marcas de finasteride en argentina

Los corticoides o corticosteroides son el grupo de análogos naturales y sintéticos de las hormonas secretadas por la glándula pituitaria. Estos incluyen glucocorticoides, que son agentes fundamentalmente anti-inflamatorios, los mineralocorticoides, que controlan el equilibrio de sal y agua a través de la acción sobre los riñones, y las corticotropinas, que controlan la secreción de hormonas de la glándula pituitaria.

Los glucocorticoides tienen múltiples efectos, sobre todo en el uso de la glucosa, el metabolismo de las grasas, el desarrollo de los huesos, y como ya se ha mencionado son potentes agentes anti-inflamatorios. Pueden ser utilizados para el reemplazo de hormonas naturales en los pacientes con deficiencia de la glándula pituitaria (enfermedad de Addison), así como para otras condiciones incluyendo la artritis, el asma, la anemia, varios tipos de cáncer e inflamaciones de la piel. Otros usos incluyen la inhibición de las náuseas y vómitos después de la quimioterapia, el tratamiento de choque séptico, el tratamiento de lesiones de la médula espinal, y el tratamiento para el crecimiento excesivo del vello. La elección del fármaco varía con la condición, la cortisona y la hidrocortisona, que tienen efectos tanto de glucocorticoides como de mineralocorticoides, son los fármacos empleados para la terapia de reemplazo por deficiencia de la hormona natural. Los compuestos sintéticos, que tienen mayores efectos anti-inflamatorios y menos efecto sobre el balance de agua y sal, se prefieren para otros fines. Estos compuestos incluyen dexametasona, que es casi exclusivamente de acción glucocorticoide, así como prednisona, prednisolona, ​​betametasona, trimacinolone, y otros. Los glucocorticoides se formulan en pastillas, cremas, ungüentos tópicos, inhalaciones orales y nasales, espumas rectales, y gotas para los oídos y los ojos.

Los mineralocorticoides controlan la retención de sodio en los riñones. En casos de deficiencia de mineralocorticoides, existe una pérdida excesiva de sodio a través de los riñones, dando como resultado la pérdida de agua. La fludrocortisona (Florinef) es el único fármaco disponible para el tratamiento de la deficiencia de mineralocorticoides y sólo está disponible en forma de dosificación oral.

Por su parte, la corticotropina estimula a la glándula pituitaria para que libere cortisona. De ahí que la deficiencia de esta hormona tendrá los mismos efectos que una deficiencia de cortisona. Los fármacos disponibles se utilizan en pruebas de diagnóstico, para determinar la causa de una deficiencia de glucocorticoides, pero rara vez se utilizan para la terapia de reemplazo, ya que la administración directa de los glucocorticoides puede ser más fácil y ofrece un mejor control sobre las dosis.

Los corticosteroides imitan los efectos de las hormonas que el cuerpo produce naturalmente en las glándulas suprarrenales. Cuando se recetan en dosis que exceden los niveles normales del cuerpo, los corticosteroides suprimen la inflamación, reduciendo así los signos y síntomas de enfermedades inflamatorias, como la artritis y el asma. También suprimen el sistema inmunológico, lo que puede servir de ayuda en condiciones en que este sistema ataca por error a sus propios tejidos.

Los corticosteroides se utilizan para tratar la artritis reumatoide, lupus, asma, alergias, y muchas otras condiciones, como la enfermedad de Addison, en la que las glándulas suprarrenales no producen suficiente cantidad de esteroides. Además ayudan a prevenir el rechazo de órganos en pacientes trasplantados.

Los corticosteroides se pueden consumir:

  • Por vía oral. Los comprimidos, cápsulas o jarabes ayudan a tratar la inflamación y el dolor asociado con ciertas condiciones crónicas, como la artritis reumatoide y el lupus.
  • Por vía intranasal. Estas formas ayudan a controlar la inflamación asociada con el asma y las alergias nasales.
  • Por vía tópica. Las cremas y ungüentos pueden ayudar a curar muchas enfermedades de la piel.
  • Por inyección. Esta forma se utiliza para tratar las señales y síntomas como el dolor y la inflamación de la tendinitis.

La dosis de los glucocorticoides varía con el fármaco, la vía de administración, la condición que se está tratando y el paciente.

La fludrocortisona, para su uso en la terapia de reemplazo, es normalmente administrada a dosis de 0,1 mg / día. Algunos pacientes requieren dosis más altas. Normalmente se debe administrar en combinación con cortisona o hidrocortisona.

En el caso de la corticotropina, cuando se utiliza para fines de diagnóstico, se emplean entre 10 y 25 unidades disueltas en 500 ml de solución de dextrosa al 5% durante ocho horas.

Los glucocorticoides. El riesgo más importante asociado con la administración de glucocorticoides es la supresión de la secreción natural de corticoides. Cuando se administran las hormonas, se suprime la secreción de corticotropina, y esto a su vez reduce la secreción de las hormonas naturales. El grado de supresión varía con la dosis, la potencia del fármaco, la duración del tratamiento y la respuesta individual del paciente. Aunque este efecto se observa principalmente con fármacos administrados por vía sistémica, también puede ocurrir con los fármacos tópicos tales como cremas y ungüentos, o los que son administrados por inhalación.

La interrupción brusca de los corticosteroides puede dar lugar a insuficiencia suprarrenal aguda, que se caracteriza por síntomas de deshidratación con vómitos y diarrea, hipotensión y pérdida de conocimiento. Una crisis suprarrenal aguda puede ser potencialmente mortal.

La sobredosis crónica de glucocorticoides conduce al síndrome de Cushingoid, que es clínicamente idéntico al síndrome de Cushing. Los síntomas varían, pero la mayoría de los pacientes presentan la obesidad parte superior del cuerpo, cara redondeada, aumento de la grasa alrededor del cuello y el adelgazamiento de brazos y piernas. En sus últimas etapas, esta condición conduce a un debilitamiento de los huesos y los músculos, con fracturas de costillas y la columna vertebral.

Los efectos adversos a corto plazo de los corticosteroides son generalmente leves e incluyen indigestión, aumento del apetito, insomnio y nerviosismo. Entre otras reacciones adversas menos frecuentes se encuentran la paranoia inducida por los fármacos, delirio, depresión, irregularidad menstrual y el aumento del crecimiento del pelo.

El uso a largo plazo de glucocorticoides tópicos puede provocar el adelgazamiento de la piel, mientras que las inhalaciones de esteroides orales pueden causar crecimiento de los hongos en la cavidad oral. Los pacientes deben ser instruidos para enjuagar la boca con cuidado después de cada dosis.

Se plantea que en estudios con animales, los corticosteroides han causado malformaciones congénitas, incluyendo el paladar hendido. La lactancia materna debe ser evitada durante este tipo de tratamientos.

Los mineralocorticoides. Debido a que la fludrocortisona posee actividad, tanto glucocorticoide como mineralocorticoide, los mismos peligros y precauciones de los glucocorticoides se aplican a la fludrocortison. La sobredosis de fludrocortisona puede causar edema, hipertensión e insuficiencia cardíaca congestiva.

La corticotropina también tiene los mismos riesgos que los glucocorticoides. Su uso prolongado puede causar una reducción en la respuesta a los efectos estimulantes de la corticotropina.

Utilice los corticosteroides con precaución en pacientes que presenten las siguientes condiciones:

  • Osteoporosis o cualquier otra enfermedad de los huesos
  • Tuberculosis actual o pasada
  • Glaucoma o cataratas
  • Infecciones de cualquier tipo (virus, bacterias, hongos, ameba)
  • Llagas en la nariz o una cirugía reciente en la nariz (si se utilizan sprays nasales de corticosteroides)
  • Desequilibrio en la actividad de la glándula tiroides
  • Enfermedad hepática
  • Problemas estomacales o intestinales
  • Diabetes
  • Enfermedad cardiaca
  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Enfermedad renal o cálculos renales
  • Miastenia gravis
  • Lupus eritematoso sistémico (LES)
  • Problemas emocionales
  • Condiciones de la piel que hacen que sea más delgada o presente moretones con facilidad

Los medicamentos corticosteroides, incluyendo la cortisona, hidrocortisona y la prednisona, tienen gran potencial en el tratamiento de una variedad de condiciones, sin embargo, los corticosteroides también conllevan el riesgo de efectos secundarios. En colaboración con su médico, cada paciente puede tomar medidas para reducir los efectos secundarios de estos medicamentos y obtener el máximo de los beneficios.

Los efectos secundarios de los corticosteroides orales

Debido a que los corticosteroides orales afectan a todo el cuerpo y no sólo un área en particular, esta forma es la más propensa a causar efectos secundarios significativos. Estos efectos dependen de la dosis que se toma y pueden incluir:

  • La presión elevada en los ojos (glaucoma)
  • La retención de líquidos, provocando hinchazón en las piernas
  • Aumento de la presión arterial
  • Cambios de humor
  • El aumento de peso, con depósitos de grasa en el abdomen, la cara y la parte posterior de su cuello

Al tomar corticosteroides orales a largo plazo, se puede experimentar:

  • Opacidad del cristalino en uno o ambos ojos (cataratas)
  • Elevada azúcar en la sangre, lo que puede desencadenar o empeorar la diabetes
  • Aumento del riesgo de infecciones
  • Adelgazamiento de los huesos (osteoporosis) y fracturas
  • Producción desactivada de hormonas en la glándula adrenal
  • Piel delgada, fácil aparición de moretones y cicatrización lenta de heridas

Cuando se utilizan los corticosteroides inhalados, algunos de los medicamentos pueden depositarse en la boca y la garganta, en vez de hacerlo en los pulmones. Esto puede causar:

  • Infección por hongos en la boca (candidiasis oral)
  • Ronquera

Si se hacen gárgaras y se enjuaga la boca con agua, sin ingerirla, después de cada bocanada del inhalador de corticosteroides, se puede evitar la irritación de la boca y la garganta. Aunque algunos investigadores han especulado que los corticosteroides inhalados disminuyen las tasas de crecimiento en los niños que los usan para el asma, los estudios demuestran que no afectan la estatura adulta final.

Los efectos secundarios de los corticosteroides tópicos

Los corticosteroides tópicos pueden conducir al adelgazamiento de la piel, lesiones rojas en la piel y el acné.

Las inyecciones de corticosteroides pueden causar efectos secundarios cerca del sitio de la inyección, como dolor, infección, reducción de los tejidos blandos y pérdida de color en la piel. Los médicos suelen limitar las inyecciones de corticosteroides a no más de tres o cuatro al año, en función de la situación específica de cada paciente.

Para obtener el máximo beneficio de los medicamentos corticosteroides, con la menor cantidad de efectos secundarios:

  • Trate de consumir dosis más bajas o una dosificación intermitente. Pregúntele a su médico acerca de usar medicamentos en dosis bajas a corto plazo o tomar corticosteroides por vía oral cada dos días en lugar de diariamente.
  • Cambie a formas no orales. Los corticosteroides inhalados para el asma, por ejemplo, llegan a las superficies pulmonares directamente, reduciendo la exposición de su cuerpo y causando un menor número de efectos secundarios.
  • Tome decisiones saludables durante la terapia. Cuando consuma corticosteroides durante un período prolongado, hable con su médico acerca de cómo minimizar los efectos secundarios. Puede que tenga que reducir el número de calorías que come o aumentar su actividad física para prevenir el aumento de peso. El ejercicio puede ayudar a reducir la debilidad muscular y los riesgos de padecer osteoporosis. Tomar suplementos de vitamina D y calcio para fortalecer los huesos puede minimizar su adelgazamiento debido a los corticosteroides.
  • Tenga cuidado al suspender el tratamiento. Si toma corticosteroides orales durante períodos prolongados, las glándulas suprarrenales pueden producir menos de sus hormonas esteroides naturales. Para recuperar esta función se necesita tiempo y es posible que el médico reduzca la dosis gradualmente. Si la dosis se reduce demasiado rápido, puede experimentar fatiga, dolores en el cuerpo y sensación de mareo.

La supresión suprarrenal causada por el tratamiento con esteroides puede resultar en una respuesta adrenocortical inadecuada a la cirugía (la insuficiencia suprarrenal aguda puede precipitar hipotensión y la muerte). Por lo tanto los anestesistas deben ser informados cuando los pacientes han tomado corticosteroides dentro de los 3 meses de la cirugía (10 mg o más).

Las vacunas vivas no deben ser administradas dentro de los 3 meses de:
• Un adulto haber recibir 40 mg / día de prednisolona o un equivalente por más de una semana.
• Un niño haber recibido 2 mg / kg / día durante 1 semana o 1 mg / kg / día durante 1 mes.

finasteride generico contraindicaciones

La colangiopancreatografía endoscópica retrógrada es un procedimiento que puede revelar si existe obstrucción o estrechamiento de los conductos biliares. Se inserta un endoscopio (un tubo pequeño y flexible) en la boca. El endoscopio se pasa a través del esófago y del estómago, hasta la parte superior del intestino delgado, donde desembocan los conductos biliares. Se introduce un tinte de contraste a través del endoscopio para facilitar la visualización de los conductos biliares en las radiografías. El médico puede tomar muestras de tejido o fluidos utilizando instrumentos introducidos en el endoscopio. Estas muestras se envían a un laboratorio para ser examinadas.

La gammagrafía hepatobiliar con ácido iminodiacético se utiliza para estudiar la función de la vesícula biliar o el hígado. Se inyecta en el cuerpo un líquido conocido como trazador o marcador radiactivo. A medida que este líquido se desplaza a través del hígado hacia la vesícula biliar y el intestino, puede verse en la gammagrafía. El marcador muestra donde hay ausencia o bloqueo de los conductos biliares y otros problemas.

La colangiopancreatografía por resonancia magnética es una prueba en la que se utilizan campos magnéticos fuertes para crear imágenes de los conductos biliares, el páncreas y la vesícula biliar. Puede revelar conductos biliares anormales o estrechados, o cálculos biliares.

En un sonograma se utilizan ondas sonoras para mostrar una imagen del hígado. Puede mostrar extravasaciones de bilis (acumulaciones de bilis que salen del hígado) y cálculos biliares.

Análisis de sangre para vigilar el estado del hígado

Es posible que tomen una pequeña muestra de sangre para medir el nivel de las siguientes sustancias:

La alfafetoproteína es normalmente alta en los recién nacidos. Pero en niños mayores, un alto nivel de alfafetoproteína en la sangre puede señalar la existencia de cáncer de hígado.

La albúmina es una proteína producida por el hígado. Puede medirse mediante un análisis de sangre. Cuando una persona tiene un trastorno hepático, el nivel de albúmina en la sangre (albúmina sérica) suele ser bajo.

La fosfatasa alcalina es una enzima producida en el hígado y en los huesos. Puede medirse con un análisis de sangre. Un nivel alto de esta enzima señala la existencia de un problema en los conductos biliares del hígado.

La alanina aminotransferasa es una enzima producida por el hígado. Cuando el hígado está dañado, la alanina aminotransferasa pasa a la sangre. Si un análisis de sangre encuentra un alto nivel de alanina aminotransferasa, esto puede ser señal de problemas hepáticos como inflamación, formación de tejido cicatricial o tumor.

El amoníaco es una sustancia dañina que queda en la sangre después de la digestión. Normalmente, el hígado elimina el amoníaco de la sangre y lo convierte en urea, la cual es expulsada del cuerpo con la orina. Si un análisis de sangre muestra que el nivel de amoníaco es demasiado alto, este proceso de eliminación no está ocurriendo como debería.

La aspartato aminotransferasa es otra enzima producida por el hígado. También puede medirse mediante un análisis de sangre. Un alto nivel de esta enzima señala la existencia de lesiones en el hígado, especialmente si también hay un nivel alto de alanina aminotransferasa.

La bilirrubina es una sustancia amarilla que se produce cuando el organismo descompone los glóbulos rojos. El hígado recoge esta sustancia y luego la expulsa del cuerpo con las heces. Cuando hay algo que no funciona bien en el hígado o en los conductos biliares, la bilirrubina puede acumularse en el cuerpo. Esto produce ictericia (coloración amarillenta en la piel y en el blanco de los ojos). La bilirrubina se puede medir de dos maneras: bilirrubina total y bilirrubina directa. Un nivel alto de bilirrubina total significa que el hígado no está descomponiendo bien la bilirrubina. Un alto nivel de bilirrubina directa señala la existencia de una obstrucción en los conductos biliares.

Un análisis de sangre completo es una prueba en la que se miden los niveles de todos los componentes de la sangre (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). Los resultados anómalos de estos análisis pueden ser señal de infección o enfermedad. También pueden indicar la existencia de un problema en el bazo, un órgano cercano al hígado que puede verse afectado por las enfermedades hepáticas.

Los ácidos grasos esenciales son nutrientes necesarios en el cuerpo. Los niveles de ácidos grasos esenciales pueden ser bajos cuando existe una enfermedad del hígado que le impide absorber y transportar correctamente dichos ácidos.

