lioresal y embarazo

La cirrosis no es contagiosa, no se transmite de una persona a otra. Su origen hay que buscarlo más bien en otros factores:

– Consumo de alcohol. Es la causa más frecuente. Cerca de un tercio de las personas muy bebedoras, acaban presentando cirrosis. El resto puede sufrir otras formas de enfermedad hepática.

– Hepatitis vírica crónica (inflamación del hígado): la hepatitis (normalmente de los tipos B, C y D) es la segunda causa más común de cirrosis.

– La enfermedad de Wilson, que produce acumulación de cobre en el hígado, cerebro, riñones y ojos.

– La fibrosis quística, que provoca la acumulación de secreciones mucosas en los pulmones, hígado, páncreas e intestinos.

– La hemocromatosis, causante de acumulación de hierro en el hígado y otros órganos.

– El bloqueo o inflamación de los conductos biliares (la llamada cirrosis biliar).

– La insuficiencia cardíaca congestiva.

– Los trastornos de almacenamiento del glucógeno, que impiden la debida utilización de los azúcares por el hígado.

– Las infecciones parasitarias.

– La reacción anómala a los medicamentos recetados, toxinas medioambientales y abuso de inhalaciones (exposición a sustancias tóxicas por vía nasal).

Signos y síntomas de la cirrosis

En las primeras fases, la cirrosis se considera una enfermedad silenciosa, ya que ocasiona pocos síntomas. Con el paso del tiempo, sin embargo, los enfermos de cirrosis empiezan a experimentar cansancio, debilidad y pérdida del apetito. Son habituales las náuseas y la pérdida de peso. Conforme la cirrosis empeora, el hígado produce menos proteínas de las que el organismo necesita, lo cual da lugar a otros síntomas:

– Menor produción de la proteína albúmina, con lo que el agua se acumula en las piernas (edema) del enfermo o en el abdomen (ascitis).

– Lentificación de la producción de proteínas del plasma sanguíneo como el fibrinógeno, factor esencial para la coagulación, lo que hace al enfermo de cirrosis más propenso a las hemorragias.

– La cirrosis puede provocar ictericia, alteración caracterizada por un color amarillento de la piel y el blanco de los ojos. Este trastorno se debe a la acumulación en la sangre de bilirrubina (pigmento biliar), que normalmente el hígado depura del torrente circulatorio y evacua hacia el intestino a través de las vías biliares.

– Algu nos enfermos de cirrosis sienten también una picazón intensa, debida a la acumulación de pigmentos biliares en la piel.

– La cirrosis impide que el hígado depure la sangre de toxinas y otras sustancias nocivas, así como de medicamentos. La acumulación de estos elementos en el organismo altera las

funciones mentales y la personalidad del enfermo. Entre los primeros indicios de cirrosis figuran el descuido del aspecto, los despistes, problemas de concentración y hábitos de sueño alterados. La pérdida de conciencia o el coma son posibles síntomas más tardíos.

– La cirrosis también puede afectar a los vasos sanguíneos

abdominales. Normalmente, la vena porta, que es un vaso de amplia capacidad, transporta la sangre desde el intestino y el higado hasta el hígado. La cirrosis bloquea este flujo, lo cual repercute en un aumento de la presión arterial en este circuito (hipertensión portal). Conforme el higado se inflama, el cuerpo intenta dar salida a la sangre a través de otros vasos sanguíneos, pero puede ocurrir que estos vasos no sean lo suficientemente fuertes para soportar el flujo y se rompan; entonces, el enfermo vomita sangre, signo de una situación de alto riesgo.

Diagnóstico El primer paso en el diagnóstico cirrosis consiste en evaluar el historial médico del enfermo y efectuar un examen físico. La detección de un hígado inflamado o de tamaño mayor al normal, de edema o de ascitis, así como la presencia de síntomas de confusión mental por la acumulación de sustancias tóxicas en el cerebro, sirven al médico para sentar el diagnóstico. Puede encargarse una tomogra-fía computada (TC) o bien ecografías para comprobar si el tejido del hígado tiene cicatrices. También es útil la biopsia por punción, procedimiento mediante el cual se introduce en la piel una aguja para aspirar una muestra de tejido. El hígado también se inspecciona con el laparoscopio, instrumento de observación que se introduce en el organismo a través de una incisión minúscula en el abdomen. Otro indicio de cirrosis es la presencia de telangiectasia, formación de “arañas vasculares” en la piel, a base de redes de minúsculos vasos sanguíneos que se dilatan, especialmente en el rostro y la parte superior del pecho.

Tratamiento El tratamiento depende del tipo de cirrosis y de lo avanzada que se encuentre la enfermedad. El objeto es detener su evolución y, al mismo tiempo, contrarrestar el daño infligido al hígado. Si la causa de la cirrosis es el alcohol, la primera medida que debe tomarse es dejar de beber.

En la actualidad no existe un tratamiento para “curar” la cirrosis. La picazón se puede tratar con medicamentos. Para el edema o la ascitis se utilizan diuréticos (medicamentos que eliminan el exceso de sal y de agua del cuerpo). En casos graves de disfunción hepática, es decir, cuando las células del hígado dejan de funcionar, el transplante de hígado es la única solución.

Los adultos que siguen una dieta nutritiva y limitan su consumo de alcohol previenen la destrucción de células sanas en el hígado. A continuación figuran otras medidas de utilidad para la prevención de la cirrosis hepática:

– No mezclar nunca medicamentos, especialmente los de venta libre, con el alcohol.

– Seguir al pie de la letra las indicaciones de uso de los productos químicos: asegurarse de que están en lugares bien ventilados, no mezclar sustancias químicas, evitar la inhalación y el contacto de productos químicos con la piel, lavar rápidamente cualquier zona que haya sufrido una exposición accidental y utilizar ropa de protección.

– Evitar el abuso de inhalantes de todo tipo.

– Evitar el uso de drogas intravenosas, posibles vehículos de contagio de las variedades de hepatitis B, C, y D.

Convivencia con la cirrosis

lioresal y alcohol

f. Tener moderación en el consumo de bebidas alcohólicas.

d. Consumir con moderación alimentos curados en sal, ahumados y curados con nitrito.

1. Existe evidencia experimental obtenida ya para principios de este siglo que evidencia la
inducción de cáncer en gallinas por medio de los viruses.

2. Los viruses son considerados como una probable causa de algunos tipos de cáncer.

3. Se requiere un mayor número de investigaciones científicas dirigidas a determinar
cual tipo de cáncer se encuentra vinculado con los viruses. Estas investigaciones se
encuentra actualmente en progreso.

1. Se ha postulado que la exposición a materiales radioactivos poseen efectos
carcinogénicos debido a su habilidad para cambiar o destruir células individuales.

2. La mayoría de la exposición ante la radiación proviene de la luz solar.

DETECCIÓN, EVALUACIÓN, Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER

A. La Evaluación se Refiere a la búsqueda por una Enfermedad en Individuos Aparentemente
Saludables

B. Cuando son Exitosos, las Técnicas de Evaluación detectan Cáncer antes que éstos inicien
el proceso de Metástasis

C. Las Técnicas de Evaluación pueden hacer las Biopsias innecesarias:

1. El ultrasonido produce imágenes basados en el registro de sonidos de alta frecuencia. No
representa riesgos para el cuerpo. No puede con seguridad detectar masas/bultos muy
pequeños.

2. La tomografía computadorizada axial (CAT, siglas en inglés) consiste de una serie de
rayos-X tomados de diferentes ángulos.


3. La transluminación consiste en atravesar rayos de luz por los tejidos para poder tomar
imágenes fotográficas.

D. Tratamientos del Cáncer

1. Para la mayoría de los tipos de cáncer, se considera a un paciente libre de cáncer si no
existe ningún indicio/vestigio de la enfermedad en cinco años luego del tratamiento.

2. La cirugía representa el tratamiento más efectivo contra el cáncer

3. La quimioterapia es aquel tratamiento del cáncer que utiliza drogas:

a. La meta de la quimioterapia es de prevenir la replicación de las células de cáncer
mientras se dejan en estado normal (sin ser afectadas) las células normales.

b. Una ventaja de la quimioterapia es que las drogas viajan a través de el torrente
sanguíneo atacando las célula de cáncer.

c. El problema principal de la quimioterapia son sus efectos secundarios: náusea, diarrea
y pérdida de apetito y cabello.

4. La terapia con radiación utiliza dosis muy altas de energía para destruir las células de
cáncer:

a. Aquellos tipos de cáncer que pueden responder a las terapias con radiación son: cáncer
de la cervix, cerebro, cuello, laringe, próstata, y piel.

b. Puede ser utilizado en conjunto con cirugía o quimioterapia.

LOS SIGNOS DE ADVERTENCIA DEL CÁNCER

1. Cambios en lo hábitos intestinales o de la vejiga.
2. Una molestia que no sana.
3. Hemorragias o secreciones no comunes.
4. Engrosamiento o una masa en los senos o en cualquier otro lugar del cuerpo.
5. Indigestión o dificultad para tragar.
6. Cambios evidentes en una verruga o lunar.
8. Tos aca o ronca.

NUEVAS ESTRATEGIAS EN EL DIAGNOSTICO, MANEJO Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER

1. Los experimentos muestran resultados prometedores con varios tipos de tratamientos con
drogas.

2. Los científicos están tratando de estimular el sistema inmunológico, de manera que pueda
rechazar células anormales.

3. Las transfusiones de los componentes sanguíneos se encuentra actualmente más disponibles
y son de mejor efectividad para el tratamiento del cáncer.

4. Los experimentos continúan con las propiedades anticancer de la droga interferon.

5. La hipertemia (terapia con calor) se ha unido a los tratamientos tradicionales para destruir
las células de cáncer sin añadir los efectos de toxicidad o molestia.

POSIBLES ACTIVIDADES DE APRENDIZAJE EN EL SALÓN DE CLASE

1. Investigar los recursos de la comunidad para la educación, evaluación, diagnóstico,
tratamiento, y rehabilitación del cáncer. Se pueden hacer los contactos con las afiliaciones
locales de la Sociedad Americana del Cáncer (el capítulo de Puerto Rico) y con los hospitales
locales para adquirir información/literatura y los detalles sobre sus programas.

2. Demostrar las técnicas para la auto-evaluación de los senos.

lioresal y alcohol

El médico extrae un pequeño trozo de hígado con una aguja y lo somete a prueba para identificar la inflamación, así como las señales indicativas de grasa en el hígado o la existencia de células dañadas.

Si crees que estás en riesgo de desarrollar HGNA o notas algunos de estos síntomas, consulte a su médico para estas pruebas.

Para asegurar que no te pierdas los futuros artículos de esta serie, puedes suscribirse a mi blog o a mi NewsLetter.

Demuéstrame que estas vivo, comentario abajo y dejame saber tu criterio.

Lo más importante…Tu salud

Soy fundador de Temas Sobre Salud. Mi misión es ayudar a las personas a recuperar su salud mediante pequeños e inteligentes ajustes en su estilo de vida!
Yo mismo he afrontado serios problemas de salud los que he ido solventado mediante el estudio de las distintas corrientes filosóficas de la salud que han acompañado a la humanidad desde tiempos remotos. Además de una visión alejada del convencionalismo.

Me diagnosticaron hígado graso,tengo diabetes tipo 2, pero el medico me dice que haga dieta, por mas dieta sigo igual,que hago? Me duele mucho la parte superior derecha.

El tema de la dieta es la clave, pero no pienses que con una dieta de dos semanas ya vas atener resuelto el problema del hígado graso.

Para desarrollar hígado graso es un proceso que toma bastante tiempo, así que revertir dicho problema también va a tomar bastante tiempo.

Si yo estuviera en tu lugar seguiría el método de la limpieza hepática del médico Andreas Moritz.

Si bien, no es nada fácil de seguir, tampoco es bastante complicado, eso si, requiere bastante preparación.

Un saludo y gracias por comentar.

Siempre temas muy interesantes

Gueddy Margoth Revollo Saavedra dice

Muy interesante. Por favor quiero recibir sus artículos.

Interesante pero no da ninguna recomendacion para prevenir la enfermedad

julia colchado colchado dice

Hola Julia!
Me alegro que encuentras interesante esta entrado sobre la formas en que se puede revertir la enfermedad hepática.
Feliz años 2016.
Jacobo

Información básica sobre Protección de Datos

Administrador: Jacobo Nasser Soto

Objetivo: Gestionar el envío de información requerida, así como las suscripciones y moderación de los comentarios.

Legalización: Requerimiento de autorización de la parte interesada.

Cumplimiento: Artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal

Destinatarios: Se comunicarán los datos a Active Campaign para el manejo de las comunicaciones con el Usuario.

Derechos:Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos de forma gratuita, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puedes dirigirte a la dirección de correo electrónico info@temassobresalud.com

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos personales en mi página web TemasSobreSalud.com + info y Política de privacidad

La enfermedad de Graves – Basedow es una enfermedad autoinmune, aunque la mayoría de las personas la conocen por este nombre, de hecho se llama bocio tóxico difuso, y hay razones para ello. Al aumentar la actividad de la glándula tiroides, el metabolismo de los tejidos se intensifica, dando como resultado el aumento de tamaño […]

Si bien la mayoría de las personas que sufren Hashimoto saben la importancia de tener un panel tiroideo, el ultrasonido de tiroides es igualmente crucial. Es la modalidad de imagen más sensible disponible para examinar la glándula tiroides. Valiosísima como herramienta de detección y, sin embargo, muchos médicos no lo ordenan de manera rutinaria. Al […]

Probablemente sabes que los síntomas de Hashimoto pueden variar considerablemente de persona a persona. Pero ¿Sabías que los síntomas de Hashimoto en una persona pueden cambiar de año a año, mes a mes, semana a semana? Incluso día a día. Los brotes debido a los desencadenantes personales son sin duda un factor clave. Además, los […]

La Fibrosis Hepática es la acumulación de tejido fibroso a causa de la cicatrización de una lesión en el higado

La cicatrización es una respuesta normal del cuerpo a una lesión, pero cuando se produce la fibrosis, este proceso de curación se convierte en perjudicial.

Cuando los hepatocitos (células del hígado funcionales) se dañan debido a la infección con un virus, el abuso de alcohol, toxinas, trauma u otros factores, el sistema inmune se activa para reparar el daño.

La lesión o muerte (necrosis) de los hepatocitos estimula la liberación de citoquinas, factores de crecimiento y otros productos químicos por las células inmunes inflamatorias.

lioresal mecanismo de accion

Una micosis es una enfermedad causada por hongos microscópicos, habitualmente en la piel. La piel, boca, intestino y órganos sexuales tienen normalmente hongos y levaduras de forma natural. Cuando hay una proliferación exagerada de hongos.

La miopía es un defecto de la visión que implica una dificultad para ver de lejos. Es un trastorno de refracción, puesto que se produce una convergencia de los rayos de luz por delante de la retina, en lugar de hacerlo justo sobre ella. Los.

La neumonía es una infección de una zona del pulmón provocada por bacterias (habitualmente el neumococo) o virus. Los bronquiolos y los alveolos del pulmón se taponan con un exudado. La zona infectada se inflama, perdiendo su función. Suele.

lo El orzuelo es una inflamación de una glándula de la base de la pestaña. Tiene forma de forúnculo y está causado por una infección bacteriana (estafilococo) que se desarrolla con rapidez. Síntomas: La inflamación es dolorosa y sensible. Está.

is La osteomielitis es una infección de un hueso. Puede ser aguda o crónica. La osteomielitis aguda puede ser debida a un traumatismo que deja el hueso expuesto a gérmenes del exterior, que provocan una infección. También puede ocurrir que una.

La osteoporosis es una pérdida de tejido óseo. Provoca que los huesos se hagan más quebradizos y tengan más probabilidad de sufrir una fractura. Es una enfermedad ligada a la vejez, y sobre todo la sufren las mujeres después de la.

La otitis es la infección del oído. Mas frecuente en niños, sobre todo después de un resfriado, suele curar sin problemas con el tratamiento adecuado. Hay varios tipos de otitis: 1.- Otitis externa. Se inflama el conducto que conecta el.

is La peritonitis es una infección aguda del peritoneo (membrana que rodea la pared del abdomen y los órganos abdominales). Lo más frecuente es que la peritonitis sea un efecto secundario a otra afección, como la perforación de alguna de las.

is La poliomielitis es una enfermedad infecciosa provocada por un virus, que puede provocar parálisis y problemas de desarrollo muscular cuando se extiende al sistema nervioso central. Afecta principalmente a niños. El virus se excreta con las.

