reacciones adversas del zyvox

Existe un principio que dice que la gota no ataca articulaciones cercanas a la columna ni a mujeres premenopáusicas. Sin embargo, en medicina nada es una verdad absoluta.

En el cuadro típico de gota el paciente se despierta en la madrugada con dolor intenso en el dedo gordo del pie, el tobillo o la rodilla. El dolor va aumentando durante la noche a menos que tome un analgésico.
En muchas personas, el primer ataque de gota ocurre en el dedo gordo del pie. A menudo, el ataque despierta a la persona cuando está durmiendo. El dedo está muy resentido, enrojecido, tibio e hinchado.
Usando zapatos, el movimiento de las articulaciones o estando de pie pueden ser situaciones difíciles y muy dolorosas.

• Dolor
• Hinchazón
• Enrojecimiento
• Calor
• Rigidez en la articulación.

• El arco del pie
• Los tobillos
• Los talones
• Las rodillas
• Las muñecas
• Los dedos de la mano
• Los codos.

Un ataque de gota puede presentarse debido a situaciones estresantes, al abuso del alcohol o las drogas o debido a otra enfermedad. Los primeros ataques por lo general se mejoran dentro de un periodo de tres a diez días, aun sin que se inicie un tratamiento. Puede ser que el próximo ataque no ocurra hasta meses o años después.

Por los síntomas y los signos de la gota que incluyen:

• Hiperuricemia (altas concentraciones de ácido úrico en la sangre)
• Cristales de ácido úrico en el líquido de las articulaciones
• Más de un ataque de artritis aguda
• Artritis que se presenta en un día y produce hinchazón, enrojecimiento y calor en la articulación
• Ataque de artritis en una sola articulación, usualmente en el dedo gordo del pie, el tobillo o la rodilla.
• Para confirmar el diagnóstico de la gota, el médico puede tomar una muestra de líquido de una articulación inflamada para ver si hay cristales de los que se asocian con la gota.
• Antecedentes familiares positivos.

Los médicos usan diferentes tipos de medicamentos para tratar un ataque agudo de gota que incluyen:

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE)
Los corticosteroides, como la prednisona
La colchicina, que funciona mejor cuando se toma dentro de las primeras 12 horas de un ataque agudo.
A veces, los médicos recetan AINE o colchicina en pequeñas cantidades diarias para prevenir futuros ataques. También existen medicamentos que reducen la concentración de ácido úrico en la sangre.

Con el tratamiento apropiado, la mayoría de la gente con la gota puede controlar sus síntomas. Las altas dosis de las drogas antiinflamatorias sin-esteroides las siglas en inglés (NSAIDs) y las inyecciones de las drogas de corticosteroides en las articulaciones afectadas son los tratamientos más comunes. Los pacientes mejoran generalmente dentro de algunas horas del tratamiento, y el ataque desaparece totalmente dentro de algunos días. La colchicina o se puede utilizar en caso que las drogas antiinflamatoria sin-esteroides no controlen los síntomas, pero tienden a causar más efectos secundarios. Es importante que los pacientes aprender sobre su enfermedad y participen en su propio cuidado. El trabajo con los profesionales del cuidado médico permite que una persona comparta en la toma de su propia decisión y gane un sentido del control. Las técnicas del cuidado a uno mismo, incluyen; al manejo de la artritis, programas de ejercicio, el rebajamiento,, control de la tensión, comidas balanceadas y manteniendo el peso apropiado, tomando el cuidado de las articulaciones usando los dispositivos de asistencia para reclinar las articulaciones y para relevar la presión.

El ejercicio puede ayudar a aumentar independencia, a mejorar el humor, a disminuir dolor, a aumentar flexibilidad, a mejorar el flujo de la sangre, a mantener el peso apropiado y a promover buena salud en general. El ejercicio en una piscina o alberca del agua tibia es una opción excelente. La terapia física y ocupacional puede ayudar a las articulaciones a restaurar la fuerza y el aumento del movimiento común. Un terapista puede ayudar a diseñar un programa de ejercicio para resolver las necesidades específicas de las personas.
El descanso también es importante. La artritis puede causar la debilidad y cansancio del músculo. Un descanso o una siesta corta que no interfiera con el sueño de la noche pueden ayudar. Las técnicas de la relajación pueden ser útiles para controlar el dolor. Alguna gente encuentra quela reducción de la tensión y las respuestas físicas del cuerpo son provechosas.

Los dispositivos o aparatos de asistencia se pueden utilizar para reducir la tensión en ciertas articulaciones. Por ejemplo, los bastones y vendas o abrazaderas pueden ayudar a reducir la tensión en las rodillas. Los agarradores de frasco o tarro u otros aparatos pueden ayudar a reducir la tensión en las articulaciones pequeñas de las manos.

• Tomar los medicamentos como se los ordenó el médico.
• Decir al médico todos los medicamentos y vitaminas que están tomando.
• Programar las visitas de control con el médico.
• Mantener una dieta saludable y balanceada. Evitar los alimentos que son ricos en purinas y tomar bastante agua.
• Hacer ejercicio regularmente y mantener un peso saludable. Pregúntele a su médico cómo puede perder peso sin riesgos. La pérdida de peso rápida y extrema puede aumentar la concentración de ácido úrico en la sangre.

Si la gota no es tratada, otras condiciones pueden presentarse. El tofo (inflamiento del tejido fino por los cristales) causado por el ácido úrico se puede formar en los dedos del pie, los dedos de las manos o los codos. Los cambios permanentes en las articulaciones pueden ocurrir, y la enfermedad del riñón o las piedras del riñón pueden desarrollarse. Busque la asistencia médica inmediatamente si usted tiene una fiebre y alguna articulación está caliente e inflamada. Esto puede ser una señal de una infección. Un doctor debe ser visto si una persona experimenta un dolor intenso y repentino en alguna articulación, incluso si el dolor se ha quitado en uno o dos días.

No hay manera segura de prevenir la gota. Sin embargo, si hay diagnósticos temprano, los efectos que inhabilitan la gota se pueden prevenir con las medicinas, dieta apropiada, la pérdida del peso, limitando o evitando el alcohol y bebiendo bastantes líquidos.

Científicos recientemente han identificado tres genes relacionados con los niveles altos en sangre de ácido úrico que causan la gota, un paso que podría ayudar a identificar a las personas con un riesgo especial de desarrollar este común y doloroso tipo de artritis.
Los genes parecen estar involucrados en la forma en que los riñones manejan el ácido úrico. Conociendo su papel en el incremento del riesgo de gota, podría ayudar a inspirar el desarrollo de medicamentos que actúen sobre esos genes. Los hallazgos también indicaron que las pruebas genéticas podrían ser utilizadas para identificar a las personas con riesgo de padecer gota antes de que se desarrollen los síntomas.

El alcohol es la droga más consumida en nuestro entorno sociocultural, de la que más se abusa y la que más problemas sociales y sanitarios causa (accidentes de tráfico y laborales, malos tratos, problemas de salud, etc.).

Es un depresor del sistema nervioso central que adormece progresivamente el funcionamiento de los centros cerebrales superiores, produciendo desinhibición conductual y emocional. No es un estimulante, como a veces se cree; la euforia inicial que provoca se debe a que la primera acción inhibidora se produce sobre los centros cerebrales responsables del autocontrol.

Las bebidas alcohólicas se clasifican básicamente en dos grupos en función de su proceso de elaboración:

Bebidas fermentadas: Proceden de la fermentación de los azúcares contenidos en diferentes frutas (uvas, manzanas, etc.). Son, características de este grupo, la cerveza, la sidra y el vino. Su graduación alcohólica oscila entre 4º y 12º. Su descubrimiento fue casual, como resultado de la putrefacción natural de frutas almacenadas.

Bebidas destiladas: Resultan de la depuración de las bebidas fermentadas, para obtener mayores concentraciones de alcohol. Se trata de bebidas como el whisky, el vodka, la ginebra o el ron, y oscilan entre 40º y 50º. La destilación fue inventada en el siglo VII por los alquimistas árabes, de quienes procede el nombre de la sustancia, al-khol.

En los años noventa aparecieron en el Reino Unido unas nuevas bebidas conocidas como alcopops, consistentes en refrescos a los que se ha añadido alcohol. Su contenido alcohólico va de los 4º a los 15º. Actualmente extendidos por toda Europa, en España se comercializan con nombres como John Lemon.

La graduación de una bebida indica el volumen de alcohol etílico que contiene. Así, una botella de vino de 12º contiene un 12% de alcohol puro.

El alcohol, aun en dosis pequeñas, tiene una influencia muy negativa en la conducción. En todos los países desarrollados se hacen grandes esfuerzos para mentalizar a los conductores sobre los graves riesgos que para el tráfico entraña la conducción bajo los efectos del alcohol. Si tienes un accidente y das positivo, la compañía aseguradora de tu coche se 'lavará las manos'. Además puede haber repercusiones legales y a la multa se pueden sumar la retirada del permiso de conducir y hasta el ingreso en prisión. Pero a pesar de todo, casi la mitad de los accidentes mortales de tráfico están provocados por el alcohol.

En España mueren cada año 12.000 personas a causa de enfermedades o accidentes ocasionados o favorecidos por el consumo de bebidas alcohólicas. En Europa, el abuso de alcohol es responsable de una de cada cuatro muertes entre jóvenes varones de 15 a 29 años, fundamentalmente en accidentes de tráfico ocasionados por personas que conducen bajo los efectos del alcohol. Por esta causa mueren cada año en Europa 57.000 jóvenes.
Sin embargo, en términos generales, el consumo de alcohol está disminuyendo en la población española desde la década de los ochenta, gracias, entre otras razones, a una percepción social más clara sobre sus repercusiones sanitarias.

Los efectos del alcohol dependen de diversos factores. Podemos citar diez factores que influyen en la alcoholemia:

  • La cantidad y el grado de alcohol de la bebida.
  • El peso. Los efectos son mayores en las personas de menos peso.
  • El sexo y naturaleza. A igual peso y cantidad de alcohol, la mujer presenta, generalmente, un nivel de alcoholemia más elevado que el hombre.
  • La alimentación, tanto el tipo como la cantidad de alimento. El estómago lleno, sobre todo de alimentos grasos, dificulta la intoxicación.
  • El tiempo transcurrido desde la última ingesta.
  • La mezcla del alcohol con medicamentos, que potencian sus efectos tóxicos.
  • La cantidad y rapidez de la ingesta. La costumbre de beber alcohol moderadamente y con frecuencia hace que se tarde más en sobrepasar el límite de seguridad. A más alcohol en menos tiempo, mayor intoxicación.
  • La fatiga, la emotividad, la angustia, el embarazo o la menstruación y el consumo en horas nocturnas potencian los efectos del alcohol.
  • La edad. Beber alcohol mientras el organismo todavía se encuentre madurando, es especialmente nocivo. Los menores de 25 años y los mayores de 60 son más vulnerables al alcohol.
  • La combinación con bebidas carbónicas (tónica, Coca Cola, etc.), que aceleran la intoxicación

  • El reconocimiento del problema.
  • La desintoxicación.
  • Programas de rehabilitación.
  • Terapias de aversión / repugnancia.
  • Reconocimiento del problema

El tratamiento de las personas con una adicción al alcohol empieza por el reconocimiento del problema. El alcoholismo está asociado con la negación, lo que permite al paciente creer que no necesita tratamiento. La mayoría de las personas con una dependencia del alcohol acceden al tratamiento bajo presión de otros. Es muy rara la aceptación voluntaria de la necesidad de tratamiento. Es difícil conocer los mecanismos de defensa que han permitido seguir bebiendo a la persona con dependencia del alcohol y se requiere un enfrentamiento con la familia y personas allegadas.

Se debe convencer a la persona cuando está sobria, y no cuando está bebida o con resaca. Una vez que ha reconocido el problema, la abstinencia del alcohol es el único tratamiento. Además se pueden dar programas de soporte, rehabilitación, seguimiento etc. También suele ser necesario el tratamiento de la familia, porque el alcoholismo crea víctimas entre la gente allegada.

  • La desintoxicación

La desintoxicación es la segunda fase del tratamiento. El alcohol es escondido bajo control. Se establece una supervisión. Se recetan tranquilizantes y sedantes para aliviar y controlar los efectos de la abstinencia.

La desintoxicación puede durar de 5 a 7 días. Es necesario el examen médico de otros problemas. Son frecuentes los problemas del hígado y otros problemas en la sangre. Es muy importante seguir una dieta con suplementos vitamínicos. Pueden aparecer complicaciones asociadas a los síntomas físicos agudos, como depresión y otros problemas que deben ser tratados.

  • Programas de rehabilitación

Los programas de rehabilitación están para ayudar a las personas afectadas, después de la desintoxicación, a mantenerse en la abstinencia de alcohol. Estos programas incluyen diversos consejos, soporte psicológico, cuidados de enfermería y cuidados médicos. La educación sobre la enfermedad del alcoholismo y sus efectos es parte de la terapia. Muchos de los profesionales involucrados en estos programas de rehabilitación tienen que seguir programas de reciclaje.

  • Terapias de aversión / repugnancia

zyvox precio argentina

La ICP puede ser muy molesta para la mujer embarazada e incluso puede afectar al bebé. Hasta un 60 por ciento de las mujeres que padecen ICP tienen partos prematuros (antes de las 37 semanas de gestación). 2 Los bebés prematuros corren más riesgo de sufrir problemas de salud durante las primeras semanas de vida, de padecer incapacidades duraderas e incluso de morir. La ICP también aumenta el riesgo de nacimiento sin vida, aunque el riesgo es pequeño (uno al dos por ciento). 1 Es importante diagnosticar y tratar la ICP para evitar estos problemas potenciales.

Existen varios trastornos de la piel durante el embarazo que producen comezón, pero la mayoría no es perjudicial para la madre o el bebé. Mediante análisis de sangre es posible determinar si la comezón de la mujer se debe a la ICP. Estos análisis suelen medir varias sustancias químicas que reflejan el funcionamiento del hígado y la cantidad de ácidos biliares en la sangre de la madre.

La ICP suele tratarse con un medicamento llamado ácido ursodesoxicólico (Actigall®), el cual alivia la comezón, ayuda a corregir las anomalías de la función hepática y, en algunos casos, contribuye a evitar el nacimiento sin vida.

El profesional de la salud controlará regularmente al bebé (con ultrasonido y otras pruebas que miden el ritmo cardíaco) para observar si desarrolla dificultades, tales como anomalías en el ritmo cardíaco, a causa de la ICP. Si el bebé tiene dificultades, el médico puede recomendar adelantar el parto para reducir el riesgo de nacimiento sin vida. En algunos casos, el profesional de la salud también realiza una prueba llamada amniocentesis a las 36 semanas de gestación para observar el estado de maduración de los pulmones. Si los pulmones se han desarrollado lo suficiente para que el bebé pueda respirar sin ayuda, es posible que el profesional induzca el parto entre las 36 y 38 semanas de gestación para prevenir el nacimiento sin vida. 1

No se conocen bien las causas de la ICP aunque aparentemente las hormonas del embarazo y la herencia son factores que intervienen en este trastorno. La ICP parece darse con más frecuencia en los embarazos de mellizos (o más bebés), posiblemente debido a los mayores niveles hormonales. 1 Aproximadamente la mitad de las mujeres que padecen ICP tienen antecedentes familiares de trastornos hepáticos relacionados. 3

Por lo general, los síntomas de la ICP desaparecen por sí solos unos dos días después del parto. Sin embargo, alrededor del 60 al 70 por ciento de las mujeres afectadas vuelve a desarrollar los síntomas en embarazos posteriores. 1

¿Qué es la hepatitis?

La hepatitis es una inflamación del hígado, generalmente ocasionada por un virus. Existen varios tipos de virus que pueden causar hepatitis pero los más comunes son los virus de la hepatitis A, B y C.