La gamma-glutamil transpeptidasa es una enzima que se mide a menudo junto con otras enzimas para evaluar los problemas del hígado. Esta enzima puede medirse con un análisis de sangre. Si tanto la fosfatasa alcalina como la gamma-glutamil transpeptidasa muestran ambas un nivel elevado en la sangre, esto es señal de que los conductos biliares del hígado pueden estar obstruidos.

La glucosa es azúcar en la sangre. Un hígado sano ayuda al cuerpo a mantener un nivel normal de glucosa. Si un análisis de sangre revela que el nivel de glucosa es bajo, esto puede significar que el hígado no está funcionando correctamente.

El tiempo de protrombina mide la capacidad de coagulación de la sangre. El hígado produce una proteína que facilita la coagulación de la sangre; por lo tanto, los problemas de coagulación pueden ser una señal de enfermedad hepática. Parte de este análisis de sangre es la llamada “relación internacional normalizada”, que mide el nivel de vitamina A.

El ácido biliar en suero es la cantidad de ácido biliar presente en la sangre. Un nivel alto de este ácido significa que los conductos biliares están bloqueados.

Las vitaminas A, D, E y K son vitaminas solubles en grasa absorbidas por el hígado con ayuda de la bilis. Si un análisis de sangre muestra que los niveles de estas vitaminas son bajos, esto podría significar que el hígado no está absorbiéndolas de forma adecuada.

El zinc es un nutriente que se absorbe en el hígado. Si el análisis de sangre muestra un bajo nivel de zinc, esto podría significar que el hígado no está absorbiendo el zinc correctamente.

Se trata de una enfermedad crónica e irreversible de hígado secundaria a una agresión externa. Se caracteriza porque la arquitectura normal del hígado se altera progresivamente como consecuencia de una cadena de eventos cuyo inicio es la aparición de inflamación. Su mantenimiento en el tiempo conduce a la aparición de bandas de tejido fibroso que tienden a unirse formando nódulos. De esta manera la arquitectura del hígado se altera, las células hepáticas dejan de realizar sus funciones (insuficiencia hepática) y los vasos sanguíneos se distorsionan. La sangre no puede circular normalmente por el hígado, aumenta la presión en la circulación prehepática y la sangre busca otros circuitos para completar su ciclo habitual (fenómeno de escape). Como consecuencia de estos dos fenómenos: insuficiencia hepática y alteración de la circulación sanguínea hepática, aparecen las manifestaciones clínicas de esta enfermedad.

La cirrosis hepática es una enfermedad de etiología variable, además es bastante frecuente en el mundo y posiblemente dependa de factores individuales en regiones diferentes. Existen algunos estudios donde la incidencia varía entre el 7 % y el 10 % de la población general, y muchos pacientes no saben que la padecen, hasta que sufren una descompensación y entonces se hace evidente.

La edad de aparición también varía generalmente. Se la detecta hacia la cuarta o quinta década de la vida y aunque es infrecuente encontrarla en niños o jóvenes, también existen. Datos epidemiológicos han demostrado que es más frecuente en el sexo masculino y esto quizás dependa de que los varones sean más proclives a beber en dosis mayores que las mujeres.

  • Temperatura.
  • Indegestión.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Ictericia(enfermedad del hígado que produce una coloración amarilla).
  • Ascitis(líquido en la cavidad abdominal).
  • Anemia.
  • Inflamación del hígado.
  • Problemas de la vesícula biliar.
  • Pérdida del apetito.
  • Vómito con Sangre.
  • Encefalopatía o cambios del estado de conciencia, los que pueden ser sutiles (confusión) o profundo (coma).
  • Virus de hepatitis B, hepatitis C, y hepatitis D.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Hígado graso no alcohólico (también llamada esteatohepatitis no alcohólica): Condición frecuente en la población general, asociada a diabetes y obesidad.
  • Enfermedades hereditarias o congénitas como:
    • Hemocromatosis, en la cual se acumula hierro dentro del hígado dañado el tejido.
    • La enfermedad de Wilson, la cual es causada por una alteración en el transporte del cobre, acumulándose en el hígado y en otros tejidos.
  • Ausencia de proteínas específicas o enzimas para metabolizar diferentes substancias en el hígado, como la deficiencia de alfa 1-antitripsina.
  • Reacción severa a drogas o medicamentos.
  • Exposición prolongada a agentes tóxicos en el medio ambiente.
  • Ciertas enfermedades del corazón (insuficiencia cardíaca).
  • Obstrucción prolongada del conducto biliar, como la colangitis esclerosante.

La historia clínica, examen físico y las técnicas radiológicas, generalmente la ecografía abdominal, son las herramientas habituales para realizar el diagnóstico. Con frecuencia es además necesario realizar una biopsia del hígado (toma de una muestra de tejido hepático mediante una punción) con el objetivo de examinarlo microscópicamente y poder asegurar el diagnóstico y, en muchas ocasiones, determinar su causa, lo que permitiría eventualmente implementar tratamientos que, aunque se trate de una enfermedad irreversible, pueden enlentecer o detener la evolución de esta enfermedad.

  • Várices esofágicas sangrantes.
  • Hipertensión portal.
  • Encefalopatía hepática.
  • Confusión mental.
  • Coma.
  • Retención de líquidos abdominales (ascitis) e infección del líquido (peritonitis bacteriana).
  • Sepsis.
  • Cáncer hepático (carcinoma hepatocelular).
  • Insuficiencia renal (síndrome hepatorrenal).

El tratamiento en esta etapa y con adherencia adecuada a las recomendaciones de su médico puede llevar a una mejoría de los síntomas, con lo que el paciente puede llevar una vida y actividades normales.

Cuando la cirrosis no es descubierta a tiempo, el pronóstico puede ser menos favorable con respecto a tener una mejoría y las complicaciones como la ascitis y la hemorragia son más frecuentes.

  • Evite el uso de bebidas alcohólicas. El alcohol destruye las células del hígado.
  • El grado de regeneración de las células del hígado varia de persona a persona. Un daño previo al hígado por virus desconocidos o sustancias químicas pueden afectar el proceso de regeneración.
  • Tome precauciones al usar productos químicos.
  • El hígado tiene que procesar mucho compuestos químicos que no existían en el pasado. Se necesitan más investigaciones para determinar el efecto de estos compuestos.
  • Cuando use productos químicos en su trabajo, al limpiar su casa o al trabajar en el jardín tome las siguientes precauciones:
    • Asegúrese de que haya buena ventilación.
    • Use el producto siguiendo las instrucciones.
    • Nunca mezcle substancias químicas.
    • Evite el contacto de estas substancias con su piel, pues se pueden absorber a través de ella y lávese prontamente si esto ocurre.
    • Evite inhalar substancias químicas.
    • Use ropa que lo proteja.
  • Busque ayuda médica.
  • Manténgase bajo cuidado médico si desarrolla una hepatitis viral hasta que su mejoría esté asegurada.
  • El hígado es un órgano grande, con gran reserva funcional, capaz de seguir desempeñando sus funciones vitales aunque esté dañado. También tiene la capacidad de repararse a sí mismo en cierto grado. Las células que mueren pueden se reemplazadas por otras nuevas. Si la causa de la cirrosis puede ser eliminada, estos factores ayudan a tener cierta mejoría y a desempeñar una vida normal.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Con un simple análisis de sangre es posible conocer el nivel de transaminasas | Muyenforma.com

Una de las pruebas más frecuentes en laboratorio que los médicos solicitan para valorar la función del hígado son las transaminasas, también llamadas aminotransferasas. De hecho, la alteración de las transaminasas es un problema frecuente que suele detectarse de manera casual o accidental en una analítica de sangre en pacientes que no presentan síntomas de enfermedad hepática o biliar. En la mayoría de casos, las personas afectadas desconocen que tienen las transaminasas elevadas hasta que no se realizan chequeos, revisiones médicas rutinarias, estudios preoperatorios, donaciones sanguíneas…

Las transaminasas son enzimas que desempeñan una función metabólica en el interior de las células, de ahí que estén presentes en el hígado, en los tejidos de muchos otros órganos y, en menor proporción, en los glóbulos rojos y los músculos estriados. Básicamente, la concentración de transaminasas en la sangre refleja la actividad del hígado y del corazón, por lo que, junto a otros indicadores, se utilizan en clínica para confirmar el diagnóstico de infarto agudo de miocardio, enfermedades hepáticas o musculares.

Contar con niveles altos de transaminasas no siempre indica que exista una anomalía, puesto que es necesario realizar pruebas o análisis complementarios que permitan evaluar la actividad hepática. Por lo tanto, el médico confirmará el diagnóstico confrontando los resultados del análisis de sangre –y de otras pruebas– con la anamnesis o entrevista al paciente. Ciertos fármacos, tales como los anticonceptivos orales y antiepilépticos, pueden alterar los niveles de transaminasas.

La elevación de las transaminasas obedece a distintas causas, las cuales podemos diferenciar en dos grupos de acuerdo a si están o no directamente relacionadas con el hígado: causas hepáticas y causas extrahepáticas. Las primeras hacen referencia al consumo excesivo de alcohol, hepatitis vírica, hígado graso, enfermedad de Wilson, etc., mientras que el segundo grupo abarca la enfermedad celiaca, las miopatías, el ejercicio intenso o los esfuerzos musculares, obstrucciones graves de las vías biliares… En ocasiones, el aumento de las transaminasas permite detectar precozmente alteraciones en órganos como el riñón, el intestino y la glándula tiroides.

finasteride hace crecer el pelo

Una micosis es una enfermedad causada por hongos microscópicos, habitualmente en la piel. La piel, boca, intestino y órganos sexuales tienen normalmente hongos y levaduras de forma natural. Cuando hay una proliferación exagerada de hongos.

La miopía es un defecto de la visión que implica una dificultad para ver de lejos. Es un trastorno de refracción, puesto que se produce una convergencia de los rayos de luz por delante de la retina, en lugar de hacerlo justo sobre ella. Los.

La neumonía es una infección de una zona del pulmón provocada por bacterias (habitualmente el neumococo) o virus. Los bronquiolos y los alveolos del pulmón se taponan con un exudado. La zona infectada se inflama, perdiendo su función. Suele.

lo El orzuelo es una inflamación de una glándula de la base de la pestaña. Tiene forma de forúnculo y está causado por una infección bacteriana (estafilococo) que se desarrolla con rapidez. Síntomas: La inflamación es dolorosa y sensible. Está.

is La osteomielitis es una infección de un hueso. Puede ser aguda o crónica. La osteomielitis aguda puede ser debida a un traumatismo que deja el hueso expuesto a gérmenes del exterior, que provocan una infección. También puede ocurrir que una.

La osteoporosis es una pérdida de tejido óseo. Provoca que los huesos se hagan más quebradizos y tengan más probabilidad de sufrir una fractura. Es una enfermedad ligada a la vejez, y sobre todo la sufren las mujeres después de la.

La otitis es la infección del oído. Mas frecuente en niños, sobre todo después de un resfriado, suele curar sin problemas con el tratamiento adecuado. Hay varios tipos de otitis: 1.- Otitis externa. Se inflama el conducto que conecta el.

is La peritonitis es una infección aguda del peritoneo (membrana que rodea la pared del abdomen y los órganos abdominales). Lo más frecuente es que la peritonitis sea un efecto secundario a otra afección, como la perforación de alguna de las.

is La poliomielitis es una enfermedad infecciosa provocada por un virus, que puede provocar parálisis y problemas de desarrollo muscular cuando se extiende al sistema nervioso central. Afecta principalmente a niños. El virus se excreta con las.

B ¿Qué es la hepatitis B? La hepatitis B es una enfermedad que afecta la hígado. Cuando una persona adulta se contagia con este virus, la infección puede evolucionar de dos maneras distintas: 1.) En la mayoría de los casos el organismo.

is ¿Qué es la tuberculosis? La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por un germen, el bacilo de Koch. Afecta sobre todo a los pulmones, pero puede atacar a todo el cuerpo. ¿Cómo se contagia la tuberculosis? El principal foco de.

Se llama presbiacusia a la pérdida gradual de la audición conforme se va envejeciendo. Afecta alrededor del 30 o 35% de las personas mayores de edades entre 65 y 75 años. Este porcentaje de afectados sube hasta el 40 o 50% de los ancianos de.

La presbicia o presbiopía es una dificultad progresiva para enfocar los objetos cercanos. Es un trastorno natural que se da con la edad a partir de los 40 años. Se corrige llevando gafas apropiadas. En el ojo hay un componente llamado.

ma El glaucoma es una enfermedad que consiste en la progresiva lesión del nervio óptico y la pérdida gradual de la visión. Se produce por una presión intraocular alta que puede llegar a causar lesiones irreversibles. En un inicio el glaucoma no.

ictus Un ictus es un accidente cerebro vascular. Ante un ictus es vital acudir rápidamente al hospital. Para ello hay que conocer los posibles síntomas que pueden aparecer: 1.- Se produce una brusca pérdida de fuerza en la cara, brazo o.

La caries es una afección de los dientes que se produce por la acción metabólica de las bacterias que hay en la placa dental. Estas bacterias son los lactobacilos, los actinomicetos y los estreptococos mutans. Estas bacterias producen ácidos.

is La prostatitis es una inflamación de la glándula prostática. Se da preferentemente en hombres de mediana y avanzada edad. Origen: Puede ser de tipo crónico o de tipo agudo. 1.- La prostatitis aguda es debida sobre todo a una infección.

a? La alergia es una reacción exagerada de nuestro cuerpo ante ciertas sustancias externas. Cuando se padece alergia es porque nuestro sistema inmunológico reacciona con excesiva sensibilidad ante partículas o sustancias que identifica como.

a? La epidemiología es la especialidad que trata sobre el control de las enfermedades y su repercusión en la sociedad. Estudia las enfermedades en su frecuencia, distribución, determinantes, factores de riesgo y prevalencia. Con todo ello se.

a? La fibrosis quística es una enfermedad genética hereditaria. Es autosómica recesiva, es decir, hace falta que el gen defectuoso lo lleven tanto el padre como la madre. Afecta a las glándulas de secreción externa: las sudoríparas, bronquiales.

Un mioma es un tumor benigno de un músculo. Puede originarse en un músculo liso (leiomioma) o en un músculo estriado (rabdomioma). En las mujeres el mioma pude aparecer en la musculatura uterina (mioma uterino). Si es de gran tamaño o.

El período ventana es el período de tiempo que va desde la infección de un virus hasta que se detecta la presencia de anticuerpos asociados al virus. Durante el período ventana la cantidad de anticuerpos que fabrica el cuerpo son insuficientes.

Un quiste es una cavidad cerrada o bolsa en un tejido del cuerpo que está llena de aire, líquido, pus u otra sustancia. Los quistes pueden formarse en cualquier tejido del cuerpo. Son más frecuentes en la piel, cuando se forman a causa de.

El raquitismo es una enfermedad infantil que afecta al esqueleto y que se debe a una falta de vitamina D, calcio y fósforo. Los huesos no adquieren su estructura y dureza normal porque la falta de vitamina D impide que se deposite en ellos.

béola La rubéola es una infección vírica infantil generalmente no grave pero sí muy contagiosa. Síntomas: En niños pueden ser muy leves o no aparecer. Son fiebre ligera, tumefacción de ganglios linfáticos y erupción de color rosado. La.

mpión El sarampión es una enfermedad infecciosa infantil que produce epidemias cada 2 o 3 años, en invierno y primavera. No es una enfermedad grave. Además, existe una vacuna que da protección para toda la vida. Síntomas: Fiebre alta.

SIDA significa "Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida", en inglés AIDS. El SIDA está causado por la infección del virus VIH, que ataca a los linfocitos T CD4, un tipo de células del sistema inmunológico, de tal manera que con el tiempo.

filis La sífilis es una ETS bacteriana (enfermedad de transmisión sexual) que fue muy grave en siglos anteriores, pero que ahora tiene un tratamiento eficaz mediante antibióticos. La enfermedad tiene un periodo de incubación de 2 a 6.

wn El síndrome de Down o trisomía 21 es una anomalía genética que consiste en que hay tres cromosomas 21 en lugar de haber los dos normales. Afecta a un niño de cada 700, pero la probabilidad aumenta mucho cuando la madre es mayor de 35 años (1.

- La piel se vuelve dura y pálida - Aparecen parches blancos en la piel - La zona afectada se vuelve insensible - Después de calentarla, la parte afectada de congelación se vuelve roja y dolorosa. Es muy importante que en ningún caso se sumerja.

ebral Hay varios síntomas que pueden indicar que la columna vertebral sufre una subluxación o interferencia nerviosa. Según la Asociación Pro-Quiropráctica Española son los siguientes: - Tener una parte de la cadera más alta - Tener una.

I Hay que estar atentos a los siguientes síntomas, sobre todo si se tienen antecedentes familiares de haber padecido diabetes, ya que existe cierto componente hereditario: 1.- Tener sed repetidamente a lo largo del día 2.- Haber adelgazado.