B ¿Qué es la hepatitis B? La hepatitis B es una enfermedad que afecta la hígado. Cuando una persona adulta se contagia con este virus, la infección puede evolucionar de dos maneras distintas: 1.) En la mayoría de los casos el organismo.

is ¿Qué es la tuberculosis? La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por un germen, el bacilo de Koch. Afecta sobre todo a los pulmones, pero puede atacar a todo el cuerpo. ¿Cómo se contagia la tuberculosis? El principal foco de.

Se llama presbiacusia a la pérdida gradual de la audición conforme se va envejeciendo. Afecta alrededor del 30 o 35% de las personas mayores de edades entre 65 y 75 años. Este porcentaje de afectados sube hasta el 40 o 50% de los ancianos de.

La presbicia o presbiopía es una dificultad progresiva para enfocar los objetos cercanos. Es un trastorno natural que se da con la edad a partir de los 40 años. Se corrige llevando gafas apropiadas. En el ojo hay un componente llamado.

ma El glaucoma es una enfermedad que consiste en la progresiva lesión del nervio óptico y la pérdida gradual de la visión. Se produce por una presión intraocular alta que puede llegar a causar lesiones irreversibles. En un inicio el glaucoma no.

ictus Un ictus es un accidente cerebro vascular. Ante un ictus es vital acudir rápidamente al hospital. Para ello hay que conocer los posibles síntomas que pueden aparecer: 1.- Se produce una brusca pérdida de fuerza en la cara, brazo o.

La caries es una afección de los dientes que se produce por la acción metabólica de las bacterias que hay en la placa dental. Estas bacterias son los lactobacilos, los actinomicetos y los estreptococos mutans. Estas bacterias producen ácidos.

is La prostatitis es una inflamación de la glándula prostática. Se da preferentemente en hombres de mediana y avanzada edad. Origen: Puede ser de tipo crónico o de tipo agudo. 1.- La prostatitis aguda es debida sobre todo a una infección.

a? La alergia es una reacción exagerada de nuestro cuerpo ante ciertas sustancias externas. Cuando se padece alergia es porque nuestro sistema inmunológico reacciona con excesiva sensibilidad ante partículas o sustancias que identifica como.

a? La epidemiología es la especialidad que trata sobre el control de las enfermedades y su repercusión en la sociedad. Estudia las enfermedades en su frecuencia, distribución, determinantes, factores de riesgo y prevalencia. Con todo ello se.

a? La fibrosis quística es una enfermedad genética hereditaria. Es autosómica recesiva, es decir, hace falta que el gen defectuoso lo lleven tanto el padre como la madre. Afecta a las glándulas de secreción externa: las sudoríparas, bronquiales.

Un mioma es un tumor benigno de un músculo. Puede originarse en un músculo liso (leiomioma) o en un músculo estriado (rabdomioma). En las mujeres el mioma pude aparecer en la musculatura uterina (mioma uterino). Si es de gran tamaño o.

El período ventana es el período de tiempo que va desde la infección de un virus hasta que se detecta la presencia de anticuerpos asociados al virus. Durante el período ventana la cantidad de anticuerpos que fabrica el cuerpo son insuficientes.

Un quiste es una cavidad cerrada o bolsa en un tejido del cuerpo que está llena de aire, líquido, pus u otra sustancia. Los quistes pueden formarse en cualquier tejido del cuerpo. Son más frecuentes en la piel, cuando se forman a causa de.

El raquitismo es una enfermedad infantil que afecta al esqueleto y que se debe a una falta de vitamina D, calcio y fósforo. Los huesos no adquieren su estructura y dureza normal porque la falta de vitamina D impide que se deposite en ellos.

béola La rubéola es una infección vírica infantil generalmente no grave pero sí muy contagiosa. Síntomas: En niños pueden ser muy leves o no aparecer. Son fiebre ligera, tumefacción de ganglios linfáticos y erupción de color rosado. La.

mpión El sarampión es una enfermedad infecciosa infantil que produce epidemias cada 2 o 3 años, en invierno y primavera. No es una enfermedad grave. Además, existe una vacuna que da protección para toda la vida. Síntomas: Fiebre alta.

SIDA significa "Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida", en inglés AIDS. El SIDA está causado por la infección del virus VIH, que ataca a los linfocitos T CD4, un tipo de células del sistema inmunológico, de tal manera que con el tiempo.

filis La sífilis es una ETS bacteriana (enfermedad de transmisión sexual) que fue muy grave en siglos anteriores, pero que ahora tiene un tratamiento eficaz mediante antibióticos. La enfermedad tiene un periodo de incubación de 2 a 6.

wn El síndrome de Down o trisomía 21 es una anomalía genética que consiste en que hay tres cromosomas 21 en lugar de haber los dos normales. Afecta a un niño de cada 700, pero la probabilidad aumenta mucho cuando la madre es mayor de 35 años (1.

- La piel se vuelve dura y pálida - Aparecen parches blancos en la piel - La zona afectada se vuelve insensible - Después de calentarla, la parte afectada de congelación se vuelve roja y dolorosa. Es muy importante que en ningún caso se sumerja.

ebral Hay varios síntomas que pueden indicar que la columna vertebral sufre una subluxación o interferencia nerviosa. Según la Asociación Pro-Quiropráctica Española son los siguientes: - Tener una parte de la cadera más alta - Tener una.

I Hay que estar atentos a los siguientes síntomas, sobre todo si se tienen antecedentes familiares de haber padecido diabetes, ya que existe cierto componente hereditario: 1.- Tener sed repetidamente a lo largo del día 2.- Haber adelgazado.

La sinusitis es una inflamación y/o infección de una o varias de las cavidades (senos) que hay en los huesos de la cara y que están comunicados con la nariz. En la cara hay los senos maxilares, situados debajo de las órbitas de los ojos.

La tendinitis es la inflamación de un tendón. Se produce un dolor insidioso que restringe la movilidad de la articulación afectada, ya que el dolor puede llegar a ser intenso. Habitualmente es debida a un exceso de sobrecarga, a causa de un.

La tenia es un gusano plano segmentado que vive en el intestino delgado y grueso de la persona o animal hospedador. Este parásito intestinal se llama también "solitaria" porque es hermafrodita y puede completar su ciclo de reproducción sin.

tanos El tétanos es una infección aguda del sistema nervioso debida a la bacteria 'Clostridium tetani'. Es una enfermedad grave porque puede ser mortal o dejar secuelas en los músculos y articulaciones. La infección se produce por el.

Se llama tifus a un conjunto de infecciones causadas por bacterias del género 'rickettsia'. Existen varias formas, según la especie de Rickettsia que infecte. Entre ellas, el tifus exantemático (el clásico o epidémico) es una grave forma.

La mayoría de las personas no necesitan tratamiento
Si el hemangioma hepático es pequeña y no causa ningún signo o síntoma, no necesitará tratamiento. Si bien usted puede estar preocupado por dejar una masa hepática no se trata, en la mayoría de los casos, un hemangioma hepático nunca va a crecer y nunca va a causar problemas.

Su médico podría programar exámenes de seguimiento para comprobar el hemangioma hepático periódicamente para el crecimiento si el hemangioma es grande.

El tratamiento para el hemangioma del hígado que causa signos y síntomas
Si un hemangioma hepático crece lo suficientemente grande como para empujar en las estructuras cercanas en el abdomen, puede causar signos y síntomas, y puede ser una señal de que usted necesita un tratamiento. Tratamiento hemangioma del hígado depende de su situación, tales como la ubicación y el tamaño del hemangioma, si usted tiene más de un hemangioma, su estado general de salud y sus preferencias.

Las opciones de tratamiento pueden incluir:

  • La cirugía para extirpar el hemangioma hepático. Si el hemangioma se puede separar fácilmente del hígado, el médico puede recomendar la cirugía para extirpar la masa.
  • La cirugía para extirpar una parte del hígado, incluyendo el hemangioma. En algunos casos, los cirujanos pueden tener que retirar una porción de su hígado junto con el hemangioma.
  • Procedimientos para detener el flujo de sangre hacia el hemangioma. Sin un suministro de sangre, el hemangioma pueden dejar de crecer o encogerse. Dos formas de detener el flujo de la sangre son la vinculación de la arteria principal (ligadura de la arteria hepática) o inyección de un medicamento en la arteria para bloquearla (embolización arterial).El tejido hepático sano es ileso porque puede sacar sangre de otros barcos cercanos.
  • La cirugía de trasplante de hígado. En situaciones muy raras, si usted tiene un gran hemangioma o múltiples hemangiomas que no se pueden tratar por otros medios, el médico puede recomendar la cirugía para extirpar el hígado y reemplazarlo con un hígado de un donante.
  • La terapia de radiación. La radioterapia utiliza rayos de energía de gran alcance, tales como rayos X, para dañar las células del hemangioma. Este tratamiento se utiliza muy poco.

Al enterarse de que usted tiene un hemangioma hepático – incluso una pequeña, inactivo uno – puede ser inquietante al principio. Usted puede estar preocupado por si su hemangioma hepático está creciendo o si va a causar complicaciones en el futuro. Con el tiempo, puede acostumbrarse a vivir con un hemangioma hepático. Hasta que encuentre sus propias maneras de hacer frente, tratando de considerar:

  • Entérese de hemangioma hepático. Anote las preguntas para preguntar a su médico en su próxima cita. También pregunte recomendaciones para las buenas fuentes de información.
  • Conozca los signos y síntomas de una creciente hemangioma hepático. Pregúntele a su médico acerca de cuáles son los signos y síntomas pueden indicar que su hemangioma hepático está creciendo o causar complicaciones. Los signos y síntomas pueden incluir dolor persistente en la zona superior derecha del abdomen, náuseas y vómitos. Pregúntele al médico qué síntomas deben pedirle que haga una cita para un chequeo.
  • Cuide su hígado. Un pequeño hemangioma hepático no interrumpirá la capacidad de su hígado para funcionar. Sin embargo, usted puede tomar decisiones que ayuden a mantener su hígado sano. No fume, no seguir las instrucciones al utilizar productos químicos del hogar, mantener un peso saludable, beber alcohol con moderación (en su caso) y evitar comportamientos de riesgo, como el sexo y el uso compartido de agujas sin protección.

La amebiasis es una infección del intestino grueso provocada por el parásito unicelular Entamoeba histolytica. Suele causar diarrea o disentería.

La amebiasis es una enfermedad causada por la ameba, parásito microscópico denominado Entamoeba histolytica. En un momento de su ciclo vital, la ameba ésta protegida por una envoltura protectora llamada quiste. La infección empieza cuando una persona ingiere quistes presentes en la comida y en el agua contaminada. La amebiasis se encuentra en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, pero abunda más en los trópicos, donde el control de sanidad es más pobre. Al ser ingeridos, los quistes resisten los ácidos del estómago y llegan hasta el intestino. En el intestino, las amebas salen de los quistes y se multiplican, normalmente sin causar síntomas de ningún tipo. Hay casos, sin embargo, en que por razones desconocidas, las amebas invaden las paredes del intestino grueso y producen dolor abdominal, diarrea sanguinolenta (disentería) y, a veces, fiebre. Llegado este momento, existe también el peligro de que las amebas invadan otros órganos corporales.

Durante la infección, las amebas producen quistes que son eliminados de los intestinos junto con las heces. Fuera del cuerpo, los quistes pueden sobrevivir días, incluso semanas. En áreas de poca higiene, el agua potable contaminada con excrementos humanos puede propagar rápidamente la amebiasis y hacer que el ciclo comience de nuevo.

La mayor parte de las infecciones por ameba son asintomáticas, es decir, no producen síntomas. Sin embargo, aunque no haya síntomas, los quistes siguen reproduciéndose y se considera que la persona infectada es portadora de ellos.

Colitis amebiana Los síntomas ocurren mayoritariamente cuando las amebas atacan las paredes del intestino grueso. Este proceso recibe el nombre de colitis amebiana. El síntoma más común es un dolor abdominal creciente. Pueden darse síntomas adicionales como diarrea con

sangre o mucosidad, deposiciones frecuentes o una desagradable y continua necesidad de ir al baño. En un tercio de los casos, también se produce fiebre.

Disentería amebiana En algunos casos extraños, los síntomas de colitis amebiana empeoran; se presentan fiebre, escalofríos y diarrea intensa, con sangre y mucosidad. Esta enfermedad se llama disentería ame-biana, que a menudo conduce a una seria deshidratación (pérdida excesiva de agua en el cuerpo).

Amebiasis hepática Si las amebas se desplazan por vía sanguínea a otras partes del cuerpo, se pueden formar focos de infección en distintos órganos. En el 1 por ciento de los casos, infectan al hígado, en el que causan una dolencia llamada amebiasis hepática. Los síntomas de esta enfermedad incluyen fiebre, dilatación del abdomen, dolor e hiper-sensibilidad en la zona del hígado, justo debajo de las costillas derechas.

El método más común para diagnosticar la amebiasis es el examen microscópico de las heces del individuo afectado. La Entamoeba histolytica también puede identificarse en muestras de tejido obtenidas durante una exploración visual del colon con un instrumento flexible llamado colo-noscopio, o en el transcurso de una operación.

Si el médico detecta la presencia de Entaomeba histolytica, prescribe medicamentos tanto para los portadores asintomáticos (que pueden transmitir las amebas si no son eliminadas) como para los enfermos con la infección activa. El tratamiento normalmente dura tres semanas.

No hay vacuna o fármaco profiláctico (medicamento que previene una enfermedad) para la amebiasis. La prevención depende de la pureza de nuestras fuentes de agua, de la eliminación adecuada de los excrementos humanos y de utilizar correctamente las medidas de higiene, tales como lavarse bien las manos después de ir al baño y antes de comer.

El suministro municipal de agua aprobado por los departamentos locales de salud de Estados Unidos normalmente se considera seguro. Sin embargo, al acampar o durante estancias en otros países, es importante consumir agua que pro venga de suministros seguros y evitar beber la de los arroyos u otras fuentes similares.

Daño al hígado (hepatotoxicidad)

Los fármacos de la quimioterapia son toxinas y pueden producir daños al hígado. El hígado tiene muchas funciones vitales en el cuerpo; la más importante es filtrar las sustancias tóxicas de la sangre. Si llegan más toxinas de las que puede tratar el hígado, se producirán daños en el hígado. El daño al hígado puede ser un problema muy grave. El tratamiento consiste en retirar la sustancia o sustancias que han producido el daño y trabajar para controlar los síntomas.

¿Qué es el daño al hígado?

El daño al hígado, también conocido como hepatotoxicidad, hace que este órgano fundamental funcione inadecuadamente o de forma irregular. El hígado es el mayor órgano del cuerpo y tiene muchas funciones vitales. La tarea más importante del hígado es filtrar sustancias tóxicas de su cuerpo, como el alcohol y muchos medicamentos diferentes, como los fármacos de quimioterapia, los antibióticos y el Tylenol®. Otras funciones importantes que realiza el hígado son:

  • Colabora con el bazo para retirar de la sangre glóbulos rojos viejos o dañados.
  • Produce la bilis, una sustancia que se libera al intestino para ayudar en la absorción y digestión de las grasas y proporciona un modo por el que el hígado puede excretar productos de desecho
  • Produce factores de coagulación que son fundamentales para formar un coágulo que detenga el sangrado
  • Procesa y conserva las vitaminas, los minerales, las proteínas, las grasas y la glucosa (azúcar) de su dieta.

Cuando el hígado está dañado, puede no ser capaz de realizar de forma óptima estas funciones. Es muy importante que puede no ser capaz de excretar bilis, la forma principal que tiene el hígado de eliminar los productos de desecho.

¿Por qué produce daño al hígado la quimioterapia?

Los fármacos de quimioterapia puede producir daño al hígado porque son toxinas y añaden un esfuerzo a la función de filtrado del hígado. El hígado elimina las toxinas y las sustancias químicas del torrente sanguíneo y las transforma en productos que pueden eliminarse fácilmente a través de la bilis o la orina. Si se acumulan las toxinas en el cuerpo más rápido de lo que el hígado puede procesarlas, se producirán daños en el hígado.

¿Cómo se diagnostica el daño al hígado?

