cuanto cuestan las pastillas de aciclovir

 Trastornos en el sistema biliar (sistema de drenaje del hígado) como cirrosis biliar primaria y colangitis esclerosante primaria.

 Hígado graso no alcohólico (también llamada esteatohepatitis

Insuficiencia hepática fulminante

¿Qué es la insuficiencia hepática fulminante? Una insuficiencia hepática fulminante (IHF), se conoce también como insuficiencia hepática aguda. La insuficiencia hepática fulminante ocurre cuando su hígado sufre un daño, y deja de funcionar apropiadamente subitamente. Ésto puede causar daño a otros tejidos u órganos como el cerebro. Los problemas con el cerebro pueden empezar entre 2 semanas y hasta 3 meses después de que comience la falla hepática fulminante.

¿Qué causa una insuficiencia hepática fulminante? Se desconoce la causa exacta de una insuficiencia hepática fulminante. Su riesgo puede aumentar por alguna de las siguientes causas:

  • Las enfermedades autoinmunes podrían provocar que su cuerpo ataque y lesione las células de su hígado.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una insuficiencia hepática fulminante?

  • Dolor abdominal y dolor de espalda

¿Qué otras afecciones podrían ocurrir con una insuficiencia hepática fulminante?

  • Problemas de la sangre como formación de coágulos o coagulación intravascular diseminada. La insuficiencia hepática fulminante puede provocar la coagulación intravascular diseminada, la cual es una afección que causa la coagulación de la sangre en todo su cuerpo.

¿Cómo se diagnostica la insuficiencia hepática fulminante? Se médico le va a preguntar sobre sus síntomas, cuándo comenzaron y que tan graves son. También va a necesitar saber si usted ha tenido algún problema con los riñones o infecciones. Es posible que también le pregunte sobre los medicamentos que usted ha usado, o está usando actualmente. Su médico va a buscar otras condiciones que pudiesen estar causando sus síntomas. Usted podría necesitar alguno de los siguientes exámenes:

  • Una biopsia del hígado, es un procedimiento para retirar una pequeña parte de su hígado. La muestra es enviada al laboratorio para análisis. Los médicos le van a anestesiar el área y van a insertar una aguja a través de las paredes de su abdomen o en medio de sus costillas. La aguja se introduce en su hígado para extraer una pequeña muestra.

¿Cuál es el tratamiento para la insuficiencia hepática fulminante? La meta del tratamiento es reducir y controlar sus síntomas. Es posible que usted necesite suspender ciertos medicamentos que podrían estar causando su falla hepática. Es posible que las mujeres embarazadas que tienen IHF, necesiten dar a luz antes de su fecha probable de parto. Usted podría necesitar cualquiera de los siguientes tratamientos:

  • Medicamentos:

  • Los anticoagulantes son un tipo de medicamento que diluye la sangre y ayuda a prevenir coágulos. Los coágulos pueden ocasionar derrames cerebrales, ataques al corazón, y la muerte. Puede que estos medicamentos causen que usted sangre o que le salgan moretones más fácilmente.
  • Esté pendiente de sangrado de sus encías o nariz. Esté pendiente de sangre en su orina y sus evacuaciones intestinales. Utilice un paño suave y un cepillo de dientes suave. Si usted se afeita, utilice una rasuradora eléctrica. Evite actividades que pueden causar moretones o sangrado.

¿Cuándo debería consultar con mi médico?

  • Usted presenta moretones o sangra con facilidad.

¿Cuándo debería buscar atención inmediata o llamar al 911?

  • Usted siente desvanecimiento o se ha desmayado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento. Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

[1] Los términos en cursiva aparecen en el Glosario al final de este documento.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno degenerativo del sistema nervioso central que pertenece a un grupo de afecciones conocidas como trastornos del movimiento. Es a la vez crónica, es decir, que persiste durante un extenso período de tiempo, y progresiva, lo que significa que sus síntomas empeoran con el tiempo. A medida que las células nerviosas (neuronas) en partes del cerebro se deterioran o mueren, se puede empezar a notar problemas con el movimiento, temblores, rigidez en las extremidades o en el tronco, o problemas de equilibrio. Al volverse estos síntomas más pronunciados, las personas pueden tener dificultad para caminar, hablar o completar otras tareas sencillas. Si se tiene uno o más de estos síntomas, no necesariamente quiere decir que se tiene la enfermedad de Parkinson, ya que los síntomas aparecen también en otras enfermedades.

Se desconoce la causa exacta de la enfermedad de Parkinson, aunque algunos casos son hereditarios y se pueden deber a mutaciones genéticas específicas. Sin embargo, la mayoría de los casos son esporádicos, lo que quiere decir que la enfermedad generalmente no es hereditaria. Se cree que la enfermedad de Parkinson probablemente es el resultado de una combinación de susceptibilidad genética y exposición a uno o más factores ambientales desconocidos que desencadenan la enfermedad.

La enfermedad de Parkinson es la forma más común de parkinsonismo, nombre de un grupo de trastornos con características y síntomas similares. Aunque la mayoría de las formas de parkinsonismo no tienen una causa conocida, hay casos en los que la causa se sabe o se sospecha o donde los síntomas son el resultado de otro trastorno.

Al momento no hay cura para la enfermedad de Parkinson, pero se continúan llevando a cabo investigaciones. A menudo los medicamentos o la cirugía pueden mejorar sustancialmente los síntomas motores.

La enfermedad de Parkinson se presenta cuando se dañan o mueren las células nerviosas, o neuronas, en el cerebro. Aunque muchas áreas del cerebro se ven afectadas, los síntomas más comunes son el resultado de la pérdida de neuronas en un área cerca de la base del cerebro conocida como sustancia negra. Normalmente, las neuronas en esta área producen una sustancia química importante en el cerebro conocida como dopamina. La dopamina es un mensajero químico responsable de transmitir señales entre la sustancia negra y la siguiente "estación de relevo" del cerebro, llamada el cuerpo estriado, para producir movimientos uniformes y deliberados. La pérdida de dopamina produce patrones anormales de activación nerviosa dentro del cerebro que causan deterioro del movimiento. Los estudios demuestran que la mayoría de las personas con Parkinson han perdido un 60 a 80 por ciento o más de las células productoras de dopamina en la sustancia negra en el momento de la aparición de los síntomas y que también tienen pérdida de las terminaciones nerviosas que producen el neurotransmisor norepinefrina. La norepinefrina está estrechamente relacionada con la dopamina. Es el mensajero químico principal del sistema nervioso simpático, la parte del sistema nervioso que controla muchas de las funciones automáticas del cuerpo, como el pulso y la presión arterial. La pérdida de norepinefrina puede ayudar a explicar varias de las características no motrices que se ven en la enfermedad de Parkinson, entre ellas, la fatiga y las anomalías relacionadas con la regulación de la presión arterial.

Las células cerebrales afectadas de las personas con esta enfermedad contienen cuerpos de Lewy, que son depósitos de la proteína alfa-sinucleína. Los investigadores aún no saben por qué se forman los cuerpos de Lewy o qué papel juegan en la enfermedad. Algunas investigaciones sugieren que, en las personas con la enfermedad de Parkinson, el sistema de eliminación de proteínas de las células puede fallar y hacer que las proteínas se acumulen a niveles nocivos desencadenando la muerte celular. Otros estudios han encontrado pruebas de que las masas de proteína que se desarrollan dentro de las células cerebrales de las personas con Parkinson pueden contribuir a la muerte de las neuronas. Algunos investigadores especulan que la acumulación de proteínas en cuerpos de Lewy es parte de un intento fallido de proteger la célula de la toxicidad de las colecciones o agregados más pequeños de sinucleína.

Factores genéticos. Los científicos han identificado varias mutaciones genéticas asociadas con la enfermedad, incluyendo el gen alfa-sinucleína, además de muchos genes más que se han vinculado provisionalmente al trastorno. El estudio de los genes responsables de los casos heredados de Parkinson puede ayudar a los investigadores a comprender tanto los casos heredados como los esporádicos. Los mismos genes y proteínas que se ven alterados en los casos heredados también podrían haber sido alterados en los casos esporádicos por toxinas ambientales u otros factores. Los investigadores también esperan que el descubrimiento de estos genes estar involucrados ayude a identificar nuevas formas de tratar la enfermedad de Parkinson.

Medio ambiente. La exposición a ciertas toxinas ha causado síntomas parkinsonianos en circunstancias excepcionales (como la exposición a la MPTP, una droga ilícita, o en los mineros expuestos al metal manganeso). Otros factores ambientales aún no identificados también pueden causar la enfermedad en personas genéticamente susceptibles.

Mitocondrias. Existen varias líneas de investigación que sugieren que las mitocondrias, los componentes productores de energía de la célula, pueden jugar un papel en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson. Las mitocondrias son fuentes importantes de radicales libres, las moléculas que dañan las membranas, las proteínas, el ADN y otras partes de la célula. Este daño a menudo se conoce como estrés oxidativo. Se han detectado cambios relacionados con el estrés oxidativo, incluyendo el daño de radicales libres al ADN, las proteínas y las grasas, en los cerebros de personas con enfermedad de Parkinson. Se han identificado algunas mutaciones que afectan la función mitocondrial como causas de la enfermedad.

Aunque la disfunción mitocondrial, el estrés oxidativo, la inflamación, las toxinas, y muchos otros procesos celulares pueden contribuir a la enfermedad de Parkinson, la causa real de la muerte o pérdida celular en dicha enfermedad sigue sin determinarse.

Varios genes ya han sido ligados definitivamente a la enfermedad de Parkinson. El primero en ser identificado fue el gen de la proteína alfa-sinucleína. En la década de los noventa, los investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) y de otras instituciones estudiaron los perfiles genéticos de una extensa familia italiana y de tres familias griegas con enfermedad de Parkinson familiar y encontraron que su enfermedad estaba relacionada con una mutación en este gene. Encontraron una segunda mutación del gen de la alfa-sinucleína en una familia alemana con Parkinson. Estos hallazgos impulsaron estudios sobre el papel de la alfa-sinucleína en la enfermedad, lo que llevó al descubrimiento de que los cuerpos de Lewy, que son vistos en todos los casos de Parkinson, contenían agregados de la proteína alfa-sinucleína. Este descubrimiento reveló el vínculo entre las formas hereditarias y las esporádicas de la enfermedad.

En el 2003, investigadores que estudiaban la forma hereditaria de la enfermedad de Parkinson descubrieron que en una familia extensa que tenía la enfermedad, ésta era causada por la triplicación del gen de la alfa-sinucleína normal en una copia del cromosoma 4 (un cromosoma es una estructura de forma alargada compuesto de proteínas y de material genético llamado ADN). Esta triplicación hace que se produzcan cantidades excesivas de alfa-sinucleína normal en las personas de la familia afectada. El estudio demostró que un exceso de la forma normal de la sinucleína podría producir la enfermedad, al igual que lo hace la forma anormal.

Otros genes ligados a la enfermedad de Parkinson son el gen de la parkina, el DJ-1, el PINK1 y el LRRK2. Los genes DJ-1 y PINK-1 causan formas raras y de inicio temprano de la enfermedad de Parkinson. El gen de la parkina se traduce en una proteína que normalmente ayuda a las células a descomponer y reciclar las proteínas. El DJ-1 normalmente ayuda a regular la actividad de los genes y a proteger las células del estrés oxidativo. El PINK1 codifica para una proteína activa en las mitocondrias. Las mutaciones en este gen parecen aumentar la susceptibilidad al estrés celular.

Las mutaciones en el gen LRRK2 fueron identificadas originalmente en varias familias inglesas y vascas como una causa de inicio tardío de la enfermedad. Estudios posteriores han identificado mutaciones de este gen en otras familias con Parkinson así como en un pequeño porcentaje de personas aparentemente con Parkinson esporádico. Las mutaciones en el gen LRRK2 son una causa importante de la enfermedad de Parkinson en el norte de África y el Oriente Medio.

Otra asociación interesante es con el gen GBA, que produce la enzima glucocerebrosidasa. Las mutaciones en ambos genes de GBA causan la enfermedad de Gaucher (en la que los ácidos grasos, aceites, ceras, y esteroides se acumulan en el cerebro). Otros cambios en este gen están asociados con un mayor riesgo de la enfermedad de Parkinson. Los investigadores tratan de entender lo que esta asociación nos puede decir acerca de los factores de riesgo de la enfermedad de Parkinson y los posibles tratamientos.

Los cálculos indican que cerca de 50.000 personas en los Estados Unidos son diagnosticadas con enfermedad de Parkinson cada año, aunque algunos cálculos son mucho más altos. Saber el número preciso de casos puede ser difícil debido a que muchas personas en las etapas tempranas de la enfermedad suponen que sus síntomas se deben al envejecimiento normal y no buscan atención médica. El diagnóstico a veces resulta complicado por el hecho de que otras enfermedades pueden causar síntomas de Parkinson y no existe una prueba definitiva para la enfermedad. A veces los médicos les dicen a las personas con Parkinson que tienen otros trastornos, mientras que las personas con enfermedades similares al Parkinson pueden recibir un diagnóstico incorrecto de Parkinson.

Hay casi un 50 por ciento más hombres que mujeres con enfermedad de Parkinson, pero las razones para esta diferencia no son claras. Aun cuando la enfermedad se presenta en personas en todo el mundo, varios estudios han encontrado una mayor incidencia en los países desarrollados. Otros estudios han encontrado un mayor riesgo entre las personas que viven en áreas rurales donde el uso de pesticidas es mayor. Sin embargo, esos riesgos aparentes no han sido completamente determinados.

Un factor de riesgo claro para la enfermedad es la edad. La edad promedio de inicio es de 60 años, y la incidencia aumenta significativamente con la edad. Sin embargo, alrededor del 5 al 10 por ciento de las personas con enfermedad de Parkinson tiene una enfermedad de “inicio temprano” que comienza antes de los 50 años de edad. Algunos casos de aparición temprana están vinculados a las mutaciones de genes específicos, tales como el gen de la parkina. Las personas con uno o más familiares cercanos con Parkinson corren un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad. No obstante, el riesgo total si siguiendo apenas de alrededor del 2 al 5 por ciento, a menos que la familia tenga una mutación genética conocida para la enfermedad. Se estima que entre el 15 y 25 por ciento de las personas con Parkinson saben que tienen un pariente con la enfermedad.

En casos muy raros, los síntomas parkinsonianos pueden aparecer en las personas antes de los 20 años de edad. Esta enfermedad se conoce como parkinsonismo juvenil. Generalmente comienza con distonía y bradicinesia, y los síntomas a menudo mejoran con el medicamento levodopa.

Los cuatro principales síntomas de la enfermedad de Parkinson son:

Temblor. El temblor asociado con la enfermedad tiene una apariencia característica. Típicamente, el temblor toma la forma de un movimiento rítmico hacia adelante y hacia atrás a una velocidad de 4-6 latidos por segundo. Puede involucrar el pulgar y el índice y parecer un temblor de "rodamiento de píldoras". El temblor a menudo comienza en una mano, aunque a veces se afecta primero un pie o la mandíbula. Es más obvio cuando la mano está en reposo o cuando la persona está bajo estrés. El temblor generalmente desaparece durante el sueño o mejora con el movimiento intencional. Por lo general, es el primer síntoma que hace que las personas busquen atención médica.

Rigidez. La rigidez, o resistencia al movimiento, afecta a la mayoría de las personas con enfermedad de Parkinson. Los músculos permanecen constantemente tensos y contraídos y la persona tiene dolor o se siente tiesa. La rigidez se vuelve obvia cuando alguien más trata de mover o extender el brazo de la persona. El brazo se moverá solamente en forma de trinquete, es decir, con movimientos cortos y espasmódicos conocidos como rigidez de "rueda dentada".

Bradicinesia. Esta disminución del movimiento espontáneo y automático es particularmente frustrante debido a que puede hacer que las tareas sencillas se vuelvan difíciles. La persona no puede realizar rápidamente movimientos rutinarios. Las actividades que antes realizaba de forma rápida y sencilla, como hacerse el aseo personal o vestirse, pueden tomar mucho más tiempo. A menudo hay una disminución de las expresiones faciales.

Inestabilidad postural. La inestabilidad postural, o deterioro del equilibrio, hace que las personas afectadas se caigan fácilmente.

La enfermedad de Parkinson no afecta a todas las personas de la misma manera, y la tasa de progresión y los síntomas particulares difieren entre los individuos.

Los síntomas de la enfermedad comienzan típicamente en un lado del cuerpo. Sin embargo, con el tiempo, la enfermedad afecta ambos lados. Incluso después de que la enfermedad afecta ambos lados del cuerpo, los síntomas a menudo son menos fuertes en un lado que en el otro.

Los amigos o miembros de la familia pueden ser los primeros en notar cambios en alguien con enfermedad de Parkinson de inicio temprano. Pueden ver que el rostro de la persona carece de expresión y animación (conocido como "rostro enmascarado") o que la persona se mueve más lentamente.

Los primeros síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden ser sutiles y se presentan gradualmente. Las personas afectadas pueden sentir temblores leves o tener dificultad para levantarse de una silla. Las actividades pueden tomar más tiempo que antes en completarse y las personas pueden notar cierta rigidez, además de la lentitud. Pueden notar que hablan en voz muy baja o que escriben de manera lenta con letra pequeña o difícil de entender. Este período temprano puede durar mucho tiempo antes de que aparezcan los síntomas motores (de movimiento) más clásicos y obvios.

A medida que la enfermedad progresa, los síntomas de la enfermedad de Parkinson pueden comenzar a interferir con las actividades diarias. Las personas afectadas tal vez no puedan sostener los cubiertos firmemente o pueden encontrar que el temblor les hace difícil leer el periódico. Las personas con enfermedad de Parkinson a menudo desarrollan la llamada marcha parkinsoniana que incluye una tendencia a inclinarse hacia adelante, dando pequeños pasos rápidos, como apurados (llamado festinación), y experimentan una reducción de movimiento en uno o ambos brazos. Pueden tener problemas para iniciar el movimiento (la vacilación inicial) y pueden detenerse de repente cuando van caminando (se quedan “congelados”).