Los síntomas de la hepatitis pueden ser de leves a graves aunque algunas personas infectadas no presentan ningún síntoma. Entre los síntomas más comunes pueden mencionarse los siguientes:

  • Ictericia
  • Fatiga
  • Náusea y vómitos
  • Malestar en la zona abdominal superior
  • Fiebre baja

Algunas personas que contraen hepatitis B o hepatitis C no eliminan el virus de su organismo y éste puede permanecer en su sistema de por vida. Las personas con una infección de hepatitis crónica tienen un riesgo mayor de tener enfermedad hepática grave o cáncer de hígado.

Cerca del 10 al 15 por ciento de las personas con hepatitis B, y al menos el 50 por ciento de aquellas con hepatitis C, desarrollan infecciones crónicas. 4 Las personas con hepatitis A no desarrollan infecciones crónicas.

No existen medicamentos para tratar las infecciones de hepatitis agudas (recientemente adquiridas). Hay medicamentos para tratar la hepatitis B y C crónica pero por lo general no se recomiendan durante el embarazo. 5

Existen al menos seis medicamentos antivirales que pueden utilizarse para tratar la hepatitis B. No se posee mucha información acerca de la seguridad de estos medicamentos durante el embarazo y se sospecha que algunos aumentan el riesgo de defectos congénitos y aborto espontáneo. Antes de comenzar a tomar cualquiera de estos medicamentos, las mujeres deben informar a su médico si están planeando un embarazo. Las mujeres que quedan embarazadas mientras están tomando alguno de estos medicamentos deben consultar a su médico. Tampoco se recomienda el uso de estos medicamentos durante la lactancia.

La hepatitis C crónica puede tratarse con una combinación de dos medicamentos antivirales (ribavirina e interferón pegilado alfa-2a). Se cree que estos medicamentos contribuyen a defectos congénitos y aborto espontáneo. Las mujeres deben evitar el embarazo mientras los están tomando y durante seis meses después de terminado el tratamiento. Las mujeres deben notificar a su médico inmediatamente si quedan embarazadas mientras están tomando estos medicamentos. Tampoco deben ser usados durante la lactancia ni por la pareja de sexo masculino de la mujer embarazada.

Por lo general, la hepatitis A no representa un riesgo para el bebé cuando la madre la contrae durante el embarazo. Rara vez se transmite de la madre al bebé durante el parto. 6 La hepatitis B es la que presenta el mayor riesgo durante el embarazo. Las mujeres que tienen el virus en el organismo (infección aguda o crónica) pueden transmitírselo al bebé durante el parto. En la mayoría de los casos, el riesgo es de aproximadamente 10 al 20 por ciento, aunque puede ser mayor si la mujer tiene altos niveles del virus en su organismo. 4 Los bebés infectados al nacer suelen desarrollar infección por hepatitis B y corren un alto riesgo de desarrollar enfermedad hepática grave y cáncer de hígado de adultos.

La hepatitis C se transmite al bebé durante el parto en sólo el cuatro por ciento de los casos aproximadamente. 5

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) recomiendan someter a todas las mujeres embarazadas a un análisis de sangre para detectar la hepatitis B. 5 Si se detecta que la mujer tiene hepatitis B aguda o crónica, es preciso vacunar al bebé contra la hepatitis B y suministrarle inmunoglobulina (que contiene anticuerpos que combaten la hepatitis) dentro de las 12 horas de nacido. Dicho tratamiento previene la infección en más del 90 por ciento de los bebés en riesgo. 5 Se le debe aplicar al bebé dos dosis adicionales de vacuna durante los primeros seis meses de vida. Los CDC también recomiendan vacunar a todos los bebés contra la hepatitis B antes de que abandonen el hospital, entre el primero y segundo mes de vida y nuevamente entre los seis y dieciocho meses de vida. 5

En la actualidad no hay forma de prevenir que la madre transmita la hepatitis C al bebé.

La hepatitis A por lo general se contagia a través de alimentos y agua contaminados. La gente que viaja a países en vías de desarrollo tiene mayor riesgo de contraer esta enfermedad.

Las hepatitis B y C se contagian mediante el contacto con sangre o fluidos corporales de una persona infectada. Esto puede suceder al compartir agujas empleadas para inyectarse drogas o al mantener relaciones sexuales con una persona infectada (aunque se cree que la hepatitis C no se transmite con frecuencia a través del contacto sexual).

La mejor defensa contra las hepatitis A y B es la vacunación. Las mujeres que planeen viajar a un país en vías de desarrollo deben consultar al médico para determinar si les conviene vacunarse contra la hepatitis A. Aún no se ha determinado si la vacuna contra la hepatitis A supone riesgos para el embarazo, pero se cree que no. 6

La vacuna contra la hepatitis B también se considera segura para el embarazo. Es conveniente que las mujeres que trabajan en el ámbito de la salud y la seguridad pública y otras mujeres en alto riesgo (como aquellas que viven con una pareja infectada) reciban la vacuna contra la hepatitis B antes o durante el embarazo.

No existe ninguna vacuna contra la hepatitis C.

Las mujeres también pueden protegerse contra las hepatitis B y C siguiendo prácticas sexuales no riesgosas y evitando el uso de drogas ilícitas inyectables y de elementos de higiene personal de otras personas que puedan tener sangre (hojas de afeitar y cepillos de dientes).

El síndrome HELLP es una complicación peligrosa del embarazo caracterizada por anomalías en el hígado y en la sangre. HELLP es la sigla en inglés de hemólisis (descomposición de los glóbulos rojos), enzimas hepáticas elevadas y bajo recuento de plaquetas (fragmentos de glóbulos rojos necesarios para la coagulación sanguínea). Se trata de una variante de la preeclampsia grave, un trastorno del embarazo caracterizado por hipertensión arterial y proteína en la orina. El síndrome HELLP se produce en aproximadamente el 10 por ciento de los embarazos complicados por preeclampsia grave. 7

Por lo general, los síntomas del síndrome HELLP se manifiestan en el tercer trimestre del embarazo aunque pueden comenzar antes. Los síntomas también pueden aparecer en las primeras 48 horas después del parto. Las mujeres embarazadas deben llamar a su médico si tienen los siguientes síntomas:

  • Dolor en el estómago o en la región superior derecha del abdomen
  • Náusea o vómitos
  • Malestar general
  • Dolores de cabeza

El síndrome HELLP afecta a menos del uno por ciento de las mujeres embarazadas. 8

El síndrome HELLP puede presentar riesgos graves para la madre y el bebé si no se lo trata rápidamente. En la madre puede causar daño y rotura del hígado (aunque esto último es muy poco frecuente), insuficiencia renal, problemas de sangrado, accidente cerebrovascular e incluso la muerte. Cuando se manifiestan complicaciones graves en la madre, es posible que la vida del bebé también corra peligro. El síndrome HELLP puede causar el desprendimiento de la placenta del útero antes del parto, lo cual pone en peligro la vida de la madre y el bebé, así como nacimiento prematuro.

El síndrome HELLP se diagnostica mediante análisis de sangre que miden los niveles de plaquetas, glóbulos rojos y varias sustancias químicas para determinar si el hígado de la mujer está funcionamiento normalmente.

Se puede tratar a las mujeres con síndrome HELLP con medicamentos para controlar la presión arterial y evitar convulsiones y, en algunos casos, con transfusiones de plaquetas. Casi siempre se induce el parto lo antes posible en las mujeres que padecen síndrome HELLP para evitar complicaciones graves. Si la mujer tiene menos de 34 semanas de embarazo, es posible que el parto se postergue unas 48 horas para que se la pueda tratar con medicamentos llamados corticosteroides. 9 Estos medicamentos aceleran la maduración de los pulmones del feto y contribuyen a prevenir las complicaciones de la premadurez. Algunos estudios sugieren que el tratamiento de la mujer embarazada hasta 48 horas con niveles más altos de corticosteroides que los utilizados para acelerar la maduración de los pulmones del feto puede mejorar los síntomas. 10

Se desconocen las causas del síndrome HELLP.

En la mayoría de los casos las anomalías de la sangre y el hígado desaparecen unos pocos días después del parto. Por lo general, las mujeres que han padecido el síndrome HELLP tienen menos del cinco por ciento de probabilidades de que les vuelva a suceder en otro embarazo. 9 Aparentemente, también tienen un riesgo mayor de sufrir otras complicaciones durante el embarazo como preeclampsia, desprendimiento de la placenta y parto prematuro. 9

zyvox precio argentina

tengo a mi gilguero ke ce a inchado y no ce mueve,ay algun remedio

buenas tardes mi cardenal tiene como ceguera tiene un punto blanco en el ojo y para esta temporada de muda le paso y no canta ni hace nada temo que se muera que le puedo dar

Si esta ciego, dale vitaminas y pon siempre la comida y el agua su alcance. Por ejemplo, TABERNIL.

Recogimos un gorrion bebe en la calle que aun no volaba y lo tenemos en casa hace una semana y tiene los ojitos como grices porfavor que alguien nos oriente que hacer porque no sabemos si eso se puede recuperar con algun medicamento o algo porque no puede ver le damos el alimento en el piquito es absolutamente dependiente y quisieramos que por lo menos comiera solito porque trabajamos fuera de casa y nos preocupa que tenga hambre y sed porque cuando trata de volar choca con las cosas y no queremos tenerlo siempre en una jaula se me parte el corazon de verlo como se desespera cuando escucha a los otros gorriones afuera y el no puede volarcon ellos por sus ojitos grisaceos casi celestes.

Mi cacatua esta sangrando de su colita es normal oh debo de comprarle medicina

como se trata el sangrado en las heces de las aves

hola me gustaria saber que enfermedad padece mi canario. sus pataitas se inflaman y se limpia muy a menudo. la hice una limpieza a la jaula por si eran parasitos. esta decaido y deja de comer. sus heces no me llaman la atención. gracias. espero su respuesta

Posiblemente ácaros, no se mueren con insecticida, requieren acaricidas, en las pajarerías venden pomadas con ivermectinas.

hola tengo un buenos días… tengo un pájaro llamado clarín ya tiene aproximadamente tres semanas con una bola en su pata y se ve muy hinchada lo he llevado con veterinarios y me comentan que es una infección.. por favor alguien que me diga que puedo hacer por el.. me da mucha tristeza verlo de esa manera…

buenas tardes gracias por la información,quisiera saver si alguien me puede decir que le pasa a mi cardenal rojo,tiene escamosas las patas,la piel alrededor de sus ojos y pico almenos un poco de ella no tiene plumas, tengo alrededor de 4 meses con el yson pocas las veces que lo he escuchado cantar, para mi opinion come muy poco y tampoco toma agua muy frecuentemente, sus heces se han visto blancascon amarillo, mas grandes de lo normal y lo he visto moviendo su cuerpo como queriendo defecar.este es el primer pajarito que tengo y no quiero que se muera por mi culpa,espero su respuesta.
mi correo electronico es: estreya_akustika97@hotmail.com

Hola! tengo un grave grave problema hoy vi a uno de mis canarios y tiene el cuello volteado hacia la derecha como si mirara al cielo pero no se no puede regresar su cuello …que le pasa. fui donde un veterinario pero no sabia que le habia pasado y en realidad no se que sucedio, el canario esta bien come bien porque sus amigos le dan de comer al pico pero bueno no se eso paso el dia de ayer…me gustaria saber que le paso y como le curo eso…quizas es algun problema en algun musculo o articulacion? como lo sano.
gracias =)

hola a mi me paso con dos crias rescatadas de la calle de jilgueros. los lleve al veternario los trato como una otitis. no soportaron la medicación. se murierón a las pocas horas. creo que el vetrinario no tenía la especalidad de las aves. me quede sin saber lo que era. Si alguien lo sabe que me lo diga. Gracias

ola a ver si me podeis ayudar mi canario tiene el cuello torcido, como si tubiera torticulis k puedo hacer?

Para Virginia, una cabeza ladeada puede ser sintoma de otitis. Revisa los palos en busca de piojitos, limpia y desinfecta todo. Aplica un producto insecticida apto para aves y dale vitamina B.

Ayuda!
Tengo una periquita hembra que al parecer tiene ácaros del pico porque presenta deformación en las uñas y en el pico (están creciendo excesivamente larg@s), le cuelgan escamitas de las patas y tiene como piel muerta en el pico y en el céreo, como si fuera lama o algo así, pero blanco y seco. Ahorita está en una jaula con división junto con otros 4 pericos, 3 adultos y uno bebé y su pareja (con la que está) ya está presentando algo de descamación en las patas y pico con esa lamita, voy a tener que separar a todos y lavar muy bien esa jaula poruqe ya se me han muerto 3 pajaritos, pero no se si sea de lo mismo, a ellos se les empezó a caer mucho las plumas y a uno le salió un tumor benigno en la cabeza, pero aún así no quero que contagie a nadie más, ahora la estoy tratando con Bioparacit Tópico de Marvell (tiene Ivermectina), pero quiero saber si la tintura de yodo u otra cosa le puede servir. Gracias y espero la respuesta de alguien.

…Gracias a los que por lo menos se hayan interesado en responderme. Bueno, para los que les esté pasando algo similar con periquitos u otras aves ésta enfermedad es la sarna, creo que la mencionan en el texto; mis periquitos y un gorrión jaspeado que ya se me estaba contagiando se han curado con Bioparacit Tópico y Vaselina en las áreas con escamas. Puedes ponerle a tu ave enferma (si tiene esto) los dos al mismo tiempo por un día, o sólo uno, la sarna se irá quitando poco a poco con una sola aplicación, pero si ves que a tu ave le siguen saliendo escamas y le siguen creciendo el pico y las uñas, vuelve a poner sólo uno de los dos en las áreas afectadas y continuar con el tratamiento hasta que desaparesca. Si las uñas y el pico de tu ave han quedado muy largos, puedes poner una lija alrededor de su percha. Las uñas pueden ser cortadas CON MUCHO CUIDADO con un cortador de uñas normal en buen estado. El pico debe ser rebajado por un especialista, y de preferencia las uñas también. Saludos y que todos tengan un buen día… También recuerden que lo mejor es llevar a nuestras aves enfermas al veterinario.

hola yo tambien te aconsejo que corte el pico un veterinario, pero no todos tienen experiencia con las aves domésticas. aprovecho para preguntarte si sabes que la puede ocurrir a mi canaria que pone huevos sin ser fecundada aunque esta con un macho jilguero. y se pasa todo el día piando desde el nido. Me da mucha pena. gracias

Hola: mira, no creo que sea algo malo para tu canaria, ya que las aves ponen huevos no fecundados (sin haberse apareado) en sus primeras nidadas; aunque también puede que los esté poniendo no fecindados por falta de vitamina E, calcio y otros nutrientes. Puedes dejar que la canaria empolle sus huevos, ya que puede que sí se esté apareando con el macho, pero no siempre lo hacen cuando tú los ves. Para ver si están fecundados puedes observarlos a partir del 5° o 7° día de incubación, se tornan más azulados. También hay otro método, pero éste tiene que ser con más cuidado: Tomas los huevos y los pones a trasluz de un foco o de una linterna, si el huevo se ve transparente por dentro o la yema está muy redodnda, no está fecundado, y si se ve la yema oscura o roja y el huevo casi no es muy traslúcido, tiene un pollito dentro. Hay otro método que no es muy fiable y es de más delicadeza: se toman los huevos y se sumergen en agua tibia o de la misma temperatura del huevo. El huevo que se hunde y se mueve un poco está fecundado, y el que flota y no se mueve, no. Se deben quitar los huevos no fecundados. Si te da cosa estar tocando los huevos (ya que las madres los pueden abandonar o destruir), puedes esperar a que pasen los 13 a 18 días de incubación, si en más tiempo (más de 20 días) no nace nada, debes retirar los huevos. También debes estar checando los huevos en el periodo de incubación para ver que no estén podridos. Cuando están podridos la cáscara se empieza a tornar negra u obscura, y por lo general las madres lo hacen a un lado, pero si no es así lo debes de retirar, ya que puede ser un foco de infección. Generalmente los pollitos de huevos fecundados pueden morir entre el día 11 y el 13.
Si ningun huevo estaba fecundado o todos murieron y los has retirado, pero la canaria sigue metida en su nido, sin empollar nada, debes sacar el nido por un tiempo, y volverlo a poner si observaste que tuvieron apareamiento o si quieres que vuelvan a criar.
Para solucionar la falta de nutrientes, debes darle una dieta más variada, con semillas diferentes, frutas, verduras, proteínas (pasta de huevo y mosco para aves u otros insectos), etc. así como complementos, tónicos y alimentos para postura y multivitamínicos. También, para que no falte el calcio, se le da hueso de jibia o piedra de calcio. Hay frutas, plantas, flores, tec. que tienen partes tóxicas para las aves, te doy un link con las plantas NO TÓXICAS: http://www.facebook.com/note.php?note_id=354153101304129 y las TÓXICAS: http://www.facebook.com/note.php?note_id=354140697972036
Que esté piando desde el nido puede significar que la canaria le esté pidiendo alimento para ella a su compañero, si el macho no responde a su llamado, ella saldrá a alimentarse. Es mejor poner los comederos y bebederos cerca del nido para que no le sea tan difícil salir y luego regresar, también facilitará al macho poder alimentar a su “esposa” y a sus crías, si responde el llamado que le hace la hembra.
También puedes intercambiar las parejas de aves que tengas (que sean de la misma especie o que puedan procrear entre ellas), para obtener mejores resultados por si alguno llegara a ser estéril o infértil.
Como ya he dicho, si la hembra no sale del nido y los huevos no nacen o ya han sido retirados, se debe sacar el nido por un tiempo, y volverlo a poner si observaste que tuvieron apareamiento o si quieres que vuelvan a criar.
Saludos, y si tienes más dudas no olvides en decirme. Espero haberte ayudado y suerte! 🙂

les encuentro el la parte de arriba..no en la cola,,un granito de puz…se lo saco y mejoran..de que viene eso..y que les doy..son 2 canarios naranja….gracias por contestar

