintomas que tiene Daniel, pero no se si en mi caso, me afecta que no tengo vesicula, estoy dianosticada con fibromialgia, lo que mas me ha afectado son los ojos, no produzco lagrimas y siempre tengo mucha resequedad, dolor en los ojos y dolor de cabeza constante, vision borrosa y me cogen infección los ojos. También me dan mucho dolores musculares, en la espalda no soporto el dolor, aprieto la mandibula casi todo el tiempo, naunseas, fatiga, calambres en las piernas, pelo graso, caida del pelo, mala digestión, se me olvidan mucho las cosas. Desde hace como año y medio no se lo que es vivir sin dolor y sin visión borrosa, he notado que las vitaminas y minerales me provocan más resequedad en los ojos, y la boca al grado que necesitandolos no puedo tomarlos y no se que hacer, porque los analisis no muestran nada, los medicos solo me dicen que tengo fibromialgia y mucho stress, las terapias no me hacen nada y sigo sintiendome peor con muchisimas pastillas que empeoran mi condición, tengo 55 años, que me aconseja por favor. Muchas gracias.

Hola Rossy
Viendo todos tus síntomas te recomiendo cambiar de dieta, si necesitas ayuda tienes mi consulta on-line por skype, todos esos dolores, calambres, nauseas debemos ver por qué los tienes y adecuar tu dieta y suplementos a tus necesidades.
Un beso

Hola, buenas
Me gustaría tener una cita con usted, por que estoy teniendo unos sito.así racismo.
Soy celíaca,hace un año me descubrieron. Me gustaría saber como puedo hacer Para limpiar mi hígado, y como puedo tener una cita para poder contarle bien mis síntomas. Le agradecería su repuesta.

Hola Constanza
Pide cita en mi consulta, es on-line y te atiendo por Skype.
Un abrazo

Buenos dias,
Tengo un problema hace ya varios dias, me detectaron calculos en el riñon y tome lo que se llama chanca piedra es una hierba que ayuda a eliminar los calculos, pero al parecer me hizo mal y desde ese dia, estoy con mareos y dolores de cabeza, me hicieron examenes y todo sale normal, queria saber si mi higado se ah podido intoxicar con eso.

Hola Mario
Lo más probable es que esas hierbas te hayan dado una reacción de intolerancia.
Un saludo

buenos dias
doctora tengo 48 años rh (0 +) el año pasado me estaban estudiando una anemia, me canalizaban cada 3 días y me pasaban hierro, la hemoglobina subía a 9 g/dl pero después bajaba a 6 g/d l luego me enviaron examen de sangre oculta reporte positivo, me enviaron colonos-copia y endoscopia donde reporta cáncer de colon,eso fue el 27 de julio del 2014, y me realizaron cirugía de hemicolectomia derecha el 4 de agosto, y la patología reporta ganglio metástasis grado 3, me envían quimioterapia 6 meses cada 15 días, termine todo el proceso gracias a Dios, y en septiembre 2015 me realizan todos los estudios, y salieron que el cáncer ya desapareció ( es como volver a tener otra oportunidad de vida que Dios me da) pero tengo que seguir cuidándome,
y hoy en día quede con migraña y el problema es que los analgésicos que yo tomaba como acetaminofen, naproxeno, diclofenaco, estoy presentando alergia reacción presento edema en ojos,cara, labios,picazón, me aplico dexametasona 8 mg im para mejorar y cuando estoy demasiado sentado en el trabajo siento mucho dolor en las piernas para caminar, me siento cansada con depresión, y estoy muy preocupada por que yo era muy activa y de no poder ser la de antes.
en la ecografia de abdomen total reporta esteatosis hepática y esplenomegalia,
los exámenes de colesterol y trigliceridos son elevados, sufro de tiroides es este momento tomo tiroxina 50 mg en ayunas, fosfataza alcalina 249 u/l, glicemia 101.7 mg/dl, transaminasa oxalacetica tgo 61 u/l, tgp: 76 u/l,bilirrubina total 1.57, gama glutamil transferasa 341.00 u/l.
entonces por favor necesito que me ayudes para mejorar mi estado de salud, gracias
DIOS TE BENDIGA.
.

Hola Luz
Debes pedir cita en mi consulta, aquí en la web. Juntas podemos revisar tu actual estado de salud y mejorar tu calidad de vida.
Un abrazo

Hola, Doctora soy de republica dominicana tengo ansiedad generalizada, y me siento con mucho sueño y cansancio antes de que me informaran que tengo ansiedad me sentia asi,me realize el analisis de sangre de helycobacter salio en 40 y tengo mucho ardor en el estomago que hasta lo siento en el corazon, tengo un dolor en la parte derecha del abdomen y una pierna, todo me da nervios me levanto super nerviosa, tambien tengo la alergia em 427 estoy tomando levaler, y para la ansiedad sedoxil con te de valeriana.

la bacteria del estomago puede producir cansancio y alterar el sistema nerviosos.

espero sus comentarios necesito orientacion

Hola Betssy
Seguramente necesitas cambiar tus hábitos alimentarios.
Sigue mis consejos en el blog o pide cita en mi consulta on-line.
besos

hola quisiera hacer una consulta
yo hace tiempo sufro problemas de presion constante en la cabeza que son insorpotables por momentos,tengo dolores en higado, tengo piedritas en vesicula y quisiera saber porque la remolacha, las espinacas y los esparragos ademas de las ensaladas en la cena deben evitarse tambien los citricos.
y que deberia hacer para curarme porque la presion es muy fuerte en la cabeza que ya no lo tolero mas
desde ya gracias

Hola Paola
Debes limpiar tu hígado para dejar de sentir esa presión.
Sobre todo debes cambiar tu actual dieta.
Algunos alimentos provocan esos malestares y debemos evitarlos o consumirlos de forma esporádica.
Te recomiendo pedir cita en mis consulta, es vía on-line por skype y cambiar tu actual dieta.
Besos

yo en las noches siento y se ve que mis manos se ponen calientes, igual que mi rostro, algo de mareos y visión oscura, a veces fatiga, mis manos siempre están pelándose desde niño cada cierto tiempo me vuelve, es decir se agrietan, pprove con cremas y nada siempre estoy asi, será un problema del hígado.

Hola Larry
Es muy importante que cambies tu actual alimentación. Esa sensación caliente y que las manos se agrieten dice mucho, tu organismo te indica que tu dieta no es la adecuada y los tóxicos salen al exterior por esas manos y piel.
Sigue los consejos que damos en la web y cambia tu dieta.
Besos

parlodel cancer

¿por cuanto tiempo no podre tomar bebidas gaseosas o comer alimentos como las papas fritas si tengo hepatitis a?

luis: Esa pregunta sólo puede responderla tu médico ya que el profesional tiene en cuenta el resultado de los análisis para indicarte que es lo que puedes o no comer y cuando considera que ya estás de alta para continuar con tu vida normal.

Hola anoche sali y estuve comiendo costillas de cerdo que venia acompañado de papas fritas y hoy al despertar tenia la boca muy seca asi que fui a tomar agua y un pedazo de pan para quitarme el aliento luego me volvi a dormir pero al rato desperte y me daba vueltas todo como nunca me habia dado me asuste mucho luego fui al baño porque tenia nauseas pero no salia nada luego me volvi a acostar y al momento de voltear mi cabeza me mareaba mas y me asuste totalmente. A las finales logre vomitar pero solo agua y agua no se que era la verdad mi mama me dijo que es el higado pero estoy muy asustada y sigo con los malestares en la garganta y no se que haccer AYUDAAAA 🙁

viviana. Si se trata de el famoso “ataque al hígado” seguramente no sentirás apetito, puedes beber agua con limón en pequeños sorbos, tomar algunas gotas de esas que son de venta libre y contienen boldo y alcachofa, también puede ayudar colocar hielo a la altura del hígado.
Pero puede tratarse de ortos problemas, por ejemplo, cálculos en la vesícula o gastroenteritis y en ese caso sería una infección ocasionada por bacterias que se encontraban en alguno de los alimentos que ingeriste, por lo tanto creo que lo más conveniente es consultar al médico para saber cual es la causa concreta del problema.

Buenas noches. Hace más de dos días he tenido inestabilidad corporal como que me desvanezco y me sufro de calor. Me vienen mareos y sensacion de vomito. Al hablar mucho o respirar profundo me viene un dolor intenso en el abdomen superior derecho al tomar agua o comer me viene este mismo dolor, el medigo me ha recetado sertal y omeoprazol cada 8 horas pero no siento mucha mejoría. Hace 8 años sufrí hepatitis b podrá ser que me resurgió? O ya no tiene que ver nada? No soy de comer frituras pero este ultimo mes he descuidado las comidas podrá ser efecto algo de esto desde ya gracias Uruguay

hola desde hace no muchos dias tengo un dolor en la parte del higado y ese dolor es muy fuerte hasta me hace llorar y no hallo como quitarlo ya fui al medico y solo me dijeron quee aguantara hasta que se desinflame el higado,, que me podria tomar o poner en la parte del higado para que se desinflame rapido es que no lo aguantoooo ayuda

majo: El médico tiene que indicar estudios para saber que está ocurriendo porque “a ojo” no puede diagnosticar. Si tuviste Hepatitis B deben realizarte los análisis de sangre específicos para determinar si el virus remitió o la enfermedad se volvió crónica. También deben hacer ecografía y otros estudios que el médico considere necesarios para descartar que se trate de gastritis, úlcera, cálculos en la vesícula, trastornos intestinales o problemas renales. Como verás las causas del dolor y el malestar pueden ser varias y es imprescindible que te realicen estudios para determinar cual es el problema.

michell: ¿Qué estudios realizó el médico? Si no hizo ninguno vuelve a consultar porque el dolor del lado derecho del abdomen puede ser consecuencia de cálculos en la vesícula, problemas de colon y otros trastornos que sólo pueden ser determinados mediante estudios. No tienes porqué aguantar un dolor tan intenso y es muy extraño que un médico en lugar de ocuparse de resolver el problema te haya dicho que aguantes, por lo tanto reitero que es necesario consultar nuevamente.

Hola hace dias tengo un dolor bajo las costilla derecha y espalda y me toma hasta la ingle fui al medico y me dijo que era el colon que lo tenia inflamado, llevo dos dias tomando tensioliv no se cuantos dias pasara el dolor ademas tomo omeprazol de 20 uno al dia porque tengo esofagitis mi duda es si es el colon o el higado, demas esta decir que soy muy nerviosa y todo me asusta incluso el año pasado tue crisis de panico ayudenme estoy preocupada

maria jose: Es posible que el dolor se deba a la inflamación del colon, seguramente el médico examinó el abdomen y al tacto advirtió que el intestino estaba inflamado, pero pienso que podía indicarte una ecografía para mayor seguridad. Si el dolor no se calma consulta a un gastroenterólogo.

Cuando tenes dolor de cabeza y presion alta y contactura a
Veces puede ser un ataque de higado

hola buenos dias desde anoche hasta hoy ando con un dolor como abajo de las costillas derecha como si tuviera calculos el tema es que hace un mes que me operaron de la vesicula y me la sacaron, que puedo tomar, igual no he cuidado mucho mi alimentacion

hola ultimamente en las mañanas me levanto sin ganas de comer me siento llena y con pocas ganas de vomitar y asi me siento en todo el dia

Necesito ayuda!
Me he realizado muchos exámenes y todo sale normal… Sin embargo, de la nada vomito bilis. Puedo estar durmiendo y ya! Despierto y vomito. El medico me ordenó una phmetria y no he encontrado hora que puede ser esto y cómo se cura??

Soy de tener ataques al hígado frecuentemente cuando no me cuido mucho. Me han operado de la vesícula y e tenido varias veces pancreatitis. Y actualmente luego de un muy fuerte ataque al hígado estoy empezando a hacerme los estudios pertinentes. Lo que yo no logro entender es el porque de uno de mis síntomas… Cuando estoy mal del hígado comienzo viendo como estrellas. Luego se empieza a nublarse la vista y finalmente como me ha pasado la ultima vez he quedado casi ciega. Viendo muuuuyyy nublado. Y mi presión estaba bien. A que se puede deber esto? Saben?. Gracias

hola tengo a mi mama que en este momento se encuentra muy mal tuvo un ataque de hígado y le pusiero inyectable por venas y el cuarto y no pasa nada sigue con muuuucho dolor agata camina eso fue el miércoles. el viernes vio otra vez al doctor porque tiene mucho dolor y le pusieron otra inyectable pero aun sigue con mucho dolor. que tiene que nose le pasa el dolor. ya son 3 días con mucho dolor intenso que no la deja comer

analia: Si tu mamá continúa con dolor intenso deben realizarle estudios, al menos una ecografía para saber si se trata de cálculos en la vesícula o cual es el problema que le ocasiona tanto dolor. Insiste al médico para que le mande hacer los estudios de inmediato.

Tengo molestias en el costado derecho de mi estomago, con muchos eructos pero ya no tengo vesicula y tengo temor de que valla ser el hígado que otra cosa podría ser??

Abigail: Pueden ser varias cosas pero lo más frecuente es que se trate del colon o de gastritis. Si tienes estreñimiento, o periodos de estreñimiento intercalados con otros de diarrea, gases, inflamación abdominal y molestias en la parte superior derecha del abdomen, podría tratarse de Colon irritable. La Gastritis también puede causar dolor, eructos y acidez. El hígado no suele causar dolor, cuando hay problemas se manifiesta con orina oscura, heces claras y piel amarillenta. Esto que te digo es sólo una suposición que no tiene ningún valor, porque para saber que es lo que realmente ocurre debes consultar al médico y realizar los estudios correspondientes, esa es la única forma de encontrar la causa concreta.

Hola soy de enfermarme una vez al mes. mis sintomas son una inflamacion debajo de la tima costilla derecha. dolor de un ojo el izquierdo como si fuera que me estan apretando luego vomito, fiebre. me hice una tomografia con iodo y me sale una inflamacion en el intestino. el doctor me dice que no tengo nada por que tome varios medicamentos. que haga dieta me dijo. ahora estoy con fiebre por la garganta. y se me complico por que me pusieron una penicilina y no comi nada pero esta mañana vomite como una bilis amarilla sera que me hizo mal al higado tome mucho ibuprofeno

diego: Es posible que el médicamento te haya afectado o que el intestino esté demasiado inflamado y eso ocasiona los vómitos con bilis. Respecto al resultado de la topografía, no dices si el médico sugirió la posibilidad de que tengas el Sindrome de Colon irritable o SII, porque ese problema puede causar dolor debajo de las costillas y en otras áreas del abdomen.

hola yo sufro de gastritis pero ya la he tenido mas controlada, ahora lo que pasa es que me duele el lado derecho bajo la costilla, pero solo cuando termino de comer y en la noche es más fuerte, tengo dolor de cabeza, pocos eructos, siento mucho sueño, en la pierna derecha me da como reumas pero es algo leve y hace como un mes tuve mis heces verdes y no me estriño ni tengo diarrea, que puede ser?

Mariana: Puede tratarse de cálculos en la vesícula o de un problema intestinal, como por el ejemplo Colon irritable o Síndrome de intestino irritable. Te menciono las causas más frecuentes de dolor debajo de la costilla derecha, lo cual no significa que sea una u otra y te aconsejo consultar al médico para que te realicen una ecografía.

Hola… hace unos dias comi un chocolate y amaneci con un dolor al lado derecho por la posicion del higado… ya an pasado horas y ahora me duele para respirar y me dan punzadas. Mis extremidades se han adormesido. Gracias por tu respuesta.

kelly: Las causas más frecuentes de dolor del lado derecho del abdomen (a la altura del hígado) son los cálculos en la vesícula o la inflamación del colon (intestino grueso), pero si también sientes adormecimiento en las extremidades debes consultar sin perder más tiempo.

Hola, tengo 42 años y a la edad de 10años tuve hepatitis A, desde que tengo uso de razón sufro de ataques de hígado, depende que comidas coma ya sé que en cualquier momento me agarra, dolor en la parte frontal y posterior de la cabeza, dolor en los ojos, intolerancia a la luz, náuseas, decaimiento, etc…
Lo que sí sé es que tengo alto el colesterol malo x un análisis que me hice de rutina. Mi consulta es: puede ser una combinación de ambas cosas lo que me lo produce?
Muchas gracias

Valeria: Los síntomas que describes se asemejan a problemas de vesícula o a inflamación del colon y si leíste el artículo verás que hay una explicación breve sobre como el colon inflamado puede causar lo que muchas veces se cree que es un ataque al hígado.
De todos modos pienso que es necesario que consultes a un gastroenterólogo, para que te indique algunos estudios, por ejemplo una ecografía y un análisis de sangre que se llama Funcional hepático (tiene otros nombres), el cual permite saber si el hígado está funcionando normalmente o presenta algún problema. Los estudios permiten confirmar o descartar que el hígado haya quedado afectado por la hepatitis.

HOLA SOY UNA MUJER DE 47 ANOS DE EDAD.. HACE CASI TRES ANOS ME QUITARON LA VESICULA POR MEDIO DE LAPARSCOPIA.. DESDE AHI EMPEZO MI CALVARIO CON MI ESTOMAGO.. A VECES ME DABAN PERIODOS LARGOS DE DIARREA OTRAS VECES DE ESTRENIMIENTO.. ME SIGUIERON LOS DOLORES COMO SI TUVIERA AUN MI VESICULA.. AL ANO DE HABER SIDO OPERADA ME HICIERON UN ULTRASONIDO Y ME DETECTARON HIGADO GRASO.. SOLO ME RECOMENDARON DIETA.. YO ME ASUSTE MUCHO… YA QUE MI PAPA MURIO DE CIRROSIS ALCOHOLICA.. CABE MENCIONAR QUE YO NO BEBO PARA NADA.. SOLO OCACIONALMENTE Y EN MUY BAJA CANTIDAD.. A VECES CADA ANO ME PUEDO TOMAR UNA COPA… HOY EN DIA MI DOLOR SE HA AGRAVADO.. ES UN DOLOR CON ARDOR PARA EL LADO DERECHODE MI ABDOMEN ME CORRE HACIA LA ESPALDA.. Y HA VECES ME SUBE HASTA MI OMOPLATO.. ME SIENTO SUPER INCHADA DE MI ABDOMEN.. UNAS VECES MAS QUE OTRAS.. AUN TENGO DIARREAS CON ABUNDANTE MOCO… NUNCA HE HECHO SANGRE.. ULTIMAMENTE ME HAN DADO NAUSEAS Y ME LLENO MUCHO DE GASES.. MAS EN LAS TARDES-NOCHES.. QUISIERA SABER SI EL HIGADO GRASO TIENE REMEDIO SI MIS SINTOMAS SOLO SE DEBERAN A ESO.. HAY GENTE QUE TIENE LA MISMA CONDICION QUE YO DE SALUD Y ME HAN COMENTADO QUE SI DUELE Y LOS MEDICOS AFIRMAN QUE EL HIGADO NO DUELE.. PORQUE YO SIENTO CALIENTE PARA ESE LADO.. NO ES UN DOLOR INSOPORTABLE PERO SI ES UN DOLOR QUE AHI VIVE CONMIGO SIEMPRE ESTA AHI.. CON UN PEQUENO ARDOR PARA ESE LADO.. CABE MENCIONAR QUE TENGO UN ALTO NIVEL DE ESTRES.. TAMBIEN LE MENCIONO QUE SOY HIPOTIROIDEA 10 ANOS ATRAS ME QUEMARON MI TIROIDES Y CONSUMO LEVOTIROXINA DE 100 MCG DIARIO.. GRACIAS

chikis: El hígado graso se produce porque las células del hígado acumulan grasa en forma excesiva, la explicación es más larga pero sólo pretendo darte una idea. No tiene relación con la Cirrosis causada por el alcohol que le ocurrió a tu papá. Por lo general los médicos indican sólo dieta, la misma consiste en suprimir las grasas y aumentar el consumo de frutas y vegetales, beber abundante agua y caminar al menos media hora todos los días.
Dentro de las posibles causas del dolor y las diarreas (además del hígado graso) están los trastornos intestinales, cuando los intestinos se inflaman presionan otros órganos y el dolor puede presentarse del lado derecho o izquierdo. Cuando es del lado derecho puede causar síntomas parecidos a los de los cálculos de vesícula. Si el estrés te afecta mucho puedes padecer lo que se conoce como Sindrome del Intestino Irritable.
Sólo te doy algunas ideas para que lo hables con el médico, porque es necesario que consultes con un gastroenterólogo, si ya lo hiciste consulta con otro, porque si los problemas no se resuelven hay que buscar diferentes opiniones.