La sinusitis es una inflamación y/o infección de una o varias de las cavidades (senos) que hay en los huesos de la cara y que están comunicados con la nariz. En la cara hay los senos maxilares, situados debajo de las órbitas de los ojos.

La tendinitis es la inflamación de un tendón. Se produce un dolor insidioso que restringe la movilidad de la articulación afectada, ya que el dolor puede llegar a ser intenso. Habitualmente es debida a un exceso de sobrecarga, a causa de un.

La tenia es un gusano plano segmentado que vive en el intestino delgado y grueso de la persona o animal hospedador. Este parásito intestinal se llama también "solitaria" porque es hermafrodita y puede completar su ciclo de reproducción sin.

tanos El tétanos es una infección aguda del sistema nervioso debida a la bacteria 'Clostridium tetani'. Es una enfermedad grave porque puede ser mortal o dejar secuelas en los músculos y articulaciones. La infección se produce por el.

Se llama tifus a un conjunto de infecciones causadas por bacterias del género 'rickettsia'. Existen varias formas, según la especie de Rickettsia que infecte. Entre ellas, el tifus exantemático (el clásico o epidémico) es una grave forma.

para que sirve la finasteride de 5mg

Aparte de hacer ejercicio regular y controlado, es poco lo que el paciente puede hacer para modificar la evolución de su enfermedad hepática. Muchos enfermos con CBP pueden comprobar que no toleran en absoluto el alcohol. Otros, con formas más leves de la enfermedad, pueden beber cantidades moderadas sin peligro, pero deben consultar siempre con su médico. En ocasiones, lo mismo que ocurre en otras enfermedades hepáticas, los enfermos observan que los alimentos grasos, como los pasteles o los fritos, les producen náuseas. En tal caso, deben suprimirlos de su alimentación.

Lo más habitual es que la CBP evolucione lentamente y en la actualidad, el diagnóstico se realiza en fases iniciales en muchos enfermos. Una pequeña proporción de pacientes sufre complicaciones graves, secundarias de la insuficiencia hepática, y algunos de ellos acaban necesitando un trasplante de hígado. Sin embargo, para la mayoría de los enfermos el pronóstico es relativamente bueno. Muchos terminan falleciendo por causas totalmente independientes de su enfermedad hepática. Se puede alcanzar una supervivencia normal, dado que la enfermedad suele diagnosticarse en edad madura, pero en casi la mitad de los enfermos la CBP acabará siendo la causa de la muerte.

Hace unos 15 años, se creía que los enfermos de CBP estaban predispuestos a sufrir tumores malignos, especialmente cáncer de mama. Estudios más recientes han revelado que probablemente la CBP no incrementa el riesgo de padecer la mayoría de los tumores cancerosos. El cáncer primario de hígado podría ser algo más frecuente en la CBP. Sin embargo, este riesgo se limitaría a pacientes varones con enfermedad en estadio IV, que representan tan sólo una pequeña proporción del total de enfermos. En algunos centros, se realizan controles periódicos de los enfermos varones con CBP, con el fin de detectar y tratar precozmente este tumor.

Mensajes: 579
De:Buenos Aires, Argentina
Registrado: Ago 2002

Introducción
La Distomatosis (o Fasciolasis) es una enfermedad interna causada por parásitos del género Fasciola, que puede afectar a cualquier mamífero y ocasionalmente al Hombre (zoonosis), pero es en los rumiantes donde cobra mayor importancia. El agente causal de esta enfermedad es un trematode (verme chato) que se ubica en los canalículos biliares del hígado del hospedador. Esta afección es causa de decomisos de hígados en frigoríficos y de bajas en el potencial productivo de los animales afectados.

El género Fasciola acarrea graves pérdidas económicas al incidir sobre animales productivos como bovinos, ovinos y caprinos. Se ha estimado que en el mundo hay mas de 550 millones de estos animales expuestos a sufrir de Distomatosis.


Etiología
Taxonómicamente se clasifica al agente causal de la Distomatosis de la siguiente manera:
Phylum: Platyhelminthes
Clase: Trematoda
Orden: Digenea
Familia: Fasciolidae
Género: Fasciola
Especie: Fasciola hepatica y Fasciola gigantica

(Siendo la segunda más grande y de áreas tropicales, mientras que la F.hepatica es más chica y de áreas con condiciones climáticas templadas. En América la única que existe de estas dos especies es F. hepatica). El género Fasciola es de distribución mundial.

Vulgarmente se denomina a la F. hepatica con los siguientes nombres: Duela, Zaguaipé, Distoma el hígado, Alicuyá, Jallo Jallo, Callutaca.

Generalidades
Este parásito es de cuerpo aplanado de aspecto foliáceo, de color marrón a gris, llega a alcanzar un tamaño de adulto de 5 cm de largo. En la parte anterior posee una ventosa oral conteniendo en su centro el orificio bucal.
El cuerpo está recubierto por espinas dirigidas hacia atrás. La ventosa ventral se encuentra cerca del extremo anterior sobre la superficie ventral. Entre ambas ventosas desemboca el poro genital.
Son hermafroditas.
Los huevos son compactos (sin cámara de aire), operculados, de 130-150 micras x 70 micras.

Ciclo biológico
El ciclo biológico es complejo e indirecto. O sea, para poder realizar el ciclo la F. hepatica necesita la presencia del hospedador intermediario, un caracol llamado Lymnaea viatrix. En dicho caracol se reproducen algunos de los estadios juveniles del trematode. Estos caracoles miden entre 0,5 y 1 cm, son de color pardo oscuro y el caparazón tiene de 2 a 5 espirales.

Por ser un ciclo biológico complejo se lo describe de la siguiente forma:

1) La cercaria, es el estadio con el cual el parásito abandona al hospedador intermediario (Limnaea viatrix). Bajo esta forma de vida alcanza los vegetales que se encuentran a las orillas de ríos, lagos, lagunas. Esto lo logra gracias a la movilidad que le otorga la cola que posee.
2) Una vez que alcanzó la vegetación acuática, la cercaria, pierde la cola y produce una membrana que la recubre, enquistándose sobre las plantas a la espera del hospedador. Este estadio nuevo se denomina metacercaria.
3) El hospedador definitivo ingiere la metacercaria al alimentarse las hojas. Una vez en el interior de éste, el tramatode alcanza el hígado y bajo un estadio de vida juvenil denominado Fasciola hepática joven se alimenta de parénquima hepático (histiófago) y así alcanza los canalículos biliares mayores. Una vez allí evoluciona a F. hepatica adulta.
4) Este último estadio tiene forma de hoja y es hematófaga (esto hace que en los animales afectados se presente una sintomatología anémica). Los parásitos, ya adultos, liberan los huevos a través de los canalículos biliares, así alcanzan el conducto colédoco y de ahí al intestino, para ser luego liberados al medio con las heces.
(F. hepatica es capaz de poner 20.000 huevos/día y para ello debe consumir gran cantidad de sangre del hospedador).
5) El embrión que se desarrolla dentro del huevo es un miracidio, que posee cilias con función locomotriz que le permiten alcanzar al caracol con facilidad y atravesarlo por su pie.
6) Dentro del caracol los estadíos del parásito se suceden de la siguiente manera: esporocisto, redia, redia hija, hasta alcanzar el estadio de cercaria que es con el cual puede abandonar al molusco. Lo notable del ciclo es que por cada miracidio exitoso en alcanzar al caracol salen de 400 a 1000 cercarias.

El período prepatente (desde la ingestión, hasta que la F. hepatica adulta está en condiciones de poner huevos), es de unas 10 semanas.

Patogenia
Los ovinos son más susceptibles que los bovinos, y los jóvenes siempre mucho más que los adultos al sufrir esta afección.
El bovino es la única especie que puede rechazar a la fasciola adulta. Las lesiones ocasionadas por los estadíos juveniles a medida que penetran el parénquima hepático buscando el conducto biliar, producen un daño relacionado al grado de la infestación.
La fasciola joven usa su cápsula bucal anterior, que produce potentes enzimas proteolíticas que van digiriendo el parénquima a medida que avanza. Produciéndose así hemorragias a veces severas. Los conductos que abre son cada vez más grandes a medida que maduran las fasciolas jóvenes. Este proceso lleva entre 40 y 50 días donde se dañan capilares y pequeños conductos biliares hasta alcanzar las vías biliares mayores.

Signos y síntomas
Existen tres formas de presentación de la Distomatosis: la aguda, la subaguda y la crónica. Dependiendo de la época del año y el clima pueden haber infestaciones masivas en bovinos y ovinos que luego de dos o tres semanas se puede manifestar como una fasciolosis aguda especialmente en animales jóvenes. Los animales muestran síntomas clínicos de fasciolosis como son la fiebre ligera, abatimiento, debilidad, aumento del volumen del hígado, con dolor y ascitis. Estos síntomas de aparición rápida, son acompañados de muerte de animales.

La forma subaguda es aquella donde la patogenia del proceso presenta unos síntomas clínicos compatibles con la permanencia de la infestación durante un largo periodo de tiempo, relacionados con las lesiones sufridas por el parénquima y con la presencia de parásitos adultos en los conductos biliares. Las muertes se producen meses más tarde que en el caso de la fasciolosis aguda. El examen clínico de los hospedadores permite observar la presencia de mucosas pálidas.

Los animales afectados empeoran su estado corporal, presentando todo el rebaño un aspecto homogéneo, aletargamiento, vellones ralos (en casos de ovinos) y bajos índices de desarrollo corporal.

En general los síntomas aparecen en los casos crónicos. Estos son: falta de peso, debilidad general, edema submandibular y palidez de mucosas. En casos de muerte las lesiones y las fasciolas son muy evidentes.

Como los signos clínicos de la Distomatosis son inespecíficos se necesita la confirmación del laboratorio o a través de una necropsia para arribar a un diagnóstico definitivo.


Diagnóstico
El conocimiento de la existencia del caracol en la zona y la correlación con la sintomatología antes descripta ayuda a un diagnóstico clínico más rápido.
El diagnóstico de certeza es la confirmación de la presencia de huevos en materia fecal por laboratorio. Los dos métodos que se detallan a continuación buscan concentrar los huevos para poder visualizarlos.
La técnica de sedimentación es sencilla y aprovecha el alto peso específico del huevo que sedimenta rápido (le falta cámara de aire como los tienen los huevos de nematodes gastrointestinales).
En el método de flotación usa soluciones de alta densidad como el sulfato de zinc o de magnesio pero requiere lectura rápida porque los huevos se afectan con facilidad.

Puede tratar de eliminarse el caracol, pero sólo es posible en campos donde existan pocas fuentes de agua. Se emplea sulfato de cobre, que puede colocarse en pequeñas bolsas de arpillera, para que su liberación sea lenta dentro del flujo de agua.

A continuación se presenta un cuadro con el espectro antiparasitario de los principales fasciolicidas:

¿Qué es la enfermedad celíaca?

La enfermedad celíaca es una intolerancia del niño o adulto al gluten y más concretamente a una de sus fracciones proteicas o componentes, llamada gliadina (cuando comen alimentos que contienen esta sustancia se produce daño en el intestino). El gluten forma parte de las proteínas del trigo. Estos pacientes tienen también intolerancia, aunque en menor grado, a otras proteínas contenidas en otros cereales como: centeno, cebada y avena.

¿Qué características tiene esta intolerancia?

Se trata de una intolerancia permanente, es decir, se mantiene durante toda la vida.

Aparece en personas que tienen predisposición genética a padecerla. Se sabe que la enfermedad celíaca aparece con más frecuencia entre miembros de la misma familia. Además, los enfermos pertenecen con frecuencia a un mismo "grupo" genético, especialmente a un tipo de genes que forman parte de un sistema genético conocido como complejo mayor de histocompatibilidad HLA de clase II.

Esta intolerancia produce una lesión característica de la mucosa intestinal o capa que recubre el intestino: se produce una atrofia de las vellosidades del intestino, o destrucción en mayor o menor grado de las zonas del intestino donde tiene lugar la absorción de los alimentos. La característica que define a esta atrofia es que es reversible, es decir que el intestino se normaliza, cuando se inicia la dieta sin gluten.

¿Cuál es la causa de la intolerancia al gluten?

La causa por la que se produce esta intolerancia es desconocida. Aunque se intenta explicar de varias formas, la más aceptada en la actualidad, es que existe una alteración en la respuesta inmunitaria o de "defensa " del paciente celíaco.

El sistema de defensa de los enfermos reconocería como "extraño" o no perteneciente al organismo, al gluten, y produciría anticuerpos o "defensas" contra el mismo. Estos anticuerpos producirían la lesión del intestino con destrucción o atrofia de su mucosa (capa interior del intestino), produciéndose una alteración de la digestión, absorción de los alimentos, con la consiguiente pérdida de los mismos, que explican los síntomas digestivos de estos enfermos.

Estos anticuerpos podrían actuar contra otros órganos o sistemas explicando otros síntomas que pueden aparecer en la enfermedad celíaca.

La ictericia es una enfermedad que no deja lugar a dudas de que el hígado está funcionando incorrectamente.

Cuando esta enfermedad está presente, el color de la piel cambia a amarillo y la parte blanca de los ojos también puede adquirir una tonalidad amarillenta.

La insuficiencia hepática debe ser tratada tan pronto como se conozca de su padecimiento para evitar complicaciones.

El tratamiento dependerá de la causa que lo produjo y incluso de los síntomas presentados.

Lo más importante es que sigas al pie de la letra las recomendaciones de tu médico.

Imagen principal cortesía de © wikiHow.com

5 alimentos recomendados para prevenir la osteoartritis

5 prácticas buenas para la salud del rostro

Puede ser espontánea o secundaria

Es una inflamación del tejido que recubre la pared interna del abdomen (peritoneo)
y la mayoría de los órganos abdominales; causada por la acumulación de fluidos corporales, sangre o pus en el abdomen.

Hay dos tipos de peritonitis:

  1. Peritonitis espontánea
  2. Peritonitis secundaria

    En general es causada por una acumulación de líquido en la cavidad peritoneal que suele ocurrir como consecuencia de una enfermedad hepática o renal grave.

    Los riesgos para la enfermedad hepática incluyen: Consumo excesivo de alcohol, hepatitis B o C y otras enfermedades que llevan a la cirrosis.

    Este tipo de peritonitis también se presenta en pacientes que reciben diálisis peritoneal por insuficiencia renal.

    También puede presentarse como consecuencia de una infección, inflamación o lesión de los intestinos como ser diverticulitis o apendicitis.

    El tratamiento depende de la causa:

    • Cuando la causa de la peritonitis es un cuerpo extraño como un catéter de los utilizados para la diálisis peritoneal, la cirugía puede ser el tratamiento adecuado
    • Cuando hay deshidratación puede ser necesaria la terapia intravenosa
    • En casos de peritonitis espontánea causada con enfermedad ranal o hepática, la administración de antibióticos puede ayudar a controlar la infección

    El pronóstico en general es favorable, pero la enfermedad hepática o renal puede complicar la recuperación.

    Se trata de una peritonitis secundaria porque es consecuencia de otra afección, generalmente a la diseminación de una infección desde el tubo digestivo.

    • Las bacterias pueden ingresar al peritoneo por una perforación en el tubo digestivo. Este orificio puede ser consecuencia de un apéndice perforado, un color perforado, una úlcera estomacal, una lesión o una herida por arma blanca o arma de fuego
    • También puede ser causada cuando la bilis o los químicos que son segregados por el páncreas, se filtran hacia el revestimiento de la cavidad abdominal
    • La inflamación de la cavidad peritoneal causada por bacterias puede provocar infección del torrente sanguíneo
    • Los contaminantes extraños como por ejemplo un catéter usado para la diálisis peritoneal o una sonda de alimentación que penetra en la cavidad peritoneal, puede también causar peritonitis secundaria
    • La peritonitis secundaria puede afectar a bebés prematuros con enterocolitis necrosante

    En general la cirugía es necesaria para eliminar fuentes de infección como un apéndice inflamado, un intestino infectado o un absceso.

    • Líquidos por vía intravenosa
    • Antibióticos
    • Sonda onda nasogástrica
    • Analgésicos

    El pronóstico depende de la causa de la peritonitis, de la duración de los síntomas previo al tratamiento y del estado de salud general del paciente. Las expectativas pueden variar desde la completa recuperación hasta una infección abrumadora y hasta la muerte.

    ¿QUÉ ES EL HÍGADO GRASO?: Concepto general

    El término hígado graso se refiere a una amplia gama de alteraciones del hígado. La alteración fundamental es la acumulación excesiva de grasa en las células del hígado. Lo mas corriente es que se deba al consumo de alcohol. Sin embargo, en los últimos años se ha reconocido que una gran parte de los pacientes con hígado graso no beben. Por lo tanto, se ha acuñado entonces el término hígado graso no alcohólico (HGNA). El término "no alcohólico/a" se utiliza porque el HGNA y la esteato hepatitis no alcohólica (EHNA), determinan alteraciones del hígado en muchos aspectos similares a las que se pueden ver en personas que beben alcohol en forma excesiva aunque ocurren en los individuos que no consumen alcohol o lo hacen en cantidades mínimas. En esta sección se entregan los datos fundamentales sobre el HGNA aunque muchos de ellos son aplicables para el hígado graso producido por el consumo exagerado de alcohol.