Pueden usarse muchas pruebas para diagnosticar el daño al hígado. Quizás la más frecuente es un análisis de sangre. Existen muchas causas posibles de disfunción del hígado aparte del daño al hígado. Por tanto, si el análisis de sangre indica que su hígado no está funcionando adecuadamente, pueden realizarse más pruebas para determinar la causa del problema.

Pueden realizarse varios análisis de sangre para medir sustancias en la sangre que indican que el hígado está dañado. Entre estas sustancias están:

Bilirrubina: La bilirrubina es una sustancia química que se forma durante la descomposición normal de los glóbulos rojos y se excreta desde el hígado por la bilis. Cuando las células del hígado están dañadas, pueden no ser capaces de excretar la bilirrubina de forma normal, produciendo una acumulación de bilirrubina en la sangre y el líquido extracelular (fuera de las células). Puede detectarse un nivel elevado de bilirrubina mediante un análisis de sangre.

Enzimas hepáticas: Las enzimas son proteínas que desencadenan reacciones químicas importantes en el cuerpo. Hay varias enzimas que se producen en el hígado y pueden estar elevadas si el hígado resulta dañado, como por ejemplo:

  • La alanina aminotransferasa reordena los “ladrillos” de las proteínas. Se libera de las células hepáticas dañadas.
  • La aspartato aminotransferasa reordena los “ladrillos” de las proteínas. Se libera de las células hepáticas dañadas.
  • La lactato deshidrogenasa participa en la producción de energía. Se libera de células dañadas de muchas partes del cuerpo, como el hígado.
  • La fosfatasa alcalina participa en el crecimiento del hueso y se excreta por la bilis. Puede elevarse si la excreción biliar está inhibida por un daño hepático.

Una biopsia es un procedimiento en el que se toma una pequeña muestra de tejido del hígado y se examina al microscopio. Es posible que se someta a este procedimiento si su médico sospecha que tiene daño en el hígado como consecuencia de la quimioterapia. Mirar el tejido es la mejor manera de determinar si las células están sanas o dañadas.

lioresal alcohol dependence

Por ello se requiere que el propio afectado sea un buen observador de su síntoma. Si no es así, algunos pacientes alarman y confunden a su familia, se asustan ellos mismos e incluso provocan que algunos médicos soliciten demasiados estudios. La localización es importante, así como la duración, la hora de inicio, los factores que lo activan o lo desactivan así como el tipo de dolor (ardoroso, cólico, retortijón, punzante, opresivo, entre otros), sus irradiaciones y los síntomas acompañantes (fiebre, nausea, distensión, gases, estreñimiento o diarrea). Durante la exploración física el médico detecta mejor la localización y puede integrar un diagnóstico.


El hígado un órgano poco inervado, cuyas terminaciones nerviosas cubren a la cápsula hepática. Una hepatitis aguda que expande la cápsula produce dolor, al igual que un tumor que rompe la cápsula.

Las hepatitis crónicas (por virus B o C, por ejemplo) no producen dolor. Otras causas dolor, que por su cercanía se confunde con un origen en el hígado incluye: colecistitis, colitis, gastritis, cólico ureteral (por piedras en el uretero o el riñón).

Molestia ocasionada por un esfuerzo más o menos prolongado o por una enfermedad que limita la fuerza o la energía en la ejecución de tareas físicas.

Falta o decaimiento de fuerzas caracterizado por apatía, fatiga física o ausencia de iniciativa.

Extremada debilidad muscular que impide los movimientos del enfermo.

La cirrosis o la hepatitis pueden explicar cualquiera de las variantes del cansancio y generalmente se relacionan con incremento de transaminasas (enzimas hepáticas). A mayor elevación de enzimas mayor propensión al cansancio.

La siguiente lista incluye una serie de síntomas que pueden o no explicarse por daño al hígado.

Los siguientes síntomas son altamente sospechosos de daño hepático.

Es un trastorno que incluye síntomas y signos neurológicos y psiquiátricos.

Datos Neurológicos:
1.Desorientación
2.Temblor en “aleteo” en las manos
3.Trastorno en la marcha
4.Movimientos anormales

Datos Psiquiátricos:
1.Conductas incoherentes
2.Irritabilidad
3.Agresividad
4.Insomnio

Finalmente, algunos de los signos detectados por el médico incluyen los siguientes hallazgos de exploración física:

Finalmente, les presentamos algunas imágenes características que el médico busca en la exploración física y le ayuda a realizar un mejor diagnóstico.


Nuestro hígado "habla" a través de ciertos síntomas y dado que éstos pueden ser inespecíficos o específicos conviene familiarizarse con ellos.

El ritual médico de la consulta es una excelente oportunidad para que el paciente interactúe con el médico y saque “el mejor jugo posible” de los minutos que se le dedican.

Solo a través de la descripción ordenada y detallada de los síntomas, así como de la cuidadosa exploración física se puede alcanzar un buen diagnóstico.

Referencias Bibliográficas

  1. Argente. Álvarez: Semiología Médica.Fisiopatología, Semiotecnia y Propedeútica. México: Editorial Panamericana Editores; 2005.
  2. García-Conde J, Merino SJ, González MJ. Patología general. España: Mc Graw-Hill Interamericana Editores; 2004.
  3. Harrisson, F.A. Principios de medicina Interna.17ed. México: Mc Graw- Gill; 2008.
  4. McPhee SJ. Lingappa VR. Ganong WF. Lange JD. Fisiopatología médica. 4a.ed. México: Editorial El Manual Moderno; 2003.
  5. Nicoll Diana, McPhee SJ, et al. Manual de pruebas diagnósticas.4a. ed.México: Editorial El Manual Moderno; 2004.
  6. Ruiz Reyes, G. Fundamentos de interpretación clínica de los exámenes de laboratorio. México: ed. Médica Panamericana; 2006.
  7. Santín G. Atlas de Anatomía Radiológica. 5a EdiciónMéxico: McGraw-Hill,Interamericana Editores/Facultad de Medicina, UNAM; 2004.

Material Didáctico:

Dra. Fernanda García Alvarado.
Comité Editorial Amhigos del Hígado

La enfermedad del hígado inflamado es una patología que debemos conocer mejor. Aparece cuando este órgano indispensable se ve afectado por una infección y aumenta de tamaño, causando síntomas que conviene conocer.

El hígado cumple ciertas funciones, de las más básicas y más esenciales de nuestro cuerpo. Sintetiza las vitaminas, elimina las toxinas, filtra la sangre, elimina las sustancias nocivas, regula los niveles de aminoácidos y de grasas, etc. Estas tareas son muy importantes y garantizan el buen funcionamiento del organismo, para ofrecer una buena calidad de vida. Pero, a veces, a fuerza de efectuar todos estos procedimientos, ciertos elementos alteran su correcto funcionamiento.

Algunos virus o bacterias pueden hinchar el hígado. Algunas veces, una mala alimentación, los excesos de grasas o de alcohol, una comida demasiado industrial o la ingesta excesiva de medicamentos puede causar una hepatomegalía. Es importante tener cuidado con la salud y, para ello, más vale conocer los síntomas asociados a esta enfermedad.

Durante los primeros días de la inflamación que afecta al hígado, se pueden sufrir los mismos síntomas que los de una gripe. Un cansancio agudo, subida de fiebre, dolores musculares, náuseas, etc. Pero a medida que el tiempo pasa, el estado empeora y no se sabe cómo actuar.

Cuando se está afectado por una inflamación, es normal sentir que el vientre está más hinchado y más duro de lo habitual. Se siente un dolor en el abdomen, y cada vez que se come, se siente una sensación desagradable de pesadez. Las náuseas acompañan a estos síntomas y la digestión puede ser lenta.

Cuando se sufre una inflamación del hígado, suele ocurrir que las heces cambian de color. Suelen ser más claras, más blancas. Esto es debido a que existe una inflamación de origen viral. También es frecuente que la orina adquiera un tono más oscuro.

Se puede sentir un gusto metálico o amargo en la boca. Puede ser difícil percibir el gusto normal de los alimentos y se puede sentir una sensación desagradable en el paladar, que corta completamente el apetito. El mal aliento, la pérdida de apetito y la boca seca son igualmente síntomas muy frecuentes.

Además del cansancio, es normal sentir un fuerte dolor a nivel de las costillas. Se trata de una sensación que se puede describir como tener una placa caliente en el interior del abdomen. Algo desagradable que hace que se pierdan las ganas de mantenerse activo, y provoca cansancio y somnolencia.

Uno de los síntomas que enseguida pone sobre aviso es el cambio de color de la piel y de los ojos, que se vuelven amarillos. Esto se llama ictericia, y es un síntoma claro de que el hígado está enfermo, razón para acudir enseguida al médico.

Estos son los síntomas de una infección de hígado. Si estás sintiendo algo de esto, ¡corre a tu médico! De esta forma podrán solucionar el problema y volver a un estado de salud perfecto. ¡No lo dejes pasar!

-Cuero cabelludo graso y pérdida de cabello.

Como puedes comprobar estos síntomas son comunes en otras enfermedades, por eso prevenir la enfermedad es dificil basándonos en esto. Sin embargo, debes de estar atento si últimamente ha crecido tu perímetro de grasa abdominal (no músculo) y sientes los otros síntomas de forma conjunta.

Las personas que durante mucho tiempo han tenido los triglicéridos altos también pueden presentar:

El hígado sufre un agrandamiento como consecuencia de la cantidad de células grasas que se acumulan en él. El dolor en la parte superior derecha del abdomen, el malestar general, la pesadez después de la comida y la fatiga son una señal de que podrías tenerlo. Al principio esta enfermedad es benigna, tiene tratamiento que si se toma a sigue a tiempo no tiene por qué producir complicaciones, el problema es cuando se deja pasar y el hígado comienza a inflamarse y agrandarse. El hígado graso es una enfermedad asintomática, es decir, que en principio no presenta síntomas hasta que esté avanzada, de hecho muchos pacientes la descubren de forma casual en un análisis fortuito o una ecografía abdominal por cualquier otra cosa. Debes de estar atento.

Es un agrandecimiento del bazo que suele venir conjuntamente con el hígado graso. No es una enfermedad en si misma si no que suele ser consecuencia de otros trastornos, siendo los altos niveles de colesterol en sangre una de ellas. Cuando el bazo se agranda la sangre no es capaz de irrigar a la vez toda la zona y las células del tejido se mueren. La buena noticia es que si se trata a tiempo la causa de la hipertrofia la enfermedad mejora. Si no, cuando es grave la situación puede ser necesario su extirpación.

Es la inflamación del páncreas. Los niveles altos de colesterol en sangre pueden ocasionarla debido a que el exceso de células de grasa en el cuerpo hace al páncreas trabajar demasiado. Los síntomas asociados a la pancreatitis son náuseas y vómitos, dolores en el vientre, fiebre, presión baja y taquicardias, pérdida de peso y evacuaciones amarillentas. Cuando el páncreas no hace bien su trabajo no produce insulina y el azúcar en sangre aumenta, favoreciendo la aparición de diabetes en el futuro.

Son acumulaciones de grasa debajo de la piel, es típica en personas con colesterol ato. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo aunque son más comunes en las articulaciones como manos, tobillos, rodillas o en zonas como los párpados o glúteos. Normalmente no suelen tener más de 7-8 cm de tamaño aunque hay excepciones donde son más grandes. La única solución una vez que han salido son la cirugía, no deja cicatriz cuando son de pequeño tamaño pero cuando son grandes la presencia de cicatrices son inevitables. Algunos pacientes optan por dejarlos aunque no sean muy estéticos en el cuerpo (al fin y al cabo son benignos) pero a veces son tan molestos que esa opción no es posible.

Los últimos síntomas mencionados aparecen cuando los níveles de triglicéridos ya son muy altos en tu cuerpo, por eso no debes dudar en ir al médico en cuanto puedas y no dejarlo pasar. En esas circunstancias cada segundo cuenta. No por las enfermedades en sí sino por lo que está significando: si el nivel de colesterol en sangre es tan alto como para que aparezcan estos síntomas pueden ocurrirte cosas peores, por ejemplo un ataque al corazón o derrames cerebrales.

Una vez en el médico se te realizará una prueba de sangre, unos niveles normales suelen estar por debajo de 150 mg/dL y los altos por encima de 200 mg/dL. En el caso de tener altos los triglicéridos el médico te dará unas pautas para modificar tus hábitos diarios y puede que además te recete medicación si los niveles son demasiado altos. Los consejos médicos más comunes son:

-Ejercicio físico regular. El más recomendado es caminar al menos durante 45 minutos al día, rutina que casi cualquier persona puede realizar sin esfuerzo.

-Controlar la alimentación. Esta es la pauta fundamental y más importante. Seguir una dieta baja en grasas y alimentos industriales, tomar más verduras (al menos uno o dos platos al día), sustituir los hidratos de carbono simples por complejos (verduras, alimentos integrales. ), comer 3 o 4 frutas como postre y entre las comidas e incluir proteínas de calidad provenientes de carnes blancas y pescados. También puede recomendarte reducir el tamaño de las raciones ya que por muy sano que comas no podemos excedernos con el tamaño del plato.

Como conclusión, lo más complicado es identificar la hipertrigliceridemia pero una vez que se hace su tratamiento no tiene nada de particular. En bekia tenemos numerosos artículos sobre pautas dietéticas y ejercicios especiales para el colesterol alto que pueden ayudarte a mejorar.

Puede ser espontánea o secundaria

Es una inflamación del tejido que recubre la pared interna del abdomen (peritoneo)
y la mayoría de los órganos abdominales; causada por la acumulación de fluidos corporales, sangre o pus en el abdomen.

Hay dos tipos de peritonitis:

  1. Peritonitis espontánea
  2. Peritonitis secundaria

    En general es causada por una acumulación de líquido en la cavidad peritoneal que suele ocurrir como consecuencia de una enfermedad hepática o renal grave.

    Los riesgos para la enfermedad hepática incluyen: Consumo excesivo de alcohol, hepatitis B o C y otras enfermedades que llevan a la cirrosis.

    Este tipo de peritonitis también se presenta en pacientes que reciben diálisis peritoneal por insuficiencia renal.

    También puede presentarse como consecuencia de una infección, inflamación o lesión de los intestinos como ser diverticulitis o apendicitis.

    El tratamiento depende de la causa:

    • Cuando la causa de la peritonitis es un cuerpo extraño como un catéter de los utilizados para la diálisis peritoneal, la cirugía puede ser el tratamiento adecuado
    • Cuando hay deshidratación puede ser necesaria la terapia intravenosa
    • En casos de peritonitis espontánea causada con enfermedad ranal o hepática, la administración de antibióticos puede ayudar a controlar la infección

    El pronóstico en general es favorable, pero la enfermedad hepática o renal puede complicar la recuperación.

    Se trata de una peritonitis secundaria porque es consecuencia de otra afección, generalmente a la diseminación de una infección desde el tubo digestivo.

    • Las bacterias pueden ingresar al peritoneo por una perforación en el tubo digestivo. Este orificio puede ser consecuencia de un apéndice perforado, un color perforado, una úlcera estomacal, una lesión o una herida por arma blanca o arma de fuego
    • También puede ser causada cuando la bilis o los químicos que son segregados por el páncreas, se filtran hacia el revestimiento de la cavidad abdominal
    • La inflamación de la cavidad peritoneal causada por bacterias puede provocar infección del torrente sanguíneo
    • Los contaminantes extraños como por ejemplo un catéter usado para la diálisis peritoneal o una sonda de alimentación que penetra en la cavidad peritoneal, puede también causar peritonitis secundaria
    • La peritonitis secundaria puede afectar a bebés prematuros con enterocolitis necrosante

    En general la cirugía es necesaria para eliminar fuentes de infección como un apéndice inflamado, un intestino infectado o un absceso.

    • Líquidos por vía intravenosa
    • Antibióticos
    • Sonda onda nasogástrica
    • Analgésicos

    El pronóstico depende de la causa de la peritonitis, de la duración de los síntomas previo al tratamiento y del estado de salud general del paciente. Las expectativas pueden variar desde la completa recuperación hasta una infección abrumadora y hasta la muerte.