Tengo todos los síntomas de mal de hígado me tome buscapina y no se va la diarrea..hace tres días que estoy igual siento mareos y erupto muy seguido.. Necesito saber que dieta hacer para que no me de ganas de ir al baño cada media hora

andrea: Si tienes diarrea continua puede deberse a una infección (gastroenteritis o gastroenterocolitis) y no a un trastorno en el hígado. Te aconsejo que consultes a un médico para determinar cual es la causay recibir el tratamiento que corresponda, además debes tener en cuenta que la diarrea prolongada puede producir deshidratación y es necesario cortarla cuanto antes. Respecto a la alimentación, cuando tienes diarreas debes comer liviano, nada de grasas, fritos y disminuir el azúcar, tienes que tomar abundante agua para contrarrestar la pérdida de líquido. Insisto en que necesitas consultar a un médico para saber cual es la causa del problema.

Hola, estoy presentando varios problemas por las noches durante duermo siento como el jugo grastrico se me regresa, hoy empecé con diarrea, náuseas, dolor de cabeza y eructos de huevo. Esto se debe a un problema de hígado?

Iliana: El llamado ataque al hígado presenta síntomas como los que describes, náuseas, dolor de cabeza, eructos con olor a huevo y a veces diarrea (no siempre), pero si hace tiempo que tienes reflujo durante la noche deberías consultar al médico porque puede tratarse, por ejemplo, de gastritis, cálculos en la vesícula o trastornos intestinales y es necesario que consultes para determinar concretamente cual es el problema.

El fin de semana proximo pasado, tuve un cumpleaños y comi, tortas, sanguches, pizza, lechon, cordero, asado, helado, ensalada de papa con mayonesa, estuve hasta el martes comiendo una cosa tras otra, ayer y hoy me senti cansado, mareos, fiebre, descompuesto, hoy llegue a tener 39,5 de fiebre. Puede ser que sea un “ataque al higado”? Me auto medique, (mal hecho), tome “ibupirac” para la fiebre, me calmo un poco, esta bien?

Ezequiel: La fiebre alta es signo de que puede haber una infección y no precisamente de un ataque al hígado. Puede tratarse de una infección en el aparato digestivo, así como puede ser síntomas de gripe o de una infección en la garganta. No estoy diciendo que sea alguna de las tres cosas, sólo te doy ejemplos para que veas que tener 39.5 requiere consultar a un médico para saber donde está el problema y recibir el tratamiento correspondiente. En cuanto a lo que tomaste, sirve para que la fiebre disminuya pero no te va a “curar” y posiblemente dentro de unas horas la temperatura se eleve nuevamente.

Me acaban de hacer estudios y me salio muy alto el colesterol me salio a 250 y los trigliceridos a 550.. la doctora se asusto mucho.. en el higado como tenia mis dudas anteriores que le comente solo me sale la grasa mas nada.. no hay hepatitis de ninguna clase.. mis diarreas siguen a veces ando bien otras mal.. la doctora culpa al estres y los habitos alimenticios porque no puedo dejar de comer picante.. el dolorcito sigue para el lado del higado.. la doctora segun ella no duele el higado graso yo pienso que si.. o si no es el higado algo debe de haber ahi qiza en el doudeno.. para asi darle una razon muy poderosa a mis evacuaciones.. aunque la doctora me consuela diciendome que no piense que tengo algo malo ya que ella ha tenido pacientes con colitis de por vida por el estilo de vida y la alimentacion que llevan. y por estar sometidas a un nivel de estres muy elevado.. le doy las gracias no sin antes desearle muy bien dia y mis bendiciones para usted y los suyos.. una vez mas.. gracias!!

chikis: Sigo sin saber si consultaste a un gastroenterólogo porque ese el el médico especialista que debes consultar. El hígado graso y el colesterol alto requieren una dieta muy similar, nada de grasa, fritos, mayonesa, matequilla, crema de leche y picantes. Aumentar la cantidad de vegetales y frutas, beber abundante agua y caminar todos los días un mínimo de media hora.
Respecto a la diarrea, reitero que es necesario que consultes a un gastroenterólogo.

Hola. Leí todas las consultas realizadas y sus respuestas. No sé para qué… nadie tiene lo que yo sí tengo: dolor arriba a la derecha crónico (voy por el cuarto día), caca blanda, ganas de ir y no poder, desánimo total,etc. Tengo que aclarar que por momentos me siento “bien”, es como que se va y viene. Tomé todo lo que un cristiano puede tomar: buscapina, limón, omeprazol, plidex, bagohepat, etc. es el quinto ataque de estos. Me hice TODOS los estudios. tengo hepatitis “B”. El de lamutación de la enfermedad que se mencionó no lo fui a buscar por falta de tiempo. Odio esta vida. odio sentirme así. Voy a dejar el alcohol. Voy a dejar todo.

para que serve medicamento parlodel

La alimentación también repercute en la salud del hígado. Elimina aquellos alimentos grasos que puedan perjudicarte, y opta por una alimentación sana. Básicamente se debe eliminar la grasa de tu dieta. Alimentos tales como los embutidos, carnes rojas y blancas, comidas procesadas y grasas, fritos, lácteos y derivados, y huevos están prohibidos.
En caso de que la bilirrubina se acompañe de inflamación precisamente por la aparición de grasa en el hígado, el aceite de salmón y la alcachofera pueden ayudarte positivamente.
Piensa que tu cuerpo físico es lo que aquí en esta dimensión debes cuidar, es el vestido se pone tu alma todos los dias, y lo creas o no, sino lo cuidas, no te dediques a dar consejos, no a ayudar a nadie, porque si no lo haces contigo, dificilmente puedes ayudar a otros. Te mando toda la energía y la luz del universo y espero que mi escrito te ayude en algo, cualquier duda me vuelves a escribir.

hola soy carlos creo q tengo problemass de higad0 cuandoo como algun dulce o LECHE me da nauseas y malestar en el estomago hace 2 años tenia acides me hice un estudioo si tenia hepatitis pero me dio negatvo quisiera saber si tener parasitos influye en el higado.me gustaria saber q puedo hacer ya q soy joven de 23 años

Hola Carlos, con relación a la leche que tomas, te diré que la leche de vaca no suele sentar bien a nadie, es mejor tomar leche de almendras, arroz o avena, la soja ultimamente tambien está muy adulterada, pero siempre es mejor que la leche de vaca, en cuanto al calcio de la leche no te preocupes, si comes mas frutas y verduras bien lavadas, por los parásitos, cereales integrales, y quesos de cabra o frescos, tendrán suficiente, procura no comer demasiado, el problema en los dulces es que la mayoría tiene grasas saturadas que se pegan al higado y que cuesta eliminar, te aconsejo beber agua, mejor que refrescos con azucar que tambien se pegan al higado, una o dos veces al día toma un cpo de agua con bicarbonato, y si puedes cuando te levantes exprime dos limones y mezclalos con agua y tomalos en ayunas, despues un buen desayuno, fruta, cereales integrales, tostadas con mantequilla y mermelada, etc. procura ponerte tu mano derecha en la parte derecha, debajo del pecho, ahí está el higado, manten esa energía de tu mano al menos durante cinco minutos todos los días, y pon la intención de que tu higado está sano, por otro lado no me dices que tipo de parásitos tienes, pero realmente esto se puede eleminar más facilmente si dejas de tomar azucares, tanto en alimentos preparados, como en refrescos, ten en cuenta que los parasitos se alimentan del azucar que consumimos. El cloruro de magnesio en polvo, mezclado con el limon y el agua de por la mañana, te ayudará a ir al baño e ir limpiando. De todos modos te dirijo a una pagina para que tengas más información, lo importante es limpiar bien los intestinos, al hacerlo el higado se libera también. Espero haberte ayudado un poco, sino es así y con mas datos, me vuelves a escribir. Mucha energía y luz para ti.

Hola, sufro de ciertos problemas que al parecer estan relacionados con el higado; el mal aliento; creo… incontinencia urinaria ya q cierto tiempo me urge ir al baño cada 1 o 2 horas (maximo) y no puedo contenerlo, aunq cuando hace frio voy mas seguido. Bueno espero q me ayude y me diga como solucionar este problema.
Gracias.

Hola Pepe: gracias por leer mi blog. Te contesto primero a lo del mal aliento, a veces tiene mucho que ver con la inseguridad, de tanto querer estar bien para causar impresión a alguien o en algún lugar, nos producimos estres y esto genera malas digestiones y a su vez mal aliento, verifica también como tienes los dientes, puede haber caries o probeomas en las encías y esto causa también halitosis(mal aliento), haz enjuagues con un poco de agua y sal marina, lávate los dientes, en lugar de con pasta dentífrica, que lo único que hace es perjudicar y dejar restos en tus dientes, hazlo con bicarbonato y un poco de agua, pones en tu mano bicarbonato y mojas el cepillo en agua, lo pones sobre tu mano y recoges el polvo de bicarbonato y empiezas a cepillar tus dientes y encias, no aprietes demasiado, luego enjuagate bien.
Procura tomar una vez al día agua con bicarbonato, es bueno para las digestiones y no perjudica.
Procura tomar más fruta, vegetales, legumbres, y nada de leche de vaca, que fermenta y nos desproteje, no nos siente bien a nadie y perjudica más que ayuda. procura tomar leche de avena, de arroz, mejor que de soja que ultimamente viene muy contaminada. quesos de cabra, y yogures.
Pocos fritos, poca carne y los dulces y comidas preparadas o rápidas en pocas ocasiones, esto dá demasiadas grasas saturadas que tambien nos engordan, nos dan acne y nos produce digestiones lentas y pesadas.
En cuanto a que vas a orinar cada hora mas o menos, debería consultar siempre con un médico o urólogo, para descartar cualquier anomalía física, si esto te pasa solo cuando hace frio, o llevas así mucho tiempo, es mejor consultarlo, pero el bicarbonato en el agua, tambien te ayudar a limpiar las vias urinarias, por si tuvieras cualquier cosa en ellas, otra cosa es que al orinar tuvieras escozor, sería cistitis y deberías tomar algúna cosa, mejor consulta con un herbolario, las medicaciones suelen ser fuertes, pero si las vas a tomar solo unos días porque estes con una fuerte infección, tendrás que hacerlo.
Cualquier cosa que desees consultarme lo puedes hacer. Espero que esto te ayude un poco. Un abrazote

hola mi nombre es yoly mira tengo un dolor en la parte de las vias orinarias y se me incha el estomago la verda no tomo agua en el dia y no se si es el higado o las vias orinarias como hago en realidad es un dolor en la parte derecha entre los ovarios y un poco mas arriba

Escribí ayer un post pero no lo veo ahora, repito la información, mis manos se empezaron a poner color rojizas, posteriormente se me empezaron a despellejar, las uñas me duelen si las oprimo y se pusieron de un color medio amarillento en las puntas sobre todo, esto me sucede también en los pies, fui a un dermatólogo y me dijo que era un hongo, tome medicina para ello y pues nada, siguen mis manos resecas, sin volver a su color original, si me baño en una alberca o río me empiezan a doler las uñas, espero y me ayuden. Gracias

Hola Jorge, estaba de vacaciones y por eso no te he respondido antes. Te comentaré que los hongos siempre son producto de un sistema inmunologico debil, hay que tomar mas frutas, vegetales y cereales y menos grasas y azucares, o productos preparados que contienen ingredientes que se convierten en azucar en el organismo. Beber agua, zumo de limon natural en ayunas para depurar las toxinas, lavarse con agua salada los pies y las manos y si tienes plantas de Aloe Vera, ponerte el jugo en ellos.
Te diré que los pies y las uñas tienen un significado en la vida, es el de llevarnos adelante, a veces nos vemos indefensos para hacerlo, tenemos miedos y eso nos enferma para que no podamos seguir. las uñas son la agresividad, quizás te enfrentas a una situación en la que no quieres luchar por temor al dolor o a lo que pueda ocasionare.
Tenemos que ser valientes, en estos tiempos que corren debemos hacer aquello que creemos a pesar de lo que nos digan otros, a los que no interesa que cambiemos por que eso les hace a ellos darse cuenta de su propia inmobilidad.
Espero que esto que te mando te sirva, de todas formas hay muy buenos informes en Internet sobre la medicina holística, consultalos y te aclararán muchas cosas, y sobre todo no te preocupes, eso genera energía que detienen, la palabra lo dice todo…pre- ocupación, mejor que pensar OCUPATE, PASATE A LA ACCION. Luz y energía para ti

Gracias por la respuesta, lo pondré en practica, mucha suerte y felicidades

Buena noche, tengo un problema en mis manos y en mis pies, se me han despellejado las plantas de las mismas y las uñas de mis manos las tengo de un color medio amarillentos y si me las oprimo me duelen, al meterme a la alberca o algun río, me empiezan a doler, me dieron unas pastillas para los hongos y nada, gracias por la respuesta y felicidades.

Hola mire lo k me pasa a mi esque me duelela barriga, pero no se si es del higado. A la hora de ir al baño mis excrementos són de un color amarillento i un poco desechos, no mucho. Queria saber si esto tiene repercusiones con el hígado o es una simple infección.
Gracias.

Veran el sabado por la mañana tome pastillas para desparasitar y el lunes como a la 2 de la tarde me tome varias cervezas y solo eh tenido una pequeña dolencia en el lado derecho creen que pueda repercutir en algo peor? Es que eh escuchado que incluso alguien puede morir por hacer algo como lo que yo hice

Querido Alejandro, si realmente crees que algo te puede suceder, eso te sucederá, lo más importante aquí no es lo que yo te cuente, ni lo que leas de otros, lo más importante es que tu cuerpo es el vestido que tienes que llevar a diario, es tu templo, y si realmente no lo cuidas como se merece, poco vas a poder hacer por los demás y por el mundo, todo s somos responsables de lo que nos hacemos y de lo que ocurre a nuestro alrededor, emanamos energía con una frecuencia vibratoria que nos implica a nosotros y al resto, lo que te hagas, recibes, luego no podemos exigir a otros que hagan cosas para beneficio común, si nosotros mismos no lo hacemos. Puedes leer todo lo relativo a las bebidas y su consecuencia en; https://ana1654.wordpress.com/2012/06/06/el-alcohol/
Un abrazo muy fuerte y mucha luz y energía para ti.

dale al cardo mariano y al zumo de limon,yo no tomaba 8 pastillas,pero tomaba 16 cervezas diarias, y el cardo mariano y la abstinencia me bajaron las transaminasas a valores normales

hola se que tomar muchas pastillas puede dañarte el hígado, yo debido a una enfermedad tengo que tomar 8 por día son drogas fuertes durante 2 meses y después 4 por día durante otros 4 meses. Me voy a curar con el tratamiento, pero mi hígado me preocupa que se afecte. Que puedo hacer para protegerlo hace 7 días empece el tratamiento creo estar a tiempo para prevenir. Gracias me gustaría saber su respuesta.

Hola Flor, el higado es el organo maravilloso que nos demuestra todos los estados de ánimo que tenemos, hay personas que sin tomar nada intoxicante, se intoxican con sus negativos sentimientos, rabia, odio, enfado, etc. y otras personas que sin embargo toman muchos medicamentos o mala alimentación no lo sufren tanto. Lo importante es tomarse la vida con serenidad, aceptar muchas cosas que uno no puede cambiar, reir, escuchar musica que nos haga sentirnos bien, todo esto estimula nuestro higado para que funcione bien, de todas formas te remito a otro articulo interesante que tengo en mi blog.https://ana1654.wordpress.com/2012/03/17/como-desintoxicar-de-forma-natural-el-higado/ sobre todo no preocuparte y tratar de disfrutar de las cosas buenas que tengas y agradecerlas continuamente, es energía en movimiento. Un abrazo de luz y energia para ti.

Buenas Tardes, tengo un problema con la salud de mi padrey tengo la fe en Dios y en que ustedes me puedan ayudar…!
Hace 7 años fue diagnosticado con Cancer en el Higado, fue operado, pero años mas tarde le detectaron metastasis, estuvo con quimioterapia y tratamientos naturales y el proceso se habia detenido, pero ahora se le han formado Varices esofagicas y sufrio una hemorragia en diciembre pasado, se le ligaron algunas varices para prevenir que esto volviera a suceder, pero desde entonces lo ha atacado la anemia, por lo que se fortalecio con unas dosis de Hierro para aumentar la hemoglobina.. luego presento edemas porque tenia la Albumina baja, por lo que se le puso esta proteina y los edemas pararon… pero recien estuvo al borde de sufrir una encefalopatia, lo cual se esta controlando con medicamentos para evitar la produccion de amoniaco en la sangre.
Como ven es un caso muy complicado, pero quisiera saber como puedo ayudar a sanar su Higado a travez de la nutricion.
Les agradezco de antemano toda la ayuda que me brinden..Dios les bendiga!!