    En una primera fase de la enfermedad ocurre la acumulación de grasa sin producir inflamación en el tejido hepático (no hay inflamación ni daños significativos del órgano). A ello se le llama hígado graso simple (también se usa el término esteatosis hepática). La presencia de grasa cambia en forma muy importante el aspecto (Figura 1) y la función del hígado, pudiendo ocasionar inflamación hepática. Cuando esta ocurre se da lugar a la llamada esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). La trascendencia de la EHNA radica en su potencial progresión hacia la cirrosis hepática, considerada una etapa avanzada de la enfermedad.

    ¿CUÁL ES EL ESPECTRO DEL HGNA?

    El espectro de alteraciones propias del hígado graso no alcohólico (HGNA) comienza con el hígado graso simple, considerada la anormalidad inicial en el HGNA. El hígado graso simple implica la sola acumulación de grasa en las células del hígado sin la presencia de inflamación o cicatrices en el órgano (fenómeno también llamado fibrosis hepática). La grasa se acumula en gotas dentro de las células del hígado y se compone principalmente de un tipo particular de grasa llamada triglicéridos. El hígado graso simple es una condición (benigna) e inofensiva, que significa que por sí mismo, no causa ningún daño significativo del hígado. La etapa siguiente en grado de severidad en el espectro del HGNA es la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA ). Afortunadamente, solamente una fracción pequeña de los pacientes con hígado graso simple desarrollará EHNA. Según lo mencionado, la EHNA implica la acumulación de la grasa en las células del hígado así como la presencia de inflamación del hígado. Las células inflamatorias pueden dañar o destruir las células del hígado (necrosis hepatocelular). La evidencia disponible sugiere que la EHNA, en contraste con el hígado graso simple, no es una condición inofensiva. Esto significa que la EHNA puede conducir en última instancia a que ocurran cicatrices en del hígado (que resultan de la muerte de las células de este órgano) y se progrese entonces a una fase avanzada e irreversible en la que el hígado tiene extensas cicatrices, se endurece y no puede funcionar normalmente. Ello corresponde a la cirrosis. La cirrosis causada por la EHNA es la última y más severa etapa en el espectro de HGNA. La cirrosis puede dar origen a complicaciones graves que incluyen el cáncer hepático y pueden determinar la necesidad de un trasplante. Aun no se conoce con exactitud la dinámica de progresión desde HGNA simple a EHNA y de EHNA a cirrosis. Sin embargo, individuos que desarrollan cualquiera de las tres etapas del HGNA (hígado graso simple, EHNA, o cirrosis, Figura 2) poseen factores de riesgo comunes.

    ¿CUAL ES LA CAUSA DEL HGNA?

    La causa fundamental del HGNA parece ser la llamada resistencia insulínica. Esto significa que el organismo no maneja apropiadamente el azúcar que se consume en la dieta. Ello produce un exceso de azúcar en la sangre similar, pero menos marcado, a lo que ocurre en la diabetes. El Hígado y el páncreas detectan el exceso de azúcar en la sangre lo que produce un aumento de la insulina y finalmente acumulación de grasa en el hígado. El hígado acumula el exceso de azúcar en forma de grasa pues esta es la forma de almacenar energía cuando hay exceso de ella.

    ¿CUALES SON LOS FACTORES DE RIESGO PARA EL HGNA?

finasteride y minoxidil efectos secundarios

1 ó 2 Umeboshi a la semana nutre el hígado gracias a su sabor ácido. Esta ciruela actúa como emulsionante de las grasas pesadas que le sobrecargan y favorece la digestión de las proteínas. Además tiene un gran efecto alcalinizante.

Una cucharada de picles al día depura el cuerpo, especialmente los intestinos, ya que aporta enzimas para un correcto funcionamiento de la flora intestinal.

Es bueno tener en cuenta el índice de histamina que estamos consumiendo. El exceso de histamina en el cuerpo es responsable muchas veces de estos cuadros alérgicos.

Si no hemos estado a tiempo de hacer una dieta depurativa preventiva y la alimentación rica en depurativos se nos hace corta, la suplementación natural nos puede ayudar aliviar muy bien ciertos síntomas propios de la alergia, la astenia o la bajada de defensas de la primavera.

El DHA (que activa la producción de prostaglandinas y eicosanoides), tiene un efecto antiinflamatorio ante las alergias primaverales. Además, ayuda a subir nuestro estado de ánimo. Por otro lado, lo mejor que podemos hacer ante la astenia primaveral aparte de nutrirnos mejor, es salir más al aire libre, practicar más ejercicio físico y entablar más contacto social.

Artículo escrito por la nutricionista Neus Elcacho

Aorta abdominal: palpitaciones en el abdomen. Dolor abdominal pulsante.

Diferencia quistes de tumores

Diferencia calcificaciones de alteraciones vasculares

Detecta problemas vasculares

Incluye Postproceso en Color del tejido

Dieta blanda la noche anterior al examen

Venir en Ayunas, excepto por 1 litro de agua que debe ingerir 10 minutos antes del examen, y no orinar desde ese momento

Aplicar un enema evacuador travad (o similar) intra rectal (NO ORAL) de un (1) litro tres (3) horas antes de la cita. Retenerlo 15 minutos y evacuar.

No colocarse talcos ni perfumes en el cuerpo, excepto desodorante en las axilas.

Rasurar la zona genital con tijeras (no tiene que ser a ras)

consulta gratis sobre ABDOMEN

TELEFONOS 571-2487018 y 57-3102536047
CL 73 10-10 OF 404 - BOGOTA, COLOMBIA

Lunes a Viernes no festivos, 7:30 a 17:30 EST

Antibióticos
Los antibióticos tanto en polvo como en inyectable (en casos extremos de no poder salvar al animal), solo se tienen que usar como último remedio, ya que afectan a la flora intestinal. Para ello una vez tratado el pájaro, administraremos probióticos, existen varios en el mercado (Prolyte, etc.), durante una semana y complejo B. Siempre se debería administrar antibióticos una vez efectuado un antibiograma para estar seguros de que realmente padece una infección bacteriana, lamentablemente muchos pájaros fallecen por ser mas costoso tratar al animal en un buen veterinario que reponerlo por otro, esta errónea idea del "secretismo" pajarero en cuanto a los medicamentos ha hecho que muchos mueran por no existir historiales amplios de enfermedades cotidianas que muchas veces se tratan de oído (este me ha dicho, el otro me ha aconsejado etc.).

quiero saber sobre engfermedades en los oidos de las aves.muy bueno este espacio

hola: quisiera información sobre una enfermedad de un pájaro silvestre que encontre de pichón y que ya tenía una pequeña deformación en el pico, en la parte interna, como un granito con una punta y que luego le aparecieron de forma simétrica en las alas en la articulación media, y como consecuencia no tiene plumas o nacen como canutos rígidos. Se alimenta bien pero no come solo y no logra ponerse de pie, tiende a mover constantemente las alas y no sé qué hacer. graciasaurora

hola al mio le pasa igual pero lo encontré ayer pero también tiene tumores

hola me llamo sandra, hace cuatro dias me encontre un pichon pero no se que clase de ave es, lo he tenido en una canasta con un nido siempre mantiene calientico pero hoy cuando nlo alimentaba me di cuenta que tiene una bolsa de aire bajo su ala izquierda le abarca la parte superior del musloi y debajo del nacimiento de su alita, podrian decdirme de que se trata porque no se que hacer, el pichoncito todavia no camina bien no come solo entonces no sabria decir si tiene algun sintoma. gracias

Hola, pudiste tener respuesta a tu pregunta…tengo una torcaza con el mismo sintoma, la rescate, parecia haber sido atacada. si sabes algo te lo agradecería

un amigo le puso a my cotorro 4 miligramos de penicilina y ala media hora se dio bueltas y se murio seria demasiada medisina?

Hola, es la rotura de un saco aereo, generalmente por un trauma, Hay que picharlo suavemente y vaciarlo. Aca pueden guiarte: https://www.facebook.com/refugio.de.aves.pajaros.caidos/?fref=ts

estoy bien preocupada he leido todo esto y estoy realmente preocupada., tengo 2 canarios uno ke tiene 3 años y ya no canta nadita pero bien platicador le hablo y mecontesta jaja se llama anilo. y me avisa cuando hay peligro. ke anda algun gato su forma de comunicarse es diferente. y el otro tengo pokito con el me lo regalaron el dia de la amistad., cantaba hermoso pero de repente dejo de cantar. y tengo un cadernal rojo. tambien estaba muy sano de pronto. dejo de cantar y ahora va de mal en peor tiene una enfermedad en los ojos., parece una tela blanca y no se trepa al palo siempre esta. abjo en el suelo de la jaula y tiene una rara enfermedad ke parece ke no ve?? y lo pior eske no tengo dinero para llevarlo alveterinario y tengo miedo ke se mueran. me gustan mucho las aves., tengo 3 cotorros australianos y esos estan en perfectas condiciones. no se si llevarlo pronto o esperarme asta el fin de semana para llevarlo a consultar. no kiero ke se muera el cadernal. y creo ke dinero tendre asta el fin de semana. bueno gracias por este espacio. la verdad no sabia ke las aves pudieran enfermarse mas ke un humano., me asuste al leer de todo lo ke pueden enfrmar…,, si ke es una responsabilidad enorme tener aves… gracias y estoy ala orden ….atte.. Lu……!!

LES AGRADEZCO SI ME ORIENTAN, MI CENZONTLE DE REPENTE COMO SI NO VE, LE TENGO TODO EN PERFECTA LIMPIEZA, LE DOY A DIARIO MANZANA Y PLATANO MANZANO CON CRECIMIENTO Y HOY COMO QUE NO VE ¡¡ AYUDNME X FAVOR MI CORREO ES _____ tova5860@hotmail.com gracias x su ayuda

De existir várices grandes o con signos de riesgo debe iniciarse un tratamiento que prevenga esta complicación, lo que se puede hacer o con un fármaco que hay que tomar diariamente, o con un procedimiento endoscopico de sellado de las várices (ligadura elástica).

El hígado es el órgano más grande del cuerpo después de la piel (si a esta la consideramos un órgano). Pesa entre un 1,5 y 2 kg en el hombre y algo menos en la mujer.

En los niños recién nacidos el hígado pesa unos 150 g, y es mayor en proporción con el tamaño total del cuerpo.

El hígado está localizado en el cuarto superior derecho del abdomen, debajo del diafragma, y tiene dos lóbulos principales, el derecho y el izquierdo que es más pequeño y que cruza la línea de demarcación y se apoya sobre el estómago.

Estos dos lóbulos se dividen en lóbulos menores, en los que hay pequeños vasos sanguíneos que desembocan en la vena hepática. Esta vena lleva la sangre a la vena cava inferior, vena que conduce la sangre a la mitad inferior del cuerpo. Además el hígado posee un canal para recoger la bilis que se origina, y sale del lóbulo en dirección opuesta.

El hígado tiene numerosas funciones, y es el mayor procesador químico del organismo. Es el órgano que debe tratar las sustancias tóxicas tanto internas como externas del organismo.

Además de estas funciones se ocupa de la descomposición de elementos químicos complejos; otra de su función es la de síntesis de moléculas proteicas. El hígado es un depurador de las toxinas del organismo, desactivando hormonas y drogas. Las células de Kupffer del hígado limpian al organismo de organismos infecciosos que vienen del abdomen.

Antes de nacer un bebé, y algunas semanas después del nacimiento, el hígado forma glóbulos rojos y blancos. Incluso si un adulto tiene problemas con la producción de sangre, el hígado puede volver a recuperar su antigua función de formador de sangre.

Cuando una persona produce o consume sustancias tóxicas endógenas o exógenas, el hígado es el encargado de modificar esas sustancias biológicamente activas para que pierdan su efecto biológico. En otras palabras el hígado es el órgano detoxificador por excelencia. Un ejemplo de esto lo tenemos en el alcohol. El alcohol tiene que se detoxificado en el hígado. Esto explica porqué el consumo excesivo de alcohol daña las células del hígado.

Un ejemplo de lo que puede ocurrir cuando el hígado enferma lo tenemos en el aumento de hormonas como la aldosterona y estrógeno. Si el hígado está enfermo ya no puede neutralizar correctamente estas hormonas. La aldosterona tiene la función de mantener el correcto nivel de sal y de líquidos en el organismo. Cuando se produce una enfermedad hepática, aumenta la actividad de la aldosterona y provoca la hinchazón de los tejidos y la retención de agua.

Por otra parte, el exceso de estrógeno (hormona femenina) lleva al desarrollo de rasgos femeninos en hombres con enfermedades hepáticas, como por ejemplo la ginecomastia (desarrollo del tejido del pecho).

En el caso de los medicamentos también hay que tener un especial cuidado cuando el hígado está enfermo, ya que no tiene la suficiente capacidad para detoxificar la toxicidad que produce en el organismo ciertos fármacos.

Tarde o temprano los elementos nutritivos que el cuerpo recibe gracias a la alimentación y digestión pasan por el hígado. De la glucosa absorbida por el intestino el hígado fabrica glucógeno, y si hay un exceso de glucosa se transporta a las células adiposas del cuerpo para que se acumule como grasa. Por otra parte, la grasa que viene de los intestinos al hígado se utiliza con diversos fines; uno de estos la fabricación de colesterol, necesario para la elaboración de hormonas.

El hígado se encarga de elaborar un buen número de proteínas. Pero el hígado hace más que elaborar proteínas de los aminoácidos que proceden del intestino, también descompone los aminoácidos no deseados y los transforma en otros que el organismo más tarde si pueda necesitar.

Sabemos que lo que diferencia a las proteínas de los hidratos de carbono y de las grasas es que las proteínas en su composición contienen nitrógeno. Como el hígado tiene esta función de elaborar proteínas a través de los aminoácidos que le llegan del intestino, en este proceso se forma nitrógeno libre en forma tóxica, amoniaco. Pues bien, el hígado lo transforma en urea para después llevarlo a la corriente sanguínea donde los riñones terminarán de filtrarlo y eliminarlo.

En este brevísimo repaso de algunas funciones del hígado notamos la importancia de este órgano vital para nuestra salud. Para su correcto funcionamiento es preciso que la estructura básica del hígado no esté alterada, de modo que los hepatocitos cumplan correctamente su función.

Al hígado le da igual que tipo de alcohol se consuma, sea cerveza, vino o whisky. Metaboliza el 95% del alcohol que se ingiere.
La primera fase de enfermedad hepática por consumo de alcohol es el incremento de grasa en las células del hígado. El hígado graso tiene un aspecto grande y amarillo, pero gracias a que el hígado es un órgano con un gran poder de recuperación, si se deja de beber alcohol, el hígado puede volver a la normalidad.

Una segunda fase de enfermedad hepática por consumo de alcohol lo tenemos en la hepatitis alcohólica aguda. Por hepatitis se entiende la inflamación de las células hepáticas que puede llegar incluso a la muerte de estas células. Si se llega a esta fase el hígado es, por lo general, grande y blando. Entre los síntomas del paciente son: malestar, estado febril y a menudo se pone amarillo. En algunas ocasiones se puede desencadenar una encefalopatía hepática, es decir, el hígado falla por completo y aparece el coma.

La hepatitis alcohólica aguda puede llevar a una cirrosis hepática. Se puede llegar a esta situación sin que se presenten síntomas muy visibles, pero al final aparecerá el típico color amarillo de la piel causado por la ictericia, y las funciones del hígado empezarán a fallar.

Sabemos que el hígado tiene una gran capacidad de autocuración ante sus enfermedades, pero con la cirrosis hepática el problema se agudiza. La razón es que en la cirrosis hepática se forma por toda la estructura del hígado una fina red de tejido cicatrizal (fibrosis). Esta cicatrización fina divide las células del hígado en pequeñas islas o nódulos. Hemos señalado antes que es muy importante para la salud del hígado que se mantenga su estructura celular de forma regular, pero la fibrosis de la cirrosis provoca una interrupción permanente de esta estructura, la cual provoca la pérdida de la función del hígado.

Cuando se presenta una cirrosis hepática suele aparecer una complicación común: aumento de la presión de la vena porta. Los nódulos del hígado obstruyen los afluentes de la vena hepática e incrementan la resistencia al fluido sanguíneo, y por tanto elevan la presión de la vena porta.

Debido a esta hipertensión portal la sangre no fluye por el hígado de forma normal, de manera que la sangre se abre otros caminos para conseguir que la sangre de los intestinos vuelva al corazón por otras vías. Esto provoca toda una cascada de problemas. Estas venas agrandadas que se forman son anchas y de paredes finas. Suelen aparecer en el revestimiento del estómago, donde se denominan varices esofágicas. Otro problema es que debido al aumento de presión el bazo aumenta de tamaño. Pero el mayor peligro es que este tipo de venas se pueden romper, en especial las del esófago. Cuando sucede esto se produce una hemorragia a menudo difícil de solucionar, y la tasa de mortalidad por la hemorragia de varices esofágicas es muy alta.