    Los pacientes con enfermedades hepáticas, especialmente cirrosis descompensada, habitualmente presentan pérdida de peso y de masa muscular. Se sabe que dichos pacientes tienen resultados clínicos más deficientes que los pacientes con diagnósticos similares pero sin dicha pérdida de peso o de masa muscular. Si el problema es sólo la carencia de nutrientes, se esperaría que la provisión de algún tipo de nutrición diera lugar a mejores resultados. Los nutrientes además de los alimentos, o en lugar de los alimentos cuando los alimentos no se ingieren en cantidades suficientes, se pueden proporcionar de forma que el paciente los consuma voluntariamente al beber diversas formulaciones nutricionales. Los nutrientes también se pueden proporcionar de forma involuntaria; se pueden colocar sondas en las venas (nutrición parenteral) o en el tracto intestinal (nutrición enteral) a través de las cuales se inyectan soluciones nutricionales. Todas estas intervenciones nutricionales tienen costos económicos asociados y también pueden producir una variedad de complicaciones (que incluyen vómitos, diarrea y alteración de las funciones metabólicas [por ejemplo, glucemia alta]). Por lo tanto, es importante determinar si dichas intervenciones nutricionales (o sea, la provisión de nutrientes en alguna forma diferente de la administración en forma de alimentos) dan lugar a mejorías en los resultados clínicos. Debido a que la mejor forma de determinarlo es realizar ensayos aleatorios en los que los pacientes se asignan al azar a recibir, o no recibir, uno u otro de estos tratamientos, esta revisión sistemática se realizó para identificar y resumir esta información. Se obtuvieron ensayos aleatorios que compararon pacientes con enfermedades hepáticas asignados a la administración de nutrición parenteral, nutrición enteral o suplementos nutricionales orales con pacientes asignados a ninguna administración de intervenciones nutricionales. Se consideraron por separado las tres intervenciones nutricionales. Además, dentro de cada categoría de intervención nutricional, los pacientes con trastornos médicos se compararon por separado de los pacientes con enfermedades quirúrgicas. Por lo tanto, hubo seis análisis primarios, pacientes no quirúrgicos que recibieron o no recibieron nutrición parenteral, pacientes quirúrgicos que recibieron o no recibieron nutrición parenteral, pacientes no quirúrgicos que recibieron o no recibieron nutrición enteral, pacientes quirúrgicos que recibieron o no recibieron nutrición enteral, pacientes no quirúrgicos que recibieron o no recibieron suplementos por vía oral y pacientes quirúrgicos que recibieron o no recibieron suplementos por vía oral. Los resultados de interés fueron mortalidad, morbilidad hepática (ascitis, hemorragia gastrointestinal, encefalopatía), calidad de vida, eventos adversos, infecciones, costo, duración de la hospitalización, ictericia, complicaciones posoperatorias (sólo para los ensayos quirúrgicos) y resultados nutricionales (por ejemplo, peso corporal). Se identificaron 37 ensayos aleatorios. Todos menos uno tuvieron un riesgo alto de errores sistemáticos (sesgo, o sea la sobrestimación de los efectos beneficiosos y la subestimación de los efectos perjudiciales). Cuando se combinaron los datos la mayoría de los análisis no logró demostrar una diferencia. Se observaron algunas diferencias significativas. Las mismas fueron que 1) la nutrición parenteral redujo la bilirrubina sérica más rápidamente y mejoró un tipo de resultado nutricional (balance nitrogenado) en los pacientes no quirúrgicos con ictericia y puede haber reducido algunas complicaciones posoperatorias; 2) la nutrición enteral puede haber mejorado el balance nitrogenado en los pacientes no quirúrgicos y reducido las complicaciones posoperatorias en los pacientes quirúrgicos; y 3) los suplementos redujeron la aparición de ascitis y también pueden haber disminuido el número de infecciones. Además, la administración de suplementos (especialmente los que contienen aminoácidos de cadena ramificada) puede haber sido útil en el tratamiento de los pacientes con encefalopatía hepática. No se observaron efectos significativos del uso de suplementos en los pacientes quirúrgicos. No puede decirse que estos efectos beneficiosos observados estén definitivamente presentes debido a los fallos metodológicos de los ensayos, que pueden haber producido una sobrestimación del efecto observado. Además, debido a que se incluyeron muy pocos pacientes en los ensayos y se midieron muy pocos resultados, no se pueden excluir los hallazgos falsos significativos ni los hallazgos falsos no significativos. Los datos no son lo suficientemente sólidos para justificar una recomendación en cuanto al uso de estas intervenciones nutricionales de forma habitual. Se necesitan ensayos aleatorios bien diseñados y bien realizados para demostrar que dicho tratamiento es en verdad efectivo.

    Los datos no justifican de forma convincente el uso habitual de nutrición parenteral, nutrición enteral o suplementos nutritivos orales en los pacientes con enfermedades hepáticas. El hecho de que todos estos ensayos, menos uno, tuvieran un riesgo alto de sesgo incluso pone en duda los pocos efectos beneficiosos que se demostraron. Se necesitan datos de ensayos aleatorios bien diseñados y realizados que incluyan un grupo control sin tratar antes de poder realizar recomendaciones. Los ensayos futuros deben tener poder estadístico suficiente para observar diferencias pequeñas pero clínicamente importantes.

    La pérdida de peso y de masa muscular son frecuentes en los pacientes con enfermedades hepáticas terminales. Debido a que hay una asociación entre la desnutrición y un resultado clínico deficiente a dichos pacientes (o a los que están en riesgo de desnutrición) a menudo se les administra nutrición parenteral, nutrición enteral o suplementos nutricionales orales. Estas intervenciones tienen costos y efectos adversos, de manera que es importante probar que su uso da lugar a mejorías en la morbilidad o la mortalidad, o en ambas.

    Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de la nutrición parenteral, la nutrición enteral y los suplementos nutricionales orales sobre la mortalidad y la morbilidad de los pacientes con enfermedades hepáticas subyacentes.

    Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: el Registro de ensayos controlados del Grupo Cochrane Hepatobiliar (Cochrane Hepato-Biliary Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library), MEDLINE, EMBASE, y Science Citation Index Expanded (enero de 2012). Además, se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los ensayos identificados y los artículos de revisión y en Clinicaltrials.gov. También se consideraron los ensayos identificados anteriormente en una búsqueda manual sistemática en Index Medicus. Se realizaron búsquedas manuales en varias revistas médicas que incluyeron resúmenes de reuniones anuales. Se estableció contacto con expertos en el área y fabricantes de formulaciones nutricionales para obtener referencias potenciales.

Seguramente estarás pensado que emborracharse es imposible sin consumir bebidas alcohólicas. Pero si padeces el síndrome de autodestilación, puedes ir ebrio sin ingerir ni una sola gota de alcohol. Ahora es cuando se te pasa por la cabeza lo barata que te podría salir la noche del sábado ¿me equivoco?

Es posible que a alguien le parezca divertido ir con el “puntillo” sin haber gastado ni un solo euro, pero ¿y vivir en una resaca constante? Tener mareos, náuseas, dolor de cabeza, etc. a diario no debe ser agradable. Éstos son algunos de los síntomas que sufren las personas que padecen esta enfermedad rara denominada síndrome de autodestilación.

Dicha enfermedad surge por un exceso de levadura en el intestino, que hace que este hongo transforme los hidratos de carbono y azúcares ingeridos en alcohol, y sean liberados en el torrente sanguíneo. Todos tenemos algo de levadura en el intestino, pero en cantidades muy pequeñas. Cuando comemos alimentos con azúcares o hidratos de carbono, aunque una parte se transforme en alcohol, el hígado elimina esta mínima dosis de alcohol, evitando así el estado de embriaguez.

Como en la mayoría de las enfermedades alimentarias raras, no existe un tratamiento que cure dicho trastorno. Lo único que pueden hacer los afectados por esta enfermedad es adaptar su dieta y evitar aquellos alimentos que contengan azúcares e hidratos de carbono.

Algunos pacientes han reconocido que padecer el síndrome de autodestilación ha alterado su ritmo de vida. Se ve reducido el rendimiento en las actividades cotidianas que se llevan a cabo, afectando a la vida laboral, social y personal.

Estar bajo los efectos del alcohol constantemente puede afectar a todo aquello que hagamos. Por ejemplo, si necesitas coger el coche para hacer la compra, puede que te resulte imposible realizarla.

Los afectados por el síndrome de autodestilación suelen vigilar continuamente su tasa de alcoholemia para controlar los efectos de su enfermedad. La manera más rápida y cómoda para determinar la concentración de alcohol en sangre que tiene el afectado, es realizar un test de alcoholemia mediante el uso de un alcoholímetro. Así podrán controlar los niveles de alcohol y determinar, por ejemplo, si pueden conducir o no.

El uso de los alcoholímetros tiene como objetivo determinar la tasa de alcoholemia de la persona sometida a la prueba. Pero después de leer este blog, verás que existen distintas utilidades muy interesantes.

Los alcoholímetros utilizados por personas que sufren el síndrome de autodestilación, tienen que ser dispositivos de calidad que tengan una gran sensibilidad para medir valores muy bajos de alcohol en sangre.

Los alcoholímetros recomendados para estas prácticas que requieren una elevada precisión, son los alcoholímetros profesionales.

El hecho de poseer un alcoholímetro puede ser útil para cualquier persona que conduzca, porque “mejor prevenir que curar”. Nunca está de más conocer su tasa de alcoholemia, para determinar si se encuentra bajo los efectos del alcohol y si puede conducir o no. Pero además, este dispositivo toma una gran relevancia para las personas afectadas por la enfermedad mencionada, haciéndose su uso imprescindible.

Existe una buena parte de la población, que cree que el alcohol en bajas dosis o con moderación, en especial cuando proviene de bebidas fermentadas tipo vino o cerveza tiene un efecto beneficioso para la salud.

No niego que determinados aspectos de nuestro nivel de salud puedan verse beneficiados por este tipo de consumo de bebidas alcohólicas, pero considero que sería injusto el tener en cuenta sólo estos beneficios sin prestar atención al mismo tiempo a los posibles riesgos. A fin de cuentas cuando se consume cualquier bebida alcohólica lo hacemos –siempre refiriéndome al terreno de la salud- para lo supuestamente bueno y también, indefectiblemente, para lo potencialmente malo.

Para todos aquellos que aun duden de los efectos de las bebidas alcohólicas, sean las que sean, en el conjunto de la salud les recomendaría que echaran un vistazo a un reciente documento de la Organización Mundial de la Salud (Alcohol in the European Union. Consumption, harm and policy approaches) que lamentablemente sólo está en inglés y que aborda de pleno las consideraciones salutíferas del alcohol, entre otros aspectos. He tenido el interés de haceros un breve resumen de algunos aspectos que me han parecido interesantes dentro de los respectivos apartados. Espero que al menos sirva para que aquellas personas más fundamentalistas con respecto a las alegaciones positivas en el consumo de bebidas alcohólicas se replanteen algunas cuestiones.

El consumo de bebidas alcohólicas es una de las tres prioridades más importantes en el ámbito de la salud pública en el panorama mundial. A pesar de que sólo la mitad de la población lo consume, el alcohol como factor de riesgo a escala global es la tercera causa de enfermedad y de muerte prematura tras el bajo peso al nacer y el sexo sin protección. En Europa, el alcohol es también el tercer factor de riesgo en relación con la salud y la mortalidad, por detrás sólo del tabaco y la hipertensión arterial. […]

Con independencia de que sea una droga capaz de generar dependencia, el consumo de bebidas alcohólicas se ha asociado de forma convincente con cerca de 60 tipos diferentes de enfermedades y circunstancias no deseables, incluyendo lesiones mentales y trastornos del comportamiento, afecciones gastrointestinales, cánceres, enfermedades cardiovasculares, trastornos inmunológicos, enfermedades pulmonares, enfermedades óseas y musculares, trastornos reproductivos y daños perinatales, incluyendo un mayor riesgo de alumbramientos prematuros y de bajo peso al nacer (enlace) […]

Aunque se ha demostrado un pequeño efecto protector entre el consumo ligero y moderado de alcohol sobre las enfermedades isquémicas, su consumo ha de considerarse como abrumadoramente tóxico para el sistema cardiovascular.

En 2007, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer concluyó que existía una relación causal entre el consumo de alcohol y distintos tipos de cáncer: cavidad oral, faringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama (enlace 1 y enlace 2). Todos estos tipos de cáncer mostraron una relación dosis-respuesta, es decir, el riesgo de cáncer aumenta de manera constante (enlace). La fuerza de esta relación con niveles de consumo medio de alcohol varía sensiblemente para los diferentes tipos de cáncer. […] Entre los mecanismos causales identificados para algunos tipos de cáncer, el efecto tóxico parece provenir del acetaldehído, un metabolito fruto de la degradación del alcohol.

La relación entre consumo de bebidas alcohólicas y diversos trastornos cardiovasculares es negativa, y este extremo está respaldado de forma contundente en especial con la enfermedad hipertensiva (enlace), el accidente cerebrovascular hemorrágico (enlace) y la fibrilación auricular (enlace). Para la enfermedad isquémica y el accidente cerebrovascular isquémico, la relación es más compleja. En cuanto al consumo crónico de bebidas alcohólicas, este está asociado claramente con resultados adversos cardiovasculares (enlace).

Por su parte, el consumo ligero a moderado parece tener un efecto protector en las enfermedades isquémicas (enlace). Este efecto resulta ser igual para las personas que sólo beben cerveza o sólo vino (enlace). Sin embargo, cada vez con más pruebas que lo respalden, este efecto sobre algunas enfermedades cardiovasculares parece que puede deberse a factores de confusión (enlace), apuntando la idea de que el consumo bajo o moderado de alcohol debe ser considerado más como un indicador de buena salud y una mejor posición social que una causa de la mencionada buena salud (enlace). En cualquier caso, el efecto protector desaparece totalmente cuando los consumidores realizan, un consumo excesivo de alcohol aunque sea una vez al mes (enlace). Además no hay ningún efecto protector para los más jóvenes, para quienes cualquier dosis de alcohol aumenta el riesgo de eventos isquémicos (enlace). En cuanto a las personas mayores, la reducción del riesgo de fallecimiento por enfermedad isquémica se obtiene de forma mucho más efectiva mediante la realización de actividad física y con una dieta más saludable que tomando una bajas cantidades de alcohol (enlace). […]

Después de esto que cada uno asuma su responsabilidad a la hora de recomendar el consumo de la cantidad que se quiera de cualquier bebida alcohólica por motivos de salud. Yo desde luego lo tengo claro: por motivos de salud, cuanto menos mejor.

Evidentemente, y siendo conocedores ya de los riesgos que tiene sobre la salud el consumo de bebidas alcohólicas (y no antes) se podrán considerar los aspectos sociales, culturales e incluso gastronómicos de su uso.

Nota: La mayor parte de esta entrada (aquella parte del texto en cursiva) es una traducción personal del mencionado documento de la OMS. Insisto que quien quiera revisarla tiene a su disposición el texto original en este enlace.

Aparte de los efectos sobre la salud, no entiendo por qué gusta tanto beber. A mí el alcohol me sabe horrible.

a ver si el próximo día hablas de las antenas de telefonía, por ejemplo. o del azúcar o de la leche.
o de los aditivos del tabaco.

Ésta claro que el alcohol ostenta un puesto muy alto en el ranking de drogas peligrosas solo superado por viejos conocidos como la Heroina y la Cocaina. Me meo de la risa cuando algún viejo me dice que las drogas son malas, que él solo consume alcohol.
La gente parece desconocer que el alcohol es una DROGA DURA; la única con un síndrome de abstiencia que puede causar la muerte y con un índice de adicción muy elevado. Además es de lejos causante de muchos más problemas sociales y de salud que viejos conocidos como el cannabis o los enteógenos.
No voy a preguntar por qué el alcohol es legal; de sobra se la respuesta.
Lo que me parece absurdo y reivindico desde aquí es la prohibición de alcaloides que no son susceptibles de abuso o que están consideradas DROGAS BLANDAS mucho menos peligrosas que el alcohol por la OMS.

> A mí el alcohol me sabe horrible.
Sí, creo que el Viña Tondoña o el Vega Sicilia saben a mierda.