Alexa querida, en principio te recomiendo el correo de los expertos, yo solo me limito a poner la información, mientras escribes a estas personas y ellas te responden, es bueno tomar el jugo de Aloe Vera para las varices esofágicas, yo misma tenía una clienta y se lo recomendé, para el resto, mandale el correo que me enviaste al Licenciado Nutricional Dr.Miguel Alvarado Saldaá, te mando su pagina y su correo, seguro que el te puede dar más indicaciones. Yo te mando un abrazo de luz y energía y os tendré en mis oraciones.
correo del Dr. miguelleopoldo@yahoo.com y su pagina web. http://www.nutriologiaortomolecular.org/Curriculos/Miguel_Alvarado.htm

Muchas Gracias Ana. asi lo hare, espero encuentre mas luz y angeles como tu en el camino.
Un abrazo…

buenas tardes,tengo hepatitis c desde el año 2000 actualmente tenrgo 37 años,me gustaria saber si puedo empezar a hacer triatlon,el virus sigue positivo soy de genotipo 1a y la ultima analitica me salieron las transaminasas un poco altas unos 4 o 5 puntos de los parametros normales.ah y a ver si me pueden pasar alguna dieta para purificar el higado.muchas gracias

Hola Moises, te dejo a continuación lo que opinan los experto sobre lo que me preguntas:

“Muchos no se dan cuenta de lo importante que es el movimiento del líquido linfático para mantener más sanas a las personas infectadas con el virus de la hepatitis C y que la actividad física es la mejor manera de promover el flujo linfático. Independientemente de las preocupaciones de salud de una persona específica, los expertos parecen proclamar universalmente que el ejercicio es la solución para casi todo. Esto es especialmente cierto cuando se trata de luchar contra el virus de la hepatitis C. Si bien hay varias razones por las que el ejercicio es beneficioso para las personas con este tipo de hepatitis, su función de fomentar el movimiento en el sistema linfático, es a menudo pasada por alto. La mayoría de la gente tiene una comprensión general de lo que es el sistema cardiovascular y cómo funciona. Este no es el caso del sistema linfático. A pesar de su importancia para nuestra salud, la mayoría de nosotros tenemos poco o ningún conocimiento de él, sobre todo cómo es, qué hace y cómo se relaciona con la hepatitis C.
El sistema linfático está formado por los vasos linfáticos, ganglios y órganos para la circulación de los fluídos linfáticos. Si bien ayuda a mantener el equilibrio entre líquidos y grasas y transporta nutrientes al sistema circulatorio, su función más importante es apoyar la función inmune.
Los vasos sanguíneos y vasos linfáticos van, a menudo, unos junto a los otros. Sinembargo, la sangre y la circulación del líquido linfático a través de sus respectivos canales es muy diferente. La sangre corre por las venas, ya que es bombeada por el corazón. A diferencia del sistema cardiovascular, el sistema linfático no tiene bomba.
El líquido linfático depende de las contracciones del músculo esquelético para desplazarse por los vasos linfáticos. Así, la actividad física es la mejor manera de transportar los desechos celulares, los agentes patógenos, células cancerosas y las toxinas a distancia para su eliminación. Sin movimiento adecuado, las células se ahogan en sus propios productos de desecho y se mueren de hambre por falta de nutrientes, una situación que sólo podría empeorar la hepatitis C crónica. Esto es especialmente problemático para aquellos que llevan una vida relativamente inactiva, tales como los que se sientan al volante durante todo el día o permanecen delante de una pantalla de ordenador muchas horas. Por el contrario, el ejercicio vigoroso hace aumentar el flujo linfático de 15 a 30 veces más que la inactividad
Para aquellas personas que tienen que convivir con la infección de la hepatitis C, uno de los objetivos es ayudar al proceso de liberación de la carga tóxica del hígado y ayudar a la circulación del líquido linfático es una pequeña forma de lograr ese objetivo”. O sea a hacer ejercicio y mover el esqueleto ( los que puedan )

De todas formas si te sientes muy cansado a veces, descansa y tomátelo con calma, pero el ejercicio tambien te ayudara a bajar las transaminasas, procura no exigir demasiado a la vida, ni ser demasiado controlador, eso genera muchos problemas de salud.
Como Sanergísta te diré que el higado nos dice que nos resistimos al cambios, inconscientemente hay miedo, colera, enojo, el higado es la sede del enojo y la rabia con ello se genera más bilis y se consigue más enojo y rabia.
El Gran Jacques Martel nos cuenta en su libro sobre las patologías:
La hepatitis es una infección del hígado causada o bien por un virus, por bacterias, por el alcohol o por medicamentos, y afecta totalmente el cuerpo. Los síntomas son la debilidad, la ictericia, la pérdida de apetito, las nauseas, la fiebre y el malestar abdominal. El hígado es el “dador de vida”, limpiando la sangre de sus venenos y excesos, y conservando nuestro estado emocional (la sangre) en un justo equilibrio. El hígado es el lugar en donde puedo acumular emociones intoxicantes y excesivo odio. Es la sede de la ira. Las palabras o enfermedades acabando por “itis”, como hepatitis, indican irritación, ira. La hepatitis puede estar vinculada con mis relaciones personales o con una situación difícil. Este conjunto de emociones negativas trae debilidad y desesperación y causa ira, culpabilidad y conflictos de prioridades. Cuando “me quemo la sangre” por nada, esto me lleva a vivir mucha ira, rencor, rabia e incluso odio que puede llevar a la violencia contra uno – mismo, o contra los demás. La hepatitis viral A tiene su origen en un rencor que puedo tener frente al mismo alimento o frente a un problema de connotación alimenticia. La hepatitis viral B manifiesta un rencor vivido con algo o alguien que me ha sido impuesto. Es como si hubiese estado proyectado dentro de una situación que rechazaba. Por ejemplo, me pueden haber obligado a participar a un concurso de danza. La hepatitis viral C se produce después de un gran rencor en relación con lo desconocido. Por ejemplo,¿ Quienes son mis padres? ¿Dónde nací? Puedo sentir mucha resistencia frente a nuevas situaciones en mi vida que me llevan a aportar cambios. Puedo desear engancharme a mis prejuicios y a mis ideas preconcebidas. Aprovecho el tiempo de reposo que debo tomar para hacer el balance sobre mi vida. Me libero de los prejuicios, iras que entretenía en mí.

Como nutricionista te aconsejo lo siguiente:

Dieta y hepatitis C
Revisado: 21 de junio de 2005

Los pacientes con hepatitis C suelen sentir que no pueden controlar muchas cosas sobre su enfermedad. Pero sí que pueden controlar qué y cuánto comen y beben. Una buena alimentación también forma parte del plan de salud y bienestar de los pacientes con hepatitis C. Una alimentación sana proporciona energía al organismo; así trabaja mejor. También ayuda a aliviar algunos de los síntomas de la enfermedad, como el malestar y al fatiga

En general, la dieta más apropiada para el paciente con hepatitis C es la que incluye una alimentación variada, sana y equilibrada. Las recomendaciones son las siguientes:

El alcohol puede producir una lesión hepática grave en las personas con hepatitis. El alcohol es un tóxico (“veneno”) directo contra el hígado. Impide la absorción de ciertas vitaminas que el organismo necesita para funcionar correctamente. El alcohol también hace menos efectivas las medicaciones contra la hepatitis C.

Evitar las dietas estrictas y los atracones

Si el objetivo es perder peso, hay formas saludables de reducir la cantidad de calorías que se ingieren cada día. El ejercicio es otra parte importante del plan para perder peso y también ayuda a aliviar algunos de los efectos secundarios desagradables del tratamiento de la hepatitis C.

Si el objetivo es aumentar de peso, la variedad en la alimentación es la clave. Se pueden comer más tentempiés entre las comidas y más calorías cada día.

Hay que evitar los supresores del apetito de venta sin receta y los medicamentos fitoterápicos para perder peso, ya que suelen lesionar el hígado.

El aprendizaje de unos buenos hábitos vitales requiere tiempo y práctica. Vale la pena informarse de las recomendaciones alimentarias para una dieta sana, variada y equilibrada que hacen las autoridades sanitarias.

Leer las etiquetas de los alimentos envasados también ayuda a aprender su contenido en nutrientes esenciales.

Comer una alimentación variada

Es evidente que la proporción de pacientes alcohólicas está aumentando en el mundo aunque siempre en menor proporción con respecto al hombre, afirma Torres. “Sin embargo se presenta un sesgo en estos registros ya que muchas optan por beber a escondidas por temor a las presiones sociales”. Todo con la gravedad de que los daños de la enfermedad repercuten con mayor fuerza en los cuerpos femeninos.

Por otra parte, aquellos que laboren como médicos, periodistas, ejecutivos, obreros de trabajos pesados y desempleados, en general sometidos a altas dosis de presión, angustia y estrés, deben mantenerse alerta ya que existen elevados índices de alcoholismo entre estos oficios.

Autor: Dr. Pedro Pinheiro » 7 de marzo de 2018

La cirrosis hepática es el resultado final de años de ataques al hígado, provocando el reemplazo del tejido hepático normal por nódulos y tejido fibroso. La cirrosis nada más es que la curación del hígado. Donde debería haber tejido existe solamente la fibrosis (cicatriz) funcionando.

En este artículo vamos a explicar cuáles son las principales causas de cirrosis y cuáles son los síntomas más comunes.

El hígado es un órgano grande, que pesa unos 1,5 kg y se encuentra en la parte superior derecha del abdomen, debajo de las costillas. El hígado realiza muchas funciones que son esenciales para la vida, tales como la producción de proteínas, metabolización de toxinas, almacenamiento de glucosa, producción de colesterol, producción de bilis, síntesis de factores de coagulación, almacenamiento de hierro y vitaminas, etc.

El hígado es capaz de repararse a sí mismo cuando atacado. Sin embargo, si la agresión se produce continuamente durante muchos años, el proceso de reparación va a implicar en la creación de tejido cicatricial en lugar de tejido con células del hígado capaces de realizar sus funciones. Por lo tanto, situaciones en que hay ataque continuo del hígado, como ocurre, por ejemplo, con el consumo crónico y abusivo de alcohol, pueden causar cicatrización en áreas significativas en el hígado, proceso al cual damos el nombre de cirrosis.

Como era de esperarse, mientras más extensa es la cirrosis hepática, más pequeño es el número de células hepáticas que funcionan y, por lo tanto, mayor es el grado de insuficiencia hepática. En último análisis, la cirrosis es un estado de insuficiencia hepática, un órgano noble sin el cual no conseguimos sobrevivir.

La cirrosis puede ocurrir en cualquier situación donde hay agresión prolongada al hígado. El consumo excesivo de alcohol y las hepatitis virales crónicas son las causas principales, pero no son las únicas.

A continuación, vamos a hablar brevemente de las principales causas de la cirrosis hepática.

a) Cirrosis alcohólica

La cirrosis alcohólica es una causa común y prevenible de la cirrosis. El consumo diario y prolongado de alcohol puede llevar al desarrollo de daños permanentes al hígado.

El consumo diario de aproximadamente 3 vasos de cerveza o 2 copas de vino ya es un volumen suficiente como para causar daño hepático, especialmente en las mujeres, que son más susceptibles a daños hepáticos por el alcohol.

El consumo regular de alcohol conduce a la estenosis hepática, también conocida como hígado graso, que puede evolucionar a la hepatitis alcohólica y, finalmente, a la cirrosis e insuficiencia hepática.

b) Hepatitis virales

Las hepatitis virales crónicas, especialmente las hepatitis B y C, son causas comunes de lesiones en el hígado, que pueden llevar a la cirrosis después de años de enfermedad activa. A menudo, el paciente no sospecha incluso ni siquiera desconfía ser portador de estos virus; solamente acaba descubriendo muchos años después, cuando los síntomas de la cirrosis comienzan a manifestarse.

Explicamos detalladamente las hepatitis B y C en los siguientes artículos:

c) Hepatitis autoinmune

La hepatitis autoinmune es una forma de lesión hepática en la que nuestro cuerpo comienza inadecuadamente produciendo anticuerpos contra las células del propio hígado, como si este fuera un atacante, un cuerpo extraño que no pertenece a nosotros.

Explicamos el concepto de enfermedad autoinmune en el siguiente artículo: ENFERMEDAD AUTOINMUNE – Causas y Síntomas.

d) Esteatosis hepática no alcohólica

El consumo excesivo de alcohol es una de las causas más comunes de esteatosis hepática, pero no es la única. Obesidad, diabetes, malnutrición y algunos medicamentos también pueden causar esteatosis, que en grados más avanzados puede evolucionar a la esteatohepatitis y, posteriormente, a la cirrosis.

Explicamos la esteatosis hepática en el siguiente artículo: HÍGADO GRASO – Esteatosis Hepática.

e) Cirrosis biliar primaria

La cirrosis biliar primaria, que también es una enfermedad de origen autoinmune, es una forma de lesión hepática en la que el proceso se inicia por la destrucción de las vías biliares.

f) Otras enfermedades que pueden causar cirrosis

  • Hemocromatosis.
  • Enfermedad de Wilson.
  • Deficiencia de alfa-1 antitripsina.
  • Fibrosis cística.
  • Colangitis esclerosante primaria
  • Hepatitis por drogas o medicamentos.

Para una mejor comprensión, podemos dividir los síntomas de la cirrosis entre los causados por insuficiencia hepática y aquellos causados por hipertensión portal.

¿Qué es hipertensión portal?

Toda la sangre desde el sistema digestivo (estómago, intestinos, páncreas…) y del bazo pasa obligatoriamente por el hígado antes de dirigirse al resto del cuerpo. Todas las venas de estos órganos fluyen en una sola gran vena llamada circulación portal o vena porta.

La existencia de la circulación portal asegura que todas las sustancias absorbidas por el tracto gastrointestinal pasen primero por el hígado antes de caer en la circulación sistémica. Esto significa que todas las sustancias que son digeridas y absorbidas por el sistema digestivo sean llevadas al hígado para ser metabolizadas antes de dirigirse al resto del cuerpo.

El paciente cirrótico tiene un hígado lleno de fibrosis, que puede causar la obstrucción de la llegada de al hígado por la circulación portal. Generalmente, cuánto más extensa es la cirrosis, mayor es la obstrucción a la sangre que viene a través de la vena porta. Cuando la sangre viene desde los órganos abdominales, encuentra un obstáculo al su flujo, la presión en la vena porta aumenta y da inicio a un proceso denominado hipertensión portal.

donde consigo parlodel

Purga propiamente dicha (6° día de zumo de manzana):

18:00 h: Añade cuatro cucharadas de sales de Epson (sulfato de magnesio) a un total de 24 onzas [3/4 de litro] de agua filtrada en un recipiente que puedas cerrar. Esta es la medida para 4 tomas. Bebe tu primera porción (3/4 de vaso) ahora. Para deshacerte del sabor amargo de la boca puedes tomar unos pocos sorbos de agua o añadir un poco de zumo de limón al preparado para mejorar el sabor. Algunas personas lo beben con una paja para impedir que el líquido toque la lengua y evitar el mal sabor en lo posible. También puede ser de ayuda cepillarse los dientes o enjuagarse la boca con bicarbonato de sodio.

Una de las principales acciones de las sales de Epson es dilatar (ensanchar) los conductos hepáticos, haciendo más fácil que las piedras pasen. Es más, hace salir desperdicios que pueden obstruir la salida de las piedras. [Si eres alérgica a las sales Epson, en su lugar puedes usar —citrato de magnesio- en las mismas dosis].

20:00h: Bebe tu segunda toma (3/4 de vaso) de sales Epson.

21:30 h: Si hasta ahora no has hecho ninguna evacuación y tampoco has hecho ninguna limpieza de colon en las últimas 24 horas, harte un enema; esto provocará una serie de evacuaciones.

21:45 h: Lava meticulosamente los pomelos (o limones y naranjas). Exprímelos a mano y quita la pulpa. Necesitarás 3/4 de vaso de zumo. Vierte el zumo y 34 vaso de aceite de oliiva en una jarra que puedas cerrar bien. Cierra la jarra herméticamente y agítala con fuerza unas 20 veces o hasta que la solución esté acuosa. Lo ideal seria que tomases esta mezcla a las 10:00 h., pero si sientes que aún necesitas visitar el baño alguna vez más, puedes retrasar este paso 10 minutos.

22:00 h: Colócate de pié al lado de tu cama (no te sientes) y bebe el brebaje, si es posible directamente. Algunas personas prefieren tomarlo mediante una paja de plástico. Si es necesario toma un poco de miel entre sorbos, te ayudará a tragar la mezcla. Sin embargo la mayoría de personas no tiene problemas en beberlo directamente. No te tomes más de 5 minutos para esto (sólo las personas mayores o débiles pueden tomarse más tiempo).

ACUÉSTATE ENSEGUIDA. Esto es esencial para ayudar a liberar los cálculos biliares Cierra las luces y mantente tendid@ de espaldas con 1-2 almohadas debajo de la cabeza. La cabeza debe estar más alta que el abdomen. Si esta posición te resulta muy incómoda acuéstate sobre tu lado derecho con las rodillas empujando hacia tu cabeza. Mantente perfectamente acostad@ por al menos 20 minutos y trata de no hablar! Pon la atención en tu hígado. Puede que incluso sientas as piedras viajando a lo largo de los conductos biliares. No sentirás ningún dolor puesto que la bilis que es excretada junto con las piedras, mantiene los conductos biliares bien lubrificados (esto es muy diferente de un ataque de vesícula, donde el magnesio y la bilis no están presentes). Duérmete si puedes.

Si durante la noche sientes necesidad de evacuar, hazlo. Comprueba si ya hay pequeños cálculos (guisantes verdes o de color oscuro) flotando en la taza. Puede que sientas náuseas durante la noche y/o en las primeras horas de la mañana. Esto es principalmente debido a la fuerte emanación de cálculos y tóxicos desde el hígado y la vesícula, empujando el brebaje de aceite de nuevo hacia el estómago. Las náuseas pasarán a medida que avance la mañana.

A La Mañana Siguiente

6:00—6:30 h: Al despertarte, pero no antes de las 6:00 h., bebe tu tercer 3/4 de vaso de sales de Epson (si tienes mucha sed bebe un vaso de agua templada antes de tomar las sales). descansa, lee o medita. Si tienes mucho sueño puedes volver a la cama, aunque es mejor que el cuerpo esté en posición erguida. La mayoría de las personas se encuentran perfectamente y prefieren hacer algún tipo de ejercicio ligero como el Yoga.

8:00.8:30 h: Toma tu 4° y ultimo 3/4 de vaso de sales de Epson.

Ahora puedes tomar un zumo de fruta fresca prensada. Una hora y media más tarde puedes comer una o dos piezas de fruta fresca. Otra hora más tarde puedes comer comida ligera ligera. Al anochecer o a la mañana siguiente deberías volver a la normalidad y sentir los primeros signos de mejoría. Continua haciendo comidas ligeras durante los siguientes días. Recuerda! tu hígado y vesícula han pasado por una cirugía mayor, si bien es cierto que sin efectos dañinos.

Resultados que Puedes Esperar

Durante la mañana y quizás horas de la tarde después de la limpieza, tendrás varias evacuaciones acuosas. Inicialmente, éstas consisten en cálculos mezclados con residuos de comida, y después sólo piedras mezcladas con agua. La mayoría de los cálculos son guisantes-verdes y flotan en la taza debido a que contienen componentes de bilis. Las piedras son de diferentes tonos de verde y pueden ser brillantes y relucientes como gemas. Sólo la bilis del hígado puede ser la causa del color verde. Los cálculos pueden ser de todas las medidas, colores y formas. Las piedras de colores más claros son las más recientemente formadas, mientras que las más oscuras son las más viejas. Algunas son del tamaño de un guisante o más pequeñas, y otras son tan grandes como dos o tres centímetros de diámetro. Puede haber docenas y algunas veces incluso cientos de piedras (de diferentes tonos y tamaños) a la vez. Estate atent@ también con las piedras de tonalidades oscuras y las blancas. Algunas de las oscuras o blancas más grandes pueden haberse hundido al fondo de la taza. Estos son cálculos calcificados que han sido liberadas de la vesícula y contienen sustancias de toxicidad alta con sólo pequeñas cantidades de colesterol. Todas las piedras verdes y amarillentas son blandas como la masilla gracias a la acción del zumo de manzana.