Una cantidad de otros síntomas pueden acompañar la enfermedad de Parkinson y algunos pueden tratarse con medicamentos o fisioterapia.

Depresión. Este es un problema común y puede aparecer en las primeras etapas de la enfermedad, aún antes de que se noten otros síntomas. Algunas personas pierden su motivación y se vuelven dependientes de los miembros de la familia. Afortunadamente, la depresión generalmente se puede tratar con éxito con medicamentos antidepresivos como la amitriptilina o la fluoxetina.

Cambios emocionales. Algunas personas con Parkinson se vuelven miedosas e inseguras mientras que otras se vuelven irritables o atípicamente pesimistas.

puede el aciclovir retrasa la menstruacion

Buenas tarde mi caso es parecido algunos alimentos me causan picazón me hice una serie de análisis y todo sale bien pero la molestia esta permanente ni parásitos tengo es algo estraño quisiera una orientación o análisis de q tipo tienen q hacerme, espero su respuesta gracias.

Guisela: Si un médico te indicó análisis de sangre y orina seguramente lo hizo para comprobar o descartar la posibilidad de que esa picazón en el cuerpo se deba a problemas hepáticos o renales. En ese caso ya estarían descartados. De todos modos te digo que el análisis de sangre para saber si hay problemas en el hígado se llama Funcional hepático.
También puede ser una reacción alérgica a determinados alimentos, cualquier alimento podría causar alergia, desde los lácteos hasta vegetales o frutas. Algunas personas tienen picazón en la piel al consumir leche o derivados de la leche, otras a las harinas (o ambas cosas a un mismo tiempo) y al suspender el consumo la picazón desaparece. Como verás no es nada sencillo encontrar la causa.

Yo vivo con picazón en todo el cuerpo ojos,mano,cuerpo,cabeza,es decir cuero cabelludo,tuve hepatitis A hace 43 años y ahora tengo algunos nódulos y pequeños quistes,estoy en tratamiento con la hematologa,pero,los números me dan bien por ahora.me sacaron un nódulo y la vesícula y mejore.

El ultimo funcional hepatico me dio bien,hace un año,ahora tengo el nuevo análisis,justo en diciembre de 2016y consulta con la hematologa también,.Fracias.?

María: Además de los problemas hepáticos hay otras causas de picazón en la piel, por ejemplo la intolerancia al gluten o celiaquía, el hipotiroidismo, problemas renales, estrés, etc. Puedes hacer una prueba y durante un par de semanas suprimir los alimentos que contienen gluten para ver si notas que la picazón disminuye.

Tengo Hepatitis tipo B. Me la díagnósticaron hace 3 semanas últimamente me ha dado mucha picazón por las noches y estos últimos días Hasta por las mañanas he estado en reposo, aparte llevo mí dieta. Y he bajado 18 KG en el transcurso de la enfermedad. La verdad ya estoy muy desesperado me gustaría que me recomendarán algo para la comezón. Y saber cuantas semanas mas aproximadamente estare así.

Antonio: No dices si se trata de hepatitis B aguda (reciente) o de hepatitis B crónica, porque si es crónica requiere un tratamiento específico que debe ser indicado por un especialista (hepatólogo). Existe un remedio natural para el hígado que se extrae de las semillas del Cardo Mariano y se llama Silimarina, este producto se puede adquirir en extracto o en cápsulas y suele resultar beneficioso para reparar el tejido dañado por el virus, a la vez que mejora los síntomas como las molestias o la picazón, pero antes de tomarlo debes consultarlo con tu médico.

Hola hace casi ya un mes estoy con una comezon los médicos han dicho que es alergia me han tratado con unas pastillas y unas cremas de cortisona pero no me han ayudado mucho solo se me pasa la picazón cuando estoy tomando el medicamento lo termino y vuelve el malestar de la comezon y me punza quisiera saber si es problema del hígado solo me han salidos ronchas en mis senos estomago y a hora entre mis piernas

marina: Los medicamentos y las cremas con cortisona no curan la alergia, lo que hacen es tratar los síntomas y por eso la picazón se va mientras estás haciendo el tratamiento, pero una vez que lo terminas vuelve igual o peor que antes, si es que continúas en contacto con el material o la sustancia que te produce alergia.
Con esto quiero decirte que puede ser alergia, ya que muchas cosas pueden producir reacciones alérgicas, incluso los restos de jabón o el suavizante utilizados para lavar la ropa, una prenda de vestir, jabón de ducha, crema, perfume, etc.
Pero la alergia no es la única causa de picazón en la piel, también están las dermatitis, micosis, los problemas hepáticos, la enfermedad celíaca, mal funcionamiento de la glándula tiroides, enfermedades de los riñones, etc.
Debes volver a consultar para que el médico vea que el problema continúa y te indique los estudios que correspondan para determinar la causa de la picazón.

Mi nombre es jose mi hijo de 18 anos viene padeciendo de una picazon en casi todo el cuerpo el dermatologist me ha dicho que es normal me le ha recetada cremas que le ayudan pero por cierto tiempo y luego le vuelve la picazon le aparece entre los genitales y cuello axilas brazos y alrededor del ano se muestro como al que mediente se rasga se hace como se fuera quemada y luego bota la piel seca le pongo locion para humectar la piel y eso le ayuda un poco que me recomienda o sugiere hacer ya le he comprado cremas y se mejora por un tiempo y luego le vuelve ahora le salen unos bultos como si fueran granos x dentro de la piel me gustaria saber si uds saben que podria ser muchas gracias Dios me los bendiga

Jose: Resulta extraño que un dermatólogo diga que la picazón es normal, ya que lo normal es no sentir picazón y si la hay es porque existe un problema. Supongo que el médico les dio un diagnóstico y les explicó a que se debe esa picazón, si se trata de dermatitis atópica, dermatitis de contacto, hongos o cual es la causa.
Si no les informó nada al respecto entonces es necesario consultar a otro especialista para que examine a tu hijo, porque tienen que saber cual es la causa de la picazón para que pueda recibir el tratamiento que corresponde.
Por ejemplo, no es el mismo tratamiento para una dermatitis atópica que para una micosis (hongos), por eso es imprescindible determinar la causa concreta y eso sólo puede hacerlo un médico examinando la piel o indicando estudios en caso de no estar seguro de cual es el problema.

Mi madre padece de hepatitis tipo c le da mucha picazon en el cuerpo,siente los ojos hinchados, dolor de cabeza,mareos ojala pudiera ayudarme a recetar algo para esto estoy muy desesperada

Arisone: Los artículos que se encuentran en la página sólo pretenden brindar información y no podemos indicar o recomendar remedios de ningún tipo, pero te dejo un enlace a este tema: Silimarina, el remedio para el hígado.

Buen dia, en una ocasion tuve que llevar a un ahijado al doctor, tenia mucha picason el el cuerpo y tenia una parte de su cuello muy dañada parecia como si fuera una quemadura grave. Pero ul diagnostico fué que la poel era muy sensible y por lo tanto alergico a suavisantes, shampoo, cremas, jabon, la recomendación fue solo usar jabón con ph neutro, nada de suavisantes en la ropa, no shampoo solo, nada de cremas, claro que si le recetaron algun medicamento para la infección pero inmediatamente se vieron los cambios en la piel.

Ruben: Efectivamente, las personas de piel sensible son propensas a sufrir irritaciones, dermatitis de contacto y otro tipo de problemas en la piel, pero la picazón que producen las enfermedades el hígado (que es el tema del artículo) es diferente, ya que no se presentan sarpullidos o ronchas en determinadas áreas del cuerpo, sino que la picazón es generalizada y quienes la sufren dicen sentir la picazón debajo de la piel. Pueden formarse erupciones en la piel posteriormente y por el rascado, pero no se caracteriza por presentar ronchas, granos o sarpullido.

Tengo alrededor de 3 años tratandome esta comezón en ambos pies. Unicamente los pies. es una comezón tremenda, me rasco hasta que se abre la piel. Me han dado tratamiento de todo tipo, cremas y nada. Me siento desesperada. Siento toda la planta de los pies acartonada cuando piso descalza.

Ma Antonia: Te dejo un enlace a este tema: Picazón en la planta de los pies porque en ese artículo vas a encontrar una lista de las posibles causas ya que son varias y van desde problemas en la piel (dermatitis, psoriasis, hongos) hasta problemas en la glándula Tiroides, el hígado o los riñones. Muchas veces es necesario realizar pruebas de sangre y orina para poder determinar la verdadera causa.

Hola, hace 5 años tuve colestasis de embarazo y 7 meses despues me operaron de la vesicula, ahora llevo con picazon en manos y pies insoportable especialmente por la noche, me hicieron ecografia hepatica hace dos meses y todo estaba normal, no se que hacer porque ahora llevo dias sin descansar bien de vuelta debido a la picazon.

Nancy: Te dejo un enlace a este tema: Picazón en manos y pies porque en ese artículo se describen varias de las posibles causas, pero si sospechas que el problema está relacionado con el hígado (aunque en la ecografía se vea normal) puedes solicitar al médico que te indique un análisis de sangre que se llama funcional hepático.

Hola, hace 14años estoy operada de vesícula, pero igualmente me sacan Por colangio 7 veces mas calculos y barro del colédoco. Ayer fui a la guardia porque estoy toda brotada y con picazón y disfonia y me dijeron que era alergia y me inyectaron algo endovenoso que me calmo. Luego me aplicaron betametasona en la cola pero cuando llegue estaba mas brotada que antes. A las 8 Casi no tenia nada, y tome la pastilla que me dieron en la guardia (betametasona y loratadina) y a la media hora me empecé a brotar de nuevo. Que le.puedo.solicitar al medico de guardia para verificar que no sea nada del hígado? Muchas gracias

Me olvide de comentarte que en diciembre de 2015 me internaron con pancreatitis por diez días y que hace un tiempo empecé con.malestares en la Zona del higado

Lorena: La función de los médicos de guardia (generalmente) suele ser aliviar los síntomas pero no tratar el problema de fondo, ya que para eso deben derivarte al especialista que corresponda. Si fuiste brotada te administraron medicación para calmar una reacción alérgica, pero no mencionas que en la guardia te hayan realizado estudios (ecografía, pruebas de sangre para comprobar el funcionamiento del hígado, etc).Si los hicieron y salió todo bien entonces puede tratarse de alergia y no estaría relacionada con la litiasis en el colédoco, pero si no lo hicieron debes consultar a un especialista, ya sea un hepatólogo o un gastroenterólogo.

disculpen llevo meses tratando de ver mi problema lo que pasa es que sentia un dolor en mi estomago con apretar o rosar toda la parte de este y salia sangre al ir al baño cuando defecaba paso el tiempo solo comia frutas y verduras y me cure un tiempo empese a sacar parasito y pense que era eso luego empese con mi comidas normales y otra ves se inflamo mi estomago un poco no como antes ya no tengo el sangrado pero me salio ronchas en el lado derecho de mi estomago y me da picaso por varias sonas del cuerpo

andresleo: Cuando se expulsa sangre en las heces es necesario consultar al médico para determinar cual es la causa, en ocasiones la sangre proviene de hemorroides (internas o externas) pero siempre hay que constatar que no sea síntoma de gastritis, úlceras o enfermedades del intestino. No debes perder más tiempo y aunque ahora no tengas sangrado es imprescindible que consultes ya que no existe ninguna otra forma de saber cual es la causa de la inflamación y las ronchas.

Hola, tengo 20 años y vengo teniendo problemas de urticaria desde hace más o menos diez años sin saber la causa. La primera vez que me dio se me pasó después de un par de días y supuse que era relacionado a algo que había comido. Episodios así se han vuelto a dar al año o los dos años sin poder explicarme qué es lo que los causa, ya que nunca hay un alimento en común (y se trata de alimentos que usualmente puedo comer sin problema). Este año en marzo me dio urticaria más fuerte, por todo el cuerpo y tardó en irse una semana. El dermatólogo me hizo seguir una dieta pero aún así seguía teniendo ronchas, por lo que algo me dice que no se trata de alguna alergia. Incluso ahora me salen ronchas de vez en cuando sin que sepa porqué; pero me inclino a pensar que pueden ser parásitos o problemas en el hígado (no tengo sobrepeso y mi alimentación está dentro de lo normal). ¿Qué pruebas debería realizarme? Agradezco la ayuda.

Majo: Puedes consultar a un médico clínico o médico general y solicitarle que te indique las pruebas que considere necesarias para determinar si la urticaria es síntoma de un problema interno. No sólo los problemas hepáticos pueden causar picazón en la piel, por ejemplo la Celiaquía (intolerancia al gluten) suele manifestarse con granitos y picazón en la piel, incluso sin tener trastornos digestivos. Al haber tantas posibles causas deben indicarte pruebas de sangre, orina y heces, pero el médico debe señalar específicamente que tipo de análisis quiere.

hola buenas tardes, a mi hijo le salio un moreton en el estomago del lado izquierdo y le da comezon, aun no se por que, me podrian ayudar por fa gracias

alejandra: Una mancha morada en la piel que produce picazón requiere consultar al médico porque es necesario que la examine para determinar de que se trata, ya que no existe ninguna otra forma de saber a que se debe.

hace como seis meses que sufro mucha picazon en los pies y se me inflaman y quedan rojos y cansados y la doctora siempre dice es tu sobrepeso y ahora me acuerdo que hace mas de 15 años tuve una lesion en el higado con el virus de hepatitis c, estoy muy confundida ahora que me recomiendan

marti: No podemos publicar comentarios sin nombre y tuve que tomar unas letras de tu dirección de correo. Con relación a tu pregunta, si hace 15 años te diagnosticaron hepatitis C lo que corresponde es realizar pruebas de sangre para determinar si el virus se eliminó o la hepatitis se transformó en crónica. Si no le comentaste a la doctora lo de la hepatitis C tienes que consultarla nuevamente para informarle.
Con esto no estoy diciendo que la inflamación y picazón en los pies se debe a un problema en el hígado ya que ambas cosas pueden ser por otras causas, pero nunca está demás realizar un análisis de sangre para comprobar el funcionamiento del hígado.

aciclovir y el vph

f. Tener moderación en el consumo de bebidas alcohólicas.

d. Consumir con moderación alimentos curados en sal, ahumados y curados con nitrito.

1. Existe evidencia experimental obtenida ya para principios de este siglo que evidencia la
inducción de cáncer en gallinas por medio de los viruses.

2. Los viruses son considerados como una probable causa de algunos tipos de cáncer.

3. Se requiere un mayor número de investigaciones científicas dirigidas a determinar
cual tipo de cáncer se encuentra vinculado con los viruses. Estas investigaciones se
encuentra actualmente en progreso.

1. Se ha postulado que la exposición a materiales radioactivos poseen efectos
carcinogénicos debido a su habilidad para cambiar o destruir células individuales.

2. La mayoría de la exposición ante la radiación proviene de la luz solar.

DETECCIÓN, EVALUACIÓN, Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER

A. La Evaluación se Refiere a la búsqueda por una Enfermedad en Individuos Aparentemente
Saludables

B. Cuando son Exitosos, las Técnicas de Evaluación detectan Cáncer antes que éstos inicien
el proceso de Metástasis

C. Las Técnicas de Evaluación pueden hacer las Biopsias innecesarias:

1. El ultrasonido produce imágenes basados en el registro de sonidos de alta frecuencia. No
representa riesgos para el cuerpo. No puede con seguridad detectar masas/bultos muy
pequeños.

2. La tomografía computadorizada axial (CAT, siglas en inglés) consiste de una serie de
rayos-X tomados de diferentes ángulos.


3. La transluminación consiste en atravesar rayos de luz por los tejidos para poder tomar
imágenes fotográficas.

D. Tratamientos del Cáncer

1. Para la mayoría de los tipos de cáncer, se considera a un paciente libre de cáncer si no
existe ningún indicio/vestigio de la enfermedad en cinco años luego del tratamiento.

2. La cirugía representa el tratamiento más efectivo contra el cáncer

3. La quimioterapia es aquel tratamiento del cáncer que utiliza drogas:

a. La meta de la quimioterapia es de prevenir la replicación de las células de cáncer
mientras se dejan en estado normal (sin ser afectadas) las células normales.

b. Una ventaja de la quimioterapia es que las drogas viajan a través de el torrente
sanguíneo atacando las célula de cáncer.

c. El problema principal de la quimioterapia son sus efectos secundarios: náusea, diarrea
y pérdida de apetito y cabello.

4. La terapia con radiación utiliza dosis muy altas de energía para destruir las células de
cáncer:

a. Aquellos tipos de cáncer que pueden responder a las terapias con radiación son: cáncer
de la cervix, cerebro, cuello, laringe, próstata, y piel.

b. Puede ser utilizado en conjunto con cirugía o quimioterapia.

LOS SIGNOS DE ADVERTENCIA DEL CÁNCER

1. Cambios en lo hábitos intestinales o de la vejiga.
2. Una molestia que no sana.
3. Hemorragias o secreciones no comunes.
4. Engrosamiento o una masa en los senos o en cualquier otro lugar del cuerpo.
5. Indigestión o dificultad para tragar.
6. Cambios evidentes en una verruga o lunar.
8. Tos aca o ronca.

NUEVAS ESTRATEGIAS EN EL DIAGNOSTICO, MANEJO Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER

1. Los experimentos muestran resultados prometedores con varios tipos de tratamientos con
drogas.

2. Los científicos están tratando de estimular el sistema inmunológico, de manera que pueda
rechazar células anormales.

3. Las transfusiones de los componentes sanguíneos se encuentra actualmente más disponibles
y son de mejor efectividad para el tratamiento del cáncer.