HOLA A TODOS YO TENGO UN CLARIN QUE TIENE 6 CANTOS DISTINTOS ES MI CONSENTIDO, UN JILGUERO, UN CENZONTLE, UN MULATO, UN TIGRILLO LORA, UN MIRLO PRIMAVERA, Y UN CANARIO. TODOS CANTAN POR LA MAÑANA Y A LO LARGO DEL DIA. LOS CUIDO MUY BIEN Y DIARIO LES LAVO SUS RECIPIENTES DE ALIMENTACION Y LAVO LAS LAMINAS DE LAS JAULAS, TAMBIEN LIMPIO LOS PALITOS CADA SEMANA O LOS CAMBIO CUANDO ESTAN DAÑADOS, TODAS MIS JAULAS SON IGUALES DE TAMAÑO Y COLOR ES MUY IMPORTANTE LA LIMPIEZA ESTO EVITA INFECCIONES, NO ES BUENO ACOSTUMBRAR A LAS AVES A ESTAR ENCERRADAS TODO EL TIEMPO ESTO OCASIONA INFECCIONES RESPIRATORIAS O TRISTEZA Y COMO CONSECUENCIA DEJAN DE CANTAR YO DEJO MIS AVES AFUERA UNICAMENTE LAS TAPO CON UN TRAPO DELGADO PERO CUBRO MUY BIEN SUS JAULAS AMANECEN MUY CONTENTOS Y CANTAN DESDE LAS 7 AM HASTA LAS 7 PM DIARIO. MI CONSEJO ES QUE CUIDEN MUCHO A SUS MASCOTAS SE NECESITA TIEMPO Y PACIENCIA, CUANDO SE ACOSTUMBRAN A TI CANTAN CON MAS ENTUSIASMO HASTA PIDEN DE COMER, TE VEN COMO DE SU FAMILIA Y ESO NO TIENE PRECIO ES MUY GRATIFICANTE. SI NO TIENES LA PACIENCIA NECESARIA MEJOR NO COMPRES ANIMALITOS, ES MUY TRISTE VER MORIR A LAS MASCOTAS POR FALTA DE CUIDADOS TAMPOCO ES BUENO MEDICARLOS SI NO ES ESTRICTAMENTE NECESARIO, LA LIMPIEZA Y BUENA ALIMENTACION SON LA PRINCIPAL FUENTE DE ENERGIA Y SALUD. SUERTE PARA TODOS.


La anemia es una deficiencia de glóbulos rojos (eritrocitos) y/o hemoglobina. Esta carencia provoca un mal transporte del oxígeno en la sangre. Se diagnostica según un conteo de glóbulos rojos, un examen efectuado sobre una muestra de sangre. Si la carencia es de glóbulos rojos y de trombocitos o leucocitos (uno de los dos), se llama bicitopenia. Si los tres tipos de células están bajos en la sangre, se habla de pancitopenia.

Es importante mencionar que el número de glóbulos rojos y la tasa de hemoglobina son más bajos en las mujeres que en los hombres. El número de hematíes es normalmente de: 5 millones/mm³ en hombres adultos y 4,5 millones/mm³ en mujeres adultas y niños. La tasa de hemoglobina en sangre suele ser de: * 15 g/100 mL en hombres adultos y 13,5 g/100 mL en mujeres adultas y niños.

Los síntomas comunes de varias anemias son: astenia, cansancio muscular, disnea, polipnea, taquicardia, palpitaciones, palidez (particularmente a nivel de las conjuntivas), dolor de cabeza, vértigos falsos, lipotimia y excesivo cansancio. Al agravarse, las anemias provocan aturdimiento y una aceleración del ritmo cardíaco en el momento de hacer esfuerzos, incluso si éstos son poco intensos. Puede manifestarse también por dolores en el pecho.

Aunque hay muchos tipos de anemia debidas a otras causas, aquí vamos a centrarnos en las que tienen una causa nutricional. Las anemias nutricionales son llamadas ferropénicas, debido a que se producen por una carencia de hierro que puede ser provocada por su mala absorción, por su escasa ingesta debida a una malnutrición o a una dieta pobre en hierro (por ejemplo las de tipo vegetariano estricto), por déficit de vitamina B12 o folatos, o por pérdidas provocadas por hemorragias ocultas de tipo digestivo o menstruaciones abundantes. La malabsorción de hierro puede ser producida también por operaciones de cirugía bariátrica como el switch duodenal o el bypass gástrico

Ante los síntomas de la anemia se debe acudir al médico lo antes posible para que realice un análisis de sangre y pueda determinar las causas. Sin embargo, es posible evitar la anemia puramente nutricional si no hay otras causas asociadas (como la malabsorción debida a operaciones o enfermedades).

Hay algunos consejos nutricionales para evitar la anemia:

  • Mantener una dieta equilibrada y rica en hierro.
    • Carne roja, pollo e hígado: las mayores fuentes de hierro.
    • Pan y cereales.
    • Cocinar alimentos ácidos (como tomates o cítricos) en cacerolas de hierro.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina C (como los cítricos) cuando se consuman comidas que contengan hierro, ya que la vitamina C facilita su absorción.
  • Evitar alimentos que dificulten la absorción de hierro como té, café, salvado de trigo, ruibarbo, chocolate, chicle, vino tinto y productos lácteos.

Los alimentos más ricos en hierro son los siguientes (en orden, de mayor a menor): almejas en lata, cereales secos fortificados, ostras cocinadas, carnes de órganos (hígado, menudillos), sojas cocinadas, calabaza, fríjoles blancos, lentejas, espinacas, carne de vaca, sardinas, costillas, garbanzos, pato, paleta de cordero.

Nunca se deben utilizar suplementos de hierro sin antes acudir al médico para que diagnostique si efectivamente hay una carencia, ya que esto podría ocultar otros problemas de salud más serios. Además, el exceso de hierro puede ser peligroso y, en personas predispuestas a retener este mineral, puede causar problemas en el hígado.

Para anemias graves se utilizan concentrados de glóbulos rojos que son transfundidos a la sangre respetando la compatibilidad de los grupos y fenotipos sanguíneos.

El hígado, que pesa alrededor de tres libras (1,4 kg), es el órgano más grande del cuerpo. Si el hígado se daña o falla, el cuerpo dejará de funcionar rápidamente. Es esencial buscar los signos que indican que el hígado puede estar dañado o está en proceso de dañarse. Sigue leyendo para conocer diez signos de que tu hígado puede estar teniendo problemas.

Puedes sentir náuseas y malestar si tu hígado está dañado. Sin embargo, el malestar estomacal también puede ser señal de problemas médicos más leves, como depresión e intoxicación alimentaria. Si tienes malestar estomacal recurrente, el hígado puede estar teniendo problemas para deshacerse de las toxinas que se encuentran en tu cuerpo.

zyvox precio argentina

Hola, el viernes tuve consulta y el medico me dijo que la metformina, medicina para el azúcar, ha enfermado mi hígado, no se que hacer por favor ayudame

Primero, lo primero, y en este caso, lo primero es que te calmes, de lo contrario, todo va a ir a peor, ¿Te parece bien, Grace?

Aquí lo primero es saber qué medidas tomó el médico al respecto. Es decir, ¿Te retiro el medicamento?

Eso por un lado, por otro lado, podrías limpiar el hígado, hay varios métodos, pero eso depende de la persona, un método que a mí me gusta, tanto por lo efectivo, como por lo sencillo es:

Espero que mejores, si me mantienes informado, mucho mejor.

Ayuda por favor, mi mami esta enferma del hígado pero no quiere ir al doctor por el dinero, que hagoooooo.

Ayudenme por favor con alimentos o dietas. Les estaré muy agradecida.

Entiendo el problema del dinero, pero la salud es mucho más importante que el dinero, así que haz todo lo humanamente posible por que tu madre acuda al médico.

También puedes usar este remedio para recuperar el hígado:

Y también trata de reducir al mínimo los alimentos, es decir que coma poco y use esa mezcla, podrían ayudarle mucho, sin embargo, insisto en la necesidad de buscar ayuda médica, cueste lo que cueste.

Un saludo y gracias por comentar.

Que artículo tan instructivo, estoy agradecida por encontrarlo.

Mis exámenes de sangre salieron muy bien, pero se observa hepatomegalia, una hernia hiatal deslizante y una retrolistosis 1 – L5.

Yo me acerque al médico por fuertes dolores en el lado superior derecho del abdomen.

Por lo que leí en el artículo me sorprendió ver tantos síntomas que he tenido por largos años, como el rostro enrojecido.

Y el peso que aumenta cada día.

Vivo a dieta me alimento sin grasas, mucha legumbres y vegetales, pollo, pescada, fibra.

Sin embargo, tengo 44 y me siento de 60.

A raíz de conocer lo de la retrolistosis no me atrevo a hacer ejercicios físicos.

¿Será que puedo hacer bici?

Me podrán dar algún buen consejo.

Me enviaron un ultrasonido de hígado que me falta hacerlo.

Que artículo tan instructivo, estoy agradecida por encontrarlo. Mis exámenes de sangre salieron muy bien, pero se observa hepatomegalia, una hernia hiatal deslizante y una retrolistosis 1 – L5. Yo me acerque al médico por fuertes dolores en el lado superior derecho del abdomen. Por lo que leí en el artículo me sorprendió ver tantos síntomas que he tenido por largos años, como el rostro enrojecido. Y el peso aumenta cada día, vivo a dieta me alimento sin grasas, mucha legumbres y vegetales, pollo, pescada, fibra. Sin embargo, tengo 44 y me siento de 60. A raiz de conocer lo de la retrolistosis no me atrevo a hacer ejercicios físicos. Me podrán dar algún buen consejo. Me enviaron un ultrasonido de hígado.

Jacobo, buenas tardes, sabes me quede impactada con lo que acabo de leer, y a la vez mi y triste de no haber sabido esta información hace casi 3 años ya que mi mama por un mal diagnóstico falleció, el día 2 de agostó 2014.

Y tengo miedo dejame decir, ya que sufrió mucho y al final nos informaron que tenia cirrosis cuando no tomaba, pero si se automedicaba mucho, además de presentar sus ojos cierto matiz amarillento y sus puntitos rojos muy pequeños que ella decía eran lunares.

Como te expresó tengo miedo ya que yo vivo de milagro por una peritonitis aguda que sobreviví yo y mi hija hace 24 años, y pues me gustaría vivir sana, que me aconsejado.

Últimamente he tenido muchos malestares intestinales y me salta a la cabeza estos hechos tan trágicos que vivimos mi hermana y yo.

Me gustaría tu consejo. Gracias

Hola, Vane!
Lo primero es determinar la causa de los malestares intestinales, ¿Cuál ha sido el diagnóstico médico? Sin embargo, de entrada, te recomiendo que vigiles tu alimentación, más de un alimento es lo que está causando los malestares intestinales que sufres.
Además, sería conveniente que comenzarás a ayunar, el ayuno que sugiero es el ayuno frutal, es decir, compras unas tres o cuatro variedades de frutas y el Sábado te alimentas exclusivamente a base de las frutas que has comprado.
Procura no comprar más de 4 variedades, de tal forma que le des un respiro mayor al sistema digestivo.
Un saludo, gracias por comentar y necesito tu apoyo en la fanpage de la web con un ME GUSTA.
Jacobo.

Es realmente interesante e importante este articulo.

La ictericia es una enfermedad que no deja lugar a dudas de que el hígado está funcionando incorrectamente.

Cuando esta enfermedad está presente, el color de la piel cambia a amarillo y la parte blanca de los ojos también puede adquirir una tonalidad amarillenta.

La insuficiencia hepática debe ser tratada tan pronto como se conozca de su padecimiento para evitar complicaciones.

El tratamiento dependerá de la causa que lo produjo y incluso de los síntomas presentados.

Lo más importante es que sigas al pie de la letra las recomendaciones de tu médico.

Imagen principal cortesía de © wikiHow.com

5 alimentos recomendados para prevenir la osteoartritis

5 prácticas buenas para la salud del rostro

Puede ser espontánea o secundaria

Es una inflamación del tejido que recubre la pared interna del abdomen (peritoneo)
y la mayoría de los órganos abdominales; causada por la acumulación de fluidos corporales, sangre o pus en el abdomen.

Hay dos tipos de peritonitis:

  1. Peritonitis espontánea
  2. Peritonitis secundaria

    En general es causada por una acumulación de líquido en la cavidad peritoneal que suele ocurrir como consecuencia de una enfermedad hepática o renal grave.

    Los riesgos para la enfermedad hepática incluyen: Consumo excesivo de alcohol, hepatitis B o C y otras enfermedades que llevan a la cirrosis.

    Este tipo de peritonitis también se presenta en pacientes que reciben diálisis peritoneal por insuficiencia renal.

    También puede presentarse como consecuencia de una infección, inflamación o lesión de los intestinos como ser diverticulitis o apendicitis.

    El tratamiento depende de la causa:

    • Cuando la causa de la peritonitis es un cuerpo extraño como un catéter de los utilizados para la diálisis peritoneal, la cirugía puede ser el tratamiento adecuado
    • Cuando hay deshidratación puede ser necesaria la terapia intravenosa
    • En casos de peritonitis espontánea causada con enfermedad ranal o hepática, la administración de antibióticos puede ayudar a controlar la infección

    El pronóstico en general es favorable, pero la enfermedad hepática o renal puede complicar la recuperación.

    Se trata de una peritonitis secundaria porque es consecuencia de otra afección, generalmente a la diseminación de una infección desde el tubo digestivo.

    • Las bacterias pueden ingresar al peritoneo por una perforación en el tubo digestivo. Este orificio puede ser consecuencia de un apéndice perforado, un color perforado, una úlcera estomacal, una lesión o una herida por arma blanca o arma de fuego
    • También puede ser causada cuando la bilis o los químicos que son segregados por el páncreas, se filtran hacia el revestimiento de la cavidad abdominal
    • La inflamación de la cavidad peritoneal causada por bacterias puede provocar infección del torrente sanguíneo
    • Los contaminantes extraños como por ejemplo un catéter usado para la diálisis peritoneal o una sonda de alimentación que penetra en la cavidad peritoneal, puede también causar peritonitis secundaria
    • La peritonitis secundaria puede afectar a bebés prematuros con enterocolitis necrosante

    En general la cirugía es necesaria para eliminar fuentes de infección como un apéndice inflamado, un intestino infectado o un absceso.