También puede que encuentres una capa como de espuma blanca u oscura flotando en la taza. La espuma consiste en millones de diminutos cristales blancos de bordes afilados que pueden romper fácilmente los pequeños conductos biliares. Son igualmente importantes de liberar.

Trata de hacer una estimación aproximada de cuántas piedras has eliminado. Para curar la bursitis permanentemente, el dolor de espalda, alergias y otros problemas de salud, y para prevenir la aparición de enfermedades, necesitas eliminar todas las piedras. Esto puede requerir al menos 6 limpiezas, las cuales puedes hacer cada dos a tres semanas o a intervalos de un mes (no lo hagas con más frecuencia que esto). Si no puedes hacerlo tan a menudo puedes alargar los intervalos. Lo importante a recordar es que una vez has empezado a limpiar el hígado continúes haciendo limpiezas hasta que no salga ninguna piedra. Dejándote medio limpi@ por un período de tiempo (tres o más meses) puedes causarte mayor perjuicio que no haberte hecho ninguna limpieza.

El hígado empezará a funcionar más eficientemente pronto después de la primera limpieza y podrás notar mejoras de pronto, algunas veces al cabo de pocas horas. Los dolores disminuirán, incrementarás tu energía y la claridad mental mejorara considerablemente.

Sin embargo, en unos pocos días, las piedras procedentes de la parte posterior del hígado se moverán hacia delante, hacia los dos principales conductos biliares existentes en el hígado, lo que puede ocasionar que alguno de los síntomas previos, de malestar, vuelva a aparecer. En efecto, puedes sentirte decepcionad@ porque la mejoría ha durado tan poco, pero todo esto indica que todavía han quedado piedras atrás, preparadas para salir el la próxima limpieza. No obstante, la reparación del hígado y las reacciones a la limpieza habrán incrementado significativamente, añadiendo una gran cantidad de eficiencia a este tan importante órgano del cuerpo.

Mientras hayan todavía pequeñas piedras moviéndose desde los miles de pequeños conductos biliares hacia los centenares de conductos biliares más grandes, estas pueden combinarse para formar mayores piedras y producir los síntomas ya experimentados con anterioridad, tales como dolor de espalda, de cabeza, de oído, problemas digestivos, hinchamiento, irritabilidad, hambre, etc., aunque serán menos severos de lo que fueron antes. Si una nueva limpieza ya no produce ninguna piedra, lo cual sucede habitualmente después de 6-8 limpiezas (en casos severos pueden necesitarse más de 10-12), puede considerarse que tu hígado está en excelentes condiciones. Aún así, se recomienda, repetir la limpieza del hígado cada seis meses. Cada limpieza le dará un estímulo a tu hígado y cuidará de que ninguna toxina se haya acumulado mientras tanto. Nota: Nunca te hagas una limpieza cuando estés sufriendo una enfermedad aguda, aunque sólo se trata de un simple resfriado. Si sufres de una enfermedad crónica, sin embargo, limpiar tu hígado es la mejor cosa que puedes hacer por ti mismo’.

¡Importante! Por Favor, Lea Cuidadosamente:

La limpieza del hígado es uno de los métodos más valiosos para devolver la propia salud. No existen riesgos si se siguen todas y cada una de las directrices de esta pauta. Por favor, tomate las siguientes instrucciones muy seriamente. Hay muchas personas que siguieron la receta de la purga de hígado que habían recibido de amigos o a través de Internet, y tuvieron complicaciones innecesarias. Estas personas no conocen suficientemente el procedimiento ni cómo éste actúa y creen que basta con expulsar las piedras del hígado y de la vesícula biliar.

Es probable que en su recorrido algunos cálculos queden retenidos en el colon, éstos pueden ser rápidamente eliminados mediante una hidroterapia de colon. Esto debería ser hecho el 2° o 3er día después de la purga. Si los cálculos quedan en el colon, pueden causar irritación, infección, dolores de cabeza y molestias abdominales, problemas de tiroides, etc. Estas piedras pueden finalmente convertirse en una fuente de toxemias para el cuerpo. Si la hidroterapia de colon no está a tu alcance donde vives, pueden hacerte un enema de café seguido de un enema de agua. Esto, no obstante, no garantiza que todas las piedras que quedaban hayan sido expulsadas. En realidad no existe sustituto para la hidroterapia de colon, aunque un enema de “colema-board”, es lo más cercano a una hidroterapia de colon profesional. Si prefieres conformarte con menos de la hidroterapia de colon, mezcla una cucharada de té rasa de sales de Epson con un vaso de agua templada y bébetelo en ayunas la mañana siguiente a la que hayas hecho la purga de hígado.

Sobre la importancia de la limpieza del colon y renal: Aunque la limpieza de hígado por si misma puede producir espléndidos resultados, lo ideal sería hacerla después de una limpieza de colon y de riñones, en este orden. Limpiar el colon, asegura que los cálculos biliares expelidos serán fácilmente evacuados del intestino largo, mientras que la limpieza renal asegurará que las toxinas que salen del hígado durante la limpieza de hígado no supondrán ninguna carga para estos órganos de eliminación vitales. Aunque si nunca has tenido problemas de riñón, piedras en los riñones, infección de vesícula, etc., puedes ir direct@ a la secuencia de limpieza de colon -> limpieza de hígado -> limpieza de colon. Pero asegúrate de limpiar los riñones más adelante. Definitivamente, deberás hacer una limpieza de riñones algún tiempo después de las primeras 2-3 limpiezas de hígado, y de nuevo más adelante cuando tu hígado esté completamente limpio (ver limpieza de riñón en capítulo5). 0 también, puedes tomar una taza de infusión para riñones (ver limpieza de riñón rec4ce) durante 2-3 días después de cada limpieza de hígado. Sigue las mismas instrucciones que las dadas para la limpieza principal de riñones.

Las personas cuyo colon esté severamente congestionado, o aquellas que tienen un historial con resfriados, deberían considerar hacer al menos 2-3 limpiezas de colon antes de su primera limpieza de hígado. Y enfatizando aún, es muy importante que limpies tu colon en dentro de los 3 días después de que hayas completado cada limpieza de hígado. La extracción de piedras del hígado y de la vesícula puede dejar alguna de las piedras u otros residuos tóxicos depositados en el colon. Es de suma importancia para tu salud, sacarlas fuera por completo.

¿Tienes dificultades con la Limpieza?

Intolerancia al Zumo de Manzana: Consulta a la Dra. M. Palacín
Intolerancia a las Sales de Epson: Consulta a la Dra. M. Palacín
Intolerancia al Aceite de Oliva: Consulta a la Dra. M. Palacín
Sufres de la Vesícula o No Tienes Vesícula: Consulta a la Dra. M. Palacín
Personas que No Deben -Usar Zumo de Manzana Hay personas que pueden tener dificultades en beber zumo de manzana en as cantidades requeridas para la limpieza de -- -- -
La Purga de Hígado No ha dado los resultados Esperados

Algunas veces, aunque pocas, la limpieza de hígado no produce los resultados esperados. Las razones principales son las siguientes, así como los remedios para tales dificultades:

1. Es probable que los conductos biliares de tu hígado tengan una severa congestión debido a que las piedras tienen una estructura muy densa, lo cual ha impedido que el zumo de manzana las suavizara suficientemente durante el primer intento de limpieza. En algunas personas puede tardar hasta 2-3 limpiezas antes de que las piedras empiecen a salir.

Chanca Piedra, también conocida como rompepiedras, puede ayudar a preparar tu hígado y vesícula para una más eficiente salida de piedras, especialmente si son piedras calcificadas en la vesícula. Toma 20 gotas de extracto de Chanca Piedra en un vaso de agua, tres veces al da durante al menos las 2-3 semanas anteriores a tu próxima limpieza.
Las hierbas, genciana china y Bupleurum, ayudan a dividir/desintegrar las piedras y pueden así preparar tu hígado para una limpieza exitosa. Estas hierbas son preparadas como tintura. Comúnmente son más conocidas como Chinese Bitters y se pueden adquirir a través de Prime Hea/th Products (ver lista de suministradores). La dosificación correcta para esta tintura es entre 1/2 y 1 cucharadita de té (unos 5 mI) una vez al día, con el estómago vacío, unos 30 minutos antes del desayuno. Este régimen debe ser seguido durante las 3 semanas anteriores a las tomas de zumo de manzana (o usar las otras alternativas mencionadas previamente). Cualquier reacción desagradable durante la limpieza suele desaparecer pasados entre 3 y 6 días. Sin embargo pueden ser minimizadas siguiendo el método de limpieza de usar agua caliente ionizada, y sobre todo manteniendo limpio el colon.

2. Puede que no hayas seguido las instrucciones correctamente. Dejando de hacer alguno de los pasos del procedimiento o alterando las dosificaciones u horario de los mismos, puede influir en que no obtengas plenos resultados. En algunas personas, la purga no funciona a menos que primero se haya hecho una limpieza del intestino largo. La descarga de residuos y gases sofoca la secreción adecuada de bilis y previene que la mezcla de aceite se traslade fácilmente a través del tracto gastrointestinal. El mejor momento para una hidroterapia de colon o un método alternativo es el mismo día de la purga real del hígado.

Dolor de Cabeza o Náuseas durante los días siguientes a la Limpieza de Hígado

En la mayoría de casos esto ocurre cuando no se han seguido bien las directrices (ver sección anterior). Sin embargo, en algunas raras ocasiones, las piedras pueden continuar saliendo del hígado después de haber completado la purga. Las toxinas liberadas por estas piedras pueden penetrar en el sistema circulatorio y causar molestias. En tales casos, puede ser necesario beber 4 oz de zumo de manzana durante 7 días consecutivos después de finalizada a purga, o mientras dure el malestar. Asegúrate de beber el zumo de manzana al menos 1/2 hora antes del desayuno. Además puede ser necesario repetir la limpieza de colon para asegurar la eliminación de cualquier piedra que pueda haberse liberado con retardo. El “tissue-cieansing method” (agua ionizada) también ayuda a eliminar las toxinas en circulación. Si colocas una pequeña porción de jengibre fresco dentro del termo, el agua ionizada rápidamente hará desaparecer las náuseas.

Te sientes Enferm@ durante la Limpieza

Si has seguido bien todo el procedimiento y aún así te sientes enferm@ durante la purga real, no te alarmes pensando que algo marcha mal. Aunque raramente, a veces ocurre que una persona puede vomitar o sentir náuseas durante la noche. Esto es debido a que la vesícula biliar expulso bilis y piedras con tal fuerza que empuja el aceite de nuevo hacia el estómago. Cuando el aceite entra de nuevo en el estómago, sientes náuseas. Envese momento, puede que sientas la expulsión de piedras. No será un dolor agudo, sólo una ligera contracción.

Durante 1 de mis 12 limpiezas, pasé una noche miserable. Pero a pesar de vomitar casi toda la mezcla de aceite, la limpieza fue tan exitosa como todas las demás que había hecho (el aceite ya había hecho su efecto, es decir, facilitar la liberación de las piedras). Si esto te pasa a ti, recuerda que se trata sólo de una noche de malestar. La recuperación de una cirugía convencional de vesícula conlleva muchos más meses de molestias y sufrimiento aunque sólo sea por el cosido de la cicatriz.

Algunas personas también reportan otros problemas durante episodios de ictericia, incluyendo:

  • Dolor abdominal (de estómago).
  • Sensación de mucho cansancio (fatiga).
  • pérdida de apetito
  • Sensación de náuseas.
  • mareo
  • Síndrome del intestino irritable (SII) – un trastorno digestivo común que causa calambres estomacales, distensión, diarrea y estreñimiento.
  • problemas para concentrarse y pensar con claridad (neblina cerebral)
  • Una sensación general de malestar.

Sin embargo, no necesariamente se cree que estos problemas estén directamente relacionados con el aumento de los niveles de bilirrubina y podrían indicar una afección diferente al síndrome de Gilbert.

El síndrome de Gilbert es un trastorno genético que es hereditario (se transmite de padres a hijos). Las personas con este síndrome tienen un gen defectuoso que hace que el hígado tenga problemas para eliminar la bilirrubina de la sangre.

Normalmente, cuando los glóbulos rojos llegan al final de su vida (después de unos 120 días), la hemoglobina, el pigmento rojo que transporta el oxígeno en la sangre, se descompone en bilirrubina.

El hígado convierte la bilirrubina en una forma soluble en agua, que pasa a la bilis y finalmente se elimina del cuerpo en la orina o las heces. La bilirrubina da a la orina su color amarillo claro y las heces su color marrón oscuro.

En el síndrome de Gilbert, el gen defectuoso significa que la bilirrubina no pasa a la bilis (un líquido producido por el hígado para ayudar con la digestión) a la velocidad normal. En cambio, se acumula en el torrente sanguíneo, dando a la piel y al blanco de los ojos un tinte amarillento.

Aparte de heredar el gen defectuoso, no hay factores de riesgo conocidos para desarrollar el síndrome de Gilbert. No se relaciona con hábitos de estilo de vida, factores ambientales o problemas hepáticos subyacentes graves, como cirrosis o hepatitis C.

Un examen de sangre puede detectar si los niveles de bilirrubina están más altos de lo normal.

A las personas con el síndrome de Gilbert generalmente se les diagnostica al final de la adolescencia o a principios de los 20 años de edad.

Diagnóstico basado en la presencia de niveles de bilirrubina conjugada levemente elevados en la sangre y la situación clínica adecuada. Por lo general, no se requieren pruebas genéticas.

El diagnóstico se puede confirmar con la administración de fenobarbital, que reduce los niveles de bilirrubina, y ácido nicotínico intravenoso, que elevará los niveles de bilirrubina.

El nivel elevado de bilirrubina generalmente se nota ya sea en exámenes de laboratorio de rutina en pacientes que no tienen síntomas o cuando se ordena un perfil hepático porque el paciente tiene ictericia.

Si los resultados de las pruebas muestran que los niveles de bilirrubina insoluble en agua son altos, pero otras pruebas son normales, el síndrome de Gilbert es el diagnóstico más probable.

Un médico puede querer hacer exámenes adicionales para asegurarse de que el paciente no tenga otra causa de bilirrubina elevada.

El síndrome de Gilbert no necesita tratamiento, pero, de nuevo, es importante asegurarse de que la persona no tenga otra afección más grave.

Inflamación aguda del hígado: Puede estar relacionada con una infección viral, medicamentos recetados, alcohol o hígado graso.

Inflamación o infección de las vías biliares: Esto se conoce como colangitis y puede ser grave.

Obstrucción del conducto biliar: Generalmente relacionada con cálculos biliares, pero puede estar relacionada con cáncer de vesícula biliar o de conducto biliar o cáncer de páncreas.

Anemia hemolítica: los niveles de bilirrubina aumentan cuando los glóbulos rojos se destruyen prematuramente.

Colestasis: El flujo de bilis desde el hígado se interrumpe y la bilirrubina permanece en el hígado. Esto puede ocurrir con inflamación hepática aguda o crónica, así como con cáncer de hígado.

Síndrome de Crigler-Najjar: Esta afección hereditaria afecta la enzima específica responsable del procesamiento de la bilirrubina, lo que resulta en un exceso de bilirrubina.

Síndrome de Dubin-Johnson: una forma hereditaria de ictericia crónica que evita que la bilirrubina conjugada sea secretada fuera de las células del hígado.

El estilo de vida y los remedios caseros para el síndrome de Gilbert incluyen:

  • Reconocer la afección y asegurarse de que su médico sepa que usted la padece, ya que esto puede afectar qué medicamentos son seguros.
  • Comer bien y hacer ejercicio regularmente para ayudar a evitar el estrés.
  • Aprender otras estrategias para reducir el estrés, como meditación, lectura o escuchar música.
  • Evitar el alcohol


Approaching focal liver lesions

Liver Oncology. Service of Hepatology. IDIBAPS. Hospital Clínic. Barcelona. Spain

Pons F, Llovet JM. Approaching focal liver lesions. Rev Esp Enferm Dig 2004; 96: 567-577.

Recibido: 08-01-03.
Aceptado: 12-01-04.

Focal liver lesions are defined as solid or liquid-containing masses foreign to the normal anatomy of the liver that may be told apart from the latter organ using imaging techniques. Their nature is widely varying, and may range from benign lesions with an indolent clinical course to aggressive malignant tumors (Table I). They are common findings as a result of the ever increasing use of imaging techniques in patients with nonspecific abdominal complaints (1).


The etiopathogenic diagnosis of focal liver lesions is based on clinical findings, laboratory data, imaging techniques, and frequently histology (1,2). Beforehand, incidental lesions in asymptomatic patients with no history of neoplasms or liver disease are usually benign, and cysts, hemangiomas and focal nodular hyperplasia (FNH) are most prevalent in our setting (3). In contrast, liver lesions in cirrhotic patients demand that hepatocellular carcinoma (HCC) be ruled out.

La falla aguda del hígado suele desarrollarse repentinamente. La persona experimenta problemas en el funcionamiento de su hígado en cuestión de semanas o incluso días. Suele suceder sin la aparición de síntomas previos. Las causas más comunes se dan por envenenamiento por hongos, por un virus o por una sobredosis de droga.

La falla crónica del hígado se desarrolla gradualmente. Pueden pasar meses o años antes de que notes algún síntoma.La falla crónica del hígado sucede a causa de la cirrosis después de un largo periodo de alcoholismo. Otras causas de esta condición son:

La falla en el hígado puede ser difícil de diagnosticar pues los signos iniciales son los mismos que surgen en otras enfermedades. Estos son algunos de ellos:

Cuando la falla en el hígado progresa, los síntomas se vuelven más severos:

-Moretones repentinos o sangrado.

La falla del hígado es una emergencia médica, así que si tienes algunos de estos síntomas, busca ayuda de un profesional inmediátamente. En muchas ocasiones, la falla del hígado puede revertirse. Sin embargo, en algunos casos se necesita de un transplante.

No siempre se puede prevenir la falla del hígado, pero sí se pueden reducir los riesgos.

Aquí te dejamos algunos tips para cuidar de tu hígado:

1. Sigue las instrucciones de tus medicamentos: Si los tomas, presta atención a la dosis que te manda el doctor y no tomes demasiados. Si ya has tenido problemas con tu hígado, consulta siempre a tu médico antes de consumir medicinas.

2. Infórmale a tu doctor sobre tus medicamentos: La cuestión es que incluso los medicamentos que no necesitan preescripción o los naturistas pueden interferir y causar problemas en tu hígado.

3. Lava tus manos adecuadamente: Hay gérmenes que son peligrosos y se esparcen a través de las manos.

4. Asegúrate de usar protección durante las relaciones sexuales.

5. No comas hongos silvestres.

6. Ten cuidado con los aerosoles, cuando los uses, asegúrate de que estás en un área ventilada o usa una máscara.

7. El abuso del alcohol puede causar daño en el hígado y muchas veces, es irreversible.

Este artículo es netamente con fines informativos. No se automedique y siempre consulte a un profesional de la salud certificado antes de usar cualquier información presentada en el artículo. El consejo editorial no garantiza ningún resultado y no se hace responsable de los daños que puedan derivarse del uso de la información indicada en el artículo.