Estoy totalmente de acuerdo, con el comunicado y posterior comentario, sobre el alcoholismo y sus consecuencias.
Yo soy un alcoholico, desde los 13 años, en la actualidad tengo 65 y he bebido de todo tipo de bebidas alcoholicas, en la actualida tengo lagunas de memoria, y estoy en procedimiento de una revisión de mi aparato digestivo, que no se lo que ocurrira, espero que todo salga bien.
Aparte, hace mas de un año, me diagnosticarón una protatitis que no se si sera producida por el abuso del alcohol.
Habiendo pasado, por centros rehabilitadores, como Alcoholicos Anonimos, Alcoholicos rehabilitados y otras asociaciones y consumiendo, la medicación Antabus y Colme, no dejo de beber, se que algun dia padecere un delirio tremens ó cualquier otra enfermedad que me llevara hacia el que creo las vides.
Me sirvio de mucho, las asociaciones de rehabilitación, pero donde vivo, la unica asociacón que tengo en el vino, ¿maldita sea?, esta puñetera aficción a este elemento, en que a veces, estoy bien si paso de el y otras soy una piltrafa, agarrandome a el. De mi parte a la persona que ha hecho este comunicado, quisiera mandarle un saludo.

joder que coñazo de informe o de articulo o de lo que mierda sea esto, se te quitan las ganas de beber … menudo amargamiento… a vivir que son dos dias!

Miles de sustancias matan y crean efectos, solo que no se estudian ni se publicitan tanto sus efectos:

Que el alcohol es malo, es relativo, una copa de vino (a ver entendamonos, no hasta arriba del vaso) genera más beneficios positivos que negativos, por lo que no se puede considerar mala.

Sensibilidad a los alimentos – esto es a menudo relacionados con intestino permeable y puede ser la causa subyacente del aumento de toxinas en el cuerpo. Estos remedios para el colon irritable le serán de ayuda para tratar el colon

Los síntomas típicos de enfermedad hepática avanzada

Los círculos negros debajo de los ojos, los ojos hinchados

Manchas marrones en la piel

Palmas inflamados y las plantas de los pies

Hinchazón en las piernas y los tobillos.

Color de las heces Pale, o heces con sangre o de color alquitrán.

Quién está en riesgo?

Tradicionalmente las personas con el siguiente están en la categoría de “en riesgo” y si muestra algún síntoma mencionados anteriormente junto con

estar en esta categoría, que deben ser probados.

Más recientemente estos solían ser pensado como algo relacionado, pero no causal razones de hígado graso. La evidencia científica es mucho más fuerte ahora y apunta a un camino común que explica por qué estos aparecen juntos. La mala alimentación que conducen a sindrome del colon irritable permitiendo que las toxinas con fugas en el cuerpo, que luego invaden el hígado

Aparte de que el cerebro y el corazón, el hígado es el órgano más importante en el cuerpo responsable de ver más de 500 reacciones metabólicas. Mantenerla sana es importante para la salud general y el hígado graso es un excelente indicador de problemas graves.

Las dietas bajas en azúcar y otros hidratos de carbono son la clave en esta batalla. También creemos que los suplementos para reducir la cándida acumulación de biofilm y recorrer un largo camino en la mejora de la salud del colon que por en grande es el principal factor que contribuye y una vía para que las toxinas que entran en el cuerpo y así no despertar problemas de sindrome del colon irritable.

La cirrosis hepática es una enfermedad crónica del hígado, consistente en la muerte progresiva del tejido hepático normal y su sustitución por tejido fibroso, lo que lleva a:

  • incapacidad del hígado para ejercer sus funciones de detoxificación del organismo (insuficiencia hepática).
  • fenómenos de sangrado (coagulopatía).
  • aumento de presión en la vena porta, que causa acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) y dilatación peligrosa de las venas del esófago (varices esofágicas), que si se rompen pueden producir una hemorragia digestiva severa.
  • alteraciones del cerebro, con somnolencia y desorientación debidos a la circulación de amoníaco en sangre (encefalopatía hepática).

1. Alcohol. La mayor parte de los casos de cirrosis se debe al alcoholismo.

2. Otras causas:
- infecciones crónicas por virus (hepatitis)
- defectos de las vías biliares (obstrucción biliar)
- fibrosis quística
- aumentos en la absorción de hierro o de cobre, que se depositarán en el hígado.

  • Muchos pacientes permanecen sin síntomas durante años, lo que retrasa el diagnóstico.
  • "Síndrome constitucional": Falta de apetito, cansancio y adelgazamiento.
  • Náuseas y vómitos. Los vómitos pueden ser de sangre cuando existen varices esofágicas y/o alteraciones de la coagulación de la sangre.
  • Ictericia (Tinte amarillo de la piel y las mucosas debido al exceso de bilirrubina circulante).
  • Hinchazón abdominal, cuando se produce ascitis.
  • Alteraciones menstruales en la mujer.
  • Impotencia y desarrollo de mamas en el hombre.
  • "Arañas vasculares": Vasos sanguíneos rojos en la piel, haciendo figuras parecidas a arañas.

Examen físico. Se palpa un hígado duro, en ocasiones aumentado de tamaño (hepatomegalia) y en otros casos de pequeño tamaño. Si hay hipertensión portal se encontrará líquido en el abdomen (ascitis) y un bazo aumentado de tamaño.

Análisis de sangre. Los glóbulos rojos están disminuídos en la sangre (anemia), y existen alteraciones de la coagulación y disminución de la albúmina en sangre. Pueden elevarse la bilirrubina y los enzimas del hígado (transaminasas), y cuando existe encefalopatía, se suele demostrar amoníaco en sangre. La cirrosis puede alterar muchas otras pruebas analíticas.

Estudios radiográficos. Aunque una radiografía simple de abdomen puede mostrar una silueta hepática alterada, la prueba más específica será una ecografía abdominal, que mostrará además la desestructuración del hígado, y el bazo grande que suele coexistir. Una radiografía con contraste puede demostrar las varices esofágicas. Estos procedimientos son indoloros.

Si existen varices esofágicas, se visualizarán por medio de la endoscopia.

Biopsia hepática. Puede ser necesaria para llegar al diagnóstico definitivo de la cirrosis, ya que demuestra la arquitectura alterada del hígado. Es un procedimiento que puede resultar muy incómodo.

  • Sangrado por varices esofágicas.
  • Fenómenos de sangrado a otros niveles.
  • Episodios de ascitis (hinchazón abdominal por acumulación de líquido).
  • Confusión mental y coma.

- Abstención absoluta de alcohol.

- Dieta sin sal, con suplementos de vitaminas del grupo B y con abundantes proteínas (salvo si existe encefalopatía).

2. Tratamiento de las complicaciones:

- ASCITIS. Se trata con restricción de sodio (dieta sin sal), fármacos diuréticos, y a veces es necesaria la extracción de líquido de la cavidad peritoneal a través de la pared abdominal.

- VARICES ESOFAGICAS. Se tratan mediante la esclerosis de las venas dilatadas del esófago con una sustancia química, impidiendo así que se rompan y sangren, o colocando unas bandas elásticas. También se pueden tratar con cirugía.

- TENDENCIA AL SANGRADO. Se trata con inyecciones de vitamina K o con transfusiones de sangre.

- ENCEFALOPATIA. Para evitar que las bacterias del intestino fabriquen más amoníaco a partir de las proteínas de la dieta, se restringen las proteínas de la dieta, se dan antibióticos por boca que maten localmente las bacterias del intestino. Se debe evitar el estreñimiento con laxantes suaves (lactulosa).

Es mucho mejor cuando se abandona el alcohol completamente, antes de que la enfermedad se haga severa. La cirrosis avanzada tiene mal pronóstico, con un 50 % de supervivencia a los 2 años.

La enfermedad del hígado graso no alcohólica es una enfermedad que afecta el hígado, de carácter progresivo y que se inicia con la acumulación de grasa en el hígado sin consumo excesivo de alcohol.

Las hepatitis virales crónicas, especialmente las hepatitis B y C, son causas comunes de lesiones en el hígado, que pueden llevar a la cirrosis después de años de enfermedad activa. A menudo, el paciente no sospecha incluso ni siquiera desconfía ser portador de estos virus; solamente acaba descubriendo muchos años después, cuando los síntomas de la cirrosis comienzan a manifestarse.

Explicamos detalladamente las hepatitis B y C en los siguientes artículos:

c) Hepatitis autoinmune

La hepatitis autoinmune es una forma de lesión hepática en la que nuestro cuerpo comienza inadecuadamente produciendo anticuerpos contra las células del propio hígado, como si este fuera un atacante, un cuerpo extraño que no pertenece a nosotros.

Explicamos el concepto de enfermedad autoinmune en el siguiente artículo: ENFERMEDAD AUTOINMUNE – Causas y Síntomas.

d) Esteatosis hepática no alcohólica

El consumo excesivo de alcohol es una de las causas más comunes de esteatosis hepática, pero no es la única. Obesidad, diabetes, malnutrición y algunos medicamentos también pueden causar esteatosis, que en grados más avanzados puede evolucionar a la esteatohepatitis y, posteriormente, a la cirrosis.

Explicamos la esteatosis hepática en el siguiente artículo: HÍGADO GRASO – Esteatosis Hepática.

e) Cirrosis biliar primaria

La cirrosis biliar primaria, que también es una enfermedad de origen autoinmune, es una forma de lesión hepática en la que el proceso se inicia por la destrucción de las vías biliares.

f) Otras enfermedades que pueden causar cirrosis

  • Hemocromatosis.
  • Enfermedad de Wilson.
  • Deficiencia de alfa-1 antitripsina.
  • Fibrosis cística.
  • Colangitis esclerosante primaria
  • Hepatitis por drogas o medicamentos.

Para una mejor comprensión, podemos dividir los síntomas de la cirrosis entre los causados por insuficiencia hepática y aquellos causados por hipertensión portal.

¿Qué es hipertensión portal?

Toda la sangre desde el sistema digestivo (estómago, intestinos, páncreas…) y del bazo pasa obligatoriamente por el hígado antes de dirigirse al resto del cuerpo. Todas las venas de estos órganos fluyen en una sola gran vena llamada circulación portal o vena porta.

La existencia de la circulación portal asegura que todas las sustancias absorbidas por el tracto gastrointestinal pasen primero por el hígado antes de caer en la circulación sistémica. Esto significa que todas las sustancias que son digeridas y absorbidas por el sistema digestivo sean llevadas al hígado para ser metabolizadas antes de dirigirse al resto del cuerpo.

El paciente cirrótico tiene un hígado lleno de fibrosis, que puede causar la obstrucción de la llegada de al hígado por la circulación portal. Generalmente, cuánto más extensa es la cirrosis, mayor es la obstrucción a la sangre que viene a través de la vena porta. Cuando la sangre viene desde los órganos abdominales, encuentra un obstáculo al su flujo, la presión en la vena porta aumenta y da inicio a un proceso denominado hipertensión portal.

a) Circulación colateral

Cuando se obstruye el flujo de sangre, ella necesita encontrar una manera alternativa para seguir fluyendo. Si hay una obstrucción adelante, la única manera es volver y buscar otras venas.

La vena porta es bien calibrosa y soporta grandes flujos de sangre. Lo mismo no ocurre con las venas del resto del sistema digestivo. Cuando la sangre que debería ser drenada por la vena porta comienza a volver en gran número por venas colaterales, estas se dilatan formando varices.

El paciente con cirrosis suele tener las venas abdominales bien nítidas, porque reciben grandes volúmenes de sangre que vienen desde la vena porta bloqueada. Pero estas venas dilatadas no aparecen solamente en los vasos más superficiales en la piel; también aparecen en los órganos, especialmente en el estómago, intestino y esófago, lo que lleva a la formación de varices en estos órganos.

b) Hemorragia digestiva

La presencia de varices en el estómago y en el esófago es un factor de riesgo para hemorragias. Los vasos sanguíneos de estos órganos no están preparados para recibir un flujo tan grande ni una presión sanguínea elevada y pueden romperse espontáneamente.

Las hemorragias digestivas de las varices esofágicas suelen ser dramáticas, con pérdidas masivas de sangre a través de vómitos. El paciente vomita sangre viva y en gran cantidad.

c) Esplenomegalia (bazo agrandado)

El aumento de la presión de la sangre en el bazo lleva al agrandamiento de su tamaño, haciéndolo fácilmente palpable al examen físico. Llamamos esplenomegalia a este agrandamiento del bazo. La sospecha de cirrosis ocurre, frecuentemente, cuando al examen físico detectamos un bazo aumentado de tamaño.

d) Anemia, trombocitopenia (plaquetas bajas) y leucopenia (leucocitos bajos)

El bazo tiene como una de sus funciones eliminar las células de la sangre que ya están viejas. Cada vez que la sangre pasa a través del bazo, miles de células son removidas para que exista espacio para la llegada de nuevos glóbulos rojos, plaquetas y leucocitos recién producidos. En la hipertensión portal, la sangre que debería salir desde bazo hasta el hígado se congestiona y permanece más tiempo dentro del propio bazo, que termina eliminando más células sanguíneas que se necesita.

Este fenómeno se llama hiperesplenismo (espleno = bazo), lo que significa un funcionamiento exagerado del bazo. Por lo tanto, el paciente con cirrosis y hiperesplenismo puede presentar hemorragia, anemia y un contaje bajo de leucocitos y/o plaquetas (Lee: HEMOGRAMA – Valores Normales).

Ascitis es la acumulación de agua dentro de la cavidad abdominal. La ascitis en la cirrosis es causada por la hipertensión porta y por la disminución de la concentración de albúmina en la sangre (vamos a hablar sobre albúmina más adelante). En la cirrosis, puede haber una acumulación de más de 10 litros de líquido ascítico en la cavidad peritoneal, lo que hace que el paciente quede con un abdomen muy voluminoso.

Una de las complicaciones de la ascitis es la peritonitis, que se produce cuando el líquido dentro de la barriga se infecta por las bacterias de los intestinos. Es una situación grave; si no es identificada y tratada en el tiempo cierto puede evolucionar con sepsis.

Además de la acumulación de líquido dentro del abdomen, el paciente cirrótico puede presentar retención de líquidos en las piernas y en los pulmones.

a) Encefalopatía hepática

El hígado es el órgano responsable del metabolismo de muchas sustancias tóxicas. Cuando este deja de funcionar, la acumulación de toxinas produce cambios en el sistema nervioso, que van desde pequeños cambios mentales, somnolencia, desorientación o coma, en casos más avanzados.

b) Ictericia

El hígado cirrótico no puede eliminar la bilirrubina producida, que pasa a acumularse en el torrente sanguíneo. El exceso de bilirrubina se deposita en la piel, dejando el paciente con la piel y los ojos con una coloración amarillenta. Este fenómeno se llama ictericia.

Además de la piel amarillenta, la ictericia de la cirrosis también suele causar orina oscura y heces claras.

La orina oscura se produce porque el exceso de bilirrubina en la sangre es filtrado por los riñones, lo que deja la orina con una coloración similar al mate o Coca-Cola (Lee: COLOR DE LA ORINA (Orina naranja, verde, azul, roja…)).

En personas sanas, el color oscuro de las heces es dado por la presencia de bilirrubina. Como en la cirrosis el drenaje de la bilirrubina para el intestino se encuentra afectado, las heces comienzan a salir cada vez más claras, pudiendo quedarse casi blancas.

El principal factor de riesgo para el desarrollo del cáncer de hígado es la cirrosis hepática. Por lo tanto, cualquier enfermedad que pueda dar lugar a cirrosis hepática debe considerarse un factor de riesgo para el CHC.

Los principales factores de riesgo conocidos están bien definidos e incluyen, hepatitis crónicas víricas, tóxicos, enfermedades metabólicas del hígado, enfermedades hepáticas inmunitarias y enfermedades metabólicas hereditarias.

La presencia de más de un factor de riesgo aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de hígado.

El desarrollo del CHC requiere aproximadamente 10 años a partir del diagnóstico de cirrosis y aproximadamente 30 años desde la exposición al virus de la hepatitis C. La secuencia temporal para los otros factores de riesgo no ha sido definida pero un tiempo de evolución parecido puede ser aplicable a la enfermedad crónica secundaria a la ingesta de alcohol.

El screening, cribado o diagnóstico precoz es un conjunto de actividades que pretenden detectar la enfermedad en sujetos sanos antes de que se manifieste clínicamente y poder adoptar el tratamiento adecuado precozmente, y así modificar la historia natural de la enfermedad y reducir la mortalidad.

Más del 80% de los pacientes afectados de cáncer de hígado presentan una cirrosis hepática subyacente y en la actualidad el hecho de que se desarrolle CHC supone la principal causa de muerte en pacientes afectos de cirrosis.

Teniendo en cuenta que la única posibilidad de aplicar tratamientos con intención curativa es diagnosticando la enfermedad en una fase inicial asintomática deben considerarse candidatos para pruebas de diagnóstico precoz a todos los sujetos con cirrosis, que podrían recibir un tratamiento en el caso de ser diagnosticados de CHC.