4. Los experimentos continúan con las propiedades anticancer de la droga interferon.

5. La hipertemia (terapia con calor) se ha unido a los tratamientos tradicionales para destruir
las células de cáncer sin añadir los efectos de toxicidad o molestia.

POSIBLES ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE EN EL SALÓN DE CLASE

1. Investigar los recursos de la comunidad para la educación, evaluación, diagnóstico,
tratamiento, y rehabilitación del cáncer. Se pueden hacer los contactos con las afiliaciones
locales de la Sociedad Americana del Cáncer (el capítulo de Puerto Rico) y con los hospitales
locales para adquirir información/literatura y los detalles sobre sus programas.

2. Demostrar las técnicas para la auto-evaluación de los senos.

el aciclovir es antibiotico

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA DEFENSA UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL CARRERA: T.S.U. ENFERMERIA CIRROSIS HEPATICA AUTOR: Maryuri Avila. C.I: 23.782.207 Tutora Metodológica. Zeila Avila C.I 5.781.526 Betijoque, Venezuela 2012 REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR.

10934 Palabras | 44 Páginas

REQUISITOS DE AUTOCUIDADO EN PACIENTE CON CIRROSIS HEPÁTICA AGUA El sodio debe restringirse a 500 - 1000 mg/día cuando exista peligro de ascitis y edema. De lo contrario, puede administrarse hasta 2500 mg/día, por lo que debe haber restricción de líquidos si hay hiponatremia. Trastorno hidroelectrolítico definido como una concentración de sodio en sangre por debajo de 135 mmol/L. En este estado de descompensación del enfermo, el tratamiento dietético está encaminado a restringir la sal (sodio).

Dieta Para un Paciente con Cirrosis Hepática Compensada En los pacientes compensados, la dieta será según las recomendaciones para sujetos saludables. La dieta del paciente se particularizará de acuerdo con su evaluación nutricional y sus necesidades energéticas. El aporte de glúcidos, grasas y proteínas será adecuado en una proporción aproximada de: Glúcidos: 60 - 65 % Grasas: 20 - 25 % Proteínas:10-15%. Se recomienda que la ingestión energética debe ser suficiente para proporcionar la.

 Caso clínico no. 2 STDA REMITIDO/ CIRROSIS HEPÁTICA. HOSPITAL GENERAL ZONA 8 Córdoba. P.S.S.Q.C: Lucero López García EXPEDIENTE 403 AFILIACIÓN: 67986807541M19680R EDAD: 45 AÑOS SEXO: MASCULINO FECHA DE INGRESO: 26/ NOVIEMBRE/ 2014 SERVICIO: GASTROENTEROLOGÍA.

La cirrosis hepática La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático (tejido que forma el hígado) como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Anatomía patológica La anormalidad principal de la cirrosis hepática es la presencia de fibrosis, que consiste en el depósito.

  • Nauseas.
  • Deposiciones descoloridas y blanquecinas.
  • Fiebre.

  • Puede durar desde algunos minutos hasta varias horas.
  • Suele aparecer luego de una comida rica en grasas (huevo, quesos maduros, chocolate, snacks, etc.).
  • Empeora con la tos o movimientos.

Autor: Eelco F.M. Wijdicks.
Fuente: N Engl J Med 2016; 375:1660-1670

Una revisión de los elementos de la patogenia, la clínica y el tratamiento de primera y segunda línea en casos con encefalopatía hepática.

La presencia de encefalopatía hepática mínima, evaluada mediante la frecuencia crítica de parpadeo, predice la supervivencia del paciente con cirrosis hepática.

Un estudio disponible online y que saldrá publicado en noviembre en Gastroenterology, efectuado en el Hospital Universitario Valme, de Sevilla, en colaboración con el Valle de Hebrón, de Barcelona, el Instituto de Investigación Sanitaria de Valencia, el Hospital General Universitario de Alicante y el Hospital Clínico Universitario de Valencia, evalúa el impacto de la encefalopatía hepática mínima en la supervivencia a largo plazo de pacientes con cirrosis hepática. Continue Reading »

Probióticos en las enfermedades hepáticas.(descarga pdf)
Autores: Soriano G y cols. Fuente: Nutr Hosp. 2013;28(3):558-563.

En las enfermedades hepáticas, especialmente en la cirrosis y la esteatohepatitis no alcohólica, las alteraciones en la microbiota intestinal y en los mecanismos de respuesta inflamatoria desempeñan un papel importante en la progresión de la enfermedad y el desarrollo de complicaciones. Los probióticos, debido a su capacidad para modular la flora intestinal, la permeabilidad intestinal y la res-puesta inmunológica, pueden ser eficaces en el tratamiento de las enfermedades hepáticas y en la prevención de las
complicaciones de la cirrosis. En este artículo se reseñan los resultados del uso de los probióticos en el tratamiento de la encefalopatía hepática mínima y en la prevención de episodios de encefalopatía aguda, así como en el tratamiento de la esteatohepatitis no alcohólica y la prevención de infecciones bacterianas en los pacientes con
trasplante hepático.

Investigadores españoles detectan la encefalopatía hepática mínima a partir de resonancia magnética cerebral

El estudio concluye que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca asociadas a la EHM.

Investigadores del Instituto de Investigación del Clínico (Incliva), dirigidos por la doctora Carmina Montoliu, han diseñado un método para detectar la encefalopatía hepática mínima o deterioro cognitivo a través de la resonancia cerebral. El hallazgo ha sido publicado en GUT.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, la investigación ha sido codirigida por el doctor Vicente Felipo, del Centro de Investigación Príncipe Felipe, y se ha realizado en colaboración con el Hospital Clínico Universitario, el Hospital Arnau de Vilanova, ambos de Valencia, la Universidad Jaume I de Castellón y la Fundación ERESA.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática y sus síntomas no son evidentes, por lo que es necesario realizar estudios específicos para detectarla. En España la padecen, en algún grado, unas 200.000 personas y más de 12.000 fallecen cada año como consecuencia de las afecciones hepáticas.

Según la doctora Montoliu, durante la primera fase hay un leve deterioro cognitivo, déficit de atención, alteraciones en la personalidad, la actividad y la coordinación motoras, que van progresando y que finalmente afectan a la calidad de vida y a la capacidad para realizar tareas cotidianas. Por ello, es importante detectar la enfermedad en sus estadios iniciales para poder prevenirla, “ya que si no se diagnostica a tiempo, cuando los síntomas ya son muy evidentes éstos pueden conducir al coma y a la muerte”. Actualmente, la detección de la encefalopatía hepática mínima se realiza mediante tests psicométricos, que requieren bastante tiempo.

La doctora Montoliu y sus colaboradores han detectado, mediante resonancia magnética cerebral, que los pacientes con EHM tienen afectada la sustancia blanca cerebral. Utilizando una técnica denominada tensor de difusión, han analizado la integridad de los tractos neuronales del cerebro, las conexiones nerviosas intracerebrales, que constituyen la sustancia blanca cerebral, y los resultados permiten concluir que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca cerebral asociadas a la EHM que reflejarían la presencia de una integridad estructural reducida.

“La sustancia o materia blanca es una parte del sistema nervioso central compuesto por fibras nerviosas, que son como conexiones eléctricas que comunican las neuronas entre sí y los centros nerviosos con todos los órganos del cuerpo. Podemos decir que en los pacientes con EHM fallan estas conexiones”, ha explicado la Dra. Montoliu.

Elevada prevalencia

La encefalopatía hepática se produce cuando el hígado deja de realizar su función y, como consecuencia, las toxinas se acumulan, llegan al cerebro y alteran la función cerebral, provocando daños como alteraciones en la personalidad, la función cognitiva, la actividad y coordinación motoras y el nivel de conciencia.

Entre un 33 y un 50% de los pacientes con cirrosis hepática sin síntomas evidentes de encefalopatía hepática clínica presentan encefalopatía hepática mínima. La encefalopatía hepática mínima es la fase incipiente de la encefalopatía hepática, que puede conducir al coma hepático y a la muerte, salvo trasplante.
Fuente: Jano Online

  • Obesidad
  • Consumo de tabaco
  • Edad avanzada
  • Trauma
  • Enfermedad vascular subyacente
  • Tromboembolismo venoso

Puede reducir su riesgo de isquemia haciendo lo siguiente:

  • Tener una dieta saludable
  • Mantener un peso saludable
  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio de forma regular

  • de alcohol a largo plazo el abuso

Otras causas de cirrosis pueden ser:

  • La hepatitis B
  • Medicamentos
  • El metabolismo de (hierro y cobre hemocromatosis y Enfermedad de Wilson)

  • Palidez o color de las heces de color arcilla
  • Debilidad
  • amarilla de la piel y / o los ojos (ictericia)

  • El exceso de tejido mamario
  • palmas de las manos rojas
  • venas dilatadas en la pared abdominal
  • piel y ojos amarillentos (ictericia)

  • La anemia

  • Ultrasonido del abdomen

Todos los pacientes con cirrosis pueden beneficiarse de ciertos cambios en el estilo de vida, incluyendo:

  • Deja de tomar alcohol.
  • Limitar la sal en su dieta.
  • Una dieta nutritiva.

Otras opciones de tratamiento disponibles para las complicaciones de la cirrosis:

Kril JJ, Harper CG. Neuronal counts from four cortical regions of alcoholic brains. Acta Neuropathol (Berl) 1989; 79: 200-4.

Jensen GB, Pakkenberg B. Do alcoholics drink their neurons away? Lancet 1993; 342: 1201-4.

Naeije R, Franken L, Jacobovitz D, Flament-Durand J. Morel’s laminar sclerosis. Eur Neurol 1978; 17: 155-9.

Okeda R, Kitano M, Sawabe M, Yamada I, Yamada M. Distribution of demyelinating lesions in pontine and extrapontine myelinolysis—three autopsy cases including one case devoid of central pontine myelinolysis. Acta Neuropathol (Berl), 1986; 69: 259-66.

Victor M, Adams RD, Mancall EL. A restricted form of cerebellar cortical degeneration occurring in alcoholic patients. Arch Neurol 1959; 71: 579-688.

Torvik A, Torp S. The prevalence of alcoholic cerebellar atrophy. A morphometric and histological study of autopsy material. J Neurol Sci 1986; 75: 43-51.

Phillips SC, Harper CG, Kril JJ. A quantitative histological study of the cerebellar vermis in alcoholic patients. Brain 1987; 110: 301-14.

Phillips SC, Harper CG, Kril JJ. The contribution of Wernicke’s encephalopathy to alcohol-related cerebellar damage. Drug Alcohol Rev 1990; 9: 53-60.

Marchiafava E, Bignami A. Sopra un alterazione del corpo callosa osservata in sogetti alcoolista. Riv Patol Nerv Ment 1903; 8: 544-9.

Koeppen AH, Barron KD. Marchiafava-Bignami disease. Neurology 1978; 28: 290-4.

Leong ASV. Marchiafava-Bignami disease in a non-alcoholic Indian male. Pathology 1979; 11: 241-9.

Ghatak NR, Hadfield MG, Rosenblum WI. Association of central pontine myelinolysis and Marchiafava-Bignami disease. Neurology 1978; 28: 1295-8.

Kawamura M, Shiota J, Yagishita T, Hirayama K. Marchiafava-Bignami disease: computed tomographic scan and magnetic resonance imaging. Ann Neurol 1985; 18: 103-4.

Tobita M, Mochizuki H, Takahashi S, Onodera H, Itoyama Y, Iwasaki Y. A case of Marchiafava-Bignami disease with complete recovery: sequential imaging documenting improvement of callosal lesions. Tohoku J Exp Med, 1997; 182: 175-9.

Izquierdo G, Quesada MA, Chacon J, Martel J. Neuroradiologic abnormalities in Marchiafava-Bignami disease of benign evolution. Eur J Radiol, 1992; 15: 71-4.

Canaple S, Rosa A, Mizon JP. Maladie de Marchiafava-Bignami: disconnexion interhemispherique, evolution favorable. Aspect neuroradiologique. Rev Neurol (Paris) 1992; 4: 638-40.

Ironside R, Bosanquet FD, McMenemey WH. Central demyelination of the corpus callosum (Marchiafava-Bignami disease) with report of a second case in Great Britain. Brain 1961; 84: 212-30.

Shiota JI, Nakano I, Kawamura M, Hirayama K. An autopsy case of Marchiafava-Bignami disease with peculiar chronological CT changes in the corpus callosum: neuroradiopathological correlations. J Neurol Sci 1996; 136: 90-3.

Pfefferbaum A, Lim KO, Desmond JE, Sullivan EV. Thinning of the corpus callosum in older alcoholic men: a magnetic resonance imaging study. Alcohol Clin Exp Res 1996; 20: 752-7.

Adams RA, Victor M, Mancall EL. Central pontine myelinolysis: A hitherto undescribed disease occurring in alcoholic and malnourished patients. Arch Neurol Psychiatry 1959; 81: 154-72.

Wright DG, Laureno R, Victor M. Pontine and extrapontine myelinolysis. Brain 1979; 102: 361-385.

Thompson DS, Hutton JT, Stears JC, Sung JH, Norenberg MD. Computed tomography in the diagnosis of central and extrapontine myelinolysis. Arch Neurol 1981; 38: 243-6.

Brunner JE, Redmond JM, Haggar AM, Elias SB. Central pontine myelinolysis after rapid correction of hyponatremia: A magnetic resonance imaging study. Ann Neurol 1988; 23: 389-91.

Clifford DB, Gado MH, Levy BK. Osmotic demyelination syndrome: lack of pathologic and radiologic imaging correlation. Arch Neurol 1989; 46: 343-7.

Goebel HH, Zue PH. Central pontine myelinolysis. A clinical and pathological study of 10 cases. Brain 1972; 95: 495-504.

Gocht A, Lohler J. Changes in glial cell markers in recent and old demyelinated lesions in central pontine myelinolysis. Acta Neuropathol (Berl) 1990; 80: 46-58.

Forno LS, Rivera L. Central pontine myelinolysis. J Neuropathol Exp Neurol 1975; 34: 77.

Powers JM, McKeever PE. Central pontine myelinolysis. An ultrastructural and elemental study. J Neurol Sci 1976; 29: 65-81.

Gocht A, Colmant HJ. Central pontine and extrapontine myelinolysis: a report of 58 cases. Clin Neuropathol 1987; 6: 262-70.

McComb RD, Peiffer RF, Casey JH, Wolcott G, Till DJ. Lateral pontine and extrapontine myelinolysis associated with hypernatremia and hypoglycemia. Clin Neuropathol 1989; 8: 284-8.

Messert B, Orrison WM, Quaglieri CE. Central pontine myelinolysis: consideration on etiology, diagnosis, and treatment. Neurology 1979; 29: 2-60.

Norenberg MD, Leslie KO, Robertson AS. Association between rise in serum sodium and central pontine myelinolysis. Ann Neurol 1982; 11: 128-35.

Laureno R. Central pontine myelinolysis following rapid correction of hyponatremia. Ann Neurol 1983; 13: 232-42.

cuanto dura el tratamiento de aciclovir

- El microbioma: existen más bacterias en el intestino que células en el organismo, de ahí su importancia en el funcionamiento del sistema digestivo y del organismo en su conjunto. Se ha descubierto que uno de los tres tipos de composición de la flora intestinal, los denominados enterotipos, aumenta el riesgo de padecer la enfermedad.

- Obesidad infantil: la obesidad medida a los 7, 9 u 11 años se asocia a un aumento del riesgo de esteatosis hepática. "El papel de los colegios en la dieta y el ejercicio físico se ha convertido en esencial para la prevención de la obesidad infantil", apunta Romero.

Romero apunta que las enfermedades hepáticas suelen ser silenciosas en su evolución hasta que se hacen patentes a través de trastornos graves como la cirrosis hepática, hemorragias o cáncer.

Sin embargo, el especialista señala que son tres los aspectos que han de tenerse en cuenta como sospechosos para detectar el hígado graso con inflamación:

1. Prueba ecográfica: el hígado se observa brillante en la ecografía.

2. Transaminasas: una elevación en las transaminasas (los 'chivatos' de la inflamación) en la analítica sanguínea indica inflamación en el higado.

3. Trastorno metabólico: si el paciente presenta algún trastorno metabólico como diabetes, hipertensión, alteraciones en los lípidos, obesidad o síndrome metabólico (circunferencia de cintura superior al perímetro normal, hipertensión, colesterol bueno bajo, triglicéridos o azúcar elevados).

Según señala Romero, si se presentan al menos dos de estos aspectos en combinación existe un riesgo elevado de que la enfermedad esté en marcha. En los casos en los que se detecta, el tratamiento principal se basa en cambios en la dieta y realizar ejercicio físico.

En este último caso, el especialista apunta que solo cuando se logre institucionalizar la prescripción y monitorización de ejercicio físico en los pacientes se conseguirán resultados reales en la lucha contra la enfermedad.

"El abordaje terapéutico es reducido a pesar de que se está investigado mucho. Se utiliza la vitamina E en pacientes no diabéticos y fármacos dirigidos a la resistencia a la insulina", explica Romero.

La enfermedad hepática por depósito de grasa no alcohólica (NAFLD, por sus siglas en inglés) multiplica los riesgos de enfermedad vascular, pues el 90 por ciento de los pacientes con enfermedad hepática por depósito graso tiene alguno de los síntomas delsíndrome metabólico como obesidad abdominal, hipertensión, colesterol o diabetes, y un 33 por ciento presentan el diagnóstico complejo.

Ahora un nuevo estudio publicado en 'Journal of Hepatology' demuestra que el ejercicio, independientemente de la frecuencia o la intensidad, aporta beneficios a los adultos obesos y con sobrepeso con hígado graso no alcohólico, la causa más común de enfermedad hepática crónica en el mundo occidental.