Hígado inflamado es un término comúnmente utilizado para un hígado que ha crecido hasta un tamaño anormal. También se puede llamar hígado agrandado. El término médico es hepatomegalia. Un hígado hinchado no se considera una enfermedad, pero es más bien un síntoma de algún trastorno subyacente como cirrosis, hepatitis, enfermedad hepática grasa o cáncer.

Por lo general, no hay hinchazón de los síntomas del hígado hasta que la enfermedad o condición que causa hinchazón llega a una etapa grave. Para entonces, probablemente ha habido daño hepático significativo. Si los síntomas se ignoran o no se tratan en este punto, la insuficiencia hepática podría eventualmente convertirse en una realidad. La insuficiencia hepática es fatal sin un trasplante de hígado.

Si experimenta cualquiera de los síntomas descritos a continuación, informe a su médico de inmediato. Sólo él o ella está capacitado para hacer un diagnóstico. La información presentada aquí tiene como único propósito darle un conocimiento básico e introductorio de los síntomas de inflamación del hígado para que pueda discutirlos con su médico.

Una vez más, si el hígado está sólo ligeramente hinchado, es probable que no haya síntomas en absoluto. Pero si el hígado está muy hinchado, pueden aparecer varios síntomas que apuntan a problemas en el hígado.

♦ La ictericia es la más prominente de éstos. La ictericia ocurre debido a una acumulación anormal de un pigmento biliar conocido como bilirrubina en la sangre. Esta acumulación de bilirrubina hace que la piel y los blancos de los ojos parezcan amarillos.

♦ Los sentidos de la vista y el olfato pueden ser aumentados cuando usted tiene un hígado hinchado. Los olores que nunca le molestaron antes pueden ser repentinamente desagradables, incluso ofensivos. Los pacientes con problemas hepáticos suelen reportar reacciones especialmente fuertes a ciertos olores químicos como productos de limpieza para el hogar e insecticidas.

♦ Otro síntoma del hígado inflamado que normalmente no ocurre con otras enfermedades es una sensibilidad angustiante a la luz. Esto se conoce como fotofobia. Cabe señalar que a diferencia de muchas otras fobias, la fotofobia no es un miedo a la luz, así como es una reacción física a la luz que perjudica a los ojos. La fotofobia puede ser un síntoma de otros problemas, pero cuando se combina con otros signos de hinchazón del hígado, a menudo ayuda a confirmar un diagnóstico.

♦ Alguien con inflamción del hígado también es probable que experimente sentimientos ocasionales, incluso frecuentes de plenitud en la parte inferior del estómago y las zonas abdominales superiores. Esto puede suceder a pesar de que el paciente come muy poco, y de hecho, tiene una inusual falta de interés en la comida y la alimentación. Un apetito reducido es un signo común de hinchazón del hígado.

♦ Los músculos dolorosos y las articulaciones son también típicos. Alguien que está envejeciendo fácilmente podría confundir estos síntomas con la aparición de la artritis.

Es probable que haya cambios notables en los movimientos intestinales. Cuando tiene hinchazón del hígado, puede experimentar episodios de diarrea o estreñimiento. El color de su orina también probablemente cambiará, llegando a ser oscuro o nublado.

Si usted tiene una tos persistente a pesar de que no tiene síntomas de una infección respiratoria o alergias, podría ser un síntoma de inflamación del hígado. Sin embargo, tenga en cuenta que si está tomando un medicamento para la presión arterial, puede tener una tos leve pero persistente como efecto secundario. La fatiga y una sensación de cansancio constante son también síntomas de hinchazón del hígado. A veces pueden acompañarse de náuseas, vómitos y una fiebre ocasional.

Ciertos trastornos o afecciones hepáticas se consideran signos de inflamación. Incluyen:

♦ Colestasis, una condición que ocurre cuando la bilis que fluye del hígado está obstruida,
Hipertensión portal o presión arterial alta en la vena porta, que transporta la sangre entre los intestinos y el hígado,
Ascitis, que es una acumulación de líquidos en la zona abdominal, y
La encefalopatía hepática, que causa la reducción de la función cerebral debido a una acumulación de sustancias tóxicas en el cuerpo que normalmente son eliminados por el hígado.

Si usted tiene un hígado inflamado que está en las primeras etapas, la única manera de saberlo es a través de pruebas. Su médico puede sugerir pruebas de función hepática que pueden detectar la inflamación del hígado mucho antes de que aparezcan síntomas físicos. Estas pruebas pueden ser una valiosa herramienta para asegurar que su hígado es saludable y una señal de que necesita hacer algunos cambios en su estilo de vida o recibir tratamiento si fuere el caso.

Si este artículo te ha sido de provecho, compártelo por favor en tus redes sociales. Igualmente, si tienes alguna observación o recomendación sobre el tema de Los Síntomas De Un Hígado Inflamado, puedes hacérnoslo saber desde la sección comentarios.

Hígado graso SymptomsDifferent etapas de la enfermedad de hígado graso pueden mostrar algunos síntomas que van de leves a severos. Cubierta aparece a continuación encontrará más información acerca de la misma.

La hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano. Es responsable de controlar y mantener una buena tasa de metabolismo en el cuerpo. Diversas funciones del hígado incluyen la ruptura de las grasas, proteínas y carbohidratos en la comida. Además de estos, el hígado actúa como un agente de desintoxicación en nuestro cuerpo ayudando a deshacerse de los residuos tóxicos. El hígado es un órgano elástico e incluso después de que pierde algunas de sus células, debido a las enfermedades, que funciona en su mejor momento. Sin embargo, la enfermedad de hígado graso puede causar daños permanentes en el hígado, si no se controla por un largo tiempo.

El hígado graso es generalmente de dos tipos de alcohol y sin alcohol. Esto se debe a que esta enfermedad está causada mayormente por el alcoholismo. Cuando hay una acumulación de una gran cantidad de grasa en el hígado, sin ningún tipo de inflamación, es calledsteatosis. Sin embargo, cuando el hígado graso se acompaña de inflamación o las células del hígado están dañadas, es calledsteatohepatitis. Si thesteatohepatitisis no causada por el consumo de alcohol, se le llama orsteatohepatitis hígado graso no alcohólico.

La diabetes, la obesidad y el consumo incontrolado de alcohol se citan como las razones principales para la mayoría de los casos de hígado graso en y alrededor de los EE.UU.. Trastornos hereditarios del metabolismo, la incapacidad de resistir la insulina y los niveles altos de triglicéridos en la sangre también son algunas de las causas de hígado graso.

En las etapas iniciales, la enfermedad pasa desapercibida y esto aumenta las complicaciones a medida que evoluciona más en un problema importante. Varios síntomas comúnmente observados de enfermedades del hígado graso son:

Pérdida de peso irregular

Lapsus de memoria y el olvido

Dolor debajo de la caja torácica

El problema con el hígado graso es que casi no hay síntomas en las etapas iniciales de esta enfermedad. Una vez que el problema de la grasa dolencia hepática viene a la luz, es obligatorio tomar las precauciones necesarias. El diagnóstico consiste en ir por los análisis de sangre, TAC (tomografía axial computarizada), MRI (imágenes por resonancia magnética) y la biopsia hepática. Los análisis de sangre ayudan a los expertos médicos para determinar las posibles causas de hígado graso en el período inicial de la enfermedad. Por ejemplo, a través de un análisis de sangre se puede comprobar si la persona está sufriendo de cualquier tipo de inflamación en el hígado. Esto ayuda a reducir el riesgo de enfermedad de hígado graso severo y otros problemas relacionados, como encontrar los síntomas de la cirrosis hepática.

Esta condición surge después de más de 10 años bebiendo alcohol de manera excesiva, y aparece en 1 de cada 10 alcohólicos.

Sin embargo, debes saber que no todas las cirrosis son ocasionadas por el alcohol, también aparecen en personas que no abusan de éste y que se encuentran en otras situaciones. La infección por hepatitis B o C, la obesidad, o ciertas enfermedades hereditarias son algunos ejemplos.

Desde principios del siglo XX, se sabía que las bebidas alcohólicas consumidas en exceso podían ser cancerígenas.

Parece ser que esto ocurre porque el cuerpo convierte el alcohol en una sustancia potencialmente cancerígena llamada acetaldehído.

Más concretamente, en un estudio de la Global Burden of Disease (GBD) se encontró que el alcohol aumenta el riesgo de cáncer en el tracto digestivo superior (boca, orofaringe, esófago y laringe), el inferior (colon, recto e hígado), además de cáncer de mama.

Sin embargo, más recientemente otros estudios están descubriendo conexiones entre el alcohol y otros tipos de cáncer como cáncer de próstata, de estómago, endometrio, páncreas, etc.

Por otro lado, el alcohol consumido con moderación puede ser un factor protector frente a algunos tipos de cáncer como el carcinoma de células renales (Escudo, Parry & Rehm, 2013).

El cáncer es más probable que aparezca si la persona también es fumadora.

El sistema inmunológico, que es aquél que nos protege de las infecciones y otros contaminantes externos, parece estar debilitado en individuos que abusan del alcohol.

Por tanto, éstos presentan más fácilmente enfermedades infecciosas como neumonía, tuberculosis, VIH, o enfermedades de transmisión sexual. Éstas últimas son frecuentes, ya que las personas que se intoxican con alcohol son más propensas a ejecutar conductas sexuales de riesgo.

Puede ocurrir que un excesivo consumo de este tipo de bebidas disminuya el número de glóbulos rojos, que son los que llevan el oxígeno a las células. Esto se conoce como anemia, y da lugar a síntomas como cansancio permanente, falta de aliento y palidez.

La anemia y el alcohol se vinculan por diferentes motivos: el alcohol impide la absorción de hierro, ácido fólico y vitamina B12 (déficits de estas sustancias producen anemia). Por otro lado, los alcohólicos pueden sufrir desnutrición pues normalmente olvidan mantener una dieta equilibrada, lo que promueve la aparición de anemia.

Esta condición se puede detectar a través de un análisis de sangre.

Es un tipo de artritis que da lugar a inflamación en una articulación y aparece de manera repentina. La gota surge por la acumulación de cristales de ácido úrico en la articulación afectada.

Se relaciona con el alcohol ya que éste contiene altos niveles de purina. La purina es una sustancia que, al ser metabolizada en el interior de las células, se produce ácido úrico que puede cristalizarse en las articulaciones.

Se trata con medicamentos que reducen los niveles de ácido úrico en el cuerpo, y una restricción o reducción de alimentos con alto contenido de purina, como las bebidas alcohólicas, las carnes y algunos pescados.

El consumo de alcohol es un importante factor de riesgo para la hipertensión, situado entre un 5 y un 7% (Fundación Española del Corazón).

Si se abusa del alcohol, se puede alterar el sistema nervioso simpático, que es el que controla la constricción y dilatación de los vasos sanguíneos en respuesta a la temperatura, estrés, o esfuerzos.

Tanto los atracones de comida como el consumo excesivo de alcohol pueden aumentar nuestra presión arterial, y con el tiempo, se convierte en una condición crónica conocida como hipertensión.

La hipertensión puede ocasionar enfermedades renales, problemas de corazón e incluso accidentes cerebrovasculares.

Parece que más de dos copas al día durante periodos de tiempo prolongados, facilitan la hipertensión arterial. Sin embargo, en las últimas investigaciones se ha descubierto que ingestas menores podrían tener este efecto.

Se trata de una enfermedad en la que los nervios periféricos se deterioran por daños neurológicos asociados con el consumo de alcohol, ya que éste es tóxico para las células nerviosas.

También aparece por que el alcohol produce una mala absorción de nutrientes como tiamina, vitamina E, vitaminas B12 y B6. Éstas parecen tener un papel importante en mantener los nervios en un estado óptimo.

Los síntomas principales de la neuropatía alcohólica son debilidad, dolor intenso, temblores, y hormigueo, que afectan primariamente a las extremidades.

Consiste en la inflamación del páncreas, un órgano relacionado con la digestión que produce hormonas (como la insulina) y segrega enzimas digestivas.

Su principal síntoma es dolor abdominal que empeora tras las comidas, además de náuseas, vómitos, fiebre y debilidad. Es una enfermedad potencialmente mortal que debe tratarse enseguida.

Puede tener otras causas, pero un 60% de pacientes con pancreatitis la han desarrollado por un abuso de alcohol.

Un consumo de alcohol excesivo y, sobre todo, la ingesta de grandes cantidades de alcohol en poco tiempo, promueve que las plaquetas se agrupen en coágulos de sangre.

Éstos coágulos al ir en aumento, pueden obstruir nuestras venas y arterias, lo que aumenta el riesgo de que se produzcan ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

En las personas que son propensas a tener infartos cardiacos, y ya han sobrevivido a uno, se ha encontrado que el abuso de alcohol puede aumentar el doble el riesgo de muerte.

Otra enfermedad que puede provocar el alcohol es la miocardiopatía, que implica un debilitamiento de los músculos cardíacos. Es una condición grave, ya que al no poder el corazón bombear sangre como debería, se acaban dañando estructuras del sistema nervioso, pulmones, hígado y otros órganos por falta de flujo sanguíneo.

Parece ser que las grandes cantidades de alcohol son tóxicas para las células del músculo cardíaco, sobre todo si se lleva muchos años consumiéndolo en exceso.

Se trata de dos síndromes en uno (encefalopatía de Wernicke y la psicosis de Korsakoff). La encefalopatía de Wernicke es de corta duración, pero de importante gravedad. Se caracteriza por falta de coordinación motora, confusión y parálisis o descontrol de los nervios oculares.

Por otro lado, la siguiente fase que consiste en la psicosis de Korsakoff es crónica y en ella se dan los siguientes síntomas: amnesia, dificultades de aprendizajes nuevos, apatía, dificultades de concentración y falta de conciencia sobre su propia enfermedad (anosognosia).

Se origina por una deficiencia de tiamina (vitamina B1), algo muy común en los alcohólicos, y que provoca daños cerebrales.

En alcohólicos crónicos se observa en casi un 27% (y sobre el 38% de los que ya tienen el Síndrome de Wernicke-Korsakoff). Consiste en una atrofia situada en una parte del sistema nervioso denominada cerebelo, produciendo progresivamente inestabilidad y ataxia de la marcha (falta de coordinación y equilibrio al caminar).

Parece ser que proviene también de una falta de tiamina en el organismo.

Surge cuando la mujer consume alcohol durante el embarazo, ya que durante éste no debería ingerirse nada de alcohol.

Esto es porque produce numerosos riesgos para el feto como daño cerebral, problemas en el desarrollo, bajo peso al nacer, retraso cognitivo, problemas de concentración… además, los bebés pueden sufrir el síndrome de abstinencia del alcohol una vez que han nacido.

William A. Petri Jr MD, PhD

La ambiasis es causada por la ingestión de quistes de E. Histolytica por vía fecal-oral. El humano es el principal reservorio. La contaminación puede ser mediante agua y alimentos. Los trofozoitos entran en el intestino delgado donde causan invasión de la mucosa y enfermedad subsecuente. La amibiasis es un problema que se desarrolla en los países tropicales donde la salud pública e higiene es subóptima. El absceso hepático amibiano es más común entre los 20-40 años, tiene preferencia por el sexo masculino.

Aproximadamente el 80% de los pacientes presentan síntomas que se desarrollan en pocos días, típicamente menos de 2-4 semanas. Se presenta anorexia, dolor en el cuadrante superior derecho, hepatomegalia, fiebre, nauseas. La hepatomegalia con dolor a la palpación es uno de los datos clínicos mas importantes del absceso hepático amibiano.

El diagnóstico incluye presentación del paciente, duración del problema, historia de viajes, malnutrición, taquicardia. Las anormalidades en la biometría son: leucocitosis moderada 16 000; anemia con hematocrito menor de 35%; pruebas de función hepáticas anormales (fosfatasa alcalina, AST, bilirrubinas, albúmina). El diagnóstico diferencial se debe de basar en la historia del paciente y en la presencia de signos y síntomas. Radiográficamente se encuentra elevación del hemidiafragma derecho, atelectasias. El Eco abdominal contribuye bastante en el diagnóstico de absceso hepático amibiano. La TAC es más sensible que en el ultrasonido, la TAC nos permite pero no es específico.

El tratamiento incluye medicamentos amebicidas, aspiración del absceso percutáneamente o por aspiración. El metronidazol es el tratamiento de la elección, es eficaz contra de la amibiasis intestinal como sistémica. La dosis es de 750 mg tomados en 3 dosis VO. Si no se responde al metronidazol se pueden dar quinolonas. La aspiración del absceso debe hacerse en pacientes con riesgo de ruptura inminente a cavidades, absceso con una talla mayor a 5 cm, lóbulo izquierdo del hígado, cuando se rompe a pericardio se asocia con una alta mortalidad. La complicación más común es el alto riego de ruptura a peritoneo, pericardio y cavidad pleural, íleo paralítico, colitis fulminante, megacolon. Dependiendo de la localización y del tamaño del absceso, compresión de vías biliares. En la mayoría de los casos con tratamiento desaparece la fiebre, dolor, anorexia. La amibiasis se previene interrumpiendo el ciclo fecal-oral, evitar comida contaminada, mucha higiene y terapia. Se esta desarrollando una vacuna.

Behrman, Kliegman, Harbin. TRATADO DE PEDIATRIA: NELSON. MacGraw-Hill. Ed. 2000. Paginas: 867, 989, 922, 1904.

Abraham, M. Rudolph, Julien. RUDOLPH´S PEDIATRICS. Twentieth Edition, 1996.

R. Martínez y Martínez. LA SALUD DEL NIÑO Y EL ADOLSCENTE. Cuarta edición, 2001. Manual Moderno. Paginas: 630, 648, 985.

Jesús Kumate, Onofre Muñoz. MANUAL DE INFECTOLOGÍA CLÍNICA.. Decimosexta edición, 2001. Méndez Editores. Páginas 59-65.

James Larcombe.Urinary Tract Infection In Children. Clinical review. Clinical evidence. BMJ 1999;319:1173-1175 ( 30 October )

Syed M. Ahmed, M.D, M.P.H. Evaluation and Treatment of Urinary Tract Infections in Children. Amerycan Family Physician. April 1. 1998.

Molly A. Hughes MD, PhD, William A. Petri Jr MD, PhD. Amebic Liver Abscess. Volume 14? Number 3? September 2000.

MICHAEL LUSZCZAK, LTC, MC.. Evaluation and Management of Infants and Young Children with Fever. Amerycan Family Physician. Octuber 1, 2001.

Eric A Engelsa Matthew E Falagas,b Joseph Lau,c Michael L Bennish. Typhoid fever vaccines: a meta-analysis of studies on efficacy and toxicity. BMJ 1998;316:110-116 (10 January).

Palabras clave: NEOPLASMAS; ANCIANO; HUMANO.

En los países desarrollados y en vías de desarrollo (como es el caso de Cuba), se observa un marcado incremento en la población mayor de 60 años, como resultado del desarrollo de los sistemas de salud.1 Ello implica un incremento en la expectativa de vida. En los países desarrollados, una mujer a los 70 años tiene una expectativa media de vida de 12 a 15 años, mientras que la del hombre es de 8 a 10 años. Paralelamente, se eleva la incidencia de casos de cáncer y surge la necesidad de conocer lo mejor posible las características biológicas de la enfermedad y del hospedero anciano. Ello puede evitar la existencia de actitudes pesimistas y la aplicación de tratamientos poco eficaces, y lograr así una concepción científica del problema y su solución acertada.2

El objetivo del presente artículo es dar una idea general respecto a las acciones de diagnóstico y de tratamiento de las neoplasias malignas que se presentan en la tercera edad, así como revisar algunas concepciones erróneas que subsisten actualmente.

