seroquel ilacabak

El screening, cribado o diagnóstico precoz es un conjunto de actividades que pretenden detectar la enfermedad en sujetos sanos antes de que se manifieste clínicamente y poder adoptar el tratamiento adecuado precozmente, y así modificar la historia natural de la enfermedad y reducir la mortalidad.

Más del 80% de los pacientes afectados de cáncer de hígado presentan una cirrosis hepática subyacente y en la actualidad el hecho de que se desarrolle CHC supone la principal causa de muerte en pacientes afectos de cirrosis.

Teniendo en cuenta que la única posibilidad de aplicar tratamientos con intención curativa es diagnosticando la enfermedad en una fase inicial asintomática deben considerarse candidatos para pruebas de diagnóstico precoz a todos los sujetos con cirrosis, que podrían recibir un tratamiento en el caso de ser diagnosticados de CHC.

Está demostrado a través de diferentes estudios que el diagnóstico precoz es eficaz y puede llegar a reducir la mortalidad un 37%.

La prueba médica recomendada para la realización de un cribado es la ecografía abdominal, una prueba no invasiva, aceptada por la población, con un sensibilidad del 60-80% y una especificidad superior al 90% para la detección precoz del CHC.

La ecografía abdominal debe ser realizada siempre por personal experto.

Se recomienda realizar cribado cada 6 meses.

A aquellos pacientes de los que se sospecha que han desarrollado un cáncer de hígado, se le practicaran pruebas diagnósticas con los siguientes objetivos:

  • Confirmación del diagnóstico,
  • Determinación de la extensión de la enfermedad
  • Determinación de la reserva funcional hepática
  • Determinación de factores biológicos que afecten al pronóstico

Para realizar el diagnóstico, en primer lugar se lleva a cabo una exploración física del paciente, observando el cuerpo del mismo, la piel y los ojos en búsqueda de síntomas de ictericia y una palpación abdominal para comprobar si existen cambios en el tamaño del páncreas, el hígado o la vesícula biliar. Ante la sospecha de un problema con el hígado se solicita la realización de analíticas de sangre, heces y orina. También pueden ir acompañados de pruebas de diagnóstico por imagen (TAC), biopsia, o una resonancia magnética.

Para un diagnóstico completo del tipo de cáncer de hígado, así como para el seguimiento durante los tratamientos, se llevan a cabo pruebas adicionales que se describen a continuación.

Las técnicas de imagen son la piedra angular en el diagnóstico del CHC.

Los cambios arquitecturales del hígado cirrótico, de todas formas, hacen difícil el diagnóstico, y los nódulos regenerativos son difíciles de distinguir de los nódulos neoplásicos.

Existen las siguientes pruebas de imagen:

  • Ecografía con contraste,
  • Tomografía computerizada (TC) trifásica
  • Resonancia magnética (RM) trifásica.


El seguimiento para el estudio del nódulo hepático detectado mediante ecografía abdominal se recomienda hacer de esta manera:

Los nódulos menores de 1 cm detectados mediante ecografía de cribado deben seguirse mediante una ecografía cada 3 a 6 meses. Si tras 2 años no se detecta crecimiento, se debe volver al cribado habitual cada

Los nódulos mayores o iguales a 1 cm detectados mediante ecografía en sujetos cirróticos pueden diagnosticarse de CHC sin necesidad de obtener una biopsia si presentan en técnicas de imagen dinámicas captación de contraste en fase arterial seguido de lavado en fases tardías.

En los nódulos de entre 1 y 2 cm, este patrón vascular debe detectarse de forma coincidente en 2 técnicas de imagen.

La biopsia puede realizarse por punción, por aspiración o con aguja gruesa para la obtención de un cilindro de tejido guiadas por ecografía o por TC.

La biopsia hepática se realizará siempre en pacientes sin cirrosis y en pacientes con cirrosis en los cuales la masa hepática tenga un tamaño entre >1 centímetro y no presente una patrón vascular típico.

Debe tenerse en cuenta que el rendimiento diagnóstico de una biopsia en nódulos pequeños no es óptimo y presenta una sensibilidad cercana al 70%. Por tanto, en estos casos una biopsia negativa no puede descartar el diagnóstico de CHC.

Entre las posibles complicaciones de la biopsia hepática están la ruptura del tumor, la hemorragia, y el sembrado local del tumor.

En la mayoría de tumores sólidos, se han desarrollado sistemas de estadificación que describen el grado de extensión del tumor y son útiles para determinar el pronóstico antes y después de un tratamiento particular y para guiar las decisiones terapéuticas.

Además, el estadiaje puede ser tener un papel crítico en la evolución del tratamiento al facilitar la selección adecuada del paciente apropiado para una terapéutica específica y al proporcionar una estratificación del riesgo después del tratamiento.

Dado que el cáncer de hígado aparece en la mayoría de los casos asociado a cirrosis hepática y que el grado de alteración de la función hepática determina las opciones terapéuticas y la supervivencia (independientemente de la presencia del CHC), es imprescindible considerar conjuntamente el grado de disfunción hepática y la extensión tumoral.

Además, la presencia de síntomas ha mostrado un gran valor pronóstico y, al igual que el grado de reserva funcional hepática, determina la aplicabilidad de los diferentes tratamientos.

Así pues, se han determinado 4 parámetros principales que afectan al pronóstico en los pacientes con CHC:

  • La agresividad y la tasa de crecimiento tumoral, (estadío).
  • El estado de salud general del paciente.
  • La función hepática del paciente.
  • Los tratamientos administrados.

El sistema de Estadificación BCLC es el más utilizado en EEUU y Europa. Surgió de la identificación de factores pronósticos en varios ensayos clínicos, conformando una clasificación con estadios.

Los pacientes son clasificados en 5 estadios que a su vez proporcionan también información sobre las mejores opciones terapéuticas.

seroquel bipolar lidelse

Además es posible que otras enfermedades no hepáticas arrojen en los análisis de sangre una elevada cantidad de transaminasas, particularmente de la AST. Entre ellas podemos mencionar procesos musculares como distrofias, polimiositis o traumatismos. Incluso un proceso gripal, pueden llegar a producir elevaciones transitorias de las transaminasas.

Si te detectan que tienes las transaminasas altas, quizás el médico te de como opción el bajarlas y para ello será necesario una depuración del hígado, al menos, una vez al año, de manera que este órgano pueda funcionar correctamente.

Al margen de esa depuración podemos hacer lo siguiente:

  • No comer alimentos grasos o procesados, así como los azucarados y salados. La dieta es de lo más importante en nuestra salud y no solo en el caso que nos ocupa. Es importante, pues, que busques información sobre las raciones de frutas y verduras que debes consumir a diario y te hagas una dieta personalizada en la que se incluyan todos los alimentos. En cualquier caso, también puedes acudir a un nutricionista para que te haga una dieta adecuada para ti. De este modo, puedes estar seguro que tendrás todos los nutrientes que necesitas y tendrás un completo menú para cocinar cada día.
  • Evita las bebidas alcohólicas y el consumo de tabaco. Estas sustancias no son simples de procesar para el hígado, lo que no te ayudarán en nada a acabar con este problema.
  • Es bueno que tomes líquido en abundancia y sobretodo agua con la que podrás ayudar que el hígado metabolice y elimine mejor las grasas. También hay ciertas infusiones que te darán el aporte de agua que necesitas a la vez que te permitirá depurar y limpiar tu organismo. En una herbolaria te dirán cuáles son las mejores para ello, las veces que las debes tomar cada día y la manera en la que las debes preparar.
  • Es bueno que comas frutas, aunque debes evitar las que tengan contenidos de ácidos orgánicos como las fresas, sandía y melón. Sin embargo, las frutas y las verduras actúan como un gran depurador para el organismo, lo que ayudará a trabajar mejor tu hígado. También debes tener en cuenta las verduras y las hortalizas en una dieta saludable como hemos dicho.
  • Puedes depurar el hígado tomando algunas infusiones como la de diente de león o comiendo alimentos como la alcachofa.
  • La plantas medicinales también pueden ayudar a bajar las transaminasas. En el mundo de la fitoterapia podemos encontrar numerosos productos como la Celidonia, el Cardo Mariano (Silybum marianum), el Desmodium (desmodium adscendens), el Boldo o el Rábano negro. Todos ellos ayudan a combatir los síntomas de unas transaminasas altas a base de infusiones.
  • Se recomienda descansar al menos 8 horas al día, evitando además el estrés, la ansiedad y el ejercicio intenso en la medida de lo posible. En el caso de ser una persona que tengas un ritmo de vida muy estresante debes empezar a poner solución a ello por tu propia salud. Es importante que busques la manera de acabar con el insomnio, si lo padeces, así como hacer deporte y meditación, yoga o pilates para acabar con el estrés. Es importante también que consigas unas horas al día para dedicarte a tí mismo.
  • La Oligoterapia es una alternativa bastante extendida durante la última década. Se trata de una técnica que utiliza los minerales presentes en nuestro organismo para ayudar a reducir muchos problemas del metabolismo. En este caso, será esencial que te pongas en manos de un experto para que te indique cuáles son los minerales que debes usar en tu caso, ya que no podemos hacerlos libremente y sin el control adecuado.
  • Cuidado con los medicamentos de venta libre: los medicamentos de venta libre pueden ser un peligro para el hígado, por lo que es importante que pongas en conocimiento de tu médico o farmacéutico todos los medicamentos que estés tomando.
  • Controla el peso: la pérdida de peso puede ayudarnos mucho a bajar estos niveles, por lo que será esencial una buena dieta pero siempre en manos de profesionales de la salud.

Como puedes ver, en realidad bajar los niveles de las transaminasas no es tan complicado como parece siempre que tengamos voluntad en ello. Además, recuerda que hacer ejercicio moderado también te irá muy bien para bajar estos niveles a la vez que te ayudará en todo lo relacionado con la salud. Una vida sedentaria es lo peor que podemos darle a nuestro organismo y, si quieres evitar problemas como del que hablamos o muchos otros problemas de salud, es recomendable que lleves una vida activa y comas bien. Lo mismo debemos decir en el caso de los niños: estamos en una sociedad en la que los niños cada vez son más sedentarios, lo que hace que sean mucho más propensos a padecer ciertos problemas de salud. Es por ello que, además de hacer que tu hijo tenga una buena dieta y equilibrada, te preocupes de que haga mucho ejercicio.

Los valores o rangos de aspartato transaminasa (AST) más habituales en hombres son de 8 a 40 unidades por litro. En la mujer es de 6 a 34 U/L. En cambio, los valores más habituales de alanino transaminasa (ALT) en hombres son de = 45 U/L y en la mujer de = 34 U/L.

En niños con edades comprendidas entre 1 y 19 años, los rangos habituales de AST suelen ser de 0 a 40 U/L con un ALT (alanino transaminasa) de 1 a 30 U/L. En los menores de 1 año de edad, los valores más frecuentes suelen ser más elevados: con un aspartato transaminasa de 25 a 75 U/L y un ALT de 11 a 54 U/L. No obstante, los datos de aspartato transaminasa (AST) y alanino transaminasa (ALT) pueden variar dependiendo de la interpretación analítica impuesta por el laboratorio que lleve a cabo el examen. Los resultados también pueden depender de la edad, el sexo y la actividad física del adulto o niño.

Son muchos los factores y las causas que pueden dar como resultado unas transaminasas altas, aunque algunos de los ejemplos más frecuentes y peligrosos son: Padecer sobrepeso u obesidad, abusar en el consumo de alcohol o, de igual modo, experimentar la aparición de una lesión o daño por drogas o toxinas. También se puede deber al malestar causado por una cirrosis Hepática, lo que lleva a una disminución progresiva de las funciones del hígado, o por sufrir una hepatitis viral, es decir; una infección sistémica del organismo que compromete fundamentalmente al hígado. Asimismo, padecer tumores y quistes (ya sean parasitarios o múltiples) en el hígado también puede dar lugar a transaminasas altas, aunque en este ámbito también puede tener la culpa el mal funcionamiento del flujo sanguíneo o por un AST elevado en el corazón y los huesos.

Los niveles que superen los 1.000 U/L están asociados a la hepatitis isquémica o shock hepático; una afección por la cual el hígado no recibe suficiente sangre u oxígeno, lo que ocasiona un daño severo en las células hepáticas. Debemos entender que cualquier daño en el hígado suele ocasionar una elevación moderada de las transaminasas, y que para descubrir el alcance de sus efectos se debe realizar una historia clínica completa, una exploración y los pertinentes estudios de imagen y laboratorio.

Un adecuado menú para transaminasas altas nos permite obtener todos los beneficios posibles. Con el objetivo de reducir las transaminasas en nuestro organismo, debemos realizar una limpieza hepática por medio de una dieta rica en antioxidantes que depuren nuestro organismo o mediante distintas plantas medicinales, como puede ser el diente de león o el cardo mariano. Por otro lado, tomar una media de un litro y medio de agua diarios (fuera del horario de las comidas) nos ayuda a eliminar los agentes infecciosos de nuestro organismo y a depurar nuestro hígado.

Asimismo, existen una serie de recomendaciones para llevar un ritmo de vida más saludable y así garantizar la efectividad del menú para transaminasas altas. En primer lugar, debemos reducir los alimentos ricos en grasas o procesados, así como con alto contenido en azúcar o sal. El consumo elevado de tabaco y alcohol tampoco es recomendable para conseguir los objetivos deseados así como la carne con un mayor aporte en grasa (ejemplo, tocino o mantequilla), grasas trans (bollería, chocolates, galletas, etc.), entre otros muchos alimentos.

Las frutas y verduras son uno de los ingredientes principales que debemos incluir en la mayoría de las dietas. No obstante, de cara a reducir las transaminasas en nuestro organismo, debemos evitar aquellos alimentos que contengan ácidos orgánicos, como pueden ser las fresas, el melón, etc.

¿Cómo puedo saber qué debo tomar y qué no debo tomar para reducir las transaminasas altas? Supongo que muchos de vosotros habréis realizado una dieta alguna vez, por lo que seguir las recomendaciones habituales de otras dietas puede ser la solución durante unos días. Si puedes, acude a un especialista en nutrición para que determine el menú para transaminasas altas personalizado y así conseguirás unos máximos resultados posibles.

No dejes de comer entre horas o te saltes las comidas. Para que el cuerpo se acostumbre a comer y se sienta saciado, debemos llevar una rutina alimentaria, es decir, marcarse un horario fijo de comidas. De esta forma, entrenarás al cuerpo para que reciba comida siempre a la misma hora. Por tanto, con el objetivo de evitar la ansiedad al comer, debemos comer unas 5 o 6 veces al día (3 comidas principales y dos o tres tentempiés). Es muy importante el desayuno en esta dieta, ya que constituye el mayor aporte energético para nuestro organismo del día, por lo que no esperes más de una hora en desayunar desde que te levantas. Además, no debemos dejar pasar más de tres horas entre comidas. Esta dieta contendrá todos los nutrientes necesarios para el organismo, como proteínas, hidratos de carbono y grasas.

Unos trucos para reducir las transaminasas altas: echa un par de gotas de limón en un vaso de agua templada al desayunar, cocinar los alimentos a la plancha, al vapor, cocidos (es decir, evitando en la medida de lo posible el uso de grasas, sea aceite o mantequilla, empanados, etc.), echa unas gotas de limón a tus preparados para darle un toque gustativo muy agradable a los platos y realiza una rutina de entrenamientos habitual. Además, el estrés es un mal aliado de las transaminasas bajas, por lo que relájate practicando yoga o con distintas técnicas de relajación.

No existe un determinado tiempo en el que debamos cumplir estas especificaciones, sino que depende en gran medida de cada ser humano. El método más efectivo para evitar las transaminasas altas es llevando una dieta equilibrada y realizando ejercicio de forma habitual. Ahora bien, ¿cuánto tiempo tardan en bajar las transaminasas de media? Tener las transaminasas elevadas no es signo de una enfermedad grave ni mucho menos, simplemente es un toque de atención que nos da nuestro organismo para que regulemos nuestra dieta, por lo que con una semana de menú para reducir las transaminasas se estima que supone el tiempo suficiente para controlar estos niveles. No obstante, se recomienda acudir a un especialista en cuanto se detecte cualquier anomalía en el organismo o si superada la semana, se mantienen los niveles elevados.