    • Líquidos por vía intravenosa
    • Antibióticos
    • Sonda onda nasogástrica
    • Analgésicos

    El pronóstico depende de la causa de la peritonitis, de la duración de los síntomas previo al tratamiento y del estado de salud general del paciente. Las expectativas pueden variar desde la completa recuperación hasta una infección abrumadora y hasta la muerte.

    ¿QUÉ ES EL HÍGADO GRASO?: Concepto general

    El término hígado graso se refiere a una amplia gama de alteraciones del hígado. La alteración fundamental es la acumulación excesiva de grasa en las células del hígado. Lo mas corriente es que se deba al consumo de alcohol. Sin embargo, en los últimos años se ha reconocido que una gran parte de los pacientes con hígado graso no beben. Por lo tanto, se ha acuñado entonces el término hígado graso no alcohólico (HGNA). El término "no alcohólico/a" se utiliza porque el HGNA y la esteato hepatitis no alcohólica (EHNA), determinan alteraciones del hígado en muchos aspectos similares a las que se pueden ver en personas que beben alcohol en forma excesiva aunque ocurren en los individuos que no consumen alcohol o lo hacen en cantidades mínimas. En esta sección se entregan los datos fundamentales sobre el HGNA aunque muchos de ellos son aplicables para el hígado graso producido por el consumo exagerado de alcohol.

    En una primera fase de la enfermedad ocurre la acumulación de grasa sin producir inflamación en el tejido hepático (no hay inflamación ni daños significativos del órgano). A ello se le llama hígado graso simple (también se usa el término esteatosis hepática). La presencia de grasa cambia en forma muy importante el aspecto (Figura 1) y la función del hígado, pudiendo ocasionar inflamación hepática. Cuando esta ocurre se da lugar a la llamada esteatohepatitis no alcohólica (EHNA). La trascendencia de la EHNA radica en su potencial progresión hacia la cirrosis hepática, considerada una etapa avanzada de la enfermedad.

    ¿CUÁL ES EL ESPECTRO DEL HGNA?

    El espectro de alteraciones propias del hígado graso no alcohólico (HGNA) comienza con el hígado graso simple, considerada la anormalidad inicial en el HGNA. El hígado graso simple implica la sola acumulación de grasa en las células del hígado sin la presencia de inflamación o cicatrices en el órgano (fenómeno también llamado fibrosis hepática). La grasa se acumula en gotas dentro de las células del hígado y se compone principalmente de un tipo particular de grasa llamada triglicéridos. El hígado graso simple es una condición (benigna) e inofensiva, que significa que por sí mismo, no causa ningún daño significativo del hígado. La etapa siguiente en grado de severidad en el espectro del HGNA es la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA ). Afortunadamente, solamente una fracción pequeña de los pacientes con hígado graso simple desarrollará EHNA. Según lo mencionado, la EHNA implica la acumulación de la grasa en las células del hígado así como la presencia de inflamación del hígado. Las células inflamatorias pueden dañar o destruir las células del hígado (necrosis hepatocelular). La evidencia disponible sugiere que la EHNA, en contraste con el hígado graso simple, no es una condición inofensiva. Esto significa que la EHNA puede conducir en última instancia a que ocurran cicatrices en del hígado (que resultan de la muerte de las células de este órgano) y se progrese entonces a una fase avanzada e irreversible en la que el hígado tiene extensas cicatrices, se endurece y no puede funcionar normalmente. Ello corresponde a la cirrosis. La cirrosis causada por la EHNA es la última y más severa etapa en el espectro de HGNA. La cirrosis puede dar origen a complicaciones graves que incluyen el cáncer hepático y pueden determinar la necesidad de un trasplante. Aun no se conoce con exactitud la dinámica de progresión desde HGNA simple a EHNA y de EHNA a cirrosis. Sin embargo, individuos que desarrollan cualquiera de las tres etapas del HGNA (hígado graso simple, EHNA, o cirrosis, Figura 2) poseen factores de riesgo comunes.

    ¿CUAL ES LA CAUSA DEL HGNA?

    La causa fundamental del HGNA parece ser la llamada resistencia insulínica. Esto significa que el organismo no maneja apropiadamente el azúcar que se consume en la dieta. Ello produce un exceso de azúcar en la sangre similar, pero menos marcado, a lo que ocurre en la diabetes. El Hígado y el páncreas detectan el exceso de azúcar en la sangre lo que produce un aumento de la insulina y finalmente acumulación de grasa en el hígado. El hígado acumula el exceso de azúcar en forma de grasa pues esta es la forma de almacenar energía cuando hay exceso de ella.

    ¿CUALES SON LOS FACTORES DE RIESGO PARA EL HGNA?

reacciones adversas del zyvox

Se refiere a un amplio espectro de daño del hígado, que van desde una simple acumulación de grasa (esteatosis) a acumulación de grasa con inflamación del hígado (esteatohepatitis), fibrosis avanzada y cirrosis.

Está fuertemente asociada con el síndrome metabólico (obesidad + resistencia a la insulina + grasas aumentadas en sangre).

El hígado graso no alcohólico sin cirrosis no produce síntomas.

Algunos pacientes reportan algunos síntomas abdominales generales que pueden o no estar relacionados con cambios en el hígado.


Este tipo de hígado graso por lo general se asocia con:

  • Obesidad.
  • Niveles anormales de lípidos (colesterol alto).
  • Diabetes.
  • Presión arterial alta.
  • Prediabetes.
  • Síndrome metabólico.

El hígado graso no alcohólico se presenta en un 10 al 24% de la población general.

Entre los obesos la frecuencia de hígado graso se incrementa entre un 57 y 74% de los casos.

En los niños el hígado graso alcanza un 2.6% de la población infantil, elevándose entre un 22 y un 52% en los niños con obesidad.

Usted esta en riesgo de desarrollar hígado graso si:

  • Tiene sobrepeso o obesidad, especialmente si tiene mucha grasa alrededor de la cadera.
  • Tiene elevadas las grasas en sangre (colesterol alto, triglicéridos altos)
  • Tiene Diabetes tipo II.
  • Tiene Prediabetes.
  • Tiene hipertensión arterial
  • Fuma

Hígado graso es la causa más común de enfermedad del hígado en niños y adolescentes.

En los niños el hígado graso alcanza un 2.6% de la población infantil, elevándose entre un 22 y un 52% en los niños con obesidad.

La enfermedad del hígado graso se puede encontrar en niños de tan sólo cuatro años de edad.

  • Las posibilidades de desarrollar hígado graso aumentan con la edad, por lo tanto es más común en los adolescentes.
  • El hígado graso es más común en niños que en niñas (2:1)
  • Es màs común en niños de la etnia latina.
  • El hígado graso en niños es más frecuente cuando uno de los padres tiene esta enfermedad.

El diagnóstico del hígado graso no alcohólico generalmente se sospecha en personas con:

  • Exámenes de laboratorio que muestran elevación de los niveles de transaminasas sin la presencia de síntomas
  • Hallazgos radiológicos de hígado graso, o
  • Palpación por el médico de un hígado más grande de lo normal en forma persistente e inexplicable

La enfermedad del hígado graso generalmente presenta alteraciones leves o moderadas de las pruebas hepáticas:

  • Alanina transaminasa (ALT)
  • Aspartato aminotransferasa (AST)
  • Gamma-glutamil transpeptidasa (GGT)

Al examen físico el médico puede palpar el hígado más grande de lo normal.

Un ultrasonido o ecografía del hígado puede mostrar la presencia de un hígado graso.

  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética

En algunos casos, el médico puede recomendar una biopsia hepática, un procedimiento donde el médico inserta una aguja en el hígado y extrae una muestra de tejido que luego se examina con un microscopio.

La biopsia hepática es la mejor herramienta de diagnóstico para confirmar la enfermedad de hígado graso no alcohólica, además, proporciona importante información sobre el pronóstico de la enfermedad.

  • Hígado graso o el almacenamiento de grasa en el hígado
  • Esteatohepatitis no alcohólica o hígado graso con inflamación en el hígado
  • Cirrosis debido a enfermedad por hígado graso no alcohólico caracterizada por hígado graso con inflamación y gran cantidad de tejido cicatrizante en el hígado.

El hígado graso es una enfermedad de evolución crónica y progresiva. La mayoría de los pacientes con hígado graso no alcohólico tienen una evolución benigna.

Sin embargo, si se deja sin tratamiento, la enfermedad por hígado graso no alcohólico puede progresar a una enfermedad más avanzada, como la esteatohepatitis no alcohólica, que puede evolucionar a fibrosis, cirrosis e, incluso, cáncer de hígado en algunos casos.

La progresión de la enfermedad por lo general toma décadas, y depende de una combinación de factores genéticos y ambientales.

Para prevenir el hígado graso no alcohólico la clave para la mayoría de personas es el mantenimiento de un peso saludable mediante:

  • Una dieta saludable (baja en grasa, baja en colesterol )
  • Limitando los azúcares simples, y
  • Haciendo ejercicio regularmente.

El aumento de la duración y frecuencia de ejercicio para que coincida con la ingesta de calorías le ayudará a mantener el peso y un incremento de ejercicio le ayudará a perder peso.

Si usted tiene sobrepeso u obesidad las pruebas de detección de hígado graso puede incluir análisis de sangre para pruebas de funcionamiento del hígado y un ultrasonido o ecografía.

Si existe la preocupación de que usted tiene la forma inflamatoria del hígado graso o esteatosis hepática no alcohólica, será necesaria realizarse una biopsia del hígado.

Si usted tiene cirrosis como consecuencia de la esteatosis hepática no alcohólica su médico hablará con usted acerca de las pruebas adecuadas.

El tratamiento es sintomático y mayormente de soporte.

Se basa en hidratación, y en casos mas severos, se requiere hospitalización, con reposición de líquidos y electrolitos, y suplementos vitamínicos (tiamina) 1.5 mg diarios para prevenir la encefalopatía de Wernicke y soporte nutricional, bien sea parenteral o enteral sobretodo cuando la embarazada no mantiene su peso debido al vómito (2).

Ninguna medicación está aprobada por el FDA para la hiperémesis en la embarazada de allí que se deben utilizar los que tengan menos efectos colaterales.

Se han utilizado fármacos como la prometazina, metoclopramida, ondansetron, proclorperazina o combinaciones de Droperidol y didenhidramina, así como piridoxina (vitamina B6) (2,4).

El uso de esteroides es controversial. Se ha utilizado otros productos como jengibre en polvo (1gr diario) Otras opciones como la acupuntura e hipnosis han sido efectivos en casos selectos (11,12,13).

Dieta: Se aconseja, raciones pequeñas y frecuentes, bajas en grasa, y rica en carbohidratos, ya que son mejor toleradas, así como líquidos fríos y bebidas carbonatadas (4).

Favorable y no difiere de la población general. En casos severos, puede haber bajo peso al nacer.

Complicaciones muy raras son la encefalopatía de Wernicke, Mallory Weiss, ruptura esofágica, hemorragia retiniana, neumomediastino espontáneo (4,14).

2. COLESTASIS INTRAHEPATICA DEL EMBARAZO. (CIE) De las afecciones hepáticas propias del embarazo, ésta es la enfermedad hepática mas frecuente. También conocida como Colestasis Obstétrica. Es la segunda causa de ictericia, durante el embarazo, después de las hepatitis virales. Su prevalencia es de 1/1000 a 1/10.000 embarazos, siendo más frecuente en Asia, Chile y países escandinavos (14,15).

Se trata de una condición benigna, autolimitante, que suele debutar en el segundo o tercer trimestre del embarazo, con resolución completa después del parto.

Incluye mujeres con antecedentes de colestasis secundaria al uso de anticonceptivos orales, edad materna avanzada, multíparas, e historia familiar de colestasis del embarazo (5).

Existen evidencias de que la CIE está asociada con un transporte anormal de bilis, a nivel de la membrana canalicular y la etiología de este defecto puede ser multifactorial donde están involucrados factores genéticos, hormonales y ambientales (3,4,5).

Aparentemente existe una interacción entre una disfunción en los transportadores de ácidos biliares canaliculares, determinada genéticamente y niveles elevados de hormonas.

La CIE está asociada con mutaciones en los transportadores de fosfolípidos, conocidos como la proteína 3 multidroga resistente (MDR-3, ABCB4) y de la bomba exportadora de sales biliares (BSEP,ABCB11)) que aumentan la sensibilidad a los estrógenos, los cuales, causan disfunción del transporte de los ac biliares.

La proteína 3 multidroga resistente, es el transportador más importante de los fosfolípidos, a traves de la membrana canalicular. Mutaciones en este gen, conduce a disfunción en el transporte y por ende un incremento sérico de los ácidos biliares, que son muy tóxicos.

Se han identificado por lo menos 10 diferentes mutaciones del MDR-3, asociadas con la CIE (16,17).

El transporte materno-fetal a través de la placenta se hace deficiente, de manera que se elevan los niveles tóxicos de ácidos biliares en el feto.

Este aumento de ácidos biliares, afecta la contractibilidad del miometrio, así como vasoconstricción de las venas coriónicas en la placenta que puede contribuir a distres fetal y prematuridad (3,17).

Los estrógenos actúan sobre los hepatocitos, disminuyendo la permeabilidad de la membrana y la captación de ácidos biliares por el hígado, induciendo colestasis e inhibición de la bomba exportadora de de sales biliares (17).

Ya vimos como la CIE aparece principalmente durante el tercer trimestre del embarazo, momento en que las concentraciones séricas de estrógenos y progesterona alcanzan su nivel más elevado.

Se ha evidenciado un aumento de la permeabilidad intestinal en pacientes con CIE, pudiendo incrementarse la absorción de endotoxinas bacterianas, con la liberación de citokinas, que dan inicio a la cascada inflamatoria del hígado (17).

El síntoma cardinal es el prurito, sobretodo nocturno, que aparece en las palmas y plantas, para luego generalizarse, que generalmente desaparece 48 horas después del parto.

La anormalidad de laboratorio mas sensible es la elevación de los niveles séricos de ácidos biliares totales, a expensas del acido cólico, mas que del ac quenodesoxicólico en 10 a 25 veces el valor normal.( > 10umol/L )

Las aminotransferasas pueden estar moderadamente elevadas, inferiores a 1000UI/L.

En 10% a 20% de los casos se observa hiperbilirrubinemia, usualmente menor de 6mg/dL.

Las fosfatasa alcalinas pueden estar elevadas en 60% de las pacientes en 2-3 veces el valor normal, sin embargo no este no es un parámetro de valor diagnóstico, debido a la producción placentaria y ósea de la fosfatasa (3,17).

Rara vez es necesario realizar biopsia hepática en estas pacientes, y en caso de realizarla los hallazgos histopatológicos, se caracterizan por colestasis sin inflamación, con tapones de bilis en los hepatocitos y canalículos especialmente en la zona 3.

El pronóstico materno es bueno, sin embargo esta entidad está asociada con una elevada morbimortalidad fetal. Niveles elevados de ácidos biliares en la madre están asociados con mayor morbimortalidad fetal, siendo el nivel mayor de 40umol/L, el más asociado con complicaciones fetales (18).

Las complicaciones fetales más importantes son (17):

Parto prematuro: Ocurre en 19% -60% de los casos y la prematuridad está asociada con el momento de aparición del prurito. Cuanto más temprano aparece el prurito, mayor es el riesgo de parto prematuro.

El objetivo del manejo es mejorar el resultado obstétrico final y reducir los síntomas maternos, sopesando riesgos de prematuridad vs feto muerto.

En la decisión de inducir el parto se debe tomar en cuenta, la severidad de los síntomas maternos (principalmente prurito), la edad de gestación y el estado del cervix.

La diferencia entre una insuficiencia hepática súbita y una cirrosis es que la estructura básica del hígado no se altera en la insuficiencia hepática. De modo que cuando las células del hígado se regeneren volverán a tener la estructura idónea para el normal funcionamiento del hígado.

Muchos virus son capaces de atacar al hígado y de producir como consecuencia la inflamación del hígado, es decir una hepatitis.
El más común es el llamado virus de la hepatitis A, pero hay otros como el de la hepatitis B, C, etc.