La incidencia de neoplasias malignas es mayor a medida que los países alcanzan mayores niveles de desarrollo económico y social. En Suecia y EE.UU., alrededor del 70 % de los cánceres se presenta en el viejo, lo cual no ocurre en los países de menor desarrollo, en los cuales no rebasa el 60 %.3 En Cuba, más del 65 % de todas las neoplasias malignas ocurre en este grupo, el cual representa solamente el 12 % de la población nacional.4

En cuanto a la mortalidad, se reporta en EE.UU. que el 67 % de todas las muertes por cáncer corresponde a la población mayor de 65 años.5 En nuestro país, el cáncer constituye la segunda causa de muerte en la población mayor de 60 años, donde se reporta el 73 % de todas las muertes por esta enfermedad.4

El problema del diagnóstico precoz de la enfermedad (que incluye los programas de pesquisaje) tiene características particulares e interesantes. Entre las más importantes, podemos señalar:

  1. El envejecimiento per se no parece ser la causa fundamental de la enfermedad; generalmente se acepta que a medida que se prolonga la vida del individuo, aumenta proporcionalmente el período de exposición a numerosos cancerígenos, lo cual incrementa el riesgo para el cáncer.6
  2. La presencia de síntomas de varias enfermedades crónicas puede enmascarar las manifestaciones tempranas de las neoplasias malignas.7
  3. En muchos casos, los ancianos no reciben todos los beneficios de los programas de detección precoz para el cáncer. Ello se debe a diversas razones (insuficiencia del seguro médico para cubrir las acciones diagnósticas del pesquisaje, autoaislamiento del individuo, inadecuada educación sanitaria y la existencia de una política de salud que, en líneas generales, está más dirigida a la terapéutica que a la prevención de la enfermedad).7,8
Igualmente, debe entenderse que en el proceso de envejecimiento del ser humano, resultan más importantes los factores biológicos que el aspecto cronológico como tal y, por ello, la senectud tiene características particulares en cada individuo, lo cual debe tenerse en cuenta a la hora de evaluar el estado funcional de un anciano enfermo de cáncer.

Asimismo, suele insistirse en la literatura médica especializada, en que las llamadas "señales de alarma de cáncer", promulgadas por la Sociedad Americana del Cáncer, son igualmente válidas tanto en el joven como en el viejo.9

Las neoplasias malignas más frecuentes a nivel internacional, son las localizadas en piel (las cuales provocan una baja mortalidad), próstata, pulmón, colon, mama y endometrio.7 Estos cánceres (los de mayor prevalencia) están asociados a factores ambientales y a estilos de vida y, por lo tanto, son potencialmente prevenibles. Ello plantea la necesidad, por una parte, de conocer mejor los determinantes del problema y, por otra, de iniciar inter venciones destinadas a la prevención primaria y secundaria de estas enfermedades.10

Se recomienda no limitar la extensión del proceder quirúrgico de manera rutinaria, de tal forma que se comprometa la radicalidad oncológica, aunque deberán tenerse en cuenta, tanto los beneficios potenciales de la cirugía, como los aspectos de la calidad de vida reducida que puede seguir a una intervención mutilante. Se debe realizar una evaluación exhaustiva del paciente en el preoperatorio y tener presente los riesgos de la anestesia, para los cuales, también resulta influyente la comorbilidad y no la edad cronológica en sí.9,20

No existen muchos estudios sobre la efectividad de la radioterapia en los ancianos aunque la respuesta de los tumores malignos a esta modalidad parece ser similar a la que se obtiene en los individuos más jóvenes.21

La magnitud de los efectos adversos de las radiaciones ionizantes en los tejidos sanos, tampoco ha sido muy estudiada; sin embargo, según se ha reportado en estudios realizados con animales, ésta suele incrementarse entre 10 y 15 %, en relación con los individuos no ancianos. Evidentemente, los efectos indeseables de la radioterapia pueden dar lugar a problemas considerables (pérdida de la capacidad gustativa, sequedad de membranas mucosas, náuseas que podrían agravar o desencadenar estados nutricionales precarios, y otros, que pueden incrementar la morbilidad y la mortalidad de manera considerable si no son tempranamente diagnosticados).21,22

Además de la comorbilidad frecuente y las interacciones droga-droga que tienen lugar en muchos casos, otros fenómenos como la disminución de las concentraciones de albúmina plasmática, por ejemplo, pueden modificar el grado de respuesta tumoral e incrementar la toxicidad a algunas drogas antineoplásicas.23

Mientras que la absorción intestinal no suele modificarse significativamente, la distribución de las drogas, su metabolismo hepático y la excreción renal (sobre todo del methotrexate), se afectan en mayor medida, aunque se insiste en que estos cambios dependen siempre del estado general del individuo y que no deben hacerse grandes generalizaciones.14,15

Uno de los factores que más influye en la respuesta al tratamiento y en el incremento de la toxicidad, es la disminución de la celularidad medular, así como de la concentración de los stemcells circulantes pluripotenciales, asociado fundamentalmente a malnutrición u otras enfermedades crónicas.24 La médula ósea presenta una sensibilidad mayor a los tóxicos y una capacidad de recuperación menor que en los individuos jóvenes. Se recomienda el empleo combinado de quimioterapia y factores estimulantes de colonias hematopoyéticas, para compensar estos déficits funcionales medulares.25 Asimismo, se recomienda ajustar los regímenes de quimioterapia en cuanto a dosis, intensidad, tipo de droga que se ha de utilizar y duración del tratamiento; pero en modo alguno excluir a estos pacientes de este tipo de terapéutica de manera sistemática y arbitraria.26

No obstante, esta modalidad, cuando se aplica aisladamente en un paciente cuyo estado general y edad no permiten utilizar ninguna de las demás, debe acompañarse de un seguimiento adecuado y el terapeuta debe tener presente que las respuestas pueden ser parciales y que posiblemente será necesario sustituir un compuesto por otro, o combinar más de uno en muchos casos; de igual forma, deberá tener en cuenta que los compuestos más recientes no están exentos de efectos colaterales indeseables y que no existen todavía resultados concluyentes de muchos de los ensayos clínicos actualmente en curso a nivel internacional.

La práctica oncológica de tratamiento no ha sido especialmente diseñada teniendo en cuenta los principios y cuidados geriátricos.28 Es necesario que los oncólogos y geriatras colaboren en estudios prospectivos y que los esfuerzos futuros sean más que una colaboración ocasional.

*Tercera edad. Existe cierta disparidad de criterios en la definición del rango de edad, que fluctúa entre los 65 y 70 años. Consideraremos en nuestro trabajo a los individuos de 60 años en adelante, como pertenecientes a la "tercera edad".

  1. Kennedy BJ. Aging and cancer. J Clin Oncol 1987;12:1903-11.
  2. Fentiman IS. El cáncer en el anciano: ¿por qué está tan mal tratado? Lancet (ed. esp.) 1990;17: 181-3.
  3. Parkin DM, Muir CS, Whelan SL, eds. Cancer incidence in five continents. Lyon, IARC Scientific publications No. 20, 1992,Vol.1.
  4. Martín A, Soriano J. Cancer en Cuba 1987. Rev Cubana Oncol 1992;8:36-48.
  5. Young JL (Jr), Percy CL, Asire AJ. Cancer incidence and mortality in the United States, 1973-1977. Monogr J Natl Cancer Inst 1981;57:1-187.
  6. Cortinas C, Espinosa J. Carcinogénesis. En: Corey G, ed. Cáncer y ambiente. Bases epidemiológicas para su investigación y control. Metepec Universidad Nacional Autónoma de México, 1990:1-26.
  7. Yancik R, Kessler L, Yates JW. The elderly population. Opportunities for cancer prevention and detection. Cancer 1988;62(suppl 8):1823-8.
  8. Black JS, Kapoor W. Health promotion and disease prevention in older people. J Am Geriatr Soc 1990;38:168-72.
  9. Duthie EH, Frame PS, Freedman M, et al. Debunking myths in geriatric cancer. Patient Care 1990;24:134-54.
  10. OPS. Las condciones de salud en las Américas. Salud del adulto y del anciano. Washington, 1990: 22-4. (Publicación científica; No. 524).
  11. Rocabruno JC, Prieto O, eds. Gerontología y Geriatría. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1992;t1:1-26.
  12. Benitéz M. La familia, su papel en la vida de los ancianos. CEDEM. Universidad de La Habana, 1989:9-27. (Serie monográfica; 22).
  13. Kaesberg PR, Ershler WB. The change in tumor agressivenes with age: lessons from experimental animals. Semin Oncol 1989;16:28-33.
  14. Egorin MJ. Cancer pharmacology in the elderly. Semin Oncol 1993;20:43-9.
  15. Belducci L, Parker M, Sexton W, et al. Pharmacology of antineoplastic agents in elderly patients. Semin Oncol 1989;16:76-84.
  16. Balducci I, Mowry K. Pharmacology and organ toxicity of chemotherapy in older patients. Oncology 1992;6:62-8.
  17. Newcomb PA, Carbone PP. Cancer treatment and age: patients perpectives. J Natl Cancer Inst 1993;85:1580-4.
  18. Kennedy BJ. Needed: clinical trails for older patients. J Clin Oncol 1991;9:718-20.
  19. Feuilhade F, Calitchi E, Le Bourgeois JP, eds. Cancer du sein: Facteurs pronostiques et strategie thérapeutique. Montpellier, Sauramps Medical 1992:129-42.
  20. Irvin TT. Determinig the prognosis of colorectal cancer in the geriatric patient. Geriatric Med Today, 1989;89:112-8.
  21. Scalliet P. Radiotherapy in the elderly. Eur J Cancer 1991;27:3-5.
  22. Blume E. Dangers seen in increased treatment of elderly. J Natl Cancar Inst 1992;84:1394-7.
  23. Mick R, Ratain MJ. Modeling interpatient pharmacodynamic variability of etoposide. J Natl Cancer Inst 1991;83:1560-4.
  24. Lipschitz DA. Nutrition, aging and the immunohematopoietic system. Clin Geriatr Med 1987;3: 319-28.
  25. Urushizaki I. Chemotherapy for older cancer patients. Gan to Kagaku Ryoho 1993;20:850-7.
  26. Walsh SJ, Begg CB, Carbone PP. Cancer chemotherapy in the elderly. Semin Oncol 1989;16:66-75.
  27. Early Breast Cancer Trialist's Collaborative Group Effects of adyuvant tamoxifen and cytotoxic therapy on mortality in early breast cancer. An overview of 61 randomized trials among 28 896 women. N Engl J Med 1988;1681-92.
  28. Monfardini S, Yancik R. Cancer in the elderly: meeting the challenge of an aging population. J Natl Cancer Inst 1993;85:532-8.
Recibido: 10 de diciembre de 1994. Aprobado: 30 de diciembre de 1994.

Dr. Jorge L. Soriano García. Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología. Servicio de Quimioterapia Clínica. Calle 29 y E, Vedado, Ciudad de la Habana 10400, Cuba.

El síndrome de Gilbert es un trastorno hepático leve común en el que el hígado no procesa correctamente una sustancia llamada bilirrubina. La bilirrubina es producida por la descomposición de los glóbulos rojos.

El síndrome de Gilbert es causado por una mutación genética hereditaria. Uno nace con el síndrome de Gilbert, a pesar de que a menudo pasa sin descubrir por muchos años.

El síndrome de Gilbert es a menudo descubierto por accidente, como cuando tienes un examen de sangre que muestra niveles elevados de bilirrubina. El síndrome de Gilbert generalmente no requiere tratamiento y no causa complicaciones graves.

El síndrome de Gilbert también se conoce como disfunción hepática constitucional, bilirrubinemia benigna no conjugada y la ictericia no hemolítica familiar.

El síndrome de Gilbert no suele causar signos y síntomas. Si el síndrome de Gilbert hace que el nivel de bilirrubina en la sangre aumente lo suficiente, puede experimentar:

  • Un tinte amarillento en la piel y la esclerótica de los ojos (ictericia)
  • El dolor abdominal
  • fatiga
  • debilidad

Haga una cita con su médico si experimenta cualquier signo o síntoma que le preocupe. Los signos y síntomas tales como ictericia, dolor abdominal y fatiga tienen muchas causas posibles.

El síndrome de Gilbert generalmente no causa signos o síntomas, por lo que no se dan cuenta que tienen la enfermedad hasta que una prueba de sangre para alguna otra enfermedad o condición muestra un elevado nivel de bilirrubina. Si esto ocurre, discutir los resultados con su médico.

  • Parálisis del lado izquierdo del cuerpo.
  • Problemas en la visión.
  • Comportamiento inquisitivo, acelerado.
  • Pérdida de memoria.

Se han desarrollado algunas formas de saber cuándo una persona va a sufrir un ictus. Entre ellas, se encuentra, por ejemplo, la escala Cincinnati, que consiste en tres comprobaciones:

  • Asimetría facial: Se hace sonreír al paciente para comprobar si ambos lados de la cara se mueven de forma simétrica. En caso anormal, un lado mostraría deficiencias para moverse.
  • Fuerza en los brazos: Se indica al paciente que estire los brazos durante 10 segundos. En caso anormal, uno de los brazos no se mueve o cae respecto al otro.
  • Lenguaje: Se indica al paciente que hable. En caso anormal, arrastra las palabras, tiene problemas para hablar o no habla.

Si alguna de estas tres comprobaciones obtiene el resultado anormal, cabe la posibilidad de que el paciente vaya a sufrir un ictus.

La Sociedad Española de Neurología recomienda una serie de hábitos saludables para evitar sufrir un ictus:

  • Llevar una dieta rica y saludable: Esta dieta también tiene que tratar de evitar el colesterol LDL, lo que se consigue reduciendo las grasas saturadas. Además, así se evitan problemas de obesidad: una persona debe mantener su índice de masa corporal por debajo de 25 para reducir el riesgo de ictus.
  • Realizar ejercicio de forma habitual y moderada: Los problemas derivados de una vida sedentaria pueden provocar otros problemas que a su vez causen un ictus.
  • No fumar: Además, la exposición pasiva al tabaco también aumenta la probabilidad de sufrir un ictus.
  • Moderar el consumo de alcohol: El consumo de alcohol no debe superar los 60 gramos al día, pero esto no significa que haya que evitarlo a toda costa: aquellas personas con un consumo leve (menos de 12 gramos al día) o moderado (entre 12 y 24 gramos al día) de alcohol tienen menos probabilidades de sufrir un ictus que aquellas personas que no lo consumen.
  • Llevar un control de la tensión arterial de forma regular: Para ello se pueden llevar controles sobre la tensión arterial. En aquellas personas que no hayan sufrido un ictus anteriormente la tensión arterial debería ser inferior a 140/90, y para diabéticos o personas que ya hayan sufrido un ictus, inferior a 130/80.

Los problemas de los vasos sanguíneos cerebrales pueden ser de dos tipos:

Los vasos están obstruidos dentro. Los coágulos causantes del problema se denomiman trombos cerebrales o embolismo cerebral. Causado por una obstrucción del vaso sanguíneo. Este problema se suele producir por el desarrollo de depósitos de grasa en los muros del vaso, lo que se denomina ateroesclerosis. Los depósitos de grasa provocan dos obstrucciones:

  • Trombosis: un coágulo que se desarrolla en el mismo vaso sanguíneo cerebral.
  • Embolismo: el coágulo se desarrolla en otra parte del cuerpo, generalmente en las grandes arterias de la parte superior del pecho y el cuello o el corazón. Una porción del coágulo se desprende y viaja por el flujo sanguíneo hasta que encuentra un vaso que es más pequeño y lo bloquea.

Los ictus isquémicos son los más frecuentes de todos los ictus, comprendiendo un 80 por ciento del total. En España se estiman de 150 a 200 casos anuales por cada 100.000 habitantes. Los dos tipos de ictus isquémicos más frecuentes son:

  • Ataque isquémico transitorio (AIT): Presenta unos síntomas similares a los de un infarto, pero es más corto y no muestra las consecuencias propias de un infarto. El AIT es un episodio de déficit neurológico de corta duración que en la mayoría de los casos dura menos de dos horas. Entre el 7 y el 40 por ciento de los pacientes que sufren un AIT, poco después sufren un ictus isquémico.
  • Infarto cerebral: Deja una lesión cerebral permanente.

Según su extensión y localización, los ictus isquémicos pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Ictus isquémico total: Es de gran tamaño y afecta a la arteria cerebral media o la arteria cerebral anterior. Provoca disfunción cerebral superior, hemianopsia homónima y déficit motor y/o sensitivo homolateral.
  • Ictus de Circulación Posterior: Afecta a los pares craneales que provocan déficit motor y sensitivo contralateral. Provoca patología oculomotora, disfunción cerebelosa sin déficit de vías largas ipsilaterales y hemianopsia homónima aislada.
  • Ictus Lacunares: Provocan hemisíndromes motor puro, sensitivo puro, sensistivo motor, hemiparesia atáxica y disartria.

El vaso se rompe, lo que provoca que la sangre irrumpa en el cerebro. Al entrar la sangre comprime el tejido cerebral. Existen dos subtipos de este tipo de ictus, la hemorragia intercerebral y la subaracnoidea. Sucede cuando se rompe un vaso sanguíneo débil. Existen dos tipos de estos vasos débiles que provocan ictus hemorrágicos: los aneurismas y las malformaciones arteriovenosas.

  • Aneurisma: es una región inflada o debilitada de un vaso sanguíneo. Si no se trata el problema crece hasta que el vaso se rompe.
  • Malformación arteriovenosa: es un grupo de vasos sanguíneos formados de manera anormal. Cualquiera de estos se puede romper.
  • Ataques isquémicos transitorios: las condiciones indicativas de un ictus isquémicos se presentan durante un pequeño periodo de tiempo, y se resuelve por sí solo a través de mecanismos normales. Es un indicativo potente de un ictus, por lo que cuando se produce, hay que tomar medidas para evitar un ataque más serio.

Las hemorragias cerebrales suponen el 15 por ciento de todos los ictus y presentan una tasa de mortalidad del 45 por ciento. Afectan de 10 a 30 personas por cada 100.000 al año, y la recuperación de los supervivientes no es rápida: solo un 10 por ciento de ellos podrá ser independiente al cabo de un mes, y el 20 por ciento lo será a los seis meses.

Las hemorragias subaracnoideas, por otra parte, son menos frecuentes, registrando sólo el cinco por ciento de todos los ictus. Se dan de siete a 10 casos por cada 100.000 personas cada año, y es más común entre la gente entre 50 y 60 años, especialmente las mujeres. La tasa de mortalidad se encuentra en un 51 por ciento.

Habitualmente, el médico puede diagnosticar un ictus por medio de la historia de los hechos y de la exploración física. Esta última contribuye a que el médico pueda determinar dónde se localiza la lesión cerebral. También se suelen realizar pruebas de imagen como una tomografía computadorizada (TC) o una resonancia magnética (RM) para confirmar el diagnóstico, aunque dichas pruebas sólo detectan el ictus cuando han transcurrido unos días del mismo. Una TC o una RM son también eficaces para determinar si un ictus ha sido causado por una hemorragia o por un tumor cerebral. El médico puede realizar una angiografía en el caso poco probable de que se plantee la posibilidad de una intervención quirúrgica.