Con un simple análisis de sangre podemos averiguar si tenemos las transaminasas altas. No obstante, experimentar problemas a nivel hepático constituye uno de los principales síntomas de las transaminasas altas. Por ejemplo, hepatitis, cansancio, inflamaciones en el hígado, molestias y dolores, cirrosis, etc. Pero no es necesario padecer ninguna enfermedad para sufrir este problema. Otro de los síntomas que se producen derivados de las transaminasas altas es una orina oscura (producida por una inadecuada limpieza y depuración hepática), náuseas, vómitos, cansancio después de comer, dolor en las articulaciones y en el abdomen, exceso de sudoración o ictericia.

Tener las transaminasas altas puede haberse producido por diversos problemas indirectos que implican en mayor o en menor grado un trastorno en el hígado, como puede ser consumir alcohol, no seguir una dieta adecuada y equilibrada, etc. Por tanto, sigue un plan de acción y disfrutarás de un organismo sano y saludable.

El hecho de que nuestro hígado se vea implicado en una afección supone unas graves consecuencias para nuestro organismo. Por tanto, las consecuencias de tener las transaminasas altas pueden llegar a ser muy graves, aunque no es lo habitual. Si no se regulan los niveles de las transaminasas, el problema puede ir agravándose y llegar a afectar al hígado con distintas afecciones, como un inadecuado funcionamiento del hígado y los problemas que derivaría. El hígado constituye un órgano esencial en la vida de un ser humano dado que limpia y depura el organismo de los agentes infecciosos, por lo que actúa como defensor. Por tanto, debemos cuidarlo y seguir una adecuada alimentación para promover el correcto funcionamiento del mismo.

Lee más artículos relacionados con el hígado y las enfermedades asociadas:

Fasciola o Mariposa del Hígado. Una de las enfermedades parasitarias más extendidas en los ganados de las regiones frías y pantanosas es comúnmente conocida con el nombre de "Mariposa de Hígado".

Afecta los vacunos de cualquier edad y es producida por un parásito que llega al estómago con los pastos y aguas de bebidas estancadas, para terminar su desarrollo en el hígado. La primera fase de vida de la larva de la fasciola, desde cuando sale del huevo hasta cuando es ingerida en pastos o bebidas para llegar al estómago e hígado, la efectúa en el caracol, (Limnaea truncata) abundante en lagunas y pantanos.

SÍNTOMAS
Al principio la enfermedad es poco aparente, salvo un poco de somnolencia, decaimiento y debilidad muscular, con apetito normal pero mal estado de los animales. En el segundo período se nota anemia (mucosas pálidas), apetito irregular y sed intensa. A veces con presencia de ligeros edemas o hinchazones fríos, en el pecho y vientre. En el tercer período los enfermos están débiles, comen poco y digieren mal. Aparecen edemas en la quijada y por último, la diarrea se presenta con tal intensidad que viene a apresurar la muerte del animal por deshidratación.
Al examen específico de los excrementos se encuentran los huevos del parásito, razón por la cual conviene tratar inmediatamente los enfermos a fin de evitar que con los excrementos, la enfermedad se propague a otros grupos de animales.

CONTROL
Se debe evitar el acceso de los animales a las praderas empantanadas.
Las aguas detenidas o de lento curso y que sean fuente de consumo para el ganado deben ser tratadas periódicamente con Sulfato de Cobre para controlar el caracol, un tratamiento radical es aislar y sacar los animales que se encuentran en producción de las zonas contaminadas.

TRATAMIENTO
Los animales enfermos se deben tratar con Bovipur o Bovipur 25%Co con el doble de las dosis indicada para el control de parásitos Gastrointestinales y con una frecuencia de por lo menos cada tres meses.

Mastitis es la inflamación total o parcial de la ubre o de glándula mamaria, además de ser contagiosa. Un mal manejo del hato en el pre-ordeño, ordeño y post-ordeño, generaría contagios.
Se presenta de dos formas:
• Clínica (Aguda-Crónica)
• Subclínica.

Y se conocen dos tipos:
• Mastitis primaria causada por agentes infecciosos como: Bacterias, Streptococus agalactiae, sp. dysgalactiae, S. uberis, sp. pneumoniae, Staphylococcus aureus, Corynebacterium pyogenes, C. bovis, Pseudomona aeruginosa, Fusobacterium sp, y C. tuberculosum, Pas-terella multocida, E coli, Micoplasma sp.
•Mastitis secundaria se presenta en el transcurso de enfermedades infecciosas como Brucellosis, Fiebre Aftosa, etc., e infecciones causadas por hongos, levaduras y traumatismos.

SÍNTOMAS
Dependiendo del agente causal y resistencia al tejido mamario, puede haber o no alteraciones en el tejido glandular, por lo que el diagnóstico está sujeto hoy en día a diversas pruebas indirectas. Se presenta desde una inflamación aguda hasta fibrosis y toxemias graves.

La Mastitis Clínica se caracteriza por los cambios visibles en la ubre y en la leche.

Manifestaciones Agudas con inflamación de la ubre semi dura, dolorosa y caliente, la leche con aspecto purulenta o sanguinolenta. Crónica, cuando no es bien tratada la forma aguda, el tejido glandular de la ubre es reemplazado por tejido fibroso. Inicialmente la leche se nota con grumos, en los días siguientes estos se van haciendo más grandes hasta obstruir por completo el canal del pezón.

El cuarto afectado esta ligeramente hinchado, caliente y muy sensible. Mas tarde, al cabo de unos cuatro días, es difícil ordeñar el cuarto enfermo porque el canal del pezón se encuentra tapado completamente por masas caseosas de color amarillento o rojizo.

A medida que la enfermedad avanza se pueden infectar mecánicamente por el ordeñador los cuartos restantes produciendo fiebre y malestar general y no es raro que se presente una septicemia (paso de los microbios a la sangre) que determina rápidamente la muerte de la vaca enferma.

CONTROL
Un programa eficaz puede ser disminuyendo la duración de la infección tratando todos los cuartos de todas la vacas en período seco, tratar los casos clínicos a medida que se presentan y descubrir los casos clínicos crónicos. Reducir el índice de infecciones nuevas lavando los pezones después de cada ordeño, mantener el equipo de ordeño limpio antes y después del ordeño, lavar ubres antes y después de cada ordeño. Las ubres de los animales deben lavarse para evitar el barro y las heces fecales. El ordeñador debe tener las manos limpias.

seroquel and vitamin d

El consumo de alcohol puede producir daño cerebral irreversible y demencia además de ser responsable de la muerte de uno de cada siete hombres y una de cada trece mujeres en Europa, lo que lo convierte en el segundo factor de riesgo de muerte tras el tabaco.

Con motivo del Día sin Alcohol, que se celebra el 15 de noviembre, Socidrogalcohol ha alertado de los graves efectos que puede tener esta sustancia sobre el cerebro.

El consumo excesivo y crónico de alcohol puede llegar a dañar gravemente el cerebro y tomar varias consumiciones en poco tiempo y con frecuencia puede producir daños irreversibles en él, aseguran los expertos.

Por ello, los daños cerebrales producidos por el alcohol serán uno de los temas del Año Europeo del Cerebro convocado para 2014 por el European Brain Council.

No en vano, se añade desde la citada Asociación, el consumo abusivo de alcohol provoca, además de sesenta enfermedades orgánicas, entre ellas cáncer, deterioro cognitivo, agravamiento de trastornos mentales e irreversible daño cerebral, según las últimas investigaciones.

El coordinador del Centro de Adicciones San Juan de Dios de Palencia, el doctor Antonio Terán, ha añadido que el alcohol induce una serie de trastornos mentales entre los que se encuentran episodios psicóticos transitorios, presentes hasta en un 25 % de los pacientes con dependencia del alcohol, y alucinosis alcohólica.

Otros daños cerebrales provocados por el alcohol son el Síndrome de Korsakoff (confusión, alteración de la memoria para hechos recientes o nueva información, tendencia a rellenar las lagunas de la memoria con confabulaciones), Síndrome de Wernicke (encefalopatía caracterizada por confusión, perdida de la coordinación de movimientos, ataxia (dificultad para mantener el equilibrio), parálisis en músculos oculares, o Síndrome Amnésico.

Según Terán, el alcohol no solo induce sino que también acompaña otros problemas mentales como los trastornos depresivos, de ansiedad, de personalidad o de la alimentación, una situación que dificulta el diagnóstico y tratamiento de ambos “complicando la evolución y el pronóstico final”.

El asesor médico de la Federación de Alcohólicos Rehabilitados de España (FARE), Francisco Pascual, ha denunciado la “insuficiente percepción social de los riesgos” y ha asegurado que el alcohol “está presente en cuatro de cada diez homicidios, comporta una enorme carga financiera y es causa de baja laboral en hasta un 20 % de los casos.

Además, ha recordado que el alcohol no sólo hace daño al bebedor sino también a su entorno con los consecuentes problemas familiares, exclusión social e impacto económico en las familias.

Según estos expertos en España se ha adelantado la edad de inicio de consumo de alcohol, se está incrementando la incorporación de mujeres y cada vez aumenta más el policonsumo de drogas que incluye en la mayoría de los casos el alcohol.

Ante esta situación, los especialistas abogan por informar y educar a la sociedad sobre qué es un consumo de alcohol de riesgo y por crear un Comité de prevención del alcoholismo.

Una función importante de su hígado es la eliminación de las toxinas de la sangre, y el alcohol es una toxina. El Manual Merck de profesionales de la salud, dice el daño al hígado de abuso crónico de alcohol puede incluir el hígado graso, hepatitis alcohólica y finalmente cirrosis. Entre otras complicaciones de la cirrosis, la coagulación sanguínea inadecuada puede producir si su hígado se convierte en gravemente enfermo. Esto puede aumentar su riesgo de sangrado gastrointestinal o hemorragia grave debido a un traumatismo. El daño hepático de la enfermedad causada por el abuso del alcohol puede conducir eventualmente a una insuficiencia hepática.

Gastritis, un problema común entre los consumidores de alcohol, es la inflamación del revestimiento del estómago. La pancreatitis es la inflamación del páncreas, una glándula que produce enzimas digestivas y hormonas, como la insulina, que regula el azúcar en la sangre. La pancreatitis aguda puede ocurrir en cuestión de horas o hasta 2 días después de consumir alcohol, y la inflamación puede llegar a ser crónica. La National Digestive Diseases Information Clearinghouse dice el abuso de alcohol es la causa más frecuente de la pancreatitis crónica. El páncreas puede cicatrizar y calcificada, en algunos casos requieren cirugía para aliviar el dolor o tratar otras complicaciones. Si suficientes células productoras de insulina están dañadas, la diabetes puede desarrollar.

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo dice el abuso de alcohol es un factor de riesgo importante para el cáncer oral, así como cánceres de la faringe, la laringe y el esófago. También aumenta el riesgo de otros cánceres, incluyendo los de estómago, colon, recto, hígado, de mama y de ovarios. El abuso de alcohol, especialmente cuando se asoció con el consumo de tabaco, es un factor de riesgo importante para 1 tipo de cáncer de esófago llamado carcinoma de células escamosas. Aproximadamente 8.000 casos de carcinoma de células escamosas del esófago producen anualmente en los EE.UU. Es más común entre los hombres afroamericanos.

El abuso de alcohol puede causar cardiomiopatía, una condición en la cual el corazón se convierte en paredes agrandados y el músculo delgado y débil. Esto puede conducir a arritmias y la insuficiencia cardíaca. El Cuaderno de Practica General dice el alcohol también puede causar presión arterial elevada, incluso en personas que no tienen otros factores de riesgo para la hipertensión; el efecto se ve dentro de unos días de consumo excesivo de alcohol. El alcohol también exacerba otros factores de riesgo para la hipertensión, como la obesidad y el uso de píldoras anticonceptivas. Si dejas de beber, el efecto sobre la presión arterial generalmente desaparece en unos pocos días.

Desnutrición y las deficiencias de vitaminas a menudo acompañan el abuso del alcohol. El abuso crónico de alcohol interfiere con la absorción de tiamina, por lo que es un factor de riesgo para la encefalopatía € ™ s Wernickeâ. Los síntomas, incluyendo confusión, falta de coordinación y temblores, pueden presentarse repentinamente. El Manual Merck de profesionales de la salud dice que, sin el tratamiento oportuno, la enfermedad es mortal en hasta un 20 por ciento de los casos. De los que sobreviven sin tratamiento, el 80 por ciento desarrolla la psicosis de Korsakoff. La deficiencia de tiamina puede causar neuropatía periférica, que es el daño a los nervios que transportan mensajes desde el cerebro y la médula espinal con el resto de su cuerpo. Los síntomas incluyen entumecimiento, hormigueo, sensación de quemazón, debilidad, pérdida de masa muscular y parálisis.

Efectos sobre el Sistema Nervioso Central

El alcohol es quizás la droga con mayor número de mecanismos de acción sobre el sistema nervioso central y la que más diversos y graves trastornos mentales produce, cuando no los agrava en aquellos que abusan y dependen de él de forma secundaria a una enfermedad mental previa.

Entre las enfermedades mentales que el alcohol provoca destacan:

  • Delirium tremens.
  • Demencia.
  • Trastorno amnésico.
  • Trastorno psicótico.
  • Trastorno afectivo.
  • Trastorno por ansiedad.

Es una encefalitis aguda producida por la respuesta del "cerebro" a la supresión brusca del etanol a la que el paciente alcohólico es dependiente, aparece durante la semana siguiente a la reducción o supresión de la ingesta de alcohol. Este trastorno es una urgencia médica que puede llevar a la muerte, pues un delirium tremens no tratado tiene una mortalidad del 20%. Por lo general son pacientes de más de 30 años, pues suele ser habitual una historia previa de muchos años de consumo de alcohol. Se produce una marcada alteración de la conciencia, con reducción de la capacidad de mantener la atención, junto a diversas alteraciones cognoscitivas (memoria, orientación temporo-espacial, lenguaje) y en ocasiones perceptivas (sobre todo visuales, pero también táctiles o auditivas). También es frecuente la existencia de enfermedad médica asociada.

La demencia se puede producir tanto por los efectos neurotóxicos del alcohol como por los frecuentes problemas de malnutrición, traumatismos craneoencefálicos y afectación de otros órganos como el hígado, páncreas y riñones.

Se caracteriza por un deterioro de la capacidad para aprender nueva información o recordar la aprendida, junto a otras alteraciones cognoscitivas como alteraciones del lenguaje, del reconocimiento o identificación de objetos y de la capacidad de llevar a cabo actividades motoras. Todos estos trastornos llevan a un deterioro significativo de la actividad laboral o social

Trastorno amnésico persistente

También conocido como síndrome de Korsakoff, se caracteriza por una alteración en la memoria a corto plazo causada por el consumo prolongado de grandes cantidades de alcohol. Esta motivado por un déficit de tiamina. Es con frecuencia consecuencia de un episodio agudo de encefalopatía de Wernicke, trastorno que se caracteriza por confusión, anomalías del movimiento de los ojos y otros signos neurológicos que precisan de un tratamiento con dosis altas de vitaminas del grupo B para evitar una evolución a síndrome de Korsakoff.

Trastorno psicótico inducido por el alcohol

Se caracteriza por alucinaciones, por lo general auditivas, que suelen tener un contenido amenazante. Su duración suele ser corta pero hay, con frecuencia, convicción delirante que hace al sujeto perder el sentido de la realidad. Las pruebas de que los síntomas están relacionados con el alcohol se basan en que no estaban presentes antes del consumo o la abstinencia, persisten un tiempo corto (no más de un mes) y no tienen una marcada gravedad.

Trastorno afectivo inducido por el consumo de alcohol

Este trastorno puede cursar con síntomas depresivos, maniacos (entendiendo como tales una alegría desbordante que hace al sujeto tener un comportamiento inapropiado) o cuadros mixtos.

Para poder diagnosticar un cuadro de depresión habrá que valorar que el sujeto tiene un estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, con disminución acusada del interés para casi todas las actividades, trastornos del sueño y de la psicomotricidad, fatiga, sentimientos de inutilidad, baja capacidad para pensar, concentrarse o decidir, e ideas de muerte.

El riesgo de padecer depresión es 3 veces mayor en los varones que abusan de alcohol que en los que no abusan.

En las mujeres este riesgo es 4 veces mayor.