El virus de la hepatitis A es un diminuto virus de ARN que normalmente es transmitido por enfermos a través de la comida o la bebida infectadas. Se ha observado que los casos aumentan en otoño, y los más infectados suelen ser niños y jóvenes.
Hay un período de incubación de dos a siete semanas ente el contacto con el virus y la aparición de la hepatitis. Antes de aparecer los síntomas se suelen excretar por los infectados un gran número de virus en las heces, y esto puede provocar que se transmita la enfermedad a otros antes de que se den cuenta de su enfermedad.

Los pacientes con hepatitis A no desarrollan enfermedades hepáticas crónicas ni se convierten en portadores crónicos.

La hepatitis B, también llamada hepatitis serosa, la provoca un virus de ADN mayor que el de la hepatitis A. El contagio en este caso se produce a través de productos sanguíneos o secreciones.

La saliva, el semen, las lágrimas, secreciones vaginales, jeringuillas contaminadas, la leche materna y las transfusiones de sangre puede transportar el virus de la hepatitis B. El virus puede ser transmitido por un beso y por relaciones sexuales.

Un problema asociado a la hepatitis B es que el paciente una vez infectado puede transportar el virus y puede infectar de por vida.
El período de incubación de la hepatitis B es más largo que el de la hepatitis A.

Durante la primera semana el paciente se siente mal, cansado, mareado y con dolores articulares. Se suele presentar un desagrado por las comidas grasientas. Tras una semana, el paciente puede que se sienta mejor, pero aparece la ictericia y el hígado puede llegar a estar blando al tacto. La ictericia se aprecia en el blanco de los ojos y en las palmas de las manos.

Al hacer un recuento sanguíneo aparecerá un aumento de bilirrubina y de las enzimas hepáticas (transaminasas).

Por lo general, un 1% de los pacientes de hepatitis B mueren de insuficiencia hepática aguda, debido a la mayoritaria destrucción de células hepáticas. Otros enfermos de hepatitis B se convierten en portadores crónicos del virus o desarrollan una enfermedad crónica del hígado.

El hígado en uno de los principales órganos del cuerpo, el cual se encuentra en la parte superior derecha del abdomen y se divide en derecho e izquierdo. Está compuesto por hepatocitos y tiene las funciones de procesar nutrientes que se absorben en el intestino, eliminar las sustancias tóxicas de la sangre, producir bilis para digerir los alimentos y crear proteínas que ayudan al proceso de coagulación.

La enfermedad hepática puede ser benigna, como es la presencia de quistes hepáticos o hemangiomas, cuyo tratamiento dependerá del tamaño de la lesión, de la localización y los síntomas que provoque, o maligna, como las lesiones provocadas por metástasis de cánceres de otros órganos o cánceres primarios del propio hígado como el carcinoma hepatocelular.

En algunos casos, los tumores del hígado aparecen sobre pacientes que ya han sufrido una enfermedad hepática, como cirrosis o hepatitis B o C. Por esto, es fundamental el seguimiento de los pacientes con estos antecedentes para la detección precoz de posibles cánceres.

  • Carcinoma hepatocelular. Es el más frecuente, sobre todo en hombres de entre 60 y 70 años. Suele originarse sobre hígados que han sufrido o sufren una enfermedad.
  • Colangiocarcinoma intrahepatico. Se produce en los conductos biliares que atraviesan el hígado y es el segundo más frecuente, también sobre hígados ya enfermos por hepatitis B o C, colangitis esclerosante primaria o NASH.
  • Carcinoma fibrolamelar: es más frecuente en gente joven de entre 20 y 30 años, tanto en hombres como en mujeres, y es menos agresivo que el carcinoma hepatocelular.

Existen una serie de enfermedades o factores relacionados con el desarrollo de enfermedad en el hígado:

  • Hepatitis B o C. Los pacientes en los que esta infección es crónica presentan predisposición a canceres primarios en el hígado
  • Cirrosis causada por el exceso de alcohol
  • Hígado graso no alcohólico (o Esteatohepatitis no alcohólica), que se da en gente con sobrepeso, obesidad, diabetes tipo II o síndrome metabólico
  • Hemocromatosis: enfermedad hereditaria que provoca una acumulación excesiva e incorrecta del hierro en los órganos por un mal metabolismo del hierro
  • Ingesta de arsénico, presente en el agua o en productos químicos como algunos materiales plásticos

Los problemas de hígado suelen ser asintomáticos, pero cuando se producen síntomas suelen ser dolor abdominal, cansancio, náuseas, fiebre, pérdida de peso, falta de apetito o ictericia (coloración amarillenta de la piel).

Las enfermedades benignas del hígado en muchos casos se detectan casualmente al realizar una revisión por algún otro motivo. Por otro lado, en los pacientes con factores de riesgo se recomienda realizar una ecografía periódicamente para detectar lesiones benignas y malignas. Para confirmar el diagnóstico la mejor opción es realizar entonces una biopsia hepática guiada por ecografía, TAC, o mediante cirugía laparoscópica.

En el estudio inicial se realizará una analítica: ésta servirá para observar la función hepática a través de la bilirrubina y las alteraciones en la coagulación. Además, permitirá solicitar marcadores tumorales como la alfa fetoproteina, relacionada con el carcinoma hepatocelular.

Cuando se sospecha de que pueda haber una enfermedad hepática, se recomienda realizar un TAC o tomografía computerizada o una resonancia magnética (RMN) para localizar las lesiones, su tamaño y su relación con otros tejidos y órganos. Así, se podrá elegir el tratamiento más adecuado.

Un seguimiento por parte de un especialista es imprescindible en todos los pacientes que tuvieron cáncer de hígado.

Para un seguimiento efectivo, es preciso un trabajo coordinado multidisciplinar, donde los diferentes especialistas combinen estudios de laboratorio, con el estudio de la función hepática y coagulación, y pruebas de imagen como las ecografías o resonancias magnéticas. En IQL trabajan en esa tarea radiólogos altamente experimentados, puesto que el haber realizado tratamientos previos sobre el hígado dificulta la evaluación de las pruebas. La finalidad es la detección precoz en caso de aparecer nuevas enfermedades o repetición de las previas.

Las enfermedades benignas sólo se trataran en caso de gran tamaño, hemorragias o en caso que el paciente sienta un intenso dolor abdominal, dado que la mayoría de ellas presentan un riesgo muy escaso de malignizar, que se podrá controlar con seguimiento.

La posibilidad de tratamiento quirúrgico viene determinada por el tipo de lesión, su situación en el hígado y su relación con los vasos. El equipo especializado de IQL, con alta experiencia en cirugía del hígado, valoraran cada caso a nivel individual para ofrecer la mejor combinación de tratamiento, tanto con cirugía como con quimioterapia o radiología intervencionista si fuera necesario.

Según el tipo de lesión y su localización, los pacientes podrán beneficiarse de técnicas mínimamente invasivas como la laparoscópica. Así, a través de pequeñas incisiones se puede extirpar la lesión en el hígado, reduciendo la hemorragia y mejorando el dolor postoperatorio, con una más rápida reincorporación a la rutina diaria del paciente.

En ocasiones la complejidad de la enfermedad o las condiciones del paciente no permiten utilizar la laparoscópica. En estos casos deberá llevarse a cabo la cirugía abierta a través de una incisión en el abdomen por debajo de las costillas.

En cirugía hepática o del hígado, el paciente normalmente saldrá de quirófano con drenajes permiten a los cirujanos descartar hemorragias, infecciones o fugas de bilis. Así, permanecerá ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI), al menos las primeras 24-48h.

En algunos casos, la localización o el tipo de lesión del hígado hacen imposible su resección. En estos casos, se puede utilizar radiología intervencionista, mediante la cual se realizaran punciones percutáneas de dichas lesiones para realizar radiofrecuencia o microondas y conseguir un control local de la enfermedad, que puede permanecer estable durante un largo tiempo.

En el Instituto Quirúrgico Lacy IQL los pacientes son evaluados por un equipo multidisciplinario conformado por cirujanos, oncólogos médicos y radioterápicos, radiólogos y patólogos

que permitirán tomar la decisión más acertada de forma individualizada.

El hígado es el órgano más grande del cuerpo después de la piel (si a esta la consideramos un órgano). Pesa entre un 1,5 y 2 kg en el hombre y algo menos en la mujer.

En los niños recién nacidos el hígado pesa unos 150 g, y es mayor en proporción con el tamaño total del cuerpo.

El hígado está localizado en el cuarto superior derecho del abdomen, debajo del diafragma, y tiene dos lóbulos principales, el derecho y el izquierdo que es más pequeño y que cruza la línea de demarcación y se apoya sobre el estómago.

Thompson DS, Hutton JT, Stears JC, Sung JH, Norenberg MD. Computed tomography in the diagnosis of central and extrapontine myelinolysis. Arch Neurol 1981; 38: 243-6.

Brunner JE, Redmond JM, Haggar AM, Elias SB. Central pontine myelinolysis after rapid correction of hyponatremia: A magnetic resonance imaging study. Ann Neurol 1988; 23: 389-91.

Clifford DB, Gado MH, Levy BK. Osmotic demyelination syndrome: lack of pathologic and radiologic imaging correlation. Arch Neurol 1989; 46: 343-7.

Goebel HH, Zue PH. Central pontine myelinolysis. A clinical and pathological study of 10 cases. Brain 1972; 95: 495-504.

Gocht A, Lohler J. Changes in glial cell markers in recent and old demyelinated lesions in central pontine myelinolysis. Acta Neuropathol (Berl) 1990; 80: 46-58.

Forno LS, Rivera L. Central pontine myelinolysis. J Neuropathol Exp Neurol 1975; 34: 77.

Powers JM, McKeever PE. Central pontine myelinolysis. An ultrastructural and elemental study. J Neurol Sci 1976; 29: 65-81.

Gocht A, Colmant HJ. Central pontine and extrapontine myelinolysis: a report of 58 cases. Clin Neuropathol 1987; 6: 262-70.

McComb RD, Peiffer RF, Casey JH, Wolcott G, Till DJ. Lateral pontine and extrapontine myelinolysis associated with hypernatremia and hypoglycemia. Clin Neuropathol 1989; 8: 284-8.

Messert B, Orrison WM, Quaglieri CE. Central pontine myelinolysis: consideration on etiology, diagnosis, and treatment. Neurology 1979; 29: 2-60.

Norenberg MD, Leslie KO, Robertson AS. Association between rise in serum sodium and central pontine myelinolysis. Ann Neurol 1982; 11: 128-35.

Laureno R. Central pontine myelinolysis following rapid correction of hyponatremia. Ann Neurol 1983; 13: 232-42.

Sterns RH, Riggs JE, Schochet SS. Osmotic demyelination syndrome following correction of hyponatremia. N Engl J Med 1986; 314: 1535-42.

McKee AC, Winkleman MD, Banker BQ. Central pontine myelinolysis in severely burned patients. Relationship to serum hyperosmolality. Neurology 1988; 38: 1211-7.

Riggs JE, Schochet SS. Osmotic stress, osmotic myelinolysis, and oligodendrocyte topography. Arch Pathol Lab. Med 1989; 113: 1386-8.

Peeters A, Van de Wyngaert F, Van Lierde M, Sindic CJ, Laterre EC. Wernicke’s encephalopathy and central pontine myelinolysis induced by hyperemesis gravidarum. Acta Neurol Belg 1993; 93: 276-82.

Norenberg MD. A hypothesis of osmotic endothelial injury: a pathogenetic mechanism in central pontine myelinolysis. Arch Neurol 1983; 40: 66-9.

Denny-Brown D. The neurological aspects of thiamine deficiency. Fed Proc 1958; 17 (Suppl 2): 35-9.

Bischoff A. Die alkoholische Polyneuropathie: klinische, ultrastrukturelle und pathogenetische Aspekte. Dtsch Med Wochenschr 1971; 96: 317-22.

Walsh JC, McLeod JG. Alcoholic neuropathy. An electrophysiological and histological study. J Neurol Sci 1970; 18: 459-69.

Behse F, Buchtal F. Alcoholic neuropathy: clinical, electrophysiological, and biopsy findings. Ann Neurol 1977; 2: 95-110.

Barter F, Tanner AR. Autonomic neuropathy in an alcoholic population. Postgrad Med J 1987; 63: 1033-36.

Johnson RH, Bobinson BJ. Mortality in alcoholics with autonomic neuropathy. J Neurol Neurosurg Psichiat 1988; 51: 476-80.

Sage JI, Van Uitert RL, Lepore FE. Alcoholic myelopathy without substantial liver disease. A syndrome of progressive dorsal and lateral column dysfunction. Arch Neurol 1984; 41: 999-1001.

Weller RO, Cumming WJK, Mahon M. Diseases of muscle. En: Greenfield’s Neuropathology, ed por DI Graham y PL Lantos. London: Oxford University Press 1997, V.2: 489-581.

Thomas PK, Landon DN, King RHM. Pathology of muscle diseases. En: Symmer’s Systemic Pathology, V.4: Nervous System, Muscle and Eyes, ed por RO Weller. Edinburgh: Churchill Linigstone, 1990: 604-65.

Seitelberger F. Neuropathological conditions related to neuroaxonal dystrophy. Acta Neuropathol (Berlin) 1871; (Suppl V): 17-29.

Yagishita S. Morphological investigation of axonal swellings and spheroids in various human diseases. Virchows Arch Path Anat 1978; 378: 181-97.

Jellinger K. Neuroaxonal dystrophy: Its natural history and related diseases. Progr Neuropathol 1973; 2: 129-80.

Clarren SK, Smith DW. The fetal alcohol syndrome: A review of the world literature. New Eng J Med 1978; 298: 1063-7.

Peiffer J, Majewski F, Fischbach H, Bierch JR, Volk B. Alcohol embryo- and fetopathy: neuropathology of 3 children and 3 fetus. J Neurol Sci 1979; 41: 125-37.

Wisniewski K, Dambska W, Sher JH, Qazi Q. A clinical neuropathology study of the fetal alcohol syndrome. Neuropadiatrics 1983; 14: 197-201.

Ferrer I, Galofre E. Dendritic spine abnormalities in fetal alcohol syndrome. Neuropediatrics 1987; 18: 161-3.

Coulter CL, Leech RW, Schaefer GB, Scheithauer BW, Brumback RA. Midline cerebral dysgenesis, dysfunction of the hypothalamic-pituitary axis, and fetal alcohol effects. Arch Neurol 1993; 50: 771-5.

El gen específico responsable de la anomalía que causa la enfermedad de Wilson ya ha sido identificado y se denomina ATP7B. Sin embargo, aún no se ha desarrollado una prueba genética simple para detectar la enfermedad de Wilson. Las pruebas son complicadas debido a que existen muchas posibles mutaciones de este gen.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento son reducir la cantidad de cobre en los tejidos y manejar los síntomas de la enfermedad. El tratamiento se debe continuar durante toda la vida.

Se pueden utilizar los siguientes medicamentos:

  • Acetato de zinc (wilzin), el cual bloquea la absorción (ingreso) del cobre en el tracto intestinal.
  • Trientina (Syprine), la cual se enlaza (quelar) al cobre y lleva a un aumento en la eliminación de éste a través de la orina.
  • D-Penicilamina (Cupripen), la cual también se enlaza al cobre y lleva a un aumento en la eliminación de éste a través de la orina.

Algunas veces, los medicamentos que quelan el cobre, especialmente la penicilamina, pueden empeorar la función neurológica de la persona. Existen otros medicamentos bajo investigación que, de manera prometedora, se enlazarán al cobre sin arriesgar el posible empeoramiento de la función neurológica.

Adicionalmente, se recomienda una dieta baja en cobre evitando el consumo de champiñones, nueces, chocolate, fruta seca, hígado y mariscos. Se sugiere el consumo de agua destilada, porque la mayoría de las aguas de grifo fluyen a través de tubos de cobre. Además, a los pacientes se les aconseja evitar el uso de utensilios de cocina hechos de cobre.

Los síntomas se tratan en forma adecuada con ejercicios o fisioterapia y medidas de protección para las personas que presenten confusión o que sean incapaces de cuidar de sí mismas.

En los casos en donde se presente daño hepático grave a causa de la enfermedad, los médicos podrían considerar la posibilidad de un trasplante de hígado.