Al principio la enfermedad es silenciosa sin dar síntomas durante meses o años. Las células hepáticas se están lesionando de forma silenciosa y lenta. Después aparecen los primeros síntomas:

  • Falta de apetito
  • Náuseas ante los alimentos grasientos
  • Estreñimiento acompañado de diarreas
  • Desarrollo anormal de gases en el intestino
  • Decaimiento y pérdida de peso
  • Síntomas claros de la cirrosis hepática
  • Después de estos primeros síntomas encontramos los síntomas más graves:
  • Adelgazamiento
  • Aumento del volumen del vientre provocado por el derrame del líquido ascítico en la cavidad abdominal (hasta 15-20 litros).
  • Reducción del tamaño del hígado
  • Engrosamiento del bazo
  • Ictericia
  • Prurito
  • Hemorragias frecuentes por roturas de venas esofágicas y gástricas, etc.

  • Insuficiencia cardiaca y renal
  • Y si el enfermo no ha fallecido ya, infecciones intercurrentes (pulmonías, septicimias, etc.)

En algunas ocasiones las células del hígado están sometidas a un gran estrés, lo que provoca una gran destrucción de hepatocitos. Esta situación produce una insuficiencia de células hepáticas que lleva a una alteración de las funciones del hígado. A esta deficiencia técnica de las funciones del hígado se la conoce como insuficiencia hepática.

Muchos casos de insuficiencia hepática tienen su origen en la hepatitis vírica, aunque sólo más o menos un 1% de esas infecciones acaba en insuficiencia hepática. Lo más común es que se produzca este problema al final de hepatopatías crónicas debidas a una infección provocada por una hemorragia gastrointestinal, un medicamento o el alcohol.

La insuficiencia hepática provoca una acumulación de productos tóxicos en el organismo ya que el hígado no puede cumplir bien con su misión detoxificante. Entre estos productos que aumentan está el amoniaco, el cual interfiere con las funciones del cerebro; y el paciente se queda amodorrado y luego pasa al coma. Mientras está amodorrado, se encuentra confuso y le temblarán las manos con lo que se llama temblor de aleteo.

Otro problema que produce la insuficiencia hepática es que el nivel de azúcar en sangre desciende, ya que el hígado no produce glucosa de forma normal. Como consecuencia se producen infecciones, los riñones empiezan a fallar y el cuerpo retiene líquidos. Como el hígado tiene la misión de producir sustancias coagulantes de la sangre, cada vez se hace más propenso el organismo a las hemorragias incontroladas, que pueden llevar a la muerte.

No olvidemos que el hígado tiene una gran capacidad de regeneración. Ante una insuficiencia hepática el hígado puede volver a recuperar su normalidad si ha sido provocada por una hepatitis vírica; incluso si las células del hígado se destruyeron durante la enfermedad.

La ascitis se puede tratar con restricción de sodio (dietas pobres en sal), medicamentos que hacen orinar más al paciente (diuréticos) y le ayudan a eliminar líquidos retenidos. También puede tratarse con la extracción del líquido mediante punción en la tripa con una aguja que se conecta a un sistema por el que va drenándose el líquido. Esta última forma es más rápida puesto que puede llegar a eliminar más de 8 litros en una sola sesión (se necesitan muchos días de tratamiento con diuréticos para eliminar esta cantidad), aunque más molesta. Se reserva para las situaciones en las que el líquido produzca distensión en el abdomen y dolor.

  • Peritonitis bacteriana. Algunas veces el líquido que hay en el abdomen (líquido ascítico) puede infectarse, lo que puede producir fiebre, dolor abdominal y descompensación de la situación del paciente. Ocurre con más frecuencia cuando la enfermedad está avanzada y el líquido no tiene casi proteínas que puedan defenderse de las bacterias. Se trata con antibióticos y en algunos casos (si las peritonitis son frecuentes o el riesgo de que vuelvan a aparecer muy alto) se da al paciente antibióticos de forma prolongada para evitar que aparezcan de nuevo.
  • Encefalopatía hepática. La causa concreta de esta complicación no se conoce. El hígado, que actúa en condiciones normales como un filtro, pierde parte de su capacidad y eso conduce a que se acumulen en la sangre sustancias tóxicas que no han sido debidamente depuradas por el hígado. Parece que el aumento de amoniaco en la sangre podría ser responsable de algunos de los síntomas de este cuadro.

Los pacientes se desorientan, tienen tendencia al sueño y a la confusión y aparecen temblores. La afectación se divide en grados: inicialmente el enfermo puede estar eufórico o deprimido, un poco confuso. En grados más avanzados tiende a dormirse y se desorienta (no sabe donde está, confunde a sus familiares, o no se acuerda de su edad). Si la afectación progresa, el paciente pasa a estar dormido, aunque puede despertarse si se le estimula. El grado más avanzado es el del coma: los enfermos pueden no llegar a despertarse ni con estímulos intensos.

Generalmente la encefalopatía suele aparecer después de algún desencadenante: por ejemplo, una hemorragia digestiva, la sangre se absorbe en el estómago y se aumenta el amoniaco en la sangre. Dietas muy ricas en proteínas, estreñimientos, fármacos etc también pueden contribuir a la aparición de este cuadro.

Para evitar que las bacterias de intestino fabriquen más amoniaco a partir de las proteínas de la dieta se debe reducir el consumo de éstas, se dan antibióticos por boca para que maten las bacterias del intestino y se debe evitar el estreñimiento. Para esto último, los individuos deben recibir laxantes suaves, como la lactulosa, que asegure que hagan una o dos deposiciones al día. En caso de que no sean eficaces debe recurrirse a los enemas.

  • Esplenomegalia. El incremento del tamaño del bazo se debe al aumento de la presión sanguínea de los vasos que salen del hígado. Su consecuencia más importante es que se destruyen más glóbulos rojos, blancos y más plaquetas de los que es preciso, por lo que los pacientes pueden tener anemia, leucopenia o plaquetas bajas. Por lo general, no se trata de ninguna manera especial, aunque en algunas situaciones es preciso quitar el bazo para controlar los problemas (sobre todo los derivados de las bajadas de plaquetas).
  • Cáncer de hígado. Las enfermedades crónicas del hígado predisponen a la aparición del cáncer de hígado. Los pacientes con cirrosis tienen muchas más posibilidades de presentar la enfermedad que la población sana. Muchas veces los tumores pasan desapercibidos y los síntomas pueden confundirse con los de la cirrosis. El empeoramiento de una enfermedad estable puede ayudar a sospechar la presencia de un cáncer que se puede diagnosticar con una ecografía, o un escáner. El aumento de una sustancia en la sangre denominada alfa-fetoproteína es sugestivo de aparición de un tumor. El diagnóstico seguro se hace con biopsia hepática (se toma una muestra de la parte del hígado sugestiva de tumor y se mira a través del microscopio. La forma del tejido permite saber si las células son tumorales o no).

El dolor de hígado se percibe en la parte derecha del abdomen, debajo de caja torácica. El dolor suele ser generalizado y sordo, aunque también puede volverse agudo y grave. Además, puede ir acompañado de dolor de espalda.

El dolor de hígado se produce por la presión sobre los receptores del dolor que se encuentran en la estructura que rodea el órgano.

El dolor de hígado suele confundirse con dolor de barriga generalizado, dolor de espalda o de riñones.
Para evitar esta confusión, se recuerda que el hígado se ubica en el lado derecho, mientras que el bazo lo hace en el lado izquierdo del abdomen.

El dolor en el lado derecho puede deberse a cálculos biliares, trastornos intestinales y pancreatitis.
En muchos casos, el dolor de hígado puede percibirse como dolor en el hombro derecho.

Entre las causas asociadas al dolor de hígado se encuentran:

  1. Cálculos en la vesícula biliar;
  2. Trastornos de los conductos biliares;
  3. Síndrome del intestino irritable;
  4. Neumonía en la parte inferior del pulmón derecho.

El dolor de hígado puede deberse a los siguientes trastornos. En la fase inicial, puede que el paciente no presente ningún síntoma, pero en fase avanzada puede sentir dolor:

Hepatitis
La hepatitis o inflamación del hígado se produce tras una infección viral.

Esteatosis hepática o hígado graso
El hígado graso, también conocida como esteatosis hepática, es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grandes cantidades de grasa en el órgano que produce inflamación, dolor de hígado y boca amarga.
El exceso de alcohol es un factor desencadenante de esteatosis hepática.

Cáncer hepático
El cáncer de hígado se produce por metástasis de otros órganos o bien puede deberse a un consumo excesivo de alcohol durante mucho tiempo.

Algunas enfermedades genéticas raras como la hemocromatosis y el síndrome de Wilson pueden producir hepatitis, cirrosis e insuficiencia hepática.

Dolor de hígado al correr

La mayoría de personas, niños incluidos, experimenta dolor tras correr durante algún tiempo.
Se percibe un pinchazo de dolor intenso justo por debajo de la caja torácica, normalmente en la parte derecha.
Este síntoma suele ser frecuente en los deportistas que corren y, cuando se produce, se debe reducir la velocidad y caminar hasta que el dolor desaparezca.

Hasta hace poco, no existía ninguna explicación para este desagradable calambre.
Hoy en día, los investigadores creen que este pinchazo de dolor en el lado derecho se debe a un estiramiento de los ligamentos que se extienden desde el diafragma hasta los órganos internos y, sobre todo, hacia el hígado.
Los movimientos que se realizan al correr, a la hora de absorber y expulsar el aire, hacen que estos ligamentos se estiren.

Expulsar el aire cuando el pie derecho pisa el suelo produce un contragolpe en el hígado (situado en el lado derecho, justo debajo de la caja torácica).
Cuando el hígado baja más que el abdomen, el diafragma sube para expulsar el aire.
Estos estiramientos continuos producen espasmos en el diafragma.

Cómo parar el dolor de hígado después de correr
Para que el dolor desaparezca, se debe dejar de correr.
Para reducir el dolor más rápidamente, se puede poner una mano en el lado derecho de la barriga y empujar hacia arriba levantando ligeramente el hígado.

Dolor de hígado al respirar

El dolor agudo y continuo en la parte derecha a la hora de respirar puede ser el síntoma de una inflamación de la vesícula biliar (cálculos agudos en la vesícula biliar).
El dolor aumenta al respirar hondo.

El dolor de hígado se debe a una enfermedad y, por tanto, tiene que ser analizado.

El dolor de hígado debido al alcohol es un problema frecuente para las personas que consumen mucho alcohol.

El abuso de alcohol durante mucho tiempo puede producir muchos problemas en el hígado.
Entre los más importantes se encuentran:

  1. Esteatosis hepática
  2. Hepatitis alcohólica
  3. Cirrosis alcohólica

La esteatosis hepática es una enfermedad caracterizada por la acumulación de grasa en las células del hígado.
Aunque este trastorno en sí mismo no es perjudicial, puede empeorar y llevar a complicaciones como la hepatitis alcohólica y la cirrosis alcohólica.

La hepatitis alcohólica se caracteriza por una inflamación leve o aguda del hígado.
La hepatitis leve puede que no presente ningún síntoma, mientras que la hepatitis aguda se manifiesta con síntomas como piel y ojos amarillentos y dolor de hígado (sobre todo durante la resaca).
Por lo tanto, una hepatitis grave puede conducir a insuficiencia hepática.

En la cirrosis alcohólica, los tejidos normales del hígado son sustituidos por tejidos fibrosos de manera gradual.
Como las células del hígado siguen muriendo, la actividad del órgano se ve afectada y se encuentra bajo un fuerte nivel de estrés.
Según los estudios, 1 de cada 10 personas que consumen mucho alcohol puede desarrollar este grave trastorno.
Si no se empieza un tratamiento lo antes posible, la cirrosis alcohólica puede producir insuficiencia hepática.
Como la enfermedad no empieza con síntomas claros, el diagnóstico resulta ser complicado.
Estas tres enfermedades comparten el hecho de que el dolor puede pasar de leve a agudo.
El paciente puede percibir un dolor leve y continuo o bien pinchazos de dolor intermitente.
En algunos casos, el trastorno no se diagnostica de manera correcta, el tratamiento empieza tarde y el problema se agrava.
El dolor de hígado después de beber es el síntoma de otra enfermedad, por lo que es muy importante diagnosticar el trastorno y empezar el tratamiento lo antes posible.

Dolor de hígado al levantarse
El dolor producido por un cálculo en la vesícula biliar se percibe cuando estamos de pie y rectos.
El paciente se pliega hacia delante para no percibir dolor, permanece sentado o bien se tumba en posición fetal.
El dolor en el lado derecho también se percibe al inspirar profundamente.

Los alcohólicos no son ni malos ni locos. Ellos viven con una realidad física que recién estamos empezando a comprender.

Un estómago distendido o hinchado es un problema común abdominal que puede ser causadao por el consumo del alcohol. La hinchazón puede ocurrir debida a los ingredientes contenidos en el alcohol y los alimentos consumidos antes o mientras bebe la misma. No es sólo el estómago, si no que el alcohol puede incluso causar la hinchazon en la cara, especialmente las mejillas.

Los consejos para controlar la distensión por el alcohol
# Coma bien antes de consumir el alcohol. Un estómago vacío sólo se sumará a la formación del gas.

# Evite el consumo excesivo del alcohol. Esto no sólo fomenta la distensión, sino que también conduce a otros problemas de la salud.

# Tome un descanso del alcohol y beba un poco del agua en el medio, ya que ayuda a deshacerse de la inflamación. El agua reduce la producción de los gases en el estómago.

# Los medicamentos de la farmacia como Beano, Alka Seltzer y tabletas Midol, pueden ser útiles para aliviar la hinchazón excesiva y las molestias asociadas con ella.

# Hacer los ejercicios o caminar por un tiempo, puede ayudar a aliviar la hinchazón. Algunos ejercicios de yoga y las posturas también son conocidos por ser eficaces.

# Evite comer los alimentos como el brócoli, la col y el trigo y los productos de grano, que se sabe que causan hinchazón.

# Los puntos de la acupresión en el dedo meñique se sabe que reducen eficazmente la hinchazón por el alcohol. Estire y presione la punta del dedo meñique de cada mano durante unos cinco minutos, tres veces al día con este fin.

# Sumergirse en una tina con el agua tibia y la sal epsom ayudará a hacer frente al gas y la hinchazón.

# Evite tragar aire con la goma de mascar, el tabaco y el consumo de las bebidas gaseosas.

¿Por qué el alcohol hincha el estómago de todos modos?
Una de las principales razones que está detrás de la hinchazón relacionada con el alcohol es el consumo del alcohol en grandes cantidades (borracheras) y después de un largo intervalo del tiempo. Las toxinas y el trigo o los ingredientes de los cereales que contienen las bebidas alcohólicas, pueden causar la rápida pérdida de los electrolitos del cuerpo. El estómago tiende a hincharse debido a la acumulación de los gases que contienen el azufre en la pared del intestino. Estos gases incluso causan el dolor y el malestar abdominal, que tiene una duración de dos o más días. Las toxinas también pueden causar la hinchazón de la cara, junto con los labios y los párpados hinchados. El consumo del alcohol también puede afectar la capacidad del sistema digestivo para digerir los alimentos complejos correctamente, lo que a su vez, conduce al desarrollo del gas en el abdomen, causando la hinchazón.

Ahora que usted sabe sobre la relación entre el alcohol y la hinchazón, asegúrese de evitar la enfermedad siguiendo las medidas preventivas mencionadas anteriormente. La hinchazón por el alcohol puede conducir a la disminución atractiva en la apariencia física y también puede conducir al desarrollo de varios otros problemas de la salud y a los trastornos. Por lo tanto, deben ser consumidos en las cantidades limitadas para evitar las resacas, la hinchazón y otros problemas asociados.

La directora general de la OMS durante la Asamblea. (Foto: AP)

Un factor de riesgo es todo aquello que afecta la probabilidad de que usted padezca una enfermedad, como por ejemplo el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como el fumar, pueden cambiarse. Otros, como la edad de la persona o sus antecedentes familiares, no se pueden cambiar.

Sin embargo, los factores de riesgo no lo indican todo. Presentar uno o incluso varios factores de riesgo no significa que dicha persona tendrá la enfermedad. Además, algunas personas que adquieren la enfermedad puede que tengan pocos o ninguno de los factores de riesgo conocidos.

Los científicos han encontrado varios factores de riesgo que hacen que las personas tengan mayores probabilidades de padecer el carcinoma hepatocelular (HCC).

El carcinoma hepatocelular es más común entre los hombres que entre las mujeres. Gran parte de esto se debe probablemente a comportamientos que afectan algunos de los factores de riesgo descritos más adelante. El subtipo de HCC fibrolamelar es más común en las mujeres.

En los Estados Unidos, los asiáticoamericanas y los isleños del Pacífico tienen las tasas más altas de cáncer de hígado, seguidos por los indios americanos/oriundos de Alaska y los hispanos/latinos, los afroamericanos y los blancos.