NO EXISTEN TRATAMIENTOS PARA LA ESTEATOSIS HEPÁTICA

No existen tratamientos farmacológicos aprobados para esta enfermedad, pero se ha visto que las intervenciones en el estilo de vida, como la dieta, el ejercicio y la pérdida de peso resultante, ayudan a mejorar este trastorno. En particular, estas acciones pueden mejorar algunas características de la esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés), la forma progresiva de NAFLD.

La pérdida de peso es la estrategia comúnmente recomendada para todos los pacientes obesos y con sobrepeso con hígado graso no alcohólico. Los regímenes de ejercicios basados en el entrenamiento aeróbico y de resistencia reducen la grasa del hígado, así como la grasa visceral, pero no se ha evaluado sistemáticamente la cantidad exacta y la intensidad del ejercicio aeróbico necesaria para revertir o mejorar el hígado graso no alcohólico.

Esta enfermedad no afecta solo a personas adultas, sino que puede producirse a cualquier edad, lo que seguramente es debido al aumento de la obesidad en las sociedades occidentales.

En el nuevo estudio publicado en la revista 'Journal of Hepatology', los autores examinaron el efecto de diferentes regímenes de ejercicios aeróbicos en la mejora de la grasa del hígado y visceral en personas con sobrepeso y obesas que tenían estilos de vida sedentarios.

En un ensayo clínico aleatorio controlado con placebo, se asignó al azar a 48 participantes en cuatro grupos iguales de 12 personas: ejercicio aeróbico de alto volumen de baja a moderada intensidad (LO: HI, por sus siglas en inglés); ejercicio aeróbico de bajo volumen de alta intensidad (HI: LO); ejercicio aeróbico de bajo volumen de intensidad baja a moderada (LO: LO); y placebo (PLA) durante ocho semanas. Se analizó el cambio de grasa en el hígado mediante espectroscopia de resonancia magnética (MRS, por sus siglas en inglés).

Los tres grupos, independientemente del régimen de ejercicio, mostraron una mejora en la grasa del hígado de alrededor de entre el 18 y el 29 por ciento en comparación con el grupo placebo en el que la grasa del hígado aumentó en un promedio de un 14 por ciento. La mejoría fue independiente de la pérdida de peso de los participantes de los grupos.

No hubo diferencias significativas entre los diversos regímenes de ejercicios aeróbicos en la reducción de grasa en el hígado durante un periodo de ocho semanas. Sin embargo, los investigadores realizaron análisis exploratorios adicionales y señalan que hubo una tendencia hacia una mayor reducción en la grasa en el hígado y la grasa visceral en los dos grupos que utilizaron ejercicio de alta intensidad con bajo volumen (HI: LO) o actividad física de baja intensidad con alto volumen (LO: HI).

"Los resultados de nuestro estudio muestran que todas las dosis de ejercicio, independientemente de su volumen o intensidad, fueron eficaces en la reducción de la grasa en el hígado y la grasa visceral en una cantidad que fue clínicamente significativa, en adultos previamente inactivos, con sobrepeso u obesidad en comparación con el placebo. Estos cambios fueron observados sin pérdida de peso clínicamente significativa", explica el investigador principal, Nathan Johnson, profesor titular de la Universidad de Sydney, Australia.

"No se encontraron diferencias entre los regímenes de ejercicio en relación a estos beneficios", agrega Jacob George, profesor de Medicina Hepática de la Universidad de Sydney, Australia, y jefe del Departamento de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Westmead y la Universidad de Sydney.

Autor: Redacción Onmeda Revisión médica: Dra. Belén Giménez (19 de Marzo de 2012)

La cirrosis hepática se manifiesta a través de diferentes síntomas que pueden presentar distinta gravedad dependiendo de cada caso. Hasta en el 25% de todos los pacientes no se presentan síntomas, y es lo que se conoce en medicina como cirrosis hepática latente. Cuando se trata de una cirrosis hepática manifiesta se muestran signos de que el hígado está dañado o de que existe la enfermedad.

Existen unos síntomas generales que, normalmente, siempre se manifiestan independientemente de la causa que produzca la cirrosis:

  • Agotamiento
  • Presión o sensación de hinchazón por encima del ombligo
  • Malestar general
  • Pérdida de peso
  • Nauseas y vómitos

Otros síntomas característicos de la cirrosis hepática son los signos que se muestran en la piel; son estos:

  • Telangiectasias (arañas vasculares), que aparecen sobre todo en la parte superior del cuerpo, en el cuello y el rostro. Aparecen en forma de nódulos vasculares puntiformes, de los que salen pequeños capilares como si se tratara de una tela de araña.
  • Enrojecimiento del pulgar y el meñique (eritema palmar)
  • Labios y lengua muy rojos y brillantes
  • Prurito
  • Uñas totalmente blancas
  • Adelgazamiento de la piel. La piel se muestra muy delgada y arrugada, los vasos capilares se ven claramente.

Nota: Estos síntomas no indican necesariamente una cirrosis hepática, en alrededor de la mitad de los embarazos se pueden dar arañas vasculares y eritema palmar y estos signos desaparecen en la mayoría de los casos tras el parto. También el adelgazamiento de la piel se puede dar a menudo sin que esté relacionado con la cirrosis hepática.

Otros posibles síntomas de la cirrosis hepática son los dolores en la zona del hígado y la fiebre. También es frecuente que aumente la presencia de hematomas y hemorragias, así como la retención de líquidos en las piernas (edema), y en el abdomen (ascitis). En los hombres, también pueden darse problemas de impotencia, debido a los trastornos hormonales, y cambios en el vello, lo que puede ocasionar la pérdida de éste. En algunos casos, los pechos del hombre se pueden desarrollar (es lo que se conoce como ginecomastia). En el caso de las mujeres, la cirrosis ocasiona a veces irregularidades en el preriodo (trastornos menstruales).

Los signos de un claro empeoramiento de la función hepática son los siguientes:

  • Coloración amarilla del blanco de los ojos y de la piel (ictericia)
  • Trastornos en la coagulación de la sangre
  • Presión arterial elevada en la circulación hepática (llamada hipertensión portal) y sus consecuencias, tales como las varices del esófago (varices esofágicas) o del bazo (hiperesplenismo)
  • Encefalopatía hepática, que ocurre cuando el hígado no puede realizar adecuadamente su función de desintoxicación y se acumulan altas concentraciones en sangre de sustancias tóxicas para el tejido nervioso
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9

La cirrosis se caracteriza por un daño de las células del hígado y su reemplazo por un tejido cicatricial que impide el tránsito normal del flujo sanguíneo por el hígado e interfiere muchas de las funciones vitales de este órgano.

Mucha gente cree que sólo los alcohólicos sufren cirrosis, y aunque es cierto que el consumo de alcohol es la primera causa de esta enfermedad en los Estados Unidos, también lo es que el abstemio también puede padecer la enfermedad. La posibilidad de padecer cirrosis depende de la cantidad y frecuencia con que se bebe en relación con el peso de la persona, su estatura y la capacidad de su cuerpo para metabolizar productos alcohólicos presentes en la sangre circulante.

Es una enfermedad crónica del hígado en la que las células sanas sufren daños y son reemplazadas por células cicatriciales. Esta afección impide

el tránsito habitual del flujo sanguíneo por el hígado y no permite que este órgano funcione debidamente. El hígado contiene tejido capaz de regenerarse cuando ha sido dañado, pero el grado de regeneración de las células depende de cada persona. Una cirrosis que no se trate puede derivar en insuficiencia hepática (del hígado) o incluso en la muerte.

El hígado es un órgano grande y complejo, del tamaño de un balón de fútbol americano, que pesa cerca de 1,3 kg (3 libras). Se encuentra debajo de las costillas en la parte superior derecha del abdomen y está conectado con el intestino delgado por las vías biliares, que transportan a los intestinos la bilis que produce. Un hígado sano es suave y liso al tacto.

Es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano pues constituye una de las “fábricas” de procesamiento y refinado químico más desarrolladas. Casi toda la sangre procedente del estómago y de los intestinos circula a través del hígado. Además, éste se encarga de depurar el organismo de sustancias tóxicas o venenosas, procesar nutrientes, hormonas o medicamentos y producir proteínas y factores de la coagulación, todos ellos de capital importancia para la salud. En la persona enferma de cirrosis, las sustancias tóxicas y la bilis quedan retenidas en el torrente sanguíneo, porque el hígado no las elimina.

Expectativas (pronóstico)

Casi todos los niños afectados por las ausencias tienen muchos menos o ningún ataque cuando se les administran medicamentos. Este tipo de convulsiones puede desaparecer espontáneamente una vez que el niño ha llegado a la edad adulta, puede continuar indefinidamente o la persona puede progresar a una convulsión tonicoclónica generalizada.

El pronóstico a largo plazo depende de la existencia o no de problemas neurológicos subyacentes u otros tipos de convulsiones además de las ausencias.

La mayoría de las personas que sufren de ausencias llevan una vida muy normal, con pocas restricciones en las actividades académicas o vida social. Si las convulsiones continúan a medida que se acerca la edad adulta, puede haber restricciones para conducir vehículos o para operar maquinaria peligrosa.

Complicaciones

  • Problemas de aprendizaje
  • Estado epiléptico de ausencia
  • Lesiones provocadas por las caídas
  • Lesiones ocasionada por la presencia de convulsiones mientras se está conduciendo u operando maquinaria
  • Efectos secundarios de los medicamentos (sintomáticos o asintomáticos)
  • Progresión a convulsión tonicoclónica generalizada

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe acudir a la sala de emergencia o llamar al número de emergencia local (como el 911 en Estados Unidos) si una convulsión dura más de 2 ó 3 minutos o si no hay antecedentes de convulsiones previas, ya que se trata de una situación de emergencia.

Igualmente, se debe acudir a la sala de emergencia o llamar al número de emergencia local si se presentan síntomas de estado epiléptico de ausencia:

  • Cambios prolongados en el estado mental, como confusión o bajo grado de reacción
  • Actividad convulsiva/actividad inconsciente prolongadas y comportamientos automáticos (las personas pueden comer o moverse sin darse cuenta de dónde están o de qué están haciendo).

Ésta puede ser una situación de emergencia.

Se debe buscar asistencia médica si es la primera vez que la persona ha tenido convulsiones. Así mismo, si la persona presenta un tipo nuevo de convulsión o si se comienzan a presentar convulsiones de otro tipo.

De la misma manera, se debe buscar asistencia médica si se presentan nuevos síntomas, incluyendo posibles efectos secundarios de los medicamentos, como cambios en el estado mental (somnolencia, inquietud, confusión, sedación u otros), náuseas y vómitos, erupción cutánea, pérdida del cabello, temblores o movimientos anormales, fiebres o problemas con la coordinación.

Nombres alternativos

Convulsión tónico-clónica; Convulsión de gran mal; Convulsión generalizada

Es una convulsión que compromete todo el cuerpo, que usualmente implica rigidez muscular, contracciones musculares violentas y pérdida de conocimiento.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Las convulsiones tónico-clónicas generalizadas (también llamadas convulsiones de gran mal) son el tipo de convulsiones que la mayoría de las personas asocian con el término “ataque”, convulsión o epilepsia. Estas convulsiones se pueden presentar en personas de cualquier edad, como un episodio único o como una afección crónica, repetitiva (epilepsia). La mayoría de las convulsiones que se presentan como un episodio único son convulsiones tónico-clónicas generalizadas, en lugar de otros tipos.

Las convulsiones generalizadas son causadas por la actividad eléctrica anormal en múltiples sitios del cerebro y/o sobre una vasta área del mismo, ocasionando pérdida del conocimiento y rigidez corporal, seguida de temblor en los brazos y las piernas.

La actividad eléctrica anormal puede comenzar en una parte del cerebro y provocar síntomas aislados (ver convulsiones parciales). Algunas veces, esta actividad eléctrica anormal se disemina a través del cerebro, ocasionando una convulsión generalizada. Las convulsiones pueden ser causadas por un área específica del cerebro que está lesionada o inflamada, o se pueden deber al estrés sobre el cerebro ejercido por un proceso sistémico más amplio, como los niveles de azúcar en la sangre peligrosamente bajos.

Algunas de las causas más comunes de convulsiones son:

  • Las convulsiones idiopáticas no tienen una causa identificable. Comienzan generalmente entre las edades de 5 a 20 años, pero pueden ocurrir a cualquier edad. No hay presencia de otros problemas neurológicos, pero el paciente a menudo tiene antecedentes familiares de epilepsia o convulsiones.
  • Los defectos congénitos (presentes al nacer) y lesiones que ocurren cerca del momento del parto pueden hacer que las convulsiones comiencen en la niñez o primera infancia.
  • Las convulsiones febriles en niños generalmente son causadas por fiebres que se elevan rápidamente.
  • Las infecciones severas y agudas de cualquier parte del cuerpo, las infecciones crónicas (como la neurosífilis) y las complicaciones del SIDA u otros trastornos autoinmunitarios pueden causar convulsiones.
  • Las convulsiones relacionadas con los problemas metabólicos pueden ocurrir a cualquier edad y se pueden deber a:
    • complicaciones de diabetes mellitus
    • desequilibrios electrolíticos
    • insuficiencia renal, uremia(acumulación tóxica de desechos)
    • deficiencias nutricionales
    • fenilcetonuria(PKU), que rara vez produce convulsiones en bebés
    • nivel bajo de sodio o glucosa en la sangre
  • Lesión cerebral que generalmente causa convulsiones dos años después de dicha lesión. Las convulsiones tempranas (en un lapso de 2 semanas después de la lesión) no necesariamente indican que se vaya a desarrollar la forma crónica de la enfermedad (epilepsia)
  • Tumores y lesiones cerebrales (tales como hematomas) son más comunes después de los 30 años de edad. Lo más común es que causen inicialmente convulsiones parciales (focales), que luego progresan a convulsiones tónico-clónicas generalizadas.
  • Otras causas abarcan:
    • consumo de alcohol u otras drogas psicoactivas o su abstinencia
    • trastornos que afectan los vasos sanguíneos (accidente cerebrovascular, isquemia cerebral transitoria etc.), una causa común de convulsiones después de los 60 años
    • trastornos degenerativos (demencia senil de tipo Alzheimer)

Los factores de riesgo abarcan:

  • Cualquier lesión al cerebro
  • Antecedentes familiares de convulsiones
  • Problemas médicos graves que afecten los electrolitos
  • Uso de drogas psicoactivas y ciertos medicamentos
  • Consumo exagerado de alcohol

Muchos pacientes tienen un aura (signo sensorial de advertencia) antes de la convulsión que puede incluir alucinaciones visuales, gustativas, olfativas, sensoriales u otras alucinaciones o mareo.

La convulsión en sí involucra:

  • Pérdida del conocimiento o desmayo que generalmente dura de 30 segundos a 5 minutos
  • Rigidez y contracción muscular general (postura tónica) que usualmente dura de 15 a 20 segundos
  • Contracción muscular rítmica violenta y relajación (movimiento clónico) que generalmente dura de 1 a 2 minutos
  • Mordedura del carrillo o la lengua, dientes o mandíbula apretados
  • Incontinencia (pérdida de control de la orina o las heces)
  • Paro respiratorio o dificultad respiratoria durante la convulsión
  • Coloración azulada de la piel

Casi todas las personas pierden el conocimiento y la mayoría de ellas presenta actividad muscular tónica y clónica.

Después de la convulsión, la persona generalmente presenta:

  • Respiración normal
  • Somnolencia que dura una hora o más
  • Pérdida de la memoria (amnesia) frente a sucesos cercanos al episodio de la convulsión
  • Dolor de cabeza
  • Somnolencia
  • Confusión temporal y leve
  • Debilidad durante 24 a 48 horas después de la convulsión (parálisis de Todd)

Signos y exámenes

El diagnóstico de una convulsión tónico-clónica generalizada se fundamenta en los síntomas presentados y en el descarte de otros problemas médicos que puedan parecer una convulsión (como una arritmia cardíaca). Un examen neuromuscular puede o no revelar deficiencias neurológicas (disminución de las funciones cerebrales) cuando la persona no está presentando convulsiones.

Un EEG puede mostrar cambios característicos y en algunos casos puede mostrar el foco (ubicación de la causa de la convulsión). Un EEG puede ser normal entre convulsiones y un EEG normal no descarta un trastorno convulsivo.

Los exámenes para hallar la causa pueden incluir diferentes exámenes sanguíneos (dependiendo de la causa que se sospeche), que son:

  • CSC
  • Química saguinea, glucosa en sangre
  • Pruebas funcionales hepáticas
  • Pruebas funcionales renales (BUN, creatinina, etc.)
  • Exámenes para enfermedades infecciosas (que dependen de la causa que se sospeche)

También se pueden emplear los siguientes procedimientos para buscar la causa:

  • Parálisis del lado izquierdo del cuerpo.
  • Problemas en la visión.
  • Comportamiento inquisitivo, acelerado.
  • Pérdida de memoria.

Se han desarrollado algunas formas de saber cuándo una persona va a sufrir un ictus. Entre ellas, se encuentra, por ejemplo, la escala Cincinnati, que consiste en tres comprobaciones:

  • Asimetría facial: Se hace sonreír al paciente para comprobar si ambos lados de la cara se mueven de forma simétrica. En caso anormal, un lado mostraría deficiencias para moverse.
  • Fuerza en los brazos: Se indica al paciente que estire los brazos durante 10 segundos. En caso anormal, uno de los brazos no se mueve o cae respecto al otro.
  • Lenguaje: Se indica al paciente que hable. En caso anormal, arrastra las palabras, tiene problemas para hablar o no habla.

Si alguna de estas tres comprobaciones obtiene el resultado anormal, cabe la posibilidad de que el paciente vaya a sufrir un ictus.