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo para la enfermedad de Wilson se pueden encontrar en: http://www.geneticalliance.org/ y http://www.wilsonsdisease.org/.

Se necesita tratamiento de por vida para controlar la enfermedad, la cual puede causar efectos mortales, especialmente la pérdida de la función hepática y efectos tóxicos del cobre sobre el sistema nervioso. En aquellos casos en que el problema no es mortal, los síntomas pueden producir discapacidad.

Complicaciones

  • Hepatitis
  • Cirrosis
  • Muerte de los tejidos hepáticos
  • Disfunción del bazo
  • Anemia
  • Aumento en el número de infecciones
  • Lesiones producidas por caídas
  • Pérdida de la capacidad para interactuar con otras personas
  • Pérdida de la capacidad para desempeñarse en el hogar y en el trabajo
  • Pérdida de la capacidad para cuidar de sí mismo
  • Pérdida de la masa muscular (atrofia muscular)
  • Contracturas articulares u otras deformidades
  • Incremento en el número de fracturas en los huesos
  • Efectos secundarios de la penicilamina
  • Efectos secundarios de otros medicamentos utilizados para tratar la enfermedad

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si hay síntomas que indiquen la posible presencia de la enfermedad de Wilson. Igualmente, se debe consultar con genetista si esta enfermedad está presente en la familia y la persona está planeando tener hijos.

Se recomienda la asesoría genética para las personas con antecedentes familiares de enfermedad de Wilson.

Epilepsia y convulsiones en las mascotas

Las convulsiones en los animales de compañía son un motivo relativamente frecuente de consulta al veterinario. Estos procesos causan gran preocupación en las personas que conviven con estos animales, pues si observar una convulsión es ya de por sí un hecho desagradable y angustioso, más aún si quien la padece es un ser querido. Realmente debe darse gran importancia a estos procesos, pues si no se controlan, pueden llegar a comprometer seriamente la vida del animal, lo cual no quiere decir que no podamos hacer nada por él, sino más bien al contrario. En la actualidad tenemos a nuestro alcance métodos diagnósticos y tratamientos con los que podemos identificar y tratar satisfactoriamente la gran mayoría de los casos.

Se calcula que la incidencia de los procesos convulsivos en la población canina se aproxima al 3%, y dentro de este grupo, en un 80% de los casos el diagnóstico final es de epilepsia, mientras que en el resto de pacientes las convulsiones son la manifestación de otro tipo de enfermedades. En el gato, la epilepsia es muy poco frecuente y, generalmente, los gatos que padecen convulsiones suelen tener otro tipo de patología que las origina.

Las convulsiones son procesos que pueden producir alteraciones en otros órganos como el corazón, pulmón o riñón, así como en el propio cerebro, que puede sufrir lesiones a causa de la propia convulsión. Por tanto, la presencia de convulsiones nos obliga a realizar un diagnóstico de la causa que las origina para poder instaurar el tratamiento de la manera más pronta posible. Para ello, como en otras enfermedades, pero quizá incluso con mayor motivo en estos casos, es fundamental la buena comunicación y colaboración entre veterinario y propietario.

¿Que se debe hacer ante una crisis convulsiva?

1. Mantener la calma.
2. Retirar los objetos que rodean al animal para evitar que se golpee.
3. Administrar la medicación que el veterinario ha recomendado.
4. Colocar al animal en un lugar fresco y ventilado.
5. Si tras varias dosis de la medicación la convulsión no cesa, acudir al veterinario.

1. Intentar agarrar al animal. No conseguiremos parar la convulsión y puede mordernos o arañarnos, pues no es consciente de lo que hace.
2. Administrar medicamentos no prescritos por el veterinario.
3. Dar de beber ni comer tras la convulsión.
4. Dar calor (estufas, mantas, etc.).

¿Qué es una convulsión?

Una convulsión es la manifestación clínica de un desequilibrio de la actividad eléctrica cerebral. La función de las neuronas, que son la célula principal del sistema nervioso, es transmitir y procesar información. Esto se lleva a cabo mediante la generación y transmisión de corrientes eléctricas y con la ayuda de unas sustancias químicas llamadas neurotransmisores. Normalmente, en el cerebro existe un equilibrio entre los fenómenos de excitación y de inhibición en las neuronas.

Aunque el mecanismo por el que se origina una convulsión no se conoce en su totalidad, se sabe que tienen lugar debido a un exceso de estímulo excitatorio, a un aumento de la excitabilidad de las membranas celulares de las neuronas y a un fallo en los mecanismos de inhibición. Además, los neurotransmisores intervienen en la generación y propagación de la excitación. La consecuencia es un predominio del estado de excitación de las neuronas sobre la inhibición, lo que tiene como resultado la producción de una descarga eléctrica de tipo paroxístico en el cerebro, es decir, se produce una gran actividad eléctrica cerebral descontrolada. Esta actividad va a inducir los signos clínicos que observamos en un animal que convulsiona.

Se considera que un animal es epiléptico si padece convulsiones que se repiten a lo largo de su vida sin que exista una causa identificable, es decir, sin que exista otra enfermedad que sea el origen de estas convulsiones.

¿Cómo se manifiesta una convulsión?

No todas las convulsiones se manifiestan de la misma manera. La forma típica, que el propietario identifica fácilmente, es aquella en la que podemos observar una serie de signos: el animal sufre una alteración en su nivel de consciencia, se pone rígido, cae al suelo de lado, tiene movimientos de pedaleo con las extremidades, y de masticación con la mandíbula, puede existir salivación, dilatación de las pupilas, y defecación y micción incontroladas (puede ocurrir que aparezcan todos estos signos o sólo algunos).

Es frecuente que tanto antes como después de estos signos se observen alteraciones de comportamiento. En la fase previa el animal puede querer atraer la atención del propietario y estar intranquilo o, por el contrario, quedarse quieto o buscar un lugar para esconderse; tras la convulsión el animal puede tener también una fase de hiperactividad o de hipoactividad. Es frecuente observar que estos animales quieran beber agua o comer de modo exagerado (lo cual debe evitarse, pues pueden tener alterado el reflejo de la deglución y sufrir problemas respiratorios) y que sufran alteraciones transitorias en la visión o en la marcha que pueden durar minutos, horas o días.

Hay veces en las que estos movimientos involuntarios afectan sólo a un lado de la cabeza, a una sola extremidad, o a la extremidad anterior y posterior de un mismo lado, y puede parecer que no hay alteración en el nivel de consciencia del animal. Este tipo de convulsión puede, en un segundo momento, generalizarse y dar paso a una convulsión que involucre todo el cuerpo, como la mencionada anteriormente.

Existe otro tipo de episodios en los que quizá sea menos evidente para el propietario el identificarlos como procesos convulsivos. En estos casos los signos que se observan son movimientos y comportamientos estereotipados, como por ejemplo la marcha en círculo, correr en círculo persiguiendo la propia cola, perseguir sombras o moscas imaginarias, o tener accesos de agresividad. Estas alteraciones de comportamiento se observan particularmente en el gato. En estos casos es importante el diferenciar si estas alteraciones se deben a un problema neurológico, es decir, si la alteración que observamos tiene su origen en el cerebro, o por el contrario se tratan de un problema de comportamiento, ya que el manejo del paciente es diferente.

  • Alimentos ricos en antioxidantes.
  • Vegetales como zanahoria, cebolla, alcachofa, brócoli, acelgas, espinacas, rúcula, remolacha, ajo.
  • Frutas como aguacate, cítricos, fresa, pera y manzana.
  • Aceite de oliva.
  • Levadura de cerveza.
  • Granos enteros.
  • Cúrcuma.
  • Nueces.

Además, se debe beber abundante agua durante el día y procurar cocinar todos los alimentos de una forma saludable. En el siguiente artículo de ONsalus mostramos con más detalles cuáles son los alimentos más recomendados para proteger el hígado, además de aquellos que conviene moderar o evitar.

Este artículo es meramente informativo, en ONsalus.com no tenemos facultad para recetar tratamientos médicos ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Quistes en el hígado: síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Sistema digestivo.

1. Cambios en la Piel

2. Cambios Abdominales

4. Cansancio

5. Cambios en la orina

10. Cambios en las Heces

“El cáncer o neoplasia es un fenómeno que se origina cuando un conjunto de células del cuerpo humano crecen sin control”, explica la oncóloga Teresa Maraculla, de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Maraculla indica que un tumor es maligno cuando invade otros tejidos y libera parte de las células tumorales al torrente sanguíneo y linfático. En este proceso se producen lesiones a distancia llamadas metástasis.

Además, explica que el cáncer puede desarrollarse a partir de células de cualquier órgano del cuerpo humano para posteriormente diseminarse a otros órganos. “Cuando las células sin control se originan en el páncreas estamos frente a un cáncer de páncreas”, afirma.

Desde la SEOM apostillan que en el 60 por ciento de los casos el cáncer se origina en la cabeza del páncreas. En el resto de situaciones se forma en el cuerpo o cola del páncreas.

Este tipo de cáncer no presenta una prevalencia muy alta en la población. Sin embargo, su mortalidad es muy elevada. Según Maraculla, la incidencia en Europa se estima en 78.000 casos y en 32.000 nuevos casos en Estados Unidos. En España mueren al año 2.400 hombres y 2.000 mujeres como consecuencia de este cáncer.

Esta patología suele aparecer entre los 65 y los 70 años y es poco frecuente en edades por debajo de los 60 años. “En el momento del diagnóstico menos del 20 por ciento de los pacientes serán susceptibles de ser operados dado el estado avanzado de la enfermedad”, añade Maraculla. “Tras la resección quirúrgica la supervivencia suele ser de 10-20 meses”.

En la actualidad se desconocen cuáles son las causas del cáncer de páncreas. No obstante, los especialistas señalan algunos factores que pueden contribuir a la aparición de la enfermedad:

  • Factor genético: los cambios o mutaciones que se producen en el ADN de las personas indican que podrían ser éstos los responsables de que las células del páncreas se transformen en cancerosas. Por tanto es posible que los cambios en el ADN heredados de una generación a otra aumenten el riesgo, no sólo desarrollar este tipo de cáncer, sino de otros también.
  • Edad: el riesgo de padecer cáncer de páncreas aumenta a partir de los 60 años.
  • Sexo: la probabilidad de padecer esta enfermedad es un 30 por ciento más elevada en los hombres que en las mujeres.
  • Raza: Las personas de raza negra tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de páncreas que las personas de raza blanca o asiática.
  • El consumo de tabaco también aumenta el riesgo de la aparición del cáncer de páncreas. De hecho, el 30 por ciento de los casos con cáncer de páncreas podría estar asociado al tabaco.
  • Alimentación: una dieta rica en carne y grasas aumenta el riesgo, mientras que las frutas, verduras y alimentos que contienen fibra parecen tener un efecto protector.
  • Diabetes: Según explican desde SEOM, hay algunos estudios que relacionan la diabetes de larga evolución (ha convivido el paciente con la enfermedad durante 20 años, por ejemplo) como causa del cáncer de páncreas. Sin embargo, la sociedad señala que hay factores como la obesidad e incluso el tratamiento del cáncer de páncreas que pueden confundir los resultados.
  • Aunque se considera que la pancreatitis crónica o inflamación persistente del páncreas está relacionada con el aumento del riesgo de desarrollar cáncer en este órgano, a día de hoy no existe evidencia científica que corrobore este vínculo.

Dependiendo de la localización del tumor en el páncreas, los síntomas pueden variar aunque más del 90 por ciento de los pacientes presentan generalmente los siguientes:

  • Dolor en la región superior o media del abdomen. Éste se suele intensificar después de comer o mientras el paciente está acostado.
  • Obstrucción del conducto biliar: Si el tumor está en la cabeza del páncreas puede impedir que se eliminen la bilis que produce el hígado. Esto provoca que el paciente retenga la bilis y aumente la bilirrubina originando la ictericia (coloración amarillenta de la piel y de los ojos).
  • Pérdida de peso: Los pacientes con cáncer de páncreas suelen perder mucho peso debido, principalmente, al déficit de absorción de nutrientes. En algunos casos los pacientes pueden presentar también anorexia, diarrea y cansancio.
  • Náuseas y vómitos como consecuencia de la obstrucción intestinal.

Otros síntomas que también pueden aparecer, según los casos son:

  • Pancreatitis aguda (inflamación del páncreas).
  • Diabetes mellitus.
  • Espasmos.

La mejor forma de prevenir el cáncer de páncreas es evitar algunos factores de riesgo como fumar o una alimentación rica en carne y grasas. Además conviene restringir la exposición a ciertos productos químicos (pesticidas, colorantes y derivados del petróleo).

Biopsia de un cáncer de páncreas con fibroblastos

Los especialistas distinguen dos tipos de cáncer de páncreas:

Las formas más comunes de este tipo de cáncer son los adenocarcinomas, que constituyen casi la totalidad de los tumores que aparecen en este órgano (más del 95 por ciento).

Los adenocarcinomas afectan a las células encargadas de la elaboración de los jugos pancreáticos y se localizan principalmente en la cabeza del páncreas.

En este tipo se incluyen los tumores que afectan a las células en las que tiene lugar la síntesis de las hormonas como la insulina y el glucagón.

Este tipo de tumores son bastante raros y suelen cursar de forma diferente y con síntomas, diagnóstico y tratamientos distintos que el resto de los cánceres de páncreas.

Según Teresa Maraculla, de la Sociedad Española de Oncología Médica, cuando el paciente presenta síntomas como la ictericia, tiene las cifras de glucosa en sangre alteradas, digestiones pesadas o dolor abdominal, entre otros, puede levantar sospechas en el médico para que realice las pruebas necesarias para diagnosticar la patología.

Maraculla señala que la primera prueba que debe realizarse es una analítica de sangre para detectar si hay alguna alteración en la eliminación de la bilirrubina.

En segundo lugar, el médico medirá los marcadores tumorales para comprobar si están elevados, concretamente el marcador tumoral CA 19.9. Por sí solo, que el marcador esté elevado, no marca el diagnóstico pero, sí puede hacer sospecharlo.

La tercera prueba diagnóstica es el TC toracoabdominal que permitirá poner de manifiesto si el tumor está presente y cuál es su extensión. Además, Maraculla matiza que a nivel local permitirá comprobar si el tumor ha invadido estructuras vecinas y si hay metástasis.

zyvox 600 mg para que sirve

Aunque las propiedades anti inflamatorias del cannabis medicinal son ciertas para todas las personas, pacientes con enfermedad inflamatoria del intestino (EII) han demostrado tener más receptores cannabinoides en el tejido del colon que las personas con síndrome del intestino irritable (SII).Es más probable que personas afectadas por la enfermedad de Chron y Colitis respondan a las propiedades anti inflamatorias de la marijuana medicinal.

Más que eso, el mismo estudio encontró que, después de tres meses de tratamiento con marijuana medicinal, pacientes afectados por la enfermedad de Chron o Colitis disfrutaban de una mejor calidad de vida, mayor habilidad en trabajar en un trabajo normal, incrementó la habilidad de realizar tareas diarias y mantener una vida social, ya como un cambio drástico en la reducción del dolor y sufrimiento mental. Estos resultados fueron reportados sin acompañar ningún efecto secundario.

Es importante apuntar que estudios anteriores implicaron al cannabis en la progresión de cirrosis, fibrosis y otras enfermedades del hígado. Sin embargo, estudios más recientes han determinado que el fumar marihuana no está asociado con el desarrollo o progresión de la enfermedad del hígado.

El cannabis puede también ser beneficiario con el manejo de síntomas asociados con cirrosis y otros desordenes hepáticos que se pueden desarrollar en un futuro. El cannabis ha establecido ya por mucho tiempo el ser efectivo al limitar nausea, vomito…En adicion, si pacientes con cirrosis están sufriendo de pérdida de apetito, la marijuana medicinal ha demostrado efectivamente incrementar el apetito y estabilizar el peso corporal (Beal, et al., 1995).