Por otra parte, un 34% de la totalidad de pacientes deprimidos abusan del alcohol. Esta comorbilidad entre depresión y los diagnósticos de abuso o dependencia de alcohol distorsiona el cuadro diagnóstico, interfiere con el cumplimiento del tratamiento y aumenta el riesgo de conducta suicida o violenta.

En el lado opuesto el cuadro maníaco se diagnosticará en base a una autoestima grandiosa, con poca necesidad de dormir, verborrea, pensamiento acelerado, distraibilidad y aumento de la actividad, incluyendo algunas actividades peligrosas.

En los cuadros mixtos se producen una mezcla de síntomas de ambos trastornos.

En el siguiente artículo veremos como afecta el consumo de alcohol al hígado y que consecuencias tiene para este órgano tan importante para la salud.

Hay adicciones que no suelen provocar alarma social ya que están vistas como algo normal, cotidiano. El consumo de alcohol y el tabaquismo son las más importantes así como el consumo de tranquilizantes (por prescripción propia).

El hecho de que el alcohol sea barato, de fácil adquisición y que no tienes que esconderte para tomarlo hace que esta adicción sea muy habitual.

seroquel esnifado

Después de la experiencia de la cervecería, José continuó con el “gusto” por el alcohol, cuando comenzó a laborar en Ferrocarriles Nacionales de México, donde un día por poco y murió arrollado en las vías, mientras andaba alcoholizado.

Ya casado y con hijos, José dio al hospital por un problema con el aparato digestivo: le dejó de funcionar por la gran cantidad de alcohol que ingería.

En el hospital, la enfermera instaló un suero en el brazo de José y una sonda para sacar todo el alcohol que traía en su estómago. Su páncreas no funcionaba, y todo era por una descompensación alcohólica, combinada con una diabetes, ignorada hasta ese momento.

José rondaba los 30 años y había pasado la mitad en compañía del alcohol. La primera noche de hospital tuvo alucinaciones: “Me ponían suero y, cuando iban entrando las gotitas a mi cuerpo, yo veía que eran soldados que estaban apuntándome con un arma; hablaba a las enfermeras y no me hacían caso, entonces, me quité las mangueras del suero y me salí; llegué a la casa pensando que ya no iba a volver a tomar alcohol”.

Hoy tiene 66 años y 26 de pertenecer a un grupo de apoyo de Alcohólicos Anónimos, del Grupo Morelos. Llegó ahí por decisión propia, pero después de muchas situaciones que, como ocurría con su padre, hacía insostenible su estancia en casa, con su esposa e hijas. Comprendió que no era un “vicioso” o “borracho”, como le decían sus cercanos, sino que tenía una enfermedad.

“En el grupo, a través de compartir los problemas, me dan una solución para escuchar y tener una tribuna en donde nos subimos a compartir el vidrio que traigo adentro y me hace daño, y que lo tengo que sacar; entre todos, los problemas nos tocan de a menos”.

17% bebe alcohol de forma abusiva, cinco copas o más en una sola vez, según el mismo estudio

60% en secundaria y prepa bebió alguna vez (Encuesta Escolar sobre Adicciones 2012)

50% en Jalisco bebió alcohol en el último año, según la Encuesta Nacional de Adicciones

189 Mil jaliscienses son dependientes del alcohol, es decir, 65 de cada mil

7 mil jaliscienses reciben tratamiento por alguna adicción, de acuerdo con el Sisvea 2013

42% de ellos refirió que el alcohol fue la primera droga probada y casi nueve de cada 10 beben

15 mil tratamientos contó el Sisvea durante 2012, y 18 mil durante 2011

“No lo veo como un problema. Al contrario, a la larga va a ser mejor para mi salud”. Esta es la visión de vida que tiene Karen Viviana Serrano tras convivir por un año con la enfermedad del hígado graso no alcohólico.

por Juan MANUEL CORREDOR B.
jcorredor@vanguardialiberal.com.co

Lo que para ella, una bumanguesa de 27 años, 1.65 metros de altura y 65 kilogramos de peso, empezó con dolores en la boca del estómago, debilidad y sensación de desaliento durante el día; era un mal presagio de una gastritis. Lo que Karen Viviana Serrano no se imaginó era que se encontraría con una enfermedad que hasta ese momento desconocía.
La degeneración grasa del hígado, también conocida como infiltración grasa hepática o esteatosis hepática, es una enfermedad que hace parte o compone un desorden mayor: el síndrome metabólico.
El hígado graso es aquella acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). En otras palabras, el hígado presenta una acumulación de grasa no sólo en su parte externa, sino también con infiltración, haciendo que se resienta e inflame.

José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia,

Esta enfermedad puede presentarse principalmente por la ingesta continua de alcohol, o como le sucedió a Karen Serrano, que sin ser consumidora de licor tiene la enfermedad del hígado graso no alcohólico.
En nuestro medio, las personas con desórdenes metabólicos que presenten en su abdomen una obesidad central, que en hombres adultos supere los 90 cm y en mujeres adultas los 80 cm de perímetro abdominal, presentan la primera alerta para sospechar de síndrome metabólico y un posible caso de hígado graso.
En niños, por ejemplo, los casos de obesidad son patéticos. Algunos estudios indican que entre la población de 5 a 14 años el sobrepeso está entre 45% a 60%.
Otros componentes que encenderían las alarmas para esta patología son la presencia de glicemia elevada (azúcar elevado en la sangre), tener el colesterol y/o triglicéridos elevados de manera constante durante un tiempo prolongado (dyslipidemia) y tener la tensión arterial alta o hipertensión arterial.
Con esos parámetros de obesidad y uno de los componentes anteriores se hablaría de síndrome metabólico.
“Tras recurrir al médico de familia, este me envió a hacerme unos exámenes de sangre. En los resultados salió que tenía altos los niveles de Transaminasas (sustancias producidas principalmente en el hígado). Luego vinieron otros exámenes que evidenciaron inflamación del hígado y, por último, confirmamos la enfermedad”, describe Karen Serrano.
José Luis Plata Valdivieso, gastroenterólogo – hepatólogo del Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Oriente Colombiano, Igho, y Jefe de trasplante hepático de la Fundación Cardiovascular de Colombia, explica que “el hígado graso no es una enfermedad exclusiva de las personas obesas”. Así como a Karen, una persona sin sobrepeso actual ni histórico le ocurrió, “muchos otros pacientes pueden presentar alteraciones metabólicas o diabéticas por un manejo inadecuado de grasas. El porcentaje en el mundo de personas delgadas o con peso normal con hígado graso ronda entre el cinco a siete por ciento”.

Las etapas de esta patología comprenden: hígado graso, esteatohepatitis (hepatitis por grasa), fibrosis, cirrosis y probabilidad de cáncer de hígado.

No es de la noche a la mañana
Según los expertos, el hígado graso no es una enfermedad per se. Si bien las personas que tengan una dieta inadecuada y vida sedentaria son más propensas a tener hígado graso, existen otros factores que inciden en esta patología.
La ingesta de cierto tipo de medicamentos, por ejemplo, los corticoides, algunos analgésicos, algunos para la presión arterial y medicamentos de tipo cardiovascular, entre otros, favorecen la presencia de la enfermedad.
Otra posibilidad es el sometimiento de personas obesas a cirugías bariátricas (para contrarrestar el sobrepeso), procedimiento que podría desencadenar en hígado graso, afirma este especialista.
También, con el tiempo, favorece la enfermedad del hígado graso el consumo de ciertos productos herbolarios o medicina alternativa, así como la exposición a sustancias orgánicas o tóxicas derivadas del petróleo.
Forma de tratar la enfermedad
Desde el día en que Karen Serrano fue diagnosticada, inmediatamente cambiaron sus hábitos alimenticios. Un paciente con hígado graso debe contrarrestar la enfermedad realizando dos tareas específicas: ejercicio, preferiblemente cardiovascular, y mantener una dieta balanceada. Expertos en el tema han demostrado que con sólo la realización de ejercicio y la alimentación adecuada se puede revertir la enfermedad grasa del hígado hasta en 75% de los pacientes, inclusive en la reducción y mejoría.
Sin embargo, el tratamiento para esta patología está supeditado al tipo de afectación que la causó o lo que ayudó a que se presentara: si es por hipertensión, colesterol elevado o triglicéridos elevados, trastorno del azúcar, hiperglisémico o diabético, enfermedades tiroideas, entre otros. Lo que sí es común a todos los pacientes con hígado graso es la prohibición de la ingesta de alcohol.
“Tener hígado graso no ha representado un problema en sí para mí. Al contrario, sé que a la larga va a ser mejor para mi organismo, pues impide que lo llene de alimentos grasos o dañinos. He pecado en consumirlos de vez en cuando, por ejemplo, hamburguesas e incluso trago, pero es como si llegase la muerte porque la sensación después de haberlos ingerido es horrible”, agrega Karen Serrano.
El especialista José Luis Plata explica que existe un informe de la sociedad hepática europea sobre “los beneficios” de la ingesta mínima de alcohol para tratar esta enfermedad. Sin embargo, según su experiencia, este informe es muy preliminar y tiene en cuenta las características europeas, más no las del hombre o paciente latino. Por tal razón no es recomendable para los colombianos consumir alcohol si se padece de hígado graso.
Lo que sí es benéfico es consumir café. Múltiples estudios hechos desde 2007 sobre prevención de enfermedades hepáticas, dentro de las cuales está el hígado graso, y especialmente en personas que consumen constantemente alcohol, tomar entre cinco a siete tazas de café al día ayuda a contrarrestar esta enfermedad. Esto excluye a pacientes con alguna enfermedad de tipo cardiovascular, psiquiátrico o mental a quienes se prohíbe la cafeína, agrega este gastroenterólogo-hepatólogo.

15 a 25% es el margen de probabilidad de que la enfermedad de hígado graso avance de fibrosis a cirrosis.

Alrededor del mundo
Se prevé que hacia 2020 el mayor número de pacientes que necesiten trasplante hepático no sea por consumo de alcohol, ni por cirrosis o por hepatitis C o B, sino básicamente será derivado de personas que tuvieron esteatohepatitis, enfermedad que condujo a cirrosis.

¿Tengo hígado graso?

La confirmación diagnóstica de hígado graso se puede hacer de dos maneras: el método invasivo y el no invasivo.
– Biopsia hepática (método invasivo), es el examen de mayor índice de certeza, pero su práctica posee un alto riesgo.
– Ecografía hepatobiliar: (método no invasivo).
– Fibromax y Fibrotex: (tipo serológico).
– Fibroscan: a través de un equipo similar al ecógrafo.
Cabe aclarar que a través de exámenes no invasivos se puede indicar la presencia de hígado graso, pero sólo el método invasivo podrá diagnosticarlo con certeza.

El alcoholismo es un problema de salud pública en todos los países desarrollados. El alcohol es una sustancia fácilmente disponible y su consumo está amparado por costumbres sociales y culturales. En España se relaciona directamente con unas 8.000 muertes al año, asociándose al 35% de los suicidios, al 75% de los casos de violencia doméstica y al 50% de los accidentes de tráfico.

El consumo abusivo de alcohol afecta a todo nuestro organismo, pero fundamentalmente al sistema nervioso central y al hígado. Se estima que en España existen alrededor de unos 3.000.000 de alcohólicos y unos 12.000 enfermos con cirrosis.

La hepatopatía alcohólica, o etílica, es el conjunto de enfermedades hepáticas producidas por el consumo excesivo de alcohol. En su desarrollo influyen la cantidad de alcohol consumida, el tiempo de consumo y la susceptibilidad de cada persona. El diagnóstico se basa en los síntomas del paciente y en pruebas complementarias (análisis, ecografías, biopsia hepática).

Un 90% del alcohol ingerido es metabolizado en el hígado. Cuando este órgano ve superada su capacidad depuradora por una cantidad excesiva de alcohol y esta situación se prolonga en el tiempo, se producen lesiones. Estas se deben básicamente a la acumulación de tóxicos y aumento de la oxidación en las células hepáticas.

La Organización Mundial de la Salud establece como consumo excesivo aquel que sobrepasa los 70 g de alcohol al día para los hombres y los 50 g/día para las mujeres. Los gramos de alcohol que uno consume dependen de la graduación de la bebida ingerida y de la cantidad que se ingiere. De forma aproximada y simplificada se puede recordar que un litro de vino son 80 g de alcohol, igual que 2 litros de cerveza son 80 g de alcohol y 200 cm3 de bebidas destiladas son 80 g de alcohol.

No. La severidad del daño hepático producido por el alcohol depende de factores individuales. Se sabe que, a iguales consumos, las mujeres son más propensas a desarrollar enfermedad hepática (el doble), posiblemente por la distinta distribución corporal de la grasa, y la distinta metabolización hepática y gástrica del alcohol. La obesidad también se asocia con una mayor afectación hepática y posiblemente también influyan factores hereditarios y dietas ricas en hierro. La coexistencia de otra causa de enfermedad hepática (hepatitis vírica, hemocromatosis, etc.) aumenta la frecuencia y gravedad de la lesión.

Por otro lado, no existe relación entre la tolerancia aguda al alcohol y el daño hepático; puede existir una enfermedad hepática sin episodios de embriaguez.

De forma resumida, podemos decir que existen tres enfermedades del hígado ocasionadas por el consumo excesivo de alcohol: la esteatosis hepática, la hepatitis alcohólica y la cirrosis.

La esteatosis hepática consiste en un acúmulo de grasa (triglicéridos) en el hígado como consecuencia del daño hepático. En este caso el paciente apenas tiene síntomas o presenta molestias inespecíficas, aunque en general existe un agrandamiento del hígado (hepatomegalia) y las pruebas analíticas se encuentran alteradas. En muchos casos se diagnostican sólo por las alteraciones analíticas.

La hepatitis alcohólica se debe a un daño hepático mayor con inflamación y destrucción de las células del hígado; aparece más bruscamente y puede ser muy grave. Los pacientes suelen presentar coloración amarillenta (ictericia), malestar general, náuseas, vómitos, dolor abdominal y fiebre.

Finalmente, la cirrosis asocia una importante destrucción de células hepáticas con un marcado proceso de cicatrización (fibrosis) que altera de forma importante la arquitectura del hígado, llegando a comprometer sus funciones. Inicialmente los pacientes pueden estar casi sin síntomas pero si su evolución prosigue pueden presentar acumulo de líquidos en el vientre (ascitis), hemorragias digestivas, trastornos de la conducta (encefalopatía) e incluso un tumor hepático.

El tratamiento fundamental es la abstinencia del alcohol. De hecho, si se deja de beber se aumenta la supervivencia de forma significativa. En las fases iniciales de la afectación hepática, el hígado se puede recuperar en su totalidad en muchos casos; en fases más avanzadas (cirrosis) se mejora la función del hígado, se impide su progresión y disminuyen las complicaciones.

En algunos pacientes puede ser necesario emplear otros tratamientos (medicamentos, tratamientos endoscópicos, punciones abdominales, etc.) e incluso realizar un trasplante hepático cuando la enfermedad continúa progresando a pesar de la abstinencia.

Cuando de forma asociada existen problemas de dependencia del alcohol, es difícil lograr la abstinencia, siendo preciso asociar otros tratamientos y realizar un control psiquiátrico junto al fundamental apoyo familiar y social.


E. Sánchez Hernández y J. Fernández Seara

Servicio de Aparato Digestivo. Complejo Hospitalario de Ourense

Los corticoides o corticosteroides son el grupo de análogos naturales y sintéticos de las hormonas secretadas por la glándula pituitaria. Estos incluyen glucocorticoides, que son agentes fundamentalmente anti-inflamatorios, los mineralocorticoides, que controlan el equilibrio de sal y agua a través de la acción sobre los riñones, y las corticotropinas, que controlan la secreción de hormonas de la glándula pituitaria.