El médico trata de establecer la causa exacta del ictus, puesto que es especialmente importante determinar si éste se ha producido por un coágulo (embolia) que se alojó en el cerebro o por la obstrucción de un vaso sanguíneo debido a una aterosclerosis (aterotrombosis).

En efecto, si la causa es un coágulo o una embolia es muy probable que ocurra otro ictus, a menos que se corrija el problema subyacente. Por ejemplo, si se están formando coágulos en el corazón debido a una frecuencia cardíaca irregular, ésta debe tratarse a fin de prevenir la formación de nuevos coágulos que pudieran causar otro ictus. En esta situación, el médico suele realizar un electrocardiograma (para detectar una arritmia) y también puede recomendar otras pruebas de estudio del corazón. Éstas pueden ser: una monitorización Holter, que consiste en la realización de un electrocardiograma continuo durante 24 horas, y una ecocardiografía, que valora las cavidades y las válvulas del corazón.

Aunque las demás pruebas de laboratorio son de poca utilidad, se hacen igualmente para confirmar que el ictus no fue causado por una carencia de glóbulos rojos (anemia), un exceso de glóbulos rojos (policitemia), un cáncer de los glóbulos blancos (leucemia) o una infección. En alguna ocasión se necesita una punción lumbar después de un ictus. De hecho, esta prueba se lleva a cabo solamente si el médico está seguro de que el cerebro no está sujeto a demasiada presión y ello generalmente requiere una TC o una RM. La punción lumbar es necesaria para comprobar si existe una infección cerebral, para medir la presión del líquido cefalorraquídeo o para determinar si la causa del ictus ha sido una hemorragia.

El tratamiento es distinto si el ictus es debido al bloqueo de un arteria o a causa de la ruptura de un vaso En todo caso, hay algunos pasos que hay que seguir para mejorar la supervivencia:

  • Reconocer rápidamente los signos y síntomas del ictus, anotando cuando ocurren por primera vez.
  • Activar con rapidez los servicios de emergencia.
  • Transporte rápido de emergencia y prenotificación al hospital. La mejor forma de llegar al hospital es mediante estos servicios, puesto que advertirán cuanto antes al servicio de urgencia del hospital.
  • Llevar a los pacientes a una Unidad de Ictus, centros médicos especializados en el tratamiento de esta enfermedad. Hay varios tipos (agudos, de estancia completa, para rehabilitación).
  • Comenzar el cuidado y la evaluación del paciente durante el transporte al hospital: En cuanto el paciente sufra un ictus, los servicios médicos responsables deben tener en cuenta determinados aspectos del paciente como una adecuada oxigenación, así como controles de alimentación, presión arterial, glucemia, fiebre u otras complicaciones.
  • Recibir el diagnóstico y el tratamiento rápidamente en el hospital para que esté bajo vigilancia intensiva.
  • En ocasiones se debe recurrir a la cirugía para eliminar el coágulo que bloquea las arterias del cerebro.
  • Cuando el ictus ya haya pasado, el tratamiento depende de las incapacidades que le hayan quedado al paciente.

El ictus es la segunda causa de muerte más frecuente en España, y la primera en el caso de las mujeres, como recoge el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (Geecv) de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Cada año se producen de 110.000 a 120.000 muertes en España, lo que se traduce en una muerte por ictus cada 14 minutos.

Los ictus comprenden el 70 por ciento de los ingresos en neurología en nuestro país, y en los últimos 15 años el número de pacientes ha crecido en un 40 por ciento. Se prevé que esta cifra vaya aún más en aumento con el paso de los años debido al envejecimiento de la población.

Los ictus isquémicos se clasifican de la siguiente manera según su etiología:

  • Ictus aterotrombótico: La obstrucción del flujo sanguíneo se produce por la alteración en las paredes vasculares de las arterias cerebrales.
  • Ictus embólico: Se produce por la migración de un émbolo desde una región circulatoria extracerebral hasta una arteria cerebral.
  • Ictus hemodinámico: Surge tras la aparición de una hipoxia global en el cerebro, provocando infartos en las regiones peor perfundidas.
  • Ictus lacunar: Se produce por la obstrucción de las ramas arteriales perforantes.

John Howard/Digital Vision/Thinkstock

El consumo de alcohol es un hábito extendido a lo largo y ancho del mundo. A pesar de los conocidos riesgos para la salud, existe en todas las sociedades y culturas. En algunos países la importación, destilado y venta de productos alcohólicos está fuertemente regulada por el gobierno, incluso hay algunas religiones prohíben el consumo a sus devotos. Pero en general, en todas partes del mundo, las bebidas alcohólicas son relativamente populares.

Pese a su popularidad, muchas cosas del alcohol no son del todo conocidas. Hoy te contaremos algunas curiosidades de las bebidas alcohólicas que debes saber.

Recientemente se descubrieron jarrones y vasijas de hace más de 10.000 años utilizados para dejar fermentar frutas y obtener bebidas.

Los astrónomos descubrieron una enorme nube de metanol, también conocido como alcohol de madera, a unos 6.500 años luz de distancia.

Casi todas las frutas tienen al menos una pequeña proporción de alcohol en su composición química.

Una jarra de cerveza, una copa de vino o shot de vodka tienen aproximadamente la misma cantidad de alcohol.

parlodel for pcos

Después de la experiencia de la cervecería, José continuó con el “gusto” por el alcohol, cuando comenzó a laborar en Ferrocarriles Nacionales de México, donde un día por poco y murió arrollado en las vías, mientras andaba alcoholizado.

Ya casado y con hijos, José dio al hospital por un problema con el aparato digestivo: le dejó de funcionar por la gran cantidad de alcohol que ingería.

En el hospital, la enfermera instaló un suero en el brazo de José y una sonda para sacar todo el alcohol que traía en su estómago. Su páncreas no funcionaba, y todo era por una descompensación alcohólica, combinada con una diabetes, ignorada hasta ese momento.

José rondaba los 30 años y había pasado la mitad en compañía del alcohol. La primera noche de hospital tuvo alucinaciones: “Me ponían suero y, cuando iban entrando las gotitas a mi cuerpo, yo veía que eran soldados que estaban apuntándome con un arma; hablaba a las enfermeras y no me hacían caso, entonces, me quité las mangueras del suero y me salí; llegué a la casa pensando que ya no iba a volver a tomar alcohol”.

Hoy tiene 66 años y 26 de pertenecer a un grupo de apoyo de Alcohólicos Anónimos, del Grupo Morelos. Llegó ahí por decisión propia, pero después de muchas situaciones que, como ocurría con su padre, hacía insostenible su estancia en casa, con su esposa e hijas. Comprendió que no era un “vicioso” o “borracho”, como le decían sus cercanos, sino que tenía una enfermedad.

“En el grupo, a través de compartir los problemas, me dan una solución para escuchar y tener una tribuna en donde nos subimos a compartir el vidrio que traigo adentro y me hace daño, y que lo tengo que sacar; entre todos, los problemas nos tocan de a menos”.

17% bebe alcohol de forma abusiva, cinco copas o más en una sola vez, según el mismo estudio

60% en secundaria y prepa bebió alguna vez (Encuesta Escolar sobre Adicciones 2012)

50% en Jalisco bebió alcohol en el último año, según la Encuesta Nacional de Adicciones

189 Mil jaliscienses son dependientes del alcohol, es decir, 65 de cada mil

7 mil jaliscienses reciben tratamiento por alguna adicción, de acuerdo con el Sisvea 2013

42% de ellos refirió que el alcohol fue la primera droga probada y casi nueve de cada 10 beben

15 mil tratamientos contó el Sisvea durante 2012, y 18 mil durante 2011

“No lo veo como un problema. Al contrario, a la larga va a ser mejor para mi salud”. Esta es la visión de vida que tiene Karen Viviana Serrano tras convivir por un año con la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

por Juan MANUEL CORREDOR B.
jcorredor@vanguardialiberal.com.co

Lo que para ella, una bumanguesa de 27 años, 1.65 metros de altura y 65 kilogramos de peso, empezó con dolores en la boca del estómago, debilidad y sensación de desaliento durante el día; era un mal presagio de una gastritis. Lo que Karen Viviana Serrano no se imaginó era que se encontraría con una enfermedad que hasta ese momento desconocía.
La degeneración grasa del hígado, también conocida como infiltración grasa hepática o esteatosis hepática, es una enfermedad que hace parte o compone un desorden mayor: el síndrome metabólico.
El hígado graso es aquella acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). En otras palabras, el hígado presenta una acumulación de grasa no sólo en su parte externa, sino también con infiltración, haciendo que se resienta e inflame.

José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia,

Esta enfermedad puede presentarse principalmente por la ingesta continua de alcohol, o como le sucedió a Karen Serrano, que sin ser consumidora de licor tiene la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
En nuestro medio, las personas con desórdenes metabólicos que presenten en su abdomen una obesidad central, que en hombres adultos supere los 90 cm y en mujeres adultas los 80 cm de perímetro abdominal, presentan la primera alerta para sospechar de síndrome metabólico y un posible caso de hígado graso.
En niños, por ejemplo, los casos de obesidad son patéticos. Algunos estudios indican que entre la población de 5 a 14 años el sobrepeso está entre 45% a 60%.
Otros componentes que encenderían las alarmas para esta patología son la presencia de glicemia elevada (azúcar elevado en la sangre), tener el colesterol y/o triglicéridos elevados de manera constante durante un tiempo prolongado (dyslipidemia) y tener la tensión arterial alta o hipertensión arterial.
Con esos parámetros de obesidad y uno de los componentes anteriores se hablaría de síndrome metabólico.
“Tras recurrir al médico de familia, este me envió a hacerme unos exámenes de sangre. En los resultados salió que tenía altos los niveles de Transaminasas (sustancias producidas principalmente en el hígado). Luego vinieron otros exámenes que evidenciaron inflamación del hígado y, por último, confirmamos la enfermedad”, describe Karen Serrano.
José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia, explica que “el hígado graso no es una enfermedad exclusiva de las personas obesas”. Así como a Karen, una persona sin sobrepeso actual ni histórico le ocurrió, “muchos otros pacientes pueden presentar alteraciones metabólicas o diabéticas por un manejo inadecuado de grasas. El porcentaje en el mundo de personas delgadas o con peso normal con hígado graso ronda entre el cinco a siete por ciento”.

Las etapas de esta patología comprenden: hígado graso, esteatohepatitis (hepatitis por grasa), fibrosis, cirrosis y probabilidad de cáncer de hígado.

No es de la noche a la mañana
Según los expertos, el hígado graso no es una enfermedad per se. Si bien las personas que tengan una dieta inadecuada y vida sedentaria son más propensas a tener hígado graso, existen otros factores que inciden en esta patología.
La ingesta de cierto tipo de medicamentos, por ejemplo, los corticoides, algunos analgésicos, algunos para la presión arterial y medicamentos de tipo cardiovascular, entre otros, favorecen la presencia de la enfermedad.
Otra posibilidad es el sometimiento de personas obesas a cirugías bariátricas (para contrarrestar el sobrepeso), procedimiento que podría desencadenar en hígado graso, afirma este especialista.
También, con el tiempo, favorece la enfermedad del hígado graso el consumo de ciertos productos herbolarios o medicina alternativa, así como la exposición a sustancias orgánicas o tóxicas derivadas del petróleo.
Forma de tratar la enfermedad
Desde el día en que Karen Serrano fue diagnosticada, inmediatamente cambiaron sus hábitos alimenticios. Un paciente con hígado graso debe contrarrestar la enfermedad realizando dos tareas específicas: ejercicio, preferiblemente cardiovascular, y mantener una dieta balanceada. Expertos en el tema han demostrado que con sólo la realización de ejercicio y la alimentación adecuada se puede revertir la enfermedad grasa del hígado hasta en 75% de los pacientes, inclusive en la reducción y mejoría.
Sin embargo, el tratamiento para esta patología está supeditado al tipo de afectación que la causó o lo que ayudó a que se presentara: si es por hipertensión, colesterol elevado o triglicéridos elevados, trastorno del azúcar, hiperglisémico o diabético, enfermedades tiroideas, entre otros. Lo que sí es común a todos los pacientes con hígado graso es la prohibición de la ingesta de alcohol.
“Tener hígado graso no ha representado un problema en sí para mí. Al contrario, sé que a la larga va a ser mejor para mi organismo, pues impide que lo llene de alimentos grasos o dañinos. He pecado en consumirlos de vez en cuando, por ejemplo, hamburguesas e incluso trago, pero es como si llegase la muerte porque la sensación después de haberlos ingerido es horrible”, agrega Karen Serrano.
El especialista José Luis Plata explica que existe un informe de la sociedad hepática europea sobre “los beneficios” de la ingesta mínima de alcohol para tratar esta enfermedad. Sin embargo, según su experiencia, este informe es muy preliminar y tiene en cuenta las características europeas, más no las del hombre o paciente latino. Por tal razón no es recomendable para los colombianos consumir alcohol si se padece de hígado graso.
Lo que sí es benéfico es consumir café. Múltiples estudios hechos desde 2007 sobre prevención de enfermedades hepáticas, dentro de las cuales está el hígado graso, y especialmente en personas que consumen constantemente alcohol, tomar entre cinco a siete tazas de café al día ayuda a contrarrestar esta enfermedad. Esto excluye a pacientes con alguna enfermedad de tipo cardiovascular, psiquiátrico o mental a quienes se prohíbe la cafeína, agrega este gastroenterólogo-hepatólogo.

15 a 25% es el margen de probabilidad de que la enfermedad de hígado graso avance de fibrosis a cirrosis.

Alrededor del mundo
Se prevé que hacia 2020 el mayor número de pacientes que necesiten trasplante hepático no sea por consumo de alcohol, ni por cirrosis o por hepatitis C o B, sino básicamente será derivado de personas que tuvieron esteatohepatitis, enfermedad que condujo a cirrosis.

¿Tengo hígado graso?

La confirmación diagnóstica de hígado graso se puede hacer de dos maneras: el método invasivo y el no invasivo.
– Biopsia hepática (método invasivo), es el examen de mayor índice de certeza, pero su práctica posee un alto riesgo.
– Ecografía hepatobiliar: (método no invasivo).
– Fibromax y Fibrotex: (tipo serológico).
– Fibroscan: a través de un equipo similar al ecógrafo.
Cabe aclarar que a través de exámenes no invasivos se puede indicar la presencia de hígado graso, pero sólo el método invasivo podrá diagnosticarlo con certeza.

El alcoholismo es un problema de salud pública en todos los países desarrollados. El alcohol es una sustancia fácilmente disponible y su consumo está amparado por costumbres sociales y culturales. En España se relaciona directamente con unas 8.000 muertes al año, asociándose al 35% de los suicidios, al 75% de los casos de violencia doméstica y al 50% de los accidentes de tráfico.

El consumo abusivo de alcohol afecta a todo nuestro organismo, pero fundamentalmente al sistema nervioso central y al hígado. Se estima que en España existen alrededor de unos 3.000.000 de alcohólicos y unos 12.000 enfermos con cirrosis.

La hepatopatía alcohólica, o etílica, es el conjunto de enfermedades hepáticas producidas por el consumo excesivo de alcohol. En su desarrollo influyen la cantidad de alcohol consumida, el tiempo de consumo y la susceptibilidad de cada persona. El diagnóstico se basa en los síntomas del paciente y en pruebas complementarias (análisis, ecografías, biopsia hepática).

Un 90% del alcohol ingerido es metabolizado en el hígado. Cuando este órgano ve superada su capacidad depuradora por una cantidad excesiva de alcohol y esta situación se prolonga en el tiempo, se producen lesiones. Estas se deben básicamente a la acumulación de tóxicos y aumento de la oxidación en las células hepáticas.

La Organización Mundial de la Salud establece como consumo excesivo aquel que sobrepasa los 70 g de alcohol al día para los hombres y los 50 g/día para las mujeres. Los gramos de alcohol que uno consume dependen de la graduación de la bebida ingerida y de la cantidad que se ingiere. De forma aproximada y simplificada se puede recordar que un litro de vino son 80 g de alcohol, igual que 2 litros de cerveza son 80 g de alcohol y 200 cm3 de bebidas destiladas son 80 g de alcohol.

No. La severidad del daño hepático producido por el alcohol depende de factores individuales. Se sabe que, a iguales consumos, las mujeres son más propensas a desarrollar enfermedad hepática (el doble), posiblemente por la distinta distribución corporal de la grasa, y la distinta metabolización hepática y gástrica del alcohol. La obesidad también se asocia con una mayor afectación hepática y posiblemente también influyan factores hereditarios y dietas ricas en hierro. La coexistencia de otra causa de enfermedad hepática (hepatitis vírica, hemocromatosis, etc.) aumenta la frecuencia y gravedad de la lesión.

Por otro lado, no existe relación entre la tolerancia aguda al alcohol y el daño hepático; puede existir una enfermedad hepática sin episodios de embriaguez.

De forma resumida, podemos decir que existen tres enfermedades del hígado ocasionadas por el consumo excesivo de alcohol: la esteatosis hepática, la hepatitis alcohólica y la cirrosis.

La esteatosis hepática consiste en un acúmulo de grasa (triglicéridos) en el hígado como consecuencia del daño hepático. En este caso el paciente apenas tiene síntomas o presenta molestias inespecíficas, aunque en general existe un agrandamiento del hígado (hepatomegalia) y las pruebas analíticas se encuentran alteradas. En muchos casos se diagnostican sólo por las alteraciones analíticas.

La hepatitis alcohólica se debe a un daño hepático mayor con inflamación y destrucción de las células del hígado; aparece más bruscamente y puede ser muy grave. Los pacientes suelen presentar coloración amarillenta (ictericia), malestar general, náuseas, vómitos, dolor abdominal y fiebre.

Finalmente, la cirrosis asocia una importante destrucción de células hepáticas con un marcado proceso de cicatrización (fibrosis) que altera de forma importante la arquitectura del hígado, llegando a comprometer sus funciones. Inicialmente los pacientes pueden estar casi sin síntomas pero si su evolución prosigue pueden presentar acumulo de líquidos en el vientre (ascitis), hemorragias digestivas, trastornos de la conducta (encefalopatía) e incluso un tumor hepático.

El tratamiento fundamental es la abstinencia del alcohol. De hecho, si se deja de beber se aumenta la supervivencia de forma significativa. En las fases iniciales de la afectación hepática, el hígado se puede recuperar en su totalidad en muchos casos; en fases más avanzadas (cirrosis) se mejora la función del hígado, se impide su progresión y disminuyen las complicaciones.

En algunos pacientes puede ser necesario emplear otros tratamientos (medicamentos, tratamientos endoscópicos, punciones abdominales, etc.) e incluso realizar un trasplante hepático cuando la enfermedad continúa progresando a pesar de la abstinencia.

Cuando de forma asociada existen problemas de dependencia del alcohol, es difícil lograr la abstinencia, siendo preciso asociar otros tratamientos y realizar un control psiquiátrico junto al fundamental apoyo familiar y social.