La Sociedad Española de Neurología recomienda una serie de hábitos saludables para evitar sufrir un ictus:

  • Llevar una dieta rica y saludable: Esta dieta también tiene que tratar de evitar el colesterol LDL, lo que se consigue reduciendo las grasas saturadas. Además, así se evitan problemas de obesidad: una persona debe mantener su índice de masa corporal por debajo de 25 para reducir el riesgo de ictus.
  • Realizar ejercicio de forma habitual y moderada: Los problemas derivados de una vida sedentaria pueden provocar otros problemas que a su vez causen un ictus.
  • No fumar: Además, la exposición pasiva al tabaco también aumenta la probabilidad de sufrir un ictus.
  • Moderar el consumo de alcohol: El consumo de alcohol no debe superar los 60 gramos al día, pero esto no significa que haya que evitarlo a toda costa: aquellas personas con un consumo leve (menos de 12 gramos al día) o moderado (entre 12 y 24 gramos al día) de alcohol tienen menos probabilidades de sufrir un ictus que aquellas personas que no lo consumen.
  • Llevar un control de la tensión arterial de forma regular: Para ello se pueden llevar controles sobre la tensión arterial. En aquellas personas que no hayan sufrido un ictus anteriormente la tensión arterial debería ser inferior a 140/90, y para diabéticos o personas que ya hayan sufrido un ictus, inferior a 130/80.

Los problemas de los vasos sanguíneos cerebrales pueden ser de dos tipos:

Los vasos están obstruidos dentro. Los coágulos causantes del problema se denomiman trombos cerebrales o embolismo cerebral. Causado por una obstrucción del vaso sanguíneo. Este problema se suele producir por el desarrollo de depósitos de grasa en los muros del vaso, lo que se denomina ateroesclerosis. Los depósitos de grasa provocan dos obstrucciones:

  • Trombosis: un coágulo que se desarrolla en el mismo vaso sanguíneo cerebral.
  • Embolismo: el coágulo se desarrolla en otra parte del cuerpo, generalmente en las grandes arterias de la parte superior del pecho y el cuello o el corazón. Una porción del coágulo se desprende y viaja por el flujo sanguíneo hasta que encuentra un vaso que es más pequeño y lo bloquea.

Los ictus isquémicos son los más frecuentes de todos los ictus, comprendiendo un 80 por ciento del total. En España se estiman de 150 a 200 casos anuales por cada 100.000 habitantes. Los dos tipos de ictus isquémicos más frecuentes son:

  • Ataque isquémico transitorio (AIT): Presenta unos síntomas similares a los de un infarto, pero es más corto y no muestra las consecuencias propias de un infarto. El AIT es un episodio de déficit neurológico de corta duración que en la mayoría de los casos dura menos de dos horas. Entre el 7 y el 40 por ciento de los pacientes que sufren un AIT, poco después sufren un ictus isquémico.
  • Infarto cerebral: Deja una lesión cerebral permanente.

Según su extensión y localización, los ictus isquémicos pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Ictus isquémico total: Es de gran tamaño y afecta a la arteria cerebral media o la arteria cerebral anterior. Provoca disfunción cerebral superior, hemianopsia homónima y déficit motor y/o sensitivo homolateral.
  • Ictus de Circulación Posterior: Afecta a los pares craneales que provocan déficit motor y sensitivo contralateral. Provoca patología oculomotora, disfunción cerebelosa sin déficit de vías largas ipsilaterales y hemianopsia homónima aislada.
  • Ictus Lacunares: Provocan hemisíndromes motor puro, sensitivo puro, sensistivo motor, hemiparesia atáxica y disartria.

El vaso se rompe, lo que provoca que la sangre irrumpa en el cerebro. Al entrar la sangre comprime el tejido cerebral. Existen dos subtipos de este tipo de ictus, la hemorragia intercerebral y la subaracnoidea. Sucede cuando se rompe un vaso sanguíneo débil. Existen dos tipos de estos vasos débiles que provocan ictus hemorrágicos: los aneurismas y las malformaciones arteriovenosas.

  • Aneurisma: es una región inflada o debilitada de un vaso sanguíneo. Si no se trata el problema crece hasta que el vaso se rompe.
  • Malformación arteriovenosa: es un grupo de vasos sanguíneos formados de manera anormal. Cualquiera de estos se puede romper.
  • Ataques isquémicos transitorios: las condiciones indicativas de un ictus isquémicos se presentan durante un pequeño periodo de tiempo, y se resuelve por sí solo a través de mecanismos normales. Es un indicativo potente de un ictus, por lo que cuando se produce, hay que tomar medidas para evitar un ataque más serio.

Las hemorragias cerebrales suponen el 15 por ciento de todos los ictus y presentan una tasa de mortalidad del 45 por ciento. Afectan de 10 a 30 personas por cada 100.000 al año, y la recuperación de los supervivientes no es rápida: solo un 10 por ciento de ellos podrá ser independiente al cabo de un mes, y el 20 por ciento lo será a los seis meses.

Las hemorragias subaracnoideas, por otra parte, son menos frecuentes, registrando sólo el cinco por ciento de todos los ictus. Se dan de siete a 10 casos por cada 100.000 personas cada año, y es más común entre la gente entre 50 y 60 años, especialmente las mujeres. La tasa de mortalidad se encuentra en un 51 por ciento.

Habitualmente, el médico puede diagnosticar un ictus por medio de la historia de los hechos y de la exploración física. Esta última contribuye a que el médico pueda determinar dónde se localiza la lesión cerebral. También se suelen realizar pruebas de imagen como una tomografía computadorizada (TC) o una resonancia magnética (RM) para confirmar el diagnóstico, aunque dichas pruebas sólo detectan el ictus cuando han transcurrido unos días del mismo. Una TC o una RM son también eficaces para determinar si un ictus ha sido causado por una hemorragia o por un tumor cerebral. El médico puede realizar una angiografía en el caso poco probable de que se plantee la posibilidad de una intervención quirúrgica.

El médico trata de establecer la causa exacta del ictus, puesto que es especialmente importante determinar si éste se ha producido por un coágulo (embolia) que se alojó en el cerebro o por la obstrucción de un vaso sanguíneo debido a una aterosclerosis (aterotrombosis).

En efecto, si la causa es un coágulo o una embolia es muy probable que ocurra otro ictus, a menos que se corrija el problema subyacente. Por ejemplo, si se están formando coágulos en el corazón debido a una frecuencia cardíaca irregular, ésta debe tratarse a fin de prevenir la formación de nuevos coágulos que pudieran causar otro ictus. En esta situación, el médico suele realizar un electrocardiograma (para detectar una arritmia) y también puede recomendar otras pruebas de estudio del corazón. Éstas pueden ser: una monitorización Holter, que consiste en la realización de un electrocardiograma continuo durante 24 horas, y una ecocardiografía, que valora las cavidades y las válvulas del corazón.

Aunque las demás pruebas de laboratorio son de poca utilidad, se hacen igualmente para confirmar que el ictus no fue causado por una carencia de glóbulos rojos (anemia), un exceso de glóbulos rojos (policitemia), un cáncer de los glóbulos blancos (leucemia) o una infección. En alguna ocasión se necesita una punción lumbar después de un ictus. De hecho, esta prueba se lleva a cabo solamente si el médico está seguro de que el cerebro no está sujeto a demasiada presión y ello generalmente requiere una TC o una RM. La punción lumbar es necesaria para comprobar si existe una infección cerebral, para medir la presión del líquido cefalorraquídeo o para determinar si la causa del ictus ha sido una hemorragia.

El tratamiento es distinto si el ictus es debido al bloqueo de un arteria o a causa de la ruptura de un vaso En todo caso, hay algunos pasos que hay que seguir para mejorar la supervivencia:

  • Reconocer rápidamente los signos y síntomas del ictus, anotando cuando ocurren por primera vez.
  • Activar con rapidez los servicios de emergencia.
  • Transporte rápido de emergencia y prenotificación al hospital. La mejor forma de llegar al hospital es mediante estos servicios, puesto que advertirán cuanto antes al servicio de urgencia del hospital.
  • Llevar a los pacientes a una Unidad de Ictus, centros médicos especializados en el tratamiento de esta enfermedad. Hay varios tipos (agudos, de estancia completa, para rehabilitación).
  • Comenzar el cuidado y la evaluación del paciente durante el transporte al hospital: En cuanto el paciente sufra un ictus, los servicios médicos responsables deben tener en cuenta determinados aspectos del paciente como una adecuada oxigenación, así como controles de alimentación, presión arterial, glucemia, fiebre u otras complicaciones.
  • Recibir el diagnóstico y el tratamiento rápidamente en el hospital para que esté bajo vigilancia intensiva.
  • En ocasiones se debe recurrir a la cirugía para eliminar el coágulo que bloquea las arterias del cerebro.
  • Cuando el ictus ya haya pasado, el tratamiento depende de las incapacidades que le hayan quedado al paciente.

El ictus es la segunda causa de muerte más frecuente en España, y la primera en el caso de las mujeres, como recoge el Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares (Geecv) de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Cada año se producen de 110.000 a 120.000 muertes en España, lo que se traduce en una muerte por ictus cada 14 minutos.

Los ictus comprenden el 70 por ciento de los ingresos en neurología en nuestro país, y en los últimos 15 años el número de pacientes ha crecido en un 40 por ciento. Se prevé que esta cifra vaya aún más en aumento con el paso de los años debido al envejecimiento de la población.

Los ictus isquémicos se clasifican de la siguiente manera según su etiología:

  • Ictus aterotrombótico: La obstrucción del flujo sanguíneo se produce por la alteración en las paredes vasculares de las arterias cerebrales.
  • Ictus embólico: Se produce por la migración de un émbolo desde una región circulatoria extracerebral hasta una arteria cerebral.
  • Ictus hemodinámico: Surge tras la aparición de una hipoxia global en el cerebro, provocando infartos en las regiones peor perfundidas.
  • Ictus lacunar: Se produce por la obstrucción de las ramas arteriales perforantes.

John Howard/Digital Vision/Thinkstock

El consumo de alcohol es un hábito extendido a lo largo y ancho del mundo. A pesar de los conocidos riesgos para la salud, existe en todas las sociedades y culturas. En algunos países la importación, destilado y venta de productos alcohólicos está fuertemente regulada por el gobierno, incluso hay algunas religiones prohíben el consumo a sus devotos. Pero en general, en todas partes del mundo, las bebidas alcohólicas son relativamente populares.

Pese a su popularidad, muchas cosas del alcohol no son del todo conocidas. Hoy te contaremos algunas curiosidades de las bebidas alcohólicas que debes saber.

Recientemente se descubrieron jarrones y vasijas de hace más de 10.000 años utilizados para dejar fermentar frutas y obtener bebidas.

Los astrónomos descubrieron una enorme nube de metanol, también conocido como alcohol de madera, a unos 6.500 años luz de distancia.

Casi todas las frutas tienen al menos una pequeña proporción de alcohol en su composición química.

Una jarra de cerveza, una copa de vino o shot de vodka tienen aproximadamente la misma cantidad de alcohol.

Por otra parte, evitarán los alimentos elaborados o envasados, pues resulta más difícil asegurar que estos productos no tengan gluten alguno.

Existen muchas pruebas que se pueden realizar a un paciente para detectarle esta enfermedad tan difícil de diagnosticar:

  • Densidad ósea.
  • Conteo sanguíneo completo.
  • Colesterol (estará más bien bajo).
  • Pruebas metabólicas completas.
  • Nivel de folato (suero).
  • Nivel de hierro (suero).
  • Tiempo de protrombina.
  • Nivel de vitamina B12.
  • Nivel de vitamina D.

Con la realización de analíticas de sangre se pueden encontrar algunos anticuerpos especiales, llamados anticuerpos contra la transglutaminasa tisular o anticuepos antiendomisio gracias a los que se detecta la enfermedad. Estos análisis se realizan siempre que existe alguna sospecha de que la persona puede padecer celiaquía.

La segunda acción, que puede realizar el médico, si los resultados de las pruebas son positivos, es hacer una endoscopia de las vías digestivas altas para coger un trozo de tejido (biopsia) de la primera parte del intestino delgado (duodeno). Dicha biopsia puede mostrar que las vellosidades de las zonas del intestino que está por debajo del duodeno están más aplanadas.

Otra cosa que puede encargar son pruebas genéticas de la sangre para ver qué riesgo de padecer celiaquía tiene esa persona.

Además de todo esto, se puede encargar una biopsia de control u otro análisis de sangre después de haberse diagnosticado la enfermedad y puesto ya el tratamiento. Con esos exámenes se podrá comprobar cómo reacciona el cuerpo del paciente ante el tratamiento de la celiaquía. De esa forma, si los resultados son normales, significa que el paciente responde bien al tratamiento y el diagnóstico es acertado. Pero nunca significará que la enfermedad se ha curado.

Si el paciente sigue las indicaciones del médico y lleva a cabo una dieta sin gluten el pronóstico será bueno. Pues al cabo de un tiempo los intestinos se curarán y evitarán daños mayores. Esto pasa cuando trascurren unos 3 a 6 meses en el caso de los niños y de 2 a 3 años en el de los adultos.

Es muy raro que antes de que se realice el diagnóstico de esta enfermedad el paciente presente un daño a largo plazo del revestimiento de los intestinos, pues se suele detectar antes.

Hay síntomas de la celiaquía que no suelen mejorar, como son: la baja estatura o el daño dental.

Los posibles problemas se podrán evitar siguiendo una dieta libre de gluten de forma escrupulosa y constante. No obstante, y pese a ello pueden darse complicaciones muy graves y mortales si no se produce un diagnóstico a tiempo o no se sigue la dieta puesta por el médico.

Al no existir cura para ella, no existe un tratamiento de la celiaquía propiamente dicho.

  • Cáncer intestinal de ciertos tipos.
  • Anemia.
  • Infertilidad o aborto espontáneo repetitivo.
  • Enfermedad del hígado.
  • Problemas de huesos como: osteoporosis, fracturas, etc.
  • Trastornos autoinmunitarios.

Cuando la persona presente los síntomas antes descritos o algunas de estas complicaciones, deberá consultar de inmediato con un médico para que le diagnostique la enfermedad y le ponga lo antes posible el adecuado tratamiento de la celiaquía.

Actualmente, es imposible detectar la enfermedad puesto que se desconoce por completo qué la origina. A pesar de ello, hay ciertos factores que suponen un riesgo de padecerla como es el hecho de tener familiares con celiaquía. Si el médico conoce este hecho podrá diagnosticar de forma precoz la enfermedad y tratarla pronto, evitando posibles complicaciones y haciendo posible que el paciente tenga una vida larga y sana.

Hasta ahora hemos podido comprobar todos los aspectos que afectan a esta enfermedad. Ahora realizaremos un pequeño resumen de todo ello.

Hemos visto que el hecho de tener familiares que han padecido esta enfermedad predispone a padecerla, al igual que el hecho de ser mujer o haber nacido en Europa.

Aunque no se puedan precisar con exactitud las causas de la celiaquía, los científicos creen que, además, hay otros atenuantes que predisponen a sufrir esta patología como:

  • La contaminación.
  • El abuso de antibióticos.
  • Asearse mucho.

Estos dos últimos factores se dan mucho en países desarrollados. Por lo que los investigadores creen que hay un nexo común entre haber nacido en un país avanzado y padecer esta enfermedad.

Por otra parte, también hay algunos médicos que diagnostican erróneamente celiaquía a personas que no la tienen, aunque esto no sea lo habitual.

Siempre habrá que intensificar el cuidado acerca de qué alimentos pueden consumirse y cuáles no.

Lo cierto es que cada vez hay mas alergias y enfermedades autoinmunes como la celiaquía y hay estadísticas que así lo demuestran. Hay países como Finlandia con un gran número de celíacos y diabéticos de tipo I (otra enfermedad autoinmune). También Suecia, un país con un alto nivel de vida, tiene el triple de celíacos que Alemania y Estados Unidos. Algunas personas pueden pensar que en ese país se toma más gluten que en los otros o en más cantidad pero esto no es así. La razón por la que ocurre no se sabe puesto que no se conoce qué desencadena realmente esta enfermedad. De hecho, hay gemelos idénticos que solo uno de ellos desarrolla la enfermedad y el otro no y suponen la excepción de la regla.

Es cierto que la enfermedad celíaca no se da solo en países desarrollados. Pero llama la atención que existan más casos en estos que en otros países.

No obstante, hay que señalar que el lugar del mundo donde existen más celíacos es el Sáhara debido a que allí viven el mayor número de personas con predisposición genética a tener celiaquía. Pero hay otros lugares que también llaman mucho la atención porque a pesar de tener costumbres ambientales y nivel genético similares, como es el caso de Túnez y Argelia, en el primero la cantidad de celíaco es mucho más baja que en el segundo, siendo el consumo del gluten el mismo. En estos casos, los investigadores no encuentran la razón de que en unos lugares existan más celíacos que en otros, pero siguen estudiando el tema para encontrar las causas de la celiaquía que hacen que esto sea así.

Algunos especialistas médicos en temas digestivos opinan que actualmente las personas tenemos el sistema inmune más atrofiados. Pues antes la gente se moría de infecciones y los niños de gastroenteritis. Eso puede haber provocado que al no tener enfermedades infecciosas graves, el sistema inmune se entretenga realizando otro tipo de acciones. Ahora se producen más enfermedades crónicas de las que se tarda más tiempo en morir y en algunos casos incluso se pueden sobrellevar bien.

Otros médicos señalar que la proteína del gluten, existente en el trigo, la cebada y el centeno, no es por sí sola buena ni mala. Es el cuerpo de cada persona el que la asimila de distinta forma. Pues hay personas que no pueden absorber los aminoácidos que forman parte del gluten, porque los intestinos no tienen ninguna enzima para metabolizarlos. Esto produce que una parte importante de dicho gluten, que hemos tomado, pase por el cuerpo sin causar efecto alguno. Pero el sistema inmunitario de algunas personas con la enfermedad celíaca detectan esta sustancia como algo dañino y la ataca. De esta forma, se fabrican anticuerpos contra el gluten y además los intestinos son dañados produciéndose una atrofia intestinal.