Los glucocorticoides tienen múltiples efectos, sobre todo en el uso de la glucosa, el metabolismo de las grasas, el desarrollo de los huesos, y como ya se ha mencionado son potentes agentes anti-inflamatorios. Pueden ser utilizados para el reemplazo de hormonas naturales en los pacientes con deficiencia de la glándula pituitaria (enfermedad de Addison), así como para otras condiciones incluyendo la artritis, el asma, la anemia, varios tipos de cáncer e inflamaciones de la piel. Otros usos incluyen la inhibición de las náuseas y vómitos después de la quimioterapia, el tratamiento de choque séptico, el tratamiento de lesiones de la médula espinal, y el tratamiento para el crecimiento excesivo del vello. La elección del fármaco varía con la condición, la cortisona y la hidrocortisona, que tienen efectos tanto de glucocorticoides como de mineralocorticoides, son los fármacos empleados para la terapia de reemplazo por deficiencia de la hormona natural. Los compuestos sintéticos, que tienen mayores efectos anti-inflamatorios y menos efecto sobre el balance de agua y sal, se prefieren para otros fines. Estos compuestos incluyen dexametasona, que es casi exclusivamente de acción glucocorticoide, así como prednisona, prednisolona, ​​betametasona, trimacinolone, y otros. Los glucocorticoides se formulan en pastillas, cremas, ungüentos tópicos, inhalaciones orales y nasales, espumas rectales, y gotas para los oídos y los ojos.

Los mineralocorticoides controlan la retención de sodio en los riñones. En casos de deficiencia de mineralocorticoides, existe una pérdida excesiva de sodio a través de los riñones, dando como resultado la pérdida de agua. La fludrocortisona (Florinef) es el único fármaco disponible para el tratamiento de la deficiencia de mineralocorticoides y sólo está disponible en forma de dosificación oral.

Por su parte, la corticotropina estimula a la glándula pituitaria para que libere cortisona. De ahí que la deficiencia de esta hormona tendrá los mismos efectos que una deficiencia de cortisona. Los fármacos disponibles se utilizan en pruebas de diagnóstico, para determinar la causa de una deficiencia de glucocorticoides, pero rara vez se utilizan para la terapia de reemplazo, ya que la administración directa de los glucocorticoides puede ser más fácil y ofrece un mejor control sobre las dosis.

Los corticosteroides imitan los efectos de las hormonas que el cuerpo produce naturalmente en las glándulas suprarrenales. Cuando se recetan en dosis que exceden los niveles normales del cuerpo, los corticosteroides suprimen la inflamación, reduciendo así los signos y síntomas de enfermedades inflamatorias, como la artritis y el asma. También suprimen el sistema inmunológico, lo que puede servir de ayuda en condiciones en que este sistema ataca por error a sus propios tejidos.

Los corticosteroides se utilizan para tratar la artritis reumatoide, lupus, asma, alergias, y muchas otras condiciones, como la enfermedad de Addison, en la que las glándulas suprarrenales no producen suficiente cantidad de esteroides. Además ayudan a prevenir el rechazo de órganos en pacientes trasplantados.

Los corticosteroides se pueden consumir:

  • Por vía oral. Los comprimidos, cápsulas o jarabes ayudan a tratar la inflamación y el dolor asociado con ciertas condiciones crónicas, como la artritis reumatoide y el lupus.
  • Por vía intranasal. Estas formas ayudan a controlar la inflamación asociada con el asma y las alergias nasales.
  • Por vía tópica. Las cremas y ungüentos pueden ayudar a curar muchas enfermedades de la piel.
  • Por inyección. Esta forma se utiliza para tratar las señales y síntomas como el dolor y la inflamación de la tendinitis.

La dosis de los glucocorticoides varía con el fármaco, la vía de administración, la condición que se está tratando y el paciente.

La fludrocortisona, para su uso en la terapia de reemplazo, es normalmente administrada a dosis de 0,1 mg / día. Algunos pacientes requieren dosis más altas. Normalmente se debe administrar en combinación con cortisona o hidrocortisona.

En el caso de la corticotropina, cuando se utiliza para fines de diagnóstico, se emplean entre 10 y 25 unidades disueltas en 500 ml de solución de dextrosa al 5% durante ocho horas.

Los glucocorticoides. El riesgo más importante asociado con la administración de glucocorticoides es la supresión de la secreción natural de corticoides. Cuando se administran las hormonas, se suprime la secreción de corticotropina, y esto a su vez reduce la secreción de las hormonas naturales. El grado de supresión varía con la dosis, la potencia del fármaco, la duración del tratamiento y la respuesta individual del paciente. Aunque este efecto se observa principalmente con fármacos administrados por vía sistémica, también puede ocurrir con los fármacos tópicos tales como cremas y ungüentos, o los que son administrados por inhalación.

La interrupción brusca de los corticosteroides puede dar lugar a insuficiencia suprarrenal aguda, que se caracteriza por síntomas de deshidratación con vómitos y diarrea, hipotensión y pérdida de conocimiento. Una crisis suprarrenal aguda puede ser potencialmente mortal.

La sobredosis crónica de glucocorticoides conduce al síndrome de Cushingoid, que es clínicamente idéntico al síndrome de Cushing. Los síntomas varían, pero la mayoría de los pacientes presentan la obesidad parte superior del cuerpo, cara redondeada, aumento de la grasa alrededor del cuello y el adelgazamiento de brazos y piernas. En sus últimas etapas, esta condición conduce a un debilitamiento de los huesos y los músculos, con fracturas de costillas y la columna vertebral.

Los efectos adversos a corto plazo de los corticosteroides son generalmente leves e incluyen indigestión, aumento del apetito, insomnio y nerviosismo. Entre otras reacciones adversas menos frecuentes se encuentran la paranoia inducida por los fármacos, delirio, depresión, irregularidad menstrual y el aumento del crecimiento del pelo.

El uso a largo plazo de glucocorticoides tópicos puede provocar el adelgazamiento de la piel, mientras que las inhalaciones de esteroides orales pueden causar crecimiento de los hongos en la cavidad oral. Los pacientes deben ser instruidos para enjuagar la boca con cuidado después de cada dosis.

Se plantea que en estudios con animales, los corticosteroides han causado malformaciones congénitas, incluyendo el paladar hendido. La lactancia materna debe ser evitada durante este tipo de tratamientos.

Los mineralocorticoides. Debido a que la fludrocortisona posee actividad, tanto glucocorticoide como mineralocorticoide, los mismos peligros y precauciones de los glucocorticoides se aplican a la fludrocortison. La sobredosis de fludrocortisona puede causar edema, hipertensión e insuficiencia cardíaca congestiva.

La corticotropina también tiene los mismos riesgos que los glucocorticoides. Su uso prolongado puede causar una reducción en la respuesta a los efectos estimulantes de la corticotropina.

Utilice los corticosteroides con precaución en pacientes que presenten las siguientes condiciones:

  • Osteoporosis o cualquier otra enfermedad de los huesos
  • Tuberculosis actual o pasada
  • Glaucoma o cataratas
  • Infecciones de cualquier tipo (virus, bacterias, hongos, ameba)
  • Llagas en la nariz o una cirugía reciente en la nariz (si se utilizan sprays nasales de corticosteroides)
  • Desequilibrio en la actividad de la glándula tiroides
  • Enfermedad hepática
  • Problemas estomacales o intestinales
  • Diabetes
  • Enfermedad cardiaca
  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Enfermedad renal o cálculos renales
  • Miastenia gravis
  • Lupus eritematoso sistémico (LES)
  • Problemas emocionales
  • Condiciones de la piel que hacen que sea más delgada o presente moretones con facilidad

Los medicamentos corticosteroides, incluyendo la cortisona, hidrocortisona y la prednisona, tienen gran potencial en el tratamiento de una variedad de condiciones, sin embargo, los corticosteroides también conllevan el riesgo de efectos secundarios. En colaboración con su médico, cada paciente puede tomar medidas para reducir los efectos secundarios de estos medicamentos y obtener el máximo de los beneficios.

Los efectos secundarios de los corticosteroides orales

Debido a que los corticosteroides orales afectan a todo el cuerpo y no sólo un área en particular, esta forma es la más propensa a causar efectos secundarios significativos. Estos efectos dependen de la dosis que se toma y pueden incluir:

  • La presión elevada en los ojos (glaucoma)
  • La retención de líquidos, provocando hinchazón en las piernas
  • Aumento de la presión arterial
  • Cambios de humor
  • El aumento de peso, con depósitos de grasa en el abdomen, la cara y la parte posterior de su cuello

Al tomar corticosteroides orales a largo plazo, se puede experimentar:

  • Opacidad del cristalino en uno o ambos ojos (cataratas)
  • Elevada azúcar en la sangre, lo que puede desencadenar o empeorar la diabetes
  • Aumento del riesgo de infecciones
  • Adelgazamiento de los huesos (osteoporosis) y fracturas
  • Producción desactivada de hormonas en la glándula adrenal
  • Piel delgada, fácil aparición de moretones y cicatrización lenta de heridas

Cuando se utilizan los corticosteroides inhalados, algunos de los medicamentos pueden depositarse en la boca y la garganta, en vez de hacerlo en los pulmones. Esto puede causar:

  • Infección por hongos en la boca (candidiasis oral)
  • Ronquera

Si se hacen gárgaras y se enjuaga la boca con agua, sin ingerirla, después de cada bocanada del inhalador de corticosteroides, se puede evitar la irritación de la boca y la garganta. Aunque algunos investigadores han especulado que los corticosteroides inhalados disminuyen las tasas de crecimiento en los niños que los usan para el asma, los estudios demuestran que no afectan la estatura adulta final.

Los efectos secundarios de los corticosteroides tópicos

Los corticosteroides tópicos pueden conducir al adelgazamiento de la piel, lesiones rojas en la piel y el acné.

Las inyecciones de corticosteroides pueden causar efectos secundarios cerca del sitio de la inyección, como dolor, infección, reducción de los tejidos blandos y pérdida de color en la piel. Los médicos suelen limitar las inyecciones de corticosteroides a no más de tres o cuatro al año, en función de la situación específica de cada paciente.

Para obtener el máximo beneficio de los medicamentos corticosteroides, con la menor cantidad de efectos secundarios:

  • Trate de consumir dosis más bajas o una dosificación intermitente. Pregúntele a su médico acerca de usar medicamentos en dosis bajas a corto plazo o tomar corticosteroides por vía oral cada dos días en lugar de diariamente.
  • Cambie a formas no orales. Los corticosteroides inhalados para el asma, por ejemplo, llegan a las superficies pulmonares directamente, reduciendo la exposición de su cuerpo y causando un menor número de efectos secundarios.
  • Tome decisiones saludables durante la terapia. Cuando consuma corticosteroides durante un período prolongado, hable con su médico acerca de cómo minimizar los efectos secundarios. Puede que tenga que reducir el número de calorías que come o aumentar su actividad física para prevenir el aumento de peso. El ejercicio puede ayudar a reducir la debilidad muscular y los riesgos de padecer osteoporosis. Tomar suplementos de vitamina D y calcio para fortalecer los huesos puede minimizar su adelgazamiento debido a los corticosteroides.
  • Tenga cuidado al suspender el tratamiento. Si toma corticosteroides orales durante períodos prolongados, las glándulas suprarrenales pueden producir menos de sus hormonas esteroides naturales. Para recuperar esta función se necesita tiempo y es posible que el médico reduzca la dosis gradualmente. Si la dosis se reduce demasiado rápido, puede experimentar fatiga, dolores en el cuerpo y sensación de mareo.

La supresión suprarrenal causada por el tratamiento con esteroides puede resultar en una respuesta adrenocortical inadecuada a la cirugía (la insuficiencia suprarrenal aguda puede precipitar hipotensión y la muerte). Por lo tanto los anestesistas deben ser informados cuando los pacientes han tomado corticosteroides dentro de los 3 meses de la cirugía (10 mg o más).

Las vacunas vivas no deben ser administradas dentro de los 3 meses de:
• Un adulto haber recibir 40 mg / día de prednisolona o un equivalente por más de una semana.
• Un niño haber recibido 2 mg / kg / día durante 1 semana o 1 mg / kg / día durante 1 mes.

seroquel prolong 150 mg absetzen

10 .- elige bien el pan y el relleno. Es importante comer solamente pan de buena calidad en la Dieta de Limpieza del Hígado.

Vete a una tienda de comida natural y compra pan que no contenga sustancias artificiales. Si tienes el colon irritable, consume pan de harina molida, ya que tiene una textura fina, y está libre de pequeños granitos.

Prueba distintas variedades de pan para reducir alergias, prueba el de centeno, de trigo, de maíz, de avena, de cebada y demás que puedas encontrar en tiendas de alimentos naturales. Para algo más ligero, prueba crackers de arroz, de centeno o pan de pita sin levadura. Si eres alérgico a la levadura, consume pan sin levadura o una barra de masa agria.

Durante la Dieta de Limpieza del Hígado, es muy importante evitar la margarina y mantequilla, si necesitas algo para extender sobre el pan utiliza aguacate fresco, humus o tahín.

11.- evita el estreñimiento comiendo mucha fruta fresca y vegetales y bebiendo agua a lo largo del día. Evitando el estreñimiento evitarás el crecimiento de organismos no deseados en el intestino grueso. Para aumentar la cantidad de acidophilus benignos y otras bacterias lactobacillus, puedes consumirlos en forma de yogur de soja o en polvo.

12 .- evita las grasas saturadas o en mal estado Estas grasas insalubres pueden dañar el hígado con los cambios característicos de un "hígado obeso" similar a aquel de los consumidores de alcohol.

Muchas personas preocupadas por su línea intentan llevar una dieta completamente libre de grasa, aunque, si esto se practica durante más de cuatro semanas, empezaran a aparecer síntomas de deficiencia de ácidos grasos. Es más, las funciones del hígado y del metabolismo se ralentizarán y conducirán a un fácil aumento de peso.

Los síntomas de deficiencia de ácidos grasos

son: piel seca e irritada, eczema, pérdida de cabello, dolor articular, fertilidad reducida, incremento de la distracción, depresión y pérdida de memoria, lento índice metabólico con aumento de peso, reducción de las funciones inmunológicas, desequilibrio hormonal, degeneración del hígado, fatiga, problemas circulatorios, enfermedades degenerativas, adelanto del envejecimiento y alto porcentaje de triglicéridos.

Veo cientos de personas obesas y muchas no ingieren excesivas calorías; su problema es debido solamente al consumo equivocado de grasas. El hígado es el principal órgano encargado de consumir las grasas del cuerpo y si tú lo agredes con grasas en mal estado será incapaz de realizar sus funciones metabólicas y tu metabolismo general se ralentizará. En consecuencia, ganarás peso fácilmente, especialmente alrededor de la zona abdominal.

De manera sencilla, podríamos decir que un hígado saludable bombea la grasa fuera del cuerpo manteniéndote delgado.

Los malos hábitos alimenticios para el hígado causarán un desequilibrio en la producción de lipoproteínas del hígado, de esa manera tendrás demasiadas lipoproteínas de baja densidad (LDL) e insuficientes lipoproteínas de alta densidad (HDL). Esto incrementará el riesgo de arteriosclerosis, enfermedades coronarias y presión alta.

el tipo de grasa que ingerimos diariamente es importante para la salud y la longevidad y tendrá más influencia que ninguna otra cosa sobre el funcionamiento del hígado y el peso.

Los aceites dietéticos nos cuidarán si nosotros los cuidamos a ellos, reduciendo su exposición al calor, al aire o a la luz. Los aceites alimenticios naturales tales como los presentes en el pescado, semillas, nueces, aguacates, olivas y legumbres están protegidos de la luz, el aire y el calor gracias a la piel y cáscaras que los recubren y son más frescos y saludables que las versiones embotelladas. De todas formas, para sazonar ensaladas, fritos ligeros, etc., lo ideal es consumir aceite sin refinar que haya sido prensado en frío y conservado en botellas de cristal oscura para protegerlo contra la luz. Mantenerlo en el refrigerador. El aceite de oliva virgen es fácil de adquirir y es una buena elección ya que está prensado en frío y no ha sido calentado, refinado o blanqueado con lejías.

TERAPIAS NATURALES PARA EL HÍGADO

Aquellas personas cuyo hígado trabaja con dificultad a menudo metabolizan mal las grasas y puede que tengan altos niveles de colesterol. El psylio es una abundante fuente de fibra soluble que es, con toda seguridad, la mejor fibra reductora de colesterol disponible. Se aconseja tomar psylio al comienzo de las comidas.

es de uso extendido como tónico para el hígado en Norteamérica, Australia, Oriente y Europa. Se trata realmente de una hierba universal.

Aunque la acción específica del Diente de León es en el hígado, también es un tónico general para el cuerpo, La raíz de diente de león se ha usado para las molestias del hígado y bilis durante siglos. Desde el siglo XVI los alemanes han hecho uso extendido del diente de león para 'purificar la sangre' y para la congestión del hígado. Se ha usado como medicina herbal durante siglos en China, India y Nepal para las dolencias hepáticas. Hoy en día laxante, diurético, anti-inflamatorio, tónico amargo y tónico vesicular.