E. Sánchez Hernández y J. Fernández Seara

Servicio de Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario de Ourense

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo: se encarga de procesar y eliminar los productos de desecho para evitar que se acumulen a través de su participación en procesos como el metabolismo o la función inmunitaria. Cuando la actividad del hígado se ve afectada de forma grave, la vida de la persona corre un riesgo muy elevado.

En este artículo hablaremos de las causas, los síntomas y los tipos de esteatosis hepática o hígado graso, uno de los trastornos más comunes de este órgano, que predispone a la aparición de cirrosis (cicatrización patológica del hígado) si no se trata adecuadamente mediante cambios en el estilo de vida, en particular la abstinencia del alcohol.

La esteatosis hepática es una enfermedad, con frecuencia asintomática, que consiste en la acumulación de grasas en las células del hígado; las más habituales son los triglicéridos, que se relacionan con la aterosclerosis y la hipercolesterolemia. El nombre más utilizado por la mayoría de personas para designar este trastorno es “hígado graso”.

Se trata de una enfermedad de carácter reversible, puesto que su evolución depende por lo general de que se produzcan cambios en los hábitos y en el estilo de vida, como la adopción de una dieta saludable o la interrupción del consumo de alcohol. No obstante, la esteatosis hepática puede progresar hacia la cirrosis si no es manejada de forma adecuada.

La prevalencia de este trastorno varía en gran medida en función del país al que nos refiramos; mientras que en algunos es de aproximadamente un 10%, en muchos países ricos esta cifra supera el 20% de la población. En cualquier caso la esteatosis hepática es una enfermedad muy habitual, en especial en personas con obesidad.

Con frecuencia la esteatosis hepática se manifiesta como un trastorno asintomático, o bien aparecen tan sólo síntomas inespecíficos como cansancio o malestar en el vientre. Es por esto que muchas personas no son conscientes de que tienen este problema si ningún examen físico detecta un signo característico: un ligero aumento del tamaño del hígado.

La mayoría de los síntomas del hígado graso se asocian a la inflamación de este órgano. Cuando esto sucede es habitual que aparezcan síntomas como la sensación de fatiga, la debilidad física, la confusión, el dolor en el abdomen, la disminución del apetito y en consecuencia la del peso corporal.

El hígado tiene una cierta capacidad de autorrepararse. Este proceso se da a través de la generación de nuevas células hepáticas que sustituyen a las que se encuentran dañadas. Sin embargo, si el hígado es forzado en exceso puede producirse una cicatrización crónica de los tejidos; cuando la esteatosis evoluciona hasta este punto hablamos de cirrosis hepática.

Cuando las grasas se acumulan en exceso en el hígado, el funcionamiento de este órgano se ve alterado; esto hace que nuestro cuerpo no pueda eliminar correctamente las sustancias de desecho que se introducen en nuestro organismo, en especial a través de aquello que comemos y bebemos.

El abuso y la dependencia del alcohol son las causas más habituales de la esteatosis hepática, puesto que el consumo excesivo de esta sustancia provoca lesiones en el hígado. Cuando éste es el principal factor causal en la aparición de la enfermedad se utilizan los términos “esteatosis hepática alcohólica” e “hígado graso alcohólico”.

Algunos de los factores de riesgo más relevantes para la aparición del hígado graso son la obesidad, las dietas ricas en azúcares y grasas (que pueden provocar diabetes tipo 2 e hiperlipidemia) y tener una edad avanzada; la mayoría de casos se dan entre los 40 y los 60 años. La herencia genética y el consumo de aspirina o esteroides también se asocia a este trastorno.

Por lo general los casos de hígado graso se clasifican en función de si su causa es el consumo excesivo de alcohol u otra distinta. No obstante, también existe una variante especial que merece la pena mencionar: la esteatosis hepática aguda del embarazo.

La esteatosis hepática no alcohólica se asocia generalmente con trastornos en la descomposición de grasas; esto hace que se acumulen en el hígado. El criterio básico que se utiliza para diagnosticar esta variante del hígado graso es que al menos un 10% del tejido de este órgano esté compuesto por lípidos.

El alcoholismo daña las células del hígado e interfiere en su funcionamiento; esto incluye la descomposición de lípidos. Si una vez detectada la esteatosis hepática alcohólica el consumo de alcohol se mantiene es muy probable que el trastorno evolucione hasta pasar a ser una cirrosis; en cambio, tras unos dos meses de abstinencia la esteatosis remite.

Este tipo de esteatosis hepática es una complicación poco frecuente que aparece en el tercer trimestre de gestación. Los síntomas tienden a desaparecer después del parto, e incluyen una sensación de malestar general, dolores en la parte alta del vientre, náuseas y vómitos y la ictericia, que consiste en la coloración amarillenta de la piel y de las mucosas.

La enfermedad de hígado graso (esteatosis) es la acumulación de un exceso de grasa en las células del hígado. El hígado graso es una condición frecuente sobretodo en los países occidentales.

Aunque tener un poco de grasa en el hígado es normal, cuando corresponde a más del 10 por ciento del peso del órgano, se considera que padece hígado graso y se pueden desarrollar complicaciones. El alcoholismo es una de las causas principales de la enfermedad.

Con frecuencia, esta enfermedad no presenta síntomas. Sin embargo, cuando empeora o se desarrollan complicaciones es posible que sienta cansancio, pérdida de peso, debilidad, confusión o resienta algunas molestias en el lado derecho de su cuerpo, justo debajo de las costillas.

El hígado graso se desarrolla cuando el cuerpo produce demasiada grasa o no puede metaforizar la grasa lo suficientemente rápido. Este exceso se almacena en las células del hígado.

La causa más común del hígado graso es el consumo excesivo de alcohol. Otras causas comunes incluyen:

  • Obesidad.
  • Hiperlipidemia (niveles altos de grasas en sangre).
  • Diabetes.
  • Factores genéticos.
  • Pérdida de peso rápida.
  • Efectos secundarios de ciertos medicamentos, como la aspirina, los esteroides, el tamoxifeno, y la tetraciclina.

En ocasiones, en los casos en los que el paciente no es alcohólico, es frecuente que su médico desconozca la causa.

Existen dos tipos principales de la enfermedad de hígado graso:

  1. Enfermedad hepática alcohólica. Como su nombre indica, es causada por el excesivo consumo de alcohol
  2. Enfermedad hepática grasa no alcohólica. Causada por otras enfermedades, como la diabetes de tipo 2 o el sobrepeso.

› También se puede contraer hígado graso durante el embarazo.

Se puede padecer la enfermedad hepática alcohólica al beber grandes cantidades de alcohol, incluso si la cantidad ingerida excesiva se desarrolla en un corto período de tiempo.

Los genes también pueden desempeñar un papel muy importante, ya que la forma que tiene su cuerpo en descomponer el alcohol o en ser alcohólico se puede ver condicionada por factores hereditarios.

Otras causas menos frecuentes de ALD son:

  • Padecer Hepatitis C
  • Tener un exceso de hierro en el organismo.
  • Ser obeso.

Generalmente, la abstinencia de alcohol soluciona el problema. Por el contrario, si el consumo continúa, se pueden desarrollar complicaciones como la cirrosis.

Aunque frecuentemente su causa no es clara, el factor genético, la edad, la diabetes, y el sobrepeso o la obesidad son los motivos más frecuentes de EHNA.

Otras posibles causas incluyen:

  • Algunos medicamentos.
  • Hepatitis viral.
  • Enfermedad hepática autoinmune o heredada.
  • Pérdida de peso rápida.
  • Desnutrición.
  • Algunos estudios sugieren que algunos cambios en el intestino, como el exceso de bacterias en su interior, también podrían estar relacionados con el EHNA.

Visita al doctor si notas que las áreas mencionadas se tornan amarillentas.

Cambios en el color de la orina

Si te das cuenta de que la orina toma un color más oscuro de lo normal, así como anaranjada, ámbar o café, puede ser un signo de daños en el hígado.

Sin embargo, la orina oscura puede ser causada por otros varios factores, como efectos secundarios de antibióticos, una infección al tracto urinario, tomar suplementos de vitamina B, deficiencias enzimáticas, deshidratación y problemas a los riñones.

Cuando el hígado no es capaz de eliminar bilirrubina a través de los riñones, el color de la orina cambia.

Consulta inmediatamente a un doctor si notas que la apariencia de tu orina se vuelve oscura.

Cambios en el área abdominal

Otro signo de daños al hígado es cuando sientes cambios en el abdomen, por ejemplo, hinchazón. Médicamente, estos síntomas se relacionan con un problema llamado “ascitis”.

La ascitis es una acumulación de fluido en la cavidad abdominal, la cual sucede debido a una enfermedad avanzada del hígado o cirrosis. También puede ser causada por otros desórdenes que no corresponden al hígado.

Si sientes algunos cambios en el abdomen, lo mas recomendable que puedes hacer es consultar al doctor.

Como ayudar al hígado?

– Beber diariamente infusiones de: romero, boldo, ajenjo, ruda (las últimas 2 en pequeñas cantidades). Idealmente 3 veces al día 1 hora antes o después de las comidas. Recomendamos especialmente el romero.

– Bebe mucha agua. Mínimo 1 litro al día.

– Evita la comida chatarra, las bebidas gaseosas, los productos lácteos y el azúcar blanca refinada. Lo peor para el hígado son las frituras.

– Consume alimentos ricos en vitamina C: limón, cúrcuma, betarraga (remolacha), paltas (aguacates), brócoli.

– Evita el alcohol y los cigarrillos.

– Consume menos proteína animal y sal. Preferir carnes blancas (Pavo, pescado, etc.)

– Hacer ejercicio, correr, caminar, nadar, etc.

Una insuficiencia hepática crónica -aunque sea asintomática e incluso aparezcan valores correctos en las analíticas- puede provocar importantes alteraciones en casi todo el cuerpo sin que los médicos se den cuenta de que esos síntomas sin aparente relación pueden deberse a una misma causa. José María Cardesín, experto en Medicina Tradicional China, afirma de hecho que puede ser el origen de taquicardias, hipotensión, mareos, disnea de esfuerzo, falta de concentración, pérdida de memoria, alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, depresión, migrañas, caída del cabello, alteraciones de la visión, piernas pesadas, varices, hemorroides, hernia de hiato, úlcera gástrica, acidez, anemia, cansancio, osteoporosis, intoxicación celular y cáncer. Y que por tanto muchas veces carece de sentido tratar esos síntomas aisladamente. Nos lo explica en el siguiente artículo.

Para la Medicina Tradicional China existen en el cuerpo cinco sistemas cuyas alteraciones serían las responsables de prácticamente todas las enfermedades que padece el ser humano. Es decir, según sus postulados cualquier tipo de patología se genera por la anomalía de uno de esos cinco sistemas. Cada uno de los cuales comanda determinadas partes del cuerpo provocando alteraciones que, desde el punto de vista convencional de la medicina alopática, guardan poca o ninguna relación entre sí. Ello implica pues, para el concepto oriental, que la causa o etiología real de muchas enfermedades es la misma y, directa o indirectamente, procede de un único sistema alterado.
Esos cinco sistemas son:

a) El hepático.
b) El digestivo (comprende estómago, bazo y páncreas).
c) El cardiocirculatorio.
d) El respiratorio y excretor (comprende pulmón y colon).
e) El renal (comprende el aparato urogenital).

En suma, para la Medicina Tradicional China cuando cualquiera de esos sistemas resulta afectado se producen diversos síntomas que no parecen tener relación entre ellos y, por tanto, en la Medicina convencional o alopática son tratados normalmente por diferentes especialistas. Para los médicos orientales, sin embargo, la causa primera de todos esos síntomas es común y la solución, si la hay, es única.

Con el tiempo y la cronicidad esos 5 sistemas -cada uno de los cuales provoca diferentes “enfermedades”- se afectan entre ellos y la alteración de uno acaba alterando a otro y luego a otro… y así sucesivamente complicando el cuadro inicial hasta llegar a las enfermedades degenerativas y de difícil tratamiento pues la posible curación pasa ya por recuperar todos los sistemas afectados. Y contemplando siempre la relación entre los mismos.

Por otra parte, cada uno de esos sistemas se corresponde con sus propios tejidos secundarios, órganos sensitivos, coloración alterada de la piel, reacciones psíquicas o emocionales, tolerancia a ciertos sabores, actitudes posturales, etc.

Pues bien, voy a exponer en este artículo parte de los procesos que puede desencadenar una insuficiencia hepática crónica -aunque sea asintomática a nivel local e incluso se presenten valores correctos en las analíticas- ya que –admitiendo ese punto de vista- puede ser la causa de toda una serie de importantes alteraciones a muy diversos niveles.

Comenzaré diciendo que hace ya años, gracias a la práctica clínica, tomamos conciencia un día en consulta de la gran cantidad de pacientes que sufrían litiasis biliar (es decir, arenilla o piedras en la vesícula) por lo que decidimos desarrollar un método de drenaje que limpiara la vesícula de arenillas y fangos de pequeño tamaño que son los más corrientes. Lo logramos pero, para nuestra sorpresa, comprobamos que al poco tiempo ¡reaparecían! Al principio pensamos en depósitos procedentes del colédoco pero luego nos dimos cuenta de que procedían del hígado y que es en él donde realmente se fabrican las litiasis “biliares” por filtración de parte de la sangre venosa que asciende por el sistema porta. Y es que a pacientes operados de vesícula biliar les habíamos encontrado abundante arenilla en las heces cuando años más tarde de la operación se les drenó el sistema hepático. Y eso significaba que estaban retenidas en algún lugar. Evidentemente en el hígado porque carecían de vesícula.

¿Qué efectos causa esa arenilla en el hígado? Pues una insuficiencia hepática crónica, casi siempre sin síntomas hepáticos pero que produce frecuentemente su inflamación. ¿Y qué causas pueden afectar al hígado y, por tanto, agravar dicha insuficiencia? El consumo excesivo de grasas, alcohol y tabaco, las medicaciones agresivas, la ingesta de tóxicos… Y en cuanto a la alimentación se refiere determinados parásitos que al formar colonias en intestino e hígado ensucian el órgano afectado. Sin olvidar los nervios, el estrés, los disgustos y todas las emociones que propician un estado de irritabilidad o ira ya que trastornan el sistema hepático. Recordemos que la ira es consustancial al hígado según la Medicina Tradicional China; basta en ese sentido recordar la violencia que se genera en los alcohólicos y en los enfermos hepáticos crónicos. Agregaremos que también pueden afectarle negativamente los esfuerzos musculares desacostumbrados o excesivos pues el hígado rige la musculatura y los tendones y es un reservorio de glucógeno, alimento de estas estructuras.

EL SÍNDROME HEPÁTICO Y SUS CONCOMITANCIAS

En el caso de inflamación hepática -hecho muy frecuente y crónico con habituales altibajos según la intensidad del elemento desencadenante- se produce una estenosis (estrechamiento) del sistema porta con una reducción del flujo ascendente de sangre venosa. Y ello crea un desequilibrio entre la cantidad de sangre existente en las zonas superior e inferior del cuerpo. Es decir, la sangre se acumula en la parte inferior habiendo menos en la mitad superior. Déficit de sangre que puede ser la causa de muy diversas patologías que los médicos convencionales no relacionan con ese hecho. Es el caso de numerosos cuadros de:

Taquicardias e Hipotensión

La reducción del caudal sanguíneo en la parte superior del cuerpo puede producir a nivel cardíaco taquicardias ya que toda bomba se acelera cuando no dispone de suficiente fluido para bombear. Y si el corazón maneja menos sangre por las arterias fluirá también menos cantidad dando lugar a hipotensión.

Cuadros disneicos o asmáticos

Cuando llega menos sangre a los pulmones se pueden producir cuadros de insuficiencia respiratoria y asmáticos. Por tanto un insuficiente suministro de oxígeno al organismo causa síntomas que con frecuencia se confunden con una patología pulmonar.

Vértigos y mareos

Es obvio que si llega menor cantidad de sangre al cerebro puede producir vértigos, mareos e inestabilidad que en estos casos suele achacarse a la hipotensión sin considerar que ésta puede estar provocada por la inflamación hepática. De hecho, un mareo que conduce a una lipotimia (desmayo) no es más que un mecanismo de defensa del organismo que se da cuenta de que necesita estar en posición horizontal a fin de que la sangre pueda llegar de nuevo fácilmente al cerebro.

Pérdida de memoria y confusión mental

Un deficiente riego sanguíneo puede ser también causa de pérdida de memoria, confusión mental, disminución del rendimiento mental, posible caída de cabello y disminución temporal de la agudeza visual. Síntomas que en principio remiten al normalizarse el riego sanguíneo por regularización hepática.

Esta importante alteración, tomada como una afección cerebral de tipo psíquico y tratada normalmente a través del sistema nervioso, se pone de manifiesto en cuanto el cerebro deja de recibir la sangre que necesita. La hipovolemia cerebral produce una sensación de angustia, ansiedad, deseos de estar acostado (posición en la que el cerebro recibe más fácilmente el fluido sanguíneo), mareos, miedos y, en última instancia, desesperación. Pues bien, todo ello mejora notablemente al recuperarse el riego cerebral por normalización del flujo sanguíneo hepático ascendente.

Migrañas y cefaleas

El cuadro anterior está íntimamente relacionado con las migrañas y algunas cefaleas. Sólo que éstas se producen cuando el paciente mejora, su hígado se desinflama y la sangre sube rápidamente hacia la parte superior con mayor caudal produciendo el síndrome migrañoso, dolor pulsante en sienes y deseo de estar relajado en oscuridad y silencio. Obviamente, en cuanto el hígado se vuelve a inflamar remiten los síntomas de la migraña. La solución consiste pues en normalizar el hígado para que esos cambios de intensidad en el flujo sanguíneo ascendente no se produzcan.

Alzheimer, parkinson, esclerosis múltiple, epilepsia y ataxia cerebelosa

Hace ya 30 años se planteó que en muchos casos –no en todos, por supuesto- enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer, el parkinson, la esclerosis múltiple, la epilepsia y la ataxia cerebelosa pueden deberse a una deficiente irrigación del cerebro. Y que puede ser así parece demostrarlo que cuando esa falta de sangre –y, por tanto, de oxígeno- se debe a una comprensión patológica del opérculo torácico que impide que la sangre circule adecuadamente por la arteria vertebral basta una sencilla operación quirúrgica que resuelva el problema y llegue de nuevo la sangre al cerebro para obtener mejorías espectaculares (lea en nuestra web –www.dsalud.com– los reportajes publicados al respecto en los números 21, 24 y 30). Pues bien, esa falta de riego sanguíneo cerebral puede deberseigualmente al problema hepático del que nos estamos ocupando y, por consiguiente, resolviendo éste mejorar también todas esas patologías.

Varices y hemorroides

¿Qué sucede, por otra parte, cuando la sangre se encuentra en mucha mayor cantidad en la mitad inferior del cuerpo, en el sistema venoso, siendo incapaz de subir al tórax por estar parcialmente retenida debido a la inflamación del sistema hepático? Pues que las venas se dilatan, se distienden y se producen varices y hemorroides. De hecho muchas personas con inflamación hepática tienen las piernas pesadas y lo achacan a que están mucho rato de pie cada día cuando la causa real es bien diferente.

Úlceras gástricas, anemia y amenorrea