A escala mundial, el factor de riesgo más común del cáncer de hígado es la infección crónica (a largo plazo) con el virus de la hepatitis B y el virus de la hepatitis C (HBV y HCV, por sus siglas en inglés). Estas infecciones causan cirrosis del hígado (vea información anterior) y son las responsables de que el cáncer de hígado sea el tipo de cáncer más común en muchas partes del mundo.

En los Estados Unidos, las infecciones con hepatitis C es una causa más común de cáncer hepatocelular, mientras que en Asia y en los países en desarrollo, la hepatitis B es más común. Las personas infectadas con ambos virus tienen un alto riesgo de padecer hepatitis crónica, cirrosis y cáncer de hígado. El riesgo es aún mayor si consumen bebidas alcohólicas en exceso ​​(por lo menos seis bebidas regulares al día).

El HBV y el HCV se pueden propagar de persona a persona por compartir agujas contaminadas (entre usuarios de drogas), sexo sin protección, o durante el nacimiento. También pueden ser transmitidos a través de transfusiones de sangre, aunque esto ha ocurrido muy pocas veces en los Estados Unidos desde que se comenzó a realizar pruebas para detectar estos virus en los productos sanguíneos. En los países en desarrollo, los niños algunas veces contraen infecciones de hepatitis B debido al contacto prolongado con familiares que están infectados.

El HBV es más probable que cause síntomas, como enfermedades parecidas a la gripe, y una pigmentación amarilla de los ojos y la piel (ictericia). No obstante, la mayoría de las personas se recuperan completamente de la infección con HBV dentro de pocos meses. Sólo un porcentaje muy pequeño de adultos se vuelven portadores crónicos (y tienen un riesgo mayor de cáncer de hígado). Los infantes y los niños pequeños que resultan infectados tienen un mayor riesgo de volverse portadores crónicos.

Por otro lado, es menos probable que el HCV cause síntomas. Sin embargo, la mayoría de las personas con HCV contraen infecciones crónicas, las cuales con más probabilidad causen daño hepático o incluso cáncer.

Otros virus también pueden causar hepatitis, tal como el virus de la hepatitis A y el de la hepatitis E. Sin embargo, las personas infectadas con estos virus no contraen hepatitis crónica, ni cirrosis, y tampoco tienen un riesgo aumentado de cáncer de hígado.

La cirrosis es una enfermedad en la que las células del hígado se han dañado y reemplazado por tejido cicatrizado. Las personas con cirrosis tienen un riesgo aumentado de cáncer de hígado. La mayoría (no todas) de las personas que padecen cáncer de hígado ya tienen cierta evidencia de cirrosis.

Existen varias posibles causas para la cirrosis. En los Estados Unidos, la mayoría de los casos ocurre en personas que abusan del alcohol o que tienen infecciones crónicas con HBV o HCV.

La enfermedad de hígado graso que no se debe al consumo de alcohol, una afección en la que las personas que consumen un poco o nada de alcohol desarrollan un hígado graso, es común en personas obesas. Las personas con un tipo de esta enfermedad conocida como esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés) podrían desarrollar cirrosis.

Algunos tipos de enfermedades autoinmunes que afectan el hígado también pueden causar cirrosis. Por ejemplo, también existe una enfermedad llamada cirrosis biliar primaria (PBC) En esta enfermedad, los conductos biliares en el hígado están afectados e incluso destruidos, lo que puede ocasionar cirrosis. Las personas con PBC avanzada tienen un alto riesgo de cáncer de hígado.

Ciertas enfermedades metabólicas hereditarias pueden causar cirrosis.

Las personas con hemocromatosis hereditaria absorben demasiado hierro del alimento que consumen. El hierro se asienta en tejidos por todo el cuerpo, incluyendo el hígado. Si se acumula suficiente hierro en el hígado, esto puede causar cirrosis y cáncer de hígado.

El consumo excesivo de alcohol es una causa principal de cirrosis en los Estados Unidos, lo que se asocia con un riesgo aumentado de cáncer de hígado.

La obesidad (mucho sobrepeso) aumenta el riesgo de padecer cáncer de hígado. Esto probablemente se deba a que puede causar enfermedad del hígado graso y cirrosis.

La diabetes tipo 2 ha sido asociada a un mayor riesgo de cáncer de hígado, usualmente en los pacientes que también tienen otros factores de riesgo, tales como consumo exagerado de alcohol, hepatitis crónica viral, o ambos. Este riesgo puede ser mayor debido a que las personas con diabetes tipo 2 suelen tener sobrepeso o estar obesas, lo que a su vez puede causar problemas hepáticos.

Algunas enfermedades que aumentan el riesgo de cáncer de hígado son:

  • Tirosinemia
  • Deficiencia de antitripsina alfa-1
  • Porfiria cutánea tarda
  • Enfermedades del almacenamiento del glucógeno
  • Enfermedad de Wilson

Estas sustancias que causan cáncer son producidas por un hongo que contamina al maní, el trigo, la soya, las nueces molidas, el maíz y el arroz. Almacenar estos productos en un ambiente húmedo caliente puede causar el crecimiento de este hongo. Aunque esto puede ocurrir en casi cualquier parte del mundo, es más común en países tropicales y más calientes. Los países desarrollados en Europa y los Estados Unidos realizan pruebas para regular el contenido de aflatoxinas en los alimentos.

La exposición prolongada a estas sustancias es un factor de riesgo principal para el cáncer de hígado. El riesgo aumenta aún más en las personas con infecciones por hepatitis B o C.

Después de la experiencia de la cervecería, José continuó con el “gusto” por el alcohol, cuando comenzó a laborar en Ferrocarriles Nacionales de México, donde un día por poco y murió arrollado en las vías, mientras andaba alcoholizado.

Ya casado y con hijos, José dio al hospital por un problema con el aparato digestivo: le dejó de funcionar por la gran cantidad de alcohol que ingería.

En el hospital, la enfermera instaló un suero en el brazo de José y una sonda para sacar todo el alcohol que traía en su estómago. Su páncreas no funcionaba, y todo era por una descompensación alcohólica, combinada con una diabetes, ignorada hasta ese momento.

José rondaba los 30 años y había pasado la mitad en compañía del alcohol. La primera noche de hospital tuvo alucinaciones: “Me ponían suero y, cuando iban entrando las gotitas a mi cuerpo, yo veía que eran soldados que estaban apuntándome con un arma; hablaba a las enfermeras y no me hacían caso, entonces, me quité las mangueras del suero y me salí; llegué a la casa pensando que ya no iba a volver a tomar alcohol”.

Hoy tiene 66 años y 26 de pertenecer a un grupo de apoyo de Alcohólicos Anónimos, del Grupo Morelos. Llegó ahí por decisión propia, pero después de muchas situaciones que, como ocurría con su padre, hacía insostenible su estancia en casa, con su esposa e hijas. Comprendió que no era un “vicioso” o “borracho”, como le decían sus cercanos, sino que tenía una enfermedad.

“En el grupo, a través de compartir los problemas, me dan una solución para escuchar y tener una tribuna en donde nos subimos a compartir el vidrio que traigo adentro y me hace daño, y que lo tengo que sacar; entre todos, los problemas nos tocan de a menos”.

17% bebe alcohol de forma abusiva, cinco copas o más en una sola vez, según el mismo estudio

60% en secundaria y prepa bebió alguna vez (Encuesta Escolar sobre Adicciones 2012)

50% en Jalisco bebió alcohol en el último año, según la Encuesta Nacional de Adicciones

189 Mil jaliscienses son dependientes del alcohol, es decir, 65 de cada mil

7 mil jaliscienses reciben tratamiento por alguna adicción, de acuerdo con el Sisvea 2013

42% de ellos refirió que el alcohol fue la primera droga probada y casi nueve de cada 10 beben

15 mil tratamientos contó el Sisvea durante 2012, y 18 mil durante 2011

“No lo veo como un problema. Al contrario, a la larga va a ser mejor para mi salud”. Esta es la visión de vida que tiene Karen Viviana Serrano tras convivir por un año con la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

por Juan MANUEL CORREDOR B.
jcorredor@vanguardialiberal.com.co

Lo que para ella, una bumanguesa de 27 años, 1.65 metros de altura y 65 kilogramos de peso, empezó con dolores en la boca del estómago, debilidad y sensación de desaliento durante el día; era un mal presagio de una gastritis. Lo que Karen Viviana Serrano no se imaginó era que se encontraría con una enfermedad que hasta ese momento desconocía.
La degeneración grasa del hígado, también conocida como infiltración grasa hepática o esteatosis hepática, es una enfermedad que hace parte o compone un desorden mayor: el síndrome metabólico.
El hígado graso es aquella acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). En otras palabras, el hígado presenta una acumulación de grasa no sólo en su parte externa, sino también con infiltración, haciendo que se resienta e inflame.

José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia,

Esta enfermedad puede presentarse principalmente por la ingesta continua de alcohol, o como le sucedió a Karen Serrano, que sin ser consumidora de licor tiene la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
En nuestro medio, las personas con desórdenes metabólicos que presenten en su abdomen una obesidad central, que en hombres adultos supere los 90 cm y en mujeres adultas los 80 cm de perímetro abdominal, presentan la primera alerta para sospechar de síndrome metabólico y un posible caso de hígado graso.
En niños, por ejemplo, los casos de obesidad son patéticos. Algunos estudios indican que entre la población de 5 a 14 años el sobrepeso está entre 45% a 60%.
Otros componentes que encenderían las alarmas para esta patología son la presencia de glicemia elevada (azúcar elevado en la sangre), tener el colesterol y/o triglicéridos elevados de manera constante durante un tiempo prolongado (dyslipidemia) y tener la tensión arterial alta o hipertensión arterial.
Con esos parámetros de obesidad y uno de los componentes anteriores se hablaría de síndrome metabólico.
“Tras recurrir al médico de familia, este me envió a hacerme unos exámenes de sangre. En los resultados salió que tenía altos los niveles de Transaminasas (sustancias producidas principalmente en el hígado). Luego vinieron otros exámenes que evidenciaron inflamación del hígado y, por último, confirmamos la enfermedad”, describe Karen Serrano.
José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia, explica que “el hígado graso no es una enfermedad exclusiva de las personas obesas”. Así como a Karen, una persona sin sobrepeso actual ni histórico le ocurrió, “muchos otros pacientes pueden presentar alteraciones metabólicas o diabéticas por un manejo inadecuado de grasas. El porcentaje en el mundo de personas delgadas o con peso normal con hígado graso ronda entre el cinco a siete por ciento”.

Las etapas de esta patología comprenden: hígado graso, esteatohepatitis (hepatitis por grasa), fibrosis, cirrosis y probabilidad de cáncer de hígado.

No es de la noche a la mañana
Según los expertos, el hígado graso no es una enfermedad per se. Si bien las personas que tengan una dieta inadecuada y vida sedentaria son más propensas a tener hígado graso, existen otros factores que inciden en esta patología.
La ingesta de cierto tipo de medicamentos, por ejemplo, los corticoides, algunos analgésicos, algunos para la presión arterial y medicamentos de tipo cardiovascular, entre otros, favorecen la presencia de la enfermedad.
Otra posibilidad es el sometimiento de personas obesas a cirugías bariátricas (para contrarrestar el sobrepeso), procedimiento que podría desencadenar en hígado graso, afirma este especialista.
También, con el tiempo, favorece la enfermedad del hígado graso el consumo de ciertos productos herbolarios o medicina alternativa, así como la exposición a sustancias orgánicas o tóxicas derivadas del petróleo.
Forma de tratar la enfermedad
Desde el día en que Karen Serrano fue diagnosticada, inmediatamente cambiaron sus hábitos alimenticios. Un paciente con hígado graso debe contrarrestar la enfermedad realizando dos tareas específicas: ejercicio, preferiblemente cardiovascular, y mantener una dieta balanceada. Expertos en el tema han demostrado que con sólo la realización de ejercicio y la alimentación adecuada se puede revertir la enfermedad grasa del hígado hasta en 75% de los pacientes, inclusive en la reducción y mejoría.
Sin embargo, el tratamiento para esta patología está supeditado al tipo de afectación que la causó o lo que ayudó a que se presentara: si es por hipertensión, colesterol elevado o triglicéridos elevados, trastorno del azúcar, hiperglisémico o diabético, enfermedades tiroideas, entre otros. Lo que sí es común a todos los pacientes con hígado graso es la prohibición de la ingesta de alcohol.
“Tener hígado graso no ha representado un problema en sí para mí. Al contrario, sé que a la larga va a ser mejor para mi organismo, pues impide que lo llene de alimentos grasos o dañinos. He pecado en consumirlos de vez en cuando, por ejemplo, hamburguesas e incluso trago, pero es como si llegase la muerte porque la sensación después de haberlos ingerido es horrible”, agrega Karen Serrano.
El especialista José Luis Plata explica que existe un informe de la sociedad hepática europea sobre “los beneficios” de la ingesta mínima de alcohol para tratar esta enfermedad. Sin embargo, según su experiencia, este informe es muy preliminar y tiene en cuenta las características europeas, más no las del hombre o paciente latino. Por tal razón no es recomendable para los colombianos consumir alcohol si se padece de hígado graso.
Lo que sí es benéfico es consumir café. Múltiples estudios hechos desde 2007 sobre prevención de enfermedades hepáticas, dentro de las cuales está el hígado graso, y especialmente en personas que consumen constantemente alcohol, tomar entre cinco a siete tazas de café al día ayuda a contrarrestar esta enfermedad. Esto excluye a pacientes con alguna enfermedad de tipo cardiovascular, psiquiátrico o mental a quienes se prohíbe la cafeína, agrega este gastroenterólogo-hepatólogo.

15 a 25% es el margen de probabilidad de que la enfermedad de hígado graso avance de fibrosis a cirrosis.

Alrededor del mundo
Se prevé que hacia 2020 el mayor número de pacientes que necesiten trasplante hepático no sea por consumo de alcohol, ni por cirrosis o por hepatitis C o B, sino básicamente será derivado de personas que tuvieron esteatohepatitis, enfermedad que condujo a cirrosis.

¿Tengo hígado graso?

La confirmación diagnóstica de hígado graso se puede hacer de dos maneras: el método invasivo y el no invasivo.
– Biopsia hepática (método invasivo), es el examen de mayor índice de certeza, pero su práctica posee un alto riesgo.
– Ecografía hepatobiliar: (método no invasivo).
– Fibromax y Fibrotex: (tipo serológico).
– Fibroscan: a través de un equipo similar al ecógrafo.
Cabe aclarar que a través de exámenes no invasivos se puede indicar la presencia de hígado graso, pero sólo el método invasivo podrá diagnosticarlo con certeza.

El alcoholismo es un problema de salud pública en todos los países desarrollados. El alcohol es una sustancia fácilmente disponible y su consumo está amparado por costumbres sociales y culturales. En España se relaciona directamente con unas 8.000 muertes al año, asociándose al 35% de los suicidios, al 75% de los casos de violencia doméstica y al 50% de los accidentes de tráfico.

El consumo abusivo de alcohol afecta a todo nuestro organismo, pero fundamentalmente al sistema nervioso central y al hígado. Se estima que en España existen alrededor de unos 3.000.000 de alcohólicos y unos 12.000 enfermos con cirrosis.

La hepatopatía alcohólica, o etílica, es el conjunto de enfermedades hepáticas producidas por el consumo excesivo de alcohol. En su desarrollo influyen la cantidad de alcohol consumida, el tiempo de consumo y la susceptibilidad de cada persona. El diagnóstico se basa en los síntomas del paciente y en pruebas complementarias (análisis, ecografías, biopsia hepática).

Un 90% del alcohol ingerido es metabolizado en el hígado. Cuando este órgano ve superada su capacidad depuradora por una cantidad excesiva de alcohol y esta situación se prolonga en el tiempo, se producen lesiones. Estas se deben básicamente a la acumulación de tóxicos y aumento de la oxidación en las células hepáticas.

La Organización Mundial de la Salud establece como consumo excesivo aquel que sobrepasa los 70 g de alcohol al día para los hombres y los 50 g/día para las mujeres. Los gramos de alcohol que uno consume dependen de la graduación de la bebida ingerida y de la cantidad que se ingiere. De forma aproximada y simplificada se puede recordar que un litro de vino son 80 g de alcohol, igual que 2 litros de cerveza son 80 g de alcohol y 200 cm3 de bebidas destiladas son 80 g de alcohol.

No. La severidad del daño hepático producido por el alcohol depende de factores individuales. Se sabe que, a iguales consumos, las mujeres son más propensas a desarrollar enfermedad hepática (el doble), posiblemente por la distinta distribución corporal de la grasa, y la distinta metabolización hepática y gástrica del alcohol. La obesidad también se asocia con una mayor afectación hepática y posiblemente también influyan factores hereditarios y dietas ricas en hierro. La coexistencia de otra causa de enfermedad hepática (hepatitis vírica, hemocromatosis, etc.) aumenta la frecuencia y gravedad de la lesión.