Las hojas de Diente de León pueden consumirse frescas en ensaladas, y la raíz de Diente de León en polvo es un componente del tónico en polvo para hígado para mezclar con zumos. La hierba seca puede tomarse en forma de cápsulas. La dosis varía entre 500 y 2000 mg al día. También se puede comprar té y café de Diente de León o hacer tus propias bebidas.

Esta hierba es conocida como un tradicional tónico para el hígado desde hace siglos y ha dado lugar a más de 100 publicaciones sobre investigaciones científicas, y un simposium sobre sus propiedades curativas. También se la conoce como cardo mariano o cardo de leche.

El Cardo de Santa María tiene múltiples acciones: protector y regenerador del hígado, anti-hipoglucémico, anti-inflamatorio y antioxidante. Se ha averiguado que esta hierba es capaz de reducir la degeneración del hígado por grasas tóxicas y también ayuda a reparar y regenerar células del hígado que han sido dañadas.

El Cardo de Santa María puede tomarse en cápsulas que contienen la hierba seca o como componente de tónicos para el hígado en polvo para mezclar con zumos. Las dosis varían desde 500 a 2000 mg. diarios.

La alcachofa es un tónico amargo con funciones protectoras y restauradoras del hígado. También se ha utilizado como purificadora de la sangre. Se puede ingerir en cápsulas, como hierba seca o como un componente en polvo de tónico para el hígado para mezclar con zumos. Las cantidades varían desde 300 a 500 mg. diarios.

El polvo de olmo americano forma una capa protectora en superficies inflamadas y mucosa ulcerada, es por lo tanto útil contra la gastritis y la úlcera de estómago y de duodeno. Tales problemas son frecuentes en personas con el hígado intoxicado y desórdenes en la producción de bilis. Puede tomarse tanto mezclado con zumos o como ingrediente de tónico para el hígado. Las dosis varían entre 150 y 1000 mg diarios, aunque, se puede consumir, sin peligro alguno, tanto como sea necesario.

Después de las enfermedades cardíacas y el cáncer, la cirrosis es la tercera causa más común de muerte en personas de 45-65 años.

La cirrosis es un término general para la enfermedad hepática en fase terminal, que puede tener muchas causas, y que altera el tejido normal del hígado.

La cirrosis no tiene cura, pero la eliminación de la causa subyacente puede retardar la enfermedad.

La cirrosis puede ser causada por una serie de condiciones, incluyendo la inflamación de larga data, venenos, infecciones, y enfermedades del corazón.

El alcoholismo más a menudo causa la enfermedad, seguido de la hepatitis, por lo general una infección víral del hígado.

Sin embargo, el 30-50% de los casos de cirrosis, no se puede encontrar la causa.

La cirrosis alcohólica: el alcohol puede envenenar todas las células vivas y hacer que las células del hígado se inflamen y mueran.

Su muerte lleva a su cuerpo a formar tejido cicatrizal alrededor de las venas de su hígado. Las células hepáticas curativas (nódulos) también forman y presionan las venas hepáticas.

Este proceso de cicatrización se produce en el 10-20% de los alcohólicos y es la forma más común de cirrosis. El proceso depende de la cantidad de alcohol que se consume y durante cuánto tiempo.

Algunas familias pueden tener más riesgo de este tipo de cirrosis que otros.

Cirrosis postnecrótica: hepatitis, una infección viral del hígado por lo general provoca esta enfermedad, a pesar de que sustancias venenosas también la pueden causar.

Dos tipos de hepatitis, hepatitis B o hepatitis C, causan 25-75% de estos casos. Grandes áreas de tejido cicatricial se mezclan con grandes áreas de nódulos de curación.

Cirrosis biliar: cuando los pequeños tubos que ayudan a digerir los alimentos se bloquean, su cuerpo por error se ataca a sí mismo y reacciona contra estos tubos biliares.

El principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de hígado es la cirrosis hepática. Por lo tanto, cualquier enfermedad que pueda dar lugar a cirrosis hepática debe considerarse un factor de riesgo para el CHC.

Los principales factores de riesgo conocidos están bien definidos e incluyen, hepatitis crónicas víricas, tóxicos, enfermedades metabólicas del hígado, enfermedades hepáticas inmunitarias y enfermedades metabólicas hereditarias.

La presencia de más de un factor de riesgo aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

El desarrollo del CHC requiere aproximadamente 10 años a partir del diagnóstico de cirrosis y aproximadamente 30 años desde la exposición al virus de la hepatitis C. La secuencia temporal para los otros factores de riesgo no ha sido definida pero un tiempo de evolución parecido puede ser aplicable a la enfermedad crónica secundaria a la ingesta de alcohol.

El screening, cribado o diagnóstico precoz es un conjunto de actividades que pretenden detectar la enfermedad en sujetos sanos antes de que se manifieste clínicamente y poder adoptar el tratamiento adecuado precozmente, y así modificar la historia natural de la enfermedad y reducir la mortalidad.

Más del 80% de los pacientes afectados de cáncer de hígado presentan una cirrosis hepática subyacente y en la actualidad el hecho de que se desarrolle CHC supone la principal causa de muerte en pacientes afectos de cirrosis.

Teniendo en cuenta que la única posibilidad de aplicar tratamientos con intención curativa es diagnosticando la enfermedad en una fase inicial asintomática deben considerarse candidatos para pruebas de diagnóstico precoz a todos los sujetos con cirrosis, que podrían recibir un tratamiento en el caso de ser diagnosticados de CHC.

Está demostrado a través de diferentes estudios que el diagnóstico precoz es eficaz y puede llegar a reducir la mortalidad un 37%.

La prueba médica recomendada para la realización de un cribado es la ecografía abdominal, una prueba no invasiva, aceptada por la población, con un sensibilidad del 60-80% y una especificidad superior al 90% para la detección precoz del CHC.

La ecografía abdominal debe ser realizada siempre por personal experto.

Se recomienda realizar cribado cada 6 meses.

A aquellos pacientes de los que se sospecha que han desarrollado un cáncer de hígado, se le practicaran pruebas diagnósticas con los siguientes objetivos:

  • Confirmación del diagnóstico,
  • Determinación de la extensión de la enfermedad
  • Determinación de la reserva funcional hepática
  • Determinación de factores biológicos que afecten al pronóstico

Para realizar el diagnóstico, en primer lugar se lleva a cabo una exploración física del paciente, observando el cuerpo del mismo, la piel y los ojos en búsqueda de síntomas de ictericia y una palpación abdominal para comprobar si existen cambios en el tamaño del páncreas, el hígado o la vesícula biliar. Ante la sospecha de un problema con el hígado se solicita la realización de analíticas de sangre, heces y orina. También pueden ir acompañados de pruebas de diagnóstico por imagen (TAC), biopsia, o una resonancia magnética.

Para un diagnóstico completo del tipo de cáncer de hígado, así como para el seguimiento durante los tratamientos, se llevan a cabo pruebas adicionales que se describen a continuación.

Las técnicas de imagen son la piedra angular en el diagnóstico del CHC.

Los cambios arquitecturales del hígado cirrótico, de todas formas, hacen difícil el diagnóstico, y los nódulos regenerativos son difíciles de distinguir de los nódulos neoplásicos.

Existen las siguientes pruebas de imagen:

  • Ecografía con contraste,
  • Tomografía computerizada (TC) trifásica
  • Resonancia magnética (RM) trifásica.


El seguimiento para el estudio del nódulo hepático detectado mediante ecografía abdominal se recomienda hacer de esta manera:

Los nódulos menores de 1 cm detectados mediante ecografía de cribado deben seguirse mediante una ecografía cada 3 a 6 meses. Si tras 2 años no se detecta crecimiento, se debe volver al cribado habitual cada

Los nódulos mayores o iguales a 1 cm detectados mediante ecografía en sujetos cirróticos pueden diagnosticarse de CHC sin necesidad de obtener una biopsia si presentan en técnicas de imagen dinámicas captación de contraste en fase arterial seguido de lavado en fases tardías.

En los nódulos de entre 1 y 2 cm, este patrón vascular debe detectarse de forma coincidente en 2 técnicas de imagen.

La biopsia puede realizarse por punción, por aspiración o con aguja gruesa para la obtención de un cilindro de tejido guiadas por ecografía o por TC.

La biopsia hepática se realizará siempre en pacientes sin cirrosis y en pacientes con cirrosis en los cuales la masa hepática tenga un tamaño entre >1 centímetro y no presente una patrón vascular típico.

Debe tenerse en cuenta que el rendimiento diagnóstico de una biopsia en nódulos pequeños no es óptimo y presenta una sensibilidad cercana al 70%. Por tanto, en estos casos una biopsia negativa no puede descartar el diagnóstico de CHC.

Entre las posibles complicaciones de la biopsia hepática están la ruptura del tumor, la hemorragia, y el sembrado local del tumor.

En la mayoría de tumores sólidos, se han desarrollado sistemas de estadificación que describen el grado de extensión del tumor y son útiles para determinar el pronóstico antes y después de un tratamiento particular y para guiar las decisiones terapéuticas.

Además, el estadiaje puede ser tener un papel crítico en la evolución del tratamiento al facilitar la selección adecuada del paciente apropiado para una terapéutica específica y al proporcionar una estratificación del riesgo después del tratamiento.

Dado que el cáncer de hígado aparece en la mayoría de los casos asociado a cirrosis hepática y que el grado de alteración de la función hepática determina las opciones terapéuticas y la supervivencia (independientemente de la presencia del CHC), es imprescindible considerar conjuntamente el grado de disfunción hepática y la extensión tumoral.

Además, la presencia de síntomas ha mostrado un gran valor pronóstico y, al igual que el grado de reserva funcional hepática, determina la aplicabilidad de los diferentes tratamientos.

Así pues, se han determinado 4 parámetros principales que afectan al pronóstico en los pacientes con CHC:

  • La agresividad y la tasa de crecimiento tumoral, (estadío).
  • El estado de salud general del paciente.
  • La función hepática del paciente.
  • Los tratamientos administrados.

El sistema de Estadificación BCLC es el más utilizado en EEUU y Europa. Surgió de la identificación de factores pronósticos en varios ensayos clínicos, conformando una clasificación con estadios.

Los pacientes son clasificados en 5 estadios que a su vez proporcionan también información sobre las mejores opciones terapéuticas.

Los 5 estadios son los siguientes:

  • El estadio 0 o muy temprano: es un subgrupo con especial buen pronóstico. Incluye pacientes con cirrosis hepática compensada, con CHC muy inicial, totalmente asintomáticos y que presentan tumores únicos menores de 2 cm, sin invasión vascular ni diseminación. Este estadio muy inicial correspondería al concepto de carcinoma in situ. En estos casos, la cirugía o la ablación por radiofrecuencia ofrecen una alta probabilidad de curación.
  • El estadio A o temprano: es un estadio inicial que incluye a pacientes asintomáticos con función hepática conservada con un CHC solitario o con un máximo de 3 nódulos de hasta 3 cm de diámetro. Estos pacientes pueden tratarse con intención curativa mediante resección quirúrgica, ablación percutánea y trasplante hepático.
  • El estadio B o intermedio: consiste en pacientes con tumores multinodulares que exceden los criterios anteriormente descritos, sin invasión vascular ni extra hepática, con función hepática y estado general conservado. Si la función hepática corresponde al estadio A, los sujetos pueden beneficiarse de tratamiento mediante quimioembolización.
  • El estadio C o avanzado: incluye pacientes con función hepática conservada, pero que presentan un CHC con invasión vascular, invasión extra hepática o con afectación leve del estado general. En este grupo de pacientes, el único tratamiento que hasta la fecha ha mostrado beneficios en términos de supervivencia es el tratamiento con sorafenib.
  • El estadio D o terminal: incluye pacientes que presentan afectación grave del estado general o función hepática muy afectada y que no son candidatos a trasplante hepático. A este grupo de pacientes únicamente se les debe indicar tratamiento sintomático.

¿Cuáles son los síntomas de un hígado inactivo?, Cómo podemos ayudarlo?

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo humano después de la piel, y es el mayor órgano interno.

Es la glándula más grande que tenemos y la más trabajadora; el hígado tiene encomendadas más de 500 tareas de las cuales al menos 22 son vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
Su función es la de deshacerse de las toxinas del cuerpo que todos estamos expuestos a cada día.

Por tanto su cuidado es esencial para el mantenimiento de nuestra salud. Cuando el hígado está cargado por exceso de trabajo (mala alimentación, sustancias tóxicas…) todo el organismo se resiente.

Señales que nos indican sobre el mal funcionamiento del higado:

* Malas digestiones, hinchazón abdominal, nauseas especialmente después de comidas grasas, aumento de volumen alrededor del abdomen y estreñimiento. El síndrome de colón irritable, asociado con hinchazón abdominal y flatulencia con frecuencia se debe a un funcionamiento deficiente del hígado.

Levantarse por las mañanas con mal aliento y/o lengua manchada, son signos que muestran que definitivamente su hígado necesita ayuda.

Desagradables cambios de humor, depresiones, mente nublada y dificultad para la concentración y memoria. Si el hígado trabaja con dificultad, cantidades excesivas de agentes tóxicos se abrirán paso hacía la corriente sanguínea pudiendo afectar al funcionamiento del cerebro.

Las hepatitis virales crónicas, especialmente las hepatitis B y C, son causas comunes de lesiones en el hígado, que pueden llevar a la cirrosis después de años de enfermedad activa. A menudo, el paciente no sospecha incluso ni siquiera desconfía ser portador de estos virus; solamente acaba descubriendo muchos años después, cuando los síntomas de la cirrosis comienzan a manifestarse.

Explicamos detalladamente las hepatitis B y C en los siguientes artículos:

c) Hepatitis autoinmune

La hepatitis autoinmune es una forma de lesión hepática en la que nuestro cuerpo comienza inadecuadamente produciendo anticuerpos contra las células del propio hígado, como si este fuera un atacante, un cuerpo extraño que no pertenece a nosotros.

Explicamos el concepto de enfermedad autoinmune en el siguiente artículo: ENFERMEDAD AUTOINMUNE – Causas y Síntomas.

d) Esteatosis hepática no alcohólica

El consumo excesivo de alcohol es una de las causas más comunes de esteatosis hepática, pero no es la única. Obesidad, diabetes, malnutrición y algunos medicamentos también pueden causar esteatosis, que en grados más avanzados puede evolucionar a la esteatohepatitis y, posteriormente, a la cirrosis.

Explicamos la esteatosis hepática en el siguiente artículo: HÍGADO GRASO – Esteatosis Hepática.

e) Cirrosis biliar primaria

La cirrosis biliar primaria, que también es una enfermedad de origen autoinmune, es una forma de lesión hepática en la que el proceso se inicia por la destrucción de las vías biliares.

f) Otras enfermedades que pueden causar cirrosis

  • Hemocromatosis.
  • Enfermedad de Wilson.
  • Deficiencia de alfa-1 antitripsina.
  • Fibrosis cística.
  • Colangitis esclerosante primaria
  • Hepatitis por drogas o medicamentos.

Para una mejor comprensión, podemos dividir los síntomas de la cirrosis entre los causados por insuficiencia hepática y aquellos causados por hipertensión portal.

¿Qué es hipertensión portal?

Toda la sangre desde el sistema digestivo (estómago, intestinos, páncreas…) y del bazo pasa obligatoriamente por el hígado antes de dirigirse al resto del cuerpo. Todas las venas de estos órganos fluyen en una sola gran vena llamada circulación portal o vena porta.

La existencia de la circulación portal asegura que todas las sustancias absorbidas por el tracto gastrointestinal pasen primero por el hígado antes de caer en la circulación sistémica. Esto significa que todas las sustancias que son digeridas y absorbidas por el sistema digestivo sean llevadas al hígado para ser metabolizadas antes de dirigirse al resto del cuerpo.

El paciente cirrótico tiene un hígado lleno de fibrosis, que puede causar la obstrucción de la llegada de al hígado por la circulación portal. Generalmente, cuánto más extensa es la cirrosis, mayor es la obstrucción a la sangre que viene a través de la vena porta. Cuando la sangre viene desde los órganos abdominales, encuentra un obstáculo al su flujo, la presión en la vena porta aumenta y da inicio a un proceso denominado hipertensión portal.

a) Circulación colateral

Cuando se obstruye el flujo de sangre, ella necesita encontrar una manera alternativa para seguir fluyendo. Si hay una obstrucción adelante, la única manera es volver y buscar otras venas.