Cirrosis,¨Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado. Es la última fase de la enfermedad hepática crónica¨. Estudios han demostrado que el CBD puede ayudar combatir la cirrosis al asistir en la muerte de células estrelladas hepáticas (HSCs) las cuales son responsables por la acumulación de la cicatrización del hígado. La activación de los receptores CBD2 por el CBD, sin embargo, ha demostrado ser efectivo en inducir apoptosis (muerte) en estas células activadas (HSCs). (Lim, Devi & Rozenfeld, 2011). Investigación también comprueba como reduce la fuerza de las vías inflamatorias y la oxidación de tejido, por lo tanto limitando el daño ocasionado por cirrosis (Mukhopadhya, Rajesh & Pacher, 2011).

Que es la Fibrosis? ¨Cualquier agresión crónica al hígado induce una inflamación que, en una segunda fase, provoca la formación de una cicatriz fibrosa del tejido hepático, convirtiéndose en una fibrosis hepática. Dicha fibrosis es, por tanto, un proceso de cicatrización que sustituye las células hepáticas dañadas¨.

¨La activación de los receptores CB2 no solo disminuye significativamente los signos de fibrosis como es la inflamación, sino que además mejora la presión arterial. Esto se demostró en un estudio con ratas con cirrosis en el que se utilizó un agonista selectivo de dichos receptores durante nueve días¨.

Si existe algo que trae gran cantidad de problemas de salud en tu gato es la inapetencia. En ocasiones, ya sea por estrés, como consecuencia de alguna otra enfermedad, o por otras razones, el gato se niega a comer y esto resulta mucho más peligroso para él de lo que imaginas.

Uno de los problemas que es desatado por el hecho de no comer son las enfermedades hepáticas, es decir, aquellas que ponen en juego el funcionamiento del hígado. Estas dolencias resultan tan peligrosas para los gatos que, si no se atienden a tiempo y de la manera adecuada, pueden ser mortales en el 90% de las ocasiones. Entre las dolencias hepáticas se encuentra el hígado graso en gatos, por lo que te hablamos aquí de sus síntomas y tratamiento. ¡Sigue leyendo este artículo de ExpertoAnimal!

El hígado graso, también llamado lipidosis hepática felina, es la enfermedad de dicho órgano que más afecta a los gatos, sin importar si son hembras o machos. Consiste en la acumulación de grasa en el hígado, lo cual impide que funcione correctamente. Al fallar el hígado, todo el organismo se ve comprometido, por lo que la mortalidad a causa de esta condición es bastante elevada.

Puede afectar a gatos de cualquier edad, pero es más frecuente en mayores de 5 años, sobre todo si son caseros y tienen problemas de peso. Usualmente se desata cuando se trastorna el ciclo alimenticio del animal, ya sea que se lo someta a una dieta demasiado estricta que lo haga perder peso rápidamente, cosa que nunca debes hacer, o que debido a alguna otra condición de salud o a situaciones muy estresantes el felino haya perdido el apetito.

Lo que ocurre es que, ante la falta de comida, el cuerpo comienza a transportar las grasas que consigue hacia el hígado con el fin de que este las procese, pero cuando la inapetencia se extiende el hígado se ve sobrecargado de trabajo y es incapaz de sintetizar todas las grasas, por lo que estas se acumulan en dicho órgano. Ante esta grasa acumulada en la zona, el hígado se colapsa.

Un gato con malestar físico que deja de comer por un día no es motivo de preocupación, pero tras el segundo es recomendable acudir al veterinario de inmediato, pues el organismo felino se deteriora muy rápido ante la falta de alimento.

En primer lugar, la obesidad es un factor determinante a la hora de sufrir hígado graso en gatos, sobre todo cuando por alguna razón el felino empieza a perder esos kilos extra de forma acelerada. Además, cualquier elemento que cause que el gato deje de comer representa un peligro para él, ya sea que se niegue a hacerlo como respuesta a alguna situación que le causa estrés, que la comida no le guste (si se ha cambiado el alimento habitual o porque se aburrió del mismo sabor), entre otros problemas. Todos estos provocan anorexia, y la anorexia trae consigo la falla hepática.

Además, algunas enfermedades, como ciertas dolencias cardíacas o renales, producen falta de apetito, al igual que la pancreatitis, la gastroenteritis, el cáncer y cualquier tipo de diabetes. Por si fuera poco, problemas relacionados con la boca, como golpes, infecciones como la gingivitis, traumatismos y cualquier cosa que hagan difícil o doloroso el acto de comer, llevan al gato a no probar bocado.

De igual forma, la carencia de un horario de comidas, traducida en la administración del alimento de manera inconstante, provocan trastornos alimenticios y generan estrés en el gato, pues este no estará seguro de cuándo será su próxima comida (no olvides que son animales rutinarios), ocasionando esta enfermedad en el hígado.

La pérdida de apetito, y por lo tanto de peso, es uno de los síntomas más evidentes. Es posible que el gato experimente vómitos y diarrea o estreñimiento, acompañados de deshidratación y debilidad general, por lo que notarás que está fatigado y desganado.

Al producirse la falla en el hígado aumentan los niveles de bilirrubina y se hace notable la ictericia, que es una coloración amarillenta en la piel, las encías y los globos oculares. También pueden presentarse temblores, y el gato adoptará una actitud indolente hacia sí mismo, provocando que deje de asearse. La revisión de un experto al palpar el abdomen revelará el hígado hinchado.

Si la enfermedad del hígado graso en el gato está avanzada, a primera vista el veterinario podrá distinguir los signos amarillentos de la ictericia, además de palpar el hígado anormalmente hinchado. Para confirmar que se trata de lipidosis hepática felina, serán requeridos otros análisis:

  • Pruebas de sangre.
  • Ecografía del abdomen, que permitirá analizar el tamaño y estado del hígado.
  • Biopsia hepática, consiste en tomar una muestra de la pared del hígado con una aguja. En algunos gatos puede ser necesaria una cirugía rápida para tomar una muestra de mayor tamaño.
  • Rayos X del abdomen.

Además, de acuerdo al examen físico, a la información que seas capaz de proporcionar al veterinario sobre los indicios de la enfermedad y al estado del felino, serán necesarias pruebas para determinar el origen de la enfermedad hepática.

En un primer momento, es probable que después de ser diagnosticado con lipidosis hepática, o hígado graso, el gato deba ser hospitalizado durante algunos días, durante los cuales se le administrará una terapia de fluidos, necesaria para combatir la deshidratación, la debilidad y la carencia de nutrientes en el organismo.

Pasado esto, que es solo atención de emergencia, lo más importante es que el felino vuelva a comer, pero esto suele ser complicado en la mayoría de los casos. No bastará con ofrecerle su comida favorita, se puede tratar pero lo más usual es que siga negándose a comer. Debido a ello, se acude a la alimentación asistida. Lo primero es intentar con comida hecha papilla que será administrada a través de una jeringa, pero si esto no tiene éxito el veterinario deberá colocar una sonda, ya sea en la nariz o en el cuello, que lleve el alimento directo al estómago, tratamiento que será necesario por semanas o incluso algunos meses. El especialista te orientará sobre el tipo de comida, las porciones y la frecuencia diaria.

Adicional a esto, se debe tratar la enfermedad que haya producido la falla hepática e inclusive se recomiendan medicamentos que estimulen el apetito, pues el objetivo final no solo es controlar la condición, sino también que el gato pueda tener una vida normal, comiendo por sí solo.

Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Hígado graso en gatos - Síntomas y tratamiento, te recomendamos que entres en nuestra sección de Otros problemas de salud, y te animamos a descargar gratis la app de ExpertoAnimal, donde podrás aprender y compartir el día a día de tus animales.

La amebiasis es una infección del intestino grueso provocada por el parásito unicelular Entamoeba histolytica. Suele causar diarrea o disentería.

La amebiasis es una enfermedad causada por la ameba, parásito microscópico denominado Entamoeba histolytica. En un momento de su ciclo vital, la ameba ésta protegida por una envoltura protectora llamada quiste. La infección empieza cuando una persona ingiere quistes presentes en la comida y en el agua contaminada. La amebiasis se encuentra en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, pero abunda más en los trópicos, donde el control de sanidad es más pobre. Al ser ingeridos, los quistes resisten los ácidos del estómago y llegan hasta el intestino. En el intestino, las amebas salen de los quistes y se multiplican, normalmente sin causar síntomas de ningún tipo. Hay casos, sin embargo, en que por razones desconocidas, las amebas invaden las paredes del intestino grueso y producen dolor abdominal, diarrea sanguinolenta (disentería) y, a veces, fiebre. Llegado este momento, existe también el peligro de que las amebas invadan otros órganos corporales.

Durante la infección, las amebas producen quistes que son eliminados de los intestinos junto con las heces. Fuera del cuerpo, los quistes pueden sobrevivir días, incluso semanas. En áreas de poca higiene, el agua potable contaminada con excrementos humanos puede propagar rápidamente la amebiasis y hacer que el ciclo comience de nuevo.

La mayor parte de las infecciones por ameba son asintomáticas, es decir, no producen síntomas. Sin embargo, aunque no haya síntomas, los quistes siguen reproduciéndose y se considera que la persona infectada es portadora de ellos.

Colitis amebiana Los síntomas ocurren mayoritariamente cuando las amebas atacan las paredes del intestino grueso. Este proceso recibe el nombre de colitis amebiana. El síntoma más común es un dolor abdominal creciente. Pueden darse síntomas adicionales como diarrea con

sangre o mucosidad, deposiciones frecuentes o una desagradable y continua necesidad de ir al baño. En un tercio de los casos, también se produce fiebre.

Disentería amebiana En algunos casos extraños, los síntomas de colitis amebiana empeoran; se presentan fiebre, escalofríos y diarrea intensa, con sangre y mucosidad. Esta enfermedad se llama disentería ame-biana, que a menudo conduce a una seria deshidratación (pérdida excesiva de agua en el cuerpo).

Amebiasis hepática Si las amebas se desplazan por vía sanguínea a otras partes del cuerpo, se pueden formar focos de infección en distintos órganos. En el 1 por ciento de los casos, infectan al hígado, en el que causan una dolencia llamada amebiasis hepática. Los síntomas de esta enfermedad incluyen fiebre, dilatación del abdomen, dolor e hiper-sensibilidad en la zona del hígado, justo debajo de las costillas derechas.

El método más común para diagnosticar la amebiasis es el examen microscópico de las heces del individuo afectado. La Entamoeba histolytica también puede identificarse en muestras de tejido obtenidas durante una exploración visual del colon con un instrumento flexible llamado colo-noscopio, o en el transcurso de una operación.

Usted tiene un mayor riesgo de síndrome de Gilbert, si ambos padres portan el gen anormal que causa la enfermedad.

Los factores que pueden aumentar la probabilidad de los signos y síntomas
La mayoría de las personas no experimentan signos y síntomas de síndrome de Gilbert. Sin embargo, otras condiciones pueden aumentar la probabilidad de que usted tiene signos y síntomas. Estos pueden incluir:

  • La enfermedad, como un resfriado o la gripe
  • El ayuno o comer una dieta muy baja en calorías
  • La deshidratación
  • menstruación
  • estrés
  • El ejercicio extenuante

El síndrome de Gilbert puede causar episodios de ictericia. Sin embargo, la ictericia suele ser leve y desaparece por sí sola. En algunos casos, el médico puede prescribir fenobarbital para reducir los niveles de bilirrubina extremadamente elevados y la reducción de los signos de ictericia.

El bajo nivel de la enzima de procesamiento de la bilirrubina que causa el síndrome de Gilbert también puede causar aumento de los efectos secundarios de ciertos medicamentos, ya que esta enzima juega también un papel en ayudar a estos medicamentos clara de su cuerpo.

En particular, el irinotecan (Camptosar), un fármaco de quimioterapia del cáncer, puede alcanzar niveles tóxicos si usted tiene el síndrome de Gilbert, que causa diarrea severa. El antiviral indinavir (Crixivan), que se utiliza en personas con VIH, también puede causar complicaciones en las personas con síndrome de Gilbert.

Debido a este efecto potencial con ciertos medicamentos, hable con su médico antes de tomar cualquier medicamento nuevo, si usted tiene el síndrome de Gilbert.

A menudo se detecta por accidente. Su médico puede, involuntariamente, descubre que tiene síndrome de Gilbert, si:

  • Un análisis de sangre para alguna otra condición revela altos niveles de bilirrubina
  • Experimenta la ictericia sin causa aparente

A pesar de que está presente desde el nacimiento, el síndrome de Gilbert generalmente no se diagnostica hasta la pubertad o más tarde, ya que los aumentos de producción de bilirrubina durante la pubertad.

Su médico puede recomendar pruebas de sangre para confirmar el síndrome de Gilbert y el descartar otras afecciones, como problemas del hígado. Las pruebas comunes de sangre son:

  • La bilirrubina prueba
  • Conteo sanguíneo completo (CBC)
  • Pruebas de función hepática

El síndrome de Gilbert generalmente no requiere tratamiento. Los niveles de bilirrubina en la sangre puede fluctuar con el tiempo y de vez en cuando pueden experimentar ictericia. Pero esto generalmente desaparece por sí sola y no requiere tratamiento.

Con un simple análisis de sangre es posible conocer el nivel de transaminasas | Muyenforma.com

Una de las pruebas más frecuentes en laboratorio que los médicos solicitan para valorar la función del hígado son las transaminasas, también llamadas aminotransferasas. De hecho, la alteración de las transaminasas es un problema frecuente que suele detectarse de manera casual o accidental en una analítica de sangre en pacientes que no presentan síntomas de enfermedad hepática o biliar. En la mayoría de casos, las personas afectadas desconocen que tienen las transaminasas elevadas hasta que no se realizan chequeos, revisiones médicas rutinarias, estudios preoperatorios, donaciones sanguíneas…

Las transaminasas son enzimas que desempeñan una función metabólica en el interior de las células, de ahí que estén presentes en el hígado, en los tejidos de muchos otros órganos y, en menor proporción, en los glóbulos rojos y los músculos estriados. Básicamente, la concentración de transaminasas en la sangre refleja la actividad del hígado y del corazón, por lo que, junto a otros indicadores, se utilizan en clínica para confirmar el diagnóstico de infarto agudo de miocardio, enfermedades hepáticas o musculares.

Contar con niveles altos de transaminasas no siempre indica que exista una anomalía, puesto que es necesario realizar pruebas o análisis complementarios que permitan evaluar la actividad hepática. Por lo tanto, el médico confirmará el diagnóstico confrontando los resultados del análisis de sangre –y de otras pruebas– con la anamnesis o entrevista al paciente. Ciertos fármacos, tales como los anticonceptivos orales y antiepilépticos, pueden alterar los niveles de transaminasas.

La elevación de las transaminasas obedece a distintas causas, las cuales podemos diferenciar en dos grupos de acuerdo a si están o no directamente relacionadas con el hígado: causas hepáticas y causas extrahepáticas. Las primeras hacen referencia al consumo excesivo de alcohol, hepatitis vírica, hígado graso, enfermedad de Wilson, etc., mientras que el segundo grupo abarca la enfermedad celiaca, las miopatías, el ejercicio intenso o los esfuerzos musculares, obstrucciones graves de las vías biliares… En ocasiones, el aumento de las transaminasas permite detectar precozmente alteraciones en órganos como el riñón, el intestino y la glándula tiroides.

Las transaminasas elevadas suelen estar acompañadas de algunos de los síntomas de la hepatitis aguda: malestar general, molestias estomacales e ictericia o coloración amarillenta de la piel. En cualquier caso, el médico que solicitó la analítica orientará al paciente en el diagnóstico y realizará las exploraciones oportunas para dar con las causas y establecer si precisa tratamiento.

La disminución del nivel de transaminasas en la sangre o las transaminas bajas se pueden dar durante el embarazo y en caso de deficiencia de vitamina B6.

Aunque los valores de las transaminasas pueden variar en función del laboratorio donde se realice la analítica sanguínea, los valores normales de la enzima GOT-ALT (transaminasa glutamicopirúvica o alanina aminotransferasa) se sitúan entre 0 y 37 U/L; la GPT-AST (glutámico-oxalacétina o aspartato aminotransferasa), entre 0 y 41 U/L; y la transaminasa GGT, entre 0 y 50 U/L.