Por otro lado, no existe relación entre la tolerancia aguda al alcohol y el daño hepático; puede existir una enfermedad hepática sin episodios de embriaguez.

De forma resumida, podemos decir que existen tres enfermedades del hígado ocasionadas por el consumo excesivo de alcohol: la esteatosis hepática, la hepatitis alcohólica y la cirrosis.

La esteatosis hepática consiste en un acúmulo de grasa (triglicéridos) en el hígado como consecuencia del daño hepático. En este caso el paciente apenas tiene síntomas o presenta molestias inespecíficas, aunque en general existe un agrandamiento del hígado (hepatomegalia) y las pruebas analíticas se encuentran alteradas. En muchos casos se diagnostican sólo por las alteraciones analíticas.

La hepatitis alcohólica se debe a un daño hepático mayor con inflamación y destrucción de las células del hígado; aparece más bruscamente y puede ser muy grave. Los pacientes suelen presentar coloración amarillenta (ictericia), malestar general, náuseas, vómitos, dolor abdominal y fiebre.

Finalmente, la cirrosis asocia una importante destrucción de células hepáticas con un marcado proceso de cicatrización (fibrosis) que altera de forma importante la arquitectura del hígado, llegando a comprometer sus funciones. Inicialmente los pacientes pueden estar casi sin síntomas pero si su evolución prosigue pueden presentar acumulo de líquidos en el vientre (ascitis), hemorragias digestivas, trastornos de la conducta (encefalopatía) e incluso un tumor hepático.

El tratamiento fundamental es la abstinencia del alcohol. De hecho, si se deja de beber se aumenta la supervivencia de forma significativa. En las fases iniciales de la afectación hepática, el hígado se puede recuperar en su totalidad en muchos casos; en fases más avanzadas (cirrosis) se mejora la función del hígado, se impide su progresión y disminuyen las complicaciones.

En algunos pacientes puede ser necesario emplear otros tratamientos (medicamentos, tratamientos endoscópicos, punciones abdominales, etc.) e incluso realizar un trasplante hepático cuando la enfermedad continúa progresando a pesar de la abstinencia.

Cuando de forma asociada existen problemas de dependencia del alcohol, es difícil lograr la abstinencia, siendo preciso asociar otros tratamientos y realizar un control psiquiátrico junto al fundamental apoyo familiar y social.


E. Sánchez Hernández y J. Fernández Seara

Servicio de Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario de Ourense

Consulte siempre a su médico, y lea el prospecto de información al paciente que viene con el medicamento.

Si usted tiene insuficiencia hepática, un trasplante puede ser una opción. Se trata de una cirugía mayor para extirpar el hígado afectado y reemplazarlo con el hígado sano de un donante. Su médico podrá decirle si esta es una opción adecuada para usted. Si se le hace un trasplante de hígado, no debe beber alcohol por el resto de su vida.

La disponibilidad y el uso de los distintos tratamientos pueden variar de un país a otro. Consulte a su médico acerca de sus opciones de tratamiento.


La mejor forma de reducir las probabilidades de tener cirrosis inducida por alcohol es limitar la cantidad de alcohol que bebe, o simplemente no beber alcohol. Dejar de beber alcohol también puede evitar el avance de la cirrosis si ya la tiene.

Las pautas actuales en el Reino Unido para beber con moderación son las siguientes:

  • Las mujeres no deben beber regularmente más de dos o tres unidades de alcohol por día.
  • Los hombres no deben beber regularmente más de tres a cuatro unidades de alcohol por día.

Es fácil calcular mal las unidades de bebida que toma. Los siguientes ejemplos pueden ayudarle a llevar un seguimiento de la cantidad que bebe. Téngalos presente para asegurarse de beber con moderación sin exceder los límites.

  • Una pinta de sidra al 6% de alcohol por volumen (apv) son alrededor de 3,4 unidades.
  • Una pinta de cerveza al 5% de apv son 2,8 unidades.
  • Un vaso normal de vino (175 ml) al 13% de apv son 2,3 unidades.
  • Un vaso grande de vino (250 ml) al 12% de apv son 3 unidades.
  • Una medida de aguardiente al 40% de apv al 40% es 1 unidad.

Tenga presente que las pautas para el consumo de alcohol pueden variar de un país a otro. Para más información, consulte a su médico de cabecera.

El médico realiza el diagnóstico de la hepatopatía alcohólica basándose en la historia de consumo de alcohol, la exploración física, análisis hepáticos, ecografía abdominal y, en muchos casos, es necesaria la realización de una biopsia hepática para obtener el diagnóstico definitivo.

Muchos pacientes con daño hepático por alcohol, incluyendo a la esteatosis, tienen elevada en sangre una sustancia de origen hepático, la gamma-glutamil-transpeptidasa (GammaGT o GGT), que es el marcador bioquímico más precoz de consumo excesivo de alcohol.

¿Qué tratamientos realizamos?

El único tratamiento eficaz es el abandono del consumo de alcohol. Si existe dependencia alcohólica la suspensión del consumo precisa de ayuda psiquiátrica.

La supresión del consumo del alcohol permite la curación de la esteatosis y, en muchos casos, de la hepatitis alcohólica; cuando existe cirrosis, da lugar a una mejoría de la función hepática, aunque la cirrosis es irreversible.

Dependiendo del grado de deterioro de la función hepática, estos pacientes podrán llevar luego una vida normal o, por el contrario, precisar un trasplante hepático para evitar el fallecimiento a causa de complicaciones de la cirrosis.

La causa es el consumo excesivo de alcohol. En general se considera que un consumo superior a 80 gramos de alcohol al día en los varones y a 50 gramos en las mujeres es nocivo para el hígado y puede ser suficiente para que, con el paso del tiempo, aparezcan todas las enfermedades reseñadas en el apartado anterior.

La esteatosis es siempre asintomática.

La Clínica lleva a cabo numerosos estudios de investigación en relación con las hepatitis virales y pone a su disposición la más avanzada tecnología y los últimos descubrimientos terapéuticos.

La supresión del consumo del alcohol permite la curación de la esteatosis y, en muchos casos, de la hepatitis alcohólica; cuando existe cirrosis, da lugar a una mejoría de la función hepática, aunque la cirrosis es irreversible".

Se denomina hepatopatía alcohólica o etílica a la enfermedad hepática producida por el consumo excesivo de alcohol. No se trata de un único cuadro clínico, sino que pueden presentarse varias modalidades dependiendo de la cantidad de alcohol consumida, el tiempo durante el que se consuma y la susceptibilidad individual.

Hay tres grandes cuadros de enfermedad hepática producida por alcohol que, de menor a mayor, gravedad son: la esteatosis hepática alcohólica, la hepatitis alcohólica y la cirrosis etílica.

Esteatosis hepática etílica

La esteatosis hepática etílica se produce por la ingestión excesiva de alcohol en un período que oscila entre semanas y, a veces, años. Consiste en un acúmulo de grasa en el hígado, a consecuencia de las alteraciones metabólicas que produce el alcohol. El paciente no tiene síntomas, frecuentemente cursa sin alteraciones analíticas y no afecta a la función hepática. Es reversible con el cese del consumo de alcohol. Algunos pacientes, aunque continúen consumiendo alcohol no desarrollan formas más graves de la enfermedad mientras que otros evolucionan hacia los otros dos cuadros.

La hepatitis alcohólica es un cuadro de evolución subaguda. Se considera que debe consumirse alcohol en cantidad excesiva al menos durante 5 años para llegar a desarrollar este cuadro. Es mucho más grave que la esteatosis. El paciente suele tener síntomas, existen alteraciones analíticas hepáticas y se afecta la función hepática. La gravedad es variable. Si cesa el consumo de alcohol, la enfermedad puede curarse, pero hay pacientes que fallecen y otros que pasan al tercer tipo de cuadro.

La cirrosis etílica consiste en la alteración de la estructura del hígado por los procesos de cicatrización (fibrosis) producidos en el hígado por efecto del consumo de alcohol, en general durante muchos años. Es irreversible. Aunque algunos pacientes están asintomáticos en las fases iniciales de la enfermedad, muchos tienen síntomas. Se producen alteraciones analíticas y se deteriora la función hepática. Muchos pacientes acaban falleciendo a consecuencia de la enfermedad.

El ictus es una enfermedad cerebrovascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. También se le conoce como accidente cerebrovascular (ACV), embolia o trombosis. Los dos últimos términos, no obstante, se refieren más a bien a distintas causas del ictus. Un ictus ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o es taponado por un coágulo u otra partícula. Debido a esta ruptura o bloqueo, parte del cerebro no consigue el flujo de sangre que necesita. La consecuencia es que las células nerviosas del área del cerebro afectada no reciben oxígeno, por lo que no pueden funcionar y mueren transcurridos unos minutos.

Muchos de los factores que pueden aumentar las posibilidades de padecer riesgo no se pueden controlar (la edad, la historia clínica familiar, la raza o el sexo). Sin embargo, la mayor parte de los factores que aumentan el riesgo pueden ser cambiados, tratados o modificados.

  • Edad avanzada: Pasados los 55 años, cada década vivida dobla el riesgo de padecer un ictus. No obstante, esto no quiere decir que las personas jóvenes no sufran el problema.
  • Sexo: Se producen, más o menos la misma cantidad de ictus en los dos sexos. No obstante, más de la mitad de las muertes son en mujeres.
  • Herencia familiar y raza: El riesgo de sufrir un ictus es mayor si alguna persona de la familia lo ha padecido. Los negros tienen más riesgo de muerte y de padecer discapacidades más grandes que los blancos, en parte debido a que en esta raza la presión sanguínea elevada tiene más incidencia, y este problema es un factor de riesgo importante en ictus.
  • Haber sufrido un ictus recientemente: Una vez sufrido un accidente cerebrovascular las posibilidades de padecer otro aumentan considerablemente.
  • Tener la presión sanguínea elevada: La hipertensión arterial es el factor de riesgo que mejor predice el ictus. De hecho, otros riesgos dependen de éste. Aproximadamente un 70 por ciento de los ictus ocurren a causa de la hipertensión. Muchos científicos opinan que la mejora en los tratamientos de esta patología es una razón clave para explicar la bajada acelerada del número de muertes por ictus.
  • Fumar: En los últimos años los estudios han demostrado que fumar cigarillos es un factor importante de riesgo. La nicotina y el monóxido de carbono dañan el sistema cardiovascular de varias formas. El uso de anticonceptivos orales sumado al tabaquismo incrementa en gran medida el riesgo de ictus.
  • Padecer diabetes mellitus: La diabetes es un factor de riesgo independiente y esta relacionada en gran medida con la presión sanguínea elevada. Aunque la diabetes se puede tratar, padecerla incrementa el riesgo de ictus. Los diabéticos suelen tener también el colesterol alto y sobrepeso, lo que aumenta todavía más sus riesgos.
  • Sufrir enfermedad de la arteria carótida. Las arterias carótidas del cuello proveen al corazón de sangre. Una carótida dañada por la aterosclerosis puede bloquear el vaso y provocar un coágulo de sangre, que puede causar un ictus. El diagnóstico de este problema lo realiza el médico escuchando con su estetoscopio en el cuello y detectando un sonido anormal.
  • Presentar enfermedad cardiaca: Un corazón enfermo aumenta el riesgo de ictus. De hecho, las personas que padecen problemas cardiacos tienen el doble de posibilidades de padecer este problema. La fibirlación atrial (el latido rápido y descoordinado de las cámaras cardiacas superiores) aumenta particularmente el riesgo de ictus. El ataque al corazón también es una de las causas de muertes más frecuentes en los supervivientes de un ictus.
  • Sufrir ataques isquémicos transitorios: Se los conoce como mini ictus que producen síntomas similares, pero no daños que perduran.
  • Contador de glóbulos rojos alto: Un incremento moderado o importante del número de glóbulos rojos también es un indicador importante de ictus. La razón es que los glóbulos rojos provocan que la sangre se espese, lo que puede provocar coágulos más fácilmente.
  • La estación del año y el clima: Las muertes por ictus ocurren con más frecuencia con temperaturas extremadamente frías o calurosas.
  • Consumir alcohol en exceso: El exceso de alcohol puede aumentar la presión sanguínea, aumentar la obesidad, los triglicéricos, el cáncer y otras enfermedades, causar fallos cardíacos y, en consecuencia, provocar un ictus.
  • Ciertos tipos de consumo de drogas: Tomar drogas por vía intravenosa aumenta el riesgo de ictus debido a un émbolo cerebral. El uso de cocaína también se ha relacionado fuertemente a ictus, ataques de corazón y varias complicaciones cardiovasculares. Estos problemas se han dado, incluso, cuando se ha consumido por primera vez cocaína.

En general, los ictus son de inicio súbito y de rápido desarrollo, y causan una lesión cerebral en minutos (ictus establecido). Con menos frecuencia, un ictus puede ir empeorando a lo largo de horas, incluso durante uno o dos días, a medida que se va necrosando un área cada vez mayor de tejido cerebral (ictus en evolución). Por lo general, esta progresión suele interrumpirse, aunque no siempre, dando paso a períodos de estabilidad en que el área de tejido necrosado deja de crecer de forma transitoria o en los que se observa cierta mejoría.

En función del área del cerebro afectada pueden producirse muchos síntomas diferentes.

  • Adormecimiento o debilidad repentina en la cara, el brazo o una pierna, especialmente en uno de los lados del cuerpo.
  • Confusión repentina, dificultad para hablar o para entender.
  • Repentina dificultad para andar, mareo, pérdida de equilibrio o coordinación.
  • Problemas repentinos para ver en uno o los dos ojos.
  • Dolor de cabeza repentino sin que se conozca la causa.

Cuando el ictus afecta a la región izquierda del cerebro, la parte afectada será la derecha del cuerpo (y la izquierda de la cara) y se podrán dar alguno o todos los síntomas siguientes:

  • Parálisis del lado derecho del cuerpo.
  • Problemas del habla o del lenguaje.
  • Estilo de comportamiento cauto, enlentecido.
  • Pérdida de memoria.

Si por el contrario, la parte afectada es la región derecha del cerebro, será la parte izquierda del cuerpo la que tendrá problemas:

finasteride mujer efectos secundarios

Por otra parte, evitarán los alimentos elaborados o envasados, pues resulta más difícil asegurar que estos productos no tengan gluten alguno.

Existen muchas pruebas que se pueden realizar a un paciente para detectarle esta enfermedad tan difícil de diagnosticar:

  • Densidad ósea.
  • Conteo sanguíneo completo.
  • Colesterol (estará más bien bajo).
  • Pruebas metabólicas completas.
  • Nivel de folato (suero).
  • Nivel de hierro (suero).
  • Tiempo de protrombina.
  • Nivel de vitamina B12.
  • Nivel de vitamina D.

Con la realización de analíticas de sangre se pueden encontrar algunos anticuerpos especiales, llamados anticuerpos contra la transglutaminasa tisular o anticuepos antiendomisio gracias a los que se detecta la enfermedad. Estos análisis se realizan siempre que existe alguna sospecha de que la persona puede padecer celiaquía.

La segunda acción, que puede realizar el médico, si los resultados de las pruebas son positivos, es hacer una endoscopia de las vías digestivas altas para coger un trozo de tejido (biopsia) de la primera parte del intestino delgado (duodeno). Dicha biopsia puede mostrar que las vellosidades de las zonas del intestino que está por debajo del duodeno están más aplanadas.

Otra cosa que puede encargar son pruebas genéticas de la sangre para ver qué riesgo de padecer celiaquía tiene esa persona.

Además de todo esto, se puede encargar una biopsia de control u otro análisis de sangre después de haberse diagnosticado la enfermedad y puesto ya el tratamiento. Con esos exámenes se podrá comprobar cómo reacciona el cuerpo del paciente ante el tratamiento de la celiaquía. De esa forma, si los resultados son normales, significa que el paciente responde bien al tratamiento y el diagnóstico es acertado. Pero nunca significará que la enfermedad se ha curado.

Si el paciente sigue las indicaciones del médico y lleva a cabo una dieta sin gluten el pronóstico será bueno. Pues al cabo de un tiempo los intestinos se curarán y evitarán daños mayores. Esto pasa cuando trascurren unos 3 a 6 meses en el caso de los niños y de 2 a 3 años en el de los adultos.

Es muy raro que antes de que se realice el diagnóstico de esta enfermedad el paciente presente un daño a largo plazo del revestimiento de los intestinos, pues se suele detectar antes.

Hay síntomas de la celiaquía que no suelen mejorar, como son: la baja estatura o el daño dental.

Los posibles problemas se podrán evitar siguiendo una dieta libre de gluten de forma escrupulosa y constante. No obstante, y pese a ello pueden darse complicaciones muy graves y mortales si no se produce un diagnóstico a tiempo o no se sigue la dieta puesta por el médico.

Al no existir cura para ella, no existe un tratamiento de la celiaquía propiamente dicho.