La vena porta es bien calibrosa y soporta grandes flujos de sangre. Lo mismo no ocurre con las venas del resto del sistema digestivo. Cuando la sangre que debería ser drenada por la vena porta comienza a volver en gran número por venas colaterales, estas se dilatan formando varices.

El paciente con cirrosis suele tener las venas abdominales bien nítidas, porque reciben grandes volúmenes de sangre que vienen desde la vena porta bloqueada. Pero estas venas dilatadas no aparecen solamente en los vasos más superficiales en la piel; también aparecen en los órganos, especialmente en el estómago, intestino y esófago, lo que lleva a la formación de varices en estos órganos.

b) Hemorragia digestiva

La presencia de varices en el estómago y en el esófago es un factor de riesgo para hemorragias. Los vasos sanguíneos de estos órganos no están preparados para recibir un flujo tan grande ni una presión sanguínea elevada y pueden romperse espontáneamente.

Las hemorragias digestivas de las varices esofágicas suelen ser dramáticas, con pérdidas masivas de sangre a través de vómitos. El paciente vomita sangre viva y en gran cantidad.

c) Esplenomegalia (bazo agrandado)

El aumento de la presión de la sangre en el bazo lleva al agrandamiento de su tamaño, haciéndolo fácilmente palpable al examen físico. Llamamos esplenomegalia a este agrandamiento del bazo. La sospecha de cirrosis ocurre, frecuentemente, cuando al examen físico detectamos un bazo aumentado de tamaño.

d) Anemia, trombocitopenia (plaquetas bajas) y leucopenia (leucocitos bajos)

El bazo tiene como una de sus funciones eliminar las células de la sangre que ya están viejas. Cada vez que la sangre pasa a través del bazo, miles de células son removidas para que exista espacio para la llegada de nuevos glóbulos rojos, plaquetas y leucocitos recién producidos. En la hipertensión portal, la sangre que debería salir desde bazo hasta el hígado se congestiona y permanece más tiempo dentro del propio bazo, que termina eliminando más células sanguíneas que se necesita.

Este fenómeno se llama hiperesplenismo (espleno = bazo), lo que significa un funcionamiento exagerado del bazo. Por lo tanto, el paciente con cirrosis y hiperesplenismo puede presentar hemorragia, anemia y un contaje bajo de leucocitos y/o plaquetas (Lee: HEMOGRAMA – Valores Normales).

Ascitis es la acumulación de agua dentro de la cavidad abdominal. La ascitis en la cirrosis es causada por la hipertensión porta y por la disminución de la concentración de albúmina en la sangre (vamos a hablar sobre albúmina más adelante). En la cirrosis, puede haber una acumulación de más de 10 litros de líquido ascítico en la cavidad peritoneal, lo que hace que el paciente quede con un abdomen muy voluminoso.

Una de las complicaciones de la ascitis es la peritonitis, que se produce cuando el líquido dentro de la barriga se infecta por las bacterias de los intestinos. Es una situación grave; si no es identificada y tratada en el tiempo cierto puede evolucionar con sepsis.

Además de la acumulación de líquido dentro del abdomen, el paciente cirrótico puede presentar retención de líquidos en las piernas y en los pulmones.

a) Encefalopatía hepática

El hígado es el órgano responsable del metabolismo de muchas sustancias tóxicas. Cuando este deja de funcionar, la acumulación de toxinas produce cambios en el sistema nervioso, que van desde pequeños cambios mentales, somnolencia, desorientación o coma, en casos más avanzados.

b) Ictericia

El hígado cirrótico no puede eliminar la bilirrubina producida, que pasa a acumularse en el torrente sanguíneo. El exceso de bilirrubina se deposita en la piel, dejando el paciente con la piel y los ojos con una coloración amarillenta. Este fenómeno se llama ictericia.

Además de la piel amarillenta, la ictericia de la cirrosis también suele causar orina oscura y heces claras.

La orina oscura se produce porque el exceso de bilirrubina en la sangre es filtrado por los riñones, lo que deja la orina con una coloración similar al mate o Coca-Cola (Lee: COLOR DE LA ORINA (Orina naranja, verde, azul, roja…)).

En personas sanas, el color oscuro de las heces es dado por la presencia de bilirrubina. Como en la cirrosis el drenaje de la bilirrubina para el intestino se encuentra afectado, las heces comienzan a salir cada vez más claras, pudiendo quedarse casi blancas.

El hígado está regido por uno de los tipos corporales que reconoce el ayurveda: Vata, Pitta y Kapha.

Por lo tanto un hígado enfermo puede causar problemas de salud basadas en el tipo corporal que lo rige, tales como alergias, problemas de la piel, colesterol alto, cansancio y mala digestión.

Si el desequilibrio persiste durante mucho tiempo, podrían desarrollarse enfermedades más graves del hígado, como hepatitis, ictericia, cirrosis y cáncer de hígado.

Así mismo la naturaleza proporciona medios ideales para terminar el trabajo comenzado con la limpieza hepática y ayudar a su curación total.

El hígado es el órgano de desintoxicación del cuerpo y su correcto funcionamiento es necesario para purificar la sangre, digerir y absorber los nutrientes de los alimentos y para mantener el cuerpo libre de infecciones.

El tratamiento ayurvédico se centra en la desintoxicación del hígado con hierbas.

Cardo o Abrojo: Desintoxica el hígado y lo protege de los daños causados por productos químicos venenosos.

Uvas o Vitis vinifera: Además de tener un efecto desintoxicante, previene el endurecimiento del hígado.

Katuka o Picrorhiza kurroa: Aumenta el apetito estimulando las papilas gustativas y también pueden estimular el hígado para desintoxicarse a sí mismo.

Reina de los amargos o Andrographis paniculata: Desintoxica y mejora el sistema de inmunidad que protege el hígado.

También estimula la función de la vesícula biliar.

Alcaparras o Capparis spinosa: Estimula las células del hígado, aumenta su eficacia y lo mantiene sano.

Escarola o Cichorium intybus: Ayuda a mejorar la digestión mediante el aumento de la producción de bilis en el cuerpo.

Tomatillo del diablo o Solanum nigrum: El extracto de esta planta natural reduce la toxicidad particularmente de productos químicos de la medicina convencional.

Terminalia Arjuna o Pentaptera angustifolia Roxb: Estimula el hígado para eliminar las toxinas, limpia y controla el colesterol.

Milenrama o Achillea millefolium: Es un potenciador del apetito.

También puede frenar las infecciones e inflamaciones del hígado.

Las siguientes medidas podrían ayudarte a evitar problemas hepáticos.

Evitar el consumo excesivo de alcohol.

Evitar tomar medicamentos innecesariamente o sin consultar a un médico.

Mantener una dieta hipocalórica equilibrada rica en vitaminas y minerales.

Aumentar el consumo de frutas no ácidas que tienen propiedades desintoxicantes tales como mangos, peras, sandía, bayas.

Evitar dietas que incluyan carbohidratos refinados como el pan de harina refinada, patatas, alimentos fritos y picantes, así como bebidas con azúcar concentrada, como las colas.

Aumenta la actividad física y hacer ejercicio con regularidad.

Tratar de reducir el sobrepeso poco a poco.

Evita pasar hambre y come pequeñas comidas de forma regular.

Las medicinas Ayurvedicas tienen un efecto terapéutico en el hígado.

Los investigadores están intentando determinar la causa exacta de la acumulación de grasa en el hígado.

Puede ser porque el hígado absorbe grasas del intestino o en otras partes del cuerpo, o puede ser que el hígado pierde su capacidad de procesar la grasa absorbida por la sangre.

Sin embargo, los estudios han establecido que la obesidad causada por el abuso del alcohol, la cada vez más mayor dependencia de comidas rápidas y bebidas gaseosas, dieta poco saludable y estilo de vida sedentario, son determinantes en la enfermedad de hígado graso.

Para asegurar que no te pierdas los futuros artículos, puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

¿Has sufrido o conoces a alguien que sufra hígado graso?

Lo más importante…Tu salud.

Soy fundador de Temas Sobre Salud. Mi misión es ayudar a las personas a recuperar su salud mediante pequeños e inteligentes ajustes en su estilo de vida!
Yo mismo he afrontado serios problemas de salud los que he ido solventado mediante el estudio de las distintas corrientes filosóficas de la salud que han acompañado a la humanidad desde tiempos remotos. Además de una visión alejada del convencionalismo.

Información básica sobre Protección de Datos

Administrador: Jacobo Nasser Soto

Objetivo: Gestionar el envío de información requerida, así como las suscripciones y moderación de los comentarios.

Legalización: Requerimiento de autorización de la parte interesada.

Cumplimiento: Artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal

Destinatarios: Se comunicarán los datos a Active Campaign para el manejo de las comunicaciones con el Usuario.

2. Qué necesita saber antes de empezar a tomar Climen

  1. Posibles efectos adversos
  2. Conservación de Climen
  3. Contenido del envase e información adicional

  • Terapia hormonal sustitutiva (THS) para:

  • El tratamiento de los síntomas de la menopausia (periodo de tiempo en el que cesa la función reproductora y la menstruación en una mujer), natural o provocada quirúrgicamente, p. ej. sofocos, sudoración nocturna, trastornos urogenitales (vulvovaginitis atrófica), humor depresivo.
  • Prevención de la osteoporosis (pérdida de masa ósea) si usted tiene riesgo elevado de sufrir futuras fracturas y no pueda utilizar otros medicamentos para este propósito. Consulte con su médico sobre todas las opciones de tratamiento disponibles.

No debe utilizarse Climen para prevenir enfermedades del corazón ni para aumentar la capacidad intelectual.

Climen no es un anticonceptivo, ni restablece la fertilidad.

Siga cuidadosamente todas las instrucciones que le dé su médico.

Lea la siguiente información antes de usar Climen.

Historia médica y revisiones regulares

El uso de THS conlleva riesgos que deben ser tomados en cuenta al decidir si se empieza o se continúa el tratamiento.

La experiencia en el tratamiento de mujeres con una menopausia prematura (debido a una insuficiencia ovárica o a una intervención quirúrgica) es limitada. Si usted tiene menopausia prematura, los riesgos de usar THS pueden ser distintos. Consulte con su médico.

Antes de empezar (o retomar) la THS, su médico le preguntará sobre su historia médica personal y familiar. Su médico puede decidir realizar una exploración física. Esto puede incluir un examen de sus mamas y/o un examen interno, si es necesario.

Una vez empezado el tratamiento con Climen, debe visitar a su médico para realizar revisiones regulares (al menos una vez al año). En estos controles, consulte con su médico los beneficios y riesgos de continuar con Climen.

Se deberá realizar exploraciones mamarias regularmente, según recomendación de su médico.

No tome Climen

si alguno de los siguientes casos le afecta a usted. Si no está segura sobre alguno de los siguientes puntos, consulte con su médico antes de tomar Climen. No tome Climen:

  • Si padece o ha padecido de cáncer de mama o si sospecha que puede tenerlo.
  • Si presenta lesiones premalignas conocidas o sospechadas influidas por las hormonas sexuales o tumores hormonodependientes.
  • Si padece un cáncer que dependa de la acción de los estrógenos, como cáncer de la pared interna del útero (endometrio), o si sospecha que pueda tenerlo.
  • Si está embarazada o sospecha que puede estarlo o si está dando el pecho.
  • Si presenta hemorragias vaginales anormales.
  • Si padece engrosamiento excesivo de la pared interna del útero (hiperplasia de endometrio ) y no está siendo tratado.
  • Si padece o ha padecido la formación de un coágulo en una vena (trombosis), p. ej. En las piernas (trombosis venosa profunda) o en los pulmones (embolia pulmonar).
  • Si tiene un riesgo elevado de padecer trombosis arterial o venosa (coágulo de sangre).
  • Si tiene alguna alteración que afecte a la coagulación de la sangre (como deficiencia de proteína C, proteína S o antitrombina).
  • Si padece o ha padecido recientemente una enfermedad causada por coágulos de sangre en las arterias, como un ataque al corazón, un accidente cerebrovascular o una angina de pecho.
  • Si padece o ha padecido una enfermedad del hígado, y sus pruebas de función hepática no han regresado a la normalidad.
  • Si padece un problema raro en la sangre llamado “porfiria” que se transmite de padres a hijos (hereditario).
  • Si es alérgica al valerato de estradiol, al acetato de ciproterona o a alguno de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6).

Si cualquiera de estas enfermedades surge por primera vez mientras está tomando Climen, interrumpa el tratamiento y consulte a su médico inmediatamente.

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar Climen.

Visite a su médico regularmente y al menos una vez al año. Hable con su médico en cada visita sobre la necesidad de ajustar o continuar el tratamiento. Su médico comprobará si usted tiene un riesgo elevado de padecer trombosis debido a una combinación de factores de riesgo o a un factor de riesgo muy elevado. En caso de una combinación de factores de riesgo, el riesgo puede ser más elevado que una simple adición de 2 riesgos individuales. Si el riesgo es demasiado alto, su médico no le prescribirá THS.

Para el tratamiento de los síntomas climatéricos, la THS sólo debe de iniciarse cuando los síntomas afectan a la calidad de vida de la mujer. En todos los casos, debe de realizarse, al menos anualmente, una valoración cuidadosa de los riesgos y beneficios y la THS solamente debería de continuarse mientras los beneficios superen los riesgos. Se deberá siempre considerar la administración de la menor dosis y la duración de tratamiento más corta.

Tenga especial cuidado con Climen:

Antes de empezar el tratamiento, informe a su médico si alguna vez ha tenido alguno de los siguientes problemas, ya que éstos pueden volver o empeorar durante el tratamiento con Climen. Si es así, debe visitar a su médico más frecuentemente para someterse a revisiones:

  • Trastornos ginecológicos de cualquier tipo como hemorragias uterinas irregulares, frecuentes o persistentes, fibromas (un tipo de tumor del útero), endometriosis (aparición de tejido de una parte del útero llamada endometrio fuera de su localización habitual) o antecedentes de hiperplasia del endometrio ( engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero ).
  • Riesgo aumentado de desarrollar coágulos de sangre (ver “Coágulos de sangre en una vena (trombosis)”)
  • Riesgo aumentado de contraer un cáncer que dependa de la acción de los estrógenos (por ejemplo, tener una madre, hermana o abuela, que haya tenido cáncer de mama)
  • Cambios o alteraciones en las mamas.
  • Niveles altos de algunas grasas (triglicéridos) en la sangre o historia familiar de esta alteración por el riesgo de desarrollar una pancreatitis (inflamación del páncreas).
  • Tensión arterial elevada.
  • Trastornos del hígado, como un tumor benigno del hígado.
  • Diabetes.
  • Piedras en la vesícula biliar.
  • Migrañas) o cefaleas severas.
  • Una enfermedad del sistema inmunológico que afecta a muchos órganos del cuerpo (lupus eritematoso sistémico, LES).
  • Epilepsia.
  • Esclerosis múltiple (enfermedad del sistema nervioso).
  • Asma.

  • Una enfermedad que afecta al tímpano y al oído (otosclerosis).
  • Retención de líquidos debida a problemas cardíacos o renales
  • Corea minor (enfermedad del sistema nervioso).

Deje de tomar Climen y acuda inmediatamente al médico

Si nota cualquiera de los siguientes trastornos cuando esté tomando THS:

  • cualquiera de los trastornos mencionados en la sección “No tome Climen”,
  • color amarillento de la piel o del blanco de los ojos (ictericia). Esto puede ser un signo de enfermedad hepática,
  • un aumento significativo de la tensión arterial (los síntomas pueden ser dolor de cabeza, cansancio, mareos),
  • dolores de cabeza de tipo migrañoso cuando aparecen por primera vez,
  • si se queda embarazada,
  • si nota signos de un coágulo de sangre, tales como

  • hinchazón dolorosa y enrojecimiento de las piernas
  • dolor repentino en el pecho
  • dificultad para respirar

Para más información, ver “Coágulos de sangre en una vena (trombosis)”

Nota: Climen no es un anticonceptivo. Si han pasado menos de 12 meses desde su último período menstrual o si usted es menor de 50 años, aún puede necesitar utilizar un método anticonceptivo adicional para prevenir el embarazo. Pida consejo a su médico.