En caso de que se descubra una alteración en los análisis de sangre que consiste en el aumento, por encima de los valores normales, de las transaminasas y no exista patología que requiera ser tratada, es posible bajar las transaminasas siguiendo una serie de consejos básicos. Es importante recordar que el hígado es la fábrica química del organismo, y que suele alterarse por la alimentación y otros hábitos nocivos.

A la hora de proteger el hígado y evitar así una alteración de las transaminasas, se debe suprimir o restringir el consumo de bebidas alcohólicas y de alimentos muy grasos o procesados, así como de los productos azucarados y con mucha sal. Es bueno beber agua en abundancia para que el hígado metabolice mejor las grasas y las elimine.

También pueden resultar útiles las infusiones depurativas de diente de león o cardo mariano, el cual estimula el crecimiento de células hepáticas nuevas. Entre los alimentos beneficiosos para las patologías hepáticas o que cuidan el hígado, cabe destacar la alcachofa.

No olvides que el médico siempre tendrá la última palabra y dará a cada paciente las recomendaciones adecuadas para bajar las transaminasas.

Introducción:

La glándula hepática puede ser el asiento de enfermedad tumoral primaria (hepatocarcinomas) o secundaria (metástasis).
La Quimioembolización hepática es una forma de administrar tratamiento quimioterapico contra el cáncer en forma directa mediante catéteres que se colocan dentro del mismo tumor. Si bien el órgano donde más se usa este método es el hígado, esto puede hacerse en otros órganos.

¿Que síntomas producen los tumores hepáticos?

Los síntomas aparecen cuando los tumores alcanzan un tamaño considerable, o bien cuando comprimen estructuras importantes como la vía biliar o algunas venas. Pueden presentar dolor abdominal, perdida de peso, falta de apetito, coloración amarillenta de la piel (ictericia), masa palpable al examinar el abdomen. En otras situaciones ciertos tumores generan determinadas sustancias que provocan síntomas como diarrea, eritema cutáneo, enrojecimiento de la piel de la cara, hipertensión arterial, ulceras gástricas de topografía no habitual, crisis de hipoglucemia que pueden llevar a la perdida de conocimiento. Estos síntomas se presentan en los denominados tumores neuroendócrinos. Un tumor hepático puede llegar a crecer bastante sin dar manifestaciones.
Lo más frecuente es que aparezca alguna lesión en algún exámen rutinario como una ecografía

¿Cómo se diagnostican?

Obviamente lo primero en realizar es la consulta al especialista hepatólogo o cirujano cuando se presentan estos síntomas o se descubre accidentalmente estas lesiones.
Un hígado dañado (cirrosis hepática) es el principal factor de riesgo para que aparezca un Carcinoma Hepatocelular. La cirrosis hepática se puede producir por el consumo exagerado de alcohol, infecciones crónicas por virus de hepatitis (B ó C), enfermedades metabólicas, etc.
El antecedente de haber presentado un cáncer digestivo (estómago, colon, recto, páncreas, etc.) nos hace estar atentos a la aparición de metástasis hepáticas aún años después de haber operado el cáncer original.

El exámen más usado es la Tomografía Computada en lo posible helicoidal y en especial con técnica trifásica. También la Resonancia Nuclear Magnética aporta información al igual que la ecografia que suele ser el examen que realiza los diagnostico en forma accidental en un control de rutina.
En general las lesiones hepáticas NO se punzan para hacer una biopsia por lo que es de vital importancia la experiencia del equipo tratante para decidir la conducta adecuada.
Existen algunos marcadores tumorales, que en exámenes de sangre especializados, nos orientan o confirman la naturaleza histológica de estos tumores.

¿Cómo se tratan los tumores hepáticos?

Los tumores hepáticos tienen un tratamiento multimodal.
Pueden ser tratados quirúrgicamente, en forma percutánea con Radiofrecuencia y/o alcoholización, o puede llegar a realizarse transplante hepático.
El tratamiento endovascular (Quimioembolización) es una valiosa alternativa a la cirugía y puede realizarse por diferentes métodos

Formas de tratamiento de tumores hepáticos.

  • A. Cirugía.
  • B. Quimioterapia sistémica.
  • C. Quimioterapia locoregional.
  • D. Quimioembolización hepática
  • E. Radiofrecuencia (Termoablación).
  • F. Alcoholización

Quimioembolización hepática:

Cirugía: tasas de curación. La tasa de curación después de la cirugía paratiroidea puede ser dramáticamente alterada por la experiencia del cirujano. Incluso el New York Times ha escrito sobre este problema! Tenga cuidado con la elección de su cirujano para esta operación! DEBE LEER ESTA SECCIÓN!

Únase a nuestros pacientes. Más de 2.000 pacientes viajan a Tampa cada año para tener su tumor paratiroideo eliminado en el nuevo Pabellón de paratiroides Norman en el Tampa General Hospital - líder mundial en el tratamiento de glándulas paratiroides. Vea el mapa para ver de dónde vienen nuestros pacientes. Algunos son sus vecinos! La gente disfruta mucho este mapa!

Encontrar la glándula mala. Las glándulas paratiroides son normalmente muy pequeñas y pueden ser muy difíciles de encontrar; pruebas modernas pueden ayudar a predecir qué glándula paratiroidea ha ido mal. Pero la experiencia de su cirujano es el factor más importante en la búsqueda de la glándula paratiroidea afectada - así que por favor no ponga demasiado énfasis en los análisis radiográficos. El mayor error cometido es hacer hincapié en esos análisis. No se trata del análisis radiográfico. se trata de la habilidad y la experiencia de su cirujano. También se discute el peligro de la biopsia con aguja a las paratiroides.

Escaneo sestamibi es la mejor manera de determinar que glándula paratiroidea a desarrollado un tumor. Este análisis es muy dependiente en la experiencia de la gente que lo hace. Si no lo hacen cientos de veces al año, estos son generalmente inútiles. Si su análisis es negativo, olvídese! Estos análisis no valen nada y la mayoría de universidades y algunos hospitales con nombres reconocidos hacen los peores análisis. Recuerde, usted no se preocupe por el análisis - Usted se debe preocupar por la habilidad y la experiencia de su cirujano.

Tengo sólo una glándula mala o más glándulas paratiroides afectadas? Es por lo general la pregunta más común. Alrededor del 88 por ciento de todos los pacientes tienen una sola glándula paratiroidea afectada (un solo tumor) y tres glándulas paratiroides normales. Alrededor del 12% tienen dos glándulas afectadas. Desafortunadamente, la mayoría de la gente tendrá una gammagrafía sestamibi hecha mal (siga leyendo!) Y les dicen que tienen cuatro glándulas afectadas. no es cierto, acaba de tener una radiografía que no mostró el tumor de paratiroides. está allí, pero las radiografías no lo muestran (a menudo esto es debido a los un mal desempeño). Esto es una página de LECTURA OBLIGATORIA.

Anatomía de las paratiroides: se describe en esta página - si usted entiende la anatomía paratiroidea entenderá por qué la cirugía de paratiroides requiere mucha experiencia. Mientras más la experiencia de su cirujano; es mayor la probabilidad de curación y menor la probabilidad de complicaciones.

Quien necesita una segunda operación? – Durante la operación inicial la glándula paratiroidea afectada no fue encontrada. Esta página es para aquellos de ustedes que han tenido una operación sin éxito. y ahora necesitan una segunda (o tercera) operación para encontrar el tumor de paratiroides que no fue extirpado y es difícil de encontrar. La causa más común es un cirujano con poca experiencia en la cirugía de paratiroides. Cada día llevamos a cabo entre 1 y 3 de estas re operaciones.

Paratiroides Sección 5: Problemas Raros de las Paratiroides.
Hyp O -enfermedad paratiroidea, cáncer de la paratiroides, paratiroides y elembarazo, y otros.
[NO comience aquí – estos son los problemas raros]

Cáncer de la paratiroides es extremadamente RARO. NO empiece a leer este sitio web, aquí! Menos de 1 en 2000 de los tumores paratiroides son cancerosos. Casi todos los tumores de paratiroides son benignos. Una gran cantidad de personas leen esta página, pero en realidad nadie debería leerla. El cáncer de paratiroides es tan raro. usted no lo tiene! Regrese a la patina principal!

Desarrollo de otros tipos de cáncer debido al hiperparatiroidismo. Las personas que no tratan a su hiperparatiroidismo tienen un riesgo mayor (a veces mucho más alto) de desarrollar cáncer de mama, cáncer de próstata, y en menor medida, de colon y de riñón. Esto se discute en la parte inferior de nuestra página en la sección síntomas. Si usted no ha leído esto. debe leerlo. La enfermedad paratiroidea no es una enfermedad que debe ser "observada".

Hip0paratiroidismo es una complicación de poca frecuencia a causa de la cirugía de tiroides o paratiroides – ocurre cuando todas las glándulas paratiroides se han eliminado. Esto es Hip O = muy poco. No es bueno. Esto es casi siempre debido a la eliminación de las 4 glándulas paratiroides por un cirujano con poca experiencia realizando la cirugía de paratiroides.

Hipoparatiroidismo inducido por cirugía. Esta página muestra los resultados del estudio más grande del mundo de los pacientes que se hicieron cirugía por cirujanos que por error eliminaron todas las glándulas paratiroides. Cómo se afecta la vida de estas personas, y también se discute la habilidad de los cirujanos y como afecta el resultado de la cirugía. Esto es hip0paratiroidismo. poca hormona paratiroidea debido a un error del cirujano.

El tratamiento de la enfermedad paratiroidea con Sensipar (Cinacalcet). Sensipar (cinacalcet) es una droga hecha para los pacientes con hiperparatiroidismo secundario debido a la insuficiencia renal que están en diálisis. Se ha probado en pacientes con hiperparatiroidismo primario y no funciona. Al contrario empeora los pacientes. Este medicamento no debe usarse a menos que usted este en diálisis. No vamos a aceptar pacientes en nuestra práctica que se encuentran usando esta droga. Sensipar no debe ser utilizada si el calcio es alto en pacientes de hiperparatiroidismo primario! NO LO HAGA!

Lea las historias de casi 1.000 pacientes con hiperparatiroidismo, lo que tienen que decir acerca de su enfermedad y cómo afectó sus vidas. Lea sobre su experiencia en el Centro Norman de mini-cirugía dedicado a glándulas paratiroides.

Pinte nuestra historieta! Uno de nuestros pacientes hace una caricatura que muestra los síntomas de hiperparatiroidismo. Esta historieta lo dice todo.

Ver el Mapa Vea un mapa que demuestra el lugar de donde nuestros pacientes viven. encontrará que hemos operado a alguien que vive cerca de usted.

Este sitio está acreditado por Health on the Net Foundation que regula sitios web de salud. Este sitio cumple con el estándar HONcode de información de salud confiable: Compruébelo aquí

Parathyroid.com/Paratiroide es un servicio educacional del Centro de Paratiroides Norman,
la unica clinica exclusiva de tratamiento de glandulas paratiroideas en el mundo,
consulatando en mas de 4000 casos de glandulas paratiroideas y mas de 3,800 cirugias anuales.

© Derechos De Autor 1996-2018 Norman Parathyroid Center DERECHOS RESERVADOS, Necesita permiso para copiar. Descargo de responsabilidad

La gota es una de las formas de artritis más dolorosa, debida a hiperuricemia, producida por la acumulación de cristales de urato monosódico.

Es una enfermedad que causa ataques repentinos, dolores severos, inflamación, enrojecimiento, calor e hipersensibilidad en las articulaciones. Afecta las articulaciones del dedo gordo pero puede generalmente ocurrir en los pies, tobillos, rodillas, manos y muñecas.

Gota deriva de gutta, gota en latín, ya que en la edad media se creía que se debía a una gota de humor maligno que alguien colocaba en las articulaciones.
También fue llamada “enfermedad de los reyes”, debido a que ocurre con mayor frecuencia en las clases acomodadas.
Hay otro fenómeno denominado como pseudogota que da síntomas parecidos y a veces se confunde con la gota. Sin embargo, es causada por fosfato de calcio y no por ácido úrico.

La enfermedad ocurre con mayor frecuencia en hombres que en mujeres, con una relación de 5:1. En los hombres ocurre entre los 40 y 50 años, y en las mujeres después de los 60 años. La artritis gotosa es la principal causa de artritis inflamatoria de pacientes mayores de 40 años. La enfermedad predomina en las clases acomodadas.
Se considera cerca del 5 por ciento de todos los casos de la artritis son de la gota.

• La gota ocurre más a menudo en los hombres mayores de 40 años de edad, pero puede afectar a personas de cualquier edad.
• Las mujeres son más susceptibles después de la menopausia.
• La gota es más común en la gente que es gorda.
• Si tiene una enzima defectuosa que hace difícil que el cuerpo descomponga las purinas.
• Los antecedentes familiares de la gota pueden aumentar un riesgo de las personas a desarrollar la enfermedad. Ciertas condiciones médicas sin tratamientos, tales como alta tensión arterial, diabetes y el colesterol alto, también pueden aumentar un riesgo de las personas a desarrollar la gota.
• La exposición al plomo en el ambiente también puede ser un factor de riesgo.
• Si ha tenido un trasplante de órgano.
• Si toma medicamentos tales como diuréticos, aspirina, ciclosporina o levadopa.
• Si toma la vitamina niacina.

La gota la causa la acumulación excesiva de ácido úrico en el cuerpo y se forman como agujas cristales en las articulaciones.

Los alimentos que pueden producir gota son las carnes rojas, especialmente las vísceras, como los sesos e hígado. Las bebidas alcohólicas, especialmente la cerveza y el vino. Las frutas y los productos lácteos son los alimentos con menor cantidad de purinas.

El alcohol aumenta la producción de ácido láctico, el cual disminuye la excreción ácido úrico. Además el ácido láctico acelera la degradación del ATP en ácido úrico. Por otra parte la cerveza y el vino contienen guanosina, que es un precursor del ácido úrico.
Los pacientes obesos tienen menor excreción renal de uratos, también la hiperlipidemia está relacionada con la aparición de gota.

La gota, como hemos dicho, es causada por una acumulación del ácido úrico lo cual ocurre cuando el cuerpo tiene dificultad el analizar las sustancias de la proteína llamadas purines que se encuentran naturalmente en alimentos. Esto sucede a veces porque los riñones no están eliminando el ácido úrico correctamente, y a veces ocurre porque el cuerpo produce demasiado ácido úrico. Comiendo ciertos alimentos tales como el salmón, el hígado, los arenques o las sardinas y beber mucho alcohol puede accionar un episodio de la gota.

Las acumulaciones de ácido úrico en los tejidos blandos y articulaciones se denominan tofos. El lugar más frecuente de aparición de tofos es la bursa olecraniana, que es un tejido justo debajo del codo.
En casi la mitad de los casos la gota afecta el dedo gordo del pie. La afección de este dedo se llama podagra. Sin embargo la gota puede afectar otras articulaciones como la rodilla, tobillo, codos. Las articulaciones pueden afectarse simultáneamente, o ser migratoria, es decir, aparecer en una articulación y luego en la otra.
El ácido úrico surge por la descomposición de unas sustancias llamadas purinas. Las purinas se encuentran en todos los tejidos del cuerpo. También se encuentran en muchos alimentos tales como el hígado, los frijoles y guisantes secos y en las anchoas.

Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre, pasa por los riñones y sale del cuerpo en la orina.

• El cuerpo aumenta la cantidad de ácido úrico que produce.
• Los riñones no eliminan suficiente ácido úrico.
• Se consumen muchos alimentos ricos en purinas.
• Cuando la concentración de ácido úrico en la sangre es alta, se conoce como hiperuricemia. A la mayoría de las personas con hiperuricemia no les da gota. Sin embargo, se puede presentar si se forman en el cuerpo cristales de ácido úrico en cantidades excesivas.

• Depósitos de cristales de ácido úrico en las articulaciones o coyunturas, y frecuentemente se acumulan en el dedo gordo del pie
• Depósitos de ácido úrico (llamados tofos gotosos) que parecen como bultos debajo de la piel
• Piedras (cálculos) renales debido a los cristales de ácido úrico en los riñones.