  • Cáncer intestinal de ciertos tipos.
  • Anemia.
  • Infertilidad o aborto espontáneo repetitivo.
  • Enfermedad del hígado.
  • Problemas de huesos como: osteoporosis, fracturas, etc.
  • Trastornos autoinmunitarios.

Cuando la persona presente los síntomas antes descritos o algunas de estas complicaciones, deberá consultar de inmediato con un médico para que le diagnostique la enfermedad y le ponga lo antes posible el adecuado tratamiento de la celiaquía.

Actualmente, es imposible detectar la enfermedad puesto que se desconoce por completo qué la origina. A pesar de ello, hay ciertos factores que suponen un riesgo de padecerla como es el hecho de tener familiares con celiaquía. Si el médico conoce este hecho podrá diagnosticar de forma precoz la enfermedad y tratarla pronto, evitando posibles complicaciones y haciendo posible que el paciente tenga una vida larga y sana.

Hasta ahora hemos podido comprobar todos los aspectos que afectan a esta enfermedad. Ahora realizaremos un pequeño resumen de todo ello.

Hemos visto que el hecho de tener familiares que han padecido esta enfermedad predispone a padecerla, al igual que el hecho de ser mujer o haber nacido en Europa.

Aunque no se puedan precisar con exactitud las causas de la celiaquía, los científicos creen que, además, hay otros atenuantes que predisponen a sufrir esta patología como:

  • La contaminación.
  • El abuso de antibióticos.
  • Asearse mucho.

Estos dos últimos factores se dan mucho en países desarrollados. Por lo que los investigadores creen que hay un nexo común entre haber nacido en un país avanzado y padecer esta enfermedad.

Por otra parte, también hay algunos médicos que diagnostican erróneamente celiaquía a personas que no la tienen, aunque esto no sea lo habitual.

Siempre habrá que intensificar el cuidado acerca de qué alimentos pueden consumirse y cuáles no.

Lo cierto es que cada vez hay mas alergias y enfermedades autoinmunes como la celiaquía y hay estadísticas que así lo demuestran. Hay países como Finlandia con un gran número de celíacos y diabéticos de tipo I (otra enfermedad autoinmune). También Suecia, un país con un alto nivel de vida, tiene el triple de celíacos que Alemania y Estados Unidos. Algunas personas pueden pensar que en ese país se toma más gluten que en los otros o en más cantidad pero esto no es así. La razón por la que ocurre no se sabe puesto que no se conoce qué desencadena realmente esta enfermedad. De hecho, hay gemelos idénticos que solo uno de ellos desarrolla la enfermedad y el otro no y suponen la excepción de la regla.

Es cierto que la enfermedad celíaca no se da solo en países desarrollados. Pero llama la atención que existan más casos en estos que en otros países.

No obstante, hay que señalar que el lugar del mundo donde existen más celíacos es el Sáhara debido a que allí viven el mayor número de personas con predisposición genética a tener celiaquía. Pero hay otros lugares que también llaman mucho la atención porque a pesar de tener costumbres ambientales y nivel genético similares, como es el caso de Túnez y Argelia, en el primero la cantidad de celíaco es mucho más baja que en el segundo, siendo el consumo del gluten el mismo. En estos casos, los investigadores no encuentran la razón de que en unos lugares existan más celíacos que en otros, pero siguen estudiando el tema para encontrar las causas de la celiaquía que hacen que esto sea así.

Algunos especialistas médicos en temas digestivos opinan que actualmente las personas tenemos el sistema inmune más atrofiados. Pues antes la gente se moría de infecciones y los niños de gastroenteritis. Eso puede haber provocado que al no tener enfermedades infecciosas graves, el sistema inmune se entretenga realizando otro tipo de acciones. Ahora se producen más enfermedades crónicas de las que se tarda más tiempo en morir y en algunos casos incluso se pueden sobrellevar bien.

Otros médicos señalar que la proteína del gluten, existente en el trigo, la cebada y el centeno, no es por sí sola buena ni mala. Es el cuerpo de cada persona el que la asimila de distinta forma. Pues hay personas que no pueden absorber los aminoácidos que forman parte del gluten, porque los intestinos no tienen ninguna enzima para metabolizarlos. Esto produce que una parte importante de dicho gluten, que hemos tomado, pase por el cuerpo sin causar efecto alguno. Pero el sistema inmunitario de algunas personas con la enfermedad celíaca detectan esta sustancia como algo dañino y la ataca. De esta forma, se fabrican anticuerpos contra el gluten y además los intestinos son dañados produciéndose una atrofia intestinal.

Por otra parte, los expertos dicen que hay cada vez más celíacos y esto también es fruto de las nuevas tecnologías. Pues ahora con la amplia gama de pruebas y métodos que existen se puede detectar más la enfermedad, que antes donde prácticamente solo existía la exploración visual. A este hecho también han contribuido las biopsias intestinales y los análisis de sangre con los que se puede detectar los anticuerpos. De esta forma, el abanico de pruebas es mucho más amplio que antaño.

Cualquier persona, sea de la edad que sea (adulto, joven, niño o mayor) puede padecer en cualquier etapa de su vida celiaquía.

En el pasado se creía que el paciente celíaco era un hombre o mujer adulto muy delgado y desnutrido. Nadie pensaba que una persona adulta con peso normal pudiera padecer esta enfermedad. Aunque en esa época también existían celíacos adultos a los que no se les conseguía diagnosticar la enfermedad.

Tumores malignos de la garganta y del cuello (C09-C15)

Tumores malignos del abdomen (C16-C26)

Tumores malignos de la piel y tejidos blandos

Tumores malignos del sistema urinario (C64-C71)

Tumores malignos del ojo y sistema nervioso (C69-C72)

Tumores de la sangre (C81-C96)

Tumores no malignos (D10-D36)

Tumores de comportamiento dudoso (D37-D44)

4. Enfermedades endocrinas

Enfermedades del tiroides (E00-E07)

Enfermedades nutricionales (E40-E64)

Trastorno del metabolismo (E70-E90)

Esquizofrenia y trastornos esquizoides (F20-F29)

Trastornos de la personalidad (F60-F69 )

Trastornos del desarrollo (F80-89)

Trastornos emocionales y del comportamiento de la infancia y la adolescencia (F90-F99)

Enfermedades agudas del sistema nervioso central (G00-G09)

Enfermedades degenerativas y desmielinizantes (G30-G35)

Trastornos localizados de los nervios (G50-G59)

Otros trastornos del sistema nervioso central (G90-G99)

7. Enfermedades de los sentidos

Afecciones de la conjuntiva (H10-H13)

Afecciones del cristalino (H25-H28)

Afecciones del interior del ojo y de la retina (H30-H36)

9. Enfermedades del sistema cardiocirculatorio

Enfermedad hipertensiva (I11-I15)

Enfermedades de las arterias, arteriolas y capilares (I70-I79)

Otras enfermedades del sistema circulatorio (I95-I99)

10. Enfermedades del sistema respiratorio

Enfermedades infecciosas del tracto respiratorio superior (J00-J06)

Enfermedades infecciosas de las vias respiratorias inferiores (J20-J22)

Otras enfermedades de la pleura (J90-J99)

11. Enfermedades del sistema digestivo

Enfermedades de la boca y de los dientes (K00-K14)

Enteritis y colitis (K50-K55)

Otras enfermedades intestinales (K55-K63)

Enfermedades del peritoneo (K65-K67)

Beberse una botella de vino o una d wisky, si se puede considerar perjudicial, pero ahí estaríamos hablando de excesos, y hasta el agua en exceso es mala y mata:

Gracias por tu comentario. Sin embargo he de decirte que la opinión que defiendes no es compartida por la OMS a tenor de este informe (y muchos otros que traeré a colación). El efecto total de cualquier cantidad de alcohol sobre la salud es más negativo que positivo.
No obstante entiendo tu postura en base a dos motivos: primero, y es un suponer, que te gusta beber (consumo moderado) y que tu conciencia se queda más tranquila pensando a tu manera que a la de la OMS. Y segundo, que para llegar a forjar tu opinión has contado con un montón de estímulos positivos previos procedentes de estudios no del todo bien diseñados y/o con intereses de los actores en juego.

Un cordial saludo y de nuevo gracias

@Manuel, no culpes al alcohol cuando la culpa es tuya. Nadie te obliga a beber, lo haces porque quieres. Reconocer un problema es el primer paso para solucionarlo, pero reconocer que eres alcohólico no es suficiente, tienes que reconocer que lo eres porque quieres y empezar a trabajar sinceramente a partir de ahí.

Si de verdad no quieres beber, no beberás. Pero tienes que querer, querer de verdad, y poner verdadero empeño.

Se habla mucho de las miles de personas adictas de España, pero no de las decenas de millones que no lo somos. Todos hemos tenido la oportunidad de convertirnos en adictos y sólo unos pocos lo han hecho. Muchos hemos llegado a probar las drogas (“duras” y “blandas”) y, tras eso, no hemos seguido. Hemos sabido decir “No.” cuando nos ofrecieron más.

No pretendas que el Estado supla tu trabajo y prohíba el alcohol. Esa excusa no es más que otra forma de enmascarar la realidad: no quieres dejar de beber, sólo quieres que te lo impidan; no quieres pasar el esfuerzo, quieres que lo haga otro. Ten por seguro que aunque prohibiesen el alcohol, podrías seguir bebiendo, no te engañes.

Asume la realidad y podrás dejar el alcohol.

Lo siento, pero no me dan pena los drogadictos; sí, en cambio, su familia, que la sufre. De joven, algunos de mis compañeros decidieron seguir con las drogas, yo, y muchos otros, decidimos que no: teníamos las mismas cartas pero las jugamos de distinta forma; mismas oportunidades pero aprovechadas de forma distinta.
Las drogas son como un martillo, un coche o un cuchillo de cocina. No son peligrosas de por si. La mayor parte de la gente no decide matar con el cuchillo, el coche o el martillo, pero algunos lo hacen. La diferencia es que en estos casos, nos indignamos por la decisión que tomó esa persona, matar, y no por el arma usada; con las drogas, en cambio, nos indignamos con la droga y no con la decisión de la persona.

No, no me dan pena los drogadictos, sólo su familia.

Señores …Alcohol cero, tabaco cero, azucar cero, los que tengan genes ahorradores hidratos de carbono cero y dos comidas al dia suficiente y para todo el mundo en general abstenerse de desayunar el ayuno de entre 12 y 18 horas os hará fuertes y efectivos en el consumo de grasas, un café negro suficiente y que sea molienda en casa natural nada de torrefacto que lleva azucar.
Podría hablar de la encima lipasa y de otras hormonas que alteran el organismo al ingerir alcohol pero leyendo queda bastante claro.

Parece que hay una controversia muy fuerte entre la OMS y los cardiologos referente al consumo moderado de alcohol, os dejo algunos parrafos …
En mi muy humilde opinión no veo riesgos en el consumo moderado (moderado de verdad) de bebidas alcohólicas fermentadas durante la comida.
Una vez más me gustaría echar un vistazo a los estudios estadísticos de los que echan mano tanto la OMS como los cardiologos en éste tema.

“Los cardiólogos contradicen las recomendaciones de la OMS y afirman que beber moderadamente beneficia la salud del corazón.”

“El mensaje emitido recientemente por la OMS ha sido tajante: No a ninguna bebida alcohólica. No a los dos o tres vasos de vino diarios tan defendidos por los cardiólogos. «No existe un consumo mínimo que permita beber alcohol sin ningún riesgo», asegura la OMS. ”

“Los cardiólogos afirman que el consumo moderado de vino tinto (entre 35 y 50 mg diarios, unos dos vasos) reduce la formación de trombos intraarteriales, y en consecuencia, puede considerarse como uno de los factores protectores que contribuyen a disminuir el riesgo de enfermedad coronaria. Una patología responsable del 50% de la mortalidad anual en todo el mundo.”

“Tanto la Sociedad de Cardiología Española como el Colegio Americano de Cardiología están seguros de que el vino en dosis moderadas protege a las arterias coronarias de padecer un infarto de miocardio o una angina de pecho.”

#Pobrecito hablador
No creo haber leído ninguna queja o la petición de la prohibición del alcohol en el comentario de #manuel

¿beber alcohol comiendo? madre mia lo que hay que leer. El organismo interpreta al alcohol como lo que es,un veneno y paraliza funciones metabólicas para priorizar su eliminación.

> ¿beber alcohol comiendo? madre mia lo que hay que leer
¿Te refieres a cosas como que ayunar 18h es bueno?
¿Te refieres a cosas como que hidratos de carbono 0? Te recuerdo que según la OMS el 75% de todo lo que comes deberían ser Hidratos de Carbono. En la mayoría de frutas/verduras del planeta (naranjas, peras, zanahorias, acelgas, lechuga, tomate, brocoli, judias verdes, guisantes …) el principal nutriente son LOS HIDRATOS DE CARBONO.

En el mundo hay miles de cosas que matan, desde el humo del cigarrillo del vecino, la contaminación, la comida cocinada a altas temperaturas, los tipos que tienen macetas balanceantes en su balcón y el estrés al que nos somete la OMS con sus mensajes de “esto es muy malo”, dentro de cinco años “pues no lo era tanto”, pasados cuatro “es incluso bueno” y cinco después “nos equivocamos, que sí que era malísimo”. Miren, pues que les den. Prefiero que me de una úlcera de estómago el vino que está rico que los pesados de la OMS y sus amenazas de aguafiestas. Con tanta recomendación ya saturan.

Cuándo digo hidratos de carbono cero me refiero a ingerir solamente los que vienen en verduras y hortalizas evidentemente, pero no al trigo y demás cereales, granos y manufacturados cereales con azucares, glucosas y jarabes y….fruta la justa que son bombas de azucar.
E cuanto a ayunar nada mejor para la salud que el ayuno y si encima haces ejercicio en ayunas habras conseguido simular geneticamente como sobrevivimos a las demás especies.El ayuno es lo normal aunque tu nmo lo creas, pasar hambre es lo normal, asi como luego comer hasta hartarse, fiesta, ayun, fiesta ayuno y no pisarás un médico ni en sueños.
Créete todo lo que te dicen y tendrás todas las enfermedades metabólicas.

Los alcohólicos a lo suyo, a defender su droga, el alcohol no solo es malo para quien lo toma, si no para todos, los tratamientos contra el cáncer los pagamos todos, además de los accidentes de trafico provocados por su ingesta, maltrato, etc. si fuese un fumador defendiendo el tabaco, todos saltaríais como locos, pero no con los borrachos, porque es lo que sois, ya que el que bebe, es por sus efectos, y el que no es capaz ni de tirarse una semana sin beber, es un ADICTO. Salud..

Lucas, infórmate de las distintas formas de los hidratos de carbono antes de decir tonterías anda, que ya huele tu cantinela de la dieta paletalitica..

> Cuándo digo hidratos de carbono cero me refiero a ingerir solamente los que vienen en verduras y hortalizas evidentemente, pero no al trigo y demás cereales
Contrariamente a lo que recomiendan los médicos. ¿Has visto alguna vez una pirámide de alimentación? Lo digo porque lo que más deberías comer son cereales y legumbres.

> fruta la justa que son bombas de azucar.
Contrariamente a lo que recomiendan todos los médicos. La fruta es lo segundo que más deberías consumir.

> E cuanto a ayunar nada mejor para la salud que el ayuno
Sobre todo si vas a realizar actividades que requieran un gasto energético elevado … ¿Nunca has sufrido una “pajara”, verdad?.

> Créete todo lo que te dicen y tendrás todas las enfermedades metabólicas.
Y tu sigue siendo igual de impreciso a la hora de escribir; confundirás a mucha gente.

Es cierto que las dietas hipocalóricas hacen a la gente más longeva.
Pero también es cierto que lo que más debes consumir son: Legumbres, Cereales, Verduras, Frutas

Puedes preguntarle al del blog si es bueno ayunar mucho o si es malo basar tu dieta en legumbres, cereales, verduras y frutas a ver lo que te cuenta.

Es aún peor de lo que dice el artículo, de hecho el alcohol es la droga más perjudicial de todas, peor que la heroina o la cocaina, porque no sólo es el daño físico produce en el cuerpo, sino las consecuencias tiene en la vida de la persona bebe en exceso, accidentes de todo tipo, problemas con la justicia por excesos en peleas y de todo tipo de enfrentamientos por los efectos inhibidores del alcohol del lóbulo prefrontal.

Si haceis memoria, cuando veis a un vagabundo qué recordais? A un borracho tirado en medio de cartones o en el banco de un parque con un cartón de vino a su lado?

Los coches y los cuchillos son útiles, sirven para algo, las drogas no sirven para nada.

Nos levantamos por la mañana y abrimos la puerta de la nevera y a comer, sin ganarnos la comida, sin quemar una sola caloría ¿ y que comemos?, pués un pelotazo de la droga más dura que hay, el azúcar …¿ qué hace nuestro pancreas? lo mismo que con el alcohol, retirar rapidamente el azúcar del torrente sanguineo ¿ por qué? por lo mismo que el alcohol, interpreta que es un veneno.