Tenga especial cuidado en no exceder las dosis recomendadas.

Durante el tratamiento con la THS, pueden aparecer con más frecuencia algunas enfermedades graves como coágulos de sangre (trombosis) y algunos tipos de tumores.

Engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero (hiperplasia endometrial) y cáncer del revestimiento interno del útero (cáncer endometrial).

La THS con estrógeno solo aumenta el riesgo de engrosamiento excesivo del revestimiento interno del útero (hiperplasia endometrial) y de cáncer del revestimiento interno del útero (cáncer endometrial).

El progestágeno que contiene Climen le protege de este aumento de riesgo.

En mujeres con el útero intacto que no usan THS, una media de 5 por cada 1.000 mujeres, de edades comprendidas entre 50 y 65 años, serán diagnosticadas de cáncer de endometrio. En mujeres con el útero intacto que usan THS con estrógeno solo, una media de 10 a 60 por cada 1.000 mujeres, de edades comprendidas entre 50 y 65 años, serán diagnosticadas de cáncer de endometrio (es decir, entre 5 y 55 casos adicionales), en función de la dosis y de la duración del tratamiento.

Usted tendrá hemorragia menstrual una vez al mes (también llamada hemorragia de deprivación ) mientras esté tomando Climen. No obstante, si usted tiene sangrado irregular o gotas de sangre (manchado) además de su periodo menstrual, que:

» Aparato Digestivo » Dieta para la enfermedad hepática

Dieta para la enfermedad hepática. Una persona con enfermedad hepática tiene que consumir una dieta especial, la cual protege al hígado del trabajo duro y lo ayuda a funcionar lo mejor posible.

Las proteínas normalmente ayudan a la restauración del tejido y a la prevención de la acumulación de grasa y daño a las células hepáticas.

En personas con daños hepáticos severos, las proteínas no son procesadas apropiadamente y los productos residuales se pueden acumular y afectar el cerebro. Restringir la cantidad de proteína en la dieta puede reducir la posibilidad de que se acumulen productos de desecho tóxicos.

El cuerpo almacena carbohidratos en la forma de glucógeno. El aumento de los carbohidratos en la dieta ayudar a preservar las reservas de glucógeno. Las personas con enfermedad hepática posiblemente necesiten incrementar su ingesta de carbohidratos en proporción a la proteína.

Un conteo sanguíneo bajo, los problemas de nervios y las deficiencias nutricionales que ocurren con la enfermedad hepática se pueden tratar con fármacos y suplementos vitamínicos.

La sal en la alimentación puede empeorar la acumulación de líquidos y la hinchazón en el hígado, debido a que lleva a que el cuerpo retenga agua. La mayoría de las personas con enfermedad hepática deben restringir la cantidad de sodio en la alimentación.

El hígado interviene en el metabolismo (conversión de los alimentos en energía) de todos los alimentos.

El hecho de cambiar la dieta incrementando o disminuyendo las proteínas, los carbohidratos, las grasas y las vitaminas pueden afectar posteriormente el funcionamiento del hígado enfermo, especialmente su producción de proteínas y vitaminas.

Debido a que la enfermedad hepática puede afectar la absorción de alimentos y la producción de proteínas y vitaminas, su dieta puede influenciar su peso, apetito y las cantidades de vitaminas en su cuerpo. No limite demasiado la proteína, debido a que puede causar deficiencias de ciertos aminoácidos.

Las recomendaciones dietéticas pueden variar ligeramente, dependiendo de cómo esté funcionando su hígado. Es muy importante estar bajo el cuidado de un médico, dado que la desnutrición puede conducir a problemas graves.

En general, las recomendaciones para pacientes con enfermedad hepática severa pueden abarcar:

  • Consumo alto de alimentos con carbohidratos, los cuales deben ser la mayor fuente de calorías en esta dieta.
  • Ingesta moderada de grasas, como lo indique el médico. El incremento recomendado de grasas y carbohidratos ayuda a preservar las proteínas en el organismo y prevenir su descomposición.
  • Consumo aproximado de 1 gramo de proteína por kilogramo de peso corporal. Esto significa que un hombre de 70 kilogramos debe comer 70 gramos de proteína por día. Esto no incluye la proteína proveniente de alimentos con almidones y verduras. Una persona con daño hepático grave posiblemente deba consumir menos proteína de aquélla e incluso puede estar limitada a pequeñas cantidades de suplementos nutricionales especiales. Sin embargo, evite reducir demasiado la proteína porque puede llevar a desnutrición.
  • Suplementos vitamínicos, en especial vitaminas del complejo B.
  • Reducir la cantidad de sal que consume (normalmente menos de 1,500 miligramos por día) si usted está reteniendo líquidos.
MUESTRA DE MENÚ
  • Desayuno

    • 1 naranja
    • avena cocida, con leche y azúcar
    • 1 tostada de pan integral
    • 2 cucharadas pequeñas de margarina
    • mermelada de fresa
    • café o té
  • Almuerzo

    • 110 g de carne magra de pescado, aves o carnes rojas cocidos
    • un producto con almidón (como las papas)
    • una verdura cocida
    • ensalada
    • 2 tajadas de pan integral
    • 2 cucharadas pequeñas de margarina
    • 1 cucharada grande de gelatina
    • fruta fresca
    • leche
  • Refrigerio de la tarde

    • leche con galletas integrales
  • Cena

    • 110 g de carne cocida de pescado, ave o res
    • un producto con almidón (como las papas)
    • una verdura cocida
    • ensalada
    • 2 panecillos integrales
    • 2 cucharadas grandes de margarina
    • fruta fresca o postre
    • 235 ml de leche
  • Refrigerio de la noche

    • un vaso de leche o un pedazo de fruta
Por lo regular, no hay precauciones contra alimentos específicos.

Si tiene inquietudes con respecto a la dieta o los síntomas, consulte con el médico.

DeLegge MH. Nutrition in gastrointestinal diseases. En: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran del gastrointestinales y enfermedades del hígado. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2006: chap 16.

Contenido: 16 de mayo de 2011

Versión del inglés revisada por: Alison Evert, MS, RD, CDE, Nutricionista, Universidad de Washington Centro Médico de Diabetes y Centro de Cuidado, Seattle, Washington. 05/05/11George F. Longstreth, MD, Departamento de Gastroenterología, Kaiser Permanente Medical Care Program, San Diego, California. También se examinó por David Zieve, MD, MHA, Director Médico, ADAM, Inc. Traducido por: DrTango, Inc.

Las enfermedades que afectan al higado podemos clasificarlas en infecciosas y no infecciosas:

A) CAUSAS INFECCIOSAS

I) Hepatitis Bacterianas

II) Clamidiasis (Psitacosis u Ornitosis)

IV) Protozoos

B) CAUSAS NO INFECCIOSAS

I) Hemocromatosis

IV) Aflatoxicosis

PROTECTORES HEPATICOS

dejar seroquel

Una micosis es una enfermedad causada por hongos microscópicos, habitualmente en la piel. La piel, boca, intestino y órganos sexuales tienen normalmente hongos y levaduras de forma natural. Cuando hay una proliferación exagerada de hongos.

La miopía es un defecto de la visión que implica una dificultad para ver de lejos. Es un trastorno de refracción, puesto que se produce una convergencia de los rayos de luz por delante de la retina, en lugar de hacerlo justo sobre ella. Los.

La neumonía es una infección de una zona del pulmón provocada por bacterias (habitualmente el neumococo) o virus. Los bronquiolos y los alveolos del pulmón se taponan con un exudado. La zona infectada se inflama, perdiendo su función. Suele.

lo El orzuelo es una inflamación de una glándula de la base de la pestaña. Tiene forma de forúnculo y está causado por una infección bacteriana (estafilococo) que se desarrolla con rapidez. Síntomas: La inflamación es dolorosa y sensible. Está.

is La osteomielitis es una infección de un hueso. Puede ser aguda o crónica. La osteomielitis aguda puede ser debida a un traumatismo que deja el hueso expuesto a gérmenes del exterior, que provocan una infección. También puede ocurrir que una.

La osteoporosis es una pérdida de tejido óseo. Provoca que los huesos se hagan más quebradizos y tengan más probabilidad de sufrir una fractura. Es una enfermedad ligada a la vejez, y sobre todo la sufren las mujeres después de la.

La otitis es la infección del oído. Mas frecuente en niños, sobre todo después de un resfriado, suele curar sin problemas con el tratamiento adecuado. Hay varios tipos de otitis: 1.- Otitis externa. Se inflama el conducto que conecta el.

is La peritonitis es una infección aguda del peritoneo (membrana que rodea la pared del abdomen y los órganos abdominales). Lo más frecuente es que la peritonitis sea un efecto secundario a otra afección, como la perforación de alguna de las.

is La poliomielitis es una enfermedad infecciosa provocada por un virus, que puede provocar parálisis y problemas de desarrollo muscular cuando se extiende al sistema nervioso central. Afecta principalmente a niños. El virus se excreta con las.

B ¿Qué es la hepatitis B? La hepatitis B es una enfermedad que afecta la hígado. Cuando una persona adulta se contagia con este virus, la infección puede evolucionar de dos maneras distintas: 1.) En la mayoría de los casos el organismo.

is ¿Qué es la tuberculosis? La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por un germen, el bacilo de Koch. Afecta sobre todo a los pulmones, pero puede atacar a todo el cuerpo. ¿Cómo se contagia la tuberculosis? El principal foco de.

Se llama presbiacusia a la pérdida gradual de la audición conforme se va envejeciendo. Afecta alrededor del 30 o 35% de las personas mayores de edades entre 65 y 75 años. Este porcentaje de afectados sube hasta el 40 o 50% de los ancianos de.

La presbicia o presbiopía es una dificultad progresiva para enfocar los objetos cercanos. Es un trastorno natural que se da con la edad a partir de los 40 años. Se corrige llevando gafas apropiadas. En el ojo hay un componente llamado.

ma El glaucoma es una enfermedad que consiste en la progresiva lesión del nervio óptico y la pérdida gradual de la visión. Se produce por una presión intraocular alta que puede llegar a causar lesiones irreversibles. En un inicio el glaucoma no.

ictus Un ictus es un accidente cerebro vascular. Ante un ictus es vital acudir rápidamente al hospital. Para ello hay que conocer los posibles síntomas que pueden aparecer: 1.- Se produce una brusca pérdida de fuerza en la cara, brazo o.

La caries es una afección de los dientes que se produce por la acción metabólica de las bacterias que hay en la placa dental. Estas bacterias son los lactobacilos, los actinomicetos y los estreptococos mutans. Estas bacterias producen ácidos.

is La prostatitis es una inflamación de la glándula prostática. Se da preferentemente en hombres de mediana y avanzada edad. Origen: Puede ser de tipo crónico o de tipo agudo. 1.- La prostatitis aguda es debida sobre todo a una infección.

a? La alergia es una reacción exagerada de nuestro cuerpo ante ciertas sustancias externas. Cuando se padece alergia es porque nuestro sistema inmunológico reacciona con excesiva sensibilidad ante partículas o sustancias que identifica como.

a? La epidemiología es la especialidad que trata sobre el control de las enfermedades y su repercusión en la sociedad. Estudia las enfermedades en su frecuencia, distribución, determinantes, factores de riesgo y prevalencia. Con todo ello se.

a? La fibrosis quística es una enfermedad genética hereditaria. Es autosómica recesiva, es decir, hace falta que el gen defectuoso lo lleven tanto el padre como la madre. Afecta a las glándulas de secreción externa: las sudoríparas, bronquiales.

Un mioma es un tumor benigno de un músculo. Puede originarse en un músculo liso (leiomioma) o en un músculo estriado (rabdomioma). En las mujeres el mioma pude aparecer en la musculatura uterina (mioma uterino). Si es de gran tamaño o.

El período ventana es el período de tiempo que va desde la infección de un virus hasta que se detecta la presencia de anticuerpos asociados al virus. Durante el período ventana la cantidad de anticuerpos que fabrica el cuerpo son insuficientes.

Un quiste es una cavidad cerrada o bolsa en un tejido del cuerpo que está llena de aire, líquido, pus u otra sustancia. Los quistes pueden formarse en cualquier tejido del cuerpo. Son más frecuentes en la piel, cuando se forman a causa de.

El raquitismo es una enfermedad infantil que afecta al esqueleto y que se debe a una falta de vitamina D, calcio y fósforo. Los huesos no adquieren su estructura y dureza normal porque la falta de vitamina D impide que se deposite en ellos.

béola La rubéola es una infección vírica infantil generalmente no grave pero sí muy contagiosa. Síntomas: En niños pueden ser muy leves o no aparecer. Son fiebre ligera, tumefacción de ganglios linfáticos y erupción de color rosado. La.

mpión El sarampión es una enfermedad infecciosa infantil que produce epidemias cada 2 o 3 años, en invierno y primavera. No es una enfermedad grave. Además, existe una vacuna que da protección para toda la vida. Síntomas: Fiebre alta.

SIDA significa "Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida", en inglés AIDS. El SIDA está causado por la infección del virus VIH, que ataca a los linfocitos T CD4, un tipo de células del sistema inmunológico, de tal manera que con el tiempo.

filis La sífilis es una ETS bacteriana (enfermedad de transmisión sexual) que fue muy grave en siglos anteriores, pero que ahora tiene un tratamiento eficaz mediante antibióticos. La enfermedad tiene un periodo de incubación de 2 a 6.

wn El síndrome de Down o trisomía 21 es una anomalía genética que consiste en que hay tres cromosomas 21 en lugar de haber los dos normales. Afecta a un niño de cada 700, pero la probabilidad aumenta mucho cuando la madre es mayor de 35 años (1.

- La piel se vuelve dura y pálida - Aparecen parches blancos en la piel - La zona afectada se vuelve insensible - Después de calentarla, la parte afectada de congelación se vuelve roja y dolorosa. Es muy importante que en ningún caso se sumerja.

ebral Hay varios síntomas que pueden indicar que la columna vertebral sufre una subluxación o interferencia nerviosa. Según la Asociación Pro-Quiropráctica Española son los siguientes: - Tener una parte de la cadera más alta - Tener una.

I Hay que estar atentos a los siguientes síntomas, sobre todo si se tienen antecedentes familiares de haber padecido diabetes, ya que existe cierto componente hereditario: 1.- Tener sed repetidamente a lo largo del día 2.- Haber adelgazado.

La sinusitis es una inflamación y/o infección de una o varias de las cavidades (senos) que hay en los huesos de la cara y que están comunicados con la nariz. En la cara hay los senos maxilares, situados debajo de las órbitas de los ojos.

La tendinitis es la inflamación de un tendón. Se produce un dolor insidioso que restringe la movilidad de la articulación afectada, ya que el dolor puede llegar a ser intenso. Habitualmente es debida a un exceso de sobrecarga, a causa de un.

La tenia es un gusano plano segmentado que vive en el intestino delgado y grueso de la persona o animal hospedador. Este parásito intestinal se llama también "solitaria" porque es hermafrodita y puede completar su ciclo de reproducción sin.

tanos El tétanos es una infección aguda del sistema nervioso debida a la bacteria 'Clostridium tetani'. Es una enfermedad grave porque puede ser mortal o dejar secuelas en los músculos y articulaciones. La infección se produce por el.

Se llama tifus a un conjunto de infecciones causadas por bacterias del género 'rickettsia'. Existen varias formas, según la especie de Rickettsia que infecte. Entre ellas, el tifus exantemático (el clásico o epidémico) es una grave forma.

La enfermedad de Wilson es un trastorno hereditario que hace que el exceso de cobre se acumule en el hígado, el cerebro y otros órganos vitales.

La enfermedad de Wilson presenta una gran variedad de signos y síntomas que hace que se pueda confundir con otras enfermedades y condiciones.

La enfermedad de Wilson se produce cuando una mutación genética provoca una acumulación de cobre en ciertos órganos del cuerpo.

La enfermedad de Wilson tiene varios factores de riesgo. Debido a que es un trastorno genético, el riesgo aumenta si se diagnostica a algún familiar cercano.

La enfermedad de Wilson puede traer complicaciones graves como cáncer de hígado, cirrosis y problemas hepáticos, renales y neurológicos.