Está demostrado a través de diferentes estudios que el diagnóstico precoz es eficaz y puede llegar a reducir la mortalidad un 37%.

La prueba médica recomendada para la realización de un cribado es la ecografía abdominal, una prueba no invasiva, aceptada por la población, con un sensibilidad del 60-80% y una especificidad superior al 90% para la detección precoz del CHC.

La ecografía abdominal debe ser realizada siempre por personal experto.

Se recomienda realizar cribado cada 6 meses.

A aquellos pacientes de los que se sospecha que han desarrollado un cáncer de hígado, se le practicaran pruebas diagnósticas con los siguientes objetivos:

  • Confirmación del diagnóstico,
  • Determinación de la extensión de la enfermedad
  • Determinación de la reserva funcional hepática
  • Determinación de factores biológicos que afecten al pronóstico

Para realizar el diagnóstico, en primer lugar se lleva a cabo una exploración física del paciente, observando el cuerpo del mismo, la piel y los ojos en búsqueda de síntomas de ictericia y una palpación abdominal para comprobar si existen cambios en el tamaño del páncreas, el hígado o la vesícula biliar. Ante la sospecha de un problema con el hígado se solicita la realización de analíticas de sangre, heces y orina. También pueden ir acompañados de pruebas de diagnóstico por imagen (TAC), biopsia, o una resonancia magnética.

Para un diagnóstico completo del tipo de cáncer de hígado, así como para el seguimiento durante los tratamientos, se llevan a cabo pruebas adicionales que se describen a continuación.

Las técnicas de imagen son la piedra angular en el diagnóstico del CHC.

Los cambios arquitecturales del hígado cirrótico, de todas formas, hacen difícil el diagnóstico, y los nódulos regenerativos son difíciles de distinguir de los nódulos neoplásicos.

Existen las siguientes pruebas de imagen:

  • Ecografía con contraste,
  • Tomografía computerizada (TC) trifásica
  • Resonancia magnética (RM) trifásica.


El seguimiento para el estudio del nódulo hepático detectado mediante ecografía abdominal se recomienda hacer de esta manera:

Los nódulos menores de 1 cm detectados mediante ecografía de cribado deben seguirse mediante una ecografía cada 3 a 6 meses. Si tras 2 años no se detecta crecimiento, se debe volver al cribado habitual cada

Los nódulos mayores o iguales a 1 cm detectados mediante ecografía en sujetos cirróticos pueden diagnosticarse de CHC sin necesidad de obtener una biopsia si presentan en técnicas de imagen dinámicas captación de contraste en fase arterial seguido de lavado en fases tardías.

En los nódulos de entre 1 y 2 cm, este patrón vascular debe detectarse de forma coincidente en 2 técnicas de imagen.

La biopsia puede realizarse por punción, por aspiración o con aguja gruesa para la obtención de un cilindro de tejido guiadas por ecografía o por TC.

La biopsia hepática se realizará siempre en pacientes sin cirrosis y en pacientes con cirrosis en los cuales la masa hepática tenga un tamaño entre >1 centímetro y no presente una patrón vascular típico.

Debe tenerse en cuenta que el rendimiento diagnóstico de una biopsia en nódulos pequeños no es óptimo y presenta una sensibilidad cercana al 70%. Por tanto, en estos casos una biopsia negativa no puede descartar el diagnóstico de CHC.

Entre las posibles complicaciones de la biopsia hepática están la ruptura del tumor, la hemorragia, y el sembrado local del tumor.

En la mayoría de tumores sólidos, se han desarrollado sistemas de estadificación que describen el grado de extensión del tumor y son útiles para determinar el pronóstico antes y después de un tratamiento particular y para guiar las decisiones terapéuticas.

Además, el estadiaje puede ser tener un papel crítico en la evolución del tratamiento al facilitar la selección adecuada del paciente apropiado para una terapéutica específica y al proporcionar una estratificación del riesgo después del tratamiento.

Dado que el cáncer de hígado aparece en la mayoría de los casos asociado a cirrosis hepática y que el grado de alteración de la función hepática determina las opciones terapéuticas y la supervivencia (independientemente de la presencia del CHC), es imprescindible considerar conjuntamente el grado de disfunción hepática y la extensión tumoral.

Además, la presencia de síntomas ha mostrado un gran valor pronóstico y, al igual que el grado de reserva funcional hepática, determina la aplicabilidad de los diferentes tratamientos.

Así pues, se han determinado 4 parámetros principales que afectan al pronóstico en los pacientes con CHC:

  • La agresividad y la tasa de crecimiento tumoral, (estadío).
  • El estado de salud general del paciente.
  • La función hepática del paciente.
  • Los tratamientos administrados.

El sistema de Estadificación BCLC es el más utilizado en EEUU y Europa. Surgió de la identificación de factores pronósticos en varios ensayos clínicos, conformando una clasificación con estadios.

Los pacientes son clasificados en 5 estadios que a su vez proporcionan también información sobre las mejores opciones terapéuticas.

Los 5 estadios son los siguientes:

  • El estadio 0 o muy temprano: es un subgrupo con especial buen pronóstico. Incluye pacientes con cirrosis hepática compensada, con CHC muy inicial, totalmente asintomáticos y que presentan tumores únicos menores de 2 cm, sin invasión vascular ni diseminación. Este estadio muy inicial correspondería al concepto de carcinoma in situ. En estos casos, la cirugía o la ablación por radiofrecuencia ofrecen una alta probabilidad de curación.
  • El estadio A o temprano: es un estadio inicial que incluye a pacientes asintomáticos con función hepática conservada con un CHC solitario o con un máximo de 3 nódulos de hasta 3 cm de diámetro. Estos pacientes pueden tratarse con intención curativa mediante resección quirúrgica, ablación percutánea y trasplante hepático.
  • El estadio B o intermedio: consiste en pacientes con tumores multinodulares que exceden los criterios anteriormente descritos, sin invasión vascular ni extra hepática, con función hepática y estado general conservado. Si la función hepática corresponde al estadio A, los sujetos pueden beneficiarse de tratamiento mediante quimioembolización.
  • El estadio C o avanzado: incluye pacientes con función hepática conservada, pero que presentan un CHC con invasión vascular, invasión extra hepática o con afectación leve del estado general. En este grupo de pacientes, el único tratamiento que hasta la fecha ha mostrado beneficios en términos de supervivencia es el tratamiento con sorafenib.
  • El estadio D o terminal: incluye pacientes que presentan afectación grave del estado general o función hepática muy afectada y que no son candidatos a trasplante hepático. A este grupo de pacientes únicamente se les debe indicar tratamiento sintomático.

¿Cuáles son los síntomas de un hígado inactivo?, Cómo podemos ayudarlo?

El hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo humano después de la piel, y es el mayor órgano interno.

Es la glándula más grande que tenemos y la más trabajadora; el hígado tiene encomendadas más de 500 tareas de las cuales al menos 22 son vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
Su función es la de deshacerse de las toxinas del cuerpo que todos estamos expuestos a cada día.

Por tanto su cuidado es esencial para el mantenimiento de nuestra salud. Cuando el hígado está cargado por exceso de trabajo (mala alimentación, sustancias tóxicas…) todo el organismo se resiente.

Señales que nos indican sobre el mal funcionamiento del higado:

* Malas digestiones, hinchazón abdominal, nauseas especialmente después de comidas grasas, aumento de volumen alrededor del abdomen y estreñimiento. El síndrome de colón irritable, asociado con hinchazón abdominal y flatulencia con frecuencia se debe a un funcionamiento deficiente del hígado.

Levantarse por las mañanas con mal aliento y/o lengua manchada, son signos que muestran que definitivamente su hígado necesita ayuda.

Desagradables cambios de humor, depresiones, mente nublada y dificultad para la concentración y memoria. Si el hígado trabaja con dificultad, cantidades excesivas de agentes tóxicos se abrirán paso hacía la corriente sanguínea pudiendo afectar al funcionamiento del cerebro.

lioresal alcohol dependence

La colangiopancreatografía endoscópica retrógrada es un procedimiento que puede revelar si existe obstrucción o estrechamiento de los conductos biliares. Se inserta un endoscopio (un tubo pequeño y flexible) en la boca. El endoscopio se pasa a través del esófago y del estómago, hasta la parte superior del intestino delgado, donde desembocan los conductos biliares. Se introduce un tinte de contraste a través del endoscopio para facilitar la visualización de los conductos biliares en las radiografías. El médico puede tomar muestras de tejido o fluidos utilizando instrumentos introducidos en el endoscopio. Estas muestras se envían a un laboratorio para ser examinadas.

La gammagrafía hepatobiliar con ácido iminodiacético se utiliza para estudiar la función de la vesícula biliar o el hígado. Se inyecta en el cuerpo un líquido conocido como trazador o marcador radiactivo. A medida que este líquido se desplaza a través del hígado hacia la vesícula biliar y el intestino, puede verse en la gammagrafía. El marcador muestra donde hay ausencia o bloqueo de los conductos biliares y otros problemas.

La colangiopancreatografía por resonancia magnética es una prueba en la que se utilizan campos magnéticos fuertes para crear imágenes de los conductos biliares, el páncreas y la vesícula biliar. Puede revelar conductos biliares anormales o estrechados, o cálculos biliares.

En un sonograma se utilizan ondas sonoras para mostrar una imagen del hígado. Puede mostrar extravasaciones de bilis (acumulaciones de bilis que salen del hígado) y cálculos biliares.

Análisis de sangre para vigilar el estado del hígado

Es posible que tomen una pequeña muestra de sangre para medir el nivel de las siguientes sustancias:

La alfafetoproteína es normalmente alta en los recién nacidos. Pero en niños mayores, un alto nivel de alfafetoproteína en la sangre puede señalar la existencia de cáncer de hígado.

La albúmina es una proteína producida por el hígado. Puede medirse mediante un análisis de sangre. Cuando una persona tiene un trastorno hepático, el nivel de albúmina en la sangre (albúmina sérica) suele ser bajo.

La fosfatasa alcalina es una enzima producida en el hígado y en los huesos. Puede medirse con un análisis de sangre. Un nivel alto de esta enzima señala la existencia de un problema en los conductos biliares del hígado.

La alanina aminotransferasa es una enzima producida por el hígado. Cuando el hígado está dañado, la alanina aminotransferasa pasa a la sangre. Si un análisis de sangre encuentra un alto nivel de alanina aminotransferasa, esto puede ser señal de problemas hepáticos como inflamación, formación de tejido cicatricial o tumor.

El amoníaco es una sustancia dañina que queda en la sangre después de la digestión. Normalmente, el hígado elimina el amoníaco de la sangre y lo convierte en urea, la cual es expulsada del cuerpo con la orina. Si un análisis de sangre muestra que el nivel de amoníaco es demasiado alto, este proceso de eliminación no está ocurriendo como debería.

La aspartato aminotransferasa es otra enzima producida por el hígado. También puede medirse mediante un análisis de sangre. Un alto nivel de esta enzima señala la existencia de lesiones en el hígado, especialmente si también hay un nivel alto de alanina aminotransferasa.

La bilirrubina es una sustancia amarilla que se produce cuando el organismo descompone los glóbulos rojos. El hígado recoge esta sustancia y luego la expulsa del cuerpo con las heces. Cuando hay algo que no funciona bien en el hígado o en los conductos biliares, la bilirrubina puede acumularse en el cuerpo. Esto produce ictericia (coloración amarillenta en la piel y en el blanco de los ojos). La bilirrubina se puede medir de dos maneras: bilirrubina total y bilirrubina directa. Un nivel alto de bilirrubina total significa que el hígado no está descomponiendo bien la bilirrubina. Un alto nivel de bilirrubina directa señala la existencia de una obstrucción en los conductos biliares.

Un análisis de sangre completo es una prueba en la que se miden los niveles de todos los componentes de la sangre (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas). Los resultados anómalos de estos análisis pueden ser señal de infección o enfermedad. También pueden indicar la existencia de un problema en el bazo, un órgano cercano al hígado que puede verse afectado por las enfermedades hepáticas.

Los ácidos grasos esenciales son nutrientes necesarios en el cuerpo. Los niveles de ácidos grasos esenciales pueden ser bajos cuando existe una enfermedad del hígado que le impide absorber y transportar correctamente dichos ácidos.

La gamma-glutamil transpeptidasa es una enzima que se mide a menudo junto con otras enzimas para evaluar los problemas del hígado. Esta enzima puede medirse con un análisis de sangre. Si tanto la fosfatasa alcalina como la gamma-glutamil transpeptidasa muestran ambas un nivel elevado en la sangre, esto es señal de que los conductos biliares del hígado pueden estar obstruidos.

La glucosa es azúcar en la sangre. Un hígado sano ayuda al cuerpo a mantener un nivel normal de glucosa. Si un análisis de sangre revela que el nivel de glucosa es bajo, esto puede significar que el hígado no está funcionando correctamente.

El tiempo de protrombina mide la capacidad de coagulación de la sangre. El hígado produce una proteína que facilita la coagulación de la sangre; por lo tanto, los problemas de coagulación pueden ser una señal de enfermedad hepática. Parte de este análisis de sangre es la llamada “relación internacional normalizada”, que mide el nivel de vitamina A.

El ácido biliar en suero es la cantidad de ácido biliar presente en la sangre. Un nivel alto de este ácido significa que los conductos biliares están bloqueados.

Las vitaminas A, D, E y K son vitaminas solubles en grasa absorbidas por el hígado con ayuda de la bilis. Si un análisis de sangre muestra que los niveles de estas vitaminas son bajos, esto podría significar que el hígado no está absorbiéndolas de forma adecuada.

El zinc es un nutriente que se absorbe en el hígado. Si el análisis de sangre muestra un bajo nivel de zinc, esto podría significar que el hígado no está absorbiendo el zinc correctamente.

Se trata de una enfermedad crónica e irreversible de hígado secundaria a una agresión externa. Se caracteriza porque la arquitectura normal del hígado se altera progresivamente como consecuencia de una cadena de eventos cuyo inicio es la aparición de inflamación. Su mantenimiento en el tiempo conduce a la aparición de bandas de tejido fibroso que tienden a unirse formando nódulos. De esta manera la arquitectura del hígado se altera, las células hepáticas dejan de realizar sus funciones (insuficiencia hepática) y los vasos sanguíneos se distorsionan. La sangre no puede circular normalmente por el hígado, aumenta la presión en la circulación prehepática y la sangre busca otros circuitos para completar su ciclo habitual (fenómeno de escape). Como consecuencia de estos dos fenómenos: insuficiencia hepática y alteración de la circulación sanguínea hepática, aparecen las manifestaciones clínicas de esta enfermedad.

La cirrosis hepática es una enfermedad de etiología variable, además es bastante frecuente en el mundo y posiblemente dependa de factores individuales en regiones diferentes. Existen algunos estudios donde la incidencia varía entre el 7 % y el 10 % de la población general, y muchos pacientes no saben que la padecen, hasta que sufren una descompensación y entonces se hace evidente.

La edad de aparición también varía generalmente. Se la detecta hacia la cuarta o quinta década de la vida y aunque es infrecuente encontrarla en niños o jóvenes, también existen. Datos epidemiológicos han demostrado que es más frecuente en el sexo masculino y esto quizás dependa de que los varones sean más proclives a beber en dosis mayores que las mujeres.

  • Temperatura.
  • Indegestión.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Ictericia(enfermedad del hígado que produce una coloración amarilla).
  • Ascitis(líquido en la cavidad abdominal).
  • Anemia.
  • Inflamación del hígado.
  • Problemas de la vesícula biliar.
  • Pérdida del apetito.
  • Vómito con Sangre.
  • Encefalopatía o cambios del estado de conciencia, los que pueden ser sutiles (confusión) o profundo (coma).
  • Virus de hepatitis B, hepatitis C, y hepatitis D.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Hígado graso no alcohólico (también llamada esteatohepatitis no alcohólica): Condición frecuente en la población general, asociada a diabetes y obesidad.
  • Enfermedades hereditarias o congénitas como:
    • Hemocromatosis, en la cual se acumula hierro dentro del hígado dañado el tejido.
    • La enfermedad de Wilson, la cual es causada por una alteración en el transporte del cobre, acumulándose en el hígado y en otros tejidos.
  • Ausencia de proteínas específicas o enzimas para metabolizar diferentes substancias en el hígado, como la deficiencia de alfa 1-antitripsina.
  • Reacción severa a drogas o medicamentos.
  • Exposición prolongada a agentes tóxicos en el medio ambiente.
  • Ciertas enfermedades del corazón (insuficiencia cardíaca).
  • Obstrucción prolongada del conducto biliar, como la colangitis esclerosante.