Por otra parte, los expertos dicen que hay cada vez más celíacos y esto también es fruto de las nuevas tecnologías. Pues ahora con la amplia gama de pruebas y métodos que existen se puede detectar más la enfermedad, que antes donde prácticamente solo existía la exploración visual. A este hecho también han contribuido las biopsias intestinales y los análisis de sangre con los que se puede detectar los anticuerpos. De esta forma, el abanico de pruebas es mucho más amplio que antaño.

Cualquier persona, sea de la edad que sea (adulto, joven, niño o mayor) puede padecer en cualquier etapa de su vida celiaquía.

En el pasado se creía que el paciente celíaco era un hombre o mujer adulto muy delgado y desnutrido. Nadie pensaba que una persona adulta con peso normal pudiera padecer esta enfermedad. Aunque en esa época también existían celíacos adultos a los que no se les conseguía diagnosticar la enfermedad.

Por otra parte, el etanol provoca graves alteraciones tanto fisiológicas como morfológicas en el organismo del bebedor y constituye un factor de riesgo severo de enfermedades estomatológicas como son el cáncer bucal, las periodontopatías, y en otras enfermedades médicas tales como la hepatitis alcohólica, la cirrosis hepática, el cáncer hepático, así como otras muchas enfermedades que afectan al riñón, al sistema cardiovascular y al sistema inmune, entre otros.

1. Guibert Reyes W, Gutiérrez Díaz I, Martínez Gómez C. Comportamiento ante el alcohol de los estudiantes en las etapas de la adolescencia Rev Cubana Med Gen Integr [citado 17 junio 2011]; 2005;21(1-2). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21252005000100006&lng=es&nrm=iso&tlng=es

2. González Menéndez R. Significación médico social y ético-humanística de las drogas Rev Cubana Salud Pública. 2007;33(1).

3. ————. Tabaco y alcohol. Las drogas bajo la piel de cordero. (Editorial) Rev Cubana Med Gen Integr. 2007;23(3).

4. García Gutiérrez E, Lima Mompó G, Aldana Vilas L, Casanova Carrillo, Feliciano Álvarez V. Alcoholismo y sociedad, tendencias actuales. Rev Cubana Med Militar. [citado 17 junio 2011]; 2004;33(3). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138 -65572004000300007&lng=es&nrm=iso&tlng=es

5. Cabero Álvarez A. Implicaciones socio familiares de la dependencia a alcohol y drogas. Cuad Psiq Comunitaria. 2001;1(1):3749.

6. Oliveira DP, Areco KN, Silveira Filho D. Alcohol y alcoholismo entre adolescentes de la Red Estatal de Enseñanza de Cuiabá, Mato Grosso. Revista de Saúde Pública. 2005;39(4):585-92.

7. Rodríguez Sánchez I, Castillo Ledo I, Torres Lugo DJ, Jiménez Y, Zunita Pacheco D. Alcoholismo y adolescencia. Tendencias actuales. Psiquiatría 2007. [citado 21 junio 2008]. Disponible en: http://www.paidopsiquiatria.com/numero8/art5.pdf

8. Ringold S, Glass RM. Alcohol, abuse and alcoholism. JAMA. 2006;295:2100-11.

9. Robledo de Dios T. Alcohol: tercer factor de riesgo en países desarrollados. Atención Primaria Publicación Oficial de la Sociedad Española de Medicina de la Familia y Comunitaria 2006;38(06):313-15.

10. Simonovis N, Piras R, Delgado P, Pulido P, Llatas I. Salud y alcoholismo en la población del municipio Barute: un estudio epidemiológico. AVFT. 2007;26(1)25-30.

11. Arvers P. Alcohol y problemas relacionados con el alcohol en Francia. Trastornos adictivos. Órgano Oficial de la Sociedad española de Toxicomanías. 2005;7(2):59-68.

12. González Menéndez R. Cómo liberarse de los hábitos tóxicos. Guía para conocer y vencer los hábitos provocados por el café, el tabaco y el alcohol. Rev Cubana Med Gen Integr [serie en la Internet ]. 1995 Jun [citado 2012 Mar 24]; 11(3): 253-284. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-21251995000300007&lng=es

13. Méndez JM. Enfoque actual de la adolescente por el ginecólogo. En: Sánchez B, editora. Ginecología Infanto Juvenil. Caracas: Editorial Ateproca; 1997. p. 41-7.

14. Paniagua Repetto H, García Calatayud S, Castellano Barca G, Sarrallé Serrano R, Redondo Figuero C. Consumo de tabaco, alcohol y drogas no legales entre adolescentes y relación con los hábitos de vida y el entorno. Anales de Pediatría 2001;55(02):12128.

15. Garcés Martínez L, Lorente Pomar AB, Morilla Valero C, Vicedo Sánchez VM. Alcoholismo en sociedad. Rev Integral de Enferm. [citado 17 junio 2008]; 2001:59. Disponible en: http://www.enfervalencia.org/ei/anteriores/master02.htm

16. Ruiz Juan F, Ruiz Risueño J . Variables predictoras de consumo de alcohol entre adolescentes españoles. Anales de Psicología 2011;27(2). Disponible en: http://revistas.um.es/analesps/article /view/122971

17. Crews FT, Braun CHJ, Hoplight B. Binge ethanol consumption causes differential brain damage in young adolescent rats compared with adult rats. Alcoholism. Clin Exp Res. 2000;24:1712-23.

18. Obernier JA, Bouldin TW, Crews FT. Binge ethanol exposure in adult rats causes necrotic cell death. Alcoholism. Clin Exp Res. 2002;26:547-57.

19. Bolet Astoviza M, Socarrás Suárez MM. El alcoholismo, consecuencias y prevención. Rev Cubana Invest Bioméd. [serie en Internet]. 2003 Mar [citado 2011 Jul 05]; 22(1): Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864 -03002003000100004&lng=es

20. Figueredo Ruiz E, Carretero Peláez MA, Cerero La Piedra R, Esparza Gómez G, Moreno López LA. Efectos del consumo de alcohol etílico en la cavidad oral: Relación con el cáncer oral. MED Oral. 2004;9(1):29.

21. González Menéndez R, Ochoa Soto R. Complicaciones somáticas en el alcoholismo. En: Compilación de artículos acerca del alcoholismo y su prevención. La Habana: Editorial Ciencias Médicas; 1988. p. 27-34.

22. Vamvakas S, Teschner M, Bahner U. Alcohol abuse: potential role in electrolyte disturbances and kidney diseases. Clin Nephol. 1998;49(4):205-13.

23. Pino Hernández B, Rosales Álvarez JM, Cruz Font JD, Leal Ochoa H. Periodontopatías en pacientes alcohólicos. Correo Científico Médico de Holguín. 2008;12(2):1-8.

24. Tezal M, Grossi Sara G, Ho AW, Genco Robert J. The effect of alcohol consumption on periodontal disease. J Periodontol. 2001;72(2):183-89. DOI 10.1902/jop.2001.72.2.183

25. Hornecker E, Muuss T, Ehrenreich H, Mausberg RF. A pilot study on the oral conditions of severely alcohol addicted persons. J Contemp Dent Pract. 2003;4(2):51-9.

26. Novacek G, Plachetzky V, Potzi R, Lentner S, Slaviccek R, Gangl A, et al. Dental and periodontal disease in patients with cirrhosis: role of etiology of liver disease. J Hepatol. 1995;22(5):576-82.

27. Khocht A, Janal M, Schleifer S, Keller S. The influence of gingival margin recession on loss of clinical attachment in alcohol-dependent patients without medical disorders. J Periodontol. 2003;74(4):485-93.

28. Tezal M, Grossi SG, Ho AW, Genco RJ. Alcohol consumption and periodontal disease. The third national health and nutrition examination survey. J Clin Periodontol. 2004;31(7):484-8.

29. Torrungruang K, Tamsailom S, Rojanasomsith K, Sutdhibhisal S, Nisapakultorn K, Vanichjakvong O, et al. Risk indicators of disease in older Thai adults. J Periodontol. 2005;76(4):558-65.

30. Messingham KAN, Faunce DE, Kovacs EJ. Alcohol, injury, and cellular immunity. Alcohol. 2002;28(3):137-49.

Schooley RT, Epstein Barr (Infections mononucleosis) En: Mandell Gl, Bennet JE, Dolin R y eds.

Wolff M. Mononucleose infecciosa. Tratado de infectología. Veronesi R. Atheneu. 1997: 424-8.

Autor: Eelco F.M. Wijdicks.
Fuente: N Engl J Med 2016; 375:1660-1670

Una revisión de los elementos de la patogenia, la clínica y el tratamiento de primera y segunda línea en casos con encefalopatía hepática.

Cirrhosis: A practical guide to management.
Publicado en el año 2015 por la Editorial John Wiley & Sons Ltd.

Editor: Samuel S. Lee, Richard Moreau

Una posibilidad que se brinda a los usuarios del sistema de salud cubano. Puede realizarse la descarga de cada uno de los capítulos. Incluye información sobre el diagnóstico y tratamiento, las complicaciones y su manejo, los conceptos de la fibrogénesis y la calidad de vida de estos enfermos. La cirrosis se encuentra entre las 10 primeras causas de muerte en Cuba, por lo que los profesionales encargados de su atención requieren de una actualización constante de sus conocimientos.

Revise, desde el acceso a ClinicalKey, el contenido de los números más recientes de a revista Medicine. Programa de Formación Médica Continuada Acreditado. Los mismos se han dedicado a las enfermedades gastrointestinales y contienen revisiones y protocolos de actuación ante las principales enfermedades o síndromes digestivos que son comunes en la práctica de la especialidad:

La técnica se basa en una tecnología de suministro de genes virales que ha pasado la validación temprana en pacientes de terapias génicas dirigidas al hígado.

Un equipo de investigadores dirigido por científicos de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), Estados Unidos, ha demostrado en ratones que es posible generar nuevas células sanas del hígado dentro del propio órgano, haciendo innecesario un injerto. Incluso, lo hicieron mediante la conversión de las mismas células que impulsan la enfermedad del hígado, reduciendo de este modo daños en el hígado mejorando la función hepática al mismo tiempo.

La técnica se basa en una tecnología de suministro de genes virales que ha pasado la validación temprana en pacientes de terapias génicas dirigidas al hígado, lo que sugiere que podría traducirse fácilmente en una terapia para las personas con enfermedad hepática, señala Holger Willenbring, profesor de Cirugía en la UCSF y autor principal del nuevo estudio, publicado en Cell Stem Cell.

“Parte de la razón por la que esto funciona es que el hígado es un órgano que se regenera naturalmente, por lo que puede hacer frente a nuevas células muy bien. Lo que vemos es que las células convertidas no están sólo funcionalmente integradas en el tejido hepático, sino que también se dividen y se expanden, dando lugar a parches de nuevo tejido hepático”, explica Willenbring, que también es director asociado del Centro de Hepatología en la UCSF y miembro del ‘Eli and Edythe Broad Center of Regenaration Medicine and Stem Cell Research’.

Los avances en la investigación con células madre han hecho posible convertir células de la piel de los pacientes en células del corazón, células renales, células del hígado y otras en un plato de laboratorio, dando a los científicos la esperanza de que algún día estas células podrían reemplazar al trasplante de órganos en los pacientes con insuficiencia orgánica. Pero el injerto con éxito estas células en órganos de los pacientes que no funcionan sigue siendo un problema clínico importante.

Más de 600.000 pacientes en Estados Unidos solamente sufren de enfermedad hepática en fase terminal o cirrosis. La única cura disponible es el trasplante hepático, pero la escasez de hígados de donantes significa que sólo 6.000 pacientes se benefician de este tratamiento cada año en Estados Unidos y más de 35.000 pacientes mueren. Continue Reading »

La afectación del sistema colinérgico central constituye un campo de estudio para hallar dianas terapéuticas en encefalopatía hepática.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, difusa e irreversible, siendo las causas más frecuentes en nuestro medio el alcohol y los virus de la hepatitis B y C. La encefalopatía hepática es una de las complicaciones más frecuentes de los pacientes cirróticos y el factor etiopatogénico más estudiado es el amonio, aunque se acepta que su origen es multifactorial, con alteración de múltiples neurotransmisores a nivel cerebral.

Un estudio con modelo animal ha permitido determinar la afectación del sistema colinérgico cerebral, con alteración en los niveles de colinesterasas en hígado y plasma. Estos hallazgos podrían tener un papel importante en la etiopatogenia de la encefalopatía hepática, además de ser útiles tanto como marcadores de cirrosis hepática como para el desarrollo de dianas terapéuticas en los déficits cognitivos que aparecen en la patología. Continue Reading »

Un equipo del Hospital de Valme ha elaborado un nuevo índice pronóstico en pacientes cirróticos que incluye la rigidez hepática.
La Unidad Clínica de Enfermedades Infecciosas y Microbiología del Hospital de Valme, de Sevilla, ha demostrado que la rigidez hepática predice el riesgo de descompensaciones de la cirrosis, añadiendo información a los índices pronósticos clásicos -como el Child-Pugh o el MELD-.
La mayoría de decisiones clínicas diarias, incluida la indicación de trasplante o su priorización en lista de espera, sigue basándose en exclusiva en los índices clásicos sin tener en cuenta la rigidez hepática, “posiblemente porque se desconoce cuál es la mejor forma de combinar la información que aportan por separado”, ha resaltado Nicolás Merchante, coordinador del estudio. Continue Reading »

Tanto el consumo de café como el hábito de fumar han demostrado tener efectos nocivos para la salud del hombre. Sin embrago, se han publicado estudios que afirman lo contrario en ciertas circunstancias y enfermedades. Según los autores del artículo Systematic review with meta-analysis: coffee consumption and the risk of cirrhosis (Autores: Kennedy EJ y cols. Fuente: Alimentary Pharmacology & Therapeutics 2016; 43(5): 562–574) el beber café con regularidad reduce la probabilidad de desarrollar esta condición. En el caso de los cigarrillos, se demuestra su relación con la frecuencia de complicaciones en pacientes con enfermedad de Crohn (Systematic review with meta-analysis: the adverse effects of tobacco smoking on the natural history of Crohn’s disease, To N y cols autores).

La gastropatía hipertensiva portal es una complicación que puede aparecer de manera frecuente en el paciente cirrótico y ocasionar sangrado digestivo agudo o crónico. Este artículo aborda los aspectos más recientes de la fisiopatología,historia natural,cuadroclínico y tratamiento de dicha condición clínico-endoscópica. Se ha utilizado la técnica de la revisión sistemática de laliteratura para arribar a las conclusiones que se exponen.

Un estudio del IRB Barcelona y el IDIBAPS señala un probable tratamiento para evitar la formación de los numerosos vasos sanguíneos anómalos causantes de hemorragias digestivas, principal complicación en esta enfermedad.

Científicos liderados por Raúl Méndez, investigador ICREA del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona), y Mercedes Fernández, del IDIBAPS de Barcelona, señalan la proteína CPEB4 como la molécula a inhabilitar para evitar la generación de nuevos vasos sanguíneos anómalos asociados a cirrosis. La angiogénesis patológica es una de las complicaciones más importantes en pacientes con cirrosis y un factor clave en el desarrollo y agravamiento de la enfermedad. Por ello, se investigan terapias para combatirla. Los resultados del estudio se publican en Gastroenterology. Continue Reading »

Una investigación muestra que la proteína PREP podría convertirse en marcador sanguíneo de deterioro neurológico leve en los pacientes con encefalopatía hepática mínima.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática, en la que puede aparecer deterioro cognitivo leve, déficit de atención y alteraciones en la personalidad y la coordinación motora. Sus síntomas no son evidentes, por lo cual es necesario realizar estudios específicos para detectarla. Continue Reading »

  • Enrojecimiento de la piel
  • Urticaria
  • Piel seca o agrietada
  • Protuberancias o ampollas
  • Aspecto escamoso

  • Enfermedades o trastornos del sistema nervioso que pueden afectar a los nervios, incluida la diabetes mellitus y nervios pinzados

Aunque no existe una dieta para controlar el picor, si es propenso a padecerlo, puede realizar cambios en el estilo de vida para ayudar a minimizarlo.

  • No utilice perfumes, talco ni jabones perfumados. Lleve las menos joyas posibles.

Cargando, espere por favor.

ÁCIDO ISOFERÚLICO; CIMICIFUGA RACEMOSA

Caja con 30, 60 ó 90 tabletas.

Caja con 30, 60 ó 90 tabletas.

FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN:

Extracto seco de raíz de Cimicifuga racemosa

(correspondientes a 2.8 mg de extracto nativo)

*La concentración puede variar dependiendo de las características de la materia prima.

MENSIFEM ® es un auxiliar en el tratamiento de los síntomas de la menopausia como bochornos y sudoración abundante.

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA:

Ni el mecanismo de acción ni los componentes para la mejoría de los síntomas de la menopausia, se conocen.

Estudios farmacológicos clínicos indican que los síntomas de la menopausia (tales como bochornos y sudoración profusa) pueden mejorar durante el tratamiento con medicamentos de raíz Cimicifuga racemosa.

Los datos sobre las propiedades farmacocinéticas no se encuentran disponibles.

Datos preclínicos sobre seguridad:

En un estudio a seis meses en ratas, el nivel sin efectos observados (NOEL), la dosis más alta para la cual no se observó cambios con el tratamiento, para el extracto de isopropanol (granulado) se definió con 21.06 mg/kg de peso corporal.

el aciclovir oral

Al inicio los síntomas pueden ser tan leves que no pueden ser detectados en exámenes de rutina. Es lo que se denomina encefalopatía hepática mínima, que puede afectar entre el 15% y el 30% de las personas con cirrosis.