El diagnóstico de la enfermedad de Wilson puede ser difícil, ya que sus signos y síntomas son a menudo indistinguibles de los de otras enfermedades del hígado.

Para tratar la enfermedad de Wilson, se usan fármacos para reducir y regular la cantidad de cobre acumulada y, en casos graves, se trasplanta el hígado.

A veces los médicos recomiendan limitar la cantidad de cobre que consume en su dieta durante el primer año de su tratamiento para la enfermedad de Wilson.

La hemocromatosis hereditaria, una condición heredada, hace que el cuerpo absorba demasiado hierro de los alimentos que consume. Leer más

La talasemia es un trastorno hereditario de la sangre caracterizado por tener un nivel de hemoglobina bajo y un número de glóbulos rojos menor de lo normal. Leer más

La neurofibromatosis es un trastorno genético que altera el crecimiento celular en el sistema nervioso, causando la formación de tumores en el tejido nervioso. Leer más

La progeria es un trastorno genético que causa un rápido envejecimiento en los niños a partir de los dos primeros años de vida. Leer más

La acondroplasia es un tipo de enanismo causado por la herencia de un gen mutado, o por de la mutación de un gen. Leer más

La hipertricosis es el crecimiento excesivo de vello. La hipertricosis puede estar localizada en una parte del cuerpo o puede ser generalizada. Leer más

…nguíneos. Muchas personas pueden heredar la enfermedad de padres a hijos, problemas con el sistema inmunitario los hace mas propensos. El síndrome no se contagia de persona a persona. Es muy difícil de diagnosticar porque normalmente los síntomas no aparecen todos juntos, existen diferentes trastornos con signos similares y no hay una prueba exacta para detectar la enfermedad de behcet. Poder diagnosticarla puede llevar meses o años, hasta que…

…e toronjil y una de yerba luisa, tapar, dejar reposar unos minutos, colar y beber después de comer. Comer puré de zapallo y zanahoria. ¿Cómo tirar el cuerito? http://youtu.be/coXQWJ8W278 Ante cualquier síntoma de los mencionados, Farmalt le recomienda que se dirija al centro de salud mas cercano. También pueden visitar nuestro artículo de Jugos naturales para curar el empacho. Tendencia actual: cómo curar el empacho empacho bismuto para el…

…conoce forma alguna de prevenir la enfermedad, aunque evitar estar expuesto al polvo de sílice y policloruro de vinilo, puede aminorar el riesgo de contraer la enfermedad. Esclerodermia complicaciones: La principal causa de muerte es la fibrosis pulmonar, otras pueden ser insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, hipertensión pulmonar o la malabsorción….

…a, fatiga, ansiedad, depresión y problemas para dormir. Las posibles causas son: un trauma emocional o físico, alteraciones de sueño, infecciones causadas por un virus (aunque ninguno ha sido identificado), una respuesta anormal al dolor o ciertas afecciones como el síndrome de fatiga crónica, depresión, enfermedad de Lyme, hipotiroidismo, dolor crónico en cuello o espalda o por trastornos de sueño. La fibromialgia se presenta comúnmente en…

…en la salud física y los síntomas, se van haciendo mas propensos de contraer esta afección, comenzando un ciclo de preocupación y señales muy difícil de detener. Las personas que han sido abusadas sexualmente y han recibido maltratos físicos, son mas propensos a padecer hipocondría. En qué consiste la hipocondría Hipocondría síntomas: No son capaces de controlar el miedo. Creen constantemente que ante cualquier síntoma, poseen una seria…

…is. Además de tener lo síntomas de la anterior, produce necrosis tisular con formación de abscesos y neumatoceles. Neumonía que la causan Bacilos Gramnegativos: no es muy usual, afecta a lactantes, personas de edad avanzada, alcoholicos y quienes están inmunosuprimidos. Los síntomas no difieren de los anteiores aunque en este caso es de mayor mortalidad. http://youtu.be/zJfjtv0X2tg Tendencia actual: enfriamiento sintomas sintomas de enfriamiento…

…ría de los casos se la detecta por exámenes médicos, que se le practican al paciente, por trastornos de otro tipo y en muchos casos, se logra descubrirla cuando ya ha alcanzado un nivel crítico. Por todo esto, es que hoy F armalt les indicará algunos síntomas, para que estén alertas, especialmente las persona propensas a ser afectadas por este trastorno. Cuáles son los signos y síntomas de la hipertensión arterial Presión alta síntomas: Dolor de…

…Descanso. Beber abundante líquido. Utilizar un humidificador o inhalar vapor en el baño. En caso de asma usar un inhalador. Si la enfermedad es bacteriana, el tratamiento será con antibióticos. Los síntomas de la bronquitis se extienden aproximadamente entre una semana y diez días, generalmente la tos es la última en retirarse y puede prolongarse por un tiempo extenso. Si usted presenta cualquiera de los síntomas mencionados en el artículo,…

…que son complejas en los organismos conocidos, tales como los virus y las bacterias. Es casi imposible de matar, parece no tener ninguna información genética en forma de ácidos nucleicos “DNA o RNA” y contiene normalmente un extenso período de incubación antes de que aparezcan los síntomas. En muchos casos, el tiempo de incubación puede llegar a ser de hasta 40 años. La principal teoría científica hoy en día, sostiene que la ECJ y…

…ades mentales. Disminuye los riesgos de Alzheimer. Mejora el sistema inmunologico. Evita el nacimiento de bebes prematuros. Controla menstruaciones abundantes. Cómo se toma el aceite de higado de bacalao: Puede consumirse en perlas durante la época invernal o dos o tres cucharadas diarias del aceite. Aceite de higado de bacalao contraindicaciones: Perdida de apetito, nauseas y vómitos. Indigestión y acidez estomacal. Diarreas. Mal aliento. Dolor…

Son muchas, muchísimas, las dorsalgias y cervicalgias que tienen su causa en una disfunción o mal funcionamiento del hígado, que de forma refleja va a afectar a estas zonas. En éste video te enseñamos las características de los dolores de espalda relacionado con éste órgano, qué debes evitar y qué puedes hacer para tratarlo.

Se debe tener claro que se habla de disfunciones del hígado, no de enfermedades hepáticas. Es más, en los casos de enfermedades hepáticas graves, este órgano no expresa ningún síntoma en la espalda; sin embargo, en pequeñas alteraciones hepáticas como malas digestiones, dispepsia y digestiones lentas se exteriorizan en la espalda, a veces, de forma llamativa.

Todos los órganos y vísceras de nuestro cuerpo están gobernados o dirigidos por el sistema simpático y parasimpático, y esta vía nerviosa es la que en ocasiones utiliza cada órgano para comunicar que algo no funciona bien. Podemos poner como ejemplo el corazón: cuando hay problemas de corazón podemos observar reflejos en la zona izquierda del cuello, garganta, zona infraclavicular izquierda, axila o incluso hasta la zona interna del brazo llegando hasta el codo izquierdo. Hay otras vías de transmisión no conocidas como los reflejos que provoca un órgano en zonas más alejadas, utilizando tal vez canales energéticos de acupuntura.

Los reflejos dolorosos que se producen en la disfunción del hígado se presentan en diferentes músculos, articulaciones y especialmente, en diferentes zonas de la espalda. Aunque, en primera instancia se habla de contracturas musculares, tendinitis y pinzamientos vertebrales, en general son problemas molestos pero no de gravedad. El verdadero problema es que si se mantienen en el tiempo los dolores se desencadenan en procesos más graves, como hernias discales.

Estas disfunciones hepáticas tienen normalmente un origen alimentario, es decir, por una incorrecta nutrición; pero también tienen un origen estrictamente emocional. Concretamente, el hígado altera su funcionamiento por enfados, intolerancias, dificultad de adaptación a situaciones de la vida cotidiana y por el estrés de vida, tan frecuente en nuestra sociedad. De hecho, los problemas de espalda que derivan del hígado constituyen una auténtica plaga en la consulta de cualquier fisioterapeuta, bien sea tratado de forma global como promueve el autor o de forma más localizada atendiendo únicamente al dolor y no la causa, como erróneamente se hace en muchos casos; y que tiene como consecuencia la cronificación del problema y una toma ingente y perjudicial de medicamentos como antiinflamatorios, analgésicos, corticoesteroides, etc. por parte del paciente.

Es muy importante conocer otras emociones que alteran otros órganos de nuestro cuerpo, es por ello que te dejamos este video para que aprendas más sobre el tema:

La zona más directamente relacionada es la zona interescapular derecha o contractura del músculo romboide derecho, denominado frecuentemente como punto gatillo en el músculo romboide del derecho.

Se caracteriza por un dolor sordo, profundo y constante sobre todo en momentos de descanso físico, más aún en los días festivos que desaparece durante el trabajo físico intenso o durante el ejercicio, también mejora con la presión sobre la zona o el masaje intenso. Éste problema puede extenderse hacia la zona cervical derecha y nuca derecha, y con el tiempo provocar tortícolis derecha e incluso hernia discal derecha con irradiación dolorosa hacia el hombro derecho y brazo derecho. En otros casos puede provocar un dolor en toda la parrilla costal derecha. En la siguiente imagen puedes observar en un mapa corporal cuáles son los sitios hacia los que se irradia el dolor:

El hígado también puede provocar otros problemas como la cefalea tensional, problemas de piel grasa y acné, hígado graso, colesterol alto y dispepsia funcional.

El tratamiento debe de enfocarse por un lado sobre la contractura muscular a nivel dorsal o cervical, pero por otro lado se debe de tratar el hígado con plantas medicinales, homeopatía, oligoelementos y evitando algunos alimentos que sobrecargan la función hepática, como el chocolate, naranjas, lácteos, fritos, carne rojas y embutidos, alcohol y medicamentos hepatótxicos.

Todos los conocimientos que se aportan en este vídeo derivan de los fundamentos de la medicina oriental y de la experiencia clínica del autor tras 20 años de actividad profesional analizando el dolor de espalda desde un punto vista holístico.

Os dejamos unos vídeos interesantes que te pueden ayudar.

Aprende cómo las disfunciones viscerales afectan la columna y producen hernias discales.

Muchos de los dolores de espalda articulares y musculares son producto del mal funcionamiento de nuestros órganos y vísceras, que a través, del sistema nervioso simpático se refleja o se somatiza en diferentes partes del sistema músculo-esquelético dependiendo de cada órgano, y cada órgano se desequilibrio o entra en disfunción por una emoción concreta y por una alimentación inadecuada.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Una convulsión es un episodio de actividad eléctrica anormal en el cerebro que puede involucrar la pérdida o la reducción del conocimiento, movimientos involuntarios y sensaciones abrumadoras.

Las convulsiones del lóbulo temporal pueden afectar a personas de cualquier edad y pueden ocurrir como episodios aislados o como una afección repetitiva que forma parte de una afección crónica (continua).

La información en el cerebro es trasmitida de neurona a neurona por medio de un proceso electroquímico. Ciertos patrones de actividad eléctrica pueden ocasionar convulsiones, que son episodios durante los cuales las señales eléctricas se propagan en patrones anormales dentro del cerebro. Este proceso puede ser detectado por medio de un electroencefalógrafo (EEG).

Dadas las condiciones apropiadas, como la exposición a ciertas drogas, fiebre alta o estimulación eléctrica, cualquier persona puede sufrir una convulsión.

Las convulsiones del lóbulo temporal comúnmente se ocasionan por lesiones en áreas específicas de esta parte del cerebro. Este daño incluye cicatrización llamada esclerosis temporal mesial. Algunas de las causas son: lesión traumática, infección, daño a una porción del lóbulo temporal por falta de oxígeno, tumores cerebrales, síndromes genéticos y lesiones de cualquier tipo.

Debido a que el lóbulo temporal está comprometido en el procesamiento de las emociones y sensaciones, las convulsiones en esta área pueden comenzar con sensaciones de miedo, de gozo (algunas veces con asociaciones religiosas y la sensación de una “presencia”), recuerdos de cierta música u olores y otros síntomas inusuales.

Entre los síntomas preliminares de advertencia (denominados aura) se pueden mencionar:

  • Sensaciones anormales
  • Sensaciones epigástricas (“una sensación graciosa en los intestinos”, “elevación del estómago”)
  • Alucinaciones o espejismos (visuales, olfativos, gustativos u otro de tipo de espejismos sensoriales)
  • Sensación de “ya visto”, emociones o recuerdos ya vividos
  • Emoción abrupta, intensa no relacionada con lo que está ocurriendo en el momento

  • La conciencia se mantiene (parcial)
  • La conciencia se reduce o se pierde (compleja parcial)

Algunas de las alteraciones en el movimiento son:

  • Comportamientos anormales de la boca
    • relamerse los labios
    • masticar o tragar sin razón
    • salivación profusa “babearse”
  • Movimientos anormales de la cabeza
    • giro forzado de la cabeza
    • giro forzado de los ojos
    • usualmente en dirección opuesta a la ubicación de la lesión cerebral
  • Movimientos repetitivos como tocarse la ropa
  • Contracción muscular y relajación rítmicas (poco común), que afecta un lado del cuerpo, un brazo, una pierna, parte de la cara u otra área aislada.

Entre las sensaciones anormales se pueden mencionar:

  • Entumecimiento, hormigueo, sensación de cosquilleo
  • Ocurren en una sola parte del cuerpo o se propagan
  • Preceden a los síntomas motores
  • Alucinaciones sensoriales (visuales, auditivas, táctiles, etc)

Los síntomas autónomos abarcan:

  • Dolor o malestar abdominal
  • Náuseas
  • Sudoración
  • Enrojecimiento de la cara
  • Pupilas dilatadas (ojos)
  • Frecuencia/pulso cardíaco acelerado

Otros síntomas comprenden:

  • Cambios en la visión, habla, pensamiento, conciencia, personalidad
  • Pérdida de memoria (amnesia) en cuanto a los eventos referentes al ataque (convulsión compleja parcial)

Signos y exámenes

El diagnóstico de convulsión del lóbulo temporal se sospecha principalmente con base en los síntomas presentes y los resultados de los exámenes. Para el diagnóstico de la causa puede requerirse un examen físico completo, con una evaluación neuromuscular detallada que puede o no resultar normal.

  • Un EEG (electroencefalograma, registro de la actividad eléctrica cerebral) muestra cambios característicos, confirmando una convulsión parcial (focal), y puede mostrar el foco o ubicación de la causa.
  • Tanto una TC de cabeza como una IRM craneal pueden mostrar la ubicación y magnitud de la lesión.
  • Una punción lumbar puede ser necesaria cuando se sospecha que las convulsiones son causadas por una infección.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son tomar medidas de emergencia, en caso de ser necesarias, y reducir la tasa de futuros ataques.

Es posible que no se requiera tratamiento de emergencia, a menos que la convulsión se torne generalizada o si se pierde el conocimiento. Las medidas de primeros auxilios deben tomarse según se requieran y algunas de ellas son: protección contra lesiones, prevención de broncoaspiración y protección de las vías respiratorias o asistencia con la respiración.

Se deben registrar y comentarle al médico los detalles de la convulsión como la fecha y hora del ataque, duración, partes del cuerpo afectadas, tipo de movimientos y otros síntomas, causas posibles y otros factores que brinden información acerca del episodio (como qué lo precedió inmediatamente).

El tratamiento de las causas puede detener la ocurrencia de las convulsiones y puede comprender tratamiento médico de los trastornos convulsivos como la epilepsia, intervención quirúrgica de los tumores o lesiones cerebrales y otros tratamientos en la medida de lo necesario.

Los anticonvulsivos orales (medicamentos contra las convulsiones que se toman por la boca) se emplean para prevenir o reducir el número de convulsiones futuras. La respuesta varía según el individuo, de manera tal que los medicamentos y la dosis pueden requerir varios y repetidos ajustes.

Las convulsiones múltiples y repetitivas generalmente se tratan con el uso prolongado de un medicamento antiepiléptico.

Durante el seguimiento, debe revisarse la necesidad de medicamentos por lo menos una vez al año y es posible que se necesiten por tiempo indefinido. Es importante la verificación del nivel del medicamento en la sangre para lograr un control continuo de las convulsiones y reducir los efectos colaterales.

El embarazo, la falta de sueño, el omitir dosis del medicamento, el uso de drogas psicoactivas (incluyendo el alcohol) o enfermedad pueden provocar convulsiones en una persona con un trastorno convulsivo previamente bien controlado.