La historia clínica, examen físico y las técnicas radiológicas, generalmente la ecografía abdominal, son las herramientas habituales para realizar el diagnóstico. Con frecuencia es además necesario realizar una biopsia del hígado (toma de una muestra de tejido hepático mediante una punción) con el objetivo de examinarlo microscópicamente y poder asegurar el diagnóstico y, en muchas ocasiones, determinar su causa, lo que permitiría eventualmente implementar tratamientos que, aunque se trate de una enfermedad irreversible, pueden enlentecer o detener la evolución de esta enfermedad.

  • Várices esofágicas sangrantes.
  • Hipertensión portal.
  • Encefalopatía hepática.
  • Confusión mental.
  • Coma.
  • Retención de líquidos abdominales (ascitis) e infección del líquido (peritonitis bacteriana).
  • Sepsis.
  • Cáncer hepático (carcinoma hepatocelular).
  • Insuficiencia renal (síndrome hepatorrenal).

El tratamiento en esta etapa y con adherencia adecuada a las recomendaciones de su médico puede llevar a una mejoría de los síntomas, con lo que el paciente puede llevar una vida y actividades normales.

Cuando la cirrosis no es descubierta a tiempo, el pronóstico puede ser menos favorable con respecto a tener una mejoría y las complicaciones como la ascitis y la hemorragia son más frecuentes.

  • Evite el uso de bebidas alcohólicas. El alcohol destruye las células del hígado.
  • El grado de regeneración de las células del hígado varia de persona a persona. Un daño previo al hígado por virus desconocidos o sustancias químicas pueden afectar el proceso de regeneración.
  • Tome precauciones al usar productos químicos.
  • El hígado tiene que procesar mucho compuestos químicos que no existían en el pasado. Se necesitan más investigaciones para determinar el efecto de estos compuestos.
  • Cuando use productos químicos en su trabajo, al limpiar su casa o al trabajar en el jardín tome las siguientes precauciones:
    • Asegúrese de que haya buena ventilación.
    • Use el producto siguiendo las instrucciones.
    • Nunca mezcle substancias químicas.
    • Evite el contacto de estas substancias con su piel, pues se pueden absorber a través de ella y lávese prontamente si esto ocurre.
    • Evite inhalar substancias químicas.
    • Use ropa que lo proteja.
  • Busque ayuda médica.
  • Manténgase bajo cuidado médico si desarrolla una hepatitis viral hasta que su mejoría esté asegurada.
  • El hígado es un órgano grande, con gran reserva funcional, capaz de seguir desempeñando sus funciones vitales aunque esté dañado. También tiene la capacidad de repararse a sí mismo en cierto grado. Las células que mueren pueden se reemplazadas por otras nuevas. Si la causa de la cirrosis puede ser eliminada, estos factores ayudan a tener cierta mejoría y a desempeñar una vida normal.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Con un simple análisis de sangre es posible conocer el nivel de transaminasas | Muyenforma.com

Una de las pruebas más frecuentes en laboratorio que los médicos solicitan para valorar la función del hígado son las transaminasas, también llamadas aminotransferasas. De hecho, la alteración de las transaminasas es un problema frecuente que suele detectarse de manera casual o accidental en una analítica de sangre en pacientes que no presentan síntomas de enfermedad hepática o biliar. En la mayoría de casos, las personas afectadas desconocen que tienen las transaminasas elevadas hasta que no se realizan chequeos, revisiones médicas rutinarias, estudios preoperatorios, donaciones sanguíneas…

Las transaminasas son enzimas que desempeñan una función metabólica en el interior de las células, de ahí que estén presentes en el hígado, en los tejidos de muchos otros órganos y, en menor proporción, en los glóbulos rojos y los músculos estriados. Básicamente, la concentración de transaminasas en la sangre refleja la actividad del hígado y del corazón, por lo que, junto a otros indicadores, se utilizan en clínica para confirmar el diagnóstico de infarto agudo de miocardio, enfermedades hepáticas o musculares.

Contar con niveles altos de transaminasas no siempre indica que exista una anomalía, puesto que es necesario realizar pruebas o análisis complementarios que permitan evaluar la actividad hepática. Por lo tanto, el médico confirmará el diagnóstico confrontando los resultados del análisis de sangre –y de otras pruebas– con la anamnesis o entrevista al paciente. Ciertos fármacos, tales como los anticonceptivos orales y antiepilépticos, pueden alterar los niveles de transaminasas.

La elevación de las transaminasas obedece a distintas causas, las cuales podemos diferenciar en dos grupos de acuerdo a si están o no directamente relacionadas con el hígado: causas hepáticas y causas extrahepáticas. Las primeras hacen referencia al consumo excesivo de alcohol, hepatitis vírica, hígado graso, enfermedad de Wilson, etc., mientras que el segundo grupo abarca la enfermedad celiaca, las miopatías, el ejercicio intenso o los esfuerzos musculares, obstrucciones graves de las vías biliares… En ocasiones, el aumento de las transaminasas permite detectar precozmente alteraciones en órganos como el riñón, el intestino y la glándula tiroides.

Si teniendo un ataque al higado tomo alcohol, que sucederia?

Fernando: Si leiste el post que se encuentra en la parte superior de la página habrás visto que el ataque al hígado por lo general no está relacionado con el hígado en si mismo sino con la vesícula o el intestino grueso. En esos casos tomar alcohol (me refiero a una copa) pude mejorar o empeorar la situación. Algunas personas dicen sentirse mejor cuando beben unos sorbos de una bebida fuerte, por ejemplo whisky y otras dicen que hasta un sorbo pequeño hace que se sientan peor.
Pero cuando realmente hay un problema en el hígado, ya sea hepatitis, higado graso, cirrosis, etc, entonces no se puede beber ni una sola gota de alcohol.

hola, buenas noches. este año he tenido 3 ataques al higado, creo que fue el higado, pero en realidad no lo se porque los medicos no me han dado certezas. los sintomas son mucho dolor de cabeza, tambien ojos, decaimiento, no pudiendo levantarme de la cama a lo largo de 5 dias aprox, inapetente, mucho dolor de nuca. esto podria tratarse de ataques al higado? la panza no me genera dolor, pero llego a estos estados luego de haber ingerido comida muy grasosa o cremosa

alita: El médico debe hacerte al menos una ecografía para ver cual es el problema.

No se que tengo, Desde hace aprox año y medio he tenido dolor de talones conjuntamente con dolor al sentarme, al ano, debido a esto me han hecho diversas pruebas entre las que estan la colonoscopia, endoscopia, resonancia a esa altura de los dolores, me mandaron incluso donde el neurocirujano, quien me mando una resonancia a nivel lumbar, mis resultados todos bien, me mandaron clonazepan porque dicen que el problema es muscular posiblemente por el stress, adicionalmente me detectaron gastritis leve. En resumen ya no se que hacer, no se donde ir, adicionalmente tengo problemas digestivos, me caen algunas cosas mal, el día de ayer estaba decaida totalmente con nauseas mareos y eruptos a huevo. Los mareos los tengo hace casi dos meses al levantarme y acostarme. Por favor que puedo hacer nadie me dice lo que tengo

carmen: Si te realizaron tantos estudios y no encontraron nada es difícil que pueda ayudarte aunque sea con alguna idea. Supongo que también te realizaron todo tipo de análisis de sangre, incluidos un funcional hepático y un panel viral para descartar la posibilidad de hepatitis crónicas, si los resultados fueron negativos entonces no hay posibilidades de que se trate de un problema en el hígado.
Puedo sugerirte algunas cosas, por ejemplo el Síndrome de Intestino irritable o Colon irritable es un problema muy común que consiste en una contracción o relajación anormal de las paredes musculares del colon. Este problema se caracteriza por presentar períodos de estreñimiento y otros de diarrea o heces blandas, suele ocasionar inflamación abdominal, dolor y gases, entre otras molestias y empeora con el estrés.
Después tenemos las intolerancias o las alergias a determinados alimentos, por ejemplo a los lácteos o las harinas, en ese caso puedes hacer tu propia investigación dejando de lado los alimentos que consideras que te hacen mal, pero debes suspenderlos durante al menos 10 o 15 días para saber si en el período que no los tomas notas alguna mejoría.

Muchísimas gracias;
Finalmente me confirmaron lo que usted me dijo entre las posibilidades, era colon irritable, me parece increible que pueda ser tantas las molestias, y si es cierto como usted dice empeora con el stress,. Me han indicado AERO ITAN antes del almuerzo y cena y estoy mucho mejor y rivotril ocasionalmente para dormir mejor.
Nuevamente Muchas gracias

hola
tuve una infeccion en las vias urinarias con sangre en la pipi, me estuve tratando y me hice analisis, me confirmaron que ya no tengo infeccion y que de la glucosa, triglicerido y el colesterol estoy bien, aun siento molestias en la vegiga y ahora me siento muy mal me duele la cabeza, eructo mucho,me dan nauseas y mareos, cuando como algo o cuando despierto en las mañanas tengo nauseas, yo no tengo la vesicula desde hace 4 años, que podria ser me siento muy mal a veces me dan taquicardias, el corazon comienza a latirme sin control desde que me dio la infeccion. Ahorita comence a hacer ejercicio por lo de las taquicardias pero me siento igual en cuanto a los otros malestares.

Danai: Tendrías que consultar nuevamente porque puede tratarse de gastritis (irritación o inflamación de la mucosa que recubre interiormente al estómago) tal vez producida por los medicamentos que tomaste para la infección urinaria. La gastritis puede dar síntomas como eructos, acidez, nauseas, taquicardia y otros. Sólo trato de darte una idea ya que el diagnóstico lo tiene que dar el médico y la gastritis no es el único problema que presenta esos síntomas, por eso es importante que consultes a la brevedad.

Hola, mi hijo de 11 años una o dos veces al mes sufre de eructos y vomito con olor a huevo podrido y malestar estomacal, son recomendables para el estas gotas que recomienda?

Iris: Cuando un niño de 11 años tiene esos problemas digestivos es necesario consultar al médico para saber cual es la causa. No le des ningún tipo de gotas o remedios caseros hasta saber de que se trata.

Hola. Haces algún tiempo atrás, sufrí lo que comúnmente se le llamaría la pataleta al hígado. El dolor que sentí fue durante la noche, y desperté con retorcimientos. Se acerca más o menos entre el epigastrio y mesogastrio. Y en la actualidad, trato de cuidar mi alimentación durante las noches ya que sucede que este dolor se enciende cuando como excesos de grasa en las comidas. He madrugado (de hecho, esto lo escribo madrugando a causa del dolor), que normalmente calmo con una infusión de manzanilla. Eso sí, siendo ajeno a los dolores -para tener 24 años-, empiezo a molestarme cada vez que esto sucede, y las manzanillas que suelo tomarme van desde dos a tres tazas, porque si no, el dolor no me deja dormir.

Diego: Si el dolor es intenso debes consultar al médico porque puede tratarse de gastritis, cálculos de vesícula o un trastorno intestinal, pero la única forma de determinar la causa es consultando ya que no existe ninguna otra forma de saber cual es el problema para poder solucionarlo.

Hola buenas tardes.
Ando con un poco de dolor de panza,diarrea y eructos con olor a huevo….hace muchos años no me pasaba esto,hace cuatro años me isieron un eco abdominal y me salio todo bien,lo unico que tenia era escaso barro biliar..
Que puede ser?

Carolin: Puede ser una indigestión debido a algún alimento que te sentó mal, pero también puede ser que el barro biliar aumentó y estás teniendo problemas en la vesícula. Como verás sólo puedo ayudarte con suposiciones ya que necesitas que te examine un médico para saber la causa y te recomiendo que consultes porque el barro biliar no tratado te va a traer complicaciones tarde o temprano.

Hola yo le queria hacer unas preguntas ayer me internaron por lo mismo que tenia un dolor fuertisimo ataque de higado me pusieron tres sueros y se me paso cuando me dieron el alta anoche me he sentido mal me empezo a doler mucho la parte izquierda de la panza el cual no me deja caminar mucho y al estar acostada se me pasa poco pero cuando me tengo q dar vuelta para dar de mamar a mi bebe me duele fuerte. Quiero saber a que se debe estos dolores. …

lorena: Quisiera poder darte una respuesta pero no tengo forma de saber a que se debe el dolor, supongo que los médicos te habrán dado algún diagnóstico y una explicación sobre la causa del dolor, es decir si se trata de cálculos en la vesícula o cual es el problema. Lo que si puedo decirte es que si el dolor continúa y es tan intenso debes volver a consultar lo antes posible.

Hola,soy un adolecente de 14 años y de un dia para el otro comer papas fritas me hizo fatal segun veo es tal y como me paso pero sin la diarrea,es la mañana del segundo dia ya que este comenzo con mi cena y pensamos era normal que debo hacer??

Douglaa: Puedes tomar unas gotas de esas que se venden en todos lados para los malestares digestivos pero si no se te pasa debes consultar al médico.

Hola, tengo mucho dolor en el higadoy parte de atrás,estómago e intestinos y boca amarga. Ya fui al doctor y me ha hecho exámenes de sangre y me encontró algunos niveles un poco alto pero no encuentra la causa Tienes alguna idea? Gracias ias!

Gio: Cuando tienes dolor abdominal, por lo general lo primero que el médico indica es una ecografía o una radiografía, de esa forma se observa si hay problemas hepáticos o intestinales, cálculos en la vesícula o cual es el problema que está causando el dolor, porque con los exámenes de sangre solos es difícil saber lo que tienes.

Y hola… comí una pequeña porción de pizza fría..y eso desencadenó una tragedia en mi estómago… antes de acostarme comencé a sentirme inflamada se la panza y luego vinieron unos dolores fuertísmos y después vómitos toda la noche..y sigo muy inflamada… Seguramente será un problema a la vesícula no.

Uli: Puede tratarse de gastroenteritis (te dejé el enlace a ese tema para que leas de que se trata), pero si el malestar continúa debes consultar al médico para determinar cual es la causa.

Hola, a mi me empezó a doler la parte inferior derecha del abdomen como si fuera apendicitis, pero tambien tengo varios sintomas de un ataque al higado, tengo nauseas sabor amargo, mucho dolor y perdida de apetito, de a ratos siento gases en el estomago

Rodrigo: Te dejo un enlace a este tema: Dolor en lado derecho del abdomen porque en ese artículo hay información sobre las causas más frecuentes y los síntomas que ayudan a reconocer de que se trata el problema. De todos modos te aconsejo que consultes porque el dolor, las nauseas y pérdida de apetito requieren un exámen médico para poder determinar la causa concreta.

Cuando me ataco al hígado primero me empieza como un bloqueo en la vista de a poco como una luz titilando y me afecta todo el ojo derecho y me deja desorientada sin poder coordinar. Quedo con la cabeza y las extremidades entumecidas. Al rato empieza un fuerte dolor de cabeza.

jacque: Los síntomas que mencionas son similares a los de la migraña pero debes consultar a un médico porque también pueden corresponder a otros problemas que no están relacionados con el hígado ni con migraña y es necesario que te examine para determinar a que se deben.

Hola saludos hace 2 años empezo mi calvario, un dolor del lado derecho, la boca amarga, acidez, gases, nauseas y a veces vómito, a veces las crisis son leves pero otras horrible al inicio me hicieron cat salio bien y hace poco una colonoscopia también salio bien pero las crisis siguen ya no se que hacer ni que pensar alguien que me de una guia tengo miedo que sea un cancer

Dayana: Supongo que al decir que te realizaron cat se trata de TAC (tomografía) y si en ese estudio no apareció nada y en la colonoscopía tampoco es poco probable que se trate de cáncer. También supongo que te indicaron pruebas de sangre, orina y heces, estudios para saber si tienes gastritis y se descartó cualquier problema digestivo.
Cuando en los estudios no aparece nada el médico debe tomar en cuenta otras posibilidades, por ejemplo intolerancias alimenticias, Celiaquía o Sindrome de Intestino irritable (entre otros), tendrás que armarte de paciencia y seguir consultando hasta que algún profesional acierte con el problema.