Sin embargo, aunque en visitas normales al médico estos déficits no puedan ser detectados, sí se ha comprobado que tienen un impacto importante en la vida de la persona. Si se aplican pruebas neuropsicológicas especializadas, se podrá encontrar que los enfermos tienen:

  • Alteraciones en la atención, que les dificulta estar mucho tiempo centrado en una misma tarea.
  • Déficits en la memoria de trabajo, es decir, problemas para almacenar información que va a utilizar de inmediato, como cuando haces una operación matemática o te dejan un mensaje que después debes trasmitir a otra persona.
  • Menor velocidad para procesar la información y para responder a los estímulos del entorno.

Cuando la encefalopatía hepática avanza los síntomas van siendo más evidentes y entonces el enfermo y sus familiares podrás ser testigos de:

  • Apatía, no muestra interés por hacer nada ni por conversar con nadie
  • Irritabilidad, cualquier cosa puede despertar una queja
  • Desinhibición, el enfermo hace cosas que no le eran características
  • Alteraciones del ciclo sueño vigilia, con un predominio de somnolencia diurna. En casos extremos le puede resultar difícil mantenerse despierto
  • Desorientación: el enfermo puede no saber dónde está ni qué día de la semana es.
  • Habla lenta
  • Delirium: en casos avanzados, sobre todo relacionados con la hepatitis fulminante, la persona puede llegar a un cuadro de delirium, que se manifiesta en una agitación extrema y la incapacidad de mantener centrada la atención. Si quieres leer más sobre el delirium, no dejes de leer:

Otros síntomas típicos de la encefalopatía hepática de moderada a avanzada son:

  • Un aliento característico, llamado aliento hepático, que algunos describen como de hongos.
  • Asterixis o flapping tremor, un signo muy común: el enfermo tiene incapacidad para mantener el tono muscular y eso produce relajación involuntaria de los músculos. Se puede notar en las manos; en posiciones que deben estar contraídas tienen unos movimientos hacia dentro que semejan los aleteos de una mariposa.
  • Poca expresividad facial
  • Lentitud de movimiento
  • Rigidez de movimientos
  • Temblores semejantes a los que ocurren en la enfermedad de Parkinson.

El extremo de las consecuencias de la encefalopatía hepática es el coma.

Detectándose a tiempo, la mayoría de los casos de encefalopatía hepática tienen solución y se logra revertir el daño ocasionado al cerebro. Generalmente el enfermo logra recuperar su funcionamiento mental normal.

El tratamiento pasa inevitablemente por identificar el factor que desencadenó la encefalopatía hepática, por ejemplo, si es una infección, tratar con antibióticos, si es un sangrado en el intestino, detenerlo.

Se estima que hasta el 90% de los casos logra resolverse por esta vía.

La primera opción de tratamiento farmacológico, además de lo expuesto en el párrafo anterior, generalmente es un fármaco llamado lactulosa, que también se emplea en el tratamiento del estreñimiento y que ayuda a disminuir los altos niveles de amoniaco.

En los casos en que la lactulosa no funcione o no pueda ser empleada en una persona particular, se suele usar un antibiótico denominado rifaximina.

Este último, la rifaximina, también se emplea como complemento junto a la lactulosa para evitar nuevos episodios de encefalopatía hepática. De hecho, debido al alto riesgo de que vuelva a ocurrir una vez ya ha ocurrido, muchos médicos optan por mantener indefinidamente el tratamiento con lactulosa.

Otras medidas pueden ser contempladas dependiendo de cada caso particular. Por ejemplo, la tasa de desnutrición y pérdida de masa muscular entre las personas con cirrosis es muy alta. Se ha constatado que la pérdida extrema de masa muscular es un factor de riesgo importante para la ocurrencia de encefalopatía hepática.

También sucede lo contrario, que la persona puede estar ingiriendo cantidades nocivas de proteínas en la dieta, lo que deberá reducir. Los profesionales que atienden al enfermo posiblemente harán recomendaciones muy precisas sobre las pautas que debe seguir en su alimentación.

Mantener bajo control la enfermedad hepática es la conducta clave para prevenir nuevos episodios de encefalopatía hepática. Sin ignorar, claro, los factores precipitantes, muchos de los cuales pueden ser evitados, o al menos disminuir el riesgo de ocurrencia.

No tomar alcohol, mantener una dieta adecuada, seguir la prescripción médica si tiene ya establecida una, son claves para mantener alejados nuevos episodios de encefalopatía hepática.

Referencias

Cortés, L., & Córdoba, J. (2013). Encefalopatía hepática. In HÍGADO. Disponible en http://www.aegastro.es/sites/default/files/archivos/ayudas-practicas/63_Encefalopatia_hepatica.pdf

Hepatic Encephalopathy in Chronic Liver Disease: 2014 Practice Guideline by the European Association for the Study of the Liver and the American Association for the Study of Liver Diseases. J Hepatol (2014), http://dx.doi.org/10.1016/j.jhep.2014.05.042

University of Maryland Medical Center (UMMC. (1997). Encefalopatía hepática Disponible en http://umm.edu/health/medical/spanishency/articles/encefalopatia-hepatica

Wijdicks, E. F. M. (2016). Hepatic Encephalopathy. New England Journal of Medicine, 375(17), 1660–1670. doi:10.1056/nejmra1600561

¿Cuáles son las principales enfermedades hepáticas? Lo cierto es que existen una serie de enfermedades que afectan comúnmente al hígado. Te descubrimos cuáles son.

El hígado puede ser fuente de todo tipo de afecciones y enfermedades que pueden afectar gravemente a nuestra salud y bienestar. De hecho, no debemos olvidarnos de algo fundamental: el hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, ya que participa en infinidad de funciones básicas.

La mayoría de ellos pueden aparecer por no llevar una dieta rica y saludable o también debido a la ingesta excesiva de bebidas alcohólicas. También puede aparecer por simplemente la aparición de todo tipo de procesos víricos o algunas disfunciones metabólicas como la hemocromatosis.

De una forma u otra, es importante conocer con sumo detalle las principales enfermedades hepáticas que existen para que así conozcamos los síntomas y el tratamiento que se le puede dar en la mayor brevedad posible. Aunque para ello, habrá que consultar antes a nuestro médico:

Esta enfermedad hepática es una de las más comunes en los países desarrollados, conocida médicamente con el nombre de cirrosis hepática. Alrededor de treinta mil personas al año mueren por esta afección y de ahí que sea muy importante atajarla cuando aparezcan los primeros síntomas.

Esta se caracteriza por que el hígado es incapaz de procesar grandes cantidades de alcohol provocando un desequilibrio químico dentro de las cavidades de este órgano.

Esto después se traduce en que las células del mismo se destruyen poco a poco. Todo este proceso se puede dividir en tres fases claramente diferencias:

  1. Hígado sumamente graso. Uno de los primeros síntomas de esta enfermedad es la aparición de un higado graso. Si se quiere revertir, lo mejor que se puede hacer es eliminar cualquier consumo de alcohol.
  2. Hepatitis alcohólica breve. Aquí se producen un aumento de las transaminasas. También se puede prevenir esta situación con la abstinencia de cualquier bebida alcohólica.
  3. Cirrosis grave. Todas aquellas personas que consumen entre 150 y 200 gramos de forma diaria durante al menos una década, es muy probable que puedan sufrir cirrosis. Esto les puede provocar incluso cáncer de hígado e incluso la muerte.

Los virus en el hígado también se pueden presentar de formar muy diferentes. Es por ello por lo que a cada uno de ellos se ha asignado una letra a cada una de estas enfermedades víricas:

  • Hepatitis A. Esta se suele transmitir de personas que están completamente sanas y entran en contacto directo con otras infectadas por este virus. Esta enfermedad se vincula a la falta de higiene personal, saneamiento deficiente o la ingestión de comida en mal estado.
  • Hepatitis B. Huelga decir que la hepatitis B es una infección que conlleva un riesgo de muerte muy alto o incluso la aparición de cáncer de hígado. Según la OMS, esta enfermedad es considerada como una de las más graves a nivel mundial. Y suele aparecer sobre entre las poblaciones de Asia Oriental y el África subsahariana. Se suele trasmitir de madres a hijos durante el periodo de gestación o a través del contacto entre ambos durante los primeros años de vida.
  • Hepatitis C. Este tipo de hepatitis también se suele coger a través de alimentos el mal estado o a través del contacto de la sangre entre dos personas. También se puede dar por la intoxicación de agujas infectadas o incluso al mantener relaciones sexuales.
  • Hepatitis D. Al igual que la anterior, este es un proceso vírico que también puede aparecer por el contacto de fluidos sanguíneos o por transmisión sexual. Entre sus síntomas más comunes, están fiebre alta, amillaramiento de la piel y ojos y orina de un tono demasiado oscuro.

Aparte de las dos enfermedades descritas arriba, hay otra que es enteramente hereditaria y por tanto solo se transmite de padres a hijos. Un claro ejemplo de este so ve con la que se llama hemocromatosis hereditaria (HH) y se caracteriza sobre todo por un aumento de la absorción de hierro a través de todo el intestino. Esto puede derivar después en graves casos de cirrosis, cardiopatía o diabetes.

Por su parte, la enfermedad de Wilson se caracteriza por un cúmulo excesivo de cobre en el hígado. Esto provoca irremediablemente un mal funcionamiento en el mismo. Y entre sus síntomas más claros cabe destacar insuficiencias respiratorias o la aparición de otras enfermedades hepáticas.

Por otra parte, también existen otras enfermedades del hígado -así como determinados trastornos y patologías- que igualmente destacan por ser comunes, aunque quizás menos conocidas que las anteriores. Puedes saber más sobre ellas a continuación:

  • Hepatomegalia: hígado agrandado
  • Hígado inflamado
  • Dolor en el hígado

El hígado inflamado es un trastorno muy común. Sus síntomas suelen ser muy diversos, algunas que las causas y el tratamiento para la inflamacion de higado. Descubre más sobre ello.

  • El hígado inflamado consiste en la inflamación y agrandamiento de este órgano.
  • Lo padecen muchas personas hoy en día. Su tratamiento médico depende de la causa de la inflamación.
  • Enfermedades hepáticas: Las principales enfermedades del hígado
  • Cáncer de hígado: qué es, síntomas, causas y tratamiento

Con el nombre de hepatomegalia se conoce médicamente a la inflamación del hígado. Es decir, cuando existe un agrandamiento o ensanchamiento del hígado más allá de lo que se considera como su tamaño normal. De esta forma, sus bordes superan sus límites considerados como normales, pudiendo causar a su vez determinadas molestias. No obstante, no siempre causa síntomas, de ahí que en muchos casos quizá no sea posible conocer que realmente el hígado está agrandado hasta que éste no evoluciona a etapas más graves.

De hecho, si la inflamación se deja progresar y se mantiene en el tiempo se pueden producir fibrosis, hasta progresar a cirrosis hepática, una afección aún más grave.

Si tenemos en cuenta la gran diversidad de funciones del hígado, en las que precisamente participa de forma activa este importantísimo órgano de nuestro cuerpo, nos damos cuenta en realidad de que son muchos los padecimientos que pueden llegar a afectarle, y que en definitiva pueden causar la presencia de un hígado inflamado. De hecho, se trata de una afección muy relacionada con el higado graso, pudiendo ser una de sus complicaciones principales.

Normalmente el borde inferior del hígado llega justo hasta el borde inferior de las costillas, sobre el lado derecho. Este borde suele ser en la mayoría de los casos delgado y firme, no siendo posible sentirlo con las puntas de los dedos cuando éstos se sitúan por debajo del borde de las costillas (a no ser que se tome una respiración profunda, en cuyo caso sí sería posible). Por tanto, el hígado está inflamado o agrandado si el médico puede sentirlo en esta área.

Como ya te comentábamos al comienzo de esta nota, nos encontramos ante un problema de salud más común de lo que se piensa, que médicamente es conocida con el nombre de hepatomegalia. Básicamente consiste en la inflamación hepática (o inflamación del hígado), lo que se traduce en que este órgano posee un tamaño mayor al considerado como normal.

Cuando el hígado se inflama es habitual que esté causado por otra enfermedad más grave, como por ejemplo podría ser como consecuencia de una acumulación excesiva de grasa en este órgano, o por una infección contraída por cualquiera de los virus que ocasionan hepatitis. No obstante, en la mayoría de las ocasiones no es fácil identificar la causa original que está causando la inflamación del hígado.

Cuando la inflamación del hígado no es grave, en la mayoría de los casos tiende a no producir síntomas. ¿Por qué? Muy sencillo: fundamentalmente porque el hígado no presenta terminaciones nerviosas. Pero cuando el hígado ha crecido mucho sí es posible notar algunas molestias o síntomas, sobre todo cuando éste empieza a invadir a otros órganos, como por ejemplo pueden ser el estómago o el páncreas.

Sea como fuere, cuando hablamos de los síntomas de la inflamación del hígado, podemos mencionar a los siguientes:

  • Sensación de malestar.
  • Dolor muscular.
  • Náuseas, con vómitos o mareos en ocasiones.
  • Dolor intenso.
  • Distensión abdominal.
  • Sensación de pesadez, situada en el abdomen del costado derecho.
  • Cuando el hígado inflamado avanza, se produce ictericia (consistente en la coloración amarillenta/anaranjada de la piel).
  • Cambio en el color de las heces o de la orina.

Las causas pueden ser en realidad sumamente diversas, dado que debemos tener en cuenta no solo la grandísima diversidad de funciones en las que participa y que realiza el hígado, sino que también existen muchos padecimientos, enfermedades y patologías que lo afectan.

Por tanto, las causas de la inflamación del hígado pueden ser las siguientes, sobre todo las más comunes:

  • Consumo de alcohol, lo que habitualmente genera a su vez hígado graso (conocida médicamente como esteatohepatitis hepática alcohólica).
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Hepatitis: A, B y C.
  • Insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Enfermedad por almacenamiento de glucógeno.
  • Mononucleosis infecciosa.
  • Sarcoidosis.
  • Carcinoma hepatocelular.
  • Síndrome de Reye.
  • Cirrosis biliar primaria.
  • Leucemia.
  • Enfermedad de Niemann-Pick.
  • Intolerancia hereditaria a la fructosa.
  • Esteatosis (hígado graso causado por obesidad, diabetes y triglicéridos altos).

El gen específico responsable de la anomalía que causa la enfermedad de Wilson ya ha sido identificado y se denomina ATP7B. Sin embargo, aún no se ha desarrollado una prueba genética simple para detectar la enfermedad de Wilson. Las pruebas son complicadas debido a que existen muchas posibles mutaciones de este gen.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son reducir la cantidad de cobre en los tejidos y manejar los síntomas de la enfermedad. El tratamiento se debe continuar durante toda la vida.

Se pueden utilizar los siguientes medicamentos:

  • Acetato de zinc (wilzin), el cual bloquea la absorción (ingreso) del cobre en el tracto intestinal.
  • Trientina (Syprine), la cual se enlaza (quelar) al cobre y lleva a un aumento en la eliminación de éste a través de la orina.
  • D-Penicilamina (Cupripen), la cual también se enlaza al cobre y lleva a un aumento en la eliminación de éste a través de la orina.

Algunas veces, los medicamentos que quelan el cobre, especialmente la penicilamina, pueden empeorar la función neurológica de la persona. Existen otros medicamentos bajo investigación que, de manera prometedora, se enlazarán al cobre sin arriesgar el posible empeoramiento de la función neurológica.

Adicionalmente, se recomienda una dieta baja en cobre evitando el consumo de champiñones, nueces, chocolate, fruta seca, hígado y mariscos. Se sugiere el consumo de agua destilada, porque la mayoría de las aguas de grifo fluyen a través de tubos de cobre. Además, a los pacientes se les aconseja evitar el uso de utensilios de cocina hechos de cobre.

Los síntomas se tratan en forma adecuada con ejercicios o fisioterapia y medidas de protección para las personas que presenten confusión o que sean incapaces de cuidar de sí mismas.

En los casos en donde se presente daño hepático grave a causa de la enfermedad, los médicos podrían considerar la posibilidad de un trasplante de hígado.

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo para la enfermedad de Wilson se pueden encontrar en: http://www.geneticalliance.org/ y http://www.wilsonsdisease.org/.

Se necesita tratamiento de por vida para controlar la enfermedad, la cual puede causar efectos mortales, especialmente la pérdida de la función hepática y efectos tóxicos del cobre sobre el sistema nervioso. En aquellos casos en que el problema no es mortal, los síntomas pueden producir discapacidad.

Complicaciones

  • Hepatitis
  • Cirrosis
  • Muerte de los tejidos hepáticos
  • Disfunción del bazo
  • Anemia
  • Aumento en el número de infecciones
  • Lesiones producidas por caídas
  • Pérdida de la capacidad para interactuar con otras personas
  • Pérdida de la capacidad para desempeñarse en el hogar y en el trabajo
  • Pérdida de la capacidad para cuidar de sí mismo
  • Pérdida de la masa muscular (atrofia muscular)
  • Contracturas articulares u otras deformidades
  • Incremento en el número de fracturas en los huesos
  • Efectos secundarios de la penicilamina
  • Efectos secundarios de otros medicamentos utilizados para tratar la enfermedad

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si hay síntomas que indiquen la posible presencia de la enfermedad de Wilson. Igualmente, se debe consultar con genetista si esta enfermedad está presente en la familia y la persona está planeando tener hijos.

Se recomienda la asesoría genética para las personas con antecedentes familiares de enfermedad de Wilson.

Epilepsia y convulsiones en las mascotas

Las convulsiones en los animales de compañía son un motivo relativamente frecuente de consulta al veterinario. Estos procesos causan gran preocupación en las personas que conviven con estos animales, pues si observar una convulsión es ya de por sí un hecho desagradable y angustioso, más aún si quien la padece es un ser querido. Realmente debe darse gran importancia a estos procesos, pues si no se controlan, pueden llegar a comprometer seriamente la vida del animal, lo cual no quiere decir que no podamos hacer nada por él, sino más bien al contrario. En la actualidad tenemos a nuestro alcance métodos diagnósticos y tratamientos con los que podemos identificar y tratar satisfactoriamente la gran mayoría de los casos.