Hace 3 dias que cuando como algo me da nauseas y al rato se me pasa ayer comi una hamburguesa solo de carne y me dio mucho malestares: hinchazon, gases, nauseas, colicos y mareos, no se si es intoxicacion.. no se que pueda ser hoy estoy mejor pero sigo con hinchazon dolor de estomago y nauceas por un rato despues de comer

Leonela: Los síntomas que describes pueden corresponder a diversas causas tales como un ataque al hígado (como se explica en el post), intoxicación, cálculos en la vesícula, gastritis (inflamación de la mucosa del estómago), trastornos intestinales y varios problemas más. Prueba a tomar unas gotas de extracto de alcachofa y boldo o remedios similares para malestar digestivo que puedes adquirir sin receta, pero si no se te pasa tienes que consultar al médico porque es imprescindible determinar cual es la causa que está produciendo esos síntomas.

Hola entre ayer y hoy he sentido mareos fuertes nauseas algo de malestar estomacal y eructos he vomitado una vez
Lo relaciono con que toda la semana e comido demasiado y mucha chatarra es esto por un problema con el hígado o debo preocuparme en otra cosa espero puedas aconsejarle muchas gracias…

Renzo: Los síntomas que describes pueden corresponder a un ataque de hígado, gastroenteritis o intoxicación, por mencionar las causas más comunes, pero no son las únicas ya que existen otros problemas digestivos que presentan síntomas similares, por esa razón te recomiendo que consultes al médico porque es necesario que te examine para determinar la causa concreta.

El hígado es uno de los órganos vitales más importantes del cuerpo. Este organismo es responsable de ciertas funciones fundamentales de nuestro metabolismo, entre las que se incluyen la función hepática, la desintoxicación, el almacenamiento de glucógeno, la producción de hormonas, etc…

El dolor en el hígado, por su ubicación, muchas veces se confunde con un dolor intestinal, y por ello no se acude al especialista directamente. En muchas ocasiones, o la mayoría de ellas, los dolores en esta zona no son más que eso.

Pero a veces pasa que la confusión genera que se llegue tarde a un diagnostico precoz si verdaderamente es el hígado el que duele, y por ello un diágnostico médico es importante.

Autor: Eelco F.M. Wijdicks.
Fuente: N Engl J Med 2016; 375:1660-1670

Una revisión de los elementos de la patogenia, la clínica y el tratamiento de primera y segunda línea en casos con encefalopatía hepática.

La presencia de encefalopatía hepática mínima, evaluada mediante la frecuencia crítica de parpadeo, predice la supervivencia del paciente con cirrosis hepática.

Un estudio disponible online y que saldrá publicado en noviembre en Gastroenterology, efectuado en el Hospital Universitario Valme, de Sevilla, en colaboración con el Valle de Hebrón, de Barcelona, el Instituto de Investigación Sanitaria de Valencia, el Hospital General Universitario de Alicante y el Hospital Clínico Universitario de Valencia, evalúa el impacto de la encefalopatía hepática mínima en la supervivencia a largo plazo de pacientes con cirrosis hepática. Continue Reading »

Probióticos en las enfermedades hepáticas.(descarga pdf)
Autores: Soriano G y cols. Fuente: Nutr Hosp. 2013;28(3):558-563.

En las enfermedades hepáticas, especialmente en la cirrosis y la esteatohepatitis no alcohólica, las alteraciones en la microbiota intestinal y en los mecanismos de respuesta inflamatoria desempeñan un papel importante en la progresión de la enfermedad y el desarrollo de complicaciones. Los probióticos, debido a su capacidad para modular la flora intestinal, la permeabilidad intestinal y la res-puesta inmunológica, pueden ser eficaces en el tratamiento de las enfermedades hepáticas y en la prevención de las
complicaciones de la cirrosis. En este artículo se reseñan los resultados del uso de los probióticos en el tratamiento de la encefalopatía hepática mínima y en la prevención de episodios de encefalopatía aguda, así como en el tratamiento de la esteatohepatitis no alcohólica y la prevención de infecciones bacterianas en los pacientes con
trasplante hepático.

Investigadores españoles detectan la encefalopatía hepática mínima a partir de resonancia magnética cerebral

El estudio concluye que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca asociadas a la EHM.

Investigadores del Instituto de Investigación del Clínico (Incliva), dirigidos por la doctora Carmina Montoliu, han diseñado un método para detectar la encefalopatía hepática mínima o deterioro cognitivo a través de la resonancia cerebral. El hallazgo ha sido publicado en GUT.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, la investigación ha sido codirigida por el doctor Vicente Felipo, del Centro de Investigación Príncipe Felipe, y se ha realizado en colaboración con el Hospital Clínico Universitario, el Hospital Arnau de Vilanova, ambos de Valencia, la Universidad Jaume I de Castellón y la Fundación ERESA.

La encefalopatía hepática mínima (EHM) es la fase inicial de la encefalopatía hepática y sus síntomas no son evidentes, por lo que es necesario realizar estudios específicos para detectarla. En España la padecen, en algún grado, unas 200.000 personas y más de 12.000 fallecen cada año como consecuencia de las afecciones hepáticas.

Según la doctora Montoliu, durante la primera fase hay un leve deterioro cognitivo, déficit de atención, alteraciones en la personalidad, la actividad y la coordinación motoras, que van progresando y que finalmente afectan a la calidad de vida y a la capacidad para realizar tareas cotidianas. Por ello, es importante detectar la enfermedad en sus estadios iniciales para poder prevenirla, “ya que si no se diagnostica a tiempo, cuando los síntomas ya son muy evidentes éstos pueden conducir al coma y a la muerte”. Actualmente, la detección de la encefalopatía hepática mínima se realiza mediante tests psicométricos, que requieren bastante tiempo.

La doctora Montoliu y sus colaboradores han detectado, mediante resonancia magnética cerebral, que los pacientes con EHM tienen afectada la sustancia blanca cerebral. Utilizando una técnica denominada tensor de difusión, han analizado la integridad de los tractos neuronales del cerebro, las conexiones nerviosas intracerebrales, que constituyen la sustancia blanca cerebral, y los resultados permiten concluir que existen alteraciones microestructurales de la sustancia blanca cerebral asociadas a la EHM que reflejarían la presencia de una integridad estructural reducida.

“La sustancia o materia blanca es una parte del sistema nervioso central compuesto por fibras nerviosas, que son como conexiones eléctricas que comunican las neuronas entre sí y los centros nerviosos con todos los órganos del cuerpo. Podemos decir que en los pacientes con EHM fallan estas conexiones”, ha explicado la Dra. Montoliu.

Elevada prevalencia

La encefalopatía hepática se produce cuando el hígado deja de realizar su función y, como consecuencia, las toxinas se acumulan, llegan al cerebro y alteran la función cerebral, provocando daños como alteraciones en la personalidad, la función cognitiva, la actividad y coordinación motoras y el nivel de conciencia.

Entre un 33 y un 50% de los pacientes con cirrosis hepática sin síntomas evidentes de encefalopatía hepática clínica presentan encefalopatía hepática mínima. La encefalopatía hepática mínima es la fase incipiente de la encefalopatía hepática, que puede conducir al coma hepático y a la muerte, salvo trasplante.
Fuente: Jano Online

  • Obesidad
  • Consumo de tabaco
  • Edad avanzada
  • Trauma
  • Enfermedad vascular subyacente
  • Tromboembolismo venoso

Puede reducir su riesgo de isquemia haciendo lo siguiente:

  • Tener una dieta saludable
  • Mantener un peso saludable
  • Dejar de fumar
  • Hacer ejercicio de forma regular

Medicina Nosología y clínica del aparato digestivo “CIRROSIS HÉPATICA” Dr. Roberto Flores Cortés Alumna: Montaño Flores Cristina Matricula: 201128438 Fecha de entrega: 18 de Marzo de 2014 Periodo: Primavera 2014 BUAP 2014 Definición La definición de cirrosis hepática se basa más en el aspecto de las descripciones anatomopatológicas que se presentan en la misma por ello se dice que es: La Enfermedad hepática crónica que se considera el proceso final de una serie.

infecciosa. RELACION AGENTE – HUÉSPED - TOXICA: es la primera causa de cirrosis hepática por el consumo de alcohol en un exceso de un 50% aproximadamente. - VIRAL: la segunda causa de la cirrosis hepática crónica es producida por los virus del VHB, VHD, y VHC, la hepatitis auto inmune es una enfermedad que se presenta cuando las células inmunológicas atacan los hepatocitos produciendo inflamación crónica y posteriormente cirrosis. - ANTIGENICIDAD: la tercera causa son las determinadas condiciones.

CIRROSIS HEPATICA La cirrosis es la destrucción del tejido hepático normal, que origina tejido cicatricial no funcional que rodea a zonas de tejido hepático normal. Por lo general la causa más frecuente de cirrosis hepática es el abuso del alcohol, es decir, el consumo excesivo y continuado de bebidas alcohólicas durante un periodo prolongado de tiempo. Por otra parte existen en diferentes lugares del mundo tales como África y Asia donde la causa principal de ésta enfermedad es la hepatitis crónica.

CIRROSIS HEPATICA El conocimiento sobre la fibrosis hepática ha evolucionado en los últimos años. Esta evolución se refleja en el desarrollo del conocimiento no solamente de los fundamentos moleculares de la fibrosis, sino también de la historia natural, y métodos de detección en la enfermedad. Esta evolución demuestra una clara evidencia de que la cirrosis hepática puede ser reversible, con expectativas realistas con el uso de terapia antifibrótica eficaz, capaz de modificar el manejo y el.

CONCEPTO La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. ETIOLOGÍA Las principales causas de cirrosis en los países desarrollados son: El consumo excesivo de alcohol (cirrosis etílica, alcohólica o enólica) La hepatitis crónica.

* Cirrosis Hepática Causada por la degeneración crónica de las células del parénquima hepático y engrosamiento del tejido circundante. Los signos y síntomas pueden incluir fatiga, perdida de peso, disminución de la resistencia inmune, ictericia y trastornos gastrointestinales. Puede ser resultado de alcoholismo, hepatitis viral, fibrosis quística, estenosis biliar u otras enfermedades; el alcoholismo es la causa más común de cirrosis. La patogenia de la desnutrición proteínico-calórica en la.

Cirrosis hepática La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Epidemiología Según la OMS, en total mueren anualmente aproximadamente unas 200.000 personas a causa de cirrosis hepática en los países desarrollados. [1].

CIRROSIS HEPÁTICA Es una fibrosis hepática difusa, sistematizada, de carácter inflamatorio o desencadenada por necrosis de hepatocitos. La fibrosis delimita nódulos de parénquima remanente o con regeneración atípica de manera similar, en forma de septos, en todos los sectores del órgano. El concepto de cirrosis es morfológico, derivado de un hecho anatómico y no una entidad nosológica; la cirrosis representa un estado terminal de diversas enfermedades hepáticas. Microscopicamente consisten en:.

C.I.: 19.552.318 Maracay, Abril 2015 Cirrosis Hepática Se define como aquel trastorno caracterizado por el reemplazo de tejido hepático funcional por tejido fibroso. Este se caracteriza por una conversión de la arquitectura hepática normal en nódulos de estructura anormal, formando bandas constrictoras que interrumpen el flujo en los canales vasculares y vías biliares hepáticas. Dicho proceso puede ser reversible, si se trata de forma satisfactoria la agresión.

Cirrosis hepática by Dr. Alejandro Soza in Cirrosis varios años, que * Ciertas Lacantidades excesivas es un tóxico que puede causar cirrosis. ¿Puede una persona que bebe socialmente adquirir cirrosis? Sí. Los individuos que ingieren alcohol socialmente también pueden desarrollar cirrosis. Los factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad son: * Cantidad de alcohol consumida. * Frecuencia con que se algunos individuos son más propensos que otros a los efectos del alcohol.

1. ¿Qué es la cirrosis? Es una enfermedad en la cual las células normales del hígado son reemplazadas por tejido cicatrizal. Esta situación ocasiona que el hígado deje de funcionar adecuadamente. volver a índice Medidas de autocuidado Evite el consumo de alcohol. Mantenga una dieta saludable. Visite regularmente a su médico. Vigile la presencia de sangre en evacuaciones. No ingiera medicamentos no prescritos por su médico. 2. ¿Cuáles son las funciones del hígado? El hígado es una.

Universidad Autónoma Del Estado De México FACULTAD DE MEDICINA Licenciatura. Médico Cirujano Semana 6: cirrosis hepática alcohol nutricional -PRÁCTICA COMUNITARIA “A”- Dr. José Alfredo Álvarez Domínguez. ALUMNO. Jorge Báez González Toluca, edo. De México. 22 SEPTIEMBRE,2012. SEMESTRE 2012B. Cirrosis hepática alcohol nutricional Es un órgano glandular al que se le adjudica funciones muy importantes, tales como la síntesis de proteínas plasmáticas, almacenaje.

sido destinado a la investigación de la Cirrosis Hepática. Sabias que esta enfermedad afecta directamente al hígado, y que es uno de los órganos mas importantes del cuerpo, ya que cumple con mas de 500 funciones en nuestro organismo, de las cuales al menos 22 son vitales para el buen funcionamiento de nuestro organismo. El hígado funciona como una gran fábrica química y considerando las funciones del hígado, no es sorprendente que las enfermedades hepáticas alteren todas las demás funciones del cuerpo.

GUÍAS DIAGNÓSTICAS DE GASTROENTEROLOGÍA 1.- CIRROSIS HEPÁTICA DEFINICIÓN: Se trata de una alteración crónica e irreversible que representa la etapa final de diversos procesos agudos o crónicos que afectan al hígado, si bien el concepto es fundamentalmente morfológico donde se define como una alteración difusa de la arquitectura del hígado por fibrosis y nódulos de regeneración, clínicamente se puede sospechar por los antecedentes y los diversos datos clínicos que se pueden documentar. Se sabe.

La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Según la OMS, en total mueren anualmente aproximadamente unas 27.000 personas a causa de cirrosis hepática en los países desarrollados.1 En España, afecta a 4 de cada 10.000 personas, de estas la gran mayoría son causados por el consumo excesivo de alcohol.2 Etiología (causas) El consumo excesivo de alcohol La hepatitis crónica por virus C Otros virus, como el de la hepatitis.

 CIRROSIS HEPÁTICA Para Belle, con la esperanza de tener una rica cena el viernes La cirrosis produce fibrosis hepática hasta el punto en que existe distorsión arquitectónica, lo cual disminuye la función hepática Causas Alcoholismo Hepatitis Vírica crónica (B o C) Hepatitis Autoinmunitaria Cirrosis Biliar Hepatopatía metabólica hereditaria (Enfermedad de Wilson, Fibrosis quística, Hemocromatosis, etc) Manifestaciones Clínicas.- Es posible que estén ausentes Síntomas Anorexia.

CIRROSIS HEPATICA EU SERGIO CAMPOS A. CONCEPTO GENERALIDADES – Se trata de una enfermedad crónica e irreversible del hígado secundaria a una agresión externa. – Se caracteriza porque la arquitectura normal del hígado se altera progresivamente como consecuencia de una cadena de eventos cuyo inicio es la aparición de inflamación – Su mantenimiento en el tiempo conduce a la aparición de bandas de tejido fibroso que tienden a unirse formando nódulos. – De esta manera la arquitectura.

IGNACIO CHÁVEZ” CIRROSIS HEPÁTICA PRESENTA: MPSS JAVIER CORTEZ BUENO ASESORA: DRA. ROSALBA GARCIA FIGUEROA MORELIA, MICHOACAN. MAYO 2013 CIRROSIS HEPATICA | JAVIER CORTEZ BUENO 1 ÍNDICE: PORTADA……………………………………………………..1 ÍNDICE…………………………………………………….……2 INTRODUCCIÓN……………………………………………. 3 CIRROSIS HEPATICA…………………….………………….4 ARTÍCULOS………………………………..…………………..8 CONCLUSIÓN……………………………………….……….22 REFERENCIAS………………………………………………23 CIRROSIS HEPATICA | JAVIER CORTEZ BUENO.

Cirrosis La cirrosis hepática es la cirrosis que afecta al tejido hepático como consecuencia final de diferentes enfermedades crónicas. Las consecuencias de la cirrosis hepática sobre la salud del individuo dependen fundamentalmente del grado de funcionalidad que el hígado pueda conservar a pesar de la alteración histológica. Es la cicatrización y el funcionamiento deficiente del hígado: la fase final de la enfermedad hepática crónica. Causas Las principales causas de cirrosis en los países.