Se calcula que la incidencia de los procesos convulsivos en la población canina se aproxima al 3%, y dentro de este grupo, en un 80% de los casos el diagnóstico final es de epilepsia, mientras que en el resto de pacientes las convulsiones son la manifestación de otro tipo de enfermedades. En el gato, la epilepsia es muy poco frecuente y, generalmente, los gatos que padecen convulsiones suelen tener otro tipo de patología que las origina.

Las convulsiones son procesos que pueden producir alteraciones en otros órganos como el corazón, pulmón o riñón, así como en el propio cerebro, que puede sufrir lesiones a causa de la propia convulsión. Por tanto, la presencia de convulsiones nos obliga a realizar un diagnóstico de la causa que las origina para poder instaurar el tratamiento de la manera más pronta posible. Para ello, como en otras enfermedades, pero quizá incluso con mayor motivo en estos casos, es fundamental la buena comunicación y colaboración entre veterinario y propietario.

¿Que se debe hacer ante una crisis convulsiva?

1. Mantener la calma.
2. Retirar los objetos que rodean al animal para evitar que se golpee.
3. Administrar la medicación que el veterinario ha recomendado.
4. Colocar al animal en un lugar fresco y ventilado.
5. Si tras varias dosis de la medicación la convulsión no cesa, acudir al veterinario.

1. Intentar agarrar al animal. No conseguiremos parar la convulsión y puede mordernos o arañarnos, pues no es consciente de lo que hace.
2. Administrar medicamentos no prescritos por el veterinario.
3. Dar de beber ni comer tras la convulsión.
4. Dar calor (estufas, mantas, etc.).

¿Qué es una convulsión?

Una convulsión es la manifestación clínica de un desequilibrio de la actividad eléctrica cerebral. La función de las neuronas, que son la célula principal del sistema nervioso, es transmitir y procesar información. Esto se lleva a cabo mediante la generación y transmisión de corrientes eléctricas y con la ayuda de unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Normalmente, en el cerebro existe un equilibrio entre los fenómenos de excitación y de inhibición en las neuronas.

Aunque el mecanismo por el que se origina una convulsión no se conoce en su totalidad, se sabe que tienen lugar debido a un exceso de estímulo excitatorio, a un aumento de la excitabilidad de las membranas celulares de las neuronas y a un fallo en los mecanismos de inhibición. Además, los neurotransmisores intervienen en la generación y propagación de la excitación. La consecuencia es un predominio del estado de excitación de las neuronas sobre la inhibición, lo que tiene como resultado la producción de una descarga eléctrica de tipo paroxístico en el cerebro, es decir, se produce una gran actividad eléctrica cerebral descontrolada. Esta actividad va a inducir los signos clínicos que observamos en un animal que convulsiona.

Se considera que un animal es epiléptico si padece convulsiones que se repiten a lo largo de su vida sin que exista una causa identificable, es decir, sin que exista otra enfermedad que sea el origen de estas convulsiones.

¿Cómo se manifiesta una convulsión?

No todas las convulsiones se manifiestan de la misma manera. La forma típica, que el propietario identifica fácilmente, es aquella en la que podemos observar una serie de signos: el animal sufre una alteración en su nivel de consciencia, se pone rígido, cae al suelo de lado, tiene movimientos de pedaleo con las extremidades, y de masticación con la mandíbula, puede existir salivación, dilatación de las pupilas, y defecación y micción incontroladas (puede ocurrir que aparezcan todos estos signos o sólo algunos).

Es frecuente que tanto antes como después de estos signos se observen alteraciones de comportamiento. En la fase previa el animal puede querer atraer la atención del propietario y estar intranquilo o, por el contrario, quedarse quieto o buscar un lugar para esconderse; tras la convulsión el animal puede tener también una fase de hiperactividad o de hipoactividad. Es frecuente observar que estos animales quieran beber agua o comer de modo exagerado (lo cual debe evitarse, pues pueden tener alterado el reflejo de la deglución y sufrir problemas respiratorios) y que sufran alteraciones transitorias en la visión o en la marcha que pueden durar minutos, horas o días.

Hay veces en las que estos movimientos involuntarios afectan sólo a un lado de la cabeza, a una sola extremidad, o a la extremidad anterior y posterior de un mismo lado, y puede parecer que no hay alteración en el nivel de consciencia del animal. Este tipo de convulsión puede, en un segundo momento, generalizarse y dar paso a una convulsión que involucre todo el cuerpo, como la mencionada anteriormente.

Existe otro tipo de episodios en los que quizá sea menos evidente para el propietario el identificarlos como procesos convulsivos. En estos casos los signos que se observan son movimientos y comportamientos estereotipados, como por ejemplo la marcha en círculo, correr en círculo persiguiendo la propia cola, perseguir sombras o moscas imaginarias, o tener accesos de agresividad. Estas alteraciones de comportamiento se observan particularmente en el gato. En estos casos es importante el diferenciar si estas alteraciones se deben a un problema neurológico, es decir, si la alteración que observamos tiene su origen en el cerebro, o por el contrario se tratan de un problema de comportamiento, ya que el manejo del paciente es diferente.

Derechos:Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos de forma gratuita, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puedes dirigirte a la dirección de correo electrónico info@temassobresalud.com

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos personales en mi página web TemasSobreSalud.com + info y Política de privacidad

La enfermedad de Graves – Basedow es una enfermedad autoinmune, aunque la mayoría de las personas la conocen por este nombre, de hecho se llama bocio tóxico difuso, y hay razones para ello. Al aumentar la actividad de la glándula tiroides, el metabolismo de los tejidos se intensifica, dando como resultado el aumento de tamaño […]

Si bien la mayoría de las personas que sufren Hashimoto saben la importancia de tener un panel tiroideo, el ultrasonido de tiroides es igualmente crucial. Es la modalidad de imagen más sensible disponible para examinar la glándula tiroides. Valiosísima como herramienta de detección y, sin embargo, muchos médicos no lo ordenan de manera rutinaria. Al […]

Probablemente sabes que los síntomas de Hashimoto pueden variar considerablemente de persona a persona. Pero ¿Sabías que los síntomas de Hashimoto en una persona pueden cambiar de año a año, mes a mes, semana a semana? Incluso día a día. Los brotes debido a los desencadenantes personales son sin duda un factor clave. Además, los […]

Hoy no he elegido un tema muy agradable para leer: El final del enfermo; pero la abuela de mi marido está en la última etapa de un cáncer y tiene una serie de síntomas que me gustaría compartir con ustedes para que puedan reconocerlos. Ojalá sea mas tarde que pronto, pero mientras tanto, nos podemos ir preparando. Ni siquiera sé si en pocas horas se producirá el fatal desenlace.

Mi suegra me cuenta todos los síntomas porque está preocupada y no entiende por qué el medico no quiere ingresarla en el hospital. Qué me queda decir a mí, pues que los síntomas son normales y que se está marchitando a marchas forzadas; es duro, pero es mejor saberlo antes de que suceda. No le quitará el sofoco ni el duelo tras el fallecimiento, pero puede ser más llevadero.

Por lo general, los síntomas que se pueden experimentar al final de la vida son dolor, disnea, fatiga, estertores y delirio

1. DOLOR: Muchos pacientes temen el dolor incontrolable durante la etapa final de la vida, mientras que otros (incluso los familiares y los profesionales de atención de la salud) expresan la preocupación de que el uso de opiaceos acelere la muerte, aunque varios estudios demuestran que no tienen relación.

2. DISNEA: La disnea es la falta de aliento o de aire; es un síntoma común durante los últimos días o semanas de vida. Se relaciona con la enfermedad avanzada.

3. FATIGA: La fatiga al final de la vida se presenta de múltiples formas. Los factores que pueden contribuir a la fatiga incluyen cambios físicos, en la dinámica psicológica y efectos adversos relacionados con el tratamiento de la enfermedad o los síntomas relacionados.

4. ESTERTORES: Se presenta cuando la saliva y otros líquidos se acumulan en las vías respiratorias superiores de un paciente que se encuentra demasiado débil como para aclararse la garganta. El estertor no parece ser algo doloroso, pero la relación que tiene este síntoma con la inminencia de muerte crea a menudo temor y ansiedad en las personas que están junto al lecho del enfermo. El estertor es un indicador de la muerte que se avecina, con una incidencia de aproximadamente 50% en la persona que está a punto de fallecer. Existen pruebas de que se puede reducir la incidencia de estertor si se evita la tendencia a hiperhidratar al paciente al final de su vida.

5. DELIRIO: Es un síntoma común en el moribundo. Hay dos presentaciones generales del delirio: hiperactivo e hipoactivo.

La forma hiperactiva del delirio incluye agitación, alucinaciones y desasosiego.

En el caso de la forma hipoactiva, el enfermo permanece absorto y quieto; esta forma de delirio puede no ser diagnosticada.

No existe una norma única en el cuidado del enfermo terminal; así que una recomendación puede ser útil para un enfermo pero no para otro; la información que proporcionaremos será individualizada a la situación de cada enfermo, atendiendo a sus necesidades y a la situación socioeconónomica familiar. Por ejemplo, si recomendamos que no se alimente a un paciente que no para de vomitar, puede ser entendido como una falta de profesionalidad y un desaire por parte de algunas familias, o se puede acoger de buena manera por parte de otras.

Si tienen dudas sobre los síntomas o quieren hacer alguna consulta en concreto, no duden en ponerse en contacto conmigo.

Ahora..pónganle una sonrisa al miércoles y ADELANTE con sus tareas!! 😀

Çon todo respeto los sintomas de Por lo general, dolor, disnea, en alzheimer no se dan en esta enfermedad, se dan a cualquier paciente terminal con o sin alzheimer y que sufren de enfermedad cardiaca o respiratoria, pero nada que ver on ES
la fatiga se da en terminales y no terminales y no es por vejez sino por alguna otra enfermedad con alzheimer o sin el,, estertores es provocado por secreciones asi q nada q ver con alzheimer. sino por problemas tumorales, pulmonares cardiacos renales etc y el delirio tampoco es sintoma terminal del alzheimer porque se da por muchas causas y hasta por un simple farmaco, en conclusion no existen los sintomas terminales en el enfermo con alzheimer lo q hay son en cada paciente sintomas provocados por alguna complicacion adyacente y esos pueden ser muy variados

Gracias por su aportación, Dr. Villa.

Tiene razón en lo que dice. Quizá debí puntualizar que la abuela de mi marido está en fase terminal de un cáncer y que los síntomas que refiero son generales y que se pueden dar o no en enfermos terminales de todo tipo. Cambiaré alguna cosa que lleva a equívoco como el título.

Gracias de nuevo por su puntualización.

Cuando llega el desenlace fatal, no obstante todo el esfuerzo desplegado como cuidador, te queda la sensación de que pudiste hacer algo más. Muchas gracias por tus aportes Eva, ¡Saludos!

Hola José; ese sentimiento de “podía haber hecho algo más” que comentas es muy común en el proceso del duelo. Las personas en duelo con frecuencia piensan en todas aquellas cosas que les hubiera gustado hacer y que no fueron posibles o que hubieran hecho de otra manera, incluso pensando que hubieran podido así evitar la muerte de su ser querido.

Este sentimiento es natural, comprensible y muy frecuente.

Un buenísimo artículo, Eva. Es impresionante.
Besitos!!

La verdad me apena leer lo que por necesidad o consuelo he buscado leer, ya que es el resultado de una busqueda en mi navegador motivada por la situacion agonica de mi abuela. Gracias por su aporte, pues no ha sido nada placentero pero si algo certero, y nos prepara simplemente a conformarnos con lo que vendra al ir marcando cada similitud de los sintomas aqui mencionados con los de nuestro pariente en cama.

Buenas tardes, Ángela; siento que haya descubierto mi blog en esta circunstancia; sólo espero que halle la información suficiente para que encuentre consuelo y sosiego en estos momentos.
Un abrazo!
Eva.

Hola mi hermana tiene solo 39 años no fumadora y tiene cancer en etapa 4…no quiere comer, vomita una especie de flema con sangre,constantemente olvida las cosas, episodios de mucha tos…verdad que nos estamos enfrentando a lo peor?? Muchas Gracias…

Hola Maylin; siento mucho por lo que estáis pasando.
Con respecto a tu pregunta, quiero que mi respuesta la tomes con reservas, porque yo no soy médico; sin saber qué tipo de cáncer padece tu hermana, te diré que los síntomas que refieres como aumento de tos, sangre en el esputo, una marcada pérdida del apetito y otros como fatiga, dolor en el pecho y dificultad para respirar, son comunes de la etapa final de cáncer de pulmón. los olvidos de los que hace referencia pueden ser consecuencia de una anemia, a consecuencia del propio cáncer o del tratamiento contra el cáncer.
Habla con su médico o enfermera y coméntale todos estas señales, para que le proporcionen un tratamiento que palie los síntomas y le procuren una buena calidad de vida.
Un abrazo muy fuerte.

HOLA,MI PADRE TIENE CANCER DE COLON,PERO LO TIENE ESTENDIDO AL HIGADO Y PULMON.
NUNCA HA BEBIDO NI FUMADO.VIDA SANA QUITADO LA ALIMENTACION QUE CREO QUE NO HA LLEVADO DIETA EQUILIBRADA.
EN DEFINITIVA,QUE ESTA LUCHANDO CONTRA EL CANCER DESDE OCTUBRE DEL 2012.
LE HAN IDO CAMBIANDO EL TRATAMIENTO,Y EL HA ESTADO BASTANTE BIEN HASTA HACE 10-12 DIAS QUE SE FATIGA MUCHISIMO,SE LEVANTA POR LAS MAÑANAS BIEN,PERO NADA MAS SALIR A LA CALLE SE FATIGA,NO CASI COME,VOMITA MUCHISIMO,LE DUELE LA CABEZA,NO CASI PUEDE DORMIR,LE DUELE EL RIÑON Y AHORA PARA POSTRE UN PIE SE LE ESTA HINCHANDO.
SUPONGO QUE ESTA TERMINANDO.ES MUY DURO DECIR ESTO,PERO CON 63 AÑOS VEO QUE SE ME VA.
ME QUEDA EL CONSUELO DE QUE DESDE BIEN PEQUEÑO QUE ERA YO,HE ESTADO CON EL A TODAS HORAS,HEMOS COMPARTIDO TODAS LAS AFICIONES,TRABAJO,CONVIVIDO AL 100 POR 100,Y ME SIGUE HACIENDO FALTA.
EN DEFINITIVA,QUE PENSAIS,QUE LE QUEDA POCO TIEMPO O ESTA CON ESPERANZAS??
NO DELIRA,PERO TIENE TODOS ESOS SINTOMAS,Y CON MUCHAS ILUSIONES DE HACER COSAS CON SU MUJER,HIJOS Y NIETOS.
NOSE,ME PARECE INCREIBLE LAS FUERZAS QUE TIENE PARA VIVIR Y A LA VEZ TODO LO QUE LE PASA.
UN SALUDO Y GRACIAS

Buenas tardes, Miguel; gracias por su consulta:
Ciertamente, los síntomas que comenta son propios de las últimas etapas; bien es cierto que los signos del cáncer de colon varían en función de la zona en la que esté ubicado el tumor; el cansancio intenso es un indicio que aparece en el cáncer de colon en estado avanzado; así mismo, en estos pacientes, pueden tener bloqueado el intestino a causa del tumor, por lo que las náuseas y los vómitos se vuelven crónicos; la falta de apetito, es otro de los síntomas y el más preocupante son los pies hinchados.
Mi sugerencia es que se ponga en contacto con el médico de cabecera y que le procure cuidados paliativos de forma regular porque puede necesitar el uso de compuestos de morfina, para que tenga un cierto descanso por la noche y durante el día esté lo más tranquilo posible recibiendo la medicación que precise.
Un fuerte abrazo!
Eva.

Mi mama’ va a hacer 3 meses ahora el 22 de octubre q fallecio de cancer de higado,a lo q estubo internada varias veces porq creiamos q en su antigua operacion de hace un a

o del cual le sacaron un tumor en los conductos biliares,y le dejaron 1 solo conducto se colapsaba,entoces nos decian q se producia una infeccion por causa de eso,en su ultima internacion nos dijeron unos dias antes q era cancer,y q estaba muy avanzado,a los 4 dias despues de verla sufrir y d no movernos de su lado fallecio..Siento q no hicimos todo lo posible y q no nos ayudaron demaciado!y al ser nuevos en esas cosas,REALMENTE NO entendiamos bien la cituacion,Me encanta este blog!porq asi como yo hay mucha gente q nesesito o nesesita de ayuda para saber de esta enfermedad!!Tengo a mi patron q tiene cancer d pulmon y hace una semana se hincho y le sacaron 4 litros de liquido,,Ayer lo internaron porq esta otravez inchado y. No tioene apetito. seta su etapa final??soledad

Hola Soledad, gracias por su pregunta;
yo no soy experta en cáncer; bien es cierto que escribí sobre el tema por una situación familiar que me hizo investigar sobre la enfermedad. Siento mucho el sufrimiento por su mamá; puede leer No puedo más: necesito ayuda para paliar mi sentimiento de culpa, donde verá reflejados los sentimientos que le abordan por pensar que no ha hecho lo suficiente en el cuidado de su madre; estoy segura de que lo hizo lo mejor que pudo y supo.
Con respecto al cáncer de pulmón que sufre su patrón, el exceso de líquido se produce como consecuencia del tumor en el pulmón; se puede acumular entre las dos capas pleurales (derrame pleural), comprometiendo el espacio que tiene el pulmón para expandirse y dando lugar a una insuficiencia respiratoria, motivo por el cual deben intervenirle y sacarlo. La pérdida de apetito también es usual en este tipo de cáncer, pero no quiere decir que esté en una fase final de la enfermedad.
Le recomiendo leer: Cáncer de pulmón, guía práctica
Un abrazo!
Eva.